Relatos Eróticos de Sexo Gay ❌Sin Censura❌


En esta sección de relatoeroticosintabu.xyz, encontrarás relatos eróticos gratis reales, o no, relacionados, directa o indirectamente, con homosexualidad; entendido cómo la cualidad lujuriosa de aquel hombre que siente deseo carnal por hombres. Es importante acotar que, los relatos publicados en esta categoría, así cómo en todas las otras secciones de este sitio web, son sin censura ni tabues y pueden ser producto de la fantasía del escritor, se recomienda la discreción.




soy joto, maricon y muy puto

2024-07-02


holis a todos y tod@s , despues de esconder el lado femenink al jotito, que se convirtio en maricon de closet, para terminar casi asficciad@ por casi 45 años, hoy me libero de esos prejuicios que lo unico que logran, es el reprimir al ser jumano y su derecho a la libertad en todas sus expresiones. en la edad puberta, es cuando los niños estan expuestos a que la influencia de terceros desvie su estabilidad emocional y sexual. asi me paso en un descuido o exeso de confianza, mis padres me dejaron hunto con otros2 compañeritos en una casa de campo, cuyo dueño era el papá de Maurilio. se suponia que don Maurilio estaria cuidandonos junto con su buenisima esposa. pero ellos se pusieron a beber mientras nosotros juhabamos dentro de la alberca a la pelota, ese juego hacia que nuestros cuerpos se rozaean con mucha frecuencia. al principio no lo notamos . en un intervalo los papas de mau nos hablaron para decirnos que doña tere se quedaria a nuestro cuidado, ellos se fueron en un auto. doña tere muy anciana, se quedo bien dormida muentras nosotros seguimos el juego y por ende los roces toqueteos que lograron exitarnos a los 3, todos teniamos las pijas bien duras. con cierta complicidad nos salimos de la alberca iendi al cuarto donde dejamos nuestras ropas. sin mala intencion, yo fui el primero en quitarme el traje de baño, pero se atoro entre mis chamorros y una silla, asi que tuve que agacharmd dejandoles que me vieran mi chiquito expuesto. miranda de un movimiento se puso pegadito a mis nalgas y me abrazó repegandome su pitito y casi me lo quite de encima, pero Mau tambien se avalanzo contra mi cuerpo y me sujeto por delante, quedando los 2 cara a cara. nuestra respiracion era agitada y al no poder safarme de sus brazos, me solté rindiendome y a la vez muy exitado. Mau me abrazo de la cintura y me dio un besote al que poco a poco correspondi.mientras Miranda ya jabia colocado su pitillo en mi culo. la sensacion que la cabecita de su pitito produjo en mi culo, fue tan placentera que aun la recuerdo perfecto. Mranda me dijo al oido, dejate cocer, te la voy a meter toda y cuando termine, Mau tambien te cogera. No diremos nunca nada a nadie. con tantas caeicias, besos y estimulacion anal no pude negarme. me puse en 4 patas en la orilla de la cama y abri mis pienas. miranda unto saliva en mi culito, acomodo su pitito y me lo metio todo de un empujon. - que rico gemia mientras lo metia y sacaba, pero yo no senti ningun placer ni dolor, nada. lo escuche gemir fuerte y eyaculo dentro de mi culo. en cuanto me lo sacó, Mau ya estaba detras mio y on sus manos me sometio de de las espalda quede icual en 4. me abrio las nalgas y senti la cabeza de su pene en mi chicuelo, yo si que estaba muy caliente y al igual que miranda, .e la dejo ir muy fuerte, pero su vergota si que dra muy grande y gruesa, provoco que gritara de dolor. sin experiencia, siguió con sus embates y en cuanto paso mi dolor, comenzo el placer desconocido ya sentia rico su pitote dentro de mi, jale a miranda para que me chupara mi verga viniendonos juntos Mi May y yo.miranda con mis mecos en su boca corrio a lavarse. mientras Mau y yo nos besabamos de lenguita. esa fue mi violacion que me marco para siempre y que oculte hasta hoy. continuare en el proximo relato

Autor: dennyspasivo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Recuerdos sexuales: Los vecinitos de mi abuela (Cap. 5 Parte 1)

2024-02-20


Es lindo jugar con tus amiguitos de la infancia, pero cuando ya sube un poco el tono es todavía mas lindo. . Cuando yo tenía unos 13 o 14 años, me acuerdo que ya tenia varios amiguitos por el barrio donde vivía mi abuela. Era una zona humilde, pero que disfrutaba de muchísima tranquilidad, tanta que se les permitía a los chicos estar solos en la calle sin tener ningún problema. En esta ocasión, yo ya había empezado a desarrollarme, principalmente piernas y pija, era un poco más peludo (sin exagerar) pero muscularmente era todavía muy infantil. El porno ya había llegado a mano de varios de los chicos con los que me juntaba en la calle y yo intentaba no meterme mucho en ese tema para que no salgan mis gustos homosexuales, porque tengamos en cuenta que no estaba bien visto. Pero los chicos, que eran unos cinco, empezaron cada vez mas a hablar del tema. De como las mujeres chupan, de cómo se dejan coger por el culo y la concha (con el desconocimiento de que son dos orificios separados y que si les dan al mismo tiempo no se tocan) eran charlas graciosas y excitantes. Yo era el mas grande en una de las ocasiones que nos juntamos un sábado cerca de las ocho de la noche, en un descampado a unas dos manzanas de la casa de mi abuela. Uno de los chicos que tenia diez años en ese momento, empezó con algunas historias de videos que había visto y una ficción de que el ya no era virgen. Esto llevo a hablar de quien ya tuvo su primera vez, y siendo todos entre 9 y 12 años, obviamente que nadie quería ser el último, supuestamente todos habían tenido una experiencia con alguna chica o mujer que nadie conocía. En esta circunstancia no podía hablar de que yo ya haba tenido experiencias homosexuales y dije algo parecido. Lo más común en este caso, es que nadie se creyó nada, y que todos empezaron a cargarse entre sí, principalmente a miguelito que era el mas chico. Julio era el que mas se encargo de cuestionar, ya que el era el segundo mayor ese día en la juntada, con 12 años. En este caso, una de las frases que recuerdo fue “es imposible que ya hayan cogido, porque todos son nenitos con la pija chiquitita” y yo acompañando, “ni leche tienen, porque recién les sale agüita”. Luego hubo caras raras, mas chistes y julio ostentaba que era el único que pudo haber cogido con una famosa prima, que era realmente atractiva. El empezó a hacer muecas, los clásicos movimientos pélvicos de “mete y saca” y el con voz femenina lo gemidos y como supuestamente le decía “que la siga cogiendo duro” Todos estábamos medios incrédulos, pero los chicos estaban todos contentos con esa actuación, porque todos empezaron a tocarse sobre el pantalón. Menos miguelito que el estaba sentado con las piernas bien cerradas. Luego empezamos a jugar tirándonos uno arriba del otro haciendo que nos cojeamos frotándonos, el recuerdo de sentir algunos pitos infantiles erectos contra las piernas o espaldas era muy excitante hasta que a los mayores se nos empezó a notar y nos queríamos quedar quietos. Primero fui yo y luego Julio, nos hicimos los enojados, pero julio fue el que trajo el comentario de que eran unos “pendejos putos porque les sentía la pijita parada”, ante semejante acusación Miguelito se enojo y le dijo “vos también sos un putito, porque también se te paro” Julio: No, la mía es así siempre, porque seguro la tengo más grande que todos acá. Yo: (ya con la calentura de un pendejo y un buen orgullo) yo soy el mas grande y te aseguro que la tengo mucho más grande que vos. Julio: mmmm que hambre que tenes, mostrala a ver si es verdad. Yo: Pero si yo la saco, la sacamos todos para comparar, vos también. En este momento se miraron todos y quedaron sorprendidos por los que les dije. Fueron varios entredichos pero resulto que nos bajamos todos los pantalones y empezamos a ver quien la tenia mas chica. Yo: creo que nos tendríamos que comprar con la pija parada (a todo esto julio tenia la pija parada y otro nene de 10 años pablo también) Julio: Yo no puedo, porque no me caliento con chicos, tendría que ver unas tetas o una conchita. Yo: eso es mentira, nos hacemos todos la paja y cuando todos la tengamos dura comparamos. Y así empezaos un sube y baja entre varios. Mirándonos a ver quien la tenia mas grande. Resulte el ganador. Luego de eso nos cruzamos muchas veces en el mismo juego, cuando empezaron los pelos, cuando los huevos empezaron a colgar, cuando se empezó a poner mas negra, etc. Eran escusas para un juego entre nosotros. Julio resulto ser bastante morboso, porque cuando en otra ocasión fui a visitar a mi abuela, Miguelito y Pablito le habían chupado la pija. Y estos empezaron a ofrecerse para los mas grandes. Entonces el rumor se extendió y no los dejaban juntarse con Julio y sus hermanos, que resulta se dejaban chupar la pija por estos dos. Entonces en una de las veces que fui a lo de mi abuela, les fui a pedir permiso para que se junten conmigo, me vieron y como sabia que yo no iba mucho lo permitieron con la única salvedad que no quería que estemos con Julio y sus hermanos. Entonces ese fue mi entrada (yo ya sabía lo que había pasado) Pero quería que ellos me comenten y ver que podíamos hacer. Pero esta secuencia lo comento en otra oportunidad. Espero sus comentarios y podes hablar si alguno le interesa. Saludos.

Autor: CONPOLLO Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Engañado y feliz

