Relatos Eróticos de Voyeurismo


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Mi novia me masturba mientras me obliga a mirarlas

2019-08-16


Hola! me llamo Raul, mi novia se llama Yoli. Todo sucedio porque yo estoy obsesionado con las chicas del instituto universitario, ya que cuando salen al recreo voy con mi coche y aparco delante de la puerta principal, entonces empiezo a masturbarme mientras las miro, es impresionante lo cachondo que me pongo mirandolas, sobretodo con la que ese dia les toca gimnasia, con esos tops super apretados, y esas mallas tan ceñidas, ufff. Bueno, pues un dia se ve que se dio cuenta una amiga de Yoli, que me estaba pajeando mientras miraba a sus amigas, y no tardo en decirselo a mi novia. Ella debido a lo tanto que me queria no llego a decirme nada, hasta que un dia me pillo en mi casa haciendome una paja mientras miraba por la ventana a un grupo de chiquillas, sobretodo a una que tendria sobre unos 19 años, rubia y que llevaba un vestido de esos de verano super cortos. pues al darse cuenta empezo a chillarme como loca y a soltar todo lo que no me dijo antes, despues de gritar se fue a la habitacion llorando, luego volvio y me dijo que me sentara delante del ordenador, asi lo hice ingnorando el por que, me comento que me metiera en una de esas paginas que salian fotos de mujeres de todo tipo, a esto que yo le pregunte el por que, ella ni me contesto, me grito que lo hiciera y asi lo hice. una vez dentro empezo Yoli abrir fotos de las chicas chupando pollas, follando, vamos hasta fotos que ni os imaginais, a esto que ella me dijo que me iba a pajear hasta que me corriera, me la cogio, me escupio en la polla, y empezo a masturbarme mientras me obligaba a ver esas fotos. no tarde en correrme y ella se enfado muchisimo, me decia que era un guarro de mierda, que por lo menos no creia ella que me iba correr tan pronto. Como loca decia que me iba a seguir pajeando hasta que se me quitaran las ganas de volver a masturbarme mirando a las crias esas. Lo volvio hacer, me la cogio y empezo a sacar fotos por internet, enseguida se me empalmo y volvio a escupirme en mi polla y a menearmela. yo esta vez me resistia y le dije que parara, pero Yoli pasaba de todo y seguia, al ver que no me corria con tanta facilidad acerco su cara contra mi polla y empezo a chuparmela, uffff. Nunca me la habia comido, ella decia que eso era una guarrada y que no me lo iba hacer jamas, pero no entiendo porque me la chupaba, yo le dije que parara, Yoli de vez en cuando dejaba de comermela para buscar otra foto en internet mientras seguia pajeandome. despues de volver a comermela me corri enseguida en su boca mientras yo miraba una foto de una tia de unos 18 años solo desnuda de cintura para abajo comiendosela a un viejo y otro tio. Pues despues de correrme vinieron mis padres y ella con el semen en la boca no tubo mas remedio que tragarselo. Yoli se fue a casa, por la noche me llamo por telefono y me dijo que quedaramos mañana, y asi lo hice. al recogerla en su casa me comento que fueramos al instituto de su amiga, yo obedeci ya que seguia muy enfadada y no queria que cortase conmigo. Al llegar a la puerta me dijo que parara el coche, ella empezo a tocarme la polla mientras me preguntaba quien era la que mas ponia, yo le dije que parara, que ya estaba bien, ella seguia. al ver que no paraba le segui la corriente y le conteste "vanessa, la rubia de melena con las mallas blancas", ella me dijo "la guarra esa que va marcando coño! pero si es una cria!", yo le conteste que si. yolanda me la saco y empezo a masturbarme mientras me decia "pues ya sabes lo que tienes que hacer cabron! correte mientras miras esas putas con sus mallas!", me di cuenta que su amiga estaba conpinchada con ella porque estaba fuera del coche evitando que vieran a Yoli masturbandome. yo le decia "para de una puta vez! no quiero correrme asi" en realidad yo estaba super cachondo, ella me contesto "no te gusta las crias de 18 o 19 años pues ahora correte mirandolas, pero conmigo delante" intente quitarle la mano de mi polla pero ella seguia, miraba para otra parte pero ella me cogia la cara con la otra mano y me la giraba hacia donde estaba las crias, a esto que mientras me resitia y sin quitar la vista de ese gordito coño marcado por sus pequeñas mallas me corri. Yolanda llamo a su amiga y le dijo que le diera un pañuelo, ella se lo dio mientras me miraba la polla empalmada y con semen. Yoli me dijo que lo volveriamos hacer hasta que yo me diera cuenta que eso no se debia de hacer. Bueno, pues como yo no podia aguantarme volvi pajearme pero esta vez mientras miraba fotos por internet, ella me pillo y esta vez me llevo a una piscina, aparcamos delante de una verja que se veia el interior de ella, me la saco y me dijo "no voy a parar de chupartela hasta que te corras hijo de puta!", asi lo hizo mientras yo miraba a las tias en bikini tumbadas en el cesped, corriendo por la piscina, y jugando de un lado para otro. una chica que estaba tumbada en la toalla se dio cuenta de que me la estaban comiendo mientras la miraba, ella se hizo la tonta y se volvio acostar, cuando volvieron sus amigas que estaban en el agua ella se lo dijo, y las amigas no paraban de mirarme, yo muy cortado le dije a Yoli que nos habian pillado, las crias vinieron hacia la verja disimuladamente y Yoli dejo de comermela para seguir masturbandome, me dijo " tu pasa de ellas y sigue fijandote en sus putos coños!", ellas se dieron cuenta de que Yoli me estaba haciendo una paja mientras las miraba y como no, me corri delante de ellas. Yoli dijo "muy bien raul, pues voy a seguir asi hasta que te des cuenta que esto no tienes que volver hacerlo". ella se limpio y nos fuimos a casa. alli Yoli me dijo que todo el mundo iba a saber lo que yo hacia hasta que no parara, pero yo la verdad es que no hice mucho caso de eso y me volvio a pillar, esta vez me llevo al paseo de una playa, pero eso es otra historia...

