Mi vecina y su hija 2

2022-05-24


Ya les conté en el relato anterior cómo convencí a Zoe con las tres fotos que ni siquiera le había sacado. Cuando su mamá, como todos los días, salió a su trabajo, dejándome al cuidado de Zoe por segunda vez la niña me preguntó: - Vas a borrar esas fotos de tu celular, Iván? Se me ocurrió algo en ese momento, sin haberlo pensado. - Si me das un beso lo hago- le dije - Un beso? Yo no sé hacerlo... - Es muy fácil, Zoe, yo te enseño. Sólo eso y elimino las fotos. Querés? - Bueno, pero las eliminas... A todo esto yo tenía el celu en la mano, como si estuviera en Facebook o enviando mensajes, pero en realidad estaba preparando la cámara para filmar. Zoe no se dió cuenta de nada. - Vení, Zoe. Te enseñaré. Acercó sus labios a los míos y me besó tímidamente. Mi intención era otra. Aprovechando el vestido que llevaba puesto, mientras me besaba, se lo levanté hasta la cintura, dejando su culito al descubierto y la filmé durante casi un minuto. Era mucho más que suficiente. Zoe volvió a caer en la trampa. - Me paré de repente y se lo mostré. Miró el video entero, la piel blanca, los ojos bien abiertos y una cara mezcla de asombro e indignación. No podía creer que había pisado el palito una vez más. Estaba asustada y enojada al mismo tiempo. - Sos malo, sos muy malo. Qué harás con eso? - Imaginate si lo viera tu mamá. - Nunca se lo mostrarías... - Se lo podría enviar ahora mismo, Zoe. - Por favor, no lo hagas, por favor...- me pidió llorando. Le aseguré que no lo haría. Se tranquilizó y me abrazó con fuerza. Hoy hacía 3 meses que había cumplido los 6. Me seguía abrazando y ese olor de su pelo y su piel transpirada, ya que había estado jugando y corriendo todo el día y aún no se había bañado me provocó una erección. Le acaricié las nalguitas algo sudadas por debajo del vestido y no hizo nada para impedirlo. - Gracias por no contarle a mamá. Iván, no sos malo, perdón por decir eso. - No me pidas perdón, Zoe, vos también sos una buena niña. De repente se alejó y me dijo que tenía que bañarse, que se sentía muy mal así transpirada como estaba. Les dije que era muy coqueta, limpia y que se cambiaba de ropa a cada rato, como casi toda niña de su edad. - A mí no me molesta que estés así. - Pero me quiero bañar, no me siento muy bien así... - Antes de ducharte dejame hacer algo. La dí vuelta, le subí el vestido y le corrí la pequeña bombachita. Agachate un poquito, Zoe. Al igual que ayer estaba entregada por el video, sabía que debía obedecer. - Está bien, pero mamá nunca nunca verá lo que grabaste. - Por supuesto que no, lo borraré delante tuyo. Se agachó y metí mi nariz entre sus nalgas, oliendo su agujerito, embriagándome con el aroma delicioso de la pequeña aún sin bañarse. Tenía un olor desconocido para mí, sabía lo que estaba haciendo pero no podía creerlo. Esa nena de 6 años, estaba frente a mí, sumisa y obediente, poniendo su culito grande, pulposo y redondito a mi disposición. - Abrite la cola con las manos, mi vida. Lo hizo y me metí más, oliéndole el culo y haciendo lo que ya sabía que le gustaba, pasarle la lengua por el hoyito. Zoe respiraba entrecortadamente por el placer que esto le provocaba. De golpe se paró y se acomodó el vestido. - No puedo estar así, necesito darme un baño, me siento sucia. Me da vergüenza, me baño en un rato, sí...? - Ya lo harás, ahora haceme caso y no te sientas mal, a mí me gustas así. - A mí no, ahora vuelvo!!! - Como quieras, mientras le voy a enviar el video a tu mami. - Prometiste no hacerlo!!! - Y cumpliré, pero no te portes mal y sé obediente. Refunfuñando un poco, se agachó, subió su vestido y abrió el culito con sus manos. Esta vez le introduje toda la lengua como ayer, entera, la metía y la sacaba lentamente. Era su punto débil, no podía resistirse y yo lo sabía. Mi lengua entraba tanto que sentí que tocaba caca. Le pedí que se agachara un poco más y, mojando el dedo grande con saliva se lo fuí haciendo entrar despacio. Le dolió pero no se quejó, sólo me dijo que lo hiciera con cuidado. Al entrar la mitad del dedo, más o menos, sentí que tocaba caca de nuevo. Empujé un poco más y me insultó diciendo que le molestaba y que tenía ganas de ir al baño. Saqué el dedo muy despacio y ví que estaba sacando caca del interior de Zoe. Nunca había hecho algo semejante. Sentí el olor de lo que acababa de extraer del recto de mi niña y no pensé que pudiera ser tan agradable. Me metí el dedo en la boca y juro que ese sabor suave y amargo, desconocido, me fascinó. - Bueno, me voy a bañar, no aguanto más!!! Dijo Zoe y corrió a su habitación. No podía creer aún la maravillosa experiencia que se me había presentado de un día para el otro. Zoe pasaba con la ropa y la toalla hacia el baño, la alcé en el aire y la acosté boca arriba sobre la mesa. - Me quiero bañaaaaar!!!!!!! - Ahora mismo vas a hacerlo. Le levanté las piernas y volví a chuparle el culito, esta vez con más saliva, mucha más, hasta empaparla. Saqué la verga paradísima y se la puse muy lento, con suavidad, pero no aguanté nada. De golpe la tomé con fuerza de las piernas y se la metí casi entera, llorando me decía que le dolía, seguí lentamente, sólo entraba la mitad. La metía y la sacaba, rápido, hasta que pasó lo que esperaba. Se estaba cagando encima. - Creo que me estoy haciendo caca, me estoy haciendo popó encima, dejame ir al baño!!!! Cada vez que salía del agujerito salía con más caquita y se me ponía más dura. No pude más y llené su culito con un terrible chorro de leche. La leche y la mierda se mezclaron y volví a acabar. Zoe se fué a bañar al fin, pero esto no terminó así...

Autor: IvánIván Categoría: Tabú

Leer relato »

Mi hijita es la puta de la casa (Parte 1)

