Relatos Eróticos de Sexo Gay


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Una semana con mi primo N:3

2022-08-07


Mi primo viene a mi casa por una semana y la pasamos muy bien, parte N: 3. después del susto que nos dio mi hermana, decidimos dormir pero L le deje la cama de abajo porque no tenía fuerzas para moverse. los 2 nos despertaron como a las 1 pm, hora que se suele comer en mi casa. después de comer, nos pusimos a limpiar cuando de repente mi mama y mis 2 hermanas mayores ivan a salir a comprar cosas en un super mercado, que estaba en el centro y como no teníamos auto erra un viaje de (1 y media de ida) y (1 media de vuelta) por el tema de andar en colectivo. nosotros con la escusa de andar limpiando nos quedamos, pero entre nosotros ya sabíamos en que íbamos aprovechar ese tiempo en otra cosa. entonces mi familia se fue al rededor de las 3 pm, y sabíamos que teníamos tiempo esta las 7 pm mínimo. lo primero que hicimos fue besarnos y sacarnos la ropa y comenzar a pajear la pija del otro, los 2 ya teníamos la pija como rocas por sabes que nos quedábamos solos y poder hacer todo el ruido que quisieramos. nos fuimos a mi pieza y lo primero que hago es chuparle la pija a L como un loco. L me separa de su enorme pija. L : ven quiero que me la chupes mientras me metes el dedo en el culo de vuelta !! Yo le quedo mirando y le digo que si. L se coloca en el borde de la cama Yo me arrodillo del lado de afuera y le comienzo a chupar y me pongo saliva en 1 dedo para meterselo Pero. L : dame ese dedo !! L se lleva mi dedo a la boca y me pone un montón de saliva, mas de lo que yo iva a poner al comienzo, L me pone 1 de sus piernas en el hombro y usa sus 2 manos para abrir bien sus nalgas, pode al ver bien de cerca su ano y bolas lampiñas y me dieron ganas de cogermelo, pero le hice caso y le metí el dedo que se deslizó de una, esta el fondo. L : aah que rico!! así de profundo como ayer!! ahora mete y saca y chupame la pija, mmm que esto me esta encantando!! Yo solo obedeci y comente el meta y saca con el dedo y me comencé a comerme su pija, que parecía tener vida propia porque cada rato se me escapaba de la boca. mientra que L megia L : si así aaah !! mas porfavor !! aah mas adentro que ya estoy apunto !! entonces yo le paso mi mano a L para que llene de vuelta de saliva, pero L le echa saliva a 2 dedos!! L : Si usa 2 dedos!! quiero tenerlo adentro!! aah rápido que no aguantare mucho!! Yo dejo de chuparle la pija de L y me enfoco en meter los 2 dedos cosa que costo, pero una ves que entraron fue fácil meter asta el fondo!! L pero un grito, que si no fuera que estábamos solos!! todos en la casa lo escucharán. L : Dios que bien que se siente !! aah ahora muevelo rápido!! Yo apenas lo muevo para sacar y poner de vuelta pero mas adentro y L da otro grito pero esta ves no aguanto y se corrió !! el semen salió disparado para su pecho desnudo, tiro un montón de semen!! Yo al notar su corrida quiero sacar mis dedos de su culo, pero L tenía otros planes. L : déjalos metidos y ven y dame tu pija que la voy a chupar!! me acomodo para poner dejar mi pija lo mas cerca de su boca, L me la comienza a chupar como si su vida dependiera de ellos!! L intercambiaba entre chuparme la cabeza, pasar la lengua por mi tronco y meterse mis huevos en la boca !! Yo quede super emocionado de todo lo que me hacia, especialmente eso de pasar la lengua en el tronco, Yo use mi mano libre para mover mi pija, así L me lo lamió por todo mi toncro!! Yo : mmm L metete la pija en la boca que ya voy a terminar L se la mete en la boca y hace como anoche de girar su lengua sobre la cabeza de mi pija!! Yo ya apunto de acabar, fuerzo meter mas adentro mis 2 dedos que seguían en el culo de L. L da un gemido teniendo mi pija en su boca y le comienzo a tirar todo mi semen dentro. cambiando su gemido normal a un sonido como si alguien estuviera haciendo gárgaras, pero envés de agua erra mi semen calentito para el. L se traga todo mi semen y continua chupandome la pija, para la mi pija no pierda dureza. entonces L se saca mi pija de la boca y dice. L : cogeme!! meteme la la pija por el culo ahora!! quiero tenerlo adentro!! Yo le saco los dedos del culo y noto que salieron con un poco de color marón, pero no me importo, erra la primera ves que iva hacer un Anal y no iva a ponerme delicado. Yo : L ponte en cuatro y en el borde de la cama!! L se coloca como le pedí y entonces yo uso mis 2 manos para abrir sus nalgas y poder pasarle mi lengua por su rico Ano, que gracias a los 2 dedos se notaba que estaba mas abierto!! Yo le paso la lengua como un desenfrenado y dejando saliva a la par. L : Aah que bien se siente tu lengua !! mete mela!! Yo le hago caso y mientra la metía y sacaba le iva poniendo mucha saliva. esta que me canse ya le quería penetrar, y me separo y congo mi pija cerca de su boca. Yo : chupa y pon algo de tu saliva !! L se la mete en la boca, hace 2 chupadas profunda y me la llena de saliva. yo me coloco detrás de L. Yo y L usamos cada uno 1 mano para abrir las nalgas de L, y le intento meter la pija!! en los primero intento resbalava y no entra la cabeza, esta el 3 o 4 intento, le entra la cabeza!! Yo pego un gemido por lo bien que se siente aunque algo apretado. L pega un gemido porque le dolió, pero le gusto. L : mas a dentro no pares!! Yo le comienzo a meter con algo de fuerza, esta que me falto poco para que entre todo y me cadera choque contra su nalga. L : aah esta ay que me duele!! aah no pares!! cojeme esta meter asta ay!! Yo : aah que rico, dale te voy a llenar el culo de leche!! y te va gustar!! L : aah si, dame leche, quiero sentirlo!! Ya en ese punto los 2 dejamos de hablar despacio y solo gritabamos del placer. Yo comienzo con el saca y ponga, despacio pero con ritmo, esta el fondo, en mi mente decía me quiero cojer todos los días este culo!! L gemía y gritaba a la almohada que se coloco en la boca. L : Aah usa tus 2 manos para abrir mis nalgas, mmm!! me quiero hacer la paja mientras!! dame mas a dentro creo que puedo. Yo : Aah bueno, que rico culo tienes!! mmm Me encanta!! L : aah se nota!! porque me la estas dando con todo!! mm que bien que se siente!! Yo uso mis 2 manos para abrir su culo y fuerzo meter todo mi pija esta que al fin!! llego a meter todo !! Osea mi cadera toca su nalga!! esto hace momento me de un escalofrío en la espalda que me dio un segundo aire!! y comencé a cojer a L mas rápido y esta el fondo!! haciendo que nuestras caderas choquen y suene como aplausos!! mientras tanto L se dejo de masturbar, para solo sentir como Yo me lo cojia, mientra gritaba a al almohada. Yo le estaba cojiendo como una bestia!! el sonido del aplauso nuestra cadera y los grito de L retumbaban en la pieza, esta que no aguante más sabia que me iva a venir. Yo : ¿L ya te voy a dar leche estas listo? L me sorprende diciendo. L : aah amor, si dame leche!! aah me lo gane!! mm mi culo esta que no da más amor!! Yo quedo un poco descolocado porque me dijo amor!! entonces Yo respondo Yo : Aah si amor!! te lo ganaste!! tu culo me enamoro!! mm me lo quiero cojer así todos los día aaaah !!! Yo le meto asta el fondo de 1 empujón y dejando nuestras caderas pegadas y me corro adentro de EL !! , Aaaah cada disparo de semen se sintió genial, mmm como si pudiera tocar el cielo!!! Mientras L al sentir la embestida final, Grito muy fuerte !!! y se corrió sin tocarse de vuelta!! que avía sido la segunda ves que se corrió mientras que Yo le penetraba. L quedo boca abajo exhausto respirando profundo!! Yo también tenía la respiración agitada a mas no poder, pero lo bueno que le estaba cogiendo en el borde de la cama que erra cucheta es que el borde de la cama de arriba justo me servia como apoyar mi cabeza y estar mas tiempo en esa pose, en la que Yo le estaba penetrando a L, esta que sentí que mi pija ya perdió fuerza y pudo salir fácil, del rico culo de L!! L se desproma en la cama y note que el culo de L estaba rojo y su ano se notava el hueco que le deje. el borde de la cama esta el manchón del semen de L, el resulta que acabo 2 beces. como Yo fui el primero que se recupero fui al baño para buscar papel y limpiar el culo de L que ya se le estaba escapando mi semen. cuando vi que hora erra, me preocupe porque erran las 6:10pm, teníamos menos de 1 hora para terminar de limpiar y ordenar y para el colmo los 2 estábamos muy sudados. Busque 1 toalla y como no avía tiempo le ayude a L a salir de la cama y nos bañamos junto!! Se puede decir que fue algo romantico el baño. porque aunque teníamos ganas de decir cosas linda y besarnos, nos bañamos rápido y como L no podía mover mucho, le ayude a subir la cama de arriba, mientras Yo terminava la limpiesa de la pieza. por suerte mi familia tardo más de la cuenta y me dio tiempo de limpiar todo. ———— Fin de esta tercera parte. y segundo día. * lo ciento si quedo largo * si tuve alguna error al escribir, les pido perdón.

Autor: LOCOUBA Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El PEQUEÑO ALI NACIDO PARA RECIBIR AMOR DEL BUENO Parte 6

