Relatos Eróticos de Transexual


Historia de Un Hermoso Sueño hecho Realidad,

2021-04-24


A mí me fascina el semen de una shemal, lo he probado en muchas de ellas, y nada se compara, es que más allá del sabor (que es delicioso), lo más bello es el momento, el olor de la verga que me está llenando los labios, el delicioso sabor al sudor de ella, la rica textura, su suavidad, la maravillosa y cremosa leche, a veces me sabe a miel, otras tiene un sabor entre salado y agrio, a mí me mata de ganas imaginar y recordar cada vez que las he tenido en mi boca, me enloquece sobar sus testículos y sentir como pasan de ser duros y llenos, a suaves y vacíos, me gusta tener la cabeza de sus vergas en mis labios un rato más, después de beber su leche me fascina jugar con sus bolas, con sus vergas, he dormido y amanecido con una de ellas, la emoción de dormir abrazando el cuerpo qué tanto placer me da, me levanto despacio sin despertarla, su rostro se ve tan bello, tan femenino, su olor a mujer limpia y hermosa me excita, quiero más de ella, deseo meter sus bolas, su verga y a toda ella en mi cuerpo, pero no deseo despertarla aun, pasa un largo rato, no puedo dormir, estoy enamorado, emocionado y ansioso, DAYANA así se llama mi niña hermosa, me enloqueció esa noche, cuando ella suspira entre sueños, la cobija rueda por su cuerpo, la veo completamente desnuda, la verdad me estremece verla tan frágil, tan dulce, tan suave y sobre todo tan bella, me acuesto a su lado, la abrazo mi cuerpo tiembla de placer, ella abre sus ojos, me mira y me dice DUERMETE MI AMOR, esas palabras me emocionan, me duermo, sueño mil cosas eróticas y bellas, en el cuarto de motel hay un olor exquisito y delicioso, olor al semen de ella, a culito mío, a sexo, A placer Y AMOR, entre sueños bajo mi mano, acaricio su culito, es paradito, duro y caliente, Dayana Suspira yo meto un dedo en ese hermoso nido, ella se estremece y guía mi verga (totalmente dura) hacia su hoyito, nunca creí que terminaría cogiéndola así, ella se pega a mí, me dice que se la meta toda, yo lo hago, su esfínter se cierra en mi cabezota, me aprieta con tanta fuerza que me hace gritar de placer, nos besamos larga, apasionadamente, toco por primera vez sus hermosas tetas, pequeñas, paraditas y duras, ella me guía por el camino del Paraíso, mueve sus caderas, se detiene y cuando ya me calmo un poco, lo vuelve a hacer, suspira, tiembla y dice cosas hermosas, TE AMO DAMELA TODAAA, ROMPEME EL CULITO, SOY TUYAAA, y aprieta más y más con su hermosa colita. esas palabras en los labios de ella me hacen terminar, mi leche en su culito estrecho y caliente es el placer que nunca imagine, ella se levanta, me quita en condón y chupa mi verga, lo hace tan delicioso y con tantas ganas que me vuelvo a correr, al final intento chupar su verga pero ella me dice, “ESTOY EXAUSTA” así que volvemos a dormirnos, son las 4 de la madrugada de la noche más hermosa de mi vida sexual, ella duerme de nuevo, yo estoy tan descontrolado y emocionado que casi no lo logro hacer, después de un rato de dormir me desperté y delicadamente bajé mi boca hasta su entrepierna, metí en mis labios un caramelo blando y hermoso, un rato después se fue endureciendo, ella despertó y me dejo hacerlo, se quejó de placer, se estremecía, temblaba, yo la amaba en esos momentos, la deseaba más que a nada, supe que JAMAS volvería a pasar una noche como esta con nadie que no fuera ella, Dayana me enterraba su verga en la boca, temblando me dijo que si quería beber más de su miel, yo encantado le rogué que se viniera en mis labios, ella se vino con un chorro tan largo, pronunciado y caliente, que nunca he dejado de desear un momento como ese, su semen rodo por su vientre, empapando sus muslos y su culito, así que procedí a limpiar cada poro de mi hermosa NIÑA con mi enamorada boca, por la mañana su leche es más rica, esta vez es dulce, su sabor me fascina, su olor a sexo me emociona, sus bolitas están depiladas y suaves, huelen a limpio a cielo, las meto en mis enamorados labios, ella tiembla de placer, la AMO tanto en ese instante, me pregunta porque estoy así de enamorado, mi respuesta es meter mi lengua en su preciosa cola, y le digo por ESTO TAN DIVINO, por este culito, por estas bolas y por este pene, ella se mueve y se estremece, me dice que quiere que la vuelva a coger, mi verga no se pone bien dura, ella se la mete poco a poco con trabajo por lo blanda, pero cuando el calor de su culito me llena entonces se pone dura gozamos de nuestro AMOR, muchos besos, caricias de novios, intercambiamos nuestras salivas, ella tiene su orgasmo anal, me impresiona su intenso placer, sus quejidos y gritos de dicha, la miro como tiembla en sus hermoso ojos asoman unas pequeñas lágrimas, me quedo callado y ella me abraza con ternura, me dice algo inolvidable, “GRACIAS MI AMOR POR DARME ESTE MOMENTO TAN BELLO” nunca olvidare que eres tan tierno y tan delicado con una puta como yo, no eres una puta eres MI AMOR le contesto, me quiero seguir moviendo pero ella no me deja terminar, se la saca del culito y me premia con la mamada más increíble que me han dado, nos abrazamos unas horas más, ella decide que tiene que marcharse, es la despedida de la novia, besos promesas y mil palabras bonitas, nos besamos largamente y al final no me recibió el dinero acordado, solo me dice que le pague volviendo a estar con ella, es extraño pero solo quiso que le pidiera un taxi, le envié flores y unas bellas prendas íntimas de mujer, ella se emocionó y me dijo que nunca nos separaríamos, han pasado varios meses lo hemos hecho muchas veces, siempre es maravillosa, Pero esa hermosa Noche nunca se borrara de mi mente, Hoy sé que la amo y aunque he buscado y tenido sexo con otras trans buscando no enamorarme tanto de ella, ninguna es ni siquiera el 20% de lo que es DAYANA, es increíble como el placer nos lleva a enamorarnos de una persona que nunca imaginamos que pudiera suceder, al final somos una pareja abierta, ella hace su vida, ya que yo estoy casado, ella a veces se pone celosa pero cuando estamos juntos es como ir al cielo en la tierra, a veces creo estar viviendo un sueño, sueño del que no quiero despertar, pero cuando estoy con ella, cuando hacemos el amor, cuando nos duchamos juntos, no tenemos tabúes ni reparos, caminamos desnudos en su apartamento que pagamos los dos y es nuestro nidito de sexo y amor, a veces, yo preparó la cena, ella lo hace a veces, lavo su ropa, compartimos cada segundo como si fuera el ultimo, la maquillo, jugamos como niños, LA ADORO, cuando después de una larga y deliciosa 69 compartimos nuestras leches en un largo apasionado beso, y cuando su deliciosa leche con sabor a miel inunda mis labios y su preciosa verga penetra hasta el fondo mi cuerpo, cuando escucho su voz y penetro su culito estrecho, caliente y delicado, entonces veo que si es un sueño, pero un hermoso sueño hecho realidad, esta es mi historia número 2 y es totalmente REAL, GRACIAS por leerme,

Autor: galanter Categoría: Transexual

Leer relato »

Esta es mi verdadera historia

2021-04-24


Esta es mi historia, un poco larga, pero me encanta escribir, Esta es la historia, Mira. soy casado, tengo una esposa joven, bella y sexualmente bien, ella y mis hijas se fueron de vacaciones a otra ciudad, fui a cortarme el cabello y una hermosa dama me lo corto, a mí me pareció bellísima, de cabello negro, labios carnosos, una piel preciosa, además un cuerpo bien trabajado, sus caderas redondas y sus tetas duras, paradas y hermosas, en fin ella es una belleza, por pasar el rato le comente que me gustaría salir con ella, ella me dijo que la llamara luego, salí de allí con la tentación de llamarla, una semana después lo hice, ella me dijo que fuera a su peluquería que estaba sola, fui y lo primero que me pregunto fue; porque quieres salir conmigo? le dije que me parecía hermosa, ella me respondió. De verdad te gusta lo que ves? le dije que me encantaba, ella salió un momento hacia la parte trasera, cuando regreso traía su verga (mediana) afuera del vestido, me asombre y además me asuste, salí de allí casi que corriendo, sin embargo la tentación me venció, volví a los dos días y le dije que quería acostarme con ella, me respondió que sí... Salimos fuimos a un motel y ella me desnudo, se desnudó ella y volví a ver eso que me asustaba y me atraía, sabes que hice? me la metí en la boca, casi muero de la emoción, se la chupe por un rato largo, le pedí que se viniera en mi boca, nunca olvidare el placer de sentir su rica y caliente leche, ese mes y medio salíamos casi todos los días, yo iba a chupársela, otras veces lo hacíamos en la peluquería, culiabamos sin condón, piel a piel, una delicia cuando se venía en mi boca, me volví adicto al semen y a ella, solo una vez me la cogí, ese culo caliente, estrecho y delicioso, pero ella y yo sabíamos que yo lo que deseaba, (y deseo) es chupársela, algunas veces deje que ella me la metiera, ohhh el cielo en un segundo, me dolió pero fue increíble, cada vez estaba (y estoy) más enamorado de ella, mi primer macho, mi única verga, mi primer mamada, aahh no sé qué me enloquece más, que me la meta en el culo o en la boca, lo que si se es que amo la leche caliente, luego por miedo a ser descubierto deje de verla, unas veces nos veíamos a escondidas, hasta que ella me pidió que si no la tomaba en serio dejáramos eso así, no lo pude resolver pues imaginaba lo que pasaría, si se descubría esa aventura, " Aventura que se volvió un amor loco y desesperado" ella se marchó, nunca más supe de ella, y aun muero por una gota de esa miel que me dejo enamorado, amo a mi esposa, cuido mi hogar, pero esa nena no se sale de mi mente y, de mi corazón ni un minuto, por último el nombre de ella es Karla, saludos y esa es la historia

