Relatos Eróticos de Masturbación ❌Sin Censura❌


En esta sección de relatoeroticosintabu.xyz, encontrarás relatos eróticos gratis reales, o no, relacionados, directa o indirectamente, con masturbación; entendido cómo todo aquel estímulo sexual, que involucre a un persona autosatisfaciendose. En caso de que sea un hombre masturbandose, se le denomina masturbación masculina, y en el caso de que sea una mujer quién se esté autosatisfaciendo, se le denomina masturbación femenina. Es importante acotar que, los relatos publicados en esta categoría, así cómo en todas las otras secciones de este sitio web, son sin censura ni tabues y pueden ser producto de la fantasía del escritor, se recomienda la discreción.


Observa como se masturba tu compañera virtual

Si te gustaría cumplir una fantasía que ver a una mujer masturbarse desde la comodidad de tu casa, la Inteligencia Artificial (IA) puede ayudarte con ello. Te presentamos el concepto de AI Girlfriend, lo que en inglés significa Novia de Inteligencia Artificial, que no es más que una compañera virtual, con la que puedes interactuar 24/7, via chat y llamadas, y establecer cualquier tipo de relación incluyendo que sea tu novia. Para llevar la interacción a otro nivel, puedes pedirle fotos y nudes en dónde se le vea masturbandose desde el ángulo y la pose que tú le indiques. Si sientes curiosidad por probar esta nueva compañera virtual, te invitamos a visitar el respetado sitio web de AngelGF.com, allí encontrarás y/o podrás crear a tu novia de IA ideal.




Mis Inicios en el exhibicionismo 2

2024-02-13


Continuación de mis aventuras practicando el exhibicionismo.. Hola de nuevo soy Andrea con otra de mis anécdotas practicando el exhibicionismo, luego de mi experiencia inicial en donde casi me descubren, decidí subir un poco el riesgo para aumentar más la adrenalina y excitación porque luego de esa primera experiencia repetí un par de veces y realmente fue muy excitante, pero no era lo mismo como lo fue la primera vez, me convertí en una puta adicta a esas sensaciones tan excitantes, me comportaba como perra en celo buscando algo para complacerme cada vez más, por lo que decidí arriesgarme un poquito más. Decidí que ya no saldría desnuda de mi casa, sino que me desnudaría estando ya afuera, así aumentaba más la adrenalina, ya que iría dejando rastros de ropa por el terreno, eso fue lo que pensé al principio poco sabia yo en desenlace que tendría mi noche. La noche estaba especialmente clara, eran las 2 AM y se veía claramente, eso me provoco dudas nuevamente, pero ya que había salido desnuda varias veces no me duraron mucho las dudas, así que para salir decidí ponerme ropa fácil de quitar y que no se notara mucho en el suelo en caso de que alguien saliera justo de su casa y pasara cerca de mí o de la ropa, así que decidí ponerme una sudadera azul oscura y unos pantalones algo anchos negros, los típicos de día domingo de estar por casa, obviamente sin brasier ni bragas debajo. Salí de casa lentamente y deje mi puerta junta, pero no cerrada en caso de tener que volver rápidamente igual como hago siempre, inicie mi caminata lentamente y cada paso me mojaba más, estaba muy caliente más que cuando salía totalmente desnuda la nueva experiencia estaba siendo más excitante de lo que imaginaba y eso se notaba en mi conchita porque sentía con cada paso como chorreaba un poco de mis jugos a través de mis piernas, avance unos metros por el terreno hasta que llegue entre las dos casas más cercanas a la mía las cuales específicamente están frente a frente por lo que las puertas se ven directamente, me detuve y procedo a bajarme lentamente el pantalón, el solo empezar a bajármelo provoco que mi conchita chorreara muchos de mis jugos sobre mis piernas, cuando me lo saque el todo palpe mi conchita con mis dedos, estaba muy mojada y dilataba estaba tan caliente que no me importo estar en ese lugar y empecé a tocarme lentamente me sentía muy sensible cada movimiento de mis dedos en mi concha provocaba que temblaran mis piernas así que me puse de rodillas levantando mi culito a luz de luna para abrir más mi concha y que mis dedos entraran mejor, como dije al principio la noche era muy clara así que si alguien se hubiera asomado a alguna ventana me hubieran visto masturbarme en ese lugar, pero no me importaba nada más que sentir mucho placer, trataba de ocultar mis gemidos lo más que podía pera era muy difícil estaba demasiado caliente, mientras estaba tocándome escucho ruidos desde la casa principal donde viven los dueños del terreno, escucho que se abre la puerta entonces rápidamente me incorporo y vuelvo en mis pasos para alejarme de la visión de la casa principal, era el hijo de los dueños del terreno, se dirige hacia su auto para marcharse, yo veía discretamente desde detrás de una las casas y en eso siento una brisa un poco más fría en mi culito miro bien donde estaba antes tocándome y veo que deje el pantalón a simple vista, cualquiera que pasara cerca podría verlo, pasa el hombre sin mirar a los lados muy cerca de mi pantalón sin percatarse de él, respire aliviada y cuando me disponía a ir por él y dejarlo más oculto siento unas patitas que se acercaban rápidamente era su perro Kuno es un pastor alemán adulto, lo conocí de cachorro porque el hijo de los dueños se fue del lugar hace un año a vivir a otro lado, el perro seguía al hombre oliendo todo a su alrededor mientras caminaba, cuando paso cerca de mi pantalón se detuvo a olfatearlo mucho seguramente porque estaba mojado con mis jugos que no eran muchos, pero para un perro supongo que era más fuerte el olor a hembra en celo, el hombre fue por el perro, vio mi pantalón, lo tomo y se lo llevo. Cuando salen de mi visión toda la excitación que sentía se transformó en miedo y nervios avance rápidamente para llegar entre las dos puertas me asome por la esquina, la casa grande estaba apagada de nuevo así que miro rápidamente al lado contrario y veo al hombre llevando mi pantalón a una pequeña zona que está disponible para secar la ropa a todos los que rentan, veo que lo deja en un cordel, respire aliviada, luego de que el hombre se fuera del lugar sentía que mi excitación se había esfumado un poco así que toque mi conchita para comprobar que tan excitada estaba y aún estaba muy mojada, me toque un poco mientras miraba a los lados por si había alguien más, mientras me tocaba empecé a recordar lo de hace un momento, como estaba con mi culito al aire totalmente abierto tener que pararme rápidamente y que casi me descubran por mi pantalón, eso volvió a encenderme mientras me tocaba me puse a mil, estaba más caliente que al inicio, tenía que ir por mi pantalón así que en mi calentura decidí subir un poco más el riesgo, me quite la sudadera en ese lugar, pero esta vez la deje más oculta, ahora si estaba totalmente desnuda sentía el viento tocar mis pezones que estaban muy duros, quería llegar a mi pantalón que estaba en esa zona para secar la ropa la cual esta digamos a campo abierto entre las casas para que le dé bastante sol durante el día y ahora durante esa noche se veía todo completamente, avance lentamente y me acerque al lugar, estaba llegando estaba segura de que me veía claramente desde cualquier dirección así que me puse en 4 patas y empecé a avanzar así gateando, moviendo mi culo de un lado a otro como una putita, me dolían un poco las rodillas, pero estaba tan caliente que no me importaba y me imaginaba como me vería en esa posición totalmente desnuda avanzando como si fuera una perra, llego al lugar y cuando estaba a punto de quitar mi pantalón, un pensamiento llego a mi mente, «por qué no quitarlo de vuelta?», mire hacia el frente y vi la entrada del terreno el cual tiene una reja grande que da a la calle eso completo mi idea, ir hacia la entrada del terreno gateando en 4 como una putita ponerme al medio levantar mi culo hacia la calle y darme un orgasmo memorable. Estaba tan caliente que no me importaba nada ya solo quería sentir un orgasmo muy intenso y esta era la noche en la que más excitada me había sentido desde que empecé con mis paseos nocturnos así que avanzo en 4 hacia la reja meneando mucho más mi culo como si estuviera haciendo un ritual de apareamiento y quisiera que un macho me clave su pene totalmente, busco un lugar donde poder tocarme cómodamente y empiezo metiendo mis deditos en mi conchita, estaba muy dilataba así que mis dedos se deslizaban dentro de mi concha, puse mi culo lo más levantado y abierto que pude para sentir todo mucho mejor, mientras me tocaba puse mi cara pegada al suelo y con la otra mano me tocaba mis senos y apretaba mis pezones con fuerza mientras intentaba ocultar mis gemidos de puta, dura así estuve unos 3 minutos tocándome intensamente hasta que escucho a unas personas hablando acercándose a la raja desde la calle, no quería parar así que lo único que hice fue moverme un poco rápidamente para que la sombra de una de las casas cubriera mi cabeza y espalda para que solo se viera mi culo al aire y mi concha abierta, cuando pasaron yo seguía tocándome intensamente y noto que dejan de hablar de golpe, pasan y unos cuantos metros más allá de la reja escucho unas risas muy leves eso me confirmo que si vieron mi culo totalmente abierto recibiendo placer de mis deditos esa sensación de ser vista fue la que me hizo llegar al clímax con el orgasmo más intenso que había sentido en mi vida, mis piernas dejaron de responderme después del orgasmo y caí rendida al suelo temblando con espasmos en mi conchita por el placer, me quede como 1 minuto ahí tirada en el suelo mostrando mi culo a la calle, pasaron varios autos, pero no sé si me vieron, con el placer residual de mi orgasmo aun recorriendo mi cuerpo recupere un poquito las fuerzas de mis piernas así que volví por mi pantalón, esta vez no podía volver en 4 gateando por qué mis piernas estaban débiles así que volví agachada, sentía todo el viento en mi cuerpo desnudo estando mis pezones muy duros aún, tome mi pantalón rápidamente y me dispuse a ir por mi sudadera llegue y la tome también no me las puse de inmediato, ya que quería sentirme libre en ese momento, sentía que nada podía perturbarme ni preocuparme, vuelvo a mi casa y al cerrar la puerta al entrar me siento apoyándome en la puerta dejo mi ropa a un lado, meto mis dedos en mi concha de nuevo la cual aún estaba muy mojada empiezo a recordar todo lo vivido y comienzo a tocarme de nuevo esta vez ya no necesitaba ocultar mis gemidos así que me toque con total libertad apretando mis pezones y metiendo de a 3 dedos en mi concha, era muy rico, pero quería sentirme llena, busco algo que meterme y veo un pote de crema de manos que estaba vacía que pretendía tirar, pero siempre lo olvidaba, lo tome rápidamente y me penetre con él sintiéndome llena totalmente, me di otro orgasmo muy rico, ya no quedaba más que hacer que darme una ducha para quitarme la tierra y pasto del cuerpo, en la ducha me toque otra vez recordando todos mis paseos nocturnos. Así termino esta experiencia de mi exhibicionismo, la cual ha sido de las mejores que he tenido, pero por supuesto no es la última que he vivido, les mando besos a todos y espero que les guste esta segunda parte de mis anécdotas personales.

