Relatos Eróticos de Primera Vez


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Me pagó con sexo

2021-08-19


Soy un chico de 25 años, ya hace más de 8 años que tuve una primera vez, y fue como lo planeé. Tenía en ese entonces, conocimiento en mantenimiento de computadoras; una taede me escribieron a mi instagram, era una chica, de 26 años, prima de un conocido. Kiara, quería que revise su portátil, ella vivía sola, y quedamos en que al siguiente día, a las 4:00 pm iría a revisar aquel portátil. Debo decir que Kiara me estaba esperando lista, con un short muy pequeñito que dejaba notar la tanga; nos presentamos. Y procedí a revisar el portátil. No tenía nada serio. Así que la arreglé y quedamos en que llegaría al sgte día para revisar otro ordenador que estaba en su habitación. Me quedé toda la noche planeando lo que haría al sgte día. Amaneció y fui a su casa nuevamente, esta vez me esperaba en un diminuto vestido ancho; la seguí a su habitación, y revisé el ordenador. Nos pusimos a conversar, cada vez más cerca, sentía su mirada de placer, y de un momento a otro, la cargué y la senté encima mío, en posición de misionero. Su vestido se levantó aún más, le empecé a mamar las ricas tetas, a mordisquear sus pezones; kiara daba pequeños gemidos de placer; la llevé a la cama, la puse boca abajo y con el vestido levantado, pude observar tan delicioso culo, redondo y jugoso. Dejé caer saliva en su ano y vagina, la manoseé y empecé a acariciar su clitoris con la cabeza de mi pene; kiara gemía., y me pedía que la penetre. Empecé a moverme poco a poco, hasta meter toda mi verga dura y lubricada. La iba embistiendo cada vez más fuerte y rápido, hasta que ella pudo tener un orgasmo, tan largo que la dejó temblando. Se puso de rodillas a la altura de mi polla, y empezó a mamarla, cada vez que salía de su boca, mi polla rebosaba en saliva. Me masturbe mientras ella estaba de rodillas, y toda mi caliente esperma cayó en su boca y cara. Esa primera vez fue de película porno.

Autor: Nerón Categoría: Primera Vez

Leer relato »

Mi inicio en el sexo

2021-08-17


Hola soy Mariana y este es el primero de muchos relatos que iré subiendo a la página . En mis relatos evidenciaran me temprano despertar de mi vida sexual y las fantasías y encuentros que tuve ,espero les gusten y lo disfruten . Comenzaré diciendo que yo soy se Colombia pero viví la mayor parte de mi adolescencia en bolivia , tal ves por eso mis relatos tendran relación al país. Yo comencé a experimentar cambios hormonales y físicos a los 17 años , en los cuales empecé a mirar pornografía , no entendía mucho lo que me sucedía pero se me hacía normal que mi vagina se ponga algo caliente y húmeda , así comencé a fantasear con que era penetrada por un pene de buen tamaño y que me hiciera gemir . Un día como muchos estaba en cama sola con las luces apagadas mis padres no estaba en casa y volví a sentir como mi cuerpo se calentaba y me pedía que llegara a acariciar mi clítoris ( en ese tiempo recién iba conociendo mi cuerpo) mientras mordía mi labio iba dando pequeños gemidos así que como toda una golosa , corrí a la cocina y busque algo que tuviera la forma de un pene lo único que pude encontrar fue una zanahoria era de buen tamaño y de buen grosor . bien excitada la mire y la agarre fuerte la zanahoria, mirándola como si fuera un pene, corrí nuevamente a mi habitación al llegar me tire a la cama me baje los shorts y me quedé con mi cachetero rosa ( me encantaban los cacheteros y más si eran de encaje la tela era suave y yo era muy delicada con eso ) empecé a experimentar raras sensaciónes con solo frotar la zanahoria sobre mi cachetero que cada ves se iba humedeciendo mas y más , así la hice a un lado poniendo la punta de la zanahoria sobre mi pequeña y estrecha vagina me dolía un poco , era obvio no estaba lubricado y era mucho más diferente a un pene . así que iba de poco en poco así en medio de la noche me puse a fantasear una fantasía que llevo al orgasmos , mi primer orgasmo, fantaseaba con un control mágico en el cual podría cambiar de cuerpo y poder salir a la calle como una puta para que me puedan coger , se preguntarán cómo yo era físicamente a los 17 años pues yo soy de cara bonita pelo negro , piel blanca ,muy cuidada , ese año entre al gym así que mis glúteos no están como ahora las tengo y mis pechos no eran muy grandes ,así que me imaginaba que era de las chicas que tenía culo grande piernas lindas unos senos vistosos y con mayoría de edad para que me puedan follar , así pues empecé a introducir la zanahoria dentro de mi ya estaba más lubricada mientras cerraba los ojos fuertemente imaginaba ser una modelo [ me escape de casa con un enterizo negro de licra con con unos tacos color beige y una chaqueta jean , salí en busca de alguna aventura la chaqueta no cubría mi gran culo que no se perdía a vista de nadie iba por la carretera caminado y escuchaba como los autos pitiaban y me gritaba " estás rica mami" "mucha cola bebé" " cuánto la hora" ]me excitaba cada ves más y gemía más fuerte no saben cómo me prendía que me digieran groserías o me elojiaran en la calle [ seguí caminando y al llegar a un semáforo ví un taxi acercarse el conductor un señor de 35 años más o menos me decía " mami te gustaría que te hundiera toda mi pija en tu culo , se cómo te pondrá a gemir " yo le mire con una cara un poco seria pero con un toque de deseo y perversión , así me rei jeje y antes de que el semáforo diera en verde me subí y le dije ok papi Quiero que me la metas lo mire con una cara de deseo , el se asustó me dijo " era broma amiga , no es para tanto " se asustó por qué había reacionado de esa manera le dije quieres follarme ? Llévame a un motel vamos o por qué ahora ya no te excita? El señor me dijo eres una puta niña jeje , entonces arranco y me llevo a un motel en el transcurso del viaje iba masajeando por encima de su pantalón su verga y para aclarar no mentia la tenía de un tamaño que me rompería en dos ] Seguía soñando con una verga tan grande aún así seguí sentía mis fluidos humedecer mi ano y la cama [ sin más que esperar me acomode como un perrito y baje lentamente a su piernas saque esa verga que tan gruesa era que me sorprendió en plena oscuridad , dije waoo suavemente , el solo sonrió y siguió , iba introduciendo su cabeza en mi boca y aún así no me entraba le iba chupando su grueso pene lentamente el me agarró del pelo y me dijo , soy tu novio? Yo le.mire y le dije no! Así el me agarró más fuerte diciéndome exacto entonces no me lo hagas con amor te la tragaras toda estúpida ! Me empujó contra su pene , hice una pequeña arcada con una mirada desorbitada por el inmenso miembro que me entraba en la boca se la chupaba con más fuerza y el me seguí empujando para que me la trague toda , iba gimiendo más fuerte escuchaba que decía ya llegaremos perra y verás , repetía y repetía eso me iba excitando tanto que me ponía a dar gémidos aún más fuertes y desperté] abrí los ojos y veía el techo así dirigí mi mirada a mi vagina que la veía palpitar con y toda húmeda , mis gemidos eran reales aún recordaba , mi mano derecha no paraba de meter y sacar la zanahoria así lo hice rápido y más rápido , apretaba los dientes y mordía mi labio estaba tan húmeda que no me la creía , mi brazo no se detenía de mover asi sentí una vibración fuerte entre mis piernas , un calor inmenso en mi cuerpo , mi boca se abrió como si de verdad me tragara aquella verga de mi imaginación , mis ojos se voltearon realizando un gesto tipo anime como es el "ahegao" pegue un grito y sentía como salía a chorro mi squirting moje toda mi cama me tapaba la vagina para que no saliera más pero aún así era más intenso , temblaba como si tuviera mucho frío poco a poco sentía que pasaba esa sensación , una satisfacción inmensa me lleno , me senté en la cama , seguía un poco aturdida me di cuenta que había mojada Incluso el piso así me puse a limpiar , todo momento pensaba en aquella fantasia que se había formado en mi cabeza la Sensación de satisfacción , mi primer squirting etc . Así comienza mi historia , una historia donde pude cumplir fantasías y tener una vida sexualmente activa . Espero que disfruten los siguientes relatos que subiré muy pronto !

