Relato Erótico de Sexo en Grupo: Me follo a Rosy mientras su marido se la mira y la culea

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2021-11-06


Me follo a Rosy mientras su marido se la mira y la culea


Autor: Anónimo

Categoría: Sexo en Grupo

Roberto y Rosy son una pareja de amigos mexicanos, están casados hace años. Debo confesar que ella siempre me ha gustado mucho pues la encuentro sexual y erotica. Tiene un precioso rostro, maduro, hermoso, luego tiene caderas exquisitas y su trasero carnoso redondo, apetitoso. Sus piernas son perfectas, muslos gruesos como me gustan y sus tetas…impresionantes, pequeñas, me las imagino muy sensibles. Siempre me las arreglé para poder contemplar su cuerpo sin que ella o su marido se dieran cuenta. Sin embargo, noté que Roberto, su esposo, no tenía problemas en que su mujer mostrara su cuerpo o incluso que la miraran. Una tarde bebiendo unos tragos le dije a él –frente a su esposa- que era afortunado al tener una mujer tan atractiva y motivante sexualmente. Rosy sonrió y en ese momento un triángulo de calzón blanco se asomó entre sus piernas. Senti una gran erección al mirar a esta deliciosa hembra e imaginarme lamiendo entre sus piernas. Al abandonar el bar la miré caminar y me convenci que Rosy era mi debilidad, me estaba enamorando de la esposa de mi amigo. Por la amistad con Roberto le hice saber que su mujer me gustaba, él me contó que ellos estaban en plan de abrir su relación incorporando sexualmente a un tercero. Obviamente quise saber más preguntando que posibilidades tenía yo. Pero Rossy y Roberto ya habían tenido experiencias de trio sexual con un amigo de ellos: Arturo. Eso me hizo pensar en que, aun no siendo el primero, yo podía tener posibilidades ahí. Le pregunté s Roberto si yo clasificaba, su respuesta me dejo atónito: deberás jugártelas, a Rosy le gusta que la traten como una reina y ambos buscamos tener un trio, quiere probar una penetración simultánea. Se me instaló la obsesión de poseer a Rosy. Fueron meses de enviarle flores, chocolates, saludos por whattsap, etc. Pasaba el tiempo y me iba enterando de intimidades. Roberto me contó detalles de cómo mamaba, de cómo se abría la vagina para recibirlo, y me contó que era multiorgásmica. Bueno, debo contar que estoy separado aunque parejas sexuales no me han faltado, busco amistad y sexo y confieso que me entusiasman los desafíos. Invité a la pareja a mi casa en la playa, es una casa en un gran espacio frente al mar. Comimos muy bien, descansamos y esa misma noche después de caminar por la playa bebimos unos tragos y a dormir. Bueno, pasaron 20 minutos y la cama de mis invitados comenzó a crujir, obviamente estaban culiando. Me pasé fantasias, muchas fantasías, de cómo estaba Rossy, cual seria su posición, como se la estaba culiando su esposo, en fin. No aguante más y fui al baño. Al pasar por el dormitorio de alojados, la puerta estaba entreabierta y vi a Roberto acostado y a su mujer encima cabalgándolo, la mujer con las piernas abiertas estaba sentada sobre la pija de Roberto y la muy caliente se inclinaba y volvía a dejarse caer para engullirse nuevamente el pollón de mi amigo. Dios mio, que espectáculo. Piernas perfectas, cintura delicada, grueso y carnoso culo, hermoso ojete anal, en fin. Preciosa vagina. Volvi a mi pieza y me masturbé. Cerca de las 2 de la madrugada volví a escuchar ruidos esta vez eran gemidos rítmicos de Roberto. Vaya pensé, ambos son multiorgásmicos, descansan y siguen. Me pare fui a la puerta: Roberto acostado se dejaba chupar la verga por su preciosa mujer que disfrutaba masturbándole el nabo con la boca y las