Relatos Eróticos de Sexo Gay


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


El hombre de la limpieza parte I

2022-08-07


Cuando él me descubrió ya no pude resistir. Debo decir que soy bisexual, me gustan tanto las mujeres como los hombres, pero en mi juventud era muy timido y fantaseaba mucho con hombres, pero siempre terminaba saliendo con mujeres. La cuestión social era muy negativa para los gays , asi que tenia escondida esa parte de mi ser. Cuando pasaban meses y no tenia sexo con mujeres, es cuando más calentura me daban los hombres, no se bien porqué. De muy adolescente habia tenido experiencias con un amigo, chico como yo. Nos Penetrabamos y acariciabamos, pero no teniamos orgasmos todavia. En fin pasaron los años y yo de vez en cuando, me metia un consolador en el ano y me hacia muy buienas pajas, imaginando que mi amigo u otro hombre que me gustase me estaba haciendo el amor. Era muy placentero pero frustrante por no tener a un hombre en serio adentro mio. Empecé a trabajar a los 19 años en una gran empresa, yo hacia un turno más tarde en unas oficinas, la mayor parte de los empleados se iban a las 17hs pero yo entraba 2 hs mas tarde y salia a las 19hs. Tenía que completar planillas y papeles que los demás cargaban más temprano, por eso mi horario era diferido. A esa hora no quedaba nadie en el piso, salvo el personal de limpieza que venia a barrer y limpiar los muebles. El hombre que venia siempre a nuestro sector tenia 47 años, hablabamos bastante, era separado y dos por tres charlabamos y me contaba sus aventuras con mujeres, no tenía una fija, pero le gustaba dar detalles de sus encuentros. Tenia buen cuerpo, musculoso y se le notaba un paquete interesante. Yo se lo miraba disimuladamente y luego en mi casa me masturbaba pensando en que me hacia el amor. Por las historias que me contaba era muy caliente y hacia el amor muy seguido porque no soportaba la abstinencia. Despues de un tiempo y en confianza me dijo que no se le estaba dando con las mujertes, que rebotaba y no sabia que pasaba. Pero que a raiz de eso estaba muy caliente y tenia los testiculos que le explotaban de leche. Se imaginarán como me ponia yo. Ese macho hermoso estaba alzado y yo disponible, pero sin animarme a decirlo. Bueno un fin de semana me propone salir a bailar a ver si levantabamos alguna mujer, dado que estabamos solos. Me lleve ropa del trabajo para cambiarme en su casa, puesto que me quedaria a dormir allá. El bailable estaba a pocas cuadras de allí. Sin embargo nunca llegamos al boliche. Llegamos temprano a su casa y como tenia una piscina, haciendo bastante calor, nos metimos y empezamos a nadar. Poreparó unos tragos con vodka y jugo de frutas y los fuimos bebiendo. Despues de una hora estabamos medio borrachos y nos empezamos a reir de pavadas, hasta que yo lo empece a salpicar con agua. El me corrio por adentro de la pileta, hasta que me alcanzo. Dio un manotazo y me engancho la malla, que se me bajo hasta la mitad de la pierna. Yo me quedé inmovil, me puse colorado, pero no me la subí. Automaticamente tuve una erección. El me miró y sin decir nada se bajo tambien su malla. Vi su verga completamente parada, era bien larga y gruesa. Todavia sin hablar, me tomo de los hombros y me dio vuelta, quedando mi cola enfrentada a su verga. Yo puse mis brazos hacia atrás, agarre sus manos y me las puse sobre mi estomago. Empuje para atrás hasta que su miembro se calzo entre mis nalgas. A partir de alli, empezó a frotarse mientras gemiamos de placer y de calentura. Le dije que no era virgen, pero hacia años no tenia un hombre adentro mio. Que fuese cuidados y que usaramos lubricante. Despues salimos de la pileta desnudos y nos fuimos directamente a su cama. Yo me abalancé sobre su miembro y empecé a chuparlo desesperadamente. Lamí sus huevos y despues de pocos instantes acabó. Cuando se estaba por venir, me metí esa cabezota en mi boca y pude saborear y tragarme su semen. Me lo tomé todo, exprimí sus bolas hasta dejarlo seco. Yo mismo acabé sin siquiera tocarmelo, tal era la excitación que me habia provocado… Continuará…

Autor: LAGUNAFELIZ Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Una semana con mi primo N:2

2022-08-04


Mi primo viene a mi casa por una semana y la pasamos muy bien, parte N:2. continuando a donde quedo la primera parte. ya eran las 3am y yo sabia que mi papa de despertaba a las 6 y se iva a trabajar a las 7am. le cuento esto a L y el entiende que erra lo mejor ir a dormir. en ese tiempo en mi pieza tenía 1 cama cucheta de esas que un cama arriba de la otro, yo siempre duermo la de abajo y le mande a dormir la de arriba, pero L me pregunta. L : ¿puedo dormir con solo el pantalón puesto pero sin el calzoncillo? Yo : si, como te sea mas cómodo, yo suelo dormir sin calzoncillo y lo sigo haciendo esta hoy en dia. L se baja el pantalón para sacarse el calzoncillo y noto que ya la tenía parada de vuelta, el se coloca el pantalón y se sube a la cama de arriba. Yo apago la luz y me acuesto, pero enseguida se sentío como L se estaba haciendo la paja, eso me calente y Yo también me comencé hacer lo mismo, esta que siento que el para, yo pensando que avía acabado de vuelta. pero me sorprendí cuando noto que L me esta viendo asomando su cabeza, el ve que yo le vi, entonces el baja de la cama de arriba completamente desnudo osea sin remera ni pantalón. (en la pieza tenia un aparato contra los mosquitos que tenia una luz azul que iluminava algo la pieza) L : ¿si te ayudo de vuelta vos me ayudas a mi? a mi me re gusto la idea entonces le dije que si y le hice gesto que se siente en mi cama alado mío. el se coloco a mi derecha, entonces los 2 nos pusimos saliva en la mano y nos comenzamos a masturbar entre nosotros. la verdad me costaba un poco acostumbra a su pija que erra más grande que la mia, era como que mi mano tenía más de donde agarrar. L apoya su boca en mi hombro como dándome besos y tratando de ahogar sus gemidos porque le estaba gustando como le esta haciendo la paja, entonces L dice. L : podes echar más saliva y hacer más despacio que me voy a correr. Yo en ese momento me gano la lujuria y le di un beso en los labios que el me correspondió ejerciendo presión para que siga con el beso. pero Yo me separe y me incline para chuparle la pija, comenzando por la cabeza, cuando ya la tenía en boca comencé a mover mi lengua y sentí un gusto amargo pero no me importo y seguí devorando la cabeza de la pija, L comienza a dar empujones con su cadera para que Yo me meta más su pija en mi boca, pero como erra mi primera ves teniendo 1 pija en mi boca y siendo que ella la suya que erra más grande, pues no me entraba todo, si pude meter un poco más de la mitad, entonces comienzo a agarrarle los huevos 1 mano y con la otro le hacia una paja en la base de su pija, mientra seguía comiéndose la cabeza. L ya para ese punto decí, que Yo ya pare que va a terminar !! y si no me salgo me va a dar su semen en la boca. Yo escuche eso y comencé hacer todo más rápido y con más presión. L agarro mi pantalón que tenía amano se pone en la boca y comienza a gemir. L : aah , aah, más rápido, aaah si , seguí así aaah !!! entonces ciento como se dispara directamente su semen en la boca, fue una buena cantidad, pero no me gusto su sabor y termine tirando su semen arriba de su pija. cuando me separo siento que me duele la boca y veo la cara de L roja como un tomate haciendo viento con la mano para recuperar el aire. entonces me pongo de pie y le paso la toalla para se limpie y prendo el ventilador de la pieza. ( como erra verano normal mente a la noche con dejar la ventana abierta ya alcanza, pero digamos que esto erra una ocasión especial ) Yo me vuelvo a centar alado de L. L se voltea y me besa muy apasionado y Yo le corresponde metiendo lengua, cosa que le gusto y también comenzó usar su lengua. L se pone arriba mío para besarme mejor, pero Yo pude sentir que su pija ya estaba parada de vuelta y hacia movimiento con la cadera, que hacia que su pija toque me estomago, me gusto como se sintió. Yo aprovechando que el esta arriba mío comencé a tocarle las nalgas y manosear esos lindo cachetes. L se ve que le gusto porque me comenzó a besar con desenfreno y me agarro 1 mano para que pusiera mi dedo cerca de su ano. cosa que aprovecho y meto mi dedo un poco. L comenzó a gemir fuete mientra nos estabamos besando. Yo como quise darle más placer le saque el dedo, me lo lleve a la boca para ponerle saliva y le volví a meter, pero esta ves fue mas adentro mi dedo y comencé a sacar y meter mi dedo. L mientra que estavamos a los besos dice. L : siii que bien se siente, aah echa mas saliva y hazlo mas rápido ahh y mas adentro que ya vengo de vuelta. todo lo dijo con voz normal, ya no susurrando!! Yo volví a sacar el dedo y lo lleve a mi boca cargandole de saliva como pidió y lo volví a meter lo más profundo que pude. L pego un salto cuando sintió que el dedo pudo ir más adentro, y usa 1 de sus manos para abrir mas sus nalgas. Yo comienzo a meta y saca con el dedo en el ano de L, con velocidad y tratando de meter asta el fondo. L como seguía arriba mio, me deja de besar y le levanta un poco casi centrándose, comenzó a rozar con velocidad su pija a mi estomago y gimiendo del placer, asta que se levanta un poco y Yo aprovecho para meter 1 de sus tetas en mi boca. L dio un gemido tan fuerte que se escuchaba claro, mientra que senti su semen disparado a mi panza y pecho. L se desploma encima mío. el orgasmo fue tal que provoco que se corriera sin tocarse y dejar su cerebro en corto. Yo me asuste y le saque de arriba mío como si fuera un trapo y lo coloque en la cama y pude ver que el seguía respirando pero respirando profundo y a la ves roncando Yo me pongo mas aliviado porque solo se quedo dormido, pero tenía la pija como una roca y me estaba comenzando a masturbar para tirarle mi semen en la cara o capas en la cola. pero escucho que alguien intenta abrir la puerta, como Yo puse la llave, no pudo entrar de golpe, y dice : me abren la puerta, ¿que pasa que se escucha gritos? Yo me quedo asustado, porque erra la vos de mi hermana mas grande, que su pieza es la que esta mas cerca de la mia. me pongo el pantalón y le tapo a L aunque el estaba desnudo, y digo. Yo : ya voy ya bajo prendo todas las luces, y saco la llame de la puerta y mi hermana me mira y dice. H : ¿que pasa que se escucha ruidos desde afuera? Yo : L esta teniendo 1 pesadilla y esta haciendo mucho ruido H entra y se acerca a L y escucha que el ronca, pero también huele algo raro H : ¿porque tu pieza tiene un olor tan feo? Yo : capas es por la ropa sucia, que salimos a jugar a la tarde H me mira y decide creerme pero diciendo. H : que mañana lave la ropa y que limpie la pieza, que no puede a ver tan mal olor. Yo: si lo que digas, L me va ayudar. H se va y yo cierro la puerta con llave y entonces veo que L ya se mueve, se estaba haciendo el dormido. ———— Fin de la segunda parte y de la primera Dia. * lo ciento si quedo largo * si tuve alguna error al escribir, les pido perdón.

