Le puso los cuernos a su novio

2022-06-29


Hola os cuento como me folle a mi vecina que su novio la tiene olvidada. Tengo 35 años ella 22 y nos encontramos de camino a casa y empezamos a charlar. Me empezo a contar que su novio estaba siempre borracho y no le hacia caso. De pronto llegamos al aparcadero que hai junto a la playa y vimos en un coche como lo estaban haciendo una pareja y nos quedamos mirando hasta que le dije que si le apetecia podiamos pasar nosotros tambien un buen rato ya que en casa no tenia con quien contar. Me respondio que no le parecia mala idea. Se llama carla tiene el pelo rizado por debajo de los hombros con gafas delgada pero con unas buenas tetas y un trasero pequeño pero bonito. Le pregunte si le gustaban las pollas grandes yo tengo 21 cm y ella entre risas dijo que nunca probara una que siempre han sido normales. Entonces me saque la polla y puse su mano en ella dejandola impresionada y sentados en el muro a vista de cualquiera que pasara por alli empezo a chuparmela. Casi llego a meterla entera y mientras le saque la camiseta y la metio entre sus tetas meneandola. Luego me pidio que le follara y apollandola en el muro le empeze a follar el coño por detras pero al rato me pidio que me corriera y fueramos a otro sitio asique se agacho delante y llene toda su cara de corrida incluso sus gafas y salpicandole hasta el pelo. Me dijo que fueramos a su casa que le apetecia continuar y de camino me iva diciendo que le tenia que follar bien el coño y que no iva a terminar sin probarla por detras. Llegamos a su casa y al entrar empezamos a desnudarnos me tumbo en la cama y puso su coño en mi cara mientras ella me la chupaba haciendo un 69. Al rato note como empezaba a correrse y me dijo que le follase. Se subio encima y de un golpe metio en su estrecho coño mi polla entera para empezar a cabalgar y note como se empezo a correr. Luego con su coño y mi polla empapadas le abri las piernas y le segui follando mientras ella no dejaba de correrse y de nuevo puse la polla en sus tetas y me la chupaba hasta que termine follandole la boca hasta correrme dentro de ella. Al rato me dijo que le metiera por el culo y empeze a lubricarlo con su corrida y meterle los dedos hasta que luego puse la polla en el y empeze a metersela en su culo estrecho haciendola gemir cada vez mas fuerte hasta terminar corriendome dentro de su culo.

Autor: Polla20cm Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Reencuentro en el gym

2022-06-29


Hace años empecé a ir al gimnasio porqué quería mejorar mi físico. Me apunté en uno con una migo pero no aguanté mucho meses. Había mucha gente y por horarios no podía ir mucho con mi amigo. Me desanimé un poco pero terminé por apuntarme en otro gym. Lo tenía cerca de casa, no era muy caro y estaba poco concurrido. Se ve que no tenía buena fama porque era viejo, pero yo me sentía cómodo. Solía ir unas 3 o 4 mañanas a la semana, ya que estudiaba por la tarde, y hacía un poco de todo. Por aquél entonces, tenía 21 años, pesaba unos 72kg y medía 1,85cm. Tenía un cuerpo un poco definido, con los abdominales marcados pero muy poco brazo o pecho. Era un cuerpo bastante de twink, por lo que quería ponerme un poco fuerte. Llevaba ya semanas yendo cuando una mañana me crucé con una mirada conocida. No sabía quién era, pero estaba seguro que lo conocía. Nunca se me ha dado bien recordar caras, así que tampoco me frustré. El chico era un poco más bajo que yo, ojos verdes como los míos y tenía bastante buen cuerpo. Se le veía hacer los ejercicios con mucha tranquilidad y cogiendo bastante más peso que yo. Al cabo de un rato, no lo vi más, por lo que pensé que había terminado y estaba en los vestuarios. Yo seguí a lo mío ya que aún me quedaba un rato de rutina, y en unos minutos lo vi salir de los vestuarios. Se dirigió a la salida pero cuando pasó cerca de donde estaba yo me saludo con un “hasta luego” y una sonrisa. Me quedé pensando otra vez en su cara e intentado ubicarlo en mi espacio-tiempo personal, pero sin éxito. La semana siguiente volvimos a coincidir. Esta vez fui decidido a preguntarle si nos conocíamos, ya que era demasiado guapo para no recordarlo. Cuando nos cruzamos en la zona de máquinas de piernas, solo me salió un “hola”. Me quedé allí sin saber qué decir y me fui a otra máquina mientras me respondía con un “chao eh”. Era bastante tímido e hice un poco el ridículo la verdad. Conseguí no fijarme mucho en él mientras hacía mis ejercicios aunque notaba que me miraba y sonreía. Cuando terminé mi rutina, me fui al vestuario. Me quité la ropa y con una toalla me metí a la zona de duchas. No había nadie más así que me metí en el cubículo de la esquina. Las duchas estaban separadas por unas paredes pero sin puerta. No llevaba mucho rato cuando alguien más entró en la zona de duchas. El tío tenía como unas 10 duchas para elegir y se puso a un par de duchas de distancia. Mientras me enjabonaba veo que se acerca alguien a mi ducha. Era el chico con el que había intercambiado miradas y saludos los últimos días que, sin cortarse, me habló: - ¿Qué, tío? Nos volvemos a encontrar. - Emmm… Bueno, sí. Tampoco es que sea muy grande esto. Y más bien me sigues tú jajjaja. - Ya. ¿No te acuerdas de mí? - La verdad es que no mucho. Me suena tu cara pero no recuerdo donde nos hemos visto. ¿En la universidad? - No, tío. - Pues no sé. Me metí bajo el agua para quitarme el jabón mientras él se quedaba allí mirándome. Cuando acabé u lo miré otra vez, vi que tenía la polla un poco dura el chaval. Lo miré bien y la verdad es que tenía un cuerpazo. Iba depilado pero se le veían los pelos que tenía por un pecho muy marcado y unas piernas musculosas. Sus abdominales resaltaban en ese cuerpo rasurado. Me quedé un poco embobado mientras me lo miraba de arriba abajo. “Veo que te gusta lo que ves” me dijo con una sonrisa pícara señalando mi pene que empezaba a despertar. “No soy el único” conseguí decir mientras me sonrojaba y me giraba para que no viera la erección que tenía. Al instante de girarme y apretar otra vez el pulsador para que no dejara de caer agua, noté como me agarraba el culo. “Pero qué coño!?” solté antes que con su mano diestra me tapara la boca. “No te gusta que te toque el culo” me susurró al oído. Quitó la mano de mi boca para bajar por mi pecho y abdomen hasta llegar a mi polla. Estaba dura por completo: 20cm que pedían sexo a gritos. Me empezó a masturbar mientras con la mano me tocaba el culo y me daba algún azote flojo. Empecé a gemir y, al ver que me gustaba, aumento el ritmo de la paja. Me empujó un poco más con su cuerpo para ponerme contra la pared sin parar de pajearme. Al cabo de un rato de placer, me volteó con violencia contra la pared. Nos quedamos muy cerca cara a cara y me lancé a comerle la boca. Mientras nos fundíamos en un beso y nuestras lenguas se encontraban, aproveché para reseguir todo su torso con mis manos. Toqué su espalda y fui bajando hasta agarrar su culo con mis dos manos. Tenía un culo bien duro, con los pelos saliendo típicos de aquellos tíos que se depilan. No me dejó jugar mucho con su culo ni tocar su polla ya que se agachó en seguida. Se puso de rodillas y después de lanzarme una mirada lasciva se abalanzó a mi polla. Solo pude cerrar los ojos ante tanto placer. El chico me agarraba el culo con las dos manos para forzar a tragarse mis 20cm enteros. Le daba alguna arcada de vez en cuando pero parecía no importarle. Para mí no era necesario tanta violencia, pero disfruté mucho viendo como mi polla desaparecía por completo en su boca. Era una máquina de tragar polla. Cuando intenté cogerle la cabeza para guiar la mamada, me apartó las manos y siguió comiéndome el rabo con rabia y ansia. Me apoyé en la pared y me concentré en ver como esa boca se tragaba mi polla una vez tras otra sin apena descanso. Me estaba dando bastante placer y hacía un par de días que no me hacía ninguna paja ni había follado, así que no tardaría en correrme. No sabía las intenciones de ese chico que tenía de rodillas comiéndome la boca así que le dije que parara que me corría si no. Él me miró pero siguió a la suyo. Intenté controlar mi orgasmo y mis gemidos pero fue en vano. Empecé a temblar y a los pocos segundos solté el primer trallazo de lefa. Noté como salía sin control mucho semen de mi polla mientras el chico intentaba aguantarla en la boca. Sacó mi rabo bien duro y lleno de semen de su garganta y pude contemplar como su boca y sus labios se manchaban de blanco con mi lefa. La imagen de ese chico con mi semen en la boca fue el detonante para recordar su identidad. Sin tiempo para contárselo y aun con bajo los efectos de mi orgasmo, vi como el chico se limpiaba con una mano mientras no dejaba de masturbarse. Con sus dedos y lengua jugaba con mi semen cuando se levantó con claros gestos de que se corría. Me arrodillé ante su polla y cerré los ojos para que él decidiera. En seguida noté como un líquido caliente me salpicaba en la cara y el pecho. Era espeso y decidí limpiarme con la lengua el poco semen que había encontrado mis labios. No tenía un mal sabor, aunque tampoco era bueno. Muy excitante, eso sí. Me levanté con la cara llena de semen y el chico me besó con pasión. Nuestras lefas se encontraron dentro de nuestras bocas en un beso corto pero intenso. Me separé y dejé que el agua de la ducha se llevará todo el líquido blanco que cubría mi rostro y mi pecho. Al parar el agua le dije: - Marco. Me ha venido al verte la cara manchada con mi lefa jajaja. - Ya veo que recuerdas que no es la primera vez que me trago tu semen. - Sí, pero en ese trío no estabas tan fuerte cabrón. - Tú también has ganado músculo, aunque ese rabo sigue siendo lo mejor que tienes. Nos despedimos en las duchas ya que él se quedó allí mientras yo me secaba rápido y me vestía. Salí del vestuario con una sonrisa. Estaba contento de haber encontrado una motivación para ir al gym.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Primera Cita

