Relatos Eróticos de Masturbación


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


mi mujer se masturbaba cuando oia a su hija culiando

2022-01-09


voy a contar un poco de lo que vivo en el plano sexual con mi actual pareja, vivimos en las afueras de una ciudad bastante grande, nosotros no vivimos juntos, pero estamos en eso que al rato nos decidimos. yo tengo 55 años de edad, y mi mujer tiene 48 años. ella sabe muy bien como calentarme a mi. a veces me cuenta cuando la hija de ella se hecho su primer novio, tenia recien catorce años cuando la niña esta le dijo que queria presentarle a un amigo que a ella le gustaba mucho, y que deseaba que el fuera su primer novio, esta mi mujer es bastante liberal para a todo lo que se refiere al sexo. pues ella me cuenta que le dijo a su hija que lo invitara a la casa para conocerlo, y la sorpresa de ella fue que el amiguito ese tenia 23 años de edad, y media como 1.80 mts. de altura, dice que lo invitaron a cenar y despues salio la hija con el a dar un paseo a pie cerca de la casa, y despues que regresaron ellos a la casa, el se despidio de ella y ella salió a dejarlo al parqueo donde el habia dejado su auto, dice que desde la ventana de su dormitorio se miraba para el parqueo como a unos 15 metros de la casa, y los vio como se estaban besando. y la sentó a su hija en la parte de atras del auto y la tenia bien abrasadita y se le miraba como le tenia la mano metida enmedio de las piernas de su hija. la hija tenia puesta una falda un poco larga, y dice que miraba para todos lados mirando que nadie los viera como la tenian. como a la media hora regreso ella con una cara de caliente y bien contenta, y le preguntó. mamá y que me dices de mi amigo, y ella le dijo. que te puedo decir hija. que está pero bien bueno y yo que tu no me lo perdia para nada, hija le dijo ella, tu ya te acostaste con alguien o estas todavia virgen. y ella le contestó que todavia estaba virgen. pero ya queria hacerlo, y queria su consentimiento antes de hacerlo porque con ese amigo tenia pensado que el fuera el primero, hija le dijo ella. si yo fuera tú. este hombre no se me escaparia por nada del mundo, pues dice que el viernes siguiente llegó de nuevo y ella le dijo que ya eran novios. y dice que como a las nueve de la noche cuando estaba en la cocina sola, llegó la hija y le dijo si se podia quedár a dormir con ella su novio. y ella le dijo que si, que tenia su permiso de hacer lo que quisiera con el. yo le pregunto a ella si esa noche se la cojieron a su hijita, y ella me dice: ha! si tu hubieras oido como se quejaba la cabra de mierda cuando se la estaban culiando, si como a las seis de la mañana estaban de nuevo culiando. yo le pregunto a ella si no sentia nada de oirlos a ellos. y tu que crees que hacia yo me dice, me masturbaba oyendolos. y me cuenta todo lo que ella oia que hacian en la cama, dice que hasta en el baño cuando en las mañanas de bañaban juntos se la culiaba. y de verdad le decia yo te calentabas oyendo a tu propia hijita culiando, y ella me dice: si una es humana tambien y mas que yo no me tenia a nadie con quien quitarme las ganas, no me quedaba otro camino que masturbarme oyendolos a ellos. a veces y miro las fotos de ella y en verdad que se tenia un cuerpo bien desarrollado para su edad cuando cumplió los trece años parecia una chica de 15 años. media como 1.70 mts. ella me cuenta cosas asi cuando la estoy calentando mamandole las tetas y la concha. a ella le gusta como se lo hago. saludos desde España de una pareja de Chilenos. Manuel

Autor: Manuel Categoría: Masturbación

Leer relato »

