Relatos Eróticos de Sexo Gay


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Papito Mío 3 El cumpleaños

2022-07-26


Pasaron los años y Alonso y su hijo mantenían en secreto su apasionado amorío lleno de morbo y de lujuria . Lucio pasó de ser un niño aprendiz a convertirse en un adolescente pasivo experto en darle placer a su macho activo que aparte era su padre, Alonso había entrenado a su pequeño hijo para satisfacerlo sin límites, sin prejuicios ni cohibiciones, si ambos vivían en un pescado incestuoso al menos debían vivirlo así sin límites, al llegar a la transición de niño a adolescente Lucio adoptó ciertas características para complacer a su amado papito, ya que Lucio era un chico esbelto y de cabellera muy lacia, dejo crecer su cabello hasta por debajo de los hombros, igualmente así lo utilizaban algunos adolescentes en su rebeldía, pero Lucio lo hacía para verse más femenino en la intimidad con su papito, Lucio era muy mal estudiante, pero eso no le preocupaba a Alonso pues el chico sabía lo básico, leer, escribir, sumar y restar, y ya a sus 15 años dejo la escuela para asistir a su padre en el negocio, pasando así todo el día juntos. Lucio tenía todo el apoyo de Alonso pues el chico al final de cuentas sería dueño de ese negocio y así tendría más tiempo para El, Lucio aprendió a cocinar y hacer los deberes de el hogar, se iba temprano a casa para hacer limpiar la casa y hacer la cena para cuando el hombre de la casa llegara, como buen pasivo Lucio se comportaba muy femenino mientras estaba en casa solo y más aún cuando su papito llegaba, lo atendía como rey, le quitaba las botas, le daba masaje y le servía la cena para complacer y mantener contento a su amado, y todo esas atenciones Alonso se las pagaría con su gran trozo de carne y una exquisita revolcada en la cama como tantas veces pudieran. Lucio había adoptado el papel que su madre había dejado se encargaba casi de lleno de la casa le lavaba la ropa a su macho le preparaba el baño y siempre la recompensa sería la misma, Alonso por su parte le encantaba que Lucio adoptara ese papel tan femenino lo incitaba a maquillarse antes de tener sexo le conseguía lencería de mujer aprovechando que el chico poseía una esbelta figura y una cabellera lacia, le compraba perfumes de mujer y Lucio todo lo que su papito le llevaba lo usaba pues sentía que el saldría ganando cuando encendiera la excitación de Alonso. Lucio: Era el cumpleaños de mi papito y mientras el trabajaba en la tienda yo le preparaba un delicioso pastel, tenia una lencería que aún no estrenaba y que mi papito me había comprado, me lo puse era una tanguita de hilo dental lila que cubría con una delgada bata del mismo color, me maquillé como a mi papito le gustaba y me perfume para El y festejarle su cumpleaños. Al llegar mi papito y encontrarme vestido así, se agarro su paquete que tanto se le marcaba en la entrepierna. P- Uuuuuy hijito que cosa tan ricaaaaaaa!!!! Ven aquí con papi!!! Se sentó en un sillón y yo me monte en su regazo, mi papito me empezó a besar y con sus callosas manos me levanto la bata para agarrar mis nalgas que se separaban por el hilo dental de la tanguita, yo besaba sus labios y me comía su lengua que me envenenaba de excitación. P- Que ricoooo huele mi niño!!! Mmmm L- Feliz cumpleaños Papitooo! Te preparé un pastel P- Corta una rebanada y llévamela a la habitación hijito, no tardes Le corte una rebanada y cuando entre en la habitación mi papito ya estaba desnudo en la cama agarrando su verga parada y lista para ejecutar, mordiéndose los labios mi papito admiraba como me veía con la lencería y con la rebanada de pastel. P- Ven aquí mi niño mira como me tienes!!! Al llegar a la cama me quita la rebanada de pastel, me pone en cuatro y me hace a un lado el hilo dental de mis nalguitas para dejar expuesto mi culito hambriento de Verga, mi papito toma la rebanada de pastel y me lo embarra en el culo para batirlo todo de pastel y betún, después comienza a comerme el culo y a limpiar todo el culo para prepáralo para ser cogido, P-Mmmm que ricooo pastel me preparo mi niño L- Aaaaahh Aaaaahhh te gustaaaaa papitooo? P- Me encantaaaaa bebé!!! Mmmmm Que delicioso!!! L- comeee papitooo comelo todooooo!!! Mi papito comía desesperado para poder dejarme el culo libre de pastel y betún, su lengua recorría toda mi raya mientras el con una mano estiraba el hilo dental. L- comeeee papitooo comeeee para Que me cojas!!! P- El bebé quiere que lo cojaaaa? L- Siiii papito siiii!!! Aaaaaayyyyy El mismo betún serviría como lubricante embarro con sus dedos mi interior y de un solo me clavó el tronco encabezado por esa cabeza que amaba. L-Aaaaaayyyy siiiii P-Laaa quieres todaaa? L- Siiii papitooo dámela toda Mi papito se agarro con una mano del hilo dental y con la otra me jalo de la cabellera y comenzó a embestirme. L- Aaaaaay siiii papito asiiiii!!! P- Uuuuuffff que ricoooo bebé!!! Mira nomas como te tengo uuuuuuy!!! L- Dameeee más papitooo dameeee!!! Mi papito chocaba sus caderas en mis nalgas provocando que mis nalgas aplaudieran como si lo animaran a continuar, pero no hacía falta mi papito estaba completamente encendido y no paraba de culearme. P- Quien es tu macho bebé ? L- Tú papito tu eres mi machoooo!!! P- Quieres que te preñe? Mi niño L- Siiiii papitooo préñame déjame toda la leche dentrooo aaaaaaahhhhh P- Aaaaaagggggghhh aaaaaggghhh me vengoooo!!! L- Siiiiii asiiiii papitooo siiiii!!! Termino mi papito por deslechar su verga dentro de mi, después nos fuimos a la ducha para bañarnos juntos como cuando era un niño, ya en la ducha mi papito se empapó de agua y me pidió que me arrodillara, soltando en mi cara un tibio chorro de orines que yo aceptaba con placer tomando su verga con mis manos, después de terminar de orinar mi papito, me metí esa enorme verga y me la comencé a mamar hasta ponerla dura y poder jalármela yo para terminar de correrme. Hasta el día de hoy mi papito y yo guardamos en secreto nuestra relación de incesto, nunca nadie nos a descubierto aprendimos a amarnos así, hacemos muy poca vida social por lo mismo, pero no nos hace falta pues nos tenemos uno del otro. Aquí termina esta historia entre Alonso y su hijo hoy en día siguen siendo padre e hijo y amantes, gracias a “Lucio” por confiar en mi para relatar esta, su historia y gracias por todos esos buenos mensajes en mi cuenta de Instagram (mando_gg) pidiendo más de esta historia espero y queden húmedamente complacidos…

Autor: MANDOGG Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Culiando con un amigo de la familia

2022-07-24


Para culiar solo se necesitan ganas y tener la oportunidad . Hola [email protected] Les contaré las veces que tuve sexo con un amigo de la familia siete años mayor que yo. Aquella primera vez tendría yo 14 años y él 21. Siempre llamó mi atención, más por la lujuria que sentía que por lo atractivo que fuera. Sin embargo, fue algo que disfrute mucho, pues su pene media como 20 cm y grueso. Siempre corrí con esa suerte, de tener penes grandes a mí disposición. La mayoría de las veces. Aquella noche estábamos sentados todos viendo TV, parte de la familia y amigos de la misma, que prácticamente pasaban el día allí. Tal vez eran las 8 pm. Ambos, él y yo, estábamos al final del grupo, uno frente al otro. Yo movía mis ojos indicándole que saliéramos al patio, en el cual no había nadie. El hacia lo mismo y afirmaba con su cabeza. Creo que tome la iniciativa y salí al patio, dirigiéndome a lo más alejado y oscuro del lugar. Casi al instante llegó él, se paró a mi lado, sacó su pene y se puso a orinar. Era muy excitante todo aquello. Así que tome su pene, un poco morcillon y lo sostuve para que orinara. Terminado, lo sacudí, lo limpie con su ropa interior, me agaché y se lo mamé. Sentía como ese pene iba cobrando vida, creciendo en mi boca. Que delicia esa sensación. No fue mucho el tiempo que pase mamando ya que cualquiera podría llegar y encontrarnos, eso lo hacía más excitante, me encanta correr ese riesgo. Una vez lo tenía bien parado y lubricado con mi saliva, me levanté y le pregunté si él acababa rápido. Cuando estoy cachuo (excitado) sí. Me dijo Así que baje mi pantalón dejando mis nalgas al descubierto, las que él apretó con sus manos fuertes y callosas. Me gustan tus nalgas, me dijo. Son todas tuyas, le dije. Te voy a coger rico. Dijo Eso quiero, dije. Me incline parando mi trasero y con mis manos separé mis nalgas, permitiendo tuviera acceso a mi culo, el cual tocó con uno de sus dedos dejándolo ir sin previo aviso lo que me hizo suspirar. Se acercó, tome su pene y lo dirigí a la entrada de mi culo. Sentir su glande tocandome fue electrizante. Empujó un poco y su cabeza entró sin problema. Despacio, le dije. Tranquilo, toda va a estar bien. Me dijo Y siguió con un leve mete y saca cada vez más profundo. Pero a esa edad ya mi culo estaba acostumbrado a recibir todas las cogidas que me daban y que quisieran. Sin embargo, siempre molesta un poco. Igual lo disfruté. Que caliente lo tienes, me dijo al oído, y aprietas rico. Que bueno que te guste, le dije. Y empezó a menearse con más fuerza. Hubiese querido que durara más, tener más tiempo para nosotros y poder disfrutar al máximo, pero la realidad era que debíamos terminar rápido. Me cogía con mayor rapidez hasta que me dijo al oído que ya iba a acabar. Te voy a llenar tu culo de leche, dijo, ahí te va… Aaaaa aagg Yo levanté más mi trasero y con mis manos separé mis nalgas para que fuera lo más profundo posible. Al mismo tiempo trataba de contraer mi ano para darle mayor placer, y lo conseguí. Que rico aprietas, me dijo lleno de excitación. Cuando ya iba a salir de mi, apreté lo más que pude, ricooo dijo. Tenemos que repetir, me dijo. Me gusta ese culo tuyo, hacia rato que deseaba cogerte. Claro que sí, le dije. Cada vez que tú quieras. Este culo es tuyo. Esa fue la primera de tantas veces que culiamos. Con él se dieron muchos encuentros más, los cuales iré contando. Aquí mi correo [email protected] Que estén bien.

