Relatos Eróticos de Transexual ❌Sin Censura❌


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


VER CONTENIDO PROHIBIDO




Conociendo a karmela 5

2024-02-20


Como conté en el relato anterior Después del trío, pasaron los meses, karmela me siguió cogiendo y enseñándome más placeres, cambiando mi mentalidad. Como había dicho pasaron los meses y con ello una nueva proposición. Ese día se la estaba terminando de chupar, cuando me dijo que pensaba hacer ya que, había llegado el momento de elegir a que universidad iría. K- cariño y que has pensado, iras a la universidad de aquí, regresaras a tu casa o iras a otra más lejana(en este momento y después de meses de coger, ya éramos muy cercanos) . J- no lo se. J- la, no pienso regresar haya, después de todo las cosas siguen igual y esa es la razón por la que vine con mi tía, la de aquí es bastante mala pero ya no creo ser capaz de vivir sin esto (agarre su pené). J- la opción es @$@#, pero sería salir de este estado y me gusta aquí. Karmela en esto momentos, me estaba muy erecta por lo que, me di la vuelta para recibirla, solo empece a sentir la punta y me empezo a entrar poco a poco, sus puntadas eran riquísimas, cada metida me hacia querer más. Mientras me cogia pregunto. K- ¿ que tal que no tengas que ir solo a ese estado?. J- aaa como?. K- que tal si voy contigo. Mientras decía esto dejo de moverse, solo dejo su pené dentro de mi. J- ¿porque ... ... harías eso? K- tengo 2 motivos, el esposo de la señora leticia esta investigando quien se la coge J- ¿como se entero de eso?. K- hace unas semanas le deje semen dentro y cuando llego a su casa la reviso. K- aun no sabe quien fue, pero mejor tomo mis precauciones. J- y cual fue el segundo motivo? Volvió a moverse, de una manera lenta hasta tierna, raro porque usualmente era agresiva. K- me gustas, y no me gustaría que te alejaras. Interrumpí la metida, me quite y ella quedo con cara de preocupación, que se le fue en cuanto me puse de frente, abrí las piernas y dije. J- yo... Estoy muy enamorado de ti. Apenas termine de decir esto y ya estaba su pené dentro de mi de nuevo, besándonos. J- oye. J- ¿quieres ser mi novia? K- si, que tierno nunca me lo habían pedido así.(termino dentro de mi mientras decía esto). K- oye y sobre mis clientas... J- te las puedes seguir cogiendo, mi tía me mataría si supiera que ya no la volveras a coger haha. K- de hecho iba a decir que ya no lo haría, pero ahora que das tu permiso me divertire. K- por cierto eso que haces con tu prima, síguelo haciendo jeje. Hasta aquí esta quinta parte, en la siguiente la siguiente contaré como fueron las primeras semanas de noviazgo y que paso cuando le anuncie a mi tía que karmela era mi novia y que pensaba mudarme con ella.

Autor: Juan Pérez Categoría: Transexual

Leer relato »

3 negras Trans sucias dotadas y drogadas y esposa le ponen fin a un ano

2024-02-20


Mientras me ahogaba de los jugos de la cerda empeze a sentir una lengua húmeda y grande en el ano. Otra me metió la 23 cm de verga hasta la garganta. Me está perforando la tráquea. Los huevos golpeando mi cara y pute arqueandose toma lache hijo de tu puta madre y largo un chorro como carro de bomberos. La más grande y fea se cojia en cuatro a mi mujer la que acabo le puso la verga a mi mujer dura cómo un caño. La que lamia me frotaba la cabezota en el ano, me obligó a escupirle el huevo con restos de semen y me dijo desde ahora no serás el mismo puto marica y la enterro hasta los huevos, me desgarro perro puso una almohada y frotaba la próstata de una forma animal empecé a mover el culo y salto un lechazo me corrí sin tocar la verga ella gritaba puto te lechaste y sentí un líquido caliente por todo el intestino, seguía snifando y se turnaban ahora yo estilo perro atado a un banco y vino mi esposa re caliente y con un dildo y también me penetró. a las 6 horas me quedaba dormido con el culo destrozado y acabando gotas. Vinieron más Trans con más Coca y me drogaron para que no me desmayara. Estuve del viernes al Domingo recibiendo verga de trans mujer y de marineros nigerianos que atacaron en el puerto. Estuve 2 años secuestrado, esclavizado, travestido y prostituido ahora dejaron la puerta abierta por Don la libertad hasta que mi culo seguía pidiendo me bañe y espere a mis amigas y clientes, no había marcha atrás.

Autor: Vergamorcilla Categoría: Transexual

Leer relato »

