Relatos Eróticos de Sexo en Grupo


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Mario cumple mi fantasía

2021-09-01


Todo empezó en una noche muy calurosa, estaba yo tratando de dormir pero no aguantaba ni siquiera cubrirme con la sabana y lo mismo le estaba pasando a mi esposa Lucia, así que decidimos quitar las colchas y la sabanas y acostarnos sin taparnos, nosotros tenemos una cama king-size, lo que hace que nuestros cuerpos estén separados y no nos de tanto calor, ademas el cuarto es bastante amplio, así que prendi también un ventilador para que circulara el aire. Esa noche mi hijo Alberto había invitado a un amigo a dormir a la casa, Alberto tiene 17 años de edad y su amigo Mario tendría mas o menos su misma edad. pues bien era tanto el calor que mi esposa decidido quitarse la pijama para dormir, por lo que se quedo solamente con su sostén y su tanga, yo me quede en bóxer, y aun así era difícil dormir, al rededor de las dos de la mañana mi esposa que logro quedarse dormida me puso la pierna encima, yo que estaba ya casi dormido me volteo para reclamarle pero al verla con su tanga de hilo dental me dieron ganas de sobarle las nalgas, al hacerlo ella como que las paro un poco con eso me di cuenta que estaba de acuerdo, lentamente jale el hilo que le cubría su cosita y le empece a sobar los labios vaginales, ella luego luego se puso humeda y me dijo “métemela”, yo le puse una almohada por abajo y ella se inclino hacia adelante dejando ver todas sus nalgas desnudas y la panocha deliciosa, prendí la lampara de mi buro y la dirigí hacia ella para disfrutar el espectáculo, seguí sobándole la panocha y cuando vi que empezó a jadear me pare y fui hacia el vestidor y traje un consolador en forma de verga que tengo para cuando cojemos, le puse lubricante, regrese y se lo empece a meter despasito, ella lo disfrutaba mucho y yo también, yo me empece a masturbar, ella cuando me vio se empezó a mover como si estuviera cojiendo con otro, yo le dije: que me encantaría ver como otros te meten la verga te mueves delicioso. Ademas pone una cara de lujuria deliciosa, al oír mi comentario solo dijo siiiiiii y se empezó a mover mas rápido, hasta que se vino ricamente, yo me puse en su boca y le solté todo mi semen en el cachete, nos acostamos y nos relajamos, en eso volteo a la puerta y veo a Mario viéndonos, mi esposa no se dio cuenta pues al ver que lo había visto mirándonos se salió y se fue hacia el cuarto de mi hijo, yo me imagine que había visto las nalgas paradas y desnudas de mi esposa y como le entraba el consolador por la vagina, pero cuando me imagine oyéndome decirle a lucia, me encantaría ver que otros te metan la verga y ella dijo siiiiii y se vino, se me paro la verga, me acerque a lucia y se la metí nuevamente, cuando me vine dentro de ella nos quedamos dormidos sudados y completamente desnudos. Yo me hice el tonto de lo que había sucedido y no dije nada. Al día siguiente cuando me levante Mario ya se había ido, con alberto a entrenar, pues los dos están en el equipo olímpico de gimnasia, ese día tenía junta sindical por lo que terminaría tarde. Alberto se fue de fiesta con su novia, así que Lucia se iba a quedar sola en la casa, antes de irme le dije que porque no se iba a casa de su mama y que yo al regresar de la oficina pasaría por ella, a Lucia le pareció buena idea, me despedí y me fui. Mas o menos como a la una de la tarde le llame a Lucia para preguntarle como estaba, me dijo que bien y que ya estaba a punto de irse a casa de su mama que habían quedado de ir después de comer a wall martt, en eso oí que sonaba el timbre de la casa, y me dijo tengo que colgar alguien esta tocando y ya me voy, no te tardes mucho en venir por mi pues traigo unas ganas horribles, nos reímos y colgamos. mi día estuvo muy pesado pero termine antes de lo pensado y al fin regresaba a casa, yo me quede medio prendido por el comentario de Lucia, pase por ella a casa de su mama, pero cuando llegue su mama me dijo que no había podido venir y que le había cancelado, se me hizo muy raro, porque no me había avisado, así que me fui directamente a la casa un poco preocupado. cuando llegue la casa estaba a oscuras, solo se veía la luz de la recamara prendida, de pronto vi la sobra de un hombre en la cortina, pensé que se habían metido a robar así que temblando pero muy en silencio, abrí la puerta de la casa y entre muy sigilosamente, cuando entre oi a Lucia decir ya no por favor ya no, la sangre se me helo al pensar que los ladrones la pudieran estar lastimando, tome un bat de béisbol que tenia en la cocina y subir las escaleras oyendo como se quejaba Lucia diciendo no, no por favor no, cuando iba a abrir la puerta oi que alguien decía, quieres que te la saque y lucia contesto no por favor no, métemela toda y vente adentro, ahora me quede helado por lo que acababa de escuchar, abrí la puerta y vi como un muchacho muy corpulento le estaba llenando la boca de semen a mi esposa, mientras que otro se estaba viniendo en su ano y otro le estaba metiendo la verga por la vagina, vi a mi esposa como se la estaban cojiendo entre tres, me quede petrificado, en eso veo a mario salir del baño con la verga parada y se me quedo viendo, tenia la verga mas grande que el consolador que le meto a mi esposa, cuando me vio me pregunto. Eso era lo que querías no? yo no supe que decir solo vi que lucia se me quedo viendo, nadie decía nada, nadie se movía, lucia seguía con la verga ensartada en la vagina, el que se vino en su culo le saco la verga y se me quedo viendo, yo no sabia que decir, lucia se me quedo viendo muy espantada, pero poco a poco empiezo a cambiar su cara de susto a cara de lujuria y moviéndose muy lentamente, poco a poco, hasta que con una sonrisa, me dijo: Ven quiero mamarte la verga, mario se acerco y le empezó a sobar los senos, ella le empezó a mamar la verga, el cuate que se la estaba metiendo por el culo, saco un celular y le empezó a tomar fotos, era increible lo que estaba viendo, pero la verga se me paro inmediatamente, me acerque me desabroche el cinturón me saque la verga y se la metí a la boca, cuando me acerque vi como tenia el pelo lleno de mecos, se ve que a todos les había mamado la verga y se habían estado viniendo en ella, eso me éxito cabron y explote dentro de su boca, ella empezó a decir, si si me encanta que me llenen de semen, era toda una perra en celo, ahora Mario se puso en sus nalgas y se la meto por el culo diciendo, de verdad que si se mueve delicioso. luego nuevamente todos se empezaron a venir dentro de ella, primero Mario y luego los otros tres, al final ella me dijo métemela tu también, se subió en mi y me hizo venir nuevamente, podía sentir en mi verga los mecos de todos los demás dentro de mi esposa. todos empezaron a agarrar sus cosas se vistieron y se fueron, cuando Mario se iba a ir, ella le dijo no quédate, me gustaría dormir con los dos, así los tres nos quedamos dormidos, al día siguiente cuando me desperté mario se estaba comiendo nuevamente a lucia, yo solo me empece a masturbar y a disfrutar del espectáculo, Mario se vino dentro de ella, se levanto se vistió y se fue, Lucia me dijo, te gusto que se cumpliera tu fantasía?, y sonriendo dijo: Me voy a bañar que estoy llena de semen por todos lados. yo solo me vine nuevamente.

