Relatos Eróticos de Tabú


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Primera vez que le soy infiel a mi hermano a los 11 años

2022-09-21


Este la historia cuando le fui infiel a mi hermano por celos a los 11 años. Hola no estaba segura que contarles esto pero creo que es importante para que entiendan la relación con mi hermano Como ya les conté mi hermano me enseñó todo lo del sexo a los 9 años y de ahí todo era perfecto no había momento que estaba con el que no usará que no le hiciera gozar, me había vuelto experta y muy caliente gozaba su pene era mío lo sentía mío, yo ya me había desarrollado deje de ser la chaparrita y también me crecieron mis tetas y mis nalgas la verdad me puse muy bien, entre el sexo que teníamos y el ejercicio que hacía me puse muy buena, todas las perfecto hasta que a mi hermano se le ocurrió tener novia no se imagina los momentos tan horribles que pase sentía unos celos odio contra el y contra ella, mis papás me decían que no fuera celosa que mi hermano tenía que tener su novia y que yo no me debía de poner así, pero él sabe perfectamente porque lo hacía porque él y yo habíamos hecho un convenio en que yo era suya y él era mío y él me falló. Ah pero eso sí quería seguir teniendo relaciones conmigo como si nada pasara y me decía que ya no importaba que yo era su favorita al principio le creía pero después cómo veía que no la dejaba me da mucho coraje, entonces decidí qué es quitarme y pagarle con la misma moneda en el edificio tenía un muchos vecinos que querían estar conmigo y en especial un ex amigo del de su colegio qué se había peleado en la escuela con mi hermano, empecé a coquetearle le así a ojitos sonrisitas y es por supuesto se interesó mucho por mí al grado qué me esperaba cuando llegaba del colegio, me invitaba que diéramos una vuelta y que me iba a comprar un helado empecé aceptar que así pasaron 2 semanas hasta que ese ánimo avisarme Claro que yo le corresponde no tanto porque quisiera solamente era para vengarme sí así empezó este romance un día me dijo qué tal si no vas a la escuela y te vas de pinta y nos vamos a divertir yo ya muchas veces había hecho eso con mi hermano y le dije vavava, nos pusimos de acuerdo y un día nos fuimos y me llevo a una plaza comercial lo cual me decepcionó porque yo quería que me llevara a otro lado el pensaba que todavía era muy inocente, yo le dije estando ahí oye yo pensé que íbamos a ir a otro lado para estar más cómodos no aquí, a él se le abrieron los ojos y no supo que contestarme lo bese y le dije al oído llévame donde quieras y donde yo pueda ser tuya me muero de ganas, el se sorprendió y yo lo miraba esperando ya una respuesta le apreté la mano así como insinuando qué onda, y él empezó a caminar nervioso y nos fuimos de ahí el ya manejaba y tenía carro y me dijo estás segura de lo que quieres yo le contesté tocándole su pene segurísima y me llevo a un motel era la primera que entraba a un motel, él tuvo que dar una buena propina porque no me dejaban entrar con él jajaja me veía muy chiquita, ya estando en la habitación empezamos a besarnos apasionadamente él no se la creía pero yo seguía con toda la intención de vengarme de mi hermano él empezó a quitarme la ropa a besar mi cuerpo mi cuello mi tetas y empecé excitarme mucho era diferente cuando me quitó la falda de la escuela inmediatamente empezó a lamerme era riquísimo parece ser que nunca lo había hecho se la quería comer completa yo te agarraba su cabeza y no quería que se despegara el como podía se quitaba su ropa y en un momento se incorporó y sentí qué quería penetrarme lo cual no lo permite, le dije espérate tú también tienes que gozar y fue cuando le tomé su pene erecto y vaya sorpresa era más grande que el de mi hermano más ancho solamente conocía el de mi hermano y yo, empecé a besarlo a chuparlo y qué delicia lo estaba haciendo por venganza pero fue algo diferente sentir la carne de otro hombre con la de mi hermano podía meterme a la toda en la boca con la del no, me ahogaba, lo miraba y veía su cara de placer, le dije ahora sí papito quiero que me hagas tuya no lo dudo ni un solo segundo me acostó me miró alos ojos y me dijo eres extraordinaria lo más bonito que he tenido y sentí cómo me penetró mi vagina increíble porque no había sentido un grosor de ese tamaño empezó a moverse y yo gozaba y me quejaba de lo rico que lo hacía fue en ese momento en que sentí mi primer orgasmo no sé si por el momento o por la pasión que sentía él me dijo súbete y empecé a cabalgarlo lo sentía tan profundo y tan rico que tuve otro orgasmo, me puso de perrito y me y me penetró una sola estocada qué rico fue eso, estaba perdiendo la razón y ya no me acordaba de mi hermano, fue cuando le dije sácame una foto quiero recordarte en este momento y no solo me sacó una me sacó varias y un video, quiso penetrarme por el ano pero no aguanté la verdad la tenía gruesa, yo le dije cuando sientas que te vas a venir me dices porque quiero sentirte en mi boca y así fue cuando estaba apunto de venirse lo puse en mi boca y empecé a mamárselo como si fuera la última vez cuando de repente sentí los chorros de semen en mi garganta me ahogaba y literal me ahogaba él me dijo la verdad nunca pensé que fueras tan zorrita yo le corresponde con una sonrisa y así pasamos toda la mañana hasta que tuve que regresar a la casa, le dije que me pasas los videos y las fotos y que las borra de su celular y si me las paso pero la verdad nunca supe si si las borro no las borró, Y y espere el momento propicio para mandárselas a mi hermano y decirle mira yo también ya tengo con quién desquitarme las ganas que tú no me quitas, se puso como loco me reclamó y casi hasta me golpea pero no lo hizo, su coraje era indescriptible y yo le dije que esto era consecuencia por haber estado con su novia en el siguiente relato les platicaré qué pasó.

Autor: MAYRA MAS Categoría: Tabú

Leer relato »

La pequeña Alejandra y el doctor ( 1 )

2022-09-21


Una pequeña ninfómana es penetrada por su pervertido médico . La pequeña Alejandra y el doctor (1). Alejandra era una pequeña niña que vivía con su madre Silvia, su padre Rodolfo y sus dos hermanos mayores. La niña desde pequeña sufría de una rara enfermedad la cual consistía en que tenía a la altura del pubis una abertura la cual no cicatrizaba y le supuraba un líquido. La familia residía en el estado de Querétaro y cada 15 días trasladaban a la niña a un hospital en la Ciudad de México. Dentro del nosocomio trabajaba el Doctor Torres quien estaba al pendiente de la evolución del tratamiento de Alejandra y siempre atendía a esta paciente, pues la madre exigía que él las atendiera. Ya dentro de la consulta el doctor examinaba a Ale, como siempre lo hacía con todos sus pacientes, al terminar el doctor Torres se retiró a su escritorio para darle la receta a la señora Silvia, pero ella siendo astuta y abusiva, empezó a llorar y a comentarle al doctor. -(Silvia) Ay doctor por favor no nos mande medicina cara, no tenemos dinero para comprarla. De hecho conseguimos dinero para poder venir hasta acá. -(Doctor ) No sé preocupe, el medicamento se lo van a dar aquí en la farmacia del hospital. El doctor les entregó la receta y antes de despedirse les dio 300 pesos. -(Silvia) Gracias doctor este dinero nos va a servir de mucho. Pasaron otros 15 días y nuevamente la llevaron al mismo hospital y con el mismo doctor. Dentro del consultorio el galeno hizo que la pequeña descubriera la parte afectada y la pequeña bajó tanto su pantalón que el doctor pudo ver completamente la parte íntima de Alejandra, ya que la abertura la tenía a escasos 3 cm de su vagina. El doctor quedó atónito y no sabía qué hacer. La pequeña incluso abría más sus piernas y arqueaba su cadera hacía arriba con toda la intención para perturbar al médico . De pronto el doctor Torres sintió como se despertaba su verga debajo de su bata. -(Silvia ) Doctor! Doctor. Gritó más fuerte la señora -(Silvia ) Doctor. El doctor Torres reaccionó y despertó de su transe. -(Doctor ) Sí, dígame señora! Lo que pasa es que pensaba en qué otro tipo de tratamiento darle a la pequeña, que no sea invasivo y que no le cueste ningún peso. Seguiré examinando a Alejandra, pero deberá ponerle a su hija esta bata de pacientes y usted tendrá que esperar afuera. Cuando termine podrá entrar por su hija. -(Silvia) Claro doctor. Hija ven te voy a poner la bata. Cuando la Señora salió el doctor acomodó a la niña sobre la cama de inspección, tomó su estetoscopio y se lo puso en el pecho. -(Doctor ) Respira. Muy bien. Respira otra vez. Perfecto mmmm El doctor cuando le colocaba el estetoscopio por la espalda a la pequeña con su otra mano tocaba sus pequeños senos y los masajeaba. Esta táctica la hacía varias veces. A la niña parecía no importarle y se veía que lo disfrutaba. En seguida le dijo a la pequeña -(Doctor ) A ver vamos a ver otra vez tu herida. Recuéstate y descubre tu pancita. Así lo hizo la pequeña Alejandra, pero en este caso subió la bata hasta la altura de sus diminutos pechos. -(Alejandra )¿ Así, doctor.? Eso que vio nuevamente el doctor Torres fue un estupendo paisaje sexual e hizo que su verga engrosara y creciera tanto que el mismo pantalón le producía dolor sobre la polla y las bolas del médico. -(Doctor ) Por supuesto que así estás bien, voy a palpar tu herida. Ok El doctor pasaba sus manos por la herida de la niña, pero sus ojos estaban concentrados en la cuca de Ale. El galeno hizo que la pequeña abriera sus piernas y él quedó en medio de estas. Con sus dedos palpó la herida y trato de rozar con esa misma mano la vagina. -(Doctor ) Sientes alguna molestia o dolor. -(Alejandra ) No, solo unas cosquillas. -(Doctor ) ¿Cosquillas? ¿Dónde? -(Alejandra ) En mi cosita. -(Doctor ) Es normal pequeña, voy a seguir checando tu abertura. Si quieres puedes cerrar tus ojitos y pensar en una caricatura o algo que disfrutes. El médico al ver que Alejandra había cerrado sus ojos, acercó su nariz a la vagina de la niña y aspiró tan profundo para poder sentir ese delicioso manjar que se le ofrecía a la mesa. El doctor de pronto pasó su lengua por encima de los labios vaginales de la niña y al no ver reacción negativa de Ale, pasó nuevamente su lengua. -(Doctor ) Sí tienes molestia o dolor dime, pero no abras tus ojos. Tal vez te duela un poco la herida, aún así sigue con tus ojos cerrados. Ok El doctor quería penetrar a la niña en ese momento al ver a la niña semidesnuda en posición de misionero, con las piernas abiertas a su entera disposición, hicieron que el doctor bajará rápidamente cierre de sus pantalones y sacará la mega verga que tenía más dura que una roca. Con su mano izquierda palpaba la herida, con la derecha se masturbaba y con la boca le daba placer a la pequeña. Por unos instantes el médico deshonesto dejó la herida de la niña y se concentró en jugar con la parte íntima de Alejandra, abría y cerraba los labios vaginales y trataba de enterrar uno de sus dedos, el cuál se lo llevaba a su boca y lo chupaba. El falo del macho estaba a punto de descargar toda la leche que traía dentro. El médico libidinoso al sentir que se venía se levantó y apuntó su cipote en dirección a la herida y la concha de la pequeña. -(Doctor ) No abras tus ojos. Con voz jadeante le decía -(Doctor ) Uff ahí te van ahgg. La niña al sentir que algo tibio le caía cerca de sus zonas íntimas abrió un poco sus ojos, pero los volvió a cerrar. -(Alejandra ) ¿Qué es? -(Doctor ) Te dije que cerraras tus ojos. Esta es una crema que te ayudará a lubricar y para que tu lesión no se infecte. El médico de inmediato acomodó su verga aún goteando de semen dentro de su pantalón, tomó unas gasas, cubrió la parte donde le había embarrado sus mecos y le colocó cinta micropore. -(Doctor ) Ahora sí ya puedes abrir tus ojos Ale. ¿Dime qué fue lo que sentiste al momento de realizar tu curación? Eres la primera paciente que le doy este nuevo tratamiento. Además es gratis y a tu mamá le va a encantar. El galeno se puso de pie y fue por la madre de la pequeña. -(Doctor ) Señora Silvia la herida de su hija ha evolucionado favorablemente, tuve que implementar una táctica de curación sobre la llaga de Ale e incluso le puse unas gasas sobre la crema que le aplique. Cabe mencionar que hasta mañana se las quite, pero le recomiendo que sea bajo la ducha para que se despeguen perfectamente. -(Silvia ) Gracias Doctor es usted un santo y un excelente doctor. -(Doctor ) Sólo hago mi trabajo señora. Le entregó su receta y no se le olvide el día de su próxima cita. La señora al ver la receta observó que decía aplicar suero intravenoso y que además tenía un billete de 500 pesos. -(Silvia ) Ay doctor gracias otra vez. Es usted el mejor de todos. -(Doctor ) Favor que me hace ja ja. Señora Silvia se me olvidaba decirle que la siguiente cita no podré atender a su hija. Y no podré aplicarle el suero. -(Silvia ) ¿por qué? -(Doctor ) Bueno mire señora se acercan mis vacaciones y no voy a venir al hospital. -(Silvia ) No doctor no me haga eso. Nadie va a atender a mi hija como usted. Eso decía la señora sólo por el dinero que le daba el doctor Torres. En ese momento se le vino una idea pecaminosa al médico. -(Doctor ) Sólo voy a trabajar en mi consultorio particular. Si gusta que la atienda ahí, será un placer. -(Silvia ) Me da pena doctor, pero ya le había dicho que somos muy pobres y no tenemos dinero para pagar. Si hubiera alguna forma de que nos apoye, sería un gran alivio para nosotros. -(Doctor ) Por eso no se preocupe ya abra otra forma de cobrarme. Yo las voy a apoyar con los pasajes, en tanto lleguen a mi consultorio les daré el dinero que gastaron. El médico le entregó un documento en dónde decía la dirección del consultorio. La señora se quedó tan contenta porque le podría sacar más dinero al doctor y eso la hacía muy feliz. A los siguientes 15 días llegaron puntuales a su cita en la clínica particular solo se encontraba el doctor y no había nadie más. Saludaron al doctor no sin antes decirle que había gastado mucho en los pasajes y que no había probado bocado desde la noche anterior . El doctor Torres solo sonrió y le dio un billete. -(Doctor ) Tenga señora vaya a comer a dos cuadras hay una fonda, en lo que inspeccionó a su hija. Antes que saliera la señora el doctor le colocó un suero intravenoso a la pequeña el cuál le agregó un tranquilizante. Y le hizo plática a la señora Silvia para esperar a que hiciera efecto el medicamento. Transcurridos unos 10 o 15 minutos el doctor observó que Ale estaba semi inconsciente y le dijo a la Señora. -(Doctor ) Vaya a comer, por su hija no se preocupe estará dormida alrededor de 30 minutos y después le haré su curación. Cuando llegue si no me ve no se asuste voy a checar a otros pacientes del otro lado de mi clínica, sólo espere a que yo la llame para que vea como es la curación. -(Silvia ) Gracias doctor En tanto la señora Silvia salió del consultorio el médico cerró la puerta y se dirigió hacía la pequeña al verla inmóvil se emocionó como un colegial al ver a su novia. El galeno se acercó y movió a Alejandra para cerciorarse de que estaba en un profundo sueño. Al no ver reacción comenzó a despojar de su ropa a la niña, una a una prenda a la vez. Le quitó el suero que ya casi estaba vacío para que no le estorbara. Con sus manos acariciaba todo el cuerpo desde su cabeza hasta los pies. Para no perder ningún detalle el doctor Torres comenzó a grabar con su celular todo lo que estaba haciendo con Ale. Lo primero que hizo fue quitarse la bata y su camisa, acercó su rostro a la niña e inició a besarla de una forma tan apasionada. -(Doctor ) ¿Querías Verga pequeña? Pues ahora te la voy a dar, toda, toda va ser para ti y tus pequeños orificios. Crees que no me daba cuenta de que eras una putita igual a tu madre. El galeno seguía en su afán de coger a la niña, con la lengua le recorría todo el cuerpo y hacía énfasis en la concha infantil. Pareciera que un animal salvaje devoraba a su presa. Sus ojos estaban desorbitados, el latido de su corazón se agitaba, su garganta estaba seca debido a la lujuria que poseía los instintos del médico. El doctor Torres con desesperación desabotono sus pantalones, los bajó a la altura de sus rodillas con todo y calzones , de donde brotó una mega bestia que había estado prisionera dentro de sus bóxer. La verga estaba con un grosor descomunal, su erección había sobrepasado sus límites, estaba a reventar y con un goteo exagerado de precum. El médico jamás había sentido su verga de esa forma además que intuía que era una ninfomana a tan pequeña edad. -(Doctor ) Ahora sí vas a sentir mi verga en tu panochita pinche putita caliente. Y si nos da tiempo te voy a desflorar también tu culo. Mmmm El doctor se colocó encima de Alejandra, colocó su grande polla en la entrada la pequeña vagina de su paciente y se la enterró de un solo golpe, era tanta la calentura que poseía el doctor que no le importó si lastimaba a la infanta. Enseguida comenzó a follarla de una forma muy ruda, sacaba todo su miembro y lo volvía a enterrar de un solo movimiento, solo se escuchaban sonidos leves que salían de la boca de Ale, además de los jadeo del abusador. En esa posición duraron escasos 10 minutos, cuando decidió sentarse en una silla, cargar a la pequeña y ensartar su orificio, esa pose era como si estuviera cabalgando la niña sobre su gran falo erecto. Al ver como entraba y salía su polla monstruosa con gran facilidad de ese orificio el doctor imaginó que la peque ya había sido antes usada por alguien más. Tomaba a la niña por la cintura, la elevaba un poco, la soltaba para que al caer se enterrara sobre su cipote de macho lujurioso y que entrará de sopetón en la cueva vaginal de Alejandra, esa escena lo ponía más excitado que nada, sus jadeo eran tan fuertes bramaba como toro que casi se podían escuchar a fuera de la clínica, pasaron otros 12 minutos aproximadamente y al ver su reloj optó por cambiar de posición, tomó a la pequeña la colocó boca abajo en la cama de inspección, colocó unas mantas abajo del vientre de la niña para de esa forma alzar su cadera de Ale, el culito de la niña estaba a su merced del señor Torres, con ambas manos abría las nalgas de Alejandra, él quería seguir disfrutando, pero sabía que la señora Silvia no tardaba en llegar, así que solo le puso crema anestésica que tenía en el cajón, se embarro de otra alrededor de su miembro varonil y comenzó a perforar el pequeño culo que tenía solo para él. Entraba y salía la verga monstruosa del pequeño fundillo de la pequeña, las embestidas cada vez eran más sádicas, solo se escuchaba el sonido de las bolas del doctor cuando golpeaban el trasero de la niña. El médico estaba tan perdido en la follada que no se percató que la niña Alejandra estaba consciente y disfrutando de la súper cogida tan cachonda que le profana el galeno. La golfita solo jadeaba y con su voz infantil pedía más. -(Doctor )¿ Estás despierta? El doctor retiró su miembro del culito de Ale muy asustado, pero la pequeña Ale le dijo. -( Alejandra ) Nooooooo. Por favor no lo saque. Me gusta mucho lo que me está haciendo. El médico no sabía que hacer , por un lado su lujuria era tan grande y por el otro el miedo que eso le podría acarrear. La pequeña nuevamente le pidió que la siguiera follando, pero ahora lo quería encima de ella. -(Doctor ) Es en serio, ¿Quieres que lo siga haciendo? -( Alejandra ) Se siente más rica su verga en mi cuca, es más grande y duele más, pero aún así me gusta. Acto seguido el doctor dio vuelta a la golfita para perforar por su vagina, él enterró su falo hasta casi partir el fondo de su útero, la respiración de ambos era excelsa, sus cuerpos parecían fusionarse en uno solo, las miradas se encontraban y sonreían con malicia. La niña era ahora penetrada con su consentimiento y el médico lo hacía de una forma descomunal. -(Doctor ) Andale putita querías que te cogiera, pues ahí lo tienes. Nunca había follado un culito tan sabroso como el tuyo mamacita. Ni con mi esposa he tenido este sexo tan inimaginable y caliente. La gran golosita solo jadeaba, jadeaba y suspiraba. De pronto se escuchó que tocaban el timbre del consultorio, pero todavía el doctor quería y deseaba seguir penetrando a su paciente, Fue entonces cuando inició un vaivén más rápido y profundo que en escasos 30 segundos se corrió a chorros dentro del útero de Alejandra. El galeno estaba más que satisfecho al igual que su pequeña paciente. Subió sus pantalones y le dio un beso de lengua a la pequeña Alejandra. -(Doctor ) Tú sabes que de esto que hicimos nadie, absolutamente nadie lo debe saber. -(Alejandra ) Mmmm no lo sé! -(Doctor ) Dime que es lo que quieres para que sea nuestro secreto Nuevamente se oía el timbre sonar del consultorio médico -(Doctor ) ¿ Quieres que te de dinero, solo para ti? preciosa ! -(Alejandra ) Sí me das más dinero que el que le diste a mi mamá sí. El doctor abrió su cartera y le mostró los billetes que cargaba. El timbre sonaba por tercera ocasión. -( Doctor ) Un momento, enseguida voy Gritó el médico desde su consultorio La pequeña agarró unos cuantos billetes y sonrió muy alegre. -(Alejandra ) Así está bien doctor. -(Doctor ) Arregla tu ropa y levántate. Un momento Señora El médico abrió la puerta y entró la sra Silvia comiendo su almuerzo. -(Silvia ) ¿Ya terminó doctor? ¿cómo se portó mi hija? -(Doctor ) Es una pequeña muy tranquila y obediente. ¿ verdad Ale que eres muy bien portada y obediente? -(Alejandra ) Siiiiiii El médico libidinoso le dio el dinero que según se había gastado la señora, además de darle para sus gastos de regreso. El doctor Torres lo vio como un pago por el excelente servicio que le dio la pequeña putita en el consultorio. Desde ese instante el médico deseaba y anhelaba las próximas citas de su pequeña y complaciente enfermita.

