Relatos Eróticos Más Recientes

Escuela primaria

2022-05-28


Me llamo x recién me tocó mi nueva escuela tengo años dando clases y no estaré con vueltas en mis 18 años de servicio e tenido ya unas cuantas experiencia con nenas si me gustan la nenas desde que entre a dar clases por primera vez lo descubrí estoy dando 4 grado y tengo 30 alumnos 23 varones 6 hembras y estaba muy molesto porque no me tocó ninguna nena rica me gustan bien formaditas de 8 años en adelante pero las 6 que tengo todas menuditas flaquitas y no me llaman la atención hasta quee llegó carolay uffff 9 años como de 1.30 de altura y un culito de infarto cuando me la anexaron al salón a penas ví como sobresali de su faldita el culito se me paro de una lo primero que se me vino fue llevarla a la cancha y hacerle una prueba física solo para ver su culito en shorts en el recreo lo hice que rico resultó la nena no trai shorts se me puso más tiesa quería ver ese culito y nada le dije que entonces iríamos a la biblioteca porque no podía hacer ejercicio alli la hice subir y bajar libros para ver sus culito en panty que rico se agachaba y se veían sus dos cachete su pantaletas metida y yo con ganas de tirarla en una mesa y metérsela toda en ese culito nunca e follado a una nena por la panocha las estreno solo por el culo ya soy un experto abriendo culitos bueno luego de 3 meses me gane su confianza la hice mi asistente y le trai regalitos de dulce y detallitos de nena pulseras sarcillos luego ya me fui más allá le lleve unas panty de Winnie Pooh una talla menos le dije se las probará y salió me dijo me quedan algo apretadas yo si en serio a ver ella me vio como extrañada le dije tranquila estamos solos acá en la biblioteca y le dije cerraré la puerta lo hice y con toda naturalidad le dije a ver sube tu falda ella dudosa y con pena lo hizo uffff pierna gruesas la hice voltear y juro que casi acabo ese par de nalguitas se tragaba el panty se las saque tembloroso ella lo noto profe está tembloroso si nena es que tienes lindo trasero ella sonrojo yo no te de pena es cierto se las toque uffff están bien paraditas y le di una nalgada ella se quedó inmóvil y seguí manoseando su culo estube apunto de sacar mi animal que pedía ser liberada pero me contuve baje su falda y le dije te compraré otra ella sonrió nerviosa pero ya había logrado el primer contacto que era lo importante a la sema le traje un hilo ella me dijo eso es para mujeres grandes tu eres una mujer no soy una niña a ver cómo te queda y verás se lo puso que rico se veía el culito le dije eres una mujer ella profe si lo eres y bien rica no pensé nada más y libere mi bestia de 18 ctm y le dije mira como me la pones ella quedó perpleja al ver mi polla bien parada la tome de la mano la hice tocar no decía nada es natural estaba confundida y aterrada la voltie y me incline y abrí sus nalguitas y la metí ente sus dos nalguitas y me comenze a dar paja uffff en 5 minutos le bañé las nalgas de leche mucha leche ella miro la leche resbala por sus nalguitas y mi polla bien parada aún la comenze a besar y a darle al botoncito de su toti comenzó a gemir la subí al escritorio y comenze a comer su panocha gemia más rico !!!! Pero sono el timbre de final de recreo salimos dos semanas después de manoseo y de bañarle las nalguitas de leche le dije que el viernes no entrara a la escuela me arriesgue y la subí a mi auto y me la llevé al taller de mi papá que está cerrado desde que el tubo el covid y allí la metí entre la tome con brusquedad y la subí al maletero le subí la faldita panty a un lado y le comí el culito y luego la puse a mamar no lo había echo antes pero la puse y la tome de los cabellos y se la hice meter a la boca la mitad babiaba y sus ojos enrojecidos luego se la metí casi toda casi vomitan pero pura baba y saliva esa se la metía con un dedo en el culito chillo pero luego se calmo así por un rato y nada me puse detrás con la morra bien ensaliva y se la apunte la cabeza entro sin problema mi pene no es tan cabeza pero si gruesa después de la cabeza en la segunda envestida meti la mitad y si chillo quería que la sacará la sujete y empuje con fuerza y termino de entrar toda creo que se desmayo pero reaccióno la sujete y comenze el mete y saca uffffff como me apretaba entonces la saqué y se la hice tragar por la boca de nuevo estaba abatida pero la trago me la puso full baba y saliva y volvió a entrar toda de un golpe y se desvaneció seguí adelante y comenze el mete y saca uffffff rico y apretado de lado a los minutos ella comenzó a gemir y con su mano mantenía en tope de entrada uffff que sabroso me la senté y la puse a subir y bajar en mi morra rico luejo a 4 patas allí no aguante más y le rellene el culito la saqué aún bien parada de su culo brotaba leche la abrí y me comí su Toto la hice acabar y luego la puse de pie me incline un poco y se la volví a meter toda la eleve y sostenida de la pared y el la puta de los pies recibía las envestidas ya más fuertes y luego sin sacarla la recosté del cobre del auto y la hice subir una pierna delicia ese culito estaba bien dilatando llevando leña ya no me aguante más pero la saqué y le solté la leche en la boca y la cara uffff que rico la use como quise y luego la vesti le acomode y la dejé cerca de su casa desde ese día es mi putica la uso casi que a diario ya está entrenada me la cojo a rapidinis en la escuela y otras veces en el taller tengo ya otra nena de 5 grado en proceso pronto les cuento!!

Autor: Tito Categoría: Sexo Anal

Leer relato »

Escuela primaria

2022-05-28


Me llamo x recién me tocó mi nueva escuela tengo años dando clases y no estaré con vueltas en mis 18 años de servicio e tenido ya unas cuantas experiencia con nenas si me gustan la nenas desde que entre a dar clases por primera vez lo descubrí estoy dando 4 grado y tengo 30 alumnos 23 varones 6 hembras y estaba muy molesto porque no me tocó ninguna nena rica me gustan bien formaditas de 8 años en adelante pero las 6 que tengo todas menuditas flaquitas y no me llaman la atención hasta quee llegó carolay uffff 9 años como de 1.30 de altura y un culito de infarto cuando me la anexaron al salón a penas ví como sobresali de su faldita el culito se me paro de una lo primero que se me vino fue llevarla a la cancha y hacerle una prueba física solo para ver su culito en shorts en el recreo lo hice que rico resultó la nena no trai shorts se me puso más tiesa quería ver ese culito y nada le dije que entonces iríamos a la biblioteca porque no podía hacer ejercicio alli la hice subir y bajar libros para ver sus culito en panty que rico se agachaba y se veían sus dos cachete su pantaletas metida y yo con ganas de tirarla en una mesa y metérsela toda en ese culito nunca e follado a una nena por la panocha las estreno solo por el culo ya soy un experto abriendo culitos bueno luego de 3 meses me gane su confianza la hice mi asistente y le trai regalitos de dulce y detallitos de nena pulseras sarcillos luego ya me fui más allá le lleve unas panty de Winnie Pooh una talla menos le dije se las probará y salió me dijo me quedan algo apretadas yo si en serio a ver ella me vio como extrañada le dije tranquila estamos solos acá en la biblioteca y le dije cerraré la puerta lo hice y con toda naturalidad le dije a ver sube tu falda ella dudosa y con pena lo hizo uffff pierna gruesas la hice voltear y juro que casi acabo ese par de nalguitas se tragaba el panty se las saque tembloroso ella lo noto profe está tembloroso si nena es que tienes lindo trasero ella sonrojo yo no te de pena es cierto se las toque uffff están bien paraditas y le di una nalgada ella se quedó inmóvil y seguí manoseando su culo estube apunto de sacar mi animal que pedía ser liberada pero me contuve baje su falda y le dije te compraré otra ella sonrió nerviosa pero ya había logrado el primer contacto que era lo importante a la sema le traje un hilo ella me dijo eso es para mujeres grandes tu eres una mujer no soy una niña a ver cómo te queda y verás se lo puso que rico se veía el culito le dije eres una mujer ella profe si lo eres y bien rica no pensé nada más y libere mi bestia de 18 ctm y le dije mira como me la pones ella quedó perpleja al ver mi polla bien parada la tome de la mano la hice tocar no decía nada es natural estaba confundida y aterrada la voltie y me incline y abrí sus nalguitas y la metí ente sus dos nalguitas y me comenze a dar paja uffff en 5 minutos le bañé las nalgas de leche mucha leche ella miro la leche resbala por sus nalguitas y mi polla bien parada aún la comenze a besar y a darle al botoncito de su toti comenzó a gemir la subí al escritorio y comenze a comer su panocha gemia más rico !!!! Pero sono el timbre de final de recreo salimos dos semanas después de manoseo y de bañarle las nalguitas de leche le dije que el viernes no entrara a la escuela me arriesgue y la subí a mi auto y me la llevé al taller de mi papá que está cerrado desde que el tubo el covid y allí la metí entre la tome con brusquedad y la subí al maletero le subí la faldita panty a un lado y le comí el culito y luego la puse a mamar no lo había echo antes pero la puse y la tome de los cabellos y se la hice meter a la boca la mitad babiaba y sus ojos enrojecidos luego se la metí casi toda casi vomitan pero pura baba y saliva esa se la metía con un dedo en el culito chillo pero luego se calmo así por un rato y nada me puse detrás con la morra bien ensaliva y se la apunte la cabeza entro sin problema mi pene no es tan cabeza pero si gruesa después de la cabeza en la segunda envestida meti la mitad y si chillo quería que la sacará la sujete y empuje con fuerza y termino de entrar toda creo que se desmayo pero reaccióno la sujete y comenze el mete y saca uffffff como me apretaba entonces la saqué y se la hice tragar por la boca de nuevo estaba abatida pero la trago me la puso full baba y saliva y volvió a entrar toda de un golpe y se desvaneció seguí adelante y comenze el mete y saca uffffff rico y apretado de lado a los minutos ella comenzó a gemir y con su mano mantenía en tope de entrada uffff que sabroso me la senté y la puse a subir y bajar en mi morra rico luejo a 4 patas allí no aguante más y le rellene el culito la saqué aún bien parada de su culo brotaba leche la abrí y me comí su Toto la hice acabar y luego la puse de pie me incline un poco y se la volví a meter toda la eleve y sostenida de la pared y el la puta de los pies recibía las envestidas ya más fuertes y luego sin sacarla la recosté del cobre del auto y la hice subir una pierna delicia ese culito estaba bien dilatando llevando leña ya no me aguante más pero la saqué y le solté la leche en la boca y la cara uffff que rico la use como quise y luego la vesti le acomode y la dejé cerca de su casa desde ese día es mi putica la uso casi que a diario ya está entrenada me la cojo a rapidinis en la escuela y otras veces en el taller tengo ya otra nena de 5 grado en proceso pronto les cuento!!

Autor: Tito Categoría: Sexo Anal

Leer relato »

