Relatos Eróticos de Sexo Gay ❌Sin Censura❌


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Pillando a mi padre y Juan

2023-02-04


«Los vi acostado en sus piernas, su man masajeba su espalda y cada vez bajaba más». Desde hace mis primeras vivencias he tenido ganas de escribir algo, nunca se me dio por el tiempo, tampoco se como llegué a leer relatos, pero bueno las cosas siempre pasan por algo, este es el primero y estoy seguro que no dejaran de leer. Primeramente me presento, me llamo Julio tengo 20 años actualmente y me voy a describir en su momento. Hace un par de años, cuando todo estaba todavía en descontrol por la pandemia, muchas cosas pasaron y cambiaron ante mis ojos y yo no me daba cuenta, en aquel tiempo mi papá se dedicaba a entrenar basquet, era personalizado el entrenamiento y lo hacía porque se había quedado sin trabajo, mi mamá se dedicaba a bienes raíces y en ese tiempo se fue 15 días a otro estado. Llego marzo, y mi rutina era normal iba a 3 veces a la semana a tomar clases de natación, tengo un hermano el cual de repente me acompañaba, el se enfocaba más en basquet, y yo soy más de disciplinas como la natación. Recuerdo que era un miércoles, solo estábamos mi papá, hermano y yo, tengo otras hermanas pero salen sobrando en el relato. Ese día me tocaba clases de natación, y como yo me las pagaba aunque no tenía ganas trataba de no faltar, dieron las 3 pm y comenzaban las 4 pm, comencé a alistarme y le grite a mi hermano que también se alistara. Pasaron 10 minutos y pase por su cuarto, le dije vamonos Juan, me contestó ya voy, y bajamos, mi papá estaba en la sala así que le dijimos que si nos llevaría el volteo y solo contesto «voy», nos subimos al carro y dimos rumbo a la escuela, llegamos como en 20 minutos aproximadamente, cuando llegamos le dije gracias pa’ vendrás por nosotros, el contesto me marcas porque hoy voy a entrenar a «Dani» (un alumno de él), apenas iba a cerrar la puerta cuando me dijo, espera, creo que tu hermano hoy no se queda contigo, se me olvidaba que lo ocuparé para ayudarme con unos pases con Dani, yo volteé a ver a mi hermano y le dije bueno pásate para adelante, el solo contesto «hoy si tenía ganas de entrenar acá», yo le dije nimodo ya será el viernes y le di una palmada en la espalda, me di la vuelta y ellos se fueron y aquí es donde comienza el relato. No pasó ni un minuto cuando me di cuenta que no traía el celular, recordé que lo dejé en la guantera, y como soy dependiente del celular sabía que me iba a estresar no traerlo además que tenía que hacer una transferencia al maestro de natación, decidí irme en taxi para la casa 5 minutos después de que me dejaron, llegué y note que ni papá ni mi hermano habían llegado, se me hizo raro t pensé que tal vez iban a entrenar en una cancha pública, entre a la casa y me subí a mi cuarto para esperarlos (no me quede en la sala porque sabía que mi papá posiblemente llegaría con Dani y el no me caía bien), pasaron como 10 a 15 minutos y escuche que el carro se estaciono, me asome desde la ventana de arriba y me di cuenta que era mi papá y hermano pero no venía Dani, en fin fui para mi cuarto por la mochila y apenas iba a bajar cuando escuché que cerraron la puerta, iba a dar mi primer paso a la escalera cuando escuché una nalgada super fuerte y un quejido de Juan (supe que era una nalgada porque mi hermano para ir a natación se pone un short ajustado y cuando de broma nos nalguebamos sonaba así», me quedé quieto y escuché que solo le dio risa, ya iba a gritar papá cuando escuché como mi hermano dejó caer la mochila, fue algo extraño y no se porque pero decidí quedarme callado. Me asome un poco para abajo, y pude ver a mi papá sentado en el sillón y mi hermano acostado pero con la cabeza recargado en sus piernas, fue una escena extraña ya que nunca los había visto así, en eso veo que mi papá lleva su mano a la espalda de mi hermano y comienza a masajearlo, le decía: te duele aquí hijo, mi hermano le decía si mientras veía tele, en eso mi papá lo acomodo boca abajo y se vio como la cara de mi hermano quedó pegado al bulto de mi papá, mi papá le seguía masajeando la espalda mientras mi hermano intentaba voltear su cara para ver «tele», en eso no se que fue lo que le dijo y comenzó a masajear sus nalgas, veía como se las apretaba mientras mi hermano arqueaba su espalda, (a este punto yo no sabía que sentir, si han visto alguna vez algo así, ustedes saben el morbo, la confusión o lo extraño que se siente presenciar algo que no imaginaban), me daban ganas de hablar o gritarles pero no se en que estaba pensando en ese momento. Mi papá le bajaba sus manos hasta las piernas de mi hermano e intentaba meter su mano dentro del short, siguió así un momento cuando tomó la mano de mi hermano y se la llevó a su bulto, mi hermano levando un poco su cabeza y comenzó a acariciar ese bulto, se veía que sabían lo que hacían. En eso mi papá le toma la mano y le hizo señas, pensé que ya me habían visto y sude frío, pero no fue así, le hizo señas para que se fuera a bañar, mi hermano se paro y mi papá le dijo pero «rápido», mi hermano se fue a bañar y mi papá se quedo sentado viendo la tele, veía como se masajeaba su verga y como la apretaba por encima del pantalón, en una de esas se la saco y pude ver una verga de unos 18 cm, cabezona y de un color oscuro pero la cabeza rosita y un poco curvea a la derecha, se veían sus vellos medios largos pero vaya que tiene buena verga para su cuerpo, se contrasta perfecto, mide 1.85 aprox, es delgado de abdomen plano pero con pechos marcados, tiene piernas semigruesas y medias peludas, es maestro supuestamente de basquet y se le marcan pequeños músculos en los brazos, tenía aproximadamente 37 años, su piel es moreno claro y la barba le ayuda a lucir un poco más joven aunque es rara la vez que se lo deja larga. Al momento de ver a mi papá como se tocaba la verga, sentí una extraña sensación en mi abdomen, como mariposas al verlo así, estaba confundido, pasaron como 10 minutos y escuché que mi hermano venía de regreso, Juan solo venía envuelto en una toalla blanca, mi papá lo jalo y lo puso en frente de él, mi hermano le sonrió y mi papá llevó sus manos directo a los pechos de Juan, comenzó a tocarlo y le decía cosas que no alcanzaba escuchar, en eso le quito la toalla y pude ver a mi hermanito con un boxer blanco con tirante gris, todos los días tenía a mi hermano en casa practicabamos juntos pero nunca había visto con morbo su cuerpo, ese día pude notar que a sus 16, su cuerpo se estaba formando bien, su piel es más clara que la mía, es como de un color morenito o miel, no se como explicarlo, pero su tono es muy bonito, de echo lo envidio por eso, tenía unos pechos recién en formación y unas tetillas rojizas que resultaban, su abdomen era plano y por su delgadez su cintura se marcaba, tenía piernas largas y ya media 1.73. Además sus ojos son como de un tono muy negro, y sus cejas tupidas lo hacen ver más atractivo, en fin ese día me di cuenta que mi hermano iba por buen camino ser delgado definia mejor sus pequeños musculos, mi papá le hizo señas y mi hermano se volvió a acostar como al principio, ahora pude ver la espalda de mi hermano, sus bóxer guardaban unas nalgas redondidas, y su espalda curvea lo hacia ver más nalgon, mi papá comenzó a jugar con su espalda, bajaba sus manos hasta las piernas y pasaba sus dedos por su culito, veía como le apretaba las nalgas en eso vi que mi hermanito levantó la cabeza y mi papá se bajo el pans, era un pans aguado que guardaba un boxer negro, mi hermano hizo un lado el bóxer volteo a ver a mi papá y él solo le empujó la cabeza, mi hermano se metió esa verga a su boca y comenzó a chuparla, mi papá quito por un momento su mano de las nalgas de mi hermano y lo tomó del pelo, lo empujaba hacia su verga y se podían escuchar aquellos sonidos cuando uno se está atragandando de verga, eso fue tan caliente que yo solo comencé a tocarme. Mi papá le estaba taladrado la boca a mi hermanito, en eso quito una de sus manos y le dio tremenda nalgada, mi hermano no pudo ni quedarse porque traía la boca llena, mi papá le hizo una señal y mi hermano levantó su pelvis, mi papá le bajo el bóxer a medía nalga y wouo, el culo de mi hermano cualquiera se lo quisiera comer, no tenía manchas, y se veían tan lizas que uf, se las dejo a su imaginación, mi papá llevó uno de sus dedos a la boca y lo regreso con saliba, le bajo más el bóxer y comenzó a masajearle el oyito, se veían como subía sus dedos desde donde terminaba la espalda y la iba bajando hasta llegar a su culito, levantaba su mano y le soltaba unas nalgadas. De verdad se veía que lo disfrutaba, en eso vi que se estremecio y le saco la verga de la boca, se paro y sin decirle nada a mi hermano se quito la playera, también se quito por completo su pans y bóxer, fue ahí donde vi el atractivo de mi papá, bajaba una delgada línea de bellos desde su ombligo hasta su verga, y el tamaño de su verga se veía perfecto para el tamaño de su cuerpo, se inco al lado de mi hermano le bajo un pie del sillón y lo dejo abierto, desde arriba y podía ver que mi hermano tenía un culo cerrado, tanto fue que apenas comencé a morbosear más, cuando escuché un gemido de mi hermanito, mi papá bajo y le mordió una nalga, con una de sus manos le tocaba la espalda señal para que arquera, en eso comenzó a darle pequeños lengüetas a sus nalgas así hasta llegar a su oyito, hasta ese punto yo no había visto a alguien mamar culo, y fue la primera vez, ahora entiendo porque lo había mandado a bañarse, con sus dos manos que cubrian parte de las nalgas de mi hermano se las abría, y con esa lengua que sacaba antes de llegar a su culito, se veía que trataba de hacer que llegara lo más adentro, Juan solo apretaba con sus manos el sillón y soltaba pequeños quejidos. Pasaron como unos 15 minutos y entre lenguentazos que se escuchaban, gemidos y quejidos, así como el ruido de la tele mi papá se paro y le dijo que lo siguiera. Los dos se pararon y la diferencia de cuerpos era tan morbosa solo me preguntaba como mi hermano estaba aguantando tanto placer. Pensé que irían al cuarto de mi papá que estaba abajo pero no fue así, pasaron como dos minutos y baje con mucho cuidado me pegue al cuarto de mi papá pero no se escuche nada, al fondo se escucho un ruido y pensé que estaban en el baño, camine despacio pero tampoco estaban ahí, al lado del baño estaba la puerta que lleva a la parte de atrás de la casa, es como una bodega grande demasiado grande diría yo para la casa tan chica, en esa parte es donde mi papá daba clases de basquet y casi nunca se escucha el ruido, trate de asomarme por la única ventana pero era muy arriesgado, la otra opción era entrar al baño y asomarme por su ventana pero me daba miedo, en fin el morbo era más, abrí muy despacio el baño, entre y y me subí a la tasa para alcanzar la ventana, para mi sorpresa mi papá había prendido solo la luz de una parte, y como el baño estaba oscuro era difícil que me vieran. Para cuando me acomode, pude ver a mi papá tirado en un colchón que guardábamos ahí, estaba boca arriba y mi hermano estaba incado frente a él tragandose la verga, ahora ya podía ver mejor, veía como mi hermano masturbaba a mi papá y se metía esa verga en su boca, solo pasaron como 2 minutos y mi papá acomodo a mi hermano boca abajo, se acomodo detrás de él, le escupió el culo e hizo que arquera la espalda, acomodo sus manos a los costados de las de mi hermano y comenzó a bajar para por fin meterle la verga, lo intento un par de veces pero no lo lograba, hasta que mi hermano llevo su mano hacía la verga de mi padre y se lo acomodo en su entrada, mi papá comenzó a bajar mientras mi hermano se abría ese par de nalgas, solo se escuchaban «ahg» «ohg», y quejidos, mi papá bajo muy despacio hasta que su pelvis quedó pegado a mi hermano, mi hermano intento safarse pero no pudo… Pasaron como dos minutos y mi papá comenzó con sus movimientos, subía lentamente y bajaba igual, supuse que era para no lastimarlo, en cada vaivén mi hermano soltaba ruidos más fuertes y gemia más, 5 minutos después mi papá entre lazo su mano en el cuello de mi hermano la otra la bajo y le abría el culo y comenzó con un vaivén super cabron, sus movimientos pelvicoz eran de putmadre. Sólo se escuchaban esas metidas de verga y como aplausos, pero ahora entendía porque mi papá llevó a mí hermano para atrás, sus gemidos calentaban aún más, era muy ruidoso, «aggghh» «aahgh», para «aghg», pedía que parada pero también pedía que siguiera, mi papá no decía nada solo se escuchaban esas metidas de verga y como revotaban las nalgas de mi hermano en el pelvis de mi papá en cada metida, de repente mi papá paro un poco, se levantó y le dijo que levantara las nalgas, se inco detrás de mi hermano acomodo su verga en el anito de mi hermano y se la dejo ir, mi hermano gritaba pero ya no sabía yo si era de dolor o placer, ya que a la sprimeras metidas se escuchaban quejidos pero después pasaban a gemidos fuertes, en cada metida yo podía ver como esa verga de mi papá desaparecía y su pelvis pegaba a las nalgas de mi hermano, en eso mi papá agarro de la cintura a mi hermano y comenzó con un vaivén, mi hermano gemia cada vez más fuerte hasta yo llegaba a pensar que algún vecino escucharía, pero me daba morbo y exitaba escucharlo, en eso se la saco y lo acomodo de lado, pero fue del lado contrario, así que solo se alcanzaba a ver la espalda de mi papá, con una mano levantó la pierna de mi hermano y se la volvió a meter, veía como la espalda de mi papá estaba sudada y sus nalgas grandes también y semipeludas se estremecían al momento de metersela, comenzó a darle más fuerte y los gemidos de mi hermano se escuchaban más hasta que mi papá le tapo la boca, fue así que como 5 minutos de vaivén y como un minuto de descanso mi papá le dio unas metidas más fuertes, se la saco de putazo le indico que se parada y mi hermano se recargo en la pared dandole la espalda, mi papá se puso rápido detrás de él buscando rápido que su verga quedara a la altura del culo de mi hermano y se la metió de nuevo, esa verga cabezona ya entraba por si sola, nl entendia como Juan se la aguantaba a mi papá, viendo eso me di cuenta que ellos ya sabían lo que hacían y mi hermano ya tenía practica, mi papá tomó a mi hermano de la cintura, y ver de nuevo el cuerpo de mi papá y el de mi hermano y esa diferencia de edades así como de sus cuerpos ha sido lo más cabron, provoca morbo, curiosidad, y mucha imaginación. Mi papá tomo a mi hermano de la cintura y comenzo con el vaivén, se veía perfectamente como salia y entraba por comoleto esa verga, en cada metida mi hermano arqueba mas la espalda y los gemidos se le escuchaban como todo una «putita» se podría decir, mi papa comenzo a talagrarle el culo mas fuerte y no pasaron ni 3 minutos cuando escuché el sonido de «agh» de parte de mi papá, dio como 3 metidas fuertes y como dos suaves, su cuerpo se estremecio señal de que ya se había dejado su leche adentro de mi carnal, quedo pegado a mi hermano, las piernas de mi hermano temblaban, se la fue sacando poco a poco y se acostaron un momento en el colchón, la verga de mi papá ya se había puesto flácida, pasaron como 2 minutos y mi papá se paro y le dijo vamonos, mi hermano se paro solo se sonrieron y levantaron el colchón, yo salí corriendo rápido para la calle, ya no me importo el cel y solo fui a dar una vuelta, mientras caminaba procesaba todo lo que había visto, era difícil de creerlo pero más exitante era recordar… Deje pasar como media hora, camine a casa con nervios, llegué y me pasé, le grite a mi papá y me contesto desde su cuarto, fui a buscarlo y solo lo encontré en boxers blancos y bañado, estaba acostado y se le veía un pequeño bulto con la verga flácida, le dije que me prestara las llaves para sacar mi celular del carro, y me dijo las trae tu hermano subí al cuarto y le dije Juan pasame las llaves, me dijo las deje en la cocina en la barra, le dije que tal la práctica con Dani, me dijo no vino al final nos cancelo, me pregunto porque no te vez bañado, solo le dije es que se me olvido el cel y no pude pagar así que mejor me fui a dar una vuelta… No se si fue el morbo del momento, pero como el estaba acostado boca abajo con un short me acerque y le di una nalgada, diciéndole mira nada más pinché señor culazo, el solo me sonrió y me dijo «me duele pendejo» y yo me salí… Espero les haya gustado este primer relato, es largo pero trate de describir todo, tengo más para contar, dejen sus comentarios ya sean buenos o malos o sus mensajes…