Autor: Mariana Categoría: Primera Vez

Leer relato »

El viejo jardinero

2021-07-13


Soy una mujer rubia de 26 años. alta, esbelta, de cabello a media espalda lacio y de buenas proporciones corporales, ya independizada de mis padres, debido al éxito laboral, gracias al empleo bien remunerado, gracias a que mi preparacion académica asi lo podia permitir, no habia yo tenido gran contacto con el sexo opuesto tenia muchos pretendientes, pero ése tema no lo tomaba en serio aún, como que todos buscaban de mí el físico, y no a la mujer a los 26 años permanecía virgen, vivia tranquila del trabajo a mí casa, y de mí casa al trabajo, pasaba yo de camino a casa cuándo conocí a un señor muy mayor ( unos 75 años ) era casi mí vecino no vivía tan cerca de mí casa sino de paso, por el rumbo y ése día él caminaba después de su labor cómo jardinero y lo ví pero casi indiferente y me seguí de frente, luego de algunos días mí vecina una señora viuda, ella mandaba traer su propio jardinero, para hacerle la labor de cortar su césped y otros detalles propios del jardín, y yo tenía mi jardín con el césped crecido, y descuidado y fué cuándo tuve el pensamiento de abordar al señor mayor, y preguntarle sí tenía tiempo para atender mí jardín, asi qué me dispuse a abordarlo cuando lo viera ó cuando pudiera y un día lo ví desde algo lejos y me fuí acercándo con mí auto y llegue hasta él y me baje y me acerqué a él hola sr. cómo está usted, bien gracias me respondió sonriente, disculpe puedo hacerle una pregunta ? sí la que quiera señorita, gracias le respondi mire tengo un jardín al qué necesito qué alguien lo atienda he observado qué usted trabaja en éste tema cree usted tener tiempo para visitar mí casa y atenderlo? sí señorita ¿dónde vive usted? muy cerca de aquí señor, pues indiqueme y con todo gusto hago la labor qué me pide, gracias le respondí, pero mi total cercanía lo puso muy nervioso y muy alterado su respiración la note alterada, y por casualida baje la vista hacía abajo y note un tremendo bulto muy crecido, mi cercania no mal intencionada lo había excitado yo le sonreí muy amable y le dije: bueno pues visíteme, mañana a las 9 de la mañana en punto, y le indique cuál era mi domicilio, y él lo entendio muy bien y al otro día llegó muy puntual a la cita, toco a la puerta y lo hice pasar con una gran sonrisa, paso y le indiqué el sitio del jardín y lo que debía hacer, observo el jardín y me dijo. si no hay problema cuando necesita qué haga el trabajo ? pues hoy no por que ya voy de salida pero lo espero el sábado ya qué no trabajo, y pues no puedo decirle con toda calma lo qué necesito qué haga en el jardín.... está bien ? sí señorita claro bueno pues gracias por venir lo espero, pero en todo momento percibí una gran perturbación por mí clara cercanía a él sin reservas y sin restricciones ( a pesar de la pandemia ) así qué su perturbación me dejo inquieta, y un poco alterada y llegó el sábado dieron las 9 de la mañana y él llego puntual y dispuesto a trabajar lo recibí y volví a notar su gran perturbación por mis olores y formas corporales y lo hice pasar llevándolo hasta el sitio en dónde quería me recortara el césped é hiciera otras labores propias del jardin, paso y observó el lugar con detenimiento y le dije : pasa algo ? no señorita nada, qué necesita que yo haga ? qué recorte el cesped y reúna toda la hojarasca qué generan los árboles y éso es todo, ahhhhhhh y qué aplique algún tipo de abono para todo el jardín, tanto árboles cómo césped, sí señorita sí lo hago con todo gusto, cuándo necesita qué le haga el trabajo ? pues puede hoy ó mañana ? pues hoy mismo me respondió, está bien le dije se regresa por su herramienta ? sí voy por ella, su perturbación era muy evidente por mí cercanía pero no le tomé más, importancia de lo debido, se fué y regresó como a la media hora y le dí acceso a mí jardín, y empezó luego su labor pasarían cómo unos 30 minutos y el jardín ya lucía muy diferente a cómo yo lo tenía, y me dije. qué cosaaa, qué gran diferenciaa y después de unos 30 minutos ya había concluído su labor bajé de la segunda planta me dirigí al jardín y le dije: pero qué bien ha quedado exacto cómo yo esperaba, él sonrió y le ofrecí una muy refrescante bebida qué él acepto gustoso, bueno pues gracias por su trabajo ha sido extraordinario de verdad, gracias señorita me respondió, su peturbación se fué hacía un lado más sexual y note qué su enomre pene le creció de manera demencial y yo bajé mi vista y sonreí, él se percató de mí observación y se disculpó, perdóneme señorita no ha sido mí intención no se preocupe perdón cula es su nombre ? juan me respondió ohhhh qué lindo nombre, yo me llamo Cassandra para servirle continuará...

