Las calientes vivencias de las nietas de doña Juanita 4 y5

2022-09-22


Capítulo 4 Karen caminaba contoneando su enorme culo, era una niña muy nalgona, ella lo percibía al caminar y sentir el compás que marcaban sus carnes, era eso y las miradas que los hombres de todas las edades ponían en sus nalgas, ella podía adivinar los pensamientos de ellos, como mojaban sus labios con la lengua saboreando todo lo que le haría a esa niña si tan solo tuvieran una pequeña oportunidad; eran tontos, pues difícilmente Karen les diría que no, a ella le gustaba ser mirada y sobre todo imaginar entregándoles su cuerpo y gozando viendo los rostros lujuriosos cuando la poseyeran por todos sus orificios. Habían pasado 2 meses desde que comenzó a tener relaciones con el viejo Don Jorge, se la había cogido casi a diario desde que pudo volver a usar sus huecos, su rajita sangro casi por una semana, durante la cual le hiso duchas vaginales para limpiar los coágulos que se formaban, su hueco posterior no tuvo tanta suerte, el pervertido viejo se sació de él casi a diario, la dejaba toda llena de saliva en su cuerpo de tantas lamidas que le daba, ella tenía que lavarse con agua porque el aroma del viejo se impregnaba en su piel y no quería que su abuela o la esposa de éste se enteraran, por ningún motivo dejaría de coger con él, le había agarrado el gustillo a ser enculada y después limpiar la verga aunque supiera a mierda. Karen caminaba feliz en dirección a su escuela, sentía la brisa fresca de la mañana acariciando su rostro, podía sentir como de repente su falda se elevaba con los aires cuando eran más intensos, sus nalgas era presumidas con orgullo, se había estirado la pantaleta para que se le metiera entre las nalgas y cuando su falda se elevara diera el aspecto de que era una tanga de hilo dental. Llegó a la cuadra principal de su escuela y vio como todos los niños entraban, miró hacia la tienda y vio al viejo calvo y gordo que atento la miraba, veía su cara de enojo pervertido, ella podía estar segura que si el tipo tuviera oportunidad la violaría y asesinaría, veía maldad en sus ojos y como su grasienta frente emanaba gotas de sudor, sus brazos peludos y semicanosos se apoyaban en el mostrador, mientras sus manos estaba empuñadas marcando lo gordas que eran. Karen se acercó hasta la puerta de entrada, la cual era ancha y de vidrio, se agacho para “atar” sus zapatos de nuevo, cuando lo hiso el aire hiso de las suyas y levanto la falda dándole al pervertido gordo un espectáculo de culo infantil, un culo nalgón, pero infantil; Karen podía sentir como la mirada del tipo se perdía muy dentro de ella, sus corazón latía fuerte, eso por alguna razón la excitaba sobre manera, desde donde estaba agachada volteo a ver al viejo que se vio sorprendido por la niña, pero no retiro la mirada, siguió gozando del espectáculo, sus miradas se cruzaron y ella le brindó una sonrisa tierna, el gordo no sonrió solo siguió viendo el culo infantil lamiéndose los labios como un lobo que observa al pequeño cordero que se comerá. Karen se enderezó y camino, sin voltear a verlo, en dirección a la escuela, el tipo de la fruta apoyado en su carrito le brindo una sonrisa amable, Karen le correspondió y entró de lleno a la escuela; el bullicio dentro era el propio de una escuela elemental, los niños gritaban, se empujaba entre ellos, algunos más grandes se detenían para ver a la tranquila y natural Karen que coqueta caminaba, se empujaba entre ellos hacía ella mientras inmaduramente se reían, Karen fastidiada los veía, por eso ella prefería a los mayores, eran más calmados, serenos y maduros. El timbre sonó y los niños se dirigieron a sus aulas, Karen veía fascinada como su maestro les impartía clases, como su voz grave era escuchada por todos, ella no ponía atención a lo que explicaba, ponía más atención a sus ademanes, su ropa bien arreglada y sobre todo a su entrepierna que abultaba mucho, imaginaba que la tendría más gruesa y larga que el viejo Don Jorge. En eso estaba cuando el timbre de la escuela sonó, era el final del día, ella tomó su mochila y caminó hacia afuera. Tenía hambre pero no tenía dinero, su abuela no tenía el suficiente para darle, miró la fruta con ansias, con gusto se comería un vaso de fruta fresca, el tipo del carrito lo notó ‐ Hola, ¿tú eres Karen verdad? Karen se quedó quieta y sorprendida, no imaginaba que el tipo supiera su nombre, se quedó callada mirándolo, estudiándolo y finalmente contesto ‐ Si, ¿cómo supo mi nombre? ‐ Un pajarito me lo dijo ‐ ¿Si? ‐ Si, ¿tienes hambre? ¿Quieres fruta? ‐ Sí, pero no tengo dinero ‐ No pasa nada, anda toma un vaso de fruta, desde hace tiempo he querido platicar contigo de algo Karen tomó tímidamente el vaso con fruta y lo comió frente a él mientras lo veía atenta, se pasó un trozo de sandía y le preguntó ‐ ¿de qué quería hablar conmigo? ‐ De algo serio Volteo a todos lados, nadie los veía, los niños salían en sus asuntos, sacó una bolsa de plástico transparente y se la enseño discretamente a Karen, ella no distinguía el contenido, hasta que puso más atención descubrió su pequeña pantaleta manchada de sangre, era la pantaleta que había tirado en el monte, la misma que quedó inservible y que ella creyó se había desecho de ella al tirarla, se puso pálida ante la sonrisa del tipo ‐ ¿Qué es eso?—pregunto tratando de dar a entender no saber de qué hablaba ‐ ¿no la reconoces?—ella negó con la cabeza—es tuya, vi cuando tiraste algo en el monte hace tiempo, me acerqué y vi que era esto, tu calzón manchado de sangre, eres pequeña para tener regla, así que no puede ser otra cosa ‐ No es mía ‐ ¿a no? Pues parece que sí y por la cara que pusiste adivinó que sabes que te descubrí, le diré a tus papás ‐ No, por favor, no les diga, ellos se enojarán conmigo… por favor ‐ Mmm creo que tenemos que llegar a un acuerdo ‐ ¿acuerdo? ‐ Si, te veré en una media hora en la construcción abandonada Karen se sorprendió de escuchar eso, una parte por lo que le pedía y otra porque en sus fantasías había soñado con eso, era telepatía, ¿acaso el tipo adivinaba sus pensamientos? Haciendo esas preguntas en su interior asintió a la petición ‐ Si, está bien ahí lo espero Caminó en dirección hacia la construcción abandonada, era una construcción de algún edificio de condominios que había sido abandonada hacía 5 años o más, ella era más pequeña en ese entonces, ni siquiera recordaba los detalles, pero sabía que era un lugar solitario donde solo el viento hacía compañía, se adentró y se sentó en un block de concreto y jugó en el suelo con una piedra para pasar el tiempo en la espera de su extorsionador amigo; ella no estaba segura que le pediría pero su mente infantil tenía una vaga idea, imaginándolo se tocó con un dedito en la rajita y jugó con ella acariciándola por encima de la blanca y limpia pantaleta, no era miedo lo que la invadía, era más ansiedad, recordó sus fantasías mientras pensaba si sería posible realizarlas, talvez el solo querría manosearla por encima y con eso se conformaría, pero ella no estaba segura de querer solo eso. Escuchó ruidos de pies pisando piedras y vio al señor de la fruta caminar hacia ella, ni siquiera sabía su nombre, pero él si sabía el de ella, la había estudiado, eso era ventaja de él sobre ella; talvez él ya sabía que era niña huérfana abandonada de madre, de padre desconocido y que estaba solo al cuidado de su abuelita, una anciana no representa peligro importante para un pervertido. Ella lo miraba atenta sentada con sobre el block de concreto, sus piernas juntas y sus manos sobre sus rodillas, perfectamente sentada, su mochila a un lado de ella, el tipo se acercaba y daba una sonrisa extraña, miraba a todos lados queriendo adivinar si estarían completamente solos, sus dientes emergieron y pareció un verdadero lobo en celo ‐ Hola, ¿sabes si hay alguien más aquí? ‐ Creo que no, estamos completamente solos— aseveró la nalgona Karen sin inmutarse—ahora sí ¿de qué quiere hablar? ‐ Bueno, me preguntaba quién fue el afortunado que uso esa rajita ‐ ¿Para eso me trajo aquí? ¿Solo para eso? Porque eso no lo puedo decir ‐ Bueno no, también quería platicar a solas contigo, lo que hiciste no estuvo bien—la voz de él sonó fingida—creo que tendré que hablar con tu abuelita ‐ No, eso no por favor, me regañará y castigará, por favor La cara de Karen cambió a miedo, ella sabía el lio que sería si su abuela se enterara, empezarían las preguntas y ella no quería eso ‐ Por favor haré lo que quiera pero no le diga a ella La cara del tipo cambió, eso es lo que él esperaba escuchar, su pene brincó dentro del pantalón excitado por el momento ‐ Bueno mi niña, mi pequeña Karen, creo que tendrás que ser muy “amable” conmigo ‐ Está bien, ¿qué quiere de mí? ‐ Primero que me enseñes tu pantaleta, siempre la veo por accidente, eres una niña muy coqueta y se me antoja que me la enseñes ‐ Y ¿eso será suficiente? ‐ Ya veremos, anda súbete la falda Karen se puso de pie y lentamente, más bien tímidamente se fue levantando la falda, estaba nerviosa y con algo de miedo, el tipo la devoraba con los ojos mientras ella se subía su falda para permitirle ver su pantaleta; levantó con ambas manos el borde de la falda y esto permitió que su blanca pantaleta quedara expuesta, el frutero podía ver la entrepierna de la niña cubierta por la blanca tela, como se dibujaban sus labios sobre esta, sus piernitas estaban juntas y sus muslos apretados uno sobre el otro y dibujaban mejor la entrepierna, era un espectáculo que pocos han tenido la suerte de ver. Karen la pequeña y caliente nalgona miró como el tipo se fue acercando, caminaba titubeante, sus manos temblaban, Karen lo esperaba con la falda elevada, inmóvil, miraba directo al rostro del pervertido frutero, que una vez que estuvo cerca levanto su mano en dirección a la parte prohibida, Karen suspiro emocionada, sabía lo que el haría; la mano, que temblaba como gelatina, se fue acercando en cámara lenta a la pequeña abertura y con el dorso del dedo índice acarició la zona entre los labios, La niña nalgona no pudo evitar abrir la boca y gemir quedito, sus emociones estaban liberándose con alguien que no era el viejo Don Jorge, sintió por primera vez el dedo de otro hombre, la caricia lasciva que otro pervertido le daba, su fantasía erótica cumpliéndose, dentro de la inocencia de la pequeña nalgona no tenía idea que podía conseguir lo que fuera de los hombres, para ella era como un imposible que estaba realizando, una oportunidad que sería única ‐ Aaahhh La pequeña lanzó un gemido que fue captado por los oídos del frutero, sintió en el dorso de su dedo ese calorcito que se libera cuando una mujer disfruta de las caricias de alguien, el pene de este brincó dentro del pantalón y el dorso del dedo oprimió más la zona entre los labios, la niña movió sus caderas por instinto puro y entrecerró sus ojitos, abrió más su boca y libero una serie de quejiditos bajitos. La mano del frutero se movía masturbando a la pequeña y morena niña nalgona, que ya sin disimulo movía de atrás hacia adelante su cadera, disfrutando las ilegales caricias que el tipo le daba, no había soltado su falda, aún la mantenía elevada con sus manitas, las cuales vibraban al compás del movimiento, los gemidos se hacía más rápidos e intensos, lo mismo que el movimiento de la mano del frutero que vuelto loco se maravillaba como el dorso de su dedo ya estaba empapado lo mismo que la blanca pantaleta de algodón. La mano libre del frutero se acercó a la zona posterior de la niña y sintió como la pantaleta estaba metida entre las nalgas, por lo que pudo palpar los tiernos bollitos de la nalgona, acarició las dos nalgas y comprobó por cuenta propia por que le decía Karen “la nalgona” todos los muchachos cuando la veían pasar. El afortunado tipo acariciaba rápidamente la rajita infantil con una mano y mallugaba las nalgas con la otra, estaba agachado dando las malsanas caricias, disfrutando como nunca había disfrutado a una mujer, eso tal vez porque Karen no era propiamente una mujer, sus enormes nalgas eran dignas de las caricias, pero seguía siendo una niña, ese morbo era indescriptible en la mente del pervertido frutero que escuchaba en su oído los gemidos que la niña excitada daba al compás de las caricias. El frutero sentía los gemidos de la pequeña y la respiración de esta rezumbaba en la mejilla de este, la tentación era mucha, se volteo mirando a Karen y acercó su boca ala de ella, sintió los labios de ella y como se abrieron un poco permitiendo el beso que este le daba, sus bocas se unieron en un beso y el casi eyacula en los pantalones cuando la niña nalgona metió su lengua dentro de la boca de él, la suave y pequeña lengua recorría toda la boca del tipo que correspondió entrelazando la lengua de él con la de ella, los dos a ojos cerrados se besaban como lo harían dos novios apasionados, el frutero la jalaba hacia él desde las nalgas, que tenía bien sostenidas y movió con más intensidad la mano que manipulaba la raja ‐ Mmmggghhh La pequeña Karen gemía ahogando sus gemidos dentro de la boca del frutero que la besaba loco de excitación, nada lo detendría a partir de ese momento, de disfrutar el cuerpo de esta niña, cuando le propuso ir a la construcción no sabía hasta donde llegaría, para él hubiera sido suficiente acariciar la vagina o solo vérsela, pero después de este magreo y ese beso que ni su esposa le daba, sabía que no habría otro oportunidad, la disfrutaría en todo su esplendor. ‐ Mmmggghhh, señor, me siento rara—la pequeña Karen se separó un poco de él para tomar aire y hablar ‐ Si mi pequeña, es porque estas muy arrecha El frutero no tenía la mejor educación del mundo apenas si sabía leer y escribir, no había acabado la escuela elemental y desde muy joven empezó a trabajar en lo que pudo, acabo vendiendo fruta enfrente de la escuela, al haber heredado el carrito de fruta de una amigo de su papá, tenía cerca de 5 años vendiéndola en esa escuela y para él era suficiente, vivía en una humilde casa en la zona marginada de la ciudad, estaba casado y tenía dos hijas, muy parecidas en edad a Karen, pero por su cabeza nunca había pasado la idea de hacerles algo, para él solo eran sus hijas, pero en una ocasión por accidente vio a la nalgona Karen arrojar algo al monte, se acercó y vio una pantaleta manchada de sangre, supo que debía aprovechar esa oportunidad, no sabía como pero lo haría; tampoco sabía que podría conseguir, por eso se fue con cautela, comenzó a preguntar, a los chicos que le compraban fruta, el nombre de ella, con quien vivía, si tenía papá, etc. Lo hiso con mucha cautela y prudencia, no quería despertar sospechas, había guardado la pantaleta dentro de una bolsa hermética y la escondió donde su esposa nunca buscaría, ahora estaba ahí con la nalgona niña de sus fantasía más bajas y ruines, la seguía masturbando mientras le magreaba las nalgas y le besaba con pasión ‐ ¿Qué es arrecha?—preguntó inocentemente Karen. ‐ Esto Le contestó él tomando una de sus manitas y llevándosela a la entrepierna, ella palpó la humedad de su raja y comprendió que arrecha significaba excitada, muy seguramente el frutero no usaba ese vocabulario, sería muy avanzado para él, tendría que enseñarle a hablar correctamente, porque en lo particular no le gustaba la palabreja esa. ‐ Aaahhh Volvió a suspiras y gemir Karen cuando el arremetió nuevamente en su raja, el seguía acariciándola mojando su pantaleta y su mano, impregnándola del aroma de mujer excitada, estaban en un punto máximo de magreo, cuando de repente se escucharon pasos cerca y voces de niños que seguramente irían a ese lugar a fumar o pasar el rato, los dos se asustaron, él la soltó casi aventándola, ella pensó y le dijo ‐ Vámonos arriba, ellos nuca suben, y solo se quedan aquí abajo, fuman un rato y se van, ¡vamos! Lo tomó de la mano y lo jaló, él tomó la mochila de esta y casi corriendo subieron hasta el tercer piso de la abandonada construcción, lo hicieron por una escaleras de difícil acceso, la verdad se arriesgaron en algunos escalones que faltaban, y ellos los brincaron; Karen divertida veía como el aventaba la mochila, brincaba y después le extendía la mano para ayudarle a brincar, se sentía muy elogiada por la caballerosidad de este hombre, y en agradecimiento le daría el mayor placer que pudiera darle una niña a un adulto. Una vez en el tercer piso el frutero se asomó por las escaleras y vio que nadie subía, a lo lejos se escuchaban los gritos y risas que los chicos daban mientras fumaban en la planta baja, calculó que no los escucharía a menos que gritaran a garganta suelta, por lo que estarían muy tranquilos y a solas, volteo a la niña que lo esperaba en el otro extremo y su pene volvió a brincar cuando vio a Karen que nuevamente le mostraba su pantaleta levantando su falda como lo hiso en la planta baja ‐ ¿Vamos a seguir jugando? Preguntó Karen con cara de pícara inocente, el excitado y pervertido frutero solo asintió y se acercó a ella, mientras lo hacía escucho su propio corazón que parecía tambor de guerra, la abrazó tomándola de la cintura y la besó nuevamente con pasión, Karen no soltó la falda, lo que le facilitó bajar sus manos hasta las abultadas nalgas infantiles, las apretó con ganas y siguió besando, Karen soltó finalmente su falda para a abrazarlo y besarlo mejor, las manos de los dos no se estaba quietas, el tipo magreaba una y otra vez las nalgas de ella y mientras ella acariciaba la espalda y pícaramente bajaba las manos hasta las nalgas de él jalándolo hacía ella y lo soltaba, como invitándolo a que moviera sus caderas y se la cogiera. El tipo fascinado se dejaba manosear por ella, nunca alguien lo había acariciado así, su esposa era una mustia con poca imaginación, que solo se sabía abrir de patas y dejarse coger por él, el sexo era solo eso, sexo de descarga, para él era como ira la baño y cagar, su esposa a veces se quedaba dormida y él tenía que seguírsela cogiendo así, siempre en la misma posición sin nada de cambió, eso le fastidiaba pero no tenía dinero para ir de putas, así que solo se conformaba con la fea y apestosa raja de su esposa, pero ahora tenía una niña que lo cachondeaba como nunca hubiera imaginado. ‐ Mmmggghhh ‐ mmmggghhh Eran los gemidos de los dos, Karen a ojos cerrados lo besaba como una adulta, sus manitas soltaron las nalgas de este y se fueron hacia adelante buscando el cierre del pantalón, una vez ubicado, lo bajó y metió una manita buscando al erecto amigo, cuando lo palpó el frutero no pudo evitar gemir ‐ Aaahhh, mi pequeña eres una cusca cachonda Nuevamente el lenguaje del frutero no era muy halagador, pero su verga si estaba dura y de buen tamaño, como pudo lo sacó del pantalón y lo masturbo un rato mientras lo besaba, él nunca se hubiera imaginando este placer con ella, más se asombró cuando vio como ella se agacho doblando sus caderas y metió la verga en su boca, mamó con pasión agarrándose de los muslo de este, su boquita literalmente chupaba su verga sacando el líquido pre seminal de esta, sus ojitos cerrados marcaban la concentración de la niña nalgona al mamar con devoción la verga masculina, su cabeza se movía de atrás hacia adelante y sus labio se quedaban pegados cuando ella se movía hacía atrás, parecía una niña con una paleta gigante chupando el dulce sabor, el frutero solo la sujeto de la cabeza y movió su cabeza hacia arriba cerrando los ojos, el placer era infinito, no recordaba la última mamada que alguien le hubiera dado, habían pasado años desde ese suceso. ‐ Mmmggghhh ‐ Aaahhh Los dos gemían, Karen con la boca ocupada por el miembro del tipo y él con los labios apretados, frenando su orgasmo, porque eyacularía en cualquier momento, ella se sacó la verga de la boca y la lamió como si fuera un palo dulce, metió en su boca un huevo de este y el casi grita de placer al sentir la tierna boquita mamarle un huevo, sintió ese cosquilleo que sienten los hombre cuando les maman un huevo por primera vez, le tuvo que sacar el huevo de la boca porque la excitación era demasiada y terminaría aventando leche antes de tiempo, aunque no estaba muy seguro de si aguataría lo que él quería aguantar, la excitación era demasiada, como nunca la había sentido en la vida. ‐ Espérate Karen, deja que se me baje un poquito si no aviento la leche al aire y no la quiero aventar pa´lla, esta leche es pa´ esa rajita. La miró respirando fuerte y agarrándose la verga, Ella vio como él se retiró un poquito agarrando aire, se enderezó de donde estaba agachada y mientras lo miraba agarrando aire se desabotonó la falda y esta calló libre al suelo, su blusa corrió la misma suerte y quedó solo en corpiño y pantaleta, el frutero vio el bien formado cuerpo de la niña, que a pesar de su edad ya enmarcaba una cintura, caderas musculosas y esas nalgas de ensueño, sus tetitas estaba en desarrollo, eran dos pequeños montículos que con el paso del tiempo sería dos suculentas tetas que amantaría al más dichoso de este mundo, pero ahora el dichoso y afortunado era él, que las mamaría hasta sacarles leche. ‐ Se quedó serio ¿está enojado? ‐ No mi Reyna La pregunta de Karen lo sacó del trance del que estaba, agito su cabeza para despejarla un poco y se volvió a acerca a ella, tomó su corpiño y lo sacó por encima de la cabeza, ella colaboró levantando sus bracitos y después le bajo la pantaleta, ella nuevamente colaboró levantando sus piernitas para que saliera por abajo Ahora sí, ahí estaba el sueño que él creyó imposible, tener a esa nena desnuda ante él para darle placer, mas imposible aun porque ella en todo momento colaboró para facilitar la compenetración, no tuvo que enseñarle a besar, ni convencerla mucho de lo que quería, por lo visto era una niña que sabía a qué iba y de que se trataba. Ella volteo a ver el entorno y no vio cómo sería posible hacerlo, ella por ningún motivo se acostaría en ese suelo lleno de arena y suciedad, parados sería difícil porque él era mucho más alto que ella, él notó eso y también calculó posibilidades, no había pensado llegar tan lejos por lo que no se preparó, pero su cachondez era mayor que su limpieza, así que se bajó el pantalón y se acostó en el suelo, total era solo arena y se limpiaría el polvo. ‐ Jijiji ¿quiere que esté arriba?—preguntó Karen con inocente risita ‐ Si mi reina, tu estarás arriba y me cabalgaras como un potro ‐ Jijiji Ella rio por el comentario y se acercó al tirado frutero que con los brazos abiertos la esperaba, se acomodó a horcajadas sobre él y escupió en su manita, llevó la saliva a su rajita y la esparció, ella ya era experta en lubricación, tomó el pene del él y lo guio a su rajita, este se atoró en el introito y se fue metiendo, la cara de Karen era compungida, hacía esfuerzo por dilatarse rápido la rajita y lubricarse al mismo tiempo, sus piernita soportaban su peso, el hombre solo se dejaba hacer, miraba como ella solita se ensartaba la verga en su rajita, se fue bajando y subió sacándola, para después bajar nuevamente, hiso ese ejercicio hasta que logro metérselo por completo, el afortunado pervertido veía como la nena había logrado meterse todo su palo dentro, miró su carita de sufrimiento, como su entrecejo se fruncía y sus ojitos eran de sufrimiento, ella sabía debía aguantar lo primeros momentos de la cogida y después sería placer, se movió lento sobre él sacando y metiendo su verga, cuando los jugos empezaron a secretarse la verga resbaló mejor dentro de ella y esa fue la señal para moverse con más intensidad. El frutero no salía de su asombro era un hecho que esta niña cogía seguido, le intrigaba quien disfrutaba de ella, pero ese sería tema para después de cogérsela, por lo pronto disfrutaría esa tierna rajita; ella apoyaba sus rodillas en la arena que invadía el suelo, se raspaba pero ya la calentura era más que la sensación desagradable en sus rodillas, se movió como amazona sobre el afortunado y el por primera vez se movió, sus caderas se acoplaron al movimiento de ella y se inició la lasciva danza entre un hombre adulto y una niña precoz. Karen ya sentía su excitación trasmitida por lo jugos de su rajita, el hombre también lo percibía arrobado, viendo los gestos de placer de la niña que ya no disimulaba en lo más mínimo su placer, abría y cerraba su boquita como queriendo hablar, pero solo salían gemidos de placer de ella, era como si con eso le expresara todo el placer que ella sentía sobre él. Karen se quejó de dolor y era porque sus rodillas ya tenían piedritas enterradas en su piel, por más excitada que estaba se lastimaba con ellas, el frutero lo notó y la sujeto, se enderezó y como pudo se levantó con la nena ensartada, la llevo hasta una pared caminando con dificultad, porque sus pantalones aún estaban en sus tobillos, cualquiera que lo viera pensaría que caminaba como pingüino, moviendo graciosamente los pies atrapados por su pantalón. ‐ Aaahhh Fue el quejido que la niña lanzó cuando él la apoyó en la pared y su verga entró más de lo que ya había entrado, lo volteo a ver y sus bocas nuevamente se unieron, sus lenguas se enroscaban, los dos disfrutaban la cogida, no se podría decir quién más, la verdad los dos se disfrutaban por primera vez, los dos realizaban su fantasía, ella emanaba jugos y gemidos y él bufaba como toro enojado mientras se lo cogía con todas las ganas que su ser le daba. Las piernas del frutero iniciaron su degaste, le temblaban pero no dejaba de moverse, pensaba como seguírsela cogiendo en ese incomodo lugar, de pronto volteo a su derecha y vio un block de concreto cerca de la pared, se acercó a el block de concreto y se la sacó ala pequeña Karen que desconcertada abrió los ojos, vio como él la bajo y la paró sobre el block, quedaron los dos completamente de frente, la beso con pasión y ella se colgó de su cuello, con este block quedaron los dos a la misma altura, eso facilitaba las cosas. Mientras la besaba la fue girando lentamente, ella se dejó hacer y giró su cabeza lo más que pudo para seguir besándolo, llegó un momento en que ya no pudo hacerlo y apoyo sus dos manitas en la pared, el tipo tomó su verga, escupió en la punta y la guio nuevamente a la rajita infantil, la verga se perdió dentro sin ningún problema, entró casi por completo, la sacó y la regresó al interior de la nalgona Karen, era una fantasía sentir como las nalgas rebotaban al ser embestidas, vibraban a cada arremetida que el hombre daba, ella apoyada en la pared se sostenía para darle firmeza a las estocadas del tipo, él la sostenía de ambas caderas maravillado de esa visión que tenía del culo de la pequeña vibrando a cada embestida. Llevaban ya media hora en esa posición, el hombre le daba duro a la niña y ella feliz lo recibía, los dos gemían, la construcción estaba nuevamente abandonada, los niños que habían llegado se había ido, él lo notó por que los vio partiendo por una de las ventanas, vio cómo se perdían a lo lejos, Karen feliz recibía la cogida del hombre cuyo nombre ni sabía, para ella era solo el señor de la fruta, así lo llamaban todos, que importaba el nombre, a ella solo le importaba lo bien que se sentía su verga dentro de ella, le estaba dando mucho placer, su mente voló de nuevo imaginando que esto se lo hacía su maestro o el conserje y más se mojó cuando pensó en el hombre calvo y gordo de la tienda, él en especial la hacía mojar más, imaginaba su cara pervertida satisfaciéndose de ella, enloquecido, estaba segura que sería capaz de golpearla, a ella por alguna razón le excitaba eso, pensar que un hombre muy hombre la sometiera como una simple hembra, satisfaciéndose de ella de las formas más pervertidas, la raja de Karen se contrajo cuando imagino como se lo haría de una manera tan egoísta y salvaje El frutero notó que Karen se excito más, sintió la humedad de su orgasmo, se sintió súper macho al arrancarle orgasmos a esa niña sin imaginar que ella en sus fantasías ya estaba en otro lado, pero eso no impidió que el acelerara sus embestidas dándose placer al mismo tiempo. Karen notó las embestidas, sintió la boca de él besar su espalda desnuda, como intentaba morderla sin éxito, lamía todo lo que podía, ella notó que la gozaba pero al mismo tiempo trataba de darle placer, eso la llenó de ternura, le regalaría algo más a ese “considerado” hombre, quitó una mano de la pared y escupió mucha saliva la llevo a su culo y lo embarró todo, después pasó la mano a donde la verga la taladraba y la tomo con su manita, él se detuvo tratando de adivinar que quería la niña, pensó por un momento que ella quería parar porque le dolía la raja, pero cuál fue su asombro cuando ella lentamente la sacó para guiarla a su culito, su verga sola respingó cuando sintió el esfínter abrirse y su glande atorarse en él, por reflejó empujó la cadera ayudando a Karen a sodomizarse, ella gimió cuando la verga entró más casi hasta la mitad, la sacó y metió más quedando toda dentro ‐ No la mueva, deje tantito a que me acostumbre ‐ Si ‐ Aaahhh Los dos se quedaron quietos, Karen con mil gestos y l tipo con los ojos en blanco de placer, estuvieron un ratito, Karen como pudo volteo a verlo con cara de sufrimiento ‐ Ya, muévase ‐ ¿Quedito?—pregunto tontamente él ‐ Como quiera Eso fue masque una respuesta la amacizó de las caderas y sacó su verga solo para regresarla, ella gritó al sentirlo ‐ Ay ay ay Pero el tipo continuo, no se detuvo, su verga salía y entraba a una velocidad que él consideraba buena, pero conforme subió su excitación poco le importó el grito de dolor de la niña, que cabe decir gritaba pero de placer, a ella le gustaba eso, sentirse usada de esa forma, no importaba si dolía, solo importaba el placer que sacaba ese hombre de ella. Karen apoyó nuevamente sus dos manos en la pared porque el frutero le daba duro y tupido, le daba más fuerte que por su raja, eso le agradó, significaba que estaba sintiendo mucho placer con su culito y tenía razón, este afortunado nunca había cogido una hembra por el culo, lo más cercano a eso era cuando se masturbaba viendo revistas porno donde penetraban a las mujeres por el culo. El frutero estaba demasiado excitado le daba muy fuerte a la nalgona y pequeña Karen que feliz lo recibía, ya estaba toda apoyada en la pared porque las embestidas de él vencieron a sus bracitos y no tuvo más remedio que apoya su cara y pecho en la rasposa pared a medio construir; la excitación era mucha él sintió como sus huevos ya querían explotar, ya llevaba mucho fuera de su puesto, lo había encargado al hombre de la tienda diciéndole que iría al baño, pero ya había tardado mucho, ya era tiempo de acabar, así que aceleró como una bestia en ese culito infantil y sintió como la leche salió de sus huevo y se estrelló en el recto de la nena que ya gemía fuerte ‐ Aaahhh aaahhh señor, lo siento… siento su leche en mi culo aaahhh ‐ Aaahhh aaahhh me vengo mi perrita… me vengo Fue lo único que le ocurrió a este hombre con pocas ideas, pudo haber dicho mil cosas pero su corto cerebro solo pensó en ella como una perra, no una perra grande más bien una cachorra y de ahí pues “perrita” ‐ Mi perrita linda como te disfrute ‐ Aaahhh yo también, me vine muy rico aaahhh Karen contraía su vagina teniendo su último orgasmo originado en su culo, no se desacoplaban aun, ella se movía contrayendo el culo y el disfrutaba esa sensación, su verga se fue aguadando y sola fue expulsada del culo infantil tal como lo haría con un pedazo de mierda, cuando lo hiso la leche emergió y salió escurriendo por sus muslo, el hombre tambaleante buscaba donde sentarse mientras Karen aun recargada en la pared expulsaba la leche de su culo sintiendo la tibieza escurriendo por sus muslos. Karen se despegó de la pared y volteo a ver al hombre que recuperaba el aliento, se apiadó de él y se acercó agachándose metiéndose la verga en la boca, limpiándolo mientras le mamaba extrayendo sus últimas gotas, él enloquecido la tomó de la nuca, acariciando su cabello lacio, eran demasiadas cosas experimentadas en un día. Karen se sacó el miembro de su boca y se limpió la leche de sus labios con el dorso de su mano, volteo a ubicar su ropa y fue por ella, con su pantaleta limpió la leche que le escurría en los muslos y después se la puso, coloco su corpiño y se puso el resto de su ropa, el hombre hiso lo miso ‐ Oiga y ¿cómo se llama?—Karen pregunto por primera vez el nombre del tipo ‐ Pedro mi amor, me llamo Pedro. ‐ Jijiji, siempre me pregunte su nombre y nunca imagine como se llamaría ‐ Bueno ahora ya sabes cómo me llamo ‐ Y no va a decirle nada a mi abuelita ¿verdad? ‐ No, no le diré, pero debes prometerme qué regresaremos aquí otra vez ‐ Si, prometido, pero a ver si para la otra trae deperdido una colchita don pedro, me dolieron mis rodillas mire las traigo todas rapadas ‐ Jajaja a ver Se acercó a ella y limpió con su mano la arena que estaba incrustada para después con su lengua limpiar el polvo que quedó. Levantó su falda y desplazó su pantaleta a un lado dejando su raja descubierta, le chupó literalmente la raja arrancándole suspiros de placer a Karen que lo sujetaba de la cabeza metiendo sus dedos entre el cabello de este, cuando se satisfago se apartó volviendo a tapar la raja con la pantaleta y bajar la falda, ella solo le sonrió agradecida por la chupada ‐ ¿Y eso?—preguntó Karen con una sonrisa ‐ Quería llevarme el sabor de tu raja para todo el día, quería saber a qué sabe ‐ ¿Y le gustó? ‐ Mucho mi perrita, mucho. ¿Cuándo regresamos? Prometo traer una colcha ‐ Mmmm yo le aviso don pedro, no puede ser todos los días. Yo le aviso. Ande no sea malo y ayúdame a bajar, no puedo yo sola con mi mochila. ‐ Pero antes me tienes que platicar con quien has estado ‐ No puedo decirlo, si quiere regresamos y hacemos “cositas”, pero de eso no hablaremos ‐ Está bien, a ver deja te ayudo con tu mochila Don pedro resignado le ayudo a bajar como ella se lo pidió, ya tendría tiempo de sacarle sopa; en la planta baja se despidieron con un beso de lengua y manoseo, primero salió él y ella se esperó un ratito y luego salió volteando a todos lados, verificando que nadie la veía, Karen caminó contenta, cuando se levantó esa mañana no imagino lo rico que se pondría el día, caminaba feliz sintiéndose la niña más afortunada del mundo, ya tenía dos novios a quien darles cariño y eso la emocionaba, obviamente que a don Jorge no le comentaría que tenía nuevo novio, eso sería un secreto solo de ella. Tocó la puerta de la vieja casa y don Jorge abrió ‐ Karen, tardaste mucho, ¿dónde andabas? ‐ En la escuela, me quede a hacer tarea ‐ Mmm está bien, mira te tengo una sorpresa, hoy tenemos visitas Hiso pasar a Karen y ella desconcertada vio a un hombre igual de viejo que don Jorge ‐ mira Karen, él es mi amigo Anselmo, Anselmo ella es Karen, es la niña de quien te hable Karen la inocente, precoz y nalgona niña miró desconcertada al viejo, recordó vagamente que en una de las ultimas enculadas de don Jorge le dijo que si podía invitar a un amigo a “pasarla bien” ella en su nebulosa le dijo “si don Jorge invite a quien quiera, que me cojan rico como usted, soy suya puede hacer conmigo lo que quiera aaahhh aaahhh” ella lo había dicho en un momento de calentura y tal parecía que don Jorge se la había tomado muy en serio, pues ni modo, ya había dicho que sí y ahora tenía que mantener su palabra, resignada dejó su mochila ‐ Bueno está bien, espérenme en la recámara, me voy a lavar, ahí los veo Los dos tipos se vieron sonriendo cómplices, se subieron por las escaleras, Karen se dirigió al baño y se preparó… Continuará

