Relatos Eróticos de Tabú


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Esa noche me quedé con mi padrastro

2022-08-23


Hace mucho tiempo que quería relatar lo que me sucedió cuando tenía 8 años. Mi nombre es Fabiola, acabo de cumplir 19. Lo recuerdo con lujo de detalles, como si no hubiesen pasado casi 11 años. Mamá estaba separada de mi padre hacía unos cuatro años y había conocido a Germán, su pareja y mi nuevo papá. Yo amaba a Germán y le decía papá, ya que mi padre biológico no volvió a aparecer. Recuerdo que sentía algo lindo, como una atracción por él. Supongo que para mis 8 años era un sentimiento completamente natural. Papá decía que yo era su "culona". Así me llamaba también mi mamá, y se reían mucho comparándome con ella, decían que éramos iguales. Las dos culonas. Mamá tiene un cuerpo fantástico y yo me le parecía bastante. Recuerdo que a mi edad todos decían que era muy desarrollada, cosa que no entendía tan bien, pero me daba cuenta de que tenía un cuerpito lindo. Más de una vez, chicos bastante mayores y hasta adultos me han dicho cosas en la calle cuando andaba sola. Todo eso, a pesar de mi corta edad, me hacía saber que no pasaba desapercibida, que algunos hombres se sentían atraídos por mí. Especialmente era mi culito lo que más les gustaba, pero yo no contaba nada de esto en casa por miedo a que no me dejaran salir. - Mamá consiguió un trabajo y hoy tengo que cuidar a mi "culona", espero que se porte bien- dijo papá. Y mamá me explicó que así era, que me portara bien hasta la mañana del día siguiente. También me dijo que había preparado mi cama y que no me acostara muy tarde. Nos besó a mí y a papá y se fué. Ya era de noche, temprano pero de noche. Y recién habíamos cenado. Me acosté un rato con papá en su cama mientras miraba la tele. Estaba recostada sobre su abdomen, jugando con una de sus manos, me gustaba apretarle los dedos. Él parecía muy entusiasmado con el partido de fútbol que veía. De pronto, y me acuerdo con absoluta claridad, un bulto enorme hizo que se levantaran las sábanas y me impedía ver el televisor. Ya había visto un pito parado varias veces en la compu y supe que era eso. - Papi, me voy a mi cuarto. - Fabi, tenés que bañarte. Es lo que me dijo mamá... - Hoy no tengo ganas. Quiero ir a mi cama a mirar dibujitos- respondí. - Mi vida, estás toda transpirada, estás sucia, no paraste de correr en todo el día. - Dale, papito, mañana antes de que venga mami me baño, sí...??? Sabía que papá se derretía y no podía decirme que no cuando le decía "papito" o "papito de la culona" - Aaaaaaaaaaaay....esta culoncita mía que no me obedece....jajajajaja!!! Se reía y me despeinaba. Yo me senté sobre él aprovechando que había terminado el partido. Estaba sentada en su panza y le despeinaba el cabello negro, como el mío. Después empecé a hacerle cosquillas en el cuello, bajando un poco más, hasta que sentí esa dureza en las nalgas, con las sábanas y mi shorcito de por medio. No puedo olvidar que sentí una excitación que no conocía, algo nuevo y muy agradable. Hasta el día de hoy, nunca supe si papá tuvo alguna intención de que pase lo que pasó. Porque al rozarme la cola con la verga durísima, me alzó hasta que quedé parada al lado de la cama y me dijo que si no me quería bañar era mejor que me fuera a mi cama a mirar dibujitos. Lo saludé y empecé a salir de la habitación de papá. Me dí vuelta de golpe antes de salir y lo ví con los ojos clavados en mi culito, los ojos bien abiertos y se pasaba la lengua por los labios. Me fuí feliz a mi cuarto pensando que papi quizás me deseaba como los hombres que me decían cosas en la calle. Me saqué el shorcito y me acosté contenta. Yo creo ahora que a mis 8 años ya hervía y tenía deseos que no sé si otras niñas como yo experimentaban. La cuestión es que a los 5 minutos me levanté con la ropa interior blanca, el sostén que cubría mis tetitas ya bastante grandecitas, descalza y con mi muñeca alzada. No entré a la habitación de mi papá porque había apagado la luz, quizás se había quedado dormido. Me asomé y lo ví con la luz del televisor, de pie al lado de la cama. Entré sin avisar y se puso colorado y se acostó tapándose con las sábanas. Como si hubiese pasado hace 2 días, recuerdo hoy que pude ver que tenía la verga paradísima y se la estaba tocando. - Qué querés acá, Fabi....?????? Parece que te querés bañar a la fuerza. No te enseñamos a llamar antes de entrar...??? No estaba enojado, sinó avergonzado. Le pedí perdón y le dije que quería dormir en la cama de mamá, porque tenía miedo de estar sola. - Tenés que dormir en tu cuarto. Nunca tuviste miedo de nada... - Pero ahora sí, por favor, "papito de tu culona" Dicho esto, se derritió como siempre y me hizo un lugar en la cama. Me preguntó por qué me saqué la ropa. - No iba a dormir así, "papito", siempre me la saco. Y la ropa interior, cuando hace mucho calor, también. Y está muy caluroso. No me acuerdo por qué lo hice, pero me quité el sostén y me cubrí. Yo quería cambiar de canal, pero no encontrábamos el control remoto, así que me levanté y fuí hasta el televisor. Me quedé un rato frente a la pantalla y me di cuenta de que estaba semidesnuda, sólo tenía la bombachita que me quedaba chica y se me metía entre las nalgas. Me dí vuelta de repente y ví a papá tocándose el pito bajo las sábanas. Enseguida levantó las piernas para disimular. Me acosté, le dí un beso en la mejilla y me puse a ver la tele con la cabeza sobre su panza. - Bajá las piernas, papito, que no puedo ver nada. Las bajó despacio y no pudo esconder semejante erección. Hice como si me estuviera quedando dormida y, juro que en ese momento no sabía qué mierda quería hacer, pero estaba segura de querer acercarme a la verga de mi papá. Fingí dormir y estiré una mano hasta que se la agarré, dormida, por supuesto, pero con los ojos clavados en el miembro erecto de papi. No me imaginé que la podía tener tan grande y dura, como un fierro. Simulé acomodarme para dormir mejor y de un sólo movimiento corrí la sábana dejando esa verga totalmente descubierta. - Te dormiste, mi amor...???- preguntó papá en voz baja, como para no despertarme. No contesté y, con la cabeza sobre su panza, ví cómo se la tomó con una mano y se la jalaba de arriba para abajo. Creo que mi inocencia no me permitía notar que estaba re excitada. Bajé un poco más y mis labios se apoyaron en esa pija. Entonces se animó y me la empezó a pasar por la boca. Jamás voy a olvidar que un líquido viscoso, abundante y sabroso me mojó la boca y la cara. Lo tomé de mis labios con la lengua y me lo tragué. Papá se seguía masturbando mientras me preguntaba si estaba dormida y yo no decía una palabra. Un rato después, sin abrir los ojos, me saqué la bombachita diciendo como entre sueños que me molestaba. - Papito, soñé que estaba tomando el biberón. Tengo mucho sueño, dije, y volví a fingir que me había dormido. Otra vez se la agarré, pero ahora hacía como que estaba soñando. - Mamaaaaaaá...quiero tomar la memeeeee... mamiiiiiiiii, dame el biberón...!!!! Y parece que papi no aguantó más y me la apoyó en la boca abierta y empecé a chupar la mamadera. - Mmmmmmmmmmm....mamá....qué rico...cuánto hace que no tomaba el biberón... Yo recuerdo muy bien que papá estaba absolutamente convencido de que su "culona" estaba profundamente dormida y soñando. Sinó no me la hubiera metido tan adentro de mi pequeña boquita. Chupé el líquido delicioso que le salía de la verga mientras me acariciaba el pelo y decía : - Cómo me gustaría cogerte por atrás, mi "culoncita de papi"...así, mi putita...chupá la pija de papito...Aaaaaaaaaaaay...Fabi...te amo....mi nenita...... Como una gran actriz me aparté y me acosté boca abajo, completamente desnuda y papá, después de volver a preguntar si estaba dormida, se me quedó mirando el culo, maravillado, y se arrodilló sobre mis pies, casi sin tocarme, para tratar de besarme la cola. Lo sabía porque en su calentura decía en voz baja que iba a chupar el agujerito de su "culoncita" Me separó los cachetes del culo y me empezó a pasar la lengua por el hoyito. Jamás había sentido placer igual. Levanté mi culito para arriba y me metía y sacaba la lengua sin parar mientras se pajeaba. - Seguís durmiendo, mi "culona"...???- preguntó de nuevo y me acuerdo que hasta llegué a roncar, lo que le dió más confianza y me la apoyó entre las nalgas. Yo volví a levantar mi culito y, como si ya nada le importara, tomó la vaselina de la mesita de luz y me la pasó por el agujerito. También se puso vaselina en la verga y me la apoyó con cuidado, sin empujar, hasta que no pudo más y me hizo entrar, creo, la puntita apenas. Sentí mucho dolor, pero era un dolor placentero. Tuve que morderme los labios y apretar la almohada para evitar gritar. La hizo entrar un poco más y no pude lanzar un gritito de dolor, pero fingí seguir dormida. Yo era demasiado pequeña para darme cuenta de ciertas cosas, pero a esa altura estaba segura de que papá ya sabía que su "pequeña culoncita" se había despertado. - Te despertaste, mi amor...???- me dijo. No sabía qué mierda decirle. - Si, papito, recién me desperté... Se puso nervioso y me dijo que siguiera durmiendo. Entonces me abrí el culo y le pedí que no se detenga. - Por favor, papi, dale...seguí...por favor...!!! Me tomó por la cintura, me arrodilló, me chupó el culo, me metió un dedo, después dos, después tres...y sentí que me estaba por cagar encima. - Creo que me estoy por hacer popó...!!! No aguanto más...pará, que me hago popó encima...no me saqués los dedos de golpe, papito... Y me los sacó de repente, primero me los metió hasta el fondo y después me los sacó de golpe, sin avisarme. Y , arrodillada como estaba, me cagué encima. Sentí cómo se me salía la caca de adentro y no podía parar. Papá dijo que no me haga problema, que él me iba a limpiar. Y empezó a pasarme la lengua por el hoyito lleno de lo que recién había largado. Pasó la verga durísima por mi cola sucia y se le llenó de excremento que usó de lubricante para seguir cogiéndome el culo. Me pidió perdón por hacerme doler y le dije que me gustaba mucho. Me pidió que me siente al borde de la cama y me la metió en la boca, estaba llena de mi caca y se la limpié. Comí mi propia caquita y me encantó ese sabor nuevo y amargo. Tanto me gustó ese sabor que hasta el día de hoy, apenas tengo la oportunidad , lo sigo probando. Faltaban horas para que llegue mami, así que nos levantamos a comer una pizza y nos quedamos despiertos toda la noche. Conociéndonos mejor aún...

