Relatos Eróticos de Sexo con Maduras


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Después de lo de mi vecina que me dijo que estaba embarazada

2022-06-29


Después de que lo hicimos mi vieja y yo nos despertamos yo la abraza y la bese me dijo ella gracias por aceptarme mi vida yo le dije si mi esposa mi puta no lo olvides si mi amor soy todo eso para ti ella me dijo oye mi cuñada la otra ves pregunto por ti que sí ibas a ir a su casa yo le dije si claro que sí mi rey te doy permiso entonces me dio su teléfono yo le mandé un was y ella me dijo yo creí que no ibas a mandar un mensaje yo le decía si es que no había tenido tiempo ella me dijo si me imagino cojiendo a mi cuñada todo el tiempo como vas a tener tiempo pero mira te mando una foto mía me mandó como estaba vestida se veía muy bien traía una falda tenía unas piernotas bien ricas se le veía un poco su monte de venus bien peludo y guero me decía si vienes esto puede ser tuyo y unas tetas grandes yo le dije si llegué a su casa y sin más me dijo que entrara cuando entre luego luego me empezó a besar yo le decía que recibimiento tan bien no digas nada besame nos empezamos a besar bien rico ella empezaba a decir te gusta yo si mmmmmmmmmm massssssssssssssss que rico sigue mi rey entonces le quite la blusa y empeze a chupar sus chichis y hacia que crecieran sus pechos ella ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy que rico necesitabs un hombre así como tú sigue oye y si yo te digo algo te gustaría yo le decia que te gustaría ser mi novio yo le decía a mi me dice así si yo te quiero para mí yo le decía si quiero ser su novio mmmmmmmmmmmmmmmayyyyyyyyu cómeme mis tetas son tuyas ya papi mi novio joven yo le decía si mi novia entonces yo le levantaba la falda me había sorprendido traía una tanga me decía te gusta lo que me puse para ti mi rey si mucho para que me puedes cojer más rápido entonces le quite la tanga y sus pelos de su vagina ya estaban bien mojados ella me decía ya metemela yo se la metí y ella ayyyyyyyyy mmmmmmmmmmmmmmmayyyyyyyyu qyi ue rico me gusta mucho como me la metes mi novio si le gusta si mi vida sigue eres mejor que el me encanta como me la metes pero sigue amor ayyyyyyyyy que rico soy tuya amor ya se que eres de mi cuñada pero también ya eres mío y tú eres mi novio yo le levantaba las piernas hasta arriba ayyyyyyyyy papi me gusta como me la metes se mete hasta el fondo ayyyyyyyyyy me vas a matar mi niño pero sigue ayyyyy tu verga choca con mi vagina que rico sigue amormmmmmmmmmmmm me encantas mi vida ayyyyyyyyyyyyme matas mi novio sigue mi vida yo seguía disfrútandola hasta el fondo y ella ayyyyyyyyy mi rey me encantas me decía echame tu leche mi vida me quiero venir mi vida yo le decía yo también entonces me empeze a vaciar y ella échame tu leche mi vida ayyyyyyyyyyyy que rico mi rey ya sabes cuándo quieras aquí estoy para ti yo usaré tangas para ti amor y con faldas cortas yo le dije si haría eso para mí sí mi rey soy tu novia y te tengo que complacer pero en la calle vamos hacer como si nada en otro relato me fui con la cuñada de mi vieja a una fiesta como su esposo ya que no fue su esposo y en la fiesta lo hicimos con la gente fue muy excitante.

Autor: George Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

Hice mi mujer a mi vecina casada

2022-06-21


Esta historia paso así a mi siempre me han gustado las mujeres maduras mi vecina siempre me ha atraído ella siempre usa vestidos últimamente a usado pantalones de mezclilla tiene un culo bien rico y unos pechos increíbles recuerdo que esa ves yo le dije se ve muy bien y me muero por hacerla mía ella me dijo soy una mujer casada yo le dije me encanta por qué sea casada pero yo quiero ser su novio su amante y me encantaría hacerlo con usted ella me dijo estás seguro porque me interesa lo que me estás diciendo me gustaría ser tu novia tu mujer pero me lo tienes que demostrar nos metimos a su casa yo la empeze a besar ella me empezó a recibir bien rico yo fui bajando a su cuello ella se empezó prender me decía ayyy que rico siento sigue mi bébe mi niño y si quiero ser tu novia yo le dije enserio si mi vida voy a ser tu novia yo le dije gracias mi Reyna mi novia madura pero sigue más entonces ella se quitó el brasier y me dijo te gustan mis tetas amor hazle lo que quieras son todas tuyas entonces se las empeze a chupar a comermelas sus aureolas cafés y yo chupandolas ella me dijo así mmmmmmmmmmmm que rico mi corazón más sigue mi macho entonces le dije le voy a quitar su pantalón se lo empezó a quitar se quedó con su calzon negro donde le salían algunos pelos de su vello púbico ella me decía no me los rasuro yo le dije no importa así me gustan peludas como usted entonces mi verga empezó a crecer ella me decía que rica esta Yves toda mía yo le dije si toda suya entonces yo le quite el calzon y le empecé a chupar su vagina con mi lengua y ella mi verga me decía que rica sabe y tú vagina está como me gusta mi novia y tú mi novio entonces me decía ella sigue mmmmmmmmmmmmmm que rico me fasina como me haces sentir y tú a mí sigue ayyyyy que rico mi verga en tu boca te gusta mi niño si me encanta y tú a mí ya soy tuya entonces le dije ya quiero cojermela ella me dijo si metemela toda te necesito mi niño entonces se la empeze a meter ella me decía que rico amor mmmmmmmmmmmmasssssssss me encanta como me cojes yo tenía mucha energía ella me decía lento amor ya no soy joven yo le dije no importa me encanta como me recibe entonces yo se lo metia más rápido syyyyyyyyyyyyy que rico vamos a romper la cama soy tu vieja tu puta tu hembra me encanta dámela toda ayyyyyyyyymmmmmmmmmmmmm que rico yo le decía me quiero venir ella me decía vente adentro de mi mi niño mi bebé dámela toda no importa que este casada soy tuya mi bebé le decía me vengo ayyyyyyyyy que rico la estoy llenando mi novia madura si mi vida te gusta como lo hacemos si mi vida a ver cuándo podré cojerla por su culo quiero que use unos calzones blancos para poder admirarla más si mi vida me los pondré para ti ya sabes soy tuya no puedo vivir sin ti ni tu verga y yo sin usted ni su vagina nos abrazamos y nos besamos nos quedamos dormidos en otro relato me la coji por su culo me lo dió hicimos mucho más cosas ricas.

