Relato Erótico de Transexual: La Tutora de Lucy


Fecha: 2021-08-18


La Tutora de Lucy


Autor: Anónimo

Categoría: Transexual

Me encantaba tomarme un café temprano en el Centro de mi ciudad, solía beberlo por las mañanas y es aquí donde comienza la historia. Para ser honesta tenía mucho tiempo libre ya que me encontraba desempleada y masturbarse temprano es algo que puede cansar a cualquiera, incluso más que la apatía de vivir una vida sin oficio, me gusta conocer las calles de mi ciudad y a las personas que las habitan, es por eso que vengo a esta cafetería tan agradable. En fin, me encontraba sentada tranquilamente cuando escucho a una señora hablar por teléfono, toda estresada con un montón de libretas entre los brazos, su caos se dirigía perfectamente hacia mí y amenazaba con arruinar mi preciosa mañana, sin parar de hablar por su celular se sentó en la mesa de al lado y comenzó a acomodar sus papeles. Era una mujer sensual que llegaba a sus 50, caderona, de cuerpo voluptuoso y piernas gruesas, una cintura hermosa y unas tetas de infarto, escondida de tras de todo ese conjunto de mujer empresaria, independiente, había una leona de cabello rubio y labios gruesos lista para el sexo, solo podía imaginarme el tipo de ropa interior que esa mujer usaba, me quede callada y la miraba de reojo devorándola en mis pensamientos mientras bebía mi café. -Verónica no, escúchame David necesita un tutor, si lo entiendo es que no existen buenos tutores en estos tiempos, pero que puedo hacer con ese niño........ si se que está sufriendo por lo que le hicieron sus compañeros en la escuela y que no quiere regresar a clases, por ese motivo es un niño muy tierno y sensible necesita apoyo de nosotras, no podemos simplemente cambiarlo de escuela cada vez que estas cosas pasen…...... desde que perdió a su papa y a su hermana en ese accidente no ha sido el mismo y admitámoslo él es muy femenino, necesita confianza en sí mismo... no lo estoy consintiendo Verónica, el no es como otros niños, no podría enviarlo a un colegio militar. Ahora el pobre debe estar llorando en su cuarto, necesito alguien que permanezca con él las 24 horas y que lo cuide mientras yo no estoy, tengo que ir a esa conferencia en Francia sobre los índices de marketing de la compañía y no puedo llevarlo ni dejarlo solo....... No te estoy pidiendo que se quede con tigo, solo que consigas a alguien que le haga compañía, se que estas muy ocupada pero es un favor que te estoy pidiendo como hermanas...... bien te llamo después, tengo que organizarme bye. La vi como se sujetaba el cabello y sin perder el tiempo me acerque a ella. -hola, disculpe no pude evitar escuchar su problema y quisiera saber si puedo ser yo la persona que pueda ayudarla. Tengo una carrera en pedagogía y en psicología infantil, actualmente estoy desempleada y ayudarle tal vez pueda beneficiarnos a ambas. Con esto empezamos una larga conversación que para resumir termino en cuestiones muy simples de las condiciones del menor y de la madre. Ella era una madre que había quedado viuda de su esposo desde hacía ya tres años, por su oficio tenía que viajar mucho y dejaba a su chico solo en casa, todo iba bien hasta lo del incidente. Al parecer los compañeros de David, todos adolecentes de 12 años, descubrieron que David usaba la ropa interior de su hermana fallecida debajo del uniforme de la escuela, lo obligaron a desnudarse y lo exhibieron frente a toda la escuela, por eso el chico no quería volver a clases y se pasaba encerrado en su habitación todo el día, según ella era muy probable que quisiera quitarse la vida. Finalmente terminamos por ponernos de acuerdo, yo sabría tratar bien a ese pobre chico, porque al igual que el solía ponerme la ropa interior de mis hermanas en la escuela, yo solía ser un chico tímido hasta que finalmente me convertí en la persona que soy y encontré seguridad en mi misma. Sin embargo no le dije nada de esto a Elisa (así se llamaba la madre) por que quería proteger ese trabajo y si descubría que era transexual tal vez no le gustaría mucho la idea de que cuidara de su tierno e inocente hijo. Nos pusimos de acuerdo el sábado, yo iría a su casa con una maleta lista solo para despedirla y quedarme con David en casa. No sería una tarea sencilla restablecer el autoestima de David en una semana, pero intentaría lo posible por ayudarlo, prepare una maleta con suficiente ropa para una semana y salí de mi casa esperando encontrarme con ese pobre chico que a partir de ahora