Relatos Eróticos de Voyeurismo


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Mi Amor Por Las Colegialas

2022-05-27


Soy una persona madura, no tengo casa, ni esposa, no tengo hijos, ni tampoco trabajo, estoy tratando de buscar algo que me convenga, y solo vivo para las colegialas, son lo unico por lo que yo sigo existiendo, cada mañana me levanto pensando en como rozarles mi verga en su culo, es lo unico que me importa, a diferencia de lo que otros puedan desear solo vivo para ellas, su culo me llama la atención cuando caminan por los balcones de la ciudad, por las residensiales o los parques, amo sus nalguitas redonditas voltiando las esquinas, y subiendo a los autobuses, me vale verga lo que las personas a mi alrededor puedan pensar, mientras ellos disfrutan de sus trabajos o del dinero, yo solo disfruto de sus culos caminando por las calles, es mi mejor fetiche y lo amo, me gusta subir en los autobuses los dias de lluvia y entrar con la multitud que se amontona para no mojarse, y lo que mas me gusta es sentir el culo de una colegiala apretandose con mi huevo, es lo más delicioso de la vida, sentir sus partes virginales bombear contra mi nepe, me deja sin aliento, en cada empujon regreso a la vida, a la ves que tambien siento su aliento en mis narices es exitante, respirar su aliento saliendo de sus pulmoncitos para luego llegar a los mios me apasiona mucho, a veces pongo la palma de mis manos debajo de sus mochilas para poder sentir sus nalgas redonditas, las meto sin miedo ya que estamos tan apretados, y ellas no se quejan, solo disfrutan de mi mano en sus culos virginales, las sobo pasandoles su raja calientita, a veces siento sus calzones unierse con mis manos, pero en algunos cazos pareciese que llevasen tangas, porque no las siento en lo mas minimo, esas son las que mas me gustan, las atrevidas, las que se acortan su faldita para verse más sexis, las que traen carteras en ves de mochilas, esas colezorritas que exiten en todos lo colegios, esas son las que caen primero, y se acuestan con cualquiera, esas coleputitas se dejan hacer lo que sea en los buses y combis en las que suben, estan tan calientes por sus hormonas, que pareciese que fabricaran viagra en sus culos y tetas, y son más faciles de domar. Me encontré una así cuando iba a abordar mi carro con dirección a mi casa, ella se iba para otro lado pero no me contuve y la segui hasta que aborde su carro, me sente a lado de ella, no traia mochila, solo tenia una carterita con sus cuadernitos del colegio, parecia una putita vestida de colegiala, tenia la falda más recortada de lo normal, y olía mucho a perfume, parecia que se habia derramado una coleccion entera, estas son las indicadas si te quieres dar un buen masaje en las bolas, no diran ni pio, cuando les pasas tu verga por su culo y las manoseas, solo se quedaran paradas fingiendo que no pasa nada, y seguiran su rumbo hasta su destino final, pasaron los minutos mientras yo observaba sus piernas largas sobresaliendo de sus minifaldas y eso me exitaba mucho, era como de tercero de secundaria osea era una putita en crecimiento, se sentaba cruzando las piernas, mientras su falda que parecia mini se subia por uss muslos, casi podia ver su entre pierna y parte de sus bragas, unas bragas amarillas lindas pegadas a la cola, subian mas pasajeros al bus y yo empesaba a emocionarme dando un respiro profundo, ella procedio a sederle el asiento a una ancianita, figiendo ser una niña buena, bien que conocia las costumbres de estas zorritas, solo suben a los buses para satisfacer sus necesidades mas basicas, puta dije entredientes, te haces a la santa e inmaculada, pues por la culata te voy a dar, dije cargando mi mochila hacia el pecho, subieron más pasajeros y yo le sedí el asiento a una señora embarazada, me coloque justo detrás de la zorrita, quien tenia la cartera al lado de su nalga izquierda, me acerque más a ella, cubriendo mi entrepierna con la mochila, podia sentir todo su culo en mis manos, y empujaba más con mis nudillos hacia su cola, se sentia caliente, mientras su falda parecía una tela usada, era tan delgada que podia sentir la forma de su calzón hundirse en mis manos, empecé a frotarla fuerte como intentanto planchar los pliegues de su faldita, y me exite tanto que se me paro la verga debajo de los pantalones, ya estaba muy caliente y solo queria introducirsela entera, en su raja, queria alzarle la falda y mamarle su cuca, si su cuquita sudada y pedaga a sus calzoncitos, entonces saque mi verga debajo de mis pantalones y empecé a restregarsela en toda su cola, ella parada exitada, empezaba a dar pequeños suspiros, ayy ayy decia chocando sus tetas con el asiento de adelante, sentia su olor por tan cerca que tenia su cuello, y me gustaba acercar mi boca a sus cabellos, sacaba despacio mi lengua y se los lamia, sabia a shampo, y tenia olor a limpio, era lo unico que me importaba en ese momento, por ella me levantaba todas las mañanas, mientras recibia las criticas de mis familiares y allegados, pensando que era un bueno para nada, pense en buscar trabajo y una novia para saciar mis deseos mas bajos pero no lo consegui, asi que me dispuse a cazar algunas colegialas que anduviesen por allí, era lo unico que queria y me saciaba con eso, era hombre y tenia mis necesidades, por lo menos una buena masturbada con su culo, me dejaba en paz interna, asi que procedí a levantar su falda y meter mi pene justo detrás de sus calzones, apuntando al medio, ella solo daba girtitos de placer ahogandose con su propio sudor, pasaba tragones largos de su saliba acumulada por la exitación, y luego descansaba, dando un suspiro largo, ahahahhhahahmmmmm, mientras colocaba una de sus manitas en la boca, parecia la protagonista de un hentai japonés, agarrandose su boquita de zorra, ella sabia lo que le hacia pero no decia nada, me encantaba tenerla disfrutando, mientras yo me masturbaba con su cola, era lo mas rico del mundo, le apuntaba a su anillito y empujaba fuerte, sentia como su calzon se metia en su ano, y se lo sacaba humedo, lleno de mierda, me imaginaba la exucasa que le diria a su madre: "me los manché por que estaba mal del estomago", ay putita que rica te ves, le decia entre dientes, me gusta tu culo, es por lo que vivo ahora, es por lo que subi a este carro, ¡tu culo! le decia entusiasmado casi susurrando, espero no me aya escuchado, pero si es que lo escucho no hizo nada, sino que se quedo en su lugar, yo dije en mi interior esta ya va a caer, esta exitadisima, por lo que procedí a mover sus calzoncitos a un lado, tapandome con mi mochila, los abri con cierta brusquedad, pero ella parada como un poste sin quejarse ni decir nada, me apresuré a meter mi verga por la abertura de su calzon y se lo introduje, aayayayayyay dijo mientras se tapaba con una de sus manos, ahora seras mia puta le dije a sus oidos, ella empesaba a soltar el cuerpo, mientras yo se lo metia sin verguenza alguna, podia sentir hasta sus intestinos mientras se lo metia hasta adentro, sentia su útero apretadito, y muy rico, culona de mierda le decia al oido, mientras se soltaba unos peditos, que los pude sentir saliendo de su ano, cochina le decia al oido, por eso es que te quedas parada en los autobuses, le decia apretandole los muslos debajo de mi mochila, culoncita puta, le decia lamiendo su cuello, estuve apretado a su culo todo el viaje, hasta que ella ya no pudo resistir mas y se oriono en el carro, era oscuro y no se veia nada pero pude sentir su orina mojandome las piernas, iba a rendirse y caer al suelo, pero la agarre por las axilas, y la levante mientras la movia entre mis piernas mojadas, estuve asi un buen rato, hasta que no soporte más y saque mi verga y le eche mi leche en toda su faldita, ella estaba muy sudada, para terminar le meti dos de mis dedos en sus esfinteres, llenos de mierda, y me los empecé a oler, encontre un asiento libre en la parte de atrás y me sente oliendo mis dedos, rico olor a culo, dije limpiandome con el ph que tenia, lo arroje por la ventana y vi como un perro se lo tragaba, relamiendose con su lengua, ella empezo a bajar del autobus, y la vi desaparecer por una esquina oscura, perdiendose en un callejón. ESA ES MI PEQUEÑA HISTORIA, CAZAR COLEGIALAS DEJADAS Y VIVIR UN SUEÑO DE MENTIRAS, COMO QUIEN VA DEJANDO EL DOLOR POR EL PLACER DE SENTIR UN CULITO COLEGIAL.