2022-06-29


Relato con todo tipo de detalles mi primera cita con un chico. Miro la última foto que me ha enviado mientras camino hacia su oficina, hace tiempo que queremos quedar pero nunca encontramos la ocasión. No puedo apartar mi vista de la imagen y pienso en que si no levanto la mirada del móvil quizás me choco con alguien pero me da igual, no puedo dejar de mirar esa fotografía en la que sale él, con su pene erecto frente al espejo, mirando con cara de pervertido. Sólo con pensar en lo que quiero hacerle me tiemblan las piernas. Llevamos hablando casi un mes, cada día nos mensajeamos. Al principio eran whastapps inocentes, con algún que otro comentario subido de tono por ahí, pero pronto pasamos a mandarnos imágenes y vídeos explícitos cada vez más excitantes. Me alegra haber pasado tanto tiempo hablando con él, no solo hemos desarrollado cierta confianza si no que además ahora sé bastante sobre sus gustos, inquietudes, familia, vida laboral… Y me gusta que así sea porque no hará falta que comentemos nada en cuanto nos veamos, nos podremos dejar llevar por nuestros instintos. Llego por fin al portal. Le envío un mensaje. – Ya estoy aquí – Abro. Segunda planta. El interfono suena casi de inmediato. Abro el portón y subo hasta donde me indica. Allí me está esperando él, en el marco de la puerta, con una sonrisa entre pícara y entrañable. Es más atractivo en persona que en las fotos. Me acerco. – Hola – Hola Y en ese momento, sin necesidad de decirnos nada más, como si de un pacto tácito se tratase aproxima su boca a la mía. Me acerco a él, siento su aliento por primera vez y me abalanzo a besarle. Primero un beso suave, pero a los pocos segundos ya usamos nuestras lenguas para conectar, rápidamente el beso tierno que había iniciado nuestro saludo se vuelve salvaje y pasional. Él me agarra de la cintura y me hace entrar en el local, yo cierro la puerta a mis espaldas y aprovecho para mirarle a los ojos, puedo notar la emoción en su mirada y me contagio de ese sentimiento. Por un segundo se aparta de mí y pregunta: – ¿Qué tal? – Joder, genial Y sigo besándole, le beso como si no hubiese besado a nadie en meses, le beso la boca, el cuello, las manos… Y noto como nuestras respiraciones se aceleran, y cada vez nos agarramos con más fuerza. Por un instante me aparto de él y me despego de la puerta, y sin dejar de mirarle a los ojos con lujuria me desabrocho el cinturón y lo tiro al suelo. Él acto seguido se agacha para agarrar mi vestido desde la base y con un grácil movimiento me lo quita, dejando mis pechos al descubierto. Tira el vestido sobre el sofá que hay en la sala y me empotra con violencia de nuevo contra la puerta. Con sus manos me toca el pecho y empieza a besarme las tetas, primero una y luego la otra, me hace estremecer y le agarro del pelo para que no pare. Juega con mis pezones un rato hasta que consigo fuerzas para desplazar mis manos a su frente y separarlo rápidamente de mí. – Esto no es justo – consigo decir con la respiración entrecortada – No puede ser que yo esté aquí en tanga y tú no te hayas quitado nada aún. – Tienes razón – Responde rápidamente. Y mientras él se desprende de su camisa mis manos van directas a su pantalón, le palpo el pene erecto por encima de la tela y no puedo evitar desabrochar la cremallera al instante. Me muero de ganas de verserla, de sentirla, así que le bajo los pantalones y la ropa interior y lo contemplo admirada. Ver ese pene en persona por primera vez hace que un escalofrío recorra todo mi cuerpo, llevaba demasiado tiempo deseando tenerlo frente a mí. Freno mi instinto de metermelo inmediatamente en la boca, primero lo acaricio mientras me arrodillo lentmente, paso mis dedos por el glande, el tronco y una vez ya estoy en el suelo le miro a los ojos y noto como involuntaramente se dibuja una sonrisa en mi rostro. Vuelvo a mirarle la polla, ahora la agarro con más firmeza y saco la lengua para saborear la punta. Primero juego suavemente, siendo plenamente consciente de lo que hago, midiendo mis movimientos. Hago círculos con la lengua y beso la punta mientras con la mano derecha le masturbo y con la izquierda le agarro del culo, cada vez me estoy poniendo más cachonda. Aprieto mis uñas en su nalga y voy a por todas, comiéndole la polla con un gusto que hacía tiempo que no sentía, ya no medito los movimientos que hago, sólo quiero deleitarme sintiendo cada uno de los pliegues de su pene en mis labios. Noto como cada vez está más dura y lubricada, y exactamente igual siento como yo me empapo por momentos. En este preciso instante me levanto, me quito el tanga y mientras le miro a los ojos le pido que me la clave y él sonríe con lujuria y me gira bruscamente hacia la pared, entonces se agarra el miembro y lo acaricia contra las paredes de mi vagina lubricada hasta que finalmente me la clava con pasión y violencia. Por fin puedo notarlo dentro de mí, llevaba demasiado tiempo deseándolo y mientras me embieste cara a la pared, me tira del pelo con una mano y con la otra me agarra de un pecho y juega con él. Disfruto de esta embriagante sensación y cuando pienso que adoro sentir su respiración, sus manos, su polla… La saca de repente, me da media vuelta y aprieta mi cuerpo contra la pared, esta vez mirándonos cara a cara. Me besa el cuello y luego los labios, y mientras nos comemos las bocas acerca sus dedos a mi clítoris acariciándolo gentilmente. Yo procedo a acariciarlo a él también y nos masturbamos mutuamente un buen rato con los ojos cerrados besándonos apasionadamente. Y es en este momento cuando me agarra de nuevo de la cintura con una mano y con la otra del culo, me levanta y me lleva hacia el sofá dónde intenta tumbarme para ponerse él encima pero no le dejo. Me aparto rápidamente y le obligo a que se siente en el borde, dónde contemplo de nuevo su polla dura y sin pensármelo dos veces me siento encima dejando mi culo a su merced, y noto como se introduce dentro de mí despacio, sientendo y disfrutando de cada centímetro. Empiezo a subir y bajar, dejando que el ritmo se acelere progresivamente y él aprovecha para azotarme un par de veces y acto seguido repasa todo mi cuerpo con la palma de la mano, me acaricia el monte de venus, sube por la cintura, se detiene un poco en mis pezones y finalmente me agarra del cuello y tira de mí aprentando su torso contra mi espalda y marcando ahora él el ritmo y la intensidad del movimento que es cada vez más y más salvaje. Noto como su pene palpitante me hace sentir tremendamente excitada y quiero volver a llevar yo el ritmo así que me doy media vuelta y vuelvo a sentarme encima suyo, esta vez mirándole la cara de placer y mordiéndole el cuello y los labios. Araño suavemente su torso y aproximo mi pecho a su boca, él empieza a lamerlo mientras acaricia el otro con los dedos, etonces me agarra ambas tetas con las manos y se las introduce en la boca provocándome un placer indescriptible, y es en ese momento en el que yo quedo brevemente extasiada que él aprovecha para tumbarme en el sofá. No puedo reaccionar a tiempo y me dejo hacer. Me ha pillado con la guardia baja y ahora yo estoy tumabda mientras él me besa los pechos y todo el torso, subiendo por el cuello y la cara y bajando hasta el ombligo. Y no se para ahí, sigue bajando hasta llegar a mi pubis pero pasa de largo para darle unos mordiscos suaves a mis muslos, ronda la zona de mi vagina pero no llega a tocarmela, me sorprende lo bien que se le da excitarme y jugar conmigo, y finalmente, después de hacerme estremecer solo con el aliento empieza a comérmelo. Su lengua recorre mi clítoris con delicadeza un buen rato hasta que empieza a succionar y yo pienso que no me podría poner más cachonda pero me equivoco porque entonces empieza a meterme los dedos jugando simultáneamente con la mano y la boca y mi respiración se acelera, y mis piernas tiemblan, y gimo fuerte pero como no quiero gritar alargo el brazo buscando algo que morder. Encuentro mi vestido que él ha tirado antes y ahora reposa sobre el respaldo del sofá, me lo introduzco en la boca y ahogo varios gritos de placer mientras él se deja llevar por la pasión y el gusto de hacer lo que me está haciendo. Estoy muy cerca del orgasmo, en realidad quiero que me folle un poco más, así que me saco el vestido de la boca y mientras él sigue introduciéndome los dedos habilidosamente, entre gemidos logro decirle: – Sube – ¿Qué? – Sube y fóllame – ¿Quieres que vuelva a follarte? – Sí. Hazlo. – Pídemelo por favor. – Dios, joder, por favor, fóllame. – Hmmm…. No es suficiente – Comenta mientras se chupa los dedos que tenía dentro mío hasta hace unos segundos – Por favor. ¿Quieres que te suplique? Clavame la polla. Por favor. – Así suena mejor Entonces vuelve a besarme el coño, y yo me estemezco, y empieza a besarme toda otra vez, a saborear mi cuerpo entero subiendo lentamente hasta hacer que nuestras bocas se encuentren de nuevo y con un beso salvaje silencia todos mis gritos, gemidos y súplicas mientras me la vuelve a meter de forma brusca una, y dos y tres veces. Cada vez estoy más cerca del orgasmo, lo puedo sentir, entonces baja el ritmo y despegamos nuestras caras por unos pocos segundos, los suficientes como para apreciar el éxtasis en nuestras miradas. Y ahora sí, vuelve a embestirme con dureza cada vez más y más rápido, ya no tengo el vestido cerca para morderlo así que grito con todas mis fuerzas y aún así no es suficiente como para opacar sus gruñidos de placer, somos como dos animales, dejándonos llevar por nuestros instintos con una naturalidad y desenfreno que hacen temblar toda la oficina, y cómo dos animales nos corremos, gritamos, nos agrarramos, mordemos, arañamos y tiramos del pelo disfrutando de este último momento de éxtasis. Y aún jadeando nos quedamos tumbados un rato, siento como su semen empieza a desbordar por mi coñito dilatado y palpitante. Y en ese momento me pregunta: – Bueno… ¿Quieres ir a tomar algo, cómo habíamos quedado?