2024-02-20


Tengo cincuenta años un metro ochenta y dos de altura 85 kg de peso estoy completamente depilado no tengo vello corporal y me considero bisexual completamente pasivo. Un chico de cuarenta y cinco años bisexual igual que yo al que le gusta la gente que se viste como yo contesta a un anuncio que tengo publicado. Es un chico versátil con una polla de 17 cm y normal también le gusta ir completamente depilado. Como soy una gran amante del morbo y ha experimentado cosas parecidas quedamos en un aparcamiento de un supermercado justo al anochecer donde me termino de arreglar quedándome con lencería de color blanco una blusa y una minifalda unas sandalias con algo de tacón peluca y me maquillo. A la hora exacta recibo la llamada de mi contacto viendo como coche anda lento y se identifica como su coche. Aparca como a unos 20 metros de mi coche teniendo que salir yo al encuentro de él hasta su coche. Entro en el coche y encuentro un chico bastante agradable que directamente es a mi boca correspondiéndole yo en el beso mientras me acaricia las piernas y busca mi entrepierna con su mano para acariciar mi pene que empiezo así no se vida por encima de las braguitas para luego subir la falda y observar mi lencería. Hablamos unos minutos entre besos y caricias proponiendo entonces irme a su casa dejando mi coche allí. Mi grado de excitación es muy alto ya que llevo una temporada sin probar polla, así que en el camino soy yo ahora el queso va a su paquete y cuando ... ... puedo le meto la lengua a la boca mostrando él también muy buen calentón. Diez minutos después llegamos a una zona de aparcamiento apartada del centro donde una vez parado el motor sabe del vehículo haciendo yo lo mismo, son diez y media de la noche y siendo verano la gente pasea por la calle y aunque no demasiado cerca se ve que hay gente por la calle y que los balcones así que al salir del coche mi comportamiento al andar es de lo más femenino y sensual agarrándome por la cintura César mi acompañante que siendo más bajo que yo choca al andar juntos. Salimos de allí y llegamos a cruzarnos con varias personas que van por la acera de enfrente hasta que llegamos a una calle donde de repente se abre la puerta de un coche saliendo un hombre bien vestido sobre los 60 años, yo intento mirar para otro lado para que mis largos masculinos de mi cara no se noten demasiado ya que por lo demás mi cuerpo puede pasar perfectamente por el de una mujer aunque muy alta. El hombre llega hasta la acera cortándose el paso mientras yo intento mirar hacia otro lado, bueno que tenemos aquí no te avergüences me gustan las nenas como tú os estaba esperando. Yo no abro la boca y ahora le miro primero a César y luego al hombre dándome cuenta que he caído en un engaño, el hombre se presenta soy Fernando y voy a ser tu macho de esta noche, yo no digo nada con la cabeza gacha y sorprendida, me abre la puerta del copiloto para que entre el coche donde me monto en completo silencio pasando mi ...... acompañante a la parte de atrás. Salimos de esa población y llegamos a un pueblo colindante en un cuarto de hora donde aparcamos en plena calle y vuelvo a ser cogida por la cintura por César yendo unos pasos por detrás de Fernando hasta llegar a un portal en el que los introducimos ya en el ascensor el maduro empieza a acariciarme mi cuerpo dándome yo por deseada. Este hombre mide sobre el metro setenta y cinco fuerte pelo canoso aunque abundante muy bien afeitado y digamos que por su aspecto es una persona elegante al igual que la casa donde hemos entrado. Ya dentro Fernando nos ofrece unas bebidas y una vez preparadas se acerca hacia mí preguntándome si me apetece estar con los dos. Él se describe como gay y le gusta dominar aunque es versátil, le gustan todos los juegos de rol y me comenta que César es su amante y el que le consigue pasivos para follarlos. Doy un trago a mi bebida y le contestó que sí Fernando da un buen trago también a su bebida empieza a besarme por el cuello mis orejas hasta abrir mis labios con su lengua haciéndome notar una gruesa lengua muy hábil dentro de mi cavidad bucal. César se encuentra completamente desnudo ya colocándose a mi espalda me hace sentir su polla en el culo mientras me acaricia por mi cuerpo, Sin separarse de mí este empieza a quitarse la camisa mientras no deja de taladrar con su lengua mi boca mi excitación es grande ya que estoy con dos hombres vestida de mujer y por lo que parece voy a ser su diversión de ... ... esta noche. Mis manos rodean el cuello de Fernando haciendo notar mi total entrega cuando siento que sus pantalones caen a mis pies ayudándole César a terminar de sacarlos por sus pies. Noto como Fernando hace movimientos pélvicos haciéndome notar su polla un poco más abajo de mi entrepierna, y dejando poco a poco de besar mi boca se separa los centímetros de mí comentó en el que yo dirijo mi mirada hacia abajo para ver su polla, no está tiesa del todo y su capullo está cubierto por el pellejo mirando hacia abajo puedo ver que la zona está completamente depilada y mirando a los ojos le dio un pico y empiezo a descender sujetándome en su cuerpo. Me voy deslizando por su pecho tripa jugueteando con mi lengua hasta llegar a sus ingresos donde juguete con mi lengua viendo como su polla la pequeños saltos hasta que veo que está adornada con un par de buenas pelotas que empiezo a chupar mientras con mi mano hecha para atrás el pellejo para dejar un brillante capullo a la vista al que empiezo a pasar la lengua como si de un helado se tratase. El rabo empieza a crecer en tamaño mientras con voz agitada comenta con su amante que no lo hago nada mal y que le ha conseguido una buena maricona, ahora ya tengo la boca llena de polla de aproximadamente 18 centímetros y bien gruesa marcando buenas venas. César arrima su polla a mi cara para que también se la chupe cosa que hago satisfactoriamente mientras los dos se acarician y besan en la boca mirando hacia arriba con cara de ... vicio sacando mi lengua para lamer sus huevos y pollas y metermelas en la boca. Fernando me dirige hacia una habitación donde hay una cama simplemente con la sábana de abajo y me hace tumbar boca abajo momento en el que con delicadeza pierdo mis bragas sintiendo como nuevo abren mis piernas y separando con las manos ambos glúteos siento la humedad o la lengua de correr mi raja una y otra vez jugueteando de vez en cuando en mi esfínter dándome cuenta que es cesar el que lo hace mientras Fernando me da buenas palmadas en mis nalgas y jadeo como una colegiala. Noto como ayudando con sus dedos intenta dilatar mi alma con su lengua y ha ayudado ahora por lubricante Fernando se coloca encima mía y siento como la punta de su capullo se apoya a la entrada de mi ano y empieza a ejercer una presión hasta que mi esfínter se abre como una flor y deja pasar primero ese gran capullo para luego entrar toda aquella polla prácticamente de tirón aunque suavemente notando como sus pelotas chocan las mías y quedándose un instante quieto para acostumbrarme al gran tamaño. César me ofrece su polla para que la chupe mientras ahora el maduro empieza a follarme poco a poco aumentando el ritmo a medida que lo hace hasta coger una buena velocidad en sus empotradas que hacen que me entre la polla de César hasta la campanilla en cada invite. Fernando está disfrutando de la follada mientras me insultan llamándome maricón y cosas parecidas con las risas de César comentando te quejarás como ... ... esta de pasiva hace tiempo que no has tenido. Después de diez minutos de intensa follada me coloca de a cuatro al borde de la cama donde vuelve a follarme durante otro buen rato mientras sigo comiéndome la polla de César. Ya con mi culo completamente distendido y notando como su polla llega hasta mi próstata de mi picha sale pequeñas gotas por la estimulación de esa zona. Fernando me tumba boca arriba mientras César poniéndose en cuclillas su culo sobre mi cara sujeta mis piernas para que su compañero de un solo golpe me la clave hasta dentro dando yo un pequeño grito entre el placer la sorpresa y el dolor. César restrega su raja por mi cara pidiendo que mi lengua juguete en su esfínter cosa qué hago mientras nos emites se suceden con gran fuerza. Fernando tiene una respiración muy agitada y está próximo a su eyaculación y saliendo de golpe y por razón de mi alo se coloca delante de mi cara para empezar a regar con su leche mi cara y mi boca metiéndomela para escurrir sus últimas gotas mientras sigue pasando su polla por la noche que ha depositado en mi cara para introducirmela dentro de mi boca limpiando con gran avidez todos los restos. César ha ocupado el lugar de su amante y me hace notar su polla con gran ímpetu notando su juventud en sus invitas mientras me menea mi polla y Fernando ahora quiere que mi lengua trabaje su ano que al igual que su amante sabe recibir mi lengua abriéndose como una flor. César está como diez minutos dándome una auténtica ...... brutalidad mientras mi lengua ha dejado el ano de Fernando bien lubricado como para recibir una buena verga. Joder me corro me corro yo también me corro, cerrándose a tomar sobre la cama boca arriba regando su amante su polla su tripa con buenos chorros de leche para luego hacerme limpiar primero su polla que todavía suelta sus últimas gotas y luego recoger con mi boca los restos que he echado sobre Fernando y para sorpresa mía ha ayudado por César que llega a besar a su amante y me invita a hacerlo lo mismo compartiendo la leche de este entre los tres. Fernando y César se felicitan ambos del buen polvo que me han echado augurando que si la Viagra lo permite caerán unos cuantos más

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Fiesta de disfraces para niños traviesos V