Autor: George Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

Navidad

2022-06-21


Frente al espejo del baño. Ella cuarentona o treintaymuchona, él adolescente en plena función; con las hormonas hacia el Everest y la seguridad hacia el Hades. Lo mira, la desea, saben que es una locura, una relación familiar entre familias que se enturbia con el alcohol y la erección. Con los ojos soñolientos y los labios húmedos, la dama le pasa la mano por la mejilla... sus uñas le rozan el rostro, y sus dedos lo deslizan con ternura: para después presionar el cráneo y besarle con pasión, insegura de que a él le agrade. Pero le agrada, y rápidamente pasa de los besitos a los labios a los mimos al cuello, a las mejillas, con un ritmo imposible de seguir. Tiene que pasar la mano por el hombro del vestido para dejarlo caer por un lado, con el escorzo de la mujer. Sobre una piel blanco puro, sonoriza el beso líquido, entre el tórax y los pechos delgados y poco profundos de la mujer. El ropaje, a modo de chaquetilla, con tela fina negra y amarrado por un cinturón, se va precipitando por su propio peso. Cuando él le levanta las faldas y le boquea la ropilla interior, suspira en susurros, y se muerde el labio. La estampa es pintoresca, con la chica mirando gustosa hacia la ducha, apoyada en la puerta de un cuarto minúsculo, zulo; y sosteniendo el pelo del hombre, que masturba preciso el sexo, ante los gestos grotescos de placer femenino. Ahora se levanta, y ella lo mira expectante pero con sorpresa. Sonriente y (casi) agresivo, junta ambas pelvis, cadera con cadera: tronco con tronco. Comienza a resultar del todo descarado; los amantes se restriegan lo que pueden, con el pene erecto del joven haciendo círculos sobre la vulva. Manoseos varios, efluvios, de mimitos y besos con lengua. Y como ya no cabe más espera, pasan del romanticismo, si es que por lo morboso e inmoral de la escena pudiera esta ser romántica: el hombre se retira los pantalones con brusca torpeza, y con el falo ya fuera por su rigidez, baja el calzón; muerde el plástico; y se aplica concentrado el preservativo, ajustándolo lo más cómodamente. La mujer, hábil, desciende ligeramente las negras, finas, humedecidas braguitas; y desliza el dedo índice izquierdo por la boca, que luego pasa sutil por sus partes. Y como en un castigo (que en realidad es un consensuado pacto de placer), apóyase en el mueble del lavabo, mirada gacha, casi arrepentida; aunque expectante y excitada. Todo va a comenzar: el amado se recuesta de pie sobre ella, se inclina por su cuerpo, se pone de cuclillas, encimándose sobre el trasero... los piececillos de la amiga cuelgan, y su cabeza, algo enrojecida, roza con el pomo del grifo metálico. Él le besa la mejilla, pausada y delicadamente. No hay duda de que, fuera la borrachera y la pasión, aquí hay mucho de amor; esto no es más que un aprecio mal interpretado. El miembro del joven está inflado y venoso, y es largo como la cornada ensartada en el marido de la mujer. Para orientar su dirección, lo maneja con la mano izquierda. El pene impacta suavemente, primero, con el clítoris: golpes minúsculos, blandos, sobre la eréctil terminación nerviosa. La mujer ya ha suspirado, por vez primera, como se suspira cuando el inconfundible tacto rudo de un buen glande acecha sobre los labios de la vulva. Un leve grito, una respiración entre dientes, y un gemido. Es el rabo incontenido que se introduce en su cavidad vaginal. Por cada empujón se sonoriza, líquidamente, la entrada concurrida del miembro varonil, masculino; hambriento de desparramar sus impulsos por la piel de la hembra. -- Cuando ya llevan un tiempo cabalgando, y esbozando aire por la boca, cargado de suspiros y de placer; entonces, sube el ritmo, la intensidad y la dureza. La respiración de ambos torna entrecortada, tímida y discreta, y a ratos sonorizan nuevos grititos repetitivos, como sorprendidos, al recibir (de nuevo) un falso dolor que en realidad es el gusto máximo. La sucesión de jadeos y quejidos es increíble. Ahora baja el pulso, pues retozando de gusto, el hombre abarca con sus brazos el fino cuerpo de la mujer, notando sobre sus muñecas la piel delicada de los pechos; y la húmeda dureza de los pezones erectos. De relajados, los amantes parecen casi dormidos, meciendo más que empujando, y gimiendo bajo, como en un sueño concentrado, del que se escapan al exterior las cuerdas vocales. Se besan y se sonríen, se miran al fin con los ojitos descubiertos. Cuando el chico le gesticula interrogaciones y la mujer asiente, penetra de nuevo con un ahínco lento; el empujón hace el rebote de esta con el lavabo en la cintura, lo que unido a la profundidad que dentro de ella está alcanzando su falo, la hace gemir y abrir la boca, y desorbitar sus ojos mientras mira al cielo, sorprendida por el rápido cambio de ritmo. Esto se repite unas siete veces. Ahora suenan huevos batiendo. Es el agitar pélvico del varón sobre la vagina, que añade velocidad y endurece los glúteos. La abarca otra vez con los brazos y aprieta los dientes, rojísimo, despeinado... gritando como desesperado. Las vibraciones trémulas se marcan en la carne, en las pieles; y los sonidos esponjosos, mojados, de los sexos opuestos, de atronador impacto. Mientras, ella, con los pechos dando vueltas al aire, prevé lo que se viene, y no se puede contener: gime a más no poder, más y más alto. Cuando ya quedan segundos, empieza a dibujar oes en la boca, y a hablarlas con gusto. Ya se acerca el fin. Con todo un rojo fuego a su alrededor y una rapidez inaudita, los chicos hacen todo el ruido que pueden, y el pulso les late tan fuerte, que cuesta hasta el jadeo. Sin vista lateral por la adrenalina; con el grito ahogado del final del coito, la polla lo suelta, recibiendo ella en su agujero. Fue tan veloz que se oyó el disparo chapotear en el sexo, lanzando el fluido, insertado en la piel femenina. El fuego ya no arde, y los amantes no están ya. Sólo queda de ellos el polvo y los suspiros, y el recuerdo infartante del placer que se dieron.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

