Relatos Eróticos de Sexo con Maduros ❌Sin Censura❌


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




El primer madurito que me cogió

2023-01-31


Fue la primera vez que me cogi a un madurito, tenía 19 y el unos 38 me encontró por Facebook hablamos por un tiempo y un día me dice si podemos vernos y le dije que si, me recogió en su carro cerca de mi casa y fuimos a comer, había sido un día muy largo ya en la noche me propone quedarnos a descansar en un lugar por que estaba lejos de donde yo vivía, a que yo acepto quedarme con él, estuvimos hablando tomando vino, y me empece a calentar, nos besamos, y poco a poco me fue quitando la ropa, me empezó a besar todo, nos echamos en la cama y se pone encima mio, sentí su paquetote uff que rico.. Poco a poco empiezo a sentir que se pone mas duro su pinga y empieza a moverse despacio y besarme , yo le sigo la corriente, se empieza a sacar todo y yo también, cuando veo que se saca el bóxer me quedo un rato mirando semejante paquete que tenía, me mira y me dice :todo esto es para ti... Yo lo miro con un mirada picarona y me trepó encima de él, me besaba tan ricoo, y luego me agarra las piernas y lo acerca a él y me pregunta si algún a vez estuve con alguien mayor a lo que yo le respondo que No , me mira y me empieza a besar la concha bien rico metía su lengua, me besaba, sentia sus dedos y su lengua más me excitaba me retorcía de placer, queria que no parara era otro tipo de placer que me hacía sentir tan bien, quería que metiera su pinga que me tenía loca, me hizo suplicarle que me lo metíera y eso mas lo excitaba, le decía :metemelaa toda dame duro con esa pinga sii dame, quiero me que lo metas toda dame leche, lo excitaba mas cuando le decía todo eso, en eso me pone en cuarto y me lo mete y yo uff ahh ahhh ahh que rica pinga tenía, me daba duro, me lo metía rápido que yo no podía parar de gritar me agarraba del cuello me ahorcaba eso mas me exitaba me metía toda su pingasa toda venuda grande, luego me subo encima de él y empiezo a moverme tan rico como si no existirá un mañana me decía sii muevete más... que rico te mueves para tu edad tienes experiencia perrita, eres una putita rica que le gusta la pinga y yo te voy a dar tan duro que vas buscarme para que te coja , me chupaba las tetas mientras me movía, cabalgaba en semejante pinga que sentía que me partía en dos pero me encantaba, gemia como una perra , eso le encantaba más decía que mi conchita le gustaba, esa noche tiramos hasta dejarlo seco sin una gota de leche y que rico me lo tragaba. esa noche fue que sentí el verdadero placer y me hizo venir por primera vez, me dio en todas las poses posibles, nos quedamos toda la noche al día siguiente antes de irnos nos metimos un polvo más, y ese fue el comienzo de múltiples polvos que me hizo sentir, después de eso tuvimos más encuentros donde me llenaba de un placer inmenso que cada vez que tenía ganas solo quería hacerlo con él y así hasta que viaje a otra ciudad y no lo volví a ver pero me enseñó muchas cosas que no sabía y desde ese momento ahora prefiero los hombres mayores con experiencia.

Autor: Nocturna Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

Soy una mujer libre

2023-01-04


Hola buena noche lindos lectores me presento soy Sandra de los Reyes, soy bióloga del bello estado de Morelos, desde hace muchos años estoy separada de mi esposo, lo deje aunque estaba tan acostumbrada a el y lo amaba mucho, desde entonces he fumado mucho por mis nervios y por qué siento que lo necesito, estuve con un Hombre mayor Esteban el cual era mi jefe, y el cual se fijo en mi y hacíamos el amor muy seguido, después del trabajo como soy muy güera y rubia, le gustó mucho a los Hombres a Esteban le daba una chupada en su miembro, que por cierto mmmmm estaba enorme, y me lo metía y lo sacaba de mi boca le mide 18 cm, y una vez que me lo sacaba, me desvestida y le.daba a chupar las pompas . Cosa que le fascinaba mucho ya que las tengo grandes, bien redondas y lindas de ahí me lo mete bien rico, hasta hacerme vibrar y pedirle que aunque me duela no me lo saque, soy muy feliz y he estado en Cancún trabajando y siendo la amante de mis jefes.

Autor: Sandra Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

Dama de compañía

2022-12-26


Buena noche mi nombre es Sandra de los Reyes, soy güera alta delgada de lindo cuerpo, soy de Morelos estudie biología aparezco en mi foto de perfil en facebook, con un traje de baño Negro y con lentes oscuros, desde que me divorcie de mi esposo, me he dedicado a sacarles dinero a los Hombres mayores dinero pues para vivir, hace meses ya había quedado con mi nuevo jefe de que por la noche, nos veríamos para irnos a un hotel y así pasar toda la noche cogiendo, me esmere mucho me puse una tanga Negra y un brassier del mismo color, y zapatillas Negras me maquille y me vi al espejo me veía toda una puta, con ganas de ser cogida salí bien rápido y me dirige hacia el que sería mi Hombre por está noche, Ramón es fuerte morenito y tiene un pene bien grande, llegamos al hotel y pesos un cuarto y nos desnudamos y le pedí me dejara chuparselo, uy pero que rico me lo metí a la boca y me sabía muy rico, le pedí que ya quería que me cogiera. y me chupo mis tetas y me besó las pompas ya me sentía muy caliente, me puso mucha cremita en la vagina para que me entrara bien rápido, y apenas me lo dejo ir hasta lo más profundo de mi interior, y ya me había entrado todo ya estaba gimiendo ay aaaaaaaa aaagggggg ahhhhh hay que rico mi amor, me pedía muévete más que se ve que eres bien puta, y me calenté mucho más y así logré que se viniera adentro de mi, y me cogió toda la noche y me lo hizo en todas las posiciones, claro me pagó muy bien para comprarme más ropa de puta.

Autor: Sandra Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

EL PROFESOR EDUARDO

2022-12-06


Después de pensarlo unos minutos y en lo que me acariciaba las piernas, decidí aceptar su perversa invitación y entramos al hotel, mientras caminábamos él me acariciaba el trasero, quería golpearlo pero no quedaba más que cooperar.. Hola! ¿Cómo están? Mi nombre es Monica y estoy casada y con 2 hijos, creo yo después de mucho, estoy muy feliz con lo que la vida me ha dado. No me gusta alardear mucho sobre mi, creo soy normal, hago ejercicio y como sano, físicamente estoy “buena” o asi me dicen, jaja, tengo mucha pierna y trasero, también soy acinturada y hoy comenzaré a contarle mis anécdotas. Mi marido me invitó a escribir, yo no quería ya que tenía ciertos tabúes, además hay cosas que ni él sabe, pero al ser ya una pareja liberal comenzaré con esta anécdota. Yo tenía 18 años y estudiaba el bachillerato, aún era soltera, pasaba muy bien todas mis materias excepto física, siempre tuve problemas con física y más en la clase del profesor Eduardo. El era muy estricto conmigo, me regañaba e incluso me exhibia en clase, algunas ocasiones noté como me miraba, me miraba las piernas ya que acostumbraba a llevar falda o shorts y también cuando iba con pantalones ajustado lo note viendome las nalgas. Finalmente reprobé, yo estaba hundida, mis padres eran muy estrictos y yo ni a casa quería llegar, en el descanso mis compañeras me aconsejaron que lo sobornara, que le diera dinero o una botella para mínimo tener 6, así que fui a buscarlo a su salon. E: ¿Dígame señorita, que le puedo ayudar? M: Quería ver que puedo hacer para subir mi calificación. E: Tuvo todo el semestre para hacer sus cosas y ahorita ya quiere hacer algo! M: ¡¡Por favor profe!! ¡Necesito pasar! Ese dia traia mi falda roja entallada, desde joven soy muy nalgona por lo que siempre llame la atencion, el me miro de arriba para abajo y me dijo… E: Mañana te veo aquí a las 3 de la tarde. M: Está bien, ¡pero mañana es sábado! E: ¡Me vas a tener que invitar a comer y ya veo que puedo hacer! Al día siguiente salí con él, me puse mi short de mezclilla, yo estaba muy piernuda asi que quise verme bien para que el accediera a pasarme, llegue a la escuela y el paso por mi en su carro. E: Hola Monica, ¡sube por favor! M: ¡Profesor buenas tardes! E: Dime Eduardo, ¡no estamos en clase! M: Me es difícil, ¡jaja! Actuaba muy diferente a lo habitual, hablaba en tono conquistador, cuando llegamos a la cafetería él pidió papas y yo una ensalada, tomamos un malteado y comenzamos a platicar. E: ¿Entonces quieres pasar mi materia? M: ¡¡Si!! Yo se que no entregue cosas a tiempo, pero salí bien en los exámenes. E: Es que yo califico varios aspectos, exámen, participación, tareas, actitudes y aptitudes. M: Entonces qué podemos hacer para que pueda pasarla, mis papas me mataran si repruebo. Eduardo era delgado, más alto que yo, mido 1,70 el medía aproximadamente 1,75, piel blanca, lentes, bigote de pedro infante, no era guapo pero tampoco feo. El pagó la cuenta, yo llevaba mis ahorritos pensando que pagaría, muy amablemente me pidió que fuera con él a un lugar, subimos a su carro y después de casi 20 minutos manejando llegamos a un hotel de paso. M: ¿Qué hacemos aquí? E: Mira hermosa, te propongo un trato, vamos al cuarto, cogemos rico y te pongo un 8 el que necesitas para pasar mi materia y el semestre! Lo miré con odio, él era un maldito y aunque yo no era una pera en dulce me sentí ofendida! M: ¡¡Ni loca!! ¿Quién cree que soy? E: Tranquila, solo es un trato asi ganas tu y gano yo! M: ¡Está loco, yo no vine a eso! E: Pues es lo que te propongo, de lo contrario te pongo el 4 que sacaste, repruebas el semestre y no te dan papeles. Estaba atrapada, no me quedaba de otra, tenía que aflojarle para pasar o arriesgarme a las consecuencias. Después de pensarlo unos minutos y en lo que me acariciaba las piernas, decidí aceptar su perversa invitación y entramos al hotel, mientras caminábamos él me acariciaba el trasero, quería golpearlo pero no quedaba más que cooperar. Al entrar me abrazo por atrás repegandome su cosa, yo estab a nada de llorar, pero el seguia tocandome, metió sus manos debajo de mi blusa apretando mis tetas, me besaba el cuello, lamió mi oreja como perro, me tocaba mi parte con su mano, en ese momento quería salir corriendo pero seguro el no me dejaría. E: ¡¡Estas buenisima corazón, tienes unas patotas y unas nalgotas, soñaba con tenerte así! Su confesión me estremecía, me tiro a la cama y me comenzó a quitar la ropa con desesperación, sus manos acariciaban mis muslos, mis nalgas, me besaba el abdomen, quería besarme la boca pero yo no le dejaba. El se comenzó a desnudar, no era la primera vez que estaba con un hombre pero él era mayor por 20 años, cuando mire su pene algo en mí se prendió, era grueso, no tan grande pero se veia bien parado. Eduardo me quito el calzón y comenzó a chuparme mi vagina, lo hacía salvajemente, me lastimaba pero poco a poco comence a mojarme haciendo mas relajado el trabajo. M: ¡¡Oh!! Uhm, ah!! E: ¡¡¿Eso hermosa!!! Que rico chocho tienes, uhm, nuevesito, sabroso!! Sus palabras empezaron a excitarme, Eduardo sabía como meterme la lengua en mi concha, apretaba mi clítoris con su boca, yo no dejaba de gemir fuerte y retorcerme como gusano. Eduardo me metia dos dedos, palpaba muy rico, nadie jamas me habia metido así los dedos, el sabia como tocar, me tenía escurriendo, yo comenzaba a pasar del asco al placer, le acariciaba su cabeza, mi profesor me tenía escurriendo. M: ¡¡Ah!! ¡¡Profesor!! ¡¡Si!! E: ¡¡Que rica concha, uhm!! No aguante más y comencé a venirme y tener un orgasmo, ese hombre maduro me había hecho venir como ningún hombre hasta ese momento, de hecho estoy segura que ese era mi primer orgasmo! Yo estaba con los ojos a medio morir, él me tomó de la mano y me levanto sentándome en la cama, él se puso de pie y me puso su verga en la cara, susurrandome que se la chupara. Tome su gorda verga con mis manos y le di chupadas como paleta de hielo, su sabor me desagradaba pero él apretando la cabeza me obliga a continuar. E: Así chiquita, uhm, ah, ¡¡comete mi verga!! No se porque pero sus vulgaridades me ponían caliente, abrí mi boca lo mas que pude y apenas me cabía en la boca, pero poco a poco comencé a clavarme chupandosela como toda una experta. M: ¡¡Uhm!! Mmm, mmm! E: ¡Asi chiquita, uhm, agh, ah, que rico mamas uhm! Eduardo me aventó a la cama y se colocó un condón, Me abrió las piernas y escupió en mi vagina, comenzó a penetrarme, su verga era muy gruesa, jamás me había entrado uan de ese grosor, a mis 18 años ya había cogido con algunos y nunca me había entrado una de ese grueso. M: ¡¡Ah!! Dios, ah, ah!! E: ¡¡Si!! Goza chiquita, ganate tu 10 Eduardo comenzó a moverse suave, su verga no entraba por completo pero lo que me metia era suficiente para hacerme gozar y gemir, prácticamente estaba ganándome mi calificación. E: ¡¡Que rico aprietas, uhm!! Me puso de perrito y abriendome las nalgas me la dejo ir suave, en esa pose me entraba mas, me agarro de la cintura y me embestía fuerte sin parar, me tenía gimiendo, gozando, me sentía una prostituta, pero prefería eso que enfrentar a mis padres. E: ¡¡Que ricas nalgas, uhm, ah!! M: ¡¡Que rico, uhm!! E: Sabia que eras putita, uhm, qué vieja eres, uhm, ah, muévete sola, uhm, ensartate sola. Yo lo obedecí, comencé a moverme en círculo y meneando mi cadera como las mujeres en los videos de tik tok, el profesor gemía, me apretaba las nalgas, yo daba mi mejor movimiento, meneaba mis nalgas para satisfacer al profe. El se acosto y me pidió subiera a cabalgar, yo lo obedeci y subí, su verga se sentía rico, estaba dura, gruesa, me daba mucho placer, me estimulaba riquísimo, me tenía gimiendo y escurriendo, me apretaba los muslos, me acariciaba las nalgas, el tambien se movía haciendo más placentero el momento. E: ¡¡Muevete preciosa, uhm, que rico, uhm, agh!! M: ¿Te gusta? Uhm, ¿te gusta como me muevo? E: Mi amor me tienes en el paraíso, uhm, ah, ya te ganaste tu 10!! Me movia rapido y de arriba para abajo, el me besaba las tetas, mordía mis pezones, me puse en cuclillas y me daba de sentones, eso me encantaba el gritaba del placer que le daba, cerraba mis ojos y disfrutaba de su verga gruesa. M: Profe, uhm, me vengo, ¡¡me vengo!! E: ¡¡Si hermosa!! Muévete, hazme venir, uhm, vamos, hazlo!! El profesor no tolero mas mis movimientos y empezó a venirse, aunque traía condón sentía como expulsaba su leche por lo que me hizo venir, yo sacaba fluido y gemía, tenía un segundo orgasmo que me hacía tambalear. Quede encima de él, él me abrazó y me acariciaba las nalgas y las piernas, yo me recargue en su pecho aun con espasmos. E: Monica eres una diosa, tan joven y tan rica, en un futuro serás increíble en esto. Yo no sabia pero esas palabras se volverían realidad, posdata el muy cabrón me saco 8 no me puso 10, pero no me importó, honestamente me había gustado coger con el.

