¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




La niña del parque

2019-11-22


Siempre la veía pasar y me fijé en ella las ultimas semanas cuan hermosa se veía con sus listones rojos y fucsias, sus tensas y su cola que usaba con cierta frecuencia, tenia el espacio para verla tenia un lote un pequeño lugar de esparcimiento con grama de por medio eso me daba una vista clara de todo el lugar a la redonda a veces andaba caminando peor notaba en ella que jugaba con cierta picardía con otros niños y era muy dulce con las ancianas del lugar le daba comida a los pajarrillos y palomas que a veces llegaban al improvisado parque que queda frente a mi vista, ella no tenia reparos en hablarle a los caminantes a los niños ni a los ancianos. Un día se me paso la idea salí a realizar unas diligencias y al regreso la vi la salude me contesto poco , pero vi un vendedor y me le acerque le comprare golosinas y algo de maíz para alas palomas , con la intención de dárselas a la niña para que le diera a los pájaros y a las palomas enseguida su sonrisa se hizo evidente, -le dije esto es para que tu le eches a las palomas dijo que bueno, sonrió de nuevo inmediatamente fijo su mirada en la golosinas y esa bolsa, le dije son golosinas chocolates, dijo ella los chocolates son ricos, si le replique son ricos , siempre te veo por aquí te gusta jugar por estos alrededores? ,si: me contesto ah que bueno , siempre me gusta comprar maíz para las palomas a veces no tengo tiempo para echárselas debería tener quien lo hiciera cuando yo no pueda, enseguida ella interrumpió y dijo me voy, le echaras le maíz a las palomas ?, dijo si claro ya vuelvo , después, ok se fue parcialmente fui a mi casa y estuve pendiente y si le echo el maíz a las palomas y me di cuenta que tenia interés en las golosinas y vi su mirada picara , esperare una siguiente oportunidad dije dentro de mi, ella querrá las golosinas , por segunda fui me acerque y vi sus hermosos listones y su ropa linda bueno era de determinar su edad pero no le pregunte no le brinde pero si le di mas maíz para los pájaros, tendré otra oportunidad estaba mas solitaria la plaza y vi a lo lejos donde estaba ella simule echar maíz pero espere hasta que ella llegará y vi que se acerco estaba sólita, no andaba con otros niños y los ancianos que acostumbraban a verla jugar , se acerco le salude como estas niña , ni siquiera se tu nombre soy Andrea , dijo ese nombre bueno como te va, le pregunte dijo que bien , le dije traje maíz para que le echaras a todos los pájaros traje bastante si, que linda te ves hoy le dije si le acaricie su cabello , sus tensas sonrió le di unos manís se puso contenta tomo mi mano para ver que tenia en la bolsa le dije tengo unos dulces ricos , si pregunto la niña ah , ¿quieres verlos? si dijo que si emocionada , pero ya te di unos manís mmm quiero mas , ahh, que haces pregunte-solo caminaba viendo los pájaros ahh replique , y tus amigos viejitos , no vinieron , entiendo, bueno me voy si quieres me acompañas tengo mas maíz deseas echarles mas maíz a las palomas , mmm dijo si, y buscare mas maiz, dijo siii oh que bueno acompáñame ayúdame traer mas bolsas de maíz. La niña entro , en mi casa se sentó ella sólita me miro me dijo que tenia antojos de chocolates le dijo ah que bueno no tengo muchos solo tengo unos cuantos buen o ella dijo esta bien ok me acerque le di unos chocolaticos y le toque su barbilla y su pelo, estaba bien linda bien hermosa. Seguí tocándola sigilosamente mientras ella me miraba al verla ya dentro de la casa era mas fácil la tarea de ver quien era ella y hasta donde era capaz de llegar, sus ojos picaros me decían mas que sus palabras, una sutil caricia era capaz de mucho y eso me lo creía , al pasar mi mano por sus mejillas veía como se escondía dentro de si , inmediatamente coloque en su mano unas nueces, de paso le di una cocada de coco muy deliciosa al denotar su atracción por los dulces, quise atiborrarla de dulces y manjares. No me hice esperar, y trate de que se sentara a mi lado. Sus ojos brillantes , su rostro dibujo una sonrisa al ver tantos dulces alrededor de ella y en su mano le pregunte que si no tenia calor, pues con ese abrigo, me dijo que lo usaba cuando entraba a clases pues tenia que ir a clases, pero por que te quedaste dando vueltas, después de clases ,-me respondió que le gusta estar en el parque , correr jugar, le conteste si, te gusta darle comida a los pajarillos, es cierto, mientras me decía eso no quite mi mano de sus cabello, le dije que linda eres , me dijo gracias, entre palabra y palabra hice que se sentara en mis piernas,y me gusto sentir sus glúteos en mis piernas, puse mis manos en sus piernas, deliciosa piel, sentí en mis manos , acaricie su piel le dije que lozana piel tienes, ella sonrió, mientras comía sus dulces. No me hice esperar mis manos fueron directas a sus pechos, que calor hace dije, ella silenciosamente. Recibí mi caricia de su manita, me sorprendió, quítate la blusa, hace calor , vi como a través del porta blusa se asomaban los senitos en formación, así estas mejor, la acomode en mis piernas y la coloque encima de mi bultono demore mucho en sacar mi verga y pasarla por en medio de las piernas, la frote mucho hasta que me decidí bajar su ropa interior, y frotar directamente sobre la vulva rosada ella daba sus primeros quejidos de niña arrecha no espere mas y sentí el ayyyy, la niña exclamo al recibir la polla en su vaginita, pero seguí embestida suave embestida mas fuerte hasta que sentí llegar un hilo de sangre sentí al sacar mi polla sangre y semen y al niña excitada y feliz , la limpie y asustado la saque de mi casa le di unas monedas y los chocolates, espero que no hablara sin embargo con lo acontecido la niña siguió dándole de comer a los pájaros en el parque.

Autor: apocrifo Categoría: Tabú

Leer relato »

Yo Matias y la zanja de mi hijo Cosme

2019-11-22


Hola soy Matias Rapallini, soy instructor de boxeo en Lanus, tengo 43 años, buen físico, vivo con mi novia, su hijo adolescente y mi hijo Cosme de 11 años, la mamá de Cosme, Laura y yo, solíamos incluir a Cosme en nuestros juegos sexuales, todo fue muy casual Cosme hasta los 4 años dormia en la cama conmigo y la mama Laura. Era normal coger con el nene dormido, cero morbo hasta que un día cuando Cosme tenia 3 añitos abrió los ojos en plena cogida, cuando la mama Laura estaba boca abajo y yo sobre ella dándole pito por la concha cuando hago contacto visual con mi hijo, miraba curioso no pude sacarle los ojos de encima no sé porqué pero la situación me excitó mal... seguí cogiendo a Laura y le dije al oído tenemos publico giro y al ver a Cosme gimió de placer se estiro y empezó a comerle muy despacio la boquita a nuestro hijo, mmm qué morbo ver eso mi mujer con mi pito duro adentro mientras le daba su primer beso a Cosme que al estar boca abajo en calzoncillo me permitió estirar mi brazo derecho y meterle la mano por debajo de la ropa interior sentir su colita tibia suave, recorrí la raja de su culo y metí mi dedo en el agujero de su ano y empece a hurgar mientras cogía la concha peluda de Laura dilataba la cola de mi hijo. Al rato Laura dijo dale Mati no aguanto mas, se sentó y con sus manos separo los cachetes de la cola de Cosme pude ver bien su ojete, dale bebe repitió Laura, clavale la pija a tu hijo demostrale que lo amas... Me tiré sobre la espalda del nene y empece a penetrarlo analmente mientras veia a Laura mordiéndose el labio inferior y masturbándose viendo a su hijito abierto como una flor... lo curioso es que Cosme nunca dijo nada, no grito o se quejo, después de semejante trío familiar vacié mis bolas dentro de la cola de mi hijo, vi como chorreaba leche y al rato con la mama lo bañamos juntos desnudos, hoy Cosme tiene 11, nunca tuvo novia y cuando estamos solos sigo probando su culito y pito para el es re normal me dice que me ama que no le da vergüenza lo que hacemos y se anima a vestirse con la lenceria que le roba a la mama Laura, aprendió a hacer buenos petes y a cabalgarme. Tengo un alumno de boxeo que sabe todo y de apoco Cosme lo acepto, ayer fue la primera vez que mi alumno desfloró a mi hijo en los vestuarios del club, amo verlo con mi bebe mimándolo y feliz ver a un hijo chupando el pito de un extraño, moviendo su cabezita adelante y atrás y como su culito estrecho se come cabeza y tronco hasta los huevos, es épico.

