Relatos Eróticos de Sexo Gay


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Arrestado

2022-07-31


Ficción de sexo gay entre niños y adultos . ARRESTADO DETENIDO CON ADICCIÓN Si es menor de edad en su región, o si tiene alguna objeción a tal narrativa, deje de leer ahora. Esta historia es enteramente un producto de la imaginación del autor y una obra de fantasía, por lo que es completamente ficticia, es decir, nunca sucedió, lo que significa que cualquier acción que ocurra en ella está aquí justificada o aprobada. El autor, por supuesto, no quiere que lo que pasó en esta historia con sus personajes le pase a nadie en la vida real. Es solo una historia, ¿de acuerdo? Nota del autor: Esta historia es una invención. Todas las preposiciones, artículos (tanto definidos como indefinidos), conjunciones, calificativos y muchos de los adjetivos y adverbios son correctos; el resto es enteramente mi invención. Además, los hombres (y mujeres) de nuestra policía federal nunca se comportarán como se describe aquí, ¿verdad? Kyle Baxter estaba tirado en el suelo de la sala, apoyando la barbilla en los puños y viendo Los Simpson antes de la cena, pero sin mucho interés, pues ya había visto esta serie 10 veces. Era aburrido: las vacaciones de verano acababan de comenzar y no había elegido cómo descansaría este año. Puedes ir con tus abuelos: vivían en la costa, pero él no conocía a nadie allí. Había otra opción con un campamento de verano, al menos podría haber chicos de su escuela, pero sin mar… Ambas opciones pues tenían sus pros y sus contras, y Kyle aún no ha elegido. El padre de Kyle también se ofreció a trabajar en su empresa durante el verano, ¿y si le gusta? Pero esta propuesta fue rechazada categóricamente por su madre. El padre de Kyle era carpintero y tenía pedidos reservados todo el verano por delante. El niño podría ayudar en el puesto de trabajador auxiliar junior, y aunque el niño, en principio, no estaba en contra del trabajo físico duro, ¡el verano llega solo una vez al año! Y después de este verano de bachillerato, solo le queda un año, en su caso séptimo grado. Entonces, la posición inesperadamente categórica de su madre resultó estar a su favor, y ella no quería que Kyle pasara el verano en obras de construcción, donde hay muchos peligros y hombres groseros, incluso bajo la supervisión de su padre. Era posible encontrar un trabajo para el verano en la ciudad… Pero los padres de ambos ya habían decidido que el niño no debía pasar todo el día en una tienda de alquiler de videos en el centro, sobre todo porque el dueño que lo invitó a trabajar estaba… bueno, para decirlo sin rodeos, no estaba casado. “¿Qué hombre normal de treinta años no tiene esposa?” su madre había protestado en voz alta durante la cena la noche anterior. La ventaja de trabajar en la tienda era que ella lo ayudaba a salir de la casa durante el día, donde se encontraba su hermana mayor Bettany, que lo odiaba, y el niño le correspondía, así como a su hermano menor Dillon, que era sigue siendo un desgraciado. Kyle escuchó el escándalo que Bettany le lanzó a su madre en la cocina. Ella exigió que se le permitiera salir a la carretera en una cita. Bettany se imaginaba ya lo suficientemente mayor, pero papá y mamá pensaban que los trece años y medio todavía no eran suficientes para ser responsables de sus acciones. A juzgar por los lloriqueos, la hermana fue derrotada en la disputa y esto calentó el alma del niño. ¡Ella ya ha logrado atrapar a todos con sus lloriqueos y engaños! – ¿Puedo ver South Park? ¿Kyle? se quejó Dillon, inquieto en el sofá detrás de su hermano mayor. Ya has visto este episodio un millón de veces… «El hecho de que puedas entrar a mi habitación no significa que puedas elegir qué ver», respondió Kyle sin darse la vuelta. – Cuando termine el episodio, podrás ver South Park. ¡Pero luego todo se acabó! Dillon siguió gimiendo. “Bueno, si lo ves en FoxPlus2, habrá una repetición”, replicó Kyle. “Pero la repetición será por la noche, cenaremos y puedes ver tu estúpida caricatura en cualquier momento”, Dillon inclinó su línea. Kyle suspiró. Esta conversación se repitió una y otra vez. El resultado era predecible, Dillon al no haber logrado lo que quería de su hermano, iría a quejarse con su madre, y ella accedería a todo, solo para no escuchar sus lloriqueos, entonces el pequeño desgraciado regresaría a la sala con una victoria y apaga el reproductor de DVD para ver sus dibujos animados. Pero de repente el orden habitual fue perturbado por un golpe en la puerta. El padre de los niños acababa de salir del baño, donde se estaba lavando la suciedad del día, y abrió la puerta principal. Un hombre con un traje a rayas claras de color negro antracita y gafas de sol estaba de pie en la entrada. El Sr. Harrison pudo distinguir varias figuras oscuras más detrás de la primera, y todas llevaban gafas oscuras. – Agente especial Dixon, FBI. ¿Es usted el Sr. Baxter? Tengo algunas preguntas, ¿podemos pasar? Dijo el hombre corpulento, agitando la insignia en su billetera, y el papá de Kyle pensó que estaba viendo una película. Sin embargo, el agente Dixon no esperó el permiso y, apartando a un lado al señor Baxter, entró en la casa, seguido de sus tres dobles. Todos eran iguales, excepto por el hecho de que dos de ellos tenían pequeños tubos en espiral conectados detrás de las orejas a unos auriculares especiales. Los cuatro hombres se repartieron por la sala de estar, controlando todas las salidas. Uno de ellos tomó el control remoto y apagó el reproductor de DVD. – Estos señores son el Agente Especial Rogereson, el Agente Especial Boylance y el Especial Arent Rimmer Si se compromete a traducir los nombres, obtiene algo como Huevs, Dicks, Boys y Ass Licks. De acuerdo, no muy armonioso y cómo no «americano», por lo que supondremos que todos sabemos más o menos cómo suenan las palabras Boy, son, penis, etc. en inglés. y nosotros mismos podremos apreciar la diversión con los nombres de los agentes, ¿de acuerdo?!], – el primer hombre de negro presentó a sus acompañantes, pero ninguno de ellos se adelantó para darle una mano al señor Baxter. La mamá de Kyle también se acercó y miró sorprendida a los cuatro invitados inesperados. – ¿Qué significa todo esto, agente?- tartamudeó el padre. «Dixon, señor, agente especial Dixon», respondió el agente. – ¿Cuál de estos chicos es Kyle? “Uh, yo… uh, soy Kyle, soy…” dijo el chico mientras se ponía de pie, y dado que los otros cuatro miembros de la familia ya lo estaban mirando, no tenía sentido negarlo. El agente Dixon asintió levemente a uno de sus compañeros, el agente Rimmer, quien abrió la cremallera de su bolso y sacó una computadora portátil. Mientras tanto, el Sr. Baxter se recuperó un poco y comenzó a protestar: – ¿Que significa todo esto? ¿Mi hijo hizo algo? «¡Ja, ja, pequeño bastardo, lo tienes!» – se burló victoriosa Bettany. Kyle la miró con desprecio. – ¡Vaya, es Macbook air 13! – admiró al joven Baxter. Siempre se enamoró de los productos caros del gigante de la manzana. – Señores, ¿qué está pasando aquí? exigió la mamá de Kyle, pero sus ojos ya estaban en la pantalla de la computadora portátil. Y en la pantalla, mientras tanto, empezaba la película. “No puedes simplemente entrar a mi casa y… oh Dios mío, esos calzoncillos, Kyle, se parecen a los que te compré recientemente…” Las manos de la Sra. Buxner se precipitaron a su boca, pero ya era demasiado tarde, las palabras habían desaparecido. hora de escapar. En la pantalla plana de la computadora portátil, se estaba reproduciendo una película frente a toda la familia y cuatro agentes. La figura, claramente un niño, estaba realizando un striptease frente a una cámara web. Los pantalones cortos estaban hasta las rodillas y las caderas en las bragas de colores se balanceaban al ritmo de la música inaudible. Otro movimiento, y los pantalones cortos volaron por completo de sus pies, y sus manos ya habían comenzado a jugar con el cinturón de las bragas, tirando de ellas hacia abajo, a lo largo de las nalgas redondas y juveniles. – Esas cortinas, Kyle, esas son las cortinas de tu habitación, ¡las cosí yo mismo! La señora Baxter señaló con mano temblorosa. Beth se volvió hacia su madre y le dijo: – Verás, ¡siempre dije que era un pervertido! ¡maricón sucio! La boca de Kyle se abrió y… se cerró sin hacer ruido. Lo que sucedía en la pantalla parecía hipnotizarlo. Fueron sus calzoncillos… y las cortinas de las ventanas. Apenas soportando su garganta seca, graznó: – ¡Soy… no soy yo! Yo… yo… ¡Mamá! ¡Papá! ¡No fui yo! ¡Lo juro! Miró desesperadamente de su madre a su padre y viceversa, pero antes de que nadie pudiera responder, Dillon el bastardo gritó de repente: – ¡Oye, es Blackie! Él… bueno… él… Todos volvieron a mirar la pantalla. El chico en el video se bajó las bragas, dejando al descubierto una orina y un escroto arrugado, con la mano derecha sosteniendo una clavija recta de una polla dura, que fue lamida con entusiasmo por un perro negro. – ¡Ay, bastardo! su hermana siseó en completo silencio. – Mamá, no me quedaré ni una noche en esta casa, en la que, él… y el perro… – ¡Kyle, mira, es tu anillo escolar! Dillon dijo felizmente. La vista del pene juvenil estaba oscurecida por un perro negro, pero la mano derecha que lo sostenía era claramente visible, y en ella se podía distinguir claramente el sello del anillo, que servía como el sello distintivo de su escuela y actualmente se encuentra en su dedo medio. Kyle se retorció, tratando de quitarse el anillo, como si eso pudiera detener la pesadilla. «No soy… no soy yo… yo… yo no soy…» Las lágrimas brotaron de los ojos de Kyle y su voz temblaba. – ¡Oh, por el amor de Dios, basta de mentiras! le reprochó su madre. – Sabía que era una mala idea conectarte a Internet. Mira ahora, ¿qué has hecho? Ante estas palabras, ya no tuvo fuerzas para mirar a su hijo y se dio la vuelta. Al Sr. Baxter le resultó difícil digerir lo que vio. Se dirigió al hombre de negro que llamó a su puerta hoy. «Pero aun así, ¿cómo puedes estar seguro de que es Kyle?» No puedes ver su cara en esta cosa tuya. – ¡Si pero no! dijo el agente especial Boylance por primera vez. – ¡Ay dios mío! – El Sr. Baxter se tapó la cara con las manos y se dejó caer en el sofá. – ¿Ves el ángulo en el que la luz del sol incide en el dormitorio? El agente especial Boylance continuó, como si estuviera enseñando una clase de geografía en la escuela secundaria. – Somos tontos dejó el tiempo de disparo con el ángulo de incidencia de la luz y fijó la latitud geográfica. Está en 9 estados. Luego fijamos el diseño del sello en el anillo y entrevistamos a los joyeros, como resultado determinamos el estado que necesitábamos: Illinois. Luego revisamos todas las escuelas que recompensaron a los estudiantes con esos dedos y, a través del servicio de seguridad social, recibimos una lista de niños aproximadamente adecuados para la edad deseada. Luego pusimos bajo vigilancia todas las casas de los chicos de nuestra lista hasta que encontramos una casa con cortinas como el dormitorio de tu hijo, todas elementales. —Esas malditas cortinas —murmuró la señora Baxter con un gemido. «¡Pero aún así, todavía no hemos visto su rostro!» ¿Cómo puedes estar seguro de que este es mi hijo? El Sr. Baxter insistió, pero sin mucho entusiasmo. El agente especial Dixon tomó la palabra: – Bueno, por supuesto, hay muchas formas de identificar a una persona, no solo por la cara. Por supuesto, el ADN y las huellas dactilares de la película no se pueden verificar, pero… Agente especial Boylance, ¿podría retroceder a la escena de la que hablábamos? El agente Boylance retrocedió unos minutos. – Wow, tienen reducción de ruido digital y procesamiento de imágenes, ¡es genial! – Continuó admirando a Dillon, pero otros miembros de la familia en este momento no pudieron apreciar las innovaciones técnicas, de alguna manera no estaban a la altura. Bettany se acercó a su madre y apoyó la cabeza en su hombro. La imagen se redujo a la velocidad normal cuando el chico en la pantalla comenzó a mover el trasero frente a la cámara. Finalmente, la imagen se detuvo en la nalga derecha, que mostraba claramente tres pequeños lunares, del tamaño de la cabeza de un fósforo, en forma de triángulo, no más grandes que un sello postal, pero aún claramente visibles. Kyle se puso pálido. – ¡Esto no puede ser! susurró el sorprendido niño de once años. – ¡Simplemente no puede ser! – ¡Ay dios mío! exclamó su madre. «Ven a mí, hijo», el Sr. Baxter le tendió la mano. – Nos ocuparemos de esto ahora mismo. Recuerdo que tienes un par de pequeños lunares en el trasero, pero la última vez que los vi fue cuando ayudaba a cambiar pañales y ahora no recuerdo cómo son. Todo lo que necesitamos es mostrarles a estos hombres que se ven diferentes y que se equivocaron de hombre, no arruinará tu vida. El agente especial Boylance amplió la imagen para verla mejor. – Wow, congelar la mejora del cuadro sobre la marcha, ¡genial! Dillon siguió admirando la tecnología. – ¡Papá, no soy yo, lo juro! Kyle baló con voz temblorosa. «Simplemente acuéstese en mi regazo, les mostraré a estos hombres sus lunares y se terminará», explicó el Sr. Baxter, ignorando las protestas de su hijo, su voz sonaba amenazadora. – Vamos, hijo, no nos hagas esperar. Kyle se subió condenadamente al sofá y se recostó en el regazo de su padre. El Sr. Baxter agarró la cinturilla de sus pantalones cortos y se los bajó hasta las rodillas. Kyle vestía la misma ropa interior que el chico del video. “Estoy seguro de que había más de una de esas parejas en la tienda y muchas familias las compraron para sus hijos”, dijo Baxter, pero su voz no era firme. Luego se quitó con cuidado el dobladillo de la ropa interior de la nalga derecha para revelar los lunares de Kyle. Toda la familia sabía que Kyle tenía lunares en el trasero, pero de alguna manera no les prestó mucha atención. Pero cuando aparecieron pequeñas manchas marrones, todos los ojos se lanzaron entre la nalga desnuda en el sofá y el video. El parecido era obvio. El Sr. Baxter volvió a ponerle la ropa a su hijo con disgusto. – Oh, hijo, ¿cómo pudiste? exhaló decepcionado y, por primera vez, la tristeza atravesó su voz. Kyle se deslizó del regazo de su padre. «Papi, por favor, papi, tienes que…», tartamudeó al ver el rostro severo de su padre y miró a su madre, en su rostro vio una máscara de disgusto. – ¡Vaya, eso no es todo! Dillon gritó de alegría mientras la película continuaba (gracias al agente especial Boylance). La figura en la pantalla se bajó la ropa interior hasta las rodillas. El chico de la pantalla cogió un pequeño destornillador inalámbrico. Era una herramienta versátil con muchas puntas intercambiables, la elección recayó en una punta de piel para un pulido suave. Colocando la boquilla, el niño comenzó a pulir… ¡la cabeza de su propio pene! – ¡Guau, eso es genial, Kyle! – Admiró Dillon, aunque el resto de la familia no compartía su entusiasmo, especialmente papá, quien era el dueño del destornillador. – ¡Este es… este es mi destornillador! jadeó el padre. «¿No te dije que no tocaras mis herramientas, Kyle?» ¡Especialmente porque los usaste como… como… para esto! Se levantó y caminó hacia su esposa. Ahora la familia está claramente dividida: los padres y la hermana en un rincón, Kyle en el otro. Dillon todavía estaba absorto en lo que sucedía en la pantalla y no contaba. esperen a la segunda parte.