2022-08-07


El cumpleaños de ALI soplando las velas gordas de sus tres machos , con su amiguito doruk!!!. Personajes: Ali 6años, melek 28años, borat 35años, mustafa 55 años El cumpleaños de ALI soplando velas gordas con su amiguito doruk!!! Esa tarde ali se había quedado con el padre culiando todo el día, su pequeño culito le había quedado como una pequeña conchita por el tamaño del miembro de su papi. Los meses transcurrían en esa pequeña casa humilde todo parecía tranquilo durante el día pero a la noche las cosas cambiaban los hermanos de ALI, melek y borat , se turnaban durante las noches para comer ese culito estrecho, el ruido de las camas, se escuchaban por toda la casa, el sonido de los huevos al chocar y los gemidos del pequeño pidiendo que le den su lechita, podrían a cualquiera duro como burro, el padre mustafa escuchaba como le daban verga a su pequeño hijo que no podía no sacar su verga y hacerse una buena paja. A mustafa le tocaba comer el culito de su bb los findes de semana sab y domingo se encerraban en su cuarto y no salían para nada solo para comer, el pequeño ALI le encantaba estar ensartado con la verga de su padre , le encantaba sentirse lleno ,y poder tocar con sus manitas como se dibuja el vergon de su padre al entrar en su pansita, su padre le decía q ahí tenía el bb de papá q lo llenaba por dentro, su papi era una máquina de producir leche, el culito de ali largaba chorros de espesa leche cada vez q terminaban de culiar con su padre. ALI estaba siendo bien alimentado con tanta leche de macho q su cuerpo cambió tenía las nalgadas más gordas que rebotaba al cabalgar el miembro de su papi, el estaba feliz y su papá y sus hermanos más ahora estaba bien atendido estaban felices, si antes ali era el bb de casa ahora más, le compraban juguetes y ropa aunque no tenían mucho algo le compraban para hacerle saber lo bien que hacia su trabajo. Un día cuando ali y su padre terminaban de culiar, mustafa le dijo M- bebe el otro el otro finde semana ya es tu cumpleaños te vamos a organizar una fiesta en casa, si queres podes invitar a tu amigo Doruk A-Enserio papi gracias, le voy a decir te quiero muchísimo sos el mejor papi El pequeño estaba super emocionado con su padre q le daba besito por todo su cuerpo hasta tragarse de nuevo toda la verga de aquel macho, ali era todo un putito le encantaba ser preñado. Durante la semana ali jugaba con su amigo y le dijo a doruk que lo invitaba a su fiesta de cumpleaños, el amigo estaba feliz por la invitación, además abría comida rica. Claro que voy a ir a tu fiesta amigo. El día del cumpleaños había llegado y ali estaba super feliz se había puesto su rompa nueva un, conjunto blanco con bordados dorados que le había comprado sus tres machos de la casa para q pareciera un príncipe, su nalgas eran gordas q el pantalón se perdía un poco en los cachetes Su padre y sus hermanos prepararon toda la comida había echo carne asada y compraron un pastel chiquito para q soplará la vela ali, estaban sentados a la mesa y llegó doruk, su pequeño amigo tenia su misma edad igual que ali le encantaba comer verga, mustafa miro al pequeño y le dijo a los dos q se sentaran en su regaso por q no había muchas sillas, melek y borak se miraron y se reían sabían lo que iba a pasar. Mustafa no perdió el tiempo mientras doruk disfrutaba de la comida empeso a meter la mano por debajo de la ropa del pequeño, sus caricias estremecieron al pequeño, doruk cruso mirada con el padre de su amigo y se río. La mano del hombre se perdió entre las nalgas del niño buscando el anito del pequeño, los dedos de mustafa jugaban con el ano del niño. Mustafa se acercó al oído del pequeño y le dijo M- te gusta bb, tenes el culito rico , apretadito mira lo que tengo para voz Mustafa agarro la manito del niño y la puso sobre su bulto donde se dibujaba toda la forma de su verga. Doruk se sorprendió al tocar algo tan grande , su cuerpo se estremeció, mientras que un dedo del señor mustafa se perdía en su ano largado un pequeño suspiro, delante de la mirada de ali y sus hermanos, el pequeño trató de tapar el echo solo diciendo que rica la comida. M- doruk queres que vayamos a buscar el regalo de ali a mi habitación , es uno grande y grueso te va a encantar. D-me encantaría mirando al hombre con una mirada pícara. Apretando fuerte el vergon del hombre, ali quería ir pero el padre le dijo q se quedara que melek y borat, le iban a dar su regalo primero, el pequeño hizo caso mientras veía q su amigo y su padre entraban a la habitación cerrando la puerta. Enserió me van a dar mi regalo si hermanitos Mk- claro que si hermanito pero primero hay que prepararte sácate toda la ropa que es tu cumple no queremos que se manche. El pequeño se saco la ropa mientras su hermanos hacia los mismo y limpiaban la mesa. B-Hermanito ahora empieza a chupar mi verga que te encata, y tu melek prepara el culito para nuestro regalo. El pequeño deboraba la verga de su hermano ese vergon lleno de venas que le encantaba, mientras sentía q su hermano le iba poniendo crema en su culo, metía de a uno los dedos así se iba dilatando a más no poder, su hermano melek no perdió el tiempo y ensarto al pequeño con su vergota cabezona de 22cm , provocado un suspiro del pequeño, ali chupa mientras era ensartado por su hermano el sonido de los huevos al chocar en el culito se escuchaba por toda la cocina. Yo también quiero dijo borat cambiando de posición de la boca al culo del pequeño penetrante de un golpe hasta los huevos, ali sentía las venas de esa verga entrando y salido de su anillo de carne. B-que rico culo tenes hermanito nunca me voy cansar de cojerlo es tan apretadito parece que me subciona mi verga quiero meter más y más hasta el fondo mmmmm aaaa toma toma. Le decía su hermano mientras castigaba su pequeño culo y la boca ni hablar decía melek ponele más crema así le damos nuestro regalito dijo melek. Mientras tanto al entrar a la habitación de mustafa, doruk estaba nervioso su corazón latía fuerte , siéntate en la cama pequeño le dijo el hombre no tengas miedo, ahora vas a ver el regalo que tengo para voz, el pequeño miraba como ese oso peludo y musculoso se sacaba la ropa, hasta quedar totalmente desnudo ante el D- woow es enorme es más grande que la de mi papá, parece un chorizo de esos q venden en la carnicería que largo y grueso. M- te gusta bebe te lo vas a comer entero por la cola boca y por la cola D- no se señor si me entre me da miedo que me lastime M- no te preocupes tengo una crema que te va abrir bien el culo para qur te entre toda, ahora ponete de rodillas y chupala . El pequeño no tardo en hacerlo con sus manitas agarro esa pija de 25 cm y empeso a mamarla como buen putito, los suspiros del papa de su amigo no tardaron en llegar le encantaba sentir como se la subcionaban como un becerro , el cuerpo de mustafa se erizaba por la mamada del pequeño, doruk chupaba los huevos de mustafa se sentían calentitos en su boca, pasaba toda su lengua por su tronco, mamaba su vergon y se lo tragaba hasta tocarle la campanilla dejándola llena de hilos de baba, subía y bajaba con su pequeñas manos era todo un chupa vergas profesional, los jugos pre seminales de aquel macho le dejaban un gusto dulzón en la pequeña boca dándole a doruk más ganas de chupar. M-mmmm q rico que la mamás tenía razón mi hijo sos bien puto como el, ahora subí a la cama y sácate la ropa , ponete en cuatro como perrito te voy chupar el culito El pequeño se desnudo frente a su macho y se puso en posición no tardo en sentir la lengua recorrer su anillo de carne. D- mmm señooor mustafa que rico me lo chupa mmmm siii nadie me hizo esttooo mmmmmaaaa El pequeño gemia y apretaba fuerte las sábanas M- mmmm q rico culo bb se abre bien rico, no me digas señor bb dime papi. D- si papi mmmm si papi ooo q rico Mustaba empeso a meter de a uno los dedos en ese culito no hubo problema por q ya no era virgen, metió hasta tres desde y le puso crema por todo el contorno del pequeño ano que se abría y se cerraba por las caricias de sus dedos. Mustafa se puso un poco de crema en su vergon y apoyo la cabeza de la chota en la entrada del anito haciéndola resbalar para q pudiera entrará M-ahora viene lo mejor vas a ver lo que es un verdadero macho aaaa siii ahí va toda adentro. El pequeño doruk sintió una punsada en su ano que lo hizo morder y arañas las sábanas D- ahiiiii papi aaaaa despacio me duele aaaaa noo aaaaaa. El grito del pequeño se abra escuchado hasta la cocina más o menos, el ano de doruk se expandió a más no poder la semejante verga se fue mentido hasta el fondo de sus entrañas sentía que se rompía algo en su interior , su peño ano era desgarrado en cada mete y saca del aquel machote. M- así bebe toma toda mi verga como aprieta, desde que me contó mi hijo que comías verga te quería reventar el culo , tomaa toma aaaaa que rico culoooo aaaa si tomaaa puto de mierda aaaa. Los gemido del pequeño se escuchan en toda la habitación mientras que en la cocina ali y su dos hermanos cualiaban de lo lindo Melek – escucha como tu amigo es reventado por papa ahora te vamos a dar tu regalo sube a la mesa borat y tu ALI cabalgalo como te enseñamos. Ali se monto sobre la verga de su hermano se fue deslizando hasta lo mas profundo de su culito, subía y bajaba de ese tronco como toda una puta, pegaba pequeños suspiros cada ves que tocaba con su culito la base de ese vergon venoso de su hermano mayor. Borat- asii hermanito sube y baja me encanta aaaaa q rico ahora viene tu regalo vamos malek es hora. Melek se subió a la mesa y en cuclillas se puso atrás de su hermanito y apoyo su vergon en la entrada del ano q era ocupado por el otro pedazo de carne hizo presión hasta q logró entrar la cabeza. Ali- hayyyyy aaaa noo q me hacen me dueleeee ahiii ahiiii no por favorrrra aaaa B-shuuuu hermanito relájate es tu regalo disfrútalo métete más hermanito hasta el fondo así este puto deja de chillar Melek se puso más crema en su verga y se la mentio hasta el fondo pegando un fuerte grito del pequeño que callo en el pecho del hermano se había desmayado , pero al rato se recupero y setia como culo era reventado por el mete y saca el dolor era tremendo, su culo era desgarrado a más no poder por los dos vergones, los hermanos de ALI estaban echo unos toros salvajes no les importaba q gritara o llorara, las envestidas que le daban hacia q la mesa temblara, esas dos vergas se acoplaron entraban y salía de ese culito. Ali quería q terminará ese sufrimiento. A-aaaaa diosss hermanos por favor aaaaa me duele yaaaa demenn su lechitaaaaa estoy cansado me duele el culo del pequeño se empeso a desgarrar, q empeso a salir un poco de sangre Los machos empezaron a acelerar las envestidas hasta llenar sus intestinos con chorros de espesa leche , ali sentía como su pansa se inflaba y sentía como las vergas de sus hermanos se hinchaban y en cada ensartada hasta q terminaron de largar su espesa leche hasta lo más profundo, sus vergas se salieron del pequeño culito, q ahora parecía un hueco de lo estirado q le había quedado. En la habitación su padre tenía a doruk en el aire con sus piernas en los hombros lu subía y lo bajaba, sobre su vergon descomunal, logrando gemidos y gritos de placer en cada penetrada profundo q le pegaba, ese culito era como un guante para ese pedazo de carne, estaba tan caliente que parecía que le quemaba por dentro D-asi papi de ali que rico que me abre el culito siento como calentito adentro de mi pansita quiero más más mmmm si papi quiero toda la lechita mmmm aaaaa Sus cuerpos estaban llenos de sudor el olor a sexo era fuerte en la habitación , mientras doruk disfrutaba de esa verga en, escucho un grito de su amigo y le preguntó que le pasaba a mustafa M-quetes ver que pasa, a tu amigo le están dando su regalo de cumpleaños, asómate a la puerta y mira. Mustafa bajo al pequeño q se fue a la puerta y se asomo , doruk abrió los ojos grandes al ver a su amigo sobre la mesa ensartado por esas dos vergas, el papa de ali al ver sorprendido al pequeño lo agarro de atrás y esarto al pequeño bombeando toda su carne, agarro de los pelos al pequeño y se acercó al oído mientras lo tenía en un mete y saca violento. M-viste como lo tienen bien lleno de verga la próxima podes ser vos aaaaa si q rico culo tomaa más y más verga ahí viene tu leche D-aaaaa si papi preñame quiero la lecheeee aaaaa siiiii que ricoooo Doruk recibía las envestidas de ese animal que lo tenía sin tocar el piso lo culeaba en el aire agarrado de la cintura y d e los pelos mientras miraba a su hijo ser llenado, pegando un grito fuerte mustafa descargo toda su carga lechosa dentro de los intestinos del pequeño Doruk sintió como ese tronco se hinchaba en su panza sintiendo los latidos que largaba en cada chorro, sentía sus pansa caliente al ser llenado. Mustafa saco despacio su verga, un chorro de leche callo al piso, se arrodillo y le pego una última chupada a ese culito, chupando sus propios jugos, le dijo que se vistiera, mientras el buscaba una bolsa donde estaba un camión de juguete que le había comprado a ali. Y hermanito te gusto tu regalo ahora vas a poder tenernos a los dos dentro tuyo todas las noches , ali miró a sus hermanos y les dijo. A-Si me gusto pero la próxima más despacio por q me quedo ardiendo B-Si hermanito es por q es la primera vez la prox ya no te duele dándole un besito en la boca , perdónanos si fuimos brutos es que tu culito es hermoso, mira ahí viene papa con tu regalo. Ali vio que salía su papá de su habitación con una bolsa y su amigo atrás caminando raro y con la cara roja y con sudor en la frente. M-aca tenes tu regalo bb , es que no lo encontrábamos con tu amigo Mustafa saco el camión de juguete de la bolsa y ali estaba feliz, y su amigo también habían comido vergas bien grandes los dos , ahora vamos a soplar las velas, todos le cataron el feliz cumpleaños al pequeño y comieron el pastel, bueno me tengo que ir a mi casa dijo doruk me acompas le dijo ali los dos fueron hasta la casa de la mano, antes de llegar a la casa de doruk ali le preguntó. A-te gusto la verga de mi papá, te dije que era bien grandota y q ue larga mucha leche siempre me deja mi culito chorreando. D-si amigo me encato pero te vi cuando tus hermanos te la metían rico la próxima invitame de nuevo así pruebo lo que te hacían ellos dos. A-bueno amigo yo hablo con ellos y cuando vengas de nuevo a casa te la meten los dos pero mira que duele mucho D-bueno aguanto como nene grande, bueno amigo hasta la próxima mua mua Los amigos se despidieron ali iba por la calle y un auto paro al lado suyo, tenía los vidrios oscuros no se veía nada por dentro, el vidrio bajo y vio a un hombre de unos 45 años con una barba bastante tupida tenía un traje muy lindo y anillos y cadenas de oro, unos ojos verdes muy lindos, hola pequeño le dijo que lindo estas bestido, ali miró al señor y le dijo gracias, a donde vas a una fiesta o algo , no voy a mi casa hoy es mi cumpleaños vine a acompañar a un amigos Es tu cumpleaños dijo el hombre, toma mi regalo dijo sacando uno collar de oro de su cuello y se loó dio al pequeño, ali agarro el collar y se quedó maravillado nunca vio algo tan lindo. Y dime pequeño donde es tu casa. Ali señaló con el dedo ahí señor, a mira yo conozco a tu papa mustafa trabaja en mi finca luego voy a ir a visitarlo ahora ve y disfruta de cumpleaños gracias señor, ali salio corriendo feliz para su casa y el auto se perdió de vista. Ali llegó y mostró su regalo a sus machos quedaron sorprendidos por que era un collar de oro bastante caro, su padre se quedó pensando quien sería el hombre por qué no conocía a nadie con la descripción que le dio su pequeño, bueno bb ve a bañarte y a dormir mañana es otro día. Al otro día a la mañana cuando todos estaban listo para partir un auto de lujo se estacionó en la puerta de la casa, era el mismo hombre que vio ali, mustafa salio a la puerta y preguntó que necesitaba hola mustafa mi nombre es kadir soy el dueño de la finca donde trabajan ustedes me gustaría hablar en privado con usted y con su pequeño. Mustafa le dijo a sus dos hijos q vayan al trabajo q el iría en un rato que iba a hablar con el hombre, los hermanos se miraron y salieron para el trabajo, quedaron pensado que hablarían con su padre y ali todo era un misterio en ese momento M-pase señor kadir, ali ve y prepara un café para el señor. K-gracias por atenderme quisiera hablar con usted, es que ayer vi a su pequeño y me pareció un nene encantador, yo no tengo hijos me gustaría q vaya a mi mansión que esta ubicada muy serca de acá, me encantaría que me haga compania un finde semana. M-no se señor kadir me parece raro que un hombre de su edad quiera que un niño vaya a la casa de un hombre solo, creo que no es correcto. K-mmm puede ser pero quisiera ayudarlo como tutor y que pueda tener un futuro cuando lo vi vestidos con su traje blanco parecía un príncipe y me gustaría darle una oportunidad y capas ayudarlo a que aprenda cosas de mis negocios El pequeño trajo el café y se sentó al lado del padre mientra miraba al señor con sus anillos y su traje el hombre también cargaba un bulto importante entre sus piernas que al pequeño le llamaba la atención, kadir miraba al pequeño y de a ratoss pasaba su mano por su paquete acomodándose su verga. Sabía que ali era goloso se dio cuenta desde ese dia que lo vio su forma de caminar y ese culito hermoso que tenía. K-creo que su pequeño merece una oportunidad mire acá le dejo un pequeño regalo para usted y su hijo, espero que no se ofenda para mi es un detalle nomas. El hombre saco un sobre de su traje con miles de dólares y un reloj de oro, mustafa agarro y miro lo que tenia , sus ojos se abrieron quedando sorprendido K-señor mustafa se lo dejare pensar, el sábado mandare un auto temprano en busca del pequeño y no s e preocupe este trato queda entre nosotro, acuérdese que trabaja en mi finca, noo creo que se niege a mi propuesta más con dos hijos trabajando para mi sería una pena que se quedarán sin trabajo Mustafa quedó mirando al hombre sin creeer lo que le había dicho. M-no señor creo que no abra problema K-bueno fue un placer hablar con usted dándole la mano Mustafa se despidió del hombre y luego entró a su casa quedando pensativo en que problema se había metido, ahora tendría q entregar a su hijos a su bb a ese hombre no estaba muy seguro de que hacer, pero de lo q estaba seguro es que era un hombre muy poderoso, mustafa se despidió de su pequeño y le dijo que más tarde hablarían del tema con sus hermanos. Continuará.