Autor: Anónimo Categoría: Primera Vez

Leer relato »

En el baño del restaurante

2021-07-13


El muy caradura está mirándome desde su mesa, casi intimidándome con sus ojos, que se pierden en el sugerente escote de mi vestido negro. No es que no me guste, sino todo lo contrario, me encanta eso…Mi esposo no lo ha notado; sentado frente a mí, degusta su copa de vino y me sonríe, sin notar que mi mirada se pierde en los ojos de ese tipo a sus espaldas…El hombre insiste con la mirada. Me desnuda con sus ojos. Y eso me gusta. Mis pezones ya están endurecidos y empiezo a sentir una creciente humedad entre mis labios vaginales. Su esposa va a darse cuenta. Está sentada dándome la espalda; pero la mirada de ese hombre es insistente y ella finalmente va a sospechar algo. Entonces él hace un gesto imperceptible con su cabeza. Deslizo mis ojos hacia abajo y puedo ver que se está tocando la entrepierna, mientras ahora conversa con su mujer. No puedo creerlo; pero de todas maneras me gusta que ese hombre se encuentre excitado por mi culpa. Me imagino su verga creciendo dentro de sus pantalones. El tipo, además de arriesgado, es bastante apuesto y elegante. No estaría mal echarse un polvo a las apuradas con él…Entonces parece adivinar mis pensamientos. Otro movimiento rápido de su cabeza y ya me estoy levantando de la mesa; diciéndole a mi adorado esposo que necesito ir al toilette…Entro al baño de damas y, antes de poder cerrar la puerta, entra él. Me mira y yo extiendo mi mano, como si estuviera obedeciendo una orden suya. Acaricio ese bulto por encima de sus pantalones y él sonríe en silencio. Se sienta en el inodoro y me atrae hacia él, aferrándome por mis caderas. Me levanta el vestido, que se pega a mi cuerpo. Se sorprende al ver que no llevo ropa interior. Su asombro se convierte en placer, mientras inspecciona mi pubis depilado y mi labia humedecida. Saca su verga de sus pantalones. Es bastante grande y ya está completamente endurecida. Apunta hacia arriba. Siempre en silencio, el tipo aferra mis caderas y jala mi cuerpo hacia abajo. Cuando la cabeza de su pija roza mis labios vaginales, entonces me empuja otra vez hacia arriba. El turro me hace desear y repite esa operación varias veces. Me obliga a deslizarme hacia abajo, sobre su verga erecta, pero no me deja que esa cosa tremenda invada mi concha…Suspiro y jadeo, preguntándome cuando él se equivocará y me dejará empalarme sobre su pija. Pero el muy turro juega conmigo y me hace excitar de esa manera perversa, sin permitirme disfrutar de su verga dura…Apoyo en sus manos para no caer y siento que mis rodillas flaquean. Mis piernas parecen no poder sostenerme y entonces jadeo y aúllo como una perra en celo, sintiendo que un intenso orgasmo recorre todo mi cuerpo. El tipo vuelve a sonreír en silencio y suelta mis caderas, deslizando el ruedo de mi vestido negro hacia abajo por mis muslos. Se acomoda la ropa y sale de la pequeña cabina, dejándome caliente pero todavía temblando por el orgasmo que me robó. Vuelvo a nuestra mesa. Mi marido ni siquiera me pregunta por qué he tardado tanto… El hombre sigue conversando con su esposa, como si nada hubiera pasado. Pero me mira desafiante, casi divertido con haber disfrutado de su travesura. Finalmente ellos se ponen de pie para retirarse y entonces reconozco a la esposa: es una antigua compañera de mi oficina. Me reconoce y se acerca a saludar. Le presento a mi esposo y ella me presenta al suyo; a ese hombre que me robó un orgasmo…El tipo sonríe otra vez, me tiende su mano y sigue mirándome…

Autor: Anitaslut44 Categoría: Primera Vez

Leer relato »

Les contaré como fue mi primera vez

2021-07-07


Para que se ubiquen, esto es una confesión y anécdota que no se la he contado a nadie Mi tía trabajaba de edecán o animadora, ella comenzó en eso porque una amiga la invito a uno de sus eventos, le pidieron que sea suplente de una chica que falto, le gusto el trabajo a parte de que ganaba bien, comenzó a hacer ejercicio y saco mejor cuerpo, estaba contratada junto a su amiga pero decidieron salir y hacerse independientes, cuando yo y mis amigos éramos pequeños la veíamos con esos trajes apretados y con bikinis cuando estaba en casa, yo no sentía ganas ni atracción porque era mi tía, pero mis amigos si se emocionaban, una vez Elías que era mi mejor amigo estaba con un short, se le pero cuando vio a mi tía, mi tía lo vio, estábamos en solos en casa ella se rio, se dio la vuelta y se levanto la falda, le enseño el trasero a mi amigo y yo estaba a su lado pero no sentía excitación, ella se fue y el estaba riendo y diciendo varias cosas pervertidas, después fuimos a jugar a mi cuarto. Unos meses después la invitaron a ella y sus amigas a una fiesta en una coliseo pequeño de otro distrito, la fiesta comenzaba a la 9 de la noche, no se que paso creo que se emborracho de mas porque le tomaron fotos mostrando las tetas y hombres tocándoselas, las fotos llegaron al celular de mi mamá, yo estaba jugando con el y las vi, le di el celular a mi abuela y cuando las vio se enojo mucho, cuando llego mi tía estaba borracha y se pelearon allí. Desde ese día, mi madre y abuela la acompañaban para vigilarla, cuando tenia 15 años comencé a sentir excitación de mi tía, porque llegaba muy borracha y se empezaba a quitar la ropa, no se daba cuenta que yo estaba allí, cuando tenia 16 años la invitaron a un evento con sus amiga como siempre fue con mi mamá y abuela. A eso de las 11 de la noche escuche que estaban tocando la puerta, abrí y solo estaba mi tía, estaba despeinada y con su uniforme roto, estaba balbuceando pero no olía a alcohol, parece que se había drogado o la habían drogado estaba con el vestido levantado, se sentó en el sofá y yo la estaba viendo, se empezó a masturbar era la primer vez que le veía la vagina, estaba, le tape los ojos con una cinta, me saque el pene y estaba mas grande que otras veces cuando me masturbaba, creo que porque tenia a una mujer real, le metí el pene en en la boca, como era la primera vez que tenia sexo oral, sentía muchos nervios en el pene y no podía mantenerme moviéndome por mucho tiempo porque sentía que me iba a venir y ella me lo chupaba bien. Le metí el pene en la vagina se sentía muy bien pero no pude aguantar por mucho, me vine dentro de ella y como sentía muy rico, tuve que meter mi pene a lo más profundo y me quede abrazándola mucho tiempo con mi pene aun dentro, escuche la puerta y me tuve que ir corriendo, pelearon mucho tiempo y ahora mi tía ya no es edecán y ahora es solo modelo. Esa fue mi primera vez

Autor: Miguel Categoría: Primera Vez

Leer relato »