Autor: antony Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

Acampando en la playa

2021-08-31


Desde hacía bastante tiempo, esta planeando irme de acampada con mis amigas; Había un lugar, una playa escondida, que siempre me había llamado la atención, había ido varias veces a bañarme con mis primos, pero nunca a dormir. Días antes de semana santa, hablé con mis dos mejores amigas (patricia y maría), y les comenté que en los días de semana santa quería irme de acampada a aquella playa que tanto me gustaba, ellas aceptaron, y se unieron varias amigas más, y el hermano de maría y sus colegas, que además no vendrían nada mal, puesta la situación, y cabe decir, que el hermanito no estaba nada, pero que nada mal, muy moreno y con una sonrisa preciosa, y que más de una vez se me había insinuado. Mis amigas, estaban algo picadas, decían que todos iban a ir a por mi... hombre, no es que siempre ocurra así, pero a los hombres, les llamo bastante la atención, a pesar de que tengo 19 años, parezco mucho más mujer, tengo un culo bien redondito y respingón, y unos pechos que, aunque no destaquen por su volumen, están muy bien puestos, pero parece ser, que mi cuerpo, no es la prioridad, más bien es mi cara, tengo unos rasgos bastantes exóticos y atractivos. Bueno, volviendo a lo ocurrido, cuando llegamos a la playa, no había nadie, estaba totalmente vacía, quizás se debía al tiempo, estaba algo nublado y con amenaza de llover. Yo tenía una caseta para tres personas, aunque solo íbamos a dormir María y yo, los chicos, tenían una grande, de unas ocho personas, y mis demás amigas, dormirían en sacos d dormir. Al llegar la noche, pusimos música y nos pusimos a beber alrededor d una pequeña hoguera, Era inevitable negarlo, Miguel, el hermano de María no paraba de mirarme, y yo, no muy discreta, no le apartaba la vista y le respondía con una sonrisa, la verdad es que estaba precioso, no tenía camisa y se le veían todos los abdominales bien marcados... Seguíamos bebiendo sin parar, también me di cuenta, que un colega de Miguel, Jorge, no me quitaba la vista de encima, tampoco era nada feo, sus ojos brillaban con el reflejo del fuego, y me hacía sentir algo intimidada, resultaba algo incómodo, pero dado que era yo, la más cachondilla de mis amigas, la que siempre provocaba, pues les seguí el juego, pero no quería que se hiciesen una idea equivocada de mí, yo era una chica bastante inocente, que no me había acostado más que con mi ex novio, y que nunca había experimentado situaciones mas allá de lo normales... Me encontraba algo mal, así que lo mejor, pensé, fue en irme a la caseta a descansar: -Bueno, me encuentro algo mal, creo que me iré a dormir. -¿Ya?, ¿Tan pronto?- Dijo Miguel con cara de decepción. -Sí, me encuentro mal, hasta mañana. Al día siguiente, recibí una llamada de mi madre, me decía que mañana mismo, tenía que irme de allí y regresar a la ciudad porque me habían dado hora para un famoso y ocupado oftalmólogo, al principio me cabreé, había planeado todo, tan solo para estar dos días, pero no podía hacer nada más, solo disfrutar del último día a tope. Al llegar la noche, decidimos bañarnos, el tiempo estaba mejor, y la luna más grande que nunca, siempre me ha excitado bastante bañarme por la noche en una playa... La música sonaba y estabamos algo bebidos, pero por lo menos yo,estaba muy consciente de lo que hacia, el agua estaba bastante fría pero la situación era bastante excitante, me alejé algo del grupo, y empecé a nadar, hasta que me detube, hacía pié perfectamente, entonces sentí algo que me agarraba por la cintura, me giré rápidamente y pude observar que era Miguel, su sonrisa me hacía sentir muy especial, me acerqué a él, y no pude resistirme a besarle, nos besamos apasionadamente, y sentí que sus manos recorrían mi cuerpo lentamente, hasta que metió una de sus manos dentro de mi parte inferior del bikini: -Hey miguel, no vallas tan rápido, me he dejado llevar por la situación, mejor que lo dejemos. La verdad, es que no sé muy bien pq le dije, eso, estabamos los dos y nos gustábamos, pero todavía quería a mi exnovio, no podía dejar de pensar en el, y además cualquiera de mis amigas podía presenciar algo, en especial patricia, que estaba enamorada de Miguel desde hace mucho tiempo, y no me lo perdonaría -Déjate de tonterías, llevas todos estos días calentándome la polla, y ahora no te hagas la dura. Me cogió con fuerza y me acercó aún más a él. Me apartó bruscamente el bikini, y empezó a frotarme el clítoris suavemente, la verdad, que eso me llenó de placer, pero le dije que se estuviese quieto, pero no me hacía caso, cada vez iba más rápido, todo resultaba muy excitante, mi coño cada vez estaba más húmedo, y yo, cada vez gemía más de placer y olvidaba mis súplicas para que me dejase en paz. Pude mirar hacia mi derecha, el grupo ya había salido del agua, y los podía ver a lo lejos bailando en la arena... Mi coño estaba a punto de explotar, me sentía algo confusa, pero realmente estaba gozando, le bajé el bañador y empecé a tocarle la polla, que ya estaba en vías d erección, la tenia bastante gorda. -Vamos a la orilla putita.- Me dijo él. M e acostó en la arena, y me abrió de patas, acercó su boca, y empezó a chuparme el coño, iba a reventar¡¡ no podía más, estaba gozando, le dije que parara, que ahora me tocaba a mi. Se tendió en la arena, y empecé a chupársela, era bastante gorda, tanto, que me costaba abrir la boca, se la chupaba una y otra vez, su capullo rosa, estaba a punto de estallar, me dijo que m pusiese encima de el, para hacer un 69, jamás lo había hecho, y me resultaba bastante excitante, mientras me chupaba mi coño húmedo e hinchado, yo le chupaba su gran polla. -Para, antes de correrme, quiero follarte como a una puta.- Me dijo. Le ofrecí mi coño, y metió su polla, hasta el fondo, yo brincaba con una guarra, y no paraba de gemir y gritar, él por su parte, no hacía más que insultarme y decirme que era una guarra, y una puta, y que kería reventar en mi coño, hasta que se corrió, soltó una gran cantidad de semen, y al notarlo, mi coño reventó, estaba disfrutando al máximo, pero de repente, sentí que alguien acariciaba mis tetas, me giré, era Jorge, al parecer estaba muy cachondo, seguramente, lo habría presenciado todo, seguía tocándome, miré a Miguel y una sonrisa picarona se reflejaba en su rostro: -Jorge, que coño haces aquí¡¡, dije entrecortadamente, debido al placer ke sentía, la polla de Miguel seguía dentro d mi.- Lárgate de aquí, deja de tocarme¡¡¡ -No zorrita, yo también quiero follarte hasta rebentar. Jorge me levantó, y me tiró a la arena, abrió mis piernas, y empezó a chuparme el coño, que ya estaba muy mojado, me metió dos dedos y empezó a decirme que estaba muy buena, y que me dejara follar. Yo insistí un poco, pero no podía hacer nada, supuse que los demás ya estarían durmiendo, y vista mi impotencia, me dejé. -Vale, fólladme como a una puta, quiero reventar de placer. -Así me gusta, ahora ponte de cuatro patas, vas a saber lo que es follarte por el culo. Enseguida, poseída por el placer y sin saber muy bien lo que hacía me puse a cuatro patas, Jorge, se bajó el bañador y pude ver claramente su polla, estaba muy tiesa y muy dura, empezó a encularme, joder como me gustaba, al mismo tiempo miguel, empezó a follarme por el coño, resultaba muy placentero, me estaban follando por el coño y por el culo a la vez¡¡ yo gritaba de placer, a la vez que Jorge me daba nalgadas en el culo, y eso m hacia poner más caliente, sentí que los dos se corrieron dentro de mi, era alucinante, yo estaba gozando, el coño me dolía de tanto placer, inmediatamente, sacaron sus pollas, jorge me la puso en la boca y empecé a chuparsela ansiosamente, mientras que miguel me hacía un dedo, dios como estaba disfrutando, nunca había llegado a esos extremos de placer, cada vez gemía más: -No paren, voy a rebentar, mi coño quiere más, dije. Nunca pensé, que esas palabras fuesen a salir de mi boca, pero en ese momento, lo único que deseaba era llegar a la cima de la exitación. De repente, oí que nos llamaban, me levante rápidamente, y cogí el bikini que estaba más abajo, me lo puse, y ellos hicieron o mismo, al llegar a donde estaban todos, aun temblorosa y con el coño ardiendo, les dije a los demás que habíamos ido hasta los diques, y que desde allí, todo se veía muy bonito. Al parecer se lo creyeron, m despedí y m fui a acostar. Sólo han pasado varios meses de esto, pero aún, cuando me masturbo pienso en lo que pasó, y no me arrepiento. De vez en cuando veo a Miguel, y nos saludamos como si nada de aquello hubiese pasado, sólo una vez me susurró al oído, que aquello se repetiría, y yo le respondí con una sonrisa..., claro que se repetirá.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