Autor: GIUSEPPE Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Papito Mío 2

2022-07-24


Alonso y Lucio habían iniciado un vínculo que iba más allá que el de un padre y un hijo pueden tener. Por su parte Alonso se olvidaba cada vez más de la incestuosa aberración que cometía con su pequeño hijo, y es que el apasionado deseo que sentía por su pequeño hijo era más fuerte que El mismo.. Lucio nos sigue contando en esta historia cómo nació y creció más la relación con su padre al cual el pequeño niño admiraba por su físico y por su personalidad, pues Alonso era un hombre fuerte y sumamente guapo que arrancaba los suspiros de cualquier mujer soltera que sabía lo de su abandono y que se había convertido en papa soltero, después de que en Alonso nació aquel candente deseo por du pequeño hijo, El debía advertir a su pequeño, que no podía contarle a nadie lo que pasaba entre los dos, pues las consecuencias serían muy graves, Alonso se dedicaba de lleno a su negocio por las mañanas mientras su hijo acudía a clases para después ir por El y pasar la tarde cuidando a su hijo en casa, y así terminar por las noches, satisfaciendo sus deseos en la intimidad de su cama, ante la sociedad Alonso era un padre ejemplar y digno de admirar, los vecinos y conocidos le ofrecían su apoyo, pero El siempre les demostró que podía solo, pero más bien lo hacía para evitar el riesgo de ser descubierto. Lucio: Mi papito casi todas las noches me hacía suyo, yo disfrutaba mucho estar con El lo hacíamos casi a diario y cuando no lo hacíamos igual lo disfrutaba porque me gustaba verlo dormir en calzoncillo y meterle mi mano en su calzoncillo y agarrarle su peluda verga y dormir así con El agarrándole eso que me metía y que me provocaba mucho dolor pero a El le gustaba meter dentro de mi. Después de la primera vez mi papito insistía en terminar de romper mi culo para que yo dejara de sufrir cada vez que me cogía, poco a poco me iba amoldando mi culito, tenía muchas noches para conseguirlo y esa casa era solo nuestra no había manera de que nadie impidiera que mi papito consiguiera su cometido, en todos esos intentos el me iba enseñando muchas cosas, muchas posiciones, y yo hacía todo lo que el me enseñaba pues me encantaba verlo disfrutar, y mi papito siempre era muy cariñoso pues me cuidaba mucho, después de todo yo era su hijo, me besaba y yo amaba como lo hacía, me penetraba mi boca con su lengua, como si quisiera alcanzar mi garganta, y yo me perdía cuando El me lo hacía. Antes de que mi papito consiguiera romper mi culo siempre terminaba por satisfacerse pues El deseaba culearme con fuerza pero no podía aún así que para lograr su satisfacción mi papito amaba ponerme boca arriba en la cama y llevar su miembro hacia mi boca y cogerme por la boca con toda esa fuerza que aún no podía ejercer en mi culo, yo veía como sus caderas entraban y salían en mi cara y yo sentía que me ahogaba mientras lagrimeaba y lo escuchaba a el jadear de gozo. P- Aaaaaahhh que rica boquita tienes mi niño aaaaaahhhh Yo solo sentía como los pelos de su verga se metían en mi nariz, veía como las venas de su enorme tronco se marcaban más al ser lubricadas por mi saliva, mi papito parecía olvidar que yo necesitaba respirar, El solo metía y sacaba su verga sin compasión y yo veía aquel cuerpo tan fuerte y enorme encima de mi que parecía como si me fuera a sepultar, sin embargo yo soportaba asfixia pues disfrutaba el sabor de su verga, disfrutaba escucharlo gozar por el placer que mi boca le daba, que mi recompensa sería tragar de su leche que mis mamadas lograrían ordeñar. P- Uuuuuuf Siiii! Traga mi niño, tragaaaaaa!!! Era mi recompensa, ese néctar era lo que yo deseaba probar cada noche, deseaba vaciar aquella verga por completo sin pensar que de ese instrumento tan viril había salido Yo, que esa verga que yo me comía cada noche me había procreado, pero es que a esa edad yo no sabía nada de eso yo solo disfrutaba de la hombría de mi padre y de cómo El se comportaba y de todo lo que me enseñaba. Después de varias semanas de varias semanas de noches de aprendizaje, y de varios intentos mi papito por fin sintió cómo su verga entraba y salía con mayor facilidad, el gran tamaño de aquel trozo de carne había logrado domar mi culito y yo comenzaba a experimentar el placer que las dimensiones y el grosor de su verga me podía proporcionar. Mi papito se comenzaba a comportar más salvaje en la cama, pues me tenía completamente dominado y me había convertido en su pequeño pasivo que estaba a su disposición cuando lo desease, la fortaleza de sus brazos hacían ver mi pequeño cuerpecito como si fuera un títere o un pequeño muñeco de trapo que manejaba a su antojo y lo hacía experimentar todo tipo de obscenas posiciones que mi papito deseaba realizar, se ponía de pie y sin gran esfuerzo me cargaba y clavaba su verga que parada apuntaba hacia arriba, para cogerme de pie como si yo fuera un valero de madera que se clavaba en aquel palo de carne. Y asi de pie me culeaba sosteniéndome con sus brazos musculosos mientras yo me aferraba a su cuello, mi papito se ponía frente al espejo de piso para ver cómo me clavaba. P- Uuuuy mi niño mira como nos vemos cogiendo!!!! Te gusta? L- Aaaay siiii papito me gusta mucho P- Te gusta la verga de papito? Te gusta como te cabe todaaa? L- Siiii papito me gusta así todaaaa!!! P- Que Rico el culito de mi niño aaaaaahhhh!! Con sus manos en mi caderas mi papito me subía y bajaba para clavarme más y más en su verga, mientras yo me abrazaba de su cuello sudoroso, sin compasión me tiraba en la cama y me ordenaba que me pusiera como perrito para El ponerse en cuclillas y poder embestirme con todas sus fuerzas, yo comenzaba a sentir el golpeteo de sus peludos huevos en mi culo, era lo que mi papito quería poder meter su orgulloso trozo por completo y sin piedad. P-Aaaaaay que delicia de culito me cojo aaaaaahhhh!!! L- Aaaaaaayyyyy Aaaaaaayyyy Yo gemía y gemía al sentir lo delicioso que apretaba la hombría de mi papito en mi culo, y El me nalgueaba para que no parara de gemir. P- Asssiiii mi niño así aguántala todaaaaa!!! L-Siiiiii papito siiiiii aaaaayyy!!! Mi papito empezaba a oler mucho a sudor, y pronto la habitación se llenó de ese olor mezclado con el olor a sexo que ejercíamos en la cama, yo solo sentía un ligero dolor, un dolor que excitaba, que disfrutaba, nuestros gemidos se comenzaban a mezclar con los rechinados de la cama que brincoteaba por la fuerza que mi papito hacía sobre mi. P- Esté culito solo va a ser mío me escucha mi niño!!! L- Siiii papito siii es tuyo!!! P- Y mi tronco solo es de mi niño uuuuffff! L- Solo mío papito aaaaagggghhhh!!! Mi papito me poseía como quizás nunca lo hizo con mi madre, yo por fin le daba el placer que mi madre dejó de darle el día que nos abandonó, y ahí en esa olorosa habitación a sexo nos entregábamos esta vez plenamente, yo a esa edad no sabía que eso era prohibido y mi papito ya ni siquiera pensaba en eso, el placer de mi culo lo hacía no pensar en eso. P- Uuuuufff aaaaaahhhhh voy a llenarte el culito mi niño aaaaaahhhhh!!!! L- Siiiii papitooo siiiii! Mi papito terminaba por llenarme de su leche todas las noches que compartíamos juntos, quedando siempre bañados en sudor, terminábamos por bañarnos para después descansar y dormir juntos como padre e hijo. Siempre en la intimidad de nuestra casa, sin que nadie nunca sospechara lo que hacíamos a puerta cerrada…

Autor: MANDOGG Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El PEQUEÑO ALI NACIDO PARA RECIBIR AMOR DEL BUENO PT5

2022-07-24


Continuamos con la historia del pequeño ALI después de ser desvirgado por sus hermanos es la hora del padre con su vergon descomunal . El PEQUEÑO ALI NACIDO PARA RECIBIR AMOR DEL BUENO PT5 Personajes: Ali 6años, melek 28años, borat 35años, mustafa 55 años Continuamos con la historia del pequeño ALI después de haber sido desvirgado por sus hermanos borat y melek a quedado con su culito a la miseria. Una tormenta se avecinaba esa noche los relámpagos y truenos se sentían en toda la casa, el pequeño ALI estaba en su cama con miedo sabía que en cualquier momento sus hermanos entrarían y sería hora de entregar su culito a esas dos vergas descomunales. ALI escucho como su papá se fue a dormir y hermanos entraron a la habitación, se recortaron en sus camas, tenía miedo así que se bajo de su cama y salió corriendo para la habitación de su padre mustafa. Borat quedo sorprendido por la actitud del pequeño ALI, te dije que no le digas que lo íbamos a clavar de nuevos ahora va ir a contarle a papá lo que le hicimos y nos va a echar de casa le dijo melek enojado con su hermano, ahora solo esperaban que ali no le cuente a su padre. Mustafa escucho la puerta de la habitación abrirse y prendió la luz rápido, vio al pequeño ALI parado en la punta de la cama, que te pasa hijo , Nada papa tengo miedo a la tormenta además viene a que me pongas la crema es que me duele , bueno hijo subí a la cama y bájate el pantalón , el pequeño ALI hizo caso a su padre se puso boca abajo y levantó la cola , como cuando lo culiaban sus hermanos en el granero , mustafa hurgo en la mesita de luz buscando la crema analgesia que usaba para romperle el culo a su difunta mujer era la única forma para que aguantara toda esa verga de 25 cm y no sintiera tanto dolor. Unto un poco en sus dedos y separo las nalgadas del pequeño pudo notar q tenia el culito medio rojo , paso los dedos con la crema por todo su anito , el pequeño ALI pego un suspiro esta fría papi , si bebe pero enseguida se te va a calmar el dolor el pequeño ano del niño se empezó a dilatar por las caricias del padre , mustafa se calentaba acariciando ese pequeño anito, recordaba como le hacia la cola a su mujer que se le fue un dedo adentro del ano del pequeño ALI pequeño un sus piro y mustafa retiro rápido el dedo tenia su verga media morzillona, bueno hijo mañana vas a estar mejor ahora vamos a dormir . Padre e hijo se acostaron la tormenta seguía y el pequeño no podía dormir recordaba como sus hermanos le hacían la cola en el granero se empeso a exitar agarro uno de sus dedos y lo paso por su culito quería volver a sentir de nuevo esas vergan llenar su culito de buena leche , su padre roncaba a su lado decidió ver la verga de su padre quería saber si la tenía tan grande como la de sus hermanos. El pequeño ALI bajo por las sábanas hasta quedar enfrente del bulto del padre y empezó acariciar el bulto del padre era grande se sentía algo grueso , el pequeño bajo el elástico del pantalón del padre y la verga del padre salto como resorte pegándole en la cara el pequeño, agarro con sus manitas semejante vergon no podía creer que la tuviera tan grande , no tardo en empezar a chupar y a pasarle la lengua por todo ese tronco , era tan grande que al pequeño ni le importaba si su padre lo descubría estaba fascinado con ese trozo . Mustafa empezó a despertar sentía una sensación rara pero rica la vez que venía de sus verga prendió la luz de golpe y levantó la sabana y lo que vio lo sorprendió, sus pequeño hijo estaba chupando su verga como todo un profesional y despego su miembro de su boca, que estas haciendo ali esto no se debe hacer. Perdón papi yo no quise que te enojes solo quería hacerte feliz, no quiero que estés triste por la falta de mamá, el padre miró al pequeño y le preguntó quién te enseñó a que tenias q hacer esto para hacerme feliz. es que mi amigo lo hace con el padre y con sus tíos para hacerlos felices ya que no tienen una mujer en su casa, yo quería hacer lo mismo, el padre quedó sorprendido por la respuesta, y dime otra cosa dijo el padre voz ya le hiciste esto a tus hermanos ali miró al padre y bajo la cabeza si papa pero no te enojes con ellos no tienen la culpa yo los quería ayudar ellos no me obligaron . Y dime otra cosa pequeño ellos te metieron la verga por tu culito por eso esta todo lastimado. Si papa perdón solo quería ayudar los quiero ver felices no tristes . Mustafa estaba con la pija dura de la chupada del pequeño mustafa quedó pensando un rato. Ali mírame no estoy triste al contrario me gusto lo que estabas haciendo queres seguir haciendo feliz a papa , ali miró al padre y lo abraso si papo quiero, ( mustafa pensó que no era mala idea tener una boca y un culito para deslecharse ), bueno ahora sigue chupando Ali agarro el vergon del padre y empezó a chuparlo como le habían enseñado sus hermano chupaba las bolas del padre y pasaba su lengua por todo el trocó no tardo en escuchar los gemidos del padre, el vergon empeso a lubricar y a largar sus jugos ali chupaba y se saboreaba le encantaba parecía una put, el padre no podía más, su cuerpo se tenso largo un suspiro mmmmm siii aaa ahí viene tu leche bebe agarro la cabeza del pequeño hizo presión y largo toda su leche en la boca del pequeño , ali tragaba toda la leche de su papi era tanta y espesa que dejaron el estómago cargado de tanta leche , mmmmm hijo q rico que la chupaste , el padre empezó a besar al hijo dándole pequeños besitos acariciando todo su cuerpito pasando los dedos por esa colita, que no tardo en estar como burro de nuevo queres que papa te haga la cola como te la hicieron tus hermanos , el pequeño dijo con un poco de miedo bueno papi , pero despacio por que duele. Bueno hijo tranquilo te voy a poner un poco de crema pero ponete en cuatro como perrito el pequeño hizo caso y sintió como el papá ponía más crema y miró para atrás y veía como el padre se untada todo ese vergon grueso de crema , tenía miedo sus piernitas le temblaban sabía lo que vendría , tranquilo bebe papa sabe lo que hace. mustafa puso la cabeza de su tranca en la entra del anito, haciendo presión hasta q ese culo se estiro hasta más no poder , la cabeza de su vergon entró como un hierro caliente haciendo que el pequeño ALI pegara un grito por la primera estocada , su grito era apagado por la tormenta , shuuuu bb ya pasó la primera parte ahora viene lo mejor, nooo papi me duele , ali trato de escapar pero su padre lo agarro del cuello y le metió la mitad de su vergon de golpe , ahiiii ahiiii no aaaaa diosss papito es tan grande me duele mucho ya no quiero el pequeño lloraba, shu shu bebe que rico culo tenes no sabes como me aprieta la verga es como el de tu mamá, ahora te falta la última parte relaja la cola ahí te va hasta los huevossss , el culo de aquel macho se levantó en el aire y ensarto de una sola vez dándole una estocada profunda a ese culito, ali sentía que se demayaba del dolor arañaba las sábanas sentía como su culo estaba llenos tenia ganas de hacer caca , sitia como un hierro caliente en su panza el peso del cuerpo de su padre lo tenía preso de su enorme verga. ahiii papi ahiii mmmmm me duele sacámelaaaa mmmmm aaaaa , gritaba el pequeño . Mustafa sentía como el culito del pequeño pujaba y apretaba a la ves su tronco era como un forro de carne caliente , shuuu pequeño grita lo que quieras nadie nos va a escuchar además ya entro toda ahora vas a saber lo que es un buen macho aguanta por que vamos a estar toda la noche haciéndolo, hace mucho que no tengo un culo así a mi disposición así que aguantas o aguantas el padre saco la verga , unto un poco más de crema y se la volvió a mandar hasta el fondo, logrando otro suspiro del pequeño así bb acostúmbrate, que rico culo , el padre empezó el mete y saca en el pequeño culito que se estiraba a más no poder, los gritos del pequeño se escuchaban por todo el cuarto. Ali sintió que el dolor estaba pasando y dejó de gritar tanto , gemiaaaa en cada envestida de esa vestía cada ensartada era cada vez más profunda , la cama rechinaba y golpeaba contra la pared , el sonido de los huevos de su padre chocar contra su culito no tardo en llegar, el sudor recorrida todo su cuerpito, estaba disfrutando de ese vergon descomunal, su padre estaba como un toro el sudor le caía por su pecho, ooooo siiii hijo q ricooo culo fuiste echo para comer buenas vergas mira como te gusta gemisss como toda una putitaa aaaaa siii toma massss así hasta el fondo como te gustaaa , plas plas se escuchaba como ensartaba su vergon en las entrañas de su bb, oooo ahí te va tu primera ración de lechitaaaa su vergon se hincho y largo toda su carga de leche espesa. Ali sintió como su pansa se agrandada y su culo se estiraba a más no poder , sentía como la verga del padre se palpita en su interior, sentía los disparos de leche caliente en sus tripas, el pequeño ALI pego un pequeño grito al final quedando cansado sobre la cama. Mustafa saco su vergon del culo del pequeño generando un ruido de descorche como un , plop con un gas y un chorrito de leche que escurría por las piernas del pequeño, quedó rendido al lado del pequeño agitado fuese lo mejor que le pudo aver pasado, el pequeño ALI vio al padre y le dijo , te gustó papi , si bb eres el mejor haciendo feliz a papi, los dos descansaron un rato hasta que el padre recupero fuerzas y estaba listo para otro raund tenía tanta leche que podía estar toda la semana culiando ese estrecho culito, el pequeño ALI aguantaba las arremetida del padre como toda una zorra estuvieron culiando toda la noche hasta más no poder y quedar rendidos. Era temprano ya empezaba a aclarar, mustafa se levantó a preparar el desayuno y despertó a su pequeño hijo , vamos Ali a tomar el desayuno, ali se levantó y se sentó en el regazo de su padre para desayuna pero su taza no estaba le preguntó a su papi que iba a desayuna, el padre se bajo los pantalones hasta los pies y le dijo esto vas a desayunar agitando su vergon bien gordo, ahora métete debajo de la mesa mientas tomas tu lechita. EL pequeño ALI no perdió tiempo y se arrodillo en el piso tragando el vergon de su padre era como becerro tragando esa mamadera de carne, mustafa se metió más dentro de la mesa y se tapo con el mantel y llamó a sus otros dos hijos q seguían durmiendo pegando un grito, para q vengan a desayunar, borat y melek escucharon el grito de su padre, no tardaron en salir a desayunar sus hermanos se sentaron a la mesa a desayunar y les pareció raro que ali su pequeño hermano no estuviera desayunando y le preguntaron al padre donde estaba. Mustafa miro fijo a sus hijos, y les dijo ali me contó todo lo que hicieron en el granero, y ahora miren debajo de la mesa, los hermanos levantaron el mantel y vieron al pequeño ALI tragando la tranca del padre , sus ojos se abrieron enorme mente no podían creer lo q estaba pasando, los hermanos miraron al padre queriendo dar explicaciones, papa no es lo q piensas no fue nuestra culpa, el padre levantó la mano y dijo shuuu cálmense Ali me contó que ustedes no tuvieron la culpa y q no lo obligar el quiere ayudar, pero de ahora en más quiero que usen esta crema para hacerle el culito, no quiero q le dejen el culo como se lo dejaron OK, los hermanos se miraron sorprendidos, mustafa ordenó que se desnuden , que le iban a dar el desayuno al pequeño ALI, los dos machos se sacaron la ropa rápidamente y se sentaron a la mesa, el padre ordenó al pequeño que chupe las tres vergas, los tres machos tomaban el café, mientras su pequeño chupa vergas intercalaba las chupadas entre esos tres pedazos de carne. Ali noo podía creer lo q estaba pasando tenía esas tres vergas para el solo estaba feliz por poder ayudar a sus hermanos y a su papito, tragaba pajeaba , le pasaba la lengua por las bolas recorría los troncos era todo un putito goloso el primero fue melek en largar su espesa leche pegando un gemido de lo rico que fue la chupada que le había pegado ali, luego borat le siguió , ali tragaba toda esas cargas de leche que le iban directo a su estómago chupaba hasta la última gota hasta dejarlas limpias faltaba el padre ali gateo hasta la verga de su papi. Mustafa tenía otro plan para el pequeño, levantó el mantel y le dijo sal de ahí abajo y sube a la silla ponte de rodilla y mira a tus hermanos , vas a tomar tu desayuno pero por la cola, que se que te encata, borat y melek miraron como se levantó su padre con su vergon descomunal duro como piedra, estaban sorprendidos como entraría todo eso en ese pequeño culito, mustafa les dijo agarran esta crema y se la untan bien en la cola y luego se lo ponen en sus vergas y se la ensartan, los hermanos veía la escena morbosa, que sus vergas se pusieron duras de nuevo , el padre apollo su verga en el culo del hermanito y se la ensarto hasta los huevos de una estocada el pequeño ALI pego un gemido y abrió grande los ojos ya la tenía toda adentro. su papito empezó el mete y saca rápido sin darle tiempo a nada, el sonido de los huevos al chocar se escucho por toda la cocina, ali miraba como sus hermanos se pajeaban mientras el gemia en cada ensartada del padre, mustafa le daba sin piedad hasta q no aguanto más y le descargo toda su leche en su interior, saco su vergon y dio vuelta al pequeño para que sus hermanos vieran como le quedó el culito abierto. Sus hermano miraron ese ano abierto rosadito, que no tardaron en largar otra carga de leche q callo al piso, mustafa miro al pequeño y le dio un besito en la boca, bb quiero que pujes como si fueras a hacer caca el pequeño hizo caso hizo fuerza, mustafa agarro la tasa con café la ubico en el culito del pequeño, un chorro de leche espesa salió y fue directo a la taza, los hermanos de ALI no podía creer lo q hacia el padre, mustafa le pasó la taza al pequeño y le dijo tomatelo completo que se enfría la lechita , es tu desayuno, el pequeño se tomó todo sin dejar nada, gracias dijo ali estaba rico papi. Bueno se termino el desayuno hay que ir a trabajar, vayan yo hoy me voy a quedar con ali, como así papa dijo borat, si me voy a tomar el día ustedes vayan yo me voy a quedar con mi pequeño hijo todavía me queda leche en mis bolas agarrándolas con morbosidad , además le quiero dar bien la forma a ese culito para que aguante nuestras vergas sin problema sus hermanos se miraron y se rieron de forma morbosa se cambiaron y se fueron , mientras su papá y ali se quedaron culiando todo en día por todos los rincones de la casa , ali estaba feliz le encantaba tener el culo lleno de esa enorme verga. Continuara…. Perdón por la demora.