Mónica

2021-06-22


Era el verano de 1971/1972, yo tenía 13 años y vivía en esa época en el barrio de Barracas. Como típico barrio de aquel tiempo, toda la vida familiar y social pasaba por el barrio. La escuela primaria y mis compañeros, los amigos de la cuadra o de la plaza, los vecinos, algunos parientes, etc. Mi vieja tenía una amiga que vivía a unas 4 cuadras de donde estábamos nosotros. Era una amiga de su infancia que a pesar de vivir en otro barrio diferente a cuando comenzaron a cimentar su amistad, las vueltas de la vida las volvieron a encontrar varios años después, en otro barrio, casadas y con hijos. Una tarde por semana mi madre me llevaba a visitarla y de pronto redescubrí (mi pubertad hacían que mis hormonas estuvieran en ebullición) a Mónica, la hija de la amiga de mamá. Mónica tenía la misma edad que yo, y de alguna manera me sentía atraído hacia ella. Me parecía que ese sentimiento era mutuo. El tema era que mientras las dos madres se la pasaban charlando y jugando a la canasta en el comedor durante gran parte de la tarde, nosotros jugábamos y pasábamos la tarde juntos en la terraza de la casa. Una terraza bastante grande que tenía el tanque de agua de la casa y una especie de habitación construida con maderas y chapas en donde se guardaban innumerables herramientas y cosas que, según me contó Mónica, eran muy viejas y nadie quería tirar. Fue en esa terraza donde jugábamos al Ludo-matic (un juego de ludo que lo único “automático” era el cubilete de dados), al Costa Azul (una pista de caballitos de carreras), varios juegos de mesa más (que ya no recuerdo), y leíamos infinidad de revistas de historietas. Depende la temperatura ambiente y la época del año, nos quedábamos jugando al rayo del sol, o nos cubríamos del mismo debajo del tanque de agua, o con frío o lluvia en esa habitación. Fue en ese lugar donde nos besamos por primera vez. Una tarde, mientras leíamos historietas sentados en el suelo, comenzamos a jugar de manos. Todo comenzó debido a que mi rapidez para la lectura. Yo siempre fui un ávido lector, lo cual hacía que en el tiempo que yo ya había leído dos revistas, ella todavía no había finalizado la primera. Cuando yo ya había finalizado todas las lecturas, ella todavía no. Entonces, como para que me prestara algo de atención, comencé a m*****arla intentando darle vuelta las páginas o tapando con mi mano lo que estaba leyendo. Ella empezó a empujarme y tratar de alejarme, y yo le devolvía el empujón. Los empujones se fueron transformado en manotazos suaves, y estos últimos finalmente en intentos de atraparnos las manos mutuamente. Nos pusimos de pie y fue allí en que pude dominarla tomándola de ambas muñecas y llevándola contra una de las paredes de la terraza. Al llegar a la misma, ambos estábamos agitados y casi sin habla. Ella deja de hacer fuerza y se quedó apoyada en la pared reponiéndose de la “lucha” y entonces aproveche para besarle los labios. Recuerdo que estaba esperando un sopapo o un grito, pero ella no solo permitió que la besara sino que además me tomo con sus brazos de la cintura, me atrajo hacia ella y pegó mucho más sus labios a los míos. Me di cuenta que ambos estábamos calentándonos sin darnos cuenta. Mi pequeña verga se endureció casi al instante y ella la sintió contra su cuerpo, al tiempo que yo sentía endurecerse sus pezones contra mi pecho. Inmediatamente tomamos conciencia de lo que nos estaba pasando, y dejamos de besarnos y apoyarnos mutuamente cuando recordamos que nuestras madres se encontraban abajo. Sin soltarnos la mano ella me dice:- “Veni, vamos a la habitación de las herramientas. ”Nos sentados en el suelo y nos acurrucamos debajo de una especie de mesada de carpintería. Tenía ganas de volver a besarla pero no sabía cómo volver a encararla. Mónica me pregunta:- “¿No te gusto el beso?”- “Si, me encantó.”- “¿Y qué esperas para seguir besándome? ”Tome la iniciativa y volvía a besarla. Ella correspondía los besos y así nos pasamos el resto de la tarde. Nos habíamos besado tanto que nuestros labios estaban hinchados y enrojecidos. Ese primer día de besos fue solamente eso. Besos, besos y más besos. Solo labios contra labios, y a lo que más llegamos fue a besar y apretar con ambos labios el labio inferior del otro, en un sinfín de oportunidades donde cada uno le daba la oportunidad al otro de repetir lo mismo. Demás está decir, que ese día, cuando nos despedimos, ambos sabíamos que la próxima semana sería mucho mejor. Durante la semana intente averiguar que otras clases de besos se podían dar. En el Parque Herrera (ya no existe, se lo "comió" la AU 9 de Julio) en el que solía jugar con mis amigos, cuando atardecía aparecían parejas a besarse y toquetearse. Hasta ese momento nunca les había dado demasiado importancia a lo que hacían, pero a partir de allí empecé a ver para poder aprender. Y vi lenguas meterse en la boca del otro, vi manos tocando tetas, vi manos manoseando pijas, y aunque nunca pude ver una concha, se notaba cuando una mano bajaba hasta ese lugar.A la semana siguiente, no hubo juegos ni lecturas de ningún tipo. Directamente fuimos a acurrucarnos debajo de la misma mesada de la semana anterior. Ni nos hablamos. Nos miramos y empezamos a besarnos. No pasaron ni cinco minutos que intente meterle mi lengua dentro de su boca. Ella se sorprendió y me dijo:- “¿Y eso, quien te lo enseño?”- “Nadie. Lo vi el otro día en el parque. Una pareja se estaba besando así.”- “Enseñame, porque me gusto mucho cuando me metiste la lengua.”- “No es muy difícil, yo meto mi lengua dentro de tu boca y después vos haces lo mismo con tu lengua dentro de mi boca. ”Enseguida nuestras lenguas se enroscaron una con la otra dentro de cada una de nuestras bocas. Esto, más las “chupadas” del labio inferior, nos pusieron a ambos muy calientes. Le dije:- “También vi otras cosas.”- “No me lo digas, no pierdas tiempo, haceme lo que viste. ”Fue el mejor “piedra libre” que pude escuchar. Nos seguimos besando pero empecé a tocarle las tetas que sobresalían en su vestido. Le acariciaba los pezones y notaba como se le endurecían. Mónica comienza a toquetearme el pecho y mi espalda, pero yo quería que me tocara la pija. Me daba cuenta que ella repetía casi como un calco en mi cuerpo, lo que yo hacía en el cuerpo de ella. Entonces tome coraje, y sin dejar de besarnos, mi mano que estaba apoyada en sus tetas la comienzo a bajar hasta levantarle el vestido y acariciarle la conchita por encima de su bombacha rosa, que ya estaba un poquito húmeda.Ella me empieza a copiar y su mano empieza a bajar por mi pecho hasta llegar a mi pantalón y a mi pija que estaba durísima. Ella se sorprende de la dureza y me la sigue acariciando, primero por sobre el pantalón, y luego hurgando dentro del calzoncillo hasta dejar libre mi verga. No sé cuánto tiempo estuvimos besándonos y tocándonos, pero casi al mismo tiempo a ella se le mojo la conchita y a mí me salió una leche casi transparente de mi pija. Ella me dice:- “¿Qué pasó? ¿Qué es ese líquido que te está saliendo? ¿Es pis?”- “No, ¿no ves que no tiene el color del pis? Es leche, leche de mi verga”En realidad era el líquido pre-seminal. Ella se moja la punta de sus dedos con el fluido que brotaba de la punta de mi verga, juega con él entre su dedo pulgar y su dedo índice percibiendo su viscosidad, y finalmente se chupa los dedos.- “Hmmm, es rica tu leche.”- “Tu bombacha esta toda mojada. ¿Qué te paso?”- “No sé, pis no es, pero últimamente me mojo ahí abajo cada vez que estoy caliente”Se corre la bombacha y por primera vez le puedo ver su concha. Me mojo los dedos con su flujo y me los meto en mi boca.- “Es muy rico.”La madre de Mónica desde la planta baja nos llama para que bajemos, ya que mi vieja dice que es la hora de irnos. Nos arreglamos como pudimos, para que ellas no sospecharan que fue lo que realmente estuvimos haciendo. Cuando bajamos la escalera, nuestra mirada cómplice nos decía que nuestros próximos encuentros serían inolvidables.A partir de allí cada encuentro fue mejor que el anterior. Fuimos experimentando en cada nuevo encuentro. El chupar con nuestros dedos los jugos del otro, nos fue llevando de a poco a que yo me animará a chuparle la conchita y beberme todos los juguitos que de allí emanaban. Ella a su vez se animó a meterse mi pija dentro de su boca y chupármela hasta llenarse de leche su boca, que ella se la bebía sin ningún problema. Nunca cogimos, porque eramos unos pendejos que no sabíamos demasiado de todo eso, pero siempre nos besabamos, nos toqueteabamos y nos chupábamos mutuamente. Llegó un momento en que los besos quedaban para el final de la jornada, porque no bien nos encontrábamos yo le chupaba la concha y ella me chupaba la pija. Hacíamos unos 69 espectaculares. Quedábamos tan agotados, que lo único que repetíamos hasta el final de la jornada eran los besos que habíamos aprendido. Un día me dijo que una amiguita le advirtió que si se tomaba mi leche podía llegar a quedar embarazada. A partir de allí me la siguió chupando, pero solo dejaba que le mojara los labios con mi leche. A fines de 1972 mis padres decidieron que nos mudáramos de barrio. Nunca más la volví a ver a Mónica, pero siempre la recuerdo con mucho cariño.