Autor: JOSE2022 Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

El viejo del sex shop, continuación.

2022-12-06


Se veía un jovencito en un Sling como el que tenía el viejo en el cuarto, gemía como desesperado con la verga de un negro en la boca y otra en el culo, aquella verga le entraba hasta la garganta mientras el otro negro le introducía su gran verga hasta los huevos, los tres pujaban como locos.. Me estaba recuperando de la cogida y mamada que terminaba de recibir, pensando en lo bien que lo estaba pasando, cuando en eso entró otro hombre a la derecha, se asomó por el hoyo de la pared, era un hombre ya viejo, como de unos 50 o 55 años, y me dijo, ¡Te está yendo bien eh! Siiiiii. ¿Quieres más? Siiiiii. metió su verga y yo empecé a mamársela, era una verga deliciosa, un poco más grande que las otras dos, no tardó mucho en correrse en mi boca, se la dejé bien limpia, la saco y se volvió a asomar. Que rico mamas, me dijo. ¿Te gusta mucho la verga? Sí contesté. ¿Quieres venir a mi casa? No sé, dije dudando. No es muy lejos, vivo muy cerca, te prometo que lo vamos a pasar muy bien, que dices. Pues no sé. Mira, si te animas te espero afuera. Se salió y se fue. Yo me subí los pantalones, me arreglé y me salí decidido a ir con aquel viejo a su casa. Ahí estaba en el parqueadero fumando un cigarrillo, cuando me vio se le dibujo una cara de lujuria y deseo. Veo que te animaste, me dijo a modo de saludo. Sí, le contesté. Pues que bueno, ya verás que lo vamos a pasar muy bien, vivo solo desde hace algunos años, tengo un hijo que vive con su mama en fortworth, también tengo un hermano, pero vive en otro estado con su familia, así que nadie nos molestará. Solo déjame entrar a comprar algo que vamos a ocupar y nos vamos. Sí, está bien, le dije. Entró de nuevo a la tienda, saliendo algunos minutos después con una bolsa de plástico en la mano. Listo, sígueme, es por ese camino, son unos veinte minutos. Lo seguí en mi caso, fuimos por aquel camino unos 20 km. luego tomamos un caminito ranchero y seguimos por unos 5 km. Se detuvo y entramos a un acceso, dimos vuelta a un grupo de árboles y ahí estaba la casa escondida de la calle, era una casa no muy grande, muy cuidada, con un porche donde había dos mecedoras. Vamos adentro, me dijo, abrió la puerta y se hizo a un lado para dejarme pasar, entramos a una salita con dos sofás y un reclinable, una televisión grande y una mesita de centro, Siéntate, ¿quieres una cerveza? Me preguntó. No, tengo que manejar un buen rato para llegar a mi casa, le dije a modo de contestación. Pero una no te hará mucho efecto, ¿o sí? Además, para cuando te vayas ya no tendrás problema Está bien, pero solo una. Fue a la cocina y trajo dos cervezas, me dio una y destapo la otra para él. Ven, déjame enseñarte la casa. Lo seguí, pasamos a la recamara, tenía una cama grande, una mesita de noche a cada lado, una silla y un televisor, luego fuimos al baño, entrando estaba la regadera, el lavamanos, el toilet y una tina tipo jacuzzi. Ven me dijo, falta lo principal, salimos del baño y me llevo a otro cuarto, era más pequeño, con una alfombra más gruesa que la de la sala y la recamara, en aquel cuartito había un Sling (columpio), en las paredes laterales había estantes con bebidas y todo tipo de juguetes sexuales, había vibrador, dildos, buttplugs, cockrings, en fin, allí había de todo. En la pared del fondo una pantalla gigante y un estante con muchas películas, porno por supuesto. Ven, vamos al baño, ahí es donde te quería coger primero, me dijo el viejo. Entramos, el viejo me abrazó y me empezó a besar, me metí su lengua, yo la chupé con ganas, me empezó a quitar mi camisa y yo hice lo mismo con la suya, luego se quitó los pantalones y yo los míos mientras me acariciaba la espalda, presionando mis cachetes a la vez que me daba la vuelta, mmm, qué bueno estás. Me hizo ponerme de rodillas y empezó a culiarme la boca, despacito primero, de pronto me la mandó hasta el fondo de la garganta, casi me hizo vomitar, luego la saco un poco y me culio otra vez la boca, me agarro de la cabeza y hundió su verga hasta el fondo, la dejó ahí un momentito, yo sentía ahogarme y me moví desesperado para que la sacará. ¡Ahhh! Grité a la vez que trataba de respirar. Ufff, sudaba tratando de recuperar el resuello. Tranquila putita, ya pasó, ya pasó. ¿Lista? Me preguntaba mirándome a la cara. Abre tu boquita, me decía mientras me volvía a meter su polla en la boca, empezando a culiarme la boca y otra vez hasta el fondo. Yo quería parar, pero no me dejaba, me tenía bien asido de la cabeza. trágatela putita, trágatela, me decía. Yo casi me vomitaba, la sacó y con ella salieron un montón de Babas. Ya putita, ya pasó, ya pasó, tranquila, ya pasó. Agarró la bolsa que había traído de la tienda y saco un cockring y un tubo de lubricante, puso el lubricante en la tina y abrió el grifo del agua, se colocó el cockring, su verga pareció crecer un poco, seguía igual de grande, pero se veía más gruesa, sus venas se marcaban a todo lo largo de su tronco. vamos a seguir un ratito más putita, mientras se llena la tina de agua te voy a seguir entrenando esa boquita, de aquí vas a salir una experta mamadora, ya verás. De nuevo me hizo abrir la boca y me la culio por unos minutos. Ufff, que rico la mamas, ojalá te pudieras quedar toda la noche conmigo! Aggg, no puedo, le dije sacando su verga de mi boca, soy casado y tengo que llegar a casa. Mmm, lástima, la pasaríamos muy bien en aquel cuartito, Ándale, anímate putita. Mañana es sábado y no trabajas, ¿o sí? No sé, aunque déjame ver, puedo llamar a mi esposa y decirle que algo se atrasó en mi trabajo y tendré que quedarme hasta mañana. En aquel tiempo trabajaba para una compañía que fabricaba cabañas y seguido tenía que salir junto a otros compañeros para instalarlas, a veces teníamos que ir a otras ciudades e incluso a otros estados, en ocasiones nos íbamos por días o incluso semanas, aquel día yo había ido solo hasta una ciudad bastante alejada para hacer una reparación en un baño, había manejado casi tres horas para hacer una reparación que solo me llevo 20 minutos, de regreso tenía que pasar por fortworth, ahí aparte para comer y luego fui decidido hacia aquel sexshop, antes de volver a la compañía que estaba como a 40 km más al sur, yo vivía aún un poco más allá, casi otros 30 km. Llamé a mi esposa y le expliqué que algo se había retrasado y que terminaría muy tarde así que había decidido quedarme hasta la mañana siguiente pues no quería manejar de noche, ella me creyó, sabía que no me gustaba manejar de noche y menos si tenía que pasar por alguna ciudad grande donde el tráfico era terrible. Listo, le dije si viejo, ya está. ¿Ya ves que si podías? Ahora sí, vamos a la tina, te voy a romper ese culito goloso que tienes, ven putita. Nos metimos a la tina, me empezó a besar otra vez, luego me beso el cuello y los pezones, yo ya me moría por sentir aquella verga hasta el fondo de mi culo, ¡ahhh! Gemía de placer, entonces me hizo volverme de espaldas a él y empezó a besar mi culo, pasaba su lengua por toda la raja de mi culo, mmm, que rico Papi, que rico, así Papi. Metió su lengua todo lo que pudo, luego puso un poco de lubricante en la entrada de mi culo y metió un dedo, ¡ahhh! Que rico, luego fueron dos, los movía adentro y afuera, los giraba y los abría dilatando mi ano, ¡ahhh! Que rico Papi, que rico. ¿Te gusta mi putita? Siiiiii, gritaba yo. ¿quieres más? ¿Quieres que te meta mi verga? Siiiiii, sí Papi, cógeme Papi, métemela. Sacó sus dedos, puso más lubricante y apuntando su verga a mi culo, la empezó a meterla muy lentamente. Ufff, la metió más de la mitad y se quedó quieto un ratito. ¿La meto más? ¿Quieres más putita? Siiiiií, métemela toda. me culio un ratito, luego de un empujón la metió hasta el fondo de mi culo, sentí sus huevos pegando en la entrada de mi culo, se quedó quieto otra vez, la saco un poquito y volvió a empujar. me estuvo culiando un buen rato, se oía el ruido del agua y los gemidos llenos de lujuria que dábamos. sentado como estaba en el borde de la tina, me atrajo hacia él hasta que mi espalda quedó pegada a su pecho, me pellizcó los pezones mientras me besaba el cuello. No me vayas a morder, le dije, soy casado y no puedo llegar a mi casa con marcas. No te preocupes putita, no lo voy a hacer, muévete putita, mueve el culito tan tragón que tienes, volvió a besar mi cuello y mientras empujaba su verga más profundamente en mi culo me dijo: ¿Te gusta mucho la verga verdad putita? Siií, gritaba contestándole. Más tarde va a venir un amigo mío a traerme un encargo, quiero que lo conozcas. Eh, pero… Anda, ya verás te va a gustar, es joven y muy guapo, es hispano como tú y tiene una vergota más grande que la mía, vive aquí cerca. Pues no sé, le contesté. Mira, de todos modos, va a venir a traer mi encargo, te lo presento y lo conoces, si no te animas pues le invitamos a una o dos cervezas y lo despedimos, ¿qué dices? Está bien, vamos a verlo. Anímate putita, te va a gustar, deveras que tiene la verga bien grande, y le encanta coger putitas como tú. ¿Él sabe que estoy aquí? No, no sabe nada, no te preocupes, es igual, si no te animas no pasa nada. Está bien, vamos a conocerlo, le dije. me siguió cogiendo mientras yo gemía como toda una puta llena de verga, el empezó a acelerar sus movimientos y un poquito después me llenó el culo de leche. ¡Ufff! Que rica estás putita, ¿te gustó? Sí, le contesté. Nos quedamos un ratito así abrazados, mientras él me cogió la verga y empezó a meneármela. Espera, le dije, no quería acabar, quería disfrutar toda la