Autor: Fabiolamontiel Categoría: Tabú

Leer relato »

El parque cerca a la escuela

2022-08-22


Sofía tiene 16 años es una chica estudiosa aunque muy tímida. Característica que le ha servido para pasar desapercibida entre sus amigas. Sin embargo y a pesar del tiempo que pasó no logra olvidar lo que le pasó cuando era pequeña y cómo su vida cambió luego de conocer al señor Gómez.. Las horas pasan y Sofía no ha prestado atención a ninguna de sus clases. Uno de sus profesores acaba de llamarle la atención y es como si ni le importara. Su mente está lejos de ese salón de clases. Se pregunta si él estará esperándola como siempre afuera de la escuela. Siente sus mejillas calentarse, está sonrojada y una leve humedad entre sus piernas se hace notar. No puede evitar aquel día cuando lo conoció, el hombre que cambiaría su vida para siempre, el señor Gómez. Salía de la escuela con sus compañeras, aun era temprano y había tiempo de jugar en el parque de enfrente, ella eligió el columpio mientras sus amigas iban al sube y baja, estaba viéndolas cuando un hombre se sentó a su lado en el otro columpio, le pareció demasiado mayor para esos juegos pero no dijo nada y siguió balanceándose muy animada. El hombre empezó a moverse de forma extraña, no quería parecer una chismosa pero no pudo evitar ver de reojo al señor. Estaba masturbándose. Sujetaba su pene frotándolo de abajo hacia arriba, la venció la curiosidad y terminó volteando hacia el lado para ver cómo se tocaba. El señor parecía no incomodarse, al contrario empezó a frotarse con más rapidez para que ella lo viera. El hombre le empezó a hablar, le pregunto y se le gustaba lo que veía. Sofía miro hacia otro lado avergonzada, pero el señor tomó su mano y la puso sobre su pene mojado. Ella lo miró a los ojos sorprendida, pero no quitó su mano, el hombre le dijo que necesitaba venirse y le pidió su ayuda para lograrlo. Eres tan linda… Podrías ayudarme y frotarlo por mi… Le preguntó. Sofía miro su rostro y parecía necesitarla. Su mano empezó a moverse sujetando su pene, el gimió y la animaba a seguir: vamos pequeña, lo haces muy bien, no pares, es la primera vez que alguien tan bonita me frotar el pene… No dejaba de decirle, sintió una sensación extraña en ese entonces, excitación, quería ver qué más podía lograr al seguirle tocando y apretó más, se sentía duro y mojado. Aahhh no pares pequeña sigue sigue apretándola más, si así se siente tu mano cómo se sentirá tu boquita… Al escucharlo Sofía se detuvo. El hombre pensó que habló de más y se arrepintió de decir esas cosas. Iba a disculparse para que ella continuara pero la vio levantarse y agacharse un poco para lamer la punta de su pene. Cerró los ojos para disfrutar del placer que su lengua le daba, reaccionó al darse cuenta que ese no era un buen lugar para que ella le diera sexo oral. La tomo de la mejillas delicadamente y levantó su rostro: Pequeña lo haces de maravilla pero si alguien nos ve tendremos muchos problemas. Miró sus mejillas sonrojadas y le dió ternura, besó sus labios y metió su lengua en su boca, ella respondió al beso, estaba excitada. Quieres ir a mi casa? Le preguntó, ella dudaba, pero quería hacerlo sentir bien con su boca, mentira, realmente quería seguir lamiendo el pene de ese desconocido. No entendía por qué pero quería tener el pene de ese hombre en su boca y seguir disfrutando de ese jugo que goteaba de el. No lo pensó más y aceptó. El hombre se acomodó su pantalón y tomo de la mano a Sofía para llevarla a su casa, Sofía vio hacia sus amigas y estaban distraídas en los juegos, supongo que no importa si me voy sin despedirme, pensó. Caminaron en dirección a su escuela, se sorprendió al notar que el señor vivía a unas cuadras de su escuela. Al llegar a la puerta de su casa el señor le preguntó si quería entrar o si se arrepintió. Ella, visiblemente nerviosa, solo atinó a posar su mano sobre el bulto de su pantalón y acariciarlo para responder. El hombre abrió la puerta y entraron, apenas la cerró, tomó a la chica en sus brazos para besarla mientras se bajaba el cierre del pantalón, ella tomaba su pene suavemente, lo sentía aun más duro, lo deseaba en su boca. Apenas se separó de sus labios se lo pidió: Puedo lamerlo como en el parque? El sonrió al escucharla, no imaginaba que alguien de su edad podría excitar a una pequeña de esa manera. Claro que puedes, haz lo que quieras con mi pene, respondió. La guío hacia el sofá y abriéndose más el pantalón se sentó con las piernas abiertas, ella se acomodó entre ellas arrodillándose, tomó su duro pene como si de una paleta de caramelo se tratara y empezó a lamerlo, lamía todo el contorno y arrugaba y estiraba la piel que le cubría la punta de su pene, goteaba, lo que provocaba que no dejará de gemir. Lo haces tan rico, bonita. Le decía mientras acariciaba su cabello. Sofía, dijo ella aún lamiendo, me llamo Sofía. Encantado de conocerte Sofía. Puedes llamarme Gómez… Respondió entre gemidos, no aguantaba más iba a explotar y necesitaba sentirla más, no lo pensó y tomó su cabeza empujándola su pene dentro de su boca. Tomalo todo Sofía, trágate toda mi leche, decía mientras la sujetó para que reciba todo en su pequeña boca y no se desperdicie nada. Sofía aguantaba, no entendía por qué pero escuchar su nombre de la boca del señor Gómez y que le dijera esas palabras tan sucias la hacia sentir muy excitada, esta sensación creció al sentir un líquido caliente y espeso llenando su boca. «Tómalo todo» era lo que él había dicho y ella no deseaba decepcionarlo, aguantó un poco más y tragó, era caliente y más espeso de lo que creía. Finalmente el señor Gómez la soltó y al hacerlo salpicó un poco de leche sobre rostro. Sofía aún tenía algo de leche en la boca, la tragó y mostró orgullosa su boca abierta. Acercó sus dedos a su mejilla y recogió las gotas de semen que le cayó, chupó sus dedos saboreando. ¿Te gustó mucho? Preguntó, mientras sentía su pene endurecerse otra vez. Sofía ya no lo veía a los ojos, su mirada solo estaba en su pene mientras seguía saboreando sus dedos manchados de leche, la pequeña quería más semen y él se lo iba a dar…

Autor: DEPOSITODELECHE Categoría: Tabú

Leer relato »