Autor: Anónimo Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Exhibicionismo en el campamento de verano

2019-08-16


Mi hijo ya está en edad de interesarse mucho en las excursiones con sus compañeros y lo entiendo perfectamente, pero soy una madre muy cobarde y sobre protectora, y me cuesta trabajo mandarlo a lugares apartados sin mi... Hace unos días (Sábado 27 y Domingo 28 de Julio del 2019) mi hijo tuvo su paseo de fin de curso y se acordó un destino campestre muy cálido. Se trataba de una finca con un hermoso lago, con caballos y un hermoso ambiente natural. Al sitio debían ir tres profesores (los tres hombres) y tres representantes de lo muchachos (un hombre y dos mujeres incluyéndome)... Desde el principio, los chicos se divirtieron mucho, para no incomodarlos, los adultos nos manteníamos a una prudencial distancia. Hicimos un grupo entre los adultos también... El paseo se hizo muy agradable, cantamos incluso bailamos... diversión sana... Uno de los profesores era amigo mio de hace años y siempre he mantenido una buena relación con el, por otra parte, la única mujer del grupo, aparte de mi; no me quiere mucho, casi no habla conmigo...Pero el ambiente era propicio para estar en paz... Llegó la noche y los chicos fueron a dormir, en grupos de 6 por cada habitación disponible...Los adultos decidimos charlar en la fogata que aún estaba encendida.... Poco licor, mucha confraternidad... Sin embargo, no pude evitar pensar en función a mi debilidad...El exhibicionismo... No llevaba una ropa provocativa como acostumbro, sin embargo si llevaba falda, así que empecé a jugar una vez mas...Me excusé y fui al baño, me quité las bragas, subí un poco mi falda y salí a la fogata una vez mas, esta vez me senté junto a la mujer con la intensión de que ella no me viera, solo quería que los hombres noten la "sorpresa"... No tardó mucho antes que al menos dos de los profesores plantaron la mirada en mi coño. Yo, como hago en esos casos, me hice la descuidada. Finalmente, a las 2 de la mad**gada nos retiramos a dormir. Me correspondía compartir la habitación con Sara (la otra mujer del grupo), ella lo hizo casi de inmediato, antes de que yo entre, mi amigo se acercó a mi y me detuvo del brazo... _"no te vayas aún, mis amigos y yo quisiéramos dedicarte unas canciones en la guitarra... Pese a que ya tenía sueño, no era menos cierto que estaba con ganas de hacer algo en grupo... Le dije que solo voy a ponerme mas cómoda y salgo de nuevo... Me puse la blusa de la foto que acompaña esta historia, tal como se ve, sin brasier...La misma falda, sin nada por debajo y con muchas ganas de hacer algo con los profesores, pero tratando de contenerme un poco para no causar problemas en la escuela de mi hijo... Salí al encuentro. Estaban los 4 hombres ahí sentados, me miraron de pies a cabeza y me senté en posición de loto... Cuando llego a ese punto, no paro...Se me acercaron dos del grupo, uno de ellos me abrazó, so pretexto de cantarme al oído supuestamente, pero su brazo giraba hasta que su mano rozaba mis tetas... los demás miraban... Hubieron muchas fotos, siempre conmigo... Al día siguiente, me quedé con la misma blusa, sin bra, honestamente ya no me importó que hubieran niños, al fin y al cabo ellos no ven esas cosas... Tuve la propuesta de uno de los profesores de "salir a dar una vuelta al lago"...No accedí. Ante la insistencia me pidíó hablar en privado conmigo, esta vez acepté... Entramos a una de las cabañas y me dijo que se sentía muy atraído hacia mi y que le "de una oportunidad", obviamente lo rechacé...(no podía arriesgarme a tener problemas en la escuela de mi hijo), me pidió disculpas y se acercó para darme un abrazo de "tranquila, no insistiré"...No quise dejarlo sin ningún tipo de premio y mientras me abrazaba, lo besé..el beso fue intenso, metió su lengua en mi boca y mientras lo hacía me acarició las tetas....Creyó que iba a tener mas, pero me levanté y salí...Suficiente por ese día...

Autor: PaolaCob38DD Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Las señoras del café y unas tetas de ensueño

