Relatos Eróticos de Transexual


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Parking, coche, cualquier sitio es bueno para...

2019-09-05


Salíamos de la disco, Valeria, Adri y yo. Había sido una noche intensa con cenita rica, vinito, copas en la disco, bailes sensuales y la verdad estábamos las tres bastante cachondas. Valeria, trans negrita, brasileira, cuerpazo, 1,78. Con una mini tejana, top blanco sin bra y sandalias blancas con taconazos. Para quien necesite más detalles aún 110 de pecho y 22cm gordísimos de chocolate. Adri, morenita, media melena, trans argentina. 1,70 con unos shorts negros, blusa abierta y bra de encaje todo negro. Sandalias negras de tacón. 100 de tetas y 20cm de dulce de leche. Y a mí ya me conocéis, Vane, 1,76, morena con extensiones. Una mini baja de tiro, dejando ver el hilito del tanguita rojo, top sin bra, azul marino como la falda. Sandalias altitas azules y 100 de tetitas y 23cm muy pero que muy traviesos. Salimos las tres divinas de la muerte conscientes de haber sido el foco de múltiples miradas y provocando lo maximo dentro de lo que el decoro nos permitía en Pacha de Ibiza. Fue entonces cuando al llegar al parking y yo iba abrir el coche que Adri se puso de cuclillas. Nos tenía a Val y a mí a su alcance y hábil, casi sin darnos cuenta, nos había sacado las pollas por el costadito de los tangas. Medio ocultas como estábamos entre coches y en la aparente soledad del momento empezó a mamarnos las vergas con intensidad ardiente. Una a cada lado, nos tenía agarradas de los troncos y alternaba en su boca profunda ambos rabos. Siempre me ha gustado como la chupa porque se parece a mí, se traga todo en cada acometida hasta que su nariz se chafa con el vientre y no la detiene ni las arcadas tras invadir su garganta. Una pareja apareció a buscar su coche, un poco alejada pero nos vio de pie a Valeria y a mi besándonos por disimular mientras Adri trabajaba sin desmayo agachada y al resguardo de su vista. Se fueron. Se había desabrochado y quitado su short y se pajeaba mientras nos chupaba sin parar. Existe un pacto no escrito entre las tres, jamás nos avisamos, es algo que odio profundamente. Ya somos mayorcitas para saber lo que queremos, es más en eso somos iguales, parece que lo busquemos ansiosamente desde la primera lamida. Y como no podía ser de otra manera, lo que tenía que ocurrir sucedió. La escena, el aire libre, la angustia y morbo de poder ser pilladas y claro, la boca tremenda de la chanchita surgió efecto y yo primera y poco después Val descargamos todo en la boca de Adri que lejos de apartarse chupó y succionó, tragó y comió todo lo que le soltamos. Mmmm... el placer de algo asi es indescriptible, ojalá hayáis podido disfrutarlo alguna vez y si no buscarlo desesperadamente porque el gustazo del momento es inolvidable. Con el postre desaparecido en su boca y nosotras deslechadas nos dispusimos a entrar en el coche para ir a casa. Fue entonces cuando ella me pilló las llaves de la mano, se las dió a Valeria en clara señal de que condujese ella, me tomó de la mano y me llevó hacia el asiento de atrás. Se sentó primera, con su polla durísima como un ariete, sonrió y no hicieron falta palabras. Me quité el tanguita del todo, entré a la parte de atrás, me situé apoyando su cabezón en mi hoyito y lentamente pero sin frenarme me clavé toda. Hasta que noté mi culo apretandose contra ella, yo con los pies descalzos encima del asiento para clavarme mejor y notando su verga durísima invadiéndome por completo. Sus manos a esas alturas ya me estrujaban las tetas pellizcándome los pezones y yo no paraba de gemir, jadear y echar la cabeza hacia atrás buscando que me mordiese el cuello, que me dominase por completo. Valeria ya sentada al volante, girada viendo todo en primera fila, hasta que se dio la vuelta, arrancó y puso rumbo a casa. El ver los coches pasar aunque el trayecto es corto y poco concurrido, me provocaba sentimientos encontrados. Por un lado no quería que me viese nadie, pudor supongo. Por el otro me sentía tan puta y tan sexual que deseaba que me viesen e incluso nos siguiesen. Adri dándome rico, mordiéndome, achuchándome, follándome sin aflojar ni un segundo. Mi ano empapado de plena excitación, el traqueteo del coche ayudando a sentir cada embestida en mi estómago. Mi polla dura de nuevo parecía el gran badajo de una campana moviéndose al compás del folladón. Hasta que vino todo de golpe, su alarido, el calor en mi chochito de nena trans, la explosión que me llenó toda mientras me penetraba aún más duro y notaba como me partía el culo casi literalmente. Mmmm... Ahí fui yo la que grité, no recuerdo que le dije, "hija de puta, qué reventada" o yo qué sé, algo así o más cerdo aún. Al poquito la calma, todavía clavada por completo, bajé las piernas, me quedé sentada encima suya, apretando el culo y exprimiéndola toda. Girada, besándola con pasión. Ni nos habíamos dado cuenta de que habíamos llegado. Mi polla aún dura, encharcada de lechita que salió de la mamada anterior y más precum o yo ya no sé qué me salía del placer que me rebosaba. Entonces Val se giró y se metió entre los dos asientos delanteros hacia atrás. Su boca engulló todo mi rabo de golpe y en pocos segundos consiguió que me corriese de nuevo terminando así uno de los mejores viajes cortos de mi vida. Por suerte no fúe el último ...

Autor: Golosona27 Categoría: Transexual

Leer relato »

Mi primera vez

2019-09-04


Siempre he tenido en mi interior una mujercita. Un día decidí probar un macho y así sucedió. Una noche de invierno y en carnavales, estava sola en casa y vestido con mis trapitos, unas braguitas de encaje, vestido ajustado, sosten ajustado queme realzaba los pechitos y nas botas de tacon. Estava mirando videos de travestis como muchas noches, y fantaseando en ser una de ellas y probar un buen rabo, en eso em piezo a mirar donde puedo ir en mi ciudad para encontrar un macho dispuesto a dejarse comer el rabo. Como a las doce de la noche me decido cambiarme, para poder salir a la calle sin que me pillen los vecinos, agarro el coche he me dirijo a un lugar el cual había visto en una página web que alli se encuentrar hombres para tener relaciones en la oscuridad entre ellos. Antes de llegar me paro y me cambio en el coche, me pongo el vestido y las botas y me dirijo hacia el sitio wn cuestión. Una vez alli me aparco de frente a otros coches ya estacionados alli, paro el motor, las luces y me quedo dentro el coche, ventanilla bajada y fumando un cigarrillo. Pasados unos minutos, llega un coche, un BMW. Se aparca detras del mio, poco despues baja un hombre de unos 35 años, bien plantado, veo que se acerca hacia donde estoy yo. Me pongo un poco nerviosa, llega a mi ventanilla que tengo bajada, y empezamos una conversacion sobre el tiempo, estava lloviznando y hacia frio, le enseño la ropita que llevo y le digo que vengo de jna fiesta de carnaval, al poco me dice si puede subirse al coche, sin pensarlo le digo que si. Una vez dentro, va directo por faena. Me quiere follarme, pero por descuido yo no traía ni preseevativos ni lubricante y el tampoco, aun que me dice que lo hagos a pelo. Eso no era una opción, asi que le pongo la mano sobre los pantalones y empiezo a masejearle el paquete. Cada vez se iva poniendo mas dura y mas y mas, le quito el cinturon, abro la bragueta, bajo los pantalones, ya se veia lo que me esperaba debajo los boxers,mmmmmm. Mientras el reclinava el asiento, le bajo los boxers y alli estava mi premio. Sin pensarlo mas mi boca ni resiste mas y empiezo a chupar ese miembro bien erecto y delicioso, no puedo parar, dentro y mas adentro, sin parar. Con mis manos le acaricio el pecho mientras el xon sus manos me soba mi culo y ma penetrandome con susu dedos, no se como pero mientras soba mi culo la otra mano la tiene y mi conchita tambien tambien masturbandome, asi no se se cua estuvimos hasta que senti sus espasmos seguidos de un liquido laliente dentro de mi boca, varios sacudidas de semen llenaba mi boca y ala vez mi corrida, sejando el salpicadero lleno de semen. Teeminado el encuentro lo limpio todo para no dejarle rastro de semen, se pone la ropa y se despide de mi, baja del coche, sw sube al siyo y se va. Yo allí descocertada y casi sin saber lo que havia acurrido, decido arrancar he ire para casa. Al llegar en casa aun excitada me pajeo otra vez. No lo volvi a ver nunca mas a este macho. Siempre me he quedado con las ganas de haverle dicho que me follara y pedirle el contacto para poder vernos en mas ocasiones. Un beso a todos, relato 100x100 real espero que les aya gustado mi experiencia. ([email protected])

Autor: Marta Categoría: Transexual

Leer relato »