Autor: RAMSESMX Categoría: Tabú

Leer relato »

Seducido por el pequeño Dylan

2022-09-19


Un hombre de 36 carente de cariño es seducido por un nene de 11.. Me llamo Esteban, tengo 36 años, soy de Uruguay y vivo solo desde que me separé de mi novia, fue ahí cuando mi vida se tornó rutinaria, sin ningún tipo de aventura, era siempre de la casa al trabajo y del trabajo a la casa, mis amigos estaban más ocupados con sus familias y ya no podíamos ni siquiera juntarnos a jugar al fútbol, ni nada. La falta de sexo ya me estaba afectando en casi todos los aspectos, hacia ejercicios en casa para mantenerme activo, nunca fui flaco pero tampoco gordo, un cuerpo normal, mido 1,85 y siempre fui muy velludo; teniendo trabajo, casa, auto propio y no siendo feo no entendía cómo no le gustaba a ninguna mujer hasta que conocí a una chica por una app de citas, era una madre soltera cuarentona llamada Susana que no estaba mal pero tenía tantas ganas de coger que cualquier cosa me venía bien en esos momentos. Quedé con Susana para que viniese a casa el sábado ya que no podía todos los días y, por cosas del destino, en ese momento me llamó mi madre para pedirme, o más bien exigirme, un favor necesitaba que ese fin de semana que encima era largo, cuidase del pequeño Dylan de 11 añitos, el hijo de Gabriela, su amiga de la iglesia que tenía una enorme confianza en mí, ya que ella tenían una actividad con la iglesia a la cual asistirían porque Juan, el novio de Gabriela, la había dejado y ella necesitaba despejarse la cabeza. Cuando mi madre me pide ese favor no lo podía creer y mi madre, justamente, no es del tipo de personas a las cuales le podés decir que no porque automáticamente se ofenden; con todo el pesar del mundo tuve que mandarle un mensaje a mi cita para decir que no podría verla, intenté explicarle y reprogramar el encuentro pero no le importó, me bloqueó y bueno, a seguir buscando pensé… Se hicieron las 19h de aquel sábado, recibí a mi madre que vino con Gabriela y el pequeño Dylan. El niño es rubiecito, bajito para ya tener 11 años, siempre fue muy flaco y simpático, aunque también se lo notaba cabizbajo, me saludó con un pequeño apretón de manos y los hice pasar a los tres. -Te agradezco mucho, Esteban. Ahí a Dylan le dejé plata si necesitan para comprar algo, él ya está duchado y cenado, que no se vaya a dormir demasiado tarde, por favor. Dijo Gabriela mientras por dentro yo pensaba por dentro «me cagaste la cita, perra, vos y el enano de tu hijo», pero le dije: -¡No te preocupes! El nene va a hacer todo lo que vos me decís, pasenla lindo. Y nos terminamos despidiendo. Intenté conversar algo con el niño para que después no le diga a la mamá que soy un amargado o algo así. -Y, Dylan, ¿cómo estás? Pero su respuesta fue un seco: – Bien. El nene no habló mucho, por mí mejor ya que seguía pensando en lo que me había perdido. Total que se hicieron rápidamente las 22h, Dylan se fue a dormir a mi cama y yo ya tenía pensado dormir en el sofá por ese finde. Pasaron las horas y pronto se hicieron las 2 de la madrugada, yo seguía indignado por lo que me había hecho mi madre, perdí a mi conquista, así que ya había decidido que el próximo fin de semana me contrataría dos escorts para que me traten como me lo merezco. Comencé a buscar páginas en mi computadora tirado en el sofá, varías chicas tenían videos sujestivos y me empecé a calentar, por lo cual decidí entrar a una página porno para hacerme una buena paja, total, tenía tiempo para seguir buscando. No econtré ninguna porno buena, así que mi pija se empezó a bajar y el sueño comenzó a hacerse presente, olvidando mi verga flácida afuera quedé un poco adormecido… Todo bien hasta que siento algo húmedo, tibio y rico recorriendo la cabeza de mi verga, una sensación que hace mucho no sentía, que me hizo despertar, como había dejado las luces encendidas abro los ojos y veo que era Dylan que me estaba dando besos y lamidas en el pene, me quedé helado por un segundo y mi automática reacción fue separarlo de mí -¿QUÉ MIERDA ESTÁS HACIENDO? – Grité mientras me subía los pantalones. En ese momento Dylan se asustó, se puso a llorar y me pedía perdón, que no le cuente nada a su mamá y que se quería volver a su casa. -¿Qué mierda estás haciendo? ¿Quién te enseñó a hacer esto? -Perdón, Esteban, perdón. Por favor llamá a mi mamá para que venga a buscarme, quiero ir a mi casa, pero por favor no le cuentes nada, te juro que no lo vuelvo a hacer. -Calmate, Dylan. Pero, ¿por qué estabas haciendo eso? ¡No se hace! Después de unos minutos llorando, logré que Dylan se calmara y volví a preguntarle. -Dylan, ¿Por qué hiciste eso? -Porque extraño a mi papá Juan y con él jugaba a los novios. Cuando dijo eso me quedé helado, si bien Juan no era el papá biológico del nene, fue él quien lo crió… en ese momento se me heló el estómago pero mi curiosidad fue más grande y volví a preguntarle: -¿Cómo que novios? Dale, no tengas vergüenza Dy, vos contame que yo me quedo callado, te lo juro. -¿Me lo jurás en serio? -Sí. -Bueno… cuando mamá se iba, yo me quedaba con papá Juan y me decía que le tenía que dar besitos en el pito para que él se ponga feliz. -¿Y vos lo hacías? ¿Te gusta hacer eso? -Sí, me gusta mucho, me la metía en la boca hasta que me daba la lechita, me decía que ahí estaban mis hermanitos. En ese momento la verga se me paró como no se me paraba hace años, la tenía durísima escuchando el relato de Dylan. La calentura que tenía era enorme, quería ir al baño a pajearme pero estaba escuchando la historia de un niño abusado por su padrastro, la situación era muy excitante y decidí seguir preguntando: -¿Y qué más hacen? -Mirá, papá Juan me daba besitos en la cola, me metía su lengua y también… jiji -¿También te metía su pito por ahí? -Sí, siempre. En ese momento mi pija iba a explotar, la calentura me dio un mínimo de cordura y pensé, si no me pude coger a la mujer esta, por algo Dylan está acá, nunca había tenido interés en los hombres, mucho menos en los niños pero Dylan es una locura, hermoso, tan blanco y flquito, hermoso, parece una niña con el pelo corto. Decidí darle un abrazo. -Vení Dylan, no pasa nada. En ese momento pensé voy a darle un beso en la boca, si me responde bien, sigo adeante sino me voy a pajear y acá termina todo, no quería forzarlo a nada. Le di el beso, se rió y me agarró del mentón y empezó a besarme. -Sos hermoso, Dylan. -Vos también, Esteban. -Decime papi Esteban. -Sos hermoso, papi. -Vamos a tener un secreto vos y yo entonces, Dylan. -¿De verdad papi? Y sus ojos se iluminaron mientras por dentro pensé: Obvio, niño tonto, si alguien se enteraba quien iba a tener problemas sería yo, no vos. Pero le dije -Sí, mi vida. -¡Vamos al cuarto, papi! Me llevó de la mano a mi propia habitación y me sentó en la punta de mi cama, se puso encima, comenzó a besarme apasionadamente, mientras yo con mis manotas peludas apretaba su culito todavía recubierto por la tela de su pijama, me despojó de mi ropa y empezó a tocarme un pezón mientras me mamama el otro pezón, siempre buscando mi mirada, su manito empezó a bajar de mi pecho a mi pija que ya estaba toda mojada y sucia de precum, sus labios y su carita imberbe de niño bajaban por mi cuerpo lleno de vello hasta que me quitó el short que llebaba y empezó a darme besos en el boxer, automáticamente saqué mi pija, la cual empezó a chupar y a chupar con una destreza digna de una prostituta con años de experiencia. -Chupá, putita, seee. Complacé a tu macho, zorra. Cada vez que le recordaba que era una puta, Dylan aumentaba la velocidad de la chupada divinamente, el nene era una máquina, parecía que habia sido hecho para chupar verga, era hermoso. En un momento me tumba en la cama levanta mis piernas y empieza a comer mis huevos con una maestría increible mientras pajeaba mi verga y él tenía toda la cara sucia con su propia saliva de tanto mamarmela. Hasta que en un momento sentí que su lengua delizaba y llegaba hasta mi culo, yo estaba en la total gloria y gimiendo cada vez más, a estas alturas parecía yo el niño y él el adulto experimentado. Me dejó tumbado y él se vino adelante mío, se dio la vuelta, me mostró el culo y me dijo -Comeme mi conchita, papi. Accedí de inmediato, enterré mi cabeza en ese culo mientras Dylan tocaba mi pija, pero me apuré porque me lo quería coger. Dejé todo ese culito lubricado, listo para recibir pija, agarré un condón que tenía listo para la cita fallida y cuando Dylan lo vio, me lo sacó de la mano, lo abrió con su boquita, lo puso en la punta de mi pija y lo deslizó, acomodó todo y yo le acerqué el lubricante, que a estas alturas ya no era necesario pero lo usamos igual. Abrió su culito de nene, sin pelos, bien blanquito e inocente, y empezó a cabalgar, se notaba que era lo que le gustaba, dominar y que ya tenía experiencia en eso. Para probar decidí darle una palmada mientras le decía: -Seee, puta. Fue ahí cuando Dylan empezó a cabalgar fuerte, una delicia como lo hacía y, por lo visto, le gustaba ser insultado. -Seguí, fuerte, puta de mierda! -Ay, siii papi, así, decime más. -Das asco, basura, cabalgá, zorra. Ahí fue cuando decidí darme una pequeña cachetadita a ver cómo respondía, y le encantó. -Dame más papi, dame más. Mientras le pegaba y me tomaba la mano para chuparme los dedos, mientras me seguía cabalgando. Yo estaba en el cielo hasta que Dylan me dijo. -Ayy papi, me hago pis, me hago pis. Pensé que se refería a que realmente se estaba haciendo pis, por lo cual le dije. -Meate encima, mi amor, meate encima para papi hijito hermoso. Y resulta que el niño tuvo un orgasmo, me dejó su lechita en mi cuerpo, yo lejos de repudiarlo, me exitó muchísimo. Dylan ya se habia cansado de cabalgar, pero yo no había terminado, entonces se puso en cuatro, empecé a bombear ese culito hermoso en cuatro por unos escasos tres minutos más mientras escuchaba los gemidos de placer de Dylan, hasta que no pude más y le dije: -Bebé, ahí viene la lechita. Automáticamente, Dylan se dio la vuelta, me quitó el condón y él con sus manitas terminó de pajearme. -Aaarggg, tomá puta de mierda. Le grité Acabé un río de semen en su boca en la cara de ese niño abusado que me regaló el mejor sexo de mi vida, lo que cayó en su carita se lo quitó con los dedos y lo lamió. -¿Te gustaron los hermanitos en la boca, mi ángel? -Siii, papi, me encantó pero ¿vos no me dijiste que eso no se hacía? Me reí y le di una cachetadita en la cara. Dylan se rió y me dio un beso, el cual no rechacé aunque él estaba con la boca toda sucia por mi leche. Ya se habían hecho las cuatro de la madrugada, le dije que nos fueramos a duchar para dormir, me tomó de la mano y fuimos al baño juntos, nos duchamos juntitos, nos dimos muchos besos, me volvió a comer la pija aunque ya ni leche tuve para darle casi. Ya limpios y cansados los dos nos dormimos hasta las 2 de la tarde del domingo, estuvimos cogiendo todo el fin de semana, sólo parabamos para comer y dormir, ahora Dylan viene todos los fines de semana para mi casa, a su mamá le dijimos que nos hicimos muy amigos y ella está feliz creyendo que yo le doy la figura paterna que su nene necesita.