2019-08-14


Les voy a contar lo que me paso el día de hoy en una cafetería donde estaba yo trabajando en mi computadora y de repente llegaron 2 señoras de unos 45 años que se sentaron en unos sillones bajos enfrente de donde estaba yo ubicado que era una mesa normal, sin embargo una de ellas tenía puesto un vestido tipo camisón con rayas azules y blancas gruesas, donde mostraba todos sus hombros, la señora no estaba delgada pero tampoco gorda, cuando de repente noto que no traía brasier, me imagino una talla 36 o mas de busto y venía muy moderna solo con unos tenis y su camisón y la otra señora también no estaba tan mal. La señora traía su camisón se le notaban claramente sus aureolas que no estaban muy grandes pero si estaban levantadas y las señoras siguieron platicando pero por la plática que alcanzaba a escuchar parecía que estaban hablando de sus travesuras y de cómo sus amigas salían con otros tipos, la verdad me puso muy nervioso y caliente, creo que ellas lo notaron ya que no pude volver a trabajar concentrado. Cuando de repente veo que toma su bolsa, yo me apresuro a salirme y guardar mis cosas también para salir antes que ellas y tratar de topármelas en el estacionamiento y disfrutar verla caminar moviendo todo el teclado, pues milagro me hice el loco un poco y cuando ya estaba para pagar el estacionamiento llegamos al mismo tiempo y ellas estaban a punto de pagar también su estacionamiento en el cajero automatico que existen en las nuevas plazas modernas, pero les cedí el turno y que me dice la del camisón que lindo gracias con una voz chillante pero linda y sensual a la vez, se le cae el boleto y logro ver sus tetotas, me hizo temblar. En eso ya la señora le dijo a la del camisón amiga ya me tengo que ir por los niños ya que era la hora de la comida y de ir a la escuela por ellos. Por lo cual la señora del camisón y tetas de buen tamaño le dijo su amiga ya no te quito más tu tiempo amiga paga tú primero, por lo cual pago su estacionamiento y luego ya quedo ella y yo solos para pagar el estacionamiento, por lo cual cuando ella pretendía pagar el cajero solo aceptaba su billete de 100 pesos por lo cual ella no tenia mas y le dije no te preocupes yo te lo pago, pero ella me dijo no como crees son 46 pesos y le dije no importa yo si traigo y me dijo que apenada estoy no vayas a creer que es al propósito, le dije no te preocupes yo lo entiendo y no me cuesta nada y le dije, me dejas propornerte una cosa? y me contesto si adelante si no tienes prisa me gustaria invitarte a comer, si no te molesta yo te invito aqui mismo en la plaza, a lo cual ella dijo no como crees, le quito la palabra y le digo por favor no desconfíes incluso mira me presento te dejo mi tarjeta para que sepas como me llamo vivo aqui mismo y no soy una persona mala. Entonces ella dijo bueno si es aqui mismo adelante, uy pero ya pague mi estacionamiento, a lo cual le digo no te preocupes con ese boleto si quieres yo saco mi carro y regresamos por el mío más tarde después ya que no me gusta comer aquí en esta plaza, no hay lugares buenos y me gustaría invitarte a otro lado aquí cerca, ella me dice bueno por lo cual nos dirigimos a mi auto, noto claramente cuando caminamos que ella también solo trae un hilo de tanga ya que casi no se nota la costura de su panti, eso me vuelve loco. Le abro la puerta y como el vestido estaba corto no mucho pero corto ella tenía que estar tratando de bajarlo lo más que podía, cuando entra a mi auto que es deportivo hacia que sus rodillas estuvieran al nivel de sus tetas y que casi se le vieran todas sus piernas torneadas y bronceadas, me dijo que bonito auto tienes, le dije gracias a tus ordenes, me dijo a qué te dedicas, le digo pues tengo mi empresa de servicios y pues luego me gusta trabajar en la cafetería para descansar de la oficina y ella me dijo y donde quieres ir, le digo a pues mira se me antoja una buena carne que te parece, ella me dice con su voz sensual también me gusta la carne que este jugosita, a que bien le digo yo igual soy carnívoro. Durante el trayecto de unos 10 minutos no paraba de ver sus piernas y como ella trataba de jalar su vestido pero no podia. Por lo cual llegamos a otra plaza donde venden ropa y donde estaba un restaurante de carnes muy caro y famoso y ella me dijo uy pero es muy caro no te parece, le digo no te preocupes que yo pago, para lo cual le pido una botella de vino y le pido que le sirvan y también pedimos carne al centro para compartir, ya luego de haber tomado 2 botellas (casi siempre le servía yo) e incluso le pido un tequila doble para bajar la carne, salimos y pasamos por varias tiendas como ya estábamos tomaditos se me ocurre decirle tu vestido está lindo pero me gustaría entrar a esa tienda y comprarte uno el que te guste tu elije no importa el precio, a lo cual ella me dijo que caballeroso eres me encantas nadie es como tú nadie es tan lindo. Le digo así me tienes tú, a lo cual la llevo a la tienda y al probarse el vestido le digo a mí me gusta este y era uno muy parecido al que tenía puesto pero de color amarillo canario, por lo cual al ponérselo tuvo que quitarse el otro cuando salió y se puso el amarillo este le quedaba más apretado, sus tetas aplastadas y con sus pezones sonriendome, no tan flojo como el otro y sus tetas se le notaban bien lindas, por lo cual le digo por favor llévatelo puesto te ves muy linda, ella acepta y cuando ya estábamos en el auto me dice oye pero mi esposo me preguntara de donde saque este vestido a lo cual le digo dile que es te lo compraste, a lo cual ella me responde pero es que no creas que me da mucho dinero no me creerá ya que es muy celoso, a lo cual le digo pues se me ocurre lo siguiente si quieres yo me lo quedo y cuando te vuelva a ver solo te lo pones para mí, me dice me gusta pero como le hago, le digo a ver algo se me ocurrirá, en eso pasamos por un motel y que de inmediato doy el volantaso y me meto, ella se me queda viendo no dice nada hasat que pago y despues me pregunta que estás haciendo por quien me tomas, la veo a los ojos y le digo no te gustaría pasar y que te puedas cambiar para que te pongas ya tu vestido el tuyo de rayitas, a lo cual ella me dice eres un loco, pero me caes bien pues vamos, ya estando en la entrada del motel ya cuando cerre el porton del cuarto de motel, que le digo deja te habro la puerta del carro le tomo la mano y le dijo permiteme la agarro le pongo sus manos en el cofre y de digo dejame verte como te ves posando así con tus manos en el cofre, le levanto su vestido canario y se la empiezo a meter bien duro a lo cual ella empieza gemir y gritar con esa voz chillante pero linda a la vez y empieza a decir que lindo eres, más por favor más, le digo quieres mas amor y ella me dice si por favor cógeme cómo quieras, le pregunto no te importa cómo y ella dice no, entonces le empiezo a decir quieres ser mi perra, y ella contesta si amor, soy tu perra, y luego le digo que linda eres, la jalo de su cabello y me quito la ropa ella solo se queda con sus tenis toda desnuda y yo igual todo desnudo, le digo subamos al cuarto para estar mas comodos y ella subiendo las escaleras solo con sus tenis y yo viendo su culo como sube las escaleras y mueve esas nalgotas y le digo ahora hazme un favor ponte de en cuclillas, me acuesto y le digo por favor empieza a montar y dijo que lindo eso me encanta y empieza a bajar y subir que le da durisimo en mi verga y ella diciendo que rico eso me encanta y estando en esa pose veo como rebotan aquellas tetas que ya había visto, esta señora estaba riquísima y con esos labios color rojo carnosos y ricos empezó a lamerme toda la verga y en eso tuve que sacar mi leche en su cara y le encanto, después de eso nos metimos al yacusi y nos bañamos juntos yo admirando aquellas tetas tan ricas, este cuento se ha acabado ahora tengo una amiga riquísima que empezare a utilizar cuando tenga ganas de sacar leche y surtirme rico a una perrita tetona y señora de buen ver, espero pueda invitar a sus otras amigas algún día de estos, a ellas seguro les encantara subirse a mi auto y que las lleve a comer carne jugosa y lechosa.