Autor: Viden Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

DE VISISTA A MIS TIOS

2022-05-27


MI AMOR POR LAS COLEGIALAS Soy una persona madura, no tengo casa, ni esposa, no tengo hijos, ni tampoco trabajo, estoy tratando de buscar algo que me convenga, y solo vivo para las colegialas, son lo único por lo que yo sigo existiendo, cada mañana me levanto pensando en como rozarles mi verga en su culo, es lo unico que me importa, a diferencia de lo que otros puedan desear solo vivo para ellas, su culo me llama la atención cuando caminan por los balcones de la ciudad, por las residenciales o los parques, amo sus nalguitas redonditas volteando las esquinas, y subiendo a los autobuses, me vale verga lo que las personas a mi alrededor puedan pensar, mientras ellos disfrutan de sus trabajos o del dinero, yo solo disfruto de sus culos caminando por las calles, es mi mejor fetiche y lo amo, me gusta subir en los autobuses los dias de lluvia y entrar con la multitud que se amontona para no mojarse, y lo que mas me gusta es sentir el culo de una colegiala apretandose con mi huevo, es lo más delicioso de la vida, sentir sus partes virginales bombear contra mi nepe, me deja sin aliento, en cada empujón regreso a la vida, a la ves que también siento su aliento en mis narices es exitante, respirar su aliento saliendo de sus pulmoncitos para luego llegar a los mios me apasiona mucho, a veces pongo la palma de mis manos debajo de sus mochilas para poder sentir sus nalgas redonditas, las meto sin miedo ya que estamos tan apretados, y ellas no se quejan, solo disfrutan de mi mano en sus culos virginales, las sobo pasandoles su raja calientita, a veces siento sus calzones unierse con mis manos, pero en algunos cazos pareciese que llevasen tangas, porque no las siento en lo mas mínimo, esas son las que mas me gustan, las atrevidas, las que se acortan su faldita para verse más sexis, las que traen carteras en ves de mochilas, esas colezorritas que exiten en todos lo colegios, esas son las que caen primero, y se acuestan con cualquiera, esas coleputitas se dejan hacer lo que sea en los buses y combis en las que suben, están tan calientes por sus hormonas, que pareciese que fabricaran viagra en sus culos y tetas, y son más faciles de domar. Me encontré una así cuando iba a abordar mi carro con dirección a mi casa, ella se iba para otro lado pero no me contuve y la segui hasta que aborde su carro, me sente a lado de ella, no traia mochila, solo tenia una carterita con sus cuadernitos del colegio, parecia una putita vestida de colegiala, tenia la falda más recortada de lo normal, y olía mucho a perfume, parecia que se habia derramado una coleccion entera, estas son las indicadas si te quieres dar un buen masaje en las bolas, no diran ni pio, cuando les pasas tu verga por su culo y las manoseas, solo se quedaran paradas fingiendo que no pasa nada, y seguiran su rumbo hasta su destino final, pasaron los minutos mientras yo observaba sus piernas largas sobresaliendo de sus minifaldas y eso me exitaba mucho, era como de tercero de secundaria osea era una putita en crecimiento, se sentaba cruzando las piernas, mientras su falda que parecia mini se subia por uss muslos, casi podia ver su entre pierna y parte de sus bragas, unas bragas amarillas lindas pegadas a la cola, subian mas pasajeros al bus y yo empesaba a emocionarme dando un respiro profundo, ella procedio a sederle el asiento a una ancianita, figiendo ser una niña buena, bien que conocia las costumbres de estas zorritas, solo suben a los buses para satisfacer sus necesidades mas basicas, puta dije entredientes, te haces a la santa e inmaculada, pues por la culata te voy a dar, dije cargando mi mochila hacia el pecho, subieron más pasajeros y yo le sedí el asiento a una señora embarazada, me coloque justo detrás de la zorrita, quien tenia la cartera al lado de su nalga izquierda, me acerque más a ella, cubriendo mi entrepierna con la mochila, podia sentir todo su culo en mis manos, y empujaba más con mis nudillos hacia su cola, se sentia caliente, mientras su falda parecía una tela usada, era tan delgada que podia sentir la forma de su calzón hundirse en mis manos, empecé a frotarla fuerte como intentanto planchar los pliegues de su faldita, y me exite tanto que se me paro la verga debajo de los pantalones, ya estaba muy caliente y solo queria introducirsela entera, en su raja, queria alzarle la falda y mamarle su cuca, si su cuquita sudada y pedaga a sus calzoncitos, entonces saque mi verga debajo de mis pantalones y empecé a restregarsela en toda su cola, ella parada exitada, empezaba a dar pequeños suspiros, ayy ayy decia chocando sus tetas con el asiento de adelante, sentia su olor por tan cerca que tenia su cuello, y me gustaba acercar mi boca a sus cabellos, sacaba despacio mi lengua y se los lamia, sabia a shampo, y tenia olor a limpio, era lo unico que me importaba en ese momento, por ella me levantaba todas las mañanas, mientras recibia las criticas de mis familiares y allegados, pensando que era un bueno para nada, pense en buscar trabajo y una novia para saciar mis deseos mas bajos pero no lo consegui, asi que me dispuse a cazar algunas colegialas que anduviesen por allí, era lo unico que queria y me saciaba con eso, era hombre y tenia mis necesidades, por lo menos una buena masturbada con su culo, me dejaba en paz interna, asi que procedí a levantar su falda y meter mi pene justo detrás de sus calzones, apuntando al medio, ella solo daba girtitos de placer ahogandose con su propio sudor, pasaba tragones largos de su saliba acumulada por la exitación, y luego descansaba, dando un suspiro largo, ahahahhhahahmmmmm, mientras colocaba una de sus manitas en la boca, parecia la protagonista de un hentai japonés, agarrandose su boquita de zorra, ella sabia lo que le hacia pero no decia nada, me encantaba tenerla disfrutando, mientras yo me masturbaba con su cola, era lo mas rico del mundo, le apuntaba a su anillito y empujaba fuerte, sentia como su calzon se metia en su ano, y se lo sacaba humedo, lleno de mierda, me imaginaba la exucasa que le diria a su madre: "me los manché por que estaba mal del estomago", ay putita que rica te ves, le decia entre dientes, me gusta tu culo, es por lo que vivo ahora, es por lo que subi a este carro, ¡tu culo! le decia entusiasmado casi susurrando, espero no me aya escuchado, pero si es que lo escucho no hizo nada, sino que se quedo en su lugar, yo dije en mi interior esta ya va a caer, esta exitadisima, por lo que procedí a mover sus calzoncitos a un lado, tapandome con mi mochila, los abri con cierta brusquedad, pero ella parada como un poste sin quejarse ni decir nada, me apresuré a meter mi verga por la abertura de su calzon y se lo introduje, aayayayayyay dijo mientras se tapaba con una de sus manos, ahora seras mia puta le dije a sus oidos, ella empesaba a soltar el cuerpo, mientras yo se lo metia sin verguenza alguna, podia sentir hasta sus intestinos mientras se lo metia hasta adentro, sentia su útero apretadito, y muy rico, culona de mierda le decia al oido, mientras se soltaba unos peditos, que los pude sentir saliendo de su ano, cochina le decia al oido, por eso es que te quedas parada en los autobuses, le decia apretandole los muslos debajo de mi mochila, culoncita puta, le decia lamiendo su cuello, estuve apretado a su culo todo el viaje, hasta que ella ya no pudo resistir mas y se oriono en el carro, era oscuro y no se veia nada pero pude sentir su orina mojandome las piernas, iba a rendirse y caer al suelo, pero la agarre por las axilas, y la levante mientras la movia entre mis piernas mojadas, estuve asi un buen rato, hasta que no soporte más y saque mi verga y le eche mi leche en toda su faldita, ella estaba muy sudada, para terminar le meti dos de mis dedos en sus esfinteres, llenos de mierda, y me los empecé a oler, encontre un asiento libre en la parte de atrás y me sente oliendo mis dedos, rico olor a culo, dije limpiandome con el ph que tenia, lo arroje por la ventana y vi como un perro se lo tragaba, relamiendose con su lengua, ella empezo a bajar del autobus, y la vi desaparecer por una esquina oscura, perdiendose en un callejón. ESA ES MI PEQUEÑA HISTORIA, CAZAR COLEGIALAS DEJADAS Y VIVIR UN SUEÑO DE MENTIRAS, COMO QUIEN VA DEJANDO EL DOLOR POR EL PLACER DE SENTIR UN CULITO COLEGIAL.

