Relatos Eróticos de Transexual


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


De TV de closet a Actriz Porno

2022-05-16


Hola mi corazón, ponte cómodo y disfruta el relato que tengo para ti. Mi nombre es Alicia, soy una linda chica TV, disfruto mucho usar vestidos, mini faldas, lencería, caminar en tacones, acariciar mis piernas cuando uso medias y sentir el rose de la tanga entre mis nalgas. Me describo como una chica ambiciosa, alegre, atrevida, complaciente o sumisa, sobre todo cuando un hombre me trata como una verdadera prostituta para cumplir sus fantasías. Mientras tanto quiero compartirte una de las primeras veces que empecé a utilizar prendas femeninas: Cuando tenía 15 años, llegaba de la escuela cuando todos en casa se encontraban trabajando o realizando sus actividades, por lo tanto, me encontraba completamente sola con la libertad de ir al cuarto de mi hermana mayor para desordenar sus cajones de ropa interior en busca de tangas, calzoncitos y brasieres. Recuerdo haber armado mi conjunto de ropa interior con unas calcetas largas negras hasta mis muslos, una linda tanga de encaje en color negro, un brasier con relleno y encima un deslumbrante bralette de encaje que hacía juego con la tanguita, esa ocasión me puse las dos prendas de arriba para marcar mis pequeños senos y lucir un escote muy sexy. Después pase a buscar una hermosa blusa blanca que combinaba perfecto con una falda de corte midy de color gris, con la que me encantaba sacudir mi cadera de un lado a otro para que el viento jugara con los pliegues de la falda mientras me sentía toda una damita, seductora. Esa vez, me fui del cuanto, de mi hermana al mío con ligeros y delicados saltos por toda la sala, mientras jugueteaba con esos hermosos pliegues de la falda y una vez en mi cuarto, vestida de una hermosa señorita, saque de entre mi reguero una revista pornográfica en la que se veían hermosas y exuberantes mujeres enseñando sus pechos, luciendo atuendos hermosos, mientras era penetradas, pero también se veían hombres a los que les mamaban la verga y yo fantaseaba ser una de esas estrellas porno que disfrutaba ser un objeto sexual. Mientras tanto acariciaba mis labios con las yemas de los dedos dando besitos, imaginando que era el pene de un hombre, al que besaba y lubricaba suavemente mientras acariciaba mi verga por encima del encaje. Luego, al estar muy excitada por mi fantasía y con la adrenalina a cien de no ser descubierta jugando a ser la mejor puta, saqué mi húmedo pene de la tanga y comencé a acariciar el flujo que salía de mi glande para volver a lamer mis dedos, mientras veía a las modelos de esa revista como disfrutaban de tener en la boca el miembro erecto y duro de un hombre, mi calentura se elevó más y más, me desabroche la blusa para acariciar mis pechos y masturbarme duro, gimiendo delicadamente pero a la vez transformándome en zorra, deseando tener esa enorme verga en la boca mientras un hombre me sujete de la nuca y me convierte en su puta. Sin darme cuenta, sumergida en mi placer, comencé a morder mis labios y jugar con mi lengua, mi mente me exigía saciar mis ganas y fue en ese momento en el que con una abundante eyaculación se lleno mi mano de flujos y lamí el semen de entre mis dedos, acariciando mi cara con el semen. Desde entonces, quería ser una actriz porno, es por eso que actualmente grabo vídeos vestida, masturbándome. Si quieres mirarme luciendo hermosa lencería y ver mi canal, envíame un mensaje, mientras te mando muchos besos cariño.

Autor: Exxxcesos Categoría: Transexual

Leer relato »

12 meses antes de entrar a la escuela

2022-05-05


Despues de la muerte de mi perro comencé a meterme los dedos y botellas de champu por el culito asi estube por varios años hasta que llego la pandemia y ya lo deje de hacer. Despues cuando se levanto la cuarentena mi familia se iba a el super yo ponia cualquier excusa para no ir y me quedaba solito en casa todo normal me ponia a jugar video juegos en mi movil o me ponia a ver porno trans y una vez de ver tanto porno trans me llamo la atensio que se sentiria usar ropa interior femenina y pues me fui al el cuarto de mamá y abri el cajon de la ropa interior abian muchos pantis y pantis estilo tanga empese a ver y a provarmelos hasta que llegue a una tanga azul y me la puse se sentia tan rico como se metia entre mis nalgas y me la deje puesta mientras me provaba otra cosa. Me puse un brasier y me pare en frente del el spejo y quede muy sorprendido paresia toda una adolescente el culo, las tetas, y el cabello que en ese tiempo lo tenia hasta los hombros xq las baberias/peluquerias estaban cerradas. Despues me hice una paja y me empese a meter los dedos con la tanga y el brasier puesto y luego me subi en un par de almoadas y puse un enbase de auriculares maxel POP y me puse el embase en la entrada del culo y empese a bajar y a subir y me corri con la tanga puesta ,y asi estube haciendo eso durante un 1 añ una vez a el mes xq el super lo hacian 1 vez a el mes (El el mes 3 fue esto que conte). En el mes 4 me corte todos los vellos del cuerpo para verme más femenina En el mes 5 apenas salieron de casa fui directo a el cuarto de mamá y me puse la tanga que tanto me gusta y me puse un jeans un poco pegado y una blusa que encontre En el mes 6 me puse un vestido En el mes 7 me vesti con ropa deportiva de mujer, me quedaba supe bien el licra En el mes 8 me volvi a cortar todos los pelos En el mes 9 ya no me exitaba tanto vestirme de mujer asi que no se vei el bulto adelante como no se me paraba no se veia xq mi polla cuando no esta parada mide menos de 5cm En el mes 10 me obligaro a ir al super y no pude vestirme de mujer :»( En el mes 11 probe mi semen por primera ves, me masturbe boca arriba con mi pija apuntando a mi boca imaginado que era la pija de otro hombre que queria correrse en mi boca En el mes 12 intente cogerme a mi nuevo perro xd pero no pude Y ya hay termino todo porque luego entre a la escuela y ya no e tenido más tiempo a solas . Y en la escuela nadie sabe, ni sospecha que me gusta vestirme de mujer que que decearia que un macho me la metiera Ni mis amigas más sercanas ellas piensan que soy bien macho y que e tenido muchas novias pero en realidad no e tenido niguna novia en mi vida(tampoco e tenido ningun) Gracias por leer

Autor: ANASTASIA19 Categoría: Transexual

Leer relato »

El día en que me violaron

2022-05-05


Nunca imaginé que alguien abusaria de mi . Comenzaré por presentarme mi nombre es Gabriela, tengo 25 años, soy de tez blanca, cabello rubio, ojos claros, rostro femenino, a los 16 años decidí ser trans siempre quise tener el cuerpo de una mujer, sobre todo tener un buen trasero, y pechos, a los 20 me sometí a cirugías entre ellas de la cola, pechos y cintura, me costó mucho pero logré tener un buen culo y estoy orgullosa de eso, es muy grande y redondo, siempre llama la atención y se lleva las miradas. Nunca trabaje en la calle de scort, en mi adolescencia tuve 2 parejas y hasta los 21 cogía seguido con algunos chicos que me gustaban, desde esa edad en adelante perdí el apetito sexual creo yo por trabajo tenía mi emprendimiento desde los 21, logré poner un negocio y le dedicaba todo el tiempo a eso. A pesar de eso igual siempre me gustó vestirme provocativa ya era mi mi forma de ser tenía una colección de tangas, hilos sensuales, no tenía sexo desde hace casi 3 años hasta que sucedió esto hace 3 meses atrás. Era un día caluroso, ese día salí en la mañana a trabajar, me vesti cómoda, un short de Lycra un poco transparente, acá se le dice calza, me puse una tanga diminuta roja para que se me notara un poco, y una remera corta. En esa ocasión me quedé todo el día en el negocio, como a las 19 hs me visito una amiga, nos quedamos cenando algo y charlando hasta que se me hizo tarde, eran al rededor de las 22 cuando cerré y me fui a mi casa, siempre solia ir en taxi, está vez no podía conseguir un taxi estuve casi una hora esperando, así que decidí tomarme un bus. Yo vivo en un barrio alejado sus calles no están afaltadas, y es un poco oscuro, la parada dónde me bajaba quedaba a unas 5 cuadras de mi casa, no me percaté de que era tarde y peligroso caminar a esas horas, tenía que pasar por un camino casi descampado donde había una cancha de fútbol ya abandonada tapada por las plantas, al costado había una casa abandonada, ese lugar lo usaban los hombres para orinar y esas cosas. Al bajar camine sola, pasando por ese lugar un hombre salio de la oscuridad me agarró por la espalda y puso un cuchillo en mi garganta, con la otra mano me tapo la boca quise gritar pero me dijo, al primer grito te corto el cuello, yo comenze a llorar estaba muy asustada, pensé que me queria robar, llevaba mucho dinero conmigo, le dije despacio que se lleve todo pero que no me haga nada. Cuando el me dijo no te quiero robar quiero ese culo, apretó el cuchillo en mi garganta, y me empujó para que caminara, el de espadas a mi caminaba me estaba llevando a la casa abandonada. Cuando llevamos me dió un empujón y me cai, ahí pude verlo se , parecía a un vagabundo tenía muy mal olor, era gordo y mayor, si ropa estaba sucia. Bueno puta quedate callada, obedece y no te pasará nada que suerte que pasaste por aca, no sabes las ganas que tengo de coger ya me cansé de masturbarme por años, levántate puta me dijo , me agarró del brazo me levanto y empujó contra la pared. Yo estaba muy asustada tenía miedo solo lloraba, pensé que me iba a violar y luego matar muchas cosas pasaban por mi cabeza, El se acercó de espaldas y me besaba el cuello ahí pude sentie que olía a alcohol, me besaba la espalda hasta que bajo a mi culo, me lo comenzó a tocar por un rato me daba palmadas mientras me decía este culo es un sueño nunca pensé tener uno así para mí solo seguro te cojen seguido no puta, la verdad era que no. Aproveche situación e intenté escapar el me agarro y está vez puso el cuchillo en mi estómago yo me quedé quieta. El bajo nuevamente a mi trasero, ponia su cara en medio y aspiraba mmm debe de oler rico, la verdad era que no, estuve todo el día en el trabajo no me había bañado ni nada, el siguió tocandome me decía que me conocía que siempre soño con tocarme el culo, no me importa que seas trans sos muy linda puta, después me bajo el pantalón desesperado por dios que culo me decía mientras me abría las nalgas subía mi tanga hasta arriba la metía más adentro, abrió mis nalgas y metía su nariz y cara y aspiraba que rico te huele mamasita también me tocaba mi ano con su dedo y hacia lo mismo, me corrió la tanga a un lado y comenzó a Chuparme el culo como loco movía su cara hacía los lados y metía su lengua jugaba con ella me lamia toda, que rico culo tenés es un sueño chupartelo. Estuvo ahí unos minutos, yo en ese momento no disfrute más bien seguia asustada. En ese momento se paró y me dijo ahora te voy a dar por esa cola, hice fuerzas para escapar me daba asco que el me hiciera algo era un vagabundo, no por favor le dije, está es la última advertencia una más y te corto toda apareces muerta, no te hagas que te gusta por algo sos puta. No esque tampoco estoy preparada para hacerlo, el se rió, que no vas a estar te deben coger todos los días, y la verdad es que no tenía sexo hace años y no me preparaba como antes, que siempre estaba limpia y lista. Luego de eso se bajó el pantalón y saco su pene comenzo a pegarme y a sobarmelo por mi cola ahí pude sentir que era grande yo no miraba para atrás, el de un empujón intento meterla pero le erraba a mi agujero por su desesperación de meterla, después en otro empujón casi entra pero su pene estaba seco mi culo ya se había secado también , se dió cuenta y se escupió la pija, y se pajeo un en mi cola, en ese momento mire hacía atrás y pude ver era un pene no tan grande media unos 17cm y estaba oculto con su panza pero era muy grueso eso fue lo que me sorprendió nunca estuve con alguien que tenga ese grosor. Después volvió a empujar de un golpe entro, hice un gemido de dolor, me dolió bastante mi entrada no estaba bien lubricada y mi culo estaba sin usar hace bastante tiempo, y el no tuvo compasión me comenzo a embestir como loco me daba fuerte a mi me dolía por un momento solamente, todo sucedió rápido perdí un poco el asco y me comenzaba a gustar, sentí eso que no sentía hace tiempo, pero todo fue muy rápido, mientras me cogía gemia mucho me decía muchas cosas, pero que culo puta que rico, estuvo creo menos de un minuto, y me dijo ya me voy a venir, quería pedirle que aguante un poco más pero me daba vergüenza, me dijo, ponete en 4 antes que acabe es mi sueño cojerme un culo así de perrito, creo que nunca más me volverá a pasar, te voy a llenar el culo de leche. Yo hice caso me puse en posición y comenzó a darme, está vez me daba más duro me la metía bien adentro mío presionaba mucho, estuvo unos 2 minutos me decía que no quería acabar pero no aguantaba más, yo ya gemia de placer, y hacia movimientos con mi cola hasta que no dió más, ahhhhg toma leche putaa me dijo mientras sentí como me vaciaba todo su semen a dentro, se quedó con la pija en mi culo hasta que se salió como si mi culo la hubiera escupido, y comenzó a salirme su semen con restos de excremento me gusta contar las verdad en mis relatos y así fue aunque me de vergüenza, la verdad era que no estaba lista para tener sexo, su pene también tenía restos pero a él no le importo, me subí el pantalón, el me dijo que no hable de esto y se fue casi corriendo yo me alivie mucho porque no me hizo nada más, me fui a mi casa me duche, si quedé con dolor, pensé mucho en lo que pasó, no tome acciones sobre el caso porque en el fondo me gustó mucho, a partir de ahí comenze nuevamente mi vida sexual, y la verdad mi fantasía es que me suceda nuevamente, luego un dia me percaté quien era mi violador lo reconoci pregunté y me dijeron que tenía casa pero era borracho casi siempre paraba en la calle y robaba, yo lo cruce un par de veces y el no dejaba de mirarme y molestarme, por alguna razón me daban ganas de que se repitiera, pero no me animaba a hablarle, hasta que un día logré crear una situación pero no hablaré de eso ahora lo contaré más adelante.

