Relatos Eróticos de Transexual


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Mi primera vez...

2019-08-22


Viaje de fin de curso, con 17 añitos. Yo era chico aún, tímido quizá afeminado, tierno pero solo había tenido alguna experiencia con chicas y muy ricas la verdad. De hecho nunca había pensado en chicos, trans ni nada de eso. Uno de mis mejores amigos era gay, no lo sabíamos con certeza pero se rumoreaba en el cole. Nos fuimos una semana de viaje de fin de curso a Mallorca y había que compartir apartamento. Él me pidio compartir y yo le dije que sí sin problema. Ese primer día lo pasamos toda la clase juntos, muy divertido, comiendo, saliendo, luego cenar, discoteca, copas y más copas. En un momento de la noche ya estábamos cansados y un poco perjudicados y nos fuimos al apartamento. Durante el día me había contado que estaba haciendo un cursillo de masajes y me prometió hacerme uno. Yo en ningún momento vi segunda intención ni nada raro. Debo decir que era muy inocente, puede que hasta un poquito bobo con esas cosas. Así que al llegar me dijo que si quería me hacía uno y entre que estaba medio borracho y el cansancio pues le dije que si. Nos pusimos una copa y él fue a buscar una bolsa. Vino cambiado con un short y una camiseta y empezo a poner incienso y varias velas. Pilló varias toallas del baño y las colocó en la cama. Música relajante y el ambiente ya estaba creado. Me pidio que me desnudara y me cubriese con una toalla. Yo me había hecho bastantes masajes en el gimnasio, todos deportivos y no vi ninguna diferencia, así que me parecio todo normal. Y lo hice. Me tumbé boca abajo. Sacó un aceite y se huntó las manos y de ahí a mi espalda y empezó. La verdad es que se sentía increible lo hacía francamente bien y así estuvo un rato en la espalda, los hombros, las caderas. Entoces subio la toalla y empezo a masajearme la piernas, los pies primero, piernas arriba despues. Los pies reconozco que es una debilidad que tengo y me encantó, pero nada sexual, realmente me estaba relajando y disfrutando de un masaje bien hecho. Entonces me quito la toalla del todo y empezo a poner aceite en las nalgas. Yo seguí sin sospechar nada porque a esas alturas ya con una copa más, el ambiente y todo lo que llevaba de masaje me parecio natural. y poco a poco las fue amasando con más fuerza y los círculos cada vez más grandes, más amplios, hasta que empezaron a rozarme el ano. Siempre he pensado que ese momento podía haber cambiado mi vida de haberme plantado pero no sé por qué extraña razón le dejé hacer, incluso diría que inconscientemente separé un poquito las piernas para dejarle más libre todo, más disponible. Y así al poquito estaba dándome golpecitos con los dedos llenos de aceite en el ano y metiéndolos muy despacio, muy suavemente. Yo inmóvil, boca abajo, con la cara enterrada en la cama, con verguenza y excitación, disfrutando de la novedad y entregado por completo. Se acercó a mi oido y casi susurrando me dijo que no pasaría nada que yo no quisiese y que estuviese tranquilo y confiase. Y me pidio que me girase, que me diese la vuelta. Yo le dije que no. Y él insistio diciendo que no iba a pasar nada y que ya sabía lo que iba a ver. Así que medio avergonzado me giré. Tenía la erección más grande de mi vida. 23cm duros como una piedra y empapada de precum. Me pasaba del ombligo. Me acomodó en la cama con almohadas detrás, medio sentado, luego entendí que para verlo todo mejor. Se acercó a mi polla durísima y mirándome a los ojos se la metió entera en la boca muy despacio, avanzando muy poco a poco pero tragándola toda y sin apartar la mirada. Reconozco que tuve que hacer un esfuerzo por no correrme ahí mismo. Era la primera vez que un chico me comía la polla y no me podía gustar más. Empezó a chupar, a lamerla entera, pasando la lengua por el tronco, succionado la cabeza, apretándome las bolitas, llenándome toda de babas. Apartaba la boca y veia el salibón unido a mi polla y volvía a chupar y a tragarse todo. Al poquito empezó con dos dedos a jugar con mi ano y eso sumado a la mamada increible que me estaba haciendo hizo que no pudiese más. Le avisé, intenté apartarle con la mano y me la retiró y siguió chupando con más fuerza. Y lo inevitable ocurrió. No sé cuánta leche salió, la tragaba toda, no dejaba de chupar y tragar y yo de echar y echar. Jamás olvidaré ese momento y la tengo como una de las mejores mamadas de mi vida y mira que ya llevo unas cuantas. Así siguió un rato, todavía con mi verga dentro, deslechándose ya poco a poco, quedándose menos dura en el calor de su paladar. Hasta que la liberó y se subio a mi altura, me abrazó y me besó profundamente. Yo me había tragado el semen alguna vez experimentando. Reconocí ese olor, casi su sabor, en su boca y me excitó más aún. Y cómo besaba, la boca jugosa, la lengua invadiéndome todo pero sin agobiar, como cuando ocupa el espacio perfecto, ni mucho ni poco. Era muy guapo, aniñado, todo depilado, rubito, labios muy carnosos, con pequitas. En un momento miré hacia abajo y en su short vi un bulto gigante. Y no sé por qué razón le dejé allí, medio sentado en la cama y me fui hacia abajo. Jamás había comido una polla ni pensado en eso siquiera. Le quité los shorts muy rápido y liberó un pollón casi igual de grande que la mía pero más cabezona creo y toda depilada, ni un solo pelito. No sé, me pareció simplemente preciosa. La tomé en mis manos y sin pensármelo dos veces empecé a chuparla, mmmmm, era tan dura, las venas latían, notaba todo. Traté de tragarla entera, me dio arcadas pero seguí, las aguanté sacando muchísima saliba y acabé llevándola a la garganta. No debía hacerlo tan mal porque no paraba de gemir y retorcerse. Trataba de repetir lo que me había hecho él y en pensar qué me gustaría, disfruté tanto jugando. Y al ratito ocurrió lo mismo pero al revés, él trató de apartarme la boca y yo le rechacé y seguí chupando con más ganas. Se lo debía por un lado y por otro deseaba esa leche, hacía rato que pensaba en eso y chupaba buscándola. Y me la dio, vaya si me la dio, mmmmmm, un chorrazo tremendo que casi me atraganta, y luego chorritos más pequeños y gotas y más gotas. Yo tragando y chupando a la vez, lo dejé sequito, acabó limpísima sin rastro de nada. Madre mía, cuánto disfruté. Estuve un rato lamiendo y besando ese rabo maravilloso hasta que se relajó en mi boca. Me aparté y me puse a su lado, le besé en la boca larga y apasionadamente y nos quedamos dormidos abrazados.

Autor: Golosona27 Categoría: Transexual

Leer relato »