Autor: saskatchewan Categoría: Primera Vez

Leer relato »

En terapia

2021-06-17


A mediados de este año me graduaré como psicóloga, carrera que inicie principalmente con la idea de entender muchas conductas propias que, aun hoy son poco entendibles. El primer año de mis estudios aun estaba casada es decir que iba a la universidad muy juiciosa y aunque tenia algunos pretendientes, era reconocida por mi fidelidad y buen comportamiento. Inicie el 4 semestre siendo una mujer divorciada, lo que en el entendido de profesores y compañeros, significa una imperiosa necesidad de sexo. Como parte de los servicios que presta la universidad, empece a asistir a sesiones de terapia para superar mi divorcio, terapias a las que asistía sin mucho interés y creía que no me servían para nada. A la altura de la 3º sesión, fui remitida al sexólogo para evaluar si mi poco interés sexual, tenia 22 los en ese entonces, requería de algún tipo de tratamiento. Mi te****uta, un hombre de 40 años, mas bien feito de cara pero con buen cuerpo, me programo 9 sesiones semanales para ayudarme con el problema. Creo que transcurría la segunda o tercera sesión cuando en medio de la narración de mis frustraciones sexuales con mi esposo, un hombre mayor y cristiano ferviente, sentí que la conversación giró de lo terapéutico a lo sexual. "Cuéntame que pensabas en ese momento" me preguntó mientas yo le contaba que deseé todo el tiempo recibir su eyaculación en mi boca, a lo que yo coquetamente respondí "solo pensaba que algún día un hombre lo hará y ese día yo seré feliz. Al terminar esa sesión, cuando se puso de pie para despedirse, note que tenia una erección y que su miembro era bastante grande.Al entrar a la siguiente sesión, la cual había esperado ansiosamente, noté que mi te****uta estaba muy arreglado y perfumado, además, me miraba con otros ojos, "que linda estas hoy" fue su insinuante saludo en esa ocasión. La sillas de su consultorio estaban dispuestas de otra manera quedando los dos frente a frente sin el incomodo escritorio que nos separaba. Tuve un extraño presentimiento. Pronto noté que la conversación, lejos de indagar por mis conductas sexuales era mas bien una serie de insinuaciones que ya me tenias toda mojada hasta que llegó el momento, la pregunta tan esperada: "que harías si te dijera que me hagas sexo oral y que me derramaré en tu boca" a lo que coquetamente respondí recogiéndome el cabello y poniéndome de pie frente a el. Unos segundos después, se puso de pie frente a mi, nos separaban 10 centímetros, sin cruzar palabra puse mi mano en su pene, sentí que aun estaba flácido y al pasar mi mano desde sus bolas hasta la punta pude calcular unos 22 centímetros de un grueso miembro. Baje su cremallera metí mi mano, ya endureciendo lo saque y empece a pajearlo rápidamente. Mi boca se hizo agua, me puse de rodilla frente a el corrí el glande, saque de sus calzoncillos las bolas y sucedió. Lo tenia en mi boca, de pronto lo tomo en su mano y empezó a pajearse rápidamente frotando la cabeza con mi boca y mi cara. Supe que en unos segundos acabaría lo que me excitó de tal manera que me hizo gemir. No mas de 3 minutos pasaron hasta cuando lo volvió a meter en mi boca y empujo mi cabeza para que lo tragara casi todo y sentí el primer chorro de leche caliente pasar casi directamente a mi garganta. Siguieron tres chorros mas que llenaron mi boca y escurrieron por mi cuello. Con su dedo devolvió su semen a mi boca y me miro diciéndome con su mirada que lo pasara a lo que con algún esfuerzo accedí y abrí mi boca para que viera que lo había tragado.Me puse de pie y sin cruzar palabra salí de su consultorio.