Autor: JESSICAALAN Categoría: Heterosexual

Leer relato »

Marcelita 03

2022-06-29


La dulce y prohibida historia de amor entre un hombre y una niña… Antes del amanecer, Fabián ya se estaba arreglando bastante emocionado, como si de una cita primeriza se tratara. Cuidaba cada detalle de su camisa, cabello y bello facial. Quería lucir impecable para su princesita. Era prácticamente un hombre preparándose para tener relaciones sexuales con una mujer, con el detalle de que se trataba de una mucho menor que él. Marcela una y otra vez se miraba frente al espejo ubicado en su armario. No estaba segura, no se sentía “tan bonita”. El reloj marcaba las 6:15am, en tan solo 15 minutos su príncipe azul se presentaría a su puerta. Marcela, con tan solo 8 años y 11 meses, era más instinto que razón. No sabía el por qué, solo quería verse linda y ya. El uniforme escolar le parecía el más horrible ese día, hubiese querido ponerse algo diferente para ir a estudiar. Si de algo estaba segura es de que quería verse linda para cuando Fabián la recogiese y por eso se esforzó especialmente en su cabello y aplicó un sutil brillo en sus labios con esencia a fresas. En ese instante sonó el timbre de la casa y rápidamente su madre abrió la puerta, recibiendo con una sonrisa a Fabián. <> Camila se veía agotada y realmente enferma. <>. Fabián guardó silencio y tan solo sonrió, la emoción lo invadía. Por fin, ¡por fin! Por fin estaría a solas con su princesa. <>, dijo Camila. El corazón se le salía por la boca de la emoción a la niña. Sin dar 10 segundos de espera, tomó su maleta y salió al pasillo para el encuentro con Fabián. Ahí estaba como siempre impecable en su traje de trabajo que lo hacía ver como una figura protectora. Y ahí estaba, frente a él, la niña de sus sueños en su uniforme escolar y su maleta color rosa, con su cabello castaño claro cayendo sobre sus hombros. Ambos se miraron a los ojos e intercambiaron una sonrisa. <>, dijo la niña con evidente vergüenza. <>, respondió Fabián. Entonces Camila interrumpió y le dijo a la pequeña: <> Luego se dirigió a Fabián y le entregó una silla infantil de coche. <>, y le dio un beso en la frente. Se despidió con una sonrisa de Fabián, cerró la puerta y los dejó solos. ¡Finalmente! Caminaron por el pasillo en completo silencio. Luego en el ascensor la escena se repitió, con algunos cruces de mirada y tímidas sonrisas. Camino al auto en el parking subterráneo, Fabián rompió el hielo y le preguntó a Marcela que cómo había estado y ella en un tono neutro respondió con cordialidad. Fabián abrió la puerta del copiloto y se apresuró a montar la silla infantil en el asiento. Marcela, un tanto apenada por usar aún silla infantil para viajar, se apoyó en el brazo de Fabián y este le cerró la puerta con total cortesía. Ya dentro del auto, Fabián aceleró y salió del conjunto residencial. En el camino, ante el silencio de Marcela, decidió ser directo y aclarar sin rodeos lo que estaba pasando: <>. Marcela guardó silencio por algunos segundos y respondió: <>. Tomó una pausa. <> <>, sorprendido preguntó Fabián. <> Fabián sonrió aliviado pues la niebla de su corazón se despejó con las palabras de Marcela. No había duda, los temores eran infundados y las opciones con la niña eran reales. Fabián dirigió su mirada al espejo retrovisor para encontrarse con la de Marcela y viéndola directamente a los ojos le dijo: <> <<¡Yo también! Pero mi mamá casi que me obligó a que me fuera donde mi amiga Adri y no tuve más remedio.>>, aclaró la niña. <> Marcela estaba anonadada y sonrió, justo el auto paró en un semáforo cuando los ojos de la niña se aguaron, dejando escapar una cristalina lágrima. <> Fabián secó con su mano tiernamente la mejilla de la niña y llegó el momento inevitable, deseado por ambos. Fabián acercó milímetro a milímetro su boca a la de su princesa y la besó tiernamente, sintiendo el sabor de los labios de Marcela retocados por el brillo de esencia a fresa. Se besaron con cariño durante 10 segundos mientras Fabián posó su mano sobre el muslo de la niña cubierto por la falda escolar. El momento fue interrumpido por la bocina del coche de atrás. El semáforo había cambiado a verde hacía ya varios segundos. Fabián se recompuso y echó a andar el coche; nuevamente haciendo contacto visual por el retrovisor le dijo: <> En ese instante, el corazón de Marcela dio otro salto de felicidad. La niña sencillamente se encontraba fuera de sí, era tan nuevo y desconocido todo lo acontecido dentro y fuera de su ser que su mente estaba ida y no podía pensar con claridad, solo se dejaba llevar por el momento y guiar por el instinto. Al ver a ese hombre que le acababa de dar su primer beso al lado suyo, alargó su mano y la posó sobre la pierna de Fabián y empezó a materializar su deseo. Sin percatarse, su braguita ahora estaba un poco húmeda y ella no comprendía el por qué. Hasta que se le vino la imagen del video prohibido que había visto encerrada en su habitación. Era la misma sensación, pero amplificada por el miedo a lo desconocido y prohibido. Estar así, de esa forma, tocando por encima del pantalón la pierna de Fabián la hacía sentir bien, la hacía sentir rico. Ni cuenta se dio cuando ya estaban en la esquina de su colegio. El viaje había terminado. Fabián por su parte, al sentir la delicada manita de Marcela acariciar su pierna, muy cerca de su entrepierna, se había empalmado instantáneamente, rozando su verga con el volante. Pero se contuvo a más. Por hoy, eso era todo. Disimulando su erección, llegaron a la entrada del colegio y antes de despedirse, Marcela hizo como si se hubiese acordado de algo importante y le dijo a Fabián: <>. <> <<¡Esoooo!>>, dijo emocionada la nena. La niña quiso abalanzársele buscando besarlo en la boca, pero recordó que estaban frente al colegio y solo le tocó el brazo. Se despidieron como si fueran padre e hija. Marcela bajó del auto para perderse entre los otros estudiantes y ser vista por última vez por Fabián que aceleró a fondo y se fue con una sonrisa en los labios hacia su trabajo. Las cosas con Marcela empezaban a tener forma, todo iba bien pensó. Fabián pensó durante todo el día en Marcela y esta hizo lo mismo. A la hora de la comida, recordó lo sucedido y no podía creerlo, era algo fantasioso, un hombre adulto en una relación afectiva con una niña a la que casi le cuadruplicaba la edad. Fabián se dio cuenta de que Marcela ya no era un simple fetiche, sino que por el contrario se estaba convirtiendo en parte fundamental de su vida y sin ser consciente del todo, surgía el deseo de llegar más y más profundo con todo esto, de no parar, de dejarse sumergir hasta lo más profundo. Estaba listo para ser el hombre de Marcela. La quería y la deseaba de manera intensa. Para Marcela, el acontecer de los hechos de esa mañana fue aún más extraño, evidentemente a raíz de su corta edad. Para ella no era una situación maliciosa, aunque entendía perfectamente que socialmente era prohibida y que ni su madre ni nadie se podía enterar. Eso no le importaba, para Marcela, Fabián era su primer amor, el primer lazo romántico y sexual que establecía. Ella se limitaba a seguir sus instintos y se comportaba como una preadolescente enamorada. Fabián era su primer amor y tal cual sucede en una relación “normal”, Marcela veía a Fabián como su hombre protector y repleto de cariño, como la persona con la que quería estar todo el tiempo y hacer todas esas cosas que hacen los novios. Se daba cuenta de que quería a Fabián. Ese día durante las clases recordaba lo sucedido en su viaje al colegio. Ya estaba hecho, el destino estaba sellado. Entre Marcela y Fabián surgía una dulce, lujuriosa y extraña relación amorosa.

Autor: ADRIANAM477 Categoría: Tabú

Leer relato »