Autor: SEXYBOY Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi vecino vago 3

2022-07-31


Los encuentros con Emerson no eran muchos, yo me desesperaba ya que necesitaba sentirlo dentro de mi. En un golpe de suerte empiezo a quedarme solo con él y ambos lo aprovechamos.. Después de esa primera vez con Emerson habíamos tenido dos o tres oportunidades de volver a hacerlo, aunque con 13 años las hormonas siempre andan a tope, el pasar todo el día con mi mamá en casa hacía difícil el poder tener mas oportunidades de cojer. Hasta que un día nuestra suerte cambio, mi papá que vivía fuera del país y nos enviaba dinero, se enfermó y llamó a mi mamá para decirle que debía conseguir un trabajo temporal ya que él estaría como tres meses sin poder trabajar. Así que mi mamá buscó trabajo y la contrataron como secretaria, no estaba muy convencida, pero el saber que Emerson cuidaba de mi la hacia sentir tranquila, según sus palabras. Así empece a quedarme solo con Emerson y a disfrutar mas de su cuerpo y el mio. El primer día que mi mamá se fue a trabajar Emerson llegó lo más rápido que pudo, yo siempre llegaba antes que él pues me pasaba a dejar un transporte del colegio, ya estaba listo, esperando con emoción y con mi cuerpo caliente y dispuesto a darle placer. Tocó el timbre varias veces con prisa y salí rápidamente a abrirle, cuando entramos a la sala tiro su bolsón a uno de los sillones y empezó a besarme, sentía su verga dura y vibrando. Sus manos recorrían mi cuerpo y se detenían en mis nalgas mientras las apretaba fuertemente, me besaba lentamente, me mordía y sus manos seguían jugando con mis nalgas y a veces empujando mi culito, haciéndome sentir cada vez mas caliente. Hizo una pausa a todo y dijo: E: No me voy a bañar, quiero que pruebes el sabor de mi cuerpo. A: Haré lo que tu digas Emerson – Yo actuaba de una manera sumisa con él. E: Ahora te va a gustar mas mi verga Empezó a desvestirse y yo también, frente a mí tenía a un macho que siempre quería cojerme, un macho que me gustaba. Notaba que su cuerpo iba cambiando más, su verga siempre dura y con curva hacia abajo, solo que se había ido engrosando un poco más. Sus huevos siempre colgaban y se veían un poco más grandes. Mi cuerpo también iba cambiando tenia la verga un poco mas grueso pero también unos centímetros mas pequeño que el de mi macho, mis huevos siempre pegados. Emerson se acerco a mi y dijo: E: ahora te voy a comer entero putita Se agacho y empezó a lamer mi verga, y sentía que iba a explotar, se la metía toda a la boca y la sacaba, chupaba mis huevos y los mordía suavemente. Yo me sentía muy caliente y con deseos de acabar ya. Cuando él notaba que casi acababa, se detenía y luego volvía a empezar. Que rico sentir su lengua caliente recorrer mi verga, lamer la punta y entrar toda en su boca. De pronto se puso de pie y dijo ahora vas a probar tú. Me hizo agachar, puso sus dedos en mi boca y la abrió, metió la cabeza de su verga en mi boca, ya había empezado a lubricar y tenia muy concentrado el sabor de la su verga entre orina, precum y sudor. Sin dudas a mí me gustó como sabia y empece a chupar cada vez más y mas, hasta que me la metía toda y me hacia dar arcadas. El se reía y decía si te gusta la verga putita, y volvió a meterla toda a mi boca. Me pidió que le comiera los huevos, los chupaba los dos y el gemía y suspiraba un poco, a mi me gustaba darle placer a mi macho y el disfrutaba… me separo de su verga y me dijo: E: Quiero que abras la boca bien y que no te muevas. A: Esta bien, lo haré. E: has escuchado de la lluvia dorada? A: Nooo, qué es? E: Pues ahi te va. Apunto su verga a mi boca y empezó a hacer pipi en ella, sentía lo caliente y lo salado, el me decía no cierres la boca y yo la abría mas, empezó a echarme pipi en el cuerpo, yo estaba muy excitado y verlo a él con su cara de placer era lo mejor para mí. Termino de orinarse en mi boca y cuerpo, mientras me miraba ahí sometido a todos sus deseos, me tomo de la mano, me llevo hasta el sillón, se sentó y me hizo subir y sentarme frente a él, nuestros cuerpos quedaron frente a frente, metió sus dedos en mi boca para lubricarlos, los llevo a mi culito y los deslizo por mi ano, luego repitió el movimiento para deslizar los dedos sobre su verga. Acomodo su verga en mi ano y me hizo caer de un solo, ensartándome una vez más y di un pequeño grito y un gemido, al parecer eso lo excito, rodeo mis nalgas con sus manos, me levanto y me dejo caer de nuevo para que su verga entrara sin pausas. Cada envestida sentía que llegaba mas adentro de mi y mis ganas de acabar también crecían, mientras hacia esos movimientos empezó a pajear mi verga, yo no podía mas y acabe en su mano, sus dedos llenos de semen los metió a mi boca y yo empece a chuparlos. Sentía que su verga se hacia mas gruesa como si iba a acabar, paro y me dijo recuéstate en el sillón, el se recostó detrás de mi, levanto mis piernas y empezó a taladrar mi ano que ya estaba abierto de tanto mete y saca, estuvo así largo rato, yo no quería dejar de sentirlo dentro, cuando estaba cerca de terminar se detuvo, saco su verga y me arrodillo, se puso frente a mi y empezó a meter su verga a mi boca, no dude un segundo en chuparsela a pesar que recién salía de mi ano, la calentura era tal que no pensaba en nada mas que en ser la putita complaciente. El empezó a gemir, sacaba su verga y me pegaba con ella en la cara, para luego volver a meterla hasta que topara en mi garganta, sentí como su leche inundo mi boca, espesa, salada y caliente, no deje que se escapara ni una sola gota de mi boca, quería sentirlo dentro de todas formas, quería que me diera mas y a él le gustaba tenerme como su nenita y como su puta. Al terminar se acostó en el sillón y me llamo para estar a la par de él, desnudos recostados besándonos, era lo mejor del dīa. Esa tarde lo hicimos tres veces más, con las mismas ganas y con la misma libertad. Yo me sentía adicto a él, pero más a aquella verga que quería sentirla a cada momento. Emerson se aprovechaba de eso y me daba como a él se le antojaba, así pasamos varios días, tardes repletas de sexo y leche, de sudor, calor y lluvia dorada… Un día mientras esperaba a Emerson note que un grupito de 4 chicos se sentaba en el portón de mi casa, yo los veía desde la ventaba y cuando Emerson llegó, empezaron a hablar con él, a lo lejos no sabia que le decían, cuando llamó a la puerta y salí me preguntó si podía dejar pasar a ese grupito que yo ya conocía, Rodrigo el de 16, Ederson y Chris de 15 y Saul de 14. En ese momento le dije que no ya que mi mamá me prohibía que entrara alguien más, él le dijo a los chicos que no podrían entrar y paso a mi casa, mientras ellos me veían con ojos de que sabían y tramaban algo…