Angel me sigue follando en el pueblo

2019-09-02


Seguimos en el pueblo lo que habíamos empezado. Poco a poco fui recuperándome del shock que me había dado la situación en que me encontraba. Miré el billete y empecé a pensar que haría con él. Duchada y limpia salí a la calle, tenía la tarde libre y 10000 pesetas para gastar (para los que no vivisteis esos años, 10.000 pelas eran muchas pelas, no los 60 euros que valen hoy en día). Tenía clarísimo una de las cosas que me quería comprar, un corsé, me volvía loca tener uno de esos corsés con portaligas, me parecían lo mas sexy que podía haber, pero también carísimo, por lo que nunca me lo había podido permitir. Es mas de hecho, mi pequeño guardarropa se alimentaba fundamentalmente de ropa de hipermercado (es triste pero era lo que había). Por aquel tiempo, en mi ciudad, tampoco había grandes almacenes, donde quizá la compra hubiera sido un poco mas sencilla, escoger, pagar y punto. No había que pasar por las clásicas mercerías con señoras sesentonas, y casi siempre llenas de viejas comprando botones, que la verdad lo que harían sería mirarme inquisidoras al preguntar por alguna prenda. Recorrí varias tiendas mirando los escaparates, y finalmente me decidí por una tienda que tenía un maniquí en el escaparate vestido con un corsé negro, con su portaligas y medias, además llevaba un picardías semitransparente, ahora solo faltaba un detalle, entrar y preguntar por él. Pasé por delante una vez, dos, ojeaba dentro para ver si había gente, una y otra vez me cortaba, hasta que finalmente me decidí “que coño no me conoce nadie, y listo que me va a pasar?”. Y entré: Como era previsible una vieja comprando botones…Al llegar mi turno ya tenía a otras dos señoras detrás, bueno ahora venía el momento… -Hola, buenas tardes. -Hola neniño, que quieres? -Hola, mire, quería saber lo que cuesta el combinado que hay en el escaparate y las tallas y eso… -A ver, cual dices? -El negro ese del maniquí, con el corsé.. -Y sabes la talla?, no te tengo todas las tallas. -Eh, pues no la talla no la sé. -Es que sin la talla no se te decir. Es para regalo, verdad? Es que la ropa interior no te la puedo cambiar… -Y… Bueno llegó el momento. -Y probarla? -Si, bueno la parte del corpiño si la puede probar, si viene por aquí, o si no mírale la talla en casa, por que es una sorpresa no? -No, es que es para mí. Momento tenso. La señora se queda callada, me mira de arriba abajo, espero que me eche de la tienda. -A ver, mira pasa por aquí. Me indicó el final del mostrador una cortinilla. -Pasa, ahí a la trastienda, que está el probador y ya voy ahora, termino de atender y voy. La trastienda era un cajón desastre lleno de cajas, una máquina de coser, hacia el final una zona un poco mas decente con una moqueta un espejo y un taburete parecía la zona de probador, esperé por allí a que apareciera la señora. Al cabo de un rato, entró: -Bueno, pues vamos a ver que te podemos dar. Ay como cambian los tiempos. Así que te gusta el de fuera, vamos a ver, si creo que puedo tener una talla para ti, pero el problema es que vas a tener una copa muy grande en el pecho, y va a parecer desproporcionado. Además eres tan delgadito, que no sé… Mientras hablaba iba sacando cajas de las alacenas y colocándolas en la mesa de la máquina de coser. -Vamos a ver, vete probando estos, y yo vuelvo ahora que tengo mas gente, vale? Empecé a abrir las cajas, apartando el papel de seda que cubría las prendas, y empecé a probármelas, la primera vez que te pones un corsé es totalmente ridícula, para que tantos corchetes?, finalmente me decanté por un par que me quedaban mas cómodos, mirándome al espejo si que me sentía un poco ridículo, con el contorno del pecho vacio, pero… -Que como te van? -Pues casi que uno de estos dos. Le enseñé los que había seleccionado. -Si son bonitos, mira además este te sale muy bien de precio, ya lo tengo descatalogado. Bueno esto no se vende mucho y la mayoría ya son antiguos, no me compensa pedirlos. Lo cogió y me lo puso delante como comparándolo con mi cuerpo. -Si, este te va ir bien. Además es muy lindo. Si lo era, tenía transparencias en la parte de la barriga, y en los laterales. Además pequeños adornos burdeos en las costuras. La señora ya estaba lanzada. -Vamos a ver, ahora necesitamos unas medias con liguero. Vamos a ver, mira te pongo estas dos pares por uno, están genial de precio y son muy lindas y suaves. Ten cuidado por que se cogen con mirarlas, te las pones así, las enrollas y las vas deslizando poco a poco `por la pierna. Simulaba la maniobra con su propio brazo, a fin de enseñarme como hacerlo. -Bueno ahora, unas braguitas, o tanguita? A mi personalmente con el corsé me gustan las braguitas, el tanga es que no me gusta nada, tu que dices? -Pues braguitas. Sacó varias cajas, y seleccionó dos ella misma. Una de ellas negra, con una transparencia en la parte delantera, que coincidiría con el coño de una mujer. Otra Negra y burdeos, a juego con el corsé. -Así, y mira esta te la regalo yo.. -Vaya muchas gracias! -Y, cuánto cuesta esto? -Vamos a ver, los corsés te son caros. Miro las cajas buscando los precios escritos a lápiz en los costados. -Mira, esto te sale por 8.000 pesetas, te vale? -Si, y además me gustaría algo para poner por encima, no se estilo picardías o algo así, me quedan 2000 y algo. -A ver, que tenemos por aquí. Volvió a rebuscar entre las cajas, y finalmente sacó un par de ellas, un picardías transparente cortito, no llegaba a taparme el culito entero, y una batita también transparente… -Mira llévate estas dos y me das 1000 pesetas, 9000 por todo vale? -Ayy, que tiempos, pero bueno vas a estar preciosa, además con tu tipito, seguro que le encantas a tu novio. Metió todas las cosas con delicadeza en sus cajas respectivas y estas en un par de bolsas y Salimos a la tienda, que me di cuenta había cerrado para poder atenderme, me cobró y me acompañó hacia la puerta para abrirla al mismo tiempo. -Bueno neniño, ala, pásalo bien, y si necesitas algo mas te vienes por aquí, pero mejor de mañana que por la tarde viene mucha gente. Como aun me quedaba un rato hasta la cita con Angel, decidí ir a casa a darme una ducha y cambiarme de ropa. Me empecé a probar la ropa que había comprado y a mirarme en el espejo del baño, la verdad no estaba mal. Decidí salir con esta ropa por debajo, hacia frio y la verdad no creo que me molestara. Me puse un vaquero y una camisa gorda que no dejara ver lo que llevaba debajo y salí. Llegué a donde habíamos quedado y allí me encontré a Angel, en la barra tomando una caña. -Hola. Qué tal? -Hola, llegas un pelín tarde, ya hablaremos de esto. Que has hecho esta tarde? -Bueno comprar unas cosas. -Ummm, buena chica. Le miré, me gustaba su porte, su seguridad, se había puesto un traje que a pesar de sus kilos de mas le quedaba muy sexy, me ponía cachonda. Muy cachonda. Tras tomar un par de cervezas y págalas me dijo: -Vamos al baño. Me empujó en el baño y tras cerrar con el pestillo me pidió que le enseñase lo que había comprado, desabroché mi camisa y me bajé los pantalones para enseñarle lo que tenía para él. -Umm…que ricura…joder que burro me pones, venga siéntate en la taza. Y haciéndome sentar se sacó la polla y me la plantó delante de la cara. Tenía ganas de volver a saborearla. Acerqué mis labios y abrí la boca para poco a poco introducirla mientras la acariciaba hasta llegar a su piel luego volvía a alejarme ensalivando su glande, mi lengua lo recorría una y otra vez. En un rato empezó a gemir muy bajito… -ahhh…si…ummm que rico…joder tía me voy a correr…ahha. Aha Un latigazo de esperma me inundó la boca hice lo posible por tragar el máximo posible, el la sacó y la estrujó para que lo que quedara dentro entrara también en mi boca, tras esto seguí chupando y limpiándola como me había ordenado hacerlo ayer. -Venga vamos a cenar, tengo que reponer fuerzas. Me llevó a cenar a uno de los mejores restaurantes de la ciudad, al acabar la cena, y un poco perjudicada por el vino y los chupitos estaba de un calentón increíble, así que no dije nada cuando el me dijo lo que íbamos a hacer. Se acercó hasta el medio de la mesa, y bajito me dijo: -Y ahora, zorrita, vamos a follar… Al llegar a su casa, yo ya estaba loca de deseo, nada mas cerrar la puerta del piso me agarró por la cintura y me empezó a morrear, me saqué la camisa y me desnudé para que el pudiera verme completamente vestida. -Joder que buena estas… Se tumbó en el sofá del salón y empecé a desnudarlo, le saqué la corbata y desabotoné lentamente su camisa, dejando al descubierto su pecho peludo que empecé a acariciar y a besar, fui bajando hasta su ombligo, mientras su mano acariciaba mi cabeza. Desabroché su cinturón, sus botones, la cremallera, y bajé el pantalón. Acaricié su polla por encima del slip, lo olí. Lo mordí, pero no podía aguantar mas, baje la goma y allí apareció mi objeto de deseo, su tremenda herramienta dura como una piedra, la acaricié. Agarre con mi mano su glande ya ligeramente húmedo y lo envolví entre mis dedos. Mi cabeza se acerco a el y le di un pequeño beso, mi lengua recorrió su polla hasta la base y empecé a mordisquear sus testículos y sus muslos, lamiendo sus muslos. Saque los zapatos y a continuación toda su ropa, el también se acabó de sacar la parte de arriba, allí le tenía desnudo delante de mí, sus ojos señalaron su pene, y yo como una chica obediente volví a él, me lo introduje en la boca y comencé a chupara con deleite, sus jadeos y gemidos me indicaban que lo estaba haciendo bien. -Ahh…ahh… que bueno… En ese momento, yo misma decidí que lo quería dentro, necesitaba que me volviera a abrir el culo, lubrique tanto como pude su polla y empecé a meterme los dedos en mi culo para ir abriéndolo, cuando pensé que estaba me puse a horcajadas encima de su polla, noté su punta en mi trasero, el con una mano la mantuvo firme a fin de que fuera yo quien dirigiera el culo hacia ella, poco a poco me fui dejando caer, ohhhh, el dolor aun era grande pero fui controlando la entrada poco a poco, finalmente al notar que una parte iba entrando me dejé caer lentamente hasta que mis nalgas se sentaron en sus muslos… -Ahhh..ahhh Ambos exhalamos un gemido al notar que nuestros cuerpos se habían acoplado, me sentía empalada totalmente por aquel pedazo de carne, pero quería empezar empecé a moverme como una posesa, arriba y abajo permitiendo que su polla entrar y saliera del culo, varias veces se salió y me sentí tan vacía que volvía a sentarme con fuerza encima de ella, follamos así un buen rato, hasta que me hizo levantar y colocarme en posición de perra, me empalo de un solo golpe… Inició un frenético mete saca, yo no podía mas, al notar que su empuje era cada vez mas rápido, presentí que llegaba el momento. -ahhh…joder…ahhh…Joderrr tomaaaa Llevé mi mano a mi polla y al mismo tiempo también me corrí. -Ahhhh Ambos notamos que al mismo tiempo nos habíamos corrido, el continuo con sus empujones mientras de mi polla seguían saliendo hilillos de semen. Finalmente exhaustos nos caímos sobre el sofá, todo su cuerpo cayó encima de mí mientras aún mantenía su polla en mi culo. Jadeos, sudor, semen, me sentía como una autentica perra montada por su macho, tras un rato, se incorporó y yo volví a su polla ya flácida a limpiar los restos de su leche de macho, mientras le escuchaba.. -Ahhh, así que buena…diosss que culo tienes…y que boca cabrona…ahhh Esa noche debió follarme tres o cuatro veces mas, nunca pensé que alguien podría tener tanto semen como el que me dio esa noche, la follada fue tan intensa que me levante con el culo dolorido y una sensación de vacio en él. De madrugada nos dormimos exhaustos, pegajosos de todo lo que habíamos intercambiado, las abanas sudadas y pringosas, el olor del ambiente era a sexo, a sudor a semen seco. Estas combinaciones me ponían cachonda nuevamente, pero el cansancio nos venció y me dormí abrazada por él con su polla entre la raja de mi culo. A media mañana, tras un rato de sueño, su polla otra vez dura llamaba a mi culo, para nuevamente darme otra follada y dejarme en mi interior otra ración de su semen. Me hubiera quedado allí, con su polla en mi culo una eternidad, pero era viernes y teníamos que volver a casa, el con su mujer y yo con mis padres, por lo que teníamos que separarnos. Preferí irme yo solo, en el tren, y no con él en su coche, de todas formas tenía que aclarar mi cabeza, ordenar un poco mis deseos. Me estaba enredando en una relación que me podía traer muchos problemas, y la verdad estaba muy muy confundida. Al llegar a casa y saludar a mi madre, tras los consabidos, besos “ que tal estás?” etc, etc, el siguiente comentario casi me da un infarto: -Así que estuviste con Angel? -Eh, que Angel? -Angel, el amigo de papá, Angel Perez… -Ahh, ehh, si… -Ya nos contó que estuvisteis tomando algo el otro día. -Ehh si, lo encontré el otro día. -Es muy buena persona.. -Si, si que lo es. Por mi cabeza se pasearon las folladas, la coca que me ofreció, las ostias que me dio… -Mira, nos ha ofrecido el piso que tiene vacio en Santiago para ti. Como su hija ya no lo necesita lo tiene vacio casi todo el año y dice que puedes mudarte allí cuando quieras, con eso nos ahorramos un buen dinero del alquiler, no? Puedes usar ese dinero para un montón de cosas. -Ya, pero yo estoy bien en mi piso, además dejar ahora a los compis, les va a subir el alquiler… -Bueno, déjales un tiempo para que busquen a otro y listo, yo creo que estás mucho mejor así solo, dice que su piso está en una zona genial, y que además el va de vez en cuando por trabajo por allí, así te controla..jejeje…me fio mas… Joder, con el muy cabrón, pero de que iba?, y mi madre si ella supiera como me controla. Debo decir, que por un lado la situación me excitaba, por otro me parecía que se estaba pasando un poco. -Mira, no están los tiempos para despreciar un favor, nos ahorramos un dinero y punto. Vete preparando las cosas, por cierto, que nos dijo Angel, que te pasaras esta tarde por su casa, a partir de las seis, y si quieres ya te llevas las llaves para ver el piso y eso. Vale? -Vale. Subí a mi habitación y empecé a pensar en la situación en la que me había metido. Por un lado me había liado con un amigo de mis padres, y no solo eso, pretendía que me fuera a su piso, eso significaba casi en la práctica vivir con él, por lo que decía se pasaba la mitad de su vida allí. Estaba bastante acorralado, que podía argumentar para decir que no?. Lógicamente no iba a contar nada de esta situación a mis padres, además, tenían razón, el ahorro era importante. Mi cabeza no podía pensar, después de comer empecé a romperme la cabeza y a contar cuanto faltaba para las seis, mi madre seguía cada dos por tres: -Acuérdate que a las seis tienes que ir a casa de Angel. No podía decir que no, que excusa iba a poner?, se me estaba haciendo un nudo en el estómago, el muy cabrón me tenía cogido por los huevos, decidí no darle mas vueltas, me di una buena ducha y me empecé a vestir, aun que en casa de mis padres no solía usar ropa de mujer, saqué de mi escondite un tanguita negro, me puse los vaqueros y salí hacia la casa de Angel. De camino, casualidad, me encontré con su mujer, como siempre elegantísima, conservando a pesar de la edad una gran belleza y un aire de señora, con mayúsculas, dos besos, si ella supiera. -Que tal Manu?, ya me contó Angel que estuvisteis tomando una caña en Santiago. Mira que bien, ya estuvimos pensando lo del piso, ya te dijo tu madre no?. Esta muerto de risa y mira si lo aprovechas tu, dinerito que os ahorráis y que bien te viene verdad? -Si, claro, pero no se, ya le dije a mi madre que es que los amigos que tengo ahora tendrán que buscar otro compañero, por que la verdad les va a subir el alquiler. -Bueno, eso no es problema, tal y como está lo de la vivienda, seguro que ponen un anuncio y ya encuentran, además Angel hasta está ilusionado con la idea de estar acompañado, se tiene que pasar un montón de días solo en Santiago y si compartís piso os hacéis compañía… Ya ya, pobre Angel y sus soledades en Santiago, si ella supiera. -Bueno me tengo que ir que tengo prisa, Angel te está esperando para darte las llaves y comentarte… Llegué a la verja del jardín, llame al telefonillo, y me abrió la puerta, avancé por el camino de piedra y Angel ya estaba abriendo la puerta. -Hola Manolita. -Hola Angel. Vestía únicamente una bata de baño por la apertura asomaba su polla morcillona, ya un poco levantada. Señalándola me dijo: -Esta ya echa de menos su culo favorito, venga dale un besito de bienvenida. Arrodillándome aproximé mis labios a su polla y empecé a chuparla notando como crecía en el interior de mi boca, apartándome con un empujón me dijo. -Venga vamos arriba que tengo que descargar. Casi empujándome me hizo subir las escaleras llevándome hacia una habitación que tenía toda la pinta de ser la principal de la casa, una vez dentro, me besó mientras sus manos apretaban mi culo por encima de los vaqueros ajustados… Tenía algo que me calentaba sobre manera y respondí a sus besos, mientras lo abrazaba, mi mano llegó a su polla… -Desnúdate. Empecé a sacarme la ropa, bajé mis pantalones y dejé a su vista mi tanguita. -Ummm, veo que sabias a lo que venias. Empujándome sobre la cama me colocó boca abajo, colocándose tras de mí, su lengua empezó a jugar en mi culito, recorría la raja y se introducía en mi ano una y otra vez… -ummm, ahhh. Yo gemía mientras el seguía recorriendo mi ano haciendo círculos con su lengua, girándome quedé frente a él, se situó encima y su polla que do a la altura de mi entrepierna. Sus manos llegaron ahora a mis tetas, me las agarró con sus dedos y empezó a pellizcarlas me dolía, pero sabía que no debía decir nada, incorporándose me ofreció su torso peludo, y de rodillas se puso a mi lado para que girara la cabeza y empezara mamar su polla, mientras sus manos seguían recorriendo mi cuerpo. -Asii, ayy..que bien la mamas cabrón…joder, has nacido para esto… Una de sus manos, se acercó a mi trasero e hizo que mi girase poniendo me de costado mientras el comenzaba a introducir sus dedo en mi culo, aprovechaba las gotas preseminales de mi polla para mojar los dedos y lubricarme, la entrada de su dedo era totalmente dolorosa, no tenía la menor delicadeza, por lo que yo pegaba de vez en cuando respingos que eran contestados con empujones de su pelvis introduciendo mas la polla en mi boca, de vez en cuando una bofetada y un “Estate quieta”, hacían que no perdiera la concentración en lo que estaba haciendo. De pronto, y como dando por suficiente tanto mi lubricación como la suya, me giró y de rodillas se puso entre mis piernas. Sus brazos abrieron estas al máximo, para mejorar la postura colocó un par de cojines bajo mi trasero, que hacían que este quedara ligeramente levantado y mas al nivel de su instrumento. Viendo lo que se venía, imploré con los ojos para que la penetración fuera lenta, se debió de dar cuenta que sus palabras fueron. -Vamos allá nena, va a doler pero ese es el precio que tienes que pagar--- Su capullo empezó a rozar mi ano, y empujó por primera vez -Relájate, si no es peor, voy a entrar de todas formas, por lo que tú decides. Comenzó un pequeño mete saca, primero del capullo, al superar la entrada del glande noté el empuje del tronco deseando entrar también, los empujones ayudaban un poco pero su enfado iba en aumento al ver que la entrada no era como el esperaba. -Vamos puta, deja el culo abierto. Sus brazos intentaban apartar mis piernas como intentando abrirme mas todavía, de pronto empujó, el dolor fue horrible, como un trallazo que me recorrió todo el cuerpo. -Ahhhhh. Grité, no me lo esperaba, empecé a llorar, de un empujón rápido y seco había introducido un buen pedazo de carne, una vez dentro sus movimiento empezaron a ser mas fáciles y al poco, se tumbó encima de mi con todo su peso. -Yaaa…ya está dentro ahhh…que bueno…Vamos allla… Empezó el mete saca, el chop, chop, de sus huevos empezaron a ser ritmicos. -Ahhh, que bueno, que bueno,…diios que culito mas rico. El placer me fue entrando también a mi, jadeábamos, gemíamos, de vez en cuando me besaba, o me mordía el cuello, se interrumpía para soltar algún gemido… -Toma, ohhh que bueno… Al acelerar empezó a gemir aun mas, notaba que la corrida estaba por llegar.. -Ahh, si si, ohh toma puta…tomaaa…ahhhh Cuando su espalda se puso rígida, note un pequeño espasmo, su polla estallo dentro de mi culo, note una oleada de calor. Se quedó parado y a continuación la sacó dándome un buen azote. -Buena chica, que culazo mas rico… Volvió a introducirla aprovechando la lubricación de su propio semen, esta vez con mas facilidad y la metió y la saco unas cuantas veces, mientras mi ano expulsaba los aires y la lefa que tenía en su interior, el gemía: -Ohhh, que bueno…que culito mas rico… Una vez fuera, se queda de rodillas, esperando a que yo terminara la faena y limpiara su instrumento de los restos de semen y pintitas de sangre que quedaban. Mamé otra vez aquella polla explorando todas las dobleces de su piel para que no quedara ni una gota de su corrida, mientras el acariciaba mi cabeza. -Así, muy bien, ahh, que no quede nada, así aliméntate no hay mejor alimento para las niñas que el semen de un buen macho…ahhh. Sus palabras me ponían cachonda al máximo, sumado a que me acababa de follar en su dormitorio, acerque mi mano a mi polla y solo con tocarla, estallo en un orgasmo de semen que intenté frenar pero no pude contener con mi mano. Angel, cogió con sus dedos los hilillos de mi corrida y me la introdujo en la boca haciendome limpiarlos, como antes hice con su polla. Estábamos sudados, sucios de semen, la habitación entera olía a fluidos, ambos de rodillas cara a cara, el me empujó haciéndome tumbar de nuevo y colocándose encima de mi, con su pene ya flácido entre mis piernas me volvió a besar. -Buena chica, ahhh, que polvo mas bueno. Tras unos minutos de descanso, se incorporó y me hizo ir con él hacia el cuarto de baño, donde encendió la ducha de un inmenso jacuzzi, el de pie me indicó que debía volver a chupar su polla para ponerla en condiciones nuevamente, una vez dentro bajo el agua seguí mamando hasta que se vio lo suficiente preparado, untando jabón en sus manos me volvió a dilatar el culo y poniéndome de cara a la pared, volvió a meterme toda su polla, esta vez de golpe, sin miramientos, yo apoyaba mis manos en la pared mientras inclinaba ligeramente la espalda a fin de que mi culo se pusiera en pompa y facilitase su penetración, asi lo hizo durante un buen rato, supongo que por la incomodidad, decidió que me pusiera de rodillas y volviera a mamar, mientras el me agarraba la cabeza y hacia que esta entrara y saliera de forma violenta, de repente la sacó y me puso delante de la cara su glande para tras un par de movimientos con su mano hacer que estallara justo en mi cara. Un chorro de lefa me inundo la cara los ojos…toda mi cara era semen que se mezclaba con el agua de la ducha, pero ahí no acababa, volvió a introducirla de nuevo en mi boca y continúe chupando mientras se encogía, poco a poco, iba poniéndose flácida hasta que de nuevo se volvió a hinchar levemente, y un nuevo chorro de liquido inundó mi boca, caliente y fluido noté que el pis desbordaba mis labios mientras sus manos impedían que apartara la cabeza, tragando y expulsando el que pude, entre arcadas, aparto du polla y continuo su meada por encima de mi, mi cabeza, mi pecho, mi cara. El pis caliente recorría mi cuerpo mientras el gemía… -Ahhh…toma zorra…toma la marca de tu macho…ahhhhh La sensación de sumisión que sentía me excitaba sobremanera, de tal forma que solo tocarme la polla yo también exploté en un orgasmo increíble. Me estaba dejando mear y lo estaba disfrutando, mi macho me estaba marcando como una perra y yo estaba gozando. Exhaustos, dejamos que el agua de la ducha eliminara todos los fluidos, y tras una pequeña limpieza salimos de la ducha, el se puso su albornoz, y yo tras secarme volví a vestirme. -Bueno, tu venias a recoger las llaves del piso. -Joder, es que no sé. -Ya te dije que tu solo estas para obedecer, desde este lunes vas a vivir en mi piso, hazte a la idea de que ahora eres mía y vas a hacer lo que yo mande. Este comentario, por un lado me sentó fatal, por otro me excitó. Empezamos a bajar las escaleras cuando Charo, su mujer salió del salón: -Vaya, veo que ya habéis negociado lo del piso no? Manu te quedas a cenar? ([email protected])