El Mototaxista II

2022-06-29


Aquí la continuación de lo que paso en la noche. Hola a todos perdón por tardar. Que sucedió con el mototaxista después de esa tarde donde tuve sexo oral por primera vez con 3 hombres y una niña Pues hay les va, esa noche después de pasar a cenar nos dirigimos a una casa que estaba cerca de 4 calles de mi casa, por discreción el tío me paso a la parte trasera para que no sospecharan que llevaba a un morrito con el. Llegamos a una dirección al entrar era un terreno grande pero el entro hasta el fondo donde estaba un pequeño cuarto techado de lámina de cartón, un baño y un espacio supongo que era una cocina, el tío abrió su cuarto y cuidando de que no me vieran me hizo señas de entrar, era el clásico vato para esa época era atractivo, masculino y tenia buen rostro solo que su peinado era completamente de rokero su cuarto olía a una mezcla de cigarro, mota, y a macho cosa que me gusto demasiado, esa tarde llevaba puesto un pans gris que resaltaba su figura masculina. Yo por mi parte tenia muchos nervios de aprender cosas nuevas, por lo cual prendió un televisor y puso una película de cholos, fue algo que me desanimo ya que creí que no me enseñaría más, llego un punto de la película donde me estaba durmiendo y fue cuando me dijo que solo estaba haciendo tiempo para que sus vecinos se durmieran, pero me dijo tranquilo si quieres te puedo hacer un masaje en ese momento acepte, fue cuando me dio un beso, el primer beso que recibí de un hombre yo por mi parte era inexperto en dar besos pero el tío por su parte se aprovecho del momento abrazándome y apretando cotra el, pude sentir una nueva ereccion de el restregandose por mi abdomen,yo disfrutaba cada movimiento a mi edad me sentía deseado como esas mujeres en las revistas siendo penetradas por un macho, lo primero que desprendió de mi ropa fueron mis tenis donde comenzó a jugar con mis pies, los besaba, los chupaba y yo disfrutaba de todo eso, seguido de eso me quito mi sudadera y al finalizar me quito mi pans, yo solo quede en un bóxer que aun recuerdo era de batman cabe señalar que esos besos en todo mi cuerpo me hacia cosquillas por lo cual el me decía que no riera muy fuerte o nos escucharian, eso calmaba mi exitacion un poco pero con forme el seguía volvía el extasis de ver como besaba cada parte de mi cuerpo, el hizo una pausa y prendió un cigarro y me dijo que apagaria la luz un momento para que sus vecinos que eran unos viejitos se durmieron supongo que eran sus papás o algo de él pero estaba atento a la luz de la casa de la entrada, yo en ese momento sentía pena por estar desnudo y comenzaba a regresar el frío a mi cuerpo, el tío solo me veía supongo que había echo su domingo 7 con un culito virgen como el mío que de niño no era nalgon ni gordo de echo era delgado pero eso supongo que le gustaba ver a un niño tierno que seria ensartado por una vergota, pasaron como 40 minutos y fue cuando me dijo listo y se comenzó a desnudar quedando a par mío solo en bóxer, lo primero que hizo fue sentarme en sus piernas peludas y su verga quedaba en la endidura de mi culo acoplando bastante rico a ese paquete, agarro uno de sus calcetines que traía puestos y comenzó a olerlo disfrutando de ese olor a humedad tan rico y así por mi parte coloco ese mismo calcetín sudado en mi nariz disfrutando de ese aroma rico, después paso con su bóxer el cual aun tenia residuos de semen que salieron después de esa mamada y cogida con la niña, olían a puro macho ese clásico olor a sudor, huevos, verga y orina era delicioso y yo bien que disfrutaba En ese momento erotico ambos nos fusionados en un beso muy rico donde el tío se tumbo en la cama y to quede acostado completamente en sima de el su primera orden que me dio fue repetir el masaje que me había echo así que fue cuando comencé igual oliento y dando pequeños besitos en los pies del mototaxista que me gustaba, fue la primera vez que disfrutaba a un hombre y no sólo lo deseaba como en las revistas, a pesar de mi inexperiencia en el dexo se veía como disfrutaba el tío de lo que hacía hasta que llegue nuevamente a su bulto fue cuando me dijo que estaba listo que lo sacara y disfrutará de su garrote en ese punto el sabía que lo primero que aria era mamar esa verga gruesa, el tío viendo cada detalle volvió a prender un cigarro pero esta vez fue de mota, yo seguía jugando y toqueteando por encima del bóxer esa verga enorme a mi edad, hasta que en un punto la saque, tenía una pequeña mata recortada de bellos, su verga era morena y un poco cabezona, me encantaba que se notaban sus venas y jugar con el prepucio haciendo una chaqueta, su verga olía riquísimo ese olor a mariscos jajaja me encanta ese olor a verga sudada, sus huevos eran gordos y colgaban demasiado así que me dispuse a meterme la a la boca lo más que entraba para disfrutar al máximo su sabor y su tamaño, y por fin veía plasmada esas imágenes de las revistas pero en la vida real ya estaba disfrutando de quien fuera mi primer verga de hombre a mis 7 años, por más que intentaba meter más de esa verga con trabajos entraba la cabeza y un poco de su tronco, el tío moría de exitscion viendo esa escena, pasó un rato hasta que mi quijada se estaba entumecido fue cuando le dije que ya me había cansando, el tío se levantó Tío. Nmms que rico se siente ahora te voy a enseñar algo Me puso en 4 sobre su cama y el se inco en el suelo para quedar su cara a la altura de mi culo el cual fue descubierto poco a poco por el mototaxista Tío. Que rico culo tienes perrita, hoy vas a disfrutar de tu primer macho Yo estaba bien pinché caliente y de repente siento como hunde su lengua en la entrada de mi culo, fue cuando sentir la exitacion al máximo, sentir como trataba de entrar en mi culo esa lengu, sentir como disfrutaba y como deboraba con desesperación mi culito, comenzó a masajear la entrada de mi culo Tío. Te voy a clavar mis dedos en ese culo para después ensartarte mi vergs y no lastimarte mucho. Comenzó con el primer dedo donde sentí una incomodidad y dolor al inicio Tío. Que rica perrita, se siente como aprietas mi dedo hay te va el segundo El segundo dedo me dolió mucho pero sabía que tenía que aguantar para disfrutar de esa enorme verga, ya estando dentro dos dedos comenzó a abrirlos en forma de tijeras para abrir mi culo virgen Tío. Estas lista perrita Yo. Para que? Tío para que tr meta la verga solo no vallas a llorar fuerte, te va a dormir pero después se te pasa y te gustará El tío tomó sus calcetines usados y los hizo bonita colocándole en mi boca Tío. Si quieres gritar te metes mis calcetines y los muerdes pero de aquí te vas con el culo rojo y escurriendo de leche como la morra de hace rato Yo recordé el culo abierto de una niña de 10 años y le dije que me lo dejara así de abierto En un momento siento que con un dedo me coloca algo grasoso en el culo al verlo note que era vaselina, de igual manera coloco la cabeza de su verga que también escurría en precum y así comenzó a hacer presión poco a poco abriendo aún más mi culo ya dilatado, siendo honestos sentía como se iba abriendo poco a poco y como me iba desgarrando esa verga gorda, mientras el tío su meta era meterla toda ya que me tenía bien sujeto de la cintura, así que a pesar de mi suplicaba de parar era denegada mi solicitud en ese punto no disfrutaba solo sentía dolor hasta que entró el último centímetro, el tío a ver que toda su verga estaba dentro, jalo mi mano derecha para palpar que sus huevos estaban pegados a mi culo, pude sentir mi ano estirado completamente abrazando esa verga de mi rokero mototaxista alias el tío Pasado un rato y que recobre el aliento ya con un fierro bien clavado en mi culo se dispuso a acomodarme para acoplarse bien para follarme el me acomodo bien quedando en 4 sobre la cama y el subió la pierna derecha colocándole casi a la altura de mi cara donde pude seguir besando y oliendo esos pies, y fue cuando comenzó el mete y saca de sus embestidas suaves al inicio y sacándome uno que otro gemido de placer hasta que poco a poco mi ano se fue acoplando al tamaño de esa verga, fue cuando me dio con todo y huevos solo se escuchaba el choqueteo de esos huevos con mi culo por ratos saca su verga completamente y volvía a ensartarla mis gemidos se volvieron más fuertes con forme el ritmo de sus embestidas así paso como 20 minutos hasta que sentí como palpitaba su verga u sentir como me llenaba de leche después de un rato se lo plácido de su verga se safo y sentía un espacio y un bacio enorme en mi culo, el tío agarro un espejo u me mostró como quedó abierto mi culo Esa noche me cogio 4 veces contando la de la mañana antes de que me llevara a mi casa, fue una noche exitante y llena de placer, así fue mi primera vez aprendiendo de sexo y a la vez entrgandome a uno de los vatos que me gustaba, desde ese punto el tío era más detallista con migo, siempre que me veía me saludaba y por eso se repitió en varias ocasiones hasta que nos cacho el patas pero esa es otra historia. Pues espero les haya gustado y sigan disfrutando de mis experiencias Saludos lectores de jezz1705

Autor: JEZZ1705 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Pedía monedas y por un dinerillo extra obtuve sexo del bueno