Aída, su cuñada, el africano y el francés

2021-08-26


Aida, una mujer de 34 años, alta, morena, delgada, con un tipazo, salió de su chalé en la sierra madrileña vestida con un traje gris, una blusa blanca, escotada, que dejaba ver el comienzo de unas grandes tetas, y unos zapatos de tacón de aguja del color del traje. Subió en su BMW azul y se dirigió al centro de la capital. El monumental atasco que se encontró no la molestó. Estaba perdida entre sus pensamientos. Se le hacía muy difícil de creer que su cuñada Soraya, viuda de su hermano Jorge, fuera la amante de su marido. Cierto que su cuñada tenía 24 años y fuera dama de honor de miss España, y que su hermano llevaba cuatro años muerto, pero ni la creía tan zorra a ella ni tan cabrón a su marido. A la cabeza le vino la despedida de soltera de la que iba a hacer su cuñada. Ni caso le había hecho al boy. Estaba más interesada en ella, de hecho, en el lavabo la había besado, y después le había dicho que antes de casarse le gustaría tener una experiencia lésbica. Por supuesto que le había dicho que no. Una sonrisa se dibujó en sus labios recordando la paja que se hiciera en la bañera al llegar a casa pensando en la que iba a ser su cuñada. Con lo de la paja se había olvidado momentáneamente de lo de su marido y su cuñada. Después de haber aparcado el coche se fue al piso que estaba en la dirección que la había dado una amiga. Tuvo suerte, salía una mujer y pudo entrar sin tener que llamar al telefonillo. Llegó a la puerta del piso y tocó el timbre. Al ratito le abrió una rubia de más de un metro ochenta de estatura, de ojos verdes, tapada con una sábana. Era Soraya. -Pasa, Aida. Sabía que acabarías por venir. Aida entró en el piso. Desde luego su marido no escatimara en gastos. Le había puesto un piso de lujo. Al llegar a la sala de estar, le dijo Soraya a Aida: -Si estás aquí es porque te contó tu marido lo nuestro. ¿Qué te parece? -¡¿Y aún lo preguntas?! -¿No estás de acuerdo? -¡¿Pero tú estás loca?! ¡Cómo voy a estar de acuerdo con que te acuestes con mi marido! -Te informaron mal. Ya no me acuesto con él. Me acosté un mes hasta quedar embarazada! Como tú no puedes tener hijos, os lo voy a dar yo. Aída sumó dos y dos y le salió un vientre de alquiler. -¿Y de cuánto tiempo estás? -De dos meses. Me late que tu marido no te dijo nada. ¿Me equivoco? -No te equivocas, no. Pensé que eras su amante. Soraya se quitó la sábana de encima. Fue junto a Aida, le cogió una mano, se lo llevó a vientre, y le dijo: -¿No quieres tocar a tu hijo? Aida vio el cuerpo de Soraya, con sus tetas medianas, redonditas, con sus pequeñas areolas rosadas y sus pequeños pezones y su sexo depilado, y se dijo a si misma que si fuera hombre también la escogería... que hostias. ¡La follaría hasta dejarle los ojos en blanco! Aida tocó el vientre de Soraya. -Aún no se nota nada. Soraya le llevó la mano al coño. Lo tenía empapado. Aida miró para la sábana, volvió a sumar dos y dos y le salió que se estuviera masturbando. -¿Interrumpí algo cuando llamé al timbre? -Nada que no se pueda continuar. -¡Yo me voy que te veo venir! Aida se levantó y Soraya le plantó un beso en los labios. Cuando las lenguas se encontraron, Aida, sintió como se le mojaban las bragas. -¿Lo hacemos? -No soy lesbiana. -Ni yo. La volvió a besar. -Ni bisexual. -Para todo hay una primera vez. -No sé. Es... Le cerró la boca con otro beso. -Te lo pasarás de película. Con sorpresa y todo. -¿Qué sorpresa será esa? La volvió a besar. Mejor dicho, se besaron. -Ven conmigo y descúbrela. Soraya cogió de la mano a Aida y la llevó a su habitación. Al entrar por la puerta. ¡Sorpresa! Encima de la cama estaban dos hombres en pelotas, uno africano, de unos 30 años, musculado, con una tremenda verga, y el otro francés, rubio, de unos 25 años y delgado, que también tenía una polla importante, pero que al lado de la otra se hacía pequeña. Al verlos, exclamó Aida: -¡Te estabas tirando a esos dos! -¿Quieres probar una doble penetración? -¡No! Ni hacerlo contigo estando esos dos mirando. Me voy. -¡Cogedla, chicos! El africano y el francés saltaron de la cama y agarraron Aida por las muñecas. Soraya le dijo: -Te voy a desnudar y te voy a follar. -Vale, vale, pero ellos que no me toquen. -Soltadla, chicos. Tu quédate, Pier. La soltaron. El africano volvió a la cama. Soraya besó a Aida. Le quitó la chaqueta. Se la dio a Pier, que la puso en una silla. La blusa y el sujetador, Pier, a lo suyo... Le chupó y magreó aquellas grandes tetas con areolas oscuras y pezones pequeños. Por último le quitó los zapatos, el pantalón y las bragas. Aida no era de las que se depilaban los pelos del coño. Soraya en cuclillas, le lamió el coño peludo. -Me gusta el sabor de to coño, Aida. -Me alegro. Aida sintió la lengua de Pier en su culo. No dijo nada. Poco después, Soraya, cogió a Aida de la mano... Hizo que se echara boca arriba en la cama, metió la cabeza entre sus piernas y comenzó a comerle el coño. Aida tenía a un lado al africano y al otro al francés. Los dos estaban empalmados. Le acercaron las pollas a la boca. Aida apartó la cabeza poniendo cara de asco... Unos minutos más tarde, cuando estaba a punto de correrse en la boca de Soraya, cogió las dos pollas, una en cada mano, y masturbó y chupó la polla de Pier y la del africano, que apenas le cabía en la boca. Soraya, dejó de comerle el coño, y le preguntó: -¿Te apetece ahora una doble penetración? -Quiero correrme en tu boca. Quiero correrme follándome al moreno, y después, sí, después quiero correrme con una doble penetración. -¿Cuánto tiempo llevas sin follar, Aida? -Un mes. -Pues parece que llevas años. Aida, con una mano, llevó la cabeza de Soraya a su coño. -Calla y come. Soraya le siguió comiendo el coño, pero ahora muy lentamente. La lengua de Soraya tardaba más de cinco segundos en entrar y salir del coño de Aida, en recorrer los labios... Los movientos de la lengua por todo el coño eran como los movimientos de un caracol. Aida disfrutó de aquella dulce agonia, hasta que llegó el momento en que sintió el hormigueo en los pies, un hormigueo que le subió por las piernas. Luego sintió una explosión de placer, que la hizo sacudirse. Soraya la había llevado al orgasmo de una manera diferente. La corrida fue larga y abundante, una corrida que Soraya fue lamiendo y tragando con la misma lentitud que le había comido el coño. Al acabar de correrse Aida, Soraya, se echó a su lado, y le dijo: -Era una fantasía que pensé que nunca se haría realidad. -¡¿Es el primer chocho que comes?! -Sí. Vi muchos videos de comidas de coño. Tiré muchas pajas, pero nunca antes había estado con una mujer. -¿No te da reparo decir esas cosas delante de extraños? -El moreno entiende muy poco español, y Pier ya sabe de qué pie cojeo. -¿Quieres que te lo coma yo? Tiene su morbo, y con mirones, más. -Me encantaría. Empapada como estoy no te costará hacer que me corra. Aida besó a Soraya... Le comió las tetas. Se puso a cuatro patas y empezó a comer su primer coño, un coño empapado. Lo lamió con la misma lentitud con que Soraya le acabara comiendo el coño a ella. Al rato, exclamaba Soraya: -¡Dios, qué placer! Dame esa polla, Pier. Pier le dio la polla a mamar. Aida estaba que echaba por fuera. -Yo necesito algo dentro, Soraya. El africano, entendería poco el español, pero se colocó detrás de Aida y le puso la polla descapullada en la entrada del coño. Empujó un poquito y no entraba. Aida, poco a poco, fue empujando con su culo hasta que entró aquel cabezón. Al tenerla dentro, exclamó: -¡¡¡Aaaaaah!!! Soraya, le dijo a Aida: -Al tener la cabeza dentro ya es todo disfrutar. El africano se quedó quieto. Aida, ya aceleraba lamiendo el coño de Soraya, y cuanto más la metía y la sacaba, más le gustaba. Al rato... Soraya dejó de mamar la polla de Pier, y le dijo a Aida: -Si sigues me corro. Aida, siguió y Soraya se corrió chillando como una loca. Al acabar de beber la deliciosa corrida de Soraya. Aida quitó la tremenda tranca de su coño, y le dijo al africano: -Ponte boca arriba, moreno. El africano, o entendía bien el español, o leía la mente. Se echó boca arriba para que Aida lo cabalgase. Otra vez entró con trabajo la verga en el coño, pero una vez dentro, Aida, follando al africano, se deshacía en gemidos. Pier, sin decirle nadie nada, se colocó detrás de Aida y le lamió y le folló el culo con la lengua. Luego le puso la polla en la entrada del ojete, y Aida la fue metiendo a su aire. Folló a los dos. Al africano con el coño y al francés con el culo. Follándolos estaba cuando sintió que le ardía el coño. Era el africano que se estaba corriendo dentro de ella. Pier le estaba llenando el culo de leche. Sintiendo los latidos de las dos pollas dentro de su coño y de su culo, le subió una corriente por la espalda... El placer subió, subió y subió de intensidad, hasta que no lo pudo soportar y perdió el conocimiento. Despertó media hora después. El africano y el francés ya se habían ido. Soraya, que estaba a su lado, vestida, le preguntó: -¿Merendamos, Aida? -¿Y tus amigos? -Se fueron. Le volvió a preguntar: -¿Merendamos? -Sí. ¿Te dije que Juan va en Paris en viaje de negocios? -No. ¿Quieres dormir conmigo esta noche? -¿Tú que crees? Se agradecen los comentarios buenos y malos