Mi primera vez de travesti con mi novia

2019-08-22


¡Hola a [email protected]! ¡De nuevo estoy aquí contándoles una nueva aventura con mi novia y como cada vez me vuelvo mas nena! Bueno, les voy a contar la primera vez que me vestí con ella y tuvimos sexo como niñas.... mmmmm.... ¡delicioso! Después de enseñarle mis fotos mas lindas, vestida de nena linda, toda coqueta y sexy, esperando ver su reacción y recibir cumplidos y halagos de parte de ella, me sentí muy bien y feliz!! Me preguntó cosas sobre como aprendí a maquillarme, y sobre mis preferencias sexuales, le conté las veces que estuve con un hombre y ella fue muy comprensiva y era como una platica de amigas contando sobre sus ligues, y yo estaba encantada, me empezó a referirse a mi como mujer y me propuso algo, ¡vestirme con ella! y además ella me iba a maquillar y dejar lista para la ocasión, obviamente yo me emocioné y dije que si!!!! Planeamos todo, que usaríamos, la fecha, el lugar, y todo quedo listo, ese día que estaba sola en casa se empezó a arreglar, se maquilló, se puso vestido, se peinó y todo mientras esperaba que llegara de trabajar, traté de salir lo mas temprano que pude y cuando salí le avise que ya iba en camino, en mi mochila llevaba mis cosas de Luna y trate de llegar lo mas pronto posible, entonces toqué la puerta y estaba arreglada super hermosa, se había puesto pestañas, maquillaje muy femenino, labios rojos que contrastaban con su blanca piel, un vestido de puntitos a media pierna muy parecido al que yo usaría, lo cual era el plan, nos abrazamos un poco nerviosos y me dio una nalgada y me dijo "corra a arreglarse señorita" me sorprendió pero me gustó; entonces tome mis cosas, le di un beso de piquito para no dañar su maquillaje y me fui al baño a arreglar, me metí a bañar, para revisar mi piel lisa y depilada, me sentí libre y decidida, entonces me empece a arreglar, mi corazón latía muy fuerte de la emoción, me puse una panti negra, un poco transparente, que me gusta mucho como se me ve y se siente, ya que me aprieta muy bien y se queda mi penesito escondidito y me siento muy femenina solamente al usarlo, luego me puse un tipo corset que compre en una tienda de lencería, la cual se dieron cuenta que era para mi, ya que la encargada me decía, este se estira eh, y si no tienes mucho pecho te lo empuja para que se vea lindo, yo le agradecía mucho pero me moría de pena por dentro, pero me encantó que supiera que era una nenita que le gusta la ropa sexy; luego me puse mi vestido de bolitas, ya que queríamos que la primera vez sea algo elegante, femenino, lindo; luego me puse mi peluca roja, me vi al espejo y me sentí linda, entonces abrí la puerta y salí temerosa, le dije con una voz muy suave, "estoy lista" y agaché la mirada, ella se acercó y me agarró como una muñeca y me dio una vuelta, me acarició mi cuello, mis pechos que se levantaban por mis escote, mi cintura sobre el vestido, mis piernas, luego subió su mano y acarició mi culito, yo me sentía soñada, me di la vuelta para que me abrazara y le pegara mi colita a su cuerpo mientras ella me besaba el cuello, me acariciaba con su mano mi vientre y pechos, yo gemía como nena y ella me decía, "que linda muñequita tengo aquí, que suave cuerpo tiene" y yo asentia mi cabeza y susurraba "siiii, soy tu muñequita, arreglame, vísteme y juega conmigo", nos besamos como dos novias, fue hermoso, luego nos separamos y empezó a maquillarme, aunque no me dejo ver hasta que terminó, yo estaba muy emocionada ya que ella sabe maquillarse muy bien y yo solo seguía tutoriales en youtube, así que cuando terminó me mostró al espejo y me vi hermosa, me encantó, nunca me había visto tan femenina, le agradecí muy femenina y ella sonreía feliz, nos abrazamos, nos tomamos fotos, yo modele mucho y luego dejamos todo y nos sentamos en el sofá. Sentadas en el sofá me empezó a decir lo mucho que le gustaba verme así, que me veo muy linda, que le encantaba como se me veían lo pechos y los empezó a besar, yo me dejaba sentir mujer, deseada, estaba ya muy excitada, gemía como una mujer, movía mis caderas y me le monté, quería ser suya, le bailaba de frente, me daba la vuelta y le mostraba mi culito, se lo entregaba, ella me acariciaba y daba nalgadas, me alzaba el vestido y me apretaba mis nalgas con sus manos, luego nos empezamos a desnudar, nos quedamos en lencería las dos, nos pusimos frente afrente, nos besamos, nuestros dedos se cruzaron y me sentía en las nubes, luego nos acercamos y acariciamos nuestros pezones, lo que hacía una, lo hacía la otra, nos empezamos a excitar demasiado, estábamos muy calientes, yo la acosté y me le subí, no iba a perder la oportunidad de cabalgarla, entonces me dijo "como me gustaria tener algo para penetrarte perrita" y yo gemía "si, por favor, necesito algo en mi culito", entonces me separó mi tanga y empezó a meter su dedito, pero como estaba seco, me lo metía en mi boca para que lo lubricara mientras la seguía cabalgando y con su otra mano acariciaba mis pechos, yo estaba vuelta loca, sentía delicioso, entonces me tiró a la cama y me dijo "ábrete de piernas putita, que llego la hora de darte lo que te mereces por zorrita", yo me quede acostada esperando ver que hacía y entonces me quitó mi panti y acercó su cara a mi colita y empezó a lamer mi anito, dando vueltas en circulo primero, subiendo un poco por mis bolitas, bajaba de nuevo y luego metió la punta de su lengua a mi hoyito y así estuvo un buen rato metiendo y sacando, jugando con mi anito apretadito, luego empezó a meter un dedo, poco a poco, solo que esta vez entró mas facil, lo fue metiendo poco a poco hasta que entro completamente, mientras me decía " que rica gatita tengo aqui, te gusta que te lo meta? lo disfrutas zorrita? eres bien putita verdad?" yo solo decía "siii, soy tu nena, métemelo mas, me encanta sentirte dentro, dame mas, pliss, quiero sentirte hasta adentro, sigue, no pares que me encanta!!" estaba vuelta loca, gemía, lloraba, movía mi cadera para sentir más, estaba excitadisima y mi penesito estaba lo mas erecto que podía estar, y ni siquiera me lo tocaba. Después de un rato estar así nos acostamos una a un lado de la otra y mientras me meta su dedito yo hice lo mismo con el mio, le metía mis dedos, y nos tocábamos como dos lesbianas, estábamos mojadisimas, nos besábamos y tocábamos nuestros cuerpos, era muy excitante, luego de hacerla llegar al orgasmo 3 veces me dijo, "súbete en mi de nuevo, cabalgarme como hace rato putita", y lo hice sin pensarlo, ¡me encantaba estar así! me acercó mas arriba para que mi penesito estuviera a a altura de sus pechos, para masturbarme con ellos mientras ella me dedeaba muy rico, estuve poco tiempo ya que sentía demasiado, y me vine como nunca en su cara, varios chorros de semen con una buena fuerza y le llené su carita de mi lechita, otras mas cayeron a sus pechos y luego yo caí rendida sobre ella, ella se embarraba mi lechita en su cara y sus pechos y yo me le recargué en sus pechos sintiendo el semen en mi cara, nos quedamos un rato acariciándonos, besándonos, compartiendo mi semen con nuestras lenguas, y disfrutando el momento. Después nos limpiamos y nos arreglamos para dormir, solo con lencería limpia pero sin maquillaje ni mi peluca, nos abrazamos y nos dormimos de cucharita, obvio ella me hacía la cucharita ¡a mi! ¡Su muñequita Luna! Esa noche planeamos lo que haríamos la siguiente vez, que fue... ¡transmitir nuestra sesión de sexo en vivo por Internet! Eso se los cuento en otra historia si es que les esta gustando nuestra vida que llevamos. ¡Besos bebés!

Autor: Luna_Moon_Cross Categoría: Transexual

Leer relato »

