Relato Erótico de Sexo con Maduras: Luego del dolor viene el placer


Fecha: 2021-09-13


Luego del dolor viene el placer


Autor: Paul

Categoría: Sexo con Maduras

Mi nombre es Paul y estudio en un colegio particular donde van los hijos de gente muy adinerada, a mis padres le cuesta mucho el que vaya ahí porque mi papá es un empleado en una empresa de publicidad y mi madre decoradora de interiores, aunque solo pagan la mitad de las mensualidades ya que me dan media beca por mis buenas calificaciones e igual les cuesta mucho, mi madre dice que es necesario para que tenga una buena educación y también haga amistades para mí futuro. En el colegio se hizo mi amigo Italo era para que le ayuda en varias de las materias a estudiar y cuando nos dejaban los profesores las tareas para hacerlo en grupo tenia que ir a su casa ahí aprovechaba para verla a Sheyla de cerca ella era su hermana desde que la conocí en el colegio me gustó muchísimo e intenté buscar conversación pero ella no me hablaba en el colegio y menos me saludaba cuando me veía llegar junto a su hermano a su casa . Quién sí me recibía siempre con una sonrisa en los labios era su madre la señora Mónica que era doctora, ya que ella sabía que su hijo no era bueno para estudiar así que estaba contenta que yo fuera su compañero de estudio a su padre no lo conocía ya que él viajaba muy seguido al extranjero por los negocios que tenía. Cuando el viernes el profesor de historia nos llamó a Italo y a mí y nos dejó un trabajo que teníamos que presentarlo el lunes con una exposición frente de todos en el salón, entonces acordé con Italo que iría a su casa el sábado en la tarde para hacer la tarea, cuando estaba por llegar me llamó y me dijo que tuvo que salir rápido de su casa por una urgencia que se le había presentado pero que no me preocupará que estaba en un archivo en su laptop casi en su totalidad lo que le di solo faltaba imprimirlo. -! Pero Italo si no estas en tu casa para que voy porqué no creo que me permitan entrar.. ¡ -! No hay problema Paul ya le dije a mi mamá que te dejé entrar a mi habitación, que hay una tarea que hacer. ¡ Cuando me abrieron la puerta la empleada me dijo que esperé un momento que la señora Mónica estaba reunida con sus amigas, cuando salió la señora Mónica me saludó ella tenía un vaso con whisky, le dijo a su empleada que me llevará al cuarto de su hijo, ya ahí me puse a trabajar con lo que estaba en la laptop, después de dos horas de estar revisando lo que íbamos a exponer un rato me puse de pie y para relajarme veía por la ventana y abrí un poco la cortina y la vi a Sheyla que en su habitación estaba cambiando de ropa de inmediato me escondí y seguía í observándola sin que se diera cuenta ella, cuando se quitó toda la ropa y desnuda se miraba en el espejo revisando sus senos yo estaba con tremenda erección. Sus senos aún eran pequeños y de pezones rosados lo que sí era grande y provocativo era su culo respigon de nalgas duras, cuando ella se empezó a acariciarse, yo estaba muy caliente luego Sheyla se vistió y salió de su habitación para irse con sus amigas al club de donde eran socios. El dormitorio de la hermana de Italo estaba cerca a la suya, ya me había quedado muy caliente luego de verla desnuda y se me ocurrió la idea loca y riesgosa de entrar sin que nadie me viera en su dormitorio, ahí sobre su cama estaba su tanga usada que lo olía y el olor de chucha me puso a mil y me lo lleve, entre al baño y me empecé a masturbarme y ponía su tanga en mi nariz, estaba en lo mejor de la másturbación cuando la puerta se abrió un poco y tuve rápidamente que guardar la verga para que no me viera y eso hizo que con el cierre del pantalón me agarré el pellejo del pene. -! Ayy.. uff.. ufff... ¡ Estaba tan excitado que olvidé el poner el seguro de la puerta , fue la empleada quién abrió la puerta bajó la mirada y vio mi pene y lo que me sucedió antes que pueda detenerla se fue en busca de la mamá de Italo, estaba asustado y adolorido me fui al cuarto de Italo aliste las cosas pensaba en irme cuando tocaron la puerta. - ¿ Paul puedo entrar soy la mamá de Italo .? Abrí la puerta y cubría el cierre de mi pantalón con un folder ya que no podía subirlo ni bajarlo, ahí me vio a los ojos la mamá de Italo y luego bajó la mirada sabía lo que había pasado, preguntó si estaba bien,le conteste que me iría a mi casa y ahí lo solucionaría. -! Dejame ver como estas y no te sientas para nada avergonzado eso le puede pasar a cualquiera y