Autor: NONAME2022 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

EL PEQUEÑO JOEL

2022-07-31


El hombre se queda totalmente perplejo e intrigado por lo que ve, y de inmediato se cerciora que no haya nadie más que los esté observando…. Alan es un hombre de 24 años, trigueño y musculoso que vive solo en su departamento y trabaja como tatuador. Un viernes por la tarde Alan salio al balcón de su departamento para fumar y de repente, al mirar hacia la casa del frente, casi se traga todo el humo del cigarrillo al darse cuenta que un niño como de 5 años le estaba chupando el pene a otro niño como de 10. El hombre se queda totalmente perplejo e intrigado por lo que ve, y de inmediato se cerciora de que no haya nadie más que los esté observando y al mismo tiempo se pregunta: Por qué esos niños estarían haciendo eso..? Muy pensativo, el hombre sigue observándolos y se da cuenta que el pequeño niño era muy blanquito, delgadito y de cabellos castaños. Parecía de 4 años pero disfrutaba mucho chupar el pipí del otro, porque aguantaba bien las embestidas que éste le daba y parecía que no era la primera vez que hacían eso. Y al mismo tiempo que mamaba como un ternerito sediento, el pequeñito sentía como el otro niño le manoseaba y agarraba su redondito y tierno traserito. Y luego de estarle dando por la boca por un buen rato, el niño más grande le ordenó que se pusiera en posición de perrito sobre la cama y entonces se colocó detrás de él y empezó a pasarle los dedos y a metérselos por su culito. Los gemidos emitidos por el pequeño niño lograron ser escuchados por Alan, quien ya se encontraba muy excitado a pesar de ser hetero y los seguía viendo discretamente. El niño grande no era tan blanco como el pequeño pero sí era mucho más fuerte y parecía estar bajo los efectos de alguna sustancia, cosa que a Alan no le importaba, pues él sólo veía todo lo que pasaba. El niño grande seguía metiéndole los dedos y el pequeño muy ansioso le decía: ya métemela! métemela! Por lo que sin esperar más, el fuerte niño se acomodó detrás del pequeño para penetrarlo. Su pene medía como 13cm y aunque no era muy grueso, se veía muy duro, tan duro que hizo que el niñito grite cuando de un solo empujón se lo metió. Así Alan supo que esa no era la primera vez que lo penetraba. Aquella excitante escena hizo que al hombre se le ponga bien dura la verga y de inmediato empezó a grabar con la cámara de su celular todo lo que hacían. El niño grande seguía metiéndole casi todo su pene por el culito al pequeño que muy sumiso solo gemía y a veces gritaba. Talvez por dolor, o por placer..? La verga de Alan le incomodaba, quería sacarla, por lo que discretamente se bajó el cierre del pantalón y empezó a masturbarse. El niño grande cada vez se movía más y más duro y también más y más rápido y lo penetraba con más intensidad al pequeñito niño que solo aguantaba, se quejaba y al mismo tiempo parecía gozar con lo que le hacía. Hasta que por un movimiento brusco el pequeñito gritó y se estremeció mucho. Tenía todo el pene del otro niño clavado por completo en su pequeño culito. Y como no dejaba de gritar y gritar, el niño grande le tapó la boca y no se detuvo. Siguió dándole verga sin parar hasta que finalmente se detuvo y Alan se dio cuenta que le estaba terminando y llenando de leche su tierno culito. Y en ese mismo momento el hombre también expulsó varios chorros de semen por la rica escena que veía . Después los niños simplemente se fueron a otro cuarto de la casa sin haberse dado cuenta que aquel adulto había visto todo lo que acababan de hacer. Ese mismo día por la noche, ya en su cama, Alan se volvió a masturbar viendo el video que había grabado, imaginando cómo sería cogerse a su pequeño vecino. Y al día siguiente como de costumbre el hombre tenía que irse a trabajar, pero colocó una cámara escondida para de ese modo grabar todo lo que sucediera en la casa de sus vecinos. Continuará…

Autor: TRAVIESITO Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi primera vez con un amigo

2022-07-28


Mi primera vez fue a los 16, en ese entonces yo tenía un amigo de la escuela, éramos muy cercanos y pasábamos mucho tiempo juntos, el vivía con su padre que trabajaba la mayor parte del día y nosotros usualmente estábamos en su casa solos. Una vez en la que me quedé en su casa y en la noche le pregunté si me podía bañar solo que no tenía ropa, el me iba a prestar un boxer y me dijo, aver tu pene para saber cuál prestarte, yo para molestarlo se lo mostré rápido,luego el me dió el calzon y Vi que se le había parado y le dije que si le gustó mi pene, el me dijo que en realidad el era gay y que ver mi pene lo calentó, escuchar eso me calentó y le dije que yo igual era gay y me baje los boxer y le dije que lo tocará y se bajara los boxer el también, el lo hizo y nos empezamos a tocar el pene, mi pene era largo pero delgado y en cambio el de el era pequeño pero algo grueso y peludos los dos, después de un rato le dije que nos bañaramos y eso hicimos, en toda la ducha nos estábamos tocando y después de secarnos nos acostamos y le dije que me la chupara, el empezó a chuparmela y después de un tiempo me dijo que se la chupara también y hicimos un 69, yo estaba muy excitado y el también, estuvimos en el 69 hasta que me dijo que se la metiera que el tenía condones así que me lo puse y se la empezaba a meter, primero le metí un dedo y le fui metiendo uno por uno hasta que le metí el pene y el estaba bien apretado, estuvimos parados un momento y le empecé a dar, primero le dolía pero después se fue excitando más y decía que le diera rápido hasta que me vine, el aún no se venía así que lo empecé a masturbar con mi mano hasta que se viniera mientras mi pene aún estaba adentro de el, se vino y después me saco el condón y me empecé a chupar el semen que quedaba en mi pene, ese día lo hicimos varias veces toda la noche que acabamos muy cansados y así empezó nuestro sexo que hacíamos muy seguido. Si te gusto y quieres compartir experiencias coméntame y hablamos, espero les haya gustado.

Autor: Luis Manuel Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Las Aventuras de Ernesto (Clases de Piano)