2024-02-20


Un hombre moreno, lleno de cicatrices y músculos en cada centímetro de su cuerpo se encontraba acostado en la cama usando una máscara negra puntiaguda, sus nalgas peludas estaban a la vista mientras un dildo de gran tamaño era introducido por una de sus manos con parsimonia.. Baje las escaleras cuando tocaron en la entrada, papá me siguió ajustando su ropa, limpió sus labios llenos de semen y me dejó abrir la puerta. Un hombre blanco, de 35 años, alto, corpulento, de cabello rubio hasta los hombros, ojos amarillos, barba bien recortada, sus músculos se ceñian a la tela de su camisón blanco y pantalón de salir negro, calzaba botines de cuero. Thor observó mi figura con una sonrisa traviesa, luego miró a mi padre detrás mio, el hombre rubio extendió su mano. —Mucho gusto señor, soy Vincent, en el trabajo me conocen como el superheroe Thor, he venido por su hijo, quiero llevarlo a mi casa para pasar tiempo con él—habló el adulto en tono formal, pasó su lengua por sus labios rosados y mostró una hilera de dientes blancos. Mi progenitor aceptó el apretón de manos, ambos hombres tensaron sus musculos y fruncieron el ceño, al ver que nadie cedía decidieron soltarse. —El placer es mio Vincent, mi hijo me habló de tu visita, puedes llevártelo, solo dame la dirección de tu casa. Traelo antes de las 9 PM, necesita estar en su cama para cuando su mamá llegue—ordenó mi padre con voz dura, el hombre rubio asintió sacando una tarjeta blanca de su pantalón, se la extendió a mi padre y él observó el contenido escrito. —¿Fiestas privadas? ¿Incluso fuera del trabajo hacen fiestas? —Murmuró mi progenitor enarcando una ceja. —La casa le pertenece a la agencia, nosotros no pagamos alquiler ni servicios básicos, a cambio el contrato nos obliga a trabajar 24/7, todo esto es aparte del salario por ir a celebrar en las casas de los cumpleañeros—respondió el rubio, me miró intensamente haciendo que mi cuerpo temblara. —De acuerdo, pueden irse, nos vemos hijo, portate bien—se despidió mi padre acariciando mi cabello, abracé su pierna antes de tomar la mano de Thor, el calor y tacto tosco de su piel envío una corriente eléctrica a mi ingle. —¡Adiós papá! —Exclamé moviendo la mano. Vincent me llevó hacia un camaro negro y me abrió la puerta de los asientos traseros, entré primero, luego él me siguió, confundido observé como cerraba. El interior era oscuro, las ventanas estaban polarizadas, desde afuera nadie podía percibir nada de lo que sucedía adentro, en cambio nosotros podíamos ver sin problemas, los asientos estaban acolchonados, una pared con una pequeña ventana se interponia entre los asientos delanteros y traseros. —Thor ¿No vas a conducir? —Pregunté mirandolo a los ojos, el hombre tomó mi cuerpo y lo subió a su regazo, besó mis labios antes de responder. —Hay un chófer, él nos llevara a mi casa ¡Puedes arrancar Paolo! —Dijo el mayor en voz alta, el auto encendió y empezamos a movernos por la calle. Sentí dos manos gruesas colarse por mi camisa rozando mi piel sensible, sus dedos recorrieron mi espalda, luego pasaron a mi pecho agarrando mis pezones, los pellizco con malisia mientras volvía a besarme. Hundió su lengua en mi boca mientras apretaba sus labios con los míos, su barba raspó mi piel sacándome un gemidos, cerré los párpados disfrutando del calor de su aliento, el olor mentolado que desprendia de su boca y el aroma a colonia masculina empezaba a embriagarme. Los dedos que jugaban con mis pezones empezaron a rotar en círculos en la zona, la carne irritada enviaba pequeñas descargas a mi próstata, quejidos involuntarios salían de mi boca, respire hondo cuando el mayor succionó mi lengua con sus labios, amoldó su pedazo bucal de gran tamaño en mi boca hasta golpear la parte interna de mi mejilla. Hizo varios movimientos con su lengua simulando sexo oral, sus manos seguían en mis pezones estirandolos hasta el límite, pequeñas lágrimas se formaron en mis párpados, Thor las notó y acarició su rostro con el mio. —Tranquilo pequeño, ya casi termino—dijo el adulto entre besos, abrió los párpados observando su iris amarillo analizarme con intensidad, cada gesto, incluso la respiración era registrado por aquellos ojos felinos que se cerraban cuando el mayor sonreía. Mis gemidos fueron audibles mientras sus dedos rozaron la piel sensible de mis pezones, podía notar como la carne se había hinchado, formando pequeños bultos parecidos a senos de mujer. Thor dejó de besarme con una sonrisa traviesa, levantó mi camisa exponiendo mi pecho adolorido, esta vez pude apreciar como el contorno de cada pectoral se había enrojecido, fuertes pulsaciones de dolor llegaban a mi cerebro, la hinchazón creaba bolsas redondas que simulaban ser pequeñas tetas, el adulto acercó sus labios. Sus belfos hicieron contacto con la carne sensible, gemí incomodo por el dolor, pronto el adulto sacó la lengua pasándola por todo el área inflamada, un suspiro de alivio se escapó de mis labios mientras metía mis dedos en el cabello del mayor. Thor jugó con su carne bucal en uno de mis pezones, lo llenó de saliva y saboreó el contorno inflado de la piel antes de besar la zona, apretó sus labios en mi tetilla succionando, gemí su nombre mientras apretaba mi agarre en su cabeza. Vincent soltó una suave risa antes de seguir chupando, la sangre se reunía en la zona creando un moretón violaceo, gemí adolorido cuando el adulto se alejó pasando su lengua por sus labios. —Eres perfecto pequeño, mirá tu cuerpo, tan listo para mi—murmuró el rubio maravillado, sentí como su verga semi erecta palpitaba debajo de su pantalón, solté mi agarre en su cabello y escondí mi rostro en su pecho. —Me duele, Thor, mis pezones arden—lloré haciendo un puchero, el mayor acarició mi rostro y besó mi frente. —Al principio es así, te acostumbraras, si me dejas hacer lo mismo con el otro te regalaré un premio ¿De acuerdo? —Consoló el adulto, sonreí y asentí emocionado. —SÍ ¿Qué me darás? —Pregunté emocionado, el mayor pusó su dedo en mis labios y negó. —Te lo diré cuando lleguemos a casa, ahora respira hondo—dijo el rubio, hice lo pedido mirando como bajaba su rostro para llegar a mi pecho, sacó la lengua para llenar de saliva mi otro pezon, juntó sus labios en la carne lastimada y empezó a succionar con fuerza, cerré mis manos en puños mientras me quejaba. El calor ardiente se concentró en un punto creando otro moretón violaceo, Thor besó la zona antes de separarse, escuchamos como el automóvil se parqueaba. —Hemos llegado, sígueme—comentó el mayor extendiendo su mano, baje mi camisa y la tome, al moverse la tela de mi ropa friccionaba con la zona sensible, hice una mueca de dolor. Bajando del auto llegamos a una mansión blanca con múltiples balcones, la puerta del lugar era de caoba y el diseño de la estructura era de espirales. Caminamos hacia la entrada, Thor sacó sus llaves y abrió, me empujó para que pasará primero, ya adentro admire el pasillo blanco que llegaba hasta una sala amplia con un ventanal hacia el patio, una piscina se podía ver afuera, sillones negros estaban dispuestos en una pequeña isleta alrededor de la habitación, un televisor de alta gama estaba pegado en una pared, había algunas macetas y cuadros de hombres musculosos en varios lugares, la cocina era una sección pequeña a un costado de la sala, luego dos pasillos se extendían de este a oeste hacia las habitaciones, por el rabillo del ojo percibí el inicio de unas escaleras en el lado derecho. —Ya estamos aquí ¿Cuál es el premio? —Pregunté emocionado, el adulto me miró y sonrió coqueto. —¿Alguna vez has querido conocer a Batman y Superman? —Preguntó divertido, dilate mi mirada y empecé a dar brincos de emoción. —¡¿Están aquí?! ¡¿Donde?! ¡Quiero verlos! —Grité con alegría en mi voz, Thor se carcajeó por mi actitud acariciando mi cabello. —¿Te gusta el regalo? Muy bien, sígueme, se donde están—comentó el adulto caminando delante mio, corrí detrás suyo observando como giraba hacia el pasillo derecho y subía unas escaleras blancas, hice lo mismo escuchando nuestros pasos resonar en la estancia. Llegamos hasta una segunda sala de estar, solo que en esta había una cama matrimonial en el centro en vez de sillones, un hombre moreno, lleno de cicatrices y músculos en cada centímetro de su cuerpo se encontraba acostado en la cama usando una máscara negra puntiaguda, sus nalgas peludas estaban a la vista mientras un dildo de gran tamaño era introducido por una de sus manos con parsimonia. Sus gruñidos graves me hicieron sonreír y observé a Thor emocionado, el rubio asintió llevándome hacia aquel adulto caliente. —Batdaddy, he vuelto y traje un amigo para jugar—habló el rubio a su amigo corpulento, cada músculo se contrajo y estiró mientras aquel moreno se giraba a observarnos, sus pupilas negras brillaron al notar mi presencia, hundió su juguete sexual hasta el fondo antes de levantarse de la cama. Hizo una pose sensual levantando sus brazos hasta su cabeza y apuntando sus bíceps hacia su rostro enmascarado, sus pectorales inflados se hincharon mientras su serrato anterior se estiraba, dos pezones gordos apuntaron hacia mi, sus axilas peludas quedaron expuestas mientras sus abdominales se ponían duros, las piernas velludas se tensaron en una leve inclinación de cadera delineando los oblicuos, por último una verga de gran tamaño, gruesa, venuda, con un glande en forma de punta de flecha se llenaba de sangre empezando a ponerse erecto, su bolsa de testículos colgaba entre sus piernas cubierta de un bosque oscuro de pelo. Mís pupilas brillaron y trague saliva, Thor negó con la cabeza empujandome para que me acercara. —Ve con Batdaddy, él cuidara de ti mientras traigo a Superman, no juegues con su polla hasta que vuelva—recomendó el mayor pasando su lengua por su labio inferior, hice caso acercándome al hombre musculoso con máscara de Batman. Aquellos labios rojos y gruesos se