Relatos Eróticos de Sexo Gay


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Un hijo confundido y cachondo

2022-09-23


Hola nunca había escrito algo de este tipo, pero, esto situación no deja de darme vueltas en la cabeza les contaré un poco de mi situación soy un chico adoptado por una familia homoparental ellos me adoptaron cuando yo tenia 12 años.. Prefiero contar esto desde de el anonimato para evitar problemas pero quisiera escuchar opiniones de los demás esto esta contando con base en mi experiencia y mis deseos más cachondos por último me referiré a cada uno de mis padres como papá pasivo PS y papá activo PA. Bueno aquí va tenia 16 años, soy delgado, de tes bastante clara, mido 1:72 cm, y me mide 18cm. Hace un año yo me encontraba acostado en mi cuarto cuando de repente comenzó a escuchar se algunos sonidos extraños provenientes de la sala y en mi curiosidad baje de manera cautelosa por para ver que era lo que pasaba y al acercarme un poco a la sala puede ver como mis padres cogían salvajemente ; pude ver como PS era penetrado en muchas posiciones, veía como gemia de placer mientras le rompían el delicioso culo que se carga y además de ver como le tragaba la verga de PA con tanta hambre como si su vida dependiera de ello pero en ese momento solo pensaba como sería y si en vez de PA estuviera yo y no puede evitar de que se me pudiera dura como roca. A partir de ese día me mataba a pajas pensado en cómo me cogería tantas veces a PS como lo haría gemir como esa vez, como le fallaría la boca cada mañana para darle mi leche fresca y como disfrutaría ver como esas nalgas chocan contra mi verga hasta que me deje seco cada día y le quede el culo bien abierto para mi. Con base en algunos relatos y historias que alguna vez he leído aquí y en otros lados comencé a hacer pequeños planes para darme unos pequeños gustó y eso es lo que les contaré; uno de mis pequeños planes que por suerte todavía funciona y sigue activo es ponerle un poco mi semen entre la crema que se pone en la cara al principio pensó que a lo mejor la crema estaba expirada o algo así pero por suerte lo he hecho tantas veces que parece que ya ni lo nota y no saben lo excitante que es ver como cada mañana se hecha un poco de mi semen en la cara no saben lo dura que se me pone y eso me sirve para hacer otra de mis fechorías, me hago una paja bien dada oliendo sus bóxer usados y guardo el semen para ir y prepararle un licuado cada mañana mezclando mi semen y se lo llevo para ver como se lo toma todo y cuando se lo termina me voy intentando ocultar mi gran erección. No saben cuántas veces he fantaseando con hacer un trío con PA y PS o cogerme toda las mañanas y las tarde a PS, y que por la noche se lo coja PA. Aún que más me gustaría que se convirtiera en mi putita personal y hacerlo hacer mil y un cosas para verlo como disfruta y me pide mas, se que no es normal ni mucho menos aun que si me gustaría mas ideas para hacerlas que sean discretas o algunas opiniones con respecto a esto.

Autor: UNHIJOCONFUN2716 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Angel

2022-09-23


Tengo 60 pasados les cuento con el primer hombre que tuve. Tenía 18 años volvía de la facultad y tomaba un bus a 10 cuadras de la facultad, siempre había señores en autos que iban al levante, nunca les di bola, pero una noche que llovía mucho paro un auto y me dijo que me llevaba, subí porque estaba re mojado era un hombre de 44 años me dijo, morrudo. Me llevó a su negocio de ropa masculina me desvestir y saque toda la ropa mojada me dio una salida de baño y puso a secar mi ropa en una estufa que calefaccionaba el negocio, me dio café y me sentí mejor. Pasé el frío se presentó dijo llamarse Ángel que era gay versátil, nunca había estado con un hombre sentí curiosidad, el se émbolo tenía un pene grueso corto me sacó la bata y se quedó helado cuando vio mi pene 20x8 huevos grandes tenía un colchón en el suelo y ahí me chupo todo tetas, pija, huevos, culo. Nunca experimente eso estaba al palo y me gustaba el agarro las dos pijas y pajeo hasta que acabamos juntos. Esa fue nuestra primera vez. Me dijo y lo hizo como estar con un hombre.

Autor: Caron Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Puede ser que alguien te vea.