Autor: LOCOUBA Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi compañero de la escuela me volvio su zorrita (Parte 2)

2022-08-04


David me despertó metiéndome su verga en la boca, por la sorpresa tarde un poco en darme cuenta de que estaba pasando pero después se la empecé a chupar bien, después de unos minutos acabó en mi boca. A la mañana siguiente David me despertó metiéndome su verga en la boca, por la sorpresa tarde un poco en darme cuenta de que estaba pasando pero después se la empecé a chupar bien, después de unos minutos acabó en mi boca y salió de la habitación sin ni siquiera hablarme. En ese momento me di cuenta de que tenía toda la cara llena de semen, y no solo la cara sino que también las nalgas, las piernas y el pelo, aparentemente David se masturbo varias veces encima mío mientras dormía. No sé porqué, pero me encanto saber que me usó como si fuera solo un objeto dónde limpiar sus corridas. Me levanté y fui al comedor sin limpiarme el semen, ahí estaba David esperándome con una sonrisa burlesca y un vaso con jugo? D: Tienes el sueño pesado putita, me encantó usarte de juguete. Yo solo le sonríe mientras agarraba el vaso ahí fue que me di cuenta que era su orina! el cabrón me dio de tomar sus miados de nuevo, me lo tomé sin que me lo pidiera y cuando me lo termine le agradecí. Eso lo calentó mucho y decidió que desde ese momento cada vez que él necesitara hacer pis lo iba a hacer en mi boca, yo accedí con gusto porque aunque no me gustaba el sabor me calentaba la humillación de hacerlo. Después del desayuno me dijo que se iba a ir a comprar unas cosas pero que iba a ser rápido y que mientras podía hacer lo que quisiera, proteste un poco porque quería que me siga cogiendo como el día anterior pero no me quedó otra opción que aceptarlo. Apenas se fue me bañé para limpiarme el semen, cuando salí me puse una bikini, está vez una negra, agarre una manta, la puse en el patio trasero y me acosté a tomar sol. Me quedé dormida aproximadamente una hora, cuando escuché la puerta de la casa y me levanté a recibir a David. Él llegó con un par de bolsas, de una sacó una peluca rubia larga, pero no de las que se nota que son pelucas sino de las que parecen pelo de verdad, y de la otra saco varios productos de maquillaje. D: Preparate que vamos a salir a dar un paseo. Yo me quedé en shock y le dije que no, pero el volvió a amenazarme con contar todo y publicar todas las fotos y videos que tenía de mi siendo una zorra por lo que tuve que aceptar. Puse un tutorial en YouTube para maquillarme ya que nunca lo había hecho. Estuve casi una hora para terminar pero para mí sorpresa logré un resultado bastante bueno, me veía mucho más femenina. Después me puse la peluca y me mire en un espejo, no podía creer lo que veía, era una chica como cualquiera y muy guapa por cierto, eso de cierta forma me excitaba. Fui a buscar ropa para ponerme y le decidí por algo un poco atrevido, de ropa interior me puse un conjunto de tanga y bra blanco, la tanga era de esas que solo son una tirita por la parte de atrás por lo que se me metía entre las nalgas rozando con mi ano haciendo que se sintiera súper rico. Arriba una minifalda color lila y una remera blanca que me llegaba hasta un poco arriba del ombligo, también agarre unas zapatillas blancas de esas con plataforma abajo, por suerte me entraban bien aunque algo apretadas. Salí y fui con David, apenas me vio se quedó medio embobado, se levantó y me sorprendió con un beso en la boca, me besó por un buen rato mientras me apretaba las nalgas. Cuando terminó me acomode el labial y partimos. El accedió a que vayamos a un lugar alejado de nuestro barrio por mi miedo a que me reconozcan, así que fuimos a la estación de tren. Mientras esperábamos a que llegará me puse muy nerviosa porque unos hombres que estaban cerca nuestro no paraban de mirarme. D: Tranquila, es porque les gustas. Pude comprobar que era verdad una vez que subimos al tren, el vagón en el que subimos estaba súper lleno por lo que no conseguimos asientos. Apenas arrancó el tren note como una mano me rozaba la cola por encima de la falda, me di vuelta y vi que era uno de los hombres que me estaba mirando antes. El hecho de que les haya gustado me calentó así que le sonreí como señal de que siguiera. Eso lo envalentonó y metió su mano directamente abajo de mi falda, me empezó a manosear de forma descarada mientras David me abrazaba sin saber lo que estaba pasando, o eso pensaba yo. Después de un rato el hombre cambio de lugar con uno de sus amigos y para que esté siga manoseándome. Y así siguieron todo el viaje que duró una hora durante la cual todo el grupo de amigos me pudo tocar. Cuando bajamos los mire y me saludaron con la mano. Apenas bajamos David me agarró del brazo y me llevo hasta los baños de la estación, entramos al baño de discapacitados y cerró la puerta con seguro. Me dio vuelta y me hizo apoyar contra la pared, levanto mi falda, bajo mi tanga hasta las rodillas y me la metió entera. Empezó a cogerme con fuerza haciéndome llorar del dolor, estuvo así unos minutos hasta que acabo llenándome el culo de semen. Me la saco y yo caí al piso, del dolor no me podía ni parar. D: Eso por andar de puta en el tren, me metió un cachetadon y me dijo: » ya verás como vuelves a tu casa por qué no te voy a pagar el boleto» Después de decir eso salió del baño dejándome ahí tirada con el culo chorreando semen y sin dinero para volver a mi casa. Cuando pude levantarme salí del baño para intentar buscarlo pero ya se había ido. Después de descubrir que David me había abandonado me metí en el baño de chicas para limpiar y luego salí de la estación para buscar una forma de volver a mi casa. Pare varios taxis pidiendo que me lleven gratis, pero nadie quería. Ya me estaba rindiendo cuando de repente apareció un auto y veo que el hombre que iba en el asiento del acompañante me hace señas, cuando me acerqué noté que era uno de los hombres que me había manoseado en el tren, y mirando para adentro vi que en la parte de atrás iban los otros tres, además había un hombre más manejando que no había estado en el tren. -Que pasó princesa tu noviecito te dejo sola? A: -Si, por culpa de ustedes -Pero lo disfrutaste o no? Jajaja Yo solo le sonreí. -Dale sube que te llevamos Yo subí a la parte de atrás y me senté encima de las piernas del que iba en el medio porque no había más espacio. Durante el viaje me iban manoseando los tres que estaban sentados atrás conmigo y yo les iba tocando las vergas por encima del pantalón. Después de un poco de viaje el que iba manejando frenó el auto al lado de un pequeño callejón. -Nena por que no vamos ahí y nos divertimos todos un poco. Yo me mordí el labio inferior y asentí con la cabeza, las ganas de verga me hicieron olvidar todo lo que me había pasado. Bajamos y fuimos hasta el fondo del callejón. Ahí empezaron a manosearme entre los cinco y de a poco me fueron desvistiendo hasta que quede completamente desnuda, por suerte a ninguno le incómodo descubrir que yo tenía pene, de hecho les hizo gracia el tamaño, me agaché y empecé a chuparles las vergas. Estaba rodeada de penes y me encantaba, de repente uno de ellos me agarró y obligó a poner en cuatro. Sentí varios escupitajos en la entrada de mi cola y después una verga entrar, tenía tan abierto mi ano que entro sin ningún problema. Estuvieron varios minutos cambiando de lugar pero sin dejarme de coger por la boca y por el culo en ningún momento hasta que empezaron a acabar dentro mío. Cuando terminaron todos, dos en mi culo y tres en mi boca, me vestí y subimos de vuelta al auto. En lo que quedo del viaje pude seguir chupando las vergas de los que iban atrás conmigo. Decidí que iba a ir a la casa de David primero para asegurarme de que no le contara a nadie de lo nuestro. Cuando llegamos me despedí de todos y fui hasta la puerta de la casa. Golpee y después de un rato abrió David, pensé que estaría enojado pero no lo estaba de hecho tenía una sonrisa en la cara, sobre todo cuando vio mi pierna manchada con el semen que caía de mi cola. D: -Pudiste volver zorrita, muy bien y veo que te usaron. A: -Entonces no estás enojado? D: -No, nunca me enojé, solo quería ver si después de hacerte algo así volvías conmigo y veo que si, te entrené mejor de lo que pensaba. Yo solo agaché la cabeza, tenía razón, después de lo que me hizo yo volví como una perrita sumisa a pedir perdón. D: -De hecho quiero ponerte a prueba de vuelta. Me hizo entrar a la casa y saco su verga, yo me agaché y se la empecé a chupar antes de que siquiera me lo pidiera. D: -Veo que estas hambrienta putita. Seguí chupándosela hasta que sentí que estaba por acabar y me la saco, yo abrí la boca esperando para poder comer su semen, pero él me obligó a cerrarla acabando en mi cara y llenándomela de leche. D: Ahora quiero que vayas a tu casa y no te limpies hasta mañana por la mañana, y más te vale hacerme caso. A: Bueno, pero puedo cambiarme de ropa? D: No, eres una puta te mereces ir vestida como una. Salí de la casa de David muerta de miedo, como iba a evitar que mi familia se dé cuenta? Por suerte ya era de noche por lo que no me cruzaría gente en la calle. O eso pensé, porque a unas pocas cuadras de mi casa me crucé con dos chicas que pasaron por al lado mío. Justo cuando están pasando por al lado escucho como una me dice al oído «Puta» y después se oyeron las risas de las dos. Cuando llegue a mi casa abrí la puerta despacio para no hacer ruido, entre y me di cuenta de que estaban todos acostados así que me alivie, pero justo cuando estoy por entrar a mi cuarto escucho la vos de mi hermano Emmanuel «Hola hermanito», me di vuelta y me estaba mirando desde la puerta de su cuarto con una sonrisa burlona en la cara. (Emmanuel es el tipico hermano mayor, algo musculoso con cuerpo de futbolista, moreno, alto y que toda chica quiere con el) A: Por favor no le cuentes a nadie E: Tranquilo… Digo tranquila, no? No le voy a contar a nadie, pero quiero saber como llegaste a esto. A: Es muy larga la historia E: Bueno, pero por lo menos dime cuántos fueron, porque por las machas en tus piernas se nota que más de uno jajaja Y: Seis- conteste algo apenada. E: Wow, tremenda zorra saliste. Bueno anda descansar, debes estar exhausta de tanta verga. Entre a mi cuarto, cerré con llave y me acosté pensando en que pasaría ahora que mi hermano lo sabía, jamas me había sentido tan humillado, pese a eso recordé lo que paso con david y me masturbe hasta acabar en mi pecho, no me limpie en ese instante, y procedí a dormirme. Pensé que lo mas humillante había terminado ahí… resulta que no. CONTINUARA