estiraron en una sonrisa mientras cambiaba de posición, juntó sus manos teniendo una en un puño, pegó sus piernas e inclinó la cadera hasta levantar la parte superior de su cuerpo, sus deltoides saltaron creando dos arcos de carne perfectos, sus bíceps se engrosaron mientras la piel suave se convertía en un cascarón áspero, como el cuero duro de los animales. Sus pectorales se pegaron pareciendo qué iban a explotar, su trasero quedo expuesto mostrando la punta de su consolador todavía ensartado en su culo, su verga estaba totalmente erecta apuntando al cielo con orgullo, le media 9 pulgadas y goteaba presemen en la punta. Mis manos se levantaron y toqué su mástil de carne asombrado, el mayor deshizo su pose poniendo sus brazos en sus caderas, me dejó jugar con su polla sin interrumpirme, pasé mis dedos por el contorno caliente de su verga hasta su glande, agarré un poco de su presemen y lo lleve a mi boca, degusté un sabor dulce, gemí encantado. Observé al mayor a los ojos esperando su respuesta, él solo se limitó a devolverme la mirada sin decir nada, parecía una estatua, si su pecho y hombros no se levantarán al respirar, pensaría qué lo era. Bajé otra vez hacía su polla y abrí mi boca, justo cuando iba a tragarme el glande escuche una voz a lo lejos. —Yo dejaría eso si fuera tu pequeño, Batdaddy es cruel en el sexo, si metes su verga en tu boca, te follara hasta romperte los labios, mejor juega con su culo, a él le gusta—comentó Thor volviendo, se había quitado su ropa de salir vistiendo un suspensorio negro ajustado, su polla y nalgas se marcaban en la tela, cada musculo, desde sus piernas de marmol hasta sus pectorales, abdominales, bíceps, tríceps, hombros y cuello se mostraron ante mi, llevaba una máscara nórdica en la cabeza ocultando la mitad de su rostro y cabello. Confuso solté la polla del moreno a mi lado, el adulto no dijo nada y volvió a la cama a jugar con su culo. Me acerqué a mi rubio favorito, él me tomó de la cintura levantándome hasta que nuestros rostros estuvieran a la misma altura, besé sus labios recibiendo un gruñido de su parte. —¿Dónde esta Superman? —Pregunté entre besos, el mayor profundizó el contacto metiendo su lengua en mi boca. —Ya viene, esta buscando sus cosas para lo que haremos—murmuró el mayor con un brillo especial en sus ojos, pronto escuché pasos acercarse, miré detras del adulto observando una figura alta caminar hacia nosotros. Su mandíbula cuadrada tenía una ligera barba que lo hacía ver caliente, sus ojos azules se fijaron en mi mientras sus pestañas delinearon el contorno de sus omoplatos, su piel blanca tenía un ligero sonrojo mientras su cabello negro estaba bien peinado hacia atras, con un mechón que caía por su frente. Era fuerte, su musculatura no era extravagante como la de Batman o gruesa como la de Thor, más bien parecía que los pliegues de cada musculo se habían estirado hasta formar un cuerpo bien delineado, sin contornos sobrantes, solo pura carne dura que tomaba forma a la perfección en cada gesto que hacía, cada movimiento de su figura era un deleite visual, llevaba una capa roja en su ancha espalda que se ajustaba en la parte frontal de sus pectorales con una faja negra, la punta de sus pezones sobresalia de la vestimenta, eran de un rosado tierno, estirados. Su abdomen consistía en ocho pares de abdominales que culminaban en una hendidura pelvica con una v bien marcada en los bordes, la piel en esa zona estaba ligeramente más oscura debido al vello púbico que cubría la zona, llevaba un suspensorio azul que no ocultaba la verga morcillosa en su interior. Era grande, de diez pulgadas, admiré el contorno retorcerse en la tela mientras sus piernas musculosas llegaban hasta nosotros, en sus brazos traía varios objetos extraños, algunas eran varillas negras, una parte se veía como la sección de una lampara y también había una cámara profesional. Superman llegó hacia mí y juntó sus labios con los míos, no metió su lengua, pero si mordió la carne inferior de mis belfos formando una pequeña herida qué sangraba, pasó su lengua por el área antes de alejarse. —Batdaddy, ayúdame a traer el resto de cosas—ordenó el adulto golpeando las nalgas peludas del moreno en la cama, el mayor saltó divertido sacando su juguete sexual de su ano, me sorprendí al notar que había retirado veinte centímetros sin llegar a la punta, cuando lo tuvo todo afuera pude deducir el tamaño. Treinte centímetros, tenía un dildo de ese tamaño metido hasta el fondo, casi tragandoselo por completo. Observé como sus nalgas altivas se agitaban mientras iba hacía un cuarto a traer cosas, su ano peludo quedo a la vista, era un pliegue de carne en forma de loto, estaba tan fruncido que daba la sensación de que había sido profanado muchas veces, una idea vino a mi mente. «¿Qué se sentirá lamerlo? ¿Sabra rico?» Mi cuerpo tembló ante aquel pensamiento. Thor me bajó de su cuerpo y fue a ayudar a sus amigos, los adultos pasaron quince minutos armando cosas ante mi atenta mirada, de vez en cuando se acercaban a mi para besar mis labios. Superman era muy travieso con sus belfos, le gustaba morder con frecuencia, Batman pasaba primero su lengua por mis labios antes de follar mi boca con los suyos, su saliva se mezclaba con la mía antes de iniciar una pelea para ver quien se quedaba con ella, siempre terminaba tragándomela al perder. Mi Dios nórdico era más suave conmigo, hundía su lengua en mi boca mientras movía sus labios en una danza erotica, sus ojos siempre analizaba mis gestos antes de soltarme, me reía cuando su barba me hacía cosquillas. Pasado el tiempo el lugar estuvo listo, habían dispuesto tres cámaras de video alrededor de la cama, dos linternas fotográficas y un micrófono, los adultos sonrieron satisfechos antes de fijarse en mi, cada uno me devoró con la mirada mientras se acercaban. Superman trajo una bolsa consigo y me la dio. —Quítate la ropa y ponte lo que hay dentro de la bolsa, luego súbete a la cama—ordenó el mayor, asentí sacándome mis vestimentas enfrente de los tres hombres. Admiraron el contorno hinchado y lleno de moretones de mi pecho, Thor habló. —Lo hice yo ¿A qué parecen las tetas de una niña? — Dijo el adulto con una sonrisa, Batman asintió pasando su lengua por sus labios. Me quité el pantalón mostrando mis nalgas y culo fruncido, mi pequeño pené descansaba entre mis piernas, Superman se acercó tomando los pliegues de mi culo, me agarré de uno de sus brazos mientras forzaba uno de sus dedos en mi interior, revisó la zona antes de sacar su dígito, luego lo metió a su boca saboreando la carne. —Tiene restos de semen, esta bien lubricado—dijo el hombre observando al Dios nórdico, este negó. —Yo no lo he follado aun, su padre debió haber sido, él me lo entregó así—comentó el rubio, Superman se alejo dejando qué Batman se acercara, el hombre analizó el contorno de mi ano antes de fruncir el ceño. —No tiene heridas ni pliegues rotos, su piel se ha curado a pesar de que nos habías dicho que recibio cuatro vergas, incluida la de Hulk—murmuró el hombre moreno, introdujo su lengua en mi culo probando un poco, luego tomó mi rostro para escupir en mi boca. Me tragué su saliva con restos de semen qué había sacado de mi agujero. El mayor sonrió satisfecho. —Hace un mes fue eso, es normal que se recuperará, dejen que se ponga el disfraz, nuestros clientes deben estar ansiosos por vernos en acción—dijo Thor cruzando los brazos. Libre otra vez termine quitarme el pantalón con mis zapatos, agarré la bolsa y saqué lo que había dentro. Primero tomé la tela qué iría en mi entrepierna, una pieza de lencería negra se ajustó alrededor de mis nalgas, un agujero estaba dispuesto justo en donde mi ano descansaba, la parte frontal también estaba expuesta dejando a mi pené al aire. Luego sostuve las pantis negras y me las puse en cada pierna, la tela se amoldo a mi figura realzando mis muslos. Por último me puse una máscara negra que cubría la mitad de mi rostro, me di la vuelta observando a los tres hombres masturbarse mientras me vestía. Dejaron sus pollas de lado para que avanzará hacia el centro de la sala. Una cama blanca me esperaba a unos cuantos pasos, caminé hacia ella sintiendo aquellos ojos ardientes devorarme ansiosos, podía percibir cierto olor a lujuria, era parecido al afrodisíaco masculino, pero más espeso, como el aliento de alguien. Me subí al colchón acostándome boca abajo, los tres hombres hicieron lo mismo rodeandome con sus cuerpos macizos, revisaron una última vez los aparatos antes de acercarse a mi. —Escucha, lo que haremos será interpretar una obra, tu eres el hijo de un villano que nosotros derrotamos, queremos que finjas qué no quieres tener sexo con nosotros, puedes llorar, patalear, gritar, incluso mordernos, sin embargo nosotros también podremos someterte como querramos, ya sea con fuerza o infligiendote dolor, quiero que seas fuerte, resiste todo lo que puedas y sino aguantas dirás que prefieres morir a volverte un héroe, así sabremos que ya no estas actuando para detenernos ¿Entiendes? —Dijo Thor, presté atención a cada palabra antes de asentir. —Vamos a jugar a que soy un villano que piensan turturar, debo fingir que no me gusta lo que me hacen, si ya no puedo más gritare que prefiero morir a ser un heroe—comenté recordando lo importante, Batman silbó impresionado. —Es mas inteligente de lo que creía, empecemos—dijo ansioso el mayor, Thor asintió apretando un botón. Los tres hombres me miraron con una sonrisa antes de fruncir el ceño, sabía que la actuación había empezado. Continuará… Gracias por haber leído, deseo les haya gustado el capitulo tanto como a mi el escribirlo, si quieren conversar pueden contactarme por Telegram. Telegram: @AlexanderTL28 Quería avisar que he vuelto al trabajo, por lo que no publicaré tantos relatos seguidos. El siguiente relato será sobre negros de buen corazón y buena verga. Nos leemos luego.