Autor: MAKE-MAGIC69 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi visita al sauna gay

2022-07-24


Finalmente, una vez que conocí y experimente lo que es un sauna, decidí irme a por mi objetivo principal, algún maduro riquísimo para poder jugar. El dia de hoy les voy a contar sobre una pequeña aventura que tuve, la verdad es que no me esperaba para nada el cambio de planes que tuve, y de como comencé enfermo y termine disfrutando de un buen culo. Ese dia comenzó como todos los dias, me desperte a eso de las 5 para ir al trabajo, solo que en esa ocasión me desperte con un dolor de estomago horrible el cual me mandó al baño enseguida a vomitar, gracias a eso no fui al trabajo, pues llame a avisar que no podia ir, que estaba indispuesto. El punto es que tampoco tenía ganas de ir, y aproveché eso para pedir una cita en la eps para que me dieran incapacidad y descansar 2 días, por el momento todo normal, fui a la cita a eso de las 3 de la tarde y entre medicamentos y eso termine a eso de las 4. Como sabrán pues los servicios de salud nunca son rapidos, y siempre te tardas mas esperando que siendo atendido; asi que en lo que me llamaban fui buscando en mi teléfono distintas cosas para hacer. Recuerdo que cuando me mudé por primera vez a esta ciudad busque distintos sitios para ir que me llamaron la atención, la mayoria estaban en la misma localidad en donde me estaban atendiendo, y recorde específicamente un sauna que habia visto hace ya un tiempo, es un sitio en el que los hombres pueden ir y «relajarse» si saben a que me refiero. El punto es que una vez termine de hacer todo y ya tenia mi incapacidad, me decidí a ir al sauna, pues al fin y al capo me quedaba cerca y la verdad si tenia curiosidad de ir, entre que nunca habia ido a un sauna y que me causaba morbo ir a un lugar lleno de señores desnudos por todo lado. En el camino si lo estuve pensando bastante, la verdad si tenia muchos nervios, pero la mayor parte de mi si estaba entre emocionado y curioso a que me fuera a encontrar, nunca habia ido por esa zona, asi que con la aplicación del mapa pude llegar y encontrar el sitio, si bien por fuera no tenia ningun letrero o señalizacion, parecia la tipica casa que dejan con el portón abierto y sin cuidado. Una vez dentro, fue todo tal cual me lo imaginé, todos los que estaban adentro estaban solo envueltos en una toalla y la manilla que trae la llave de los casilleros. Literalmente habia un cartel que decia que no se podia ingresar con ropa mas alla de la recepción. Una vez entrar me atendió un tipo calvo y un poco barrigón con pelo en pecho y una mirada super pícara, me preguntó por mi cédula (pues la verdad es que si me veo bastante joven, aparte de que solo tengo 19 años) me cobró y finalmente me entrego la llave de un locker y una tela con la cual cubrirme, me dijo que dejara todo y me pusiera únicamente eso, la verdad si me dio un poco de cosa quedarme todo desnudo asi que me quede en boxers abajo del taparrabos que me dieron. El local en sí estaba lleno de carteles del pride y de mensajes diciendo que usen condon y esas cosas, una vez entrar el tipo me mostró el lugar «por aqui esta el sauna turco, aqui el normal, por alla las duchas y arriba hay salas de cine con porno gay». Si bien yo iba con el objetivo de cogerme a algún gordo maduro que me llamara la atención, tambien tenia curiosidad por el lugar, asi que primero entre un momento en cada sauna, primero al turco, en el cual no tarde mucho pues casi no veia nada y luego entre al sauna tradicional; adentro únicamente habia un señor, que estaba mirando al techo y relajandose, honestamente no me llamó la atención, algo delgado para mi gusto. Luego de un tiempo fueron entrando varios tipos, yo la verdad estuve relajandome ahi por unos minutos y luego me fui, al salir del sauna me encontre nuevamente al tipo que trabajaba ahi, me dijo «a si, se me olvidaba, al final de este pasillo estan las habitaciones privadas, por si quieren charlar» y entre risas dijo «y esas cosas» Finalmente, una vez que conocí y experimente lo que es un sauna, decidi irme a por mi objetivo principal, algún maduro riquisimo para poder jugar; subi al 2do piso y entre a una de las habitaciones, la verdad era una habitación vacia con unas gradas alrededor de ella y un gran televisor en el cual estaban 2 osos cogiendo. Dentro de esta sala estaban 3 señores, uno de ellos estaba en una esquina mientras que los otros 2 estaban en otra. Físicamente el que estaba apartado no me llamaba nada la atención, aparte se me hizo un poco raro, pues únicamente miraba televisión como si de una pelicula normal se tratara. Los otros 2 por otro lado me parecieron de lo mas delicioso, 2 maduros y gordos que estaban abiertos de piernas masturbandose. Yo la verdad si estube un poco apenado y me sente en una de las esquinas, alejado de los 3, luego de un rato el tipo que estaba solo se fue de ahí, asi que yo aproveché y me sente junto a los 2 maduros. Físicamente ambos me parecian divinos, uno de ellos se veia de unos 60 o 70, bastante mayor y bastante grande, con una barriga y espalda llenas de cabellos blancos, un bigote grande tambien del mismo color, el señor era calvo unicamente en la cabeza, pues estaba todo lleno de cabellos blancos con su pecho y espalda super peludas, asi como tambien le pude ver sus bolas y pene llenos de pelos, pues como les dije estaba masturbandose. El otro tipo era un poco mas joven que el anterior, de alrededor de 30 o 40 años, si bien no estaba tan gordo como el otro tipo, físicamente estaba riquisimo, su gran cuerpo estaba sin cabellos, únicamente con cabellos bastante cortos en su pecho y barriga, la cual me prendía demaciado cada vez que la veia rebotar con cada manotazo que se daba en su verga, la cual si estaba peluda incluyendo sus bolas. Una vez al lado de estos dos hermosos maduros, deje de prestarle atención al tv y no podia dejar de mirarlos a los dos como se masturbaban, si bien uno de ellos estaba en la grada de arriba y otro en la de abajo, al sentarme en la de abajo estaba justo al nivel para poder hacer exactamente lo que tenia en mente; al mirarlos tan fijamente tambien supieron de mis intenciones, el señor mayor se acostó con su verga al aire y el otro tipo se acercó un poco mas a nosotros, ambos ofreciendome sus vergas ya paradas. La verga del mas viejo no era tan larga, quizas unos 8 o 10 cm, pero si gruesa y como dije llena de pelos, el otro tipo por otro lado si era un poco mas grande, de unos 13 cm aproximadamente, tambien llena de pelos y un poco menos gruesa que el anterior, pero si gruesa al fin y al cabo, este estaba sentado en la parte de arriba y su verga quedaba al nivel de mi cabeza, mientras que el otro señor estaba sentado al lado mio. Luego de ver como ambos me ofrecieron sus vergas gruesas, peludas y venudas con algo de presemen, no me lo pensé dos veces y agarré sus vergas y comencé a masturbarlos, ambos gemian de placer y tambien se tocaban entre ellos, el que estaba arriba le agarraba el pecho al viejo mientras este me tocaba mi pene arriba del taparrabos, luego de un tiempo saqué mi verga para que el viejo tambien me masturbara mientras yo le mamaba la verga al de arriba. Así estuvimos un tiempo, masturbandonos entre todos y yo pasandome sus vergas en la boca tanto al viejo como al joven; mientras mamaba al de arriba el viejo me mamaba a mí. Se me olvidaba mencionar que físicamente soy todo lo opuesto a mis gustos, soy joven (19 años) un poco marcado por el gym aunque aun asi bastante delgado, mi verga suelo rasurarla para que resalten un poco más mis 18 centimetros, si bien al no ser gordo mi verga no es tan gruesa como la de los 2 maduros, si es bastante gruesa a partir de la mitad, la cabeza es pequeña a comparación, lo que hace que sea mas facil entrar pues inicia pequeño y termina grande. El viejo no paraba de gemir al intercalar entre que le mame la verga y el otro tipo le masturbe mientras el viejo y yo chupamos, el morbo era cada vez mas grande al ver a esos 2 maduros oliendo a sudor y gimiendo todo el tiempo gracias a mi. Luego de un tiempo el viejo no aguantó más y quitó mi mano de su verga, pues él comenzó a masturbarse solo para asi disparar su leche en el suelo, su semen no fue tanto pero el gemido que hizo y su cara de placer me pusieron a mil… luego de esto el viejo se levantó y salió de la habitación, dejandonos al cuarentón y a mi solos para seguir la diversión. Pero esa historia va para la parte 2, por ahora les dejo con esta parte, espero que les guste. Si les gustan los hombres gordos y maduros asi como a mi, siganme en twitter como @LDrake28 ahi siempre estoy dando rt a tipos así, y si eres como me gusta no tengas miedo en mandarme mensaje para cambiar fotos ? Atentos a la parte 2!!