Autor: Matias Rapallini Categoría: Tabú

Leer relato »

La nena de papa I

2019-11-20


Me case siendo aun joven, tengo apenas 28 años de edad. Mi difunta mujer nos dejo hace 5 años. Nuestra relación era hermosa, cuando la conocí tenia yo apenas 15 años y ella pisaba los 25, pero antes de irse me dejó un gran tesoro su pequeña hija Nataly. Desde que salia con su madre, Nataly siempre me siguió como su padre pues el suyo las abandonó antes de que ella naciera. Jamás sentí morbo por ella, hasta que una noche todo cambio. Estábamos haciendo el amor mi esposa y yo como casi todas las noches, los dos eramos muy fogosos y sus gemidos inundaban la casa. Quizás Nataly nos escucho y se despertó, pero no entro a la habitación sino que se quedo detrás de la puerta oyendo, o viendo por el ojo de la cerradura. Realmente no la vi, sino que vi por debajo de la puerta la sombra de sus pies. Luego de esa noche todo cambio, cada vez que hacia el amor con mi esposa, la niña se paraba en la puerta y saber que alguien nos espiaba me excitaba muchísimo aunque fuera Nataly, con apenas sus 7 años. Después de pensarlo mucho decidí que quería llegar mas lejos y dejaba las luces prendidas mientras cogía con mi mujer, y cuando veía la sombra debajo de la puerta acomodaba mejor a mi mujer para que Nataly pudiera ver con mejor angulo como mi verga se perdía en la vagina de su mama hasta hacerla temblar de placer y luego terminar dentro de ella y sacarla para que todos los fluidos caigan de su interior. Una noche, la puerta no estaba bien cerrada y al parecer ella se apoyó sobre la misma cuando miraba, abriéndola un poco, se asustó y se hizo a un lado rápidamente, pero luego se asomo un poco mientras escuchaba a su mama gemir. Podia ver sus ojos azules observándonos desde la penumbra del pasillo. Comencé a coger a mi esposa con mas ganas, luego de que acabara me puse delante de ella y comenzo a chuparme la verga mientras nuestra niña miraba. Estaba tan encantada que no se percataba que ahora yo la miraba directamente a los ojos. Hasta que lo notó y quedó petrificada, seguro pensando que la regañaría, pero no. Le hice un gesto de silencio haciéndole notar que no me molestaba su presencia y se quedo mirando, y ya que estaba ahí decidí darle una buena función. Con mi esposa a cuatro patas en la cama, yo arrodillado frente a ella y a espaldas de ella, nuestra niña en la puerta. Me pare en la cama y comencé a masturbarme ordenandole a mi mujer abrir la boca. La excitación era tal que acabe como nunca llenando la boca de mi dama, que lo trago como miel y limpio hasta la ultima gota de mi durisima verga. Luego Natalyse retiro y en su retirada tiro sin querer una escoba que estaba en el pasillo (esposa) - amor creo que escuche algo, ¿podes vestirte y ver qué es y si está bien Nataly? (yo) - claro que sí, ahora voy. Me puse los boxer y fui sabiendo que era mi Nataly. Casi corri a su habitacion y entre ella estaba ya en la cama. Me acerque para cobijarla (Nataly) - como se llama eso que haces con mama? (yo) - hacer el amor nena (nataly)- le duele cuando le pones tu pajarito? (yo)- emm creo que un poco, pero mas le gusta. (nataly)-pa, puedo hacerlo yo? el morbo se apodero de mi, un calor me subió por toda la cara (yo)- mmm. no amorcito, sos chiquita. Un día sera (nataly)- ufa papa, que malo sos. (yo)- si queres te dejo tocarlo. (nataly)-de verdad!,dijo ella muy complacida. (yo)- si amor, también es tuyo. No sé porque lo dije eso pero ella acepto. Mi verga que estaba semi erecta por el acto con mi esposa inmediatamente se puso roca. sus pequeñas manos tocaron y apretaron mi sexo por arriba del boxer y ella sonrió. (nataly)-esta duro pa. (yo)-queres que los saque así lo ves? (nataly)-si papi. saque mi verga y ella lo miraba muy curiosa,sus manos tiernas me exitaron de inmediato mie tras ella lo tocaba, mientras corría el prepucio lentamente masturbándome muy lento. (nataly)-puedo hacerte como mama? (yo)-si claro. dije sin saber que. Lo metió un poco en la boca pero no cabía bien. (nataly)-tiene un gusto raro papa. porque le gusta a mama? (yo)- no amor, a tu mama le gusta lo que sale de ahí adentro. (nataly)-quiero probar papa. porfiiisss! (yo)- solo un poquito amor si no decís nunca nada de esto. (nataly)-no papi. comencé a masturbarme mientras ella miraba con sus ojos hermosos mi verga. (yo)-estas lista amor? abrí la boca. (nataly)- si pa, dale. abrió su boca y dos grandes chorros de mi leche salieron volando y ensuciaron su nariz, boca y mejilla. termine y sacudí lo ultimo, ella solo tragaba. (nataly)-es calentito y rico. (yo)-te gusto? hay mas para vos, pero otro día. ahora a dormir. la bese en su boca dulcemente y nos abrazamos antes de irme de su habitación.

Autor: Anónimo Categoría: Tabú

Leer relato »

Haciendo gozar a Milena

2019-11-18


Milena es la hija de mi amiga, en ese entonces tenia 5 años yo 40. Ella me seguia a todos lados inclusive muchos creyeron que era mi hija porque desde que nacio anda conmigo, es hermana de naiquen que ya conte mi experiencia con ella, pero hoy voy a contar como disfrutabamos con Mile. Comencé a mostrarle videos pornos en la computadora. Ella sentada en mis piernas los miraba atentamente, no decía nada, solo miraba muy atentamente como chicos de casi su misma edad hacían sexo oral a mayores o como eran penetradas por los mismos. Tambien le mostre videos de adultos teniendo sexo de todas las formas posibles. A ella le gustaban y yo aprovechaba para tocarle su conchita por sobre la ropa. La convencí de que era nuestro secreto, que nunca le contara a nadie porque sino no la dejarían venir mas a mi casa como a ella le gustaba. Ella misma me hacia llamar con la madre para que la fuera a buscar a su casa. La madre me reprochaba diciéndome que yo la malcriaba. Una de las tantas tardes que estabamos juntos mirando videos, le pregunto si queria sacarse la ropa porque hacia calor, ella me dice que si y entonces solo queda con su bombachita. Me animo a meter .mi mano dentro de su ropita y toco su conchita, presiono con mi dedo en sus labios y siento su pequeño clitoris de niña. Meto un poco mas mi dedo y encuentro la entradita de su cosita virgen humeda, comiezo a jugar con su conchita y ella al sentir algo agradable abre sus piernitas para que la toque aun mas, asi estuvimos un rato. Ella seguia mirando atentamente los videos hasta que siento como se acelera su corazoncito y su conchita se humedece mojando mis dedos y entonces aprieta sus piernitas y ne dice: tio voy al baño, quiero hacer pis. Ella sale corriendo y se encierra en el baño. Cuando ella sale entro yo y me masturbo lejos de la vista de ella, no queria que viera mi pene aun para no asustarla. Vuelvo con ella que ya estaba murando dibujitos. Le traigo una cajita de jugo y unas galletitas para que comiera. Entonces le digo, Mile ¿te gusto lo de recién? Ella se rie y me dice : si tio ¿ mañana jugamos otra ves? Yo le digo: bueno pero no se lo tenes que contar a nadie hee? Ella me dice: no tio es un secreto. Y se rie. Al otro dia nuevamente comenzamos a hacer casi lo mismo solo que esta vez le digo: queres ir a la cama? Ella salta de mis piernas y sale corriendo a la habitacion. Cuando yo llego estaba acostada boca abajo en la cama, la tomo por detras y bajo su bombachita, se arrodilla quedando estilo perrito en la cama. Quedando su culito a mi vista, separo un poco sus piernitas y me queda su conchita a mi placer. Comienzo a tocarla y paso mi lengua por toda su conchita a ella le gusta, entonces tomo un vibrador pequeño que habia preparado y comienzo a masturbarla, ella misma comienza a mover su colita buscando mas placer, su conchita se comenzo a dilatar la tenia frente a mis ojos y podia ver dentro de su conchita su himen intacto, mi pija estaba que reventaba, entonces me decido a intentar meter mi pija en su conchita, la acerco a su entradita y empujo, como es tan chiquita no logro penetrarla y como no quiero lastimarla, vuelvo a chupar su conchita, siento como mi boca se moja con sus jugos, y cuando acabo se recostó en la cama, le beso su colita y le doy vuelta en la cama, su carita estaba roja de calentura y se reia, entonces la siento en el borde de la cama y le digo que agarre mi pene, ella sin ningun miedo lo agarro con ambas manitos y ya sabia como masturbarme, asi lo hizo por unos instantes, cuando senti que iba a acabar le dije que parara, ella suelta mi pene y yo salgo corriendo al baño a acabar en el inodoro. No quise acabar frente a ella para no tener que darle muchas mas explicaciones. Luego ella fue al baño se lavo su conchita y nos fuimos a tomar un helado para enfriarnos. Demás esta decir que ella siempre quiere estar conmigo. En otra ocasión les contare más. oscardebolio@gmail.com.

