Relato Erótico de Incesto: Mireya la obsesión sexual de su tio, el otro tío

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2022-05-12


Mireya la obsesión sexual de su tio, el otro tío


Autor: ANTONYTRUJILLO

Categoría: Incesto

Siguen las peripecias de un tío que tras pervertir a su sobrina 10 años menor que el, la descubre como una insaciable obsesionandose con ella. Después de regresar de el campamento donde Genaro fue testigo de como algunos sujetos follaban a su sobrina Mireya totalmente ebria, al casi tener una oportunidad para follarla, no podía dejar de ver sus fotos y los vídeos que había obtenido, verla todos los día vestida de forma recatada y ella actuando de forma inocente, le ponían la verga como acero, al quedarse a solas el aprovechaba para continuar con los juegos donde aprovechaba para rozar y acariciar su adolescente cuerpo, ella siguiendo con su juego de el gato y el ratón se dejaba hacer pero cuando sentía que Genaro cruzaría el límite, se resistía y le gritaba, sueltame le voy a decir a abue, déjame, haciendo que Genaro la soltara y se quedara con la verga completamente dura y con unas ganas, que tenía que ir a su cuarto a masturbarse pensando en su sobrina. El tiempo seguía su curso con un frustrado Genaro que no podía conseguir follar a su sobrina Mireya, llegó el fin de año y la celebración de fin de año, a la casa de Genaro llegaron varios familiares, su hermana y su marido, algunos tíos, y primos para festejar el año nuevo, todo fue camareria y felicidad, todos comiendo y brindando, esa noche Mireya vistió un vestido ajustado de el torso, realzando sus incipientes senitos, parecían dos pelotitas, y en la parte baja la falda holgada con vuelo a medio muslo, dejando ver su hermoso y sensual par de piernas, marcando su curvilínea cadera, realzando su paradito y redondo par de Nalgas, luciendo su breve cintura, ella peinada en chongo y rematando unas bellas zapatillas de aguja altas, se veía sensual y hermosa, la familia que llegó decían, es Mireya , esta enorme cuantos años tiene, contestando su abuela, 13, apenas, quedando todos sorprendidos. Durante la noche a Genaro se le iban los ojos viendo a su sobrina, recordando cómo la cogian y viendo como sus primos y algunos tíos la sacaban a bailar, el mismo se paraba a bailar con ella abrazandola contra el y repegandole su dura tranca, oliendo su cuello, casi quería besarla oh cogersela ahí, terminaban las canciones y no la soltaba, diciendo Mireya entre risas , termino ya, jajajaja. Durante el brindis de año nuevo y el abrazo, Genaro se abrazo a ella durante 15 minutos, diciéndole cuanto la quería, ella solo le decía yo también abrazandolo sobre el cuello, quizá hubiese llegado a besarse pues la ebriedad de Mireya quien estuvo tomando a escondidas, poniéndola un poco desinhiba, apuntó del beso, Genaro tenía su verga totalmente dura lleno de emoción y lujuria, cuando su cuñado, los interrumpió abruptamente, cuñado, Mireya, feliz año nuevo, jajaja mira que grande y guapa se ha puesto la Mire, Genaro, que has hecho y cuanto años tiene la Mire pues, Genaro y Mireya contestaron al mismo, 13, diciendo su cuñado, 13, mirando a la pequeña con un destello de lujuria, el cual no pasó desapercibido por Genaro, quien no había notado que su cuñado Antonio, también había estado viendo con ojos de lujuria a su pequeña y sensual sobrina. Después de el brindis, un rato después la mayoría de la familia se retiró quedándose solo los que seguían la bohemia, cerca de la 1 de la mañana Mireya decidió irse a dormir pues se sentía algo mareada, al igual que la abuela, quedando solo tomando en la sala sus hermanas y el cuñado de Genaro, Antonio, quien tuvo un altercado con su esposa y con el enojo decidió salir a el jardín a fumar y bajar el coraje, en la borrachera a los hermanos se les olvidó Antonio, cerca de las 2:30 Genaro aún tenía en su cabeza la imagen de su sobrina en ese vestido y aún tenia la sensación de su cuerpo, el casi haberla besado, así que ebrio y caliente se levanto y salió hacia la casita de su hermana, cruzó el jardín trasero, llegó a la casita entro y fue hacia la recámara de Mireya. Abrio la puerta y ahí estaba su obsesión, acostada durmiendo, semidestapada dejando ver sus hermosas piernas apenas cubiertas por un camisón trasparente, pudiendo apreciar un calzoncito rosa, que dejaba apreciar un