Autor: SPURIOUSVARLOT Categoría: Tabú

Leer relato »

La primera vez de mi prima de 11

2022-09-17


La primera vez que tuvimos sexo mi prima y yo. Hola, este relato paso hace ya varios años, cuando mi prima tenía la edad de 5 años mi tía por parte de mi madre se mudó al barrio muy cerca de mi casa y fue la locura ya que mi prima y yo éramos hijos únicos y mi madre y mi tía eran muy unidas por lo que mi prima era como mi hermana menor, ya que en aquel entonces yo tenía 8 años. Los primeros años cursamos en la misma escuela por lo que siempre salíamos juntos e íbamos a casa de mi tia que quedaba de camino a la mi casa jugábamos un poco a veces ahi mismo comía luego me iba a mi casa. Realmente parecíamos hermanos siempre juntos y siempre cuidaba de ella, ella por su parte jugaba conmigo a todo futbol, Nintendo, escondidas etc, realmente nos llevábamos muy bien. Asi pasaron varios años y cuando entre a la secundaria nos veíamos cada vez menos ya que no coincidíamos en la escuela y mis intereses en juegos eran otros pero todavía de pronto iba a visitarla después de clases o los fines de semana que teníamos una comida en conjunto nuestras familias para este entonces ella cada vez que me veía me brincaba con sus manitas rodeando mi cuello a darme miles de besos pero yo ya era un «joven» y eso era para los niños pequeños pero a ella eso le gustaba porque me hacía enfadar. Hasta este punto yo la seguía viendo como mi «hermanita menor». Esto cambio cuando a sus 11 años y yo con 14 años fui en una de tantas visitas a su casa después de la secundaria como siempre me vio y me brinca al cuello llenándome de tantos besos pero esta vez fue diferente… me gusto el calor de su cuerpo, me gusto su cercanía, su olor disfrute cada beso, disfrute su pecho con el mío y sus brazos rodeando mi cuello, me toma de la mano y me dice: «vamos a jugar anda!!» con su siempre sonrisa pintada en su hermosa y cálida cara, ella era muy blanca con pequitas en las mejillas, era delgada muy estilizada parecía una gacela con un traserito respingado hermoso tan pronto llegamos al patio y empezamos a correr uno detrás del otro y a pegarle a una pelota, era como en los viejos tiempos cuando ella tenía 5 y yo 8 solo que ahora disfrutaba repegarme a su trasero, buscaba quitarle la pelota desde atrás de ella para repegarme una vez más, sentir su trasero en mi entrepierna entre ese juego de pronto sale volando la pelota y me pega en mi entrepierna… caigo rendido por el dolor y ella festeja haberme pegado y tirado pero al ver que me dolia se acercó y me pregunta si me dolió a lo que respondo que mucho, que me pego en mis partes «privadas» dejo de reír y se quedó seria mientras yo me seguía retorciendo del dolor y paso el «milagro» me dice quieres que te sobe para que no te duela, en ese momento deje de pensar en el dolor y todo solo vi su cara y sus hermosos ojos y lo morboso que seria que me tocara le dije que me ayudara a parame y nos fuimos detrás de una barda para que nadie nos viera y ahi le dije anda ahora sóbame ella torpemente me empezó a sobar, yo ya estaba totalmente erecto y ella lo notaba me decía está muy duro yo solo le decía sigue sobando que me duele mucho por tu culpa, me producía un poco de dolor por mi erección y la manera brusca de como lo hacía entonces di un paso más y le dije: estás haciendo que me duela más te dire como, enseguida tome su mano y la empecé a guiar desde mis bolas hacia arriba despacio una y otra vez al ver que ella era dócil y no decía nada me atreví a dar un paso más y le dije : quieres ver cómo es? ella no respondió nada solo volteo a mirarme y volvió a ver su manita y como se marcaba mi pene en mi pantalón del uniforme de la secundaria, yo entendí ese gesto como que si y rápidamente me lo saque y le tome su mano para que siguiera «sobándome» mi pene ya escurría líquido que limpie hábilmente con mi mano para que ella no se manchara, ahora le enseñaba distinto como hacerlo tome su mano y la hice rodear mi pene con su manita y así ella empezó a mastúrbame, ella no decía nada, no hacia ningún gesto solo miraba mi pene como hipnotizada, mi pene estaba de nuevo chorreando ya, yo le decía que como sentía muy rico por eso salía ese líquido y que significaba que lo hacía muy bien y que me gustaba mucho como lo hacía esto pareció gustarle porque inmediatamente se enfocó más en la masturbación yo estaba a punto de estallar no resistía más le dije que lo hiciera más rápido y que no se detuviera rápidamente empezaron a salir chorros de semen ella quiso quitarse y le tome la mano para seguirla guiando en la cima de mi corrida. Mi mano y su mano estaban llenas de semen un poco su vestido escolar ella se molestó un poco y me decía cochino mira que me ensuciaste de tu pipi yo rápidamente lo mostré que no era pipi y hasta la convencí de olerlo y probarlo para que se diera cuenta que no era pipi, le dije que ese era nuestro secreto y que nadie debería de saber eso o la castigarían y no la dejarían jugar conmigo nunca, le di las gracias por sobarme y la llene de besos como ella a mí. El día era joven y con lo que paso estaba más animado que nunca y mi prima por su parte parecía muy contenta y la vida me sonreía una vez más, sale mi tía y nos dice que nos quedaremos solos porque ella y mama irán a ver a la abuela y regresan por la noche mi prima y yo nos quedamos mirando y ella salió corriendo gritando «super jugare con mi primo todo el dia!!!» yo contaba los segundo para ver salir a mi tia, tan pronto oi la puerta cerrarse corrí tras mi prima para pedirle que me la volvería a sobar a lo que respondió ella que no, me molesto eso y le dije bueno pues entonces no jugaremos y entre a la casa esperando que ella volviera detrás de mi rogando que jugáramos, entre a la casa y fui directo a la sala a encender el televisor me sente en sofa y a los pocos minutos entro ella se sentó a mi lado y me dijo no te enojes si te la sobare tan pronto dijo eso y me la saque rapidísimo y ya estaba erecta, ella se recostó en el sofa apoyando su pecho en una de mis piernas y quedando a 20 cm su cara de mi pene y como había aprendido hace apenas una hora empezó a masturbarme rápidamente mi pene empezó a chorrear y ella cada gota la limpiaba con su mano y seguía pero yo quería más y le dije ahora hazlo con la boca para sentir más rico ella se negó y dijo no huácala a lo que respondí bueno pero entonces me ire y te quedaras sola, ella me respondió no te vayas no me gusta estar sola y le dije ya te dije que tienes que hacer; le dije es como cuando me besas por toda la cara es igual bésala por todos lados como si fuera mi cara ella accedió y empezó a besarla por todos lados le dije ahora abre la boca y métela dentro como si fuera una paleta «chupirul» (unas paletas en forma de un cono largo) y así empezó yo estaba en el cielo no podia crearlo, se sentía tan bien el calor de su boca y ella lo noto porque me dijo está saliendo más liquido lo siento en mi lengua le conteste que era porque me gustaba mucho como lo hacía que siguiera y ella seguía y seguía, algo torpe solo chupaba la cabeza y con una mano me masturbaba pero era la gloria para mí y le dije ya me va a salir la leche no te vayas a quitar porque vamos a manchar todo y tu mama se enojara tienes que tomarte todo y hazlo más rápido, no vi su rostro pero obedeció al pie de la letra fue la corrida más rica hasta ese momento aunque ya había terminado ella no se detenía mi pene estaba super sensible y ella seguía chupando y me dice ya me canse y vi que se los había comido toda la leche, se limpió la boca con su mano y me dice ya me canse, podemos descansar, la abrace y le dije claro que si, le pregunte si a ella le había gustado y me dijo que si y que la leche sabia dulcecita. El día seguía siendo joven y a los 14 años tienes todas las ganas Asi que la deje descansar como 5 minutos y le dije quieres jugar a otro juego de adultos como el de ahorita? ella respondió sin dudarlo si!!! rápidamente puse mis manos en mis piernas para indicarle que se sentara y ella obedeció rápidamente y se sentó le dije quítate la blusa y ella obedeció le dije quítate todo lo de arriba para poder jugar ella dudo un minuto pero lo hizo la sente encima de mi pero viéndonos de frente y le dije cierra los ojos, ella rápidamente cerro los ojos y empecé a chuparle los pezones ella suspiro profundamente, le pregunte si le gustaba y si podia seguir jugando ella acento con la cabeza y seguí cada vez mas rápido y cada vez más fuerte, ella se quejó un poco diciendo que le dolia pero yo estaba muy caliente e hice como si no le escuchara y seguía chupando una y otra vez en uno y luego me cambiaba al otro, mi pene ya estaba duro de nuevo y lo acomode para ponérselo entre sus muslos le pedí que se quitara también la parte de abajo para seguir jugando y ella rápidamente se lo quito todo y se colocó de un brinco arriba esperando que le siguiera chupando los pezones yo estaba super caliente y ella roja roja de su cara, su cuello, su pecho mientras yo seguía chupando sus pezones mientras intentaba darle puntadas con mi pene es su vagina, le dije quieres jugar otro juego y ella agitada me dice este me gusta mucho sigamos jugando que me besas los pezones le conteste si claro que seguiré haciéndolo solo quiero que te introduzcas mi pene dentro de ti, ella me dice como lo haremos? le respondo solo siéntate en el y lo pongo en la entrada de su vagina hasta que este todo adentro, ella duda de nuevo un minuto y dice bueno pero solo si no duele, le respondí claro si te duele dejamos de hacerlo y puse mi pene en la entrada de su vagina mi pene ya chorreaba un montón y se puede decir que entro fácil una parte y ella dijo duele, la abrace y le dije aguanta poco y ya no dolerá abrázame fuerte para que te duela menos ella así lo hizo mientras yo empujaba para que entrara más sentir su estrechez, su calor y la verdad me éxito un poco el dolor que ella sentía y no pude resistirme más y la penetre con más fuerza, ella ahogaba su dolor en mi pecho apretándome más y yo embistiendo una y otra vez desde abajo casi ya en el piso donde nos deslizamos del sofa poco a poco sentí que ya no me apretaba ni me clavaba la cara en mi pecho ahora estaba serena solo pequeños gemidos/pujidos cuando entraba y termine dentro de ella a diferencias de mis dos orgasmos anteriores este si me dejo exhausto le pregunte si le había gustado nuestro «juego» y respondió que al principio le dolió pero que después sintió rico. Así fue la primera vez de muchas que tuvimos, espero tener la oportunidad de contarles las demás cosas que hicimos juntos.

Autor: MR80MTY Categoría: Tabú

Leer relato »