Autor: Viden Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Exhibiendo a mi novia en la carretera

2022-05-25


Somos una pareja joven ella Nancy 23 años delgada con un cuerpo delicioso pecho y un culito paradito, Alvaro 30 años atlético tatuajes y barba, somos de Chihuahua México teníamos tiempo planeando un viaje a una ciudad que queda a unas 3 horas de la nuestra, así que el sábado decidimos partir al llegar a cargar gasolina me baje y el despachador limpio el vidrio y se tardó un rato pues le estaba viendo el escote ella llevaba una blusa blanca semitransparente (F1) y se le veían muy ricos los pechos al subirme me dijo el chavo me estaba viendo se hizo loco limpiando y viendo los pechos, tomamos carretera e íbamos platicando y nos pusimos calientes y nos quitamos ropa nos fuimos los dos desnudos de cintura hacia arriba solo cuando pasaban carros de frente se cubría con la blusa o brazos para esto yo ya estaba bien caliente y la iba tocando los pechos y vagina por encima de los pants, ella me saco la verga y empezo a hacerme una mamada espectacular poniendose en 4 en el asiento pero cada tanto revisaba que no viniera carros y la pudieran ver, le termine en la boca y se trago todo el semen, al rato se quedó dormida en su asiento y por el movimiento del carro se le fue bajando la blusa dejando ver un poco sus pechos, al rebasar una camioneta con unos rancheros que llevaban ganado voltearon y la vieron y me hicieron señas de like y le baje más la blusa para que le vieran los pechos y ella ni cuenta pues seguía profundamente dormida zzz le toque las tetas a la vista de los 4 hombres que estaban hipnotizados con el espectáculo, sacaron un teléfono no se si alcanzaron a grabar o tomar fotos pues ya estaba acelerando y se quedaron atrás y yo que no podía creerlo pues le acababa de mostrar los pechos de mi novia dormida a 4 viejos entre los 40 y 60 años, al rato despertó pues llegamos a un entronque y se vistió, al llegar al destino fuimos al hotel nos bañamos salimos a comer y caminar un rato al anochecer llegando al hotel se puso leneria y cojimos como locos poniendola en la ventana con la luz apagada en el 6° piso nosotros si veíamos para afuera pero ellos a nosotros no eso quiero creer jaja luego de perrito frente al espejo y le decía que que rica esta que es mi puta y ella correspondía diciendo si soy tu puta¡¡¡, dame tu verga¡¡¡metemela duro¡¡, eres un cabron¡¡ le termine en la espalda y le dije eres mía perra. Bonus: En otro viaje de noche cerca de las 2 am veníamos de la frontera y ella se durmió echando la cola hacia el lado del chofer yo iba manoseando y le meta la mano en las nalgas esto hizo que le sacara un poco la tanga la deje descansar pues había tenido un dia pesado, al llegar al retén de soldados nos hacen la parada al bajar la ventanilla para atender al oficial el hecha la luz de su lámpara para dentro del carro y lo primero que ve es el culo de nancy con la tanga un poco salida - a dónde se dirigen? - a la capital hecha una ojeada nuevamente al culo de ella y le da la vuelta al carro vuelve conmigo y me dice - el otro retén no los detuvo -no jefe todo bien en eso ella se despierta por las voces y se acomoda - bueno cualquier cosa a los números de emergencia - sale gracias y nos fuimos rumbo a nuestro destino en eso ella me dice: - me vio las nalgas porque no avisas - le dije te hable despierta y te moví pero no reaccionaste - si senti pero no escuche bien por la música y pensé que solo me agarrabas el culo. Al final se volvió a dormir y despertó media hora antes de llegar a la capital. Fotos: F1: https://mega.nz/file/GzB2WJpY#S3h-xt5qA1oCkScj4Bnv2DmdkD_Vf101bnrLMHe1Pv8 F2: https://mega.nz/file/S3hEER4a#EHdwv7yeyCV7dg03xavkWriWgFns6eDPhMm6t9aJwrU Correo: [email protected]