Autor: Quique Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

Trio con mi novia y mi prima

2021-08-25


Trio con mi novia y mi prima. Llevaba meses saliendo con la mejor amiga de mi prima, todos los fines de semana los pasamos juntos y aprovechábamos para follar, cuando de repente un fin de semana mi prima se quedó con nosotros. Por la noche mi chica empezó a insinuarseme, yo le dije que estaba mi prima presente, que como íbamos a hacerlo. Mi prima intervino y dijo que no nos cortásemos por ella, a lo que mi novia me miró pícaramente, tras un rato de insistencias acepte, comencé a bajarle los shorts del pijama a mi chica y a lamerle un poco a través de las bragas rosas que llevaba, cuando le quite las bragas me fijé que mi prima nos observaba pero no le di más importancia, me puse a lamer la estrecha vagina de novia ante sus leves gemidos y después pasé a lamer rápidamente su clitoris, fue después cuando me disponía a metérsela que vi que mi prima no solo observaba, si no que tenía la mano debajo de su pijama y se estaba masturbando. Me daba algo de corte pero también mucho moral, así que poco a poco se la fuí metiendo a mi novia ya que con su estrecha vagina no podía ir más rápido hasta que llegó al fondo, continúe embistiendo poco a poco y empecé a subir el ritmo a medida que se le dilataba, tanto mi novia como ahora mi prima estaban gimiendo, al cabo de un rato entre el chocho estrecho de mi novia y los gemidos de ambas me corrí como nunca, al sacarla como era costumbre mi novia se disponía a llevárselo a la boca, solo que está vez se unió mi prima y las dos empezaron a lamer, mientras mi novia lamia la base mi prima lamia el capullo y no tardó en limpiarme el poco semen que me quedaba en él, luego mi novia se lo introdujo en la boca y mientas me lamia como de costumbre, relamiendo mi capullo al final, miré hacia bajo , y cuando miré hacia abajo y vi que mi prima a parte de estar lamiéndome loa huevos le estaba metiendo unos dedillos a mi novia. Eso me puso tan cachondo que no pude evitar correrme al instante. Aun con mi semen en la boca mi prima y mi novia empezaron a enrollarse y a pasarse mi semen de la boca de una a la de la otra bajo mi atenta mirada mientras no podía evitar masturbarme, entonces mi prima se metió mi polla en la boca, cuando la tenía en la garganta que casi iba a vomitar la sacó y me dijo que ahí no entraba, por lo que la agarró y se la metió en su vagina, yo no daba crédito a eso, me iba a follar a mi prima delante de mi novia y con su consentimiento, al comenzar a meterla me encontré un impedimento, eso si que no me lo esperaba, era su himen, iba a desvirgar a mi prima. Fui lentamente ya que no quería hacerla daño y por que su vagina era aún más estrecha que la de mi novia, quien se acababa de poner detrás de mi prima y la masajeaba las tetas, ante aquella situación me estaba poniendo tan cachondo que tumbé a mi prima en la cama por que no iba a aguantar mucho rato de pie. Mi novia puso las rodillas a cada lado de la cara de mi prima y esta comenzó a lamerle la vagina a mi novia mientras ella se frotaba el clitoris, yo aun se la estaba metiendo a mi prima y le tocaba las tetas para excitarla más y que fuese más fácil la penetración, estaba a punto de correrme por lo que me incliné hacia delante a besar a mi novia, y durante los 10 segundos aproximados que duró el beso, los 3 llegamos al orgasmo, y tal como me pidió mi novia el primer día que nos acostamos, mi prima también quiso que se la dejase dentro toda la noche mientras dormíamos.

Autor: aboixbcs Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

Mi segundo trío

2021-08-24


En mis anteriores relatos he dado luces al lector de mi apariencia física y de la persona que me ha logrado satisfacer sexualmente hasta el tope. Nuevamente nos sumergimos en el éxtasis de un trío, lo esperábamos y por fin encontramos la chica con quien todo esto era posible, una mujer mediana, delgada, trigueña, y bonita cola, sobre todo, dispuesta a muchas cosas excitantes. Todo empezó de una manera supuestamente inesperada, hasta que de repente tenía la lengua de él dentro de mi boca, sus manos en las tetas de la chica y mis manos repartiéndose entre el considerable miembro de él y la ya húmeda vagina de ella, todo fue muy rápido, en un pocos instantes estábamos los 3 completamente desnudos, primero, y como buen anfitrión la penetró a ella antes que a mí, así que ahí los tenía a los dos, el sentado y ella siendo penetrada, cabalgando su delicioso pene, en base a algunos videos decidí sentarme en medio de ambos, buscando que el clítoris ya grande de mi compañera rozara mi cola, y sí que lo conseguí, mientras él mordía mis pequeñas tetas, como tanto lo disfruta, y yo, esperando ansiosa mi turno de ser penetrada, cogida, completamente cogida. Casi cuando ella tenía su primer orgasmo siguió mi turno, esta vez, dándole la espalda a él mientras ella lamia mi clítoris, y tocaba con su lengua mis labios vaginales y su pene, yo agarraba sus senos y le pedí que se pusiera de espaldas para poder lamer su sexo, mientras yo sentía ya contracciones vaginales por la incesante penetración, ella chorreaba su vagina por el sexo oral que le hice. Finalmente, arrodilladas frente a él lamimos su pene, lo chupamos de a turnos, nos besábamos compartiendo ese pene que nos daba tanto placer, hasta que él se dejó derramar en nuestra cara.