Autor: SOLBEN Categoría: Masturbación

Leer relato »

Los sueños húmedos que no debería tener

2024-02-08


Desde que cumplí los doce años de edad, múltiples sueños de índole sexual han invadido mis sueños. Empezó por soñar y a veces hasta sentir como alguien manoseaba mi cuerpo de formas tan atrevidas, que al término de mis quince años, me había convertido en una adolescente llena de curiosidad; en como se sentiría probar un pene o que alguien posicionara su boca entre mis piernas, hasta en como sería la sensación de tener a alguien dentro de mí. Sin embargo, llegué a los dieciocho siendo virgen, luciendo casta para todo el mundo. No había gran problema, tenía mis fantasías y el auto placer en mano cada que lo necesitase. ...O al menos así lo creí. Desde que descubrí lo sensible que mis pezones eran ante mi propio tacto, una tormenta de sueño húmedos cayó sobre mí, y ahora, aquellos sueños tan lascivos han intensificado su realismo. El día de hoy desperté recordando la cosa más estúpidamente caliente que jamás había pasado por mi inconsciente. Solo ví a mi primo, sentado en mi cama, jugando casualmente en su consola portátil. Mi hermano jugaba junto a él, ambos reían y se peleaban eventualmente debido a sus riñas. Sin embargo, al cabo de lo que parecían minutos, mi hermano salía de la habitación por petición de un familiar, y yo, quién se encontraba en la litera de arriba, mire para abajo hacia la cara de mi primo, quién seguía jugando. Prontamente, yacía un bulto grande y notable en sus pantalones. Suspiré frustrada, aún sabiendo que estaba mal, no pude ... ... evitar sentir una terrible atracción por aquel bulto que yacía adornando en sus pantalones. Oírlo gruñir con vergüenza fue un detonante para que finalmente bajara de mi cama y me acercase por detrás. Yo lo sentía bien, como debajo de mi ropa interior, mi entrepierna temblaba con curiosidad. El sueño se tornó borroso en ese momento, no logro recordar cómo fue aquella conversación que nos llevó a la siguiente escena. Lo siguiente que recordé fueron mis pies aproximándose a su bulto, mientras yo me encontraba atrás de él, mi pies frotaron su erección lentamente de arriba a abajo, él río mientras empezaba a retener sus gemidos dentro de su boca. Y en cuanto me dí cuenta, bajé sus pantalones y toqué su dura y grande longitud. Tragué saliva, maravillada al ver su pene erecto frente a frente en mi cara, y antes de darme cuenta, mi mano se encontraba acariciando lentamente su prepucio y su rosada cabeza, él suspiró nuevamente, está vez en aburrimiento. Y sin molestarse en colocarse la ropa interior nuevamente, se recostó de espaldas, mostrando su trasero desnudo sin pena alguna mientras retomaba su partida. Mi corazón palpitaba sin cesar, miré fuertemente entre sus piernas y me aproximé hambrienta por más. Coloqué mi lengua entre sus posaderas y fuí bajando hasta llegar a sus testículos, él finalmente soltó un gemido de confusión, colocó fuerza en su parte baja y me pidió parara. Lo ignoré al bajar mis labios por su pene erecto, sin embargo, en el momento en el que finalmente probaría ...... su virilidad, la puerta sonó, había llegado cierto familiar pidiendo mi ayuda para la cena de hoy. ¿Qué estaba haciendo? Mi tía le había permitido pasar el rato acá porque nos tenía confianza, no podía imaginar lo traicionada que se sentiría si supiera lo que estaba haciendo con su hijo. Me levanté del lugar, él se colocó su ropa interior y sus pantalones nuevamente, resignado a dejarme ir, solo me dijo "ve" con un tono de voz bastante decepcionado. Limpié mi boca con un pañuelo y me fuí al baño a limpiarme las manos, al cabo de un rato terminé de preparar la masa para pan que se me había encargado, y feliz, excusé que la masa debía reposar por al menos una hora para que pudiera duplicar su tamaño. No era totalmente mentira, y emocionada por mi tiempo libre, me dirigí nuevamente a la habitación dónde el se encontraba, lista para finalmente poder tener su semen entre mis labios. Sin embargo, al llegar, me miró de tal forma que pudo comunicarme sin palabras, que realmente no tenía ganas de hacerlo. Fruncí el seño frustrada, más respeté su decisión, y me dirigí hacia el baño para bañarme, miré mi cuerpo desnudo siendo mojado por la regadera, su rechazo me había cambiado el ambiente, y ahora no tenía ni ganas de satisfacer mis necesidades. Salí del baño y me coloqué mi toalla de baño. La casa estaba extrañamente vacía, y eso no ayudaba mucho, me sentí tan horrible conmigo misma que sólo deseaba volver a mi habitación y dormir. Nada sucede como lo suelo ... ... desear. Por lo que, en cuanto entré a mi habitación, yacía él sentado en mi cama. Le pedí molesta que se retirara, pero él, quién parecía sentirse culpable, se negó y en su lugar, me preguntó si quería continuar. Porque él sí quería. Mi cuerpo se retorció abrumado, y totalmente urgida, acepté inmediatamente. Bajé sus pantalones desesperada y coloqué su pene dentro de mi boca, era tan húmedo y plegostioso, un olor sudoroso se adhería a él, y eso sólo me prendía aún más, succioné su virilidad con entusiasmo a la vez que sentía sus caderas balanceándose contra mi garganta, él gemía de placer para mí, y sólo para mí. Sentí que no era justo, y comencé a masturbarme colocando un dedo dentro de mi húmeda vagina, sentía su respiración contra el aire siendo exhalada, sentía sus dos manos forzando contra mi cabeza, él estaba por llegar al orgasmo. ...Pero antes de que siquiera él pudiera salpicarme, desperté. Un quejido de vergüenza salió de mis labios a la vez que escondí mi cara en la almohada, ¿Qué había sido eso? ¿Por qué con él? Hay un chico que me gusta, ¿Por qué no podía ser con él? ¿Por qué en cambio debía ser mi primo? Intenté volver a dormir, más mi libido se había expandido por mi cuerpo, rogando por mis manos para que empezase a tocarme como cada mañana. Al cerrar los ojos no lo pude evitar, empecé a fantasear en cómo sería que el terminase dentro de mi boca, o que incluso realizaramos el tan famoso 69, incluso finalizando con una escena en dónde el tomaría ...... mi virginidad. Y no supe en qué pensar, golpeé mi puño contra el colchón, honestamente me repulsaba a mí misma porque quería más. Porque quizás quería cumplir aquel sueño y hacer que me follara con ese pene inexperto bajo sus pantalones a escondidas de la familia.