2022-07-26


Las redonditas y carnosas nalguitas de Ernesto, provocarían el nacimiento de un enorme y duro bulto, que se contenía en el cierre de un apretado pantalón, bulto que se incrustaría en las nalguitas de aquel niño de 6 años, transformando así su inocencia a su despertar sexual.. Año 2005, tenía 6 añitos de vida, mi nombre. Ernesto, era un niño gordito, no mucho pero si lo suficiente como para remarcar mis nalguitas redondas y carnosas, de piel trigueña y baja estatura, era un niño bien aplicado en la escuela, me concierto de una familia bien m, de madre abogada y padre dedicado a la agricultura, un niño sin ningún complejo, pero eso si, en secreto sentía un interés muy especial que no me atrevía y hasta el día de hoy no me atrevo sacar a la luz. Ese interés venía de descubrir el enorme cuerpo desnudo de mi padre mientras se bañaba, ese descubrimiento despertaría en mi cierto cosquilleo que disfrutaba experimenter, la desnudez de mi padre imponía en mi, pues siendo yo tan pequeñito y el tan grande y viril, hicieron despertar en mi la atracción hacia el cuerpo masculino, sobretodo el de los adultos, aprovechando cualquier oportunidad, para poder deleitar mi pupila, ya fuese en la ducha espiando a mi padre o aprovechando alguna reunión en las piscinas para ver cómo los amigos de mi padre se desnudaban para ponerse el traje de baño, siempre viendo cómo disimulo disfrutaba de aquel desfile de enormes vergas llenas de pelos, que aquellos hombres exponían ante mi sin ninguna doble intención. Era obvio que a esa edad ya me sentía atraído por el cuerpo masculino, sin embargo de ahí no pasaría, hasta que un día mis padres decidieron inscribirme en clases de música. Siendo yo un niño bien aplicado y disciplinado, mis padres aprovecharon eso para refinar un poco más mi educación, pagándome así unas clases de piano en el conservatorio de la ciudad, ahí mi educación musical estaría a cargo de el profesor Manuel, que pronto se ganaría la confianza sobretodo de mi madre, pues al ver ella que yo era igual de disciplinado en el conservatorio como en el colegio, pronto contrataría al profesor Manuel para darme clases particulares en su casa ya que las clases en el conservatorio tenia que compartirlas con otros niños. El profesor Manuel era un hombre maduro de 50 años, divorciado y con una hija que vivía con su madre, El profesor era corpulento, grueso y robusto, tupido de vello corporal, de brazos y piernas, pronto descubriría que el resto de su cuerpo estaba tan tupido como sus brazos y piernas, las clases fuera de el conservatorio eran 3 veces por semana a los cuales yo asistía puntualmente. Ahí, el profesor se esmeraría más en mi, pues sabía de mi disciplina para las clases, El profesor contaba con un hermoso piano en casa el cual utilizaba para darme clases, al ser yo tan bajito de estatura, el profesor Manuel me sentaría en su regazo para que yo pudiera alcanzar con mayor comodidad el teclado de su hermoso piano. al ser yo tan bajito e inquieto, me movía constantemente sobre el regazo de mi profesor, aquellos movimientos provocaron el brote de un pronunciado bulto que calaba en mis nalguitas, El profesor Manuel intentaba guiar mis manos con las suyas en el teclado del piano, haciéndose el desentendido, ignoraba su ya duro bulto clavado en mis nalguitas que al clavarse metían mi calzoncillo en la ranura de ellas. Yo intentaba poner atención a las clases, pero era imposible no sentir eso que se adentraba en mi, a pesar de traer ambos ropa se sentía tan claro lo que era y realmente yo sentía tan bien como aquello tan duro buscaba camino a mi interior, sin embargo el profesor no decía nada solo se concretaba a impartir sus clases. E- Profe porque eso está tan duro? PM- Ernesto es que te mueves mucho y haces que se despierte. Yo le pregunté para dejar de ignorar lo que estaba pasando. Y ante su respuesta, yo seguía moviéndome entre su regazo, para mantener con vida aquello que me estimulaba la ranura de mis nalguitas, Ante mis movimientos, el profesor dio por hecho que disfrutaba de aquel bulto incrustado en mi, dejando que yo siguiera con aquella danza de cadera disimulada. El profesor siempre fue muy profesional y correcto con sus clases, esa erección fue espontánea, fue provocada por mis carnosas nalguitas que despertaron aquella bestia que El profesor escondía bajo su cremallera, nunca su intención fue excitarse conmigo, pero al ver que yo no ponía objeción ante su bulto, el se dejó llevar por mis movimientos, que se dejó arrastrar por el placer de rozar mis nalgas con su bulto intentando romper la ropa que se interponía ente los dos. PM- Te gusta como se siente Ernesto? E- Siiii!!! Está muy duro!!! PM- Has visto uno? E- Si, veo a mi papá cuando se ducha! PM- Y te gusta? E- Si es muy grande!! PM- Quieres ver el mío? E- Siiii!!! PM- Pero no le puedes decir a nadie, debes mantener el secreto! El profesor con su respiración agitada por la excitación me preguntaba si quería verlo, y yo ansioso e igual de excitado le respondí que si, bajándome de su regazo y poniéndome frente a El, empezó a desabotonar su pantalón, que se pronunciaba demasiado en la entrepierna, por aquel bulto que deseaba ser liberado, al bajar el cierre de la cremallera, sale expulsado aquel descomunal instrumento viril que se exponía ante mi mirada atónita, la descripción de aquello que estaba ante mi mirada, era simplemente un deleite para mis ojos, pues era la primera verga que veía dura y orgullosamente erguida, una verga de grandes dimensiones, con un largo y grueso tronco que era adornado por un sin fin de venas retorcidas y ese tronco era encabezado por un brillante glande expuesto como la cabeza de un champiñón. El profesor Manuel exponía orgulloso su mástil ante mi, me invitaba a tocarlo, a acariciarlo con delicadeza pero a la vez con éxtasis, y yo accedía ante su invitación, lo tocaba y sostenía con mis dos manitos mientras Esa verga se hinchaba más por mi tacto. PM- Te gusta Ernesto ? E- Siii, muchooo!!! PM- Recurda no puedes contarle a nadie!!! El profesor me recalcaba que eso era un secreto que no debía contar a nadie, a mi no me interesaba decirlo a nadie, pues era más que claro mi atracción a el miembro masculino, que debía callarlo. Conforme pasaban los días y las clases, El profesor empezaba a tenerme más confianza, al ver que yo iba emocionado a sus clases privadas y que mi madre me dejaba en su casa sin ningún problema, el profesor dedujo que yo estaba de acuerdo en mantener nuestro secreto, así que después de cada clase, el profesor daba un paso más. PM- Dale un besito en la cabeza Ernesto! E- Muuah, muaaah PM- Asiiii, muy bien!!! Abre tu boca y chupalo!!! PM- Aaaahhh asi Que ricoooo!!! Yo aprendía a mamarlo y veía tan cerca su miembro mientras me lo metía, que no podía dejar de admirar aquel pasto de pelos que adornaban su panza y se tupía aún más en su verga, que era un deleite a mi boca y mi olfato, pues sus pelos púbicos que estaban entrecanos por su madurez despedían un olor a macho que me hacían mamar más y más. PM- Uuuuy asiiii que ricuraaa!!! Estás aprendiendo muy rápido!!! El profesor fue muy cumplido con sus clases y siempre las respeto, no era hasta después de clases que el me enseñaba a perfeccionar mis mamadas. PM- Eres un niño muy listo Ernesto aprendes muy rápido, uuuuuffff!!! En aquellas enseñanzas también aprovechaba para mamar mi culito virgen que estaba tan estrecho. PM- Queeee cerraditoooo lo tienes Ernesto me encantaría metertela!!! Y hacerte mío E- Siiii profe hagalooo por favor!!!! PM- Noooo Ernesto eres virgencito y te dolería mucho!! Estuvimos dándonos placer oral por mucho tiempo, pero el profesor siempre insistía en el deseo de cogerme con su gran verga y desvirgar mi inocencia, pero no fue hasta que un día teníamos que viajar a otra ciudad por una presentación del conservatorio. Gracias a la confianza que mi profe le inspiraba a mis padres, ellos accedieron a dejarme ir de viaje, todo el grupo se quedaría en un hotel, pero el profesor Manuel había alquilado una pequeña casita donde El y yo nos quedaríamos. El profesor tenía todo planeado, era el momento indicado de dar un paso más a nuestra relación secreta y yo también estaba consciente que ese viaje era el pretexto para por fin entregarme a mi profesor que bien podía ser mi abuelo. Después de una de las presentaciones nos fuimos a la pequeña casita que había alquilado mi profe, y ahí en la intimidad de esa pequeña casita comenzamos a besarnos y a desearnos en la cama, yo me dejaba llevar por El. Sería mi primera vez, y El me enseñaría, siempre con mucho cariño y cuidado me trataba pero a la vez había cierta pasión que hacía desprender un calor en mi que me ardía en la piel pero aún así me gustaba. El profesor me puso en 4 para mamar y comer de mi culito que sería preparado para su deshonra, yo jadeaba de gozo al sentir como la barba del profe raspaba mi delicado culito, que a su vez era lubricado por su lengua que buscaba adentrarse en mi. E- Aaaay profeeee siiii asiiiii!!! PM- Ye voy a hacer mío Ernesto, tienes que aguantarla toda!!! E- Siiii Profesor siiii!!! El saco un lubricante de su maleta y comenzó a lubricarme con sus gruesos dedos, haciendo movimientos circulares iba metiendo otro dedo más para dilatar lo más posible mi culo estrecho. E- Aaaaahhhh Aaaagggghhh!!! Yo gemía, sentía como sus dedos apretaban mi culo y se adentraban cada vez más, sentía un estímulo delicioso, que nunca me hizo imaginar el dolor que aquel tronco me daría al ser penetrado. Cuando el profe se sintió confiado, se posicionó dominante y empuñando su verga ya lubricada fue clavándola con cuidado en el interior de mi orificio, su cabeza de champiñón era la punta que abriría el inicio de aquel dolor que yo empezaba a experimentar, el dolor era tan intenso a pesar de la delicadeza con la que mi profesor entraba. E-Aaaaaayyyy dueleeee profeeeee!!! PM- Shhhhh aguanta Ernesto, no hagas ruido!!! La casita donde cogíamos era tan pequeña y tenía otras casas de alquiler muy pegadas, que el profesor temía que alguien escuchara mis gritos, ante sus súplicas yo tomé una almohada y la mordí para ahogar mis gritos en ella, mientras el profesor clavaba más y más su hombría en mi. El profesor logró entrar lo suficiente para poder sentir el calor de mi húmedo culito que me tomó de la cadera y comenzó a caderear sutilmente para no lastimarme. PM- Siiiii Ernesto siiii Que calientito lo tienes bebé!!! E- Aaaay Aaaauuu!!! Dueleeeee!!! En cada cadereada el profesor metía y metía más. PM- Aguantaaaa bebé aguantaaa!!!! Su descomunal grosor me desfloraba mi estrecho culito, imploraba porque el dolor pasara, mientras yo escuchaba como el profe gemía de placer que mi culo le daba. PM- Como aprieta Ernesto!!!! Aprieta muy ricoooo!!! Aaaaaaghhhhh Lo estrecho y cálido de mi culo provocaban palpitaciones en su verga que empezaban a escupir borbotones de leche en mi culito. PM- Aaaaaaggggghhhhh Que ricoooo bebeeeee!!! Yo sentía un líquido caliente y viscoso lubricar mis entrañas, y sentía como aquel duro tronco apretaba menos y menos mi culo, el profe descansaba un rato dentro de mi, para después sacar su verga flácida y deslechada de mi culo. PM- Vamos reponer energía un momento bebé, en un momento vamos por la segunda!!! E- Siiiii profe!!! PM- Te duele mucho? E- Si PM- Tenemos que aprovechar que aún estás dilatado para que sigamos abriéndote más, y así el dolor sea menos. El profesor me acariciaba mi cuerpecito desnudó y me besaba para compensar un poco el dolor que tenía, yo me sentía muy complicado por sus besos y caricias, que pronto me olvide de el dolor, disfrutábamos de nuestras caricias y desnudez mientras hablábamos de nuestra primera experiencia, después de un rato El profesor, como buen semental, ya estaba recargado para la segunda. comenzó a besarme mientras lentamente iba subiendo mis pies a sus hombros, exponiendo mi culo a su merced. Y ya erecto de nuevo como si no lo hubiera echo antes. Y así frente a frente y de misionero empezó a dejar caer todo su peso sobre mi pequeño cuerpo. Que era ensamblado por su mástil, clavándolo de un solo está vez por completo, sellando mi culo con sus peludos huevos. PM- prepárate mi niño te voy a dar más fuerte, ya está toda adentro!!! E- Aaaaahhhh Siiiiii siiiii!!! Comenzó a embestidme ferozmente para terminar de abrir mi culito. PM- Yaaa eres mío bebé, solo mío!!! Podía ver su cara de gozo y satisfacción, que casi me hacía olvidar que el peso de su cuerpo me asfixiaba, mientras el no paraba de embestirme, yo me aferraba a sus peludos brazos, soportando sus embestidas, que mataban cada vez más mi inocencia. El profe emanaba un olor embriagante que me seducía y me aliviaba mas y más aquel dolor, era como una medicina que transformaba el dolor en placer. Mis piernas gorditas se meneaban por la fuerza que mi profe me embestía, el ruido del choque de sus huevos en mi culito eran como una melodía que nunca habíamos practicado en el conservatorio. E- Aaaaahhhh Aaaaahhhh siiii asiiiii!!! Mis gritos se transformaron en gemidos infantiles que excitaban más y más al Profe que se había convertido en un toro hambriento de placer. PM- Te gustaaaa bebé!!! E- Siiii profeee! Me gustaaa me gusta muchooo!!! El profe después de un rato me pidió que me montara sobre su verga y comenzará a cabalgar en ella, Su gran trozo entraba en mi con mayor facilidad, que cabalgaba de gusto en ella. PM- Esoooo asi Bebe gozalaaaa date gusto solo. E- Siiiii Que ricoooo siiii aaaay!!! PM- Mmmm te voy a preñar otra vez bebé aaaaaaagggggghhhh siiiiiiii!!!! E- Aaaaahhhh Aaaaahhhh!!!! Mis cabalgatas lograrían deslechar a mi profesor de nuevo, logrando así un placer que por primera vez había sentido. Nuestros cuerpos terminaron empapados en sudor, sus vellos completamente pegados a su piel sudada y yo sobre El descansado por el ejercicio sexual que habíamos experimentado. Los días después fueron los más difíciles pues el dolor anal regresó y me sentía muy incómodo e intentaba disimular mi dolor ante los demás. Pues aún teníamos presentaciones por hacer. Yo me convertiría en el pequeño amante de mi profesor Manuel, aquellas clases de piano seguirían para terminar fornicando siempre en secreto, éramos alumno y maestro ante mis padres y ante la sociedad, pero éramos amantes en secreto. Mi profesor Manuel despertó en mi una adicción sexual a mis casi 7 años que no podía dejar. Era el tan excelente amante que a pesar de ser yo tan pequeñito y el tan grande de cuerpo y verga, supo cuidarme y dar el placer que ningún niño había tenido jamás… Este relato está basado en hechos reales que Ernesto me confió para convertirlo en un erótico relato. Espero haya sido de su agrado y como ya saben se aceptan sugerencias y comentarios que me pueden hacer llegar a mi cuenta de instagram (mando_gg) gracias a todos por su apoyo.