Autor: ALEXIS21 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Se la comí a mi hermano

2022-08-04


Soy un chavo de 23, y siempre.me.an atraído los miembros masculinos, desde hace tiempo veía a mi hermano cuando se cambia a y se notaba un paquete grande en sus calzones, nunca tuve oportunidad hasta un día que nos quedamos solos y estábamos jugando , viendo una serie y tomando , pensé que sería un buen momento par aintentar algo su cuarto etsava siendo remodelado y estárai durmiendo con migo por 3 días así que le servía una cuba tras otra y cuando ya estaba medio tomado le servía otra más cargada ero en esta le aventé 2 pastillas para dormir y una pastillita azul trituradas, estava decidido a hacer todo con tal de poder disfrutarlo aunque sea un vez. El me dijo que ya estaba cansado que tenía mucho sueño y no pasaron unos 20 min cuando empeso a quedarse, yo lo ayude a pararse y lo lleve hasta mi cuarto, le quite la playera y pude ver su cuerpo bien trabajado, yo ya me está a exitando con solo verlo le que te el cinturón y le baje el pantalón, su pene la astilla azul ya comensava a hacer efecto pero no podía dejarme caer en la temtacion tan rápido, me puse su pans de dormir y l oayude a meterse en la.cama. me salí a guardas las.cosas y así darle tiempo. Las astillas a qué hicieron efecto me.tarde unos 15 mini que fueron eternos por mis anchas y cuando regrese el dormía como un piedra , ni se movia entonses apague todo y me metí a la cama me le.haverque ycomense a acariciar su pecho par ver qué ya estuviera dormido comense. Bajar la mano hasta su pantalón ya sobarlo por fuera , pensé que no había tenido efecto pues no se tú nada duro pero al parecer tenía que animarlo con las caricias, puesto que unos minutos segundos después comenso a sentirse un bulto grande en su pantalón, crecía y crecía cada ves mas, me le hacerque más y me.pege a sus pezones, juegete con ellos con mi lengua y se ponían duros igual que su verga, metí la mano ya desesperado por.sentirla y grata mi sorpresa , la tenía durísima y escurriendo ,me.meti en las.cobijas y me baje , le fui retirando el pantalón hacia abajo poco a poco hasta dejar descubierto su pene y sus huevos, olía a primas y sudor, eso me exitava mucho ya la tenía bien dura tambien yo. Entonses ahor si lnpude admirar bien, era no muy grande ero si bien gorda y venosa está apeludo y bien huevudo . Comense a lamerle.los.huevos y me.savian saldos , de ahí pase a l.vase de su verga y la recorrió un y otra ves con la.lengua de abajo hasta la.cabeza 4 veses y entonses si, al llegar a su glande me.la.meti a la.boca y pude sentir lo gorda y caliente que la tenía, yo no me.contuve y produjeucha saliva mientras subía y bajaba en su verga estava tan perdido que aunque hacia muchísimo ruido al chupársela ytronaba mi saliba, me la saque lo paje mientras lamía sus huevos , ya comensava a sacar gotas de líquido preseminal de la punta d esi verga y yo me los.tragava sin miedo, me la.metia hasta la garganta una y otra ves, lo disfruta a tremendamente me subí un poco , a lamer sus pezones , mientras lo masturbaba, volví a bajarme y a pajearlo el solo se retorcía o se movía por el placer que sentía cuando empese. Sentirla más.csliente y el se movía un poco más supe que era la hora , me.laetia. La.boca y comense a chuparla y succionarla tan fuerte como podía, esto solo duró unos segundo cuando sentí la descarga horriblememte grande de leche caliente en mi garganta, se la seguí chupando hasta que quedó limpia , sin una gota de leche , le acomode su pantalón me pare y me fui al baño, me paje hasta venirme d elo exitado que me quedé. Terminé me lave losmdoe.tes y me fui a dormir de nuevo

Autor: Luna Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Un culito no deja de ser apretado, por ser hombre o mujer

2022-08-04


Segundo año de secundaria, tarde de deportes, ducha del gimnasio y mi amiguito al ver mi tripa dura no pudo evitar que se le haga agua el culito, y . Como inicié contando, tarde de deportes, pleno verano, mucho calor, luego de una larga sesión de entrenamiento con el equipo de handball de la escuela, esperé hasta el último para ir a las duchas. Es que en el pasillo de los baños, aproveché que todos se estaban bañando y acorralé a una de mis amigas porristas y nos besamos y toqueteamos mucho, eso me excitó y me puso a mil, dejándome con la verga bien erecta. Y a mis catorce años, gozo de una muy buena pija, que ya ha echo las delicias de varias compañeras del colegio. No tanto por lo larga, ya que apenas mide 17cms, pero si es muy gorda, ronda los 7,5cms y por sobre todo muy cabezona. Volviendo a mi amiguito, cuando entré a las duchas ya no se sentía ninguno de mis compañeros, por lo que tranquilamente me desnudé, abrí la ducha y me metí a bañar, en eso a mi costado siento una tosesita, muy delicada, cuando me saco el jabón de la cara veo a mi amigo Joaquín, también totalmente desnudo, acercándose a mi ducha, me quedé mirándolo sin saber bien que hacer. Pero el no dudó, directamente se me acercó y debo reconocer que es una divinura, tiene un hermoso culito, redondito y parado, muy delicado, yo ya sospechaba que a el le gustaban los chicos, pero nunca se me había insinuado. Como dije, se me acercó revoleando esas largas pestañas que tiene, sonriendo y sin decir palabra simplemente se arrodilló delante mío, y tomando mi verga por el tronco se la metió a la boca, yo medio quise resistirme pero es una preciosura como chupa la verga, sensual, suavemente con arte, y se la tragaba toda, sus labios se pegaban a mi vientre, me tenía tomado de las nalgas y me empujaba contra sus labios, un lujo de m amada, ninguna de las chicas nunca me la había mamado de esa forma. Estuvo como cinco minutos chupando y me pajeaba suavemente, luego se levantó, se apoyó en la mesada presentándome su hermoso y rosadito culo, se abrió las nalgas y su ano se presentó ya algo dilatado, se ve que ya previamente se había estado masturbando el ano. Yo reconozco que no tengo inclinación por los muchachitos, pero me había mamado de tal forma, sumado a la calentura que me había dejado mi compañera de curso, reconozco que tenía la poronga dura como un tirante, y no lo pesé mucho, tomé mi tranca y se la apoyé en su esfínter, empujé un poco y media cabeza desapareció pero se trabó ahí, el gimió, yo volví a pujar y finalmente entró la cabeza y el resto de la verga se fue sumergiendo en ese aterciopelado túnel, estaba entrando en mi primer culo y era el de un chico. Estaba muy apretado, el gemía, sufría mientras mi verga se abría paso por su intestino, finalmente mis bolas toparon con sus glúteos, estaba totalmente penetrado. Pero no atinaba a moverse, es que estaba realmente empalado, transpiraba, intentaba abrirse más los cantos para liberar un poco la presión que mi pija hacía en su interior, finalmente se comenzó a relajar y se alivió el apriete de su culo, inició un lento vaivén que se convirtió en una delicia, muy estrecho su canal, suavecito, como un guante, y el lo apretaba y soltaba a gusto, me estaba masturbando con su culito, y no duré mucho más, sin aviso le comencé a llenar el culo de semen. Fueron cuatro o cinco chorros potentes, y eso hizo que Joaquín también llegara al orgasmo y su pene también escurrió semen. El tema fue querer sacarle la tripa, cada centímetro que se la sacaba era un gritito de dolor, finalmente se la saqué de golpe y el soltó un aullido tremendo. El agujero de su culito parecía una caverna. Y en el tronco de mi verga pude apreciar algunos hilitos de sangre, el grosor de mi pija fue demasiado para su esfínter. Rápidamente me termine de bañar, me vestí y salí de los cambiadores, tratando de que nadie me viera. Ahora hace ya unos días que Joaquín anda a la siga mío. Yo lo ignoro. Pero en cualquier momento se la vuelvo a poner.