Autor: DIL05 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi sobrino viene de vacaciones PARTE 4

2023-02-04


Con mi amigo planeamos la última semana de Juli con nosotros y me encuentro con una sorpresa no esperada. Desperté, estaba perdido que hora era, sólo veía por la ventana mucha luz, era 25 de diciembre, miré la hora y eran las 13:10. Me levanté tranquilo, Marcelo durmiendo en el sofá, ya algo habitual, no estaba mi equipo de mate en la cocina, fui al baño y me di cuenta que estaba abierta la ventana balcón de atrás pero cerrada la cortina, me asomé y mi hermano Pedro estaba tomando mate afuera. Salí y me senté con él, me dijo que se había levantado hace rato pero no quiso despertar a nadie. Charlamos un rato hasta que decidimos calentar la comida y despertar a todos, pasamos una tarde agradable, cuando anochecía mi amigo se fué, mi hermano me dice, copado tu amigo, y Juli se lleva muy bien con él… siii muuy bien, le respondí, no se aburrió al menos. Pedro le preguntó a mi sobrino si se quedaba esa otra semana o aprovechaba y volvía con él esa noche. Claramente no iba a hacer eso, pero si volvería antes del año nuevo, para pasarlo con Su madre que ya esta fiesta no lo vió. Mi hermano se fue alrededor de las 22 después de comer algo liviano para el viaje, me quedé sólo con Juli, miramos una película, hasta que empecé a recordar lo sucedido la noche anterior -¡que arriesgados Marce y vos, estaba tu papá a metros y ahí metiéndole ustedes. -bueno pero teniamos ganas justo unos días no había venido él. Pero a vos como te gusta mirar siempre. Era cierto, pero se daba por coincidencia, pero ya me gustaba mucho hacerlo. Hablamos y me contó su experiencia con Tomás, me dijo que le gustó pero estaba nervioso, le dije que la experiencia se la da el tiempo y que sea cuando el quiera. Pero que con Marcelo sí le gustaba, y me dice que si, eso estaba seguro, y agrega -y a vos ver-, reí pero no seguí el tema. Planeamos que hacer esa última semana con él y después fuimos a dormir. Dos días después hablaba con Marce por unos pendientes del trabajo y que uno tendría que ir a Mar del Plata a encontrarse con ellos y llevar papeles, llevaría toda la mañana, quedé en hacerlo yo Dos días después. Seguimos hablando sobre mi sobrino que faltaba poco para irse, y me dijo, si que mal, pero la está pasando bomba… me alegra ser parte también, lo miré y nos reímos, me confesó que lo apreciaba mucho ya, más allá de todo y que iba a tratar de esos días hacer que la pase mejor, me mira y se vuelve a reír. Pero agregó voy a sacarlo a algún lado, salgamos a comer. Le dije que sí, porque si no se aburría saliendo sólo conmigo siempre, y cuando trabajo estaba solo en casa. Esa noche cenamos los 3, le dije a Juli que yo haría eso en Mar del Plata y Marce se ocuparía de todo en Miramar. Ok respondió, muy tranquilo. El día siguiente fue normal en la noche cenando con mi sobrino me preguntó de nuevo, entonces mañana no estas desde temprano, le repetí que no, ninguno podría. Al día siguiente desayuno y salgo al trabajo, agarro las cosas y me preparé después de unos mates para salir en el auto de la empresa, hice un poco de tiempo. Ya estando en viaje, a la altura de Chapadmalal, suena el teléfono, contesto y era mi compañera avisando que se había suspendido la reunión, que no fuera, así que en el primer retorno volví, fui al trabajo y adelanté mis cosas para que no tenga tanto Marcelo para hacer, hice sólo un par y como aún era muy temprano y estaba sólo me dije, voy a descansar y Marce ya viene, que siga él. Después volvería, así veía a Juli un rato. Me fui en mi bici, llego a mi casa con algo para que desayune mi sobrino. Entré y no lo vi levantado, imaginé que dormía aún, iba a mirar algo pero me acosté un rato y me dormí. No supe bien cuánto tiempo pasó y me despertó un ruido del comedor. Imaginé que se levantó Juli, y ahí presto más atención y se oían unos golpes repetidos y constantes, y a veces una respiración fuerte. Ahí me imaginé que estaba pasando, inmediatamente me levanté y dije, ¿como abro la puerta sin que se den cuenta?. Se me ocurrió salir por la ventana, fui primero atrás y estaba cerrado, luego al frente y la puerta estaba cerrada también, pero abierta la ventana de la cocina, entré miré la hora y dije, Marcelo ya tendría que estar en el trabajo, seguí al comedor y desde allí asomado de la pared podía verlos, mi sobrino en 4 sobre el sofá, detrás de él desnudo lo sostenía por la cintura y lo embestía (de allí el sonido que oía), pero mi sorpresa fue ver que no era Marcelo, era Pablo, ese muchacho delgado y alto, castaño pero que resulta tener un buen armamento y cuerpo, nunca lo habia visto así, era amigo de Marcelo y después lo conocí por medio de él, y ahí estaba, cogiendo a mi sobrino, bajaba su cadera y la metía de nuevo, tenía un buen ritmo al hacerlo, Juli gemía de placer, así estuvieron unos minutos, después la saca, escupe en su oyo y la vuelve a meter, lo comienza a coger de nuevo con más fuerza, se detiene y luego Juli se acuesta boca arriba, abriendo bien las piernas a lo alto, ambas las agarra Pablo mientras empina su pija hacia el culo de mi sobrino que salía desde la punta del sillón, así comienza a clavarla de nuevo, despacio, con las piernas de Juli abiertas y sosteniendolas arriba. Ambos gemian hasta que Pablo comienza a tomar buen ritmo de nuevo, podía ver como se movia adelante y atrás, y veía a mi sobrino tan chico al lado de él que es tan alto, pero aún así disfrutaban los dos. Pablo suelta sus piernas y se acerca más a él casi besándolo, pero lo mira fijamente cara a cara mientras mete sus brazos bajo Juli y encorvando su cuerpo hacia adelante lo penetra más duro, más rápido y fuerte. Juli lo miraba y gemia, y abría más las piernas hacia los lados y levantaba la cadera, claramente le gustaba mucho como se lo hacía. Seguían así a veces mas rápido, después despacio, para luego aumentar la velocidad otra vez. Luego Pablo mueve las piernas para un costado y sube sobre el sofá un pierna suya, quedando ésta entre las 2 piernas de mi sobrino, y así, juli de costado, y Pablo a un costado pero más incorporado, comienza las embestidas otras vez, ya los gemidos de Juli eran más fuertes, Pablo lo sostiene ahora de una pierna y la otra en su culo, y comienza de un momento a otro a cogerlo a gran velocidad, se movia mucho y fuerte golpeando contra su culito, hasta que comienza a hacer un solo gemido largo, saca su pija de Juli y acaba en su culo y cuerpo, chorros de semen que salpicó bastante sobre mi sobrino, Juli se pajeaba rápido y se corre un poco en la posición que estaba y acaba también pero en el piso. Yo no podía más de la calentura, me estaba tocando la pija mientras aun los veía así, hasta que se levantan ambos y van al baño, escucho que se abre la ducha, yo me acerqué al sofá y pude ver el semen en el piso y sobre el sillón, estaba ya muy caliente, mi sobrino estaba desatado y me gustaba verlo así.