La primera vez que me la jale, con 12 años de edad

2021-10-14


Bueno, está es la primera vez que público un relato de este estilo, espero que lo gocen. Me presento, pueden llamarme José, actualmente tengo 21 años, de cuerpo no muy musculoso pero si delgado, mido 1.65 y mi verga mide 20 cm. La primera vez que me hice una paja fue hace ya casi 9 años, en la secundaria. En esa época en que uno empieza a darse cuenta de que cambias, te empieza a interesar el sexo y le prestas más atencion a tus zonas íntimas. Estaba en clase y justo ese día tocó el tema de la masturbación, el profesor nos explico cómo lo hacían los hombres y que no había nada de malo en hacerlo, muchos de mis compañeros empezaron a cuchichear entre ellos, a mí se me empezó a poner dura. Pues acabada la clase y en la hora de receso varios amigos nos juntamos como de costumbre platicando de varias cosas, hasta que, uno de nuestros amigos dijo que el ya se había masturbado o pajeado como lo dijo el. Empezó a contar con lujo de detalle como lo había hecho, que empezó por masajear su verga y cuando se le puso dura, empezó a subir y bajar a lo largo del pene, y que así estuvo como por 4 o 5 minutos hasta que eyaculo. El resto del día no pude concentrarme pensando en cómo se sentiría hacerlo, y estuvo con el pene parado en varias ocasiones, y ya faltando pocos minutos para salir me decidí a qué esa misma tarde me haría una paja por primera vez. Cuando hubo sonado el timbre para salir, ya lleva el pene medio parado, así que decidí salir e ir directo a mi casa para realizar mi cometido, ya llegando a mi casa estaba tan excitado y con el pene tan erecto que mi boxer y pantalón estorbaban, pero no podía hacerlo en cualquier lado ya que en ese entonces mi cuarto no tenía puerta y el baño tampoco, y podía ser descubierto si mi madre llegaba, así que recordé que en la parte de atrás había un pequeño cuarto donde se guardaban varias cosas y tenía puerta sin seguro, pero que se podía asegurar. Entonces me dirigí demasíado excitado y desesperado, y entre, afortunadamente no había polvo y había un pequeño rincón donde podía estar oculto, entonces dejé mi mochila, y baje mi pantalón hasta antes de la rodilla (esto por si necesitaba subirlos rápido en caso de cualquier emergencia), y vi como mi pene que se había bajado un poco por la espera, hacia un bulto en mis boxers esto me excito e hizo que mi pene se levantará más, así que empecé la acción, me senté y comence a masajearlo por encima de mi ropa interior, esto ocasionó que se parara por completo y supe que era momento de ir más allá. Baje mis boxers y, ahí estaba mi joven verga al descubierto, en aquel entonces medía unos 15 cm y apenas le empezaban a salir unos vellos, la tomé con una mano y comencé el típico sube y baja, ufff que bien se sentía después de haberla traído encerrada casi todo el día. Yo solo soltaba pequeños gemidos de excitación, Uff que bien se siente, así comenzó a subir el ritmo y mi verga cada vez se sentía mejor Aaaah siii, que rico. Cada vez me la jalaba más rápido y más rápido, era la mejor sensación que había tenido Ooh si, siiiii. Y entonces eyacule, unos dos chorros de semen que salieron disparados Aaah que ricoooooo. Me quedé extasiado durante un rato, hasta que me incorpore, subí mis pantalones y me dirigí a tomar un baño. Ya en la noche volví a repetirlo, ufff que gran sensación, que rico sentía mi verga. Hasta que un día lo probé sin nada de ropa dentro de casa, pero esa es otra historia

Autor: josegranverga Categoría: Masturbación

Leer relato »