poco su rosadita vagina son bello alguno, Genaro sentía que hervía, poniéndose su verga dura como una piedra se la sacó y empezó a sobar la, se acercó despacio a su sobrina y le comenzó a acariciar una pierna mientras se sobaba su verga, su mano subía y bajaba por la pierna suave, y sus ojos veían sus pequeños senos que se apreciaban atraves de la rosada batita, dejando ver sus pezoncitos que se iban poniendo erectos a cada caricia, la borrachera envalentono a Genaro, sentándose en la cama y sobando uno de los pequeños senos de su sobrina, acariciaba su pierna y llenó de lujuria subió la mano a la entrepierna acariciando por encima de su calzoncito sus labios vaginales aún sin vello, el estaba enloqueciendo y justo cuando se agacho y besó sus labios, fuertemente, con brusquedad, Mireya despertó debido a lo fuerte de las caricias y el beso, viendo a Genaro respirando agitademente, al instante quería que siguiera, pero el recuerdo de el rechazo le llego, aventadolo con ambas manos y fingiendo que gritaria, mamá, mamá, Genaro se apartó nervioso y le dijo, ya, ya ,me voy Mireya, perdón, levantándose y saliendo temblando de lujuria y frustración, cruzando el jardín para volver a seguir tomando, pero nunca noto que un par de ojos vidriosos y llenos de lujuria, lo había visto entrar y salir de aquella pequeña casita. La puerta de la recámara de Mireya se abrió lenta, ella escuchó el rechinar y pensó que Genaro había vuelto de necio, escuchó unos pasos y sintió unas manos tibias tocar sus piernas, se levantó y se disponía a gritar, cuando una mano fue más rápido y le tapo la boca haciendo shhshshshs, diciendo con voz ronca y lujuriosa, tranquila Mire, soy yo, tu Tío Antonio, se lo que haces con Genaro y pues yo también soy tío déjame enseñarte a gozar a mi, terminando la frase y besandola sorpresivamente, junto a las calientes caricias acabaron con la resistencia de la adolescente de 13 años dejando hacer a su tío Antonio, quien le seguía acariciando las piernas, Mireya, se resistía levemente con un no Tío, no, pero Antonio le dijo, no te va a pasar nada malo, anda, besandola otra vez para luego quitarle la sensual batita rosada, besandole sus pechos en crecimiento, suspirando Mireya seguía diciendo no, tío no, el la miro y bajando le su calzon rosa de susurro al oído te gustará, la recostó en la cama abriendo sus piernas contemplando su hermosa vagina rosada sin vello alguno, se fue directo a ella comenzo a degustarla a chupetones, para luego besarla, y después con la lengua juguetear con su clitoris, Mireya comenzó a mover instintibamente sus caderas, gimiendo roncamente, gemía, se retorcía, Antonio al sentir la calentura de su sobrina, se levantó y abriendo sus piernas de los tobillos dirigió su tiesa verga hacia esa vagina pudiendo sentir la tibieza y humedad de esa hermosa fuente de placer, la sensación era única así que no le metió la verga enseguida espero como tocando la puerta, pero Mireya totalmente enloquecida de lujuria, le dijo, con voz roroniante y sensual, ya, Tío, ya , metamela por favor, ya, Antonio jubiloso la metió de un solo, gruñendo al sentir esa cuevita apretada, caliente, húmeda, Mireya lanzando un gemido ronco pujo fuerte al sentir al intruso, abrazando a Antonio, quien loco de lujuria comenzó a bombearla, primero lento y después más fuerte, ella solo gritaba, más duro, más duro, más, moviendo las caderas instintivamente, antonio sentía el paraíso, de pronto una sensación lo volvió loco, la vagina de Mireya lo aprisionaba aún más, parecía devorar su tieso miembro, besando salvajemente a Mireya le dijo tienes su tienes perrito, ah es increíble, Mireya solo se movía más duro, Antonio no pudiendo más, se vino dentro de su sobrina, ella al sentir la tibieza fluir dentro de ella, lanzó un ronco y sensual gemido, ambos abrazándose más duro, al terminar, Antonio se levanto dejando a su pequeña sobrina ahí rendida y desnuda en la cama, Gracias Mireya, estas increíble, que suerte de Genaro de haberte desquintado, ella solo sonrió y cerró los ojos, Antonio se vistio y salió de su recámara y la casita, volviendo a la sala a seguir tomando, nadie al parecer lo había notado, ni siquiera Genaro, quien seguía buscando la forma de cogerse a su sobrina, otro año empezaba, tal vez este sí pueda decía. Continuara……………….


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?