Autor: Diosa Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

No duermas sola

2019-08-14


Esto me sucedió prácticamente el año pasado por mediados del mes de agosto. Cada tarde de todos los viernes yo iba donde una amiga ayudarla en su tienda que era por el centro de la ciudad, pué bien ese día era viernes y terminaba de salir de mi lugar de estudios, iba caminando por la acera, conversando conmigo misma de los deberes que me mandaron de hacer y tan solo pensarlo me estresaba más y más. Cuando llegue a la tienda de mi amiga todo estaba vacío y desordenado porque supuestamente llegaría nueva mercadería y mi amiga estaba remodelando un poco el lugar; la salude con un beso francés y sonriendo me dijo que vaya moviendo una estantería que se hallaba cerca a la puerta, con toda la confianza que teníamos le dije que por supuesto, conversando de las cosas del lugar donde estudio se nos fue pasando la hora como 45min, cada una nos habíamos ensuciado un poco y estábamos cansadas de tanto agacharnos para mover las cosas de un lado a otro, decidimos parar por unos minutos, me dijo que si quería jugo y yo muy feliz le acepte; se fue para el fondo de la tienda donde se encontraba una pequeña “minicosina” que suele servir cuando mi amiga no iba para su casa, al poco rato regreso con dos vaso con jugo de arándano, que ella los suele hacer muy riquísimo, me la entrego y antes que hiciera el primer sorbo, me comento que su primo le había llamado y vendría a ayudarnos a mover los muebles mas pesados, y yo no pude ocultar mi alegría, no porque me interesara su primo es más ni lo conocía, sino porque ya me estaba cansando con tan solo pensar que solitas las dos íbamos a mover toda la tienda cosa que no fue asi. De pronto sonó la puerta abrirse por la campanita que se encuentra encima de la puerta, voltee y era un chico normal y corriente. Me saludo con un abrazo y un beso en la mejilla y de igual manera con mi amiga. Me dijo que se llamaba Ricardo, bonito nombre pensé, luego mi prima se lo llevo para que vea las cosas que tendría que trasladar él. Yo los miraba en su forma de tratarse, a veces se iban bien al fondo no sé de qué hablaban pero se oían sus risas, aprovechaba para seguir tomando mi jugo que casi ya iba por la mitad cuando oí su grito llamándome, fui lo más rápido que pude y sucede que los dos solos habían intentado mover una cajuela de 2 metros de altura que por lo menos pesaba más que los tres juntos. Inmediatamente los ayude porque le estaba cayendo encima a mi amiga y su primo lo estaba sosteniendo para que no le viniera encima, pero no iba aguantar mucho tiempo, no podía ponerme atrás suyo porque es más alto que yo y aun peor estirando los brazos para arriba, así que no había otra opción que ponerme delante de él, lo hice con un poco de temor por sentirlo tan cerca, pero mi amiga estaba ya casi de rodillas así que aguante mis miedos y me puse apegado a él, estire las manos hacia arriba para que mi amiga saliera pero no salía, no sé qué paso le dijimos que saliera pero no lo hacía, al parecer se había atascado y nada que salía, su primo, Ricardo empezó a mecer el mueble como sea y yo lo ayudaba pero me entro un escalofríos terrible porque al hacer eso se estaba empezaba a levantar mi falda y no solo eso, sino que también empezada a sentir algo tocándome en la parte de atrás. De tan solo imaginar lo que era lo que me estaba tocando por detrás casi suelto el mueble, no dije nada, trate de adelantarme un poco y separarme de Ricardo, pero no pude, me sentía cada vez más y mas pegada a la cosa que traía ahí detrás y solo pedía que mi amiga saliera lo más rápido posible. Ricardo hablaba con mi amiga diciéndole que si ya salía y seguía meciendo el mueble, no sé si lo hacía a propósito pero me estaba empezando a empujar un poco, como si me quisiera coger ahí mismo, yo me contenía porque podría ser que solo quería ayudar a su prima, mi faldita con el vaivén dejaba a la vista sin duda parte del empiezo de mis nalgas, y de la ropa interior que traía puesta, en ese momento maldije al lugar donde estudio por exigirnos usar falda y encima que llegaba casi a los muslos, pero no solo era eso, intente cerrar las piernas pero el peso del mueble me iba ganando, asi que no tuve otra opción y estaba ahí parada de piernas abiertas, siendo penetrada por un chico que posiblemente sabía lo que hacía, ganándose con el subir de mi falda y esa cosa atrás mío rebotándome para delante como un perro desesperado. Había pasado lo peor, alfin mi amiga salió de ahí abajo y pudimos acomodar el mueble, al terminar no dije nada a nadie, estaba un poco asustada por lo que paso. Entonces le llamaron al móvil a mi amiga diciendo que ya estaba la nueva mercadería que ella misma tenía que ir a verificar y recoger todo. Se alisto y me dejo todo encargado a mí, yo me asuste porque me iba a quedar solo con su primo, no podía defraudarla así que acepte sin peros, ni bien salió mi amiga, me fui al fondo de la tienda para limpiar un poco, pero me asuste cuando Ricardo habló, e dijo que saldría un rato, que en un momento vendría, para mis adentros me dije que bien, y le dije que sí, que está bien. Tenía todo el lugar para mi sola, estaba despreocupada y cansada, agarre mi jugo de arándano y me lo bebí de un sorbo, sí que estaba rica, me puse a barrer y limpiar cada esquina, me sentía cada vez más cansada y decidí descansar en una de las cómodas de la tienda, me eche encima y pesaba sobre mis trabajos, sobre si no iba a llegar tarde y me quede dormida. Cuando desperté ya era cerca de las 7pm, estaba oscuro el lugar, y ni mi amiga ni Ricardo habían vuelto, mire mi móvil y mi amiga había llamado varias veces y dejo una nota de voz “Liz, no creo volver a la tienda, el encargo ha salido mal, puedes irte a tu casa amiga, dile a Ricardo que cierre la tienda porque no me responde, te quiero bayyy…”. No sabía dónde estaba Ricardo, así que me levante para agarrar mis cosas cerrar todo e irme a mi casa, pero cuando lo hice sentí un frio en la entrepierna, de inmediato me revise, metí mi mano por debajo de mi falda y no podía ¡creerlo! No traía puesta mis pantis , era imposible, estaba asustada porque sentí un líquido viscoso bajar por mi pierna y había más en la cómoda, no supe que hacer, me dolía mi vaginita, me seguía saliendo líquido, no sabía que pensar, mi faldita no traía la correa que se une con mi top de color negro, me dolía los pechos, como si me lo hubieran apretado con una pinza, que hacer en esos momentos, con quien hablar, que decir, estaba mojada en los pechos, una baba blanquecina medio reseca se estaba pegando, como saber qué es lo que pasó, mis labios estaban rojos, mi boca tenía el sabor de haber probado algo salado, busque mi ropa interior como pude, por todos lados pero no lo encontraba, me agachaba para ver si estaba debajo de las cosas y sentía que de mi vagina salía más líquido, me pare y… lo vi! Era obvio!. Después que me dormí, pasaron 10min y Ricardo había vuelto, entro y me vio echada, me hablaba, me decía ¡puta! ¡zorra!, me empezaba a besar la boca, no sentía nada, me levanto la falda hacia el estómago y con sus manos masajeaba mi vagina por encima de mi tanga negra, estaba como demente, paró de besarme y arremetía con sus palabras, “te gusto lo de hace rato verdad, zorrita? Te encanta coger verdad? Te voy a coger putita… miró para la puerta y la cerro con seguro, cerro las ventanas, prendió la luz y se quitó los pantalones y el bóxer… se acercó donde mí, devorándome con la mirada, se puso entre mis piernas y metió su cara en mi vagina, lo lamia por encima de mis pantis, le gustaba porque lo hacía con una fuerza sin igual, empezó a sacarme la tanguita, me la bajo hasta el muslo y me devoró con la boca, metiendo su lengua en mi vagina que emanaba líquidos y yo no lo sabía, lamia de arriba abajo, mi vagina no tenía pelos, todo sea por la higiene, y al parecer le gustaba, metía su dedo en mi vaginita, entraba uno, probaba con dos y a duras penas lo lograba, intentando hasta abrirme con tres dedos, me saco por completo la tanga, me abrió las piernas lo más que pudo veía su miembro, estaba muy erguido y ya tenía un color rojo, se lo agarraba y me lo mostraba diciendo, te va a gustar mi amor, te voy a coger como nadie, hoy serás mi zorrita… puso su miembro en la entrada de mi vagina, jugaba, hacia como que me lo metía pero al rato lo sacaba, se reía en mi cara, hasta que alfin decidió metérmela toda, lo intento hacer de n golpe pero no pudo, mi vagina a pesar de estar bien lubricada no soportaba el tamaño de Ricardo, seguía intentando una y otra vez hasta que de tanto empujar su miembro se resbalo rompiéndome la vagina, solo me movía, sentí el dolor de alguna forma, Ricardo se reía, te dije puta, te gusta verdad? Me lo repetía sin parar, comenzó con su vaivén, me lo metía y me lo sacaba una y tra y otra y otra vez. Hasta que no aguanto y se vino dentro de mí, su pene estaba dentro mío y aun así por los costados salía líquido a chorros, me lo sacó y salió aún más…se paró y acerco su miembro a mi boca, me daba cachetadas con el me abría los labios haciendo círculos con su miembro, y me lo metió a la boca, hacia lo mismo que hizo con mi vagina y me echo todo sus líquidos, me saco el top que traía en ese momento, me saco el brasier, y me hizo sentar, chupo mis pechos como un demonio, me los mordía uno tra otro, no tenía control, le daba lapos a mis pechos y rebotaban como pelotas me cargo, su pene seguía recto, estaba en sus brazos, me llevaba para la vitrina de la tienda, por suerte ya estaba oscureciendo y no había mucha gente para que notará lo que pasaba, me apoyo a la vitrina y el a mi atrás, por detrás levanto mi falda y puso su pene en la entrada de mi vagina, me dio duro contra la vitrina, me estaba cayendo pero él me sostenía por el cabello, estuvo así como 10min rompiéndome mi vaginita, se volvió a venir dentro de mí, me cargo de nuevo hacia la cómoda, me puso todo como estaba menos mi tanga, Ricardo se cambió, y antes de irse tomo fotos de mi vagina, mis pechos, mi rostro lleno de semen, y antes de irse, saco la tanga que se había guardado en su pantalón y empezó a masturbarse con eso, antes de correrse, me levanto el top, y se vino en mis pechos, mis tetas estaban mojadas, y decidió irse, dejándome sola, bañada en semen, fui su puta y no lo sabía, me trato como una zorra… y se marchó, después desperté y paré ahí el video que las cámaras de seguridad que habían grabado todo porque desde ahí yo ya había recobrado la conciencia, y pensativa en lo sucedido me fui a mi casa, cerrando todo, camine hasta mi casa, con mis cosas en mi espalda, camine con el frio dándome en mi vagina, camine con el sabor a semen en mi boca, con el semen que estaba ya seco en mis pechos, camine como puta, con el semen de Ricardo bajándome por los muslos de mis piernas que no paraban de venir porque no tenía tanga y que nadie notaba.