Autor: RMI Categoría: Transexual

Leer relato »

ME CONVERTÍ EN LA NOVIA DE MI HERMANO

2022-05-05


Me hice novia de mi hermano mayor …. es que tenia bien grande la….. Soy José Maria. Tengo 21 años y voy a contarles como llegue a convertirme en una alegre nalga que disfruta todo lo que llega caliente y con ganas de entrar en mi culito. Soy blanco cabello marroncito, aspectos que herede de mama, un culito bastante paradito desde niño, que es donde empieza mis recuerdos, después de 5 años con relación a mi último hermano mi madre embarazó conmigo, papa se puso muy contento y quiso que fuera la mujercita que esperaba mucho tiempo, ya que los 3 mayores eran varones; querían una mujercita para que sea compañera de mama, pero no fue así, en el pueblo donde vivíamos había mucha gente y era una pequeña ciudad con todo lo necesario para no buscar otros sitios donde vivir, yo tenía 5 años y el hermano siguiente 10, el otro 11, y el mayor 13; me llevaban a una escuelita para prepararme al colegio, mis hermanos me engríen mucho, yo era muy feliz; pero ocurrió un accidente cerca del pueblo, un ómnibus que venía de la capital se volcó y murieron muchas personas, entre ellos nuestros vecinos todos menos el ultimo que tenía seis años, un niño muy vivaz se quedo huérfano de papa y mama, Mama: Pobrecito Tomas, quien lo va a cuidar ahora? Papa: seguro el hospicio se hará cargo de él. Mama: Porque no lo ayudamos, sus padres nos ayudaron mucho cuando nos casamos, recuerdas? Papa: les preguntaremos a los chicos. Cuando papa hizo la consulta a mis hermanos mayores, ellos aceptaron, ya iba a tener un hermano mas….pero un poco marroncito. Si eran de color oscurito. Tomas fue admitido en casa, las autoridades como eran amigos de papa, le cedieron la custodia, le pusieron nuestros apellido y formo parte de la familia. A partir de ese momento Tomas empezó a compartir todo conmigo, éramos mas que hermanos, fuimos al colegio juntos en el mismo grado, la gente sabía que él era adoptado por mis padres y no se escandalizaban que camine conmigo, el oscurito yo blanco como mama, cuando empezamos a crecer mama nos puso en la misma habitación ya solos cada uno en su cama, eso a los doce años, y él 13, Tomas me cuidaba mucho, ya que mama le dijo que el debía cuidarme. Algunas noches cuando tenia tristeza o miedo me pasaba a su cama, él me abrazaba y venia la tranquilidad. Un día sucedió lo que iba a empezar esta historia Tomás: José maría mi pene esta grande a ver el tuyo. Yo: Mira es chiquito al lado tuyo. Tomas: Si, seguro ya te crecerá. Yo: Si. Así nos dormimos esa noche. Al día siguiente en la escuela el profesor de educación física nos llama para participar en el equipo de básquet, nosotros aceptamos y muy contentos; fuimos al gimnasio y allí había otros niños de más edad que ya forman parte del equipo, muy altos. Al volver a casa les contamos a nuestros padres esa noticia ellos muy alegres, así pasaron dos años mas siempre juntos, en el mismo salón y en el mismo equipo. Una noche de verano que hacía mucho calor me quede dormido sin ropa encima de mi cama, mi culo paradito sobresalía, redondito sensible y de pronto siento que Tomas se acuesta a mi lado. Tomas: Tienes mucho calor Chema. Yo: si y tú? Tomas no tengo sueño. Yo Quieres que te apapache. Tomas: No mira como se puso mi pene. Yo: A ver. Su verga estaba muy erecta, grande y con un sombrero, muy oscurita. Yo: Si y porque, seguro estas mirando chicas desnudas. Tomás: No miraba tu culo y me puse así, Te lo puedo tocar? Yo: Si somos hermanos no? Inmediatamente el empezó a pasar sus manos por mis nalgas, detenía sus dedos en las rayas de mis posaderas y en mi ojete, eso le gustaba a él. Yo: Ya estas tranquilo? Tomas: Mira mi verga creció más. Yo: Si quieres te la sobo para que se baje. Tomas: ya. Empecé a sobarle su tronco y de verdad se sentí muy bien, era un poco áspera y durita, pero se sentí bien tocándola; así se quedo dormido y yo también. Nuestros tocamientos se hicieron más frecuentes, a mí ya me estaba dando la curiosidad de cómo seria mamársela, me preguntaba si era delicioso como veíamos en las revistas; estas cavilaciones se disiparon porque llego el entrenador de básquet y teníamos que entrenar porque había competencia y habían seleccionado a Tomás para que juegue, estábamos en el baño de las duchas, y se me acerco Henry otro chico del equipo pero de 15 años, y me dice Henry: Hola Chema vas a ir al partido a vernos. Yo: claro si juega mi hermano Henry: Tu enamorado será, Ja, ja. Yo: Es mi hermano y le voy a decir lo que me has dicho. Henry: dile, pero cuando yo le pegue me darás tu culito. Yo: No molestes. Nos fuimos a estadio a ver el partido, eran más grandes los otros y, mi hermano se convirtió en el más agresivo y encestador, lo que significo que gracias a él ganamos el partido y el trofeo, al terminar todo corrieron a felicitarlo chicos y chicas. Nos fuimos a las duchas y allí al verlos ducharse a todos pude notar que la verga de Tomas era inmensa frente a la de los otros chicos, incluso más grande que la pinga de Henry, que era muy rosadita y gruesa. Henry desde lejos me la enseñaba, la movía de abajo hacia arriba, Tomas lo noto y le dio un empujo que lo tumbo cosa que Henry se quedo quieto Tomas: No te vuelvas acercar a Chema, me entiendes! Henry acepto el castigo. Salimos juntos, Tomas tomo mi hombro y venia muy feliz, al llegar a casa mis padres y hermanos mayores lo felicitaron porque gracias a él el equipo mejoro mucho. Nos fuimos descansar, cuando a media noche Tomas quiso ir al baño, salió pero inmediatamente volvió y me dice Tomas: Chema quieres ver algo. Yo: que es? Tomas: Papá le está metiendo la verga por el culo a mamá. Yo: Vamos Nos acercamos desde el lugar que él lo vio y si mama estaba boca abajo con el culo en pompa y con sus manos abriendo sus cachetes, papa acomodaba su vergota en el hueco del culito y ella le pedía que lo empuje duro. duro…duro. papa le hacía caso, mama gozaba con tremendo armamento y se movía como una una culebra en la arena… sentimos un movimiento y nos metimos al baño, cuando salimos, había sido mi hermano mayor que fue a la cocina. Tomas: Viste que tamaño de su verga. Yo: Si y mama como gozaba con ella en su culo. Tomas: mira como me puso la pinga. La tenia grande cabezona, fuerte. Yo: te la sobo? Tomas: Ya, y después te sobo el culo. Yo: Esta bien. Empecé a sobársela y me dio ganas de chupársela y sin decirle nada me la lleve a la boca, su cabezota quemaba, no era desagradable, me gusto hacerlo, solo que no entraba toda en mi boca, era mucho para mi boca, como seria en mi culo… lo rompería. Tomas: Quiero sobártela en el culo. Me eche boca abajo y levante el culo como mama abrí mis cachetes y sentí la primera verga en la puerta de mi culo….rico. Las semanas pasaron, tomas tuvo mucho éxito y venían chicas a conocerlo, muchas eran de la otra escuela, él era un negrito bonito y fuerte. Entonces empecé a venir a veces solo a casa, siempre caminando, porque a veces Tomas se quedaba entrenado con dos o tres del equipo o con todo el equipo; un día de esos que venía solo apareció Henry, y empezó a molestarme Yo: No te dolió lo que te hizo Tomas. Henry: Si ya sabemos que él es tu enamorado, pero no te voy a molestar solo quiero ser tu amigo. Yo: está bien, pero él es mi hermano, no lo que tú dices. Henry: No te hagas, tienes un culo bien rico, todos los chicos quieren meter su verga allí. Yo: Yo soy hombre y me gustan las mujeres. Henry: No mientas, tienes una cara bonita, cabello rojito, buen culo, tetas chiquita, caminas como mujer que mas…eres una mujercita. Yo: Ja, ja Henry: Cuando quieres una verga blanca aquí está la mía. Y se fue, pero yo me quede pensando, al llegar a casa me duche, sin querer me metí un dedo al culo, y lo sentí rico, metí dos para que sea más gruesito y también me gusto. Salí de la ducha y en esos momentos llego Tomas, que entro rápido a la ducha, yo lo espere en nuestro cuarto a medio vestir, quería verle la verga, y si él quería chuparle la verga. Cuando él salió me dijo: Échame talco al cuerpo Chema, Yo acepte el encargo, cuando llegue a la verga me demore sobándosela, estaba rica, me dio ganas de chuparla, Tomas no quiso tenia partido al día siguiente. Yo me quede con ganas de tocar su verga. Pasaron los días y mis encuentros con Henry fueron más constante gracias a las ausencias de Tomas, Henry: Hola Chema, hoy estas más bonita. Yo: Soy hombre o mujer. Henry: te puedo abrazar sin que sientas nada entonces Yo: No seas tonto. Entonces Henry me abrazó por la espalda a la fuerza y pude sentir su verga dura, él se pego a mi cuerpo, su aliento aprisa daba en mi nuca, su pinga en mi culo, y yo empecé a sentir cosquillas en el culo, pero no le dije nada. Yo: Ya está contento. Henry: No, todavía, cuando te meta la pinga lo estaré. Se despidió, pero yo me quede intranquilo, quería una verga, esperaba que Tomas quiere sobarme el culo con la suya, pero que no la meta es muy grandota. Cuando llegue a casa, nuevamente al ducharme me volví a meter los dedos al culo, era muy rico sentir eso en mis pliegues anales, ese día Tomas demoro mas, en la noche después de la cena, vimos televisión y muy tarde nos fuimos a descansar, Yo: Tomas puedo dormir contigo? Tomas: Si ven, tengo la pinga dura. Yo: Que rico. Me acosté a su lado, baje mi mano a su verga, el estaba desnudo sin nada, me agache y la tomo con mi boca, hice lo posible y logre que entrara su cabezota en mi boca….rico…. rico. Sus manso apretaban mis nalgas y el dedo medio entraba en mi culo que rico era todo eso con Tomas, seguro que sería más rico cuando me la meta toda su verga en mi culo. Al día siguiente al salir de la escuela Tomas se quedo a entrenar, pero en la puerta estaba Henry, y yo sentí alguna alegría verlo, me sorprendí, pero allí estaba. Henry: Hola amorcito como estas, ya te animas a tener mi verga en tu orto? Yo: Ja, ja, no sabes lo que dices. Seguro quieres contar otra aventura a tus amigotes. Henry: no soy chismoso, pero ese culo se está perdiendo una pinga rosadita gruesa como la mía. Yo: No molestes. Henry: Ven vamos a mi casa, no hay nadie. Yo empecé a sentir un cosquilleo en el culo, lo tenía caliente. Henry: vamos te voy a cachar bien rico que vas a pedir más y que ni siquiera se lo dirás a Tomas. Yo: No fastidies. Él seguía insistiendo, mi culo seguía ardiendo de ganas, note su verga dura atreves de la ropa. Henry: espera voy a comprar una gaseosa para tomar después. Yo: después de que? Henry: Ven vamos. Tomo mi hombro, me aprisiono y así me llevo a su casa, yo temblaba de la emoción y me deje llevar… mi culo quemaba y se abría solo, y me decía después dese día ya estaré listo para Tomas y con esto último me anime a quitarme la ropa. Él me mostro su pinga rosadita gruesa y me agacho para que se la mame y…. lo hice. Estaba rica y esta si entro en mi boca, mientras se la mamaba el metía sus dedos en mi culo…que rico era eso… Yo solo me eché en la cama y le dije Yo: Ya cáchame Henry…hazlo despacio y rico. Henry: es tu primer vez…. Yo: No preguntes y usa la pinga en mi culo que se enfría afuera de mi culo… Empezó a besarme el cuello, yo tome su verga y la puse en la puerta del culo, una de sus manos la lleve a mis tetas pequeñitas, cuando el sintió el culo en su verga empujo, porque había puesto un gel en su verga, y ésta resbalo hasta el fondo…..Yo: ahh que rica la tienes Henry… muévela en círculos y empuja… Henry: Me estoy cachando el culo más rico de la escuela…. Yo: Mete y saca, no sabes cachar Henry. Para que le dije eso, empezó un movimiento rápido y duro, sus bolas chocaban en mis nalgas, había metido toda su pinga en mi culo…. Pero no pudo correrse, se movía y movía, claro yo gozaba, mi verguita creció y me corro Henry…muévete más de prisa quiero correrme…y así fue ahhhhh que rico es esto….ahhhhhh. Yo sentía como esa verga entraba y salía con una suavidad excitante, su cabezota empujaba los pliegues anales hacia adentro y provocaba que la meta mas a adentro…mas Henry…mas….quiero recordar tu pinga siempre… ahhhh me estoy corriendo de culo… Después de es polvo ya no hubieron otros con él, porque lo tenia amenazado de que hablaría de que no tiene leche y que no sabe cachar, su machismo se vio herido, pero mi culo estaba listo para espera la verga de Tomas. Empecé a venir con otros compañeros cuando Tomas se quedaba entrenando, yo ya no estaba en el equipo, vinieron otros mas altos que yo y ellos quedaron, un dia que vine con Tomas me cuenta: Tomas: Una chica del otro colegio me hizo agarré su chucha, estaba caliente y jugosa Yo: te gustó? Tomas: Si, pero más me gusta tu culo. Yo: Pero nunca lo usas. Tomas: Ahora en la noche te lo meto. Yo: Seguro que lo quieres por ti? Se quedo callado. Yo me alegré Tomas me iba a romper el culo. Llegamos de calor y nos metimos a la ducha, mama nos preparaba la cena. En la ducha empezó a meterme el dedo al culo…que rico….yo tomaba su verga y se la apretaba como si fuera mi culo…. Tomas: Para, si no me voy correr aquí. Yo: Que importa. Salimos calientes, cenamos y a ver tv. Cuando ya muy tarde, me fui primero a dormir(¿?) al rato llego Tomas. Yo lo esperaba sin ropa con el culo hacia arriba… Tomas: Que rico culo…. Será mío esta noche.. Yo: Tómalo despacio, no me hagas doler. El se desnudo y empezó a besarme la boca como si fuera su mujer, su piel oscura contra mi piel blanca, dejo mi boca y bajo a mis pezones incipientes, los succionó que rica boca gruesa tenía mi Tomas, baje mis manos para tomar su pinga y sus huevos…..quemaban. El siguió su recorrido erótico y llego a mis nalgas…allí se detuvo a comerme el hoyo anal…ahhhh ahhhh que rico Tomas sigue no pares.. Dejo de hacerlo y se puso encima mío, levante el culo tome su pinga, el hecho gel a mi hueco y yo puse su cabezota en mi culo…Yo: deja hacer tu cuerpo y despacio… Si así está bien. Empezó a meterla despacito, cm a cm.. si esta rico Tomas no te apures…. Tomas: tienes caliente el culo…. Yo: Es por ti y siempre será para tu verga…. Tomas Serás mi novia verdad? Yo: Si mi tomas seré tuya y mi culo mas. Y entre palabras y palabras me la metió todita su verga Yo: Oh Siento el culo lleno de tu pinga. Tomas: Si la tienes toda dentro… Yo: muévete despacio ahora… saca…mete…..saca mete….. si así…así que rica pinga Tomas…de pronto empezó a moverse rápido…Tomas cálmate….. No puede quiero meter más y me voy a correr… Yo empecé a sentir más calor y también empecé a tener gansa de correrme…. Ayyy sale tu leche tomas…. Me está llenando…. Yo también me estoy corriendo Tomas ayyyyy. Quedamos exhaustos él encima mío con toda su verga en mi culo, felices de haber llegado al placer…. Cuando la sacó sonó Ploppp.. Yo empecé a mamar esa leche, era vida, lo sequé con mi boca su pinga, que rica era, grande y fuerte, ruda y cabezona. Yo: ya soy tu novia? Tomas: Si ya eres mi novia y al que se acerque a ti lo mato. Nos limpiamos y nos quedamos dormidos abrazados, como marido y mujer, desde ese momento la única verga que se mete en mi culo es la de Tomas, hoy ya tengo 20 años y el 21, no he comido con el culo ninguna verga ajena a la de Tomas, vivimos juntos en otro pueblo, porque nos fuimos estudiar en una escuela técnica, el aprendió a técnicas automotrices y yo técnicas administrativas, en el departamento que vivimos me visto de mujer, su mujer y él me la sigue metiendo cuando quiere y en el rato que tiene ganas, no hay noche y ni día para nosotros, en casa de papa y mama no saben de lo que hacemos, mejor….pero yo soy la novia de mi hermano negro.