Autor: oscar Categoría: Tabú

Leer relato »

Mi hermanita de 10 años se masturba

2019-11-15


En aquel entonces yo dormía en el mismo cuarto que mi hermana, esa noche ella se "fue a dormir antes" y después yo, no sé por qué pero yo no podía dormir. Tenía mis ojos abiertos de par en par mirando al techo. Y de pronto vi como una luz bajo la cobija de mi hermana se encendió como nuestras camas estaban realmente cerca lo que hice fue girarme para poder verla ... Y ver que pasaba ... Pronto me di cuenta de que ella estaba toda cubierta con la sábana hasta la cabeza Cabe mencionar que todo esto estaba pasando a la una de la mañana con las luces apagadas. Me quedé expectante sin decir nada, mi pensamiento lógico por la edad de mi hermana fue que no podía dormir y se pondría a ver caricaturas en su celular. Pero me sorprendí bastante cuando empecé a escuchar gemidos que provenían de su celular, a un volumen muy bajo pero que el silencio de la noche los dejaba escucharse claramente. Me bloqueé no podía creer lo que escuchaba y unos minutos después empezó a hacer un movimiento raro mi hermana y con ritmo el cual poco a poco se iba acelerando y yo sentía como mi entrepierna se iba mojando ... Todo esto yo lo veía a detalle por que la luz del celular de mi hermana me permitía apreciarlo, alcanzaba a verse su delicada silueta y un movimiento con su brazo que fluía hacía su parte. El movimiento empezó a ser tan rápido y de pronto mi hermana empezó a soltar gemidos ahogados, lo cual hacía pensar que trataba de no hacer ruido, yo estaba a nada de masturbarme junto con ella y finalmente empezó a sacudirse fuertemente, dios que orgasmo tan delicioso tuvo y luego paro, yo podía sentir la tensión y justo cuando iba a pasar saliva ... cerré los ojos. En ese momento mi mamá entro en el cuarto ... Apenas alcanzo a apagar su celular y hacerse la dormida, "están bien hijas" pregunto mi mamá prendiendo la luz y yo inmediatamente contesto "si ma". Y ella "entre dormida" se asoma de la cobija y dice -"que pasó"- y yo la volteo a ver ... "Nada" ... "Bueno descansen hijas dulces sueños" y apagó la luz seguido de eso salió y cerró la puerta. Mi hermana ya había notado que yo no estaba dormida y me dijo "hermanita?" -mande? "Nada, te quiero mucho" -también te quiero Ani ... Nunca hablamos de eso y la verdad creo que nunca lo haremos ... No tuvo el valor de preguntar si había escuchado ... Y creo yo que se convenció a si misma de que no.

Autor: Anónimo Categoría: Tabú

Leer relato »