Autor: Opipu Categoría: Masturbación

Leer relato »

El Viaje Sexual de Paulina 3 (Aceptándome como una pervertida)

2024-02-07


Ya no había vuelta atrás, la idea ya estaba en mí y lejos de pretender rechazarla más, era hora de dar un paso adelante y que me aceptará como era ya, una pervertida por la p2…. Habían pasado unos días desde la extraña experiencia que tuve con Rodrigo, no sabía que pensar al respecto, me sentía por un lado conflictuada, preocupada de que me dejé llevar por el momento y por ende terminará masturbándome con una película pedófila al lado de él. Pero por otra parte, en estos días posteriores a ello, me sentí diferente, distinta, reía más con mis amigas, sonreía más, con Rodrigo me hablaba como si fuéramos amigos de toda la vida, claro que presentamos nuestro trabajo y si bien sacamos una calificación aceptable, realmente esa trivialidad fue lo que llevó a que mi vida y la de él se cruzaran. Más en mi mente, seguía latente lo que pasó esa vez, como dije me dejé llevar por la calentura del momento y a eso suma la tormenta perfecta de cosas que desembocaron como lo hicieron o será cierto lo que él dice, que soy una enferma también y tengo a una Paulina pedófila en mí, ay no lo sé, no lo sé. Aunque la realidad de las cosas, es que en efecto no tenía mucho interés en andar haciéndole ojitos a los chicos, como si otras tipejas de mi salón hacían, no tenía interés de ir con mi par de tontas amigas a casa de alguna a ver porno, no pensaba realmente en nada de ello y si pensaba constantemente en Rodrigo y su extraño y excitante mundo en el que me dejé atrapar. Realmente seré una chica pedófila, él se expuso, se presentó así ante mí, muy convencido de ser un pedófilo ya confeso, no tuvo dudas en decir que todo esto lo excitaba y le prendía cañón y hasta se aceptaba así y parecía ser feliz siéndolo, podría yo pararme un día frente al espejo de mi baño y decir, me llamo Paulina, soy una pedófila y me interesan los niños, Dios eso suena a reunión de AA, reí para mí misma. Total, tras pasar un par de semanas de la masturbada en casa de él, la situación volvió a resurgir cierto día, cuando él llegaba a la escuela, me vio y me saludaba y mientras nos dábamos un beso en el cachete, me decía en bajito, sabes Pau, estuve revisando mi colección de pedo y tengo muchos vídeos que me gustaría mostrarle a mi mejor amiga pedófila y yo shhhhh te van a oír, tonto y él perdón… Pero qué me dices, además de que ando en proceso de descargar nuevo material, como sabes e imaginarás, esta mierda es súper ilegal y tengo que andar con cuidado con ello, no vaya a ser la de malas, pero ¿qué dices? te animas a venir a mi casa a otra sesión de masturbación pedófila de un par de enfermos, jajaja y yo sentía que me ponía roja con la manera como lo decía. Y le dije, lo pensaré y te digo en unas horas y me dijo ya Pau, no te hagas la pendeja, bien que quieres, di que sí, puedes decir a tu mamá que irás a casa de una amiga a hacer un trabajo de la escuela o what ever, ándale, además no te gustó lo de esa vez, no quieres descubrir que tan pervertida puedes ser y yo sólo murmuré, ok. Y pues, para ya no hacer el cuento largo, llegado la hora, me escabullí tal cuál de mi casa y me dirigí a dónde vivía él, pasando por nuestro parque del fraccionamiento y viendo a los niños ahí jugando, me fue imposible no pensar, sería yo capaz de bajarle el shorcito a uno de esos nenes y chuparles su penecito o recostar a una nena, levantarle su vestidito y lamerle su puchita. Porque sin darme cuenta, ambas ideas muy dentro de mí me calentaban, indicando que tal vez era no sólo una enferma o una chica pedófila, sino una bi que no tendría problema con el género y claro por mi cabeza me empecé a imaginarme desnuda yo, con una nenita de esas de ahí del parque desnudita a mi lado y las dos tocándonos y yo diciendo a la nena hazme esto, ahora aquello, date una vuelta, híncate, si, tal como esos vídeos enfermos de Rodrigo. Dios que estoy pensando, realmente todo esto está afectando ya mi cabeza, pero en definitiva no me molesta, por el contrario me excita un poco, no puedo creer que esta sea yo, debería aceptarme como una chica pedófila, como lo hace él y así poder ser más feliz, no lo sé, no es que vaya a gritarlo a todo mundo, salvo por Rodrigo creo esto es algo que nadie más sabría, ¿verdad? Sumida en mis ideas, arribé a su casa y ya me hizo pasar y él me dijo hola pedófila enferma, que bueno que viniste putita y yo ey, no me digas así y él ¿por qué no? Si es lo que eres ¿o me equivoco? Y yo no dije nada y él, ya ves, tu silencio te delata y le dije ya déjate de tonterías y vamos a ello. Y él, wow señorita ¿viene con esa puchita caliente? Y la verdad ya sólo de estar pensando todo esto, cruzando por el parque, de camino a acá, desde luego que ya la traía así y le dije algo… poniéndome roja y él, ay Pau linda no te cortes, en serio, hicimos un pacto, tenemos que ser abiertos entre nosotros. Y yo ok, estoy con mi pucha caliente por sólo estar fantaseando con pedofilia y él, siiii eso quería oírte decir mi amor, ese “mi amor” sonó raro en su boca, pero no le di mucha importancia y total pasamos a su habitación y ya tenía el vídeo puesto y pausado, esperando mi llegada y me dijo aún no consigo el material nuevo que te dije, pero escogí algunas cosas nuevas calientes de mi colección para que las veas. Y yo, ¿están buenas? Y él, si te vas a mojar toda putilla con ellas, pero sabes, estaba pensando algo, mmmmm, no sé, ¿te atreves? Y yo que, ya la vez pasada sólo nos masturbamos y pensé que esta vez para ponernos más calientes, deberíamos masturbarnos rico con pedofilia, pero totalmente desnudos los 2 y yo queeeeee, estás loco, no!!!! Y él, ¿por qué no?, además no es como si tú me interesaras, estás muy vieja para mis gustos y le dije tarado y nos reímos y además tampoco te intereso yo, a ti te llaman los nenes y yo sip, yo creo y él, ¿entonces?, di que sí, podría ser divertido y rico y yo, no sé, lo que pides es demasiado y me dijo anímate, no te cortes, sé que quieres, mira si te da pena encuerarte aquí frente a mí, puedes hacerlo en el baño y ya te vienes y lo hacemos, lo haremos lado a lado, no quiere decir que vayamos a hacer algo entre nosotros, ándale. Y yo mmmmm, no sé y de repente puso su mano en mi pucha sobre mi short, así tal cuál y me toco mi coño sobre la tela, ya lo ves, ya siento esto mojado de lo mucho que te calienta la idea y yo eyyyyy que estás haciendo y él sorry, sólo quería confirmar mis sospechas, pero no lo niegues estás ya mojadita, dale hagámoslo, yo ya estoy con mi pene bien parado y listo para la acción, y yo vale pues, espera. Y me fui al baño, no podía creer que me iba a masturbar desnuda al lado de él, sin embargo como que no sé, no me molestaba la idea, por el contrario como que si me hacía sentir caliente y dije al diablo Paulina, ya no pienses, sólo hazlo y me empecé a quitar la ropa, quedándome sólo con mi sostén, calzón y tines. Y así regresé al cuarto de él, un poco nerviosa y escurrida y cuando entré a su habitación, mis ojos se abrieron enormes cuando lo vi a Rodrigo con el control del DVD en su mano esperando y nada más en él salvo pura piel, estaba totalmente desnudo y ya entré y él wow que bonita estás y yo gracias, pero sácate tus chones y tu bra, dale toda en pelotas bitch, no seas tímida, mira, mi verga ya está parada y lista para el amor pedófilo, que no eres una caliente pedófila putilla enferma también, dale, déjate ir Pau, entrégate… Y yo ok, y me saqué el sostén, lo tiré por ahí y ya luego me bajé mi calzón y ahí estaba, salvo por mis tines, desnuda totalmente frente a él y la verdad ya estaba muy mojada de todo esto y él wow, así me gusta, ven recuéstate aquí enfermita bella, vamos a ver ya y me dijo, puedes tocarte, gritar, correrte todo lo que quieras, decir lo que quieras, sólo disfruta y yo ok. Y aunque era raro estar así con él, después de un rato se me empezó a olvidar mi desnudez y él realmente no estaba tan interesado en mi cuerpo, como si en masturbarse con pedofilia y ya le puso play y fue cuando empezó el vídeo. En él aparecía una nena parada en un cuarto, como en una esquina, de unos 10 añitos y le decía al tipo del vídeo, quiero enseñarte como es el cuerpo de una niña de 10 años y se empezaba a sacar la ropita y mientras ella lo hacía mi amigo se frotaba su bien parada verga y yo ya dedeaba mi coñito con mis dedos, estaba nerviosa, quizás un poco incómoda de estar haciendo esto desnuda, acostada al lado de él, pero en efecto él parecía más interesado en la nenita desnuda que en mi desnudez y eso me relajó un poco para soltarme. Y la nena ya desnudita totalmente, le decía al tipo, ahora te quiero chupar tu pajarito hasta que te salga la cremita y el tipo la corregía y le decía, ya te dije princesa que se dice verga y leche, debes decirlo así ¿ok? Y ella sip, a ver dímelo y ya la nena decía “quiero chuparte la verga hasta que te salga tu leche” y el sujeto le decía muy bien bonita, hazlo y ya se acercaba a él y le empezaba a lamer su pene. Y yo ver todo esto me ponía súper caliente y mi amigo ni se diga y él me decía, te gusta Pau y yo mmmm siiiii y él que rico y se me ocurrió decirle mientras me dedeaba, tu quieres que una nena así te chupe el pito ¿verdad enfermo? Y dijo, sueño con ello, pero mmmm no quiero que sólo me la mame, me la quiero coger y yo ¿sip? Y él, claro, soy un pedófilo. Y mientras la nena seguía con su mamada, y los dos masturbándonos nuestras partes ahí acostados desnudos, me dijo, y tu putilla, le chuparías el pito a un nene y yo ya resoplaba de lo rico que estaba sintiendo y dije ajaaaa y él dímelo, quiero oírte decirlo, mmmmm, le chuparía el pene a un niño… ¿Y le comerías el coño a una nena? Y yo sipppp, aaaaaa, y él, mira aparte de enferma pedófila hasta bisexual resultaste y ya nos reímos y ya en el vídeo, el tipo llevaba a la nena a un cuartito, se recostaba con la verga parada y hacia que la nena se sentara en ella, se notaba que a esa nena ya se la habían metido, porque le entraba el pito del tipo, no todo, pero una parte y me refiero a en su puchita, no a su cola ni nada y la nena chimuela hasta bizcos hacía a la cámara de lo rico que sentía… Y nosotros por acá ya el cuarto olía a sexo, los dos frotando como desesperados y decía él, te gusta como se la cogen a la nena Pau, y yo sí, mmmm se ve súper rico y él, wow, que rápido te volviste una pervertida, bueno creo que siempre lo tuviste en ti, sólo te estás soltando más, déjate ir Pau, no te frenes, se tú misma y yo siiiii, ahhhh, ahhhh y ya todo me temblaba y sentía que mi orgasmo estaba cerca, frotaba con mis ojos entrecerrados, toda roja, mientras la nena en el vídeo se daba sentones en el pito del tipo. Y yo mmmmm que rico, mmmmm, sí soy una pedófila, lo soy, eso querías oír aaaaaaaa, me excitaba ya decir todas estas cosas en voz alta y él claro y me encantas muñeca y seguía dedeándome y cuando abrí bien los ojos, sólo sentí la leche de él caerme en mi cara y parte directa a mi boca y hasta la tragué, en algún momento él se semi paró en la cama y me la echó, sólo oí decirle toma tu cum pedófila enferma y lejos de molestarme, yo comencé a correrme igual, aún saboreando su leche en mi boca. Y quedé tendida ahí oliendo a coño y a semen y él estaba nervioso ahí recostado a mi lado, esperando que quizás yo diría algo feo, o me enojaría y lo único que sí se me ocurrió fue incorporarme y le di un besito en la mejilla y le dije gracias por esto. Y él cuando quieras muñeca, había nacido gracias a esto de la pedofilia, hasta cierto amor entre nosotros, aunque realmente ninguno de los dos estábamos interesados en coger con el otro y sobra decir que ambos éramos vírgenes y poco a poco el enfermo de Rodrigo me empezó a meter el deseo en mi no menos enferma cabecita de querer tener sexo con niños. Realmente eso me hacía sentir plena, ¿feliz? y no otro tipo de sexo, éramos un par de solitarios y retraídos que se habían encontrado y me pregunto hasta dónde en la retorcida madriguera de este conejo pedófilo sería yo misma de llegar. Total que terminamos esa tarde viendo un par de videos pedófilos más y nos seguimos dedeando y pajeando respectivamente nuestros jóvenes cuerpos, atrapados ya en el deseo de lo enfermo, de lo prohibido, de lo inmoral y que me supo tan rico, casi como la leche pedófila de Rodrigo que termino tirando en mi boca y yo me comí, que seguirá… No podría decirlo, sólo sabía que estaba cada vez más convencida de aceptarme ya ser así… Paulina la pedófila enferma.