Autor: LDRAKE28 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

La Vida De Joan I: El Inicio

2022-07-24


Joan es un niño que es incitado por su abuela a ser la hija/nieta que nunca ha tenido. La Vida de Joan El Inicio Hola a todos me llamo Joan (muy parecido al nombre de mi padre) y actualmente tengo 16 años, soy uno de los putos más afortunados del planeta, tengo varios machos para mí. Tenía 7 años cuando mi madre y mi padre se separaron, siempre estaban discutiendo, ellos eran muy jóvenes cuando me tuvieron, mi mamá apenas tenía 12 y mi papá 16, mi madre le reclamaba a mi padre que ella no había podido estudiar por cuidarme, mientras mi padre ya estaba por terminar la universidad, una discusión llevó a la otra hasta que mi madre se fue y le dijo que se regresaba a vivir con sus padres y que así como ella había perdido su juventud por cuidarme, era momento que él haga lo mismo, que solo podía llevarme a verla los domingos. Mi papá no tenía trabajo fijo, solo hacía cachuelos aquí y allá mientras estudiaba, mis abuelos eran los que se encargaban de todo, desde mi comida hasta de mis estudios, mi papá siempre decía hazle caso a tus abuelos y a tus tíos. En la casa vivían mis abuelos, mi abuelo Jeffrey de 46 años y mi abuela Isolde de 43, ellos tuvieron varios hijos, el mayor de mis tíos de nombre José de 25 años, el que sigue después, es mi padre Jona de 23 años, de ahí mi tío Juan de 21 años y el menor de todos, mi tío Junior de 19 años, en la casa también vivía el hermano menor de mi abuelo, que ahora estaba viudo, Josefo de 40 años y su único hijo, Jonás, de 19 años. En mi familia hay un gen muy fuerte, la mayoría son varones, yo no tengo tías y mi papá no tuvo tías, la familia siempre está escasa de mujeres, cuando mi abuela se enteró de que mi mamá estaba embarazada, lejos de estar enojada, estaba ansiosa porque fuese una niña, lastimosamente para ella, fui niño, eso la decepcionó, sin embargo, no dejó de amarme por ello, para tener aunque sea un consuelo me pusieron el nombre de Joan, ya que es un nombre unisex, la otra tradición que impuso mi bisabuelo es usar nombres con J, por eso cada uno de mis tíos, tíos abuelos y mi propio abuelo, sus nombres empiezan con J. Aunque la responsabilidad de mi madre era de cuidarme, la verdad es que no hacía mucho, me lavaba la ropa y ciertos días preparaba la comida, mis abuelos siempre fueron los que más me cuidaron, mi papá siempre estaba ocupado y aun así sentía que me amaba más que mi mamá, ella casi nunca me abrazaba y en ocasiones me daba cachetadas y mis abuelos saltaban en mi defensa y si no estaban ellos, mis tíos impedían que mi mamá me pegara, ya sea con la mano y un par de veces que llegó a pegarme con el cinto, el que más me defendía, es mi tío favorito, mi tío Juan, él me enseñaba los deberes cuando mi abuelo estaba ocupado en algo, ellos 2 junto a mi padre han sido los hombres que más he amado en mi vida, aunque a mi papá no lo veía todo el día como a mamá, me mostraba más amor que ella, incluso mis tíos y mi tío abuelo, siempre han sido hombres que me muestran su amor. Bien, ahora lo que voy a contarles quizás ustedes no lo aprueben, pero me importa muy poco, porque esta es mi familia y la manera en la que ellos me mostraron su amor después de que mamá se fue, es lo más maravilloso que me ha pasado en esta vida e incluso me ha ayudado a ganar mucha autoestima y a obtener ciertos beneficios. Como dije, mi abuela siempre había querido una niña, pero como nací varón, se sintió un poco decepcionada, por eso mi nombre es Joan, a los 7 años, era bajo de estatura incluso en mi salón de clases era el más pequeño, no aparentaba más de 5 años, sin embargo, era el más inteligente del aula, eso es gracias a mi abuelo y a mi tío que me enseñaban con mucho amor, nací con la piel blanca como mi abuela y mi madre, pero yo soy incluso más blanco que ellas, mientras mi abuelo era negro como el carbón y mis tíos, incluido mi padre son mulatos, siendo mi padre el más moreno de todos ellos, mi rostro es bastante fino y mi cabello aunque lo usaba corto, es muy negro, haciendo resaltar más mi color blanco de piel, además de ser rizado, tan rizado como el de mi padre y el de mi abuelo, cualquiera podía darse cuenta que somos familia, aunque yo resaltara como un lunar cuando estaba con ellos. Cuando mi mamá se fue, mi abuela se hizo más cercana a mí, me dijo que ahora que mi mamá no estaba, podía amarme de la forma que ella quisiera, sin que nadie le dijese nada. ¿Joan usted quiere hacer feliz a la abuela? Claro que sí abuelita, usted sabe que yo la amo mucho, mucho Así es mijito, usted me ama mucho. ¿Quieres ser mi nieta honoraria? ¿Nieta? Así es mi amorcito, usted sabe que siempre he querido niñas, pero nunca tuce una y siempre he querido tener una nietecita, pero usted es el único que tengo. Ya deja de decirle cosas al niño Isolde, aunque se vea lindo como una nena, sigue siendo un varoncito. Usted cierre la boca Jeffrey, no crea que no veo como usted y los otros acarician a Joan, yo no les ando diciendo nada, si Joan quiere hacer feliz a su abuela, usted no se meta. Mujer, sabes que es diferente, yo acaricio al niño porque es muy lindo, todos le hacemos mimos porque se ve lindo. Ya calle, sabe bien que yo sé que usted le gusta meterse con niñas, lo conocí cuando se follaba a mi hermana menor y ella apenas tenía 9 años, no se me venga a hacer el pendejo ahora, que lo ame, no me hace ciega ni tonta, soy algo mayor pero no estoy vieja y menos senil. Sí, tu hermana siempre ha sido bien putita la condenada. Ahora calle, que ya hablé con el papá y me dijo que podía hacerlo si el niño estaba de acuerdo. ¿Qué dices mi amorcito, quieres hacer feliz a la abuela y ser mi nietecita? ¿Y qué debo hacer abuela? Nada, solo hacerme caso en todo. Papi dice que debo hacerles caso en todo. Perfecto mi amorcito, entonces ahora eres mi linda nena. Cuando yo diga ¿quién es la nena de la casa? Usted responde yo abuelita Muy bien abuelita. Entonces hoy tenemos que irnos de compras a un lugar especial. Las horas pasaron y después de almorzar mi abuela me llevó a una tienda de ropa de niñas que dirigía un amigo de ella, ahí conocí a Don Evaristo y a sus mellizos Antonio y Antonela de 9 años, Don Evaristo a pesar de ser amigo de mi abuela, tenía 35 años. Hola Isolde, ¿cómo así por acá? No me digas que por fin tendrás una nietecita o ¿acaso tu marido te preñó de nuevo y tendrás una hijita? Calla tonto, aunque mi macho todavía tiene fuerza, yo no quiero hijos, suficiente con los 3 que tengo, además si me preña seguro y sale otro machito, yo lo que quiero es una nena a la cual pueda vestir. Y entonces ¿qué andas haciendo por aquí? Eso es sencillo. ¿Joan quién es la nena de la casa? -yo me quedé en silencio, porque sabía lo que debía responder pero un hombre que no conocía esta mirándome y yo estaba nervioso- No se ponga nervioso, él es mi amigo y usted debe obedecerme, entonces responda. Yo abuelita, yo soy la nena de la casa -dije tímidamente. Ohhh, eso es excelente, de verdad es una nena hermosa y tengo algunos vestiditos que la harán ver aún más preciosa. Eso es lo que quiero, quiero que mi niña se vea como una verdadera princesa, pero ya sabes mis gustos, quiero vestirla como tu padre vestía a mi hermana, quiero que se vea hermosa y sexy. Tengo justo lo que quieres, ¿incluido ropa interior o se quedará con sus calzoncillos? Evaristo, debe hacerse la transformación completa, es su primer día como niña, quiero que vea lo hermosa que es. Después de eso me llevaron a una habitación, mi abuela me dijo que debía quedarme desnudo y así lo hice, al poco tiempo Don Evaristo llegó con un vestido rojo carmesí, acampanado con tablones, bastante largo con un lazo en la cintura, la parte de arriba estaba dividido en 2 partes llegando al cuello donde se anudaba, dejando la espalda descubierta, cuando mi abuela me lo puso, pude ver que tenía un escote bastante grande, a pesar de que el vestido era largo, el escote bajaba de la parte del muslo, unos pocos centímetros debajo de la cadera hasta llegar al final, dejando casi toda mi pierna al descubierto y al mismo tiempo cubierto por la tela, solo se notaba la magnitud del escote, cuando caminaba, en lugar de mis calzoncillos normales de Ben 10 y Transformes, mi abuela me puso un pequeño hilo negro casi transparente de randa, de ahí me puso un poco de lápiz labial rojo fuego y una peluca negra con mi mismo tipo de rizos pero esta llegaba hasta la espalda, mi abuela estaba que irradiaba felicidad y me dijo que era la nieta más hermosa que podía tener. Cuando ya estaba todo cambiado, me llevaron frente al espejo y yo no podía creer lo que veía, de verdad era una niña y mi abuela estaba feliz, yo estaba un poco dudoso, así que le pregunté a la abuela. ¿Abuela, así me veo bonito? No querido, cuando estés así de hermosa, no eres un niño, eres mi niña y está preciosa bebé, eres la niña más linda que he visto en mi vida. ¿De verdad abuelita? Sí mi amor, eres hermosa, cuando lleguemos a la casa voy a mostrarte todo lo que te compré, además de enseñarte como ser una pequeña dama, haremos fiesta de té y hablaremos de chicos, ya verás que seremos las mejores amigas. Entonces, me veo hermosa, me gusta verme hermosa abuelita, quiero estar siempre así de hermosa. Y así será mi princesa, siempre estarás bien hermosa, yo misma voy a enseñarte a maquillarte, serás una verdadera damita. Al salir de la tienda, mi abuela llevaba varias bolsas de compras, me dijo que tenía de todo y que ya quería verme en toda la ropa que compró, cuando estábamos caminando por la calle, todos los hombres me veían raro y las mujeres mostraban una cara de enojo, quería llorar y le dije a mi abuelita que todos me estaban viendo raro que no me veía hermosa, no seas tonta, me dijo ella, todos los chicos quieren que seas su noviecita y las mujeres están envidiosa porque eres más hermosa de lo que ellas lograrán ser, vas a ver, ella dijo, te lo voy a comprobar y así sin más se acercó a un grupo de hombres que estaban jugando naipes en una esquina, estaba entre todas las edades, desde unos jóvenes de 16 o 17 años hasta unos hombres que se veían más canosos que mi abuelito que de seguro estaban rondando los 60 años. Hola chicos, buenas tardes. Buenas tardes seño -dijo uno de ellos- ¿En qué les podemos ayudar? Soy Nathan el jefe de esta esquina. Como lo imaginé, todos ustedes son de aquellos que tienen territorios. ¿Y eso es un problema? -dijo uno de los jóvenes. Tranquilo Snake, la seño no está diciendo nada malo, ¿no es así seño? Por supuesto que no, de hecho son justo lo que busco. ¿Y como para qué nos busca? -dijo otro de los señores que estaba ahí, agarrándose el paquete- Porque todos aquí estamos dispuestos a ayudarla, solo que no sé si usted pueda aguantarnos. Tranquilo Burro, deja que la seño hable. Es por mi nietecita. Pensé que era tu hija, pero a ella también la podemos ayudar con todo lo que quiera -dijo uno de los más jóvenes, mientras se sobaba el bulto, yo estaba asustándome un poco. Hay chamaco, tan chiquillo y ya de caliente. Chiquillos los que puedo hacerle mi seño, si nos deja. Tranquilo Baby, déjala que hable. Mi nietecita se siente incómoda, es la primera vez que usa este vestido y dice que no está hermosa que todos la quedan viendo raro. Pero mami si usted lo que está es rica -dijo Nathan acercándose-, es una hermosa nena, no dude de eso, está bien chiquita pero creo que todos estamos de acuerdo en que se la ve bien buena. Te lo dije Joan, estás hermosa, preferí no llegar a casa para preguntarle a tu papá, tu abuelo y tus tíos para que puedas darte cuenta que todos los hombres que te ven, te encuentran hermosa. Así es mi reinita -dijo Nathan sentándome en sus piernas- Ahora yo debo preguntar, ¿cuántos años tienes reinita? Tengo 7. Mmmmmmmm, 7 -gimió-. A pesar de estar chiquita de estatura ya tienes 7, ya estás grandota mi amor, espero que pronto tu hermosa abuela nos deje conocerte mejor -decía esto mientras manoseaba descaradamente mi pecho y mi culo- ¿Qué dices mujer, nos las dejas un rato? Prometemos tratarla bien bonito y tú también puedes pasar el rato con estos 12 machos, apuesto que las haríamos muy felices e incluso si quieres puedo llamar a los otros, si no te encuentras conforme con el número, porque se nota que te gusta duro. Me encantaría Nathan y quisiera conocerte muy de cerca burro, a ver si le haces competencia al que tengo en casa, pero mi nietecita todavía es virgencita, ella recién hoy está explorando su lado femenino. ¿Su lado femenino? -preguntó Nathan asombrado. Hasta que su mano exploró mi parte delantera donde mi penecito estaba completamente parado por todas las caricias que me estaba dando- Ohhh ahora entiendo, por eso no se sentía cómoda la nena, es su primer día -me habló al oído y me dijo-. No te preocupes preciosura, eres una hermosa nena, quisiera hacerte mujer hoy mismo, porque de verdad estás bien sabrosa, pero espero que me visites pronto para enseñarte a mi amigo. ¿Cuál amigo? -pregunté inocentemente. Seño ¿puedo mostrarle a mi amigo a su hermosa nieta? Claro, pero no aquí y solo un ratito. Como guste. Julio ven a terminar esta ronda, debo ir a presentarle a mi amiguito a esta linda nena. Suerte que tiene jefe, pero que al menos le de unos besitos. Mi abuela y Nathan entraron en la casa esquinera donde ellos estaban aparcados, entramos hasta la sala y Nathan me dijo que era momento de conocer a su amigo, mi abuela me dijo que no me vaya a asustar, que el amigo del señor no me haría daño. Nathan se bajó el pantalón y un pene blanco venoso y muy grueso salió disparado, mis ojos se desorbitaron porque no había visto un pene así. El de mi abuelito es negro abuelita, el de este señor es blanco ¿y por qué le dice amiguito cuando es una vara de dulce? Y dime preciosa, ¿tu abuelito que te ha dicho lo que debes hacer? -preguntó Nathan- ¿Puedes hacerme lo mismo? -miré a mi abuela y ella solo me sonrió y me contestó que si quería hacerlo que lo haga. Mi curiosidad ganó, así que decidí hacerlo, tal como cuando mi abuelo me enseñaba los deberes, como agradecimiento yo le daba besitos y después lo metía un poco en la boca y chupaba la miel que salía de su vara de dulce, hasta que salía la lechita, sin embargo el de este señor sabía diferente. Está más salado y no sabe dulce como el del abuelito, tampoco le sale la lechita rica. Los dos se quedaron en silencio y se rieron misteriosamente. No te preocupes mi reina, pronto tendrás tu lechita, solo síguele Nathan se sentó y yo lo seguí gateando, mi abuela se sentó en el sofá de enfrente y solo esperó a que yo siga mamando esa verga gruesa y venosa. Será una campeona, Isolde, la nena nació para esto, no debería dejarla ir, debería hacer que todos disfruten de esta dulce boquita. No Nathan, como dije, quizás en otra ocasión, hoy no. Te he extrañado, mis hermanos también. Me sorprendió ver que te acercabas, se supone que nuestros encuentros son si te he visto no me acuerdo, tu marido hace lo mismo cuando nos hemos encontrado, no nos saluda, ni a mi mujer, ni a mis hermanos o a mí. No te pongas sentimental, sabes que al salir del club es si te he visto no me acuerdo, ahora solo me acerqué porque necesitaba que Joan se diera cuenta de lo hermosa que es. ¿No tienes tiempo para un rapidito? Sabes que no puedo, no lo he hablado con mi marido, por eso te dije, para la próxima. Quiero verte fuera del club, con mis muchachos, el burro te va a encantar, la tiene más larga que la de tu marido. Déjame discutirlo con Jeffrey, si dice que sí soy tuya. Mmmmm, que rico lo haces corazón, ya está por salir tu lechita. Nathan agarró mi cabeza y empezó a follarme la boca, nadie nunca había hecho eso y no me gustó, quería llorar y gritar pero no podía hacer nada, este hombre estaba usándome como nadie lo había hecho. Mi amorcito, si quieres ser una niña hermosa, debes saber que así es como se debe follar un boca de puta como la tuya -decía esto mientras seguía embistiendo-. Me da gusto saber que he sido tu primero en algo, cuando nos veamos de nuevo, ya te habrán hecho florecer. Nathan siguió y siguió hasta que se corrió por completo en mi boca, fue igual de abundante que la leche que me da mi abuelito, quizás menos, pero estaba tenía un sabor más salado. Me dejaste bien seco los huevos princesa, espero verte pronto -Nathan se acercó y me dio un casto beso. Bueno cariño, es mejor que nos vayamos, de un simple cumplido, nos hemos pasado al plato fuerte. Mi abuela y el sr Nathan se despidieron, Nathan salió feliz y les dijo a todos que era una tremenda y que seguramente pronto podrán conocerme mejor, eso no lo entendí, en ese momento. Seguimos nuestro camino y en lugar de agarrar un taxi a casa, la abuela me llevó al metro, eso fue raro por a ella no le gusta el metro y mucho más a una hora tan abarrotada de gente, era sábado 6pm, todo estaba con demasiada gente que salía de fiesta o familias que salían a pasear, sin embargo no dije nada, así toda linda como estaba me subí al metro, para variar me tocó estar de pie, cuando dos hombres que estaban sentados nos vieron, se ofrecieron a darnos su asiento, mi abuela dijo que con uno estaría bien y me sentó en sus piernas, el sr que le había dado el asiento estaba parado junto a mí y su pene quedo casi en mi cara, ahí recordé lo rico que le sale a mi abuelito, aunque dijo que nunca debía decirle a nadie y también lo rico que sentí la leche de Nathan, aunque con un sabor diferente, así fue como llegué a preguntarme si cada hombre tenía un sabor diferente, sin terminar de procesar mis pensamientos, levanté mi mano y le agarré el pene al señor que estaba parado a mi lado, él solo me miró y sonrió, se bajó un poco el cierre e hizo que me meta mi mano dentro de su pantalón, ahí toqué su pene directamente. ¿Te gusta princesa? -preguntó el hombre un poco nervioso. No lo sé, no lo he probado -respondí. El hombre solo gimió y vio de un lado a otro y sacó su pene, aunque era un poco más pequeño que los que había visto y no tenía muchas venas, entonces ahí me hice otra pregunta ¿todos los hombres la tienen diferente? Sin esperar que el señor me diga algo, simplemente abrí la boca y empecé a chupar el pene de ese extraño hombre, se sentía muy rico, no sabría decirlo, pero me gustó mucho, tenía un sabor muy rico, me gustó y empecé a chupar más fuerte. Reinita, vas a hacer que te de mi lechita, ¿eso es lo que quieres? ¿quieres mi lechita? Sí -respondí sacándome el pene de la boca. Eres toda una zorrita, eres una buena putita, vamos vuélvetelo a meter que te voy a dar mi leche Así como pidió el hombre volví a llevar su pene a mi boca y empezó a follarme como Nathan lo había hecho, esta vez ya no me asusté, ya sabía que después de un rato este hombre me daría su lechita y así fue, después de un rato este extraño se desbordó en mi boca y lo dejé completamente limpio tratando de encontrar algo más de esa dulce leche que me había dado, los hombres que estaba a un lado viendo todo, solo dijeron, esa zorrita quiere más y así sin más el hombre que me había dado leche se movió y en su lugar un hombre negro como de 40 años estaba ocupando su puesto ofreciéndome su pene, también me lo llevé a la boca y al igual que los otros, su sabor era diferente, se parecía un poco al sabor de abuelito y eso me gustó mucho, además su pene era más delgado y podía meterme más de ese trozo de carne en la boca, el hombre agarró mi cabeza y empezó a follarme la boca hasta derramarse en mi boca, así pasó uno tras otro, los 8 hombres que estaban parados y que estaban cerca de donde el primero me había puesto a mamar, me habían dado a mamar también, yo me sentía muy feliz, porque nunca había tenido tanto dulce, aunque la verdad es que no sabía que estaba actuando como la zorra más perra de todas, como mi abuela solo me decía seguí así mi princesa, muéstrale a estos machos lo hembra que eres, pensé que todo lo que hacía era de lo más normal del mundo, hasta que me cansé, pero gracias al cielo ya había terminado con todos, o eso fue lo que creí. ¿Te sientes cansada mi amor? Sí abuelita, me dio sueño. Antes de que te duermas, debes ayudar también al señor que está a mi lado, ha estado esperando su turno. Y así sin más mi abuela acostó entre sus piernas y las piernas de este extraño y empecé a mamar como becerrito, el hombre duró poco y se corrió en mi boca, cuando terminó se despidió de todos y nos bajamos. Al bajar, no sabía dónde estaba, no estábamos en casa, pero mi abuela me dijo que tenía que visitar a una amiga y comprar algunas cosas más que pensó que todavía no necesitaría, sin embargo, yo era muy natural y una verdadera puta, que estaba muy orgullosa de mí y alegre de saber que yo era incluso mejor que su hermana, a quien ella educó. Cunado entramos, el lugar estaba lleno de cosas raras, lo único que reconocí fueron unos penes, solo que eran como juguetes. Mariana, soy Isolde, ya sale mujer, quiero hablar contigo -dijo mi abuela llegando a la vitrina y gritando a una puerta que estaba oculta. Varios minutos después salió una mujer como de la edad mi abuela con un hombre como mi abuelito, igual de negro y alto pero más canoso y gordito pero tenía la misma cara de bonachón que mi abuelo. Mariana necesito entrar con Joan -Mariana me vio y de ahí vio a mi abuela el sr me quedó viendo y se acercó. Hola preciosa, ¿cuántos años tienes? Tengo 7 Ya estás bastante grandecita -dijo el sr misterioso-. Me llamo Roberto y puedes decirme tío. Mejor abuelito, te ves como mi abuelito. Si quieres puedo ser como tu abuelito mi reina, vamos entrando. Estando adentro no pude aguantarme y le pregunté al sr si él también tenía una varita dulce que da lechita, que hoy había tomado mucha pero quería un poco más, él solo miró a mi abuela y los 3 se rieron. Eres una princesa muy golosa, creo que tú y yo nos llevaremos bien, te parece si entramos a mi casa hasta que mi esposa y tu abuela se ponen al día, además así tu abuela compra las cosas que necesita y yo te enseño mi vara dulce y hasta si quieres puedo hacer que te la enseñen mis hijos, además de mi hermano y mis sobrinos que están hoy de visita, a todos ellos les gustaría darte de su lechita, pero solo ti tu quieres mi amor, nadie te va a hacer daño. Yo quiero, mi abuela me dijo que yo era un putita y que ella estaba muy feliz, quiero hacer muy feliz a mi abuela. Eso es excelente corazón. Isolde me llevo a la nena adentro, cuando terminen puedes entrar por tu nieta. Aarón, nada por atrás, recién hoy haré que su padre la vaya preparando, si le haces algo en la cola, te corto los huevos. Calma mujer, solo quiero usar esa linda boquita que tiene. Ok entonces, yo me pondré al día con Mariana y de ahí le haré la lista de las cosas que vine a comprar, tienes 2 horas, no las desaproveches. No lo haré mujer, sabes que como a tu marido, me gustan así bien tiernitas.