Autor: Manu Categoría: Transexual

Leer relato »

PRIMERA VEZ CON BIA SPENCER

2019-08-29


El siguiente relato narra la experiencia única de un cliente de la hermosa chica trans Bia Spencer. Bueno por fin. Cumplí mi fantasía. Quedé con la gran Bia Spencer. Ayer. Concerté cita con ella y rápidamente me atendió, ni un pero. Sencillo y al grano. Me gustó su atención desde el primer momento. Bia es maravillosa en todos los sentidos. Pero físicamente es descomunal. Advierto que vais a encontraros con un auténtico pivón, culo de infarto, piernas largas y tonificadas, cara preciosa…IMPACTA. Yo soy inexperto, lo reconozco, y demasiado hetero jijij, pero Bia te convierte. Llego a su piso sobre las 20:00 horas con ganas de follármela pero también de experimentar, me dejo aconsejar, se que es una maestra. No lo dudo, es el momento elegido, quiero que me follen el culo. Bia me tranquiliza, nota que soy inexperto, nota mi nerviosismo, de normal empalmo como una bestia y estoy acojonado, me cuesta, la tengo delante y es como tener a una DIOSA, me da vergüenza hasta mirarla, estoy como un flan, pero ella sabe revertir la situación. Me deja que me duche, me da conversación, se interesa por mí. Me gusta. Sin darme cuenta tengo su polla en la boca, es gorda y muy grande, pero os lo juro, la mejor polla que os podéis comer. Huevos grandes perfectos, a cuatro patas: me los metí en la boca, mientras lamía polla y culo, con Bia ofreciéndome ese manjar sobre su cama. Estaba tan sensible que tenía que ir con cuidado cualquier tocamiento de Bia podía acabar en corrida precoz por mi parte jijijji. Bueno al grano, comida de polla por mi parte y por la suya, con Bia guiándome en todo momento, pero tragando todo el misil con la boca bien abierta, por momentos me folla la boca y yo me siento como una zorra en sus manos, posteriormente me pone a cuatro patas y me hace el mejor beso negro que me han hecho en la vida, indescriptible, me puedo correr de nuevo mientras lo recuerdo, yo agarrándome el culo y ella metiendo la lengua a su antojo. Descomunal comida de culo. Termina convenciéndome y pegándome una buena enculada, la primera de mi vida, lo hace con delicadeza, hasta que está toda dentro y entonces aumenta el ritmo, me pone muy cachondo tener a esa tía detrás, dándome por culo, completamente sometido, con esa polla enorme y esa cara lasciva. Me empotra. Me gustaría recalcar que Bia es una maestra, te folla sin dolor, no se como coño lo hace, porque su pollón es de impresión, pero lo consigue. Yo confié en ella y la verdad que no me arrepentí. Luego cambio de postura, cojín en la espalda, culo hacia arriba y de nuevo follada…ahora me empieza a entrar mejor ese pollón, a Bia le cambia la cara, me agarra la polla y me la menea mientras me mete su polla sin parar. Yo empiezo a estar a punto de caramelo, mi polla esta cerca de mi cara, y tengo una fantasía, correrme con la polla de Bia dentro y que la leche salga hacia mi cara, y así se hace, a Bia le cambia la cara, cada vez me folla más fuerte, agarra bien mi polla y apunta hacia mi cara, empiezo a recibir impactos de mi propia leche, en mi pecho, en mi cara, incluso en mi boca….uffff que corridón. Bia recoge parte de mi leche con sus manos y la introduce en mi boca: “Pruébala”, me dice. “Traga tu leche”. Metiendo sus dedos con mi corrida en mi boca. Yo la pruebo. Uffff. Brutal. Experiencia positiva 100x100 recomendable. ¿Volveré a probar con Bia? Seguro. Pueden contactar a Bia Spencer en su cuenta de twitter @BiaSpencer1 ↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓SIGUE BAJANDO HASTA EL FINAL DE LA PÁGINA PARA VER LAS FOTOS↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓↓

Autor: Anónimo Categoría: Transexual

Leer relato »