2022-09-23


Este no es continuación del relato anterior, pero tiene cierta relación. En aquella narración, (De pronto yo era su juguete) les conté mis experiencias de descubrimiento mutuo entre dos chicos, Alex y yo. En esta, les contaré lo que puede pasar en un descuido si una persona se percata de que ya los . Mis visitas a “jugar” con Alex se habían convertido en un hábito vespertino, al partir su madre al trabajo nos quedábamos en total libertad hasta que mi madre me llamaba para el baño y otras cotidianidades. Ambas casas eran contiguas, separadas por una grama verde con un caminito entre los patios. Por ahí solía entrar o salir y pasar de una casa a la otra sin necesidad de ir por la calle. En los pueblos de campo de Cuba esto se acostumbra bastante. Una de esas tardes respondiendo con obediencia al llamado de mi mamá iba muy apurado cuando sentí que me agarraron por detrás, me llevé buen susto, pero pasó rápido, era uno de los hermanos de mi madre que estaba de visita en casa. Me cargó y me llevó dentro y estuvimos conversando por unos minutos. Mi tío era un hombre de campo, joven y fuerte y con la piel tostada por el sol. No era muy alto, igual al resto de la familia. Después de bañarme y comer mi tío se dispuso a regresar a su casa que no era lejos y le dijo a mi madre. -Hermana, qué le parece si me llevo al niño a que me haga compañía allá esta noche, los míos se fueron con la madre a la ciudad y estoy aburrido, así converso con mi sobrino que ya en unos años se habrá convertido en un hombre. Mi madre aceptó con mucha naturalidad, eso había pasado antes, y yo me puse contento, mi tío es un excelente anfitrión. Al llegar a su casa abrió la puerta y yo entré directo al sillón con balancines de la sala, el me encendió la TV y se fue a su cuarto, de ahí se fue a la cocina y me trajo un jugo de naranja delicioso. Cuando le devolví el vaso me miró y me dijo unas palabras que me helaron las vísceras. -Sobrino. -Dime tío. -Hoy cuando te cargué estabas sudando. -Si, un poco. -respondí con nerviosismo. -¿Y que estaban haciendo a casa de Alex? -Pues, jugar tio. -le dije tratando de disimular mi estrés. -¿ A que jugaban? ¿Puedo saber? -A los carritos, a las cartas, y otras cosas. -Ummm, y por eso traías ese sudor, y el short al revés. Además, el corazón se te quería salir del pecho como ahora… Ese “como ahora” tío lo pronunció despacio y poniendo su mano debajo de mi tetilla izquierda. El tenía razón, mi corazón iba a mil. Me miró a los ojos y me dijo. -Será nuestro secreto, sobrino. -¿Qué secreto tío? No sé qué me quieres decir. – En verdad ya me lo sospechaba. -Tus juegos con Alex, y los que vamos a jugar nosotros. -No se por que me dices eso, tío. -Vamos chiquilin, tu con diez años no vas a engañar a tu tío. Todos hemos hecho trastadas. Además, ibas tan asustado, jajaja, hasta otro niño se daría cuenta. -¿De qué? -De lo que hacen. -Nosotros solo jugamos tío. -traté de insistir. -Si, yo lo sé, a darse besos en la boca y tocarse los penecitos. -me dijo con suspicacia, -Noo tío ¿Cómo crees? -Yo seguía defendiéndome, aunque sentía que era en vano. -Es lo que sé, sobrino. Cuando uno es de tu edad hace todas esas cosas. Mi tío empezó a rozar mis muslos y mirarme fijamente a los ojos. Se puso a muy corta distancia, cuando me habló pude sentir su aliento. – ¿Te gusta la pinga de Alex, tu amiguito? -Tío, me da pena eso. -No tengas pena, vamos, puedes confiar en mí, nadie lo va a saber. -Está bien. -Al final no supe como quedarme callado, yo tenía esa sensación de que él lo sabía todo. -Cuéntame que hacen. -Eso mismo que tu me dices, besos. -¿Y que más? -El me enseñó a tocarme. -le dije, y bajé la cabeza. -¿Cómo que a tocarte? No tengas pena, vamos, dime. -Si, a echarme pajas, tío. -Aquello me parecía una confesión. -Ah, ya. ¿Nunca lo habías hecho? -No. -¿Y que tal? ¿Te gustó? -Si, es rico. El me dijo que así crecía más. -jajaja eso fue para convencerte, es muy inteligente tu amiguito. -Eso fue lo que me dijo. -Ah, que bien. ¿Se la has tocado tu a el? -A veces, cuando la ponemos para medirnos. -¡Vaya! ¿Y quién la tiene más grande? -El -Eso no es nada, además el es mayor que tú. -Me consolaba mi tio. -Si. -le dije. Tío me dio un besito en la mejilla y se fue a bañar, yo me quedé muy tenso en la sala, preocupado y pensando que quería el con todas esas preguntas, la verdad era puro nervio. Pasaron quince eternos minutos y mi tío se apareció delante de mí envuelto en una toalla. De más está decir que se le marcaba su pene debajo de la tela humedecida, y cuando lo vi, no pude apartar mi mirada de aquel bulto, que ya nada tenia que ver con el de Alex, mi amiguito. Detuve el balanceo del sillón y me quedé sin habla ni respiración. ¿Qué iba a pasar aquí? Era mi único pensamiento. Todo alrededor perdió importancia, el mundo se había reducido a nosotros en aquella sala. Mi tío se paró delante de mí y me dio un besito en la mejilla. Me pasó la mano por la cabeza, luego por mis hombros, me tomó de la mano y me llevó a un sofá donde nos sentamos, el hizo que mi pierna más próxima me quedara encima de su muslo. -¿Entonces has estado yendo muy seguido con Alex? -Si, cuando su mamá se va a trabajar. -Me lo imaginé, además yo sé también sus horarios. ¿Habrán hecho más cosas además de masturbarse cada uno por su lado? -Algunas veces. -Yo respondía automáticamente, y entrecortado. -¿Cómo cuáles? Cuéntame y dime como es la pinga de tu amiguito. -Mi tío me hablaba despacio y me miraba con cierta ternura ligada a un rostro como de quien se complace mucho en lo que le estaba diciendo. -Nos besábamos en la boca. La pinga de Alex es negra, como su piel, y la cabecita rosada, la tiene mas grande que la mía. -Aja, eso me habías dicho. ¿Qué más? -Miramos una revista de esas con gente desnuda y, a veces, el me pedía que le hiciera lo que veíamos ahí. -¡Oh, que interesante! ¿Y que fue esas cosas que imitaban de la revista? -No muchas, el se acostaba encima de mí, yo abría las piernas y él se movía encima, nuestros penes se rozaban y el me la ponía entre mis muslos. Él dice que yo soy su novia y que algún día, cuando sea más grande me daría su leche. -¿Y aun no te la ha dado? -No, el solo me mostro la que se ve en la revista. Pero el dice que su primo le había contado que esa leche sale cuando uno es más grande. -Ves cari o, todos tenemos a alguien que nos enseña. -Si, ya veo. Mi tío pasó su brazo por detrás de mi cabeza, yo estaba recostado, me dio un beso detrás de la oreja que me erizó. Con su otra mano hacia cosquillas en mis muslos, sobre todo en el que yo tenía encima de él, recorría mi muslo por dentro, poco a poco llego a rozar mi entrepierna. Yo estaba en calzoncillos y sin camisa, de mis muslos pasaba a mi pecho, y hacia un recorrido subiendo y bajando hasta el pubis. Sus caricias me daban cosquillas. Yo guardaba silencio a la espera de que haría mi tio, sus cosas me agradaban, pero en el fondo yo no sabia que hacer. Aceptaba sin moverme ni hablar, pero al mismo tiempo era agradable, sentía esas cosas ricas que me despertaba cuando me masturbaba con Alex. Y por supuesto, mi cuerpo respondió, y se me marcó una excelente erección de mi pinga en el calzoncillo. El bajó su mano por dentro y me rozó despacio, y la agarró. La palpó como si nunca hubiera tocado otra, sentí la punta de sus dedos contra la de mi pene… echaba a atrás mi prepucio, y me pajeaba solo con sus dedos pulgar e índice, yo sentía bien rico todo aquello. Cuando más ido del mundo me encontraba, escuché su voz. -Parece que te gusta aprender y aprendes muy rápido. -Eso me lo dijo muy cerca de mi boca y echando mi prepucio completamente hacia atrás. -Aghj. -Gemí por el leve dolor que me causó aquel tirón. -Perdón. -Me dolió. -Tranquilo, es que me emocioné. Eres una niña muy linda. -Estas igual que Alex. -le dije. -¿Por qué? -Dice que yo soy su novia. -Desde hoy en secreto serás mi novia también. Conmigo aprenderás muchas cosas que Alex aun no te enseña y que son muy ricas. Pero, escucha bien, en tu casa nadie puede saber porque te castigar n por el resto de tu vida y a mi no se que me harán. ¿Entiendes? -Si, ahora tengo dos secretos, el tuyo y el de Alex. Mi tío me beso en la barbilla y dejó su boca allí, fue corriendo sus labios con delicadeza hasta rozar los míos e iniciar así un beso. Mi tío me estaba besando la boca. ¿Qué era aquello? ¿Qué me estaba pasando? ¿Por qué sentía tan rico esas cosas? Mi corazón latía a prisa, sus manos recorrían mi cuerpo. El beso era cada vez más intenso y profundo. Finalmente me quitó el calzoncillo, yo no hice ninguna resistencia. Nos besamos, yo por instintos acaricie también su pecho y sus brazos. El se detuvo, y yo también, lentamente apartó su cara de la mía, me tomó la mano y me dijo. -Ya es hora, sobrino. -¿De qué? -pregunte con nervios y la voz entrecortada. Puso mi mano en el borde superior de la toalla que envolvía su cuerpo a nivel poco más abajo del ombligo. Yo tragué en seco, sorprendido, pues al poner mi mano allí, intuía lo que iba a pasar, pero no me adelanté a hacer nada, solo me puse a la espera, una espera llena de emoción y nerviosismo. ¿Seria que iba a ver la pinga de mi tío? Esa y mil cosas más nublaron mi mente. -Vamos sobrino, quítame la toalla, creo que nos molesta a los dos. -¿Qué hago? -La toalla, quitala. Me quedé mirando, con torpeza halé la tapa de encima, tuve que halar fuerte, mi tío la había trabado bien, al liberar ese primer doblez, lo aparté y quedó una parte mas de la toalla encima de mi tío, la más próxima a su pinga. Me dispuse a quitarla también. Tiré de ella lentamente, cuando ambas tapas de la toalla descubrieron a mi tío, se asomó al fin su pinga. Allí estaba, dura, enorme, era multiplicada por 10000 la mía o la de Alex, la piel bronceada y su cabeza rosada aun a medio descubrir. Tenia algunas venas, algo que nunca había visto, ni en las fotos porno de la revista. Al final y hacia abajo colgaban sus huevos, pero no me concentre en ellos. Mi tio me interrumpió. -¿Qué te parece? -Grande. -¿Eso nada más? -Gruesa, no sabía que tendrías esas venas, y dime. ¿Por qué es distinta el color de ella al de tu piel? Además, no tienes pelos como mi papá. -La verdad no sé, pero eso pasa cuando uno crece, no se si a todo el mundo, pero a mí se me puso así bronceada. Y… yo me rasuro los vellos ¿Te gusta así? No sabia que decir. Miraba con detenimiento, la verdad me encantaba aquella visión, aquel “monstruo”, aquella bestia imponente que parecía que me miraba o que tenia vida propia. No puedo describir todo lo que sentí. ¿Era eso que sentía, un gusto? Creía que si y eso fue lo que dije: -Si, tío, me gusta. -¿Mucho? -Creo que sí. -¿Mas que la de Alex? -Si, si tío, mas que la de Alex. -En ese momento sentí que traicionaba a mi amiguito que había sido el primero en hacerme saber estas cosas. Pero bueno, ya estaba metido en las redes de mi tío, y el no me iba a soltar. -¿Y qué esperas? – Me dijo. -No te entiendo, tío. -Tócala. Se nota que estás loca por tocarla, novia mía. Mi tío tenía razón, desde que la destapé tenia ganas de verla, de rozarla, de sentir como era. La agarré torpemente, como si fuera un plátano, u otra fruta, la aprete, la moví. Estaba dura, era como tocar la mía, pero en una versión aumentada. Se sentía rico esa piel delgada, la dureza mezclada con suavidad. Mi tío agarro suave mi mano y me la puso alrededor de su pinga, como agarrando para una paja. Y el mismo hizo el primer movimiento, la cabeza quedo al descubierto porque el me movió mi mano echando su prepucio hacia atrás. Ahora estaba ahí, toda para mi, él respiró profundo. A partir de ahí yo empecé a masturbarlo, primero con torpeza, pero después lo fui haciendo mejor. Mi mano quedaba casi en la punta, la cabeza de la pinga de mi tio entraba y salía al ritmo de la paja, la piel frotaba el cuerpo de su pinga, cada vez más dura y tensa. -¿Nunca habías pajeado a tu amiguito? -No -¿Pero si se han tocado? -El a mi casi siempre cuando nos mediamos las pingas. -¡Que bien lo haces sobrinita! -¿En serio? -Si, tu manita me encanta, eres una princesita encantada. -Está bien tío. ¿Sigo así? -Si nena, sigue, me encantas. Mi tío gemía, y me masturbaba a mi también, era extraordinario hacerlo así con el, no se sentía lo mismo que hacerlo solo, bueno, a mi me estaba gustando mucho más. Al tiempo que nos tocábamos, la energía iba en aumento, ya no pensaba si lo hacia bien o mal, sentía que el disfrutaba y yo también. Nos besábamos, con la otra mano me agarraba las nalgas, era rico también… Seguimos masturbándonos con total desenfreno y naturalidad, el gemía, yo también, para mí era curiosidad, pero ya era una curiosidad llena de un placer intenso. -¿Te gusta como lo hago tío? – No se ni por que se me ocurrió esa pregunta. -Claro que sí, nenita, y veo que a ti también te encanta. -Si, Tío, me gusta mucho. -La pinga de tu tío es toda para ti, nenita mía. -Que rico. -En eso mi tío gimió. -Sigue nenita, sigue. ¿Por fin eres mi novia? -Preguntó agitado y tragando en seco. -Si, quiero ser tu novia. -Al decir esto mi tío reventó en un gemido mas alto y profundo y empezó a retorcerse. -Agh Agh, sobrinaaaa…- Mi tío se contraía y justo cuando miré su pinga vi brotar a chorros la leche. Salía fuerte, como si antes hubiera estado presa, me corría por la mano, se me embarro toda, estaba viendo la leche de un hombre por primera vez, en ese momento también empecé a retorcerme y las cosquillas de la paja de mi tío invadieron todo mi cuerpo como nunca había sentido en mi vida. Aquel si era un orgasmo, me llegó a la cabeza, a los pies, yo no pude mas y di un grito de placer que hizo a mi tío besarme con un beso largo y profundo. Poco a poco dejamos de movernos y yo caí rendido de cansancio sobre su pecho, el besaba mi cara y mi cuello. Después de esa noche, tuvimos muchas aventuras y seguí aprendiendo de mi nuevo maestro, Mi tío.

Autor: MARCOS GARCIA Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Con Mi Vecino Pedro, cuando tenía 11años (parte 1).

