Mi hermano

2023-02-03


Mi hermano me tiene ganas hace rato. Y yo me divierto, pero sabiendo que voy a entregar. Ji Ji Ji Ji Ji...... Soy una chica de 16 años y mi hermano de 17. Somos hijos de un matrimonio grande (más de 60 los dos) y vivimos en un pueblo donde casi no hay chicas ni chicos de nuestra edad. Se han ido a la capital a la facultad, dónde iremos cuando terminemos la secundaria. Ya pesqué a mi hermano varias veces espiando cuando me baño o cuando me cambio En lugar de enojarme, me exita. Así que suelo darle unos lindos shows para sus pajas que se hace mirándome Cuando me baño suelo ponerme de frente a la puerta sabiendo que está detrás de la puerta mirando por la cerradura. Me acaricio las tetas y me abro la conchita dejando que el agua tibia baje para darme ese hermoso gusto que es sentirlo en la concha. Cuando me cambio demoró cuánto puedo en elegir la ropa interior, y se que también me espía. Me agachó mostrando mi culito o me acuesto en la cama y juego con mi clítoris levantando las piernas para que pueda ver. Conseguí un muñeco viejo que tiene manos y pies de goma. Uno de sus dedos es más largo que el resto. Ese dedo uso para meterlo en mi conchita, para chuparlo como si fuera una pija y hasta me lo meto en el culo hasta donde llega haciendo una lindas pajas que mi hermano se limita a ver a través de algún agujero del otro lado de donde estoy. Pero este juego que ya lleva unos meses me ha hecho pensar en su pija dura y jugosa para que me la meta y me de una buena cojida o me la entregue para mamarla hasta que me regale su lechita. Estoy recaliente y no se decide, así que si no avanza, tendré que ser yo quien se lo coja.

Autor: Nadia Categoría: Incesto

Leer relato »

Me masturbo el Culo I

2023-02-03


Creo que no soy gay del todo, pero me han entrado unas ganas enormes de introducir artefactos en mi culo... Yo pensaba que eso no era de hombres, y nunca había experimentado esa sensación tan deliciosa de tener algo metido en el ano... La primera vez que lo hice, introduje mi propio dedo, Uffff, y casi se me sale el corazón de la emoción tan grande que sentí... Nunca había experimentado una sensación tan rica como la que sentí ese día... Después me eché jabón, y me intruduje varios dedos, y la cosa se puso mejor, me emocioné muchísimo más, ya quería tener algo más grande metido en mi Culo, que me palpitaba como pidiendo un dildo enorme y caliente... Uffff,me apretaba con su esfinter, no queriendo que saliera lo que adentro de él había... Solo le digo a los hombres, cuando ustedes hagan esto, no lo dejarán de hacer jamás, es lo más delicioso, lo harán todos los días si tuvieran la oportunidad de hacerlo. Muchas gracias por leer, les adjunto fotos de mi culo... síganme en Twitter como gayculon69

Autor: gayculon69 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi vecino favorito

2023-02-03


Les contaré esta historia, que pasó hace más de un año atras. Por trabajo me tuve que trasladar de ciudad, trabajaba de lunes a viernes, ese día volvia a mi ciudad con mi familia. Arrendé un departamento cerca del trabajao para estar más comoda y empece a ingresar a páginas de encuentros para buscar compañía en mis noches de soledad y calor. En esa aventura conocí varios hombres, algunas aventuras de una noche y otras de 2 o 3 noches, nada especial, de a poco se las iré contando. Un día me escrbió un hombre, por las fotos que tenia me pregunto si vivia en el edificio, yo le dije que si. El vivia en el piso 11 y yo en el 12. Empezamos a conversar y a bromear con que yo estaba arriba de el, jajaja, nos mandamos algunas fotos calientes y quedamos de conocernos al otro día. En la tarde cuando volvia del trabajo, me llegó un mensaje, era de mi vecino, preguntando se habia llegado. Yo le dije que estaba llegando y me dijo que pasaría a saludarme antes de ir al futbol. Estaba comiendo un yogurt cuando sonó el timbre, era mi vecino, con una hermosa sonrisa me saludo, me miró de arriba a abajo como inspeccionando la mercadería. Yo estaba aún con mi ropa de trabajo, una falda negra corta, sandalias de taco, sin medias, era noviembre y en esa ciudad hace mucho calor, una polera blanca cruzada adelante, que marcaba muy bien mis pechos. Yo estaba parada, apoyada en el meson de la cocina. el día anterior le habia mandado unas fotos de mi trasero con colaless y de delantera con un pequeño sosten. Conversamos un rato y se me acerco por atras, me subio la falda, se alejo un poco, miró mi culo, apretó mis nalgas, se acercó a mi pegando su paquete en mi culo y me dijó al oido, estas más rica que en la foto. Así pegado me agarró los pechos por sobre la polera, los empezó a amasar mientras besaba mi cuello, mi oreja y boca. Yo estaba caliente y esa situación me estaba mojando mi concha. De repente se detuvo, me voy al futbol, me dijo, a la vuelta paso a verte. Quede un poco contrariada, estaba tan caliente, que solo queria seguir, queria sentir sus manos en mi cuerpo, su lengua recorrerme y que me penetrara rico, duro. No podía concentrarme en nada, me masturbe durante un rato, logrando un orgasmo fuerte, me duche y acosté. Ya estaba dormida cuando sonó el timbre, eran casi la 1 de la madrugada, tenia puesto un top corto y muy escotado que dejaba mis pechos casi al aire, y para abajo solo un colaless. Abrí la puerta y ahí estaba él, mi vecino, con su cara picarona y su hermosa sonrisa. Me abrazo, me besó, puso sus manos en mis nalgas y me dijo, creo que dejamos algo pendiente hace un rato. Yo me aprete más a él y meti mi lengua en su boca. Entramos abrazados al depa, cerramos la puerta y me empujó hacia la pared, subió mis brazos, sujentandolos con una de su manos, mientras me besaba rico y con su otra mano amasaba mis pechos, que ya estaba al aire, con mis pezones parados, mi piel erizada. Ese hombre me estaba haciedo sentir increible. Me dio vuelta, mis pechos pegados a la pared, empezó a besar mi cuello, luego mi espalda, hasta llegar a mis nalgas, las mordió suavemente, de rodillas en el suelo empezó a bajar mi colaless, yo tenia las piernas abiertas, las junté para ayudar a liberarme de esa prenda y luego las abrí más, ofreciendo mi concha y todo lo que quisiera chupar. Sentí su lengua caliente, recorrer todo mi canal, desde la espalda baja hasta mi clitoris, su saliva mojaba todos mis orificios, su lengua subia y bajaba, paraba en mi concha, la chupaba y mordia, yo jadeaba. Luego paró en mi ano, lo lamió y jugó un rato ahó con su lengua, intentando meterla. Sus manos apretaban con fuerza mis gluteos. No se cuanto rato estuvo chupando, pero en un momento sentí una corriente, mis piernas temblaron y sentí como salian los jugos de mi concha y corrian por mis piernas. Un gran orgasmo, mis gritos seguro fueron escuchados en todo el piso. El bebió mis jugos, se paró, me abrazó por atras, me besó en los labios y así me llevó hasta la cama. Me puso en cuatro a la orilla de la cama, sentí como desabrochaba su pantalon, luego sentí su cuerpo desnudo pegado a mi, su pene erecto, yo lo queria chupar, pero el me penetro con fuerza, estaba tan mojada que entró a la primera hasta el fondo. Me agarró de las caderas y empezó a culiarme fuerte, con mucha energía, sus grititos me calentaban mucho, de vez en cuando besaba mis espalda y apretaba mis pezones. Su ritmo aumentó, hasta que se pegó completo a mi, con fuerza me apretó y empezó a acabar, con gritos roncos, que me excitaron al máximo, yo me pegue mas a él y al sentir su leche caliente como entraba en mi vagina, exploté en un fuerte orgasmo. El se dejó caer sobre la cama, yo lo besé y baje a su pene, queria sentir el sabor de su leche, lo chupe hasta dejarlo completamente limpio, sacando hasta la última gota semen. Eres genial, me dijo. Se fue al baño, salió vestido, me besó y se fue. Nuevamente quedé contrariada, hubiese querido seguir toda la noche a su lado, pero se fue. Me quede dormida encima de la cama. Al despertar, tenia varios mensajes de mi vecino. Estuvo genial amor A la noche pasaré a verte Esta vez te daré por el culo vecina, así que preparece . Yo sonreí, me levante y me fuí a trabajar livianita, con una sonrisa de satisfacción en el rostro. Con mi concha mojada, esperando que llegará luego la noche. Con este vecino tengo varias historias, las visitas a mi depa duraron como un año, hasta que volví a mi ciudad.