BOULEVARD OF BROKEN DREAMS: introducción

2019-08-21


Natalia pertenece a los 7 pecados capitales, lucha con la esperanza mas allá de los sueños y las espinas rotas del amor de Madame Scarlett a la que considera su única Madre. Acompáñame en este relato en el que narro una historia de fascinantes pasiones, deseos, secretos y traiciones que nuestra protagonista experimentara con finales en el que cada vez reconocerá su pasión interna y el significado del amor. Para que otros se inspiren debo de contar una historia apasionada. Para ser honesta no me interesa lo que piensen, sus pasiones están ocultas en la falda de una servidora, de lo contrario no estarían aquí leyendo lo que tengo que contar. Su Nombre era Madame aunque en realidad se llamara Scarlett Monroe, pero todos la conocían como Madame. Ella no pretendía ser especial sin embargo lo era, podría considerarla mi madre, mi mentora o la bruja que modelo a detalle mi material y esculpió de mi un rubí color de sangre. ¿Pero quién era Madame? en el alto y en el bajo mundo era reconocida en sus días como mujer, una belleza en elegancia, un fino paso en elegante tacón negro. Madame dominaba las pasiones de hombres y mujeres por igual, ya que ella pertenecía a una amplia casta en este oficio que recorría centenares de años, provenientes de la Inglaterra medieval prácticas que hasta hoy día no se han perdido. Madame no era malvada, pero hay que reconocerlo que pertenecía a un mundo que no le permitía actuar de otra manera para proteger a sus hijas. De la mano de madame 5,000 mujeres fueron educadas en el arte de la seducción, las sumas de dinero eran exorbitantes de tal modo que gobernantes mundiales estaban inmiscuidos en su trata de blancas. El producto que entregaba madame era por muchos el más valorado dentro de las subastas, solo los más ricos podían llegar a pedirle a madame el favor por alguna de nosotras. Recuerdo como fue la primera vez que la vi, era intimidante, yo tan solo era una niña que vivía en las calles, robando la comida de los perros. Ella me recogió del suelo y me ofreció convertirme en su protegida, me enseño todo lo que pudo sobre este arte. Ella fue mas estricta con migo que con nadie, me dejo crecer el cabello y me mando a vivir con las otras, quienes desde niñas habían sido compradas a sus padres para ser adoctrinadas por madame y sus institutrices. Dentro del edificio no conocíamos otro mundo que no fuera ese lugar, todas cumplíamos con un código de conducta teníamos diferentes clases como ballet, canto, cocina, genitales, química, idiomas, seducción y placer, música y contrario a lo que cualquiera llegase a pensar no nos permitían tocar nuestro cuerpo hasta cumplir los 16 años, hasta entonces no podíamos estimularnos. Madame controlaba nuestra dieta y ejercicios para nuestra feminización, además del suministro diario de estrógenos a temprana edad. Después de cumplir los 16 años la práctica sexual era llevada con una disciplina poética, pues debíamos estar a la altura de una diosa del sexo antes de salir al mercado, nuestros modales debían ser perfectos y nuestra inocencia tan pura como la de quienes todavía creen en el Ada de los dientes, al menos hasta que nos compraran, pero madame tenía otros planes para mí. Al cumplir los 18 años separo a 7 chicas especiales las cuales se convertirían en la representación de la compañía. Madame lo había propuesto al señor Regal, el cual era un hombre de mayor edad, aproximaría los noventa años el cual era el jefe capitalista de madame. Suponíamos todas que el viejo no tenia ningún interés en las chicas ya que disfrutaba de otros placeres más masculinos. Aunque madame era estricta nos permitía divertirnos, esas 7 chicas eran mis mejores amigas. Madame nos puso por nombre los 7 pecados capitales, por la diferencia entre nuestras personalidades, ya que éramos su especial dolor de cabeza con nuestros constantes juegos y peleas. Madame nos reconocía como sus hijas en sociedad y si nosotras éramos los 7 pecados capitales Madame era el diablo. Las chicas que pertenecíamos a este grupo éramos Adele “la Avaricia” una chica de cabello rubio, la típica Barbie americana, grandes pechos y labios rosas, una interesada con ambición, la que no se levantaba de la cama si no le pagaban por hacerlo. Andrea de “la Lujuria” ella era una especialista en la seducción, solía pintarse el cabello de rosa y llevarlo despeinado, no le importaba si se trataba de madame ella jugaba con todo el mundo. Carlota “la Soberbia” su cabello era negro y lacio como la noche, ella era el método, por mi que se trataba de la sucesora de Madame, sabia todo lo que hay que saber y no aceptaba menos que la perfección, ella era una especialista. Kimani era nuestra querida “Envidia” y mi mejor amiga, una mulata de cabello chino, ella era algo especial, solía tomar todo lo que quería y todo lo que hacía le era perdonado, lo hacía con especial coquetería restándole importancia a lo material. Nana “Gula” una chica afroamericana, no todas tenían por que aceptar las dietas de Madame, Nana creaba conflicto en la cocina, pues su trasero era gigante y su hambre insaciable, solía asaltar la cocina por lo que madame la castigaba con ejercicio incluso madame la convirtió en su reto personal, se convirtió en una chica BBW sus pechos eran enormes, solía abrazarme y asfixiarme entre esos dos enormes pedazos de carne lactantes. Yumie nuestra apática consentida “la Pereza” en persona, era japonesa y la menor en el grupo, era nuestra consentida todas solíamos provocarla estimulándola mientras dormía. Por ultimo me presento yo soy “la Ira” madame me hiso de su chica mas apasionada y me dijo "que su ira solo era reflejo de una pasión expresando su verdad y yo era esa verdad" Natalia fue como ella me nombro y mi pelo tiño de rojo venganza, no entendí a madame hasta que el momento llego. Al cumplir los 18 años madame nos tomo a nosotras 7 y de su propio dinero opto por traer a los mejores cirujanos plásticos del mundo, para realizar la operación que terminaría con nuestro proceso de feminización Recuerdo como era mi cuerpo entonces, la mayoría de mis facciones femeninas eran solo producto del estrógeno que Madame había suministrado en mí, se trataba de un derivado de un compuesto especial. Mis pechos aun eran adolecentes y mis pezones en punta suaves y sensibles al roce de mi sujetador, solía masajear la entrada de mi ano esperando que algún hombre hiciera uso de él. Recuerdo una ocasión en la que Andrea entro a mi habitación mientras hacía uso de mi cuerpo, aunque era más pequeña y yo bastante alta me derribo, me sujeto de los senos y comenzó a besarme de una forma tan descarada, sus pechos eran más pequeños que los míos y su pene era una miniatura de 10 cm en erección. Ella me besaba mientras masajeaba mi pene con su sonrisa picara, ella me silencio y comenzó por introducir mi pene en su apretado ano, me monto como una jinete ansiosa, no pude evitar mover mis caderas. Aunque había entrenado mis caderas toda mi vida para moverlas como una zorra en celo, jamás había experimentado la sensación que experimentaban los hombres, comencé a tomar el control de la situación, mis manos actuaron por si solas tomando las piernas de Andrea y colocándola contra la pared con mi mano en su cuello, mordía su oreja izquierda mientras me la follaba. Una zorrita como Andrea no tenía por que entrar a mi habitación si no estaba lista para asumir las consecuencias de un comportamiento tan provocador como ese. Así pasamos la tarde en mi habitación, cuando termine con ella mi polla aun estaba erecta y ella tirada en la cama con todo mi semen sobre su rostro, pecho y saliendo de su ano estrenado por mí. Todas buscaban a Andrea me limite a decirles que estaba en mi cuarto durmiendo. Desde ese día Andrea dejo a Madame en paz, trataba de pasar más tiempo con migo, ella tocaba mis pechos cada que tenia oportunidad, sobre todo en las duchas después de hacer algo de deporte. Solía pasar tiempo amamantándose de mi pecho y bebiendo de mi miel especial. Cuando llegaron los cirujanos Madame los presento a todos los mejores especialistas solo para nosotras 7, ellos nos ofrecieron mejorar nuestros cuerpos como nosotras lo deseáramos. Por mi parte pedí que mis pechos fueran más grandes y que pudiera lactar de ellos, quería unas caderas más grandes y un trasero equilibrado, para poder lucir un cuerpo natural en un vestido de noche. Madame me sugirió que no le hiciera ningún cambio a mi rostro, ya que este le parecía ser perfecto, acepte su solicitud con la condición de que me permitiera tatuar mi espalda con un tigre, una flor de loto y una mándala, Incluso le enseñe el diseño a Madame, el que yo misma había dibujado. Por ultimo un cirujano hiso la recomendación de retirarme el iris para que mis ojos se vieran azules y combinaran con mi cabello carmesí por lo que no me negué y acepte su consejo. Kimani pidió lo mismo para ella, pero quería como tatuaje una pantera y una rosa además del mándala. Nana quería una redistribución de su grasa, por lo que le realizaron una faja bajo la piel, lo que hiso un gran favor en ella, ya que por primera vez tenía una cintura. Su cuerpo permanente ahora era grande y sensual, sus pechos solo podían ser sujetados por un sostén de tela, seguramente un record, desde entonces comenzó a usar un corset muy ajustado que solo se quitaba para ducharse tener sexo o simplemente para relajar el abdomen. Carlota no pidió mayores cambios que cualquiera que la acercara a parecerse a una mujer perfecta, su cuerpo tenía que ser una sola línea bien acentuada, quería que todo pareciera ser natural, desde sus pechos hasta su cintura. En cuanto a Adele teníamos que hablarlo, ella exagero. Sin embargo esta vez la exageración llevo a resultados sorprendentes, ella siempre quiso ser como sus muñecas y como el dinero para las operaciones iba de las manos de Madame, se dio el lujo de gasto desmesurado, su proceso llevo más de 2 años, incluso fracturo su mandíbula solo para hacer su rostro más femenino. Siempre la veíamos con vendas en el rostro, opero todo lo operable e incremento el tamaño de sus labios, sus pechos eran grandes y antinaturales, si por ella hubiera sido habría removido su pene lo cual no hiso, ya que Madame lo prohibió a fin de que no desgraciara ese bonito miembro entre sus piernas. Debo admitirlo jamás vi un pene más bonito que el de Adele, era simplemente perfecto desde su curva pronunciada hacia arriba, hasta su limpieza. No tenia prepucio su cabeza era rosada y su vello púbico muy suave, como si del pene de un Ángel estuviéramos hablando, ya que sus vellos eran rubios casi dorados, lo digo porque lo examine de cerca, sus testículos eran firmes casi sentía envidia. Yumie se hiso un rostro femenino, opero sus pechos y agrando sus ojos el sueño de toda chica japonesa, se tiño el cabello de castaño cobrizo, se hiso dos coletas y cambio el color de sus ojos por un color almendra, aclaro bastante su piel dándole un toque de lolita, solo usaba vestidos victorianos y cuando dormía parecía una muñeca que respiraba. Andrea no quiso hacer muchos cambios, ella quería mantener esa apariencia infantil. Se hiso de unos pechos pequeños, aumento el tamaño de su trasero solo un poco, se deshizo de la poca grasa que tenía en la cintura a base de dieta y ejercicio. Todas crecimos menos Andrea, ella hiso lo posible por verse infantil más tiempo, incluso a sus 24 años parecía una adolecente de 1.53 cm. Después de la operación pase más tiempo bailando frente al espejo, Madame me decía que la practica hace al maestro cuando me observaba bailar, pero en realidad estaba observando mi nueva figura a detalle. Sin embargo tenía un problema recurrente que pocos conocían constantemente mis pechos lactaban a la mínima presión. Mi tratamiento con estrógenos aumento la cantidad de leche que producían mis pechos y la sensibilidad de mis pezones provocaban que constantemente mojara mi sujetador, durante los ejercicios podía notar como mi pezones manchaban mi sostén deportivo antes que mi sudor. Requería constantemente la ayuda de Andrea para que vaciara mi excedente, succionando de mi pecho, ella se volvió muy apegada a mí, Madame se dio cuenta de esto y me consiguió un extractor de leche materna, pero para ser justos Andrea se había vuelto adicta a mis pechos. Después de transcurrido un tiempo madame nos preparo unos días de descanso en la playa, preparándonos para nuestra graduación. Es aquí donde comenzara nuestra historia. En el siguiente capítulo llamado “El Principio del Escape” relatare los motivos por los cuales tuvimos que escapar de nuestro mundo y el destino que tenían preparado para nosotras. ¿Cómo te adaptas a un mundo cuando no estás acostumbrada a trabajar para conseguir lo que necesitas para vivir?