2022-09-21


*INTRODUCCIÓN HISTORIA REAL* Mi nombre: Ariel. Edad: 19 ( actualmente) Mi físico: mido 1,79 ( ni tan grande, no tan pequeño) color de piel soy canela, soy muy obsesionado en cuidarme la piel de todo mi cuerpo. hoy en dia me sigo cuidando. Hago mis rutinas en el gym, y lo que más entreno son nalgas y piernas, y cadera. Estudio: enfermería. Pero no vengo a contar de mis cosas actuales, sino de mi niñez de mi infancia de cómo era muy adicto a masturbarme con tan sólo viendo mi culo(sea por un espejo o foto), y cómo me cogió mi vecino Juan al que me enamoré perdidamente de él. A los 11 años de edad, tenía unas piernas bien fornidas y un culo paradito y muy grande ( se debió por que también jugaba fútbol, eso contribuyó que mi cuerpo quedé más espectacular con tan pequeña edad), en mi barrio me decía mis amigos: culo de pato-, por la forma de cómo caminaba y cómo movia mi culo grande. *ES UN PECADO DE TENER UN CULAZO*. Siempre que caminaba por la calle sentía cómo me quedaban viendo mi culo, los hombres y los chicos mayores, o también cuando viajaba en bus siempre me arrimaban los señores sus pene en mi nalgas, esa situación me ponía algo nervios inclusive me avergonzaba, por qué creía que algunos pasajero había visto esas cosas que me hacía esos señores en los buses que he viajado, por eso no decia nada y solamente baja la mirada, y dejaba que ellos hagan eso, no decía nada, sólo por vergüenza. Recibí algunos «piropos» de algunos hombres y de chicos, que me decían -«wow niño que culo tienes» O también, » ven bb para acá, mira que tengo para ese culazo» - (se agarraban la verga por encima de sus pantalón. No le importaba que era apenas un niño)-, en verdad eso no me importaba no le prestaba atención, ya era una costumbre eso, recibía "piropos" a diario, si me sentía raro por que si me gustaba, me gustaba ser el centro de atención, y más aún cuando volvía a la casa me recordaba todo eso que me decía en la calle y me desquitaba masturbandome, todo por culpa de mi culo. Todo eso era el pan de cada día; tanto en la calle, en el barrio o en la escuela. Actuaba normal, como si fuera eso para mi muy naturalmente, en cierto punto, ya estaba familiarizado a todo esos «tratos» que me mencionaba «cariñosamente». GAY MUCHO ORGULLO. Primero que nada soy gay, desde que tengo memoria, siempre me ha gustado andar con cosas de niña; faldas, maquillajes, jugando con muñecas etc (salvo el futbol que si me encanta). Desdé la edad de los 9 o 10 años me besaba con mis amigos del cole y también del barrio, y si, era cómo una putita para ellos (que esa es otra historia) y no me avergüenzo de nada. ERA UN NIÑO MUY PREZCOS. Esas edades desdé temprano, ya vivía con las hormonas locadamente, yo cuándo me mastubaba, desdé muy pequeño( gracias, también que tuve amigos muchos más grande que yo, que me enseñarón más cosas en el mundo del porno y de la masturbación), siempre agarraba las revistas que mi mamá guardaba, dónde salía hombres musculoso con poca ropa, y también en ése tiempo había canales que pasan porno a la media noche, «NO existía Internet» cómo ahora. Así era cuando uno quería masturbarse en esos tiempos, lo hacía con revistas o un canal a la hora exacta. Y así lo hacía yo, o también(lo que más me centraba hacer) me ponía en mi cama boca abajo y hacía cómo si estuviera estimulando mi penesito contra la cama ( por cierto tengo el pene muy pequeño que parece que tuviera un clítoris: jejeje) y así llegaba al orgamos. Tambien unos de mi favoritos, tomaba un espejo largo que mi mami tenía en la sala, lo ponía de pie apoyado con el ropero, y me ponia en 4 desnudo para así poder ver mi culo ( abría mis nalgas para tratar de ver mi ano, pero erá casi imposible de hacerlo, por que tengo nalgas muy grande, y más con lo complicado que estaba en 4 intentado de abrir mis nalgas). Sólo me imaginaba que alguien me estuviese culiando en ésa posición. Todo eso se me cruzaba por mi cabeza, erá muy rico todo, siempre tenía que masturbarme. Ya era un reverendo adicto a eso. Era normal para mi masturbarme todos los días. Cuándo me quedaba sólo en casa, y mi mamá se iba, juntos con mis hermanas, a la ciudad, yo aprovechaba ese día solito. Vivíamos en un campo; a unos cuantos minutos lejos de la ciudad. Somos tres, yo soy el único hombresita -jejeje-, mi hermana Gabriela que es la mayor, y ella sabía que me gustaba cosas de niñas y que también me gustaba los chicos: pero ella en ese tiempo nunca le dijo a mis padres sobre eso, y Diana que era la última. Cuando me quedaba sólo, yo aprovechaba ésos momentos, y me ponía la ropa de mi mamá, los bikinis, unas bombacha, litermente me vestía de mujer, y a verme así vestida me generaba mucha excitación que terminaba tocandome mi penesito. Siempre intenté introducirme cosas en mi ano, ya sea un desodorante, un pepino( de los pequeños) pero no podía, por que eso me dolía mucho, aún era virgen y cerradito lo tenía, y eso me hacía arder mi ano, que sólo opté por acariciar en la entra de mi ano con mis dedos, más nunca introducirlo. Pero siempre fantasíaba que llegué ése día que alguien me coja, y que me coma mi culo y me lo terminé abriendo. Si tenía amigos que querían tener sexo conmigo, pero no lo sé, no sentía que era de los tipos que debía dar ése privilegio, pero si me tocaban muchos mis nalgas, se masturbaban tocadome o viendo mi culo, pero nunca hicieron intruducirme sus vergas ni sus dedos. No los dejaba. Cómo verán, era un niño que ya tenía noción del mundo del sexo, que obviamente por mi corta edad quería experimentar más cosas, de ir lejos en el sexo. *EL RELATÓ* Pd: perdonarán por la falta ortografícas. Mi historia comienza así. A la edad de 11 años. Bueno, cómo le mencioné anteriormente, Vivíamos fuera de la ciudad, en un campo, sólo vivíamos (4) personas; mi mama, y mis 2 hermanas y por supuesto, yo. Mi papa no vivía con nosotros, por qué él tenía otro hogar con otra mujer. Cómo todas las mañana mi mamá nos llevaba a la escuela, como ya era de costumbre a cada rato teníamos que viajar en bus tanto de ida y de venida, y eso significaba que todos los días era una gastadera de plata. Por esa razón mi mamá hablaba con mi papá para ver si ya era hora de cambiarnos e irnos ha vivir a la ciudad, a veces no teníamos plata para viajar y perdíamos clases. Todo eso le mencionaba a cada rato a mi papa, tanto fue el hostigamiento de mi mamá, que ya no sacará de ahí, hasta que mi papá por fin(con el poco amor que nos tenía) dijo -que iba a comenzar a buscar una departamento por la ciudad-, ( claro, él si le convenía, por qué así no gastaba mucha plata con nosotros) Pasaron unos días, yo seguía con lo mío, me encerraba en mi cuarto y cómo de acostumbré me empezaba a masturbarme, llevaba el espejo de la sala, y encerrado en mi cuarto, me comenzaba a quitarme la ropa y me quedaba desnudo, y siempre ponía el espejo detrás mio para ver mi nalgas y trataba de ver también mi ano, y con eso me mastubaba. Acariciaba mi ano dando círculos, y me los olía los dedos(ése sabor que tenía mi ano... ricooo) me lo llevaba a la boca, también el semen(que era agua de arroz) que salía de mi penesito lo tomaba con mis dedos y me lo llevaba a la boca, no tenía un sabor era raro, pero olía muy rico y eso me bastaba para limpiar mi dedos con mi boca. Inclusive, siempre intente chupar mi propio pene, pero no pedía meterlo todo en mi boca, sólo llegaba un poquito a tocar la cabeza de mi penesito con mi lengua, ¡¡tengo un pene muy chico!!. *Me coloqué boca arriba, elevando mis piernas al techo, y poniéndolas hasta mi cabeza para que así quede mi penesito frente a mí cara y así me masturbaba* Ésa tardé me masturbe bien rico, hasta que me tiré mi propia leche en mi cara, quedé empapado, trataba de tragar lo más posible de mi leche que quedaba en mi rostro... En eso llegan a tocar la puerta de mi cuarto, yo actúe tan rápido que escondí la sabana mancha, y me limpie mi rostro rápido, abrí la puerta y era mi hermana Diana, que me decía que mi papá estaba a fuera y que quería hablar con nosotros. Le dije, que un ratito salgo, me comencé a vestirme muy rápido y a limpiar mi penesito de lo mojado que estaba, me fui al baño lavé mi cara y la boca con pasta de dientes, y salí a para la sala. En eso veo a mi papá en la sala hablando con mi mamá. Le estaba diciendo que ya había encontrado la casa, que quedaba por el centró de la ciudad. Yo y mis hermanas estábamos muy feliz de saber que ya nos íbamos a cambiar. Papá: - bueno, ahora ya no tiene excusa de no ir a visitarla a su abuelita ( me abue que vivía a unos poco minutos donde íbamos a vivir nosotros)-. Gabriela: -claro papi, así vamos ir a verla todo el rato-. Mama: -dime, ¿dónde queda la casa? Y ¿cómo es?- Papá: -queda por la avenida celeste flores, en toda la esquina de la avenida principal, no es muy grande, es planta alta. Por cierto, a ahí vive la señora Carmen(la dueña De la casa) en la planta de abajo, y arriba vive él hijo en la terraza-, (erá Pedro, hijo de la vecina, que vive en la terraza y él estaba construyendo su mini-departamento ahí). Esa idea no me gustó para nada, entre mi dije:» ¡¿cómo vamos a vivir ahí?!... o sea, no podemos hacer nada, por que si hacemos algo que no le guste la dueña nos va a joder, y de yapa vive su hijo arriba de nosotros». Así que no podía hacer nada malo. Se me iba poco a poco la emoción, ibamos estar vigilado por la dueña y su hijo ¡¡eso no puede ser!!. "Más que sea en el campo teníamos libertad", eso pensaba yo. (Mi papá terminó de decirle toda esa cosas, y dijo que él iba atraer algunos chicos que conocía para que ayudará a cargar las cosas de la casa; trastos, muebles etc. ) Mama: -y cuándo nos cambiamos? Para ya tener todo arreglado. Papá: no se si el viernes o el domingo, mañana recién voy a pagar a la señora Carmen, ella me dira para cuando y les avisaré. *Mi papá se despidió*. Y pasaron unos días hasta que mi papá nos dio la noticias. llamó a mi mamá que le decía que el domingo era el día para cambiarnos departamento... Era un jueves, teníamos poco días para preparar las cosas para cuándo llegué el momento de cambiarnos. Así nos pusimos manos a la obra ese día, botamos las cosas que ya no servía, e hicimos una limpieza total. Pasaron esos días, jueves, viernes y sábados ( todos esos días preparando para cambiarnos). Llegó el domingo estábamos en la sala, mi mamá y mis hermanas(ya todo estaba empacado, listo para irnos) y estábamos recordando todo lo que habíamos pasado en ésa casa, haciendo un rebember de todo las cosas, en verdad si me puse un poquito triste, por que íbamos a dejar ésa casa, dónde se vivió de todo, pero ya era hora un nuevo comienzo, y se iba a dar.

Autor: Ariel rm Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Sin querer queriendo

