Relato Erótico de Fetichismo: Magui Paga el Precio Parte 1

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2022-03-14


Magui Paga el Precio Parte 1


Autor: Magui Plus

Categoría: Fetichismo

Magui es una chica educada de 10 añitos, pelo corto castaño, ojos color miel y un oscuro secreto: le excita mostrarse en Instagram. Cada vez que puede se pone una tanga y se la alza lo más arriba posible, hasta que su ojete cerrado esté completamente pegado a la tela, marcando sus gorditas y carnosas nalgas, todo para exhibir su pequeño cuerpecito en las redes sociales. Ella es muy joven como para tener tetas, pues solo tiene dos pezoncitos duros en un pecho plano, pero a ella no le importa, pues sabe que lo que más hace calentar a sus seguidores es su culito de escuelita. Lo sabe por todos los comentarios que recibe. "Que culo, mamita!" "Como te rompería el ojete, nena!" "Ese orto debe pasar comiendo verga!" Ella sabía que aunque quisieran, ningún hombre podría ponerle un dedo encima. No  se atreverían, y eso es lo que más le excitaba. El sentirse una fruta prohibida, una meta inalcanzable, un deseo pecaminoso con consecuencias voraces. Un día, dicho sentimiento le dio más confianza de lo normal y decidió ir a un bar cerca de su casa a las 20 horas, diciéndole antes a su madre que se iba a quedar a dormir en la casa de una amiga. Esa noche iba vestida con una pollerita rosada que apenas le tapaba el culito y un buzito finito de Frozen sin mangas el cual casi era penetrado por sus pezoncitos. Entró al bar, el cual era oscuro y polvoroso, repleto de hombres cuarentones y se sentó en la barra. Le dijo al barman que iba a esperar a su papi ahí sentada sin hacer nada. De inmediato todos los hombres allí comenzaron a mirarla, alguno incluso masajeandose la entrepierna. Muchos intentaron acercarse a ella, diciéndole que era una niña muy bonita y dándole monedas mientras ella les sonreía con inocencia. Entre la conversación un hombre le preguntó a Magui que le gustaba hacer, a lo que ella respondió que le gustaba bailar. Fue ahí cuando el barman puso música y todos los hombres del bar la animaron a que bailara arriba de la barra. Ella obedeció y comenzó a moverse lentamente, tocándose el pecho con ambas manos mientras meneaba el culito que cada vez se dejaba ver más por debajo de su falda. De repente ella noto que varios hombres se habían quitado sus vergas y se empezaron a pajear mientras la veían bailar, expulsando chorros de leche cada vez que podían. Decir que Magui estaba excitada después de ver eso es decir poco: Su boca se desbordaba de baba, sus pezones estaban más duros que nunca, su conchita babeaba a más no poder e incluso su ano se dilataba con cada meneo que hacía. Al terminar la canción, Magui se sentía satisfecha con su pequeña travesura y estaba lista para volver a casa... Pero la puerta del bar estaba cerrada... Todos los hombres estaban con la verga dura y parada... viéndola... Y mientras se acercaban y la iban desnudando.... Ella pensó para si misma... "Tal vez no fue buena idea venir aquí en primer lugar"...


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?