Relatos Eróticos de Sexo Lésbico ❌Sin Censura❌


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


VER CONTENIDO PROHIBIDO




Laurita, la hermosa niña de la limpieza

2024-02-20


No me había percatado de lo buena que estaba la niña de la limpieza por su ropa holgada.. Hola, esta historia no es mía una usuaria que me contactó y me cuenta que no se atreve a contar su historia me dice que leyó mi historia y quiere contar la suya pero quedar en el total anonimato, voy a copiarla como ella la escribió. Ella dice que se identifico con mi relato. Hola a todos, mi nombre en esta historia va a ser Irma me descrivo, soy de 1,69 me considero bonita, tetas grandes cintura un tanto breve caderas de buen tamaño, un buen trasero y piernas muy bien formadas, soy blanca de pelo negro me considero heterosexual y jamás me imaginé que me fuera a pasar algo así. Tengo 26 años y tuve un emprendimiento que salió realmente mal y no tuve otra opción que regresar a vivir por un tiempo a la casa de mi padres los cuales tienen bastantito dinero y una casa grande la cual requiere de personas para diverdsos trabajos, jardinería, mecánica, mantenimiento en general y obviamente limpieza, para esto último se encargan dos personas, una señora llamada Alicia y una niña de 14 años que llamaremos Laura, pues bien, la historia se centra en Laura. Cuando llegué conocí a todas las personas del servicio, en mi familia no hay sobervia, no vemos a la gente de servicio como criados o sirvientas, (modestia aparte) los vemos como amigos y nos llevamos bien con todos ellos, regresando con Laurita al principio yo no le puse atención solo la miraba cono lo que es, una adolescente y tampoco me preguntaba porqué usaba ropa tan holgada la veía hacer sus quehaceres de allá para acá la saludaba y a veces platicaba con ella le preguntaba hacerca de su familia y me contaba que son muy humildes y por eso ella así tan joven tiene que trabajar, lo que si noté es la forma en que me miraba pero no le di importancia y siempre me saludaba con una sonrisa, en ocasiones me veía sola y pensativa y ella se acercaba a entrablar conversación conmigo lo cual me precía lindo que se interesara por lo que yo tenía que decir y yo me desahogaba contándole mis calamidades, mis aciertos y fallas y ella me escuchaba muy atenta y empezamos a hacernos amigas y a tenernos mas confianza a veces me preguntaba si ya había comido y si yo decía que no iba a la cocina y me preparaba algo, también a su escasa edad sabía cocinar y lo hacía muy bien, yo comencé a pareciarla cada vez más pero hasta este punto yo la veía como una pequeña amiga, com una niña y nada más la cual me causaba ternura y aprecio, al pasar de las semanas ya éramos cercanas nos saludábamos con un abrazo y un beso en la mejilla yo la veía muy interesada en todo lo que me pasaba cuando le contaba algo que me afligía me trataba de consolar con un abrazo y sobaba mi espalda y para mí era reconfortante tener una amiga así que escuchara y me conprendiera, era sorprendente la madurez que mostraba la niña parecia que ella era la adulta y yo la adolescente y posiblemente por lo mismo de padecer necesidades, repito hasta ahí mi concepto de ella era de amistad, pero nuestras cercanía se incrementaba cada vez más, sus abrazos duraban cada vez más, sus besos se acercaban a mi boca pero yo seguía sin tomar en cuenta eso, y me dejaba llevar. Después de un par de meses se acercaba el cumpleaños de una de mis sobrinas, ah!, olvidé mencionarlo soy tímida (lo cual me afectó en mi empredimiento) todo ese tiempo era soltera. Volviendo al cumpleaños de mi sobrina iban a hacerlo en la casa de mis padres así que habría mucha gente en la fiesta y como ya dije, las personas que trabajaban allí tambien estában invitadas a la celebración obviamente Laurita incluida, yo fui personalmente con ella a su casa para pedirle permiso a su mamá que hasta ahora no la conocía, y la verdad me sorpendió un poco lo bonita que era la mamá de Laurita, muy buen cuerpo y un hermoso rostro pero Laurita no tenía ropa para la fiesta lo cual no me percaté para haberle comprado un outfit ya era tarde para eso a lo cual le dije a Laurita que había ropa de una de mis hermanitas pero era ropa de una niña de 11 años que posiblemente le quedara un poco chica y que aparte no era ropa tan infantil y ella aceptó feliz ya fuimos por la ropa que mi hermanita había dejado de usar ahce años, Laurita seguía usando su ropa holgada, yo escogí el cambio y se lo sugerí y ella lo tomó gustosa y la dejé que se cambiara allí en ese cuarto yo la esperé afuera, momentos antes ya se había bañado y al verla salír del cuarto con la ropa obviamente ajustada por no ser de una adolescente de su edad algo cambió en mi mente, me sorprendí al descubrir lo hermosa que era!! el cuerpo tan hermoso y la carita de angel que tenía y no pude evitar pensar ´´pero que buena está´´ e inmediatamente me sentí como una pervertida por ver de esa forma a una adolescente me recriminaba y me decía a mi misma ´´es una niña y es tu amiga´´ pero no podía apartar mis ojos del cuerpo de Laurita, y es que tenía una tetas de buen tamaño cintura pequeña y unas nalgas bien paraditas, en mi mente trataba de convencerme que no pasaba nada pero era imposible negar lo que estaba sintiendo de hecho la hice caminar delante de mí para poder observarla ¿qué me estaba pasando?! siempre he admirado a las mujeres hermosas y era solo eso, admiración pero ahora con Laurita era totalmente diferente me exitaba lo que estaba viendo, mi vagina ya estaba mojada, haciendo memoría posiblemente ya tenía esas sensaciones pero no me había dado cuenta y desde ese momento vi a Laurita de una forma totalmente diferente. Cuando llegamos a donde estaban todos me di cuenta que a muchos se les iban los ojos con Laurita y eso me desagradó la tomé de la mano y la llevé a la mesa mas apartada para estar un poco mas a solas ya alejada de las miradas le pude decir… -Yo ´´Lurita que hermosa estás, la ropa se te ve espectacular ahora veo lo que la ropa holgada escondía´´ y ella sonrojada me contestó… -Laurita ´´Ayyy muchas gracias Irma significa mucho que me digas eso y tú también te ves preciosa, de hecho tú siempre te ves preciosa´´ -Yo, ´´Lauritaaa haces que me sonroje!!´´ -Yo, ´´y dime Laurita, ¿por qué siempre usas la ropa tan holgada?´´ -Laurita ´´porque dice mi mamá que el mundo es un lugar peligroso y que es mejor un bajo perfil, así dice mi mamá´´ -Yo ´´pues tu mamá tiene mucha razón, lo cual es injusto pero como dice tu mamá, el mundo es peligroso´´. Así estuvimos platicando por horas y no nos queríamos ir eso si, comimos y bailamos con las demás personas, todo fue solo diversión aunque mantuve la compostura para no llamar la atención o que mi comportamiento sugiriera algo inapropiado con Luarita. Y desde ese día mi relación con Laurita fue diferente, no perdíamos oportunidad para abrazarnos y tocarnos de la forma que podíamos, yo estaba embelesada con ella siempre que podía la observaba hacer sus quehaceres imaginando muchas cosas, empecé a imaginar que la besaba y la acariciaba, que la tenía desnuda en mi cama y que follaba con ella, por la noches comencé a masurbame pensando en ella llegando a unos orgasmo deliciosos y siempre que me venía repetía nombre, el deseo empezó a ser insoportable tenía que hacer algo con ella. En una ocasión me encontré unas bragas de ella que olvidó en el baño pues me las llevé a mi cuarto para olfatearlas, MMMMM olían delicioso y con las mismas bragas me froté mi concha hasta llegar a un delicioso orgasmo y la verdad yo estaba casi segura que ella sentía lo mismo por mí por el comportamiento de ella conmigo. En una ocasión yo estaba en el despacho de mi papá en su escritorio en eso llegó Laurita se sentó en un lado de mí, nos encantaba estar una cerca de la otra, y hubo un detalle, ella fingiendo que trataba de tomar una bolígrafo de otro lado del escritorio apoyó su mano en mis piernas, obviamente quería tocarmelas y eso hizo que me estremeciera y casi me saca un gemido que ahogué yo ya no podía más la deseaba!! Por eso la empecé a invitar a salir, a hacerle regalos, nuestros saludos se volvieron más cálidos e íntimos y cuando me decía que tenía que terminar de limpiar aquí o allá yo le decía que le ayudaría y claro que le ayudaba con mucho gusto, le decía lo bonita que era y se me hacía tan tierno que se sonrojara, el despacho de mi papá, que casi nunca estaba, se convirtió en nustro lugar de encuentros. En una conversación le pregunté si había tenido novio ella se sonrojó y me dijo que si, que había tenido un novio, y le pregunté… -Yo ´´¿y qué hacías con él?´´ -Laurita ´´pues nos bésábamos y a veces él me acariciaba´´ -Yo ´´¿y eso te gustaba?´´ -Laurita ´´si, se sentía bien´´ -Yo ´´¿extrañas eso?´´ y Laurita respondió con un tímido ´´SI´´ -Yo ´´¿y qué pasó? -Laurita ´´lo vi con otra niña y no me volvió a hablar´´ -Laurita ´´se siente bien que alguien te quiera´´ ahi fue que tome mi oportunidad! y le dije -YO ´´Yo te quiero! y mucho Laurita! ven aquí´´ La tomé de la mano la atraje hacia a mí y cargándola la senté en mis piernas ella ya no usaba ropa tan holgada ni andaba tan cubierta y al sentir su piel caliente en mis piernas me moje inmediatamente y abraánola de la cintura con el brazo izquierdo y tomandola del mentón con la mano derecha hacerqué su cara a la mía y le dije otra vez… -Yo ´´te quiero Laura! y además… me gustas mucho!! y ya no puedo más, quiero besarte!! ella no dijo nada mírandome abrió bastante los ojos y respiraba pesado, nos quedamos viendo a los ojos por unos segundos… y sin mediar palabra nos lanzamos una sobre la otra y por primera vez nos besamos, nuestras lenguas entraban profundo en la boca de la otra al separarse un momento de mí me dijo… -Laurita ´´tu me gustaste desde el momento que te vi Irma y me da verguenza pero desde hace tiempo me masturbo todas las noches pensando en ti´´ -Yo ´´AHHHH LAURA BESAME!!´´ -Yo ´´aquí mismo voy a hacerte mía mi amor!!´´ Laurita ´´siiiii quiero ser tuya Irma!! empecé tocando sus hermosas piernas y metí mis manos en su short para acariciar sus nalgas duritas y suabes estaba exitada al tope mi vagina ya estaba muy mojada de tener a una niña adolescente sentada encima de mí, ya nada importaba solo existíamos Luara y yo en ese momento y para evitar sorpresas le dije que le pusiera llave a la puerta ella fue apresurada y regresó a ponerse a horcajadas encima de mí y casi con desepreación empezó a desabotonarme la blusa sin dejar de besarme me daba cuenta que Laura había estado reprimiendo sus deseos por bastante tiempo y solo se masrurbaba para calmar la calenruta que yo le provocaba y yo pensando eso explotaba de exitación y eso hacía que la deseara más, al quiertarme la blusa rápido me quitó el sosten y se quedó viendo mi tetas unos segundos y me dijo… -Laurita ´´ Irma estás hermosa tienes una tetas riquísimas´´ -Yo ´´pues son tuyas mamita comeme´´ inmediatamente me chupo las tetas, pasaba de una a la otra y se snetía riquísmo su boquita humeda, yo estaba tan exitada mirandola entretenida con mis tetas la tomé de su cabello y la presionaba un poco mas yo ya gemía pesado, ella tocaba mis piernas mis nalgas y mis tetas yo estaba quieta dejándola hacerme lo que quisiera y y ella jadeando y gozando de mi cuerpo, tomando un respiro nos levantamos para quirarnos nuestros shorts y bragas quedando completamente desnudas y ahí pude contemplar en todo su esplendor aquella niña adolescente extremadamente hermosa y deseable desnuda parea mí sus tetitas de buen tamaño, su curvas ya visibles su vulva con bellos casi inexistentes y sus hermosas y suabes pieras, esa niña que estaba apunto de entregarme su virginidad, no existía ningún remordimiento mi mente estaba totalmente nublada por el deseo en eso pegamos nuestros cuerpos para seguirnos besando por un minuto y enseguida volvimos a la silla deñ despacho de mi papá para sentarla otra vez ancima de mí ya con nuestros cuerpos desnudos y el contacto directo de nuestra piel -Yo ´´te deseo tanto Laurita y ya vi lo mucho que me deseas tú a mí´´ -Laurita ´´si te deseo como loca desde que conocí!!´´ yo besaba su cuello sus tetas metía mi lengua profundo en su boca, estábamos entregadas completamente a la deliciosa pasión lésbica, era mi primera vez con otra mujer al estar ella montada encima de mí comencé a frotar con mi dedo su clito ella gemía con los ojos cerrados luego Laura empezó a hacer lo mismo con mi vagina las dos estábamos dandonos placer giemiendo con nuetras caras muy cerca -Laurita ´´ohhhh Irmaaa sigue así se siente increíble ahhh ahhh ahhh ahhh!! ´´ la besé para ahogar sus gemidos que se estaban volviendo muy fuertes, me levanté la hice que se sentara ella me inqué y le dije que se relajara y sin perder tiempo metí mi cara entre sus pienas para saborear esa concha virgen tenía un sabor delicioso comencé a meter y a sacar mi lengua Laurita tapó su boca con la mano para no hacer tanto ruido y con la otra presionaba mi cabeza contra su vagina después metí un dedo un poco, ella soltó gemido parecido a un gritito despues otro dedo sintió un poco de dolor pero se empezó a relajar y ya solo jadeaba y gemía yo seguí metiendo y sacando mis dedos ella arqueaba la espalda hacia atrás con los ojos cerrados lo estaba disfrutando yo seguí dedeando y subí a besarla y decirle -Yo ´´ahora ya eres mía Laurita´´ -Laurita ´´ahhhhhhh siiiii ahhhhh´´ después de unos minutos todo su cuerpo se tenso y no pudo evitar soltar unos hermosos gemidos Laurita había tenido un orgasmo yo baje y me bebí toda su corrida para después besarla y darle a probar su propio néctar -Laurita ´´eso me encantó Irma, quiero más!!´´ -Yo ´´te voy a dar más cosita hermosa, ven acomódate´´ me senté en la silla la subí arriba de mí y puse mi pierna izquierda debajo de su pierna derecha y las otras pienas intercaladas con el interior de nuestras vulvas pegadas y comenzamos con el roce nuestras caderas iban y venían y nos provocaba un hermoso placer y me decía Lurita.. -Laurita ´´lo que sentía cuando me masturbaba no se compara con esto Irma se siente delicioso!! ´´ así estuvimos varios minutos frotando nuestras conchas, besándonos chupandonos nuestras tetas acaricnadonos las piernas, las nalgas la exitación era brutal y me encantó que Laurita metía su lengua en mi boca hasta donde podía me lamía el cuello me chupaba los hombros parecía que esa niña quería deborarme ya se acercaba mi orgasmo, tratabamos de no hacer tanto ruido con nuestros gemidos cuando empecé a sentir los espasmos, las contracciones y esa sensación colosalmente deliciosa de un orgasmo Laurita estaba teniendo el suyo casi junto con el mio y Laurita al venirse decía mi nombre entre gemidos con la voz entrecortada mirándome a los ojos y acariciendo mi cara -Laurita ´´ahhhhhhh Ir-ma ahhhhha ahhhhh!!!´´ al ver que nuestros gemidos era muy ruidosos los ahogamos con un profundo, deliciosos y mojado beso, fue un orgasmo muy largo e intenso haber estado con esa niña de 14 años fue la experiencia sexual mas placentera que haya tenido en mi vida y no sentía ninguna culpa lo había gozaado como loca. Ya relajadas nos miramos fijamente nos besamos de forma muy tienra y le dije. -Yo ´´esto no se lo puedes decír a nadie mi amor´´ -Laurita ´´no, esto va a ser nuestro secreto. Me encanta que me digas mi amor´´ -Yo ´´eso es lo que eres desde ahora´´ -Laurita ´´¿en serio me quieres Irma? -Yo ´´si mi amor, te quiero, me gustas mucho y te deseo´´ -Laurita ´´yo siento lo mismo´´ y me besó de nuevo acariciando una de mis tetas y mis nalgas, vaya que me desea esa niña. después de eso nos limpiamos, nos vestimos, no arreglamos un poco y salimos del despacho de mi padre posiblemente con una expresión de culpabilidad y complicidad pero no me arrepentía de nada de lo que había hecho con esa niña de 14 años y hemos estado haciendo todo tipo de cosas ricas, a veces en mi cuarto, en una ocasión me llevó a su casa y lo hicimos alli porque estaba su casa sola o me la llevo aun motel fingiendo que es mi hermanita menor Esa es la historia que les quería contar gracias Karla.