Autor: MAKE-MAGIC69 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Después de salir de casa de Eduardo al Club

2022-08-07


Siempre hacíamos algún deporte en el club. Ese dia nos fuimos Eduardo y yo al club, nos llevo la mama después de desayunar, ahi pasabamos los fines de semana todo el día, tenía rato que no iba por estar en la hacienda con papá, pero tuvo que irse de viaje. En el club ya solo hablamos de lo que paso en su casa y que le gusto mucho, yo le conte de las cosas que hice en la hacienda pero que no se lo contara a nadie, el sabia que no podia, pues yo también sabia su secreto. Pasamos todo el dia junto a otros amigos y amigas jugando bañandonos en la piscina, jugando bowling, voley ball, hasta cartas, etc. Los fines de semana siempre jugabamos mucho, llego la noche y nos fuimos a jugar tenis, ya eran como las 10 cuando empezamos, hasta que nos dimos cuenta que todas las canchas estaban vacias, eran las 11:30 de la noche y nos fuimos corriendo a bañarnos pues ya en poco la mama de Eduardo dejaba de jugar cartas y nos ibamos. Al llegar a los baños , nos quitamos la ropa, sucia, por lo general teniamos alguna ropa el los casilleros, asi que tomamos unas toallas y nos fuimos a las duchas, al entrar notamos que estaban 2 señores rondaban unos 50 años, uno muy moreno pelo enzortijado, pelo en pecho, era padre de unos amigos, eñ otro era un señor un poco mayor que él, blanco tambien peludo muy canoso, al entrar se rieron y se dieron vuelta, todo como normal, las duchas eran de postes centrales o sea sin divisiones, Eduardo y yo veniamos von el jabón y a mi se me callo el jabon al entrar a las duchas y el moreno dijo. Oigan cuidado que el que se resbala pierde jajaja se reian. Nos reimos sin saber por que, lo que nos dimos cuenta fue del pene del moreno, era como decir mi brazo y mi puño, lo tenia flacido , pero al levantarme de agarrar el jabón se le puso duro, me le quede viendo y mas duro de ponia, lo tenia como a 2 metros, inmediatamente se me paro a mi y a Eduardo, el otro señor, solo un poco pero iba creciendo. Nos seguimos riendo y el moreno me saludo , yo le pregunte por sus hijos y me dijo que andaban en casa de su madre de vacaciones. Seguimos hablando , mejor dicho ellos hablaban con mucha picardia con nosotros, no podia dejar de ver ese pene enorme y peludo, el otro no estaba mal pero no era tan grande, nos contarpn que nos vieron jugando tenis , que un dia de estos jugariamos un doble y conteste que si pero que él seria mi pareja, en ese momento su pene cabecio tres veces y se puso hacia arriba, el solo veia mi cara y yo su pene, elbpene de Eduardo tambien estaba paradisimo , todos estabamos exitadisimos perp hablando como si nada, hasta que el moreno( el señor se llamaba Pedro), me dijo que si queria que me enjabonara, y yo le conteste: Hay pero deja que se me caiga el jabón jajaja… Me rei , solte el jabón y nos reimos todos, agarre el jabon y se lo pase, empeczo a enjabonarme la espalda y su amigo a Eduardo, no sentia las manos, solo sentia si pene frotandolo entre mis piernas, yo veia a Eduardo y estaba igual pero con las manos en la pared, lo cual hice, ese moreno me reatregaba su pene enorme entre mis piernas y podia verlo como salia delante de mi pene, solo se que no me enjamono mas y empezo a masturbarse con mi entrepierna , mi pene ahi paradito, en un momento Pedro mi moreno bello me tomo y me voltio y me puso el pene en la boca y me eyaculo , trague y bote leche , era mucha, hasta que su pene se flacidecio, a Eduardo aún lo tenían con las manos en la pared, el señor se puso jabon el el pene y empezo a meterselo, chillaba, para que no hiciera tanta bulla pedro le metio su pene algo flacido en la boca y lo acepto, asi que el oso blando pudo metwrlo, se quedo quieto un momento, cuando sintio que el culo de Eduardo lo acepto empezo a moverse, solo cuestion de un par de minutos el oso se vino dentro del culito de Eduardo y salio flacido y botando leche y sangre, Eduardo no sabia si estaba contento o llorando por la culiada, lo sierto es que nos twrminamos de bañar y quedamos para los martes , jueves y sabados, ya queria sentir ese pene hermozo en mi boca y en mi culo, se que me iba a doler per eran mas las ganas que el miedo, vistiendonos nos llamaro, estuvimos casi una hora con ese par de machos hermosos, de paso tuve que mamarsela a Eduardo pues seguia con el pene parado, y asi no podia irse caminando hasta el carro , asi que me encargue de eso y nos fuimos.

Autor: SALVADOR Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi primo me mostró que me gustan las vergas

2022-08-07


Tengo 23 y mi primo 18 y siempre hubo una relación x con el nada del otro mundo pero todo cambio un día que se quedó en mi casa y mis papás salieron, estávamos sentados platicando cuando empezamos a hablar de temas sexuales y salió un pregunta incomoda que me dijo, algún ves as visto otra verga que no se la.tuya?? Yo me extrañe y le dije que no, el me.dijo que no savia si la tenía de buen tamaño y que le daba pena compararla con alguien más pero que tenía confianza conmigo y que si podíamos compararlas, me saque mucho de honda pero pensé que era algo normal en alguien de su edad así que accedí . Al sacarlo pues ambos estaban durmiendo así que le.dije que teníamos que tocarnos para verlos en su tamaño real. Para hacerlo más tranquilo según yo , puse un porno en mi celular y la traspase a la tele, estávamos sentados viendo como una pelirroja tetona con lentes se la estaba mamando a un wey y yo me exige en corto con eso, el apenado se tocaba a medias y le dije que entrara en confianza que no pasaba nada entonse se levantó se puso frente a mi y me dijo que si le podía ayudar, le dije que no creía que fuera buena idea pero no sé porque al final hacepte , su pene estava totalmente flácido así que lo tome y empese a pajearlo el seguía nervioso y me.dijo que si podía tasrle.los.ojos, a este punto ya se me hacía muy rara la cituacion pero hacepte, se vendo los.ojos y se aré frente a mi , le subí al vídeo y se escuchava cómo la chupaba la actriz con unas ganas que hasta antojaba el se relajo porque su verga empeso a despertarse y a volverse más grande cada vez, yo se la pajeaba con cuidado pero como me lo hacía. Mi mismo y eso le gustava, cerré los ojos y tambien me deje llevar por el sonido del vídeo en eso sentí suano sobre mi cabesa y me la hacercava a su verga con decicion, yo no savia que hacer , estáva bien caliente poro la situación y su verga ya estaba bastante dura y rígida, se sentia ya super caliente y palpitante ya escurría líquido blanco de la punta y su mano cada ves se esforzaba más por hacercarme a su verga ya la tenía pegada a mi boca y podía sentir el líquido en mis labios y como empujaba hacia adentro con más intensidad, hasta que sedi, abrí un poco la boca pero le basto para tomarme con las.dos manos la cabeza y undir su verga en mi boca, y empeso a follarla lento pero con muchas ganas, yo lamía su punta cuando está a adentro y la succionaba con fueras, sus embestidas me indicaban que le gustaba, yo d elo exitado no me havia puesto. Pensar que estáva chupando una polla y no solo eso sino la de mi propio primo y lo estava disfrutando , la saque y comense a pajearla mientras le daba lenguetasos en la punta y chupava su cabeza como si fuera una paleta , salivaba mucho y se la dejaba brillosa y llena de baba , recorrí con mi lengua su cuerpo hasta sus bolas y me las metí a la boca y las.lamia, el gosaba y gemia con mis chupadas lo pajeaba con ganas, ya no sentíamos pena ninguno , estávamos tan exitados y nos dejavamos.llevar después de meterme la y sacarla varias veses y con fuerza me tomo fuerte del cabello, me.la saco me levanto la cabeza y empeso a pajearsela con desespero mientras salía un ahhhhh de su boca , yo saqué la lengua y su glande se rosava con esta y le fascinó esto porque en cuenstion de segundo. Sentí la descarga de leche en toda la.cara, me brinco los ojos, la nariz, dentro d emi boca abierta, en mi lengua...sentía la cara caliente el tomo su verga y la restregó por toda mi cara embarrando su leche y un ves bien embarrada me la metió a la boca arnaue se la limpiará, se la deje limpia y sin una gota de semen... Acabando fue un momento muy incómodo cuando se quitó la venda d ellos ojos y me dijo.... Entonces.... Si la tengo grande??

Autor: Luna Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Un amigo de la familia 2

2022-08-07


El sexo con riesgo, es mas excitante . Saludos [email protected] Después que este chamo me cogió la primera vez, fueron muchas veces más nuestros encuentros, no recuerdo precisamente el orden pero les iré contando. El patio de la casa de mi abuela es sumamente grande. Está la casa de mi abuela, obviamente, cómo a 70 mts está una pequeña casa que era de una tía, la misma consta solo de la sala-comedor, la cocina y la habitación. En esta casita fueron muchas las cogidas que me dieron, ya que estaba deshabitada, se utilizaba de depósito Justo al lado de esta casita está la casa de otra tía, mucho más grande. Las 3 estaban en el mismo terreno. Para ese tiempo ya le habían otorgado a mi mamá una casa en otro sector del pueblo, y le pidió a este amigo que le ayudará a arreglar un problema eléctrico que teníamos en nuestra casa. Pero debía quitar algo en la casita antes mencionada. Así que mi mamá me ordenó lo acompañará para que le ayudara en lo que necesitara este amigo. Y vaya que lo ayude! Entramos hasta el cuarto, pues lo que necesitaba estaba allí. Mueve una mesa hasta la puerta del cuarto, del lado adentro, a fin de encaramarse y poder trabajar mejor. Justo queda su bulto a la altura de mi cara, y mi mente empezó a trabajar, la boca se me hizo agua pensando en sacarle el pene y mamarselo. Estiré mi mano y toque su bulto, el cual empezó a crecer de una. El al sentir mi mano, bajó la mirada y sonrió. Cuidado viene alguien. Dijo Solo estamos los dos, le dije. Te lo puedo mamar, continué diciendo. Si, fue su respuesta. Desabroché y baje el cierre de su pantalón, luego baje el interior liberando su pene, me lo metí de una a la boca y empecé a mamar. Mientras el hacía su trabajo, yo hacía el mío. Que rico lo mamas, me dijo. No quisiera acabar aún, pero puede venir tu mamá… Yo solo atiné a afirmar con la cabeza y un simple uju para no perder tiempo en sacar su pene de mi boca. Chupaba la cabeza y pasaba mi lengua por todo el tronco hasta sus grandes bolas, las que también chupé. Luego subí para hacer la mamada más intensa, ya que debía acabar lo más rápido posible y evitar ser encontrados. Yo libere mi pene y empecé a masturbarme. Sigue así! Que rico! Me decía. Ya casi acabo, sigue, sigue, me encanta como mamas, que ricoooo… Ya viene, ya vieneeeee… No hizo falta que empujara mi cabeza con su mano, yo solo metí su pene hasta lo más profundo de mi garganta para producirle más placer. Y sentí toda su leche caliente en mi boca, la cual tragué y estaba deliciosa. Mientras eso pasaba aceleré mi masturbación y acabé casi al mismo tiempo que él. Que rico fue todo eso. Termine de sacarle hasta la última gota de leche, limpié y acomode su pene, cerré su pantalón y todo bien. Al rato llegó mi mamá. —++++++++—–++++++++++——–+++++++++—++ Hubo otro encuentro bastante arriesgado. La casa de mi abuela es grande. La TV estaba en el centro de la misma. Y allí pasaba mucho tiempo disfrutando de ella Aquel día por la tarde estaba viendo TV yo solo en la sala, y apareció él. Se sentó cerca de mi, así que yo estire mi mano y empecé a tocar su bulto, el cual empezó a crecer muy rápido. El último cuarto se utilizaba como depósito y no tenía puerta, solo una cortina. Él me dice que entremos a ese cuarto. Yo todo excitado, por lo arriesgado, dije que sí. Entró el primero y casi de inmediato entré yo, no sin antes verificar que no hubiese nadie. Cuando entro ya el estaba con su pene afuera masturbandose, me incliné y empecé a mamar. Todo eso pasaba lo más rápido posible, pues ya saben que corría el altísimo riesgo de ser encontrados. Pues bastaba con alzar la cortina y ya, no teníamos chance de nada. Y a mí seguro me daban una pela de esas que uno recordaría toda la vida, y ni hablar de lo que pudiera pasarle a él. Cómo les decía, lo mamé el mayor tiempo posible. Trataba de que acabará rápido, cuando el me dice: Quiero tu culo, te quiero coger. No me sorprendí pues yo también lo deseaba. Así que me levanté, baje mi pantalón dejando mi trasero a su disposición. Él me aprieta las nalgas y me decía cuanto le gustaban. Cógeme rápido, le dije, nos pueden encontrar. Así que con un poco de su saliva se lubrica su pene, y con otro tanto lubrica también mi culo dejando correr la punta de su dedo medio dentro de mi apretado agujero. Está calientico y apretadito, así me gustan. Dijo Y de inmediato me metió todo el pene de un solo viaje. Aguanté lo más que pude, pero era tanta la excitación que el dolor se fue rápido, dándole paso al placer. Sentía en mi interior todo el largo y ancho de su rico pene. Se meneaba cada vez más rápido aumentando el placer. Que rico, me gustas mucho, le dije Tu también me gustas. Me dijo. Paso sus manos por debajo de mis brazos, a la altura de las axilas y me empujaba por mis hombros hacia el. Sentirme así de poseído y dominado, hizo que acabará sin siquiera tocarme. Las contracciones en mi ano lo volvieron loco a él y empezó a correrse diciendo un poco asombrado o excitado, que estás haciendo? No pares de hacerlo, me gusta, ya voy a acabar… Cuando terminó, apreté mi culo para exprimir hasta la última gota. Él fue sacando lentamente su pene. Estuvo muy bueno. Dijo con cara de satisfacción. Nos arreglamos la ropa, el salió primero. Y me dijo, sal, que no hay nadie. Salí y me dirigí de inmediato al baño, después de buscar algo para bañarme. En la ducha recordaba cada momento y con la sensación aún de su pene en mi culo me masturbe nuevamente. De allí a la sala donde está la TV. Corrí con suerte que nadie entró al cuarto en ese momento. Esos logros hacían que los riesgos valieran la pena. Espero hayan disfrutado del relato. Aquí mi correo [email protected]