Autor: sexotabuxyz Categoría: Sexo Anal

Leer relato »

Las calientes vivencias de las niñas de doña Juanita 1, 2 y 3

2022-09-22


Las calientes vivencias de las niñas de doña Juanita I y II Fecha: 14/03/2018, Categorías: Hetero Autor: adalberto1979, Fuente: SexoSinTabues CAP 1 Nuevamente alguien me pidió darle continuación a una historia inconclusa; esta contiene solo 2 capítulos, quedo inconclusa y dejó un sabor amargo en la persona que me pidió darle una continuación, por lo que aclaro los primeros dos no son de mi autoría y de la forma más humilde y congruente trataré de darle una continuación a la historia hasta donde se pueda. gracias y saludos Dedicada a PV Las calientes vivencias de las niñas de doña Juanita I Esta historia inicia en 1999 en un barrio pobre a las orillas de una ciudad del sureste mexicano, allí vivía la Sra. Juanita y su nieta de 7 años, quien a partir de esa edad viviría experiencias sexuales con hombres maduros. Desde su nacimiento se tuvo que encargar de su nieta ya que su hija quedó embarazada a muy temprana edad, fruto de un misterioso suceso que hasta ese momento no había sido revelado, Carmen como así se llamaba su hija, por miedo o desconfianza nunca confesó a su madre quien era el padre del embarazo de la niña y tampoco como pudo quedar embarazada a tan tierna edad, quien en su inocencia e incapacidad de criar cedió todas las obligaciones a su madre para el cuidado de su hija. Al paso de un año Carmen se escapó con un hombre que doña Juanita nunca conoció, solo supo que se aprovechó de su niñez e inexperiencia, llevándosela, la niña sin dar mayor explicación se fue con aquel tipo, una nota en una tarde después del trabajo que encontró doña Juanita al despedazo, la niña decía que se iba porque quería hacer su vida ... ... con un hombre maravilloso y quería ser libre. Ella la busco por todos los medios, las autoridades no pudieron encontrarla al final la reportaron como extraviada, hasta ese momento no sabía nada de ella. Al paso de los años doña Juanita lo superó y empezó a ver a su nieta como su nueva hija, la llevaba a trabajar cuando se lo permitían a veces la dejaba encargada con alguna conocida, ya que su familia se encontraba en otro provincia, cuando la niña cumplió los 7 años, la señora Juanita se la dejaba encargada después de la escuela a unos compadres que le hicieron el favor de bautizársela y rentarle un cuarto modesto que tenían en el predio de su casa, la niña a pesar de su pequeña edad ya era muy viva y demasiado lista, era muy traviesa y juguetona. El compadre de la Sra. Juanita era un señor de 57 años, se conservaba fuerte, de bigote tupido y canoso era obrero en una fábrica de la ciudad, bebedor, a don Jorge le gustaba ir de putas, era mujeriego y además un pervertido declarado, le gustaba mirar a las niñas de 5° y 6° de primaria y también de secundaria, la fábrica se ubicaba cerca de una zona de escuelas que aprovechaba para ver a las niñas en sus shorts cuando pasaban por el lugar donde solía comer, viendo sus lindos cuerpos ajustados a la tela de la lycra o faldas coquetas deseando tenerlas en sus brazos y poseerlas como un loco aunque fuera por algunos minutos, al enterarse de que la nieta de su comadre se quedaría en su casa, este vio de inicio un problema, ya que era una ... ... niña muy pequeña, requería de atención, sus hijos ya mayores y casados, ellos habían pasado por esta etapa hace muchos años, sin embargo repensó las cosas, considero que un favor a su comadre con la niña le ayudaría a salir adelante. La niña a los primeros días que se le dejo con los compadres empezó a tomar confianza, era una niña muy despierta cuando don Jorge llegaba, (su jornada empezaba temprano y terminaba a las 3 de la tarde) se iba a descansar en su habitación que estaba en la 2ª planta de la casa, la niña estaba al cuidado de la comadre quien atendía sus deberes y se olvidaba de la niña dejándola sola por horas en alguna parte de la casa o habitación jugando sola, la niña al ser ignorada jugaba con sus muñecas, en una ocasión al estar aburrida se paró en la puerta de la habitación de don Jorge, se acercó queriendo platicar, le preguntaba cosas, curioseaba, don Jorge nunca había sentido ninguna atracción por niñas tan pequeñas, se le hacían sin gracia, latosas y chillonas, sin embargo cuando aquella tarde la niña se acercó en un gesto de inocencia y nerviosismo, la niña no tuvo el menor cuidado y al mover con sus manitas su vestidito tan ligero que dejaba ver su piel apiñonada de sus pantorrillas bien delineadas y su tersa piel de sus piernas regordetas causo una alteración en los sentidos a don Jorge, su pequeña figura de mujer lo impresionó, la niña se paraba en la puerta de su habitación jugando con su vestido y parecía no importarle enseñar a don Jorge sus ... ... torneadas y gordas piernas, al momento de llevarse el vestido a la boca por la parte delantera alzando el vestido dejó ver todo su frente descubierto dando una vista excitante, solo cubierto por unos pequeños y ajustados calzoncitos de tela delgada que se apretaba a su lindo cuerpito y dejaba ver una pequeña transparencia, mostrando su linda panochita marcada, delineada en esa delgada tela del calzón, don Jorge sintió inmediatamente que la verga le explotaba de excitación al ver a esa hermosa niña con piel canela enseñando su cuerpo sin pedírselo, mostrando unas curveadas y deliciosas caderas a pesar de su niñez, parecía una mini modelo, don Jorge se levanto de la cama queriendo seguir viendo a esa curiosa y provocadora niña, le dijo: ‐ ¿Qué haces aquí Karen?, la voz tierna e infantil de la niña respondió ‐ Quiero jugar con alguien padrino, pero aquí no hay niños, ¿tú quieres jugar? ‐ Bueno y ¿qué quieres jugar bebe? ven acércate te voy a cargar vamos a jugar. El don la tomo de la cintura y la levanto en sus brazos, la levantó y recargo su trasero en el antebrazo de su mano izquierda y metió la mano derecha por debajo del ligero vestido, estaba nervioso no sabía que reacción tendría la pequeña, no pasó nada siguió tocando, sintió las cálidas y tersas piernas de la niña, en ese momento su verga se engroso al máximo, la siguió acariciando mientras le decía que era una niña hermosa, al ver que la niña no decía nada le pasaba la mano con lujuria hasta el nacimiento de su traserito que ... ... se sentía carnoso y cálido, no esperando mejor oportunidad que esa la levanto en ambos brazos sintiendo una cinturita de avispa, delgada con una espalda larga y bien formada, la fue bajando tomándola desde sus piernitas hasta su carnoso culo, descubriendo que esa niña ya tenia un cuerpo para el pecado, la fue deslizando lentamente hasta el piso sintiendo cada parte de su cuerpecito quedando al final con las manos en sus carnosos y calientes cachetes que tenia por nalgas, duros y ardientes los sentía en sus manos, los amasaba deliciosamente, la dimensión del culo de la niña era fascinante, sus nalgas tenían gran profundidad para llegar a su ano, las agarro perfectamente y las separo sintiendo la ricura de sus nalgas de niña-mujer, don Jorge no aguantaba mas, le pregunto si le gustaba que la acariciara, el le dijo que la quería mucho, la niña no decía nada, solo se agacho y rió, eso era un paso importante y quería seguir disfrutando de ese momento, los nervios, la situación y la verga bien parada le tenían como un loco, junto a esa inocente nena desesperado sin saber que hacer, bajo a buscar a su esposa a la cocina dejando a Karen en su cuarto, asegurándose de que su esposa no subiera, bajo y le pregunto que haría el resto de la tarde, ella le dijo que prepararía algunas cosas mas en la cocina y que saldría a comprar cosas al mercado, el le dijo que no se preocupara que jugaría un rato con la niña porque estaba aburrida, que se tomara su tiempo, a ella le pareció bien y ... ... aprovecharía para despabilarse de los quehaceres de la casa. Jorge subió aturdido no sabiendo que hacer con esa niña culoncita de 7 añitos que era su ahijada, quería empezar a tocarla y disfrutarla sin que la niña se espantara o se diera cuenta de lo que hacia era algo malo. La niña al verlo le dijo: - Padrino, ¿que vamos a jugar? El pensando al cosas le dijo - Te voy a dar vueltas - Ella sonriente le dijo si, quiero vueltas, don Jorge se dio cuenta que era la oportunidad para aprovecharse de la niña y seguirla toqueteando, le dijo: -Espera voy al baño a cambiarme para jugar y regreso, cerrando la puerta se quito el pantalón y el bóxer ajustado y liberó a su animal sediento de niña, se puso un pants muy delgados sin calzón y dejo su verga libre, acomodándola hacia abajo, teniendo una dureza impresionante debajo como nunca la había tenido, se puso una playera larga que cubriera su excitación, ya que su pants permitían sentir su vigoroso tolete, se lo agarraba con su mano derecha como apaciguándolo, salió y le dijo a Karen Ven bebe, te voy a dar tus vueltas. El señor Jorge tomo a la niña de la cintura y la cargo de espaldas a la altura de su verga, ahí la fue acomodando suavemente en medio de su verga que estaba a reventar, despacio para no espantar a la niña le fue acomodando su vergota bien parada en medio su culito respingon, sintiendo el calorcito que emanaba su piel de niña que únicamente separaba la fina tela del vestido y su desgastado calzón, miro a la niña para ver su ... ... reacción y la niña se veía emocionada sin darse cuenta aparentemente de lo que ocurría, don Jorge entonces siguió con su plan y empezó a apretujar a la niña por su cintura hacia la de el para sentir el calor de sus nalgas carnosas y jugosas en su vergota, la niña siguió sin decir nada y don Jorge empezó con las esperadas vueltas, empezó a girar muy lentamente sobre su eje con la niña bien colocada en su verga palpitante disfrutando del calor del culo de la niña en su inhiesta verga. -Padrino, me estoy mareando decía la niña, sin tomar atención a lo que sentía en su colita, que era algo duro pero le gustaba. El estar dando vueltas en círculos provoco en la niña la emoción de sentirse mareada, ella estaba emocionada porque había encontrado alguien con quien jugar, con su padrino dejándose tocar y acariciar sin saber si era malo o bueno, solo dejándose querer y divirtiéndose con las vueltas. La cintura de Don Jorge por debajo del pants mostraba una verga parada con una presión sanguínea impresionante haciendo que su macana se pusiera mas grande de lo normal, 25 cms. de dureza en el culo de la niña, en sus ingles solo separados por la tela, sentía dos hermosos cachetes regordetes infantiles llenos de calor que chocaban con frenesí en la cabezota y largura de su verga venosa, su tolete estaba bien calado entre los surcos del culo de la niña de 7 años llegando a tocar con presión exquisita el ano de la niña a cada palpitación que el le daba con su vergon parado, ... ... inconscientemente su cuerpo de la niña también reaccionaba, su pequeña e imberbe panochita sin pelitos se excitaba soltando una babita que le hacia cosquillitas entre la unión de sus ricas piernotas, con su enorme y roja cabeza del pene del señor que expulsaba grandes cantidades de baboso liquido preseminal, sus pants ya los tenia bien mojados al igual que el vestidito y calzón de la niña, el lagrimeo de su verga no cesaba al saber que estaba gozando como nunca del cuerpo y culo de una tierna y dulce niña, que jamás había sido tocada por un hombre. Con el paso de los días Don Jorge le dijo a su mujer que la niña se había encariñado mucho con el, que la cuidaría como un padre y que a partir de ese momento el dedicaría toda la tarde después del trabajo para jugar con ella, así que la comadre podía tomarse mas tiempo para ella, su esposa le agrado mucha la idea ya que era muy chismosa y le gustaba pasar horas platicando en el mercado o visitando a sus amigas, las tardes se volvieron con campo abierto para don Jorge, la niña por su parte cada día que pasaba empezaba a ver los juegos de su padrino como algo emocionante, en su inocencia ignoraba que estaba siendo utilizada. El traserito de la niña era mas grande y parado de lo que parecía a simple vista, en cada día que jugaba a darle vueltas a la niña la verga de Don Jorge era cubierta y envuelta en su totalidad por ese par de nalgas calientitas que lo apretaban deliciosamente, con la fricción y el movimiento le dolía la verga de tanto gozo, se ...... imaginaba que algún día cercano tendría a su ahijadita completamente desnuda dejándose poner la verga en su culo, después de darle vueltas bajaba a la niña que caminaba torpemente por el mareo el Sr. Jorge cada vez se acercaba mas a ella y la abrazaba, le tocaba su culito, metía las manos en el surco donde sus calzoncitos quedaban bien calados en su ano por las embestidas de la verga del señor, sus manos tocaban delicadamente su panochita y le recargaba su verga en su rajita y todas las partes de su cuerpecito haciéndose el mareado también. A la niña no le disgustaba, sentía cosquilleos en su colita, panochita y cuerpecito, cuando don Jorge iniciaba el juego la ponía de espaldas en su verga ella solita ya se inclinaba hacia adelante parando su rico y parado culo sintiendo algo duro entre sus colita, ahí don Jorge aprovechaba para agarrarla de su ingle subiendo sus dedos hasta su panochita y masajeándola suavemente, la niña parecía no darse cuenta de los toqueteos, el seguía dándole ritmo a sus embestidas, tocaba sus piernitas carnosas y suaves, sin que se diera cuenta después de varios días e intentos subió el vestidito lo suficiente por la parte de atrás para dejar libre su frondoso culo de niña, con las babeadas de su verga en una ocasión le dijo a la niña que se había orinado y que debía quitarle el calzoncito, la niña inocente y sin pudor en principio dudo pero al final al convenció y le hizo caso, dejo que don Jorge se lo quitara quedando al descubierto haciendo a un ...... lado su calzón apretado, liberando las carnes de un hermoso y torneado culo color canela que para su edad era espectacular de lo redondo, profundo y bien formado que lo tenía, a partir de esa ocasión gozaría mejor, al frente pudo ver su panochita tersa, lampiña y sudorosa con unos labios gorditos y deliciosos a la vista, la niña solo quedaba con su delgada faldita, levantando la falda y la hacia agachar abriendo su par de nalgas con el movimiento la vista era espectacular, metía la cara entre ellas y olfateaba su delicioso ano, quería probar el sabor a mierda de esa niña, lengüeteo su rico ano por minutos, la niña preguntaba: -¿Que haces padrino? El le respondía: - Estoy limpiándote porque te orine, y así cada tarde la niña dejaba que su querido padrino la gozara. Después la volteaba mamando suavemente su deliciosa panochita por minutos, la verga se le paraba aun mas ante esa vista y ese gozo, una niña tan pequeña e inocente se dejaba hacer por su padrino, la volteaba después de gozar de su tierno culo y rajita de la niña y se abría la bragueta del pants, se bajaba levemente el short o pijama que se ponía según la ocasión muy disimuladamente y dejaba libre su verga que estaba babeante y dura, la niña no volteaba, la levantaba y la acomodaba sobre su gran verga de señor, Don Jorge sentía que se venia, el contacto de su verga libre con la piel de las nalguitas de la pequeña era mágica, su sueño se había hecho realidad, se sentía en el cielo, ahora sus palpitaciones entre las ...... nalgas sintiendo el ano de la niña eran cada vez mas descaradas, mientras le daba vueltas el se inclinaba lo mas posible para enterrarle toda su verga en su tierno culo, la niña paraba su culito ella solita, el la apretaba contra su cintura palpitando su verga a mas no poder, la niña solo reía, eso lo excitaba mucho, parecía que la niña era una pequeña putita caliente, le gustaba que le pusiera la verga pelada en su tierno culo, así que empezaba a besarle su cuellito, la niña solo reía y se dejaba hacer. Así cargada, la niña con sus pies en el aire y maniobrada por el señor Jorge parecía que estaba unida a la cintura de el, el arremetía mas duro haciéndola hacia delante y atrás como en un columpio, la niña parecía una muñeca de trapo, su verga quedaba bañada por el babeante liquido que emanaba su pene embadurnado por las nalgas de la niña, después a veces la volteaba de frente, la niña no podía ver que era lo que sentía porque el se cubría muy bien cuando el la volteaba de frente, la cargaba poniendo su enorme verga en su panochita mojándosela toda, la sensación era indescriptible su verga babeante se deslizaba por los labios vaginales inocentes de la niña. Un día no pudo soportar y empezó a besarla, la niña confundida no sabia que hacer, el le enseño a besarlo, sus rasposos bigotes acariciaban su cara al momento de besarse, la niña empezaba a sentir un fuerte cosquilleo por la fricción de la verga de don Jorge en su panochita, sus labios y lengüita eran chupados por el ...señor, ella con el paso del tiempo tomo experiencia y entrelazaba su lengua infantil con la del señor a cada beso apasionado que le daba, eran delirantes los momentos que pasaba don Jorge con su ahijadita caliente, esa niña era fuego puro. Don Jorge pasaba horas “jugando” y gozando con la inocente y caliente niña poniéndole su verga bien parada en su lindo culo y panocha, estaba como un poseso, la verga estaba a mas no poder, sentía el tierno culo de la niña apretarle su verga como aprisionándolo para no dejarlo salir del surco de su culo, la restregaba con toda su intensidad, la subía y bajaba sobre su palo, se acostaba en la cama y la subía encima de el, en una acción que duraba a veces media hora la tenía deslizándola sobre su gran verga parada en varias posiciones sin penetrarla aun, el insistente trabajo de restregarle su verga en su cuerpecito siempre rendía frutos viniéndose con borbotones de semen sobre su lampiña panochita, anito, nalgas o pancita, después de descansar un momento la besaba con locura, el siempre le pidió guardar el secreto de cómo jugaban, ella prometió no decírselo a nadie, la niña siempre terminaba con su rajita llena de mecos y baboso liquido en medio de sus regordetas piernas, panochita, nalgas y ano, la limpiaba con ternura, al despedirse cada día, la niña solo decía: Padrino, me gusta mucho el jueguito de las vueltas. La nieta de doña Juanita parecía ser una niña muy caliente o muy distraída e inocente, al finalizar e irse con su abuela lleno de placer Don Jorge le daba un beso de despedida y ponía un poco de desodorante en sus ropas y cuerpo de la niña, el sabia que ese era el principio de algo excitante y caliente, ya estaba iniciada, esa niña de 7 añitos sería suya y la manejaría de la mejor forma para hacer de ella su juguete sexual en poco tiempo, por su parte a ella no le desagradaba el nuevo juego de las vueltas con su padrino, además acababa de empezar a conocer los grandiosos juegos de los pervertidos hombres maduros. Continuara. Las calientes vivencias de las niñas de doña Juanita II Al cabo de dos semanas después de haber cargado y restregado por primera vez en su verga a su ahijadita Karen de todas las formas imaginables, la pequeña culoncita parecía ignorar que estaba siendo utilizada sexualmente, pero eso a ella en su inocencia le gustaba, Don Jorge había podido lograr lo que muchos hombres desearían (su mas grande placer, tener a una niña tan pequeña y tan rica como Karen haciéndole gozar a placer como nunca, un verdadero juguete sexual), todos los días andaba como un toro tan solo de recordar y pensar en aquella niña y no era para menos, se encerraba con la niña cada tarde en su habitación por varias horas desahogándose en grandes venidas de semen en el cuerpecito de Karencita que tanto lo enloquecía y sobretodo lo que mas adoraba su hermoso, parado y frondoso trasero de mujer en el cuerpo de una niña, mientras su mama abuela doña Juanita trabajaba limpiando casas para darle de comer. Siendo el lunes don Jorge planeó que ese sería el día que haría mujercita a esa dulce y tierna nena de 7 añitos, la penetraría por primera vez y quería gozar al máximo de la linda escolar de linda y fina cara, con tersa piel canela en todo su cuerpecito, ese día la niña llego después del colegio y se puso su excitante y ya común faldita de delgadas telas que excitaba tanto a don Jorge porque el saber que ocultaban secretos y vivencias sucias entre él un hombre maduro y una niña de primero de primaria que estaba siendo pervertida era mas que excitante, era el caos. Ese día don Jorge en la fabrica andaba ansioso, esperando la hora de salida y llegar a “jugar” con su pequeña ahijada, que ya lo esperaba en su casa después del colegio ansiosa de ser tocada y divertida por su maduro padrino. Cuando llego tan solo pensar en como la penetraría traía la verga a mas no poder, cuando entró a su casa, su esposa preparaba la comida, la niña lo recibió con un fuerte abrazo y beso en la boca, el la cargo y la llevo con su madrina donde preparaba la comida, ese día le dijo a su esposa que podría tomar la tarde libre que se quedaría en casa con Karen, que no traía hambre, al menos de comida, porque de comerse a la niña traía bastante. Su esposa ante lo cariñoso que se comportaba con la niña sospechaba de sus sucias intenciones con la niña y le