La niña de los mangos 6: una noche de playa

2022-08-22


Seguimos con Anita y su paso a mundos más sensuales como una verdadera hembra . Después de ese encuentro que se sostuvo en la cabaña de playa( que por ciento ya había atestiguado que Anita estaba más que lista para ser una mujer en la cama). Me encontraba reposando debajo de una sombrilla playera mientra Anita jugaba con la arena. La mire detalladamente como ese bikini resaltaba su belleza de niña, sus piernas delgadas y ese culito paradito, su cabello negro corto su piel lisa y color canela clara sin duda era una niña bonita que podría servir de modelo infantil se se lo proponía cuantos viejos no pagarian viéndola modelar desde ropa normal hasta conjuntos sexis de lencería haciéndose paja en su nombre. Mi pene hizo un movimiento de crecimiento pero lo pensé Anita es mía y solo yo puedo tener ese placer. Eran al rededor de las 4 p.m. y el sol estaba haciendo ya sombras de ocultarse, me acerqué a Anita para decirle que entráramos al agua quería hacer algo muy arriesgado pero que mi pene pedía desde que Anita se inclinó delante de mi jugando con la Arena y su bikini me mostro esa vaginita que me volvía loco.-vamos Anita metamos al mar te voy a enseñar a nadar- enserio Lucas me vas a enseñar- si mi amorcito supongo que aún no sabes- si yo no se nadar como nunca había venido a la playa- si amor por eso para que ya en otra ocasion puedas nadar porque si estas conmigo siempre vas a venir- ella me quedo viendo feliz sus ojos brillaban en un tono de felicidad pura- vamos le dije ,ella me extendió su mano y juntos caminamos hacia el mar( a la vista de la gente solo eran un padre y su hija disfrutando, más no sabían que esa nena de 9 años era mi amante mi mujer). Entramos al agua hasta una profundidad donde el agua me cubría por arriba de la cintura casi llegando al pecho. Obvio a Anita la cubría ella se asustó y yo le dije que no pasaba nada- es muy profundo aquí- no pasa nada así aprendes más rapido- me da miedo si- confía en mi conmigo no te va a pasar nada- shi esta bien confio en ti- así me gusta amor- estuvimos así un rato ella pataleando y yo sosteniendo de sus manos otras veces tocandola debajo del agua ya estaba algo oscuro y el oleaje cubría mi manoseo descarado a la vista de las pocas personas en la playa- jijiji esto es divertido me dijo Anita-si mi vida vas a ver que en poco tiempo aprendes- volteé a ver al rededor y había un grupo familiar a unos 30 metros de donde estaba con Anita y otros en la orilla de La Playa que se disponían ya a irse- mire a la niña que estaba aún haciendo sus ejercicios de pataleo- y la jale para pegarla a mi cuerpo ella se sorprendió pero no dijo nada al estar tan cerca podía hablarle al oido- Anita estas tan rica en ese bikini que no puedo aguantar las ganas de hacerte mia- pero aquí hay mucha gente me dijo ella rápidamente- te da pena- es que tu dijistes que nadie se tiene que enterar que es nuestro secreto- si le dije es verdad pero no te preocupes nadie se tiene que dar cuenta tu solo aguanta y evita gritar- procedimiento a sacar mi pene de mi short y Anita por instinto me sujetó con sus piernas mi costado presionado su abdomen a mi pene esa sensación más el morbo y el peligro de ser visto incrementaban mi libido- bueno Anita ufff ahora voy a mover un poco tu bikini recuerda no me des besos ni nada tu estas los más tranquila- shi!! me dijo- sujetando la fuertemente el culo de Anita y con mi otra mano libre movi su bikini para darme acceso a esa Conchita de niña puse mi pene en la entrada y Anita luego la subí un poco para comenzar a penetrarla- obvimente era algo difícil- mi pene estaba en la entrada luchado por entrar en la cavidad y Anita solo tenía los ojos cerrado y los dientes apretados por el esfuerzo de no gritar-segui bajando a esa niña a mi falo mientras volteaba a los lados para ver si alguien nos veía y no noté nada ni nadie que nos viera extraño eso me prendió más, pensar en como era cojida una nena a la vista de todos ese nivel de excitación por ser descubierto me tenía al borde en eso estaba hasta sentir que la barrera de Anita aflojaba y la cabeza de mi pene entraba en ella- Anita solo hizo un sonido sordo callado por las olas- ya mi vida estamos unidos- ella solo asintió y nos quedamos viendo a los ojos como dos amantes que comparten un secreto- yo sonreí y ella también- y entre mueca le dije «te amo» ella abrió los ojos y también entre muecas dijo «yo tambien». No sabia si esa nena sabe lo que es el amor ahorita no importaba. Con el ritmo de las olas que subían y bajaban empeze a follar a Anita a un ritmo natural por así decirlo se sentía rico hasta cierto punto, pero era más el morbo de estar cojiendo a Anita ahí que el placer que generaba- seguí así un un movimiento pausado mi pene entraba ritmicante en Anita ella estaba siendo una gran Modelo estaba ahí viéndome y haciendo caras pero se aguantaba los gemidos- al no poderse ver ya que estaba oscuro por debajo del agua y más que el oleaje ocultaba todo lo que pasaba- comenze con mi mano que tenía a Anita del culo a urgar su ano- que rico esto Anita- jijiji me da cosquillas- pero se siente rico no?-shii se siente rico- estas muy buena amor- te gusto mucho- me encantas le dije viéndola a los ojos- sentí que me venía pero no quería desperdiciar mi corrida ahi- pare y levante a Anita un poco para sacar mi pene- que pasa me dijo- nada amor es que ahorita no quiero acabar- me metí mi pene dentro del short y procedí a acomodar el bikini de Anita- estuvimos así un rato hasta que mi erección bajo un poco- no había casi nadie en la playa la familia que estaba cerca de nosotros ya se habia ido así como los que estaba en la orilla- solo quedaban pocos que caminaban por la playa buscando supongo la manera de ya irse – eran las 5:30 y el sol solo era una fina línea en el horizonte. Salimos de mar y procedimos a caminar hacia la cabaña. Dúchate le dije en una manguera que estaba cerca de esta- porque me dijo ya me moje- es que si no vas a andar con arena y sal y eso se siente feo hazme caso- esta bien me dijo Anita se ducho y yo también- le pase una toalla y entramos a la cabaña- cerré la puerta con llave ahora si venía lo bueno del viaje. -Anita vamos a comer algo ligero unos sándwiches de jamon y unas sodas que habia llevado- que rico me dijo tenía hambre ya- yo también amor dándole un beso- comimos y nos sentamos a la orilla de la ventana que daba al mar- sabes que es el amor Anita- ella me vio aún comiendo su sándwich- el amor me dijo pues creo que es algo bonito no cuando se quiere a alguien- si le dije es algo bonito pero hay varios tipos de amor- esta el amor que le tienes a tus padres o tus hermanos, el amor de amigos y el amor de pareja- ya veo- por eso te digo nuestro amor no es como el de padre ni de amigos- somos novios me interrumpio -exacto mi vida y por lo tanto es algo especial somos pareja lo que hacemos besarno y el amor eso solo lo hacen las parejas- si lo se me dijo- entonces tu me amas?- si me dijo creo que si es que cuando estoy contigo todo es maravilloso- me acerque y la abrace eso es mi vida tu eres mi pequeña princesa- si y tu mi príncipe- si le dije me acerque a ella nuestros ojos se veían con fulgor- fuimos acercándonos hasta unir nuestros labios en un beso húmedo y profundo no tenía dudas ya Anita seria mi mujer y si no sacaría todo lo necesario para poseerla- que rica boquita Anita- uhhh lucas quiero que me hagas el amor- si mi vida te voy a hacer el amor-nos separamos y un hilo de baba nos unía- cerré la ventana y bajé las cortinas mire el reloj 7:15 pm. Vamos Anita quítate tu bikini y espera en la cama- Anita empezó a quitarse todo y se subió a la cama a esperar a su macho para una noche de placer. Busque en mi bolso un frasco de lubricante y un invitado especial un vibrador del tamaño de un lápiz. Me despoje de mi short mi pene estaba ya como roca quería reclamar lo que es suyo- hoy nos vamos a divertir más le dije mientras me abalanza a su cuello para succionarlo- ahhh que rico lucas me da cosquilla- si mi vida- baje mi mano hacia su monte de venus y comenze a masturbarla acostada en la cama y yo besandola-uhgg que rico se siente decía Anita hazme más rapido- acelere mis dedos y introduje uno y lo sacaba- eso ponía loca a Anita que tenía los ojos cerrado- procedí a menter dos dedos para aumentar la penetrada ya cambian con más facilidad esa vagina que hace una semana era virgen ahora era el de toda una mujer deseosa, liquido lubricante salía de ella facilinatdome la tarea- estas mojadas mi amor- si es que se siente tan rico que me toques- bueno mi vida le dije mientras le chupaba el cuello dejándole una seña volteate- procedí a enseñarle como obvio en posición de perrito vi que quedaba algo baja así que metí una almohada debajo de ella para tener ese culo parado- estas riquisma amor toda una putita- con el vibrador en la mano lo acerque a su vagina y el contacto puso como loca a Anita- ahhhh lucas que es eso ahhh- un juguete amor te gusta- ahhhh así ahhhhh gemía Anita dando espasmos y sosteniéndose se las sabanas- ufff que rico culo tienes comenze a morder esas nalguitas- eres todo lo que un macho pide- ahhhh ahgggg gemía Anita- sabes le dije hoy te voy a follar en otro lado ok quiero que seas una mujercita fuerte- ahggg me acerque gateando mientras le sostenía el culo para estimular su esfínter con el vibrador- mi pene estaba cerca de su cara así que se lo ofrecí para que me lo chupara mientras yo con mis manos abría su culo en una posición bizarra si alguien nos viera- la nena no espero mi orden y se metió lo que pudo de mi falo en su boca, succinaba como loca se oía como lamia mi verga- que rico Anita cuidado con los dientes- ella seguía lamiendo y succionando mi verga hilos de saliva salian de su boca era toda una putita- por mi parte estaba concentrado en estimular su ano con el vibrador pude ver como se cerraba y abría y con un poco de presión y mucho lubricante el vibrador se abrió paso dentro del esfínter- ahggghj dijo Anita con mi pene en su boca cuando sintió en invasor dentro de su ano- que rica te ves Anita estas lista para que tu hombre te folle- ahhhh ahhh Lucas pero ahí es mi colita- si amor también se puede por ahi- ahhhh pero me va a doler- no mucho mira que aguantastes por tu vaginita es casi lo mismo- ahhhh ahhh se siente raro- comenze a estimular su vagina mientras el vibrador estaba habiendo lo suyo en su año- eso la relajo un poco- chupe su vagina que ya estaba más que mojada con decir que la sabana Blanca estaba húmeda- ufff deliciosa Anita que rico sabes- movi el vibrador en forma circular para abrir más su ano y que mi polla entrara- cuando vi que estaba algo dilatado y se contraría y abría solo derrame un poco de lubricante en vibrador para para poder tener ese culo suave- todo este tiempo Anita se atragantan con mi verga pero hice un esfuerzo monumental para no correrme- bueno Anita ahora vamos a empezar- me puse detrás de ella y ese culito de niña estaba a mi disposición le cerré las pierna para y abrí su ano, coloque mi verga en la entrada de su ano y empeze a empujar ayudado con mi peso Anita solo apretó las sabanas y enterró su cara en la almohada, la cabeza ya había entrado pero faltaba el tronco- se siente apretado ufff- lucas se siente raro sacalo- amor ya casi está adentro confía en mi vas a sentir rico- ahhhh Anita gemía ahogada por la almohada- me coloque bien y empuje más suave para que la nena fuera acostumbrándose a tener ese trozo de carne dentro de ella- ya estaba más tranquila y mi pene ya había entrado casi a la mitad-ahhhh mientras hacía eso empecé a estimularle la vaijina eso la puso como loca- ahhhh ahhhh me siento rara y llena- vamos amor di que te gusta que te coja- ahhh me gusta de me cojas- si mi vida di que solo eres mia- soy solo tuya ahhhh ahhh- empuje mi verga más adentro y entro más de la mitad en su ano- hahhhah chilló Anita- ya mi mi amor ya está ahora voy a moverme- ahhh comenze a moverme follandomela de perrito primero lentamete para no lastimarla se sentía apretado más que su vagina y más caliente seguro por el momento- ahhh ahhh Lucas siento que me voy a romper- tranquila mi amor de dije iclinadome a su cuello- empecé a besar su cuello y eso prpfunzido más la penetrada- la vista que tenía de la espada y las nalgas de Anita era una maravilla no aguante más y acelere más las estocadas- ahh ahhh que rica Anita eres una diosa- ahhhh lucas siento que me vas a partir- ahhh tranquila mi vida déjate llevar- ahhhh ahhhh- siiiiiii que rica que estás putita-Mmmmmmm los gritos ahogados de Anita contra la almohada- si alguien ponía una oreja en la puerta se podría oír plaf plaf!!! El sonido de mi pelvis impactado las nalgas de Anita cualquiera pensaría que de dos adultos se tratase maz de otro lado había un hombre sometiedo a su amante una nena. – joder Anita joder sos una puta bien rica- Mmmmmm moda Anita la almohada- la tome de sus nalgas para mover ese culo- vamos Anita mueve ese culo hacia adelante y atrás- Anita obedeció y comenzó ella misma a penetrarse con mi pene- así putita le dije mientras le daba nalgadas- ahhhh ahhhh lucas me siento mareada- eso es que te esta gustando- ahhhhahhhh me vengo grito- mientras espasmos la sacudian violentamente y la dejaban agitada sobre la almohada respirando profundamente. Por mi parte yo no había acabado poseso del placer acelere mi embestida- Amor uff que rico siiii siii- Mmmmmm decía Anita con la cara hundida en la almohada- te voy a llenar toda de leche este culito siiiii ahhh- quiero tu leche ahhhh ahhh- poseso de una fuerza que no sabia que tenía- levante a Anita de la cabeza epinadola contra mi verga suspendida en el aire en posición de perrito no pude más- ahhh joder que ricoooo siiii dije mientras todo lo acumulado salía a chorro dentro de su intestino- ahhhhhh ahhh chiyo Anita viéndose tomada tan repentinamente- aquí tenes tu leche mi amor decía esto mientra los últimos espasmos de orgasmos salían disparado dentro de esa niña- Anita respiraba agitada- mientras mi pene aún estaba dentro de ella- joder amor dije eso fue ufff mágico- me dolió si cuando me levantaste- lo siento amor me deje llevar- le di un beso en la boca haciéndole girar su cabeza- es que eres tan hermosa,te gusto?- si se sentía rico solo cuando me levantaste me dio miedo y sentí un dolor- lo lamento amor( mi arrebato de excitación fue demasiado lejos tenía que controlarme que Anita fuera capaz de tener sexo no la hacía inmune al daño por sobrepasar sus límites igual era una niña aún tenía que controlar mi acciones a futuro).- quiero hacer pupu interrumpió Anita con un tono de vergueza- jijiji claro amor es normal- saque mi verga de su Anito cubierto de semen con, hay que decirlo pedazo de caca es el obvio no iba salir limpio- Anita hay que ver si no estas lastimada procedi a ver si mi locura había marcado a esa nena pero sorprendentemente solo estaba algo rojo nada sangrante suspire aliviado- ve al baño Anita se bajó de la cama y caminaba raro seguro al sentir la sensación se su ano dilatado- se metió al baño y yo procedi a limpiar la sábana se podía oler a sexo en la habitación. En eso estaba cuando el celular de la compañía sonó- Alo contaste- Lucas verdad habla Antonio el de…..- si dime le dije- es que era para decirte que fuistes elegido a para un congreso que se estará celebrado el próximo fin de semana dura una semana- Una semana es decir de sábado a sábado- si así es para poder ascender al puesto necesitamos que vayas- me honra con eso- entonces el lunes pasa por mi oficina para hablar de la logistica- esta bien- colgué 2 sábados si mi Anita esto va a estar difícil aunq también bueno así la nena descansa aunq por otro lado podría hacer un buena semana si me lo proponía pensaba esto mientras Anita salía del baño- quien era- nadie amor de trabajo- ya veo- si bueno que me dices si ahora vemos tele y comemos frituras- si me dijo puse un canal animado y comiendo paso el tiempo- Anita se quedo dormida a la hora es normal después de todo había sido un largo día- la cargue y la puse en la cama- se veía tan bella- le di un beso de buenas noche y procedi a acostarme pensando en cómo afrontaría esta semana.