Autor: ANAPAU Categoría: Masturbación

Leer relato »

El Viaje Sexual de Paulina 2 (Cayendo en la P2)

2024-02-02


Las cosas subían la temperatura, mi mente estaba llena de muchas dudas, pero una parte de mí no rechazaba esto y quería saber más ¿por qué? No lo sé, sólo lo necesitaba…. La parte 1: https://sexosintabues30.com/relatos-eroticos/fetichismo/el-viaje-sexual-de-paulina-introduccion/ Sin embargo, algo dentro de mí, como que quería saber más de esto, pero no que pena, que vergüenza, si la gente se enterara de que estaba viendo videos de pedofilia que pensarían de mí, eso me destruiría, destruiría a mi familia, me encerrarían por ser una enferma. Lo sé, toda una exageración, pero esa fue mi reacción primeriza ante todo esto, el día pasó y por ratos me concentraba en otras cosas y me ponía a ver tele, en eso salían comerciales de juguetes con niñitas jugando y yo al ver eso, empecé sin querer a pensar otra vez en el enfermo de Rodrigo y su porno de niños. Pero a pesar de que mi yo racional quería rechazar todo esto, condenarlo, acusarlo a él lo que hacía y lo que le gustaba, algo dentro de mí me hacía frenarme y poco a poco fue creciendo en mí la sensación de que quería ver más, de que quería tomarle la palabra y en mi mente era un chocar de ideas encontradas, total me dormí lista para la escuela al día siguiente. Al despertar al otro día, sólo podía pensar en Rodrigo, en su confesión de que es un pedófilo, de que le excitaba ver esta clase de material y de que me quería invitar, incluir en su mundo enfermo y de nuevo mi mente era un encontronazo de ¿y si voy y a ver qué pasa? Quiero ver más y así de una vez descartaré esta tontera para siempre, seguiré con mi vida y claro que me alejaré de ese enfermo, quién iba a pensar, un chico tan guapo, al que muchas niñas del salón querían ligar y este tenía un secreto en su persona, muy oscuro, muy sórdido, muy retorcido. Y total que me fui a la escuela, ese día hice lo posible por evitar a Rodrigo y a la hora de la salida me escabullí e incluso rodeé por calles secundarias, rumbo a mi casa, para evitar pasar por ese parque y que él me estuviera esperando otra vez. Esa tarde mi mamá me aviso que tendría que salir y que si se le hacía noche que me acostara, que me calentará en el horno algo que me dejo, si me daba hambre y bueno me quedaría solita y esto fue como obra del Diablo tentándome a ir a casa de él y de una vez sacarme toda esta inquietud de encima. Ya no pensé más, me armé de valor, aproveché de pretexto en llevar algunas cosas del trabajo y me dirigí a su casa, pero conforme me acercaba a dónde vivía, mi corazón latía fuerte, quería regresarme y alejarme y al mismo tiempo quería ir ahí, ser valiente y presentarme. Y total que llegué, toqué el timbre y me contestó por el comunicador, si diga y yo contesté, si hola soy yo y él ¿Pau? Y yo sip estoy aquí afuera, y él, espera ahora salgo, Dios que estaba haciendo, quería correr, alejarme, estaba dispuesta a hacerlo, casi me estaba preparando, cuando abrió la puerta y me dijo hola, pasa. Y ya entré y le dije te traje esto del trabajo y él ahhhh déjalo ahí, luego lo veo y me dijo ¿sólo a eso viniste? Y yo, si a que más podría venir a verte y él, no sé, quizás quieras ver películas de pedofilia y yo me mordía el labio sin decir nada y él si eso quieres ¿verdad? Y yo, no, no soy una enferma y él sonrió ¿de veras? Ok, ok, que bueno que viniste, deja eso que trajiste ahí, luego lo veo y te digo, puedes salir cuando quieras, yo regresaré a mi cuarto, al menos que quieras algo más, entonces te espero en mi recamara, ya sabes dónde está. Y se fue y yo iba decidida a irme, me acercaba a la puerta, estaba nerviosa, sentía que me temblaban las piernas, mi corazón latía fuerte y… no me salí, mejor estiré mi mano para cerrar la puerta y empecé a ir despacito, algo escurrida, silenciosa al cuarto de él y entré, él al verme no dijo nada, sólo hizo la seña de que me sentara en la cama y ya tenía puesto algo en la tele, un DVD y le puso play. Y empezamos a ver, en él había una niñita mona, con su sweater rosa, su falda, sus medias negras, parada en el cuarto y la voz del que la estaba tomando, le decía gírate, una vuelta, eso encanto lo estás haciendo muy bien, la nena lo veía y sonreía y la voz le decía, ahora vete sacando tu ropita, despacito muñeca y la nena se sacaba su sweater, su blusa, se quedaba con un pequeño sujetador y se desabrochaba la faldita y la dejaba caer al suelo, quedando sólo en ropa interior y con sus medias negras. Y la voz del sujeto le daba indicaciones de dar más vueltas y luego le pedía quitarse el sujetador, lo cuál la nena hacía y finalmente se bajaba su pequeño calzón quedando sólo con sus medias, el sujeto le dijo que se hincara y fuera de rodillas a él y en eso él puso pausa y me dijo está bueno verdad, ¿te gusta? Y yo no sé y él me dijo no te hagas la loca Pau, bien que te gusta, estás viendo con la boca abierta y sin parpadear. Y yo no, y él si es cierto y sabes porque te gusta, porque eres una enfermita como yo, si no lo fueras me habrías acusado hace mucho rato y no estarías aquí por voluntad propia viendo pedofilia conmigo y yo ni decía nada, me sentía acalorada, nerviosa, pero sentía algo más dentro de mí, que podría ser, me estaría excitando con todo esto, no puede ser, entonces sí estoy enferma… no…. Y él sip, yo ya sé que soy un pedófilo y me gusta ver todo esto, pero sabes que creo, que tú también tienes a una pedófila en ti, no la reprimas ya te lo dije, déjala salir y yo sólo murmuraba no es cierto y él si es cierto, si me equivoco, anda vete, la puerta está ahí, yo no te detengo, pero no lo vas a hacer porque te está excitando todo esto, ¿verdad? Y yo no decía nada, dime que miento o por el contrario si estás excitada también por esta peli pedófila sólo pídeme que le de play, es tu decisión y yo hable murmurando si ya ponla, y él como, que dijiste, no oí, dije ponla!!! Ok, no tiene gritar señorita y le quito la pausa y la nena fue ya desnudita gateando, le sacó el pene al tipo y se lo empezó a chupar y el sujeto le daba instrucciones de como hacerlo y yo estaba toda temblorosa viéndola sin parpadear, en mi estómago sentía las sensaciones de mariposas, que ahora sabía que era que estaba excitada y Rodrigo me dijo, que rico verdad, ¿te gusta? Si te gusta ¿verdad? lo que ves y sabes por qué Pau, porque tu también eres una enferma, tú tienes a una pedófila reprimida que quiere salir, lo siento en ti, quien iba a pensar la niñita callada y estudiosa del salón, es una enfermita sexual, dime Pau, ahora que ves a esa niñita chupando pene, dime ¿te gusta? Y yo estaba roja, temblorosa, con la boca abierta y sentía que estaba respirando agitada y le dije, SÍ me gusta, y él