dijo: Jorge te has enamorado de Karen como si fuera tu verdadera nieta, la llevas a todas partes y ella esta cada vez mas “pegada” a ti, te busca y te quiere mucho,quiere estar a solas contigo siempre ¿verdad Karen? -Si madrinita, yo quiero mucho a mi padrinito, porque el juega conmigo y me hace cosquillas, además me carga y me hace vueltas y me gusta estar con el. Dijo la dulce voz de la niña, tan tierna e inocente, de verdad que la niña era inocente e ignorante de lo que su padrino abusivo le hacia con su vergota, manos y boca en su tierno e imberbe cuerpo de nena, pero cada vez que estaba a solas con el a ella le encantaba sentirse amada. -Ok, pues los dejo para que se pongan a “jugar”, yo voy a visitar a mis amigas, regreso tarde no se preocupen, tienen el campo libre, dijo la señora preparándose para irse, sabiendo el tipo de persona que era su esposo y sabiendo que seguramente el abusaba de la niña a ella no le importó porque pensaba: “tremenda mocosa, si a la niña le gusta la verga desde chiquita y es una putita igual que su madre que se la cojan, que se la coja mi esposo que es un cabrón en la cama” , ella seria compinche con los actos degenerados de su esposo al permitirle quedarse con la niña tanto tiempo a solas, eso a ella también le excitaba, que siendo tan chiquita la nena la penetrara su esposo con esa verga tan grande que tenía, y mejor aun sabiendo que era su ahijadita dejaría que su esposo le enseñara los placeres del sexo a esa tierna niña, ya que cada noche ella recibía su premio, don Jorge desde la llegada de la niña andaba mas fogoso con ella. Don Jorge no espero mas y se subió con la niña en sus brazos como novia en luna de miel a su lecho de amor, durante el traslado empezó como siempre a acariciar sus tersas y lindas piernas, empezando a recorrerlas con lentitud para llegar después al nacimiento de sus enormes y carnosos cachetes que tenia por culo, la besaba con pasión y la niña le respondía golosa, al parecer el estar restregando todos los días la verga en la niña había hecho que sus nalgas se pusieran mas gorditas y abiertas y sus caderitas mas cerradas y curveadas. Cuando don Jorge llego a la habitación cerró con llave el cuarto como siempre lo hacia y se dispuso a preparar a la niña, le dijo que ahora jugarían al balero, la niña pregunto de que se trataba dicho juego, el le dijo que este juego se trataba de que los dos deberían de quedar unidos por sus cuerpos como un balero, que el la cargaría y ella se quedara ensartada como el juego, la niña no sabia de que hablaba nunca había escuchado de ese juego, don Jorge para ello saco de un baúl un viejo balero y le enseño a jugarlo y le explico la mecánica del juego que era ensartar el balero de madera en el palo, sacarlo y volverlo a hacer hasta dominarlo, durante unos minutos la niña le pareció divertido, pero su pericia era nula, por lo que le dijo a su padrino: ¿no voy a poder jugar ese juego señor Jorge, yo no sepo como se mete ese palo en el balero, como vamos a jugar? -Mira Karen, ese es un ejemplo, tu y yo vamos a jugar al balero pero tu vas a ser el balero y yo el palito, tu no vas a tener que meter nada, solo me dejas que yo te haga vas a ver que esta bien bonito ese juego, ¿que dices, jugamos? - Si padrino porque yo soy chiquita y mejor usted me enseña. Agarrándose sus manitas con cierto nerviosismo. Don Jorge no espero más tiempo y le dijo: Mi bebita, debo quitarte tu calzoncito y tú playerita para que no se ensucie, solo debes quedarte en faldita y yo también debo jugar con un short solamente porque este juego así es, así que espérame aquí mientras me cambio y tú vete quitando tus calzoncitos, ok mi vida? -Si señor Jorge, ¿solo me quito mi choncito? - Si mi amor, ahorita regreso y te quito tu playera, entró al baño se saco los pantalones de trabajo se puso un short flojo sin calzón y libero su vergota bien parada esperando penetrar la virgen panochita de la niña. Salio del baño y lentamente se acerco a la niña, parecía tan impaciente y deseosa de jugar el juego del balero con su padrino, entonces la abrazo lentamente y la cargo entre sus brazos le dijo vamos a jugar ahora ya mi amor pero primero debemos preparar al palito para que resbale y entre en tu balerito, así que deja te doy un poco de vueltas y empezamos a jugar bebe. – Si padrino ya quiero jugar mucho. El señor Jorge nuevamente la volteo y con la cabeza bien gorda de su verga que ya empezaba a soltar el liquido y poniéndose bien babosa empezó con el vaivén metiéndole su gruesa verga entre las nalgas de la niña muy suavemente, enterrándosela en la profunda brecha de su tierno culo de nena y disfrutando del calor de sus glúteos y el tope de su lindo y cerrado ano, nuevamente la niña en sus sensaciones de placer infantil y deseo de diversión no se daba cuenta que estaba siendo iniciada en el sexo a tan infantil edad. El juego del balero había comenzado y la niña seria penetrada en su panochita por la larga y gruesa macana de don Jorge, afortunado viejo que había encontrado la fortuna sin pedirla, después de pasarle la verga por el culo llegando a su tierno ano, la coloco en la cama parando ese lindo trasero y le mamo su anito saboreando ese olor y sabor a mierdita que le daba la niña, le dio ricos lengüetazos desde el nacimiento de su lampiña rajita hasta su lindo ano durante algunos minutos y después de estar bien embadurnada de sus jugos mezclados con las babitas de la panocha de la niña le dijo que era tiempo de ensartar el balerito en el palo, la niña se emociono y fue entonces cuando le quito por primera vez su playerita y vio su pechito plano con unas pequeñas protuberancias que tenia por tetitas, don Jorge la levanto y se fue a sentar a un buró donde levanto de frente a la pequeña, le abrió sus gordas y ricas piernitas levantando su faldita y la fue bajando sobre su verga venosa rozando en cada movimiento su cerrada y virginal panochita, la niña no entendía de que se trataría pero don Jorge le dejo prontamente saberlo, empezó a presionar su fierro en la entrada de la niña, ella empezó a quejarse: me duele padrino!, mi vida solo es al principio una vez que entre el palito podremos jugar bien lindo con tu balerito y yo con mi palito, la niña se tranquilizo, la verga empezaba a entrar entre los brillosos labios sin pelitos de la panochita de la niña que estaban empapados del lagrimeo de su verga, después de seguir insistiendo sus labios se abrieron y abrazaban con fuerza la cabezota del tolete del señor Jorge, el sentía que se venia pero sabia que debía disfrutar al máximo esa ocasión. Cuando la cabeza hubo entrado toda la empezó a besar con locura, a chupar sus labios y lengua de la niña, ella respondía de maravilla, le gustaba besar y aprendía muy rápido, sus lenguas serpenteaban y el bramaba de tanta excitación, al paso del los minutos su pequeña rajita empezaba a ceder ante el intruso bestial que tenia incrustado, una cuarta parte de su verga entró y un hilillo de sangre empezó a salir y mezclarse con los líquidos de su verga, el himen había sido roto, la niña ya no era mas virgen, a sus 7 tiernos años era penetrada por una verga enorme de un hombre de 57 años en su imberbe y tierna panochita que atrapaba y retenía esa vergota con mucha fuerza como para no dejarla salir jamás, dio un pequeño brinco y gesto de dolor, había empezado un viaje sin retorno, don Jorge la había hecho mujercita, se quito su playera mostrando su pecho desnudo lleno de vellos canosos, a la niña le gustaron y acariciaba su vellosidad del pecho del hombre maduro con sus manitas pequeñas e infantiles, mas que perversa era la imagen que guardaban aquellos cuerpos, mientras el la besaba locamente enredando su lengua en la de la pequeña Karen que se dejaba hacer el amor. Ya con la gruesa verga de 25 cm. clavada a la mitad, don Jorge no creía como esa cerrada y apretada panochita lampiña de la chiquilla de 7 años pudiera recibir semejante animal en su cuerpecito, ya que quedaba abierta groseramente por su tolete de fuego abrazando su hombría con tanta presión, el estaba partiéndola a la mitad y no se quejaba, había nacido como vergas esa nena, pensaba, se venia de solo ver esa imagen, empezó a mamar sus tiernas tetitas succionándolas con suavidad haciéndolas tronar a cada chupeton que les daba, la niña empezaba a jadear con su vocecita infantil que al ser escuchada por el sr. Jorge le ponía la verga mas dura y potente, estuvo un buen rato presionándola por la cintura sacándosela y metiéndosela lentamente para que la penetración fuera cada vez mas profunda, ya bien ensartada se levanto del buró sin sacarle su vergota y así parado la cargo en brazos y empezó a manejarla a su antojo, a sacarle la verga por completo y a hundírsela lentamente a la niña, la cargaba agarrándola en dos manos de su hermosas y calientes nalgas, metía sus dedos entre el surco de su grande culo hasta llegar a presionar levemente su ano de niña, ella soltaba quejiditos en cada metida que le daba su padrino vergudo, la pequeña se venia en orgasmos mojando su gruesa y dura verga del señor, sentía el dulce apretar de sus labios vaginales, tan tiernos y cerrados, en la habitación se oían gemidos de la niña siendo penetrada y chasquidos del choque de sus miembros, una imagen sensual de una tierna niña de 7 años cargada por un hombre maduro metiéndole su gran verga y ella bien abrazada a su cuello, colgando en el aire subiendo y bajando ensartada en la verga de un señor, su amado padrino. - Te gusta como te meto mi palo en tu balerito Karen?, se siente bien rico, ¿lo sientes bebita? Jadeaba el señor. - Si señor Jorge, me duele poquito pero siento cosquillitas y me gusta como mi balerito se mete en su palito, siento bien bonito padrinito, me gusta jugar mucho estos jueguitos. - De eso se trata mi amor, de que te guste y sientas bonito mi nena, yo también siento bien rico en mi palo cuando se mete y sale de tu balerito bebe, me gusta mucho jugar contigo. Después de subirla y bajarla en su enorme verga por largo rato, la niña se abrazaba a el como si no quisiera que terminara el “juego”, con la cabeza recargada en su hombro dejaba que el señor le metiera su tronco en su balerito y ella jadeaba muy suavemente en los oídos de Jorge, el estaba por venirse después de 40 minutos de estarla penetrando de esa manera, cansado la bajo y le quito la falda, su cuerpo era hermoso, morenito, curveado y de perfil de cielo, con unas piernas gorditas y torneadas y un culo de corazón bien gordito y exquisito a la vista. La llevo a la cama le abrió sus ricas piernas y empezó a mamar su panochita, le dijo que debía ponerle saliva para que el palito entrara mejor, la niña solo cerraba sus ojitos dejando que su padrino la tomara, después le dijo que ella debía aprender a ensalivar su palo y se puso de pie, la niña se levanto a la orilla de la cama y así él de pie y ella sentada en la cama le acerco su enorme verga en su carita, le sobo las mejillas y la barbilla con su enorme verga de 25 cm. la comparaba con su cara que era muy pequeñita contra su tamaño, le dijo que abriera so boquita y la chupara haciendo chasquidos, la niña al principio con algo de asco empezó a meter la cabeza de la bulbosa verga en su boquita, don Jorge le dijo que siguiera y en pocos minutos la nena tomaba la verga con su dos manitas y succionaba con fuerza la cabezota de la verga. -¿Te gusta pequeña?, es todo tuyo mi palo hazme gozar con tu linda boquita, sigue así Karen, chupalo rico, así mamita, ¿eso te encanta verdad? me encantas bebita. Chup, chup, chup, se repetía el sonido en la habitación a cada succión que le daba a su verga, la niña mamaba esa gran verga y parecía que le encantaba a ella también, parecía una puta de profesión pues a la gran mamada que le estaba dando la niña naturalmente ponía los ojos en blanco dando una vista a don Jorge como nunca imagino en una niña. Dejo que la niña explorara su nuevo juguete durante 30 minutos a punto de explotar en su cara sentía que se venia ante la succión de sus tiernos labios, al ver su cara de niña con ese monstruoso tolete en sus manitas y boca, pero quería gozar mas, se calentó tanto que quería cogerla con toda su fuerza, cargo nuevamente a la niña y le puso su babeante verga en su rajita lampiña levantándola y dejándola caer en su pitote haciendo el clásico sonido al estar chocando sus nalgas sobre sus ingles. Después de cierto tiempo cogiendola cambio nuevamente en el buró el quería venirse dentro de ella, así que le dijo que el se acostaría en la cama y ella solita se metería el palo en su balerito, la niña se subió a la cama después que el señor Jorge su acostó y de frente a el la fue bajando lentamente, sus labios vaginales se abrían groseramente a cada milímetro de verga que penetraba su hermosa panocha pelona, la niña después de un gemido quedo ensartada en su totalidad por el palo en su balerito, la vista era hermosa, ella pequeñita encima de un hombre lleno de vellos acariciando con sus tiernas manos su pecho y él grande con su verga ensartada en el cuerpecito de la niña empalada en un enorme tronco que le abría su interior, el la manejo para subirla y bajarla a su antojo, en veces la movía rápido y en otras lentamente, con el peso de sus caderitas la verga fue entrando con facilidad, don Jorge estaba en el mismo cielo, oliendo ese aroma de niña, de virgen siendo amada por primera vez, la niña después de varios minutos cabalgaba la verga de su padrino soltando gemidos infantiles que ponían a don Jorge loco acababa en un orgasmo que le producía mucho placer en su pequeño ser. Para ya venirse a borbotones dentro de ella, la puso en la orilla de la cama en 4 patas, disfrutando de la hermosa vista que daba aquella pequeña de 7 años, la niña mostraba un terso cuerpo y hermoso culo bien parado, Jorge sintió nuevamente su tersa y delicada piel, dorada por el color canela que tenia aquella pequeña diosa, y la empezó a coger como a una puta, la pequeña recibía fuertes embestidas en su cuerpecito que a cada una de ellas gemía dulcemente de placer, sus lindas nalgotas de niña mujer sonaban al choque de los cuerpos, era el paraíso, don Jorge quería dejar sus mecos bien adentro de la niña, las metidas eran cada vez mas potentes chocando con fuerza la base de sus huevos en el nacimiento de su panocha que ya se encontraba roja de tanta fricción, su cuerpo bañado en sudor evidenciaba el enorme esfuerzo que le imprimía a la gran cogida que le daba a Karencita, a el también le dolía ya la verga de tanta presión que recibía en su tolete, sus huevos estaban a llenar y quería sacar toda esa leche para los interiores de la pequeña. Con las embestidas brutales y el jadeo de la niña don Jorge estaba por venirse, la había cogido por horas y se sorprendía de su potencial, la panochita de esa bella niña escolar recibiría su primera mequeada, el señor metía y sacaba rápidamente su miembro tomándola de su delgada cintura, mostrando su enorme culo a su vista y sentía que ya no podía mas que iba a desfallecer, el estar bien dentro de su ahijadita y meterle su verga hasta topar con sus hermosas nalgas por fin estallo, dejo ir en la panochita tierna de la niña grandes cantidades de semen en el útero de la pequeña, bramo como un toro dejando que toda la leche se derramara en el interior de la niña que jadeaba locamente también, ella también ya había tenido sus primeros orgasmos a pesar de su tierna edad, después de venirse una vez que su verga se puso flácida fue sacando su verga llena de líquidos y semen que escurría por las piernitas de Karen, al terminar la beso ricamente por varios minutos uniendo los dos sus ardientes lenguas. Al termino de la gran cogida baño a la niña y le puso una pomada en su panochita para el dolor así como a tomar un analgésico, la niña quedo agotada y sedienta, don Jorge le dijo que la amaba y que la cuidaría por siempre, ella confundida y excitada también le dejo saber que lo quería mucho y que le gustaba estar a su lado “jugando”, se despidió con un largo beso, esperando el siguiente encuentro de esa insana relación entre dos amantes. Ese día la niña se fue a su casa con su abuelita doña Juanita pensando en lo maravilloso que era su padrino, recordando lo sucedido en su camita, esperando seguir jugando con su vergudo padrino los divertidos y ricos que juegos que le enseñaba. Continuara… Capítulo 3 La señora Juanita preparaba la cena, notaba a Karen algo diferente, la niña miraba el plato vacío sentada en su mesa, jugaba con la cuchara tallándolo en silencio, la abuela la notaba distraída ensimismada ? ¿Te pasa algo Karen? ? No abuelita nada ? ¿Por qué estás tan seria? Siempre estas hablando y ahorita no ? No sé, tengo hambre y estoy cansada ? ¿todo bien hoy? ? Si abuelita, todo bien ? ¿la escuela? ? Si también, ya hice mi tarea, voy al baño Karen se levantó con dificultad, caminaba mientras mil cosas pasaban por su cabeza, ella sabía en su interior que no debía decir lo que había jugado con don Jorge, estaba confundida, le había gustado mucho, pero también sentía miedo a que su abuela la regañara y no la dejara ir con él viejo, caminaba sintiendo como su rajita le ardía, era como aquella ocasión que le ayudo a desvenar chile a su abuela y fue al baño a hacer pipí, toco su rajita con la mano ensuciada con el chile y casi lloró del ardor, pero ahora no lloraría, se aguantaría porque no quería dejar de jugar. Con dificultad se sentó en la tasa del baño y casi grita cuando siente salir la orina, sentía algo caliente que le salía, más se asustó cuando se levantó y vio la tasa manchada de sangre lo mismo que su pantaleta, estaba tan asustada que casi le dice a su abuelita que le ayudara, pero nuevamente recordó que era algo que debía ocultar, limpio sus sangre y arrojó los papeles manchados a la tasa, jaló la palanca y vio como la prueba de su desvirgamiento se iba por el drenaje; se dirigió a la habitación y se cambió de ropa interior, guardó la manchada en una bolsa de plástico que oculto en su mochila, la tiraría mañana de camino a la escuela. En la casa de los compadres de doña juanita, don Jorge estaba acostado en la cama, no se había bañado, aún conservaba la esencia infantil de Karen en su pito, tenía unas manos rasposas como lijas, no usaba crema (decía que la crema y los cuidados eran para viejas y jotos), estaba acostumbrado a las rudezas de la vida, mucho tiempo trabajo en el campo y después de albañil, su curtida piel maltratada por el sol era la prueba viviente de ello; con sus manos rasposas tocó su pito, lo acarició y se llevó los dedos a su nariz, olio con excitada nostalgia la fragancia mezclada sangre con moco vaginal, su pene brincó solo con recordar lo sucedido durante el día, sentía que tal vez Karen podría decirle a su abuela y el iría a la cárcel, a pesar de eso no se arrepentía, había sido la mejor cogida de su vida, ninguna prostituta le había dado tanto placer, escucho la voz de mujer que desde la cocina lo llamaba para iniciar la cena y después dormir, se levantó no sin antes darle un último olfato a sus dedos y se dirigió a la cocina para cenar. La mañana fresca era anunciada por las aves que gorgoreaban su despertar, Karen escuchaba como su abuela la llamaba para levantarse, le dolía la cabeza, se levantó y sintió una gran pesadez en su vientre, toco su inflamada rajita y aun le dolía, como pudo se levantó, se dirigió al baño, el agua tibia de la regadera la despertó y la conforto de sus malestares, cambiada con su uniforme y un buen pedazo de rollo en su entrepierna bajó las escaleras, su abuela ya le tenía su humilde desayuno en la mesa, ambas lo comieron y después se dirigieron a sus respectivos destinos. Por la tarde Karen iba entre emocionada y nerviosa, miraba desde lejos la casa de doble piso donde vivían los compadres de su abuela, miraba la vieja pintura color verde que se caía a pedazos por el descuido de la misma, las plantas improvisadas en tinas que adornaban el balcón, llegó hasta la puerta y tocó con sus nudillos, lo hiso suavemente, la verdad nunca lo había hecho así, la puerta se abrió y un don Jorge canoso y cincuentón le abrió comiéndosela con los ojos y enseñando sus amarillos dientes con una sonrisa pervertida, Karen también le sonrió ? Hola Karen ? Hola ? Pasa, hoy te tengo una noticia muy buena—Karen se metió y don Jorge cerró cuando los dos estuvieron dentro—hoy estaremos solos toda la tarde, mi mujer se fue a una reunión con sus amigas y no vendrá hasta la noche, podemos jugar toda la tarde ? ¿sí?