Mi madre me pide un favor 1

2022-06-21


Una reunión de juegos con mis compañeros en mi casa termina con mi madre confesando su deseo de ser la puta de mis amigos. Era un jueves por la tarde como cualquier otro, a mis 22 años estaba en el último semestre de universidad y ansioso por salir de clases. Era la última hora, algunos profesores habían faltado e íbamos a salir temprano de clases, todos estábamos más que listos para ir a tomar y jugar videojuegos como se había hecho costumbre los jueves. Habíamos quedado que esta vez seria en mi casa, ya hacia tiempo que no íbamos a la mía. Apenas sonó el timbre de fin de clases, agarramos nuestras cosas y nos dirigimos al auto de Miguel, durante el camino íbamos cooperando dinero para la cerveza y las frituras al igual que hablando de lo que íbamos a jugar. En la parte de atrás iban sentados Hugo, Mateo y Lucas mientras que en la parte de adelante íbamos yo (Santiago) y Miguel. (Miguel) – Venga Santiago que hoy toca en tu casa y vamos a hacer un desmadre en tu cuarto, me la debes por la última vez que me ganaste en la play. (Santiago) – Venga Miguel que no hay que ser mal perdedor y si sigues así te vuelvo a ganar. Todos los demás rieron mientras seguían hablando en la parte de atrás, el viaje fue muy rápido y casi no tardamos nada en llegar a casa. Una vez llegamos abrí la puerta y todos pasaron de prisa dirigiéndose a la cocina para coger vasos para las sodas y el alcohol al igual que platos para servir las frituras y todo lo que íbamos a comer. Al ver que mi madre no estaba en la cocina grite un par de veces para ver si contestaba. Cabe mencionar que en casa solo éramos yo y mi madre, mi padre nos había abandonado por otra familia un par de años atrás, pero mi madre muy astuta logro quedarse con la casa y el auto de él. (Santiago) – Madre, ya volví del colegio, Miguel y mis amigos han venido conmigo para jugar un poco y tomar algo en el cuarto. Nadie me contesto y supuse que mi madre había salido a la tienda a comprar algo. (Santiago) – Venga que mi madre ha salido vamos a mi cuarto de inmediato a jugar. Miguel subió primero e íbamos detrás de él, una vez llegando al pasillo entre mi cuarto y el baño salió mi madre del baño sin nada de ropa mas que la tolla en su cabeza, se acababa de bañar y mis amigos quedaron con la boca abierta al ver el cuerpo de mi madre, debo admitir que mi madre para tener 43 años luce divina, ella es alta, con una piel blanca como la leche, unos pechos enormes pero firmes que a más de uno le daría por meter su polla en esos melones, una cintura con volumen y ese culo grande y gordo al cual mis amigos estoy seguro han dedicado una infinidad de pajas. Mi madre dio media vuelta y para su sorpresa frente a ella estaba un grupo de 5 jóvenes viendo su cuerpo desnudo de pies a cabeza. De inmediato puso un brazo sobre sus pechos cubriendo lo que podía, mientras que con su mano si tapaba su pezón derecho dejaba ver su areola rosa y su brazo no tapaba en lo absoluto su pezón izquierdo, eran unas tetas descomunales frente a nosotros y con su mano apenas y tapaba su vagina, se podía ver como estaba depilada. (Sara) – ¡Aaaaah! ¿Pero qué hacen aquí a esta hora? Dense la vuelta en este momento. Todos mis amigos dieron media vuelta, aunque a veces movían la cabeza un poco para intentar ver a mi madre, yo me quede de frente para hablar con ella y asegurarme de cubrirla. (Santiago) – Salimos temprano del cole y venimos a jugar en mi cuarto, he gritado un par de veces, pero no respondiste pensé que habías salido a la tienda. (Sara) – Pues hijo me hubieras mandado un mensaje para estar lista, no te he escuchado gritar y mira qué vergüenza tus amigos ya me han visto toda. Mi madre dio media vuelta y camino rápido a su cuarto mientras veía como sus nalgas rebotaban de un lado a otro, en cuanto entro dio un portonazo y cerro con seguro. (Santiago) – Venga ya pueden darse la vuelta y abrir los ojos. (Hugo) – Una disculpa, Santi, no queríamos meterte en problemas. (Santiago) – La culpa es mía, debí de haber revisado primero antes de pasar, pero ya les hice la tarde pringados. A pesar de que sabia de lo bueno que estaba mi madre y que era irresistible para cualquier hombre me gustaba bromear con mis amigos y por parte de ellos a pesar de que le habían dedicado una infinidad de pajas a esas tetas y culo siempre se portaron con mucho respeto y pusieron la amistad primero. Procedimos a pasar a mi cuarto donde por fin pudimos ponernos cómodos y empezar a jugar y tomar. (Mateo) – Santi ponle pausa que tengo que ir al baño, estoy a punto de orinarme. (Santiago) – Venga, pero ve rápido. Todos nos quedamos platicando y tomando mientras Mateo estaba en el baño, pasaron 10 minutos y Mateo entro a al cuarto de nuevo. (Lucas) – Hasta que vuelves hijo de puta te hemos estado esperando, cuanto tardas en el baño. (Mateo) – Me dolió un poco la barriga ¿pero venga en que estábamos? (Santiago) – Ustedes sigan jugando que yo también tengo que ir al baño. (Miguel) – Venga que ahora vamos a ir de uno en uno al baño si quieren vamos todos juntos de una vez. Todos procedimos a reírnos y salí del cuarto, en cuanto di la vuelta vi a mi madre saliendo del baño con su ropa interior en una mano y chupándose el dedo índice de la otra. (Santiago) – Una disculpa por lo de hace una rato madre. (Sara) – No te preocupes, amor, Olvidemos eso. olvide mi ropa interior en el baño y vengo por ella antes de bajar a preparar algunos snacks para tus amigos. (Santiago) – Gracias, mamá, eres la mejor. Mi madre continua a su cuarto y yo entre al baño, tarde un poco en soltar toda la cerveza que traía guardada. Me lave las manos y me dirigía en mi cuarto. Justo al dar vuelta dirigiéndome a mi cuarto vi a mi madre pegada a la puerta de mi cuarto con la oreja pegada a la habitación tratando de escuchar algo. (Santiago) – ¿Madre que haces? (Sara) – Hijo venia en camino a preguntarles a tus amigos si prefieren hamburguesas o sándwiches, pero yo creo que sándwiches es lo mejor y más rápido. Pude notar como la cara de mi madre estaba roja como un tomate y su respiración era rápida, mi madre dio media vuelta a prisa y bajo las escaleras a la cocina, me quede un poco confuso por lo que paso así que decidí hacer lo mismo que mi madre y pegar la oreja a la puerta de mi cuarto. (Miguel) – No me puedo sacar de la cabeza las tetas de la madre de Santi, eran enormes y con esa carita de putita que tiene me ha puesto la pija durísima. (Lucas) – Es una locura haber visto a la MILF de nuestros sueños desnuda, pude ver como tenía rasurada su panochita, de seguro ha de coger seguido. (Mateo) - ¿Quieren saber por qué en verdad tarde tanto en el baño? (Hugo) – ¿Habías dicho que te dolía la barriga no? (Mateo) – No sean imbéciles nadie tarda tanto en el baño por un dolor de panza, encontré la ropa interior de Sara mientras fui al baño y no pude resistirme a olerla y pajearme en el momento. (Miguel) – Estas tomándonos el pelo. (Mateo) – Para nada, su ropa interior olía delicioso no aguante mucho y puse el panti en mi entre mi polla mientras me venía a chorros, le deje chorreando de leche. No podía creer lo que estaba escuchando, todos mis amigos fantaseando y hablando de mi madre y por si fuera poco como Mateo se había atrevido a hacer eso en mi propia casa. De pronto vino a mi mente como antes de que yo entrara al baño mi madre estaba con su ropa interior en la mano y chupándose los dedos, ¿acaso mi madre estaba lamiendo la leche de mateo que recogió en su ropa interior?, no podía creerlo de seguro era otra cosa. (Hugo) – ¿Y dónde dejaste la ropa interior? (Mateo) – La he dejado donde la encontré doblada y llena de leche, no podrá saber que fui yo. (Lucas) – Eres un enfermo pero que caliente me he puesto de pensar en lo que hiciste. (Mateo) – Venga que estoy seguro de que ustedes hubieran hecho lo mismo, su olor era irresistible. No soportaba seguir escuchando lo que estaba pasando y decidí entrar al cuarto, en cuanto escucharon que estaba abriendo la puerta todos quedaron serios mirándome fijamente. (Santiago) – ¿Qué pasa por que se me quedan viendo? (Miguel) – Por que es tu turno de jugar y te estábamos esperando, porque otra razón será pringado. (Santiago) – Dame el control que ahora mismo les gano a todos si tanta falta les hace. Durante las siguientes horas continuamos jugando, pero yo no podía quitarme de la cabeza lo que había pasado, por una parte, estaba un poco enfadado con todos ellos, pero al mismo tiempo estaba muy excitado. El tiempo siguió pasando y para mi sorpresa ya eran las 3 P.M (Mateo) – Me la estoy pasando como nunca, pero es hora de que me vaya, quede con mis padres de ir a recoger a mi hermana y no puedo quedarles mal, Miguel crees que me puedas dar un aventón a la escuela para recoger mi auto. (Miguel) – Bueno pues ya lo escucharon, mañana continuamos jugando sin preocupaciones y más tiempo ya que es viernes. Hugo y Lucas no tuvieron de otra más que aceptar y recoger las cosas. (Mateo) – Gracias, Santi por invitarnos a tu casa, me la he pasado de puta madre jugando y vaya que he liberado todo el estrés que tenía acumulada en los huevos. Todos los demás procedieron a reír morbosamente mientras mateo hacia ese comentario. (Santiago) – ¿De qué se ríen? (Miguel) – Nada, Santi que nos hemos acordado de un chiste. Venga chicos salgamos de aquí antes de que cambie de opinión y los haga ir caminando. Todos procedieron a salir de mi cuarto uno por uno dirigiéndonos a la puerta principal, al pasar por la cocina mi madre aún estaba preparando sándwiches extras. (Sara) – Chicos no me digan que ya se van, ya hice muchos sándwiches extras para ustedes y no pueden dejarme con tantos. (Mateo) – Lo sentimos mucho, Señora. Ya se me ha hecho un poco tarde para recoger a mi hermana del colegio, pero con gusto empacamos unos cuantos para comer en el camino. (Sara) – No se diga más, aquí tenéis. Todos procedieron a tomar un par de sándwiches y antes de salir de la casa mi madre hizo un comentario un poco extraño. (Sara) – Espero vuelvan pronto, chicos siempre son bienvenidos en esta casa. (Mateo) – Pues ya está, tu madre nos ha dado permiso para mañana volver a jugar en tu casa, Santi. (Santiago) – Claro, Madre como tu no eres la que limpia el desastre que hacen en mi cuarto. (Sara) – Aquí los estaré esperando mañana. De uno en uno salieron de la casa, al salir el último de ellos cerré la puerta y estaba listo para ir a echarme una siesta a