2022-09-21


Hola está es una de las primeras veces que escribo aquí. Voy a empezar describiendome , soy un joven de 17 años no muy alto pero con un cuerpo atlético y que tiene una verga de buen tamaño ,soy hetero curioso activo . Lo que le voy a contar es real y me pasó hace una semana , sali a comer con amigo le voy a poner (J)por privacidad tiene una colita bien paradita y regordita es lampiño y menor que yo , fuimos a un restaurante de comida rápida llegamos charlamos de cosas no muy importantes y ordenamos nuestra comida en eso yo a una señora con un culote cosa que me exito bastante pues tenía una faldita muy corta y( j) me dice J.te gusto verdad Yo.no solo veía J.aja si ,mírate cómo lo traes Se me había parado y se me marcaba mucho la verga y por jugar le dije y ati se te antoja más que a ella J.la verdad si Yo no dije nada solo lo mire y le guiñe un ojo, paso un rato y el tema quedó atrás , comimos y me dijo de ir a su casa a jugar un rato yo acepte sin ninguna otra intención . Ya en su casa el se puso más "cómodo" se cambió de ropa y se puso una pantaloneta que se le marcaba todo su culo , para jugar tenía que conectar la play a el tv y que se pone en 4 para eso , yo no desaproveche la oportunidad me pare y le di una nalgada con agarrón de nalga a lo que respondió con un gemido cosa que no me esperaba y un: J.no caliente la comida si no se la va a comer Le di otra nalgada y respondió moviendo la cola Le empecé a agarrar bien puerco las nalgas mientras seguía en el piso , se paró y me dijo que si estaba seguro de cruzar esa línea y pues si o en ese momento mi respuesta fue que si . Nos empezamos a besar y a sobar yo sus dos carnosas nalgas y el me empezó a sobar por encima de mi pantalón la verga , lo lleve hacia el sofá pero yo me acosté y me empecé a quitar la ropa empezando por la camisa mientras el me desabrochaba el botón del pantalón , subió y siguió besandome para luego empezar a bajar sobar oler y besar mi pene por encima de la ropa interior , me dice que le gustaba el olor de mi pene y le dije pruébalo y veraz que te va a encantar Me lo saco de los boxers y dijo que esperaba algo más pequeño y empezó a besarlo desde la cabeza hasta mis bolas se sentía tan rico y todavía no la chupaba su respiración se sentía muy caliente y su aliento aún más , cuando metió la punta en su boca me hizo soltar un gemido muy rico, empezó a menear su cabeza de arriba a abajo pero todavía no lo metia todo en su boca lo tome de la nuca y lo hice subir y bajar un par de veces cada vez Hiba mas profundo y en una se lo mandé todo subiendo mi pelvis y haciendo precio con mi mano en su cabeza y lo aguanto muy bien , me pare y lo empecé a desvestir , mientras el me seguía tocando la verga. Ya los 2 desnudos nos quedamos mirándonos y le di la vuelta para observar ese culazo blanquito muy rico . Le dije que si tenía algo de lubricante solo para asegurar poder cogerlo bien y me llevo a su habitación , de debajo de su cama saco una cajita dense tenía un tarro de lubricante un plug y lencería eso me prendió bastante y le dije que se pusiera algo para mí y así lo hizo se puso una tanguita blanca que se le metió entre las nalgas, también se puso el plug y se veía delicioso. Lo hice arrodillarse y lo puse contra la pared y con las manos arriba y lo puse a mamar otra vez pero está vez el ritmo lo llevaba yo y no era nada suave era duro pero lento, después de cómo 5min , lo puse contra la pared le hice a un lado la tanga y Vi el plug empecé a sacarlo y a meterlo con gran facilidad lo saqué y se lo puse en la boca el solo pujaba y daba pequeños gemidos me pegue a ese culo que olía muy rico y sabía aún mejor le metí la lengua hasta donde más pude y el empezó a sacar más la cola como queriendo más y le metí dos dedos de una vez y solo dió un pequeño saltito y me volvía ver sacándose el plug de la boca me dice que ya me quería adentro se escupió la mano y se lubrico un poco más el culo yo me pare a buscar un condón pero me detuvo y dijo que así era más rico y pues si , se la puse y le di dos opciones se la metía despacio o de una sola vez . me miró y me dijo hoy soy tuyo hazme lo que quieras , se lo sample de una sola vez y pues si se quejo porque el golpe se siente se la deje adentro un momento y me empeze a mover rápido y fuerte le estaba dando duro y se sentía muy rico y apretado lo tenía con una mano abriéndole las nalgas y con la otra del cuello jalandolo hacia mi haciendo que sacará más la cola .lo pase a la cama y lo puse boca arriba y se la volví a meter despacito pero duro y el solo gemía y decía que ricoo y gemía mientras se tocaba si pene que a decir verdad no es ni muy grande ni muy pequeño se veia rico la verdad , mientras se la metía le agarre la verga y también se la jalaba , tenía una cara que decía que la estaba pasando demasiado bien yo estaba ya casi en mi punto y por ese se la saqué y le metí los dedos intentando que se viniera solo con el estímulo anal y pues si empezó a pujar y se agarró de las sabanas y en un gemido se vino muy rico y ahí en su momento más sensible se la volví a meter con más ganas y rápido el gimiendo y pidiendo un descanso pero yo ya estaba que me venía y le dije te voy a preñar perra regalada ni yo sé porque lo dije pero a él le gustó y lo preñe sentí que solté tanta leche cómo nunca antes se la deje adentro mientras retomaba aire ,cuando se la saqué le salió la leche depues de asearnos me despedí pues ya era tarde y quedamos en repetirlo

Autor: Gar Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

José el amante perfecto

2022-09-21


Una aventura deliciosa. Bueno como les dije en mi anterior relato las cosas no fueron bien con ese maduro ya que estaba con las hormonas a mil y necesitaba de nuevas experiencias asi que me propuse a estar con alguien mas joven y viril, en aquellos años no existían tantas redes sociales mas bien no todos tenian acceso a ellas asi que los encuentros muchas veces se hacian por los anuncios del diario. Me aventure a llamar a un hombre que anuncio ser muy varonil y dotado dejo su numero y lo llame, recuerdo que sentía muchos nervios quedamos en vernos esa misma tarde en su casa que quedaba bastante retirada de la mia ,me subi al bus y llegue a su casa cuando me recibió era un muchacho delgado mas bajo de altura que yo y bien morocho denotaba manos grandes y un aspecto deportivo que me llamo la atencion. Al llegar a su casa me dejo en su cuarto y fue por unas cervezas hablamos de todo un poco hasta que llego la noche me dijo mira mañana debo trabajar si quieres dormimos juntos a lo que respondí que me parecía bien . Ya en la cama tenia la excusa perfecta para mostrar mi culo que es bastante llamativo quede en boxer el no dejaba de ver mis piernas que son grandes blancas y lampiñas, el por su lado se sentó y bajo su jean quedando en slip, podia divisar un enorme bulto cosa que me genero mariposas en el estomago al descubrir la cama y acostarnos mis manos fueron directamente a su bulto mi nos quitamos la ropa que nos quedaba y el contraste de su piel y la mia era perfecto me encanto su verga era enorme y deseaba sentirla en todas partes asi que comence a hacerle un oral se exitó demasiado a punto de pedirme que mientras se la chupe queria lamer mi cola fueron sensaciones encontradas una química simplemente perfecta. Al ver su verga tan dura y sus venas explotando me senté y sentí que me tocaba fondo sus gestos sus caricias me llevaban al éxtasis total me dijo donde queres la leche le dije la quiero adentro y senti como salían su chorros de leche adentro mio senti tanto placer que cuando dejo de cojerme me lo meti en la boca para no desperdiciar ni una gota ,le pedi q se ponga boca abajo empece a morder su espalda y a exitarlo con mis dedos pude sentir q deseaba ser cojido mi verga estaba super dura solo tuve que guiarla hasta sus nalgas y empujar su gemido fue muy fuerte sentía como su culito me apretaba la verga era seguro que no lo habian penetrado antes eso me exitaba mucho, ver que me estaba cojiendo un hombre con semejante miembro despertaba mucho morbo en mi acabe en su cola y nos quedamos recostados agotadisimos de tanto placer. El se durmió profundamente y yo no dejaba de tocar su verga queria dormir con su pija adentro mio durante esa noche lo hicimos unas 3 veces mas y a la mañana me fui en el primer colectivo nuestros encuentros fueron aislados pero cargadisimos de mucha pasión. Luego de que me cansara con sus aburridos celos y su gran idea de visibilizar nuestra relacion terminamos cortando.no paso mucho tiempo que conoci a Adrian un hombre increible pero lo contaré en mi proximo relato. Gracias, mis relatos no son ficción son cosas que me pasaron en la vida real.

Autor: CRISREDDFIELD Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Me rompen el culo en el puerto de Montevideo