Autor: CRAYZZYGARY1 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Una semana con mi primo N:2

2022-08-04


Mi primo viene a mi casa por una semana y la pasamos muy bien, parte N:2. continuando a donde quedo la primera parte. ya eran las 3am y yo sabia que mi papa de despertaba a las 6 y se iba a trabajar a las 7am. le cuento esto a L y el entiende que erra lo mejor ir a dormir. en ese tiempo en mi pieza tenía 1 cama cucheta de esas que un cama arriba de la otro, yo siempre duermo la de abajo y le mande a dormir la de arriba, pero L me pregunta. L : ¿puedo dormir con solo el pantalón puesto pero sin el calzoncillo? Yo : si, como te sea mas cómodo, yo suelo dormir sin calzoncillo y lo sigo haciendo esta hoy en dia. L se baja el pantalón para sacarse el calzoncillo y noto que ya la tenía parada de vuelta, el se coloca el pantalón y se sube a la cama de arriba. Yo apago la luz y me acuesto, pero enseguida se sentío como L se estaba haciendo la paja, eso me calente y Yo también me comencé hacer lo mismo, esta que siento que el para, yo pensando que avía acabado de vuelta. pero me sorprendí cuando noto que L me esta viendo asomando su cabeza, el ve que yo le vi, entonces el baja de la cama de arriba completamente desnudo osea sin remera ni pantalón. (en la pieza tenia un aparato contra los mosquitos que tenia una luz azul que iluminava algo la pieza) L : ¿si te ayudo de vuelta vos me ayudas a mi? a mi me re gusto la idea entonces le dije que si y le hice gesto que se siente en mi cama alado mío. el se coloco a mi derecha, entonces los 2 nos pusimos saliva en la mano y nos comenzamos a masturbar entre nosotros. la verdad me costaba un poco acostumbra a su pija que erra más grande que la mia, era como que mi mano tenía más de donde agarrar. L apoya su boca en mi hombro como dándome besos y tratando de ahogar sus gemidos porque le estaba gustando como le esta haciendo la paja, entonces L dice. L : podes echar más saliva y hacer más despacio que me voy a correr. Yo en ese momento me gano la lujuria y le di un beso en los labios que el me correspondió ejerciendo presión para que siga con el beso. pero Yo me separe y me incline para chuparle la pija, comenzando por la cabeza, cuando ya la tenía en boca comencé a mover mi lengua y sentí un gusto amargo pero no me importo y seguí devorando la cabeza de la pija, L comienza a dar empujones con su cadera para que Yo me meta más su pija en mi boca, pero como erra mi primera ves teniendo 1 pija en mi boca y siendo que ella la suya que erra más grande, pues no me entraba todo, si pude meter un poco más de la mitad, entonces comienzo a agarrarle los huevos 1 mano y con la otro le hacia una paja en la base de su pija, mientra seguía comiéndose la cabeza. L ya para ese punto decí, que Yo ya pare que va a terminar !! y si no me salgo me va a dar su semen en la boca. Yo escuche eso y comencé hacer todo más rápido y con más presión. L agarro mi pantalón que tenía amano se pone en la boca y comienza a gemir. L : aah , aah, más rápido, aaah si , seguí así aaah !!! entonces ciento como se dispara directamente su semen en la boca, fue una buena cantidad, pero no me gusto su sabor y termine tirando su semen arriba de su pija. cuando me separo siento que me duele la boca y veo la cara de L roja como un tomate haciendo viento con la mano para recuperar el aire. entonces me pongo de pie y le paso la toalla para se limpie y prendo el ventilador de la pieza. ( como erra verano normal mente a la noche con dejar la ventana abierta ya alcanza, pero digamos que esto erra una ocasión especial ) Yo me vuelvo a centar alado de L. L se voltea y me besa muy apasionado y Yo le corresponde metiendo lengua, cosa que le gusto y también comenzó usar su lengua. L se pone arriba mío para besarme mejor, pero Yo pude sentir que su pija ya estaba parada de vuelta y hacia movimiento con la cadera, que hacia que su pija toque me estomago, me gusto como se sintió. Yo aprovechando que el esta arriba mío comencé a tocarle las nalgas y manosear esos lindo cachetes. L se ve que le gusto porque me comenzó a besar con desenfreno y me agarro 1 mano para que pusiera mi dedo cerca de su ano. cosa que aprovecho y meto mi dedo un poco. L comenzó a gemir fuete mientra nos estabamos besando. Yo como quise darle más placer le saque el dedo, me lo lleve a la boca para ponerle saliva y le volví a meter, pero esta ves fue mas adentro mi dedo y comencé a sacar y meter mi dedo. L mientra que estavamos a los besos dice. L : siii que bien se siente, aah echa mas saliva y hazlo mas rápido ahh y mas adentro que ya vengo de vuelta. todo lo dijo con voz normal, ya no susurrando!! Yo volví a sacar el dedo y lo lleve a mi boca cargandole de saliva como pidió y lo volví a meter lo más profundo que pude. L pego un salto cuando sintió que el dedo pudo ir más adentro, y usa 1 de sus manos para abrir mas sus nalgas. Yo comienzo a meta y saca con el dedo en el ano de L, con velocidad y tratando de meter asta el fondo. L como seguía arriba mio, me deja de besar y le levanta un poco casi centrándose, comenzó a rozar con velocidad su pija a mi estomago y gimiendo del placer, asta que se levanta un poco y Yo aprovecho para meter 1 de sus tetas en mi boca. L dio un gemido tan fuerte que se escuchaba claro, mientra que senti su semen disparado a mi panza y pecho. L se desploma encima mío. el orgasmo fue tal que provoco que se corriera sin tocarse y dejar su cerebro en corto. Yo me asuste y le saque de arriba mío como si fuera un trapo y lo coloque en la cama y pude ver que el seguía respirando pero respirando profundo y a la ves roncando Yo me pongo mas aliviado porque solo se quedo dormido, pero tenía la pija como una roca y me estaba comenzando a masturbar para tirarle mi semen en la cara o capas en la cola. pero escucho que alguien intenta abrir la puerta, como Yo puse la llave, no pudo entrar de golpe, y dice : me abren la puerta, ¿que pasa que se escucha gritos? Yo me quedo asustado, porque erra la vos de mi hermana mas grande, que su pieza es la que esta mas cerca de la mia. me pongo el pantalón y le tapo a L aunque el estaba desnudo, y digo. Yo : ya voy ya bajo prendo todas las luces, y saco la llame de la puerta y mi hermana me mira y dice. H : ¿que pasa que se escucha ruidos desde afuera? Yo : L esta teniendo 1 pesadilla y esta haciendo mucho ruido H entra y se acerca a L y escucha que el ronca, pero también huele algo raro H : ¿porque tu pieza tiene un olor tan feo? Yo : capas es por la ropa sucia, que salimos a jugar a la tarde H me mira y decide creerme pero diciendo. H : que mañana lave la ropa y que limpie la pieza, que no puede a ver tan mal olor. Yo: si lo que digas, L me va ayudar. H se va y yo cierro la puerta con llave y entonces veo que L ya se mueve, se estaba haciendo el dormido. ———— Fin de la segunda parte y de la primera Dia. * lo ciento si quedo largo * si tuve alguna error al escribir, les pido perdón.

Autor: LOCOUBA Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Primera vez con Alfredito

2022-08-02


Todo empezó cuando ví por primera vez su pija mientras hacía pis . Todo empieza cuando una tarde de juegos ví a mi amigo Alfredito hacer pis. Todo esto ocurre cuando tenía 14 años y mi amigo Alfredito 12 en ese entonces el tenía una pija de 7 centímetros de largo y 2 de ancho era una pija bastante pequeña pero que me daba placer, en se entonces yo tenía una pija de 15 centímetros y como 3 de ancho, en una tarde de jugando plantas vs zombies mi amigo se levantó para ir al baño yo lole enseñe dónde podía orinar ya que jugábamos en una bodega junto a una pequeña finca y fue ahí cuando ví por primera vez esa rica verguita que tenía quede sorprendido por qué era la primera vez que veía una que no fuera la mía después de eso reanudamos jugando pero no paraba de pensar en su pija así que se me ocurrió proponerle un nuevo juego. Le dije a mi amigo: y si jugamos otra cosa, y el me respondió, cómo que. Y le dije no se, ya se te propongo algo te la jalo si tú me la jalas y el me preguntó que era eso y yo le dije que con lo que hacía pis yo lo masturbaba si el me lo hacía a mi también y accedió se bajó su bermuda y después su boxer y volví a ver esa rica verguita inmediatamente comencé a masturbar lo y así seguí hasta que el me dijo ya yo también quiero hacerte lo mismo pare y después comenzó a masturbarme hasta que le dije chúpamela y yo también te lo chupo y sin pensarlo se agachó y me comenzó a chupar mi pija solo veía como de una se metía toda mi pija en su boca lo chupaba como si no hubiera un mañana y lo pare de lo caliente que me había puesto yo también quería sentir el sabor de su verga en mi boca así que me agache y comenze a mamar ese grandioso y sabroso pito tenía un sabor a pis y a precum un sabor un poco agridulce #se lo mame hasta que terminó en mi boca dió 2 pequeñas descargas de lechita directo sobre mi lengua después de terminar y lo caliente que estaba le dije Alfredito metemela en mi culito pero primero mamamelo y el obedeció a todo lo que le pedí se agachó y yo me abrí mis nalgas para que el me pudiera mamar el culo me metía la lengua en mi hoyo lamía alrededor me sentía en la gloria y le dije metemelo ya , ya no aguanto más y me abrí todo lo que pude las nalgas para que el me la pudiera meter cuando sentí la punta de su verga entrar en mi culo sentí un ardor muy feo pero rápido se me pasó y cuando deje de sentir dolor comencé a metermelo yo solo me hice hacia atrás clavándome todo su palo y así paraditos estuvimos cogiendo hasta que me dijo que tenía ganas de orinar y le dije que si se iba a venir que lo hiciera adentro y el me dijo que no que tenía ganas de orinar yo le dije que no parará hasta que acabará y el hizo el esfuerzo por aguantarse pero comenze a moverme más rápido y de repente empeze a sentir calientito adentro de mi y le pregunté ya te veniste y el me respondió no me orine ya no aguantaba así que me saque su pija y empezó a brotar de mi culo toda su orina me pidió disculpas y yo le dije que no se preocupara que me había gustado y me dijo que le gustaba mucho mi culo y con más confianza me dió una nalgada y ese día sería el inicio de una relación muy bonita con mi amigo Alfredito.