Autor: ANITO Categoría: Transexual

Leer relato »

Mi mamá me feminiza

2022-04-29


Historia corta de un chico que se convierte en la zorrita de su madre. Mi madre me feminiza Hola lector, me llamo Javier, esta historia pasó hace unos meses y la verdad no creí llegar a esto. Mis padres se separaron cuando yo tenía 7 años y tras el divorcio decidí vivir con mi padre, todo iba normal pero sacaba muy malas notas, mi padre notó esto y me dijo que si reprobaba me iría a vivir con mi madre por un tiempo, y como dice el título del relato reprobé las materias y me mandaron a vivir con mi madre para ver si con ella mejoraba mi estudios y mi conducta en casa, ya que ella es conocida por tener un carácter fuerte. El día del viaje llego y sinceramente estaba nervioso por ver a mi madre, hace 8 años que no la veía y la recordaba como una mujer algo fría y distante por problemas con mi padre, en fin, llego a su casa y me abre la puerta una mujer alta como de 1.82 más o menos, yo media 1.70, era blanca, rubia, con una figura curvilínea, llevaba un vestido negro que hacía ver el tamaño de esas enormes y firmes tetas, y que decir de su enorme culo que daban ganas de devorarlo, la imagen de aquella enorme y voluptuosa mujer casi me hace desmayar. -Hola hijo, ¿Cómo estás? -Hola mamá, l-la verdad estoy muy bien. Estaba embobado mirando sus sandías, eran demasiado enormes. -Que bien hijo, pasa que en el segundo piso está tu habitación. Me instale rápido en la habitación, no paraba de pensar en esas enormes tetotas que tenía, cualquier hombre le gustaría poner su carácter en ellas, incluyéndome. Mi madre me llamo para bajar y que teníamos que hablar. -Hijo, tu padre me contó que sacaste muy malas notas últimamente. -Lo se, lo siento. -Un lo siento no bastará, suerte que esos profesores te dieron todo este verano para que estudies y puedas avanzar en el siguiente año escolar con las justas, ¿Queda claro? -Queda claro mamá, prometo estudiar mucho. -Que bien mi niño. Me dio un abrazo y pude sentir sus tetas por mi pecho, el tan solo sentirlas me ponía caliente y me dieron ganas de apretarlas pero mi cerebro me devolvió a la realidad y no podia hacerlo. Pasaron los días y mientras yo hacía mis deberes mi madre salía a correr y hacer ejercicio, cada vez que volvía a la casa llegaba toda sudada, la imagen de aquella mujer en ropa deportiva me enloquecía, pero en una ocasión que ella se fue a hacer ejercicio me pidió que lavara la ropa, yo hice caso y al pasar por el cesto de ropa sucia me pude percatar de su ropa interior, varias tangas de encaje que al verlas me las imaginaba con su culo ahí puesto y me provocaba una erección imaginar todo. No sé qué me pasó en ese momento pero me acerqué un poco y comencé a olerlas, se que estaba mal pero el olor de esas tangas me enloquecía, no pasó mucho tiempo hasta que me empecé a masturbarme con las tangas de mi madre, sentía muchas cosas, placer, excitación, culpa y arrepentimiento, pero no podía parar. Estuve así un buen rato hasta que me cuestioné: _¿Como se me verían puestas? Desde muy pequeño siempre me había llamado la atención la ropa femenina, de hecho una vez me puse un vestido de una prima en su casa y debo decir que me quedaba muy bien, de cintura para abajo parecía una niña muy bonita, sin embargo tras el divorcio de mis padres deje de hacer esas cosas por miedo a que mi padre descubra lo que hacía con la ropa femenina. Yo seguía ahí, preguntándome como se me vería puesta, nunca me había puesto ropa interior de mujer y menos una tanga, parecía que ya no tenía el control de mi propio cuerpo cuando comencé a ponerme la tanga de mi madre, sentir el rose de esa suave tela me provocaba una erección enorme, me fui al cuarto de mi madre para mirarme al espejo y no lo podía creer, de la cintura para abajo parecía una chica adolescente con un culo muy parado y firme, me gustaba como me veía. Me excite tengo que comencé a masturbarme con la tenga puesta, era tan excitante verme a mí mismo pajearme con la tanga de mi madre, todo se sentía muy placentero. En eso de forma imprevista mi madre entra a la habitación y me ve con su tanga puesta, estuvo en shock por unos 3 largos segundos hasta que por fin pudo reaccionar. -¿Pero que estás haciendo hijo?! -A-a ma-mamá puedo explicar. -No hay nada que explicar, ya lo ví todo, te estabas masturbando con mi tanga puesta, debería darte de vergüenza! -Perdon mamá, no pude evitarlo, me gustaba el aroma de tu ropa interior. -No pidas perdón, maldito pervertido, tendré que castigarte, cerdo. -No mamá, por favor no me hagas nada por favor. -Callate y ven aquí de una vez, que te toca una buena zurra. Me quedé asustado por el carácter muy agresivo de mi madre, no tenía opción, me acerque lentamente hacia mi madre y me agache encima de sus piernas para recibir mi castigo, ella me bajo la tanga y me propinó propinó unos buenos golpes en las nalgas, me dolía un poco pero no era algo muy fuerte, después de pegarme me dijo. -¿Te gustan mis bragas? -Si -¿Quisieras ser la zorrita de mamá? Sentía que perdí el control total de mi cuerpo cuando un si se me escapó de la boca. -Ay nos la pasaremos tan bien zorrita. Me sentó en una silla y ella salió con un par de tangas, brasieres, pelucas y jueguetes. Me puso una tanga de encaje color negro, un sostén rozado acompañado de los senos de silicona para rellenarlos, me puso una peluca castaña y por último me maquillo de una forma muy delicada. -Abre los ojos. Abrí los ojos y al mirarme al espejo no lo podía creer lo que estaba viendo, parecía una chica adolescente muy guapa, con el maquillaje me daba un aspecto inocente y con el sostén parecía una chica tetona a pesar de no tener mucho pecho, pero lo que más me enloqueció fue mi culo, realmente parecía una mujer nalgona con la tanga de encaje, sencillamente mi mamá había hecho un trabajo espectacular. -Estas muy guapa. Me lo decía mientras me mordía la oreja y me apretaba los senos, yo aún seguía muy sorprendido o mejor dicho sorprendida con el resultado, mi madre me estaba besando el cuello y yo ya comenzaba a excitarme, me tiró a la cama poniéndose encima mío mostrándome sus enormes tetas, agarro mis manos y las puso en ellas mientras decía. -Tocalas mi niña Yo no aguante más y empecé a apretar esos 2 enormes globos como loca, mamá se quitó el sostén dejándolos completamente libres, yo sin pensarlo me abalance sobre ellos y comencé a mamar de ellos como si fuera un niño pequeño, chupaba y mordia sus deliciosos pezones. Mi madre al ver que la estaba mordiendo me jalo de la peluca y me dijo. -Maldita guarra, eso me dolió, tendrás que pagarlo. Me ordeno ponerme a 4 patas, ella apareció con un arnés de 20cm y un bote de lubricante, me unto la crema en mi colita dandome muchas nalgadas y sin que me lo espere empezó a meter el aparato en mi ano, senti un dolor mi intenso por el tamaño del objeto. -Vas a ver cómo luego lo cosas zorrita. Poco a poco estaba bombeando con más fuerza y ese dolor poco a poco se fue convirtiendo en placer y ya estaba gimiendo muy alto. -¿Quien es la zorrita de mama? ¿Quien es la sumisa de mama? -Yooo, soy tu zorrita, soy la sumisa de mama, haré todo o que tú me digas! -Duramos así unos minutos hasta que se cansó y se quitó el aparato, se pone encima mío montándome y se mete mi pene adentro suyo, ella empieza a gemir algo despacio pero luego empieza a gemir más fuerte cuando le agarro los senos mientras me cabalga, ella no tarda y también se pone a apretar también mis senos, parecíamos 2 lesbianas apretandonos nuestros senos con mucha fuerza. -Ahh hija, apreta más fuerte. -Mama, sigue saltando, haz gemir y correr a tu putita! Llegó el clímax y ambas nos corrimos. Fue una experiencia unica, nunca la olvidaré

