Relatos Eróticos de Sexo Gay


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Como inicie con mi novio de 9

2022-06-29


Como conoci a mi novio con el que cogia por años. Hola amigos de SST, primero quiero decirles que esta historia es real nada mas cambie los nombres. Empezare describiendome, soy de piel trigueña, cabello liso negro, ojos negros, soy delgado pero no esqueletico, sino normal, mi verga media en ese entonces 17 cm. Esto ocurrio cuando tenia 16 años y mi vecino 9. Un dia resulta que me dirigia a casa de un amigo, quien vive en otro vecindario, para pasar el rato, pero al llegar su mama me dijo que no estaba, el habia salido con su papa y me informo que volveria en aproximadamente 2 horas, pense que era mucho tiempo, pero igual no tenia nada que hacer en casa, asi que decidí ir a un parque que estaba cerca de la casa de mi amigo y jugar con mi nintendo SP; en eso estaba cuando veo unos niños jugando y al poco tiempo, uno de ellos se acerca y curioso me dice: Hola, puedo ver como juegas? Yo deje de ver mi juego para ver al mocoso que me interrumpia, al verlo quede embobado, era un niño hermoso, blanco palido, cabello castaño, ojos verdes, sus labios rojos y carnosos, traia un short pegado que hacia que se le notara su hermosa cola parada redondita, bien formada, me volvio loco desde el primer momento en que lo vi, nunca habia sentido algo asi; el estaba un poco sudado y sucio porque jugaba con los otros niños beisbol, pero su olor me atraia, realmente pienso que desde ese momento me enamore de el, fue como amor a primera vista. Le dije claro no hay problema, y se sento junto a mi, a ver como jugaba, el tenerlo tan cerca, con su brazo rozando el mio, hacia que mi corazon latiera rapido, me gustaba todo de él, su sonrisa, su voz, su cara, en mi mente pensaba, como es posible sienta esto, por un niño, digo es muy lindo, pero es solo un niño… segui en mi juego, pero yo queria verlo mas, asi que lo invite a que jugara, el muy contento tomo mi nintendo SP y empezo a jugar, pero no era muy bueno y perdia rapido, yo le decia que siguiera, porque me encantaba verlo, le pregunte como te llamas? – Diego y tu? Yo Raul. Diego: Oye no te habia visto antes, eres nuevo en la colonia? Yo: No lo que sucede es que venia a casa de un amigo pero no estaba Diego: Entiendo. A partir de este momento nos hicimos muy amigos, y siempre quedabamos en las tardes para jugar con mi SP, hasta que un dia lo invite a mi casa, donde podiamos jugar con mi PS2, el contento llego a mi casa despues de la escuela, yo en las tardes estaba solo con mi tia ya que mis padres llegaban hasta las 7 pero ella se la pasaba chismoseando con sus amigas o viendo novelas, por lo que no estaba atenta a lo que haciamos, en fin, subimos a mi habitacion, y luego de estar jugando con la play 2, nos aburrimos y el queria jugar a otra cosa, le propuse jugar a las luchas, queria aprovechar a tocar a ese nenito disimuladamente al cual le habia dedicado varias pajas, y cuando por fin estabamos jugando le pude tocar su hermosa cola, era suave y redondita, fue tanto el morbo y la emocion que tenia la verga parada, el lo noto y me pregunto Diego: que tienes ahi? Yo con un poco de pena, me tapaba con mi mano. Yo: no es nada Diego: Anda dejame ver. Yo: Te lo muestro solo si no le cuentas a nadie, tiene que ser nuestro secreto Diego: te prometo que no le cuento a nadie. Yo: Ok, mira es mi verga. Diego: Pero porque es tan grande Yo: cuando seas grande asi se te se pone cuando estas a contento. El no apartaba su vista de mi vulto, asi que le dije: quieres tocarla? De repente, el nene sin decir responder, empezo a tocarme la verga sobre mi pantalon, me sorprendio, y al mismo tiempo me lleno de felicidad, supe que por fin el nene de mis sueños seria mio. Que mi nene por el cual me habia venido tantas veces, estuviera tocandome la verga era tan erotico para mi, mi verga estaba que reventaba, y yo le mostraba mi ereccion al pequeño y él con su manito me acariciaba la verga, yo estaba en el cielo; Diego seguia fijado con su mirada en mi pene, yo lo tome de su carita y lo alsé para que dirija su mirada hacia mi y lo besé muy apasionadamente, él se dejaba llevar, solo abria su boca, yo estaba cumpliendo mis sueños, incluso se me erizaba la piel, era mágico, no queria que ese momento se terminara, ha sido el momento mas lindo que compartimos, nuestro primer beso. Separé mi boca mientras lo abrazaba, le dije «te amo», el solo guardaba silencio, parecia estar en trance, rompio el silencio con un “yo tambien” fue maravilloso y perfecto, realmente queria mucho a Diego, le segui besando y le dije entonces seremos novios, el asintio con su cabeza. Yo lo acoste boca arriba en mi cama y yo encima suyo, simulaba hacerle el amor, todo con ropa, ya que temia que mi tia entrara y nos viera desnudos, asi estuvimos un buen rato, le susurraba al oido- te gusta, y el me respondia que si. A el le encantaba tocarme el pene, en especial mis huevos, no se separaba de ellos. Quise cambiar de posicion, asi que lo puse en cuatro en mi cama, pero con su carita en la cama y la cola alzada, mientras yo estaba tras suyo, le tallaba mi pene contra sus nalgas, le enseñe a mover sus nalgas con un movimiento pelvico, era tan rico que no pude mas, y me vine, me separe rapido para no mancharle su ropa, mi nene al verme el pantalon con una mancha de humedad, me dijo Diego: Te hiciste pis? Yo: No es pis, es leche, vi que quedo algo extrañado, me fui a cambiarme el boxer y el pantalon. No quise seguir explicandole acerca del semen, porque ya era tarde y no queria que lo regañasen, asi que le dije que fuera a su casa, y que mañana volviera para seguir haciendo cosas ricas, al volver a casa, mi tia me miro mis pantalones, pense que fui muy tonto, porque mi tia debio notar que andaba otro pantalon, pero no dijo nada. Al dia siguiente, otra vez fuimos a mi habitacion, y tan pronto como cerre la puerta con seguro, no espero y el solito comenzo a tocarme la verga, estaba casi obsesionado, incluso usaba sus dos manos, me dijo Diego: Puedo verla? Yo: Claro, sacamela Él bajo mi cremayera lentamente, como si de un tesoro se tratara, desabotono mi pantanlon, y mordiendose los labios bajo mi boxer, al momento salto mi verga, rebotando, mi nene no apartaba su vista de mi pene, analizaba cada parte, tocaba mi vello pubico, a mi me derretia el verlo tan emocionado y deseoso, ver su hermosa carita mordiendose los labios por el deseo, morbo y exitacion del momento, tanto que mi pene daba saltitos, pulsaciones de la exitacion que sentia, el acariciaba mis huevos, despues bajo mi prepucio revelando la cabeza morada e hinchada, él acerco su carita, y me olfateo el pene, y me dijo huele rico. Verlo hacer todo esto me exitaba tanto que me hacia sacar pre cum, cuando lo vio, me pregunto. Diego: Esta es la leche que me decias? Yo: si es leche de verga, como la que las mamas que sacan de las bubis, los hombres adultos sacan leche de su verga y la puedes beber tambien Diego: enserio? Yo: si pruebala El nene un poco dudoso, saco su lengua y lambio mi gota de precum. Yo: que tal? Diego: sabe salado, pero no sabe a leche Yo: claro es distinta a la leche normal, pero es la leche que toman los novios, asi se demuestan su amor, tu me amas? Diego: Si, te amo mucho Yo: Entonces, beberias mi leche? Diego: Si, bebere tu leche Yo: ok pero primero debes de sacarme mas leche, tienes que mamarlo como los bebes a las bubis de sus mamas, y veras que saldra leche como ayer que moje mi pantalon Diego: Esta bien Diego comenzo a mamarla, aunque lo hacia torpemente, me lastimaba un poco con sus dientes; le fui explicando como hacerlo sin usar los dientes, usando solo sus labios y lengua, aprendio muy rapido, y ya me estaba dando una tremenda mamada de verga, su lengua jugaba con mi prepucio, mientras con sus manos jugaba con mis huevos, era tan rico lo que me hacia que no dure mucho. Yo: Prepárate que aquí viene tu leche Me vine en gran cantidad, creo que ha sido mi mayor corrida, le di como 6 chorros de leche, incluso se le salian de su boca, pero si se trago la mayoria, el tenia semen en su cabello y en su carita, yo tome lo que pude con mis dedos y él gustosamente se los comia, tambien me limpio la verga de los pocos restos de esperma que tenia hasta dejarla limpia, yo estaba exhausto, pero mi nene seguia acariciando mis testiculos, yo lo abrace y bese mucho, le metia mi lengua, pasamos un rato asi. Luego él bajo hasta mi pene y lo olia, me decia que le gustaba mucho el olor de mi pene, y empezo a dar besitos de piquito por todo mi pene, empezando por los huevos subiendo a mi tronco y hasta el glande, entonces empezo a mamarlo nuevamente, habia creado a un lindo nene adicto a mi pija, siguio chupandomela hasta hacerme acabar nuevamente y se tomo todo mi semen. Asi seguimos haciendolo casi a diario, a excepcion de los fines de semana, porque estaban mis padres todo el dia, pero solo era sexo oral, a veces pasaba mi pene en su cola desnuda, pero no me atrevia a cogerlo aun, por miedo a que llorara y que pudiera alertar a mi tia, aunque no me quejaba, sus mamadas eran fenomenales, me hacia acabar 2, 3 o incluso 4 veces, ambos estabamos hambrientos de sexo, y a esa edad yo tenia las hormonas a todo dar, eramos muy sexosos Espero que les haya agradado mi relato, luego publicare la segunda parte cuando finalmente me lo cogi como es debido, saludos!

Autor: LEN_KUN Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Reencuentro en el gym

2022-06-29


Hace años empecé a ir al gimnasio porqué quería mejorar mi físico. Me apunté en uno con una migo pero no aguanté mucho meses. Había mucha gente y por horarios no podía ir mucho con mi amigo. Me desanimé un poco pero terminé por apuntarme en otro gym. Lo tenía cerca de casa, no era muy caro y estaba poco concurrido. Se ve que no tenía buena fama porque era viejo, pero yo me sentía cómodo. Solía ir unas 3 o 4 mañanas a la semana, ya que estudiaba por la tarde, y hacía un poco de todo. Por aquél entonces, tenía 21 años, pesaba unos 72kg y medía 1,85cm. Tenía un cuerpo un poco definido, con los abdominales marcados pero muy poco brazo o pecho. Era un cuerpo bastante de twink, por lo que quería ponerme un poco fuerte. Llevaba ya semanas yendo cuando una mañana me crucé con una mirada conocida. No sabía quién era, pero estaba seguro que lo conocía. Nunca se me ha dado bien recordar caras, así que tampoco me frustré. El chico era un poco más bajo que yo, ojos verdes como los míos y tenía bastante buen cuerpo. Se le veía hacer los ejercicios con mucha tranquilidad y cogiendo bastante más peso que yo. Al cabo de un rato, no lo vi más, por lo que pensé que había terminado y estaba en los vestuarios. Yo seguí a lo mío ya que aún me quedaba un rato de rutina, y en unos minutos lo vi salir de los vestuarios. Se dirigió a la salida pero cuando pasó cerca de donde estaba yo me saludo con un “hasta luego” y una sonrisa. Me quedé pensando otra vez en su cara e intentado ubicarlo en mi espacio-tiempo personal, pero sin éxito. La semana siguiente volvimos a coincidir. Esta vez fui decidido a preguntarle si nos conocíamos, ya que era demasiado guapo para no recordarlo. Cuando nos cruzamos en la zona de máquinas de piernas, solo me salió un “hola”. Me quedé allí sin saber qué decir y me fui a otra máquina mientras me respondía con un “chao eh”. Era bastante tímido e hice un poco el ridículo la verdad. Conseguí no fijarme mucho en él mientras hacía mis ejercicios aunque notaba que me miraba y sonreía. Cuando terminé mi rutina, me fui al vestuario. Me quité la ropa y con una toalla me metí a la zona de duchas. No había nadie más así que me metí en el cubículo de la esquina. Las duchas estaban separadas por unas paredes pero sin puerta. No llevaba mucho rato cuando alguien más entró en la zona de duchas. El tío tenía como unas 10 duchas para elegir y se puso a un par de duchas de distancia. Mientras me enjabonaba veo que se acerca alguien a mi ducha. Era el chico con el que había intercambiado miradas y saludos los últimos días que, sin cortarse, me habló: - ¿Qué, tío? Nos volvemos a encontrar. - Emmm… Bueno, sí. Tampoco es que sea muy grande esto. Y más bien me sigues tú jajjaja. - Ya. ¿No te acuerdas de mí? - La verdad es que no mucho. Me suena tu cara pero no recuerdo donde nos hemos visto. ¿En la universidad? - No, tío. - Pues no sé. Me metí bajo el agua para quitarme el jabón mientras él se quedaba allí mirándome. Cuando acabé u lo miré otra vez, vi que tenía la polla un poco dura el chaval. Lo miré bien y la verdad es que tenía un cuerpazo. Iba depilado pero se le veían los pelos que tenía por un pecho muy marcado y unas piernas musculosas. Sus abdominales resaltaban en ese cuerpo rasurado. Me quedé un poco embobado mientras me lo miraba de arriba abajo. “Veo que te gusta lo que ves” me dijo con una sonrisa pícara señalando mi pene que empezaba a despertar. “No soy el único” conseguí decir mientras me sonrojaba y me giraba para que no viera la erección que tenía. Al instante de girarme y apretar otra vez el pulsador para que no dejara de caer agua, noté como me agarraba el culo. “Pero qué coño!?” solté antes que con su mano diestra me tapara la boca. “No te gusta que te toque el culo” me susurró al oído. Quitó la mano de mi boca para bajar por mi pecho y abdomen hasta llegar a mi polla. Estaba dura por completo: 20cm que pedían sexo a gritos. Me empezó a masturbar mientras con la mano me tocaba el culo y me daba algún azote flojo. Empecé a gemir y, al ver que me gustaba, aumento el ritmo de la paja. Me empujó un poco más con su cuerpo para ponerme contra la pared sin parar de pajearme. Al cabo de un rato de placer, me volteó con violencia contra la pared. Nos quedamos muy cerca cara a cara y me lancé a comerle la boca. Mientras nos fundíamos en un beso y nuestras lenguas se encontraban, aproveché para reseguir todo su torso con mis manos. Toqué su espalda y fui bajando hasta agarrar su culo con mis dos manos. Tenía un culo bien duro, con los pelos saliendo típicos de aquellos tíos que se depilan. No me dejó jugar mucho con su culo ni tocar su polla ya que se agachó en seguida. Se puso de rodillas y después de lanzarme una mirada lasciva se abalanzó a mi polla. Solo pude cerrar los ojos ante tanto placer. El chico me agarraba el culo con las dos manos para forzar a tragarse mis 20cm enteros. Le daba alguna arcada de vez en cuando pero parecía no importarle. Para mí no era necesario tanta violencia, pero disfruté mucho viendo como mi polla desaparecía por completo en su boca. Era una máquina de tragar polla. Cuando intenté cogerle la cabeza para guiar la mamada, me apartó las manos y siguió comiéndome el rabo con rabia y ansia. Me apoyé en la pared y me concentré en ver como esa boca se tragaba mi polla una vez tras otra sin apena descanso. Me estaba dando bastante placer y hacía un par de días que no me hacía ninguna paja ni había follado, así que no tardaría en correrme. No sabía las intenciones de ese chico que tenía de rodillas comiéndome la boca así que le dije que parara que me corría si no. Él me miró pero siguió a la suyo. Intenté controlar mi orgasmo y mis gemidos pero fue en vano. Empecé a temblar y a los pocos segundos solté el primer trallazo de lefa. Noté como salía sin control mucho semen de mi polla mientras el chico intentaba aguantarla en la boca. Sacó mi rabo bien duro y lleno de semen de su garganta y pude contemplar como su boca y sus labios se manchaban de blanco con mi lefa. La imagen de ese chico con mi semen en la boca fue el detonante para recordar su identidad. Sin tiempo para contárselo y aun con bajo los efectos de mi orgasmo, vi como el chico se limpiaba con una mano mientras no dejaba de masturbarse. Con sus dedos y lengua jugaba con mi semen cuando se levantó con claros gestos de que se corría. Me arrodillé ante su polla y cerré los ojos para que él decidiera. En seguida noté como un líquido caliente me salpicaba en la cara y el pecho. Era espeso y decidí limpiarme con la lengua el poco semen que había encontrado mis labios. No tenía un mal sabor, aunque tampoco era bueno. Muy excitante, eso sí. Me levanté con la cara llena de semen y el chico me besó con pasión. Nuestras lefas se encontraron dentro de nuestras bocas en un beso corto pero intenso. Me separé y dejé que el agua de la ducha se llevará todo el líquido blanco que cubría mi rostro y mi pecho. Al parar el agua le dije: - Marco. Me ha venido al verte la cara manchada con mi lefa jajaja. - Ya veo que recuerdas que no es la primera vez que me trago tu semen. - Sí, pero en ese trío no estabas tan fuerte cabrón. - Tú también has ganado músculo, aunque ese rabo sigue siendo lo mejor que tienes. Nos despedimos en las duchas ya que él se quedó allí mientras yo me secaba rápido y me vestía. Salí del vestuario con una sonrisa. Estaba contento de haber encontrado una motivación para ir al gym.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El Mototaxista II