Autor: Lyner96 Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

Cuando menos esperas

2021-08-24


Hace unas semanas... Soy una chica de 20 años recién cumplidos, y solo he tenido relaciones sexuales con mi novio hasta.... Hace dos semanas los compañeros que siempre habiamos ido juntos al cole decidimos hacer una salida. En mi pueblo cuando acabamos el último curso de BUP y antes de irnos a la universidad, como despedida, siempre hacemos un viaje todos juntos. Esta vez decidimos ir a pasar una semanita en un pueblo de costa donde hubiera marcha. La semana, como podeis imaginar, se presentaba irrepetible todos los dias fiesta desde por la mañana hasta el otro día. Lo tipico disco, alcohol, playa y mucho cachondeo. Los chicos empezaron a ligotear con las extranjeras y algunas de las chicas con los extranjeros, vamos lo típico. La semana iba viento en popa y a toda vela, algunos habían conseguido mojar todas las noches y estaban felicisimos y otros los seis del grupo que teniamos parejas a pesar de divertirnos llevabamos una semanita un poco mas "light", pero la penúltima noche mientras todos se iban a la disco decidimos montarnos una fiesta privada en una pequeña cala que habiamos encontrado y que por la noche no era muy transitada. Compramos bastante alcohol, nos pusimos nuestra ropa de baño y a disfrutar de borrachera a la orilla del mar. Empezamos a beber y a charlar y al cabo de una horas estabamos algo más que chispados. Decidimos jugar a ese juego tan antiguo que le llama verdad o acción; y esto llevo a descubrir pequeños secretos amorosos y a que comenzaran a haberalgun que otro beso apasionado. La cosa se fué calentando y a Juan y Pedro, los dos chicos del grupo empezo a notarseles un gran bulto bajo su bañador cosa que hizo que Sandra y Veronica insistieran en jugar un strep-poker o algo similar.Todos aceptamos y al cabo de media hora estabamos todos casi desnudos y yo empecé a sentir un deseo irresistible de comerme aquella enorme polla que tenia ante mi. A Juan le toco acariciar los pechos de Angela durante cinco minutos, lo cual hacía que la temperatura nos aumentara a todos. Sandra empezó a juguetear acariciandome los mios entre risas par demostrarle a Juan como tenia que hacerlo, y yo sin poder resistirlo empece a mojarme toda, así que me abalancé sobre la polla de Pedro y comence a comersela. Pedro, medio sorprendido, empezo a gemir de placer y Sandra empezor a acariciar mi coño mientras yo comia aquella enorme polla. Así se hace Andrea, me decían a coro Juan y Angela, mientras Verónica se habría de piernas pidiendole a Juan que la penetrara hasta el fondo y Sara le pedia a Pedro que se comiera su coño.Veronica no se quedo atras y al cabo de un rato estabámos todos follando entre todos como no lo habíamos hecho nunca. Fué maravilloso. Volvimos al hotel y acordamos no contárselo a nadie pero a la noche siguiente repetimos; y hemos llegado a un acuerdo; de vez en cuando tenemos que hacer una salida nosotros seis, sin nuestras parejas y disfrutar de nuestro sexo salvaje.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

Mi esposa y el video porno encargado pagado con mucho dinero

2021-08-20


Estos príncipes árabes quieren un viseo porno con mi esposa como protagonista y follada por 6 vergas jovenes y esto filmandose para hacer un video porno, claro ya les dimos a los 4 ya los otros dos somos yo y el hijo de la directora una hoja con las 10 condiciones que tendrian que cumplir para no ser rechazados y tirados fuera del local.... uno en la primera follada a mi mujer con migo y hijo de directora intento agarrando la cabeza a mi esposa hacer que le chupara y mamara su verga por fuerza, mi esposa al decir tres veces el NO pues lo agarramos el hijo y yo y lo llebamos casi a la puerta de salida., nos pidio perdon rogandonos dejarle que ya no repetiria nada similar sino la trataria con respeto a sus voluntades y por ser principe y no estropear nuestra relacion con ellos y su familia, pues lo soltamos y le repetimos leerse las 10 condiciones que le hemos entregado en una nota porque esta mujer no es una puta sino un mujer casada y respetable que por favor y ruegos de la directora del club acepto realizar este video.... ya volvemos a la sala donde estan los otros tres y mi esposa y los encontramos que la tienen acostada boxa arriba con el culo al borde de la cama y piernas colgando hacia el suelo, uno esta entre sus piernas lamiendola su vagina y mamandola su clito como ella le va enseñando, los otros dos chupando sus pezones y amasandola las tetas y nalgas con sus dedos masturbandola coño y culo... miramos y ya la giran de costado, uno se pone detras de ella en su espalda con una mano agarrando una teta y el otro delante y agarrandola la segunda teta y ambos la penetran culo y coño y la embisten en ambos hoyos., claro mi esposa con verjas grandes, gordas y muy erectas no queda indiferente y por esto fime a cada embestida de uno o otro lado, el tercero se introduce y mientras las manos estrujen sus pezones, el lo mete en su boca y los chupa y mama y luego intercambian haciendo de modo que los tres la follan ambos hotos.... ya se corren y mi esposa al baño a lavarse y quitar los mocos y vuelve nuestro turno con el primero que quiso forzar su boca pero lo primero que hace es pedirla perdon, besar sus manos y empezar de nuevo a mamarm chupar los pezones y tetas y igual la gira y penetra su culo con si gran verga y ella a gemir que por el culo es su debilidad., el chico esta tan loco con su culo que separa del todo sus nalgas y asi ensancha el hoyito del culo para ya meterla lengua dentro y lamer muy animado, mi esposa no se aguanta y le hecha tres chorros en su boca que el chico mirandonos los traga y asi el embiste con mas aceleracion el culo de mi esposa querendo casi meter hasta sus huevos dentro.... bueno amigos, los 4 chicos principes ya aprendieron mucho con esta follada, se corrieron varias veces en culo y coño y la besaron y lamieron todo el cuerpo desde los dedos de sus pies hasta los lomos de sus orejas y durante 4 horas acordadas, no se cuentan las veces que la follaron tan insaciables y afamados como lobos y claro ya ambos hoyos culo y coño estan irritados y yo la unto el producto que el majaraya me dio por calmar esto precisamente y es lo que la calmo y no sufrio quemaduras o dolores.... ya termina y esta hecho el video pero se les entregara mañana despues de retocarlo, claro la cara de mi esposa no se ve para nada, no dejo que la besaran su boca y tampoco que ella los mamara o chupara sus vergas t los 4 dandola gracias, besando sus manos y diciendola que es la mujer mas guapa del mundo y que nunca vieron algo asi y que les gustaria repetir.... yo despues de verla asi follada y disfrutada por tantos la digo: amor mio, ya esta es la ultima vez que acepto tal trato, jamas yo aceptare esto otra vez pero decidiras tu si quieres o no y ella dice: tampoco yo mi vida, esto no se repetira nunca y ahora se lo diremos ala directora para que no cuente con nosotros otra vez., ya no me vendo y tampoco necesitamos mas dinero de lo que han pagado estos y follaremos solo por placer nada mas... la digo que despues de esto se ha convenido hacer lo mismo con hijas, hermanas, esposas y-o mamas de esta familia y que yo también sera mi ultima vez.... Asi termina este relato por ahora y ya os contare lo de sus hembra.