noche y si me corría ahora sería muy difícil que se me pusiera dura de nuevo. Está bien, dijo y salió de la tina. Si quieres quédate un rato y relájate, yo voy por otras cervezas. Se fue y se llevó mi ropa y la suya. volvió después de un buen rato, traía otra cerveza para mí, la destapó y me la pasó. Te dejé ropa en la cama, cuando salgas te cambias y vienes a la sala, me dijo mientras me pasaba la cerveza. Está bien, salí, me seque y fui a la recamara, sobre la caja encontré un pantalón deportivo, esa especie de pantalón que solo tienen un elástico en la cintura y una playera, me vestí y me fui para la sala, ahí estaba el viejo en el reclinable, siéntate me dijo, estaba viendo una película, en ella se veía un jovencito en un Sling como el que tenía el viejo en el cuarto, gemía como desesperado con la verga de un negro en la boca y otra en el culo, aquella verga le entraba hasta la garganta mientras el otro negro le introducía su gran verga hasta los huevos, los tres pujaban como locos. En eso se escuchó el ruido de un carro, el viejo paró la película y puso un canal de deportes, Es el vecino me dijo, ya verás cómo te va a gustar. abrí la puerta y entró un hombre joven, como de unos 35 años , moreno, con bigote, tenía muy bonitos ojos y una sonrisa seductora, era un poco más alto que yo, y tenía un muy buen cuerpo, vestía un short deportivo, de esos con elástico en la cintura, como los que suelen llevar los activos en los gloryholes o cuando van a algún lugar a buscar culito pues son fáciles de subir y bajar, una camiseta sin mangas y sandalias. Pasa, pasa le dijo el viejo, mira te presento a mi sobrino que vino a visitarme. Mucho gusto, soy Manuel, me dijo. Hola, yo me llamo Pedro, encantado. Le entregó al viejo una bolsita de papel y le dijo, tenga vecino, son de lo mejor, los compré ayer en fortworth. El viejo tomo la bolsita y la puso en la mesita de centro, fue a la cocina y trajo tres cervezas más. Siéntate vecino, tomate una cerveza con nosotros. Nos sentamos, el viejo en el individual y el vecino frente a mí, se acomodó su paquete y wow, pude ver que era una verga enorme, rápido me volteé hacia otro lado para que no se diera cuenta, pero lo hizo con Toda la intención de que yo lo viera. Estuvimos platicando un poco, de pronto el viejo se levantó y caminó hacia la puerta. Voy a poner comida a los perros y aprovecho para fumar un cigarrillo, ahora vuelvo. Esta bien vecino, no te apures. El vecino se levantó y fue a la cocina por otras cervezas, me extendió una, pero yo le dije que no, Ya he tomado mucho y no estoy acostumbrado. Haces bien, me dijo el vecino. ¿Y desde cuándo conoces a tu tío, ¿eh? Perdón, quise decir desde cuándo estás aquí con tu tío. Ah, hoy llegue apenas, mañana me voy. Oh que bueno, me dijo sentándose otra vez frente a mí con las piernas abiertas descaradamente, a la vez que se acomodaba su verga. ¿Y ya te enseñó su casa? Sí, le dije. ¿Viste el cuartito de huéspedes? Eh, contesté con cara de no saber de qué me hablaba. El cuartito de allí atrás dijo señalando con la mano. A, sí. ¿Y que te pareció? Aquella plática y aquella visión de su verga me estaban poniendo nervioso y cachondo así que me levanté para ir al baño. Cuando entre al baño él estaba atrás de mí. Me abrazó y acercó su boca a mí oído susurrándome, Tu tío me invitó a cenar, ¿te dijo? Yo estaba nervioso y súper caliente y él lo noto. ¿Ya te cogió tu tío? Siiiiií, grité. Él Cabrón del vecino había metido su mano por debajo de mi pants sobando mis genitales. tenía razón tu tío, estás buenísima, me susurraba al oído mientras me bajaba el pantalón a la vez que sacaba su verga restregándomela por mi culo. ¡Ohhh ooohhh! Gemía yo, notando aquella verga restregándose por mi culo. Cogió mi mano y me hizo agarrarle la verga. Era de verdad enorme. ¿te gusta? Siiií, grité notando lo caliente que estaba aquel vergote. Pues ya verás cuando la tengas dentro tuya, te voy a hacer gozar, hasta vas a querer más. No, no creo que me quepa, le contesté. Claro que te cabrá, ya verás cómo te entra toda, con poppers todo entra. ¿Poppers? Sí, ¿no los conoces? No, tengo una idea, pero nunca los he usado. Pues ya verás cómo ayudan. Vámonos para la sala que ya viene tu tío. Nos fuimos a la sala y en eso entro el viejo, tomo la bolsita de papel de la mesita de centro. Voy a ponerlos en su lugar para tenerlos a mano cuando los ocupemos. Si, claro dijo el vecino con una risita y se encaminó al cuartito. Son Poppers, me dijo al oído. ¿Entonces que vecino, te quedas a cenar? Sí, quédate le dije en voz alta para que me oyera el viejo. Está bien, me quedo. Entonces acá los espero, y se fue al cuartito de atrás, no se tarden. No, ya vamos. Se terminó su cerveza y nos encaminamos al cuartito, el vecino me abrazó y así me llevó. Ya verás que bien lo vamos a pasar mi amor, me decía mientras metía su mano por debajo de mi pantalón y sobaba mi culo. Cuando pasábamos por la recamara me dijo, espera un momento mi amor, quiero comerte ese culito antes que tú tío lo trabaje, ven, ponte de rodillas en la cama. Me bajo el pantalón y me puso en la cama de rodillas y se puso detrás de mí, abrió mis nalgas con sus manos y besó mi culo, mmm, qué rico mi amor que lindo culito tienes y que rico sabe. Metió su lengua en mi culo y agarro mi verga por debajo, mmm, que mojadita estás mi amor, eres bien cachonda. Siiií, grité al notar su húmeda lengua. dejó de besarme el culo y me dijo, vamos mi amor, tu tío nos está esperando, verás que bien lo vas a pasar, te vamos a culiar por todos tus agujeros. Agarró mi mano y la llevo a su verga, la tenía super dura, gruesa y grande. No te asustes mi amor, tu tío es un experto, es un viejo vicioso, ya verás cómo prepara tu culito para mí verga, le encanta ver cómo me culeo a sus sobrinitas. Me llevó hacia el cuarto con su dedo en mi culo y besando mi cuello y orejas, entramos a aquel cuarto del placer, estaba casi a oscuras, pude ver una mesita junto al Sling, en esa mesa había dildos, lubricantes, buttplugs y otros artículos de placer, en la pantalla un jovencito era penetrado por una gran verga, mientras otra le culiaba la boca, saco la verga de su boca y abrió un frasquito de color oscuro e inhaló. Ves me dijo el vecino, esos son los poppers. El chavito puso una cara de vicio y se volvió a meter la verga hasta la garganta mientras un segundo hombre apuntaba su verga al culo que ya estaba ocupado por otra enorme verga, empujó y empezó a entrar mientras el chavito jadeaba y gritaba como loco, por poco tiempo porque el otro hombre agarro su cabeza y le volvió a hundir su verga hasta el fondo. Lo ves mi amor, todo se puede me decía el vecino al oído mientras me desnudaba y luego se desnudó él. Ven aquí putita, dijo el viejo que ya estaba totalmente en pelotas, siéntate aquí en el columpio. así lo hice, mientras el vecino me hizo acostar en el Sling, a la vez que el viejo me levantaba las piernas y aseguraba mis pies en el columpio. Quedé con el culo al aire y mi boca a la altura de la verga del vecino. Él viejo empezó a besar mi culo mientras el vecino me pasaba un frasco de poppers, toma mi amor, ponlo debajo de tu nariz e inhala un poquito. Así lo hice, apenas inhale sentí un gran calor en todo mi cuerpo, mi pulso se aceleró, sentí mi sangre correr más rápido por mis venas y una cachondez indescriptible. Abrí la boca y el vecino aprovechó para meter su verga en mi boca, apenas entro su cabeza, no creo que entrara, pero el vecino empujó y empujo, entró un poco, sentí que me ahogaba. El viejo vicioso metía su lengua todo lo que podía en mi culo y agarraba mi verga y la apretaba, luego les dio un apretón a mis huevos, abrí más mi boca y el vecino volvió a empujar su verga en mi boca, así mi amor así respira por tu nariz mi amor, vamos a dejarla un ratito así. El viejo dejo de besar mi culo abrió una caja de lubricante y puso una buena cantidad en mi culo, metió dos dedos de un solo empujón, mmm, me dolió un poquito, el vecino empujó un poco más, metiendo algo más de la mitad de su verga en mi boca, yo ya no podía, hice un movimiento para que me la sacara de la boca, salió con un montón de Babas. Ya mi amor, ya me dijo mientras me besaba, inhala otra vez mi amor, un poquito más profundo y abre tu boquita, mientras el viejo metía y sacaba sus dedos de mi culo. Inhalé otra vez. Volví a sentir aquella sensación de cachondez extrema. Así mi amor, abre bien tu boquita, está ves vamos a ir un poquito más adentro. Volvió a meter su verga en mi boca, la metía y la sacaba culiando mi boca, cada vez la metía un poco más, el viejo metía un tercer dedo, mmm, gemí y el vecino agarro mi cabeza y empujo, empujó hasta que sentí aquella verga traspasando mi garganta, agggg, sentí que me ahogaba. Tranquila mi amor, ya entró toda, ya está toda adentro de tu boquita, vamos a dejarla así un ratito, respira por tu naricita mi amor, si, así. El viejo metía y sacaba sus dedos de mi culo y con la otra mano meneaba mi verga, cuando casi me asfixiaba, el vecino saco su verga de mi boca con un montón de baba y vomito, limpió mi cara y mi boca con una toalla y me besaba con cariño. Ya mi amor, ya pasó, ¿lo ves? todo está bien, no pasa nada. Me dejó respirar un rato mientras besaba mi pecho y mordía mis pezones. ¿Lista mi amor? Siiiiií, grité. Toma, inhala más profundo, puse el frasquito en mi nariz, Por el otro poro mi amor, inhala más, volví a inhalar, Ahora sí mi amor, respira, abre tu boquita. Volvió a meter su verga en mi boca, a la vez que el viejo puso más lubricante en mi culo, está vez metió sus cuatro dedos, mientras el vecino empujó y empujo