Autor: JULIANDELSOL Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Primera vez, ebrio

2023-02-04


Estaba trabajando en Pereira, despues de la Jornada fui al bar a tomar algo. Conoci un Maduro de 55 anos belludo y en Buena forma. Bebimos, hablamos y decidimos ir al yacusi a beber más. Comenzamos a hablar de relaciones y decepciones hasta el Punto de q cuando estabamos ebrios empezo a cambiar y ser un poca atrevido mencionando de q los hombre la chupan mejor. No dejaba de ver su pecho velludo y creo q lo noto. Se nos acabo el trago y me dice q su cuarto tenia balcon. Fuimos y Saco una de whiskey y me dijo q se iba a colocar comodo. Salio en una pantaloneta corta y se notaba q estaba sin interiores y se notaba su paquete. Despues de beber un poco más le dije que iba a tomar una ducha para quitarme el cloro de la pisina y el jacuzzi. Me estaba duchando y depronto entro y me dijo q iba a orinar, el bano tenia vidrio transparente. Me di la vuelta para no mirar su verga peluda, de Pronto senti mucho silencio y mire atras y vi q se estaba masturbando y me miraba. Senti un calor por todo mi cuerpo y una sensacion extraña, depronto senti q se abrio la Puerta de la ducha y se me pego por detras agarrandome fuerte y me cogio la verga. Me empezo a Besar el cuello con fuerza, intente quitarme pero me empujo hacia la pared pegando su verga en mi culo. Luego con fuerza me volteo y me dijo chupamela. En ese momento mis piernas se doblaron y se lo empeze a chupar. Era mi primero vez, su verga Era gruesa y velluda, se lo chupe con tanta ganas q se vino rapido sin avisar en mi boca. Despues me jalo hacia la Cama y me puso en 4. Me dio lengua Asta el Punto q me empezo a tocar lentamente y se volvio un momento muy erotica. Se puso condon y me empezo a penetrar lento y suave y ha sido de Las experiencias más caliente q he tenido. No dormimos pero la Saco del estadio con su delicadesa y pasion al mismo tiempo. Nunca más nos volvimos a ver

Autor: Curiosopalmira Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi primera vez con mi padrastro a los 10 años

2023-02-04


Nunca imaginé que la figura paterna que me criaba iba a ser también el que me haría probar pija y leche por primera vez. Mi primera vez con mi padrastro Obs: lo que sea real y fantasioso de lo que vas a leer, dejo a tu imaginación. Nunca pensé que una noche en que nos quedamos solos en casa, iba a ser la noche que mi culito iba a probar pija por primera vez a los 10 años y que me iba a encantar. Para no dar muchas vueltas, fue una noche en que mi mamá se fue en lo de una amiga y me dejó a cuidado de quién sin saber iba a ser mi desvirginador. Hasta ese momento, solamente lo que había eran ciertos roces en mi culito con sus dedos y objetos y una vez se había quitado la toalla al salir del baño, mostrando una verga grande, gruesa y venosa, con una hermosa cabeza, en total no menos de 20 cm aprox. El tenía en esa época 31 años, era robusto sin ser gordo, de físico bien trabajado por el laburo pesado. Y esa noche, estábamos los dos en la cama acostados; en un momento me empieza a decir «sé que te gusta la pija, no te hagas» a lo que yo respondí con una mirada… al siguiente me dice «ponete de costado y no mires hacia atrás, porque hoy te voy a hacer algo que a tu mamá le encanta» y yo lleno de miedo y curiosidad le obedezco, acto seguido me va sacando el short primero y luego el anatómico, quedando con mi cola al aire de espaldas a el y siento como su caliente barra se va a apoyando… primeramente en mis nalgas, luego lo acomoda en el medio y va apretando de a poco con la cabeza y me pregunta varias veces «lo sentís?, lo sentís?» A lo que inexplicablemente (supongo que por putita que descubría iba a ser) le decía «no, no siento nada no siento» entonces escucho que se escupe en la mano, y con ella guía su tronco y me lo mete con muchísima fuerza en el ano, y aunque le costó minutos forzar la cabeza en los dos anillos, yo para ese momento no solo sentía, sino que ya estaba queriendome zafar de los brazos y piernas suyos que bien apretado me tenía y lagrimeando; finalmente y con mucho esfuerzo de su parte cuando entró todo la pija en mi agujerito grité tan fuerte que se asustó, pero me la enterró y dejo ahí sin moverse un tiempito hasta que decide sacarlo; yo, asustado, con mucho dolor y miedo me doy la vuelta y veo por primera vez su pija con un poco de sangre, y me dice «ya desde ahora sos mi nenita» yo quieto ahora boca arriba, veo como se pone arrodillado a mi costado y empieza a pajearse con toda intensidad, hasta que en un momento se tensa, suspira con más fuerza y va soltando por mi cara, cabello y pecho varios disparos de espesa y abundante lechita, y rápidamente agarra en el ambiente un olor raro para mí en ese momento, cómo a lavandina y me dice «este de ahora en más mi nenita va a ser tu desayuno, merienda y cena si no le contás a nadie, ahora vas a tragar todo» le dije «está bien papi» y entonces me exige abrir la boca y en la medida que con sus dedos va juntando cada resto de semen… me lo va llevando a la boca «tragá putita» y le obedezco hasta que intencionalmente deja un resto en mi cara y, con la palma de la mano, me lo empavona todo todito por el rostro y así marcarme desde ese momento como mi único macho y yo oficialmente el cuerno de mi mami por varios años. Recuerdo ver su risa de felicidad y yo con olor a pija y un sentimiento de placer pero miedo a la vez. En otros relatos, contaré todas las sesiones de placer y perversidades a la que me sometió este macho paraguayo con todas las letras, enseñándome a ser un adicto a la pija y la lechita desde bien temprana edad. Espero les haya gustado el relato y si es el caso, te deseo una buena japa…

Autor: ORO93 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El chiclero

2023-02-04


Sexo casual con un vendedor de dulces. Hola, habia empezado a escribir este relato, pero despues de leerlo y ver lo extenso que lo hice, decidí cortarle todo aquello que no hace sentido. Esto me paso en mi trabajo, actualmente trabajo en un call center y en la entrada hay un kiosko donde un chico vende dulces, cigarros y golosinas, el punto es que tras 2 meses de trabajar en el lugar, nos hicimos amigos, yo siempre inmagine que tenia menos edad de la que decia y resulto así tiene 18 recien cumplidos el 28 de enero que paso. ese día, por ser su cumple, lo invite a comer e ir a jugar boliche, y la verdad no tenia pensado nada sexual con el, el chico es bajito, mide 1.45, color de pelo negro crespo, ojos oscuros, piel morena oscura, con unas manchas aun mas oscuras que van de sus brazos a su espalda y bajan hasta llegar a donde nacen sus nalgas. Estabamos jugando boliche, cuando hizo un juego perfecto y por ello en el lugar nos regalaron una cubeta de cervezas, yo abrí una y me la tome, y el se tomo 2, se puso algo mareado y mejor le dije que lo llevaria a su casa, pero me conto donde vivia y los problemas en el lugar, así que mejor lo lleve a mi apartamento y le prepare cafe, mientras hablabamos, me conto su vida y todo lo que le pasaba, se puso un poco sentimental, aun con los efectos de la cerveza y derepente me planto un beso en la mejia y me dijo que apreciaba mucho lo que hacia por él, y me pidio prestado el baño, le indique donde estaba, pero tras esperarlo algo de tiempo, fui a ver que habia pasado, pues no regresaba y algo no me parecia bien. cuando llegue se habia orinado encima de los pantalones y estaba llorando en el baño, como pude lo levante, le di una toalla y le dije que se duchara y que tal vez así le pasaba el efecto y así lo hizo, salio mas relajado con la toalla atada a la cintura, le di otra taza de café y nos sentamos a platicar, pero el se sento frente a mi, ver que abria las piernas y que la toalla dejaba ver un poco más me exito, notaba sus testiculos colgando y de vez en cuando un matorral de bellos oscuros, pero no lograba ver más. el se dio cuento que lo veía y se subio un poco la toalla y abrio mas las piernas a proposito, seguia conversando y derepente me saco el tema de sexo, me pregunto si tenia novia y empezamos a hablar lo tipico, a que edad me la jale por primera vez, si era virgen, con cuantos y que habia hecho, etc. el punto es que empece a notar que algo sobresalia de su toalla, el chico estaba teniendo una erección, cuando me decidi a preguntarle si el era virgen y me dijo que si, que nunca habia estado con chica, ni se la habian chupado ni nada, era nuevecito de paquete y que masturbarse no le gustaba, porque el queria probar como era de verdad. yo ni lento ni perezoso, le dije que yo le podía prestar mi pene, para que probara hacer sexo oral y que tambien se lo prestaba si queria cabalgar un rato, y el solo se río, me dijo que no era joto y el queria mujer no hombre, y no se dejaba coger. esto me desanimo un poco, pero note como le brillaron los ojos cuando le ofreci hacerle sexo oral, sin mediar palabra abrio la toalla y dejo al descubierto ese monte de pelos negros parados abundantes, que rodeaban un troso de carne gruesa, unos 5 cm y de regular tamaño unos 14 cm, su cabeza era chata y plana, con apenas un agujerito chiquito, bastante exotica pero rica, me acerque y me la meti a la boca, la besaba de la punta a la base y luego la recorria con mi lengua, dando masaje en su glande, el chico solo gemia y se agarraba del sillon, no auganto mucho 2 minutos y se vino en mi cara, eso lo hizo reír, verme con la cara llena de su leche. me dijo que le habia gustado mucho y que por lo menos ahora ya podia decir que se la habian mamado, yo seguia caliente y no me habia quitado la gana, así que le dije que le haria algo que le gustaria, y tome sus piernas las ate con una bufanda que tenia cerca, lo recoste en el sillon, y lo levante como para ponerle pañal a un niño, le lleve sus piernas atadas a la altura de su cara y su culo quedo listo para mi, lo empece a chupar, mientras con la mano sobaba su pene y sus testiculos, el solo gemía, abria y cerraba su ano y yo pasaba mi lengua, empezo a mover su cadera en un movimiento como si lo estuviera cogiendo, y su ano se empezo a dilatar más, su pene sacaba precum y yo lo tomaba con los dedos y lo ponia en su ano, tenia un sabor rico. en esa posición estaba, cuando me pongo de pie, pongo mi pene sobre el de él y como si se le fuera la vida en ello, me insistio, metemela, metemela, y yo complaciente puse la cabecita en la entrada de su ano, y facilmente entro la cabeza, pero empezo a quejarse de dolor, y empece a meter mas y mas despacio. en la posición que lo tenia el no podia resistirse mucho y su ano estaba totalmente para mi, asi que podia ver como se comia mi pene, cuando estuvo todo dentro lo empece a bombear lentamente, estuvimos en eso como 8 minutos y me vine dentro de el. me encanto ver su culo expulsando mi leche, lo deje colorado de la acción, pero a el le gusto. cuando lo desate, se paro a la par mía y se hizo una paja, disque en mi honor y tomo en su mano su leche y me la dio a lamer, la lami completa de su mano, luego de eso lo fui a dejar a su casa desde entonces, todos los días que voy a trabajar a las 6 pm, entra al baño de la oficina y le dio por decirme que le de verga, me la chupa todos los dias y se traga mi leche, aunque aun es un poco torpe para mamar, esos labios carnosos que tiene, compensan. no lo he vuelto a coger, pero ya hicimos planes para este fin de semana, iremos a la casa de un amigo del call center, estaremos 5 personas y el, y haremos una orgia, a ver que tal nos va, con este chico delicioso.

