Relato Erótico de Sexo en Grupo: El trío en Chile

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2021-11-01


El trío en Chile


Autor: Magda Chile

Categoría: Sexo en Grupo

"Jose, nuestro amigo español nos visita una vez más en septiembre de este año 2020, y nosotros lo recibimos para disfrutar sexo en trío, exquisita especialidad de la que nos hemos hecho adictos." Desde hace años tenemos con mi mujer una relación abierta, y en esta relación nos abrimos a compartir el sexo con un amigo , con quien armamos un excelente trio follador. De paso abrimos nuestras mentes a situaciones jamás imaginadas. José es un buen ejemplar masculino, ojos verdes, alto medio canoso, delgado, desnudo vemos que posee grandes huevos y una porción de pene considerablemente largo y ancho. José vive en otro país cercano al nuestro y dos veces al año puede viajar a su tierra natal: España. Pero siempre antes se desvía un poco y se deja caer unos días en nuestra casa, son los días en que mi mujer se convierte en un banquete para calientes. El 11 de septiembre José llego a Chile, hizo cuarentena en la casa de unos amigos en el campo. Luego de finalizada la cuarentena apareció por casa. Mi mujer a quien llamaré Magda, estaba como siempre nerviosa. Pantys negras, calzón negro minúsculo, un vestido largo muy delgado con un tajo abierto por el costado que termina justo donde empieza el calzón . Esa mañana le afeité el pubis asi es que su vagina estaba preciosa a la vista y boca de quien quisiera probarla. El encierro la hizo engordar, pero la verdad es que le ha hecho muy bien, su culo esta delicioso, redondo y carnoso y sus tetas que siempre han sido pequeñas ahora están más grandecitas y atractivas. Todo listo: Magda fue a dejar a nuestra hija a casa de su abuela y de regreso estábamos esperándola con José con champaña y chocolate. Dos copas algo de charla y a las manos, Magda tirada en el sofá sobre nuestro invitado, Jose metiendo mano por debajo del largo vestido. Luego de unos 30 minutos mi mujer extrae la gruesa vara de carne de nuestro amigo y se concentró en la mamada. La lengua, la succión, el mordisco suave eran eróticos, se pasaba el pene por la cara, el cuello, las tetas. Me miraba sonriendo mientras engullía el pedazo de verga. El pene de José esta coronado por un glande cabezon y bien dibujado, en eso nuestras vergas erectas se parecen, ambas cercanas a los 21 centimetros, anchas, cabezonas y muy llena de venas. Ver a José tirado en el sofá disfrutando de la boca de mi mujer era una escena muy caliente. Finalmente, y ya completamente desnudos los tres. José se sentó en el sofá y Magda se sentó sobre el dándole la espalda; de esa forma sujeté la cabeza de mi mujer para que me mamara la verga mientras nuestro invitado se la culiaba. Estuvo rico. Me mamó los huevos y disfrutó de mi pene. Mi mujer mama como experta, de hecho es su mayor fortaleza. Fui por pañuelos, agua mineral y gel lubricante. Fuimos al dormitorio, nos acostamos, Magda se me monta y me cabalga mientras José se da una ducha. Luego José se recuesta y mi mujer lo monta para dejarme el trasero despejado. Ya habíamos hablado de darle una culeada doble y simultánea. Mi amigo la penetra por la vagina, siempre mamándole las tetas y mordiéndole los pezones, se besan y se dicen groserías, a mi mujer le ha crecido el culo, y está tetona, José se lo decía mientras se la follaba “¡que grueso culo amor…que ricas tetas estas cultivando!”. Por abajo el espectáculo era grosero, una gruesa tranca cabezona entraba y salía del choro dilatado y depilado de mi mujer. Cuando mi amigo la penetró profundamente me comencé a acomodar, avancé entre las piernas de mi mujer, separé las nalgas puse gel en el hoyito anal y me comencé a hundir en su raja abierta; su ano se dilató. Dos vergas la atravesaban en medio de gritos de placer. “Quiero más pico, me gusta la verga, denme verga, me gusta que me dejen culeada weones, necesitaba que me culearan dos vergas…ahora soy la puta, soy la putita caliente y bien culiada…” gritaba entre medio de jadeos orgásmicos. Pasaron 15 minutos, yo estaba exhausto; vi que José le chupaba las tetas y por dentro sentí que su verga se comenzó a hinchar hasta que eyaculó dando gritos ahogados de placer. La concha de mi pareja comenzó chorrear semen. Yo estaba cansado. Entonces me salgo, Magda se acuesta, me limpio la verga con un pañuelo y gel, y le limpio las piernas a mi mujer ya que resbalaba el semen