recuerda que soy doctora no vaya ser que sea más delicado.. ¡ Las palabras de la señora Mónica me hicieron reflexionar pero mire que detrás de ella estaba y atenta a lo que sucedía la empleada y la vi y eso lo entendío la mamá de Italo que le dijo que se vaya , ahí recién retiré mi mano y le mostré de como estaba mi verga atorada con el cierre del pantalón, ella se sentó en la cama y me dijo que me acercará a ella y empezó a revisarlo luego me dijo que iría a buscar lo necesario para liberar mi pene, cuando regresó tenía en su mano una botellita de aceite mineral y le echó al cierre y luego a mi verga me dijo que había que esperar un poco unos 10 a 15 minutos. Luego su mano sostuvo el cierre y con la otra la piel y lo jalaba muy despacio para evitar un desgarro o sangrado yo tenía los ojos cerrados no quería ver lo que estaba pasando. Sus manos eran suaves y eso me gustaba aún en esta situación , la señora Mónica trataba de tener mucho cuidado si supiera que lo que pasó era porque había visto desnuda a su hija y me estaba masturbando con su tanga, si ella supiera eso quizás no sería tan cuidadosa conmigo. Cuando al fin logró liberarlo esa zona de la piel estaba muy sensible y adolorida. -! Muchas gracias señora Mónica. Fue lo único que se me ocurrió en ese momento decirle ella, veía mi verga por todos lados para estar bien segura que no había sufrido algún daño serio, con un poco de algodón y agua limpió y curó esa zona afectada, pero eso hizo que empezará a tener una erección. -! Paul parece que no has sufrido algún daño y tu pene tiene buen tamaño.. ¡ No supe que decirle y ella seguía con los masajes en la zona de la piel que se había atorado y eso me excitaba mucho más, como había estado bebiendo con sus amigas en el jardín de su casa ahora ella parecía que estaba al igual que yo sé ponía caliente. - ¿ Dime si te duele ahí donde te estoy tocando ..? Yo no le decía nada y dejaba que ella continuará con sus caricias y ahora pasaban sus manos a tocar mis testículos de las caricias ella pasó a masturbarme y su mano subía y bajaba por toda mi verga. Ahora aflojó la correa y dejó caer mi pantalón a mis pies y ella me dio una última mirada y me dijo.. " Paul para estar segura que esta todo bien voy hacer esto.." y se lo metió a la boca y me empezó a chupar la verga, yo solo cerré los ojos. -! Glup... glup.. glup... ¡ Su boca apretaba por momentos y luego soltaba mi verga como si fuera una chucha, parecía que el estar un poco tomada y con su esposo que estaba lejos eso hizo que tuviera el valor de chuparle la verga al amigo de su hijo. Ahora fui tomando confianza y mi mano acariciaba sus cabellos negros y luego sus senos por encima de su vestido. Yo había empezado a tener la erección mirándola a su hija desnuda y ahora era ella su madre quien se iba a encargar de bajarlo. Si permitía que siguiera ella iba hacer que terminará en su boca y yo quería más, meterle la verga a la mamá de Italo había que sacar el máximo placer del momento y la tiré sobre la cama y le subí su vestido saqué su tanga comence a chuparle su vulva con muchas ganas, ahí ella gemia y muchas veces. -! Ahh.. ahh.. ahhh... ¡ Ahora que la señora Mónica ya se encontraba bien excitada y antes que pueda reacciónar y no quiera que le metiera la verga, la puse en posición apunté en la entrada de su vagina y lo metí todo en un solo intento y no me detuve y me movía dándole toda mi verga a una buena velocidad. -! Ahh. mm.. ayy.. ahh.. ahhh... ¡ Jamas hubiera imaginado que la elegante mamá de mi amigo me chupara bien rico la verga y luego yo terminaría metiéndole la verga haciéndola gemir como una perra en celo hasta que llegó a tener un orgasmo y luego yo acabar dando toda mi lefa caliente en su vagina Ahí quedó tirada sobre la cama de su hijo toda agitada luego de culminar de tener sexo conmigo me limpié la verga y me fui a mi casa llevándome como trofeos las tangas de madre e hija. El lunes en el colegio dimos un buen examen y cuando salimos del colegio Italo estaba contento y me ofreció invitarme a comer helados y no paraba de pedirme las disculpas por no estar en su casa y hacer la tarea juntos. -! No te preocupes Italo somos un equipo ahora lo que interesa es que salimos bien del examen.. ¡ De ahí quise volver a meterle la verga a la señora Mónica cuando fui a su casa pero ya no quiso e hizo que le prometíera que no le iba a contar nada a su hijo, que eso fue una locura que hizo y que no se iba a repetir...


¿Qué te parece el relato?