Andrea

2024-02-20


Era viernes por la tarde, había salido del trabajo y me dirigía hacia el edificio donde estaba mi apartamento, hacia calor y decidí entrar en el bar que estaba en el mismo edificio donde vivo. Entre pedí una cerveza y me senté en una mesa para disfrutar de la bebida y del frescor del aire acondicionado, estaba en ello cuando me percate que al fondo del local en la mesa del rincón había un tío que me llamo la atención porque no paraba de mirarme. Lo que ocasiono que mi curiosidad empezara a fijarme en el y me di cuenta que era un vecino de el edificio donde vivo, en una de las veces que lo vi mirándome me sorprendí a mi mismo en los pensamientos que tenia sobre el, era un tío un poco raro tenia una media melena recogida en un moño, era guapo atractivo cari lampiño sin pelo en la cara, lo que me dio que pensar. Hasta ese momento ya me había costado aceptar mi condición de bisexual por la educación que había tenido, desde que con mi ex-mujer había recibido dildos en mi ano,hasta en varias orgías recibir en mi ano vergas de hombres y haberlas chupado, hasta el día de hoy jamas había mirado a un hombre con deseo o pensar de el, que era atractivo, si que había lamido pollas y recibido en mi ano, pero era por el placer de sentir las dentro de mi culo. Me encantan las mujeres y hacer el amor con ellas, me gusta comerles el rico coño y lamer y saborear su rico clítoris haciéndolas gozar follando con ellas pero también me gusta que ellas se pongan un dildo y perforen mi ... ... cu-lito dándome gran placer y en las reuniones grupales aunque no siento atracción física hacia ellos también me gusta recibir las pollas de los tíos en mi culo disfrutando del placer que me dan estando dentro de mi ano y ya que recibo placer se lo devuelvo comiéndome sus pollas y follando-les el culo. Sin pensármelo mas y por el deseo de saber porque aquella persona que me miraba a hurtadillas que orientación tenia, (si era chico que quería ser chica, si era gay, o era chica queriendo ser chico), me levante y me dirigí hacia su mesa y pidiendo permiso para sentarme me presente y le dije: - Hola me llamo Iván, creo que vivimos en el mismo edificio me he dado cuenta de que me mirabas mucho y me ha picado la curiosidad por si necesitas algo - A lo que el respondió. - Bueno ya que has sido tan directo te lo voy a decir, te conozco del verte muchas veces en el edificio, pero también del local que frecuentas muchas noches y que yo también donde me había fijado ya en ti pues me gustas mucho - - Todo el mundo aquí en el barrio me conoce por Andresito el chico ra-rito gay, pero la realidad es que yo desde muy pequeña me siento mujer pienso como ellas y en la intimidad de mi casa visto y actuó como una chica que soy, por la calle todavía visto como chico por respeto a mis padres, pero desde hace un tiempo que ya no están estoy en el proceso de transformación de mi cuerpo hormonandome y cuando lo haya conseguido entonces saldré a la calle como chica que soy- -Tengo que ...... decir, que eres guapa y que aparte de curiosidad por tus miradas, es que me sentía atraído por ti siendo la primera vez que lo hacia por un chico- - Pienso y viendo el efecto de las hormonas, que si te soltaras el pelo y te vistieras de mujer nadie notaria que eres un chico- Estuvimos un buen rato hablando de muchas cosas sobre su transformación y se nos hizo tarde a lo que ella me dijo: - Uy que tarde se ha hecho, es hora de cenar y tengo hambre si te apetece te invito a cenar a mi apartamento y seguimos hablando y conociéndonos - A lo que la conteste que si me apetecía cenar en su casa, nos levantamos pagamos los refrescos y salimos dirección al portal del edifico del apartamento. Entramos y al montar en el ascensor, le sugerí que me gustaría verla con el pelo suelto, cosa que ella enseguida hizo mirándome con ansiedad, -Así te queda muy bien la media melena estas muy guapa - al tiempo que me acercaba a ella y posando mis manos en sus caderas la atraje hacia mi y acercando mi boca a la suya nos besamos profundamente. El ascensor se paro en la planta de su apartamento, dejamos de besarnos y nos dirigimos a la puerta de su apartamento entrando en el, al cerrar la puerta nos besamos de nuevo y luego ella separándose dijo, - Vamos a la cocina, miro que podemos hacer y si me ayudas a hacerlo mientras yo me arreglo para que me veas como realmente soy - Me puse a preparar una ensalada y a poner en el horno unas pizzas mientras ella se arreglaba. - Por cierto guapa ... ... como quieres que te llame - a lo que ella respondió me llamo Andrea cielo. - Andrea la cena ya esta te queda mucho? - - Enseguida salgo guapo, llevalo a la mesa del comedor por fa, en el cajón están los cubiertos y en la nevera hay vino o cerveza lo que quieras - Lo prepare todo y me senté en la mesa a esperar que ella terminara de arreglarse, cuando ya lo estuvo apareció por la puerta diciendo, - ya estoy aquí, que te parezco? - - Guuuaaauuu acerté a decir, estas guapísima y buenísima menudo cuerpazo - Se había pintado los labios y los ojos y se había puesto un vestido negro ajustado al cuerpo que realzaba su figura y sus curvas dándome cuenta aun mas que las hormonas y la cirugía estaba bastante avanzada. Se sentó cenamos charlando animadamente y al terminar nos levantamos recogimos la mesa y al estar en la cocina al soltar los platos sucios en la fregadero nos miramos y acercándonos el uno a la otra nos abrazamos y nos fundimos en un largo beso donde nuestras lenguas luchaban entre si. Nos separamos un poquito y ella se dispuso a quitarme la camisa y el resto de la ropa, luego yo hice los mismo, le quite aquel vestido que llevaba dejando ver un pequeño sostenedor que tapaba los pequeños pechos de ella que al quitárselo pude ver que las hormonas ya habían hecho algún efecto y ya estaban creciendo un poco, al quitarle la tanga pude ver su linda polla flácida que me hizo pensar (si así flácida tiene este tamaño cuando este erecta sera igual o mas grande que la mia) ...... cosa que al pensarlo me excito un montón. Estábamos desnudos, acercamos nuestros cuerpos una al otro juntando nuestras bocas entrecruzando nuestras lenguas en un sexual beso lleno de deseo al tiempo que posando nuestras manos en las nalgas atrayéndonos los cuerpos mas si cabe nuestras vergas se frotaban la una a la otra. Anduvimos un buen rato besándonos y frotándonos las pollas y acariciándonos el uno a la otra por la espalda y las nalgas con nuestros dedos acariciando nuestros anos recibiendo un placer espectacular, Andrea se separo un momentito y dijo -porque no vamos a la cama amor, creo que estaremos mejor – la mire y asentí y nos fuimos a su habitación. Hice que se tumbara boca arriba en la cama y arrodillarme sobre ella dejando su cuerpo entremedio de mis rodillas apoyando mi verga sobre la suya e inclinándome para besarla de nuevo juntando nuestras lenguas en otro largo beso al tiempo que mi polla se frotaba con la suya, al notar que su verga estaba erecta igual que la mía seguía frotando incluso mis genitales incluso parte del perineo dejándome caer un poco mas llegue a frotar con mi ojete el tronco se su polla y al notar aquella rica sensación me abordo el deseo se sentir aquel pedazo de polla dentro de mi, no pudiendo reprimir ese deseo alzando mi culo un poco agarre su rica polla con mi mano y acercando el glande a mi ojete empece a introducirla hasta lograr que entrara toda en mi cu-lito. Cuando la tuve toda dentro me pare un momento y empece a ... ... moverme sintiendo esa gran verga dentro de mi, menudo placer sentía estaba gozando como un loco, al ratito me la saque y levantándome le levante las piernas se las separe y agachándome me metí su polla en la boca chupándosela un buen rato al tiempo que le metía los dedos en su culo. Poco después acerque mi polla a su cu-lito y empece a meterse-la hasta que la tuve toda dentro de ella y empece a follarla primero despacito luego mas rápido, ella gozaba un montón al tiempo que se masturbaba, cambiamos de posición hice que se pusiera en cuatro con la cabeza apoyada en la almohada y agarrando sus nalgas le introduje toda mi polla casi de un empujón, ella suspiraba y gemía de placer volvimos a cambiar la posición me puse tumbado a su espalda y elevando una pierna le introduje mi verga en su culo empujando una y otra vez metiendo y sacando, ella giraba su cuello buscando mi boca y nos besabamos mientras gemía y gemía de placer. Cambiamos de nuevo, me tumbe en la cama boca arriba y ella primero agarro con su mano mi polla y se la metió en la boca chupándola varias veces luego poniéndose encima mio se clavo mi polla en su culo e inicio una cabalgada brutal mientra profería bramidos y gemidos de placer que a causa de la cabalgada, su polla revotaba una y otra vez como si fuera un látigo sobre mi vientre. Estuvimos un buen rato así hasta que yo la avise que en breve me correría, a lo que ella no paro de cabalgar y yo sin poder aguantar mas me empece a correr dentro de su culo ella ...... continuaba cabalgando y masturbándose hasta que empezó a eyacular gimiendo y gozando como una loca. Se dejo caer sobre mi buscando con su boca la mía y juntando nuestras lenguas besarnos frenéticamente demostrándonos el uno al otro el placer que habíamos obtenido. Nos tendimos en la cama el uno junto al otro abrazándonos y besándonos hasta quedarnos dormidos. No se el tiempo que estuvimos dormidos, pero ella parecía que no había tenido bastante, estaba yo de espaldas a ella durmiendo, cuando empece a notar que acariciaba mis nalgas e iba pegando su cuerpo al mio mientras besaba mi espalda, sus dedos impregnados de lubricante buscan mi ojete y empiezan a entrar en el, primero uno luego dos, me susurra al oído, - te la voy a meter toda dentro cielo - - se que te gusta también y como premio al placer que me has dado - Y sin mas, acercando su glande a mi ano me la fue introduciendo hasta meterla toda dentro y empieza a moverse follándomelo, giro mi cabeza y junto mis labios con los suyos y nos besamos un buen rato, cambiamos de posición poniéndome a cuatro y ella me la clava de nuevo, luego se tumba y poniéndome encima me la meto toda y empiezo a cabalgar sobre su erecta polla no se el tiempo, pero ha sido largo gozando aquella polla dentro de mi sintiendo un gran ... ... placer, yo sigo y sigo ella me aviso que se corre y sin parar de cabalgar dejo que lo haga dentro de mi. Cuando termina me dejo caer sobre ella y nos besamos un buen rato luego como yo no he terminado le digo que se ponga en cuatro y la penetro un buen rato , le aviso que me corro y ella separándose la quiere recibir en su boca ,y cuando uve terminado nos besamos saboreando entre los dos mi esperma, estábamos rendidos de placer nos abrazamos y volvimos a quedarnos dormidos. Desde ese día no hay semana que un día por lo menos tenga sexo con Andrea disfrutando con ella algo inexplicable, al igual que me encanta follar y tener sexo con mi chica y otras mujeres pero eso si cuando estoy con ellas ahora también me encanta recibir sus dildos de látex en mi culo y en las reuniones grupales recibir unas buenas pollas en mi ano. Por eso sexualmente, no se como definirme porque aunque me encanta follar con mujeres, también me encanta follar con las chicas trans chupando sus ricas pollas y disfrutar de placer de recibirlas en mi culo y en los encuentros grupales aunque no es mi prioridad ni siento atracción por los hombres siento placer cuando me la meten por el culo. En definitiva me gusta gozar del sexo dar i recibir placer sea quien sea la persona que este en ese momento conmigo.

