Relatos Eróticos de Sexo Gay


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Con apenas 14 años Parte I

2021-12-16


Todo inició cuando tenía 14 años con un vecino de 15, jamás imaginé que mi inicio en el sexo gay se diera de esa manera. . Todo comenzó desde pequeño, recuerdo que mi mamá por «ahorrar» tiempo los fines de semana me pedía que me bañara con mi padrastro (yo tenía 5 o 6 años) nunca pasó nada con él, pero recuerdo que me hipnotizaba ver su pene, según puedo recordar era grande, buen glande y peludo, desde esos tempranos momentos me gustaban los penes. Ya para mis 13 años me llamaba mucho la atención uno de mis vecinos, él era solo un año mayor, íbamos a la misma secundaria, y solíamos pasar mucho tiempo juntos. Recuerdo que yo no dejaba pasar ninguna oportunidad para verlo sin camisa o sentarme de frente para intentar ver algo entre su pierna y el short, algunas veces lograba ver sus testículos y algún pedacito del pene dormido. Supongo que en algún momento el tuvo que empezar a notar mis miradas y la curiosidad que había en mí por lo que tenía entre sus piernas, así que él empezó a avanzar. El papá de mi vecino al que llamaremos Junior, era dueño de una pulpería (así llamamos en Costa Rica esos pequeños supermercados que hay en los pueblos) y en esa pulpería tenían maquinas de apuestas y otras cosas, a veces si no jugábamos PlayStation, apostábamos en esas maquinas; un día de tantos me dice: Hagamos una apuesta, si gano me la chupa, si pierdo se la chupo. En ese momento yo estaba apoyado contra la máquina de apuestas, me quedé frío, quería mucho decirle que sí, pero me daba miedo que fuese una broma y quedar como el playo (así le dicen en Costa Rica a los gays), así que me negué, me insistió un par de veces y todas me negué, hasta que él decide ponerse detrás mío, se arrecuesta a la máquina poniendo sus brazos a mi alrededor y se apoya sobre mi cuerpo, pude sentir su pene erecto contra mí culo, en ese momento solo pude pensar, es mi oportunidad para probar lo que se siente. Empecé a presionar mi culo contra su pene y le dije, APOSTEMOS, aunque no le va a quedar fácil. La apuesta era ganar un partido de fútbol en la consola de PlayStation, empezamos a jugar pero se notaba demasiado el interés de ambos en perder el partido, termina 0 a 0, nos quedamos viendo y dijimos, bueno, ambos vamos a mamar un rato al otro. Así que yo me hinqué de primero, le bajé el pantalón, el boxer flojo y me quedé contemplando aquella verga dura, blanca son su punta rosada, aquellos vellos cortos y ese olor tan delicioso a hombre que no puedo olvidar, de su punta goteaba precum, sentí que fueron horas lo que pude contemplar esa escena; de la nada escucho que me dicen: chupela, no ve que está gotenado, empecé a chupar con mi falta de experiencia, pero saboreando cada uno de los movimientos que hacía, me sentía en el cielo, mi propio pene goteaba de lo excitado que me sentía, incluso llegué a creer que en cualquier momento yo iba a terminar durante la mamada. Sabía que era mi primera vez y posiblemente no lo iba a hacer bien, pero sentía la presión de hacerlo lo suficientemente bien como para que él quisiera seguir repitiendo esto conmigo, mientras mamaba esa verga tan rica y pensaba en mi desempeño, una voz interrumpe mis pensamientos y me dice: me voy a regar ya! quítese. Pero en lugar de quitarme seguí chupando fuerte y con más ganas, hasta que me llenó de leche toda la boca, era mi primera vez mamando verga y saboreando leche, me sentía tan perra y excitado al mismo tiempo. Cuando terminé, la sacó limpia de mi boca y me dice: lo hizo riquísimo, ahora levántese que me toca probar que se siente y por qué lo hace con tanto esfuerzo. Empezó a mamarme, pero pronto me di cuenta que Junior tenía experiencia porque se chupaba el dedo y me tocaba el ano, sentía delicioso pero yo no quería que me metiera el dedo, era mi primera vez y me daba susto, no tenía idea de como funcionaba eso y tampoco como aprender porque en el 2003-2004 el uso del Internet era muy limitado. Así que terminó de mamarme, se tragó mi leche, se levantó y me dice: Si le gustó y quiere, podemos seguir jugando de esto, yo quedé encantado, asentí con la cabeza y me fui a mi casa a masturbarme sin parar, no me lo podía creer. Luego de esa vez, las aventuras se volvieron más frecuentes y más intensas, pero en otro momento les contaré la primera vez que nos penetramos.

Autor: JOHACUBE Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Retos en el baño

2021-12-16


Bueno pues empezando la historia esto fue un reto que hice en un baño publico. Era un martes y ese día estaba decidido a hacer un reto, consistía en ir a un baño publico y masturbarme allí o tocarme o algo así, personalmente me excita pensar en ello y ese día martes pues tenía clases de inglés en un instituto. Fui un rato al baño a hacer mis necesidades y entonces vi que era una buena oportunidad para este anhelado deseo. Entonces pues me metí a uno de los baños y cerré, entonces hice mi sueño realidad, me quite toda la ropa ( todo en silencio) me subí al retrete y me. Empecé a masturbarme Se sentía tan rico la emoción de ser descubierto de que estaba desnudo alli, mi pene estaba muy duro, el sudor y un poco de frío entraban en mi cuerpo desnudo. De pronto mientras estaba en ese auge escuché como entraron al baño, me asusté pero al mismo tiempo me exite y me seguí tocando, se escuchaba como entraba al baño y hacia sus cosas sin sospechar y entonces Pam! Toco mi puerta y fue como "¿hola, hay alguien allí?" Para evitar sospechas solo dije que sí y luego se fue, entonces me segui masturbando haciendo pequeños gimos por allí y gloriosamente me vine en todo mi cuerpo, me entretuve unos minutos chupando mi semen limpiando lo , me vestí y salí para volver a mi curso, y o sorpresa ya estaban saliendo todos jaja entonces me fui y si me miraron algunos raro pero igual salí satisfecho y con ganas de volverlo a hacer . Hasta acá mi historia muchas gracias por leer y haber si quieren otro reto en otro lugar público vaii

Autor: [email protected] Narration Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi primera experiencia gay en la primaria

2021-12-16


Hola! Este relato es de la primera experiencia gay que tuve fue en la primaria cuándo tenía 7 años Soy de la ciudad de México, cuando iba en primer año de primaria tenía un amigo, le pondremos David, todo empezó una vez, que despues del receso me dijo que si lo acompañaba al baño y fuimos. En el baño me dijo: D: Alguna vez haz visto sin ropa a tus papás o los haz visto jugar? Yo: no nunca, jugar?, a qué? D: mis papás juegan, sin ropa cuando creen que estoy dormido, muchas veces los he visto, quieres jugar?, Te enseño Yo: pues…, Si es divertido si, vamos a jugar pero tenemos que ir al salón D: no, vamos a jugar, nadie nos va a buscar, ven vamos a los vestidores de la alberca, ahorita no hay nadie (después me enteré como sabía esa información) Yo: ok, vamos Nos fuimos al área donde estaba la alberca de la escuela, que peligrosamente siempre estaba sola, el profesor de natación estaba en su cubículo siempre encerrado, llegamos a los vestidores y nos fuimos a la última regadera, cerramos la puerta y me dijo: D: Quítate la ropa, es más divertido El se comenzó a desnudar, yo solo estaba parado viéndolo, era la primera vez que veía a otra persona desnuda y la verdad me gustaba, me miró y me dijo: D: ándale, quítate tú uniforme para que juguemos Yo: es que me da pena D: quieres que se te quite la pena? Yo solo asentí con la cabeza y se acercó a mí y me besó en la boca, era un beso medio torpe, yo solo estaba con los labios cerrados pero el movía su cabeza de lado a lado y pasaba su lengua por mis labios, se detuvo y me dijo: D: abre tu boca un poquito, haz lo que yo hago Me volvió a besar y yo trataba de imitarlo, el comenzó a respirar rápido, cómo agitado, mientras «nos besábamos» el me tocaba el cuerpo, sobre mi ropa y ponía mis manos en el suyo desnudo, me convenció después de esos besos y terminé cediendo y me desnudé, el puso nuestros uniformes en el suelo y me dijo: D: ven acuéstate, ahora sí vamos a jugar Me acosté en el suelo sobre nuestra ropa D: tienes que hacer conmigo lo que yo te haga a ti, si? Yo: si pero?… Antes de decir algo el agarro mi pene y se lo metió a la boca, fue la sensación más extraña que había tenido hasta ese día, fue raro pero sentí muy rico, el se sacó mi pene de la boca D: tienes que hacerme lo que te hice, que no te de asco, sabe rico Volvió a tomar mi pene y lo lamía, yo lo imite, al principio si me dió asco, por qué sabía un poco salado pero despues conforme pasaba mi lengua en su pene se iba quitando ese sabor y me comenzaba a gustar, el seguía lamiendo mi pene y mis testículo, metía todo mi pene a su boca, se sacó mi pene y con sus dedos comenzó a masturbarme, con sus dedos subía a bajaba mi prepucio y se sentía muy rico y me reía Yo trataba de imitarlo en todo y cuando comencé a masturbarlo el solo suspiraba y respiraba muy rápido, cómo agitado, el levanto una de mis piernas y lamía mis testículos y comenzó a bajar hasta llegar a mi ano, cuando pasa su lengua por el me encantó (desde entonces soy adicto a los besos negros) yo no me atreví a hacérselo, me dió asco pero seguí chupando su pene y sus testículos que se había convertido en los más delicioso que había probado y no quería dejar de chuparlos Me dijo: D: ponte como un perrito, te voy a hacer el amor Yo: el amor?, Que es eso? D: es un juego, que juegas con personas que quieres mucho y yo te quiero mucho eres mi mejor amigo, por eso quiero jugar contigo, aparté no te está gustando lo que estamos jugando? Yo: si, si me está gustando, se siente rico, cómo cosquillas, vamos a jugar al amor, yo tambien te quiero mucho D: no vamos a jugar al amor, vamos a hacer el amor tonto, ponte como un perrito y después yo, va? No sabía para que pero lo hice por qué la verdad si quería a mi amigo y no quería que creyera que no, mientras estaba en esa posición el se puso detrás de mi y con sus manos abrió mis nalgas y volvió a lamer mi ano, yo solo me reía y sentía rico, después de un rato de hacerlo se inco me agachó un poco más y hizo como que me penetraban, la verdad no entraba nada tenía su pene pequeño, solo sentia como su glande punteaba la estrada de mi ano y lo rozaba, yo sentía rico y no me movía para que él seguirá así y yo sintiera su pene rozando mi ano Cuando íbamos a cambiar de posición oímos ruidos, era la profesora buscándonos por todos lados, nos pusimos nerviosos y nos vestimos rápido para que no nos regañaran, ya cuando nos vestimos salimos de los vestidores y el profesor estaba afuera esperándonos, le sonrió a Diego y le dijo tomándolo de la barbilla P: mi niño travieso, vamos los están buscando P: maestra, perdón por llevarme a los niños sin avisar estaban ayudándome a levantar el material de educación física, pero aquí están M: ya me había asustado profesor, no se preocupe para la otra avíseme y ya, no hay problema, vamos al salón niños El profe me tomo de la cabeza, me cerró el ojo, me sonrió y nos dijo P: gracias niños Mientras nos íbamos con la maestra al salón. Espero les haya gustado y leeré sus comentarios Mi telegram es @BL1217