Autor: karina Categoría: Transexual

Leer relato »

Carmin la puta de todos

2019-08-21


Como me convertí en Carmín, la puta de un grupo de adolescentes (introducción). Mi historia comienza de una forma bastante comun pero dio un giro que aun no puedo explicar. Para empezar dire que soy maestro de musica, mido 1.73, delgado, piel morena y si bien no soy una galan no me considero un hombre feo y he tenido bastante suerte con mujeres muy bonitas, lo que sigue es mi historia, una historia que nunca espere que sucediera. Durante la primavera siempre me invitan a dar un curso especial para chavos de barrios populares de la Ciudad de Mexico, yo accedo con gusto porque me gusta trabajar y enseñar algo del arte que tanto me ha dado, el ultimo curso que di, me encontre con una adolescente de aproximadamente unos 18 años, era una chica delgadita, pequeña, morenita con unos ojos cafes y aunque todavia era joven tenia un cuerpo muy bonito y bien definido, como casi siempre me pasa en este tipo de cursos la chica se enamoro de mi (el clasico enamoramiento de una adolescente por su maestro) yo tenia 31 años y si bien nunca he salido con ninguna alumna tampoco soy despota ni cortante con ellas. Sucede que el dia final del curso ella me pidio mi face y yo se lo di sin tomar mucha importancia del asunto, pasadas unas semanas ella comenzo a platicar conmigo, primero preguntas sobre la guitarra, luego sobre porque decidi dedicarme a la musica y poco a poco fue llevando todo esto a algo mas personal, para no hacer el cuento largo una tarde, despues de platicar la invite a un evento que iba a tener y rella gustosa fue, al terminar ella se acerco a mi y me dijo que si podia invitarme a tomar un cafe, esa tarde se veia espectacular, llevaba puesto un vestidito rojo con un escote muy pronunciado que dejaba ver demasiado y unos tacones que la hacian ver muy sexy, yo pense en rechazarla porque si bien no era menor de edad, si era mucho mas chica que yo pero algo me hizo aceptar y fuimos a un bar, convirtiendose el cafe en cerveza, despues de dos o tres tragos ella me dio un beso que yo correspondi y poco a poco nos fuimos olvidando tanto de la grente a nuestro alrededor como de la diferencia de edades hasta que ella me susurro al oido que fueramos a su casa ya que sus papas se encontraban de viaje y ahi la podiamos pasar mejor y asi terminamos en su casa. No puedo decir que lo hice por el alcohol pero algo en mi razon no funcionaba bien y asi todo fue subiendo de tono hasta que ella me dijo algo que me volo la cabeza. -Me excita mucho que me amarren y me traten rudo ¿tu lo puedes hacer? -¿Estas segura? -Hazlo por favor Asi que casi sin darme cuenta ya la tenia amarrada de manos y pies y tumbada en la cama donde con mi cinturon le daba en las nalgas, el oir sus gemidos me ponia cada vez mas caliente y cuando ella suplico que se la metiera lo hice sin delicadeza, ella gimio aun mas fuerte, le date los pies e hice que sue pusiera de rodillas y atandole una soga al cuello la lleve por toda la casa como una perra dandole nalgadas con una regla de metal cada vez que por tener sus manos atadas se cansaba o se detenia y cada ocasion que ella suplicaba por deternernos un instante pues ya no soportaba yo le daba mas fuerte y la hacia pasar por lugares mas dificiles, al final ella me pidio hacerme sexo oral y al parecer por como lo hizo, estaba aun mas excitada que yo, al final me corri en su cara y ella con verguenza pero aun excitada me dio las gracias, la desate y nos metimos a bañar juntos, ya en la cama la platica fue aun mas candente, me conto de videos que habia visto e historias, libros y como estaba casi loca por el sexo y me pregunto que si yo alguna vez habia hecho algo asi -La verdad no, claro que he visto videos pero nada que lo haya practicado, solo fue el momento -Pues lo hiciste bastante bien, la verdad pocas veces he estado tan escitada, me corri delicioso -Yo igual, me alegro de haber venido, ¿oye te puedo hacer una pregunta? -Claro, la que quieras -¿Que es lo que te excita de que te traten asi, de estar amarrada, de la humillacion? -No se, el ceder el control a alguien mas me libera, pero ademas mexcita mucho que me humillen, no me gusta pero me excita, es algo extraño ¿yo te puedo hacer una pregunta? (asenti) ¿Tu nunca tuviste una fantasia con una situacion de sexo rudo, el someter a una chica o algo asi? Y mi respuesta, traeria consecuencias nada agradables para mi que llegarian muy pronto y de forma brutal, de saber lo que pasaria habria respondido muy diferente pero me sentia en confianza -Para ser sincero una vez si, soñe que era una chica y y compañera me jaloneaba para darme un beso, yo me sentia indefenso o indefensa jaja ya que apesar de que no queria no competia en fuerza con aquel tipo y al final lograba llevarme hasta un lugar apartado y me besaba para despues decirme que me iba a hcer todo lo que el quiseira, ahi desperte pero me di cuenta que tenia una gran ereccion y por muchos dias juguetee con la idea de ser una chica indefensa a merced de un tipo mas grande y fuerte jaja claro que nunca se me ocurriria practicarlo, la idea de ser un hombre sumiso no me atrae en absoluto -Claro. es diferente Eso lo dijo en un tono raro y apesar de que continuamos hablando de otros temas, la note algo rara pero lo atribui al cansancio o a que el alcohol iba perdiendo su efecto. Pasaron varios dias desde que me volvio a llamar y ya suponia que algo la habia molestado pero cuando mando mensaje todo fue como antes, ella se mostraba muy linda y las platicas fueron como antes algo cotidiano, hasta el dia que me dijo que se habia ganado una noche en un hotel y queria pasarlo conmigo, yo aun con el recuerdo de lo que habia pasado accedi de inmediato y pactamos la cita de lo que seria la noche que cambio mi vida para siempre... (Continuara)

Autor: carmin Categoría: Transexual

Leer relato »

La ultima con Suzy

2019-08-21


2019. Mas de 2 años practicamente sin experiencias. Pero me pica el gusanillo. Vuelvo a tener ganas de Suzy. Es una chica que me resulta adictiva. Con el paso del tiempo, me he dado cuenta, que depende de lo que quieras y busques, cada una tiene su propio estilo. Hablé con ellla el fin de semana y me comentó que vendría a San Sebastián, si puede. Perfecto, le comento que me avise. El martes, me comenta que mañana estará aquí; y yo dando brincos de alegria. Le comento, que si puedo el propio miercoles voy a verla. Tras unos incidentes, veo que me resulta imposible, asi que le comento que voy el jueves. De paso, me pide un pequeño favor, que yo estoy encantado de solucionarle. Llego al portal y me abre. Me dice el piso, mientras subo las escaleras andando, con mis ligeros nervios. Me acerco a la puerta y se empieza a abrir. Cruzo y ahí esta esa maravillosa rubia que es ella. Dos besos, y veo una despampanante mujer con su traje de enfermera. Me lleva a la habitación. Se coloca en la cama y me dice que empiece. Empiezo a lamerla mmmmm. Tiene puestas unas medias y no puedo evitar lamer sus piernas por encima de las medias. La sensación me gusta. La lengua se me reseca más rápido. Sin embargo, parece que la humedad de mi lengua llega a su piel. Le quito con cierta torpeza las botas y después las medias y ya empiezo a lamerle las piernas como a mi me gusta. Empiezo por esas piernas, subiendo y bajando. mmmmmm. Bajo despacio hasta sus pies, después los dedos, me meto dedos en la boca, saboreandolos. Subo despacio por las piernas hasta la altura de las rodillas y en ese momento, se incorpora un poco y me da unos azotes en las nalgas. mmmmmm. Me estremezco. Bajo otra vez a sus piernas y sigo lamiendola. Como echaba de menos el sabor de su piel! Lamo lentamente sus piernas, hasta llegar a la falda que tiene, de enfermera. Aún no quiero quitarle la ropa, quiero lamer todo lo que pueda. Subo hasta su pecho y empiezo a lamerle el ombligo. mmmmm. Después subo hasta el cuello y una vez allí empiezo a lamerle el cuello. Ahora quiero chuparla enterita, asi que me incorporo un poco y en ese momento, me dice que la desnude. mmmmmm. Ahora mismo la tengo en toda su gloria, desnuda, como a mi me encanta, para poder comérmela a mi total antojo. Se pone boca abajo. Quiero seguir comiendo. Suzy sabe lo que me gusta, y a ella también. Suzy tiene un cuerpazo de escándalo para poder comértelo. Su piel, su cuerpo, tiene un sabor particular, que me enloquece. Lamo ahora su espalda, bajo por su columna hasta el culo. Luego lamo los hombros uno y otro. Sus brazos, mmmmm. Me levanto y ella se da la vuelta. mmmmmm. Verla tumbada boca arriba, con su polla morcillona me encanta. Voy a su entrepierna, pero me centro en los muslos. Ahora viene el sabor que me encanta. Su zona pélvica tiene un sabor más fuerte, en contraste con el resto de su cuerpo. Me encanta. Paso mi lengua por su polla. Le gusta que le lama el cuerpo, pero ella tiene ganas de que me c*** su pollon. Empiezo a lamerle las ingles, y ella abre sus piernas. Empieza a removerse más. Paso mi lengua por sus huevos. mmmmm. Empiezo a lamer y a meterme su pollon en la boca. Empiezo a succionarla, está ligeramente morcillona, pero quiero ponerla bien gorda con mi boca. Me la meto en la boca. Intento tragarmela todo lo que puedo. Ella empieza a gemir y a removerse. Con su polla engordando en mi boca, me da un par de bofetadas más y me pellizca los pezones. ¡uf! Me encanta que lo haga, hace que mi cuerpo y mente se vuelvan locos. Coje mi cabeza y empieza a meterme su polla, que ya tiene un grosor considerable. Quiere metérmela bien profundo. Me ahoga mientras me folla la boca. Me separo ligeramente, respirando. Vuelve a cojerme la cabeza y empieza a metérmela bien profundo. Me ahogo, pero me encanta. Empieza a tocarse mientras empiezo a lamerla de nuevo. Empiezo a lamer con ansia sus muslos, por la parte interna, rápido, ansioso. Ella empieza a bufar. Noto que está cada vez más cachonda. Me incorporo, estoy de rodillas en la cama. De repente oigo “Ponte a cuatro patas”. Estoy nervioso, hace mucho que no me entra nada y me viene el pánico. Me insiste, está claro que quiere follarme. Me pongo a cuatro patas en el borde, y me empieza a lubricar. Yo nervioso uf! Aquí viene ahhhh! Me duele. Ella se sale y más despacio empieza a montarme. No duele tanto, pero su polla sigue siendo enorme, un delirio y una delicia. Al poco, no puedo evitar salirme, me duele. Al ver mi apuro, me dice, “descansa”. Se vuelve a tumbar y yo comienzo a comer, a lamer, que me encanta. Me gusta a mi, y se que a ella también ya que se le nota. Ella se relaja un poco y yo también. Me dice que me tumbe boca arriba en la cama, me coloca un cojín, me sube las piernas y empieza a bombearme uffffff! Me la clava todo lo que puede aguantar mi culo, hasta que para. Se da la vuelta. Se coloca boca abajo. Meto mi lengua por su rajita y meto mi lengua en su ano mmmmmmm. Ella se remueve. Lamo su rajita más rápido. Ella esta poniéndose más caliente; gime. Estoy seguro que volverá a querer follarme de nuevo. Se da la vuelta, me da un par de bofetadas más y me vuelve a ordenar. “A cuatro patas, ven”. Obedezco. Lo hace como al principio, pero ya no me duele tanto. Empieza a montarme de nuevo. ¡Dios! A cada movimiento me la va metiendo más dentro. ¡Joder! Se sale, y se tumba a mi lado mientras se toca. Está cachonda. Me pellizca los pezones, mientras empiezo a tocarme como un mono. Me da unos cuantos bofetones, me estoy poniendo más burro. No puedo evitarlo, quiero correrme como una puta, y se lo digo. Me dice que me corra y yo le digo si puedo correrme sobre su pollón. Me dice que si y me corro inmediatamente uffff! Me ayuda a limpiarme, charlamos animadamente, hablamos de cuanto tiempo habiamos estado sin vernos. Estamos tumbados y bien relajados. Gracias Suzy. “Volveré”