mi cuarto. (Santiago) – Mamá estaré en mi cuarto durmiendo un poco, si necesitas ayuda con algo no dudes en despertarme. (Sara) – De hecho, antes de que subas quiero contigo. (Santiago) – ¿Pero por qué lo dices tan seria? ¿qué paso? Ambos tomamos asiento en la barra de la cocina. (Sara) – Hijo, te voy a confesar algo, pero no quiero que lo tomes de mala forma, estoy seguro de que tu podrás entenderme. (Santiago) – Claro, mamá sabes que puedes contarme cualquier cosa y siempre estaré para ti. (Sara) – Veras, hoy cuando tus amigos me vieron desnuda no pude evitar notar que todos y cada uno de ellos recorrían mi cuerpo de arriba abajo con la boca abierta. (Santiago) – Lo siento, madre fue totalmente mi culpa. Prometo que la siguiente ves te llamare para que no se repita la situación. (Sara) – Al principio estaba un poco enfadada y avergonzada, pero al mismo tiempo la situación me ha prendido bastante. Pensaba que mi madre estaba bromeando conmigo y me estaba tratando de enseñar una lección sobre lo importante que es avisar y respetar la privacidad. (Santiago) – Pero por que me dices eso madre. (Sara) – Por qué justo después de que me cambie en mi cuarto, fui a recoger la ropa interior que deje en el baño y para mi sorpresa estaba toda llena de semen. Aunque ya era consiente de lo que había pasado trate de hacerme el sorprendido, esperando a que mi madre me regañara y me prohibiera volver a traer a mis amigos a esta casa. (Santiago) – Pero que me dices, madre. Ahora si han cruzado la raya y se enteraran mis amigos a no faltarte el respeto, ¿Estas completamente segura de lo que dices? (Sara) – Claro que estoy segura, después de recoger la ropa llena de leche fui inmediatamente a tu cuarto para confrontar al pervertido, pero lo que escuché me hizo cambiar de parecer. Hijo, todos tus amigos estaban hablando de mi cuerpo, decían que tengo unas tetas enormes que y de como soñaban con meterme sus pollas por mi vagina. (Santiago) – Te prometo que nunca más volverán esos bastardos a pisar un pie en esta casa. (Sara) – Espera, hijo. La verdad es que cuando cogí mis bragas llenas de leche no pude resistirme a probar un poco de esa leche que escurría por mi ropa interior y aunque no es correcto que te platique esto, debo confesar que era deliciosa. Veras hijo llevo años sin tener relaciones con nadie, desde que tu padre nos dejo solo me he enfocado en darte la mejor vida posible y he olvidado lo que se siente ser deseada. No podía creer lo que estaba escuchando, mi propia madre me estaba confesando como saboreo la leche de uno de mis amigos. (Santiago) – No te preocupes, mamá. Aunque lo que me estas diciendo suena descabellado puedo entender por qué lo hiciste y aunque no tenías por qué contármelo te agradezco que lo platicaras conmigo. (Sara) – Gracias por entender, Santiago. Pero ha decir verdad, la razón por la que te cuento esto es por que quiero pedirte un favor. (Santiago) – Claro, haría lo que fuera por ti. (Sara) – ¿En verdad harías lo que fuera por tu madre? El problema, mi vida es que te voy a pedir algo inimaginable. (Santiago) – Lo digo en verdad, madre y si eso significa no volver a juntarme con estos falsos amigos cuenta con ello. (Sara) – Todo lo contrario, te quiero pedir que me ayudes a follarme a tus amigos. Mi cabeza no deja de pensar en todos los comentarios que tus amigos hacían de mi cuerpo y no puedo quitarme el sabor de esa rica leche en mis bragas. No podía creer lo que acaba de escuchar, mi madre me estaba pidiendo follar con mis amigos como si fuera algo tan común. Trataba de hablar, pero de mi boca no solían palabras que hicieran razón a lo que mi madre me estaba pidiendo. (Sara) – He escuchado como ellos se masturban todos los días pensando en como chupo sus pollas y me dan su leche en todo mi cuerpo, como fantasean con poseer mi cuerpo y hacerme su objeto sexual y para serte honesta esto no es algo nuevo, he notado día tras día como todos tus amigos se quedan viendo mis pechos y mi trasero cada oportunidad que tienen. (Santiago) – Madre eso lo hacen con cada mujer que tienen frente a ellos, es parte de ser un hombre con las hormonas al tope, lo que me estás diciendo y pidiendo es una locura. (Sara) – Estoy consciente de que esto es una locura, pero ya lo he pensado y no le veo nada malo a todo esto. Ha pesar de lo que tus amigos hicieron hoy ellos siempre han sido respetuosos conmigo y contigo, estoy segura de que ellos sabrán tener discreción y yo podre tener lo que tanto me hace falta. (Santiago) – ¿Pero por que tiene que ser con mis amigos? ¿No es mejor conseguir a alguien de tu edad? (Sara) – Amor los hombres de mi edad nunca han podido complacerme, quiero probar un semental joven que me haga llegar a las nubes y para serte honesta me prende tanto la idea, he leído tantos relatos y visto videos de mujeres maduras con jovencitos. Una de mis fantasías que nunca pude cumplir con tu padre fue hacerlo un cornudo y que fuera mi cómplice. (Sara) – Yo sé, lo que estoy pidiendo es una locura, pero me encantaría que me entendiera y me ayudaras a cumplir mi fantasía. Todos estos años he dado mi vida para que tu estes bien, es justo que me ayudes a recuperar un poco de la mía. No podía creer ni una palabra de lo que mi tierna madre me estaba diciendo, cerré mis ojos lo más fuerte que pude esperando que esto no fuese mas que una pesadilla y estaba viviendo un relato erótico mal contado, solo esperaba despertar y darme cuenta de que todo era falso, pero como un valde de agua fría abrí los ojos y me di cuenta de que todo era tan real como parecía. El tiempo se detuvo en mi mente y aunque lo que me estaba pidiendo mi madre era inimaginable, ella tenía razón en una cosa. Mi madre siempre se preocupó por mí, nunca me hizo falta nada y aunque mi padre nos abandono ella afronto la situación y me saco adelante, le debía tanto y si esta era la forma de hacerla feliz no tenía más que pensar. (Sara) – No tienes que darme tu respuesta ahora, si quieres sube a tu cuarto, piénsalo un poco y me das tu respuesta más tarde Santi. (Santiago) – Ya he tomado mi decisión, si esto es lo que en verdad quieres te voy a ayudar a que seas la zorrita de mis amigos y tengas tu ración de leche fresca todos los días. Para mí siempre serás mi madre no importa lo que hagas o digas. Mi madre dio un brinco de alegría y fue correando a abrazarme, solo podía su cara de felicidad (Sara) – ¡Gracias mi vida! Me hace tan feliz saber que puedo contar contigo, espero no cambies de opinión cuando veas como tus amigos me usan a su antojo y me dejan cubierta de leche. (Santiago) – Seré tu cómplice y tu hijo cornudo madre y nada me encantaría verte probar todas las pollas de mis amigos. El decir esas palabras hacían que mi estomago se revolviera, pero ver feliz a mi madre era mi prioridad. (Sara) – Bueno hijo, no perdamos más el tiempo y empecemos en este mismo momento antes de que me arrepienta de la locura que estoy a punto de hacer. (Santiago) – ¿De qué hablas? Mis amigos ya se han ido no hay mucho que podamos hacer en este momento. (Sara) – Todo lo contrario, amor, es el momento de calentar la situación. Crea un nuevo grupo de WhatsApp, conmigo al igual que a todos tus amigos y por supuesto tienes que estar presente en la conversación. Estaba a punto de retractarme y decirle a mi madre que olvidáramos lo que acaba de pasar, pero antes de poder hablar pude ver lo entusiasmada que estaba, no la había visto tan feliz y excitada en años, era como ver una niña pequeña lista para divertirse con un juguete nuevo. Tomé mi celular y con mis manos temblando empecé a crear el grupo con mi madre y mis amigos, no puse ninguna foto de grupo y puse de nombre “Casa de Santi”. (Santiago) – Listo madre el grupo esta creado, ¿cuál es el plan? Mientras esperaba una respuesta de mi madre pude notar como estaban llegando mensajes de mis amigos en el grupo. (Mateo) – Pero que mierda, Santi. ¿Qué es este grupo y quien es el numero que no tengo registrado? (Miguel) – Ya van a empezar con sus pelotudeces de seguro. Solo pude notar como mi madre sonreía entre dientes, de un momento a otro mi madre puso de foto de grupo una foto de su rostro. (Sara) – Hola chicos, soy la madre de Santi espero no molestarlos solo que quería hacerles un par de comentarios. (Mateo) – Una disculpa, señora. No era mi intención escribir de esa forma. (Sara) – No pasa nada, no te preocupes y por favor dime, Sara. Lo que pasa es que lo que hicieron hoy me dejo un poco sorprendida y no podía dejar el asunto de esta forma, voy a esperar a que todos respondan y estén en línea. Pasaron un par de minutos en lo que Hugo y Lucas se conectaron y respondieron al mensaje de mi madre. (Hugo) – Hola, Señora, ¿qué fue lo que paso? (Lucas) – Ahora que han hecho imbéciles, han hecho enojar a la madre de Santi y ellas que se porta tan lindo con nosotros. Pude ver frente a mi como mi madre escribía en el móvil de una forma tan rápida como nunca había visto antes. (Sara) – Seré honesta con ustedes chicos, esta tarde pude escuchar como hablaban cosas obscenas de mi cuerpo y fantaseaban con mi cuerpo, y por si eso fuera poco alguien dejo mis bragas que olvide en el baño llenas de semen. Lo que hicieron hoy esta fuera de lugar y es un comportamiento preocupante para cualquier mujer. El chat se quedó en total silencio y me empezaron a llegar mensajes de mis amigos por privado. Mi madre se me quedo viendo fijo. (Sara) – No contestes a sus mensajes cariño. (Sara) – Santi no estará respondiendo mensajes en privado, lo que tengan que decir será en este grupo, ¿ahora quiero que me digan quien hizo esto? Mi madre procedió a mandar una foto de su ropa interior llena de semen, en la foto se podía ver como las bragas estaban chorreadas completamente, no podía creer que alguien se pudiera venir tanto. Mis amigos seguían sin mandar ningún mensaje al grupo a pesar de todos haber visto el mensaje y la foto. De pronto mi madre volvió a mandar otra foto, pero para mi sorpresa en la foto se podía observar a mi madre totalmente desnuda con sus monumentales tetas al aire y con sus bragas sobre su boca al igual que un chorro de semen cayendo directo a su boca. (Sara) – La razón por la que quiero saber quien fue es por que quiero que la siguiente corrida me la dan en la boca y no en mis bragas. En cuanto mi madre mando ese mensaje y esa foto pude ver como todos mis amigos empezaron a escribir en el grupo y llegaban los mensajes sin parar. Continuara.