Autor: SBMX Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Ayudando a mi primo con sus exámenes

2021-12-14


Los exámenes son pesados pero con una cogida se vuelven lo mejor . Hola mis lectores les traigo el penúltimo capitulo de mi serie de relatos Ayudando a mi primo con sus exámenes Bueno lo que pasó el cuarto día fue un gran día ya que estaba planeando el que hacer para el final de mi obra maestra Llegaron las 7:30 am tocó ir de nuevo ala casa de mi tio pero yo ta estaba cargado de energías para follar con mi primo ni bien mi tío cruze esa puerta Paso el mismo ciclo llegue mi tío me dio un poco de comida y se fue a trabajar en esta ocasión me senté al lado de mi primo para poder comer y cuando el iba comiendo yo lo iva tocando por atrás el al principio se molestaba un poco por que quería comer a gusto y lo deje que comiera yo termine antes y me senté en el la computadora a esperarlo, esta vez yo quería comenzar la función temprano pero mi putito quería comer a gusto así que lo deje, el acabo y se sentó en la computadora pero antes de sentarse del todo agarro mi mano y la puso debajo de su culo y se sentó yo estaba leyendo mi cel y me sorprendió que pasara eso pero bueno yo lo comenze a mover mi mano y la saqué y se la metí por debajo del pantalón y este putito no se había sacado el suspensorio que le había comprado el día martes, eso me empezó a exitar y comenze a dedearlo para mi sorpresa fue que le metí el dedo al culo y ni se dio cuenta por mi mente paso que estaba tan exitado que ya no sentía cuando entraba pero luego le dije al oído ya tienes 2 adentro te gusta el se sorprendió y me dijo que pero si yo no sentí nada yo no entendia y me asuste pero el me dijo que creía que era por mi crema que le había regalado el día anterior el «doloproct» yo me calme un poco y le dije que quería ver su potito para ver si se había colocado la crema correctamente el medio rochozo se paro y se fue ala mesa se bajó el pantalón y se recostó en la mesa me dijo mira rápido que ya va a comenzar mi clase yo me pare y me puse a observar que ese culo estaba más de infarto no dicen que cuando uno usa mucho un culo este se para y se forma más, pues era lo correcto el culo de mi primo era mas redondito y estaba mas paradito (eso me recordó a una ex que tenia que le gustaba que le dieran por el culo y el pedazo de culo que tenía era de infarto) yo me exite mas y mire mi pantalón y el mástil quería una limpieza profunda entonces me baje el pantalón sin que el se diera cuenta y le dije espera que voy a revisar bien y como tenia mi cel en mano me puse a grabar con una mano y con la otra le abría el culo y lo iva penetrando poco a poco en eso el sintió mi verga cuando ya estaba toda adentro y me dijo que no quería ahora que mas tarde mejor yo le dije aver veamos si no quieres y comenze el vaivén medio rápido su cara de inconformidad cambio a cara de mete la verga y empezó un pequeño gemido un ah ah ah muy suave yo le dije B: vez que te gusta y con esa crema ya no te duele solo te da placer verdad D: si ah ah siiii ya no aguanto dame mas fuerte B: como diga mi bebe D: si si!! eso ah ah!!! mas!!!! Dale mas mas Le dije ábrete con tus manos el culo y apretá como si estuvieras haciendo popo el lo hizo y sentir como su ano me quería asfixiar comenze mas rápido y puse mi cel en mi ombligo y le comenze a dar mas duro todo ese lindo culo de veía en el video por la exitscion me vine pero estuvimos asi por 10 minutos el ya no podía mantenerse de pie por los orgasmos que le estaba dando me vine y saque mi pene dejando su culo bien abierto y le dije sigue abriendote el culo y empecé a grabar su ano abierto escuriendo con mi semen le dije listo amor saque un pequeño dildo para el ano que robe de mi prima (eso será otro relato) Y se lo puse como tapón le dije que no se limpiará que lo hiziera por mi el por la exitscion dijo que si y nos sentamos en la compu entramos y resolvimos el examen me lo lleve cargado al mueble ya que no pesa la gran cosa lo deje en el mueble y le dije me la chupas o te la meto tu decides el no sabia chupar y tenia miedo de que se atorara a sí que me dijo que solo le hiziera eso por atrás el se puso boca abajo se bajó el pantalón y por el suspensorio tenía su culo al aire con el dildo en el culo se lo saque y comenze a penetrarlo y por el semen que tenia en su culo cada vaivén salía un poco y formaba como una goma eso me gustaba y seguía en lo mío el se puso el cogin para poder gemir a gusto sin preocuparnos por hacer ruido yo empecé a darle más duro y el empezó a levantar el culo como si me estuviera diciendo dame más quiero mas, estaba apuntó del orgasmo y lo voltie puse sus piernas en mi pecho y lo penetre seguí por un rato hasta que me vine y al ver su cara cuando le iva depositando mi leche era lo mejor esas pupilas que desaparecían y esos labios que pedían más ese cuerpo que se contraria cada vez que lanzaba un chorro de leche adentro de él lo volie le puse el consolado y le dije vamos a seguir con el examen antes de que baje la tía y nos moleste el no poder penetrarnos acabamos el esa en de las 10 lo mandamos y luego de mandarlo el me dijo quiero que me metas eso de nuevo me lo podrías meter, no puede ser mi primo me estaba ofreciendo su culo para satisfacerme yo accedí a su petición y le dije que era suyo que el hiziera lo que quisiera con mi verga el me llevó al mueble sacó un colchón chiquito que usan en las cunas de bebés lo tendió en el piso me dijo quedate echado hay yo le hize caso y me dijo bajate el pantalón yo obediente le hize caso y el se paro se bajó el pantalón y como tenia el suspensorio se puso de cuclillas y se abrió el culo sentándose el solo, yo solo miraba como ese niño de 11 años solo se clavaba mi verga y después se recostó sobre mi pecho y me abrazo y me dijo ahora es tu turno has lo tuyo yo obediente comenze a empalarlo con mi verga mientras lo penetraba el solo me decía en el oído esto me gusta mucho quiero que lo hagas todos los días yo le dije que haría lo posible para que eso suseda ya que era difícil quedarme con el a solas y en el odio escuchaba sus gemidos que lanzaba eso me prendía más pero ya había acabado toda mi ración de leche del día solo podía satisfacerme pero yo seguía en lo mío hasta que me dice enséñame algo nuevo saque mi celular mientras el se sentaba y saltaba en mi verga y busque videos de gays y le dije mira no solo somos nosotros los que hacemos esto son varias personas y a ellos les encanta esto al igual que a ti mira los videos mientras el buscaba un video para ver yo lo iba penetrando y encontró uno que decía mi primo vino a visitarme y me dio duro y yo baje el volumen y pase de frente ala escena de penetracion y me di cuenta de que a él le exitaba ver a otras personas haciéndolo su pequeño penecito se paro y lo comenze a pajear el se quedo pegado en en el video y salió una pose donde al chico lo apegan a la pared lo cargan y lo penetran el me dijo y esto tu lo puedes hacer yo le dije que si pero que necesito que vallamos al cuarto el accedió y se saco la verga y caminando se fue al cuarto y enves de llevarme de la mano me llevaba de la verga eso dio risa, llegamos al cuarto y lo cague lo apegue hacia la pared y lo empecé a penetrar el solo me abrazaba y me decía que mas duro yo le comenze a chupar la oreja y el se retorcía mientras le clavava mi verga el llegó al orgasmo por que me abrazo con fuerza y sus piernas parecían cadenas por que no se separaban de mi espalda y de su boca me decía no se que me paso mi cuerpo no me respondia y mi mente se quedó en blanco yo le saque la verga y lo lleve al baño para asearlo y le dije que mañana como seria nuestro ultimo día le traería un regalo que no podrá rechazar y con ese regalo lo haré gozar mucho el se puso contento y salimos bajo mi tía preparo el almuerzo comimos y pase a retirarme temprano para planear como sería mi despedida con ese culo de infarto y las cosa que nesecitada para comprar Buenos mis lectores hasta aquí termina el episodio 4 y penúltimo de esta gran historia espero su apoyo y comentarios mañana publicaré el final de mi gran obra maestra