Autor: sexivan Categoría: Transexual

Leer relato »

El ex esposo de mi hermana me enseñó a ser travesti y me convirtió en

2024-02-20


Hola, actualmente soy una mujer transexual de 29 años que vivo en la cdmx, que desde muy pequeña me sentí atraída tanto a vestirme como mujer, como por los hombres. Ello porque al tener 5 hermanas mayores, para mi fue normal verlas con vestidos y faldas, incluso yo misma a los 5 años de edad me ponía vestidos de mi mamá y de mis hermanas. Y estando en quinto de primaria, me llamaba mucho la atención un niño de sexto grado, dado que me gustaba verlo, al grado que lo buscaba mucho, y un día cuando se hicieron unas competencias deportivas, por azares del destino, se sentó junto a mi y me dijo que tenía piernas muy bonitas y me las acarició un rato y yo por dentro me sentí muy contenta y emocionada. Sin embargo, hasta que tenía 12 años e iba en primero de secundaria fue que me gustó mucho un chico, al grado de decidir vestirme como mujer para conquistarlo y eso me llevo a pedirle ayuda a quien con el tiempo me convirtió en su mujer. Cuando entré a la secundaria tenía 12 años, y en ese tiempo una de mis hermanas tenía problemas con su marido, Alfonso se llama, quien una vez que fue a casa de mis papás me vio con un short, se sentó a mi lado y me agarró las piernas, me las acarició y me pidió que lo acompañara a su casa, yo acepté y en el camino me iba acariciando las piernas, la verdad no se la retiré porque me gustó su caricia, y me dijo “tienes muy bonitas piernas y tu carita también es muy hermosa”. Yo lo miré y sonreí. Cuando llegamos a su casa buscó unos papeles y luego ... ... regresamos, pero en el camino me volvió a decir “tienes muy bonitas piernas y me gustaría acariciarlas, puedo” yo acepté con la cabeza y me volvió a decir “frecuentemente”, y yo solo lo vi. Me acarició las piernas y de repente acercó su boca a mi oído y me susurró “eres muy bonita y teniendo 5 hermanas seguramente eres mujer, y te gustara vestir como mujer y también te gustarán los hombres. Me voy a divorciar de tu hermana, si luego quieres vestirte de mujer o quieres conquistar a un hombre dime yo te ayudaré” y me dio un beso en la mejilla. En la escuela había un chico de tercer grado que desde que me vio en short en la clase de educación física, me buscaba mucho, en el recreo y en la salida, su nombre era Hugo, era muy chistoso conmigo, me bromeaba, me ayudaba con mis tareas, me daba ánimos, etc., y más de una vez me llego decir que le gustaba mucho porque mi carita era de una mujer bonita, y que mis piernas le fascinaban, me las acarició algunas veces y me dijo que le gustaría tenerlas para el siempre, incluso, una vez me dijo “me gustas mucho, te quiero para mi, quiero que te vistas como niña, con falda y tobilleras para acariciarte las piernas piernas vestida de niña y llevarte al baño para que orines sentada”, y yo le dije que era niño y que me daría vergüenza que los compañeros me vieran así, pasaron los días y ya llevábamos como 4 meses así, incluso en vacaciones de diciembre me busco unos días y la pasamos muy bien; sin embargo, de pronto cambió conmigo, me dejo de ...... buscar, ya casi no me hablaba y se juntaba mucho con una niña y un niño y ante ese cambio tan drástico yo sentí muy feo y en la medida que pasaban los días lo extrañaba mucho al grado de que a veces lloraba. Un viernes que estaba muy triste me acorde de lo que me había dicho Alfonso, el ex esposo de mi hermana y decidí ir a buscarlo a su trabajo, atendía una cafetería por las tardes. Así que me dirigí a ese sitio y cuando vio me saludo diciéndome “que alegría verte”. Me asignó una mesa y me pidió que lo esperara para platicar conmigo. Como él era hijo del dueño del lugar, decidió ya no trabajar ese día. Así que se sentó conmigo y lo puse al tanto de todo y me dijo “que puedo hacer por ti, como te ayudo, que quieres que haga”. Y yo le respondí que quería conquistar a ese niño, que no sabía que hacer y él me dijo “te vestirías de mujer para que te viera así?. Porque eso es lo que él quiere. Pero tú qué quieres”. Y le respondí que no sabía. Así que me dijo “mira, vamos con una amiga, para que te vista de niña y te maquille, a ver que se nos ocurre y decidimos que hacer”. Y me llevo a una estética con boutique, y le pidió a una mujer que me auxiliara. Y esta dama de inmediato me dio una falda azul que me quedaba a media pierna, una blusa blanca, brasier con relleno, tobilleras blancas, zapatillas bajas de color negro y joyería de fantasía, me vistió con esa ropa y me maquillo. Cuando termino le hablo a Alfonso. Al verme me dijo “que hermosa eres de verdad. Eres una mujer muy ... ... bonita como te había dicho”. Y añadió “vamos a la cafetería, vístete como niña por un tiempo, yo te ayudo y si gustas, invitamos al niño que te gusta para que te vea así vestida”. Y nos fuimos a ese lugar. Todo el camino puso sus manos sobre mis piernas. En la cafetería se sentó a mi lado y me tomo las manos. Yo veía como varios chicos se me quedaban viendo. En ese sitio me dijo “Entre Alondra y yo te vamos a enseñar a maquillarte, también a vestirte, a caminar con tacones altos y a coquetear, para que conquistes al niño que te gusta. Te vamos a tomar fotos para que las vea y lo invitamos para que venga”. Yo vi muy tiernamente a Alfonso y no se porque lo abracé y besé su mejilla. Y el me correspondió el beso y me dijo “me puede gustar esto, como te llamas Claudio, te llamaré Claudia Itzzell, este último porque naciste aquí, en la cafetería Itzzell”. Y desde ese día fui diario con Alfonso y Alondra, quienes me enseñaron a vestirme como mujer, a maquillarme, a hablar con los hombres y mujeres y como coquetear. Por su parte Alfonso me tomaba del brazo, me agarraba las piernas, me abrazaba, me daba besitos, me decía cosas tiernas y me cuidaba mucho, además de que me llevaba a donde fuera. Pasaron como 3 semanas y yo ya me comportaba y vestía como mujer, me gustaba mucho que Alfonso me besara, que me abrazara y acariciara, así como que me sentara en sus piernas y me llevará a todas partes. Entonces el me dijo, te voy a tomar una foto, para llevársela a tu niño y escríbele que ...... lo esperas aquí en la cafetería, a las 5 de la tarde de hoy. Cuando lo veas, se atrevida y coqueta, bésale la mejilla, pon su mano en tus piernas así como en tus nalgas, etc.”. Ese día me puse un vestido rojo, corto, tacones muy altos, y todo el atuendo, y déjate agarrar y besar”. Asi lo hice y cuando llego Hugo a la cafetería, me vio vestida de mujer, y yo de inmediato fui con él y lo abracé, mientras él me devolvía e abrazó me dijo que le gustaba mucho y que lo acompañara al baño, y allí me subió la faldita y me lamió y mordió las nalgas. Luego me dijo “siéntate para hacer pipí mamacita y así vas a ir a la escuela”. Yo le dije todo a Alfonso y él me dijo, “déjalo, solo quiere que te exhibas pero con sus amigos no te la vas a acabar”. Y me pidió que lo acompañara a su casa, y yo acepté. Ya en su casa vi varías fotos de chicas en lencería y le pregunté que como me vería así y él me dijo que muy bien. Así que de inmediato me dio un vestido rojo corto, tacones muy altos, minimedias negras, liguero, brasier y tanga, todo de color rojo, me lo puse y me maquillé y al verme Alfonso quedó maravillado y ... ... me dijo “estas bellísima Claudia” y me abrazó y me besó los labios y yo le correspondí besando los suyos, luego me agarró y acarició las nalgas y yo de inmediato le dije “te amo Alfonso, quiero ser tuya” y él me abrazó más fuerte y me subió en un escritorio y me besó y mordió los pezones, me subió la falda y empezó a meterme su pene, lo metió un poquito y luego poco a poco más y más, hasta que me hizo gritar, pues estaba demasiado estrecha. Luego me volteo y puso mis muslos sobre sus hombros y volvió a empujar y como me dolía mucho grite y gemí fuerte. Y así duramos abrazados y besándonos, y el cogiendome, como 30 minutos. Al terminar me dijo “mi amor, quiero tenerte aquí en mi casa siempre en lencería y cuando salgamos ponte vestidos muy cortos y tacones muy altos porque me enloquecen tus piernas”. Y yo le respondí “si mi amor, como tú digas”. Y me dijo “quiero que te vea un médico para que te de hormonas para que te crezcan los senos”. Y nuevamente le dije que si. Y esa fue la primera vez que me cogia un hombre y también desde ese día Alfonso, el ex esposo de mi hermana me convirtió en su mujer.