Autor: PSVANDRES31 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Martín, un compañero de colegio

2022-07-24


Un compañero de colegio, una tarde en las duchas… MARTÍN Agradeciendo a quienes van leyendo mis relatos, antes de continuar mi historia con mi tío, hago un alto para compartir una vivencia en el colegio… Estudie en un colegio privado de mi país, un colegio inglés de varones, muy estricto, en aquel entonces era muy poco común la educación mixta. Todos en general eramos hijos de profesionales de clase media acomodada, vivíamos en buenas casas y no nos faltaba nada. La sociedad en la que crecí se definía por tres elementos: dinero, apellido y color de piel (y no ha cambiado mucho). Casi todos en el colegio eramos “blancos”, de cabello oscuro, algunos rubios, etc. Muchos vivíamos en los mismos barrios cercanos. De esos tres elementos que mencione el más relevante era el dinero, podías no tener apellido o tu piel no ser tan “blanca”, pero el dinero lo cambiaba todo. ¿Quién era Martín? Para empezar, él no tenía nada de lo que mencione. Sus padres eran migrantes provincianos pobres, casi analfabetos, que habían llegado a la capital tratando de labrarse un futuro mejor. Era un chico de piel oscura, un “marrón”, como muchos de mis compañeros de clase le llamaban. Sus padres trabajaban en el colegio, su padre era jardinero y su madre encargada de limpieza. No recuerdo haberlos visto sonreír nunca, parecían siempre resignados a su suerte. Martín estudiaba con nosotros porque el colegio tenía la costumbre de becar a alguno de los hijos de sus trabajadores más humildes, no daban más de una beca por cada grado de estudios. En ese momento Martín era el único alumno becado en el colegio. Ser becado era un estigma, una humillación, nadie le prestaba mucha atención, ni siquiera los profesores. Yo trate de ser su amigo, inclusive algunas veces con mi tío Max lo llevábamos a comer un helado o una hamburguesa, el siempre agradecía, pero no hablaba mucho. Vivía en el mismo colegio, les habían dado una pequeña habitación para vivir, cerca del taller de carpintería. Esto sucedió cuando teníamos 10 años , estábamos en 5 de primaria. Los días viernes en la tarde me quedaba en el colegio para las clases del equipo de natación. Éramos chicos entre los 9 y 12 años. Luego del entrenamiento, siempre nos duchábamos, yo me deleitaba viendo los cuerpos desnudos de mis compañeros, algunos de los mayores ya empezaban a mostrar los primeros símbolos de la pubertad, sus vergas eran más grandes y algunas con un poco de vello púbico, eso me excitaba muchísimo, era un voyeurista mórbido y calenturiento, no me molestaba en esconderlo, algunos se habían percatado de esa costumbre mía y me daba cuenta que también les gustaba ser observados. Yo fui el último en cambiarme, aún me estaba secando con la toalla, cuando note dos voces conocidas: la del profesor de natación y su asistente, 40 años y 25 años respectivamente. Rápidamente me metí en uno de los casilleros, si venían a bañarse, sería mi oportunidad de verlos desnudos y al fin ver esos nabos que bajo los bañadores lucían tan apetecibles. Efectivamente se empezaron a desnudar y a conversar entre ellos. Y la puta ¿Donde esta? ¡Carajo!, le dije que no demorara.. Estoy con unas ganas de reventarle el culo… Jajajaa, tu mujer no te suelta la concha hace mucho… Sí, la muy perra se hizo evangélica y dice que el sexo es pecado.. Ese diálogo me desconcertó, ¿Quién sería la puta? Imaginé que alguna secretaria del colegio o algo así, pero no…La puerta se abrió y vi entrar a Martín… . el profesor le dio una bofetada. Puta de mierda , que te dije la vez pasada… Desde las rendijas del casillero no podía ver del todo bien, pero note el terror en la cara de Martín y sus ojos llenos de lágrimas, estaba con la cabeza agachada y voz temblorosa.. Señor… disculpe.. es que yo… El asistente ya se había colocado atrás de Martín y empezaba a desabotonar su camisa, mientras le decía cochinadas… Miren a la puta esta….que buen culo tienes mami… Por su parte el profesor ya le habia bajado los pantalones, la truza y todo lo demás, ahora lo tenían totalmente desnudo para ellos dos solos, ambos manoseaban el cuerpo de Martín con lujuria y lascivia, No por favor…no me hagan eso…. Silencio puta.. el profesor cogió con su enorme mano los testículos de Martín y los retorció con fuerza, martín dio un alarido de dolor… Lo obligaron a ponerse de cuatro patas sobre el frio piso de las duchas, el asistente empezó a comerle el culo , lo lamía y lo relamía con voracidad, Abre la boca puta.. de un solo golpe el profesor le ensarto verga, mientras tanto, su asistente ya lo estaba penetrando sin piedad, ambos empezaron a cogerlo por la boca y el ano con brutalidad, con salvajismo, me di cuenta que les excitaba verlo sometido. Luego se turnaron e intercambiaron posiciones, no le daban un minuto de descanso. Oh, oh, oh que rica puta eres carajo….siquiera para eso sirven los marrones… Mira que rico se traga la verga este marroncito.. Con rugidos de placer empezaron a terminar los dos.. Oh, oh…..oh si si ahi tienes tu leche puta Te voy a preñar perra….. El profesor acabo dentro de el y su asistente le eyaculo encima (una cantidad de semen increíble), en la cara sobre todo. Te gusto tu leche puta….. La próxima semana te vamos a dar más verga jajajaja. Martín se desvaneció, desmayado, boca abajo en el piso. Mira , la puta… se desmayo de tanto gozar.. Jajaja si..le he dejado el culo en flor….y bien preñada.. Le diste toda la leche que tu mujer no quería…jajajaja Para terminar , le orinaron encima, riéndose, luego se bañaron y se fueron. Martín estaba ahí, desmayado , desnudo, bañado en semen y orines. Pude notar que de en medio de las nalgas del pobre Martín salía una mezcla de semen, sangre y mierda. No podía dejarlo ahí, así como estaba… ¿Martín?… estas bien… El levanto la cabeza y se me quedo mirando con ojos muy abiertos…lo tome de la mano y lo ayude a levantarse… estaba con los ojos llenos de lágrimas. ¿Que haces aquí?…me dijo con voz asustada… Bue..bueno…vi todo lo que paso …estaba escondido en los casilleros… Por favor …no le digas nada a nadie….., note el miedo y el terror en su voz… No le voy a decir a nadie…no te preocupes….pero ven a bañarte… Lo lleve de la mano a la regadera y abrí la llave de agua caliente…el agua fue lavando poco a poco el cuerpo de Martín, recién me percataba que era un niño bastante simpático, el no se movía ni decía nada , solo me miraba, me atreví a preguntarle.. ¿Te gusta lo que te hacen..? Al principio no me gustaba mucho y me dolía…pero ahora.. Ahora que… Siento que me gusta, aunque sean muy bruscos conmigo…. Los dos estábamos desnudos bajo la misma regadera, yo me acerque a el y le di un beso en los labios, el solo cerro los ojos… Y eso… Para ese momento yo ya tenía bastante entrenamiento sexual y sabía muy bien como excitar a un hombre, empece a besarle el cuello, le chupe las tetillas, la respiración de Martín se aceleraba y daba pequeños gemidos.. Ummm…sigue por favor… Meti mi lengua en su ombligo, una de las zonas más erógenas del cuerpo humano. Ah, ah, …siiigue…. Baje a su entrepierna y empece a chuparle su pequeña verguita, que ya estaba dura, no más de 5 o 6cm y delgada Umm…ummm….sii..gue Succionada sus bolas, lamia sus ingles, mamaba su pequeña y circuncidada verguita, para este momento Martín gemía fuerte y sin control, de repente empezó a convulsionar y a arrojar chorros de orina que yo me trague gustoso. Umm….ummm. Aghhh……. Cuando termino, nos volvimos a besar, nos bañamos, nos vestimos y cada uno se fue por su lado, estos encuentros los repetiríamos muchas veces a lo largo del tiempo…