DE VISISTA A MIS TIOS 3

2022-05-28


Ya en casa me dispuse a dejar las compras en la mesa y a subir a mi habitación para cambiarme, al bajar vi a mi tía en el sillón viendo un documental en la tv, que tal el viaje me dijo, todo tranquilo tía, estuve conociendo la ciudad y me llevo un gran recuerdo de esta zona, que bien sobrino espero y te haya gustado. Puedes servirte la comida que está en la cocina, gracias tía le dije, apresurando mis pasos hacia el comedor, ya eran las 2:30 pm empecé a comer y a disfrutar de mi almuerzo lo más rápido que pude para encaminarme a recoger a mi querida Isabelita. Al salir del comedor procedí a despedirme de mi tía, la cual estaba tirada en el sillón viendo tv, chau tía voy de regreso a la ciudad le dije, está bien muchacho me respondió, vienes lo más pronto posible para la cena, saliendo de la casa procedí a tomar el bus que me llevaría hacia la ciudad, subí lo más rápido que pude al bus y sentándome adelante continúe mi recorrido, pasaron como dos horas y ya no faltaba casi nada para llegar, me apresure a bajar pidiendo permiso a la multitud de personas, baje. Ya en la ciudad hice algunas preguntas a los lugareños, donde queda el colegio "Ricardo Palma", me dijeron que pasando el hotel más cercano, acelere mis pasos y continúe mi camino, al llegar al hotel eran las 6:00pm, me apresuré y llegue al colegio justo a tiempo, empezaron a salir niñitas de todas las edades unas más grandes y otras más pequeñas, apretándose entre la multitud, me fije bien y entre esa multitud venia mi querida Isabelita con un listón azul marino oscuro sujetando su cabellera, me inquiete al verla y procedí a ir a su encuentro. Al estar en medio de las ninfas que salían del liceo, aproveche para insertar mis manos en unas cuantas nalgas virginales que chocaban contra mí, fue una sensación inimaginable pero satisfactoria, me acerque lo más que pude hasta que llegué al encuentro de mi Isabelita, Buenas tardes primo me dijo, hola mi niña le respondí un tanto editado por el tumulto de nenas culoncitas que chocaban contra mí, ellas son mis compañeras del salón, me presentó a dos de sus amiguitas, tiernas niñitas de ojos dulces que encandilarían a cualquier hombre que las observara de frente, hola linduritas les dije, y procedimos a salir del tumulto, a donde nos dirigiremos les pregunté, iremos al restaurante que que queda aquí cerca. Al entrar al restaurante pedimos lo que había, un cafecito caliente con dos piezas de panqueques, comimos y conversamos acerca de sus estudios y que querían ser de grandes, una de sus amiguitas me respondió, que quería ser modelo, claro tenia buen cuerpo y toda las facultades para serlo, pero necesitas prepararte “repuse"; tengo un tío que me alienta y me apoya para cumplir mis sueños me dijo sonriente, que bueno repuse con una sonrisa en mi rostro, sin dejar de pensar en la suerte que tenía su tío, hicimos algunas bromas y le pregunte a Isabelita que quería ser de grande ya que ella no me había respondido aún, y lo de la otra chica no me importaba mucho. Isabelita me dijo que quería ser Ingeniera Química, para ayudar a su padre en la empresa, esa es una carrera un tanto difícil le respondí dubitativo, ya que no es fácil ingresar a una estatal le contesté, inclino su cabecita y dijo: es que mis padres me necesitan en la empresa. no hay problema pequeña sé que tú eres una niña inteligente y lo lograras, enserio? dijo con esos ojitos color miel y esa carita de ángel, si le dije seguro que sí, ahora terminemos de comer nuestros panqueques, al decir las palabra "panqueques" empezaron a reír, Isabelita quiso controlar la risa con esos cachetitos rojitos por el café bien calientito, pero no pudo y termino riéndose a carcajadas, pero que dije les pregunte, es que cuando dices "panqueques" nos recordamos a los insultos de nuestros compañeros del salón, así?.- aseveré con una mirada directa hacia ellas, es que nos molestan y nos dicen que tenemos unos muy buenos "panqueques", aaah! es eso exclamé_ pero es muy cierto, todas ustedes tienen muy buenos panqueques, dije con una mirada seria y pasándome a tragos el café y el "panqueque" que tenía en la mano. ¿Enserio?; no es por molestar me dijo Isabelita, si mi niña es la pura verdad, si ustedes fuesen "panqueques" me gustaría ser el panadero les dije sonriendo, y no solo eso, sino que me gustaría comerles a pedazos todos los días. Ellas sonrieron avergonzadas y me dijeron que no diga más eso, no hay problema les dije empezando a comer el "panqueque" que tenía en la mano. Después de haber terminado nos dirigimos hacia la estación de buses, ya se hacía notar la llovizna y los faroles de las calles brillaban con luz propia, entrando al primer bus que zarpaba hacia nuestro destino, procedimos a subir las graditas del bus, las niñas procedieron a entrar primero y yo detrás de ellas, pude observar sus colas contorneándose por lo empinado de las gradas y entramos, Iba lleno y nos dirigimos a la parte de atrás, por suerte solo había un asiento sin ocupar, así que por ser el mayor entre ellas procedí a sentarme mientras ellas estaban paradas con sus mochilotas que parecían ser más grandes que ellas mismas, me senté y saque mi celular para escuchar música, íbamos así un buen rato hasta que les pregunte si podría cargar sus mochilas, a lo que ellas se negaron y decidieron cargarlas solas, entramos por un túnel y yo me acordaba de aquel encontrón que tuve con mi Isabelita el día pasado, llegamos a un paradero donde empezaron a subir más pasajeros por lo que las niñas se amontonaron y me rozaban las piernas, las tenía tan cerca que casi las tocaba con las rodillas, le pregunte a Isabelita si la podía cargar entre mis piernas ya que somos primos, ella lo pensó un poco, y con una de sus manitas en la boquita y la otra en el tubo, contestó_ Esta bieeen! rebosando una gran sonrisa que se dibujaba en su carita de ángel, al escuchar sus palabritas de niña dulce me dispuse a acercar mis manos a su cintura y a sentarla en mi regazo. En el momento de que su culo hizo contacto con mi verga, se paró como si estuviera apuntando hacia el cielo, tener a una colegiala uniformada rozando mi miembro me enloquecía, ella se movía por los saltitos lentos pero eternos del bus y las carreteras mal trechas, a mí eso me excitaba y me ponía muy cabezudo, sentía como si una almohada estaba entre mis piernas, estas bien le pregunte, ¡sí! me dijo con una sonrisita dulce que se le dibujaba en el rostro. Después de un largo tramo yo sentía que mi miembro iba explotar como una bomba en mi pantalón, ya no podía soportar la excitación que sus nalgas provocaban en mi cuerpo, mi respiración empezó a tornarse rápida, y el sudor por el mismo clima de la zona hacían efecto en mi frente, ya que la tenía húmeda y marcada por las gotas de sudor que bajaban hasta la espalda de mi pequeña culoncita, me dijo que le picaba la parte de la espalda y la cintura y no podía rascarse, por lo que empecé a rascarle con mis dos manos, pero le dije que no podía porque llevaba puesto el saco del uniforme, entonces le propuse que se lo quitara para poder tener más libertad y rascarle sus zonas, a ella no le importo y empezó a sacárselo, primero procedió a desabotonar su saquito y después del termino empezó a sacárselo lentamente, mientras la oscuridad llenaba el bus y los movimientos de su culo pegado a mi miembro no pasaban desapercibidos para cualquier persona, el traqueteo que hacia su cola con mis piernas me tenían mareado, mientras los movimientos de sus nalgas fruncían con mucha intensidad en todo mi abdomen al girar la cabeza pude observar a un señor que me miraba con cara de idiota, empecé a disimular y tratar de controlar mis instintos terrenales pero no pude, así que me deje llevar pensando en el manjar que me estaba disfrutando, la tenue luz del bus me ayudaba, por lo que continúe en lo mío. Empecé a rascarle entre la separación de sus nalgas y su cintura, ella empezaba a moverse como un gusano y re-pegaba su culo en mi verga, ya que sentía cosquillas, lo cual me excitaba mucho más y empezaba tiritar de la excitación, estuve así por breves segundos hasta que me percate del cierre de la falda que va desde parte del cuello hasta la cintura y un poco más abajo, y decidí tomar un arriesgado intento, procedí con una de mis manos a bajar el cierre del faldón lentamente, hasta que llegue a tocar parte de sus nalgas y la entrada de su raya, al parecer ella no lo sintió y siguió quejándose de que le picaba allá abajo casi por la cintura. Empecé a rascarle encima de la camisa casi tocando la entrada de sus nalgas hasta que me dijo ya basta ya estoy bien, me quedé con el deseo de seguir tocando su bizcochito, y frotarle su cinturita de avispa, así que ideé un plan para saciar mis más bajos instintos. Íbamos a medio camino de la casa de mis tíos y el ambiente ya se tornaba más oscuro, el tipo que tenía a lado se había quedado dormido por lo que empecé a ser más atrevido, bajaba mis manos desde su cintura de Cleopatra hasta las piernas bien contorneadas de una Scarlett Johansson, era mía en ese momento solo mía y de nadie más, siii! parecía un enfermo mental que necesitaba de pastillas para calmar sus deseos más íntimos, no me importaba me sentía feliz en ese momento, y calmaba los pensamientos de mi mente creyendo de que no era el único con ese tipo de fetiches, ella era mi querida colegiala, mi amada, la que tenía su habitación al lado de mi recamara, la que se bañaba por las mañanas antes de ir al colegio mientras yo la espiaba, ella era lo único que quería en ese momento, lo único que me importaba más allá de mis sueños perversos, la agarre por la cintura mientras ella me decía que debía ponerse el saco que tenía entre sus manos tapando parte de su vientre, me invente cualquier tipo de excusa creíble y le dije que debería de esperar hasta poder bajar del autobús, ya que empezaba a hacer calor y estaba sudando, a lo que ella asintió con la cabeza y no se negó. Me queje de que tenía las piernas adormecidas y también parte del vientre, y que no soportaba el intenso calor del momento, a lo que ella repuso. _ yo siento mis nalgas dormidas y también parte de mi pierna derecha, por lo que le sugerí un buen masaje, eso liberaría la tensión y la relajaría profundamente, no hay problema sonrió con esa carita de niña dulce que no demuestra maldad y solo inocencia. Pasaba mis manos desde su rodilla hasta parte de la entrada de su pubis, masajeándolo lentamente, parecía ser un panadero amasando el pan para luego hornearlo, disfrutaba de cada embestida del bus y de cada frenon que me dejaba bobo, lo estaba disfrutando y me encantaba, ¿te sientes mejor? le pregunté. - Si!, estoy más tranquila y me siento más relajada repuso sonriente, pero aún siento dormidas mis nalgas traseras y eso me deja intranquila sonrió-. No te preocupes yo sé cómo solucionarlo respondí dubitativo, ponte de pie e intentare relajarte, obedientemente se agarró del asiento de adelante y se puso de pie, al no haber mucho espacio en el bus tenía su culo cerca de mi pecho, hasta podía sentir el olor de tan cerca que lo tenía, empecé a masajear parte de sus riñones hasta llegar a la división de sus nalgas, esa parte que a todos los hombres nos vuelve locos, la parte más atractiva de una mujer, siii! su culo, es esa parte llena de grasa que cubre la entrada de su ano, formando dos media lunas separadas una de la otra de forma perfecta, al sentir esa suavidad de su piel me asuste y retire la mano, temía que me dijera algo, por lo que espere un momento y procedí con la siguiente pregunta, está bien si toco tus nalgas y las masajeo, total somos primos y para mí no es nada del otro mundo tocar una de tus nalgas, espere su respuesta como 1 minuto, 1 minuto eterno, fue más eterno que las mil y una noches, hasta que me dijo como susurrando, "HAZLO PERO DESPACIO", entonces me atreví a bajar lentamente por la llanura de su espalda hasta llegar a la entrada su culo, y que culoo!, que culazooo!, no encontraba palabras para describir lo que estaba viendo y sintiendo, era suave como un pan francés recién horneado en la mejor panadería de París, calientitooooo! y suaveeee!, lo sentía semi-húmedo por el sudor de mis manos y el intenso calor de la zona, empecé a bajar un poco más hasta llegar al termino de sus nalgas gloriosas, me faltaban como 10cm para llegar al término de su pequeña falda supongo porque era la del año pasado, empecé a sobar sus muslos una y otra vez como refregando mi ropa, estuve así varios segundos hasta que me decidí hacer algo que disfrute después. Primero subí hasta sus nalgas redonditas, las agarré muy bien poniendo las palmas en cada nalga y empecé a sobarlas con mucho cuidado, a la vez que metía mis pulgares en el centro de su culo hasta la entrada de su ano, me canse de tanto sobar su culito virginal que me pare exhausto. Te sientes mejor le pregunté sonrojado, ¡siii!. -me dijo con una sonrisa dibujada en el rostro, ya me siento muchísimo mejor, me puedo sentar? me preguntó con su carita de ángel. - desde luego que ¡sii!, pero antes deja que me acomodarme el cinturón del pantalón para que no causarte ningún tipo de dolor, ¡okey! dijo con su vocecita girando su cabecita hacia el frente, empecé a aflojarme la correa y bajarme el cierre del pantalón para sentir mejor mi verga con ese culo virginal. Al bajar el cierre de mi pantalón y sacar mi verga la tenía piradísima y votando jugos a montones, me tranquilicé y empecé a secarla con la manga de mi saco, listeo! puedes sentarte le dije entusiasmado, al verla inclinarse delante de mí no me pude resistir y puse mi verga hinchada justo al centro de su raya, ella se sentó y dio un pequeño brinquito por la fricción que hacia mi verga en su culo, ¡aayy! que eso que está en mi trasero exclamó preocupada, a lo que le respondí astutamente, es el celular que puse en uno de mis bolsillos del pantalón, dije un tanto preocupado "mmmmm hayaaaaaa" .- dijo con cierta preocupación en el rostro, "por eso no traigo el celular de mi casa, ya que para mí es muy fastidioso traerlo, repuso emocionada". Yo extasiado por el choque de su culo con mi verga me dispuse a mover las piernas un poco como quién mese a un niño pequeño entre su regazo, moviéndome disimuladamente en todo su culo, la niña repuso fastidiada por los movimientos.- "no te muevas tanto que me mareas", le dije que era para la circulación de la sangre de mis piernas, y para evitar el adormecimiento de las mismas, a lo que ella asintió con la cabeza y se tranquilizó, sobe mi verga en toda su raja, y parte del culo, fue lo más delicioso que sentí, lo pasaba de nalga en nalga y le apuntaba al centro de su trasero, ya semi-húmedo por el calor de nuestros cuerpos, el carro ayudaba dando saltitos por las carreteras mal trechas y por los largos frenones que parecían eternos, la sentía saltar sobre mí una y otra vez como una pelota de playa encima de mi miembro, tenía el pene embravecido por los sentones de mi querida colegiala, me resistía a acabar y morir como un gran soldado en la guerra, recibiendo todo tipo de honores hasta quemar el último cartucho que me quedaba. Intente levantar un poco su falda ya que era más pequeña que la otra, en cada saltito del bus la levantaba un poco más, lentamente para no levantar sospecha alguna, al tener toda su falda encima de mi pecho cerca al vientre descansé, lo malo es que podía sentir su camisón de colegio separando su culo de mi pene, no me sentía cómodo al rozar la tela de su camisón con mi miembro, y me decidí jalar su camisa por la abertura que hice al bajar el cierre de su falda para realizarle el masaje, pude sentir su camisón subiendo lentamente por mi miembro, hasta que desapareció por completo, lo primero que sentí fue lo suave de la tela como si estuviese recién lavada, me existe muchísimo con solo pensar que le estaba rozando sus calzones virginales, mi miembro se movía como una anaconda fuera de su jaula y empezaban a gotear los venenos del placer por sus colmillos, sentía la humedad de sus partes lo tenía sudado y muy suavecito, su tierno culito estaba siendo penetrado por un monstruo legendario, que solo se tranquilizaba al rozar sus partes más vulnerables, entre el movimiento del bus y el roce con sus nalgas, me vine como nunca antes y termine encima de sus calzones. sus amiguitas empezaron a bajar, mientras tenía el culo gordo de Isabela haciendo movimientos revoloteantes por el traqueteo del bus, nos despedimos por las ventanas, y se fueron. Isabela se quedó sentada plácidamente entre mis piernas, no se paró ni dijo nada, más bien empezó a respirar profundamente en su lugar y exhaló. Sentía sus pulmoncitos hincharse en mi pecho, a la vez que respiraba de cerca sus cabellos húmedos por el sudor del ambiente, tenía el cuello sudado, y la camiseta empapada. Al llegar a nuestro destino procedimos a bajar, subí el cierre de mi pantalón y después le subí el cierre de su falda, nos hicimos espacio entre la multitud y avanzamos.