Autor: Bill Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

MIS AMIGOS DE MI BARRIO ME SACARON DE VIRGEN A LOS 15 AÑOS

2021-12-01


Hola, me llamo Carlos y nunca pensé que iba a perder mi virginidad anal por mis propios amigos de mi barrio cuando tenía 15 años de edad, yo era un chico muy alegre y divertido, tenía mi enamorada y jugaba fútbol en la selección del colegio, era por eso que tenía mi cuerpo bien formado, de piel blanca, lampiño, piernas y nalgas grandes y guapo de cara, en mi barrio tenía 3 de mis mejores amigos con los cuales andaba para todos lados, ellos eran, Juan, Pablo y Martín, los tres de 15 años también y casi iguales en caras y cuerpos, todo cambió entre nosotros después de lo que les voy a contar en este relato amigos. Habíamos, salido campeones del torneo inter escolar y como Juan iba a estar todo el fin de semana sólo en su casa porque su familia iba a viajar, nos invitó para quedarnos con el, cosa que no hubo problemas para obtener el permiso de nuestros padres para pasar el fin de semana en la casa de Juan, llegó el viernes en la tarde y todos ya estábamos en la casa de Juan, obvio que lo primero que hicimos fue ponernos a tomar unos tragos y como yo no estaba acostumbrado a tomar mucho, fui el primero en quedarme dormido de borracho, no me acuerdo que tiempo abra pasado, pero cuando me desperté fue porque sentía frío y ese frío que sentía era porqué estaba desnudo echado boca abajo encima de la cama, lo primero que hice fue tratar de levantarme pero por lo borracho que estaba no lo pude hacer y en eso escuche la voz de Juan que me dijo, tranquilo Carlos, no te preocupes que ya está en la lavadora tu ropa, porque has vomitado y ensuciado tu ropa, por eso te la hemos sacado para lavarla, al oír lo que me dijo y por la confianza que tenía en ellos, lo único que hice, fue volver a echarme boca abajo encima de la cama, sin importarme que mis amigos me estuvieran mirando desnudo, otra vez me estaba quedando dormido, cuando empecé a sentir varias manos recorrer mis piernas y nalgas, esto izo que giré mi cabeza para poder ver que era y me di con la sorpresa que mis tres amigos estaban desnudos también como yo y eran ellos los que me estaban acariciando mi cuerpo con sus manos, yo pensé que era una broma de mal gusto y lo único que dije fue, ya pues no sean pendejos que no soy una chica para que me hagan eso, la verdad que no eres una chica pero si tienes unas buenas nalgas Carlos, me dijo, Pablo, que me abrió mis nalgas con sus manos y al ver mi ano virgen dijo y miren que rico ano que tiene muchachos, juan y martín dijieron lo mismo sobre mi ano, esto ya me pareció demasiado, que poniendo todas las fuerzas que pude poner, me voltie boca arriba y al verlos a los tres desnudos les dije, hey que pasa, que tienen porque están sin ropa ustedes, ahí pude notar que los tres, ya tenían sus pingas bien paradas, eran de 16 cmts igual que la mía y un poco gruesas también, en eso fue Juan el que me dijo, sabes lo siento mucho Carlos, pero al verte desnudo y ver por primera vez que tienes tan buenas nalgas, nos a dado ganas de cogerte, ustedes están locos que tienen, como van hacer eso conmigo acaso yo soy gay o que creen, no se pasen pues dije yo, todo molesto, me iba a levantar de la cama, pero no pude hacerlo porque entre los tres juntos me agarraron para que no pueda levantar y Martin dijo, será mejor que no te resistas Carlos, porque de todas maneras te vamos a coger entre los tres, esto me asustó mucho mas aun, porque vl que era verdad lo que me estaban diciendo y por más que trataba de liberar de ellos no podía, ya que eran tres contra mí y por lo borracho que estaba no tenía muchas fuerzas para lograr levantar, después de varios minutos de estar forzejeando, las pocas fuerzas que tenía se me acabaron y tuve que dejar de hacer resistencia ante ellos y me quedé quieto, ellos al notar que había dejado de resistir, entre los tres me pusieron boca abajo otra vez, yo en esos momentos lo único que hice fue quedar resignado a lo que venga, quería que todo sea un sueño, una pesadilla, quería despertar, pero no lo era, todo era realidad, iba a ser violado por mis propios mejores amigos. Una vez, quedé, boca abajo otra vez, empecé a sentir sus manos recorrer todo mi cuerpo, en especial mis nalgas, después de unos minutos más, uno de ellos me abrió mis nalgas con sus manos y me empezó a chupar mi ano, por las voces de los otros dos supe que quien me estaba chupando mi ano era Juan, de ahí fue Pablo y después fue Martín, así se fueron turnando un rato cada uno de ellos, en estar chupando mi ano, no me acuerdo por cuánto tiempo lo han hecho pero fue bastante tiempo, de ahí, fue Juan, como dueño de casa que dijo que iba a ser el primero en penetrarme, yo al sentir la pinga de Juan, entre mis nalgas, hice el último esfuerzo para evitar ser violado, por favor no me hagas esto, piensa que somos amigos desde niños y soy tan varón como tu, me vas a joder la vida Juan, pero esto no le importó nada a Juan, porque izo presión con la cabeza de su pinga en mi ano, que no dejaba entrar su pinga, que se iba para un costado cada vez que iba a entrar, hasta que en una de esas dio un empujón fuerte, que mi ano sedio a la presión y dejó entrar toda la cabeza y un poco más de la pinga de Juan adentro, que aún así estando borracho me dolió tanto que no pude evitar dar un grito de dolor, aaaaauuuu, aaaaauuuu, nooooooo, sacaloooo me dueleeee, me queje, pero Juan lejos de sacar su pinga de mi ano, dio otro empujón más fuerte que de una me metió casi toda su pinga, esta vez me dolió mucho más aún que, hasta perdí un poco el conocimiento, quedé como un muñeco de trapo, siendo penetrado por primera vez por uno de mis mejores amigos y ante la presencia de dos amigos más que festejaban que ya me había entrado toda la pinga de Juan, que al toque empezó a sacar y meter rápido, yo sólo me puse a aguantar el dolor y el salir y entrar la pinga de Juan, que después de más de 5 minutos se empezó a vasiar adentro de mi ano, podía sentir como me estaba llenando por dentro de mi ano, con la cantidad de leche que votaba, acabo de vasiarse, se movió un poco más y me sacó su pinga, se levantó y al toque fue Pablo el que me metió toda su pinga de un solo empujón y igual al toque empezó a sacar y meter rápido, este también después de otros 5 minutos más, se vasio adentro de mi ano, se salió de mi y al toque entro Martín, que como mi ano estaba bien dilatado y con la leche de los dos primeros adentro, la pinga de Martín, entró toda fácil, Martín fue el que duró más tiempo en acabar fue casi 10 minutos, pero igual se vasio adentro de mi ano, cuando se salió de mi y se bajó de la cama, yo quedé sin poder hablar ni moverme, sentía, como me salía, la leche de los tres de mi ano y se chorreava por mis muslos, al poco rato, sentí que estaba solo en el cuarto, hice mucho esfuerzo y me pude levantar de la cama, donde pude ver que las sábanas estaban manchadas con leche de ellos y un poco de sangre de mi ano que me dolía mucho, empecé a buscar mi ropa para ponerme e irme de allí, pero no estaba por ningún lado mi ropa, igual pensé que ahí iba a acabar todo, que me iban a dejar que me vaya a mi casa pero estaba pensando mal porque todavía faltaban dos días para estar en la casa de Juan, porque tenía permiso de mis padres para quedarme hasta el domingo en la tarde, estaba pensando así y llegaron los tres al cuarto y al verme sentado en la cama, fue Juan el que me dijo, tranquilo Carlos, que todo esto va a quedar entre nosotros domas, nadie va a saber todo lo que a pasado y va a seguir pasando acá, a que te refieres con que va a seguir pasando Juan dije yo, creo que tienes claro que faltan dos días más para estar acá en mi casa no Carlos, me dijo Juan, si pues y es que tiene que ver, le dije, fácil tiene que ver que vamos a seguir cogiendo estos dos días que faltan pues dijo Juan, ya pues, si ya me han cogido entre los tres, ahora ya no me sigan haciendo nada mas y normal acepto lo que paso, ya que va a quedar entre nosotros domas le dije, Carlos, si ya no pierdes nada por seguir dejando que te sigamos cogiendo hasta el domingo en la tarde, o me vas a decir que no te gustó algo siquiera me dijo Pablo, claro pues normal dejate seguir cogiendo y así la vamos a pasar muy bien me dijo Martín,, para ustedes es fácil decir sigue dejándote coger, porque ustedes son los que están disfrutando todo y yo el único que estoy aguantando, mejor porque ustedes también no se dejan coger y así los 4 quedamos iguales ah le dije, ellos se pusieron a pensar lo que les dije por un momento y fue Juan el que dijo, creo que tienes razón en esto es justo que nosotros también nos dejamos coger para quedar iguales, al poco rato Pablo y Martín dijieron lo mismo que Juan, así que eh esos momentos las cosas cambiaron del todo. Lo que pasó después entre nosotros se lo voy a contar en otro relato amigos.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Sexo con vagabundo a los 14 años

2021-11-26


Encontré a un vagabundo drogándose en una casa abandonada y quise aprovechar. Esta historia ocurrió cuando yo acababa de cumplir los 14 años, desde años atrás, ýo ya tenia deseos sexuales constantes, por lo que desde edad temprana ya sabía masturbarme, veía pornografia y con el tiempo descubrí mi atracción por los hombres, incluso Tenía constantes fantasías teniendo relaciones con otros hombres. Vivía en las orillas de la cuidad con mi papá, y pof la localización no había mucha gente, cerca de mi casa, había un centro deportivo al que iba casi todos los días, algunos de ellos, los usaba para complacer un fetiche que tenía, el cual era el de masturbarme en un lugar público, al llegar me dirigí un punto especifico que siempre está solo, me senté sobre la roca de siempre y cuando estaba a punto de empezar, escuché como varias personas llegar al centro, me sentí algo frustrado por que sabía que no podria masturbarme. Pensé en varias ideas, como masturbarme en el baño o ir a donde no hay casas para hacerlo, hasta que una idea cruzo mi mente, recordé que a unos minutos del centro deportivo hay un grupo de casas abandonadas, así que después de pensar mucho en mis opciones, decidí optar por la última. Me levante de la piedra y me dirigí rápidamente a ese lugar. Estaba desolado, y tenía muchos grafitis, antes de que alguien me viera, entre a la primera casa que vi, era de dos pisos, tenía varios cuartos y el olor a orines era constante, pero no demasiado fuerte, decidí hacerlo ahí mismo por que estaba muy caliente, me senté en la orilla del cuarto para que nadie me viera por la ventana, estaba tan exitado y sentía tanta libertad y morbo, que me desnude completamente ahí mismo, me senté en el piso y comencé a masturbarme mientras fantaseaba con hombres, pero mi situación se vio interrumpida cuando escuché a una persona pasando por el lugar, por lo que sin pensar tome mi ropa y subí las escaleras intentando no hacer ruido, al escuchar que ya se habían ido, preferí quedarme arriba y fui al cuarto que estaba al fondo de la casa, al asomarme, vi que había un hombre de unos 25 años acostado en el piso sobre una sabana, con su mochila como almohada drogandose, tan drogado que no le importó que estuviera alguien ahí, quería vestirme y salir corriendo, pero recordé todas las fantasías con hombres que había tenido y tomando fuerzas, me asomé de nuevo y le hice una seña saludandolo, el solo me vio e hizo la misma seña,parecía que la droga era algún líquido por el pañuelo que tenía en su mano, el cual pegaba a su nariz en ratos. Reuní aún más fuerza y valor y deje la ropa afuera del cuarto, para después entrar desnudo, y me senté al lado de el. El hombre solo Me veía de reojo. Para ese momento, mi pene estaba erecto a más no poder. Moví una de sus manos, y como pareció no importarle, tome su mano y la moví hasta mi pene, el simplemente doblo sus dedos sujetando mi miembro y apretandolo ligeramente. Me acosté al lado de el y comencé a tocar su pene por encima de la ropa, note que no tenía nada debajo de su pantalón, y después de un rato, su pene se puso erecto también, me baje a la altura de su pene, desabroche su pantalón y saque su miembro, era más moreno que el resto de su piel, de unos 15 cm, con una cabeza rosada y bastante vello púbico. Estaba tan nervioso y exitado que quería temblar. Tome su miembro con mi mano y comencé a masturbarlo lentamente, de arriba a abajo, veía como toda la piel se movía, el no ponía resistencia. Quise chuparlo, por lo que me senté frente a él y baje su pantalón hasta quitárselo, luego abrí sus piernas ligeramente y me acosté boca abajo sobre mis codos, su pene quedaba frente a mí, el olor a su sudor era muy obvio, sus huevos eran más grandes de lo qie esperaba, y aún más obscuros que su pene. Tome la base del miembro y comencé a chupar la cabeza, para luego meter el miembro completamente en mi boca, sabía algo salado, pero ese sabor fue desapareciendo con forme chupaba más y mas. Para este momento, yo estaba muy exitado, nunca me había sentido tan caliente, tenía mucho morbo por todo lo que estaba pasando, sin pensarlo dos veces me puse en una posición de 69 encima de el, yo seguí lamiendo sus huevos y metiendo su pene en los más profundo de mi garganta, al punto que tenía arcadas, estaba inmerso en ello, cuando sentí como el estaba poniendo saliva con su dedo en mi ano, sentía como el pasaba su dedo de arriba a abajo, y luego, como comenzó a hacer presión, intenté relajarme lo más que pude para que entrará, hasta que por fin su dedo entró, dolía un poco, y era difícil relajarme, pero después de unos segundos su dedo entró completamente, después lo comenzó a meter y sacar provocandome pequeños gemidos Mi boca comenzó a cansarse, y otra idea pasó por mi mente, el tener sexo anal con el, al principio no quise, pero de alguna manera me convencí de que lo haría. Así que me levante, y me puse en posición frente a él, y después de ensalivar bien mi ano, comencé a bajar, como si estuviera haciendo sentadillas. Sentí la punta de su pene con mi mano y la dirigí a mi entrada, comencé a hacer presión, hasta que comenzó a entrar, cuando la cabeza por fin entró, senti un dolor muy fuerte, lo que me hizo levantarme rápidamente, después de un rato el dolor desapareció y volví a mi posición, esta vez cuando la cabeza entró no me dolió igual. Seguí bajando lentamente, sientiendo como su pene se enterraba cada vez más en mi. Supe que entró completamente cuando su cadera y mis nalgas se tocaron, ahí descanse un momento, el dolor era molesto, por lo que tuve que esperar unos minutos, el solo miraba fijamente. Sentí que el dolor se había disipado, por lo que comencé a moverme lentamente, mientras hacía pequeños quejidos de dolor, asi fue por un rato. Hacia mucho calor en el cuarto que estábamos, ya que no tenía ventanas y la puerta estaba cerrada, además de que era temporada de verano, por lo que el sudor no se hizo esperar. El hombre se quito la playera, liberando un fuerte olor a sudor y olor de sus axilas, a mi no me importo mucho, ya que comenzaba a disfrutar la sensación de su pene dentro mío. El hombre puso sus manos en su detrás de su cabeza, mientras veía la situación, cerraba los ojos en ratos mientras hacía pequeños gestos y me decía que le gustaba Para este momento, ya no me dolía y me movía mucho más rápido, e incluso, daba los sentones con más fuerza, también estaba sudando mucho, tanto por el calor como por el esfuerzo que estaba haciendo, solo veía pequeñas gotas de sudor caer en su estómago. El sudor de nuestros cuerpos, combinado con la fuerza y la velocidad de los sentones que estaba dando, daban resultado un sonido de aplauso constante. Cada que yo sentía su pene entrando sacaba un pequeño suspiro rápido, sentía tanto placer y morbo que no me podía controlar. No se cuanto tiempo estuvimos así, ya que perdí la noción del tiempo, nisiquiera me importaba el ruido que hacíamos, encima, su pene rosaba mi punto G lo cual hacia que mi pene goteara líquido preseminal constantemente Dé repente note que el cuerpo del hombre se puso tenso y cerró los ojos mientras un gemido entrecortado salió de su boca, sentí como su pene palpitaba y lo caliente de su semen dentro mío, seguía sin creer que me hubiera preñado, me detuve por un momento, sintiendo cada chorro dentro de mi. Pero quería seguir un poco más, así que retome el ritmo que tenía, unos segundos después, sentí el orgasmo acercándose, así que me senté completamente sobre su pene, sin mis piernas como apoyo, y sentí chorro tras chorro, mi pene palpitaba mucho y mi ano también. Nunca había sentido un orgasmo tan fuerte, todos los chorros de semen habían caído sobre el pecho y el abdomen del muchacho. me quedé jadeando unos minutos en esa posición, me sentía cansado y agitado, además no quería sacar su pene de ahí, pero se estaba haciendo tarde. Luego de unos minutos me incorpore en posición para levantarme, saqué lentamente su pene que ya estaba semi erecto, me puse de pie y antes de salir del cuarto me despedí, el sonrió y se despidió también, lo último que vi fue su cuerpo desnudo aún acostado con mi semen en su pecho. Para este momento ya era de noche. Me vestí rápidamente y salí de la casa concuidado de que nadie me viera, y me dirigí a mi casa casi corriendo. Al llegar mi papá estaba algo molesto conmigo por no llegar temprano, pero lo dejo pasar por que «no hice nada malo», aun tenia el semen dentro mío, lo cual era muy exitante. Mi papá y yo cenamos juntos y vimos una película, todo ese tiempo, sentía ese dolor muy suave de todo el sexo anal que tuve, además de la sensación liquida del semen que salía de mi ano. Después de que la película acabará me dirigí a mi cuarto, ahí hay un espejo de cuerpo completo, por lo que me quite el pantalón y me puse boca arriba frente a dicho espejo y comencé a empujar el semen para que saliera y con el espejo podía ver todo el semen que estaba saliendo, cuando vi que no salía más, limpie mi ano y el piso, no podía sacarme de la mente la sensación y el sonido que hacían los sentones que había dado y cuanto me habían gustado. Me acosté en mi cama y estaba tan cansado que me quedé quedé casi al momento