Autor: MARC95 Categoría: Transexual

Leer relato »

HISTORIA DE AMOR VERíDICA

2022-04-22


Hola esta historia es 100% real, soy de la Ciudad de México, me llamo Alejandra y mi pareja Ricardo, soy una chica transexual 100% operada con reasignación de sexo, mujer oficialmente, tengo 29 años, él tiene 37 años, yo de complexión delgada, 1.65 de estatura, ambos radicamos en la ciudad de Cancún por cuestiones de Trabajo ambos, yo soy Make Up como se le conoce aquí en México. Mi historia comienza así, desde muy niño mis gustos fueron diferente, crecí en una familia liberal, de un matrimonio moderno, en casa siempre tuve libertad mas no libertinaje, mis papas se dieron cuenta en la primaria, puesto mi manera de actuar, expresarme mi amaneramiento de mujer, en mi familia solo somos 4 hijos, dos varones una mujer y yo, a todos nos dieron carrera, pase la secundaria y empezó a desarrollar mi cuerpo a hombre, pero leí revistas y cheque por internet y empecé a tomar hormonas de mujer, cuando entro la preparatoria mi cuerpo empezó a crecer de mujer, empecé a tener cintura, nalguitas, no me salían vellos ni barba, mis bubis empezaron a crecer poco a poco y a los 15 años en un viaje a los cabos mis papas hablaron conmigo de mi preferencia y me aceptaron, mi mama cuando salía de compras me compraba ropa de mujer, calzones de mujer, y siempre me han gustado usar zapatillas altas, de tacón de 15 en adelante con plataforma o sin plataforma, mis preferidas tacón de aguja son muy elegantes. Cuando iba a salir de la preparatoria ya vivía como mujer en casa, aun que llevaba uniforme de niño a la prepa, faltaban unos meses para cumplir mis 18 años cuando mis papas me regalaron dos cirugías, una de bubis y una de nalgas, yo feliz y emocionada, salgo de la prepa y me dieron a escoger una carrera y decidí ser estilista profesional, busque en internet cual eran las mejores y encontré en Guadalajara, ahí radique 4 años de estudio en una de las mejores escuelas de maquillaje y estilismo, recién llegada a Guadalajara, me metí al gym para moldear mi cuerpo de niña, y conocí a un chavo de 26 años llamado Ricardo, enseguida me abordo me pregunto qué de donde era, donde vivía, como me llamaba y yo le dije todo, si me dio miedo porque no sabía quién era, por mis estudios variaba mi hora de entrenamiento iba en las mañanas o en las tardes, pocas veces me los topaba o me dejaba un recado con mi entrenador, cabe mencionar el un tipo moreno, barba de candado, músculos bien trabajado, buenas nalgas, calza del número 8 jajajaja, todo un adonis, empezamos a salir, un año y nunca tuvimos sexo porque él era casado o más bien se estaba dejando de la mujer y no quería enamorarme cabe aclarar que él ya sabía que yo era transexual y no le importo. A los 2 años de estar en la ciudad estudiando por su trabajo lo cambian a Chetumal y se nos hizo más difícil, di por terminada la relación y el sin embargo me siguió buscando, yo Salía con chicos, tenía sexo pero solo eran pasajeros, así paso un año y medio cuando él me volvió a buscar ya se había divorciado de su mujer y ella ya se había regresado de nuevo a Guadalajara, termino mis estudios y me regreso a México, y él me seguía buscando, tarde un año en pláticas con él en ese tiempo duro mi proceso legal de cambio de identidad, hasta que cambien mi credencial mi acta de nacimiento mi curp, todo mis papeles. Un 2 de enero en un arranque de locura jugando por whats con él le digo si me compras un boleto de avión hasta Chetumal me voy, yo solo lo decía jugando cuando me envía el boleto electrónico y no lo podía creer, en ese momento prepare una maleta y me fui a Chetumal al llegar el me recibió… continuara ya que me llegan mis clientas.

Autor: Alejandra Categoría: Transexual

Leer relato »

Les explico mi evolución y como soy una nena

2022-04-22


Ayudando a ….. Les explico mi evolucion y como soy una nena. Hola amigos de SST, soy su amiga Sissycross…bueno ese es mi nombre de usuario. Muchos me preguntan por sobre mi y que se siente ser yo o haber llegado hasta este punto asi que se las resolveré el dia de hoy iniciando por lo que me preguntan mas seguido. ¿alguna vez han sufrido discriminación? En mi caso particular nunca me han discriminado, pero vamos, evitaba lugares públicos cuando todavía tenía barba y rostro masculino, ya una vez que me opere el rostro con feminización y me opere la voz con una Glotoplastia pues ya no me daba pena y nadie dudaba que fuera chica incluso muchos me buscaban o me invitaban bebidas en algunos bares. ¿ como fue el proceso cambio de sexo? Podria decirse que fueron por niveles, lo primero y principal fue estar con tratamiento medico para mi disforia de genero y sexo con un psicólogo y un Endocrinologo para poder empezar a tomar las hormonas Durante la terapia hormonal feminizante, te administrarán un medicamento para bloquear la acción de la hormona testosterona. También te administrarán la hormona estrógeno para disminuir la producción de testosterona e inducir los caracteres sexuales secundarios femeninos. Los cambios que producen estos medicamentos pueden ser temporales o permanentes. Posteriormente inicie con las cirugías físicas, en mi caso inicie con el rostro y con la voz esto es fueron 3 cirugias en las que se opero, cejas,mentón,orejas, nariz,labios y pomulos y lógicamente la anteriormente mencionada para mi cambio de voz. Una vez ya recuperada y con rostro de nena, lo que inicie fue mi aumento de pechos que con ayuda del cirujano me ayudo a encontrar mi tamaño ideal que no se viera falsos, una liposucción con aumento de glúteo, abdomenoplastia y cirugía para tener cadera. Una vez ya mas chica fue cuando ya empece a usar faldas y tops y salía a la calle con mis tacones y me podía ir al salón de belleza para maquillarme o bien ponerme uñas en las manos y pies. Pasado ya casi 3 años de esto seguía con tratamiento psicológico y había conocido a mi pareja asi que decidi operarme y hacerme la vaginoplastia. ¿en que momento decidi operarme? En micaso siempre estuve segura, pero cuando decidi ya ser completamente chica, conoci a varias trans que su pene había crecido mas con las hormonas y se veía feo el pene en la ropa interior a mi gusto no es estético un pene en ropa de chica, Hay quienes les gusta pero a mi como nena no me agradaba mi pene. Asi que si voy a la playa y uso bikini o tanga se ve hermoso mi cuerpo y nadie duda que soy nena. ¿Cuanto dinero gastaste? Aproximadamente unos 500 mil pesos ¿Qué ropa usabas o te gusta usar? Al inicio solo usaba pantaletas de abuelita y pantimedias, ya una vez que era mas nena uso bikini, o tanga y claro mis ligueros y lencería de encaje sexy. Cuando salgo al gimnasio uso mis yogapants y tanga y un top deportivo Para estar en casa uso vestidos de señora y tacones bajos en ocasiones si uso tacones descubiertos pero al principio era cansado y ahora no puedo usar otra cosa que no sea tacones. Cuando me case por el civil con mi marido, ahí uso un vestido de novia algo mas conservador, pero no como el que me hubiera gustado, un vestido de novia con velo y cola largo con corte de sirena. ¿Cómo conociste a tu marido? Él era ya un hombre maduro de casi 59 años y el me acepto tal y como era pero lo mas importante es que el y yo vivimos en matrimonio. ¿fue fácil o difícil cambiar tu identidad? Bueno llego un punto que mis documentos ya no correspondían con mi nueva personalidad y la foto que antes estaba en mis identificaciones para nada se parecía y eso me metio en problemas por que ya no me creían que antes era hombre, me toco policías que no me creían e incluso me invitaban a salir o a tener sexo jejeje algunos si se las di las nalgas. Pero ya una vez que cambie mis documentos, fue mas fácil ser esposa, casarme y bueno poder cobrar la pension de mi esposo. ¿Fue difícil cambiar de hombre de éxito con trabajo estable a mujer ama de casa? La verdad siempre fue mi deseo dedicarme única y exclusivamente al hogar, esto es laver ropa, barrer, cocinar ,tender camas, salir al mercado a comprar la comida, atender a los hijos de mi marido cuando vienen a ver a su papa. A cambio mi marido me da dinero para ir al gimnasio, a ponerme uñas y para mis maquillajes. ¿En tu foto he visto que usar una especie de collar eso que es? Es un collar de esclava sissy . me lo puso mi marido cuando nos casamos por el civil nunca me lo quito aun que salga a la calle. ¿Es difícil ser madrastra? Bueno los hijos de mi esposo ya tienen a sus hijos, para mi es fácil ser “ABUELASTRA2 de hecho me he ganado el amor de mis nietos y de sus hijos, me llevo bien con mis nueras disfrutamos de echar chisme cuando los hombres están en su mesa. ¿deseas tener hijos? La verdad es que sí, tengo ese instinto maternal, pero actualmente yo te puedo decir que ese instinto se calma cuando estoy en las mañanas en el kínder dando clases. ¿Por qué ser maestra de kinder y no otra cosa? Bueno a mi gusto muchas chicas trans son o maquillistas, corta pelo, secretarias o se dedican a poner uñas, yo quise dedicarme a un trabajo exclusivo de mujeres pero que permita estar con niños y ser como “MADRE SUSTITUTA” ¿Qué es lo que más deseas en este punto de tu vida? Me gustaría casarme por la iglesia con un vestido blanco y con mi velo, y sobretodo me gustaría que mi esposo fuera más joven ja ja ja ya que yo lo cuido de su diabetes je je je pero en si soy feliz. ¿Por qué crees que discriminan a muchos trans? Fácil es porque se siguen pareciendo a hombres no hacen nada para al menos depilarse la barba o ahorrar para cambiarse el rostro de macho, por eso los discriminan. ¿podrias enseñarme una foto de como queda una vagina trans? Claro… A mi marido no le gusta que me depile por que le gusta que se vea natural. esposa puta

Autor: SISSYCROSS Categoría: Transexual

Leer relato »