Autor: Viden Categoría: Incesto

Leer relato »

DE VISISTA A MIS TIOS 2

2022-05-28


Estando en medio de la carretera las calles parecían apagadas por la lluvia y el frio de la noche, parecía un llanero solitario con mi presa suculenta, me dispuse a caminar ya que estaba agobiado y cansado por el viaje tan largo que tuve, entrando a un callejón me percate que detrás mío venia la pequeña y dulce colegiala con su faldita llena de flecos y fluidos que le desparrame en el bus, se la veía tan tierna al caminar y menear su cola que se me volvía a parar el miembro, me pare un momento como mirando mi reloj, hasta que llegará, y le pregunte donde vive la familia Salazar, pensé que no me iba a responder por lo que ocurrió en el bus, pero me equivoque, viven a tres cuadras de aquí volteando por la casa de 4 pisos, respondió, porque la pregunta me dijo, aaah! es que vengo a visitar a mis tíos le respondí, yo vivo ahí si quieres te llevo me dijo, me quedé helado por su repuesta y detuve mis pasos, empecé a caminar casi detrás de ella quería regresar por donde vine y apartarme lo más pronto posible, hasta que la escucho decir vienes?, yo tartamudeé un poco y le respondí claro, no hay problema, y procedimos con la caminata, a unos 100 metros aproximadamente del destino final me propuse a entablar conversación con ella, y que tal tu viaje? le dije, un tanto cansado e incómodo porque? le dije, a lo que ella me respondió, es que un sujeto detrás mío se aprovechó y estuvo manoseándome todo el viaje, dentro de mi dije es tonta o se hace o quizá no le dieron su sopita cuando era niña, me pareció extraño porque nadie más llevaba traje o saco como el mío o por lo menos el color, y de estar pensando en eso me di cuenta que tenía puesto mis anteojos, a lo cual respondí y como era el?, era alto pero no llegue a divisar muy bien su rostro, la luz del carro era muy tenue y no pude verlo bien, a lo que yo con una sonrisa en mi interior me quede en silencio, llegando a la casa me olvide de su faldita y mis fluidos en ella, era una casa común no muy grande ni tampoco chica, una casa parecida a esa de recién casados, tocamos el timbre y salió mi tía a recibirme, hace tiempo que no nos veíamos, son tantos años que no nos vemos casi desde que yo era niño. Hola tía a los años como están tú y mi tío, muy bien gracias me dijo, puedes pasar dentro de la casa, Isabela mete las cosas del primo que yo le mostraré su habitación dijo su madre, Isabela que bonito nombre "pensé" nombre de "princesa o de reina", subimos una escalera de madera entrando por los pasillos de mi habitación prestada, lo que más me llamo la atención fue un pequeño cuartito lleno de juguetes y una lámpara que iluminaba un pequeño escritorio y parte de la biblioteca, de quien es el cuarto pregunté a mi tía aaaah! es de Isabela y tu estarás a lado respondió. Entrando al cuarto, mi tía me preguntó acerca de mi viaje, le dije que todo bien solo estaba un poco cansado por las horas de viaje, estás muy crecido eeeh! hace tiempo que no veo a tus padres, si pues ellos están en su trabajo y yo en el mío, estás trabajando?, si le dije estoy trabajando a medio tiempo es que ya voy a acabar la universidad, oooh! que bien me dijo, yo espero que mi Isabelita termine pronto el colegio para enviarla a la capital a hacer sus estudios universitarios, eso es lo que todo padre sueña le dije, si pues refunfuño como que algo no cuadraba ahí, y por qué esa molestia en tu rostro le pregunté, no es molestia es que a Isabelita como que no le entran las matemáticas, ni la química me respondió, Aaaah no te preocupes tía si quieres yo le enseño, enserio? me dijo asombrada, si seguro tía no te preocupes eso es lo de menos, en el tiempo que me quede con ustedes tendrán todo mi apoyo. En plena conversación me acordé del corte en la falda de Isabelita que yo mismo se lo hice en el bus, empecé a preocuparme y a planear algo para pasar desapercibido, voy a hacer la cena me dijo la mamá, pensativo en medio de la cama me apresuré a lavarme la cara y a bajar por las gradas, Isabelita estaba en el sillón viendo tele con el uniforme puesto, respire profundo y pregunte a su mamá en que la podría ayudar, córtame las papas para freírlas me dijo, apresurándome a cortarlas me lastimé uno de mis dedos y la sangre fluyó, como si la misma muerte y el destino reclamaran por mis pecados cometidos, aaayyy! hijo exclamo mi tía déjame que yo lo hago, tu ve a lavarte al baño y entras a mi cuarto a buscar el botiquín de primeros auxilios, me apresure subir las gradas y al entrar al baño note un calzoncito pequeño como el de una adolecente al borde de la bañera, supongo que era el de Isabelita; de quien más va a ser pensé, me lavé las manos y procedí a recoger el calzoncito a olerlo con todas mis fuerzas y a guardarlo en el bolsillo derecho de mis pantalones. Bajando las gradas con el dedo ya curado procedí a sentarme en el sillón, estaba dando una de esas series estadounidenses graciosas, para adolescentes, creo que era una de nickelodeon. Me senté al otro extremo de Isabela y empecé a entablar conversación con ella, que tal el cole? le pregunté, muy bien me dijo, solo que no me gusta estudiar por las tardes ya que es muy abrumador y cansado, y por qué? le pregunté, es que no me gusta viajar de noche, aah! exclame con mi cara de pervertido, es porque no te deja tiempo para hacer otras cosas supongo, no es eso me dijo sino es que hay hombres que me apretujaban el culito y me agarran las tetas, mmm me puse serio y procedí con mi plan, es porque tú eres linda y tienes un lindo cuerpecito le dije, enserio sonrió con su carita de ángel, a mí me gustan tus ojitos y tu boquita eres muy linda le dije, a lo que ella se sonrojo y solo atinó a sonreír, a ti te gusta viajar me dijo, me encanta le respondí, es muy cansado pero divertido no sabes lo que te puedes encontrar, a que te refieres? refunfuño, me refiero al paisaje y a lo bonito de descubrir nuevos lugares le dije, a mi también me gusta viajar dijo con una sonrisita dulce y tierna, cuando su mamá nos llamó a la mesa, Isabela aún tienes hambre le preguntó, si mamá! dijo con uno de esos grititos chillones, a lo que yo pregunte Isabela come en su colegio?, no es que yo le doy dinero para que pueda cenar en la ciudad, ya que el camino es demasiado largo y no hay colegios cerca, haya le dije y estuve pensando un rato. Cuando de repente me acordé de la falda llena de fluidos de mi colegiala primita, y no solo de fluidos sino que la tenía recortada por la navaja que deje en mi habitación, ella empezó a pararse y la tome de la mano, ella volteo un tanto asustada, que te pasa me dijo, no es que tienes tu falda manchada y recortada, queee? se preguntó, la volteé lentamente y pudo observar su culito manchado y con un gran corte en el medio, no te preocupes yo se coser le dije, pero sube a tu recamara y cámbiatelas, debió ser ese señor que no alcancé a ver por la oscuridad, o quizás mis compañeros del colegio que me jugaron una mala pasada profesó molesta y se fue corriendo a su habitación, pero ya verán voy a averiguar quién es exclamo y desapareció de la sala. Subió corriendo las gradas hacia su habitación, con el culo todo manchado por mis flecos y desapareció de mi vista uffff! suspire, del mal momento del que me libre, que hubiera pasado si su madre se hubiese enterado, quizá hasta se hubiera quejado con el director o con la compañía de buses, llamada "los veloces", me relaje y empecé a comer tranquilamente, bocado tras bocado íbamos conversando yo y mi tía hasta que llegó Isabelita con un pantaloncito ajustado de esos que hoy en día se usan, y espero que se hagan más ajustados todavía para poder disfrutar de los culitos que andan y divagan por los buses y combis "pensé", cuando su mamá nos empezó servir un rico café, pude sentir el aroma y regrese de vuelta a mi mundo, procedí a echarme algunas cucharadas de azúcar y a tomar el café calientito saboreándolo lentamente. Después de la cena procedimos a dirigirnos a nuestras habitaciones, subimos las escaleras y le pregunté a mi tía acerca de mi tío que no lo veía, me dijo que estaba en un retiro gerencial de la empresa donde él es subgerente, haya murmure y procedí a dirigirme a mi habitación, sin antes despedirme de mi niña hermosa con un beso en la mejilla, y darle un fuerte abrazo a mi tía. Al día siguiente con el sonido de los pajarillos cantando y el olor a campo me levante más feliz que nunca, procedí a dirigirme al baño y entre al pasillo tras la puerta escuche el sonido de la regadera de la ducha, por lo que al principio no quise entrar pero el morbo me ganó y entre, al momento de entrar salía vapor de la ducha debe ser por el frio supuse ya que mi tía no tiene agua caliente o una terma solar "pensé", me éxito sentir el olor a limpio y shampo de mujer que llenaban toda la habitación y quizá también el pasadizo, al tener mi celular en la mano empecé a grabar el momento, me dirigí a abrir lentamente la malla que separaba la ducha del baño, y me dispuse a ver quién era, dentro de mi sabía quién era, pero mi mente no lo aceptaba, al abrir la cortina del baño observe que era Isabelita dándome la espalda y enjabonándose el cuerpo, un cuerpo exquisito sumamente blanco como la blanca nieve, menos mal que traía mis anteojos , porque sino no la hubiera visto con tanta claridad, empecé a grabar su cuerpo desde el nacimiento de sus piernas hasta su gran culo parado, me asombré ya que para su edad era sabroso y suculento, se me empezó a parar el amigo, que llevaba debajo del pijama, me la empecé a jalar frente a ella, divisando tal espectáculo veía como las gotas de agua caían sobre su cuerpo, el solo hecho de escuchar la regadera me excitaba más que estar parado frente a ese enorme culito seductor, la pequeña empezaba a tiritar por lo frio del agua y a dar pequeños saltitos sacudiéndose, lo cual me excitaba a mas no poder. Al intentar agacharse para lavarse los pies me enseñaba todo el culo virginal y su entrada de venus, yo enloquecía solo pensaba que el día de ayer pude oler su feminidad y tocar su culo, al terminar se enrollo el cabello y decidió salir de la ducha, lo cual me dio unos cuantos segundos para poder salir sin que se diera cuenta. Estuve parado en el pasadizo haciéndome el tonto, cuando sale mi princesita con una pequeña toalla que apenas le llegaba a cubrir sus extremidades, aunque no tenía tetas grandes, pero tenía un culo muy favorable para su edad y una carita de ángel que la hacían ver perfecta, era mi ángel solo para mí por un tiempo, tiempo que yo aprovecharía muy bien. Buenos días me saludo a lo cual yo respondí, buenos días princesita, no sé si fui exagerado pero se lo dije, ella no me dijo nada y se fue a su habitación a cambiarse para ir al colegio, al entrar al baño para hacer mis aseos personales, me puse a pensar sobre la falda que yo mismo corte, y con mis dos manos sobre el lavadero y con la cabeza gacha me puse a pensar muy diligentemente, que salida le podría dar a este problema, y con más de mil pensamientos en mi cabeza, salí presuroso con dirección a mi cuarto para cambiarme. Al bajar las gradas pude ver de qué Isabelita ya no estaba en su cuarto, baje rápidamente las gradas y me dirigí a la cocina, salude a mi tía y me senté a la mesa, ¿tía e isabelita donde esta? Ella salió al colegio y comerá en el trayecto, tiene clases hoy? le pregunte_ Si por eso esta yendo al colegio no crees, se rio acompañado de una carcajada, parecía tan estúpido haciendo preguntas tan obvias, ella estaba llevando su uniforme escolar, le pregunté?