Autor: Lucialara Categoría: Primera Vez

Leer relato »

Mi vecinita

2021-06-12


Bueno, no habia tenido muchas experiencias sexuales hasta ahora, realmente lo que les voy a contar, puedo decir que es la mejor experiencia que he tenido(y espero sigan más).Hace 5 años me mudé a lo que hoy es mi hogar, tenía 21 años en ese entonces, llegúe sin conocer a nadie en el vecindario, ya despues con el paso de los dias fui conociendo a mis vecinos, gente muy amable por cierto,pero de todos la que mas me llamó la atención fué mi vecinita, una chava de 17 años en aquel entonces. Cuando la ví por primera vez me encantó, bonita cara y un cuerpo exquisito, ayy no dejaba de imaginarme como se vería desnuda, me encantaba verla, a escondidas por que no quería que pensara mal de mi. Todas las mañanas ella salía a barrer afuera de su casa y parte de la mía con unos lindos shortsitos de mezclilla bien ajustados que resaltaban la belleza de sus piernas y su hermoso traserito. Mmmm como me gustaba masturbarme viendola x la mirilla de la puerta, hijole,no dejaba de pensar en ella. En una ocación,al subir a la azotea de mi casa,ví que ella estaba tendiendo su ropa,demasiado cerca de mi casa,noté que ella tendió sus pantaletitas y mas tarde no dudé en "tomar prestadas" unas azulitas muy bonitas,tipo cachetero,ayy wey,me sentía en la gloria oliendolas y masturbarme al mismo tiempo,imaginandome como se le verían puestas,duré mucho tiempo haciendo eso,me exita mucho la ropa intima femenina. Pasaron los años,seguiamos sin cruzar ninguna palabra,pero notaba que ella se me quedaba viendo,obviamente yo tambíen, pero no me atrevía a hablarle por que la verdad no soy muy bueno platicando con las mujeres,soy demasiado tímido,pero me moría de ganas de saber mínimo su nombre. Un día,llamaron a mi puerta y al salir,ohh sorpresa,era ella,le pregunté que que necesitaba y ella me dijo que tenía un problema con el auto de su padre y que necesitaba mi ayuda,con muchisimo gusto accedí, no me podía negar tan solo de verla con unos lindos leggins rojos que levantaban más sus nalguitas y que por delante dejaban ver un hermoso "camel toe",uff,no sabía como ocultar la tremenda erección que traia tan solo de verla. Ya en su casa,despues de resolver el problemita del auto,empezamos a platicar y a conocernos un poco,pero obviamente yo seguía con esa tremenda erección,quería pensar en otra cosa,pero no podía la verdad.Ahi mismo platicando,pude sacarle su número de celular,según yo por si seguía teniendo problemas con el auto ó por cualquier cosa que se le ofreciera, ella accedió de volada y pues le pasé mi numero. En la noche,llegúe de trabajar y ohh sorpresa,que me la encuentro sentada afuera de su casa, con lagrimas en sus ojos.Le pregunté que si se sentía bien,ella me respondió que había tenido una fuerte discusión con su novio y que no se sentía bien,yo,como buen vecino jejeje,pues me ofrecí a tratar de animarla,dandole palabras de ánimo y todas esas cosas hasta que la ví un poco mejor,ella se retiró a su casa y minutos despues me mandó un mensaje a mi celular agradeciendome por haberla escuchado y hacerla sentir mejor. En esos dias,seguimos mensajeandonos a cada rato y un día,igual llegando de trabajar,ella estaba afuera esperandome y nos pusimos a platicar y ahi me confezó que yo le gustaba,pero que tenía miedo hablarme por que su novío es muy celoso y no quería causarme problemas,diciendome eso no lo dudé y la comenzé a besar,ella no puso resistencia alguna,de hecho ella me besaba con más intensidad e incluso llegué a tocar sus nalguitas y no dijo nada.Dias despues,me enteré que su novió la terminó por completo,a lo que yo aproveché y la invité a salir y ella aceptó. nos fuimos en mi auto a un parque cerca de mi casa,platicamos un rato agusto y al caer la noche,empezamos a besarnos y a acariciarnos mutuamente,en ese momento me confezó que tenia mucho tiempo que no tenía sexo y que tenía curiosidad de estar conmigo.Le propuse ir a un hotel a las afueras de la ciudad,obviamente ella dijo que si.Ya en el hotel,dentro de la habitación,comenzamos a besarnos y empezé por quitarle su blusa y dejar al descubierto sus hermosos y firmes senos meientras ella me daba mordidas en el cuello y metía la mano dentro de mi pantalón acariciando mi erecto pene.No podía más,estaba exitadisimo y ella tambien,la recosté en la cama y le quité su pantalón y su tanguita,abrí sus piernas y comenzé a pasar mi pene alrededor de su linda y depiladita vagina y entonces llegó el gran momento,empezé a penetrarla despasito y luego con más fuerza,ella estaba cachondisima,tanto que arañaba mi espalda y pude sentir los jugos de su vagina escurriendome en mis testiculos..Ohh diablos,mis sueños se hicieron realidad esa noche,no lo podía creer aún.Ya para finalizar,ella se quitó y me pidió que me recostara,que me tenía una sorpresa,me acosté y ella empezó a besarme y a poner cerveza en mi pecho y empezó a quitarmela con su lengua,ella me preguntó que si me estaba gustando,obviamente le dije que si, entonces comenzó a besarme en la boca y a agarrar mi pene masturbandolo con gran intensidad,ahh se sentía tán rico y no pude evitar venirme,llenando su manita de espermas,inclusive parte de su brazo,hijole,no me había venido asi en toda mi vida,me encantó. Se que muchos dirán que no fué gran cosa,pero para mi si lo fué,ya había tenido experiencias con mis antiguas novias,pero nada como esto,por eso para mí es gran cosa.Espero y les guste esta historia,proximamente va haber más,ella ya dijo que si jejeje.

Autor: kalient24 Categoría: Primera Vez

Leer relato »