Autor: ANDERSON259 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

MARQUITOS (CASI 9) Y CARLOS (30 AÑOS) – MI BAUTISMO DE SEMEN

2022-07-24


MARQUITOS, CON SOLO CASI 9 AÑITOS DE EDAD, RECIBE SU BAUTISMO DE SEMEN EN EL CULO.. El hecho de haber sido “desvirgado” a tan temprana edad, me permitió disfrutar al máximo y experimentar nuevas vivencias; si bien yo seguía siendo sumiso, pasivo, corto de carácter y prácticamente nunca tomaba la iniciativa, ya podía dejar a los chicos gratamente sorprendidos, por ejemplo, al introducirme sus penes en mi boca y hacerles una muy rica “mamada” e inclusive, con los mayorcitos, aquellos que ya tenían erecciones, permitirles que penetraran mi bien dilatado orificio anal, aunque no les permitía eyacular adentro, porque ello se lo tenía reservado para mi gran amor; aquel hombre de 30 años de edad. Si bien yo continuaba “dejándome coger” por cuanto chico anduviera por ahí, estaba literalmente enamorado de Carlos, quizás por haber sido el primero en desvirgarme, pero, principalmente, por la forma en la cual lo había llevado a cabo; es decir, con todo el amor, el cariño y el afecto, sumado al lugar propiamente dicho (su propia casa), en la que yo podía experimentar, por ejemplo, nuevas posiciones, formas, etc., tal como ocurrió un atardecer, el cual decidí que ya era el momento oportuno, para recibir el delicioso néctar dentro de mi culo. “¡Hola Carlos!” – Le dije al ingresar a su casa. “¡Hola, mi amor, lindo, de mi corazón!” – Respondió Carlos a mi saludo, mientras, obviamente luego de cerrar la puerta, abrazarme, acariciarme y besarme en la boca con una increíble mezcla de amor y de pasión desenfrenada. Me alzó en brazos y así, mientras besaba mi boca y manoseaba mi culo, me llevó hasta el sillón del living. “¡Quiero ir a la cama!” – Le dije. “¡Ay, Marquitos! ¡Qué hermoso sos! ¡Sos mi putito! ¡Sos mío! ¡Viviría cogiéndote ese pedazo de culo!” – Dijo Carlos y agregó, mientras me quitaba la ropa: “Pero hoy tengo ganas de que cogerte acá”. Ya ambos completamente desnudos, Carlos me hizo sentar sobre una de sus rodillas y continuó besándome en la boca y buscando, con su lengua, entrelazar la mía; mientras que, con sus manos, manoseaba y toqueteaba mi culo. “¿Quiere que se la chupe?” – Le pregunte, en obvia alusión a su pija, la que ya tenía en mi mano y su erección era más que notoria. “¿Practicaste como te enseñé?” – Dijo Carlos. “¡Si!” – Respondí enfáticamente. Carlos me había dicho que, a modo de práctica, chupara los dedos de mi mano y cualquier otro objeto que pudiese introducirme en la boca. Me recosté, boca abajo, sobre el sillón, encima de una de sus rodillas, para que Carlos pudiera, mientras yo le chupaba la entre pierna, toquetearme y manosearme ese culo, que lo volvía loco, literalmente. (Para hacer más ágil la lectura, los diálogos, a continuación: M = Marquitos y C = Carlos). C: “¡Qué locura de culo, Marquitos! Paso la palma de mi mano por tu espada, voy bajando y cuando llego al culo, la tengo que subir casi a noventa grados ¡Nadie tiene semejante culo! ¡Sos único, Marquitos!”. M: “¿Es verdad que tengo el culo más lindo del mundo?” C: “¡Por supuesto, Marquitos! Un chico de tu edad con este culo, no es para nada común”. C: “¡Ay, Marquitos! ¡Qué bien que la estás chupando! ¡Cuánto aprendiste desde la última vez! ¡Cuidado solo con los dientes, porque duele!” M: “¡Está muy rica su pija, Carlos! ¡Me gusta mucho chuparla!” C: “No lo vas a entender, porque sos putito y te gustan los chicos y los hombres, pero a nosotros nos encanta que nos chupen la pija”. El cuadro no podía ser más maravillo y excitante; un chiquito de casi nueve años, desnudo, boca abajo sobre un sillón, degustando la verga de un hombre de treinta y éste, disfrutando, a más no poder, de un culo, que, si no fuera porque “se veía y se palpaba”, sería irreal. C: “¡Ah! ¡Oh! ¡Oh! ¡Ah! ¡Qué lindo! ¡Seguí chupando, Marquitos!”. M: “Pero quiero que me coja, Carlos. Quiero que me la meta en el culo”. C: “¡Si, mi putito lindo! Pero te voy a coger acá. Te voy a enseñar a montarme” Carlos me había enseñado, también, a dilatar mi orificio anal, introduciéndome un dedo, después dos y todos lo que entraran, pero siempre, previamente, bien lubricado y eso hacía yo en mi casa. Era mi forma de masturbarme; en lugar de hacerme la paja con mi diminuto pene; el placer, el gozo y la satisfacción sexual, los conseguía tocando, manoseando y penetrando mi propio culo. C: “A ver si aprendiste, Marquitos”. M: “¡Sí! ¡Mire que fácil me entran los dedos en el culo!”. C: “¡Genial, Marquitos!” Sin dejar un instante de introducirme mis propios dedos en mi culo, Carlos estiró su mano hasta dar con el pote de lubricante (siempre lo tenía cerca) y si bien yo ya me había puesto en posición para que me untara el ano, me sorprendió porque no solo embadurnó todo mi culo, sino que hizo lo propio con su entrepierna. C: “Esto es una locura, Marquitos. Vas a ver qué lindo que es lo que vamos a hacer ahora ¡Apoyá el culo en la punta de mi pija y quédate ahí!” M: “¿Así, Carlos?” C: ¡Sí, putito lindo! ¡Así! Y ahora, relájate; yo te voy bajando el culo hasta que te entre por completo”. Carlos estaba sentado en el sillón, con las piernas entreabiertas, con su verga durísima y super caliente y yo, de espalda a él, ubicado sobre el glande de su pija, cuando comenzó a hacerme descender. Poco a poco, empecé a sentir como, a medida que Carlos me iba bajando, su verga ingresaba dentro de mí, hasta que quedé sentado, por completo, encima de él. Aquello era algo total y completamente nuevo para mí, pero se sentía riquísimo, porque el roce de mi culo y de su entrepierna, embadurnados con tanta cantidad de lubricante, hacía que ese deslizamiento fuera simple y sencillamente, alucinante. Carlos llevaba la iniciativa (como siempre) y él movía y meneaba mi culo a su antojo; de atrás hacia adelante, en círculos y como se le ocurriera en el momento. C: “¿Te gusta así, Marquitos? ¡Viste que lindo es coger de esta manera!”. M: “¡Es re lindo, Carlos! ¡Me encanta! ¿Y ahora que hago yo?”. C: “¡Empezá a subir y bajar! Es igual que cuando te cojo en la cama, pero esta vez, sentados así”. Carlos sabía perfectamente que yo ya era suyo y que podía hacer conmigo lo que él quisiera; yo estaba total y completamente entregado y dispuesto a hacer todo para complacerlo; para que me poseyera, me tomara y me hiciera suyo. Después de un buen rato de penetrarme, una y otra vez en esa posición, Carlos me hizo sentar de igual forma, pero de frente a él y mientras me hacía “subir y bajar”, empezó a besarme en la boca, pero frenéticamente, buscando entrelazar su lengua con la mía. Si bien yo ya había aprendido a notar, con solo mirar la expresión de su rostro, cuando Carlos estaba excitado, en esta ocasión, aquello se había acrecentado a niveles nunca antes observado. El hombre estaba bajo un frenesí casi imposible de describir con palabras. C: “¡Ay! ¡Mirá que tuve putitos, pero como vos ninguno, Marquitos! ¡Sos increíble!” M: “¡Cójame mucho, Calor! ¡Cójame todo lo que quiera! ¡A mí me encanta que me coja!” C: ¡Sí! ¡Sí, mi putito lindo! ¡Cómo no te voy a coger! ¡Te voy a coger todo! ¡Así! ¡Así! ¡Todo!”. Antes de continuar, les voy a pedir a los lectores que traten de visualizar el momento, ese sublime y por demás excitante momento; un hombre de treinta años de edad, cogiéndose a un chiquito de casi nueve, pero con un culo tan tremendamente hermoso y tan fuera de serie; un culo que pareciera haber llegado a este mundo solo para complacer a los hombres y “para ser culeado a más no poder”. A quienes les gusta coger chiquitos, imagínense “que soy Carlos” y a quienes les gusta “ocupar el lugar de Marquitos”, tal vez puedan llegar a sentir todo aquello que sentía y experimentaba yo mismo, a esa edad. ¿Cómo culminó todo aquello? Después de “subir y bajar” no se cuántas veces, Carlos se recostó, de lado, en el sillón y me puso delante de él, en una posición que suele llamarse “cucharita” y allí volvió a penetrarme. C: “¿Así también te gusta, Marquitos?” M: “¡Sí! ¡Me encanta! ¡Qué lindo que me está cogiendo hoy! ¡Quiero que me coja siempre así! ¿Y sabe qué quiero, también, Carlos?” C: “¿Qué querés, putito lindo?” M: “¡Quiero que acabe adentro! ¡Quiero que me llene el culo con su leche! Igual que hacen los hombres, cuando se la meten en la concha a las mujeres, para tener bebés”. Mi respuesta lo descolocó por completo a Carlos, pero, a su vez, le dio pie para pedirme algo que, tal vez, ya lo venía pensando. C: “¡Si, Marquitos! ¡Te voy a acabar adentro! ¡Te voy a llenar el culo de leche! ¡Esa va a ser la prueba de amor! ¡De todo el amor que te tengo!”. M: “¡Yo también lo amor, Carlos! ¡Yo también estoy enamorado!”. C: “¡Ah! ¡Ah! ¡Oh! ¡OH! ¡Ahí me vengo! ¡Ahhhhhhhhhhhhh! ¡Ohhhhhhhhhhhhh! ¡Sí! ¡Todo! ¡Ahí tenés todo adentro! ¡Todo! ¡Todo! ¡Tomá! ¡Ah! ¡Ah!” Sentí el chorro de leche caliente, por primera vez, ingresando adentro de mi culo; había sido “mi bautismo de semen”; lo que todo gay “ultra, hiper y super pasivo” desea en la vida. Nos quedamos allí un buen rato; Carlos había sentido el esfuerzo y estaba literalmente exhausto, pero no dejó un solo instante de abrazarme, de acariciarme y de besarme, mientras susurraba una y otra vez, “que me quería, que me amaba y que estaba enamoradísimo de mí”, algo que yo retribuí con las mismas palabras. C: “¡Marquitos! ¿Te hubiera gustado haber nacido mujer? ¿Te gustaría tener concha en lugar de ese pitito?” M: “¡No lo sé! ¡Me gusta vestirme con la ropa de mis hermanas! En mi casa me visto así, porque mi mamá y mis hermanas, me dejan usar esa ropa, pero me dicen que solo lo haga en mi casa y que no le cuente nada a nadie”. C.: “¡Ay, Marquitos! ¡Te debés ver hermoso así vestido! Porqué tenés un cuerpo bien de nena, con carita de nena y sobre todo con este super culazo, pero mejor que no tengas concha; es más lindo así”. M: “¿Sabe que podemos hacer, Carlos?” C: “¿Qué, amor?” M: “Voy a traer un vestido y una bombacha de mis hermanas y me voy a vestir acá, para que me vea de nena ¿Quiere?”. La respuesta de Carlos y qué ocurrió, a partir de ello, será motivo de otro relato. Aguardo todos sus comentarios y sus valoraciones y, nuevamente, hago hincapié en que, estos relatos, son experiencias vividas por mí, ciento por ciento reales. Mi correo es: [email protected] Besitos.