—la niña casi brincó emocionada ? Si tesorito, ¿Cómo estas de tu Valerito? ? Me arde mucho, cuando hago pipí me sale sangre ? Vamos arriba a revisarte La tomó de la mano y su pene se erecto con la suave piel infantil, imaginaba todo lo que le pensaba hacer ese día, Karen caminó a su lado, en silencio los dos subieron hasta la recámara de don Jorge, la cargo como un pequeño muñeco y la deposito en la cama, subió sus pies colocándolos en la cama y flexionándole las rodillas, separó sus piernas y con sus dedos jaló el calzón de la pequeña Karen que nerviosa se dejaba examinar, se sentía segura, porque don Jorge sabría qué hacer, al fin al cabo él era un adulto y los adultos todo lo saben. Don Jorge hábilmente retiro la pequeña pantaleta y se asustó, los labios de la nena estaban todos hinchados y en medio se marcaba una línea roja por la sangre, intentó separar los labios y ver el interior pero un grito de dolor de la pequeña lo detuvo, se maldijo en serio porque la vagina infantil estaba toda dañada, no podría usarla por días, se levantó y fue al baño trajo un trapo limpio con agua tibia y la lavo de su vagina, conforme lo hiso el dolor y ardor de la pequeña fue bajando; ya con Karen más limpia y relajada se atrevió a separar los labios, sus dedos de lija lo lograron y vio el interior lleno de coágulos de sangre, definitivamente no podría usar ese hueco por más días de los que había calculado, pero eso no lo detendría de su tare de gozar a esa precoz niña. La llevo al baño y por cerca de una hora le estuvo metiendo agua tibia gentilmente con un aplicador de su esposa, los coágulos salieron casi en su totalidad, la niña al final sintió un gran alivio, la sensación de pesantes casi desapareció. ? Bueno mi niña tu Valerito ya quedó limpio, pero no podremos jugar en unos días al Valero ? ¿No? Karen dentro de su inocente calentura pensó que, después de esa formidable curación que el viejo le había dado, podrían jugar al Valero, cosa que le había encantado, se sintió desilusionada con las palabras del viejo ? Pero no te preocupes mi hermosura, jugaremos a otras cosas ? ¿Sí? ¿A qué? ? A darnos cariño La cargo y la llevo a la cama, busco en los cajones de su mujer y al fondo de uno de ellos se halló un viejo, pero muy viejo tampón, se lo colocó entre pujidos y quejidos de la pequeña Karen ? Mi vida esto te servirá para que te cures más rápido El viejo se deleitaba con la imagen de Karen desnuda sobre su cama, en posición ginecológica, con sus piernitas separadas y el hilo del tampón sobre sus labios, aunado a esto la caliente niña separaba y cerraba sus piernas mientras le sonreía cómplice al pervertido viejo, era una invitación al pecado, no se pudo resistir, se acostó a un lado de ella y la jaló hacia él, sus bocas se juntaron y sus lenguas se enroscaron, iniciaron la danza lascivia entre un adulto muy adulto y una niña muy niña. La imagen perturbaría a cualquier mojigato, pero eso no le quitaba la pasión con la que los dos se entregaban a eso beso, las manos rasposas de don Jorge acariciaban la suave piel de Karen que gemía apasionada sintiéndose manoseada por el viejo que podría ser su abuelo, eso la ponía caliente a morir, su dañada vagina se contraía de excitación, las caricias eran tan sentidas que si en ese momento jugaban al Valerito ella lo disfrutaría aunque después le saliera sangre y le ardiera, gemía abrazando fuerte al viejo que estaba más que excitado, su enorme y viejo pene brincaba dentro de su pantalón buscando un agujero para profanar. Rodaron sobre la cama y Karen quedo arriba de él, lo seguía besando y por caliente instinto movía su pelvis sobre el pene de don Jorge, el viejo con gran habilidad logro desabrochar su pantalón y quitárselo sin bajar a Karen ni dejar de besarla, su verga cubierta por el bóxer rozaba la maltratada rajita de la nena que estaba más caliente que una yegua en celo. Don Jorge movía sus caderas simulando una cogida, le acariciaba las nalgas con sus manos y las separaba pasando sus dedos por el culito virgen aun de la niña, ella gemía desconociendo las intenciones del viejo y por qué ella estaba tan mojada de su Valerito como le gustaba que ahora lo llamaran; sentía las protuberancias de la vieja e hinchada lengua de don Jorge, eso la excitaba sentir toda la geografía de esa lengua, con aroma a café barato y cigarro. Mientras esto ocurría don Jorge pensaba como cogerse ese culo virgen, cierto que su verga era enorme y la maltrataría más que por la rajita, pero estaba tan caliente que no le importaba si la mataba a estocadas, él satisfacería sus más bajos instintos y eyacularía en ese culito a como diera lugar. Por su parte Karen estaba tan caliente que muy seguramente colaboraría en cualquier cosa que el viejo le pidiera, de hecho ella quería jugar al valerito, la ducha vaginal que él le dio la curo casi totalmente y sentiría rico nuevamente ? Don Jorge quiero jugar al valerito Las palabras de la caliente niña llegaron hasta la zona límbica del cerebro del vejete que la apretó con ganas cuando escucho esas lindas palabras, su verga ya estaba por fuera del bóxer de tanto movimiento, ya no pensó con claridad, la puso boca arriba y apunto su tolete en la rajita, nuevamente se la cogería, la niña tenía la mirada nublada, su boca abierta y su ceño fruncido, él haría lo que le había pedido y jugaría con ella, tomó su enorme verga por la mitad y metió el glande en la rajita, la niña gritó, puso cara de miedo y abrió sus ojitos como platos ? Ay, No don Jorge me dolió mucho, no por favor Lo dijo gritando con tanta alarma que el viejo sacó el glande y cobro conciencia de los que hacía, Karen estaba haciendo pucheros, la cabeza de la verga del viejo la había hecho doler como nunca, ni siquiera el día anterior sintió tanto dolor, su mirada era de miedo y su respiración agitada lo remarcaba No, por favor don Jorge me dolió mucho Está bien mi preciosa, seguiremos jugando como hace ratito. Nuevamente se acomodó a un lado de ella y la volvió a besar, sus lenguas se enroscaron en una danza, Karen a ojos cerrados lo besaba mientras lo abrazaba, se fue relajando y su rajita nuevamente emanó jugos y se contrajo en pequeña muestras de excitación, la rajita quería al intruso nuevamente, pero Karen ya sabía que le dolería mucho, por lo que ya no se lo pidió, pero lo siguió besando con toda la pasión que pudo. Karen pensaba como darle placer al viejo, recordó que a él le había gustado que lo metiera en su boca, era cierto que le dolían las quijadas de la mamada que le había dado el día anterior, pero eso no era comparable con el dolor de su rajita. Ella solita se separó de él y ante la admiración del viejo se agachó y tomó la verga con sus manitas, lo masturbó un ratito y acercándose lentamente con la boca abierta la metió cerrándola y chupando con todas las ganas que pudo. ? Aaahhh Don Jorge gimió poniendo los ojos en blanco al sentir la tibia boca infantil y por instinto la tomó de la nuca con sus manos y la guio a subir y bajar, Karen lo hacía y además de eso lo masturbaba con sus manitas, había aprendido bien el día anterior y le demostraría al afortunado pervertido que le daría placer al menos con su boca. Don Jorge movía la cabeza de la niña guiándola y sus caderas también, estaba cogiéndosela por la boca y lo disfrutaba como un poseso, en ocasiones metía más de lo permitido y su glande topaba en la garganta de la niña, provocando arqueos, ella intentaba zafarse, pero él la sostenía fuerte y la empujaba más, a veces lo hacía tan fuerte que le quitaba la respiración, la soltaba y la pobre niña sacaba la verga de la boca respirando por la boca como si saliera de lo profundo de una alberca. ? Chiquita hermosa me estás dando mucho placer Dijo el viejo con la voz entrecortada, la jaló y la puso encima de él, Karen orgullosa se dejó hacer por el viejo quien coloco su verga por encima de su rajita, cerro las piernitas e inicio un movimiento de cadera, la verga estaba toda babosa por la mamada de la niña, eso facilitó que se deslizara de arriba abajo dándole placer a los dos. El pequeño clítoris de Karen era machacado por el pubis del viejo, eso le daba chispazos de placer a ella, además del tallado que le hacía en su rajita por encima, la niña apretaba las piernas y movía su cadera para sentir más rico y gemía al mismo tiempo que el infeliz viejo la baboseaba toda pasando su rasposa lengua por infantil piel. Don Jorge chupo su dedo índice y lo dirigió al culito de Karen, que se remolineo al sentir que el dedo quería entrar, le daba miedo, pero su calentura ganó y se quedó quieta para que el dedo pudiera profanar el pequeño hoyito, cuando don Jorge presionó su dedo Karen no pudo evitar lanzan un gemido, era una mezcla de dolor y placer, ella no había sentido eso, le incomodaba el dedo rasposo del viejo, pero al sentir la excitación de este al meterle un dedo y ver como se había puesto de excitado se dejó hacer como hembra caliente sumisa. Don Jorge mientras movía su cadera de arriba abajo, besaba a la nena metiéndole la lengua en lo profundo de su boca y al mismo tiempo hacia un mete y saca con su dedo índice en el pequeño hueco, la pequeña caliente gemía ante tanto estimulo, sentía lo resbaloso de la lengua hurgando su boca, la verga tallando su raja, el cómo su clítoris era machacado por la pelvis y por último su culo siendo penetrado por un dedo; comenzó a gemir cual niña caliente era, no lo pudo evitar, la pequeña gemía chorreando su vagina lubricando la enorme verga del vejete que aumento sus movimientos haciéndolo frenéticos. Tenían cerca de 20 minutos en esa posición, el asqueroso viejo saco el dedo del culo infantil y lo llevo a la boca de Karen que por instinto caliente no pudo evitar chuparlo como si fuera la verga, el viejo arrobado veía como a ojos cerrados chupaba el dedo, moviendo su cabeza de arriba abajo, sus mejillas se sumían por la succión dada, eso era demasiado pervertido para don Jorge que casi eyaculaba viendo a esa caliente niña mamar literalmente su dedo, en esa misma forma metió el dedo medio a la boca y ella abrió los ojos, solo lo vio intento sonreír y volvió a cerrar los ojos y seguir mamando dedos, los ensalivo dentro de la boca de la pequeña, lo paso por debajo de la lengua, los metió a los carrillos recogiendo toda la saliva posible y una vez embetunados se los saco de la boca y los llevo de nuevo a su culo. Karen quiso gritar al sentir un segundo dedo penetrando su culito, pero el grito fue ahogado por la boca de don Jorge que nuevamente la beso con pasión, haciendo que la caliente niña olvidara la penetración digital que le hacían; don Jorge no tardo en lograr su objetivo y dos dedos se introdujeron en ese culo que penetraría a como diera lugar ? Mmmmgggg Eran pos pujidos que daba la niña mientras el viejo metía y sacaba los rasposos dedos como si quisiera con ello lubricar el ojete. ? Mmmmgggg ? Tranquila mamacita, debes relajarte ya se está aflojando tu culo, vas a sentir muy rico como por tu valerito, si quieres que volvamos a jugar al valero ¿verdad? Karen la pequeña niña nalgona y caliente solo asintió con la cabeza y siguió besando a su hombre mientras el gozaba de ella como un pervertido que era. ? Muy bien, solo que ahora lo haremos por este hoyito, veras que rico es Don Jorge pensó que era tiempo de cambiar de posición, la levantó y la acostó a un lado de él boca abajo, levanto su cadera hasta que sus rodillas y pecho quedaron al mismo nivel, se dirigió al buró y tomo vaselina del mueble, regreso a la empinada Karen que desde su posición lo veía sonriendo, no tenía idea de lo que iba a hacerle, pero por la cara que el viejo ponía prometía ser algo que dolería pero terminaría siendo rico, estos pensamientos pasaban por la cabeza infantil que de imaginarlo sonrió ante el excitado vejete, que a pito parado y por fuera del bóxer, caminaba hacia ella. Llegó a su lado y desde atrás de ella tomo vaselina con sus dedos y lo llevo al pequeño orificio, ella se revolvió inquieta y la volvió tranquilizar tomándola de las nalgas y sujetándola, metió los dos dedos que ya profanaban el hueco y los giró dentro tratando de dar la mayor dilatación, la caliente Karen solo pujaba dejándose hacer las caricias mal sanas del vejete, que babeando saboreaba lo que iba a estrenar ese día, pensaba todas las posibilidades al cogérsela y no solo ese día sino los posteriores, pensaba como la compartiría con su compadre Filemón, y a turnos la haría como quisieran. ? Auchh don Jorge me duele ? Aguanta mamacita, ya pasará y sentirás delicioso Su babeante verga salía del bóxer, increíblemente no había perdido erección, estaba firme como una roca, ni su mujer ni ninguna puta le había hecho tal reacción, Karen significaba su viagra natural; se bajó el bóxer haciendo que la verga saltra al brincar el elástico y con su lengua pasando por sus labios apuntó el glande el pequeño hueco de Karen que apretó sus ojitos y las sábanas con sus manitas al sentir el enorme intruso ? Ahuuuu El aullido de la pequeña no detuvo a don Jorge que sujeto su verga a la mitad y logró meter el glande ? Don Jorge es muy grande, me duele ahuuuu Un nuevo aullido emanó de la boquita de Karen, porque don Jorge no se detuvo, metió otro poco más y se quedó quieto acariciando la espaldita infantil ? Don Jorge por favor, sáquela es muy grande me duele ahuuu Desde su posición don Jorge soltó un chorro de saliva y este cayó a la mitad de su verga, con sus rasposos dedos esparció la saliva para lubricar más su pito. ? Ahuuu ahuuu ahuuu don Jorge por favor! La pequeña Karen ya gritaba, pero don Jorge seguía sin hacerle caso, ni siquiera se tomaba la molestia de tranquilizarla con palabras, estaba sintiendo tanto placer que nadie lo detendría ni siquiera las súplicas de la nalgona Karen. Ahuuu por favor don Jorge de verdad me duele, si quiere se la mamó otra vez, pero sáquemela, por favor Don Jorge ajeno a las súplicas infantiles metió otro poco más y la niña hiso el intento de levantarse pero la mano poderosa del viejo la mantuvo empinada, la pequeña estaba tan asustada que empezó a llorar y volvió a gritar cuando don Jorge sin misericordia alguna metió otra parte; a estas alturas Karen sollozaba y don Jorge callado y perdido en lujuria veía a la pequeña como tenía metido dos tercios de su verga, la saco un poco ante el alivió de la niña, pero solo para volver a meterla, ella aulló como loba cuando el pene regreso al hueco ? Ahuuu ahuuu ay ay ay La pequeña solo gritaba aullaba y pujaba, ya no hablaba, no podía, el dolor la tenía cegada y muda para defenderse. El vejete se apiadó un poco de la pequeña y paso su mano a la entrepierna infantil y ahí estimulo su clítoris un poco, ella entre el dolor y el miedo sintió el estímulo de su zona erógena y la tranquilizó un poco. Don Jorge al sentir el culo más relajado inició un mete y saca lento pero continuo, no dejo de estimular el clítoris y la pequeña Karen no pudo evitar cambiar los pujidos por gemidos, una danza inició, la nena estaba adaptándose al miembro adulto y el estímulo de su clítoris rendía fruto y la excitación empezaba a vencer al dolor, ella solita movió sus caderitas, lo hacía de forma involuntaria, lo caliente emergía en ella; era una hembrita caliente que a pesar de su edad le daría el mayor placer a un suertudo viejo que aumentaba la velocidad de la mano y de sus caderas ? Don Jorge ya no duele tanto, ya siento rico Lo dijo como si al viejo le importara mucho si ella sentía placer, Don Jorge solo sonrió desde atrás de ella y sus amarillos dientes fueron expuestos como los de un lobo. ? Mas don Jorge, mueva su mano así de rico mas El viejo movía la mano más rápido, pero también su cadera, la saco solo para escupir saliva y regreso con sus dedos todos babosos a la rajita infantil, Karen no pudo evitar gemir de placer al sentir los resbalosos dedos que la estimularon. ? Si… si mi putita, eres la más deliciosa que he conocido El viejo por fin había hablado, las palabras llegaron al oído de la caliente Karen que orgullosa se movió más para satisfacer a su sodomita amigo; don Jorge la soltó de la entrepierna y la jaló a él, ella quedo apoyada solo de sus rodillas y manoteaba al aire como intentando sujetarse de algo, el hábilmente la doblo de espalda haciendo una curva perfecta, eso nunca se lo dría hacer a su vieja esposa, la quebraría al intentar hacer esa maniobra, pero la nalgona Karen era una niña y muy flexible, no tuvo problemas con eso. Don Jorge le giró la cabeza y le metió la lengua en su boca, ella lo recibió con gusto cerrando sus ojitos, por alguna razón se sentía de maravilla siendo enculada por el viejo y teniéndola doblada en esa posición, lo puta era mayor que lo infantil en ella; no le importaba el dolor, el evento era excitante, sentía cosas que nunca había sentido. Karen recordó cuando se masturbó con sus deditos y como le gustaba explorar sus genitales, pensaba en los adultos diferente otras niñas, ella ponía más atención a la entrepierna adulta y como se abultaba el miembro masculino, comparaba tamaños, fantaseaba el cómo serían, sabía que los hombres cargaban gruesos miembros, ella hubiera experimentado eso con cualquier adulto que lo pidiera, el afortunado había sido don Jorge, pero a ella no le importaba eso, lo hubiera hecho con gusto con alguno de los maestros de la escuela, con el conserje, con el señor que vendía fruta afuera de su escuela, con el gordo calvo de la tienda; su mente volaba siendo cogida por maestro sobre un escritorio, eso la convertiría en la favorita de él; también pensaba como se la chuparía al conserje dentro del área de limpiadores, como se abriría de piernas sentada en la mesa de él y con el dedo índice lo invitaría a acercarse y cogérsela, no le negaría nada. Ahora pensaba en el de la fruta con el solo lo haría rápido, un manoseada y talvez algo oral, no había un escondite donde coger, ha pero recordó la vieja construcción abandonada, si, lo llevaría ahí y le daría disfrutar su cuerpo en todas las formas que él quisiera; por último el asqueroso viejo calvo de la tienda, ese en particular la excitaba más, por como la veía, como miraba sus piernitas cuando ella pasaba por ahí, ella notaba como abría su boca cuando ella pasaba, sabía que la deseaba, a propósito ella subía su falda doblándola en la cintura para que luciera más corta, frente a la tienda se agachaba acomodando sus calcetas, empinada a él sentía como el gordo calvo la miraba con lujuria perversa infinita, eso hacía que la rajita de ella se mojara. Un movimiento brusco la regresó a donde estaba, hincada de espaldas a don Jorge que la besaba de la forma más perversa que un anciano puede besar a una niña mientras la enculaba sin piedad, ella parecía un muñequito frente a él, y este se daba gusto como si fuera la última cogida de su vida, la sujetaba de las tetitas y movía sus caderas haciéndola gemir dentro de su boca, ella se sujetaba de los antebrazos del anciano que la sujetaba del tórax, su lengua exploraba la rasposa lengua del anciano impregnada de sabor a tabaco viejo y café rancio, sabía que lo que hacía era prohibido, pero no lo dejaría de hacer, le ocultaría todo a su abuela para que el anciano pervertido siguiera disfrutando de ella y su mente volvía a volar imaginado todas las posibilidades que tenía con el anciano. ? Putita que rica estas, mi putita, mi puta, puta… puta… me vengo… me vengo como nunca aaahhh es delicioso aaahhh aaaahhhh El viejo pompeo el culito como si fuera de una adulta, lo hiso con tanta fuerza que cayó sobre ella quedando los dos acostados sobre la cama y se vino dentro de ella entre gemidos y gritos de placer, Karen por su parte disfruto contrayendo su vagina, sintiendo los potentes chorros de semen en su culo, nunca los había sentido y ahora jamás los dejaría de sentir, sería la puta del viejo cada que le diera la gana Aaahhh eres l mejor puta que he conocido Karen aun debajo de él acaricio como pudo la cabeza canosa del viejo, que sudado soltaba las últimas gotas de leche dentro de la pequeña Karen, se desacopló de ella y se acostó a su lado boca arriba, respiraba agitado, recuperaba aire, había sido la mejor enculada de su vida, la niña se puso a su lado y lo abrazó acariciando su canoso bello sobre el pecho de él, lo mimaba y acariciaba, sentía cariño por él, no le importaba la indiferencia que el demostraba como todo hombre lo hace postcoito, ella lo quería así, metiéndosela una y otra vez sin piedad; ella no se detendría, sería de él y haría todo lo que le pidiera. ? Don Jorge, lo quiero Don Jorge solo la volteo a ver de reojo ? ¿Ah si?—contesto el viejo sin voltear a verla ? Sí, mucho, le daré lo que me pida, quiero seguir jugando con usted toda la tarde y todos los días ? ¿De verdad harías todo lo que te pidiera? ? Si ? Límpiame la verga con tu boquita ? Pero está sucia, me la metió por atrás ? Dijiste que todo lo que te pidiera Mientras dijo esto el viejo la tomó de la cabeza y la empujo a que le mamara la verga, ella lo hiso, después de todo ella le había prometido hacer todo lo que le pidiera y si eso significaba comer mierda, pues lo haría cada que él quisiera; a ojos cerrados mamó y limpió el aguado pene del viejo que prendía un cigarro y fumaba saboreando el momento, pues no todos los días llega una niña bien nalgona y caliente a complacerte, menos si eres un cincuentón que tiene que pagar por placer. El cuadro fue enternecedor y pervertido, el viejo sobre la cama fumaba teniendo una mano descansando sobre su nuca y la pequeña Karen empinada en su entrepierna mamándole la verga a ojos cerrados, enseñándole el culo, él podía ver cómo le salía la leche que recién le había eyaculado. La tarde fue de locos, él vejete le volvió a lavar la vagina y le puso mucha crema antiinflamatorio en el culo, le dio el pomo para que la pequeña se la pusiera en la noche, la vida cambiaba para los dos y se volvía más placentera, mas cosa vendrían, los dos lo sabía, cada quien a su modo, pero eso será otra historia. Continuará