2022-06-29


Aquí la continuación de lo que paso en la noche. Hola a todos perdón por tardar. Que sucedió con el mototaxista después de esa tarde donde tuve sexo oral por primera vez con 3 hombres y una niña Pues hay les va, esa noche después de pasar a cenar nos dirigimos a una casa que estaba cerca de 4 calles de mi casa, por discreción el tío me paso a la parte trasera para que no sospecharan que llevaba a un morrito con el. Llegamos a una dirección al entrar era un terreno grande pero el entro hasta el fondo donde estaba un pequeño cuarto techado de lámina de cartón, un baño y un espacio supongo que era una cocina, el tío abrió su cuarto y cuidando de que no me vieran me hizo señas de entrar, era el clásico vato para esa época era atractivo, masculino y tenia buen rostro solo que su peinado era completamente de rokero su cuarto olía a una mezcla de cigarro, mota, y a macho cosa que me gusto demasiado, esa tarde llevaba puesto un pans gris que resaltaba su figura masculina. Yo por mi parte tenia muchos nervios de aprender cosas nuevas, por lo cual prendió un televisor y puso una película de cholos, fue algo que me desanimo ya que creí que no me enseñaría más, llego un punto de la película donde me estaba durmiendo y fue cuando me dijo que solo estaba haciendo tiempo para que sus vecinos se durmieran, pero me dijo tranquilo si quieres te puedo hacer un masaje en ese momento acepte, fue cuando me dio un beso, el primer beso que recibí de un hombre yo por mi parte era inexperto en dar besos pero el tío por su parte se aprovecho del momento abrazándome y apretando cotra el, pude sentir una nueva ereccion de el restregandose por mi abdomen,yo disfrutaba cada movimiento a mi edad me sentía deseado como esas mujeres en las revistas siendo penetradas por un macho, lo primero que desprendió de mi ropa fueron mis tenis donde comenzó a jugar con mis pies, los besaba, los chupaba y yo disfrutaba de todo eso, seguido de eso me quito mi sudadera y al finalizar me quito mi pans, yo solo quede en un bóxer que aun recuerdo era de batman cabe señalar que esos besos en todo mi cuerpo me hacia cosquillas por lo cual el me decía que no riera muy fuerte o nos escucharian, eso calmaba mi exitacion un poco pero con forme el seguía volvía el extasis de ver como besaba cada parte de mi cuerpo, el hizo una pausa y prendió un cigarro y me dijo que apagaria la luz un momento para que sus vecinos que eran unos viejitos se durmieron supongo que eran sus papás o algo de él pero estaba atento a la luz de la casa de la entrada, yo en ese momento sentía pena por estar desnudo y comenzaba a regresar el frío a mi cuerpo, el tío solo me veía supongo que había echo su domingo 7 con un culito virgen como el mío que de niño no era nalgon ni gordo de echo era delgado pero eso supongo que le gustaba ver a un niño tierno que seria ensartado por una vergota, pasaron como 40 minutos y fue cuando me dijo listo y se comenzó a desnudar quedando a par mío solo en bóxer, lo primero que hizo fue sentarme en sus piernas peludas y su verga quedaba en la endidura de mi culo acoplando bastante rico a ese paquete, agarro uno de sus calcetines que traía puestos y comenzó a olerlo disfrutando de ese olor a humedad tan rico y así por mi parte coloco ese mismo calcetín sudado en mi nariz disfrutando de ese aroma rico, después paso con su bóxer el cual aun tenia residuos de semen que salieron después de esa mamada y cogida con la niña, olían a puro macho ese clásico olor a sudor, huevos, verga y orina era delicioso y yo bien que disfrutaba En ese momento erotico ambos nos fusionados en un beso muy rico donde el tío se tumbo en la cama y to quede acostado completamente en sima de el su primera orden que me dio fue repetir el masaje que me había echo así que fue cuando comencé igual oliento y dando pequeños besitos en los pies del mototaxista que me gustaba, fue la primera vez que disfrutaba a un hombre y no sólo lo deseaba como en las revistas, a pesar de mi inexperiencia en el dexo se veía como disfrutaba el tío de lo que hacía hasta que llegue nuevamente a su bulto fue cuando me dijo que estaba listo que lo sacara y disfrutará de su garrote en ese punto el sabía que lo primero que aria era mamar esa verga gruesa, el tío viendo cada detalle volvió a prender un cigarro pero esta vez fue de mota, yo seguía jugando y toqueteando por encima del bóxer esa verga enorme a mi edad, hasta que en un punto la saque, tenía una pequeña mata recortada de bellos, su verga era morena y un poco cabezona, me encantaba que se notaban sus venas y jugar con el prepucio haciendo una chaqueta, su verga olía riquísimo ese olor a mariscos jajaja me encanta ese olor a verga sudada, sus huevos eran gordos y colgaban demasiado así que me dispuse a meterme la a la boca lo más que entraba para disfrutar al máximo su sabor y su tamaño, y por fin veía plasmada esas imágenes de las revistas pero en la vida real ya estaba disfrutando de quien fuera mi primer verga de hombre a mis 7 años, por más que intentaba meter más de esa verga con trabajos entraba la cabeza y un poco de su tronco, el tío moría de exitscion viendo esa escena, pasó un rato hasta que mi quijada se estaba entumecido fue cuando le dije que ya me había cansando, el tío se levantó Tío. Nmms que rico se siente ahora te voy a enseñar algo Me puso en 4 sobre su cama y el se inco en el suelo para quedar su cara a la altura de mi culo el cual fue descubierto poco a poco por el mototaxista Tío. Que rico culo tienes perrita, hoy vas a disfrutar de tu primer macho Yo estaba bien pinché caliente y de repente siento como hunde su lengua en la entrada de mi culo, fue cuando sentir la exitacion al máximo, sentir como trataba de entrar en mi culo esa lengu, sentir como disfrutaba y como deboraba con desesperación mi culito, comenzó a masajear la entrada de mi culo Tío. Te voy a clavar mis dedos en ese culo para después ensartarte mi vergs y no lastimarte mucho. Comenzó con el primer dedo donde sentí una incomodidad y dolor al inicio Tío. Que rica perrita, se siente como aprietas mi dedo hay te va el segundo El segundo dedo me dolió mucho pero sabía que tenía que aguantar para disfrutar de esa enorme verga, ya estando dentro dos dedos comenzó a abrirlos en forma de tijeras para abrir mi culo virgen Tío. Estas lista perrita Yo. Para que? Tío para que tr meta la verga solo no vallas a llorar fuerte, te va a dormir pero después se te pasa y te gustará El tío tomó sus calcetines usados y los hizo bonita colocándole en mi boca Tío. Si quieres gritar te metes mis calcetines y los muerdes pero de aquí te vas con el culo rojo y escurriendo de leche como la morra de hace rato Yo recordé el culo abierto de una niña de 10 años y le dije que me lo dejara así de abierto En un momento siento que con un dedo me coloca algo grasoso en el culo al verlo note que era vaselina, de igual manera coloco la cabeza de su verga que también escurría en precum y así comenzó a hacer presión poco a poco abriendo aún más mi culo ya dilatado, siendo honestos sentía como se iba abriendo poco a poco y como me iba desgarrando esa verga gorda, mientras el tío su meta era meterla toda ya que me tenía bien sujeto de la cintura, así que a pesar de mi suplicaba de parar era denegada mi solicitud en ese punto no disfrutaba solo sentía dolor hasta que entró el último centímetro, el tío a ver que toda su verga estaba dentro, jalo mi mano derecha para palpar que sus huevos estaban pegados a mi culo, pude sentir mi ano estirado completamente abrazando esa verga de mi rokero mototaxista alias el tío Pasado un rato y que recobre el aliento ya con un fierro bien clavado en mi culo se dispuso a acomodarme para acoplarse bien para follarme el me acomodo bien quedando en 4 sobre la cama y el subió la pierna derecha colocándole casi a la altura de mi cara donde pude seguir besando y oliendo esos pies, y fue cuando comenzó el mete y saca de sus embestidas suaves al inicio y sacándome uno que otro gemido de placer hasta que poco a poco mi ano se fue acoplando al tamaño de esa verga, fue cuando me dio con todo y huevos solo se escuchaba el choqueteo de esos huevos con mi culo por ratos saca su verga completamente y volvía a ensartarla mis gemidos se volvieron más fuertes con forme el ritmo de sus embestidas así paso como 20 minutos hasta que sentí como palpitaba su verga u sentir como me llenaba de leche después de un rato se lo plácido de su verga se safo y sentía un espacio y un bacio enorme en mi culo, el tío agarro un espejo u me mostró como quedó abierto mi culo Esa noche me cogio 4 veces contando la de la mañana antes de que me llevara a mi casa, fue una noche exitante y llena de placer, así fue mi primera vez aprendiendo de sexo y a la vez entrgandome a uno de los vatos que me gustaba, desde ese punto el tío era más detallista con migo, siempre que me veía me saludaba y por eso se repitió en varias ocasiones hasta que nos cacho el patas pero esa es otra historia. Pues espero les haya gustado y sigan disfrutando de mis experiencias Saludos lectores de jezz1705

Autor: JEZZ1705 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El pequeño diario 1

2022-06-29


Una pequeña serie de historias relatando como iniciaron mis contactos sexuales con adultos . recuerdo tener entre 5 o 6 años realmente las primeras experiencias se hacen un poco borrosas pero no por eso deja de ser muy caliente recordar de ahora de adulto lo poco que recuerdo… en esa época mi mama me había dejado por que mi papa era un hombre muy agresivo, cuando se enojaba joder si que daba miedo como todo chamo iba a la escuela en la mañana… pero estaba en esa epoca donde no me gustaba ir a la escuela asi que aprovechando que me iba solo me escondia entre un campo con ramas altas esperando que mi papa se fuera de la casa… una mañana de lo mas normal como siempre me fui a la escuela y cuando regrese para esconderme en el campo y ver cuando mi papa saliera vi como al rato llega un amigo de su trabajo lo conozco por que habia compartido en reuniones con el, asi que me quedo escondido pensando que se irian en un momento.. peor pasa el tiempo y no se van… y no se por que pero algo me incitaba a entrar en casa que mi papa no saliera a trabajar era algo muy extraño, fuera de su mal y horrible temperamento era un hombre muy responsable.. mi papa era moreno claro, no muy alto 1, 76 de altura velludo pero no mucho, en fin un tipo que llama la atencion, su amigo era igual solo que mas blanco y mucho mas peludo. como siempre tenia mi propia llave entre con mucho cuidado a la casa, mi casa esta dividida en dos, la primera parte, el frente que esta recubierto con rejas y luego la casa como tal, cuando pase por las rejas, pensé que si abria la puerta se Darian cuenta es que les digo desde este momento yo ya sabia que algo no me cuadraba era como un presentimiento. en mi casa hay un ventanal con cortinas que deba del jardin delantero de la casa a la sala, pero estaba tinturado para poder ver hacia dentro tenias que pegar la cara al vidrio con el corazon a mil y levantándome sobre un pequeño banco pude lllegar un poco al ventanal y lo que vi hasta este momento me para la verga full el amigo de mi papa estaba acostado en un mueble de cuero con las piernas detras de su cabeza y mi papa le estaba dando la mamada de culo de su vida, ver como ese culo peludo y rosado era atacado por los oscuros dedos de mi papa y su lengua me dejo sorprendido el amigo de mi papa gemia se podia escuchar un poco.. pero lo que mas me sorprendio fue ver la verga de mi papa no era larga pero coño que era como una lata de coca cola rollo e guevo tenia ese hombre le dio una cachetada a su amigo y pude escuchar cuando le dijo que espero que llores sabes que me gusta cuando pujas con el culo. le escupio en la boca del culo y sin espera pude ver como le metio todo el guevo su amigo timbro las piernas y grito de dolor pero en la cara de mi papa solo habia un diabolico placer podia ver como estaba destrozandole el culo a su amigo mientras este gritaba y maullaba como cuando se cojen a una gata era algo sorprendente esta lelo viendo ese momento la cabecita de mi pene estaba como cosquillando pero todo se vino a bajo cuando su amigo volteo a la ventana y me vio a mi, con las piernas empujo a mi papa, le señalo, a la ventana cuando la cara de diablo de mi papa me vio supe que ya estaba muerto… no me podia mover estaba completamente paralizado, solo vi cuando salio con una toalla puesta podia ver su verga todavia parada… y me dijo veo que te gusta lo que vez … pasa ven quiero mostrarte algo…. continuara, espero que les guste escriban a telegram @druida21 esto que les cuento fue mi infancia el inicio de lo que soy hoy espero leer su apoyo