Autor: galanter Categoría: Transexual

Leer relato »

Nunca imagine sentir tanto placer

2021-04-24


Nunca imagine sentir tanto placer Esta historia es real, estoy encontrando la puerta al placer con transexuales, ellas tienen la llave que me abre las puertas del paraíso sexual, al principio me asustaba, temía y me avergonzaba, pensaba que me estaba convirtiendo en mariquita, ahora gozo sintiéndome una puta aunque sea por algunas horas, Así me sucedía a mí, me fascinan las mujeres, por una casualidad tuve una experiencia con una mujer trans y eso me marco para siempre, sigo amando las mujeres, soy casado y adoro mi esposa, (más joven que yo y muy activa sexualmente) pero no puedo sacar de mi mente el deseo de una verga trans, al principio me avergonzaba, ahora ya no me preocupa eso, tanto que busco clasificados de transexuales que se venden, les marco el teléfono, me comprometo a ir, lo hago solo para escuchar sus voces, les pregunto el precio, las condiciones y hartas cosas para hacerlas hablar, me encanta oírlas, sus voces femeninas pero con ese toque ronco de los hombres, https://img-9.poringa.net/poringa/img/6/B/1/3/0/5/galanter/25B.gif algunas veces concreto las citas, el caso es que son muy costosas y no me alcanza el dinero, he tenido varias experiencias maravillosas, siempre que las contrato es para que se la dejen chupar, la última que concrete tenía una verga más bien pequeña, pero dura y caliente, se desnudó y me enloqueció lo que mire, ella me cogió la boca, se movía delicioso en mis labios, suspiraba, temblaba y me la metía duro y seguía moviendo sus caderas, me decía palabras sucias, me decía puta, mamona, marica, me decía te tengo chupando gran perra, eso me fascino, cuando ella se fue a venir me agarro de los cabellos y me la metió toda, no me ahogo, solo suspiraba y me la metía más profunda,, me la saco un poco para que yo saboreara su leche, unas gotas cayeron en mis cabellos y otras en el vientre el culito y las bolas de ella, pase mi lengua en cada pedazo de su piel, la metí en su ombligo lleno de leche, que delicia, no deje perder ni una gota de esta bebida que me tiene adicto y enamorado, creo que ha sido la más deliciosa de todas las veces, me gustaron esas palabras, creo que eso es algo que ha ido cambiando en mí, ahora gozo más y me dejo llevar, ya no me da vergüenza ni miedo, su leche estaba tan caliente y deliciosa que sin tocar mi verga me vine a chorros, y eso que ni siquiera me había quitado la ropa, o sea yo solo se la quería chupar, y sin embargo me vine con tanto placer que me costó trabajo esperar a que mi pantalón se secara, después me acosté al lado de ella, me abrazo, me beso, y me dijo que acariciara su cuerpo, es hermosa, tiene unas téticas pequeñas pero duras, sus pezones se ponen erectos y su verga palpita, la verdad es que me tenía extasiado, los besos con lengua que nos dimos me llevaron al paraíso, nada se compara con sentir ese placer, sé que para algunos es incomprensible sentir estas cosas, pero para mí es mi vida, mi sueño y mi gran pasión, no me la deje meter en la cola ni lo hice yo en la de ella, mi anhelo es chupar y beber su leche, así soy feliz, me hace dichoso y ellas me hacen sentir tan rico, me dormí un rato en sus brazos, despertar y vela a mi lado fue como vivir un delicioso sueño, luego antes de despedirnos dejo que me la volviera a meter en la boca, estaba blanda y delicada, pero aún le quedaban una gotas de semen, estaba tan dulce y cremoso que creo que fue lo mejor de ella, sé que volveré una y mil veces a su cama, la próxima vez me la dejare meter y terminaremos con una 69, una hora y media con ella ha sido como si hubiera vivido muchos años de placer, quiero repetirlo y sé que no podré contener estos deseos de estar con ella, aun pienso en la dulzura de su leche, en sus palabras sucias, en su cuerpo femenino, sus piernas largas, depiladas y suaves, sus nalgas paraditas y duras, sus tetas suaves y delicadas, esa mirada de lujuria, su sexo hermoso y precioso, y lo más maravilloso, su olor, esa mezcla de hombre y mujer, esa dualidad que me enloquece lo más bello de ellas y lo más deliciosos de ellos, esa ha sido la máxima expresión de placer en toda mi vida sexual,

Autor: galanter Categoría: Transexual

Leer relato »

Mis deliciosas experiencias con niñas travestís,

2021-03-22


La dicha del sexo con travestis, para los que nunca han imaginado lo DIVINO que es tener relaciones sexuales con mujeres que tiene verga. o con hombres que tiene tetas y cuerpos femeninos, nada se compara a sentir esa dualidad, hombres por su verga y un poco por su voz, mujeres por su piel, su cuerpo tetas y cabello, muchos de ellos más cuidados y hermosos que en muchas mujeres Biológicas, las primeras veces el temor, la vergüenza y la sociedad hacen de estos encuentros una aventura muy complicada, te cuestionas, crees que te estas volviendo GAY, yo llegue a estas relaciones más por casualidad que por deseo, (si quieren pueden leer mi anterior relato “Mi primera experiencia con una trans” publicado recientemente en este portal) allí publico mis primeras dudas, temores y miedos, al final cuando pruebas lo delicioso de ellas todo eso se olvida, con las mujeres Biológicas me considere siempre un MACHO ALFA, en cambio con estas NIÑAS todo es distinto, adoro chupar y besar cada centímetro de sus hermoso cuerpos, me fascina meter sus bolitas, sus vergas y sus tetas en mi boca, amo sentirlas vibrar, amo escuchar sus quejidos con voz ronca y delicada a la vez, el anal es algo incomparable con ellas, si haces de pasivo el placer es maravilloso, si lo haces de activo encontraras millones de diferencias al sexo anal con mujeres, muero de dicha cada que estoy con una de ellas, mi rol preferido es pasivo. Me encanta que me penetren, que me la metan toda y que me abracen, mi posición preferida es acostado boca abajo. Ella encima. Me gusta que me muerda el cuello y las orejas delicadamente, me enloquece besar sus labios mientras mi colita es penetrada, amo que su mano agarre mi verga y me pajee, cuando termino por delante mi culito se estremece y también tengo orgasmos anales, el paraíso en un segundo, nunca permito que deje su caliente espesa y dulce leche en mi cola, le quito el condón y me la meto a la boca, el semen de ellas es un NECTAR delicioso, me gusta saborearlo, me sabe a miel, me fascina su olor, adoro oler sus bolas y chupo su sudor, es algo que cuando pasa el momento trato de analizar y la única explicación que encuentro es que nunca he sentido tanto placer como ahora, ya paso la época del miedo, del remordimiento y de la vergüenza, antes era todo un dilema ir a un motel y pedir habitación mientras esperaba a mi compañera, hoy lo hago en forma abierta y sin temores, hago citas telefónicas en sitios dedicados a vender su compañía, esas páginas publican fotos y videos de la elegida, a veces sale costoso pero el placer recibido y lo maravilloso del sexo con ellas amerita el esfuerzo. Yo que no soy adinerado cada semana aparto un poco de mis ingresos y así logro hacer realidad mi eterna FANTASIA, otras veces encuentro en peluquerías, salas de belleza, pastelerías e incluso restaurantes nenas trans dispuestas a pasar ratos agradables a cambio de paseos ropa invitaciones o simplemente por placer, en casos como este he tenido varias relaciones estables y largas, ellas son dulces, tiernas, amorosas y la mayoría son Románticas, les gusta los paseos. La ropa, el buen trato, yo me enamoro de alguna y le complazco en lo posible todos sus caprichos y deseos, la mayoría de veces intercambiamos roles. Pero haciendo énfasis que lo que yo más deseo es chupar y beber, mi esposa, mis hijos y mi entorno ignoran por completo esa faceta de mi vida, aunque se extrañan de lo juicioso que me estoy comportando, deje el vicio de beber licor, (solo bebo leche de verga, pero eso ellos lo ignoran) también abandone el Tabaco, (solo me gustan los tabacos de rica y deliciosa carne) esa es la semblanza de un hombre casado, enamorado de su esposa y Que adora sus hijos y su familia, pero que a escondidas tiene la dicha de gozar del sexo con travestis, les dejo el portal donde consigo a mis deliciosas compañías, buscan el país, la ciudad y la preferencia de sus búsquedas, en cada país existe el portal Mileroticos. Gracias por leerme y los invito a leer mis anteriores relatos y me pueden escribir al correo [email protected] gracias una vez más, y estoy dispuesto a responder preguntas y cambiar ideas con ustedes,