Autor: REMASTER64 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Negros de buen corazón y buena verga VIII

2024-02-20


Ryan finalmente llega a la base militar, sin embargo si quiere volver a tener el culo de su niño favorito, tendrá que someterse a la gran verga de su hermano Constantine. . Ryan llegó a la base militar cuando el sol estaba en lo más alto del cielo, el ruido de los soldados ejercitandose y la maquinaria siendo transportada aturdió sus oídos, saludó a dos hombres negros uniformados que lo esperaban en la entrada. —Debes ser el hermano del general, ven con nosotros, te llevaremos con él—habló el hombre de bigote estrechando su mano con el musculado, aceptando el gesto caminaron hacia el interior de las instalaciones. Algunos ojos curiosos se fijaron en el porte de Ryan antes de volver a sus labores, recorriendo su vista por el edificio, el mayor pudo visualizar la eficiencia que había, cada actividad era hecha con responsabilidad y habilidad, casi como si los hombres del lugar hubieran perfeccionado su labor. Curioso por el ambiente observó como pasaba de estar entre cuatro paredes a tener un extenso terreno con una casa de grandes ventanales, el reflejo de la luz solar hacia difícil ver desde afuera, pero en el interior Constantine pudo observar lo que hacía su hermano. Apretó su agarre en las caderas de su niño mientras lo obligaba a tragarse toda su monumental verga, el chico movía su culo en círculos disfrutando de como ese pedazo de carne se impregnaba en su piel, la puerta fue abierta dejando pasar a Ryan con su maleta, los guardias se quedaron afuera haciendo guardia. La decoración obstentosa fue lo primero que llamó la atención del hombre, cortinas doradas, retratos familiares y jarrones en pedestales estaban dispuestos en gran parte de los pasillos, una escalera de vidrio resistente llevaba hacia un segundo piso, pero el mayor no tuvo tiempo de seguir mirando, un carraspeó hizo que girará su cabeza hacia la izquierda. Una sonrisa adornó su rostro al observar aquel cuerpo pequeño qué tanto extrañaba, el niño agitó su mano saludando mientras daba brinquitos encima de las caderas de alguien. Ryan admiró la figura estoica de su hermano, sus piernas fornidas estiradas en el sillón como dos moldes de marmol indestructibles, luego seguía su pelvis llena de vellos oscuros que se hundian en la piel suave del menor, sus testículos descansaban con elegancia entre el pliegue de sus muslos y lo que debería ser su hombría había sido tragada completa por el culo del infante, sus abdominales marcados se estiraron mientras el mayor se inclinaba hacia él, sus pectorales duros e inflados se hincharon mientras dos pezones negros descansaban, sus fuertes brazos cubrían la figura del niño en su pelvis agarrando con sus grandes manos las caderas del chico. El iris de color gris y el iris café se observaron, una intención devoradora hizo que Ryan bajara la mirada, aquel hombre que tenía sometido a su pequeño era más fuerte, su mandíbula estoica con esos labios suaves, su nariz perfilada, las cejas delineados y el cabello bien alineado era un símbolo de estatus, estaba ante un rey, uno con un ejército a sus espaldas. Notando la debilidad del hombre, Constantine sonrió, sus labios se curvaron mientras sus ojos se estrecharon, esperó hasta que su hermano volviera a mirarle para moverse. Ryan evitó sus ojos, pero si observó como el cuerpo negro de gran tamaño de Constantine se estiraba y amoldaba al pequeño niño que tenía, la piel blanca fue tomada mientras una verga de proporciones mostruosas era liberada de su agujero. Centímetro a centímetro fue sacado haciendo que las pupilas de Ryan se agudizaran, su hombría empezó a despertar y un deseo intenso comenzó a invadirle. Reconociendo cada gesto y mirada del hombre, el general se tomó su tiempo para liberar a su niño de su polla, la piel se estiraba mientras el calor sofocante se deshacia de la carne interna del chico. El pequeño disfrutó de cada movimiento en su interior, una sonrisa adornaba su rostro mientras sus ojos anhelaban al hombre en la puerta, Ryan también quería acercarse, pero decidió esperar. Cuando la punta del glande fue vista por todos, Ryan dejó caer su bolso, Constantine tomó al pequeño y lo acercó a su rostro, acarició los labios del niño con los suyos iniciando un beso caliente, ambos pares de belfos se amoldaron mientras compartían aliento, sus lenguas se abrazaron y suaves sonidos de satisfacción salían de sus bocas al ser liberadas. Apretando el contorno de su verga Ryan se acercó, el general dejó de besar al pequeño y le ordenó qué esperara sentado, el chico hizo una mueca, pero aceptó. Levantando la magnificiencia de su cuerpo quedó al descubierto el poderío que tenia en cada músculo, caminó hacia Ryan quien se detuvo nervioso, la figura del mayor caminó por los alrededores del hombre mientras sus manos tocaban ciertas zonas, analizandolas. El iris de color gris se tornó oscuro cuando Constantine metió su mano en el pantalón de Ryan, buscó la hombría del hombre y la acarició, su hermano respiró excitado. Después de comprobar su tamaño la soltó, movió su mano hacía el trasero hundiendo sus dedos en el pliegue entre las nalgas, un juguete sexual lo detuvo de meterlos en el ano del adulto. Entendiendo lo que había, el general se retiró, hizo un gesto al pequeño para moverse. Ryan recibió con alegría al niño en sus brazos, ambos se besaron anhelando la presencia del otro, Constantine observó todo sin decir nada, esperó hasta que el beso terminará para hablar. Con una risa traviesa el niño tocó la entrepierna dura del adulto, Ryan sonrió, pero evitó continuar con el manoseo, bajó al menor mirando a su hermano. —Ponté algo de ropa y ve a la enfermería con mis guardias, necesitó hablar algo con Ryan, cuando vuelvas podrán disfrutar del tiempo juntos—ordenó el general al niño con su voz grave, cada palabra causó un escalofrío en los presentes, el chico aceptó mirando una última vez a los adultos antes de correr a su habitación. Constantine le hizo un gesto a su hermano para que lo siguiera, Ryan agarró su maleta caminando hasta llegar al segundo piso, abrieron la puerta de un cuarto bien ordenado, nadie parecía vivir en él. —Aquí dormirás, si necesitas algo puedes buscarme o decirle a mis guardias—comentó indiferente el mayor, aceptando sus palabras Ryan entró, el general despidió al pequeño quien bajaba las escaleras, cuando notó que ya había salido de casa, sonrió. Mientras Ryan se acomodaba Constantine cerró la puerta del cuarto, su hermano entendió lo que pasaría, era una práctica común en la casona. Ambos hombres se miraron, esta vez Ryan no bajo la cabeza, Constantine agarró su cuello con una mano y acercó los labios de su hermano a los suyos, se quedaron a punto de besarse mientras sus respiraciones incrementaban, el palpitar de sus corazones se aceleró mientras un calor crudo impregnaba sus pieles. Incapaces de resistir sus labios se tocaron, un deseo incontrolable los sumergió en la agonía de sus cuerpos, la musculatura de Ryan fue amoldada al físico magnanimo de Constantine mientras era desvestido. Sus pieles desnudas se tocaron cuando la camisa fue retirada, sus pectorales chocaron mientras sus manos se agarraban de sus hombros y caderas, sus belfos se fundian en besos largos, mantenían el calor de cada uno mientras delineaban el contorno de sus bocas, el sabor de cada uno era compartido mientras sus ojos seguían mirándose. Comprendiendo el poderío que tenían empezaron un vaivén de lenguas, profundizaron en la cavidad de cada uno probando cada rastro que tuvieran, Constantine pudo entender por el sabor de la saliva de su hermano que Ryan se había tragado el semen de su padre antes de venir, Ryan en cambio percibió la cantidad de veces que el adulto se había comido la boca de su pequeño. Dejando que sus gruñidos inundaran sus oídos, sus pelvis chocaron, Constantine le bajo el pantalón, mientras Ryan ayudaba sacando sus piernas de la tela, quedando solo en calcetines. Ambos hombres se separaron para admirarse, Ryan seguía incrédulo por el físico de su hermano, Constantine disfrutaba de ver la curva que tenía Ryan desde sus pectorales, pasando por sus caderas hasta su trasero, era un deleite para sus ojos. —Date la vuelta y pegate contra la pared—Ordenó Constantine, Ryan frunció el ceño, pero acepto, hizo lo pedido exponiendo su culo, un plug anal evitaba ver su interior. El general lo sacó de un movimiento brusco admirando la humedad que había, semen seguía goteando mientras una textura carnosa invitaba a devorar ese agujero con su verga. Alineó su polla mostruosa en aquel hueco acercando sus labios al oído de su hermano. —Padre fue muy amable de prepararte, pero no lo suficiente—se burló el mayor introduciendo el glande, apretando sus dientes Ryan sintió como un pedazo de carne estiraba cada centímetro de su culo hasta el límite, la zona se tornó roja mientras el semen envolvia al intruso, lubricandolo. Ryan cerró los ojos, respiró con pesadez mientras sus manos se apretaban en puños una risa seca acompañó la voz grave del general mientras hundía más de su polla en el agujero de su hermano. Se había acostumbrado tanto a su pequeño que por un momento había olvidado la reacción natural que tenían otros a su polla, era grande, demasiado para muchos, pero para el general era perfecta, su mayor orgullo. Disfrutando del contorno apretado del culo de Ryan, Constantine empezó las embestidas, solo un tercio de su verga había sido metida, pero por lo tensó qué estaba su hermano, no podría soportar más. Ryan maldijo en voz baja mientras sentía como aquella monstruosidad le limpiaba el culo en cada vaivén, el glande golpeaba sus paredes internas al punto de marear, y al sacar aquella polla de su agujero sentía un vacío que deseaba llenar, eran sentimientos tan contradictorios que solo pudo quejarse. Sus gruñidos acompañaron los resoplidos del general, a diferencia del sexo que tenía con su pequeño, esta vez era más brusco con sus estocadas, no le importaba dejar laceraciones en su hermano, solo demostrarle quien manda. Ryan lo tenía claro, todo de él le pertenecía a su hermano a partir de ahora, podía disfrutar del pequeño tanto como quisiera, pero al final, debía rendirle cuentas a Constantine. Aquel deseo se incremento ante la idea y ambos cuerpos se fusionaron en una danza de músculos, sus figuras se amasaban friccionando las pieles negras hasta tornarlas moradas, venas se hinchaban por el esfuerzo mientras el olor masculino se intensificaba. Embriagados por el aroma que liberaban, los adultos aceleraron sus embestidas, Ryan movió su culo hacía la polla de su hermano, Constantine tensó sus piernas para dar mayor fuerza a sus penetraciones. Con el culo rojo y fruncido Ryan sintió como el general se deslechaba en su interior, respiró pesadamente el poco aire limpio que había mientras observaba el desastre de sus cuerpos. Bañado en sudor, con el pecho moviéndose agitado y su polla mostruosa llena de semen era la imagen que mostraba Constantine a su hermano, para el general Ryan tenía una figura fornida con unas curvas bien delineadas que invitaban a seguirlas hasta su trasero, en donde dos glúteos gordos escondían un agujero carnoso. Se besaron una última vez antes de escuchar la puerta de la casa ser abierta y los pasos de un niño corriendo hacia donde ellos estaban. La manija de la puerta se movió mientras alguien entraba, un pequeño niño de piel negra se mostró ante los dos adultos desnudos, Ryan sonrió al ver la cara de sorpresa del infante, Constantine frunció el ceño. —Jonathan ¿Qué haces aquí? Vete si no quieres que te castigue—ordenó el general, el chico sintió un escalofrío en su cuerpo por la reprimenda, pero una mano le detuvo de irse, Ryan tomó al pequeño acercandolo a su cuerpo. —No seas tan duro hermano, él no sabía nada, seguro aquí jugaba antes de que me instalara—comentó Ryan con el chico cerca de su polla erecta, el menor no dejaba de mirarla mientras tragaba saliva. El general enarcó una ceja esperando que su hermano siguiera hablando. —Sin mi pequeño aquí, estaré muy solo ¿No quieres ayudarme a sentirme mejor? Te prometo que seré suave contigo—susurró el mayor al joven besando la mejilla del chico, Jonathan se sonrojó antes de observar el semblante estoico de su padrino, al ver aquella verga monstruosa apuntar hacia él retrocedió asustado, se sintió seguro abrazando la pierna musculosa de ese hombre desconocido. —Lo hare—murmuró el pequeño metiendo su rostro en la entrepierna del adulto, los testículos de Ryan se pegaron a sus labios mientras el menor aspiraba el olor rancio del mayor, Constantine sonrió curioso. Notando el interés de su hermano, Ryan tomó al pequeño llevándolo a la cama, lo acostó suavemente bajandole el pantalón que llevaba, unas nalgas redondas deleitaron al mayor mientras estiraba la piel, un agujero rosado tierno estaba a la vista, por lo abultado que se veía se podía notar que había sido estrenado muchas veces, por lo que Ryan solo pudo maravillarse. Acarició aquella carne suave antes de acercar sus labios al contorno, sacó su lengua lamiendo el interior, un suspiro se escapó de la boca del niño, Constantine observó como el cuerpo musculoso de su hermano se inclinaba para meter su rostro entre aquellos pliegues infantiles, devorando el pequeño ano. Pasó la lengua por sus belfos cuando el culo de Ryan se mostró, la carne exterior era de un color rojizo mientras goteaba semen, dio unos pasos estirando sus músculos inflados y se agachó hasta estar a la altura de aquellas nalgas masculinas. Abrió los pliegues exponiendo un agujero maduro y usado, el interior era una caverna húmeda de carne, un ligero hedor a semen llegaba a sus fosas nasales deleitando al general, escuchó los gemidos de su ahijado antes de acercar su boca al ano de Ryan. Metió su lengua hasta el fondo escuchando un gruñido del adulto, una risa verbero en la estancia causando escalofríos al pequeño y al adulto encima suyo, la voz del general hizo que un deseo insaciable empezará a crecer en sus culos. La humedad de la saliva y el aliento de la boca impregnó el agujero del chico, el placer era distinto al de otras veces, era más suave, intenso pero armonioso, no rudo y cruel. Gimiendo, el menor observó a su padrino comerle el culo al hombre que se follaba su ano con su lengua, un brillo cubrió sus ojos. «Tan grande, fuerte y caliente» pensó en un suspiro, Ryan sonrió, el pequeño lo había susurrado sin darse cuenta, Constantine también lo escuchó. Jugueteando con las paredes internas, el general disfrutó de comerse el semen que su verga había dejado, limpió todo lo que pudo hasta que el sabor de su semilla era lo único que sentía, luego se levantó. Alineó su hombría aún cubierta de su deslechada anterior, con una embestida llenó el culo de su hermano hasta meter un tercio de su polla. Ryan gruñó apretando sus manos en los glúteos del niño, el menor gimió mirando a su padrino, aquella figura estoica de gran tamaño se movía en un vaivén lento pero certero, estiraba cada musculo en una danza sensual, desde sus caderas, su pelvis y sus abdominales hasta llegar a sus pectorales que se hinchaban en cada penetracion. Era un espécimen masculino bestial, como una pantera negra forjada para el sexo, su polla monstruosa era signo de su poderío mientras que su cuerpo era el templo por el cual podía maravillar al resto, sus ojos plateados se fijaron en su ahijado mientras taladraba el culo de Ryan, el chico se sintió intimidado por aquella mirada hambrienta. Ryan seguía chupando el agujero del menor mientras sentía aquel pedazo de carne retorcerse en su ano, pasó su lengua por cada pared interna del menor hasta llenarla de su saliva, luego se separó resistiendo las ganas de acostarse y sucumbir a las sensaciones en su trasero. Tomó las nalgas del menor mientras alineaba su verga erecta, el pequeño cerró los ojos esperando la penetracion, con un suave vaiven la polla del adulto entró sin dificultad en el agujero húmedo del chico, Jonathan se sorprendió al no sentir dolor, pero pronto no tuvo tiempo de pensar, el calor de la carne adulta empezó a embriagarlo. Perdido ante el ambiente febril el chico se limitó a gemir en voz baja, su cuerpo estaba a merced de Ryan quien lo empujaba hacia su pelvis para profundizar las embestidas, mientras tanto Constantine lo tenía agarrado de las caderas hundiendo su gran herramienta viril con fuerza, ambos hombres se besaron disfrutando del contacto, el olor que desprendian pronto volvio a invadir la habitación, el más afectado fue Jonathan. El chico estaba confundido, se sentía atrapado en un mar de emociones y el aroma le decía a su mente que estaba en las garras de dos bestias hambrientas, ya no podía escapar. Llorando de placer, el menor hundió su rostro en las sábanas de la cama, Ryan aceleró sus penetraciones mientras Constantine ponía una de sus manos en los pectorales de su hermano, inclino su cuerpo hacia un lado y apoyo una de sus piernas en la cama, luego procedió a hundir más centímetros de su gran polla sacándole un gruñido al hombre, aguantando la carne palpitante, Ryan sintió como su culo se rompía, maldijo en voz baja mientras su piel ardía. El general disfruto de meter más de su polla mientras se follaba el culo de su hermano. Choque de pieles llenaba la estancia, el calor era infernal y el ruido obsceno que salía de sus labios era música para ellos, Jonathan gimió una última vez antes de perder la conciencia, Ryan se preocupo, pero Constantine lo sujetó para evitar que se soltara, acercó sus labios a su oído. —Tranquilo, es normal, por eso siempre que tiene sexo ordenó que le duela, cuando es mucho placer, tiende a desmayarse—susurró el hombre, su voz ronca hizo que su hermano olvidara sus preocupaciones, aceptó lo que dijo el hombre continuando con sus embestidas en el culo del infante. Siendo profanado mientras dormía se podía escuchar suaves gemidos del chico, Ryan sonrió mientras la gran polla de su hermano seguía hundiendose en él, la fuerza era tal que tenía que agarrarse de la cama para no caer y aplastar a Jonathan, Constantine reía divertido por lo que hacía. Parecía un gato descubriendo un nuevo juguete, una pantera enterrando su polla en un nuevo agujero. Ambos adultos se detuvieron cuando sonó el ruido de la puerta de la casa volver a ser abierta, escucharon pasos suaves mientras una voz los llamaba. Esperaron espectantes hasta que de la entrada del cuarto se percibió una silueta, el mismo pequeño que les había robado el sueño estaba ante ellos, con un bote de lubricante en la mano, pero sobre todo, excitado. Constantine sacó su polla de Ryan, rastros de heces estaban dispuestos, tomó una camisa que estaba tirada en el suelo y limpió su hombria con ella, luego acarició la cabeza de su pequeño, Ryan terminó de deslecharse en Jonathan antes de caminar a paso lento a donde estaba el niño. El joven admiró a los dos hombres macizos enfrente de él, ambas vergas erectas apuntaban hacia él, sus ojos admiraron cada musculo hinchado y venudo, el sudor qué perlaba sus cuerpos, además del olor masculino que desprendian. Sonrió tomando la puerta y cerrandola detrás de él, lo último que se vio fue la figura de un niño ser tomada por los cuerpos de dos negros dotados y musculosos. Continuará… Gracias por haber leído, deseo les haya gustado el capitulo tanto como a mi el escribirlo, si desean hablar pueden contactarme por telegram. Telegram: @AlexanderTL28. Quería anunciar que he vuelto al trabajo, por lo que no publicaré muchos relatos como antes. El siguiente relato que publicaré será sobre Fiesta de disfraces para niños traviesos (Serán dos partes, por lo que lo menciono igual en este capitulo) Nos leemos luego.