Autor: Anónimo Categoría: Transexual

Leer relato »

Un secreto en mi interior 2

2024-02-20


Hola, un saludo soy Camila hace unos meses relate un poco resumido de como encontre el amor de mi vida y como eso me llevo hacer cosas de las que hoy me arrepiento hoy en dia, por lo cual debo guardar el secreto. Llevo casada ya año y medio, a sido una montaña rusa de emociones, durante nuestra luna de miel, estuvimos en un tour por el caribe por 2 semanas, fue algo excitante y de fantasía, durante los primeros dias, mi esposo Diego, me dio verga hasta no mas poder, lo hacíamos en todo lugar, ese hombre estaba desatado, no habia oportunidad en la que su mano acariciara mi cola, y jugueteando con sus dedos mi ano, recuerdo una vez estábamos en una playa, decidimos ir a nadar y juguetear un rato en el mar y comenzo con su toque, toque, yo me excite y el noto queme puse dura, el muy desvergonzado movió mi traje de baño y comenzo a darme una paja mientras el recostado sobre mi espalda me pegaba su ereccion en mi culo, hasta que movió y me quito la parte de abajo de mi vestido de baño y de un momento a otro me la va hundiendo, yo tuve un golpe de placer al ser penetrada y que me hicieran una paja, me la hundía con tal fuerza que el agua del mar al rededor chapoteaba, llego el éxtasis del momento en el que tuve un orgasmo donde me corri un gran manchon blanco flotaba a nuestro alrededor, me siguió dandome hasta que se calmo con una gran corrida en mi culo, a la semana mi ano estaba algo irritado por tanto sexo, por lo que tuve que decirle que durante un par de dias mi culo ... ... descansaría, el algo reacio acepto, le propuse, probar otras cosas como dejar que lo penetrara, desde que tuve sexo con mi suegra no habia podido meterla mas y tenia esas ganas de volverla hundir, pero Diego estaba un poco indeciso y siempre colocaba excusas, mientras el daba el paso yo le insistía ya que sus miedos por tocar una verga habían desaparecido, ya que disfrutábamos mucho cuando nos corriamos haciendo el 69, me llego a decir que le encantaba mi semen y que había descubierto un placer inimaginable al rosarnos chocar nuestros penes hasta correnos, esa noche me dijo que queria probar, al oir eso mi verga se empalmó y se coloco recta y dura de una, el se quedo sorprendido por mi reacción, ya que mientras estábamos en nuestra alcoba andábamos desnudos, yo saque un lubricante que tenia en mi mesita de noche y lo coloque en la cama, ya con anterioridad Diego habia dejado jugar con su ano, y de vez en cuando mientras me penetraba yo metia dedos en su ano, para irlo acostumbrando, bueno como les contaba para una experiencia placentera el ano debe estar limpió nada de caca, soporto el olor un poco pero no verla, hice que hiciera del cuerpo mientras, nos duchabamos le meti un dedo y limpie su culo lo mejor que pude, luego nos acostamos en la cama le aplique un poco de lubricante, hice que levantara bien las piernas mientras con una mano lo pajeaba y con la otra le untaba el lubricante, comencé a decirle que sé relajara, cuando note que tenia una erección acerque mi pene y ...... coloque la punta en la apertura de su ano, poco apoco fue ingresando, hasta que se la meti toda, le pregunte como se sentia, el me contesto que algo raro que era extraño sentir algo asi en su culo pero que podía manejarlo, comencé a masturbarlo, mientras yo comencé a mover mis caderas, cuando vi que estaba algo excitado y salia de su pene liquido preseminal, me desate y comence a darle con violencia, me habia quedado el gusto por hundir mi verga y en ese momento deje salir todo mi instinto y trate a mi marido como a mi hembra, lo besaba mientras lo hundia, hasta que el llego al orgasmo y con una fuerte eyaculacion que quedo mis tetas, yo segui hasta deseando todos mis deseos y me corri como nunca en el, no quedo muy convencido, pero durante los días siguientes hice que le cojiera placer, despues de eso expandimos nuestras opciones o el me daba o yo le daba pero esa dinamica se a vuelto normal en nuestra vidas, después de que volvimos de nuestra luna de miel, el tuvo que salir de viaje de trabajo por unas semanas, yo algo aburrida y excitada, ya que me habia acostumbrado a hacerlo a diario, pues ya de masturbarme ya no me daba tanto placer, se me quedo el gusto ... ... por mujer después de lo de mi suegra y de lo caliente que estaba busco en mi laptop una pagina de prepagos, mire y mire y me fije en una morena con un enorme culo, me encanto al verla, pero lo deje hasta ahi porque la verdad amo a mi esposo y no queria engañarlo de esa manera. A las semanas llega mi esposo y me suelta con una cara de alegria y emoción que iva a tener un hermanito, yo quede fria porque yo sabia realmente quien era el verdadero padre de esa criatura. Durante los meses siguientes trate de llevar mi vida con la mayor normalidad, cuando llego el dia del nacimiento mis nervios y emociones estaban mezclados ya que iva a tener un hijo y la unica que sabria eso era yo, al final nació una hermosa niña que a la cual mis suegros llamaron sofia camila en honor a la abuela de mi esposo y a mi ya que mis suegros me habian tomado mucho cariño, al verla pide ver algunos rasgos de mi madre y desde ese momento amo a esa niña, es duro guardar ese secreto pero por el bien de esa niña y de toda la familia es mi condena guardarlo. Les agradezco si leyeron este relato si les gusta, déjeme saberlo asi me animo a contar que hice con la morena que encontré en internet ?