2022-09-21


Todas aquellas personas no me quitaban la vista de encima, y como veían como aquel milico me agarraba por mis partes, hablándome de aquella manera. Todos estaban pendientes de mi reacción, viendo que yo callaba y no decía nada, solo veían mi enrojecimiento, y como mi paquete empezaba a reaccionar . Hacía 2 horas que habíamos llegado al puerto de Montevideo, teniendo que quedarnos fondeados en la bahía ya que no teníamos muelle hasta que nos dieran permiso. Para ir a tierra, nos venía a buscar una lancha del puerto, nos dejaba en el muelle, y de esa manera podíamos ir a pasear por Montevideo. Para volver al barco, era igual, teníamos que esperar a que dicha barca nos llevase al buque. Lo que yo no supe, es que, para volver al barco, teníamos unas horas contratadas, por lo que fuera de esas horas, no teníamos ninguna opción, salvo esperar a que fuese la hora en la que sí teníamos dicho transporte disponible, o esperar en Montevideo a que el barco amarrase al muelle cuando le dieran permiso. Yo como la mayoría de los compañeros que no teníamos guardia y hasta que nos fuésemos de dicho puerto, teníamos libre, el primer día ya desembarqué para ir a Montevideo. Llevábamos 6 meses embarcados, sin apenas tocar tierra, solamente habíamos estado 2 días en punta Arenas (Chile), y de eso ya hacía 4 meses, por lo que tan pronto nos dieron permiso, desembarcamos para ir a Montevideo. Yo iba con otro compañero, solíamos salir siempre juntos a todas partes, y aquí fue igual que en otras ocasiones. Al llegar al muelle, fuimos a la puerta de salida donde nos teníamos que identificar. Allí en una pequeña caseta había unos milicos, así se decían entre ellos, a los que les teníamos que enseñar el pase que nos daban las autoridades del puerto, para identificarnos, de esa manera controlar nuestras salidas y entradas en el recinto portuario. Allí fue donde mi compañero se pasó de listo, quiso tomarles el pelo, y después de tratar de engañarlos prácticamente les llamó putos. Ellos primero lo tomaron de broma, pero luego le pararon los pies, y si la cosa no fue a mayores, fue por la intervención del capitán de nuestro buque, que en ese momento se encontraba allí. Pero lo que sí pasó, es que aquellos milicos, se habían quedado con nuestras caras y como pude saber más adelante, estaban esperando su oportunidad. Y claro que tuvieron su oportunidad, pero el que pagó los platos rotos, fui yo, que no me había metido con ellos, pero por estar con el cafre de mi compañero el día que se metió con ellos, pues también me metieron en el lote, y me tocó a mí, pagar la ofensa de mi compañero. Ya habían pasado 3 días que habíamos desembarcado, y habíamos tenido, mejor dicho, había tenido mi compañero el incidente con los milicos del puerto, cuando yo al quedarme sin dinero y estar los bancos cerrados por huelga, tuve que ir al barco a buscar dinero, ya que siempre solía dejar una pequeña reserva en la taquilla de mi camarote. Sabía que esa noche el barco tenía muelle, por lo que debería estar ya amarrado al puerto, dejando de estar fondeado. No tuve mejor ocurrencia que ir solo y a las 5 de la madrugada. La verdad es que fui a esa hora porque como ya no me quedaba ni un chelín en el bolsillo y estando solo, encontrándome en la zona vieja, estando muy cerca del puerto, pues decidí ir a esa hora. Al llegar al puerto, siguiendo la valla que separa el recinto portuario de la ciudad, me encaminé hacia la puerta que daba acceso y donde nos teníamos que identificar ante los milicos. Allí preguntaría en que muelle estaba amarrado mi buque, me identificaría y listo, me daría una ducha al llegar, dormiría unas horas, y luego vuelta para Montevideo, a seguir la fiesta. Pero uno propone y Dios dispone. Nada más llegar al puesto donde me tenía que identificar y poder acceder al recinto portuario, me encontré con varios milicos, de los cuales 2 eran con los que mi compañero había tenido el incidente el primer día, por lo que aquello no me gustó nada. Además de los milicos, había varios trabajadores del puerto, en España les llamamos estibadores, son los que se dedican a descargar o cargar bien la mercancía que transportan los buques, o trabajadores de los consignatarios que suelen cargar víveres, etc. Nada más presentarme ante los milicos, uno de ellos me reconoció, por lo que nada más verle la cara de satisfación y la sonrisa que esbozaba, me di cuenta de que iba a tener problemas. Y claro que ahí empezaban mis problemas. Vaya vaya, pero mira a quien tenemos, si es uno de los españolitos que nos llamó putos, decía el que esbozaba una sonrisa, acercándose hacia mí para atenderme. Yo, yo, tartamudeaba tratando de decirle que yo no me había burlado de ellos, que había sido mi compañero. Ya, tú no dijiste nada, pero seguro que pensabas igual que tu compañero, decía el milico. Temblando de miedo le di el pase, preguntándole en que muelle había amarrado mi buque, echándose este a reír, al ver mi semblante y la situación en que yo me encontraba. Pero españolito, yo que pensaba que venías a disfrutar con estos putos, y resulta que quieres irte para el buque. Pues eso no va a poder ser lindura, me decía echando mano a mi entrepierna agarrándome el paquete. Tu buque todavía está fondeado, no tiene amarre hasta las 9 de la mañana, y a estas horas no tienes trasporte. No será que a lo que venías era a otra cosa, decía apretándome los genitales. Yo sin poder dar crédito a aquella situación en la que me encontraba, empecé a ponerme colorado viendo como todas aquellas personas no me quitaban la vista de encima, y como veían como aquel milico me agarraba por mis partes, hablándome de aquella manera. Todos estaban pendientes de mi reacción, viendo que yo callaba y no decía nada, solo veían mi enrojecimiento, y como mi paquete empezaba a reaccionar a la mano del milico, empezando a abultarse cada vez más. No tardó nada en arrimarse uno de aquellos estibadores, era el más grande y fuerte, además de ser por lo menos 20 centímetros más alto que yo, su complexión era prácticamente el doble de la mía, vamos que, si me coge en sus brazos, me movería como si fuera un peluche. Nada más acercarse a nosotros, mientras el milico me agarraba por mis partes frotándome los genitales, el estibador llevó su mano a mi trasero, empezando a magrear mi culito. Tiene una linda colita, decía magreando mis cachetes. Podríamos pasarlo muy bien, españolito, se nota que tienes ganas de una buena ración de pija. Podemos llevarlo para el muelle donde tiene el atraque su buque, y allí enseñarle como son el calibre de nuestras estachas, de paso aprovechar para darle una buena garchada, ¿eh españolito, que te parece? Yo no me movía, ni siquiera era capaz de abrir la boca para decir nada, pero los muy cabrones no paraban de manosearme, por lo que se me escapó un ligero gemido, cosa que les dio pie para seguir y empezar a animarse. ¡Uy! Pero si parece que le está gustando, decía el estibador, seguro que está deseando que le demos una buena cogida. Vamos allá, dijo el milico sujetándome por el brazo, a la vez que salíamos de la caseta donde nos identificábamos. De allí salimos los 3, viniendo detrás nuestros 3 estibadores más junto a otro de los milicos. Fuimos andando hasta llegar a un viejo edificio, parecía medio destartalado, pero no, aquello era o al menos parecía un viejo edificio de principios del siglo 20, donde en los costados de este, había una especie de andén, pero más que un andén, era como un soportal, ya que cada pocos metros había una columna soportando la estructura del edificio. Aquel andén quedaba aproximadamente a un metro de altura del muelle, y rodeaba el viejo edificio como si de una acera se tratase. Había muy poca luz, ya que el edificio estaba o al menos yo lo veía cerrado, y a aquellas horas, todavía la noche reinaba, por lo que poco se podía ver, solo lo que la luna a aquellas horas reflejaba. Sabía lo que me iba a pasar, por lo que iba con algo de miedo, eran 6 personas, y si todos me daban por el culo, aunque ya no fuera virgen, pues mi culito ya había sido sodomizado y profanado en múltiples ocasiones, nunca había estado con tantos hombres a la vez. Me gustaba que me dieran por el culo, sí, pero aquella situación me propasaba, mi culito nunca había estado con tantas pollas a la vez. Además, es que aquellas personas me atemorizaban algo, los milicos me imponían algo de respecto y miedo, y aquellos estibadores, salvo uno de ellos que se veía más jovencito que yo, se veían fuertes y musculosos, sobre todo el que venía junto a mí, el cual parecía ser el mayor de ellos, tocándome sin parar el culito, acompañando al milico que me llevaba sujetándome por el brazo. Aquel estibador podía cogerme en sus brazos, y apenas me vería entre ellos. No sabía a donde me llevaban, por lo que supuse al ver aquel edificio al cual nos encaminábamos, que allí sería donde me meterían y allí sería donde me darían por el culo aquellos hombres. El que parecía llevar la voz cantante, además del milico que me llevaba sujetándome por el brazo, era aquel estibador que me iba manoseando el culo, que como digo además de ser más alto y tener una complexión que doblaba la mía, y que por la edad bien podría ser mi padre, ya que ya estaría bien entrado en la cuarentena, fue el que dijo a donde debíamos ir. Vamos para el otro andén, allí está más oscuro, y aunque queda mirando al mar, como todavía no ha atracado el barco, estaremos más ocultos. Joder, yo creyendo que íbamos a entrar en el edificio de la vieja nave aquella, y allí ser follado, al parecer me había equivocado, iban a follarme en aquel andén, fuera de la nave. Allí era donde tenían pensado cogerme. Nos subimos al andén, yendo para una de las partes más oscuras, quedando medio tapados por una de aquellas columnas que soportaban la estructura de aquel viejo edificio. Allí nos paramos y empezó a decirme el milico que me sujetaba por el brazo. Bueno españolito, ahora vamos a ver lo buen puto que eres, me decía volviéndome a agarrar por los genitales, llevando su mano a mi entrepierna. ¡Uy, pero si el muy puto se nos ha puesto arrecho, decía sobándome la entrepierna, seguro que estás deseando que te garchemos, ¿eh españolito? Ahora va a resultar que nos has salido puto de verdad. Decía el milico sin dejar de manosearme el paquete mientras el mayor de los estibadores no paraba de sobarme el culo. Pues no veas que colita más linda tiene, estoy deseando verle el orto y cogerlo bien cogido, si al final nos ha salido todo un puto, el españolito este. Y como coño no iba a estar empalmado, si los muy cabrones no paraban de manosearme magreándome mis genitales y culito. Claro que estaba excitado y caliente, cada vez más, viendo aquella situación. Por supuesto que tenía algo de temor, era la segunda vez en mi vida que estaba en Montevideo, y nunca había mantenido relaciones sexuales en aquel país. No sabía como trataban a los maricones como sabía que era yo desde aquel día que me desvirgaron en Zaragoza. El milico empezó a aflojarme el cinturón del pantalón, mientras el estibador seguía manoseándome el culo a la vez que decía la linda colita que tenía. Yo que estaba super nervioso, empezando a estar excitado, miraba para todas partes sin terminar de creerme que era allí donde me iban a follar. Dios, pero si como quien dice allí estábamos en pleno puerto de Montevideo y al aire libre. Cualquiera que pasara por allí, nos vería perfectamente. Además, si solo fuéramos 2, aún podíamos estar algo ocultos, sobre todo gracias a aquella oscuridad reinante. Pero siendo tantas personas, aquello parecía imposible que no llamáramos la atención de cualquiera que pasara por allí. Mientras el milico aflojaba mi cinturón, vi como el otro milico se abrazaba al estibador más jovencito, empezando a bajarle el pantalón. De todos los estibadores, era el más delgado y joven, incluso yo diría que unos años más joven que yo. Mientras le bajaba el pantalón, el jovencito le estaba sacando la verga al milico, a la vez que se la acariciaba e iba descapullando. Dios, no podía creerlo, de pronto mi cuerpo se estremeció al ver aquello, empezando a recorrerme una excitación que hizo que mi polla se pusiera bien tiesa y dura, a la vez que me empezaba a palpitar el culito, al ver aquella verga del milico que le estaba bajando los pantalones al jovencito. El milico que ya me había aflojado el cinturón, estaba ahora ya desabrochándome el pantalón, bajándome la cremallera una vez me hubo desabotonado el mismo. Mientras el estibador que me manoseaba el culito veía como yo miraba embobado como el jovencito le sacaba la polla al otro milico, mientras este ya le tenía el pantalón en los tobillos, y empezaba a bajarle el slip. ¿Que españolito, te gusta lo que estás viendo? Decía el estibador que me acariciaba el culo. No te preocupes, que para ti también hay pija. Ya verás como vamos a disfrutar, hoy voy a probar una colita española, y seguro que vas a disfrutar con mi chota dentro tuya. Voy a dejar mi semilla dentro de esta linda colita. Cuando me di cuenta, ya tenía el pantalón sobre los tobillos, y el milico que me los había bajado, tenía su polla de fuera, esperando a que yo se la agarrara con mi mano y empezase a acariciársela al igual que el jovencito le estaba haciendo al otro milico. Anda españolito, no pierdas tiempo y acaricia la pija que te vas a comer, que luego te quiero llenar la colita de espesa y rica lechita, me decía llevando mis manos a su verga mientras miraba para mí, viendo como me brillaban los ojos a causa de la excitación que estaba sintiendo, al ver como el jovencito se agachaba disponiéndose a chupar la verga que estaba seguro luego lo iba sodomizar, como seguro me iban hacer a mí. Con algo de temor en el cuerpo, sujeté la verga de aquel milico, empezando a acariciarla, viendo como el milico me miraba sonriéndose, al ver la cara de asustado que tenía, y como me brillaban los ojos a causa de la excitación y lujuria que estaba sintiendo y que era incapaz de ocultar. Así mi lindo puto, así, acaríciala, me decía empezando a desabotonarme la camisa, mientras yo le acariciaba la polla viendo como me sonreía y seguía desnudándome, a la vez que notaba como me empezaban a bajar el slip por detrás, dejando mi culito al aire y en manos del estibador que no dejaba de manosear mis glúteos, esperando que el milico me desnudara. Dios, notaba la polla del milico caliente y suave, y sus manos terminando de desabotonarme la camisa, empezando luego de haberme dejado con el pecho descubierto, pasar sus manos por mi pecho y abdomen, mientras me decía lo lindo y bueno que estaba. Que lindo puto que sos, decía pasando sus manos por mi pecho y abdomen, ¡ufff que bueno que estás! Decía pellizcándome los pezones a la vez que llevaba su boca a la mía, empezando a mordisquearme el labio inferior. ¡Ufff! Yo ya estaba que ardía, a pesar del fresco que hacía aquella madrugada, mi cuerpo estaba que echaba humo a causa de lo caliente que estaba. Tenía la polla que me reventaba, el culo al rojo vivo a causa del manoseo a que era sometido por el estibador, y ahora la boca del milico, comiéndome la mía, mientras me iba desnudando sobre aquel andén, desde el que se podía contemplar las aguas del puerto junto a los buques que estaban fondeados y amarrados a los muelles. Allí sobre aquel andén del puerto de Montevideo, me estaban desnudando, dejándome en pelota picada, como Dios me trajo al mundo, para luego darme por el culo, y darme una de las mejores y sabrosas folladas de mi vida y que hoy recuerdo con agrado y cariño. El estibador al ver como el milico me iba quitando la camisa y cazadora, llevó sus manos al cuello de ambas prendas, y mientras yo llevaba mis brazos hacia atrás, él terminaba de quitarme ambas prendas, quedándome tan solo con el slip a medio bajar y el pantalón sobre los tobillos. Al verme así expuesto el milico, empezó a abrazarme mientras metía su lengua en mi boca, saboreando toda ella a la vez que el estibador tiraba las prendas al suelo y empezaba a sacar su verga de fuera. Después de saborear mi boca con su lengua y haber juntado nuestras salivas, haber mordido y chupado mis labios, dejándolos hinchados y enrojecidos, el milico fue bajando con su boca por mi cuello haciéndome estremecer abrazándome a él, mientras iba recorriendo con su boca mi cuello, donde dándome un mordisco me dejó marcado un chupón, a la vez que yo soltaba un gemido empezando a temblar a causa del placer que estaba sintiendo. El milico al verme temblar y gemir, mientras yo lo abrazaba sujetando la cabeza con mis manos, siguió bajando con su boca recorriendo mi cuerpo, a la vez que llevaba sus manos al elástico de mi slip, tirando de ellos hacia abajo, hasta dejarlos junto al