Autor: galanter Categoría: Transexual

Leer relato »

la delicia de chupar vergas y beber leche

2021-03-22


https://img-9.poringa.net/poringa/img/6/B/1/3/0/5/galanter/25B.gif?__cf_chl_captcha_tk__=cf54a341a6700902ca9660ec2f6abbfcf2cd0133-1616396420-0-AdjIGpCDK3RzjhMdkOiWC-lKJuwW2RJjR5nYT5ERm7obG7TQPRdOZe5jXoIRU4SgNM26hr-HIwx3tHg4Fg61wVf8z2iJJHeJIhTjP3_9cF7p-MrRPAqf8kGehOfpjifGOXR3IgFA4driPXpUC9mtrEMEsOYUaXczNkbXtSeSyjj6IKEIUXOvhuVsdybZlP8qRfuKoAaUrHB85JOiXPkh0wwi36yBkeqWxJU7OW2K9tPq5kuhD2anjqgaiGGaAaHAIIOF4-a0mssN26elbga4MoKDrj0UONfPNpwRsVVbjcBLi5bCROxFG8F_k2ZZMg3IxChl8Qd42kGCs__S0WvSbjFX1_QmIdmhVmON81hOTBDrZ8SKnegnaHkPdrLkttMKtXNX4QtRIF3-x4rSF3nPN4BDDCW-3DDwBnBw-Cgy0K6xUu0kWsmcUb8zOnyz6J4rcOSgUIdc2bDEZVrena-CA7v6LIYD_ezW7jpVApqGhovTje0cb71IYj7GcXaSMgwWwI6K6DQz0MBshIhspGp9rqTSTzX5IbKmtCvp8fZ_vpA6CyrAcqJZquOJsx2xl6SWFp9646mTcXjMCe4sG9kmXn-A52sJIy2QQIhDh2yY3pCVgEwf8FyosBaZ7UClGz2Eo-2e8OsUvrMwyzDeRGu8u40

Autor: galanter Categoría: Transexual

Leer relato »

Nunca imagine que chupar vergas fuera tan delicioso

2021-03-22


Nunca imagine sentir tanto placer Esta historia es real, estoy encontrando la puerta al placer con transexuales, ellas tienen la llave que me abre las puertas del paraíso sexual, al principio me asustaba, temía y me avergonzaba, pensaba que me estaba convirtiendo en mariquita, ahora gozo sintiéndome una puta aunque sea por algunas horas, Así me sucedía a mí, me fascinan las mujeres, por una casualidad tuve una experiencia con una mujer trans y eso me marco para siempre, sigo amando las mujeres, soy casado y adoro mi esposa, (más joven que yo y muy activa sexualmente) pero no puedo sacar de mi mente el deseo de una verga trans, al principio me avergonzaba, ahora ya no me preocupa eso, tanto que busco clasificados de transexuales que se venden,les marco el teléfono, me comprometo a ir, lo hago solo para escuchar sus voces, les pregunto el precio, las condiciones y hartas cosas para hacerlas hablar, me encanta oírlas, sus voces femeninas pero con ese toque ronco de los hombres, https://img-9.poringa.net/poringa/img/6/B/1/3/0/5/galanter/25B.gif algunas veces concreto las citas, el caso es que son muy costosas y no me alcanza el dinero, he tenido varias experiencias maravillosas, siempre que las contrato es para que se la dejen chupar, la última que concrete tenía una verga más bien pequeña, pero dura y caliente, se desnudó y me enloqueció lo que mire, ella me cogió la boca, se movía delicioso en mis labios, suspiraba, temblaba y me la metía duro y seguía moviendo sus caderas, me decía palabras sucias, me decía puta, mamona, marica, me decía te tengo chupando gran perra, eso me fascino, cuando ella se fue a venir me agarro de los cabellos y me la metió toda, no me ahogo, solo suspiraba y me la metía más profunda,, me la saco un poco para que yo saboreara su leche, unas gotas cayeron en mis cabellos y otras en el vientre de ella, pase mi lengua en cada pedazo de su piel, la metí en su ombligo lleno de leche, que delicia, no deje perder ni una gota de esta bebida que me tiene adicto y enamorado, creo que ha sido la mas deliciosa de todas las veces, me gustaron esas palabras, creo que eso es algo que ha ido cambiando en mí, ahora gozo más y me dejo llevar, ya no me da vergüenza ni miedo, su leche estaba tan caliente y deliciosa que sin tocar mi verga me vine a chorros, y eso que ni siquiera me había quitado la ropa, o sea yo solo se la quería chupar, y sin embargo me vine con tanto placer que me costó trabajo esperar a que mi pantalón se secara, después me acosté al lado de ella, me abrazo, me beso, y me dijo que acariciara su cuerpo, es hermosa, tiene unas téticas pequeñas pero duras, sus pezones se ponen erectos y su verga palpita, la verdad es que me tenía extasiado, los besos con lengua que nos dimos me llevaron al paraíso, nada se compara con sentir ese placer, sé que para algunos es incomprensible sentir estas cosas, pero para mi es mi vida, mi sueño y mi gran pasión, no me la deje meter en la cola ni lo hice yo en la de ella, mi anhelo es chupar y beber su leche, así soy feliz, me hace dichoso y ellas me hacen sentir tan rico, me dormí un rato en sus brazos y despertar es como vivir un delicioso sueño, luego antes de despedirnos dejo que me la volviera a meter en la boca, estaba blanda y delicada, pero aún le quedaban una gotas de semen, estaba tan dulce y cremoso que creo que fue lo mejor de ella, sé que volveré una y mil veces a su cama, la próxima vez me la dejare meter y terminaremos con una 69, una hora y media con ella ha sido como si hubiera vivido muchos años de placer, quiero repetirlo y sé que no podre contener estos deseos de estar con ella, aun pienso en la dulzura de su leche, en sus palabras sucias, en su cuerpo femenino, sus piernas largas, depiladas y suaves, sus nalgas paraditas y duras, sus tetas suaves y delicadas, esa mirada de lujuria, su sexo hermoso y precioso, y lo más maravilloso, su olor, esa mezcla de hombre y mujer, esa dualidad que me enloquece lo más bello de ellas y lo más deliciosos de ellos, esa ha sido la máxima expresión de placer en toda mi vida sexual,

Autor: galanter Categoría: Transexual

Leer relato »

Mi primera experiencia con una trans

2021-03-22


Esta es mi historia, un poco larga, pero me encanta escribir, Esta es la historia, Mira. soy casado, tengo una esposa joven, bella y sexualmente bien, ella y mis hijas se fueron de vacaciones a otra ciudad, fui a cortarme el cabello y una hermosa dama me lo corto, a mí me pareció bellísima, de cabello negro, labios carnosos, una piel preciosa, además un cuerpo bien trabajado, sus caderas redondas y sus tetas duras, paradas y hermosas, en fin ella es una belleza, por pasar el rato le comente que me gustaría salir con ella, ella me dijo que la llamara luego, salí de allí con la tentación de llamarla, una semana después lo hice, ella me dijo que fuera a su peluquería que estaba sola, fui y lo primero que me pregunto fue; porque quieres salir conmigo? le dije que me parecía hermosa, ella me respondió. De verdad te gusta lo que ves? le dije que me encantaba, ella salió un momento hacia la parte trasera, cuando regreso traía su verga (mediana) afuera del vestido, me asombre y además me asuste, salí de allí casi que corriendo, sin embargo la tentación me venció, volví a los dos días y le dije que quería acostarme con ella, me respondió que sí... Salimos fuimos a un motel y ella me desnudo, se desnudó ella y volví a ver eso que me asustaba y me atraía, sabes que hice? me la metí en la boca, casi muero de la emoción, se la chupe por un rato largo, le pedí que se viniera en mi boca, nunca olvidare el placer de sentir su rica y caliente leche, ese mes y medio salíamos casi todos los días, yo iba a chupársela, otras veces lo hacíamos en la peluquería, culiabamos sin condón, piel a piel, una delicia cuando se venía en mi boca, me volví adicto al semen y a ella, solo una vez me la cogí, ese culo caliente, estrecho y delicioso, pero ella y yo sabíamos que yo lo que deseaba, (y deseo) es chupársela, algunas veces deje que ella me la metiera, ohhh el cielo en un segundo, me dolió pero fue increíble, cada vez estaba (y estoy) más enamorado de ella, mi primer macho, mi única verga, mi primer mamada, aahh no sé qué me enloquece más, que me la meta en el culo o en la boca, lo que si se es que amo la leche caliente, luego por miedo a ser descubierto deje de verla, unas veces nos veíamos a escondidas, hasta que ella me pidió que si no la tomaba en serio dejáramos eso así, no lo pude resolver pues imaginaba lo que pasaría, si se descubría esa aventura, " Aventura que se volvió un amor loco y desesperado" ella se marchó, nunca más supe de ella, y aun muero por una gota de esa miel que me dejo enamorado, amo a mi esposa, cuido mi hogar, pero esa nena no se sale de mi mente y, de mi corazón ni un minuto, por último el nombre de ella es Karla, saludos y esa es la historia

Autor: galanter Categoría: Transexual

Leer relato »

CONOCÍ A UN DOCTOR EN EL HOSPITAL.