Autor: ELIGOR Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El pequeño diario 1

2022-06-29


Una pequeña serie de historias relatando como iniciaron mis contactos sexuales con adultos . recuerdo tener entre 5 o 6 años realmente las primeras experiencias se hacen un poco borrosas pero no por eso deja de ser muy caliente recordar de ahora de adulto lo poco que recuerdo… en esa época mi mama me había dejado por que mi papa era un hombre muy agresivo, cuando se enojaba joder si que daba miedo como todo chamo iba a la escuela en la mañana… pero estaba en esa epoca donde no me gustaba ir a la escuela asi que aprovechando que me iba solo me escondia entre un campo con ramas altas esperando que mi papa se fuera de la casa… una mañana de lo mas normal como siempre me fui a la escuela y cuando regrese para esconderme en el campo y ver cuando mi papa saliera vi como al rato llega un amigo de su trabajo lo conozco por que habia compartido en reuniones con el, asi que me quedo escondido pensando que se irian en un momento.. peor pasa el tiempo y no se van… y no se por que pero algo me incitaba a entrar en casa que mi papa no saliera a trabajar era algo muy extraño, fuera de su mal y horrible temperamento era un hombre muy responsable.. mi papa era moreno claro, no muy alto 1, 76 de altura velludo pero no mucho, en fin un tipo que llama la atencion, su amigo era igual solo que mas blanco y mucho mas peludo. como siempre tenia mi propia llave entre con mucho cuidado a la casa, mi casa esta dividida en dos, la primera parte, el frente que esta recubierto con rejas y luego la casa como tal, cuando pase por las rejas, pensé que si abria la puerta se Darian cuenta es que les digo desde este momento yo ya sabia que algo no me cuadraba era como un presentimiento. en mi casa hay un ventanal con cortinas que deba del jardin delantero de la casa a la sala, pero estaba tinturado para poder ver hacia dentro tenias que pegar la cara al vidrio con el corazon a mil y levantándome sobre un pequeño banco pude lllegar un poco al ventanal y lo que vi hasta este momento me para la verga full el amigo de mi papa estaba acostado en un mueble de cuero con las piernas detras de su cabeza y mi papa le estaba dando la mamada de culo de su vida, ver como ese culo peludo y rosado era atacado por los oscuros dedos de mi papa y su lengua me dejo sorprendido el amigo de mi papa gemia se podia escuchar un poco.. pero lo que mas me sorprendio fue ver la verga de mi papa no era larga pero coño que era como una lata de coca cola rollo e guevo tenia ese hombre le dio una cachetada a su amigo y pude escuchar cuando le dijo que espero que llores sabes que me gusta cuando pujas con el culo. le escupio en la boca del culo y sin espera pude ver como le metio todo el guevo su amigo timbro las piernas y grito de dolor pero en la cara de mi papa solo habia un diabolico placer podia ver como estaba destrozandole el culo a su amigo mientras este gritaba y maullaba como cuando se cojen a una gata era algo sorprendente esta lelo viendo ese momento la cabecita de mi pene estaba como cosquillando pero todo se vino a bajo cuando su amigo volteo a la ventana y me vio a mi, con las piernas empujo a mi papa, le señalo, a la ventana cuando la cara de diablo de mi papa me vio supe que ya estaba muerto… no me podia mover estaba completamente paralizado, solo vi cuando salio con una toalla puesta podia ver su verga todavia parada… y me dijo veo que te gusta lo que vez … pasa ven quiero mostrarte algo…. continuara, espero que les guste escriban a telegram @druida21 esto que les cuento fue mi infancia el inicio de lo que soy hoy espero leer su apoyo

Autor: ELIGOR Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Primero me desvirgó, luego fui su putita

2022-06-29


Al escuchar la conversación que tenía con la otra persona, me vino al recuerdo el incidente de hacía unos días, y me imaginé que del chavalito que hablaba era de mí. De repente me subió una cosa por todo el cuerpo, que me hizo poner nervioso y excitado a la vez.. Este relato es la historia que vivió Miguel García, un lector de mis relatos, el cual me escribió pidiendo si podía escribir sus recuerdos de cuando fue desvirgado, a sus recién cumplidos 20 añitos. Fue en Alicante donde estaba realizando el servicio militar, y fue su capitán quien lo desvirgó Me encontraba realizando el servicio militar en Alicante, de aquellas contaba con 20 años, era bastante tímido. Cuando llegué al destino, me incorporé a una compañía de mantenimiento, en la cual estaba al mando un capitán. Allí me asignaron al servicio del capitán como chofer y almacén de ropa. Al principio siempre uno está nervioso, pero según van pasando los días, te acostumbras y ves que la cosa es bien sencilla y fácil de llevar. El capitán no parecía mala persona, era un hombre fuerte y robusto, ya algo mayor, pero se veía de buen carácter. Todo comenzó un día que, al entrar a recoger una ropa, entré al cuarto del capitán, justo en el momento que este salía de la ducha, totalmente en pelotas. ¡Dios! Mi vista fue directa a su entrepierna. Quedé paralizado, viendo aquella polla que le colgaba, era grande y sobre todo gorda, y que pelotas, joder aquello me dejó con la boca abierta y sin poder quitar la vista de aquello que le colgaba al capitán. ¿No has visto nunca a un hombre desnudo, o que? Me soltó de sopetón, viendo como yo estaba paralizado con la boca abierta sin quitarle la vista de encima. Sssí sssí, contesté tartamudeando, sin saber que hacer, medio paralizado, con la boca medio abierta, subiéndome los colores a la cara. Pues pareces una niñita asustada. Bueno la verdad es que tienes cuerpo de niñita, con ese culito redondito… Ese día la cosa quedó ahí, pero la verdad es que yo, cada día que pasaba, no podía sacar de la mente la visión de aquella polla grande y gorda, y las enormes pelotas que le colgaban. Yo hasta entonces lo único que había hecho eran mamadas y tocamientos, nunca me habían dado por el culo, todavía era virgen en ese aspecto. Pero aquella visión que no me salía de la cabeza, me excitaba y calentaba, hasta me había pajeado recordando aquella escena. A los pocos días de este incidente con el capitán, lo tuve que llevar en el vehículo oficial, iba hablando por teléfono, y le pude escuchar, más bien creo que hizo que yo le pudiera escuchar, que tenía a su cargo un chavalito jovencito, con un culito redondito y muy pero que muy apetecible, al que deseaba follárselo. Al escuchar la conversación que tenía con la otra persona, me vino al recuerdo el incidente de hacía unos días, y me imaginé que del chavalito que hablaba era de mí. De repente me subió una cosa por todo el cuerpo, que me hizo poner nervioso y excitado a la vez. A la tarde de ese mismo día, fui a recogerlo de un acto oficial. Me ordenó que lo llevara a la habitación de la compañía. Iba algo contentillo, se notaba que había bebido algo de más. Cuando llegamos se empezó a desnudar, pensando yo que se iba a echar a dormir, ya que se le notaba algo contentillo a causa de la bebida, pero al quedarse en calzoncillos, me dio una palmadita en el culo, diciéndome que si me gustaba su polla. ¿Te gusta mi polla eh pájaro? Ya me di cuenta el otro día como la mirabas y como te caía la baba por ella. Yo me quedé paralizado al oír aquello. No sabía que hacer o decir, se notaba lo nervioso que me estaba poniendo. Tranquilo, me dijo, no te asustes. Te gustan los tíos, ¿verdad? Yo sin poder mirarle a la cara, no sabía que decir, solamente me encogí de hombros, y moví la cabeza en señal de afirmación. Se acercó a mí tocándose la polla por encima del calzoncillo, y mirándome a los ojos, me dijo sí quería tocársela. Yo agachando la cabeza y temblándome las piernas, me encogí de hombros, en una clara sumisión. Cogió mi mano llevándola a su paquete, diciéndome que la tocara. No tengas miedo, ponte de rodillas y ve bajándome los calzoncillos. Me puse de rodillas, y fui tirando de los calzoncillos hacia abajo, dejando aquella verga al descubierto. Dios, si la primera vez que se la vi, me pareció enorme, ahora la veía todavía más grande y gorda. Llevé mi mano a aquellos genitales que le colgaban, empezando a palpárselos. Así, así, ahora métela en la boca y mámala, me decía el capitán, llevando sus manos a mi cabeza, empujándola hacia su pelvis. Sumiso y obediente, abrí la boca y empecé a chupar aquella verga. La polla del capitán no estaba más que a media asta, pero poco a poco al ir yo chupándosela, está empezó a crecer y ponerse cada vez más dura. Metía mi lengua por la piel del prepucio, luego de rodear el glande con mi lengua, chupaba aquella cabeza que cada vez era más gorda y colorada, ya apenas me cabía en la boca, pero yo seguía mamando aquel portento de verga, mientras con mi mano iba acariciándole los genitales. El capitán empujaba con sus manos mi cabeza, en un claro intento de meterme toda la polla en la boca, cosa que no me cabía ya que aquello era demasiado grande y sobre todo gorda. Así así, abre esa boquita y trágatela toda. Chúpala bien que luego me vas a dar ese culito tan redondito que tienes. Quiero follarte ese culito de tía que tienes, te lo voy a abrir con mi polla y te lo voy a dejar preñado con mi leche. Yo como buen sumiso y con lo tímido que era, no hacía otra cosa más que abrir la boca, y dejar que el capitán me la follase. En ocasiones me la metía tan a dentro, que me abría en vómitos y me hacía que mis ojos llorasen y las babas cayesen por la comisura de mis labios. Estaba algo nervioso por la situación, pero sabía que allí no iba a venir nadie, la compañía estaba bacía y la habitación del capitán estaba cerrada con llave, cosa que había hecho el capitán, antes de que empezara a chuparle la verga. El cabrón, ya había venido para el cuartel, pensando en lo que iba hacer, y que no era otra cosa que follarme. Después de estarle chupando la polla durante un buen rato, me ordenó que me levantara y que me quitara la ropa. Desnúdate que ahora vamos a follar ese culito de niñita que tienes, me decía pasando las manos por los cachetes de mi culito, que hasta ese día se mantenía virgen. Yo nervioso y excitado, empecé a quitarme la ropa sin decir nada. Estaba muy nervioso ya que sabía que nunca me habían metido nada por el culo, y ver aquella polla enorme y gorda, me hacía temblar y me daba escalofríos, con solo pensar en que aquello me la iban meter por el culo. Mientras yo me iba desvistiendo, el salido del capitán, situado a mi espalda, me iba magreando el culo. Me gusta el culito que tienes, me decía palpando con sus manos los cachetes de mi culo, parece el culito de una niñita, mmm, que ganas de follarlo tengo, pedazo de maricón. Una vez terminé de sacar las botas, comencé a sacarme el pantalón, luego la camisa, y cuando empecé a bajarme el slip, el capitán, pegándose a mi espalda, empezó a morderme la nuca, manteniéndose pegado a mi culo. Dios maricón que culito, así sin nada que lo tape, se ve más apetecible. Te lo voy a follar hasta reventarlo. Vas a ser mi puta particular, voy a hacer de ti, toda una zorrita. Metiéndome mano por todas partes, manteniéndome abrazado por la espalda, fue llevándome hacia la cama. Al llegar junto a esta, agarrando mis pezones con sus dedos, empezó a pellizcarlos y retorcerlos, mientras restregaba su verga y genitales por mi culo, sin dejar de morderme la nuca y susurrarme lo bueno que estaba y las ganas que me tenía. ¡Ufff que bueno estás! Me gusta el culito que tienes pájaro, tan pequeñito y redondito, ufff, me vuelve loco, que ganas tenía de follarte, soñaba con tenerte así, desde que vi la cara que pusiste al verme la verga, sabía que ibas a ser mío. Me tumbó boca abajo en la cama, echándose él encima mía. No paraba de restregarse y morderme la nuca y hombros. Abre las piernas y dame tu culito, que vamos a follarlo hasta reventarlo y dejarte bien preñado. Anda ábrete de piernas y deja que te de por el culo, que se que lo estás deseando, me susurraba mordiéndome la nuca. Yo que cada vez estaba más excitado y caliente, me abrí de piernas, dejando mi culo totalmente expuesto y listo para ser sodomizado por el vergón del capitán. El capitán levantando su pelvis, llevó su mano a mi agujero. Palpó con sus dedos mi esfínter, viendo que este estaba cerrado y prieto. Joder maricón, relájate y deja que se abra tu culito. Llevó su mano a mi boca, ordenándome que le chupara los dedos, cosa que obedecí al momento. Luego llevó de nuevo su mano a mi culo, y palpando mi esfínter con sus dedos, presionó de nuevo, intentando introducirme el dedo en mi interior. Relájate joder, y deja que se abra tu culo. Joder que estás bien cerradito, decía empezando a introducirme uno de sus dedos en mi virgen ano. Sacó el dedo y noté como escupía en su mano, llevándola de nuevo a mi virgen hoyito, e introducía de nuevo el dedo en él. Yo allí tumbado, cada vez más excitado y caliente, notaba como aquel dedo se iba introduciendo en mí, abriendo una y otra vez mi culito. Estaba nervioso, pero aquello me excitaba y deseaba que me follara el salido del capitán, desvirgándome el culito. Deseaba entregarle mi virginidad y que me hiciera suyo, quería ser su putita y que me preñara. Ya había conseguido meterme un dedo y que mi esfínter se fuese relajando, pero todavía notaba muy apretado mi virgen hoyito, no conseguía meterme un segundo dedo. Joder maricón, pareces virgen, ¿te han follado alguna vez? Me preguntó. No, le contesté, nunca me la metieron, le dije todo avergonzado, empezando a enrojecerme la cara. Joder, ¿Por qué no me avisaste que eras virgen? Me dijo levantándose. Ponte a 4 patas, me ordenó. Pues hoy vamos a desvirgarte, dijo dándome una cachetada en el culo mientras yo me colocaba a 4 patas sobre la cama. Espera que vamos a buscar una crema para lubricar un poco este culito, y luego desvirgarlo bien desvirgado, volvió a decirme dándome otra cachetada, haciéndome enrojecer y avergonzar todavía más. Vi como entraba al baño, saliendo al momento con un tubo de crema en sus manos. Se colocó justo detrás mía, abría el tubo de crema, echaba algo en su mano, llevándola luego a mi culo y empezaba a untarme con ella. Metió uno de sus dedos en mi hoyito haciendo que mi esfínter se abriera, notando cómo iba metiendo su dedo e iba esparciendo aquella crema por todo mi conducto anal. Ahora sí, ahora ya había conseguido meterme 2 de sus gruesos dedos en mi culo, y mi esfínter ya no ponía tanta resistencia. Después de un buen rato metiéndome 2 de sus dedos en mi culo, me dijo: Bueno putita, ahora ya estás preparado, ya te hemos lubricado bien este culito, dijo volviendo a darme 2 cachetadas en el culo, ya estás bien lubricado para ser desvirgado. Observé como llevaba su mano a aquella verga que me iba a sodomizar por primera vez en mi vida, y la embadurnaba con la misma crema con la que me había lubricado el culo. Se colocó de pie justo detrás mía, tiraba de mis caderas hacia él, notando como su polla y genitales se pegaban a mi culito. Su polla tiesa y dura, la arrimó a mi culo quedando, mirando para arriba justo en medio de mi canal, y como sus genitales se pegaban a la entrada de mi ano. Se colocó bien centrado y pegado a mí, llevó su mano derecha a mi polla y agarrándola empezó a acariciarla, viendo lo dura y empalmado que yo estaba. Estás caliente y bien salido, ¿eh? Decía acariciándome la polla y genitales. Volvió a darme unas palmadas a mi culito, diciéndome que me relajara. Colocó la punta de su polla en la entrada de mi ano, y mientras me sujetaba con sus manos por mis caderas, iba empujando su verga en el interior de mi cuerpo. Poco a poco aquella verga se iba introduciendo en mí, haciendo que mi esfínter se fuese abriendo y dejando paso a la enorme polla que me empezaba a desvirgar. Yo nervioso, notaba como mi virgen esfínter se iba abriendo, dejando paso a aquel intruso que poco a poco se iba colando dentro mía. ¡Ohhh! Grité al notar como el grueso y colorado glande, había traspasado mi esfínter, dándome un agudo pinchazo. Tranquila putita, tranquila, soltó el capitán dándome unas palmadas en el culo. Relájate que lo peor ya ha entrado. Y sin terminar de decir esto, tirando de mis caderas hacia él, terminó por meterme toda su verga en mi culo. ¡Ohhh! ¡ooohhh ohhh! Grité al notar como me ensartaba aquella verga en su totalidad, abriéndome el culo. Notaba sus pelotas pegadas a mi ano, y como un sudor frío recorría por todo mi cuerpo. Ya putita, ya está toda dentro, ya te he desvirgado. Ahora vamos a esperar a que tu culito se acostumbre a mi polla, y te deje de doler, ya verás cómo te pasa y luego como me vas a pedir más. Yo notaba como mi culo estaba totalmente abierto, me sentía empalado. Había sido invadido por aquella polla que me había abierto el culo, llevándose mi virginidad. Sentía las enormes bolas del capitán pegadas en la entrada de mi ano, y sus bellos púbicos rozándome los cachetes de mi culo. Después de unos segundos en los que me estuvo acariciando con sus manos, manteniéndome sujetado por las caderas ensartado en su polla, como si fuese un pincho moruno. Recostándose sobre mi espalda, igual que el caballo cuando monta a la yegua, apoyó su cabeza sobre ella, y a la vez que me lamía y mordisqueaba, llevó sus manos a mis pezones empezando a retorcerlos y pellizcarlos, susurrándome lo bueno que estaba y lo calentito que se sentía dentro de mi culito. Mientras me iba retorciendo los pezones, dio un impulso a su pelvis, clavándome más su polla en mis entrañas. ¡Ohhh! Grité al notar como su verga se movía clavándose más dentro mía. Calla, no grites que ya verás como pronto te va a gustar. Ya veras como luego lloras por tenerla dentro. Ahora ya te he desvirgado, y vas a ser mi puta. Vas a ser toda una zorrita, vas a ser mi zorrita favorita. Volvió a dar otra envestida a su pelvis, a la vez que llevaba sus manos por mi pecho sujetándome por los hombros. ¡Ohhh! ¡ooohhh ohhh! Volví a gritar, notando como el capitán empezaba a mover su pelvis, deslizando su polla por mi interior. Así, así, aguanta que ahora viene lo mejor, me decía empezando a taladrarme el culo. Yo me sujetaba apretando mis manos a las sábanas de la cama, sufriendo las envestidas que el capitán me estaba dando. Gemía y lloraba notando como me daban por el culo por primera vez en mi vida. ¡Ohhh! ¡ohhh! ¡ohhh! ¡ooohhh ohhh! Gimoteaba en un lamento constante, notando como aquella verga entraba y salía de mi culo, haciéndome suyo el capitán. Cada vez el capitán iba más rápido, y las envestidas eran más fuertes y profundas. Con sus manos me iba acariciando la espalda, mientras no paraba de hablarme, sin dejar de culearme. Así maricón, así, ves como ahora ya no te duele. Ahora lloras de gusto, ¿eh pájaro? ¡Ahhh que culito más rico! Dios que gusto da follarte. Me gusta el culito que tienes, pequeñito y redondito, y lo estrechito que se siente, ¡ahhh que gusto! ¡ahhh que gusto! Decía el capitán dándome por el culo en su cuarto, a 4 patas sobre su cama. Yo sudaba y me sujetaba a las sábanas, apretando fuertemente mis manos. Ya hacía un buen rato que estaba disfrutando de aquella follada donde me acababan de desvirgar, y cada vez que la polla del capitán introducía su polla en lo más hondo, un calambrazo recorría mi cuerpo, haciéndome retorcer de gusto, al notar como su polla tocaba ese punto de mis entrañas. Ya después de estar un buen rato siendo follado, el capitán empezó a moverse más rápido y mover mis caderas fuertemente con sus manos, haciendo que su pelvis golpeara los cachetes de mi culo, en un ritmo constante, pudiéndose escuchar el golpeteo que daba al chocar con mi culo, plof plof plof, plof plof plof. Las piernas me temblaban, al igual que los brazos, teniendo que apoyar la cabeza y parte del pecho sobre la cama, mientras el capitán seguía desvirgando hasta ese día mi virgen culito. Mientras aguantaba la follada que me estaba dando el capitán, con la cabeza y parte del pecho apoyado sobre la cama, miraba como mi cuerpo temblando a causa del gusto que estaba sintiendo, se bamboleaba con cada envestida que el capitán me daba, cada vez que me ensartaba la polla en el culo. Veía como sus bolas chocaban una y otra vez en la entrada de mi ano, su gorda polla entraba y desaparecía, engullida por mi culo. Dios aquella visión de la polla del capitán entrando y una y otra vez en mi cuerpo, desvirgándome el culo, me excitaba y ponía aún más caliente de lo que ya estaba. Veía mi polla tiesa y dura como rezumaba gotas de semen por la punta, pringando toda ella, se bamboleaba al ritmo de la follada que me estaba dando el capitán. Necesitaba llevar mi mano a ella, y empezar a menearla hasta correrme, aliviando así aquella tortura que tanto placer me estaba haciendo sentir la follada que me estaba dando el capitán. De pronto noté como el capitán empezaba a gruñir, clavándome sus dedos en mis caderas, y gritaba que se venía. Me vengo, me vengo, ya me vengo, ¡ohhh que gusto!¡ohhh que gusto! ¡ooohhh que gusto! Gritaba empezando a eyacular dentro de mi culo, descargando todo el esperma que sus pelotas contenían. Noté como la cabeza de su polla se hinchaba dentro de mi culo, empezando a escupir el semen con el que iba regando mis entrañas, dejando preñado mi virgen culito con su semilla. Cuando el capitán terminó de eyacular dentro mía, recostándose sobre mi espalda, llevó su mano a mis genitales, empezando a acariciarlos, mientras mantenía su polla dentro de mi recién desvirgado culo. ¡Oh que gusto! Decía el capitán, acariciando mis genitales con su mano. ¡Que culito, dios! Decía lamiendo y mordisqueando mi espalda, mientras iba acariciando mis genitales con su mano. Luego agarró mi polla con su mano, y nada más empezar a menearla, empecé a convulsionarme, empezando a soltar todo el semen que contenían mis genitales. ¡Ohhh! Me corro, me corro, gritaba derramando todo el semen sobre la cama donde terminaba de ser desvirgado por el capitán. Extasiado y sudando, caí tumbado sobre la cama, mientras la polla del capitán iba saliendo de mi desvirgado culito. Después de unos minutos en los que fuimos recuperando la respiración, allí tumbados sobre la cama, nos levantamos. Primero lo hizo el capitán, luego lo hice yo, ordenándome el capitán que ordenase y limpiara la cama un poco, mientras él se metía en el baño a limpiarse. Una vez salió el capitán del baño, me dijo que entrara y me limpiara un poco. Entré en el baño y después de limpiarme un poco, salí, recogí mi ropa, empezando a vestirme. Una vez vestido, sin saber que hacer o decir, miré para el capitán, a ver si me ordenaba algo, o me podía marchar. Miró para mí desde la cama donde estaba tumbado, diciéndome que me podía marchar. Antes de que me marchara, me dio las órdenes para el día siguiente, a que hora quería que lo llamara, y mientras me iba dando las órdenes para el día siguiente, se levantó de la cama, llevó su mano a mi culo dándole unas palmadas, me dijo: Y ya sabes este culito desde hoy lo quiero solo para mí, así que quiero que lo tengas siempre listo. Desde hoy además de mi chofer y asistente, vas a ser mi putita personal. Y eso fui, fui su putita durante todo el servicio militar. Prácticamente me follaba todos los días, cuando no lo hacía en el cuartel, me follaba en su casa, cuando yo salía de paseo por Alicante. Era su puta personal, además de follarme él, me follaron varios de sus amigos, en los que me llevó a realizar tríos con ellos. Siempre me folló a pelo, decía que el estaba sano y que quería dejar su leche en mi culito. Al principio lo pasaba algo mal, ya que era y soy bastante estrecho, y la polla del capitán era bastante gorda, además de tener un buen tamaño, hasta que de tanto darme por el culo, llegué a acostumbrarme a su polla. Hoy recuerdo con satisfacción aquellos días de mi servicio militar, donde me desvirgó el capitán a mis recién cumplidos 20 añitos. Este relato es la historia que vivió Miguel García, uno de los lectores de mis relatos, el cual me escribió diciendo que le gustaba como escribía los relatos, y pidiendo si podía escribir sus recuerdos de cuando fue desvirgado. Espero que les haya gustado, y además de excitarlos, los haya dejado bien calientes, como me ha dejado a mí, escribir esta bonita historia que vivió Miguel García a sus recién cumplidos 20 añitos. Podéis contactarme o escribir a: [email protected] O podéis buscarme en Twitter por: @danisampedro91