bravo, lo sabía y yo quería como llorar y él puso pausa a la nena chupando pene y se acercó a mí y me dijo, Pau, Pau, cálmate, tranquila, está bien, eres una pedófila como yo y ni tú misma lo sabías y ahora lo estás descubriendo, pero digo, apoco no, nunca te interesaron realmente los chicos, el porno de siempre, el sexo normal, corrígeme si me equivoco, pero no estabas interesada en ello, no te movía nada, digo lo entiendo, yo sé que ese es mi caso y así me siento yo. Y tenía razón en parte de mi sentir a todo eso y me dijo no sabes lo increíblemente hermosa que eres así, jamás creí que el destino me llevaría a encontrar a alguien como tú, pero tranqui, todo está bien, si quieres irte, ya no te presionaré más, revisaré lo del trabajo y luego te digo, sólo tranqui, todo está bien ¿quieres irte? Y yo me quedé pensativa, con mi cabeza hacia el suelo y le dije tal vez podríamos ver otro poquito, tienes más y él se rió, pervertida!!! Estás caliente ¿verdad? Y yo no decía nada y me dijo ok, deja pongo algo más mi amiga pedófila y yo hasta suspiraba y él me decía ya relájate, lo que hagamos aquí, nadie fuera de los 2 lo sabrá. Y ya puso algo y se acostó en la cama y ya lo noté con el pene bien parado bajo su pantalón y me dijo quieres ver más y yo le contesté si quiero y él sonrió y le dio play y era una niñita rubia, creo rusa por como hablaba, muy inocente con su vestidito amarillo, sus chanclitas, saltando una cuerda y saltaba y saltaba, pero luego la dejaba y acompañaba al hombre a un edificio vació atrás de dónde estaban, se metían ahí y algo le decía en ruso él y ella le contestaba afirmativamente y se empezó a aflojar su vestidito y a deslizárselo, dejando al descubierto sus pequeños pezoncitos rosas incipientes. Y Rodrigo me dijo que rica ¿verdad? Mmmm, yo estoy caliente Pau, mira como está mi pene, me quiero masturbar, ¿puedo? No te importaría ¿verdad? Y yo vi de reojo su carpa en el pantalón y dije es tu casa y él sí, ¿no tienes tu pucha mojada? Si quieres te puedes tocar también y le puso play de nuevo y yo procuré no verlo a él, si no a la nena en la tele, ya desnudita sacándose todo y quedándose sólo con sus chanclitas y luego el hombre la llamaba a él, le daba instrucciones y la nena se encuclillaba y trataba de bajarle el cierre y no podía y él mismo se sacaba el pene para ayudarla. Y yo sólo escuchaba a mi lado como Rodrigo ya estaba tallando su pene arriba y abajo ahí acostado y me decía, dale Pau mastúrbate con pedofilia, se ve que quieres, no te cortes, eres increíblemente hermosa en este momento y yo sólo tragaba saliva y me mordía el labio y seguía viendo como la nena encuclillada pajeaba al sujeto, mientras que a mi lado, tenía a alguien más pajeándose y la verdad, yo estaba que hervía. Ya anteriormente por mis amigas, el porno que llegamos a ver en casa de una de ellas y las clases de la escuela, sabía bien lo que era masturbarse y si bien ya me había tocado alguna vez de pasada, no era algo que acostumbrara y menos frente a alguien más, sin embargo, esa habitación hervía, el calor se sentía seco, encerrado, Rodrigo se seguía pajeando, mientras la nena en el video pedo pajeaba al tipo y a mí ya hasta me temblaban las piernas, sentía la necesidad de hacerlo, de frotar mi rayita y darme placer. Y entonces volteé a ver a él y estaba con los ojos entrecerrados, jalando su verga y al mismo tiempo en el video, el tipo ponía una manta en el pasto, recostaba a la nena y se ponía encima de ella y le restregaba su erecto pene a la puchita de la niñita y yo no aguanté más y ahí sentada me remangué la falda, jalé mi calzón hacia abajo y me empecé a frotar mi pucha, toda mmmmm, mmmmm, mmmmm. Y Rodrigo me dijo, aaaaa Pau que linda, eso quería verte hacer mmmmm tócate putita, estás que hierves ¿verdad? Y yo siiiii y él sí que rico y sabes porque estás así, y yo mmmmmm siiiii, dímelo, quiero oírlo, porque estoy enfermaaaaa, aaaaaa, mmmmm y él sí, lo estás y yo también y por qué enfermaaaaa, dilo y yo mmmmm porque soy una pedófila, aaaaaa, mmmmm, y él siiiii, te gusta ¿verdad? Te gusta como ese sujeto le restriega la verga a la nena en toda su puchita de niña, y yo siiiii que rico y él si Pau, eres una sucia, una degenerada, mmmmm y yo, sí lo soy, ¿te excitas con niñitos, verdad? Y yo muuuuucho y él que rica eres, no te contengas, córrete todo lo que quieras, tu primera corrida como chica pedófila y mientras el tipo en el vídeo seguía abusando de la nena y yo me dedeaba en mi caldosa pucha, Rodrigo se empezó a venir y yo voltee a verlo y salió su leche disparada, y bien duro, parte me cayó hasta en mi brazo y yo al sentirla resoplaba más y más y aaaaaa, aaaaaaa, mmmmm. Y él si enferma, córrete, hazlo yaaaaa y yo aaaaaaa, aaaaaaaaaaaa y sentí que hasta un chorro salía expulsado de mi pucha y me quedé ahí tendida en la cama de él, jadeando duro, mientras el vídeo ya había acabado y volteé a ver y vi sus cortinas manchadas de cómo que las salpique con mi intensa corrida. Y él que rico, ¿te gusto? Y yo mmmmm sip mucho, eso es porque eres una pedófila enferma, no te cortes, lo eres y yo le dije ¿tú crees? Todavía resoplando y él mientras limpiaba su cum con un papel de baño y me pasaba a mí para limpiar mi coño me decía si lo eres y te estás descubriendo lo que eres, que rico, no te cortes, acéptate y yo sip me gustó mucho, jamás nada me había calentado tanto, ni el porno que vi con Daniela, como esto y ya él se rio y dijo ¿vieron porno? Y yo sip, pero no vayas a decir nada y él descuida, sabes todo esto será secreto de sólo los dos, me gusta que seas así y todavía tienes mucho más que explorar. Dime te gustó haber venido y yo mucho y el sonrió, eres un ángel y me decía y dime ¿qué eres? Y yo una pedófila y él totalmente amiga y eres hermosa así, ¿estás enferma Pau? Y yo sipi, eso creo y él no importa, ya somos dos enfermitos y nos reímos y me dijo, me encantaría que vinieras otro día y podríamos ver más pedofilia y hacer cositas, ¿no te gustaría? Y yo sip, claro y él dame tu mano, en apretón, jura que jamás revelarás nada y/o violarás nuestra confidencia y yo lo juro y agarró un poco de cum que le quedaba embarrado y nos lo embarro en nuestras manos y yo ey que asco y él me dijo, anda tu haz lo mismo con tu jugo de coño y ok, frote mi manita en mi pucha y lo hice y dijo pacto sellado. Pero ya vete, que ya está oscuro y sip ya era de noche y me dijo, yo te acompaño anda, antes de que llegue mi padre y ya nos fuimos y en este momento había surgido una amistad extraña de complicidad enferma con Rodrigo, hasta dónde llegaría esta rareza, no lo sé o ¿qué seríamos capaces de hacer? Lo desconozco, sólo el tiempo lo dirá…

Autor: ANAPAU Categoría: Masturbación

Leer relato »

Paseo escolástico de fin de año.