2021-03-17


Estuve enferma y conocí a un doctor en el hospital y me hizo su hembra. Como saben durante mucho tiempo he estado cultivando mi cuerpo para lograr un verdadero cuerpito de mujer, me gusta sentirme hembra, ya que desde muy joven mi atracción siempre ha sido usar ropa femenina, ahora les voy a relatar una historia verídica, que me sucedió cuando ingrese a un hospital, cuando me encontraba un poco enferma, una experiencia muy linda, donde una vez más he realizado el papel de mujercita con un galeno que se había enamorado de mi Hace un tiempo atrás estuve enferma y me internaron en el hospital, mi enfermedad no era tan grave y cuando asistí hacerme ver sobre las dolencias que tenía, el médico que me atendió, inmediatamente me dijo que debería internarme, ya que mi dolencia debería ser tratado con mucha calma y él debería realizar un seguimiento muy de cerca para que mis dolencias no avanzaran, realice el trámite correspondiente y la respectiva baja médica, el médico le indico a la enfermera que me pusieran en una habitación sola ya que podía contagiar a otros pacientes, yo personalmente me asuste y le pregunte al médico que es lo que tenía y me aclaró de por qué debería estar aislada de los demás pacientes, él me tranquilizó diciéndome que era mejor estar sola ya que otros pacientes no dejaban descansar, por lo que estuve más calmada. En la noche de mi primer día de hospitalizada, el médico me visito en mi habitación, lo extraño era que él venía solo sin ninguna compañía, ya que siempre las visitas lo realizan los médicos acompañados con su equipo de enfermeras y otros más, pero esta vez él estaba solo y me dijo que me iba a oscultar con mayor detenimiento para ver qué es lo que realmente me estaba pasando y de esta maneja estar seguro cuál el tratamiento que debería seguir, yo estaba con mi pijama de varón acostado en la cama, era más o menos las nueve de la noche y ni bien ingreso a la habitación él personalmente cerró la puerta, a objeto que nadie molestara en el proceso que debería realizar, inicialmente me tomo la presión, para luego sentir los latidos de mi corazón con su estetoscopio, inicialmente desabrocho mi pijama, quedando al descubierto todo mi pecho y no pude ocultar que tenía los senos algo creciditos y me avergoncé un poco, él ni siquiera se inmuto y prosiguió con su trabajo puso su aparato en mi seno izquierdo y empezó a moverlo queriendo ver cuál era mi reacción, la verdad es que a mí me gusto y sentí un poquito de excitación que no lo hice notar, pero por dentro deseaba que siguiera con su trabajo, luego sin darme tiempo para arreglarme me pidió que me sacara el pijama de la parte inferior de mi cuerpo, es decir el pantalón, que como ustedes queridos lectores tengo unas caderas bastante pronunciadas y unas nalgas bastante redondas, le hice caso y él médico no dejaba de mirar mis piernas por cierto bien formaditas, inicialmente me empezó a tocar mis piernas y apretarlas preguntando si sentía alguna molestia, pero más que apretarlas a mí me pareció que las acariciaba con bastante delicadeza, para luego indicarme que me diera la vuelta para continuar con el examen, empezó por los tobillos y progresivamente fue subiendo hasta llegar a mis piernas y parte de los glúteos, en su trabajo él muy disimuladamente iba acariciando mis piernas y luego mis nalgas, yo me encontraba boca abajo sin poder decir ni hacer nada, pero presentía que el médico se estaba excitando conmigo, pasado un periodo de tiempo se animó a bajarme el calzoncillo que traía puesto y pudo observar mis glúteos redondos y bien formados, los apretó siempre preguntando si tenía alguna molestia, a lo que yo respondía negativamente, pero es increíble pero ese examen se extendió bastante en el tiempo, ya me encontraba casi semi desnuda ya que mis pechos los tenía al aire y mi culo estaba a plena pompa siendo masajeado por mi médico, luego de un tiempo me pidió que me vistiera y que siguiera con el tratamiento que me estaba dando que al día siguiente vería como iba el tratamiento y cuáles serían las mejoras. El médico se fue y realmente yo me encontraba bastante excitada, creo que el individuo éste había logrado su propósito, en cautivar mi curiosidad hacia él, me dormí bastante confundida con mis sentimientos, al días siguiente pasó todo normal, con las cosas que pasan en un hospital, yo deseaba asearme, y solicite a las enfermeras que si podía ducharme, ellas aceptaron y procedí a ducharme haciendo énfasis en los lugares más prohibidos del cuerpo de una travesti, llegó la noche y yo esperaba que mi médico nuevamente pueda oscultarme y realizar los exámenes como el día anterior a la misma hora, pero no venía, ya casi a las once de la noche se apareció y me dijo que había estado en una cirugía y que era el motivo de su retraso, ya a esa hora en el hospital creo que casi todo el mundo estaba durmiendo. De la misma manera como el día anterior cerro bien la puerta y me pidió que me sacara el pijama para el examen correspondiente, yo accedí a su orden me saque el pantalón y la chaqueta del pijama y solamente estuve con mi calzoncillo, él empezó por la parte de abajo, por los tobillos, las rodillas y las piernas, pero esta vez fue un poco más lejos ya que no solamente se limitó a las piernas sino llegó hasta las entrepiernas y las acariciaba con mucha suavidad y bastante erotismo, cuando estaba intentando acariciar mi pelvis, yo baje una de mis manos para detenerle y no subió más y más bien lo que hizo es darme la orden para que me diera la vuelta y empezó con unos masajes por la espalda, los costados intentando llegar hasta mis tetas, cosa que me excito bastante y mi única reacción fue levanta mi tronco para que sus manos ingresen y pueda tocar mis tetas y apretarlas y con sus dedos delicados rosar mis pezones que a esa altura de la situación se encontraban duros por el nivel de excitación alcanzada, retorno a mi espalda y poco a poquito fue bajando hasta alcanzar mi cintura y ahí se detuvo bastante tiempo, empezó a realizar una especie de masaje para el dolor de la espalda y coloco en la misma una especie de aceite y me dijo que era para calmar el dolor de esa parte del cuerpo, era un momento de relax, yo me sentía muy bien recibiendo en masaje, ya que estar todo el día en la cama la espalda se reciente y empieza a doler, pero el muy pícaro, empezó a dirigir sus manos a mis caderas y hacía un masaje en forma circular, llegando a mis glúteos, y poco a poco fue bajando mi calzoncillo, a estas alturas yo no podía decir ya absolutamente nada, ya que lo estaba disfrutando. Mi médico era una persona bastante madura, y cuando doy la vuelta mi cara para verle noto que tiene su pantalón inflado ya que su verga estaba super parada, él no se da cuenta de mi constatación y prosigue con su trabajo, yo llego a pensar que me parecía que voy a tener una nueva experiencia y esta vez va a ser con un médico por lo que dejo que siga con su iniciativa. Pasado algún tiempo, el médico me empieza a acariciar mi culo, pasa su dedo por mi raja y como no había ninguna reacción contraria de mi parte se lanza