Autor: Anónimo Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Mi sobrina

2023-02-03


Hola les cuento lo que le hice a mi sobrina yo 25 y ella 19 años es madre soltera salio embarazada a los 15 años de un morrillo que la dejo.actualmente vivo en otra ciudad pero como habia fiesta familiar me quede casi 15 dias en su casa de mi sobrina fue entonces que descubri que ella se pasa de fiesta en fiesta y le gusta sacar dinero a los tipos con los que sale y lo peor que ellos ni se la cojen, la noche del sabado me invito a una reuna consus amigos bueno tomamos hasta las 3 am cuando ella me saca a bailar era uno de esos perreos que ni conocía pero en el momento que ella se voltio sentia como su nalgas rebotaban cerca de mi pene esta total caliente que la empece a manosear y ella toda tranquila hasta que de pronto me dice ya me voy a dormir bueno yo me quede aun con los demas tomando pero no se me hiba la calentura. Para el dia lunes en la tarde mi amigo me dice que esta tomando pastillas por que su novia la habia dejado y no podia dormir y eso lo ayudaba entonces le dije que me regalara un par. Cuando llegue a la casa de mi sobrina me dijo que queria seguir tomando una botella de tekila que habia sobrado tomamos al ladp de su hijo escuchando musica y hablando hasta que ella mando a su hijo con su hermano. Empezamos a hablar de muchas cosas de la vida hasta que se acaba el ron y se pone a vomitar le alcanse agua con la pastilla para que se duerma y no se ahogue con el vomito hasta que se durmio por completo entonces asegure la puerta puse musica a full y la desnude por completo viendo esas enorme tetasas y esa vagina con un poco de pelos me saque el pantalón y mi verga estaba a full le pasaba por toda su cara hasta llegar a su boca le metia y sacaba ella solo roncaba, despues le meti mas lenguasos su concha y en su ano luego me decidi de follarla por el culo estaba cerradito le unte crema y empece a meterle un dedo hasta que se la meti por completo le saque caca ella solo gritaba pero estaba casi desmallada por el dolor me la cogi casi por dos horas por ambos lados hasta basearme en su boca me cambie la cambie y me fui. Al dia siguiente me llama por teléfono y me dice que si habiamos cogido yo me negue pero ella me dijo que si queria coger que solo le diga que yo le gustaba de hace tiempo. Ahora paramos cogiendo casi todo los fines de semana aunque ya me aburri ese culo y la concha esta mas abierto que bolsillo de payaso

Autor: Loco17 Categoría: Incesto

Leer relato »