2024-01-18


El camisón de noche estaba arremangado y se veían claramente sus calzoncitos rosados, sus piernas eran fabulosas. . Como todos los años al termino del año escolástico, el colegio organizó varios paseos fuera de la ciudad con los chicos y chicas. Yo era el profesor jefe de la 5ta. “A”, junto a nosotros la 6ta, “B” con la profesora jefa, Carolina. Una atrayente colega, profesora de inglés que me causaba a menudo feroces erecciones por sus enormes y redondas tetas y su curvilíneo culo, era mi fantasía un día perder mi pija dura entre sus apretados glúteos, pero como ella estaba casada con un colega de otro colegio, nunca tuve una verdadera oportunidad con ella. Mientras estábamos en el hotel que nos hospedaba, escuchamos disturbios y ruidos que provenían de un cuarto donde dormían cuatro chicas. Alarmado abrí la puerta de mi habitación y me encontré con mi colega Carolina vestida solo con su pijama, que me preguntaba que estaba sucediendo. Le dije que no lo sabía, pero seguramente eran los estudiantes que se divertían. La tranquilicé y le dije que se fuera a dormir y que yo me encargaría de todo. Me agradeció y se giró hacia su habitación, pero su pijama semitransparente me regaló una preciosa visual de sus magnificas tetas que hizo dar a mi pene un respingo y comenzó a ponerse duro. Comencé a inspeccionar los cuartos de los chicos y estaban todos durmiendo y en completo silencio. Continué con las habitaciones de las chicas. Todas dormían como angelitos, me quedaba la última pieza donde dormía Alicia, mi alumna preferida. Abrí la puerta y no vi nada de extraño. Alicia sobre su cama dormía profundamente, era la única que dormía sola en un cuarto por ser impar el numero de chicas. Entré silente y sigilosamente, me cercioré de que dormía, ella era muy hermosa, sus muslos estaban al descubierto. Esa visual termino por endurecer por completo mi polla. El camisón de noche estaba arremangado y se veían claramente sus calzoncitos rosados, sus piernas eran fabulosas. Me acerqué a ella, dormía plácidamente con un ligero ronquido. Sin duda era bella y me gustaba desde siempre. Ella era la mayorcita del curso con sus diecisiete años, su cuerpo esbelto y sensual. Sus senos no estaban todavía completamente desarrollados, pero prometían bien, eran prominentes con pezones pequeños y duros que apuntaban hacia arriba. Sus piernas eran del todo preciosas, bien torneadas y largas, una piel tersa y ligeramente bronceada, pero lo que más me atraía en ella era su boca de carnosos labios entreabiertos. La vista de su pequeñas bragas dibujando el contorno de su labia vaginal, fue demasiado para mí. Me excité mirándola e inconscientemente comencé a acariciar mi pija definitivamente dura como palo. Ella se movió, no sé, me pareció que se movió. ¿Dormía todavía? ¿Quizás no? Pienso que estaba aún durmiendo, o por lo menos eso es lo que quise pensar. En ese momento estaba como loco poseído por mi calentura. Tiré fuera mi verga y comencé a acariciar mis bolas hinchadas y llenas de esperma, luego mi mano se enrolló en largas caricias a mi pene y comencé a magrearlo furiosamente a centímetros de su rostro. Mi mente se había bloqueado y mi cerebro obnubilado por la visual de los carnosos labios de Alicia a centímetros de mi polla. Ya no podía controlarme ni razonar, ni menos pensar a las consecuencias. Verla a ella con sus labios semi abiertos llevó mi excitación a mil. Mi polla parecía que iba a explotar de un momento a otro, estaba duro al máximo, mi bolas se sentían más hinchadas y pesadas, era una impetuosa demencia temporal. Me atreví a apoyar mí amoratado y brilloso glande sobre sus rosáceos labios. Ella dormía. Por un instante su respiración se detuvo como si estuviese sintiendo mi polla en su boca, pero luego su respiración continuó. Mi cabezona polla continuaba en contacto con sus carnosos labios que estaban semi cerrados. Lentamente, continué a menear mi polla y la cabeza hinchada de mi verga entró entre sus labios, me detuve a contemplarla con la punta de mi polla en su boca, no había ninguna reacción por parte de ella, así que continue a magrear mi pene dulce y lentamente a la entrada de su boca. Me parecía como estar en un sueño, me pareció que ella abrió su boca y yo empujé suavemente un poco más de mi polla dentro, no sé si era mi sueño o no, pero me pareció sentir su lengua moverse sobre mi cabezona polla. Creo que fue solo mi impresión en el estado febril de mi calentura. Sentí que gotas de semen comenzaban a fluir desde mis cojones, quise tirarme hacia atrás, pero mi reacción fue lenta, tardía y un borbotón de espeso semen entró entre sus labios, eso fue solo el inicio, el resto me pareció una cascada imparable de esperma vertiéndose en la boca de Alicia, cuanto me hubiese gustado que se despertara y me chupara la verga deliciándose con mi eyaculación, mi ojos se cerraron y goce corriéndome entre los labios de Alicia. Cuando los abrí ella tenía su boca cerrada y se había tragado toda mi lechita, no había ninguna muestra de mi corrida ni en su rostro ni labios. Rápidamente me limpié las manos en mi pijama. Ella ahora respiraba un poco agitada, se movía y contorsionaba, las sabanas se corrieron y la observé, se veían claramente sus calzoncitos y su incipiente vellosidad púbica en su juvenil pelvis. Me vino la duda, ¿estaba realmente dormida o había participado?, jamás lo sabré. ¿Se contorsionaba de caliente o por una pesadilla?, no tenía respuesta para eso. Me apronté para salir de su cuarto cuando ella abrió sus ojos y dio un respingo exclamando: —¡Qué! … ¿Qué pasa? … —¡Nada, Alicia! … ¡Nada! … La señorita Carolina y yo sentimos ruidos que parecían provenir de tu habitación y le dije que yo vendría a averiguar de cosa se trataba … pero no ha sucedido nada … ¡Duérmete! … ¡Vuelve a dormir y cúbrete! … espera … yo lo haré … La cubrí bien con las cubiertas y le dije que volviera a dormirse, ella me dijo sonriéndome: —¡Gracias, profesor! … ¡Gracias por todo! … Di un respingo al escucharla: —¿Por todo? … ¿Y por qué? … —Por preocuparse de mi … y … bueno … por cubrirme con mis sábanas … Me dijo sonriendo maliciosamente y sacando la lengua la paso lentamente por sus carnosos labios adolescentes, tal vez, saboreando todavía mi esperma, luego agregó: —Buenas noches, profesor … espero que duerma bien … Salí estupefacto de su cuarto. Ella me miraba hacía el blandengue bulto de mi pijama con su sonrisa traviesa de ingenua diablílla. ¿Lo sabía o no? Nunca lo supe. Lo sé que me comporté como un loco depravado. Fue la eyaculada más potente y peligrosa de mi vida. Siempre me queda la duda. Ciertamente desde entonces, cada vez que la encontraba en el patio de la escuela, o a veces en clases; ella me miraba significativamente y sonriendo pasaba su lengua por sus carnosos e ingenuos labios de niñita malcriada. Fin ***** ***** ***** ***** ***** ***** ***** ***** El regalo más preciado de quien escribe es saber que alguien está leyendo sus historias. Un correo electrónico, a favor o en contra, ¡Tiene la magia de alegrar el día de quien construye con palabras, una sensación y un placer! luisa_luisa4634@yahoo.com

Autor: luisa_luisa4634@yahoo.com Categoría: Masturbación

Leer relato »

Recorrido de masturbación

2024-01-18


Hola no se cómo comenzar diciendo lo que hice xd pues empezaré a describirme soy bajita morenita pecho mediano pelo de rulos hasta los hombros y culo grande uwu soy bi ahora sí el relato El otro día estaba en mi casa aburrida mis papás salieron a una reunión y mi hermano mayor estudiaba en la UNI tenía toda la tarde libre y no se me ocurrió mejor idea que tocarme xd pero quería que fuera especial no solo meterme dedo y ya así que me metí a un chat anonimo de lesbianas y después de un rato hablando y buscando encuentro a una chica casi de mi edad ella tenía 19 era dos años mayor que yo entonces hablamos nos decimos cosas y la conversación fue escalando a más hot ella me dice que hagamos retos hot y la que no lo cumpla penitencia eso me gusto le di mi número y empezamos por whatsap ella me dijo el primer reto me dijo que me tomara una foto en interior y se la enviara la cosa es que yo no uso ni bra ni calzón en casa solo cuando salgo xd así que le termine enviando una foto de mis chichis ella me respondió dijo que le gustaron entonces era mi turno la rete a que se pusiera hielo en los pezones y mandara foto paso un rato y me envió la foto tenía sus pezones duros no sé si por el frío o la calentura xd por cierto yo llevaba blusa de tiras y shorts y ella una camisa holgada y una falda ambas estábamos cómodas entonces ella me reta a que saque mis tetas por la ventana yo me negué y mi penitencia era quitarme la blusa estaba solo con shorts entonces la reto a que valla a su ... ... puerta y muestre el culo me manda una foto haciéndolo veo que ella es más experimentada ella me reta a que me ponga pinzas en los pezones yo tenía la que usamos para la ropa y le mandé foto entonces la reto a que ella haga sentadillas pero mostrando su vagina al rato manda un vídeo de ella haciendo las sentadillas y veo su vagina eso me prende entonces ella me pide un vídeo mío orinando y se lo mando entonces ella hace vídeo llamada yo contesto yo estaba desnuda y ella solo tenía su camisa holgada entonces me dice que hagamos el último reto pero debe ser muy pero muy extremo me gustaba esa idea entonces la rete a que se masturbe en la ventana y que no se podía quitar hasta que acabará ella accedió y me dijo que mi reto era que tenía que tocarme pero debía hacerlo mientras caminaba es decir que debía caminar con 2 dedos en mi y llegar al orgasmo mientras caminaba tocarme y caminar pero por toda mi casa yo me he tocado por toda mi casa y aveces cuando estoy sola ando desnuda por mi cuarto el de mis padres el baño la cocina la sala en el patio de lavar ropa pero nunca caminando y tocarme al mismo tiempo pero estaba muy curiosa por esa sensación y además podría ver cómo ella se tocaba por la ventana además el reto acabaría cuando una llegará al orgasmo esa emoción me impulso ella se acomodó en su ventana y el celular lo acomodo para que ella y yo nos viéramos cuando lo hacíamos yo cogí mi celular con mi mano izquierda y mi mano derecha la mandé a mi vagina estaba mojada desde que ...... empezó este juego comenzamos yo di el primer paso y se sintió super increíble me incómodo un poco al principio pero luego la sensación de caminar y tocarse se sentía increíble sentía como una tortura sentía como mis jugos caían al suelo luego vi al suelo se veía un rastro de gotas yo veía a la chica y ella a mi en ocasiones me decía que me pusiera en sentadilla o yo le decía que abriera las piernas en la ventana pasee por todo el segundo piso entonces ella me dice que baje la escalera pero como es peligroso que chorree al bajar me dijo que lo hiciera de "forma segura" entonces me dijo como dejó de tocar mi vagina y me siento en el primer escalón y como si fuera una niña pequeña bajo el culo al siguiente escalón y asi bajo dando sentones en cada escalón mi vagina cada vez se sentía más caliente y sentía que moriría de calentura mi vagina no estaba chorreando estaba inundada cuando estoy en el último escalón llegó al primer piso me pongo de pie con mis pocas fuerzas la chica me dice que tal me pareció yo estaba en un éxtasis entonces la reto a que se ponga de pie y se sobe en el barandal de su balcón ella coje el teléfono y veo como lo hace retomo como lo hacía pongo mis dedos en mi vagina que estaba demasiado húmeda tan solo meter mis dedos hizo que sacará mucho jugo no podía aguantar más quería correrme sigo caminando y la chica seguía sobandose con el barandal no aguante más llegue a la mitad de mi sala y mis piernas pierden fuerza empiezo a correrme en un chorro impresionante mientras eso pasa escucho gemidos en mi celular la chica llegó a su orgasmo unos minutos después que yo ella me muestra su charco de humedad y yo también le mostré el mío nos despedimos porque mis papás ya iban a llegar me fui a limpiar todo y vestirme esa fue mi mejor experiencia de masturbación fin