con mayor descaro a mover sus manos en mi culo y a pasar las veces que quería sus dedos por mi raja, él intentaba abrir mis nalgas de par en par para poder observar mi culito, lo que no se lo impedí y le deje seguir, pero lo que estaba pasando en ese momento es que yo me estaba excitando a full, y no deseaba que esta situación terminara, más al contrario mi deseo era continuar con su jueguito del médico. Un poco más atrevido mi médico empieza a acariciarme las nalgas y mi raja y poco a poco acerca sus dedos a mi hoyito y lo llega a lubricar con un ungüento que traía y a mí me pareció que era vaselina toma un poco más y empieza a penetrar a mi culito inicialmente un dedo y a moverlo con un movimiento de saca y mete una vez bien lubricado mi culito el atrevido médico intenta meter dos dedos juntos lo que mi culito se reciente y lo rechaza es que hace bastante tiempo no hice el acto sexual por mi culito y lo tenía bien cerradito, creo que al médico le hizo pensar que yo era virgen, sigue con ese juego y él se agacha y empieza a besar mi cuello, va bajando por mi espalda hasta llegar a mis nalgas y las besa y las muerde con bastante sensualidad y erotismo, lo que realmente me quita mi capacidad de defensa y de esta manera soy sometida a su voluntad de mi médico, cada vez que se acerca a mis oídos solamente se limita a pronuncia lo mucho que me quiere, me ama y lo fundamental que me desea. Llega un momento, que él médico ya no aguanta más y me pide que me dé la vuelta y nos encontramos frente a frente y con una timidez característica de un hombre educado se acerca a mi cara e intenta regalarme un beso en mi labios, yo no pongo resistencia y solamente me limito a recibir su beso con un poquito de asombro, sin mover absolutamente nada de mi cuerpo, él lleva sus manos hacia mi cintura e intenta acercarse más y más para poder continuar besándome, y llega a susurrar con palabras entrecortadas lo linda que era y que estaba muy bonita, lo que me lleno de mucho alago y subí mi brazo izquierdo le tome del cuello y le abrace para poder continuar con nuestro beso, él también me abrazó por la cintura y me beso con mucha sensualidad y empezó a acariciar mi cuero, me tocaba mis piernas, acariciaba mis tetas, llevaba su mano hasta mi trasero y apretaba mis glúteos, poco a poco él se fue acomodando a mi lado en la cama y me permitió susurrarle al oído de que si no había peligro de que alguien entrara y nos pueda encontrar en una situación embarazosa, él se levantó y fue a asegurar la puerta con llave, al retornar se saca su mandil blanco y abre su camisa de par en par y nuevamente pude ver que tenía su verga super parada, me quita mi calzoncillo y nuevamente se acuesta a mi lado y continuamos besándonos y él metiéndome mano por todo mi cuerpo, empieza a mamar mis tetas y a lengüetear mis pezones, que rico se siente que un hombre este encima tu cuerpo besándote, mamando tus tetas, agarrándote el culo e intentando meter un dedo en tu hoyito, yo también me abrazo de él y con una de mis manos empiezo a acariciar su tremendo bulto de su pantalón y siento una rica verga, terriblemente dura, ahí me doy cuenta, que este hombre está super arrecho y con unas ganas de tirar, poco a poco se desabrocha su pantalón y se va sacando luego su calzoncillo y realmente está dispuesto a hacerme el amor, siento su dura verga en mi pelvis y está terriblemente dura, como si fuera de fierro, seguimos con nuestro juego y es mi turno; él se pone de espalda y boca arriba, yo me acomodo de lado y empiezo a besarle y acomodarme encima de él, le beso en la boca, nuestras lenguas se entrecruzan, luego poco a poco voy bajando le beso los pectorales que él tiene, llego al ombligo y me encuentro con su rica verga que sin esperar un momento más la empiezo a chupar, me lo introduzco en la boca y empiezo a hacer el sexo oral, que rica situación en la que nos encontramos, me doy un poquito la vuelta en la cama y llevo mi culo a la parte superior de la misma y él empieza a acariciar mi culo y con la vaselina que tenía, me lo unta en todo el culo y empieza a penetrarme con uno de sus dedos y hace el jueguito eterno del saca y mete y yo sigo chupando su hermosa verga, luego de un buen momento y estando relajandome con mi nuevo amante, el me pide poder penetrarme y yo le pregunto qué pose desea hacer, el me hace acostar de lado vista a la pared y se recuesta en mi atrás, me sigue besando y acariciando mis tetas y mis caderas, luego dirige su verga hacia mi culito y yo con una mano le dirijo hacia mi hoyito, una vez en la puerta de mi culo el empieza a moverse y poco a poquito empieza a ingresar su verga, como siempre al principio hay un fuerte dolor por lo que una vez adentro la cabeza de su verga le ruego que pare un momento para que mi culito se vaya acostumbrando a su nuevo huésped, así estamos un momento yo retuerzo mi cuello para poder robarle nuevos besos y nuestras lenguas puedan encontrarse, y sin consultar él empieza a moverse para ir introduciendo cada vez más y más su rica verga en mi culo, en esta posición estamos un buen rato y veo que el hombre tiene una buena resistencia, se calma un poco de seguir culiandome y me dice que le gustaría hacerlo al estilo perrito y sin sacar su verga de mi culo vamos acomodándonos hasta llegar a arrodillarme y él de la misma manera y empieza a empujar su verga contra mis entrañas,, que rico se siente esta nueva pose, una llega a sentirse una verdadera perra, con su perro por atrás, él me toma por mis caderas y empieza a moverse y empujar su verga a mi culo a objeto que ingreso todo lo posible, y realmente en una de las poses donde recibes en su real dimensión la verga de un hombre, siento como chocan sus testículos en mis nalgas, que me excitan terriblemente, siento como toda su verga ha llegado a introducir a mi culito, que nuevamente ha sido desvirgado, pero creo que vale la pena, el hombre se mueve atrás a adelante, me empuja cada vez con mayor fuerza, de la misma manera yo tomo su ritmo y empiezo a sentir como su verga entra y sale de mi culo, en un momento dado él llega a sacar su verga totalmente de mi culo y al vuelo lo vuelve a meter esta operación lo hace varias veces, para mi es la primera vez que experimento esta situación pero me gusta como lo saca toda su verga de mi culo y luego de un solo tiro o movimiento la vuelve a meter y dentro de mi siento un verdadero placer y que me lleva al orgasmo anal, y siento como empieza a salir mi semen sin haber tocado mi pene siento y vivo un momento de éxtasis indescifrable. Mi macho poco a poco va aumentando la velocidad del culeo hasta terminar y votar su leche en mi culo, ambos caemos a la cama él encima mío y no hay palabras, realmente ambos hemos alcanzado el orgasmo que estábamos buscando y lo hemos logrado, pasa un tiempo y le pregunto a mi médico si había logrado lo que se había propuesto conmigo, me dijo que si y le pregunto cuándo me daría de alta y él me dice que no sabe y que le gusta tener una hembra en el hospital, de la cual se encontraba profundamente enamorado. Si te ha gustado escríbeme: [email protected]