Autor: JVANN Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Cuidando a Tavito & Rafita

2021-11-26


Este relato lo escribí hace mese pero le hice muchos cambios a lo largo del tiempo hasta lograr transmitir lo que quería. Espero les guste.. Era diciembre, faltaba poco para que las fiestas decembrinas iniciaran y yo me la pasaba jugando videojuegos y viendo televisión, no tenía mucha actividad pues sin escuela tenía todo el tiempo del mundo para mí, sin embargo mi deseo sexual me pedía satisfacerlo y me terminaba dando 3 pajas diarias pensando en la oportunidad de cogerme de nuevo a Tavito o quizás a Rafita, aún cuando en ese momento estaba yo iniciando una relación con Flor, la muchacha del rancho, sin embargo eso iba lento y no estaba ni siquiera cerca de segunda base como para poder satisfacer ese deseo carnal con ella, menos aún si solo la podía ver algunos fines de semana cuando la visitaba, era mucho más probable quitarme las ganas con alguno de esos dos culitos calientes. Faltaban pocos días para navidad, era jueves por la mañana cuando yo me encontraba en mi cuarto masturbándome viendo las fotitos que le había tomado a Tavo de cuando me lo había cogido anteriormente, había decidido no hacerle más fotos pues era peligroso traer un gran repertorio de fotos de un niño siendo cogido en mi teléfono, además que no quería que él se diera cuenta, no creía que entendiera la magnitud de problemas que ese tipo de fotografías pudiera acarrear, y yo tampoco quería verme en aprietos, sin embargo me negaba a borrarlas, pues eran mi consuelo cuando no tenía cerca a mi pequeñito complaciente. Estaba viendo las fotos sosteniendo el teléfono en una mano y en la otra empuñando mi pene, ansioso por acabar imaginando que estaba con Tavito cuando el teléfono comenzó a vibrar y en la pantalla se vió el nombre de Mayra, haciendo que mi conciencia me llamara la atención por lo irónico de la situación, – Bueno?- Respondí, solté mi pene y me senté en la cama con los pantalones abajo. – Buenos días, Joel, estás ocupado?- Preguntó Mayra, supongo había percibido mi voz algo agitada. – Buenos días, no, nada importante, pasa algo?- Le respondí. – Si estás ocupado, mejor te llamo más tarde- Dijo ella. – No, de verdad, no hay problema, dime- Insistí. – Bueno. Vas a decir que soy muy enfadosa contigo, pero mira, el sábado es la fiesta navideña en mi trabajo y necesito que me hagas el favorsote de cuidar a Tavito porque lo más seguro es que llegue en la madrugada, y como mi mamá salió unos días de la ciudad no puedo dejar solo a Tavito, podrás?- Me dijo Mayra. Yo regresaba a pensar, era como una señal, la oportunidad necesaria para desfogar la leche que me pensaba sacar a mano propia esos días. – Si, no hay problema, nada más le digo a mi mamá y ahí estaré- Le dije tratando de no sonar tan emocionado como realmente estaba. – Muchas, muchas gracias, ya sabes que te daré un dinerito por el favor, aunque no quieras, eh?- Me respondió Mayra y entonces me explicó lo mismo de siempre, la hora que tenía que llegar y esas cosas. A partir de ese instante me resistí a masturbarme, prefería esperar pacientemente el momento y que fuera el culo de Tavito quién me ordeñara, total, el tiempo sería el menor de los problemas esa vez. Los días se me hicieron largos, dibujaba una y otra vez las escenas en mi cabeza dónde me cogía y me cogía a Tavito en todas posiciones y por sus dos agujeros gozando en mi mente cada posición. Finalmente llegó el sábado, Mayra me había llamado de nuevo temprano para confirmarlo todo y en mi casa sabían bien mi mamá y mi hermano que estaría fuera cuidando a Tavito esa noche, así que todo marchaba correctamente para mí, incluso mi mamá bromeaba diciéndome si acaso ya quería tener hijos porque me la pasaba cuidando a Tavito, pero lejos estaba de saber que la conexión entre ese niño y yo era algo totalmente diferente de lo que ella podría imaginar. La hora llegó y partí a casa de Tavito, llevaba un cambio extra de ropa cómoda en una mochila y me había depilado bien los huevos, pues esa noche serían chupados como nunca, o así lo quería yo. Finalmente llegué a casa de Tavo y toqué la puerta, – Ya van- Dijo Mayra desde adentro, y entonces su novio fué quien abrió la puerta y me dejó entrar, yo no conocía muy bien a esa persona, así que a penas y cruzamos un par de palabras cuando entonces Mayra salió de su habitación, se veía realmente linda en un vestido azúl que me dejó boquiabierto. – Lista, nos vamos?- Le dijo Mayra a su novio quién también parecía claramente maravillado con su belleza. – Vamos- Dijo él sonriente. – Bueno, Joel, ya sabes, cualquier cosa me llamas, los niños están arriba- Me dijo Mayra. Niños? Pensé, cuando entonces ella los llamó con un grito, -Niños!- y entonces escuché como pasos se aproximaban corriendo y pude ver a Tavito, justo un poco más atrás venía nada más y nada menos que Rafita, – Ya me voy, hijo, hazle caso a Joel- Le dijo Mayra a su hijo y él sonriente le dijo que sí. – Sí mamá! Mira, Joel, invité a Rafa- Me dijo Tavito muy contento, pero no tanto como estaba yo por dentro. – Perdón, Tavito insistió en invitarlo, espero no te moleste- Me dijo Mayra. – No hay problema, yo los cuido- Le respondí mientras en mi mente agregaba el culo de Rafita a la ecuación. – Bueno, oye, crees que te puedas quedar hasta mañana? Te doy un dinerito más si me haces el favor- Me dijo Mayra hablando más bajo y con cara de expectativa, claro que yo sabía bien el motivo de esa petición, no era necesario pensar mucho para saber que quería una noche de pasión con su hombre. – Mmm, ok, solo le llamo a mi mamá para avisar- Le respondí. – Gracias! Cualquier cosa márcame por favor, -Dijo Mayra y ahora sí empezó a salir de la casa despidiéndose de nuevo de Tavito y juntos los niños y yo la veíamos subir al auto de su novio para finalmente marcharse. Cerré la puerta con seguro e inmediatamente me giré a ver a los niños, ambos estaban en pijama y muy risueños, – No me digan que ya estaban jugando a las «luchitas»?- Les dije con picardía examinando a ambos de pies a cabeza, Tavo traía una pijama de Power Rangers y Rafita una con balones de baloncesto, – Nooo- Dijeron los niños al unísono riendo. – Entonces qué estaban haciendo?- Pregunté realmente curioso. – Mira- Dijo Tavito y entonces se bajó el pantalón dejándome ver qué no traía ropa interior. Rafita lo miraba con pena pero solo bajaba la mirada. – Mira nada más, tú tampoco traes calzones, Rafita?- Le pregunté, él solo dijo que sí con la cabeza sin verme a los ojos, – A ver- Le dije, y entonces con lentitud se bajó también la ropa dejándome ver al igual que Tavito su verguita desnuda, yo me acerqué a ellos y cada una de mis manos fueron a para a sus entre piernas, la izquierda con Tavito y la derecha con Rafa y empecé a acariciar sus vergas y huevitos haciendo que pronto ambos niños estuvieran empalmados mientras yo los masturbaba, -Quieren ver la mía?- Les dije sin soltar sus penes. – Si!- Dijo Tavo al instante. – Y tú Rafita? Me quieres ver la verga?- Le pregunté y él nuevamente se limitó a decir que sí con la cabeza, entonces solté por un momento sus miembros y bajé mis pantalones con todo y ropa interior dejando saltar mi verga dura ante sus ojos, Tavito rápidamente la tomó en su mano comenzando a masturbarme y Rafita solo miraba de reojo, – Tócala, no pasa nada- Le dije a Rafita, entonces él fijó su mirada en mi verga dura la cual era amasada por la mano de Tavito, me vió de nuevo a los ojos y yo le sonríe a lo que él respondió igual con algo de pena y entonces lentamente acercó su mano a mi miembro tocándo con la punta de su dedo una de las venas saltonas de mi verga y posteriormente la empezó palpar más, sin embargo Tavito la tenía más acaparada por lo que mejor tomé la manita de Rafa y la moví a mi escroto, él entendió el mensaje y sus deditos sujetaron uno de mis huevos, después el otro y así comenzó a juguetear con mis bolas, en su cara se notaba claramente la curiosidad mientras seguía manipulando mis huevos como si de juguete nuevo se tratara mientras a la vez Tavito subía y bajaba su mano en mi verga. Nuevamente me dejé llevar por la calentura que esos dos niños me hacían tener, gozando sus manitas moviéndose en mi entrepierna y sin decir alguna palabra regresé mis manos a sus respectivas partes íntimas para continuar sobándonos las vergas y huevos mutuamente. Los tres respirábamos lento exhalando por la boca, gozando las caricias, ninguno soltaba la parte íntima del otro y mi pene goteaba preseminal mientras las verguitas de los niños se sentían duras y tersas en mis dedos, teníamos ya unos minutos masturbándonos, – Vamos a jugar a las luchitas?- Dijo Rafa rompiendo el silencio haciéndome recobrar el sentido del tiempo. – A poco ya quieres jugar?- Le pregunté a Rafita con una sonrisa perversa. «Eres más puto de lo que pareces, Rafita» pensé, y Rafa se sonrojó con una risita pícara. – Mmm …- Exclamó el niño y soltó mi pene. – No, primero hay que cenar, ya luego «jugamos»- Les dije a ambos, y entonces solté sus penes para subir mi ropa. – Si, yo si tengo hambre- Dijo Tavito y comenzó a subir también su pantalón seguido de Rafita, les pedí se sentaran a ver televisión mientras yo iba a la cocina. Mayra nos había dejado comida preparada en el refrigerador, así que yo solo la calenté y me encargué de servir a los niños para terminar cenando en el sofá mientras veíamos la tele. Cenamos con total normalidad y continuamos un rato más viendo la TV hasta aproximadamente las 10 de la noche, en ese tiempo yo abrazaba a los dos niños y por momentos les tomaba del culo pasando mi mano por sobre la ropa y ellos sonreían con picardía dejándose llevar. Hubo una ocasión en que Tavito fué al baño quedándonos solos Rafa y yo y pude notar como el pequeño de ojos marrón claro miraba fijamente el bulto que se me marcaba entre las piernas, – Quieres?- Le dije viéndolo a la cara, entonces él se hizo el tonto. – Qué?- Dijo Rafita. – Que si quieres- Le dije agarrándome el pene por sobre la ropa para que se marcara mejor, entonces él nuevamente volteó a verlo y con una clara expresión de pena dijo que sí con la cabeza. Me acomodé de forma más cómoda en el sofá y jalando el borde de mi pantalón dejé salir mi verga completamente dura, – Chúpala- Le ordené a Rafita viendo atento su cara, entonces él nuevamente me vió los ojos y le sonreí, me regaló una sonrisita apenada y acomodándose en el sofá comenzó lentamente a acercar su boca a mi verga mientras yo lo observaba con mucha calentura, viendo como despacio sus labios se acercaron a mi pene hasta darle algo así como un beso, -No me vayas a morder ni a raspar- Le dije, y él despacio comenzó a dar una mamada lenta, pero sabrosa, yo me dejé llevar cerrando los ojos sintiendo esa boquita que me daba una mamada bastante irregular, pero que de igual forma era placentera cuando entonces alcancé a escuchar que tiraban la palanca del baño y posteriormente con prisa Tavito corrió nuevamente a la sala encontrándonos con Rafita chupándome la verga. Tavito se quedó serio viendo como Rafita me mamaba el pene, podía notar que Tavito sentía celos, sus ojos lo decían, entonces Rafa levantó la cabeza sacando mi verga de su boca y volteando vió a Tavo quién permanecía callado, – Sigues tú, Tavito- Le dije a Tavo tomándome el pene y meneandolo con mis dedos invitándolo a tomar el lugar de Rafita, Tavo se quedó sin decir nada viendo mi verga como la movía, – No quieres?