Autor: GIUSEPPE Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi amigo Héctor, casado parte 1

2022-08-07


Una saga de cómo sin querer acabo comiéndome a mi amigo casado y a sus 3 mejores amigos. Historia 100% real. . Hola, me describiré un poco, mi nombre es Pablo, soy chef, tengo 30 años, soy gordo, 1.76m un pene de 17cm grueso, y no miento cuando digo grueso… Soy versátil, 80% pasivo, me encanta mamar y tragarme la leche de los hombres, es mi debilidad, y cuando me penetran me gusta ser penetrado sin dilatar y con poca lubricación, mientras más bruto sea el macho de turno, mejor para mi. Mi debilidad son los hombres casados, durante mi vida se han dado naturalmente los encuentros con hombres casado, quizás sea mi forma de ser, mi seriedad, soy callado, un poco tímido e introvertido, quien me ve, jamás pensaría que soy gay. La historia de hoy ocurre hace 6 meses con un amigo casado. Conocí a Héctor hace 4 años cuando llegue al país al cual emigré, él y su esposa son dueños de una panadería que quedaba abajo de mi edificio, Héctor es un hombre de 47 años, blanco, barba y cabello castaño claro con canas 1.75m 96kg, una barriga divina, velludo, las manos más gruesas que ya vi en mi vida y fue lo primero que me atrajo, eran un macho con todas las de la ley, siempre me imaginaba arrodillado chupando esa verga que seguro era tan gruesa y peluda como sus manos. Todos los días bajaba a desayunar y con el paso de los días se formó una amistad genuina, Margarita, su mujer, me acogió como un hijo más, tenían 2 hijos de 17 y 20 años en ese entonces. Todos me incluyeron en su familia y eso me llevo a borrar esos pensamientos calientes que tenía para mi amigo Héctor. Un sábado que no trabajé, luego del almuerzo baje a tomarme un café y estaba mi amigo Héctor con sus 3 mejores amigos, preparándose para salir a buscar un carro que estaba en un taller mecánico, cuando vi aquellos 4 machos juntos mi mente se puso como loca, tuve que volver a tierra muy rápido cuando Héctor me invitó a ir con ellos, íbamos los 5 en un carro, uno de los amigos iba conduciendo, Héctor en el asiento de adelante y yo quede en el medio de los otros 2 machos atrás, de verdad estaba muy excitado con la situación, pero me controlé, no estuvimos ni 10 minutos en el taller mecánico y luego caminando nos fuimos hasta un bar a dos minutos del taller, en el país europeo donde vivo, el vino es muy bueno y comenzamos a beber, resumiendo las cuentas, bebimos 3 botellas cada uno, en algún momento fui al baño y tras de mí venía otro uno de los 4 machos, el más extrovertido y comenzó a orinar a mi lado, sin más ni menos me mostró su verga y me pregunto si me gustaba, que ya había notado como lo veía, etc etc. Termine haciéndole una mamada y tragando leche, como el putito sumiso que soy. (Esta es otra historia) Volví a la mesa y ya estaban esperando la cuenta para pagar e irnos, nadie notó nuestra ausencia. La semana siguiente, era domingo de pascuas y para ellos era un fin de semana de mucho movimiento en la panadería y por la ausencia de un empleado Héctor me pidió ayuda y sin pensarlo le dije que si, el sábado ya como a las 4 am, solo estábamos Héctor y yo esperando que salieran las últimas cosas del horno y estábamos tomando una cerveza cuando el me ve y me dice “ creí que éramos amigos y podías confiar en mi” yo no entendía el comentario y luego me dice “Pedro me contó lo que le hiciste en el bar” “podías haberme dado el honor de ser el primero de mis amigos ya que yo soy tu amigo” sinceramente quede en shock, y tarde unos minutos mientras que Héctor sacaba las últimas cosas del horno, cuando termino de hacer eso, se quitó su t-shirt y se vino hacia mi, me agarró y me comenzó a besar, tocaba todo mi cuerpo, y me quito el polo que traía, comenzó a agarrar mis pechos que son algo pronuciados, comenzó a chupar uno por uno, pasaba su lengua, mordía, apretaba, volvía a chupar, parecía que estaba hambriento, yo estaba en estasis, luego se incorporó y comencé a besarlo y a bajar desde su cuello, bese sus pechos, tenía unos pezones deliciosos, bastante velludo, lamí su barriga muchas veces, quería fundirme en ese cuerpo delicioso, hice que se sentara en un sofá que estaba ahí, y me arrodillé y descubrí esa verga deliciosa, blanca, con un glande rosado, 16 cm y cómo era de esperar, deliciosamente gruesa, estaba súper lubricada, y viéndolo a los ojos me lleve esa delicia a la boca, tenía sabor a un hombre que trabajo todo el día, con un poco de sabor a orín y el delicioso sabor del líquido pre seminal, cuando comencé a mamar Héctor sé convirtió en lo que más a mi me gusta, en un macho dominante, me agarro del cabello y comenzó a marcar el ritmo, me estaba cogiendo por la boca y sin compasión. En un momento tuve una arcada muy fuerte y tuve que apartarme para respirar, Héctor me volvió a agarrar por el cabello y me dio 2 bofetadas y me dijo “putito te la comes como yo diga, te aguantas, verga querías y verga estás teniendo, y si te vomitas me dejas la verga bien limpia, entendiste?” Yo continué mamando y en un momento me hizo bajar hacia sus bolas, y para mi sorpresa solo tenía un testiculo, se lo comí como si fuera un bombón, y me atreví a pasar mi lengua más abajo hasta que me dejó llegar a su culo, no puedo describir el sabor, un culo rosadito, limpio, pero sudado, el culo de un macho que trabajo todo el día, me di un banquete y Héctor gemía como loco, y volví a su verga que estaba casi a explotar, y le comencé a acariciar su ano, esto lo volvió loco y me cogia por la boca mas fuerte, y comencé a sentir el sabor al semen, y supe que estaba listo para correrse, comencé a mamar más intensamente hasta que dio un gemido ahogado y comenzó a llenarme la boca de leche, yo no paraba de mamar, y el temblaba y gemia, fue tanta la leche que pensé que se estaba orinando en mi boca, fue un banquete esa leche de macho, le dejé la verga bien limpia y me senté en el sofá al lado de el, que estaba recuperando el aliento. Yo continuaba muy excitado, yo no me había corrido y me dijo “quítate los pantalones para ayudarte con eso” sorprendido lo hice y comenzó a pajearme, pero era muy brusco, así que le pedí que me metiera 2 de esos grandes dedos en el ano y con un poco de ayuda en 2 minutos me estaba estimulando la próstata y con 2 jaladas ya me estaba corriendo. Después de ese día, nuestra amistad creció aún más y nos hicimos más cercanos. Perdón por haberme extendido tanto, pero es mi primer relato, será una saga donde les contaré los encuentros que tuve con cada uno de los 3 amigos de mi amigo Héctor (Pedro, Juan y Francisco) y cómo acabé en un cuarto con los 4 al mismo tiempo, son relatos 100% reales, con nombres cambiados, pero completamente reales. Si quieren hablar y compartir sus comentarios, Estoy en Telegram como vitopa11

Autor: PABLO11 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Un vecino perverso, se aprovecha haciéndome de todo