Autor: DANISAMPEDRO91 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Mi primer trío

2022-06-21


La historia de tres chicos que empezaron bromeando en las duchas de la piscina. Hola, soy José y este es mi tercer relato 100% real. Todos los relatos que he publicado y los que seguiré publicando serán experiencias que he vivido a lo largo de mi vida y que me da mucho morbo compartir con ustedes. Para cuando ocurrió lo que les voy a contar aquí ya habían pasado los acontecimientos de mis primeros dos relatos, y aunque había estado con mi primo un par de veces, yo decidí que sólo estaba probando y experimentando, y en realidad me consideraba heterosexual. Yo practicaba natación desde que tenía 10, y en el momento en que ocurrió esto yo ya tenía 12 y entrenaba con otros chicos y chicas menores y mayores que yo. Los baños obviamente eran separados, uno para chicos y otro para chicas. Conmigo entrenaba un chico llamado Luis, era menor que yo, tal vez tenía 10, y siempre fue muy extrovertido e hiperactivo. Cuando íbamos a las duchas a mí siempre me avergonzaba desnudarme enfrente de todos los demás chicos para ducharme, así que casi siempre esperaba a que todos terminaran y se fueran para ducharme tranquilo, aunque a veces no se iban todos sino que quedaban dos o tres, pero igualmente me sentía más cómodo duchandome frente a dos personas que hacerlo frente a 10. Luis era todo lo contrario, ya que desde que entrabamos a las duchas él se desnudaba por completo y no le daba vergüenza que todos lo viéramos desnudo. Él era aún pequeño, piel blanca y cuerpo atlético, totalmente lampiño y un pene promedio para su edad. Un día terminamos de entrenar y fuimos todos a las duchas. De nuevo esperé a que se fuera la gran mayoría y Luis estuvo desnudo todo ese rato. Se fueron casi todos y quedamos Luis, yo, y otro chico de mi edad llamado Kevin. Kevin y Luis estaban charlando mientras yo aún esperaba que al menos uno de los dos se fuera para ducharme. En eso Luis se me acerca y me dice: «¿Por qué no te has cambiado?» a lo que yo le respondí: «Estoy esperando que se vayan para ducharme». – ¿Por qué? ¿Te da pena? – me preguntó Luis, que les recuerdo que estaba completamente desnudo. – Sí, la verdad me da un poco de pena que me vean desnudo – le expliqué a Luis. – ¿Por qué? Somos todos hombres – me contestó. – Sí, lo sé… – dije, y no pude evitar bajar la vista a su pene. Me sorprendió mucho ver que estaba erecto, no entendía bien por qué ya que el único que estaba desnudo era él, Kevin y yo aún teníamos nuestro traje de baño. Cuando ví su erección le dije: «Pero parece que a ti te gusta que seamos puros hombres». Kevin empezó a reír y Luis dijo: «Yo no soy gay, más gay eres tú que me estás viendo el pene». Se notaba un poco ofendido, pero tenía razón, yo tenía ganas de chupar ese pene, así que le contesté como si estuviera bromeando y en tono afeminado: «Yo sí soy, me encanta» y empecé a reírme. Kevin y Luis también se reían por mi comentario pero Luis dijo: «A ver, si eres gay chupalo» y se subió a un mesón que estaba pegado a la pared enfrente de las duchas, normalmente lo usábamos para colocar nuestros morrales mientras nos duchabamos pero al estar sólo nosotros tres este mesón estaba casi vacío. Me reí y le pregunté: «¿En serio?» – Claro, si de verdad eres gay entonces chupalo – dijo Luis entre risas, se notaba que también lo decía en broma, creo que tanto él como Kevin no esperaban que lo hiciera. Miré el pene de Luis enfrente de mí y luego a Kevin, me quedé congelado unos segundos y luego dije: «Bueno pero que Kevin vigile que no venga nadie». Kevin se puso en la puerta del baño aún entre risas pensando que no lo iba a hacer, pero agarré el pene de Luis y lo empecé a chupar. Pude ver la cara de asombrado de Kevin, no podía creer que realmente se lo estaba chupando a Luis. En un momento subí la vista para ver a Luis y estaba con la boca abierta totalmente sorprendido de que se lo estuviera chupando, y eso me calentó mucho así que seguí haciéndolo. Lo metía completo en mi boca, jugaba con él con mi lengua y luego lo sacaba de mi boca otra vez, mi cabeza iba de atrás hacia adelante repetidas veces, yo de verdad estaba disfrutando haciéndole esa mamada. Luego de un rato Luis dijo: «No pensaba que lo fueras a hacer de verdad», paré un momento y dije: «Lo sé», y lo volví a meter en mi boca y seguí chupando. Voltee a mirar a Kevin y estaba viendo el espectáculo aún asombrado, así que le pregunté: «¿Tú también quieres?» pero negó con la cabeza. En eso Luis le dijo: «Ven acá, lo mama muy rico». Kevin dudó un poco pero se acercó y también se montó en el mesón y se colocó al lado de Luis. Yo dejé el pene de Luis y bajé el traje de baño de Kevin, su pene aún estaba semi duro pero me apetecía. Le dije a Luis: «¿A mí nadie me lo va a chupar?», y sin mediar palabras Luis bajó y se arrodilló a mis pies, bajó mi traje de baño y salió mi pene que estaba duro como roca, pero al parecer Luis no estaba del todo seguro si le gustaría así que se limitó únicamente a pasar su lengua por el glande y el tronco de mi pene. Yo me metí completamente el pene de Kevin en la boca y empecé el mismo procedimiento que hice con Luis: lo metía completo en mi boca, jugaba con él con mi lengua y luego lo sacaba otra vez, lo chupaba con mucho entusiasmo, no dejaba de mover mi cabeza de atrás hacia adelante. Así estuvimos varios minutos hasta que Kevin dijo: «Oigan, ya tenemos mucho rato, se hace tarde y van a sospechar y va a entrar alguien a buscarnos» y tenía razón, teníamos aproximadamente 30 minutos desde que entramos a las duchas, así que paramos y nos vestimos y salimos de los baños como si nada hubiese pasado. Esa experiencia nunca se repitió, y los tres actuamos como si nada. Al sol de hoy no sé nada de ellos.