_ Si me dijo, uno que tiene desde el año pasado y otro que se lo compramos este año, ufff! suspire aunque un poco intranquilo, mi tía se sentó a la mesa, comimos y disfrutamos de la merienda, conversamos un poco de que si en el futuro pensaba tener hijos, o cuando tenía planeado casarme, a lo que asentí con la cabeza, espero que no sea tan pronto le respondí espero quedarme soltero por un buen tiempo le dije. A lo que ella me dijo no es bueno que un hombre como tu ande solo por la vida, tienes razón tía le dije, pero por el momento no tengo esos planes respondí tajantemente, eres joven y espero encuentres una persona que te sepa amar como yo y tu tío nos amamos, claro le dije, y empezamos a reír. Boby! me decía de cariño mi tía desde que era pequeño, parecía nombre de perro, pero no me molestaba puedes ir a hacer algunas compras a la ciudad y de paso conoces la zona, no hay problema tía cuenta conmigo le respondí alegre, quiero que me hagas algunas compras en el mercado y compres algunas frutas y verduras para el día de mañana, está bien tía, dame la lista que yo voy a comprarlas. Me apresure a subir al bus que me llevaría a la ciudad, menos mal que no era hora punta y el bus andaba semi-lleno, me senté en el asiento que está al lado de las graditas del bus, y empezamos el trayecto, conocí muchas plantas y árboles que recién empezaba a ver, cuando empezaron a subir más pasajeros al parecer personas que iban a realizar compras en el mercado, acá no hay descanso pensé, también este bus es el único que realiza dicho trayecto no hay de otra dije haciéndome al desentendido y mirando mi ventana, cuando el bus se llenó yo iba apretujado con una señora gordita, lo cual no me causo la más mínima excitación, y proseguí observando el paisaje hasta aquel momento en el que bus se detuvo, y empezaron a subir señoritas como de mi edad o quizás menos pero eran unas veinteañeras muy bien vestidas, con unas falditas que les llegaba encima de las rodillas y leggins muy ajustados, no entiendo por qué se visten tan provocativas en un transporte público, "pensé"_ Saque mi celular y empecé a escuchar música, poniendo unas de mis manos en el tubo que daba cerca a la puerta, cuando de repente sin haberlo buscado empiezo a sentir algo suave en mi mano izquierda, lo cual me hizo reaccionar de inmediato, levante la cabeza y vi que una de las jovencitas tenía su mero culo sobándolo en mi mano, está enferma(fuera de sus cabales) por que no se hace a un lado, e intente sacar mi mano de su culo apestoso, quiero dejar en claro que no me gustan las muy maduritas y ya recorridas por los hombres, al intentar sacar mi mano levante su falda y dejándola detrás del tubo pude ver su tanga al principio pensé que no llevaba ropa interior, y empecé a dejarme llevar por la excitación y a grabar su culo, lleve mi celular con mi mano izquierda y prendí la cámara trasera del celular, estuve ahí por un largo tiempo, de razón mi primita sale tan temprano de la casa, no entiendo por qué no existe un colegio más cerca para así tener a mis presas a mi disposición refunfuñe. llego el momento hasta que la mujercita bajo y se quedó la chica de los leggins ajustados, es una zorra astuta pensé al verla, no era fea a diferencia de la otra y parecía tierna de rostro lo que más éxito, espero que nuca deje de usar esos leggins dije en mi interior, cualquiera los usa en un gimnasio o como calentadores para el frio “medite en mi asiento"_ Me propuse a sobarle sus nalgas sabrosas que desde donde yo estaba hasta ella no era mucha la distancia que nos separaba, puse mi mano en el tubo y disimuladamente me arregle los audífonos, dos que tres parpadeadas y a seguir en lo mío para no levantar sospechas, estuve así por unos segundos cuando esta zorrita empieza a sobarse en mi mano, aun tienes campo para alejarte de mí sabrosa, porque te acercas tanto acaso eres como todas, una zorrita que no le gusta que le digan sus verdades, "maquiné" en mi interior, bueno lo bueno es que a ella no le molestaba, al contrario le gustaba ser tocada como toda una zorra en celo. Ahora entiendo por qué utilizas esos leggins tan ajustados putita hija de afrodita, empezaron a subir más pasajeros lo que hizo que apoye todo su culo en mi mano, intente posar mi mano sobre su vagina y a ella no le importo, por cómo se viste cualquiera se aprovecharía de ella supuse, espere un tiempo hasta que sentí su humedad en mi mano, maldita zorra espero que te sirva de lección, para no usar más esos leggins en un transporte publico murmullé, y continúe acariciando su vulva hasta sentir que se me adormecía la mano de tanto toque, ya no pude mas y deje de sobar su vulva, a lo que a ella al parecer no le gusto por que se movía exageradamente en mi mano, ya hasta el olor quedaría impregnado por horas en mi mano deduje.-Después de un tiempo sentí como si se orinaran en mi mano, intente sacarla lo más rápido que pude, pero no lo hice a tiempo y saque mi mano con olor a orina y disimuladamente me la guardé en el bolsillo, la señora rellenita la que estaba a mi lado se rio, lo cual me enojo por que yo no le hice nada a esta pelota andante, estúpida gorda bien que quería ser manoseada por un hombre de verdad, pero nadie lo haría viéndola toda fofita, no le tome más importancia y me dirigí hacia la puerta para bajar, al momento de bajar escucho que la zorrita de leggins me dice que le encanto lo que le hice, y yo le respondí con una sonrisa, "no dejes de usar tus leggins" que se te ven fenomenales le susurre al oído, claro que no, a mí me encanta usarlos y excitar la mirada de los hombres, al bajar me dispuse a ir al mercado, ya eran las 11:30 de la mañana. Al estar caminando hacia el mercado entendí algunas cosas como: porque Isabelita tiene que salir tan temprano al colegio para no llegar tarde, ya que el bus es más lento que una tortuga y el camino es tan largo que hasta flash se aburriría de tanto correr, además que no hay otras unidades por esa ruta, al llegar al mercado empecé hacer las compras, y me encontré a mi Isabelita saliendo de un restaurante acompañada de sus amiguitas de colegio, hola que casualidad encontrarte aquí, si pues es que a veces no desayuno en casa “repuso".- No hay problema yo vine a hacer algunas compras en el mercado le dije, que bueno me respondió, quienes son ellas, son mis amigas del colegio, hola preciosas les dije sonriente, a lo que ellas no respondieron y solo se sonrojaron, bueno ya me tengo ir .-"me dijo".- no hay problema Isabelita nos vemos en la casa por la noche, OK!, me dijo la pequeña y tierna Isabelita, si quieres puedo venir a recogerte en la tarde le grité!, claro por mí no hay problema repuso sonriente subiendo las graderías maltrechas de la ciudad al lado de sus amiguitas, se veía tan dulce y tan tierna subiendo las graditas con su uniforme colegial, y meneando las caderas bien formadas de aquí para allá, que hacían que fantaseara con el color de sus calzones y la textura de sus glúteos, después de verlas subir y ya no alcanzarlas con la mirada, me propuse a realizar las compras. Ya en el mercado me encontré con un montonal de gente dispuesta a hacer las compras para el día siguiente, empecé a buscar las frutas y comencé a adentrarme entre el gentío, ya en medio habían dos señoritas como de unos 17 años, haciendo las compras, me extraño que no asistieran al colegio, bueno no me importaba quizás estas dos ya habrían terminado el liceo. Esperando a que los de adelante hicieran las compras primero, me aburría esperar quería volverme a casa y pasear por la zona, era tanto el gentío que se aplastaban entre ellos y como que no me sentía cómodo, esperando a que avanzasen comencé a adentrarme casi a centímetros de las dos preciosuras de señoritas casi tiernas haciendo las compras en un día hábil, empecé a rosar mi mano en la primera que parecía una jugadora de vóleibol por la estatura que se manejaba, y como había tanta gente ella lo tomaba como algo normal, quizá ya acostumbrada a hacer los encargos de casa, procedí a sobarle sus deliciosos muslos bien formados, y tocar su culo paradito, pero que culito nunca vi uno así exceptuando claro el de mi pequeña Isabelita no había culo como el suyo, el de Isabelita era perfecto refunfuñe, procedí a sobarle el culo y a meter el dedo medio entre la entrada de su ano, me encantaba sentir el delineamiento de sus calzones debajo de sus leggins, era fenomenal e insaciable, me dispuse a sobarlo sin vergüenza y acariciarlo descaradamente, si me decía algo le respondería que es por la gran cantidad de personas en el mercado. Llevaba sobándole su anillo un largo tiempo hasta que mi mano se entumió de tanto fruncir y fruncir, después de un momento la muchedumbre de gente empezó a avanzar, mientras que otros venían a seguir comprando, yo quería sentir algo más pero sus leggins me lo impedían así que quise alcanzar a la otra señorita que llevaba una falda cortita en un mercado público, que locura pero a veces pasa, supongo que le hace calor “pensé"; en eso empecé a hacerme espacio entre ella y yo y dejar que mi mano haga todo el trabajo, estuve así hasta que me propuse meter mi mano debajo de su tierna faldita, al meter mi mano debajo de su falda pude sentir que no llevaba nada debajo, pero eso es absurdo verdad, no para el mundo actual en el que vivimos, es degradante lo sé más para un joven que no ha experimentado mucho, solo manoseadas y derivados, lo importante es que me gusto sentir lo suave de su piel con mi mano y viceversa, estire mi mano lo más que pude y toque la entrada de su anito, que excitación lo sentía en toda la yema de mi dedo índice, me propuse entrar a su vaginita y así lo hice entre movimiento y movimiento me adentre a su puerta de venus, sentí cierta cantidad de pelitos con lo que estaba más seguro de que no traía tanga, me asuste por un momento y saque la mano lo más rápido que pude, y al ver que ella no decía nada seguí con mi trabajo, pero esta vez me propuse a hacer algo inimaginable me saque el miembro que tenía debajo de la polera y empecé a apretarlo en su culo, que sensación que emoción inimaginable, me encantó hacerlo, hasta que llego su turno de comprar, las dos se dispusieron a escoger las frutas, mientras yo las tenía a mis espaldas disfrutando semejantes monumentos, cada vez que se inclinaban a elegir un fruta yo les restregaba mi verga en todo su culo, una y otra vez se las restregaba por su vagina y su raya, cada vez que se inclinaban me dejaban abierta su puerta de venus, fue arriesgado pero intente sacar la puntita de mi verga e incrustárselo en su culo cada vez que se inclinara, en una de esas empezaron a comprar duraznos, los duraznos quedaban en la parte de abajo casi pegado al suelo, por lo que tendrían que agacharse mucho más, la chica de leggins se puso de cuclillas mientras la que tenía la falda solo atino a inclinarse por lo que me apresure a meterle mi miembro en su anillo, imposible de que no lo haya sentido, pero no dijo nada y siguió comprando, me propuse hacerlo de nuevo pero esta vez en su vagina, mientras llenaba los duraznos en una bolsita, yo empecé a apresurarme y a metérselo lento y suave, sentí toda la punta de mi verga en su vagina, se paró y disimulo, metió sus compras en su bolsa y continuo su camino, yo compre lo más rápido que pude y empecé a seguirlas, no podía quedarme con esta calentura inquietante, fueron a la sección de verduras, donde yo también me dirigía, empezó el mismo proceso ella se inclinaba y yo le ensartaba toda mi verga, esta vez fui más atrevido, entre empujones y empujones de la multitud, empecé a hacer movimientos en su culo y termine acabando en toda su raja, salí disparado como un rayo y me perdí entre la multitud de personas, de lejos pude observar como la chiquilla se limpiaba mis fluidos, con su propia falda, entraron al servicio público y yo desaparecí del lugar, busque otro sitio donde comprar lo faltante y me dispuse a volver a casa. Fin.