Bañando a mi primito de 6. Part. 11

2022-09-17


Daniel gemía como todo una putita siendo atravesado por una Verga tan gruesa, mientras su padre seguía dormido de borrachera, y su hijo pues ya había aguantado 2 vergas dentro de su pequeño culo…. Cabe recalcar el que padre de Dani no es el mismo que el de David. Es un hombre blanco, ojos claros. Cabello café oscuro y alto alto. Usaba barba, color café también. Sólo nos saludó y dijo que Dani lo tenía fastidiado diciendo que quería venir a la piscina. La verdad Carlos y yo estábamos un poco callados porque tremendo susto que nos pegamos al ver llegar al papá de Dani junto él y su hermano. Pero todo estaba bien. David tenía puesto un short blanco y una camiseta, mientras el papá de Dani sólo jeans y una camisa normal. Pude notar de dónde Dani sacó sus nalgotas pues tenía muy buenas nalgas sobresaliendo de su pantalón. Salí de la piscina a servirle algo de tomar al papá de Dani. Claramente se podía ver cómo marcaba mi pene de lado en los bóxers mojados. Pude sentir como se percató de eso. A todas estás David se había metido con su hermano y Carlos en la piscina, la verdad es una piscina algo grande así que tenía a Dani junto a él. Yo simplemente me quedé fuera hablando un rato con su padre e invitándolo a entrar a la piscina también, él dijo que no y seguía tomando, muy rápido la verdad. Estuvimos un buen rato hablando entre todos y disfrutando. Carlos, Dani y David siempre estuvieron en la piscina. Hubo un momento en el que mi pequeño primo dijo que quería hacer pipí. Obvio su padre le dijo que no lo hiciera en la piscina y salió de esta para ir al baño, su papá lo fue a acompañar. Yo no había notado nada sólo que en su pequeño bañador se notaba su penecito duro. Luego de unos pocos minutos volvieron, la verdad el padre de Dani estaba ya pasado de tragos. El pequeño Dani corrió nuevamente a la piscina mientras Carlos se levantó un poco para cargarlo y meterlo a la piscina dentro de sus bóxers verdes pude notar su grueso pene completamente duro. Le pelee los ojos y le hice señas volteando a ver al borracho del papá de Dani, que no había notado nada. Yo seguía afuera apunto de ponerme duro pero estaba aún asustado de que el padre de mi primito notara a todos duros. El seguía tomando y yo igual aún nervioso viendo de reojo a la piscina. El estaba sentado de espaldas a la piscina, yo era quien podía verlos. A todas estas Carlos alza un poco al pequeño Daniel y logró ver sus blancas nalgas expuestas, estaba sin ropa en la piscina. Estaba súper nervioso aunque el papá de Dani ya estaba súper borracho. Era muy morbosa la situación, su padre tomando a espaldas de una piscina donde su pequeño hijo estaba con 2 hombres desnudo, se pudo escuchar un quejido seguido de un “ay” saliendo de la boca de Dani, su padre volteó a ver y su hermano sólo dijo que lo había golpeado sin querer poniéndose al frente del nene y Carlos, ya que mi pequeño primito seguía encima de él, yo estaba sudando en frío en esos momentos, la verdad su padre volteó nuevamente y siguió tomando un poco somnoliento. Yo seguía viendo desde lejos con el corazón acelerado imaginando el porqué de aquel quejido y tratando de no poderme más duro, veia los movimientos de mi amigo, mi primito y su hermano mayor en la piscina, y también al padre de Dani ya con los ojos cerrados, dormido. David estaba muy cerca de Carlos y Daniel, casi como un sándwich. Wow vaya sorpresa cuando veo a David dando el primer paso y besa súper rico a Carlos en la boca, un rico beso de lengua entre mi mejor amigo y mi primo, y cómo era de esperarse Dani al ver eso quería también un beso, su hermano volteó a chequear que su padre no viera nada, yo por otra parte le hice señas de que estaba dormido. Se acercó a su pequeño hermano y lo empezó a besar apasionadamente, todo esto mientras seguía en movimiento encima de Carlos, yo estaba casi mordiéndome los labios y acariciando poco a poco mi verga morcillona en mis bóxers, mi pequeño primito quería un beso de Carlos pero por el tamaño era algo complicado así que mi amigo se levantó por completo, el agua ya no los cubría desde sus músculos hacia arriba, se podía ver al pequeño desnudo alrededor de su cintura, sus nalguitas blancas y las grandes manos de Carlos en ellas, el cuerpo de Dani estaba tapando su pelvis pero si pude ver algo de sus bolas, David ayudó a Dani cargándolo en el mismo lugar y levantándolo más hacia la cara de Carlos, en cuanto lo hizo, lo que se veía de las bolas de Carlos se convirtieron en su tronco y de un tiron se vio su trozo de carne gruesa, la cual estaba bien adentro de Dani. Salió disparada de su interior. Carlos estaba besando súper rico a Dani mientras su hermano lo tenía agarrado para llegar bien a sus labios. Se veían enormes ellos 2 de pie en la piscina con el pequeño Daniel en brazos y ambos súper duros. David ya no tenía nada de ropa. Estaba completamente desnudo. De hecho los 3 estaban desnudos a pocos metros del padre dormido del pequeño. Carlos en un movimiento tomó a Dani y lo bajó, mi pequeño primito quedó justo con su cabeza en la gruesa verga de Carlos y en la de su hermano mayor, yo los veía y también veía de reojo a su padre, que seguía dormido, David tomó las manitos de su pequeño hermano y la guió hacia su Verga y la de mi amigo, Dani tenía en ambas manos 2 vergas adultas que casi no podía agarrar, Carlos se acercó más a mi primo mayor y empezó a besarlo mientras mi pequeño bebé masajeaba sus vergas. Se veía un contraste de color muy rico, mi amigo moreno, mi primo blanco y nuestro pequeño aún más blanco, en sus manitos un pene color rosita y otro color moreno, buen servido estaba Dani. Me sorprendió un poco cuando Daniel sin pedirle tomó la verga de su hermano y la llevó a su boca, metiendose el glande de esta en su pequeña boquita, y succionando esa rica verga. Eran 18 cm de carne blanca, delgada y con una cabeza rosadita. Dani ya podía meterse más de la cabeza en su boquita ya que no tenía muy grande el glande, yo seguía tocándome a través del bóxers pendiente de que su padre no se encontrara con tal sorpresa, me paré y me acerqué a él, y seguía completamente dormido, para nuestra buena suerte. Cuando vuelvo a ver a mis primitos y mi amigo, ya Daniel tenía en su boca, la morena verga de 16 cm de Carlos, tuvo que soltar la de su hermano para poder ayudarse porque con su manito casi no podía agarrar su grueso pene. La cabezota casi no entraba en su boquita de lo grande que era. Se veía enorme, en la cara de mi niño, su hermano tenía su mano en su cabeza y lo empujaba poco a poco a la verga de Carlos, yo no aguante más y me acerque a ellos, aún pendiente del padre de Daniel, me quité el bóxers y lo tiré quedando completamente desnudo también. Me acerqué a ellos 3 y los abracé para juntarme mejor con mi primo y mi amigo “ya tienes otra anaconda más mi amor, ahora tienes 3” le dije. Dani soltó la verga de Carlos y se metió la mia en su boquita, que rico cuando empezó a mamar y dejarla llena de saliva, yo tomé mis manos y empecé a tocar las de mi primo y Carlos, y darle ricos besos con lengua a cada uno. Estaba completamente excitado, mi mejor amigo y mis 2 primitos para mi solo. Hasta yo mismo casi no podía agarrar bien la gruesa verga de mi amigo, vaya que Daniel era una putita. Lo quité de mi pene y le dije que se recostara de una parte de la piscina para ver cómo tenía ese culito. Lo abrí y pude ver el culito rosadito y abierto. Parecía una lata de cerveza, llamé a David y le dije que lo cogiera, pero que se lo metiera poco a poco porque quería ver cómo le entraba y cuanto le entraba. David se acerco y puso la cabeza en el culito de Dani, y fue empujando poco a poco, Carlos y yo estábamos viendo y masturbandonos como esperando nuestro turno en una fila, había mucha luz, nunca había visto todo esto tan claro. Así que veo cómo entró su cabeza y poco a poco fue entrando esa barra de carne blanca. Su verga era larga, pensé que no le estaba toda. Porque nunca había visto bien, vaya fue mi sorpresa cuando su culito se comió la mitad de la verga. David le daba súper rico con sólo la mitad dentro, y metía más y más. Ya sabía que se lo cogía bien pero pensé que quedaban 2 cm afuera. Pero me acerqué un poco y David pegaba sus vellos marrones en su culito. Literal cada cm estaba bien dentro de Dani, yo veía su carita cada que su hermano pegaba su pelvis de él y estaba rojito, si entiendo todo eso en su interior. Luego de un bombeo rico y unas cuantas metidas y sacadas mi puberto primo se vino dentro de su hermanito, dejándolo full de leche. La cual salió poco a poco de su culito embarrado en su semen, la fila continuó y Carlos utilizó la leche alojada dentro de Dani como lubricante, acercó su grueso pene y clavo de una su glande, Dani se quejó un poco pero lo demás fue resbalando como mantequilla. Se veía súper apretada la gruesa verga de Carlos en su interior, no podías creer que un nenito así pudiera aguantar tal grosor, las bolas de mi amigo era lo único que podías ver. 16cm de carne gruesa estaban alojadas en su interior. Daniel gemía como todo una putita siendo atravesado por una Verga tan gruesa, mientras su padre seguía dormido de borrachera, y su hijo pues ya había aguantado 2 vergas dentro de su pequeño culo… Yo seguía embobado viendo a mi pequeño siendo penetrado, ya no era el mismo niño tierno que bañaba en el baño, se ha convertido en una putita. Con sus ojos entrecerrados y su boquita igual, sintiendo en su cintura unas manos enormes de hombre adulto y dentro de él una anaconda limpiadora…Al subir la mirada a vigilar al padre de Dani, noté que mi primo David estaba sigilosamente casi sobre el, le hacía señas desde la piscina de cómo que diablos hacía. Pero el padre de Daniel estaba dormido, David poco a poco le desabotonó el pantalón, y bajo un poco su ropa interior, con mucho cuidado y dejó ver su pene, blanco, grueso y cabezon. Estaba flácido imagínate cuando creciera, se agachó sigilosamente y empezó a moverlo lentamente. A todas estas Carlos también estaba mirando la escena. Excepto Dani, que aún disfrutaba tener la verga de Carlos en su interior. Ello que estaba pasando le tenia a mil, entre susto y morbo. Mi primo mayor de llevó el pene del padre de su hermanito a la boca y empezó a mamarlo poco a poco, que cerdo que era mi primo David, y pues Carlos sorprendido dejo de moverse pero aún estando dentro de Dani. El pequeño Daniel al notar que no se movía, abrió sus ojitos y se encontró con que su hermano mayor estaba mamando la verga de su padre. Escuché fue como cuando sacas algo de repente sin cuidado. Y bajé la mirada, Daniel se había sacado el pene de Carlos de dentro y fue también sigilosamente hacia su padre y su hermano. David le hizo señas de que no hablara y fuera callado. Y así el pequeño obedeció. La verga de su padre estaba media dura pero no del todo. Quizá por el alcohol, pero David seguía mamando, pensé que Dani solo quería ver por curiosidad pero luego le hizo señas a su hermano para que se quitara. Su hermano dejó de mamar y lo miro extrañado, y Daniel tomó en sus pequeñas manos el pene que le dio la vida y metió el glande en su pequeña boca el cual ni cabía bien, porque era muy gorda, incluso mas que la de Carlos. No se si fueron las manitos y la boca pequeña pero aquella verga ahora si se empezó a poner dura. Los 3 más grandes nos miramos perplejos. David a Carlos y Carlos a mi. La verga de su padre estaba en completa elección y parecía de actor porno, era larga muy larga, incluso capaz igual a la mía pero era tan gruesa como una lata de cerveza. Era rara un poco, gruesa enormes desde la cabeza hasta cómo la mitad y bajando a un poco más delgada, parecía una serpiente cuando se come algo y queda en su interior. Cómo era de esperarse Daniel dejó de mamar pues no le gusta mucho, cuando iba a hablar me acerqué rápidamente para que no hablara tan fuerte y lo aleje de allí, me dijo que quería que la anaconda de su padre lo limpiara… me quedé pensando porque iba a ser complicado que le entrará,hacer que se lo cogiera y tratar que no lo despertáramos. Le dije que no se podría y estuvo a punto de llorar, así que no me quedó de otra que aceptar, pero debía dilatar mejor ese culo. Y pues ya estaba mejor dilatado en profundidad con David. Y dilatado en grosor con Carlos, ahora hay que dilatarlo con ambos. Y nada mejor que mi anaconda de 21cm. Le comí su culito un rato, no mucho porque estamos apurados también, sentí el sabor de la leche de mi primo y Carlos sin saberlo también se había venido. Me senté pegado de la piscina y le pedí que se sentara, mi niño tomó mi pene en sus manitos y lo llevo a su culito previamente cogido, y se fue sentando. Se sentía mojado, muy mojado por dentro. Solito se fue sentando hasta que sintió mis palos en sus nalgas. Se quedó quieto un rato acostumbrado de a tenerlo todo dentro. Yo le abrí las nalgas con mis enormes manos morenas y le dije. Que si quería que entrara en su padre el mismo debía sacarse y meterse mi pene muchas veces. Si lo aguantaba así podría aguantar aquello. Dani afirmó con la cabeza y poco a poco se fue parando, con sus manitos agarrando lo que lograba salir de su interior. Y al llegar a la cabeza se sentaba bruscamente, se sentía tan rico. Le dolía. Se que le dolía, sus lágrimas caía cada que lo hacía y más si lo sacaba con todo y glande pero seguía haciéndolo, sólo porque quería hacerlo con su padre. Creo que ya estaba listo, así que sin mucho preámbulo, lo tomo y lo lleve cerca de su padre, su hermano David estaba haciendo un buen trabajo llenándolo full de saliva con su boca. Los 3 quedamos acomodamos a su padre en la silla de manera que quedará perfectamente sentado y listo para que alguien se sentara encima, parecimos un culto, los 3 alrededor desnudos con las vergas duras, su padre dormido de borrachera con la verga a reventar y su pequeño hijo con ganas de meterse una cuarta verga en su culo. Yo cargue a Daniel y le dije que abriera las piernas, lo senté encima de su padre antes para ver si si peso molestaba un poco y pues, seguía igual de dormido. Puse a Daniel sentado de frente a su padre y dando la espalda a nosotros, su verga babeada, pegaba en el culito de su hijo. Agarré su pene con mi mano y wow, ni yo casi podía agarrarlo, y mientras Carlos y David miraban detalladamente, abrí las nalgas de Daniel y lleve la verga de su padre a su agujerito, escuché a mi pequeño soltar un auch. Y lo peor es que no había ni entrado la cabeza, le dije al oído que se relajara y que hiciera como para ir al baño, yo lo ayudaría a sentarse. Lo tomé de la cintura e hice presión, abajo David se había acercado para tomar el pene de su padre y mantenerlo recto. Entró la cabeza completa en su culito , Dani tenía los ojos cerrados y apretados durísimo, una de mis manos la dejé en su cintura y con otra abrí sus nalgas. Aquello se veía como cuando intentas meter algo en un lugar donde sabes que no cabe, al abrir sus nalgas y Daniel respirar un poco su culo bajó metiendose más y un poco de la parte más gruesa… se veía a punto de partirlo en 2, creo que Daniel ya no podía con eso, y le dije que mejor ya no, había dicho que estaba bien pero luego antes de quitarlo, me dijo que no. Que quería seguir, ni siquiera podía moverse así que yo empecé a moverlo a mi ritmo encima de la Verga de su padre. Se veía a punto se reventar el culo en 2, y tan solo tenia la cabeza y algo más dentro, y se escurría la leche lo cual creo que ayudó porque logró clavarse hasta la mitad. Y su cuerpo se debilitó casi se desmayaba y casi nos desmayamos nosotros cuando su padre empezó a moverse y tuve que desensartarselo de su verga inmediatamente…. Amigos espero les guste, ya saben que pueden escribirme por Telegram para compartir experiencias e ideas @AngelSinAureola, los espero para morbosear un rato. Saludos. Recuerden AngelSinAureola en Telegram.

Autor: ELANGELSINAUREOLA Categoría: Tabú

Leer relato »