hasta que su verga volvió a llenar mi garganta, argf, casi me ahogaba. Así mi amorcito, la sacó un poco y la volvió a meter, mientras el vecino empujó su mano dentro de mi culo. ¡Ahhh! Gemí de dolor, el vecino pellizcó fuerte mis pezones haciéndome sentir un agudo dolor que me hizo olvidar por un momento el dolor que sentía en el culo, El viejo empujó y empujó hasta que la base de su dedo pulgar golpeó con la entrada de mi culo. Agggg, jadeaba yo, con aquella verga en el fondo de mi garganta, la sacó un poquito y la volvió a meter. Mientras el viejo hacía dar vuelta a su mano dentro de mi culo, dilatando y haciéndome sentir un dolor aún más agudo. al fin el vecino sacó su verga de mi boca con un montón de vómito, volvió a limpiar mi cara y a besarme el cuello y mis pezones. Ya no sabía que me dolía más, si el culo, la garganta o los pezones, pero era más el gusto y el placer, que ya no me importaba nada, lo último que quería era que pararan de culiarme entre los dos. Inhale una vez más, está vez más profundo, quería seguir gozando con aquellos dos cabrones que me estaban rompiendo el culo y la garganta, el viejo sacó sus dedos de mi culo y agarro mi verga llena de precum, Ay putita, estás bien mojadita, se ve que lo estás gozando. Siiií, grité. El viejo metía tres dedos de su mano derecha, luego metió tres de su mano izquierda y comenzó a abrir más mi culo que ya estaba súper dilatado, mientras el vecino volvió a culiarme la boca. Metía la verga hasta la mitad luego la sacaba y la volvía a meter. Así estuvieron los 2 un rato, mientras uno distaba mi culo el otro me culiaba la boca. luego el vecino me la metió más profundo que nunca mientras me apretaba los pezones. Uff mi amor, que rica boquita tienes, me decía metiéndome aquella verga por la boca. Te dije que la putita estaba bien rica vecino, le decía el viejo. Sí, tenías mucha razón vecino, esta es la mejor sobrinita que te has conseguido. Cabrones, no era la primera vez que lo hacían, yo solo era una puta más que traían a aquella casa y a aquel cuarto de placer. Yo ya estaba sintiendo que me asfixiaba y a el parecía no importarle, seguía penetrando mi garganta con aquella verga. Mientras tanto el viejo saco sus dedos de mi culo, mmm, putita que rica estás, decía el viejo llevándose mi verga a la boca empezando a mamarla. aggg, me ahogaba, el vecino saco su verga de un tirón y yo vomité. Rápidamente agarro la toalla limpiando mi cara y pecho, Ya mi amor, ya pasó, tenía razón tu tío, eres una putita bien tragona y se ve que te encanta la verga. Siiií, grité. En ese mismo momento que yo gritaba me vine en la boca del viejo que se tragó toda mi leche. Que rica, decía el viejo lujurioso. Ya te la puedes culiar, le dijo al vecino, su culito ya está listo. Quiero ver cómo le revientas ese culito… Muy bien vecino, vamos a ayudarla a bajar del Sling, nos la vamos a culiar en el piso, ¿te gusta mi amor? Siiií. ¿Quieres que te meta mi verga? ¿Verdad que sí la quieres? Siiiií, métemela, métemela, gritaba deseando sentir aquella vergota dentro de mi culo. Me ayudaron a bajar del columpio poniéndome en el piso. Mis piernas me temblaban y sentía que me caía. El viejo, se sentó en el suelo con sus piernas abiertas y su verga bien dura frente a mí cara. Mientras el vecino se puso detrás de mí apuntando su verga a mi culo. Espera, dijo el viejo pasándome un nuevo frasquito de poppers. Toma putita mía, este es más fuerte, inhala muy profundo, eso nos va a ayudar. Inhalé, y era cierto, este era más fuerte. Me hizo ver estrellas, lo único que quería era una buena verga llenando todos mis huecos, estaba súper cachondo. El vecino puso un poco de crema en mi culo, luego me agarro fuerte por mis caderas y empujo su verga. Ufff, apenas entró un poquito. Puso una de sus manos en mi espalda y me empujó hacia el piso. Mi boca quedó frente a la verga del viejo que rápidamente, agarrándome por el pelo metió toda su verga en mi boca. Me sofoque un poco, pero nada que ver comparado con la verga del otro que estaba a punto de llenarme el culo. El pinche viejo soltó mi pelo y con sus dos manos abrió mis nalgas para facilitarle al otro su trabajo. El vecino empujó su verga dentro de mi culo hambriento. Sentí como entró un buen pedazo, mmm, gemí con la verga del viejo en mi garganta. Cabrón vecino que buen culo tiene tu sobrinita. Ya se tragó la mitad de mi verga sin ningún problema. Sí, te dije que era muy puta, que le encantaba que se la culiarán. ¿Verdad putita? ¿Verdad que te encanta que te rompan el culo? Te he visto varias veces en la tienda y siempre vi cómo te pasabas la tarde chupando vergas. A mí ya me la habías mamado varias veces y también vi cómo varias veces te llevaban a aquel cuartito para cogerte, por eso planeamos traerte a mí casa y culiarte entre el vecino y yo. ¿Te gusta putita? Siiií, me encanta dije sacándome la verga del viejo mientras el vecino me culiaba y lentamente iba enterrando su verga más y más en mi culo. El viejo me volvió a meter su verga en la boca, mientras el vecino me llenaba el culo completamente con su verga. Mira mi amor, ya la tienes toda dentro. El viejo agarrando mi mano la llevó a mi culo. ¿Lo ves mi amor? Ya no queda nada fuera. Estiré mi mano por abajo de mi cuerpo, pudiendo tocar sus huevos que pegaban con los míos. Wow, estaba toda dentro de mi culo, sentía como chocaba su pelvis contra mis nalgas, escuchándose el plof, plof plof plof, cada vez que esta golpeaba mi culo. Siguió culeándome lentamente, metía y sacaba su polla una y otra vez. Notaba sus huevos chocar con la entrada de mi ano, oyéndose el golpeteo que daba su pelvis contra mis nalgas, cada vez que me ensartaba su polla, plof, plof plof plof, se podía escuchar. mientras el vecino jadeaba haciéndome suyo, se escuchó gemir al viejo, ¡ooohhh ohhh! Me vengo, me vengo, gritaba. Se vino en el fondo de mi garganta. Sentí como su leche pasaba a mí estómago, se quedó un ratito quieto y luego su verga se empezó a desinflar. La sacó de mi boca y se levantó como pudo. Ahora sí, ya es toda tuya vecino, ahí te la dejo, disfrútala. Rómpele el culito. Sí, no te preocupes, me la voy a culiar bien culiada, tu sobrinita también lo va a gozar, ¿verdad mi amor? Siiiiií, grité mientras gozaba con la polla del vecino ensartada en mi culo. Empujó mi espalda hasta que mi cara quedó apoyada en el piso. Que buena estas mi amor, te voy a coger como lo que eres, una linda perrita… Siiií Papi, gritaba sintiendo su polla entrando una y otra vez en mí, cógeme, cógeme, le gritaba. se puso en cuclillas con sus piernas a mis lados y me culio como una perra, yo me moría de gusto, no era la primera vez que aquellos Cabrones hacían esto, por lo que hablaban entendí que ya lo habían hecho con otros, pero no me importó, aquel viejo y ahora está verga me estaban haciendo gozar como nunca y eso era lo que importaba. En eso me agarró por los hombros y me jaló hacia atrás hasta que quede de rodillas pegado a su pecho con su verga aun en mi culo. Nos vamos a parar mi amor, te quiero culiar en otra parte, vamos a París despacito, no quiero que se te salga, te quiero llevar así ensartado. Nos Paramos, y cómo pudimos me fue llevando hasta uno de los taburetes, haciéndome sentar con el culo al aire y su verga que casi se salía de mi culo cosa que yo tampoco quería, me puso los poppers, inhalé dos veces bien profundo, entonces fue metiendo su verga muy despacito pero firme, mientras me abrazaba y me decía al oído, así mi amor, así, ¿te gusta mi amor? Siiiiií. ¿quieres más mi amorcito? ¿La meto más? Siiiiií, métemela toda, cógeme, lléname el culo. Que rico papi, que rico. Estuvimos así un rato. Luego agarro mi verga desde atrás, ¡ufff! Qué mojada estás mi amor, ¿ya te corriste? Noooo… grité notando como su mano acariciaba mi polla y genitales. No te corras todavía mi amor, ya falta poquito. ¿Quieres mi lechita? ¿Te los echo en tu culito? Siiiiií, grité con desesperación. Me bajó del taburete, yo ya no sentía mis piernas, estaba agotadísimo. Ven mi amor. Me fue llevando abrazado y ensartado hasta una de las paredes, ahí había una banquetita como de unos 15 Centímetros de alto. Súbete, mi amor. Me ayudó a subir uno de mis pies, luego el otro, quedé recargado sobre él, me agarré como pude de su nuca, mientras él me abrazaba fuerte. Me culio así un ratito. ¡Ohhh! Me vengo, me vengo bufé. Espera mi amor, espérame. Apretó el tronco de mi verga, no acabes todavía. Empezó a acelerar su mete y saca… Suéltame, mi amor, suéltate de mí nuca, no tengas miedo, no te vas a caer. Me solté de su cuello. ¿Lo ves? Yo te dejo mi amor, me dio un empujón a la vez que me la sacaba un poquito y de repente me soltó haciéndome caer con todo mi peso. Quedé ensartado en aquella enorme verga, sintiendo un dolor insoportable que pronto pasó, cuando de repente empecé a venirme a grandes chorros embarrando la pared, ¡ooohhh ohhh! Me vengo, me vengo, gritaba mientras su verga empezó a palpitar dentro de mi culo, sentí sus chorros derramándose en lo más profundo de mi culo. Ahhh, ufff, agghgg, solo se oían jadeos y gemidos. Al fin empezó a sacármela muy despacito. Cuando terminó de salir, solo se escuchó como un corcho, plofff. Me bajó de la banquetita y me soltó. Sentí que me caía y rápido me abracé a él. ya, tranquila mi amor. Ya pasó, ya pasó. ¿Te gustó? Siiií. Veo que ya acabaron, se escuchó la voz del viejo en la puerta, estaba vestido con un pijama. Que rico te cogieron putita, es increíble cómo te la tragaste toda. Continuará. Podéis contactarme o escribir a: Danisampedro91@gmail.com O podéis buscarme en Twitter por: @danisampedro91