Autor: Pagoandas Categoría: Transexual

Leer relato »

LAS GEMELAS CROSSDRESSER

2019-08-20


las gemelas tenian las mismas tendencias sin sospechar la una de la otra.... Esta historia es de mi adolescencia y es real han pasado más de diez años ... Somos dos hermanos gemelos que a los 15 años teníamos la suerte de que nuestros padres se fuesen a la casa de campo los fines de semana , cada uno tenía sus rollitos con chicas pero sin llegar a mucho más que besos y magreos . yo esperaba cualquier momento que mi hermano se fuera para ponerme la ropa de mi madre y maquillarme , me cambiaba el peinado ya que tenia el cabello a la altura de los hombros, somos delgados de piel blanca y apenas vello. me paseaba vestida de chica y me miraba ante el espejo soñando que me poseía a mi misma , llegaba a tal excitación que acababa masturbándome mirándome y deseándome.... este era mi secreto y nadie lo sabía . Un día buscando unas cosas descubrí un escondite en el desván y saque una caja que estaba escondida, mi curiosidad hizo que la abriese y me quede sorprendido , en el interior había lencería femenina, maletín. de maquillaje , una peluca rubia de cabello corto ,zapatos de tacón medias negras con encajes, ligueros y vestidos muy cortos y provocativos . yo intentaba averiguar de quien podría ser aquel tesoro , se me ocurrió probarme los zapatos de tacón y eran de mi numero , me venían perfectos , entonces deduje que de mi madre no eran porque eran muy diferentes de talla , entonces solo podía ser de mi hermano gemelo , pensé .... es igual que yo en todo . me la imagine vestido con aquellas prendas y mi excitación fue tremenda .era mi sueño de poseerme a mi misma, pero! yo no podía decirle a mi hermano que sabia su secreto porque podría turbiar nuestra relación de hermanos. Pasaron unas semanas y yo aprovechando la ausencia de mis padres y la de mi hermano aprovechaba para vestirme con aquellas prendas tan sugerentes. al cabo de un tiempo encontré un juguete nuevo... un consolador precioso con el cual hacia mil locuras , fantaseaba mirándome que era mi hermano que me seducía a traves del espejo .mi deseo crecía más y más...una vez pegue el consolador en un espejo muy grande de la entrada y pegada a el me lo introducía y contorneandome con movimientos excitantes , me veía reflejada al espejo fantaseando que era mi hermana la que me poseía. Pasaron los meses y mis padres se fueron de viaje unas semanas y nos quedamos a solas . yo controlaba las salidas de mi hermano y supongo que el las mías. Una noche que estaba en la cocina le dije que iba a salir y que posiblemente me quedara a cenar en casa de un amigo . él me dijo que no hiciera mucho ruido al regresar para no despertarle .y le dije que casi seguro dormía fuera en casa del amigo .(creo que quería saber si regresaba para poder vestirse tranquila). Me fui hacia la puerta de la calle .la abrí y la cerré pero! quedándome dentro de la casa (para que el creyese que me había ido).me fui a la habitación de mis padres y me escondí debajo de la cama sin hacer ruido. Pasada una media hora veo a mi hermano subir al desván imagine a lo que iba... estaba muy ansioso de verla vestida con aquellas prendas, tardó casi una hora en bajar del desván y cuando la vi. pasar por el pasillo me quede de una pieza al verla tan preciosa y provocativa , se había puesto un vestido muy corto de color azul , medias negras con los zapatos de tacón que yo tanto adoraba, un cinturón ancho que le hacia una cintura muy estrecha y realzaba su culito ,y la peluca rubia de cabello corto , se había maquillado en tonos azules y puesto unas pestañas que realzaban mas sus ojos, los labios de un color morado suave y un pequeño bolso ,del cual sacaba el consolador y lo besaba como decir te como todo. En fin yo estaba que me salía y ver aquella preciosidad que iba de un lado a otro de la casa con aquellos movimientos estaba súper excitado , salí de mi escondite sin hacer ruido y me acerque por detrás de ella cuando iba caminando y le dije " hola guapa "y tu ¿quien eres la novia de mi hermano? se quedo paralizada de terror, yo me acerque y vi que ella no se atrevía a girarse.... le agarré de la mano y le di la vuelta , le dije no tienes que preocuparte por nada siempre había deseado tener una hermana.. ella encogió los hombros y puso un gesto de aprobación se acerco a mi y me abrazo con miedo , yo la abrace y acariciaba su espalda y su trasero firme , yo estaba muy excitado y le dije , ahora es el momento para que completes tu fantasía. Me saque la polla y ella la cogió con la mano y empezó a moverla con mucha delicadeza y me miro a los ojos pidiéndome que le dejara chupar. le mire con signo de aprobación , se arrodillo delante mía y empezó a lamer y a jugar con la lengua de tal manera que me tuve que apartar para no eyacular.... la lleve al sillón y empecé a comerle la boca y a acariciar sus muslos ,la hice sentar al borde del sillón y me arrodille , la sujete por la cintura y la traje hacia mi y le dije si quería ser mujer , asintió con la cabeza y entonces abrió su bolso y saco una crema para lubricar su entrada , mi polla fue en busca de su entrada empuje despacio.... aquel roce me estaba volviendo loco porque era yo la que quería recibirlo...empecé a follarme ese culito con muchas ganas... no pude contenerme más y me corrí como nunca lo había hecho ella gozaba y me decía obscenidades entre jadeos y gritos, luego me rodeo con sus brazos me dio un morreo de los buenos y me pregunto si se podría repetir... la mire y sonreí... Le dije nena porque no preparas algo para cenar .pero no te cambies que la noche es muy larga...asintió y se fue a la cocina a preparar algo, yo me fui al desván y me puse un body negro de encajes , medias a juego unos guantes de encajes que me llegaban al codo ,por suerte tenia otro par de zapatos y me peine sacando el mayor partido a mi melena, me maquille los ojos en negro y me hice la raya hacia arriba, los labios rojos perfilados y encima me puse un chal de gasa negra ,estaba súper excitada y ahora era yo la que estaba nerviosa, me arme de valor y baje , pude llegar al baño sin que me viera y allí pude retocar mi maquillaje. salí del baño y me dirigí al salón , me senté cruzando la piernas y la llame... ella venia hacia el salón y al verme se quedo muy sorprendida y puso una sonrisa... Me dijo , desde cuando?.....yo le sonreí y le dije desde que tengo uso de razón............ Me hizo levantar para que me diera la vuelta y verme desde todos los ángulos ... se acerco a mi y me dice . creo que vamos a ser muy felices, me beso y acaricio por todo el cuerpo yo estaba muy excitada y ella también , nos tumbamos en el sillón e hicimos un 69 con mucha pasión y deseo , sin prisas mi excitación era de tal alcance que ella sintió que iba a correrme ,entonces me hizo levantar y que pusiese las manos encima de la mesa del comedor y me abrió las piernas y jugo con sus dedos dentro de mi ano , lo lubrico y me dice ... tu también quieres ser mujer? yo asentí..... ella empezó a penetrarme con mucho cuidado y yo empecé mi sueño hecho realidad moviendo mis caderas y sentir que estaba penetrada por mi misma , me cojía de la cintura y empujaba con fuerza .... sentí un calor dentro de mi que no cesaba ... me sentía llena y no pude aguantar y me corrí encima de la mesa.... nos separamos y mi hermana me dice esto no se puede quedar aquí ,se inclino y empezó a lamer mi corrida , vino en busca de mi boca para que yo la compartiese con ella.... juntamos nuestras bocas y compartimos el nectar de nuestra fantasía. ( continuara.....)