2022-05-24


Historia de Roger (un padre soltero) que descubre que su hija es la pequeña puta de la casa. . La vida no me ha tratado bien, hay que ser honestos que ha sido una mierda! Soy Roger, tengo 39 años, padre soltero de 3 hijos… 2 varones y una nena. Mi esposa me dejo cuando descubrió que le fui infiel con mi secretaria y llevo años siendo padre soltero. En la casa tengo a David de 17 años, Felipe de 15 y mi nena Paola de 5 años. Todo ha sido bastante tormentoso estos días, porque la situación en mi trabajo no ha ido bien y han estado recortando personal. Trabajo des 7am a 5pm… a veces hago horas extras para poder cubrir gastos y quedo volviendo a casa muy tarde, casi 10pm u 11pm, tengo muy poco tiempo para estar con mis hijos… y los fines de semana me la paso durmiendo. David (el mayor) suele encargarse de todo en casa… cocina, limpia y cuida a los menores, aunque Felipe a sus 15 años es muy rebelde y poco es lo que le hace caso…. sin embargo Paola es la mejor portada, se la pasa jugando con sus muñecas y yendo al kinder garden. Cada vez que regreso del trabajo veo a mi hijo David tirado en el sofa de la sala cansado y a los demas en sus cuartos ya dormidos. Hoy Lunes sali como de costumbre, deje a los niños desayunando antes de irse para su escuela y me fui en mi auto al trabajo. Pero a eso de las 10am ocurrio lo que tanto temia, mi jefe me llamo para comunicarme que me habian despedido. Ah!, que impotencia, y ahora que hare sin trabajo y tres hijos que mantener?… sali muy enojado, pero por el bien de los niños, mejor no les digo para que no se preocupen. Maneje por la ciudad hasta que fuera medio día que es cuando Paola sale de su kinder para ir a buscarla (usualmente regresa a casa con la vecina, ya que su hija también estudia con mi hija) cuando me iba acerca mi sorpresa fue que David ya estaba en la entrada de la escuelita de ella. Me quede sorprendido, David debería estar en su secundaria… que hace esperando a Paola? pensé que quizá habían suspendido clases o algo parecido, pero si es asi, donde esta Felipe? Me pareció sospechoso y decidí investigar…. Estacione el carro a algunas cuadras de la casa y entre por el patio trasero y entre por la puerta de la cocina. Todo estaba muy silencioso hasta que subi al segundo piso, escuchaba risas de niña, era mi Paola y no estaba sola. una voz le decia…. ¨anda, esta vez lo haras mejor¨ – era David quien le hablaba. Algo no andaba bien aqui, a que se refería mi hijo mayor?…. me puse lo mas cerca de la puerta del cuarto de Paola, que estaba entreabierta y vi a Paola totalmente desnuda… su piel blanca, ojos verdes, cabello negro y pequeño cuerpo que solo inspiraba inocencia. Junto a ella estaba David (mi hijo mayor) quien ya tenia un cuerpo atletico y velludo, propio de un chico de 17 años que juega futbol; y sus ojos son verdes y cabello negro igual que mi hija. David estaba en boxer. Yo no podia creer lo que estaba pasando… Que esta haciendo David?, se supone que el cuida de su hermanita. En eso Paola le responde: – Pero no me ahogues como la ultima vez. Quede en shock, o sea que esto lo llevan haciendo un buen tiempo?…. la ira corria por mi ser, pero una parte dentro de mi los queria agarrar con las manos en la masa, asique no hice ruido y me limite a ver. En eso David se pone de pie y se baja el boxer, dejo a relucir su buena verga velluda y venosa de 18cm. Wow, habia olvidado que mi hijo ya no es un niño, es todo un hombre igual que yo. En eso toma la manito de su hermanita y la lleva a su miembro, ella sin oponer resistencia, lo empieza a masturbar. Veo la cara de excitacion de David, es increible… como esas manitos inocentes de Paola estan agarrando y masturbando tan tremenda verga. En eso David le dice… ¨Anda, metetelo en la boca… tu sabes como hacerlo¨…. y ella como toda una profesional cierra los ojos y se mete la verga de su hermano mayor en la boca. Es increible, aunque muy grande para que le queda toda…. veo que esta chupando su cabeza mas que nada. Mi hijo empieza a gemir de excitacion… y no es para menos, su hermanita le esta haciendo una mamada magistral. Y yo sin darme cuenta, tengo una ereccion tremenda en mis pantalones. Como es posible que ver a mi inocente hija mamarle la verga a su hermano mayor me excite?… Pero no puedo parar de mirar esta escena, no me la habria imaginado ni en mis sueños más cochinos. Mi pequeña de solo 5 estuvo mamandole a su hermano por casi 10min, hasta que el la tomo de su torso y la levanto. Le dio un beso muy apasionado y le tendio sobre la cama de Princesas de la habitacion de mi hija. Al tenderla, dejo ver esa pequeña y cerradita vagina… parece que aun es virgen, no tiene señal de haber comido verga. Mi hijo David acerca su rostro a la vagina de su hermanita y empieza a lamerla suavemente. WOW a este punto debo sacarme la verga y empezar a masturbarme… No puedo creer lo que veo! Y hasta un sentido de envidia recorre mi ser…. mi hijo mayor esta lamiendole la pequeña vagina virgen de su propia hermanita. Han pasado ya 15min, y lo que empezo como una suave lamida, se ha tornado en una buena mamada de vagina. Veo la cara de mi pequeña Paola, extasiada de casi poniendo los ojos en blanco ya que su hermano le esta haciendo la mejor mamada de su vida. Entonces escucho un pequeño quejido…. ¨Ay, asi no¨ dice Paola. Y en eso David la silencia y le dice…. -Ya es hora de que vayas aprendiendo para que son las mujercitas. Entonces veo como mi hijo intenta meterle un dedo en su apretada vaginita… a lo que ella vuelve a quejarse y dice. – Pero hermano, eso me duele. David Responde.. -Tranquila, solo relajate… pronto dejara de doler. Sigo en shock… mi hijo esta haciendole un oral a su hermanita menor, y no solo eso… si no que tambien le esta metiendo un dedo en su apretada y virginal vagina. Luego de eso… mi hijo se vuelva a poner de pie y le vuelve a meter la verga en la boca a Paola. Ella como puede vuelve a mamarmelo esos 18cm de verga velluda y venosa de mi hijo de 17, y escucho como tras un quejido, mi hijo le suelta toda su leche en la pequeña boca de su hermanita. La escena es alucinante, la cara de mi pequeña hija esta toda cubierta de semen adolescente. Su hermano la acaba de hacer chupar su verga y no solo eso, si no que el tambien le hizo oral a ella y metio su dedo en su virginal vagina. Sali lo mas rapido y silencioso posible de la casa, a traves de la puerta de la cocina sali al patio y a un par de cuadras volvi a mi carro… Me estacione en una calle solitaria cerca de la urbanizacion y me hice una paja recordando tan espectacular escena. Tuve una eyaculación tan fenomenal, chorros de semen. Luego volvi a casa y vi a David en el patio de enfrente jugando solo con su balon de futbol. Se sorprendió al verme y me dijo…. ¨Wow Papá, volviste más temprano.. paso algo?¨ Le respondí que no, que solo me dejaron salir temprano del trabajo (no le pretendia decir que me habian despedido). Y derrepente la puerta de la casa se habre y es mi Paola que viene corriendo a abrazarme. Ya no puedo ver a mi pequeña con los mismo ojos. ******CONTINUARÁ…….

Autor: YORG77 Categoría: Incesto

Leer relato »

A los 15 con mi sobrino

2022-05-24


Doble inocencia entre tío y sobrino. Les voy a contar esto que me pasó cuando tenía 15 años mientras todavía era un puberto inexperto. unas vacaciones de verano en qué viví con mi abuela, hubo unas semanas que un primo de los más grandes dejaba al hijo de su novia en casa de mi abuela, llegaba de la escuela y todo normal, me ponía a ver tele o a escuchar música en mis disc-man. Mi sobrino es un nene muy bonito y en aquel entonces lo era más. Es de tez clara, pelo negro y ojos muy grandes. Yo nunca lo vi con morbo ni nada hasta que empezaron a suceder cosas extrañas entre él y yo. Siempre jugaba con él con sus juguetes o a las escondidas (la casa de mi abuelo es muy grande) o a algo. Un día cuando estaba viendo tele, mi sobrino en vez de sentarse al lado mío decidió sentarse en mis piernas, o más bien en mí entre pierna, yo lo vi normal, y no me pareció nada extraño. Para ese entonces yo ya sabía que era gay y me masturbaba pensando en mis compañeros de la secundaria, acordándome de sus bultos en educación física, o de las fotos porno que algunos se mostraban entre ellos y así. Ya había teñido pequeños encuentros de besos y tocamientos con chicos de mi edad pero nada del otro mundo. el punto es que ese día se sienta en mi entrepierna y pasado un rato empieza a mover sus nalgas en círculos sobre mí, yo estaba recostado y tenía su espalda en mi pecho, mi sobrino estaba concentrado en la tele y yo estaba absorto de lo que estaba haciendo. Ese día pasó normal y yo me quedé pensando en ese instante pero lo dejé pasar, otro día después de comer, estaba yo igual sentado en el sillón viendo la tele y algo inconsciente en mi me hizo hablarle a mi sobrino y pedirle que se sentara en mi, como ese día, todo era normal pero en ratos volvía a hacer esos movimientos con sus glúteos sobre mi, yo creo que para ese momento algo en mi ya había despertado mi morbo y empecé a tocar sus piernas, tan suaves y tersas, yo lo hacía lentamente y casi como en un trance, tal vez porque algo en mi sabía que no era normal, pero mis sentidos ya estaban al 100 e inhalaba su aroma de niño de su pelo y su cuello, mientras pasaban los días, ya era una rutina habitual el ver la tele en esa posición, solo que mi mano ya empezaba a deslizarse por su pierna por debajo de short hasta que sin darme cuenta ya estaba masajeando su pene y testículos por encima de su calzoncillo, el solo se relajaba y miraba la tele con la boca abierta mientras respiraba muy lastimosamente, sabía que lo estaba disfrutando. Un día de suerte me pidieron que lo bañara, (en mi familia casi no hay tabúes y nunca se ha visto mal que alguien bañe a algún pequeño de la familia) se muy bien que si no fuera mi sobrino sanguíneo , esto no hubiera pasado pero algo en mi no me ataba carnalmente a este sobrino, pues no era hijo de mi primo. Así que nos metimos a bañar y en mi mente ya lo veía con morbo, ya notaba sus nalguitas bien gorditas y paradas de short de tela delgada, ya buscaba con la mirada su bultito, ya lo miraba diferente, me fijaba en su labios, en su pelo, yen general en todo su cuepro. Y ahí lo tenia a mi sobrino, desnudándose en la ducha conmigo, y yo con un torrente de electricidad en mi cuerpo mientras lo veía como vino al mundo y él me miraba, sonriendo y con esa mirada de complicidad a tan temprana edad, el baño de i abuela tenía un pila para aparar agua de boca profundidad así que nos bañamos con unos recipientes para echarnos el agua, mientras nos mojábamos mi excitación crecía con el agua recorriendo todo su cuerpo, tomamos un jabón cada quien y empezamos a enjabonarnos cuando me acorde de cuando me bañaba alguna prima o primo de pequeño y le dije: -lávate bien la colita y ahí abajo (su pene) y a pesar de que sabía hacerlo le dije que así no, que le enseñaría cómo y me senté en la pila, lo acerqué a mi empece a pasarle el jabón por su pene, era muy pequeño y suave como sus testículos, le hacía para atrás el prepucio y con las yemas de mis dedos empecé a enjabonarle el glande y los huevos, todo eso de una forma muy erótica, hasta que pene se puso erecto y el mio no tardó en hacerlo. -te gusta?- le pregunté el me miraba y asentía con la cabeza mientras me sonreía, él noto mi erección y no dejaba de verla, mientras el bañarlo se convertía en masturbarlo, haciendo hacía atrás y adelante su prepucio. Sin decirme nada, tomó mi pene con un sus manos y empezó a hacer lo mismo, yo estaba que ardía de placer por dentro mientras en rato nos mirábamos a los ojos haciéndole al otro saber que estábamos sintiendo lo mismo. – ahora tu colita- le dije, y lo acerque hacia mí mientras mis manos se deslizaban a sus nalgas, y su rajita, su ano era tan cerrado y pequeño que mis dedos no podían distinguir donde estaba, así que poco a poco recorrí su rajita con mi dedo medio presionandolo en su cuerpo hasta que lo noté y me detuve ahí, me lanzo una mirada penetrante y abrió su boca un poco como si sintiera un placer inesperado, algo se apoderó de mí y me acerqué lentamente a su boca y lo besé. Aún recuerdo esos labios carnosos y suaves, ese aliento cálido inundando mi boca. Mi poco experiencia besando me hizo meter mi lengua que tocó la suya, y como si imitara mis movimientos empezó a sacar la suya, yo la chupaba con mis labios y me bebía su saliva, la succionaba y la dejaba ir, mis manos se volvían locas, no sabían dónde tocar, su ano, sus nalgas, sus piernas, su espalda, mientras las suyas se volvían locas entre mi pené y mis huevos, como algo consentido separamos nuestros labios y nos miramos a los ojos, él soltó una risita apagada y se limpió alrededor de sus labios mi saliva mezclada con la suya con sus manos. – ya enjuágate y sécate nos enjuagamos y salimos como si nada. Luego les cuento más

