Relato Erótico de Sexo Anal: Nena culona en el metro

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2021-11-27


Nena culona en el metro


Autor: Sark

Categoría: Sexo Anal

En el metro de la ciudad de México, puedes encontrar todo tipo de culos de mujer, pero un día me subí en la estación Revolución, era un sábado por la tarde, en ese entonces usaba un pants delgado de tal manera que cuando se me paraba la verga, se veía la forma de mi verga, subí al vagón, vi a mi alrededor y divise un par de nalgas grandes en un pantalón negro de mezclilla, era un culo de nalga bien redonda, grande y bien apretado en esos jeans, sin dudarlo, me acerque a ese culote y puse mi verga, entre esas deliciosas nalgas, mi verga empezó a crecer rápido, que en unos cuantos segundos ya la tenía bien parada dentro de ese culo, de repente yo creo que al sentir mi verga en su culo, la chica volteo rápido con cara de susto, por su cara cuando la vi, vaya sorpresa, me di cuenta que era una chamaca como de 14 años, no podía creer que la dueña de semejante culo era una nena, al ver su reacción también me asuste, sobretodo que su mama iba a un lado de ella, pero afortunadamente la señora iba perdida en sus pensamientos, de tal manera que no vio la acción que tuve con su hija, yo al ver que se había asustado la niña, me separe rápidamente y me hice a un lado, separándome de manera lateral como 1 metro y puse mi cara de serio, por cualquier problema, me quede quieto sin moverme, ella tampoco hizo más, ni le dijo a su mama, llegamos a la siguiente estación Hidalgo, bajo gente y aunque no se llenó, íbamos algo juntos, yo solo esperaba la siguiente estación para bajarme por cualquier cosa, en eso pensaba cuando de repente me di cuenta que el culo de la chavita, estaba como a medio metro de mí, ella se había agarrado del pasamanos de arriba, movía su hermoso culo de un lado para otro de manera inocente, unos momentos después, ella dio un paso hacia atrás y ya tenía su culo a 15cmts, ella se había recorrido cerca de mi posición, no sé si por ingenuidad, porque se le olvido que le había metido la verga en su sabroso culo, o tal vez buscaba mi verga, el solo contemplar esa cola era una delicia, a pesar de su edad estaba bien desarrollada la niña, tenía nalgas grandes y bien redondas, con un fundillo que se marcaba por lo apretado de su pantalón y sobre todo era que tenía una linda cintura, en el metro he visto mujeres bien culonas, pero una niña con semejante culo era digno de admiración, tal y como nos gustan a los hombres, yo al ver ese culo tan cerca, a pesar de lo que había sucedido entre ella y yo al inicio, decidí volver a intentarlo, a mi verga no le interesaba la edad de la dueña de ese culote y empezó a estirarse, era una gran tentación, tenerlo tan cerca y no hacer nada era un pecado, mi verga se me paro por completo solo de verlo, entonces sin pensarlo mucho y con la necedad que caracteriza a los hombres cuando de culo se trata, dirigí mi miembro a ese culo tentador, mi verga parecía una serpiente encantada avanzando a ese culo de 14 años, hasta que mi cabeza hizo contacto con su culito, esta vez decidí, que primero le metería la cabeza de mi verga entre sus nalgas, por precaución y para no asustarla, fue una estocada muy rica, esta vez, no volteo asustada, tal vez ya sabía que era una verga la que quería entrar en su trasero, avanzamos una estación, era delirante tener mi cabeza entre sus nalgas, ella se quedó bien quietecita, mientras mi cabeza iba apretada por ese par de tambochas, parecía que la nena a pesar de que se espantó cuando le deje ir la verga, se había relajado y entendió que como hombre tenía ganas de su suculento culo y tal vez ella tenía curiosidad, solo que la primera vez que lo hice la tome por sorpresa, baje la mirada y pude observar como la cabeza de mi verga hinchada entraba en ese culote, era una excelente fotografía cargada de sexo y erotismo, era como un baile erótico entre su culote de nena y mi verga ansiosa de poseer ese culo. En la siguiente estación, subió gente, esto hizo que nos juntáramos un poco más, entonces decidí lo que desde el inicio quería hacerle a ese culo, sin más miramientos se la deje ir completa, hundiendo mi erecta verga en ese culote, sentir esas nalgas de pelota, aplastando mis huevos era sensacional, así como mi verga metida entre sus nalgas, ahora ella ya sabía que mi verga estaba en su rico culo que tenía, ella sabía que para eso es su hermoso culo, para recibir verga de hombre. Ambos nos quedamos quietos, yo quería que ese momento fuera para siempre, mi verga bien enterrada en ese culo de mujercita. de repente su mama le dijo que ya se iban a bajar y ella se puso atrás de su mama, dejando mi verga al aire, yo ya estaba muy caliente, así que la seguí y me puse atrás de ella, para poder seguir disfrutando de su culo, ella solo me vio brevemente y se volteo, como aprobando y aceptando que podía usar ese culote para mi placer, sabedora que lo único que quería hacer, desde que la vi, era atravesar su culo como lo hice desde la primera vez, así que ya atrás de ella, le empecé a dejar ir mi verga poco a poco otra vez, hasta que entro y se hizo lugar entre sus ricas nalgas, mientras avanzábamos a la estación Zócalo, aprovechando que veníamos muy amontonados, yo mismo empecé a empujar un poco mi verga dentro de ese culote así como el mismo movimiento del metro hizo que mi verga se moviera dentro de ese señor culo que tenía la niña, el resultado es que empecé a sentir que quería sacar mis mecos, como todo macho, ese instinto innato que tenemos los hombres y entonces comencé a vaciar mi leche en ese súper culo que tenía la nena, disfrute cada segundo mientras mi verga expulsaba leche entre sus nalgas con forma de pelota, cuando termine ya íbamos llegando a la estación, donde por lo general baja mucha gente, a pesar de que ya me había venido en su culo y por lo tanto estaba más que satisfecho, cuando estábamos bajando, le metí mi dedo en su ano de manera descarada, considerando que ella ya me había prestado su culo y por lo tanto no diría nada, que calentito y apretadito lo tenía, ella no dijo nada, ya solo la vi subir las escaleras con su mama, lo más probable es que fue la primera vez que le metían una verga en el metro, por lo parada que yo lo tenía, fue que se sorprendido al inicio, pero se ve que le gusto, por eso se acercó a mí para continuar, al final ya era una mujercita que empezaba a despertar su placer, que mejor que enseñarle que su culo va a parar muchas vergas como lo atestigüe y que otras disfrutaran de ese maravilloso culo, que también lo hice.


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?