Autor: REMASTER64 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Secretos de Padre e Hijos 8

2024-02-20


Un nuevo hogar, nuevas aventuras y nuevas experiencias que encontrará Memo al estar tranquilo viviendo solo él y su padre, compartiendo de vez en cuando el departamento con sus hermanos y otros familiares que le darán, vivir nuevas experiencias y conocer lo que le puede dar su familia amorosa.. Secretos de Padre e Hijos 8 Memo: Los primeros días papá llegó cansado, enfadado, no tuvimos tiempo de hablar a solas, cada que papá hablaba era entre mi hermano y hermana, y entre su trabajo y el cambio de casa, no nos dábamos tiempo de nada, pues papá llegaba cansado y lo que hacía era ir a la cama a dormir, ya el segundo fin de semana por fin en el departamento, papá estaba más despejado y tranquilo, ya estábamos instalados en nuevo hogar, que formaríamos papá y yo. El sábado por la mañana al no tener clases, como de costumbre me levanté tarde y me puse a ver tv mientras esperaba que papá se despertara para desayunar, por fin después de varios minutos papá apareció estirándose y bostezando, solo llevaba sus calzoncillos puestos, lo vi cómo se estiraba y como su erección matutina estaba a todo lo que daba, sentía unas ganas de correr y llevarme esa verga a la boca, pero solo lo observé, papá me saludó amable y me dijo que tenía hambre y que se sentía mejor ya descansado, papá preparó el desayuno y cuando estuvo listo me llamó a desayunar. Andrés: vaya que me hacía falta el descanso. Por fin aquí podemos llamarlo hogar, perdona por no atenderte como se debe mi pequeño hijo, pero me sentía muy estresado y cansado, perdona hijo Memo: no te preocupes papá, entiendo que te sientas cansado y me alegra que ya te sientas mucho mejor, yo te extrañé mucho papi. – me acerqué a papá y lo empecé a besar, papá me abrazó y correspondió los besos, mientras me desnudaba, papá me cargó en sus brazos aún sentado en la silla, quedé de cabeza, mi cara quedó en frente de la verga de papá y mi culo en la cara de papá. Mientras yo le mamaba la verga a papá, él me empezó a mamar el culo. Andrés: hay mijo como te extrañaba, tenía tantas ganas de tenerte de nuevo así, no sabes las ganas que tenía de tenerte de nuevo, mi pequeño que me llena de placer, y que es comprensivo con su padre. – ya extrañaba a mi hijo, pero habría sido más difícil si no hubiera contado con las atenciones de mi cuñado, que me ha estado buscando muy seguido, y entre mi hermano y yo lo hemos complacido, pero Memo ignora todo eso, así como yo ignoro lo que mi pequeño hijo hizo durante mi ausencia, Memo: y yo a ti papá, tenia tantos deseos de volver a estar contigo, papi me encantas. – aunque me divertí estando con el tío y con mis primos, extrañaba a papá. Andrés: entonces a darle verga a mi pequeño, que tanto deseaba estar junto ti. Memo: papá me acomodó sobre la mesa y escupió varias veces sobre su verga, la apuntó en mi culo y la fue metiendo despacio, hasta que me la ensartó por completo sus 17 cm de verga, se inclinó y me empezó a besar el cuello, boca y orejas, mientras hacía suaves movimientos circulares con su verga dentro de mí, después de un momento empezó a darme fuertes envestidas, me sujetó del pelo y me daba fuerte, mientras me decía, así querías putita así, me extrañabas, vas a ser mi putita y te podré dar verga dónde se me dé la gana, mientras estemos solos. Así papi, dame verga, soy tu putita obediente, quiero que me penetres en todos los lugares y como se te antoje, seré tu putita y haré lo que me pidas, hay papi dame siiiií, me gusta cómo te pones ah, ah, si dame así, oh papi si, ah, ay. Me excitaba que papá me tratara de esa manera, di un grito tan fuerte, pero papá no dejó de darme verga, pues sabía que gritaba de placer, después me acomodó de espaldas sobre la mesa y me siguió dando envestidas fuertes, su verga entraba y salía con una suavidad, pero fuerte ya que todo era puro placer. Me cargó a horcajadas y apoyó mi espalda en la pared, mientras me daba fuertes envestidas haciendo que mi cuerpo se estremeciera de placer, empecé a besar a papá con pasión, con la fricción de mi verga entre el abdomen de mi padre y el mío, empecé a eyacular y hacer presión con mi culo al eyacular, papá me dio más fuerte y se empezó a estremecer metiéndome su verga hasta el fondo, dejándome lleno de leche, depositando todo lo que tenía, dentro de mí, papá me besó y acarició, luego me mandó a bañar ya que en poco tiempo llegarían mis hermanos a ver a papá, y ellos se quedan a dormir y regresan a la casa de mamá hasta el domingo por la tarde. La pasamos bien el fin de semana, entre familia, papá nos llevó a comer y luego por la tarde vimos una película, al final yo dormí en la habitación de papá para dejarle mi habitación a mi hermano, mientras que mi hermana tiene su propia habitación, el domingo lo pasamos muy bien, hasta que se fueron mi hermano y hermana, papá y yo nos quedamos solos en casa, después de la cena y ya bañados mientras veíamos un poco la tv, papá se dirigió a mí y dejó la tv en silencio. Andrés: ¿hijo que tal la pasaste con tu tío? Se me ha pasado preguntarte como te fue esa semana, que estuviste solo con tu tío y tu primo Mario. Memo: la pase muy bien, mi hermano siempre estuvo al pendiente de mí además Fer, se portó muy amable, seguido estaba en casa del tío, todo muy bien, lo difícil fue el primer día, pero luego todo mejoró. – si papá supiera todo lo que viví esa semana en la casa del tío Miguel se desmayaría del susto creo. Andrés: hijo ¿te gustó cuando te cargué y te metía la verga, mientras tu rodeabas mi cintura con tus piernas? Como que lo disfrutabas bueno así lo sentí yo, ¿lo habías hecho antes? – mi hermano Armando es un descarado, y en una de esas veces que estuvimos juntos, me contó lo sucedido entre él y Memo, en medio de la cacería. Memo: sí. De hecho, una vez con mi tío, disculpa papá no es, no quise decir… – traté de tapar lo que se me había soltado, como podría explicarle a papá cual tío me había hecho eso. Si le decía mentiras, pondría en problemas a uno de mis tíos, pero antes que tratara de enmendar mi error, papá me interrumpió. Andrés: Armando o ¿me equivoco? Descuida hijo no tienes por qué sentirte mal, ni apenado, entiendo y no pasa nada, al final es tu cuerpo y tu decisión. – mi hijo se puso colorado de vergüenza y de muchas cosas que pensó que yo le reclamaría o me molestaría. Memo: sí, papá, fue mi tío Armando, pero yo no quería que te dieras cuenta, tenía miedo a tu reacción, la verdad me habría gustado contarte todo eso y muchas cosas más, pero me da miedo a la reacción que puedas tener. Andrés: hijo, tu tío fue quien me dijo como sucedió todo y también, me doy cuenta de algunas cosas, pero será en su momento, cuando tú decidas contarme tus secretos, yo también te contaré los míos o mejor te los podría mostrar alguna vez, mientras tú me permitas estar a tu lado, cuando decidas hacer tu vida, ya no será como ahora, tendrás alguien con quien compartir tu vida, secretos y demás cosas, nunca tengas miedo a mi reacción, pues yo sé que a pesar de lo que pase, no dejarás de ser mi hijo. Memo: papá me abrazó y yo a él, ya sabía uno de mis secretos, y a lo que dijo él se ha de dar cuenta que hay más personas que me meten la verga, pero no sabe quiénes son esas personas o quizás si no sé. Después de eso papá me dio mi cogida de la noche para así dormir abrazados como una pareja y no precisamente como padre e hijo. Al día siguiente cuando papá llegó de trabajar, llegó algo serio, pensativo y me acerqué a él a preguntarle que le pasaba, papá me dijo que si quería me podía llevar a la casa de sus padres a pasar el resto del puente, ya que mi tío Pedro, Miguel y mamá se fueron esa semana a pasar los días con su familia, al igual que la familia de mi padre, bueno solo sus hijos ya que el tío Armando se quedó, pues a él no le dieron esa semana, ni a papá, ellos trabajan en empresas que no son del gobierno, también mi tía, la hermana de papá y su familia, estaban con mis abuelos paternos. Cuando papá se relajó un poco, me empezó a hacer preguntas. Relacionadas con mi abuelo el padre de mi madre. Andrés: ¿Cuál es la relación que tienes con tu abuelo Genaro? Memo: ¿por qué me preguntas por la relación que llevo con él? no sé a qué va tu pregunta. – me puse un poco nervioso y a la defensiva, ya que no sabía a qué quería llegar papá o qué era lo que sabía. Andrés: mira Guillermo, sé que cuando te vas con tu abuelo de fin de semana, disque a visitar al hermano de tu abuelo, no es verdad, no preguntes cómo lo supe, solo lo sé, quiero saber, ya que tu abuelo Genaro tuvo problemas y viene a casa, se quedará aquí en lo que se regresan tus tíos, y se quedará con alguno de ellos, te pregunto porque quizás tu abuelo te dirá lo que sucedió, es por ello que quería saber cómo es que se llevan, si hay la confianza para que él te cuente, de ser así, es de darle apoyo ya que se escuchaba muy mal. Memo: pues nos llevamos bien, ¿papá como es que te diste cuenta que el abuelo y yo, no vamos a ver a su hermano?, ayer hablamos de algo, me quedó claro que no te molestaría lo que te dijera, la verdad es que desde que mi abuelo supo que yo soy gay, me empezó a tratar bien y pues él me hizo suyo. Andrés: ya lo sé, pero no estaba del todo seguro, no pasa nada ya te lo dije, tú mandas en tu cuerpo y acciones, lo que te digo, es que tu abuelo se escuchaba triste y desconsolado, además tu madre no paraba de gritar y llorar, mientras que tus tíos trataban de controlarla, y tu abuela se puso algo mal, es por ello que tus tíos no se vinieron, quieren estar al pendiente de tu abuela, y pues tu abuelo se quedará aquí unos días, al menos en lo que se mejora tu abuela. Memo: papá no te preocupes, yo me siento mal por lo del abuelo y perdón si te he ofendido. Andrés: Memo quien soy yo para juzgarte, te reitero, es tu cuerpo y tus decisiones, como padre te guiaré y pondré lo mejor de mí, para que estés bien, eso siempre será, te cuidaré a ti siempre pero no te juzgaré, por nada de lo que hagas, solo te guiaré. Memo: esa tarde después de hablar por un buen rato en lo que esperábamos que llegara el abuelo Genaro, papá me confesó que entre él y mi tío Armando, su hermano, son más que amigos, que son compañeros de múltiples aventuras, así como en dagas que hacían como en el sexo, y también que los dos participaron más de una vez en sexo gay, pero no me dio detalles, solo fue una plática, por encima sin nada de profundidad. Al fin llegó el abuelo, su semblante era de tristeza y de melancolía, papá lo recibió con cordialidad y respeto, lo invitó a pasar y le ayudamos con sus cosas, papá le dijo que le dejaríamos mi habitación para que descansara, esa noche el abuelo no quiso probar nada, y fue a encerrarse a la habitación sin ganas de hablar, me sentía triste ver a mi abuelo así, ya que es muy jovial, alegre y le gusta hablar mucho, pero ese día estaba derrotado, papá y yo no le insistimos, lo dejamos. Al día siguiente, ya por la mañana, el abuelo le preguntó a papá, como estaba la abuela, si sabía algo de su salud, antes de que papá se fuera a trabajar, papá le dijo que ya estaba mejor y ya estaba en casa, cuando salí, encontré al abuelo desayunando ya más relajado que el día anterior, pero no decía nada de lo sucedido, solo hablamos de otras cosas y en ningún momento trató de que tuviéramos sexo. Al regreso, papá habló con el abuelo, le comunicó la situación en el rancho y le dijo que mi abuela ya estaba bastante bien, que ahí se quedarían mis tíos unos días para estar al pendiente, el abuelo se relajó y más que nada porque sabía que sus hijos estarían al pendiente de mi abuela, después de cenar, nos fuimos a dormir, pero ni papá ni yo le movíamos el tema al abuelo, ya a solas papá me dijo que no tratará de averiguar que pasó, que si mi abuelo me lo quería contar lo haría, pero que no lo forzara, obedecí a papá, al día siguiente el abuelo y yo desayunamos y luego nos pusimos a ver tv un rato, pero de repente el abuelo llamó mi atención y yo apagué el televisor para ponerle atención. Genaro: ahora entiendo, cómo te sentiste el día que anunciaste a tu madre que eres gay, el lunes por la mañana llevé al granero a ese chico, lo ¿recuerdas? Uno moreno, delgado que siempre viste prendas ajustadas. Memo: ah sí, claro que lo recuerdo, de hecho, el tío Pedro le decía la cuña, abuelo en verdad ¿quieres contarme lo ocurrido? Genaro: claro que quiero hacerlo, bueno, pues me lo llevé al granero, donde le metería verga, estábamos en plena acción, lo tenía sometido con mi verga enterrada hasta el fondo, cuando llegaron tu abuela y tu madre, ya sabrás la que se me armó, tu madre y abuela empezaron a insultarme y a golpear al chico, lo querían matar a golpes, pero las detuve y el chico salió corriendo, creo que igual que yo abandonó el pueblo. Perdona la expresión, pero tu madre parecía poseída. Me dijo de todo, tú ya sabrás de lo que es capaz, pero lo que más me dolió ver como tu abuela se desvaneció, pensé lo peor. Memo: se cómo te has de haber sentido, se cómo es mamá y lo lamento, no sabría cómo confortarte, me gustaría poder quitar todo ese dolor que tienes, pero no sé cómo. Genaro: con verte es suficiente y con el cariño que me das, con eso tengo, además sabes bien como tenerme contento amorcito mío. Memo: abuelo me encanta que te sientas mejor, me gusta verte sonreír, ¿sabes abuelo?, papá sabe que tú y yo. – el abuelo que me tenía abrazado, me soltó asustado sorprendido y algo nervioso, cuando le comenté que papá lo sabía, me interrumpió antes de que terminara de contarle. Genaro: ¿qué dices?, pero eso no está bien, tu padre me va correr de la casa y no sé cuántas cosas más me quiera hacer, hijo no tenías que haberle contado de lo nuestro. Memo: abuelo tranquilo, papá no te hará nada, lo entiende y no dijo nada, además mi papá me hace lo mismo, que tú haces con el tío Miguel. – el abuelo se veía más relajado y empezaba a entender, pero cuando le dije lo que papá me hacía, se le dibujó una sonrisa medio nerviosa y pícara. Genaro: ¿cómo es que sabes lo que yo y mi hijo Miguel hacemos?, ¿qué tanto sabes de eso? Memo: lo suficiente, tú fuiste el primer hombre en su vida, y cada que se puede tienes sexo con él, también el tío Miguel sabe que yo sé lo de ustedes, pero él no sabe que papá y yo también lo hacemos, solo te pido que ya que estés con el tío Miguel no seas tan malo con él, se un poco dulce, como lo has hecho conmigo. Me acerqué al abuelo, lo empecé a llenar de besos, me acurruqué en sus brazos, así nos quedamos viendo tv, bueno el abuelo se durmió, yo veía tv recostado en su pecho. Memo: así estuvimos hasta que llegó papá y cuando nos vio ahí recostados, mi padre sonrió y saludó algo serio. El abuelo se exaltó y se empezó a poner algo nervioso, pero papá se empezó a reír y le dijo; vaya suegro me quiere regresar el favor, así como yo fui su yerno ahora usted quiere ser mi yerno también. El abuelo medio nervioso se empezó a reír, ya después de platicar un rato los tres, de algunos temas, nos fuimos a descansar, ya en la habitación de papá le conté todo lo que había pasado, papá no se sorprendió, me dijo que le había contado el tío Pedro lo ocurrido. Al día siguiente después de desayunar, el abuelo se puso de pie y se empezó a desvestir y me tomó del brazo, me desvistió y al estar los dos desnudos, empezamos a cachondear, el abuelo se sentó en el sofá y me puse a mamarle su verga de 16 cm, luego me senté sobre su verga, y poco a poco me empecé a meter la verga del abuelo, hasta lo más profundo de mi ser, así hasta que quedé sentado por completo, aplastando los huevos del abuelo, me tomó de la cintura, me levantó un poco, empezó a moverse con lentas envestidas, mientras me besaba la nuca y orejas. Luego me senté de frente a él, empecé a moverme y a besar al abuelo, me movía tan de prisa que el abuelo empezaba a gemir como loco, me acariciaba y gemía; oh, oh, oh, oh, ah, ah que rico, así muévete ah que rico culo, oh sí así, sigue ah, no pares nene, cómete la verga del abuelo, ah, ah, ah, así, sigue oh, oh, ah, ah, que rico lo haces ahhhhhh, harás que me venga, así chiquillo consiente a tu abuelo, luego me tomó de la cintura y me empezó a envestir con más fuerza y rapidez, mientras gritaba aaahhh me vengo me vengo ah sií ah, ah, ah, ah, ah, ahhhhhhhhhsssss. Cuando se recuperó el abuelo, vio que papá estaba viéndonos tener sexo, papá ya con la verga de fuera y dijo; es mi turno suegro ya lo dejó listo para mí, papá me colocó a gatas sobre la mesa de centro, y delante del abuelo, me empezó a penetrar con habilidad y rudeza sus 17 cm de verga, haciéndome gritar y gemir de placer, mientras, el abuelo observaba, aún desnudo ahí a un lado de nosotros, papá me cambió de posición, me puso de espaldas y me daba envestidas fuertes, el abuelo observaba atento a lo que papá me hacía. Luego papá me cargó a horcajadas, me seguía penetrando y besando, de nuevo en cuatro patas pero en el suelo y con mi cara entre las piernas de mi abuelo, la verga del abuelo empezaba a ponerse dura una vez más, y mientras papá me daba por el culo, me empecé a comer la verga del abuelo, que empezó a gemir al sentir la calidez de mis labios, abrazando su verga, después de un rato así mamándosela al abuelo y papá penetrándome, papá me cambio de posición, de nuevo me cargó y me metió la verga, me abrazaba al cuerpo de mi padre, con piernas y brazos, el abuelo se acercó por detrás y me empezó a meter su verga a la misma vez que papá lo hacía. No podía escapar de esas dos vergas, no en la posición que estaba, ya que papá me sujetaba los pies, mientras el abuelo me seguía metiendo su verga, había dolor e incomodidad, pero mis dos machos lo estaban disfrutando, aguanté y por un momento tuve las dos verga dentro de mí, aunque fue poco doloroso, lo que aguanté, logré tener dos vergas dentro por un rato, luego me las sacaron, me recostaron en la mesa de centro, y ambos empezaron a masturbarse para llenar mi cuerpo desnudo de su semen, papá fue el que lanzó más ya que el abuelo era su segunda dosis, echó un poco menos. Ambos se acercaron a mí y me empezaron a besar, y compartíamos los tres un beso muy húmedo, me empecé a masturbar, el beso se alargó hasta que terminé, me dejaron ahí tirado y cansado, ya por la tarde, cuando me metí a bañar, papá cerró puertas y ventanas, y al salir del baño, me dijo que saliera desnudo, así lo hice, salí completamente desnudo, ya ahí estaban papá y el abuelo completamente desnudos, viendo tv, más entrada la noche volvimos a tener sexo, mientras a uno se la mamaba, el otro me la metía por el culo. Me sentaba un rato en uno y luego en el otro, ya no intentaron la doble penetración y eso me alegró, ya que era algo doloroso, pero lo que sí que esa noche, mis dos sementales me llenaron el culo de leche una vez más, esa noche dormí en medio de mis dos machos, rodeado con sus brazos y abrigado con el calor de sus cuerpos desnudos, cubriendo el mío, antes de dormir pensé que hermosos días pasaría, en compañía del abuelo y de papá, pero mi padre tenía otra sorpresa guardada para mí, antes de que el abuelo se fuera a vivir con el tío Miguel. Continuará ………………

Autor: HOTMAN Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Tadeo capitulo 2 Ricardo y pedro y su nueva tarea

