Relato Erótico de Confesiones: Mi compañero me traía ganas

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2021-12-03


Mi compañero me traía ganas


Autor: Akasha

Categoría: Confesiones

Hola por precaucion usaré un seudónimo, llámenme Akasha, todo empezó cuando entre a trabajar a una nueva empresa, debo decir que soy una atractiva, piel morena, alta, delgada, cuerpo torneado. Desde el momento que puse un pie dentro de la empresa, sentí la mirada morbosa de los hombres que me veían, era la carne fresca, la primer semana transcurrió sin nada relevante, con el paso de los días empecé a notar la mirada y la presencia de un compañero, lo llamaremos lestat. Lestat es un hombre alto, delgado, con una personalidad encantadora, me encanta su olor, sus ojos perversos y su sonrisa de gato que se comió al ratón. De un momento a otro, sin darme cuenta, estábamos coqueteando, la química era muy fuerte y era muy obvio que algo estaba por suceder. Después de muchas indirectas, roces discretos y sobre todo muchísimo deseo, lestat se ofreció llevarme a mi casa, obvio acepte, me moría por estar a solas con el, fuimos a su casa pero solo nos dimos unos besos deliciosos, eso solo encendió mas el deseo del uno por el otro, el calor de sus labios sobre los míos, me hacía vibrar, quería arrancarle la ropa, pedirle que me lo hiciera, pero me reserve para el plato fuerte, esa noche todo terminó tranquilo. Tiempo después nos escapamos a su casa, esa noche fue muy sucia, sasiamos la sed que teníamos el uno por el otro, me arrancó la ropa de 2 movimientos, nuestros labios se fundieron, tocaba mi cuerpo sin control, yo jadeaba de deseo, el aroma de su cuerpo me exitaba, quería más, mi cuerpo solo quería sentir su verga dentro de mi. Entre mis piernas empecé a sentir el roce de su enorme verga, mi panochita palpitaba esperando la embestida de esa verga enorme y deliciosa, empezó a meter la cabeza, yo me retorcía de placer, quería más y más, ese trozo de carne duro y caliente abría mi panochita, me embestida cada vez más duro, esa verga deliciosa me tenía rellena y yo gozaba como nunca, no tarde en tener un gran orgasmo y mi querido lestat me embistió como un semental para después terminar fuera de mi.


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?