Autor: MARCOS-WANDA Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Descubierto por el zapatero de mi calle, mientras me daban por el culo

2022-07-24


El cabrón que me estaba dando por el culo, había visto también al que nos estaba observando, pero no se había inmutado, seguía dándome por el culo sin importarle nada. . Cuando uno es jovencito, lo que más le aterra, es ser descubierto por algún vecino, familiar o conocido, que descubra tu gran secreto, que te gustan los hombres y disfrutas dándoles el culo y ser follado, al menos ese era mi mayor terror. Y claro que en alguna ocasión eso ocurre, y seguirá ocurriendo. Ya me habían descubierto alguna que otra persona hacía tiempo, pero siempre habían sido jovencitos de mi edad, que, al descubrirnos mutuamente, y saber de nuestros gustos, pues la cosa quedó en anécdota. Pero cuando esta vez fui descubierto por una persona mucho más mayor que yo, casi 30 años, y que podía ser mi padre, al cual él conocía muy bien, al igual que al resto de mi familia, la cosa me atormentó un poco. Además, el descubrimiento no tenía ninguna duda, me estaban dando por el culo un hombre maduro, y un viejo me estaba metiendo la polla en la boca, y todo estaba ocurriendo en plena calle. Todo ocurrió un día que yendo para casa alrededor de las 12 de la noche, al llegar a la altura de la iglesia de San Pedro de Mezónzo, al pasar por debajo del viaducto que hay y por donde solía ir buscando alguien que me follara, vi a los 2 hombres, uno era más mayor que el otro, al menos unos 20 años más mayor, además de ser el más viejo, ya lo conocía de ver por los aseos públicos de la estación y de la calle Fernández Latorre, al igual que en los aseos que había en el parque que estaba junto al viaducto. Iban los 2 juntos hablando y como si buscasen algo, o esperasen encontrar alguien. Y claro que encontraron, me encontraron a mí. Yo como solía hacer siempre que iba buscando alguien que me diera por el culo, al llegar a la altura del viaducto, buscaba los recodos más oscuros y apartados, procurando dejarme ver cuando veía alguna persona pasar. Me solía poner a mear o hacer que meaba y si estos buscaban algún jovencito de última hora, como ya me había sucedido en otras ocasiones, pues esperaba que se acercaran esperando que ellos llevaran la iniciativa. Cosa que solía suceder, al ver estos la posible presa que tenían en ciernes. Y esto fue lo que sucedió esta vez. El viejo al verme y ver que yo volvía hacia atrás al verlos a ellos, y que iba hacia la esquina más oscura y oculta, y que me ponía a hacer que meaba, sujetó al otro hombre por el brazo, señalándole hacia donde yo estaba. Me había reconocido y no iba dejar pasar aquella ocasión. Se pararon a hablar, y luego de unos segundos, el viejo fue el que empezó a venir a donde yo estaba haciendo que meaba, mientras el otro más joven, se alejaba un poco, en espera de ver lo que sucedía y claramente esperando su oportunidad. El viejo nada más acercarse a mí, ya tenía claro lo que quería, tanto él como yo. Sin inmutarse, ni cortarse un pelo, se colocó a mi costado, me saludó con un hola, y empezando a sacarse la polla me sujetó por la muñeca, llevando mi mano a su polla. Sin decir nada más, dejó que le agarrase la polla con mi mano, y tan pronto tuve su polla en mi mano, el viejo llevó su mano a mi culo, diciéndome ¿tienes ganas, eh maricón? Andas salido y caliente, ¿eh? Como vio que yo no decía nada y me dejaba hacer, el viejo no perdió más tiempo, se arrimó a mí, llevó su otra mano a mi polla viendo como estaba de empalmado, empezando a menearme la polla y sobarme los genitales. Llevó su boca a mi oreja y mientras me metía mano y mordisqueaba la oreja, me dijo si no tenía algún sitio donde poder ir para hacerlo. No, le contesté, mirando hacia la zona más oscura y apartada que había allí debajo del viaducto, dándole a entender que podíamos hacerlo allí. Es una pena, porque lo íbamos a pasar muy bien, pero si no hay otro sitio, pues tendrá que ser aquí, dijo el viejo, sin dejar de meterme mano. Agáchate y chúpame la polla, me dijo llevando ahora su mano a mi hombro izquierdo, empezando a empujarme para que me agachara a chupar su polla. Cosa que empecé a hacer, luego de mirar hacia donde había ido el otro compañero del viejo. Este al darse de cuenta de que yo estaba algo intranquilo por su otro compañero, me empezó a tratar de tranquilizar diciendo que era un amigo, que también le gustaba lo mismo, pero si yo no quería, él solo esperaría a que termináramos. Pero que, si yo quería, podía dejarlo participar, ya verás cómo te vamos a hacer gozar. Te vamos a quitar la calentura y hacer disfrutar de 2 pollas a la vez. Mientras me agachaba para meterme la polla del viejo en la boca, me encogí de hombros, dándole a entender que me daba lo mismo. Mientras me agachaba sujetándome a las piernas del viejo y llevaba con mi mano la verga del viejo a mi boca, el viejo haciéndole una señal con la mano al amigo, le decía que se acercara. Metí la polla del viejo en la boca, empezando a chupársela, mientras buscaba con mis manos sus pelotas para acariciárselas. ¡Ohhh! Suspiró el viejo al notar mi húmeda boca chupando su glande mientras con mis labios llevaba la piel del prepucio hacia atrás, dejando descapullado el glande que empezaba a succionar, ¡ohhh maricón que boquita! ¡ooohhh que gusto! suspiraba el viejo llevando sus manos a mi cabeza a la vez que impulsaba su pelvis tratando de introducirme toda su polla en la boca. Cuando llegó su amigo a donde le estaba chupando la polla, casi gritando le dijo el viejo: Mira que zorrita tenemos. Anda salido y caliente como una perra en celo, y quiere que le demos polla, una no le llega, así que vamos a darle lo que está deseando. El amigo viendo como le chupaba la polla al viejo, empezó a desabrochar el pantalón y sacarse la polla mientras se acercaba a mí. El viejo que veía como su amigo esperaba a que le diésemos cuartelillo, me hizo levantar y mientras me mordía los labios con su boca, empezó a desabotonarme la camisa, mientras el amigo empezaba a meterme mano en el culo y palparme la polla. Ay maricón, que salido y caliente me andas, pero no te preocupes, que te vamos a dar lo que tanto estás deseando. Te vamos a dejar bien preñado de leche, te vamos a dar polla por esta boquita y por ese culo tan caliente que tienes, me decía desabrochándome la camisa. Mientras el viejo terminaba de desabrocharme la camisa, el amigo no perdía el tiempo, con su polla de fuera y el pantalón y calzoncillo a media pierna, se pegaba a mí, por detrás, y empezaba a morderme la nuca mientras con sus manos acariciaba mi polla y genitales. El viejo ya me había desabrochado la camisa, y mientras deslizaba sus manos por mi pecho y me iba acariciando el torso, llegó hasta mi cinturón, lo aflojó, empezando a desabotonarme el pantalón tejano que llevaba, hasta que, tirando de él hacia abajo, junto al slip que tenía, quedé medio desnudo y listo para ser follado por ambos. El amigo del viejo al verme en aquella situación terminó por sacarme la camisa de todo, y después de tirarla al suelo, llevó su boca a mi hombro y cuello, y mientras me mordía el cuello y hombro, me hacía inclinar un poco e introducía un dedo en mi ano. Joder maricón, ya tienes el culito lubricado, decía metiéndome un dedo en el culo. Sacó el dedo, llevando ahora 2 de sus dedos, volviéndolos a introducir en mi culo, haciéndome dar un gemido mientras me abría de piernas todo lo que podía. Así maricón, así, gime que ya verás lo que vas a gozar esta noche, decía el viejo retorciéndome los pezones con sus dedos mientras le daba lengüetazos a mi polla que estaba que reventaba de dura que la tenía. Dios que gusto me estaban dando aquellos 2 cabrones, ya me tenían gimiendo como una perra en celo y aquello no había hecho más que empezar. Miraba hacia el techo del viaducto, notando como el maduro me metía 2 dedos en el culo mientras me mordía el cuello y nuca, y el viejo retorcía mis pezones y daba lengüetazos a mi polla, insultándome y llamando zorrita y puta. Yo me abría de piernas todo lo que el pantalón me dejaba, y medio inclinado con la cabeza erguida mirando al techo del viaducto, con las manos apoyadas sobre la cabeza del viejo, abría la boca gimiendo, ¡ooohhh ohhh! ¡ooohhh ohhh! Cuando el maduro me tubo bien abierto el culo, con sus 2 dedos, se agachó, me quitó el pantalón y slip de una pierna, luego de la otra dejándome desnudo por completo. Así es mejor, dijo el maduro, ahora ya te puedes abrir bien de piernas y será más cómodo. Me sujetó por la cintura, y ordenándome que me inclinara sobre el viejo, y que me abriera bien de piernas, llevó su duro y largo mástil a mi ojete, y colocando el glande en la entrada de mi ano, dio una envestida a la vez que tiraba de mis caderas hacia él, enterrándome de una estocada toda su hombría dentro mía. ¡Ohhh ooohhh ohhh ooohhh ohhh! Grité al notar como me abría en canal aquella verga. Dios, me había ensartado de una estocada toda la polla en el culo el hijo de la gran puta. Cualquiera que hubiese pasado por allí, habría escuchado perfectamente el alarido que pegué al entrarme la polla del maduro en mi culo. No es que tuviese una polla enorme, pero la polla del maduro era bastante gruesa, me abría el culo dejándome paralizado por lo que aquella verga me abría el culo. Dios, me sujetaba a la cabeza del viejo y me abría de piernas todo lo que podía gimoteando y pidiéndole que parara. Para, para, le pedía gimoteando. Ya maricón, ya la tienes dentro, calla y no chilles tanto, es lo que querías, ¿no? Espera, espera un poco, le pedía al maduro que me tenía ensartado en su polla. Ve despacio que me duele, la tienes muy gorda, le decía gimoteando y abriéndome de piernas todo lo que podía. Joder, aquella verga me había abierto en canal, y aunque andaba bien caliente y salido, el hijo de la gran puta me la había ensartado de un empellón. No me había dado tiempo a ir acostumbrando a aquel calibre que me había metido en el culo, abriéndome de piernas, dejándome paralizado. Con mis manos aferrándome a la cabeza del viejo, abriéndome de piernas todo lo que podía, sudando y aguantando el dolor por aquella penetración, me iba relajando mientras notaba como mi esfínter se iba adatando y acostumbrando a aquella polla que me tenía empalado. El viejo que veía como me sujetaba a su cabeza y me abría de piernas quedándome totalmente paralizado, con la cara de sufrimiento y los ojos y boca abiertos como platos, me acariciaba la polla y genitales, animándome mientras me acariciaba. Ya maricón, ya, aguanta que ya está. Relájate ya verás cómo pasa pronto, me decía mientras me iba acariciando la polla y genitales. Poco a poco el dolor fue pasando, y la tensión en la que me encontraba iba desapareciendo, mientras el maduro que me mantenía ensartado en su polla, pegándome más a su pelvis, me abría más de piernas, colocándose para estar más cómodo y empezar a darme por el culo poco a poco. ¡Ohhh! ¡ohhh! ¡ooohhh ohhh! Gemía notando como la polla que tenía ensartada en el culo, se empezaba a mover dentro mía. Así, así, decía el maduro que me estaba follando, ¡ohhh que gusto! ¡ohhh que gusto! Gritaba empezando a follarme. ¡Ohhh que culito! ¡ohhh que culito! Decía sujetándome fuertemente por las caderas, mientras impulsaba su pelvis clavándome una y otra vez su gorda polla en mi culo. El viejo que hasta ahora no había dejado de acariciarme la polla genitales y piernas, al ver que ya estaba relajado y su amigo me empezaba a follar, poniéndose de pie, llevó sus manos a mi cara y empujándome por la nuca me decía que me inclinara un poco para que le chupara la polla mientras su amigo me daba por el culo. Ves maricón, ves como ya no te duele, anda vete agachando para que te entre mejor y chúpame la polla, que vamos a follarte por delante y detrás, me susurraba empujándome con su mano apoyada en mi nuca. Abrí los ojos mirando para el viejo, y mientras me iba inclinando para chuparle la polla, mientras su amigo me daba por el culo, pude apreciar a una persona que se encontraba entre los coches que allí había aparcados mirando como me estaban follando allí debajo del viaducto. Joder, seguro que aquel había escuchado el alarido que había pegado cuando me ensartó la polla el que me estaba follando, y curioso por saber lo que pasaba, se había acercado a ver que sucedía. Y lo que sucedía era que un viejo y su amigo se estaban follando a un jovencito, al que tenían en pelotas allí debajo del viaducto, clavándole una polla por el culo y otra por la boca. Mira maricón, hasta tienes espectadores para ver como te follamos, decía el maduro que me estaba dando por el culo. El cabrón que me estaba dando por el culo, había visto también al que nos estaba observando, pero no se había inmutado, seguía dándome por el culo sin importarle nada. Yo, aunque estaba disfrutando de aquella follada que me estaban dando, no las tenía todas conmigo, estaba algo nervioso y un poco intranquilo. No sabía quien era el que nos estaba observando, y eso me ponía algo nervioso, tenía miedo de que fuese alguien conocido. Y claro que era alguien que me conocía perfectamente, no solo me conocía a mí, sino que también conocía a toda mi familia, pero eso no lo supe hasta más tarde. Lo que sí supo quien era al que se estaban follando aquellos 2 hombres, era el que nos observaba. Me había reconocido nada más verme, y había decidido esperar a que aquellos 2 terminaran de follarme para presentarse luego delante mía. Ya llevaban un buen rato follándome el viejo y el maduro, cuando el que me estaba dando por el culo, empezando a gritar que se corría, empezó a meterme la polla más rápido y a fondo, pudiéndose escuchar el sonido de su pelvis y genitales, golpeando mi culo, plof, plof plof plof, plof, plof plof plof, y gritar, me corro, me corro, ¡ohhh que gusto! ¡ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! Había largado varios trallazos, llenándome el culo de leche, mientras el viejo seguía metiéndome la polla en la boca, a la vez que yo me sujetaba a sus piernas y era observado por otro, mientras me follaban, dejándome en aquellos momentos el culo preñado de leche. Después de descargar todo su semen dentro de mi culo dejándome preñado, mientras su polla iba escurriendo las últimas gotas de semen dentro mía, el maduro que terminaba de correrse dentro mía, me acariciaba con sus manos la espalda, viendo como yo seguía inclinado chupando la polla del viejo. Así maricón, así, ¡ohhh que culito tienes! Decía deslizando sus manos por mi espalda y culo mientras su polla se iba escurriendo de mi culo. Justo en ese momento que el maduro me acariciaba la espalda y culo, el viejo que me follaba la boca con su polla, empezaba a apretar mi cabeza contra su pelvis, enterrándome toda su verga en la boca, notando yo como su polla empezaba a hincharse, y empezaba a soltar su esperma dentro de mi boca, haciéndome tragar toda su corrida. Me corro, me corro, gritaba el viejo apretando mi cabeza a su pelvis para que no sacara la polla de mi boca, y me tragara toda su corrida. Así así, trágalo todo, gritaba el viejo derramando su leche dentro de mi boca. ¡Ohhh que gusto! ¡ohhh que gusto! Decía el viejo acariciándome la cabeza mientras yo chupaba su verga y acariciaba sus huevos, terminando de tragarme todo su semen. Cuando terminé de chuparle la polla al viejo dejándosela limpia y flácida, el que me había dado por el culo, ya se había guardado su polla y había terminado de vestirse, y esperaba a que el viejo hiciese lo mismo, dejándome a mí, allí en pelotas, con el culo lleno de semen y la leche del viejo en mi estómago, siendo observado por aquel hombre, que en aquellos momentos descubría quien era, mientras trataba de vestirme, y los que terminaban de follarme, se iban sin decirme nada ni esperar a que me vistiera. Dios, que vergüenza sentí en esos momentos, había sido descubierto por mi vecino el zapatero, el cual conocía a toda mi familia. No sabía donde meterme de lo nervioso que me había puesto, buscaba mi ropa para vestirme, y no daba pie con bola. Allí estaba delante mía el zapatero, que había visto como había sido follado por aquellos 2 hombres, y como había gemido mientras ambos me estaban follando. Toma, me dijo el zapatero dándome la camisa que había recogido del suelo al ver lo nervioso que me había puesto al ver yo quien era. Mientras cogía la camisa que me entregaba, mirándome a la cara y sujetándome la mano, me dijo: Tranquilo, puedes estar tranquilo, que no voy a decir nada. Mientras me vestía, el zapatero allí a mi lado esperaba a que terminara de vestirme, para luego acompañarme mientras me hablaba esperando que yo le contara sobre mis gustos sexuales. Podéis escribirme a: [email protected] O podéis buscarme en Twitter por: @danisampedro91