Autor: JFFLORES Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

YO PAPA SOLTERO, LA HISTORIA CONTINUA (2@ PARTE)

2023-02-04


Sigo relatando mis aventuras con mi tierno hijito Javier Ignacio. En esta ocasión aceptamos por primera vez la invitacion de dos amigos adultos y……mejor lean el relato….. Luego de reunirnos con los amigos de Raul, Pedro y Pablo junto con Javier Ignacio, en donde éste manifestó que le agradaban sus nuevos “tíos” es que tan pronto regresamos a casa mi primo se comunicó con ellos para informarles que el niño quería participar en un encuentro así que había que coordinarse. Por la noche, Javierito dormía plácidamente y yo le acariciaba su ensortijado pelo, y me puse a pensar en como se han dado las cosas, y me cuestioné si lo que yo llamo “modernidad” no es simplemente un abuso en la inocencia del niño y de su confianza plena en mí. Si bien cada vez que hacemos algo el se ve feliz y disfrutando de todo. No sé, mejor dormiré. Al día siguiente, estando en la oficina me llama al celular Raul y me dice que los amigos sugieren el fin de semana que viene en 10 días más para compartir y que nos iríamos a una parcela (finca) que uno de ellos tiene en la Quinta región de Chile, cerca de Viña del Mar donde podremos estar tranquilos en un fin de semana de descanso y placer. Por supuesto que acepté de inmediato y quedó concertada la reunión. Apenas llegué a casa le comenté a Javi lo sucedido quien dio un salto de alegría. Como ya Graciela se estaba preparando para irse, el niño como era habitual se fue al baño a prepararse para “dar la bienvenida” a su papacito, que yo ya sentía como mi pene hacía presión en la cremallera del pantalón ansioso de escaparse y buscar refugio en la cuevita de mi hijo. A la excitación normal que me producía llegar a casa, sabiendo que mi hijo me esperaba, se sumaba la sola idea de lo que se nos venía junto a Pedro y Pablo, mas con el adelanto que me hizo Javi al decir que Pablo tenia un pene grande y muy negro que ya me imaginaba el contraste que significaría el hoyito rosado de las nalgas blancas como harina de mi hijo siendo ensartado por aquella gran verga negra y seguramente ansiosa de taladrar ese culito estrecho. Los días pasaban muy lentos en la espera del día señalado. Mi primo Raul inventó una supuesta comisión de servicios por el fin de semana por lo que obligadamente saldría a trabajar (la excusa perfecta en su casa). Afortunadamente para él, su trabajo consistía en la mantención de redes informáticas y se hacia necesario ir a una sucursal a una mantención, cosa que antes efectivamente había realizado por lo que no fue extraño en su hogar que nuevamente tuviera que ausentarse por tal motivo. El día en cuestión acordamos reunirnos pasadas las 18 horas. Raul llegó con Pedro y Pablo en una Chevrolet Tahoe del año, que nos dejó sorprendidos y a Javi literalmente con la boca abierta. Subimos en el asiento trasero junto a Raúl, el niño saludó a sus nuevos “tíos” con un piquito en la boca, nos amarramos los cinturones y emprendimos el viaje. El sitio al que íbamos es una localidad llamada Olmué, donde esta el Parque Nacional La Campana, reserva de la biósfera, y que por lo mismo es una zona muy tranquila y de clima agradable. Ya obscurecía cuando nos detuvimos frente a un imponente portalón que empezó a deslizarse a la orden del control remoto que llevaba Pablo, entramos y vimos una gran casa bien iluminada. Por el fondo una casa mas pequeña que supe después era de un matrimonio de ancianos que cuidaban la casa y que prácticamente no salían cuando estaba el dueño ahí. La casa muy espaciosa, con cuadros en las paredes y mullidos cojines en el living. En la parte posterior una piscina también iluminada y temperada según se nos comentó. Llevamos nuestros bolsos al dormitorio asignado y mientas ordenábamos unas pocas cosas, aparecen nuestros anfitriones, sonrientes, solamente vestidos con unas pequeñas sungas que dejaban muy poco a la imaginación, la mejor forma de decirnos que la fiesta ya empezaba. El dormitorio tenía su propio baño por lo que Javi se apresuró a entrar con sus efectos personales para asearse adecuadamente. Así que, siguiendo el ejemplo, Raul y yo empezamos a desnudarnos sin demora, para esperar a mi Nene que hiciera lo suyo. Nuestros amigos prudentemente se retiraron hacia el living donde nos esperaron sentados entre mullidos cojines. La chimenea encendida hacia agradable el ambiente, una luz tenue de sendas lámparas ubicadas estratégicamente daban el toque adecuado de intimidad. Javierito salió del baño, desnudo y sonriendo fue directamente donde los nuevos amigos y con mucha soltura se sentó entre ambos dejándose querer, ya que 4 manos se acercaron y empezaron a acariciarle, tocando primero sus extremidades y carita, para ir llegando a sus partes mas íntimas. Por su parte el niño empezó a estirar las manos hacia la tremenda carpa que ambos adultos ostentaban en sus diminutas sungas, las que prontamente salieron volando y Javi agarró aquellos mástiles ardientes con sus manitos y procedió a inclinarse para darles un besito a cada una y luego volver a la primera para engullirla hasta lo mas hondo que su boquita permitía arrancando el primer suspiro a Pedro, que era precisamente el mas moreno y cuyo pene había sido conocido en la gelatería por Javierito y que le había impresionado, por lo que no fue extraño se dedicara a atenderla en primer lugar. Mientras estaba en esos menesteres, Pedro acomodó el cuerpito de Javi boca abajo para que siguiera saboreando la verga de Pablo, y abriéndole de piernas aplicó su ansiosa boca en aquel culito que tanto deseaba, que como hemos relatado es absolutamente lampiño y de un hoyito rosado. La lengua, al introducirse completamente, produjo un escalofrío al niño quien lanzó una exclamación de gozo y aumentó el ritmo de la mamada mientras Pedro abría con sus manos las nalgas para tratar de llegar aún mas profundo en la intimidad de mi hijo. Raul y yo mirábamos extasiados la escena. Primera vez que Javier Ignacio disfrutaba de otros adultos y vaya que, sí lo estaba disfrutando, llevando a nuestros nuevos amigos al borde del paroxismo del placer. Luego de varios minutos en aquella posición, Pablo, aprovechándose de su posición dominante que hasta ese momento se presentaba, levantó a Javi y lo llevó hacia sí, con claras intenciones de ensartarlo, para lo cual tomo un pomo de lubricante íntimo que estaba en una pequeña mesa a un costado, y aplicó abundantemente a su pene y al culito de Javi, que aún no había sido abierto en aquella jornada salvo por la lengua de Pedro. Hecho esto, lo acomodó para que se sentara y se auto ensartara en la gruesa y negra verga, para que todo se diera al ritmo que el niño soportara, el cual le abrazó y mientras lo besaba en la boca (como yo le había enseñado) se empezó, a deslizar clavándose el oscuro miembro, centímetro a centímetro, deteniéndose de vez en cuando para acomodarse al tamaño, para luego proseguir hasta quedar completamente empalado. Cuando ya tuvo todo aquel trozo de carne ardiente dentro de su culito, Javierito se quedó inmóvil por unos segundos. Se notó que sentía la profundidad de la penetración, por lo que se quedo en esa posición para que su culito dilatara adecuadamente antes de empezar la verdadera follada, con el consabido mete y saca. Pedro nos miró con una gran sonrisa. Estaba feliz y sorprendido de lo que estaba viviendo y nos hizo una seña con el pulgar hacia arriba, pues ya se imaginaba lo que le esperaba para el fin de semana. Luego de un tiempo en esa posición, Javier se empezó a mover, sube y baja. Pablo le tomaba de las nalgas para ayudarle en esa función, la que cada vez fue aumentando en intensidad. Por su parte Pablo se ubicó de pie a un lado y ofreció su verga, la que empezó a ser lamida por Javi, pero también por Pedro en una muestra que la lujuria no tenia límites. La escena era cinematográfica, Javier saltando y clavándose al fondo la gruesa verga de Pedro, y, Pablo disfrutando de una “fellatio” brindado por el niño goloso con que tanto había soñado. (continuará). sergiosst2021@gmail.com es mi correo para comentarios.

Autor: PINKYS Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi primera vez en el sexo…..3ra. Parte

2023-02-04


Hola siguiendo con el relato esa noche después de mucho sexo en la mañana y la tarde, Toño me dijo que hoy saldremos a una reunión en casa de un amigo, que solo habría poca gente, que me llevaría. Mi primera vez en el sexo 3ra. Parte Hola siguiendo con el relato esa noche después de mucho sexo en la mañana y la tarde, Toño me dijo que hoy saldremos a una reunión en casa de un amigo, que solo habría poca gente, que me llevaría, así que saco su mochila la ropa femenina, me dijo esto es para ti, ponte esto me enseño una mini negra, una blusita de color blanco, una tanga negrita, zapato con taco negro, bien alto, o algo alto, medía negra transparente con unas ligas, lápiz labial rosado, lápiz lineal negro de segas, un sostén negro con detalles, unas bolsa de gel en forma de senos, pude ver su excitación cuando sacaba las cosas, su verga empezaba a ponérsela dura, tomando proporciones grotesco, que rico se veía, me acerque tomando su verga, empecé masajear de arriba hacia abajo, me arrodille, empecé a chupar tremenda vergota a lamerla, que rico se ponía, se ponía más dura, Toño me decía que putita eres, que zorrita eres, sigue mi amor, sácame tu leche, tómatela todo, después te vestiré, yo mismo, mientras se la chupaba tomo empezó a manosearme mi trasero, jugando con a mi anito que lo tenía jugoso de la excitación, cuando empezó a endurecerse más, se engruesaba más, gritando a la vez que se venía, que cantidad de leche botaba en mi garganta y boca, llenándome, atragantarme, espesita, era un majar, no deje ninguna gota de leche que se desperdiciara, estaba Toño desquiciado de lujuria me voltio contra el espejo pudiendo mirarme mis nalgas, viendo esa verga en el espejo, las dimensiones que tenía, como se veía con mis nalgas, era descomunal, veía como con sus manos abría mis nalgas para poner su vergota, empujando tremendo falo, que empezaba a desaparecer entres mis nalgas, produjeron dolor que se combinaba con placer, hasta llegar a tocar su cuerpo con mis nalgas todo había entrado sus manos tomando mi cintura, empezando una frenética mete y saca, que dolor sentía como me partía, como taladraba mi ano, ese dolor que rico era , me transportaba a otro mundo de sensaciones, cuando de repente me grito diciéndome toma putita todo esta leche, te preñare, cuando empecé a sentir como me llenaba mi culito de leche calentita, chorros tras chorros de leche calentita, saco su verga de golpe sonando como cuando destapan una botella, chorreando su leche que salía de mi culito escurriéndose por mis piernas, que rica sensación, sentir como resbalaba esa leche por mis piernas, me voltee para apoderarme de esa verga, succionando todo lo que quedaba o por botar de leche, descansamos de tremenda cogida, me fui a baña mientras Toño se echó en la cama, cuando, Salí del baño Toño me dijo ven quiero vestirte, me muero de placer verte como una rica niña putita, fue empezó a ponerme la tanguita negra, metiéndome mi pene hacia atrás, escondiéndola, se veía plano esa parte como si no tuviera pene, planito como de las niñas, que rico se ve, eres toda una zorrita, después me puso las media negras, subiéndola hasta casi mis muslos, colocando las ligas sujetas a la medias y a la tanguita, yo me vía y no creía lo que veía, se veía como una chica, mis muslos y pierna eran extremadamente formadas, después me puso el sostén negro y dentro las bolsas de gel en forma de seno llenado el sostén, se veía real como si tuviera senos era espectacular verme en el espejo ese cuerpo, parecía de niña, él me decía que rico, como hubieras nacido niña, pero esto es mejor, me puso la brucita blanca también ceñida a mi cuerpo me coloco el mini negra que apretaba mi cuerpo abrigando a mis piernas estas más juntas, me miraba y no creía lo que veía, tenía formada delineada mi cuerpo, dibujando mi cuerpo de niña, mi trasero con la mini hacia que pronunciara, que espectáculo ver eso en el espejo me excitaba, Toño me decía que rica estas putita, me empezó a poner lápiz lineal negro en mis cejas, y lapiza labial rosadito suave, no creía que era yo, cara de niña inocente, de putita, de zorrita, tomo me dijo falta lo último, tus zapatitos, para eso estaba súper excitado su verga dentro del su bóxer se veía que estaba súper hinchado se veía que quería explotar, durísimo, apunto que se veía brutalmente enorme, me sentó en la cama frente al espejo, yo me miraba no creía que real yo, era otra persona, era una chica, una niña con una carita de inocente ,el cabello corto me lo peino con cerquillo para los lados, que putita me veía, me puso los zapatitos de tacos, me tomo de la mano para pararme, mientras me decía que rica te ves, al terminar de pararme sentí como mi espalda se arqueaba más de lo que era, porque por si yo era arqueado por eso que mi trasero se pronuncia mucho, por efecto de los tacos mi trasero se levantó mucho más, veía como la mini y mi trasero sea muy pronunciado, al punto que Toño me dijo, no aguanto más, me puso de costado al espejo yo apenas podía pararme por los tacos, podía ver como ese bulto tenia dimensiones descomunales, me apego hacia él, sintiendo lo duro y enorme que lo tenía, con su mano empujo mi espalda hacia la silla poniéndome en 90 grados, yo seguía viendo tremendo cuerpo que tenía, vi como soltó de su boxe su verga que salió como un resorte, durísima se veía, recogió la mini hacia arriba mientras veía mi pierna y trasero recto mi espalda súper arqueada, mis nalgas súper pronunciadas, movió la tanga hacia un lado y de un solo empujo me metió su vergota hinchada de placer , al punto que solté de mi garganta un sonido de dolor, porque me lo metió todo de un solo empujón, felizmente mi ano estaba aun lubricado y dilatado por la brutal sexo que tuvimos minutos antes, si no me hubiera desgarrado mi ano, que hinchado lo tenía, que duro estaba, chocando su cuerpo con mis nalgas mientras decía putita que rico, felizmente mi ano aún estaba algo delitado, sentí que me partía en dos, que me abría, veía por el espejo la cara de placer de lujuria de Toño, la tenía deformada de placer, me sujetó de la cadera mientras frenéticamente me metía y sacaba su vergota que la sentía mucha más gruesa y dura, que rico placer sentía el dolor paso a segundo plano o se combinaba con el placer, sentía como mi ano, como salía con esa cabezota y entraba, más me excitaba ver en el espejo esa vergota salir y entra, al punto que eyacule más de una vez me salía mi lechecita, cuando sentí que me llenaba Toño mi culito de su leche abundante que esta vez al sacar y meter, me salía su leche chorreando por mis pierna, mis pierna las sentía de gelatina, al termina Toño, caí al piso de rodilla, mis pierna no me respondían del cansancio , Toño también cayó en la cama, diciéndome que putita eres, que rico culito, me dijo báñate y échate crema a tu cuerpo, a tus nalguita, para la noche. Pero eso será otro relato que paso en la noche, …algo que nunca imagine. Este es mi correo si desean intercambiar relatos o comentarios, josemanuelversatil1@hotmail.com