Nunca lo imaginé

2019-08-28


Relato de mi época universitaria, con algo de verdad y algo de deseo. Mi época universitaria, supongo que como la de todos, fue una época de descubrimiento, para mí en concreto le debo el afianzarme en mi sexualidad, darme cuenta de que si soy gay, además femenino, muy femenino. En los 90 este tipo de cosas se iban admitiendo cada vez mas, no pasaba nada por ir a un bar de ambiente, de hecho en muchos de ellos había mas grupos de heteros que de gays o de lesbianas, deberían haber creado los bares de mas ambiente todavía, por decir algo. En la ciudad donde estudié, Santiago, el número de estudiantes era brutal en comparación con la propia población de la ciudad, si se le sumaba además la población que estaba de paso, generalmente por motivos políticos, ya que en ella se encuentra el parlamento, las consellerias, etc, si también había un buen numero de religiosos, ay! algunos de esos eran los peores. Bueno quiero explicar, que mas de la mitad de la gente que te encontrabas por la calle o en los bares o en cualquier sitio no era de allí, no tenía nada que ocultar, a nadie le iba a importar como vistieras lo que hicieras, eras totalmente anónimo. Bueno, siempre había el punto de tus compañeros de clase, algún conocido de tu ciudad o pueblo, y eso, joder eso me paso a mi. Una noche de fiesta, en uno de esos sitios donde al final acaba todo el mundo, no daba la talla ni para after, podíamos definirlo con el desguace de última copa, pero con un puntillo gay (la verdad era de los últimos sitios abiertos, y ahí acabamos desde las putas que habían terminado su jornada de trabajo e iban a la caída, los camareros de los bares cerrados, borrachos pidiendo la ultima, un poco de todo). Supongo que por la poca luz, o quizá por la borrachera (de todo un poco había) no acababa de enfocarlo, pero en un extremo de la barra, me parecía ver a un tío conocido, me acerqué un poco mas, y poco a poco si me fui dando cuenta. Joder, allí estaba Angel. Angel, era un amigo de mis padres, vecino, lo conocía desde pequeñito. Angel tendría ya los 60 años, señor felizmente casado, hasta con nietos, es mas gran adalid y hasta antiguo político y defensor de unas ideologías nada acordes con aquel lugar, mirándolo allí solo, en aquella oscura esquina de aquel asqueroso antro me parecía como ver a una monja en un puticlub, pero ya sabéis el refrán, dime de que presumes y te diré… El primer instinto fue esconderme, desaparecer de allí antes de que aquel tío me viera y le fuera con el cuento a mis padres de “tu hijo anda un poco desfasado”, pero quizá por el alcohol, me envalentoné y pensé “Ostia, para el será peor lo que yo pueda decir no?” y allí me lancé como un elefante en una chacharería. -Hola. Le costó reconocerme o quizá por un momento pensó hacerse el distraído, supongo que ambas, por su voz y su aliento noté que llevaba ya unas buenas copas, y no se vio capaz de disimular. -Hombre, Manolito. Joder que tal estás?, y luego tu por aquí? Jugando al parchís si te parece…pensé. -Aquí tomando unas copas, Salí de un examen y estaba con unos amigos... -Ya, yo también tuve una cena de trabajo y la verdad al final me quedé solo y me dijeron de este sitio para tomar la ultima. -Si es el último que suele cerrar. -Venga tomate una copa. Que quieres? -Ron con coca cola. Angel llamo al camarero, que se aproximó hacia nosotros, no se por que pero un poco extrañado. -A ver neno ponnos aquí dos cubatas de ron, del bueno eh, no mierda. El camarero volvió con dos copazos, y Angel sacó un fajo de billetes para pagarlos. -Joder, en estos sitios como no pongas autoridad solo te ponen garrafón, y a mi es que me jode a Dios…E logo, que como te va, ya no se te ve por el pueblo, seguro que desmadras a Dios aquí no?. Joder quien tuviera 20 años, con lo buenas que están las tías eh? Y seguro que follan verdad? -Supongo, yo creo que aquí quien mas quien menos solo está pensando en ver que trinca para llevar a casa, -Ya te digo…mira esa que pedazo tetas tiene, joder quien la pillara. -Y tú qué? Los estudios como van? -Pues la verdad de puta madre, ya estoy en tercero, y muy bien. -Como pasa el tiempo, ya estás en tercero, me acuerdo de cuando eras un enano, joder. En un par de años a currar ya no?. Muy bien -Si. -Y sigues en el colegio mayor? -No este año estoy en un piso, vivo con unos amigos. -Si, eso es mejor, independencia, así te puedes llevar a follar a quien quieras eh? Jajajaja. Que ven vivides los jóvenes. En mi época, na de na. Estudiar, casarte y trabajar. Joder ahora lo tenéis todo a huevo. Apuró su copa cuando la mía aun estaba mediada.. -Mozo!! Pon aquí otras dos!! -No la mía aun esta mediada… -Tira eso, no ves que está aguada, con ron de 1000 pelas la copa no se deja derretir el hielo. -No sabía que aun venias por Santiago, sigues en política? -Ya, eso no se deja nunca, ya sabes el partido nos necesita, hay que tirar de amistades echar un cable. La política es muy sacrificada, jaja…pero también muy agradecida…jajaja -Joder, tengo que ir a mear, guárdame la copa…no me vayan echar droga…jajaja Esperé un rato a que volviera, por el camino vi que intentaba ligarse a una chavalita, otra, bueno, a esa la conocía y tenia truco…jejeje. -Oye Manu, tu tomas? -Si tomo qué? -Vamos al baño? Me enseño un par de pajitas de beber refresco cortadas y cerradas por sus extremos, joder, el muy cabrón le daba a la coca, bueno si era gratis. -Hicimos cola durante un buen rato hasta que uno de los váteres quedó libre, a nadie le sorprendió que entráramos juntos y echáramos el pestillo por dentro. Angel preparo los tiros con la maestría del que no es la primera vez que lo hace, y escogió entre sus billetes el mas grande de 10.000 pesetas. -Con estos sabe mejor jaja. Aspiramos, uno, dos.. -Joder, esto es otra cosa eh Manolito? Otra vez en el bar, volvimos a darle al ron. -Joder, estoy mas caliente que Dios, tengo unas ganas de descargar, tu no?, no tendrás por ahí una amiguita y nos la follamos? -Pues la verdad es que no… Joder con el facha, si hasta pienso que debe ser del Opus…como cambia la historia lejos de casa y con unos tiros. -Pues no se que decirte, neno, hoy acabamos en putas eh jajaja. Volvió a mear, pero esta vez, el camarero aprovechó su marcha para acercarse a mi. -Estas con ese? -Bueno mas o menos por qué? -Dicen que es buen empotrador, cañero, también dicen que paga, por si te interesa, y me guiñó un ojo. -Joder..Qué me dices? -Alguno de por aquí ya estuvo con él. -Pero tíos? Le van los tíos? -Joder, los tíos así como tu yogurines y sobre todo los travelos se lo folla todo, es un semental, jaja No me lo podía creer, así que Don Angel, el respetado empresario, hombre de familia de misa dominical, gerifalte político de la derechona, tenía su vida secreta. Sorpresas te da la vida. La verdad es que me calentó bastante lo que me había contado el camarero, jeje. En el fondo, Angel, se aproximaba mucho al tipo de hombre que me pone, maduro, no guapo pero si atractivo, es alto para su edad mas de 1,80 seguro, y debe pesar por lo menos 100 kg, bien repartidos, acho de hombros, y con una interesante barriga. Un poblado bigote, siempre bien recortado, le da un aire retro, que la vedad me empezaba a calentar. La verdad es que entre el alcohol y los tiros estaba ya bastante desinhibido, y la expectativa de echar un polvete me empezaba a ilusionar, por lo que parecía a él también, ahora la cuestión era como rompemos el hielo, en eso pensaba cuando volvió del baño. -Joder, que difícil es esto de mear en este sitio, mecago en Dios, solo hay un meadero, y entre los que lo usan para meterse y no se que carallo hacen dentro…Por cierto, este sitio está lleno de bolleras, no me traga ni una, no? -Joder, no sé, supongo que habrá de todo no? -Un poco de mariconeo si que hay por aquí, no te parece? -Bueno si un poco de todo, la verdad es que este bar si es que es un poco de ambiente.. -De ambiente Jajaja, la puta manía de no llamar a las cosas por su nombre, yo no tengo nada en contra de los gays, pero coño, son maricas o maricones de toda la vida, y dicho con cariño eh, que yo soy tolerante y con su culo hace cada uno lo que quiere. Lo que me jode es que parece que hoy en día no puedes hablar de las cosas por su nombre. -Ya, bueno la diferencia supongo que está en el insulto no? -No hombre. Mira yo tuve un colega en la mili que era un mariconazo que te cagas, joder, un mariquita de libro, y te hablo de los años 50 eh?, joder, y lo respetábamos como a todos, era un compañero mas, y que quieres que te diga, hasta para algunos era algo mas, por que, joder, cuando hay hambre nadie le hace ascos a nada eh? Jajaja. Decían que la mamaba de puta madre…el muy cabrón. -Si eso le pasa a muchos machos no?, cuando hay que meterla… -Claro coño!, joder y alguna travela que anda por ahí, cago en dios, están mas buenas que muchas tías, y te digo una cosa, bueno, joder lo de dar por culo es de puta madre, donde esté un culito apretadito…cago en dios…no te parece? Joder, como se ponía la conversación, jeje, mire mi reloj eran las cinco de la mañana, tenía que mear. -Voy a mear. -Venga voy contigo, la picha española nunca mea sola, así nos metemos otro tirito…eh? -Vale. Tras un rato en la cola, entramos al baño, no era muy grande por lo que lo de mear a dos era bastante complicado, empecé a desabotonarme el vaquero, el bajo su cremallera y rebuscó el agujero del slip para sacar su polla, y mecago en la leche, vaya pollón, morcillona, la rodeó con dos dedos para apuntar, mientras yo me bajaba el pantalón y la braguita (si salgo con braguitas debajo del pantalón), en esta ocasión rosa, con encaje, tampoco nada del otro mundo, las compraba en el hiper 3 x 1, jeje, habia que ahorrar). Bueno ahí estábamos el con su pedazo polla, yo con mi pollita, intentando acertar en el váter, yo mirando de reojo, el pues no sé, me dio vergüenza mirarlo a la cara. Al acabar, saco su pajita, limpió con su pañuelo la cisterna y preparó un par de tiros… -Ahh, joder que bueno, meado y esnifado..jaja. Buah, que buena esta perica. Salimos al bar, que empezaba a vaciarse, la música había bajado de nivel y estaba en las últimas. Nos acercamos a la barra. -Neno, a ver dos cubatas, aquí. -Vamos a cerrar en breve eh? -Tu pon los cubatas hombre, no vamos a dormir aquí, cuando cierres nos vamos. Toma quédate la vuelta. Tiro un billete en la barra y el camarero lo cogió y trajo las copas. Angel agarro su vaso y se metió la mitad del cubata, yo moje los labios, la verdad ya estaba hasta el culo de beber, se encendieron las luces, hora de irse. Angel me agarró del brazo. -Venga nos vamos a otro sitio. -A donde? Ya está todo cerrado. -A mi piso. -Ehh? -A mi piso, coño, está aquí al lado, seguimos allí. -Ehh -Que?, vamos ostia, que te pasa? Acercó su boca mi oído… -Mira nenita, yo estoy con unas ganas de follar de la ostia, y tu usas braguitas rosas, blanco y en botella, nos vamos a mi casa que te voy a reventar el culo, y lo vas a disfrutar como una perra. Ummm, casi me corro, jeje, me puso como una perraca, salimos hacia la puerta del local, ya con la verja medio bajada, al despedirme del camarero el capullo me guió un ojo y sonrió. Salimos a la noche, casi madrugada, húmeda y fría, aunque el alcohol y los tiros reducían las sensación térmica, casi ni me enteraba, encendimos unos pitillos y nos encaminamos hacia su piso. -Vamos hacia ahí, vivo cerca de aquí. Caminamos hacia una zona cara, cerca del pub que acabábamos de dejar. -Me compré este piso cuando la niña vinos a estudiar, y como yo vengo muy a menudo lo sigo manteniendo, es un picadero discreto, y ya está pagado jaja. -Vaya, vaya, joder que sorpresa Manu, bueno sorpresa poca, por que la verdad lo tuyo es de libro.. -Lo que? -Joder, con esa pinta de nenaza que tienes, sin novia conocida, mecago en dios, no sé cómo no me di cuenta antes. Mira, pocas veces me equivoco en esto, si tiene pinta de marica, y se comporta como un marica, el 90 % sois maricas… -Joder, ya estamos con lo de marica… Nos acercamos a un portal de un lujoso edificio, pero en vez de entrar nos dirigimos al garaje. -Vamos a entrar por el garaje para que nos vea el cabrón del portero, no me fio un pelo de ese tío, y prefiero subir ya desde el garaje. Atravesamos la puerta del garaje, hizo un ademán cómico de cederme el paso. -Pase usted señorita..jeje..MANOLITA.. Al pasar delante me agarró las nalgas, haciéndome hasta daño… -Vaya culazo que tienes cabrona, lo vamos a pasar en grande. Eres virgen? -La verdad es que no, llegas tarde… -Ummm…no mejor así no perdemos el tiempo si ya te han desflorado va a ser mucho mas fácil, aunque ya viste lo que te espera…jejeje…lo mío es de categoría. Joder, y tanto, pensé para mí. Algunos como el suyo ya habían probado, y bueno, a veces cuesta..jeje. Al llegar al ascensor, me dice: -Venga, toca, mira lo que te espera y lo burro que estoy, vamos. Toca su polla por encima del pantalón, aún comprimida por el slip