Autor: textopicante Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

Culiando a la abuela de mi amigo 2 segunda parte

2022-06-12


Así quedamos ,salí a mi casa el domingo llama mi novia quería que fuera a su casa en la tarde,le dije no quiero ir tu siempre quieres besos,abrazos ,te toco quiero estar contigo y tu siempre que no ,tienes miedo que te deje preña así no, te compro unas pastillas,ampollas que todos mis amigo y sus novias le dan culo y yo solo allí por tu miedo, dijo trae unas pastillas del día después y ven a ver si te bajo la calentura,le dije si por que si viene otra sin miedo se lo meto y termino adentro entonces te pones rabiosa ,dijo eso jamas Salí compre de ida donde mi novia ,estaba sola en casa la bese comenzaron a tocarnos mi verga se estaba poniendo dura ,chupe sus chichis metí dedo le dije mi amor estas caliente dijo si tengo ganas de mi novio, le dije te acuerdas el día que te desvirgue dijo si me dolió mucho pero me sentí mujer,respondí vamos a darnos amor ,fuimos a su cuarto cerré con seguro ella sentada en la cama me desvesti ,sacó para que mame mi verga,lamia de arriba hacia abajo ,me la puso durisima,chupe sus chichis comenzamos a hacer el amor ella diciéndome al oído que rico,lo haces mi vida te amo sigue hazme tuya así así, no pares ahhhhh mi vida le dije ayyyy me vengo que buena vagina tienes deliciosa estalla adentro de mi novia ,ella dijo sentir lo caliente de mi leche rico,baje le dije quiero por detrás dijo ella ,si quieres me hace feliz tenerte mi amor di unas jaladas y me pare otra vez , se puso boca abajo abrí sus nalgas ella levantó un poco y metí poco a poco ella decía la cabeza entro ,duele dije si mi amor rico que me des tu orto ,penetro casi toda mi verga ,ella dijo ayyy ,ayyyyy ,ayyyy pase mi lengua por el cuello para que se dejara clavar por detrás,al oido le dije quieres ser mujer completa déjate culiar por detrás, dijo dale pero duele dije amor mio complacerá ya la tienes adentro ,disfrútala vamos a movernos igual y veraz,así comenzamos a movernos ,yo entraba y salía de ese orto apretado que me estaba comiendo ,hasta que dijo mi vida termina así que acelere y termine ,baje ella dijo satisfecho dije y tu bien que te gusta cuando te monto,riendo dijo dame las pastillas ya me echaste leche adentro,le dije y buena clavada que te di,así es como una mujer complace a su macho,la bese me vestí al rato en la sala llegaron sus papas hablamos de estudios y que cuidado ponerse a hacer cosas sin protección dije no sr acabo de llegar,ellos sin imaginar que tuve a su hija con mi verga bien adentro por sus agujeros,,me despedi me fui a mi casa que fin dd semana el mio .

Autor: Anónimo Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

Culiando a la abuela de mi amigo 2

2022-06-12


Luego de ese sábado más relajado ,hable con ella la sra contenta,decía lo bueno que la pasa conmigo,pregunto que si tenia novia dije si sra ,responde hay te debo compartir rei diciendo si a ella la culeo de vez en cuando ,hoy no quiso así que vine y descargue aquí. Dijo tener años que tenia una verga adentro, no recordaba la última vez que su difunto marido la culio,el también la tenía gruesa con el disfruto mucho ,en toda la casa se la metia,se acercó a mi dijo como quisiera tenerte solo para mi aquí en mi casa haciéndome feliz ,pero eres un niño hasta menor que mi nieto ,si nesecitas algo pídele a mami por esa boquita bebe, la abrase le dije si sra dijo no digas mas sra solo delante mi nieto,