Mi hijastra de 8 años

2019-11-13


Quiero ser explicito con mi experiencia, ojala y la lean hasta el final. Hace 8 años conocí a mi actual pareja, aquel momento hubo chispa entre ambos, ella saliendo de una relación tormentosa, con una hija de 5 años de edad, por cierto muy hermosa güerita, cabello rizado ojos verdes muy hermosa la niña, en ese momento como cualquiera empezamos a salir y platicar hasta que decidimos iniciar una relación amorosa su madre y yo,, he ahí cuando inicio la relación entre su hija y yo, la sacábamos al parque lo llevábamos a la playa, a fiestas la paseábamos por plaza comerciales le comprábamos juguetes hacíamos un sinfín de actividades juntos, le demostraba mi afecto, lo cual hizo que me gane su confianza, la llevaba y la pasaba a buscar de su colegio le compraba su helado, aun no vivíamos juntos pero era como si ya lo hiciéramos, llegando del colegio se quitaba el uniforme quedándose en corpiño y su calzoncito, ya después de tres años empecé a notar se desarrollaba más rápido que la niñas de su edad se le notaban las nalguitas paraditas a pesar de tener 8 años, para ese momento ya me quedaba a dormir los fines de semana en su casa, y todas la mañanas se despertaba y se iba al cuarto donde nosotros dormíamos ella dormía en calzoncito y una blusita, yo y su mamá dormíamos en ocasiones desnudos y ya de madrugada nos poníamos ropa interior, para que cuando ella fuera a vernos en la mañana no estuviéramos desnudos, ella se metía en la cama y sentía que estábamos en ropa interior, en ocasiones entendía sentía curiosidad de verme en bóxer, ya empezaba a tener pensamientos de deseo sobre ella al verla. Fue así que me decidí en una ocasión a entrar a su cuarto cuando ella dormía, aprovechando que su mama de duchaba, yo me quedaba viendo tv entonces entre en su cuarto y la vi acostadita con una blusita rosa con un calzoncito blanco se me acelero el corazón al verla dormidita y saber que deseaba tocarla pero con ese miedo de que despertara y se lo dijera a su mama, entonces solo esa vez la observe, para mi ventaja mi adorada isabella tenía el sueño muy pesado, ya que la podía cambiar de lugar durmiendo y no se despertaba, entonces al día siguiente mientras se duchaba mi novia, nuevamente entre al cuarto y esta vez tenía una blusa roja y un calzoncito amarillo estaba en posición boca arriba por lo que decidí con cautela tocar su hermosa panochita, suavecita sentí que se me acelero el corazón a sentir semejante sensación por lo que en ese momento mi verga lubrico inmediatamente y decidí sacar mi teléfono celular para tomarle una foto , así se quedó, conforme iban pasando los días le iba subiendo de tono a la misma hora ya que mi novia siempre le gustaba duchar antes de dormir, al día siguiente le ice de lado su calzoncito ya que dormía con las piernas abiertas y tengo grabada esa hermosa imagen ver su panochita güerita enfrente de mi inmediatamente le tome varias fotografías así, ya que después me masturbaba viéndolas, a la noches siguiente ya le empecé a mamar su panochita confieso tenía un sabor exquisito y así empecé hacer un álbum fotográfico de ella totalmente desnuda, en ocasiones la desvestía por completo ya con más confianza que no despertaba y sentía que quería hacerle lo mismo, pero ahora despierta que ella lo sintiera, pero me daba un poco de miedo me rechazara y se lo dijera a su mama y terminara nuestra relación, hasta que en una noche estábamos viendo una película y ella no tenía sueño y mi novia entro a bañar y nos quedamos solos en el sofá de la sala al que la puse mi brazo sobre sus hombros de 8 años y baje mi brazo sobre su barriga y empecé acariciarla hasta bajar a su panochita y frotarla a lo que ella respondió de una manera positiva ya que subía mi mano y ella lo volvía a bajar para que le siguiera frotando, he ahí cuando empecé a querer hacer más cosas con ella, pero ir lentamente ya que no quería asustarla, hasta que al saber ella que podíamos hacer eso mientras su mama se mantenía ocupada en el baño ya no quería dormir temprano y quedarse conmigo, hacer cositas, yo moría de ganas de chuparle su panochita pero debía ser paciente hasta que llego el día de que me hizo poder saborear ese hermoso elixir de la vida, claro con un poco de miedo por su parte pero si acepto, entonces entre en aquellas bellas piernas y me ponía a saborear ese delicioso jugo vaginal cada vez que teníamos oportunidad, así hasta que llegó el momento de que le pedí a su mama se vinieran a vivir conmigo, y a así podría aprovechar más a las dos y acepto mi hijastra encantada de irse a vivir conmigo previo a que se vivieran a vivir conmigo planeamos e hicimos un viaje con mis cuñados para festejar, y una noche anterior ella andaba preparando todas la cosas con el viaje ya que saldríamos de madrugada, entonces yo me fui a dormir en la cama y tras de mi hermosa güerita , me acosté boca arriba tenía un pantalón de mezclilla cuando llego isabellita a la cama y se acostó a mi lado poniendo sus mano derecha cobre mi miembro lo que empezó a erectarse y comencé a besarla por su cuello a lo que se volteo quedando de espaldas a lo que acariciaba sus nalgas y decidí bajarle el short y en ese momento saque mi verga lubricada y empecé a juntarle sobre sus nalgas y le ponía en medio para que me hiciera presión, imagino se asustó porque se fue a dormir en su hamaca y me dejo solo en la cama no puede aguantar más las ganas me tuve que masturbar para sacar todo las ganas que me dejo, ya al día siguiente en el viaje me ya con más confianza me empezó agarrar la verga y jugarla con cierto temor, llego el día que se mudaron conmigo he ahí cuando tenía más oportunidad de hacer más cosas con ella ya que podía salir conmigo hacer cualquier diligencia en lo que su mamá se quedaba hacer quehacer en la casa, en una ocasión ya era tarde y fuimos comprar pan ya de regreso a la casa le dije vamos a ver unas casas para ver si compramos una y me dijo que está bien ya que era cerca de donde vivíamos, ese dia ella llevaba una licra amarilla y una blusa blanca, me para pare en un lugar con poca luz, corrí el asiento del coche para atrás y monte sobre mí, empezamos a besarnos como novios, sentía como sus fluidos se combinaban con los míos, era tan excitante a tal grado, que le ice de lado la licra junto con su calzoncito, y saque mi verga bien lubricada de mi short y se la empecé a untar en su vaginita de 8 añitos, momento dan delicioso hasta que decidí ponerla en el asiento del copiloto y chuparle las tetas aclaro apenas unos volcancitos, pero era tan grande mi excitación, que no me aguante las ganas y me masturbe en ese momento hasta venirme, no quise venirme sobre ella o manchar su ropa con semen, ya que podría darse cuenta mi mujer y tendrías serios problemas, en otra ocasión le dije que se metiera a bañar, ya con plena confianza de desvestía delante de mí, abría la puerta del baño le mandaba besitos bolados ella feliz claro que no se diera cuenta mi mujer, y cuando salía de bañar se ponía una playera de las mías en ocasiones así se andaba un buen rato en lo que su mama se bañaba, en lo que yo aprovechaba y la acostaba en el sofá, ella abría sus piernitas y yo sacaba mi verga y se lo empezaba a juntar en todo su panochita todo húmeda, así lo hicimos en varias ocasiones, ya después me venía sobre ella en cualquier parte de su cuerpo sus nalgas, su vagina, su barriga etc. así vivimos un sin fin de aventuras excitante, pero como dice el dicho todo lo que empieza tiene que terminar, hasta que llego ese momento y ella decidió decirle a su mama lo que hacíamos, para que contarles no se imaginan la que se me armo. A pesar de lo ocurrido, aún sigo teniendo contacto con ambas, aclaro es desconfiada la mamá, por lo ya sucedido actualmente mi güerita va cumplir 12 años ya estudia primer grado de secundaria, está más rica que nunca ya ha desarrollo su bello cuerpo, como una muchacha de 18 años, las piernas las tiene bien torneadas y largas sus nalguitas están redonditas y paraditas me excita en una ocasión estaba parada de espalda entonces que la agarro por la cintura y beso su cuello, en otra me mostraba una blusa que era tres D y le empecé a chulear y aproveche a frotar sus tetitas, en otra le bese la frente en varias ocasiones y me respondió, en otra llenamos una piscina y me metí con ella y empezamos a jugar hasta poner mi palma sobre su vagina para agarrarla, todo esto jugando, aclaro todo esto aprovecho hacerlo cuando se descuida sus mamá, porque ella desconfía de mí, porque se ha percatado cuando le veo las nalgas a su hija y eso aun la hace más desconfiada, isabella tiende a ser afectuosa conmigo, en ocasiones me abraza, se cuelga de mi cuello, pero su mamá no la deja por lo mismo por el miedo que le valla hacer algo, sin embargo ahorita no lo quiero hacer, pero si me gustaría más adelante ya que esta en edad de que sus neuronas están locas, por eso que quiero aprovechar a cogérmela, ya que está bien rica y me excita, en ocasiones entro al baño después que ella se termina de bañar y aprovecho agarrar su calzoncito y veo como esta húmedo y tiene marca de fluido vaginal entonces las empiezo a oler y termino masturbándome para no salir con la verga parada, lo que me motiva es que observo y me puedo percatar que ella le gustaría repetir revivir lo que hacíamos antes, sigo teniendo una relación con su mama amorosa, pero me tuve que ir de la casa por lo mismo y cada que voy a visitarla aprovecho cualquier momento, ya que la güera va a gimnasia y pone sus licras y se le marca la vagina, ya que la tiene saltadita, además que deja ver su bella figura lo cual más me excita, pero tengo que disimularlo por lo mismo, deseo y me gustaría cogérmela, venirme dentro de ella, aunque después comprarle una pastilla anticonceptiva para no embarazarla digo para prevenir.

Autor: SIN FIN Categoría: Tabú

Leer relato »