La depresión te lleva a la perversión

2023-02-03


Este es un relato corto dando introducción a lo me a llevado tantos años de malas decisiones, abusos excesos, perversiones muy locas, promiscuidad. . Hola que tal soy el hijo de papi, tengo 30 años, soy del estado de Veracruz, México, soy Moreno claro, mido 1.70 complexión delgada, soy algo velludo, por lo regular siempre tengo barba, no es por presumir pero tengo buena verga 19 cm por 6 de circunferencia con curva para arriba. Les empezaré a contar lo que a pasado estas últimas 3 semanas en mi vida y como la depresión me ha llevado a las drogas perversiónes y demás, Llevo un años más o menos por la muerte de mi madre y otras situaciones en esto no entraré en detalle, continuó la depresión como les decía me hizo recaer en drogas como el cristal desde hace un par de meses, mis pensamientos han ido más allá de lo que yo pude haber imaginado, hace unos años vagando por la red encontré un grupo en telegram de cp aclaró nunca me había llamado la atención y en ese tiempo lo vi por simple curiosidad unas cuantas jaladas de verga y jamás volví a buscarlo, hasta hace un mes más o menos un vatillo que me cogia acababa de llegar a mi pueblo por las fiestas decembrinas, llego a mi casa a saludarme y llevaba unos gramos para cotorrear y andar bien calientes y cogelones, esa tarde cogimos muy rico me preño unas 3 veces y me seguía dando verga, hasta que de un momento a otro me dijo que se tenía que ir y me dejó el resto del materia seguí fumando un poco mas cosa que me dejó como perra en brama deseoso de verga y leche, mi pueblo es un lugar muy pequeño y pues en las app de ligue por lo regular siempre están los mismo jotillos que se sienten un culo y están de la verga, entonces pues no uso la app, estuve en twitter hasta en llegue a un enlace para un grupo de telegram lo volví a descargar y cual fue mi sorpresa que era un grupo de cp mi mente y mi verga por poco explotan, al empezar a ver los videos y escuchar audios me puse al full y en verdad chorreaba demasiado precum, hable en privado con algunos que me pasaron más videos y me contaron sus experiencias y yo las mías (eso se los contaré en el siguiente relato contando mi historia) debo decir que hasta el chacal se me olvido, todo el fin de semana me la pasé fumando metiéndome cosas por el culo, masturbarme tragar mi semen, cerca de mi casa hay un cerro donde hay un tanque de agua, entonces amanecía y me subia a seguir fumando y a encuerarme con la idea de que me vieran debo decir que si me senti observado y pasaron varios señores pero solo me veían mientras me la jalaba hasta venirme… Pasando el fin de semana lo deje por unos días y unos minutos en una ciudad cercana me fui a comprar popers un dildo pase a unas cabinas y active la app de cogedera el wei también fumaba nos vimos ahí me invitó un poco de cris y motita tenía buena verga, me inque a mmar como si hubiera un mañana la metia hasta al fondo inhalava algo de pprs y seguía, le mame el culo eso algo que bad bunny y yo tenemos PORQUE SI TU NOVIO NO TE MAMA EL CULO ?? PA’ ESO QUE NO MAME JAJA, se lo mame como nunca desde la verga hasta coger lo con mi lengua el vato se puso bien perrita y me dijo que metiera dedo y y fui dedeando hasta meter el puño debo decir que fue la primera ves que hacía eso, así estuvimos un rato hasta que me tocaba la hora de ser perforado por su verga de buen tamaño lo monte un rato hasta que me puse de perrito y me dio hasta que preñarme luego me mamo mi ano lleno de leche y se lo trago, eso me calento mucho nuevamente descansamos un rato y empezamos a pláticar sobre nosotros ya me contó que el cogia vatos por dinero pero ya andando en la loquera y puteria le gustó también recibir verga y hasta el puño me me platico unas cosas mientras fumabamos que me pusieron recaliente y ps que le enseño los videos de caldito de pollo mientras mamaba su trozo también lo puso duro en segundos le conté como me iniciaron y mi gusto por el incesto, cp exhibicionismo, me volvió a preñar yo regrese a casa pero ahora con dos nuevos integrantes…. Creo que abra segunda parte de esto, espero les guste y también me ayude para salir de esta depresión, ahorita estoy viendo cp fumando con el dildo en el culo. Besos ???

Autor: ELHIJODEPAPI Categoría: Tabú

Leer relato »

Humillada

2023-02-03


No sabía porque estaba ahí. Era tarde, yo con apenas 15 años sola con un viejo de 50 en su casa, tomando algo y hablando de todo. Había llegado por propia voluntad y llena de dudas. El tenía mala fama en el barrio y era común que me dijera groserías cuando me cruzaba Esa tarde me invitó a pasar, y hasta podría decir que me humillaba. Me habia dicho que el tenía lo que yo buscaba, que me iba a dar su amor, que yo lo provocaba, pero igual entré Quise poner las cosas en claro y supe que al hablar había complicado las cosas. - Yo no lo provocó, dije - Si, siempre una chica bonita provoca. Me gustaría que me dejes besarte Aunque sabía que me tenía que ir, me quedé Ya tomando una cerveza me decía - Tomemos que eso te va a sacar el miedo, te va a gustar mucho Yo escuchaba mientras sentía como sus manos me acariciaban las piernas hasta mi conchita - No quiero que me toque, le dije sin moverme El siguió pero ya me frotaba un dedo por sobre el short a la altura de mi clítoris que sentía inflamado. Cuando me besó el cuello, sentí el calor del suyo, sus pelos del pecho quedaron contra mi cara y me gustó. - Usted es muy grande, dije casi entregada - Y vos sos muy putita, por eso nos llevamos bien, me respondió mientras me llevo la mano a su pija que estaba fuera Me hizo que se la agarré y la sobe - Sentí, esto es lo que vos querés nena Ya no podía responder, tampoco solté la pija. Sentí que me desnudaba y me subía a una mesa donde me acostó Me empezó a chupar toda y ya quería que me coja, cuando me la hizo chupar Su pija estaba caliente, gorda y sabía agria, pero el no le importo y me cojia la boca mientras me metía su dedo gordo en la concha. Yo ya me movía mucho y el me daba más fuerte. Me hizo acabar. Me revolque en la mesa y cuando quedé boca abajo me dejó con las piernas colgando Me empezó a chupar el culo con desesperación y yo quería negarme pero solo podía gemir y quedarme a su Merced Cuando me apoyo la pija en la entrada me quise negar - No! El culo no por favor - Viniste por pija nena, te voy a dar por este culo que me tiene loco Me la fue metiendo de a poco y pese a que dolía, me la metió hasta el fondo. Me levanto sin sacarla y me sentó sobre el - Movete putita! Movete que tenés el mejor culo que me pude cojer, dijo Me hizo cabalgarlo entre gemidos y ayes, hasta que se volvió a parar y sin sacarla me tomo de las piernas y me puso frente a un espejo de pie. Me ví ensartada por el culo, sostenida en el aire con las piernas abiertas, totalmente desnuda. - Te gusta putita? La tenés en el orto como querías! Me sentí expuesta y humillado, pero me calentaba esa imagen de puta que veía Me siguió dando hasta que me acabó, me dejó el culo como una.flor - Limpiarla, dijo cuando me la puso en la.boca Se la chupe por un rato, hasta que me la sacó - Que linda puta que sos. Ya tenés lomque querías, te dejé el culo abierto

Autor: Jani Categoría: Sexo Anal

Leer relato »

Entre lo bizarro y morboso.