Autor: Anónimo Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

El secreto de mi suegra (adicta a la leche) 2

2022-06-11


Aún pegado a la ventana seguía sin poder creer lo que estaba viendo, el cuerpo perfecto de mi suegra cubierto de semen. Ella arrodillada frente a mas de 10 pollas y con sus manos esparcía la leche por sus pechos, su cara y lo que podía recolectar lo llevaba a su boca para dar sorbos a esa espesa leche. Me pegué lo más que pude a la ventana para poder escuchar un poco de la conversación que tenía con los hombres. (Susana) – Pero miren como me han dejado las tetas y la cara, toda llena de su rica lechita mis amores, puedo ver que se la estaban guardando para mí, estaba muy espesa y sabrosa. (Macho) – Ya sabes que toda mi leche es tuya, pero mira que nos tuviste una semana sin saber de ti y ya tenia mis huevos a punto de explotar. (Susana) – Lo sé mis amores y les pido una disculpa, el idiota de mi marido estuvo toda la semana en la casa y no podía escaparme en lo absoluto. Por cierto, mira la hora ya tengo que irme así que por favor denme toda la leche que aun tienen guardada para irme feliz. Todos procedieron a ponerse de pie y rodearon a Susana para darle su buena ración de leche, sin pensarlo decidí sacar mi celular y empezar a grabar por la pequeña ventana todo lo que estaba pasando. (Macho) – Abre tu boquita que aquí viene toda mi leche y mas vale que te la tragues toda zorrita. (Susana) - ¡Siiii! Denle toda su leche a esta esposa infiel, mi boca mis tetas y mi vagina piden a gritos por semen fresco. Todos los hombres empezaron a hacer ruidos donde estaban a punto de venirse y sin previo aviso pude ver como salían los primeros chorros de leche, los cuales caían por toda su cara y boca. Susana se dedicaba a abrir la boca y sacar su lengua para recolectar la mayor cantidad de leche posible mientras jugaba con sus tetas. Fueron varios minutos de ver como chorros y chorros de esperma caían por el cuerpo de Susana, hasta que quedo cubierta de pies a cabeza y con la boca llena. Una vez tenía todo lo que quería procedió a enseñarle a sus machos su boca llena de leche y hacer gárgaras, para después con un movimiento tragar toda la leche que había en su boca (Susana) ¡Glup! Gracias por toda esa lechita, pero miren la hora tengo que irme antes de que el pendejo de mi marido llame a mi celular, pero nos vemos pronto para que me den más raciones. De pronto todos empezaron a levantarse y vestirse, supongo que la reunión había concluido. Para mi sorpresa Susana no se limpio con agua o toallas, simplemente se restregó el semen por todo su cuerpo y el exceso procedía a recolectarlo y meterlo a su boca. Al ver que todos estaban listos para salir me di prisa a el auto con mi polla durísima y con el mejor video porno de la historia en mi celular. No pasaron unos cuantos minutos cuando Susana salió de esa casa y subió a su auto con una seguridad y una sonrisa de mejilla a mejilla. No podía creer lo que había visto pero en mi celular estaba las pruebas de que esto no era un sueño. Tomé unos segundos para tomar el aire y esperar a que mi suegra diera marcha al auto, en cuanto Susana encendió su auto y dio vuelta decidí llamarla. (Alberto) – Hola, Susana ¿Como vas con las compras? Tu hija me envió al supermercado y quería saber si ya venias de vuelta o si aún te alcanzo para ayudarte a subir el mandado. (Susana) – Alberto, no te preocupes me quede platicando con una amiga y me invito a tomar un café, apenas vengo saliendo de su casa ¿Podrías hacerme el favor de tu ir por el mandado y te pago cuando vuelvas a la casa? (Alberto) – Claro, cuenta con ello. Mándame la lista por mensaje y te veo en la casa para que me ayudes a bajar el mandado. Espero hayas disfrutado de tu café se que te gusta mucho con leche de almendra. (Susana) – Tu sabes que a mi la leche me encanta y si es en mi café aún más. Esa contestación me puso los pelos de punta y no dejaba de recordar como tragaba toda esa leche, y ella por supuesto aun jugando con su faceta de zorrita. (Alberto) – Lo sé, tú puedes tomar 3 litros de leche de almendra diario sin problema, te dejo y te veo en la casa entonces. (Susana) – Gracias, Alberto. Eres un amor, no cabe duda de que mi hija se gano la lotería contigo, vete con mucho cuidado. Durante el transcurso al supermercado y la compra de la despensa no podía quitarme de la cabeza a mi suegra, ver su cuerpo de esa forma y recordarlo hacia que mi polla se pusiera dura en un segundo. En mi mente formulaba planes y maneras de hacer que mi suegra hiciera lo mismo conmigo y tenia todas las herramientas para lograrlo. Había terminado de hacer las compras y me dirigía a mi auto cuando recibo un mensaje de mi novia. (Laura) – Amor, mi madre llego a casa y me conto que te ofreciste a ir por las compras tu solo, aquí te espero que tengo ganas de que me llenes de leche. (Alberto) – No fue nada, llego en un momento con las compras y con la polla a punto de explotar así que prepárate. Me respondió con una foto de ella con su madre en la cocina y una nota de audio. En la foto se podía ver perfectamente la cara de mi novia mirando de frente al móvil y su mama en el fondo cocinando con esos leggins negros pegados que hacían que a más de uno se le pusiera tiesa la polla. Procedí a escuchar la nota de voz. (Laura) – Amor, mi madre se puso a cocinar un poco de carne para mi padre, dice que si puedes darte prisa con el mandado ya que necesita algunos ingredientes de la lista. (Susana) – Venga, Laura que yo no he dicho eso. Alberto tomate tu tiempo y aquí te esperamos para preparar la cena. Me di prisa en echar todo al auto y manejé rápido a la casa de mi novia. En cuanto llegue me recibieron ambas y mi suegro para ayudarme a bajar el mandado. Perdimos un par de minutos hablando un tiempo en la sala cuando Laura me dijo al oído. (Laura) – Voy a subir a mi habitación te espero desnuda y lista para recibir tu polla que me muero de ganas, espero no hayas olvidado los condones. Después de traer todo el día la polla a punto de explotar, esperé un par de minutos a que mi novia subiera y procedí a seguirla listo para darle toda mi leche. Abrí la puerta y pude ver como mi novia estaba de rodillas desnuda y con una mirada tan caliente que no espere ni un segundo y me desvestí al instante y me acerque a ella. (Alberto) – Ahora si putita, me has dejado caliente antes y con las bolas llenas de leche. Ahora no te salvas así que métela todita en tu boca. Mi polla estaba a centímetros de su boca, dura, venosa y chorreando pre-semen. (Laura) – Justo como me gusta con la polla dura y jugosa. Laura empezó a darle besos a mi verga sobre la punta despacio y lento, podía ver como sus labios formaban hilos con su saliva y mi líquido, no tardo mucho tiempo en sacar su lengua y dar lengüetazos de arriba abajo. Pasaba su lengua por toda mi polla hasta llegar a mis huevos llenos de leche. (Alberto) – Mi vida que rico se siente tu lengua y tus labios, pero es hora de que la sientas en tu garganta así que abre tu boquita. Como una niña obediente abrió su boca y procedió a meter en su garganta mis 20 centímetros de polla, cosa que no me sorprendía ella practicaba todos los días y era adicta a hacerme sexo oral en cada oportunidad que teníamos. El sonido que salía de su boca atragantándose con mi verga y su saliva al igual que la sensación tan caliente sobre mi polla hacían que mi verga se pusiera durísima y con la leche a punto de salir. (Alberto) – Aquí viene tu lechita así que abre tu boquita que te la voy a echar en toda tu cara y boca. (Laura) – ¡Siiii! Dame toda tu lechita que desde la tarde quiero tragármela toda. Saque mi polla de su boca y ella siguiendo mis ordenes abrió su boca y saco su lengua mientras me pedía leche. No podía contenerme más y sentía como toda la leche se iba acumulando y estaba a punto de salir y venirme como nunca lo había hecho. (Alberto) – No aguanto más putita, aquí te viene toda. Antes de que saliera el primer chorro de semen, la puerta de la habitación se abrió, al parecer de lo caliente que estaba olvide poner con seguro. (Susana) – Chicos voy a pedir una pizza, no gustan que pida una para ustedes tamb. Susana no fue capas de completar la oración, ya que para su sorpresa en cuanto entro tenia frente a ella la cara de su hija recibiendo chorros y chorros de leche caliente. Yo aún seguía viniéndome y no escuche ni una palabra de lo que Susana dijo mientras tenia el mejor orgasmo de mi vida y sacando toda la calentura que venia acumulando desde la tarde, imaginándome que le estaba dando toda mi leche a mi suegra. Laura empezó a gritar sorprendida sin dejar de recibir los espesos chorros de leche en su piel. Continuara.