2024-02-20


El bebe necesita de ayuda con su nueva condición . Paso un dia despues de dejar a sus amigos con ese pequeño su plan inicio tadeo es un experto en nenes asi sus amigos podran avanzan con su bebe El entendió que desde un inicio todo estaba hecho el cuerpo de isu su comportamiento y ahora el que su hoyito fuera tan pequeño lo facilito para su proximo paso Un dia despues Tadeo: todo esta bien su culito no se ve maltratado si un como rojo y abierto eso me gusta (tocando su hoyito) Ricardo: entoces todo esta bien Tadeo:si pero dejando esto de lado me gustaria comentarles un tema sobre isu Pedro: si dilo Tadeo: su problema de evacuacion no es por casualidad la verdad he visto esto mucho Isu tiene una condicion y es muy simple de detectar su prostata es diferente a lo usual eso hace que el bebe no pueda evacuar bien Ricardo: las dilataciones pueden ayudar verdad Tadeo: eso queria decir que ayer cuando lo dilate pude saber algo muy caracteristico de estos nenes y es su placer usted tambien miraron como el orino lo placentero que fueron sus gemidos y pues logico su pequeña polla se paro hoy investigue un poco y difinitivamente tengo una mala y buena noticia Pedro: de que hablas porque malas Tadeo: espera la buena noticia es que la condicion de isu es manejable y es muy simple de tratar Ricardo: La condicion manejable de que hablas Tadeo: lo que hablo es la penetracion el bebe ya no pude ser solo dilatado ahora tiene que ser penetrado eso es lo «malo» Pedro: pe-penetrado estamos hablando de sexo Tadeo: La penetracion se puede hacer con juguetes anales ay muchos y ayudaria a su desarrollo el sexo es mejor pero en este caso todo puede ir despacio Ricardo: Oye hablas de meterle cosas en su culito ayer vimos y escuchamos como se quejo por tus dedos ahora esto le dolera Tadeo: al inicio su cuerpo rechazara la penetracion por falta de semen pero con este equipo podran con la tarea Pedro: y no hay otra opcion Tadeo: si y es dejarlo asi en un futuro tendra muchas enfermedades y su placer sera nulo hoy miraron lo facil que dilato ayer fue la primera parte ya paso y lo otro es pan comido y quiero decir esos no son lamentos si no gemidos Ricardo: y esto no lo puedes hacer tu Tadeo: la penetracion no es lo unico que hacer dijieron que isu es muy amoroso en dar besos caricias el esta desnudo la mayor parte del dia si puedo hacerlo tecnicamente pero todo lo que dije lo tengo que hacer Y sus besos y todo los juegos ayudan a su desarrollo no solo tendre que meterle un juguete en su hoyito Los tres discutieron mucho pero la charla termino en tadeo despidiendose y dejando a esos hombres confusos ellos no podian darles todo a tadeo y que hiciera que tantas perversiones con su bebe Pedro: Yo tampoco entiendo mucho Ricardo: Los dos sabemos que desde ayer isu a estado de un mejor animo y su pancita bajo de inmediato Pedro: si eso es verdad hay que hacer esto no dejare que tadeo lo aga Ricardo: ese cabron solo necesita un puto para meterle la verga y ese no va hacer isu estaban mirando el equipo que dejo tadeo habia muchas cremas y tipos de juguetes pero el libro fue lo mas importante para entender Ricardo: dice lo mismo que tadeo explico el hacer actos de amor ayuda a su cuerpo y animo los besos abrazos estar desnudos Pedro: todo lo que ya hecemos Ricardo: si supongo que ahora un poco mas sexual En eso pedro miraba las cosas que tadeo dejo Pedro: estos son lubricantes y aceites dilatadores anales y tampocitos Ricardo: mira que lindo este es rosita y de forma de corazon Pedro: si igual a este pero este es mas grande Los dos estaban bajando la guardia bromiando y riendo un poco al final tomaron una decision Ricardo: si esto ayudara a el bebe Pedro: dejaremos que el pueda hacer lo que quiera Ricardo: si okay Como planiaron las dilataciones fueron lo primero isu siempre estaba totalmente despierto y sus ojitos vendados hacia mas facil la dilatacios solo por ahora Pedro: te dolio tu colita hoy Isu: no papito mira Isu de inmediato despues de terminar abrio sus nalgotas adejando su hoyito a los ojos de pedro Pedro: te tendre que poner un taponcito aqui (tocando su hoyito) Isu: que dijiste papi Pedro:a-am nada que tienes que ponerte el pantalon Isu: nooooo papito Ricardo: amocito que pasa Isu aun en la cama de sus papas corrio hacia los brazos de ricardo Ricardo: si no quieres ponte solo esto Isu: mmm no Pedro: okay no te pondre nada Los dos accedieron hacer lo que hacia mas comodo a su bebe dejando que el mirara caricaturas tocandose su pollita y culito siempre miraban como el tocaba mas su hoyito haciendo que se le parara de inmediato En eso tadeo dejo de frecuentar tanto y solo llamando a los dos asi se aseguraba Tadeo: y ya comenzaron las penetraciones Pedro: aun no los dos tenemos un poco de miedo por lastimarlo solo dilatamos su culito Tadeo: creo ya tienen que comenzar usted saben como penetrar un culito no es nada del otro mundo Pedro:eso crees Llamada con ricardo Ricardo: si el esta bien mas feliz lo miro muy animado Tadeo: le dan las pastilla de todo los dias Ricardo: si desde que llamaste se la damos pero no tiene indicaciones Tadeo: no es nada del otro mundo ayudara recistencia Ricardo: okay Unos dias despues la acciones de isu comenzaron a cambiar gracias a esa pastilla Ricardo: es mi polla amor no pongas tu naricita aqui Isu: y porque esta mojadito huele rico (intentando quitar el short Ricardo: no amorcito no agas eso mira la caricatura Mas tarde Pedro: a estado mas ansioso no para de querer que lo toque y tambien he visto como toca su colita Ricardo: si no pude ver mis piernas porque pone su carita en mi polla Pedro: mire el libro y dice que es por su falta de penetracion ya tenemos que hacerlo Ricardo: okay le daremos el medicamento y comenzaremos Mas tarde Pedro: solo metelo Ricardo intento de ponerlo pero su juguete no entraba fue en vano intento mas Pedro: dilatalo con tus dedos yo abro sus nalguitas Pedro abrio sus nalgas dejando que el mirara el hoyito de su bebe Ricardo: ya ahora si Pedro: pre-preciona asi entrara Ricardo: mmm agg ya aun sigue chiquito Pedro: intenta mas Ricardo: siguio y siguio pero solo pudo meter la mitad de el juguete Pedro: mejor deja asi Ricardo: okay Al dia siguiente Pedro: no te duele aqui Isu: no papi pero siento cosquillitas Pedro: tranquilo okay lo importante es que estes mejor ahora acuestate Isu: no asi me siento mejor papi Isu estaba boca arriba mostrando y abriendo su culito lo que no sabia era lo abierto que aun estaba tambien su hoyito se abria y cerraba era algo muy hipnotizante Esa fue la señal de seguir el bebe se volvio a dormir y ahora era el momento Pedro: uff ahora si le entra mas Ricardo: si mira es como si no le doliera ni tengo que precionar de mas (emocionado) Pedro: estara mejorando Ricardo: eso creo en ese momento cada que ricardo metia y sacaba podia meter mas no tenia señales que esta lastimado Aunque todo estaba bien cada que hacian las penetraciones era muy incomodo los dos tenian muchas preguntas y su distacia eran notorias Ricardo: crees que a mejorado Pedro: si su culito ahora resiste un poco menos que el tamaño de nustras pollas Ricardo: siempre mire el culito de el bebe pero no de esa manera Pedro: como abierto hace mucho no miramos algo asi Ricardo: si pero este es Pedro: mejor lo se es como tan unico y rico Ricardo: si sus nalguitas son tan suaves su piel su rajita y esa pollita chiquita Pedro: da ganas de meterlo todo en la boca jaja Ricardo: pues bien hay que hacerlo sabes Pedro: si su sabor tiene que ser riquisimo Los dias pasaron y ahora como todos los dias la penetracion llego Ricardo: que haces Pedro: es aceite de bebe es bueno para su culito Ricardo: esta bien brillante esas nalgotas Pedro: claro (nalgada) Ricardo: hoy te toca toma el juguete Pedro: okay Pedro comenzo a meter era rapido el culito del bebe lo resistia al final logro meterlo completo asi sus peneteaciones eran muy fuertes Ricardo: terminara bien roto Pedro: tiene que aguantar buena polla por algo son estas nalgotas Pedro y ricardo pararon ya el ambiente cambio el su bebe podia salir lastimado Pedro: lo dejo asi mejor le ponemos el tamponcito Ricardo: si creo que terminaremos mas duros (mirando sus pollas) Mas tarde Ricardo: aun seguimos igual (besos) (jadeos) Pedro: ya nos venimos 2 veces Ricardo: y vamos para la tercera Las cosas comenzaron a mejorar y los dos no tenian pudor con ninguna cosa que su bebe pidiera Pedro: mas besitos okay Isu: siii Pedro: esos ya no son piquitos ee Isu: si lo son (risita) Pedro: no te pille hee y desde cuando besas asi de rico siento toda tu lenguita El bebe lo interumpio besandolo mas el cerro sus ojitos pero pedro no tenia a isu en sus piernas sentado en el sofa isu tenia abiertas los dos se abrazaron mientras se comian la boca Pedro: te amo Isu: yo tambien papito Pedro: mmu mu mua Pedro bajo las manos tocando las nalgotas de su bebe Pedro: te gusta si te toco aqui (su hoyito) Isu: sii Pedro: mm que rico que te guste Isu se alejo un poco mirando el bulto de su padre en eso pedro se coloro Pedro: bueno mejor ve y juega Isu: noo Pedro: si ahorita seguimos okay Isu: papito mas Minutos despues Ricardo: isu me dijo que no lo querias besar Pedro: no fue asi le dije que despues seguiamos Ricardo: a estado bien feliz verdad Pedro: cualquier puto estaria feliz con todo lo que recibe Ricardo: jajaja ese es su nombre puto Pedro: solo con nosotros *dejen mas ideas que puedan hacer esta unida familia con su bebe

Autor: AUTOR77 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Relaciones internacionales 2.

2024-02-20


Premio o castigo.. Mi padre entró a la casa. Assim estaba encerrado en su cuarto, se escuchaba música así que no entro. Pero fue a la habitación de mi hermanito y lo encontró aún desnudo sobre su cama, escurriendo aún leche del culo. –estaras muy contento, vdd?– mi padre le pregunto a mi hermanito y esté solo atina a mover su cabeza y sonreír. Mi padre se sienta a un lado de el en la cama, mi hermanito está todo desparramado, ocupando la mayoría del colchón. Mi padre comienza con un largo y tedioso discurso, que debe de tener cuidado. Cuidar con quién o podría suceder lo de un año atrás (robo). Yo me fui a la cocina a servir un vaso de naranjada para mi hermanito. Assim entra en la cocina y me mira, pone una cara de sorpresa y yo solo atino a sonreírle. Él en su precario español pregunta el por qué me estoy riendo. Saco mi celular y le muestro el vídeo de él en la habitación de mi hermanito. Sus ojos casi se le salen de las órbitas oculares, su boca se abrió para decir algo pero solo balbuceaba. No le quitaba la mirada a mi celular, era la parte donde el hundía con mucha fuerza su miembro, hasta que yo lo apague y lo volví a meter en mi pants. Él me devolvió la mirada, estaba asustado, avergonzado y muy sacado de onda. Trataba de decir algo y sus manos se movían con mucha velocidad. Yo le hice señas para que se callara y me siguiera. En el camino le indique que me sostuviera el vaso de naranjada y acto seguido me quite mis pants y ropa interior. Su cara de sorpresa fue mayúscula. Así que le quite el vaso antes de que lo dejara caer, pues era de vidrio el vaso y no fuera a ocurrir un accidente. Le volví a indicar que me siguiera y guardara silencio. Entré en la habitación de mi hermanito y lo que Assim vio casi le vuela la tapa de los sesos. De rodillas ya hacía mi hermanito frente a mi padre, metiéndose la verga que le dio vida, por completo en la boca. Su nariz está completamente pegada al velludo pubis de nuestro padre. Yo me acerco yi hermanito saca de su boca la verga gruesa de mi papá y bebé como agua de fuente viva el vaso de naranjada fría. Abrazo a mi padre por la cintura y le doy un beso cariñoso. Junto mi cadera a la suya y balanceo con mi mano mi ya casi despierto pene. Mi hermanito termina de beber la naranjada y vuelve a meterse la verga de nuestro padre con lo cual hace que mi padre se pare de puntas pues la boca de mi hermanito está fría por el líquido que acaba de beber. Assim veía con ojos estupefactos lo que dentro de esa habitación se estaba desarrollando. Mis manos recorrían el desnudo torso de mi padre y luego empujé la cabeza de mi hermano para que trague más carne. –Assim– grito mi padre y Assim salió del estado hipnótico en el que se encontraba. Mi papá le hizo señas y con un perfecto inglés le dijo que sacará su miembro fuera de sus pantaloncillos. Assim volvió a poner cara de sorpresa y mi papá con voz más autoritaria le repitió la orden. Assim rápidamente se quitó los pantaloncillos y se acercó a nosotros –que quedé en medio — me dijo papá. Así que Assim quedó en medio, mi padre a su derecha y yo a la izquierda de Assim. Mi hermanito tuvo que interrumpir la felación que le estaba realizando a papá para darnos oportunidad de acomodarnos. Acto seguido los tres hombres de pie, reanuda la felación ahora en mi pene. Su boca es tan caliente y suave que es casi imposible decirle que no cuando pide verga. Mi padre saco su celular y puso play de nuevo al vídeo de hacía rato, al principio Assim se cabreo, pero cuando la boca de mi hermanito engulló otra vez su mástil no puso resistencia y se dejó hacer de nuevo. Mi padre escupió la boca de mi hermanito, luego yo y Assim nos siguió. Mi hermanito vuelve a arremeter con la verga de Assim metiéndose por completo su verga en la boca. –wooow– gritamos yo y mi padre al ver de primera fila como mi hermanito se traga por completo una verga que a decir verdad es más larga y gruesa que la de nuestra familia. Mi hermanito se mueve de un lado a otro con su nariz hundida en el pubis velludo de Assim, quién para ese momento se apoyo en nosotros para no perder el equilibrio y caer. Saco la verga de Assim de su boca dejándola escurriendo en saliva y vuelve con la de mi padre. Assim y yo veíamos el celular, luego a mi hermanito tragar la verga de papá, volvíamos al celular y luego a ver en vivo y en directo el actuar de mi hermanito. Mientras que con nuestras manos masturbamos nuestros propios penes (no se nos ocurrió hacer un cruce de manos). Mi hermanito después de un buen rato vuelve a mí pene, a mamarle como solo él sabe hacerlo. Lame mis bolas, chupa mi glande, con rápidos movimientos de su lengua actúa sobre mi frenillo poniéndome a ver estrellitas. Sin poderme detener un chorro de leche va a caer sobre el rostro de mi hermanito, su frente, entrecejo, nariz y boca queda llena de mi néctar. Continua masturbando mi pene lo que hace que me retuerza de placer y gozó. Sin quitarse la leche de encima, se mueve hacia la verga de Assim. Que bueno es mi hermanito para tragar vergas, aunque la de Assim es mucho mayor a la nuestra parece que con solo una sesión previa se acostumbro a tenerla dentro. Su cabeza se movía con maestría como le enseñamos todos los hombres de familia, sacando y volviendo a meter la verga de Assim. Con sus manos masajea las bolas velludas de Assim quién con un sonido gutural y mirando al techo, deposita toda su lefa en la garganta de mi hermano, quién no mueve su cabeza y se sujeta de las piernas de Assim para no dejar salir ni un centímetro de carne. Con la leche ya lubricando su garganta se mete en una la verga de nuestro padre, al parecer Assim dejara un hoyo difícil de llenar en mi hermanito y para nosotros está bien. Assim y yo vamos a recuperar nuestra ropa del piso mientras la verga de mi padre entra y sale con facilidad y mucha velocidad de la boca de mi hermanito. Él abre su boca grande, haciendo un sonido característico de una felación en proceso. Sus manos están, una en la pierna descansando o tratando de evitar que mi padre hunda más profundamente la verga en su garganta y la otra masajea y aprisiona las bolas de papá. A nuestro padre eso le produce mucho placer. –Asi puta… Abre más el hocico… Recibe a tus hermanitos en tu cloaca…– vocifera papá al tiempo que hunde su verga hasta hacer que a mí hermanito le den arcadas y quiera sacar ese mástil de su garganta. Pero la fuerza de papá a la hora de eyacular es mucho más salvaje y no deja que mi hermanito se mueva ningún apice. Pasan unos segundos ni mi papá se mueve y ni saca su verga de la boca de mi hermanito. Assim parece preocupado y asombrado, todo al mismo tiempo. Pero lo que no sabe es que mi hermanito ha tenido tan buen entrenamiento por parte de nosotros que puede aguantar hasta minuto y medio sin respirar aguantando una verga taponenando su garganta. En un segundo papá avienta la cabeza de mi hermanito lejos de su persona y es el momento en que los pulmones de mi hermanito jalan para si una bocanada de aire fresco. Cof, cof, cof tosé mi hermanito limpiando los restos de saliva y lefa que escurren de su boca. Arrodillado aún en el piso los tres le vemos cómo lo que es: un hermoso putito internacional. Salgo primero de la habitación, seguido rápidamente de Assim y mi padre tras nosotros. Agarra la perilla de la puerta y lentamente la cierra. Haciendo que el sonido del toser de mi hermanito se vuelva sordo y lejano.