Autor: DANISAMPEDRO91 Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

Me pago por masajearlo

2022-09-08


Un día de aburrida- soy travestí- me fui por la calle y vi una joven alta y de ropaceñida y atrayente. En la pieza a donde fuimos era amplia y con cortinas incluso en alguna pared, lo bese, acaricie su pecho, aun con ropa, y al llegar a su sexo, encontre , una piel suave mucho, y tenia pene flácido suavemente fino al tacto, incluso sus huevitos. No era momento de reclamar mi selección, el se dejo acariciar por mi, le bese por un rato largo, su pelvis, verga y huevos. Luego me dejo ver su culo, redondo lo acaricie y monte en el mi sexo para darle mi masaje, era mediodía. Así fue mi encuentro, tome mi ropa , pagué, y me di cuenta que me esculcaron los bolsillos, salí casi sin dinero. Luego les cuento mas...

Autor: Denys Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

MI HIJA Y SU AMIGA COMPARTEN LOS MISMOS HOMBRES

2022-08-31


lo que aqui quiero contar no es un relato erotico, ni cosa parecida. se trata de mi hija y su mejor amiga, yo vivo sola con mi hija que ya cumplió 17 años de edad, ella tiene una amiga que es pero lo que se dice su mejor amiga, vivimos en Suecia y somos Chilenas y la amiga de mi hija es de Uruguay. la amiga de mi hija aqui la llamaré Estela, pero el nombre de ella es otro, pues Estela se puso a chatear con un hombre que tiene 38 años de edad. y antes de las dos semanas en un fin de semana se fue a donde el por todo el fin de semana, desde viernes en la tarde hasta el domingo por la tarde. ella ya habia culiado con un ex novio antes de eso, pero lo habia hecho tan solo tres veces, yo lo se porque mi hija me habia contado eso, estela le contó a mi hija que lo pasaba rico con su novio, y que el era un experto culiandosela a ella, y que la pichula que se tenia era bastante grande y grueza, Estela le contó a este amigo de ella de mi hija, y le dijo que ella era su mejor amiga, y que se llevaban superbien las dos. el le preguntó si ella tenia novio, y ella le dijo que nó, que todavia estaba virgen, total que el le dijo a Estela que convenciera a su amiga, osea a mi hija de ir donde el con ella. y que el queria ser el primero de mi hija, yo sabia que mi hija tenia ganas de conseguirse un novio, y en parte sentia como envidia de su amiga. asi que Estela invitó a mi hija a pasar un fin de semana donde ese amigo, y ella le explicó antes que ella aceptára que el queria ser el primero de ella. mi hija me pidió concejo a mi, y yo le dije que ella decidia si queria ir con ella o nó, que si se decidia a ir, que no dudára a que iba ella donde ese hombre. bueno total que la convenció y se fueron un fin de semana donde el, regresaron el domingo y bueno yo estaba inpaciente por saber como le habia ido a mi hija, y me dijo que todo habia salido bien, y que ella no habia estado nerviosa para nada, y que el tipo ese era pero un experto en principiantes, y les contó a ella que el por el chat, son varias las que se a conseguido para culiar. asi que desde esa primera vez de mi hija, ellas se fueron turnando un fin de semana para cada una de ellas, despues de un par de meses el les dijo que tenia un amigo que queria conocer a mi hija, y queria tambien culiarsela a ella, total que mi hija aceptó conocer al otro señor, y cuando mi hija fue donde el por su fin de semana, ahi estaba el amigo de el. y se lo presentó a ella, y mi hija me contó que esa noche se la culiaron los dos, y dice que ella lo pasó pero regio, despues de eso ellas se pusieron de acuerdo con ellos y despues se juntaban los cuatro y culiaban asi en la misma cama. a veces me cuenta cosas de ellas dos, pero mi hija no me cuenta todo lo que les hacen a ellas los dos. esa es mi historia, y les juro que todo es verdad. aqui en este pais eso es algo que cualquiera hace, y no se quedan con ganas de probar cosas asi. Chaito. Alicia R.