Autor: Babykiary Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Unas gratas visitas a mi hijo y a mi nuera

2019-08-14


Había nacido mi primer nieto, mi hijo Andrés y mi nuera Karen intentaron por mucho tiempo y al fin se les dio. Todo transcurría de lo más normal, de vez en cuando iba a visitarlos y me pasaba el fin de semana en casa de ellos. Karen es una mujer muy guapa, unos pechos enormes y unas caderas de infarto, más de una vez había fantaseado con el cuerpo de ella. Un día de visita normal llegué a la casa de ellos, mi hijo estaba atendiendo unos negocios por video llamada, lo salude y me dijo que Karen estaba dándole un baño al bebé. Subí al segundo piso donde y fui directo al baño principal. Al entrar cual era mi sorpresa: Karen estaba dentro de la tina junto al bebe tal como dios la trajo al mundo. Quise salir del baño, pero ella con toda naturalidad me pidió que pasara adelante y que le ayudara con el baño del bebé, no dudé en aceptar su invitación, y pasar hasta el borde de la tina, y allí estaba ella desnuda, una fina capa de espuma era lo único que la cubrió, los pechos los tenia enormes por la leche acumulada y unos pezones obscuros que apuntaban hacia el techo y desde primera vista se miraban que estaban duros por amamantar, el vientre aun lo tenía flácido y una gran mata de pelo cubría su sexo, sin duda después de dar a luz ya no se había cuidado esa vulva. No podía creer que estaba apreciando la desnudez de Karen, rápidamente tuve una erección que se me salía del pantalón, tomé una pequeña silla para poder ayudar a Karen mientras ella le daba el baño al bebé. Todo era un espectáculo desde uno escasos 50 centímetros de distancia hasta el cuerpo de Karen, me pidió que le ayudara así que tuve que meter las manos al agua y en varias ocasiones toqué sus pechos y noté que los tenia duros, me di un gran gusto verla de esa forma de una forma despreocupada y sin ningún tapujo. Se repitió esa escena varias veces, mi hijo atendiendo clientes por medio de video llamadas, y yo ayudando a Karen. Pasadas varias semanas, un día de esos al fin pude ver su vagina, la llevaba totalmente depilada sus grandes y carnudos labios salían casi a flote mientras sus pechos cada vez eran más flácidos pero que ofrecían un gran espectáculo ver como esos pezones adornaban tremendos melones.

Autor: Cojonudo18 Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

En la pensión.