sería mi protegido. Subí a mi motocicleta e hice el recorrido largo de casi hora y media en llegar, cuando estuve frente a la casa me sorprendí, era enorme solo para que adentro vivieran únicamente 2 personas. Toque el timbre y espere a que respondieran entonces salió Elisa. -hola Nataly pasa por favor, siéntete como en tu casa. -me abrazo dándome un fuerte beso- el es David, es mi hijo del que te hablaba. El chico estaba sentado en el sillón, mirándome atentamente era lindo y rubio bastante atractivo, pero con rasgos muy femeninos. -hola David. El me miro solo un poco e inmediatamente salió corriendo por las escaleras, seguido de su perro un lebrel afgano que tenían dentro de casa. -ya te lo había dicho, es un poco tímido con las otras personas. Te dejo las llaves y te quedas a cargo de la casa, cualquier cosa me llamas a este número, es el numero del hotel donde me hospedo, te deje el dinero que necesitan para esta semana en el escritorio, puedes dormir en mi cuarto, que David no se acueste después de las 10, se pone irritable si no duerme bien. -tranquila creo que encontrare la manera de ponerlo a dormir. -¿esa motocicleta es tuya? -si. -puedes meterla en la cochera, llamara la atención de los vecinos. Pensaran que tengo un hombre metido en casa, ya sabes cualquier cosa llámame. -pierde cuidado, nos la pasaremos muy bien. -bueno me voy, ¡David mama se va te quiero! Ella salió con una sonrisa, pero se regreso inmediatamente. -por cierto, si vez que se pone la ropa de su hermana no lo regañes, la psicóloga dijo que era parte de su proceso de duelo, que estaba bien siempre y cuando no callera en un estado grave de depresión. -intentare ser comprensiva. -adiós. Finalmente ella se retiro, tome mi maleta del suelo y la lleve a la habitación de la madre de David, era una pequeña maleta no contenía la gran cosa solo tres cambios y mis productos de higiene personal. Subí al segundo piso donde se encontraba la habitación de David pero no se encontraba, de inmediato supe que estaba en el cuarto de su hermana. -oye David puedes abrir.... se lo que te hicieron en la escuela, está bien, no pasa nada, solo necesito saber que estas bien. -la puerta no está cerrada señorita. -bien, voy a entrar. Al abrir me encontré con la escena del chico de cabellera rubia sentado en la cama acariciando a su perro. -¿cómo se llama? -ella se llama Nadin es la perra de mi hermana, se ha sentido muy sola desde el accidente y yo me quedo aquí a dormir con ella. -te gustan mucho los perros… ¿he? -si me agradan, no son como las personas, ellos no te juzgan si haces algo malo. De inmediato me di cuenta que el chico no tenia pantalones puestos, estaba a punto de ponerse la ropa de su hermana cuando yo entre. -sabes es algo que tengo en común con ellos, yo tampoco juzgo a las personas y me encanta jugar a los disfraces, de hecho es mi juego favorito y tengo ganas de jugar, conoces a charles Chaplin. -no quién es ese. -es un gran cómico tenía un bigote muy chistoso, como si no se hubiera rasurado bien, déjame te enseño. Por suerte había un marcador cerca así que me mire en el espejo y me puse un bigote falso con el marcador, a el pareció hacerle gracia y pude provocar que se riera un poco, cuando me puse a bailar con una bastón de juguete que había en la habitación. -que tal como me veo. -ese bigote se te ve horrible, es muy chistoso. -dudas de mis capacidades artísticas, tu no lo podrías hacer mejor. Hagamos algo, aquí hay un estuche de maquillaje, el que maquille mejor al otro gana y para que la cosa sea más interesante…. el perdedor tendrá que cumplir el deseo del ganador. ¿Hecho? -pero yo no sé maquillar….. -es muy divertido de todas formas, aunque como esto es un juego de chicas necesito que te cambies esa ropa y te pongas algo que te haga lucir más femenina. -de acuerdo lo hare. -¿necesitas que te de tu espacio? te espero en la sala, si no bajas voy a pensar que te dio miedo, me llevo esto. Tome la caja de pinturas y me la lleve a la sala, en un momento bajo David con su perro, vistiendo un vestido rosa de su hermana, se veía muy lindo. - lindo vestido te vez muy guapa, ahora siéntate te maquillare primero y luego tu a mí de acuerdo. -ok. Empecé a maquillarlo, le recogí el cabello, le puse pestañas, le delinee las cejas y le puse de mi pinta labios rojo. Después use una pinza para el cabello y le hice unos risos muy bonitos en punta de su cabello lacio y dorado. Suponía que se lo había querido dejar largo desde que su hermana murió, para