era un pedazo chorizo, la llegada del ascensor me hizo apartar la mano, una vez dentro, me agarro la cabeza con brusquedad y me morreo de forma salvaje, el aliento le apestaba a alcohol y tabaco, y mientras lo hacía me apretaba el culo y metió una mano por debajo de mis bragas hasta tocar mi culo… -Ummm…joder…quien me lo iba a decir, que tenía una putita al lado de casa todos estos años. Entramos en su piso, lujosamente amueblado, pero prácticamente ni me dejo verlo, me empujó directo a una habitación encendió la luz y pude ver una cama inmensa, de esas de los moteles buenos. Me pegó una buena ostia en el culo, y me dijo: -Venga desnúdate. Empecé a desnudarme, mientras el también lo hacía, su ropa interior era de viejo, slips, camiseta de tirantes, dejo ver un cuerpo peludo desde el cuello hasta los pies, parecía un osazo, acrecentado por su tamaño y su barriga…Cuando bajo el slip su polla apareció grande gorda y tiesa. -No déjate las bragas. Me dijo cuando hice el ademán de bajarlas. -Arrodíllate zorrita. Me puse de rodillas, con su polla justo delante de mis narices, y sin mediar palabra me arreó un bofetón, me hizo girar la cabeza… -Que?, joder, no sabes lo que tienes que hacer zorrra? Chupa cabrona. Agarré la polla con una mano y cuando me disponía a acercar mi boca, me arreó otra bofetada. Hijo de puta, me estaba haciendo daño. -Sin manos Ostia!, chupa sin manos o telas ato, puta! Al acercar mi boca, sus manazas agarraron mi cabeza y la empujaron de un golpe hacia su polla, hizo que me entrara hasta la garganta produciéndome unas nausea, que intente reprimir apartándome, pero su fuerza no me dejaba, y seguía metiendo y sacando su polla de mi boca. En un acto reflejo llevé mis manos hacia su barriga para apartarme, y el me pegó un manotazo aun mas fuerte que los anteriores. -Pero que te dije, puta de mierda, no escuchas o es que eres rebelde? Me agarró de los pelos y en un rápido movimiento me encontré empujada sobre la cama, no pude ver como lo hizo, pero el muy cabrón tenía el cinturón doblado en las manos y me pegó un azote en todo el culo, y otro, y otro… -Joder! Que tengo que enseñarte modales, vas a aprender a comportarte, zorra, puta marica. Me bajó las bragas, y siguió azotándome…Yo empecé a llorar y a gritar “para, por favor, para”. Paró, me agarró del cuello y me hizo mirarle a la cara. -Mira, zorra, pararé cuando me de la gana, la que va a parar de gritar y llorar eres tú, como sigas así te tapo la boca. Sollocé, pero por un momento paró y volvió a su posición de pie al borde de la cama. -Venga, otra vez, a ver si has aprendido algo, de rodillas. Me volví a poner de rodillas, cruce los brazos a mi espalda y empecé a chupar su polla. Olía mal, a meados, sudor, pero también empezaba a soltar el líquido preseminal que le daba un sabor a macho que lo compensaba, Sorprendentemente, ahora su comportamiento había cambiado, sus manos antes violentas acariciaban mi cabeza, mis hombros… -Ahhh, que bueno, ahhh, que bien lo mamas…ves? Si no es tan difícil hacer las cosas como se te dicen verdad?. Que conste que yo también lo paso mal teniendo que castigarte…ahhh…ummm..Joder que boquita tienes..Ya debes haber mamado muchas verdad? Me aparto la boca para poder contestar… -Ummm pues si alguna..jeje Plaff, otra bofetada que ni la vi venir. -Joder puta, así que te gusta mamar? Cuantas has mamado?` Plaf, otra igual. Note las lagrimas caer por mis mejillas. -No se, 10 o alguna mas. -No me mientas, seguro que son muchas mas. Ahora me cayeron dos del derecho y del revés, me dolía la cabeza, las mejillas. Las lágrimas caían sobre la alfombra. -Joder!, porque coño me haces esto?, que coño te pasa? Estás loco? Me acarició otra vez, y me ayudó a incorporarme, me atrajo hacia el y comencé a llorar sobre su pecho mientras el me acariciaba suavemente la espalda, el culo y me daba besos en las mejillas. -Mira. Todo en la vida tiene su sitio, no es decisión tuya, ni tampoco mía. Las cosas vienen dadas, tu has nacido para satisfacer y obedecer a un macho, y lo sabes, tu nunca será un hombre de verdad, yo si, yo soy de esos machos que tienes que contentar, las buenas hembras no contestan, hacen lo que se les manda, no preguntan por que, solo deben tener en la cabecita hacer feliz a su macho, y su macho la defenderá, la satisfará, y la tratará como a una señora, esto lo tienes que tener claro. -Venga no llores mas, ahora es decisión tuya, si quieres marcharte, no pasa nada, ahora bien si te quedas, ya sabes las normas. Mi cabeza era un cumulo de ideas, por un lado aun me dolía la cara de las bofetadas, balbuceaba con los lloros, por otro estaba muy cachonda, el abrazo de mi hombre y sus caricias me derretían, finalmente, decidí volver a arrodillarme delante de él, y con las manos a la espalda volver a chupar su polla. -Ahh así, que buena chica, has elegido bien, yo te haré feliz, levántate reina, quiero preñarte. Me llevó hacia la cama, y me indicó que me quedara en el borde, con el culo levantado, hizo que pegara mi pecho y mi cara a las sabanas, de un cajón de la mesilla saco un lubricante que empezó a untar en sus dedos y en mi ano, comenzó a introducirme los dedos, con bastante brusquedad, yo pegaba algún respingo que era respondido con un azote en el culo. -Para, estate quieta, voy a tener que atarte como a las vacas?, si no te estás quieta te la meto así como tiene el culo y te lo abro… Cuando por fin decidió que estaba lubricada, hizo lo mismo con su polla, yo miraba desde delante, con el cuello girado como engrasaba su herramienta, cuando creyó que estaba listo aproximo su glande a mi culo -Venga abre bien. Lo presentó, empezó a empujar. -Abre, abre o te va doler, no son bromas. Yo no podía abrir mas, estaba espatarrada, lleve mis manos a mis nalgas y las abrí, quedando apoyada en mi cabeza. Siguió empujando, entraba un poco, salía, y entonces empujón… -Ahhh.. -Duele mi amor? -Sii -Bueno no pasa nada, es el precio que tenéis que pagar las mujeres como tu, este dolor entiéndelo como placer, vamos, te la vas a comer toda y aun falta mucho… Seguía con el mismo juego, cada vez que conseguía entrar un poco, la sacaba y volvía con mas fuerza, poco a poco notaba que iba abriendo mi culo, llegado un momento, volvió a lubricar la polla, y vuelta otra vez. Con el dolor que tenia no se cuanto tiempo pasó, pero poco a poco mi trasero iba aceptando aquel rabo, las embestidas cada vez eran menos dolorosas ya que me había acostumbrado al grosor, aun así, tenía que morder la sabana para no gritar, y alguna lagrima caía por mis mejillas. Finalmente con un empujón note su peso reposar sobre mi trasero. -Ahhh, ya está…ahhh…la tienes toda dentro…te has comido mi polla cielo. -Vamos, vamos a darte, asi…ahhh Empezó el mete saca despacio, sus manos agarraron fuertemente mis caderas para mantenerme fija mientras el empujaba, entraba, salía, el dolor pasaba poco a poco e iba dejando paso al gustito primero, y al placer después. Mi polla flácida por las ostias y el dolor parecía tomar vida y mirándola de reojo vi que empezaba a colgar de ella un pringajo de líquido, los llantos cambiaron a gemidos. -Ahhh…ohh..sisi… -Ahhh, te gusta eh? Dime que te gusta zorra. -Ohhh si me gusta me gusta… -Te gusta mucho? -Ohh, dioss, si me gusta mucho… Cuando no gemíamos, el chop, chop, de la entrada y salida de su polla y los choques de su pubis en mi culo llenaban la habitación de ruido, un ruido, salvaje, su follada era como la de un animal en celo, rabioso, fuerte, me machacaba el culo sin piedad, con un ritmo constante y rápido, me sorprendía su aguante, tíos mas jóvenes necesitan de paraditas de vez en cuando, el no seguía dándome caña, como si adivinara mi pensamiento me preguntó: -Quine es tu macho? Eh, dime quien es tu macho? -Tu, ahhh, tu eres mi macho…ahhh -Si yo soy tu macho, te han follado así alguna vez, eh? -Noo, joder noo…ohhh que bueno… -Te voy a preñar cielo, te voy a meter todo mi semen en tu culo, ahhh. Aceleró aun un poco mas al notar que se corría, al tiempo, empujó hasta el fondo agarrándome comas fuerza las caderas, y entonces lo noté, una oleada de calor dentro de mi culo, una sensación de llenado que se acrecentaba por que el seguía empujando después de correrse. Con la lubricación extra de su semen la entrada y saluda se hacía deliciosa… Finalmente, sacó su polla de mi culo, este respondió expulsando el aire que había entrado, junto con gotas de su semen que note empezaron a recorrer mi raja hacia mis testículos, la miré de reojo y aun seguía morcillona, con una baba que colgaba de ella, con uno de sus dedos recogió el semen chorreante de mi trasero y me lo dio a chupar, así varias veces. -No malgastes mi néctar, cielo… Casi sin pensarlo me imagine lo que debía hacer, me incorporé un poco, y me acerqué a su polla para recoger lo que aun quedaba en ella. -Ahh, sii, buena chica, ahh…que limpita…ahh. Después de un rato, me indicó que me echara sobre la cama, el se acostó a mi lado, por las cortinas se empezaba a adivinar que empezaba a amanecer, mi cuerpo sudado empezaba a refrescarse, y supongo que el también ya que apartó la ropa para poder meternos entre las sabanas. -Ahh, que bien se queda uno después de un buen polvo eh cielo? -Joder si.. Mientras nos mirábamos, me dio un par de azotitos en el culo. -Que culito mas rico tienes zorra… Dormí un buen rato, la verdad es que al despertar no vi ningún reloj, pero la luz que entraba por la ventana, a pesar del día nublado y lluvioso indicaba que estaba cerca del mediodía, a mi lado Angel estaba semiincorporado viendo la televisión. -Joder, ya era hora de que despertaras. -Hola. Mirandolo ahora, no me podia creer lo que habia echo, me habia acostado con un amigo de mis padres, con el padre de unas chicas de mi edad, con un hombre al que conocia desde pequeño y que vivia a 100 metros de la casa de mis padres…joder, joder. Mierda lo que hace el alcohol, la puta coca, joder estoy hecho una puta guarra. -Venga, no te quedes ahí vete a preparar el desayuno, joder, necesito un café. Fui hasta la cocina, vi una cafetera eléctrica y rebuscando por las alacenas encontré un paquete de café, la encendí, busque un baño y me fui a mear, a la vuelta empezaban a caer las gotas de café. Tenía el culo y los muslos pegajosos del semen y el sudor de la follada, y solo deseaba darme una buena ducha, prepare dos cafés, y los llevé a la habitación. -Joder, ya era hora, parece que has ido a Colombia por el puto café. Le di su taza, y cuando iba a tomar un trago de la mía. -No tan deprisa, antes tendrás que hacer algo con esto. Aparto las sabanas y apareció su polla, inhiesta, y dura, bueno, ya puestos. Me acerqué a ella y empecé a mamar, con mas tranquilidad que ayer, pude ver su polla, tenía un glande cabezón, bastante mas ancho que el tronco, que ya de por si lo era, me costaba introducirla por completo en la boca por las arcadas que me daba. El mientras bebía el café, y me acariciaba la cabeza. Por sus pequeños movimientos y algún suspiro ocasional, fui descubriendo como le gustaba que se la chupara, avanzaba mis labios por el glande hasta llegar a su piel y poco a poco retrocedía, no era necesario llegar al tronco, por lo que solo jugando con el glande notaba que le daba placer. Tras un rato con este juego, note que se endurecía aun mas y de repente estallaba un chorro de semen que me inundaba la boca…tragué todo lo que pude, y seguí acariciando con mis labios el glande húmedo, repasando con mi lengua las dobleces de su piel para absorber cada gota… -Ahhh, que bueno, joder que la mamas bien. Me acariciaba la cabeza con suavidad, delicado, dejando su café en la mesilla me hizo subir hacia él y me recostó a su lado. -Mira, Manu, esto es lo que pasa. Yo soy un hombre muy caliente y Charo, mi mujer, la verdad es que ya no está para complacerme, la verdad es que nunca fue suficiente, pero bueno ahora aun menos, y yo necesito follar, lo que me parece es que tu eres la persona perfecta para mi, y tu nunca vas a encontrar un macho como yo, a partir de ahora, solo follaras conmigo, se acabo esa vida de perdida que llevas, por semana vas a estar conmigo, aquí, siempre que te lo pida, los fines de semana nos vamos al pueblo, así también podré echarte un polvo de vez en cuando. Esto es lo que hay. Conmigo no te faltará de nada. Estamos? -Joder..no se…así de golpe, me lo tendré que pensar. -No, aquí no se piensa nada. No me gusta aceptar un No o un ya lo pensaré. Vale? Miró el reloj de la mesilla, y se levantó hacia el baño. Oi la ducha y al poco salió. Al empezar a vestirse, me dijo: -Bueno, me voy, tengo que hacer un montón de cosas. Toma, vete a comprarte algo. Me lanzó un billete de 10.000 pesetas que sacó del fajo que llevaba en la cartera. -A las nueve mas o menos te veo. Dime donde te viene bien. Quedamos en un sitio…y se fue. Me dejó alli, desnuda, con el sabor de su semen en la boca y 10.000 pesetas, la verdad me sentia la mas puta de todas las putas…y me gustaba.