Autor: Viden Categoría: Incesto

Leer relato »

DE VISISTA A MIS TIOS 1

2022-05-28


Soy un joven de 25 años estudiante Universitario, de una de las más prestigiosas universidades del centro de la capital. sin más preámbulos les voy a contar esta pequeña anécdota. Yo cursaba el último ciclo en la facultad de ingeniería de la universidad mayor de San Marcos, después de un año arduo y lleno de esfuerzo, llegaron las vacaciones por lo que para despejar la mente y entrar en un momento de paz interior decidí ir de visita a mis tíos que vivían en un pueblo alejado de la ciudad. Alisté mis maletas, y salí con rumbo al terminal terrestre para abordar el bus, recuerdo que jamás se borrará de mi memoria, estaba yo sentado en la parte de en medio, cuando empezamos a encaminarnos en el trayecto que iba a durar un promedio de cinco horas, el carro iba semi-lleno, no obstante, empezaron a subir pasajeros con rumbos distintos, por lo que a mí no me afectaba ya que había comprado mi boleto, y estaba satisfactoriamente sentado en un asiento. Transcurrieron aprox. 2 horas de viaje cuando de un pueblito llamado la doncella, "no se por qué el nombre la verdad", empezaron a subir un grupo de colegialas que al parecer habían terminado sus clases del colegio, y como yo estaba de vaciones de medio año tuve toda la libertad de viajar y vacacionar, pero entrando al tema principal, las dos chicas eran muy hermosas para su edad ya que no eran ni muy grandecitas ni muy pequeñas, por lo que supuse que ya debieron de haber pasado la adolescencia, "pensé". Las dos cargaban mochilas pesantes para sus cuerpitos tan frágiles, tan tiernas y dulces, pareciese que su dulzura llenara todo el espacio distante entre nosotros, iban conversando no sé de qué pero una sonreía mientras la otra hablaba, hasta que de repente el carro paró, y empezaron a subir más pasajeros llevando a las dos chicas cerca de mí, una sensación de mareo y excitación subió desde la punta de mi pie hasta la coronilla de mi cabeza, las tenía tan cerca de mí que prácticamente las estaba rozando con el codo, cuando empecé a maquinar como hago para poder hundirme en ese boyo colegial tan delicioso, estuve así unos 20 minutos aproximadamente hasta que tuve la idea de esperar a que subiesen más pasajeros y así poder cederle el asiento a un anciano o anciana. Y como tuve la razón empezaron a subir cierta cantidad de adultos, y niños, pero ningún anciano, por lo que pensé si le sedo el asiento a un adulto podría levantar sospechas, porque la mayoría de personas rondaban entre los treinta años, pensé con mi hemisferio derecho supongo, a la verdad no lo sé jajajaja solo sé que era un pensamiento humano ya que sentía cierto nerviosismo. Por lo que me dispuse a esperar un rato, cuando de pronto en ese mismo instante y sin que yo me diera cuenta, subió una ancianita de unos 70 años de edad, iba haciéndose espacio entre la multitud de gente, hasta que llego al lugar donde yo estaba y me propuse pararme y cederle el asiento, y así lo hice, ella con una sonrisa rebosante me dijo gracias hijito, y yo le devolví una sonrisa maquiavélica para los que no leyeron a Maquiavelo imagínense al actor de cine Nicolás Cage, en su película "contra cara". me pare lentamente mientras la mujer procedía a sentarse, lo que aquella anciana no sabía es de que yo aprovecharía sus deficiencias por el trajín de la edad, para degustar de un fabuloso festín, un suculento festín que a todos los hombres nos encanta, nos fascina un culo colegial. A solo centímetros de mi primera víctima, me corrijo colegiala, me dispuse a ponerme detrás de ella justo al centro, me dirigí lentamente como la serpiente espera su presa, sigiloso como un ninja japonés dispuesto a hacer un chikaneo, pero esta vez real, estuve así unos minutos rozándole sus increíbles partes de mujer perfecta llena de gracia y hermosura con una de mis manos, hasta que la sangre se me subió a la cabeza y no podía pensar con claridad sentía la respiración acelerada, empecé a sentir escalofríos y dolor en el estómago, para ese entonces ya tenía toda mi mano insertada en el punto medio de aquella frágil y tierna mujercita, que no decía nada simplemente conversaba con su compañera de a lado, pareciera que no se dio cuenta pensé, o es que ya sabe lo que le toca. Mientras se escuchaban rocíos de lluvia encima del carro y las ventanas del transporte se humedecían por la respiración de tantas personas dentro, con el frio de primavera expuesto y ya siendo las 6: 30pm de la tarde me emocioné tanto que empecé a sudar. Sudando de placer y extasiado ya que las gotas de sudor parecían grandes gotas de aguacero, comencé a mover mi mano por la línea media que separa sus dos montañas del placer, se sentía rico, calientito y húmedo, supongo porque tenía la mano toda sudada, eso pienso hasta ahora, o eso espero, ya que el carro iba repleto, no lo sé la verdad, pero me gusta fantasear con eso. Íbamos por el kilómetro 30 eso significaba que faltaba poco para llegar a mi destino, por lo que intente hacer otra cosa, ya la tenía dura y sentía mis calzoncillos mojados, quería sacarme el miembro, y ponérselo en la cola, y que cola! un manjar de cola, que yo me estaba disfrutando, entonces mire que ya había oscurecido y que el carro en el que iba traía luces tenues, por lo que me dispuse a sacar mi miembro bien parado, y restregárselo por su faldita y todo su culo, mis vestimentas ayudaron ya que traía un saco de esos ingleses antiguos que te llegan hasta la pantorrilla, por lo que cuidadosamente empecé a poner mi miembro en su arito del placer, y como ella no se quejaba pensaba que lo estaba disfrutando así que continúe con mis movimientos, primer bache adentro, segundo bache adentro, tercer bache adentro, el pueblito era alejado y no se habían asfaltado las avenidas por lo que proseguí con mis re-pegones a ese buen culito respigón y delicioso, se me salía el corazón, se me salía el alma, ganas no me quedaban de disfrutar hasta el último momento, suspire y continué disfrutando de su culito por un largo tramo. Hasta que llegamos a un paradero cerca de la casa de mis tíos donde una de las pequeñas procedió a bajar, yo espere un momento hasta que mi chica, mi colegiala, se sacó la mochila que parecía un caparazón de tortuga y se la puso delante supongo que fue por el peso de la misma, o quizá para darme más libertad, no lo sé, pero me gusta seguir soñando y fantasear con eso. Recuerdo que estuve en esa posición un largo tramo, pero la desesperación de todo hombre al ver semejante bombón, es suficiente como para levantarle la falda y bajarle el calzón ahí mismo, pero me contuve no estoy loco eso creo, pero la emoción que se siente al hacer eso es mucho mayor a tirarte una prostituta de la calle llena de virus y enfermedades dueña de muchos hombres que pagan por satisfacerse. Volviendo al tema, mi tierna colegiala mi ángel, que me devuelve la vida con solo verla, empezó a dar suspiros más acelerados, lo que significo solo una cosa "lo está disfrutando", empecé a imaginar cosas como que pasaría sí, pero mejor no, me dije a mi mismo, y recordé que compre un navaja para ponerme el botón del pantalón, ya que mi pantalón era nuevo, entonces procedí a buscarlo en uno de los bolsillos del saco, y lo encontré me propuse hacer un corte en la falda de la tiernesita, claro no tan obvio para que no se note, no quiero que me descubran verdad, "pensé" mi sonrisa se dibujaba en todo mi rostro, yo mismo me imaginaba con esa cara de bobo incrustando ese gran culote, procedí lentamente como un bribón entusiasmado por devorar carne, como un león jadeante por agua, como un Adán en su primer encuentro sexual con su Eva, hice un corte sumamente pequeño donde pude divisar sus tiernos calzoncitos, calzoncitos color blanco, olor a fresa fresca, y con sudor de un ángel caído por su suma belleza desde el cielo, quería acercar mi cara y olerlo, chuparlo y meter mi lengua en su anillo del placer para terminar lamiendo sus esfínteres, quería bajar a su feminidad y dejarla seca, eso quería, eso anhelaba mi alma eso era lo que más deseaba en todo el mundo. Procedí con el corte sumamente cuidadoso ya con el miembro entumido de tanto esperar a pesar de que solo pasaron 10 minutos, empecé a bajar desde la línea que separa sus nalgas gloriosas, hasta la parte baja de su entrada femenina, el corte debería de funcionar pensé excitado, tome mi mano derecha y empecé a abrir la falda poco a poco, pero no pude así que me apoye de mi otra mano para terminar el trabajo, abriendo su falda como un acordeón o para ser más exactos como una flor abriéndose en primavera, lo hice y me gusto sentir esa sensación. Aaaaaahhhhh! exclame extasiado mi tesorooooo! el que tanto espere por mucho tiempo, aunque solo fueron 10 minutos de tanto trajín, "sonreí con cara de idiota", "que nalgas" exclamé, "que culo" ahogue mi respiración, entre pensamientos internos que parecían salirse de mi mente he iban a posar en la mente de cada uno de los pasajeros, me contuve, hasta que me acorde de la viejita que iba sentada detrás mío a la que yo le cedí el asiento, empezó a roncar indicándome que ya se había dormido, tuve más libertad para moverme eso creo, mi niña mi preciosura iba apoyada al asiento de adelante donde se encontraba un señor con cara de imbécil dormido por el cansancio del viaje, aproveche el momento y empecé a posar mi mano en su calzoncito y a sobarlo lentamente como disfrutando una fruta recién cosechada de las mejores plantaciones, ya que con mi miembro sería demasiado obvio porque lo tenía mojado de mis fluidos y se veía cierta cantidad de mis jugos en toda mi verga, ¿lo notaria si se lo pongo en el culo pensé?. ya que ella estaba sudada por el viaje y todo eso, me contuve y no me arriesgue. Así que procedí a disfrutar con una de mis manos la calidez de su cola, para pasar desapercibido, solo me separaban una simple tela hecha por los más lujuriosos hombres terrenales que existen, era como un premio solo verlo, su calzoncito era blanco y se hacía notar en todo su esplendor, un tanto sudado y húmedo, lo cual lo hacían ver como si hubiese salido de la ducha, o como si se hubiese metido un chapuzón en la piscina, debió ser por el calor dentro del carro o por la llovizna que caía en ese lugar, un lugar tropical y con un énfasis selvático. Baje lentamente hasta la entrada de su vagina e intente doblegar el calzón ajustado a su cuerpo, lo tenía bien pegado a su culo, intente meter el dedo medio, pero no pude, lo intente otra vez y no lo logré, entonces me propuse hacer un corte con la navaja que le compre al señor ambulante de la estación del terminal. Saque la navaja con sumo cuidado sin que nadie me observara y empecé a hacer un corte por la línea media del calzoncito ajustado, despacio, hazlo lento, aún queda tiempo me decía yo mismo entre las gotas de sudor que caían por mi cara y llegaban a mi mentón luego bajaban a sus cabellos y parte de los hombros de mi ángel, estuve así por un tiempo, y lo logré, decidí calmarme y proceder a abrir el calzoncito sudado de mi querida colegiala, empecé a meter el dedo índice cerca al anillo de Saturno o mejor que sea de venus aunque eso no exista, lentamente metí mi dedo, lo sentí caliente como si metiera mi dedo en un pan recién horneado por el mejor de los panaderos, era un pudin de reyes o solo de gente importante, me mantuve así por unos segundos y decidí olerlo, que oloooor!, olor a mantequilla distribuida solo en los mejores restaurantes de Paris, al momento de estar procesando mi acto, no pensé que es lo que sintió mi niña, al bajar la mirada y ver la mitad de su rostro enrojecido por la excitación me tranquilizó y disfruté el momento, tenía una de sus manitas en la boca y la otra en el tubo del bus, la frente un tanto sudada que ponía a la vista el placer que sentía al ser tocada por su amo. Me hacían recordar a los mejores hentais de lolis, hecho por los japoneses más lujuriosos que existen. Me imaginaba cosas como que pasaría si la tuviera como novia, se dejaría amar con tanta intensidad como yo la amo, la deseo como Christian de las "cincuenta sombras de grey" desea a Ana, entre mis pensamientos difusos por el calor y la excitación que sentía en ese momento procedí a inclinarme para recoger la navaja que deje caer apropósito, supongo que para sentir el olor de sus manjares más de cerca al tener mi rostro en su culo, acerque mi cara todo lo que pude, parecía el hombre elástico intentando salvar a su amada, estire tanto el cuello que pude haberme dislocado la nuca, me esforcé para oler ese calzoncito y su entrada femenil, "y lo logré", una satisfacción dentro de mí de haber conseguido mi objetivo me llenaron de gozo, los ojos me brillaban de tanto placer y felicidad por haber conseguido mi objetivo, sentir ese olor a rosas frescas del mercado de tu ciudad, olor al limpio o al mismísimo Edén, olores que dejarían muerto a cualquier hombre, o arrojando espuma en el suelo a cualquier humano complacido por el placer de un culo virginal, me dispuse a pararme lentamente para no levantar sospechas, gire el cuello a todos lados con cierto temor hasta parecía la chica endemoniada de la película "el exorbita" y me tranquilice.. Ya de pie y viendo que nos faltaba poco para llegar, me dispuse a ver la hora en un reloj de oro que tenía en mi muñeca izquierda, eran las 8 en punto de la noche y la lluvia no paraba, me apresure ya que sabía que esta podría ser una oportunidad única para disfrutar, y debía aprovecharla. Intente meter mis dedos en la entrada de su vagina, siempre quise probar como saben los líquidos de una tierna muñequita de colegio, así que metí dos de mis dedos lentamente, parecía que tenía Parkinson porque mis manos no dejaban de temblar, poco a poco introduje dos de mis dedos y la satisfacción de sentir esa humedad en la yema de mis dedos me delato y suspire profundamente, en ese momento pude sentir que estaba flotando, cuando de repente sentí que mi angelito empezaba a voltear la cabeza y me miro directamente a los ojos, al ver su tierna mirada desfallecí, sentí no tener fuerzas en mis extremidades, y la mente se me nublaba, giro rápidamente y volvió a su posición. Al parecer creía que tenía su falda cubriéndola, quizás fue eso no lo sé, pero algunas de las colegialas no se dan cuenta cuando se las levantas, me refiero a las faldas, son tan delgadas y ligeras que un simple viento las levantaría, ellas no lo sienten o ya están acostumbradas, el frio que llega a su entrepierna es como una ventilación que realiza el dios del viento, para mantenerlas frescas. Me asuste un poco ya que creí que lo estaba disfrutando, un frio helado empezó recorrer mi cuerpo y quise apartarme en ese momento, porque temía lo que podría acontecer, pero impulsado por el deseo y la lujuria no lo hice y me quedé en mi lugar, con el miembro expuesto ya que no me lo había guardado, y empecé a sobar mi firme verga en su culo, ya no me importaba lo que ella iba a decir o como se lo iba a tomar, y así lo hice le pasaba todo mi mango en su raja, y apuntaba directamente a su ano, mientras los pliegues de su falda se abrían como una flor en primavera por los cortes que yo mismo le realizó, ella se re-pegaba al asiento de adelante rozando sus tetas en la pelada del señor de enfrente que seguía dormido. En los movimientos del carro y los baches sentía la punta de mi verga entrar y salir de su ano, ella atorada entre el asiento de adelante y yo, se quedó en su lugar inmóvil, "pensaría que la estaba violando", no me importaba, esta oportunidad era única y no la iba a dejar pasar, me avergoncé al verme en el reflejo de las ventanas, y sentí asco de mí mismo por tal atrocidad, mi mente me decía que está mal pero mi corazón me lo impedía, la amaba, la deseaba, y quería disfrutar de su bien formado culito, hice lo que pude para mantenerla al centro y disfrutar de sus nalgas, de sus jugos y de su olor. Estuve así por un tiempo sin llegar a penetrarla completamente por temor "eso está mal", solo los continuos roces hacían que me excitara y me agobiara en mi dolor de hombre enloquecido por su culo, su esfínter y los manjares de su vagina colegial. Llegando a mi destino me dispuse a acabar en toda su faldita de niña de colegio, y así lo hice se lo eche en todo el culo y de hecho ella debió haberlo sentido por los cortes de su falda y la humedad de mis fluidos, no dijo nada solo suspiro y ahogo su mirada tan tierna hacia abajo, menos mal que ya es de noche nadie se dará cuenta por la oscuridad, metí mis manos a mi bolsillo y saqué mis anteojos, ya que soy corto de vista y me dispuse a bajar pidiendo permiso, cuando estoy bajando las graditas del bus, veo que detrás mío estaba bajando mi angelito, mi princesita acalorada por el tumulto llena de sudor y espasmo, bajamos al mismo tiempo y me dispuse a ir a mi lugar de destino que era la casa de mis tíos.