Autor: CESAREMPERADOR Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Al principio no era ni travesti ni gay, lo hice solo por necesidad, y el dinero.

2024-02-20


La novia de un chico le consigue empleo pero de mesera, por lo que se tiene que vestir y actuar como mujer, más que todo por las propinas, hasta que una noche tras ser descubierto por unos clientes estos le comen el culo y lo ponen a mamar, cosa que le gustó mucho a él.. Al principio no era ni travesti ni gay, lo hice solo por necesidad, y el dinero. Después de haber terminado la secundaria, como no tenía para pagar mis estudios universitarios, me dediqué a buscar un trabajo. Pero después de varios meses de una búsqueda infructuosa, cuando mi novia me dijo que había un negocio, que necesitaba empleados, no lo pensé dos veces, y le dije que estaba disponible. Al principio, mi novia lo único que me dijo, que era en un bar, lo que a mí no me importó, ya que lo que necesitaba era trabajar. Pero cuando regresó a la casa, y me dijo que yo no reunía los requisitos, me molesté con ella, hasta que me explicó que lo que buscaba el dueño del bar, eran unas meseras. Yo me sentía frustrado, y compadeciéndome de mi mismo, cuando mi novia me preguntó, si realmente yo deseaba trabajar, de inmediato le dije que sí, y fue cuando la escuché proponerme que me vistiera de chica, y me presentase al bar, y si me contrataban que no dijera que nada. Al realmente principio la idea no me gustó para nada, hasta que mi novia me comentó que, en ese bar, a las meseras por lo general, les dan muy buenas propinas, por atender las mesas, aunque en ocasiones, hay alguno que otro cliente que se propasa y les gusta agarrarle las nalgas a las meseras. La verdad es que cuando la escuché decirme, que en ese bar los clientes daban muy buenas propinas, ni lo pensé siquiera. En cuanto a lo que me dijo, de que algunos clientes les gustaba agarrarles las nalgas a las meseras, como que no le di la menor importancia. En ese momento, mi novia me ofreció prestarme algo de ropa, peinarme, y hasta maquillarme, si yo realmente deseaba ir a la entrevista, en aquel bar. Por lo que al decirle que sí, además de prestarme una corta mini, una blusa, y desde luego que unos pantis, un pequeño sostén, y el cazado adecuado, que por suerte me sirvió. Mi novia me recomendó que antes de vestirme, me depilase todo mi cuerpo, para que diera la impresión de ser realmente una chica. Yo seguí sus recomendaciones al pie de la letra, así que, tras bañarme, depilarme, perfumarme, y ella maquillarme, y peinar mi abundante y larga cabellera. Comencé a vestirme, con la ropa que ella me prestó, cuando terminé de vestirme, y caminé frente a ella modelando, mi novia me dijo que, de seguro, iba a conseguir el trabajo Aunque mi novia me advirtió que eso era algo peligroso, ya que, si algún cliente quería propasarse conmigo, agarrándome las nalgas, y se formara algún alboroto, lo más seguro era que yo tuviera que abandonar el empleo. A lo que yo le dije que no se preocupase, que yo sabría cómo manejar la situación. Apenas llegué al bar, el propietario me entrevistó, y le causé tan buena impresión, que comencé a trabajar esa misma noche. Al poco rato de comenzar a trabajar, me di cuenta de que lo de las propinas, no era cuento, pero no por eso, he dejado de pasar uno que otro mal rato, cuando alguno de los clientes, de manera descarada, me agarraban las nalgas. Pero como las propinas son bastante buenas, opté por quedarme callado, y sencillamente sonreír, cuando eso pasa. Nada más de pensar que podía perder el empleo, y lo que dejaría de ganar, me digo a mí mismo. “No eres una chica, no eres gay, esto únicamente lo haces por necesidad, tan solo pro el dinero.” Así que seguí trabajando en el bar, hasta que una noche, de momento llegaron un grupo de tipos, que por primera vez los veía por el negocio. Todo iba como de costumbre, uno que otro agarrón de nalgas, hasta que uno de esos clientes, insistió en que me le sentase en la falda. Como el uniforme de mesera, que el dueño del bar nos obliga a usar, me queda algo corto, sin yo querer, me la paso mostrando las nalgas. Y como aquel tipo insistió tanto, en que me sentara en su rodilla. Me volví a decir, a mí mismo, mentalmente. “No eres gay, esto lo haces por necesidad” Así que apenas me senté en su rodilla, comencé a sentir una de sus manos, agarrándome los muslos, al tiempo que entre mis nalgas comencé a sentir, esa cosa dura y caliente. Por suerte, mi jefe, me ordenó que atendiera a otros clientes, por lo que me tuve que levantar, no sin antes que aquel tipo me diera un gran agarrón de nalgas. Por otro buen rato, estuve sirviendo las mesas, y casi una hora antes de cerrar, tan solo quedaban aquellos cinco o seis tipos, los que cada vez que yo me acercaba a su mesa, para servirles, ellos aparte de pagarme algún que otro trago, aprovechaban, y me agarraban las nalgas, o los muslos. Mientras que yo les sonreía, pensando en la propina que me estaban dando. Hasta que uno de ellos se propasó, sujetándome por las caderas, y pegando su cuerpo a mis nalgas, en ese instante, el dueño del bar se encontraba fuera, por lo que yo protesté, y aunque por lo general procuro hablar con voz femenina, en ese momento, me molesté tanto que hable con mi propia voz. De inmediato todos ellos se me quedaron viendo, algo asombrados, al tiempo que sin yo poder evitarlo me han rodeado. Al darme cuenta de eso, lo primero que les dije fue. “Ya se dieron cuenta de que soy un chico, pero por lo que más quieran no se lo digan al dueño del bar, que yo me marchó.” Pensando que, si el dueño del bar se daba cuenta, de que yo no era realmente una chica, en menos de lo que canta un gallo, me despediría. Pero no fue así, ya que los tipos me rodearon, y casi de inmediato comenzaron agarrar mis nalgas, diciéndome que las tenía duritas, y que ellos no dirían nada, y me darían una buena propina si los complacía. En ese momento, en lugar de salir corriendo del bar, la verdad es que me quedé pensando en la propina que me podía ganar, por lo que me callé la boca, y casi de inmediato, varios de ellos sacaron sus vergas del pantalón, diciéndome uno de ellos. “Por ahora solo queremos que nos las agarres.” al tiempo que vi varios billetes entre sus dedos, por lo que sin mucho esfuerzo comencé a masturbar a dos de ellos, hasta que un tercero sacando otros billetes, me dijo. “Yo prefiero que me lo mames.” Como ya les he dicho, no soy gay, ni maricón, pero algo que siempre me hace falta es dinero, y me volví a decir mentalmente. “Yo no soy gay, pero la verdad es que aquí nadie me conoce, y haga lo que haga, yo no se lo voy a contar a nadie.” Por lo que tímidamente, fui observando como aquella cosa, larga, gruesa, y con un fuerte aroma, se fue acercando a mi rostro. Hasta esos momentos, nunca antes había tenido algo semejante frente a mi cara, su aroma casi de inmediato me embriagó, y mi reacción inmediata fue la de darme un trago, para posteriormente, abrir por completo mi boca, y dedicarme a pasar toda mi lengua a lo largo de aquella venosa verga. De lamer, pasé a ir chupando y mamando aquella enorme verga, algo dentro de mí, me impedía detenerme, por lo que seguí mama, que mama. Aquella enorme cosa, yo sentía como me atravesaba la garganta con facilidad, una, y otra vez. Aunque procuré en todo momento, aguantar las ganas de vomitar, al tiempo que yo seguía masturbando, a los otros dos tipos. De momento, al que yo le mamaba su verga, acabó dentro de mi garganta y boca, por lo que, tragándome gran parte de su leche, pensé que todo se había terminado, pero no fue así. Un cuarto tipo, que se encontraba tras de mí, me estaba agarrando las nalgas, y en un abrir y cerrar de ojos, me bajó los pantis, y atravesó mi culo con su parada verga. Yo me quedé paralizado, no tanto por el dolor, sino más bien por la sorpresa, de sentir lo rápido que me había penetrado. Algo que yo jamás pensé que me fuera a suceder, pasó, casi de inmediato, comencé a mover mis caderas, a gritar, chillar, y gemir como una puta, pero de placer. Instintivamente movía mis caderas, restregándolas contra su cuerpo, a medida que él continuaba metiendo, y sacando toda su gruesa verga de mi culo. En esos momentos, me acuerdo de que antes de ser penetrado, mentalmente me estaba diciendo a mí mismo, que yo no era gay, ni maricón. Pero al sentir aquella cosa, larga y gruesa que me atravesó el culo, y como de inmediato comencé a mover mi culo, a medida que ese tipo me lo seguía penetrando comencé a decirle, con voz afeminada. “Dame más duro, papito, rómpeme el culo.” En ese momento nada más, bastó que otro de los tipos, sacase su verga, y la colocara frente a mi boca, para que yo gustosamente me dedicase a mamársela. El resto de la noche, y gran parte de la madrugada, me han estado dado por el culo como unas seis veces, y quien sabe otras cuantas más estuve mamando sus vergas. Yo salía medio desnudo del baño después de expulsar lo que me habían dejado dentro, cuando vi al dueño del bar. Casi de inmediato me puse a llorar, diciéndole que no sabía lo que me había pasado, en ese instante pensé que estaba despedido, pero no fue así. Ya que cuando me detuve frente a él, él sacó su verga del pantalón, y sin necesidad de que me dijera nada, casi de inmediato me dediqué a mamársela. Para luego permitirle que me diera salvajemente por el culo, como le dio gusto y gana. Después de esa noche, y por recomendación del dueño del bar, comencé a tomar pastillas anticonceptivas. Mis pequeños y planos pechos han comenzado a crecer, mi cabello se ha vuelto más sedoso, y pienso que hasta el tono de mi voz ha cambiado. Por otra parte, tuve que terminar con mi novia, y hoy en día trabajo a tiempo completo dentro del bar.

Autor: MARTEHIJODEJUPITER Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

PutiVentura 2

2024-02-20


Actual me te tengo 40 años. Pero con 33 años de experiencia sexual y todavía sigo con mi PutiVentura. En el salvador . Mi. Vecino para aquel entonces. Yo tenía 9 años ya mi despertar sexual ya había comenzado. Mi vecino me me llamaban braman eran 4. Habraham de 13 años. Vladys de 13años. Melvin de 17 años. Geovanny de 17 años. Pero con poca experiencia sexual. Solo había tenido sexo. Con tres desconocidos no sabía cómo acercarme. No éramos la familia rica pero si sabíamos. Cómo. Frotar económicamente. Un de eso día me regalaron un juego portátil con 7 juego y ellos eran adicto a jugar. De poco pasaron los día y de ahí aprochava para poner mis manos en sus calzonetas y masajiar el primero que callo fue habraham. Un moreno para mí ver era simpático. Amable era relleno si. Pero para mí me gustaba llego el día que estaba solo y lo toque en cama pero ese día el puso la mano en nuca para empujar mi cabeza, estaba bien mojado me acuerdo. Y me dijo que abriera mi boca. Comense a mamar. Solo inclino sus manos y yo me agache para mi fue logro. A lo que no sabía que por ser conocido y iba ser más cosas y tener casa sola Vaya como eres maricon y querés probar. Te voy dejar probar eso sí me dejas jugar siempre con el juego Y yo acepté. Así fue como no sabía nada el ni yo. Me acostó me habré las nalgas y siento el dolor típico. Meto mis manos en su cinturas . Por qué si dolía. Pero en fin yo quería. Cómo todo adolescentes quería dejarme bien jodido para presumir que fue el primero pero me acordé que último desconocido me dijo que relajara así lo hice deje luchar y coloque la punta de su pene en ano Habraham. Ya vez tu cuerpo ya me aceptó Yo. Mmmm Habraham. Hoy si te voy hacer maricon seere el primero. Para que te acordes Yo. Solo trataba que metiera bien su cabecita. Tardo casi 2 minutos pero lo bueno que lubricaba mucho Así siguió asta que entró cuendo entro sintió la gloria comenzo a moverse como loquito. Se movía con van y ven de cintura y yo solo pujaba por la arremetida que daba su desborde de energía fue lo que casi me lleva a orinarme tenía mi pene de niño bien parado pero en eso siento como acababa. Yo sentía más relajado por qué me la saco yo con mi culito que ardía pero ya había tenido sexo con el primero que llamo. Atención Está hecho ocurrió en algún lugar de soyapango de el Salvador. Si alguna vez el protagonista ve esta. Historia estaré aquí

Autor: @12CABALLERO Categoría: Sexo Gay

Leer relato »