Autor: elizabeth Categoría: Transexual

Leer relato »

Mi jefe me hizo una propuesta indecente.

2021-03-17


De cómo recibí una propuesta indecente de mi jefe a la que tuve que someterme y me hizo sentir una verdadera hembra y la misma que trazó mi futuro como amante. Hace bastante tiempo que vengo trabajando en una empresa educativa, donde realizo el trabajo de secretario, y me encargo de todos los papeleos de la empresa, desde los registros educativos, archivos, seguimiento y un sin fín de quehaceres más, la verdad trabajo todo el día tanto por las mañanas como por las tardes y solamente las noches las tengo para mí, y son los espacios que aprovecho para vivir mi vida de “soltero”, que por cierto vivo sólo solamente me acompaña mi soledad y mi vida íntima sexual, ya que tengo ciertas preferencias sexuales que ahora les voy a contar, desde muy joven siempre me ha llamado la atención las prendas femeninas, durante la época de estudios, he reprimido mi opción sexual ya que vivía con unos parientes en la Ciudad de La Paz-Bolivia, aunque soy de la ciudad de Potosí, no sé por qué motivos opte estudiar la profesión de secretariado, tal vez por mi inclinación a sentirme mujer o por la falta de dinero para poder estudiar otra carrera un poco más larga y de jerarquía, fuese lo que fuese realmente me gusta mi profesión, y desde que me profesionalice, me he sentido a gusto y lo más importante he logrado ser totalmente independiente, tengo un bonito departamento en un edificio y tengo mi intimidad. Ya son varios años que trabajo en esta empresa educativa, antes era dirigida por Don Manuel, lamentablemente él se fue a otra ciudad con su esposa por lo avanzado de sus edades y contrató al Lic. Raúl, quien es una persona bastante seria y responsable además de estricto en el trabajo, con él ya estamos casi unos tres años trabajando juntos, yo no tengo mayor problema ya que mi trabajo lo realizó con bastante eficiencia y responsabilidad. Les decía que soy una persona muy feliz ya que desde que vivo sólo o mejor dicho sola, puedo tener lo que siempre he anhelado tener, como ser mi ajuar de ropa íntima de mujer, para mí solita, usar, probármela, verme en mi espejo, por otro lado tener mis vestidito, mis falditas, mis tacos, mis pelucas, mi equipo de maquillaje y todo lo que necesito para sentirme y verme como una verdadera mujer, de un tiempo a esta he optado por utilizar mis prendas femeninas intimas las vengo usando permanentemente dentro de mis prendas masculinas y gracias a Dios que nadie me ha descubierto pero siento la necesidad de completar y realmente satisfacer mis instintos femeninos y poder realizarme como una hembra frente a un hombre, pero lamentablemente no he tenido suerte para lograr dicho objetivo tan deseado por mi persona. La verdad es que como me comporto como un hombre en mi vida cotidiana nunca he tenido ni siquiera una insinuación por parte de los hombres y en mi trabajo tengo mucho miedo poder meter la pata y tener que perder dicho trabajo por lo que soy profundamente reservado/a y me ido acostumbrando a vivir mi sexualidad en mi intimidad y mis fantasías en mi departamento Pero en esta oportunidad les voy a contar una experiencia que va a marcar mi futuro y mi realización personal definitivamente. Desde que llegó a la empresa el Lic. Raúl, el trabajo ha sido bastante llevadero, ya que nos hemos llegado a entendernos bastante bien y fundamentalmente hemos llegado a complementarnos de la mejor manera posible en el trabajo, el cómo Director de la Empresa y yo como su secretario, durante este tiempo hemos llegado a congeniar bastante bien, y él es una persona muy trabajadora pero nuca deja de ser amable y respetuoso, y la vida ha ido transcurriendo de esta manera. En una oportunidad, llegó el dueño de la empresa Don Manuel y se me ordenó organizar una recepción social para darle la bienvenida, y hacerle una condecoración, yo me puse manos a la obra y organice el evento con mucho cariño y que no faltara absolutamente nada, el mismo se realizó tal como estaba planificado y el propietario estaba bastante contento por el evento que se realizó en su nombre. como él había llegado solamente para dicho evento lo hizo solo sin su esposa que por lo que manifestó se encontraba un poco delicada, cuando había terminado el festejo Don Manuel, me solicitó muy respetuosamente que no me vaya y que por favor le acompañara a su casa donde estaba solo. Yo sin mayor inconveniente acepte con mucho gusto hacerle el mandado y me quedaría para poder acompañarlo, pero antes de irnos con algunos docentes más fuimos a compartir algunos tragos a un local público y entre copa y copa estuvimos hasta altas horas avanzada la noche. Una vez que los demás empezaban a irse, nos fuimos quedando los dos solos, y Don Manuel deseaba continuar tomando ya que argumentaba que lo hacía de mucho tiempo, yo no podía irme por no faltar el compromiso que le hice y era acompañarle hasta el último. Al final los dos nos quedamos solos y le propuse que nos podamos recoger y al salir del bar él compró una botella de wisky mas sus aguas y me dijo que la farra no debería quedarse ahí sino por el contrario debería continuar, y para ir a su casa tomamos un taxi y ambos nos subimos en el asiento trasero de la movilidad, en el trayecto estábamos conversando y siento que su mano se posa sobre mi pierna, lo que es bastante común entre amigos que están entre copas, pero él lo hacía con cierta malicia ya que me acariciaba la pierna y en ese momento sentí un poco de miedo que podría sentir mis media nylon y los broches del portaligas que llevaba encima, así fue todo el trayecto, me acariciaba mi pierna hasta llegar a mis entrepiernas, esta situación me provocó cierta excitación ya que era la primera vez que sentía una caricia de un hombre entre mis piernas, llegamos a su casa y como estábamos algo mareaditos él se apoyó en mis hombros para que le ayudara a caminar, al llegar a su puerta de su casa me da las llaves para que sea yo quien pueda abrir la puerta y él se coloca detrás mío y siento su cuerpo cerca al mío y rozar su cuerpo con el mío, lo que me hizo sentir un cosquilleo, una vez abierta la puerta disimulo queriendo hacerle pasar a él al interior de la vivienda e intentando despedirme, pero Don Manuel me dice que si podríamos continuar tomando ya que según él lo hacía de bastante tiempo, ya que por la situación delicada de su esposa no lo hacía ya bastante tiempo y además que se sentía bastante feliz por lo que había vivido ese día, sin mayor problema ingrese en la vivienda y pasamos al living de la casa y trayendo dos copas nos servimos en continuamos tomando y conversando de cómo iba la empresa, yo le conté todo y el me escuchaba con bastante atención. No sé cómo, pero empecemos a hablar de sexo y me contó que él desde que se fue de la ciudad no tenía contacto sexual con su esposa ni con otra mujer y que él siempre se había fijado en mi persona y especialmente en mi cuerpo que lo tenía bien formado y con muchas características femeninas, lo que me ruborizo bastante ya que este viejo mañudo tenía habilidades que nunca las había percibido antes, mientras transcurría esa charla nuevamente su mano empezó a trabajar en mis piernas, lo que me excitó bastante y de prepo me propuso si esa noche ambos podíamos ser pareja, yo inicialmente le dije que esa situación que proponía era una ofensa para mí y que yo era un hombre hecho y derecho, pero en eso me sale y me dice que por qué llevaba ropa íntima de mujer en ese momento, cosa que no pude explicar el viejo arrecho había sentido mi ropa interior y sabía lo que decía, hacía y quería, no tuve otra alternativa que aceptar tal proposición con la condición de lo que pasara entre nosotros se quedaría entre nosotros, él aceptó gustoso y me propuso ir a la segunda planta donde se encontraba el dormitorio donde compartía con su esposa y así lo hicimos empezamos a subir al segundo piso y él hombre en las gradas empezó a meterme mano tomándome de la cintura para luego baja por mi cadera hasta llegas a mis nalgas y empezar a manosearlas, realmente me gustaba mucho lo que estaba pasando entre nosotros y yo también le seguí el juego, ya que si habíamos decidido ser pareja por esa noche, no me quedaba otra que aprovechar la misma a lo máximo pase lo que pase, yo no podía hacer nada ya que estaba cargando entre mis manos la botella de wisky y las copas, cosa que él aprovechaba tal situación a la mitad de las gradas me sostiene para que no continuemos subiendo y me pone espaldas contra la pared y me abraza, y empieza a besar mi cuello y abre mi camisa y se sorprende con el sostén que llevaba puesto, lo que le excita mucho más, empieza a lengüetear mis senos que por cierto son bastante creciditos, mientras manosea mi culo, yo simplemente respondo a sus besos y no puedo hacer nada ya que como les dije tengo las manos ocupadas con las copas y los tragos, tampoco apresuro el paso para llegar a nuestra meta que es el dormitorio, sino sigo la corriente y cuando acerca su cuerpo al mío y me hace dar la vuelta siento sorprendida que tiene su verga totalmente parada y bien dura, que la empieza a sobar en mi culo, con sus manos toma mis tetas y