Autor: Fer89 Categoría: Transexual

Leer relato »

Conociendo a karmela 4

2024-02-20


Relato anterior Como conté en el relato anterior karmela me había desvirgado y me había cambiado por completo la vida, lo que me hacía esperar con ansias los fines de semana para ir a verla. Ese día había llegado y estaba listo desde temprano, al llegar karmela me dijo que este día sería un tanto diferente. K- cariño hoy vendrá una amiga especial, así que no podremos repetir lo del domingo pasado J- esta bien (dije decepcionado) K- pero no te pongas triste sabrás como me sabe la vagina y el ano a la señora Leticia J- ¿de verdad? K- bueno no exactamente J- no te entiendo K- mira quiero que cuando me la termine de coger por la vagina, me la chupas y al terminar de coger su ano, me la vuelvas a chupar así sabrás su sabor, aparte a ti te encanta mi pené. J- en eso tienes razón. Algo de contexto la señora Leticia era una vecina mía de a tres casas de la de mi tía así que la conocía muy bien, en cuanto a su descripción, es una señora en sus cuarentas, blanca, trasero grande y pechos pequeños, con algo de sobrepeso. K- tendrás que estar atento a que no venga su esposo y si llega a pasar avisar, para disimular. J- a eso, me lo comentaste el primer día de trabajo jeje. Pasaron las horas y llego la señora, yo no me podía creer la escena, una señora tan recatada, estaba apunto de ser cogida, por todos lados, me exitaba y causaba dudas en mi. Cuando llego karmela le comenzó a cortar el cabello, pero ... ... mientras todo el corte, la estuvo manoseando y besando, pense que la soñora seria más recatada al verme ahí, pero no le inmuto ya que al estar ahí los dos teniamos una complicidad hacia karmela. Karmela, me dijo que pasara al almacén para preparar el tinte lo que significaba que era hora de chuparsela, apenas entre ya estaba karmela detrás de mi, con su pené de fuera, sin perder tiempo se la chupe, pero era diferente, todo fue ante la atenta mirada de Leticia, una mirada llena de morbo, Leticia paso también al almacen y se quito todo. Karmela retiro su pene de mi boca y se lo ofreció a Leticia, qué ella se puso en cuatro para comenzar a recibír el pene de karmela, karmela se la empecé a coger duro, solo interrumpió para decirme que fuera a vigilar, cosa que hice de mala gana. A los 20 minutos de estar escuchando los gemidos ahogados, karmela me habló y al entrar estaba su pené en reposo, lleno de los jugos de Leticia, solo dijo. K- limpialo. En seguida me lo lleve a la boca, fue algo diferente el sabor, los jugos le habían dado otro sabor. Mientras yo se la chupaba, karmela comenzó a dediar el ano de Leticia, hasta que se la empezó a coger analmente, pero a los pocos minutos de empezar le entró una llamada a Leticia era su esposo, diciendo que donde estaba y hablaron y ella le decía que le estaban cortando el pelo para estar guapa para el, porque lo amaba, todo esto teniendo el pene de karmela dentro del ano. Karmela estaba realmente exitada tanto que me dijo cambio de ... ... planes cogeme mientras la cojo, cosa que hice, fue realmente exitante tanto ver la escena como coger el rico ano de karmela, todo esto terminó viniendome dentro del ano de karmela y ella en el ano de Leticia, todo muy caliente. Apenas se vino, dio vuelta y nos dio órdenes. K- chupamela para que sepas a que sabe su rico ano. K- Leti, limpia mi ano del semen. Los dos seguimos sus ordenes sin dudar al final. Karmela solo dijo deberíamos repetirlo en otro lugar más privado, es hora cariño de que sepas que se siente coger una vagina y Leticia te ayudará, ella solo acepto, se despido y se fue. A la hora de cerrar, me dijo que había quedado caliente. K- cariño me urge cogerte me caliento nomas de recordar todo lo que hicimos. Yo sin dudar me quite la ropa, para que me entrará esa verga qué me cambió la vida, pero esta vez no me dejo voltearme, quería cogerme de frente, ver mi cara mientras me iba entrando y mientras me cogia me besaba, fue un sexo muy diferente al de la vez pasada muy íntimo, me estaba enamorando de ella y más adelante sabría si ella también. Hasta aquí el relato de hoy, en la siguiente historia me brincare un par de meses, hasta lo relevante, porque las cogidas que me dio las siguientes veces serían muy similares.