manos. Mire y me volvi a exitar; desnudo me comencé a masturbar, de pronto note que Roberto me miró. Me había descubierto. Volvi a mi dormitorio y me acosté. A la mañana siguiente Rosy lucia unos pantaloncitos cortos apretados y una blusa sin brasier. Sus pezones estaban a la vista y noté que andaban particularmente calientes, con demostraciones de cariño, besos y caricias. Encontré muy cruel de su parte. Esa tarde en la playa, contemple el cuerpo de Rosy y mi erección era automática. Roberto me pidió disculpas por el ruido de anoche y me preguntó si lo que había visto me había gustado. Mientras Rosy se bañaba en la orilla del mar le confesé a mi amigo que su esposa me tenía loco. Roberto me hizo ver que esa noche podríamos bailar y ponernos más eróticos con Rosy, ellos ya lo habían hablado. Esta noche será tuya me dijo. A las 19 hrs descorchamos un espumante y servimos quesos, música, y vimos ponerse el sol. Le pregunte Rosy si podíamos bailar. Puse jazz lento, Miles Davis. Sentir el cuerpo caliente de Rosy me dejaba afiebrado. Mi verga estaba erecta. Roberto se retiró no supe cuando ni porqué. Mi mano bajo un poquitin para sentir la cadera de la mujer y ella comenzó a respirar entrecortado. Le hice notar mi bulto sexual y ella sonriendo me besó. Me dio susto que apareciera mi amigo, pero no; esto estaba hablado. Bese a Rosy, su boca era exquisita, su lengua frágil y caliente, besé su oreja, su cuello, bajé un tirante de la blusa y baje mi boca para besar sus tetas. Dos pequeñas tetitas duras de pezones erectos y rosados. Seguimos bailando, bajé una mano y palpé el culo: perfecto. Rosy baja su mano y me palpa el bulto de la verga. Yo estaba hirviendo. Llega de pronto Roberto y me pide bailar con su mujer. Me siento y los observo, pero ella con las tetas afuera se comienza agachar hasta quedar frente a la verga de su marido, le baja el pantalón y extrae un pene endurecido, abre la boca y mama frente a mi. Roberto desnuda por completo a su esposa y se desnuda él, se toman de la mano y se avn a la cama; me dice que nos encontremos en el dormitorio. Me desnudo, al entrar a la pieza estaban sobre la cama, toque a Rosy y era perfecta. Su espalda, sus nalgas sus caderas. Ellos se besaban y se tocaban, acaricié la mujer y baje mi mano a hasta palpar la raja carnosa. Una delicia. Metí mas la mano y sentí su panocha húmeda y peluda. Poco a poco Rosy se va subiendo sobre su marido hasta quedar montada, parece que es su pose favorita. Cuando quedó instalada tomó la verga de su esposo y se la metió en al chucha. A la partida no supe como participar pero me acorde que ella quería probar una doble penetración. Palpé entonces el agujero anal, apretado, cerrado, me moje un dedo y lo metí, luego puse más saliva y metí dos y Rosy dio un gritito de placer, me acomodé entremedio y puse mi verga en la entrada anal de Rosy y empujé…. La mujer se tragaba dos vergas que jugueteaban en su interior, yo salía y Roberto entraba, luego a la inversa. Ella gemia, sollozaba de placer. Me afirme de las nalgas carnosas y suaves y le di duro, hundiendo mi verga hasta el fondo del intestino. Rosy y Roberto alcanzaron un orgasmo gritando como animales. Enseguida Roberto se sale y Rosy queda en cuatro, me la sigo culiando, le pàlpo las nalgas y le froto el clitoris pero un chorro de moco de su marido le sale de su concha; le doy por 3 minutos más y eyaculo. Delicioso, fue una experiencia límite. Rosy quedó bañada en semen, pero feliz. Exquisito. Primera vez con Rosy y me saco un premiado. Hacia tiempo que no me culiaba a una hembra tan rica.


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?