Autor: MANDOGG Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

LA PRIMERA VEZ

2022-07-26


Me acuesto desde las 9 hasta las 3 de la mañana con un maduro casado . Yo conoci una aplicacion de conocer citas llamada «Locanto» es una aplicacion para conocer gente random en donde lo principal es tener sexo, yo siempre habia querido que era tener una verga en mi culito me excitaba mucho eso ademas de mamarla. Yo en ese tiempo hace 1 mes yo era menor de edad tenia 17 años, por lo que en mi anuncio decia que era menor de edad. Espere los dias y encontre una invitacion en donde decia «me gustan los menores de edad» era de un hombre con 63 años de edad que vivia en una ciudad a 3 horas de mi, era casado, pero me dijo que el se podia escapar de su esposa que no habia problema, pero solo podiamos 5 dias, el pagaba el hotel y me recojia. Con esta oferta quien no accede, asi que nos contactamos fuera de la aplicacion y cuadramos la cita para el 4 de junio hasta el 9 de junio, me tocaba escaparme del colegio durante todo el dia, porque unas de las condiciones para que el viniese era que tenia que estar por lo menos siete horas con el. Mi horario comienza de 9 am a 3 de la tarde, yo le dije que si y le pedi a unos amigos que me cubrieran. Con esto ya cuadramos la cita enfrente de un popeyes el viajaria ese mismo dia bien de madrugada y nos encontrariamos. Llegue en pantaloneta, sin boxers a la cita nos encontramos comimos algo y cuando ibamos de camino al hotel no me dejaba de manociar el pene me estaba masturbando asi que yo tambien hize lo mismo, era un pene de al menos 13 cm y no tan grueso en la primera parte pero en la segunda dios mio era para derretirse. Asi nos fuimos todo el camino solo 10 minutos, cuando llegamos al hotel eso no demoro nada en desvertirme y besarme yo enseguida lo bese apasionadamente, cerro esa puerta como si no hubiera un mañana y me empujo contra la pared y me dijo «estas horas eres mi esposa, amante y novia» despues de decirme eso me cargo hasta la cama en donde ya estaba completamente desnudo, el traia todo lo del lubricante entonces me coloco lubricante en mi culito y despues se coloco el condon. Como era mi primera vez mi ano no habia dilatado asi que mientras que yo le chupaba esa verga que cada vez crecia mas, el me tenia abriendo el culo con un dildo que era el doble de grande que su pene y ancho. Despues de 15 minutos de dilatacion por fin era la hora me dijo «es hora de que pruebes esto en tu segunda boca». me metio esa verga no sabia que decir era entre excitacion y placer. Duramos asi durante dos horas en posicion del perrito, misionero y el vaquero hasta que termino sacando toda su leche. Ya habiamos gastado las primeras dos horas faltaban 4. Asi que mientras el pedia el almuerzo yo me bañaba quitandome todo su semen de mi culo y sudor de mi cuerpo. Almorzamos en la habitacion. Despues vendria la segunda ronda pero el decia que no queria otra vez en la cama ahora seria en la ducha. Asi fue ahora mi ano ya estaba dilatado era mas facil el baño tenia una tina asi que se lleno y en eso los dos nos metimos y el empezo a metermelo todo por debajo del agua, despues salimos de la tina todos mojados y me cargo contra la pared del baño y me siguio penetrando, despues fue en posicion de vaquero esta vez en la taza del baño en eso se fueron dos horas mas ya estaba agotado mi ano me dolia demasiado ya decia «PARA» asi que el entendio eso y me dejo en la casa. PERO ESTO ES SOLO EL PRIMER DIA PRONTO LA PARTE DOS