Autor: Mi primera vez en el sexo,…..3ra. Parte Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi primera vez a los 10 años con un profesor. Parte 2

2023-02-03


Segunda parte de como perdí la virginidad con un profe mucho mayor que yo a cambio de juguetes decomisados. ~Gracias por su apoyo.. Ya era la hora de salir de clases, en ese entonces la salida del cole era un caos ya que todos los cursos del cole salían a la misma hora y los profesores se quedaban en las puertas haciendo guardia para que los estudiantes más pequeños salieran acompañados de los padres, yo como vivía a dos cuadras del cole ninguno de mis padres venia a recogerme así que no tenia problema en salir solo, siempre me demoraba en llegar puesto que siempre jugaba con mis amigos en el patio hasta que llegaran sus padres. Sin embargo esta vez iba a reclamar mi juguete que el profe me había prometido así que le hice caso y me fui al baño del tercer piso, eso sí, fui muy cauteloso de que nadie me viera, cuando llegue al tercer piso no me extrañaba ver salones llenos de utensilios escolares, sillas amontonadas para eventos, básicamente el tercer piso era como el garaje del colegio. y al fondo del pasillo estaba el baño, un baño muy bonito que al parecer los maestros utilizaban para ellos. El baño normalmente estaba cerrado, sin embargo esta vez estaba abierto, entre rápidamente y no necesite encender la luz puesto que en el baño había un traga luz que me dejaba ver perfectamente, puse llave para que nadie entrara y espere. No voy a mentir para mi se sintió como si hubiera pasado una hora, hasta que todo mundo se fue menos mi profesor ya que siempre se quedaba a hacer papeleo por el tema de la dirección. Escuche unos golpes en la puerta del baño, me asuste y de la emoción me había tirado un gasecito, me estaba ahogando en pena y pensando si lo había escuchado, no fue hasta que oí la voz de mi profe diciendo -Estas ahí?. Yo me calme y respondí diciéndole -Sip estoy aquí. El me respondió -Tengo que acompañar a unos profes al paradero de autobús ya vengo, te dejare solo en el colegio y mientras puedes hacer tus necesidades, (me morí de pena porque si me escucho) también me dijo -Pero eso sí no hay papel de baño así que te dejare un termo plástico de tubito (de esos para tomar agua) y una única toalla pequeña. Yo no entendía que pretendía que hiciera hasta que me explico y me saco la excusa de que así lo hacían los europeos cuando no tienen papel. Yo siendo bien ingenuo no sabia que quería que me hiciera un enema anal. Cuando escuche el eco de la puerta principal con llave empecé a pensar que el profe iba a demorar unos 15 minutos y pensé ¨mientras estoy aquí voy hacer mis necesidades y probar la nueva forma europea de limpiarse¨ Así que lo hice, sin embargo después de hacer mis necesidades no podía meterme el tubito del termo plástico dentro de mi ano así que pensé que si le echaba jabón liquido que había en el lavamanos pasaría por mi ano fácilmente y podía limpiarme, así que lo hice y tenia razón, el tubito era pequeño que no sentía nada. ¨Tengo que ser sincero tuve que rellenar tres veces el termo hasta que saliera agua limpia de mi anito.¨ Cuando al fin termine de limpiarme me di cuenta que había hecho un reguero de agua, no quería que mi profe me regañara así que me quite el pantalón del cole y empecé a limpiar, igual sabia que se iba a secar rápido ya que el pantalón era delgadito, sin embargo no medí bien y si había mucha agua, cuando escuche la puerta principal del cole me asuste demasiado y tome también mis boxers, trate de limpiar el agua rápidamente (También estaba pensando en quitarme la camiseta para secar todo pero no me daba tiempo) el profe abrió la puerta del baño y lo mire asustado tratando de limpiar el agua y le dije -Perdón por el reguero. El suelta un sonrisa y me dice -No bebe no te preocupes se que es tu primera vez limpiándote de forma europea jeje. Yo lo mire confundido cuando me dice -Vamos aquí al cuarto de las sillas a secar la ropa, tengo un ventilador de aire caliente para secarlo rápido. Mi profesor me había ayudado a levantar mi ropa y yo lo seguí descalzo hacia esta habitación con solo mi camiseta, no tenia que taparme mis partes ya que mi camiseta era grande, tanto que parecía como si tuviera minifalda, extrañamente note que tenia una maleta pero no le di mucha importancia. Cuando el colgó mi ropa en tremendo ventilador de aire yo estaba que me tapaba mis partes porque se medio levantaba la camiseta y mi profe me dijo -No tienes porque preocuparte por estar solo con camiseta, es más yo te acompaño. Se quito la ropa y solo se dejo su camiseta. me hizo sentir en confianza, sin embargo no podía dejar de ver su pene ya que era lo que más resaltaba. Mi profe y yo hablamos tranquilamente de que juguete quería mientras veía como se movía su pene y me dijo -ya vengo iré por tu juguete. Se fue al segundo piso a traerlo. A este punto empecé a tener pensamiento sexuales con mi profesor era una sensación extraña ya que no sabia en que pensar porque eran muchas cosas, pero mientras más lo pensaba más sentía un hormigueo cerca de mi ano mientras mi pene crecía. (yo ya había tenido un acercamiento al mundo porno cuando veía revistas sexuales y a mis padres besarse y hacer cosas indecentes sin embargo no sentía nada y nunca pensé en hacerlo con otro hombre) Esa tarde mis pensamientos sexuales se activaron y cuando llego mi maestro con el juguete que le había dicho me dice -Es este bebe? Yo me acerco mucho a él, le agarro su pene y le respondo en un momento de locura, con voz temblorosa y desafinada -Nop, este es el juguete que yo quiero. él me sonríe y me dice -Enserio? bueno bebe si quieres jugar con este juguetico podemos hacerlo, vamos a jugar al papa y a la mama te parece?. Yo le respondo -Si profe. él me responde -Me tienes que decir papito bueno? yo soy el papa y tu la mamacita, bueno? Yo entre cortando mis palabras con mi saliva le digo -Bueno Papito. Me agarra una nalga medio desnuda mientras me da un beso con lengua, yo no sabia que pasaba así que le seguí el juego y le respondí con mi lengua también. Luego mi papito me dice que hay que hacer una cama si quería seguir jugando. Yo le hago caso y con las sillas que hay en la habitación (muy cómodas por cierto) hago una especie de cama mientras el saca unas cosas de su maleta, tenia un lubricante que recién había comprado y me percato que el no había ido acompañar a los profes si no a comprar lubricante y una pomada para que no me doliera. Mientras yo acomodaba la ultima silla yo estaba de espaldas haciendo que las sillas encajaran bien de repente mi papito me nalgueo medianamente fuerte, sentí placer en vez de dolor. Y me dice que nos acostáramos, él se quita su única prenda mientras se masturba y a mi me deja mi camisa, nos acostamos y me dice -Papi quiere hacer lo que hace papa y mama cuando están en la camita. Yo le pregunto -Que hacen papa y mama en la camita? él me responde suavemente mientras se acerca a mi -El amor mamita, quieres hacerlo? quieres que te deje embarazada mamita bella? Yo siguiendo el juego le digo con el mismo tono de vos suave mientras me acerco a él -Si papito quiero que me embaraces. Nos besamos apasionadamente, sentía la diferencia de que el tenia mucha más experiencia en besar, me mordía suavemente los labios y no dejaba de mover su lengua contra la mía, mi pene se paraba lentamente el de mi papito también lo sentía muy grueso, me hizo sentir como una princesa. Después del largo beso, recorrió mi cuerpo con solo besos hasta llegar a mi pene erecto, me daba un poquito de pena ya que mi pene no era muy grande sin embargo el no se detuvo a pensar y se llevo mi pene a su boca, fue el primer y mejor oral de mi vida, ya que jugaba mucho con la lengua y nuestros fluidos, después me alzo las piernas y ya para entonteces ya me sentía bien femenina, indefensa y sumisa, procedió a hacerme un beso negro yo nunca había sentido algo como eso! fue espectacular! y como previamente me había limpiado mi anito no sentía ningún remordimiento, luego del excitante beso me dijo dulcemente -Ven aquí mamita ven y prueba lo que te va hacer mujercita. me hizo arrodillar en el piso y me dijo -haz lo que sabes hacer mamita hermosa. Vi su enorme polla y no lo podía creer era más de lo que podía meterme a la boca sin embargo no me queje y lo hice, estaba totalmente hipnotizada trate de hacerle un buen oral con mi baja experiencia, él se sentía tan complacido que gemía y me decía vulgaridades como «Oh putita tan rica» «te encanta mi verga mamacita» «Oh si chúpalo así bebesita» «más duro mamita»… Cada vez que decía algo como eso me empujaba la cabeza, sentía toda su carne en mi boca hasta llegar a mi garganta, algunas veces tocia pero volvía a la acción, era tanta la emoción que sentía que mi boca estaba llena de su liquido preseminal. De repente paro y me dijo suavemente -Ya no aguanto más mamacita. Me beso intercambiando los fluidos que yo tenia en la boca haciendo que el liquido preseminal lo compartiéramos e inevitablemente hiciera que callera al piso, tal como en una escena porno ya después de tan apasionado beso me acostó de misionero o de pollito en las sillas imponiendo su lado dominante, a este punto no me importaba nada, estaba en la nubes. el saca su lubricante y se lo pone en todo su pene haciendo que brillara demasiado, luego me abrió las piernas y me paso el lubricante por todo mi ano, sentía caliente ese lubricante, después de eso me puso otra pomada y me dijo que era para que no me doliera y sintiera más placer. A mi no me importaba ya nada solo quería que me hiciera su mamita, su bebecita, que me embarazara como me lo había dicho después de haberme colocado y masajeado mi ano extrañamente lo sentía caliente y muy dilatado, lo sentía muy relajado. Le dije a mi papito -Que se sentía muy bien. El me respondió mientras restregaba la cabeza de su pene con mi ano -Y eso no es nada porque vas a sentir lo que es tener un macho dentro de ti. Procedió a besarme dulcemente mientras empujaba lentamente su pene en mi ano, sentí como me quitaba la virginidad con su enorme pene, no pude evitar abrazarlo fuerte y gemir del dolor y placer que sentía, aunque me había colocado una pomada aun sentía un poco de dolor, le dije que me dolía un poco y me contesto que nos quedáramos así un minuto, mientras pasaba el minuto me decía -Ahora somos uno, yo soy tu macho, tu semental y tu mi princesa, mi nenita hermosa, después de decirme eso nos seguimos besando muy apasionadamente y sin darme cuenta el se movía lentamente, metiéndome y sacando su miembro suavemente, luego le exprese que ya no sentía dolor de repente agarro mis dos brazos con una sola mano y me los puso arriba de mi cabeza, con la otra mano me subió mi camisa dejando al descubierto mis pechos y me dijo abre esa boquita nene hermosa, yo le hice caso ya que me excitaba mucho esa actitud de él, cogió liquido preseminal mío y me lo puso en mi lengua, me agarro de mis cachetes con su musculosa mano y me dijo eres de mi propiedad bebe hermosa. Procedió a embestirme una y otra vez con su pene, muy rápida y ferozmente, fue tanto que hizo que pusiera mis ojos de cabeza de lo excitado que estaba, mi pene no paraba de expulsar liquido preseminal… cuando me di cuenta mi estomago estaba encharcado de mis propios fluidos, sentía como mi papito me estaba volviendo su mujercita, sentía como me estaba destrozando el ano cada vez que me empujaba, sentía como me violaba y de la nada el me dice -Te voy a embarazar putita hermosa, eso hizo que me viniera y que expulsara mi propio semen en todo mi cuerpo, fue con tanta fuerza que expulse mi semen que sentí como una gota me llego al rostro, mi papito siguió dándome por otro medio minuto más y me dijo -Aquí tienes tu lechita mi bebe hermosa, expulso toda su leche dentro de mi y por un momento sentí como palpitaba y entraba su semen en mi interior se sentía calientito. Procedimos a besarnos, el quedo tan complacido al igual que yo que quisimos repetirlo (historias para otro día) saco su pene y sentía como su leche salía de mi ano dejándomelo totalmente abierto después de limpiar y vestirnos Le dije con mucha inocencia -Quiero que me sigas embarazando papito. El sonrió y me dijo aquí me tienes para lo que quieras. ~Hay más historias muy excitantes con mi profe que me gustaría contarles, en el transcurso de la semana se las iré contando si gustan. (Al día de hoy por temas de mudanza no nos volvimos a ver pero me gustaría volver hablar con él jeje)