ME PENETRAN SIN PIEDAD

2021-05-30


Después de que mi tío me vuelve mujercita, me da sexo anal. Amaneció. Era la mañana del 5 de enero del 2005 y oficialmente tenia 13, aunque parezca extraño nací el 1 de enero, este mundo se ilumino con una resplandeciente luz en 1992 (jajá ok no). Hace solo unos días me habían festejado mi cumpleaños, pero aun así yo sentía que tenia 12. El sol entraba por la ventana eso me despertó, el ventilador aun soplaba, tenia una sabana bastante ligera con la que ve había tapado. Cuando desperté un pensamiento llego a mi mente, un extraño sueño. En el tenia sexo con mi tío José, un hombre moreno, no muy alto pero que era bastante dominante, y más con mi tía, tal vez por eso su relación ya no funcionaba bien. Salí de la cama, a un costado estaba la ropa que había usado el día anterior, camine a la puerta y me asome, no había actividad en la casa, salí del cuarto y camine por un pasillo, casi de puntitas y rápido. Traía puesto solo un brassier y unas pantis rosas. Pase por otra puerta para llegar al cuarto de lavado, donde tenia algunas cosas mi tía, entre ellas ropa sucia y la lavadora (obviamente). También había un ropero, no muy grande. Ya lo había revisado el día anterior, había ropa al parecer algo vieja, que mi tía ya no usaba. De él saque una blusa rosa, con cuello redondo, tenia un escote no muy grande, y una falda blanca que tenia figuras con forma de pétalos rosas y rojos, se veía bonita. En la cintura tenia un resorte, la falda me quedo algo larga, pero yo la doble y el dobles lo hice en la cintura, así con el resorte que tenia se podía ajustar. Volví a mi habitación, me puse las mismas zapatillas rojas, fui al baño y me moje el cabello, me lo peine y puse un poco de fijador, después me maquille poco, la verdad no sabia como hacerlo pero quería agradar a mi hombre. Recuerdo que me pinte de rosa los labios. Camine por un pasillo que da a la sala, tenia una duda en mente ¿fue real lo ocurrido la noche anterior?, ¿no solo era un sueño? ¡Que tal y mi tío salía y me veía así, que pensaría! Nada de eso podía ser cierto, pero esa duda no me dejaba. Comencé a arreglar los muebles, estaban desordenados, en eso sonó una puerta, gire y ahí estaba, José, mirándome, las piernas me temblaban, por un momento creí que iba a reaccionar en contra mía, hasta que dijo:-Buenos días, preciosa. -B..buenos días… -Madrugaste.. ¿porque? -P.. pensé en hacer limpieza… ¿es parte del trato o no? -Si esta bien. -¿Se le ofrece algo? ¿Quiere que le prepare algo de desayunar? - Sinceramente no sabia cocinar. -Solo un café, ya voy de salida. -¿Va a trabajar? -Uhhh… no. Voy a arreglar unos asuntos. Me cambiaron los días de trabajo, comienzo mañana. -Ah ok.. es que el tío Omar me comento que usted y el tío Beto estarían trabajando lejos. -Si pero decidieron cambiarnos de zona, ahora estaremos a media hora. -Por cierto.. ¿en donde esta mi tío Beto? -Fue a ver a Lucas.Le prepare el café, el lo bebía mientras veía noticias en la TV, yo solo me quede paradita a un lado, como si fuera su sirvienta. Cuando termino, se levanto y se dirigió a su cuarto, tome la taza y la lleve a lavar. En eso regreso con una mochila en la espalda, y me dijo: -Voy a salir, si vas a limpiar en las demás casas quiero que regreses como a las 6, después de todo eres mi mujer.Eso me excito demasiado. -Ah… otra cosa, no quiero que comas, si te da hambre come solo un poco de fruta, cómprate algo de yogur y jugo. -¿Que no c***? ¿Por qué? -Tú solo has caso y ya. Al rato te explico ok. Te dejo 100 pesos para que compres lo que te dije. -Esta bien… Adiós.El puso el dinero sobre la mesa, dio la vuelta y se me acerco, estaba demasiado cerca, se agacho un poco, dirigió su miraba a mis ojos. Yo, solamente subí mis manos, las pegue a mi pecho cerrando mis puños. Sus labios se pusieron sobre los míos, fue un besos rápido, mi corazón palpitaba a mil, sentía mi cara roja. El beso termino, se alejo y se fue de casa, seguía parada, completamente quieta, ese beso me gusto y excito demasiado. Era mi primer beso. Mi día siguió normal, cuando me dio hambre salí a comprar algo de fruta, también yogur y un litro de jugo. Eso comí en muy poca cantidad. Cuando volví de la tienda me quite las horribles ropas de chico para que nadie se enterara de mi secreto. Lave la ropa que use el día anterior, después limpie un poco, no fui a ninguna casa a limpiar, tan solo pasaron las horas. Después vi TV, ya había atardecido y hacia calor, estaba sentada en un sillón cuando tocaron a la puerta, me sorprendí, ¿Quién seria?, me levante y mire por la ventana, era José, abrí la puerta para que pasara, me saludo y dejo unas bolsas en la mesa.-¿Que es eso tío? -Te traje unos regalitos, chécalos quiero que los uses estos días. Yo abrí la primer bolsa, dentro estaba una caja algo grandecita, no lo podía creer. Eran unos pechos de silicona. Revise la otra bolsa y era un calzón que simulaba ser una vagina. Me trajo eso para que parezca más una chica. Mi cara de gusto y asombro no la podía ocultar. -¡Gracias! -Anda pruébatelo, a ver si le atine al tono de tu piel, primero báñate y luego me muestras como te ves.Yo solamente tome las bolsas y me fui a mi cuarto, los abrí y leí como se ponían. Traían letras chinas, en ingles y un poco en español. Los pechos se ponían como un brassier, solamente tenían un tirante que rodeaba el cuello, en la espalda no tenia nada. Se ponían con un tipo de pegamento que se colocaba en el contorno de los pechos y el único tirante que cruzaba por el cuello. Después se le ponían maquillaje al tirante y a los pechos para disimular el contorno que quedaba de estos. La vagina se colocaba igual, se sostenía solo de la cintura, como si fuera un cinturón delgado, al igual que los pechos se pegaba y se maquillaba. Para disimular el pene, se tenían que acomodar en una zona del calzón y el pene se mete en un tipo de manguera que sirve para orinar sin necesidad de quitarlo. Lo interesante es que no tenia nada que cubriera las nalgas ya que en la entre pierna terminaba con una forma delgada y dura para que no se desajustara. Pensé que eso era incomodo pero cuando lo use no fue así. Después de leerlo me fui a bañar, cuando salí me los puse y me mire al espejo, tenia pechos y vagina. Camine para verme al espejo, lo que mis ojos veían era maravilloso. Me puse un brassier blanco, este se ajusto muy bien. ¡Por fin no había que rellenarlo! Pegue unos pequeños brincos, los pechos rebotaban, se sostenían bien con ese pegamento. Me puse unas pantis, al fin no había algo que estorbara en ellas, cerré las piernas y logre sentir mis muslos como rosaron. Me peine, me maquille un poco, tome unas zapatillas blancas, saque una toalla seca y me la enrolle. Me dirigí hacia la sala, el miraba el televisor. Cuando noto mi presencia giro su cabeza.