La vida de mi hijo adoptivo parte 2

2022-09-15


Lo miro para ver que realmente este tratando de aguantarlo en su garganta mientras paso mis dedos por su cabello. La vida de mi hijo adoptivo Parte 2 Esta historia es completamente ficticia. Incluye sexo entre adulto y menor abstenerse de leerlo a quién no le guste ——————— El pequeño tenía ya la cabeza de mi verga dentro y yo debo controlar mi impulso de agarrar su cabeza y meter mi miembro hasta su garganta. No quiero lastimar al niño, pues no sé nada de él, pero mis deseos perversos y sádicos están probando los límites de mi moderación. «Uffff, nene… eso se siente muy bien», gimo mientras chupa la cabeza de mi miembro. Siento su lengua lamiendo la parte inferior, así que aplicó presión para que se deslice unos 3cm más de mi verga dentro de su boquita. Su labios y boca lo aceptan sin problema, ¡pero qué deliciosa y pervertida vista! Lo dejó que se ajuste por unos pocos minutos para que sienta lo que es tener una verga de macho llenando su boca. «Es hora de ir un poco más profundo, bebé», digo. Mientras empujo su cabeza sobre la cama hasta que golpeo su garganta y se atraganta un poco. «Está bien, bebé, subiré un poco, pero mantén la punta en la boca». Él se desliza hacia arriba mientras su saliva cubre mi verga permitiendo que sus labios se deslicen más fácil. Me pongo de lado y lo giro un poco a el con la cabeza de mi verga en su boca.Agarro su cabello y digo «déjame tomar el control bebé» Y empiezo a deslizar su cabeza en mi miembro presionando hacia abajo hasta que empieza a ahogarse y retiro su cabeza al inicio, hasta la punta de mi verga. Hago esto varias veces, y cuando tiene solo la cabeza de mi miembro le indico que la chupe y beba el líquido que sale pues es una mielesita también rica y vitaminada. Lo empujo hacia abajo, y cuando llego a la parte posterior de su garganta le pregunto: «¿quieres que te lo meta un poco más profundo?» y obtengo un Empujo su cabeza aún más presionando mi verga contra la parte posterior de su garganta, él inmediatamente se atraganta y trata de safarse, pero lo mantengo firme durante unos segundos.Lo saco hasta la cabeza para que tome un poco de aire y, tan pronto como lo hace, lo empujó hacia abajo hasta que mi verga pasa a su esófago suave como la seda. «Uffff siiii que rico» gimo mientras se hunde en él. Él está entrando en pánico y luchando pegando sus manitas en mis grandes muslos, por lo que lo jalo hacia arriba hasta la punta. Tiene lágrimas corriendo por sus mejillas por el esfuerzo, pero yo solo lo empujo hacia abajo y empujando mis caderas con algo de fuerza hasta que mi verga está en su garganta otra vez, entrando unos 10 cm de mi miembro grueso. Sus arcadas se intensifican, puedo sentir lágrimas goteando de su rostro sobre mi ingle, así que lo saco completamente de mi verga y lo dejo tomar un respiro. Él jadea y se ahoga un poco, limpiándose los mocos de la nariz y las lágrimas de su cara. Lo agarro del pelo otra vez pero él se quita, lo agarro de la cabeza y lo guío hacía mi verga llena de saliva y le digo: «dijiste que querías alimentarte de miel de hombre para ponerte fuerte y grande ¿te estás echando para atrás?» Piensa por un segundo y luego niega con la cabeza abriendo su boca. Le empujo la cabeza hacia mi verga, esta vez un poco más rudo, castigandolo por haberse quitado anteriormente. Cuando entro en su garganta muevo mis caderas para meterle unos 14cm profundamente y de golpe. Se retuerce, me empuja, trata de alejarse pero soy más fuerte que él y no va a ninguna parte. Lo castigo manteniéndolo asi un poco más de lo que haría normalmente; el sonido de él atragantándose y vomitando llena la habitación, los músculos de su garganta tienen espasmos y al hacerlo hacen que mi verga se sienta increíblemente bien. Le suelto la cabeza y él sale disparado de mi verga jadeando por aire. Después de que recupera el aliento, le digo: «Ok, bebé, chúpala…pero tú tienes el control ahora ¿Te parece?» Mientras me acuesto completamente en la cama. Se limpia los mocos y la cara, y asiente con la cabeza. Toma mi miembro erecto y se lo mete a la boca. Veo sus labios estirarse alrededor de mi verga deslizándose hacia abajo hasta que él llega a la parte posterior de su garganta y luego vuelve a subir, pero me aseguro de detenerlo para que mantenga la cabeza de mi verga dentro. «Lámelo bebé» le digo mientras desliza su lengua alrededor de la cabeza de mi miembro. «Ufff si, bebe, así». Vuelve a bajar y luego comienza a moverse de arriba a abajo sobre mi verga. «UTA siii asi» Gimo cuando siento que mis bolas se agitan de nuevo. Lo saco de mi miembro, y me mira con curiosidad, así que digo: «Todavía no quiero alimentarte bebé, tu boca se siente increíble «. Él muestra una sonrisa ante el cumplido, luego le digo que lama y chupe mis pelotas. Así que empujo su cabeza hacia mi saco de bolas y él se sumerge en ellos lamiéndolos con su lengua. Lo suelto por unos minutos mientras lame cada centímetro de mis bolas peludas con su lengua caliente hasta que se sienten empapadas. Lo guío de regreso a mi verga donde trabaja en ella durante varios minutos. «Estás listo para la miel de Superman, bebé», le pregunto mientras agarro su cabello. Lo escucho dar otro «mmhju» mientras tomo su cabeza con mis manos para llevar el control y le empiezo a coger su boquita con mi verga palpitante. Lo saco lo suficiente para que sus labios se deslicen sobre la cabeza de mi verga y luego vuelva a entrar mientras me vengo; así por unos minutos hasta que no puedo más «Uuuufff me vengo, toma la miel de Superman bebe». Mi semilla se deposita en su boca mientras grito en éxtasis diciéndole: » Tragalo todo»….. La carga es más pequeña que las dos últimas corridas pero todavía tiene dificultad para tomarlo todo, ya que comienza a filtrarse por las esquinas de su boca. Cuando termino, mantengo su cabeza para que mi miembro se quede dentro de su boca mientras mi cuerpo se estremece por mi orgasmo. «Ufffff bebe, eso estuvo increíble… lo hiciste como un profesional», le digo mientras lo acuesto a mi lado. Él sonríe por el elogio. «vamos a tener que seguir haciendolo para que lo puedas tomar todo en tu garganta sin que te ahogues» le digo mientras paso mis dedos a través de su cabello «así podrás hacer que Superman se sienta muy bien y pueda darte más miel que te hará grande y fuerte… quieres eso, ¿verdad?» Él asiente con la cabeza enérgicamente mientras me inclino para besarlo de nuevo. Acaricio su pecho suave pero pegajoso, juego con sus pequeños pezones lo que le provoca cosquillas y risa, pero no sé aparta de mis labios. Sé que lo sigo diciendo, pero él es tan lindo que siento como si fuera un sueño, tener a este niño en mi cama. Se estaba haciendo de noche, y él probablemente debería estar en su casa. Tenía muchas ganas de tomar su culo en este momento, pero si intentará correrme de nuevo, él podría estar en una sesión larga de una hora o más y eso puede ser demasiado para los niños las primeras veces. Muchos se preguntan cómo se puede mantener y seguir siendo un semental. Es fácil, elevar la testosterona, las pesas, una adecuada alimentación, un precursor natural de testosterona, y ser muy perver, es lo necesario. Le pregunto si esta listo para irse a casa y niega con la cabeza, así que le pregunto a qué hora suelen cenar, suponiendo que su familia lo espera para la cena, y dice: «alrededor de las 9» Miro el celular y son las 7:25 , asi que contemplo que hacer. Me doy cuenta de que está presionando suavemente su penecito contra mí y recuerdo que aún no se lo he mamado, así que lo hago rodar sobre su espalda, le abro las piernas y me arrodillo entre ellas, me agachó y tomo su pequeño miembro en mi boca. Su cabeza se agita con un jadeo fuerte ante la sensación de mis labios envolviendo su pequeño pene de niño, quizás es su primera mamada que le dan. Cuando deslizo mi lengua alrededor de su pene, él aprieta las sábanas mientras deja escapar un fuerte gemido. Gimo de placer también, mientras lo succiono y realmente me tomo el tiempo para asegurarme de que sienta todas las sensaciones imaginables. Meto su pequeño saco de bolas en mi boca también, lo que hace que sus manos golpeen el colchón frenéticamente, quito mi boca y pregunto : «¿Estás bien bebe?» O no puede pronunciar las palabras o no está seguro de qué decir, en lugar de eso empuja sus caderas hacia mi boca invitándome a continuar. Vuelvo a chupar duro y rápido listo para enviarlo al borde en un estado de felicidad. Lo veo apretar más fuerte las sábanas, lo que indica su inminente orgasmo, lamo su pequeño pene erecto sintiéndolo contraerse en mi lengua, el pequeño hace leves empujones de su pelvis en mi boca. Pienso a mis adentros, < cuánto desearía que estuviera produciendo esperma> para un nene de esa edad solo sometiéndolo a un proceso hormonal. Dejé mis pensamientos ya que el niño estaba convulsiónando de placer, estaba teniendo su segundo boyorgasm ( para mí suena mejor en inglés, que orgasmo de niño). Después de su corrida seca subo a su boca para besarlo, mientras él imita la forma en que lo besé antes, metiendo su lengua alrededor así que deslizo mi lengua en su boca y ruedo encima de él. Aguantó un poco mi peso, pero la intención es que él sienta mi cuerpo grande sujetándolo a la cama sabiendo que es impotente para moverse hasta que yo se lo permita. Continúa besándome mientras pruebo su boca con mi lengua; siento sus manitas recorriendo mis costados y mi espalda. Estoy empezando a ponerme duro de nuevo y estoy seguro de que puede sentir mi verga presionando su pierna; empiezo a moverme un poco deslizándome ahora entre su pierna y la ingle, mientras él comienza a moverse. Como dos adultos en pleno faje. «¿Estás solo en casa la mayoría de los días?», le pregunto a lo que niega con la cabeza. «Mi mamá no trabaja» me dice. Así que le pregunto por su papá «No tengo papá.» Dice. «O vaya», digo. Ahora con curiosidad de cómo mamá paga los gastos y demás, mientras me lo sigo fajando. «Entonces, ¿qué hace mamá todo el día?» Se encoge un poco de hombros y luego dice: «ella tiene a sus novios en casa». y pasan el rato en su habitación». Dice el pequeño. «Ya veo»le digo Pensando en que no entiende lo que es la prostitución y estoy 99% seguro de que eso es lo que está describiendo. «¿Estos hombres alguna vez pasan el rato contigo?»le pregunto. Él mira hacia otro lado con un poco de incertidumbre en sus ojos pero diciéndome lo que necesito saber, así que acerco su cara a la mía «¿Alguno de estos hombres alguna vez te lastimó?» Pregunto severamente. Se ve un poco asustado por el cambio en mi tono y luego niega con la cabeza. «A algunos de ellos les acaricio y chupo su pene, hasta que sacan su miel de hombre». «Ya veo.» Ahora entendía por qué su curiosidad, el por qué no se espantaba. Ya conocía varias vergas y también había probado el semen de varios. Por eso no le disgustaba. Digamos ya había tenido su despertar sexual. Me gusta y me calienta cuando a los niños los cogen por dinero, especialmente cuando están en una edad tan pequeña que no entienden lo que está pasando. Y claro que he compartido algún nene con algunos de mis amigos, pero nunca por dinero, por dos razones no me hace falta y lo hago por más placer y diversión. Pero si he rentado a nenes con algun contacto pero por los que he pagado ya han sido sexualmente activos el tiempo suficiente y entienden lo que se espera de ellos en la cama. Nunca me intereso saber de dónde salieron y quién los inició, solo me interesaba desquitar mi pago. Pero este caso en particular era diferente. Me quedo frente a él sin dejar de hacerle preguntas. «¿Tu mamá invita a alguno de estos hombres en la noche?» Le pregunto. y dice: «Pocas veces, en fines de semana si, por lo general está demasiado cansada siempre y solo hace la cena y luego se va a la cama. Yo preparo mi desayuno y mi comida». Veo un destello de tristeza en sus ojos, así que le pregunto qué le pasa. «Ella bebe mucho alcohol también y huele cosas y cuando lo hace me dice que soy un error que cometió.» Lo dice sin evitar se le cristalicen los ojos. Lo abrazo para darle consuelo, mientras pienso en lo suertudo que he sido al encontrarlo en mi destino y en lo conveniente para mi de su situación. Le acaricio la cara y me doy cuenta de lo inocente que sigue siendo, y mi mente perversa quiere ser el que tome su inocencia, no uno de los clientes de su mamá. Quiero enseñarle los placeres del sexo, que sepa como satisfacer a un hombre, que explore el sexo con varios hombres y sepa cumplirles todos sus deseos pero quiero que sea en un ambiente seguro donde él también sienta placer. Y aunque me excita la idea de verlo como un trozo de carne que se usa y luego se deshecha, como siempre los he visto a la mayoría. Mi deseo de ser padre había vuelto a mi mente perversa desde hace unos meses. Quiero un hijo para criarlo y educarlo como se debe y que me dé nietos. Creo que estoy en la mejor edad para hacerlo. Sigo acariciando su rostro y le digo: «Puedo decirte con certeza que no eres un error, eres un niño muy especial y me alegro de haberte conocido». Veo lágrimas brotar de sus ojos mientras continúo acariciando sus suaves mejillas, inclinandome para besarlo. Después de unos minutos le doy un abrazo fuerte y le digo que se levante para que se vista y me doy cuenta de que nunca meti su ropa en la secadora. <¡Puta madre!> pienso para mí mismo mientras voy al cuarto de lavado y quito la ropa mojada de la lavadora, arrojándolos a la secadora y poniéndola en marcha. Entra solo con su ropa interior de Superman. Lo miro de arriba abajo con un deseo perverso y lujurioso de cogerlo ahí mismo. Me desahogo de mis deseos internos, incluso cuando miro su maravillosamente cuerpo pequeño notando cuán delgados son sus piernas y brazos. Extiendo mi mano y acaricio su barriga plana antes de alcanzar y pellizcar sus pezones. Se aleja riéndose de la sensación y corre hacia la cocina, así que lo persigo. Corremos por la casa y el gritando de alegría mientras lo persigo. Corre hacia la sala y se tira en el sofá donde yo finalmente me abalanzo sobre él. Me subo encima de él mientras se inclina para besarme, algo con lo que parece sentirse más cómodo. Nos besamos un poco más antes de sentarme en el sofá y darle instrucciones para que se arrodille entre mis piernas. Él hace lo que le digo, sabe lo que tiene que hacer, se inclina para tomar mi verga en su boca chupando la cabeza. Coloco mi mano sobre su cabeza guiándolo de arriba a abajo; quiero que logre acostumbrarse a tener una verga en la boca y saber mamarla. Como él comienza a mover la cabeza por su cuenta, quito la mano y le hago saber lo bien que lo está haciendo. Eso le ayuda a alentarlo a que realmente logré hacer más de lo que ya sabe. Su cabeza la mueve más rápido, sus labios estirados deslizándose sobre mi miembro lo hace salivar para lubricarlo. Recuesto la cabeza hacia atrás disfrutando de la sensación de su pequeña boca dándole una gloriosa mamada a mi verga. Un par de veces lo escucho atragantarse mientras baja un poco más para meterse más de mi miembro. Lo miro para ver que realmente este tratando de aguantarlo en su garganta mientras paso mis dedos por su cabello diciendole: » bebé, está bien, no tienes que tragarlo tan profundo en este momento». Deja de chupar para mirarme, un hilo de saliva se restira de la punta de mi miembro hasta su labio inferior, dice: «Quiero que lo disfrutes.» Le acaricio la cara diciéndole » Cómo lo hagas y lo que hagas se sentirá riquísimo bebe.» Él me sonríe y luego continúa chupando mi verga esta vez sin tratar de tragar más de lo que no puede. Vuelvo a recostar la cabeza disfrutando de las sensaciones porque si lo veo chupándomela probablemente terminaré rápido y quiero que dure un poco más. Lo dejo chupar mi verga por un rato, en un momento se detiene y dice: «me duele la boca» y le digo: «Así pasará hasta que se acostumbre a chupar por largos periodos de tiempo.» Vuelve a chupar, mientras reviso mi celular, han pasado quince minutos y no me siento ni cerca de correrme. Veo que tengo un mensaje en una aplicación segura que algunos amigos y yo usamos. Lo abro para ver qué dice: David: Dano ( así me dicen mis amigos), ¿qué estás haciendo? ¿Quieres tomar unos tragos después de que salga de trabajar? Respondo: Por supuesto, ¿Dónde siempre? David: Sí, a las 9, veré si algunos de los Colegas quieren unirse. Yo: Genial, sería bueno ponerse al día… Estoy en medio de algo ahora mismo… charlamos luego. david: algo interesante? Yo: *grabo y envío un video de diez segundos del niño chupándome la verga* David: ¡Ufff cabron! Invita o presta ja… Yo: Lo siento, hermano, después de que termine, enviaré su culo a casa… pero no te preocupes pronto obtendrás algo de acción con él. David: eso espero… ¡Será mejor que nos incluyas, eh cabron! Yo: ya sabes hermano, una vez que tenga todo arreglado , ustedes podrán venir a divertirse. David: genial, no puedo esperar a tener ensartado. Apago mi teléfono, para voltear a ver al pequeño como me chupa la verga y creo debería venirme pronto; en ese momento la secadora emite un zumbido de que ha terminado. Le digo que empiece a mover la cabeza más rápido y a chupar más fuerte. «Mírame a los ojos mientras me la chupas «. Digo. Pone sus ojos hacia mí mientras continúa chupando, estoy cerca ahora así que agarro su cabello acelerando el ritmo, llevándolo a la punta de mi miembro para empujarlo hacia abajo. «¡Ufff bebé, traga la miel de Superman!» Siento un espasmo en mi verga y el semen se dispara en su boca. «¡Uta sí!» yo gimo «trágalo todo bebé» jadeo. Se las arregla para tragar todo y hago que retroceda. Se queda arrodillado frente a mí así que le digo: «Debes vestirte para que te vayas a tu casa». Entramos en el cuarto de servicio y saco su ropa de la secadora, me quedo viendo como se viste y cuando se pone sus zapatos, agarro una camisa y unos pantalones para vestirme también. Le pregunto si quiere que lo lleve de regreso a su vecindario. Me dice que puede caminar por el bosque pero insisto, quiero ver dónde vive. Así que vamos al garaje, abro la puerta y sus ojos se abren cuando ven mi camioneta, una Tundra i- Force Max Toyota color verde militar. «¡Vaya, señor, está genial!» «¿Te gusta, peque? La compré hace un par de meses». «Sí, me encantó…pero ¿cómo voy a llegar tan alto?» pregunta con tono curioso Abro la puerta del lado del pasajero, agarro su cintura y lo levanto hasta el asiento. Una vez que está sentado, le digo que se abroche el cinturón. Me subo y arranco el motor que ruge cobrando vida dentro del garaje. Me mira sorprendido, así que aprieto el acelerador acelerando el motor, los tubos de escape emitiendo un rugido que resuena en las paredes; él prácticamente grita de emoción. Conduje hasta la carretera principal y luego 5km aprox hasta la entrada de su vecindario. Es uno de esos poblados rurales que a pesar de ser pueblo ya tiene bastantes habitantes pero este está deteriorado y deprimido. Señala su casa, así que paso primero para obsevarla, una casa muy pobre y pequeña, doy la vuelta y me alejo un poco para dejarlo salir. Antes de que salga le pido que pasé a mi casa mañana por la mañana si puede. Él sonríe diciendo lo haré a primera hora de la mañana. Le pido que llegue por la puerta de atrás; si no contesto le digo donde tengo una llave escondida. Pienso por un segundo y le digo: «si alguna vez sientes que estás en problemas o con riesgo de algo, quiero que me llames a la hora que sea» Saco de la guantera un celular que siempre llevo para emergencias, es un celular básico pero funcional, reviso que este limpio y agrego mi número a la agenda de contactos, se lo doy y le digo es importante que lo escondas en algún lugar donde nadie lo vea. Lo toma y lo pone en su bolsillo. Se inclina queriendo un beso, así que me inclino cerca para darle un rápido beso de despedida. Las ventanas son polarizadas pero aún así. Le doy un apretón a su pequeño penecito antes de decirle que se vaya. Él abre la puerta, luego me mira sin saber si puede saltar pero al final salta hacia el suelo. Me mira y emocionado dice: «¡fue muy divertido!» No se si estaba hablando de lo que hicimos o del salto, pero su emoción fue contagiosa. Cierra la puerta de golpe y miro su lindo trasero mientras corre a su casa; Espero hasta que esté dentro antes de marcharme… Continuará….