Autor: Juan Pérez Categoría: Transexual

Leer relato »

mi mujer y las ,3 negras sucias dotadas y drogadas

2024-02-20


Cuando llegaron se atendieron todas con grandes líneas de azúcar impalpable, yo tomé todo lo que pude, conociendo el efecto anestesia del clorhidrato. Cuando empezé a comerle la cabeza inmunda a la primera Trava vomité se corrió el prepucio y olía a mierda y pescado podrido. Me la enterró hasta la garganta y me ahogaba y soltaba el vómito, mi mujeres hacerco su coño, y esclamo con sorna limpias bien cómete este consejo que hace días que toma leche de negra y te deje todo guardado. La bombacha era un trapo de piso y con un olor a cementerio huevos podrido y almejas en descomposición. lamí con la punta de la lengua y recule prefiero una muerte digna, pero los trava me inmovilizadaron y la gorda sucia puta y degenerada se me sentó en la cara dónde largó toda la crema, el meo , orgasmos squirt y un un orín de dos litros. Las negras se falopeaban y se pajeaban como 3 demonios del averno. Igualmente tenía la pija dura y con ganas de lechear, ahí mi esposa me aplastó los huevos y me ato los genitales, hoy vos no acabas. Continuará..

Autor: Vergamorcilla Categoría: Transexual

Leer relato »

Conociendo a karmela 3

2024-02-20


Como había contado en mi relato anterior Ya había perdido la virginidad con karmela(al menos la de mi pené), pero ahora tocaba dejar que me cogiera, esto me ponía demasiado nervioso su pené era demasiado grande y grueso (23 cm), sentía que no me iba a caber, pero ya no había vuelta atrás. Bajando las escaleras estaba mi tía preguntandome sobre si estaba listo para mi segundo día de trabajo T- ¿nervioso o emocionado? J- porque estaría así, solo es un trabajo T- no tienes que fingír karmela me lo contó por mensaje T- mi consejo para lo que va a pasar hoy, respira y deja que pase, así duele menos, te lo digo por experiencia Al llegar, todo muy normal, karmela estaba barriendo y platico muy ameno con mi tía como si no estuviera planeando algo, yo me Impaciente, pensé que apenas llegara me pasaría a la bodega, cosa que no hizo, ni si quiera me dijo que se la chupara en todo en día. Hizo que me sintiera raro, no sabía porque, me sentí como que perdió el interés en mi, cosa que me hizo pensar que yo quería que me cogiera Llego la hora de cerrar y ella estaba tan tranquila que me hizo dar el primer paso J- oye (dije apenado) K- si cariño, ¿que pasa? J- pensé que hoy, haríamos lo que quedamos ayer K- así que, traes ganas de esto Se saco el pene y se lo masageo, cosa que a mi se me hizo agua la boca K- ... ... sabes, a mi me gusta que se entreguen a mi, no andar detrás de nadie K- ven chupamela y ganate el derecho a ser cogido De inmediato se la empecé a chupar, la había extrañado todo el día, era un sabor y olor tan delicioso, qué me hacia querer chuparsela más y más, pero ella me interrumpió K- ya es hora, volteate Nervioso lo hice, me puso en 4 y de inmediato sentí sus dedos llenos de vacelina, primero metió uno, pero pronto entraron hasta 4, hasta que sentí su cabeza K- la meteré despacio para que te acostumbres Me empezó a entrar, poco a poco hasta que ya la tenía toda adentro. Al principio solo sentí dolor J- sacala me duele mucho K- tranquilo una vez te acostumbras, solo lo gozaras Empezó a moverse, muy lentamente, y ese dolor se mezclo con placer y entre más me cogia más placer sentía. Hasta que simplemente eyacule sin necesidad de tocarme, tuve el famoso orgazmo seco, pero ella aun no se venía por lo que fui cogido una media hora más, hasta que sentí algo caliente en mi ano y a ella gimiendo por venirse dentro Se quedo dentro hasta perder la ereccion K- ¿que tal estuvo? J- fue lo mejor que he experimentado en mi vida Empece a sentir como se volvía a poner erecta K- qué tal otra vez J- si (dije con mucha emoción) Ese día me cogio unas 4 o 5 veces más, cabe mencionar que los siguientes días me dolía el sentarme o caminar, pero fue lo mejor que había sentido hasta ese día

Autor: Juan Pérez Categoría: Transexual

Leer relato »

una hermosa transexual de ébano

2024-02-20


Cuando vamos a la cama el exceso de coca de mi penelo dejó hecho un fideo. Sin embargo la tranxexual tenía un tronco de negro con dos bolas como ciruelas, luego de mamarle el orto sucio sabía que tendría que sobarle el mástil oloroso cuando me acerque apestaba y a su vez mi pene reaccionaba, me dijo te gusta cerdo tiene meo leche mierda y queso, no tenemos agua hace 6 días, nos limpian a lengua clientes cerdos o mariconas o putas, veni mira y ole que la tenés re dura degenerado hijo de puta, saco el prepucio y habia un depósito de yogurth con olor a podrido y restos de mierda, meo y aroma de coños. Acá tenés todo, dije como experto hay olor a mujer, a flujo vaginal. Si dijo ella de una puta gorda y casada tu mujer, nunca quiere condón. Mi mujer dije? Si la cojemos 2 o 3 veces por día con dos tranxexuales más una cubana y otra nigeriana, le gustan grandes negras y sin higiene. Luego filmamos y vendemos en internet con su cara, y la foto de casados, grabamos es tu dormitorio por machista y opresor. Es broma exclamé, no muy convencido, se abrí la puerta y apareció mi esposa filmando y dos negras trans de 1.70 todas en lencería, escapando huevos y espadas negras, babeando y erectas, mi esposa llevaba un strapon gigante y jugaba haciendose la trola.

Autor: Vergamorcilla Categoría: Transexual

Leer relato »

Y todo por el pánico que les tengo a los ratones….