Autor: KARLA1236 Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

Laurita, la hermosa niña de la limpieza

2024-02-13


No me había percatado de lo buena que estaba la niña de la limpieza por su ropa holgada.. Hola, esta historia no es mía una usuaria que me contactó y me cuenta que no se atreve a contar su historia me dice que leyó mi historia y quiere contar la suya pero quedar en el total anonimato, voy a copiarla como ella la escribió. Ella dice que se identifico con mi relato. Hola a todos, mi nombre en esta historia va a ser Irma me descrivo, soy de 1,69 me considero bonita, tetas grandes cintura un tanto breve caderas de buen tamaño, un buen trasero y piernas muy bien formadas, soy blanca de pelo negro me considero heterosexual y jamás me imaginé que me fuera a pasar algo así. Tengo 26 años y tuve un emprendimiento que salió realmente mal y no tuve otra opción que regresar a vivir por un tiempo a la casa de mi padres los cuales tienen bastantito dinero y una casa grande la cual requiere de personas para diverdsos trabajos, jardinería, mecánica, mantenimiento en general y obviamente limpieza, para esto último se encargan dos personas, una señora llamada Alicia y una niña de 14 años que llamaremos Laura, pues bien, la historia se centra en Laura. Cuando llegué conocí a todas las personas del servicio, en mi familia no hay sobervia, no vemos a la gente de servicio como criados o sirvientas, (modestia aparte) los vemos como amigos y nos llevamos bien con todos ellos, regresando con Laurita al principio yo no le puse atención solo la miraba cono lo que es, una adolescente y tampoco me preguntaba porqué usaba ropa tan holgada la veía hacer sus quehaceres de allá para acá la saludaba y a veces platicaba con ella le preguntaba hacerca de su familia y me contaba que son muy humildes y por eso ella así tan joven tiene que trabajar, lo que si noté es la forma en que me miraba pero no le di importancia y siempre me saludaba con una sonrisa, en ocasiones me veía sola y pensativa y ella se acercaba a entrablar conversación conmigo lo cual me precía lindo que se interesara por lo que yo tenía que decir y yo me desahogaba contándole mis calamidades, mis aciertos y fallas y ella me escuchaba muy atenta y empezamos a hacernos amigas y a tenernos mas confianza a veces me preguntaba si ya había comido y si yo decía que no iba a la cocina y me preparaba algo, también a su escasa edad sabía cocinar y lo hacía muy bien, yo comencé a pareciarla cada vez más pero hasta este punto yo la veía como una pequeña amiga, com una niña y nada más la cual me causaba ternura y aprecio, al pasar de las semanas ya éramos cercanas nos saludábamos con un abrazo y un beso en la mejilla yo la veía muy interesada en todo lo que me pasaba cuando le contaba algo que me afligía me trataba de consolar con un abrazo y sobaba mi espalda y para mí era reconfortante tener una amiga así que escuchara y me conprendiera, era sorprendente la madurez que mostraba la niña parecia que ella era la adulta y yo la adolescente y posiblemente por lo mismo de padecer necesidades, repito hasta ahí mi concepto de ella era de amistad, pero nuestras cercanía se incrementaba cada vez más, sus abrazos duraban cada vez más, sus besos se acercaban a mi boca pero yo seguía sin tomar en cuenta eso, y me dejaba llevar. Después de un par de meses se acercaba el cumpleaños de una de mis sobrinas, ah!, olvidé mencionarlo soy tímida (lo cual me afectó en mi empredimiento) todo ese tiempo era soltera. Volviendo al cumpleaños de mi sobrina iban a hacerlo en la casa de mis padres así que habría mucha gente en la fiesta y como ya dije, las personas que trabajaban allí tambien estában invitadas a la celebración obviamente Laurita incluida, yo fui personalmente con ella a su casa para pedirle permiso a su mamá que hasta ahora no la conocía, y la verdad me sorpendió un poco lo bonita que era la mamá de Laurita, muy buen cuerpo y un hermoso rostro pero Laurita no tenía ropa para la fiesta lo cual no me percaté para haberle comprado un outfit ya era tarde para eso a lo cual le dije a Laurita que había ropa de una de mis hermanitas pero era ropa de una niña de 11 años que posiblemente le quedara un poco chica y que aparte no era ropa tan infantil y ella aceptó feliz ya fuimos por la ropa que mi hermanita había dejado de usar ahce años, Laurita seguía usando su ropa holgada, yo escogí el cambio y se lo sugerí y ella lo tomó gustosa y la dejé que se cambiara allí en ese cuarto yo la esperé afuera, momentos antes ya se había bañado y al verla salír del cuarto con la ropa obviamente ajustada por no ser de una adolescente de su edad algo cambió en mi mente, me sorprendí al descubrir lo hermosa que era!! el cuerpo tan hermoso y la carita de angel que tenía y no pude evitar pensar ´´pero que buena está´´ e inmediatamente me sentí como una pervertida por ver de esa forma a una adolescente me recriminaba y me decía a mi misma ´´es una niña y es tu amiga´´ pero no podía apartar mis ojos del cuerpo de Laurita, y es que tenía una tetas de buen tamaño cintura pequeña y unas nalgas bien paraditas, en mi mente trataba de convencerme que no pasaba nada pero era imposible negar lo que estaba sintiendo de hecho la hice caminar delante de mí para poder observarla ¿qué me estaba pasando?! siempre he admirado a las mujeres hermosas y era solo eso, admiración pero ahora con Laurita era totalmente diferente me exitaba lo que estaba viendo, mi vagina ya estaba mojada, haciendo memoría posiblemente ya tenía esas sensaciones pero no me había dado cuenta y desde ese momento vi a Laurita de una forma totalmente diferente. Cuando llegamos a donde estaban todos me di cuenta que a muchos se les iban los ojos con Laurita y eso me desagradó la tomé de la mano y la llevé a la mesa mas apartada para estar un poco mas a solas ya alejada de las miradas le pude decir… -Yo ´´Lurita que hermosa estás, la ropa se te ve espectacular ahora veo lo que la ropa holgada escondía´´ y ella sonrojada me contestó… -Laurita ´´Ayyy muchas gracias Irma significa mucho que me digas eso y tú también te ves preciosa, de hecho tú siempre te ves preciosa´´ -Yo, ´´Lauritaaa haces que me sonroje!!´´ -Yo, ´´y dime Laurita, ¿por qué siempre usas la ropa tan holgada?´´ -Laurita ´´porque dice mi mamá que el mundo es un lugar peligroso y que es mejor un bajo perfil, así dice mi mamá´´ -Yo ´´pues tu mamá tiene mucha razón, lo cual es injusto pero como dice tu mamá, el mundo es peligroso´´. Así estuvimos platicando por horas y no nos queríamos ir eso si, comimos y bailamos con las demás personas, todo fue solo diversión aunque mantuve la compostura para no llamar la atención o que mi comportamiento sugiriera algo inapropiado con Luarita. Y desde ese día mi relación con Laurita fue diferente, no perdíamos oportunidad para abrazarnos y tocarnos de la forma que podíamos, yo estaba embelesada con ella siempre que podía la observaba hacer sus quehaceres imaginando muchas cosas, empecé a imaginar que la besaba y la acariciaba, que la tenía desnuda en mi cama y que follaba con ella, por la noches comencé a masurbame pensando en ella llegando a unos orgasmo deliciosos y siempre que me venía repetía nombre, el deseo empezó a ser insoportable tenía que hacer algo con ella. En una ocasión me encontré unas bragas de ella que olvidó en el baño pues me las llevé a mi cuarto para olfatearlas, MMMMM olían delicioso y con las mismas bragas me froté mi concha hasta llegar a un delicioso orgasmo y la verdad yo estaba casi segura que ella sentía lo mismo por mí por el comportamiento de ella conmigo. En una ocasión yo estaba en el despacho de mi papá en su escritorio en eso llegó Laurita se sentó en un lado de mí, nos encantaba estar una cerca de la otra, y hubo un detalle, ella fingiendo que trataba de tomar una bolígrafo de otro lado del escritorio apoyó su mano en mis piernas, obviamente quería tocarmelas y eso hizo que me estremeciera y casi me saca un gemido que ahogué yo ya no podía más la deseaba!! Por eso la empecé a invitar a salir, a hacerle regalos, nuestros saludos se volvieron más cálidos e íntimos y cuando me decía que tenía que terminar de limpiar aquí o allá yo le decía que le ayudaría y claro que le ayudaba con mucho gusto, le decía lo bonita que era y se me hacía tan tierno que se sonrojara, el despacho de mi papá, que casi nunca estaba, se convirtió en nustro lugar de encuentros. En una conversación le pregunté si había tenido novio ella se sonrojó y me dijo que si, que había tenido un novio, y le pregunté… -Yo ´´¿y qué hacías con él?´´ -Laurita ´´pues nos bésábamos y a veces él me acariciaba´´ -Yo ´´¿y eso te gustaba?´´ -Laurita ´´si, se sentía bien´´ -Yo ´´¿extrañas eso?´´ y Laurita respondió con un tímido ´´SI´´ -Yo ´´¿y qué pasó? -Laurita ´´lo vi con otra niña y no me volvió a hablar´´ -Laurita ´´se siente bien que alguien te quiera´´ ahi fue que tome mi oportunidad! y le dije -YO ´´Yo te quiero! y mucho Laurita! ven aquí´´ La tomé de la mano la atraje hacia a mí y cargándola la senté en mis piernas ella ya no usaba ropa tan holgada ni andaba tan cubierta y al sentir su piel caliente en mis piernas me moje inmediatamente y abraánola de la cintura con el brazo izquierdo y tomandola del mentón con la mano derecha hacerqué su cara a la mía y le dije otra vez… -Yo ´´te quiero Laura! y además… me gustas mucho!! y ya no puedo más, quiero besarte!! ella no dijo nada mírandome abrió bastante los ojos y respiraba pesado, nos quedamos viendo a los ojos por unos segundos… y sin mediar palabra nos lanzamos una sobre la otra y por primera vez nos besamos, nuestras lenguas entraban profundo en la boca de la otra al separarse un momento de mí me dijo… -Laurita ´´tu me gustaste desde el momento que te vi Irma y me da verguenza pero desde hace tiempo me masturbo todas las noches pensando en ti´´ -Yo ´´AHHHH LAURA BESAME!!´´ -Yo ´´aquí mismo voy a hacerte mía mi amor!!´´ Laurita ´´siiiii quiero ser tuya Irma!! empecé tocando sus hermosas piernas y metí mis manos en su short para acariciar sus nalgas duritas y suabes estaba exitada al tope mi vagina ya estaba muy mojada de tener a una niña adolescente sentada encima de mí, ya nada importaba solo existíamos Luara y yo en ese momento y para evitar sorpresas le dije que le pusiera llave a la puerta ella fue apresurada y regresó a ponerse a horcajadas encima de mí y casi con desepreación empezó a desabotonarme la blusa sin dejar de besarme me daba cuenta que Laura había estado reprimiendo sus deseos por bastante tiempo y solo se masrurbaba para calmar la calenruta que yo le provocaba y yo pensando eso explotaba de exitación y eso hacía que la deseara más, al quiertarme la blusa rápido me quitó el sosten y se quedó viendo mi tetas unos segundos y me dijo… -Laurita ´´ Irma estás hermosa tienes una tetas riquísimas´´ -Yo ´´pues son tuyas mamita comeme´´ inmediatamente me chupo las tetas, pasaba de una a la otra y se snetía riquísmo su boquita humeda, yo estaba tan exitada mirandola entretenida con mis tetas la tomé de su cabello y la presionaba un poco mas yo ya gemía pesado, ella tocaba mis piernas mis nalgas y mis tetas yo estaba quieta dejándola hacerme lo que quisiera y y ella jadeando y gozando de mi cuerpo, tomando un respiro nos levantamos para quirarnos nuestros shorts y bragas quedando completamente desnudas y ahí pude contemplar en todo su esplendor aquella niña adolescente extremadamente hermosa y deseable desnuda parea mí sus tetitas de buen tamaño, su curvas ya visibles su vulva con bellos casi inexistentes y sus hermosas y suabes pieras, esa niña que estaba apunto de entregarme su virginidad, no existía ningún remordimiento mi mente estaba totalmente nublada por el deseo en eso pegamos nuestros cuerpos para seguirnos besando por un minuto y enseguida volvimos a la silla deñ despacho de mi papá para sentarla otra vez ancima de mí ya con nuestros cuerpos desnudos y el contacto directo de nuestra piel -Yo ´´te deseo tanto Laurita y ya vi lo mucho que me deseas tú a mí´´ -Laurita ´´si te deseo como loca desde que conocí!!´´ yo besaba su cuello sus tetas metía mi lengua profundo en su boca, estábamos entregadas completamente a la deliciosa pasión lésbica, era mi primera vez con otra mujer al estar ella montada encima de mí comencé a frotar con mi dedo su clito ella gemía con los ojos cerrados luego Laura empezó a hacer lo mismo con mi vagina las dos estábamos dandonos placer giemiendo con nuetras caras muy cerca -Laurita ´´ohhhh Irmaaa sigue así se siente increíble ahhh ahhh ahhh ahhh!! ´´ la besé para ahogar sus gemidos que se estaban volviendo muy fuertes, me levanté la hice que se sentara ella me inqué y le dije que se relajara y sin perder tiempo metí mi cara entre sus pienas para saborear esa concha virgen tenía un sabor delicioso comencé a meter y a sacar mi lengua Laurita tapó su boca con la mano para no hacer tanto ruido y con la otra presionaba mi cabeza contra su vagina después metí un dedo un poco, ella soltó gemido parecido a un gritito despues otro dedo sintió un poco de dolor pero se empezó a relajar y ya solo jadeaba y gemía yo seguí metiendo y sacando mis dedos ella arqueaba la espalda hacia atrás con los ojos cerrados lo estaba disfrutando yo seguí dedeando y subí a besarla y decirle -Yo ´´ahora ya eres mía Laurita´´ -Laurita ´´ahhhhhhh siiiii ahhhhh´´ después de unos minutos todo su cuerpo se tenso y no pudo evitar soltar unos hermosos gemidos Laurita había tenido un orgasmo yo baje y me bebí toda su corrida para después besarla y darle a probar su propio néctar -Laurita ´´eso me encantó Irma, quiero más!!´´ -Yo ´´te voy a dar más cosita hermosa, ven acomódate´´ me senté en la silla la subí arriba de mí y puse mi pierna izquierda debajo de su pierna derecha y las otras pienas intercaladas con el interior de nuestras vulvas pegadas y comenzamos con el roce nuestras caderas iban y venían y nos provocaba un hermoso placer y me decía Lurita.. -Laurita ´´lo que sentía cuando me masturbaba no se compara con esto Irma se siente delicioso!! ´´ así estuvimos varios minutos frotando nuestras conchas, besándonos chupandonos nuestras tetas acaricnadonos las piernas, las nalgas la exitación era brutal y me encantó que Laurita metía su lengua en mi boca hasta donde podía me lamía el cuello me chupaba los hombros parecía que esa niña quería deborarme ya se acercaba mi orgasmo, tratabamos de no hacer tanto ruido con nuestros gemidos cuando empecé a sentir los espasmos, las contracciones y esa sensación colosalmente deliciosa de un orgasmo Laurita estaba teniendo el suyo casi junto con el mio y Laurita al venirse decía mi nombre entre gemidos con la voz entrecortada mirándome a los ojos y acariciendo mi cara -Laurita ´´ahhhhhhh Ir-ma ahhhhha ahhhhh!!!´´ al ver que nuestros gemidos era muy ruidosos los ahogamos con un profundo, deliciosos y mojado beso, fue un orgasmo muy largo e intenso haber estado con esa niña de 14 años fue la experiencia sexual mas placentera que haya tenido en mi vida y no sentía ninguna culpa lo había gozaado como loca. Ya relajadas nos miramos fijamente nos besamos de forma muy tienra y le dije. -Yo ´´esto no se lo puedes decír a nadie mi amor´´ -Laurita ´´no, esto va a ser nuestro secreto. Me encanta que me digas mi amor´´ -Yo ´´eso es lo que eres desde ahora´´ -Laurita ´´¿en serio me quieres Irma? -Yo ´´si mi amor, te quiero, me gustas mucho y te deseo´´ -Laurita ´´yo siento lo mismo´´ y me besó de nuevo acariciando una de mis tetas y mis nalgas, vaya que me desea esa niña. después de eso nos limpiamos, nos vestimos, no arreglamos un poco y salimos del despacho de mi padre posiblemente con una expresión de culpabilidad y complicidad pero no me arrepentía de nada de lo que había hecho con esa niña de 14 años y hemos estado haciendo todo tipo de cosas ricas, a veces en mi cuarto, en una ocasión me llevó a su casa y lo hicimos alli porque estaba su casa sola o me la llevo aun motel fingiendo que es mi hermanita menor Esa es la historia que les quería contar gracias Karla.