Autor: KUROI69 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Me masturbo el Culo I

2023-02-03


Creo que no soy gay del todo, pero me han entrado unas ganas enormes de introducir artefactos en mi culo... Yo pensaba que eso no era de hombres, y nunca había experimentado esa sensación tan deliciosa de tener algo metido en el ano... La primera vez que lo hice, introduje mi propio dedo, Uffff, y casi se me sale el corazón de la emoción tan grande que sentí... Nunca había experimentado una sensación tan rica como la que sentí ese día... Después me eché jabón, y me intruduje varios dedos, y la cosa se puso mejor, me emocioné muchísimo más, ya quería tener algo más grande metido en mi Culo, que me palpitaba como pidiendo un dildo enorme y caliente... Uffff,me apretaba con su esfinter, no queriendo que saliera lo que adentro de él había... Solo le digo a los hombres, cuando ustedes hagan esto, no lo dejarán de hacer jamás, es lo más delicioso, lo harán todos los días si tuvieran la oportunidad de hacerlo. Muchas gracias por leer, les adjunto fotos de mi culo... síganme en Twitter como gayculon69

Autor: gayculon69 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Descubriendo nuevos placeres en la ferranchina.

2023-02-03


Se pegó a mí y mientras me apretaba los cachetes del culo, llevaba mi mano por la que me tenía sujetado, a su paquete haciendo que se lo palpara, mira cómo me tienes, mmm, me susurraba. Hacía casi 2 semanas que me habían follado en la ferranchina el viejo ferranchinero y su amigo el zapatero, desde aquel sábado no los volví a ver, ni siquiera pasaba por la calle donde se encontraban ambos negocios, no me atrevía, me daba… no vergüenza, más bien era reparo. Temía que me vieran y me llamaran queriendo volverme a follar. Sabía que si me llamaban, yo me iba a dejar, era incapaz de negarme, solo bastaba que me calentaran un poco y les dejaba hacerme lo que quisieran. Además, era y sigo siendo muy tímido y promiscuo, me gusta cambiar y no estar siempre con la misma persona. Solo acudía a los viejos o conocidos cuando la calentura me apretaba. Cuando andaba salido y bien cachondo, cualquiera me valía y ya la cosa me empezaba a picar. Llevaba 2 días que andaba algo caliente y no sabía sí dejarme caer por la ferranchina, o bajar al centro aquel fin de semana, así que mientras iba para casa a comer, decidí pasar por la calle donde se encontraba la ferranchina a ver qué pasaba. Cuando cruzaba para ir por la calle donde se encontraba la ferranchina y zapatero, ya pasaba algo de las 13:30, iba pensando que seguramente ya estaría cerrada la ferranchina o al menos estaría haciéndolo. El zapatero seguro que ya lo habría hecho, era algo más que puntual, antes de que diera la hora ya solía tener cerrado, en más de una ocasión me había topado con la puerta cerrada y aún no diera la hora de cierre. Iba algo inquieto, no sabía porque al enfilar la calle de repente me habían entrado aquellos nervios, pero estaba claro de que era por encontrarme de nuevo con el ferranchinero, sin embargo, no me ponía así el zapatero. Iba en esos pensamientos, cuando vi como cruzaba la calle saliendo del taller de zapatería el susodicho. El cabrón del zapatero cruzaba la calle viniendo para la acera por donde caminaba yo en dirección a la ferranchina, habiéndome visto. ¿Qué, que tal? Cuanto tiempo sin verte… me decía el zapatero acercándose a mí a la vez que me daba unas palmaditas en la espalda. ¿Qué vas para casa o vas a ver a…? Me decía indicando con la cabeza hacia donde se encontraba la ferranchina. No nono, le contesté algo nervioso, voy a comer le dije casi llegando a la ferranchina. Pues ven, vamos a saludar a Leonardo, a ver si nos invita a una cervecita antes de ir a comer, ¿eh, que te parece, no te apetece una cervecita? Decía sujetándome por el brazo a la vez que me empujaba para que entrara en la ferranchina que aún estaba abierta. Ni tiempo a contestarle tuve, cuando me di cuenta ya estaba entrando por el portalón de la ferranchina. ¿Qué, aquí nos tienes, venimos a que nos invites a unas cervecitas? Le gritaba el zapatero nada más entrar, al ferranchinero. Mira a quien te traigo, le gritaba echándome una mano por la espalda. Lo encontré ahora nada más salir del taller. Nada más levantar la cabeza el ferranchinero, clavó su mirada en mis ojos. Dios, no pude aguantar aquella mirada, tuve que inclinar la cabeza mirando para el suelo. Al momento me empecé a poner colorado, una calor subía por mi cara haciéndome enrojecer. Dios si las orejas me ardían, la polla se me empezaba a poner dura, haciéndome empalmar. Bueno, soltó el ferranchinero, pero dejarme primero cerrar y luego nos tomamos esas cervecitas, eh, decía yendo a cerrar el portalón de la ferranchina. Mientras este cerraba el portalón, el zapatero frotaba con su mano mi espalda, como diciendo lo bien que lo íbamos a pasar, seguro que el muy cabrón ya estaba pensando en darme por el culo más que en beber las cervezas que le había pedido al ferranchinero que nos invitara. ¿Qué, como estás? Me decía frotándome la espalda con su mano. Yo encogiéndome de hombros le contestaba que bien. Pues ya ves, nosotros con ganas de follar de nuevo este culito, me decía bajando su mano a él, empezando a magrearlo apretando los cachetes de mi culo. Se pegó a mí y mientras me apretaba los cachetes del culo, llevaba mi mano por la que me tenía sujetado, a su paquete haciendo que se lo palpara, mira como me tienes, mmm, me susurraba lamiéndome el lóbulo de la oreja, mordiéndome luego el cuello y parte de la nuca. Pedazo de cabrón, sabía que aquello me gustaba y el muy hijo de puta se estaba aprovechando, notaba como temblaba retorciéndome a la vez que trataba de apartarme de él. Sabía que si dejaba que siguiera iba a caer como una fruta madura dejándome hacer lo que quisieran. Al verme revolver queriéndome apartar de él, sujetándome por el brazo, echó la otra mano a mi entrepierna, a la vez que me decía el muy pedazo de hijo de puta: Ven maricón, no te escapes, déjame ver cómo andas de caliente, me decía apretando con su mano mis partes. Yo que estaba medio empalmado, al notar su mano agarrando mi polla y huevos, empezando esta a sobarlos restregando su mano por mi entrepierna a la vez que llevaba su boca a mi cuello empezando a lamerlo y mordisquearlo, me estaba empezando a empalmar aún más de lo que ya estaba. Viendo que no me daba librado de él, eché mi mano a su entrepierna, dándole un apretón a sus partes. ¡Ay maricón! No apretes así, se más suave joder, exclamaba el hijo de puta del zapatero, soltándome a la vez que llevaba su mano a sus huevos. Jeje, se reía el chatarrero, acercándose a nosotros después de haber cerrado el portalón de la ferranchina. Eso te pasa por salido y sobón, hay que tener paciencia y ser respetuoso con los demás, ¿además no querías que os invitara a unas cervezas? Sí, sí claro que queremos que nos invites, pero joder si yo solo quería saber cómo estaba. ¿Y adonde queréis ir, a la cervecería o las tomamos aquí? No, a la cervecería yo ahora no puedo ir, tengo que ir a comer a casa, les contesté. Bueno pues las tomamos aquí, dijo el chatarrero, viendo como se palpaba los huevos el zapatero mientras iba en busca de las cervezas. ¡Joder, menudo dolor de huevos me has dejado, maricón! Me decía mirándome con aquella cara de hijo de puta y salido que tenía. Jódete, pensaba yo para mí, viendo como se inclinaba palpando los huevos el hijo de puta del zapatero. A los pocos segundos ya estaba allí el chatarrero con las cervezas. Venga, vamos a tomar las cervezas y nos vamos que hay que ir a comer, decía posando las cervezas que traía sobre la mesa que le hacía de despacho. El zapatero fue el primero en echar la mano a la cerveza, luego lo hice yo, poniéndonos los 3 a beber aquellas cervezas por la botella. Bueno y que te cuentas, que es de tu vida, me decía el chatarrero mientras bebíamos aquellas cervezas. Nada, como siempre, le contestaba yo encogiéndome de hombros. ¿Y no nos echaste de menos? ¿No tenía ganas este culito de que lo follaran de nuevo? Me preguntaba dándome unas palmaditas en el culo mientras bebíamos. Me encogí de hombros sin llegar a contestar nada, ni sí ni no, solo me encogí de hombros sin atrever a decirle nada. ¿Y no te apetece? Me decía el ferranchinero empezando a apretar los cachetes del culo. Sí, pero… ahora no puedo, tengo que ir a comer y no me da tiempo, le contestaba viendo como seguía apretándome los cachetes del culo Bueno, pero eso no es problema, me decía acercándose más a mí, podemos quedar para la tarde, si te apetece puedes venir a la hora del cierre como el otro día. Ya verás que cositas nuevas podemos hacer, me susurraba al oído mordisqueándome el lóbulo de la oreja. Me volví a encoger de hombros, diciendo: Bueno, a la vez que daba un trago a la botella de cerveza, notando como apretaba más el cachete de mi culo con su mano y su boca mordisqueaba el lóbulo de mi oreja. Mira como me tienes, me susurraba llevando mi mano a su entrepierna, pudiéndole palpar como estaba de hinchada y dura la verga del chatarrero. Dios, que hijo de puta, palpaba aquella polla con mi mano, notando lo dura e hinchada que la tenía. El muy cabrón, seguía sin llevar nada por debajo de aquel buzo de trabajo que llevaba puesto. Si aquello seguía por aquellos derroteros, iba a terminar con dolor de huevos y seguro que iba a dejar que me follaran antes de ir a comer. Así que lo mejor era marchar cuanto antes, no se fuese a incendiar el ambiente más de lo que ya estaba. Mejor era que me fuese y volviera por la noche. Ya verás como lo vamos a pasar esta noche, me decía pegándose por mi espalda a mí, mientras yo posaba la botella de cerveza bacía sobre la mesa. Ya verás que sorpresa y lo que va a disfrutar este culito, me decía restregándome la verga por el culo, viendo como yo me quedaba quieto mientras dejaba la botella sobre la mesa. Teniéndome así pegado a él, me rodeó con sus brazos a la vez que dejaba su botella al igual que lo había hecho yo, y bajando sus manos a mi entrepierna, me pegaba más a él a la vez que acariciaba mis genitales. Ufff maricón que calentito me estás, ya verás como esta noche te voy a hacer chillar de gusto, te voy a hacer gemir como a una perrita cuando te de por este culito tan sexi que tienes. Bufff, yo ya estaba que me derretía de gusto, notaba aquella polla restregándose por mi culo y aquellas manos palpando y acariciando mis órganos sexuales, haciéndome que me empalmara como un burro. Me voy, tengo que irme, le decía yo sabiendo que si seguía con aquellos magreos, iba a terminar claudicando y dejándome dar por el culo allí mismo apoyado sobre la mesa. Bueno mi nenita, entonces te esperamos esta noche, ya verás como no te vas a arrepentir, decía el ferranchinero, separándose de mí. Ufff, menos mal que me había liberado, si no, hubiera terminado follándome allí mismo. Tan pronto vi que se separaba de mí, me di la vuelta yendo para la puerta. Lo mejor era salir cuanto antes de allí si no quería terminar siendo follado por aquellos 2 salidos antes de que fuera a comer. Espera que ya salimos los 3, decía el zapatero. Es que tengo prisa le contesté, viendo como venía el chatarrero a abrirme la puerta. Abrió la puerta y dándome una palmada en el culo, me dijo: Entonces hasta la noche. No nos vayas a dar plantón, ¿eh…? Salí de la ferranchina como alma que lleva el diablo, iba enrojecido y caliente como una perra en celo. Si hubiese echado 5 minutos más, estoy seguro de que hubiese terminado siendo despelotado y follado en aquellos momentos. Cuando llegué a casa, lo primero que hice fue ir al baño, necesitaba refrescarme y bajar aquella excitación