Autor: loverman Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

Una noche de disco

2021-08-18


Una noche de discoteca se convirtió en unas de mis mejores aventuras de mi vida con mi esposo. Todo comenzó un fin de semana q decidimos salir a una disco a bailar y tomarnos unos tragos para luego finalizar en un hotel para salir de la rutina ya que tenemos 13 años de casados, no con esto quiero decir que nuestra relación es mala, al contrario, es muy activa sexualmente y siempre ha estado latente el ponerle un toque de picante a nuestra relación. Llego el fin de semana mandamos a las niñas a casa de mi madre yo me duche me depile y a mi esposo siempre le gusta que me deje un camino de vello púbico en mi cuquita, ese día me puse un vestido corto negro con unos tacones de aguja que hacen resaltar más mis piernas con un hilo negro muy pequeño que de broma cubre mi cuquita que modestia aparte es grande y carnosa al igual que mis nalgas. Salimos llegamos a la disco mi esposo pidió una botella de cacique negro y la noche fluía de lo más normal entre bailes y tragos, como a dos mesas de nuestra estaban dos chicas y un chico le calculaba como unos 22 años, estaban bien vestidos, pero una de las chicas estaba vestida con un legan blanco algo transparente que hacía que tu imaginación volara muy lejos. Flaca, cabello oscuro, piel blanca y muy bella, continuaba bailando con mi esposo y de vez en cuando nuestras miradas se cruzaban y no hacía falta comunicarnos verbalmente ya que nuestras miradas hablaban por sí sola, le comente a mi esposo sobre la chica, le dije mi amor me encanta esa chica para hacer un trio tenerla entre los dos, esas palabras pusieron a mi esposo a mil le agarre su pene discretamente sin que nadie nos viera y él me dijo bueno sabes que hacer. Después de tanto cruzar miradas ella se levantó al baño y yo me fui más atrás al entrar estaba un chica maquillándose en el baño, ella entro a un cubículo y yo me quede fuera disimulando viéndome al espejo la chica que se maquillaba salió y ella abrió el cubículo me hizo seña y entre con ella… era pequeño no tenía mucho espacio pero no hacía falta, nos besamos subí mi pierna sobre el escusado y ella metió su mano debajo de mi falta y me sobaba como una chica sabe hacerlo y yo con mis dos manos le agarraba sus dos bellas pompis que muy paraditas las tenía, duramos unos dos minutos pero para mí fue suficiente. Salimos y yo iba con la cuquita mojada le hice seña a mi esposo que nos fuéramos que ya todo estaba listo. Al salir nos montamos en la camioneta ella y yo en la parte de atrás mientras mi esposo manejaba, una vez montada nos quitamos la ropa, que cuerpo tan bella el de esa niña, al verla le brinque encima y nos comíamos a besos, la recosté en el mueble del carro y le puse de lado su hilo blanco que dejo ver ese bello cono rosado y sin pelos, empecé a mamar y mamar ella se vendría como dos o tres veces, no se con exactitud, ella se retorcía de placer y yo mojada a chorros. Llegamos al hotel mi esposo aparco y nos bajamos. No llegamos a la habitación, hay mismo con la puerta abierta del carro mi esposo bajo el portón de la habitación y él se nos unió se quitó el pantalón y dejar ver su bello miembro ella y yo iniciamos una rica mamada al mismo tiempo mientras que nuestras lenguas se cruzaban con su cabeza que estaba rosada y más grande que nunca. Subimos a la habitación y sin decir nada mi esposo se puso su condón la coloco en 4 mientras yo estaba con las piernas abiertas para me hiciera sexo oral. La imagen era perfecta ella dándome sexo oral y mi esposo penetrándola duro con mucha fuerza donde ella gritaba de placer. Así estuvimos un rato hasta que ella callo cansada de tanto acabar y mi esposo finalizo con una gran sonrisa en su rostro. Los tres nos acostamos y hasta el sol de hoy seguimos saliendo y compartiendo.

Autor: gabiytony Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

La casa de Magda

2021-08-08


“¿les apetece una copa en mi departamento?” pregunta Magda desde el asiento del copiloto con un brillo especial en los ojos, mientras circulo lentamente por Puente de Alvarado. La idea me parece atractiva, además estoy mojado, “por mi parte encantado, ¿qué dices Tania?”, “Como gustes, con que me vayas a dejar a mi casa me doy por bien servida” responde desde la parte de atrás del coche. Después de varios minutos tomo la salida hacia Tlalpan, creo que es la ruta más directa, la lluvia ha cesado y poco a poco los noctámbulos regresan a sus actividades; las cercanías de metro chabacano, villa de cortés y Nativitas se engalanan con cuerpos semi perfectos y casi desnudos. Con el pretexto de cargar gasolina y pasar al baño me detengo en la estación de Romero, donde sé que hay transexuales, la mayoría exuberantes y escasamente vestidas, esperando ver a Luisa (una trans con la que tuve sexo dentro de su camioneta) pero sin éxito. Una vez que las damas pasaron al baño y el tanque se hubo llenado, seguimos en marcha; con la salvedad que me habían relegado a la función de chofer, en el asiento de atrás Magda y Tania comenzaban a besarse. Por el retrovisor veía como Magda se deleitaba acariciando, por encima de la ropa, los perfectos senos de Tania, mientras la morena acariciaba la pierna de su compañera de asiento. Mi mirada saltaba del tablero (cuidando la velocidad), a los laterales (por si alguna patrulla nos veía sospechosos) y al retrovisor (que muestra a Tania despojando de la blusa a Magda, la cual acaricia sobre el vestido el duro bulto de la morena). Antes de legar a metro ermita, bajo el puente vehicular, una sexoservidora se abre el abrigo para mostrarme que debajo solo trae una tanga negra; Tania se percata de ello y con un gesto de picardía me dice “detente”, cuchichea al oído de Magda la cual baja el cristal de la ventana y mostrando sus senos desnudos grita “Chichis pa´ la banda” a la sexoservidora que se aproxima (pensando que quizá tendría un cliente). Ambas mujeres estallan en risas, seguidas de las mentadas de la prostituta del abrigo, arranco antes de que las cosas se pongan complejas. “Compórtense,” les dio; “si nos cacha una patrulla no tengo dinero para salir del problema”, Tania me muestra la lengua y va a contestarme pero Magda cierra su boca con un beso voraz. Tania pasa de la sorpresa al deseo, sus manos se posan en los senos de su compañera de asiento; la cual comienza a explorar bajo la falda de ella hasta encontrar su firme y notoria erección. “espera” dice Tania con el deseo en su voz, se levanta un poco el vestido y con rapidez se deshace de la tanga (húmeda de líquido pre-seminal). Magda comienza a chupar el grueso miembro de la morena, mientras Ella se baja los tirantes del vestido y se acaricia los pechos, pellizcándose los pezones; “Que rico lo haces Magdita, hmmmmm, pásame la lengüita por las bolas; por favor mamacita” Circulaba a baja velocidad, moví el retrovisor para tratar de observar mejor lo que hacían en el asiento de atrás; Magda se arrodilla en el asiento para dedicarse con mayor comodidad a su labor, mientras tanto Tania le acaricia las nalgas por debajo de la falda que el viento levanta, la ventanilla del coche no está cerrada, a pesar de no poder estar observándolas al 100% las miradas furtivas me han excitado. Mi pene erecto se abulta dentro de mi pantalón, tomo el paso a desnivel para abandonar Tlalpan y tomar Taxqueña, si mi memoria no me falla debo pasar Miramontes y casi frente al “Jarocho” doblar a la izquierda y pedir nuevas instrucciones. Dejo atrás la calzada Taxqueña y enfilo por Cerro del Cubilete; “ahora ¿por dónde Magda?” Ella deja de atender el miembro de Tania (el cual luce brillante por su saliva y el líquido lubricante que comienza a salir de el y que lentamente escurre por el tronco venoso y enrojecido) “en la esquina a la izquierda y después en la segunda a la dereeeecha”. Tania con un toque de travesura y malicia le introduce el pulgar en el ano, “menos plática y más chupadas mamita; tienes una boquita mamadora muy rica” le dice mientras muerde su oído. Magda obedece y nuevamente su boca se cierras sobre el firme pene de Tania, doy vuelta al lugar que indicó nuestra anfitriona y me detengo, a mi izquierda hay un parque casi en penumbras y mi derecha un edificio de departamentos. La mano derecha de Magda sube y baja por el miembro de su compañera, mientras su lengua recorre con suave lentitud los testículos depilados y llenos; la izquierda juega con la puerta trasera de la morena. Tania gruñe como animal herido y un chorro de semen sale expulsado manchando la cara de su pareja. “sucia, ¿por qué no me avisaste? Para recibirlos en mi boca” le reprocha juguetonamente Magda. “para la otra, pero creo que nuestro chofer necesita un premio por traernos con bien” dice Tania, “pásate atrás, con nosotras” se dirige a mi “seguro necesitas deslecharte también”; sin dudarlo me paso hacia el asiento trasero (por fortuna la ecosport de mi compadre es lo suficientemente amplia). Me siento entre ambas y mientras Tania me baja el cierre y comienza a devorar mi erecta lanza de carne, Magda recoje el semen de su cara con la mano y comienza a lamerlo con la avidez de una gatita hambrienta. Le tomo la mano y terminó de limpiarla a langüetazos, Ella sonríe y me besa depositando con su lengua un poco más de la leche de Tania en mi boca. Se recarga en la portezuela y se acaricia los pechos, endureciendo sus pezones; es una invitación que no puedo rechazar y me prendo de ellos, alternando lamidas, besos y pequeñas mordidas en ellos; a la par que mi mano comienza a explorar la depilada y mojada cueva de Magda. “que rico, no te detengas, por favor” me dice con los ojos cerrados y la voz enronquecida; tres dedos se alojan en ese delicioso refugio y a los pocos segundos sienten las contracciones rítmicas que delatan el orgasmo de ella. Como si fuera una señal de mi pequeño cohete sale disparado el semen caliente que se aloja en la garganta de Tania; la cual con cierta dificultad exclama “hmmm, delicioso, dale más leche a tu perrita papi; tengo sed”. Otra explosión de semen es recibida por Tania, los tres estamos en las nubes del placer cuando unos golpes en la ventanilla nos regresan a la realidad.