Autor: ELOYELOY Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Leche Condensada para niñas de mi expreso

2022-05-24


Trabajo de expreso escolar en una primaria. . Mi nombre es Carlos, tengo 28 años y me dedico al expreso escolar de una primaria. Vivo solo asi que preparo mi comida a diario. Suelo llevar un lunch para comer mientras hago mis rutas de trabajo. Recuerdo que un dia durante el tiempo libre estaba yo en mi vehiculo parqueado lejos de la escuela intentando tomar una siesta, pero algo no me lo permitía. Llevaba 5 semanas desde que mi novia me habia terminado, para irse con alguien mas prometedor que yo, pero ese no era el problema, si no mas bien la falta de sexo que se me habia acumulado!! Estaba tan lleno que sentia que ya sudaba leche. Aproveché que estaba solo para hacerme una paja viendo videos en mi celular. el tiempo paso volando y cuando termine tire tanto semen que voló por todos lados. Limpié todo y fui a toda marcha a la escuela a recojer los niños. Todo avanzo con normalidad hasta cuando apenas quedaban 2 niñas sentadas justo detras de mi, Paola de 8 y Liss de 7. Ya me sentia un poco cansado por la energia que gasté en esa paja monumental, asi que decidi tomar algo de mi lunch, tenia unas frutas picadas, en esa ocasión eras fresas o frutillas como le decimos en mi pais pero algo estaba mal, noté que la bandeja estaba abierta y habia una especie de jalea sobre las frutillas, yo pense que era leche condensada aunque yo no recorbada haber puesto sobre mi comida, igual no queria algo tan dulce, asi que tome una galletas saladas que tenia guardadas y me las comi. Mientras comia, Paolita me pidio galletas y ya no me quedaban mas, asi que le ofreci las frutillas. Tomé una para mi y ella de inmediato tomó el recipiente y lo llevó para su asiento. Justo antes de meter la frutilla en mi boca noté que la supuesta jalea en realidad era mi semen que habia caido en la fruta!!! De inmediato giré para ver a Paolita pero ya era muy tarde, ella estaba comiendo las frutillas con semen y habia compartido con Liss quien aún estaba en el vehiculo. No supe como reaccionar cuando vi a las nenas peliando por tomar la fruta que tenia mas leche condensada (eso creian ellas). Hasta que Paola le propuso a Liss que tome un poco de la leche condensada con su dedo para tener en partes iguales. Liss de inmediato tomo mi semen con su dedo y lo llevo directo a su boca. En cuestion de 2 o 3 min se habian terminado todo!! Me entregaron la bandeja y dieron las gracias. Yo les pregunté si las habia gustado y me dijeron que no habian probado antes esa leche y que no era muy dulce pero que estaba bien asi. Despues lleve a las niñas sus casas con normalidad y fui a descanzar. Ya por la noche en mi cama justo antes de quedarme dormido, mis pensamientos volaron, y me preguntaba a mi mismo, ¿mi semen tiene buen sabor? O estas neneas sabian lo que estaban comiendo y les gustaba? Es correcto que me exite recordar esas nenas chupando mi semen de sus dedos? Ya casi inconciente dedicí que no pensaría mas en ese tema ya que no era correcto. Pasaron los dias y mi problema de falta de sexo volvio, tenia muchas ganas y sentia que litros de semen querian salir de mi cuerpo. Ya no podia pensar muy bien y recordaba a Paolita y Liss comiendo mi semen. Las veia por el espejo retrovisor, y ellas saltaban reian y jugaban mientras mi miraban muy coquetas. No puede seguir negando lo que queria hacer, me volvian loco esas nenitas, y queria sus pequeñas boquitas chupanndo mi pene y bebiendo el semen directamente de la fuente, pero sabia que eso no seria facil y me podia meter en Problemas. Fue entonces que se me ocurrio aconstumbrarlas al sabor de mi semen para que les guste y asi seria mas facil mi objetivo. El plan era repetir lo que ya habia pasado antes, asi que corte unos duraznos en trozos pequeños y antes de ir a la escuela pase por el parque donde me hice una megapaja, todo mi semen fue directo sobre los duraznos y sobre ella un poco de miel. Fui a hacer mi rutas y espere a que solo queden las 2 nenas en el vehiculo, y les ofreci la fruta con leche condensada. Estaban super contentas!! Empesaron directo probando la leche con sus dedos. Fue hermoso, se acabaron todo muy rapido y me dieron las gracias. Despues de eso, les lleve frutas con semen pasando un dia ya que la idea era darles semen de calidad y en cantidad. Les di bananas, frutillas, duraznos, manzanas, melon y siempre se lo comian encantadas. Siempre me pedian mas, me reclamaban que les ponia poca leche condensada y yo les respondia que esa leche era dificil de conseguir, pero que para la proxima lo haria por ellas. Fue entonces cuando recorde un amigo que le gustaban las nenas adolecentes (yo sabia que en realidad le gustaban mas peques) le pedi que nos reunieramos para conversar de algo pero no le dije de que se trataba. Lo cite en un lugar donde yo lo recogeria. Eleji un lugar que esta justo en mi ruta y paso por alli antes de entregar las ultimas 2 nenas en sus casas. Asi que pase por el, se sento adelante y saludó a las nenas que estaban atras. Le dije que hablariamos despues de entregar a las nenas, asi que no hablamos nada en el vehiculo. Luego las nenas me llamaron y me preguntaron si tenia mas leche para ellas, les respondi que tenia solo un poco peeo que pronto les daria mucho, les entregué unas bananas con semen pero antes deje que mi amigo vea el recipiente, el de inmediato se asombró, noto algo raro en el color y textura de esa leche y me miro mientras yo sonreia. Vio como las nenas drisfrutaban mi semen y me miraba con una sonrisa nerviosa. Cuando nos quedamos solos me pregunto si eso que les di a las nenas es lo que el estaba pensando y le dije que si. Le explique que ellas me exigian mas cantidad de leche condensada y que yo no podia darles mas asi que necesitaba su ayuda. Antes de que me respondira yo sabia que el aceptaria porque se le notaba la ereccion claramente. Asi que que dije que el dia siguiente lo recogeria en el mismo lugar, un poco mas temprano. Se bajo del vehiculo y al siguiente dia estuvo puntual en el lugar acoradado, yo estaba solo asi que le pedi que subiera al vehiculo y le entregue un pequelo frasco. Lo deje solo para que haga lo suyo. Y cuando termino subi al vehiculo y fuimos juntos a hacer la ruta. Cuando llegó el momento y estabamos solos con las nenas, les di la fruta y el pequeño frasco con semen de mi amigo y les dije a las nenitas que les traje una nueva leche y queria que la prueben y me den su opinion. Las nenas pusieron el semen sobre la fruta y empezaron a probar. De inmediato me respondieron que era apenas diferente y que si les gustaba. Mi amigo me miro orgulloso y sonriente. Los proximos dias les dimos las 2 leches a las nenas hasta que teniamos que llegar al objetivo. Decirles de donde salia la leche y convencerlas de sacarnos esa leche con su propia boca. Llego el gran dia. Fui solo en esa ocasión y les entregue las frutas sin semen ella me miraron y de inmediato me reclamaron, a lis le salian lagrimas de los ojitls. Yo les dije que ya no podia darles leche porque talvez no era correcto. Ellas me dijeron que no importa de dond saliera que ellas querian mas. Entonces les mostre un video de un honbre eyaculando sobre fruta la cual luego comian unas chicas muy contentas. Se quedaron paralizadas y les dije que si ellas querian aun les podia dar, aunque ahora que saben como se obtiene yo entenderia si ya no quisieran volver a probar. Se quedaron calladas y no comieron la fruta. Al dia siguiente yo estaba nervioso pensando en que las nenas podian haberles contado a sus padres todo y yo estaria en problemas. Pero fui a la escuela y no paso nada, ya cuando estuve solo con ellas me hablaron y me dijeron que querian ver si era cierto lo de la leche. Yo acepte y las lleve a un sitio solitario. Fui al asiento de atras y empece a pajearme hasta eyacular en la fruta. Les entregue el recipiente, luego volvi a mi asiento y empece a conducir sin mirar a las nenas. Queria darles tiempo y espacio para que decidan que harian. Cuando derepente Liss tomo semen con el dedo y lo llevo a su boca. Luego tomo un poco mas y pidio a Paolita que abriera la boca, paolita obedecio y liss le dio semen. Despues de unos minutos me entregaron el recipiente vacio !!!! Yo estaba super feliz!! Me dijeron que asi estaba mas rica recien salida del horno. Yo les dije que ellas podian tomarlo directamente de mi cuerpo si deseaban y me dijeron que si querian. Asi espere hasta el dia siguiente y fui con mi amigo. Todo el viaje ellas estaban nerviosas y cuando nos quedamos solos se morian de la verguenza, tuve que hablar y contarles que mi amigo era el otro proveedor de leche y que el estaba alli para darles tambien. Les entregue mi telefono con una porno donde las chicas chupaban penes y bebian semen. Luego al llegar al sitio solitario mi amigo y yo fuimos al asiento trasero y sacamos nuestras vergas. Las nenas se acercaron y exploraron las vergas. Cuando empezaron a reir supe que estaban en confianza y relajadas. Fue cuando Liss metio la verga de mi amigo en su boca. Paola al ver eso no se quedo atras y metio mi verga en su boca. La boquita de Paolita solo cubria la cabeza de mi pene, asi que chupaba y chupaba la punta, ella creia que la lecha salia succionando con fuerza. Y yoa estaba que me rerorcia del placer. El primero en acabar fue mi amigo. Liss recibio todo el semen en su boca, lo mantuvo alli sin poder tragarlo porque era mucho. Asi que de apoco lo fue bebiendo. Mientras vi eso me puse como loco y tambien eyacule en la boca de Paolita. La cual no podia recibir todo ese esperma en su boquita, se le salia a los lados de la boca. Despues de lograr tragar la leche de sus bocas empezaron a limpiar las vergas, las dejaron sin rastro de semen. Nos reimcorporamos y seguimos la ruta con normalidad. Despues de esto, no pudimos parar. Actualmente somos 6 amigos los proveedores de semen de estas nenas. Una profesora nos descubrio pero es pervertida y a ella tambien le damos de vez en cuando. Me hice amigo de un colega de los expresos escolares y le gustó la idea. En estos dias tendra su prima experiencia y yo estare aqui para contarles.

