Relato Erótico de Sexo Gay: Mi compañero de la escuela me volvio su zorrita (Parte 2)

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2022-08-04


Mi compañero de la escuela me volvio su zorrita (Parte 2)


Autor: ALEXIS21

Categoría: Sexo Gay

David me despertó metiéndome su verga en la boca, por la sorpresa tarde un poco en darme cuenta de que estaba pasando pero después se la empecé a chupar bien, después de unos minutos acabó en mi boca. A la mañana siguiente David me despertó metiéndome su verga en la boca, por la sorpresa tarde un poco en darme cuenta de que estaba pasando pero después se la empecé a chupar bien, después de unos minutos acabó en mi boca y salió de la habitación sin ni siquiera hablarme. En ese momento me di cuenta de que tenía toda la cara llena de semen, y no solo la cara sino que también las nalgas, las piernas y el pelo, aparentemente David se masturbo varias veces encima mío mientras dormía. No sé porqué, pero me encanto saber que me usó como si fuera solo un objeto dónde limpiar sus corridas. Me levanté y fui al comedor sin limpiarme el semen, ahí estaba David esperándome con una sonrisa burlesca y un vaso con jugo? D: Tienes el sueño pesado putita, me encantó usarte de juguete. Yo solo le sonríe mientras agarraba el vaso ahí fue que me di cuenta que era su orina! el cabrón me dio de tomar sus miados de nuevo, me lo tomé sin que me lo pidiera y cuando me lo termine le agradecí. Eso lo calentó mucho y decidió que desde ese momento cada vez que él necesitara hacer pis lo iba a hacer en mi boca, yo accedí con gusto porque aunque no me gustaba el sabor me calentaba la humillación de hacerlo. Después del desayuno me dijo que se iba a ir a comprar unas cosas pero que iba a ser rápido y que mientras podía hacer lo que quisiera, proteste un poco porque quería que me siga cogiendo como el día anterior pero no me quedó otra opción que aceptarlo. Apenas se fue me bañé para limpiarme el semen, cuando salí me puse una bikini, está vez una negra, agarre una manta, la puse en el patio trasero y me acosté a tomar sol. Me quedé dormida aproximadamente una hora, cuando escuché la puerta de la casa y me levanté a recibir a David. Él llegó con un par de bolsas, de una sacó una peluca rubia larga, pero no de las que se nota que son pelucas sino de las que parecen pelo de verdad, y de la otra saco varios productos de maquillaje. D: Preparate que vamos a salir a dar un paseo. Yo me quedé en shock y le dije que no, pero el volvió a amenazarme con contar todo y publicar todas las fotos y videos que tenía de mi siendo una zorra por lo que tuve que aceptar. Puse un tutorial en YouTube para maquillarme ya que nunca lo había hecho. Estuve casi una hora para terminar pero para mí sorpresa logré un resultado bastante bueno, me veía mucho más femenina. Después me puse la peluca y me mire en un espejo, no podía creer lo que veía, era una chica como cualquiera y muy guapa por cierto, eso de cierta forma me excitaba. Fui a buscar ropa para ponerme y le decidí por algo un poco atrevido, de ropa interior me puse un conjunto de tanga y bra blanco, la tanga era de esas que solo son una tirita por la parte de atrás por lo que se me metía entre las nalgas rozando con mi ano haciendo que se sintiera súper rico. Arriba una minifalda color lila y una remera blanca que me llegaba hasta un poco arriba del ombligo, también agarre unas zapatillas blancas de esas con plataforma abajo, por suerte me entraban bien aunque algo apretadas. Salí y fui con David, apenas me vio se quedó medio embobado, se levantó y me sorprendió con un beso en la boca, me besó por un buen rato mientras me apretaba las nalgas. Cuando terminó me acomode el labial y partimos. El accedió a que vayamos a un lugar alejado de nuestro barrio por mi miedo a que me reconozcan, así que fuimos a la estación de tren. Mientras esperábamos a que llegará me puse muy nerviosa porque unos hombres que estaban cerca nuestro no paraban de mirarme. D: Tranquila, es porque les gustas. Pude comprobar que era verdad una vez que subimos al tren, el vagón en el que subimos estaba súper lleno por lo que no conseguimos asientos. Apenas arrancó el tren note como una mano me rozaba la cola por encima de la falda, me di vuelta y vi que era uno de los hombres que me estaba mirando antes. El hecho de que les haya gustado me calentó así que le sonreí como señal de que siguiera. Eso lo envalentonó y metió su mano directamente abajo de mi falda, me empezó a manosear de forma descarada mientras David me abrazaba sin saber lo que estaba pasando, o eso pensaba yo. Después de un rato el hombre cambio de lugar con uno de sus amigos y para que esté siga manoseándome. Y así siguieron todo el viaje que duró una hora durante la cual todo el grupo de amigos me pudo tocar. Cuando bajamos los mire y me saludaron con la mano. Apenas bajamos David me agarró del brazo y me llevo hasta los baños de la estación, entramos al baño de discapacitados y cerró la puerta con seguro. Me dio vuelta y me hizo apoyar contra la pared, levanto mi falda, bajo mi tanga hasta las rodillas y me la metió entera. Empezó a cogerme con fuerza haciéndome llorar del dolor, estuvo así unos minutos hasta que acabo llenándome el culo de semen. Me la saco y yo caí al piso, del dolor no me podía ni parar. D: Eso por andar de puta en el tren, me metió un cachetadon y me dijo: » ya verás como vuelves