Autor: CHICOSINTABUES Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Historias de amor prohibido; Nenes.com (8 años) y (más de 40)

2022-06-21


Gilberto se fue rápido a su habitación, aunque su abuela noto una pequeña gota escurriendo por su short y una mancha en la cola de su nieto, por suerte lo notó su senil abuela y no uno de sus padres.. El uso de dispositivos electrónicos con acceso a internet es algo que día con día es algo más necesario por lo que en todas las casas hay al menos uno y tal vez más, ahora es muy común niños cada vez más pequeños con celular o computadora. Precisamente de esos niños era Gilbertito de 8 años, un pequeño que tenía sus propios aparatos electrónicos y es un navegante regular de internet. Gilbertito solía pasar el rato en grupos de Facebook y WhatsApp sobre los videojuegos que le gustaban, en gameplays o en los videojuegos. Al menos así era hasta que un día explorando una página de foros a la que había llegado por «Clash royal» encontró un foro que decía «Gay xxx» Gilbertito había escuchado que gay, en palabras de su padre «eran los hombres que besaban a otros hombres» y dado a que a él siempre le daba cierta curiosidad entró al Foro. Al entrar se topó con una gran cantidad de mensajes que no entendía «pasen videos» «pasen contacto» «quién para mamar» «busco novio» «quien para chat hot» Gilbertito no sabía si preguntar, pero abrió un archivo de video que había en el chat, al abrirlo eran dos chicos besándose apasionadamente mientras se manoseaba el cuerpo, Gilbertito comenzó a sentir una extraña sensación de calor en su pelvis, cara y abdomen, su respiración se volvió pesada y su corazón se aceleró, los chicos se comenzaron a quitar la ropa y Gilberto aún sin comprender no podía dejar de ver. De pronto uno de los chicos se arrodilló y le comenzó a chupar el pene al otro, al ver esto el pene de Gilberto se puso duró, después el chico se puso en cuatro una vez que lo dejaron bien dilatado lo penetró el otro muchacho con su pene haciendo gemir al chico, mientras se masturbaba, Gilbertito sin perder detalle imitó al chico frotando su pequeño pene hasta que un pequeño chorro de orina salió, el pequeño se apresuró a limpiarlo. Esa noche el pequeño bebé despertó algo en el que nunca antes había sentido, pero que de alguna manera sabía que siempre estuvo ahí. La primera noche su sueño fue diferente, sus pequeños sueños sobre jugar, volar y corretear se convirtieron en imágenes de el participando en aquel video que había visto, haciendo todas esas posiciones mientras era penetrado por ese chico de apariencia delgada y figura marcada. Apenas se levantó se metió a internet, abrió la página del foro, no había nadie conectado, así que comenzó a revisar los mensajes, abría un vídeo tras otro, le encantaba ver cómo los pasivos recibían al activo en sus traseros. Por la tarde Gilberto se metió a bañar tal cual su un poco senil abuela lo había indicado, mientras tallaba su lindo cuerpo notó que le encantaba sentir caricias por todas partes. Recorría su pecho, acariciaba sus manos, tallaba su pene, por último llegó a sus nalguitas morenas y bien paradas, acercaba sus dedos al pequeño botón rosado que era su virginal ano, acariciaba con sus dedos introduciendo la puntilla, un escalofrío recorrió su cuerpo, poco a poco metía más sus dedos, después de un rato tomó el cepillo de dientes que tenía en su baño, lo metía y sacaba, mientras pegaba su cuerpo a la pared, sudaba aún cuando el agua era helada, pero su abuela interrumpió el trance llamándolo para comer, por lo que Gilberto se enjuagó rápido, se cambió y salió a comer. Terminando de comer se dirigió a la computadora, está vez había alguien conectado, el usuario era «Shotalove02» -Hola Shotalove02, que hay?- -hola Clashgame, parece que estamos en la misma zona?- -jajajaja, parece que si- -¿Tienes ganas de verga?- -siiiiii, si quiero- aunque Gilberto sólo había explorado su ano una vez, sabía que sus manos no serían suficiente, necesitaba de un macho real, Shotalove02 vió la oportunidad y le mando una foto-pene al privado, una linda verga morena Clara de unos 18cm y un buen grosor, algo peluda y levemente curva a la derecha, con unos huevos gordos bien llenos de rica leche. -¿te gusta Clash?- -siiiiii, se ve rica? -te la puedo meter?- -si, metemela atrás – -¿Que edad tienes, lindo?- -tu primero dime – -Tengo 43 años- – eres mayor, ¿si tienes ganas de metermela?- -depende, ¿Que edad tienes?- -es que si te digo ya no me la vas a querer meter- -¿por que?¿Que edad tienes?- -tengo 8 años – -uy!!! Si eres pequeño – -ya no me la vas a meter verdad?- -ufff, es que si eres muy pequeño y es muy arriesgado – -te prometo que no le diré a nadie- -seguro que quieres que te la metan?- -siiiiii, por favor métela en mi- -esta bien, pero como le hacemos?- -voy a tu casa después de la escuela y ya ahí lo hacemos, me voy caminando solo a casa- -mmmm, y ¿nadie te espera en casa?- -no, mi abuela me cuida, pero siempre llegó tarde y no se da cuenta por qué siempre olvida que hora es- -bueno, está bien pero asegúrate que nadie te siga, mandame una foto de tu culito, para jalarmela un rato- Gilberto tomó su ropa de fútbol y se colocó en el espejo con los shorts en la rodilla y enseñando sus nalguitas. – ¿Las quieres?- -ufff, que ricas nalgas, ya te quiero tronar el chiquito mañana, te mando mi dirección para que llegues- -si mi amor, mañana llegaré a tu casa en cuanto salga de clases – -te espero bebe, bye- -nos vemos- Desde esta conversación el corazón de Gilberto parecía querer salir de su pecho con cada hora que pasaba. Esa noche apenas pudo pegar pestañas pues solo esperaba ansioso a que la hora llegará. Apenas eran las 5:00 am y Gilbertito ya estaba de pie alistando sus cosas, pensó que sería buena idea presentarse con su ropa del fútbol , por lo que metió su uniforme en la mochila, mientras se alistaba escuchó su celular, era un mensaje de shotalove con su dirección, Gilberto guardo su celular apagado en su mochila ya que estaban prohibidos en su primaria, pero por si las dudas anotó la dirección en su libreta, y cuando finalmente llego la hora de ir a la escuela salió feliz rumbo a su destino. El día en la escuela fue muy lento, las últimas horas Gilberto pensó hasta en saltarse las últimas clases, pero a falta de un plan para hacerlo se tuvo que esperar. Finalmente la hora llegó y los niños se amontonaron en la salida, Gilberto se fue al baño para cambiarse de atuendo; se colocó un uniforme de fútbol se montó su mochila al hombro y partió hacia su destino, algunos amigos le hablaban para ir a jugar como era la rutina, pero sin esperarlo Gilberto los rechazó y se fue por un camino diferente al de siempre. caminó algunas cuadras no muy lejos de la escuela y llegó a una casa que cumplía con la descripción que le dio Shotalove, no fue difícil pues el pequeño había aprendido a navegar por toda su zona gracias a las horas de vagancia que pasaba con sus amigos y a veces el solo. Estaba ahí justo enfrente de la puerta y los nervios parecían jugarle una broma, estaba muy desesperado a que llegara esta hora y ahora sentía que no podría, pero un aire de gallardía entró en el y sin volver a pensarlo tocó la puerta, tras unos segundos esta se abrió revelando a un hombre de unos 1.70 de altura, cabello corto casi al rape, moreno claro, cuerpo esbelto pero de complexión ancha una barba rasurada hace un par de días daba forma a su cara redonda, – ¿Eres el chico del foro?- -si, ¿tu eres shotalove69?- – si, *se asoma hacia la calle viendo que no hay nadie* pasa bebe- El nene entró a aquella casa de ingreso medio, no más grande que la suya, dejó su mochila junto a la entrada y en eso aquel hombre cerró la puerta , se puso en rodillas jaló al niño hacia el y le planto un beso en su boca, Gilberto fue tomado por sorpresa, pero no se resistió y correspondió a aquel acto y a los toqueteos por todo su cuerpo, se sentía tan bien estar rodeado por los brazos de aquel hombre que era mayor incluso que su papá, aquel hombre lo levantó en brazos y lo llevo a un sofá donde lo sentó en sus piernas. -Bien, estamos solos, ¿estás seguro de esto aun?- -Estoy algo nervioso por que será mi primera vez , pero lo deseo mas que cualquier cosa en estos momentos- -Eres muy valiente, me agrada, ¿Nadie sabe que estas conmigo?- -No, mis padres trabajan hasta tarde por la noche y mi abuela no se da cuenta cuando llego tarde a casa, siempre me salto la comida, tenemos toda la tarde- -¿por que no se da cuenta?- -Es demasiado anciana y tiene problemas de memoria- -entonces si no hay problema, ¿que te parece si comenzamos?- -Está bien- dijo Gilberto esbozando un suspiro para dispersar sus nervios. Aquel hombre tomó al pequeño por la cintura y lo acercó más, comenzó besando el cuello del pequeño el cual podía sentir su sangre correr a sus genitales debido a la excitación que le ocasiona el aliento de ese hombre en su cuerpo y sus grandes manos recorriendo su cuerpo por debajo de su holgado uniforme deportivo, la forma en que metía mano en su trasero, acariciaba su cabello o punteaba con sus dedos su ano le hacía sentir sensaciones que nunca había experimentado con nadie más. El aliento de ambos se tornaba cada vez más cálido con el pasar de los segundos y Gilberto estaba seguro que no había lugar que aquel hombre no hubiera recorrido con su lengua en su boca, el pequeño podía sentir como shotalove hacía movimientos de cadera restregando su erecto miembro en sus nalgas. -¿Quieres conocer mi cuarto?- dijo shotalove entre un intervalo entre besar el cuello y la boca del pequeño. -sí, llévame a conocer tu cama- respondió Gilberto, esta vez tomando la iniciativa reclamando la boca de su hombre como suya. Aquel hombre que doblaba su altura lo levantó en brazos y sin despegar la boca de sus labios lo llevó atravesando los corredores y las escaleras de su casa chocando de vez en tanto con algún muro, pero nada detendría esta unión prohibida ni el halo de erotismo que la rodeaba, llegaron al final del corredor de un segundo piso atravesando aquella puerta había una habitación evidentemente compartida con una pareja, pero lo único que llamó la atención de Gilberto fue la cama con sábanas de Clash royal. El pequeño corrió a la cama y se recostó sobre ella viendo directamente a su hombre. – ¿Te gustan?- -Si, me hacen sentir como en casa, no esperaba que tuvieras unas así- – son de mi hijo, lo difícil fue convencer a mi pareja para ponerlas- -¿Tienes Novia e hijo?- -Es novio de hecho, y si – ¿Entonces yo seré tu amante?- -Eres más que eso, eres lo primero que puedo probar que de verdad me gusta, eres mi pequeño pecado, el vicio que por fin podré saciar- -por favor no me hagas esperar mas- suplico Gilbertito. Sohotalove de despojo de su ropa quedando solo en boxers, se acercó más al pequeño quien sin pensarlo se apresuró a tomar el erecto pene de aquel maduro hombre lo metió en su boca, el pequeño podía sentir el sabor de los jugos pre seminales de su macho, ese delicioso olor a sudor genital que nunca había podido percibir antes, sentía la textura peluda del torso de ese delicioso macho y aunque torpemente debido a la falta de experiencia le estaba regalando un placer divino a su amante adulto quien disfrutaba las nunca antes probadas texturas de la boca de un nene que eran suaves, miraba hacia abajo y no veía a un niño, era una perrita caliente que pedía que se le tratara como tal. tomó los hermosos cabellos claros del pequeño y los utilizó para meter más su gruesa verga en la garganta del pequeño quien comenzó a tener arcadas de inmediato. -Vamos trágatela toda tu puedes,puedes ser la perrita cachonda que me pidió que lo estrenara- El nene motivado por las morbosas palabras del hombre dominante que tenía en frente procedió a hacer un intento más, tomó aire y metió esa enorme verga dura en su boca retrayendo lo más humanamente posible sus dientes para no rozarla ni un poquito y conteniendo a sus propias sensaciones físicas la hizo llegar profundo mientras relajaba lo más posible su garganta. -ufff, asi, me encanta cogerme tu boca, ahhhh, tienes una rica garganta de bebé – dijo Shotalove mientras arremetía contra la f¿garganta de Gilberto, que tomaba aire cuando podía y aunque estaba disfrutando de lo rico algunas lágrimas escapaban por el esfuerzo, pero el nene no se rendía quería seguir degustando de la enorme y colosal boa de su hombre, el delicioso sabor que de ella emanaba, pero aquel hombre sabía que podía disfrutar de más maneras a ese pequeño. Levantó a la pequeña putita lo recostó sobre la cama y lo desnudo, una vez despojado de sus ropas el pequeño se sintió algo apenado por lo que aquel hombre para estar en igualdad de condiciones se deshizo de su boxer, la única prenda que cubría ya su desnudez, pero la imagen tan imponente de un macho peludo como era shotalove cohibió más al pequeño Gilberto, sin embargo un amante tan experimentado sabía perfectamente cómo cambiar las cosas y acercándose lentamente al nene comenzó a dar caricias que recorrían su cuerpo, poco a poco reinicio el agasajo que el virgen pequeño merecía. -No tengas miedo, yo me voy a encargar de nunca olvides esta tarde- -Me da miedo- -No temas, en mis manos estarás bien- -Hazme tuyo- aquel hombre tomó al pequeño y lo coloco en 4 sobre la cama, comenzó a lamer aquel apretado ano con la experiencia que sus años le otorgaban, -ahhhhh- -¿te gusta?- -sí, ah ah ah mas mas ah ah ah- Aquel delicado esfínter cedía ante los suaves estoques de la gruesa lengua del maduro macho permitiendo al pequeño abrir un poco, con ayuda de sus manos la lengua entró más profundo, el pequeño sentía aquel cuerpo húmedo y blando recorrer sus paredes como buscando algo, mientras el señor podía degustar ese delicioso sabor a juventud que el pequeño emanaba como si de su esencia se tratara. Una vez bien relajado ese ano que abría y cerraba de excitación, aquel hombre destapo el lubricante y comenzó a introducir sus dedos que aunque dificultosamente pudieron entrar de apoco a poco en el pequeño niño, abriendo su culito cada vez más preparándolo para recibir la cogida de su vida. aquellos dedos abrían todo a su paso, y hacían vibrar las terminaciones nerviosas del pequeño haciéndolo estremecer de placer, convirtiendo sus gemidos en una clase de gemido y carcajada que prendian más al excitado hombre, que aunque impaciente sabía que debía tomar su tiempo. -Ahaa jaha jaaaah, papí me siento raro, ¿que es lo que siento? aaaah ah aaah ahahah hiaaah yaaah- -Estás experimentando el placer del sexo, esto es lo que vuelve locas a las putitas como en la que te voy a convertir- el maduro hombre sacó su gran verga gruesa y colocó la punta en la colita del pequeño, esta no se le dificulto entrar en el pequeño pero bien dilatado agujero gracias a la cabeza no muy ancha de esa verga, poco a poco fue entrando en el delicado recto del pequeño, podía sentir los músculos anales del niño contraerse y expandirse abrazando su verga como nunca lo habia sentido, «esto es diferente a lo que se puede experimentar con otros hombres o con mujeres» pensó» de pronto todo los músculos apretaron su pene y el niño se quejó. -ah, para ahí duele, no mas- -no te preocupes, es normal ahí la dejare, ya entro la mitad- era sorprendente que el pequeño pasase de la cabeza por lo que el hombre aguardó unos segundos antes de continuar y cuando sintió los músculos abriendo aprovecho para dar pequeñas embestidas de adentro hacia fuera con ayuda de su mano, para no meter de más su pene, pronto se vino preñando al pequeño. Ni siquiera había sacado la verga cuando este ya estaba listo para continuar, esta bes metió un poco más aprovechando las propiedades lubricantes del semen, poco a poco empezó a embestir más rápido al pequeño que ya sólo se limitaba a jadear como perro al sol, y cuanto mayor era la velocidad del vaivén más al interior del muchacho entraba, había lago de dolor para e nene pero comparado al placer no era nada, el pequeño gemía, jadeaba y lanzaba palabras que no esperarías oír en un niño de esa edad y menos en este contexto. -siii, asi, ah ah ah ah aaaah, metela mas, me duele papi dame mas- -¿te gusta?- -siii, papi, me estas penetrando duro, dame mas asi ah ah yiaaaa haha ay ha ha- -¿quien es mi puta?- -yoo, yo, yo soy tuya, soy tu puta, lia ha ay ah ay ha, la puta que quería ser- -eres una puta caliente, te voy a dejar chorreando leche, tus papás criaron un perrita tragona- El hombre levantó al pequeño y tratando de colocar sus pies al hombro lo comenzó a fornicar más duro, y digo trató por que estas no alcanzaban a llegar a los hombros, los sonidos de aplausos y gemidos tanto infantiles como de adulto llenaban la habitación que por suerte no daba a la calle, plap plap plap plap, se escuchaba sonar, era una sinfonía de carne joven y vieja sonado en el ambiente. finalmente el hombre tomó una vez más al pequeño en brazos y colocándolo frente a sí, contra la pared mientras las piernas del pequeño le rodeaba el torso comenzó a meter y sacar su polla subiendo y bajando al nene, que sentía el roce de la piel velluda del hombre mientras subía y bajaba frotando abdomen con abdomen, finalmente el hombre no pudo más y soltó una última descarga de semen que fue seguida por una descarga de orina del pequeño. El hombre cayó rendido en la cama, pero tanto como el pequeño que de agotamiento se fue a dormir casi sin fuerzas. las horas pasaron y el hombre aprovechando el sueño pesado del mocoso se aventó tres sesiones más, pero el niño aún seguía sin salir del sueño profundo, aquel hombre se apresuró a limpiar todo y darse un baño, en vista del sueño del pequeño tomó su ropa, se la colocó, agarro el resto de las cosas y lo subió a su coche, después de unos minutos de camino el nene despertó. -¿que sucede?- -ah, lo siento, mi novio no tardaba en llegar y decidí dar un paseo por la zona en lo que despertabas- -cielos, me duele el culo y cre que me siento muy cansado- -¿te sientes bien? creo que es normal despues de todo te la metí entera- -si, creo que podré caminar aunque se me dificultará ir al baño estaré bien- -Es normal las primeras veces- El hombre llegó a una calle oscura y se estacionó -¿Qué te parece si me la mamas una vez más?- -esta bien solo por que tengo hambre- el hombre se sacó su miembro y el nene retirándose el cinturón de seguridad se abalanzó sobre él, esta vez aplico todo lo que aprendió ese día, tomó el pene, y se lo metió en su boca sin lastimar con sus dientes y tratando de controlar sus arcadas y aunque era imposible sin duda ahora eran menos y podía durar más con él en la boca, degustaba ese delicioso sabor salado del liquido preseminal, un leve olor a sexo que el niño no sabía distinguir pues nunca antes lo había detectado y ese característico sabor del pene despues de un baño que le da una textura suave, pronto el hombre soltó borbotones de leche en la boca del nene, el cual ni corto ni perezoso se los trago, no sin antes degustar bien su entre agrio y salado sabor. -rico papi, te gustó- -ufff, si mi nené, aprendiste bien- -bueno me tengo que ir, mi casa esta a dos cuadras de aquí- -okey amorcito, ¿seras mi dulce visio?- -si papi, quiero volver a verte- finalmente los dos se despidieron con un caliente y seductor beso que ni siquiera shotalove le daba a su novio. Gilberto salió del carro rumbo a su casa con un caminado raro pero no llamativo y shota se fue a un rumbo diferente antes de tomar su camino a casa. -ya llegue abuela- -que bueno joselito, ya esta la cena- -gracias abuela, iré a bañarme primero y soy gilberto- -oye gilberto, ¿estuviste aquí en la comida?- -si abue, recuerda que te pedi permiso despues de comer para jugar en la calle- -o es cierto esta bien, siempre me olvido, ya sabes, ve a bañarte hueles mucho a sexo- -¿queeeee?- -jajajaajaj, olvido muchas cosas pero ese olor jamás- -estas loca abuela- -puede ser… por cierto joselito ¿estuviste aquí en la comida?- -me tengo que bañar, abue- Gilberto se fue rápido a su habitación, aunque su abuela noto una pequeña gota escurriendo por su short y una mancha en la cola de su nieto, por suerte lo notó su senil abuela y no uno de sus padres. Al llegar al baño gilberto noto la mancha y se percató de lo que era aquel extraño fluido, sentado en la taza comenzó a expulsar los espesos chorros que del salían, había semen, lubricante de vaselina, y un poco de sangre y heces, el pequeño se duchó, para después dormir olvidando al igual que su abuela la cena. Se cuenta que después de esa experiencia Gilberto y su maduro semental se encuentran para tener sexo, Gilberto es una puta que come verga, shota es un hombre sediento de elixir juvenil y la abuela aunque senil a veces recuerda que su nieto llega oliendo a semen, pero no le importa por que lo ama mas que a nada y haría lo que fuera por que su nieto sea feliz. ———————————————————————————————————- Gracias por leer, espero que les haya gustado, van dos seguidos porque andaba inspirado y espero no perder ritmo, pero de cualquier forma agradezco su apoyo y espero seguir actualizando, los quiero bebes morbosos. dejo mi TG: @LunaG08 por si quieren dejar alguna opinión y les dejo mi wattpad:@GatoBlancoYNegro por si quieren leer esta y otras historias de mi autoría.