2023-02-03


Separada de mi marido decidí distraerme retomando mi trabajo de cuida enfermos. Aun con un más que buen cuerpo con túnicas de profesión logro disimular un poco ya que conozco el pensamiento femenino. Era en un chalet donde en lo que sería la casa de los caseros estaba ahora el abuelo, un hombre setentón con movimientos propios pero que a la noche preocupaba ya que estando medicado convenía un alerta inmediato de ser necesario. Entre la bronca de mi sentida traición hacia mí persona sumada a la falta de sexo; aunque no sirviera de nada quería una venganza. Llegaba a l tardecita y como ya pintaba el otoño la oscuridad llegaba pronto y nos íbamos a nuestro Dto. Una percibe la cercanía del otro si presta atención y en una persona adulta es más nítido aún. La cercanía corporal, algún roce que dura varios segundos y como no me disgustaba la idea no me quedé atrás en hacerme la distraída. Pasado casi un mes y ardiendo por los piropos callejeros una noche decidí tratar al menos algo. Me acosté (biombo de por medio) con una enagua muy cortita y totalmente transparente sin sostén me acosté esperando el momento. Apenas pasada la medianoche sentí ruidos en el baño y pese a que era normal que fuera y hasta se bañara solo entre al mismo mientras orinaba. ¿Por que no me llamaste amor? Como vas a venir solo a esta hora?. Trato de disimular su estupor ante mi escasa vestimenta y aún con la pija en su mano, aprete el botón de la cisterna y me dispuse a mano limpia a lavarle el pito. El no salía de su estupor mientras lo llevaba a la cama y sus ojos me recorrían de una. Al notar sus ojos en mis senos me disculpé por estar así pero que me había sobresaltado. El sonrió diciendo, ojalá estuvieras así siempre, realmente que linda estás. Se quedó esperando mi repuesta, y en el acomodo de almohada posé mis tetas en su cara. Quedamos mirándonos y sin más, las saque para depositarlas en su boca. Me las empezó a chupar con devoción, buscando mejorar su pose a lo que lo ayudé. En penumbras le acaricié las piernas mientras sentía como su boca resbalaba en su propia baba. Sentí su mano buscando mis nalgas y me incorporé un poco para sacarme la enagua y sacarme la tanga de espaldas a él...gemía y tocaba mi culo, me acosté a su lado y le pedí que siguiera chupándome los pezones. Al cabo de un rato busqué su boca y atrapé su lengua en la mía, el viejo se retorció en una suerte de desesperación por complacer y después de un profundo beso de lengua le pregunté si me quería hacer acabar. Me miro pidiendo piedad y le contesté que había muchas maneras de complacer una mujer. Lo acomodé bien y me senté en su cara, le refregué la concha por todo el rostro y se lo fui inundando de jugos vaginales mientras gimoteé de placer, hacía mucho que no gozaba por el roce de otro. Descargué una volcada final y con vos quebrada le agradecí mientras no paraba de pasarle la lengua por las mejillas chupando mis fluidos y besarlo, "el culo me decía" ¿Queréis chuparme el culo?"- Si. Lo senté al borde de la cama y haciendo pie con mis manos en mis rodilla le puse todo el culo en la cara. El me lo abrió y sentí su lengua escarbar el agujero, y para una deliciosa sorpresa sentí su dedo dentro del culo para sacarlo y chuparlo. Me hice otra paja y cuando sentí venirme giré poniéndole la concha en la cara y apretando su cabeza contra mi mientras se la restregaba por mis labios hinchados y afiebrados que ya despedían olores de mujer inundando la pieza. Me siguió al baño donde fui a lavarme y me dijo que si quería orinarlo lo hiciera. Después me pidió que durmiera con él. Lo abracé a la altura de mis tetas y nos entregamos a los brazos de morfeo. Durante un buen rato sus manos recorrieron todo mi cuerpo hasta que por suerte se cansó; ya qu eme estaba calentando de nuevo.

Autor: Adro Categoría: Confesiones

Leer relato »