2022-06-29


Invierno, día lluvioso y frío, regresaba del trabajo a casa en mi camioneta. Me detengo en un semáforo y se me acerca una niña con la intención de solicitar unas monedas. Cuando le presto atención veo lo bien formada que está, y lo linda que es. Y su sonrisa me animó a hacerle una serie de preguntas. Esta belleza de chiquilla se veía a lo lejos que es de origen muy humilde, casi se podía entrever que estaba mal alimentada, bastante flaca. Pero así y todo su cuerpecito era armonioso, sus ojos achinados me sedujeron, y cuando habló, su voz cantarina me alegró la tarde. Le pregunté su nombre y me responde me dicen «Kiki». No sé por qué pero primero me dió mucha pena verla pidiendo monedas. Y me apiadé de ella. Estacioné la camioneta pasando el semáforo y la llamé a la distancia. Ella vino corriendo. Entablamos una conversación, yo desde adentro y ella paradita al lado de la ventanilla, cuando me dí cuenta de que estaba mojándose con la llovizna. La invité a subir, primero medio no se animaba, pero luego ante mi insistencia, dio la vuelta y se subió. Subi la calefacción para calmar un poco su frío. Le pregunté donde vivía, me explicó que en un barrio muy pobre en las afueras de la ciudad. Que venía a pedir monedas por que eso le permitía a su madre y a ella comer algo cada día. Entró rápidamente en confianza, luego ya se reía ante mis comentarios y ocurrencias. Yo trataba de alegrarla, pero sinceramente me sentía atraído por esa niña. Cuando me dijo su edad me sorprendió, solamente tenía 10 años. Pero su cuerpo aparentaba ser de 12 o 13. Sus pechitos ya apuntaban a ser muy generosos, y sus piernas rellenas a pesar de ser flaca, terminaban en un hermoso par de glúteos. Y su boca, de labios generosos cuando reía mostraba un juego de dientes blancos y limpios. Todo eso me fue excitando, yo a mis 22 años suelo tener sexo bastante seguido, pero ahora hacía una semana que me había peleado con mi novia y estaba algo necesitado de una buena sesión. Kiki seguía hablando, de repente le pregunto si tenía novio, a lo que respondió que ahora no, pero había tenido. Le pregunté con doble intención que cosas había hecho con su novio, si se besaban, si la había tocado. Ella contestaba todo con mucha franqueza, lo que me animó a preguntarle si había tenido sexo con El. Me dijo que solo una vez le había chupado la verga, pero que rápidamente el le llenó la boca de leche. Y otra vez el trató de meterle la pija por el culito, pero como le dolía mucho no pudo. Y luego se pelearon. Le pregunté si estaba dispuesta a ganar buena plata. Cuando le dije eso le brillaron los ojitos, y enseguida me preguntó que cuanta plata. Yo pensé que era mi día de suerte, por pocos pesos tendría la posibilidad de cogerme a una nena virgen. Le ofrecí $1000 si me chupaba la pija y se tomaba la leche, $ 3000 si me dejaba metérsela por el culito y $5000 si me dejaba cogerla por todos lados. Se quedó pensativa por un rato, y se ve que se decidió, es que para mi esa plata no era nada pero para ella, era un montón de dinero. Levantó la cabeza, me miró directo a los ojos y me dice que acepta pero no quiere que la lastime. Ya que nunca la habían cogido. Le prometí que no le haría daño, y que cuando ella quisiera podíamos parar. Marche el vehículo y fuimos derecho a una plaza cercana que conozco, que siempre está a oscuras y donde se puede estacionar sin que nadie moleste. Recliné los asientos traseros hacia adelante dejando una buena plataforma donde acostarnos. La hice subirse atrás y comenzamos a desnudarnos, ella un poco reticente pero al ver que yo estaba ya sin ropa se la sacó por que necesitaba ese dinero, con el comería muchos días. Al desnudarse pude observar ese hermoso cuerpo, perfecto para esta niña, sus pechos florecientes, su pubis apenas con una pelusita, su vagina de labios gruesos y gorditos era pequeña, y su culito era genial. Saqué de la guantera una crema que suelo ponerme en las manos cuando hago tareas pesadas para lubricarlas, es bastante aceitosa. Serviría para mis propósitos. Se aproximó a mí y la abracé, me puse de espaldas y ella se subió a caballito, para esto ya mi verga estaba prácticamente erecta, ella la observó detenidamente, es una pija normal, 18 x 6cms, nada descomunal. Algo cabezona, eso sí. Por lo demás, normalita. La tomó en sus manos, la miró y finalmente la tomó entre sus carnosos labios, entró cabeza y parte del tronco, rápidamente mi poronga se puso como un tronco de dura. Kiki no se amilanó, es más, arrancó con ganas a mamarme la verga y a pajearme, y lo hacía muy bien, me estaba dando mucho placer, pero yo no quería terminar rápido y la frené un poco, ella preguntó si no me gustaba como lo hacía. Y era al revés, me gustaba demasiado. La bajé de arriba mío, la recosté de espaldas y abriendo sus piernitas como una rana, inicié una chupada de concha genial, al principio estaba algo sorprendida pero enseguida le agarró el gusto y me tironeaba del pelo como queriendo meterme dentro de su conchita. Pasado unos minutos la di vuelta, la puse de perrito y tomando la crema le unté bastante en sus labios vaginales, en mi verga y de paso en su culito, unté crema y le metí el dedo pulgar, es cierto que su culito es estrecho, pero aceptó el dedo lubricado sin mucho problema. Ese era el camino, unté más crema en su culo, y tomándola por la cintura apoyé el glande entre sus labios vaginales y empecé a entrar lentamente en su conchita, se quejó un poco, pero no dijo nada, seguí penetrándola hasta toparme con su himen, le dije que le dolería un poquito pero que pasaría, si ella quería, parábamos ahí. Me dijo que siguiera, y le hice caso, empujé fuerte, perforé su virgo y se la enterré hasta el fondo. Ella dió un gritito, y cayo de panza al piso de la camioneta, yo me fui con ella, con lo que la emperné más adentro todavía, así como estaba la inicié en la serruchada de adentro afuera, pronto ya se la sacaba toda y se la metía hasta los testículos, ella no decía nada, solo suspiraba, su conchita era un volcán de caliente, estaba bien excitada ya que su concha resumía jugos por doquier, mi verga resbalaba sin problemas, mientras tanto seguía metiendo dedos en su culito, le entraron dos dedos sin problema, ella seguía dócil, sin sacarle la verga me arrodillé con ella pegada a mi panza, me adueñe de sus tetitas, mientras le cogía la concha con ganas, y sin aviso comenzó a gemir y a temblar, me dice, me meo, me meo y derramó sus jugos por alrededor de mi verga, sus piernas quedaron encharcadas entre la sangre de su virgo, y la acabada. La percuté un poco más, le saqué la verga, la hice arrodillar con la cabeza apoyada en el asiento delantero, y volví a untar crema en mi verga y en su culo, le avisé, ahora Kiki te vas a ganar toda la plata. Y sin más preámbulos le metí la cabeza en su esfínter, costó un poquito pero entró toda la cabezota, y detrás medio tronco, ella gimió, se quiso zafar, pero ya la tenía adentro, solo fue empujar lento pero sostenido y terminó con los 18×6 dentro de su culo. Apretaba como los demonios, pero parecía aterciopelado, latía y pulsaba como si una mano apretara mi pija. La verdad que el placer que esta nena me estaba brindando bien valía el dinero que le iba a pagar. Y la cogí por espacio de unos 10 minutos y no podía acabar al estar tan apretada mi verga. Finalmente decidí que le acabaría en la boca, se la saqué, se la puse nuevamente entre los labios y le pedí que chupe hasta tomarse toda la lefa. Obediente se tragó la mitad de la verga, ya pronto se la metía hasta la garganta y y finalmente le llené la boca con una tremenda acabada que casi la atoró, pero se trago todo. La dejó limpita con la lengua y sonriendo me dice, bueno, creo que me gané la plata. Yo sin dudarlo saqué los billetes y se los dí. Ella sonriendo me dice, si Ud. quiere alguna otra vez podemos repetir. Y comenzó a vestirse. Le ofrecí llevarla hasta su casa, accedió pero solo hasta dos cuadras, para que no la vieran llegar en la camioneta. Quedamos que el martes que viene, pasaré a la misma hora por ese semáforo, y que si ella está, podrá ganarse unos buenos pesos. Me confirmó que me esperará. Hoy es martes nuevamente, son las cuatro de la tarde y no veo la hora de salir del trabajo esperando encontrar a Kiki en el semáforo.

Autor: CRAYZZYGARY1 Categoría: Tabú

Leer relato »