2da parte mi primera vez cómo sexoservidora

2022-04-15


Continuo contando mi relato anterior de mi primera noche cómo sexoservidora, estaba devuelta en la avenida, había quedado echa un desastre, aún tenia en la boca el sabor saldo del semen que había alcanzado a caer dentro de mi boca y tenía todo el maquillaje corrido, saque un espejo de mano, retoque la base, luego la sobra de ojos y por ultimo el labial, no tarde mucho pero mire mi celular y ya era la 1:20 am. Lo bueno era que aun había transito, no pasaron ni 5 minutos cuando llego cuando se detuvo otro carro - Hola daddy, soy travesti solamente pasiva, ¿te agrada? cobro $250 penetración solo con condón, y el ora puede ser al natural, si quieres solo oral, son $150, a y una cosa mas Si tienes granos, cicatrices o cosa raras ahí debajo, no hay nada. Era un Sr. De unos 35… 37 años, moreno pelo negro corto, con un corte militar, con barba de candado ceja poblada, complexión media, vestía camisa y pantalón de vestir, iba bien arreglado y definitivamente se veía mejor que mi primer cliente - Son implantes?. Haciendo un ademan con la cabeza - Lo siento papi, aun no he dado ese paso, solo es relleno - Esta bien, creo que quiero solo oral, vamos sube. Mientras me abría la puerta. - Con gusto daddy, veras que no te arrepentirás. Subí y dio la vuelta en esa misma esquina. - Oye pero podrías despintarte los labios, no quisiera dejar alguna evidencia como alguna mancha de labial, tengo una mujer muy celosa y ya voy de regreso a casa. Decía un poco apenado. - Y no es para menos, es usted muy apuesto, ya se ha mirado en un espejo, ( intentando yo hacerle un cumplido), pero no te preocupes por eso, dame un momento. Saque un poco papel y me limpie el labial. - Tienes una mirada coqueta y tus labios así rositas y al natura se te ven muy bonitos, los tienes carnuditos. Estaba portándose muy amable y al mismo tiempo ponía su mano sobre mi pierna. Definitivamente tenia mas clase que el anterior y parecía estar mas acostumbrado a tratar con mujeres, solo atine a decir un gracias y una ligera risa nerviosa. - Gracias. hasta me hizo sonrojar un poco. - Y no creas que lo digo por compromiso, sino por que es verdad. Decía mientras comenzaba a subir su mano por mis muslo, hasta alcanzar el pequeño bulto que escondía entre mis piernas y que aprisionaba con mi tanga para disimularlo lo más posible. - Me encanta la dualidad que existe en las transexuales y en los travestis tan lindas como tú. Me seguía sobando cómo si de una vagina se tratase, y se limitaba a tocar por encima de la ropa. En ese momento yo buscaba la hebilla de su cinturón , se le veía un paquete más grande que al anterior, y yo moría por conocerlo. - Déjame tenerte entre mis manos. Le decía mientras dejaba al descubierto su trusa. Ya la traía bien dura, se miraba apretada por el resorte del calzón, la saque de su prisión por el agujero de la trusa, dejando afuera solamente su pinga. Me quedé cómo hipnotizada al verla, no era tan gorda cómo la última que me había comido, pero definitivamente era más larga, unos 17 o 18 cm, y a la mitad del palo se le doblaba hacia la derecha, además en la punta, se le veía una gota de líquido pre seminal que brillaba con las luces de afuera. - Vamos dale un besito, se nota que quieres, si hasta te brillaron los ojitos. Se me notaba que me había gustando su pene, y la verdad es que sí, me tenía loca, por lo que en efecto la bese. - Mmchhh. Le daba un besito de piquito en la punta, para después pasarle la punta de mi lengua y recoger esa primera gota de lubricante y saborearla entre mis labios - Uffff… tienes una lengua muy rica, húmeda y traviesa. Se estremecía cuando le lamía el glande. En ese momento yo ya estaba abriendo al máximo mi boca, con la lengua de fuera, cómo cuando el médico te revisa la garganta, pero en este caso, el abate lenguas era de carne y parecía que me estaba rascando la lengua con su pitó. - Eso mi niña, disfruta de tu paleta, quiero que sientas toda mi hombría dentro de tu boca y que la abraces con tus labios. Cuando dijo esto comprendía que me estaba pidiendo que ya me la metiera completamente y que dejara de estar jugando con ella, así que me acomode de nuevo cómo con mi cliente anterior, me arrodille en el asiento del copiloto, inclinándome a su entrepierna recargando el pecho en su pierna derecha y quedando con el culo al aire - Espera yo también me quiero poner más cómodo. Decía él en tono de broma. Se bajo completamente el pantalón junto con su calzón, incluso se quito sus zapatos y lo dejo todo debajo de su asiento, quedando solo camisa y calcetines, - Ahora si mi pequeña, vente para áca. Mientas se agarraba la verga desde la base de su palo, con una mano y con la otra se recogía los webos que le habían quedando colgando en la orilla del asiento - Si papi, lo que tu digas. Mientras me acomodaba para seguir mamando - Haber, abre esa boquita. Paso la mano derecha, que era la que tenia los webos, a ponerla debajo a de mi barbilla, haciendo un poco de fuerza para jalarme un poco más hacia su lado, al mismo tiempo y con su otra me tomaba de la cabeza sintiendo sus dedos desde mi nuca y toda su palma, empujándome hacia abajo. Para esta ejecución yo estaba usando solo la boca, estaba bastante larga, pero ayudaba que no estaba tan, tan gorda, y la forma que tenía, es una de las cosas que más recuerdo porque en ese momento pensé “que buena suerte tengo que la tenga doblada hacia este lado", y es que prácticamente me apuntaba y tenía la forma de mi garganta. Ahí fue cuando yo sólita me empecé a atragantar con su chile. - Slurp… slurp… slurp, hahaggg haga.. Inevitablemente me daban algunas arcadas, pero no me la sacaba de la boca - Oye tranquila nena, jejejeje no teme vallas a atragantar jeje. Parecía darle un poco de gracia el que yo sólita me estuviera matando - ¿No te estaba gustando papi? - Claro que si baby, pero no quiero que me vallas a ensuciar el coche. - Tranquilo papi, sólo es el reflejo que tengo de cuando llegas hasta el fondo, pero te juro que no vomito, créeme no es la primera ni última vez que me cojen por la boca - OK, tu eres la experta. Acabando de decir esto puso nuevamente sus manos sobre mi cabeza y me lo metió de un solo golpe, hasta el punto de sentir su glande detrás de la campanilla de mi garganta - Haagg, ahgg, hagg, hahaggaggaaaggga. Pasaron unos minutos y yo sabía que le estaba gustando porque le escuchaba jadear y con una respiración mas agitada - Ahora si chiquita, ya vas a saber lo que es bueno. Me decía mientras me tomaba del cuello y de la nuca, y aumentaba el ritmo del movimiento de mi cabeza, yo solo sentía mi cabeza moverse arriba y abajo y veía mi pelo agitarse a mi alrededor, por la forma en que me estaba empalando. Sentía que estaba apunto de venirse, y yo estaba tomando aire y tratando de tragarme toda la saliva que podía, para tener libre la boca y poder tragarme sus mecos sin problemas, cuando de repente escucho. - ¡¡¡Espera!!! Para!!! Para que aun no quiero venirme, por favor !! ¿Sabes qué?... voy a querer probar también tu culo, espérate. Se agacho saco su billetera y me dio $300. - Sí sigues consistiéndome así de bien, puedes quedarte con el cambio. - Ahora, quiero que te pongas aquí mismo pero boca abajo. Dijo él mientras reclinada el asiento del copiloto. - Claro pápi. Me acomode de modo que mis rodillas quedaban tocando en la parte donde se dobla el asiento y el respaldo, arqueado la espalda y tocando con el pecho la cabecera del asiento, quedando con las nalgadas expuestas. El no perdió tiempo y enseguida se pasó del lado del copiloto, quedando detrás de mi, sentí cómo acomodaba sus piernas entre las mías y con sus rodillas hacia fuerza para abrirme un poco más la piernas y dejarme bien empinada. - Mira que tus nalgadas se ven tan deliciosas así como te tengo de empinada, y las tienes bien blanquitas y suaves, estas riquísima mámi, - Que bueno que te gusten, son para ti… para que las disfrutes. Y enseguida siento una nalgada que me dejo ardiendo la piel - Pero claro que las voy a disfrutar, ahora vas a verlo o más bien a sentirlo. Sabía que iba a clavarse en mi agujero así que saque un condón y se lo di. - Gracias mami, espérame. Yo solo miraba el cómo le resbalaba al ponérselo y me imaginaba cómo me la iba a meter en unos momentos En eso siento que me hace a un lado la tanga y escucho que me escupe en la entrada de mi “pussyboy” y ya sintiéndome húmeda me mete un dedo y lo mueve desde adentro para estimularme y darle entrada. - Quieres lubricante, también traigo por si quieres. Mientras buscaba en mi bolsa - No mi amor, yo me encargo de dejarte lista. Sacaba su dedo y me daba pequeños piquetes con su pitó, al ver que no se hundía, nuevamente me escupe y me vuelve a meter un dedo y luego 2, y sigue moviéndolos - Hay papi, la tienes muy grande, deja te pongo el lubricante - Calla, que ya vas a ver. Vuelvo a sentir la punta de su verga en la entrada de mi culo, pero esta vez me toma de la cadera con ambas manos y me jala fuerte hacia él. Yo empiezo a sentir cómo me penetra, primero su cabeza abriéndose paso dentro mío, luego la saca un mínimo y vuelve a empujarla hasta que llegar a donde la tenía doblada, la vuelve a sacar poquito y de un solo golpe me la mete ahora si ya hasta el fondo; en tres movimientos me la había clavado toda. Se quedo quieto agarrándome fuerte de la cadera, cómo para que no me fuera a despegar de él, yo solo sentía las contracciones que él tenia en su miembro. En ese momento comencé un movimiento suave y circular con mis cadera, sin despegarme de él, le meneaba las nalgas tallándolas contra su pubis, prácticamente le estaba perreando con su pitó clavado en mi - Te mueves riquísimo amor. Yo me sentía feliz con su aprobación. - Que bueno que te guste. - Más que eso, me vuelves loco chiquilla. - Házmelo papi, házmelo cómo quieras. Me tomó la palabra y comenzó un mete y saca riquísimo, yo sentía la inclinación hacia la derecha que tenia su verga, me tallada delicioso mi interior - Estas bien apretadita he mi amor. - Más bien es que estas muy grande - ¿Te esta gustando? - Mucho papi, muchoooo… Comenzaba a sentir más fuerte sus embestidas. - Síííí… yo se que te gusta!!!, y todavía no he terminado contigo , te voy a dejar bien cogida. - Cógeme, cógeme duro, dámela toda. - Claro chiquita, lo que pida mi niña se lo doy. Sentí cómo apretó fuerte sus manos sobre mi cadera y empezó a golpearme contra el más fuerte y más rápido, se escuchaba el coque de mis nalgas con su pubis, y resonaba cómo aplausos, sentía rebotar sus huevos y se lo hice saber. - Papi, me encantan tus webotes chocando con tus metidas. Y mientras le decía esto pasaba mis manos por debajo de nuestros cuerpos, hasta alcanzar la parte trasera de sus pelotas y a rozarlas con la yema de mis dedos cada vez que la sacaba. - ¿Ya quieres tu lechita? - Si, si por favor. - Pues te esperas a que yo quiera dártela!!! Y ahí me metió una nalgada mucho más fuerte que la primera, tanto que me estremecí y grite de dolor. - Aaaaaaaayyyyy!!! - Eso te enseñará quien manda aquí!!! - Si daddy, discúlpame. - Eso es chingada madre!!! así me gustan las nenas, bien sumisas como tú!!!. - Estoy para servirte y complacerte. Me estaba gustando la forma en que me tenía dominada. - Así es, las niñas como tú, solo están para servir a los hombres, ahora te quiero bien sometida, pasa tus manos para atrás y agárrate los codos, es una orden. Pase mis brazos para atrás de mi espalda, quedando mi equilibrio solo en mis rodillas, luego él junto mis antebrazos a modo de poder agarrarlos con una sola mano y con la otra me tomaba de todo el pelo en una coleta sujetándome para que no callera hacia enfrente. Yo ya no sabía que mano era la que me sujetaba puesto que no podía moverme ni para voltear a verle, solo me limitaba a mirar al frente y a esperar a que hiciera lo que quisiera conmigo. - Ahora!!! te vas a convertir en mi yegua, y te voy a cabalgar!! ¡¿Entendido?! - Si papi!!!, móntame por favor.!!! - Pídemelo de nuevo!!! - Por favor metemelaaaahaaa…haaaa…haaaa... Comenzó a clavármela todavía más duro de lo que ya lo estaba haciendo, parecía estar convirtiéndose en un animal. Me tenía en vilo, con mis brazos y mi pelo cómo agarraderas y me jalaba muy fuerte hacia atrás y al mismo tiempo me regresaba para enfrente con los golpes de sus embestidas, incluso se veía cómo se meneaba el coche con sus movimientos de vaivén, y yo parecía una muñeca de trapo. Cualquiera que hubiera tenido un punto de vista desde afuera pudiera haber dicho que me estaba violando. - Toma eso putita, tómala todaaa…haaa… huum… huu… haa… Notablemente estaba ya muy excitado, las palabras bonitas y cariñosas con las que me había estado tratando se habían acabado, ahora si me había convertido en su juguete personal y eso me encantaba, yo también estaba súper cachonda, me fascinaba la forma en que me estaba tratando. - Eres todo un semental y me encantas!!!.Le decía yo con la voz un poco temblorosa por el movimiento y los golpes en mis nalgas. - Te voy a preñar putilla, vas a ser mi nueva golfa y te voy a montar seguidoooo…. Ya vas a ver lo que es un macho preñando a su hembraaaa... haaa… - Si!, soy tuya, tómame, cógeme, preñaaaameee…, haaa haaa, ahaaaaíííí, sííi!!!!! - Eso marica, apriétame con ese rico culo que te cargas, aprieta, putilla, aprietaaaaa… melaaaaa…. Yo obedecí sus ordenes y empecé a contraer mi esfínter y alternaba con pujar un poco a modo de tener espasmos en mi pussyboy,. Y al parecer, eso le terminó de enloquecer ya que dejó de hablarme y solo escuchaba sus bufidos y jadeos. Llevaba unos minuto así cuando me suelta del pelo y me ordena. - Túmbate toda en el asiento. Lo hice sin decir nada. Él, sin separase de mi y sin sacármela se tiro encima mío, dejándome inmovilizada con mis manos aun en mi espalda y sintiendo todo su peso y escuchado su respiración en mi cuello. Me tenía aprisionada con su cuerpo, parecía haber entrado en trance, concentrado en penetrante rápido y sin piedad, su respiración se escuchaba muy fuerte cómo cuando se hace mucho esfuerzo o cómo cuando se corre una distancia larga. parecía un animal, estaba jadeando pero en verdad muy fuerte y me la esta clavando todavía más. Yo la empecé a sentir más profundo, me la estaba metiendo delicioso, se me escapaban pequeños quejidos y pareció que fueron la gota que derramó el vaso, pues se agarro con ambas manos del asiento y me apretó muy fuerte contra el, quedándo yo en un sándwich. Me la metió lo más profundo que pudo y comenzó a descargarse. Yo sentía los espasmos que él tenia con cada chorro que sacaba y también me excitaba escuchar sus quejidos de hombre, liberándose de todo su estrés, de toda su furia, de todo su deseo y lujuria, esos suspiros agitados y típicos de cuando los hombres se vienen plenamente, esos suspiros de placer, suspiros guturales profundos de eyaculación. Dejo caer todo su peso y todo su cuerpo sobre el mío, se quedo completamente quieto, recuperándose, se notaba agotado y no era para menos, me había dejado extasiada con la forma en la que me lo había metido y con el placer que había sentido con su cogida. De repente solo empezó a balbucear. - Lo hiciste muy bien mi niña, lo hiciste muuuy bien. Mientras me daba palmaditas en el costado de mi nalga derecha. - Gracias papi, te dije que no te arrepentirías jeje Se quito de encima de mí se pasó del lado del piloto y se vistió, mientras tanto yo solo me limpie los pocos jugos que habían escurrido por la penetración brutal que me había dado, me volví a pintarlos labios y retocando el maquillaje y cómo si nada hubiera pasado me baje de coche diciéndole. - Gracias por la cogida, estuviste fabuloso, y me despedí con un guiño. - Gracias a ti chiquita, espero seguir viéndote por aquí, bye. Camine de nuevo a mi esquina mientras veía la hora, 2:15am, la noche es joven y pensé, y todavía veo carros pasar, tal vez valla por unos dos o tres servicios más, al fin y al cabo esto parece estar mejorando. Pero lo demás que paso esa noche lo contaré en otro relato