Autor: LOVESNENAS Categoría: Tabú

Leer relato »

El historial de porno de mi papá

2022-05-24


Llevo años espiando su celular, le encanta el incesto al muy degenerado (igual que a mi jaja). Prácticamente no tiene búsquedas de otra cosa, lo malo es que yo quisiera encontrar porno gay pero solo le gusta el hetero. solo en 2 ocasiones miro sexo entre hombres. no se si le gusto o no. . Algunos detalles: esto empezó hace 8 años, en el 2014, yo tenía 19 y el 42, nunca ha sido bueno con la tecnología. Un día regrese de la prepa encontré mi computadora llena de historial porno hetero y todas eran búsquedas y visitas en relación al incesto. Siempre me ha gustado espiar y conocer las fantasías de los demás, sobre todo de la gente que conozco, pero me causaba intriga saber quien se había metido en mi compu. Rápidamente descubrí que estaba iniciada la sesión de google de mi papá. me excitó mucho conocer sus gustos (que eran igual a mi, pero yo en gay). El me dijo que había usado mi laptop para ver películas, y yo actué con indiferencia para que no sospechara. Después con cualquier pretexto agarre su cel y confirme que si eran sus búsquedas. Afortunadamente al no saber mucho de tecnología no borraba su historial. Sus búsquedas mas comunes (y lo pongo así tal cual el lo escribió): ~Incesto madre e hijo ~Incesto padre e hija ~xxx papa seducido ~porno de familiares ~Incestos reales las paginas que mas visita: ~xnxx.com ~videosdeputas.xxx ~puritanas.com Por el tipo de videos que mas mira me doy cuenta que le gustaría que lo seduzcan, o algo asi. La mayoria se tratan de una hija muy puta que empieza a agarrarle el pene a su papa y este solo responde cosas como «no hija, esto esta mal» pero ya después le gusta y cogen. En general que la mujer tenga la iniciativa. Como que le gustan las mujeres muy golfas y el ser muy «santo» Y basado en sus gustos en mi cabeza hago historias, como cuando usa de esos pants grises, o short de basquetball, y se le marca el bulto, quiero tocarlo y aunque no quiera yo incistir y ser como las putitas de sus videos. No solo me gusta saber que le gusta el incesto, sino en que momentos ve porno, por ejemplo en mas de una ocasion ha faltado a reuniones familiares para quedarse solo en la casa, y cuando reviso tiene un buen historial de porno. Otras veces dice que se va a quedar viendo la tele un rato en la sala, cuando ya todos nos vamos a dormir, y al dia siguiente veo que se la paso mirando porno. Ha habido momentos que casi me hacen montarlo o acercarle mis pompis, o tocarlo sin que nada me importe (no me atrevería, solo lo imagino) porque se poner a buscar videos de incesto en situaciones que hacen volar mi imaginación. Por ejemplo, cuando mi mama se fue sola a visitar a mi hermana por dos semanas, y mi papa miraba videos de incesto por las noches, o en las tardes, mientras yo trabajaba. Parecía que el estar sin mi mamá lo hacia ver mas porno, o sentirse más caliente o necesitado. Y eso me hacia sentir que tenia oportunidad con el, aprovechándome de su calentura. No paso nada, pero las pequeñas cosas que hacia para excitarlo o darle el mensaje de que quiero algo con el y puedo guardar el secreto son para otro relato. Otra ocasión, fue en casa de mi hermana. Ella salió de vacaciones con su esposo y mis sobrinos, y yo me quede en su casa unos días para que no se viera tan sola. Mi papá llegó a recogerme y como no estaba listo entro a esperarme en la sala (según el viendo la tele) mientras yo me estaba bañando. Cuando salí me y revise el cel, vi que estuvo viendo porno en ese rato. Estar solos y el con una erección en la sala me hacia animarme a dar el primer paso, pero no lo hice. solo quedan como recuerdos muy ricos. y solo como 2 o 3 ocasiones en estos 8 años ha visto porno gay, en ambas un maduro recibiendo oral de un joven. Eso me dio un poco de esperanza. Si lo vemos por el lado amable, yo borro cosas de su teléfono y le doy seguridad a su cuenta sin que el lo sepa para que pueda ser un degenerado sin que nadie lo sepa. De este modo el no tiene limites porque no sabe que lo estoy observando y yo disfruto como loco.

Autor: WEITZMAN656 Categoría: Incesto

Leer relato »