Autor: Alicia R. Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

El amigo de mi papá

2022-08-07


Me encantaba la manera de como el me miraba, podría decir que hasta me excitaba demasiado que lo hiciera. Como empecé esta deliciosa aventura con el amigo de mi papá, sabía que era amigo de promoción de colegio de mi papá, y desde que yo era pequeña siempre lo vi súper atractivo, en ese entonces yo tendría 12 años, pero lo volví a ver después de 5 largos años, llego a visitar a mi papá por su cumpleaños, el al verme al parecer quedó algo impactado de como había crecido y de cómo me había desarrollado, claro que por respeto a mi papá lo dijo de manera muy cordial, de un momento a otro el iba muy seguido a casa a visitar a mi papá para tomarse unas cervezas, ya ellos estando muy borrachos el amigo de mi se le iba la mirada, muy bien quedaba mirando a mi mamá con una mirada muy pero muy descarada como también lo hacía conmigo, me encantaba la manera de como el me miraba, podría decir que hasta me exitaba demasiado que lo hiciera, hasta que en una oportunidad aprovechando que mi papá se fue al baño, al yo pasar me mira y me dice…hola chinita, que bella que estas, y mojandose los labios, me vuelve a decir….uumm que buenísima que estas, por un momento me sonroje y le respondí, gracias señor, pero al parecer, más avergonzado se sintió el cuando le dije señor jejeje, a lo que el me dice, ey que pasa señor, me haces sentir viejo, si sabes como me llamo verdad, a lo que yo le pregunto, te llamas Evert verdad, a lo que el me dice que si, al tiempo de las visitas que nos daba, el llega en un auto negro muy elegante, ya saben que un hombre con auto se les ve más interesante, así que en una de tantas visitas nuevamente empieza como que a seducirme, me encantaba que lo hiciera, me encantaba que un hombre mayor que yo me trate así, pero como fue la primera vez de llegar a involucrarme con el, me sorprendió el día que yo salía del instituto, al salir con mis amigas, me sorprendió que alguien llamaba, al voltear era el, el amigo de mi papa, me sorprendió de como sabía que yo estudiaba allí y que valla a hasta allá, me llamó, y me dijo que si quisiera que me lleve a mi casa, no me hice ningún problema y subí con el, me despedí de mis amigas y me subí a su auto, ibas platicando y riendo muy amenamente, hasta que entré la conversación empezomosa hablar de cosas más subidas de tono, empezó a hablarme de sexo directamente, preguntándome si tenía novio, o si ya había estado con alguien, lr comenté que si tenía novio pero que aún no había tenido algo con él, a lo que el me dice, el porqué, nose porque le respondí lo que le respondí, y le dije, bueno, no se ni 0orque estoy con el, pero no me gustan los niños, y si quisiera estar con alguien que me enseñe más de lo que suouestamente, de hablarle de esa manera se le notaba muy nervioso, pero no quito a que el me pregunte que cositas me gusta en el sexo, muy directa yo le dije, que me encanta de todo, sobre todo que me chupen mis senos, y sobre el soxo oral, sabía que al decirle eso estaría super exitado y se le notaba, llegando a casa me despido de él, y el se aprovecho del despido y casi me besa en la boca, solo me sonreí y antes de irme me dice si podría recogerme al día siguiente, y claro le dije que no habría problema, no estaba decidida de lo que quería hacer pero si en mente tenia ir a estudiar muy provocativa, pero solo para que el me viera, al día siguiente fui con un vestido super corto fui sin brasier pero eso si, con un casaca que me tapara mis pezones ya que el vestido era algo traslucido, al salir del instituto veo su auto estacionado, y apenas me vio me toco el claxon, me acerco y subo a su auto, al verme el de como estaba vestida, me empieza decir… Wow, que hermosa se te ve uuufff bella de verdad. Yo lo ubico que hago es sacarme la casaca y era inevitable que no me mire los pechos, nos quedamos conversando por un momento, y me dice…espero poder manejar tranquilo, si que estas pero muy muy bella, a lo que le digo, solo bella?? Nada más?? No me veo sexy?? A lo que el me dice. No solo eso, si no que muy provocativas. Así? Y que provoco?? Le pregunto yo. Bueno, que provocas?provocas hacerte de todo… solo me rei y le dije, oye..le voy a decir a mi papá. A lo que el se ríe y me dice que, solo es una opinión y que no miente. Creo que el al igual que yo estába exitado mi cuerpo decía una cosa pero mi mente otra llegando a casa me despido de él y me roba un beso, solo me sonrió y me baje de su auto, y al ya casi al irme, le pregunto si quisiera entrar a casa, ya que mis papas estaban trabajando y no llegarían hasta las 7 de la noche, sin dudarlo acepto mi invitación, y pasamos, sabia que cualquier cosa podría suceder y la verdad deseaba que suceda, sabía que no iba a ser difícil, se sentó en el mueble y le dije que tomaría un baño, llegue a mi habitación y empecé a desvestirme, entre a darme una ducha y mientras me bañaba al tocarme me exitaba cada vez más, mis pezones estaban muy duros, sentía como mi vagina estaba muy calentita, la verdad que deseaba que me haga suya, a penas me sequé el cuerpo me puse una toalla y baje así, mi cabello aun mojado y mi cuerpo aun húmedo del agua me acerque a él y me fui encima de él y nos enlazamos en un beso muy intenso, el me deboraba besándome podía sentir como ckn su boca me comía hasta la nariz metiéndome la lengua en mi boca mientras la toalla se iba soltando e iba dejando mis pequeños senos ante sus ojos, bajando a comerme mis tetitas aaaahhh vieran con que desesperación me comía los senos mientras manoseaba mis nalgas, rodeaba con sus enormes manos mis nalgas dándome jnas pequeñas nalgadas, me encantaba sentir su verga encima de su pantalón intentando penetrarme encima de él, allí estábamos ambos un hombre de unos 35 años y una mujer de 17, allí besándonos donde mi padre y el tomaban sus cervezas en algún momento, cargame le dije, vamos a mi cuarto, y mientras caminaba en sus brazos y besándonos le indicaba donde llevarme, y ya al llegar a mi cuarto le hecho en mi cama y chupandome mis senos fue bajando con su lengua hasta mi estómago, allí me tenia el, retorciéndome de placer mientras ckn su lengua recorría mi cuerpo, hasta que al fin llegó a mi vagina, lamiendomelo, allí seguía el chupandomela jugando con mi clitoris y metiendo su lengua dentro de mi, mientras que yo me apretaba los senos mordiéndome mis labios de placer sin lugar a duda el mejor sexo oral que me hacían, nunca había sentido esa gran sensación, si que disfrutaba de su lengua dentro de mi, pero creo que lo mejor que sentí fue cuando me puso boca abajo me abrió mis nalgas y empezó a mamarme mi culito, wow no saben lo que sentía mientras me comía el culoto, me sentía muy caliente al llevar mi mano hacia mi vagina sentía lo empapada que estaba, como me chorreaba mis juguitos de lo que me hacía sentir el, mientras me comía el culito, me decía…métete los dedos..vamos métete los dedos, y asi fue que lo hice, mientras me mamaba me metía los dedos y cada vez más mi exitacion iba creciendo, estaba desbordada de placer, sentía que iba a estallar, nunca me había sentido así, o nunca nadie me había hecho sentir así, aaahh mmmmm , que rico divisaba yo de ll exitada que estaba, nuevamente el me puso boca arriba, me abrió las piernas y siguió chupandome mi rajita, tome su cabeza empujándolo contra mi vagina y el empezó a introducir ma y más su lengua en mi rajita, hasta que no pude aguantar y tuve mi primer orgasmo, era la primera vez que alguien me había hecho venir en mi corta edad, no me importaba mojar todo mi cuarto, solo quería disfrutar de aquel placentero momento, hasta que el empezó a desvestirse, se sacó el polo pero yo quería sacarle lo demás me puse de rodillas y con una mirada a el, y de rodillas empecé a bajarle el pantalón, asomando un buen tamaño a través de su bóxer, no me iba aguantar más tiempo, pero al bajárselo por completo, pude por fin ver una verga después de tanto tiempo, era una verga que grande, incluso tenía que agarrar cin ambas manos tremenda verga, y aún así faltaba mano para cojer todo eso, no sabía si me entraría en la boca así que empecé a mamarsela con desesperación uuummm, cin que desesperación quería comermela toda era la verga más grande que me estaba comiendo, me encantaba su verga, pero ya de una vez quería sentirla dentro de mi vagina, lo tire a la cama, ya mi rajita no necesita humedecerla ya que yo estaba demasiada lubricada, pero antes de meterme su verga en mi vagina, quería que le mame la verga y el quería mamarme mk vagina, y así nos pusimos, era la primera vez que hacía esa pose, pero la más placentera senacion que había tenido, sentía como me abria por completo mis nalgas como mi vagina, aaaahhh uummm que delicia que sensación, sentir que mientras me comía la rajita yo le mamaba la verga y hasta sus huevos que tampoco me entraba por completo en mi boquita, no me aguante más y de un sentón me metí casi toda su verga ,aaaahhh aaaahhh que rico sentía como me llenaba esa verga toda mi vagina, por más que intentaba quererla metermela toda no podía, allí estaba yo montada encima de el, mientras que cada vez me entraba toda su verga en mi rajita, el ritmo era increíble nuestros cuerpo sudaban, lo besaba intensamente, me sentía realmente una mujer, ahora después de a ver wstado montada encima de el, el me pone de perrito me empieza a comer tanto mi vagina como mi culito, mis pierneras estaban débiles de lo exitada que estaba, y así de perrito me abrió de piernas y acomodo su vergota en mi rajita, así Ever empezó a meterme la verga así de perrito, el sonido de mis nalgas con su pelvis era más intensos, sus movimientos eran más rápidos cada que me penetraba, me encantaba como me follaba hasta que nuevamente me hizo correr mis piernas no aguantaron más y quede tirada en la cama, pero 3l aún no había terminado, así que como un trapo me acercó hasta la orilla de la cama, empezó a masturbarse en mi cara, alnparwcer quería correrse en mi carita cosa que nunca lo había hecho, me dijo que habrá mi boca, era mi primera vez y esperaba que me guste que se corra en mi cara, así que el me pidió que agarre su verga y yo lo masturbe, así lo hice agarre con mis dos manos su vergota y no pasaron ni 2 minutos y un chorro grande de leche me bañaron toda mi cara hasta mi cabello, seguía callandome su leche hasta mis senos mientras que con su verga me lo iba pasando en toda mi cara, pero quería sentir ese sabor de semen en mi boca así que me la metí, sentir ese saborcito me encanto y me éxito mucho más, estaba bañada de leche en todo .i cuerpo, pero yo wentia que quería más, nos tomamos unos minutos más, y nuevamente empezamos a follar, pero ahora lo hicimos en la ducha, desde ese día me encanto hacerlo con hombres mayores que yo, pero hasta ese momento tuve una pequeña relación con el amigo de mi papá, y siempre tratando de que el no se de cuenta, y cada vez que iba algunas veces lo hacíamos inclusive cuando estaban mis padres en casa.

Autor: TRINNYCADENA Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

Cómo me di cuenta que me gustaba el sexo

2022-06-03


Un amigo del amante de mi mamá me hace el primer y mejor sexo oral de mi vida a mis 14 años.. Comenzó cuando tenía 14, mis padres se separaron, y yo me quedé con mi mamá y mi hermana. Al poco tiempo que mis padres se separaron mi madre empezó una relación formal con quien era su amante. Todos los días me pedía que fuera a su trabajo a dejarle de comer, él era herrero, y trabajaba no tan lejos de donde vivíamos. Mi madre tenía 45 y su amante tenía 38. En la herrería del amante de mi mamá trabajaba un sujeto, que llamaré Luis él tenía entre 35 y 40 años, era robusto y bien parecido. A mis 14 ya me empezaba a notar mi desarrollo, soy chaparrita sólo mido 1.50 m y a esa edad se me empezaban a notar unas buenas pompis creo que heredada de mi mamá, quien siempre tuvo un cuerpo muy bonito. Yo notaba como se me quedaban viendo cuando le iba a dejar de comer al amante de mi mamá, quien llamaré Carlos. Carlos iba a visitar a mi mamá en las tardes, cuando él iba mi mamá me corría del lugar y me decía que fuera a dar una vuelta y que no regresara hasta un par de horas después porque el lugar que rentábamos era bastante pequeño y nuestras camas estaban separadas solamente por un ropero. Pero en una ocasión ya era demasiado tarde como para que me dijera que me saliera y él se quedó a dormir. Era como la 1 de la mañana cuando un ruido me despertó, era la cama que había azotado contra la pared. En ese momento escuché a mi mamá susurrar «Más despacio que hoy no podemos hacer tanto ruido» y ya no pude dormir. De pronto comencé a escuchar gemidos a muy bajitos, ¡eran de mi mamá!, en ese momento comencé a sentir un escalofrío en mi cuerpo y comencé a temblar, pero no como cuando tiemblas de frio o de miedo, era ansiedad, me comencé a sentir muy ansiosa y a respirar agitadamente mientras los gemidos de mi mamá incrementaban. En ese momento comencé a mojarme, ¡me estaba excitando! nunca antes me había excitado y en ese momento tuve mi primer orgasmo sin siquiera tocarme. Los ruidos pararon y ya no se escucharon más. Yo no podía dormir, me sentía muy excitada y me encantó, el escuchar a mi mamá coger me llenó se ansias por experimentar eso ¡no podía creerlo!. Y de pronto sentí la necesidad de tocarme, sentía tan rico, estaba tan excitada que solté un gemido. Cuando abrí los ojos noté que Carlos se había levantado y creo que escuchó mi gemido pero me hice la dormida. Al otro día fui a dejarle de comer Carlos pero no estaba, sólo estaba Luis. La casa era de Luis, en la parte de enfrente era el taller y en la parte de atrás estaba su cuarto. El me dijo «Espérate no creo que tarde mucho», entonces comenzamos a platicar. A mi me gusta mucho la banda The Beatles y resultó que a él también, entonces la plática se hizo larga y me gustó mucho. Luis era muy guapo, y no podía evitar quedarme viéndolo, él lo notó y se quiso acercar a mi, por lo que le dije «Creo que mejor dejo la comida y me voy o mi mamá me va a buscar», pero él me respondió «Carlos está con tu mamá y me pidió que te entretuviera un poco» entonces cerró el local y me llevó a la parte de su cuarto y me dijo «Mira, yo tengo algunos discos en vinil de la banda» y la curiosidad me hizo seguirlo. Cuando llegamos a su cuarto nos sentamos en el sofá y comenzamos a charlar, y de pronto me preguntó: ¿Sabes besar? No, o no sé, no he besado a nadie, bueno a un chico que fue mi novio pero no sé si beso bien – le contesté. Entonces yo te diré si sabes o no – respondió Luis. En ese momento me tomó del cabello y me besó, al principio intenté alejarme pero besaba muy rico y seguí. Puso su mano en mi cintura y luego fue bajando poco a poco por mis piernas, en ese momento me mojé como en la noche anterior, y comenzó a poner sus manos entre mis piernas, eso me excitó más. Me cargó y me llevó hasta su cama, en ese momento no pensaba en otra cosa más que en lo mojada que estaba. Me recostó en la cama y me dijo «Estás muy chiquita, pero te voy a dar un regalo» en ese momento me bajó el pantalón, me acarició y notó lo mojada que estaba y dijo «Que rico». De pronto me bajó la ropa interior y me comenzó a hacer un oral. Sentía su lengua subir y bajar por toda mi vagina, me sentía muy ansiosa y no podía pensar, en eso comencé a gemir cada vez más y más. Cada vez deseaba que me la metiera. En ese momento se bajó el pantalón y sacó su verga, era la primera vez que veía una y era bastante grande, pero se escuchó que alguien tocaba la puerta y tuvimos que vestirnos. Sólo le dije «Me tengo que ir» y salí corriendo. Cuando llegué a mi casa me comencé a tocar y me vine 3 veces, fue tan rico que desde entonces me comenzó a gustar y no podía pensar en otra cosa más que en coger. Ya no volví a ir a su taller por pena, pero gracias a él descubrí que me gustaba mucho coger. En otro relato les contaré como perdí la virginidad con mi primo, y como comencé mi fama como «La chica anal» Espero les haya gustado <3

Autor: DAENERYS_T Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

Bianca.