Autor: CONEJITO69 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Perdí la virginidad en Zipolite

2022-06-21


La primera vez nunca se olvida y les quiero compartir como es que perdí mi virginidad en un viaje de mochilero en la playa de Zipolite, en las costas de Oaxaca, ya hace algunos años. Les cuento que soy de estatura media, 1.72 m, delgado y de piel muy blanca, lampiño, excepto un ligero vello en mis piernas, aunque mi cuerpo no era atlético estaba bien proporcionado, se podría decir que era atractivo, sin ser musculoso, era un poco tímido, y estaba inseguro sobre mi sexualidad, si bien había tenido algunas novias, me había dado cuenta que me llamaban la atención los cuerpos de algunos hombres, por lo mismo, evitaba cambiarme en los vestidores de la escuela, ya que al ver otros chicos era frecuente que tuviera una erección, aunque no estaba seguro si fuera simple curiosidad o algo más. Llegaron las vacaciones de invierno, en mi universidad regresábamos a clases en los últimos días de Enero, así que después de pasar Navidad y Año Nuevo con mi familia me quedaban muchos días libres y decidí visitar las playas de Oaxaca, quería sol y arena, algo tranquilo para relajarme después de las fiestas de fin de año y antes de iniciar mi nuevo ciclo escolar, mi idea era pasar una semana en alguna cabaña junto al mar en Huatulco y otra semana en Puerto Escondido. Llegué a Huatulco y me impresionaron sus playas, son bellísimas, con una claridad de agua asombrosa y de bellos tonos azul turquesa o verde esmeralda, dependiendo de la playa, clima cálido, no agobiante, por lo menos en esa época, arena fina y dorada, algunas playas literalmente unas enormes albercas con muchos corales y una vida marina espectacular, excelentes para hacer esnórquel o buceo, pero a pesar de toda su belleza, no era lo que estaba buscando, yo quería una cabaña junto al mar, iba en plan de relax, resulta que Huatulco aunque tiene 36 playas, la gran mayoría se encuentran en una reserva natural, por lo que no se pueden construir cabañas u hoteles y en las que sí se puede construir solamente hay resorts de lujo que se iban de mi presupuesto, así que me tuve que hospedar en la Crucecita, que es el poblado principal pero alejado de las playas, otro problema era que a la mayoría de las playas solamente se pueden llegar por lancha y la lancha era más cara que el taxi por lo que solamente fui a las que eran accesibles por taxi por tener un presupuesto limitado. Conocí Playa la Entrega, Playa Santa Cruz, Bahía Tangolunda, Bahía Conejos y Bahía Maguey todas muy, muy hermosas, aun viajando en taxi el gasto de ir y regresar en taxi estaba haciendo estragos en mi presupuesto, así que después del quinto día decidí adelantar mi viaje a Puerto Escondido, pensando que sería más económico estar allá y esperando encontrar lo que estaba buscando, aprovechando que Zipolite estaba en camino decidí hacer una escala y pasar un par de noches en esa playa, me daba curiosidad y tal vez un poco de morbo ir a la playa nudista más famosa de México. Tomé el autobús a Pochutla y de allí un transporte colectivo a Zipolite. Zipolite me encantó, era justo lo que estaba buscando, un sitio encantador, con una larga playa, muchos sitios de cabañas para hospedarse junto a la playa y a un precio muy módico, un ambiente relajado, algo hippie, me hospedé en una cabaña junto al mar, algo rústica pero a un precio insuperable, el único inconveniente es que el baño era compartido, pero me daba igual. Enero ya no es período vacacional en México, pero sigue siendo temporada alta por ser temporada invernal, por lo que casi todo el turismo era extranjero, abundando europeos, canadienses, norteamericanos y australianos, era raro el turista nacional, mi intención era probar por primera vez el nudismo, aprovechando que no hubiera nadie conocido, aun así era algo que me daba mucha vergüenza, una vez instalado en mi cabaña, caminé por toda la playa en traje de baño a fin de reconocer la zona, me di cuenta que aunque toda la playa es nudista, el nudismo se concentraba principalmente en los dos extremos de la playa, en un extremo la playa se encontraba separada por un risco y es conocida como playa del amor, y en el otro extremo la zona de playa conocida como Roca Blanca. Casi la totalidad de los nudistas en Playa del Amor eran hombres, y estaba muy concurrida, me imaginé que era la parte gay de la playa, por lo menos en esa época del año y en esas fechas, así que decidí ir a la zona de Roca Blanca donde había nudistas hombres y mujeres, y no estaba tan atestada, no es que fuera homofóbico, pero pensé que llamaría más la atención en la playa del amor y me daba pena que me miraran, tampoco quería desnudarme en la parte central de la playa donde era raro gente desnuda, así que pensé que la zona de Roca Blanca era el lugar perfecto para probar el nudismo por primera vez. Llegué frente a unas cabañas llamadas El Alquimista y tendí la toalla, me quité rápidamente el traje de baño y me acosté boca abajo, sentí una descarga de adrenalina muy especial y mi verga se puso dura, pero al estar boca abajo lograba ocultar mi erección, al principio sentía vergüenza estar desnudo, poco a poco me fui relajando, la sensación de estar desnudo es fantástica, sentía el aire, el sol, la brisa, acariciando mi piel y mis partes más íntimas y una percepción de libertad difícil de explicar. De pronto vi a un hombre maduro acercarse completamente desnudo con una toalla en la mano y una pequeña mochila colgada, no pude evitar mirarlo, tenía un cuerpo muy bien formado, musculoso, atlético, de piel morena apiñonada y bronceada por el sol, pero lo que más llamó mi atención fue su miembro, aunque flácido, se veía de un tamaño bastante considerable, se balanceaba su miembro al caminar y sus grandes y pesados huevos seguían el ritmo, lo miraba embobado, hasta que me di cuenta que podría notarlo y giré un poco mi vista hacia las rocas para no delatarme, para colmo tendió su toalla cerca de mí y se tendió boca arriba, estaba muy nervioso y por instantes lo veía de reojo, no pude evitar que mi verga se pusiera nuevamente dura, así que cerré los ojos para dejar de ver su bello cuerpo masculino y tratar de relajarme, me dispuse a disfrutar del sol.. De pronto escucho una voz que me dice: ¿Hablas Español? Siii- respondí, abriendo mis ojos y encontrarme a ese macho desnudo de pie justo a mi lado. Perdona, ¿me prestarías el bloqueador?, compré el aceite de coco que venden en la playa, pero me está empezando a arder la piel, necesito mayor protección. Mi piel es muy blanca y se me quema con facilidad, por lo que siempre compro bloqueadores de sol de un factor de protección muy alto. Claro- aquí tiene Señor- respondí nervioso, entregándole el bloqueador. De reojo observaba como se untaba el bloqueador en toda su piel, incluyendo su verga y nalgas, un espectáculo para mis ojos y se fue caminando lentamente hacia el mar. Me quedé contemplando fascinado sus robustas piernas y sus nalgas firmes y duras, tenía un cuerpo muy bien conservado para ser una persona madura, un cuerpo seguramente esculpido en el gimnasio. Estuvo un rato nadando y cuando salió acercó su toalla justo a mi lado, a escaso un metro de distancia. Se tumbó y me empezó a hacer plática, me dijo que su nombre era Rubén, que era de Monterrey, divorciado y llevaba tres días en Zipolite, que le encantaba el lugar y aunque había ido con la intención de descansar se aburría un poco al haber tan pocos visitantes mexicanos para platicar, ya que no dominaba otros idiomas, que había tenido un divorcio complicado y decidió tomar unas semanas de vacaciones para relajarse. Mientras platicaba conmigo se puso de lado, su verga quedó frente a mí, mi vista se desviaba sin poderlo evitar, la miraba de reojo, juraría que había crecido y estaba morcillona, imponente, gruesa, descapullada, la cabeza parecía brillar, gruesa y cabezona, una verga de película, hermosa, no podía despegar la mirada de ese enorme bulto, me puse tremendamente nervioso y mi verga se puso más dura todavía, seguramente me ruboricé, entonces me preguntó: Oye, porque no te metes al mar, está excelente, refrescante. Volteé a verlo a la cara desviando mi mirada, aunque su verga me tenía hipnotizado no podía permitirme seguir viéndola en forma tan descarada, seguro lo notaría, me veía sonriendo. Le contesté nervioso que el oleaje estaba muy fuerte y le tenía un poco de respeto, realmente el oleaje es algo fuerte en Zipolite, pero la verdadera razón era que estaba durísimo y por esa razón no podía levantarme. Sabes, encontré una pequeña playa muy bonita y con un oleaje muy tranquilo, cerca de aquí, ¿te gustaría conocerla? Mmm, sí, creo que sí, me gustaría- respondí, con algo de nervios Ven, entonces vamos, te encantará y así me haces compañía. ¿Justo ahora? Sí, vamos, queda muy cerca, unos 10 o 15 minutos a pie. No me quedó otra opción que levantarme, tomé mi bañador y rápidamente me lo puse para tratar de evitar que viera mi erección, pero él no había apartado la vista de mi cuerpo y se dio cuenta, sonriendo mientras se ponía su traje de baño, me dice: ¿Primera vez en Zipolite? Si, así es- respondí Tranquilo, no pasa nada, es algo normal, a mí también se me paró la primera vez que vine a esta playa, sucede con los primerizos, es imposible que no se te ponga dura con tanta güerita encuerada y buenísima, ya después te vas acostumbrando y te relajas, ja, ja, El que ese hombre maduro, tan fuerte y que se mostraba tan seguro me dijera que no me preocupara por estar erecto, que era normal, me ayudó a tranquilizarme un poco, no quería que pensara que era un depravado o algo así, empezó a andar y lo seguí, sentía miedo y ansiedad, era un desconocido y no sabía sus intenciones, no sabía porque no me había negado, no me reconocía, subimos a un risco donde hay otro grupo de cabañas, creo se llamaban Shambalá, Shangri La o algo así y caminamos por un sendero unos 10 minutos, al llegar no podía creerlo, llegamos a una playa muy pequeña, completamente desierta, rodeada de rocas y un mar muy tranquilo y cristalino, un pequeño paraíso, el único inconveniente era que había rocas al entrar al agua, pero llevaba calzado para agua y no representaba problema alguno. Rápidamente Rubén se desnudó y nuevamente me quedé viendo su verga como un bobo, lo seguí con la vista hasta que se metió al agua. Vamos quítate ese short y disfruta el agua esta riquísima- me gritó, sacándome de mi estado de embobamiento. Tenía que desnudarme, mi verga estaba erecta y traté de taparme disimuladamente con una mano y entrar rápidamente al agua para evitar que notara mi turbamiento, pensando que al no haber chicas cerca no podría justificar mi estado de excitación, se me acercó y empezamos a platicar, muy cerca, no recuerdo bien que tanto me decía, en cierto momento una ola grande me empujó desde mi espalda hacia adelante y alcancé a rozar su cuerpo, incluso creo que percibí la punta de su verga rozar mi pierna, una descarga eléctrica recorrió todo mi cuerpo, puso una mano en mi cadera ayudándome a no perder el equilibrio y al retirarla la deslizó por un costado de mi nalga, lo que hizo que me estremeciera y me temblaran las piernas. La plática continuó, unos minutos después salió del agua y se acostó nuevamente en la toalla boca arriba, me quedé un poco más en el agua para controlar mi erección, sentía su mirada y me puse de espaldas a él para evitar verlo desnudo y pudiera bajar mi excitación, cuando por fin pude controlar mi erección salí rápidamente, mi toalla estaba llena de arena, así que me puse de espaldas a él para evitar que viera mi verga a medio parar, me agaché sin doblar las piernas para recoger la toalla y agitarla para sacudir la arena, no me daba cuenta que por evitar mostrar mi verga semi erecta estaba exhibiendo mi culo. Me tendí nuevamente boca abajo, cuando Rubén dice: ¿Seguro que te habrán dicho que tienes buen culo? Mmm, creo que alguna novia o amiga lo comentó en alguna ocasión- respondí con timidez. Si, en serio, tu culo es muy bonito, muy blanquito y redondito, ya quisiera que mi novia tuviera un culo así, es mucho mejor que el de mi ex-esposa que tenía un culo precioso. Gracias – respondí. No podía creer lo que había dicho, le había dado las gracias por alabar mi culo, creo que no era correcto, tal vez debí reclamarle, pero sentí que no lo decía con mala intención, que estuviera hablando de mi culo me ruborizó, me daba demasiada pena y para colmo mi verga se puso nuevamente a tope, me alegré estar boca abajo para disimular y no se notara. Perdona, creo te incomodé con mi plática, pero es que me puse muy caliente imaginando que es el culo de mi novia, se me puso dura, creo que me voy a tener que ir a meter al agua para calmarme, mira, ja ja. No lo podía creer su verga estaba completamente parada, tenía ante mis ojos un enorme tronco de carne dura y tiesa, de aproximadamente unos 20 o 22 cm, gruesa, sus venas se habían hinchado más y la cabeza brillaba, había tomado un tono rojizo, majestuosa, estaba viendo mi primer verga de macho en todo su esplendor a sólo centímetros de mí, solamente había visto algo así en las películas porno, mis ojos se abrieron sorprendidos, sentí que mi corazón latía más fuerte y quería salirse de mi pecho. De pronto siento otra ligera nalgada, que me trae de vuelta de mis pensamientos, sentí que dejó