-Vaya.. te vez hermosa. -¿Le gusta como me veo? -Me encanta… a ver date una vuelta - Gire en frente de él. -Te vez bien. Date otra pero quítate esa toalla. Me quite la toalla. Solo la afloje y deje que cayera al piso. -Increíble. Pega unos brinquitos. Brinque, los pechos rebotaban y yo sonreía. -Ahora si. Casi eres una mujer, solo te falta algo. -¿Que falta? -Pues que dejes de ser virgen. Pero de eso yo me encargo. Te voy a rellenar de carne esta noche. Tienes que desquitar lo que gaste en tus regalitos.A pesar de ser tan chica, entendía muy bien a que se refería, pero la verdad estaba bastante cachonda. Me quite el brassier, el aprecio los pechos, después me quite las pantis, le enseñe mi culito, el se me acerco y puso su mano en mi entre pierna, y me comenzó a tallar, aunque tenia ese calzón, pude sentir claramente en mi pene el rose de su mano áspera, lo hiso mas fuerte en verdad estaba excitada sentía como me erectaba. Tuve un pequeño orgasmo, fue en ese momento que me aleje de él. -Te gusta verdad perra. – Sus palabras rudas me prendían aun más. -Vamos al baño te voy a lavar el culo. -Pero ya me bañe. -No pendeja, ven y veras… obedece. Yo dije que si moviendo mi cabeza, pase delante de él, me tomo por la cintura y avanzamos rumbo al baño. -¿No comiste verdad? -Solo lo que usted me dijo, fruta y jugo, pero poco. -Esta bien.Entramos al baño y me llevo a la ducha, ahí me dijo que pusiera las manos en la pared. Quede dándole la espalda a la regadera. El tomo la regadera pequeña que tenia el baño, es una extensión de la regadera que tiene una mas chica con una manguera larga. Le abrió a la llave y desenrosco la regadera de la manguera, y comenzó a mojarme mi culito, la regadera de pared la movió a un lado para no mojarse. El agua estaba un poco calientita, yo no sabia que pretendía. En un momento mientras me mojaba, coloco el orificio de la manguera en mi ano. Un chorro de agua entro en mi, yo me moví para evitarlo. -¡Quédate quieta! -¡Por que hace eso! -No repeles, te tengo que limpiar. El de nuevo coloco la manguera en mi ano, más agua entro, me sentí llena, podía sentir como mi vientre crecía. Retiro la manguera y me dijo que me sentara en el escusado. Lo hice y no lo soporte más, deje salir todo el liquido, me indico que le bajara. -Ven otra vez. -No tío ya no… -Como que no… ven por eso hicimos el trato. ¡Ahora te aguantas! Me tomo por la fuerza, prácticamente me azoto en la pared, y puso la manguera en mi culito, el agua tibia entraba en gran medida. Me tenia tomada a la fuerza. Una vez mas regrese al escusado. De nuevo me puse en la pared, y la manguera hiso lo suyo. Me sentía como si fuera un neumático de auto. ¡Esta vez metió más agua! Ya no lo soportaba. -¡Ahhhh!!! …. ¡Es demasiado tío! – Retiro la manguera y un chorro de agua salió de mi culito, yo intentaba soportar todo ese liquido dentro de mi, tal vez era mas de un litro, pero más que doler, ahora me estaba excitando, por un momento me imagine que era semen. Eso me puso muy cachonda, no me dio tiempo llegar al escusado que estaba a unos pasos de la regadera. Solo me puse en cuclillas y saque toda el agua. Me puse de pie, mis manos las puse en la pared, curve mi espalda para levantar mi culito. -Otra vez tío. -¿Ya te gusto verdad perra?- Metió más agua, la soporte por más tiempo hasta que salió. -Con eso es suficiente, ya estas limpia. – El colocaba la manguera a la regadera, yo me puse en la pared levantando el culo de nuevo. -T..Tío… ahora lléname de tu semen… ¿si? – No podía con mi calentura, quería su semen dentro de mi. -Ahora hasta lo pides, no que al principio… te hiciste del rogar.Me tomo de la cintura y pego su pene a mis nalgas, podía sentir su verga parada por debajo de su pantalón. Comenzó a frotarla, luego puso uno de sus dedos en mi culito y lo metió hasta la mitad. Su dedo era grueso, áspero, de un hombre que trabajaba, yo no paraba de gemir. Saco su dedo y lo volvió a meter, eso hiso por un rato. Mire hacia atrás, y con su otra mano se bajaba los pantalones, saco su miembro, grande y con venas y comenzó a meterlo en lugar de su dedo. -Ahh… ahhhhh… despacio…mmm.. despacio me duele. -Tranquila, que en un rato te va encantar. Era una sensación contradictoria, mientras me ardía y dolía ser penetrada, también sentía demasiada excitación, tal solo no quería que me la sacara. Metió media verga en mi culito, y la saco, volvió a repetirlo pero ahora entro toda. Sentía como se abría paso, como me estiraba por dentro, era como un tronco. Gemía y gemía, me gustaba, pedía que no me la sacara, comenzó a bombear, con movimientos lentos que luego se volvieron rápido y más fuertes. En esos momentos sentí una sensación que me hiso temblar. Algo cruzaba por mi espalda y hacia que mis piernas temblaran y perdieran fuerza. -Ahhhh…. siii… ahhhh.El me sostenía con esa flecha que me había clavado. Era imposible que callera al suelo. Me daba duro, estaba pegada a la pared y de repente saco su miembro de mi ya lacerado culo. Prosiguió nalgueándome, puso de nuevo la manguera en mi culo y lo lleno de agua. No solo entro el agua, estaba tan abierta que, con solo un poco más de fuerza, metió la manguera en mi culo. Fue delicioso, tal vez 30 cm estaban dentro de mi, mientras escupía un chorro de agua. También metió su pene y comenzó a darme. Me dolió, pegue un grito, él solo reía, en el baño se escuchaba como pegaban sus huevos contra mi culo. Esa sensación otra vez. -¡Si!... ¡dame más!... ¡ahhhh!....Mis piernas perdieron fuerza, estaba toda temblorosa, saco su verga, y saco la manguera. Sentir como salía me encanto, goce cada centímetro de esa manguera. Cuando salió me fui de rodillas. El me levanto, me puso contra la pared, el agua que salía de mi culo escurría por mis piernas, me la metió de nuevo. Estaba contra la espada y la pared, literalmente. No podía estar en pie ¡Me iba a desmayar de placer! -¡Ahhhh!! ¡Zorra me vengo!, ¡Que buen culo tienes!Se vacío dentro de mi, me hiso mujer, era lo que me faltaba para serlo. Terminado el acto, no recuerdo nada más. Cuando desperté estaba en mi cuarto desnuda, acostada en la cama, me dolía el trasero, y sentía ardor dentro de mi, me dio tanto gusto. Agua y semen escurría de mi, la cama estaba húmeda. Se abrió la puerta, entro mi tío. Me dijo que apenas eran las 10 de la noche, me felicito por lo que soporte. Yo le di las gracias. -Mañana vas a gozar más, descansa. Eso hice. A la mañana siguiente me arregle bien, me puse la misma ropa del día anterior, mi cabello lo peine, y salí. Mi vientre me dolía, era una sensación de querer ir al baño, pero entendía que la causa de esa m*****ia era por la follada de la noche. Llegue a la sala y oí otras voces, me detuve de golpe, junto con José, se encontraban Beto y Omar. Omar me vio y sonrió, y Beto solo clavo su mirada en mi. -Ven, les dije que es mi puta.Eso resonaba en mi mente. Tenia miedo una vez mas, y demasiada pena, no le importo nuestro trato y se lo dijo a los demás. Ahora que haría, tenia que lidiar con ellos, que tal y decían algo a mis padres. En ese momento no tenia ni idea de lo que me iba a pasar en los siguientes días. Continuara…

Autor: karlaguadalupe Categoría: Primera Vez

Leer relato »

MI PRIMERA VEZ A LOS 7

2021-05-15


SOY JAN Y ESTA ES HISTORIA 100% REAL CON VECINO JOEL DE 31...

Autor: Jancito Categoría: Primera Vez

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!