Las pantimedias de mi prima. 3

2022-05-24


Sigo con el relato de Alejandro y como su mamá que continuo jugando con su hijo como si fuera su muñeco.. Como todos mis relatos, nada es verdad, nada es mentira, todo depende con el cristal con que se mira, por lo que no es cien por ciento real, cada lector puede imaginar las partes que crea son más reales. Mi mamá continúo poniéndome pantimedias y pantis que me compro y dos o tres veces a la semana me masturbaba y tragaba mi leche, me dejaba porque sentía muy rico que ella me lo hiciera. Llegaron la vacaciones por lo que estaba todo el día en casa, así que desde que me iba a despertar al pararme me ponía panti y pantimedia de las que me compro y así andaba en casa, ella también empezó a andar en sostén y panti a veces con una bata corta trasparente, solo nos poníamos ropa si llegaba una visita o si salíamos de casa, cuando salía con amigos me las quitaba poniéndome trusa. Una mañana me puso una panti blanca con elásticos rojos y una pantimedia negra, después de desayunar cuando estaba haciendo limpieza de mi cuarto entro. Claudia — bebe, quiero tomar tu rica leche – Se sentó en la cama para quedar a la misma altura, me empezó a acariciar las nalgas y pija sobre la pantimedia, dándome besos de piquito a veces. Claudia — bebe, siempre quise tener una hija pero después de que tú naciste ya no pude tener más hijos — Mientras me manoseaba bajo la pantimedia y panti para jalarme la pija, me dio unos besos y agrego Claudia — bebe, tú te vestirías de nena por unos días para que sea mi hija — No me esperaba que me pidiera eso porque era gay pero no me interesaba ser travesti, no conteste y ella continuo jalándome la pija, como no conteste. Claudia — bebe, no quieres ser mi hija por unos días – No me interesaba vestirme de nena. Alejandro — mami, es que si me visto de nena sabrán que soy hombre porque tengo el pelo corto —- Sin dejar de jalarme la pija cadenciosamente. Claudia — bebe, te compraría ropa linda y te pondría una peluca para que te veas como nena, te vestiría como si fueras mi muñequita — Sentí que me llegaba el orgasmo. Alejandro — mami ya me sacas semen – Dejo de jalarla, puso la cara pegada a la pija abriendo la boca. Claudia — bebe echa memela en la boca — Agarre la pija poniéndola cerca de sus labios con la boca abierta y salieron disparados los chorros de leche dentro de ella, que la trago. Claudia — que rica leche me das bebe — Me subió la panti y pantimedia, acaricio las nalgas. Claudia — bebe, piensa lo que te pedí y a la hora de la comida me dices si quieres vestirte de nena para ir a comprarte ropa linda y te veas sexy — En el desayuno y mientras hacía mis deberes de limpieza en casa, pensaba lo que me dijo mi mamá de vestirme de nena, si era gay pero no me llamaba la atención de ser nena, también pensé que no le podía decir que no a mamá, llego la hora de comer. Claudia — que pensaste de lo que te dije bebe — Alejandro —- mami, si tu quieres si me visto de nena en la casa — Claudia — si bebe, para que seas mi nena que no tuve — Cambio el tema y ya no hablamos de eso hasta que terminamos de comer y de hacer la limpieza de la cocina me llevo a la sala para manosearme y sacarme leche, mientras me jalaba la pija y acariciaba las nalga. Claudia — bebe mañana después de desayunar nos apuramos para ir al centro comercial a comparte ropa linda de nena — Me masturbo hasta que me saco leche y abrió la boca para que se la echara, al terminar me dijo que si quería salir con los amigos fuera a quitarme la pantimedia y panti y me a ponerme mi ropa. Al otro día al amanecer no me puso pantaletas ni pantimedia estuve en trusa hasta que me duche para salir de compras como ella dijo a las doce del día. En el centro comercial ella busco que comprarme, aunque a veces me preguntaba si me gustaba, al final me compro tres conjuntos de corpiño y pantaletas rosa, amarillo y roja con lunares de colores, dos faldas gris y café claro, un vestido rosa estampado, un jumper amarillo estampados, dos mini short de mezclilla azul y negro, malla blancas y un Leggings blanco con rayitas negras, zapatillas y tenis de nena. Al final fuimos a otra tienda y me compro una peluca con cabello a los hombros con el mismo color de mi cabello, comimos en un restaure y regresamos a casa y me hizo probar la faldas vestidos y jumper, antes de que llegara papá. Al otro día me fue a despear temprano entro a despertarme. Claudia — buenos días vengo a vestir a mi muñeca — Ella traía ya la ropa, me puse de pie y me quito la trusa saltando la pija parada me puso el conjunto de corpiño y pantaletas en amarillo con el jumperes estampado la malla blanca y las zapatillas, me paro frente al espejo para que me viera, Claudia — bebe ya eres mi nena solo te falta esto — Me puso la peluca y me dio un beso de piquito. Claudia — bebe, te gusta cómo te ves vestido de nena — Me mire viendo que el que no supiera que era nene si perecía que era nena. Alejandro — si me gusto mami — Bajamos a desayunar. Claudia — muñeca así te vas a quedar todo el día, solo si viene alguna visita o regresara tu papá más temprano te subes a tu cuarto para que no te vea de nena — Al terminar de desayunar me pego una manoseada para sacarme leche y tomarla. Tres días me vistió de nena para que me acostumbrara a andar así, el cuarto día mientras desayunábamos Claudia —- bebe, creo ya te acostumbraste a andar de nene, así que hoy vamos te voy a llevar a dar una vuelta y vas vestido como mi muñequita — No me gusto mucho la idea de salir vestido de mujer, pero no se lo dije, después de desayunar solo limpiamos la cocina y nos fuimos a duchar juntos, al salir me llevo desnudo a su cuarto, ella se puso un conjunto de sostén y panti bikini rosa, me enseño otro conjunto igual al que se puso ella Claudia — muñequita te compre uno igual al mío, pero el sostén tiene un poco de relleno — Me los puso la pija dura levantaba la panti, me dio un beso de piquito Claudia — bebe te voy a sacar leche para que se te baje un poco tu pene — Me jalo la pija y avaricio las nalgas hasta que me salió leche y se la trago. Claudia — bebe, no puedes salir de casa vestido de nena, ve a ponerte un shorts y playera y en el auto te termino de vestir de muñequita — Ella se quedo vistiendo y maquillándose, en mi cuarto me mire en el espejo tocándome las nalgas sobre la panti y mirado como el sostén hacia que se viera como si tuviera pechos, me jale la pija muy rápido hasta sacarme leche antes de ponerme la ropa que dijo mi mamá, cuando regrese a su cuarto ella ya estaba vestida con una minifalda negra y una blusa blanca un poco trasparente. Claudia — bebe, en esas bolsas llevo tu ropa y peluca para ponértela en el auto, es hora de salir con mi muñequita —- Agarramos las bolsas fuimos al auto, ella condujo varias calles parando en un parque a la sombra de un árbol, como yo iba en el asiento trasero por ser menor de edad ella se paso conmigo. Claudia — bebe, quítate la ropa para vestirte de muñeca — Me quite y la doble, saco la peluca y me la puso acomodándola y peinándola un poco, me puso una blusa blanca como la que traía ella notándose un poco el sostén, me puso una minifalda gris claro recta, calcetas y zapatillas. Claudia —- muñequita te ves muy linda, cuando te vean los nenes y hombres se les va a poner duro su pene, solo falta que te ponga un poquito de maquillaje — A ella le gustaba vestir sexy cuando salía solo o con migo, si iba con papá no se vestía así, cuando termino me dio un espejo para que viera como me maquillo. Claudia — muñequita vamos a caminar por el parque para que te acostumbres a que te vean vestida de nena —- Al bajar del auto vi que la minifalda quedaba tres o cuatro dedos de las nalgas. Alejandro — mami con esta falda casi se me ven las nalgas — Me miro sonriendo y acaricio la cara Claudia — bebe, no te preocupes nadie te puede ver la panti ni nalgas si tú no quieres, solo cuídate al caminar, al agacharte y al sentarte, mi minifalda es corta como la tuya, ¿puedes verme la panti tu me ves la panti? — Giro frente a mí para que la viera. Alejandro — no se te ve mami — Claudia — bebe no te preocupes te vas a acostumbrar a andar así y a las miradas morbosas de nenes y hombres — Me agarro de la mano para caminar por los pasillos del parque pasando a lado de mujeres que estaban con sus hijos e hijas, dándome cuenta que algunas señoras nos miraban, los nene y nenas de más de diez años también, dimos dos vueltas y llegamos al auto. Claudia — bebe creo ya te acostumbraste vamos a una plaza comercial caminar para poner calientes a hombres y nenes — Subimos al auto y condujo hasta una plaza comercial que estaba al otro lado de la ciudad y no nos conocieran, entramos a la plaza comercial y caminamos mirado las cosas que había en las vitrinas de las tiendas y entramos a algunos grades almacenes a miras cosas. Cuando subíamos por una escalera eléctrica Claudia — muñequita, tras de nosotros vienen dos nenes morbosos mirándonos las panti no los mires deja que se les ponga dura su cosita – Cuando llegamos a la parte de arriba caminamos unos pasos, mi mama los miro y les sonrió Claudia —- nenes les gusto el color de nuestras panti — Se pusieron rojos de vergüenza y se alejaron. Claudia — al rato los nenes se van a jalar el pene pensado en nosotras — Entramos a un restaurante a comer. Claudia — bebe, te esta gustado andar vestido de nena — La mire sonriendo Alejandro —- si mami un poco, al principio si me daba vergüenza porque creía se darían cuenta que soy hombre, pero nadie lo descubrió — Claudia — así son los hombres de morbosos solo les gusta ver y desnudarnos con la vista — Pedimos lo que íbamos a comer en la mesa de al lado estaban tres hombre, ella me agarro una mano. Claudia — vamos a poner calientes a esos hombres —- Los mire de reojo tenían entre los veinticinco y tretita años. Alejandro – como mami – Me acaricia la mano. Claudia — voy a tirar una de las cucharas te pones de pie y te empinas con las nalgas hacia su mesa a recogerla para que te vean la panti y nalgas — Sonreí nervioso mirándola. Alejandro — como crees mami, me da vergüenza y si se dan cuenta que soy hombre — Claudia — muñequita son tan morbosos que no se darán cuenta de eso solo verán tus ricas nalgas — Sonrió acariciándome la mano, y empujo la cuchara con la otra para que cayera, con nervios y vergüenza me puse de pie empinándome para agarrarla porque quedo bajo la mesa, de reojo vi que los tres me estaban mirando con calma la agarre y me puse de pie sentándome mirándolos de reojo. Claudia — muñequita casi se les salían los ojos al mirarte, te dije que eran unos morbosos — Nos pusimos a comer hablando de otras cosas pero los hombres a veces nos miraban, al terminar mi mamá pidió la cuenta y pago, me enseño una moneda. Claudia — muñequita voy a tirar la moneda bajo la mesa para que la recojas y los morbosos te miren otra vez — Muy obediente hice lo que dijo ella al guardar el cambio en su bolso dejo caer dos monedas, me puse de pie empinándome para agarrarlas mirándolos de reojo como veían y sonreían, cuando agarre las monedas mi mama ya estaba de pie, cuando me levante ella puso una nano en mis nalgas como bajado un poco la falda diciéndome. Claudia —- princesa ten cuidado al agacharte los señores te vieron el trasero — Me dio vergüenza porque ellos escucharon lo que dijo, ella los miro. Claudia — que tengan buen provecho — Los tres al mismo tiempo contestaron — igualmente — al ir caminado Claudia — dejaste a los teres con su cosa muy dura —- Al salir caminamos un poco más por la plaza, ya de regreso a casa antes de llegar paro el auto para que me cambiara de ropa y ella me quito el maquillaje, al llegar fuimos a mi cuarto ella me quito la panti y sostén me jalo la pija y acaricio las nalgas preguntado de lo que sentí al andar de nene y que los hombres me vieran la panti y nalgas, no paró hasta que me saco la leche y la trago, me dijo que me pusiera ropa porque no tardaba papá en llegar, ella se llevo la ropa de nena para guardarla. Después de ese día mi mamá me saco otras veces vestido de nena haciendo que me vieran el trasero algunos nenes, lo hice porque también me gusto que mi miraran los nenes pensado que era nena. Sebas.

Autor: SEBAS Categoría: Incesto

Leer relato »

Desvirgando a mí pequeño hermano.

2022-05-24


Todas las familias tienen sus secretos, y este es el nuestro... Me llamo Mateo, tengo 14 años y os voy a contar cómo desvirgué a mí pequeño hermano de tan sólo 10 años. Era viernes por la noche en julio, yo fui a la cocina a por un vaso de agua y me encontré a mi padre sentado en la mesa. –¿Querías algo, Mateo? –Sólo un poco de agua –Respondí –Bien, oye…– Hizo una pausa. –Quiero que mañana le enseñes a Rafael lo que es ser un hombre. –¿Hablas en serio? –Si, quiero que hagas con él lo que hice contigo cuando tenías su edad. No negaré que durante mucho tiempo había fantaseado con hacerle cosas indecibles a mi hermanito. –¿No te parece un poco pronto? Rafita todavía es muy inocente. –Por eso, ya va siendo hora de que madure. –Vale, lo haré. –Gracias Mateo –Entonces, mi padre me dió un beso en la boca. … Eran las 10:00 de la mañana del día siguiente, mis padres habían salido para dejarnos intimidad. Yo llamé a mi hermanito para que viniera a mí habitación. Él se presentó todavía en pijama: Una camiseta sin mangas y un slip. –¡Hola Mateito! –Mi hermano me saludó muy feliz. –Hola Rafa, ven, siéntate en mi cama. –Él me hizo caso. –Te he llamado porque papá me ha pedido que te enseñe lo que es ser un hombre. –¿Qué me lo enseñes? ¿Y cómo va a ser? –Acercate, y quítate la camiseta. –Se la quitó rápido, yo hice lo mismo. Miró con deseo mi pecho desnudo tostado, tonificado por el entrenamiento. –¿Te gusta? Puedes tocar si quieres. Se apresuró a pasar sus manos por mis pectorales y a explorar mis axilas, noté un pequeño bulto parado en su slip. –Ahora te voy a enseñar algo más. –Bajé mi apretado boxer, y mi polla dura de 16 centímetros rodeada de una frondosa mata de vello negro saltó en dirección a su cara. –¡Qué grande es! –Ahora agarrala y haz lo que yo te diga. Le expliqué cómo hacerme una paja, fue muy placentero. –Muy bien Rafita, ahora con la boca. Él dudó un momento, pero empujé su cabeza y metí mi glande en su boca. Se la fuí metiendo más poco a poco. Mientras él me hacía esa tremenda mamada, yo metí mis manos en su calzoncillo e introduje mi dedo en su ano cerradito. Soltó un quejido de dolor. –¿Mateo, qué estás haciendo? –Ya te lo dije, enseñarte a ser un hombre. Le dí la vuelta, lo puse a cuatro patas y le quité su ropa interior, cogí un bote de lubricante de mi mesilla y lo apliqué en la entrada de su ano. –Esto te va a doler. En ese momento, la metí con fuerza. Él gritó a un volumen altísimo (Si en vez de en una casa grande viviéramos en un piso, seguro que los vecinos habrían llamado a la policía al escuchar eso) –Tranquilo Rafita, verás como en unos minutos ya no te dolerá. Y así fue, cuando dejó de gritar y llorar y empezó a gemir como una puta saqué mi pene de su interior para cambiar de posición. Le puse al borde de la cama, levanté sus piernas sobre mis hombros y se la volví a meter violentamente. Él volvía a gritar, pero esta vez de placer, implorando frenéticamente que no parara. Seguimos así hasta que no aguanté más y me corrí dentro de él. Nos abrazamos sobre mi cama deshecha mientras mi leche escurría de su recto. Ese fue el principio, ahora follamos siempre que podemos, y Rafita está hecho todo un adicto al sexo con su hermano.