Autor: Manu Categoría: Transexual

Leer relato »

En la playa

2019-08-28


Vacaciones en Thailandia con mi amiga Yasmin. Estaba tumbada en la hamaca de un bungalow exclusivo, en una playa privada, sin nadie alrededor. En la arena, cerca de la orilla. Ella había ido a una reunión al hotel, iba vestida con falda y una blusa, sandalias de tacón. Era morena de larga melena, filipina, preciosa, una muñeca de color miel. Atardecía cuando la vi llegar por la orilla, descalza, zapatos en mano. Me vio a lo lejos y sonrió y mientras caminaba hacia mí comenzó a desnudarse. Se quitaba una prenda y seguía caminando, se quitaba otra y reanudaba el paso. Al poco ya tenía toda la ropa en la mano y con la otra se iba tocando esa verga enorme que tiene, poniéndosela dura como el mármol. Yo hipnotizada con esa imagen me quedé paralizada, sentada en la hamaca, viéndola llegar, viéndola acercarse sonriendo y empalmada. En pocos segundos llegó hasta mi y sin decir nada ni borrar su sonrisa maravillosa me metio aquel miembro gigante en la boca, tomándome la cabeza con firmeza. Abrí la boca casi instintivamente y la dejé penetrarme hasta la garganta. Yo empecé a chupar y a tragar ese rabo maravilloso, tibio, duro, venoso hasta introducírmelo por entero en mi cuello. Y así empezó a follarme la boca, de pie, sin decir nada, sin parar, sin soltarme la cabeza. Yo tragaba, lamía, chupaba y aguantaba una y otra vez las embestidas de aquella diosa vergona hasta que la noté temblar, jadear más fuerte y chupe con más fuerza, con más ganas. Busqué su ano con mis dedos y la apreté bien por dentro provocando que me la metiese más profunda aún. Y me dio todo, me soltó todo su néctar en un chorro larguísimo que me invadió el paladar y la garganta. Soltó un alarido al tiempo que explotaba en mi boca, alimentándome, regalándome, premiándome. Lejos de apartarme seguí chupando y tragando toda esa leche tibia, espesa, deliciosa. No paraba de manarle semen de ese rabo increible y yo no estaba dispuesta a desperdiciar nada. Y así seguí y seguí hasta que la note decrecer, relajarse, darme tregua. Cuando acabó y no le quedaba restos de nada se apartó, me dio un beso en la boca largo y jugoso y se retiró un poco. Yo quieta en la hamaca, totalmente empalmada, embrujada por la mamada la miraba allí delante mía de pie, con esas tetas redondas preciosas, esos pezones duros y enormes y esa verga recien deslechada y aún así manteniendo su tamaño colosal. Y por encima de todo la sonrisa que me enamoró. Ella entonces se cojió la polla, la apuntó hacia mis tetas y sin decirme nada ni yo preverlo comenzó a orinar. Uff aquello fue demasiado, ese líquido caliente, ese chorro estrellándose contra mis tetas y cayéndome panza abajo mojándome toda. Nunca antes me había hecho eso, me sentí extraña, en una nube y por encima de todo terriblemente excitada. Y al acabar me mostró una vez más lo bien que alternaba la rudeza con la delicadeza, lo bien que combinaba follar y hacer el amor. Me tomó de la mano y me llevó al agua, me hizo sentarme con ella en la orilla y con la mayor delicadeza con la que alguien me ha tratado jamás comenzó a lavarme con el agua de mar que rompía en nuestros cuerpos. Mi polla iba a explotar así sentadas en el agua. Y como no le gusta hacerme sufrir me dio un beso como me gusta, donde su lengua me invadió por completo y al tiempo se clavó en mí. Apoyó su ano en mi cabezota y se dejó caer, despacio, poco a poco pero hasta el fondo. Mmmmm ... Empezó a cabalgarme despacio sin dejar de besarme, abrazadas en el agua y a pesar de mis esfuerzos por alargar aquel instante de felicidad absoluta no me pude resistir a su cambio de ritmo. Me saltó más fuerte, más rápido y me sacó hasta el alma. Siguió saltándome hasta que no me quedó nada que sacar. Y abrazadas besándonos dejamos que el atardecer acabara.

Autor: Golosona27 Categoría: Transexual

Leer relato »

Tomé las riendas de mi situación carcelaria

2019-08-25


La sepsis es inminente, debemos incidir y remover ambos testículos o podríamos enfrentarnos a una infección generalizada de mayor riesgo; Desperté de nuevo en la misma cama de hospital atada a ella como la vez anterior, pero esta vez no había nadie para recibirme, tenía el vientre muy dolorido, la entrepierna me dolía y la parte baja del vientre en el lado izquierdo me ardía muchísimo. Cualquier movimiento por más leve que fuera sentía que me ardía por dentro como el mismísimo infierno. Mis gemidos y gritos ahogados debieron llamar la atención de una enfermera, abrió la puerta con una mano y sin entrar, se alejó de ella mientras gritaba -El paciente de la 8 se ha despertado Doctor- Al menos ella no era agresiva conmigo, solo pareció ignorarme. A los pocos minutos un médico entró, esta vez era un médico diferente, más pulcro, no digo que los otros estuvieran sucios o desaliñados, pero en su andar, su postura, su ropa, le hacia ver más integro o más recto que los anteriores. Se acercó a mi con una tabla y un folder grueso lleno de hojas médicas, me vio por arriba de sus delgados lentes y suspiró. Tiene un traumatismo escrotal; el hemiescroto derecho presenta una inflamación muy severa, se encuentra aumentado de tamaño y el edema podría estar comprimiendo las estructura internas; mientras que en el lado izquierdo presenta torsión testicular, ha estado sufriendo isquemia quizá desde hace más de 24 horas, la sepsis es inminente, debemos incidir y remover ambos testículos o podríamos enfrentarnos a una infección generalizada de mayor riesgo; contactaremos a su madre para que venga a acompañarlo. Yo me quedé estupefacto, sin poder decir nada, el médico se giró y se alejó de mi sin decir nada más mientras me dejaba allí un poco confundido con todo aquello. Yo no tenía idea de que estaba pasando, ni siquiera sabía por que estaba en una prisión en primer lugar, todo era confuso para mí, y parecía no recordar nada, aunado a eso, nadie estaba dispuesto a decirme nada, aunque sus rostros, palabras o maneras de comportarse conmigo decían a gritos que ellos sabían perfectamente porqué estaba allí. Pasaron varias horas, una enfermera entró a mi cuarto, hizo algunas cosas y se retiró sin dirigirme ni una sola palabra, esa noche intenté dormir, pero no logré hacerlo, tenía acides estomacal, por no ingerir alimentos en sabrá cuantas horas o quizá días, sin embargo, no sentía nada parecido al hambre, mi estomago se sentía revuelto, y cada movimiento, hacia arder mis entrañas. A las 8 en punto de la mañana siguiente entró una enfermera y sacó mi cama de aquel cuarto. -No logramos que nos dieran el permiso para su madre. Lo llevo al quirófano, lo sedaremos y mañana a esta hora podrá seguir recuperándose. No emití palabra alguna, las cosas malas es mejor dejarlas pasar y no pelear contra ellas, pensé. Me pasaron a otra camilla, me puse una bata verde con un cuadrado grande en la zona inguinal, y un doctor me puso una mascarilla ya que estuve en la cama. -Contaremos desde 10; 10, 9, 8, …, …, - y no supe más, desperté de nuevo, esta vez alguien tomaba mi mano, me esforcé para distinguirla, pero la anestesia aun tenía efectos en mi -todo estará bien Antonio, ya estoy aquí – Era mi madre, me esforcé lo más que pude y logré abrir los ojos apenas unos milímetros, pero pude verla en claro, tenía media cara vendada y solo su ojo izquierdo estaba descubierto, traía un paliacate al rededor del cuello, para sostener su brazo, pero este no estaba ni enyesado ni vendado. - ¿Que ocurrió mamá? -Tu no tengas cuidado, todo estará bien. Entró una enfermera y se la llevó, yo no había notado que estaba en silla de ruedas, todo seguía enredándose aún más, pasaron los días y nadie me explicó nada, las enfermeras no me contestaban, solo iban a mi cuarto a dejarme la comida, hacerme curaciones y a checar mis vitales de vez en vez, pero ni siquiera el médico volvió para verme. Pasadas casi 3 semanas, entró un oficial de la prisión, el chico del bigote en cuadro, se parecía al ahora famoso bigote de Henry Cavill, solo que este chico a pesar de tener un físico marcado, se miraba más enfocado en lo atlético, correr, quizá hasta nadar, pues era bastante delgado. -Hora de irnos recluso, estas de suerte esta vez no irás directo a tu pabellón, los médicos ordenaron reposo absoluto así que te tocará a caja durante un mes. Durante un mes mi mundo cambió a de una habitación de hospital sin ventanas a una simple habitación… sin ventanas, aunque cada tercer día me permitían salir a un patio recreativo, de no más de 3 m x 3m, con una canasta de basquetbol, un balón de soccer y paredes de al menos 15 metros, arriba de este patio se encontraban empotrados otros patios, como si de legos se tratara, a veces no había gente arriba de mí, pero más de una vez, me toco tener encima a un tipo que parecía de Sudamérica, alto, calvo, con vientre un poco abultado, pero con músculos marcados, quizá alguna vez fue deportista, pero no más. -Pero miren a quien tenemos aquí, a la perrita del pabellón B, ¿Es cierto que te cortaron los huevos maricones? ¿Disfrutas más de la verga por el culo ahora? El tipo se acostó en su piso que no era más que una reja reforzada que se suponía estaba diseñada para permitir el paso del aire entre las yardas, pero que en realidad solo le daba al que estaba encima de ti la habilidad de fastidiarte. Se quitó unas gafas de sol que traía puestas y me miró fijamente. -Mírame perra, mírame a los ojos, te prometo que en cuanto salgas mi verga será la primera en penetrar tu pequeño culo; pero sabes qué no tengas miedo, sé que te gustará. Yo me acurruqué en una esquina para alejarme lo más que pude de aquel tipo, pero el comenzó a jalársela fuertemente y a todo pulmón, al parecer se había hecho algún tipo de procedimiento quirúrgico pues la tenía super parada, pero podía moverla hacia abajo sin problema, se quedaba mirándome fijamente mientras se la jalaba, pero a pesar de eso me sentía un poco segura por la defensa que la reja suponía, al menos no podría tocarme aquel animal. Comenzó a gemir más y noté como otros reclusos muy por arriba de nosotros también se estaba masturbando, de repente sentí un salpicón en mi ojo derecho, y algo viscoso escurrió por mi mejilla hasta llegar a la comisura de mi boca, casi instintivamente lo recogí con la lengua, y lo supe en ese instante, el semen de macho contenido sabe exquisito, lo miré indignado, fingiendo enojo, pero aquel hombre logró ver más allá, logró ver el placer en mí. -Oh!! ¡¡Oh!! A la perra le gusta chicos, a la perra le gusta, ¡lo probó con la punta de la lengua y ahora sabe que mi lefa es lo suyo! Yo dejé de fingir y decidí a liberar mi lado femenino, lo había estado negando por cómo había sucedido, y lo doloroso que había sido, pero el haber sido poseía por todos aquellos animales había sido de mi agrado; lo vi directamente a los ojos, y con dedo índice froté mi mejilla, recogiendo un poco del manjar que aun había en ella, era demasiado, amarillento y muy viscoso, como cuando un hombre se ha abstenido por muchos días de masturbarse. Sin quitarle la mirada a aquel hombre, me llevé su jugo a la boca, sabía cómo un manjar. Chorros de semen comenzaron a caer por todos lados, los otros hombres estaban también contemplando la escena y comenzaron a venirse, yo me paré, me saqué la ropa y comencé a correr para intentar atrapar los corros que aun seguían cayendo. -Enséñanos tu chuchi. Gritó uno de ellos, le dije que no con mi dedito y me arqué hacia atrás para mostrarle mi pequeño pene fláccido, en todos aquellos días, no había tenido actividad sexual con él y ni ganas tenía de hacerlo, en eso se escuchó una chicharra y un oficial abrió la puerta. Si tantas ganas tienes de coger, te daremos lo que deseas. Uno de ellos llevaba un taser y lo disparó contra mí, caí de inmediato al piso por el electroshock, tan rígida como una tabla, otro de ellos entró y con un escudo antidisturbios se cubrió la cabeza a manera de paraguas. -No te haces maricón sin pruebas un poco de mi leche. – Gritó uno de los reclusos de arriba. Me tomó de un pie y me arrastró por la yarda, mi cuerpo fue recogiendo el semen que estaba a mi pasó, y aun en mi momento de shock, yo me sentí la más guarra de todas las putas por imaginarme esa imagen. Del otro lado de la puerta me esperaban 5 guardias, todos ellos corpulentos, excepto el chico del bigote, él me tomó de las manos y colocó un cincho en ellas, me cargó como bombero y me llevó a una habitación contigua, en ella había un potro en el centro, en el piso varios ganchos, poleas y demás aditamentos. Me colocó en el potro con el vientre hacia abajo y el cincho de mis manos lo unió a un gancho en el piso, colocó otro cincho, uno en cada una de mis piernas y las abrió para unirlas también al piso, aun estaba un poco floja, pero el potro comenzó a elevarse, como lo hacen las sillas de los médicos, otro de los guardias pisaba una palanca y con cada movimiento el potro se alzaba alrededor de 5 centímetros. Sentí presión suficiente en el vientre y miré al guardia de la palanca. -Así está bien- -cállate perra nosotros sabremos cuando esté bien. -Dijo oro de los guardias y me pegó una cachetada bastante sonora. El potro siguió elevándose y comenzó a lastimarme. – Ya, ya por favor – Dije en voz alta y esta vez un taser de vara me alcanzó en la parte interna del muslo. Quise retorcerme, pero no lo logre debido a la tensión que aquel potro ejercía sobre mí. -Quien va primero chicos? -Yo tengo que reportarme en 5 minutos, iré yo -Si, quizá, pero la idea del potro tenso es mía y quiero que le duela desde el primer instante, tu pija de perro no logrará eso -Dijo un oficial de color mientras giraba para acariciar mi rostro, y mostrarme su pito parado. Era tan grade que debió pasar los 45 centímetros, pero a pesar de no se delgado, no podía decir que lo consideraba una verga gorda. Se pasó tras de mí, escupió en mi ano y colocó su cabeza en él, reconsideré lo de no ser tan gorda, aunque la experiencia hasta el día de hoy me diga que no lo es, en ese instante lo fue para mí, empujó un poco más y logró pasar. -Prepárate perra, lo que viene a continuación nunca antes lo habías sentido. Metió su larga verga dentro de mí, y sentí perfectamente la base de su pene chocar contra mis nalgas. Un dolor inmenso me invadió, había sentido como su miembro chocaba contra el potro dentro de mí, se dirigía haca arriba y toma las direcciones que mis intestinos le dictaban, mis ojos se pusieron en blanco y comencé a llorar, pero con cada metida sentía una explosión dentro de mí, algo estaba rosándome fuertemente por dentro y no era aquella verga gigantesca. Yo lloraba y gemía del dolor cada vez que su glande llegaba hasta lo profundo que su cuerpo le permitía llegar, pero gemía de placer cada vez que se ponía en movimiento de nuevo, algo dentro, en mi estaba haciendo precisión y era el causante de ese placer. El negro se dobló en mi espalda, me giró el cuello y me dijo al oído. -Sientes delicioso, ¿verdad? ¿Habías oído de las perlas cubanas? Bueno, esas son para hombres, para los mariquitas como tú, en esta prisión hemos inventado algo distinto, que los hace retorcer del placer ante cada estímulo, es básicamente lo mismo, una perla, pero esta tiene el tamaño de una nuez, y esta colocada junto a tu próstata, ¿Si sabes qué es eso verdad? -Asentí sin abrir los ojos – Bueno, pues te da placer a ti, tanto como me lo da a mí, serás la nueva perrita de la prisión, que bueno que estas poniendo de tu parte, porque así será durante toda tu condena. El negro me la sacó de golpe y entonces por primera vez, sentí lo más delicioso del mundo, un orgasmo anal, “sissygasmo” llamado comúnmente, y había tenido algunos antes, pero esta ocasión, la hiperestimulación ocasionada por aquella perla me hizo correrme como nunca, adosado a eso tenía casi dos meses de cero actividades sexuales así que el jugo contenido dentro de mí era bastante. -Que no se tiré ni una sola gota dijo el oficial del bigote. -Mientras que otro de ellos colocaba una copa bajo mi diminuto y contraído pene que escurría de semen. Tiró de él varias ordeñando hasta la ultima gota y acercó la copa a su rostro para olerla. -mmm juguitos de nena, mis favoritos. Y pegó un pequeño sorbo, pasando la copa a sus compañeros. Todos bebieron de ella y el resto lo colocaron en un recipiente hermético. -Te juntaremos los restos para el día de cumpleaños, ese día festejaremos a lo grande. Pero, no puedes compartir de esto con nadie más, esto es de mis compañeros guardias y mío, así que enjaularemos ese tesorito tuyo bajo llave. Yo ya había usado alguna vez una jaula de castidad, pero esta era diferente, yo ni siquiera había notado la perforación que había en mi pequeño pene, pero la noté cuando ellos metieron una espera pequeña por mi uretra, de unos 8 mm cuando mucho, la empujaron con una vara de metal y llegado el punto un estilete pequeño cruzó mi pene de lado a lado, me asusté, pero no me causó dolor. -No te preocupes, te hicimos perforaciones para eso, a que no las habías notado. La esfera tenía una perforación de modo que tapaba mi uretra, sellándola por completo, y el estilete queda un poco salido, apenas lo suficiente para colocarse en el resto de la jaula, la cual además no tenía salida en la punta. - ¿cómo iré al baño? -No lo harás hasta que nos veamos cada tercer día, así que yo cuidaría lo que bebo si fuer tu. Por otro lado, dicen que coger con la vejiga llena se siente de lo lindo, pero tú decides. Me soltaron del potro y me dieron ropa limpia, esta estaba más ceñida al cuerpo que la anterior. Mandamos hacerla para ti. Si cooperas créeme, todos te tratarán como una reina aquí, asta el alcalde, solo debes hacer lo que deseamos, te llevaremos al pabellón B, tu amo quiere verte. Me vestí y decidí presentarme ante aquel hombre que estaba determinado a causarme dolor, el trataría, pero yo estaba dispuesta a convertir todo aquello en placer.