2022-02-15


Con mi mujer, Alessia, compramos una pequeña finca en los suburbios acomodados de la ciudad, mi nombre es Nico y yo y ella somos profesores. Nuestra propiedad son cinco hectáreas de terreno muy fértil, por lo que en el transcurso de los años hemos creado un vasto jardín con arbustos, arboles de pequeñas dimensiones y arbustos que forman una especie de muro divisorio de nuestra propiedad con las parcelas colindantes. Todos nos admiran nuestro trabajo, porque no hay nada similar en los alrededores, somos como una especie de isla florida y bien cuidada. La última inversión que hicimos con Alessia fue un elegante y cómodo Jacuzzi al aire libre, dada nuestra edad ya adulta, fue nuestra preferencia espontanea, la piscina la descartamos por lo onerosa y gastadora de agua. En el trabajo tuve un accidente al resbalar en una escala recién lavada y me fracturé un brazo, razón por la cual estaba con licencia medica disfrutando de los primeros días de sol primaveral, mi esposa continuó trabajando y acordó con la nana de mi nuera, de venir los sábados a ayudar con la limpieza, así que de lunes a viernes, me quedaba solo en casa tratando de engañar las horas y que estas pasaran rápidamente. Dada la privacidad de nuestro jardín, yo y mi mujer solemos tomar el sol en traje de “Eva”, totalmente desnudos, así esa tarde estaba dormitando sobre una tumbona, había almorzado lo que mi mujer me dejaba preparado, agarré una cerveza fría y satisfecho después de haber saciado mi hambre y mi sed, me quedé dormido. Nada presagiaba que mi vida iba a cambiar y a tomar un nuevo rumbo, no creo haber dormido mucho, pero algo me despierta, abro los ojos y me encuentro con una visión encantadora. Sentada en mis pantorrillas, con ambos brazos a los costados y las manos juntas en el medio, mirando mi pene desafiante, orondo y duro, yacía la pequeña Bianca, hija de nuestros vecinos. Bianca va en cuarto básico y su hermanita en sexto, a menudo rondan por nuestra casa. Somos como parte de una misma familia. Ya me había dado cuenta de que tanto esta niña como su hermana, habían comenzado precozmente a desarrollarse como pequeñas mujercitas, las ajustadas remeras mostraban esos cachitos puntiagudos de incipientes tetitas tiernas. Bianca estaba tan fascinada con su descubrimiento, que entornaba sus ojitos como mirando un preciado juguete nuevo, ni siquiera se había dado cuenta de que me había despertado. Manteniendo mi calmada respiración, trato de no moverme para no asustarla, mis ojos están abiertos solo como estrechas grietas para no perderme nada de las reacciones de la niña. La situación es inverosímil y surrealista, estoy aquí cómodamente gozando de un sol esplendido con una pergenia que todavía no sabe ni limpiar su nariz y tomando mi cipote entre sus manitas suaves e inmaculadas. Con sus deditos estira mi prepucio casi por completo y la cabezota amoratada de mi glande emerge a la luz del astro rey. Sus minúsculas manos no alcanzan a abarcar toda mi polla, pero instintivamente comienza a moverlas de arriba abajo en un sutil movimiento. Pareciese como si toda su vida hubiese estado haciendo este tipo de acto lascivo. Quien sabe si ha ya jugado con la polla de alguno de sus compañeros, ¡Vaya uno a saber con los chicos de hoy en día! Esta concentradísima en el orificio de mi cabezota. Mi glande está aún completamente seco, trato de mantener mi compostura, pero se está haciendo cada vez más difícil. Escondo mis gemidos y respiro casi con una pequeña abertura de mi boca, luego me vuelve a sorprender. Como si nada se inclina hacia adelante y su nariz casi toca mi glande, observa con mucha atención ese intrigante hoyito de mi glande, comienzan a aflorar las primeras gotitas de esperma. Como la cosa más natural del mundo, acerca su boca y con su lengua recoge ese líquido perlado que emana de mi verga, lo saborea y humedece sus labios con su lengua y luego se acerca a lengüetear el resto de semen que sale de mi pija. Literalmente tiene la situación en mano. Se envalentona y se pone más arriesgada, agarra mi polla con sus dos manos y la tira hacia su rostro, luego se inclina y engulle toda mi cabezota violácea, siento su lengua envolver los bordes de mi corona y moverse como un pequeño remolino. Esta nenita sin saberlo me está haciendo feliz, no puedo evitar una mueca como una sonrisa en mi rostro, estaba disfrutando el inesperado evento. Ella comenzó a moverse hacia atrás y adelante en una mamada casi Pro, sorbía y tragaba todos los jugos que se filtraban de mi pene, a veces se quitaba la polla de la boca y se golpeaba suavemente las mejillas con ella, y sus manitas apretaban mi verga cada vez con más fuerza. Evidentemente, esta estimulación bestial no puede tener otro fin que una corrida bestial. Trato de aguantar, quiero prolongar esta sensación nueva. Me muevo en modo casual, levanto una mano y la coloco en su cabecita de sedosos cabellos claros, empujo mi polla en su boca. En ese momento abro mis ojos y la miro con cara de sorprendido. —¡Bianca! … ¿Qué estás haciendo? … Me olvidé completamente de quitar mi mano de su cabeza y con mi verga profundamente enterrada en su boca la nena no me podía responder. Me golpea un muslo con sus puños y le suelto la cabecita. Bianca echa la cabeza para atrás y trata de levantarse, su cara esta roja y sus ojos denotan un pánico terrible, salen una lágrimas de sus ojitos azules, tose y traga saliva. —Tranquila … cálmate … no te haré daño … Con sus ojitos llorosos trata de sonreír, paulatinamente se calma. Yo finjo de no haberme dado cuenta de nada. —¿Cuánto tiempo llevas aquí? … ¿Cómo llegaste? … —¡Emh!, no tanto, tío … Bianca y su hermana usan llamarnos tíos tanto a mi como a mi mujer. —¿Te das cuenta de que no debes hacer lo que estabas haciendo? … No es para niñas pequeñas … ¿Me entiendes? … —Lo sé, tío … pero me están saliendo tetitas y hay algunos chicos que han intentado de tocarme, tío … algunos quieren que yo pruebe sus pollas … me asusta eso … y cuando te vi a ti durmiendo y con tu cosa así durita, pensé que podría probar primero contigo … siempre has sido dulce y amigable conmigo … No era una explicación del todo plausible, además, todo el rato mientras conversábamos, ella no había dejado de jugar con mi herramienta, qué a propósito, estaba a punto de explotar. —Si quieres deveras experimentar que sucede cuando le tocas el pene a un chico, debes continuar haciendo lo que estas haciendo … solo si tú lo quieres, por supuesto … —¡Sí!, tío … tengo muchas ganas de verlo … ¿me dejas probar? … Tomo su mano y la muevo con mayor rapidez arriba-abajo, ella instintivamente entiende y comienza a menear sus manitos con mayor velocidad. —Puedes hacerlo también con tu boca y tu lengua … Tan pronto como mi pija entra en su boca, tomo su cabecita y comienzo a follarla demencialmente, poco después, ese electrizante impulso de la espina dorsal que me recorre todo el cuerpo y exploto con gruesos chorros de semen en su boquita virgen, en el epilogo de mi corrida, fuerzo mi polla hasta sentir la estrechez de su garganta. La nena se desespera por un momento al quedar sin aire para respirar y me da con su puño en mis flancos. Pensé de encontrarme con la cara de una niña atemorizada y gemebunda, pero al contrario, tenía una cara esplendida, lucida, como si hubiese recibido el mejor regalo navideño. Comienzo a tornar en mi y a tratar de entender la situación, es cierto que lo he disfrutado, sin lugar a duda, también es cierto que esta es una de las primeras experiencias sexuales de la niña, sino la primera de todas, tampoco dudo al respecto. Me quedo un rato confuso, cierro mis ojos queriendo encontrar una explicación que deje tranquila mi conciencia, es una pequeña niña. Quizás si … todos mis pensamientos se interrumpen cundo siento otra vez la boca de la pequeña chupando mi verga, mi masculinidad está toda entera dentro de su pequeña boquita, aprieta mi polla como para estrujarla y saborear los últimos remanentes de mi corrida. Me mira con ojos de adoración, brillan con sumisión, juega otro poco con mi polla y ésta flácida se desliza a un costado. Me regala la más sexy de las sonrisa que jamás he visto hasta el día de hoy. Mi mano acaricia una de sus mejillas y le digo: —Bianca … tengo que darte las gracias por lo que has hecho hoy conmigo … pero debes entender que no es una buena cosa … aunque si es maravillosa, no debemos repetirlo … todo esto debe ser un secreto valioso … solo tú y yo debemos saberlo … nadie más … ¿me entiendes? … La chicoca se incorpora y se sienta en mi vientre. Inmediatamente me doy cuenta de que no porta ropa interior bajo su faldita y su coño virgen se coloca directamente sobre mi blandengue pija. Se apoya en mi pecho y comienza a frotar su diminuta panocha sobre la longitud de mi pene que rápidamente revive de su letargo y se pone una vez más duro. La nenita se da cuenta del efecto que me ha causado y me sonríe. Estoy aterrorizado, me parece una sonrisa demoniaca ¿Pero que está haciendo esta criatura?, afortunadamente me queda un poco de criterio y rápidamente la empujo hacia un lado evitando la inminente penetración. —¡Bianca! … no debemos hacer esto … ¿me quieres hacer terminar en la cárcel? … —Nadie lo sabrá, tío … —Quizás no … pero no está bien … Me levanto y busco a mi alrededor mis shorts. Raídamente me los pongo y me siento más seguro ante este Súcubo del sexo. Bianca me sonríe y apunta a mi polla rígida que ha formado un característico bulto en mis pantalones cortos. —Y recuerda que nunca debes mencionar esto a nadie … ¿quieres un refresco? … —Lo sé, tío … lo sé … no temas … pero a mi me mando mi madre, ella quiere conversar contigo … no sé de qué cosa, pero quiere verte … —¿Y ahora me lo dices? … Quizás que va a pensar tú madre de todo el tiempo que te has tomado … para venir a recogerme … —Pues le diremos que estabas ocupado haciendo algo importante … los grandes siempre tienen cosas importantes que hacer … y tu eres grande … ¿verdad? … Me sonrío por lo maquiavélico