Autor: AMARANO Categoría: Tabú

Leer relato »

CARLOS (31), MARQUITOS (9), FRANCISQUITO (6) Y LA BEBA JUANITA (1) – UNA VERDERA ORGIA

2022-09-15


¿Por qué una joven madre, le entrega a un hombre de 31 años, a su pequeño hijo de 6 y a su beba de solo 1, para saciar su apetito sexual, junto a Marquitos y su fenomenal culo?. Ese día estaba con mucha más excitación que de costumbre y mientras caminaba hacia la casa de Carlos, iba imaginando acerca de las prendas femeninas que él tendría preparadas para mí, pero grande fue mi asombro y sorpresa, cuando, al tocar a la puerta, me abrió una mujer quien inclusive me llamó por mi nombre y me hizo ingresar. Nunca había visto a esa mujer (en realidad nunca me había encontrado con nadie, en casa de Carlos) y mucho menos, a su pequeño hijo, un chiquito de unos 6 añitos más o menos y si bien todo aquello me resultaba sumamente extraño, entré a la casa y me quedé sentado en el sillón del living. “¿Está Carlos?” – Le pregunté a la señora. “¡Sí! ¡Está en su habitación! ¡Ahora viene!” – Me respondió. Cómo yo ya estaba acostumbrado a moverme por la casa de Carlos, “a mi antojo”, me levanté del sillón y fui raudamente hasta su habitación, sobre todo porque, desde el living, escuchaba ruidos “algo raros”, aunque, en ese trayecto, la señora intentó detenerme, en vano. Al ingresar, quedé anonadado y sin reacción alguna ¿Por qué? Carlos estaba desnudo, tendido sobre la cama, chupándole la conchita a una bebé que no tendría más de un añito. “¿Qué hacés acá, Marquitos?” – Exclamó y agregó: “¡Vení acá! ¡Esta deliciosa beba en Juanita!” – Y finalizó diciendo: “La mujer es la mamá de Juanita y de Francisco, el chiquito que está con ella. Tiene muchos problemas económicos y yo la ayudo, pero a cambio de que me deje un rato con la bebé y con el chiquito”. A mis nueve añitos de edad y merced a mi precoz vida sexual, pocas cosas me producían intriga y más aún, en una época en la cual muchos de los temas sexuales eran directamente “tabúes”, yo era por demás abierto de mente, pero aquella situación escapaba por completo a mi comprensión. Si bien en mi casa, mi propio entorno familiar (mi madre y mis 3 hermanas mayores), no solo me permitía andar “vestido de nena”, sino que, además, me alentaba a hacerlo, difícilmente podría imaginar a mi madre, ofreciendo o entregando a alguna de mis hermanas o a mí mismo, para satisfacer las necesidades y deseos sexuales de otra persona, a cambio de dinero o de lo que fuera. “¡Tranquila! ¡Está todo bien! ¡Marquitos viene seguido porque somos como novios!” – Le dijo Carlos a la mujer, haciéndole un guiño de ojo y dirigiendo la mirada hacia mí, agregó: “¡Se puede quedar acá! ¡Él nunca va a contar nada a nadie! ¿Verdad Marquitos?” Respondí solo con un leve gesto con la cabeza y mientras la mujer regresaba al living, yo me quedé, al costado de la cama, observando a Carlos y a Juanita. “¡Mirá que rica esta conchita! ¿Te gusta, Marquitos? ¿Te gustaría lamerla?” – Preguntó Carlos y volví a responder de la misma manera, pero en forma negativa. “¡A mí me encanta! ¡Le chupo la conchita y el culito! ¡No le hago nada más porque es muy chiquita!” – Dijo Carlos mientras hundía nuevamente su cabeza entre la entrepierna de la bebita. Si bien, en principio, el cuadro me resultó algo “chocante”, el ver a Carlos disfrutar de la manera en la que lo estaba haciendo y a Juanita para nada molesta con ello, comencé a naturalizar aquello y hasta creo que lo disfruté. “¡Mmmm! ¡Ah! ¡Qué rica está esta conchita! ¡Por favor! ¡Ojalá la empiecen a coger de bien chiquita! Si no soy yo, que la coja otro, pero que se entierre bien adentro de esta conchita” – Susurró Carlos, sin dejar un instante de lamer esa “vaginita”. “¡Mirá que culito tan chiquito, Marquitos! Seguro que vos ya deberías tener un semejante culazo, aún de bebé” – Volvió a decir Carlos, tocando, manoseando y chupando el culito de la bebé. Durante un buen rato, Carlos, estuvo chupando, lamiendo, besando, toqueteando y manoseando el culito y la conchita de Juanita, hasta que la tomó en brazos y cubriéndola con una mantita, la llevó al living y se la entregó a la madre, no sin antes, cruzar con ella, un par de miradas cómplices y sonrisas pícaras y socarronas, tal y como solía hacerlo yo mismo. “¡Andá a la habitación con el tío Carlos!” – Le dijo la señora a su hijito Francisco, mientras aseaba a la bebita y la vestía con sus ropitas algo ajeadas. El chico ingresó a la habitación y sin decir palabra alguna, comenzó a desvestirse y una vez denudo, subió a la cama y Carlos comenzó a toquetearlo, a manosearlo y a besarlo, algo que me dejó un tanto celoso, en un principio. “¡Cómo me gustan estos pendejitos!” – Exclamó Carlos y poniendo la punta de su verga en la boca del chiquito, le dijo: “¡Dale! ¡Chupala como yo te enseñé el otro día!” Francisco empezó a chupar la pija de Carlos, pero su boquita era aún muy diminuta, así que solamente podía introducir parte del glande, pero sí, en cambio, lamió y besó todo el “tronco”. “¡Ahhhh! ¡Ohhhh! ¡Ahhhhhh! ¡Qué lindo es esto!” – Susurro Carlos y dirigiéndose a mí, agregó: “¡Chupala vos, Marquitos! ¡Enseñale a Francisco como se hace una buena mamada!” Yo estaba aún vestido, pero, así y todo, introduje por completo en boca, la verga erecta y caliente de Carlos y comencé a mamar, a chupar, a lamer, a besar y a comer ese precioso y hermoso miembro viril masculino. “¡Ahhhhhhhhhhhhhh! ¡Sí! ¡Ohhhhhhh! ¡Así! ¡Qué rico! ¡Qué bueno sos, Marquitos, chupando la pija!” – Exclamó Carlos, gemidos y jadeos de placer. “¡Aprendé, Francisco! ¡Así se chupa!” – Dijo Carlos, dirigiéndose al chiquito desnudo, quien no dejaba de observar el cuadro. Después de un buen rato de comer ese delicioso “mástil”, Carlos exclamó: “¡Desnudate, Marquitos! ¡Desvestite y subí a la cama!” Raudamente me quité prenda por prenda (solo tenía puesto un diminuto, ajustado e hiper cavado pantaloncito corto y una chomba al tono) y una vez totalmente desnudo, subí a la cama. “¡Mirá, Francisco, el super culazo de Marquitos! ¿Alguna vez viste un culo más lindo y más hermoso?” – Dijo Carlos, dirigiéndose, obviamente, al chiquito y agregó: “¡Tocalo! ¡Yo te enseño como!” El hombre comenzó a toquetearme y a manosearme todo el culo e inmediatamente sentí la mano de Francisco, haciendo lo propio. Si bien no era la primera vez, ni mucho menos, que más de una persona estaba detrás de mí, toqueteando y manoseándome el culo, sí lo era en ese contexto, es decir, Carlos, a sus 31 años, Francisco, de solo 6 y en el living de la casa (sino mirando, directamente, sí escuchando todo lo que se hablaba en la habitación), una mujer, la madre del chiquito y de Juanita, una beba de tal vez menos de un año, a quien, minutos antes, Carlos le había chupado la conchita y el culito. “¡Qué hermoso culo! ¡Nadie tiene un culo como el de él! ¿Verdad Francisco?” – Dijo Carlos, pero el chiquito no esbozó respuesta alguna, puesto que, a su cortísima edad, era probable que no hubiera visto “muchos culos”. “¿Querés que lo coja, Francisco? ¿Querés que le meta la pija bien adentro de ese precioso culazo?” – Preguntó Carlos y en esta ocasión, sí, el chiquito respondió afirmativamente. “¡Lo voy a preparar! ¡Ahora te enseño como se hace!” – Volvió a decir Carlos, dirigiéndose, obviamente, a Francisco y tomando el pote de crema, que utilizaba a modo de lubricación. “¡Tomá! ¡Poné bastante en mi pija y después en todo el culo de Marquitos!” – Exclamó Carlos mientras ponía una buena porción de crema en las diminutas manitos de Francisco. El chiquito embadurnó todo el miembro vivir de Carlos y luego esparció una buena parte, sobre la superficie de mis “carnosos cachetes”. “¡Ponete bastante en el agujero del culo! ¡Ahí le tengo que meter la pija!” – Volvió a exclamar Carlos y una vez, ambos, bien lubricados, dijo nuevamente, dirigiéndose a Francisco. “¡Mirá como pone el culo, Marquitos! ¡Bien parado y bien levantado! ¡Así! Y yo, ahora, le pongo la punta de la pija y empiezo a meterla, hasta que esté toda adentro del culo ¡Mirá bien como se hace!” A punto estuvo, Carlos, de comenzar a penetrar mi precioso y apetecible culo, pero se detuvo y volvió a decir: “¡Faltó algo! ¡Pedime que te coja, Marquitos! ¡Pedime que te la meta!” “¡Cójame, Carlos! ¡Cójame todo el culo! ¡Métame la pija bien adentro! ¡Cójame bien rico, como usted sabe!” – Exclamé, como lo hacía siempre y a modo de arenga. “¡Tomá, putito lindo! ¡Tomá! ¡Tragate toda mi verga con semejante culazo! ¡Tomá, putito!” – Gritó Carlos mientras me penetraba sin ningún tipo de dificultad, a causa de mi ya muy buena dilatación anal, sumada a la muy buena lubricación. No puedo describir, con palabras, mi sensación al tener un miembro viril masculino, dentro de mí; no había nada en el mundo que superara ello; nada me producía mayor gozo, placer y satisfacción, que estar siendo bien cogido y Carlos sí que sabía muy bien cómo hacerlo. “¡Preguntale si le gusta y si quiere más!” – Le dijo el hombre al chiquito, quien solamente atinaba a observar el cuadro. “¿Te gusta? ¿Querés más?” – Me preguntó Francisco y yo, que ya no sabía en mí de tanto placer sexual, solo atiné a decir, con voz entrecortada: “¡Sí! ¡Decile que me gusta mucho y que quiero más!” El cuadro no podía ser más excitante, más alucinante y otra vez (mis disculpas, pero yo siempre estuve “en la vereda de enfrente”) voy a apelar a la imaginación de los lectores, para que cierren los ojos por un instante e intentes visualizar todo aquello; es decir, Carlos, a sus 31 años, habiendo lamido la conchita y el culito de una beba de 1 añito y ahora, cogiéndome desaforadamente, a mis 9 años y teniendo, a mi lado, al pequeño Francisco, de tan solo 6 añitos, desnudo y observando semejante “acto sexual”. “¡Vení, Francisco! ¡Ponete acá, al lado de Marquitos! ¡Ponete igual como está él!” – Exclamó Carlos e hizo ubicar al pequeño niño a mi lado y en la misma posición, es decir, con el culito paradito e inmediatamente comenzó a toqueteárselo y manoseárselo; mientras tanto, Francisquito me miraba como tratando de obtener, de mi parte, algún gesto a modo de respuesta, para que entendiera o comprendiera lo que estaba ocurriendo en esa habitación. Mi enorme y monumental culo, contrastaba con el del pequeñito, pero Carlos, igualmente, lo disfrutaba, a juzgar de sus jadeos, gemidos e inclusive alaridos de placer, de gozo y de satisfacción sexual; tanto que, intempestivamente, sacó su pija de adentro de mi culo (no sin cierto malestar por mi parte) y lo “ensartó, de una” al niñito Francisquito. “¡Ay! ¡Duele! ¡Duele mucho! ¡Ay!” – Gritó el chiquito, mientras brotaban lágrimas de sus ojos; tanto que la madre apareció, con la beba en brazos y se paró en el umbral de la puerta, pero Carlos la detuvo, haciéndola retroceder. “¡Duele un poco al principio! ¡Después ya no te va a doler e inclusive te va a gustar! ¡Te va a gustar como le gusta a Marquitos!” – Exclamó Carlos, pero, muy lejos de ello, el pequeño niñito seguía gritando, suplicando e implorando, hasta que, de la misma forma intempestiva que le introdujo su miembro viril el su diminuto culito, la extrajo y volvió a enterrarla, literalmente, dentro de mi super culazo (para mi beneplácito). “¡Vas a tener que aprender a dejarte coger por el culo!” – Le dijo Carlos a Francisquito y agregó: “¡Mirá como lo disfruta Marquitos! ¡A él le gusta muchísimo! ¡Le encanta! ¿Verdad que sí Marquitos?” “¡Sí! ¡A mí me encanta! ¡Es lindísimo!” – Exclamé. “¡Ahhhhhhhhhhh! ¡Ohhhhhhhh! ¡Ahhhhhhhhhh! ¡Oh! ¡Cómo me gusta cogerme este tremendo culo! ¡Te lo voy a llenar todo de leche! – No terminó Carlos de decir aquello e inmediatamente sentí, dentro de mí, el chorro tibio del delicioso néctar, verdadero elixir de la vida sexual. “¡Mirá qué lindo! ¡Cuánta leche le metí en el culo! ¡Mirá como le sale y chorrea!” – Le dijo Carlos al pequeño Francisquito, quien observaba todo ello, creo que sin comprender, acabadamente, de qué se trataba todo. A modo de corolario de semejante “acto sexual”, el hombre esparció parte del semen que chorreaba por mis “carnosos cachetes” y por mis muslos, sobre la superficie de mi tremendo culo y del diminuto culito de Francisco, coronando aquello con un par de “palmaditas” en ambas colitas. Tanto Carlos, como el pequeño Francisquito, se vistieron groseramente, sin ni siquiera asearse mínimamente y salieron de la habitación con destino al living, quedándome solamente yo, tendido aún sobre la cama, pero desde ahí, pude observar, aunque sin escuchar, un breve diálogo entre Carlos y la madre de ambos niños, previo a que el hombre pusiera en manos de la mujer, un grueso “fajo de billetes” y despidiera a la familia en la puerta de la casa. “La mujer tiene muchos problemas económicos” – Me dijo Carlos ingresando nuevamente a la habitación y agregó: “Yo la ayuda con dinero, pero, a cambio, ella me deja que le chupe la conchita y el culito a la bebé y que lo mismo haga con el chiquitín Francisco” – Para finalizar diciendo: “Pero hoy me calenté demasiado; me excité más de la cuenta y se la metí al pendejito. Le dije a la madre que no se preocupara, porque, seguramente, le va a doler el culo durante un par de días, pero después se le pasará”. Carlos, seguramente, luego de semejante “orgía infantil”, estaría saciado por completo, ya que ni siquiera me despidió con un beso en la boca, tal y como siempre solía hacerlo, así que yo encaré hacia mi casa, no sin antes repasar mentalmente lo ocurrido, ya que no en pocas ocasiones, el hombre me había comentado y con lujo de detalles, acerca de su particular gusto por mantener relaciones sexuales con niños y con niñas pequeñas e inclusive me había platicado sobre “abusos y violaciones”, pero, en esta oportunidad, yo había sido testigo directo y presencial de ello. Besitos a todos y aguardo sus comentarios y sus votos. Soy Marcos – Wanda (desde el sur de Argentina) y mi correo es: [email protected]

Autor: MARCOS-WANDA Categoría: Tabú

Leer relato »