termina abriéndome la camisa y siente mi ropa interior que era un sostén rojo de seda, lo que le hace estremecer mucho más y siento su agitación en mis orejas y empieza a murmurar que “siempre había soñado estar conmigo en esta situación pero por su timidez y cierto miedo no me lo había propuesto antes”, sabiendo que yo siempre llevaba ropa femenina íntima, a lo que yo un poco sinvergüenza le respondí que “nunca era tarde y más vale tarde que nunca”, lo que provocó una fuerte risa de ambos y me dijo, “cariño creo que debo hacer el seguimiento a la empresa más seguido”, y yo le respondí “después de esta experiencia, siempre te estaré esperando mi amor” y me di la vuelta para encontrar su boca y propinarle un exquisito beso, que duró bastante, y recién nos decidimos a continuar el camino hasta llegar al dormitorio que antes compartía con su esposa y ahora lo compartirá conmigo. Llegamos al dormitorio, puse las cosas sobre una pequeña mesa que había en el mismo y deseaba abrazarle y continuar besándole pero él me dijo que abriera el ropero y que escogiera un vestido, el que más me gustara, yo le respondí que sea él quien escogiera el vestido que le gustaría que usara para este acontecimiento tan importante entre nosotros, él me indico un vestido largo, maxi, bien tallado de color rojo, yo le dije que lindo porque hace juego con la lencería que traigo encima, luego sacó de una caja una peluca y unos calzados de mujer con tacón bastante altos, y me dijo que por favor me los pusiera y que en el peinador hay un equipo de maquillaje y que me “preparara” para ser su mujer, asistí y me fui al baño donde me desvestí de mis prendas varoniles y me puse el vestido que me dio, luego las zapatillas y por último la peluca, para luego proceder a maquillarme, primero me pude el maquillaje, me pinte los ojos, los labios y al verme en el espejo del baño, vi algo realmente bonito, era toda una hembra para recibir a su macho, en eso oigo tocar la puerta y me dice que “estaba tardando mucho y que me apresure”, lo que me llevó a la conclusión que afuera tenía un hombre súper arrecho, salí y las copas estabas servidas e inmediatamente empezamos a tomar y él pone música y nos ponemos a bailar bien apechugados, ahora sí puedo abrazarle tomarle del cuello, mientras él retoma el trabajo de meterme mano por todo mi hermoso cuerpo, cuando siente mis caderas y mis nalgas me susurra al oído lo “esbelta que era, y que estaba bien rica para comerse de un solo bocado”, a lo que yo respondo con un beso apasionado, erótico y morboso. Mientras transcurre el baile, nos manoseamos nuestros cuerpos, yo no me quedo atrás y empiezo a tocarle sus partes íntimas y el viejo arrecho seguía teniendo su verga durísima, que rico se sentía tocarla, en cambio él me besaba con una pasión exagerada, sus manos recorrían mi culo, mis caderas, mis piernas, mis tetas, besaba mi cuello, bajo un poco el escote del vestido y empezó a mamar mis tetas, la escena era realmente erótica y provocativa, cualquiera que viera esa escena seguro empezaba hacerse la paja, o deseaba hacer un trio con nosotros en acción, un momento a manera de descanso y poder tomar unos tragos, nos separamos a lo que él se sienta en la cama y me pide que modele, por la habitación yo siguiendo instrucciones del jefe, empiezo a caminar y pongo en práctica mi forma de caminar que tanto había entrenado en mi departamento fantaseando que un hombre me viera, pero ahora era real y debía poner todo de mí para no decepcionarlo y creo que logre tal objetivo, ya que mi jefe se levantó de la cama y me abrazo por atrás cuando caminaba y empezó a caminar apegado a mi cuerpo, lo que nuevamente sentí su verga entre mis nalgas, y me agarro de mis caderas y empezó a apretar mi cuerpo contra el suyo, que hermosa situación la que me tocó vivir ese momento, nos arrinconamos a la pared y mi espalda fue contra la misma y el me empezó a apretar ahora de frente y continuamos besándonos, y mis manos se fueron a acariciar su pene y estaba bien duro, baje el cierre del pantalón introduje mi mano y saque esa verga que buscaba un agujero donde penetrar, poco a poco me fui agachando besándole el cuello, abriendo su camisa besándole sus pectorales, el ombligo hasta llegar a su verga que lo primero que hice es acariciarla con mi rostro, la pase por todas las partes de mi cara, luego saque mi lengua y empecé a lamberle como si fuera un helado, pero me sentía que no la tenía en su totalidad por lo que me apresure a desabrocharle el cinturón de su pantalón y se la baje de golpe tanto el pantalón como el calzoncillo que llevaba puestos, y pude observar como saltó una hermosa verga larga, gruesa y unos testículos bien colgados por lo cargados que se encontraban, empiezo nuevamente a lamerle la verga y los testículos, que ricura realmente, me sentí plenamente realizada, al tener frente a mi cara tan rico manjar compuesto por una bolas grandes y una rica verga, y empecé a chuparla cada vez con mayor descaro, intentaba que su verga penetrara hasta lo más profundo de mi garganta, la chupaba y la chupaba y mi hombre se retorcía por el nivel de excitación a la que estaba llegando, así estuvimos un buen rato y para que no terminará me paro y el empieza a besarme en la boca le gustaba sentir el olor de su verga en mi boca, luego me baja el cierre del vestido que llevaba puesto y como una cortina de teatro todo entero se baja hasta mis pies, quedándome con mi ropa íntima, con mi lencería, todo provocativa, él jefe me da la vuelta y siento en mis carnes de mi trasero su hermosa verga, hace que castigarme con su “lazo”, como si realmente fuera su esclava y el mi jefe, baja mi tanga hasta mis piernas, yo quería sacármela , pero él controla la situación y me dice “todo a su tiempo”, y me sigue acariciando mi culo con su verga por los lados laterales me castiga y cuando llega a la raya intenta penetrarme y con su líquido pre seminal empieza a mojarme toda mi raya y mi hoyo, lo que hace que esa parte de mi cuerpo se encuentre como algo pegajoso, como un imán para su verga, me toma de las tetas con sus manos y poco a poco las va bajando hasta llegar a mis caderas y aprieta mi cuerpo al suyo y es en ese preciso momento que me doy cuenta que ha llegado la hora de ser desvirgada, el me pregunta “es aquí tu culito” y yo respondo cuando su verga estaba pasando por mi hoyito que “si, ahí es”, y se para la verga justo donde le indique y empieza muy suavemente a querer introducirla, en ese momento siento que su verga estaba terriblemente dura, parecía un tubo de fierro, y empezó a abrirse paso por mi culo, aún virgen, le costó bastante ingresar la punta de su verga en mi culo y a mí me pareció el infierno, por el dolor que me producía, una vez que había ingresado el capullo de su verga en mi esfinder, paramos un momento, hasta que mi culo se acostumbre a su primer visitante, pasaron unos momentos de fuerte tensión, y yo por lo arrecha que estaba empecé a mover mis caderas y mi culo hacía atrás, lo que era una señal para él para que continuara con la penetración, y seguimos hasta que él me dice “reina, la tiene toda mi verga en tu rico culo”, no lo podía creer, llevo mi mano por entre mis piernas y me encuentro con sus testículos, y su verga enclavada en mi culo, toditita adentro, los que me excito bastante y empezó a ceder el dolor y convertirse el mismo en placer, que rico sentir una verga dentro de mi culo, y mi jefe empezó a moverse, sacaba y metía su verga de mi culo, en un momento llego a sacarla totalmente lo que me hizo sentir un tremendo vacío en mis entrañas, situación que no lo podía aceptar deseaba seguir siendo culeada por mi jefe, quería que esa hermosa verga nunca me dejara, y le pedí que me la vuelva a meter, él jugo un poquito con su verga en mi raya y todo mi culo y luego llego al hoyito que lo esperaba y de un solo golpe lo introdujo, situación que me hizo nuevamente sentir un dolor profundo pero esta vez era un dolor sado masoquista, que me hizo sentir lujuria, y empezó a bombear, yo deseaba que repitiera la acción pero él se concentró en el mete y saca y durante un buen tiempo me la estuvo empujando hasta que llegue al éxtasis y siento que me estaba chorreando, estaba eyaculando sin ni siquiera tocármela, siento como un torrente de semen sale por mi pene, y llego a la satisfacción plena y mi hombre por atrás y de parados también empieza a agitarse cada vez con mayor velocidad hasta eyacular en el interior de mi culo, y me aprieta contra su cuerpo, y me besa mi espalda, mi cuello, me aprieta mis tetas y todo cuanto puede apretar, realmente ha llegado a sentir lo que nunca o hace mucho tiempo no sentía. Cuando llega a sacar su verga de mi culo, siento por mis piernas como chorrea su semen rescato algo con una de mis manos y la pruebo, y resulta que en exquisita. Nos echamos en la cama, y nos habíamos quedado profundamente dormidos, tal como habíamos terminado de hacer sexo, al día siguiente despierto y él también, él me regala un beso en la boca y me dice, “creo que debo venir semanalmente a hacer seguimiento a la empresa y a cuidar algo que desde ahora me pertenece, para que no se me escape…” Si te gustó, me comentas. Mi mail es: [email protected]

