Relato Erótico de Bisexual: Despedida de mi cubano

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!



Fecha: 2021-09-02


Despedida de mi cubano


Autor: José Luis

Categoría: Bisexual

Hola, hoy voy a escribir la despedida del cubano que se había convertido en amante de mi esposa y mi macho. Es domingo y recibo la visita de mi cubano y después de saludar a mi mujer se acerca y me dice que tiene que conversar conmigo, mi esposa estaba muy contenta pensando que saldríamos los tres como otras veces, pero el cubano le dice que solo va a salir conmigo, que vamos a conversar de algo muy importante y que luego regresaría. Mi esposa muy molesta no dijo nada y salimos. Ya en el auto nos fuimos a un bunker. Yo estaba muy ardiente, la verga estaba a reventar, quería subir rápido y chupar esa verga negra y cabezona que me gusta mucho. Ya en la habitación el cubano se saca la ropa y veo esa verga enorme parada mirando hacia arriba, se acerca y me besa con mucha pasión, muerde mis labios, me besa mi cuello, mis tetitas, me acaricia lento, yo me dejo llevar, estoy a punto de correrme. Se aleja y abre un maletín negro, saca un vestido negro, una tanguita blanca con bolitas verdes y un brassier rosado, me los acerca y me dice que me los ponga, yo me niego, el sabe que no me gusta, pero insiste, me lo pide con mucha delicadeza, acepto. El cubano me ayuda a ponerme la ropa, me besa mis nalgas al ponerme la tanguita, me chupa mis tetitas al ponerme el brassier, me pone el vestido, despacio como gozando verme vestida de mujer, me hace verme al espejo, me siento raro, me pinta los labios, la cara, me delinia los ojos, me pone una peluca rubia, estaba irreconocible, sentía vergüenza, no me gustaba nada. Pone música, abre una cerveza, me invita a tomar, tomamos dos cervezas, el licor me excita, estamos bailando abrazados, siento la verga que me apuñala mi abdomen, esta muy parada y caliente parece un fierro, yo estoy al borde de correrme, me acaricia por debajo del vestido mis nalgas, me mete un dedo, me corro y suelto un chorro de semen. Me hace volterme al borde de la cama, me hace inclinar y apoyar mis manos en la cama, quedó con el culo paradito, me levanta el vestido y hace a un lado la tanguita y empieza chupar mi culo, me mete la lengua hasta el fondo, yo gimo como una perra, levanto más el culo, le pido que me meta la verga, coloca su verga y me la mete despacio, lento, siento cada centímetro de sus casi 22cm,la termina de meter y ahora sus bolas pequeñas chocan en mi culo, yo me muevo desesperado, el cubano acaricia mi espalda, mis nalgas, me habla cosas bonitas, yo acerco sus piernas con mis manos, lo necesito todo adentro, me dice que va a correrse, aumenta la velocidad, bombea muy rico, siento su verga apretarse más en mi culo, su cabeza choca en mi próstata y me hace correrme al mismo tiempo que él, su leche inunda mi culo, no quiero que la saque, le ruego que la deje adentro, ya un poco blanda empieza a sacarla, es un gusto que nunca había experimentado. Siento que empieza salir semen por mi culo, el cubano empieza a meter el dedo como tratando de que no salga el semen, se agarra la verga y con la cabeza empieza a empujar el semen, es una sensación muy agradable, se le está parando otra vez, pero yo me levanto y me voy al baño, me siento en el inodoro y cae gran cantidad de semen, me baño y regreso. El cubano está echado boca arriba con la verga ya parada, se levanta y me da unos zapatos de tacones, me siento en la cama y el empieza ponérmelos, no se caminar, se me doblan las piernas, pero camino in poco, el cubano me mira agarrándose la verga, se excita, me dice que no me saque los zapatos y me acuesta de espaldas en la cama, me pone las piernas en sus hombros, me mete la verga por un lado de la tanga, me bombea con violencia, su verga entra muy fuerte, su rostro está desconocido, me habla palabras zoeces, me dice puta, perra, etc. Le digo que se calme pero no me hace caso, mi pobre culito me empieza a arder, quiero que termine ya, me agarra de la cintura y casi gritando me suelta todo su leche, sigue bombeando, el semen se chorrea, la sabana se ensucia, yo quiero que lo saque ya pero el sigue con la verga dentro de mi culo, no logra bajarse esa verga. Un rato más y la saca. Yo me voy al baño humillado, de vergüenza, me baño, el culo me arde, lo miro y me ha sacado un poco de sangre, me asusto un poco. Salgo y no digo nada, busco mi ropa para vestirme y salir. Veo al cubano sentado de espaldas a mi, lo veo bien y está llorando, me acerco y le pregunto que pasa, me mira con los ojos llorosos y me abraza, me dice que le perdone, eso me desconcierta, le pregunto que pasa y me dice que hoy se está despidiendo que regresa a su tierra y no sabía cómo decirme. Yo no se qué decir, me siento a su lado, lo abrazo, lo beso, me dice que me ama, que nunca había sentido nada por nadie, ni por su esposa ni las muchas mujeres que había follado. Yo le hablo también, le digo que con el había sentido lo que es ser una hembra, que siempre estoy pensando en él. Que tengo celos cuando se folla a mí mujer. No sé qué hacer cuando te vayas, te voy a extrañar mucho mi amor, mi toro, mi macho,... Le agarró su verga y la empiezo a mamar, las lágrimas se me salen, es la última vez que chupo esa verga y me vuelvo loca, la jalo lo meto hasta mi garganta, me ahogo, la sacó, la muerdo, le chupo las bolas, el cubano enloquece y me toma la cabeza con fuerza, me mete la verga en mi boca y me bombea, esta a punto de correrse, la saco y me siento en su verga, que rico entró toda de una sola, me muevo como una loca, el cubano la mete de abajo hacia arriba, me voltea mirando a sus pies y ahora si que la siento toda, el cubano me golpea las nalgas, me grita con fuerza eres una puta rica mi amor, mi blanquita, que culo para rico, ni tu mujer tiene el culo así, por eso ya no quiero con ella. Toma mi leche mi blanquita Tomaaa, agggg me vengo mi amor ssiii y soltó chorros de leche me volvió a preñar el culo, yo suelto un pequeño chorro, solo unas gotita. Me bajo, me cambio y me vestí, el cubano también y salimos. Lo voy a dejar al aeropuerto y nos despedimos. Mi mujer está que revienta el celular, esta desesperada porque el cubano la folle, yo sonrio porque no se como reaccionará cuando le diga que nuestro cubano ya se fue. Nuestra vida con mi mujer ha vuelto a la normalidad, los dos extrañamos al cubano. Mi mujer no sabe que algunas veces me llama y conversamos. Yo le he dicho que no se nada de él. Bueno esa es la historia ojala les haya gustado y me puedan escribir.


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


¿Qué te parece el relato?