Autor: PamelaTs Categoría: Transexual

Leer relato »

Cenando en Bangkok

2019-08-25


Estaba cenando con mi amiga Yasmin en el restaurante de un lujoso hotel de Bangkok. Ella es filipina, una trans espectacular de sonrisa infinita y verga tremenda. Me dijo que nos acompañaría una amiga suya para cenar, nos vestimos muy sexys y bajamos al restaurante del hotel. Yo llevaba un vestido corto de seda azul marino, espalda abierta, escotado, sin bra. Me encanta que se me marquen los pezones. Sandalias de tacón y las piernas aceitadas, no me gustan las medias, me dan demasiado calor. Yasmin llevaba una falda corta rosa y un top ajustado azul celeste que dejaba su vientre duro al descubierto. Mmmm... cómo adoro ese piercing del ombligo. Y esos zapatitos peep toe tan ideales. Ya estábamos sentadas cuando llegó su amiga. Preciosa, morena de piel, ojazos enormes claritos. Era bajita, 1,60 quizá. Llevaba un vestido de flores muy corto, escotado y no llevaba bra sujetando unos pechos que mínimo debían ser talla 100. Me fijé en sus sandalias con taconazos, sus pies, cuidados, perfectos, con la pedicura cortita como me gusta. Se sentó a mi lado después de darnos dos besos, diría que en el segundo me buscó los labios, no sé. Empezamos a chalar las tres y en seguida empezamos a hablar de cosas picantes, de cuándo lo habíamos hecho y dónde, en qué sitios públicos, cosas así morbosas. Por lo visto a las tres nos encantaba eso. El vinito abundante y el marisco hicieron el resto. De repente la amiga se acercó y me susurró al oido "me ha dicho Yasmin que te gustan las pollas grandes y que tienes una garganta que lo traga todo". Reconozco que no la vi venir. Se me erizó la piel y entré en un estado de desasosiego total. Ella seguía sonriendo como si nada, como si me hubiese dicho algo de lo más normal. Yasmin que captó todo propuso que nos subieran los postres a la habitación y seguir tomando allí unas copitas. Yo reconozco que tenía la cabeza en otro sitio, no podía dejar de pensar en lo que me habia dicho esa diosa. Nos metimos en el ascensor, solas, rumbo a la planta 15. Nada más cerrarse la puerta Thara que así se llamaba, metio su mano debajo del vestido y se sacó la verga. Wowwwww, aún dormida era gigante. Le medía 24cm y era gordísima, me miró sonriendo, miré a Yasmin que también sonreía divertida. Y no se me ocurrió otra cosa que arrodillarme y llevármela a la boca, mmmm, qué placer meterme aquel rabo hasta la garganta. Se le puso duro casi al instante, notarlo crecer dentro de mi boca, uufff, pocos placeres hay como ese. Al poco Yasmin me tiró del hombro hacia arriba, llegábamos. Se abrió el ascensor, nos recompusimos rápidas y nos dirigimos hacia la habitación. Aquel pasillo se me hizo eterno, estaba excitadísima. No sé cómo pero al cerrar la puerta tan solo unos segundos después, estábamos las tres desnudas, solo con nuestros zapatos divinos puestos. Yo arrodillada y la verga de Yasmin de 22cm al lado de la de Thara de 24. Y como una niña con juguetes nuevos me aplicaba chupando aquellas dos obras de arte. Mientras mojaba mis dedos en saliba y empecé a acariciarme el ano, abriéndolo, dilatándolo mientras tragaba sin descanso esos dos pollones durísimos. Las miraba besándose, apretándose con fuerza los pechos, pellizcándose los pezones mientras alternaba esos dos rabos en mi boca de putita glotona. Dejé por un momento mi ano suficientemente caliente y dilatado ya y empecé a hurgar en los suyos mientras seguía tragando sus vergas enormes. Yasmin me conocía lo suficiente para saber cómo iba a acabar esa mamada y le dijo a Thara algo como "déjate llevar, vamos a darle su premio". Oir eso y ver a Thara sonriendo y asintiendo hizo que chupara con más ganas aún, succionando, lamiendo, besando esos cabezones húmedos, tragando todo. Así unos minutos más hasta que por fin el tan ansiado premio llegó, mmmmm. Primero Yasmin y poquito después Thara me soltaron su chorro de néctar en la boca. No daba abasto, cuánto semen, cuanta leche de diva. Me afanaba por tragarla toda, me sallía por la boca, la tragaba de nuevo, seguía y seguía chupando esos pollones aún duros recogiendo todo, en un afán egoista de saborear hasta la última gota. Cuando acabé estaban limpísimas, una lampara del CSI no habría detectado ni una gota, mmmm. Satisfecha las miré, me incorporé y sin dejar de mirarlas me fui a la cama a esperarlas a cuatro patas. Ellas ...

Autor: Golosona27 Categoría: Transexual

Leer relato »

Mi primera vez...