Autor: MIRANDA Categoría: Transexual

Leer relato »

La aventura de mi vida

2019-08-18


Hola, espero que el relato de mi vida sea agradable para ustedes. Deseo escribir esto porque quiero que sepan como fue que decidí hacer de mi vida una aventura al lado de un hombre que amé más que a mi propia vida. Todo comenzó a mis 18 años, hoy tengo 20 y siento que tengo más. Cursaba el tercer año de preparatoria en mi natal estado de puebla, México. Mi sexualidad a esa edad, no la tenía muy bien definida que digamos, ya que me di cuenta que los chicos de mi salón me llamaban la atención mas que las chicas, además mi maestro de educación física me miraba de una manera que sentía yo que me temblaban las piernas y me quería desmayar. Cierta tarde, después del entrenamiento de básquet, Ricardo que era el nombre de mi profesor, nos sentó a todos en circulo, sobre la cancha nos daba estrategias de juego, sin querer miré por debajo de su short, que era muy holgado y vi sus testículos, no se si mis demás compañeros me vieron, pero me quedé como idiotizado viendo ese hermoso espectáculo. En la noche, en mi casa no pude dormir, pensaba en él, no podía apartar de mi mente lo que vi, imaginé que él se había dado cuenta y me había dejado ver, pero eso quería yo creer. Los siguientes días no podía disimular frente a Ricardo, Siempre mi vista se dirigía a su sexo, sin que me pudiera controlar. El lo notó. Un día, sin que nadie lo notara, el profesor me dio una hoja de papel, estaba perfectamente doblada, era un recado que decía una dirección y un teléfono y que me dirigiera ahí. Como autómata después de clases, busqué esa dirección y encontré que era una estética de señoras, entre al lugar y estaban dos mujeres que estaban siendo arregladas, por dos personas de sexo masculino, bueno al menos eso parecían. Al entrar me sentí muy apenado, las mujeres se me quedaban viendo y los empleados de la estética me hicieron una seña de que tomara asiento. Al término de un rato, después que las señoras se fueron, uno de ellos cerró la estética y me dijo: Nos llamo Ricardo y nos dijo que lo esperara con nosotras. Acto seguido las dos personas pasaron a un privado de la estética y yo me que de solo ahí, no sabía que hacer, que decir pero mi profesor dijo que esperara. Media hora después llegó Ricardo, entró, se sentó junto a mi y me miró, yo me que de callada, sin decir nada, se paró frente a mi y yo sentada como estaba lo miré, él sonrió y me dijo espera aquí y verás. En el cuarto de al lado, solo separado por unas cortinas, estaban ya dos mujeres, eran los dos empleados que se habían vestido de mujer, se habían trasformado en realidad, se veían como dos hermosas mujeres y Ricardo ah&i muy grande y grueso, pero nuevamente no pude apartar mi vista de él. Me trajo unos tacones y me los puso, yo parecía una idiota, pero no me importaba me sentía bien así, Yadira , que era el nombre de mi amiga, me bajó la bata por los hombros y me enseñó a ponerme un brassier de mujer, que rellenó con unas tetas de plástico, me maquilló y me paró frente al espejo, me gustó como me veía, parecía una nena de verdad, Ricardo también me miraba y aprobaba lo que veía. Poco después, ya sin camisa y con el cierre del pantalón abierto, Ricardo era besado por mis dos amigas que le devoraban su pene, él me indico que también lo hiciera, me hinque frente a el y vi su pene a solo unos centímetros de mi cara, yo sólo cerré mis ojos y le di un besito , él con sus dedos me abrió la boca y me introdujo la cabecita de su pene en la boca, después yo sola lo tomé con mi mano y lo sobaba, lo metía en mi boca y lo chupaba, me gustó, abrí mis ojos y miré a Ricardo, sin pena abría mi boca enfrente a el y me metía su pene, el sonrió y metió su verga mas al fondo de mi boca, al mismo tiempo sentía a mis amigas, estaban acariciando mis nalgas, me besaban y me querían meter un consolador pequeño por mi ano, me estaba excitando demasiado. Una de ellas me pidió que me subiera a la cama, me puso boca abajo y me ab rió de piernas Ricardo se paró frente a mi y seguí chupando su hermoso pene. Yadira me chupaba el ano, eso hacia que yo parara más mis nalgas, Después Ricardo les hizo una señal y ambas se apartaron, él me tomó por mi cadera y me hizo hincar en cuatro patas. Quise apartarme pero él no me dejó en vez de eso sentí su verga querer entrar a mi, poseerme, lo que tantas noches había soñado y ahora se hacía realidad, aflojé mi ano, lo dilate y empecé a sentir como el pene de Ricardo resbalaba hacia mi interior, me dolió mucho, era enorme su pene, lloré pero algo en mi interior me exigía abrir mis piernas y entregar el culo, el cuerpo y el alma a mi amante que en ese momento Ricardo se estaba convirtiendo. Lo sentí hasta adentro de mi y me empezó a coger, me cogía de una manera que me encantó y le entregue mi culo sin reservas, lo abrí yo sola y le paré aún mas mis nalgas. Estaba como poseída, me empujaba su verga y yo deliraba, quería más, hasta llegue a poner mi cara sobre la almohada queriendo sentirlo hasta adentro y lo logré, estaba siendo cogida y amada, hasta que en un momento inesperado, empezó a eyacular dentro de mi, algo explotó en mí y me volví loca, grité de gusto, movía mis cadera, estaba disfrutando ser mujer por primera vez y me gustó, me echó todo su semen dentro mío y me encantó, además estaba vestida de mujer me miré y me dije yo sola que así quería estar toda mi vida. Él al terminar se desplomó sobre mí enterrándome su verga y bramando como un animal. Yo solo movía mis caderas en círculos para saborear aun más de esa preciosa cogida que me dio mi gran amor.

Autor: tsver00 Categoría: Transexual

Leer relato »