Autor: Viden Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi Amor Por Las Colegialas

2022-05-27


Soy una persona madura, no tengo casa, ni esposa, no tengo hijos, ni tampoco trabajo, estoy tratando de buscar algo que me convenga, y solo vivo para las colegialas, son lo unico por lo que yo sigo existiendo, cada mañana me levanto pensando en como rozarles mi verga en su culo, es lo unico que me importa, a diferencia de lo que otros puedan desear solo vivo para ellas, su culo me llama la atención cuando caminan por los balcones de la ciudad, por las residensiales o los parques, amo sus nalguitas redonditas voltiando las esquinas, y subiendo a los autobuses, me vale verga lo que las personas a mi alrededor puedan pensar, mientras ellos disfrutan de sus trabajos o del dinero, yo solo disfruto de sus culos caminando por las calles, es mi mejor fetiche y lo amo, me gusta subir en los autobuses los dias de lluvia y entrar con la multitud que se amontona para no mojarse, y lo que mas me gusta es sentir el culo de una colegiala apretandose con mi huevo, es lo más delicioso de la vida, sentir sus partes virginales bombear contra mi nepe, me deja sin aliento, en cada empujon regreso a la vida, a la ves que tambien siento su aliento en mis narices es exitante, respirar su aliento saliendo de sus pulmoncitos para luego llegar a los mios me apasiona mucho, a veces pongo la palma de mis manos debajo de sus mochilas para poder sentir sus nalgas redonditas, las meto sin miedo ya que estamos tan apretados, y ellas no se quejan, solo disfrutan de mi mano en sus culos virginales, las sobo pasandoles su raja calientita, a veces siento sus calzones unierse con mis manos, pero en algunos cazos pareciese que llevasen tangas, porque no las siento en lo mas minimo, esas son las que mas me gustan, las atrevidas, las que se acortan su faldita para verse más sexis, las que traen carteras en ves de mochilas, esas colezorritas que exiten en todos lo colegios, esas son las que caen primero, y se acuestan con cualquiera, esas coleputitas se dejan hacer lo que sea en los buses y combis en las que suben, estan tan calientes por sus hormonas, que pareciese que fabricaran viagra en sus culos y tetas, y son más faciles de domar. Me encontré una así cuando iba a abordar mi carro con dirección a mi casa, ella se iba para otro lado pero no me contuve y la segui hasta que aborde su carro, me sente a lado de ella, no traia mochila, solo tenia una carterita con sus cuadernitos del colegio, parecia una putita vestida de colegiala, tenia la falda más recortada de lo normal, y olía mucho a perfume, parecia que se habia derramado una coleccion entera, estas son las indicadas si te quieres dar un buen masaje en las bolas, no diran ni pio, cuando les pasas tu verga por su culo y las manoseas, solo se quedaran paradas fingiendo que no pasa nada, y seguiran su rumbo hasta su destino final, pasaron los minutos mientras yo observaba sus piernas largas sobresaliendo de sus minifaldas y eso me exitaba mucho, era como de tercero de secundaria osea era una putita en crecimiento, se sentaba cruzando las piernas, mientras su falda que parecia mini se subia por uss muslos, casi podia ver su entre pierna y parte de sus bragas, unas bragas amarillas lindas pegadas a la cola, subian mas pasajeros al bus y yo empesaba a emocionarme dando un respiro profundo, ella procedio a sederle el asiento a una ancianita, figiendo ser una niña buena, bien que conocia las costumbres de estas zorritas, solo suben a los buses para satisfacer sus necesidades mas basicas, puta dije entredientes, te haces a la santa e inmaculada, pues por la culata te voy a dar, dije cargando mi mochila hacia el pecho, subieron más pasajeros y yo le sedí el asiento a una señora embarazada, me coloque justo detrás de la zorrita, quien tenia la cartera al lado de su nalga izquierda, me acerque más a ella, cubriendo mi entrepierna con la mochila, podia sentir todo su culo en mis manos, y empujaba más con mis nudillos hacia su cola, se sentia caliente, mientras su falda parecía una tela usada, era tan delgada que podia sentir la forma de su calzón hundirse en mis manos, empecé a frotarla fuerte como intentanto planchar los pliegues de su faldita, y me exite tanto que se me paro la verga debajo de los pantalones, ya estaba muy caliente y solo queria introducirsela entera, en su raja, queria alzarle la falda y mamarle su cuca, si su cuquita sudada y pedaga a sus calzoncitos, entonces saque mi verga debajo de mis pantalones y empecé a restregarsela en toda su cola, ella parada exitada, empezaba a dar pequeños suspiros, ayy ayy decia chocando sus tetas con el asiento de adelante, sentia su olor por tan cerca que tenia su cuello, y me gustaba acercar mi boca a sus cabellos, sacaba despacio mi lengua y se los lamia, sabia a shampo, y tenia olor a limpio, era lo unico que me importaba en ese momento, por ella me levantaba todas las mañanas, mientras recibia las criticas de mis familiares y allegados, pensando que era un bueno para nada, pense en buscar trabajo y una novia para saciar mis deseos mas bajos pero no lo consegui, asi que me dispuse a cazar algunas colegialas que anduviesen por allí, era lo unico que queria y me saciaba con eso, era hombre y tenia mis necesidades, por lo menos una buena masturbada con su culo, me dejaba en paz interna, asi que procedí a levantar su falda y meter mi pene justo detrás de sus calzones, apuntando al medio, ella solo daba girtitos de placer ahogandose con su propio sudor, pasaba tragones largos de su saliba acumulada por la exitación, y luego descansaba, dando un suspiro largo, ahahahhhahahmmmmm, mientras colocaba una de sus manitas en la boca, parecia la protagonista de un hentai japonés, agarrandose su boquita de zorra, ella sabia lo que le hacia pero no decia nada, me encantaba tenerla disfrutando, mientras yo me masturbaba con su cola, era lo mas rico del mundo, le apuntaba a su anillito y empujaba fuerte, sentia como su calzon se metia en su ano, y se lo sacaba humedo, lleno de mierda, me imaginaba la exucasa que le diria a su madre: "me los manché por que estaba mal del estomago", ay putita que rica te ves, le decia entre dientes, me gusta tu culo, es por lo que vivo ahora, es por lo que subi a este carro, ¡tu culo! le decia entusiasmado casi susurrando, espero no me aya escuchado, pero si es que lo escucho no hizo nada, sino que se quedo en su lugar, yo dije en mi interior esta ya va a caer, esta exitadisima, por lo que procedí a mover sus calzoncitos a un lado, tapandome con mi mochila, los abri con cierta brusquedad, pero ella parada como un poste sin quejarse ni decir nada, me apresuré a meter mi verga por la abertura de su calzon y se lo introduje, aayayayayyay dijo mientras se tapaba con una de sus manos, ahora seras mia puta le dije a sus oidos, ella empesaba a soltar el cuerpo, mientras yo se lo metia sin verguenza alguna, podia sentir hasta sus intestinos mientras se lo metia hasta adentro, sentia su útero apretadito, y muy rico, culona de mierda le decia al oido, mientras se soltaba unos peditos, que los pude sentir saliendo de su ano, cochina le decia al oido, por eso es que te quedas parada en los autobuses, le decia apretandole los muslos debajo de mi mochila, culoncita puta, le decia lamiendo su cuello, estuve apretado a su culo todo el viaje, hasta que ella ya no pudo resistir mas y se oriono en el carro, era oscuro y no se veia nada pero pude sentir su orina mojandome las piernas, iba a rendirse y caer al suelo, pero la agarre por las axilas, y la levante mientras la movia entre mis piernas mojadas, estuve asi un buen rato, hasta que no soporte más y saque mi verga y le eche mi leche en toda su faldita, ella estaba muy sudada, para terminar le meti dos de mis dedos en sus esfinteres, llenos de mierda, y me los empecé a oler, encontre un asiento libre en la parte de atrás y me sente oliendo mis dedos, rico olor a culo, dije limpiandome con el ph que tenia, lo arroje por la ventana y vi como un perro se lo tragaba, relamiendose con su lengua, ella empezo a bajar del autobus, y la vi desaparecer por una esquina oscura, perdiendose en un callejón. ESA ES MI PEQUEÑA HISTORIA, CAZAR COLEGIALAS DEJADAS Y VIVIR UN SUEÑO DE MENTIRAS, COMO QUIEN VA DEJANDO EL DOLOR POR EL PLACER DE SENTIR UN CULITO COLEGIAL.