la mano un instante más en mi nalga, casi una caricia, apretándola ligeramente al levantarse, lo cual me causó un sobresalto y un pequeño respingo. Se metió al mar y estuvo nadando unos 25 minutos. Mi imaginación volaba, creí que había llegado demasiado lejos, por un lado, quería irme, escapar de ese atractivo pero desconocido hombre que me tenía tan confundido y por el otro quería continuar a su lado, jamás me había sentido tan excitado y al mismo tiempo tantos nervios, mi corazón palpitaba con fuerza e incluso mi respiración estaba un poco agitada, aun así mi verga seguía dura, me traicionaba, no recuerdo haber tenido la verga dura durante tanto tiempo, ya me dolía. Al regresar de nadar, mi piel blanca empezaba a tener una tonalidad rosada, no estaba seguro si por el sol o la turbación y me comentó que me estaba quemando y que necesitaba más bloqueador, sin preguntar tomó el bloqueador que estaba en mi pequeña mochila y se arrodilló entre mis piernas con una rodilla a cada lado de mis nalgas, sentí el chorro de bloqueador caer en mi espalda, en forma abundante, se inclinó para untar el bloqueador y juraría que sentí la punta de su verga acariciar mis nalgas, pasaba sus dedos muy suavemente, recorriendo cada centímetro de mi espalda, una y otra vez, procurando que mi piel absorbiera la espesa crema, recorría cada parte de mi cuerpo, mi espalda, mi nuca, mi cuello los brazos, siempre muy suave, era más bien una caricia, toda mi piel se ponía chinita al contacto, me encantaba la sensación, sentía tan rico que no pude contener un suspiro y lo escuché decir: Que piel tan suave tienes, es más suave que la de mi novia, ¿te depilas? No, siempre he sido lampiño- respondí. Se desplazó a la parte inferior de mi cuerpo y otro chorrito de bloqueador cayó sobre cada uno de mis muslos, seguido de sus manos recorriendo mis muslos, se sentía tan bien que cerré los ojos y me puse a disfrutar el ardiente masaje, poco a poco fue subiendo hasta llegar al borde de mis nalgas, aplicó otro chorro de bloqueador en cada una de ellas, seguido de sus grandes manos, me dejé llevar, no puse resistencia, masajeaba y apretaba suavemente mis nalgas, sentí desfallecer, sus pulgares abrieron mis nalgas y la brisa del mar se coló hasta mi lugar más íntimo, al instante se contrajo, sus dedos pulgares recorrían mi rajita y rozaba la hendidura de mi hoyito muy suavemente, estaba en el cielo, oleadas de placer recorrían mi cuerpo, noté como uno de sus pulgares se detuvo en mi ano, estaba sumamente caliente y me abandoné, no protesté, estaba en sus manos y en ese instante supe que haría conmigo lo que quisiera, se inclinó sobre mi cuerpo y sentí su lengua posarse en mi agujerito, inmediatamente mi culo se contrajo y un gemido involuntario delató el placer que sentí, eso lo animó y su lengua recorrió mi estrecho agujero, la movía en círculos recorriendo los arrugados pliegues y presionó el cerrado orificio que se resistía a ser profanado, siguió con su asedio en mi culo, sentía tanto placer que paré más la cola, doblando mi cintura, era un placer jamás sentido, mis piernas temblaban, mis gemidos se volvieron más intensos, me estuvo lamiendo el culo por lo menos unos 10 minutos cuanto mete toda su cara entre mis nalgas y empecé a retorcerme de placer, me estaba haciendo el amor por la cola de una forma que jamás hubiera imaginado, succionó mi culo de una forma que me hizo ver las estrellas, todo mi cuerpo empezó a temblar, mordí mis labios para no gritar, ya sentía la colita muy sensible, húmeda, palpitante, sentía que hacía pucheros, se contraía involuntariamente, su saliva escurría hasta llegar a mis huevos. -Sabes, tienes un culo delicioso, me encanta comerlo, bebe. Se estiró para alcanzar el aceite de coco que estaba a un lado de la toalla, al hacerlo sentí claramente la cabeza de su verga dibujar una línea sobre mis nalgas, chorreaba un líquido viscoso, seguramente precum, que quedaba impregnado en mi piel, un escalofrío recorrió mi cuerpo. Pronto sentí que abrió una de mis nalgas y un líquido tibio y aceitoso cayó justo en mi orificio, el aroma a coco invadió mi nariz, no pude evitar dar un respingo y apretar el culo, embarró el aceite entre mis nalgas y su dedo pulgar recorrió mi rajita y frotó con la yema la entrada de mi orificio, sólo por fuera, mi orificio se contraía al contacto y me preguntó: Está muy cerradito, ¿Eres virgen? Moviendo mi cabeza contesté afirmativamente, una sonrisa se dibujó en sus labios. No te preocupes, pronto dejarás de serlo, te lo haré muy despacito, será un placer desvirgar este culito tan rico. Empezó a presionar su dedo meñique hasta que venció la resistencia de mi esfínter y entró levemente en mi culo, solo la punta, la primer falange, empezó a rotarlo suavemente en forma circular, sentía raro, pero no era algo desagradable, poco a poco me iba gustando sentir su dedo dentro de mi cuerpo, di un gemido y abrí más las piernas, invitándolo a continuar, pronto entró totalmente dentro de mí, me acariciaba por dentro, después de unos segundos lo sacó, puso un poco más de aceite, y volvió a introducirlo, entró un poco más fácil. Mmm, que precioso culo, y que apretadito, va a costar abrirlo, pero no te preocupes estás en las manos de un experto. Sacó su dedo y lo reemplazó por el dedo índice, empujó y poco a poco lo fue metiendo más, hasta que me lo metió completamente y tocó algo en mis profundidades que hizo que todo mi cuerpo se estremeciera, fue como un calambre que me recorrió por dentro que hizo que lanzara un gemido y exhalara rodo el aire de mis pulmones. ¿Sientes?, es tu próstata, dilatas muy bien, realmente vas a gozar mucho con este culito goloso. Su verga dura ya se restregaba descaradamente sobre mi pierna, mientras seguía metiendo y sacando su dedo, cada que punteaba mi próstata mordía mis labios para no gritar de placer. Sacó su dedo y puso más aceite todavía, ahora fueron dos dedos los que entraron con apenas algo de resistencia, un ligero ardor, pero el placer que sentía justificaba con creces esa pequeña molestia, cuando sus dedos tocaron mi próstata y empezó a masajearla, me retorcí, pensé que iba a enloquecer, estaba en éxtasis, después de unos minutos sacó sus dedos, me sentí vació, casi le ruego que me los vuelva a meter, me contuve. Lo escuché decir Ya estás lista nena- levantó mis caderas y me puso en la famosa posición que todos conocen, en cuatro con las piernas bien abiertas me hizo doblar la espalda para que empinara el culo. Así nena, al principio te va a doler un poco, pero aunque te duela debes aguantar y relajar la colita, no te pongas tenso, si lo haces después sentirás el placer más intenso que hayas experimentado en tu vida. Me dio un poco de miedo, estaba a punto de perder la virginidad y se lo dije: Rubén, quiero que me la metas, quiero probar que se siente, pero tengo miedo, es mi primera vez, tu verga es muy grande, ten paciencia, no me lastimes. Tranquila, sólo entrégate, va a doler, no te voy a engañar, pero será el precio por el gran placer que sentirás, relájate y no aprietes, verás que pronto pasará el dolor. Sentí su verga recorrer mi rajita, rozar mi orificio, con un dedo Rubén buscó y encontró mi orificio, lo metió un poco como marcando y ubicando el objetivo, apoyó la punta de su verga justo en la entrada. Abrió mis nalgas al máximo y empezó a empujar, mi esfínter se resistía, poco a poco fue cediendo, sentí como iba resbalando hacía mi interior, cuando la cabeza traspasó mi esfínter, sentí un dolor tremendo que me partía, di un grito de dolor, mi vista se nublaba y sentía un calor tremendo, Aguanta, aguanta, ya entró la cabeza, tienes que relajarte amor, confía en tu macho, no te la meteré más hasta que me lo pidas- si bien dejó su verga quieta continuó acariciando mis nalgas, mi cintura, mi espalda, e incluso mis pezones. Aflojé el cuerpo e intenté relajarme esperando que el dolor disminuyera, como había dicho mi macho, efectivamente el dolor se hizo más tolerable y se lo señalé, reinició el ataque, empezó a empujar lentamente penetrándome con suavidad, mis pliegues se estiraban al máximo, centímetro a centímetro iba entrando, abriéndome el hoyito, hasta que sus pesados huevos quedaron pegados a mis nalgas. Listo amor, ya la tienes toda dentro, ¿la sientes?, ¿sientes mis huevos en tu culo? has dejado de ser virgen, soy tu primer macho y nunca olvidarás este momento, el momento en que te conviertes en hembra por primera vez. Efectivamente me sentía su hembra, una excitación tremenda recorría mi cuerpo, creía que me volvía loca, me sentía plena, tan llena de mi hombre, pensé que esto era lo que sienten las mujeres y me alegré de poder sentir lo que sienten, al fin entendía por qué en las películas porno primero se quejan y gritan de dolor y después gimen y gritan de placer, era lo máximo ser poseída por un macho, un placer que no se puede describir, mi destino de ahora en adelante sería el ser una nena, una putita y gozar de los placeres que un macho puede dar y al mismo tiempo hacer gozar a mi macho, Empezó a moverse, la sacaba hasta dejar solo la cabeza dentro y me la metía hasta el fondo, haciéndome gemir de placer, me derretía en cada metida y sacada. Sabía que eras una putita, lo supe desde que ví que no me sacabas la vista de encima, y se me antojó mucho tu culito, tienes muy buenas nalgas y no iba a desperdiciarlas, tu culito tenía que ser mío, pero el que fueras virgen fue un plus, algo especial, me encanta desvirgar putitas, ser su primer macho, no olvidarás mi cogida en toda tu vida, la primera vez no se olvida, te marcaré por siempre. Aggghh, si, cógeme, métela toda, me gusta, aggghh, soy tuya, tu putita, hazme lo que quieras, me encanta ser tuya-gritaba Se recostó sobre mi cuerpo y me abrazó mientras su boca mordía y besaba mi cuello, mi nuca, mis orejas en forma desesperada, gemía de placer, el golpeteo de su verga contra mi próstata me tenía en éxtasis, mi cuerpo empezó a convulsionar, mi verga empezó a lanzar fuertes chorros de leche que cayeron sobre la toalla. Así goza putita, estás acabando como una putita, con una verga de macho bien enterrada hasta lo más profundo, Rubén me penetraba salvajemente, como si no hubiera un mañana, arremetiendo una y otra vez contra las profundidades de mi culo, sus huevos chocaban contra la entrada de mi culo, con fuerza, como todo un macho, seguía convulsionando, mis espasmos hacían que mi culo apretara su verga en forma involuntaria, todo mi cuerpo temblaba, Ay putaaaa, agghhh, pero que buen culo tienes, agghhh, como aprieta mi verga, que rico, me vas a sacar la leche, agggghhhhh Sentí que me dio una estocada profunda y su verga empezaba a disparar chorros y chorros de espeso semen en lo más profundo de mis entrañas, cayendo exhausto sobre mi cuerpo, después de unos segundos se incorporó y me dijo: Fue el culito más rico que me he comido en mi vida amor, y aparte virgen, uffff que colita tan increíble, me dejaste seco, me sacaste toda la leche-dijo al tiempo sacaba su verga de mi culo y me daba una buena nalgada con su mano abierta. Me ayudó a incorporarme, mis piernas temblaban, con un poco de esfuerzo nos dirigimos a la playa, el semen escurría entre mis piernas, nos metimos al agua y nos lavamos a conciencia, expulsando el semen que tenía en mi interior, después tendimos nuestras toallas una junto a la otra y nos acostamos, me acurruqué sobre su pecho y me fui quedando dormido, estaría dormido unos 30 minutos cuando desperté y observé que estaba despierto, me miraba de forma tierna y acariciaba mi pelo, hubiera querido estar así por siempre, pero ya pronto iba a anochecer y había que regresar, así que nos pusimos nuestros trajes de baño y regresamos con un poco de prisa para que no nos agarrara la oscuridad. Me invitó a cenar a un restaurante italiano de la calle principal de Zipolite, muy romántico, con iluminación de velas y después a dormir a su habitación, acepté sin condiciones, este hombre maduro me tenía hipnotizado y accedería a cualquier cosa que me propusiera. Al otro día fui por mis cosas a la cabaña en la que me estaba hospedando y me mudé a la habitación de Rubén, cancelé mi visita a Puerto Escondido y me quedé el resto de mis vacaciones con Rubén, me sentía su novia, su hembra y que estábamos en luna de miel, fueron incontables las veces que me cogió, en su habitación, en nuestra playa secreta, en las noches íbamos a la Playa del amor y me cogía a la luz de la luna, generalmente en esa playa van otras parejas a hacer lo mismo, tanto homosexuales como hetero y era muy excitante hacer el amor cerca de otras parejas haciendo lo mismo. Al terminar las dos semanas que tenía programadas todavía me quedé cinco días más, hasta el día que él también se tuvo que marchar, pidió un taxi y camino al aeropuerto de Huatulco pasó a dejarme a la Central Camionera de Pochutla, ahí nos dimos un último abrazo de despedida y lo vi partir en el taxi, me dio su teléfono y dirección en Monterrey, nunca lo llamé, no se dio la ocasión, sin embargo fue cierto lo que dijo, desde ese encuentro por fin definí mi orientación sexual, tuve muchas parejas, pero a mi desvirgador nunca lo olvidé, ni la forma tan increíble que me desvirgó. Gracias a todos, sus comentarios son mi motivación para seguir escribiendo, espero sus comentarios en el correo [email protected], todas las críticas buenas o malas son bien recibidas.