2022-08-07


Dios, miraba como le colgaba la polla y pelotas, mientras se desnudaba, sintiendo un escalofrío recorrer mi cuerpo. Sabía que aquello que le colgaba, me la iba meter por el culo. Aquello me daba algo de temor, pero me excitaba y calentaba a la vez.. Le llamaban Tino, por Florentino, vivía en el mismo edificio que vivía yo. Yo sabía que solía tener relaciones homosexuales, era un depravado sexual, al que le gustaba cazar jovencitos y follárselos. Lo había sabido por mi vecino de puerta, el cual era unos años menor que yo, con el que solía salir y tener relaciones sexuales. Un día me había contado lo de este vecino, incluso en una ocasión me vino a buscar a casa para ir a junto este VECINO para mantener relaciones sexuales los 3. Le dije que no, y todo quedó ahí. No me gustaba mi vecino Tino, era mayor, tenía unos 67 años, pero además lo que menos me gustaba de él, era la cara de perverso, y sobre todo su gordura, tenía un barrigón de esos que llaman la atención. Hasta que un día en el que coincidimos ambos en el ascensor, me pidió si podía acompañarlo que quería hablar conmigo. Al principio dudé, e iba a decirle que no, pero… él se dio cuenta de que iba a negarme, y sin cortarse un pelo me soltó: Te conviene, solo quiero hablarte de Luis; Luis era mi vecino de puerta, con el cual solía salir y mantener relaciones sexuales; quedé pensando, y mientras el ascensor iba subiendo, le dije que bueno. Bien, así me gusta, me dijo. Te espero arriba en los trasteros dentro de 30 minutos, no me falles, te lo digo por tu bien. Bajé en mi piso, dejando que siguiera subiendo mi vecino Tino en el ascensor. Entré en casa y quedé pensando, preocupado por saber que sería lo que querría de mí. Tino no sabía que yo era homosexual, al menos eso pensaba yo, pero el cabrón se había enterado por mi otro vecino, Luis, que fue quien le habló mía, y lo que solíamos hacer los 2. En casa no había nadie a esas horas, por lo que fui al baño, y después de orinar y lavarme, miré el reloj, y a los 25 minutos, volví a salir de casa. Llamé el ascensor y subí al último piso, que era donde estaban los trasteros. Abrí la puerta que da acceso a estos, encaminándome hasta el trastero de mi vecino Tino. No hizo falta que llamara, ya tenía la puerta entornada, por lo que la abrí un poco y lo llamé, ¡Tino! Pasa pasa, se escuchó la voz de Tino. Abrí de todo la puerta para entrar, viendo que ya venía él hacia ella. Me puso la mano sobre el hombro, y mientras me hacía pasar, cerró la puerta. Quedé mirando todo lo que tenía en el trastero, llamándome la atención lo limpio y recogido que lo tenía. No pude fijarme mucho más, porque al momento él se puso a hablarme. Bueno, Dani, te estarás preguntando que es lo que quiero de ti. Supongo que ya te darás cuenta; en esos momentos, yo movía la cabeza diciéndole que no lo sabía; bueno pero seguro que lo sospechas, o al menos deberías intuirlo, dijo mirándome a los ojos. Claro que tenía mis sospechas, pero eso no se lo iba a decir. Pero bueno, voy a ir al grano y no me voy a andar con rodeos, dijo arrimándose a mí. Me puso una mano sobre el hombro, y va y me suelta de sopetón, se lo que haces con Luis, y quiero que lo hagas conmigo. En esos momentos me puse rojo como un tomate maduro, no sabía que hacer o decir, me había quedado mudo. No te pongas colorado, me decía bajando la mano que tenía sobre mi hombro por la espalda, hasta posarla en mi culo. Me gusta el culito que tienes, decía, apretándome con su mano el culo a la vez que lo manoseaba. Di un paso atrás intentando zafarme, tropezando con una silla, quedándome atrapado entre la pared y el vecino que no se despegaba de mí, SIGUIENDO con su mano sobre mi cadera. No te asustes, yo se perfectamente lo que hacéis tu y Luis, y se que te gusta. Así que lo que quiero es que me dejes probar tu culito, quiero follarte este culito tan sexi que tienes. Sino ya sabes… No creo que te guste que se sepa lo que hacéis ambos. Que hijo de puta, el muy cabrón me estaba chantajeando. Sin saber que hacer, quedé parado allí arrinconado entre la pared y mi vecino, que no dejaba de manosearme el culo. Como el muy cabrón, veía que ya me tenía en sus manos, sin dejar de magrearme el culo, llevó la otra mano a mi entrepierna, agarrándome los genitales y la polla que ya se me empezaba a empalmar, sabiendo que no iba a protestarle. No te preocupes, que esto quedará entre nosotros. Además, sé que te gusta y lo estás deseando, mira como estás de empalmado, me decía apretándome la polla y genitales. Tenía razón, me estaba poniendo cachondo, cada vez estaba más caliente y excitado, y el cabrón del viejo, no paraba de magrearme, excitando aún más. Tranquilo tontito, tranquilo, tu solo déjame a mí, que yo se lo que te gusta, y te garantizo que lo vas a disfrutar, me decía magreando el culo con una mano y con la otra frotándome los genitales y polla, sabiendo que ya me tenía en sus manos. Como veía que yo no me movía ni hacía ni decía nada, siguió avanzando en sus intenciones, pegándose a mí, acercó su cara a la mía, intentando llevar su boca a la mía, pero en el momento que iba poner sus labios sobre los míos, giré la cabeza, pegando su boca sobre mi cara. En ese momento sin soltarme el paquete y culo que me seguía magreando, me susurró, no te resistas, que se que lo estás deseando. Ya verás cómo vas a disfrutar, te voy a hacer gemir y gozar como a Luis. ¿No te dijo como lo hago chillar de gusto? No, le contesté moviendo la cabeza. Pues tu tranquilo y no te resistas, ya verás como vas a disfrutar, me susurraba pasando la lengua por mi cara, llegando al cuello, donde empezó a morderme. Ahí ya caí rendido, solté un leve gemido a la vez que me estremecía, empezándome a temblar las piernas de tal manera, que tuve que sujetarme a él. Ves cómo te gusta, me decía intensificando el magreo y los mordiscos en mi cuello. El muy cabrón había dado con mi punto más débil y sensible, dándose cuenta de cómo me estremecía y excitaba aquellos mordiscos, el hijo de puta me estaba haciendo temblar como un flan. Si al final me vas a salir toda una hembrita, y vas a estar deseando que te de por el culo, ¿verdad que sí putita? Yo no decía nada, solo podía abrazarme a él mientras emitía leves gemidos sin dejar de temblarme las piernas. Mi vecino no perdió el tiempo, al ver como me tenía, llevó sus manos a mi cintura, y sin dejar de darme mordiscos en el cuello, empezó a aflojarme el cinturón, mientras me seguía susurrando, querías hacerte el difícil y lo estabas deseando, ¿eh putita? Mira cómo tiemblas y estremeces. Te mueres de ganas porque te dé por el culo, ¿eh maricón? Ya me había aflojado el cinturón, y prácticamente me tenía desabrochado el pantalón, mientras yo seguía aferrado a él, temblando y gimoteando cada vez más fuerte. Así maricón, así, no te resistas y déjate llevar, ya verás como hoy vas a chillar de placer, me seguía susurrando, mientras empezaba a bajarme los pantalones junto al slip. ¡Oh que gusto! Decía acariciando mis genitales y polla, ¡ufff maricón que bueno estás! Estás caliente y salido como una perra en celo, ¡eh maricón! Anda, no pierdas tiempo, ve sacando mi garrote mientras yo te voy desnudando, me decía empezando a desabotonarme la camisa. Anda maricón, ya verás como vamos a disfrutar, decía llevando su boca a la mía y ahora sí, apoderándose de ella. Te resistías y lo estabas deseando ¿eh tontito? Con lo bien que lo vamos a pasar los 2. Dios, yo no daba desabrochado el pantalón a mi vecino, entre los nervios, el tembleque que me estaba haciendo pasar, y ahora su lengua metida en mi boca saboreando toda mi cavidad bucal, no terminaba de desabrocharle el pantalón. Y joder vaya pedazo de lengua que tenía el gachó, si seguía metiéndome la lengua, me iba llegar a la boca del estómago, joder si la polla la tiene como la lengua, me va a reventar el culo, pensaba yo. Con bastante trabajo, por fin pude terminar de desabrocharle el pantalón, excitado por el morreo que mi vecino Tino me estaba dando, mientras iba desabrochando mi camisa. Nervioso y excitado, empecé a meter mis manos por dentro de su pantalón, buscando su polla. Toqué el calzoncillo empezando a palpar, notándole un bulto considerable, el muy cabrón estaba que se salía de empalmado que estaba. Joder vaya bulto que se le notaba al cabrón del viejo, metí la mano por el elástico del calzoncillo, tirando para abajo. Al momento salió la verga quedando sobre mis manos. Dios que sensación tuve en esos momentos, al tener sobre mis manos aquel pedazo de pollón, no podía verle la polla, pero lo que estaba tocando, me estaba dejando impresionado, la notaba gorda y de muy buen tamaño, le debería medir unos 17 o 18 centímetros, y unas bolas enormes, sobre todo comparado con lo que yo tenía. Así maricón, así, pálpala, pálpala bien que ya verás cómo te va a abrir el culo, vas a chillar como el maricón de tu amiguito. Al maricón le encanta que se la meta por el culo, y le de bien fuerte. Estoy seguro de que a ti también te va a gustar, decía sacándome la camisa, quedándome desnudo de cintura para arriba y con el pantalón y slip sobre los tobillos. Y allí estaba yo, desnudo con el pantalón y slip sobre los tobillos, delante de mi vecino Tino, encerrado en su trastero, con su polla en mis manos acariciándosela, a punto de ser ultrajado por él. El muy cabrón, ya había dado caza a otro jovencito al que dar por el culo. Iba meterme su polla por el culo y follarme hasta la extenuación. Tenía que domar aquel potrillo hasta que cayera rendido a sus pies y le obedeciera siendo un buen sumiso. En esos momentos pude verle la polla, quedando con la mirada fija en ella, mientras la acariciaba con mis manos. Joder, vaya pedazo de polla que tenía el cabrón, me había quedado hipnotizado mirándola mientras no dejaba de acariciarla. ¿Te gusta lo que ves? Me decía viendo como me había quedado hipnotizado mirándole la polla. Levanté la cabeza mirándole a los ojos, sin dejar de agarrarle la polla acariciándosela, y sin poder abrir la boca para decir nada. Tranquilo maricón, no te asustes que no muerde, pero eso sí, ya verás cuando te la meta por el culo cómo vas a chillar, notando cómo te abro el culo. Al principio todos os asustáis, pero luego estáis deseando que os la metan por el culo y os hagan gritar mientras os follan dejándoos bien preñados. Anda, agáchate y abre esta boquita que quiero que la pruebes, me decía apoyando sus manos sobre mis hombros, empujándome para que me agachara. Me agaché y abriendo la boca, llevaba aquella polla que, en breve, me iba a dar por el culo, dejándome abierto y bien preñado. Metí la verga de mi vecino en la boca, empezando a chuparle el glande, a la vez que él, acariciaba mi cara mientras me iba diciendo entre suspiros: Así maricón, así, ves como te gusta, ¡ufff que boquita! Así así, abre bien esa boquita, y chúpala toda, chúpala que es toda para ti. Te la vas a comer hasta los cojones, me decía mientras seguía acariciando mi cara. Dios, aquella era demasiada polla para mi boca, era imposible que tragara más de la mitad, por lo que yo solo me limitaba a chuparle el glande, acariciarle los genitales, y cuando la sacaba de la boca, pasarle la lengua por el prepucio. Pero el muy cabrón de mi viejo vecino, no se iba a conformar, el muy cabrón, poniendo sus manos en mi nuca, me ordenaba que abriera bien la boca que me la iba a tragar hasta los mismísimos cojones. Empujando mi cabeza a la vez que impulsaba su pelvis, me hacía tragar su polla hasta chocar sus genitales con mi cara, golpeando mi barbilla igual que golpea el badajo la campana. Así maricón, así, abre bien esa boca y traga hijo de puta, me decía. ¿Te gusta la polla eh? Pues toma polla maricón. Dios, los ojos no paraban de llorarme, la saliva y bilis salían por la comisura de mis labios y nariz. El depravado de mi vecino metía su verga en mi boca con tanta furia y fuerza, que me llegaba hasta las amígdalas, haciéndome abrir en vómitos. Después de un buen rato donde me estuvo follando literalmente la boca, me ordenó poner de pie y que me sacara los zapatos y me quitara toda la ropa. Quítate todo y quédate totalmente desnudo, te quiero en pelotas, decía desnudándose él también. Le obedecí quedándome como me había ordenado, totalmente desnudo, incluso los calcetines me había quitado. Esperaba allí de pie, desnudo, empalmado como un burro, rascándome con la mano la pierna mirando como se iba despelotando él. Dios, miraba como le colgaba la polla y pelotas, mientras se desnudaba, sintiendo un escalofrío recorrer mi cuerpo. Sabía que aquello que le colgaba, me la iba meter por el culo. Aquello me daba algo de temor, pero me excitaba y calentaba a la vez. Una vez terminó de desnudarse, sentado en la silla, me ordenó que me acercara. Ven para aquí, que quiero ver ese agujerito que tienes. Me puse enfrente de él, agarrándome mi viejo vecino por la muñeca, ordenándome que abriera las piernas mientras colocaba mi mano sobre su hombro. Ven para aquí, mariconcito, y abre bien las piernas. Así, así, pon las manos sobre mis hombros, y acércate me decía quedándome a horcajadas sobre él. Tenía sus piernas en medio de las mías, haciendo que me quedara totalmente abierto de piernas delante de sus narices. Empezó a acariciar mis genitales y agarrar mi polla descapullándola, mientras la iba acariciando y mirándome a los ojos. Te gusta ¿eh maricón? Mira como estás de empalmado, me decía manoseando la polla y genitales. Y estos pezoncitos, mira que duritos y excitados los tienes, decía llevando su boca a ellos lamiéndolos y mordisqueándolos. Después de manosear mis genitales y descapullar mi polla manoseándola, llevó sus manos a mis cachetes, empezando a acariciar y apretar los glúteos, mientras susurraba lo bonito y sexi que era mi culito, ¡ufff maricón! Que culito más bonito y sexi tienes, cada vez que te veo en la calle y veo como mueves el culito al caminar, me vuelves loco, ¡ufff que ganas tenía de tenerte así delante mía! Me decía acariciando y manoseando los cachetes de mis nalgas. Vamos a ver este agujerito, decía llevando su mano a mi culo. Empezó a pasar sus dedos por la raja de mi culo, tanteando mi orificio con sus dedos. Presionó con uno de sus dedos el agujero de mi ano, haciendo que este entrara un poco, haciéndome estremecer a la vez que soltaba un quejido, ¡ahhh! Exclamé al notar como su dedo abría mi culo dándome un pinchazo al abrirse mi esfínter introduciéndose una parte de su dedo. Bueno maricón, bueno, tranquilo que no pasa nada. Estás bien cerradito, vamos a tener que lubricarte y dilatar un poco este agujerito, decía llevando su mano a la boca impregnando de saliva sus dedos. Volvió a llevar su mano a mi culo, y luego de untarme con su saliva varias veces, volvió a presionar con un dedo introduciéndolo de nuevo en mi culo. ¡Ahhh! Volví a quejarme, al notar entrar su dedo. Esta vez lo metió por completo, empezando a girarlo dentro de mí. Sacaba y metía el dedo e iba presionando las paredes de mi ano, haciendo que mi esfínter se fuese dilatando. Cuando ya entraba y salía su dedo con facilidad, incorporó otro dedo al proceso de dilatación, haciendo que volviera a quejarme, ¡aaahhh ahhh! Exclamé notando como se abría más mi ano, introduciéndose un segundo dedo. Tranquilo maricón tranquilo, relájate y deja que te vaya dilatando, ya verás como después te va a gustar cuando te meta la polla por el culo. Vas a chillar de gusto, vas a chillar como tu amiguito, Luis. El maricón chilla, pero luego se retuerce de gusto. Lo mismo que vas a hacer tú, cuando tengas mi polla dentro de tu culo. Después de abrirme bien el culo con sus 2 dedos, me ordenó que sujetara su verga con mi mano, la colocase en la entrada a mi ano y me fuese agachando mientras se iba introduciendo su polla en mi culo. Pasando mi mano por detrás de mi espalda, agarré su polla con mi mano y colocando la cabeza en la entrada a mi ano, me fui sentando sobre sus piernas, mientras aguantaba su polla con mi mano. Noté como mi esfínter se iba abriendo, y aquella polla se iba introduciendo en mí. Dios, iba agachándome despacito, notando como aquel monstruo se iba introduciendo, abriendo mi culo en canal. Gritaba cada vez que su polla se introducía un poco más, ¡ohhh! ¡ohhh! Me quejaba cada vez que su polla se introducía, abriéndome el esfínter, dilatándose cada vez más. Así maricón, así, iba animándome el viejo mientras su polla iba invadiendo mi cuerpo profanándolo. Cuando ya casi había entrado el glande, el viejo vecino, sujetándome por las caderas, impulsó su pelvis a la vez que empujaba con sus manos mi cuerpo hacia abajo, haciéndome soltar un alarido, al notar como su verga se introducía casi por completo dentro de mi culo. ¡Ohhh ooohhh ohhh! Exclamé en un grito de desesperación, al notar entrar aquel garrote que me introducía en el culo. Dios, que dolor me había causado, me había quedado rígido y paralizado. Intenté levantarme, pero el muy cabrón no me dejaba, me tenía sujeto por la cintura con sus manos, y ahora llevaba su cabeza, apoyándola en mi hombro, tratando de inmovilizarme. Tranquilo mariconcito, tranquilo. Ya ya, ya pasa, relájate que ya va a pasar, me decía al oído mientras me iba dando mordiscos en el cuello. No puedo, no puedo, lloraba yo suplicando que me dejara levantar. Me está haciendo mucho daño, le dije. Aquella era demasiada verga para mi estrecho culo, y el muy cabrón no me había dilatado suficientemente. Como veía que no daba soportado la polla en el culo, dejó que me levantara, y ordenándome esperar, se levantó de la silla, fue hacia el armario que tenía contra la pared, descorrió la puerta de este, dejándome alucinado viendo lo que allí se veía. Tiró una colchoneta de espuma al suelo, pudiendo ver que ancladas a la pared había unas correas a media altura, y más abajo, había otras correas algo más cortas. También se podía ver toda clase de juguetes sexuales, llamándome la atención la colección de consoladores que allí tenía. Joder, había un consolador, que era enorme, era monstruoso. Debería ser ancho como mi muñeca, y joder que grande era, si aquello te lo meten por el culo, te dejan empalado como si fueras un pincho moruno. Me ordenó tumbar sobre la colchoneta, quedando boca arriba. Estaba algo nervioso, ya que no sabía que es lo que iba hacerme. Vi que cogía un tuvo de crema lubricante, y como tanteaba los consoladores cogiendo 2 de ellos. Se puso de rodillas junto a mí, y después de colocarse a horcajadas sobre mi pecho, me ordenó que estirara los brazos, empezando a sujetármelos con las correas que estaban ancladas en la parte de abajo de la pared. Yo como un idiota, no dije nada, dejando que me inmovilizara sujetándome los brazos a aquellas correas. Una vez me tuvo sujeto los brazos a aquellas correas, echó mano a las que estaban ancladas más arriba y que eran mucho más largas, empezando a sujetarme las piernas con aquellas correas. Me sujetó amarrándome por los tobillos, de tal forma que, al ir regulando la correa, hacía que las piernas se me fuesen levantando, quedando totalmente levantadas y abierto de piernas. De esa manera, mi culito quedaba totalmente expuesto y preparado para ser sodomizado. Una vez me tuvo bien amarrado, me dijo: Así maricón, así no te me vas a mover, y ahora vamos a lubricar y dilatar bien este culito, ya veras como ahora tu culo va a tragarse mi polla, y estoy seguro de que mi consolador favorito, también lo vas a soportar. Joder, estaba empezando a sudar de pánico, no se atrevería a meterme aquel consolador enorme, por el culo. Estaba tumbado y amarrado como si fuese un pollo asado, y sin poder moverme, y lo que era peor, en manos de un viejo depravado que iba hacerme de todo. Empezó a acariciarme los genitales y menear la polla para que fuese animándome, mientras iba hablando para que me fuese tranquilizando, ya que había visto la cara de pánico que se me había puesto. Tranquilo mariconcito, tranquilo. Estate tranquilo que no te voy a hacer daño, no quiero hacerte sufrir, solo quiero hacerte disfrutar y que goces mientras te doy por el culo. Empezó a morderme los músculos internos de las piernas, haciendo que diera varios gemidos al notar como mordisqueaba mis músculos que están pegados a las ingles. Luego siguió mordisqueándome el escroto y perineo, haciéndome soltar más gemidos, para por último llevar su lengua a mi ojete, haciéndome retorcer de gusto. ¡Ohhh! ¡ohhh! ¡ooohhh ohhh! Gritaba gimoteando por el gusto que me estaba dando el muy cabrón del viejo. Dios que pedazo de lengua tenía, con sus manos abría mi ojete, metiendo la punta de la lengua en él. Te gusta ¿eh? Mira como chillas y gimes como una perrita en celo, ¿eh? Pedazo de maricón. Metía su lengua en mi culo, mientras jugaba con sus dedos abriendo mi esfínter, y una vez lo tenía abierto, introducía su lengua, llegándome tan adentro, que me hacía retorcer de gusto y gemir como una puta. Ahora vamos a introducirte un consolador, así dilataremos más este culito de puta que tienes, es como un chochito virgen. Cogió el consolador, y luego de untarlo con el lubricante que tenía, empezó a introducirme aquel consolador por el culo, haciéndome soltar más gemidos, ¡ohhh! ¡ooohhh ooohhh! Gemía notando como me abría el culo y me follaba metiendo y sacando el consolador de mi culo, haciendo que mi ano y esfínter se fuesen dilatando y me abrieran bien el culo. Después de probar los 2 consoladores que había cogido, pegándose a mí, llevó su verga a la entrada de mi ano, empezando a introducir su falo en él. Dios, ahora si que me había tragado su verga de una sola estocada y sin sentir dolor alguno. Ahora me había lubricado y dilatado perfectamente, y su polla me entraba sin ningún problema. Así maricón, así, ¡oh que calentito estás! ¡oh que bien se siente! Ay que gusto, ay que gusto, gritaba metiendo y sacando su verga de mi culo. Notaba como entraba su polla golpeando sus pelotas la entrada de mi ano, sonando con cada golpeteo, el chof, chof chof chof, de su polla entrando en mi culo y como su voluminosa barriga, frotaba mis genitales, cada vez que me culeaba. Mi cara era todo un poema, me estaba derritiendo de gusto, la pobre de mí polla no paraba de gotear semen, con la fricción que su panza le daba a mis pelotas y polla, no tardaría en correrme. Y así fue, antes de que me preñara de semen, mi polla estalló empezando a derramar todo el esperma por mi abdomen y pecho. ¡ohhh me corro! Me corro, me corro, ¡ooohhh! Gritaba eyaculando sobre mi abdomen y pecho, mientras mi viejo vecino me seguía dando por el culo, allí tumbado y amarrado por las correas que me mantenían sujeto. Así mariconcito, así, córrete. Mira que orgasmo has tenido, pedazo de maricón, vaya corrida que te has largado, decía sin dejar de taladrarme el culo con su polla. El hijo de puta del viejo tenía un aguante descomunal, mi culito ya estaba que echaba humo, y él seguía dándome por el culo sin piedad alguna. Después de un buen rato de haberme corrido yo, empezaba el viejo a apurar sus envestidas, notando que su corrida era eminente, y dando unas fuertes envestidas, empezó a gritar que se corría. Ya maricón ya, ya me corro, ya me corro, gritaba empezando a soltar varios trallazos de leche regando mis entrañas. ¡Ohhh que gusto! ¡ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! gritaba dejándome preñado el culo con su semen. Dios, los 2 estábamos sudando, pero al cabrón del viejo, la polla no se le bajaba, la seguía teniendo dura y metida en mi culo. Echado como estaba sobre mí, empezó a morderme los pezones sin sacarme la polla del culo, luego fue subiendo a mi cuello, a la vez que me susurraba, tranquilo maricón, tranquilo que esto es solo el comienzo, decía mordiéndome el cuello haciéndome estremecer. Aun vamos a seguir dándote por el culo, esto es solo el aperitivo, me decía el hijo de puta de mi viejo vecino. Continuará… Podéis escribirme a: [email protected] O podéis buscarme en Twitter por: @danisampedro91