Autor: Viden Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

DE VISISTA A MIS TIOS

2022-05-27


MI AMOR POR LAS COLEGIALAS Soy una persona madura, no tengo casa, ni esposa, no tengo hijos, ni tampoco trabajo, estoy tratando de buscar algo que me convenga, y solo vivo para las colegialas, son lo único por lo que yo sigo existiendo, cada mañana me levanto pensando en como rozarles mi verga en su culo, es lo unico que me importa, a diferencia de lo que otros puedan desear solo vivo para ellas, su culo me llama la atención cuando caminan por los balcones de la ciudad, por las residenciales o los parques, amo sus nalguitas redonditas volteando las esquinas, y subiendo a los autobuses, me vale verga lo que las personas a mi alrededor puedan pensar, mientras ellos disfrutan de sus trabajos o del dinero, yo solo disfruto de sus culos caminando por las calles, es mi mejor fetiche y lo amo, me gusta subir en los autobuses los dias de lluvia y entrar con la multitud que se amontona para no mojarse, y lo que mas me gusta es sentir el culo de una colegiala apretandose con mi huevo, es lo más delicioso de la vida, sentir sus partes virginales bombear contra mi nepe, me deja sin aliento, en cada empujón regreso a la vida, a la ves que también siento su aliento en mis narices es exitante, respirar su aliento saliendo de sus pulmoncitos para luego llegar a los mios me apasiona mucho, a veces pongo la palma de mis manos debajo de sus mochilas para poder sentir sus nalgas redonditas, las meto sin miedo ya que estamos tan apretados, y ellas no se quejan, solo disfrutan de mi mano en sus culos virginales, las sobo pasandoles su raja calientita, a veces siento sus calzones unierse con mis manos, pero en algunos cazos pareciese que llevasen tangas, porque no las siento en lo mas mínimo, esas son las que mas me gustan, las atrevidas, las que se acortan su faldita para verse más sexis, las que traen carteras en ves de mochilas, esas colezorritas que exiten en todos lo colegios, esas son las que caen primero, y se acuestan con cualquiera, esas coleputitas se dejan hacer lo que sea en los buses y combis en las que suben, están tan calientes por sus hormonas, que pareciese que fabricaran viagra en sus culos y tetas, y son más faciles de domar. Me encontré una así cuando iba a abordar mi carro con dirección a mi casa, ella se iba para otro lado pero no me contuve y la segui hasta que aborde su carro, me sente a lado de ella, no traia mochila, solo tenia una carterita con sus cuadernitos del colegio, parecia una putita vestida de colegiala, tenia la falda más recortada de lo normal, y olía mucho a perfume, parecia que se habia derramado una coleccion entera, estas son las indicadas si te quieres dar un buen masaje en las bolas, no diran ni pio, cuando les pasas tu verga por su culo y las manoseas, solo se quedaran paradas fingiendo que no pasa nada, y seguiran su rumbo hasta su destino final, pasaron los minutos mientras yo observaba sus piernas largas sobresaliendo de sus minifaldas y eso me exitaba mucho, era como de tercero de secundaria osea era una putita en crecimiento, se sentaba cruzando las piernas, mientras su falda que parecia mini se subia por uss muslos, casi podia ver su entre pierna y parte de sus bragas, unas bragas amarillas lindas pegadas a la cola, subian mas pasajeros al bus y yo empesaba a emocionarme dando un respiro profundo, ella procedio a sederle el asiento a una ancianita, figiendo ser una niña buena, bien que conocia las costumbres de estas zorritas, solo suben a los buses para satisfacer sus necesidades mas basicas, puta dije entredientes, te haces a la santa e inmaculada, pues por la culata te voy a dar, dije cargando mi mochila hacia el pecho, subieron más pasajeros y yo le sedí el asiento a una señora embarazada, me coloque justo detrás de la zorrita, quien tenia la cartera al lado de su nalga izquierda, me acerque más a ella, cubriendo mi entrepierna con la mochila, podia sentir todo su culo en mis manos, y empujaba más con mis nudillos hacia su cola, se sentia caliente, mientras su falda parecía una tela usada, era tan delgada que podia sentir la forma de su calzón hundirse en mis manos, empecé a frotarla fuerte como intentanto planchar los pliegues de su faldita, y me exite tanto que se me paro la verga debajo de los pantalones, ya estaba muy caliente y solo queria introducirsela entera, en su raja, queria alzarle la falda y mamarle su cuca, si su cuquita sudada y pedaga a sus calzoncitos, entonces saque mi verga debajo de mis pantalones y empecé a restregarsela en toda su cola, ella parada exitada, empezaba a dar pequeños suspiros, ayy ayy decia chocando sus tetas con el asiento de adelante, sentia su olor por tan cerca que tenia su cuello, y me gustaba acercar mi boca a sus cabellos, sacaba despacio mi lengua y se los lamia, sabia a shampo, y tenia olor a limpio, era lo unico que me importaba en ese momento, por ella me levantaba todas las mañanas, mientras recibia las criticas de mis familiares y allegados, pensando que era un bueno para nada, pense en buscar trabajo y una novia para saciar mis deseos mas bajos pero no lo consegui, asi que me dispuse a cazar algunas colegialas que anduviesen por allí, era lo unico que queria y me saciaba con eso, era hombre y tenia mis necesidades, por lo menos una buena masturbada con su culo, me dejaba en paz interna, asi que procedí a levantar su falda y meter mi pene justo detrás de sus calzones, apuntando al medio, ella solo daba girtitos de placer ahogandose con su propio sudor, pasaba tragones largos de su saliba acumulada por la exitación, y luego descansaba, dando un suspiro largo, ahahahhhahahmmmmm, mientras colocaba una de sus manitas en la boca, parecia la protagonista de un hentai japonés, agarrandose su boquita de zorra, ella sabia lo que le hacia pero no decia nada, me encantaba tenerla disfrutando, mientras yo me masturbaba con su cola, era lo mas rico del mundo, le apuntaba a su anillito y empujaba fuerte, sentia como su calzon se metia en su ano, y se lo sacaba humedo, lleno de mierda, me imaginaba la exucasa que le diria a su madre: "me los manché por que estaba mal del estomago", ay putita que rica te ves, le decia entre dientes, me gusta tu culo, es por lo que vivo ahora, es por lo que subi a este carro, ¡tu culo! le decia entusiasmado casi susurrando, espero no me aya escuchado, pero si es que lo escucho no hizo nada, sino que se quedo en su lugar, yo dije en mi interior esta ya va a caer, esta exitadisima, por lo que procedí a mover sus calzoncitos a un lado, tapandome con mi mochila, los abri con cierta brusquedad, pero ella parada como un poste sin quejarse ni decir nada, me apresuré a meter mi verga por la abertura de su calzon y se lo introduje, aayayayayyay dijo mientras se tapaba con una de sus manos, ahora seras mia puta le dije a sus oidos, ella empesaba a soltar el cuerpo, mientras yo se lo metia sin verguenza alguna, podia sentir hasta sus intestinos mientras se lo metia hasta adentro, sentia su útero apretadito, y muy rico, culona de mierda le decia al oido, mientras se soltaba unos peditos, que los pude sentir saliendo de su ano, cochina le decia al oido, por eso es que te quedas parada en los autobuses, le decia apretandole los muslos debajo de mi mochila, culoncita puta, le decia lamiendo su cuello, estuve apretado a su culo todo el viaje, hasta que ella ya no pudo resistir mas y se oriono en el carro, era oscuro y no se veia nada pero pude sentir su orina mojandome las piernas, iba a rendirse y caer al suelo, pero la agarre por las axilas, y la levante mientras la movia entre mis piernas mojadas, estuve asi un buen rato, hasta que no soporte más y saque mi verga y le eche mi leche en toda su faldita, ella estaba muy sudada, para terminar le meti dos de mis dedos en sus esfinteres, llenos de mierda, y me los empecé a oler, encontre un asiento libre en la parte de atrás y me sente oliendo mis dedos, rico olor a culo, dije limpiandome con el ph que tenia, lo arroje por la ventana y vi como un perro se lo tragaba, relamiendose con su lengua, ella empezo a bajar del autobus, y la vi desaparecer por una esquina oscura, perdiendose en un callejón. ESA ES MI PEQUEÑA HISTORIA, CAZAR COLEGIALAS DEJADAS Y VIVIR UN SUEÑO DE MENTIRAS, COMO QUIEN VA DEJANDO EL DOLOR POR EL PLACER DE SENTIR UN CULITO COLEGIAL.

Autor: Viden Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Una niña desconocida

2022-05-26


Una niña de 9 o 10 años tocó el timbre de mi casa. Salí y me ofreció agujas de coser y otras cosas que vendía. Le pregunté si andaba sola, ya que el barrio no era muy seguro. Me dijo que sí. Hacía un poco de frío, le dije que si quería pasar y tomar algo caliente y que le iba a comprar. Accedió a entrar y le preparé una taza de chocolate y torta. - Qué lindo está aquí dentro- dijo la niña. Afuera estaba frío y yo tenía la calefacción al máximo. Se sacó la campera, me agradeció y comenzó a comer. - Cómo te llamas?- pregunté. - Marina. Y me dedico a esto porque no tengo padres y vivo con mi hermana mayor. Ella trabaja pero el dinero no alcanza. - Y cuántos años tenés, Marina? - Cumplí 10 hace 5 días. Esto pasó la semana pasada y la verdad es que sentí compasión por la chica, pero también algo de atracción, no estaba seguro de lo que sentía en ese momento. Tenía la ropa muy limpia pero rota, gastada. Le pregunté si quería que le regalara ropas nuevas y obviamente aceptó. Tengo una tienda y guardo mucha ropa de la que vendo en casa. - La única condición es que te las pruebes aquí para saber que no te quedarán chicas o muy grandes- le dije sin siquiera pensarlo. No creí que lo hiciera pero asintió. La acompañé a mi cuarto y enloqueció al ver tantas prendas juntas. - Me lo vas a regalar? Parecen nuevas!! - Las que te gusten. Y sí, son nuevas... Me pidió ir al baño para probárselas y le dije que lo hiciera en el cuarto, porque quería ver cómo le quedaban. Me dijo que tenía vergüenza pero no me convenció, no parecía ser tan tímida. Marina era una niña bajita para su edad, morocha, cabello negro largo y muy morrudita, algo gordita. - Bueno, a ponerse ropa nueva!!!- le dije y le brillaron los ojos de alegría. - No tengas vergüenza y desvestite, Marina. Puedes elegir lo que quieras. Empezó a quitarse el pulóver. - Y ahora?- me preguntó. - Sacate todo así empezás a probarte la ropa interior, sinó no podrás llevarla. Se sacó las zapatillas, las medias y siguió con el jean. Quedó sólo con la blusa y una braga negra. En realidad no sabía qué pasaría, nunca había hecho nada con una niña de 10 años, pero al sacarse las bragas y la blusa la pude ver completamente desnuda, no traía sostén. La verga se me puso muy dura, me sentí muy excitado al ver su cuerpo perfecto. Era bien pequeña de estatura, tetitas ya bastante desarrolladas, vagina de niña, sin un pelo y un culo que disimulaba muy bien, que no se notaba para nada con toda la ropa que tenía puesta. El culito de Marina era grande, lleno de carne, daban ganas de morderlo, apretarlo, chuparlo, penetrarlo... Pensé cómo lograr todo eso con su consentimiento. - Lo que te guste es tuyo si te acuestas en la cama y sólo me dejas verte. - Está bien, pero me harás el regalo, verdad? Se lo aseguré, la alcé y la puse boca abajo sobre mi cama. El espectáculo que veía por primera vez en mis 36 años de vida fué único. Le dí la braga que pidió y otras para que las viera, mientras seguía acostada. Le pregunté si podía besarle la espalda. - Creo que sí, qué tiene de malo?- respondió al mismo tiempo que miraba extasiada las bragas. Le besé la espalda hasta la cintura y me metí en el culo de la niña. Le abrí las nalgas y le alcancé otras prendas. Besé profundamente su agujerito y no dijo nada, sólo admiraba lo que le había dado. La levanté despacio, puse una almohada debajo de ella y comencé a pasar y meter la lengua en su interior. Besé, succioné y penetré con mi lengua entera el fabuloso y apretado esfínter de la niña. Eso la volvió loca y parecía no querer demostrarlo pero sus suspiros y gemidos la delataban. Separé aún más sus nalgas carnosas, la escupí, metí y saqué la lengua de su ano mientras se retorcía de gusto. La dí vuelta, le dí más prendas, le levanté las piernas y olí su vagina. El aroma de esa conchita era una delicia. Se la empecé a lamer y explotó de placer, sin decir nada me dijo todo. Gritaba y gemía hasta que me pidió que se la siguiera chupando. - Alguna vez te hicieron esto, mi amor? - No, nunca, pero.....aaaaaaah...no te detengas!! Siento cosquillas, me está gustá....mmmmmm....aaaaaaay....me está gustando mucho mucho... Tan solo 10 años y tan putita...la volví a dar vuelta y a chuparle el culo, la levanté hasta ponerla de rodillas, la lengua entraba mejor, entera, y salía y entraba, una y otra vez. La dejé en 4 y fuí al otro lado de la cama, besé la boca de mi niña e introduje mi verga durísima en ella hasta casi la mitad y se ahogó y una catarata de saliva empapó mi miembro de punta a punta. Tenía los ojos llenos de lágrimas al ahogarse pero se la puse de nuevo en la boca y siguió tragando. La metí casi toda, tomándola de los pelos para hacer que entre en esa boca, y volvió a ahogarse, tosiendo, los ojos rojos y derramando una generosa cantidad de saliva en mis manos, que inmediatamente llevé a su precioso agujerito. Le llené el culo con su propia saliva, le puse gel lubricante y también me coloqué yo. Marina seguía en 4, así que le apoyé la verga durísima en el culo y empujé haciendo que entre de a poco. Al meter apenas el glande se corrió para adelante, lanzando un gritito de dolor. Yo estaba seguro de que no era la primera vez que lo hacía pero no me interesaba demasiado. Le enterré la mitad, gritó mucho más fuerte. Sin avisar la tomé de la cintura y mi verga entró entera, toda, nada quedó sin entrar en el agujerito de la niña. Los gritos eran ahora muy fuertes, empezó a pedirme por favor que la sacara, pero no podía hacerlo y seguí cogiéndola hasta sentir que acababa. Se la saqué y se la puse en la boca, le pedí que se tomara toda la leche que iba a salir. Y una cantidad increíble de leche inundó a la niña, tanta que no alcanzó a tragar todo, pero igual lo hizo muy bien. Como a Marina le fascinaba la ropa de calidad, volvió a visitarme, pero con una pequeña amiga...