MI SOBRINITA DOWN

2019-11-11


Necesito contar esta historia, porque si no hago creo que me volveré loco. Tengo 54 años, felizmente casado, padre de dos hijas de 25 y 21 que ya no viven con nosotros.Somos creyentes, soy padre y esposo ejemplar, empresario y docente universitario, con una hermosa familia, tenía una hermosa y reposada vida hasta aquel fatídico domingo. Eran las nueve de la mañana cuando una prima llamo a la puerta, mi esposa se levantó y conversaron por 40 minutos en el living de la casa. Ella venía con su pequeña hija llamada Catalina, tiene 10 año y sufre de Síndrome de Down. El motivo de la temprana visita era que debía viajar de inmediato pues la noche anterior había echado de la casa a su esposo,por lo cual solicitaba dejar su hija a nuestro cuidado, ella viajaría a hablar con sus suegros a otra ciudad. Yo escuche la primera parte, y debo reconocer que me moleste ya que teníamos planes y esta situación nos obligaría a postergarlos. Mientras ellas hablaban, mi esposa le dijo a la pequeña Catalina que fuera a la pieza y se recostara junto a su tío, debo reconocer que esto último me molesto sobremanera. Al sentir que llegaba a mí dormitorio, me di media vuelta y me hice el dormido. La niña llegó y se metió en la cama junto a mí, de inmediato se pegó a mi espalda y me dio un beso en la mejilla, acto seguido con su pequeña manocomenzó a acariciar el lóbulo de mi oreja, y posteriormente comenzó a pasar su lengua por el mismo lugar. La verdad es que al principio me dio mucha risa, pero al sentir su lengua en mi oreja, comencé a excitarme, sentía como mi pene se iba poniendo cada vez más duro,pero como simulaba dormir no quise decir ni hacer nada. Al cabo de un par de minutos, ella se bajó de la cama y fue al baño, aproveche de acomodar mi pene para que no se notara el bulto que ya se formaba. Volví a tomar posición fetal, simulando dormir. Esta vez ella subió a la cama por mi lado, se acomodó dándome la espalda, y apegándose a mi cuerpo. Yo no supe que hacer, me quede quieto, congelado, aterrado, no sabía porque me había excitado tanto, era una niña pequeña, con down, me sentía sucio, pero también demasiado caliente a esa altura. Me quede quieto, pero ella comenzó a acercarse hasta dejar su trasero pegado a mis genitales. Sin poder controlarlo puse mi mano en su cintura y la deslice hasta su vientre, sentir su piel suave de niña me hizo temblar, mi pene estaba 100% erecto, no sabía qué hacer. De pronto ella se giró por completo hacia mí, cerré rápidamente mis ojos para que creyera que dormía. Mi miró por una momento y luego sentí como su mano tocaba mi vientre, y luego la deslizo hasta llegar a mi pene. Lo acaricio, lo apretó, lo movió, fueron segundos eternos, sentía que iba a explotar. Mi respiración era jadeante, estaba a la vez pendiente que mi esposa y su prima no se movieran del living, pero luego escuche abrir y cerrar la puerta principal. Espere un minuto y me levanté rápidamente sin mirar a la niña, salí al pasillo y camine hacia el living, desde ahí pude ver que ambas salieron a la calle y continuaron con su charla en el auto de ella. Sin pensarlo dos veces volví rápidamente al dormitorio, la pequeña estaba apoyada en el respaldo de la cama, a pesar de tener solo 10 años posee un cuerpo voluminoso, sus senos son como de una niña de 14 o 15 años (lo que es muy característico de niñas down). Antes de entrar tome mi pene y lo deje recto, se veía como una verdadera lanza que presionaba mí ropa interior tratando de salir. A diferencia lo que hice cuando ella se metió a la cama ahora solo quería que lo viera. Al entrar ella fijo su vista en mi bulto, me metí a la cama y me cubrí solo hasta las rodillas. Ella fijo su vista en mi pene mientras su legua se entraba y salía de su boca (algo muy propio de niños con esta condición), de pronto me dice “tío que tienes ahí”, con la mayor naturalidad le conteste, lo mismo que tiene tu papá. Ella replico, “pero a papá no se le ve tan grande”. Le dije que no le creía que su papá tenía uno de igual tamaño y que también era duro y se sentía caliente. Sin dejar de mover su pequeña lengüita (lo que a esta altura me calentaba aun mas) y sin aviso alguno apretó mi pene con su pequeña manito y dijo “el de mi papá no es igual, este es muy duro y esta calentito. En ese momento ya no pensaba en nada, olvide quien era yo, quien era ella, olvide mi esposa, mi familia, era como si una fuerza oculta se hubiera apoderado de mí. Sin pensarlo dos veces, le dije ¿estas segura que es más grande? No será que se ve más grande por la ropa que llevo, quieres verlo sin ropa le dije. Sin darle tiempo a responder, baje mi ropa interior y libere ese puñal de carne, sangre y pasión. Tomé su mano y la puse en mi pene, ella apretó y yo le hice que la moviera arriba y abajo. No tengo palabras para describir lo que estaba sintiendo, me sentí poderoso, dominador, superior, sabía que ella no tenía ninguna posibilidad de negarse u ofrecer resistencia; era una presa fácil, indefensa, y yo era su depredador. Mientras ella no dejaba de masturbarme, me acerque a su pequeña oreja y le hice lo mismo que ella me hizo, bese su pequeña oreja y con mi lengua bese su lóbulo y lo succione con mi boca. En ese instante ocurrió algo muy extraño, ella en un rápido movimiento retiro su mano de mi pene, cerro sus ojos y abrió sus piernas, tomo mi mano y literalmente la enterró entre sus piernas y las frotó contra su pequeña vagina. Yo comprendí que ella quería sentir, con mis dedos hice círculos en su vagina, deslice mis dedos arriba y abajo por sobre su pijama, frote su vaginita mientras su respiración era un susurro jadeante. Yo aún como mi pene al aire solo quería que ella gozara. De pronto sin abrir sus ojos, tomo mi mano y la metió bajo su pijama. Fueron segundos mágicos la yema de mis dedos se hundieron en esa caliente y húmeda vagina, los deslice por labios, estaban hinchados esperando que jugara con ellos. Comenzó a mover su cadera, respiraba rápido, hundí uno, dos, tres dedos en su vagina. Sin pensar en nada, baje su pijama y deje ante mis ojos una vagina hinchada, rosada, con leves pelusas que dejaban ver que ya estaba entrando a su adolescencia. Mientras seguía frotando mis dedos, me puse sobre ella, le saque la pijama y enterré mi lengua en su hermosa caverna, succione, lamí, chupe,me olvide del mundo y solo me concentre en gozar a esa pequeña niña. De pronto comenzó a llenarse mi boca de un líquido tibio, mientras más salía más tragaba, y más succionaba su vagina. De pronto ella dio una gemido y su cuerpo se soltó por completo. Había alcanzado su clímax, la pequeña había tenido un tremendo orgasmo con eyaculación femenina incluida. Rápidamente tome una camisa y seque su vagina, subí su ropa, la acomode y arrope. Ella quedo absolutamente relajada, incluso comenzó a roncar. Me levante y corrí a la ducha, no sin antes hacerme acabar. Debo reconocer que me tomo menos de un minuto llegar a eyacular de una manera casi bestial. La ducha fría me permitió despertar y darme cuenta de lo que había hecho. Los nervios se apoderaron de mí, era un pedófilo, un depredador, un violador. Me vi encarcelado, violado por otros prisioneros, enjuiciado por mi esposa, mis hijas, mis amigos. Fueron minutos horribles, sabía que al despertar ella contaría todo. Debo haberme quedado en el baño por casi 20 minutos. Al salir, ya vestido pude ver que Catalina aun dormía, y mi esposa venía entrando. Me contó que su prima había encontrado en el computador de su esposo, vídeos y fotos pornográficos, no solo heterosexuales, sino que también una gran cantidad de material gay y de travestis. Incluso tenía fotos y vídeos de él masturbándose, y otros introduciendo por su ano un pene artificial. Quede atónito con la noticia, pero también entendí la actitud de la pequeña, seguramente alguna vez vio a su padre haciendo algo o sus vídeos; o tal vez era él quien le había enseñado todo lo que yo había disfrutado. Me dijo que era su obligación acompañarla que no tomaría más de dos horas. Que cuidara de la niña y que le diera su desayuno al despertar. Por supuesto que accedí y le dije que fuera tranquila, que se tomara todo el tiempo necesario. Ella se ducho, vistió y se fue. Me quede por un momento pensando si la niña diría algo o no. Fui a la cocina, prepare un rico y hermoso desayuno, leche, galletas, tostadas, jugo de naranjas, cereal yougurth, más una flor. Entre al dormitorio y la desperté (ya había pasado más de media hora). Ella abrió sus ojos y me abrazó, yo le di un beso en su mejilla y le mostré su hermosa bandeja con el desayuno. Se devoró todo, y luego me pregunto por su mama y mi esposa. Le dije que habían salido y que estaríamos solo toda la mañana. Luego trate de ver cuánto recordaba de lo ocurrido. Le pregunte a qué hora había llegado, que yo estaba dormido y que no recordaba nada. Ella me dijo que me había dado un beso y que se había quedado dormida. Su relato me dejo perplejo, era como si no recordara nada. La deje terminando su desayuno, y busque en internet como es la forma de actuar y pensar de los niños down. Descubrí que ellos se desconectan en momento de su entorno, que pueden realizar tareas que luego no recuerdan. Me quede tranquilo, nada había pasado. Me prometí, nunca más dejarme dominar por las pasiones, no permitir que mis deseos nublaran mi mente al extremo de convertirme en un depravado. Retiré la bandeja de Catalina y la lleve a la cocina, lave la loza y volví a ver que quería hacer ella ahora. Al entrar, quede petrificado, Catalina estaba desnuda,miró y me dijo “tío donde hay una toalla