Autor: SEBASTIAN0518 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

La Vida De Joan 02: Aprendiendo A Ser Nenita

2022-07-26


Joan aprende que para ser buena nena, debe aprender a complacer a sus machos.. CAPÍTULO 02 APRENDIENDO A SER NENITA Después de despedirme de mi abuelita, el sr Roberto me llevó adentro, donde es su casa, ahí me presentó a sus 2 hijos, Federico y Miguel, también conocí a su hermano Darío y a sus 3 hijos, Luis, Gonzalo y Esteban. Les presento a Joan, la princesita de Isolde, ella es una muy buena nenita que le gusta tomarse toda la lechita directa de la fuente -todos los que estaban ahí se empezaron a sobar su bulto y a decir si de verdad podían usar a la pequeña putita, yo solo al escuchar eso, me alegré, cada vez que me decían putita, mi abuela era feliz, definitivamente yo tenía que ser una buena putita- Claro que sí, vamos a usar a esta perra hasta que no pueda ni cerrar la mandíbula, es nuevecita así que debemos enseñarle a ser nenita, enseñarle para que se convierta en lo que debe ser, una zorra chupapollas de primera, dispuesta a complacer a todos los hombres y capaz de comerse cualquier verga que le pongan por delante, Isolde me dijo que nada por el culito, pero eso fue todo lo que dijo, así que esta reinita aprenderá a ser una buena nenita. Yo siempre soy bueno -respondí cuando el sr Roberto terminó de hablar-. Siempre hago caso a mi familia y a los maestros. Sé que eres un buen niño Joan, pero ahora vas a aprender a ser una buena nenita, eso es lo que Isolde quiere de ti, solo así la harás feliz y yo soy muy bueno para enseñar, aunque solo podremos usar tu boquita, vas a aprender lo que es darles placer a tus machos. Me puso en medio de la sala y con una fuerte voz llamó a una niña llamada Solange, al entrar Solange, Roberto le dijo que me enseñe lo que deben hacer las buena nenas. Solange tenía solo una faldita que le llegaba al culo y no tenía calzón, su blusa parecía más bien un brasier, era más alta que yo, bastante más alta, pero después me enteré que solo tenía 8 años y puede ser nieta o hija de Darío al igual que alguno de los hermanos puede ser su padre porque todos comparten a la mamá de Solange desde que ésta tenía 12 años, legalmente es hija de Esteban, biológicamente, puede ser de cualquiera de ellos, pero a ellos no les importa porque todos usan a Solange, al igual que usan a su mamá. Solange puso una canción y empezó a perrear o a tener sexo con un ser imaginario, la verdad todavía estoy en duda de ello, aun más cuando se puso en el piso en 4 y empezó a darse nalgadas, diciendo más duro papi, más duro, soy tu puta papi, dame tu polla, mientras movía el culo como invitando a que le den verga. Ven hijita, ven con tu papi, muéstrale a tu nueva amiga lo que es ser una buena nenita -dijo Esteban. La pequeña mulata se puso en pie y se puso a horcajadas sobre su negro padre, la niña empezó a mover el culo sobre el bulto del hombre el cual solo gemía y decía muévelo así mi putita, muévelo, sé cuanto te gusta la verga de papi, la nena se empezó a mover más rápido, lo cual pensé que era imposible, ese culo parecía una máquina. Ya viste a mi nieta Joan -dijo Roberto-. Ahora es tu turno. Pero sr Roberto yo no sé bailar y no sé si pueda hacerlo con este vestido y con estos zapatos, aunque no tienen mucho taco, igual me molestan -los zapatitos eran esos de charol blanco con taco, nunca usé zapatos de ese tipo, sin embargo no eran molestos, se parecían a mis zapatos de ir a la escuela, solo que no quería bailar, nunca me había gustado ese tipo de baile, pero ese día aprendí a amarlo. Eso es sencillo Joan, solo quítate el vestido, todos aquí queremos ver tu lindo cuerpito, en especial ese culito que tienes, no veo el momento de poder partírtelo, lo tienes bien rico mi amor. Pero mi abuelita se puede enojar. No mi niña hermosa, se va a enojar si le digo que no me hiciste caso -así sin más se acercó a mí y empezó a desvestirme- Mmm qué rica que estás así toda desnudita, mira esas tetitas, parece que ya quieren crecer -mientras decía esto me empezó a pellizcar los pezones, debería de haberme dolido, sin embargo fue como si pasara corriente por mi cuerpo y solo pude emitir un chillido como un gemido y mis rodillas temblaron-. Veo que te gusta zorrita. Roberto siguió estimulando mis pezones y de ahí me empezó a besar, no fue un beso como el del sr Nathan, Roberto parecía que me iba a comer, metía su lengua, chupaba y mordía mis labios, de ahí escuché solo un, ya está, ahora cabálgame como me gusta, eso así mi puta, así me gusta, mátese usted solita con mi fierro, cuando el beso se acabó voltee a ver para saber lo que estaba pasando y veo que era Solange quien estaba brincando encima de su papá, con la ayuda de las manos de éste, solo que del culo de Solange entraba y salía la verga de su padre, mientras más saltaba, más rápido entraba y salía esa verga de su culo, además Darío, su abuelo, tenía el cabello de la niña agarrado fuertemente mientras le metía su gruesa, larga y dura verga hasta que desaparecía dentro de esa boca, sus 2 tíos estaban uno a cada lado de ella mientras que ella con sus manitas medio trataba de acariciar esas pollas, pero sus manos eran pequeñas y no podían rodear todo ese grosor. Federico y Miguel, hombres que en ese momento estaban entre sus 28 y 30 años, negros como su padre, observaban todo lo que pasaba en la sala de su casa mientras acariciaban sus pollas, la de Federico es un poco más pequeña, pero muy gruesa, es un poco más ancha que una lata de coca cola y unos centímetros más larga, la de Miguel es la polla más grande de todas las pollas que he visto hasta ahora, incluso es más larga que la de mi abuelito y el burro, pero es bastante más delgada, sin embargo de un momento a otro Miguel se puso de pie, acomodó a su sobrina en el regazo de su padre de una manera en la que él pudo alzarle las piernas a Esteban y le clavó toda su polla, Esteban no se quejó, simplemente bufaba y decía así primito hasta lo huevos mientras yo se lo meto a mi hija, ambos hombres empezaron a entrar y salir de los respectivos agujeros que tenían a su disposición de una manera salvaje. Así como está la zorrita de Solange, así estarás tú muy pronto mi putito -Roberto empezó a chupar y morder mis pezones, la corriente que corría por mi cuerpo se hizo más intensa y no pude callar mi voz simplemente empecé a gemir y gemir, cada vez más alto, rogándole a ese hombre que no se detuviera. Yo estaba disfrutando tanto que solo cerré los ojos y dejé que Roberto hiciese lo que quisiese conmigo, no podía pensar solo podía sentir, sentir con todo mi cuerpo, aunque solo mis pezones estaban siendo torturados. Momentos después escuché un pequeño grito y a Solange diciendo que le dolía, Federico diciendo llénenle la boca para que no ande chillando y abrí los ojos solo para llevarme la sorpresa más aterradora de mi vida Darío tenía a su nieta contra su pecho, su polla entrando y saliendo de su vagina mientras Federico le estaba dando duro por el culo, Luis calló el llanto de la pequeña Solange llevando su polla hasta la garganta de la niña, mientras lágrimas corrían por su rostro, junto a ellos Miguel seguía bombeando con fuerza el culo de Esteban mientras Esteban estaba follando a Gonzalo, estaban en un trenecito de lo más salvaje, el uno al otro diciéndose perra, traga pollas y pidiendo más fuerte, todos estaban en un viaje de lujuria y desenfreno sin precedentes, yo no podía apartar la vista y Roberto dejó que yo observara todo lo que estaba pasando, aunque a Solange se la veía muy adolorida pero resignada a ser el agujero que su familia necesita. Después de asimilar toda la escena, Roberto empezó a besarme el cuello, bajando por mi espalda hasta llegar a mi culito el cual besó, lamió y mordió, de ahí enterró su cara en mi agujerito, pero no duró mucho tiempo, imagino que estar en esa posición siendo él tan alto y yo tan chiquito le causaba dolor, me agarró, se acostó y puso mi culito de lleno en su boca, lo devoró por completo diciéndome lo sabroso que estaba, que tenía el sabor de puta virgen, metió su lengua hasta lo profundo, hurgando con su lengua en todas mis entrañas, sentía que quería gritar y al mismo tiempo orinarme pero lo único que lograba hacer era emitir gemidos entrecortados y vergonzosos. Bueno, ya es momento putita, es momento de satisfacer a tu macho -Roberto simplemente se puso de pie mientras me sostenía, se sentó en el sofá y me puso de rodillas con su gran vara de dulce descansando en mi rostro- Cómetela toda putita, muéstrame lo que sabes hacer. Yo simplemente agarré la cabecita y me la metí en la boca, disfrutando del líquido dulce y amargo que manaba, estaba disfrutando tanto que no pude observar la cara de disgusto de Roberto. Sé que todavía no eres una nenita entrenada, pero lo que estás haciendo no me gusta, así nunca vas a obtener tu leche y tu abuelita no estará feliz. Pero así es como se lo hice hoy a los señores, aunque ellos también me agarraron la cabeza y me hacían doler. No te preocupes mi reina, te dije que te iba a enseñar a ser una nenita y eso es justamente lo que haré, recuerda que todo lo que haga, lo hago porque quiero que seas feliz. Roberto agarró mi nuca e hizo que me acercara de nuevo a su pene, yo instintivamente lo hice, aunque no sabía lo que me esperaba, Roberto solo me dijo, no se te ocurra morder y abre bien la boca, después de eso, sentí como sus manos en mi nuca me forzaban a hacer que trague más y más de su pene, a mí me dolía mi boca, mi garganta, sentía que no podía respirar y de mis ojos salían lágrimas, las cuales no hicieron que Roberto se detenga, solo me decía aguanta putita, aguanta, tienes que aprender que para esto son las nenitas como tú, las putitas existen solo para dar placer a sus machos, eres un hueco que debe estar siempre dispuesto a complacer y dar las gracias a los machos que nos tomamos nuestro tiempo para darte lo que quieres, debes agradecerme puta, agradéceme, repetía una y otra vez mientras más me obligaba a mamar su enorme verga, haciendo que mi boca sube y baje sin control alguno de mis movimientos, ahogándome. Qué rico entrenas a esa puta papá, me trae tan buenos recuerdos de cuando entrenabas a mis compañeros de aula en la primaria, todas esas perritas buscando siempre verga. Para eso existen los nenes que son nenitas hijo, para gozar de sus huecos y hacer que adoren nuestras vergas. Pero este nene nena está un poco atrasado, ya tiene 7 y no sabe ni hacer una buena mamada, hay que entrenarlo entre todos, para que así sea una verdadera ella. Y todavía nos debe ese baile, que no me he olvidado -gritó Darío desde el otro mueble, mientras se fumaba un cigarro. Miguel, Gonzalo y Luis gozaban del cuerpo de Solange la cual estaba a minutos de perder la conciencia de tanta verga recibida por todos sus huecos y Esteban se acercaba a donde estábamos nosotros. Quiero estrenarle el culo -dijo Esteban-. Saben que romper culos es mi especialidad, después de todo, Gonzalo y yo somos los únicos que sí somos maricas en esta familia. Que seas marica no te da el derecho de romperle el culo -refutó Darío Papá, le rompí el culo a nuestra hija mientras tú le estrenaste la cuca, todos saben que si hay culito virgen, me pertenece. Cállese puto -dijo Roberto- esta perra es mía o acaso no ve como la tengo ensartada hasta la garganta enseñándole que debe complacerme, esta putita es mía y si quieren que la comparta tendrán que esperar, además Isolde dijo que nada por el culo. ¿Y desde cuándo hacemos lo que las perras nos dicen? Porque no es mi perra, es la mujer de Jeffrey y Jeffrey le da libertades que yo no le permito tener a mis perras, Isolde está en igualdad con nosotros, ella es la que manda sobre esta putita. Igual quiero su culo. Así sin más Esteban se acostó atrás mío y empezó a chupar mi culito, fue una sensación más que bienvenida para aplacar el fuerte dolor de mi cuerpo, estaba asfixiándome y mi boquita me estaba empezando a doler, pero mi cara de dolor o mis lágrimas no era algo que detuviera a Roberto él seguía y seguía castigándome con su gran verga, estaba sufriendo y quería que todo termine, pero estaba tan lejos de terminar y yo todavía no lograba entender el significado de ser una verdadera puta en las manos de estos hombres insaciables. Roberto habló de nuevo y me dijo, muy bien perrita, vas aprendiendo es momento de desvirgarte por completo y hacerte unas buenas tragaderas, al decir esto agarró mi nuca más fuerte y forzó mi garganta a alojar todo su miembro, la asfixia que sentía antes no se comparaba a lo que sentía ahora, ahora sentía que podía morir mientras poco a poco iba perdiendo un poco de mi conciencia y las náuseas se intensificaban, de un momento a otro cuando sentía que ya no podía más, Roberto me liberó y afirmé mis manos en el suelo tosiendo y vomitando un poco, trataba de recuperar mis sentidos, pero todo a mi alrededor giraba, quería salir de ahí, quería dejar ese lugar, pero no podía, ni siquiera podía llamar a mi abuelita, mi voz no salía, tenía miedo, miedo de lo que me estaba pasando, Roberto no me trataba bonito como los otros señores, solo me decía que pronto sería una buena putita y que ya pronto tendría un buen boquete para alojar bien las pollas de los machos que me den la satisfacción de usarme como la puta que soy, decía debes agradecerme zorra malagradecida, en lugar de estarte quejando y llorando, deberías decirme gracias amo, ahora podré satisfacer a todos los machos que se dignen a mirar a esta puta, zorra, necesitada de polla. Yo no entendía lo que decía, se suponía que ser la putita y la zorrita que mi abuela quería, era algo bonito, pero yo no estaba disfrutando esto, solo estaba asustado y quería irme de este lugar e ir a ver a mi abuelita, pero ahora que Solange estaba desmayada en el sofá después de tanta verga que recibió por todos lados, era mi deber hacer que todos esos machos queden con los huevos secos, porque a pesar de la deslechada que les dio Solange, ellos todavía querían más guerra y la única perrita que estaba a su disposición, era yo. Darío y los demás se acomodaron en el sofá más grande, todos desnudos y pegados unos a otros, Esteban y Gonzalo masturbaban en cada mano una polla mientras intercambiaban ardientes besos con los dueños de aquellas pollas. Solange estaba dormida o desmayada en el sofá de 2 puestos y Roberto por otro lado seguía en el sofá individual conmigo a sus pies, recuperando el aire poco a poco mientras esperaba que toda la habitación dejara de girar. Ya estás teniendo demasiada compasión con esa perra, hermano, los años te están ablandando. No es mi perra, no puedo amoldarla por completo a mi gusto, debo ir despacio para que Isolde la traiga de nuevo, ¿o acaso no quieres entrar en se culito? Porque si debo contenerme para estar dentro de tremendo culo, pues que así sea, al menos hasta el día que pueda darme verdadero gusto. No queda de otra tío, tocará ser delicados, pero mira a Solange desde que tenía 6 meses he estado entrenando el culo de mi hija y estpy seguro que muy pronto podrá aguantar 2 vergas. Seguramente es hija tuya Esteban o de Gonzalo, porque yo no soy joto, ese culo debe ser herencia tuya. Cierra la boca puto de mierda, te recordaré que tú , Federico y Miguel fueron los que nos estrenaron el culo, si somos marica es por todos ustedes, no andes jodiendo. Papá me estrenó a mí pero nunca le agarré el gusto, tú y Gonzalo por otra parte le agarraron el gusto, ustedes necesitan polla para vivir. Deja de joder a Esteban, Luis, gracias a tus hermanos tu tío y yo dejamos de usar tu culo para usar el de ellos. Eso es verdad papá, pero igual eso no les quita lo joto. Mientras ellos conversaban por fin todo a mi alrededor se quedó estable, cuando Roberto vio que ya estaba mejor, me dijo que para ser puta estaba muy mimada, que Isolde me iba a malcriar, pero que él solo podía enseñarme lo que pudiese mientras estaba con ellos y me ordenó que empezara a bailar, uno de los otros puso la canción que estaba bailando Solange antes de que se durmiera o desmayara, nunca pude saber qué fue lo que le pasó. Una vez que empezó la canción Roberto me dijo mueve ese culo, mientras Darío dijo, vamos zorrita muéstranos que quieres nuestras vergas, si te mueves bien te premiamos y en eso Federico dijo y si te mueves mal igual te vamos a dar verga pero como castigo. Empecé a moverme lo mejor que pude, pero la verdad es que me sentía un poco cohibido, nunca me había gustado ese tipo de música donde uno se mueve como si pidiera algo, ahora entiendo que de verdad es que se pide y no algo, las putitas le pedimos a los machos que nos den verga, porque las necesitamos y ellos son quienes nos la pueden dar, ese día aprendí a pedirla mediante mi baile. Mueve bien ese culo, puta -me gritó Luis Que parezca que quieres verga, así parece que quieres unos azotes en ese culo. Esa es una buena idea Federico -dijo Darío-. Ven acá putita, ven a moverme ese culo. Tenía un poco de temor de ir, pero no tenía opción, debía obedecer, a mi abuelita no le gusta cuando desobedezco, simplemente me acerqué y empecé a mover mi culo lo mejor que pude, Darío no se encontró satisfecho y empezó a darme nalgadas y a decirme muévelo más puta, muévelo más, conforme me movía aumentaba o bajaba la intensidad de sus nalgadas, no me estaba azotando propiamente dicho, me nalgueada pero no me dolía, sin embargo, me ardía, poco a poco comencé a agarrarle el gusto a bailarle mientras él me nalgueaba, fue diferente, pero bueno, me empecé a sentir muy bien, sentía que estaba volando y quería mover el culo más rápido para que Darío pueda seguir nalgueándome, después sentí a Roberto adelante mío y alcé la vista, él solo me sonrió y me dijo, sabía que eras una buena putita, apenas te vi con ese vestidito, vi todo el potencial que tienes, directamente a mi cara me llegó humo, como si fuera de cigarrillo o cigarro, no lo sé, solo sé que tenía una pipa de vidrio, la fumaba y me lanzaba el humo, no sabía lo que era, pero sí que sé lo que me hizo, me hizo sentir liviano, me estaba haciendo flotar y quería algo, todo mi cuerpo estaba temblando de necesidad, no entendía lo que pasaba simplemente me dejé llevar y empecé a mover no solo mi culo, moví todo mi cuerpo al compás de la canción y todos empezaron a alabarme, me decían cosas como: así nenita, así putita, así me gusta que te muevas, muéstranos cuánto te gusta complacer a tus machos, dinos con tu baile cuanta verga necesita ese cuerpo y así fue como de bailar para ellos, empecé a bailar con ellos, todos me rodearon y empezaron a manosearme, pasaba de un lado a otro, invitándolos con mi baile a hacer lo que quieran con mi cuerpo, los besos, las metidas de manos en mi culito y unas cuantas nalgueadas, no faltaron, por otra parte yo no podía con tantas sensaciones, movía mi peluca como si fuese mi cabello, pasando mis manos por él, me movía como pez en el agua, ni siquiera sabía cómo estaba bailando, solo sabía que mis machos estaban satisfechos con lo que hacía y eso me hacía feliz. Es momento de darte tu premio muñequita. Mejor dicho tus premios, papá. Así es Gonzalo, deja corrijo, es momento de darte tus premios. Y así Darío procedió a ponerme de rodillas y a utilizar mi boca como si fuese un coño, agarraba mi cabeza y mi nuca y me forzaba a llevar el ritmo que él marcaba con sus manos, esta vez no fue tan difícil como cuando Roberto me hizo lo mismo, poco a poco fui acostumbrándome y agarraba un poco de aire cuando él me saca la polla de la boca, cuando la metía de nuevo hacía que mi nariz toque su pubis y yo podía aguantar como un verdadero campeón, al menos así me alababan, mi boca ya estaba amoldada y podía darles placer a mis machos. Después de todo si pudiste amoldarla hermano, ahora sí le entra toda la verga y mírala, ya no se queja tanto. Sabes que siempre entreno bien a mis perritas, ellas están hechas para satisfacernos. Ya tío, ya déjela es momento de ver si puede con la mía. Ufff Fede, pues deberás forzarle esa boquita, porque para aguantar ese grueso la nenita deberá desencajar bien esa mandíbula. Después de lo que dijo Darío, todos ellos empezaron a reír, mientras yo seguía en mi labor de disfrutar esa sabrosa verga, otras manos me agarraron del cabello y me apartaron de mi manjar, yo no quería apartarme pero Federico me dijo, tranquila mami que acá tienes otra, solo suéltela y así lo hice, cuando Federico empezó a meterme su verga, la verdad se me salieron las lágrimas, sentía que me estaba abriendo más por dentro, me estaba ahogando y por más que trataba de respirar no era suficiente, sin embargo sabía que no podía quejarme y todo el humo que me seguía echando Roberto me ayudaba a relajarme y a dejar que ellos hagan conmigo lo que quisiesen, en ese momento no entendía que me estaban drogando, pero ayudó mucho, porque pude entregarme por completo a esos 7 machos para que hiciesen conmigo lo que quisieran. Cuando logré acoplarme a la polla de Federico en mi garganta, todo fue mucho mejor, pude empezar a disfrutar su ácido sabor, imagino que el sabor de Federico estaba más fuerte porque hace unos momentos estuvo en el culo de Gonzalo y en el de Esteban, pero su sabor no era desagradable, de hecho lo diferente me resultó adictivo y después de al inicio no poder albergar esa verga en mi boca, ahora que ya estaba acostumbrado no quería dejarla ir, todos se reían y decían que yo era bien puta, que cuando me rompan el culo sería una verdadera ninfómana, no entendía nada de lo que decían, pero poco me importaba, yo solo quería degustar esas vergas y no me importaba nada más. Pasé a mamar las vergas de cada uno, ellos me alababas, me decían que era una buena puta, así zorra así es como debes hacerlo, aprendes rápido putita y todas esas alabanzas a lo que yo estaba haciendo, hacía que me esmerara en hacerlo mejor, quería seguir escuchando que era bueno en lo que estaba haciendo, además de que me gustaba lo que estaba haciendo, no podía pedir nada más en este mundo, estaba feliz estando entre las piernas de esos hombres mientras les daba placer con mi boquita, la cual ya estaba acostumbrada a alojar esas vergas hasta el fondo mientras el olor de los huevos y el pubis del macho con el que estaba inundaba mis fosas nasales, es un aroma acogedor. Después de pasar de verga en verga y cada uno de ellos darse gusto con mi culito además de con mi boca, me dijeron que ya era momento de sentir un poco lo que es ser mujercita, que ahora que soy una verdadera nena debía prepararme para ser mujer, me pusieron en el sofá individual con el culito para fuera y mi cuerpo apoyado en el respaldo del sofá, cada uno empezó a mamarme el culo, esta vez todo era para mi placer, ellos solo esperaban su turno mientras mi boca solo la usaba para gemir y gritar por más, no sabía que era lo más que pedía pero la sensación era tan rica que solo sabía que había algo más que todavía no conocía. El primero en hacer algo diferente fue Luis, aparte de meter su lengua dentro de mi culito, empezó a masajear el contorno de mi anito con la yema de sus dedos, después de jugar así por un momento, metió un poco de su dedo en mi culo, no me dolió ni un poquito, no sé si fue toda la preparación que hicieron con sus lenguas o lo que ellos estaban fumando en esa pipa de vidrio mientras me lanzaban el humo, lo más importante es todo lo que sentí, cuando me metió el dedo y empezó a jugar dentro de mi culo con él, en ese momento conocí el cielo, me sentí en la gloria y dije muchas palabras inentendibles mientras movía mi trasero al son del perreo que sonaba, Luis se animó al ver la manera en la que movía mi culo pidiendo más y eso fue lo que hizo, metió otro dedo y sentí un fuerte ardor y un poco de molestia cuando él jugaba con sus dedos en mi cola haciendo tijera, pero estaba tan drogado que no me importó nada y hasta sentí muy rico el ardor que estaba sintiendo, mis caderas empezaron a moverse con esos dedos adentro y ellos solo animaban diciendo así mi perrita, dile a tus machos que quieres verga, yo solo repetía lo que ellos me decían que dijera, ellos querían escucharlo, yo debía decirlo. Nada de eso -dijo mi abuela entrando a donde estábamos todo-. Te dije Roberto que nada de usar su culo y se te acabó el tiempo. Vaya a vestirse Joan, es momento de irnos. Isolde no nos puedes dejar así, no nos hemos corrido. Ese no es mi problema, ahí tienes a Solange, úsala a ella, mi nieta y yo nos vamos. Mientras me empezaba a vestir escuché como Solange decía por favor ya no, me duele y momentos después empezó a llorar, mientras repetía ya no quiero, ya no sigan. Al terminar de vestirme vi que Federico le estaba dando por la cuca, Roberto le daba por el culo, Luis estaba usando su boca, mientras Gonzalo y Esteban usaban cada uno una de sus manos para pajear sus vergas esperando el turno de deslecharse. Hasta el día de hoy sé cuanto tiempo más tuvo que estar Solange dándole placer a sus machos lo que sí sé es que mientras cada uno de ellos se corría por segunda vez, mi abuela y yo dejábamos el lugar.