- Le pregunté, me gustaba ese toque de celos que Tavito mostraba, entonces sin decir nada Tavito se arrodilló entre mis piernas y comenzó a mamarmela de una forma exquisita, realmente se notaba la mayor experiencia que tenía y parecía querer mostrarle a Rafa que él me lo hacía mejor, yo ponía la mano en su nuca acariciando su cabello mientras Rafa veía como Tavito mamaba y mamaba mi pene hasta que me comenzó a generar la sensación de que iba a venirme en su boca, entonces lo detuve, no quería terminar tan pronto, me levanté dejando a Tavito de rodillas en el piso viendo aún mi pene lleno de su saliba, – Vamos al cuarto, mejor- Les dije, y aún con el pene de fuera rápidamente apagué el televisor y emprendí camino al cuarto de la mamá de Tavo, ya había cerrado las puertas de la casa con llave y sabía que Mayra no volvería, así que no dudaría en usar su cama nuevamente para cogerme a su hijo y al nuevo compañero que se nos había unido. Entramos a la habitación y tan pronto cerré la puerta, rápidamente me comencé a desvestir, primero el pantalón seguido de la playera, hasta quedar totalmente desnudo. Tavito hizo lo mismo quitándose la ropa, tenía la verguita dura y parecía versele algo más inchada que de costumbre, Rafita nos miraba apenado entonces yo le sonreí, él seguía con su sonrisa tímida, me senté al borde de la cama y le pedí pararse frente a mí y lento comencé a quitarle la ropa gozando ver cómo parte por parte de su cuerpo quedaba expuesta hasta quedar en ropa interior, usaba unos boxer color naranja que contrastaban con su piel y dejaban ver qué su verguita también estaba bien dura, eso me calentaba mucho, acariciaba por sobre la ropa su trasero mientras le besaba el cuello y él suspiraba, pasé una de mis manos al frente para acariciar también su verguita sobre la ropa a la vez que continuaba con una mano en su culo y Rafita daba pequeños espasmos de gozo, – Me dejas quitarte toda la ropita?- Le dije al oído muy despacio, él solamente dijo que sí con la cabeza, el chiquillo estaba bien caliente, tenía la boca un poco abierta y los cachetes ruborizados, pero además sus ojos decían que querían algo más. Terminé quitándole la ropa interior a Rafa dejándolo desnudo y entonces fué que me dí cuenta de la mirada de Tavo, quién estaba un lado simplemente viendo, le hice una seña para que se acercara y él sonrió parándose junto a Rafa, tenía a la izquierda a Tavo y la derecha a Rafa conmigo sentado en medio y así comencé a acariciar el cuerpo de ambos mientras me turnaba a besar sus cuellos, orejas y pecho, mis manos se abrían paso entre los pliegues de su piel, de sus piernas a su miembro y de sus huevos a su culo, metía unos milímetros de mi índice en alguno de sus anos y los niños no dejaban de contonearse y suspirar, -Acuéstense- Les indiqué, levantándome de mi lugar, y guiándolos los hice quedar uno junto al otro en la cama, boca arriba y con las piernas abiertas, sus verguitas pequeñas seguían alzadas, y sus bolitas debajo enmarcaban su desnudes lampiña. Me arrodillé en el borde de la cama y con mis manos volví a tratar esas entre piernas dulces, apreciando cada detalle de sus falsos y huevos, Tavito tenía el pene ligeramente más grande que Rafa, pero Rafita tenía un lunar pequeño del lado derecho del suyo que lo hacía lucir más tierno. Acerqué mi rostro a la entrepierna de Rafa, él me miraba a la cara volteando hacia abajo, mi mirada cruzó con la suya cuando mis labios estaban a pocos centímetros de su verga y sin despegar mi mirada de la suya con mis labios pelé su pene comenzando a mamarselo. Chupaba la verguita de Rafa sintiendo en mis labios la suavidad de su piel y mientras tanto, con mi mano izquierda masturbaba a Tavito, levanté mi mirada de nuevo para ver la expresión de Rafa pero él ya no me observaba, sino que miraba al techo mientras respiraba entrecortado y yo movía mi lengua por sus huevos. El aroma al culo de Rafa alcanzaba a llegar a mi nariz, así que en un movimiento de lengua bajé comenzando un buen beso negro en ese ano delicioso y con mi mano por otro lado empezaba a hacer circulitos en el hoyito de Tavo. Chupé el culo de Rafa hasta dejarlo bien lubricado de mi saliva y me pasé a Tavo, con él fuí directo a su hoyo, lamiendo y metiendo la punta de mi lengua, Tavito alzaba su piernas para dejarme seguir comiendo su culo y Rafita lo imitaba dándome paso para meterle el dedo en su ya bien húmedo agujero. Rápidamente los anos de esos dos niños empezaron a dilatar, Rafa un poco más lento pero al final tenía a ambos con dos de mis dedos bien clavados me turnaba para mamarles las vergas sin dejar de dedearlos. Los tres estábamos bien calientes y mi pene ya estaba con una gota gorda de líquido en la punta, así que no dije nada, solo me levanté rápido y me coloqué entre las piernas de Tavo, le puse mi glande en la entrada de su culo y con un empujoncito se lo metí, inevitablemente un bufido se me salió al sentir con mi verga el caliente culo de Tavito. Bajé mi mirada y ví la carita de Tavo, él estaba feliz y con una sonrisa viéndome mientras su ano estaba albergando la punta de mi verga, al pequeño realmente le encantaba tenerla adentro, le sonreí de regreso a Tavito y empujando más logré meterle media verga para empezar a cogerlo viendo cómo él abría y cerraba los ojos disfrutando y yo con mi mano le acariciaba de nueva cuenta sus huevos y verguita mientras con la otra mano libre me ensalibaba los dedos para regresarlos al huequito de Rafa que nos observaba mientras cogíamos. Con el mismo ritmo, el balanceo fué aumentando y de un momento a otro mis huevos ya besaban las nalgas de Tavo al metérsela entera, Tavito gemía y apretaba los ojos mientras yo le daba y sentía como del lado de Rafa mis dedos ya salían y entraban como mantequilla, estaba maravillado con como Rafita se dejaba llevar, me excitaba mucho, solo me faltaba que fuera él mismo quien me pidiera que me lo cogiera para cumplir mi fantasía. A pesar de ya todas las cogidas que la había dado a Tavo, su culito me seguía gustando como la primera vez, gozaba demasiado tenersela adentro y él lo disfrutaba igual, porque no dejaba de suspirar y su verguita dura bailaba con el movimiento, – Sigo yo- Dijo Rafita con una voz tímida interrumpiendo el momento, lo había dejado desatendido, pues tenía a Tavito de los tobillos con las piernas en el aire y él solo estaba a un lado con las piernas abiertas, – Qué quieres, Rafita?- Le dije, deseando que me pidiera metérsela. – Pues sigo de que me hagas la llave especial- Dijo él apartando un poco la mirada y hablando quedito con voz mimada. – Pero no es ninguna llave, dilo bien, dí que quieres que te coja- Le dije. – Mmm… Cómo?- Preguntó Rafita de forma muy tierna y apenada. – Sí, di que quieres que te meta la verga- Le respondí súper caliente mientras seguía dándole a Tavo quién empezaba a moverse más de la cuenta, sin embargo yo no le prestaba atención a él, sino a Rafa, quería ver perfectamente sus labios cuando de su boca salieran esas palabras, pero él solo se frotaba un brazo dudoso y apartaba la mirada, – No quieres? Bueno, entonces me voy a seguir cogiendo a Tavo- Dije, y me puse los pies Tavito en el pecho y empecé a cogermelo rápido provocando ruido en la cama y los sonidos de gusto de Tavito se hicieron más fuertes también mientras empezaba a dar contracciones con su recto. – No! Si quiero- Dijo Rafita, tenía la cara roja. – Qué quieres?- Pregunté, mientras Tavito apretaba los ojos y bufaba y un chorrito de líquido transparente le salía de su pequeño pene al venirse. – Si quiero que me hagas eso- Respondió Rafa apartando la mirada. – Dilo bien o no te haré caso- Le respondí, estaba demasiado caliente cogiendome a Tavo con todo, con ganas de ya ponerle mi barra de carne en su hoyito rosado a Rafita para metérsela, pero quería que de su boquita tierna salieran las palabras. – Quiero que me metas la verga- Dijo Rafita entre dientes. – Qué?- Le pregunté viendo a sus labios excitado – Quiero que me metas la verga- Dijo, esta vez a voz alta y yo me moría del gusto sintiendo a la vez el culo de Tavito apretándome en los últimos espasmos. Bajé las piernas de Tavito, el pequeño parecía muy satisfecho, después de haber esperado toda la noche para que le diera verga, pero ahora era el otro niño quien esperaba abierto de piernas para que le diera su ración de rabo que tanto quería. Me pasé de entre las piernas de Tavo a las de Rafa, Rafita tenía clavada la mirada en mi pene tieso mientras yo colocaba la punta en su rosquilla rosadita, – La quieres?- Le pregunté deteniendo mi glande en su hoyo, Rafita despegó un momento su mirada de mi falo y me vió a los ojos diciendo que sí con la cabeza, – Levanta bien las piernas- Le dije yo mientras le sobaba la cabeza de mi pene por su culo huevos y verga, para el final escupir en su hoyito y haciendo presión su ano se abrió recibiendo mi capullo entero, Rafita se movió un poco al antrarle mi cabezón por el culo, – Te dolió?- Le pregunté viendo su cara y él dijo que sí con la cabeza, – Te la saco?- pregunté, mis instintos decían que se la metiera entera en ese momento pero lo que menos deseaba era lastimarlo. – No, pero mételo despacito- Dijo ya más relajado. Regresé la mirada al culo de Rafa, era maravilloso ver así mi verga irrumpiendo en ese hoyito apretado, entonces tomé a Rafa de las piernas y comencé a moverme sacando solo una pequeña fracción de mi verga y luego volviendola a meter, continúe así hasta que su culo se comenzó a sentir más relajado y el pequeño gemía apretando los ojos. Disimuladamente solté un escupitajo en mi verga y comencé a hacer mi balanceo más pronunciado, logrando que más de mí entrara en Rafa y continúe así hasta que casi la mitad de mi pene estaba dentro, – Cógeme a mí- Dijo Tavito, quién había estado callado todo el tiempo mientras yo me cogía a Rafa, entonces se me ocurrió algo. – Ven, bebé, ponte aquí arriba- Le dije a Tavo, y le indiqué ponerse en cuatro patas encima de Rafa, de esa manera tenía a los dos culitos a mi disposición y sin más preámbulos se la metí a Tavo de tirón impactando sus nalgas con mi pelvis y empecé a darle. No tenía más de dos minutos dándole a Tavo cuando Rafita se quejó, – Ya sigo yo- Dijo Rafita. Por la posición Rafa y Tavo podían verse mutuamente a la cara. – Déjalo que me coja más- Decía Tavito. – Ya te la metió a tí, yo seguía- Le respondía Rafita, mientras yo no dejaba de cogerme a Tavo tomándole de las nalgas y gozando su rico culo. – Espérate…- Decía Tavo cuando un gemido se le salió. – No! Ya sigo yo!- Respondió Rafita enojado y empujaba a Tavo para quitárselo de encima. – Ya, no sé peleen- Les dije, y saqué mi pene del ano de Tavito, quién instintivamente volteó rápido a verme, – hay que hacernos más al medio de la cama porque así no me los puedo coger a los dos, -Led dije, y ambos niños se movieron rápido más arriba del colchón en la cama. Les pedí se pusieran en la misma posición, pero antes tomé una almohada para poner debajo de la cadera de Rafa haciendo que su culito ganara suficiente altura y le pedí levantara bien las piernas haciendo que el ojillo de su culo me viera esperando a de nuevo recibir mi verga, – Quién es el que seguía de que le metiera la verga?- Dije yo, haciéndome él tonto. – Yo! Yo! Yo! Metemela a mí- Dijo Rafita, ancioso. – A mí, a mí!- Decía Tavo, parando bien el culo. – Vamos a ver a cual- Dije, y le empujé la cabeza de mi pene a Tavo por su agujero abierto, – Ahh…- Exclamó Tavito en cuento mi glande se perdió en su ano, pero inmediatamente se lo saqué y apuntando hacia abajo puse mi punta en contacto con la rosada abertura del culo de Rafa quien se herizó a sentir mi pene en su más inexperto ano y de igual manera se lo metí, repitiendo la operación, le saqué mi glande a rafa del culo y volví a apuntar al de Tavito, separé sus nalgas con los dedos de mi mano izquierda y con la mano derecha dirigí mi verga para metérsela un poco más que la vez anterior y el niño gimió de nueva cuenta mientras yo se la empujaba más por su recto hasta tenerlo otra vez bien clavado, – Esperen, ya me acordé, era este culito el que sigue de recibir verga- Les dije riendo en mis interiores y se la saqué a Tavo de nuevo, me puse saliva en la punta del pene, y tomando de los tobillos a Rafita se la metí, – Ayy, sí…- Dijo Rafa cuando le atrevesé medio pene por el culo y comencé a cogermelo. Me cogía a Rafita suave pero con ritmo, no quería terminar dejándolo adolorido, soltaba el aire despacio, su recto apretaba y me hacía recordar las primeras veces que lo hice con Tavito, no es que Tavo ya no me satisfaciera, en realidad creía que su culo se amoldaba mucho mejor a mi pene ahora y eso me encantaba, pero con Rafita era una sensación algo diferente, no mejor, solo diferente. Tavito volteó de nuevo su cabeza para verme y nuestras miradas se cruzaron, así que no lo hice sufrir más y mi verga salió del culito de Rafa para entrar en el suyo y regresar a escuchar el plam plam de mi pelvis contra sus nalgas. Los gemidos acompazaban nuestra relación sexual, y sin decir nada en medio de un balanceo regresé a con Rafita para volver a darle su nuevo manjar favorito. El ir y venir por el culo de los dos niños se repitió una veces más, pero fué estando dentro de Rafa que no resistí más, el pequeño estaba teniendo su orgasmo, me apretaba delicioso entre espasmos a lo que no pude contener y me vine rellenando su colita con mi esperma. – Ay…- Decía Rafita pasando de su Orgasmo, mientras yo igual respiraba profundo, quieto, mirando hacia abajo esos dos culitos que se habían turnado hasta hacerme acabar. – Ya te salió la lechita, verdad?