Autor: LCANAHO Categoría: Tabú

Leer relato »

La niña y el 911 (2 parte )

2022-08-22


La pequeña Kayla inicia una vida de fantasía al lado del oficial del 911. La niña y el 911 ( 2 parte ). Después que el oficial Kevin aceptará ser el tutor temporal de la pequeña Kayla, se la llevó a su modesto departamento, no sin antes comprarle una hamburguesa. Llegando al domicilio Kevin llevó a la pequeña a una habitación que tenía para invitados, la arropó y la dejó descansar. Al siguiente día Kevin llevó de compras a la niña para que escogiera ropa y tenis, así como algunos juguetes. -(Oficial) ¿cómo te sientes? -(Kayla) Bien, -(Oficial) ¿Ya decidiste qué ropa vas a querer? Ah y recuerda los tenis también, -(Kayla) ¿Deberás ? me vas a comprar lo que yo quiera. -(Oficial ) Por su puesto. Afirmativo ja ja ja . En el trayecto de regreso a casa venían conversando Kevin y Kayla, de pronto el oficial sintió algo que le tocaba por encima de su bulto que aún dormía y de reojo vio la pequeña mano de Kayla sobre el paquete. Quedó atónito y no supo cómo reaccionar ante esa situación, pero sólo le dijo. -(Oficial) Ya vamos a llegar Kayla. La niña por instinto retiró su mano del cuerpo del oficial, lo vio a los ojos y sonrió con cara de sueño. Ya en casa Kevin el oficial no estaba tranquilo por lo que había ocurrido dentro de su vehículo, se le manifestaban imágenes de la escena de la pequeña frotando su bulto. Él sólo movía la cabeza y se decía. -( Oficial) Tranquilo, tranquilo, respira profundo. Por la mañana llegaba la madre del oficial Kevin a cuidar a la pequeña y cuando éste llegaba en la tarde se retiraba. El oficial ni en el trabajo podía estar calmado a cada instante se le revelaban las escenas de la noche anterior y sentía cómo le palpitaba su verga dentro de sus pantalones. Antes de retirarse a su hogar Kevin fue a auxiliar en un accidente que había ocurrido debido a una tormenta que estaba azotando la ciudad de Kingston para posteriormente retirarse a su casa. Ya en su domicilio , su madre se fue , quedando sólo con la pequeña. Los truenos y relámpagos eran tan fuertes que hacían cimbra los cristales de las ventanas. La niña al ver al oficial corrió a abrazarlo fuertemente. -(Kayla) Tengo mucho miedo. -(Oficial ) No te preocupes ya estoy aquí y te voy a proteger. ¿Ya cenaste algo? -(Kayla) La abuela ya me dio. -(Oficial ) Ja ja la abuela, ¿así le dices a ella? -(Kayla) Pero si es mi abuela ¿verdad? -(Oficial ) Sí, pero ya es hora de dormir, ven te llevo a tu habitación. -(Kayla ) Nooooooo, por favor me dan miedo los rayos. -(Oficial ) ¡ Entonces qué vamos a hacer, ni modo que estemos aquí en la sala ! -(Kayla) No quiero dormir Solita en el cuarto. ¿ puedo dormir contigo? Por favor. El oficial Kevin se detuvo al contestar, pero al ver el miedo en la cara de Kayla accedió. Se acostaron en la habitación, Kayla tenía su pijama de Sailor Moon y Kevin usaba solo un bóxer para dormir. Cubrió a la pequeña con una manta y él se cubrió con otra. A cada momento se escuchaba el estruendo de los relámpagos y la luz entraba centelleando por la ventana. La pequeña gritó de miedo, pero Kevin la abrazó quedando acurrucados como la posición de cuchara. Los truenos al igual que la lluvia no paraban. Tiempo después quedaron plácidamente dormidos, la tormenta había cesado, pero no la que iba a comenzar el la habitación. Kevin entre sueño sintió una leve caricia a su miembro, pero el sueño era más fuerte en ese momento. La pequeña al no ver reacción por parte del oficial, con su pequeña mano hurgó dentro de los bóxer del hombre y sacó la polla flácida. Con su manita hacía movimientos de arriba hacia abajo, probablemente como lo hacía con su padre Michael cada que le apetecía. Kevin en su inconsciente quedó boca arriba, la niña de un jalón bajo el bóxer hasta quitarlos por completo y el hombre por instinto abrió sus piernas dejándolas en ambos lados. Kayla se colocó en medio de las piernas , con una mano tocaba la verga que comenzaba a ponerse rígida, con la otra tocaba las bolas grandes y peludas del oficial. Era una pequeña experta en esos masajes. Kevin abrió sus ojos, observó esa imagen perturbadora, dejó que todo pasará y se dejó manosear la verga la cual tenía una mega erección descomunal. -(Oficial ) Chupalo pequeña, uff , ahh, uff. Eres fenomenal hermosa, ahh, ahh, tragatelo , tragatelo. Chupalo, Chupalo , agggh. El oficial Kevin estaba en un éxtasis que no medía las consecuencias legales que le podría acarrear ese suceso. Extendía sus brazos sobre la cama, para poder subir su pelvis y tratar de follarle la boca de Kayla. -(Oficial ) Eso, eso, eso es nena, Que delicia de mamada me estas dando, uff no quiero acabar, ¿ Te gusta mi polla ? ¡ Nena ! -(Kayla) Sabe como la de mi papá. El oficial quedó desconcertado de lo que intuía, pero ahora Kayla se lo afirmaba con esas declaraciones. Y su lujuria aumentó , imaginando al padre de la pequeña poseyéndola para saciar sus bajos instintos. El morbo cegó sus actos y optó por dar un paso más adelante. -(Oficial ) Uff preciosa dime algo! ¿Cuéntame que te hacía tu padre? Kayla separó su boca del mástil erecto del oficial y lo miró a los ojos. -(Kayla) En las noches me besaba y metía su pajarito en mi cuquita. También lo hacía un amigo de mi papá. -(Oficial ) ¿Te gustaría complacer a este pobre oficial ? El oficial con voz entrecortada le preguntaba otra vez -(Oficial ) ¿Quiere que lo hagamos tú y yo ? El corazón de Kevin palpitaba a un ritmo acelerado, su garganta se le resecaba y comenzaba a sudar exageradamente. La pequeña lo miró con ternura y le dijo. -(Kayla ) Sí tu quieres. -(Oficial ) Serás mi pequeña esposa y te cuidare con todo mi corazón. Cuando quieras que me detenga lo haré de inmediato. -(Kayla ) ¿Seremos esposos ? ¿Y nos vamos a casar como en las películas? ¿Y voy a usar un vestido como las princesas? -(Oficial ) Sí eso es lo que tu quieres así será. Seremos lo que tu quieras ! ¿Quieres que comencemos a hacer el amor ? -(Kayla ) Sí, sí quiero. El oficial Kevin la tomó entre sus brazos con una ternura inmensurable, la cargó, le besaba sus mejillas, el cuello y su boca. Le acariciaba su espalda y le decía. -(Oficial ) Te voy a amar todo el tiempo hermosa. Entonces comenzó por quitarle prenda por prenda a Kayla con mucho cuidado y besar cada parte de su pequeño cuerpo, al mismo tiempo que él se despojó de sus vestimentas hasta quedar en unos slips blancos y ajustados que marcaban su mega paquete escondido y pulsante. Kevin recostó boca arriba a la niña, la besó apasionadamente. -(Oficial ) ¿Estás segura que quieres que te haga el amor? Si no quieres hacerlo me detendré ahora en este instante. -(Kayla ) Pero no lo hagas fuerte como Robert el amigo de mi papá! -(Oficial ) Tendré todo el cuidado pequeña esposa. Acto seguido el oficial sacó de sus slips una verga enorme, llena de venas a punto de reventar. La colocó en la vagina de Kayla, metió la punta, la sacaba y volvía a introducirla. Le besaba la boca a la pequeña y comenzaba a penetrarla suavemente. Los ojos de la niña se abrían al igual que sus labios vaginales lo hacían para darle entrada a ese mástil de macho que tenía enfrente. Kevin trataba de no lastimar a su pequeña esposa y seguía introduciendo más y más su verga dentro de Kayla. Lo hacía con tal suavidad que parecía que la niña lo disfrutaba al igual que el oficial. Y en algunas ocasiones se escuchaban leves quejidos de la infanta. -(Oficial ) ¿Quieres que pare amor? El oficial preguntaba aunque él no deseaba detenerse y quería follarla por completó. -(Kayla ) No, tu sigue esposo mío. Esas palabras le dieron más seguridad y deseo al mismo tiempo a Kevin y siguió en su faena sexual. La penetra ahora por completo, su enorme pija entraba y salía sin impedimento de la vagina infantil, fue entonces cuando inició una embestida más profunda, sacaba su miembro y lo introducía totalmente de un solo empuje. La pequeña comenzó a gritar suavemente. -(Oficial ) ¿Te lastimé ? ¿dime princesa? Solo movía la cabeza negando la pregunta. El oficial Kevin olvidándose que quien poseía no era más que una niña, seguía penetrando y penetrando hasta que por algún impulso inició un vaivén más fuerte, más salvaje y más rudo del que habitualmente le hacía a su pequeña esposa. La niña solo jadeaba y la respiración de ambos resonaba más fuerte haciendo un eco sensual dentro de la recámara. -(Oficial ) Eres y serás mía por siempre hermosa esposa mía. De pronto Kevin sintió que se venía y por inercia empujó su verga de un solo golpe dentro de la parte íntima de Kayla, para depositar todo el semen que brotaba de su mástil. -(Oficial ) ahí te van pequeña, ahora ya estás preñada por mí. Kevin quedó exhausto, cansado no supo cuánto tiempo había ya transcurrido. Su cuerpo sudaba en exceso. -(Oficial ) Te amo mucho pequeña princesa ¿esto que hicimos será nuestro secreto ? A nadie se lo debemos contar. ¿Lo prometes? -(Kayla ) Sí, y ¿ cuándo nos vamos a casar? -(Oficial ) El fin de semana ¿te parece bien? Los cuerpos estaban desnudos, entrelazados, unidos y fundidos en uno solo. Para el fin de semana Kevin el oficial fue a comprar un vestido de princesa de Disney, compró un pequeño pastel, globos y golosinas. Creó una atmósfera semejante a una boda real. Vistió a la niña con el vestido de la Cenicienta, él optó por un traje sin sacó, hicieron sus votos matrimoniales y partieron el pastel. -(Oficial ) Ahora sí, ya somos marido y mujer, somos esposos y viviremos felices como en los cuentos de hadas. -(Kayla ) Me gusta mucho mi vestido Kevin. -(Oficial ) No me digas Kevin, ahora soy tu esposo. Amor mío -(Kayla ) Te quiero mucho. Después festejaron a lo grande haciendo el amor en todos los rincones del austero departamento del oficial, en la sala sobre los sillones, en el comedor sobre la mesa, en la cocina sobre los muebles , en el baño sobre el inodoro y por supuesto EN LA BENDITA Y ADORADA RECÁMARA.