Autor: sexotabuxyz Categoría: Tabú

Leer relato »

mi hermano me hizo el amor y no se dio cuenta

2022-09-22


Hola, mi nombre es Laura, soy tez blanca, pelo mono, unos senos normales tirando a pequeños, pero mi mayor característica son mis nalgas, tengo unas caderas anchas y unas nalgas redonditas. Era fin de semana y mi hermano nos invitó a mi novio y a mí a ir a una finca de tierra caliente con piscina para celebrar su cumpleaños, a la cual iría con su novia Marcela y con otras dos parejas, lo cual aceptamos para salir un poco de la rutina del día a día, la idea era ir el sábado en la tarde hasta domingo. Pero llego el sábado y a mi novio le pidieron un informe en el trabajo que se requería entregar el lunes a primera hora, por lo cual me dijo que fuera yo sola, ya que no quería que me quedará aburrida y ya habíamos dado las cuotas para la comida, el licor y la estadía. Y así fue, termine yendo sola con las otras tres parejas, entre ellas mi hermano y Marcela Al llegar quede sorprendida porque la finca era muy bonita y tenía una gran piscina, y la casa era de tres pisos, con un cuarto y un baño en cada uno de ellos, por lo cual, al acomodarnos, cada pareja quedo con una habitación y a mí me dejaron el sofá-cama que estaba en la sala del primer piso por estar sola. Igual no quería pasar aburrida por estar sola, por lo cual, apenas llegamos nos cambiamos todos y nos pusimos los vestidos de baño y nos fuimos los 7 a la piscina con comida, cervezas y botellas de tequila que habíamos comprado. Y asi fue pasando el rato, entre trago de tequila y cerveza nos fuimos emborrachando alegremente todos, estábamos tomando muy seguido por la alegría de estar en la piscina, con buena música y un ambiente muy bueno. La que más estaba tomando era Marcela la novia de mi hermano, la cual generalmente no bebía, por lo que le estaba haciendo más efecto el trago, y entre trago y trago ella y mi hermano se besaban y manoseaban delante de todos, lo cual me provocaba cierta envidia de no estar con mi novio. Pasado el rato Marcela ya estaba tan borracha, que no era capaz de sostenerse de pie, por lo cual al ser yo la más sobria de todos me ofrecí a llevarla a su cuarto, la cual estaba en el tercer piso, para dejarla dormida, -yo ahora subo- decía mi hermano también borracho. Pero al irla llevando, Marcela estaba tan borracha que me quedaba imposible subirla, por más que lo intente, estaba totalmente inconsciente, así que lo único que se me ocurrió era dejarla en el sofá cama donde iba a dormir yo y yo subiría a la pieza del tercer piso, y eso hice, la acosté en el sofá cama y subí por el pijama de ella que estaba en su cuarto (ya que estaba con el vestido de baño y este estaba húmedo), cuando baje, le quite el vestido de baño para ponerle la pijama seca. Al verla desnuda, me quedé un minuto contemplándola, me di cuenta que en contextura era muy parecida a mí, senos pequeños y unas piernas gruesas y nalgas también grandes, también vi que se dejaba crecer un pequeño montículo de vello en su vagina al igual que yo, la vestí como pude, le puse la cobija y la deje totalmente dormida. Yo ya me sentía muy cansada, por lo cual no quería ir ya a la piscina, entonces mejor subí al cuarto del tercer piso para dormirme, a la pieza que iba a ocupar mi hermano con Marcela, cuando llegue me quite el vestido de baño que estaba todo mojado y me di cuenta que había dejado mi maleta en el primer piso, por lo cual me dio pereza y me acosté desnuda (no es algo que me guste hacer, pero dado el estado de embriaguez que tenía preferí dormir así), apague la luz y me puse la sabana encima, me di cuenta que la pieza quedaba realmente oscura porque la única ventana que había, estaba cubierta por una lámina de madera, entonces la poca luz que se veía era la que entraba del pasillo por debajo de la puerta. Mientras me estaba quedando dormida empecé a recordar la manera como Marcela y mi hermano se tocaban y besaban en la piscina, como frotaban y pegaban sus cuerpos y se tocaban dentro de la piscina para que no los viéramos, estos pensamientos, el licor tomado y el roce de la sabana en mi cuerpo desnudo empezaron a poner mis pezones duros y generar un calor en mi vagina, la cual empecé a sentir lubricada. Estaba en esos pensamientos y quedándome somnolienta cuando empecé a sentir un ruido, era alguien que estaba subiendo las escaleras, el ruido se hacía cada vez más fuerte por lo que me di cuenta que venía para la pieza donde yo estaba, gire mi cabeza hacia la puerta y veo q esta se empezó a abrir lentamente y aunque estaba muy oscuro logre ver la silueta de mi hermano entrando a la pieza y cerrando la puerta tras de él, por lo cual quedo nuevamente a oscuras, aunque mis ojos estaba ya un poco acostumbrados a esta oscuridad, veo que él se dirigía con pasos torpes a la cama: -Amor, ¿ya estas dormida? - Decía mi hermano con un tono ya un poco borracho, ahí me di cuenta que él pensaba que estaba su novia Marcela donde yo estaba acostada, no le respondí nada, me dio cierta gracia y quise saber en qué momento me reconocería. -Es que estoy muy excitado y no quiero acostarme con esta calentura, me dejaste muy caliente en la piscina- Esto me dejo en shock, me quede sin palabras mientras logro ver en la oscuridad que se quitó la pantaloneta de baño y se acostó al lado mío, la verdad no sé si fue el licor o qué, pero lo que dijo me provoco un calor y cosquilleo en mi vagina que me dejaron muda, ya cuando le iba a decir que era yo la que estaba acostada en la cama, el hábilmente me quito la sabana y me empezó a acariciar uno de los senos y el otro me lo empezó a chupar, lo cual provoco en mí, una corriente que me llego directamente a mi vagina, sintiendo como lubricaba. -Que rico que estas desnuda- me decía, mientras tenia uno de mis pezones en su boca y el otro lo tenía entre sus dedos, yo solo me limite a dar gemidos ahogados, no sabía qué hacer. De pronto sentí como dejo de acariciar uno de mis senos, y mientras seguía chupando uno de mis pezones, bajo su mano hasta mi vagina, con lo cual apenas sentí sus manos y dada mi excitación mis piernas se empezaron a abrir, lo que le permitió a mi hermano tocarme a su gusto toda mi vagina -Vaya, estas súper mojada, veo que no era el único caliente, que bueno que subí- me decía mientras me tocaba el clítoris en círculos, lo que provocaba que mis caderas se empezaran a mover al vaivén de sus caricias, y arrancaba de mi gemidos los cuales trataba de disimular para que no descubriera que no era su novia la que estaba masturbando de esa manera. Mientras seguía con mi pezón en su boca, y acariciándome abajo, empezó a meterme los dedos, lo cual me llevo a la gloria y ese corrientazo hizo que abriera mis piernas del todo, lo cual con mi muslo derecho logre sentir algo, al bajar mi mano y tocar, me di cuenta que era su pene erecto que me rozaba la pierna. -Me encanta que me toques-me dijo, lo cual me motivo para agarrar su pene, el cual se sentía de buen grosor, y empezar a masturbarlo, a ese punto yo ya estaba súper excitada, y ahí estábamos los dos, dándonos placer mutuamente. Pasaron así unos minutos, donde me sentía muy cerca del orgasmo, dejo de tocarme y con mi pezón derecho aun en su boca, empezó a acomodarse encima de mí, acomodando sus piernas entre las mías, lo que me obligo a abrir las mías, quedando totalmente a su merced, aunque en ese punto estaba muy excitada, sabía que no permitiría que me penetrara, no quería cruzar esa barrera, y tampoco sabía cómo le iba a explicar que lo había dejado llegar hasta ese punto sin decirle nada. Ya me iba a disponer a decirle que parara, que no era su novia a la que se disponía a penetrar, hasta que sentí que saco mi pezón de su boca y con pequeños besos empezó a bajar por mi abdomen, por mi ingle hasta que sentí su respiración en mi clítoris, el cual se metió rápidamente en su boca sin darme tiempo de decirle nada, lo que provoco en mi un corrientazo que me arranco un gemido, el cual no pude ahogar –Mmmmmm- gemía yo, mientras su lengua hacia círculos y jugaba con mi clítoris de una manera espectacular. Luego de unos minutos, sentí como con sus manos me agarro la parte de atrás de mis muslos y los tiro hacia mi cabeza, levantando mi cadera y dejándome con las piernas totalmente abiertas y con mi vagina totalmente a su disposición, lo cual aprovecho y empezó ya a meter su lengua dentro de mi rajita, mi propio hermano me estaba penetrando con su lengua, provocándome gemidos cada vez que la sentía adentro, y como la dejaba ahí y la movía, podía sentir mis jugos vaginales empapando toda su cara, los cuales lamia con ganas. Lo siguiente que sentí fue como empezó a lamer mis nalgas, primero una y luego la otra, se sentía muy rico, hasta que sentí su lengua llegar hasta mi ano, era la primera vez que me hacían eso, por lo cual mi primera reacción fue apretarlo, su lengua hacia círculos en mi ano y sentía como presionaba con la intención de meterla en él. –No le dará asco? - pensaba yo en ese momento, pero ante su insistencia, y creyendo que era algo normal que le hacía a su novia, me relajé y sentí como su lengua entro, y con ella hacia círculos dentro de mi culito, provocándome un calor que me empezó a excitar muchísimo, algo que a ningún novio le había permitido hacer, y ahí estaba mi hermano, comiéndome el culo literalmente. -Que rico amor, ese culo te sabe delicioso- Decía mi hermano cada vez que sacaba su lengua de mi ano, luego puso su boca nuevamente en mi clítoris y empezó a jugar con él con su lengua, haciendo círculos, lo que empezó a generarme ese calor que se siente cuando se está cerca del orgasmo, lo cual mi reacción fue coger su cabeza y apretarlo más contra mi vagina, y restregarlo contra esta para que no fuera a parar, en ese momento siento que suelta una de mis piernas y coloco uno de sus dedos en la entrada de mi ano, por más que trate de apretarlo, estaba tan dilatada que empezó a meterlo, apenas sentí que metió todo el dedo en mi culo y con mi clítoris en su boca, sentí llegar el orgasmo- ahhhhhhhhhhhhhhh- gemía mientras empecé a sentir ese maravilloso orgasmo que recorría todo mi cuerpo y me hizo temblar, fue tan fuerte que me toco apartar a mi hermano porque mis piernas empezaron a moverse como si les estuviera pasando corriente, sentía como todo el calor se me concentro en mi parte baja sintiendo como salía liquido de mi vagina, mientras el resto de mi cuerpo comenzó a relajarse y empecé a sentir un estado de éxtasis. En ese momento de relajación, y mientras sentía que apenas recuperaba mis sentidos, mi hermano se subió y se colocó encima de mí, y no me logre percatar que empezó a acomodar su pene totalmente erecto en la entrada de mi vagina, cuando estaba dándome cuenta de la realidad empujo y me penetro- ahhhhhhhhhh- logre decir, mientras mi vagina totalmente mojada se abría ante su pene, hasta sentir que sus testículos tocaron mis nalgas, trate de decirle algo pero fui callada con sus labios, los cuales se fundieron con los míos en un beso muy apasionado, antes el besar a mi hermano me hubiera generado asco, pero en esa situación me encanto, y mientras me besaba empezó un mete y saca lento y delicioso, sentía como si lo fuera a sacar y empujaba hasta el fondo, y en cada arremetida lograba emitir sonidos mientras me seguía besando, como si estuvieran aplaudiendo, en ese punto ya no me importaba nada, ya sabía que no había vuelta atrás por lo cual decidí disfrutar al máximo. Estuvo en ese bombeo lento y delicioso bastante rato, y en cada embestida iba sintiendo el próximo orgasmo acercarse, y mientras me penetraba besaba mis labios, bajaba por mi cuello, me chupaba los senos, y volvía y subía a mi boca. Ya estando muy excitada, mi hermano paro y sentí como saco su pene, y se arrodillo en la cama. –Amor, ponte en cuatro- me dijo, con lo cual me di la vuelta y así arrodillada quedé en posición de perrito, allí sentí como agarro una de mis nalgas con una mano y con la otra dirigió su pene para penetrarme, cuando lo hizo cogió muy fuerte las dos nalgas, una con cada mano, las abrió, y empezó un mete y saca muy rápido y profundo, mientras yo acomodaba mi cara contra la almohada para ahogar mis gemidos en esta, sintiendo como el calor se me empezó a centrar en mi vagina, indicios de que el orgasmo estaba otra vez cerca, hasta que sentí como me empezó a penetrar el ano con uno de sus dedos, mientras seguía penetrándome con su pene mi vagina, sentirme penetrada por los dos orificios al mismo tiempo me hizo explotar nuevamente en un segundo Orgasmo, con lo cual tuve que morder la almohada para contener el gemido que este me provoco, me sentía en la luna, sentía los corrientazos en todo mi cuerpo mientras él seguía penetrándome con su pene mi vagina y con uno de sus dedos mi ano. -Ya estoy que termino amor, quiero correrme en tu culo- decía mi hermano, mientras sentí como sacaba su pene y su dedo de mí, creyendo yo que iba a eyacular encima de mis nalgas, cuando siento que acomoda la cabeza del pene en la entrada de mi ano, y dado lo dilatado que lo tenía y lo excitada que estaba con mi recién orgasmo, con una leve presión logro meter gran parte de su pene en mi culo hasta ese momento virgen, sabía que en ese punto no podía decirle nada ni impedírselo, no había forma de yo explicarle como había permitido llevar la situación hasta ese punto, y creyendo yo que el sexo anal era habitual entre él y su novia, me dispuse y prepare a perder mi virginidad anal, luego lo saco un poco y volvió a meterlo ya un poco más, luego lo saco otro poco y después lo metió mas, en cada embestida sentía como su pene se iba abriendo camino en mí, hasta que en una de esas siento el golpe de sus testículos en mi vagina, indicándonos que ya tenía todo su pene dentro de mi culo, apenas sintió eso, empezó un mete y saca lento pero largo. -Está muy apretadito tu culo amor- decía mi hermano mientras lo sacaba casi todo y lo metía nuevamente hasta el fondo, lo hacía sin prisa, lo que me permitía acostumbrarme al dolor que sentía, aunque después de unas cuantas embestidas el dolor desapareció y empecé a sentir un placer diferente para mí, lo cual genero el calor del orgasmo otra vez centrándose en mi parte baja, así que dirigí una de mis manos y empecé a estimular mi clítoris para poder acelerar mi orgasmo ya que sabía que mi hermano estaba cerca de terminar. -mmmm me vengo, me voy a correrrrrr- Decía mi hermano, mientras empezó a acelerar las embestidas a mi culo, y empecé a sentir como me llenaba de su semen caliente, calor que me envío el ultimo corrientazo y me provoco un tercer orgasmo, y nos empezamos a venir los dos al mismo tiempo, mientras mis piernas empezaban a temblar, deje caer todo mi cuerpo a la cama mientras mi hermano quedaba encima de mi espalda aun con su pene dentro de mí, dando sus últimos bombeos. Nos quedamos un par de minutos recobrando el aliento, hasta que siento como saca su pene ya flácido de mi ano, se levanta y siento como me da un beso y una palmadita en cada nalga. –Wow amor, estuvo delicioso, no pensé que me dejarías metértelo por el culo, gracias por dejarme ser el primero, fue el mejor regalo de cumpleaños que me han dado- me decía mientras sentía como con su dedo tocaba por encima mi adolorido ano, ahí me di cuenta que nunca habían tenido sexo anal, lo cual me ocasiono una risita interna. –Voy otra vez a la piscina a terminar unas cervecitas que quedaron, ahorita subo, descansa. Te amo- me dijo, mientras se levantaba, cogía la pantaloneta de baño y salía de la habitación. En ese momento caí en la realidad de lo que había pasado, y aunque me generó un sentimiento de culpa, también sabía que me había encantado, ya lo que me preocupaba es que mi hermano no se fuera a dar cuenta de lo que paso, por lo cual sabía que no me podía quedar en el cuarto y que debía subir a Marcela como diera lugar a la cama, así que, a pesar del cansancio, entre al baño, me limpie el semen que aún me salía del ano, me puse el vestido de baño y baje al sofá cama donde estaba ella dormida. –Marce, Marce, despiértate que debo llevarte a la cama- le decía mientras la iba despertando, y aunque estaba muy somnolienta, logro poner de su parte y me facilito un poco el trabajo de colocar su brazo encima de mi hombro, levantarla y así iniciar la subida al tercer piso. Después de un gran trabajo logramos llegar a la pieza del tercer piso y se desplomo nuevamente en la cama, aquella donde su novio, mi hermano, me había hecho suya. Ya estando acostada le quité la pijama para dejarla desnuda tal cual estaba yo, la cubrí con la sabana y me fui para el sofá cama, me puse mi propia pijama y me quede dormida pensando en la noche tan excitante que había pasado.