Autor: MATEINHO Categoría: Incesto

Leer relato »

La vez en como descubrí la paja.

2022-05-24


Mi primera paja Mi seudónimo es Alex, tengo 22 años y soy colombiano. Activo, gay y amante de la paja. He leído los relatos de esta página y están riquísimos, por lo que me anime a escribir mi primer relato aquí en Sexo sin tabúes. Tratare de contar como fue todo en detalle. Yo desde pequeño ya sabia que no me gustaban las chicas, yo siempre me había fijado en los niños, los chicos y los hombres. Ya desde los siete años comenzaba a tener erecciones involuntarias con solo ver alguna revista de ropa interior masculina. Me gustaban verlas y porque en esos tiempos aún no había computadores tan avanzados o paginas web como para ver cosas sin censura, tocaba conformarse con eso. En fin, ya a los 9 comencé a ver el porno en los cafés internet y en una pequeña laptod que compro mi familia, en un principio veía hetero, pero me fijaba mas en los hombres, en su cuerpo, en su verga y como hacia gozar a la puta que se follaban. Eran videos cortos, pero me hacían hervir la sangre, nervioso, pero también bastante duro allá abajo. Por supuesto que no sabia nada de la paja, solo me conformaba con ver y aguantarme lo apretado que estaban mis pantalones. Y la incomodidad de mis pantalones creció más cuando había encontrado al fin el porno gay, y estaba supremamente sorprendido que también los hombres pudieran recibir una verga. Yo siempre me preguntaba si dolía o no dolía, eso pensaba todas las noches. A veces dormía en ropa interior y comenzaba involuntariamente a sobarme contra el colchón, se sentía rico y sabroso, pero no llegaba a mucho porque me quedaba dormido. Cuando descubrí la maravilla de la paja fue a los 12 ya siendo un experto de como evadir el historial de búsqueda y encontrar las mejores paginas para ver porno gay. La secundaria era dura, estaba en plena preadolescencia y tenía las hermanas a mil. Yo soy del tipo delgado, castaño, algo atlético, aunque con algo de acné en el rostro. Mi verga no me quejaba, media para ese entonces unos 13 centímetros, ya tenía unos cuantos pelos en la base. Todas las noches, sagradamente veía algunos videos antes irme a dormir, a veces frustrado por la sensación de insatisfacción que tenía y lo dolorosa que era mi erección debajo del bóxer. Una noche, tipo 9 pm, estaba navegando en la soledad de mi sala (ya todos se habían ido a dormir) y estaba fijado en un video de dos jóvenes que hacían frott entre ellos acostados en una manta en el campo, sentía curiosidad porque de esas vergas salía mucho líquido que después descubrí que era preseminal, soy de los de palo seco, no lubrico, pero me fascina ver una verga soltando bastante precum. Pero la cosa que mas me asombro fue cuando uno de ellos gimió en alto y de su verga comenzó a salir un liquido blanco y espeso, yo pensé que era leche en mi inocencia. Hasta ese entonces (y lo cual me sorprendía) nunca había visto un hombre eyacular o llegar al orgasmo, era el 2012, así que los videos que encontraba siempre eran cortos no más. Yo recuerdo que me pego la curiosidad y el morbo, así que comencé a investigar si a los hombres les salía leche por el nardo. Graciosamente Wikipedia me ilumino y supe lo que era la masturbación. En fin, sabia que en ese liquido estaban mis hijos y que podía embarazar a una mujer si terminaba dentro de ellas. Pero quería saber como sacarme esa leche del rabo. Consulté entonces en xvideos y ahí encontré la manera en cómo. Me prendió bastante como un oso maduro se agarro la verga, todo peludo, y comenzó a jalársela hasta que vacío todos sus huevos en su pecho y vientre. Yo apague el computador y corrí a mi habitación dispuesto a descubrir si era hombre que ya preñaba. Eche candado a la puerta, me desnude y me acosté en el colchón. Tenia la verga durísima, a mil, brincando y pegándose contra mi vientre. La toma con mi mano y la palpe, caliente, palpitante y lista para la acción. Yo me sentía ansiosos, con el corazón a mil y una fiebre inexplicable. Comencé a pajearla, de arriba y abajo como había visto en el video, pero a medida que le hacía lento no sentía mucho. En un principio me decepcione, y deje de hacerlo. Pero estaba determinado si o si a verificar si ya era hombre. Entonces me escupí la mano, ya que me dolía un poco porque no lubrico, y comencé a jalármela un poco mas rápido. Ahí empecé a sentir el rico de la paja, inevitablemente soltaba gemidos con mi vocecita de precoz, la mano libre que tenia me apretaba el muslo y empecé a embestir mi mano como reflejo. Era la sensación más deliciosa que había experimentado, no podía parar de jalármela y follar mi mano como virgen inexperto. Le seguí dando hasta que empecé a experimentar un espasmo en mi abdomen, no le preste atención hasta que mi cuerpo inicio a tensarse, como si se fuera a acalambrar todo, unas ganas enormes de orinar me llegaron y me dio miedo, pare la paja, respirando y cogiendo aire medio asustado por aquella sensación nueva que había sentido. Yo me quede esperando a que aquella sensación de calambre de desapareciera, como una media hora. Ya era tarde, tipo once de la noche, ya debía haberme ido a dormir, pero sabia que no podría hacerlo. Me debatía si volver a intentarlo, si lo hacía era posible que me orinara encima, tal vez hacerlo en el suelo sonaba bien porque no mojaría la cama, pero se me hacia incomodo. Mandé al demonio todo miedo y volví hacerlo en mi cama, ya no me importaba si me regañan por haberme orinado en el colchón, quería vaciarme los huevos. Me escupí la mano y comencé a darle, jalándome la verga que estaba palpitando, follandomela y gemir entre cortado porque no quería que nadie me descubriera. Continue con aquel auto amor hasta que los espasmos volvieron a mi cuerpo, pero no me detuve, seguí jalándomela más rápido, las ganas de orinar eran inevitables cada vez más. De un momento a otro mi mano jalo el pellejo de mi verga hasta el fondo, esta golpeo mis huevos duros y como si hubiera hundido un gatillo arquee la espalda como poseso y grite cerrando los ojos. Sentía los chorros salir de la uretra mientras seguía ordeñándome la verga, todos cayendo y bañándome el cuerpo. Cuando sentí el ultimo salir del nardo me llego un cansancio de golpe, obligando al fin mi espalda dejar de arquearse y tocar el colchón. Me sentía cansado, algo mareado, no sentía mis brazos o mis piernas, estaba temblando, parecía que me había convertido en agua. Cuando abri los ojos mire con asombro cantidades de liquido blanco amarillento en todo mi pecho y abdomen. Era espeso, parecía moco, estaba caliente y tenia un olor fuerte. Ya era un hombre que preñaba. Esa fue la primera y ultima vez que solté tan gran cantidad. Nunca podría olvidar mi primera paja. De ahí la paja se volvió una rutina. También meses o años después tuve aventuras sexuales precoces, pero eso es para otro relato. Si te gusto mándame un mensaje, tal vez podemos hacernos alguna paja por video llamada. [email protected]

Autor: ALEX ROJAS Categoría: Masturbación

Leer relato »

Jordy, un chico que termina adoptado por sus vecinos...