de nuestro invitado. Descanso unos minutos, tomo agua, recupero fuerzas y me meto de nuevo esta vez por la concha. Al penetrar, el semen de José continuaba saliendo. La cama, el cuerpo de mi mujer, mis manos y todo quedó lleno de semen, pero ayudó a lubricar la vagina asi es que entré y sali varias veces. Entonces José pide de nuevo. Nunca se le bajó la verga. Estaba dura y firme, es multiorgásmico. Mi esposa le pide mamársela antes, asi es que se saborea el pene de nuestro invitado lamiéndolo como un dulce; esta vez yo voy abajo, me culeo a Magda por la vagina y por atrás entra José. Le dimos duro, José le manoseaba el culo mientras se la culeaba, yo le mordía las tetas para hacerla acabar de nuevo. Magda tiene otro orgasmo muy fuerte, queda como muñeca de trapo tirada sobre mi, mientras José afirmado de las carnosas nalgas se la sigue culiando por el ano y yo la sostengo pues con las arremetidas su cuerpo se va resbalando. José acaba de nuevo gritando “exquisito agujero apretado” dice al bajarse. Queda tendido sobre la cama, yo no pude acabar, no tenía fuerzas. Dormimos los tres, pero yo estaba caliente. La cama estaba mojada con semen, incomodo, pusimos una toalla y tratamos de dormir. Esa noche cerca de las 4 de la madrugada desperté caliente con una erección durisima y aprovechando que mi mujer dormía con su culo hacia mi, la penetré para desahogarme, no duré nada. Fue delicioso. Al despertar esa mañana mi esposa le regaló una buena mamada a nuestro invitado y luego volteándose hacia mi le regaló nuevamente su vagina. Tomamos desayuno y José partió. El lunes llamó temprano, podríamos almorzar y tener sexo. Llego cerca de las 13 hrs, un aperitivo, música y charlamos. Magda con un vestido muy cortito nos tenia calientes. Jose se inclinaba para mirar; Magda se agachaba a servir champaña y sus tetas sin sostén colgaban. Jose estaba caliente. Decidimos ir a la cama. Entre Jose y yo desnudamos a Magda lentamente, la besamos en todo su cuerpo, chupamos sus delicioasas tetas, le metimos mano y metimos los dedos en sus orificios. De pie los tres, ella se afirma de mi besándome, pero abre las piernas y levanta el culo para permitir que por detrás Jose se la culee. Veo que mi amigo mira, se toma la tranca dura y larga se acerca, separa las nalgas y se la culea, José se sujeta de las caderotas carnosas de Magda yo la afirmo pues la embestida es dura, recia. La deja bien culeada, a cada empujon Magda dice que le va entrando mas a fondo, debo afirmar con fuerza ya que Jose empuja fuerte. Culiar de pie es delicioso, pero cansa. Me acuesto en la cama, pero mis pies tocan el suelo, sobre mi Magda me monta, se separa las nalgas y deja el culo al aire, Jose se afirma de nuevo de las nalgotas calientes y se acerca con la verga en la mano, se ve amenazante, su pene está mas largo, lleno de venas, duro, cabezon y tiene una baba colgando; se agacha y lame el ano de Magda para lubricarlo, luego entra, mi mujer estaba en el paraíso, gemia, se quejaba de placer hasta que alcanzó un orgasmo espectacular (“culeenme por favor, quiero mas verga” gritaba) , Jose le dice al oído que tiene el ano delicioso. Estamos culiando como 10 minutos, estamos exhaustos. José se sale y se masturba en la espalda de mi pareja rociándole desde el pelo hasta el culo, ahí no aguante y eyacule. Martes, último dia Jose confiesa que tiene la verga adolorida, Magda dice que apenas se podía sentar por la mañana. Mi verga esta irritada. Igual el cuerpo generoso de mi esposa estaba ahi para tocar, oler y lamer. Tambien para culiar. Ellos se besan y yo miro, luego mi mujer nos toma de la mano y nos lleva al dormitorio. Seré su esclava dice, nos desnudó a ambos, prenda por prenda, nos pidió que nos acostaramos, nos chupo la verga por turnos, luego nos beso los pies, nos lamio las axilas y el ano. Luego se sento sobre mi y se dejo culiar, cambió a los 5 minutos sentándose en la verga de mi amigo, que estaba mi lado. Se cambió tres veces, finalmente nos pusimos de pie y tomando ambas vergas las mamo hasta hacernos eyacular, yo acabe primero me siguió José, quedo llena de moco, la cara, las tetas, el pelo; fue al baño se acostó en la tina y pidió que orináramos sobre ella. La rociamos con orina y ella abría la boca para recibirnos. La lluvia dorada es un acto íntimo, pero erotico. Ese fue el fin de la visita de nuestro amigo, en diciembre vendrá de nuevo.


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?