Autor: alvaro1200 Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

El probador

2022-05-24


A una calurosa mañana de mediados de Mayo, por lo menos más calurosa de lo normal para esa época del año. Las chicas aprovechaban para lucir las las primeras faldas y camisetas de tirantes de la temporada. Yo estaba en unos grandes almacene acompañando a una exnovia mía. Era una cosa que hacíamos de novios y que a veces repetíamos de nuevo, en vez de ir a tomar un café, íbamos de tiendas. Entre ella y yo ya no había nada, solo una buena relación, había pasado ya el tiempo de de que cayéramos en antiguos vicios. Aún así teníamos mucha confianza y a ella no le importaba que la viera medio desnuda, y a mí por supuesto tampoco, por lo que la acompañaba incluso a los probadores para darle mi opinión sobre tal o cualquier prenda, incluso ropa interior. En esta ocasión estábamos de nuevo en los probadores de mujeres, ella había seleccionado unos cuantos bikinis y yo estaba justo delante del probador sentado en un taburete, era un estancia alargada con unos 10 probadores al lado derecho y unos cuantos taburetes individuales en el lado opuesto, junto a la pared. Mi ex estaba más o menos por el medio. Además de nosotros no había mucha más gente, alguna pareja mas y un grupo de adolescentes que armaban mucho jaleo, pero aun asi habia muchos probadores libres. Mientras esperaba para ver cómo le sentaba uno de los bikinis a mi ex, entró una pareja como cualquier otra, el con cara de no soportar ir de tiendas y cargado con pequeñas bolsas de papel, de esas que te dan en las tiendas de ropa y ella, con el brazo cubierto de prendas, que imagino iba a probarse. Aun habiendo aún muchos probadores libres lejos unos de otro, la chica fue directa al probador que estaba justo a la izquierda del de mi ex. Su novio se sentó de inmediato en uno de los taburetes de enfrente y empezó a ojear su móvil y ella cerró la cortina tras de sí, pero no se si por lo cargada que iba, o por despiste, dejó el lateral derecho más abierto de lo normal. Desde mi posición podía ver sin dificultad prácticamente toda la estancia del probador de la chica, entre lo que se veía desde mi taburete y lo que se reflejaba en los espejos. La chica sin prestar atención empezó a despojarse de su ropa, primero de los pantalones, mostrando unas braguitas de esas que dejan medio culito al aire y luego de la camiseta sin mangas que llevaba, quedando en braguitas y sostén a juego, el conjunto no era especialmente sexy pero se veía elegante y le sentaba muy bien. Yo mientras tanto me deleitaba de la hermosa e inesperada escena que me ofrecía una chica desconocida en una mañana de primavera. La chica tenía un culo especialmente bonito, acentuado por las braguitas que incluso parecían una talla más pequeña de la cuenta, el resto de cuerpo estaba moldeado, quizá hiciera algún deporte, me recordaba un poco al cuerpo de las bailarinas de ballet, al girarse pude verle también el sujetador por la parte delantera, los pechos también parecían bonitos, tirando a pequeños, el sujetador de estos sin relleno dejaban adivinar unos pezones también pequeñitos. Al girarse y mostrarme la parte delantera también se dio cuenta de que yo la estaba observando con todo el descaro del mundo, sin disimular ni un poco a pesar de que su novio, todavía ocupado con el móvil, se encontraba justo a mi lado. Durante un instante ella me miró entre avergonzada y enfadada. Quizá lo normal habría sido apartar la mirada, como pidiendo disculpas, pero no se porque aguante la mirada de la chica como diciendo; venga sigue con el espectáculo. Llegado a ese punto yo esperaba que ella corriera la cortina y se acabara la exhibición. Para mi sorpresa, ella apartó la mirada y empezó a probarse distintas prendas, una falda, un top, pantalones cortos, camisetas. Lo hacía despacio, lanzándome miradas fugaces para verificar que yo no le quitaba la vista de encima. Mientras tanto mi ex, reclamaba de vez en cuando mi atención para mostrarme los bikinis que se iba probando, a cual más minúsculo. Ante semejante situación yo ya tenía media erección y la cosa iba en aumento, era un situación que me estaba poniendo realmente caliente. En uno de los momentos, en que la chica me lanzó una de sus miradas fugaces mientras se quitaba unos de los pantalones cortos, yo aproveché para recolocarme la verga dentro del pantalón y acariciarlamela durante un segundo, ella lo contempló con los ojos como platos, pude ver como se ponía roja como un tomate y me dio la impresión de que sus pezones empezaban a marcarse más de la cuenta a través de su sujetador. Justo después, se puso de nuevo su ropa y salió disparada agarrando a su novio como un rayo en dirección a la tienda. Parecía que con mi último gesto me había pasado, fue bueno mientras duro, pense para mis adentros. Para mi sorpresa la joven pareja volvió a los probadores al minuto. Ella eligió el probador de antes y de nuevo dejó la cortinilla más abierta de lo normal, más abierta incluso que la vez anterior. La unica diferencia es que ahora las prendas que había elegido para probarse eran todo bikinis. Esta vez, se despojo de la ropa lentamente, mirándome directamente a los ojos. Yo verifiqué que el novio no levantaba la mirada de su móvil y con cierto disimulo introduje la mano en el bolsillo del pantalón para acariciarme la polla, aun así, a sus ojos era evidente que me estaba tocando la verga. Una vez en braguitas y sujetador empezó a desnudarse del todo, primero las bragas, introduciendo los dedos pulgares por los costados del elástico e inclinando el cuerpo hacia delante, dejando su culo en pompa a la vista, en una posición de total vulnerabilidad. En esta posición se veían una caderas anchas y un culo perfectamente redondo, uno de los mejores que he visto en mi vida. Luego girándose de nuevo hacia mi y poniendo sus manos detrás de la espalda, desabrochó su sujetador, todo muy despacio, consciente de que se estaba desnudando para un extraño, primero un tirante y luego el otro para dejar caer al suelo el sostén y mostrarme unos pequeños pezones rosados totalmente en punta, que no podían esconder su excitación. Permaneció unos totalmente desnuda delante mis, sin importar que el novio estuviera a un metro o que alguien mas pasara por casualidad por delante de su probador. Yo me deleité recorriendo con mi mirada cada centímetro de su cuerpo de arriba a abajo, su cuello, sus hombros, sus pequeños y excitados pechos, su ombligo, su cadera, su monte de venus con un vello corto y cuidado y sus labios vaginales que se veían inflados y brillantes por la humedad de su excitación. Luego sus muslos, que se veían fuertes, sus rodilla y sus pequeños pies. Tenía un cuerpo realmente bonito, bien proporcionado. Yo estaba como loco, me dolía la polla de lo dura que la tenía. Su cara también reflejaba que estaba perdiendo el control, con la boca entreabierta, como respirando pesadamente. En aquel momento no sabría decir quién estaba más excitado, ella o yo. De pronto, su novio preguntó que si le faltaba mucho y empezó a quejarse de que llevaban toda la mañana por ahí, eso hizo que recobrara la cordura y comenzara a probarse los bikinis, poniéndose y quitándose las distintas prendas a un ritmo más normal, eso sí, mostrandome todo lo que podía mostrarme desde su probador. Por mi parte mi ex ya estaba acabando de probarse las prendas y se aproximaba el momento en el que, muy a mi pesar, tendría que dejar aquel probador con una erección de caballo. ¡Piensa!, me dije a mi mismo, esta ocasión no se puede dejar escapar. Abrí mi mochila, cogí un lápiz que llevaba dentro, una etiqueta que había por el suelo y escribí mi número de teléfono. Aprovechando una de las últimas miradas que me lanzó, le hice ver que tenía un papel en la mano y que lo introducía en una de las bolsas que su novio había dejado en el suelo, ella puso cara de estupefacción, como diciendo que esto era ir demasiado lejos. Acto seguido mi ex salió del probador y abandonamos el centro comercial. Pasaron los días y no obtuve respuesta en mi teléfono, así que pensé que simplemente ella había tirado el papel o peor aún, que el novio lo había descubierto. Pero a los diez días me llegó el siguiente mensaje? Hola, eres tú? Soy la chica del probador.

Autor: Anónimo Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Confesiones de una página olvidada

2022-05-24


Las siguientes son anécdotas de exhibicionismo de usuarios de una página que ya no existe. He colocado un título a cada confesión para que puedan diferenciar cada una. . Chico desnudo frente a mi y mis amigas Nunca se me olvidara el día que le bajaron el pantalón y ropa interior a un chico de la escuela, para que mis amigas y yo le viéramos el pene. Todo comenzó como un chiste de unos chicos tratando de bajárselos y fue el pobre chico el primer sorprendido cuando se vio con el pene al aire con chicas mirándoselo. Pues mis amigas y yo teníamos 15, no sabíamos gran cosa de chicos y dentro de la vergüenza que le hicieron pasar, nos quedamos sorprendidas que lo tuviera totalmente parado. Pues se lo vimos paradito con el saquito de lo huevitos encogido y sus cara mas roja que un tomate. Para muchas de nosotras fue la primera vez que le veíamos el pene a un chico y ninguna hizo el menor esfuerzo por no mirar. Pues llegue a la conclusión, que por mas vergüenza que pase un chico de que chicas se lo vean, no pueden evitar que se le ponga duro. Pues la experiencia fue sexualmente excitante y la comidilla de todas la chicas en la escuela, especialmente de las que no estuvieron allí para verlo. Atado a un árbol Cuando tenia 15 solía pasar los fines de semana con mis dos amigas y varios chicos de la vecindad. Recuerdo que entre nosotras hablábamos de cuales eran los chicos que nos gustaba. Entre ellos había uno que los demás chicos se divertían gastándole bromas. Un dia lo ataron a un árbol de un bosque que quedaba detrás de donde vivíamos y lo denudaron frente a nosotras. Pues creo que la humillación de que le viéramos desnudo. Lo recuerdo atando al tronco, con el pantalon y ropa interior bajados, su camiseta subida hasta el cuello y su pene completamente al aire libre. Creo que la humillación de que yo y mis amigas le viéramos el pene, le provoco una erección. Se le puso mas duro que un palo y sufrió la vergüenza de no poder tapárselo. Recuerdo que mi amiga le pregunto se le daba vergüenza y hasta le tiro una foto con su móvil. Fue el día mas erótico de mi vida y lo recordare hasta el que muera. Recuerdo que luego en casa tuve que cambiarme las bragas porque las que tenia estaban empapadas. No se cuantas veces me masturbe re-viviendo la experiencia. Claro que el pobre chico se derretía de la vergüenza cada vez que nos veía. El armario Me acuerdo que tenia 15 cuando tuve sexo con una chica de la escuela por primera vez. Un día me dijo que sus padres llegaban casa tarde del trabajo y podíamos estar solos. Pues estando en su cuarto me dijo que quería verme desnudo para ver como se me ponía el pene duro. Me decía que no me diera vergüenza porque eso era lo que hacían los novios. Recuerdo que me quite toda la ropa y me froto el pene hasta ponérmelo mas duro que un palo, cuando de repente saltaron dos amigas suyas del armario y me pillaron más desnudo que un recién nacido. Pues cada vez que intentaba vestirme me arrancaban la ropa de las manos para divertirse mirándome el pene. Pues ese día me lo vieron todo y casi lograron sacarme la leche delante de todas diciéndome “no se lo diremos a nadie” Pues en medio de la vergüenza que pase no hubo forma que se me bajara el pene y luego tuve que vestirme empotrándome el pene dentro del calzoncillo con todas aquellas chicas muriéndose de la risa. Pues tuve que pasar la vergüenza de verlas todos los días en la escuela sabiendo que me habían visto todo.