pantalón. Acarició mi polla que estaba que reventaba de tiesa y dura que la tenía, y viendo como me temblaban las piernas, pasó uno de sus brazos rodeándome ambas, mientras se agachaba y con la otra mano terminaba de sacarme el pantalón y slip, por completo. Levantó una de mis piernas, tiró del pantalón y slip, sacando junto al zapato, parte del pantalón junto al slip, para seguido hacer lo mismo con la otra pierna, quedándome ahora sí, desnudo por completo ya que incluso los calcetines me había sacado. Se puso de pie, y ahora que ya me tenía desnudo por completo como deseaba tenerme, metiéndome de nuevo la lengua en la boca, mientras apretaba con sus manos los cachetes de mi culito, suspiraba entre jadeos, diciéndome lo bueno que estaba. ¡Ohhh que bueno que estás! Sos un puto muy lindo, al que me voy a coger Hasta llenarte con mi esperma, voy a dejar mi lechita en tu tripita, quiero que lleves mi semilla contigo, españolito, decía entre jadeos. Puso sus manos sobre mis hombros haciendo que me agachara, mientras me ordenaba que abriera la boca y le chupara la verga. Anda españolito, abre esa boquita y métetela toda y mámala bien que te voy a romper el orto, me decía mientras yo agachado abría la boca tragándome aquella pija del milico. El cabrón tenía una buena polla, era negra y suave, y fácilmente rondaría los 16 o 17 centímetros, no era gruesa ni estaba circuncidado, por lo que, con lujuria y desesperación, me aferré a aquel cipote, empezando a chuparlo como si de un manjar se tratara. Mientras yo estaba aferrado al cipote del milico chupándoselo, el estibador que no había parado de manosearme el culito, abriéndome las piernas, separó los cachetes de mi culo, pasó sus dedos desde mis bolas, pasó por el perineo parándose en la entrada de mi agujerito, presionó con uno de sus dedos haciendo que mi esfínter cediera, metiendo todo el dedo en mi culo. ¡Ohhh! Exclamé a la vez que daba un respingo y mi cuerpo se estremecía al notar como aquel dedo profanaba mi culito. Tranquilo españolito, dijo el estibador mientras movía su dedo haciendo que mi esfínter se fuese dilatando. Después de hurgar con sus dedos en mis entrañas y hacer que mi esfínter se dilatase, quitó sus dedos, enterrándome su lengua en él. ¡Ohhh! ¡ooohhh! Gemí estremeciéndome al notar aquella lengua hurgando y lamiendo mi rosadito agujero. Que hijo de puta, que lengua tenía, como lamía y chupaba el cabrón. Me abría de piernas todo lo que podía, notando como aquella lengua saboreaba y lubricaba mi hoyito, mientras yo tragaba y acariciaba la polla que por primera vez me iba a sodomizar en Montevideo. Aquella noche me iban a garchar estando completamente desnudo sobre el andén del puerto, prácticamente estando al aire libre y siendo exhibido a cualquiera que pasara por allí. A poco que fuera avanzando el día, y la claridad fuese reinando, cualquiera que pasara por allí, incluso desde los mismísimos barcos que había fondeados o amarrados, podrían ver como me tenían desnudo tanto a mí como al otro jovencito al que ya estaban sodomizando. Y así era como tenían al delgado y jovencito estibador, el otro milico y uno de sus compañeros. Le estaban dando por el culo mientras él, le chupaba la polla a otro de sus compañeros. Estaba viendo la follada al jovencito, cuando sacándome la polla de la boca el milico, me hizo incorporar dándome la vuelta, quedando ahora mirando para aquel cachas de estibador que me había comido y lubricado el ojete, me quedé apoyado sobre él, mientras el milico me abría de piernas, colocaba su polla en la entrada a mi ano, y sujetándome por las caderas, me daba una envestida, enterrándome prácticamente toda su virilidad dentro mía. ¡Ohhh! ¡ooohhh! Gemí apoyándome en el pecho del estibador, al sentir como aquella polla del milico, entraba en mí, haciéndome suyo. ¡Ohhh que culito! ¡ooohhh! Que calentito y suave, ¡ummm! Que rico se siente, gritaba el milico enterrándome todo su nabo en lo más profundo de mis entrañas, dejándome ensartado en su cipote hasta los mismísimos cojones. Dios, que hijo de puta, me había abierto el culo metiendo toda su verga en mí, de una sola estocada. Notaba sus pelotas pegadas a la entrada de mi ano, y sus bellos púbicos y pelvis pegadas a mi culo, mientras el milico movía sus piernas a la vez que tiraba de mis caderas hacia él, enterrándome aún más su polla en mí. Impulsaba su pelvis queriendo ensartarme aún más, pero aquello era imposible, sus pelotas ya las tenía pegadas a la entrada de mi culito, y ya no quedaba más que meter. Yo aferrado al pecho del estibador y siendo sujetado por sus brazos, me erguía poniéndome de puntillas, con cada arremetida que me daba el milico. Poco a poco fue sacando y metiendo toda su verga, empezando a sodomizarme, mientras no paraba de jadear y gemir, ¡ohhh que gusto! ¡ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! Yo ya algo más relajado, empezaba a disfrutar de aquella cogida, abrazado a la cintura del estibador, sentía la polla del milico deslizarse por mis entrañas, viendo la verga de aquel cachalote que me sujetaba con sus manos, y a nuestra derecha, viendo y escuchando como sodomizaban al jovencito de los estibadores. Dios, aquello me calentaba y excitaba cada vez más, la polla estaba que me reventaba y la boca me babeaba viendo la verga que se erguía delante de mi cara, y que pronto sabía que la tendría dentro de mi culo, sodomizándome al igual que lo estaba haciendo en esos momentos el milico. No pudiendo resistirme, acerqué mi boca a aquel manjar que se mostraba delante de mi cara, y abriendo la boca, Empecé a chupar aquel nabo como si la vida se me fuera en ello. ¡Ohhh putito! Exclamaba el estibador pasando sus manos por mi pelo a la vez que me acariciaba la cabeza y empujaba para que tragara más su cipote. Sabía que te gustaba, pero no sabía que eras tan puto, ¿estabas necesitado de pija, eh mi lindo putito? Decía el estibador mientras me acariciaba el pelo y empujaba mi cabeza para que tragara más, mientras el milico me daba por el culo. Yo ya estaba en las nubes, en esos momentos nada me importaba, ni estar prácticamente a la intemperie desnudo por completo siendo sodomizado y siendo exhibido a los demás o a los que pudieran pasar por allí, solo sabía que estaba gozando como hacía tiempo que no gozaba. Tenía una polla taladrándome el culo, y otra en mi boca esperando a sodomizarme. Noté como el milico arremetía con más fuerza, clavaba sus dedos en mis caderas, y empezaba a jadear a la vez que gritaba, ya, ya me vengo, ya me vengo, empezando a derramar su leche dentro de mi culo. ¡Ohhh que gusto! ¡ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! Gritaba preñándome con su leche. Después de soltar todo su esperma dejando su semilla dentro mía, y una vez recuperó el aliento, sacando su verga de mi culo, me dejó en manos de aquel cachalote de estibador, para que fuera ahora cogido por él. Y eso fue lo que hizo, sin darme tiempo ni a reponerme de aquella cogida que me había dado el milico. Me dio la vuelta poniéndome de espaldas a él, y llevándome sujetado por la cintura, se arrimó a la pared de aquella nave donde apoyó su espalda, me hizo inclinar a la vez que me abría de piernas, y levantándome un poco por la cintura, me ensartó en su cipote. ¡Ohhh ooohhh ohhh! Gemí al sentir como me ensartaba en su pija, manteniéndome casi en sus brazos. Dios, aquello me había hecho estremecer de gusto, hasta mi polla había soltado varias gotas de semen, al notar como me ensartaba en aquella verga quedando empalado, mientras me sujetaba con sus brazos quedando prácticamente en el aire. La pija que ahora me tenía ensartado, era algo más gruesa que la del milico, de largo por ahí andaría, 16 o 17 centímetros, pero sí era algo más gorda. Además, aquel estibador, al ser más alto y de una complexión de al menos el doble que la mía, la follada que me estaba empezando a dar, era descomunal, prácticamente me mantenía en sus brazos. Apenas la puntilla de mis pies rozaban el suelo, por lo que estaba totalmente empalado en la verga de aquel estibador, gimoteando sin poder parar, viendo como ahora todos miraban como me estaba dando por el culo su compañero. Al jovencito ahora lo estaba empezando a follar su compañero, y otro de los que hasta ahora había estado de espectador, lo pajeaba teniendo su polla de fuera mientras el otro le daba por el culo. Pero todos incluso los 2 milicos y el otro estibador se pusieron a ver como yo gimoteaba mientras su compañero me cogía manteniéndome prácticamente en sus brazos. Dios que cara de lujuria y sonrisa esbozaban viendo como su compañero me sodomizaba. Vi como sus ojos brillaban y no quitaban la vista de mí, viendo como aquel españolito gimoteaba sin parar mientras lo follaban. No tardó ni 10 segundos en acercarse el estibador que faltaba, y sin dejar de mirar como me daban por el culo, sacaba su polla y empezaba a pellizcar y retorcerme con su mano mis pobres pezones que estaban que explotaban de duros eh hinchados que los tenía, a causa de la tremenda excitación que tenía. Con una mano pellizcaba y retorcía mis pezones, mientras con la otra se acariciaba su larga polla. Te gusta ¿eh putito? Te gusta que te garchemos ¿eh? Decía el estibador que me daba por el culo. Tienes una colita muy linda, el orto te arde de caliente que lo tienes, es muy pero que muy suavecito, y que bien traga la pija, decía el estibador que me estaba dando por el culo manteniéndome prácticamente entre sus brazos y a la vez mordisqueándome las orejas y cuello. Yo ya no podía más, prácticamente estaba al borde del clímax, mi polla no paraba de gotear semen, los ojos abiertos como platos, y la boca abierta soltando gimoteos sin parar. Aquella era una de las folladas más ricas y espectaculares que hasta esa fecha me habían dado. Aún ahora recordándolo, mi polla se pone dura y no deja de babear soltando gotas de semen, pringándome toda la verga. De repente el estibador que me estaba sodomizando, empezó a gruñir subiendo y bajándome mucho más rápido y violento, empezando yo a notar como su verga se hinchaba y empezaba a palpitar soltando varios trallazos de leche dentro de mi culito, dejándome preñado por segunda vez en la noche. ¡Ohhh! ¡ohhh! ¡ooohhh! Gruñía el estibador corriéndose dentro de mi culito. Cuando por fin pude poner los pies en el suelo, las piernas me temblaban de tal manera, que gracias al estibador que me terminaba de sodomizar, que me mantuvo abrazado a él, que si no me hubiera desparramado sobre el suelo de aquel andén. ¡Ohhh que gusto españolito! ¡ohhh que garchada más rica! ¡ufff como me ha gustado tu colita! Me decía sin dejar de morderme las orejas y cuello, manteniéndome abrazado a él. Yo que estaba sudando por todos mis poros, me encontraba agotadísimo, las piernas no paraban de temblarme, y el culo me ardía, notándolo abierto y dolorido. Notaba como iba escurriendo el semen resbalando por mis piernas. Todavía no me había corrido, tenía mi polla tan pero que tan pringosa, que brillaba y todavía se mantenía tiesa y bien dura la muy cabrona, se veía como rezumaba gotas de semen, goteando de vez en cuando. El estibador que acariciaba su verga a la vez que pellizcaba mis pezones, viendo lo enrojecida, pringosa y dura que tenía mi polla, llevó su mano a ella, haciéndome soltar un fuerte gemido al notar su mano agarrar en esos momentos mi sensible, enrojecida e hinchada polla. Mira como tiene la pija, decía el estibador, agarrando mi hinchada y enrojecida polla. Si que es bien puto, a este le gusta que le den pija por el orto. Sin esperar a que me recuperara de la tremenda follada que acababa de recibir, agarrándome por mi polla y genitales, me separó del estibador que terminaba de darme por el culo, me hizo girar quedando mi caliente y dolorido culo a su disposición. Pues si te gusta la pija, pija te daremos, pedazo de trolo, decía el estibador disponiéndose a darme por el culo por tercera vez esa madrugada. Me hizo inclinar apoyándome sobre el estibador que terminaba de sodomizarme, y mientras este me sujetaba por los hombros, el estibador que me iba a dar por el culo, me hizo abrir de piernas, dejándole mi caliente y dolorido agujerito, listo y totalmente expuesto para volver a ser sodomizado. Este cabrón sin tener ninguna delicadeza por su parte, pegó su cipote en la entrada a mi agujerito, y sin contemplación alguna, dio una envestida, ensartándome de una vez todo su mástil. ¡Ohhh ooohhh! Gemí a la vez que daba un respingo al sentir como volvía a ser empalado por una verga. Me había ensartado la polla hasta la mismísima base. Notaba unas enormes pelotas pegadas a mi culo, y como este se había abierto dejando pasar aquel mástil que me habían ensartado. ¡Uhhh que rico! Gritaba el estibador que me estaba sodomizando, ¡uuuhhh que colita más caliente! ¡Oh, Dios! La verga aquella parecía llegarme al estómago, tenía el culo tan abierto y resbaladizo, que la verga había entrado hasta lo más profundo de mis entrañas, y lo había hecho con suma facilidad. Me tenía bien abierto de piernas, medio agachado sujetado por el cachalote de estibador que había terminado de cogerme, yo prácticamente de puntillas, abrazándome a la cintura del estibador que me sujetaba como si fuera una yegua dispuesta para la monta del macho. Así era como me tenían, como si fuera una yegua, preparada y dispuesta para la copula y ser cubierto por el macho. Notaba como entraba y salía la polla del estibador, golpeando sus enormes y gordas pelotas mi abierto agujerito, y su pelvis chocar una y otra vez contra mi culo, escuchándose el plof plof plof plof, junto a mis cada vez más fuertes gimoteos, ¡ohhh! ¡ooohhh! ¡ooohhh! Yo estaba que deliraba, era como si estuviera en trance, cada vez que la polla del estibador golpeaba mi próstata, una corriente de placer recorría todo mi cuerpo. La polla no paraba de gotear y sabía que estaba a punto de desmallarme de tanto placer que estaba sintiendo. Pero lo que pasó, fue que mi polla explotó como si fuera un geiser en erupción. Empecé a correrme, gritando que me corría, mientras mi polla no paraba de escupir semen. ¡Ohhh me corro! ¡ohhh me corro! ¡ooohhh me corro! Gritaba derramando toda mi leche, mientras el estibador seguía montando a su caliente yegua. Las piernas si antes me temblaban, ahora eran como si tuvieran vida propia, no podían parar. Menos mal que el estibador que me estaba dando por el culo, estaba llegando al clímax, y no tardó nada en empezar a jadear y gritar que se corría. ¡Ohhh ooohhh! Me corro, me corro me corro, gritaba dándome las últimas estocadas bien fuertes y profundas. Noté como su picha palpitaba empezando a eyacular, e iba soltando todo su cargamento de leche dentro de mi caliente y dolorido culito. Cuando terminó de eyacular y pudo recuperar el resuello, dándome unas palmaditas en el culo, sacó su polla de mi abierto y dolorido culito, pudiendo yo ayudado por el estibador que me sujetaba como si fuera una yegua, preparada para la cópula, erguirme. Dios, si seguían cogiéndome aquellos hombres, iban a acabar conmigo. Pero no, al parecer los otros estibadores ya habían cogido al más jovencito de los estibadores, y todos estábamos agotados y rendidos. Justo en ese momento que habíamos terminado, antes de que pudiéramos vestirnos, pasaba justo por delante del andén, un grupo de 3 coreanos que iban para su buque mercante, y que, por supuesto que pudieron vernos a la perfección, viendo como yo estaba completamente desnudo, y los estibadores con sus vergas de fuera. Claramente se dieron de cuenta de lo que allí estábamos haciendo, y que no era otra cosa que estar cogiendo. Además de que pudieron ver como todavía estaban terminando de dar por el culo, el último de los estibadores al jovencito, al que tenía ensartado en su polla. Se pararon unos segundos, viendo como follaban al jovencito y como habían terminado de follarme a mí, siguiendo luego la marcha que llevaban, eso sí, sonriéndose y sin dejar de mirar para nosotros. Menos mal que no llegaron antes, si no, menudo espectáculo que les habríamos brindado. Y aún así, no las tenía todas conmigo, de que desde alguno de los buques que había amarrado o fondeado, pudieran habernos visto, ya que la claridad ya hacía un buen rato que empezaba a reinar. Ayudado por uno de los estibadores, empecé a vestirme, para luego irme con ellos a tomar un café, al que me invitaron, mientras esperaba que amarrase mi buque, y pudiera ir a cambiarme de ropa, darme una buena ducha, ya que olía a semen y sexo que tiraba para tras, dormir un poco, y luego seguir la fiesta. Además, que ahora ya sabía donde buscar para ser cogido, y poder recibir una buena garchada. Podéis contactar conmigo o escribirme a: [email protected] O podéis buscarme en Twitter por: @danisampedro91