Autor: Fría dana Categoría: Transexual

Leer relato »

2da parte mi primera vez cómo sexoservidora

2022-04-13


Continuo contando mi relato anterior de mi primera noche cómo sexoservidora, estaba devuelta en la avenida, había quedado echa un desastre, aún tenia en la boca el sabor saldo del semen que había alcanzado a caer dentro de mi boca y tenía todo el maquillaje corrido, saque un espejo de mano, retoque la base, luego la sobra de ojos y por ultimo el labial, no tarde mucho pero mire mi celular y ya era la 1:20 am. Lo bueno era que aun había transito, no pasaron ni 5 minutos cuando llego cuando se detuvo otro carro - Hola daddy, soy travesti solamente pasiva, ¿te agrada? cobro $250 penetración solo con condón, y el ora puede ser al natural, si quieres solo oral, son $150, a y una cosa mas Si tienes granos, cicatrices o cosa raras ahí debajo, no hay nada. Era un Sr. De unos 35… 37 años, moreno pelo negro corto, con un corte militar, con barba de candado ceja poblada, complexión media, vestía camisa y pantalón de vestir, iba bien arreglado y definitivamente se veía mejor que mi primer cliente - Son implantes?. Haciendo un ademan con la cabeza - Lo siento papi, aun no he dado ese paso, solo es relleno - Esta bien, creo que quiero solo oral, vamos sube. Mientras me abría la puerta. - Con gusto daddy, veras que no te arrepentirás. Subí y dio la vuelta en esa misma esquina. - Oye pero podrías despintarte los labios, no quisiera dejar alguna evidencia como alguna mancha de labial, tengo una mujer muy celosa y ya voy de regreso a casa. Decía un poco apenado. - Y no es para menos, es usted muy apuesto, ya se ha mirado en un espejo, ( intentando yo hacerle un cumplido), pero no te preocupes por eso, dame un momento. Saque un poco papel y me limpie el labial. - Tienes una mirada coqueta y tus labios así rositas y al natura se te ven muy bonitos, los tienes carnuditos. Estaba portándose muy amable y al mismo tiempo ponía su mano sobre mi pierna. Definitivamente tenia mas clase que el anterior y parecía estar mas acostumbrado a tratar con mujeres, solo atine a decir un gracias y una ligera risa nerviosa. - Gracias. hasta me hizo sonrojar un poco. - Y no creas que lo digo por compromiso, sino por que es verdad. Decía mientras comenzaba a subir su mano por mis muslo, hasta alcanzar el pequeño bulto que escondía entre mis piernas y que aprisionaba con mi tanga para disimularlo lo más posible. - Me encanta la dualidad que existe en las transexuales y en los travestis tan lindas como tú. Me seguía sobando cómo si de una vagina se tratase, y se limitaba a tocar por encima de la ropa. En ese momento yo buscaba la hebilla de su cinturón , se le veía un paquete más grande que al anterior, y yo moría por conocerlo. - Déjame tenerte entre mis manos. Le decía mientras dejaba al descubierto su trusa. Ya la traía bien dura, se miraba apretada por el resorte del calzón, la saque de su prisión por el agujero de la trusa, dejando afuera solamente su pinga. Me quedé cómo hipnotizada al verla, no era tan gorda cómo la última que me había comido, pero definitivamente era más larga, unos 17 o 18 cm, y a la mitad del palo se le doblaba hacia la derecha, además en la punta, se le veía una gota de líquido pre seminal que brillaba con las luces de afuera. - Vamos dale un besito, se nota que quieres, si hasta te brillaron los ojitos. Se me notaba que me había gustando su pene, y la verdad es que sí, me tenía loca, por lo que en efecto la bese. - Mmchhh. Le daba un besito de piquito en la punta, para después pasarle la punta de mi lengua y recoger esa primera gota de lubricante y saborearla entre mis labios - Uffff… tienes una lengua muy rica, húmeda y traviesa. Se estremecía cuando le lamía el glande. En ese momento yo ya estaba abriendo al máximo mi boca, con la lengua de fuera, cómo cuando el médico te revisa la garganta, pero en este caso, el abate lenguas era de carne y parecía que me estaba rascando la lengua con su pitó. - Eso mi niña, disfruta de tu paleta, quiero que sientas toda mi hombría dentro de tu boca y que la abraces con tus labios. Cuando dijo esto comprendía que me estaba pidiendo que ya me la metiera completamente y que dejara de estar jugando con ella, así que me acomode de nuevo cómo con mi cliente anterior, me arrodille en el asiento del copiloto, inclinándome a su entrepierna recargando el pecho en su pierna derecha y quedando con el culo al aire - Espera yo también me quiero poner más cómodo. Decía él en tono de broma. Se bajo completamente el pantalón junto con su calzón, incluso se quito sus zapatos y lo dejo todo debajo de su asiento, quedando solo camisa y calcetines, - Ahora si mi pequeña, vente para áca. Mientas se agarraba la verga desde la base de su palo, con una mano y con la otra se recogía los webos que le habían quedando colgando en la orilla del asiento - Si papi, lo que tu digas. Mientras me acomodaba para seguir mamando - Haber, abre esa boquita. Paso la mano derecha, que era la que tenia los webos, a ponerla debajo a de mi barbilla, haciendo un poco de fuerza para jalarme un poco más hacia su lado, al mismo tiempo y con su otra me tomaba de la cabeza sintiendo sus dedos desde mi nuca y toda su palma, empujándome hacia abajo. Para esta ejecución yo estaba usando solo la boca, estaba bastante larga, pero ayudaba que no estaba tan, tan gorda, y la forma que tenía, es una de las cosas que más recuerdo porque en ese momento pensé “que buena suerte tengo que la tenga doblada hacia este lado", y es que prácticamente me apuntaba y tenía la forma de mi garganta. Ahí fue cuando yo sólita me empecé a atragantar con su chile. - Slurp… slurp… slurp, hahaggg haga.. Inevitablemente me daban algunas arcadas, pero no me la sacaba de la boca - Oye tranquila nena, jejejeje no teme vallas a atragantar jeje. Parecía darle un poco de gracia el que yo sólita me estuviera matando - ¿No te estaba gustando papi? - Claro que si baby, pero no quiero que me vallas a ensuciar el coche. - Tranquilo papi, sólo es el reflejo que tengo de cuando llegas hasta el fondo, pero te juro que no vomito, créeme no es la primera ni última vez que me cojen por la boca - OK, tu eres la experta. Acabando de decir esto puso nuevamente sus manos sobre mi cabeza y me lo metió de un solo golpe, hasta el punto de sentir su glande detrás de la campanilla de mi garganta - Haagg, ahgg, hagg, hahaggaggaaaggga. Pasaron unos minutos y yo sabía que le estaba gustando porque le escuchaba jadear y con una respiración mas agitada - Ahora si chiquita, ya vas a saber lo que es bueno. Me decía mientras me tomaba del cuello y de la nuca, y aumentaba el ritmo del movimiento de mi cabeza, yo solo sentía mi cabeza moverse arriba y abajo y veía mi pelo agitarse a mi alrededor, por la forma en que me estaba empalando. Sentía que estaba apunto de venirse, y yo estaba tomando aire y tratando de tragarme toda la saliva que podía, para tener libre la boca y poder tragarme sus mecos sin problemas, cuando de repente escucho. - ¡¡¡Espera!!! Para!!! Para que aun no quiero venirme, por favor !! ¿Sabes qué?... voy a querer probar también tu culo, espérate. Se agacho saco su billetera y me dio $300. - Sí sigues consistiéndome así de bien, puedes quedarte con el cambio. - Ahora, quiero que te pongas aquí mismo pero boca abajo. Dijo él mientras reclinada el asiento del copiloto. - Claro pápi. Me acomode de modo que mis rodillas quedaban tocando en la parte donde se dobla el asiento y el respaldo, arqueado la espalda y tocando con el pecho la cabecera del asiento, quedando con las nalgadas expuestas. El no perdió tiempo y enseguida se pasó del lado del copiloto, quedando detrás de mi, sentí cómo acomodaba sus piernas entre las mías y con sus rodillas hacia fuerza para abrirme un poco más la piernas y dejarme bien empinada. - Mira que tus nalgadas se ven tan deliciosas así como te tengo de empinada, y las tienes bien blanquitas y suaves, estas riquísima mámi, - Que bueno que te gusten, son para ti… para que las disfrutes. Y enseguida siento una nalgada que me dejo ardiendo la piel - Pero claro que las voy a disfrutar, ahora vas a verlo o más bien a sentirlo. Sabía que iba a clavarse en mi agujero así que saque un condón y se lo di. - Gracias mami, espérame. Yo solo miraba el cómo le resbalaba al ponérselo y me imaginaba cómo me la iba a meter en unos momentos En eso siento que me hace a un lado la tanga y escucho que me escupe en la entrada de mi “pussyboy” y ya sintiéndome húmeda me mete un dedo y lo mueve desde adentro para estimularme y darle entrada. - Quieres lubricante, también traigo por si quieres. Mientras buscaba en mi bolsa - No mi amor, yo me encargo de dejarte lista. Sacaba su dedo y me daba pequeños piquetes con su pitó, al ver que no se hundía, nuevamente me escupe y me vuelve a meter un dedo y luego 2, y sigue moviéndolos - Hay papi, la tienes muy grande, deja te pongo el lubricante - Calla, que ya vas a ver. Vuelvo a sentir la punta de su verga en la entrada de mi culo, pero esta vez me toma de la cadera con ambas manos y me jala fuerte hacia él. Yo empiezo a sentir cómo me penetra, primero su cabeza abriéndose paso dentro mío, luego la saca un mínimo y vuelve a empujarla hasta que llegar a donde la tenía doblada, la vuelve a sacar poquito y de un solo golpe me la mete ahora si ya hasta el fondo; en tres movimientos me la había clavado toda. Se quedo quieto agarrándome fuerte de la cadera, cómo para que no me fuera a despegar de él, yo solo sentía las contracciones que él tenia en su miembro. En ese momento comencé un movimiento suave y circular con mis cadera, sin despegarme de él, le meneaba las nalgas tallándolas contra su pubis, prácticamente le estaba perreando con su pitó clavado en mi - Te mueves riquísimo amor. Yo me sentía feliz con su aprobación. - Que bueno que te guste. - Más que eso, me vuelves loco chiquilla. - Házmelo papi, házmelo cómo quieras. Me tomó la palabra y comenzó un mete y saca riquísimo, yo sentía la inclinación hacia la derecha que tenia su verga, me tallada delicioso mi interior - Estas bien apretadita he mi amor. - Más bien es que estas muy grande - ¿Te esta gustando? - Mucho papi, muchoooo… Comenzaba a sentir más fuerte sus embestidas. - Síííí… yo se que te gusta!!!, y todavía no he terminado contigo , te voy a dejar bien cogida. - Cógeme, cógeme duro, dámela toda. - Claro chiquita, lo que pida mi niña se lo doy. Sentí cómo apretó fuerte sus manos sobre mi cadera y empezó a golpearme contra el más fuerte y más rápido, se escuchaba el coque de mis nalgas con su pubis, y resonaba cómo aplausos, sentía rebotar sus huevos y se lo hice saber. - Papi, me encantan tus webotes chocando con tus metidas. Y mientras le decía esto pasaba mis manos por debajo de nuestros cuerpos, hasta alcanzar la parte trasera de sus pelotas y a rozarlas con la yema de mis dedos cada vez que la sacaba. - ¿Ya quieres tu lechita? - Si, si por favor. - Pues te esperas a que yo quiera dártela!!! Y ahí me metió una nalgada mucho más fuerte que la primera, tanto que me estremecí y grite de dolor. - Aaaaaaaayyyyy!!! - Eso te enseñará quien manda aquí!!! - Si daddy, discúlpame. - Eso es chingada madre!!! así me gustan las nenas, bien sumisas como tú!!!. - Estoy para servirte y complacerte. Me estaba gustando la forma en que me tenía dominada. - Así es, las niñas como tú, solo están para servir a los hombres, ahora te quiero bien sometida, pasa tus manos para atrás y agárrate los codos, es una orden. Pase mis brazos para atrás de mi espalda, quedando mi equilibrio solo en mis rodillas, luego él junto mis antebrazos a modo de poder agarrarlos con una sola mano y con la otra me tomaba de todo el pelo en una coleta sujetándome para que no callera hacia enfrente. Yo ya no sabía que mano era la que me sujetaba puesto que no podía moverme ni para voltear a verle, solo me limitaba a mirar al frente y a esperar a que hiciera lo que quisiera conmigo. - Ahora!!! te vas a convertir en mi yegua, y te voy a cabalgar!! ¡¿Entendido?! - Si papi!!!, móntame por favor.!!! - Pídemelo de nuevo!!! - Por favor metemelaaaahaaa…haaaa…haaaa... Comenzó a clavármela todavía más duro de lo que ya lo estaba haciendo, parecía estar convirtiéndose en un animal. Me tenía en vilo, con mis brazos y mi pelo cómo agarraderas y me jalaba muy fuerte hacia atrás y al mismo tiempo me regresaba para enfrente con los golpes de sus embestidas, incluso se veía cómo se meneaba el coche con sus movimientos de vaivén, y yo parecía una muñeca de trapo. Cualquiera que hubiera tenido un punto de vista desde afuera pudiera haber dicho que me estaba violando. - Toma eso putita, tómala todaaa…haaa… huum… huu… haa… Notablemente estaba ya muy excitado, las palabras bonitas y cariñosas con las que me había estado tratando se habían acabado, ahora si me había convertido en su juguete personal y eso me encantaba, yo también estaba súper cachonda, me fascinaba la forma en que me estaba tratando. - Eres todo un semental y me encantas!!!.Le decía yo con la voz un poco temblorosa por el movimiento y los golpes en mis nalgas. - Te voy a preñar putilla, vas a ser mi nueva golfa y te voy a montar seguidoooo…. Ya vas a ver lo que es un macho preñando a su hembraaaa... haaa… - Si!, soy tuya, tómame, cógeme, preñaaaameee…, haaa haaa, ahaaaaíííí, sííi!!!!! - Eso marica, apriétame con ese rico culo que te cargas, aprieta, putilla, aprietaaaaa… melaaaaa…. Yo obedecí sus ordenes y empecé a contraer mi esfínter y alternaba con pujar un poco a modo de tener espasmos en mi pussyboy,. Y al parecer, eso le terminó de enloquecer ya que dejó de hablarme y solo escuchaba sus bufidos y jadeos. Llevaba unos minuto así cuando me suelta del pelo y me ordena. - Túmbate toda en el asiento. Lo hice sin decir nada. Él, sin separase de mi y sin sacármela se tiro encima mío, dejándome inmovilizada con mis manos aun en mi espalda y sintiendo todo su peso y escuchado su respiración en mi cuello. Me tenía aprisionada con su cuerpo, parecía haber entrado en trance, concentrado en penetrante rápido y sin piedad, su respiración se escuchaba muy fuerte cómo cuando se hace mucho esfuerzo o cómo cuando se corre una distancia larga. parecía un animal, estaba jadeando pero en verdad muy fuerte y me la esta clavando todavía más. Yo la empecé a sentir más profundo, me la estaba metiendo delicioso, se me escapaban pequeños quejidos y pareció que fueron la gota que derramó el vaso, pues se agarro con ambas manos del asiento y me apretó muy fuerte contra el, quedándo yo en un sándwich. Me la metió lo más profundo que pudo y comenzó a descargarse. Yo sentía los espasmos que él tenia con cada chorro que sacaba y también me excitaba escuchar sus quejidos de hombre, liberándose de todo su estrés, de toda su furia, de todo su deseo y lujuria, esos suspiros agitados y típicos de cuando los hombres se vienen plenamente, esos suspiros de placer, suspiros guturales profundos de eyaculación. Dejo caer todo su peso y todo su cuerpo sobre el mío, se quedo completamente quieto, recuperándose, se notaba agotado y no era para menos, me había dejado extasiada con la forma en la que me lo había metido y con el placer que había sentido con su cogida. De repente solo empezó a balbucear. - Lo hiciste muy bien mi niña, lo hiciste muuuy bien. Mientras me daba palmaditas en el costado de mi nalga derecha. - Gracias papi, te dije que no te arrepentirías jeje Se quito de encima de mí se pasó del lado del piloto y se vistió, mientras tanto yo solo me limpie los pocos jugos que habían escurrido por la penetración brutal que me había dado, me volví a pintarlos labios y retocando el maquillaje y cómo si nada hubiera pasado me baje de coche diciéndole. - Gracias por la cogida, estuviste fabuloso, y me despedí con un guiño. - Gracias a ti chiquita, espero seguir viéndote por aquí, bye. Camine de nuevo a mi esquina mientras veía la hora, 2:15am, la noche es joven y pensé, y todavía veo carros pasar, tal vez valla por unos dos o tres servicios más, al fin y al cabo esto parece estar mejorando. Pero lo demás que paso esa noche lo contaré en otro relato