Asesora de Hogar

2023-02-03


Contraté a una extrajera de 19 años para hacer las labores del hogar. Asesora de Hogar. A los 40 años y después de la muerte de mi esposa a muy temprana edad, debí hacerme cargo sólo de mis 3 hijos pequeños. A pesar de sus edades 5, 7 y 11 años, ellos eran bastante independientes. Se bañaban solos, hacían sus camas, la ropa la dejan en la lavadora, etc. Cosas pequeñas, pero que, en suma, ayudan mucho. Desde mucho antes de la muerte de mi esposa, habíamos contratado una señora de unos 50 años que se encargaba de las tareas del hogar. Por ello, cuando ella falleció, las labores de la casa siguieron realizándose sin cambios. El problema surgió cuando ella me avisó que iba a dejar de trabajar, ya que había conversado con su ex marido y había acordado vivir juntos nuevamente, para cuidarse mutuamente. Así, compartirían gastos y no sería necesario que ella trabajara más. Se iría al final del mes. Me alegré mucho por ella, pero esto me trajo un gran problema. Debía buscar una nueva persona para que se hiciera cargo de la casa. Buscar alguien de confianza, que tuviera experiencia y fuera honrada me puso en un aprieto. Primero pregunté a conocidos si sabían de alguien que me pudieran recomendar, pero nadie me pudo ayudar. Por ello, tuve que poner un aviso en un sitio web en donde se hacen compras y ventas de artículos y además se ofrecen y piden personas para trabajar. A penas subí el anuncio, comenzaron a llegarme mensajes y llamadas ofreciéndose, por lo que hice una agenda para recibir a las postulantes, en los horarios que estuviera en casa. En mi país, Chile, hace ya varios años que llega mucha gente extrajera a buscar mejores condiciones de vida. Por ello, más de la mitad de las llamadas eran de extranjeras. Una de esas llamadas me llamó la atención, y que fue de un hombre. De nacionalidad haitiana, me preguntaba por el trabajo. Le comenté que necesitaba una “asesora de hogar”. Él entendió de inmediato y me dijo que llamaba por el puesto, pero para su hermana. Cuando realicé las entrevistas y tocó la de Islande, que era la chica haitiana, me volvió a sorprender, ya que llegó con su hermano Javier. El mismo con el que había hablado por teléfono. Los hice entrar y les comencé a explicar en que consistía el trabajo, pero era sólo él quien hablaba. Le pregunté el motivo y me contó que su hermana llevaba recién un mes en Chile y que aún no conocía bien el idioma. Podía entender bastante, pero casi no hablaba español. Obviamente le dije que ese sería un problema serio ya que necesitaba poder comunicarme con ella, sino como le podría decir que hacer y como hacerlo. Él me dijo que, frente a cualquier situación, ella o yo podíamos llamarlo a él. Pidió que le diera la oportunidad ya que él estaba trabajando, pero no le alcanzaba el dinero para mantener a ambos. Tenía serias dudas, pero debo reconocer que lo que definió mi decisión fue la apariencia de ella. Era una morena de 19 años en ese momento. Su cara era muy bonita y su piel tersa. Pero lo que llamaba la atención era su cuerpo. Debía medir 1,7 m, tenía un par de senos de tamaño mediano, que apuntaban al cielo, desafiando la gravedad. Una cintura muy pronunciada y un culo, como se dice en mi país, “hecho a mano”. Sus piernas largas, eran bellísimas y se movían con gracias. Verla caminar era un deleite, sobre todo cuando estada de espalda y balanceaba su hermoso trasero, redondo y respingado. Acordamos probar por un mes y ver como andábamos. El lunes siguiente, pedí en mi oficina poder hacer teletrabajo para poder indicar a Islande donde estaban las cosas del aseo y poder supervisarla. Mis hijos estaban en el colegio, con jornada escolar completa (clases en la mañana y la tarde), por lo que el almuerzo debía estar listo a las 13:30 hr, ya que debían volver a las 14:30 hr al colegio. Yo siempre los he ido a buscar al colegio a medio día y los llevo a almorzar a nuestra casa. El comienzo fue algo complicado ya que ella, si bien entendía gran parte de lo que le decía, no lográbamos comunicarnos ya que ella casi no hablaba español y no sabía cómo pedirme las cosas. Fueron varias llamadas a Javier para que hiciera de intérprete. Una vez que la dejé con todo a mano, me fui a mi dormitorio, en donde tengo un escritorio y podía trabajar de manera remota. A eso de las 12:45 hrs, fui a la cocina para ver cómo iba con el almuerzo y la encontré muy complicada. Yo le había escrito la receta de como hacer el plato que debía preparar, pero al no conocer bien los nombres de todos los ingredientes, se había tardado mucho y casi no tenía ningún avance. Tuve que ponerme a armar la comida rápidamente y dejar cocinando, mientras iba a buscar a mis hijos. Islande se quedó detrás mío durante todo el tiempo que estuve cocinando. Traje a los niños a almorzar y luego volví a ir a dejarlos al colegio. De vuelta hacia la casa, tenía pensado conversar con Islande para decirle que debía apurarse más con la comida, ya que, si no mis hijos se podían quedar sin almorzar. Al llegar a casa, mi fui directo a la cocina, ya que escuché que estaba lavando los platos. Al entrar y verla frente al lavaplatos, nuevamente mis ojos se fueron a sus nalgas. Todo lo que venía pensando se borró de mi cabeza y sólo me quedé ahí disfrutando de la vista. Estaba con un vestido corto que le llegaba a la mitad del muslo, por lo que dejaba a la vista una gran porción de sus largas y bellas piernas. Las ganas de acercarme y agarrar ese culo con ambas manos eran enormes. Pero me calmé y, tras aclararme la garganta, le hablé. – Islande. Necesito que te preocupes más del almuerzo. No puedes atrasarte, ya que mis hijos deben almorzar a las 13:30. Le dije de manera calmada, pero seria. Ella, sin darse vuelta, bajó la cabeza y sólo dijo: – Disculpe señor. El tono de su voz me dejó ver que estaba llorando. Me acerqué a ella, hasta estar a sólo unos centímetros y le dije que se calmara. – Tranquila. No es para que te pongas así. Sólo debes tratar de organizarte mejor con los tiempos. – Le dije. Ella se dio vuelta y se acercó hasta apoyar su cabeza y sus brazos en mi pecho, con su mirada hacia abajo. Me quedé sorprendido, ya que no pensé que ella se acercaría de esa forma. No nos conocíamos ni teníamos la confianza para hacerlo. Al no saber que hacer, la rodeé con mis brazos por su espalda y le dije que se tranquilizara. Sin embargo, ella no se apartó de inmediato, lo que hizo que tomara conciencia de la situación. La cercanía de su cuerpo y la vista de su trasero hace apenas unos segundos atrás, hicieron que sintiera