Autor: DANISAMPEDRO91 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Al fin me la mamo mi sobrino

2022-09-21


Me le seguí insinuando hasta que por fin se dió . Hola.. tengo meses sin escribir en esta página pero pues fueron meses en los que tarde en planear insistir y tratar de convencer a mi sobrino de que me diera una mamada.. ojala y alguien se acuerde de mis relatos si no los invito a ver mi perfil y los puedan leer.. bueno mi esposa esta embarazada y ya no podemos tener sexo.. si podemos pero a mi me gusta lo rudo y a ella también y no se a podido por que ya esta por aliviarse entonces no nos emos complacido como nos gusta.. total un día vino el sobrino a la casa y mi esposa andaba bien caliente venia y me besaba me agarraba la verga por encima del pantalón en una de esas me ardió supongo por la mezclilla entonces me fui a poner un short mas cómodo y me quite el calzoncillo en eso estaba jugando con el sobrino y mi esposa viene y me da un besote de lengua fue inevitable que se me parara la verga y mas rico aun que cuando mi esposa se quita veo que el sobrino estaba viéndome la ereccion descaradamente uff sentí como moje el short con pre cum en eso mi esposa dice que va a cambiar a la niña y que mejor la meterá a bañar le dije esta bien y me empece a frotar la verga descaradamente y cual fue la sorpresa que dice el sobrino te ayudo.. le dije ahorita me vas a ayudar pero de otra manera.. a si? Como? Me contesto.. me metí la mano al short y me embarre los dedos de pre cum y se los meti a la boca uff chupaba mis dedos como vil putita casi me vengo con solo hacer eso.. cuando saque mis dedos estaba escurriendo su baba de la boca y me dijo que rico, me dijo tienes mas, le dije tengo algo mas rico y que me bajo el short.. tengo el pene normal de unos 15 centímetros pero ese dia uff se me veia una vergota ancha inflamada supongo que por no tener relaciones como acostumbro con mi mujer.. mis huevos colgaban unas bolas grandes negras estábamos sentados en el piso entonces me pare y que pongo mis bolas en su cara y el muy putito que me empieza a oler eso me exito mas todavía voltie hacia abajo y el me estaba viendo a los ojos en eso me succiono una bola y se escucho muy fuerte le dije no hagas ruido.. me dijo perdón y con la otra bola que vuelve a hacer lo mismo y me moleste que le escupo en la cara y le dije no lo vuelvas a hacer y cuando lo escupi que suelta un gemido que lo jalo del cabello y que le meto toda la verga hasta la garganta se esuchaban sus arcadas.. les repito no lo tengo tan grande pero ese dia parecia un animalon grueso cabezon venudo y el putito de mi sobrino lo desaparecia en su boquita le jale el cabello hasta venirme dentro de su garganta cuando me safe empezó a toser muy fuerte no pudo tomarse toda la leche y si avente mucha que tenia acomulada lo bueno que mi esposa no alcanzo a escuchar y me dice perdón fue mucha leche le dije cual perdón sácame mas y empezo a hacerme una puñeta se veia muy rico su mano blanca con mi verga negra entonces sin que le dijera nada empezó a chuparme las bolas me éxito mucho que no dejaba de verme a los ojos el putito entonces volvi a jalarle el cabello para venirme adentro otra vez y ahora ya no tosio ya no me salio tanta como la primera vez se la saque y me quedo unas gotas en la punta de la verga y con el dedo se la avente en la cara y el muy puto lo agarro con su dedo y se lo llevo a su boca me dice uy si estuvo mas rico jaja seguimos jugando y cuando salio mi esposa el sobrino dice ya me tengo que ir ando medio cansado y le dije te llevo a tu casa.. me dice nombre me voy caminando, seguro? Dijo mi esposa sisi ocupo caminar para que se me baje lo lleno.. y dice mi esposa a chinga pues que comiste o que jajajja no dijo nada y se despidio. relato cien por cien real disculpen las faltas de ortografía solo comento tal como lo recuerdo tal como lo vivi si alguien quiere platicar dejo mi telegram @tokenhgz saludos.