2019-08-13


En la pensión. Fue aquel verano, en vacaciones. Mi novia y yo estábamos durmiendo en una pensión. La más barata que encontramos. El dueño, un señor mayor que rozaría ya la edad de jubilarse, con la excusa de despertarnos a la hora que le habíamos dicho el día anterior, entró en la habitación sin llamar a la puerta. Sin avisar ni nada. Por la noche, juraría que había estado tras la puerta escuchando los "ruiditos" de la cama. Yo estaba en la ducha. Hacía un calor infernal y ella estaba dormida, completamente desnuda encima de la cama. La habitación estaba en medio penumbra, pero con luz suficiente para ver cualquier cosa. Se quedó quieto mirando. Vio perfectamente sus tetazas y el felpudo en pleno esplendor. Miró hacia los lados. Supongo que buscándome. Contesté desde la ducha. Las voces la despertaron. Tardó uno segundos en reaccionar. Con cara de susto se dio cuenta dónde estaba y sobre todo que el tipejo en cuestión se la estaba comiendo con la mirada. Intentó agarrar la sábana para taparse, pero no lo consiguió. Lógico. Estaba tumbada encima de ella. Se tapó los pechos como pudo con las manos. Juntó las piernas y se giró enseñándole el culito. El vejete ya tenía una vista completa de mi novia desnuda. De mala leche le dijo que vale, que ya nos había avisado, que se fuera inmediatamente de la habitación. Ni pidió disculpas ni nada. Simplemente se giró. Con calma, sin prisa. Al llegar a la puerta volvió la cara y echó una última mirada. En el desayuno no paraba de mirarla. Se sentó de frente a ella. Se la comía con los ojos. Sin apartar la mirada de sus pechos nos explicaba cómo ir a las mejores playas. “Las que les gustan a los jovencitos” porque no iba nadie. Creo que lo decía con segundas, pero a mí me daba igual. Bueno no. Si había poca gente, a lo mejor hasta la convencía para bañarnos en pelotas o incluso, echármela un polvete playero. El vejete hablaba, hablaba… y mientras, la devoraba con la mirada. Yo sabía por qué era. Seguro que tenía la polla tiesa. A mí se me estaba poniendo más dura que un palo. Llamaron al teléfono y de mala gana fue a atenderlo. En cuanto se levantó me dijo que estaba mosqueada con el viejo mirón, que quería cambiar de pensión, que quería irse…. Era un cerdo, un mirón un…. Yo la decía a todo que sí. Nada más terminar de desayunar, fuimos a la habitación. Fue cerrar la puerta y antes de abrir las maletas para irnos de allí o en el mejor de los casos, para preparar lo de la playa, la empujé a la cama. Cayó de bruces. Me tiré encima y zas. La bajé el pantalón del chándal y las bragas. Todo junto. -. ¿Pero qué haces? Dijo, intentando darse la vuelta. La “ataqué” desde atrás. Mi polla entró sin problema. No es que estuviera “abierta”, es que además estaba completamente calada. Vamos que el salido, no solo era yo. Sin sacársela, agarré la camiseta y se la subí. Agarré las tetas. No podía masajeárselas bien al estar tumbado encima de ella por detrás, pero si podía estrujarlas como a mí (y a ella) me gusta. Mientras la metía la polla, no paraba de susurrarla al oído que el viejo estaría mirando, que le había puesto como loco, que se pajearía, que… Mordiendo la almohada (por si el viejo estaba detrás de la puerta escuchando, cosas que no me cabía la menor duda) se corrió en medio minuto. Pensé que ya estaba, pero no. Cuál es mi sorpresa cuando veo como con dificultad introduce una mano bajo su cuerpo y comienza a masturbarse. Sigue… no me dejes así… Y llegó su segundo orgasmo. Esta vez no se cortó a la hora de gemir. Me toca, la dije. No… espera… contestó aun gimiendo, avísame. Cuando estaba en su punto, me dijo que lo hiciera fuera. Me la agarró y me la meneó lentamente, muy despacito, acariciando con dulzura los huevos. -. Que se joda el mirón, dijo en voz alta cuando vio salir disparado mi primer chorro. Y empezó a dirigir mi corrida hacia la cama manchando de leche las sábanas y la almohada. Si el viejo estaba detrás de la puerta o mirando por alguna rendija tuvo que verlo todo. Y oírlo fijo. Luego, como si no hubiera pasado nada, se desnudó del todo. Con el almohadón se limpió obscena el coñito. Como si estuviera sola, empezó a ir de un lado a otro de la habitación preparando la toalla y las cosas de la playa. Eso quería decir que no nos íbamos. Yo me quedé tumbado en la mitad limpia de la cama mirándola. La vi escoger el bikini y dejar el traje de baño. Top less fijo, pensé para mí. La hice gestos con el dedo para que se acercara. -. ¿Sabes que el viejales te pues estar viendo desde aquella ventana?, la dije para picarla un poco. Puso una fingida cara de susto. Ohhh… Menuda tragedia… Seguro que ese cerdo se la está cascando… dije en voz baja. Se acercó a la ventana. Levantando las tetas desde abajo comenzó a meneárselas. -. Las verás cabrón, pero no las catarás… Visto y no visto. Se volvió hacia la cama. Su mano, directa a mi entrepierna. Unas deliciosas caricias hicieron revivir mi polla. Tirando de ella me hizo poner de pie y me acercó a la ventana. No sé si de verdad el viejo estaba mirando. Yo lo dije a lo tonto, solo por hacerla rabiar un poco, pero… el efecto que provoqué fue tremendo. Y desde luego, totalmente inesperado. -. ¿Desde qué ventana mira?, ¿desde allí? Y me empujó hasta colocarme a su gusto. Se agachó y con un gesto entre lascivo y coqueta se apartó el pelo de la cara. -.¡Que se joda ese mirón de mierda!. Visto y no visto. Mi polla se perdió en su boca. Alucinante. Anda que no tenía que rogarla, suplicarla más bien, para que me lo hiciera con la boca. Y mira tú por donde, acababa de descubrir que a mi novia, eso de que la miraran, bueno el exhibirse, no solo la ponía, sino que la desinhibía totalmente. -. ¿Le ves?, decía mientas lamía mis huevos. Miré por la ventana. No veía nada. Pero mentí. Dije que había visto moverse una cortina, que seguro que estaba allí agazapado, escondido mirando… Y el resultado fue increíble. Cuando miré hacia abajo la vi. La espalda apoyada en la pared. Agachada, con mi polla en la boca y tocándose la entrepierna, masturbándose con furia, como con rabia. Movía la mano a toda velocidad. Se metía los dedos en el coño. Se pellizcaba y retorcía el clítoris. Nunca la había visto tocarse de esa forma. Y cada vez que la decía que veía moverse la cortina era mejor. La chupaba. La lamía desde los huevos hasta la punta, se la pasaba por toda la cara, besaba mi capullo, lo rodeaba con la punta de la lengua… No lo sé, nunca lo he probado, pero me da que lo hacía como una puta profesional. Joder cómo se pone de caliente. Mientras me la chupaba, yo no paraba de pensarlo. Si se llega a enterar de todo o me mata o me come entero. Si. Porque lo que mi novia no sabía es que antes de despertarla, el tío miró hacia los lados como buscándome. Esperó un ratillo. Yo estaba agazapado, escondido en la ducha y me quedé quieto a ver qué pasaba. El viejo se acercó casi de puntillas y la miró. Y miró, y miró, y miró y requetemiró. Con disimulo, sin hacer ruido, cogió las braguitas que estaban tiradas en el suelo. Eran de mercadillo. Se las llevó a la cara y se las puso en la nariz. Menudo cuadro. Mi novia desnuda, brazos y piernas casi en cruz. Exponiendo todo. Y un cerdo con una mano tocándose el paquete, y con la otra, oliendo sus bragas sucias. El baboso mirándola el coño y sobre todo esas tetazas y yo, escondido espiando, acechando desde la ducha con la polla más dura que una piedra. Sin soltar las bragas, con la otra mano, el muy hijo de puta se acercó un poco a la entrepierna. Tal y como estaba, con las piernas algo abiertas, tuvo que ver unos primerísimos planos de su coñito. Tenía que estar poniéndose malísimo. El muy guarro, se la tocaba por encima del pantalón. Creo que se quedó con ganas de cascársela allí mismo. (Supongo que lo haría luego, nada más salir.). Yo en la ducha me puse tan caliente que me comencé a tocar. La tenia durísima. Me hubiera gustado ver cómo se la sacaba y se la meneaba encima de ella. Ver cómo la duchaba con unos buenos chorros de semen… El imaginármelo me ponía más cachondo. ¿Pero estoy tonto o qué? me decía a mí mismo. ¿pelándomela como un mono? En cuanto este cabronazo se marche, me la voy a follar. Fue cuando le dije que vale, que ya salía de la ducha. Ella se despertó y se medio tapó como pudo con las manos y le dijo que se fuera. Él se fue y ella simplemente se dio la vuelta y volvió a adormilarse. Esperé a que se girara otra vez. Siempre duerme boca arriba. Separé sus piernas con cuidado. Me puse encima sin tocarla. Apoyado en un brazo y despacio, muy despacio se la fui metiendo. Su coñito estaba calado. Ronroneando se despertó y empezó a gemir. -. Eres un marranón, siempre pensando en lo mismo, me decía sonriendo mientras empezaba a gemir. Y no pude pensar más, porque en ese momento quien empezó a gemir fui yo. Y mi novia por primera vez, se tragó toda mi corrida. Bueno no se la tragó del todo. Dejó algo en la boca. Se puso de pie y mirándome, me enseñó su lengua. La expulsó de la boca y dejó que mi semen mezclado con su saliva resbalara por su barbilla hasta los pechos. Luego, con una sola mano, se lo restregó por las tetas. Con la otra mano seguía tocándose el coño. Cada vez que recuerdo aquella pensión, se me pone durísima. Descubrí lo guarra y puta que se ponía mi novia con lo de saber que la miraban. No era exhibicionismo, era saberse observada. Por decirlo de algún modo, ella no se mostraba, pero tampoco se tapaba. Y el que la vieran la ponía a mil, la subía la temperatura hasta hacerla perder los papeles. Eso me dio mucho, muchísimo juego. Siempre he sospechado que ella no estaba dormida del todo, que se dio cuenta de que el viejo la miraba. Y la gustó. La puso cachonda que el tipejo aquel babeara mirándola, que se tocara el paquete. Y jamás dijo nada de las braguitas que desaparecieron. Algo sabía. Y aunque no lo reconociera abiertamente, la había gustado. Y no lo digo solo por la mamada junto a la ventana. Además, no solo no cambiamos de pensión, sino que, al día siguiente, bajó a desayunar solo con un vestido de playa. Sin nada debajo, me dijo en voz baja según nos sentamos. Que no llevara bragas, no se notaba, pero que no llevaba sujetador era más que evidente. Menudos meneos la daban esos melones cuando se levantó a por las tostadas. El viejo nos sirvió el café. Por supuesto no era necesario. El bulto se notaba perfectamente. Sentados, “el paquete” estaba a la altura de su cara, casi junto a su boca. Si se gira, le da un mordisco en la polla. Ella me miraba y sonreía. Con disimulo soltó otro botón del vestido. Solo quedaban dos y el vestido caería al suelo. Desde arriba, el escote era enorme. Con su pie, bajo la mesa, estaba acariciando mi paquete.