2019-08-22


Viaje de fin de curso, con 17 añitos. Yo era chico aún, tímido quizá afeminado, tierno pero solo había tenido alguna experiencia con chicas y muy ricas la verdad. De hecho nunca había pensado en chicos, trans ni nada de eso. Uno de mis mejores amigos era gay, no lo sabíamos con certeza pero se rumoreaba en el cole. Nos fuimos una semana de viaje de fin de curso a Mallorca y había que compartir apartamento. Él me pidio compartir y yo le dije que sí sin problema. Ese primer día lo pasamos toda la clase juntos, muy divertido, comiendo, saliendo, luego cenar, discoteca, copas y más copas. En un momento de la noche ya estábamos cansados y un poco perjudicados y nos fuimos al apartamento. Durante el día me había contado que estaba haciendo un cursillo de masajes y me prometió hacerme uno. Yo en ningún momento vi segunda intención ni nada raro. Debo decir que era muy inocente, puede que hasta un poquito bobo con esas cosas. Así que al llegar me dijo que si quería me hacía uno y entre que estaba medio borracho y el cansancio pues le dije que si. Nos pusimos una copa y él fue a buscar una bolsa. Vino cambiado con un short y una camiseta y empezo a poner incienso y varias velas. Pilló varias toallas del baño y las colocó en la cama. Música relajante y el ambiente ya estaba creado. Me pidio que me desnudara y me cubriese con una toalla. Yo me había hecho bastantes masajes en el gimnasio, todos deportivos y no vi ninguna diferencia, así que me parecio todo normal. Y lo hice. Me tumbé boca abajo. Sacó un aceite y se huntó las manos y de ahí a mi espalda y empezó. La verdad es que se sentía increible lo hacía francamente bien y así estuvo un rato en la espalda, los hombros, las caderas. Entoces subio la toalla y empezo a masajearme la piernas, los pies primero, piernas arriba despues. Los pies reconozco que es una debilidad que tengo y me encantó, pero nada sexual, realmente me estaba relajando y disfrutando de un masaje bien hecho. Entonces me quito la toalla del todo y empezo a poner aceite en las nalgas. Yo seguí sin sospechar nada porque a esas alturas ya con una copa más, el ambiente y todo lo que llevaba de masaje me parecio natural. y poco a poco las fue amasando con más fuerza y los círculos cada vez más grandes, más amplios, hasta que empezaron a rozarme el ano. Siempre he pensado que ese momento podía haber cambiado mi vida de haberme plantado pero no sé por qué extraña razón le dejé hacer, incluso diría que inconscientemente separé un poquito las piernas para dejarle más libre todo, más disponible. Y así al poquito estaba dándome golpecitos con los dedos llenos de aceite en el ano y metiéndolos muy despacio, muy suavemente. Yo inmóvil, boca abajo, con la cara enterrada en la cama, con verguenza y excitación, disfrutando de la novedad y entregado por completo. Se acercó a mi oido y casi susurrando me dijo que no pasaría nada que yo no quisiese y que estuviese tranquilo y confiase. Y me pidio que me girase, que me diese la vuelta. Yo le dije que no. Y él insistio diciendo que no iba a pasar nada y que ya sabía lo que iba a ver. Así que medio avergonzado me giré. Tenía la erección más grande de mi vida. 23cm duros como una piedra y empapada de precum. Me pasaba del ombligo. Me acomodó en la cama con almohadas detrás, medio sentado, luego entendí que para verlo todo mejor. Se acercó a mi polla durísima y mirándome a los ojos se la metió entera en la boca muy despacio, avanzando muy poco a poco pero tragándola toda y sin apartar la mirada. Reconozco que tuve que hacer un esfuerzo por no correrme ahí mismo. Era la primera vez que un chico me comía la polla y no me podía gustar más. Empezó a chupar, a lamerla entera, pasando la lengua por el tronco, succionado la cabeza, apretándome las bolitas, llenándome toda de babas. Apartaba la boca y veia el salibón unido a mi polla y volvía a chupar y a tragarse todo. Al poquito empezó con dos dedos a jugar con mi ano y eso sumado a la mamada increible que me estaba haciendo hizo que no pudiese más. Le avisé, intenté apartarle con la mano y me la retiró y siguió chupando con más fuerza. Y lo inevitable ocurrió. No sé cuánta leche salió, la tragaba toda, no dejaba de chupar y tragar y yo de echar y echar. Jamás olvidaré ese momento y la tengo como una de las mejores mamadas de mi vida y mira que ya llevo unas cuantas. Así siguió un rato, todavía con mi verga dentro, deslechándose ya poco a poco, quedándose menos dura en el calor de su paladar. Hasta que la liberó y se subio a mi altura, me abrazó y me besó profundamente. Yo me había tragado el semen alguna vez experimentando. Reconocí ese olor, casi su sabor, en su boca y me excitó más aún. Y cómo besaba, la boca jugosa, la lengua invadiéndome todo pero sin agobiar, como cuando ocupa el espacio perfecto, ni mucho ni poco. Era muy guapo, aniñado, todo depilado, rubito, labios muy carnosos, con pequitas. En un momento miré hacia abajo y en su short vi un bulto gigante. Y no sé por qué razón le dejé allí, medio sentado en la cama y me fui hacia abajo. Jamás había comido una polla ni pensado en eso siquiera. Le quité los shorts muy rápido y liberó un pollón casi igual de grande que la mía pero más cabezona creo y toda depilada, ni un solo pelito. No sé, me pareció simplemente preciosa. La tomé en mis manos y sin pensármelo dos veces empecé a chuparla, mmmmm, era tan dura, las venas latían, notaba todo. Traté de tragarla entera, me dio arcadas pero seguí, las aguanté sacando muchísima saliba y acabé llevándola a la garganta. No debía hacerlo tan mal porque no paraba de gemir y retorcerse. Trataba de repetir lo que me había hecho él y en pensar qué me gustaría, disfruté tanto jugando. Y al ratito ocurrió lo mismo pero al revés, él trató de apartarme la boca y yo le rechacé y seguí chupando con más ganas. Se lo debía por un lado y por otro deseaba esa leche, hacía rato que pensaba en eso y chupaba buscándola. Y me la dio, vaya si me la dio, mmmmmm, un chorrazo tremendo que casi me atraganta, y luego chorritos más pequeños y gotas y más gotas. Yo tragando y chupando a la vez, lo dejé sequito, acabó limpísima sin rastro de nada. Madre mía, cuánto disfruté. Estuve un rato lamiendo y besando ese rabo maravilloso hasta que se relajó en mi boca. Me aparté y me puse a su lado, le besé en la boca larga y apasionadamente y nos quedamos dormidos abrazados.

Autor: Golosona27 Categoría: Transexual

Leer relato »

Mi primera vez de travesti con mi novia

2019-08-22


¡Hola a [email protected]! ¡De nuevo estoy aquí contándoles una nueva aventura con mi novia y como cada vez me vuelvo mas nena! Bueno, les voy a contar la primera vez que me vestí con ella y tuvimos sexo como niñas.... mmmmm.... ¡delicioso! Después de enseñarle mis fotos mas lindas, vestida de nena linda, toda coqueta y sexy, esperando ver su reacción y recibir cumplidos y halagos de parte de ella, me sentí muy bien y feliz!! Me preguntó cosas sobre como aprendí a maquillarme, y sobre mis preferencias sexuales, le conté las veces que estuve con un hombre y ella fue muy comprensiva y era como una platica de amigas contando sobre sus ligues, y yo estaba encantada, me empezó a referirse a mi como mujer y me propuso algo, ¡vestirme con ella! y además ella me iba a maquillar y dejar lista para la ocasión, obviamente yo me emocioné y dije que si!!!! Planeamos todo, que usaríamos, la fecha, el lugar, y todo quedo listo, ese día que estaba sola en casa se empezó a arreglar, se maquilló, se puso vestido, se peinó y todo mientras esperaba que llegara de trabajar, traté de salir lo mas temprano que pude y cuando salí le avise que ya iba en camino, en mi mochila llevaba mis cosas de Luna y trate de llegar lo mas pronto posible, entonces toqué la puerta y estaba arreglada super hermosa, se había puesto pestañas, maquillaje muy femenino, labios rojos que contrastaban con su blanca piel, un vestido de puntitos a media pierna muy parecido al que yo usaría, lo cual era el plan, nos abrazamos un poco nerviosos y me dio una nalgada y me dijo "corra a arreglarse señorita" me sorprendió pero me gustó; entonces tome mis cosas, le di un beso de piquito para no dañar su maquillaje y me fui al baño a arreglar, me metí a bañar, para revisar mi piel lisa y depilada, me sentí libre y decidida, entonces me empece a arreglar, mi corazón latía muy fuerte de la emoción, me puse una panti negra, un poco transparente, que me gusta mucho como se me ve y se siente, ya que me aprieta muy bien y se queda mi penesito escondidito y me siento muy femenina solamente al usarlo, luego me puse un tipo corset que compre en una tienda de lencería, la cual se dieron cuenta que era para mi, ya que la encargada me decía, este se estira eh, y si no tienes mucho pecho te lo empuja para que se vea lindo, yo le agradecía mucho pero me moría de pena por dentro, pero me encantó que supiera que era una nenita que le gusta la ropa sexy; luego me puse mi vestido de bolitas, ya que queríamos que la primera vez sea algo elegante, femenino, lindo; luego me puse mi peluca roja, me vi al espejo y me sentí linda, entonces abrí la puerta y salí temerosa, le dije con una voz muy suave, "estoy lista" y agaché la mirada, ella se acercó y me agarró como una muñeca y me dio una vuelta, me acarició mi cuello, mis pechos que se levantaban por mis escote, mi cintura sobre el vestido, mis piernas, luego subió su mano y acarició mi culito, yo me sentía soñada, me di la vuelta para que me abrazara y le pegara mi colita a su cuerpo mientras ella me besaba el cuello, me acariciaba con su mano mi vientre y pechos, yo gemía como nena y ella me decía, "que linda muñequita tengo aquí, que suave cuerpo tiene" y yo asentia mi cabeza y susurraba "siiii, soy tu muñequita, arreglame, vísteme y juega conmigo", nos besamos como dos novias, fue hermoso, luego nos separamos y empezó a maquillarme, aunque no me dejo ver hasta que terminó, yo estaba muy emocionada ya que ella sabe maquillarse muy bien y yo solo seguía tutoriales en youtube, así que cuando terminó me mostró al espejo y me vi hermosa, me encantó, nunca me había visto tan femenina, le agradecí muy femenina y ella sonreía feliz, nos abrazamos, nos tomamos fotos, yo modele mucho y luego dejamos todo y nos sentamos en el sofá. Sentadas en el sofá me empezó a decir lo mucho que le gustaba verme así, que me veo muy linda, que le encantaba como se me veían lo pechos y los empezó a besar, yo me dejaba sentir mujer, deseada, estaba ya muy excitada, gemía como una mujer, movía mis caderas y me le monté, quería ser suya, le bailaba de frente, me daba la vuelta y le mostraba mi culito, se lo entregaba, ella me acariciaba y daba nalgadas, me alzaba el vestido y me apretaba mis nalgas con sus manos, luego nos empezamos a desnudar, nos quedamos en lencería las dos, nos pusimos frente afrente, nos besamos, nuestros dedos se cruzaron y me sentía en las nubes, luego nos acercamos y acariciamos nuestros pezones, lo que hacía una, lo hacía la otra, nos empezamos a excitar demasiado, estábamos muy calientes, yo la acosté y me le subí, no iba a perder la oportunidad de cabalgarla, entonces me dijo "como me gustaria tener algo para penetrarte perrita" y yo gemía "si, por favor, necesito algo en mi culito", entonces me separó mi tanga y empezó a meter su dedito, pero como estaba seco, me lo metía en mi boca para que lo lubricara mientras la seguía cabalgando y con su otra mano acariciaba mis pechos, yo estaba vuelta loca, sentía delicioso, entonces me tiró a la cama y me dijo "ábrete de piernas putita, que llego la hora de darte lo que te mereces por zorrita", yo me quede acostada esperando ver que hacía y entonces me quitó mi panti y acercó su cara a mi colita y empezó a lamer mi anito, dando vueltas en circulo primero, subiendo un poco por mis bolitas, bajaba de nuevo y luego metió la punta de su lengua a mi hoyito y así estuvo un buen rato metiendo y sacando, jugando con mi anito apretadito, luego empezó a meter un dedo, poco a poco, solo que esta vez entró mas facil, lo fue metiendo poco a poco hasta que entro completamente, mientras me decía " que rica gatita tengo aqui, te gusta que te lo meta? lo disfrutas zorrita? eres bien putita verdad?" yo solo decía "siii, soy tu nena, métemelo mas, me encanta sentirte dentro, dame mas, pliss, quiero sentirte hasta adentro, sigue, no pares que me encanta!!" estaba vuelta loca, gemía, lloraba, movía mi cadera para sentir más, estaba excitadisima y mi penesito estaba lo mas erecto que podía estar, y ni siquiera me lo tocaba. Después de un rato estar así nos acostamos una a un lado de la otra y mientras me meta su dedito yo hice lo mismo con el mio, le metía mis dedos, y nos tocábamos como dos lesbianas, estábamos mojadisimas, nos besábamos y tocábamos nuestros cuerpos, era muy excitante, luego de hacerla llegar al orgasmo 3 veces me dijo, "súbete en mi de nuevo, cabalgarme como hace rato putita", y lo hice sin pensarlo, ¡me encantaba estar así! me acercó mas arriba para que mi penesito estuviera a a altura de sus pechos, para masturbarme con ellos mientras ella me dedeaba muy rico, estuve poco tiempo ya que sentía demasiado, y me vine como nunca en su cara, varios chorros de semen con una buena fuerza y le llené su carita de mi lechita, otras mas cayeron a sus pechos y luego yo caí rendida sobre ella, ella se embarraba mi lechita en su cara y sus pechos y yo me le recargué en sus pechos sintiendo el semen en mi cara, nos quedamos un rato acariciándonos, besándonos, compartiendo mi semen con nuestras lenguas, y disfrutando el momento. Después nos limpiamos y nos arreglamos para dormir, solo con lencería limpia pero sin maquillaje ni mi peluca, nos abrazamos y nos dormimos de cucharita, obvio ella me hacía la cucharita ¡a mi! ¡Su muñequita Luna! Esa noche planeamos lo que haríamos la siguiente vez, que fue... ¡transmitir nuestra sesión de sexo en vivo por Internet! Eso se los cuento en otra historia si es que les esta gustando nuestra vida que llevamos. ¡Besos bebés!

Autor: Luna_Moon_Cross Categoría: Transexual

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!