que llevaba. Nada más entrar me desvestí, y luego de lavarme y refrescarme un poco, me senté en el inodoro descansando un poco mientras me concentraba en mear, quería bajar el empalme que llevaba, no quería terminar pajeándome, sabía que si me pajeaba, no iba a acudir a la cita de la noche. Así que una vez pude mear haciendo que me bajara aquella excitación e hinchazón que llevaba, salí del baño, yendo a mi habitación, dejando la ropa y poniéndome el pijama que solía usar al llegar a casa. Una vez puesto el pijama fui a la cocina a comer y luego de terminar, fui para la sala a ver la televisión. Ya no tenía que ir a ningún sitio por la tarde, así que iba a descansar viendo la televisión, y luego a eso de las 7 de la tarde, ya me prepararía para acudir a la cita que me esperaba aquella tarde noche con el chatarrero y zapatero. Antes de que dieran las 7 de la tarde, ya estaba metido en el baño de nuevo, iba a lavarme y preparar, a las 8 sabía que me iban a estar esperando el hijo de puta del zapatero y el chatarras para darme por el culo. Quería ir bien preparado y limpio, sabía que seguramente iban a estar dando por el culo hasta dejarme agotado. A ver que era aquella sorpresa que tenían preparada para darme. Eran ya las 8 cuando salía de mi casa, le había dicho a mi madre que iba a salir, que a lo mejor no llegaba hasta el día siguiente. Al día siguiente era sábado y no tenía que ir a ningún sitio, así ya no estaría preocupada por mí. Cuando llegué a la ferranchina, ya pasaban 5 minutos de las 8, aún tenía los portalones abiertos, así que llegaba a tiempo. Cuando me vieron entrar, a ambos se les iluminaron los ojitos, vaya 2 salidos que me esperaban, a ambos les brillaban los ojos como si fueran 2 farolas encendidas, se les podía ver la cara de lujuria y lascivia con la que me miraban, menuda follada que me esperaba aquella noche. Nada más entrar y verlos, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, ellos estaban salidos y con ganas de follarme, pero la excitación y calentura que yo llevaba no era mucho menor, ya iba bien preparado, me había lavado, lubricado y dilatado el culito, sabía que iban a follar hasta reventarme. Los cabrones iban a darme por el culo hasta la extenuación, así que iba preparado para pasar toda la noche follando con ellos, malo sería que no les vaciase los huevos antes de que ellos terminaran agotándome. Hola, saludé nada más entrar, hooola, contestó el zapatero alargando el saludo. Ambos estaban igual que los había dejado al mediodía, de pie junto a la mesa, bebiéndose unas cervezas. Hola, contestó después de beber el chatarrero. Ven, vente para aquí que estamos bebiendo unas cervezas, ¿tu quieres una? Bueno, le contesté acercándome a donde estaban. Espera que voy por más cervezas, decía el chatarrero dejándonos allí al zapatero y a mí. No tardó nada, por lo que apenas pudimos hablar casi nada el zapatero y yo, solo me había preguntado cosas banales, menos mal que esta vez no se lanzó a por mí, estaba más calmadito que por la mañana. Cuando vino el chatarrero, me dio la cerveza, dejando otras para ellos y otra más al parecer para mí, querían que bebiera y me pusiera a tono con ellos. Bueno voy a cerrar la puerta que ya va siendo hora, decía el chatarras yendo a cerrar el portalón. Una vez hubo cerrado, vino para donde estábamos, y mientras echaba mano a su cerveza, me decía poniendo la mano sobre mi culo: ¿Que, ya estás preparado? ¿Cómo tenemos el culito? Me decía dándome unas apretadas en él, con su mano. Yo no contesté nada, me limité a beber la cerveza de la botella, dejando que apretara los cachetes de mi culo. Luego ya verás lo que tenemos preparado, ya verás como te va a gustar la sorpresita que hemos montado para ti. Te vamos a hacer que disfrutes y goces como nunca, me decía sin dejar de sobarme el culo. ¿Tienes que estar a alguna hora en casa, o no tenemos prisa? Me preguntaba el chatarrero. No, no tengo que estar a ninguna hora en particular, ya avisé que iba de fiesta y que seguramente hasta mañana no volvía. Bien bien, así mucho mejor, así tendremos tiempo y podremos follarte con calma toda la noche, ¿verdad putita que lo estás deseando? Moví la cabeza junto a los hombros como diciendo, sí, que remedio. El zapatero al ver que ya casi estaba acabando la cerveza, enseguida agarró la otra, pasándomela para que siguiera bebiendo. El cabronazo quería ponerme a tono y me fuera desinhibiendo, seguro que ardía en deseos por tenerme enculado, se le notaba la cara de lascivia y las ganas que tenía por darme por el culo. Mientras yo bebía, el chatarrero no dejaba de meterme mano, poco a poco iba poniéndome a tono. Quería excitarme y que estuviera bien caliente. Cuando me di cuenta ya me había empezado a desabotonar la camisa. Iba poco a poco, había empezado por arriba, y a cada botón que soltaba, metía su mano por mi pecho acariciándome con su mano. Cuando llevaba 2 botones, pasó su mano por mis tetillas, empezando a acariciar y pellizcar los pezones, haciendo que estos se fuesen excitando y endureciendo Yo por veces me estremecía al notar aquellas manos acariciándome, iba muy despacito, pero poco a poco el cabronazo me iba excitando cada vez más. Ya casi había acabado la segunda cerveza y el ambiente cada vez se iba poniendo más caliente. Cuando ya casi había desabotonado por completo la camisa, yo ya estaba que ardía, no tuve más remedio que llevar mi mano a su entrepierna, empezando a palparle la polla y genitales al chatarrero. Este al ver que yo ya empezaba a estar caliente y receptivo, terminó por desabotonarme la camisa por completo, sacándola de mi pantalón, dejándome con el pecho al aire. Abrió un poco la camisa poniendo sus manos sobre mis costados, justo por debajo de mis asilas y a la altura de mis pechos, y a la vez que me acercaba a él, llevaba su boca a ellos, empezando a morder mis ya duros e hinchados pezones. ¡Ohhh! Solté un leve gemido al notar sus dientes morder mis pezones, a la vez que seguía acariciando su verga y genitales por encima del buzo. Deseaba abrirle la cremallera del buzo y apoderarme de su polla, por lo que buscaba con mis manos poder hacerlo, cuando noté como se colocaba detrás mía el zapatero, empezando a quitarme la camisa junto a la cazadora que llevaba puesta. Los cabrones ya empezaban a desnudarme. Lo iban a hacer allí mismo, esta vez ni siquiera me llevaron al cuartucho donde tenía el camastro el chatarrero. Allí mientras bebíamos las cervezas, ya me estaban empezando a despelotar. Mientras yo conseguía abrirle el buzo al chatarrero y apoderarme de su dura y larga polla, y él seguía chupando y mordiendo mis excitados pezones, noté como las manos del zapatero rodeaban mi cintura y empezaban a aflojarme el cinturón. Dios, un escalofrío recorrió mi cuerpo al notar los dedos del zapatero rozar mi abdomen en busca de mi cinturón. El estómago se me había encogido y noté como por los huevos me recorría una corriente que luego subía por mi columna vertebral. Hasta en las piernas había notado aquella corriente al notar sus dedos tocando mi cuerpo en busca del cinturón. Una vez lo hubo aflojado, siguió con mi pantalón, empezando a desabotonarlo. Cuando lo tuvo desabotonado por completo, dejó que este fuese cayendo por mis piernas, mientras él metía sus manos por dentro de mi slip, haciéndome estremecer al notar como acariciaba mi polla y huevos a la vez que iba bajándome el slip. Lo llevó hasta mis rodillas dejando que fuese cayendo junto al pantalón, empezando a acariciarme el culo. Pasaba sus manos por mi culito, las subía por mi espalda y las volvía a bajar, luego me rodeó con sus manos empezando a acariciar mi vientre y poco a poco fue bajando por mis genitales, siguiendo por mis piernas, hasta que llevó mi slip y pantalón a mis pies. Al llegar ahí, empezó a sacarme los zapatos, y una vez lo hubo hecho, terminó por sacarme el pantalón junto al slip. Ya estaba, ya me tenían en pelotas por completo, hasta los calcetines me habían quitado. Mientras el zapatero me desnudaba, el viejo chatarrero, no había dejado de chupar y morder mis excitados e hinchados pezones. Ya me retorcía de gusto, no dejaba de acariciarle y sobar la polla junto a los huevos al chatarrero, mientras él me hacía retorcer y gemir de gusto. Luego de estar martirizando, mordiéndome los pezones, fue subiendo por mi cuello haciéndome temblar y retorcer de gusto, ese era mi punto más débil y donde más gusto me daba. Al ver como me estremecía y temblaba de gusto, siguió mordiéndome el cuello, mientras notaba como el zapatero empezaba a morder los cachetes de mi culo, a la vez que pasaba sus manos por toda la raja buscando la entrada de mi ano. El zapatero al pasar su mano por la raja de mi culo pudo comprobar que ya había ido lubricado, por lo que no dudó ni un segundo en empezar a meterme un dedo por el culo. ¡Ohhh! Gemí abriéndome de piernas al notar como me entraba el dedo por el culo. ¡ooohhh! Volví a gemir al notar como lo sacaba y volvía a meter. Este al ver como gemía y me abría de piernas, llevó su mano a mis genitales, empezando a acariciarme los huevos. Dios que hijo de puta, que gusto me estaba dando, tenía la polla tiesa y dura a más no poder, me abría de piernas todo lo que podía, notando como su mano acariciaba mis pelotas tirando de ellas hacia abajo, los acariciaba haciéndome abrir de piernas, luego volvía a introducir sus dedos en mi culo, los sacaba y volvía a acariciarme las pelotas. Así maricón, abre bien las piernas y deja que te abra el culo, decía el zapatero. ¡Dios! Que hijos de puta, me estaban poniendo a 1000 y solo me estaban metiendo mano, cuando me empezaran a follar, me iban a hacer correr como una prea. Y eso era lo que iba a hacer el zapatero, el cabronazo ya se había despelotado, y ahora que ya me tenía el ojete medio dilatado, no pudo esperar más, mientras el chatarrero me comía la boca y mordía el cuello, él después de haberme dilatado el ano y hacerme abrir de piernas, pegándose a mi espalda, empezó a meterme la polla por el culo. Incliné un poco el culo hacia atrás a la vez que me abría de piernas, notando como su polla empezaba a introducirse por mi culo. ¡ohhh! ¡ooohhh! Gemí al notar como la polla del zapatero profanaba mi culito, ¡ooohhh ohhh! Volví a gemir al notar como sus pelotas golpeaban la entrada de mi ano y su polla salía y volvía a entrar por mi culo, llegándome al fondo. Así maricón así, ábrete de piernas y dame el culo, me decía sujetándome por las caderas y haciéndome que me abriera más de piernas entregándole el culo, empezando a follarme. ¡Ohhh que gusto! ¡ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! Así maricón, así, déjate follar, deja que te de por el culo que es lo que te gusta. ¿Te gusta eh? ¿Te gusta maricón? ¿Te gusta que te den por el culo? Gritaba una y otra vez dándome por el culo. Notaba como me entraba la polla del zapatero una y otra vez por el culo, haciéndome mover adelante y atrás mientras este me envestía. Menos mal que tenía delante mía al chatarrero al que me abrazaba, si no me hubiese espatarrado sobre la mesa donde teníamos las cervezas y donde había dejado la ropa el zapatero, después de haberme desnudado y haberlo hecho él también. El viejo ferranchinero, no dejaba de comerme la boca y pellizcar y apretar mis pezones mientras estaba siendo follado por el zapatero, yo que moría de gusto, buscaba con mi mano su verga aferrándome a ella, sabiendo que luego aquella polla iba a estar dentro de mi culo. La acariciaba y palpaba sus huevos mientras el zapatero continuaba dándome por el culo. ¡Ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! ¡Dios maricón que gusto! Gritaba una y otra vez el zapatero follándome