2024-02-20


Un chico que le tiene pánico a los ratones es sometido por un amigo suyo, usando un ratón muerto, lo obliga a que se vista de chica, que se ponga a mamar su verga y que le de el culo.. Y todo por el pánico que les tengo a los ratones…. Apenas entré a la universidad, conocí a un chico, con quien hice una buena amistad, además que estudiaba la misma carrera que yo, solo que yo según yo él es medio sinvergüenza, ya que siempre se la pasa metido en problemas ya sean de falda, o de dinero. En una ocasión en que habíamos terminado de jugar un partido de futbol, cuando entré al baño para darme una ducha, me encontré a mí amigo con mi miembro por fuera, de tras de un chico, completamente desnudo que tenía fama de maricón, él estaba a punto de clavármelo por el culo. Los dos al verme se cortaron, aunque trataron de disimular, mientras mi amigo ocultó su erecto miembro dentro de su pantalón, el otro chico corrió a vestirse. Sumamente indignado y molestó por su acción, le dije, que hablaría tanto con el entrenador como con el capitán, y el resto del equipo, si él seguía haciendo esas cosas, con el mariconcito ese. Me juró que todo era un malentendido, que él solo estaba vacilando al maricón, mientras que yo le advertí que dejase de hacer eso o le retiraría mi amistad. Como a la semana nos pusimos de acuerdo para estudiar juntos en casa, ya que mi madre, y mi hermana mayor, se encontraban en otra ciudad visitando a mi abuela, y no regresarían en varios días. Realmente esa noche estudiamos mucho, ya algo cansados, mientras nos comíamos un sándwich en la cocina, no sé de dónde, ni como apareció un ratón, caminando por el piso bien pegado a la pared. Cuando mi amigo lo vio me lo señaló, diciéndome al mismo tiempo, que sería bueno que pusiera una pequeña trampa, pero yo nada más de verlo, entré en pánico, me puse a gritar como un desesperado, al mismo tiempo que me trepé en una de las sillas de la cocina. Al principio mi amigo pensó que se trataba de una broma mía, pero al ver la manera en que gritaba, y prácticamente lloraba, pidiéndole que se deshiciera del ratón, él agarró una lata de no sé qué, que estaba a su alcance, y de un certero tiro, le dio al ratón. Luego se acercó lo tomó por el rabo, lo levantó del suelo, y como si fuera un trofeo, me lo acercó, para mostrármelo, fue cuando volví a gritar demostrándole que sentía un tremendo pánico. Del miedo que me dio, que él no fuera a tirármelo encima, por lo que, sin dejar de llorar, le pedí que se deshiciera del ratón. En lugar de ocultarlo continuó mostrándomelo, y yo actuando como un desesperado, gritando, y llorando, pidiéndole que lo retirase de mi vista. Fue cuando en medio de mi desespero cometí el tremendo error de decirle llorando. “Por lo que tú más quiera deshazte de eso, y te juro que hago lo que tú quieras”. Él se me quedó viendo, y de inmediato me preguntó. ¿” O sea que, si lo guardo, tú harás todo lo que yo quiera, incluso si te digo que te vistas de mujer, ¿y me des el culo”? ni pensé en lo que él me había dicho. Sencillamente le respondí que sí, pero como para asegurarme me lo volvió a preguntar, y tras escucharlo a pesar de mi lloriqueo, y quedar bien claro que lo había entendido, me dijo. “Está bien cuando lo guarde, vamos al cuarto de tú hermana, y te pones su ropa, y después me vas a dar el culo, y harás todo lo que yo te ordene”. A lo que yo a pesar de mi lloriqueo resignadamente le respondí, repitiendo sus palabras diciéndole. “Te prometo que me voy a poner la ropa de mi hermana, y haré todo lo que tú me órdenes”. Cuando terminé de decírselo, mi amigo agarró una bolsa de papel donde estaban los sándwiches que nos habíamos comido, y guardó al ratón muerto dentro. Una vez que dejé de ver al ratón, comencé a calmarme, dejé de llorar, y me bajé de la silla, cuando él me tomó por el brazo, y me dijo. “Vamos al cuarto de tu hermana”. Me quedé paralizado, y apenas pude decirle, con mi voz entrecortada. “Deja el juego”. A lo que él acercando la bolsa a mi rostro me dijo. “Tú lo prometiste, y lo prometido es deuda, así que, a cumplir, o te tiro el ratón encima.” Al tiempo que él movía la bolsa, y dentro podía escuchar como el cuerpo del ratón golpeaba el papel, lo que me asustó más todavía, ya que pensé que en cualquier momento ese animal saltaría encima de mí. Por lo que, de manera sumisa, comencé a caminar en dirección al cuarto de mi hermana, pero sin dejar de decirle. “Yo soy tu amigo, no me hagas eso”, Simplemente me mandó a callar, y me recordó el incidente en las duchas, Diciéndome. “Por culpa tuya, no pude comerle el culo al tipito ese, ahora aguántate, y cállate la boca. Al llegar a la habitación de mi hermana, levantando la bolsa de papel, frente a mi cara, me dijo. “Quítate toda la ropa”. Lo que de inmediato, a pesar de lo asustado que me encontraba hice, ya estando, completamente desnudo, me dijo. “Búscate, algún panti, y sostén de tu hermana, que te sirvan”. A pesar de la vergüenza, y el miedo, que sentía, iba abrir una de las gavetas donde mi hermana guarda su ropa íntima, pero él me dijo. “No de esa no, de la que ya están usada, para que no se dé cuenta de que te la pusiste”. Y tal como me lo ordenó, busqué en la cesta de la ropa sucia, y saqué varias prendas íntimas de mi hermana, las que señalándomelas con el dedo me indicó cuales agarrar, y ponerme frente a él. Una vez que me puse el panti, y el ajustado sostén, con una gran sonrisa dibujada en su rostro, me dijo. “Asómate al espejo para que te veas”. Y tal como él me lo ordenó así lo hice, lo cierto es que parecía una chica, por mi abundante cabellera, luego nuevamente me dijo. “Ahora ponte esa faldita corta, esa blusa, las medias tobilleras esas, y cuando termines de ponerte todo, te sientas frente al espejo”. A medida que me fui vistiendo, pensé en tratar de escaparme, pero al terminar y verme en el espejo, parecía más a mis hermana que a mí mismo. Personalmente me pintó los labios, y me puso algo de color en la cara, diciéndome. “Ahora si pareces una verdadera chica”. En ese momento traté nuevamente de convencerlo de que no siguiéramos con eso, pero apenas comencé a hablar, él colocó la bolsa frente a mi cara, rápidamente la abrió y cerró, y por el miedo de que me tirase el ratón encima, de inmediato me quedé callado. Después de eso, me ordenó que me pusiera unos zapatos de taco de mi mamá, ya así vestido, pintado, llevando la bolsa en su mano izquierda, me tomó por el brazo con su mano derecha, y de esa manera me condujo a la sala. Donde prendió el equipo de sonido, y con la amenaza de tirarme el ratón encima, me obligo a que bailase con él. A medida que comenzamos a bailar, metió la bolsa con el ratón en uno de sus bolsillos, y de inmediato me agarró con ambas manos, las nalgas. Yo trataba de no bailar tan pegado, pero en un descuido me ha plantado un tremendo beso, y cuando traté de zafarme, solo dijo. “Saco el ratón.” Por lo que él de manera resignada lo dejé que me continuase besando, por lo que introdujo su lengua dentro de mi boca, al mismo tiempo que acariciando mis nalgas, y apretándome contra su cuerpo, fui sintiendo la erección de su miembro. Él prácticamente ya me había entregado entre sus brazos, a pesar de que nada de eso me gustaba, pero comencé a sentir algo raro, hasta el momento