Autor: SOYARIEL Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

El vaso de agua y Pedro

2022-06-21


Como una simple caída cambió la relación que tenía mi amigo conmigo. Llevo conociendo a Pedro como por un año. No es ese típico amigo de toda la vida que lo viste crecer y el te vió crecer a ti. Pedro mide 1,80, tiene pelo castaño, tiene ojos claros y es blanco. La verdad es que era de los chicos más guapos que había conocido. A los dos nos gustaba el baloncesto, así que jugábamos mucho. Si han jugado baloncesto saben que es un deporte de mucho contacto. Un día cuando estábamos jugando algo cambio en mí. No se porque pero ese día lo vi mas lindo, con esa sonrisa contagiosa y ese pelo descuidado que tan hermoso se le veía. No podía creer lo que me pasaba, estaba alterado y nervioso, sin saber por qué. El lo noto y me pregunto que pasaba. Me invente que se me habia olvidado descongelar una carne del refri que mi madre me había mandado y se lo creyó. Después me dice: – Bueno ya, si no descongelaste la carne antes no lo harás ahora, a jugar que te quiero ganar – Yo:- Ni en tus sueños me ganas hoy, vengo inspiradisimo. – Pedro:- O sea que desobedecer a tu madre te inspira jajaja, bueno vamos ya. Me terminó dando una paliza, de 5 juegos que jugamos me gano 4 y en el último creo que se dejo. Le dije: – Cabrón pero porque jugaste tan duro Note que se puso nervioso y no sabia porque, despues se despidió rápidamente y se fue. Antes de ir, le vi lo duro que estaba. Yo cuando le dije porque jugó tan duro me refería a porque jugó tan bien. Al parecer el creyo otra cosa. El otro día nos saludamos y le pregunte porque se fue asi tan raro. Dijo que se le habia olvidado la carne también pero obviamente no le creí. Ese mismo día la profe de Biología nos mando a hacer una maqueta de un ecosistema en parejas o individual. Como los dos somos muy vagos para hacerla solos, decidimos que yo iba a ir a su casa con algunos materiales a hacerla ya que sus padres no iban a estar allá hasta la noche. Cuando llegue a su casa me abrió la puerta sin camiseta y con unos shorts blancos muy cortos. Se veía muy bien, demasiado bien que mi mente le comenzó a dar vueltas de manera extraña, muy extraña. El caso es que fuimos sorprendentemente efectivos. Hicimos la maqueta en una hora. Cuando terminamos dije: – En una hora lo hicimos, que se joda la de biología. – Pedro:- Si pero tiene un culo – Yo:- Solo piensas en eso jajaja Nos fuimos a jugar a la play el FIFA los 2 en el suelo. Aquí comenzó todo. Acordamos que por cada partida que uno gane, el otro tiene que cumplir un reto dicho por el ganador. Como le gane la primera le pedí un vaso de agua. El se me quedó mirando con cara de idiota y yo le aplaudía para que se diera rápido. Cuando me lo trajo dijo: – Como desperdicias esa chance cabrón, me podrías haber puesto algo más difícil – Agradeceme mejor. – Bueno gracias Mister Amable, pero a mi no me lo vas a agradecer. Cuando me lo iba a dar se tropeco y cayo encima de mi polla tanto el como el agua. Sentía pequeñas vibraciones en mi pene, como si estuviera a punto de tener una erección. Se me estaba parando y lo sentía pero junto antes de que se notará el se paró y lamentando el desastre busco el trapeador. Cuando fue a buscar el trapeador ya se me había parado completamente, y ya como estaba mojado en esa zona era imposible esconder la erección, asi que fui al baño e intente hacerme una paja para que se me baje pero obviamente no lo conseguí. El me llamo y yo me asuste, intenté enrollarmela o ponermela entre las piernas pero parecía un pingüino caminado, por lo que cuando sali me acoste sobre su cama, opuesto a el para que no me vea mientras el limpiaba el suelo. Después me fuí al suelo nuevamente con el y seguimos jugando, pero no me bajaba y lo mire de reojo. No podía creer que había tenido una erección porque mi mejor amigo se cayó encima de mi. Creo que él noto mi erección porque lo oí soltar una pequeña risa que él creyó que no oí. Le dije que cambie el juego que me estaba aburriendo de ese. Se apoyó en mi hombro enseñandome su gran catálogo de juegos. Me enseñaba cada juego como si fuese un presentador de subastas pero con una voz muy grave que me encantaba oír. Sin embargo yo seguía duro y a la vez nervioso y alterado. ¿Qué era esa sensación? ¿Por qué me ponía tan nervioso que me trababa en todo lo que hacía? El me tocaba en ciertos momentos para señalarme algo o para que lo vea muy frecuentemente, cosa que me resulto un poco extraña pero no le dije nada. En el otro juego el me ganó y me tocó la pierna diciendo: – Ahora no soy tu dueño. Ve tu a buscarme un vaso de agua. – Yo:- Ah te crees muy gracioso. Se lo busque y el estaba de espalda solo con su bóxer. Se le marcaba el culo y yo me imaginaba de todo. El supuestamente se estaba cambiando el pantalón porque el otro estaba mojado por lo de ahorita, algo completamente extraño (porque espero tanto para cambiarselo ahora). Le dije: – Que pantalones de mierda, te hubieras quedado con los otros. – Los otros eran mas cortos, no quería provocar a nadie. Sabía que era para mi, pero no sabía si era una broma entre amigos o no, por lo que no dije nada. El se me queda viendo, a lo que nervioso digo: – Que ves? – Nada, solamente a un tipo que entiende pero no actúa, o que directamente no entiende. – ¿De que hablas?. Le dije sabiendo perfectamente a lo que se refería. – Por favor Tomás, no crees que he notado lo duro que te pusiste desde el incidente. Yo también me puse durísimo así al ver tu paquete. – Debes estar alucinando porque yo no estab… Me puso los dedos en la boca en forma de silencio y susurrando al oído me dijo: – Los dos queremos esto, que tal si dejas de hacerte el tonto y vamos a la acción. Me quede en shock. No lo podía creer, ¿mi amigo quería ir a la acción?, ¿que tal si esta bromeando y hago algo estúpido?, ¿que tal si provoco un momento incómodo?. Mientras yo estaba congelado sin saber que decir ocurrió la magia. Pedro se lanzo a mi y beso mis labios. Se despegó y se me quedo viendo y al yo no hacer nada, el siguió. Me sentía en el cielo. Y mira que he besado a muchas mujeres, pero nunca tan apasionadamente como lo estabamos haciendo Pedro y yo. Era una situación hermosa, quería congelar el tiempo, no quería saber de nada mas que no sea sobre Pedro y sus hermosos labios. El siguió besándome, bajando hacia el cuello y a mis pezones, dándome pequeñas mordidas que me provoco uno que otro gemido. Siguio así pasando por mi abdomen y llego hasta mi pene, donde me bajo el pantalón de un solo tirón dejando mi pene al descubierto, donde el dice: – Pero vaya que lo deseabas. Comienza besando mi glande que ya estaba húmedo de la excitación y después de algunos lenguetazos, se metió mi pene en su boca completamente. Siempre había escuchado que las mamadas se sentían super bien y aunque a mi no me llamaban la atención, no se sí Pedro era experto pero yo me sentía en otro planeta en ese momento. Cada vez iba aumentando la velocidad a un punto en el que yo ya no podía más avisandole que me corría. Solte como cuatro o cinco trallazos de semen en su boca como en su cara, el cual el trago sin preocuparse. De pronto me susurro: – Tu turno. Asi que le di varios lenguetazos y me la entro a la boca y vaya que me costó mucho. Mi pene no era pequeño, pero el de el era mucho mas gordo y como 5cm mas grande. Era el pene más grande que había visto hasta ese momento. Comence a acelerar el ritmo de la mamada y el rápidamente me detuvo. Me hizo señas para que fueramos a la cama y ahí sentados nos besamos. El me dice que levante el culo y cuando lo hago me mete un dedo suavemente. Nunca me había estimulado esa zona, pero se sintió sorprendentemente bien. Después metió dos dedos más y vio mi expresión de dolor/placer donde me dijo que ya se me aflojaría la zona. Cuándo estaba mas relajado me saco los dedos y me dije que me pusiera en 4 patas. Yo tenía mi dudas pero no me podía negar así que cuando lo hice, el metió su lengua y me estimulaba. Cuando le digo que estoy listo, saca su lengua y mete su pene lentamente. Cuando iba por la mitad yo ya estaba destrozado. Sentía como ese gran pene que tan bien sabía me iba a partir a la mitad. Cuando lo metió entero me dijo: – Espera unos minutos así y relájate, no te arrepentirás. Cuando ya no me dolía tanto le dije que podía continuar, por lo que comenzó lentamente. Al ver mi cara de placer comenzo a acelerar y acelerar a un ritmo infernal. Yo estaba en las nubes. Aún conucon ese dolor, nunca imaginé sentir más placer con sexo anal que sexo normal. Pero ahí estaba, teniendo el mayor placer de mi vida siendo partido por el culo. Me dice: Pedro:- Así te gusta o más duro?- preguntó con un tono domador que me encantaba. Yo:- Más duro porfa, más, más- le pedía entre gemidos. Pedro:- No sabes cuanto deseaba esto Tomás, te amo hermano. Yo: – Sigue porfa no pares, yo también te amo, te amo. El me agarró el pene y comenzo a pajearme. También comenzo a llegar a una velocidad que no era ni normal. Junto a esos aplausos y mis gemidos que eran altísimos algún vecino nos tuvo que haber escuchado. El comenzo a decirme: – Me corro Tomas, me corro, te amo Yo: – O sí correte porfa, yo también me corro, te amo Antes de que el se corriera yo ya me había corrido (Si, me corrí primero que él). Después sentí como se se me clavó y sentí varias vibraciones y un líquido saliendo de su gran pene. No lo podía creer, mi mejor amigo se había corrido dentro de mí y había sido la mejor experiencia de mi vida. Duramos así gran rato, hasta que el saca su pene de mi ano, donde salían algunas gotitas de su semen. Nos vestimos, y como ya se hacía tarde yo me tenía que ir, por lo que cuando ya me voy de su casa, nos damos un apasionante beso y el me dijo: – Cuando quieras repetimos Yo:- Lo más pronto posible bebé.

Autor: TOMAS33 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos gay gratis, relatos gay sin tabues, sexo sin tabues gay, relatos gay filial, relatos gay en espanol, relatos gay cuando era niño, relatos gay eroticos, relatos gay maduros, todo relatos gay, relatos gay argentinos, relatos gay en español, cuentos gay, real, gratis