Autor: NOEMEDIA.PLAY Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Verano pionero

2022-08-02


Historia de Sasha (niño ruso que ama masturbarse). Lo más interesante empieza desde el séptimo grado, supongo. Edad de oro inocente … Por la noche nos dedicamos a la masturbación cruel. Es a partir de este momento que puedo notar mi deseo de seducir a mis compañeros. Y estaba lista para casi cualquier cosa. No, tales deseos surgieron antes, pero la situación del campamento fue el terreno más fértil para el libertinaje, por lo que marco este momento como una especie de punto de partida, ya que está confirmado por hechos reales. Yo tenía trece años. Ya en el autobús, miré apreciativamente a mis compañeros de viaje. Había chicas, por supuesto. Pero no me interesaron. En general. Me expliqué esto por el hecho de que no era posible un entretenimiento real con ellos, pero simplemente jugar a «me gusta o no me gusta», que algunos compañeros ya estaban comenzando a hacer, no me convenía en absoluto. No vi ningún interés en ello. ¿Cuál es el punto de contraerse cuando en realidad no está disponible? Dejémoslo para más tarde, decidí por mí mismo, ahora seremos mayores, cuidaremos a las niñas, se supone que, después de todo. Y ahora es mejor tener una teta en tus manos: toma al niño y haz lo que quieras con él, seguramente estará de acuerdo con todo. ¡Qué interesante fue! En ese momento, me encontré con un libro ingenioso de un médico soviético, o un psicólogo, sobre la educación sexual de los niños o algo así. Hubo tonterías obvias, pero varias tesis se quedaron en mi cabeza por el resto de mi vida. Me interesó especialmente el capítulo sobre casos, «cuando compañeros del mismo sexo se masturban juntos». Primero, dijo que tales hechos no conducen a la homosexualidad si ocurren antes de cierta edad. Esto me tranquilizó por completo (aparentemente ya entendí inconscientemente que algo andaba mal). Estoy completamente de acuerdo con esto. Sí, no se trata de la edad. Tuve que ver a varios amigos con los que estaba involucrado en «no solo la masturbación» en mi infancia, y llevan una forma de vida completamente normal en la comprensión de la sociedad: se casan solo un poco antes que sus compañeros. Familia hijos, felicidad, aunque algo no es muy llamativo, pero espero que lo sea o lo sea definitivamente. Y en segundo lugar, más importante: indirectamente dijo que no hay nada que dudar de los pensamientos y deseos de tu amigo: absolutamente los mismos pensamientos están dando vueltas en su cabeza que tú. Se trata de la tabla, el tabú que no puede cruzar. Y no puede cruzarlo solo porque piensa que tal propuesta le parecerá salvaje e indecente a su amigo, por lo que guarda silencio. Quiere y calla. ¡Todo es sencillo! Debes explicar cuidadosamente al objeto de tus deseos que no hay nada «tal» en lo que vamos a hacer contigo ahora, no, lo he hecho muchas veces, y sabes, ¡es tan genial! Y dado que las niñas tienen problemas absolutamente similares, no dan debido a su edad y en general (¡en séptimo grado! Aunque ahora probablemente dan en quinto, no lo sé, pero en ese momento era algo estricto. ) entonces la salida está clara ¡Vamos a intentarlo, te gustará! Todo, no es necesario persuadir durante mucho tiempo. Especialmente en el campamento, cuando se acuesta contigo en la cama de al lado, sacando la nariz de debajo de las sábanas, sus ojos brillan, solo estira la mano … Yo, el sinvergüenza, usé esto con éxito. En apoyo de estas palabras, me repetiré y daré un ejemplo real concreto de esa época. Y si alguien piensa que estoy equivocado, que me arroje una piedra. Asi que. Había ocho personas en la habitación. Salí con dos todo el día, solo eran amigos. Deambulamos por el campamento, haciendo todo tipo de tonterías, pero ni siquiera tenía ningún deseo por ellos. Pertenecían a la primera de las dos categorías en las que divido a la población masculina de este planeta, a saber, aquellos que se hacen amigos en el sentido más común de esto. Ni siquiera puedo sugerir hipotéticamente algo «sobre el tema» en nuestra relación. Ninguno de ellos se convirtió en mi socio, incluso cuando ellos mismos intentaron hacerlo. Simplemente no lo permito a priori. Y en la cama contigua a la mía vivía un niño: Seryozhka. Incluso parecía tener un año menos. No recuerdo exactamente cómo comencé a promocionarlo, pero al principio me apresuré y el plan de Barbarroja fracasó: me encontré con una negativa. Entonces entré en asedio. Tenía una figura genial, especialmente cuando lo miraba de perfil: vestía pantalones ajustados y no podía dejar que este hito se quedara sin tomar hasta el final del turno. ¿Qué yegua montar? La labor educativa en nuestro destacamento era más de carácter declarativo, ya que los monitores acudían a ese campamento, claramente con el objetivo de relajarse y divertirse en la naturaleza, y mucho menos por su vocación pedagógica. Por esta razón, nos dejaron solos durante días (y noches) enteros. Y disfrutamos de la libertad con poder y fuerza. (Por cierto, sobre los consejeros, para que el lector se haga una idea completa, este es un ejemplo: es aproximadamente la 1 am, casi nos calmamos, y al dormirme, sentí que algo me había caído encima … Como un locomotora de vapor – No podía mover una mano, Ahogado por el olor a humo que venía de la nada, entiendo que aparentemente se trata de una persona «- Sasha, ¡joder! ¡¿Ya estás durmiendo?! voz. Apenas reconozco al líder del segundo destacamento, con un nombre asombroso y muy apropiado para ella: Patria. Muy en serio. Que mezcló las puertas y en la oscuridad se derrumbó con todos sus centners justo sobre mí. -Oye, ¿qué eres, op..denela en absoluto? ¡¿Por qué te lanzas contra los pioneros?! – La deseada Sasha aparece en la puerta de la misma forma – Estoy aquí, vámonos… – Apenas la levanta de mí y la arrastra hasta la sala de consejería sin entender el camino… Recuerdo a una niña -consejera, parecía apenas mayor que nosotras, que estaba locamente enamorada de su novio, y podía contarnos durante horas dónde y cómo se conocieron, qué hicieron. La máxima elegancia fue desenroscarlo en detalles. Llevada por sus fantasías y recuerdos, podía ir imperceptiblemente más allá de todos los límites imaginables y describirnos (¡a nosotros los niños!) en detalle todos sus asuntos. Sí, así que con naturalidad, con emoción, en el más mínimo detalle, escuchábamos con bocas increíbles. Por las noches, «Tío Dima», uno de mis amigos, un toro saludable para su edad (escuela deportiva), se masturbaba a escondidas debajo de las sábanas. Tuve que empeñarlo discretamente, lo cual, sin embargo, no lo ofendió. El objetivo era simple: mostrarle a Seryoga que no todo está tan prohibido, contaba con el sentimiento de manada. Un ejemplo estaba ante mis ojos, especialmente porque Dima no era muy tímido: tomando una linterna, hizo una pequeña película, proyectando la sombra de su rábano picante en la pared. Los comentarios grasientos llovieron. La situación se aclaró. El consejero de turno vino a reír, todos se quedaron en silencio. Después de esperar un minuto, y sin ver si el peligro había pasado o no, decidí empujar suavemente a Seryozhka para que me diera algún tipo de señal. Metiendo la mano debajo de la manta (las camas estaban muy juntas), me topé con su cuerpecito caliente. Se congeló y no se movió. Aprovechando esto, pasé mi mano por su estómago, tratando de bajar mi mano más abajo y meterme en sus calzoncillos. Él no interfirió. Metiendo la cabeza debajo de las sábanas, de repente me encontré con su rostro. No se podía ver nada en la oscuridad, y se estaba poniendo sofocante, en general, salté de debajo de la manta al aire, esperando escuchar varios comentarios sobre mi truco. Yacía allí con la cabeza cubierta. Levanté la manta y vi que su mirada estaba dirigida en la dirección donde mi mano había desaparecido hace un momento. Nos reímos. – ¿Por qué saliste? – preguntó Sergio. – No había nada que respirar, maldita sea. – Y déjame subir hasta ti… – sugirió vacilante él – ¡Sube! – Dije con confianza, aún sin saber realmente lo que haría en este momento. Se zambulló debajo de mi manta y se subió justo encima de mí, yo estaba acostada sobre mi espalda, se tumbó, abriendo las piernas. El arete era liviano (¡no como la Madre Patria!), y pude disfrutarlo durante mucho tiempo, sintiendo cómo latía su corazón. Puse mis manos en su espalda y deslizándome hacia abajo desde los omoplatos, pasando mis manos por debajo del elástico de mis calzoncillos, las bajé casi hasta las rodillas en un solo movimiento. Volví a pasar mis manos por su espalda, de arriba abajo, incluso más abajo, tratando de marcar cada bulto en la forma en que un ciego trata de sentir los contornos de un objeto y construir su forma e imagen en su imaginación. Me dejé llevar. Pendiente arrancando la cabeza de mi pecho trató de arrastrarse fuera de mí y se acostó a mi lado. Tenía miedo de que ahora se cansara y todo acabara. – ¡Vaya, mira, me levanté! Estaba realmente sorprendido. – ¡Pues sí, mira! – Bajé los ojos y vi su pequeña polla que sobresalía. Por qué estaba tan sorprendido, no podía entender. – Yo también. ¿Hacerse una paja? – ¿Cómo? – ¡¿Que quieres decir con como?! ¿Qué estás…? – Nop. – ¡Oh! Ya sabes lo bueno que es, te lo mostraré ahora … – Traté de describir vívidamente lo bueno que es en mi opinión, pero me confundí en los epítetos y me puse manos a la obra en silencio. Su pene era más pequeño que el mío, pero estaba demasiado tenso, como uno de madera. (Casi escribí, un lápiz. Bueno, parece que en alguna parte.) Empecé a juguetear con él atentamente, de un lado a otro, pero al no ver ningún resultado real, decidí diversificar el proceso. – Y me das también, o algo… No, así… aquí, aquí,… ¡bien! Esto continuó durante varios minutos, y luego de alguna manera se arqueó, contuvo la respiración, su mano se detuvo y después de unos segundos el aire escapó de su pecho. Seryozhka se enterró en la almohada y se quedó en silencio. Lo miré y de repente recordé vívidamente mi primera experiencia de este tipo, solo experimenté lo que Sergey debería haber sentido, recordé esta ola indescriptible de una sensación completamente nueva e incomprensible, hasta que mis ojos se nublaron … Dio la casualidad de que también terminé con él al mismo tiempo. – ¿Bueno cómo? No podía esperar a escuchar sus impresiones. “Nada…” comentó con desdén. – ¿Qué es? – señaló mi sábana mojada. – Como qué, bueno, esto… – y flemáticamente explicó el motivo lo mejor que pudo. Esto le causó una impresión tan inesperada que se levantó y se sentó en la cama y se apresuró a anunciarlo a toda la sala, lo que simplemente me confundió. – ¡Mira mira! Bueno, seguro, los comentarios grasientos siguieron de todos lados. Bli-i-n … Pero para mi placer, un instinto de los camaradas mayores se despertó en los niños y comenzaron a explicarle a Seryozhka, como un padre, por qué y por qué. Acabo