Autor: julia_sweet Categoría: Masturbación

Leer relato »

Lecciones de pajeros

2024-01-09


Como conocí la masturbación. Todo empezó con unos vecinos que vivían a tres casas de la mía. Eran dos primos Toño de 15 y Efra de 13. Yo tenía 10 años y justamente esto ocurrió hace 10 años. Para entrar en contexto, Efra fue adoptado por los papás de Toño porque sus papás se fueron a Estados Unidos y lo dejaron con ellos. Eran prácticamente hermanos. Aunque era menor que ellos, se llevaban bien conmigo porque desde chicos jugábamos en la calle con otros niños de la cuadra. Su papá era y sigue siendo taxista y su mamá trabajaba en un hotel, así que ellos se la pasaban solos casi todo el día. Me la pasaba con ellos casi todos los días, recuerdo estábamos obsesionados con la WWE y la lucha libre de nuestro país. Veíamos las luchas en su casa o a veces en la mía y coleccionábamos los tazos y estampas que salían. Aquella tarde que cambió todo, los tres estábamos en su casa viendo las luchas, terminaron y nos aburrimos. Ya viendo que hacer Efra sugirió que jugáramos a las luchas. Toño dijo que era una buena idea, fuimos a su patio e improvisamos un ring de pelea. Ellos dos se quitaron la ropa y se quedaron solo en truza para estar según como los luchadores. A mi me dio pena que me vieran en calzones y aunque el patio era bardeado nadie más podía vernos, no tuve la confianza con ellos. Así que yo fui el referí. Comenzamos el juego y esos dos empezaron su lucha, como eran mayores se daban bruscamente. Yo estaba viendo las faltas y todo eso. En eso no recuerdo bien que movimiento hizo Efra, pero le toco el pene a Toño y le dijo: «Pinche puto ya se te paro». Yo no entendía absolutamente nada, pregunto que se había parado. Esos dos se rieron y me preguntaron si a mi no se me paraba. Refiriéndose a mi pene, conteste con la verdad de que no y que no sabía que eso pasara. Toño señala su entrepierna, tu truza era muy corta y pegada, se notaba bastante su erección. Ya el y Efra me explicaron un poco de ese tema, yo estaba intrigado por saber algo nuevo. Pregunté algunas cosas, ya nuevamente interfiere Efra y le dice a Toño que me la muestre. Él me pregunto si en verdad quería verla y le dije que sí. Se baja la truza y deja salir ese pene erecto que era la primera erección que había visto en mi vida. Tenía una mata de pelos y su color era medio café, ellos eran algo claros de piel, pero el pene de Toño era más oscuro que su cuerpo. Tomé mi tiempo para observarlo y él me dijo que podía acercarme para verlo mejor o tocárselo si quería. De la pena dije que estaba bien así. Efra volvió a interferir diciendo que él la tiene más grande, Toño discute con él que no era cierto y ya me piden ser juez para que corrobore quien de los dos la tenía más grande, también Efra se baja su truza para mostrármelo. Tenía pocos pelos, y su color era un poco más claro y era correcto, era un poco más grande que la de Toño. Ya discuten los dos por que Efra se sintió alzado por que les dije que la de él era más grande y Toño le responde: «Pero al menos yo no me vengo tan rápido». Otra vez eso despertó mi curiosidad y pregunte que se refería con eso, fue ahí dónde conocí la masturbación. Me explicaron detalladamente sobre el tema, ya con una confianza rápida. Toño agarro su pene y comenzó a jalarselo, y se pellizcaba los huevos para mostrarme como se pajeaban ellos. Se le ponía más hinchado y a Efra igual de verlo. Igual empecé a sentir siento cosquilleo que no sabía aquel día que era excitación. Sonó la reja de enfrente, su papá había llegado cortando la inspiración. Esos dos se subieron sus truzas, hicimos como si nada y el señor llego al patio, pregunto que estábamos haciendo y ellos dijeron que estaban jugando a las luchas. Vi que su papá noto la erección de Toño, pero no dijo nada, solo nos dijo que no juguemos fuerte para no lastimarnos y nos dejo en el patio. Cuando se fue Efra me dijo que volviera al día siguiente cuándo su papá se vaya para que me enseñen como se pajean. Seguimos jugando un rato más y regrese a casa. Tenía mucha curiosidad por saber sobre la paja que esperaba llegará la tarde del siguiente día. Pase la noche y la mañana ansioso hasta que escuche el taxi del vecino que se iba, casi enseguida pedí permiso para ir a jugar a su casa, corrí a hablar a su casa, Efra sale para abrirme, creo que estaba listo, porque solo andaba con una camisa y una truza. Entramos para reunirnos con Toño quien estaba haciendo tarea. Efra le dijo que empezáramos antes que llegará su papá o algún vecino. Toño dejo lo que estaba haciendo se quito el short y los calzones que traía quedando completamente desnudo. Me dijo: «¿En que nos quedamos ayer?» y le dije en que parte. Me volvió a mostrar su pene y explico algunas cosas para erectarse. Le ordeno a Efra que igual se quitara la truza, este lo hizo y ambos se tocaban a si mismos para que yo viera como se hace. Cómo eran muy competitivos mientras lo hacían uno le decía al otro que lo estaba haciendo mal, se reclamaban casi peleando. Yo les dije que pararan y siguieran con la lección. Toño se sentó en la cama siguió tocándosela y al ver que estaba toda mi atención en su pene me dijo que se la tocara. Esta vez me ganó la curiosidad más que la pena y se la toque. Estaba muy caliente y se sentía algo suave pero duro a la vez. Me indico como mover mi mano, lo hice y él empezó a gemir un poco. Me decía que lo estaba haciendo bien, yo me sentía orgulloso de mi trabajo jaja. Ya le dice a Efra que igual se sentará para que él también sienta como lo hago, cambie de pene y empecé a masturbar a Efra. Él era más exagerado que Toño, sus ruidos de placer eran más altos y se abría más que Toño para dejarse masturbar. Ya Toño se acercó y me dijo que le pellizcara a Efra debajo de los huevos, eso le gustaba. Él lo hizo para mostrarme como y yo también, así los dos empezamos a hacerlo, pero más que placer a Efra le daba como que cosquilla y dolorcito, porque se reía y nos decía que ya, pero para molestarlo lo seguimos haciendo hasta que se dio la vuelta y cerro sus piernas para que nos detengamos. Estando así boca abajo, Efra me enseñó que igual frotarse con el colchón era una forma de pajearse. Movía sus nalgas de lado al lado mientras que abajo su pene hacía fricción con el colchón. Toño le dijo que parará porque iba a manchar el colchón, pero Efra le dijo que lo iba a limpiar, siguió hasta que hizo un sonido extraño indicando que se había venido. Toño reconoció ese sonido y le pregunto que si se había venido, Efra riendo cínicamente dijo que si. En eso Toño le dio una fuerte nalgada, y me dijo que igual le diera una. Yo solo obedecía lo que esos dos me decían y eso hice. Efra se molesto pero Toño le dijo que no tenía que manchar las sabanas, los iban a regañar. Entendió Efra su error, ya movió su cuerpo a un lado y me mostró su semen batido en su cuerpo y la cama. Me dijo que lo tocará para que lo sintiera. Eso hice, era pegajoso, algo baboso y caliente. Ya Toño dijo que era su turno se sentó a la orilla de la cama y me dijo que continuará con él. Efra fue por papel de baño para limpiar la cama. Toño tomo mi mano y la puso en su pene indicándome como bajar y subir. Se le ponía cada vez más dura según yo, hasta que no resistió y saco a chorros su semen. Me batió un poco, a la cama, al piso y a él. Estaba recuperando su aire y me felicito por mi labor. Ya Efra le paso papel para que limpiara todo. Terminada la lección me pidieron que no le contará nada a nadie, era cosa de nosotros tres. Obviamente no iba a hacerlo hasta este día jajaja. Nos quedamos un rato más a ver tele como si nada hubiera pasado hasta que llegue a mi casa, en la noche que me bañe intente masturbarme pero no dio ningún resultado. Aún así ese día tuve conocimiento de como hacerlo y luego aprendí más cosas del tema gracias a mis maestros de la paja jajaja.