Autor: textopicante Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

Culiando a la abuela de mi amigo

2022-06-10


Soy un joven de 19 años ,mi amigo de infancia me invito a su cumpleaños como todos los año,este fue diferente desde ese día me estoy comiendo a su abuela ,una sra viuda de 58 años conservada ,enviudó por qué su marido fue policía lo mataron en un operativo, hace ya unos años ese día todo fue alegría, baile ,comida la sra abuela de mi mejor amigo ,estaba divertida y caliente baile con ella varias veces ,llamaron mis padres que no irían por mi paso la noche y con ella la rumba mi amigo se fue con la novia el vivía con su abuela,le dije a la sra para llamar un taxi para ir a mi casa ,ella muy amable dijo que por favor me quedara ella me regresaría a mi casa en la mañana ,llame a mis padres le dije donde me quedaría,ella me dejo en el cuarto de mi amigo fui a bañarme cambie mi ropa por una de mi amigo,al rato la sra siguió tomando llego donde mi yo un poco entonado ,arrecho de una la manoseaba. Le digo sra dijo sigue estoy caliente quiero una verga joven que me haga estremecer,tengo años que no culeo ,asombrado seguí dándole mano por todo el cuerpo nos fuimos a su cuarto ,cerré con seguro ella quedó desnuda ante mi la sra esta como quiere solo tuvo 2 hijos y viuda joven ,mi amigo su primer nieto ,chupo sus chichis metí mi dedo en ese territorio que pronto exploraria, ella decía que delicia sigue que estoy caliente,baje di lengua en esa vulva y clitoris ya bien parado y ella húmeda, baje mi bóxer salto mi verga parada,ella asombrada dijo niño pero que esa cosa tan gruesa y que hongo tienes de cabeza ,ven quiero probar le di mi verga que mamada tuve ,abrió introduje mi verga ella solo exclamar ay ay ay ay saboreando sus chichis taladraba a la sra una y otra vez, ella dejo salir ese fuego que llevaba adentro por no culiar,cambiamos de pose ya más arrecho los dos,la puse en cuatro quería montarla por el culo eche un poco de lubricante la monto ella dijo ay ay niño acabas de romperme el culo yo le decía que rica estas ayy que culo tienes ayyy acabe en ella ,dije que buena estas la bese ella se arecosto en mi pecho quedamos dormidos ,al despertar desnudos con dolor de cabeza ,por el trago abrió sus ojos dijo muchacho que hemos hecho ,le dije usted pidió y sus deseos los cumplí,dijo hay Dios que hice estaba en tragos ,le dije tranquila no diré nada me fui sobre ella,era de madrugada la bese nos dimos unas mamadas super . Ella dijo estoy felices muchacho tenia un acumulado adentro me siento liberada, se la metí hasta el fondo estaba culiando a la abuela de mi amigo al terminar sentí una dicha enorme ella dijo pero por favor no digas a mi nieto no comprenderá,le dije soy un caballero esto quedara aquí, pero quiero venir acá a deleitar este rico manjar,cogi sus chichis ,dije estas bien buena ,debo irme dijo listo ya me baño y te llevo,mi amigo no durmio en su cuarto ,estaba con su novia salimos en el camino la toco le digo cuídala tocando su vulva ,es mía toque sus chichis ella sonriéndome dijo atrevido le dije hermosa dama cuando llegue a mi casa estacionó, dijo esa verga me tiene extasiada ,le dije será tuya mi sra cuando quiera . Regrese a mi casa al día siguiente hable con mi amigo ,le dije te fuistes dijo si ese carmelita tenia que culiarlo ese fue mi regalo dd cumple así que fui por lo mio ,dijo y tu le dije me regrese a dormir pregunto por mi novia le dije anda estudiando ,dice tu que no le das su engrasada ,le dije si claro le doy su buena clavada pero es muy recatada ,no da la mamada a veces pero yo le digo con cariño y amor que me complazca ,pero la pongo a gritar como loca le doy hasta que termino ,me cuido no la preñe pero si quiero a veces echarselo adentro sin condon ,dijo mi amigo ella le compró su ampolla y me la culeo y termino adentro ,le dije si voy hacer eso dejamos de hablar llamo la sra dijo hijo puedes venir le dije si hay unas ricas teticas para mamar, y una vagina y culo para saborear ,dijo si nesecito una buena verga que me abra toda ,dije ya iré un poco entusiasmado sábado en la tarde , estaba con mi novia horas antes le dije que quería estar con ella ,dijo no podía, la deje en su casa ,fui donde la sra preguntó por mi amigo dijo se fue desde ayer a su casa con sus padres hasta el lunes ,ella dijo vamos fui tras ella se abrió la bata dijo esto es lo que quiere el bebe le dije si ,chupe sus chichis ella gemia ayyy que rico le chupe todo lami ese coño ella cogia esa verga como un bombom, la besaba y abajo metia mi verga ella bien abierta ,ayyy muchacho ayyyyy que rico lo bates adentro le dije te gusta que este bebe de de así que buena estas mami aquí esta tu bebe comiendo esta deliciosa, ayyy que bueno lo haces baje ,la puse de lado le di por el culo ella que ricura cambie de pose le dije ven súbete en este tu sonajero mami ,se lo metió todo ,yo dándole dijo bebe cuando quieras terminar quiero probar a ver si el tetero tiene la leche en su punto ,así lo hice termine en su boca ,ella complacida eche mi porrazo con la sra ,termine ,nos despedimos. Más adelante cuento como he seguido culiando a la abuela deliciosa,mi novia y ella están acabando conmigo.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

El secreto de mi suegra (adicta a la leche) 1

2022-06-09


Un sábado tranquilo con mi novia se transformó en el gran descubrimiento de mi suegra y su adicción a la leche Era un sábado por la tarde como cualquier otro fin de semana había quedado en pasar por mi novia a su casa y hacer el tonto mientras decidíamos que hacer mas tarde en la noche. Alrededor de las 5 P.M fue cuando llegue a la casa de mi novia, apenas toque la puerta me recibió mi suegra, Susana. Susana es una mujer espectacular con curvas en los lugares correctos, no es muy alta alrededor de 1.65 metros, pero tiene unas tetas enormes las cuales se ven aun mejor con su piel clara, en ocasiones su ropa deja ver su areola y pezones los cuales tienen un color rosita, y como olvidar ese trasero que a más de uno le gustaría montar en resumen una hembra en toda la palabra. Susana abrió la puerta y en cuanto me vio me saludo de beso y me abrazo haciendo que sus tetas chocaran con mi pecho y sintiera su calor. (Susana) – Alberto que gusto verte, pasa y ponte cómodo. Laura no debe de tardar en bajar ya sabes como es ella siempre se tarda más de la cuenta. (Alberto) – Gracias, señora siempre me recibe de buenas. ¿A donde va con tanta prisa y tan guapa? Susana iba vestida con una blusa azul escotada que dejaba muy poco a la imaginación, se podía ver la figura completa de sus tetas y sus pezones marcados en la blusa y si prestabas suficiente atención podías ver un poco de su rosa areola escapándose, en la parte de abajo llevaba puesto unos leggins negros los cuales dejaban ver toda la figura de sus caderas, nalgas y su vagina. (Susana) – Siempre tan elocuente Alberto, gracias por lo de guapa. Voy camino al super mercado sabes que me encanta hacer las compras los sábados por las tardes y por supuesto sabes que no puedo vivir sin mi leche de almendras. Te dejo Alberto que se me hace tarde y no me gusta volver tan noche a la casa. Pase a la casa y solo pude ver como el culo de mi suegra salía por esa puerta antes de cerrarse, tome un momento para respirar ya que mi polla estaba empezando a ponerse dura. Continue al cuarto de mi novia, Laura. Mientras pasaba por la sala me saludo su padre, Gustavo, el cual estaba sentado viendo televisión. (Gustavo) – Hola, Alberto. Pasa que tu eres bienvenido en esta casa, si gustas toma una cerveza del refrigerador, aunque no hay mucho de comer, Susana acaba de ir al mandado y no tarda en volver. (Alberto) – Gracias, por el momento tendré que rechazar la cerveza voy a ver que plan ha hecho, Laura para esta noche antes de que se enfade. (Gusto) – Claro, Alberto ya sabes como son las mujeres no hay que hacerlas esperar. Subí al segundo piso donde se encuentra el cuarto de Laura, en cuanto entre ella aún seguía en pijama y desarreglada (Alberto) - ¿Tu qué haces así? ¿Qué no íbamos a salir y dar la vuelta? (Laura) – La verdad que con este calor no me dan ganas ni de salir, mejor quedemos en mi cuarto a ver una peli igual y ya se nos ocurrirá en que entretenernos. (Alberto) – Me parece perfecto igual y con esa boquita siempre encuentro como entretenerme. Laura con 25 años iba tomando el cuerpo de su madre sin embargo aun le faltaba mucho por alcanzar aquellas proporciones, Laura tenia unas tetas grandes y firmes, pero mucho mas pequeñas que su madre al igual que su trasero era firme y bien trabajado un culo que cualquiera quisiera partir en dos. En mi preferencia siempre me he decantado más por la mujer voluptuosas y con Laura me saque la lotería ya que tarde que temprano estaría en las mismas que su madre. Pronto nos pusimos cómodos a ver una película a la cual no le estábamos prestando nada de atención ya que estábamos besándonos y agarrando todo, ella sola saco mi polla y la empezó a sobar mientras le daba besitos en la puntita y pasar su lengua desde la cabeza hasta mis bolas. (Laura) – Me encanta chuparte tu verga y tus huevos llenos de leche, y yo mas que lista para tomármela todita mi amor. (Alberto) – No te preocupes amor que si sigues así te voy a llenar tu cara y la boquita de mi leche. De pronto, Laura sin avisar se quita de mi verga. (Laura) – Si vas a querer coger mejor ve de una por condones, los anteriores se han acabado después de la ultima cogida que me diste. (Alberto) – Estaba a punto de darte la leche en la boca, como me vas a dejar así. (Laura) – Lo mejor es que vayas de una vez así no tenemos interrupciones y de pasada te traes una botana, ve al supermercado así le das un aventón a mi mamá de vuelta. (Alberto) – Vale, pero en cuanto en vuelva me vas a tener que compensar con tu culito, así que ve preparándote que te lo voy a dejar bien abierto. Un poco enojado y con los huevos a punto de explotar salí corriendo a mi auto, pasando por la sala noté que su padre estaba dormido y me parecía un poco extraño que pasando 35 minutos su madre no hubiera vuelto de del super mercado, mismo que no estaba a mas de 5 minutos de la casa. De cualquier forma, Sali de la casa y me subí al auto, empecé a conducir y para mi sorpresa veo el auto de Susana estacionado a tres cuadras antes de llegar al super. (Alberto) – Supongo que Susana vino con alguna amiga antes de ir al supermercado y se ha quedado platicando, lo mejor será llegar y avisarle por si quiere acompañarme o yo traigo todo el mandado Bajé de mi auto y me dirigí a la casa donde estaba estacionado el auto. Justo antes de tocar pude notar que la ventana que daba a la sala estaba abierta por lo que decidí echar un vistazo solo para verificar que Susana estuviera ahí. Para mi sorpresa en cuanto me asome por la pequeña ventana vi a Susana de rodillas, desnuda y con la cara y tetas llenas de semen, por si no fuera poco había un total de 10 hombres junto a ella. Algunos a su alrededor y otros en el sofá con la polla flácida. No me podía creer que la mujer que la madre de mi novia, una esposa y ama de casa estaba frente a mi cubierta de leche.