Mis pequeñas reynas de 9 a 12

2022-06-29


Lo mejor de mi vida. Mi nombre es Raúl tengo 68 años vivo en una ciudad de la costa española aquí les contaré mis experiencias en el sexo maravilloso con las pequeñas reynas Desde hace más de 10 años empecé con ese gusto, tengo preferencia por las nenas de 9 hasta 12 años que es la edad en que empieza su sexualidad a desarrollarse, sus cuerpecitos empiezan a cambiar sus senos son unos montecitos con rosados pezoncitos, sus nalguitas se redondean y se les pone el culito muy respingadito, su vulva empieza a abrirse poco a poco viéndose abultadita deliciosa, sus reacciones a las caricias son mas sensuales y tiernas y ya empiezan a lubricar el interior de sus pequeñas vaginas facilitando la penetración si las estimulas con paciencia y adecuadamente les puedes provocar orgasmos seguidos y muy fuertes, a diferencia de las mujeres adultas, sus orgasmos son tiernos electrizantes, vibran tienen contracciones vaginales maravillosas que por su estrechez te hacen gozar de manera increíble, te abrazan con pasión y sufren pequeños desmayos de placer, son inigualables, yo procuro ser ? y amoroso con ellas llevandolas poco a poco sin lastimarlas tratando de no causarles dolor y si placer, de igual manera con sus pequeñas boquitas pronto aprenden a hacer el sexo oral maravilloso y su pequeño y rosado anito te recibe con estrechez y contracciones naturales que te llevan al cielo He tenido pequeñas amantes manteniendo relación con ellas de los 9 a los 12 o 13 años en que ya son mujercitas. Las busco en escuelas de zonas marginales cuando veo a alguna que me gusta investigo su forma de vivir y a su familia, siempre escogí a las de muy escasos recursos y de preferencia a niñas de madres solteras y que necesitan ayuda, aunque parezca extraño prefiero ponerme de acuerdo con la mamá o a veces con las abuelas, algunas me mandan al diablo, tengo frecuentemente varias relaciones Como España tiene muchos inmigrantes he tenido nenas africanas negritas que por cierto son una raza muy ardiente, las apoyo económicamente para que vivan mejor y vayan a la escuela, Hoy día tengo a Laurita de 11 años y que ha estado conmigo desde los 9 años en que me dió su virginidad, también veo a Rocío de 12 que ya es una mujercita y que fue mía desde los 10 años después contaré sus historias Hoy les contaré de Shani una negrita del Congo de 9 años, pequeña delgadita de nalguitas paradas, montesito de senos y pezones muy puntiagudos y una rayita abultadita en su sexo, a ella y a su mamá Nemy de 24 años las conocí hace un mes fuera de un centro de refugiados las ví caminando y me atrajeron, Nemy es alta delgada nalgas redondas paradas asinturada y buenas tetas, les hable pero no me entendian, les hice señas si querían comer y les enseñe dinero, Nemy me miró se dió la media vuelta y volvieron al centro, yo las seguí y cuando entraron, fui a las oficinas, sabía que se podía ofrecer trabajo y casa a los refugiados y así los dejaban salir, yo vivo solo desde que me divorcie, mis hijos ya mayores viven en México, así que se me ocurrió ofrecer trabajo de hogar, a la señora que me atendió le dije que quería ayudar ofreciendo casa y trabajo, me dijo que tenía varias mujeres que podrían trabajar, yo saqué unos billetes y ofreciéndose los le dije que yo ya sabía a quién quería, vio los billetes se sonrió los guardo y me llevo a la ventana se veía un gran patio y ahí deambulaban muchas personas de color y blancas, busque y por fin las ví sentadas al fondo del patio,, las señales, la empleada me vio volvió a sonreír y me dijo, debe llevarse a las dos madre y hija, yo acepte de inmediato, ella mando a una persona por ellas, cuando entraron y Nemy me vio abrió los hijos de sorpresa, la señora les hablo en su idioma y a medida que les explicaba, Nemy me veía, luego algo dijo y la señora me tradujo, Nemy si aceptaba si le daba casa comida y algo de dinero para sus gastos y poder enviar a su familia, yo acepte de inmediato, la señora las envío por sus cosas y empezó a hacer unos papeles y me dijo, casi sé para que la quiere, solo tratela bien, ellas han sufrido mucho, ella se llama Nemy y la pequeña Shany, ellas llegaron con un bulto de ropa, firme los papeles y las lleve a mi auto, ellas parecían un poco asustadas, llegando a la casa las lleve al cuarto de servicio y luego a señas le expliqué a Nemy su trabajo, ella ya sonreía y la pequeña que era mi objetivo la seguía a todos lados, vestida con un shorts pegado y una camiseta me exitaba ver sus nalguitas paraditas y sus pezoncitos puntiagudos resaltando A la semana tuve sexo con Nemy que en otro relato les contare, Shani ya tenia confianza conmigo empecé a jugar a las cosquillas ella se moria de risa y yo aprovechaba para acariciar sus pechos sus nalguitas, en ocaciones mientras Nemy limpiaba abajo, Shani subia a a hacerlo arriba yo que andaba de short, al ver sus nalguitas me exitaba y de inmediato tenia una erección que se me notaba claramene, la niña de reojo miraba y seguía limpiando, un dia que oi que subia, me acosté en la cama desnudo, fingiendo dormir, ella entro y se paro en la puerta mirándome, mi verga con mi exitacion empezo a ponerse dura, shani no se movia solo la miraba, yo me movi y ella salió corriendo hacia abajo, yo seguía con mis juegos y ahora cada que podía le arrimaba la verga tieza para que la sintiera, ella se quedaba quietecita, una noche hace dos semanas se sento ami lado en el sillón viendo la televisión, también estaba Nemy, yo puse mi mano en sus piernitas, ella no dijo nada, fui subiendo mi mano por sus muslos despacito hasta llegar a su bultito, shani seguía sin moverse, con un dedo empece a sobarle la conchita, de repente Nemy se levanto y en su idioma le dijo algo a shani que se paro y se fueron a su cuarto. Al dia siguiente Nemy que ya hablaba algo español me dijo. Bwana gusta shani, Si le dije, mucho, Ella dijo, mi pueblo wasichanas (niñas) ya hacen cosa tu haces a mi, con baba (padres), shani no hecho Le dije tu quieres yo con shani Ella dijo, tu ahora baba shani Me quede sorprendido pero me gano la lujuria de poseer ese cuerpecito tierno y le dije, en la noche Shani conmigo Si bwana Esa noche estando ya en mi cuarto, se abrió la puerta y ahí estaba Shani solo con una especie de camiseta blanca pegada al cuerpo, se veía preciosa, su cuerpecito negro resaltaba, sus puntiagudos pezoncitos, sus nalguitas redonditas, vientre plano y un bultito en que se notaba su rajita Nos quedamos solos la nena solo me miraba con ojos de temor yo la lleve al baño y le hice señas de que se quitara la ropa para bañarnos, ella no entendia entonces yo le quite la playera dejando al descubierton sus pechitos apenas en formacion y sus pezoncitos muy paraditos, observe su rajita muy cerradita pero unas lindas y hermosas nalguitas, se me empezo a parar la verga de exitacion yo me desnude agarre a la nena y la meti a la rregadera empeze a enjabonarla recorriendo su cuerpecito y acariciandola, sus pezones se endurecieron al contacto de mis dedos, los frote y continue bajando mis manos a su vientre y asi llegue a su rajita con mis dedos la abri ella se estremecio un.poco, su vagina de color rosa y su pequño clitoris ne exitaron mas, los acaricie y ella empezo a respirar agitado al tiempo que movia su pelvis como queriendo quitar mi mano, yo recorri todo hasta su culito, apresure el baño pues ya estaba yo a 100 queria disfrutar ese hermoso regalo Salimos de la regadera la cargue y la lleve a la cama la acoste boca arriba me incline y le bese esos labios carnosos de los africanos con volumen en el labio inferior ella al principio los tenia cerrados pero los abri introduciendo mi lengua luego empece a bajar besando y acariciando su cuello sus hombros sus pequeños senos chupe sus pezones hasta sentirlos duros mi negrita empezaba a respirar agitada y se movia dando pequeños sonidos yo segui bajando besando y acariciando su vientre el lado interno de sus muslos cuando llegue a su rajita elka se estremecio con mi lengua abri su conchita y la recorri lamiendo y chupando su pequeño clitoris que rapido se puso duro, trate de introducir mi lengua en su vagina y ella empezo a subir sus nalgas pegando su pelvis a mi boca y agitada gemia despacito ahhhh ahhh yo segui lamiendo hasta alcanzar tambien su culito, de repente mi negrita levanto rapido su pelvis restregando su panochita en mi boca y pegando un grito haaa haaaa agggg agggg senti un derrame de fluidos vaginales en la boca los que me trague tenia un sabor dulce viscoso mi negrita habia tenido su primer orgasmo Yo que tenia una tremenda ereccion me sente a la orilla de la cama la arrodille frente a mi entre mis piernas y acerque mi verga a su boca ella no entendia le hice señas de que abriera su boca cuando lo hizo meti la cabeza y le hice señas de que chupara, coloque sus manos en mi tronco y la enseña a que subiera y bajara, al principio lo hizo con gran torpeza pero poco a poco agarro un buen ritmo y me llevo a la gloria de exitacion su labio inferior abultado hacia que sintiera mas la mamada, pir fin senti que iba a eyacular y un gran chorro de semen agarro desprevenida a mi negrita que parecia que se ahogaria, sin dificultad se trago todo, yo seguia con la verga tieza la levante la acoste boca arriba nuevamente la bese en los labios acaricie y chupe sus pezones baje a su vagina la lami chupando su clitoris. ella empezo a levantar su pelvis embarrando su vagina llena de exitacion en mi boca yo me arrodille entre sus piernas las abri y empece a recorrer con la cabeza de mi verga su raja la puse a la entrada y trate de introducirla la nena pego un gritito yo espere un poco luego volvi a intentarlo empujando logre meter la cabeza, la nena grito fuerte ayyyy ayyyy inauma baba(me duele padre) yo permaneci quieto von mi mano le acariciaba el clitoris para que no bajara su exitacion, le di un empujon mas y llegue a su himen ella trato de sacarlo y gritaba ayyy ayyy itoe inauma sana baba( sacalo me duele mucho ) ayyyy ayyyy para romper su himen saque un poco mi verga y luego di un fuerte empujon senti como rompia y entraba a un pasadizo apretado caliente viscoso la meti completa mi negrita pego un gran grito tratando de sacarlo pero sus contracciones aumentaban mi exitacion, ella gritaba ayyyy ayyyy itoe inauma sana inauna_(sacalo me duele mucho baba) ayyy ayyyy inauma yo espere y luego empece el mete saca al principio despacio ella se seguia.quejand llorando ayyayy inauma baba(me duele padre) yo aumente el ritmo me sentia como nunca en ese pasadizo estrecho y resbaloso aumentaba mi exitacion ver sus piernitas abiertas para mi veia su cuerpecito apenas en desarrollo sus montecitos y pezoncitos su movimiento de exitacion y dolor, mi negrita gemia despacito mmmm ayyy napenda nipe zaidi baba ( me gusta dame mas padre) movia su cuerpi y elevaba sus nalgas como pidiendo mas penetracion yo se la sacaba y metia hasta el fondo ella empezo a gemir con mas fuerza acelerando sus movimientos ayyy ayyy zaidibaba ( dame mas) se tenzo y tuvo un fuerte orgasmo senti que se inundaba con sus fluidos calientes y bañaba mi verga no aguante mas se la sumi hasta su utero y explote bañando sus entrañas con mi semen sentia las contracciones de su vagina dentro a lo largo de mi verga, ella parecio tener un desmayo con los ojos cerrados y respirando despacito, saque mi verga vañada con fluidos vaginales semen y algo de sangre, ne recoste a su lado acariciandola viendi su cuerpecito no podia creer que esa negrita ne hubiera proporcionado un increible sexo nunca pensado, pensando en seguirla disfrutando ne quede dormido, Despues de haber tomado su virginidad de manera tan exitante descansamos un rato pero yo estaba a plenitud dispuesto a seguir disfrutando de esa hermosa niña, viendola desnuda a mi lado nuevamente empeze a acariciarla besandola en la boca, ella sonreia y correspondia cerrando sus ojos entreabriendo sus labios y entrelazando nuestras lenguas, ella se enderezo y al ver.mi verga parada la tomo con su mano y acerco su cara para meterla en su boca chupando y limpiando con su lengua los restos de semen fluidos vaginales y sangre que aun tenia, succiono y empezo a masturbarme de la manera que le habia enseñado yo me derretia de placer pero me contuve no queria terminar en su boca, me sente a la orilla de la cama la levante montandola de frente a mi con sus piernitas enlazando mi cintura, la fui bajando poco a poco enterrando mi verga en su caliente y apretada vagina totalmente inundada resbalosa por sus fluidos, ella solo gemia despacito (baba) mientras la subia y bajaba sobrs mi tieza verga, el roze de su cuerpo y sus pechitos con mi pecho resultaba increiblemente exitante, me recoste dejandola montada con mi verga clavada, la enseñe a subir y bajar y frotar de adelante hacia atras restregando su vagina con mi pelvis, mi nena aceleraba sus movimientos gimiendo, de repente tenso sus musculos contrayendo su vagina sobre mi verga como queriendo neterla mas con un grito ayy ayy agggg baba, baba baba tuvo un fuerte orgasmo senti sus fluidos calientes bañando mi verga, yo en lo maximo de mi exitacion explote eyaculando en el fondo de sus entrañas, ella se desplomo sobre mi abrazandome, las contracciones de su vagina acariciaban mi verga como nunca antes habia sentido, era increible que esa niña fuera capaz de darme tal placer, nos quedamos dormidos al dia siguiente que desperté, Shani ya no estaba conmigo, luego continuare relato

Autor: RAFUL Categoría: Incesto

Leer relato »

A los 11 años violada en grupo.