- Dijo Tavo viéndome a los ojos, no había notado que él me estaba observando en su posición, aún dándome el culo, entonces yo le respondí que si con la cabeza, – Entonces sigo yo de cogerme a Rafa- Dijo Tavito con una risa pícara y yo me quedé impresionado ante su petición, le saqué la verga a Rafa dejando su ano con un pequeño hilo de semen escurriendo y me hice a un lado, Tavito tomó mi lugar y tanto Rafa como yo lo observabamos, Tavito puso su pequeño pene en la entrada de Rafa y se lo metió de golpe empezando a cogerlo, realmente yo no estaba seguro de qué tanto contacto hiciera el pene de Tavo con el ano de Rafa después de hambermelo cogido yo, pero tanto Tavito como él parecían gozarlo así que ahora era yo quien hacía de espectador viendo a esos dos chiquillos follando. Tavito tenía unos minutos bombeando su cadera, me daba un poco de risa pero a la vez morbo ver a ese niño cogiendose a otro niño, mi verga estaba de nuevo como piedra y quería yo también volver a formar parte de la faena, entonces fué que se me ocurrió una idea. Rodeé a Tavo viéndolo desde la espalda, le miraba el culito subir y bajar mientras se seguía cogiendo a Rafa y ambos niños parecían estar gozando, tanto que parecía Tavito no se había percatado de mi movimiento hasta que acercándome a él desde atrás le abrí las nalgas y la punta de mi verga tocó su ano, Tavito giró la cabeza viéndome y con gran excitación empujé metiéndosela entera, tanto Tavo como yo bufamos de placer y entonces comencé el mete y saca a un buen ritmo empujando a Tavito con mi balanceo haciendo que a su vez él siguiera también penetrando a Rafa y los tres sacabamos el aire por la boca al ritmo que yo marcaba con las metidas de verga que le daba a Tavo y por consiguiente a Rafa. Sentía muy rico, o tal vez era la sola idea de lo que estaba haciendo que me daba un placer mayor pero no dejaba de cogerme a Tavo bajando la mirada por momentos para ver atento su culo comiendo mi verga y separando sus nalgas con mis manos para que tanto como era posible de mi pene entrara y si regresaba la mirada a más arriba podía ver como Rafita seguía con las piernas en el aire mientras que Tavo le seguía dando su verguita, – Te gusta así, Tavito?- Le pregunté a Tavo dandole más fuerte. – Ay… Siii…- Decía Tavo, y nuestros cuerpos sonaban con el impacto de mi pubis en sus nalgas. – Tienes el culo bien rico, te lo voy a llenar de leche igual que a Rafa- Le decía a Tavito agarrado de su cadera cogiendolo fuerte hasta que no pude resistir más y con mi pene lo más profundo que podía en su culo regué mi leche en espasmos haciendo que mi verga se ensanchara y fuera apretada por el esfinter de Tavito que también palpitaba. Me quedé agarrado de las caderas Tavo, aún sentía los palpitos en mi miembro disfrutando esa última corrida y me enaltecía saber que todo mi pene estaba guardado dentro de él. Comencé a sacar mi pene cuando Tavito soltó un suspiro largo mientras que entre sus nalgas su agujero quedaba bien abierto y entonces se dejó caer sobre Rafa quién para entonces ya había bajado las piernas con Tavito en medio de él. Caminé saliendo de la habitación dejando a esos niños desnudos uno sobre el otro y respirando pausado, esa actividad física me había aflajado las tripas y ocupaba defecar así que desnudo y en medio de la obscuridad me encaminé al baño. Me di un momento en el baño para evacuar todo lo necesario y limpiarme el pene, ya libre de la presión que sentía en el vientre volví al cuarto, dentro estaban Tavito y Rafa acostados aún desnudos pero separados cada uno en un extremo de la cama, estaban de lado y dándose la espalda por lo que yo me les uní en medio de los dos, el aroma que se respiraba era a puro sexo, semen y la mezcla del olor de nuestras tres vergas, un aroma al que fácilmente me podía acostumbrar. Pensaba en dormir, ambos niños tenían los ojos cerrados, creí que dormían cuando entonces uno de ellos habló muy despacio, – Ya no me vas a meter tu verga?- Dijo Rafa a mi derecha haciéndome sorprender. – Cómo?- Le dije empresionado. – Mmm… Si ya no me la vas a meter?- Expresó Rafa y recogió un poco sus piernas hacia su pecho. – Todavía quieres verga?- Le pregunté y con mis dedos busqué su ano el cual seguía dilatado y húmedo, supese era la mezcla de mi leche y la de Tavo que aún quedaba dentro suyo. – Si- Respondió Rafita con voz de niño mimado. Me giré pegando mi cuerpo al suyo, aún no tenía una nueva erección por lo que le puse mi pene medio flácido entre sus nalgas y pasé mi brazo alrededor abrazándolo, con mi mano comencé a acariciarle su pancita y su pecho, Rafita era más delgado que Tavo pero sin llegar a ser flaco y su piel era igual de terza, sin embargo me resultaba un poco diferente al pasar mis dedos, – Yo también quiero que me cojas más- Dijo Tavito a mi espalda con voz baja. – También quieres, bebé?- Le respondí girandome repitiendo el proceso, Tavito también tenía el culo abierto aún, mis dedos se le fueron como mantequilla en cuanto los puse en su entrada. Mi pene ya estaba completamente duro de nuevo, me parecía sorprendente como esos niños aún querían más sexo después del tan buen rato que habíamos tenido, pero yo no les diría que no, como buen joven les daría a esos culitos tanto como quisieran. – Le voy a dar verga un ratito a cada uno y nos vamos a estar turnando, sale?- Les pregunté, ambos niños dijeron que sí, -Voy a empezar con Rafa porque él me dijo primero- Les respondí girandome de nuevo hacia él poniendo de nueva cuenta mi pene en su culo, -Te la voy a meter toda esta vez, ok?- Le dije al oído muy suavemente, sentí la respiración de Rafa estremecer y entonces dijo que sí con la cabeza. Me puse saliba en los dedos y me la embarré por todo mi miembro, estaba decido a darle a ese culo todo mi pene así que sin contemplaciones acerqué la punta al ano de Rafa, lo abracé pegándolo a mi pecho y de un empujón se la metí entera. Rafa dió un brinquito y me apretó el pene con su hoyo pero no dijo nada, ni un solo sonido salió de su boca mientras yo sentía sus nalgas pegadas en mi pubis y jugaba con su verguita en mis dedos, el pene de Rafita estaba duro y suavecito, al pequeñín le encantaba la verga y mientras subía y bajaba la piel de su miembro comencé el balanceo cogiendolo, le sacaba casi toda la verga para despacio volversela a meter y poco a poco el niño comenzó a gemir haciendo un sonido más fuerte cuando se la volvía a meter. Ya había tomado un buen ritmo y disfrutaba cada que las nalgas de Rafa impactaban contra mi cuerpo cuando sentí que me agarraban los huevos desde atrás, – Ya sigo yo- Dijo Tavito haciéndome detener con el pene dentro de Rafa. – Ok, bebé- Le dije a Tavo y deslicé mi pene fuera de Rafa volteando él hacia atrás mientras dejaba su culo. Me giré y le pedí a Tavito tomara posición, él solito levantó la pierna dejando su ano a mi merced, así que sin más lo penetré dándole duro, con Tavito no tenía contemplaciones, su culo sabía cómo era mi verga y se la comía sin problema, lo azotaba fuerte, le chupaba la oreja y le bramaba al oído mientras él hacía sonidos con su respiración, estábamos muy calientes los tres, tenía a Tavito bien empalado al frente y a mí espalda sentía a Rafa como esperaba su turno para de nuevo ser penetrado. Acariciaba la verguita de Tavo con mis dedos cuando en medio de los alaridos él comenzó a apretar mi pene con su culo y unas gotitas de su esperma mancharon mi mano en un orgasmo, esperé a que los espasmos tan ricos que producía el recto de Tavo pasaran y entonces le saqué la verga para inmediatamente girarme de nuevo hacia Rafa, le separé las nalgas y de tirón se la volví a meter produciendo Rafa un sonido como de asombro al recibir de nuevo mi verga completa y empecé a cogerlo con la misma intencidad que a Tavito. Rafa comenzó de nuevo con sus gemidos fuertes, le tomé de la pierna y lo hice subirla pegándola a su pecho para facilitar la penetración, podía sentir como mis huevos pegaban con el filo de sus nalgas y le lamía el cuello como un enfermo sexual, – Te gusta así?- Le dije mientras se escuchaba el plop plop de nuestro golpeteo carnal. – Si… Si… Está muy rico- Respondió Rafa y abría grande la boca, entonces le tomé el rostro por la mejilla y lo hice voltear a verme para besarlo metiendo mi lengua juntandola con la suya. Era la primera vez que Rafa respondía a mis besos y lo hacía muy bien, quizás un poco mejor que Tavito, entonces cuando aún tenía mi boca con la suya el culo de Rafa se empezó a estremecer duro, creo que era la primera vez que lo sentía, Rafita se había venido también. Se la saqué a Rafa viendo su hoyo como aún se contraía palpitante y me giré de nueva a cuenta con Tavo para repetir el proceso, Tavito no se lo esperaba cuando ya la tenía adentro de nuevo y me lo estaba cogiendo, se movía pegando el culo a mí, – A ti también te gusta mi verga, bebé?- Le dije a Tavito palpando con mis dedos entre su ano y sus huevos sintiendo como mi pene salía y volvía a entrar en su cuerpo. – Si, me gusta mucho tu verga- Decía Tavito, con su cuerpo totalmente relajado, flojito como muñeco disfrutando la cogida que le daba. Me comencé a mover más lento, disfrutando el trayecto de mi pene por el recto de Tavito y le recogía sus huevitos moviéndolos entre mis dedos, era como un sueño poder tener a un niño bien clavado en mi verga y otro que ya se comenzaba a poner inquieto esperando para que también se la metiera. Me retiré del interior de Tavo y volví a Rafa, un sonido gracioso se generó cuando de nuevo se la metí y ambos reímos un poco mientras le empezaba a dar igual que se lo había hecho a Tavo, despacio, con ternura, entraba y salía de él gozando ambos de nuestra unión carnal y continúe por unos minutos para girar de nuevo a con Tavito y así inicié un ciclo en el que mi verga salía de uno de esos dos culos tiernos solo para volver a entrar en el otro y alrededor de la cuarta vuelta me decidí a terminar, estaba cansado, sentía ya el orgasmo en la punta del glande, estaba con Tavito en ese momento y girandome dejándolo boca abajo conmigo encima le di unos últimos empujones duros y profundos para vaciarme por última vez en esa noche. Me quedé encima de Tavito, sentía el calor de su cuerpo unido al mío y nuestras respiraciones parecían sincronizar, mis huevos reposaban en el borde de sus nalguitas y podía sentir como mi propio semen mojaba mi pene dentro de él. No quería salirme de ese culo, era mío, disfrutaba sentirlo, pero entre el cansancio y la respiración suave empecé a dejarme llevar por el sueño cerrando los ojos sin dormir del todo, estaba casi dormido cuando me despertó la sensación de que mi pene había perdido toda erección y se había salido del interior de Tavo. Me levanté y ví a los pequeños ahí acostados, Tavito parecía estar profundamente dormido con su ano aún abierto escurriendo leche. Rafita por su parte seguía en la posición que lo dejé la última vez que se la metí, le separé las nalgas con mi mano y su ano evidenciaba el buen rato que habíamos pasado con restos de semen en sus nalgas y piernas. Fuí a la cocina por un vaso de agua y revisé el reloj, eran ya pasadas de la media noche, estuvimos un par de horas cogiendo. Regresé a la habitación y de nuevo ese aroma delicioso a sexo anal me recibió, Rafita había pasado a estar boca abajo y su culito me antojaba a volvermelo a coger, pero ya era tarde, estaba cansado y debía despertarme temprano para procurar limpiar lo que sea que se hubiera ensuciado, así que solamente le di un último vistazo a los dos niños desnudos y regresé a la cama, esta vez para dormir.