en que sus manos me bajaron los pantis. Traté nueva e inútilmente de zafarme, mientras que él, me apretaba con más fuerza, me dijo. “Ahora tu eres mi mujercita, acuérdate que debes hacer todo lo que yo te ordené”. Nuevamente insistí en que no me hiciera eso, que él era mi amigo, fue cuando, me dijo. “O te callas o te meto el ratón en la boca, o mejor aún, quiero que te metas mi verga en tu boca, y me la mames”. Apena dijo eso, me soltó las nalgas, y colocó sus manos sobre mis hombros, al tiempo que me fue obligando, a que me fuera arrodillando frente a él. Realmente no le ofrecí mucha resistencia, por el temor a que cumpliera su amenaza de meterme el ratón en la boca. Así que cuando mi rostro se encontró a la altura de su miembro, rápidamente extrajo su miembro del pantalón, y colocándolo frente a mi boca me ordenó primero que se lo besara. Lo que como ya les dije, por el miedo a que cumpliera su amenaza de ponerme el ratón en la boca, aunque con de asco de mi parte, coloqué mis labios contra su glande, lenta, y suavemente comencé a besarlo. Hasta que, me ordenó que se lo comenzara a mamar, por lo que obediente y de manera bien sumisa le hice caso, abrí mi boca, y poco a poco comencé a chupar su erecto miembro, y a medida que lo iba haciendo él procuraba meterlo más, y más dentro de mi boca. Me sentía sumamente desgraciado, y más molesto estaba conmigo mismo, por no tener el valor de enfrentarlo, sino más bien por miedo a que me tirase el ratón encima, le permitía que me hiciera todo eso. Pero a medida que seguía mamando su verga, colocó sus manos sobre mi cabeza, y presionándola fue haciendo que yo introdujera, más adentro de mi boca su verga. Hasta que de momento me dijo. “Ya está bien, lo que quiero realmente es comerte ese culo, así que ponte en cuatro.” Sollozando, pero sin dejar de hacer lo que él me ordenaba, se me ocurrió preguntarle por qué me estaba haciendo eso, fue cuando me dijo. “Te acuerdas del mariconcito al que se lo iba a meter en el baño, por eso él iba a completarme la matricula del próximo semestre. Pero ahora gracias a ti, no lo va a hacer.” Fue cuando le dije. “Si era por cosa de dinero, yo te pago la matrícula, y ya”, pero al decírselo, me respondió. “Es que como sea tú me la tienes que pagar, así que calla boca, y no aprietes el culo porque te va te va a doler”. Ya me encontraba sobre el sofá de la sala con mis nalgas al aire, los pantis en uno de mis tobillos, y la corta falda de mi hermana prácticamente doblada sobre mi espalda. Fue cuando comencé a sentir sus dedos, embadurnados en vaselina, lentamente me los fui pasando por sobre mi esfínter, y de la misma forma comenzó a ir introduciéndomelo dentro de mi cuerpo. Al principio uno, luego fueron dos de sus dedos, luego tres y finalmente cuatro, los metía y sacaba, mientras que yo me encontraba como paralizado, esperando sentir un dolor mucho más intenso. Después de un buen rato, me dijo. “Procura relajarte, y no aprietes las nalgas que entonces si vas hacer que te duela.” Casi de inmediato sacó sus dedos, y comencé a sentir la caliente cabeza de su verga presionando contra el hueco de mi culo, la presión que comenzó a ejercer permitió que mi esfínter cediera, y se fuera abriendo, y dejando que su verga me penetrase. Aunque si llegué a sentir dolor, quizás por la vaselina, y por haber estado metiendo, y sacando sus dedos de mi culo, esté se fue dilatando. Hasta el punto de que finalmente sentí todo su cuerpo en contacto con el mío, al igual que fui sintiendo como me fue penetrando toda su verga. Por un rato él se quedó quieto, pero luego comenzó a sacar, y meter una, y otra vez todo su miembro nuevamente dentro de mi culo. De momento tenía una gran confusión en mi cabeza, no quería que me hubiera hecho eso, pero de momento, como que a pesar de todo lo avergonzado que me sentía por lo que me estaba pasando, me di cuenta de dos cosas, una era que comencé a mover mis caderas, casi sin darse cuenta. Y de lo otro que también me di cuenta es que mi miembro se encontraba bien erecto, mientras que él me apretaba más, y más contra su cuerpo, y él a pesar de todo comencé a disfrutar en parte todo lo que él me estaba obligando hacer. Hasta que de golpe me apretó con tanta fuerza que pensé, que me partiría las costillas. Después de un rato extrajo su miembro de mi culo, y me dijo. “Ahora ve al baño y lávate, que luego quiero que me lo vuelvas a mamar.” De manera obediente y sumisa le hice caso, expulsé todo lo que había dejado dentro de mí, y después de lavarme regresé a la sala, fue cuando me entregó los pantis, y me ordenó que me los pusiera nuevamente. En ese instante me dijo. “De ahora en adelante cuando te lo ordene, te vistes y ya sabes lo que yo quiero, de lo contrario le cuento a todos los chicos del equipo, que tú me distes el culo, y que porque le tienes miedo a los ratone.” Así que, a pesar de no querer, tuve que complacerlo en todo aquello que me ordenaba hacer. Como por ejemplo depilar todo mi cuerpo, y andar todo el tiempo con la ropa íntima de mujer puesta bajo mi ropa. Durante las siguientes semanas, por lo menos una o dos veces, ya fuera en mi casa o en la suya, me veía en lo obligación a vestirme de mujer, y dejar que me hiciera lo que a él se le antojase, bajo la amenaza constante de contarles a nuestros amigos lo que yo le había hecho. Posteriormente, sin que me enterase, él compartió nuestro secreto con uno de los chicos del equipo, esa noche apenas llegó a mi casa, me ordenó que me vistiera como de costumbre, pero al regresar a la sala me sorprendió al encontrarlo acompañado por uno de los chicos del equipo de futbol, por lo que me vi obligado también a dejar que entre los dos hiciéramos conmigo, lo que les diera la gana. Al principio me puse a bailar con él, mientras el otro chico nos observaba, pero al rato el otro chico, se colocó tras de mí, y mientras que el primero me besaba, el otro levantó la pequeña falda que estaba usando, y comenzó primero acariciar mis nalgas, para luego dedicarse a pasar su desnuda verga por entre ellas. Hasta que después de un rato, ellos dos se desnudaron por completo, pero luego me ordenó que se quedase así vestido, y que para mantener la ilusión de que él era una mujer. El otro chico continuó pasando su verga por entre mis nalgas, hasta que finalmente me penetró, y sentí como me enterraba toda su verga por el culo, al tiempo que él me obligó a que le mamase su verga. El resto de la noche, se la pasaron cambiando de lugar, obligándome indistintamente les diera el culo o les mamase sus vergas. A los pocos días me volvió hacer lo mismo, pero con otro chico del equipo, hasta que finalmente, la mayoría de ellos terminaron conociendo nuestro secreto y dándome, por el culo salvajemente. Luego a los pocos meses, una noche me ordenó que me vistiera lo más linda que pudiera, y me llevó a pasear en un auto que le habían prestado, no fue hasta que nos detuvimos en una casa a las afueras de la ciudad que me dijo que me iba a costar con un viejo muy rico, y de esa manera él prácticamente se convirtió en mi chulo, y yo en su puta, y todo por el pánico que les tengo a los ratones…

Autor: MARTEHIJODEJUPITER Categoría: Transexual

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: Relatos Transexual, Transexuales, Real, Gratis