2022-06-29


Varios borrachos y cirujas abusaron de mi en una casa abandonada.. Uso ropa femenina desde muy chiquita, me siento una hembra desde siempre, mi fetiche son las mini faldas de cuero, lycra o jean, siempre tive una cola parada, redonda, de minita, una tarde de domingo lluvioso mis papás dormian la siesta y encontré en el baño una revista porno olvidada por mi papá, en ella una mujer madura era cojida por muchos hombres, sus poses y su expresión de placer me calentaron mucho, busqué en la ropa que estaba para lavar lencería de mi mamá y encontré sandalias, medias ligas rojas, una tanga negra, una minifalda de jean rosa y una remera calada, escotada y cortita, me vestí y al mirarme al espejo vi a una putita, una hembrita con cuerpo de niña, frágil y con pequeñas formas, piernas largas, cola parada, tetitas redondas, pelo largo de rulos, muy maquillada (recién estaba aprendiendo), labios chiquitos pintados de rojo fuerte, párpados pintados de celeste…le dí otra ojeada a la revista y sintiéndome esa hembra usada salí a la calle, pasó un camión y me tocó bocina, el tipo paró y empezó a decirme barbaridade…putita te voy a re cojer, subí putita que te vas a sentír mujer, mirá la poronga que tengo para vos…lo miré de reojo y ví que tenía la pija afuera, dura y parada, eso y las groserías que me decía me asustó, doblé la esquina casi corriendo, el tipo se reía a carcajadas y seguía gritandome cosas que queria hacerme, empezó a llover mas fuerte, casi llegando a la esquina había una casa abandonada, paré en el pequeño techito de entrada pensando en volver rápido a mi casa, asustada por ese hombre degenerado que me mostró una pija enorme y me decía todo lo que quería hacerme, llovía mucho, yo estaba empapada y eso me hacía ver mas hembra y mas putita, el maquillaje corrido, el pelo mojado, la ropa provocativa pegada a mi cuerpito delgado y frágil, de repente una mano rodeó mi cinturita chiquita y marcada, giré y un hombre viejo, sucio y borracho me sonreía y me empujaba hacia adentro de la casa abandonada, ahí había varios tipos acostados en colchones sucios, el olor a suciedad, transpiración y orina era terriblemebte fuerte, estaba oscuro, húmedo, las paredes descascaradas, el piso lleno de botellas vacías, el viejo gritó…miren lo que traje…y algunos levantaron la cabeza para mirarme, yo temblaba, aterrorizada, el viejo me tenia agarrada de la cinturita, uno se paró y cerró la puerta, otros se levantavan riendo y hablando entre ellos, yo quise zafarme y el viejo me empujó a un colchón sucio, con mucho olor a meo, uno se arrodilló y me agarró de los brazos, yo grité pidiéndole que me suelte, que quería irme, sentí una cachetada fuerte en la cara, empecé a llorar desconsoladamente, otro me agarró de atrás y me acostó, el que me tenía agarrada de los brazos empezó a chuparme las tetitas redondas, paradas y mojadas, las manoseaba, lamia, mordía y chupaba desesperadamente, el otro empezó a besarme salvajemente, mi boquita inexperta sintió su saliva que olia a alcohol, tabaco, transpiración y suciedad, su lengua recorria mi boca y mis labios, sentí manos levantandomé la minifalda y sacandomé la tanga empapada, una boca lamia mis muslos y piernas, otras manos manoseaban mi cola parada y cerrada, yo me movia desesperadamente tratando de zafarme, mis gritos y mi llanto descontrolado los calentaba mas, otra boca sucia y desdentada ampezó a besarme profundamente, los tipos se reían, gemían, jadeaban, escuchaba sus voces en la oscuridad…puta, putita, hembrita, cojela, chupala…varias voces mezcladas y anónomas, una mano giró bruscamente mi cabeza hacia el costado y una pija sucia y con olor a pis viejo pegaba en mi boquita roja, estaba parada y dura, recordé al tipo del camión mostrándome su pija, yo trataba de cerrar la boca pero otro tipo mordió fuerte mis pezones y grité de dolor, el otro metió violentamente la pija en mi boca, agarró fuerte mi cabeza y empujó la pija profundamente en mi boca y garganta, se movia y su pija me ahogaba, yo hacia arcadas pero el tipo no la sacaba de mi boca, riéndo y hablando con los otros…chupala putita, chupá chupá…gritaba, sentí su chorro de sémen en mi boca y garganta, espeso, agrio, salado, gimió y empujó nuevamente su pija hasta mi garganta, tragué su leche y hice arcadas y parte de su sémen cayó por mis labios, sentí que alguien levantaba mis piernas delgadas, largas y mojadas, una mano buscaba mi agujero cerrado en la oscuridad, el tipo que acabó en mi boca saco la pija, hilos y gotas de sémen cayeron en mi cara, otra pija sucia entró en mi boca y empezó a moverse, sentí un ardor fuerte en mi colita nueva y cerrada, una pija grande abrió de golpe mi culito mojado, entrando toda violentamente, grité, la pija que tenia en la boca apagó el sonido de mi voz, manos y bocas chupaban y manoseaban mi cuerpo, ahora sucio, mojado, usado, otra boca desdentada chupaba mis tetitas maltratadas, mordidas, golpeadas y manoseadas, el tipo me cojia salvajemente, sus huevos golpeaban mi agujero abierto y lastimado, sentí un chorro de sémen entrando en lo mas profundo de mi culo, otro empujon fuerte y sentí otro chorro de leche adentro mío, el tipo jadeaba y reia, sentí su pija saliendo de mi y su leche cayendo por mi cola y muslos, el tipo al que le chupaba la pija agarro mi cuello y empujó su pija toda adentro de mi boca, sentí otra pija entrando en mi culo abierto, sucio de sémen, salíva y sangre, ésta vez no me dolió tanto porque mi agujero estaba totalmente dilatado y abierto, empujó un par de veces, gimió y acabó rápido, su leche estaba caliente y la sentí toda adentro mio, el otro tipo apretó fuerte mi cuello y grito, un chorro enorme y fuerte de sémen inundó mi garganta, boca y labios,…tomala putita, tragala, tomala toda…me decia, traté de levantarme y un tipo gordo, grandote, totalmente borracho me agarró por los hombros y giró brutalmente mi cuerpo, poniendome boca abajo, yo le rogaba que no, le pedia por favor que me deje ir,…ahora te voy a cojer yo putita…me dijo, giré la cabeza y vi su pija increíblemente gruesa, casi del grosor de una botella,…rompela toda, rompela toda por putita…gritaban otros riendo, el tipo gordo y grandote se acostó arriba mio aplastando mi cuerpito delgado, delicado y fragil, sentí su pija desproporcionadamente ancha abriendo y rompiendo mi agujero y mi culo, el dolor era insoportable, grité, aullé y lloré, el culo me ardía muchísimo, me desvanecí y el tipo me pegó una cachetada fuerte para despertarme,…sentime puta, sentila toda…gritaba, pijas blandas y flaccidas pegaban en mi cara, labios y bocas, yo estaba semi inconciente del dolor, su cuerpo me aplastaba y su pija gigante entraba y salia violentamente de mi cola sangrante y destrozada, un chorro de semen anonimo cayó en mi cara, otra pija blanda acabo gotas de leche en mis labios, las pijas chorreando leche rozaban mi cara sucia y golpeada, el tipo de la pija gruesa y gigante me cojia salvajemente, violentamente, jadeando y aplastandomé contra el colchón sucio y mojado, agarró mi pelo fuerte haciendomé gritar y llorar, empujó su pija abriendome el culo como nunca antes y un chorro gigante y ininterrumpido de leche rebalzó mi agujero, entrando adentro mío y chorreando por mis cachetes del culo, muslos y piernas, él gritó, gimió y jadeaba diciendome…tomá puta, tomá tomá tomá toda mi leche…su sémen liquido no paraba de llenar mi culo por dentro y por fuera, mi cuerpo estaba entumecido por el frio, los golpes y los abusos recibidos, él empujó de nuevo y sentí mi agujero romperse y la mezcla de semen y sangre cayendo por mis piernas, el tipo sacó su pija gigante de mi cola totalmente rota, el dolor era insoportable, traté de pararme pero mis piernas dormidas y entumecidas no respondían, un tipo borracho pasó y me escupió…te gustó putita? Te gustó?…repetia, yo trataba de pararme agarrándome de las paredes descascaradas, otro tipo pasó y me tiró un chorro de vino agrio y barato,…tomá putita jajaja…gritaba y reía, me paré y corrí hacia la puerta esquivando manos que me agarraban, tratandode retenerme, abri la puerta, los tipos me manoseaban toda,…agarrala, que no se vaya, que no se escape…gritaban en la oscuridad, me zafé y corrí hacia afuera, dos tipos corrian atrás mio pero mi desesperación por escaparme de ahí hizo que no pudieran agarrarme, seguia lloviendo, estaba anocheciendo y las calles estaban vacias, corrí desesperada, lastimada, rota, dolorida, llorando desconsoladamente, llegué a mi casa y las luces estaban apagadas, entré despacio y en silencio, por suerte mis papás seguian durmiendo, entre al baño y me di cuenta que me faltaban las sandalias, medias y tanga de mi mamá, me saqué la minifalda y la remera y me duché, estaba muy sucia y lastimada, la sangre caía en chorros de mi cola lastimada, rota, destrozada y increiblemente abierta, después de una ducha larga me mire en el espejo, mi cuerpo estaba muy marcado , mi cuello y pechitos mordidos salvajemente, mis piernas totalmente marcadas, rasguñadas y mordidas, me metí en la cama y me dormí, cansada y deshecha, ruve pesadillas con el abuso recibido, soñaba con sus bocas desdentadas y sus pijas chorreando sémen en mi cuerpo y cara, me desperté al día siguiente, era domingo, mi mamá preguntó si alguien habia visto las medias y tangas que estaban para lavar,…ni idea mamá…contesté.

Autor: VANESA TRANS Categoría: Transexual

Leer relato »