Autor: PSVANDRES31 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Cómo termine en un trio con mí padre y mí tío (gay) parte 1

2022-07-26


Como descubrí los gustos de los hombres de mí familia (Relato ficticio).. Cómo termine en un trio con mí padre y mí tío; Descripción de los personajes: Yo Pedro(hijo) soy un chico alto, mido 1.80, soy atlético, de tez morena y pelo negro, unas nalgas firmes y una pija de 15cm, actualmente tengo 19 años y siempre e sido muy mujeriego. Mí padre Nicolás: un hombre alto de 45 años, con panza, siempre pensando en el trabajo y muy religioso, demasiado peludo, de tez morena y pelo negro(como yo). Tío Jorge: edad 55 años, tez blanca con canas y unos labios grandes, lindas nalgas y una pija de 18cm, muy bien cuidado y con un gimnasio Todo comenzó hace 3 años en marzo del 2020 cuando yo tenía 17 años, habíamos ido de viaje mí padre mí hermanito de 13 años y yo, en una combi(furgoneta) alquilada junto con mí tío Jorge y su esposa. Nuestro destino era Mar del Plata, la playa más conocida del país( Argentina) luego de unas horas de viaje la combi se daña y tuvimos que parar en un pueblo alejado de todo, mí padre furioso pelea con un hombre por el celular, intuyó que puede ser el dueño de la combi que nos alquilo, luego de unos 10 minutos aproximadamente de insultos y maldiciones mí padre nos dice que mañana a las 6am vendría el dueño de la combi con otro vehículo para llevarnos a nuestros destino Esa noche dormimos todos adentro con mucho calor y muy molestos con los mosquitos (en especial yo), cuestión que por culpa del mal estar mío no podía dormir y me despierto, se me hace raro ver solamente a mí tía y a mí hermanito en el auto, era temprano y calculo que eran las 3 de la mañana salgo del auto buscando a mí padre y a mí tío, camino aproximadamente 150metros desde el combi hasta unos arbustos (todo esto de noche y casi sin visión alguna más que la propia luna) casi llegando a los arbustos veo salir a mí padre subiendose el cierre de su pantalón riéndose y a mí tío limpiándose la cara con una toalla de mano, cuando mí padre me ve se congela como por 2 segundos parecía que había visto a un fantasma. Nicolás: hijo que haces acá? Tenés que estar durmiendo, es peligroso salir de noche en el medio de la nada, anda ya al auto! Me dice con una voz entre nerviosa, demandante y molesta, mí tío sin decir nada sube al auto con nosotros, pero se me hacía como que algo no cuadraba ya que mí tío Jorge me estaba mirando mucho con una cara extraña. Al cabo de 3hrs y media llega el dueño del vehículo en un auto chico para nosotros, mí padre que ya estaba molesto conmigo por salirme de la combi 3hrs antes se pone a discutir casi llegando a los golpes con el dueño de la combi por el tamaño del auto diciéndole que le parece un mal chiste, mí tío lo tranquiliza tocándole el hombro diciéndole que al menos lleve a su esposa y a mí hermanito a la playa mientras nosotros nos quedabamos esperando que regrese, a todo esto el tipo este llego con bolsos en el asiento trasero del auto por qué también iba para allá, mí padre acepta y nos despedimos de mí tía y mí hermanito. Volvimos a la combi tranquilizando a mí padre que estaba realmente muy molesto. Jorge: bueno chicos ahora descansemos un toque mientras esperamos al pelotudo este. Nicolás: está bien, me hace falta estar relajado pero se hará difícil dormir con este calor de mierda… Jorde: y bueno loco, déjate de hinchar y descansemos, que el viaje será largo, estás vacaciones son una mierda Pedro: y si mejor no caminamos un poco hacia el pueblo?Así alquilamos una casa con aire acondicionado y todo los Chiches… Nicolás: buena idea, estos mosquitos me tienen los huevos llenos! Llegamos al pueblo luego de caminar un largo rato, alquilamos una casa y dormimos o al menos eso creía yo… Me despierto al ratito después de escuchar unos ruidos raros desde la cocina de la casa, tarde un rato en llegar por qué era una quinta grande pero los ruidos eran cada vez más intensos, sonaba algo así como un ‘plash plash» y unos quejidos extraños, asomo mí cabeza por la puerta y lo que veía no tenía explicación, era mí padre de espalda completamente desnudo cojiendo como un animal a mí tío, quedó en shock al instante no lo podía creer, mí padre un hombre siempre muy religioso y muy homofóbico estaba follando con otro hombre y para colmo era su hermano! En todo esto veo que mí pija está por reventar y empieze a pajearme de una manera que casi me la arranco… Escucho a mí tío decir: si ahahaha más duro ahahah si así, cojeme Nico rompeme el ortooooo ahahaha. Mí padre lo abraza desde el estómago y empieza a darle cada vez más fuerte, mí tío deja los quejidos por sonidos de placer casi a gritos. Mí padre le pone la mano en la boca diciéndole: cállate imbécil que vas a despertar a Pedro, todo esto mientras respiraba entre cortado, luego de unos 10 minutos más mí padre suelto un pequeño grito: ahh si, mierda, uff que culito hermoso que tenés puto de mierda(Mientras dejaba el culo de mí tío completamente lleno de leche). En eso veo que yo también estaba a mil con el corazón acelerado pero logro pensar con claridad y me voy corriendo de nuevo a la pieza haciéndome otra paja por qué la primera quedó inconclusa,mientras todo está pasaba a la casa mí mente no entendía nada pero sentía que mí cuerpo pedía más, luego de la paja me duermo y a las 5 horas me despierta mí padre con una sonrisa de oreja a oreja para desayunar. Y ahí estábamos… En la misma cocina donde hace unas pocas horas había visto a mí padre y mí tío tener sexo como unos completos locos, luego de sentarnos en la mesa, mí padre y mí tío Jorge hablaban como si nada hubiera pasado mientras yo no podía borrar esa imagen de mí cabeza,al cabo de unos minutos donde no podía olvidarme de eso tengo una erección accidental y logro safarme para ir al baño para clavarme otra paja, en esta saco una cantidad de leche descomunal al igual que la primera pero tenía la pija aún súper dura, no sabía que hacer y me entra el pánico, en eso mí tío toca la puerta del baño queriendo orinar. Jorge: haber si nos apuramos pibe que tengo que miar… Pedro: espera tío, creo que algo me cayó mal. Nicolás: entra Jorge total el pibe ya es grande y orina en la bañera. Mí tío entra sin previo aviso y me ve sentado en el inodoro con la pija parada y con la mano en la misma, pone cara de sorprendido pero al mismo tiempo de deseo, sin decir nada entra a la bañera y orina, al salir me dice algo en voz baja. Jorge: se que nos viste cojer, tu padre no lo sabe aún y si no querés que le diga que te calentaste tanto que no aguantaste el vernos a nosotros que te tuviste que pajear ahí nomás vas a tener que hacer todo lo que yo te diga cuando te diga okey? Pedro; eee si, no digas nada por favor, quiero que esto quede entre nosotros nadie puede saber nada. En eso Jorge se agacha unos 10 segundos y me chupa la punta de la pija, lo que para mí fue una eternidad por qué miraba la puerta con miedo de que mí padre nos vea… En eso se levanta y se va sin antes giñarme el ojo. Continuará…