Autor: FERMIN13569 Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Mi faldita azul

2022-04-29


Hola sin más preámbulos presento a mi novia Kerlly es una rubia con carita de ángel y un cuerpo de infarto buenas piernas no muchos pechos pero un culo rico tenía una afición por exhibir a mi novia y le propuse que se ponga una minifalda plisada que usaba cuando era porrista de un equipo de fútbol es decir era muy pequeña la prenda al principio se negó pero tanta fue mi insistencia que accedió y así la veía espectacular y se montó en su coche y se despidió le dije que me contara todos los detalles y si puede que tome fotos Ya en el transcurso del Dia solo me envió una foto de sus piernas sentada en la oficina con la leyenda estoy cachonda quiero verga papito eso me impresionó y me empece a preocupar y de ahí nada más todo el día pase pensando pero ya es tarde ya en la noche fui a su departamento y aún estaba con su mini y le dije qué tal le fue ella de me abalanzó y me decía dame verga papito y te voy contando es así que mientras se desvestía me pude dar cuenta que llevaba otro interior ya no el negro sino un azul más pequeñín pero no le di importancia y seguimos de ahí me dijo que no encontraba parqueo y tuvo que dejar su coche afuera y a lo que se bajó no se percató que estaba grupo de jóvenes en la vereda y el que cuida los carros dándoles un espectáculo ya que su falda se había corrido mucho y obvio le vieron su interior y un poco de su conchita a lo que y mi novia se puso roja como un tomate y se fue tras los silbidos de los muchachos bueno entro en la oficina y los halagos no se hicieron esperar es que en realidad estaba espectacular y hasta uno se atrevió a darle un beso casi cerca de sus labios a lo que mi novia se enfado pero me contó que eso también lo excitó bastante; pasaron las horas y llegó un cliente que la molestaba mucho pero era un buen cliente y claro mi novia lo coqueteaba hasta cerrar el trato que aún no concretaba solo estaba sentada ella así que este sr de unos 54 años más o menos no le veía solo le halagaba por lo guapa que era pero en trámite y trámite mi novia Kerlly se paró y el viejo quedó impactado con los ojos como plato y ella sin darse cuenta se ponía de puntitas para alcanzar la documentación y el viejo aprovechando para verle su tanganazo negra pero no podía verla bien por que su ofi entraba y salía gente en fin el momento cumbre llegó cuando mi novia no se percata que atrás de ella había una vitrina con espejos y ella se agacha en el escritorio con la consecuencia que el viejo estaba alfrente viéndole toda su tanga pequeña y las medias de liguero el viejo se volvía loco con mi novia y le dijo que rica su tanga srta y mi novia roja como un tomate le dijo lo siento y el le dice no se preocupe mejor le tengo una propuesta y no lo tome a mal y ella le contesto dígame a lo q el viejo le dice

Autor: K Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Guiando con el ejemplo

