Relato Erótico de Incesto: El viaje de Karlita

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2022-06-17


El viaje de Karlita


Autor: JOSEPE

Categoría: Incesto

Esta es la historia de como nos aprovechamos de nuestra hermana y la metimos en el sexo en un viaje en auto. Hola me llamo José y contaré la anécdota de cuando a mi padre y hermanos se les ocurrió la idea de introducir a mi hermanita de 6 años al incesto, a la cual le pondremos Karla Karla iba a cumplir los 7 años y mi familia decidió ir a festejarlo a un rancho que teníamos pero todo esto empieza una noche antes de salir de viaje en la cual yo estaba acostado en mi cama viendo el celular cuando me llega un mensaje de mi hermano el cual es un año mayor, el mensaje me decía que si quería participar en algo que ellos habían tramado hace tiempo yo curioso pregunté de que se trataba y mi hermano me dijo que querían tener sexo con Karla durante el viaje, yo me asusté e impresioné un poco y solo le contesté que necesitaba tiempo para pensarlo y el me pidió que no le contara a nadie Durante toda la noche lo pensé muy bien y al principio me parecía una idea horrible pero al fantasearme un poco con mi hermanita mamando verga me prendí y masturbé pensando en eso A la mañana siguiente me levanté y bajé al carro para subir las maletas y una vez ahí le dije a mi hermano que estaba dentro del plan así que después de esperar un rato bajó el que seria nuestro próximo juguete, Karla una niña inocente y muy obediente, ella llevaba puesto un vestidito azul celeste que ocultaba su cuerpecito unos pechos casi planos y un culito redondo, llevaba sus típicos lentes y al vernos se hace a un lado su cabello negro y nos da los buenos días, al cabo de un rato subimos al carro en donde estábamos mis dos hermanos mayores y yo al entrar ambos me vieron con una sonrisa denotando su emoción y nerviosismo, cabe aclarar que ellos nacieron el mismo día pero no son gemelos ambos tenían 19 mientras que yo tenia 17 y nosotros solíamos ir en otro auto aparte del de mis padres porque ambos sabían conducir, al cabo de unos minutos de conversar entre nosotros mi padre llega cargando a Karla y le dice que se suba con nosotros y que nos obedezca en todo lo que le digamos (el también estaba enterado del plan y nos ayudó a dejarnos solos con Karla) ella se sube y empezamos el viaje en el cual yo y Karla íbamos en los asientos de detrás y mis hermanos Aaron y Sebastián adelante, yo empece a jugar con Karla para que ella tuviera confianza de hacer el siguiente paso el cual llegó con la llamada de papa Nos dijo que pasáramos por la tienda y compráramos carbón y otras cosas para encender el fuego en el rancho así que fuimos a la tienda con esa excusa, compramos cosas que nos faltaban y volvimos a subir al auto, al cabo de unos minutos de entrar a la carretera Sebastián el cual iba en el asiento del copiloto le dice a Karla que se pase para enfrente y poder jugar un juego, ella emocionada se pasa y se sienta en las piernas de mi hermano el cual le quita sus lentes y os guarda en la guantera, saca una cinta adhesiva gris de una de las bolsas y se la pone en la cabeza tapando sus ojos—para que es la cinta?—nos preguntó Karla—es para poder empezar el juego—le contestó Sebastián, hizo su asiento para atrás y arrodilló a Karla frente a el y se sacó su pene poniendo la mano de Karla en el—mueve eso arriba y abajo, ese es el juego—solo eso?—preguntó lago incrédula y empezó a masturbar lenta y torpemente a mi hermano, tanto yo como Aaron empezamos a mastúrbanos lentamente hasta que después de unos minutos Sebastián le dice que se detenga, ella obedece y la carga cambiándola de lado dejándola arrodillada frente a la verga de Aaron, ella busca su polla y cuando la encuentra empieza a masturbarlo—lo haces muy bien Karla, ahora empieza a lamerla—al principio se negó y trató de quitarse la cinta pero después de insistirle empezó a pasar su lengua por la cabeza y al estar a punto de venirse la detienen y me la pasan a mi, yo me acuesto ocupando los asientos traseros y a ella la pusieron sobre mis piernas y empezó a masturbarme con su manita ella lo hacia lento hasta que le dije que siguiera lamiendo y empezó a lamerlo—métetelo en la boca Karla—dijo Aaron y por esto ella se separó un poco suspiró y se metió la cabeza de mi pene en su boquita—chúpalo Karla—ella empezó a mover su lengua al rededor de la cabeza y yo tomé su cabello con mi mano y la hice mamarme la verga durante un rato, después de sentir el calor de su boquita y estando a punto de correrme tomé su cabeza y la jale hacia atrás sacando mi verga pero bajando su cabeza para que lamiera mis huevos—quien se corre primero?—les pregunte a mis hermanos—lo haremos todos—decía Aaron mientras se estacionaba en una gasolinera todos estábamos atrás y bajamos los asientos para tener la cajuela a nuestra disposición(tenia una cajuela bastante grande)—acuéstate Karla—ella se acostó y todos algo apretados nos pusimos al rededor de ella apuntando nuestras vergas a su boca—saca tu lengua y prepárate para recibir nuestra leche—todos empezamos a masturbarnos y nos corrimos un su cara llenándola de semen, ella trato de limpiárselo pero como era bastante solo acabó manchándose las manos—pásenme algo para limpiarme por favor—decía desesperada porque no se lo podía quitar—no tenemos servilletas pero podemos limpiarlo con tu vestido—si límpienlo con lo que sea!