Jugando solo

2021-09-17


En días, uno se atreve a vivir y a sentir. Quiero hoy escribirles a mis lectores las fantasías que me recorren cuando por la noche o el día, se prende un fuego y tengo ganas de sentir mi sexo. Al iniciar, cualquier mínimo impulso es bueno para echar a andar la imaginación; jamás me reprimo, el día de hoy puede ser la idea más filial a mi amante y mañana puede ser la fantasía de coger a una mujer atractiva con pene, la cual debe gozar, ser hermosa y enseñarme donde está la belleza de un placer tan exótico como podría llegar a ser. Acto seguido sé que estoy listo, porque así lo indica mi biología, el calor de la sábana ha aumentado y pide ser apartada, mi cuerpo está relajado y en movimiento, tengo las manos ocupadas con la caricia que acurruca a una cabeza que con suerte algún día recibirá más besos que la que está siempre al descubierto. Y es que sí, en esta noche sé que fantaseo en ver a personas postrados de rodillas ante una sombra inconfundible. El faro de la tormenta, mojado por la lluvia. Siempre la persona que debe arrodillarse es la más hermosa, a veces la más sexual para lo más sucio, a veces la más melancólica para fantasear un embarazo, pero nunca se fantasea con el que más poder tiene. Al menos yo fantaseo con el poder que no tengo actualmente, esperando que en la culminante cumbre llegue a mi. Se me enseñó en la veneración a mis creencias que la calidad del sexo es lo importante, empezando en la calidad del sexo que tengo conmigo. Y ahí estoy...Tratándolo suave, rápido, con este, aquel y aquella, sudando por aquí, metiendo por acá, por días, semanas y fingiendo que todo es normal. Porque lo es. Al permitirme que salga, sólo es velocidad para alcanzarme, si llevo ya horas en compañía asistirá de otra persona, que tome la iniciativa por mano propia, que este en llamada conmigo, que este compartiendo mensajes solo para mí. El tiempo y la ayuda hacen que llueva, buenas cantidades, buenas explosiones, entre gemidos, colores de mejillas, detalles obscenos como cantidades derramadas, son tan solo una noche exitosa. Hoy, estimado lector quiero creer que si mis relatos te traen placer, de alguna manera se me va a retribuir, algo de tu sentir me llegará y finalmente estaré conectado al goce sexual del cosmos. Es día de probar otro tipo de relatos. Otro tipo de escritura. Y otro tipo de metáforas.

Autor: AlazarRP Categoría: Masturbación

Leer relato »

Con una foto

2021-08-25


Estoy solo en casa, tirado en el sofá, viendo la tele, aburrido. En la pantalla aparece una chica, se parece a ti, y mi mente desconecta del mundo y ahora sólo puedo pensar en ti. En mi entrepierna aparece un bulto sospechoso que empiezo a masajear lentamente. Cojo el movil y empiezo a buscar imagenes tuyas. Cuando llego a una en concreto, la polla me da un respingo a la vez que se endurece más. Me aprieta en los calzones y tengo que liberarla. Me los quito y salta como un resorte, quedándose apuntando al cielo como si del Burj Khalifa se tratase. La rodeo con mi mano, sintiendo su firmeza, mientras con la otra agarro el movil y miro la imagen. Está en blanco y negro, pero se aprecia un bañador con rombos, que muestra tu magnifico cuerpo en todo su explendor. Mi mano se va moviendo más y más rápido por mi rígido miembro, mientras contemplo la imagen y pienso en todo el placer que te haría sentir si me dejaras. Siento como se va formando ese cosquilleo en el glande, el cual está bastante hinchado. Cambio de foto. Ahora en color, apareces con un bikini de colorines. Me fijo en tu cuerpo otra vez, en tu bello cuerpo... Tus pechos, tu vientre, tus piernas. Veo la parte baja del bikini, que tapa tu pubis pero se intuye su forma. Lo que yo daría por poder besarte ahí... Vuelvo a tus pechos. Firmes, redondos, del tamaño ideal para mis gustos, ni muy grandes, ni muy pequeños, y acorde con el resto de esa obra maestra que tienes por cuerpo. Me recreo con ellos mientras el cosquilleo del glande va en aumento. Terminaré en nada. Cierro los ojos, te veo de rodillas en esa misma playa, enfrente mia, juntando tus dos tetas con las manos mientras me masturbo apuntando a ellas. Llega el momento, con un gemido comienzo a correrme. El semen cae sobre mi barriga y mi mano, pero en mi mente estoy eyaculando sobre esos pechos que me vuelven locos, mientras recibes mi blanca semilla con una sonrisa.

Autor: Anónimo Categoría: Masturbación

Leer relato »