Autor: KARLA1236 Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

Mis vecinas

2024-02-13


Hola soy gladys una mujer delgada, de cintura estrecha, muslos redondos y un trasero paradito. Vivo en Biruaca, estado Apure Venezuela. Descubrí que a pesar de tener marido me gustan las mujeres y decidí tener experiencia sexual con algunas. Tengo unas vecinas que son jóvenes y muy abiertas.Un día hablando con una de ellas llamada Andreimar, me confesó que le gustan los trios y que en oportunidades ha estado con otras mujeres incluyendo a su hermana Ivana, una chica muy hermosa que particularmente me pone muy exitada que se me mojan mis pantaleticas.Lo cierto que un día tomando licor en casa de ellas, terminé metida en la cama con Andrea, quien me dio la mejor mamada de cuca que ningún macho de los tantos que me han singado pudo darme.Nos acariciamos todas, nos dimos nuestras lenguas, nos chupamos las tetas. Ella me copio por la cuca y el culito y yo a ella le retribui mamandole su culote y cogiendomela analmente primero con mi lenguita y después con mis dedos. Esto fue el inicio de mi vida lesbi, luego me hice amante en secreto de Ivana y también de Mariela, la hermanita menor de ambas. Lo cierto es que ahora tengo una larga lista de mujeres, tanto maduras como tiernas que me he comido y que me hacen gozar, como la perrita que soy.Dentro de ellas se destacan por su depravada conducta sexual: Valeria, Yusmary, Jenny, Azucena, Leonela, Yetsibi, Patricia...Marglenis...Nola, Eva, Ingris, Narusvea, Yuresky,....y otras tantas que han disfrutado mi ardiente y morboso cuerpo, y todo a escondidas del cabron de mi marido que apenas me coge dejándome con todas las ganas.Espero les guste mi historia y la puedan usar como inspiración para iniciar en el mundo del lesbianismo como yo lo hice.