Autor: laurapaisa Categoría: Incesto

Leer relato »

la noche de romina

2022-09-22


Era sábado por la noche ya cercaba la hora esperada la cual correspondía a las 12 de la noche o las 00 hs es decir el final de un día y el comienzo de otro, estaba parado frente a nuestra habitación ya listo vestido con un jean negro y una camisa azul. Veía como ella se preparaba, ya maquillada con esa carita de princesa era imposible creer lo que iba a pasar, su piel tostada con esa cabellera larga y ondulada. Pero lo que la más observaba era ese hermoso ojete parado con los cachetes separados por una tanga de negra al igual que el sostén. Tenía sobre la cama 5vestidos, no sabía cuál escoger si el rosa con bolados, el azul largo de hasta los pies, el rojo cortito de cuero, el blanco de seda transparente o el negro con brillos. ¿Romina – cual me pongo amor? Yo – no sé el que vos quieras en el que te quedé más cómodo- dije con cierto nervio, se me acerca moviendo esas piernas torneadas hacia mi Romina- nico esto ya lo hablamos, Rodrigo y mariano ya están viniendo para acá. Mira pensa que es la mejor manera de terminar con la fantasía que tenes- Tenía razón es lo que había dicho el sexólogo que lo mejor era que si a ella le gusta provocar y a mí que se la cojan era mejor hacerlo de una vez y bueno de yapa ella cumplir su la propia fantasía, la de estar con 2 hombres. ¿Quiénes son?, no sé, ¿de dónde los conoce romí?, ni idea, ¿cómo son?, tampoco lo sé. Ese era el cuestionario en mi cabeza. En fin, ya no se podía hacer nada más que vivir lo que nos regale la noche. Justo cuando estaba por besar a romí le llega un mensaje a su celular, lo cual vuelve a la habitación ylo lee. Romina – ya están viniendo para acá amor- dijo emocionada ¿Yo- que bueno cuanto tardan? - Romina- en 15 llegan dice Rodrigo – ¿Yo – che Romí, de donde lo conoces? – Romina – los conoce Yamila – Yamila es la mejor amiga de mi novia, que soltera y a veces solicita servicios sexuales de gigolos. ¿Yo- entonces hay que pagarles mi vida? - Romina – no te preocupes, yo ya lo hice, vos relaja – dijo y cerró la puerta A los 5 minutos salió con una pollera hasta por encima de la rodilla color dorado y una blusa suelta color blanco que hacen juego con sus sandalias, muy bien perfumada así que nos pusimos hablar y me impuso unas condiciones en las que lo pasara yo me tenía que quedar en el molde sin hacer nada. Justo pasa el tiempo y suena el timbre mi novia contesta y eran ellos, los cual le da acceso al edificio y mientras esperábamos que llegue a nuestro me da un par de recomendaciones más. Tocan la puerta, lo cual romí me pide que atienda mientras ella espera en la sala, respiro hondo y abro. Ahí estaban uno era de pelo castaño corto y barba candado de tés blanca, buen físico estaba vestido con un chupín negro bien ajustado con zapatilla y remera blanca cubierto con un saco gris, ojos celestes. El otro era moreno más alto y más musculoso de ojos verdes y pelo bien corto, alto vestido con chupín rojo y camisa blanca. Rodrigo- hola man, un gusto soy rodri- y me da un abrazo como si no conociéramos de toda la vida, era el chico de saquito con una vos bien de concheto. Mariano – hola soy mariano, gracias por contratar nuestro servicios- mucho más serio, este me dala mano casi quebrándomela por su fuerza. Ambos pasas y ven a Romina de arriba abajo. Rodrigo – hola vos debes ser romí, sos un bombonazo – dijo al ir a abrazarla con un gran descaro Mariano – hola como estas? – dijo dándole un beso Romina – hola bienvenidos- dijo con cierto nervio Rodrigo – no me digas que estas nerviosa, no te preocupes la vamos a pasar bien- dijo sosteniéndole las manos. Mariano – que lindo departamento tiene Nico – me dijo ya con tono de amistad Hablando un poco de cualquiera cosa, nos fuimos a los sillones, romí y yo en uno y en frente ellos, romí se para y va a buscar un vino para serviles a los invitados, Rodrigo decide acompañarla. Tarda un poco y de fondo se siente risas de romina. Mariano – a que te dedicas Nico? – me pregunta como para romper el hielo. Yo- tengo un local de ropa deportiva – Mariano – a mira vos, decime la dirección así un día paso, yo me la paso en el gym y cada 2 por 3 me compro ropa – Yo- si dale acá tenes una tarjeta – y lo doy una donde dice la dirección de mi local. Mariano – y viven de eso?- Yo- no romí es mecánica dental – Mariano – a también voy a necesitar de ella- ¿Yo – y ustedes hace mucho que hacen esto? – Mariano- hace un par de años, nuestro servicio es el mejor, hacemos tríos, fiestas lo venga, esto es una profesión como cualquier otra- dijo con seguridad. A propósito, me dijo rodri que hablo con tu chica de que no vas a participar – Yo – no, no voy a participar – Justo llega romí con Rodrigo, el sosteniéndola de la cintura como si él fuera su novio y no yo. Después de servir el vino romí comienza a hablar con los chicos sin que yo participe. Mariano – me dijo Nicolás que sos dentista – Romina- si tengo consultorio en el centro y Yamila es una clienta, lo cual nos hicimos amigas y…- Rodrigo – y te dio mi numero – dijo interrumpiéndola Rodrigo – che que lindas fotos tenes, viajaron por muchos lados- haciendo referencia a nuestros cuadros con foto de nuestros viajes colgados en la pared- Romina- si esa de allá es en la Patagonia, esa otra es córdoba y las de allá es la machu pichu- Mariano – uh yo fui y quedé enamarodisimo de ese lugar – dijo siendo hasta el cuadro y señala si la chica de la foto era ella, lo cual ella se para y va remarcarle que si era ella. Aprovecha mariano para también sobarle la cintura. ¿Romina – pongo un poco de música? – pregunta lo cual dicen que si, pone música en su reproductor que estaba al lado del sillón donde estaba sentado Rodrigo, se inclina y Rodrigo levanta un poco la pollera para verle la cola (yo ya estaba excitado con la situación) Romí hace como que no se da cuenta y pone a teddy swing. Después de terminar el vino, romí fue a buscar otro esta vez con mariano de acompañante Rodrigo – estas un poco nervioso, jajaajaj vamos a jugar un juego así empezamos de una vez – yo me quedo callado, llegaron mariano y romi con otro vino lo bebimos y cuando iba por la mitad, Rodrigo dice. Rodrigo – jugamos a algo– Romina – dale – Rodrigo – adivina de qué color es el slip de mariano – así de sopetón, ella me mira como pidiendo permiso, lo cual con la cabeza accedo a que siga el juego Romina – mmmmm negro –dijo segura Rodrigo – a ver – y lo mira a mariano, él se para y se desabrocha el pantalón y se lo baja hasta la rodilla y era de color blanco. Rodrigo – pediste me tenes que dar un beso- lo cual ella se para al igual que él y se empiezan a besar en unos instantes el beso fue más intenso, se soltaron y cada uno se sentó en su lugar. Rodrigo – te toca romí – ¿Romina – mmmm donde queda el local de Nicolás? - Mariano – manzanares 550entre Godoy y mansilla- dijo rápidamente ¿Romina – como sabias? – Yo- me pidió una tarjeta– y ambos rieron Mariano - bueno sácate la ropa, esa es tu prenda – Así que ella debe acceder y se para primero sacándose la blusa y después se da vuelta lo cual se empieza a sacar a la pollera mostrando a los invitados su enorme culo entre la tanga negra y observo que la verga de mariano se levanta de forma monstruosa. Mariano- bien, me toca, cuánto mide la pija de Rodrigo? - Dijo con descaro Romina – 23 cm – Rodrigo – mira a ver si adivinaste? – se levanta corre la mesa ratona, se para frente entre nosotros ,se desabrocha el pantalón y mete su mano sobre el calzoncillo, se masturba y cuando se nota su pene duro, se baja el pantalón y el calzoncillo. Y ahí vemos su verga dura, blanca llena de venas, saca un centímetro se mide el miembro desde el comenzó del tronco hasta la puta de la cabeza que era como un hongo. Rodrigo – 27 cm – Mariano – volviste a perder, jaajajaja – y él también se baja el slip con una verga igual de larga que su compañero, pero más gorda y morena. La cabeza apenas sobresalía. ¿Romina – epa, cual es la prenda ahora? – dijo de forma picarona mariano - más que prenda es un premio, basta de juego, comencemos – dijo como una orden y con su compañero se desnudan. La verga de mariano ya estaba dura era igual que la de Rodrigo solo que morena y más gorda, pero apenas sobresalía la cabeza. La llaman y ella se pone en el medio de los 2, era como ver una porno en vivo y en directo ¿Romina – si quieren vamos a la habitación? – Mariano – no mejor acá- Rodrigo – si así está más cómodo y puede ver Nico – Mientras dice eso rodrime pide que me pare y corren el sillón donde estaba sentado más atrás, romí pone en ese lugar una silla y me viene a dar un enorme beso. Mariano – sentate acá, Nicolás – Romina- hace caso amor-lo hago y me siento Rodrigo- así va a ser más emocionante- y lleva las manos hacia atrás y mariano saca un precinto del saco de su amigo. Yo – no hace falta – digo con entereza Mariano- es para que no molestes- Rodrigo- te gusta más, haceme caso bro- Romina- bueno estamos- Se vuelve a poner el medio de ellos 2 y empieza la función. Primero la ponen de espalda hacia mí y comienzan a tocarle la cola y darle chirlos, sus pijas parecían explotar, romí vuelve a ponerse en frente mío, y comienza a tocarles las vergas. Mariano- seguro que el cornudo de tu novio no le llega ni a la mitad- romí comienza a reír y Rodrigo la agarra del mentón la voltea hacia él y la vuelve a besar, se besan con pasión y toques de lengua, vuelve a realizar los mismo con mariano. Mariano- que linda piba sos, ahora pórtate bien y chúpamela- Romina se inclina y se la mete en la boca, abre lo más que puede y empieza a chupar ayudada con el empuje de mariano, y con su mano redondeaba el tronco de carne Romina –mmmamamaammmmmmmmmmmuaaaaaaaaack- lo comenzaba de a poco a hacer más rápido. Mariano – aahahaahah si romi, dale asiaaaaaa- mientras le corría el pelo a un costado ella sacaba la pija y la volvía a meter Romina- que rica estámmmmmmmmmmm- Se acerca más Rodrigo yle empieza a tocar el culo, ella reacciona poniendo su mano atrás para tocarle la verga sin dejar de chupársela a mariano, parecía una profesional, sé que es una puta en la cama lo compruebo siempre que tenemos relaciones, pero verlo con otro, mejor dicho, con otros era increíble. Romina- no mintió para nada Yamila jajaajaj, son terrible caballos ustedes- dijo mientras cambiaba deposición y chupándosela a Rodrigo, le entraba perfecta costaba, pero entraba y masturbaba esa verga y con la otra la de mariano. Romina se sienta en el sillón con Rodrigo parado al costado izquierdo y mariano al derecho, romina sigue con la peteada a Rodrigo, mucho más intensa esta vez Romina–mmmmmmaaaammmmmmmmmmuack- cada vez que la sacaba le daba un besito Rodrigo- un día si querespodemos hacer un cuarteto con tu amiga – Mariano- si ella también es terrible puta- dijo mirándome mientras romi lo pejeaba chupándosela a su amigo – no te parece que es terrible puta tu novia? - me lo pregunta Yo – parece que si- Mariano- con razón tu novia quiere dos machos que la cojan tiene de novio a un puto- y se rie- decileque sos terrible puta romina- le grita a mi novia Romina- si soy una puta –y vuelve a la carga de la verga que tenia Rodrigo- decile que te diga puta- ella se vuelve a sacar la verga Romina- dicime puta Nicolás- como una orden Yo – sos una puta- Y ahora se la vuelve a chupar a mariano mientras él le desprende el corpiño, mostrando sus hermosas tetas con las tetillas dura como piedra. Mariano y Rodrigo se las acaricia a la vez que ella va cambiando de verga en su boca, como si fuera cronometrado el tiempo que se la chupa a cada uno Romina- mamamamamamam que rica, la de Marianestámás rasposa y la de rodri mmmm más rica, pero me encantanlas 2 mmmmm- ahora iba de una a la otra inmediatamente Mariano y Rodrigo tocabansus tetas y las pellicaban, hasta que mariano se acuesta en el sillón, Rodrigolevanta a romina,y la inclina hacia la verga de mariano ahora ella estaba conun rodilla en el sillón y la pierna fuera de el mismo, comenzando a chuparlanuevamente mientras mariano le agarraba la cabeza con ambas manos empujándola Romina –mmmmmmmmmaaaaaaaaakkakakakhgggggg- Rodrigo arranca la tanga de romina y me la mete por la boca con su fuera una mordaza y fue a chuparle la concha a romina Romina-ammmmmaaaaaaaaaaaaahhh si bebito chupa chupa- Mariano- dale vos también chupa- y le vuelve a hundir la cabeza en su verga- sisissisiaaaaahahahahoooooohsi lo huevitos- también se los chupaba. Luego de unos minutos Rodrigo le clava la verga con todo Romina –aaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhh- gemía mientras la barra de carne entraba y salía sin cesar mientras el empujaba las caderas de ella hacia atrás para ayudar a que entre mejor. Romina para disfrutar más de la cogida solo masturbaba a mariano mientras gritaba de placer el típicoplafplafplafplafplaf era eminente ya que rodri se subio al sillón para estar más cómodo. Rodrigo la suelta y se sienta en él apoya brazo del sillón y ahora romina tenía que chupársela a el yse cogida por mariano, ella que en 4 sobre el sillo y mariano con una pierna fuera y la otra de rodilla le chava su poronga, romi empieza a gemir y chuparla pija de rodri Romina – aaahaahahahahahahahahsssssssssssiiiiiiiiiiiii aahahahahaha mmmmmmuack mmmmuuack mmmmmmuack Mariano – toma putatomaaaaaaahhahaha – Plafplafplafplafplafplafplafplaf Rodrigo –aahahahahammmmmm si diosa dale chupala– Ya romi se ayudaba ella misma con la mano a empujar la verga, la cara de que estaba disfrutando era increíble y yo con la pija parada sin poder hacerme una paja ni gritar y sin poder decir nada A la verga de Rodrigo le hacia el amor con la boca mientras mariano aprovechaba el meta y saca para introducirle un dedo en su ano. Romina – aaaa a aaaa aaaaaaaaaaaaaaahhhhhooooooooohhhhhh que potros son – Rodrigo- si y nos encanta coger a una yegua alzada como a vos – Mariano- jaajajajj la estás pasando bien, cornudo – decía mientras yo respondía con la cabeza –ajajajajajajajaj y mi vieja quería que estudie jaajajajajmmmmm- Rodrigo- bueno romí ahora sentante arriba de mi pija- y se sueltan los 3, rodri se sienta en el sillón y romina en frente de él se sube a la poronga del mismo, comienza a cabalgar sobre la verga mientras este le chupa las tetas. Romi –mamamamammaaaaaahhaaahahahaaahahahah- Mariano se pone al costado y romina sin dudarlo vuelve a la carga con el pete a mariano. Rodrigo mientras le manosea bien el orto empieza a meter la pija y sacarla casi a la velocidad de la luz Romina –aaaaaaaahhhaaaaaa, mmmmmmmuack- Mariano- bien ahora es elturno del concha culo, así que prepárate romi jaajaja- Para hacerlo mejor los 3se colocan en el suelo, Rodrigo boca arriba, romina sobre Rodrigo y mariano encima de romina. Mariano con las manos le separa los cachetes y abre el ano, mientras Rodrigo la sostiene con un brazo la cintura y con la otra lleva la verga a la vagina, ella tiene sus manos apoyadas en el piso. Y la comienza el gran servicio de los muchachos que leyó romina cuando Yamila les hablo de ellos para cumplir la fantasía. “Rodri y Marian, tus amantes secretos, higiénicos con buena verga ofrecemos el gran concha culo que siempre deseaste, no te vas a arrepentir, date un gustito.” Y se lo estaba dando con todo ese gustito comenzaron despacio y el ano de romí se abría cada vez más y mientras estaba el mete y saca coordinado, es decir cuando mariano se la metía por el culo, rodri la sacaba de la concha y así viceversa. Mariano puso de costado la cabeza de romina y se inclinó para besarla mientras Rodrigo chupabalas tetas Romina- AAAAAAHHHHHHHSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII- Ya las 2 vergas enterradas solo se movían dentro de ella, siguieron un rato largo, hasta que se separaron y romí en el suelo de rodillas con un macho de cada lado empezó a recibir una lluvia de leche de ambos. Romina- aaaaaahhhmmmmmm que rica leche- Rodrigo-aaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhh tomaaaaaaaaaaaaaaaa- mientras exprimía la última gota Mariano – toma toma toma toma TOOMAAAAAAA- Los 3 fueron al baño, romí salió con una bata y los chicos me desataron, se vistieron y se fueron yo con romí cogimos el resto de la noche. fin

Autor: geminis Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Con Mi Vecino Pedro, cuando tenía 11años (parte 1).