Autor: sayago19 Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

Dos lindas putitas en casa: Mi esposa y mi suegra!

2021-06-12


He de comenzar este relato mencionando que mi esposa Melú y yo tenemos 18 años de casados, mi esposa de 40 años de edad es morena clara, estatura media, cabello largo hasta media espalda, caderas amplias, grandes nalgas y tetas de muy buen tamaño coronadas con pezones grandes y oscuros que las hacen aún más sugestivas. Aunque no es delgada tampoco es gorda ni mucho menos, digamos que es del promedio normal de mujer pero la cual vistiendo pantalón ajustado provoca que los hombres en la calle la volteen a ver.Por otro lado mi suegra Irma esta divorciada desde hace unos años y desde entonces ha vivido sola, tendrá unos 57 años más sin embargo se conserva muy bien, con algunas arrugas propias de su edad pero dejan notar que de joven fue una mujer muy bella. Tiene ojos grandes y su cara es de facciones muy finas, aunque de cuerpo esbelto se le notan unas nalguitas bien paradas y aún firmes, pero lo mejor de ella son sus tetas, grandes como un par de melones.Hace unos meses durante el verano organizamos una pequeño convivio, solo con un par de amigos mios cercanos, Carlos y Alberto y un compadre de nombre César; en total conmigo eramos 4 varones y dos damas (mi esposa Melú y mi suegra Irma). La reunión la iniciamos en el jardin ya que estabamos preparando una carne asada y el clima era propicio para disfrutar del dia en el exterior, tomando cerveza y uno que otro vinito más fuerte. Entre charla, bebidas y comida fue transcurriendo la tarde y el alcohol comenzó a hacer su efecto, mi esposa se había vestido ese dia con unos shorts algo ajustados que hacían resaltar más de lo normal sus ricas nalgas, ella estaba sentada entre mi compadre César y yo, mi suegra Irma por su parte andaba vestida con una falda que le llegaba un poco más arriba de la rodilla, ella estaba sentada entre Alberto y Carlos; entre charla y charla y escuchando música fueron transcurriendo los minutos y al paso de estos empeze a notar que Melú mi esposa cada vez que se acomodaba en el banco donde estabamos sentados colocaba su mano por debajo de la mesa sobre la pierna de César justo sobre su verga y la dejaba ahi por instantes frotándole esa parte del cuerpo obviamente por encima de su pantalón, Melú solo charlaba y se carcajeaba sin darle importancia al asunto; mi compadre se hacia el disimulado como si no pasara nada y yo aunque con ciertos celos no dije palabra alguna al respecto. La charla, música y vinos continuaron el resto de la tarde y comenzaba a anochecer, yo me habia contenido de ir al baño lo más posible para no perderme de ningún instante del convivio pero llego el momento en que la cerveza y el vino pudieron más que yo y tuve que ir al baño a orinar.Al pararme sentí un leve mareo y noté que el vino había hecho su trabajo al igual que en los demás presentes, ví a mi suegra muy divertida con mis amigos riendo a más no poder y alcanzé a ver que el brazo de Alberto estaba en la espalda de Irma y Carlos tenía puesta su mano sobre la pierna de mi suegra a la cual se le había recorrido la falda hacia arriba mostrando todos sus hermosos y blancos muslos, ella dejaba que Carlos la acariciara libremente toda la pierna hasta casi llegar a la entrada de su vagina, quise objetar algo pero al fin de cuentas pensé que mi suegra ya era bastante mayorcita como para saber cuidarse sola asi que segui mi camino. Habré demorado unos 5 minutos en ir al baño y cuando regresé a la distancia pude ver que la cabeza de mi esposa estaba como recostada en las piernas de mi compadre, yo creí que se habia quedado dormida pero al acercarme un poco más ví que ella le había sacado la verga a César de su pantalón y se la estaba mamando con singular alegría, yo no podía dar crédito a lo que veia, una extraña sensación de entre celos y excitación me invadió, una parte de mi queria ir a separar a Melú de esa verga y otra parte de mi me decia que la dejara gozar el momento y esto fue lo que al final hice. Recapacité que no estabamos solos y giré mi cabeza para ver como estaba mi suegra, a la muy puta mis amigos la habían colocado de rodillas en el césped, Alberto le daba a mamar su verga mientras Carlos detrás de ella le metia la verga en posición de "perrito"; era increible ver como gritaba y gemia la zorra de mi suegra, moviendo su trasero como una batidora para darle más placer al macho que la cabalgaba sin parar y metiéndole una mamada de palo espectacular a Alberto el cual no cesaba de decirle lo puta que era y lo bien que se la estaba mamando. Yo no me quise quedar sin participar y mi primer impulso fue ir a donde estaba mi esposa y cojermela sin importar que le estuviera mamando el pito a mi compadre, Melú seguia chupandole la verga de lo lindo, mi compadre al ver que me aproximaba quiso quitar a mi esposa de que se la siguiera chupando pero yo le dije con un gesto que dejara continuar a Melú jugar con su pito, cuando mi esposa se dió cuenta de que estaba ahi delante suyo en lugar de apenarse por lo que estaba pasando me dijo entre balbuceos y sin dejar de mamar esa verga por un momento que fuera yo a atender a su mamá y que mejor le enviara a Alberto con ella, me quedé atónito ante esta sugerencia pero yo muy obediente fui a dónde estaba el para pedirle que fuera donde estaba mi esposa, al principio Alberto se rehusaba a ir con Melú porque estaba a punto de derramarse en la boca de Irma pero al final entendió la situación y con desgano retiró su verga de la boca de Irma e inmediatamente yo le puse a mi suegra la mia, ella al verme pude ver que se excitó más y un brillo extraño en sus ojos me indicó que esa mamada sería espectacular y así fue, se aferró a mi herramienta desesperada y mientras me la chupaba me decia que eso era lo que habia querido desde que me había casado con su hija, esto por supuesto que me excitó muchísimo e hizo que mi verga se parara hasta el punto de sentir dolor en mis testículos, sentía que reventaban de lo caliente que estaba yo.En la posición que estabamos, Melú y yo podiamos cruzar miradas, yo observando como mi compadre César se la cojia de lo lindo, ella sentada sobre su enorme palo mientras Alberto estaba delante de ella parado dandole a chupar su verga y ella a su vez podía observar lo que Carlos y yo le haciamos a su mami, como el momento en que Carlos se derramaba dentro de la panocha de su mamá mientras yo le embarraba toda la cara con mi semen y la obligaba a que se tragara la mayor cantidad de leche posible, justo en ese momento Melú, Cesar y Alberto alcanzaban el orgasmo al mismo tiempo, ver la carita de mi putita esposa escurriendole semen de Alberto entre la comisura de sus labios era simplemente increible.Ellas entraron a la casa para asearse, la noche comenzaba a refrescar y nosotros los varones comenzamos a recojer un poco el tiradero que habiamos echo, se dejaba notar que mis invitados estaban apenados por lo sucedido por lo cuál yo los invité entrar a la casa para tomarnos otros tragos en lo que las damas se arreglaban. Tenía la sospecha de que algo muy bueno vendría más adelante y no queria que terminara esa velada y al final de cuentas eso precisamente ocurrió. Ellos accedieron de buena manera y nos servimos