Autor: Grados fontainez Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

Encuentro a mis hijas muy unidas

2024-02-08


Nunca pense que ver a dos mujeres juntas me excitara, menos que fueran mis hijas.. Mi nombre es Nancy, tengo 38 años y a pesar de mi edad me conservo bastante bien, delgada por el yoga y buenas curvas, me gusta como me veo, pero la gente no me cree cuando les digo que tengo 2 hijas; Laura, de 19 y Liz de 17; las 3 tenemos el cabello castaño oscuro y ojos cafés. Las tuve a una edad temprana, cuando recién comenzaba la universidad, sin embargo, eso NO me impidió concluir con mis estudios en Arquitectura, gracias al apoyo que recibí de mis padres. El padre de mis hijas hizo su mayor esfuerzo, según él, ya que nunca tuvo trabajo y se la pasaba mendigando dinero con sus amigos y conocidos, a día de hoy no se como me enamore de él siendo un bueno para nada. En fin, después de que laura cumpliera 6 y Liz 4, se fue y me dejó una carta diciendo que se había enamorado de otra. Más que enojo o frustración, sentí alivio, un niño menos al cual cuidar, no lo volví a ver. Los años siguientes fueron agridulces, entre el crecer de mis niñas y el amor que nos teníamos y las dificultades económicas y de salud, dado que mi padre falleció pocos días después del cumpleaños 12 de Laura en un accidente y lo siguió mi madre a los dos años debido al cáncer. Perder su apoyo, sumado a que nunca fuimos gente de dinero nos dejó en una crisis, puesto que mi trabajo apenas era suficiente para pagar las cuentas y comer. Así fue hasta que conseguí un mejor puesto y las cosas mejoraron para las 3. Lau y Liz siempre fueron una niñas muy hermosas, sumado a que son muy inteligentes, pues eran de las mejores en sus respectivas clases, esto me llevó a pensar que tendría que lidiar con un mar de chicos tras de ellas a partir de su adolescencia, pero no fue así, así que dejé de darle tanta importancia. Aun así, hacía lo posible por guiarlas y explicarles cuanto pudiera de las relaciones y los cuidados que tenía que haber. Las cosas marchaban viento en popa. Fue cuando cumplí 37, que las cosas comenzaron a cambiar, pues notaba ciertos comportamientos de mis hijas que me inquietaban. Salían seguido en las noches sin permiso, hablaban en susurros, se encerraban en sus cuartos; cosas que antes no pasaban, pero suponían eran normales para chicas de su edad, en más de una ocasión se mostraron nerviosas y sin verme a la cara, como si quisieran decirme algo, pero no lo hacían y yo no las presionaba, nunca faltó la confianza y les dejaba en claro que podían contar conmigo para lo que necesitasen. Todas las respuestas me llegaron un viernes por la tarde, cuando regresaba del trabajo más temprano de lo usual, al entrar a mi casa, que antes era de mis padres, escuche ruidos en el piso de arriba, supuse que mis hijas estaban viendo una película o algo por el estilo y subí sin prisas. Fue hasta estar junto a la puerta del cuarto de Lau que distinguí con precisión los gemidos. Me asuste pensando que estaría con algún chico y que le pasaría lo mismo que a mi. Instintiva e imprudentemente abrí la puerta un poco para ver que ocurría, invadiendo la privacidad de mi hija, y lo que vi me dejó helada, pues no había ningún chico, en su lugar estaba Liz que cómodamente le hacía un oral a su propia hermana que estaba recostada sobre la cama con las piernas abiertas. Ambas desnudas, disfrutando de un acto aberrante sin percatarse de que su madre las había descubierto. Con terror comencé a marearme y me sostuve del marco de la puerta, incapaz de comprender lo que sucedía. Las observaba al borde del llanto, mientras Lau se retorcía y Liz la sujetaba de las tetas y enterraba el rostro en su entrepierna. Aunque lo pensé, no las interrumpí y no pude dejar de verlas e irme, simplemente, no pude, algo me mantenía estática en ese lugar. Por alguna extraña razón una sonrisa me lleno el rostro, pues mis hijas se estaban amando, disfrutando, compartiendo. De forma inconsciente, al momento de que Lau tuvo su notorio y ruidoso orgasmo, para proseguir a besarse con su hermana, yo comencé a tocarme todo mi cuerpo, hacía tiempo que no estaba con nadie, pero no había sentido la necesidad hasta ahora, viéndolas juntas. Lau se colocó detrás de Liz con los pechos en su espalda y comenzó a dedearla por detrás, mi hija menor gemía, y su rostro se veía tan tierno y placentero como el de su hermana, mientras yo metia mi mano dentro de mi tanga y me frotaba el clítoris lentamente, estimulandome y sin hacer ruido para no delatar la situación y arruinar el momento. Liz se agacho levantando el culo dejándolo a disposición de Lau, la cual no desaprovecho y comenzó a devorarla; clítoris, vagína, ano, todo lo atendia el tiempo necesario y Liz temblaba con cada estimulación, mientras tanto yo aceleraba los movimientos sobre mi vagina comenzando a introducirme dos dedos y apretando mis tetas. Fueron como 5 minutos hasta que Liz tuvo un orgasmo y yo un minuto después. Tarde en recuperarme del mejor orgasmo que recordaba haber tenido nunca mientras ellas se besaron nuevamente, reaccione solo cuando Lau dijo «mamá no tardará en llegar, vamos». Salí disparada de casa sin hacer ruido y espere como 10 minutos antes de entrar nuevamente fingiendo que no había pasado nada, pues aún no sabía cómo afrontar la situación. Mis hijas actuaban como siempre, por lo que no me preocupe mas y fui a dormir esperando aclarar mi mente para el día siguiente. Sin embargo, al día siguiente fue cuando todo se salió de control. Me levanté a las 9:00 como todos los sábados, pero pensando en lo del día anterior y me puse a preparar el desayuno. Cuando entraron mis hijas me dieron los buenos días pero no voltee a verlas y continue con lo mio, al terminar me gire y casi se me cae el plato con huevos y pan tostado, pues mis hijas iban solo con cachetero y unos camisones muy cortos que dejaban ver sus vientres. Me puse muy nerviosa y ellas me sonrieron, preguntando si todo estaba bien, yo dije que sí y comenzamos a desayunar entre miradas fugitivas y un silencio muy denso que me costaba soportar. Media hora mas tarde, mientra limpiaba los platos, me tomaron por sorpresa ubicándose una a cada lado, muy cerca, y me dijeron. Lau: Oye mamá, Liz y yo hemos estado hablando. Yo: De qué cariño? – pregunto nerviosa Liz: De ti – volteo a verla confundida – de que eres la mejor mamá del mundo, y que te amamos mucho. Yo: yo las amo mucho mas – sonrío a cada una y las abrazo. Lau: También hay otra cosa que tenemos que decirte – dice apartándose un poco del abrazo, dejándome expectante – sabemos que nos viste el día de ayer. Perdí los colores del rostro y me puse extremadamente nerviosa, «como?» pregunte. Al parecer había una cámara en el buró de la cama apuntando justo hacia la puerta, donde estaba yo masturbandome mientras mis hijas hacían lo suyo. Al querer reprenderlas por haberse grabado teniendo relaciones, me dijeron que era solo para ellas y sus novias, nuevamente quedé en shock, ¿novias?. Después de tanta confusión y sorpresas, decidieron contarme todo de una vez. Por lo visto descubrieron ser lesbianas a los 14 y 12 años respectivamente, a Lau le costó más aceptarlo puesto que sus amigas comenzaban a hablar de chicos y se sentía perdida, intentó con un joven de su escuela pero no le gusto, solo le interesaban las chicas, y fue con Naty su «mejor amiga» con quien confirmó sus gustos y siguen de novias a día de hoy. Con Liz fue más controversial puesto que siempre supo que no quería nada con ningun chico, y fue con su maestra de Álgebra con quien se quitó todas las dudas, eso me sorprendió y molestó un poco, ya que solo era una niña, pero me aclaró que ya no ha vuelto a verla desde que terminó la secundaria y además nunca la forzó a nada ni la lastimo. Finalmente me contaron de sus encuentros, que al parecer Liz encontró a Lau y a Nath juntas en la cama hace ya 2 años y se les unió, ambas convencidas por Nath de que sería muy excitante, dicho y hecho así fue y desde entonces no han parado de tener relaciones casi a diario. De acuerdo con Lau, Nath no tiene problemas con eso y se les une de vez en cuando, y desde hace unos meses también incluyen en sus pervertidos encuentros a la novia de Liz, de ahí sus salidas nocturnas. Con esto último yo me excitaba a medida que avanzaba la conversación, y Lau aprovechó para soltar la pedrada. Me dijo que se habían excitado mucho al ver el video del día anterior y notar mi presencia en el, volví a ponerme nerviosa, Liz le siguió el juego diciendo que siempre me habían visto como una mujer muy atractiva, pero al ser su madre les daba miedo como pudiera reaccionar. Mientras me decían eso se acercaron a mí y me arrinconaron en una esquina. Lau siguió diciendo, desde que están juntas han tenido la fantasia de hacerlo conmigo. Comenzaron a acariciarme y yo no me movía, pero decía que no se podia, son mis hijas, pero no pudo importarles menos y a mi igual pues sus toques me erizaban la piel y mi respiración comenzaba a agitarse. Cuando me di cuenta estaba desnuda entregada por completo a mis pequeñas, que también se quitaron lo poco que traían puesto. Me montaron en la mesa y Lau comenzó a comerme la vagina de una forma espectacular mientras Liz me comia la boca y los senos, tantas manos, tantas lenguas, tanta estimulación me produjo una corrida impresionante que no podía dejar de temblar. Luego de recuperarme, fuimos a mi recamara y sobre la cama me pusieron a comerle la vagina a Lau, y a pesar de mi inexperiencia, hice lo posible por darle lo mejor hasta provocarle un orgasmo, mientras que Liz volvió a estimularme desde atrás, pero no dio tiempo a correrme de nuevo cuando cambiamos y ahora me tocaba satisfacer a mi hija menor, el sabor de ambas era delicioso, aunque muy parecido. Lau continuo estimulando mi clítoris y unos minutos más tarde Liz y yo nos corrimos casi al mismo tiempo. Era espectacular, queria mas y mas, por lo que nos acomodamos para hacer como un 69 pero entre las tres, yo me comía a Lau, ella a Liz y Liz a mi, completa excitación, mis sentidos estaban a tope mientra gemiamos a la par, trataba de replicar lodo lo que Liz me hacía para satisfacer a Lau, intercalando mi lengua y mis dedos en el clítoris que no dejaba de estimularse y de ahí metía mi lengua en su vagina y después a su ano y de nuevo el clítoris. Incluso llegamos a meternos un dedo en nuestro ano, cosa que rara en un principio terminó por enloquecerme y hacer que me corriera en una especie de squirt que dejo mojada a Liz que por lo visto lo disfruto mientras tambien tenia su orgasmo junto a su hermana. Después de eso nos quedamos dormidas del cansancio mientras nos besamos y abrazamos diciendonos lo mucho que nos amamos. Aunque durante los primeros días me sentí culpable, después de haber estado con ellas 3 veces mas se me pasó y comencé a disfrutarlo con todo. Después de eso Lau siguió saliendo con Nath y Liz me presentó a Brenda con quien terminó hace unos meses, pero ya conoció a otra chica. Un año después la vida sigue y seguimos disfrutando. Es curioso mi primera vez con una mujer, mi primer trio, mi primer oral y todo con mis propias hijas.

Autor: ARTHUR12 Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

El Viaje Sexual de Paulina 5 (Mi primera niña)