Escapada por Madrid

2019-08-14


Tras meses intercambiando correos y WhatsApp recibo tu mensaje más esperado, ese en el que me dices quehas planeado una escapada a Madrid con una amiga, un finde de chicas por la capital, coincidiendo (o haciendo que coincida) con un dia que yo estoy libre y solo en Madrid, sin mi pareja. De camino a Madrid tu y tu amiga vais hablando de todo y al final sale el tema del sexo, y os contáis fantasías, habláis de amigos con los que tonteais y os vais poniendo cachondas, tu tienes ya las bragas empapadas. Llegais a Madrid y mientras llegas al hotel me avisas que ya has llegado, le dices a tu amiga que tenías que hacer unos recados que os veiais mas tarde y ella te dice que genial, que ella aprovecharía para ver a un amigo, y os despedís quedando en veros a la hora de la cena. Me mandas tu ubicación y voy lo más rápido que puedo hacia ti, nos vemos y directamente nos besamos con ganas, te llevo a un sexshop y te digo que te regalo lo que quieras, damos vuelta y tu vas directa a las pollas de goma, lo tienes claro, quieres un consolador, hay cientos de ellos, tienes dudas, por eso una dependienta se acerca a ofrecerte ayuda y tu no te cortas, le respondes que lo que buscas es "algo que me permita follarme a esta putita (me miras) pero que a la vez me haga disfrutar a mi" , la dependienta me mira , sonríe y nos doce que la sigamos, nos enseña unos arneses con consoladores dobles, y nos dice que con esto vamos a flipar, no lo dudas y escoges ese, vamos a la caja y la dependienta añade en la bolsa unos sobres de lubricante y dice que nos va a hacer un regalo, desaparece y vuelve a los 3 minutos, traía un tanga en la mano, me lo da y me dice, "toma putita, seguro que con esto puesto disfrutas más" Salimos de la tienda y vamos directos al hotel, tu amiga ha quedado, así que tenemos un par de horas libres, llegamos y ya en el ascensor te pongo contra la pared y te beso y meto la mamo en tu chocho, chorrea, saco la mano y la chupo. llegamos a la habitacion, me dices que me desnude y me ponga el regalo que me han hecho, lo hago y te espero de pies al lado de la cama, sales del baño, en ropa interior y me ves ahí con un tanga y empalmado, una imagen ridícula pero que te encanta, te acercas, me miras y me dices que una buena puta debe ir siempre con sus labios pintados y con tacones, y me pintas los labios con un color rojo intenso, un rojo putón, y me das unos zapatos de tacón que traías para la ocasión, ahora ya me dices que si soy una putita buena, me besas, me agarras la polla dura y dices, que las putitas no tienen eso, y te tiras en la cama, abres las piernas y me dices que me arrodille a tu lado y vea y disfrute de lo que tienen las putitas de verdad, y te como el chocho mientras gimes y te retuerces, aprietas mi cabeza entre tus piernas, gritas, te corres, me llenas la boca de corrida, tengo la boca y la barba llena de tu corrida y con parte del pintalabios que se me ha mezclado con tus flujos. te tomas unos minutos de relax mientras te beso los pies, y me dices que me levante y traiga la bolsa que hemos comprado, lo llevo, y sacas el regalo, me pones a 4 patas sobre la cama y empiezas a lamerme el culo para ir calentando y poder ir metiendo tus dedos, me masturbas, me abres el culito, y justo cuando te estás poniendo el arnés y descargando un sobre de lubricante en mi culito, oimos un ruido, se abre la puerta y WAWWWW!! eran tu amiga y su amigo, yo me quedo en shock, me pongo colorado de verguenza, pero tu amiga no se extraña y dice "vaya tammy, si que tu amigo era una putita si, va a ser divertido" mientras cierra la puerta y empieza a besar a su amigo, se tumban a nuestro lado mientras tu y yo seguimos, vas metiendo poco a poco la polla, abriendome el culo, ellos siguen a lo suyo, yo me retuerzo, me duele pero no paras, sabes que ese dolo va a ser placer más adelante, hasta que se me escapa un suspiro, un gemido que alerta a nuestros acompañantes, que ya están desnudos, y el tio se pone a mi lado y me dice que le chupe la polla, que vea a que sabe, lo hago mientras tu me follas despacio, mientras tu amiga te besa, te chupa las tetas, estamos así un rato hasta que tu amiga propone un cambio de parejas, dice que quiere probar ede juguete, que quiere follarte ella a ti, y que su amigo me folle a mi, que así pruebo una polla de verdad. Nos cambiamos y te poned a 4 patas a mi lado, nos agarramos la mano y nos follan, estamos muy cachondos, tu amiga ve que me voy a correr y se mete entre mis piernas para que lo haga en su boca, su amigo me la saca y se pone delante mio para darme su leche, me llena la boca disfruto de su corrida, te miro, sonrio y tu amiga y yo nos acercamos a ti, los.dos con semen en la boca y empezamos a besarte los dos, las 3 lenguas llenas de semen juegan, y compartimos ese rico manjar, luego ya tu amiga vuelve con su macho, para seguir jugueteando un poco y que este le coma el coño hasta que se corra, tu y yo nos besamos y nos vamos a la ducha, donde me das una mamada espectacular hasta que vuelvo a correrme en tu carita.

Autor: Lexj Categoría: Transexual

Leer relato »

Saliendo del closet como travesti

2019-08-14


Finalmente llegó ese día en el que, sí o sí, iría a un lugar completamente público. Me había preparado para este momento por meses: vestuario, maquillajes, tacos, y claro, mi rico ano. Ya había tenido suficiente mirándome en el espejo por horas, para luego terminar con un par de dildos clavados en mi huequito trasero. Me había dado varias vueltas nocturnas por el vecindario. Ahora quería más. Quería ser vista, quería atraer hombres, ver si podía seducirlos. Simplemente quería salir del closet. Así que llegó ese momento. Había tomado la decisión. Preparé todo mi atuendo – aún era verano así que podía ir bastante ligera de ropas; como siempre, me puse una de mis casi 20 minifaldas que tenía en el closet. Seleccioné una tipo colegiala, con cuadrados rojo y negro y repliegues, cortita; algo “cute” y sexy; además iría con una blusa blanca, pegadita. Empecé a prepararme temprano, como a las 6, claro, con un baño de espuma perfumado a bebé, depilación, incluyendo “allá abajo” (¡ambos lados!). Me tomé todo el tiempo necesario para quedar lo más sexy posible, fijándome hasta el último detalle, después de todo, este era mi gran debut. Como a las 10.30 PM ya estaba completamente lista. Me había mirado al espejo al menos cien veces – no quería dejar pasar nada; parada frente al espejo solo pensaba “Dios, me veo tan rica que hasta yo me cogería”. Como era ya usual, me tomé un par de copas de vino tinto antes de salir, para anular la ansiedad. Agarré las llaves del auto y me dije, “fuck it, vámonos”. Era ahora o nunca. Conduje hasta el centro pensando cómo sería mi entrada, cómo caminaría, qué diría. Al llegar me di con mi primera sorpresa: ¡no había estacionamiento cerca de la discoteca! El problema es que esta no era una calle desolada de mi vecindario, era el centro, con mucha iluminación y mucha gente por las calles, después de todo, era sábado en la noche. Lo pensé dos veces, ¿salgo o no salgo? Ya estaba allí así nuevamente me dije “fuck it, vamos”. Agarré mi cartera (con condones adentro por si acaso) y lo único que se me ocurrió fue caminar a paso apresurado, sin mirar a nadie hasta llegar a la puerta. Lo había logrado. Pagué mi entrada (la cajera tenía un escote y unas tetas envidiables) y ahora sí, estaba dentro – me sentía a salvo. El interior de la discoteca era una locura: luces, música a todo volumen, piso iluminado, y gente de TODO tipo: crossdressers, drag queens, gays, algunas mujerzuelas, y claro “gente normal” – era totalmente ecléctico. Traté de adaptarme lo más rápidamente posible; era nueva pero no quería que la gente se diera cuenta de eso tan fácilmente, así que con toda confianza me dirigí al bar, a tomar unos tragos. No tenía mucho interés en bailar (apenas lo hago), sino en ser vista en público, hablar con extraños como Claudia, y quién sabe, quizá hacer alguna travesura. Al cabo de casi una hora en el lugar, y luego de algunos tragos, ya me sentía más “relajada” y a tono con las circunstancias y el lugar. Varios hombres se me habían acercado a charlar conmigo, algunos dándome una ligera caricia en los muslos… hum… se sentía tan bien ser tratada como una chica. El lugar tenía una especie de mezzanine que bordeaba toda la pista de baile, de modo que se podía ver a todos en el primer nivel. Me fui allí, recostada sobre la baranda de aluminio mirando a los que bailaban. No pasó mucho tiempo hasta que de pronto un tipo se puso detrás de mí con sus brazos alrededor de mi cintura, como si me conociera, y entonces apretó su pelvis contra mi redondo trasero. De inmediato sentí una verga dura entre mis dos nalgas. Al inicio me sorprendió, pero sabía (y quería) que eso pasaría, así que no hice escándalo alguno, simplemente empujé mi trasero hacía atrás, para sentir la dureza de su verga; lo miré y solo le di una sonrisa de niña mala. El tipo, bien parecido, se dedicó a masajear su carne dura contra mi trasero por unos diez minutos; luego me dio un beso en la mejilla y se fue ¡Wow! ¡Estaba empezando a convertirme en una mujer fácil! Alguien me había usado para complacerse sexualmente. Eso me hizo sentir súper bien ya que me hizo notar que era lo suficientemente atractiva para causar una erección a un hombre. Esa noche, él no fue el único. Con más alcohol en la cabeza, empecé a tomar más riesgos. El lugar estaba lleno de esquinas escondidas y oscuras… fabuloso. Me busqué un sofá en una de esas esquinas, crucé las piernas, exponiendo mis muslos y mis portaligas (toda una zorra), un trago en la mano y listo, sin siquiera pedirlo, fueron cayendo como moscas. Es increíble lo fácil que son los hombres y lo poderosa que es una mujer sexy. Venían, fingían conversar de algo trivial (yo les seguía el juego) y en menos de diez minutos, mi mano terminaba dentro de su pantalón, cogiendo sus vergas; quizá por el alcohol en mi cabeza ni lo pensaba dos veces cuando uno que otro tipo me pedía una masturbada; creo, no estoy segura, que hice que al menos cuatro tipos terminaron vaciándose en mi mano o sus pantalones…era un roche para ellos pero yo me estaba divirtiendo. Empezaba así a experimentar lo que era tener una verga dura entre tus manos (claro, una que no sea la tuya)… sentía delicioso… era tan rico apretarla, correrla, masajearla, para que al final, sientas ese líquido resbaloso y pegajoso entre tus dedos. ¿Por qué me demoré tanto en hacer esto? Me pregunté. Esa noche me fui a casa victoriosa. La experiencia había sido un éxito total y tenía que repetirse; de pronto durante la semana esperaba con ansías que sea sábado; ya no era suficiente vestirme en casa para mirarme al espejo, o masturbarme con un dildo gigante metido hasta la base; ahora era otra: mi transformación en Claudia la puta (Claudia Hooker) había empezado e iba a una velocidad de auto de carrera; las faldas se volvían más cortas, los tops más cortos, las medias cambiaron a medias de puta – esas tipo red, el maquillaje y los accesorios también. En las siguientes visitas a la discoteca (la misma de siempre), me volví más osada: masturbaba a todo aquel que me lo pida, incluso más de uno a la vez en el baño; empecé a dejar que disparen su semen a alguna parte de mi cuerpo (aún no tragaba leche), como mi trasero o mi abdomen. Se inicia así mi completa adicción al semen y a las vergas, algo que ahora ya no puedo dejar. Cada noche de fin de semana regresaba a mi departamento no solo feliz sino también con restos de esperma en alguna parte de mi cuerpo o ropa. De inmediato deseaba que ya sea nuevamente sábado en la noche, imaginándome que tan atrevida sería la próxima vez. La próxima vez. Pues la siguiente vez apareció Frank, y con él tanto mi garganta como mi culito perdieron, por fin, su virginidad. Mi transformación en Claudia, la puta travesti estaba en plena marcha.