Autor: RAMSESMX Categoría: Tabú

Leer relato »

El grupo morboso de mi hija escolar

2022-08-22


Continuación del relato sobre mi hija y su grupo. Hola de nuevo! Volvemos con el relato, y no hay que preocuparse voy a ir directo al grano: La última vez nos quedamos en un punto crucial, cuando una madre llevó a su hija para que le chupara el pene a un padre del grupo. Luego de esto hubo silencio por varios días, ningún padre habló, solo las niñas hablaban y aveces enviaban fotos y videos solas, mostrándose, masturbándose, y en especial chupando cosas, imitando a la del vídeo. Los adultos estábamos todos iguales, esperando a ver quien se atrevía a dar el siguiente paso. Una mañana tal paso llegó, y de manera estrepitosa: Una mama había subido un vídeo largo sin decir nada. El vídeo empezaba con fuerza, la amiga de mi hija (la que se había escrito mi nombre) estaba acostada en una cama, mientras un hombre le chupaba y manoseaba su pequeña vagina. Ella reia y gemia suavemente, aveces soltando un suspiro mas profundo. Luego de unos minutos el hombre paró y se levantó. La niña seguia en la cama, su madre apareció en la camara y le dijo «Muestrales a todos lo que haces con mamá». Ella supo que hacer, se levantó rápido y ella junto a su madre se pusieron de 4 patas. El hombre comenzó a tocarlas, chupándose los dedos y pasándolos por el culito de la niña y de su madre. Luego el sacó su pene y comenzó a frotarlo contra las vaginas de ambas, mientras con la otra mano acariciaba sus anos. La madre gemia sin miedo, su vagina estaba húmeda y le decía a su hija que pidiera que el hombre las cogiera a ambas. La niña parecía en un trance, con la boca abierta y babeando, pero aún así obedecía. Madre e hija empezaron a decir «Porfa cogeme, porfavor». El hombre en respuesta empezó a frotarlas aún mas, luego paró y primero penetró a la madre. La mujer gemia como si fuera su primera vez, bajando los brazos y tocando las pequeñas tetitas sin formar de su hija mientras aquel hombre la penetraba con fuerza. La niña no parecía sorprendida, mas bien seguía como en trance, mientras se tocaba y respiraba agitada. Luego de un minuto la madre le dijo «Ahora te toca a ti, ya sabes como es cierto?» «Si mama» dijo la niña algo molesta, como si fuera algo tonto preguntarle una cosa obvia. Se puso en el borde de la cama y abrió las piernas, mientras el hombre se separaba de la mujer y se acercaba a la niña. Esta vez fue mucho mas suave. Primero solo frotaba su pene por la entrada de su vagina, aveces pasando un poco por su anito, algo dilatado ya por sus dedos. Luego metió la punta y suavemente comenzó a moverse, poco a poco metiéndola mas y más hasta que estuvo mas o menos en la mitad adentro. Mama miraba extasiada, frotándose sus grandes pechos (Nota: siempre he creído que son falsos, son demasiado grandes) y metiendose varios dedos en la vagina. El hombre empezó a moverse más rápido, mientras la niña cerraba los ojos y respiraba fuertemente. Luego de unos segundos sin embargo ella empezó a soltar un quejido suave, un gemido pequeño y después de un minutos abrió los ojos y comenzó a chupar su dedo gordo, mientras miraba al hombre con una lujuria que una niña no debería tener. El vídeo terminó ahí, pero no me dió tiempo a darme ni siquiera un descanso. Para cuando había terminado de verlo la misma mujer había enviado otro video, aunque mucho mas corto. En el se veía desde el punto de vista del hombre, mientras madre e hija le chupaban y frotaban el pene. La niña se notaba que era inexperta, pero la mujer le mostraba mientras chupaba con ganas. Luego de unos segundos el hombre tomó la cabeza de la niña y la hizo chupar con todo. Ella no se quejó, tomo toda la lentitud como una campeona, mientras el hombre resoplaba y suspiraba. El vídeo terminaba con la niña escupiendo el semen, mientras la madre chupaba el resto del pene del hombre. El grupo cambió completamente después de esto. No solo los padres estaban impactados, sinó que algunas niñas empezaron a preguntar como era eso, que se sentía. Yo no sabía que pensar. Toda mi vida se habló de que los niños son sagrados, que no tienen ningún apetito sexual…pero yo acababa de ver a una niña pidiendo sexo, gimiendo y babeando como yo misma lo había hecho con el padre de mi hija, y chupando un pene hasta hacerlo acabar, sonriendo como si fuera un logro. Mi primer instinto fue ver que había dicho o hecho mi hija. Nada. Antes del vídeo había hablado con sus amigas pero después no dijo nada. Esto me preocupó, pensé que había sido demasiado, que debí haber parado todo mucho antes. Me levanté y fui corriendo a su habitación. La encontré desnuda acostada en su cama con cara triste. Cuando me vió se asustó y saltó para ponerse una toalla. Yo me hice que no vi nada, y volví a entrar un minuto después. Me senté con ella y le pregunté que pasaba. Me dijo que había visto los videos, y que estaba triste porque su mejor amiga nunca le había mostrado esa cara ni le dijo que había hecho algo con un papá. La verdad eso me alivió muchísimo. Se que no es lo correcto, y que no estoy en posición de corregir a nadie, pero ver que su preocupación era tan sencilla como un secreto entre amigas era un alivio. Mi hija había dicho y hecho cosas increíbles, pero al final seguía siendo la misma. La abracé y le dije que cada quien tiene sus secretos, tal como ella no me contó del grupo su amiga tiene sus secretos también. Mientras esto pasaba en el grupo se había armado una pelea. Algunos padres decían que era demasiado, que se había cruzado una línea que no debería, pero otros pensaban similar a mi: todos vimos lo mismo, la niña gemia y chupaba por su cuenta, lo disfrutaba como nunca. Al final el grupo se calmó y el día siguió normalmente. En la noche la madre e hija subieron uns foto saludando y diciendo «Me alegro que les haya gustado, besos!».