2024-02-08


Había llegado el momento de la perversión total, ya la tenía, y no lo desaprovecharía, era hora del amor p2. Desperté a la mañana siguiente y luego de una buena noche de sueño, lo tenía claro y yo iba a provocar situaciones, para lograr lo que quería con Alexa. Esta niña estaba hermosa, una pequeña muy inocente que quería hacer mía, hasta me temblaban las piernas y sentía maripositas en mi pancita de imaginarme yo con ella. Meses atrás esto jamás habría pasado y ahora aquí estoy, una chica pedófila buscando estrenarse en los sórdidos placeres de la carne infantil, pero como hacerlo, estuve pensando y decidí que me acercaría a Alexa, quizás hablar con ella, que vea que soy su amiga, que confié en mí y cuando tuviera mi oportunidad lo llevaría al siguiente nivel. Sí, estaba decidida, perdería mi virginidad pedófila con esta niñita y así en los primeros días de su estancia aquí este verano, eso hice. Platicaba con ella, me sentaba a jugar con ella y sus muñecas, las poníamos a tomar el té, construíamos toda una narrativa con ellas, salíamos al jardín y jugábamos las dos con la pelota, la correteaba y ella gritaba de emocionada, nerviosa, la dejé jugar con mi videojuego, tenía un Nintendo y algunos juegos de Mario y yo le explicaba que hacer y ella era una niña muy lista, me entendía bien y ya al rato ella sola estaba recorriendo el nivel, matando enemigos y yo sólo la veía hacerlo, aunque también la saboreaba a ella de los pies a la cabeza y me imaginaba toda clase de situaciones sucias con ella. En estos días mi relación con Alexa floreció, quizás porque ella estaba solita sin hermanas, ni amigas en este verano aquí en mi casa o porque su mamá casi no le hacía mucho caso y estaba más interesada en grandes pláticas de vida y de componer el mundo, con mi madre por horas y horas, no sé, pero ya la misma Alexa me buscaba, me iba a tocar a mi puerta a preguntarme Pau quieres jugar a esto, a aquello, me había ganado su confianza. En estos días que me ganaba a Alexa, sobra decir que un par de veces fui con mi amigovio, le enseñaba fotos en mi celu y videítos de Alexa jugando, saltando, gritando, hicimos un par de sesiones de masturbación pedófila, con él lamiendo mi pucha y yo retorciéndome todita de placer y a la vez diciéndome ¿quieres cogerte a Alexa, verdad pervertida? Y yo sí… y él, enferma, eres una pedófila y yo pero es rico ¿no? Y me hacía venirme en su boca con tanta cosa que me decía, con Alexa como invitada especial en nuestras masturbaciones y así pues llegó el día que yo esperaba, aunque realmente no lo hacía, pero inconscientemente sabía que cuando viera una oportunidad clara, la tomaría, dónde mi mamá me aviso que se iría con mi tía al cine, a comer fuera, de compras y a ver a viejas amigas y que se ausentarían gran parte del día. Cuando me dijo esto, yo estaba medio adormilada, me fue a tocar para avisarme, que si podía encargarme de Alexa y yo claro descuida y me dijo ahí les dejé fruta, jugo y hot cakes para que desayunen y si por la tarde les da hambre pides unas pizzas, nosotras ya estaremos para la cena y yo ok, ma’. Y ella se responsable, no te vayas con tu novio y yo claro ma’, que se iba a imaginar lo que su hija responsable haría realmente hoy y ya me metí a mi recamara, me recosté y esperé el ruido de ellas de cerrando la puerta, arrancando el carro y alejándose, todavía aguarde una media hora, por si las dudas y ya me pare como resorte, me vestí, maquillé, me arreglé. Y la fui a levantar aventándole una almohada a la cara y ella eyyyyy y ya empezamos las dos a jugar, parecíamos hasta hermanas, a las cosquillas, con ella muerta de risa y yo encima de ella aprovechando en tocar así todo su cuerpecito con este jueguito tonto, que hermosa niñita era xD. Le dije que estaríamos solas, que nuestras mamás salieron y que la pasaríamos súper, jugaríamos a algo, que se vistiera, desayunáramos y luego veríamos, y total, al acabar de comer, me dijo a que jugamos prima y yo mmmm, ¿quieres jugar a algo? Y ella sipi. Y me hice la pensativa y dije, ya sé, vamos a jugar a los retos y ella, como se juega eso, una a otra nos retamos a hacer algo y la que se niegue a hacerlo, pierde y la otra gana, ok y te parece si para hacerlo más interesante, nos tomo vídeo con la cámara de mi fon, así podremos volver a ver luego cuando la otra pierda y burlarnos de esa perdedora, que segura serás tú y ella, si, ya lo veremos. Un juego idiotita, pero Dios, estaba excitada de adónde lo llevaría en mi mente, me atrevería, no sé, pero así empezamos con rondas de tonteras triviales, atrévete a saltar en un pie, atrévete a dar 20 saltos, atrévete a fingir que eres una modelo y caminas en una pasarela y ambas lo hacíamos, mientras yo le tomaba vídeo o ella me tomaba a mí. Y ella estaba de lo más divertida y luego de un rato, puse el teléfono en la mesita para tomarnos a las 2 a la vez y le dije, ronda final, lo haremos juntas al mismo tiempo, a ver quién de las dos es la sacona y pierda y ella dijo esa serás tú y me sacaba la lengua, al fin nena. Atrévete a levantarte tu playera y enseñar tu pancita y las dos lado a lado lo hicimos, nos levantamos y enseñamos el ombligo riéndonos y dije ahora atrévete a sacarte toda tu playera y ella se sorprendió pero no dijo que no, segura quería ganar y 1, 2, 3 y ambas lo hicimos, yo quedé con mi bra y ella con un pequeño top, que bonita e inocente era, Dios. Atrévete a mmmmm, enseñar tus calzones, a que no lo haces le dije y ella veme… ok, 1, 2, 3 y agarro su shorcito y se lo bajo a los pies, yo baje también mi jean y ambas reíamos, ahí estaba yo en bra y calzones frente a ella y ella con su top y su pequeño calzoncito de dibujitos. Y finalmente dije, atrevete a bajarte tus chones y ella sólo reía, lo tomaba a juego y 1, 2, 3 y ZAZ las dos nos bajamos el calzón y apareció ante mí su puchita rosita de ella sin pelitos en todo su esplendor e inocencia y yo exhibí mi matita de pelos frente a ella y ella me lo vio y se río y me dijo estás muy peluda y yo ey eres una tonta. Y yo ya me moría de lo excitada que estaba y le dije reto final, mientras nos volvíamos a componer nuestras ropas, la que no lo haga pierde y sufrirá la humillación de ser una perdedora, mientras que la otra será la ganadora indiscutible y tendremos vídeo para probarlo, te atreverás y ella dime, vamos, rétame. Atrévete a… Encuerarte todita y sólo puedes dejarte 1 prenda y ella se sorprendió por eso, pero me dijo, ok, quién va primero y le dije yo voy y sabes, lo haré en la recamara y saldré encuerada para que me veas y tú harás lo mismo y la que no salga de la habitación, automáticamente ya perdió, ok dijo ella. Y ya me metí al cuartito cerca de la sala dónde estábamos jugando, con mi corazón latiendo fuerte, sumamente mojada y excitada, era un momento tan erótico para mí, me iba a desnudar todita para que esta nena me viera, Dios que enferma estoy ya y la verdad me encanta, para que me hago tonta y claro, ese bobo vídeo del teléfono, obviamente iba a ser para que después “él” lo usara. Y me empecé a desnudar todita, mi bra, mi calzón, toda y dije que me dejaré, ya se y sólo me puse una dona en mi mano y le grite, lista allá voy y abrí la puerta con toda mi excitación rumbo a dónde estaba ella esperando tomando vídeo, y grité ta-ra y ella hasta reía, wow, estás loca prima y yo me daba vueltas sobre mi misma, giros, me doblaba para tocarme las puntas de mis pies, me agarraba mis dos tetas y las movía arriba y abajo, bailaba tontamente y ella hasta se reía y claro yo quería que me viera todo mí cuerpo. Mi coño ya era un caldo para este momento y le dije te va, te atreves y me dio el celular y se metió a la recamara y yo me quedé ahí sentada desnuda con mi dona, tomando vídeo, esperando ansiosa y nerviosa y cuando oí que la puerta se abría, mi corazón latía duro y apareció ella de un salto. Sólo se dejo sus calcetas y por lo demás su pequeño cuerpito estaba al natural, destacando frente a mí, sus incipientes tetitas y su coñito rosita de nena y yo la tomaba todita y ella hasta bailaba igual de la manera más boba posible y daba saltos y reía, es un juego, sólo un juego. Y ya le dije, fin del juego, y ella, pero quién ganó, y yo, ambas, porque las dos nos encueramos y le dije ven siéntate en el sillón, te quiero ver bien, y lo hizo, estás tan bonita, eres muy linda lo sabías y ella se sonrojo gracias y tú también estás muy bonita Pau y yo ¿sí? ¿Te gusto? Y ella sí, pero yo no tengo de esos, señalando mis tetas, ni pelitos ahí, señalando mi coño y yo le dije, descuida hermosa ya crecerás y te saldrán y le dije ¿quieres tocarme mis chichis? Para que las vayas conociendo para cuando tú tengas y ella ¿puedo? Casi emocionada y yo ajá, pero de golpe dije, mejor no… Y ella puso cara de nena regañada, no es justo y le dije es que a lo mejor le cuentas a tu mamá de esto o a mi mamá y nos pegarían y regañarían y me matarían y ella dijo, no contaré nada y yo, me lo juras y ella si y le dije levanta tu mano y di yo Alexa juro que no diré nada a nadie de lo que hice hoy con Pau o haga a futuro con ella, a nadie, pero nadie y lo hizo. Tócame y ella vino a mí y con su manita me empezó a apretar mis senos, a pasar su dedo sobre mis erectos pezones y yo mmmm que rico se siente, decía en voz alta y ella ¿te gusta? Y yo, sí mucho, ¿quieres tocar mi pelusita? Y ella lo pensó, bueno dale y yo ok, pon tu manita sobre mi alfombrita y tócame y cuando sentí su mano frotar mis pelitos, yo estaba hasta temblorosa de la situación, y se me escapó un mmmmm, me tocas bien rico, linda. Y ahora dije, ¿te puedo tocar yo? Estás tan bonita, que quiero tocarte y ella ¿crees que soy bonita? Y yo Alexa nena, eres hermosa y la recosté en el sillón y empecé a pasar mis manos por sus pechitos, su cuerpito, su coñito de nena suavecito, la pedófila de mí ya estaba que se derretía todita, pero todita. Ella acostada ahí desnudita sólo con sus calcetas, yo totalmente encuerada, tocando a esta nena, Dios ya estaba pasando y claro, desde que ella me empezó a tocar, me aseguré de dejar el teléfono tomando vídeo con una panorámica de toda la sala, era un hecho que “alguien” después se jalaría el pito, viendo esto… Y yo le decía te gusta, y ella no sé, estas suavecita y le dije, Alexa te puedo dar un beso y ella se puso bien rojita y me dijo, pero somos niñas las dos, no importa, yo quiero hacerlo, además te digo un secreto, pero recuerda que no debes decir nada de todo esto, soy chica bisexual. ¿Bisual? ¿Qué es eso? Bi-se-xu-al, quiere decir que me gustan las niñas y los niños y puedo darles amor a ambos, Alexa quieres ser mi novia y ella hasta se incorporó de golpe, toda roja y ya la notaba respirando agitada, luego de yo tocarla todita, pero mi mamá no me deja, se va a enojar. Y yo dije, que dijimos, tú juraste que no dirías nada y obvio ella no se va a enterar, ¿qué no me quieres? Si te quiero mucho prima, y yo, ¿entonces? ¿Quieres ser mi novia, sí o no? Será secreto, sólo las dos lo sabremos, además yo ya tengo un novio hombre por ahí, tú serías mi novia niña. ¿Tienes novio? Y yo sí, se llama Rodrigo, y ella, ¿y se besan, como en las telenovelas? ¿Besarnos?, le dije. Cogemos, tenemos sexo (aunque aún no habíamos realmente cogido aún), porque eso hacen los novios y ella, escuchaba todo atenta, calladita, viéndome y le repetí ¿quieres ser mi novia? Y ella movió su cabecita de sí y yo cool, te amo novia, y ella se sonrojó y me dijo despacito yo también te amo, novia. Te puedo besar mi amor, al fin ya somos novias, pero recuerda esto sólo es para las dos y lo haremos cuando estemos solas las dos, nadie puede saberlo y ella movió su cabeza afirmando, como dije una nena muy lista, pero tenía que reafirmarle en su mente de que no fuera a contar nada de esto. Acerqué mis labios a los de ella y le expliqué como besarme y lo hizo, el beso más inocente, más puro, más ingenuo, más torpe que me hayan dado y tan rico viniendo de la boca de una nena de 7 años, meses atrás jamás lo habría imaginado de mí y ahora ya era la perversión sucia y total. Y me estuve besando con ella, me recosté en el sillón y ella conmigo frente a frente y nos estuvimos dando besos, le enseñé a meter su lengua en mi boca y yo en la de ella y yo ya respiraba fuerte de lo excitada que estaba y sentía que ella ya estaba también roja, acalorada, agitada, ¿excitada? Y le dije, pequeña putita sexy, eres una delicia de niña, como te me antojabas zorrita cachonda, y ella ¿qué es putita? Y yo mmmm es una niña linda como tú y ella ¿yo soy putita? Y le dije aja, eres una putita bien rica y te quiero comer todita, hacerte el amor pedófilo entre niñas y quizás después te lleve a que una verga te penetre y te deje llena de leche pedófila todita y yo me masturbaré viendo cómo te violan y cogen, lo seeee, el colmo del descaro y la calentura total ya y ella como que no entendió nada de lo que dije. Y yo sólo sonreí y le di un besito, todo eso quiere decir que te amo mucho y ella sólo dibujo en su infantil rostro una ingenua sonrisa, yo también te amo y le dije putita, cuando estemos las dos solas así te llamaré, “putita” ¿puedo? Y ella asintió, ok putita, ya va a ser hora de comer, ¿quieres pizzas? Y ella se emocionó y gritó siiiii, y yo, ok putita sexy, las pido y mientras llegan ¿me puedo comer tu coño de nena caliente? Y ella como que no entendió y le dije, quiere decir que te voy a dar amor y cariñitos en tu vaginita, como hacen las novias, ¿puedo? Ya luego te enseñaré a tú hacérmelo. Y ella, ok, ya corrí rápido yo así desnuda a pedir lo de las pizzas, le dije a mi putita que de quería, paré la grabación del celular y chequé también si salió eso y al ver el vídeo repetir toda esta calentura que estaba pasando, sonreí de oreja a oreja, porque claro que esto iría directo para la verga de Rodrigo. Y luego de que me dijeran el habitual de 45 minutos a 1 hora, colgué y me dirigí a la sala y le dije, hora de comerte tu coño rico, nena putita, ven vamos a mi cama niña rica, y fuimos las 2 desnudas y le reafirmé, te amo y ella me dijo, yo también te amo. Y ya en mi recamara, la recosté en mi cama y le dije putita caliente, te comeré tu pucha de niñita, pero primero te voy a tomar con mi fon y quiero que digas esto y anoté algo en un papel, lo leyó y se rió y le dije, ¿te atreves? Y ella movió su cabecita y dije dale. Y le sostuve el papel de frente para que ella lo leyera viendo a la cámara del celu, “hola Rodrigo, soy la putita sexy de tu pedófila novia, ella me está pervirtiendo aquí solitas y me está haciendo cosas enfermas y calientes y están bien ricas y me gustan mucho, porque soy una nena putita, de coñito infantil caliente y muero de ganas por tener tu verga en mi penetrándome y llenándome de tu leche”. Y corté, lo leíste muy bien, dame un besito, y me besó y se sonrió y le dije ok, putita, recuéstate y abre tus piernitas, para que tu novia te de amor ¿quieres? Y ella movió su cabecita y se recostó con sus piernas abiertas y con su rosa puchita frente a mí expectante. Yo me hinqué, para poner mi cara frente a sus piernas, finalmente estaba perdiendo mi virginidad como chica pedófila, le iba a comer el coño a mi inocente primita, lo que fantaseé desde el día que ella llegó toda linda y mona y ahora la tenía aquí desnuda con las piernas abiertas, dócil, dispuesta, esperando a la enferma de mí y así pues, era mi momento, me fui acercando y…

Autor: ANAPAU Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

El Viaje Sexual de Paulina 4 (La niñita que lo volvió real)