2022-05-24


José y yo habíamos tenido el sueño de adoptar, sin embargo las leyes en nuestro país no nos permitían tener tantas facilidades como en otros lugares por lo que habíamos intentado durante años pero no podíamos lograrlo. Una tarde nuestra vecina nos invitó a comer y tenía una petición para nosotros. Por una emergencia familiar tenía que salir del país pero necesitaba que la ayudáramos a cuidar de su hijo Jordy, tenía 18 años delgado de tez Morena, bastante simpático y amable. -Mich, no sé cuánto tiempo debo de estar fuera, puede ser un mes o un año pero no puedo dejar ami hijo a su suerte – Decía con la voz quebrándose. No quería ser imprudente y los motivos de su salida nunca los dijo, pero a ambos se nos movió el corazón, Jordy ya sabía que sí familia debía salir del país así que estaba en la mejor disposición y actitud de estar con nosotros. Adaptamos rápidamente una habitación de visitas para que fuera su habitación. El chico era bastante servicial y estaba agradecido de que le hubiéramos hecho espacio en casa, incluso quería darnos dinero ya que tenía un empleo de medio tiempo pero nos negamos rotundamente a aceptarlo. Nos comento que había dejado la escuela por motivos económicos y lo apoyamos para que pudiera volver a ella, en menos de dos meses ya prácticamente nos habíamos convertido en padres y el cariño hacia Jordy era inmenso. A pesar que ya nos tratábamos como familia seguíamos siendo bastante pudorosos, antes de su llegada José y yo solíamos andar en boxers por la casa e incluso hacerlo donde quisiéramos, ahora debíamos de tener más cuidado. Una noche mientras iba a apagar la luz de la sala que se había quedado prendida choqué con Jordy que venía de regreso de la cocina con un vaso de agua. Jordy estaba en ropa interior (entiendo que así dormía) y había derramado un poco de agua sobre él, le ofrecí disculpas y le di una toalla. -No hay problema Mich-Dijo Jordy apenado -Pensé que ya estabas dormido, no te vi venir-Explique con una sonrisa. -Tengo que ir a mi habitación, para ponerme un short y dejar esto a secar en el patio-Dijo Jordy señalando su bóxer. Sólo asentí, fui a la sala a apagar la luz y regresé a mi habitación con la imagen de Jordy semidesnudo ante mi, un chico delgado, moreno, con unas lindas piernas y sonrisa encantadora, y bueno sus nalgas redondas sobresalían a la vista igual que un bulto prominente. José notó que regrese a la cama con una erección y me preguntó que me había puesto así, le dije que sólo tenía muchas ganas. Apenas terminé de decir eso y José ya había bajado a mamarme la Verga. Entre las muchas cualidades de José es que nos entendíamos muy bien en la cama, ambos éramos muy calientes y abiertos. Después de mamarme por un buen rato subió y coloco su enorme culo en mi cara, ahí estaba mamando el ano caliente de José y este gemia en tono bajo, mi lengua estaba explorando cada rincón de ese hoyo tan hambriento hasta que escuché de nuevo a José pero esta vez no fue un gemido. -¡Jordy!-Exclamo José dando un brindo para bajar de mi cara, acomodarse a un lado de mi y cubrirse con las cobijas. -¡Perdón! – Gritó Jordy quien estaba en la puerta y salió corriendo. José y yo nos quedamos un rato debatiendo si debíamos hablar con él o sólo dejar pasar la situación. Al final coincidimos en que debía hablar con él ya que había demostrado tener más confianza hacia mí que hacía José, tal vez porque yo estaba más tiempo en casa y lo conocía desde niño. Camine a su habitación, toque la puerta pero no respondió, abrí un poco la puerta. -¿Puedo pasar? – Pregunté hacia la oscuridad. -Adelante Mich es tu casa-Dijo con su voz dulce. -Nuestra casa-Corregí Como estaba a oscuras no veía nada, sólo me acerque a donde estaba la cama y pregunté si quería hablar de lo que había visto. -Lo lamento, yo sólo quería regresarte la toalla que me diste para secarme. Tendré más cuidado la próxima vez- En su tono se escuchaba la pena. -No hay problema, entiendo que fue una equivocación – Dije tocando su cabello -¿Si no hubiera sido una equivocación te molestaría mucho? – Preguntó Jordy en un tono muy bajo. – ¿A qué te refieres? – Pregunté sin dejar de acariciar su cabello. – Creo que soy algo diferente, no estoy seguro de si me gustan los chicos o las chicas y en realidad le pedí a mamá que ustedes fueran la primera opción tal vez porque si conocía mejor su vida aclararía alguna de mis dudas – Dijo volteando hacia dónde yo estaba y recargando su cabeza en mis piernas. -¿Y cómo van tus dudas? -Acaban de multiplicarse por lo que vi – Confesó apenado. Me levanté y encendí la luz para poder verlo mejor pero me sorprendí al ver que su erección formaba una casa de campaña sobre su cama. Jordy se puso muy rojo y le expliqué que se trata de algo normal aunque en realidad verlo así me había puesto muy caliente y sentía que aquella bestia hormonal estaba a punto de salir de mi. -Tal vez podamos ayudarte con tus dudas – Dije sentándome nuevamente Jordy sonrió pícaramente y dejo caer un poco las sábanas dejando ver sus pezones erectos, Me acerqué lentamente a él y comenzamos a besarnos, mi lengua de exploraba la boca de Jordy quien se entregaba a mi calor y poco a poco comencé a desnudarme para meterme a la cama de Jordy ya que seguramente José se había quedado dormido. Jordy acariciaba por encima del boxer mi enorme Verga mientras yo acariciaba las nalgas redondas y firmes de aquel chico. Bajé a lamer los pezones de Jordy y unos leves gemidos se apoderaron del silencio de la habitación, bajé lentamente el bóxer de Jordy y con mis dedos buscaban en medio de sus nalgas para alcanzar aquel hoyito virgen, ensalivé mi dedo y comence a masajearlo por fuera, luego coloqué al chico boca abajo y comencé a besar su espalda, luego bajó hasta su nalgas y a lamerlas y dar suaves mordidas, luego las separé y con mi lengua hice que Jordy se retorciera de placer. Paso su mano por atrás, alcanzó mi cabeza y la apretó contra su enorme culo que paraba para recibir más lengua, yo encantado me comía aquel culo que sabía delicioso. José entró por la puerta sobando su bulto, me di cuenta ya tenía tiempo observando. Jordy se espantó un poco pero José se acercó a besarlo y este cedió, José rápidamente sacó la Verga y se la ofreció a Jordy quien poco apoco comenzó a lamerla hasta que agarró ritmo y estaba pegado a mi esposo como becerro. Introduje un dedo en el ano dilatado de Jordy y este gimió de placer mientras José bajaba a lamer los pezones de Jordy, algo tenían que al igual que su culo sabían deliciosos. -Quiero que me hagan suyo- Susurró Jordy tocando su ano. -Serás todo nuestro – Dije extasiado. -Sí papi – Exclamó. Aquella frase me puso a mil, no tuve mucho que pensar, puse un poco de lubricante en su culo y en mi Verga, comencé a hacer presión para que mi cabeza fuera entrando en su culo virgen. -Papi, dame tu Verga-Decía con una sonrisa en el rostro, sabía que había encontrado como volverme loco. Fui introduciendo poco a poco cada unos de mis 19 cm, mi Verga gorda se iba abriendo espacio mientras José seguía pegado a los pezones de Jordy y este jugueteaba con ellos como su tuviera unas tetas enormes se las daba a mamar a José quien aprovechando la altura a la que estaban rozaban sus vergas. Ambas casi del mismo tamaño mojadas del presemen de la otra se batian entre ellos, a decir verdad aquello me había prendido mucho. No tuve oportunidad de ver en que momento había pasado pero José rodeaba la cintura de Jordy con sus piernas y este apuntaba su Verga dura al ano de José quien lo tenía abierto listo para recibirlo. -Tu otro papi quiere que lo cojas – Le dijo José a Jordy y este comenzó a meterla con la fuerza de mis bombeadas se la dejaba ir a José. Pronto los tres estábamos jadeando intercambiando saliva, besos, caricias, era toda una experiencia tener un chico adoptado tan sexy. Jordy no aguanto más y se vacío sobre José, pocos minutos después me vacíe sobre Jordy. José se puso de pie mientras Jordy y yo nos arrodillamos frente a él y nos bañó con sus chorros de leche espesa. La historia tendrá sólo 3 partes. Puedes dejar tus ideas en la caja de comentarios y tú calificación.