para bañarme”, sin decir palabra fui a buscar una toalla y se la pase en sus manos, sin dejar de mirar su cuerpo regordete, sus senos enorme y esa maravillosa vaginita que tan solo hace unos minutos había disfrutado con mis manos y mi boca. Ella tomó la toalla y se dirigió al baño, desde ahí me llamó y me dijo, “tío me puedes abrir la llave y bañarme como lo hace mi papá”. Mi mente, mi pulso y todo en mi cuerpo se aceleró. Nuevamente me sentí excitado, mi pene se llenó de sangre en segundos, tomado aire conteste que iba de inmediato. Al llegar ella ya estaba en la ducha, desnuda. Puse a correr el agua hasta entibiarla, le comencé a dejar caer el agua en su cuerpo, puse jabón en sus manos y ella comenzó a frotarlo por cada parte de sus hermoso y suave cuerpo de niña de 10 años. Al terminar, salió de la ducha y me pidió que la secara. Todo esto fue con absoluta naturalidad, cosa que me dejo extrañado. No había ninguna segunda intención de su parte,nada que demostrara que estaba excitada o que quisiera algo más que ducharse. Luego la lleve al dormitorio y comencé a secarla, la puse en la cama boca abajo. Pase la toalla por su espalda, seque muchas veces sus hermosas y gordas nalgas,le abrí las piernas y pase la toalla por su vagina. Luego la puse boca arriba y comencé a secar sus senos, su vientre, su vagina y llegue hasta sus piernas. Ella solo sonreía y me decía que le daba cosquillas. Todo muy normal y propio de una niña. Fui al living a buscar su bolso con la ropa de cambio. Al volver la puse de pie sobre la cama, su vagina quedó frente a mi boca, podía oler su perfume de mujer,pero en ella no había nada que me hiciera pensar en que quería algo más que vestirse. Le puse sus calzoncitos, con toda la intención al subir su ropa interior roce su vaginita, pero nada, ninguna reacción. Luego la senté en la orilla de la cama para que quedara a la altura de mi pene que ya era un bulto en mi pantalón, pero nada. Le ayude a ponerse su brasier, la puse de pie junto a mí, la gire dándome ella la espalda, al poner su ropa interior también roce con toda intención su seno, nuevamente nada. Abroche el brasier y como un gesto de cariño y ya sin esperanza de poder volver a gozar ese hermoso cuerpo, bese su pequeña orejita. Ella al sentir mis labios en su oreja, se cargó contra mi cuerpo, la bese nuevamente, esta vez tomo mi mano y la llevo a sus senos. Volví a besar su orejita, ahora ella tomo mi otra y la clavó en su vagina. Ella solo gemía, se movía, se frotaba en mi cuerpo, sus ojos estaba cerrados. Sentí en mi mano el calor de los jugos de su hermosa vaginita, le hundía los dedos y los sacaba para olerlos y chuparlos, se lo volvía a hundir y se los pasaba por su boca, ella la abría y succionaba mis dedos como si de sexo oral se tratara. Le baje el calzón, le saque el brasier, me desnude por completo. La gire y comencé a besarla como si fuera una mujer adulta, ella reaccionaba metiendo y sacando su pequeña y regordeta lengua de mi boca. La tire a la cama y la bese mil veces, yo estaba fuera control. Esta vez nadie me iba a interrumpir. Bese su boca, sus senos, su vagina, sus piernas. Puse mi pene en su boca y sin decirle nada ella comenzó a lamerlo y a succionarlo como una experta. La puse boca abajo y bese su espalda, sus nalgas, puse una almohada bajo su vientre dejando su hermoso trasero en altura. Comencé a lamer su culito hermoso, metía un dedo, dos dedos, tres dedos, lamia nuevamente su orificio, tome un frasco de crema de manos del velador y se aplique a mi pene y a su culito, me subí sobre ella y comencé a introducir mi pene en su rico ano. Por segundos trate de ir con calma, pero ya no tenía control de mí, y solo cargué mi cuerpo y penetre mi pene completo en el culito de Catalina. Ella solo gemía y movía su cadera demostrando que estaba gozando esta relación anal, no había sangramiento o dolor excesivo, eso me hizo pensar que yo no era el primer en entrar en esa colita hermosa. De seguro su padre debió haber tenido horas de placer en ese pequeño orificio. No pare hasta que acabe por completo, todo mi semen quedo dentro de su cuerpo. Luego volví a besarla en la boca, devore su lengua y ella la mía, todo esto mientras ella mantenía sus ojos cerrados. Baje hasta su vagina y le di sexo oral hasta que nuevamente eyaculó en mi boca. Esta vez fue mucha mayor cantidad que la primera vez, nuevamente su cuerpo se soltó y quedo tirada sobre la cama. Le puse el pijama y la arrope en la cama. Me fui al baño y me duche nuevamente, no sin antes lamer mis labios para no perder ni una gota de sus maravillosos jugos vaginales. Casi una hora después la desperté y le dije que debía ducharse. Ella me miró, se puso de pie, se desnudó y me pido una toalla, fue como un “deja vu”, como si no recordara nada de lo que habíamos hecho. La duche, seque y vestí. Fuimos de compra,muchas golosinas, un regalito y volvimos a casa. Llegue a la conclusión que al besar y lamer sus orejitas, ella tiene un reacción instantánea que libera su lujuria y la desconecta del mundo (afortunadamente para mi). Al medio día recibí el llamado de mi esposa, me decía que su prima se había descompensado producto de su problema y que estaba internada en una clínica y que no sabía a qué hora volvería. Le dije que no se preocupara que después de almuerzo iría la parque y luego al cine con Catalina. Ella me lo agradeció y prometió compensarme por todas estas molestias. No pude sentirme más feliz, ya sabía cómo activar esa pequeña maquina sexual y cómo hacer que no recordara nada. Solo era cuestión de tiempo. Luego de almorzar, vimos una película animada, comimos mucho helado y golosinas. Después fuimos al parque en bicicleta, jugamos, corrimos, saltamos. Después de una hora regresamos a casa. Llame de inmediato a mi esposa, le conté todo lo habíamos hecho con Catalina, y le pregunte cuanto más iba a demorar, ella me dijo no antes de dos horas ya que su prima esta con un suero y un calmante. Nuevamente tenía tiempo de soltar a la bestia que había liberado desde mi interior. Llame a Catalina y le dije que habíamos jugado mucho y que debíamos ducharnos. Primero yo y luego ella, pero esta vez yo solo me quede con la toalla.Al salir ella de la ducha la lleve al dormitorio, la seque y sin más vueltas la puse de espalda hacia mí y bese y lamí su orejita. Su reacción fue la misma, bese sus labios, jugué con sus senos y metí mis dedos en su vagina, la tire a la cama, puse mi pene entre sus regordetes labios vaginales y empuje todo esa carne a su interior. Fui una bestia, sin compasión entraba y salía, levante sus piernas hasta mis hombros y le di con todo, su cara de niña me excitaba el doble, en menos de 10 minutos me había acabado en su interior por segunda vez en el día, solo que ahora había sido en su pequeña y rosada vagina. Ella aun no acababa, la bese por largos minutos, bese sus senos por otros minutos y volví a enterré mi lengua entre sus piernas, con todo este juego mi pene tuvo otra erección que volví a aprovechar dentro de su vagina. Esta vez logre su orgasmo y el mío al mismo tiempo. Quede extasiado, me quede junto a ella, a ratos la besaba en los labios, luego besaba sus hermosos pezones, tocaba su vagina, jugaba con mi flácido pene. Ella dormía profundamente, lo que aproveche para grabarla con mi teléfono móvil. Son las mejores fotos y vídeos que he tomado en toda mi vida. Fotografié cada parte de su cuerpo, hacía zoom en su vagina mientras la abría con mis dedos, tome selfies mientras pasaba mi lengua por su pequeño culito y vagina, su boca con mi pene sobre ella, yo besándola, con todo esto logre tener una nueva erección que por supuesto aproveche para grabar vídeos entrando en su boca, en su culito y su preciosa vaginita. Tome fotos de ella con una banana en su vagina, un pepino, y un cepillo de diente eléctrico, de esos que vibran. Sin pensar en nada, con mi mente convertida en la de un animal, llene de crema mi propio culo y me metí el cepillo dental vibrando, todo esto sin dejar de grabar ni un segundo. Mientras sentía esa maravilla de artefacto en mi ano, mi pene ya duro nuevamente, fue a para al culito de mi pequeña Catalina. Le di con toda mi fuerza, una mano sostenía la el teléfono y la otra me hundía el cepillo en mi culo. Ha sido la acabada sexual más grande de toda mi vida. Luego de eso me quede dormido, con el cepillo aun vibrando a la entrada de culo. De pronto un ruido me despertó, salte de la cama y pensé “llego mi esposa”, tape rápidamente el cuerpo desnudo de Catalina, y me puse una toalla, tiré lejos el cepillo (cuya batería ya se había agotado) al llegar al pasillo, me di cuenta que solo era un vendedor llamando a la puerta. No había peligro, pero había dormido casi una hora junto a mi joven amante down. Sin más demora me duche, la duche y no preparamos para cocinar “cosas ricas” como ella me dijo. Cuando ya eran las once de la noche llegaron mi esposa y su prima. Catalina dormía plácidamente en el dormitorio de visitas, con cara de felicidad, luego de un día completo de sexo pervertido y salvaje, que esperaba poder repetir por lo menos un par de veces más. Lamentablemente o afortunadamente para mí, Catalina y su mamá se mudaron a otra ciudad y no he sabido nada de ellas en casi seis meses. Pero la experiencia fue tan excitante, que cree una fundación para cuidar de niños y niñas con síndrome de down mientras sus madres trabajan. Por supuesto algunas de ellas han tenido ya la suerte de conocer la oficina del director y mi pequeña pieza secreta de juegos y golosinas para las favoritas, pero esa historia se las contare otro día.