de la nenita, sin pensarlo más la tomo de la mano y nos encaminamos hacia su casa. Después de una decena de minutos llegamos al umbral de la casa de Bianca, la puerta está abierta y ella grita: —¡Mami! … estamos aquí … Poco después aparece Loreto sonriendo y con las manos llenas de masa. —Entra … entra … ¡Uy!, tanto tiempo sin verte … disculpa que estoy horneando unos bollitos … Bianca no me suelta la mano y me lleva a la cocina. Es una cocina enorme, muy bien equipada y se siente el agradable olor de los panecillos horneados de reciente. Loreto me mira: —Siéntate … ¿quieres un cerveza o un café? … —Una cerveza fría, estaría bien … —¡Vale! … Bianca, trae una cerveza para Nico … La pequeña diablesa, regresa con una cerveza, la abre ella misma, toma un sorbo y con una sonrisa cómplice me la entrega. Loreto, se da cuenta. —¡Bianca! … ¡Sabes que no debes beber cerveza! … excúsala, Nico … pero las chicas de hoy … ¡Urgh! … —Está bien, Loreto … es solo un sorbo … ¡Ah!, Bianca me dijo que querías hablar conmigo … —Sí, hay algo que quisiera sugerirte … pero disfruta tu cerveza, luego cuando termine hablaremos calmadamente y disfrutaremos un bollo recién horneado … Mientras tanto Bianca ha regresado con su Tablet, antes de que pueda evitarlo se sube a mi regazo, como suele hacerlo siempre. —¡Bianca! … ¿Qué haces? … ¡Eres demasiado grande para eso! … ¡No molestes a Nico! … —Está bien, Lore … déjala … me mostrará sus fotos … —Sí, mami … quiero que vea las fotos de los caballitos … Bianca me sonríe maliciosamente, todo el tiempo sentada en mi regazo rotando su culito sobre mi verga. Cuando se sentó había echado su faldita para arriba y ahora su culito desnudo descansaba en mi vientre. Mi polla lentamente comenzó a crecer otra vez. Conscientemente, la pequeña coloco su vagina sobre mi pija, y ahora solo la delgada tela de mis pantalones cortos impedía la penetración. Miré a Loreto y estaba ocupada con unas bandejas y controlando la cocción de los bollos, afortunadamente no se había dado cuenta de nada. —Mira tío … estos son los caballitos y yo los quiero cabalgar, tío … así, tío … ¡Umpf! … ¡Umpf! … ¡Umpf! … Bianca mimaba sus movimientos saltando con su chocho desnudo sobre mi pija dura como el acero. No me cabía la menor duda de que sería una brava y hábil amazona montando no solo esos caballos, sino también algunas vergas humanas. Sintiendo sus solapados movimientos no pude evitar de gemir y quejarme, más aún cuando con su mano derecha entre sus muslos y a través de la pernera del pantalón, aferró firmemente mi pene que ahora estaba totalmente duro. Estaba aterrorizado de que Loreto se pudiera voltear y nos descubriera, pero ella estaba tan concentrada en sus labores que no nos brindó ni la más mínima ojeada. Bianca frotaba mi polla con calma y energía de un lado a otro, tirándola hacia su pequeña ranura rosada. Casi entro en pánico cuando sentí que mi glande se presentaba al ingreso de ese chocho brillante y húmedo, ella frotó mi virilidad contra su grieta cálida, tenía sus ojos entrecerrados y respiraba con afano. Traté de aumentar el contacto de mi glande con su húmedo chocho. Lo más increíble de todo es que simplemente me deje dominar por una pequeña niña, ella controlaba toda la situación y yo era un juguete de sus acciones lascivas. ¿Alguna vez pensé en detenerla? —¡No! — ¡simplemente lo dejé pasar! Y esto no terminaba. Después de frotar su coño sobre mí, levantó una pierna y hábilmente dirigió mí glande hacia su entrada húmeda y tibia, al principio la cabeza entró y ella se detuvo para acostumbrarse al intruso. Sus ojos ahora estaban completamente abiertos y sus mejillas habían adquirido un tono claramente rojizo. En breve, jadeó para respirar, y al mismo tiempo se mordió el labio para contener cualquier posible estallido de dolor. Me senté completamente hacia atrás en la silla y empujé mi abdomen hacia adelante. No hice nada para empujar a la niña lejos de mí, si bien podía sentir que le dolía a la chica, y que su apretado coño nunca había tenido que dejar espacio para algo penetrante. Estuve a punto de levantarla, — para evitarle más dolor, — cuando la siento levantarse lentamente por sí misma. Ella se levanta suavemente, hasta el punto de que mi polla todavía estaba dentro de su coño. Aquí hace una pausa, después de lo cual vuelve a bajar y deja que se mueva unos centímetros más hacia adentro. Así es como continúa durante algún tiempo, movimientos lentos hacia arriba y hacia abajo sobre mi polla rígida, para finalmente sentir la membrana transparente, que bloquea una mayor penetración. Aparentemente, Bianca había decidido que este debía ser el día, por lo que ella continuó con ese movimiento constante hacia arriba y hacia abajo, justo hasta la barrera del himen. Yo había tenido ya un orgasmo, de modo de que podía resistir y continuar durante mucho rato, pero la excesiva estrechez de su coño diminuto que ahogaba mi pene me hizo acercar a una nueva eyaculación. Bianca continuaba a moverse rítmicamente controlando sus movimientos hábilmente, pronto agarró mi mano y la llevo a la convergencia de sus muslos y al vértice superior de su panocha, sobre su ardoroso botoncito. Sin perdida de tiempo comienzo a frotar su clítoris. Ella se aferra con fuerza al borde de la mesa y aprieta tan fuerte que puedo que ver sus nudillos se vuelven completamente blancos. —¡Te sientes bien, Bianca? … Preguntó su madre volteándose a mirarla, preocupada se acerca a ella. —¿Te estás enfermando? … Loreto vuelve a preguntar, Bianca abre sus ojos y mira felizmente a su madre y le responde. —Sí, madre … estoy bien … quizás un poco cansada por que ayudé a Nico a ordenar unos muebles del jardín … tal vez debería regresar con él para que me regale uno de los refrescos que me ofreció … —Si quieres beber algo te traeré un vaso de agua fresca … Diciendo eso toma un vaso de la alacena y lo llena, luego gira alrededor de la isla de la cocina y se acerca y coloca el vaso frente a Bianca. Se detiene un momento y creo que sucederá la catástrofe, el escandalo, nos descubrirá, pero no, fija sus ojos en la pantalla de la Tablet y pregunta: —¿Qué estas mirando? … Afortunadamente, la pantalla no había cambiado al modo de espera, porque aún mostraba la imagen de un caballo. Loreto está ahí a un paso de su hija la cual está ensartada profundamente en mi verga, con mis dedos acariciando su pequeño clítoris de niña. Luego se gira y corre a controlar la cocción de sus panecillos, en ningún momento mostró signos de observar la lujuriosa escena que estaba sucediendo en su acogedora cocina. Abriendo la puerta del horno con el guante de silicona, exclama: —¡Oh!, caballos … caballos … caballos … todavía estas loca por los caballos … Me siento con la tranquilidad de afianzar sus comentarios y así desviar definitivamente su atención sobre nosotros: —Quizás cuando sea un poquito más grande pueda tener su propio caballo … —No lo creo querido … cuando crezca un poco más sus intereses cambiaran a algo llamado “Chicos” … Responde la madre de Bianca, riendo con aires de autosuficiencia y continua con sus labores frente al horno. En tanto Bianca se queda callada manteniendo mi polla dentro su estrecho chocho. De repente mis dedos le procuran un fuerte orgasmo, la siento temblar en mis brazos y es claro que se está esforzando para ocultar sus espasmos y mantenerse calma. Loreto vuelve a encuadrar a su hija que sacude un poco su cabeza: —¿Estás segura de encontrarte bien, querida? … —¡Aaaahhhh!, mami … que molestosa que eres … estoy divinamente bien … déjanos tranquilos … —¡Perdona, muchacha! … pero me preocupo por ti … Bianca respira profundamente, esta recuperando el control sobre si misma, su orgasmo la ha tomado por sorpresa e inconscientemente ha echado su cuerpo hacia atrás, haciendo que mi verga escape fuera de su cálido coñito. Pero su reacción fue aferrar mi pene y comenzar a frotarlo fuerte y rápido y en un minuto disparé un violenta carga de esperma en su faldita, un chorro cayo sobre la mesa cerca el vaso de agua que su madre acababa de dejar. La besé en el cuello y trato de limpiar el semen de su faldita, luego le susurro al oído. —Levántate y ve a lavarte y trae un paño húmedo … Se vuelve hacia mí sonriente y antes de que me de cuenta, me da un gran beso en los labios, acto que no pasa inobservado por su madre: —A Bianca le gustas mucho, Nico … ella siempre está a hablar de ti … La miro y me doy cuenta de que ha visto lo que ha hecho Bianca, respondo simplemente: —Sí, Bianca es una niña muy dulce … Ojala todo el mundo fuera como ella … Trato de mantenerme lo más tranquilo posible, manteniendo mi verga oculta a los ojos de Loreto, la erección había disminuido, pero mi verga estaba bañada con mi esperma y los fluidos de Bianca, necesitaba limpiarme antes de acomodarla dentro de mis shorts. Bianca regresó del baño trayendo a escondida un paño tibio, se volvió a sentar en mi regazo y procedió a limpiar mi pene fingiendo de mirar su Tablet. Mi pene recibió un amoroso tratamiento por parte de la niña y por fin lo pude acomodar dentro de mis pantalones cortos. Justo en ese momento Loreto venía con una bandeja llena de bollos frescos. —¿Qué me dices? … ¿Quieres otra cerveza o te preparo una taza de café? … —Creo que aceptaré la taza de café … y si tienes mantequilla para acompañar estos panecillos que se ven deliciosos … Loreto se giró a buscar el café y la mantequilla. Bianca se había tranquilizada y restaba sentada sobre mí y yo me preparaba para festinar estos exquisitos bollos. ----- ----- ----- ----- ----- ooo ----- ----- ----- ----- ----- Los comentarios vuestros son un incentivo para seguir contando historias y relatos, vuestra opinión es siempre invaluable, negativa o positiva, es valiosa y relevante, todo nos ayuda a crecer como escritores y narradores de hechos vividos o imaginados, comenten y voten, por favor. luisa_luisa4634@yahoo.com

Autor: Juan Alberto Categoría: Sexo con Maduros

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!