de rodar de un tamiz formado inesperadamente acción Poco a poco, de alguna manera imperceptible, todos se calmaron y nos quedamos dormidos … Comenzaron los problemas. Ahora nuestra diversión se ha vuelto casi diaria. Naturalmente, quería probar algo más. No tuve que esforzarme, ofreciendo a Serezha, para probar «de verdad», no tuve que hacerlo. Fue un gran experimentador inusualmente audaz, a veces simplemente sorprendiéndome con su franqueza. Si quisiera hacer precisamente eso, y no de otra manera, podría detenerse a mitad de camino y decir directamente qué y cómo quiere, a veces simplemente avergonzándome (¡a mí!) con su franqueza. ¡Fue fantástico! A veces nos dejamos llevar tanto que olvidamos que puede haber más de un par de ojos mirándonos. No señalé este hecho en vano. Con el tiempo, simplemente nos congelamos. Un día, mirando accidentalmente a las personas que me rodeaban, vi que todos los que estaban despiertos nos miraban. Confundido, traté de nivelar la situación, y arrastrándome al atrevimiento (para ponerme en la cara, para que fuera una excusa decente) pregunté: – Bueno, ¡¿a quién plantar?! – y bastante inesperadamente para mí, simplemente me llamó la atención (y dio un rico terreno para el análisis y la reflexión en un futuro lejano) escuché una voz tímida: – Yo… te lo juro, era realmente. La voz pertenecía a un niño: mi edad, era incluso más alto que yo, a veces en mis fantasías dibujaba diferentes imágenes con su participación, pero aún seguía siendo el objeto de mis deseos secretos solo en mi imaginación, parecían tan imposibles en realidad. … Pero ahora no estoy muy entonces se regocijó. Una cosa es acercarse gradualmente en pequeños pasos, celebrando con alegría cada micrón de éxito, a veces superando la resistencia subconsciente del niño, avergonzado y riéndose y en la línea de meta obtener su consentimiento tácito, y otra muy distinta – así. Freebie es de mal gusto. Ya abrí la boca para reírme, pero en el último momento pensé, por qué no, de hecho … La segunda vez puede no presentarse, y el deseo de probar su cuerpo, al menos solo sentirlo debajo de mí, «manosear una vez», como por muy sucio que suene… Ven aquí, quería para mí… Me levanté de la cama, él se subió, se acostó boca abajo (!) y se tapó con una manta – al principio no entendía por qué. Levanté el borde de la manta, yacía completamente desnudo. ¡Era tímido! Aquí hay una confirmación de la primera tesis para ti: el chico entiende que está haciendo algo prohibido, algo que no debe hacer, incluso frente a amigos … ¿Soy un maricón después de esto? – Estos son sus pensamientos. Pero el deseo, el deseo… Supera todos los demás argumentos. Él quiere, realmente quiere. ¿Pero qué quiere? ¿Mierda? No, no sabe lo que es. Ni siquiera se da cuenta de que, de hecho, no es tan bueno como parece. No puede querer tener sexo en el sentido físico de la palabra por definición. Solo se pregunta: ¿cómo se sentirá? Después de todo, justo ante sus ojos, los mismos tipos se estaban divirtiendo como él, ¿probablemente él también estará ahora en el séptimo cielo? No, no serás genial. (Más historias – en xgay.ru). Estarás herido. Tus ojos se abren por un momento, luego pasará y luego depende de ti, ¿cómo? Puede arrastrarse a esta posición solo desde la conciencia de que su pareja ahora está disfrutando de usted, que puede complacerlo, y de ninguna manera por sensaciones físicas. Aunque a alguien le guste… Pero no quiero que te lastimen. Y la tentación es grande … Vete a la mierda y déjalo ir, no dirá nada, no mostrará su mente, él mismo lo pidió, no te ofendas después de eso. ¡No tengas miedo! Nunca te volverás azul, no lo veo en tus ojos, solo te estás preguntando … Desciendo lentamente sobre ti, tratando de retrasar el momento inevitable en que te levantas abruptamente y te vas en silencio, esto está claro en el Muy al principio, trato de sacar el máximo provecho de tu cuerpo, demorándome un momento para mirar la espalda, las piernas, el culo, finalmente … ¿Cómo pudiste arrancar este cuerpo en feos pantalones cortos familiares? La grabación funciona en un modo acelerado, lo que me daría la oportunidad de desplazar la imagen en la memoria muchas, muchas veces… Incluso ahora hay fragmentos de esa «película» en la memoria, está desgastada, el color salta en algunos lugares, pero lo retoco y lo retuerzo una y otra vez… Joder, ¿dónde está el cigarro? Iré a fumar… Me aferré a él, intentando simplemente absorber su cuerpo dentro de mí, todas aquellas emociones que se habían acumulado en mí en relación a él, más probablemente a su cuerpo, se apoderaron de mí nuevamente con una venganza La inserción no funcionó. Luego lo volteé ligeramente de lado y puse su pierna sobre la mía. Después de dos intentos fallidos más, la cabeza de repente cayó fácilmente dentro, en un espacio cálido y suave casi vacío, algunos movimientos más y yo, incapaz de contenerme, terminé … Recuperando el aliento en breve, me levanté, y en el En ese mismo momento se levantó de un salto y sin mirar atrás, se fue a su habitación. Acabo de notar su polla que sobresale de los ajustados bañadores. – No hay zumbido – Escuché su conclusión justificada ya desde la distancia. Pues sí, dime… Todavía sentiste algo. ¿O tal vez no? Las expectativas son, por supuesto, siempre más prometedoras que la verdad casera. Más tarde, no me atreví ni a tratar de repetir algo, ni siquiera a preguntarle nada. fingimos que nada Nunca sucedió. Ahora estoy pensando, ¿sin darme cuenta le infligí un trauma moral? No, es poco probable… Aún así, teníamos la misma edad, especialmente a esa edad. A continuación, segundo turno. Sergio no vino. Estoy realmente inspirado por el éxito reciente no se desanimó. Inmediatamente vi a dos, pero uno de ellos se instaló en otra habitación, y el segundo, aunque estaba acostado a mi lado, no se relajó más allá del onanismo banal de ninguna manera. Dediqué mucho tiempo y esfuerzo, casi me quemo, pero no logré el éxito. Pero «jugó» hasta el punto de que él mismo se convirtió en objeto de un «ataque». Además, los ataques del chico, que no me caían bien. Pero su acoso fue simplemente conmovedor. Se metió debajo de mi cobija, recorriendo toda la habitación bajo la mirada silenciosa de los chicos, y casi llorando me suplicaba que le permitiera masturbarse. Al principio me negué gentilmente, pero una vez más lo envié groseramente al infierno y me detuve cuando lo miré a los ojos. ¡Casi llora! Lo arrastré bajo las sábanas y le acaricié la cabeza, sin saber qué decirle. Le susurré algo al oído hasta que se calmó. Entonces simplemente se fue. ¿Por qué no me gustaba? Cuando no lo necesites, ¡aquí lo tienes! La situación es estúpida. Estaba a punto de renunciar a todas las esperanzas de entretenimiento y disfrutar de la recreación habitual de los pioneros. Pero por la tarde, cuando me encontré con el primero del barrio vecino, la conejita lujuriosa despertó en mí nuevamente. ¡Y el tipo era solo clase! En todos los sentidos. Los jeans negros y ajustados no me dejaban oportunidad de olvidarme de él. Fue un placer conversar con él: no irás a tu bolsillo por una palabra. Pero aquí está la historia, se comunicó principalmente con otra campaña, pero cómo se comunicó, simplemente caminó con ellos como si estuviera atado, pero estaba claro que no estaba interesado, sino simplemente por necesidad. Era una compañía de compañeros atletas, barras horizontales, piezas de hierro, etc. etc. Yo mismo no estoy en contra de la «masturbación de hierro», pero con moderación. Y luego no pude entender lo que estaba sucediendo en absoluto: se balanceaban, saltaban todo el día, y él estaba sentado a su lado, mirando todo esto y permaneciendo en silencio la mayor parte del tiempo. Pero un día estuve a solas con él durante dos horas enteras: estábamos de guardia en la puerta. Nos sentamos y charlamos, aprendí muchas cosas interesantes. Sobre el hecho de que le gusta la chica del destacamento, y lo buena que es, y yo, dicen, soy tan indeciso y en general … Me siento, escucho y yo mismo siento que ahora solo lo comeré. con mis ojos si esto continúa aunque sea por media hora… Ya odio a esta chica, aunque ni siquiera puedo recordar de qué está hablando exactamente, cómo se ve… Y luego comienza a pedirme consejo sobre cómo llegar a conocerla mejor … Es imposible decir que no entendí nada en absoluto, pero ajustado a la psicología femenina, todo mi sistema, por supuesto, no era bueno. Entonces comencé a proceder de lo contrario. Inesperadamente le expliqué todo lo que pensaba sobre él: eres un tipo genial, pero no veo a nadie en el campamento mejor que tú, bueno, juzga por ti mismo: todo, dicen, contigo, donde el diablos se va a ir. Obligado a mostrar reciprocidad por definición. Estás simplemente caminando, bajando los ojos al suelo con indecisión. – Sí, no me atrevo… Bueno, ¿cómo puedo acercarme a ella, qué le diré? – Está bien, hagamos esto… yo soy ella. Bueno, ¿te imaginas? – No sé.. Lo intentaré. – Excelente. vamos Aquí ella se sienta a tu lado, sin sospechar nada. Subes, y… – ¿Y qué? – Sabes qué… trata de poner tu mano sobre su hombro, solo que muy suavemente, no para que tengas miedo de quemarte, pero solo suavemente… ella se dará la vuelta, deberías mirarla a los ojos por un momento. A continuación, puede bajar los ojos. Y di lo primero que se te ocurra sin dudarlo. Y si logras no apartar la mirada, no puedes decir nada. Por primera vez, esto es suficiente. Veremos allí. Si no recibes un puñetazo en la cara de inmediato, las cosas seguirán adelante. Vamos, toma el primero… Luego, inesperadamente para mí, me involucré en un juego interesante. No sé si esta «lección» tendría un sentido real, pero el mismo Stanislavsky, probablemente, al verme como el objeto de su amor, habría exclamado: ¡Creo! Fue algo. Es bueno que nadie lo haya visto. Habiendo recibido este papel, me interpreté a mí mismo sin miedo. Puso su mano en mi hombro, no exactamente como le pedí. Te mostré cómo. Doble dos. Ya mejor. Me giro, lo miro a los ojos y aguanto todo el tiempo que puedo. Eres un buen actor, podrías actuar en un drama, me digo a mí mismo. Reimos. Poco a poco, la relajación se establece. Y si lo intentas así… “¿Por qué te callaste antes?”, “¡Me gustas mucho!..” Volvemos a reírnos. Una vez más, lo abrazo suavemente por el cuello, paso mi mano por su cabello negro y fresco, acaricio mi dedo detrás de la oreja… Mis ojos se abren como platos, pero no hay resistencia. Solo estoy caminando. Espera a que me ría, pero no tengo ni una pizca de sonrisa, me miro directamente a los ojos. Me atrapo un deseo irresistible de presionarlo contra mí, pero será demasiado… Todo, todo, eso es suficiente. Un minuto más y decidiré algo, y luego termino. Pero no puedo parar. Bueno, que me dé un puñetazo en la cara… No puedo apartar los ojos de su cara, está tan cerca… Después de un rato me recobro, miro hacia abajo y pongo mi mano en su hombro.