Autor: ClaudiaZorra Categoría: Transexual

Leer relato »

Otra vez con mi vecino

2019-08-13


Hola, hace unas semanas les conté como habia quedado para follar con un vecino a través de grindr. Ayer 05 de agosto me acosté con unos colales muy pequeñitos que tengo, estaba muy caliente ya que llevaba varias semanas sin hacer nada rico, ni que me cogieran ya que habia estado algo enfermita. Me puse a fantasear mientras chateaba por grindr y respondía los correos que ustedes mismos me envían cuando leen mis relatos. Así estuve casi una hora tocándome el culo y masturbándome hasta que me llegó un mensaje de mi vecino del relato anterior y me dijo que hoy martes 06 de agosto tenía libre y que quería culearme denuevo, que quería tener sexo todo el día, asi que quedamos en que iría a su casa antes de almuerzo. Hoy me levante temprano, cerca de las 9am para ducharme, depilarme nuevamente y todo lo que conlleva prepararme para un dia de sexo rico, me pinte las uñitas de los pies de un rojo fuerte, me puse crema en todo el cuerpo y me puse a revisar mi ropita para ver que llevaría. Elegí un colales rojo, para que combinara con mis uñitas, unos aros grandes, varios pinches (para hacerme un peinado femenino y delicado), unos anillos, un short deportivo cortito y un peto tambien deportivo (no llevé relleno para mis tetitas), algo de maquillaje y el collar de perro que tengo que a él le encantó la vez pasada. Guarde todo en mi mochila y partí donde mi macho un poco antes de las 1pm, y me fuí fumando un cigarro ya que a pesar de conocerlo, iba algo nerviosa. Me abrió la puerta amablemente, me saludó y me dijo que me tomara mi tiempo, así que pasé al baño y comencé a vestirme. Ya estaba con mis tacos puestos, colales, short y petito, me veía como una verdadera putita frente al espejo, me pinte los labios rojos, me encrespé las pestañas y me puse rimel. Luego terminé por ponerme los aros, anillos, mis pinches y el collar de perra negro. Salí del baño bien caliente, apenas me vio él se levanto de su cama y comenzó a tocarme entera y rapidamente me sacó el short. Me invito a fumar un cigarro a su cama, me recosté de lado mientras fumaba y el comenzó a desvestirse, me comentó que cuando llegué se habia tomado un viagra porque me quería dar muy duro toda el día, cuando oí esas palabras me excité bastante y tuve una pequeña erección. Él tenía el pene durísimo y parado, quizás por el efecto del viagra le noté el pene un poco mas grueso que la vez anterior. Me terminé de fumar el cigarro y el ya estaba con su lengua entre mis nalgas y yo gimiendo como una perra en celo en 4 y muy excitada. El se levantó de la cama, fue a su velador, saco unos condones de colores, dos pitos de hierba y me dijo: -Vamos a jugar putita, quiero que me pongas el condon con tu boca y te la tragues mientras nos fumamos estos pitos. Me paso un pito para mi y lo encendí, estaba bastante rico jajaja y procedí a seguir con lo que mi macho quería. Elegí el de sabor frutilla y se lo puse con la boca y comence a mamar ese enorme pene al que se le marcaban unas venas enormes incluso a traves del condon. Cada ciertas mamadas lo sacaba de mi boca para poder fumar y luego el me lo metía hasta la garganta y ahi me dejaba aprisionada hasta provocarme arcadas, me caían algunas lagrimas de vez en cuando pero me encantaba sentirme dominada y usada. Una vez que terminamos de fumar yo estaba volada y muy caliente, no queria dejar de mamar ese pene rico que tan caliente me tenía, yo estaba completamente excitada y con una erección enorme, tenia todo mi colales mojado por las gotitas de liquido preseminal que salían de mí. Él me puso de espaldas en la cama, tomo mis piernas y las puso en sus hombros quedando su pene en la entrada de mi culo, corrio mi colales hacia un lado y lentamente me penetró hasta que todo su pene quedo dentro de mí. Yo gemí muy fuerte, sentí mucho placer. El metió su mano bajo de mi peto y como yo andaba sin relleno comenzó a jugar con mis tetitas, eso me puso a 100000 y comencé sola a moverme para sentir ese pico dentro de mí. Luego comenzó a penetrarme fuertemente en esa misma posición, metia y sacaba su pene, me lo metía hasta el fondo muy fuerte, sus huevos chocaban con mi culo, sentia como mi culo se abría cada vez más con sus embestidas. Me saco su pene y me puso en cuatro y me folló salvajemente, me dió nalgadas muy fuertes (aún tengo el culo rojo, y me duele un poco al sentarme), hasta ese momento era la follada mas fuerte que me habían dado, yo tenía mi culo levantado y él no paraba de darme duro mientras yo gemía y disfrutaba como perra en celo. Luego me sacó el peto, quede solamente con mi colales y mis tacos. Me puso de espaldas nuevamente, pero esta vez con mis piernas separas muy abiertas y comenzó a darme duro nuevamente mientras jugaba con mis tetitas y me agarraba del cuello, me dio unas cachetadas mientras me culeaba salvajemente, yo estaba muy excitada y senti que iba a correrme, alcancé a liberar mi pene del colales y comencé a correrme sobre mi estómago denuevo, igual la vez anterior. Me corrí mucho, tenia mucha leche guardada y el no paraba de darme duro en el culo. Yo cerre mis ojos y seguí disfrutando, estaba muy volada jajaj y solo me entregue y segui disfrutando, nosé cuando rato pasó hasta que senti que sacó su pico de mi interior y sentí su leche sobre mi cara, él igual tenia mucha leche para mí. Se limpió el pene pasandomelo por la cara y las tetitas y me dijo: -Esto aun no termina putita. Salió de la pieza, volvió en menos de dos minutos con un vaso de agua para mi. Realmente lo necesitaba. Noté que el seguía con una erección como si no hubieramos follado y recordé el viagra, así que sabia que al menos me follaría una vez más y eso me gustaba. No me dejó limpiarme la cara de su semén, ni mi estómago del mío. Fumamos otro cigarro mientras conversamos unos minutos, luego fue a buscar una cadena que utiliza para pasear a su perro y me la puso en mi collar y me dijo: -Ahora si vas a ser mi perra. Me pusó en 4 nuevamente, se puso un condón y me clavó bruscamente. Al tener la cadena me tenia en su control completamente, yo solo levanté mi cola lo mas que pude para sentir ese pedazo de carne lo mas dentro mio posible y comenzó a darme duro. A ratos jugaba con mis tetitas y me peñizcaba los pezones. Luego el se recostó y me senté sobre su pene, comencé a cabalgarlo meintras lo miraba fijamente y gemía sin poder parar, me encantaba sentir como entraba todo su pene en mi culito. Luego el sacó unas pinzas para colgar la ropa y me las puso en mis pezones, fue una sensación increible sentir eso. Me dolían un poco pero el placer era mucho mayor y comencé a cabalgar con mas ganas. Tuve mi segunda erección y en pocos minutos me corrí sobre su cuerpo mientras saltaba sobre su pene. Luego me hizo lamerle toda mi leche de su cuerpo y se corrió en mi cara denuevo. Nos quedamos en la cama unos minutos, compartimos un cigarro mientras lo masturbaba hasta que se corrio por tercera vez en mis manos. Fui a cambiarme de ropa al baño y estaba como una puta utilizada por muchos machos, tenia la cara brillante de semen, pegajosa, mi cuerpo entero casi estaba así, el rimel corrido y mi labial tambien. Tenía el culo rojo, mi culo muy abierto y las piernas me temblaban. Me lavé y me cambié de ropa para llegar a mi casa cerca de las 19.30 pm. Me duché y me corrí una paja acordándome de todo lo que me hizo ese macho. Y ahora estoy caliente denuevo terminando de escribir esto para ustedes. Si gustan escribirme o contactarme este es mi correo [email protected] Me gustaría hacer un trio con dos activos y también hacer algo con alguna mujer. Así que si lees esto y eres de Santiago no dudes en escribirme. Besos y muchas gracias a todos los que me leen y me escriben.

Autor: RomiTrav Categoría: Transexual

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!