Autor: MARCEMARQUEZ Categoría: Tabú

Leer relato »

Historias de campamentos Boys Scout – I Primer experiencia sexual

2022-08-22


Demasiado calor, todos en el campamento deseando ir a meternos al río, este grupo esta formado por chicas y chicos de 10 a 14 años. A mis 12 años, vivía con las hormonas a mil por hora. Me masturbaba dos o tres veces por día. En este campamento había un par de chicas con las cuales me excitaba el solo verlas. Raquel de 11 años y Juanita de 12. Ambas niñas en plena edad de merecer, Juanita es más alta, tiene un cuerpecito muy lindo, su culo es gordito y redondito. Sus pechos apenas vienen asomando, pero su boca es generosa de labios gruesos, y siempre sonriendo. Tiene cara de pícara. Lo que luego se confirmaría con sus actos. En cambio Raquel, es más menudita, tiene un cuerpo perfecto producto de practicar danza clásica, por lo que sus piernas son estilizadas, sus pechos son apenas dos botones pequeños. Posee unos ojos verde agua que parecen dependiendo del sol que fueran totalmente transparentes. Su pelo largo hasta la cintura suele ser motivo de bromas de sus compañeros ya que vive cuidándoselo. De las dos, Raquel es la que más me atraía. Y con la que más relación de camaradería tenía. En cambio Juanita, un poco más corta en su trato, luego me enteraría por ella que era por que yo le gustaba mucho y tenía verguenza de hablar conmigo. En el grupo hay 20 jóvenes, 8 niños y 12 niñas. Los mayores que nos dirigen y controlan son dos varones y dos mujeres. Los preceptores acomodaron todo y nos preparamos para ir al río a refrescarnos, por lo que todo el mundo se vistió con su malla o short de baño y llevando su toalla y su calzado encaramos para el agua que se encuentra a unos 150 metros del campamento. Mientras íbamos caminando hacia el río, presté atención a las dos mujercitas que me traían loco de excitación, Juanita y Raquel, ambas se veían preciosas en sus bikinis, el culito de Juanita me atraía sobre manera. Es más, ya llevaba la verga a medio parar. Y ambas niñas como si presintieran que yo estaba interesado en ellas, cada tanto se daban vuelta, me miraban y se reían. Convengamos que yo no soy un Brad Pitt y tampoco tengo el cuerpo de Rambo. Soy mas bien un flaco desgarbado, lo propio de la edad, rubión de ojos color avellana y como hago mucho deporte soy pura fibra y hueso. Me intrigaba lo que las chicas hablaban entre sí, ya que seguían mirándome y cuchicheando, y me moría de intriga. Finalmente llegamos a la orilla del río, los profesores brindaron sus recomendaciones de siempre, y se retiraron a un costado bajo unos árboles. Yo sabía que al menos había entre ellos una pareja, ya que había visto a una de las profes encarar el bosque una tardecita y luego salió uno de los profesores a la siga, volviendo un par de horas después muy mojados, señal de que se habían bañado en el río, posiblemente luego de haber tenido sexo. Los dos venían muy alegres y contentos. Nosotros nos metimos al agua a jugar por un rato. En determinado momento se me acerca Raquel y me comenta que con Juanita querían ir al bosque a buscar unas plantas que la profesora les comentó que eran muy buenas para el pelo, si yo las podía acompañar. Medio quedé tildado pero rápidamente dije que sí. Las chicas le pidieron permiso a los profes y como iban ellas dos y yo las acompañaba, no opusieron resistencia, solamente nos recomendaron tener mucho cuidado y que no nos alejemos mucho. Y hacia allá salimos, yo iba con una sensación muy rara, iba al bosque con las dos chicas que más me gustaban por pedido de ellas dos. Se me hacía que algo raro pasaría. Nos internamos en el bosque como unos 15 minutos, de repente Raquel dice que quiere descansar por que hace calor. Elegimos un pequeño prado rodeado de vegetación cerrada, parecía un corral, recuerden que los tres estábamos en ropa de baño. Las chicas se tiraron al piso boca arriba, yo caminé al rededor del seto para ver que no hubiera ninguna alimaña que nos sorprendiera, yo me hacía el hombre para impresionar. Cuando vuelvo, me encuentro con una situación inesperada, ambas pibas estaban totalmente desnudas, abrazadas y besándose. Casi me caigo de culo por la sorpresa. Me fui acercando sin hacer ruido, ellas seguían muy entrelazadas tocándose y besándose, y uno tampoco es tonto, aunque nunca había tenido sexo, había visto bastante porno en mi corta vida. Así es que lentamente y sin hacer ruido, me saqué el short de baño y quedé desnudo, mi pija ante tamaño espectáculo ya estaba a medio erectarse, y luego reconocido, más adelante por mis compañeros, tengo una verga más que interesante, en ese momento tenía 15cms de largo, pero bastante más gruesa que la de mis compañeros, me fui acercando y al sentir el roce de mis pies en el pasto se sorprendieron, separándose rápidamente quedaron ambas mirando mi verga, que ahora ya estaba al palo. Raquel parecía bizca tan concentrada en mi poronga. En cambio Juanita con su pícara sonrisa, me invita a acercarme, lo hago medio dubitativo, con miedo de que luego se me presente algún problema en el campamento, pero nada de eso, de rodillas Juanita se me aproxima, y tomando mi miembro por el tronco, se lo mete a la boca, bueno una parte, ya que la cabeza le llenó la misma. Y comenzó a darme una tremenda mamada de verga, les cuento que estaba claro que no era la primer pija que chupaba, Raquel solo miraba, en un momento su amiga se saca la tripa de la boca y le dice que ahora es ella la que tiene que mamar, inicialmente miró con recelo, luego se ve que no quiso quedar mal ante su amiga y tomando mi pija se la llevó a la boca, totalmente inexperta, me mordió, luego me raspó la verga con los dientes, finalmente con varios consejos de su amiga logró agarrar ritmo y chuparme bien la poronga. Pasaron unos cinco minutos que se repartían la pija un ratito cada una y al final sin aviso alguno, descargué todo mi semen en la boca de Juanita, quien no se sorprendió, solamente tragó todo y la terminó de limpiar a lenguetazos. Me dejó a un costado con la pija muerta y se dedicó a su amiguita Raquel, de pronto la puso de espaldas y le abrió las piernas, y con mucho énfasis procedió a comerle la conchita que no tenía ni un pelito, lampiña total, Raquel gemís y suspiraba tirándole del pelo, Juanita eufórica seguía meta lengua y dedos. Ya luego le metió un dedito en el culo, mientras le mordía el clítoris, caramba, Raquelita era toda una experta en esto del sexo, yo ya tenía la verga parada de vuelta, y no tuve mejor idea que arrodillarme detrás de Raquel, ella seguía concentrada en la concha de su amiga, yo tomé mi pija por el tronco, se lo apoyé entre sus jugosos labios vaginales y lentamente empujé, primero costó un poquito, pero luego fue entrando la verga mientras ella gemía, la tomé firme de las caderas y me hundí hasta los testículos en su conchita, caramba que estaba caliente y jugosa, yo no sabía bien como hacer el amor pero la naturaleza hay cosas que nos las enseña al nacer, y la empecé a serruchar con ganas, ella gemía fuerte, yo tenía la pija como un tronco, dura y gruesa, y dando que dando de repente en medio de un largo suspiro y unos gemiditos, Juanita alcanzó un orgasmo, y quedó despatarrada entre las piernas de Raquel, que a su vez estaba totalmente caliente con ganas de que la cojan. Me miraba con esos ojitos medio bizcos y miraba mi verga, corrí suavemente a Juanita a un lado, me posicioné entre las piernitas de Raquel, puse sus piernas sobre mis hombros y apoyé la cabezota de mi verga en su ranurita, se notaba que era estrecha, sin pelitos, pincelee arriba y abajo un par de veces hasta encontrar la boca de su túnel virginal, y penetré entre sus labios con mi poronga, ella gimió, penetré un poco más y volvió a gemir más fuerte, es que mi verga estaba muy gruesa y su conchita nunca había recibido un pijazo, finalmente logré entrar la cabeza toda, pero no iba más adentro, se aproxima Juanita y me dice, metésela toda de una sola vez, ya que es virgen, y haciéndole caso empujé de golpe, y me enterré hasta el fondo en ella, pegó un tremendo grito y comenzó a llorar, gritaba y pedía que se la saque, yo ya la tenía empernada hasta el fondo, me quedé quieto y de a poquito se fue calmando, yo inicié un vaivén lento y suavecito, sacaba y y metía de a poquito, pronto se acostumbró a tener la pija dentro, su conchita era un volcán, pulsaba como una mano apretando mi badajo, la cojí como por cinco minutos seguidos, y de repente me araña la espalda y me dice me meo, y empezó a acabar, parecía que no terminaría nunca, yo aproveché y se la metía toda fuerte, la cojí como un poseso y en medio de mis chorros de semen ella volvió a tener otro orgasmo. Quedó despatarrada, le saqué la verga y su concha resumía fluidos y sangre. Ya no era más virgen. Juanita tomo su remera y la limpió lo mejor que pudo. Me limpió tambien la pija, y mirándome a los ojos, me dice que ni se me ocurra abrir la boca o contar nada si no quiero tener problemas, pero que si me porto bien, voy a tener sexo seguido. Que como tengo una buena verga, sus amigas van a querer probarla. Luego en una charla de mate me contaría Juanita que dejó de ser virgen a los 11 años a manos de su tío, que hasta el día de hoy cada vez que viene de visita, la coje. Hoy en día todavía yo la cojo un par de veces por semana.