Autor: Lobonegro Categoría: Tabú

Leer relato »

Exhibiendo a mi novia en la carretera

2022-05-25


Somos una pareja joven ella Nancy 23 años delgada con un cuerpo delicioso pecho y un culito paradito, Alvaro 30 años atlético tatuajes y barba, somos de Chihuahua México teníamos tiempo planeando un viaje a una ciudad que queda a unas 3 horas de la nuestra, así que el sábado decidimos partir al llegar a cargar gasolina me baje y el despachador limpio el vidrio y se tardó un rato pues le estaba viendo el escote ella llevaba una blusa blanca semitransparente (F1) y se le veían muy ricos los pechos al subirme me dijo el chavo me estaba viendo se hizo loco limpiando y viendo los pechos, tomamos carretera e íbamos platicando y nos pusimos calientes y nos quitamos ropa nos fuimos los dos desnudos de cintura hacia arriba solo cuando pasaban carros de frente se cubría con la blusa o brazos para esto yo ya estaba bien caliente y la iba tocando los pechos y vagina por encima de los pants, ella me saco la verga y empezo a hacerme una mamada espectacular poniendose en 4 en el asiento pero cada tanto revisaba que no viniera carros y la pudieran ver, le termine en la boca y se trago todo el semen, al rato se quedó dormida en su asiento y por el movimiento del carro se le fue bajando la blusa dejando ver un poco sus pechos, al rebasar una camioneta con unos rancheros que llevaban ganado voltearon y la vieron y me hicieron señas de like y le baje más la blusa para que le vieran los pechos y ella ni cuenta pues seguía profundamente dormida zzz le toque las tetas a la vista de los 4 hombres que estaban hipnotizados con el espectáculo, sacaron un teléfono no se si alcanzaron a grabar o tomar fotos pues ya estaba acelerando y se quedaron atrás y yo que no podía creerlo pues le acababa de mostrar los pechos de mi novia dormida a 4 viejos entre los 40 y 60 años, al rato despertó pues llegamos a un entronque y se vistió, al llegar al destino fuimos al hotel nos bañamos salimos a comer y caminar un rato al anochecer llegando al hotel se puso leneria y cojimos como locos poniendola en la ventana con la luz apagada en el 6° piso nosotros si veíamos para afuera pero ellos a nosotros no eso quiero creer jaja luego de perrito frente al espejo y le decía que que rica esta que es mi puta y ella correspondía diciendo si soy tu puta¡¡¡, dame tu verga¡¡¡metemela duro¡¡, eres un cabron¡¡ le termine en la espalda y le dije eres mía perra. Bonus: En otro viaje de noche cerca de las 2 am veníamos de la frontera y ella se durmió echando la cola hacia el lado del chofer yo iba manoseando y le meta la mano en las nalgas esto hizo que le sacara un poco la tanga la deje descansar pues había tenido un dia pesado, al llegar al retén de soldados nos hacen la parada al bajar la ventanilla para atender al oficial el hecha la luz de su lámpara para dentro del carro y lo primero que ve es el culo de nancy con la tanga un poco salida - a dónde se dirigen? - a la capital hecha una ojeada nuevamente al culo de ella y le da la vuelta al carro vuelve conmigo y me dice - el otro retén no los detuvo -no jefe todo bien en eso ella se despierta por las voces y se acomoda - bueno cualquier cosa a los números de emergencia - sale gracias y nos fuimos rumbo a nuestro destino en eso ella me dice: - me vio las nalgas porque no avisas - le dije te hable despierta y te moví pero no reaccionaste - si senti pero no escuche bien por la música y pensé que solo me agarrabas el culo. Al final se volvió a dormir y despertó media hora antes de llegar a la capital. Fotos: F1: https://mega.nz/file/GzB2WJpY#S3h-xt5qA1oCkScj4Bnv2DmdkD_Vf101bnrLMHe1Pv8 F2: https://mega.nz/file/S3hEER4a#EHdwv7yeyCV7dg03xavkWriWgFns6eDPhMm6t9aJwrU Correo: [email protected]

Autor: alvaro1200 Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

El niño perdido

2022-05-25


Un niño de unos 8 años estaba como confundido frente a mi negocio, mirando hacia adentro. Al ver que no se animaba a tocar el timbre y se alejaba de a poco, salí a la calle y lo llamé. Se acercó, avergonzado, y le pregunté si necesitaba algo. - Me fuí de mi casa y estoy perdido, no conozco este barrio. - Cómo que te fuiste de tu casa? Por qué? - No tengo papá y mi mamá está tomando drogas desde ayer y me pegó, siempre me pega. - Y querés volver a tu casa?- le pregunté - No...pero no tengo adónde ir. - Tenés hambre o sed? - Las dos cosas, pero más sed, hace mucho calor. - Vení si querés, pasá que tengo una gaseosa fría y algo de comer. Esto me sucedió hace unos días en la realidad, no es una historia ficticia y es por eso que les digo de verdad que el niño me conmovió mucho y no sentí en ese momento ningún otro deseo más que ayudarlo. El chico entró al negocio (vendo repuestos de motos) y faltaban unos 15 minutos para cerrar. Era muy tímido y callado. - Sentate que ahora te traigo la gaseosa. Cómo te llamás?- le pregunté. - Nicolás...- respondió en voz baja. - Y cuántos años tenés, Nico? Sos muy pequeño para andar solo por la calle. - Tengo 8 años, los cumplí la semana pasada. Le dí la gaseosa y una milanesa con papas fritas en la cocina mientras cerraba el negocio. Lo dejé comer tranquilo y después hablamos un poco. Él me contó por dónde anduvo durante el día y yo lo oía y al mismo tiempo miraba unas fotos de chicas desnudas en el celu. Se me paró al ver las fotos y tenía puesto un pantalón deportivo, lo que hacía que se me notara sí o sí. No me percaté de eso y muchísimo menos de que el niño tenía los ojos bien abiertos y clavados en mi erección. Hice como si no me hubiera dado cuenta y me levanté a buscar una fruta. Al volver me paré al lado de la mesa y le ofrecí la manzana. No podía creer que el chico seguía mirando mi bulto sin ningún problema. Me volví a sentar y como sin querer me agarré la verga dura y me la acomodé. Nico seguía mirando con la boca abierta. Ahí sentí la seguridad de que al niño le gustaban los hombres. No podía ser de otra manera. Jamás tuve deseo sexual por un chico tan pequeño, y tampoco lo sentí en ese momento. Le pregunté qué pensaba hacer y me dijo si no podía quedarse a dormir aquí. Tengo el negocio y atrás mi casa, vivo acá. Desde la cocina, donde estábamos hablando, se veía la cama de dos plazas. - Supongo que no puedo dejarte solo en la calle, ya son más de las 7 de la tarde. Quedate pero primero pegate un buen baño, justo tengo ropa de mi sobrino que tiene tu edad.- le dije y le cambió la cara, se puso contento. - Muchas gracias!!! Cómo te llamás? - Patricio, no te dije mi nombre, perdón... - Y cuántos años tenés?- me preguntó - Tengo 42, Nico. Dale, preparate para bañarte. Ahora te alcanzo la ropa. Hacía mucho calor, así que busqué ropa liviana de mi sobrino que solía dejar para cuando me venía a visitar. El niño entró a mi habitación y comenzó a desvestirse muy despacio, con vergüenza. Se sacó las zapatillas y las medias, luego la remera. Nico es un chico de 8 años, pequeño pero robusto, algo gordito y con unas tetitas de niña, lo que ví al quitarse la remera. - Dale, sacate el pantalón así te bañás, Nico. - Bueno, ya me lo saco. Tengo vergüenza porque llevo puesto el bóxer de mi hermano de 6 años y me queda mal. - Y por qué tenés el bóxer de tu hermano? - Es que no tenía ropa interior seca ,mi mamá casi no nos lava. - Bueno, dale, no tengas vergüenza. Se sacó el pantalón y la verdad es que el bóxer de su hermanito le quedaba súper ajustado. Me dió la espalda mientras acomodaba el pantalón y debo decir que ese niño de piel blanca, macizo, casi rubio, tenía un culito grande, gordito y carnoso que no se le notaba con la ropa puesta. Se levantó el bóxer blanco de su hermanito y tuve una erección instantánea. Tenía un cuerpito fabuloso. De espaldas parecía una niña. Al notar mi erección volvió a quedarse mirándome sin nada de pudor. No me sacaba los ojos de encima. - Te queda muy bien ese bóxer, no sientas vergüenza, Nico...a ver, date vuelta- le pedí ya seguro de que se sentía atraído por mí. Se dió vuelta y le dije que se lo subiera un poquito más. - Así, Patricio? Se lo levantó tanto que casi parecía que tuviera puesta una tanga. Yo ya tenía la verga a full. No podía creer que un niño tan pequeño pudiese tener un culito semejante. - Dale, sacatelo así te bañás.- le dije y me senté en la cama esperando a ver el espectáculo. Se lo quitó de frente a mí y pude ver el pitito muy chiquito que tenía. Me recosté para observar mejor. Al darse la vuelta quedé extasiado con el culo del chico. Era perfecto y sus piernas gorditas y la espalda ancha conformaban un cuerpito fabuloso. - Andá a bañarte, después venís y te vestís. A los 10 minutos volvió terminando de secarse. Yo me había sacado el pantalón y me tapé con la sábana. Le pedí que se acostara hasta que se secara bien y se acostó a mi lado, de costado, con el culito cerca de mí. Se tapó con la sábana hasta la cintura y se acercó hasta casi tocarme. Yo me corrí unos centímetros hacia él y mi verga durísima lo rozó apenas. Y qué hizo? Se tiró para atrás apoyando su precioso culo en mi verga. Estaba claro que el niño era putísimo. - Te sentís bien, mi vida? Te gusta estar así? - Me siento muy bien con vos, lo que más necesitaba era bañarme. Disimuladamente, despacio, me fuí sacando el bóxer hasta que mi verga apoyaba al niño piel a piel. Se volvió a correr hacia atrás y tuve que hacer fuerza para no acabar. - Te puedo abrazar?- pregunté. - Sí, claro, te portaste muy bien conmigo, sos muy bueno, cómo no me vas a poder abrazar? Puse el brazo derecho en su cintura y le acaricié las piernas mientras se reía. Lo puse boca abajo tocándole las nalgas. Era una sensación nueva y exquisita para mí. Sentí ganas de penetrarlo sin piedad. Lo destapé y empecé a abrirle el culito y pasarle la lengua por el hoyito. Gemía y se retorcía mi putita. Me decía que le gustaba mucho. Lo dí vuelta y me metí el pequeño pitito en la boca, lo chupé con fuerza y suspiraba de placer. Le pasé la lengua por los huevitos hasta levantarle las piernas y volver al agujerito para meter y sacar mi lengua entera y sin detenerme. Metía y sacaba sin parar. Me dijo que sentía ganas de ir al baño. No le hice caso y seguí cogiéndolo con la lengua. - Creo que me estoy por hacer caca, Patricio!!! - Ahora vamos al baño, mi amor... Lo hice poner en 4 y le puse lubricante y yo también. - Apoyá la carita en la cama y abrite el culito con las manos. Apenas 8 años y tan putita, tanto que me hizo calentar como nunca nadie lo había hecho. Se la apoyé en el agujerito y le metí la puntita, apenas la cabecita, la saqué y volví a meter, una y otra vez, siempre la puntita unos 3 o 4 centímetros. Le dolía pero no se quejaba. La hice entrar despacio un poco más y gritó de dolor. Volvió a decirme que se estaba haciendo popó. Se la metí más o menos hasta la mitad y le dolió mucho, gritaba y lloraba y se acostó boca abajo. Me detuve un segundo y le pregunté si quería que se la sacara. - No, no me la saques, pero dale despacio... No podía ser tan putita. Le abrí el culito y se la enterré toda, sin compasión, entera hasta el fondo. La sacaba casi toda y se la metía entera de nuevo. Gritaba de dolor pero no quería que se la saque. Cuando sentí que estaba por acabar la saqué y se la puse en la boca. Le dije que se tomara toda la leche. Acabé dentro de su boca, un chorro inmenso de leche espesa y caliente y se tragó hasta la última gota. Volví a ponerlo boca abajo y al ver ese culo de niña lo penetré otra vez y tenía razón... una sola vez se la puse toda entera, de un solo empujón y al sacarla se hizo encima de verdad. Y volví a acabar... Nico volvió a visitarme 3 días después...

Autor: Patricio68 Categoría: Tabú

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!