2022-04-29


Bruscamente la tire en la cama y la puse de misionero para que julio viera con lujo de detalle el momento de la penetración, de reojo mire hacia la puerta y mi nene tenía su pene afuera del pantaloncito de pijama y sujetaba su miembro con dos deditos. Hola, mi nombre es Víctor, soy padre de tres hijos, dos chicos el mayor de 20 años el menor de 11 y una nena de 8, vivo con mi esposa en sonora y hoy quiero contarles acerca de nuestra vida, se que tal vez suene muy extraña mi presentación, pero desde hace un par de años en los que he seguido de cerca esta página y he sido recompensado con muy buenos relatos y anécdotas para mantener a tope mi sexualidad siempre he querido compartir con ustedes un poco de mis experiencias y no es hasta ahora que por fin me anime a hacerlo. He decidido comenzar desde el principio claro, ya que las cosas que nos han pasado han sido tantas que si empezara en algún punto intermedio al final todo sería un revoltijo. Bueno como les decía mi familia y yo vivimos en sonora, mi esposa rosa y yo nos conocimos en el trabajo, yo soy médico de un hospital particular y ella estaba trabajando por aquellos años en el área de contaduría, desde el principio me llamaron la atención su mirar distraído y su rostro infantil pero más que nada las curvas tan definidas de su cuerpo, que a pesar de que trataba de ocultar con vestimentas serias y largas eran completamente visibles cada vez que caminaba o se acercaba a alguien, sus senos muy generosos apresados detrás de blusas largas completamente abotonadas y su trasero prominente cubierto por una falda de oficina rápidamente me despertaron el deseo de ver más, la verdad no me costó nada de trabajo llamar su atención, no es por presumir pero a mi las mujeres y las zorritas hambrientas de hombre nunca me han faltado, no es que sea muy agraciado en el rostro pero mi 1.80 de estatura, mi piel morena clara y mi físico viril como debe ser un hombre siempre me han servido a la hora de encontrar una buena hembra, después de unos meses de cortejarla (sabía muy bien que tenía que andarme por las ramas, la pobre de mi mujer tenía finta de haber sido criada en un convento) logre llevármela a la cama, sus piernas abiertas cediéndome el paso a restregar mi pene atraves de mi pantalón contra sus pantaletas, sus brazos cruzando mi espalda, la tibieza de sus labios y el sabor dulzón de su saliva en mi boca correspondiendo a mis besos, cuando por fin estuvimos desnudos y nos besábamos apasionadamente sobre la cama de mi departamento su mirar de temor ante mi desnudez, al saber lo que iba a suceder y la extrañeza de ver por vez primera el cuerpo desnudo de un hombre adulto me excitaban demasiado, la primera vez que vio mi verga estaba completamente empalmado, con el prepucio retraído y escurriendo preseminal y a escasos centímetros de su vagina, vamos que estaba que me moría por enterrarme en lo más profundo de su ser y preñarla de lefa, sus ojos se abrieron sorprendidos al ver mis 19 centímetros de virilidad y mi cuerpo cubierto de vellos recortados, esa primera vez en que la embestí jamás se me olvidara y es que fue una de las pocas mujeres que tuvieron el placer de tenerme como su primer hombre, rosa era virgen y a pesar de que batalle más que con ninguna otra para hacerla llegar al orgasmo (salió muy quejumbrosa y asustadiza, no me dejaba enterrarla completa, se asusto por el sangrado y se quejaba demasiado del dolor por la rotura de su himen), cuando por fin lo alcanzo supe que ya no había marcha atrás, había despertado a la mujer dentro de la niña y esa sensación y el placer, de sentirse consumada como hembra por un macho se le volvería una adicción. Dicho y hecho, desde entonces fue rosa la que se prendió de mí, me colmaba de detalles, de caricias y mimos, se ofrecía para cocinarme y ayudarme en las cosas que según ella estaban mal hechas en las labores de mi casa, siempre estaba yo primero que nadie incluso que ella misma y esa dependencia emocional y sexual completa hacia mi lejos de molestarme me encanto, empecé a sentir más que simpatía por ella y la llegue a amar, me case con ella porque tenía todo lo que alguna vez llegue a imaginar en mi mujer: era bella, estaba convertida en una ninfómana jajá (nunca me decía que no), era limpia, se cuidaba para estar guapa y yo era su centro. Después de que rosa se fue a vivir conmigo, pasamos por una etapa de acoplamiento bastante graciosa y caliente. Sus primeros días en mi casa se sorprendió de verme solo en calzoncillos por toda la casa, para mí era de lo más normal por haber sido criado en casa con cuatro hermanos mayores, mi viejo y mi madre, apenas llegar quitarme la ropa, meterme a la ducha, secarme y quedarme en pelotas o ponerme una trusa pero para ella era algo casi escandaloso, los primeros días se lo tomaba como una insinuación permanente de mi parte y nos pasamos cogiendo como conejos hasta que por fin se fue diluyendo un poco el morbo en ella por verme el paquete y los vellos de las piernas y el pecho. Su pudor no era normal según mi manera de ver las cosas para una mujer casada que solo vivía con su marido, a la hora de follar o bañarse eran los únicos momentos en los que podía verla completamente desnuda de lo contario siempre andaba cargando algún mendigo fondo o vestido por más caluroso que fuera el clima, varias fueron las ocasiones en las que en medio de risas y juegos le tuve que quitar el vestido y liberar sus pechos y vagina de tanta tela, entre risa y risa pero no sin enojarse la perseguía por toda la casa hasta terminar sometiéndola en el sillón o la cama y sacándole los calzones y el brasier. Bañarse juntos para ella era algo igualmente vergonzoso, le parecía algo tan chusco y penoso como el que yo orinara con la puerta del baño abierta o mientras ella se lavaba los dientes, no voy a negar que el quitarle estas ideas puritanas de la cabeza me fue muy divertido y excitante, porque el simple hecho de verla caliente a pesar de que no quisiera admitirlo bastaban para ponerme el pito como piedra, sus labios vaginales la delataban al empezar a hincharse y humedecerse y sus pezones erguidos no hacían más que corroborar que estaba tan urgida y caliente como yo por sentirme dentro de ella. Después de apenas un año de matrimonio, las pastillas fallaron y quedo embarazada de nuestro hijo julio, durante todo el embarazo nuestra vida sexual no se detuvo y lejos de frenarse su impulso sexual, me buscaba día y noche o apenas llegando a casa del trabajo para que la tomara de nuevo y hundiera mi virilidad en su cuerpo, sus pechos crecieron aun mas y sus pezones ahora bien prietos reclamaban mi atención, la verdad estoy consciente de haberme pasado de culero y es que aunque sabía perfectamente que el calostro y la leche materna era propiedad de nuestro hijo, varias semanas antes de su nacimiento me la pase mamándole las tetas hasta dejarlas vacías de leche, cuando por fin nació julio, se topo con unos senos que dispensaban mas leche que los de ninguna recién parida y aunque fue un niño un poco enfermizo por no haber alcanzado a saborear la primera leche de su madre creció sano y fuerte. La cuarentena fue de lo peor que me ha tocado vivir, por mas deseos que tenia por penetrar a mi mujer y aunque se le hizo una cesárea (no queríamos que dejara de apretar) seguía lo suficientemente adolorida como para gritar de dolor cuando apenas iba por la mitad del tronco, sea como sea rosa se esforzó por no desatenderme y a punta de mamadas me quitaba lo inquieto, los años pasaron, nuestro matrimonio fue resistiendo los golpes del tiempo y la costumbre y ya para cuando julio cumplió los nueve años no había rincón oculto de nuestros cuerpos para el otro, rosa seguía siendo muy bella y seguía tan dócil y complaciente para conmigo como siempre, pero decidí que no había razón para no aprovechar las oportunidades que a todo hombre se nos presentan aun sin que las busquemos intencionalmente y comencé a dar batería a varias chicas y mujeres interesadas en conocerme “mejor”, las pasantes de medicina y enfermería que llegaban al hospital que no se resistían en absoluto a mis halagos y atenciones pasaron más de una vez por mi cama y lograron conocer lo que es coger un hombre de verdad, muchas de ellas al principio se resistían a mi forma salvaje de hacer el amor, pero después del primer encuentro eran ellas las que me buscaban y me seducían para que me las cogiera. Disfrutaba mucho follando con ellas y a fin de cuentas me servían para distraerme y no perder el interés en rosa, culos apretados, culos mas laxos, vaginas infantiles en las que apenas cabían dos tercios de mi herramienta, vaginas profundas que a pesar de estar apretadas no llegabas a sentir el tope, provee de todo, aun lo hago y disfruto mucho. La sexualidad llego a la vida de mi hijo julio a sus tiernos 5 años de edad y es que una noche en la que yo y rosa estábamos en plena faena en nuestra habitación y creyendo que el niño dormiría toda la noche como leño o en caso de despertarse nos gritaría desde debajo de sus sabanas aterrado por la oscuridad como a menudo pasaba, no fue hasta después de que eyacule y estuvimos un buen rato desnudos sobre la cama acariciándonos mutuamente jugueteando e incluso rosa me dio una mamada para levantarme de nuevo los ánimos, que me di cuenta que en el marco de nuestra puerta había una pequeña figura, la figura de un hombrecito que miraba por entre la rendija. La escena era de lo más rara, la cama estaba justo en frente de la puerta del cuarto a unos 7 metros, mi cuerpo completamente desnudo y velludo recargando las espaldas contra la cabecera de la cama, tenia los brazos detrás de la cabeza y a momentos me restregaba un ojo mientras que rosa completamente desnuda y con el culo apuntando hacia la puerta me mamaba tragándose mis 19 centímetros de verga hasta el fondo, la estábamos pasando tan bien hasta que vi a mi hijo mirándonos entre las sombras, el estaba tan interesado en descubrir que era lo que su madre hacia exactamente que no se percato de que yo lo miraba, contrario a lo que harían la mayoría de los padres, que sería entrar en pánico, jalar una sabana, cubrirse los genitales y gritar el nombre del niño seguido de un -que chingados haces ahí!!? Jaja bueno al menos en mi caso así fue, yo decidí hacerme de la vista gorda y hacer como si nada estuviera pasando, total el niño seguramente ya había visto demasiado, con toda seguridad estaba en la puerta desde que hace apenas unos minutos yo cabalgaba rápidamente a su madre y seguramente igual estuvo presente cuando eyacule y saque mi verga de lo profundo del coño de rosa. No se puede proteger a los hijos para siempre y aun así no hay por qué hacerlo, el sexo es algo completamente natural y obvio que lejos de prohibirse y ocultarse debería ser discutido y fomentado con salud y responsabilidad, el daño ya estaba hecho, las imágenes que acababa de ver no dejarían de recorrer sus pensamientos en años y lo único que ganaría al hacer un drama, sería hacer sentir a mi mujer la peor de las madres, a mi hijo victima de las circunstancias y vivir por varios meses en un ambiente enfermizo de incomodidad, me relaje y deje que mi mujer siguiera en su faena, mi pene se erecto en unos segundos y mientras ella chupaba y hacia sonidos guturales al tenerme hasta el fondo de su garganta, mis vellos rozaban su cara y nariz, ella aspiraba levemente embriagándose con el olor de mis genitales, miraba por el rabillo del ojo a mi pequeño hombrecito mirando curioso y sorprendido como mama le comía “la cosita” a su padre, mi mujer siempre uso esa tonta palabra para referirse a los genitales del niño aun que le insistí que lo mejor era llamarlo por su nombre real: pene y en lugar de huevitos: testículos, pero ella tan pudorosa como siempre sentía que ese simple hecho significaba destruir la inocencia del nene. Cambiamos de posición cuando la separe de mi verga y después del último lengüetazo la acomode de ancho sobre la cama para evitar que fuera a ver a nuestro descuidado espía, la puse boca abajo y le separe las piernas y la puse de rodillas para tener libre camino a su vulva, ahí estaba su vagina húmeda he hinchada, empapada en mi semen y sus jugos, me acerque y después de hacerla reír olfateándole el culo como un perro, empecé a mamarle la vulva, el sabor amargo y acido de mi semen y su corrida mezclados me deleito las papilas, ella sollozaba mientras yo besaba su intimidad, -Te gusta? Le pregunte separándome un poco y jalando con mis manos ásperas sus suaves caderas para impactar más fuerte su vulva contra mi boca. -Si, ayyyy me gusta, si, ay Víctor! ay!!!! -Te gusta cuando te la mamo? Que te gusta más que te la mame o que te entierre esta? Le dije acercando mi pelvis a su vagina por detrás dispuesto a hacérselo de perrito. -Ayy Víctor! Decía bajando la voz pero echando hacia atrás su culo y rozando con fuerza mi verga. -Eres una putita! Verdad? Te encanta que te monte! -Víctor! Ya mételo! Y empujaba mas fuerte su culo hacia atrás para guiarme a su vulva. Bruscamente la tire en la cama y la puse de misionero para que julio viera con lujo de detalle el momento de la penetración, le abrí bruscamente las piernas y tomando mi pene por el tronco lo guie hasta su cuevita, entro el glande y ella soltó un gemido, fue entonces cuando firmemente le deje ir el resto, ella sollozaba y gemía, la bese apasionadamente mientras ella acariciaba mis espaldas y recorría mis flancos, de reojo mire hacia la puerta y mi nene tenía su pene afuera del pantalón, el pantaloncito de pijama estaba en sus rodillas y sujetaba su miembro con dos deditos, no alcanzaba a distinguir por la oscuridad si estaba bien erecto, pero recordando mi infancia supe que de seguro tenia durito el pajarito. Me sentía orgulloso de julio, no sé porque si es obvio que un niño se excite ante tal escena pero en ese momento lo vi como una muestra inconfundible de que mi morrito iba a ser un semental igual que su padre. Mis embestidas eran bestiales pero no paraba de besar a rosa, me hubiera gustado que ella supiera lo que estaba pasando, que se enorgulleciera igual que yo de mostrarle a nuestro hijo la belleza del mundo y lo placentero del amor entre un hombre y una mujer, pero no había otra solución que callarme mi morbo y felicidad, pronto los sollozos de rosa se convirtieron en gritos ahogados y se vino entre pujidos y gemidos, ella acariciaba mi pecho y mis nalgas, la deje descansar apenas unos segundos y seguí montándola fuertemente, alcanzo pronto su segundo clímax y después de que sus paredes vaginales me ordeñaran de nuevo me vine yo también, las contracciones de mi glande estaban fuera de control, ella enterraba sus rodillas a los costados de mis muslos y me aprisionaba para no dejarme separar de su cuerpo, toda mi semilla termino en lo más profundo de su útero y entre besos, caricias, risas y un te amo de su parte como premio por mi buen rendimiento me Salí de mi mujer, su chocho estaba hecho una sopa de tantos líquidos mezclados. -A ver espérate, le dije y tomando mi bóxer le limpie la vulva, quedo bien empapado como si lo hubieran orinado y lo deje tirado bajo la cama a un lado del buro, rosa se metió al baño y yo hice como que me miraba en el espejo, me acaricie los huevos y el pene y me paseé por el cuarto para que julio viera todo lo que heredaría en unos años de su padre, después mirando hacia el suelo distraído según yo para darle tiempo a irse me dirigí lentamente hacia la puerta, mi hijo fue rápido y cauteloso y se esfumo del pasillo, cerré la puerta y le puse seguro. Bueno chicos espero que mi relato les sirva para hacerse la paja o al menos para que lleguen más tiesos con sus hembras, tengo planes de seguirles contando todas las anécdotas desde entonces hasta el día de hoy.