algo en mi entrepierna. Me vinieron las ganas de abrazarla y apretarla contra mi cuerpo. Quería sacarle ese vestido y poder disfrutar de ese cuerpo que se notaba apretado y suave. Sin pensarlo mucho, la abracé suavemente, poniendo mis manos en su espalda. Una a la altura de su cuello y la otra en su cintura. La sensación fue muy placentera y mi pene comenzó a reaccionar. Bastó solo un momento para que estuviera duro, pidiendo salir del boxer. Al estar concentrado disfrutando del momento, su voz me sorprendió. – Por favor señor. Necesito este trabajo. – Dijo mientras levantaba la mirada y me veía directo a los ojos. Su cara preciosa con ojos llenos de lágrimas me hizo enternecer, pero a la vez me enardecieron más. Fue más bien instinto que otra cosa, pero con la mano que estaba en su cintura la atraje hacia mí, restregando un poco me pene en su vientre. Noté que se puso rígida, pero no dijo nada ni se alejó. Esto me dio la valentía de seguir, por lo que mi siguiente paso fue bajar un poco la mano y ponerla al final de su espalda, casi comenzando sus nalgas y comencé a sobajearla. A esta altura, la apretaba contra mi cuerpo con ambos brazos. Ella al tener sus brazos en mi pecho intentaba alejarme, pero sin mucho entusiasmo. Creo que tenía miedo de mi reacción si me rechazaba. Sintiéndome dueño de la situación y con la calentura ya desatada, bajé la mirada e intenté besarla, pero ella corrió la cara. Lo intenté nuevamente, y ella nuevamente me evitó. Esto me enojó, lo que me llevó a hacer algo de lo que aún siento vergüenza. La tomé de los hombros y le dije: -Si vas a trabajar acá, harás lo que yo te diga. Si no estás de acuerdo con eso, toma tus cosas y vete. Te doy el pago por el día de trabajo y te puedes ir a buscar trabajo en otro lado. Ella seguía llorando y temblaba y me suplicó que no la echara. – Por favor. Con el dinero de mi hermano no nos alcanza para vivir los dos. Necesito trabajar. Le suplico que no me eche. Haré lo que me diga. Era lo que estaba esperando. Como aún la tenía tomada de los hombros, la di vuelta para que quedara de espaldas a mí. La tomé con mi mano izquierda de la parte posterior del cuello y la hice reclinar el cuerpo hacia adelante, apoyando sus manos en el lavaplatos. Con la derecha levanté su vestido y comencé a acariciar sus nalgas. Este culo me tenía loco de calentura y al tacto, su suavidad y firmeza confirmaron las apariencias. -No, por favor. – Me suplicó. Pero eso me enardeció aún más. Ya estaba fuera mí. La lujuria me controlaba. -Tranquila. Esto te va a gustar. – Le dije. Con mi mano arranqué su ropa interior y, tras ponerme un poco de saliva en los dedos, comencé a abrir y lubricar sus labios vaginales. Primero uno y luego dos dedos fueron introduciéndose en ella, para comenzar con un meta y saca que sacaron un par de gritos no muy fuertes de parte de ella. Saqué mi mano de entre sus piernas y me llevé los dedos a la boca. Quería saborear sus jugos. Eran deliciosos. Me arrodillé tras ella y comencé a saborear sus jugos. Pasaba mi lengua con avidez por sus labios. Mis manos abrían sus nalgas para poder introducir la lengua lo más profundo que pudiera en su vagina. Continué saboreándola, mientras con mi derecha rodeé sus caderas y fui en busca de su clítoris. Una vez lo encontré, comencé con caricias circulares sobre él. Tras unos segundos, pude escuchar su primer gemido. Estaba comenzando a disfrutar. Escucharla fue la señal que necesitaba. Me puse de pie y saqué rápidamente mi pene, el cual puse en la entrada de su vagina. Sin esperar la penetré de un solo impulso, lo que provocó un nuevo gemido de Islande. Ella continuaba sollozando, pero cada vez eran más frecuentes sus gemidos. Puse una mano en su cadera y con la otra presioné su espalda para que la bajara más, de manera que su culo quedara levantado, en esa posición que es tan bella en una mujer que está en cuatro. Ella ya estaba entregada. Bajó la espalda lo más que pudo mientras sus manos seguían apoyadas en el lavaplatos. Yo, ya con ambas manos en sus caderas, comencé con movimientos fuertes. -Oooh. Qué rica que estás- Le susurré. Mi vientre golpeaba ese culo levantado. La sensación era extraordinaria. Su vagina, ya muy lubricada, me apretaba tanto, que me tenía al borde del orgasmo. Era muy estrecha, casi perecía virgen. Bastaron un par de embestidas más para que me derramara. Antes de hacerlo, saqué la verga y la puse entre sus nalgas. Varios lechazos saltaron a su espalda y mancharon su vestido, los últimos quedaron entre sus nalgas. Yo seguía moviéndome, disfrutando del roce de su piel. Solté sus caderas y mis manos fueron a su vestido, al cual le abrí el cierre de la espalda para bajárselo hasta la cintura. Mis manos fueron a apoderarse de sus senos. Duros y suaves. Con pezones parados y pequeños al tacto. Los apreté y acaricié hasta que la última gota de semen salió de mí. Estaba exhausto, mis piernas temblaban y mi respiración estaba agitada. Lentamente me fui retirando hacia atrás hasta que mi verga salió de ella. Luego, sin decirle nada me fui al baño a lavarme. Ella se quedó en la cocina. Una vez en el baño, me metí a la ducha. Mi cabeza daba vueltas, pensando en lo que había hecho. ¿Qué pasaba si me denunciaba? Temí que, al salir del baño, no la encontrara y que su hubiera ido a la policía. Me duché rápidamente y salí en dirección a la cocina. Allí estaba ella. Con el vestido puesto nuevamente, lavando la loza que aún quedaba sucia del almuerzo. ¿Qué hacer? ¿Pedir disculpas? ¿Continuar con el papel de macho dominante? Me acerqué a ella por detrás y tomé la decisión más acertada. Le di una nalgada y luego, tomándola del pelo, di vuelta su cara y la besé. Mi lengua se metió dentro de su boca, la cual encontré dulce. Ella se quedó quieta y dejó caer sus brazos a los lados. Mi beso se hizo más profundo. Mis manos fueron nuevamente a su espalda y abrí nuevamente su vestido, descubriendo sus senos. Mi boca se apoderó de uno de sus pezones y comencé a succionarlo. Ella gimió. Una mano amasaba su otro seno mientras la otra iba nuevamente en busca de su sexo. Mis dedos la penetraron sin problemas, ya que los jugos de su vagina aún chorreaban por sus muslos. Tras un par unos minutos de chuparla y penetrarla con mis dedos, sentí su mano en mi nuca, entrelazando los dedos en mis cabellos y presionando para que le succionara más fuerte. Esta negrita estaba comenzando a disfrutar y, por ende, a cooperar. Me levanté, la tomé de la mano y la llevé a mi dormitorio. Lo que le hice en la cama, lo dejaremos para el siguiente relato.