Autor: DANISAMPEDRO91 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Sexo con mi vecinito de al lado

2022-08-07


Este es mi primer relato… Espero que les guste. Hoy les voy a contar una de las experiencias que tuve recientemente con mi vecinito de al lado. Para comenzar mi nombre es Alex tengo 19 años y soy versátil y lo que voy a contar sucedio con mi vecinito Daniel de 16 años. Eran alrededor de las 8:00 pm de la noche y yo estába sentado en el patio de la casa viendo una serie en mi celular para calmar un poco el aburrimiento que tenía, pero en el fondo sabía que lo me quitaría el aburrimiento sería probar el pene de mi vecinito otra vez. Después de un rato por obra de la casualidad venía llegando el de hacer un pedido que le habían encargado y para mí suerte poco antes de que llegará sus papás habían salido y estaba completamente solo lo cual hacia el momento perfecto para estar con el. Después de que llegó me hizo señas para que me acercara y me preguntó: Daniel: Oye no sabes dónde estan mis papás? Y lo respondí. Yo : Ah sí acaban de salir pero no se a donde iban. Daniel: Ok muchas gracias de seguro volverán tarde como siempre. En ese momento el me mira con una sonrisa pícara y me dice: Daniel: Oye aprovechando que estoy solo te gustaría que nos divertamos como la última vez. Mientras me lo decía con una mano se acariciaba el pene lo que me calentaba mucho más. Yo sin dejar de mirar cómo se acariciaba le contesté: Yo: Obvio que sí vamos a darle, mientras te preparas voy a chequear que no venga nadie. 5 minutos después me dirigí al pequeño corredor que está entre nuestras casas el cual lo divide una cerca no muy alta y ahí estaba el esperándome pues ya había saltado la cerca y pasado para el lado de mi casa. Aunque corríamos el riesgo de que nos vieran no nos importaba solo nos calentaba más. Ahí estaba el esperandome con su shorts abajo y su pene afuera listo para chuparlo y sin perder más tiempo me arrodille y comencé a chupárselo, empece por las bolas las tenía bien ricas y peluditas como disfrutaba teniendolas en mi boca, luego de eso empezó a sacudir su pene en mi cara y poco después me lo metí en la boca, en ese momento hizo algo que no esperaba agarro mi cabeza con sus manos y empezó a meterme su pene bien dentro de mí boca, prácticamente me está cogiendo por la boca y a mi encantaba que lo hiciera. Mientras lo hacía aprovechaba para apretar sus nalgas, claro que no le gustaba que se las toque pero no perdí la oportunidad y lo hice. Después de chupárselo por rato me levanté y di media vuelta y baje mis shorts completamente mostrándole mi culito ya que estába ansioso por tener su pene dentro de mí. En es momento el se acercó a mí y agarre su pene con mis manos y empecé a frotarlo entre mis nalgas poco después sin mucho esfuerzo entró todo su pene dentro de mi culito de un solo golpe aunque me dolió un poquito pero las gans de tenerlo dentro de mí era tan grande que ese dolor se convirtió en placer. Empezó a meterlo y sacarlo lentamente al principio, pero luego poco a poco fue aumentando la velocidad y la sensacion era espectacular gozaba teniéndolo dentro de mí y disfrutaba mucho de esas nalgadas que me dé daba en pleno auge de nuestra excitación, podía sentir su respiración en mi cuello de loxcitado que estaba cosa que me calentana aún más, después de un rato de meterlo y sacarlo pude disfrutar de cómo acaba dentro de mí culito dejándolo lleno de su rica leche y casi al instante acabé yo también soltando los chorros de leche que no había sacado hace días. Duramos un rato ahí descansando, nos vestimos, nos despedimos y después cada quien por su lado. Fin del relato espero que les haya gustado.