Primer intento de masturbación en público

2021-08-15


Siempre estuve un poquito loco con el sexo. Me gusta mucho el porno, y dentro del porno, pues... los videos de masturbación femenina en lugares públicos son lo que más me rompen el coco. Soy bastante pervertido pero dentro de los límites. O sea, nada de cosas ilegales ni tampoco asquerosas... Comencé a imaginar que podía exhibirme mientras me pajeaba dentro de un automóvil, en alguna calle de mi ciudad. Pero no tengo auto. Entonces un día vi un video de un tipo que se tocaba en un bus, en un colectivo urbano. Me apreció medio raro y bastante osado, porque la mayoría de las mujeres que lo descubrían huían o ni siquiera lo miraban. Entonces pensé que eso tampoco tenía morbo, porque la gracia está en provocarle algo positivo a alguna mujer, y no en provocarle asco. Por consiguiente descarté esa opción y pensé en algún plan para tratar de masturbarme en algún lugar público... y cuando digo masturbarme hablo de hacerme la paja pero enfrente de alguien, no simplemente en masturbarme sin que nadie me vea. Para el primer intento, un día elegí un cibercafé de mi ciudad, en el cual atendía una mujer grande, de unos cuarenta y cinco años de edad. Me pareció adecuado para hacer mi primer intento porque supuse que una señora de esa edad no se asustaría al ver que alguien como yo (entonces tenía 20 años o poco más) se la estaba jalando mientras navegaba por la web. En fin... entré a ese sitio y me situé de espaldas a una pared, en una computadora que estaba al costado del mostrador en el cual atendía la mujer. No me apreció ideal la ubicación porque ella, desde el mostrador, no podía más que ver mi cara y la parte alta de mi torso. Una macana, nunca vería mi pija si decidía sacarla ahí mismo. Pero tampoco ese lugar estaba mal, así que no me preocupé... Al menos no tenía cerca otras computadoras ocupadas que me impidieran proceder como quería. Obviamente, enseguida que me senté en la computadora empecé a buscar porno... Ops. Problema! Las web porno más conocidas estaban bloqueadas por un soft antiporno. Pero tampoco me preocupé, porque sabía de páginas que no eran conocidas y de seguro correrían por sobre ese programa de vigilancia. Y eso mismo pasó. Al ratito ya estaba mirando algunos videos porno, y la verdad es que lleno de morbo relojeaba a cada instante al mostrador, para ver si la mujer se percataba de lo que yo me proponía. Todo lo que yo imaginaba había hecho que me pija se parara... Y no se había puesto dura por los videos porno, sino por la tentativa, por lo que estaba proponiéndome hacer. Casi sin darme cuenta mi mano izquierda dejó el teclado de la compu y comenzó a pellizcar mi pija, mi glande, por encima del pantalón. Lo hacía lentamente y ya me daba cuenta que adentro debía estar mojado, porque se sentía húmedo y algo caliente. Seguí navegando unos cuantos minutos más solamente con el teclado. Y entonces yo creo que la señora se dio cuenta que yo estaba haciendo algo... No se animó a mirarme de manera suspicaz, pero comenzó a mirar hacia mi computadora con más frecuencia. Yo creí que esa era mi chance. Así me recosté ligeramente sobre mi espalda, en el asiento que tenía, y traté de tocar mi pija más indiscretamente (aunque sin hacer contacto visual con la señora). Ya ahora sí que la tenía bien dura y estaba húmeda en la punta. Quise comprobarlo y comencé a abrir la bragueta de mi pantalón con cierta sutileza, y ahora sí que miraba a la mujer, pues era por ella que estaba así y quería que se diera cuenta. Entonces cuando ya tenía la mano sobre la punta de mi pija y lo que venía imaginando se iba a concretar, pues miré para el mostrador y de pronto veo que un tipo venía a ocupar una computadora cercana a la mía, lo cual hizo que el mundo se me derrumbara. Saqué la mano enseguida de mi bragueta y cerré la página porno en un segundo, haciéndome el distraído por si el tipo me veía. Me había dado repentina vergüenza, así que me levanté y en un segundo ya estaba en el mostrador, y ahí sí que no me dio el coraje siquiera para hacer contacto visual con la mujer. Sentía que me cara estaba ardiendo. Un estúpido me sentía... Así que me fui enseguida y me dije que tendría que elegir otro sitio para llevar a cabo mi experimento. Mi primer intento había sido un fracaso.