2024-02-08


Perversión sexual, calentura, cosas cochinas y degeneradas, la P2 me tenía hirviendo y ahora llegó ella…. Ya varias semanas habían pasado, el fin de año escolar estaba casi encima y las vacaciones de verano a la vuelta de la esquina, en todo este tiempo me hice muy apegada a Rodrigo, pasaba más tiempo con él, que con cualquiera de mis amigas. La gente asumía que éramos novios, ¿lo éramos? No lo sé realmente, lo que si éramos, era un par de pervertidos calientes y digo, después de romper el pequeño puro de mi timidez y aceptarme como pedófila, las cosas se hicieron mucho más fácil en adelante. La gente, los demás de la escuela, mis amigas, nos veían a los dos juntos y no pensarían más de nosotros, que los típicos adolescentes viviendo un noviazgo de juventud, poco sabían del oscuro secreto que teníamos los dos, un secreto enfermo que si se supiera, destruiría nuestras vidas y por eso éramos muy cuidadosos con esto. Las sesiones de masturbación con pedofilia las seguíamos haciendo en su casa, al ser él hijo único y estar muy abandonado por su padre, teníamos un lugar para los dos, nuestro mundo, nuestra burbuja, sin nadie externo que nos molestara, para ser lo que quisiéramos ser y hacer lo que deseáramos. Aunque técnicamente no éramos novios y no habíamos cogido entre los dos, ciertamente las cosas entre nosotros ya habían tomado vuelo, ya no sólo era masturbarnos desnudos viendo vídeos de pedofilia, fuimos incorporando nuevas perversiones. Como la vez que me propuso que yo lo pajeara a él y él me dedearía a mí, ahí acostados juntos lado a lado, mientras veíamos nuestro porno enfermo, sobra decir que fue la delicia total y sentía más rico correrme todita con la mano de él hurgando en mí, mientras que mi propia mano acababa blanca, por su leche que se le salía y se derramaba toda caliente, al yo pajearlo. No éramos novios y sin embargo hacíamos estas cosas, wow, claro ya cada que iba a su casa, casi lo normal era, quieres tomar agua, un refresco, cerveza y yo ok cerveza y él vale putilla, voy por ella mientras te sacas tu ropa y yo ok, como si nada, me encueraba ahí en su sala, en su recibidor y dejaba mi ropa ahí tirada, así… Prácticamente yo ya pasaba más tiempo toda encuerada al lado de él, que vestida, casi en la escuela es sólo cuando nos veíamos con ropa, porque en nuestras tardes juntos, andábamos en su casa como Adán y Eva en el jardín pedófilo de la perversión y ya hasta conocíamos muy bien nuestros cuerpos al natural, uno del otro. Amaba realmente esto que tenía con él, digo, cuando me sentía decaída, triste, cansada, una buena tarde con él de amor pedófilo y ya hasta regresaba más motivada a mi vida, por adelante era la hija perfecta, por atrás era una putilla caliente pedófila y enferma. Sobra decir que me hice adicta a todo lo que me mostraba y siempre queríamos ver más, vi toda clase de material pedófilo con él, algunos vídeos eran aburridos y honestamente basura de mala calidad, pero otros eran tan buenos que acababa toda chorreada de mi coño al verlos. Niñitas chupando pene, hombres adultos metiendo su verga a coñitos infantiles, niños pequeños haciendo cosas gais con niños más grandes, niñitos cogiendo a niñitas, hombres cogiendo con niños, que terminaban con su culito violado, mujeres tocando sexualmente a nenas, vimos toda bajeza enferma posible, su colección era basta y mientras los niños y niñas acababan con sus caras llenas de leche, nosotros acabábamos todos embarrados de nuestros propios fluidos. Sobra decir que la timidez se me fue y ya cada que había masturbación nos decíamos todo tipo de cosas, él me decía puta caliente y enferma, viola niños, tienes tú cochino coño mojado por pedófila y yo le tiraba también su buena tanda de cosas, estúpidas si quieren, pero decirnos en voz alta esto, nos hacía sentir más calientes y degenerados y recuerdo la vez que estábamos tan excitados que yo misma le propuse ¿quieres que te la chupe? Y él se sorprendió y me dijo ¿lo harías Pau? Y yo, no me hagas pedírtelo 2 veces, ok y él dale putilla haz lo tuyo. Y así me introduje su erecto pene en mi boca y traté de darle mi mejor mamada inexperta de verga posible, arriba, abajo, le succionaba la rayita en su punta de su verga, la lengüeteaba todita y hasta me saqué su pene de mi boca y le decía, si quieres piensa que soy una nena que te la estoy chupando y él ok. Y yo regrese a chupar su pene, duro y muy caliente, no me disgusto, por el contrario me gustó mucho tener su sexo enfermo en mi boca, mientras en la tele había un tipo gordo con máscara, restregando la verga a una niñita con antifaz, yo misma estaba prendida a mi mamila pedófila tratando de comerme lo que fuera a salir de esta y con un coño que me chorreaba, me escurría, me hervía, punzaba en perversión. No era experta, no lo había hecho antes, pero trate de poner en práctica lo que había visto… Me sentí tan sucia, tan enferma, estar lamiendo así su pito, al pasarle todita mi lengua, al darle besitos a sus bolas, a ensalivar todo su glande y cada vez sentir más como le crecía en mi boca, hinchándose y apunto de salírsele su relleno, el cuál me terminó dando al son de él aaaaaaa, aaaaa, que ricooooo aaaaa y yo sólo sentía su caliente líquido blanco emanar, en mi lengua, en mi boca y su delicioso y caliente sabor salado embriagarme, dejarme plena, mientras este descendía por mi garganta, fue la locura total. No éramos novios, pero ya le había mamado la verga y comido su leche, xD y claro en otra sesión de masturbación pedófila, él me regreso el favor comiéndome el coño e igual diciéndome que pensará que era un nene pequeño, al que yo estaba violando y pervirtiendo y yo hasta instrucciones le di, ahora me vas a pasar tu lengua amor, así cariño, ahora con tu dedito frota aquí mmmm así, más rápido niño llindoooo aaaaa que ricooo mmmm, si cómeme todita, si tu mami te viera, aaaaaa, mmmm. Esa recamara era un horno y más que ya estábamos cerca del verano, con un montonal de pedofilia caliente frente a nosotros y con nosotros ya no sólo tocándonos, sino comiéndonos los fluidos del otro, pero quizás si no lo hubiéramos hecho en el contexto que lo hacíamos, no me hubiera parecido tan caliente, como lo sentía. El verano llegó y la escuela terminó, mi vida no podía ser más maravillosa, tenía planes de pasarme varios días en la casa de mi amigovio haciendo nuestras cositas cochinas, jamás imaginé que este verano las cosas avanzarían al siguiente paso y no, no me refiero a sexo, bueno al menos no con él… Corrían los primeros días del mes de julio, el calor se sentía en las tardes, y aunque no todos los días estaba yo encuerada chupando pene en casa de él, siendo lo más enferma y degenerada posible, cuando sí lo hacía… quería que el tiempo se detuviera, quería estar con él así siempre, amaba a Rodrigo y él me amaba a mí, pero nuestro amor era diferente, distinto, especial. Y fue entonces cuando cayó un factor externo inesperado en esta realidad, el arribo de mi tía, la hermana de mi mamá a nuestra casa por ser verano y vacaciones, como dije, acompañada de Alexa, ¿quién es Alexa? Su pequeña hijita de 6-7 añitos, a la que yo no veía desde bebé, era tímida, callada, flaquita, con su pequeño cabellito castaño en forma de hongo, su piel blanca, muy blanca, su pellizco de nariz, sus ojitos pispiretos y su linda sonrisita, era una muñequita deliciosa. La primera vez que la vi, mientras su mamá le decía saluda a tu prima, Alexa, yo me quedé con la boca abierta, mientras ella me decía hola, dándome su manita con pulseras y yo holaaaaa, que lindas pulseras tienes y ella gracias y prácticamente me la comí de los pies a la cabeza, con su pequeña playera con dibujitos, su falda short de mezclilla y sus calcetas blancas, rematando con unos pequeños tennis rositas, no se que pasaba, no sé qué sentía en mí, pero esperen… creo que si lo sé, la sola imagen de esta muñeca mojo mi coño y creo es obvio el porqué. Una cosa era masturbarse con los videos de pedofilia de Rodrigo y lo mucho que le agarré gusto a todo esto, al fin y al cabo era una pedófila viviendo su mejor vida al lado de su hombre pedófilo, pero con Alexa en mí casa, fue la primera vez que lo sentí real, palpable, auténtico, estaba excitada por esta nena linda. Hasta las dejé ahí en la sala y me fui a encerrar a mi recamara y me toqué mi calzón y ya estaba húmedo, esta niña excitó a toda mi enfermita yo y mi mente voló por las posibilidades que podía tener aquí, pero ¿me atrevería? A estas alturas yo ya no tenía dudas de mis gustos y lo que era yo y sabía perfectamente que con Rodri teníamos claramente el sueño de cogernos a niños. Y ahora, entra Alexa perfectamente servida en bandeja de plata a un par de pedófilos que le quisieran hacer de todo y ella sin siquiera saberlo, porque al final del día yo sólo era su prima, otra niñita bien, señorita hija de familia, de la que nadie sospecharía… mis bajezas. Inmediatamente le hablé a mi “amigovio” y le conté de ella y lo que sentí con la peque y la reacción de él fue, no mames amor ¿y te la vas a coger? Porque como dije yo era totalmente bisexual, no tenía problemas de violar un coño de nena o estrenar un penecito de niño e incluso en nuestras sesiones, diciéndonos guarradas para calentarnos, alguna vez salió que yo le dije y tú le chuparías un pene a un niñito y Rodri me dijo, por ti bella, lo haría, lo cual me pareció tan lindo, tan dulce y me encantó. ¿Amaba yo a ese hombre? No sé, pero si se que esta nena era una comezón muy rica para no rascarla y le dije quién sabe, ¿debería? Y él, no seas pendeja, ahora es cuando Pau, saca a tu mejor pedófila y claro… si convidas, no me molesto, ni te lo rechazo y ya nos reímos. La nena jugaba en la sala con las cosas que trajo, mientras las adultas platicaban en la cocina y poco sabía Alexa, que a metros de ella, había un par de pervertidos enfermos planeando hacerle bajezas sexuales. Una cosa era verlo en un vídeo y calentarme por ello, otra muy distinta era ya yo misma hacerlo, sin embargo yo lo quería, lo deseaba y así pues, Rodri quiso verla, conocerla, como era físicamente, así que a discreción salí escurrida de mi recámara con mí celular y le tomé unas fotos a la nena en la sala y un clip de video, sin que esta notara mi presencia. Y luego de enviarlo a él, claro que su reacción fue igual que la mía, que rica, está bien cogible y yo ¿verdad? Y motivada un poco por él para darme valor, le prometí que sí pasaría, ¿pero qué? ¿cómo? Total, esa noche me dormí pensativa viendo mi techo, de que haría con Alexa y como hacerlo, yo misma quería que pasara, deseaba que pasara, pero tenía que ser cuidadosa de cómo hacer que esto pasara. Y si bien el verano apenas comenzaba, ciertamente ellas no estarían aquí todo el tiempo, tarde que temprano se irían por dónde vinieron y perdería mi oportunidad de estrenarme al fin como chica pedo en forma y regla, y con todas estas ideas poco a poco me dormí… Desperté a la mañana siguiente y luego de una buena noche de sueño, lo tenía claro y yo iba a…

Autor: ANAPAU Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

Experimentando con mi amiga

2024-01-25


Hola amores esta historia paso hace unas semanitas no mas junto a mi amiga experimentamos el sexo lésbico por primera vez Una tarde lluviosa que salimos de la uní nos mojamos todo al llegar a nuestro depto nos decíamos y quedamos en hilo dental nada mas solas tiradas en l cama las 2 jodiendo con el celu viendo mjs que mandan algunos amigos fotos y chats calientes Habia un chico que hacía poco me había empezado chatear con el nos conocimos en un pub y nos tirábamos onda pero aun no habia pasado nada Justamente el me manda una foto de su verga que literalmente me dejo de boca abierta porq era inmensa y se veia deliciosa y mi amiga y yo somos re hetero nos fascina la verga y si le mostré la foto y se nos hizo agua la boca a las 2 En eso el envía otro mis diciendo que quería un trio con mi amiga y yo y el asi que yo mande que viniera mandandole una foto nuestra de frente casi basándonos y se llegaba a ver como no teníamos nada puesto pero no mostramos nada pero no se veia nada en eso empezamos a subir el tono de la charla ya con algún audio para calentarlo y ... ... nosotras también algun pico nos dábamos y se lo mostramos y cada vez más y ya nos ibamos calentando mas y mas las dos y los picos se trnformaron en besos y los besos caricias y cada vez más y más ya fui mas hacia su cuello y pasaba mi lengua y ella me pasaba a mi bajaba hacia mis pechos y ya nos fuimos calentando mas y mas y sin decirnos nada nos quedamos desnudas y tocandonos las conchas y de la nada cuando me Di cuenta estaba gozando de su lengua en mi clitoris muy sencible disfruto mucho del sexo oral pero como ella lo hacía nunca me lo hicieron y yo a ella en un 69 nuestras lenguas gozaban de nuestros jugos mas los dedos que nos metíamos no tardamos mucho en acabar las 2 juntas muy intensamente y cada ves gozaba mas y mas de su lengua y dedos hasta que quedamos en una tijera basándonos muy apasionadamente gozando a full del sexo como nunca antes las 2 solas nos dábamos un placer inmenso y tan rico nuestros gemidos nos comíamos y calentaba mas y no podíamos parar nuestros jugos mojaba las sábanas hasta quedar tiradas exaustas acariciandonos y basándonos suave .

Autor: Natyy Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

AMBOS FINGIMOS NO SABER NADA *

2024-01-18


Un secreto del cual mi esposa no quería revelar y lo descubrí por mi mismo.. Hace un tiempo, en una platica mi esposa decía que no se atrevía a confesarme algo porque yo la dejaría. Tiempo después lo descubrí y me encantó. Liliana. Mi esposa mide 1.68, caderas amplias, nalgas redondas, pechos medianos, cara bonita y algo llenita de cuerpo, por lo que se le ven unas piernas nada despreciables. De piel morena clara. Yo soy Luis. Moreno claro y delgado. Por azares del destino, estaba en la parte sur de la ciudad, cuando pronto veo pasar a una mujer en mini falda, unas piernas muy lindas, trasero amplio, cabello largo, con las puntas rubias y pechos medianos. Se veía muy atractiva por eso me fije bien. Jaja. A la esquina siguiente se abrazo con otra chica, la cual iba de leg jeans y playera blanca, no muy formal. Hasta parecía haber salido del gym. Por la distancia no podía ver con claridad a la otra chica. Pero si vi que estaban besándose. Por seguir viviendo la escena de dos chicas besándose, decidi seguir ahi. En un rato llego un taxi de aplicación y se subieron. Aquí haré un pequeño paréntesis para decir que si se imaginaron de quien se trataba. Están en lo correcto. Prosigo. Al regresar a casa. Me llevé una gran sorpresa. ¡La chica de los leg jeans y playera blanca, era mi mujer! Exactamente la misma vestimenta de la mujer que parecía haber salido del gimnasio. Eso me puso muy cachondo, por lo que quise retozar con Lili. Cuando ella finalmente accedió. Su vagina estaba mojada y no era por el manoseo que le metí previamente. Aquello hizo que casi le arrancará el clitoris a chupadas. Liliana estaba a punto de estallar y así fue. En cada estocada que le daba, recreaba la escena de su beso con la otra chica. Aún imagando su encuentro lesbico en la intimidad de algún hotel. Subiendo sus piernas a mis hombros, podía contemplar esa vulva semi depilada que horas antes debió haber sido mamada por una boca femenina. Sus pezones estaban erectos cuando pasaba mi boca en ellos e imaginar el sabor de los labios de la otra, y seguir recreando aquel encuentro. Haciéndome temblar por el repentino orgasmo que llegó por saber que mi esposa tenía una amante. – Llegaste muy caluroso. ¿No habrás visto viejas, o si? – Hasta cierto punto si, pero no duro mucho el show. Al pasar los días, iba al lugar donde las había visto. A la misma hora y nada. ¿Que pasaría? ¿Mi socia no es de la zona? ¿Cambiaran de lugar cada vez para no ser descubiertas? Como podía le revisaba el celular a Liliana y nada. Sabía esconder bien aquel romance. Yo, por mi parte. Al hacerle el amor pensaba en su amante. Por lo que me esforzaba en hacerlo mejor y así tal vez convencerla de hacer un trío con su amiga. Cuando le propuse hacer un trío mhm, solo me dijo que dejara de ver porno, que ya me estaba enfermando de tanta porquería, etc. No le quedaba hacerce la santa. A dos meses de seguir intentando espiarla. Llegó lo que tanto esperaba. Un mensaje en su celular, avisando que iría a visitarla. Ya se. Podría ser alguien más, pero no. Algo me gritaba que era Amanda; que era el nombre que apareció en el mensaje, seguido de la palabra besos al final del aviso. Como yo trabajo para una agencia de equipos de seguridad, era evidente que tenía algunas cámaras de vigilancia. Sin que Liliana se diera cuenta, coloque la cámara más discreta que tenía. En un costado de la cama; bien escondida, para así disfrutar del show. Mi corazón latía a mil por hora. Me urgía ver si la tal Amanda ya había llegado a la casa para retozar con mi esposa en nuestra cama. ¡Que ansiedad y estrés a la vez! Tuve que esperar a que llegara el domingo para ver el vídeo. Liliana. Como de costumbre fue a casa de sus padres, pero esta vez no iría por cuestiones laborales. Le dije. La televisión ya estaba lista y yo ansioso por echar a andar la grabación. Despues de adelantar la grabación por casi cuatro horas desde que me había ido para el trabajo. Se ven a las dos mujeres entrar. A Liliana caminando abrazada de Amanda, quien iba hacia atrás. Beso y beso, así fue como llegaron a la cama. Lili puso las manos de la otra a los costados, sin soltarla y así se podía apreciar los besos de lengua que se daban. Al soltar las manos de Amanda. Esta pronto comenzó a desnudar a mi esposa. Empezando por su blusa azul y de su brasier para colgarse de sus senos. Siguió bajando las manos para acariciar su trasero y sus piernas. Liliana, bajo a a cintura de la mujer para quitar su pantalón de vestir negro. Besando sus muslos, lamiendo su vulva por encima de lo que era su ropa interior. Al sacarle la prenda, hundió su cara en aquella vagina. Amanda la jalaba del cabello y se retorcía por sentir sus mamadas. Sentando a Amanda. Liliana le quito su camisa dorada, como no llevaba sostén, mi mujer se prendió de sus pechos. Volvió a bajar a su vulva, luego subió de nuevo para que su amante la montará. Simulando cabalgar a un hombre, las dos se masajeaban los pechos, para luego restregarselos y así Amanda puso en cuatro a Liliana, besando sus nalgas y su coño. Bueno. Por lo que se podía observar en sus movimientos. Luego fue hacia su bolso y sacó un dildo con vibrador, el cual lo metió en la vagina de Lili. Haciendo que aullara de lo lindo. Luego fue el turno de Amanda. Haciendo el 69. Liliana encima de su amante, le metía aquel consolador y a su vez chupaba el clitoris de ella. La mujer se convulsionaba, por tal cosa. Luego Lili volvió a hundir su cara en su concha. Después, hacía como si se limpiará la boca y fue a besar a mi socia. Sacando un cinturón con dildo. Amanda puso en cuatro a mi mujer e irle introduciendo el juguete. Luego la volteo, subiendole las piernas al hombro. Despues en posición de misionero, ella la seguía penetrándo y besando, tal como si estuviera con otro hombre. Ahora Liliana cabalgaba a Amanda como lo hace conmigo. Para la siguiente posición vinieron las tijeras. Vulva contra vulva en una fricción llena de calor y lujuria. Se podía apreciar como las dos mujeres en celo se empezaban a retorcer debido a un gran orgasmo. Para el postre. Ambas volvieron al 69 para limpiarse y quedar abrazadas en la cama, como si fueran una pareja estable. De ahí ya no paso más que unos besos y unas cuantas caricias más. Durmieron un poco, al despertar, se vistieron y salieron de nuestra recamara. Esta demás decir que me hice tremenda paja viendo aquel video. Al llegar mi esposa. Le ofrecí de cenar, nos bañamos juntos y le hice el amor un tanto parecido a lo que Amanda le hizo. Intente hacer las tijeras, la cual le cayó de raro a Liliana, pero sin duda le gustó mucho. Sin querer le había dado una idea para practicarla con su amante. O tal vez ya lo habrían hecho. Quien sabe. Así. Liliana sabe que yo no se nada. Yo le hago saber que todo está normal, pero la verdad es que si se. Y así ambos fingimos no saber nada. Y yo seguiré disfrutando de sus videos en mi cama. Vladimir escritor.