2022-09-21


*INTRODUCCIÓN HISTORIA REAL* Mi nombre: Ariel. Edad: 19 ( actualmente) Mi físico: mido 1,79 ( ni tan grande, no tan pequeño) color de piel soy canela, soy muy obsesionado en cuidarme la piel de todo mi cuerpo. hoy en dia me sigo cuidando. Hago mis rutinas en el gym, y lo que más entreno son nalgas y piernas, y cadera. Estudio: enfermería. Pero no vengo a contar de mis cosas actuales, sino de mi niñez de mi infancia de cómo era muy adicto a masturbarme con tan sólo viendo mi culo(sea por un espejo o foto), y cómo me cogió mi vecino Juan al que me enamoré perdidamente de él. A los 11 años de edad, tenía unas piernas bien fornidas y un culo paradito y muy grande ( se debió por que también jugaba fútbol, eso contribuyó que mi cuerpo quedé más espectacular con tan pequeña edad), en mi barrio me decía mis amigos: culo de pato-, por la forma de cómo caminaba y cómo movia mi culo grande. *ES UN PECADO DE TENER UN CULAZO*. Siempre que caminaba por la calle sentía cómo me quedaban viendo mi culo, los hombres y los chicos mayores, o también cuando viajaba en bus siempre me arrimaban los señores sus pene en mi nalgas, esa situación me ponía algo nervios inclusive me avergonzaba, por qué creía que algunos pasajero había visto esas cosas que me hacía esos señores en los buses que he viajado, por eso no decia nada y solamente baja la mirada, y dejaba que ellos hagan eso, no decía nada, sólo por vergüenza. Recibí algunos «piropos» de algunos hombres y de chicos, que me decían -«wow niño que culo tienes» O también, » ven bb para acá, mira que tengo para ese culazo» - (se agarraban la verga por encima de sus pantalón. No le importaba que era apenas un niño)-, en verdad eso no me importaba no le prestaba atención, ya era una costumbre eso, recibía "piropos" a diario, si me sentía raro por que si me gustaba, me gustaba ser el centro de atención, y más aún cuando volvía a la casa me recordaba todo eso que me decía en la calle y me desquitaba masturbandome, todo por culpa de mi culo. Todo eso era el pan de cada día; tanto en la calle, en el barrio o en la escuela. Actuaba normal, como si fuera eso para mi muy naturalmente, en cierto punto, ya estaba familiarizado a todo esos «tratos» que me mencionaba «cariñosamente». GAY MUCHO ORGULLO. Primero que nada soy gay, desde que tengo memoria, siempre me ha gustado andar con cosas de niña; faldas, maquillajes, jugando con muñecas etc (salvo el futbol que si me encanta). Desdé la edad de los 9 o 10 años me besaba con mis amigos del cole y también del barrio, y si, era cómo una putita para ellos (que esa es otra historia) y no me avergüenzo de nada. ERA UN NIÑO MUY PREZCOS. Esas edades desdé temprano, ya vivía con las hormonas locadamente, yo cuándo me mastubaba, desdé muy pequeño( gracias, también que tuve amigos muchos más grande que yo, que me enseñarón más cosas en el mundo del porno y de la masturbación), siempre agarraba las revistas que mi mamá guardaba, dónde salía hombres musculoso con poca ropa, y también en ése tiempo había canales que pasan porno a la media noche, «NO existía Internet» cómo ahora. Así era cuando uno quería masturbarse en esos tiempos, lo hacía con revistas o un canal a la hora exacta. Y así lo hacía yo, o también(lo que más me centraba hacer) me ponía en mi cama boca abajo y hacía cómo si estuviera estimulando mi penesito contra la cama ( por cierto tengo el pene muy pequeño que parece que tuviera un clítoris: jejeje) y así llegaba al orgamos. Tambien unos de mi favoritos, tomaba un espejo largo que mi mami tenía en la sala, lo ponía de pie apoyado con el ropero, y me ponia en 4 desnudo para así poder ver mi culo ( abría mis nalgas para tratar de ver mi ano, pero erá casi imposible de hacerlo, por que tengo nalgas muy grande, y más con lo complicado que estaba en 4 intentado de abrir mis nalgas). Sólo me imaginaba que alguien me estuviese culiando en ésa posición. Todo eso se me cruzaba por mi cabeza, erá muy rico todo, siempre tenía que masturbarme. Ya era un reverendo adicto a eso. Era normal para mi masturbarme todos los días. Cuándo me quedaba sólo en casa, y mi mamá se iba, juntos con mis hermanas, a la ciudad, yo aprovechaba ese día solito. Vivíamos en un campo; a unos cuantos minutos lejos de la ciudad. Somos tres, yo soy el único hombresita -jejeje-, mi hermana Gabriela que es la mayor, y ella sabía que me gustaba cosas de niñas y que también me gustaba los chicos: pero ella en ese tiempo nunca le dijo a mis padres sobre eso, y Diana que era la última. Cuando me quedaba sólo, yo aprovechaba ésos momentos, y me ponía la ropa de mi mamá, los bikinis, unas bombacha, litermente me vestía de mujer, y a verme así vestida me generaba mucha excitación que terminaba tocandome mi penesito. Siempre intenté introducirme cosas en mi ano, ya sea un desodorante, un pepino( de los pequeños) pero no podía, por que eso me dolía mucho, aún era virgen y cerradito lo tenía, y eso me hacía arder mi ano, que sólo opté por acariciar en la entra de mi ano con mis dedos, más nunca introducirlo. Pero siempre fantasíaba que llegué ése día que alguien me coja, y que me coma mi culo y me lo terminé abriendo. Si tenía amigos que querían tener sexo conmigo, pero no lo sé, no sentía que era de los tipos que debía dar ése privilegio, pero si me tocaban muchos mis nalgas, se masturbaban tocadome o viendo mi culo, pero nunca hicieron intruducirme sus vergas ni sus dedos. No los dejaba. Cómo verán, era un niño que ya tenía noción del mundo del sexo, que obviamente por mi corta edad quería experimentar más cosas, de ir lejos en el sexo. *EL RELATÓ* Pd: perdonarán por la falta ortografícas. Mi historia comienza así. A la edad de 11 años. Bueno, cómo le mencioné anteriormente, Vivíamos fuera de la ciudad, en un campo, sólo vivíamos (4) personas; mi mama, y mis 2 hermanas y por supuesto, yo. Mi papa no vivía con nosotros, por qué él tenía otro hogar con otra mujer. Cómo todas las mañana mi mamá nos llevaba a la escuela, como ya era de costumbre a cada rato teníamos que viajar en bus tanto de ida y de venida, y eso significaba que todos los días era una gastadera de plata. Por esa razón mi mamá hablaba con mi papá para ver si ya era hora de cambiarnos e irnos ha vivir a la ciudad, a veces no teníamos plata para viajar y perdíamos clases. Todo eso le mencionaba a cada rato a mi papa, tanto fue el hostigamiento de mi mamá, que ya no sacará de ahí, hasta que mi papá por fin(con el poco amor que nos tenía) dijo -que iba a comenzar a buscar una departamento por la ciudad-, ( claro, él si le convenía, por qué así no gastaba mucha plata con nosotros) Pasaron unos días, yo seguía con lo mío, me encerraba en mi cuarto y cómo de acostumbré me empezaba a masturbarme, llevaba el espejo de la sala, y encerrado en mi cuarto, me comenzaba a quitarme la ropa y me quedaba desnudo, y siempre ponía el espejo detrás mio para ver mi nalgas y trataba de ver también mi ano, y con eso me mastubaba. Acariciaba mi ano dando círculos, y me los olía los dedos(ése sabor que tenía mi ano... ricooo) me lo llevaba a la boca, también el semen(que era agua de arroz) que salía de mi penesito lo tomaba con mis dedos y me lo llevaba a la boca, no tenía un sabor era raro, pero olía muy rico y eso me bastaba para limpiar mi dedos con mi boca. Inclusive, siempre intente chupar mi propio pene, pero no pedía meterlo todo en mi boca, sólo llegaba un poquito a tocar la cabeza de mi penesito con mi lengua, ¡¡tengo un pene muy chico!!. *Me coloqué boca arriba, elevando mis piernas al techo, y poniéndolas hasta mi cabeza para que así quede mi penesito frente a mí cara y así me masturbaba* Ésa tardé me masturbe bien rico, hasta que me tiré mi propia leche en mi cara, quedé empapado, trataba de tragar lo más posible de mi leche que quedaba en mi rostro... En eso llegan a tocar la puerta de mi cuarto, yo actúe tan rápido que escondí la sabana mancha, y me limpie mi rostro rápido, abrí la puerta y era mi hermana Diana, que me decía que mi papá estaba a fuera y que quería hablar con nosotros. Le dije, que un ratito salgo, me comencé a vestirme muy rápido y a limpiar mi penesito de lo mojado que estaba, me fui al baño lavé mi cara y la boca con pasta de dientes, y salí a para la sala. En eso veo a mi papá en la sala hablando con mi mamá. Le estaba diciendo que ya había encontrado la casa, que quedaba por el centró de la ciudad. Yo y mis hermanas estábamos muy feliz de saber que ya nos íbamos a cambiar. Papá: - bueno, ahora ya no tiene excusa de no ir a visitarla a su abuelita ( me abue que vivía a unos poco minutos donde íbamos a vivir nosotros)-. Gabriela: -claro papi, así vamos ir a verla todo el rato-. Mama: -dime, ¿dónde queda la casa? Y ¿cómo es?- Papá: -queda por la avenida celeste flores, en toda la esquina de la avenida principal, no es muy grande, es planta alta. Por cierto, a ahí vive la señora Carmen(la dueña De la casa) en la planta de abajo, y arriba vive él hijo en la terraza-, (erá Pedro, hijo de la vecina, que vive en la terraza y él estaba construyendo su mini-departamento ahí). Esa idea no me gustó para nada, entre mi dije:» ¡¿cómo vamos a vivir ahí?!... o sea, no podemos hacer nada, por que si hacemos algo que no le guste la dueña nos va a joder, y de yapa vive su hijo arriba de nosotros». Así que no podía hacer nada malo. Se me iba poco a poco la emoción, ibamos estar vigilado por la dueña y su hijo ¡¡eso no puede ser!!. "Más que sea en el campo teníamos libertad", eso pensaba yo. (Mi papá terminó de decirle toda esa cosas, y dijo que él iba atraer algunos chicos que conocía para que ayudará a cargar las cosas de la casa; trastos, muebles etc. ) Mama: -y cuándo nos cambiamos? Para ya tener todo arreglado. Papá: no se si el viernes o el domingo, mañana recién voy a pagar a la señora Carmen, ella me dira para cuando y les avisaré. *Mi papá se despidió*. Y pasaron unos días hasta que mi papá nos dio la noticias. llamó a mi mamá que le decía que el domingo era el día para cambiarnos departamento... Era un jueves, teníamos poco días para preparar las cosas para cuándo llegué el momento de cambiarnos. Así nos pusimos manos a la obra ese día, botamos las cosas que ya no servía, e hicimos una limpieza total. Pasaron esos días, jueves, viernes y sábados ( todos esos días preparando para cambiarnos). Llegó el domingo estábamos en la sala, mi mamá y mis hermanas(ya todo estaba empacado, listo para irnos) y estábamos recordando todo lo que habíamos pasado en ésa casa, haciendo un rebember de todo las cosas, en verdad si me puse un poquito triste, por que íbamos a dejar ésa casa, dónde se vivió de todo, pero ya era hora un nuevo comienzo, y se iba a dar.

Autor: Ariel rm Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Extorsionando a mi tía

2022-09-21


Extorsioné a mi tía para que hiciera lo que yo quisiera y todo por ser muy «inocente». Mi nombre es Miguel y para el momento donde transcurre este recuerdo tan excitante yo tenia 17 años, mi familia no era la gran cosa, no había nada recalcable en ellos a excepción de Julieta la cual a ojos de la familia era una santa, cuando nos juntábamos ella no tomaba cerveza, iba a misa todos los domingos y según ella aun era virgen a la edad de 41 años, si sumamos eso a que no tenia esposo ni novio pues todos en la familia la veían muy inocente. Antes de iniciar con la anécdota quiero describir un poco su apariencia, ella media 1.70 (maso menos), tenia un piel blanca y cabello café el cual siempre iba recogido en una coleta, tanto sus pechos como su culo eran bastante promedio pero aun así eran disfrutables y sus ojos eran de un color café claro. Ahora si, esta historia empieza un día como cualquier otro, mi madre esa mañana me avisó que nos juntaríamos en familia como a las 6, por mi parte no había problema alguno y después de desayunar algo rápido me fui al colegio, estando ahí me llegan varios mensajes de mi tía Julieta pidiendo de favor llegar a comprar el carbón y algo de aceite para mas tarde, le dije que no había problema y seguí con lo mio. Al salir del colegio eran las 2 de la tarde quedándome aun 4 horas para hacer cualquier otra cosa asi que subi al carro y manejé hasta la casa de un amigo para pasar el rato y hacer las tareas (cabe aclarar que yo tenia licencia de menor de edad y podía conducir sin problemas). Después de unas horas el se tenia que ir por in compromiso y a mi aun me faltaban 2 horas para la Reunión pero decidí ir por lo que me habían encargado de una vez y llegar mas temprano que todos, dicho y hecho compré y llegue mas temprano y al llegar como todos en la familia tenemos las llaves de las casas de todos entré a la casa sin avisar siquiera. Cuando entro escucho toda la casa en silencio a excepción de unos cuantos sonidos de televisión en el piso de arriba, dejé las cosas sobre la mesa y subí para saludar y al subir al segundo piso veo que la puerta del cuarto de mi tía esta casi cerrada dejando una pequeña abertura por la cual no dudé en asomarme y al hacerlo pude ver algo de lo que no me arrepentiría. Julieta la mas santa de la familia estaba masturbándose con un dildo mientras veía porno en el televisor, al instante me aparte y alejé de la puerta y tras quedarme en shock unos segundos volví a poner mi ojo en la abertura y observar aquella erótica escena, ella estaba recostada con las piernas abiertas mientras lentamente metía y sacaba el dildo de su vagina la cual estaba chorreando como cascada mientras que con la otra mano acariciaba su pecho izquierdo, al ver esto se me ocurrió empezar a grabar con el celular a pesar de saber que esto me podría meter en problemas. Ella estuvo dándose placer durante un rato hasta que empezó a incrementar la velocidad y con un gemido llegó al orgasmo desplomándose en la cama, por mi parte hace rato que m estaba masturbando y al ver como ella llegaba al orgasmo me excité tanto que aumenté la velocidad para acabar junto a ella y ahí llegó mi sentido de la razón y me detuve pero no dejé de grabar. Tras unos minutos en los que ella se mantuvo inmóvil se levanta y apaga el televisor, ella empieza a caminar por su cuarto recogiendo prendas y una toalla, al ver esto supe que saldría del cuarto y con mucho cuidado bajé las escaleras para no ser descubierto, ella sale de su cuarto y entra al baño, yo espero algunos segundos para escuchar el sonido de la ducha y al escucharlo subo en silencio otra vez y entro a su cuarto. Yo seguía super caliente y como ahí se encontraba la ropa que se iba a poner se me ocurrió una idea, tomé sus bragas blancas y con ellas rodee mi pene empezando a masturbarme pero no duré mucho para llenar su ropa interior con tres chorros de semen recién ordeñado, tras esto busque en sus cajones el dildo y al encontrarlo tomé una foto y bajé rápidamente, tomé las cosas que había traído y me metí a mi auto de nuevo. Después de esperar unos minutos llamé a mi tía para decirle que ya había llegado y si me dejaba pasar, ella muy amable me dijo que si pero que sigua cambiándose, al entrar volví a dejar las cosas en la mesa y me senté a esperar a mi tia la cual bajó ya cambiada aun con el pelo mojado —Hola Miguel, como estas? —Bien tia, como está usted? Ambos no saludamos y empezamos a charlar un rato hasta que decidí poner en marcha mi plan.Le enseñé el video junto a la foto del dildo y ella solo me miraba con una mirada aterrada, al parecer a alguien le importaba lo que la familia pensara de ella —Le propongo esto tía, me haces unos favores y yo mantengo estas cosas entre nosotros así tu conservar tu «pureza» y yo me descargo un poco Julieta solo me veía con una mezcla entre miedo y enojo —Por que haces esto? —Por que le tengo ganas tía, entonces va a empezar o comparto los videos? —Quieres que empecemos ahora? la familia llegará pronto —Mientras acabemos en una hora nadie tendrá que enterarse Tras insistir unas cuantas veces ella a regañadientes se agachó frente a mi y desabrochó mi pantalon dejando salir mis 18 cm de verga, después de observarla durante unos segundos, con su mano empieza a masturbarme lentamente soltando de vez en cuando un suspiro —Vamos zorra, usa tu boca ahora Ella no podía creer la forma en la que yo le hablaba pero al considerar sus opciones sabia que no podría negarse y de un movimiento engulló mi verga hasta su garganta haciéndome gemir del placer, ella empezó a chuparla con mas entusiasmo no se si para que yo acabara rápido o porque ella empezó a calentarse pero lo que si sabia era que se tragaría mi semen en cuestión de segundos y cuando no pude contenerme mas con mis dos manos empujé su cabeza hacia abajo logrando atragantarla y corriéndome directo en su garganta, tras unos cuantos forcejeos por librarse de mi agarre la suelto y rápidamente toma aire —Te gustó perra? Ella empieza a toser y se limpia las lagrimas que cayeron por asfixiarse —Ahora borra el video Con su voz entrecortada me dice que borre el video y yo con gusto cumplo con mi palabra —El video ya esta borrado pero si quieres borrar el segundo video y las imágenes deberás de hacerme mas favores —QUE!? Como que el segundo video? Mientras ella chupaba mi verga yo había tomado un video de unos 20 segundos y algunas fotos de ella ahogándose —Eso no es justo, te voy a denunciar maldito abusador Ella mas enojada empieza a gritarme y reclamarme pero yo manteniendo la calma trato de convencerla —Adelante, denúnciame solo que en cuanto la policía llegue a mi casa los video y fotos se enviarán al grupo y ellos sabrán lo puta que eres Ella se quedó pensando durante unos segundos y al saber que hacer solo se giró y subió las escaleras mientras me maldecía. La verdad si quedé con algo de miedo pero tenia que mantener mi rol, al pasar el día fue llegando la familia y mi tía los recibía con total naturalidad y durante toda la noche actuó como si no pasara nada aunque a mi me hablaba y miraba con rencor pero no lo suficiente para levantar sospechas, al momento de irnos yo me volví a calentar y me acerque por la espalda de Julieta y le di un fuerte abrazo —Adiós tia, que pase una linda noche Dije esto en voz alta pero me acerque a su oído y le susurré: —Cuando se hallan ido todos llámame para continuar donde lo dejamos Sin decir una palabra mas me despedí de todos y me fui pero solo avancé hasta la esquina para esperar a que todos se fueran.Tras esperar una hora vi que el auto de mi tío se acababa de ir y también como mi tía entraba a su casa, esperé durante unos minutos y cuando estaba por irme una llamada llegó a mi celular, al instante contesté —Bueno? —…… —Bueno? —Ya se fueron….. Y me colgó la llamada, la verdad no pensé que fuera a llamar así que me bajé del auto y caminé hasta entrar a la casa, al entrar encontré a Julieta cruzada de brazos mirándome fijamente —Vamos arriba y acabemos con eso puto idiota Ella subió y yo detrás de ella como perro en celo, al entrar a su habitación cerré la puerta del cuarto y……. Hasta qui lo voy a dejar por que creo que ya se alargó mucho, perdón si esta parte está algo vacía pero tenia que contar esto para poder llegar a la mejor parte la cual escribiré en el siguiente relato. Si les gustó y quieren saber que paso después pueden hacérmelo saber en los comentarios y sin mas que decir que tengan linda lectura