La vida de mi hijo adoptivo parte 1

2022-09-15


Miro sus ojos vidriosos y veo la gratificación como su mayor deseo. Asumí la personalidad de Superman para este niño, así que decido seguir adelante mientras presiono mi verga contra su pecho. La vida de mi hijo adoptivo Parte 1 Esta historia es completamente ficticia. Incluye sexo entre adulto y menor abstenerse de leerlo a quién no le guste ———————— Mi nombre es Daniel y me considero Gayp3dofil0 desde los 13 años de edad, siempre me gustó la perversidad, la maldad y crueldad, pero como no era moralmente bien vista, decidí aprender a usarla a mi favor. Comencé a leer sobre psicólogia manipulativa. Así, de ser el chico del aseo de una oficina de policía pase a ser oficial de policía, que mejor oficio para alguien como yo. Después de varias violaciones físicas y psicológicas a menores, logré ir escalando en mi doble vida. Era socialmente un hombre ejemplar, no solo por ser el mejor oficial, si no por mis actos de beneficencia y mi devota fe cristiana. Pero en mi otra personalidad era cruel, manipulativo, sádico,que solo buscaba mi placer, el cual lo obtenía de los nenes. Después de años de vivir en la ciudad, y ahora como director a cargo de la Comisaría General de Policía Ciudadana, decidí que ya había tenido suficiente de la la gente, el crimen, vivir unos encima de otros, el ruido… Revisé mis finanzas y dije: Contacté a un agente inmobiliario con una simple solicitud: espacio adentro y fuera de la propiedad. El agente inmobiliario me envió una lista de veinte casas,que reduje a cinco y dentro de un mes firmaba un contrato en una de las casas, y en menos de tres meses me mudaba a una pequeña provincia a dos horas de la ciudad. El lugar era genial, semi-rural, con mucho espacio boscoso para recorrer y realmente no ves las casas de los vecinos por la distancia y la vegetación. Me encanta trabajar al aire libre y hacer cosas varoniles, como cortar leña, podar árboles ,rastrillar las hojas y quemarlas junto con algún otro deshecho de basura. Así que aquí estoy afuera un día a mediados de octubre, tengo un incendio de tamaño decente para quemar hojas y basura, había llevado mi motosierra al bosque para cortar algunos árboles caídos, y me traje los troncos a la casa, para cortarlos en leña. Es una actividad de macho, que cansa y también me pone cachondo, así que decido tomar un breve descanso, caminar hasta la parte trasera de mi propiedad donde es realmente aislado. Es pacífico, todo lo que escuchas es el auto ocasional de la autopista en la distancia, o una ardilla juntando nueces. Me quito la camisa y me apoyo en el árbol, la corteza se me clava en la espalda,mientras una brisa fresca me baña. Saco mi verga de 18 cm de mis jeans tomándome un momento para admirarlo, viendo las venas gruesas y lo grueso que es, retiró ligeramente el prepucio exponiendo la cabeza. Paso mi dedo sobre mi raja para orinar y observo cómo el líquido preseminal se pega a mi dedo. creando un hilo mientras retiro mi dedo y lo llevo a mi boca, lamiéndolo. Después mi mano toma mi verga y empiezo acariciarla lento, asegurándome de sobar la cabeza antes de deslizarme, repitiendo este proceso una y otra vez. Quiero tomarme mi tiempo, quiero disfrutar jalandomela al aire libre, algo que realmente no podría hacer en la ciudad… bueno se puede, muchos lo hacen, pero yo nunca lo hice. Mientras me estoy masturbando durante unos minutos y teniendo una fantasía en mi cabeza,y justo cuando estoy comenzando a desconectarme del resto del mundo, escucho un fuerte crujido en el bosque. Abro los ojos y veo movimiento en la distancia. ‘Probablemente un ciervo’ pienso mientras me vuelvo a acariciar la verga. Cierro los ojos, comenzando a obtener una imagen, cuando escucho otro fuerte crujido, miro en la direccion de donde vino, pero en lugar de ver movimiento puedo ver un brazo detrás de un árbol. «¿Quién anda ahí?», grito con severidad. «Estás en una propiedad privada, así que ¡muéstrate!» No hay movimiento, veo el brazo quieto pero me doy cuenta de inmediato que no es un adulto, así que hablo de nuevo: «escucha, si tengo que ir por tí, vas a arrepentirte, así que muéstrate». Detrás del árbol camina un niño pequeño, de unos 6 años, desde la distancia veo una mirada asustada en sus ojos. Le ordeno que venga a mí, lentamente se acerca mientras yo me sigo acariciando mi verga que gotea de líquido preseminal. Cuando está lo suficientemente cerca le pregunto: «¿te gusta lo que estás viendo?» Él asiente con la cabeza,más nervioso, que asustado. Tengo la idea de que esta no es la primera verga de hombre que ha visto, quizás se la ha mirado a un pariente, pero definitivamente quiere ver más. Le digo que se acerque a unos metros y que se pare en un lugar determinado y disfrute del Show. Él hace lo que le digo; , pienso para mí mismo. Vuelvo a retomar mi masturbación y escaneo rápido en busca de otros espectadores, y al parecer todo tranquilo.Quiero darle un buen espectáculo al niño, que a la vista es muy lindo. Lo miro a la cara, tiene el pelo rubio y corto, peinado de lado, unos llamativos ojos azules que muestran un toque de curiosidad, su piel se ve suave, tersa y de un dorado por el sol,que contrasta con sus labios rojos. Pero, lo que más me gusta de su rostro es su barbilla partida. He tenido niños como él en toda mi vida y puedo decir que va a ser increíblemente guapo cuando crezca. Me la jalo más rápido, observo su rostro mientras él observa cómo mi mano sube y baja. «Oye niño, ¿alguna vez has visto lo que pasa cuando un hombre se acaricia así?» Para mi sorpresa asiente con la cabeza afirmativamente. ‘Interesante’, pienso para mis adentros. Comienzo a jadear cuando siento que mi carga esta por salir de mis huevos así que le digo que se ponga en frente de mi y lo hace. «Ufff sí, prepárate», jadeo, sintiendo la explosión inminente. Apunto mi verga directamente a la cara del niño y le lanzo los chorros de mi semen. El primer disparo le cae en la frente, y los demás en las mejillas y barbilla. El pequeño tenía toda la cara escurriendo de mis mecos. No me había corrido tan fuerte en meses y mirar a este lindo niño de pie ahí con la cara escurriendo mi semen, era una de las mejores imágenes que puedes conservar en tu mente. Estaba decidido a que la próxima carga de semen se la aventaría en uno de sus agujeros. Cuando empiezo a recuperarme de mi orgasmo, me doy cuenta de que está pasando el dedo sobre su rostro para luego mirarlo. Yo le digo: » lamelo nene, y dime a qué sabe.» Desliza su dedo por sus labios rojos y observo cómo introduce su dedo mientras prueba mi espesa miel. Él solo encoge los labios y dice: » Un poco ácido» Le digo: «No te preocupes nene, te acostumbrarás al sabor». Me paro frente a él, sin camisa, con el miembro flácido todavía colgando de mis jeans. «Oye, vamos a entrar para limpiarte, ¿qué dices?» Mira a su alrededor dudosamente, sé que necesito convencerlo ahora, así que le digo: «realmente quieres que todos vean tu cara y tu camisa salpicado con miel de hombre?» Él niega con la cabeza, así que guardo mi miembro, tomo su mano y lo guío hacia la puerta trasera. Él me sigue de buena gana ahora, así que le doy la mano, apretándola para hacerle saber que estará bien. Entramos por la puerta que es el cuarto de lavado, una vez dentro saco un trapo y me arrodillo para quedar frente a él y empiezo a limpiar mi semen de su cara. Levanto la parte inferior de su camisa diciéndole que levante los brazos, pero de nuevo él parece dudoso, así que le hago saber que voy a lavar la camisa para que esté limpio cuando llegue a su casa. Levanta los brazos mientras yo levanto la camisa sobre su cabeza y dejó escapar un gemido cuando su torso queda completamente desnudo. «Wow que delicioso», suspiro mientras toco su hermoso pecho. Tiene un cuerpo delgado pero lo que más se destaca son sus pezones rosados ​​​​que absolutamente voy a chupar una vez que esté completamente desvestido. Su vientre es liso, plano y bonito. No puedo evitar pasar mis dedos por sus costillas antes de deslizarlas sobre su abdomen rodeando su ombligo y luego agarrar su cintura. Lo acerco para que estemos cara a cara, hago contacto con sus ojos en busca de miedo, de resistencia, o de cualquier cosa que diga que no quiere estar aquí pero no hay ninguna de ellas; solo la misma curiosidad de cuando me vio masturbarme. Me inclino para besarlo en los labios, parece un poco sorprendido pero se deja. Así que presiono mi lengua contra sus labios y él voluntariamente abre su boca. Mientras deslizo mi lengua, uso ambas manos para desabrochar sus jeans y deslizar la cremallera hacia abajo. Él no se asusta ni se opone, así que agarro sus jeans y los deslizo por sus piernas hasta que caen alrededor de sus tobillos. Levanta un pie hacia arriba para sacar el pantalón y luego la otra. Agarro sus jeans y los tiro en la lavadora junto con su camisa. Ahora solo está parado ahi en sus adorables calzoncillos de Superman. Sigo besándome con él mientras deslizo mis manos por su suave piel como la seda hasta que llego a su pequeño pene de niño. Está duro, lo cual es positivo, señal para que acaricie su diminuto miembro a través de su ropa interior mientras pruebo su boca con mi lengua. Finalmente dejo de besarlo y me pongo de pie, elevándome sobre él. Solo uso mis jeans y botas de trabajo. Lo miro y le ordeno que desamarre mis botas, obedientemente comienza tirando de los cordones y una vez que están sueltos m los quito. Lo tomo de la mano y lo conduzco fuera del cuarto de lavado, por el pasillo hasta el dormitorio. «Desabróchame los jeans» le ordeno y él extiende sus pequeñas manos tirando de la tela alrededor del botón. El sonido de la cremallera deslizándose hacia abajo hace que mi corazón salte porque estoy mucho más cerca de esos labios rojos. Dejo que los jeans caigan alrededor de mis tobillos y luego los tiro a una esquina, mientras agarro por la cintura al pequeño levantando su pequeño cuerpo en el aire y tirandolo en la cama king size. El niño queda acostado, de espaldas solo con calcetines y su ropa interior de Superman mientras yo estoy parado al borde de la cama listo para saltar. «Te gusta Superman?» le pregunto. Asiente afirmativamente con la cabeza, flexiono mi brazos mostrando mis bíceps antes de mover mis pectorales. Sus ojos brillan con admiración mientras me mira presumir mi cuerpo para él, no me afeito el torso, por lo que mi vello en el pecho y abdomen probablemente ocultan mucho, pero él entiende la indirecta. Y es que a mis 43 años de edad tengo un cuerpo grande, no lo tengo definido, es digamos músculoso grande, con algo de grasa pero muy imponente por lo grande. «¿Te gustan los músculos de Superman?» De nuevo asiente. «Quieres sentir los músculos de Superman?» Traga con dificultad y luego asiente con la cabeza y la emoción en sus ojos. Me subo a la cama colocándome hincado sobre su pelvis, sin dejar mi peso sobre el, y empiezo a flexionar de nuevo. Se lame los labios mientras me presumo para él; sus ojos brillan, mientras ve a su superhéroe de cerca y en persona. Tengo una presencia intimidante, mido 1.86, y como dije soy de extremidades muy grandes y gruesas, al igual que mi verga, y empequeñezco a este niño acostado debajo de mí. Tengo cabello corto y negro, penetrantes ojos verdes, rasgos faciales fuertes, un pecho ancho y peludo; abdominales burbuja como le dicen en el fisicoculturismo; si me pongo mi camiseta de Superman unitalla me queda demasiado pequeña, este niño probablemente se correría en seco tan solo de verme usándola. «Adelante, toca bebé», le digo animándolo a explorar mi cuerpo. Extiende ambas manos deslizándolas por mi ombligo, sus deditos recorren a través del suave vello negro que cubre mi abdomen. Me flexiono un poco para que pueda alcanzar mis pectorales, mientras se sonroja. Mi verga comienza a reaccionar, mientras su manita se desliza por mi cuerpo. Juega con los pelos a lo largo del camino girando sus dedos en ellos, llegando a mis pezones y los rodea con sus deditos, enviandome olas de placer. Mi pecho se agita cuando sus dedos se mueven sobre mi cuerpo enviando lo que se siente como pulsos eléctricos recorriendome por todos lados. corriendo a través de mí. Mi verga ahora está durísima, así que la liberó de su prisión saltando hacía el pecho del niño. Miro sus ojos vidriosos y veo la gratificación como su mayor deseo. Asumí la personalidad de Superman para este niño, así que decido seguir adelante mientras presiono mi verga contra su pecho. «Uffff que rico» gimo cuando mi miembro entra en contacto con su piel suave, presionándolo contra él mientras empiezo a restregar mi verga en su pechito. Estoy goteando mucho preseminal, me coloco en posición vertical, agarrando mi gorda verga para deslizarla por todo su pecho dejando presemen por todos lados, me detengo en su pezón izquierdo haciendo un movimiento circular esparciendo mi preseminal, me muevo al derecho para hacer lo mismo. Dejo a mi verga descansar en el centro de su pechito mientras empujo ligeramente observando como se desliza, como si me lo cogiera.Junto mis manos detrás de mi cabeza sintiendo la sensación de mi miembro deslizándose a lo largo de su piel. Miro hacia abajo viéndo al nene extasiado, su mirada fija en mis músculos flexionandose con cada movimiento y escuchándome gemir, sintiendo mi presemen esparcirse sobre su suave piel. Lo observo mientras muevo mis caderas con más fuerza y rapidez. «Uffff bebe, ¿quieres ver a Superman correrse?» Sus ojos suplican mi semen mientras siento que mi carga está lista para liberarse, me muevo más rápido listo para correrme sobre él. Estoy tan excitado, no solo por su hermoso rostro y cuerpo, también por la sensación de su suave piel contra mi verga. Su pecho ya está empapado de presemen, mientras mi verga se desliza sobre su pecho pegajoso y lubricado. En ese momento dejo escapar una buena carga de mecos, salpicando en su cuello y finalmente derramando los últimos disparos de mi semilla sobre su pecho. «Ufffff nene» gimo mientras me inclino hacia atrás apoyándome con mis manos en la cama. Me bajo de él y me acuesto a su lado para deslizar mis dedos de su cuello recogiendo mi semilla para llevársela a su boca. «Cómetelo» El pequeño abre de par en par su boca mientras sostengo el semen con mis dedos para dárselo a comer. Me inclino sobre su pecho para recoger con mi lengua los mecos que ahí tenía y los mantengo en la boca,moviéndome hacia su boca para besarlo y alimentarlo con mi semilla que había recogido, haciendo un delicioso beso glass.( Beso blanco) Me acuesto a su lado y lo giro hacia mí besándolo profundamente, moviendo mi lengua dentro de su boca. Él gime suavemente mientras toco su duro penecito. «¿Por qué no te quitas tu sexy calzon?» le digo. «luego te sientas el pecho de Superman para que pueda ayudarte a sentir muy bien». Se pone de rodillas y se baja la ropa interior dejando al descubierto su duro y pequeño pene. Gimo al verlo mientras se sube encima de mí y trata de montarse sobre mi pecho. Sus piernas no son lo suficientemente largas para abrirse totalmente, así que lo muevo más cerca de mí, lo que pone su pequeño pene a centímetros de mi boca que está salivando. Agarro su penecito circuncidado con el pulgar y el índice acariciándolo, viendo cómo hace hacia atrás su cabeza mientras olas de placer sacuden su pequeño cuerpo Sus pequeñas caderas comienzan a moverse mientras lo acaricio sintiendo su pequeño pene retorciéndose en mi mano. Sospecho que tendrá un orgasmo pronto, así que lo acaricio más rápido hasta que deja escapar un fuerte grito y empuja sus caderas, su pequeño pene está pulsando entre mis dedos mientras se corre en seco. Acaricio su rostro y le digo: «eres un nene increíblemente sexy». Él todavía en mi pecho y cuello puedo ver las lágrimas corriendo por sus mejillas, estoy seguro de que fue a causa de su corrida (boyorgasm) tan intensa, con suerte la primera. Decido comprobar de todos modos. «¿estás bien bebé?» Él asiente con la cabeza todavía respirando agitado. Le pellizco los pezones haciendo que se ría y lo muevo hacia mis caderas, para inclinarme y besarlo ferozmente. Me ruedo con él sobre la cama, para quedar encima de él permitiéndole sentir mi peso presionándolo contra la cama. Siento que le falta la respiración, cuando aparta la boca de la mía mientras él lucha por respirar. No me permito sacar mis deseos sádicos pues aún no conozco a detalle su historia, no es que me importe, pero los nenes que he disfrutado los espió por unos días. Pero siempre utilizó mi aprendizaje de psicología manipulativa. Me levanto de nuevo y su respiración se estabiliza «¿Te gusta sentir el poder de Superman, bebé?» Él asiente afirmativamente, así que me acuesto sobre él nuevamente hasta que su respiración se vuelve más agitada. Tener este tipo de poder sobre un niño tan pequeño es excitante e impulsa mis deseos perversos de taladrar ambos agujeros antes de enviarlo a casa. «Superman», dice con un chillido agitado en su voz «¿puedo probar más de tu miel de hombre?» Me apartó un poco de él. «Te daré de comer mucho bebé; si quieres ser grande y fuerte como yo, pero, tendrás que beber y tomar cada gota que te dé». Sus ojos parpadean ante la idea de ser grande y fuerte como su héroe. Deslizó mi mano agarrando mi verga para ponerla dura de nuevo. «¿Alguien te espera en casa, o alguien te buscaría si no apareces pronto?» Él niega con la cabeza, así que digo: «entonces creo que es hora de tu primera alimentación… tenemos que desarrollar esos músculos». Coloco mi mano en su cabeza empujándolo hacia mi verga, él capta la indirecta y se desliza por la cama. Cuando su cara está en posición me mira, así que digo: «solo abre grande bebé y métete esa cabeza de hongo roja en tu boca.» Se ríe de mi descripción y baja la cabeza, envolviendo sus labios alrededor de mi verga. Qué puto espectáculo ver esos labios rojos y pequeños, que casi se vuelven blancos cuando se estiran hasta sus límites alrededor de la cabeza de mi miembro viril… Pronto sabremos si se pueden estirar un poco más para tomar mi grueso tronco…. Continuará.