Autor: DANIEL TERAN Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Mi hija Daniela, morbo y lujuria 2

2022-04-26


Soy el hombre más afortunado por tener una hija como Daniela. . Para tener un mejor contexto les invito a leer la primera parte. Claro que sentía la necesidad de parar lo que mi tío hacía con Dani, pero era más el morbo de saber hasta donde se podría llegar con ella. Al verla tan sumisa y entregada a las caricias obscenas que recibía de parte de un anciano que en su vida habría probado semejante manjar, solo me pasó por la cabeza el seguir sin importar las consecuencias. Esa timidez de Dani es por su madre, siempre de mal carácter y discutiendo por todo. Eso convirtió A Dani en una niña tímida con personas ajenas a su entorno. No le gustaba dar problemas porque sabía que su madre explotaría contra de ella aún no siendo culpable. Yo sabía que esa timidez la metería en problemas, sobre todo con personas que quieran aprovecharse de ella…y ya no quedaba duda… Hoy mi tío en unos minutos logro lo que yo siempre había deseado. A el ya no le importaba nada, pasaba su asquerosa lengua por el cuello de Dani haciendo que ella soltara pequeños gemidos, mientras aprisonaba mas su verga contra las carnosas y tiernas nalgas de mi hija que no ponía ninguna resistencia… Por un momento paro solo para ponerla de rodillas frente a el… El saco su verga era pequeña pero gorda, tomo a Dani por el cabeza dirigiendola hasta tocar sus labios con la punta de la verga, ella no abrió la boca pero el aprisionaba con fuerza hasta que logro meterla más de la mitad de una sola embestida y ya no paro continuo metiendo y sacando los fluidos de el con la saliva de la boca de Dani producían el sonido más excitante que he escuchado…flap, flap, flap y unos pequeños gemidos entre cortados que mi pobre hija deja escapar. Que rica boca tienes eres una perrita obediente mami te vas a tragar todo lo que salga de mi verga y no quiero que derrames nada putita…así vociferaba mi tío fuera de si. Mi hija seguía recibiendo tanta verga que por momentos se ahogaba sus ojos se llenaron de lágrimas por un instante me busco con la mirada solo para verme masturbándome con la escena que su hermoso cuerpo me brindaba…bajo su mirada avergonzada o triste no lo sé. Mi tío estaba por llegar al clímax sus embestidas se incrementaron tanto como sus insultos hacía Dani… Cometela toda putita así me gustan obedientes y dale mami que todavía me quedan dos hoyos por disfrutar… Toma mi leche perrita tómala toda así así…la comisura de sus labios dejaban escapar gotas de esperma ella trato de safarse pero con casi ningu esfuerzo el la mantuvo quieta hasta sacar las últimas gotas…tragalo todo! No derrames nada!… Por unos momentos el cayó rendido en sofá mientras Dani corría escaleras arriba. No quedamos en silencio por unos minutos, mi tío había recobrado un poco la lucidez… Su cara cambio y en sus palabras se notaba el miedo cuando me dijo…Sobrino perdón pero creo que ya valió madres esto…cabron nos van a meter a la cárcel. Ey tranquilo Dani no dirá nada yo me encargo. Pero eso no lo tranquilizo. En ese momento Fue a su cuarto tomo sus cosas y salió despavorido de la casa… Ahí me di cuenta que tenía que controlar a Dani o estaría en graves problemas. Subí a su habitación, se había lavado el rostro y cepillado sus dientes, aún seguía solo en pantis, estaba sentada en medio de la cama… Sus ojos estaban vidriosos pero no estaba llorando, su mirada era de vergüenza más que de otra cosa… Me acerque, la tomé en mis brazos ella se aferró con fuerza a mi pecho, le acaricie su cabello bese su frente, levante su carita la mire fijamente y le dije…amor todo está bien, no te sientas mal por lo que paso. Ella me dijo con su dulce voz de niña…papi pensé que estarías enojado conmigo verdad que no me vas a dejar con mi mamá…vas a ir por mi como siempre…claro mi amor no puedo estar enojado contigo. Mientras la abrazaba mi verga quería salír del pantalon…ella tenía miedo y eso lo tenía que aprovechar… Tome de nuevo su rostro y le dije…mi amor necesito algo que solo tú puedes hacer… Crees que puedes ser una niña buena con papi voy a estar muy feliz contigo. Puedes? Si papi yo lo hago… Me pare al pie de la cama saque mi verga ella la miro por un momento…papi eso no.. amor esto es lo que quiero y como niña buena lo vas hacer, si no me voy a enojar… Me miró por unos segundos… Si papi…dime que hago pero no te enojes conmigo… Continuara.. Algunas ideas o situaciones en las que quieran imaginar a Dani… ustedes decidan a dónde quieren llevar la historia. Gracias

Autor: CARLS Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Mi hija Daniela, morbo y lujuria.