Autor: DANISAMPEDRO91 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Inocencia Pervertida. Pt1

2022-07-24


Yonaiker, Yoni de cariño, era un pequeño de escasos 6 años que llego del campo a una gran ciudad donde conoció y se enamoró de las perversiones en las calles del mundo.. Yoni vivía en los adentros del campo con sus abuelos, estaba acostumbrado a la vida despreocupado sin más que caminar por los largos caminos de tierra desde su escuela hasta su hogar con algunos amigos, era muy independiente e inocente a su tierna edad no sospechaba de las malicias del mundo y los placeres que estas escondían. Un día se enteró que para mejorar sus posibilidades en la vida cambiaria de mundo, la hermana de su abuela le habría hecho un lugar en la ciudad capital junto a ella y su hijo, Yoni se mudó en pocos días, se acostumbró a las comodidades de su nuevo hogar de forma rápida, su primo se dio cuenta que tenía aptitudes deportivas casi de inmediato y sin mucha tardanza el pequeño ya estaba en la liga de futbol de la que fue parte en algún momento de su niñez. Yonaiker llegaba al campo de entrenamiento con su primo Jean de la mano todos los martes, jueves y viernes, su entrenador que fue el mismo de Jean lo recibía emocionado ya que Jean fue uno de sus mejores alumnos a su edad aunque debido a una lesión no pudo seguir su carrera, aunque la diferencia entre primos era notoria, Jean de casi 24 años era de piel morena canela y pelo negro recortado a la moda, atlético desde siempre ya que aun en su niñez siempre era recordado como un niño acuerpado de músculos definidos y alto a comparación de Yoni: bajo para su edad y de pelo ondulado algo largo y rubio, de tez blanca enrojecidas del sol del campo y lleno de pecas, era delgado pero de una pancita prominente además de un pequeño pero firme culito. Su primo siempre le tomaba fotos como consejo de su entrenador, Yoni pasaba horas entrenando cosa que amaba pero se molestaba cuando terminaba porque al llegar a hora de salida siempre venían a buscarlo, él estaba acostumbrado a ser independiente y desde que llego no lo dejaban solo, su épocas de explorador inocente habían acabado, conocía los caminos de su casa a la escuela y al campo de entrenamiento de memoria apenas par de días de haber llegado, pero ni su tía ni su primo lo dejaban salir solo a pesar de sus constantes peticiones. Un par de semanas después de su llegada su tía salió de viaje y su primo no podía llevarlo a su entrenamiento, ese día no tuvo clases así que paso toda la santa mañana en calzoncillos tipo trusas que ya les quedaban pequeños cuando su primo le dijo que no podía llevarlo por un problema en su trabajo, pero Yoni le insistió tanto que Jean pensó que le daría una oportunidad ya que solo tenía que agarrar un bus que aunque era un tramo largo lo dejaría frente al campo, saco un celular viejo que tenía guardado y le dio las indicaciones de cómo usarlo en caso de emergencia, Yoni se alegró por la oportunidad y se apresuró a vestirse con su uniforme, un short blanco a medio muslo de tela delgada color blanco y una t-shirt a juego que le quedaba algo holgada. Salieron al mismo tiempo de la casa donde Jean le dio un juego de llaves por si no podía ir a buscarlo pudiera entrar de regreso a la casa y caminaron en direcciones opuestas, Yoni emocionado por su primera aventura no sabía que sería la más emocionante y excitante de su vida y el principio de su locura. Se subió en el bus que le tocaba y emocionado noto que todos los puestos estaban llenos, no sabía que era hora pico y la mayoría de estudiantes y adultos salían de sus escuelas o trabajos y atestarían los transportes, cosa de la que sería testigo en la próxima parada donde una multitud subiría al bus empujando al niño y apretujándolo en todas direcciones. Quedo frente un señor que antes había visto en sus viajes con sus familiares, un hombre cercano a los 40, siempre iba de traje completo y corbata pero ese día no llevaba el saco, con la camisa blanca con una de las solapas afuera, arrugada y con un par de botones de arriba desabotonadas y pantalones de vestir de tela delgada, el señor ojeroso, llevaba una barba de un par de días y un bigote bastante frondoso y recortado, su pelo castaño peinado hacia atrás con algunas canas lo hacía ver algo atractivo, estaba en el puesto hacia el pasillo mientras el de su costado venían un montón cosas que parecía llevar como una mudanza. Yoni seguía siendo maltratado por la muchedumbre hasta que cruzo miradas con aquel señor quien lo veía fijamente, de un momento a otro lo invito a sentarse con él, en su piernas, el niño inocentemente para escapar de la incomodidad accedió y sin ningún problema se sentó en aquel regazo, de inmediato el señor acodo al pequeño, que se dejaba mover por las manos del adulto en su cintura, lo coloco sobre su bulto, sentía como aquel miembro quedo perfectamente acomodado en la rajita de sus pequeños glúteos, ambas delgadas telas lo dejaban sentir cada relieve de aquella verga, aun flácida y apretada contra ese firme culito aquel tipo empezaba a disfrutar de la inocencia del niño. El camino era largo y por el uniforme el señor sabía que aquel niño se bajaría unas paradas antes que él y no pensaba desaprovechar ni un momento, Yoni noto como el hombre rebusco entre la caja del asiento a su lado y saco una cámara, la toqueteo y la coloco con el lente hacia él, era la misma que usaba su primo para documentar su progreso, noto una lucecita roja y volteo a ver a los demás pasajeros para ver si a alguien a la cual tomarle una foto pero noto que ninguno estaba viendo en su dirección, de la nada lo noto, aquello en su rajita estaba duro y ya abarcaba toda la cavidad, el hombre con sus manos a cada costado de su caderas empezaba a mover su cuerpo, lo subía, bajaba y empujaba hacia él de manera lenta, Yoni se sentía confundido eso era nuevo pero algo en ese acto le producía gusto, nunca había experimentado nada así y la vergüenza y complicidad silenciosa lo traía acalorado. El niño empezó a sentir como las manos del señor empezaron a apretarle y separar sus nalgas hasta su máxima capacidad sin notar como el pantalón del señor que al parecer no traía ropa interior empezaba a mojarse de tanto lubricar, el tipo en su máxima excitación decidió aprovechar las circunstancias a su alrededor y las de su víctima para dar un paso más, inclino al niño hacia adelante un poco y tomando ventaja de su uniforme holgado subió su mano por una de las entradas del short en sus piernas mientras que con la otra bajo la cremallera de su pantalón, cubrió su enorme miembro con la camiseta mientras el niño sentía como los dedos invasores se colaban bajo su interior y separándose abrieron un camino perfecto que aprovecho aquel para posicionar su verga en la rendija entre sus glúteos, lo sentó de nuevo pero ahora el placer era piel con piel. Su t-shirt cubría aquella escena de los ojos curiosos si los hubieran, Yoni sentía como aquello recorría todo de sí, también sintió como sus pezoncitos y pene se ponían duros, sus mejillas se encendían y una descarga eléctrica lo recorría cuando aquel adulto empezó a moverlo de la cintura como antes, sentía la baba que desprendía aquel trozo de carne sobretodo su raja y el aliento agitado de su abusador, su ano era punteado de vez en cuando en su movimiento más que todo cuando le separaba las nalgas, el tipo resoplaba en su cabello como queriéndole arrebatar su esencia, la mano de Yoni fue atrapada y conducida de manera silenciosa a la escena en su cuerpo que era profanada, embadurnada de aquel liquido fue guiada de nuevo a su boca donde probo por primera vez aquello, el sabor era insípido pero por alguna extraña razón le había encantado, el hombre aprovecho aquello y jalando un poco más hacia arriba pudo ver su hazaña, su miembro había empapado aquella rajita dejándola con una abundante capa brillosa y una mancha enorme en la trusita celeste del infante. Ya tenía los minutos contados así que tenía que terminar aquello que había comenzado, empujo a Yoni dejando al niño de pie con el short hasta arriba de una de su piernas exponiendo su culito mojado y trusa apartada hacia un lado, la punta de aquel monstruo jugaba con la entrada anal de Yoni y con la mano separo el glúteo que más se asomaba para dejarle ver aquel asterisco rosa siendo punteado, su mano libre empezó a masturbarse sin ser detectado por nadie, Yonaiker a sus 6 años estaba en la nubes al sentir como resbalaba y palpitaba aquello en su ano y sin pensarlo mucho empujo su cadera un centímetro hacia atrás logrando sin proponérselo introducirse el borde de aquella vergota, el señor en ese instante llego al clímax derramando una cantidad inusual de semen, 2 de sus 4 chorros logro colarse dentro del recto del niño que sintió aquello como un placer calientito en sus entrañas, los otros 2 chorros se esparcieron en su hendidura y nalgas, aquel tipo recogió un poco con sus dedos y se los metió a la boca al niño que devoro gustoso aun acalorado de la excitación. El tipo se acomodó el miembro aun morcillón en su pantalón y con extremo cuidado sin siquiera limpiarlo acomodo la ropa del niño descubriendo el celular que su primo le había dado, tomo su número y el de su primo mientras sentaba al niño de nuevo en su bulto aplastando toda la mezcla que guardaba bajo su ropa, y anotando su número le dijo a Yoni que lo podía llamar porque le quería dar una sorpresa, Yoni aun mareado asintió, tomo su celular y se bajó justo a tiempo algo avergonzado, confundido y excitado se fue a los baños del campo deportivo. Al entrar se vio en el espejo sudado y enrojecido al espejo, con cierta timidez bajo sus ropas y dándose media vuelta se asomó y vio como traía todo su culito empapado en semen, paso sus dedos por la mezcla y con timidez volvió a probar para descubrir que en efecto le encantaba el sabor, le había gustado la experiencia, sintió la necesidad de ir al baño y al pujar un poco sintió como una cantidad sustancial de líquido salió dejándolo satisfecho y al asomarse noto la mezcla de aquel liquido blanquecino con algo de pupú, aprovecho el papel higiénico y se limpió lo que pudo aunque las manchas de su trusa fueron imposibles. El resto del día transcurrió “normal” a pesar de que Yoni no lo dio todo por estar pensando en aquel señor y el sabor que aun tenía en la boca, al salir se desilusiono un poco al ver a Jean en la salida y sin mucho que decirle se fueron a la casa, Jean en el camino lo elogio por su responsabilidad ya que Yoni le mintió y conto que todo había sido normal, su primo mayor le dijo que si se portaba bien y sacaba buenas notas lo dejaría ser un poco más libre, pero el niño solo quería repetir esas sensaciones de más temprano. Yoni llego a casa y se metió a bañar en ropa interior cosa que no era rara ya que su abuela le había enseñado que a veces para ahorrar agua y lavar la ropa al mismo tiempo eso se hacía y sus familiares lo veían normal en él, en la noche después de comer Yoni acostado en la cama viendo al techo escucho sonar el celular y vio que un mensaje de Raúl le pedía saber si tenía una computadora, el niño sabía que ese era el hombre que lo había toqueteado, y respondió que si había una en la casa que era familiar, el hombre le pidió que fuera a ella y le enviara una dirección de correo, el pequeño excitado le hizo caso a su amante y le mando el único correo que había en la computadora. Entonces después de esperar unos minutos llego un correo sin asunto pero con un texto y un archivo de video que decía: “Sé que te encanto…”, al abrir el video el penecito de Yoni se endureció al ver como él salía en video mientras su short era arrimado hacia arriba y una verga larga y gorda con cabeza roja casi como una cereza era apuntada dirección a su ano. Yoni babeante vio que ahí acababa el video y luego llego un correo mas también sin asunto con otro texto y otro video, este ponía: “Esto quiero que hagamos…”, abrió el video apresurado y vio aquella misma verga perderse dentro de las entrañas un niño de tez oscura totalmente desnudo que se veía más joven que él y mientras era penetrado analmente otro pene no tan grande era engullido por aquel niño justo en el momento en el que eyaculaba 2 chorros de semen que se escaparon de aquella boquita. Yoni boquiabierto recibió un mensaje de nuevo al celular: “¿Quieres?”, Yoni trago saliva mientras veía como entraba y salía aquello de aquel anito de manera salvaje, pulso enviar diciendo: “Si por favor”…

Autor: LOGOZ Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!