Autor: AMARANO Categoría:
Tabú

Leer relato »

Maquinitas

2022-09-13


De enseñar a una niña jugar videojuegos a manosearla. Esto ocurrió más o menos cuando tenía 15 o 16 años en ese tiempo teníamos en mi familia teníamos una tienda que yo atendía cuando salía de la escuela ahí teníamos tres máquinas arcade una era multijuegos del nes otra era fatal fury especial y Street figther ll y pues ahí también jugaba entre mis clientes había una niña pelirroja y pecosa de niña solo tenía edad pues su cuerpo sobretodo sus pechos no parecía de una niña de primaria sino una adolescente de secundaria aunque si había reprobado un año escolar en ese entonces estaba en quinto de primaria cuando debería estar en sexto conocía a la mama una señora bastante descuidada en si la niña siempre andaba en la calle no era de extrañarse que no le fuera bien en la escuela a mi me gustaba que fuera seguido pues no era muy recatada a la hora de vestir su falda escolar era bastante corta al igual que las de uso normal pantalones ajustados y likras pegaditas lo reconozco me hacía pajas con ellas pero nunca pensé que podría tener juegos sexuales con ella en realidad. Con mi mejor amigo nos poníamos a jugar la verdad nos gustaba morbosear mai shiranui y a chunli en lo personal mi favorita era chunli siempre buscábamos vencerlas con llaves de zangief, las mordidas de blanka que parecía dárselos a los pechos el abrazo del oso de honda y en caso mai como la empalaba Billy Kane nos gustaba oir los gemidos un dia jugando con zangief al pelear la derrote con la técnica especial de zangief y chunli gimió le dije a mi amigo la violo tan duro que le rompió la pantaleta no era la primera vez que hacia un comentario como ese y el los Asia pero esta vez me dio un codazo voltee y ahí estaba la niña note que se había puesto un poco roja creo que yo también la despache y se fue yo pensé que la había asustado y no regresaría Regreso a comprar y desde ese dia me saludo con mayor familiaridad incluso se quedaba a platicar y se ponía jugar la de multijuegos un día platicando soltó la pregunta juegan a tener sexo con las chicas de los juegos me quede sorprendido no esperaba que me soltara esa pregunta-por que preguntas eso-se sonrojo -curiosidad-me quede en silencio no supe que decir-es que se ve divertido-¿quieres ver como lo hago?-al fin respondí-ella asintió con la cabeza me puse a jugar fatal fury con Billy kane y cuando me toco con mai no dude en empalarla gemía mai ella lo veía y de repente ella dijo eso le hacen a mi mama su amigo- me le quede viendo los has visto-no-se puso roja como tomate- solo les oído,-que les escucha- gemidos apenas perceptibles pero otras se oye la cama rechinando muy fuerte y mi mama le dice que no sea violento-y tu que haces?-trato de dormir pero se me va el sueño, me enseñas a jugar?-si yo te enseño- le enseñe a jugar yo ponía detrás de ella lo mas pegado posible y pues no perdía la costumbre de morbosear a Mai y Chun Li decía que era hora de violarlas o abusarlas ella solo reía incluso una vez dijo lo vamos hacer tan duro que le romperemos la pantaleta. Aprendió bien incluso gano algunas retas contra otros niños que eran buenos. Un día llego con una falda blanca y una camiseta azul claro mostrando su cuerpo empezó a llover bastante fuerte así que sería difícil que alguien llegara a comprar nos pusimos a jugar con honda cuando llagamos contra chun li solo se buscó tomarla con abrazos del oso eso me termino de calentarme empecé a acariciarle las piernas con una mano y con la otra el pecho ella me dio un ligero codazo pero yo no me detuve subí la mano hasta debajo de la falda y comencé manosear su culito me dio otro codo mas fuerte pero tampoco cedi empecé a acariciarla en la vagina sobre la pantaleta cuando quise meter la mano ahí entonces si puso resistencia real-¡para, para! Mira si me quieres manosear esta bien pero ahí no metas mano solo por arriba entiendes-pensé si se iba a dejar manosear pues estaba bien si ponía esa condición seguía acariciándola por un buen rato hasta que la lluvia se clamo y dijo que ya se tenía que se arregló la ropa y se fue. Le acariciaba siempre que podía siempre cuidando que ningún cliente se diera cuenta una vez que estábamos empalando a Mai no me resistí me baje el cierre y saque mi miembro duro traía su falda escolar y comenzó a frotarlo contra su trasero otra vez protesto le dije que solo lo iba a frotar ¿Porque tienes tanto miedo? -últimamente mi mama se queja cuando esta con su novio que la lastima mucho si a ella le duele no quiero imaginar lo que me dolería a mi si soy aun una niña- lo haría con cuidado- no, ya te dije que no-bueno y el novio que le dice a tu mama-que es su mujer y se tiene que aguantar y que siendo violento es porque le quiere demostrar que es un hombre de verdad-solo me voy a tallar- ¿seguro? Te lo prometo-seguí tallándome conta sus glúteos hasta que llegue al clímax y eyacule y le manche la pantaleta ella se separo rápidamente me vio sonrojada ni se despidió se fue corriendo me entro un poco de miedo que me acusara. Dejo de ir tal vez no le gusto que le mojara de semen la pantaleta pero después supe que se había ido de la colonia el novio de la mama la metió en lio fuerte de dinero y tuvo que vender la casa y se fueron a otra colonia

Autor: Anónimo Categoría: Tabú

Leer relato »

Maia.

2022-09-13


Como ya les conté, mis historias son espontáneas algunas y otras son provocadas por mí, pero todas basadas en hechos reales. Mi nombre es Martín, tengo 26 años. Hace algo más de un año fuí al centro de mi ciudad a comprar unos lentes de sol y me senté a tomar una cerveza en un bar. Era uno de los primeros días de calor fuerte. A las 10 de la mañana ya hacía 29 grados. Acá, como en el centro de toda ciudad, está lleno de gente de cualquier edad pidiendo monedas para comer o vendiendo cosas. Se me acercó un niño que no tenía más de 6 años y me ofreció agujas para coser y le compré. Un rato después, una señora de unos 40 años me pidió una ayuda y le dí algo de plata. Yo no estaba trabajando pero había cobrado un buen dinero cuando me echaron. Iba por la mitad de la cerveza y veo que entra una niña de unos 11 años, una criatura bellísima, de cabello largo y rubio, ojos marrones bien claros y un rostro encantador. Me llamó la atención las prendas de vestir bastante sucias que llevaba puestas, pero más curiosidad sentí cuando se agachó a recoger un billete que se le había caído y noté que la minifalda cortísima dejaba ver su ropa interior negra y sus piernas perfectas. Los tacos altos, la mini súper corta y la blusa tan ajustada al cuerpo me hicieron pensar que la chica no era una niña muy inocente, pero al acercarse a mí, me hizo creer todo lo contrario. - Buen día tenga usted, señor. Le ruego me sepa disculpar por molestarlo. La chica tenía una gran sonrisa infantil, que parecía la de una niña más pequeña, y una mirada de inocencia que me hizo sentir que había sido muy prejuicioso y malpensado. Sus modales estaban lejos de lo que pensé en un principio. - Buen día. Cómo te va? No es ninguna molestia, no te preocupes. Me preguntó si quería comprar algún anillo o un par de aros para mi novia. Recién veía que tenía un paño con mercadería. - No tengo novia, pero me gustan- le dije y le pedí que me mostrara lo que vendía. La nena se alegró mucho al ver que iba a venderme algo y deslizó el paño sobre la mesa. En ese momento vino la camarera y le dijo que no moleste a los clientes y que para ingresar al negocio había que consumir, en caso contrario ya sabía que debía retirarse. - Esperá que le compro una cosita y se va- le dije a la moza del bar. Se me ocurrió algo, pero antes de tener problemas, le pregunté a la niña con quién estaba, ya que no podía andar sola. - Con nadie, estoy sola. Me fuí de mi casa con unos pesos y compré esto para ganar algo de dinero. - No me estás mintiendo, no? Estás sola de verdad? Mirá que no quiero tener problemas. Me juró que no mentía y le pregunté si quería comer algo así se podía quedar para ver mejor lo que vendía. En realidad lo hice para llevarle la contra a la encargada del negocio. - Bueno...está bien...no sé qué decirte... muchas gracias....- respondió y le pedí que se siente. Eligió una hamburguesa especial y una gaseosa de naranja. La moza le tomó el pedido con mala cara, eso es lo que quería ver. Maia, así se llamaba, me contó que tenía..... 9, sí, 9 años y yo le daba 11. Vaya que es verdad que los niños de ahora parecen mas grandes. La observé mientras se devoraba la hamburguesa inmensa y me di cuenta de que tenía un hambre feroz. Terminó de comer y le pregunté por qué se había ido de su casa. Me dijo que no quería estar con su padre y se escapó, pero no parecía querer contar mucho más. Le dije si pensaba volver, dijo que prefería estar en la calle. Entonces le expliqué que no era nada inteligente vivir en la calle, que era peligroso. Y, sin nada que perder, le propuse ir a mi casa aunque sea para higienizarse y cambiarse la ropa que - le dije- estaba muy sucia. La pequeña se avergonzó y al mismo tiempo se le iluminó la carita con una sonrisa. - De verdad??? No me estás haciendo una broma??? Pero no voy a molestar? - No, no me vas a molestar. Vivo solo. Además te voy a comprar todo lo que tenés para vender. Se volvió loca de alegría y me lo agradeció. Le dije que tenía el auto en la esquina y si quería podíamos ir. Maia era una criatura encantadora y confieso que sentía algo que se podría definir como una atracción o no sé qué, pero en ese momento no tuve ninguna mala intención. No sé qué fué lo que me hizo proponerle que fuera a casa, quizá no quería volver y encerrarme sólo, con ella estaría acompañado, tendría con quién hablar... Llegamos a casa, abrí el portón del garaje con el control remoto y entramos. Tengo un chalet de 2 plantas, una propiedad hermosa que estoy pagando. La pequeña Maia quedó con la boca abierta de asombro al ingresar a la casa. Quizá nunca había estado en un lugar tan bonito. - No te pregunté tu nombre...perdón...soy una maleducada... - se lamentó. - No sos maleducada, sos una nena muy pequeña y esas cosas se aprenden con el tiempo. Me llamo Martín. - Y cuántos años tenés, Martín...??? - 26. Ya comiste, querés postre?? - y le traje una porción gigante de helado de chocolate y dulce de leche que no iba a terminar de comer, era demasiado. Otra vez me agradeció, pero con un largo abrazo. Le dije que se podía acostar en la alfombra y le prendí la tele. Se sentó sobre la alfombra, apoyó la espalda en la pared y comenzó a tragar el helado como si fuera la primera vez. Me senté frente a ella y la crema le chorreaba por la boca. Se reía mostrando la dentadura blanca y prolija. Me detuve a mirar esa minifalda tan sucia, pero me olvidé de la suciedad cuando de pronto, sin previo aviso, inocentemente, levantó las piernas abiertas y encima las apoyó sobre los tacos altos mientras no quitaba la vista del helado. Quedé hipnotizado mirando otra vez la bombachita negra tan pequeña que, por los costados, se le salía la concha. Era una maravilla que nunca había visto antes. Me preguntó si quería probar un poco de helado, pero no podía dejar de admirar la vagina de la niña, llena de carne que se le salía de la ropa interior infantil negra. Se dió cuenta y se sonrió, no entendí si era consciente de lo que estaba provocando en mí, pero abrió las piernas un poco más y me volvió a preguntar si quería probar. Me desperté y le dije que sí. Me alcanzó la copa a la boca, sin darme la cuchara. - Tomá, Martín, chupá el chocolate...dale!!!! Apurate que se derrite!!! Y pasé la lengua alrededor del helado antes de que se derrita y caiga al suelo. Se reía mucho y siguió chupándolo. Le pregunté si no se sentía incómoda con los zapatos con tacones y dijo que ya le estaban molestando. Siguió comiendo y me acosté frente a ella, le saqué las hebillas y después los dos zapatos. - Aaaaaaaaaaaay..qué placer...jajaja!!! No los aguantaba más....jajajajaja!!! - me dijo al dejarla descalza. Y yo, acostado en frente de mi invitada, no me cansaba de mirarle esa conchita que, sin notarlo, creo, me había hecho poner la verga más dura que nunca. Y no me animé a hacer nada. No quería que se asuste o se me enoje. No sabía qué mierda hacer. Estaba tan caliente que no me había dado cuenta de que se comió el helado entero. Había casi un kilo, cómo podía tragar tanto???? Y se me ocurrió algo. - Te gusta la cerveza, Maia? - Sí, me encanta, pero soy muy chica para tomar, me puede hacer mal. - Bueno, yo voy a tomar un poco. Con gaseosa, porque es más rica y suave. - Aaaaaaaaaaaaaah....con Fanta es muy rica.. Me das un poquito??? Por supuesto que sí, me levanté y preparé dos jarras bien grandes. Se tomó la mitad sin respirar. Le dije que tenía la ropa muy muy sucia y se avergonzó. Le expliqué que una niña tan hermosa como ella no podía estar con esa blusa y minifalda llenas de suciedad. Tomó más y vacío la enorme jarra. Ya estaba distinta, todo le causaba gracia, se reía de todo y volví a llenar las jarras. - Qué pensás hacer, preciosa? Supongo que no vas a ir a la calle. Te quedás a dormir acá? Si querés podés acostarte en mi cama y yo duermo en el living. - Siiiiiiiii....!!!!! Me puedo quedar??? - Claro que sí. Pero tenés que darte un buen baño y darme esa ropa para lavarla. Me volvió a abrazar con fuerza y a darme las gracias. También la abracé y la alcé rodeándole el culito con los brazos. Reía como loca y tomó media jarra más. Le dije que no tenía nada de ropa para ella, así que se la iba a lavar de a poco para que se la pueda poner limpia después de bañarse. - Cuánto hace que te fuiste de tu casa? No te lo pregunté... - Hace casi tres días, por qué? - Porque si tenés así la mini y la blusa, no me quiero imaginar la bombachita, Maia. Te la sacás ahora mismo y en un rato está limpita. Dale, dámela. - Mejor me la lavo yo, me da vergüenza. - Dale, Maia, no seas tonta...dame... Tomó un buen trago y se empezó a quitar la bombachita. Le dije que iba al baño para que no se sintiera incómoda. Volví y la jarra estaba más vacía. Me dió la pequeñísima ropita interior negra. - Está limpita- dijo - No puede ser, mi amor, hace 3 días que no te la sacás. A ver si me decís la verdad...... La acerqué a mi cara y le sentí el olor. Ese aroma de 3 días de la conchita y el culo de la nena era una delicia, un manjar desconocido que me provocó una erección formidable. La pequeña, ya borrachita y feliz, me miró asombrada y después se echó a reír. Me preguntó qué hacía y si me gustaba. Le dije que me volvía loco olerla. Vacío la jarra una vez más y me dijo que estaba loco. Me senté en la alfombra y saqué un porro del bolsillo, lo prendí como si fuera un cigarro común, seguro de que no se iba a dar cuenta de nada. Apenas lo encendí, le brillaron los ojitos. No tuve que pensar demasiado para saber que ya había probado. - No me contaste nada de eso, Martín... Jajajajajajaj!!! Sos terrible, eh...??? - Foaaaaa, nena, vos sos mas viva que yo!!!! Me imagino que no querés... - Te imaginás mal....jajaja...ya probé!! Me vas a convidar??? - dijo y se sentó sobre la alfombra delante de mí, otra vez con las piernas abiertas (inocentemente?) pero ahora sin la ropa interior negra. Cómo decirle a la bellísima criatura que no??? Se lo di, hechizado por la vista que tenía a menos de un metro de distancia. En ese instante, era la mejor conchita del planeta, gorda, hinchada, carnosa, rosada, la perfección misma. Terminó y me lo pasó, pero me dejó la mitad. Olvidé decirle que era muy fuerte. Al minuto ya estaba loquísima, contenta. Hablaba y se respondía sola, riéndose. Me dijo que me amaba y se acostó en el piso abriendo una vez más las piernas como si no recordara que se había quitado la bombacha. Sin darle tiempo a mi cerebro para analizar nada, me hundí en el medio de la niña y le pasé la lengua por la concha antes de que tuviera un segundo para reaccionar. Se quedó inmóvil y sentí el olor incomparable de mi nena. Le subí la mini, levanté aún más sus piernas y me introduje en el agujerito del culo que después de 3 días olía a limpio. Ella no se movía, me dejó hacer lo que quería, pero ahora me pidió por favor que le pase bien la lengua por el hoyito. Lo hice y después me la cogí con la lengua por el ojete hasta que me gritó fuerte que no siguiera porque tenía ganas de ir al baño. - Qué querés hacer mi vida? - pregunté sin parar de chuparla - Quiero popó, Martín!!!!! Me estoy por cagar!!! Se me está saliendo!!! No aguanto más!!!! Se me va a sasaliiiiiiiiir........dejame ir al baño!! Le apreté las piernas contra el pecho, le abrí las nalgas y me la seguí cogiendo por el culo con la lengua. La penetré con violencia, mi lengua entera entraba y salía con la velocidad de mi calentura. Así me la cogí por el orto hasta que no le sirvió de nada toda la fuerza que hizo y algo enorme empezó a salir de el esfínter de la nena. El tamaño de aquello que estaba tratando de salir del interior de Maia, sumado a la impresionante dilatación del agujero del culo me convenció de que la niña no era precisamente una niña virgen. No era posible que habiéndola cogido sólo con la lengua tuviera semejante capacidad de expansión para evacuar el trozo gigante que estaba expulsando. La cuestión es que al otro día me contó la historia completa y me dió la razón. Por ahora cagó tanto que antes de que termine de hacerlo, derramé la cantidad de semen más grande de mi vida sobre el culo abierto de mi futura compañera de vida.

Autor: FAL-08 Categoría: Tabú

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!