Relato Erótico de Infidelidad: La putita de Eusebio

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2022-05-24


La putita de Eusebio


Autor: Derekmara

Categoría: Infidelidad

Hola a todos. Por cuestiones de seguridad omitiré mi nombre, liza es una mujer delgada los ojos más bonitos verdes, no e visto otro Iguales mide 1.70 rico culit0 y unas grandes tetas todo esto comenzó un día que salí del trabajo, fuimos a comer unos amigos y yo a un local de comida donde trabajaba liza, estaban a punto de cerrar y ella muy amable decidió atendernos, hay no hay meseras ni por el estilo ella era la cocinera, todo bien muy rico todo ella empezó a levantar nuestros platos, yo sin malicia alguna la tome de la mano y le di un típ (una propina) ella se negó aceptarlo e insistí hasta que lo tomo, ya cuando nos despedíamos ella me hablo y me dijo que si como me llamaba, le di mi segundo nombre y mi segundo apellido, no se como lo hizo que tantas búsquedas en Facebook hizo y me pudo encontrar, me mando la solicitud de amistad y acepté. Me mando mensajes y los ignore por que a pesar de que ella es una mujer muy bonita, yo tenía novia y no quería serle infiel. Ella siguió enviado textos durante 3 días en la mañana. Hasta que la curiosidad me gano y quise y decidí mandarle un mensaje por la noche, no me contesto lo cual pensé que había perdido mi oportunidad con ella. En la mañana siguiente cual fue mi sorpresa que me dijo que Porfavor no le mandara mensajes en la noche por que su esposo había tomado el celular y pregunto que si quien era yo, total ustedes lectores sabes la habilidad que tiene una mujer para persuadir eso. Pues empezamos a textear por messenger, empece con mis coqueteos ser amable con ella todos los días y tomarle un poco de interés, en cómo estaba su día y cosas así. Un día decidí invitarla a vernos en persona en un estacionamiento de un Walmart, ella aceptó y se quiso subir a mi carro para platicar, estuvimos conversando y toco mi mano, las aprecio y me dijo que le gustaban, yo estaba exitado e intenté robarle un beso, ella se negó y me dijo que no podía por que estaba casada, eso fue un auch para mi, empezó a decirme que ella era una chica de iglesia y que no podía hacer ese tipo de cosas. Nos despedimos y no sabia exactamente qué era lo que ella quería. Los días siguientes seguimos conversando y hablando de cosas calientes, que si yo tenía sexo, el tamaño de mi verga, cosas por ese estilo, al igual que yo le pregunté que si como era el sexo con su pareja y ella se reservó a decírmelo y me volvió a pedir otro encuentro, yo dispuesto a conquistarla acepte. Me pidió vernos en un estacionamiento de una ferretería. Llegue al lugar y ella me invito a subir a su camioneta, empezamos hablar y ella sola sola se me balanceo hacia mi y nos fundimos en un beso, muy rico todo, eran las 8:00 pm le pedi que fuéramos a un hotel que estaba cerca y me dijo que no podía, en cambio tenía una sorpresa para mi, empezó a acariciarme la entrepierna y bajo mi cierre del pantalón, se sorprendió al ver mi verga no la tengo grande pero tampoco chiquita me mide 7.5 pulgadas mas o menos 19 cm yo solo me deje llevar, me excitaba tanto la idea de que fuera casada, y le ponía los cuernos a su esposo. Yo era un chico de tan solo 22 años ella era una mujer de 31 casada con dos hijos. Cuando de repente recibió una llamada era de su esposo. Ella no contestaba estaba entretenida comiéndose mi pedazo de carne, algo que aun mas me prendió fue cuando decidió contestar la llamada. El empezaba a decirle que ya casi era hora de que fuera a recogerlo. Que salía a las 9 y ella atragantada no le contestaba, sólo se escuchaba el sonido de una mujer con ganas insasiables de comer verga. Le respondió y le dijo: ya estoy aquí mi amor afuera de la ferretería, fue mi sorpresa me cito afuera del trabajo de su marido, me dio miedo pero a la vez una exitasion como no tienen idea, su marido le decía que en 15 minutos iba y yo de adrenalina y excitaciones inundándole la boca de leche calientita, no me pude aguantar de escuchar eso. Ella se limpio y me dijo que tenía una verga muy deliciosa. Yo estaba satisfecho con lo que había pasado. Me dijo que era hora de ir por su esposo y me despedí. Me subí a mi carro y esperé, ella fue a recibirlo de un beso en la boca, el sin saber qué qué su hembra llevaba mi sabor en su boca. Nos seguimos frecuentando en estacionamiento, hasta que la convencí de ir a un hotel, con la condición de que no iba a pasar nada que ella no quisiera, fuimos y decidí llevar un vino tinto, le serví una copa y empezó a beber, empezó a contarme que su esposo Eusebio no la tocaba, que era un magnífico esposo, pero el fuego se había apagado. Empezamos a platicar mas y mas hasta el punto que me dijo que el tenía un pene cortito, seguimos bebiendo. Y nos empezamos a besar, nos desnudamos empecé a besarla todo de pies a cabeza. Comencé besándole los muslos las pantorrillas, ella solo pegaba ricos suspiros de placer. Ella estalló cuando empecé a acercarme más y más a su panochita, sin siquiera comérsela solo pasaba mi lengua alrededor de ella, queriendo que ella me lo pidiera, lo hizo me pidió que la comier toda que ya no aguantaba estaba totalmente exitada comencé a chuparla en círculos estaba mojadisima, ella solo gemía, duramos 10 minutos comiéndome sus jugos, los más ricos que eh probado. Decidí penetrarla, me paro y me dijo que usara preservativo, no quería embarazarse, me dijo que eran los días más fértiles del mes, me coloqué el condon y empecé a cogermela, empezamos con el misionero. Están súper caliente su panochita ella nada más gemia de placer, le sugerí que se sentiría más Agusto sin condon ella me dijo que no, pero que si yo lo quería hacer me lo quitara y la penetrara a la fuerza. Me dio luz verde, me quite el condon y le seguí dando el mete y saca ella no pudo resistencia al contrario decía que le diera y no parara la puse de Ladito me inque y la empecé a dar con mucha fuerza ella solo me pedía que no parara que estaba a punto de venirse, me decía que nunca había sentido eso con su esposo, seguí seguí y ella explotó empezó a venirse, gemía con mucha fuerza y temblaba yo de tanta excitación empecé. Venirme junto con ella, olvide que eran sus días más fértiles. Me vine ella de levanto un poco preocupada fue al baño a sacarse lo que le quedaba de mi semen, un poco preocupada me decía que iba hacer si quedaba embarazada. Por un momento pensé en decirle que se tomara una pastilla del día después. Decidí no decirle, yo quería darle un regalo a su esposo, solo le dije que no pasaría nada que confiara en mi. Cuando nos despedimos me dijo que quería volver a verse conmigo. Le dije que si, hasta hora es fecha que no volví a hablar con ella, cambio de celular y me bloqueo. Regrese a buscarla a la taqueria y ya no estaba. Hasta hace poco llegue a comer a un restaurant y mi sorpresa fue que allí estaba con su pancita de embarazada. No pude ir con ella por que estaba con su marido, pero me quede con la duda si ese bebé era mío o de su esposo. Lo que si se es que me hice adicto a querer follarme a las esposas de los demás. Aunque tal vez me paguen Con la misma moneda, me emociona decirte que cuides a tu mujer, por que nunca sabes con que tipo de enfermo como yo te puedes encontrar. Y te puedes llevar una sorpresa… saludos!!


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?