Autor: elizabeth Categoría: Transexual

Leer relato »

Me tiraron sentada en un taburete

2021-03-17


Me hicieron sentar en un taburete de su bar privado y me encajo toda su verga a mi culito. La pasada noche estuve sola en mi departamento, y como siempre vestida de mujer, en eso suena mi puerta y rápidamente me coloco un deportivo y me pongo mis sandalias ya que no me dio tiempo para colocarme mis tenis o zapatos, fui abrir la puerta de mi departamento y me encuentro con el conserje del edificio donde vivo, y me pregunta sobre si era posible poder obsequiarle un poco de azúcar para tomar su cafecito, yo no me hago problema y tomando su azucarera paso a la cocina y la lleno de azúcar y le entrego para luego despedirnos, no sin antes agradecerme por el favor que le hacía, todo paso normal aunque pude observar que me veía con bastante atención al momento de despedirse. Desde ese día, la forma de tratarme de parte de él era bastante cordial y excesivamente delicada, yo pensaba que era por el favor que le hice, y que no puse mayor atención y desde ese día él siempre deseaba entablar una charla más alargada conmigo, me daba su mano con mucha delicadeza e intentaba acariciarla, otra cosa que me llamó bastante la atención era su mirada, cuando nos encontrábamos me veía todo mi cuerpo y al momento de despedirnos siempre me acompañaba con su mirada hasta que desaparecía en el ascensor, esta situación a un principio me incomodaba bastante, pero con el pasar de los días se fue volviendo normal y me sentía bastante alagada. En una oportunidad, cuando llegaba al edificio me solicitó que le pudiera apoyar con el movimiento de un mueble de su sala y se trataba de un pequeño bar, el mismo que tenía tres taburetes, todos ellos de madera y muy elegantes, hicimos el trabajo juntos y aprovechó para invitarme un refresco, compartimos y nos pusimos a conversar de todo un poco, la verdad que íbamos construyendo una bonita amistad, me contó de su trabajo en el edificio y de las características de cada uno de los inquilinos, que había de todo un poco, en ello me insinuó que habían algunos vecinos con ciertas opciones sexuales fuera de lo normal, a lo que yo le respondí que hoy en día existe la plena libertad para realizar la opción que cada uno desea y que además eran personas con todos sus derechos para realizar la opción sexual que deseen, el tema me intrigó bastante ya que yo era una de esas personas que no se sentía satisfecha, de cómo había nacido y que mi inclinación era ser y vivir como una persona de sexo contrario, así conversando, le felicite por el barcito que se había comprado y sin pensarlo, le dije que cuando se va a estrenar el mueble y que era necesario challarlo para que le pueda durar bastante, él me respondió, que un fin de semana iba a invitarme a poner en funcionamiento en bar a lo que yo me comprometí a obsequiarle algunas botellitas de bebidas para llenar el bar. Era un fin de semana, día viernes, último día de laburo, saliendo del trabajo me fui a un cine porno y disfrute de dos películas bastante atrevidas, que me excito bastante, al llegar a mi edificio encuentro al conserje parado en la puerta del mismo y nos ponemos a conversar, yo le conté que había ido al cine y es por ese motivo que venía un poco tarde, él muy caballero me invitó a pasar a su departamento y pude observar que el bar lo tenía casi lleno y los taburetes se encontraban frente al bar, muy bien arreglados, me propuso tomar una copa de wisky, a lo que yo acepte con mucho gusto, yo me senté en uno de los taburetes y él se fue por dentro del bar haciendo a la vez de garzón, sirvió dos copas de wisky, me lo paso y empezamos a tomar, luego vino otra copa y otra, hasta que estuvimos un poco mareados, pero la conversación era ágil, y entretenida, hasta que llegó el momento que me dijo que desde hace un tiempo atrás me quería hacer algunas preguntas sobre mi vida personal, a lo que yo le dije que rompa su timidez y que se pueda abrir conmigo sin ningún problema, sin saber que me estaba hundiendo en mi propio laberinto, en eso me dijo que el día que me solicitó que le regalara un poco de azúcar él había puesto su mirada en mis pies y pudo ver que llevaba unas medias nylón, lo que le había llamado la atención y desde esa vez intentaba tratarme como una mujer, esta declaración me trajo a la memoria el buen trato delicado que me brindaba y era la respuesta a muchas interrogantes mías y empezaba a comprender toda esta nueva situación, tal como me había comprometido él iba a encontrar respuestas a todas las inquietudes que tenía, yo, no sé, tal vez por los tragos que habíamos consumido, o por cierta atracción que sentía hacia el conserje, le declaré que tenía una opción sexual de travesti y que me gustaba mucho vestirme de mujer y sentirme como tal, y que inclusive en ese momento llevaba ropa íntima de mujer y que lo hacía permanentemente, en eso él empieza a acariciar mi mano con mucha delicadeza y sensualidad, yo le pregunte si tenía algún problema con personas como yo, me respondió levantando mi mano y brindándome un beso en la misma, por lo que supuse que se trataba de una insinuación directa a lo que no me hice ningún problema y me propuso que si nos podíamos hacer llevar por nuestros instintos, simplemente le propuse que me permitiera ir a mi departamento y poder tomar algunas prendas mías para poder continuar con nuestro idilio que empezaba, él acepto la propuesta y nos pusimos manos a la obra. Fui a mi departamento tome unas ropitas mías, mis tacos, mi estuche de maquillaje y una peluca larga que llegaba hasta mi cintura, y retorne a su departamento como un rayo, pase a su baño y me quite la ropa de varón que llevaba encima y me quede con mi ropa íntima de mujer que por cierto, no sé por qué, ese día llevaba, un corpiño de seda de color negro, una portaligas y medias nylón negras y un calzoncillo negro, que cubrían mis redondos glúteos, en cima me puse un vestido negro y mís zapatillas con tacos de 7 a 8 centímetros, lo que alzaba mucho más mi rico culo y formaba mis piernas, tengo mis pechos bastante creciditos y el vestido tenía un escote bastante considerable que permitía ver mis senos, luego me puse el respectivo maquillaje, me pinte mis ojos y labios, lo que hacía de mí una verdadera dama, salí a la sala, lo que le provocó una fuerte reacción al verme vestida de mujer, volví a sentarme en el taburete del bar y él continuo detrás del mostrador del mismo y retomo la situación anterior, me tomo nuevamente de la mano y empezó a acariciarla con mucho cariño, lo que me llamó bastante la atención, ya que su comportamiento era de un verdadero caballero, luego empezó a subir sus labios por mi brazo hasta llegar al hombro lo que hizo que yo me acercara más a él y nos propinamos un beso tierno y sensual. Así estuvimos por un largo rato, besándonos y habíamos declarado nuestra atracción mutua, y nunca descuidábamos seguir tomando nuestras copas, la escena se venía poniendo cada vez más caliente y el vino a mi lado y tomándome de la cintura empezó a acariciar mi cuerpo, especialmente mis caderas y mis glúteos lo que me hacía estremecer todo mi cuerpo, yo le tome del cuello y no quería soltarle para nada, en eso él baja su mano hasta mi rodilla derecha y empieza a subir conjuntamente con el vestido que llevaba, hasta llegar a mis entrepiernas lo que hace que yo abriera más las mismas, eran besos muy sensuales, eróticos y explícitos, nuestras lenguas se cruzaban y compartíamos nuestras salivas, y mi hombre no se cansaba de manosear mi cuerpo con mucha delicadeza y al mismo tiempo cierta fuerza para que yo sintiera sus caricias, una vez su mano entre mi entrepierna el empieza a jalar mi tanguita hasta sacármela por completo, para poder hacerlo, se arrodilla, lo que aprovecha para empezar a besar desde mis rodillas para arriba y me decía que las medias que llevaba le hacían sentir mucho más excitado y arrecho, yo fui abriendo cada vez más y más mis piernas hasta que su boca llegó a mis entrepiernas e hizo a un lado mi miembro para sacar su lengua e intentar llegar a mi culito, cosa que me puso como loca, estaba intentando pararme pero el con un gesto y sus manos me lo impidió, más bien él se paró y se puso detrás de mí, y siguió besándome mi cuello, posesión que le permitió poder acariciar mis tetas con mucha más lujuria yo sentada en el taburete no sabía que es lo que se proponía, en eso siento que con sus manos sube todo mi vestido hasta mi cintura quedando mis caderas y mi culo al aire y a plena disposición de mi macho, sentada en el taburete tenía el culo al aire libre, ya que en ese momento ya no llevaba mi tanga, y el combinaba sus caricias con mis tetas y a momentos acariciaba mis caderas que las tengo bien pronunciadas y mis nalgas, yendo poco a poco a acaricias mi culo con sus dedos, mojando con su saliva mi hoyo, e introduciendo su dedo mayor a mi culito, a objeto de empezar a dilatarlo, así estuvimos por bastante tiempo, yo deseaba cambiar de posesión, pero él no me dejaba, realmente estaba disfrutando de esa posesión él deseaba tenerme con el culo al aire y bastante salido del taburete, lo acariciaba con bastante sensualidad y realmente era lo que le gustaba y me dijo que siempre había fantaseado con esa posesión, por lo que a mí también me empezó a gustar dicha situación, tener su dedo en mi hoyo y sentir sus caricias por todo mi cuerpo, en eso me anime a bajar mi mano derecha hacia su pene y lo sentí que lo tenía bien parado y duro, lo que le excitó mucho más mis caricias y apretó su cuerpo al mío y sentí en mi culo su hermosa verga y la movía con mucha fuerza, lo que me excitaba bastante y me hacía sentir en las nubes, estaba terriblemente excitada y sentía que mi hombre estaba decidido a penetrarme en eso siento que se desabrocha su pantalón y calzoncillo y brota su verga dura, grande y venosa y mi culo la siente con mucho agrado, lo que me hace enloquecer mucho más, como mi culo ya estaba dilatado por el arte de sus dedos el hombre empieza a intentar metérmelo, pero existe un poco de resistencia por el tamaño de la verga para un agujero tan pequeño, pero por la insistencia que realiza logra ingresa su verga a mi culo abriéndose paso por dicho canal, realmente esta situación me hace gritar por el dolor que me causa y le rogué que parara un momento hasta que mi hoyito se pueda acostumbrar a semejante intruso, inclusive el dolor causado me sacaron lágrimas, el dolor era infernal, estuvimos paralizados por un largo momento el mismo que aprovechamos para besarnos nuevamente haciendo un esfuerzo para llevar mis labios hasta los suyos, y nuevamente nuestras lenguas se volvieron a encontrar y poco a poco empieza a mover su verga y empujar para poder penetrarme totalmente, en eso el dolor se fue convirtiendo en placer y realmente sentía lo rico que es tener una verga en mi culo, y él empieza a moverse y a jugar con el saca y mete y me susurra al oído que me había penetrado totalmente yo para comprobar dicha situación palpo con mi mano su verga y realmente estaba totalmente ensartada, tenía mi culo sobre el taburete y por detrás mi hombre parado me venía culiando de lo rico, sentía su respiración agitada y yo gemía como una verdadera hembra, así estuvimos culiando por mucho tiempo, sentía que mi macho me partía en dos, pero al mismo tiempo sentía que la posesión por la que optemos era la mejor, ya que permitía que su verga ingresara hasta mis entrañas, la sentía toda adentro, y con mucha más facilidad, la sentía con una sensación enteramente fenomenal, al poco tiempo mi hombre me pregunto que por dónde la quería en ese momento no deseaba que la sacara por ningún motivo por lo que le roge que terminara en mi ojete y deseaba su leche tenerla en mis entrañas, ya habrá otras oportunidades para recibirla en mi boca, lo que él me complació, y empezó con sus movimientos cada vez más rápidos hasta que tomándome de mis caderas me apretó hacia su cuerpo y sentí su leche caliente que inundaba mis entrañas y supe que había terminado y llegado al éxtasis total, completo y sentía su satisfacción, su verga empezó a dormirse y salió de mi culo, dejándolo totalmente abierto y desvirgado, pero aun así no quería que cambiara de posesión él siempre deseaba que mi culo este colgado del taburete del bar, y me dijo que es lo que más había deseado… Mi nombre: Elizabeth y mi correo es: [email protected]

Autor: elizabeth Categoría: Transexual

Leer relato »