Autor: RAMA111 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Esposo gay

2022-07-26


Este relato es algo personal y unico ya que me sucedio Tengo un matrimonio feliz, mi esposo jhon es un hombre trabajador y responsable, trabajamos en la plaza de mercado y el suele llegar primero a la casa que yo por lo usual el llega a las 9 am a la casa y yo llego despues de las 3 de la tarde, aunque resulto que ese dia mi jefe me dejo salir temprano y me fui para mi casa siempre le aviso a jhon que voy para la casa cuando salgo de trabajar pero ese dia queria llegarle del sorpresa y la sorprendida soy yo. llegue a mi casa y no entre a nuestra habitacion sino que me fue directo a la otra habitacion a cambiarme a quitarme el oberol, cuando sali se me hizo raro que no estaba prendido el televisor me fui despacio y me asome a la puerta cuando vi quede atonita era otro hombre acostado con mi esposo jhon y era su mejor amigo, cuando henry me vio el solo lo beso y le lamio las orejas ya que es su punto devil fue tan apasionado ese beso con lengua que me aleje y quede sin palabras pero la tentacion de mirar de nuevo no me aguante las ganas y me volvi a asomar cuando mi esposo tenia en cuatro a henry y lo estaba clavando de una manera que henry gemia de placer, luego cambio de posicion donde henry se hacia arriba y meneaba ese culo y veia como esa verga que me clava a mi lo clavaba a el era un escenario tan erotico que no me puede aguantar las ganas y me masturbe metiendome mis dedos de tal manera que me vine al ver tan excitado a mi esposo y a henry.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El vecino vago 2

2022-07-26


Emerson seguía viniendo por las tardes a mi casa y seguíamos jugando a las luchas como buenos amigos, los dos con 13 años habíamos congeniado muy bien, sin imaginar que ese juego me iba a llevar a los mejores días de mi vida y a descubrir el placer del sexo.. Todos los días por las tardes después de estudiar Emerson seguía llegando a mi casa. Mi mamá y yo ya lo veíamos como alguien de la familia, eso me gustaba ya que cada vez mi mamá tenía mas confianza en él y nos dejaba solos por algunos momentos. La rutina era la misma al volver de la escuela, como ambos estudiábamos en la mañana, él se venia directamente a mi casa, yo lo esperaba para que tomara una ducha y luego jugábamos a las luchas mientras mi mamá nos preparaba el almuerzo. Ese juego que me gustaba cada vez más, donde sentía que Emerson me restregaba todo su pene que cada vez notaba mas duro y para nuestra edad algo grande. Hasta ese momento nuestros juegos siempre eran con la ropa puesta, ya que mi mamá nos dejaba solos, pero no tanto tiempo como para intentar algo más. Emerson por su parte en ese juego de las luchas había empezado a acariciarme las nalgas, me las apretaba y siempre me pasaba los dedos por la linea de mis nalgas, a veces me besaba el cuello y me mordía un poco y siempre me decía al oido «como le gusta a mi nenita». Ya habían pasado como tres meses desde que Emerson pasaba en mi casa y uno de esos días cuando llegué a casa mi mamá dijo que había olvidado el pago de un recibo y que tenía que salir, solo esperaría a que llegara Emerson para dejarnos en la casa bajo llave, ya que mi mamá era muy desconfiada y no quería que alguien entrara o que nosotros nos escapáramos. No sé por qué sentí una emoción grande de saber que me quedaría solo con Emerson, en ese momento suena el timbre, él estaba llegando a casa. Mi mamá nos dice: Mama: Bueno niños, voy rápido a pagar este recibo. Axel después de que Emerson tome una ducha por favor almuerzan y hacen las tareas, no me tardo. Axel: Sí mamá, no te preocupes. Emerson: Sí señora, yo cuidare bien de Axel. Mi mamá se sonrío a aquello que dijo Emerson, escuchamos como salió de la casa y cerro las puertas con doble llave. En ese momento noté que Emerson estaba diferente, me miro y dijo E: nenita ahora si vamos a aprovechar – con un rostro alegre y muy pícaro a la vez. A: Ehhh si-i como tú digas – respondí por impulso E: Tomare la ducha y luego jugamos a las «luchitas» – dijo de nuevo con esa cara traviesa A: yo te espero – Dije un poco nervioso, pero sentía emoción y calor en mi cuerpo Me senté en mi cama a esperar que saliera de la ducha. Sentía largos los minutos, mientras pensaba que haría Emerson esta vez que estábamos solos. Realmente pasaron solo como 5 minutos pero yo sentí largo el tiempo. La puerta de la ducha se abrió y Emerson salió como cada vez con la toalla amarrada a su cintura, sin camisa y podía notar que su pene ya estaba algo duro. Primera vez que tenia tiempo para apreciar su cuerpo a pesar que teníamos la misma edad, notaba las diferencias, su cuerpo se notaba un poco más desarrollado que él mío, como si había empezado antes esos cambios de la adolescencia. Estaba distraído viendo cada parte de su cuerpo. Sin esperar mucho Emerson saltó directamente hacia mí mientras gritaba «Sorpresaaaaaa». Yo llevaba puesto nada mas un short, una camiseta y mis boxer. Cuando sentí que me calló encima y solo pude abrazarlo para empezar nuestro juego. Al inicio siempre el forcejeo sin mucho contacto, poco a poco nuestros cuerpos se iban acercando mas hasta llegar a la pose favorita, tirado el en suelo yo sentado sobre su pelvis y tomándolo de los brazos, el empujando hacia arriba intentando liberarse y yo haciendo presión con mi cuerpo hacia abajo para detenerlo, mientras su bulto rosaba mis nalgas y presionaba también mi ano. En ese momento Emerson se detiene y dice: E: Oye no es justo, tu traes ropa y yo apenas tengo la toalla, para jugar las luchas tenemos que estar iguales. A: Ahhh si-i, si queres te vistes y jugamos de nuevo. E: No, mejor tu te quitas la ropa. Justo en ese momento deja caer la toalla al suelo y pude ver por primera vez su pene, de hecho el primer pene que veía aparte del mío. Se notaba duro y tenia espasmos, era largo y delgado, con la cabeza lisa, quizá media unos 15 cm, aunque a mi edad lo veía largo, curvo hacia abajo y sus huevos colgaban mucho, muy diferentes a los míos que estaban pegados a mi pene siempre. No podía dejar de verlo, creo que en ese momento descubrí que él me gustaba. Él me miro y dijo E: Nenita, te vas a quedar solo viendo o vamos a jugar? A: Ahorita voy – empece a desvestirme y cuando me quite el boxer mi pene salto rápido, no había notado que también estaba excitado E: mmm ya estas emocionada nenita. A: Si-i por tu culpa. Emerson se acerco a mi para volver a luchar solo que esta vez me agarro de la cintura y me empezó a besar. Sentía como se comía toda mi boca y me metía la lengua, yo nunca había besado pero intentaba hacer lo mismo que él. Su pene rosaba mi abdomen y lo sentía caliente. Dejo de besarme y empezamos a forcejear para nuevamente hacer el juego de luchitas, él quizá no quería esperar mas, se dejo caer al suelo, cayendo yo encima de él. Me senté sobre el, esta vez su pene estaba justo en medio de mis nalgas y podía sentir el calor en mi ano. Empezó a empujarme hacia arriba y yo a hacer lo mio haciendo fuerza con mi cuerpo, sentía que su pene rosaba mi culito y ufff me derretía por dentro. Me tomaba de la cintura y hacia mas presión, cuando en un momento se detuvo y dijo: «ahora viene lo mas rico», llevo sus manos a mi boca y los ensalivo y luego la dirigió hacia mi culito, pasándolo justo por mi ano. Yo no tenia ni idea pero dejaba que él hiciera lo que quería conmigo, lubrico mi culito, con esa misma mano guió su pene y justo lo sentí como la cabeza toco mi ano, yo estaba que no podía mas, mi pene estaba mas que duro. Hizo el movimiento de empujar su pelvis hacia arriba y entro una parte de su pene en mi ano, yo sentí que mi cuerpo empezó a vibrar y que mis piernas no podían mas, me deje caer y su pene entro hasta la mitad ufff sentía una mezcla de dolor y placer, al ser curvo sentía que rosaba todo mi interior. Noté que Emerson espero unos minutos para volver a empujar su pelvis, cuando entro todo su pene yo rápidamente tuve un orgasmo, y me recosté sobre él, que no había terminado ya que apenas empezaba. Siguió moviendo su pelvis, su pene entraba y salía despacio de mi ano que al estar apretado lo hacia sentir mas placer, escuchaba su respiración agitada y lo escuchaba decir «que rico culito» «como se come toda mi verga» ‘siempre te había querido cojer». Luego sus movimientos comenzaron a ser más rápidos, su verga empezaba a entrar y salir con mas fuerza y ganas, yo estaba duro nuevamente sin apenas haberme tocado ya sentía ganas de acabar de nuevo. Sus movimientos cada vez mas acelerados hasta que sentí como se hizo pipi adentro de mi, cuatro largos chorros de semen llenaban mi ano, y se escurrían, el se quedo acostado y yo sobre el, su pene al perder dureza salió de mi culito, apenas había salido y yo quería sentirlo nuevamente dentro. Me beso y dijo: E: Vamos a jugar esto cada vez que podamos A: Si, yo quiero jugar mas veces. E: Si, desde ahora eres mi nenita, pero solo vas a jugar conmigo. Vamos a cambiarnos no vaya ser que llegue tu mamá. Al llegar mi mamá estábamos en la sala haciendo tareas, nos miro y dijo: Que bien portados son los dos, gracias Emerson por cuidar de Axel, por eso estaba mas tranquila que tu estabas aqui. E: No se preocupe señora, cuando usted quiera yo puedo cuidar bien de Axel y a él le gusta que lo cuide, verdad que si – me pregunto. A: Si mamá, Emerson me cuida bien. En el siguiente relato Emerson me enseña a dar y recibir placer. Dejen comentarios si quieren.

Autor: NONAME2022 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!