a saco. Se escuchaban sus gritos junto al golpeteo que daba su pelvis al chocar con mis nalgas cada vez que su polla se introducía por mi culo. De repente las envestidas que me daba el zapatero empezaron a ir más rápidas y profundas, pudiendo notar como este clavaba sus dedos en mis caderas y gritaba que se corría. Me corro, me corro, ¡ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! ¡ooohhh ohhh! Gritaba preñándome el culo de leche. Me había soltado 4 o 5 trallazos de leche, preñándome por primera vez aquella noche. Cuando por fin salió su polla de mi culo, llevó su mano a él, diciéndome: Dios maricón que culito tienes, decía metiendo 2 de sus dedos en él. Joder mira como se abre y traga. Teniéndome así el zapatero, el viejo chatarrero, separándose de mí, cogió mi cerveza pasándomela para que bebiera y fuese recuperándome, no tenía prisa por empezar a follarme, luego de pasarme la cerveza, terminó de beberse la suya, recogió los cascos vacíos y dejando que el zapatero siguiera metiéndome mano, fue a buscar más cervezas. Cuando vino con las cervezas, no solo traía más cervezas, traía unas pinzas con una larga cadena que terminaba en un anillo, además traía una especie de antifaz. Cuando vi aquello, al principio me dio algo de miedo, luego al verme la cara el ferranchinero, me tranquilizó, diciendo que no tuviera miedo, que solo era para estimularme y que iba a disfrutar mucho más, que si no estaba Agusto no pasaba nada, me los quitaba y listo. Pero que probara que ya vería como me iba a gustar. Al final después de beber aquella otra cerveza que nos abría traído, dejé que me pusiera primero el antifaz quedándome a ciegas, luego noté como empezó a colocarme aquel artilugio. Primero colocó el anillo en la base de mi polla, me quedaba pegado al perineo y por debajo de mis huevos, luego empezó a ponerme las pinzas en los pezones, haciéndome estremecer al notar como estas apretaban mis hinchados y duros pezones, haciéndome soltar un leve quejido. Me sentía raro pero la verdad es que me estaba empezando a gustar, aquella sensación me gustaba y me hacía estar más excitado. Luego noté como me llevaban sujetándome por el brazo, no sabía para donde íbamos, solo notaba el suelo al ir caminando descalzo como estaba, las pinzas apretándome los pezones, aquella especie de argolla que apretaba la base de mi pene haciendo que este se abultara más junto a mis pelotas. Tuve en un momento la tentación de quitarme aquella especie de antifaz que tapaba mis ojos, cuando de pronto noté como parábamos, me giraban y de pronto noté como me sujetaban los brazos, me habían colocado una especie de correa en cada muñeca. Dios, no sabía que me estaban haciendo, sentí algo de temor, pero dejé que siguieran con aquel jueguecito. De pronto noté como me sentaban sobre lo que me pareció unas cuerdas o cintas, luego supe que aquello no era otra cosa que un slin o columpio sexual. Al final allí estaba amarrado de manos y piernas medio tumbado, totalmente abierto de piernas, montado en aquel columpio sexual, con los ojos vendados y los pezones siendo estimulados con aquellas pinzas que iban sujetas por una cadena a la argolla que aprisionaba la base de mi pene. Lo único que me molestaba un poco, era como me quedaba la cabeza, esta me quedaba algo colgada hacia abajo y no me sentía muy cómodo, luego supe el porque de aquella postura, y no tardé mucho en darme cuenta al notar como la polla del chatarrero se empezaba a introducir por mi boca. Joder, en aquella postura la verga del viejo me llegaba a lo más profundo de mi garganta. La primera vez que me la metió en la boca, dejó que fuese saboreando, pero cuando empezó a meterla más a fondo, me empezaron las arcadas. Joder, casi suelto toda la cerveza que había bebido al notar como la punta de su polla trataba de traspasar mi campanilla. Podía notar sus pelotas pegadas a mi nariz, sus pelos los tenía pegados a ella y como el viejo chatarrero me ordenaba que abriera más la boca. Joder si no podía tragar más, los ojos no dejaban de llorarme, las babas y bilis me salían por la comisura de mis labios y nariz. Pero el muy cabrón seguía intentando introducirme toda su verga en lo más profundo de mi boca, quería que la tragara toda, el muy cabrón quería que la polla traspasara la campanilla y llegara a mi garganta. Después de un buen rato donde me estuvo haciendo tragar su polla, al final consiguió que sus huevos los tuviera pegados en mi boca y mi nariz quedara casi en la entrada de su ano. Había conseguido hacerme tragar toda la verga habiéndome traspasado la campanilla. Mientras yo tragaba la verga del ferranchinero, el cabrón del zapatero abría una y otra vez mi culo, metiéndome sus dedos por él. De vez en cuando tiraba de la cadena, haciendo que mis pezones notasen un pequeño dolor al ver como eran mordidos por aquellas pinzas que los aprisionaban. Cuando se cansaron de follarme la boca y estimular el culo con los dedos del zapatero, el viejo chatarrero sacándome por fin la polla de la boca, fue para donde estaba el zapatero, empezando a pasarme la punta de su polla por el culo. Estaba claro que ahora iba a empezar a darme por el culo, ya me tenía totalmente abierto de piernas, con el agujero de mi culo totalmente abierto y dilatado. Oh maricón que bien te ves así, el agujero de tu culito parece un chochito babeando, mira como se abre, me decía pasando la punta de su verga por él, haciéndome notar lo dura y babeada que tenía la polla. Dios, yo ya deseaba que me introdujera la polla por el culo, notaba como pasaba su glande por la entrada de mi agujero e iba metiendo y sacando sin llegar a penetrarme. Notaba el vaivén del columpio, sabiendo que en cualquier momento aquella verga que jugaba en la entrada de mi ano, se iba a introducir toda en él. Y así sucedió, noté como mi cuerpo se balanceaba más, clavándose en aquellos momentos la verga del chatarrero. ¡Ohhh! ¡ooohhh! ¡ooohhh ohhh! Grité notando como su polla se había introducido por mi culo. Me había entrado toda hasta los mismísimos cojones. Dios, nunca había sentido una polla tan dentro de mí, aquella verga me había llegado hasta lo más profundo de mis entrañas. Cuando me tuvo bien ensartado, debió sujetar aquellas cuerdas ya que paré de balancearme, pudiendo notar como me tenía totalmente empalado. Antes de que me volviera a balancear, noté al zapatero sujetarme la cabeza, como acercaba su polla que se encontraba semiflácida, me la metía en la boca dejándome los huevos pegados a mi nariz, y al momento aquel columpio sexual, se empezaba a mover. Dios, no podía gritar, pero el placer y gusto que estaba sintiendo al ser follado de aquella manera, me estaban haciendo delirar. Tenía los ojos tapados, no podía ver nada, pero las sensaciones que sentía eran mucho más fuertes y estimulantes. Chupaba la polla semiflácida del zapatero, notando como la verga del chatarrero entraba una y otra vez por mi culo, llegando a lo más profundo que jamás polla alguna había llegado. Cuando llevaban un buen rato follándome así, empecé a notar como la polla del zapatero que tenía en mi boca, esta se empezaba a hinchar, empezando a soltar líquido dentro de mi boca. ¡Hijo de puta! El muy cabrón se estaba meando dentro de mi boca. Yo no podía hacer nada, solo pude empezar a tragar todo aquel líquido que llenaba mi boca notando como sus meos recorrían mi garganta e iban a parar a mi estómago. Parte de su meada se había escurrido por la comisura de mis labios, otra parte me la echó por la cara y pecho, y luego de terminar de mear, hizo que volviera a meterme su polla en la boca. Así maricón, bebe y prueba mi meada, anda maricón ya verás cómo te gusta. Así, así maricón así me gusta. Anda ahora limpia la bien y termina de saborearla ya verás como te gusta, me decía el muy hijo de puta. La verdad es que al principio me sorprendió, luego me dio algo de asco, pero al final hasta terminó gustándome el estarle chupando la polla totalmente mojada y soltando aún gotas de su reciente meada. Hubo un momento en que estuve a punto de darle un mordisco a su polla, menos mal que no lo hice, si no, a saber, que hubiera terminado haciéndome. Mientras tanto el chatarrero me estaba dando por el culo, me estaba follando a saco, mi culo estaba abierto a tope, rezumaba parte del semen con el que me había preñado el zapatero, y mi polla que estaba dura e hinchada, aprisionada por aquel anillo al que se le unía la cadena que iba hasta las pinzas que presionaban mis pezones, no paraba de soltar líquido preseminal, tenía toda la polla y huevos, pringados con el líquido preseminal que iba soltando mi polla. Toma polla, toma polla. Como te gusta la polla ¿ehhh… maricón? Me gritaba el viejo ferranchinero dándome por el culo. De pronto empecé a notar como aquel columpio se empezaba a balancear más rápido, y como el viejo ferranchinero empezaba a gruñir culeándome más rápido, pudiendo escuchar como su pelvis sonaba al chocar con mi culo cada vez que su polla entraba en él. Plof, plof plof plof, plof, plof plof plof, hasta que noté como su verga empezaba a palpitar dentro de mi culo, empezando a soltar varios trallazos de semen. ¡Ohhh que gusto! ¡ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! Gritaba una y otra vez llenándome el culo con su leche. Era la segunda vez que aquellos cabroncetes me preñaban y yo todavía no me había corrido. Me habían follado, preñado por 2 veces y además el hijo de puta del zapatero se había meado en mi boca. Sudaba y estaba todo pringado y mojado por todas partes, pero seguía caliente como una perra en celo. Una vez repuestos de aquella follada que acababan de darme, me fueron soltando las manos y piernas, pudiéndome levantar de aquel columpio sexual donde terminaban de follarme, y luego de quitarme el antifaz que tapaba mis ojos, quedándome con aquel anillo que aprisionaba la base de mi polla y hinchados pezones, volvieron a llevarme para la mesa donde teníamos la ropa y donde volvimos a beber otras cervezas. Luego de beber aquellas cervezas, el zapatero vistiéndose terminó por marcharse dejándonos al viejo ferranchinero y a mí solos. Sabía que el viejo ferranchinero iba a volverme a follar, no tenía prisa, íbamos a seguir bebiendo, luego iba a terminar por llevarme al cuarto donde tenía el viejo camastro, y allí acostados, iba a volverme hacer suyo. Y así fue, luego de que bebimos las cervezas aquellas, me llevó al viejo camastro donde nos acostamos, estuvo jugando con aquellas pinzas haciéndome sufrir y gozar a la vez, luego me hizo acostar boca abajo volviéndome a dar por culo, haciéndome suyo nuevamente dejándome otra vez preñado con su semen. Luego de hacerme correr en una larga y abundante corrida, dormimos hasta las 7 de la mañana que fue cuando despertamos, y luego de lavarme un poco, marché para mi casa. Iba reventado, llevaba el culo abierto, dolorido y preñado de leche, llevaba el semen del zapatero y el de las 2 corridas que me había dejado el viejo chatarrero dentro de mi culito. Los pezones todavía los llevaba sensibles y doloridos de tener toda la noche las pinzas presionándolos, pero eso sí, llevaba los huevos completamente vacíos y la polla totalmente flácida y encogida. Iba servido de polla para unos cuantos días. Podéis contactarme o escribir a: Danisampedro91@gmail.com O podéis buscarme en Twitter por: @danisampedro91

Autor: DANISAMPEDRO91 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos gay gratis, relatos gay sin tabues, sexo sin tabues gay, relatos gay filial, relatos gay en espanol, relatos gay cuando era niño, relatos gay eroticos, relatos gay maduros, todo relatos gay, relatos gay argentinos, relatos gay en español, cuentos gay, real, gratis