Autor: VETERANO_FOREVER Categoría: Heterosexual

Leer relato »

Dolor y placer

2023-02-03


Tengo un amante del otro lado del mundo. No me pregunten cómo nos conocimos, porque pensarían que esto es un cuento fantástico. Este amante que apareció de repente, me mostró otra cara del placer: el BDSM. Un día se acercó a mi cuerpo y se apoderó de mi mente. Abrió mis ojos por primera vez y me reconocí como una sumisa sin saber cómo fue que llegué a sus pies. Sólo sé que no podría renunciar a él y la forma como domina todo lo que yo pretendía conocer. Cuando nos conocimos, me miró fijo y supe entonces que no había marcha atrás. Soy suya desde entonces. Me poseen las manos correctas, esas que tanto anhelaba mi cuerpo encontrar. El me consiente como a una reyna y me somete como a una esclava. Eso soy para él. Cuando nos vemos, me descalzo de mis tacones ejecutivos, tiro en el piso mi traje de oficina y de rodillas acepto sus azotes, y la forma feroz en que amarra mis brazos y piernas. Sólo las mujeres de alma oscura y blanca sonrisa pueden entender de lo que hablo. De ese gozo al sentir la cuerda prolongar nuestras extremidades. Esa venda tapando los ojos, excitando los otros sentidos. Y para ese momento, sólo han iniciado los juegos previos. Mi amante es un maestro en el uso de los juguetes sexuales. Nuestros encuentros siempre llevan un artículo de estos, que él, fascinado, introduce en mi boca o en mi sexo. Jadeo de placer y dolor, me humedezco con más y más intensidad mientras la saliva escurre por las comisuras de mis labios. Suplico por más y él siempre premia mi resistencia aplicando más dolor a mi cansado cuerpo. Resistir para él es mi ofrenda de adoración hacia el gozo que me proporciona. Este hombre que me ha hecho una sumisa por elección, tiene formas de torturarme incluso cuando él se ha ido. Un mensaje al móvil me hace temblar de excitación cuando veo que es él quien escribe. Instrucciones claras de lo que debo usar y lo que debo hacer. Muerdo mis labios, sonrío nerviosa. Debo aparentar que nada ocurre, sin embargo mi sexo responde ansioso por cumplir con sus deseos. Atender sus órdenes me trajo aquí para contarles. Dejar testimonio del placer que me provoca, del poder que ejerce en mi. En su último mensaje ha sido claro en sus deseos: me ha ordenado que use uno de sus regalos: un cilicio que no es otra cosa que un cinturón con púas que atormenta la piel de quien lo porta. Sus instrucciones son colocarlo muy cerca de mi sexo y caminar sin ropa interior hasta llegar al trabajo, donde debo buscar un lugar público para tomarme una fotografía. Ser su esclava exige de mi total sumisión pero también una mente creativa para cumplir lo que él desea; él juega con mi mente, porque además del placer por complacerlo, es el reto a cumplir eficazmente mi trabajo. Soy una perversa ejecutiva. Esta mañana ajusté el cilicio a mi pierna derecha, me puse una falda holgada y tacones. Llegué al edificio en que trabajo y elegí las escaleras como escenario de mi castigo. Mi corazón, acelerado por el riesgo de ser descubierta, latía a mil. Es un edificio de varias oficinas y ese es justo el horario de la entrada para la mayoría del personal. Demasiado arriesgado, pero era ahora o nunca. Vi que nadie subía ni bajaba, así que levanté mi falda intentando darle a mi amante una visión que lo excitara también a él. Misión cumplida. Le envié la foto de inmediato, él no es un hombre al cual me guste hacer esperar. Me quedé ahí, viendo fija la pantalla del móvil esperando su respuesta; se conectó al poco tiempo y recibió mis mensajes. Estaba tan excitada que no pude evitar masturbarme recargada en el escritorio. Ahogué el grito de placer que estas situaciones me provocan. Me excita también pensar que él me observa desde lejos, sin inmutarse. Gozo arrastrándome hacia él para recibir sus azotes físicos o mentales. Un par de horas más tarde recibí un premio de su parte: un mensaje donde me llamaba “guapa” y me autorizaba a quitarme el cilicio que para ese momento ya había rasgado mi piel dejando marcas. Respiré aliviada. Que me levante el castigo era señal de que la foto le había gustado. Pero el castigo continuaba. Un segundo mensaje suyo me indicaba lo que ahora debía hacer y es ésto que hago ahora: contarles y compartirles esta imagen (que espero puedan disfrutar). La dominación de mi amante sobre mi me impide pensar si esto es correcto, pero no puedo negarle cualquier cosa que él me pida. Soy suya. Y ahora, soy de ustedes.