Autor: VLADIMIR ESCRITOR Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

Me ganó mi instinto y ahora mi conciencia me juzga 3

2024-01-09


Mi conciencia calló y pude dar rienda suelta a mi instinto . Sigue relatando Maribel Esa misma noche, después de volver a hacer el amor con Sharon, ella llamó a casa, a pedir permiso para «quedarse dónde una amiga». Al parecer, no hubo problema al respecto y despues de colgar el celular, hablamos mucho tiempo hasta quedarnos dormidas. Al día siguiente, me desperté contemplando a esa niña, Sharon, hermosísima por cierto, con un susurro al oído le dije : – Buenos días Sharon hermosa como amaneciste? – Hola señora Maribel, muy bien gracias. – Ve a bañarte y cambiarte mientras te hago el desayuno. – bueno, gracias. Luego bajé a la cocina a preparar el desayuno, bajó Sharon, desayunamos y cuando habíamos terminado sonó el timbre, fuí a abrir y llegó alguien – Hola Maribel, cómo estás? Tanto tiempo sin verte. – Carolina, cómo estás que gustazo, yo bien y tú cómo estás? Pero pasa y adentro me cuentas. Carolina era una vieja amiga de la universidad, ella siempre gustó de mi pero no le había puesto cuidado por andar con rolando, el caso es que ahora es un mujerón, trigueña, cabello castaño claro, liso y largo, abdomen plano, senos medianos, piernas torneadas y bonitas nalgas, es dos años menor y con la ropa en que llegó me quedé asombrada, un top y un bicicletero de color azul y tenis blancos, parecía que salía de gimnasio. – Pero caro, que linda estás veo que a ti no te pasan los años. – No Mari, y por lo que veo a ti tampoco, y ella, es tu hija? – No, es una amiguita mía, que me está acompañando después de lo que pasó con rolando. – Hay si, por ahí me contaron, que echaste a rolando porque lo pillaste siendo infiel cierto? – Si, me imagino quien te contó. – Si, Mari para que te des cuenta, pero rolando si fue un imbécil, pero no vamos a hablar de él más bien dime tú, hermosura como te llamas. – Me llamo Sharon, un gusto. – El gusto es mío, Sharon y cuántos años tienes? – tengo 11 señooraa…. – Carolina, pero no me digas señora, dime caro si quieres. En verdad, ví a caro embelesada por Sharon, esa niña tiene algo que atrae y más a nosotras las mujeres. – Señora Maribel, voy a ver tv un rato. – Vale Sharon. Después de irse Sharon comenzó Carolina. – Oye Mari, pero tú amiguita está muy bonita, la verdad está para enseñarle los placeres del amor lésbico. – La verdad caro, creo que me adelanté. – Noooo en serio Mari? – Si es más, técnicamente podría decir que yo engañé a rolando porque yo tuve mi aventura con Sharon antes de descubrir que el me engañaba. – ohhh en serio Mari? – Aunque en mi defensa debo decir que sospechaba de su engaño. – Claro entonces por si o por no tuviste una aventura. – Si. – Que buena jugada Mari, me sorprendes, y pues la verdad, tu también estás muy bonita. – Gracias, quieres aprovechar que rolando salió de mi vida? – La verdad si, todavía te tengo ganas Mari, desde la u esto que siento por ti no ha pasado. – Ok, te voy a hacer una propuesta. – Dime. – Quiero hacer un trío, tu, yo y Sharon. – Wow tu si eres fogosa, así te recordaba, pues si no hay problema con la niña está bien, porque también quiero con ella. – Está bien vamos a mi habitación. Luego en mi habitación, Carolina y yo empezamos a besarnos, era un instante de lujuria, ella me quitó mi bata y quedé completamente desnuda, luego volvió y me besó, mientras nos besábamos, ella me acariciaba mi cintura, mi espalda y mi cuello y yo por mi parte le quité su top, descubriendo unas tetas color café, con un pitón grande, no me contuve y comencé a chuparlas, Carolina comenzaba a respirar pesado, luego ella también chupaba mis tetas, y también respiraba pesado, nuestras respiraciones sonaban como si hubiéramos terminado una maratón, luego le quité su bicicletero hasta que quedamos las dos desnudas, luego llamé: – Sharon, ven por favor a la habitación. Al llegar ella y vernos desnudas, se tapó su vista y se sonrojó, yo por mi parte, ni corta ni perezosa llegué a ella y de una comencé a besarla, ella rápidamente siguió mi beso mientras Carolina besaba el cuello de Sharon y le quitaba su bata, dejándola totalmente desnuda, yo besaba las tetitas de Sharon, mientras caro besaba su espalda, luego caro besaba con lujuria desenfrenada a Sharon, mientras yo besaba su cuello, hasta le dejé una marca de un chupón, ya Sharon era mía, luego caro chupaba sus tetitas mientras yo pasaba mi lengua por su espalda, Sharon comenzaba a gemir, caro y yo sonreiamos de ver la perversión total a la que estábamos sometiendo a una niña de 11 años, luego hice poner a Sharon en 4 en la cama, caro y yo mojabamos cada una un dedo con la lengua de la otra y comenzabamos a pasarlo por su vagina y ano, la niña respingaba, pero sabía lo que se venía así que paró más su culito, para nosotras era un manjar así que caro y yo nos turnabamos, mientras una le chupaba la vagina, la otra le chupaba el culito, la niña ya gemía y gritaba al tener dos lenguas en sus hoyos, luego procedimos a meter los dedos, primero fui yo quien metió mi dedo en su vagina, luego caro metió su dedo en el ano de la niña, luego de que Sharon se acostumbró a los dedos, empezábamos a bombear, mientras masturbabamos a Sharon, caro y yo nos besábamos, Sharon se movía y gritaba de placer al ser penetrada por nosotras, luego, cambiamos de dedo, caro penetraba la vagina y yo el ano de la niña, igual ella iba a sentir ese placer de ser doblemente penetrada, caro palmoteaba sus nalgas, en un momento dedeabamos a la niña sin piedad alguna, estaba sometida a nosotras, y ella seguía gimiendo. – Ohh si ahh ahh ahhha uhhmm uhhmm ahha hha ahh ahh ahh ayyyyyyyyyy. Sharon tuvo su orgasmo, nosotras seguíamos dedeando por otros más o menos dos minutos hasta que decidimos sacarlos, al sacar los dedos se sintió como si se destapara una botella, mi dedo y el de caro estaban mojados por los líquidos de Sharon. Luego hice acostar boca arriba a Sharon, caro le pasó sus tetas en la cara y ella empezó a chupar, por mi parte yo tomé su manita y empecé a masajearme mi vagina con ella, luego, caro se subió encima de la cara de Sharon, dejándole su vagina, con buen vello y su ano a su disposición, luego yo cruce mis piernas con la de Sharon quedando de posición de tijeras, y mi postura quedó frente a frente con caro, y mientras Sharon lamía la vagina y el ano de caro con cada movimiento pélvico de ella, yo movía también mi pelvis chocando mi vagina con la de Sharon, y mientras nos moviamos dándonos placer con la niña, caro y yo nos besábamos, los gemidos de las dos se perdían con los besos, caro ya comenzaba a moverse más rápido, estaba ya por llegar a su orgasmo. – Uhhhh juumm jummm ahh ahha ohh si niña ohh si me encanta dame dame dame ahh ahh ahh ahh uhhmm uhhmm. Veía a caro tener su orgasmo en la cara de Sharon, luego de ella dejar limpia su vagina, nos bajamos las dos y logré ver a Sharon, con su boquita untada de corrida, luego procedí a sentarme en la cabecera de la cama, Sharon subió y me besó y yo correspondi su beso con lujuria, mientras tanto, caro acariciaba y besaba a Sharon, luego, tomé la cabeza de Sharon y la bajé con fuerza, Símbolo de mi dominio, ella abrió su boca y comenzó a lamer y chupar mi vagina, caro por su parte, comenzó a meter nuevamente un dedo pero esta vez en su ano, y la escena que veía me encendió mucho más, Sharon, arrodillada, mirándome fijamente a mis ojos mientras se comía mi vagina y caro dedeando ya de manera violenta a Sharon, yo comencé a gemir y subí mis piernas a su espalda. – Ohh si Sharon ohh ahh ahh ahh ahh. Cada vez movía más rápido mi pelvis, estrellandosela en la cara angelical de la niña, ya mi conciencia se calló, perdió contra mi instinto y seguí moviéndome hasta que sentí algo que salía de mi, algo que se llevaba hasta mi alma, había tenido mi orgasmo, al mismo tiempo Sharon también tendría su orgasmo, yo me bajé y me acosté en mi cama, Sharon se acostó poniendo su cabeza en mi vagina, quedándose dormida, caro se vistió y dándome un beso se despidió y salió de mi casa cuando escuché la puerta cerrarse dormí también. Al despertarme veía todavía a Sharon dormir con su cabeza apoyada en mi vagina, me sentía mejor, la voz de mi conciencia no apareció y me sentí feliz. Después al despertarnos, nos cambiamos, ella se alistó para irse. – Oye Sharon antes de irte quiero decirte algo. – Si? – Mira lo que pasa es que después de todo ésto me di cuenta de que te quiero y pues no sé quiero preguntarte quieres ser mi novia? – Señora Maribel, tu me gustas mucho y quiero más de esto así que sí. – Ayy Sharon me haces la mujer más feliz. Luego la volví a besar, y recordándole de no hablar esto con nadie, ella se fue con una sonrisa a casa. A partir de ahí, Sharon y yo salimos con frecuencia y seguimos amándonos por mucho tiempo más.

Autor: INDIORAM Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

Quisiera ver cómo te hace el amor otro (5 y último)