Autor: undiaesundia Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

UN DESCONOCIDO SE FOLLA A MI MUJER DELANTE MIO

2019-08-11


Mi esposa es muy buena dando mamadas, me gusta como ella me chupa la verga y la succiona con fuerza hasta hacerme venir en su boca… Eso precisamente me estaba haciendo un día en que nos encontrábamos estacionados dentro del auto en un área poco transitada a la orilla del mar. De pronto me dí cuenta de que no estábamos solos, un desconocido a poca distancia del auto se había parado a mirarnos. Mi esposa enfrascada en la mamada que me estaba dando no vio al tipo, pero yo al ver con el placer que nos miraba sentí ganas de darle una exhibición más de cerca y haciéndole una señal con el dedo en los labios para que no hiciera ruido; lo invité a que se acercara más a la ventana del auto para que viera mejor. Le fui subiendo la falda a mi esposa hasta la cintura, dándole de esa forma al hombre una buena vista de los muslos y nalgas de mi mujer. El al ver semejante banquete visual, se abrió el zipper del pantalón y se sacó un tremendo vergón que más que un pene parecía un pedazo de manguera de las que usan los bomberos. Aquello era largo, grueso y se notaba a leguas que estaba más duro que un bloque de cemento… El hombre rompió a hacerse una puñeta allí frente a nosotros y era tanta su calentura que no se conformó con mirar y abriendo la puerta del auto por el lado de mi mujer, se acomodó detrás de ella y empezó a acariciarle las nalgas. Mi mujer al sentir que le trasteaban el trasero, dejó de mamarme la verga y miró a ver que era lo que estaba pasando, encontrándose ante su cara el gran miembro del desconocido. El sin darle tiempo a reaccionar le agarró la cara y se lo puso en los labios presionando la cabeza del enorme pene contra ellos. Al principio ella trató de resistirse, pero él no la soltó y terminó abriendo la boca dejándolo entrar entre sus labios. Solo pudo albergar en su boca la cabeza y menos de la mitad del tronco, pero eso era suficiente para que el sintiera la lengua de mi mujer revoloteando y lamiendo la cabeza de su pene. El le soltó la cara pero ella no se retiró, siguió mamandóle el hierro, esta vez amarrándole el tronco con sus dos manos para controlarlo. Yo por mi parte disfrutaba viéndola mamar esa enorme verga. Sentía un placer morboso y unas ganas inmensas de que el la poseyera allí mismo delante mío… El pareciera que me leyera los pensamientos, pues le sacó la verga de la boca a mi esposa y empujándola de espaldas hacia mí, le abrió las piernas, se acomodó entre ellas, de un tirón le quitó las bragas y presentandole el mamerro en la entrada de su vagina la penetró. Mi mujer se mordió los labios, dejando escapar un gemido de gusto y placer con cada centímetro que le empujaba dentro de su ser. El orgasmo de ella no se hizo esperar, su cara reflejaba el inmenso placer que estaba sintiendo ante las embestidas del hombre. En los años que llevábamos follando, nunca la había visto disfrutar tanto de una cogida. Me imaginé que era por el tamaño del pene, pues lo que se estaba tirando en ese momento era por lo menos tres veces más grande y grueso que el mío. Sentí celos de pronto, pensé que me seria difícil de complacerla después de esta extraordinaria experiencia. Me sacaron de mis pensamientos los gritos de ella anunciando una vez más que se estaba viniendo. Le pedía a plena voz que se la empujara hasta el fondo, le decía que quería sentirla toda adentro y con cada estocada que el tipo le daba, más ella gritaba. Yo tenia el bicho a mil revoluciones y volteándole la cabeza un poco logré ponérselo frente a su boca. Ella le metió mano enseguida y comenzó a mamármelo, pero cada vez que el la clavaba yo sentía sus dientes mordiéndome el hierro… De pronto la sentí estremecer con más fuerza, era que el se estaba viniendo dentro de ella y cada chorro de leche que le echaba ella lo sentía dentro de su vientre. Sus dientes se clavaron en el tronco de mi pene todavía dentro de su boca y no pude aguantar más mi venida, descargando mi eyaculacíon directo a su garganta. Por la forma en que ella se estremeció supe que también se estaba viniendo, fue una sincronización perfecta en la que nos vinimos los tres a la vez. Yo cerré los ojos disfrutando el momento y ella hizo lo mismo, cuando despertamos de ese estado sublime y abrimos los ojos, ya el hombre se había marchado y estábamos solos. Demás está decir que hemos vuelto varias veces al sitio a ver si nos lo encontramos de nuevo, pues mi mujer se quedó encantada con su extraordinaria verga, pero no hemos tenido suerte de verlo otra vez y ella ha tenido que quedarse solo con el recuerdo de esa hermosa tarde.