Autor: Fría dana Categoría: Transexual

Leer relato »

Mi primera vez cómo sexoservidora

2022-04-03


Este relato narra mi primera vez como sexoservidora. Antes que nada quiero decir que es una anécdota completamente real y acorde a como la tengo en mi memoria por lo que la narración será el de una vivencia platicada, intentare plasmar los detalles mas significativos y lo sucedido lo mejor posible. Empezare describiéndome y contando un poco de mi, soy una chica travesti de 26 años de edad mi nombre es Frida Dánae soy alta 1.76 cm delgada 69 kg, de tez blanca y pelo negro y largo hasta los hombros, procuro estar siempre depilada maquillada y arreglada para gustarle a los hombres, en cuanto a mi forma de pensar, creo que entraría en la definición de sumisa ya que me gusta ser servicial y considero que estoy para obedecer a los verdaderos hombres, disfruto de ser objeto del deseo, y de poder dar placer a mi macho en turno, actualmente vivo en la ciudad de México y sigo en busca de aventuras y nuevas experiencias por si hay algún interesado dejo mi correo [email protected] Siguiendo con un poco mas de mi he de decir que desde muy chica descubrí mi gusto por vestirme, desde los 8 años sentía la curiosidad de probarme los vestidos tan lindos que les ponían a mis primas, en ese momento recuerdo que era una curiosidad muy inocente, solo era porque eran muy coloridos y tenían muchas texturas y eran llamativos, pero ya mas grande, estando ya en secundaria se reafirmo es gusto pero esta vez con un tono mas sexual. Recuerdo que cuando conocí el porno me excitaba mucho imaginando que era yo la chica bonita que salía bailando al inicio del video, con toda esa ropa coqueta y provocativa, los tacones, las medias, el liguero, el maquillaje impecable y todos los que adornos que enmarcaban esa feminidad de mujer, los aretes las pulseras, las pestañas postizas, la decoración de sus uñas y al final de todo eso descubrí y me di cuenta que crecía en mi un sentimiento de envidia, al principio no entendía porque, puesto que en mi casa tenia la oportunidad de vestirme y maquillarme completamente ya que la mayor parte del tiempo me encontraba sola y claro que me gustaba y los disfrutaba mucho, podía pasar horas viéndome al espejo pero… faltaba algo. No sabia que era pero seguía queriendo mas, empecé a masturbarme analmente y descubrí el gran placer que eso me producía, pero no era solo la sensación de tener algo invadiendo mi carne sino también el morbo qué me daba el pensar que podria ser deseada y de que era capaz de darle placer a otros , el morbo que sentio hasta la fecha sigue siendo algo que me pone a mil por hora. Poco a poco me iba dando cuanta de que todo lo que hacia era porque en realidad quería sentirme mujer completamente y necesitaba comprobarme a mis misma que era capaz de seducir y gustarle a un macho dominante, así comencé a buscar citas en chats de internet y anuncios clasificados y llegue a tener varios encuentros estoy hablando que para esos entonces tenia ya unos 16 o 17 años, (contare algunos en otros relatos). Regresando al punto de inicio de esta historia, y algo de contexto. Esto paso hace un año acaba de perder a mi follamigo debido a que por trabajo se fue de la ciudad. Yo llevaba una racha de meses malos en el trabajo y estaba muy corta de dinero y debía ya un mes de renta, y tuve la morbosa idea de venderme, para hacer un extra de dinero, escogí un día viernes para hacer mi debut de puta ese di por la tarde después del trabajo del trabajo me prepare, primero un baño tibio con mucha espuma una depilación completa para tener la piel suave y ni un solo vello a excepción de las cejas delineadas, escogí un oufit propio para la ocasión, me vestí con una tanga negra de encaje y mini falda rosa pálido, que me entallaba la cintura y se cerraba encima del ombligo y me llegaba apenas debajo del glúteo, una blusa blanca cerrada ya que uso relleno en el bra para hacer parecer los senos grandes, con en estampado a la altura del pecho con la leyenda “empowered” (empoderada) medias negras con un lindo liguero, y con detalle de encaje en la mitad de la pierna, unos botines negros de tacón hasta encima del tobillo, esto último más por comodidad porque no sabia cuanto tiempo iba a estar parada, un maquillaje propio de una niña coqueta, unas largas y tupidas pestañas postizas, sombra entre rosa y carmesí y en los labios un rojo brillante con gloss de brillantina,(quería, literalmente dejarle brillando la verga a mi primer cliente), me perfume me mire al espejo y estaba lista!!!. tome un bolso de mano, guarde un poco de maquillaje por si hacia falta un retoque, guarde condones, lubricante, papel higiénico, un poco de cambio y me dispuse a salir. Salí a eso de la media noche del cuarto que rento, y comencé a caminar y lo primero que recuerdo es el frio viento pasar por entre mis piernas y por debajo de mi falda un escalofrió recorrió todo mi cuerpo, aparecieron los nervios y las ideas brotaban en mi mente, pensé ¿y si me asaltan?¿parezco blanco fácil?, ¿querrán aprovecharse?, mire a todos lados y no había gente cerca y se miraba a lo lejos que sería igual las próximas cuadras, me tranquilicé un poco y seguí caminando concentrándome solamente en poner un pie delante del otro, también me paso por la mente ¿Qué pasaría si alguien me pedía hacer algo que no quisiera hacer (soy pasiva solamente),o si alguien se molestaba por la falsedad de mis pechos (ya que a la zona a la que iba había transexuales mayormente y yo solo era travesti) o si alguien quería propasarse?, lo primero lo resolví ideando una breve presentación, que diría al momento de que me abordara algún cliente, para aclarar cualquier mal entendido, pero de lo ultimo no me quedo mas que aceptar eran gajes de oficio y que tendría que ser un riesgo que tendría que correr si quería seguir teniendo techo el mes siguiente y de paso, ¿quien sabe?, alomejor conocer a otro follamigo. Camine aproximadamente 10 minutos hacia la avenida mas cercana que era donde podría talvez tomar trasporte, estando ahí pude tomar un taxi, le hice la parada y aborde. - Buenas noches señorita, ¿A dónde va ser?. El chofer pregunto en un tono amable. Era un señor de aproximadamente unos 45… 47 años, parecía algo serio, pero de buen ver, solo no pude evitar notar sus brazos y pecho peludos como oso. - vamos a ……. Por favor. Indique mi destino. Puso el taximetro y dio marcha al coche y emprendimos el viaje, por como iba vestida y por la zona hacia la que nos dirijamos supongo que no le fue difícil deducir a lo que yo iba. - ¿Ya a trabajar señorita? - Si, aunque se me hizo un poco tarde arreglándome (era mentira, había salido a esa hora porque era mi primera vez y porque sentía que habría menos curiosos, y mas probables clientes) y ¿usted? Ya a descansar? O trabaja también hasta tarde?. Le preguntaba mientras me soltaba el pelo, ya que hasta el momento lo tenia amarrado en una coleta, quería comenzar el coqueteo, y tentar a ver que me respondía, buscaba viajar gratis - No, aun hay mucho trabajo, los viernes por la noche son muy movidos, la gente sala de fiesta, o de viaje, hay mas eventos espero que haya trabajo. Dijo sin mas, parecía no tener mucho interés en mi, aunque me percate de que de vez en cuando si volteaba a verme por el retrovisor y que incluso lo ajusto un poco hacia abajo, supongo que intentando verme las piernas que sin lugar dudas se me veían increíbles en medias y minifalda. A pesar de esto parecía que no sucedería nada más, ya que también era un trayecto corto unos 10 minutos masomenos - Ya somos dos. Dije yo dándole continuidad a lo que había dicho y cerrando la conversación. Poco antes de llegara la zona donde estaban las demás chicas , como una calle antes le pedí que parara, y le pegunte haciéndome la tonta - ¿Cuánto le debo?, o no le gustaría que nos arreglemos de otra forma?. Tal vez podría probar suerte. - Gracias por la oferta y no me lo tome a mal, es usted muy bonita, pero talvez en otra ocasión, esta vez debo rechazarla. Dijo él muy amablemente, yo solo sonreí y pague lo que decía el taxímetro - Si cambia de opinión aquí voy a estar buen rato y ya sabe donde encontrarme, créame cuando le digo que no se va a arrepentir. Le guiñe el ojo y le di una sonrisa mas picara, me di la vuelta y camine meneando la cadera cómo la autentica puta en la que estaba apunto de convertirme. Por fin, ¡¡¡estaba ahí!!!, parada en una esquina en una zona de prostitución, en medias, liguero, minifalda bien maquillada y muy empoderada, como las chicas de los videos que veía de adolescente, lista para servir a hombres calientes y deseosos de cogerme. Miraba los coches pasar y podía alcanzar a ver la forma en que me miraban, almenos la mitad de los hombres que iban solos giraban un poco la cabeza para verme al pasar, algunos parecía que solo era curiosidad, pero a otros se les veía al morbo en la cara, (y eso me excitaba un poco) me echaban las luces altas para verme mejor talvez, también pasaban grupos de hombres que venia de la fiesta, ellos si gritaban cosa y piropos y majaderías, pero se notaba que solo era de echar relajo. Llevaba cerca de 15 minuto cuando comenzaron a detenerse los autos, el primero fue un Señor de unos 38 … 40 años, un poco barrigón y calvo, era prácticamente un cliché, al detenerse me agache y recargue en