a tu casa por qué no te voy a pagar el boleto» Después de decir eso salió del baño dejándome ahí tirada con el culo chorreando semen y sin dinero para volver a mi casa. Cuando pude levantarme salí del baño para intentar buscarlo pero ya se había ido. Después de descubrir que David me había abandonado me metí en el baño de chicas para limpiar y luego salí de la estación para buscar una forma de volver a mi casa. Pare varios taxis pidiendo que me lleven gratis, pero nadie quería. Ya me estaba rindiendo cuando de repente apareció un auto y veo que el hombre que iba en el asiento del acompañante me hace señas, cuando me acerqué noté que era uno de los hombres que me había manoseado en el tren, y mirando para adentro vi que en la parte de atrás iban los otros tres, además había un hombre más manejando que no había estado en el tren. -Que pasó princesa tu noviecito te dejo sola? A: -Si, por culpa de ustedes -Pero lo disfrutaste o no? Jajaja Yo solo le sonreí. -Dale sube que te llevamos Yo subí a la parte de atrás y me senté encima de las piernas del que iba en el medio porque no había más espacio. Durante el viaje me iban manoseando los tres que estaban sentados atrás conmigo y yo les iba tocando las vergas por encima del pantalón. Después de un poco de viaje el que iba manejando frenó el auto al lado de un pequeño callejón. -Nena por que no vamos ahí y nos divertimos todos un poco. Yo me mordí el labio inferior y asentí con la cabeza, las ganas de verga me hicieron olvidar todo lo que me había pasado. Bajamos y fuimos hasta el fondo del callejón. Ahí empezaron a manosearme entre los cinco y de a poco me fueron desvistiendo hasta que quede completamente desnuda, por suerte a ninguno le incómodo descubrir que yo tenía pene, de hecho les hizo gracia el tamaño, me agaché y empecé a chuparles las vergas. Estaba rodeada de penes y me encantaba, de repente uno de ellos me agarró y obligó a poner en cuatro. Sentí varios escupitajos en la entrada de mi cola y después una verga entrar, tenía tan abierto mi ano que entro sin ningún problema. Estuvieron varios minutos cambiando de lugar pero sin dejarme de coger por la boca y por el culo en ningún momento hasta que empezaron a acabar dentro mío. Cuando terminaron todos, dos en mi culo y tres en mi boca, me vestí y subimos de vuelta al auto. En lo que quedo del viaje pude seguir chupando las vergas de los que iban atrás conmigo. Decidí que iba a ir a la casa de David primero para asegurarme de que no le contara a nadie de lo nuestro. Cuando llegamos me despedí de todos y fui hasta la puerta de la casa. Golpee y después de un rato abrió David, pensé que estaría enojado pero no lo estaba de hecho tenía una sonrisa en la cara, sobre todo cuando vio mi pierna manchada con el semen que caía de mi cola. D: -Pudiste volver zorrita, muy bien y veo que te usaron. A: -Entonces no estás enojado? D: -No, nunca me enojé, solo quería ver si después de hacerte algo así volvías conmigo y veo que si, te entrené mejor de lo que pensaba. Yo solo agaché la cabeza, tenía razón, después de lo que me hizo yo volví como una perrita sumisa a pedir perdón. D: -De hecho quiero ponerte a prueba de vuelta. Me hizo entrar a la casa y saco su verga, yo me agaché y se la empecé a chupar antes de que siquiera me lo pidiera. D: -Veo que estas hambrienta putita. Seguí chupándosela hasta que sentí que estaba por acabar y me la saco, yo abrí la boca esperando para poder comer su semen, pero él me obligó a cerrarla acabando en mi cara y llenándomela de leche. D: Ahora quiero que vayas a tu casa y no te limpies hasta mañana por la mañana, y más te vale hacerme caso. A: Bueno, pero puedo cambiarme de ropa? D: No, eres una puta te mereces ir vestida como una. Salí de la casa de David muerta de miedo, como iba a evitar que mi familia se dé cuenta? Por suerte ya era de noche por lo que no me cruzaría gente en la calle. O eso pensé, porque a unas pocas cuadras de mi casa me crucé con dos chicas que pasaron por al lado mío. Justo cuando están pasando por al lado escucho como una me dice al oído «Puta» y después se oyeron las risas de las dos. Cuando llegue a mi casa abrí la puerta despacio para no hacer ruido, entre y me di cuenta de que estaban todos acostados así que me alivie, pero justo cuando estoy por entrar a mi cuarto escucho la vos de mi hermano Emmanuel «Hola hermanito», me di vuelta y me estaba mirando desde la puerta de su cuarto con una sonrisa burlona en la cara. (Emmanuel es el tipico hermano mayor, algo musculoso con cuerpo de futbolista, moreno, alto y que toda chica quiere con el) A: Por favor no le cuentes a nadie E: Tranquilo… Digo tranquila, no? No le voy a contar a nadie, pero quiero saber como llegaste a esto. A: Es muy larga la historia E: Bueno, pero por lo menos dime cuántos fueron, porque por las machas en tus piernas se nota que más de uno jajaja Y: Seis- conteste algo apenada. E: Wow, tremenda zorra saliste. Bueno anda descansar, debes estar exhausta de tanta verga. Entre a mi cuarto, cerré con llave y me acosté pensando en que pasaría ahora que mi hermano lo sabía, jamas me había sentido tan humillado, pese a eso recordé lo que paso con david y me masturbe hasta acabar en mi pecho, no me limpie en ese instante, y procedí a dormirme. Pensé que lo mas humillante había terminado ahí… resulta que no. CONTINUARA


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?