Autor: GONZALO CHILENO Categoría: Tabú

Leer relato »

Girl scouts

2019-10-30


Un día estaba en mi casa y como estaba solo me desvestí y puse un DVD XXX, y me estaba masturbando cuando tocan a la puerta, de mala gana me pongo una bata y abro, eran dos niñas scouts como de 8 vendiendo boletos para una rifa. Les dije si les compro pero el dinero lo tengo adentro, pasaron había apagado el DVD pero encima estaba una revista para adultos. Fui a mi recamara por dinero y cuando regrese estaban viendo la revista, les pregunté que qué hacían, la guardaron y dijeron que nada, agarre la revista y les dije - les gusta - dijeron - si - nos pusimos a ojearla y les dije yo tengo uno así, señalando una imagen de un hombre desnudo, me dijeron - a ver - y saque mi verga y la vieron con asombro, les dije - les gusta - dijeron - sí mucho - agarre la mano de una y la puse en mi verga la quito pero la otra niña si me la agarró, me senté en el sillón y les dije desvistanse, se quitaron los uniformes y puse el DVD que estaba viendo, y en una de las escenas una muchacha le mamaba la verga a un señor, y una empezó a mamarme la verga, dijo la otra - ahora yo - y me mamaban la verga, en otra escena le metían la verga y una se acostó y me dijo metámelo, cuando le iba entrando dijo - me duele - dejé que se acostumbrara a mi verga y empece a cogerla, dijo la otra niña - ahora yo - la puse boca abajo y empece a meterle mi verga pego un grito lo bueno que nadie la escucho cuando me vine les dije - quieren jugo para crecer grandes - dijeron que sí, me vine en sus bocas y se comieron mis mocos. Les compré varios boletos y se fueron contentas, y a la semana llegaron y sin que les dijera nada me sacaron la verga y empezaron a mamar, y siempre que venían me las cogía.

Autor: Dan Categoría: Tabú

Leer relato »

A mi hija le gusta sentarse en mis piernas

2019-10-19


Mi hija desde chiquita siempre fue muy apegada a mi cuando tenía 5, le gustaba sentarse en mis piernas y un día me agarró la verga y dijo - "¿qué es esto?" - le dije - "un juguete para niñas grandes" me dijo - "ya estoy grande tengo así" - señalando con la mano, le dije - "es para niñas mas grandes" - puso cara como queriendo llorar y dijo - "déjame verlo" - le dije -"no" - se fue llorando y le dijo a su mama, y mi esposa que es bien consentidora me dijo - "deja jugar a la niña" - y saque mi verga y empezó a masturbarme, mi esposa le dijo - "besa el juguete de tu papi" - y se lo metió a la boca y dijo - "mmmmmmm qué rico" - mi esposa le quitó el calzón y le chupo la panochita la niña nomas decía - "siento cosquillas y me gusta mami" - mi esposa fue al baño y trajo crema y nos la untó en mi verga y la panochita de la niña y le metí mi verga dijo - "sacamela papi, me duele mucho" - mi esposa le dijo - "aguantate, querías el juguete de tu papi" - y al rato decía - "ya no me duele y me gusta" - la senté en mi verga y dijo - "me gusta sentarme en tus piernas papi" - mi esposa la acomodó de frente a mi y la bese en la boca primero cerraba su boca pero después la abrió y nos dimos un beso de lengua, y mi esposa trajo un consolador con arnés y me lo metió y me dijo - "te gusta coger a tu hija y que te cojan" - le dije - "si mucho" - la acosté boca arriba y le abrí las piernas y le metí la verga y dijo - "qué rico se siente" - le dije - "abre tu boca para darte tu premio" - se comió mi leche y dijo - "qué rico premio papi" - y mi esposa le preguntó - "¿te gustó?" - y la niña dijo que sí, y mi esposa le dijo - "no se lo puedes contar a nadie, o ya no jugaras con tu papi" - y así es como me cojo a mi esposa e hija, casi todos los días y luego les cuento cuando se la metí por la cola.

Autor: luigi Categoría: Tabú

Leer relato »