Autor: CRAYZZYGARY1 Categoría: Tabú

Leer relato »

Ana Banana y su papi rico 1

2022-08-22


Una adolescente calenturienta se lo monta con su papá. Inicio de una saga. Ana Banana y su papi rico 1 Una adolescente calenturienta se lo monta con su papá. Inio de una saga como ya era costumbre desde hace un año me encontré despierto junto a mi hija, la mañana me sorprendió al lado de Ana, mi bella niña que ya con sus 13 años bastante avispada aunque a mis ojos sigue siendo una nena. Pleno verano así que solo estábamos cubiertos por una delgada sabana rosa. Contemple su cuerpo, la sabana marcaba el cuerpo desnudo de mi bella durmiente. Estaba de costado asi que solo podía ver la caída de la tela sobre su espalda, marcando su parte baja, sus nalguitas. Solo tenia Ana durante unas semanas, ella vivía mas con mi ex mujer. No había oportunidad que perder, por eso cada dia juntos yacíamos como hombre y mujer. -bebé despierta -mm solo un rato mas papi La abrace bajo las sabanas y lleve mi mano a su entrepierna. El tacto con su vagina pelada hizo que se me ponga dura. Comencé un suave masaje, sobando de apoco su papo, los fluidos comenzaron a abundar. Mmm papaaa Te gusta bebé… Siii papi Comenzó a menear su trasero, refregándolo contra mi verga. Levantó un poco la pierna dejando que mi pene quedara bajo de ella, rozando su vagina. Bajó la pierna y teniendo mi miebro preso comenzó a menearse haciéndome una paja con su cuerpo Ana… estas re alsada esta mañana Y si me despiertas así papi mmm que rico Me hice para atrás liberando mi miebro de entre sus piernas para poder apuntar a su ano. Mi chota estaba empapada de sus flujos que harían de lubricante. Peche despacio, pero decidido, la cabeza entro. Aaah papa que maloo Aguanta corazón Aaggj,, mmmm Baje mi brazo a su concha para sobarla mientras meneaba mi cadera atrás y adelante clavándosela por el culo. Estaba muy mojada, hundí un par de dedos en su panocha. Uff paa ya acabo, uff estoy re caliente pa Larga todo bebé, acabate en mi manoo dale bebe Mientras movía sin cesar mis dedos sentí su venida sobre mi mano a la vez que fruncía el esfínter. Se la deje ir toda, me quede asi quieto mientras le llenaba los intestinos de leche. Aaa pa, te fuiste al carajo Bebé no seas ordinaria, no me gusta cuando dices malas palabras. Perdón papi… Me salí de ella y me paré para comenzar a cambiarme. Mire de reojo sus nalgas y pude ver una pequeño hilo de leche que salia de su ano. Papá hoy voy a pasar el sábado en lo de Maria, tenemos que hacer un tp para el colegio. Bueno hija, te llevo y ya después me dices para que te busque. Si papi rico.

Autor: MONOLISO Categoría: Tabú

Leer relato »

Yo y mi madre después de la broma que llevo la orgía familiar

2022-08-22


Hola de nuevo soy oscar en la historia pasada les conté el día que por la culpa de una broma de mi primo juan termino la cena de navidad acabo en orgía donde no termino nada bien todos con secuelas mi primo y el novio de mi hermana ya no se volvieron a ver mi tia tiene 2 amantes que le quitan las ganas pues su hormona nunca se restableció quedo alterada a mi hermana le paso lo mismo se dedica a ser escort pero lo peor fue que en el delirio de las pastillas para poner en brama a las vacas aunado con el alcohol mi padre demostró que le gustaba mi novia y ella no le fue indiferente pues se quedaron juntos después del divorcio mi madre quedo desbastada y yo también la traición de mi novia me liquido. después de tantas secciones de terapia familiar como individual. el hacerlo con tu propia madre, tia y madre no se olvida aunque me digan que fue solo por el efecto de las pastillas por lo que decide poner distancia y venir a otra cuidad y empezar de nuevo pero al ir a hablar con mi madre para avisarle hablamos de lo que no queramos el porque me distancie de ella. pues ella creía que yo le tenia algún rencor o repudio por lo que había pasado.vi a mi madre muy afligida por lo que le confeso que era lo contrario pero yo no quería perder el respeto de madre a hijo pero mi mente batallaba para verla así pues trabaje mucho para quitar el deseo insestuso que tenia en mi mente por ella por eso me alejaba. mama se quedo callada y me hiso de comer. le pregunte si ya habia superado lo de mi padre me dijo no platicamos de otros temas de planes a futuro y esas cosas. al terminar de platicar se habia jecho de noche por lo que me quede en su departamento que rentaba en un sofa mas noche yo estaba recostado en la sala y ella sale con una bata trasparente hacia el baño al salir me habla y pregunta en verdad me ves como mujer no contesto pero ella me dice la cruzamos la linea es difícil regresar pero espero que con la distancia se pueda restablecer la relación madre e hijo contesto asi sera mama ella no seas impocrita hoy vi como me miraste eso me calentó yo no aguante y me le abalance ella me responde con un beso frenético lego entramos a su recamara y le hize un húmedo oral que se convirtió en 69 sus caderas y nalgas aun firmes me volvieron loco de nuevo ella aprecia de treinta años en la intensidad multi orgasmo la llene de leche en la noche y en la mañana antes de partir una rica culiada que jamas olvidare

Autor: topo76 Categoría: Tabú

Leer relato »

Alina, mi paciente down 2.

2022-08-19


Ya les conté la increíble historia que me tocó experimentar con Alina, mi paciente de 10 años con síndrome de down. La pequeña me contó lo que su padre solía hacer con ella y, sin querer, también involucró a su madre, una bellísima mujer de 33 años, dueña de un culo y unas tetas fabulosas. Yo había tomado la precaución de grabar el testimonio de Alina con mi celular y le pedí a su madre que hoy tendríamos una sesión especial entre los tres. Ella aceptó, sin imaginar lo que le esperaba. Ya eran casi las 10 de la mañana y golpearon a la puerta de mi consultorio. Estaba nervioso por la emoción. Abrí y me encontré con las hermosas sonrisas de Alina y su madre. Las invité a pasar y cerré la puerta de calle y del consultorio con llave, ya no esperaba a nadie más. - Tome asiento, Lucía- le dije a la mamá de Alina. Tengo algo que debo mostrarle. - Espero que no sea nada malo, doctor- respondió la mujer sonriendo despreocupada. Le pedí a la niña que buscara una muñeca que le había comprado para distraerla. Y le dí unos auriculares a la madre para que sólo ella oyera la confesión de su propia hija. Divertida, se los colocó y le hice escuchar cómo Alina me contó que le hacía sexo oral a ella y ella a la hija. Y lo que le había hecho comer. La sonrisa de la mujer desapareció al instante y su rostro se puso blanco, parecía un cadáver. Cuando pareció volver a respirar, trató de decir algo, pero no podía hablar, sólo abrió los ojos y la boca con desesperación. Le pedí que se tranquilice, porque parecía que se iba a desmayar. Me pidió un vaso de agua y le ofrecí algo más fuerte para que se recupere. Le serví un poco de whisky y se lo tomó de un trago. Le dí otro medio vaso y también lo tomó. Me pareció que había revivido. Y pudo hablar, tartamudeando. - Ud no pensará que lo que dijo Alina es cierto, verdad...?? - Sí, por supuesto. Creo que cada palabra de la niña es real. Soy un profesional y sé que su hija, con la edad y el problema que tiene es incapaz de inventar algo semejante. Ud es consciente de lo que pasaría si esta grabación llega a la justicia, Lucía? - Pe...pe...pero...usted no...usted no...no haría...no haría una denuncia...ella...no entiende...no sabe...lo que dice...doctor...!!! Le serví más whisky y le expliqué que ese audio y el testimonio de Alina eran muy comprometedores, suficientes para llevarla a la cárcel, y tomó un gran trago más. Le dije que yo podía evitar el desastre que le esperaba. Sólo tenía que mostrarme lo que hacía con su hija. - Mostrarle, doctor...??? Y cómo...??? - Es sencillo, haga lo mismo que hizo con su hija aquí. Si lo hizo en su casa, puede volver a hacerlo. - Yo no hice nada de eso!!! Qué me está pidiendo...??? - Bueno, no se preocupe, voy a llamar a la policía para que den aviso a la fiscalía de turno. Se dió cuenta de que se encontraba en una situación muy complicada, quizás la peor de su vida, y me preguntó avergonzada qué tenía que hacer. Le repetí que debía recrear lo mismo que Alina había contado. Y llamé a la niña que estaba ajena a lo que pasaba. Le pedí a Alina que me mostrara lo que hacía con la madre y no entendió bien. Entonces le dije a la mujer que empezara ella y me senté en mi cómodo sillón con un vaso de gin en la mano. Lucía se sirvió otro trago y le susurró algo al oído a la pequeña, que sonrió y se sacó la blusa. Su madre sabía perfectamente que no tenía otra opción y se levantó el vestido hasta la cintura y se arrodilló en la alfombra. Alina me miró sonriendo y dijo que me iba a enseñar lo que hacía con mamá. Era de tanta ternura la inocencia de mi pequeña paciente down de 10 años que se me paró la verga y la saqué del pantalón sin que me vieran, detrás del escritorio. Le pedí, mejor dicho le ordené a la mujer que lo hicieran como si estuvieran en su casa, sin nada. Y comenzó a quitarse la ropa. Y Alina hizo lo mismo. Semejante cantidad de belleza me calentó y me sentí el hombre más feliz. Mientras Lucía se desvestía de a poco, me dijo que no era necesario que la niña también lo hiciera y le dije amenazante que sí, que era absolutamente necesario. Ya estaban las dos, mamá e hija totalmente desnudas y le pedí a la madre que se recueste sobre el escritorio y a Alina que me muestre lo que le gustaba a su mamá. Me paré detrás de ellas y la nena, sin nada de pudor, le empezó a meter la lengua en el culo a la madre que estaba acostada en el escritorio. Le abrió los cachetes abundantes y le metía y sacaba la lengua. - Te gusta, mami...??? Yo sé que te gusta que te chupe...decile al doctor que siempre me lo pedís ...mmmmmmm....a mí me encanta...así está bien, mamá...o querés más adentro...??? Mmmmmmmmm...qué rico....así ve el doctor que era verdad....está bien, mamá??? La pequeña inocente estaba agachada con las manos sobre las rodillas y la cara metida en el culo inmenso y perfecto de su propia madre. Dí la vuelta y le dije a Lucía que no tenía que tener vergüenza de responderle a Alina. - Sí, hija, me gusta mucho. Seguí así... Le dije que no fuera tan fría, porque a solas con la niña no era así, según ella me había contado. Y le alcancé otro trago que tragó sin respirar. - Te gusta, mamá, o no....???? - Sí, mi vida...claro que sí...Aaaaaaaaaaaah.... escupime la cola y meté toda la lengua, hijita...como ya sabés...Aaaaaaaaaaaah, qué hija de puta....me vas a hacer acabar...así... mi nenita, así...chupale el agujerito a mamita Volví a ponerme detrás de Alina y la tomé de la cintura, apoyándole la verga durísima entre las nalgas gorditas y blancas, mientras le separaba los cachetes del culo y le llené de saliva el agujerito y me la cogí despacio por el culo. Volví a empaparla con más saliva y se la metí entera, viendo cómo la cogía a la puta de la madre con la lengua por el culo. - Qué está haciendo?- me preguntó la mujer al ver que me la estaba cogiendo a Alina. - Lo mismo que le hace el padre, señora, y también tengo pruebas, así que mejor sería que se calle y siga disfrutando. Ok...??? Y ahora quiero ver cómo usted se la chupa a la niña. Le pedí a Alina que se acueste sobre la alfombra y que abra las piernas así mamá se la chupaba como me contó. La pequeña,contenta, se acomodó y le pidió a la madre que me enseñara cómo le hacía. No le quedó otra que arrodillarse entre sus piernas y empezar a lamer la pequeña conchita de Alina, que se retorcía de placer y le pedía que la cogiera como siempre. Lucía me pidió otro trago que tomó como si fuera agua y, ya desinhibida y entregada, le levantó las piernas, le escupió varias veces la conchita y la penetró con la lengua hasta hacerla temblar, estremecer y acabar. La nena parecía estar convulsionando, gritaba y le pedía a la madre que no se detuviera. Cuando parecía que había terminado el orgasmo, la mujer, tan caliente ya como la chica y yo, la hizo dar vuelta, la arrodilló en la alfombra, se arrodilló ella misma detrás de su hija y le empezó a chupar frenéticamente el culito. Todo era una mezcla de whisky, normalidad por lo que estaba haciendo y una atracción extrema que Lucía sentía por su propia hija. - Te gusta que te meta la lengua en el culo, mi putita....??? Así te gusta...que te coja...mi amor...esto es lo que quería ver, doctor??? Mire cómo se retuerce...la culpa no es mía solamente...ella me provocó siempre.... Me paré atrás de la mamá de Alina, arrodillada, y el agujero del orto de esa mujer era una delicia. Se lo chupé mientras ella hacía lo mismo con la pequeña y no dijo nada. La penetré con todas mis fuerzas y cuando sentí que estaba por acabar, se la saqué de golpe, la corrí a un lado y se la enterré a la niña, derramando un montón de leche dentro del culo, tanta que se le salía. Y la mamá se encargó de tragar ese semen que estaba rebalsando del culo de su hija, chupando mi verga y el ojete de la niña para no dejar una gota desperdiciada. Dormimos juntos un par de horas y la extorsión siguió al despertar...