unos tragos mientras nos acomodabamos en la sala, al poco rato hicieron su aparición Melú e Irma y lo que vimos nos dejó en shock! Ambas mujeres lucian unas batitas semi-transparentes y debajo de ellas se percibian sus tanguitas y sus tetas riquisimas, deduje que mi esposa le habia prestado esas prendas de vestir a mi suegrita, ellas notaron nuestro nerviosismo a lo cual pidieron que les sirvieramos unas bebidas para relajarse, ni tardo ni perezoso les serví un par de tragos bien cargados y se los dí; la música aunque no muy fuerte de volumen dejaba escuchar una melodia muy sugestiva por lo cual mi compadre sugirió que las damas nos bailaran un poquito para hacer ambiente, mi suegra y mi esposa dijeron que lo harían pero con la condición de que les dieramos sus propinas tal y como lo solemos hacer los hombres en un “table dance”; claro que todos dijimos que si y comenzó la función, madre e hija se movian sensualmente al compás de la música meneando sus caderas y meciendose sus tetas ya que no habia sostén alguno que impidiera su moviemiento, mientras nosotros les ibamos dejando billetes alrededor de donde bailaban ellas comenzaban a despojarse de la poca ropa que traian puesta, primero Irma se despojó de su bata y por fin pude admirar en todo su esplendor esas tetas que fueron culpables de varias masturbaciones mias, tetas grandes, blancas y con pequeños pezones rosados los cuales los hacían mas antojables para chupar, me dió risa ver como mis amigos abrian la boca viendo tremendo show y notaba que se les empezaba a formar un bulto en su pantalón al igual que a mi por supuesto. Al ver lo que hacía su mamá, Melú hizo lo propio y al quitarse la bata casi les da un infarto a mis amigos al ver tremendas tetotas en todo su esplendor, Carlos empezó a darle propina tras propina a la ves que le pedia que se acercara más a el, los demás presentes incluida mi suegra aplaudiamos y la animabamos para que accediera a lo que Carlos le pedia, no tengo idea de cuanto dinero le dió hasta que logró su propósito de sentarsela en las piernas, ver a mi esposa a un lado mio sentada en las piernas de otro hombre no es normal más sin embargo estaba invadido de lujuria y placer y la dejé que se dieran gusto. Como una completa puta Melú se fue acomodando entre los cuerpos de Carlos y Alberto mientras mi suegra acomodaba su cuerpito entre mi compadre y yo, creo que ni en el más erótico de mis sueños lo había vivido así. Alberto y Carlos no tardaron mucho tiempo en sacarle las tetas de su bata a Melú y se las empezaban a chupar con frenesí, mi esposa solo echaba la cabeza para atrás y dejaba que mis amigos se llenaran la boca son sus melones, César y yo hicimos lo mismo y comenzamos a mamarle sus rosaditas tetas a mi suegra, al principio suavemente y poco después más intensamente. a los pocos minuto de estar haciendo esto y con los ánimos a tope alcanzamos a escuchar que mi suegra le decia a mi esposa que se dejara meter la verga de Carlos por el culo, (solo una vez hace años intenté meterle la verga por su ano a Melú pero como ella sintió mucho dolor al final no logré cojermela por ahi). Ahora mi propia suegra le decia a su hija que queria verla como se la cojia otro macho por el ano! no era increible esto? Mi esposa por respuesta le dijo que lo haría solo si ella se dejaba ser desquintada por mi, ahí es cuando supe que a Irma nunca su ex-marido ni nadie se la habia metido por ese estrecho orificio, nada más de imaginarme lo apretadito que iba a estar ese hoyito me puso a mil!Mi esposa tomó la iniciativa y le pidió a Alberto que se acostara sobre la alfombra boca arriba para ella montarlo mientras le decía a Carlos que se colocara detrás de ella y se lo metiera con delicadeza por el ano, Alberto quiso ser el ganón y queria ser el primero en desquintar el culo de mi esposa a lo cual ella se opuso argumentando que ella queria sentir la verga de Carlos por el ano porque era la mas grande y porque Carlos al ser el de mayor edad (53 años) el tendria mas experiencia en hacerselo asi es que Alberto se tuvo que conformar con ser cabalgado por Melú.Yo a ese punto estaba más que asombrado del valor que mi esposa habia adquirido para animarse a domar el vergón de Carlos con su ano.Mientras yo tomaba posición en el trasero de Irma veia como Carlos le ponia saliva a su mano y se ensalivaba todo su enorme palo para lubricarlo y empezar a meterselo a Melú, confieso haber sentido temor por mi esposa y a punto estuve de impedir que lo hicieran pero decidí dejar que continuaran, noté como ella respingó un poco cuando sintió el glande del pene de Carlos tratando de abrirse paso en su estrecho orificio. De los cuatro hombres que ahí estabamos Carlos a pesar de su edad resultó ser el que más grande tenia la verga pero al igual su experiencia en el arte de cojer lo sacó a flote y poco a poco fué deslizando su vaina en el estrecho orificio de Melú, centimetro a centimetro, lentamente hasta que logró ensartar por completo a mi esposa la cuál al darse cuenta de que ya le habian metido toda la verga agarró confianza y se empezo a mover rico para darle placer a Carlos el cuál ya más animado y en confianza me decia que viera como se cojia a una vieja por el ano, que aprendiera para en el futuro cojermela tal como el lo estaba haciendo en ese momento; veia con angustia como sacaba su palo casi enteramente del intestino de Melú y luego empujaba con fuerza, bombeando cada vez más rápido y más fuerte hasta hacer que los gritos de Melú se escucharan por toda la casa. Veía el rostro de carlos lleno de sudor reflejando el enorme esfuerzo que estaba haciendo con tal de complacer totalmente a mi esposa mientras esta agitaba las caderas al cien por ciento, el le daba de nalgadas y ella movia más las nalgas, por momentos sollozaba y cuando Carlos queria parar ella le decia que continuara, que la hiciera su mujer, en pocas palabras que la hiciera su puta! Yo por mi parte excitadisimo por este espectáculo le aventé saliva directamente al agujerito de Irma y acto seguido le deje ir toda la verga sin piedad, de un solo empujón la desquinté, ella gritó y aunque su primer impulso fue safarse no la dejé que lo hiciera y comenzé a bombear, al poco rato ya el culito de mi suegra se habia amoldado al grosor de mi verga y lo gozaba de lo lindo, me pedia más hasta llegar al punto en el que mi semen se empezaba a entremezclar con un poco de sangre de su culito recien desflorado, empezé a decirle a Melú lo bien que me estaba cojiendo a su madre a lo cual por respuesta mi puta esposa se dejaba cojer de lo lindo por ambos machos los cuales la tenian bien ensartada por ambos orificios. El orgasmo logrado por los seis participes de esa sesión de sexo fue tremenda! Ninguno de los cuatro machos podiamos dar crédito a que solo dos mujeres nos hubieran dado batalla a nosotros que presumiamos de ser muy cojelones. El resto de la noche intercambiamos parejas y tanto Melú como Irma fueron folladas por nosotros cuatro, desde entonces no hemos vuelto a organizar ningun otro convivio pero esto no quiere decir que no pueda volver a ocurrir, ja ja ja...es lo bueno de tener un par de lindas putas en casa!!Hasta la próxima...

Autor: monarchone Categoría: Sexo en Grupo

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!