El departamento

2019-10-08


Así que todo comenzó hace 2 años justo después de que mi novio y yo comenzamos a vivir juntos. En ese momento tenía 24 años, y mi novio César de 26. Desde el momento en que nos conocimos había una química innegable entre nosotros, y no pasó mucho tiempo hasta que estábamos saliendo, y pronto decidimos rentar un departamento. Él es muy atractivo a mi parecer, como a mi me gustan, y me encantaba verlo todos los días. En los años que habíamos estado juntos habían sido contadas las ocasiones que discutimos por algo, nos llevábamos muy bien. Cuando decidimos vivir juntos, elegimos una colonia que nos parecía tranquila, y de donde pudiéramos trasladarnos con facilidad a cualquier lugar. Cuando llegamos con la mudanza a nuestro departamento me di cuenta de un chico que nos observaba desde el 3er piso, no creo que César se diera cuenta de su presencia. Mi primer pensamiento fue que él se abalanzaba a besarme. Tenía facciones muy sexys, un cuerpo increíble pude notar porque parecía que acababa de levantarse de la cama y llevaba ropa ligera. Recuerdo que pensé que César lo iba a odiar, principalmente por su apariencia desinhibida y actitud coqueta por la forma en que me miraba. Habíamos estado en el departamento por un poco más de una semana, y César quería hacer una fiesta celebrando que ya vivíamos juntos. Estaba de acuerdo, ya que muchos de nuestros amigos querían ver el departamento. Decidimos que el fin de semana que viene era un buen momento, llamaríamos a nuestros amigos para hacer invitaciones. Por un momento pensé en sugerir que invitáramos a algunos vecinos, pero temía que César sospechara que mi intención era conocer al chico que aquel día que nos mudamos me observaba, así que no dije nada. Hablamos del tema a inicios de la semana, pero nunca imaginé lo que sucedería días después. César salió a trabajar como de costumbre y no estaría en casa por un par de horas, así que decidí dar una vuelta por la colonia a pasear. Mientras bajaba las escaleras, escuché que alguien me habló "Wow, hasta que te veo de nuevo! " Di la vuelta y me doy cuenta que es el dichoso vecino que llamó mi atención. "Esta haciendo mucho calor! No prefieres refrescarte antes?" No esperaba que dijera algo así, o qué responderle. "Sí, lo haré. Iré por una nieve" dije. No estaba muy segura de cómo responder a su pregunta así que improvisé algo. "Vaya coincidencia, yo trabajo en una heladería y sé preparar postres fríos, te gustaría probar lo que hago?" me pregunto con una sonrisa y mirada ligeramente coqueta "Por cierto, me llamo David, gusto en conocerte. Desde el otro día que se mudaron quería invitarles un pay de frutos rojos pero no sabía si le m*****aría a tu novio y decidí esperar hasta un momento más oportuno, quizá lo es ahora" sugirió el vecino, riéndose un poco de la situación y mi expresión. "Supongo que lo es, sí" le respondí algo nerviosa. Decidí tomarle la palabra y pasar a su departamento. Al entrar me invitó a tomar asiento en el sillón de su sala. Él mientras fue a la cocina y sacó del refrigerador un pay helado que se veía delicioso. Lo puso en la mesa y comenzó a partir dos rebanadas, después sirvió cada rebanada en un plato, supuse que me acompañaría. Finalmente noté que adornó con un poco de betún una de las dos rebanadas, la cual me dio a mi y comentó "espero lo disfrutes, y puedes ser sincera si no te gusta, puedo darte a probar otras cosas" y sonriendo se sentó frente a mi en otro sillón. "por qué no te pusiste betún? No te gusta?" no puede evitar quedarme con la duda, mientras comencé a probar el pay. "ah! Veo que te diste cuenta, sí, no me gusta. Espero a ti sí, la mayoría de personas sí les gusta" "sí, sí me gusta. Solo se me hizo algo raro. Esta muy rico, no había probado algo así antes, cómo aprendiste a prepararlo?" le respondí mientras sentía un ligero hormigueo o cosquilleo en la nuca y que bajaba por mi espalda y mis brazos. David comenzó a explicarme la tradición familiar y su gusto por la cocina desde pequeño. No podía concentrarme en todo lo que decía, sentía un efecto extraño en mi cuerpo de relajación pero a la vez latía más rápido mi corazón y me sentía un poco caliente. Veía sus labios moverse al hablar, y me perdí en ellos, en su mirada que parecía invitarme a quedarme ahí sin hacer nada, solo dejarme llevar. No sé cómo fue que de un momento a otro, él tenía un cuaderno en sus manos y me dijo si podía leerme algo que escribió. Alcancé a entenderle que era algo sobre un sueño que tuvo pero me costaba trabajo mantener la atención en lo que estaba diciendo, me sentía en una especie de trance, donde predominaba mi sentido del gusto ante las pequeñas explosiones de sabor que desataba el postre que estaba comiendo y generaba un estremecimiento por toda mi piel. "...mientras que las páginas avanza, los poros se abren. Las letras se transforman en imágenes mentales de piernas entrecruzadas, uñas aferrándose a músculos torneados, lenguas que desesperadamente buscan darle sincronía a un baile. Pronto los sonidos de placer parecen estar en nuestros oídos, la lectura es tan profunda, que sin alterarnos podemos oler el sexo, las pasiones y prácticamente parece que somos quienes viven esas escenas. El sueño termina, abrimos los ojos y nos encontramos con una excitación única" Al terminar la última frase, sentí que despertaba y había tenía alguna especie de sueño húmedo pues estaba excitada y un poco de sudoración- No entendía lo que sucedía, solo sentía la necesidad de que se acercara y me besara, que se cumpliera esa fantasía que se plantó en mi mente aquel día que nos vimos por primera vez. Él se acercó más a mi, sentándose a mi lado y poniendo su mano en mi mano, tomó el cubierto que sostenía y también retiró de mi otra mano el plato con el postre que terminé sin darme cuenta. Los puso en una mesita de centro que estaba cerca y me preguntó "te gustó?". Le respondí que sí, con la mirada perdida en sus ojos que parecían hipnotizarme. Traté de retomar la compostura, pero él se adelantó y me besó en la mejilla. No me moví, no lo rechacé, así que lo tomó como señal de continuar haciéndolo. No sabía procesar todas las sensaciones que me invadían en ese momento, pues era mucha la sensibilidad que tenía con el mínimo roce de su piel con la mía, el sentir sus labios besando mis mejillas y descendiendo por mi cuello, sus manos acariciando las mías suavemente, rozando un poco mis piernas y estremeciéndome aún más, inevitablemente humedeciendo más mis partes íntimas de la excitación. Separa sus labios de mi cuello, y me mira fijamente sonriendo lascivamente. Siento mucha tentación de besar sus labios, que me devore con su deseo, me estimule aún más hasta niveles que no he sentido antes. "puedo?" me pregunta, pero sin responderle termino besando yo sus labios Era un beso necesitado, lleno de pasión, su cuerpo se pegó más al mío, su piel emanaba calor y noto una creciente erección en mi mano al acariciar sus genitales. Sus manos se dirigieron hacia las mías tomando la blusa que me cubría tirándola al suelo, sus suaves manos se entrelazan con las mías subiendo a su cuello para que lo rodeara. Su lengua juega con la mía, sus labios se mueven al compás de los míos. Sus manos bajan despacio desde mis mejillas, rozando mis hombros, mis pechos, mi vientre, para acabar en mi entre pierna y presionar suavemente con sus dedos en mis labios húmedos y calientes. Se da cuenta de mi deseo y hambre de sentirlo dentro de mi. Me invita a levantarme jalándome con sus brazos y levantándose él, para poder quitarme la ropa interior. Nuevamente acaricia mi cuello y descienden sus manos por mi espalda hasta llegar a mi trasero, lo aprieta y me presiona más hacia él, sintiendo su erección en mi vientre. Aprieta mi trasero hacia arriba para que rodee su cintura con mis piernas. Su mirada esta llena de lujuria, luce endemoniadamente sexy con el pelo revuelto por pasar mis manos por el y los labios muy rojos por mis mordidas. Son tan irresistibles. Vuelve a unir nuestros labios y sin poder resistirme más le quito su camiseta. Su mano sigue apretando mi trasero mientras se sienta en el sillón conmigo encima y empieza a quitarme el brasier. Reparte besos por mi cuello y mi clavícula mientras una de sus manos empiezan a masajear uno de mis senos, su boca desciende hasta mi otro pecho, chupa y succiona el pezón. Echo mi cabeza hacia atrás soltando un inevitable gemido. Él sonríe y da la vuelta en el sillón para quedar encima de mi. Baja mis shorts lentamente. Su boca va bajando dejando besos húmedos por mi estómago y cadera. Besa suavemente mi pubis por encima de mi ropa interior. Suelto un gemido y arqueo mi cadera, estoy muy caliente y demasiado mojada. David sonríe al ver que lo necesito dentro de mi. Dirige su boca hasta el comienzo de mis labios inferiores, rozándolos con sus labios y dejándome desnuda debajo de él. En un impulso, me levanto y bajo su short casi de un tirón, lo rodeo con mis brazos del cuello y lo jalo hacia mi volviendo a mi boca, besándome, y mientras el aprovecha para frotar su erección en mi parte íntima. Comienzo a gemir, y pronuncio su nombre. "Qué deseas?" me responde David juguetón, esperando que le ruegue que entre en mi. Siento que voy a explotar, lo necesito dentro de mi, David causa en mi algo que nunca había sentido. "Penétrame, quiero todo esto" le respondo mientras tomo su pene en mi mano y lo froto en mi clítoris. Suelto un gemino al sentir un mordisco en mi pezón. "Te haré adicta a mi, al placer que pueda darte, hoy en adelante no olvidarás esto" contestó en un susurro en mi oído mientras soltaba gemidos de placer Todo pensamiento se borra de mi mente al sentirlo entrar en mi suavemente, sin fricción al estar los dos tan excitados y húmedos. Varios gemidos salen de mi boca, no puedo dejar de gemir su nombre a medida que las embestida de su cuerpo contra el mío aumentan. Siento todo a punto de estallar dentro de mi, el deseo que fue acumulándose desde nuestro encuentro esta desbordándose por todo mi ser. "Más rápido" gimo David aumenta sus embestidas más rápido y fuerte, mis uñas se clavan en su espalda. Mi cuerpo se tensa y siento un placer extremo recorrerme, el éxtasis explota dentro de mi, concentrando mis sensaciones en las contracciones de mi vagina al rededor de su pene que palpita sin parar liberando su placer líquido dentro de mi, esperando que este momento nunca termine o se extienda lo más posible. Mis piernas tiemblan, mi vista esta borrosa y solo disfruto las sensaciones post-orgásmicas de esta experiencia que creí llegaba a su fin cuando lo escuché decir "se que estas cansada, pero tu cuerpo pide más, y te daré mas hasta que no podamos movernos" y sin más que añadir comenzó a moverse lentamente de nuevo, acariciándome y besándome, susurrando lo mucho que me deseaba y las fantasías que me esperaban realizar con él.

Autor: luisolid Categoría: Tabú

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!