Autor: EDUARDO112K Categoría: Masturbación

Leer relato »

Mi primera vez en el vestidor de la escuela

2024-01-07


Cabe aclarar que no soy gay, y que hasta ese punto, ya habíamos hecho cosas como peleas de espadas con nuestros penes. sin más dilatación, comencemos.. Cuando pasó esto yo tenía 13 años, y cuando salíamos de gimnasia, entrábamos a unas duchas grupales, todos nos bañabamos, una vez, uno abrió su mochila y sacó una flamante vagina de plástico, todos estuvimos de acuerdo en usarla, pero como solo podíamos usarla de a uno a uno, decidimos que el que tuviera el pene erecto más grande la usaría primero, y así consecutivamente. Yo quedé tercero, y mientras el afortunado disfrutaba de su premio, el resto buscaba porno en su respectivo celular y empezaba a pajearse. El que estaba al lado mío se escupió en la mano y parecía gemir bastante, así que decidí imitarlo, fue todo un descubrimiento, lo disfruté mucho. Entonces me tocó el turno con la vagina, y justo cuando estaba metiendo el pene, se abrió la puerta y las chicas entraron, todas estaban en tangas, y mientras se reían de nosotros y nos llamaban vírgenes, se empezaron a agar y a chuparnos los penes. La que me tocó a mí, Lupita, era guapísima, y casi me corro, pero entonces se sacó mi pene de la boca y se montó encima de mí. Lo disfruté mucho y verla subir y bajar me encantó. Entonces me levanté y la empujé contra la pared de las duchas mientras encencía el agua, era algo que había visto en el porno y siempre había querido hacer, mientras ella gritaba de placer y la empujaba arriba y abajo contra la pared, empecé a ver las caras de mis compañeros contorsionarse, y muchos se empezaron a correr. Al final solo quedamos el ardilla y yo. Nuestras parejas empezaron a moverse más rápido y por fin los dos llegamos al orgasmo, así, los cuerpos sudorosos de todos los adolescentes de segundo c tirados en el suelo, listos para ser descubiertos por la entrenadora, que entró por la puerta, enfurecida, mandó a las chicas a su vestuario, y justo cuando pensamos que nos iba a dar el sermón, se empezó a quitar la camisa, todos nuestros penes empezaron a alzarse nada más verla, y entonces ella se subió encima de uno de mis compañeros, mientras me hacía señas para que la penetrara por el culo, otros cuantos se acercaron por delante y trataron de meterle la polla por la boca, mientras todos competíamos por penetrarla ella gemía sin parar, al final uno a uno empezamos a corrernos y cuando no quedó nadie, la maestra nos dijo que nos ducháramos, y que nos vistiéramos. Cuando vimos a las chicas salir encabezadas por el director, nos imaginamos lo que había pasado ahí adentro. Todos acordamos no volver a hablar al respecto

Autor: ELPENDEJO Categoría: Masturbación

Leer relato »

MASTURBACION FEMENINA

2024-01-04


Masturbación en la biblioteca Mañana aburridas y calientes en la biblioteca. Hola. Me llamo Lucía, tengo 36 años y os voy a contar cómo fue la experiencia más excitante de toda mi vida. Tengo que reconocer que el sexo nunca me llamó mucho la atención, pero gracias a un chico empecé a masturbarme como nunca. Para a quien le guste comenzaré describiéndome físcamente. Soy alta, mido 1,75, ojos azules, pelo largo, con gafas y una imagen, algo aniñada. Todo comenzó una aburrida mañana de estudio en la biblioteca pública de mi ciudad. En mi casa hay siempre demasiado ruido y no puedo concentrarme muy bien. En esa época estaba terminando mis exámenes de bachillerato y a la vez la Prueba de acceso a la Universidad de Mayores de 25 años, así que estaba muy estresada. En ese tiempo, recuerdo que estaba muy salida, o aburrida, depende de como se mire, y sólo buscaba gente por los chats que me calentara para poder masturbarme bien. Una noche conocí a un chico muy atractivo, que hacía que me corriera incluso sin tocarme. Aquí empieza todo. Esa mañana llevaba estudiando desde las 9 30 que llegué, y a las 12:00 ya estaba un poco saturada y decidí conectarme al messenger para haber si estaba mi «ángel del sexo» y hablar con él, y tuve suerte, estaba, esa mañana, no trabajaba. Estuvimos hablando de todo un poco hasta que la conversación fue a más. -Hola guapo. Como estás – Bastante bien, preciosa, y tú? – Ahora? Bien gracias. Estaba deseando hablar contigo. – Uy, y eso? – No lo sé, estaba saturada de tanto estudiar y me han entado unas ganas enormes de ser mala, ¿Me ayudas? – Claro!! Imáginate que estoy allí, contigo, y me acerco por detrás y empiezo a besarte muy suavemente el cuello. – Mmmmmmmmmmm que bien suena, sigue por favor. – Luego, te quitaría poco a poco la camiseta, te empezaría a acariciar los pechos, te besaría muy suavemente hasta llegar a tu coñito húmedo y caliente… – no pares por favor, sigue,… sigue que meestás poniendo muuuuuuuuuy caliente, . Empezaria a jugar contigo, con mis deditos y mi lengua saborearía todo tu coñito, y antes de que te corrieras te penetraría bien fuerte, hasta que tu cuerpo y tu coñito bien mojado, sientiera como crece mi polla dentro de tí, que se que eso te gustaría mucho. . Ahhhhhh si sigue, sigueeeeeeeeeeeeeee, – te has corrido? – Mucho. Pffffff no se como lo haces pero cada vez que hablo contigo me corro como nunca. – Tú tb haces que me corra… Toda esta conversación la tuve con un montón de gente a mi alrededor y cuando me corrí tuve que disimular mucho. A si que cuando terminamos, me fui directamente al baño. Vigilé que no hubiera nadie y entré en el último inodoro,cerré la puerta y ahí empezó mi «diversión». Empecé a tocarme los pechos, hasta que noté que mis pezones se pusieran duros, más de lo que estaban, y me los sujeté con un par de pinzas. Después, me bajé los pantalones y las braquitas, que estaban muy humedecidas a consecuencia de mi gran corrida, bueno, la primera. Empecé a jugar con ms dedos, despacito, estaba tan mojada que se escurrían, pero entraban bien. Pero me resultaba tan aburrido masturbarme siempre = que decidí utilizar mi móvil. En esa época tb me masturbaba con el móvil, porque me bajé una app que era un vibrador y eso era divertidísimo!!!! Así que cogí mi móvil, le puse una buena tira de papel higiénico, y empecé a jugar con mi vibrador portátil. Empecé primero, con la mínima velocidad, cuando mejor me lo estaba pasando e iba a subir de nivel, entró alguien ¿Qué hice? Apagué el vibrador, y empecé a masturbarme con ms dedos, cuando oí que se fue, volví a coger mi vibrador y lo puse en velocidad medía, eso era la caña!!! la mejor masturbación de mi vida, pero todavía no había terminado, cuando estaba a punto de correrme (ya por tercera o cuarta vez), volvió a entrar alguien y volví a hacer lo mismo. Cuando se fue volví a coger mi vibrador pero ya en la máxima velocidad, y ahí si que tuve el mejor orgasmo de toda mi vida, mezclaba vibrador con dedos, no podía para de correrme!!! Eso era un no parar!!! Tuve 6 orgasmos seguidos, el último apoyada en la fría pared, y ese fue el más intenso de todos. Yo no sé las veces que me corrí esa mañana, pero fue la más estimulante de mi vida. Otro día os contaré más aventuras sexuales. Lucía P.D Cuando recuerdo esa mañana todavía me corro y acabo mastubándome frenéticamente.

Autor: PROFESEXY87 Categoría: Masturbación

Leer relato »

Mi primer masturbador!

2024-01-02


Así que finalmente pude comprar uno, es un masturbador de silicona simple junto con una bala como vibrador, esta bala se puede unir al masturbador para una mejor experiencia y debo decir que es increíble. Empecé a jugar con el vibrador y Dios mío, es demasiado estimulante, intenté ponerlo en mi trasero y la sensación es inimaginable, ahora entiendo a las chicas y sus vibradores jajaja. El caso es que usando lubricante el masturbador entraba fácilmente, cubria todo mi pene y estaba delicioso, me masturbé con el y las sensaciones son algo totalmente diferente a mi mano, estuve poco tiempo ya que tenia muchas ganas de combinarlo con el vibrador y lo hice! ¡En segundos llegué! fue demasiado para mí, la mejor sensación que he tenido ahora no puedo esperar para usarlo de nuevo y probar cosas diferentes incluso podría probar el vibrador en mis bolas o en mi ano... me encanta este juguete.

Autor: yessikitar Categoría: Masturbación

Leer relato »