2024-01-07


Se da, por fin, el ansiado deseo de mi amante de ser un cornudo, con él en primera fila. Claro, es mi marido quien se refinó a la esposa de mi amante. También, mi esposo pudo ver la lascivia con la que mi amante me trataba. Después una por una, usamos a los dos al mismo tiempo.. Llegó el día último del año. Laura trajo las viandas que acordó preparar y yo ya tenía las mías listas. Les mostramos la casa, cuarto por cuarto. “A ver qué tal nos va aquí” dijo mi esposo dando unos golpes al colchón del King size, cuando les mostramos la recámara, y todos reímos. Es importante hacer notar que, en el breve recorrido, Laura y su marido iban tomados de la mano y comentaban el buen gusto que teníamos, así como observaciones entre ellos referentes a las modificaciones que convenían en su casa. Al finalizar el paseíto, les ofrecimos asiento en la sala. Ellos se sentaron juntos. Miguel antes de servir unos tragos nos preguntó lo que deseábamos tomar. “Yo vino blanco dulce, ya lo vi en la cava”, dijo Laura. “¡Qué bien!, a mí también me gusta y puse a enfriar una botella” dijo Miguel. “Yo quiero un escocés”, solicitó Mario y yo serví dos vasos, ofreciéndole uno a él. Mi marido regresó con la botella que sacó de la nevera y sirvió una copa para Laura y otra para él. Nos pusimos de pie para brindar por nuestra amistad. Chocamos nuestras copas y nos sentamos a conversar de los hijos, el clima (¡pinche frío!) y cosas similares. Después de varias copas y botanas, Miguel verificó que la calefacción estuviera en orden, “Propia para no necesitar ropa” dijo y mi blusa de la cintura, la jaló hacia arriba y me la quitó. Ellos se quedaron con la boca abierta, pero Laura reaccionó rápido “Ayúdale a Gloria, le estorba el sostén”, dijo empujando a su marido hacia mí. En ese momento, mi esposo fue hacia ella y la puso de pie. Le quitó el saco, la blusa y el brasier, dándole besos en cada momento. Laura se deshacía de gusto al sentir la delicadeza con la que los labios de Miguel le recorrían el pecho y la espalda. Lanzó un suspiro enorme cuando él le levantó el pelo para besarle la nuca, acariciándole el pecho que no era despreciable, aunque fuese copa B. “Lo que falta, por favor”, dijo ella y mi marido le desabotonó la falda. Al quitársela, lo hizo junto con el fondo de seda que ella traía y quedó en medias y zapatos de tacón, con una tanga que resaltaba las nalgas. “¡Qué belleza!” exclamó mi marido, hincándose a besarle el abdomen plano y bajó, junto con sus manos y las pantaletas de ella para que los besos llegaran hasta el triángulo denso, pero recortados los vellos a la misma altura. Mario y yo nos desvestíamos uno al otro, pero sin dejar de mirar, celosos, cómo disfrutaban los tórtolos de las caricias. ¿Qué tanta madurez o valemadrismo de Miguel nos faltaba a nosotros, amantes con muchas cogidas ya, para no sentirnos mal al mirar la felicidad de nuestros consortes? Ofreciéndole mi pecho le grité a Mario “¡Mámamelas rico! ¡Que esos dos sientan que los cuernos les crecen como árboles! Ellos apenas voltearon para dispensarnos una sonrisa y continuaron su romance. Cuando mi marido le dio vuelta a Laura para besarle y lamerle las nalgas, a Mario le creció el pene descomunalmente. Su esposa volteó a verlo, mostrando una cara de colegiala que irradiaba deseo, más cercana a la de una mujer que esperaba su primera vez, que a la de una puta caliente. Ella se quitó las medias y la tanga con la que hizo un trenzado y lo colocó de gorro a mi marido que lengüeteaba la panocha de Laura. “¡Estás muy mojada!”, le dijo Miguel. “Son mis ganas de ponerle cuernos a mi marido, pero también probarás algo de él. Si te llega a gustar el sabor, puedes pedirle a Gloria que ordeñe con sus tetas a Mario y te las ofrezca…” –Vamos a sentarnos cada una en el macho de la otra, para tener un aperitivo antes de poner la mesa –dije llevando de la mano a Mario al sofá cercano a Miguel, donde senté de un empujón a éste y, en el mismo mueble, senté al esposo de Laura–. ¡Vamos, inauguremos las cornamentas presenciales! –le dije a Laura tomándola de la mano para sentarnos sobre las pijas erguidas. “¡Ah!”, fue la expresión que se escuchó cuatro veces casi simultáneamente. Como coreografía ensayada, Las damas comenzamos a subir y bajar nuestras vaginas por los palos bañados de nuestros jugos, ayudados de las manos que se afirmaron en nuestras tetas. Laura y yo nos lanzábamos miradas arrechas y divertidas al ver cómo aplastábamos los huevos de nuestros amados; los orgasmos nuestros fueron los primeros, casi seguidos de las eyaculaciones de ellos, hasta que quedamos tranquilos y besando lo que se podía del dueño del pene que teníamos adentro y que poco a poco salía de su refugio. Tomé de la mano a Laura diciéndole “Vamos a acomodar la mesa”. Nos retiramos y dejamos a los hombres reposando, con los ojos entrecerrados atentos al meneo de nalgas de nuestro caminar. Desnudas subimos la cena a ellos, quienes también seguían encuerados. Comimos al lado del consorte de la pareja no propia, metiéndonos mano entre platillo y platillo. Servimos el postre y el café lo tomamos en la sala entre besos y caricias. Vamos a descansar en la cama, dijo Mario y nos levantamos todos, llevando de la verga al esposo de la otra. –Se antoja un postrecito. Acuéstense así, encontrados, que sus falos y huevos queden juntos, con las piernas como tijeras –dije y los acomodé–. Ahora sí, Laura, ¡tomemos nuestro postre!–. le indiqué a Laura, tomando los dos palos en mis manos. Laura no se hizo de rogar, como pudo, se metió los dos glandes a la boca y yo chupé alternadamente las cuatro bolas. Al poco tiempo, me tomó Mario y me puso en cuatro en una esquina del colchón. En la otra, en la misma posición mi marido se ensartó a Laura, quien empezó a remolinear las nalgas y hacer el movimiento del mete y saca. Mario no perdía de vista la escena y me dio con mucha enjundia las estocadas transmitiendo el movimiento a las chiches, haciéndolas oscilar de atrás hacia adelante. “Aunque no estén tan grandes las mías, ¡muévemelas así de rápido, papacito!”, gritó Laura a mi marido en medio del notorio orgasmo que tenía por la fornicada tan rápida que le daba mi marido acoplando la sincronía del vaivén de mis tetas con las ensartadas que él le daba a Laura, quien no dejaba de lanzar gritos agudos, entrecortados por los espasmos que sentía en el vientre por las culminaciones seguidas que le daba el bombeo de Miguel. ¡Yo estaba igual, gozando mi trenecito de orgasmos! Casi simultáneamente, los machos lanzaron ronquidos guturales y eyacularon profusamente para quedar sobre nosotras, que por el peso muerto en nuestras espaldas tuvimos que extendernos y quedamos cara a cara, llorando de felicidad y nos tomamos de las manos. Durante varios minutos sólo se escucharon resoplidos que trataban de compensar el oxígeno que había requerido el esfuerzo tan intenso. No pude evitar besar el hermoso rostro de Laura y ella me correspondió. Nuestros esposos, cansados y con el disminuido temple de sus penes aún dentro de nosotras, sólo miraban yertos y sonrientes, la caricia lingual que nos dábamos. Al separarse de Laura, mi esposo fue a mi vagina para abrevar el atole que hice con Mario y éste fue a chuparle la cuca a su mujer. Laura metió su mano bajo mi cuerpo para acariciar mi pecho. “Tu marido coge riquísimo”, susurró. “El tuyo también”, contesté en el mismo tono y le di un beso más, que se pasó a ser muy candente por las mamadas que nos daban nuestros cornudos satisfechos y volvían a provocarnos éxtasis. Al rato, Laura se levantó para servir y traer copas de Brandy, pero en cuanto ella salió, me fui a lamer el pene de Mario. A Miguel de le despertó la libido, al ver la escena y allí mismo me abrió las piernas y no pudo meterme la verga en la panocha, por tanto, sin dejar de chupar, flexioné las rodillas para levantar la grupa y mi marido pudiera cumplir su deseo. Cuando regresó Laura, dejó la charola con las copas en el peinador y se puso a lamer el tronco de mi marido, le bastó poner la lengua al lado de mis labios y el pene pasaba por su lengua en cada viaje de entrada y salida; después de unos metros recorridos por las papilas gustativas, ella se incorporó y besó a Miguel con nuestro sabor. A Mario, cuando veía el trabajo lingual de su mujer, se le puso más duro el pene. Decidí hacer un intermedio para tomar el Brandy. –Brindo porque este año haya más momentos de dicha como éste –expresó Miguel– ¡Salud! –¡Salud! –respondimos a coro. Mario se acercó a mí con su copa, me tomó una teta y la introdujo a su copa y la agitó bañando una buena porción de mi chiche. El líquido no se podía salir con el meneo porque la carne sellaba bien el filo del recipiente. Quitó lo copa y se puso a mamar “Alguna vez soñé con hacer esto, ¡está rico el Brandy!”, le dijo a Laura. Ella se acercó a mí e hizo lo mismo que él. Los tres estábamos hincados en la cama y Miguel, de pie a nuestro lado, miraba complaciente cómo me chupaban. Tenía yo prendidos a los dos y me puse muy arrecha, así que levanté mi copa hacia el pene de mi marido y lo mojé de licor para degustarlo. Bonita escena que gozaba mi marido… Al terminar de mamar, Laura y Mario se besaron. –Me prometiste un sándwich –le dijo Laura a Mario quitándole la copa para ponerla sobre el buró. Mario volteó a ver a Miguel con un signo interrogante que fue correspondido por mi marido con un asentimiento de cabeza. Abrazó a su esposa y rodaron en la cama, quedando ella encima. Él le acomodó el falo en la vagina y le dijo “Levanta las nalgas, nena”. Laura obedeció. Miguel me dio su copa y colocó sus rodillas al lado de las piernas de los tórtolos para inclinarse a chuparle el ano a Laura preparándola. Aprovechó para lamerle las nalgas y magrearla a gusto. Se puso en cuclillas y dirigió su mástil al culito que palpitaba anhelante. Yo dejé las copas sobre el otro buró y me acerqué para mirar cómo se hundía mi marido en esa bella hembra, quien gemía de amor al ritmo en que los machos la bombeaban. –¡Los siento a los dos! Resbalan muy rico al entrar. ¡Denme más rápido! –exigía y ellos le daban gusto que ella mostraba con sus gritos y, casi simultáneamente explotaron en coro. “¡Eres una mujer muy rica, Laurita!”, exclamó mi esposo al eyacular en su intestino. “¡Toma, puta! ¡¿Esto era lo que querías?!” Profirió Mario al descargar sus chorros de amor. “¡Sí, es más delicioso de lo que pensaba, mi amor!” gritó ella con voz aguda, como de trompeta, en un orgasmo que parecía interminable. Yo miraba extasiada cómo el sudor de mi marido salpicaba la espalda de la rubia, mientras ella besaba a su marido queriendo devorarle la lengua y deseaba una pronta recuperación de los garañones para recibirlos al unísono en mi turno. Quedaron los tres descansando en un perfecto emparedado. Miguel salió primero y cayó de bruces hacia el colchón. El semen que salió del ano escurría hacia la vagina, aún taponada por el exangüe falo de Mario y me puse a saborear la miel de los tres para dejar limpia a Laura. Recordé que alguien me había comentado “caliente es caliente” cuando expresé que dudaba hacer eso de lamerle la concha a una mujer; “Sí, caliente es caliente”, me decía a mí misma al sentir las ganas de lamerla. Al reponernos, volvimos a tomar nuestras copas y decir “salud” mirándonos entre todos con una sonrisa cómplice hasta terminar con nuestros tragos. Nos metimos bajo las cobijas, ellos a la orilla acomodándose de cucharita abrazándonos por la cintura y nosotras, acariciando el pecho de la otra, y besándonos el rostro. Dormimos con una sonrisa de felicidad satisfecha. Tres horas después, desperté con un macho adelante y otro atrás: tocaba mi turno para el trío. Laura estaba sentada, mirando hacia el espejo cómo se comportarían dos caballeros con una dama… Les propuse que se costaran otra vez en tijeritas. Tomé ambas vergas, ya repuestas en buen tono muscular y me fui sentando en ellas, ambas por la panocha. Me moví como quise y veía el gesto de calentura que tenían los machos al tallarse los penes entre sí con las oscilaciones que les imprimía con la cadera. Laura se acercó a mirar detenidamente el trabajo que les hacía a los esposos y me acarició las tetas antes de mamar la más cercana a su cuerpo. ¡Me vine pronto!, pero ellos no. Le dejé el asiento a Laura que se ensartó emulando mis movimientos. Le orecí mi pecho que aceptó gustosa y se movió sin cesar hasta que ellos eyacularon en su concha. Casi desmallada del esfuerzo y el placer, la acosté en la cama, le abrí las piernas y me puse de rodillas a chuparla. “¡Feliz año Nuevo!” dijo Mario antes de agacharse a chupar mi raja. Miguel, poniendo su falo en la boca de Laura, húmedo aún con el atole, dijo también “¡Feliz año Nuevo!” al momento que Laura lo deglutía por completo, pues estaba amorcillado, y le jalaba los huevos alternadamente. Volvimos a dormir, cada una dando el frente a nuestro consorte para besarnos enamorados, y las nalgas en contacto. En la mañana, puse el yacusi para Laura y Miguel, y Mario y fuimos a la ducha. –Anoche me quedé con las ganas de cogerte por el culo –dijo Mario abriéndome las nalgas. –Pues satisface tus ganas bajo el agua –le dije al empinarme. –¡Abran la puerta!, quiero verlos cogiendo así –gritó Miguel desde la tina, donde ya tenía empalada a Laura–, también estamos haciendo lo mismo. Abrimos la puerta de la ducha y vimos la espalda de Laura, con las piernas fuera de la tina. No estaba recostada porque mi marido le mamaba las chiches. Sólo veíamos los ojos de mi marido, atentos al bamboleo de mi pecho. Mario me dio más rápido para que mi esposo gozara con el movimiento. Laura, entre gritos, salpicaba el agua fuera de la tina por la manera en la que cabalgaba dándose sentones en el palo de Miguel. Yo también me puse a gritar por lo delicioso de los orgasmos. Ellos gritaron uno seguido del otro y nosotras suspiramos al sentir la lefa tibia dentro de la cola. Salimos y nuestros respectivos maridos nos secaron y cubrieron de besos. Luego los secamos y les chupamos el pito que no creció, por lo visto se habían vaciado completamente. Ellos lavaron los trastos de la noche anterior y nosotras comenzamos a recalentar lo que habíamos dejado para el desayuno. Comimos alegremente y al terminar, bailamos encuerados. Miguel y Laura seguían viéndose como borreguitos a medio morir y se besaban tiernamente; nosotros, Mario y yo, veíamos que se trataban como adolescentes enamorados y sentíamos celos, pero también nos abrazamos y nos besamos como ellos, pero seguíamos pareciendo inexistentes en su mundo. Mario y yo entendimos que ya había sido suficiente y nos comenzamos a vestir. “Déjenos dar un último trago”, dijo Miguel, y se la llevó a la recámara para disfrutar un sabrosísimo 69 el cual miramos expectantes, tomados de la mano. –¡Eres fantástico, Miguel! –gritó Laura al tener un orgasmo. Se vistieron uno al otro, entre besos y caricias. El año estaba iniciando y sabíamos que Laura tendría también un amante…

Autor: FELIX69 Categoría: Sexo Lésbico

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos lesbicos xxx, relatos lésbicos, relatos lesbicos eroticos, relatos lesbicos maduras, relatos lesbianas, historias lesbicas, real, reales, gratis