Autor: GIORGIO Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

En el sauna

2022-09-21


Hola soy de Lima Perú tengo 32 les contaré la última anécdota que me pasó en un conocido sauna de la ciudad llegue y de frente me metí a la cámara de vapor a relajarme un poco xq estaba algo estresado ,había poca gente en realidad estuve un buen rato y me dirigí al gym que estaba en el último piso como no había mucha gente me puse a entrenar un poco ,ya que siempre lo hago y no tendré el mejor cuerpo pero tengo lo mío ,resulta que estando entrenando al poco tiempo llega un man Rafael (ficticio)masomenos de 35 años y me hace el habla de que tal la estaba pasando y todo eso ,yo fui algo cortante al contestarle ,creo q siempre soy así con extraños el es de 1.80 aprox context normal algo Atlético y tenía barba algo q me encante en un hombre es la barba y el estaba x un lado yo x el otro pero a cada rato cruzábamos miradas xq en si estaba bueno el pata en una de esas se acerca a hacerme una corrección de como usar la mancuerna creo q solo fue pretexto pero en fin yo solo lo miraba y al hacerme la corrección me agarró la mano y me puse algo nervioso cuando se acercó más y a mí me daba un poco de temor x el resto de gente que tamb estaban allí ,bueno ya había termina mi disq rutina y procedí a retirarme e irme a las duchas y salí cuando estaba bajando veo que venía atrás de mi ,me duche y el también para variar se puso en una ducha al frente tenía buena verga q desimuladamente le vi, salí de la ducha y creo q era demasiado evidente que quería algo y me dice vamos arriba (sala de cabinas para tirar) y yo algo temeroso pero acepte en fin entramos a la cabina (cuarto)cerro la puerta me besó y yo le respondí para ser sincero se me fue toda la timidez el pata me besaba con una locura q me ponía a mil ,me besó el cuello los bubis(uno de mis puntos débiles) y tengo muy buen pecho q le encantaban algo loco mientras me besaba todo me decía q desde q me vio entrenando decía este machito tiene q ser mío yo solo gadeaba de éxitacion estábamos muy exitados le agarre la verga estaba durísima me agarró me volteo y me hizo el verdadero beso Negro era un experto haciendo eso q me volvía loco ,me hecho en la cama levanto mis piernas y seguía chupándome el culo esa barbita q tenía hacia erizar de éxitacion, Yo :sigue que ricox Rafael:que rico estas CTM me encantas yo te cacharia todos los días ,día y noche ese hombre estaba loco ??? Yo:quiero sentirte xfa metemela yaaaa Raf:si mi amor lo que tú digas me vometeo y agarró de perrito Yo:suave xfavor Raf:sí amor Estaba algo estrecho tiempo que no tiraba y me dolía al entrar ,y me volvió a chupar el culo Raf:ahora sí bb Yo:despacio xfa Me la fue metiendo despacito tal como se lo pedí grite un poco pero después ya saben se acoplo como se movía ese man que rico Yo:sigue papi sigue dame duroooooo Raf:quién es tu macho bb Yo:tuu Me volteo y me agarró piernas al hombro,el muertito,me subí a cabalgar que rico y ede hombre no se venía era un salvaje pero rico estuvo como 40 min duro y parejo ,mi culo estaba acoplado a su verga y ya entraba como si nada sin pedir permiso ,ya lo veía un poco cansado y yo también los dos sudados llenos de placer y me dice para descansar un rato y yo le dije ya está bien creo q fue suficiente No revisamos en la cama abrazados besándonos bien rico entre mi dije ya se cansó pero la pasé bien. Como a los 10 min después otra vez se impregnó en mis bubis y estaba con la verga durísima la única pose q faltaba era parados contra la pared y si fue me dio un buen rato que rico placer,no me importaba la bulla que hacíamos ,solo veía q de las cabinas del costado algunos nos veían no me importaba nada solo disfrutaba el momento me tiro nuevamente a la cama con el culo bien parado y comenzó a follarme otra vez ..que rico hombre mi culo adolorido pero feliz hasta que ya después de un buen rato se vino y tirados en la cama nos reímos un rato,nos besamos....un semental de primera me hizo ver las estrellas no x el tamaño si no x su forma de hacerlo Que rico la pasé Si alguien quiere hacer los mismo jje escribanme al ig suburbios17?

Autor: Alex Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Parece que el temblor sacó la lujuria de mis vecinos

2022-09-21


Hola, acabo de subirte un relato real de cómo. Mi vecino me ayudó a revisar mi casa después del sismo y como me cogio, montado sobre mis nalgas. Bueno pues al parecer, después de haber salido en tanga verde fluorescente y camisa de lycra blanca de mi casa, y pensando que solo estaba mi vecino y yo en el jardín del Coto, no pensé que había más vecinos atrás de los arbustos que separan las casas y no los vi. En fin te recuerdo soy un tipo bisexual de cuerpo grande 1.83 nalgas muy grandes y redondas y con gustos por las tangas y lycra, en fin!! Después de que mi vecino se ofreció a revisar mi casa y saciarce con mis nalgas y culito, me decidí a descansar, cuando a las 4 de la tarde más menos, tocan por mi puerta del jardín, yo ya traía un cachetero de lycra color rojo y una playera de lycra negra semi transparente. Por lo que al salir por la puerta del jardín me asomo y era un señor de no más de 50 o 55 años bien conservado pero su asentó era totalmente de chilango, por lo que al abrir me dice con su tono, vecinooo me podrá pasar poquito Internet, esque desde el temblor no tengo señal y me urge saber como esta mi familia en Puebla, por lo que yo entre modorro y ya muy saciado después de que me. Cogio un vecino, lo. Deje pasar y este. Vecino me pregunta directo. Si estoy solo? Y le. Digo si, por??? A lo que me. Dice es que pensé que estabas con tu esposa o pareja por que veo que andas con un short muy cortito, y yo con cara de ?le digo, no para nada, pero es muy cómodo andar ligero de ropa. Total me. Dice, gracias por ayudarme, a lo. Que le Indico donde esta el módem y me dice me ayudas no traje mis lentes, por lo que me agache de pie levantando las nalgas pero por que me agache a dictarle. La clabe, hasta que escucho que toma varias fotos, cosa que me hizo levantarme y sin darle tiempo de nada le digo, vienes por Internet o a sacarme fotos de mis nalgas y me rio para bajarle la tensión y el susto, a lo que me. Dice, es que no había visto nalgas tan grandes, redondas y paradas, y me dice el tipo cualquier mujer ya quisiera tener las nalgas que tienes, a lo que me dice mira como me la. Paraste solo de verte las nalgas con ese mini short. A lo que al. Bajar la mirada y ver bajo su short de traje de baño amarillo se dibujaba una verga gruesa, a lo que ya estaba el. Tipo aquí y yo soy muy caliente, me pongo en cuclillas y le bajó el short y sale una verga larga, venda sin circunsicion pero con muy buen tamaño de cabeza. La tomó con mis manos y bajó el prepucio, dejando al descubierto una cabeza gruesa y puntiaguda que empecé a meterme a la boca, cosa que empezó a dejar salir algunas gotas de precum. Con un sabor dulce muuuy rico!!! Metía su verga en mi boca, mientras el me acariciaba los pezones y me. Los jalaba y pellizcaba, yo degusta su rica verga, cuando empezó a tomar un gran tamaño de largo, a lo que me dice, si la aguantara? Por que mi esposa no la aguanta y solo le entra la mitad? A lo que le digo pues tendrás que ponerme mucho lubricante adentro de mi culito para que entre, por lo que me levante fui por el lubricante y el mientras se jalaba su verga muy rico, por lo que se paro me subió al sillón de la sala me bajó el short y empezó a besarme las nalgas y el culo, alardiando que olía riquísimo y como traía el culo aún abierto, el lubricante y sus dedos entrarán sin problema alguno, al ver esto, metió 3 de sus dedos y abría mi culito, el tipo si sabía lo que hacía y me repetía que su mujer no le aguantaba ni dos dedos en el culo, a lo que le digo pues prueban!. No se lo dije dos veces y con una nalgadas dura que me metió, de manera inconsciente apreté las nalgas y el culito, y en eso me mete la cabeza de su verga, haciéndome parar, a lo que me empuja contra el sillón y me dice no que la aguantaba? Estas como mi vieja, a lo que le digo, deja me ensarto yo solo! Me saca la cabeza de mi culo sin mucho problema y le lubrico la verga con el lubricante a base de agua que tengo, lo siento y empiezo a calentarlo y de espalda yo hacia el abría mis nalgas y me daba pequeños sentónes en la punta de su cabeza hasta que entraba eso y más de la mitad, yo veía que el tipo se retorcía de lo caliente y solo me repetía, me vas a hacer venir rápido, a lo que ahora yo con el control, le decía, ahora me cumples y me dejas bien lleno!! O que también dejas a tu señora insatisfecha!! Cosa que le caló por que me jalo y me hizo que me sentará de lleno en su verga, sintiendola hasta adentro, cosa que me dejó inmobil por un momento, pero al dejar de moverme y acostumbrarme a su largo de verga, empecé a presionar con el culito como si se la mamar a con el culito y me levanta a, cosa que veía que contraia con las piernas como no quererse venir!! Lo hice por unos minutos hasta que casi a gritos me pide que me levante y me ponga a 4 en el sillón para meterme la el parado, lo hice y me la volvió a meter completa y a cogerme desenfrenada mente hasta que en solo unos segundos me dejó llego el. Culo de leche y empecé a sentir como se salían de mi culito y eso que el aún no me la. Sacaba, yo estaba que aullaba de calentura y le digo ahora quiero que me beses los pezones y me los hinchen, cosa que hizo el ya sin mucho ánimo, y le digo, acuéstate en el sofá, me dedique a limpiarle la verga con la lengua mientras me salían sus mecos por el culito. Ya no se le paraba, pero yo quería mas!!! Por lo que me dijo, le voy a decir a mi mujer como se coje y que vea como aguantas que te abra el culo, a lo mejor y hacemos un trío me dijo, mi mujer es muy caliente y le gusta el sexo, por lo que sin problema alguno le dije que si. SE metió al baño se lavo y se fue por la puerta del jardín, me metí al baño a sacar los mecos que tenía en el culo cuando, por la ventana del jardín veo a otra persona, haciéndome señas con su verga en la mano!!! Vaya parece que este terremoto puso muy caliente a todos, me voy a meter a bañar y limpiarme bien el culito, y a ver que sale mas tarde con ese vecino, que por cierto a ninguno le hablaba hasta hoy!! Bueno a bañarse y ver que me pongo para andar en mi casa y ver que sale para dormir. Nunca pensé que mi propio Coto de casa me pudiera dar tanta cogida y sin salir de casa. En el recuento ya me han cogido El dueño de la vigilancia (esa después se las cuento) Un supervisor de jardineros 2 Jardineros Varios inquilinos que rentan casa por vacaciones El de mercado libre Estafeta Mis vecinos de tiempo completo El. Del gas Wowwww parece que sacando cuentas esta casa resultó de mucho sexooo.

Autor: Bispandex Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos gay gratis, relatos gay sin tabues, sexo sin tabues gay, relatos gay filial, relatos gay en espanol, relatos gay cuando era niño, relatos gay eroticos, relatos gay maduros, todo relatos gay, relatos gay argentinos, relatos gay en español, cuentos gay, real, gratis