Autor: DIXON Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

De Juan a Nita

2022-08-07


Solo con Pedro en una isla durante unos días hasta que nos rescataron, no pude evitar convertirme en la parte femenina de la pareja. Es difícil aceptar que el odio que sentías por una persona ha desaparecido. Que no lo encuentras por ningún sitio, aunque te jurabas que no lo olvidarías y que tarde o temprano conseguirías vengarte alimentado por ese odio que mascabas cada noche. Incluso cada hora del día en el que tenías que verle la cara. Lo había alimentado durante los dos meses últimos. Cada vez que le sentía cerca, cada vez que le oía hablar, cada vez que sentía su aliento, mascaba mi odio pensando en que lo hacía más grande. Y, de repente, me faltaba, no lo encontraba por ningún sitio, como si de tanto masticarlo se hubiera ido deshaciendo y me lo hubiera tragado sin darme cuenta. Y ahora sentía un vacío donde antes estaba ese odio. Y no sabía cómo rellenarlo. Todo había empezado tres meses atrás, cuando me encontré enrolado en un barco de pesca al despertar de una monumental borrachera el día de mi cumpleaños. Era toda una señal: había cogido una merluza y ahora estaba en un barco que iba a pescar merluzas. La tripulación se completaba con otras trece personas. La mayoría eran expertos y ya habían estado en otros viajes anteriores. Se conocían bien y formaban pequeños grupos para los momentos de ocio y descanso. Solo otro tripulante era nuevo como yo. Se trataba de un jovencito casi imberbe que tenía por misión ayudar en las faenas de la cocina y de la limpieza general. A mí me habían encargado ayudar a un grupo de tres marineros recios, maduros y poderosos que me acogieron con buena disposición y fueron enseñándome todo lo que tenía que saber en los tres primeros días que utilizamos para viajar por el mar sin más tarea que la de mantener todo dispuesto e ir acercándonos al destino. Además, me iban dando pinceladas de los demás. Con ese ten cuidado. Es un buen hombre… hasta que se enfada. Tiene un genio tremendo y como se le cruce el cable es capaz de cortarte la cabeza como si fueras un bonito que tiene que cocinar. Aquél es bastante solitario. Tiene una mujer enferma y solo embarca para conseguir el dinero que le permita pagar el tratamiento. Pero no se junta con nadie. Si llegamos a un puerto, es el que se queda en el barco: no gasta los ahorros y le pagan un plus por permanecer vigilando. Ese es el protegido del capitán, Pedro. Creo que le salvó la vida en un naufragio. Vive como si fuera el dueño del barco. En cada viaje se busca un novato que le sirva de compañía. Ya me entiendes. En este viaje lo tendrás claro, ¿no? El niño de la cocina ya duerme con él por las noches y eso que llevamos solamente tres días. El negro es la persona más divertida que puedas encontrar. Ya le irás conociendo. Siempre está contento. Empezamos a faenar al quinto día. El trabajo era duro, pero una semana después mi cuerpo se había acostumbrado y aunque seguía buscando las horas de descanso para reponerme con más ansia que los demás, durante la faena respondía bien y mis compañeros me animaban, ya informados de que estaba allí “por error”. Vamos, dale. Por lo menos que tu cogorza te sirva para ponerte en forma… Faenamos durante tres semanas. La pesca se daba bien y cada vez me encontraba más cómodo con mis compañeros. Al final, no era mucho peor que trabajar en la obra de donde venía. No había más entretenimiento que el meterse con el ayudante de cocina, Luis de nombre, al que habían empezado a llamar Luisito cuando estaba presente y Sita cuando no lo estaba, haciendo hincapié en su relación con Pedro, cada vez más abierta y evidente porque Pedro ejercía sin importarle mucho los comentarios que pudiera levantar. Pero una noche, en medio de una pequeña tormenta, un ruido nos sobresaltó. Salimos todos a cubierta. La mayoría íbamos solamente con un slip, pero nadie se había entretenido en ponerse un pantalón o un mono. Los gritos preguntando qué es lo que había pasado iban rebotando de un lado a otro. Poco a poco, una respuesta se fue adueñando. Nos han debido dar un golpe. Hay una brecha en estribor. Tenemos que ver si podemos repararlo para ir a un puerto. Ya hemos mandado una alerta. Rápidamente el capitán organizó tres grupos. Uno, con él a la cabeza, se desplazó para ver la importancia de la grieta, otro, en el que me encontraba junto con el cocinero, su ayudante y el protegido del capitán, nos encargamos de ir preparando los botes salvavidas y el tercero se quedó encargado de seguir emitiendo llamadas de auxilio, intentar controlar el barco y buscar el lugar más cercano al que pudiéramos ir. Todo se convirtió en un maldito desastre, en una locura que terminó, sin saber muy bien cómo ni por qué, en verme en una balsa de salvamento con Pedro, que miraba desesperadamente hacia todos los lados. El barco había perdido un gran trozo y el resto que teníamos a nuestro lado había bajado hasta permitir que las olas pasasen por encima sin dificultad. Rema, rema, como si nos persiguiera el diablo… Mientras, él se apresuraba en cortar la cuerda que nos unía al barco y ajustaba el ancla de capa y después se ponía a remar conmigo. Vimos cómo las olas se llevaban lo que quedaba del barco. La balsa siguió bamboleándose al ritmo del agua. Sentí un mareo enorme y Pedro me dijo que me tomase una pastilla antimareo. La encontré y me la tomé. Pero el mareo no se pasaba. Lo que sí pasó fue la noche. El amanecer nos mostró un mar ahora más en calma. Ni un solo rastro de nada. Solo agua por todas partes. Estuvimos dos días en la balsa. La mayor parte del día la pasábamos tumbados bajo la lona que nos protegía del sol, dormitando, bebiendo y comiendo de forma racionada (las normas las había puesto Pedro y yo no se las había discutido). Una mañana despertamos descansando sobre la arena de una playa. Pedro, una vez más, cogió el mando, me envió a revisar una parte de la playa mientras él se dedicaba a la otra parte. Lo primero es asegurarnos agua y comida. Luego ya podremos investigar a ver si encontramos gente. Que Pedro tenía muy claro cómo sobrevivir estaba claro. Nos hicimos con unos cuantos cocos, encontramos un pequeño río que nos facilitaba el agua, hizo una especie de red para pescar en el río (habíamos visto peces) e indicó que seguiríamos durmiendo en la balsa, separada del agua pero manteniéndola sobre la arena para que pudiera ser vista. Si buscan, buscarán una balsa de salvamento y su color la hace destacar sobre la arena. Además, es más cómoda que la arena. Durante cuatro días estuve dando gracias por haberme dejado con Pedro. Pedro parecía andar todo el día con una especie de euforia a la que yo no sabía encontrar explicación. Nos hemos salvado. Solo nos queda esperar a que encuentren la balsa. Ahora somos náufragos en una isla. Robinsones. Somos libres como los pájaros. Podemos i r desnudos porque en nuestra isla no hay por qué ir vestidos. Íbamos de un lado a otro desnudos y aunque por la noche refrescaba, desnudos dormíamos. Nos levantábamos, nos lavábamos en el mar, cogíamos la red, íbamos al río, Pedro saltaba al otro lado y hacíamos unos cuantos metros arrastrando la red río arriba. De cada tres intentos, en uno de ellos conseguíamos algún pez. Si teníamos suerte, dos o tres de una tacada. Desde el primer momento noté algo en la desnudez de Pedro que me producía cierta inquietud. Tenía un pene de esos que se dibujan perfectos, largo incluso en estado flácido. Se levantaba empalmado y realmente la impresión de poderío que emanaba era tremenda. Se lavaba en el mar haciendo ostentación de su falo palpitante, casi mostrándolo al mundo. El andar desnudo parecía en él algo tan natural, su sexo bamboleándose de un muslo al otro, que me generaba una especie de envidia, porque yo seguía sintiéndome raro andando desnudo por la isla, tal vez porque mi dotación, sin ser pequeña, era de las que esconde casi todo su largo dentro de mi cuerpo. Siempre había envidiado a los que, como Pedro y los negros que había visto en innumerables documentales, conservaban claramente sus atributos en forma. Luego, las cosas cambiaron. Me desperté pensando que estaba teniendo una pesadilla. Apenas podía respirar y sentía un peso sobre mi espalda. Intentaba ponerme bocaarriba pero no podía moverme. Tardé en darme cuenta de que lo que me sujetaba era el brazo poderoso de Pedro que me sujetaba el cuello por detrás y que el peso que sentía era su cuerpo sobre el mío, aplastándome contra el suelo de la balsa. Intenté reaccionar, pero era imposible. Su presa era perfecta. Te tengo. Será mejor que dejes de pelear. Cuanto más pelees, más daño te voy a hacer. Porque tú no te escapas. ¿Pero qué quieres, te has vuelto loco? Tú déjame hacer… Empezó a mover su cuerpo. Supe lo que quería rápidamente y mi cuerpo se volvió a agitar buscando liberarse. No pude. Lo único que conseguí fue sentir un fuerte dolor en mi ano, donde Pedro intentaba entrar. O te relajas o te voy a reventar el culo. Tú verás. No había más alternativa. Intenté relajarme, pero no lo conseguí. El dolor se unía a la sensación de absoluta impotencia que me embargaba. Y a la sensación de vergüenza que sentí cuando noté su descarga en mi interior después de su bombeo rítmico sobre mi cuerpo. Luego, de golpe, se incorporó y salió de la balsa metiéndose al mar para bañarse. Busqué a mi alrededor algo con el que poder matarle. Juro que tenía la firma intención de matarle. No encontré nada. El cuchillo, la pistola de bengalas… todo debía estar escondido en alguna parte, porque en la balsa no había nada. Salí de la balsa y me metí al mar. El agua salada me hizo daño en mis heridas, produciéndome una quemazón que pude aguantar a duras penas. Cuando salí, Pedro estaba de pie junto a la balsa. Ver su cuerpo desnudo, con su sexo penduleando entre sus muslos me produjo una arcada que tuve que reprimir. Se dirigió a mí como si la última hora no hubiera existido. Venga, holgazán. Si quieres comer, tendrás que ayudarme. Acepté que no había más remedio. Yo solo no podría sobrevivir. Fuimos al río. Mientras andábamos río arriba no pude evitar ver cómo su cuerpo musculoso y sin grasa se movía con gracia a pesar de que íbamos descalzos. A mí me costaba un poco más. Pero lo que atraía mi mirada una y otra vez era su sexo: relajado, seguía pendiendo largo y se podría decir que perfecto según los cánones de todos los dibujos que mostraban cómo era un pene. Recogí una piedra con varias aristas que vi en la orilla del río. Ya tenía un arma. Si le pillaba dormido… Con cada paso, con cada mirada a ese sexo que me había penetrado, mi odio crecía. Lo fui masticando hora a hora. Aquella noche no dormí en la balsa. Me fui al fondo de la playa, mi espalda apoyada contra un árbol, pasé la noche traspuesto, sin llegar a dormir, sentado mientras imaginaba una y mil formas de partirle la cabeza con mi piedra, que tenía al lado por si intentaba volver a atacarme. Tiritando de frío. Al día siguiente el culo me dolía menos, pero mi odio al ver a Pedro como si nada seguía creciendo. La segunda noche tampoco dormí. Pasé el día medio atontado por el sueño, con un cansancio que parecía ponerme pesos en los pies. Y por la noche caí rendido. Te pillé… Otra vez su brazo en mi cuello. No podía ser que me hubiera vuelto a sorprender. El sol resplandecía ya en la playa. Me había dormido profundamente. Mi mano buscó la piedra. La encontró y la asió con fuerza. Pero era imposible utilizarla en esa posición. El cuerpo de Pedro estaba quieto, simplemente sujetándome. Relájate, joder. No quiero hacerte daño. Me quedé quieto. Su mano libre bajó por mi brazo hasta mi mano y suavemente fue liberando la piedra de mis dedos hasta que quedó en la arena. Pedro empezó a buscar mi entrada. Le sentía resbalar sobre mi piel buscando la posición perfecta. Empezó a entrar. Esta vez no dolía tanto. La falta de resistencia, como me seguía diciendo al oído, facilitaba las cosas. ¿Ves? Ya está. Sigue quietecito y no te haré daño. Seguí quieto mientras él iba bombeando su cuerpo, cada vez más rápido, hasta descargar en mi interior. Era verdad que no había tanto dolor. Pero la sensación de impotencia era la misma. Y la sensación de vergüenza era la misma. Sentí como se ponía de pié y le vi alejarse hacia la playa. Es un poco tarde. Tenemos que ir a pescar ya mismo. Yo también me lavé en el mar. Al salir y ver su mirada en mi cuerpo, la sensación de vergüenza se acrecentó y noté cómo mi cuerpo intentaba reducirse sobre sí mismo. Volvimos a pescar. Ese día la pesca fue buena y no tardamos en estar de nuevo en la playa preparando el pescado. Hacíamos una sola comida al día, ya tirando al atardecer. Por la mañana solo comíamos algo de coco o alguna galleta de las que nos quedaban. Cenamos cada uno a un lado del fuego. Cuando terminé, me preparé para irme a mi árbol. No seas tonto, hombre. ¿Vas a dormir otra vez allí, con lo cómoda que es la balsa? Cuando te quiera coger, te voy a coger. Lo sabes. ¿Por qué no lo aceptas y te quedas a dormir conmigo? Has visto que hoy casi no te he hecho daño. Si colaboras un poco, no habrá nada de dolor. Respondí con rabia. No soy tu puta. Y no quiero que lo seas. Mejor una amiga con derecho a roce. ¿Qué te parece? No tienes muchas más opciones. Empecé a alejarme. Pedro insistía. Tenemos que estar juntos para sobrevivir. Y yo necesito un poco de sexo. ¿No te parece que no es tanto? Vamos a tener que estar jugando a que no te duermas y cuando te duermas, pillarte. Lo vamos a repetir. ¿Por qué no lo aceptas? Seguía rumiando mi odio sentado en el árbol. Hoy la noche era un poco más fría y hacía algo de humedad. Tenía que haber cogido una manta de la balsa. Era noche cerrada y mis dientes empezaron a castañetear. Tenía frío. Me acerqué a la balsa con mucho cuidado. Oía los ronquidos de Pedro, suaves y rítmicos. Las dos mantas estaban extendidas en el suelo de la balsa y el cuerpo de Pedro estaba sobre ellas. Estuve contemplándole durante mucho tiempo. Me sentía cansado y frío. Una vez más volví a dar vueltas a las palabras que me había dicho. Me rendí. Me tumbé a su lado. Allí no hacía frío. Su mano se apoyó en mi cadera y me instó a acercarme a su cuerpo. Sentí un asco inmenso por mí, por aceptarle, por arrimarme a su cuerpo hasta estar piel con piel, por dejarme abrazar, por aceptar la indicación de su mano para que me diera la vuelta y ofrecerle mi espalda, por dejarme apretar por su cuerpo, cálido y fuerte. Me dormí. Solo debía haber sido un rato. Ahora, de nuevo despierto, volvía a sentir todo su cuerpo contra mi espalda. Su brazo me rodeaba. Sentía su respiración en mi nuca. Dejé pasar el tiempo. El sol empezó a llenar de claridad la balsa. Sentí su mano resbalar por mi piel hasta llegar a mi ombligo. Allí se sujetó para hacer palanca con su cuerpo e irse colocando. Me dejé resbalar para quedarme boca abajo. Era mi aceptación de sus condiciones, la aceptación de su derecho a roce. Me ofrecía, rendido, vencido. El día fue normal. Me seguía sintiendo avergonzado e impotente, asqueado por mi falta de fuerza para resistirme. Pero para Pedro aquello parecía normal. Por la noche, sin más, me dijo. Ven Nita, vamos a la cama. Lo entendí a la primera. Le había visto llamar Sita a Luis, con el femenino de Luisito. Ahora me lo aplicaba a mí. Nita, del femenino de Juanito. Marcando claramente que a partir de ese momento yo era su “mujer”. Le seguí. Me poseyó con mucha tranquilidad, alargando la sesión, poniendo de manifiesto su dominio. Luego dormimos, él abrazándome por detrás, posesivo. Luego, con las primeras claridades de la mañana, repitió. Pasaron cuatro días más. Todos con la misma rutina. Pedro era una máquina de follar. Por la noche y luego por la mañana. Ya no me dolía nada. Había aprendido a aceptarle. Esa mañana, mientras pescábamos, mi vista volvió a fijarse en su cuerpo y, sobre todo, en su sexo flácido balanceándose de un muslo a otro. Pensé que era una estatua griega. Recordé cómo se la había visto por la mañana, cuando se levantaba erecto y caminaba hacia el agua haciendo ostentación de su poder. Casi sin darme cuenta, imaginé cómo lo tendría cuando nombeaba sobre mí. No puede evitar la excitación. Intenté ocultarla volviéndome un poco hacia el otro lado. Pero Pedro se había dado cuenta. Volvió a saltar el río para ponerse a mi lado. ¡Estás excitado! ¿En qué pensabas? Sentí un calor adicional en mis mejillas. La mano de Pedro cogió la mía y la posó sobre su polla. Te has excitado con esta, ¿verdad? El contacto en mi mano hizo que mi excitación creciera aún más, ya totalmente incontrolada. Y el notar su carne endureciéndose hizo que aumentase también el calor en mis mejillas. Habrá que darle gusto a esa excitación. Me sorprendí riendo tontamente mientras me apretaba contra su cuerpo. Mi excitación había crecido aún más al ver su polla enhiesta, esperando su momento. Y como una putilla, me di la vuelta para ofrecerme, porque estaba ansioso de sentirle dentro de mi cuerpo. Oía mis gemidos y no los reconocía como míos. Pero los sentía salir de mi garganta. Y finalmente los gemidos se fueron convirtiendo en gritos de placer mientras me deshacía en un orgasmo tremendo. Estuvimos aún un buen rato apretados uno contra otro. Dejando que nuestros cuerpos se meciesen para volver a sentir la piel del otro. Parecía que nos costó un esfuerzo el separarnos. Mi mano resbaló por su pene, de nuevo desfallecido. Seguía caliente y mojado. Su mano resbaló por el mío, comprobando que se había dado por satisfecho. Le miré a los ojos. Y noté que me faltaba algo. Que mi odio había desaparecido y ahora no sabía cómo rellenar ese hueco. ¿Te ha gustado, Nita? Sonreí de nuevo de forma bobalicona. ¿Para qué contestar? El charco de semen que había formado entre las piedras era suficiente respuesta. Esa noche fue ya muy distinta. Ya no era un entregarse boca abajo dejándome hacer, sino que probamos todas las posturas que se nos ocurrieron. Me pidió que me sentase sobre él y le cabalgase y me volvió loco el sentirle más adentro que nunca, emborrachándome de placer. En pleno éxtasis, empujó mi cabeza hacia la suya. Supe lo que quería y le entregué mi boca dejando que me la comiera mientras seguía cabalgándole. La siguiente semana fue, seguramente, la más feliz de mi vida. Perdidos todos los complejos, eliminada la vergüenza y la sensación de impotencia, disfruté completamente de un sexo nuevo con Pedro hasta perder la cabeza y gritarle que le quería, que me hiciese suya. Sí, que me hiciese suya. Ahora ya no era Juan de día y Nita de noche. Era siempre Nita. Y me gustaba. Nos rescataron por sorpresa. Como casi todos los días, al empezar a clarear Pedro me buscó y yo me dejé encontrar. Estábamos en plena acción cuando de repente la lona se desplazó y dos hombres nos miraron sorprendidos. Por fin os encontramos… Estaba sobre Pedro, cabalgándole, mi boca aplastada contra la suya. Alcé el pecho para mirarles y les sonreí de nuevo bobaliconamente mientras no dejaba de gemir, cabalgando aquella polla dura. Me volví a inclinar sobre su boca obviando a los rescatadores, disfrutando de mi último polvo en la isla, sin preocuparme de si seguían allí o se habían ido. Si querían mirar, que disfrutasen…