Autor: SEXYBOY Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Se me paró la verga!

2022-08-02


Un joven provincial llega a la ciudad pare recibir una mamada de su tímido roomate. Sin más rollos les cuento que soy un chavo normal, siempre he sabido que prefiero la compañía masculina, pero eso no me ha impedido probar con el otro sexo, sin embargo fueron experiencias sin más. La adrenalina de estar con otro hombre rebasa por mucho la diversión de estar con una mujer. Esta historia se remonta a mi adolescencia cuando tenía 18 años, y decidí irme a otra ciudad para realizar mis estudios superiores, pues la vida de provincia me era también ya muy aburrida. En ese entonces mi juventud estaba en todo su esplendor, físicamente mi cuerpo trabajado aunado a mi color bronceado de piel atraía a la mayoría de las personas, durante ese periodo fui realmente casi nunca rechazado, pues tanto por detrás como por delante (17 cm muy bien desarrollados) eran motivo de deseo. Además mi libido se encontraba en su pleno esplendor, sin más se me ponía dura ante el mínimo roce y disfrutaba al máximo cuando una boca me complacía hasta obtener mi jugo. Cuando llegue a la ciudad, no tenía efectivamente donde vivir por lo que los primeros días dormí en casas de amigos y familiares, al mismo tiempo que me aclimataba a mi nuevo ambiente, pero esta situación no podía durar más, por lo que decidí a buscar un apartamento a compartir, para no gastar más de lo necesario. En mi búsqueda encontré de todo, y ciertas ocasiones fue frustrante, pero el destino me tenía preparado una de las mamadas más deliciosas que recibí en esos tiempos. Encontré un departamento en colocación a compartir con dos otras personas, un hombre y una mujer estudiantes igual que yo aun que de postgrado, Carlos y Lucía serían mis compañeros de piso. El contacto con los dos fue de lo más ameno y mi llegada a sus vidas se pasó en los mejores términos. Lucía tenía una vida muy ocupada por lo que la veimos muy poco, por lo que mi relación con Carlos se volvió más estrecha, al principio más como de hermanos, sin embargo algunas mirabas delataba que parecía tener curiosidad por el bulto que se marcaba en los pants tan ajustados que usaba en esa época, la primera vez que me regreso a ver la verga descaradamente fue una vez que salimos en su coche a hacer compras, yo me había sentado con las piernas abiertas y se me notaba el bulto en todo su esplendor cuando Carlos me miró, no supe como tomarlo, pero mi instinto me hiso sobarme discretamente la verga para que viera que me agradaba. La segunda vez estábamos en la sala, según él estaba estudiando frente a mi y yo me encontraba en la misma posición viendo la televisión, cuando de repente me dice. -Esta buena la película? Y otra vez su mirada lo traicionó y sus ojos se reposaron sobre mi verga en ese momento durmiendo. A lo que le respondí tocándome descaradamente el bulto. – No sabes de lo que te estas perdiendo. Desafortunadamente Carlos estaba estudiando para un examen importante, por lo que la conversación quedó ahí y sin mayor importancia cada uno se fue a dormir a su habitación cuando lo considero necesario. Sin embargo el destino estaba marcado y algo tenía que ocurrir entre Carlos y yo en algún momento, pues se había creado una tensión sexual que debía liberarse. Una tarde encontrábamos como siempre solos en el departamento, por lo que Carlos me propuso que cenáramos juntos y que después viéramos una película, como bebida para acompañar la cena Carlos preparo una sangría con un poco de alcohol, mismo que me hiso ponerme caliente, supongo que a él también por que su actitud era más relajada. Antes de ver la película, decidí regresar a mi habitación para quitarme la ropa interior y dejar mi verga libre para la acción que estaba decidido que pasara esa noche. Por su parte Carlos estaba ya instalado con el control en su mano para comenzar la película, el usaba un short que dejaba ver sus piernas peludas que me exitaban aún más. Yo me senté y como siempre busque la posición que más resaltará mi verga, la tuve parada desde el principio de la película, pues yo solo pensaba en la situación homoerotica que estaba ocurriendo, cada vez que Carlos me volteaba a ver para hacer un comentario, yo me tocaba descaradamente, pero el se hacia de la vista gorda. La tercera vez que se volteo yo sostuve mi verga erecta con mi mano sobre el pants, y replique volteando a ver el televisor, mirando de reojo como Carlos no quitaba sus ojos de mi verga, cuando volvió a ver la tele, esta vez dirigió sus manos a su bulto para acomodar su verga que estába ya en estado de ereccion ( o para enviarme señales que era momento de dar el paso), el regreso a ver mi verga varias veces y repetía el gesto de tocarse, yo procedí a tomar recostarse ligeramente sobre mi sofá abriendo más las piernas mostrando mi ereccion descomunal, que el disfrutaba cada vez más, los nervios de la situación hacían que los comentarios de la película que contenía escenas eroticas nos dieran risa, en eso uno de los actores dijo: – creo que se me paro la verga (en ingles); al que yo en un movimiento estratégico coloque mi verga erecta en posición que formará una carpa de circo dentro del pants, y riendo me dirigí a Carlos y le dije: -Carlos, creo que se me paro la verga. (Señalando mi falo) Los dos reímos pero el no me quitaba la mirada de encima, yo procedí a darle golpes tipo cachetada a mi verga, mientras reíamos. El me dijo: -La tienes bien dura, ( mientras se tocaba la suya) Respondi: – Y cuando se pone así, no hay nadie que la baje ( mientras continuaba dando golpeteos) Carlos: Apoco nada? Ni una buena chaqueta?(masturbacion). Yo: Si claro, con una buena acabada con mi leche por todos lados, pero… ya me esta aburriendo jalarmela. Carlos: Te hace falta algo que te la mantenga caliente y húmeda, un bueno culo o… una mamada. Yo: la neta si. (mientras masturbaba por encima mi verga y Carlos la observaba como un pastel que deseaba comerse.) Carlos: Ya has de haber ahogado a muchas con tu verga, no? (Frase que dijo muy editado y cierto nerviosismo) Yo: No te creas esta chiquita, pero bien cargada de leche. Mientras finalmente la sacaba lentamente del pants y la ponía apuntando al techo con mi mano haciendo señal que media una cuarta. La mirada de Carlos fue de sorpresa, deseo y sabía que la moneda está tirada. Procedí a levantarme y a tomar una decoración de plátano que estaba en la mesa para compararla con mi verga y le dije: -Vez? Esta más chica que el plátano. Y en un paso también estratégico me coloque frente a Carlos con mi verga apuntando a su rostro y finalmente le dije. -Carlos, entrale! A lo que el ni tardo ni perezoso la tomó entre sus manos y se la metió en su boca, primero para chupar el grande de forma circular, de vez en cuando pasando su lengua por el frenillo y haciendo el sonido que hacen cuando chupan la cabeza. El me recostó sobre el sofá donde estaba recostado y se incorporo para mamarme la verga desde la punta hasta la base, para pasarse después a los huevos, metiéndose los dos al mismo tiempo, provocando que me retorciera de placer. Ninguno de los dos dijo una sola palabra durante el acto, solo se escuchaban mis gemidos de placer y los suyos. Procedí a incorporarme si despegar su cabeza de mi verga para ahora recostarlo y follarlo por la boca como se debe, el no puso ninguna resistencia y la se la comía como todo un profesional, aun que de repente lanzaba el clásico sonidito que hacen cuando se están ahogando, sin que yo me parase en ningún momento, continue fallando su boca durante un buen momento hasta que sin más explote en exitasis dejando dentro de su boca abundante leche que Carlos opto por tragar se, exprimiendo hasta la última gota mi glande, como si de una manguera se tratase, yo solo gritaba de placer. Al finalizar la acción los dos reímos y sin decir ninguna palabra continuamos viendo el final de la película, sin importarme que Carlos no había eyaculado le dije sin más que me hiba a dormir, y nunca más hablamos del tema.