Autor: textopicante Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

El nuevo pijama de Mayra

2022-06-06


Una forma de estar en contacto, cada noche, con la vulva adolescente y siempre tibia de Mayrita … . Ayer en la mañana, me crucé en la calle con la mamá de Mayra. Me comentó que regresaba de comprar un pijama con pantalón largo para la nena porque se estaba sintiendo frio por la noche. De inmediato, mi vieja y morbosa mente comenzó a imaginar a la niña, a quien no veía desde hacía como cinco días, desnudándose, rozando sus pezones al ponerse la parte superior del pijama y sus largas piernas, glúteos y su gordita vulva, al colocarse el pantalón…tenía que conocer la nueva prenda… Todo el resto de la mañana estuve pensando qué hacer con el pijama. Es complicado hacer subir a Mayra a mi departamento, de lunes a viernes, porque su casa queda frente a la mía y, a pesar de la confianza que me tienen su mami y hermanos, prefiero mantener la apariencia de viejito sano y bueno; los fines de semana se van a la casa de campo y ella se queda los sábados para entrenar fútbol, cosa que hace dos horas y, el resto del día lo dedicamos al entrenamiento físico de meter, no exactamente, goles. La mamá sabe que yo me encargo de cuidarla y protegerla (cree eso, nomás gordita); la noche del sábado duerme sola en su casa, varias veces hemos hablado de la posibilidad de que lo haga en mi cama, pero, pensamos que puede ocurrir algo que haga regresar a algún familiar, así que mejor nos olvidamos de eso. Los domingos, temprano, se va a reunir con su familia, luego de un alimenticio desayuno, con mi rica leche, servida directamente del envase a la boca…Los días de semana, normalmente, nos sentamos en las escaleras del edificio, cerca de la puerta de calle y hacemos lo que podemos, pues varias veces hemos tenido que detener nuestra acción para que vecinos suban o bajen…felizmente, el edificio tiene pocos departamentos y acostumbramos tener apagadas las luces de pasillos y escaleras que se prenden, automáticamente, cuando alguien los transita y, a esa hora, muy pocas veces hay actividad, por eso la escogemos… A la hora del regreso de Mayra del colegio, me paré en la esquina. Al poco rato, ella llegó con dos compañeras…muy formal, me saludó: Buenas tardes, don Ricky, ¿Cómo está? Aquí, hija, muy cargado (de semen)…de trabajo… ¿Y tú? (Siguió caminando, lentamente) Igual que usted…creo que necesito un relajo (me miró, sonrió y me guiñó un ojo) Cuando estaban a una distancia prudente, la llamé: ¡Mayrita! Volteó y vino corriendo, sus amigas se detuvieron a esperarla… Tu mami te ha comprado un pijama, quiero conocerlo, lávalo inmediatamente y lo secas para que lo uses esta noche… ¿Si? A la tarde te lo llevo; a las 7:00; me esperas en la puerta del edificio… A las 7:00 en punto, mi pinga y yo, bien parados en la puerta del edificio, vimos salir a Mayra de su casa, vestida con el “uniforme de sexo”, es decir, un top apretadito, una falda larga, esas que llegan casi al suelo y sin calzón, con una bolsita en la mano; cruzó corriendo y entró; la puerta se cerró automáticamente porque tiene un sistema que estuvo malogrado bastante tiempo, pero hace poco, felizmente, lo han reparado, lo que nos permite sentir la llave cuando alguien va a entrar; se colgó de mi cuello, como siempre, nos besamos y manoseamos. Nos sentamos en la escalera. Sacó el pijama, rosado, con dibujitos de mariposas y flores y me lo dio. Lo comencé a estirar, tocar, percibir su textura, mientras ella me agarraba la pinga, metiendo la mano por la cintura del short que uso en casa, cuando debo recibir a alguien porque lo usual es que sólo esté con una camiseta larga de algodón, con la que, como he comentado en varios relatos, me muestro a la “clientela”, las vecinitas. Al sentir el contacto, se iluminó mi mente, me bajé el short para dejar la pinga al aire y le dije: Vamos a hacer algo para que todas las noches me sientas rico ¡Ya! Dime qué… Chúpame, pero, cuando tengas la leche en la boca, no te la tragues toda, la vamos a untar en el pantalón, para que te toque la conchita siempre…cada dos o tres días, lavas la zona, la secas y lo volvemos a hacer… ¡Siiii! Y también lo hacemos en el pecho para que mis tetas también la sientan… Se arrodilló en el escalón inferior y comenzó la mamada, con el uso de la lengua como sabe que me desespera, los labios que me aprietan y recorren el largo hasta tener toda la pinga en la boca, tocando su garganta…mis manos acariciando y pellizcando sus tetas, cada día más redondas y duritas y esos pezones que me encanta morder. La acción debe ser rápida por el sitio en el que la hacemos…chupó a gran velocidad, una de sus manitos sobaba mis huevos y me vacié en su boquita en pocos instantes…ella chupó y lamió hasta la última gota, agarró el pantalón, lo puso al revés y, distribuyó mi semen en la zona correcta; luego, hizo lo mismo con la parte superior del pijama… Se paró, levantó la parte delantera de su falda, yo metí mi cabeza y comencé a lamer su vulva, meter mis dedos en su conchita, ya muy mojada, apretar el clítoris con dos dedos, abrir sus labios e introducir mi lengua en su preciosa vagina, tragando el líquido producto del placer y el amor… dedos míos recorrieron sus nalgas y se metieron en el camino al ano que mi pinga conoce perfectamente…ella gemía, me apretaba la cabeza sobre su falda, el fluido seguía saliendo, tibio, cremoso, con ese sabor tan de ella que me excita tremendamente…es miércoles, tenemos que aguantar casi tres días para integrarnos en un solo cuerpo, una sola mezcla de todo lo que nuestros organismos generan durante el encuentro de sexo, placer, hambre de carne, de pecado… mi mano derecha cogió mi pinga y le dio fuertes jaladas…cuando ya no pude más, me paré, jalé su carita, abrió la boca y se alimentó con la poca leche que, por la edad y mi condición de pajero permanente, hacedor a diario de tributos que me piden desde todo el mundo chicas o maridos para sus esposas, padres para sus hijas y hasta abuelos para sus nietas, emitió mi trabajadora pinga… Luego de doblar cuidadosamente el pijama, limpiar su carita con mi pañuelo y besarnos tiernamente, como un dulce abuelito con su inocente y amorosa nietita (como sabes, ella tiene 11 años cumplidos hace mes y medio), salimos y la miré mientras cruzaba, llegaba a la puerta de su casa, volteaba y levantando su manito, se despedía y entraba… Mientras subía las escaleras, pensaba en cómo se iba a frotar la concha con su pijama, mientras yo, que debería descansar para cumplir con los tributos del día siguiente, seguramente me iba a parar en la ventana y mirando su casa, me correría un pajazo no programado, pero, igualmente, muy placentero… cosa que hice… Ricky

Autor: RICKY Categoría: Sexo con Maduras

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: Relatos Maduras, Relatos Maduras Infieles, Todo Relatos Maduras, Real, Gratis