Autor: machoman1 Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Mi esposa dando clases particulares

2019-08-08


Mi esposa es maestra de una escuela preparatoria, ella se llama laura tiene 34 años, yo 40.. Es una mujer muy bella es morena con un cuerpazo…pero ella es muy tímida..Siempre viste con vestidos largos por debajo de la rodilla… Un dia un compañero de trabajo me comento que su hijo juan de 19 años tenia problemas en una materia..que si mi esposa como era maestra pudiera darle una clases particulares… sin consultar acepte y mencione que no había ningún problema.. Asi que llegue a la casa y le comente a mi esposa de lo sucedido., lógicamente ella se molesto por no haber consultado..pero en fin acepto.. Habiamos acordado que llegaria a las 6 pm. Pero este joven llego casi a las 9 de la noche… Asi que presente a este joven de buen parecer a mi esposa… Y me retire a mi habitación..y por primera vez tuve una sensación de espiar a mi esposa… de que hacian.. imaginandome que este joven tomaba la iniciativa.. me puse celoso al inicio..pero luego la idea me fue excitando.. asi que llame a mi esposa a la habitación y le comente que estaba muy cansado… y que me hiba a dormir..que si hacia favor de llevar al chico a su casa cuando terminaran..de estudiar.. Esta bien me dijo duermete.. Pasaron una hora y mi excitación crecia…me levante a espiarlos.. Y el joven tenia los ojos puestos en su escote… El trataba de rozar sus manos..pero ella lo esquibaba en forma discreta.. Eso me ponia mi a temblar de excitación.. en eso observo que ella se levanta y viene directamente a nuestra habitación..corro y me hago del dormido…observa que estoy dormido..y sucede algo inesperado para mi.. se empieza a cambiar de ropa se coloco un vestido blanco entallado..que habia comprado y nunca lo habia estrenado, y se retira sin hacer ruido.. Me bajo a continuar espiandolos.. y veo como el joven la empieza a piropear..a decirle lo linda que se vee.. Se sientan en el suelo.. Y ella discretamente muestra su ropa interior blanca… Y el no deja de observarla.. Mi esposa finje un dolor en la esplada..y el ni tarde ni perezoso se levanta y coloca detraz de ella a darle un masaje… Ella cierra los ojos… Y se deja llevar por las cariciias No podia dar credito a lo que veia.. ella la esposa sumisa...fiel..estaba permitiendo caricias de otra persona...me ento un arraque de coraje celos creo yo..pero me contuve..queria saber hasta donde era capaz de llegar..en eso veo como las manos habiles del chico empieza a rozar sus senos por encima de la ropaabrir los botones de enfrente uno por uno..dejando ver sus lindos senos cubiertos por unos brassier de encajes conabertura adelante… La pone de pie.. Y coloca las manos de ella sobre la mesa.. Sube lentamente el borde del vestido dejando ver su ropa interior… Se pega a su tracero duro.. Mientras sus manos aprientan sus senos descubiertos…se baja el sisper del pantalón y lentamente introduce una y otra vez… Mientras tanto yo me estaba tocando teblando de emocion.. Escondiendome..queriendo escuchar sus gemidos... que eran apagados según para que no despertase en eso suena el telefono y ella contesta rápidamente, eran los padres del joven... que pasarían por el.. me moria del coraje… Hasta ahí llegaron esa noche…se despide de el..diciendole que muy pronto regresaria… ella lentamente regresa a mi recamara… tratando de no despertarme… pero lo habia visto todo y escuchado..ella no sabe nada… espero les haya gustado.. Daniel

Autor: Anónimo Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

¿Quién eres?

2019-08-08


Observaba desde hace días que Laura se presentaba nerviosa –tal vez no es el término exacto- cada vez que su móvil emitía el sonido típico de un mensaje entrante, inmediatamente lo buscaba, a veces le bastaba con sacarlo de su bolsillo, desbloquearlo mediante el patrón (que sólo ella conoce) y perderse en la lectura…Hacía meses que detecté esta conducta en mi mujer, conforme pasaban los días se intensificaba más, los sonidos eran cada vez más continuos, entendía que de ser simples saludos llegaron a convertirse en conversaciones, las primeras fueron rápidas, apenas duraban unos minutos, las ultimas sin embargo, llegaron a durar horas. Laura pasó de “charlar” con alguien en cualquier estancia de la casa, a hacerlo de forma íntima, bien en el baño, bien en el dormitorio, o en la sala de lectura de casa, un espacio luminoso y confortable que solemos usar para evadirnos del ritmo cotidiano de nuestros quehaceres.Estoy seguro que hasta el día en el que os cuento o publico esto, Laura no había tomado conciencia de que yo intuía algo de lo que pasaba, tras acabar de conversar –o lo que fuera- siempre justificaba su ausencia con “el grupo de whatsapp del trabajo es agotador”. Yo, tratando de evitar demostrar interés alguno o quizás excitación por la cantidad de cosas que podía y estaba dispuesto a imaginar, cambiaba el rumbo de la conversación, destacando alguna noticia que saltaba desde la televisión. Cuando el ambiente se distendía, volvía a mi mente tratando de averiguar qué se traía entre manos, quién o quienes contactaban con ella y sobre todo, cuál era el contenido de tan extensa conversación. Mi mujer puede imaginar – de echo lo sabe- la cantidad de cosas que se me pasan por la cabeza, ella es consciente de mis gustos sexuales, se atreve – menos de lo que me gustaría- a formar parte de mis deseos y fantasías, y vosotros/as también sois conocedores/as de ellas. El lunes pasado llegué a casa más tarde de lo habitual por cuestiones laborales, por la mañana, antes de salir Laura ya me advirtió que a medio día no coincidiríamos en la comida pues tenía que asistir a dos reuniones. Como decía, comí sólo, me duché y estando a punto de salir de nuevo para ir a la oficina llegó ella. “Pasa Jose, quiero contarte algo”, obviamente no supe que decir ni cómo actuar, lejos de parecerme algo excitante se me presumía una noticia desagradable. Me hizo sentarme en el sofá, apagó la tele y expuso: “Vengo de follarme, o mejor dicho, me ha follado un usuario dex-hamster, esa página que solemos visitar de vez en cuando”.- Sí, se cuál dices. -No te voy a decir quién es, replicó, ni qué hemos hecho ni cómo, se lo mucho que te pone todo esto y me he atrevido a hacerlo por mí misma y deberás aceptar el juego: “El usuario en cuestión se pondrá en contacto contigo, será el quien te cuente todo, absolutamente todo y además, deberá compartir contigo todas las fotos que nos hemos hecho”.Y ante esto, como podréis entender, no me queda otra que esperar "desesperadamente" (valga la redundancia) a que alguien se ponga en contacto y me cuente. Gracias, saludos: Jose.

Autor: metagonion Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!