Autor: KEKEDE Categoría: Incesto

Leer relato »

fantasía cumplida

2022-09-21


Soy facundo tengo 30años. Después de un día largo y aburrido en el trabajo decide darme un gustito ,así que contacte el servicio de un par de escorts que realizaban trio y lo contrate. Mi día empezó primero conque no sonó el despertador, luego con la ducha fría porque el calefón se apagó. Todo eso produjo mi llegada tarde al trabajo y justo me agarra mi jefa la jueza de falta la doctora Sofía vallejos. Una vieja de 70 años con sobre peso y erala mismísima Hitler. ¡Vallejos – otra vez tarde Lautaro!!!! – me dice enojada Yo – hola me llamo facundo y no me sonó el despertador, disculpe – Vallejos – y yo que mierda sé cómo te llamas, lo que sé es que se te descuenta el día – y se va asu oficina Yo – que vieja hija de remil puta – sin que me escuche Pipo – sshhhh te va escuchar, tranquilo amigo – me dice mi compañero de trabajo Gabriel – che pónganse a laburar – era la mano derecha de la jueza Yo – lo que falta es bancarme a esta chupa pija – obvio lo dije cuando se fue a su oficina Paso un rato largo y cerca de la 11 de mañana llega un señor con mucho olor a tabaco, me mira y me dice de forma enojada. Señor – no se cansan de afanar ustedes – con el señor fruncido – si a vos te lo digo que me miras con esa cara de pelotudo – Yo – miré señor tranquilícese y cuénteme lo que pasa – se lo dije de forma educada Señor – no me tranquilizo una mierda, me cobraron una multa por estacionar, cualquier cosa hacen – Yo – espere que investigo que paso – y me fijo en los archivos y compruebo que no tiene razón el señor –mire no hay ninguna posibilidad de arreglarlo más que tenga pagarlo, porque fue bien realizada – El señor se la pasa puteando y gritando hasta que escucha Gabriel y sale a hablar con el, lo cual lo invita a su oficina, y al salir el señor tenía otra cara. Señor – gracias Gabriel,ojalá halla más personas capacitadas como vos y no tengamos que pagarles a payasos- mirándome a mí y se va. hora estaba caminando cerca de la dirección establecida sintiendo el aroma de los árboles y jazmines que se sienten en las veredas de la calle moreno, hasta que me dispongo a llamar a moren Llamo y contesta ¿Morena – hola sí? – con una vos dulce y angelical Yo – soy yo facundo, recién me comunique con vos por el servicio – ¿Morena – a si estas cerca? – Yo – mira estoy en la calle Belgrano al 400 – Morena – a ok mira anda hasta la esquina que hay una puerta roja toca timbre que te atiendo – Yo – dale buenísimo – Voy hasta ya, toco timbre y se abre la puerta entro era una casa pequeña con un pequeño living y un pasillo donde daba a una habitación que seguro seria donde me atenderían. Con un aromaa limpio con perfume de jazmín. Paso y veo a estos 2infierno uno era morena una chica delgada, pero con buen cuerpo y la otra una chica más alta con pelo rubio corto más maciza y con terribles tetas las 2estaban con una bata blanca Brenda – hola como estas?– Yo – todo bien – ¿Morena – cuanto tiempo te vas a quedar? – Yo – un turno – Brenda – ok, pasa al cuarto que ahí vamos – Así que así lo hago voy al cuarto donde solo había una cama con sabanas rojas. Me dispongo a desnudarme y cuando estoy boca arriba aparecen en bolas, eran increíbles Las 2 se pusieron a lado mío una a la izquierda y la otra a la derecha, comenzamos a besarnos entre los3 y Brenda pone sus tetas en mi cara para que las chuparas, lo cual hice con muchas ganas pasándoles la lengua. Mientras que morena bajo hasta mi verga puso el preservativo y empezó a chupar como loca. Su cabeza subía y baja sin cesar mientras acariciaba los huevitos Morena – mmmmuaaaammmuack glugglu glug glug glug glug – Brenda – te gusta papito?– Yo – mmmmm oooooh si meencanta – Estaba en la gloria valíacada centavo invertido para un rato de placer. Luego brenda baja y entre la 2me la chupan, brenda lame todo el tronco mientras que morena lo cómo. Yo – aaaaahhahaahahhhhhhh mmmmmm seeeee- Chupan los huevitos y con sus lenguas suben hasta el glande y se besan con él en el medio. De ahí Brenda me hace una turca ayudada por su amiga que hace que mi verga desaparezca dentro de esos 2 globos apretándolos fuerte que cuando la libera morena aprovecha enpetear un poco mas Mientras gozaba sentía el olor al sahumerio de canela el perfume de ellas Morena – veni – me dicen y me levantan de la cama Brenda se pone boca arriba y morena le empieza a chupar la concha lo cual me pongo detrás de morenapara cogérmela mientras ella le realiza sexo oral a su amiga Brenda –aaaaahahaahah aaammmm oooohhhhh Morena –aaajajmmmmmmmmmm- le metía la lengua como un pene y redondeaba con la mismatoda la concha. Yo – ooooohhhh oooohhhhaooohhhhh- Morena metía los deditos dentro de esa concha y meneaba la colita para sentir mejor mi pija Luego meinvita a morena que yo también lo haga y esa conchita se sentía un gusto yaroma a la gloria máxima. Morena se me acerca y entre los 2 se la chupamos Brenda – mmmmmmmaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhh- Después de un rato yo mepongo boca arriba y morena pone su concha en mi cara. Brenda cabalga sobre miverga. Yo –mmmammaaammm mmmmmmuack – Brenda – aaaaaaaahahahahahaaaaaaaaaaahhh muack – Morena – oooooooooogggooooaoooogg muack- se besaba entre ellas Morena – hay que ricasaaaaa tetas brendiiiii – se escuchaba como se la chupaba Brenda – aahahahahaaaaaaaaaa- y meneaba la colita para sentir mejor la penetración Subían y bajaban como las profesionales que eran. Después intercambiaron lugar eran unas lobas en celos De ahí Brenda y morena hicieron un 69 mientras introducía mi verga en la concha de morena, cuando salía de allí, Brenda metía un pete. De ahí la 2 se ponen en cuatro para que les haga la colita, me pongo detrás de morena y meto la puntita con la ayuda de Brenda entre completa y luego lo hago al revés hasta que acabo dentro con el forro puesto de Brenda. Me visto pago y me voy. Fin

Autor: geminis Categoría: Fantasías Eróticas

Leer relato »

Sin querer queriendo

2022-09-21


Hola está es una de las primeras veces que escribo aquí. Voy a empezar describiendome , soy un joven de 17 años no muy alto pero con un cuerpo atlético y que tiene una verga de buen tamaño ,soy hetero curioso activo . Lo que le voy a contar es real y me pasó hace una semana , sali a comer con amigo le voy a poner (J)por privacidad tiene una colita bien paradita y regordita es lampiño y menor que yo , fuimos a un restaurante de comida rápida llegamos charlamos de cosas no muy importantes y ordenamos nuestra comida en eso yo a una señora con un culote cosa que me exito bastante pues tenía una faldita muy corta y( j) me dice J.te gusto verdad Yo.no solo veía J.aja si ,mírate cómo lo traes Se me había parado y se me marcaba mucho la verga y por jugar le dije y ati se te antoja más que a ella J.la verdad si Yo no dije nada solo lo mire y le guiñe un ojo, paso un rato y el tema quedó atrás , comimos y me dijo de ir a su casa a jugar un rato yo acepte sin ninguna otra intención . Ya en su casa el se puso más "cómodo" se cambió de ropa y se puso una pantaloneta que se le marcaba todo su culo , para jugar tenía que conectar la play a el tv y que se pone en 4 para eso , yo no desaproveche la oportunidad me pare y le di una nalgada con agarrón de nalga a lo que respondió con un gemido cosa que no me esperaba y un: J.no caliente la comida si no se la va a comer Le di otra nalgada y respondió moviendo la cola Le empecé a agarrar bien puerco las nalgas mientras seguía en el piso , se paró y me dijo que si estaba seguro de cruzar esa línea y pues si o en ese momento mi respuesta fue que si . Nos empezamos a besar y a sobar yo sus dos carnosas nalgas y el me empezó a sobar por encima de mi pantalón la verga , lo lleve hacia el sofá pero yo me acosté y me empecé a quitar la ropa empezando por la camisa mientras el me desabrochaba el botón del pantalón , subió y siguió besandome para luego empezar a bajar sobar oler y besar mi pene por encima de la ropa interior , me dice que le gustaba el olor de mi pene y le dije pruébalo y veraz que te va a encantar Me lo saco de los boxers y dijo que esperaba algo más pequeño y empezó a besarlo desde la cabeza hasta mis bolas se sentía tan rico y todavía no la chupaba su respiración se sentía muy caliente y su aliento aún más , cuando metió la punta en su boca me hizo soltar un gemido muy rico, empezó a menear su cabeza de arriba a abajo pero todavía no lo metia todo en su boca lo tome de la nuca y lo hice subir y bajar un par de veces cada vez Hiba mas profundo y en una se lo mandé todo subiendo mi pelvis y haciendo precio con mi mano en su cabeza y lo aguanto muy bien , me pare y lo empecé a desvestir , mientras el me seguía tocando la verga. Ya los 2 desnudos nos quedamos mirándonos y le di la vuelta para observar ese culazo blanquito muy rico . Le dije que si tenía algo de lubricante solo para asegurar poder cogerlo bien y me llevo a su habitación , de debajo de su cama saco una cajita dense tenía un tarro de lubricante un plug y lencería eso me prendió bastante y le dije que se pusiera algo para mí y así lo hizo se puso una tanguita blanca que se le metió entre las nalgas, también se puso el plug y se veía delicioso. Lo hice arrodillarse y lo puse contra la pared y con las manos arriba y lo puse a mamar otra vez pero está vez el ritmo lo llevaba yo y no era nada suave era duro pero lento, después de cómo 5min , lo puse contra la pared le hice a un lado la tanga y Vi el plug empecé a sacarlo y a meterlo con gran facilidad lo saqué y se lo puse en la boca el solo pujaba y daba pequeños gemidos me pegue a ese culo que olía muy rico y sabía aún mejor le metí la lengua hasta donde más pude y el empezó a sacar más la cola como queriendo más y le metí dos dedos de una vez y solo dió un pequeño saltito y me volvía ver sacándose el plug de la boca me dice que ya me quería adentro se escupió la mano y se lubrico un poco más el culo yo me pare a buscar un condón pero me detuvo y dijo que así era más rico y pues si , se la puse y le di dos opciones se la metía despacio o de una sola vez . me miró y me dijo hoy soy tuyo hazme lo que quieras , se lo sample de una sola vez y pues si se quejo porque el golpe se siente se la deje adentro un momento y me empeze a mover rápido y fuerte le estaba dando duro y se sentía muy rico y apretado lo tenía con una mano abriéndole las nalgas y con la otra del cuello jalandolo hacia mi haciendo que sacará más la cola .lo pase a la cama y lo puse boca arriba y se la volví a meter despacito pero duro y el solo gemía y decía que ricoo y gemía mientras se tocaba si pene que a decir verdad no es ni muy grande ni muy pequeño se veia rico la verdad , mientras se la metía le agarre la verga y también se la jalaba , tenía una cara que decía que la estaba pasando demasiado bien yo estaba ya casi en mi punto y por ese se la saqué y le metí los dedos intentando que se viniera solo con el estímulo anal y pues si empezó a pujar y se agarró de las sabanas y en un gemido se vino muy rico y ahí en su momento más sensible se la volví a meter con más ganas y rápido el gimiendo y pidiendo un descanso pero yo ya estaba que me venía y le dije te voy a preñar perra regalada ni yo sé porque lo dije pero a él le gustó y lo preñe sentí que solté tanta leche cómo nunca antes se la deje adentro mientras retomaba aire ,cuando se la saqué le salió la leche depues de asearnos me despedí pues ya era tarde y quedamos en repetirlo

Autor: Gar Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi hijastra es ninfómana (y es verdad!)

2022-09-21


Leo el mensaje de Mimi (mi hijastra) en mi móvil, me dice -ven a casa papi, te estoy esperando- -estoy solita-. Luego veo una fotografía y tiene una lencería roja, que seguramente no es suya, es transparente y se ven sus pezones y su pequeño parche negro de pelitos, le luce muy bien en su muy delgado cuerpo. Se ve deseable, tengo una erección casi instantánea. Salgo y me voy en mi auto lo más rápido que puedo. Estaciono y entró, subo las escaleras, voy a su habitación y ella esta sobre la cama en cuatro viéndome entrar con esos ojos rasgados que tiene, me pongo en la orilla y ella llega "a gatas" se levanta sobre sus rodillas y nos besamos como acostumbramos, con besos muy húmedos de lenguita, ella empieza quitándome la camisa, yo ayudo, no se cuanto tiempo tenemos, y me bajo el pantalón, ella me acaricia el paquete y baja mi boxer, engulle el glande de verga y con muchas ansias comienza a mamarlo, yo la he tomado de la cabeza y se la meto más en su boca, luego le follo su boquita suavemente. Mientras me lo mama yo termino de quitarme la ropa, quiero estar listo para todo. Le quito mi verga de sus labios y solo la volteo sobre la cama, siempre en cuatro, ahora tengo su trasero a mi disposición. Le lleno de besos y chupones sus nalgas, pues apenas tiene un hilo dental que le cubre su ojete, hago a un lado su calzoncito y le abro su rajita con mis dedos, me gusta ver la vulvita de las mujeres, y me gusta ver la de mimi. Ahora comienzo a comerme su rajita, mi lengua rodea la entrada de su vagina y luego tomo su clitoris con mis labios, la pequeña mimi gimotea mucho ahora. Con mis dedos también estimulo su clí, ella se moja mucho, ya está lista y yo también. Me pongo atras y tomando mi verga se la meto en su panochita, solo oigo cuando ella puja y gime. Me pongo a darle buenos bombeos en su coñito apretado, y eso es precisamente lo que me vuelve loco con mi hijastra, lo estrecho de su vagina me hace gozar doblemente. La tomo del cabello para asirme y follarla más duro y profundo. Estoy sumamente excitado y mis bombeos son fuertes. -papi, papi, papiii!!- y el cuerpo moreno de mimi se contorsiona, la pequeña y delgada mimi se está corriendo. Apenas la puedo esperar, ahora la acuesto en la cama y me meto entre sus piernas y se la vuelvo a meter en su panochita, me pongo encima y empiezo a bombear de nuevo. Nuestros cuerpos quedan pegados y ella me envuelve entre sus largas y delgadas piernas, mis bombeos van a lo más profundo de su vagina y ella de nuevo comienza gemir y gritar de gusto. Su panochita parece un guante que envuelve mi verga y la estruja, pocas mujeres con las que he estado pueden hacer esto. Me pongo a darle más duro y la cama rechina mucho, parece que quiere quebrarse, ella me clava sus uñas (a pesar que le he insistido que no me marque el cuerpo con ellas) en la espalda y siento que ella se corre de nuevo, yo bombeo más y más rápido y ahora yo soy quien gime y grita, mi verga comienza a escupir una gran cantidad de leche caliente dentro de ella. Gritamos y gemimos juntos. Por fin esto termina, hay paz y un poco de silencio. Nos besamos unos segundos y comienzo la retirada, sacó mi verga mojada de su panochita, ella queda inmóvil un momento sobre la cama. Yo me retiro con mi ropa al baño a asearme. Luego voy de regreso a mi trabajo. Durante esa misma semana mi mujer me espera para cenar, al parecer quiere decirme algo.. Esposa -Cariño, quisiera platicar contigo algo serio- Yo: -que sucede?- Esposa: -no se si te haz dado cuenta, pero Mimi mantiene cosas en su habitación con fuertes influencias sexuales, he encontrado en su habitación, lecturas y cosas relacionadas al sexo y en su computadora también- Yo: -creo que es normal en chicas de sus edad, ella ya tiene casi los dieciseis años- Esposa: -pues te cuento que la llevé al psicologo del colegio, ellos tienen un profesional muy bueno allí- Yo: (nervioso) -y que te dijo?- Esposa: -Pues como sabes, yo recogí a Mimi a los ocho años de un orfanato. Me dijo el psicólogo que muchas veces los niños que ha sufrido mucho o han tenido una infancia subnormal, son precoces y con con un apetito sexual más fuerte que lo normal y en el peor de los casos padecen de una especie de ninfomanía- Yo: -cómo dices?- Esposa: -Si. El psicólogo cree que en ella está despertando un fuerte apetito sexual y debemos de cuidarla mucho más ahora. El cree que debemos cultivar en ella algun interés como tocar un instrumento musical, un hobbie en casa, algo que la mantenga con el pensamiento fuera de lo sexual- Al terminar de hablar con mi esposa, comprendí muchas cosas ahora. Pero yo ya estaba muy comprometido. Pues llevabamos cinco meses de estar cogiendo con Mimi, que es hija adoptiva de mi esposa, es decir yo la conocí a ella cuando ya tenía a Mimi, hija de una inmigrante de China. Tal vez tendría unos 12 años cuando yo conocí a mi ahora esposa, me pareció una chica retraída, introvertida. Con el tiempo, ella me mostraba mucho interés, que también pensé era normal, parte de su desarrollo. Hasta que una noche en la cual mi esposa visitaba a mi suegra, Mimi me pidió quedarse en mi cama a dormir, no tuve ningún problema con eso. Esa noche, Mimi tenía cierto interés en conocer mi vida sexual antes de mi esposa, quienes habían sido mis novias, si había tenido sexo con ellas, si me gustaba todavía, si tendría sexo con ellas si pudiera, y cosas así. Eso me calentó mucho esa noche, y para colmo mi hijastra se quedó en bragas y una blusita corta para dormir. Se abrazó a mi y puso mi mano entre sus piernas, se sentía caliente su vulvita, se la toqué y ella gemía, introduje mi mano dentro de su braguita y el toqué su panochita, que se mojó entre mis dedos. La habitación estaba oscura, yo estaba muy excitado, le quité sus bragas y me metí a chuparle su rajita, ella se retorcía sobre la cama, se corrió en mi boca y luego se lanzó a chupar mi verga, me quitó los calzones y se puso entre mis piernas y la mamó por unos diez minutos, luego yo la coloqué abajo y yo encima y la penetré, debo confesar que Mimi no era virgen ya, nunca me dijo quien había sido el primero, esa noche la penetré duro y tuvimos una noche muy placentera, cogimos en dos o tres posiciones y en todas se corrió la pequeña. Amanecimos desnudos abrazados. Luego Mimi quería tener sexo todos los días, pero no se podía pues allí estaba mi esposa. Cuando no podíamos estaba de mal humor y me chantajeaba sentimentalmente. Ahora dice que le gusta un chico en el colegio. Puede ser mi salvación?

Autor: yiego Categoría: Incesto

Leer relato »

Abuela cachonda

2022-09-21


José 20años 170 cm y un pollón de 20cm soy el segundo hijo tengo una hermana mayor que yo pero esto a pasado con mi abuela ella tiene 60años es viuda desde hace 7años este verano el día 5 de julio me rompí los ligamentod del tobillo me operaron y pasado un par de días me enviaron a casa así que estaba un poco jodido ya que no podía salir en casa con las muletas no era necesaria la ayuda pero como mis padres salían a trabajar todo el día y mi hermana también como mi abuela vive en el edificio de al lado nuestro ella decidió que se vendría a cada a cuidarme así que estaba ella en casa cuidándome fueron pasando los días mi abuela es una mujer muy divertida cada día me despertaba con sus cosquillas como yo suelo dormir con solo un pantalón corto era normal que tuviera una tienda de campaña cada mañana era el empalme matutino yo notaba que mi abuela miraba pero hacía como si nada uno de esos días a media mañana mi abuela salió a comprar era ir y volver así que no tardaría mucho yo estaba en mi cama ese día estaba especialmente cachondo así que cuando salió me puse porno en el móvil y me casque una paja me limpie con lo que tenía a mano al poco tiempo volvió mi abuela me levanté y me fui al salón ella aprovecho para limpiar mi habitación ostia estaba con lo que me limpie hay cuando le vi salir con ropa y tenía en la mano en trapo paso me miró y con una sonrisa pícara me miró pero no dijo nada pasado unos días ella tenía que hacer unos recados así que ese día vendría más tarde de lo que lo hacía normalmente ese día yo me levanté me puse mi cubre piernas me di una ducha y volví a mi cama estaba hay medio dormido cuando llegó mi abuela me vino a dar un beso yo estaba empalmado y se notaba mucho pasado un rato mi abuela después de que yo saliera al salón hizo lo de cada día limpio mi habitación y me dice voy a ducharme que estoy toda sudada al poco de escuchar el agua la curiosidad me pudo y fui asta el baño tenía la puerta sin cerrar la empuje un poco y hay estaba ella desnuda en la ducha pero estaba con el grifo entre las piernas está masturbándose eso me puso la polla a revertar le saque una foto y volví al salón cuando salió mi abuela estaba muy contenta yo sentado con la polla que no sabía cómo hacer para que no se notará llegó y se sentó a mi lado y solo traía puesto una especie de camiseta asta las rodillas y sin sujetador se le marcaban los pezones me miró y empezó a hablarme hay que guapo estás mientras me pasaba la mano por el pecho yo no podía esconder que estaba empalmado la abuela me dijo me vas a guardar el secreto verdad yo me puse un poco nervioso asta que ella hay te e visto como me mirabas en la ducha y creo que sabes lo que estaba pasando así que ahora vamos a tener un secreto entre los dos y metió la mano por el pantalón me agarró la polla y cuando quise darme cuenta ya me la estaba comiendo uhmmmmm como de la comía que pollón tiene mi nieto te gusta cómo te la come la abuela yo sí y se metió todo lo que pudo en la boca me la comia uhmmm siiiii ahhjjjj abuela que bien la comes siiii ahhjj se levantó y mirándome me dijo que pollón se quitó las bragas y tal y como estaba se puso encima y solo dijo ahora la quiero dentro y tal y como estaba toda empapada en saliva se sentado asta que la tubo toda dentro y fue follandome hay síii ahhjj es muy grande me llega asta los ovarios ujjhjj siiiii ahhjjjj que pollón me estoy metiendo siiii te gusta mi niño yo síii ahhjjj sabía que después de tantos días sin estar con una chica no aguantaría mucho se lo hice saber siiii mi niño llena ala abuela de leche siiii ahhjjj Abu me voy siiii ahhjjj siiii mi niño siiiii ahhjjjj llena la puta de tu abuela de leche siiii ahhjjj siiiii me caía la leche por los huevos siiii mi niño que lechazo siiii se quedó con la polla dentro y se masturbo con mi polla dentro siiiii ahhjjjj ya mi niño me voy siiiii ahhjjj siiiiii ahhjjjj siiiii acabo gritando siiiii ahhjjjj se levantó y le corría la leche entre las piernas me arrodilló y me limpio la polla con una mamada me miró tenía la polla bien agarrada y mi niño voy a recuperar todo el tiempo perdido sin follar ahora soy tu abuela la traga polla eso me vas a dar cada día polla la quiero sentir en el coño y muy especialmente en mi culo uhmmm Abuela que puta te gusta por el culo pues eso te voy a hacer te voy a partir el culo y todo lo que tú quieras

Autor: Nieto Categoría: Incesto

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!