el auto. - Hola daddy, soy travesti solamente pasiva, ¿te agrada? cobro $250 penetración solo con condón, y el ora puede ser al natural, si quieres solo oral, son $150, a y una cosa mas Si tienes granos, cicatrices o cosa raras ahí debajo, no hay nada. - Claro Reyna, estoy sano, pero nadamas traigo un cien. ¿Que dices?... Súbete. Debo de decir que no me agrado mucho que quisiera regatearme, pero supongo que estaba acostumbrado a hacerlo, no lo batee al instante solo por lo ultimo que dijo ese “Súbete”, fue básicamente una orden. - Lo siento bebe, pero por cien le puedo escupir y chaqueteártela. Se lo dije con un tono irónico esperando que se fuera, pero al momento se le dibujo una sonrisa en el rostro y me dijo - Súbete chiquita, y me recorrió el asiento delantero para atrás Subí al auto y supuse que seria en su coche pero no imaginaba que al cerrar la puerta, él ya se estaba bajando el cierre del pantalón y sacándose la verga. - Empieza a trabajarmela!!, y te quiero ahí de rodillas (señalando el espacio que había echo en el piso del auto al recorrer el asiento. Yo lo hice sin rechistar, mientras él daba vuelta el coche para quedar sobre una calle obscura y sola, puesto que estábamos en una zona industrial, me senté en el piso del auto mirando hacia atrás y con la espalda tocando el tablero, me incline hacia su entrepierna para hacer mi faena, no la tenia muy grande unos 10cm talvez, la tenia entre flácida y en el inicio de una erección; por su sobrepeso su webos se perdían en su pubis, apenas sobresalían de su gordura y de su bello, no me gustaba físicamente pero me prendía la forma en me que me hablaba. La tome con la mano izquierda y con la derecha me apoyaba ya entre sus piernas, no era una posición muy cómoda, sentía la palanca de velocidades enterrándose un poco en mis costillas. - Vamos nena, haz lo tuyo, que traigo mucha leche y quiero que me ordeñes. Lo dijo en un tono imperativo y poniendo su mano sobre mi hombro mientras me acercaba mas hacia su lado - No te preocupes chiquito, que ahorita me encargo de sacártela toda. Empezaba a sentirla cada vez mas dura y palpitante al punto que parecía haber alcanzado su máximo tamaño unos 14… 15 cm, eso sí, estaba algo gruesa, acerque mi cara para ensalivarla como habíamos acordado y me llego su olor de hombre, era un olor rancio entre sudor orina y semen aunque no me molesto, puesto que es normal que una verga tenga ese olor, aunque a decir verdad hubiera preferido una mejor higiene. En fin, pensé, es parte del oficio y por esto me pagaran. Me acerque y le escupí a la punta la cubrí con toda mi mano y comencé con un movimiento de sube y baja sobre su falo. - ¿Te gusta? ¡¡¡Es para ti putita!!! - Si papí, la tienes muy rica, quiero sacarle ese rico jugo. Le decía mientras le miraba con cara de niña tonta - Entonces cómetela!, yo se que quieres!. Me decía mientras me ponía la mano sobre la cabeza y me jalaba para que se la chupara. Yo solo le escupí de nuevo y seguí jalándosela - Lo siento cariño, pero no vivo solo de chupar vergas. - Jajaja … ¿Estas segura de eso? Jajaja, porque como yo lo veo, no parece que sea cierto. Dijo en un tono burlón - Sabes a lo que me refiero, si quieres una mamada debes pagar el precio. Le dije yo, aún con una sonrisa en la cara - Vamos no seas santurrona, yo se lo que les gusta a las perritas como tú. - No niego que me guste hacerlo, aquí me tienes a tu pies, pero eres tú, el que no valora lo que hago. Le respondí ya un poco mas seria. - Ok, ok, ya no te pongas así, pero aunque sea sóbame los webos. Resignado, parecia haber entendido mi punto. Me acomode de nuevo, ya que usaría las 2 manos para continuar, me puse ahora si de rodillas en el piso en posición de perrito, con el antebrazo izquierdo y la boca del estomago sobre su pierna izquierda, él a su vez también hizo su asiento mas atrás, para quedar ambos en una posición más cómoda, por mi parte le seguía masturbando con la mano izquierda y con la mano derecha ya libre, me dispuse a masajearle los webos. Solamente podía frotarlos y hacerles piojito, ya que como dije al inicio, los tenia incrustados en su sobrepeso. - Así te gusta papi? - Si mi niña, sigue así. Me decía mientras me acariciaba la cabeza como si fuera yo un perrito. Llevábamos así unos 10 minutos cuándo me dice - Si te doy $130, me lo mamas y me dejas acariciarte el culo?. Me quede pensando en su oferta, y me dije a mi misma (ya estoy aquí, a centímetros de su pito, realmente no me quita nada y además si lo hago talvez acabe mas rápido y pueda ir a por otro cliente). - Esta bien, pero no acabes en mi boca ¿de acuerdo? - Ok, nada de mecos en tú boquita. Puso su mano detrás de mi nuca y me jalo de golpe para metérmelo hasta el fondo de mi garganta, solo alcance a tomar un poco de aire y a quitar mi mano para dejarlo sobre su pierna y mantener un poco el equilibrio, - Eso es chiquita, mmmmm… tienes una boca riquísima, mmmm… que rico mami, que rico la mamas. Me tenia bien ensartada. - Haber chula, te quiero aquí subida. Y me palmo el asiento. - Haggg…slurp… haggg… mchaaa… si papi. Y me arrodille en el asiento, casi asomando el culo por la ventana, puesto que mi cabeza había quedado a la misma altura. - Mira nadamas que tenemos aquí, un culito de primera calidad. Mientras me subía la poca falda que le estorbaba sobaba las nalgas apretándolas fuerte. Yo seguía en lo mío, ponía todo mi esfuerzo y le estaba preparando la verga para qué se viniera rápido, seguía frotándole los webos, pero ahora le estaba verdaderamente succionado la cabeza del palo, al punto en que se veía como se sumían mis mejillas por la chupada magistral que le estaba dando y además de eso con la otra mano le apretaba fuerte el tronco solamente con tres dedos índice, medio y pulgar, así permitía un recorrido mas largo de arriba abajo. - Eso es perrita, me gusta como lengüeteas, eres una autentica golfa, una zorra, ¡¡¡un pirujaaaa haaaa!!! Ahí ,¡ si ! sigue asiiiiii… si que te estas ganando a pulso tu recompensa, vamos no pares putita. Parecía que mi talento estaba dando resultados, se notaba que le estaba gustando, sentí que su calentura aumentaba, se le notaba en el jadeo, en lo entre cortado de la voz, incluso la forma la que comenzaba a referirse a mi, describiéndome pensé. Y de repente escucho que le escupe a su mano y comienzo asentir que me lo embarra en mi hoyo y mete un dedo, y luego 2, índice y medio. Y antes de que pudiera hacer o decir algo con la otra mano me tomo fuerte del pelo y empujo hacia abajo, con ambas manos empezó a moverme rítmicamente todo mi cuerpo, de forma que mi equilibrio recaía en mi pecho y en mi boca, obviamente eso era lo que él buscaba. - Ahora si!!!, te estoy cogiendo por la boca, y te vas atragantar con todos mis mocos. Yo estaba ya teniendo algunas arcadas por la forma brutal en la que me lo estaba metiendo, en verdad me costa respirar y cuando le escuche decir eso, sabia que estaba por descargarse y que no me iba a gustar en verdad ahogarme. - A…a. A..a. A..a, agite mi cabeza diciéndole que no quería hacerlo. Pero solo sentí como me la clavo mas profundo en mi garganta, tapando por completo mi respiración, fueron 5 o 6 segundos en los que mi rostro quedo completamente pegado a du piel, incluso pudiera haberle echo cosquillas con mis pestañas, pero en vez de eso le clave un poco mis uñas alrededor de sus pelotas, no muy fuerte solo como advertencia y volví a insistir en la negación de tragarme su leche - A..a a..agg a…agg. Como pude alce la cabeza y empezaron a brotar chorros de lefa caliente y espesa, uno el primero choco en mi labios al momento que me iba logrando sacándomela de la boca, el segundo cayo en toda mi mejilla derecha desde la comisura de la boca hasta casi el oído, el tercero lo sentí en la cien y mi ceja, y por inercia cerré los ojos, por suerte porque el cuarto y ultimo cayo justo en mi parpado y sobre mi pestaña, recuerdo muy bien haber pensado (demonios, ahora haber si no me tardo mucho en arreglarme el maquillaje, mejor si me los hubiera tragado). - ¡¡¡ Ahí tienes tu recompensa, puta!!! Ya viste terminaste dejándome la penetración en 130, jajajaja. Se burlaba mientras sacaba de la bolsa de su camisa el dinero para pagarme Yo solo saque un poco de papel, me limpie su semen, la saliva que me había escurrido e incluso las lagrimas de cuando me estaba ahogando en verga, tomé el dinero y me baje del carro, al fin y acabo estábamos a la vuelta de la esquina de la avenida. Era oficial me había convertido en una prostituta y no solo eso, me había convertido en una puta barata. Estaba ya caminando hacia la avenida cuando este wey me alcanza y me dice - Mamita, espero verte mañana aquí mismo y a la misma hora, te voy a traer tus pinches 250, para que ahora si, sin pedos me aflojes las nalgas, y me pueda comer ese culito que te cargas, que se siente que lo tienes bien apretadito, para unas buenas metidas - Ya veremos y espero y si traigas los 250. Sin mas retomo la avenida y se fue. Yo volví a pararme en la esquina en espera del siguiente, y valla que la noche iba a mejorar tanto para mi bolsillo como para mi calentura, pero los demás clientes de esa primera noche serán para el siguiente relato.

Autor: Frida dana Categoría: Transexual

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: Relatos Transexual, Transexuales, Real, Gratis