Autor: ELALCALDE Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El profesor I

2022-08-07


Mario Ortiz es un profesor que guarda muchos morbos, los cuales, hace realidad con uno de sus mejores alumnos. Cuando dio la una y media de la tarde, el timbre de la escuela se hizo escuchar, por lo que, Mario Ortiz, profesor de secundaria y de la materia de Historia les dijo a su grupo la obvia noticia; ya todos podían retirarse a sus casas y que no se olvidaran de hacer su tarea, siendo la respuesta afirmativa de algunos estudiantes, ya que la mayoría sentía la necesidad de irse del salón hasta que el salón de clases quedo en total vació, siendo Mario el único que faltaba por retirarse Mario era un joven maestro de treinta y cinco años, podría tratarse de un simple maestro, pero lo que hacía que destacara era su impresionante físico, era un hombre alto, por sus brazos y glúteos se daba a entender que hacía ejercicio con bastante regularidad, se vestía casi de traje casi ajustados, lo que provocaba que sus bíceps y glúteos se notaran aún más, sin que nadie lo viera, tenía el pecho decorado con algunos tatuajes y su pelo y ojos eran de color oscuro Cuando Mario estaba terminando de guardar sus cosas en su mochila, se escucho como su celular vibraba, indicando que le había llegado un mensaje, por lo que encendió su celular y vio que se trataba del mensaje que ya esperaba recibir «estoy en el mismo lugar papi. Te espero aquí» El mensaje venía con una selfie de un jovencito con el uniforme de la escuela y mostrando una sonrisa tierna y seductora, por lo que, cuando Mario vio esa foto no pudo evitar sonreír lujuriosamente así que le mando un mensaje donde le decía que estaba por salir y que ya iba para allá, acto seguido, salió del salón presurosamente para llegar a su auto y dirigirse al mismo lugar de siempre El trayecto no fue largo, ya que el lugar donde se veían era una especie de callejón, casi siempre solo, que estaba a cuatro cuadras de distancia y cuando Mario llego, vio a su pequeñín recargado en la pared, se trataba de un jovencito de trece años, su tez era blanca casi como la nieve, su pelo era castaño claro rizado, era delgado y por cuestiones de la naturaleza o de la genética, tenía unas nalgas bien formadas que podría ser la envidia de cualquier colegiala de la escuela, su nombre era Pablo y se trataba de un excelente alumno de Mario, aunque introvertido con todos sus compañeros y cuando este se dio cuenta que su profesor ya había llegado, no tardo en entrar al auto de este y apenas entro, ambos se enfundaron en un beso pasional en el instante que Mario aprovechaba aquel acto para acariciar las piernas de Pablo, a pesar de tener puesto su pantalón de la escuela -pensé que no llegarías, papi- le dijo Pablo mientras fingía una tierna mirada infantil de tristeza luego de haber besado en la boca a su profesor -tranquilo, mi niño- le decía Mario mientras acariciaba la mejilla de Pablo y con su pulgar paseaba sobre los labios del jovencito -¿listo para irnos? Pablo respondió afirmativamente con su cabeza, por lo que Mario puso nuevamente en marcha su auto para ya irse de allí, durante el trayecto, Mario aprovechaba para escuchar y acariciarle las piernas a Pablo, mientras que este hacía un esfuerzo en mantenerse tranquilo, el profesor tambien le dijo que no era necesario que hiciera la tarea, pero Pablo se negó ya que dijo que eso haría que sus compañeros sospecharan Tras el trayecto, los dos llegaron a la casa de Mario, la cual era una bonita casa de color blanco, tenía una cochera, por lo que no había problema de que alguien viera a los dos amantes, así que tras meter el coche, los dos salieron de allí y se metieron a la casa del profesor, la cual, estaba muy ordenada y limpia, así como con las cortinas cubriendo las ventanas y apenas estuvieron solos, los dos amantes volvieron a besar que lujuria y pasión, así que mientras Pablo besaba a su amante y le tocaba sus pechos sobre la camisa, Mario hacía lo mismo pero con las nalgas del jovencito -te espero en mi cuarto, en el baño esta lo que escogí para ti- le dijo Mario al jovencito luego de que ambos dejaran de besarse -si, papi- le respondió Pablo y este fue el primero en subir para ser seguido por Mario, quien, tras ver como Pablo se encerraba en el baño se dirigió a su cuarto El cuarto estaba ordenado, la cama estaba bien tendida y había un televisor enfrente, apenas llego, Mario encendió el aire, haciendo que el ambiente se volviera un fresco, para después, quitarse su zapatos, quedando descalzo y desabrocharse los botones de su camisa, dejando ver su trabajado abdomen para después sentarse en un sillón que estaba a un lado de la cama y tras varios minutos, vio salir del cuarto de aseo una imagen que, a pesar de que se repitiera, haría que Mario se excitara siempre Pablo salio gateando del baño, como una perrita, llevaba puesto una lencería femenina de color rosa, el color favorito de Pablo y tras gatear con una sonrisa traviesa que le dedicaba a su profesor, llego hasta sus piernas, siendo lo primero que hizo fue besar los pies de su maestro para después verlo de forma traviesa -gracias papi, ¿como sabías que el rosa me gusta mucho, papi?- decía Pablo mientras Mario le acariciaba su mejilla y sus labios con su dedo pulgar -simple intuición mi niño- le dijo Mario mientras este hacía que Pablo chupara de su dedo -este es una parte de un regalito que te has ganado por ser un buen niño y un buen estudiante, espero te haya gustado -me encanta papi- dijo Pablo luego de que el profesor sacara su dedo de su boca y después, el estudiante empezó a acariciar la entrepierna de su maestro -mmmm, veo que esta duro tu juguetito, papi -¿lo quieres?- le pregunto Mario y el joven asintió, por lo que el hombre se puso de pie, se desabrocho y se quito su pantalón para dejar ver un miembro viril grueso y moreno, lo que hizo que Pablo se maravilla y sin previo permiso de Mario empezara a chupar ese pene Pablo chupaba el pene de su profesor de una forma que excitaba a este, era como si ese jovencito hubiese nacido para ser un putito y ya supiera como chupar un pene, pero no solo le gustaba la forma que se lo chupaba, también le gustaba como se dejaba ahogar por su verga y, lejos de asustarse, a Pablo le gustaba y se comportaba mucho más sumiso y esa era la razón por la que Pablo era el favorito de su maestro; se comportaba bien femenino, era obediente y sumiso, al mismo tiempo que era muy caliente y travieso con su profesor Tras chupar y ahogar a Pablo con su verga y de quitarse su camisa hasta quedar completamente desnudo, Mario detuvo a su estudiante y le dijo que se sentara en su piernas, orden que fue acatada de inmediato por el jovencito y apenas ambos, adulto y adolescente estuvieron frente a frente, empezaron a besarse mientras que el profesor acariciaba el cuerpo suave y blanco de su amante, le pellizcaba suavemente sus pezones rosados, tocaba y sentía con sus yemas la tela suave del encaje que usaba su estudiante y terminaba con introducirle dos de sus dedos por su culito a Pablo, a este, lejos de dolerle, le excitaba demasiado y hacía que gimiera de placer cada vez que su profesor aumentaba la velocidad de sus dedos -¿te gusta?- le pregunto Mario mientras metía sus dos dedos por el culito de su amante y le chupaba sus pezones -ah…si papi…sigue papi…no pares…ufff- decía Pablo entre gemidos Luego de aquello, ambos se levantaron del asiento y Pablo se acomodo en posición de perrito mientras Mario sacaba su celular para grabar el acto sexual que haría Pablo sabía muy bien que a su profesor le gustaba grabarlo y más cuando se lo follaba, así que él le dio el permiso de grabarlo y hasta le dejaba grabar su carita de placer cuando sentía el pene de su maestro dentro de él, cuando lo preñaba o cuando se venía sobre su rostro Mario empezó a grabar, primero estuvo enfocando el culito de su jovencito para después mostrar la carita traviesa de Pablo, después, empezó haciéndole un oral a Pablo en su culito, esto con el fin de lubricarlo y mientras grababa se escuchaba los gemidos del jovencito y de como pedía más y que ya quería sentir la verga de su hombre, por lo que, tras unos segundos, y de lubricar bien su pene, Mario empezó a meter su pene por el culito de Pablo y empezando suavemente con la punta Pablo gimió de placer mientras el celular grababa como el pene de Mario entraba por el culito de su amado jovencito hasta que logró entrar todo y el profesor empezaba a aumentar las embestidas, lo que provoco que Pablo gimiera con mas fuerza bajo el ritmo de las bolas de Mario chocando el culo del jovencito -más papi…dame más…ah…ufff…asi papi- decía entre gemidos sonoros Pablo y haciendo todo lo posible para que se viera su carita roja -¿te gusta mi niño? ¿te gusta la verga de papá?- preguntaba Mario mientras embestía el culito de su niño y lo grababa -me encanta…ufff…papi Ambos siguieron follando a través de varias posiciones, siendo la favorita de los dos, en donde Pablo subía sus piernas en los hombros de Mario y este lo follaba sin piedad y esa posición le gustaba mucho ya que le permitía a Mario grabar las expresiones de placer que tenía Pablo mientras era follado, al mismo tiempo que Mario aprovechaba para poner su mano libre en el cuello del estudiante y después le daba unas leves bofetadas que hacían que Pablo se excitara aún más y pidiera más Tras varios minutos de estar follando, Mario le dijo que se vendría en su carita, por lo que saco su pene, enfoco primero el culito blanco y abierto de Pablo, para después, poner su pene sobre la cara de este su pene y masturbarse mientras que Pablo le chupaba sus bolas, acelerando el placer del profesor hasta que, tras anunciar que ya estaba por venirse, Pablo abrió su boca y Mario grabo como su semen caía en la boquita y en el rostro de su amante, al mismo tiempo que el jovencito sonreía a la camara y se despedía con la cara llena del semen Apenas termino de grabar, un Mario casi sumido en sudor y jadeando, se acostó a un lado de Pablo y le empezó a pellizcar sus pezones a Pablo, este, mientras gemía de placer y jadeaba, se masturbaba, hasta que un liquido casi transparente salio del penecito de Pablo y ambos volvían a besarse Luego de besarse y de recuperarse de la excitación que ambos tenían, Mario se levantó de la cama y de su pantalón saco su billetera y de allí le entrego a Pablo dos mil pesos -gracias papi, pero mejor quedatelo. Mi mayor recompensa es que estés satisfecho -debo insistir. Eres mi niño así que quiero darte este dinero como regalo por darme mucho placer- le decía Mario al jovencito -comprate algo lindo que te guste mi niño Pablo acepto el dinero y después ambos se volvieron a besar aunque de forma suave y tranquila -si me ayudaras con la tarea que tengo, verdad papi- le pregunto Pablo quien seguía en la cama -claro, pero ya sabes que conmigo ya estas aprobado- le dijo Mario y Pablo solo río por el comentario de su amante Pablo no tenía ninguna prisa por irse, se la pasaba solo todos los días en casa sin nada que hacer y su mamá se la pasaba hasta en la noche, cuando ella terminaba de trabajar, así que se la pasaba todo el día en casa de su maestro Pablo quiso estar con la lencería que traía puesta al mismo tiempo que Mario prefirió estar desnudo, por lo que ambos se quedaron así, solo Mario se puso un short cuando tuvo que recoger una pizza que ordeno para que los dos comieran, después hicieron la tarea, aunque se vio interrumpida cuando los dos tuvieron sexo en el comedor, haciendo que tiraran los cuadernos al suelo y Mario follara como un macho a su lindo estudiante hasta que el maestro le dejo su leche en el culito a Pablo, finalmente, los dos se dieron un baño y Pablo se puso su uniforme mientras que Mario algo más comodo y salieron para dejar al jovencito en su casa -mañana otra vez, papi- le propuso Pablo a su maestro y este acepto por lo que ambos se despidieron con un beso en la boca que hizo que sus lenguas tuvieran contacto y Pablo se despidiera y bajara del coche, mientras que Mario veía a su pequeño y tierno estudiante que traía dentro de él una parte suya Espero que les haya gustado este primer relato. Me gustaría que me apoyan votando y comentando este capítulo, al igual, me gustaría saber su opinión, así que pueden mandarme mensaje por telegram Usuario: @Boydaddy18

Autor: JOSE EDUARDO Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos gay gratis, relatos gay sin tabues, sexo sin tabues gay, relatos gay filial, relatos gay en espanol, relatos gay cuando era niño, relatos gay eroticos, relatos gay maduros, todo relatos gay, relatos gay argentinos, relatos gay en español, cuentos gay, real, gratis