parecerse más a ella y quedando muy hermosa. -¿cómo me veo? -estas quedando muy hermosa, ¿quieres verte en un espejo? -si por favor. Al mostrarlo su cara quedo impactada. -¡soy idéntico a mi hermana! -no, el reflejo que miras es de ti misma, así te vez tu en realidad. Solo hice que esas particularidades tuyas se notaran con el maquillaje, eres una chica hermosa que no merece maltratos de nadie y necesitas ser mas abierta con tus emociones, dime desde hace cuanto tiempo has querido ser como tu hermana. -siempre he querido verme como ella, yo la admiraba y cuando murió sentí que algo de mi murió con ella. -bien, pues desde ahora en adelante vamos a revivir esa parte de ti. Ella de inmediato se paro para abrasarme con fuerza, sin embargo sentí algo extraño. Ella se pego mucho a mis pechos, colocando su carita en reposo eso me produjo excitación. Me dio un subidon pensar en la posibilidad de tener sexo con ella, pero aun era una niña. Hasta que sentí como me toco el trasero de tal forma que parecía negar su inocencia con pervertidas emociones. -oye tengo que hacerte una pregunta muy importante ¿te gustan los niños o las niñas? Cuando la separe de mi note que bajo su falda se había producido una erección y que había chorreado muchos fluidos pre seminales, seguramente mientras la maquillaba sus fantasías llegaron al tope y termino por manchar toda la falda. Pensé que por el tamaño de la mancha su pene debía de ser enorme. -estas toda manchada. -no pude evitarlo ¿quieres ver lo sucio que esta?. -déjame ver. Ella bajo su falda con todo y patines de flores rosas, me mostro su pequeño y diminuto pene de cuatro centímetros erecto. Lo olfatee y no pude evitar llevármelo a la boca, empecé a mamar su pequeño micro pene y a tocar mis pechos desenfrenadamente, hasta que se vino en mi boca en cantidad. Después de un rato largo de fuerte eyaculación, me puse de pie con la boca llena intentando tragarme todo lo que esa mocosa había soltado. -perdona. -descuida, siempre te vienes en esa cantidad. -si estoy enfermo o tengo algo malo. La muy perra aun trataba de hacerse la inocente con migo, eso me provoco a convertirla en una perra empoderada. -ya te dije que ahora eres una chica, dime ¿te gustaría probar lo mismo que yo? -sí, pero no veo como. -así. Me desabroche mi pantalón y le mostré mi pene, ella ni tonta, ni perezosa lo tomo con ambas manos y sin ser tímida se lo llevo a su boca, no le cavia entero por su fisionomía, pero tenerla así dándome placer me indujo a cogérmela, no me importaban las consecuencias, era mucha mi calentura. Me quite la blusa quedando en sostén, le toque el culo y masaje su ano. -hazme lo mismo. Ella metió sus dedos sin que yo se lo pidiera, la muy zorrita tenía experiencia tocándose. -sigue mamando, quiero que me dejes seca zorrita. Ella continuaba y metía sus dedos más adentro de mi ano, me encontraba a mi misma recibiendo tremenda estimulación de una zorrita inexperta. Masajeando mis propios pechos y despeinándome con la mano izquierda, me arte y la tumbe en el sillón, le quite toda la ropa y empecé a devorarle ese culito tan fino. Le metí mis dedos para dilatar su ano, pero la muy cabrona tenía el ano tan suave que entraban con mucha facilidad. No perdí el tiempo y me la cogí, ella solo pedía que la siguiera follando una y otra vez, mordí sus labios y sus pezones, finalmente acabe dentro de ella y me relaje un poco. -tu mama no tiene ni idea de lo tremendamente zorra que eres ¿verdad? -claro que no y supongo que tampoco sabe que eres tras. -escúchame mocosa, pensé que eras una niña inocente, pero ya veo que no. Tu mami está muy interesada en que recibas apoyo emocional y yo necesito dinero, por otra parte tú necesitas que crean que eres una niña inocente y puedo ayudarte. -que quieres decir. -quieres un cuerpo como el mío ¿no?, si yo quiero puedo convencer a tu mama de que inicien con el tratamiento hormonal, esto nos beneficia a ambas y tu mama se va a sentir mejor si sabe que su querido niño tiene una mejoría psicológica y social. -no pienso volver a la escuela. -volverás a su debido tiempo, como una chica hermosa y segura de sí misma, dime nos estamos entendiendo. -y…..¿podemos seguir cogiendo? -hasta que te canses princesita, ¿cómo te gustaría que te dijeran desde ahora? -llámame Lucy por que David ya se acabo. Y así inicio la historia de Lucy una chica segura de sí misma, dominante y una estrella de la pantalla grande. No del porno pero si del cine en Francia.


¿Qué te parece el relato?