Mis inicios con mi hermano

2022-06-29


Recordando cómo comenzó todo con mi hermano . Hola a todos, soy nueva en ésto de escribir relatos, está es una experiencia que recuerdo cómo si fuera ayer pero en realidad ya tiene 7 años que paso y que hasta la actualidad sigue pasando. Mi nombre no importa, comenzaré describiendo cómo era en ese entonces, tenía 17 años cuando ésto comenzó, mi pelo me llegaba hasta los hombros y es un poco quebrado pero es algo grueso de color negro, mi estatura es de 1.55 m, mi color de piel es morenita, mi físico era un poco rellenita para ese entonces (con el tiempo lo fueron tonificando), no me considero bonita ni fea así que soy terminó medio, lo que más destacaba de mi desde la secundaria siempre fueron mis pechos que se desarrollaron rápido para mi edad y siempre notaba cómo señores y maestros se los quedan viendo, mis piernas por ser un poco llenita siempre fueron carnosas y mi trasero ni se diga. Mi hermano Carlos es 8 años menor que yo y para ese entonces lo pasaron a dormir a mi cuarto, a él no le gustó para nada compartir cuarto conmigo pero no le quedó de otra que aceptar la idea, al comienzo todo fue normal lo típico de hermanos pelear por todo, que si el movía algo mío o yo algo de el y así, nos fuimos acostumbrado el uno al otro, con el pasar de los días fuimos acomodando sus cosas y las mías de manera que cada quien tuviera su espacio en los muebles yo tenía más ropa que el así que la mayoría del espacio era mío, en las noches también al comienzo fue un lío ya que compartimos cama. Los días fueron pasando y nos acostumbramos a nuestra nueva rutina de hermanos, con el tiempo fui notando cierta actitud rara de parte de él, cómo que se quería alejar de mí pero no le tome importancia, se ponía nervioso cuando llegaba la hora de ir a dormir, para ese entonces yo dormía vestida con un pans y una blusa de tirantes holgada con ropa interior mi tanga ( desde la secundaria me gustaba usar) y bra, yo lo veía normal ya que para la edad que el tenía jamás pensé que me viera de otra manera. Las noches fueron pasando y todo normal pero cómo siempre el se ponía nervioso, pero todo cambió una noche que me desperté por qué sentía que se se movía algo en mi pecho al principio no le tomé mucha importancia pero el movía seguía, poco a poco fue retomando conciencia y fui sintiendo con mayor claridad una mano pequeña que se metía en mi bra para jugar con mi pezón, al principio no supe que hacer más que seguir con mis ojos cerrados, era obvio que se trataba de mi hermano y ahí fue que me puse a pensar del porque se ponía nervioso, no sabía desde cuándo lo venía haciendo pero se veía que ya sabía cómo meter su mano, lo deje hacer no se porque. En esa noche no paso a más pero al día siguiente el se portaba distante y así fueron pasando varias noches con la misma rutina el metiendo su mano en mi bra para jugar con mis pezones, fue agarrando más confianza y cómo la blusa de tirantes que me ponía en ese entonces era holgada eso permitía muchas movilidad en mis pechos, eso lo fue aprovechando el para ir experimentado en las noches, una de tantas noches decidió sacar mis pechos de la blusa y con cuidado las saco de mi bra, en ese punto no sabía si detener lo, pero cuando menos lo espere puso su boca en mi pezón mientras que con el otro lo ponía entre sus dedos, luego de un rato cambio de pezón cuando por fin dejo de chupar mis pechos y jugar con ellos los metió cómo pudo y se durmió, quedé confundida sin saber que hacer o decir pero en el fondo me gustaba. Asi fueron varias noches por algunos meses, yo ya estaba acostumbrada a sus juegos con mis pechos en las noches y hasta cierto punto lo esperaba, pero paso otra cosa en una de esas noches. Llegó la noche en qué metió su mano en mi Pans… Si les intereso lo que paso después háganmelo saber para que les siga contando lo sucedido esa noche y las posteriores, del cómo lo encare y lo que permite que sucediera hasta la fecha. También lo que pasa con mi papá del cómo fue cambiando su comportamiento hacia mi y de las cosas que hace conmigo en la actualidad.

Autor: SORI Categoría: Incesto

Leer relato »

LAS ANDANZAS DE WANDA (DON JUAN Y SU PERRO CHOW CHOW)

2022-06-29


Cada lamida, me hacía volver a “retorcer de placer”, por lo que, tomé entre mis manos, el gran miembro de aquel enorme Chow Chow .. (Sugiero leer mis relatos anteriores) En varias ocasiones he hecho hincapié acerca de mi increíble adicción hacia el sexo y en la firme decisión que tomé, siendo muy niñ@, de dedicar mi vida entera a satisfacer los “placeres carnales”, en todas sus formas, motivo por el cual, en cuanto mi condición económica me lo permitió, fui a vivir [email protected] y con la única premisa de que, tanto Marcos como Wanda, obtuvieran el máximo de placer sexual. En una época en la cual aún no existía Internet y, por ende, tampoco redes sociales, telefonía celular, ni nada, pero absolutamente nada de ello, la única forma de satisfacer mis necesidades sexuales, era “buscar afuera”, así que Wanda, vestida siempre muy, pero muy sexy, salía a recorrer el mundo exterior en su vehículo “Renault 12”, color rojo. En una de esas recorridas, conocí a Don Juan, un apuesto caballero, de unos 50 años más o menos, pero excelentemente bien llevados y a su perro Sansón, un enorme Chow Chow marrón, a quien, todas las noches sacaba para un último paseo, consistente en una caminata de unos 500 metros, siempre dentro del radio de su propio domicilio. Cuando logré seducir a aquel hombre (algo que me insumió solamente pocos minutos), estacioné mi automóvil cerca de una especie de “zaguán” (un largo pasillo, oscuro y muy reservado) y una vez dentro de ese espacio, esperé, pacientemente, el arribo de Don Juan y su perro Sansón. La única condición que puso aquel hombre, fue que yo no utilizara ningún tipo de “perfume, fragancia, etc.”, que lo delatara ante su esposa “excesivamente celosa”, según sus propios dichos; condición que acepté y de muy buen grado, ya que mi propósito era solamente, la obtención de “placer sexual” y, a partir de aquella “primera vez”, nuestros encuentros se hicieron cada vez más asiduos y frecuentes, siempre en aquel mismo lugar. La rutina era simple, pero no por ello menos excitante y placentera, ya que yo me agachaba y le hacía una sabrosísima mamada, para, posteriormente, incorporarme, voltear, subir mi falda y ofrecer mi maravilloso culo, el cual, luego de un hermoso manoseo y toqueteo, recibía la más deliciosa penetración anal, que me hacía “retorcer de placer” y mientras todo ello ocurría, el perro Chow Chow permanecía allí, a modo de “campana”, pero observando todo el cuadro. Aquellas cogidas se tornaban cada vez más intensas y, en uno de esos encuentros, Don Juan, me invitó a su casa porque, según me dijo, su esposa se había ausentado por un par de días, a raíz de un viaje familiar, fuera de la ciudad. El hombre estaba dispuesto a disfrutar al máximo de un encuentro sexual de altísimo voltaje, motivo por el cual, me ofreció un “arsenal de bebidas alcohólicas y de las más costosas”, así que comenzamos a beber “de todo” y mientras lo hacíamos, nos manoseamos y toqueteamos por completo. Yo aproveché la ocasión para comerle la boca a besos; introducía mi lengua en búsqueda de la suya y el concierto de saliva y de baba, era una delicia total; el ruido de aquellos chupones se podía percibir nítidamente, incluso por sobre el volumen de la música y mientras nos comíamos literalmente ambas bocas, nos apretábamos cada vez más, él, tocando y manoseándome el culo y yo, haciendo lo propio con su entrepierna. ¡Qué manera de coger! Nos revolcamos sobre la alfombra del living, en el sillón; me puso sobre la mesa, arriba de la mesada en la cocina y en todo otro lugar que, a Don Juan, se le ocurría en el momento. Nada de lo que hacíamos nos terminaba de satisfacer, así que, simplemente, nos dejamos llevar por el absoluto deseo de la carne, al punto tal de no recordar la cantidad de veces que le chupé su hermosa y deliciosa pija, ni de lo propio que hizo el hombre, con mis tetas, mis piernas, mis muslos y obviamente, mi super culazo. Tan frenética y descontrolada había resultado aquella velada, entre sexo y alcohol, que Don Juan, quedó tendido sobre su propia cama matrimonial y se durmió, tan, pero tan profundamente, que me fue imposible despertarlo, pero, sobre todo, me fue imposible hacer que su verga volviera a tener una mínima erección. Ante esta situación, comencé a levantar mis prendas (solo me había quedado con la tanga), que estaban desparramadas por toda la casa, con el propósito de vestirme y salir ya de allí, con destino a mi vehículo, el cual había dejado estacionado bastante lejos del lugar, más que nada, para proteger al “caballero”, pero, al agacharme e introducirme debajo de la mesa, ya que hasta allí había ido a parar uno de mis zapatos, sentí una lengua recorriendo mis piernas, mis muslos e inclusive toda la superficie de mis “carnosos cachetes” y hasta de mi orificio anal. Volteé inmediatamente y, para mi grata y agradable sorpresa, quien me estaba lamiendo por completo, era nada más y nada menos, que Sansón, el enorme perro Chow Chow, quien estaba degustando todo lo que chorreaba de mi cuerpo (mis propios flujos anales y el semen de Don Juan. La larga, gruesa y áspera lengua de aquel perro, estaba haciendo las delicias en mí y rápidamente me vi envuelta, otra vez más, en un estado de excitación, tan o más elevado aún que el que había tenido, solamente hacía unos momentos antes, con Don Juan (quien permanecía aún en el más profundo de sus sueños). Ese cuadro, tan alucinante, me hizo sentir como una “perra en celo” y como además de ello, yo ya había tenido mis propias experiencias “zoo”, con varios de mis perros, en la época de mi adolescencia, decidí no dejar pasar esa oportunidad, así que separé mis “carnosos cachetes” con ambas manos, para el mi orificio anal quedase “bien abierto” y a entera disposición de Sansón. Cada lamida, me hacía volver a “retorcer de placer”, por lo que, tomé entre mis manos, el gran miembro de aquel enorme Chow Chow (quien haya tenido un perro de esa raza, seguramente habrá de constatar este, no menor detalle) y comencé a masturbarlo, a hacerle la mejor de las “pajas caninas” y cuando el “enorme pedazo” salió a la luz, empecé a lamerlo y chuparlo desaforadamente. “Me toca a mí, ahora, devolverte la hermosa chupada de culo que me diste” – Parecía decirle yo, mentalmente, mientras le comía literalmente su miembro canino, hasta que comencé a percibir el movimiento pélvico característico. Presa ya de una calentura que me hacía estar, directamente, fuera de mi misma, me acomodé cual “perra en celo” y después de un par de intentos fallidos, sentí como ese enorme, gran y caliente miembro, ingresó dentro de mí. Sansón me tomó, me poseyó, me hizo suya y esparció, dentro de mi cuerpo, su delicioso néctar, pero no conforme con todo ello, mientras yo permanecía tendida boca abajo, sobre la alfombra, con mis palpitaciones latiendo a un ritmo frenético, con la respiración entre cortada y como un cuerpo inerte, volvió a lamer mi culo para degustar, una vez más, los últimos fluidos; esta vez, los de mi orificio anal, más su propio semen canino. Me sentía tan, pero tan realizada, no solo como mujer, sino también como “perra en celo”, que me costó y vaya si me costó incorporarme, terminar de vestirse y salir de la casa, no sin antes, dejar una nota escrita sobre la mesa de luz, a modo de agradecimiento, a Don Juan, quien permanecía ajeno a todo lo acontecido en el lugar. “Gracias, por haberme hecho vivir una velada increíble” – Dejé escrito, aunque no hice mención alguna, a la gran actuación de Sansón, el enorme Chow Chow, a quien sí saludé con una lamida en su hocico, antes de dejar la casa. Besitos a todos, de parte de Wanda. Mi correo es: [email protected]

Autor: MARCOS-WANDA Categoría: Transexual

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!