🔥Relato Erótico de Primera Vez: AYELIN DE 20 AÑOS ❌Sin Censura❌



Fecha: 2023-05-16


AYELIN DE 20 AÑOS


Autor: Anónimo

Categoría: Primera Vez

Hace unos días fui a una farmacia a comprar un medicamento, mientras me atendía un muchacho, apareció una joven de unos 20 años, saludo y le dijo algo al oído a su compañero, y se fue hacia la caja donde se abona, le consulto cuanto debía y me dijo, mi compañera lo seguirá atendiendo, voy hacia donde estaba y me dice no te acuerdas de mí, la observo y si bien el rostro me parecía familiar, le dije que la verdad que no me daba cuenta quien era, ella sonrió y me dijo, soy Ayelin, la niña que cuidaba tu hija en tu casa; quede casi mudo, solo le dije que enorme estas, sos toda una dama, sonriendo me dijo que ya casi terminaba su turno, que le gustaría charlar un rato, así que pague y la espere hasta que salió y fuimos a conversar a una plaza a un par de cuadras. En determinado momento me dijo que siempre se acuerda de mí, yo preocupado, le dije que lo que había pasado, lo cargaba con tremenda culpa, ella me tomo la mano y me dijo, yo lo recuerdo como lo mejor que me paso en la vida. En ese momento, mi mente volvió a recordar cada detalle de lo que había pasado, hace doce años. Era después del mediodía y me había acostado hacer una siesta, entra mi hija que cuidaba a Ayelin y a la hermana más chica, y me dice si podía dejarme a Ayelin que tenía que llevar a Noelia al control pediátrico al hospital y que demoraría unas tres horas, le dije que sí y mi hija le dijo a Ayelin que se quedara en el cuarto e hiciera caso, la niña se acostó en mi cama a mirar televisión y mi hija se ... ... fue. Al rato que estábamos solos me levanto y voy al baño, al regresar veo como me observa Ayelin, me acuesto y no me tapo, ella me observaba de reojos, yo estaba de bóxer y una camiseta, la observo y ella tenía un deportivo gris dos tallas más del que debería, un busito blanco con la imagen del pato lucas, me dice si podía ir al baño y le digo claro, cuando volvió venia sin el pantalón deportivo, de bombacha roja y el bucito, al acostarse en la cama le pongo el brazo para que apoye su cabeza y ella se acerca a mi poniendo su rostro en mi pecho, aproveche abrasarla apretándola a mi cuerpo y con mi otra mano busque su pierna poniéndola sobre mi cuerpo, le di un beso en la frente y le dije que mimosa que sos, quien te enseño a ser tan mimosa, le copie a mi mami cuando va el novio a casa, la espió cuando se acuestan, guau Ayelin y cuando tu mami se pone mimosa el novio la acaricia y la besa, si se besan mucho, y a vos ya te han besado como a tu mami, no nunca, te gustaría que te haga mimos y te bese como le hacen a tu mami, no se ella es grande y yo chiquita, y yo soy grande y se hacer muchos mimos, si vos no le contas a nadie, yo te beso y hago mimos como le hace el novio a tu mami, quedo en silencio apoyada en mi pecho, le bese la frente, le levante la carita y nos quedamos mirando, le acaricie la pierna que estaba sobre mí, subiendo la mano hasta las nalgas, se las acaricie por arriba de la bombacha y sus ojitos brillaban ansiosos, metí la mano dentro de la bombacha y acaricia ... ... la piel de sus nalgas, mirándola a los ojos le dije déjate mimar hermosa y la empecé a besar, esa boquita de 8 años empezó a ser comida por una de 48 años, mientras besaba con pasión su boca empecé a sacarle la bombacha, acaricie su conchita lampiña y cálida, besándola la acomode sobre mi cuerpo, su conchita quedo en mi barriga, la tome de las caderas y hacer que su entrepierna a mi boca, le bese la concha por fuera y cuando abrí sus labios vaginales con mi lengua, apoyo toda su gloria en mi boca mientras emitía un suspiro largo, mis labios y mi cara se humedecieron con sus jugos, apreté sus nalgas contra mí y me fui girando con el sabor de su concha en mi boca, la puse de espaldas en la cama y le seguí chupando y bebiendo cada gota que emanaba de su concha, le fui levantando las piernas, hasta tener su culito a la altura de mi boca, Ayelin gemía erizada, movía su cadera contra mi boca, le empecé a meter dedo en la concha y el culo moviéndolo adentro y afuera, girándoselo en sus agujeritos, chupándola me saque el calzoncillo y moje mi mano para lubricar mi verga, fui subiendo con mi boca por su cuerpo, le saque el bucito y le chupe las aureolas de sus tetitas sin desarrollar, bese su cuello, su oreja hasta llegar a sus labios nuevamente, mire su carita que gemía de ojos cerrados, le dije te gustan los mimos y besos que te doy hermosa, abrí los ojos y casi en un ... ... suspiro dijo siiiii. Posicione la cabeza de mi Verga en su entrada y mirándola mientras gemía le dije, ahora te voy a dar un mimo que te va a gustar más, te voy hacer mujer y empecé a presionar en su orificio, al entrar la cabeza sus ojos se agrandaron y su gemido se convirtió en un hayyyy, la bese tapando su boca y le enterré suavemente mis 17 centímetros de verga hasta el fondo, ella gritaba en mi boca e intentaba sacarme de arriba de ella con sus manos en mi pecho, cuando entro toda, me quede quieto sobre ella, mientras ella trataba de zafarse, pasaron como diez minutos y al notar que ya no se resistía, no gritaba ni lloraba, libere su boca y mirándola le dije tranquila hermosa, ya paso, ahora sos toda una mujer, me dolió mucho dijo, solo duele la primera vez mimosa, y empecé a entrar y salir suavemente en su concha, al rato los dos gemíamos mientras nuestros cuerpos se movían buscando mayor satisfacción, ese día desvirgue a Ayelin en mi cama y al final termino disfrutando, lo hicimos en varias ocasiones por tres meses, después mi hija no la cuido más y no la había vuelto a ver hasta hoy. Ayelin no me pidió hablar para recriminarme, me pidió hablar porque hasta ahora, nadie le ha hecho el amor como yo, así que después de ponernos de acuerdo, esta noche a mis 60 años, tendré en mi cana a Ayelin de 20 años, la niña que, por mimosa en una siesta, la hice mujer.


¿Qué te parece el relato?