Autor: Anónimo Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Me gocé a mi cuñadita dormida

2023-02-03


Tengo 33 años y siempre se me antojo mi cuñadita y esta vez se me cumplió. Mi fantasía hecha realidad Todo paso un viernes, recibi un mensaje de mi esposa diciéndome que pase a recoger a su hermana por que quería quedarse con nosotros el fin de semana, y pues yo tenia un plan. Hace tiempo que me queria comer a esa niña. Saliendo de mi trabajo contacte a un amigo que me prometio conseguirme unas pastillas para sedar, estaban un poco caras pero lo valian ya que me aseguro que eran lo mejor para dormir a alguien muy profundamente por un largo tiempo , luego pase a recoger a mi cuñadita que tiene 14 años se llama estela esa niña es una delicia, se las describo para que se saboreen: ella mide 1.60, tiene el pelo chino color negro, su carita de niña me encanta ya que tiene unos ojitos cafe claro que enamoran solo de verla, tiene una boquita resaltada por sus labio carnosos, es delgada, morena y tiene unos hermosos pechos en crecimiento de muy buen tamaño su cintura no es muy marcada pero es muy deseable y sus piernas ni se diga para su edad estan muy marcadas y tiene una cadera ancha y muy antojable, su entrepierna es como me gustan esponjadita con su rajita bien marcada sin nada que se le salga y peludita muy peludita nunca se ha rasurado su cosita, tiene unas nalguitas esponjaditas y muy ricas es una delicia de nena. Bueno volviendo al relato, pase por mi cuñadita y la lleve a comer un helado siempre lo hago, me encanta pasar tiempo con ella como si fuera mi novia, cuando volvimos a la casa me dijo mi esposa que su madre y su otra hermana no iban a poder ir por que no tenian dinero para el pasaje ni para gastar por que no le habian pagado, pense dentro de mi (mejor aun solita para mi), se llego la hora de la cena y mientras servian la comida aproveche para convencer a estela para ver una pelicula de terror que habia puesto nueva en internet y ella encantada me dijo que si, le encantan ese tipo de peliculas, mi esposa es algo miedosa para ese tipo de peliculas asi que dijo que ella jugaria videojuegos mientras mirabamos la pelicula, asi que le dije que preparara palomitas mientras yo preparaba la pelicula con el proyector en la sala, cuando acabe mi esposa tambien termino las palomitas y estela estaba ansiosa por empezar la pelicula, yo me encargue de las bebidas obviamente ahi le puse al vaso de mi esposa una pastilla molida en su refresco como era una pastilla sin sabor pues no lo notarian, y a estela le di otra pastilla en su vaso, mi esposa se fue a la recamara a jugar xbox mientra estela y yo nos quedamos en la sala la pelicula empezaba y mientras estela le daba grandes tragos a su refresco y yo me emocionaba por eso fui a verificar que mi esposa se lo tomara tambien y vuala ella ya tenia menos de medio vaso asi que le ofreci mas y le dije que se tomara el resto para servirle mas y si se la acabo con todo y pastilla, genial mi plan iba como esperaba la pastilla hacia efecto poco a poco despues de 20 o 30 minutos mi hija se habia dormido despues de cenar asi que todo iba viento en popa espere un rato en la sala mientra veia la pelicula, poco a poco veia como estela bostezaba y se acostaba en el sillon, se le cerraban los ojos del sueño hasta que bingo se quedo totalmente dormida, espere unos 20 minutos mas para estar seguro, cuando paso el tiempo le hable muy cerca y no reaccionaba dormia con su boquita medio abierta le toque los brazos y nada luego toque sus labios sus pechos los sobe y asi fui bajando a su entrepierna para mi suerte se habia puesto un short algo suelto y se acababa de bañar, meti mi mano por debajo de su short y senti su felpudito eso me calento y obviamente me vesti con mi pijama de cruz azul sin ropa interior para estar listo, me quite el short y le acerque mi pene a su cara poco a poco eso me exitaba demasiado crei que iba acabar sin haber empezado, pero me contube, la bese antes en su boquita, fue tan dulce su sabor que la bese por largo tiempo recorri con mi lengua su boca por sus cachetes su lengua debajo de su lengua de hecho chupe su lengua y su labio inferior como me encanta hacerlo con todas, mi pene estaba durisimo muy exitado a punto de explotar. Pero no me gustaba la idea de disfrutarla en el sillon me asome a ver si mi esposa se habia dormido y si estaba profundamente dormida con el control en la mano le retire el control y salve su juego me retire de la habitacion y fui por estela me arriesgue y la cargue a la otra habitacion, parecia muerta por que no reaccionaba para nada pero respiraba con eso era suficiente, la acoste en la cama y encendi la luz empeze por acariciarla para ver si no despertaba por moverla algo brusco, y no no despertaba mi plan habia funcionado empeze por quitarle el short y luego la blusa despues su brasier mmm que ricas tetitas tenia calientitas y suavesitas las lenguetie un momento y la volvi a besar acaricie sus piernas que estaban deliciosas duritas le baje su calzoncito rosa y le oli su deliciosa panochita mmmm rico olia a pipi y jabon le pase mi lengua por su rajita y sabia delicioso a nenita virgen dulce y electrizante una sensacion como cuando pasas tu lengua por una moneda de cobre continue lambiendole hasta que senti humedo, se estaba mojando dormida me levante de la cama y me coloque cerca de su cara y le puse mi pene en su boca le roze sus labios con mi glande y poco a poco se lo meti dentro senti su lengua en mi pene era una sensacion asombrosa mejor que cualquier mamada que me hubiesen dado antes nada se le comparaba y por mi mente solo pasaba que tenia a estela ahi en mi cama desnuda con mi pene en su boca y podia disfrutarla como yo quisiera tenia que aprovechar, segui asi lentamente metiendo y sacandosela de su boquita no aguantaba mas tenia que explotar y fue una experiencia sin lugar a dudas fuera de este mundo no tengo palabras para describirla le llene su boca de leche no podia parar de temblar por semejante orgasmo segui asi con mi pene dentro por unos segundos y luego lo saque lentamente, mi semen escurria de su boca, la limpie lo mas que pude y se la volvi a meter digo yo queria mas de eso pero esta vez tome una cinta cristalina que tenia cerca de la cama y corte un poco y se la pegue en los parpados cuidadosamente para no lastimarla y el otro extremo en su frente parecia despierta con sus ojos muy abiertos eso y mi berga dentro de su boca me exito tanto que me vacie en menos de un minuto de nuevo en su boca la volvi a llenar de mi semen, es como si estuviera despierta mientras yo la disfrutaba eso me calentaba al 100 pero no pare ahi, fui al baño me lave el pene hasta escurrir cada gota de semen y orina me enjabone y enjuague y regrese con mi deliciosa estela mi noche no iba acabar asi yo queria mas mucho mas, ya en la cama abri sus piernas y le recargue su cabeza en las almohadas para simular que me veia mientra me baje a darle unas chupadas a su clitoris se lo lambi con tal lujuria que senti que se mojo mas y creo lo disfrutaba por que respiraba un poco mas rapido me calente mucho al ver la reaccion de su cuerpo, le quite la almohada y me subi sobre ella y le bese sus pezoncitos mientras restregaba la punta de mi pene contra su rajita era tan delicioso que yo queria metersela por completo lo intente y solo mi cabeza casi entraba me levante y por suerte compre un lubricante a base de agua para no dejar huella se lo unte y me valio intente meterla poco a poco por la chupada que le di antes su vagina se abrio un poco y logre meter mi cabeza por completo asi se la meti dos o tres veces mas pero me calente mucho queria explotar y me sali, note que no habia sangrado apague la luz y me puse un condon de los mas delgados que existen sensacion piel y se la volvi a meter poco a poco para no lastimarla hasta que logre meterla hasta el fondo estaba tan apretadita que fue tan delicioso y pense: si por fin logre lo que queria me cogi a estela. segui metiendola vi que soportaba sin venirme y me saque el condon se la meti toda de nuevo mietras le chupaba sus pechos se la metia y sacaba tan lentamente que casi me vengo me puse otro condon y la segui cogiendo hasta venirme dentro de ella pero con condon para no preñarla queria disfrutarla de nuevo sin embarazos ni problemas me quede ahi por un rato disfrutando mi orgasmo se la saque lentamente cuidando de no dejar el condon dentro de ella ya que estaba muy apretada, me quite el condon y me puse otro y se la volvi a meter no se de donde sacaba fuerzas debio ser la lujuria y el deseo que tenia de poseerla que me volvi a poner duro segui cogiendola estaba tan sabroso tan angosto su coño que no queria acabar nunca se la metia tan profundo que no se si lo sentiria al dia siguiente pero esa noche era mia tenia que disfrutarla tal vez no se volveria a repetir, me volvi a vaciar esta vez me agote mucho sali lentamente le quite la cinta que puse en sus parpados con mucho cuidado de no lastimarla, habian pasado dos horas era la 1 de la mañana y estela seguia inconciente me quede ahi a su lado acariciando su hermoso cuerpo de arriba a abajo. unos minutos despues note que mi pene se puso erecto de nuevo y le dije al oido, mira parece que tienes suerte esta noche; y la acoste de lado la coloque de culito hacia mi levante su pierna derecha y se la meti nuevamente era tan rico sentir sus nalguitas contra mi mientras la cogia la abraze y sobaba sus pechos y con mi otra mano acariciaba su cabello y su carita como ya tenia limpia su carita se la voltie hacia mi y le bese su rostro poco a poco mientras la cogia pero ya sin condon por que se me habian acabado asi estuve por un rato le besaba el cuello sobaba sus pezones y la penetraba era tan sabroso tener una colegiala a mi merced yo con 33 años y ella con 14 para mi era un manjar; segui penetrandola hasta que casi me vengo dentro de ella me sali a tiempo y me corri en sus nalguitas de pronto se me ocurrio, dije :si ya estoy hasta el tope por que no? y le unte mi semen en su colita y le puntalie mi pene pero era muy grande para su culito intente meterla pero era muy dificil y tenia miedo lastimarla y que se despertara asi que solo restregue la punta hasta venirme sobre su culito, la limpie corte un mechoncito de su vello pelvico y lo guarde de recuerdo la acaricie por ultima vez le meti el dedo la lambi por todo el cuerpo y la bese al final. Luego la vesti despacio y la acomode en la cama como si nada hubiera pasado le unte una crema de lidocaina para que no le doliera su conchita y su culito en la mañana, me despedi con un beso en sus labios chupandole el labio inferior de su boca y sali de la habitacion apague la luz y me fui a dormir recordando cada segundo disfrutado con mi hermosa estela. A la mañana siguiente se levanto tarde ya que la pastilla la ayudo a descansar demasiado era domingo y no importaba a que hora se levantaba me quede ahi en la sala intrigado si no se había dado cuenta, y luego se levanto mi esposa la mañana transcurrio normal parece que no hubo problema solo dijo que creia que le iba a bajar por que sentia un colico en el vientre creo que fue que se la meti muy duro y le entro aire pero de ahi en fuera no hubo comentario alguno se baño de nuevo y se puso a ver netflix conmigo y hasta se disculpo por haberse quedado dormida y me pregunto que a que horas se fue para la cama y le dije que parecia sonambula y que yo le acomode la cama y el abanico para que se durmiera y a las 2 les dolia un poco la cabeza pero de ahi en fuera mi plan resulto un exito sin problemas.

Autor: RAPAZ Categoría: Infidelidad

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!