Autor: SONIC13 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Me pasó por curioso en internet

2021-11-26


Una tarde ingrese a un café de internet y había unas páginas abiertas. No sé qué paso en mi pero sentí una sensación de excitación tan grande que sin darme cuenta tenía mi pinga dura como un palo y mi bóxer de semen a raíz de eso empecé a buscar páginas de gay en internet, tenía muchas propuestas así que seleccione la mejor nos hicimos amigos por internet, luego cuando nos conocimos más y los dos estuvimos listos nos citamos en un bar tomamos unas cervezas y no pudimos aguantarnos más porque ambos nos gustamos y mucho, el tenía un cuerpo delgado de 1.65 metros de alto una carita muy linda y era muy delicado yo en cambio hago pesas y mido 1.75 soy barbudo y muy varonil me parece que los dos nos gustamos al vernos y como dije antes no aguantamos más y fuimos para un hotel , en el trayecto él se animó a tocar mi pinga por encima de mi pantalón luego metió su mano y sacaba el semen de mi líquido seminal y se lo comía ambos estábamos excitadísimos entramos al hotel y desesperado me bajo el pantalón y comenzó a mamármela, me lamia los huevos, se notaba que no tenía mucha experiencia pero si se veía que lo deseaba mucho estuvo así unos 10 minutos hasta que me ... ... vine en su cara y así todo embarrado nos besamos como locos, yo la tenía erecta no se me había bajado un milímetro y le dije que quería zamparle la pinga,y me dijo que no estaba listo para eso pero qué bueno que por mi hacia eso y más así que lo puse en pose de perrito y primero lo embarre con semen que tenia de lo que eyacule antes y así lubricado lo metí con mucha dificultad al principio incluso le salieron lagrimas pues mi pene mide 18 centímetros y es muy grueso lo agarre piernas al hombro gritaba como una puta lo puse en el piso lo bombee hasta que me salió toda la leche se derramó en su culo blanco y hermoso rosadito. luego empezó a disfrutarlo y después de unos diez minutos me vine de nuevo, y al sacar mi pene veía como le salía la leche y la derramaba en su cara le chorreaba el semen el lo disfrutaba era demasiado excitante, luego descansamos era tan excitante situación. pasamos toda la noche hasta que amaneció luego nos despedimos y como habíamos acordado antes nunca más nos volveríamos a ver porque realmente ambos amamos a nuestras novias y solo queríamos probarlo hasta hoy no se nada de el Autor:Jonas [email protected] 952644308

Autor: [email protected] Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Con 8 añitos en la granja de mi tío parte 1