—dijo desesperada por no poder ver y estar pegajosa así que le quitamos el vestidito y limpiamos su cara con el tarándolo a una esquina de la camioneta dejando a la vista sus pantaletas amarillas con dibujitos de flores—ya me puedo quitar esto?—decía tratando de quitarse la cinta pero al intentarlo Sebastián tomó sus manos y la acostó boca abajo dejando su culito a la vista—agárrenla—nos dijo y nosotros tomamos sus manos y sus pies tocándome a mi sujetar estos últimos, Sebastián levantó su culito y empezó a pasar su pene por el anito de Karla por encima de su pantaletas—QUE HACEN SUELTENME!—empezó a quejarse y a tratar de zafarse del agarre y Sebastián le bajó sus pantaletas hasta las rodillas y le dio una nalgada fuerte—obedece o le diremos a papa que te portaste mal—ella al escuchar esta amenaza se calmó un poco pero seguía tratando de zafarse de nuestro agarre, Sebastián sacó un bote de lubricante y le untó un poco en su ano—Aguántalo Karla— y sin dejarle tiempo de pensar le metió toda la verga hasta el fondo, Karla dio un grito que estoy seguro que se escuchaba desde fuera y nos asustamos así que todos nos quedamos quietos unos segundos tapándole la boca a Karla pero al ver que nadie vino ni se asomó Sebastián empezó a bombearle el culo—pero que apretada estas—el se movía lento al principio haciendo que se acostumbrara a su tamaño y después de un rato empezó a follar su culo, desde mi perspectiva la vista era increíble aunque creo que de la de Aaron no tanto porque se asomaba para alcanzar a ver Después de un rato de bombear podría decir que a Karla empezó a gustarle porque ya no se quejaba ni forcejeaba solo gemía y recibía la verga de su hermano mayor como una buena puta hasta que Sebastián acabó dentro de ella y al sacársela de su ano salió un poco de semen, todos soltamos a Karla cayendo rendida al suelo de la cajuela, de ella solo se oían su respiración cansada y sin darle mucho descanso Aaron la puso como en misionero y empezó a pujar en su conchita—N-NO…..AHI NO……..—pudo decir antes de ser desvirgada por la verga de Aaron la cual gracias al semen que le escurrió Sebastián y a que ella ya estaba un poco mojada entró con «facilidad» al menos para nosotros así se vio y a diferencia de se hermano, Aaron no tuvo piedad y follaba su coño con toda la rapidez que podía—AAAAAA NO NO NO NO AAAAAAA PARAAAA—gritaba Karla y Aaron le dio una cachetada pero ella no se calló—Diablos como te quejas puta—dijo deteniéndose un poco y quitándole la cinta de los ojos y poniéndosela en la boca Karla al ver la escena se notó un claro miedo y terror en sus ojos, con sus manitas empujaba el pecho de Aaron sin mucho éxito, yo creía que se estaba pasando y me dispuse a intervenir—Aaron la estas lastimando, no crees que deberías de parar?—CALLATE—dijo mientras me empujaba—Vamos José no seas aguafiestas, acaso olvidaste cuando Aaron te desvirgó? tu culo esta bien no?—las palabras de Sebastián resonaban en mi interior y sentí que esto estaba mal pero ya era tarde pues Aaron terminó en su conchita dándole su primer creampie, cuando sale de ella se sienta junto a Sebastián y me dice que me toca pero antes de poder hacer algo una voz nos espanta a todos—LO TENGO TODO GRABADO HIJOS DE PUTA—Un señor como de 40 que había llegado en motocicleta nos había grabado—Por favor no muestre el video, le daremos lo que sea—el señor ve a nuestra hermana desmayada en el camioneta y ofrece a mi hermana por el video y mis hermanos aceptan sin pensarlo—En serio vamos a vender a nuestra hermana?—es eso o ir a prisión—estábamos jodidos así que dejamos que el señor usara los agujeros de Karla a su antojo, al inicio ella ni se percató porque estaba desmayada pero cuando se despertó empezó a gritar—Diablos Aaron esto esta mal, voy a acabar con esto—Tenia pensado intervenir a cualquier costo pero Aaron me detiene agarrándome por la espalda—Pero……Karla lo está disfrutando—estaba tan enojado y angustiado que no me había dado cuenta que Karla estaba gimiendo cómo toda una perra—SI,MAS RAPIDO MAS RAPIDO—no me lo podía creer mi hermanita ahora era un juguete sexual pero no me desagradaba del todo, después de que el señor acabó en su culito y se fue después de borrar el video de su celular continuamos el viaje a pesar de que yo no había tenido mi turno, Karla iba dormida a mi lado completamente desnuda y prácticamente violada por tres hombres diferentes A pesar de que ella estaba ahí yo no me atrevía a hacer algo pero Sebastián me convenció de hacerlo y la levante sentándola en mis piernas mientras me abrazaba porque seguía medio dormida y con cuidado coloqué mi pene en la entrada de su conchita y la dejé caer sobre el lo que provoco un quejido de dolor y al comprobar de que ella estuviera bien empecé a levantarla y dejarla caer sobre mi verga disfrutando así de su cálida y estrecha vagina, después de unos sentones me acosté y la dejé arriba para que ella sola se empalara en mi verga y si bien al inicio logre controlarme y ser lo mas delicado posible la cálida sensación de estar dentro de mi hermanita me volvió loco y empece a moverme con rapidez para complacerme hasta que me corrí dentro de ella—me toca—dijo Aaron el cual ahora iba en el asiento del copiloto, yo le pasé a Karla como si de una muñeca se tratara y el empezó a embestirla no sin antes pedirle perdón por ser tan rudo antes Aquí acaba la primera parte y el inicio de la vida sexual de Karlita, el viaje siguió durante dia y medio y con el muchas horas de diversión las cuales narraré en otro relato espero que les haya gustado y nos vemos pronto


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?