Autor: MICHEL25 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El bolso

2022-05-24


Una esposa que hace una compra desmesurada y se ve obligada o buscar el dinero de cualquier forma. Carlos se había enfadado bastante con mi última compra, era mi capricho desde hace tiempo, le insinué varias veces mi deseo por ello, se lo mostré por la web y ya que él no me lo regalaba, decidí comprarlo yo, se trata de un bolso de un valor superior al que en estas fechas nos podemos permitir. Él insistía en que debía devolverlo, pero estaba claro que eso no iba a suceder, por lo cual en mi despecho le dije: – No te preocupes, ya que parece que no te importo nada, yo tengo el dinero para pagar mis propios caprichos Realmente no sabía cómo conseguir los 2.000€ que había pagado con la tarjeta de mi esposo, y así andamos durante las tres últimas semanas, sin hablarnos, acabamos durmiendo en habitaciones separadas, y aunque yo intente hacerme la mimosa usando las armas de mujer, él no parecía dispuesto a ceder, en nuestro poco dialogo Carlos me dijo, que no volvería a casa a comer, se marchaba de viaje y llegaría en la noche, un frio adiós y después escuché sacar el coche del garaje. Tomé el té de la mañana y salí hacia el gym, había reservado hora en las primeras clases de la mañana, el ejercicio me mantenía distraída y por un momento con la cabeza fuera de la disputa que mantenía con mi marido, como vivimos cerca del gym, terminé mis clases de crossfit y volví a casa sin pasar por la ducha, solté la bolsa en la entrada y me subí al baño, dejé caer las mallas y el top, aun mojados por el sudor, y me saqué el pequeño brasileño que uso para estas sesiones, mi cuerpo se está moldeando con tanto ejercicio, me mantengo espléndida, hasta ahora centrada exclusivamente en mi esposo, aunque no me faltan propuestas de compañeros de gym o incluso los amigos de Carlos, realmente soy injusta, porque él no me descuida en ningún momento, siempre atento en detalles, me sorprende en muchas ocasiones con conjuntos de lencería, trajes de baño, perfumes y ropa o incluso zapatos, por eso todo lo dedico para él, mi vida se centra en estar dispuesta para él, mi pubis esta depilado a su gusto, me retoqué el pecho por él y hasta el color de pelo lo llevo a su gusto, ahora han pasado casi cuatro semanas que no tenemos sexo, entre su trabajo y ahora este enfado de pareja. Bajo el agua templada mi mano comenzó a explorar algo que bien conocía, y que sabía dónde podía darme placer, la esponja natural, impregnada en espuma me acariciaba , entraba por todos las partes de mi cuerpo más sensibles, la dejé caer y la sustituí por un juguete que tengo en el armario del baño, ayudada por mis mano con body-crem, sabía que con solo poner una gota en mi dedo y acariciar mi clítoris con el dildo metido en mi vagina, no tardaría en tener un orgasmo, continué con ese preámbulo antes de acabar provocándome una explosión, bajo el agua, me pareció escuchar el timbre de casa, corté el agua y efectivamente, alguien llamaba, me extraño la hora, me colé un albornoz y metí mi juguete en el bolsillo, con el pelo mojado me acerqué al visor de la puerta. Era Luis, el socio de mi marido, le abrí la puerta y le invité a pasar, me dijo: -¿Llego en mal momento? -No te preocupes, estaba saliendo de la ducha, Le pregunté si quería tomar un café y me respondió afirmativamente, por la confianza que tenemos nos dirigimos a la cocina directamente, yo me mantenía solo con el albornoz y en el bolsillo mi juguete, y aunque anudado a la cintura este siempre hacia por abrirse, percibí como Luis me miraba las piernas y el escote, yo lo intenté cerrar, pero siempre acababa volviendo a abrirse, le dije que Carlos había salido temprano, que no se encontraba en casa, a lo que me indicó que estaba al corriente de eso -Bien, entonces Luis, ¿qué te trae por aquí? De nuevo dijo que sabía que Carlos estaría de viaje todo el día y que tenía conocimiento de nuestra disputa con supuesta compra -Pues querida Beatriz, tu esposo anda estás tres últimas semanitas mal por la empresa, me ha contado que está enfadado por un capricho que te has permitido con un precio algo elevado, y que según él, no lo quieres devolver, también me comentó que te has ofrecido a pagar, pero que él sabe que no dispones de ese dinero. Todo eso lo hablamos mientras tomábamos el café, y no dejaba de mirar mis piernas. Luis siempre ha sido el clásico hombre divertido y atractivo, por su esposa he sabido que en ocasiones se ha metido en líos de faldas, y yo lo entiendo, no es como mi marido, que aunque Carlos es la cabeza pensante, él tiene la capacidad de atraer a los clientes, es muy ameno, deportista y jovial, él me recomendó el gym donde voy en las mañanas. Como socios de la empresa, coincidimos habitualmente, un día después de una firma en la notaría, Carlos le pidió a Luis que me acercara a casa, y en el coche el diálogo fue más que picante, me dijo que si no fuera la esposa de su socio, ya nos habríamos acostado, yo no le dije que no, también una noche en una fiesta en su casa acabó quitándome la parte de arriba del bikini. -Beatriz, he pensado que podía ayudarte a salir de este atolladero, podía hacer que obtengas ese dinero, pero a cambio tienes que colaborar. -¿De qué se trata? – Imagina, espero que no te ofenda mi propuesta – No sé a qué te refieres – Ya sabes lo que me atraes, desde que hemos salido a cenar, en viajes o de vacaciones, en cualquier encuentro contigo siempre he terminado sin poder dejar de imaginarte en mis fantasías, has hecho que me masturbe en cualquier momento, que piense en ti mientras tengo sexo con mi esposa, eso es a lo que me refiero -Pero Luis, no sé qué pensar – Lo tienes muy fácil, solo conviértete en mi puta por unas horas y yo te daré ese dinero, por ejemplo podía ser esta misma mañana. Yo me ruborice, pero era cierto que desde hace tiempo yo también he fantaseado con él, y si aparte solucionaba lo del dinero, pues más de una vez en la ducha o en la cama me ha ayudado su imagen, y en una ocasión en un viaje, teníamos las habitaciones contiguas y desde nuestra terraza en la noche lo vi follando con su esposa, aunque creo que no lo sabe, o eso pienso, recuerdo ver su espalda tensa y húmeda por el sudor mientras envestía a su esposa y ella le clavaba las uñas, los escuché gemir, deseé que mi marido me hiciera el amor de esa forma, pero nunca ha pasado de un misionero y a dormir, acabé tocándome y deseándolo. Mi cuerpo se estaba excitando, noté como se humedeció mi entrepierna, quería dar rienda suelta a mis deseos, en el fondo era lo que deseaba desde hace tiempo, solo dejar abrir el albornoz y mis piernas quedarían visibles, mi piel estaba brillante, él mientras me hablaba y miraba fijamente a los ojos, puso su mano sobre mi rodilla, no hice intención de retirar y ahora dejé el escote abierto hasta la cintura, él podía ver desde el lado todo mi pecho incluso él pezón. Sacó unos billetes y los puso sobre la mesa: -Esta es mi propuesta, y si te portas bien, como lo que quiero que seas para mi, la puedo mejorar. Sobre la mesa había 1000€, entonces le di a tirar del cinturón del albornoz, lo hizo con suavidad y sensualidad, pasé mi lengua por mi labio y mordí el inferior, mi cuerpo quedó totalmente desnudó y expuesto a él. Metió su mano por mi nuca y me atrajo hacia él, nuestras bocas se unieron, se sellaron la una con la otra, mientras nuestras lenguas se entrelazaron como dos serpientes, su mano acariciaba uno de mis pechos, después el otro, pellizcó mis pezones, ahora su mano recorrió mi cintura y mis caderas, mordió mi cuello. Ahora sacó 500€ más y los puso sobre la mesa, vamos a ver como trabajas con tu boquita, me agarro de los hombros y me hizo poner de rodillas, mi mano acariciaba aquel descomunal paquete, le abrí el pantalón y saltó como un resorte una bestial verga, dura con las venas bien marcadas, con la piel bajada, de nuevo puso su mano en mi nuca y me guió sin demasiada dificultad, estaba claro que no me entraría entera en la boca, con mis dos manos la pajeaba, y mi boca la salivaba bien, estaba dura y brillante, sentí arcadas al intentar tragar más de lo que estaba acostumbrada, y así hasta que me pidió que parara, que si continuaba se acabaría corriendo en mi boca. Otro aporte a la mesa y ya estábamos en 2000€, ahora me volteo y me puso a cuatro sobre la encimera de mármol de la cocina, comenzó con una revisión , metiendo sus dedos, diciendo lo húmedo que lo tenía y mojando la punta de su verga con saliva comenzó a buscar por donde penetrarme, agarro mi pelo aún húmedo y tiró de él, mi barbilla se levantó, sentía dolor y humillación, pero también placer, no le costó entrar, debido a mi calentón, aunque no había llegado al orgasmo, si me tenía bien mojada, tras agarrar mis caderas con maestría y seguridad comenzó un mete saca, pronto llegó mi ansiado orgasmo, me temblaban las rodillas y él seguía sin bajar el ritmo, le pedí que parará pero eso le excitaba más, y sus envites eran más violentos. Una de las veces que la sacó y no sé si queriendo o por accidente, me la clavo en el chiquito, vi las estrellas, intenté retirarme. Me azoto el culo y me llevó contra él, y mientras la metía, vio en el bolsillo del albornoz mi juguete de color rosa fucsia, lo agarró y dijo -Mira la putita, te estabas dando placer en el baño, ahora te lo voy a dar yo Su verga me hacía estallar el culo y el dildo me lo dio a mojar con mi propia saliva, lo introdujo en mi vagina, tenía los dos agujeros bien rellenos, los dos los movían al unísono, me iba a venir de nuevo, me hacía daño pero me estaba dando tanto placer, me humillaba con sus palabras, me azotaba el culo con la palma de su mano, una de las veces no grité, entonces sacó el cinturón de su pantalón y me azoto con el, me escocia, sin verlo sabía que me lo estaba dejando bien rojo, y así hasta que agarrando mis caderas y uniendo su cuerpo me lleno el culo de su leche caliente, al sacarla, la descarga caía por mis muslos, me quedó un recuerdo doloroso, aun así no tenía fin, me encontraba a su antojo, de nuevo , ahora sentada en la encimera y con las piernas abiertas era duro en cada envite, y así hasta que tiró de mí, y me obligo a estar de nuevo de rodillas ante él, de nuevo volvió aq descargar, era algo totalmente nuevo para mí, en la boca, en la cara, en los ojos y tetas estaban totalmente inundadas, su sabor no era tan acre como recordaba el de mi marido, me pareció algo dulce. Lo miré de forma lasciva y le pregunté: -Que tal, ¿te ha merecido la pena el pago? -Él contestó: – Nunca había follado con una puta tan viciosa como tú, con esto te pago las visitas la semana que viene Él subió su pantalón, yo hice por ir a lavarme, pero el con un azote en mi culo me dijo: -Nadie te ha dado permiso, hasta que salga de tu casa estarás desnuda y con mi leche cayendo por tu cuerpo. Y así fue, lo acompañe a la puerta, y como despedida me volvió a dar un azote, mientras pellizcaba mis pezones diciendo: -Prepárate para una segunda visita, tu marido se marcha dos días de viaje, puede que traiga un amigo para que vea lo puta que eres. Se marchó, me quedé desnuda, y ultrajada, me sentía sucia aunque satisfecha. Bajo la ducha volví a tocarme hasta tener un nuevo orgasmo, mientras me vestía, sonó mi teléfono móvil, era Carlos, que me dijo: ¿Vas a salir?, Es que tiene que pasar Luis por casa y te dejará 2000€ para un pago que tenemos que hacer en el banco mañana. El muy hijo de perra de Luis me había engañado y follado gratis, ahora tenía que preparar mi venganza, ¿Quizás cuando volviera el próximo día, se encontraría a su esposa en mi casa?

Autor: MADAME SONIA Categoría: Infidelidad

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!