Autor: PETERVERG Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

DON ALBERTO ME HIZO SU MUJER

2022-08-02


Don Alberto era un viejo que tenía un comercio de ramos generales casi al final del pueblo rural donde vivía, mi casa estaba pegada al comercio, en las mañana iba a la escuela y al regresar no estaban mis padres que trabajaban en un establecimiento todo el día, así que siempre al regresar, me entretenía en el comercio de Don Alberto el cual iba muy poca gente ya que el pueblo no tenía muchos habitantes y todos trabajaban en el campo, a diario Don Albero me daba dulces y me acariciaba demostrándome mucho cariño, algo que me gustaba mucho, día a día sus caricias aumentaban y yo me sentía especial, tanto que cuando me empezó a sentar en su falda y me acariciaba yo apoyaba mi rostro en su cuerpo y disfrutaba mucho estando con él, de las caricias fue pasando a los besos en mi rostro, cuello, hasta que sentí por primera vez su lengua en mi oreja, todo mi cuerpo se erizo y yo simplemente lo abrace, me beso los labios cerrados y lo quede mirando con ternura, y el volvió a besarme con toda su boca mis labios cerrados, sentí su lengua acariciar mis labios, abriéndolos suavemente, sentí su lengua entra en mi boca, fue una extraña sensación placentera, su tibieza y un sabor extraño que nunca había sentido, fuerte pero no desagradable, poso su mano en mi cabeza mientras su lengua bailaba dentro de mi boca llenándome de sensaciones indescriptibles, me acomodo en su falda de frente a él y siguió besándome, yo no oponía resistencia, lo abrace para sentirlo más mío, bajo sus manos a mis nalgas y las acaricio sobre el shorcito, así estuvo como diez minutos, todo mi cuerpo sentía calor y vibraba, de repente dejo de besarme, y tocarme y me miro a los ojos tiernamente y me dijo te gusta, yo casi en un suspiro le dije si, se sonrió y me dijo que lo que estábamos haciendo no se lo tenía que contar a nadie, porque si alguien se enteraba, ya no podía ir más a su comercio para que el me demostraba cuanto me quería, así que le prometí que nunca le diría a nadie, acaricio mi rostro, me dio un piquito y me dijo es un trato, me hizo bajar de su falda, se paró y camino lentamente a la puerta del comercio el cual cerro con llave. Se acercó a mi lentamente, me abrazo y me dijo que si me había gustado como me quería, me iba a gustar más si me dejaba amarme, quieres que te amé en la cama, como no te amaran nunca, sin saber a qué se refería, me abrace a su cintura y le dije, si Don Alberto quiero que me ame, me tomo de la mano y me llevo a su cuarto que estaba atrás del comercio, al entrar me dijo no te asustes y solo déjate amar y empezó a sacarme la ropa, me saco la camiseta, el shorcito y finalmente el calzoncillo, yo me tape adelante con las manos y él me dijo, tranquilo no tengas miedo ni vergüenza, se sacó la camisa y dejo al descubierto su cuerpo, su panza tenia algunas arrugas y algunos pelos blancos, se sacó el pantalón y el calzoncillo y por primera vez vi una verga, mis ojos quedaron viendo todo, su verga media flácida caía sobre sus huevos, no tenía un solo pelo, se acercó a mí y me abrazo, el calor de su cuerpo me provoco automáticamente abrasarme a él, abrazado me llevo a la cama y nos acostamos, él se puso boca arriba y me subió sobre su cuerpo, acaricio mi piel y con su mano en mi nuca me arrimo hasta fundirnos en un beso, quería gritar por las sensaciones que sentía, el calor de su cuerpo, la sensación del roce de su piel y finalmente su mano acariciando mis nalgas, las sensaciones de mi cuerpo empezaron a demostrase con mis suspiros, me movía sobre el acomodando mi cuerpo para sentirlo más, de repente sentí la dureza y el calor de su verga en mis nalgas, ya nos besábamos desesperadamente, sentí su dedo acariciar mi culito y un suspiro involuntario sonó dentro de su boca, sentí como apretó mi cuerpo a el de él, abrazados giro y me dejo de espaldas a la cama, acaricio mis pechos, mi estómago y mi pequeño pene que estaba duro, beso mi cuello, continuo por mi pecho, mi estómago hasta meter dentro de su boca mi pequeño pene y mis huevos, tomo una almohada y la puso en mi espalda, levanto mis piernas y volvió a chuparme mi pene, levanto un poco más mis piernas y las abrió, y sentí sus labios recorrer mis nalgas, su lengua bailaba asiéndome suspirar, finalmente su lengua punteo mi culito y una electricidad maravillosa recorrió todo mi cuerpo, y grite, me gusta Don Alberto como me ama, y metiéndome un dedo en el culo me dijo, ahora te va a gustar más y vas a querer que te amé todos los días, su dedo entro en mi culo y sentí una molestia, aprisione involuntariamente su dedo y él lo empezó a girar y después a meter y sacar, se sentía extraño pero no me desagradaba, su dedo entraba y salía y la molestia se transformó en gusto, su dedo entraba todo sin problemas, girando, entrando y sacando, de repente lo saco, alcanzo un pote de pomada que tenía en su mesita y me unto el culito y me volvió a meter el dedo, el que entraba y salía sin ningún problema, no demoro mucho en meter dos dedos, sentí lo mismo, una molestia que rápidamente se convirtió en placer, después fueron tres dedos, entraban, salían y giraban en mi culito, mientras yo ya suspiraba sin control y todo mi cuerpo con una temperatura enorme, saco sus dedos, me acomodo sobre la almohada y puso su verga dura y tiesa en mi culito, mirándome tiernamente empezó a entrar en mí, lo mire a los ojos entre miedoso y el placer que me estaba dando, a medida que entraba volvía la molestia, pero me tranquilizada verlo con la ternura que me miraba, de repetente sentí un dolor punzante y deje escapar un hayyy, él se detuvo y apoyando mis piernas en sus hombros, acaricio mi rostro y me dijo, tranquilo, solo déjate amar, aflójate y disfruta, quise sonreírle y a medida que siguió entrando su verga mi sonrisa se transformó en un hayyyyy largo y fuerte, su abdomen se juntó con mis nalgas y el sonriendo me dijo, ya está amor, ya está cosita, ahora si vas a sentir lo que es ser amado, le sonreí aun un poco adolorido, se acercó a mis labios y nos empezamos a besar, entre sus besos y su lengua en mi boca, el dolor desapareció y el empezó a entrar y salir en mi culito suavemente, a medida que aumentaba sus embestidas y aumentaba el placer que me estaba dando, empecé a balbusiar, me gusta, me gusta, Don Alberto me gusta que me ame, y empecé a gritar me gusta, me gusta, por favor Don Alberto es hermoso, en medio de mis gritos el grito metiendo su verga hasta el fondo y sentí por primera vez el placer indescriptible que es recibir leche inundándome mi cuerpito, sentí como perdió dureza la verga dentro mío y Don Alberto dejo caer su cuerpo a mi lado, nos abrazamos y besándonos nos dormitamos. No se cuánto tiempo dormitamos, pero nos despertó alguien golpeando la puerta del comercio, nos quedamos en silencio y cuando dejo de golpear nos limpiamos y nos vestimos, sentados al borde la cama Don Alberto me pregunto si me había gustado, lo miré, le sonreí y abrasándolo le dije, me gusta mucho como me ama. A partir de ese momento, desde mis 10 años y por 9 años, fui la dueña de la cama de Don Alberto, me convirtió en toda una mujer adipta a ser amada por él, me compro ropita femenina y la vestía para él, cuando falleció a los 62 años me dejo el comercio a mi cuidado, a esa altura ya hacia un par de años que en el pueblo, todos sabían que era la mujer de Don Alberto, incluso empecé a lucir la ropita que me compraba en público, salíamos del brazo felices y no nos importaba los murmullos, hoy recibo a muchos del pueblo que vienen a disfrutar de mi boca y mi colita.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!