Autor: Ford Járrison Categoría: Tabú

Leer relato »

La niña y el 911

2022-08-17


Una pequeña que es maltratada y abusada sexualmente encuentra refugio con un oficial. Esta historia ocurre en una ciudad de los Estados Unidos en Arizona en el vecindario Kingman. En ese lugar vivía una familia integrada por Michael de 30 años, su esposa Deborah de 25 años y su pequeña hija Kaila de 4 años. Los padres de la menor siempre maltrataban a la pequeña, la golpeaban y no le daban de comer a sus horas. Ellos ( los padres ) consumían estupefacientes a todas horas, no les importaba que la pequeña los observará. Michael cada fin de semana invitaba algunos amigos a reunirse en su casa y realizaban sus fiestas con alcohol, sexo y mucha droga ( de todo tipo ). Sus amigos algunos eran ex convictos, ladrones y hasta violadores, pero eso a Michael no le importaba en absoluto, él y Deborah lo único que deseaban era intoxicarse hasta caer dormidos. En una de esas fiestas Robert un amigo de la familia veía con malas intenciones a la pequeña y se imaginaba mil y una perversión en contra de Kayla, pero no se animaba por miedo a su padre. Un día Robert ideó un magnífico plan y compró a su dealer un sin fin de narcóticos, pomadas con anestesia, lubricantes y demás. Invitó a Michael y a Deborah a una velada a su casa, ellos con gusto decidieron asistir , pues de hecho ellos sabían que habría drogas al por mayor. Por fin llegó ese día Michael entró a casa de Robert enseguida de Deborah y al último la pequeña. A Robert le brillaron los ojos con un destello indescriptible. Inició la velada con una sencilla cena, destaparon una botella de vino, después otra, otra y otra. Cuando Robert observó que sus amigos estaban mareados les ofreció un gran cargamento de narcóticos, los padres de Kayla emocionados empezaron a consumir la droga. Después de algunos minutos la pareja estaba inconsciente y tirados en el suelo, Robert les habló para cerciorarse de que estaban perdidos de sueño, al no ver ninguna reacción por parte de ellos, decidió consumar su plan. Cargó del sofá a la pequeña Kayla que dormía profundamente y la llevó a su habitación, la recostó sobre su cama y empezó a quitarle la ropa, una por una hasta dejarla sin nada. Entonces empezó a deslizar sus ásperas manos sobre el cuerpo de la pequeña, su libido aumentaba al igual que los latidos de su corazón, la respiración se le cortaba, babeaba y saboreaba esa visión que tenía ante sus ojos. Ya no aguantaba más y decidió abrir sus piernas de Kayla y poder ver ese manjar apetitoso que iba a probar, la pequeña abrió sus ojos y quiso gritar, pero el hombre la amenazó, al ver que la niña no dijo nada, él decidió succionar y lamber esa pequeña parte íntima, parecía un perro devorando su alimento. Su miembro estaba más tieso y rígido que nunca y fue cuando lo colocó a la entrada de esa pequeña cueva y trató de meterlo, Kayla trataba de moverse y zafarse, pero la fuerza de Robert era exagerada. Se embarro de lubricante su gran mástil y también la parte íntima de la niña, metía y sacaba la punta de su falo en incontables ocasiones. Hasta que su lujuria lo cegó y se la enterró por completó. De sus ojos verdes de Kayla rodaron unas cuantas lágrimas de dolor, pero Robert obsesionado con su faena sexual hizo caso omiso a la pequeña y por algunos minutos más abusaba de la inocente criatura. Cuando terminó y se corrió dentro de ella, observó que no había rastros de sangre, por lo que intuyó que alguien más ya había poseído a la niña. Robert nueva cargó a la pequeña hasta dejarla en el sofá al lado de sus padres y él se fue a dormir con una sonrisa que no se le borraba de la cara. Por la mañana Michael se despertó se despidió de su amigo les dio las gracias no sin antes decirle a Robert – espero y anoche te la hayas pasado espectacular y sonriendo se retiró junto con su esposa e hija. Al día siguiente Michael esperó la hora de dormir de su esposa y se fue a la habitación de Kayla la niña al verlo supo lo que nuevamente le haría su progenitor, la niña ya estaba acostumbrada a que casi todas las noches su padre entra sigilosamente a su recámara y la hiciera su pequeña mujer. Michael con voz ruda y al oído le dijo.. -Yo sé lo que hiciste anoche con Michael, pequeña golosa. Entonces el padre inició por quitarse el pijama tan rápido como podía hasta quedar totalmente desnudo frente a la cama de la pequeña Kayla y con ese gran trozo de carne que estaba más duro que una roca y que pedía a gritos ser enterrado en esa deliciosa cueva. Michael con tanta lujuria besaba cada rincón del pequeño cuerpo y pasaba sus manos de arriba hacia abajo, la pequeña Kayla solo cerraba sus ojos y dejaba que su progenitor hiciera lo que acostumbraba cada noche. Los días pasaron hasta el cumpleaños de Kayla, pero no fue un día como para recordarlo ya que sus padres la habían golpeado fuertemente a consecuencia de las drogas. La pequeña temerosa tomó el teléfono y marcó el único número que conocía 911. Buenas tardes! 911 en qué podemos ayudarle? ( contestaron por la línea ) La pequeña con mucho miedo les contestó Ayúdenme por favor Del otro lado de la línea le preguntaban ¿Qué ocurre? Me están pegando ( susurraba con llanto ) ¿Quién te está lastimado ? ¿Cuál es tu dirección? La pequeña no sabía correctamente su dirección, les decía no sé y seguía llorando. Le dijeron calma en unos momentos un oficial estará en tu domicilio. Transcurrieron 10 minutos y afuera del departamento se detuvo una patrulla de la cual descendió un oficial el cuál se dirigió a la entrada y tocó a la puerta. Repentinamente abrió la puerta la pequeña. El oficial quedó petrificado al ver el rostro de la pequeña con moretones y lleno de sangre. Por lo qué decidió rápidamente tomar a la pequeña de la mano, subirla a la unidad y esperar a que los padres salieran. Kevin el oficial decidió hablar al departamento de policía y relatar los hechos. Transcurridos unos minutos y al ver que los padres se rehusaban a salir, llevó consigo a la pequeña a la estación, para entregarla al departamento de protección al menor. En el transcurso el oficial Kevin no daba crédito de lo que le había ocurrido a la pequeña. (Kevin) ¿cómo te sientes pequeña ?. (Kayla) Me duele mi cara. (Kevin) ¿Tienes hambre? (Kayla) Sí, hoy no me dieron El oficial buscó rápidamente un restaurante de comida rápida y compró una hamburguesa para la niña. La pequeña muy emocionada, devoraba su hamburguesa con desesperación. Al llegar al departamento de policía Kevin entregó a la pequeña Kayla, la cual al ver que el hombre se alejaba, empezó a llorar y a decirle que no la dejará sola. Al oficial le dio mucha ternura y se quedó con la pequeña hasta que llegarán los servicios de protección al menor. Cuando interrogaron a la niña los encargados optaron por ponerla en adopción temporal y se lo hicieron saber al oficial Kevin, pero él dudo, lo pensó unos minutos y accedió.

Autor: RAMSESMX Categoría: Tabú

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!