2022-04-22


Mi hija Daniela vive con su mamá y cada 15 días pasa el fin de semana conmigo. Esta es la historia de como mi vida cambio yo digo que para bien otros no estarán de acuerdo.. Mi hija es bonita de cara, no tiene pechos aún pero lo que resalta de ella son sus piernas y unas nalgas tan ricas que si la ves y no sientes algo no eres hombre… Tengo la fortuna de tenerla los fines de semana cada 15 días. Eso me da el tiempo y la privacidad para estar con ella, en casa de su mamá viste normal pero en mi casa la ropa que tiene es más pequeña y así se la he comprado para verla en todo su esplendor, nada como ver a mi hija con unos mallones tan ceñidos que parecen una segunda piel o shors tan pequeños que apenas entra en ellos. Trato de jugar luchas con ella y así poder tocar sus nalgas sin miedo o ponerle mi miembro erecto entre las nalgas en ocasiones la he tenido así unos momentos que parecen eternos, cuando duerme la puedo tocar mejor y con más calma, es la gloria sentir sus carnosas nalgas lo mejor es pasar mi lengua despacio para disfrutar su sabor de niña. Eso era lo normal en mi vida hasta hace unas semanas que llegó mi tío Héctor a quedarse unos días en lo que buscaba algún lugar más adecuado para el. La primer semana todo normal, mi tío tiene alrededor de 60 años una verdadera basura de persona, llegó a mi porque sus hijos no lo toleran. Fue muy mal padre. Pero conmigo siempre fue una buena persona me ayudó mucho. Por eso lo deje quedarse. El no conocía a mi hija, el día que la vio no puedo evitar su satisfacción de saber que estaría ese fin de semana con nosotros. En cuanto mi hija subio a su habitación a cambiarse el me dijo… Sobrino que buen trabajo hiciste con tu hija es muy hermosa y perdón que te lo diga pero ya sabes que yo soy directo si ahorita tiene unas nalgas tan grandes y imagínatela en unos años tremendo culo que vas a tener en casa jajaja… Escuchar hablar así a mi tío era normal. Pero me sentí entre enojado y celoso…pero también me dio morbo el pensar que mi tío conociéndolo trataría de meterle mano a Dani. Cuando Dani bajo tenía puesta la ropa que normalmente usaba conmigo, una pequeña licra blanca, un blusón blanco y solo calcetas. Mi tío no perdió tiempo le dijo… acércate Dani quiero platicar contigo para conocernos, el tomo su mano la puso en alrededor del cuello y la sento en sus piernas el cabron no tenía ni un minuto y bajo su mano a las nalgas de Dani despacio las masajeaba y mi hija como si no pasará nada continuaba la plática. En eso mi tío quitó el brazo de Dani de su cuello y la sentó de espaldas totalmente sobre el, El hijo de puta la tenia prácticamente sobre su verga, el me miró sonrió y me dijo… Eres un cabroncito sobrino por eso no quieres mujer si tienes algo tierno y sabroso en tus manos. Dani seguí hablando de cosas de su escuela y solo decía «aja si» mientras lentamente la movía de las caderas y pegaba más su verga a las nalgas de Dani. Yo estába más caliente que molesto. Mi tío me dijo…sabes esta noche la vamos a pasar muy bien sobrino si me dejas manejar «esto» señalando con la mira a Dani en la noche va estar lista para todo lo que se le pida me dijo murmurando. El acerco su boca a la espalda de Dani y apenas la tocó pero ella se estremeció el sonrió y me dijo…te digo sobrino, hoy vamos será una larga noche… Continuará

Autor: CARLS Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

Último primer día

2022-04-22


Ultima vez que organizo una juntada. Me llamo Agustín, un simple pibe de 17 años que solo estudia y juega a la play. Vivo solo con mi mamá, Ana, una mujer de 42 años, bastante hermosa, unos ojos color marrón claro, unos labios gruesos, no tiene las mejores tetas, pero su mejor atributo sin duda es el culo que tiene, es natural (no tocó un gimnasio en su vida), acompañado de una cintura delgada y unos muslos con los cual podría ahorcar a una persona, es el mejor orto que vi en mi vida. Pero esta no es la anécdota de cómo me llamó la atención mi vieja, sino que es una experiencia que nunca imaginé. Todo empezó después del UPD (último primer día), por una pelea campal que se formó entre distintas personas, mis amigos y yo, todos con alcohol en sangre, pero más o menos conscientes, fuimos a mi casa, nos recibió mi mamá semi dormida y con un camisón semi transparente. —MAMÁ— dije gritando y se me fue el pedo en ese momento. —Uy perdón Agus, pensé que volvías solo—alcanzo a decir mientras se tapaba como podía. Hice pasar a los pibes intentando que no vean a mi mamá, obviamente no iba a servir de mucho porque la vieron nada más abrió la puerta, pero el intento estuvo. Este hecho no paso desapercibido y cuando llegamos a mi pieza, los comentarios florecieron. Burlas y jodas hacia mi persona que pensé que me iban a perseguir el resto de mi vida, pero solo pude destacar un comentario entre todos. —Que ganas de cojerme a tu vieja, boludo— seguido de una risa que solo hizo hervir mi sangre. El comentario provino de Diego, un compañero rosarino que ingresó el año pasado, no me caía tan bien, pero se unió a nuestro círculo de amigos y no pude hacer nada para evitarlo. —Cerra el orto— respondí mirándolo a los ojos con bronca. Se armó una bulla momentánea que ceso al toque. Prendimos la tele para despejar, hablamos un rato sobre que nos tendríamos que levantar temprano por el colegio y pusimos una peli para pasar el momento hasta que todos quedamos dormidos. Tardé en dormirme, no podía conciliar el sueño, algo no me lo permitía, terminé durmiendo, pero una hora nada más, me fijé la hora en el celular y eran las 5 am, todavía faltaban dos horas, todos estaban dormidos o eso parecía, y me levanté para ir al baño. Terminé de mear y escuché un ruido característico que llamó mi atención, se escuchaba como un aplauso, pero bajo, salí del baño y lo volví a escuchar, me desconcerté porque no podía procesar bien las cosas, pero volví a mi cuando nuevamente escuché ese ruido, con la curiosidad matándome, decidí escuchar atentamente y seguir el ruido, conforme lo iba siguiendo se escuchaba más fuerte y más seguido, sinceramente me empecé a preocupar, y mi preocupación llego al limite cuando llegué a la puerta de la pieza de mi mamá y descubrí que de ahí provenía ese ruido, intenté espiar a través de la cerradura, pero fue en vano ya que no podía ver algo, entonces me acordé que en la pieza hay una ventana que da al patio. Salí al patio intentando hacer el menor ruido posible, alumbrando con el mínimo brillo del celular, hasta que llegue a dicha ventana, en la pieza solo iluminaba la lampara vieja, acostumbre mi vista a la falta de luz de la pieza y vi lo que no me imaginé nunca. Mi mamá estaba arriba de Diego, montándolo, no me lo podía creer. ¿Qué pasó? ¿Cómo pasó? ¿Hace cuanto pasó? Millones de preguntas invadieron mi cabeza en ese momento, pero la que se destaco entre todas fue ¿por qué mi mamá entregó su culo? Estaba montando la pija de Diego por el orto, no pude sacar mis ojos de eso, ver el culo de mi mamá tan perfecto, como rebotaba sin parar, me daban ganas de cojerla, pero después veía la pija que se tragaba ese culo y solo sentía bronca, no podía quedarme mucho tiempo, si me descubrían seguramente no saldría bien parado, así que con bronca, decepción, pero, sobre todo excitado volví a mi pieza y me acosté, otra vez no podía dormir, quería llorar pero no me salían las lágrimas, hasta que escuche una puerta cerrarse, seguido de unos pasos que se dirigían a mi pieza, se abrió la puerta y era Diego, no lo podía ver bien, pero seguro estaba contentísimo el hijo de puta, entró y se dirigía a dormir, hasta que escuche: —Que buen ojete tiene tu vieja— susurró. Y terminó por acostarse, ¿y yo? Después de un rato me dormí, tuve pesadillas, me levanté sudado, los levanté a todos, con una patada a Diego, y nos fuimos para el colegio, mi mamá no salió ni a decirme buen día, no salió de su pieza. —Estará muy cansada tu vieja— dijo con una sonrisa Diego. —Sí…. Puede ser que sí…— respondí cabizbajo y sintiéndome derrotado. Y así, nos dirigimos al colegio, cada vez que veía a Diego, solo podía ver la escena de mi mamá montando su pija, así fue mi último primer día.

Autor: souya Categoría: Voyeurismo

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos eroticos voyeur, relato porno voyeur, relatos eroticos espiando, reales, gratis