2021-11-22


Todo esto ocurrió un verano, por aquel entonces tenía 8 añitos, delgado, pelo rubio, ojos verdes, piel pálida y un culito respingón que llamaba mucho la atención. Mis padres habían decidido irse de vacaciones románticas unas semanas, lo que me dejaba a mi en la casa de mi tío. A mí me parecía genial ya que a fin de cuentas era una granja grande con animales y piscina. Así fue como el viernes mis padres me dejaron con mi tío, el era un hombre alto 1,90 y bastante fuerte por el trabajo en el campo, tenía un carácter serio pero ya estaba acostumbrado. Llegué con mi pequeña maleta, una camiseta corta azul y unos shorts blancos, saludé a mi tío, me despedí de mis padres y me llevo a la que sería mi habitación. Después de dejar mis cosas mi títo (así le llamaba yo) me dio algunas instrucciones. T: Bueno, ahora que ya estás instalado es hora de hablar de las normas de la granja, la primera es que aquí todos trabajan, eso te incluye, la segunda es que tienes que hacerme caso o habrá consecuencias así que andando. Simplemente me limité a asentir a todo lo que mi tío dijo, nunca había trabajado en la granja así que aún no sabía lo duro que era, mi tío me llevo al campo y me dio una hazada para labrar la tierra, hacía mucho calor y apenas llevaba 30 minutos no podía más y fui a buscar a mi tío, el estaba cargando eno en una furgonetas. Yo: Tito hace mucho calor y estoy cansado… T: Jajaja menudo marica estás hecho, a ti edad ya hacía eso durante 4 horas todos los días, estos críos de hoy en día, en fin…ven aquí Yo me acerque suponiendo que querría darme otra tarea, pero sin mediar más palabras me agarró de la camiseta y me la quitó, yo no decía nada aunque enseguida fue a bajarme los shorts también, me dejó solamente con mis zapatillas y unos slips blancos ceñidos. Tío: Así ya no tendrás calor, aunque pareces una nena tan delgadito jajaja Yo: P…pero… Antes de poder rechistar mi tío me miró seriamente de arriba a abajo T: ¿Acaso quieres unos azotes? Pues a labrar ahora mismo, nada de quejas, me quedo tu ropa por si acaso. Simplemente asentí muy sonrojado y me giré para volver por donde había venido cuando sentí la gran mano de mi tío azotando mi culito sobre mi slip. T: Rapidito nena que no tenemos todo el día Yo aceleré y fui al campo a seguir labrando, sin embargo de nuevo al poco tiempo no podía más, además se me hacía raro estar semidesnudo al aire libre. Mi tío entonces pasó para ver como iba y me encontró sentado en una silla cerca del campo, se acercó a mí y me agarró del cuello por detrás T: Pero bueno, si apenas has hecho un cuarto de lo que deberías. Me dijo mirándome con superioridad, el llevaba puesta ropa deportiva de color negro, su fuerte mano me levantó sin dificultad de la silla donde él se sentó colocándome sobre sus piernas T: Aquí solo descansa el que trabaja, y el que no lo hace se lleva un castigo Dijo lentamente mientras pasaba su mano sobre mi slip mirando con deseo mis redondas nalgas. Yo pataleaba levemente ya que imaginaba lo que iba a hacer Yo: No no porfa eso no!! Un par de horas después cuando ya estaba dormido mi tío debió pasar para verme a la habitación y me encontró con la camiseta del pijama puesta. Recuerdo que me desperté en su cama con su mano sobre mi culito y el mirándome disgustado. T: Bueno bueno… ¿Me explicas porque he tenido que quitarte la camiseta esta noche? Yo: Lo siento es que….tenía frío T: ¿En verano aquí? Esta vez sí me has enfadado nena desagradecida Sin decir más me quito las braguitas con fuerza y me sujeto boca abajo contra la cama separando mis piernas con sus rodillas Yo:Ay lo siento!!! No lo haré más!! Mi tío empezó a escupirme en el culo mientras me metía dos de sus dedos en la boca T: chupalos bien o será peor Me decía mientras me sometía de aquella forma yo solo con mis medias llorando. Pronto sacó los dos dedos de mi boca y empezando por el índice lo metió en mi hollito sin piedad alguna comenzando a follarme con él tan duro como podía Yo: AAAAA!!! Sácalo!!! Porfavor nooo!! T: Así aprenderás perra, que sepas que hoy labraras el campo solo con las medias y tus zapatillas como castigo también Decía empezando a empujar el segundo dedo, yo sentía que me iba a desmayar, con esos dos dedos golpeándome por dentro, al cabo de un rato, solo abrir los ojos y pude ver cómo los sacaba para agarrar una cámara y sacarme unas fotos así Yo: mmmm…no.. T: Así al menos podré sacarte rentabilidad, vas a ser muy popular nena Hasta aquí la primera parte del relato, si queréis que siga escribiendo agradezco cualquier mensaje o pregunta que tengáis, un saludo.

Autor: BOY69 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Policías me violaron en la carretera

2021-11-22


Soy un hombre de 30 años casado, bisexual, delgado, blanco y de buen ver. En una ocasión cuando yo tenía 25 años, coloqué un anuncio en Internet en una página de encuentros (evisos), lo que decía el anuncio era que buscaba un hombre activo (que le gusten los hombres). Varios me contactaron y salí como con unos 5 en periodo de un año aproximadamente. Cada uno de diferentes lugares. En una ocasión me contactó un chavo que vivía a una distancia considerable de mi residencia (antigua Guatemala). Yo andaba en busca de un hombre que tuviese una buena verga, (verga gruesa). Yo acostumbraba a vestirme de puta para coger con hombres, tenía escondido en un compartimiento que le había hecho a mi carro, un lugarcito debajo de los sillones, ahí tenia guardado mis accesorios de puta ya que soy casado y no podía tenerlos en la casa. En esa ocasión que me contactó ese chavo, acordamos el día y la hora. Fue el sábado a las 7 de la noche en antigua Guatemala. Total que se llegó el día, yo salí del trabajo y le llamé a mi esposa y le dije que me quedaría a hacer horas extras. Hablé con el chavo y me dijo que estaba súper interesado en conocer en persona y tener sexo con migo. Y que estaría esperándome. Salí de mi trabajo que estaba en santa Lucía (municipio de escuintla) antigua Guatemala me quedaba a unas horas de donde yo estaba así que salí unas horas antes. Ya para llegar a antigua casi 1 hora antes, yo me estacioné en un lugar solo de la carretera y me quité la ropa de trabajo y me púse mis atuendos de diva; Medias negras con ligeros, cacheterito negro de mallita, minifalda super cortita de colegiala, una camisa manga larga de colegiala con una corbata pequeña, peluca de color negro fuerte, tacones rojos bien altos que por cierto me hacían estorbo para manejar, y me pinté los labios. Me veía super [email protected] para que me montáran ahí mismo jeje. Ya cuando me había vestido seguí mi ruta hacia antigua Guatemala, solo había recorrido casi unos 30 minutos con la vestimenta de puta puesta, y veo que a unos 40 metros había un reten de la policía ?‍♂️. Yo me puse frío, pensando en un montón de cosas principalmente mi familia… Solo había una patrulla y dos policías, eran las 5:30 de la tarde, bajé ángeles para que no me fueran a hacer el alto pues andaba vestido indecentemente. Ya faltando como 8 metros a donde estaba el policía, me hace el alto.. yo quería que la tierra me tratara, me estacioné a la orilla de la carretera y me puse sobre la piernas la mochila del trabajo, no me tapaba nada, me quité la peluca y se me veía las medias, el poli me tocó el vidrio de la puerta del piloto y lo tuve que bajar, el se me quedó viendo a las piernas y medio sonrió. Me pidió la licencia y la tarjeta de circulación del carro y me dijo, esperé un momento joven y se dirigió a la patrulla y habló con el compañero. Luego lo ví venir nuevamente. Me dijo que me iba a consignar el carro y que yo me iba a ir preso por andar vestido de esa manera en la vía pública, no tuve palabras para responderle, en mi mente solo estaba mi vida normal y que pasaría si mis amistades y familias se enteran de lo que estaba sucediendo, el poli me dijo que le hubiera la puerta del copiloto y se subió al lado mío y me dijo lo voy a llevar a la comisaria… maneje yo le diré donde queda… Maneje muy nervioso y asustado, el me pidió que me pusiera la peluca. Habíamos caminado como unos 10 minutos y me dijo que entrará a un camino de terracería que se veía bien solo. Me empecé a sentir con miedo pues creí que me mataría y me robaría el carro… Recorrimos como unos 100 metros el camino (a 100 metros de la carretera principal), luego me dice el poli. Detente aquí y bájate del carro, yo me bajé vestida de puta, ya la luz del día empezaba a desaparecer. Luego el se bajó del carro y me dijo que siempre le habían caído mal los gays pero que yo le había llamado la atención por la forma que andaba vestido.. eso me exito un poco y se me quito un poco lo preocupado que estaba. Se quitó el cincho y colocó la pistola en el capo del carro y me agarro de los hombros y me llevó hasta su verga. Yo le bajé el pantalón y le empecé a mamar la verga, mamándosela estaba cuando me preguntó que a donde iba vestido de esa forma. Yo le contesté que tenía una cita con un chavo en antigua Guatemala. El poli me preguntó que cómo era mi verga preferida. Entonces tomé mi teléfono y le mostré la que el chavo de antigua me había enviado… él poli me dijo, entonces no te gusta la mía? Ya que la de él era algo pequeña. Yo le respondí que si me gustaba y se la seguí mamando, luego me puso en 4 uñas en el sillón de atrás de carro y el se quedó parado fuera del carro y me empezó a coger, yo estaba exitadisimo pues era algo increíble. No tardó mucho, acabó rápido talvez duró solo unos 10 minutos.. cuando acabó me dice fíjate que mi compañero la tiene así como la de ese chavo con el que tenias tu cita.. “en serio” Le dije yo. “si me respondió el poli”. “Yo le dije que me lo pusiera al tiro,”.. en ese momento le llamó por teléfono y le dijo “ Luis, aquí todo 10-20. Sin ninguna noviembre”. Entonces como a los dos minutos llegó la patrulla y se bajó en compañero y desmontó el sillón de atrás de la patrulla y lo puso en la palangana de la misma. Ya la noche había llegado, se oscureció y solo la luz de la luna nos alumbraba. El poli que ya me había cogído se subió a la patrulla y se puso a escuchar música. Y yo me quedé con el compañero de él en la palangana de la patrulla, le bajé el pantalón al 2do poli y le voy viendo esa enorme verga, la tenía buen gorda y no muy larga puedo decir que era similar al cono del rollo de papel, de ese tamaño y grosor.. Nunca había encontrado una así con el anuncio que había colocado en Internet, así que sin pensarlo me la metí a la boca y empecé a mamársela como toda una puta. Se me quedaba trabada la mandíbula pues esta gruesa, yo estaba exitado. Después de unos 5 minutos que estuve mamandola, se levantó y me puso boca abajo en el sillón que había puesto en la palangana y me empezó a dejar ir esa descomunal verga que se manejaba, yo gemía fuerte cuando me estaba entrando. Cuando ya me la había logrado meter entera. Me empezó a culear él encima de mí yo podía sentir su gran peso sobre mi y su gorda verga abriendo mi culo, yo estaba gimiendo como una puta. Entonces él poli que me estaba cogiendo, le silvó al compañero que estaba dentro de la patrulla y le dijo, “vos lucho, vení darle pacha a esta puta porque esta gritando mucho, entonces en poli que ya me había cogido se bajó de la patrulla y me empezó a dar pacha. Por un momento creí que era un sueño. Se la empecé a mamar super profesional hasta que logré qué me descargará dentro de mi boca, “me la tomé toda”. Luego, él poli que me estaba cogiendo se acostó en el sillón y yo me le senté como candelita chorriada. Le hice varias sentadillas comiéndome toda su verga. Él me jugaba las piernas y me decía que le gustaba. Luego me acabó adentro ya que no se había puesto condón (este segundo poli duró cogiendome casi 40 minutos) después de haber acabado, se puso nuevamente el pantalón y colocó el sillón en su lugar. Ellos se subieron a la patrulla me dijeron que por ningún motivo tendría que decir lo que me habían hecho y que era mejor si me iba rápido de ese lugar porque era peligroso. Me dejaron bien [email protected] y [email protected] Yo me quité los atuendos de puta y los dejé ahí en el lugar de los hechos, solo conserve los tacones que eran bien costosos, (se los regalé a mi esposa). Después de haberme vestido normal (uniforme de la empresa para la cual labóro actualmente) me dirijí rumbo a mi residencia. El chavo que me había contactado ya no me contestó. Fin

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos gay gratis, relatos gay sin tabues, sexo sin tabues gay, relatos gay filial, relatos gay en espanol, relatos gay cuando era niño, relatos gay eroticos, relatos gay maduros, todo relatos gay, relatos gay argentinos, relatos gay en español, cuentos gay, real, gratis