Autor: Anónimo Categoría: Masturbación

Leer relato »

Después de una larga noche

2021-08-08


Cuando llegó solo me saludo y se recostó a dormir. Me quedé con las ganas de gemir, mojarme y mamarle la pija. Cuando desperté sentí una especie de cosquilleo entre mis piernas me diriji hacia el baño y contra la pared configuré la alarma para que vibrara, lo introduje entre mis pantalones y la tanguita azul con puntillas. Estaba pasando un lindo momento conmigo, cuando su voz me interrumpió al decirme que me llevaría a casa, en los 10 minutos de camino solo podía concentrarme en disimular lo rico que se sentía el vibrar de el auto. Una vez en casa, en mi cuarto me quite la ropa y me mire una vez más al espejo y mi vista se fijo en mis pechos. Me sentí tan avergonzada, era la primera vez que sentía tanto deseo por mi misma y no aguanté la tentación, lami repetidamente mi dedo índice y cuando estuvo muy humedo lo frote contra mis pezones, senti como mi piel se erizaba y mis pezones estaban cada vez mas duros. Estaba tan concentrada en mi que cuando me vi interrumpida por segunda vez. Debo decir que me enfadé. Acaso no podía tener un momento a solas?.. Mientras me ponía lo primero que encontre pensaba en ir al único sitio donde podría disfrutarme tranquila y como yo quisiera:el baño. Una vez allí, trabe la puerta y me quite la ropa, me recoste en el suelo y toque mis tetas de una forma tan lujuriosa que sentía como se mojaba mi conchita. Lentamente deslice mi mano por mi vientre hasta que llegue a mi humeda tanguita, me frote tanto que en cuestión de segundos mi conchita estaba tan mojada como me gusta y entonces supe que estaba lista.. Me chupe dos dedos, corrí mi tanguita azul y meti muy despacito mis dedos, mi respiración se agitaba cuando los movia de forma circular, tapaba mi boca con una toalla para ahogar mis gemidos, era consciente de todo lo que pasaba afuera y me calentaba saber que nadie se imaginaba que yo tirada en el piso estaba teniendo la experiencia más placentera de mi vida..

Autor: Anónimo Categoría: Masturbación

Leer relato »

Sueños demasiados reales

2021-08-02


Sueños demasiados reales...Entras sin buscar nada, encuentras o te encuentra, y día a día más y mejor, va sucediendo sin darnos cuenta, el deseo y las ganas aumentan, te encanta y le encanta.... hasta que te sientas, piensas y tomas decisiones. Todo tiene un comienzo y un final, teníamos que cortarlo algún día, fue real e intenso! Tantos días juntos y sin ti, escribiéndonos y leyéndonos, conversaciones subidas de tono, oyendo secretos o hablando de la vida, sus fotos y las mías, sus comentarios más sinceros y releer nuestros relatos no ayudaba demasiado antes de dormir... aún estaba despierta en la cama...Esa noche salgo del baño con mi camisón corto y bien acoplado a mi cuerpo y mi tanga negro, me siento en el borde de la cama y busco ese relato tan nuestro, con tantos nombres reales y sitios que nos han marcado, que me tumbo con la sensación de sentirme mojada pero cierro los ojos y dejo que mi subconsciente haga el resto... en medio de la noche. ZZZZzzzzz.... Un cosquilleo en la espalda me indicó que estabas junto a mí, susurrándome con esa voz: "Bonita", tu olor y esa forma de agarrarme el culo, eras TU, y más que el abrazo te delato. Mi sonrisa lo dice todo! Al darme la vuelta, me topé con tu mirada, esos ojos me derriten. Avancé despacio y nuestras manos se entrelazaron rompiendo el espacio que nos separaba. No hubo palabras, nuestros cuerpos expresaron lo que sentíamos por dentro, ese fuego que desprendían al juntarse, Uuumm... Mi boca se abrió a la tuya, nuestras lenguas exploraron cada rincón, jugueteando con mis labios a su antojo. Los mordía y luego los rozaba con suavidad como queriendo ser perdonado por esa caricia que lejos de dañarme, me producía placer, no pares gritaba mi interior! Con sus besos fue haciendo camino a lo largo de mi cuello, mientras sus manos me despojaban de las barreras que cubrían mi piel. Lamió mis senos con una infinita ternura para atraparlos luego entre su boca mordiéndolos con deseo... y yo no quería clemencia, quería más. ¡Dios me encanta y son su debilidad! Fui deshaciéndome de sus ropa. Poco a poco sin prisas, primero fue su chaqueta, que cayó por algún lugar de la habitación. Siguió su camisa, la que desabotoné torpemente hasta encontrarme con su pecho que besé una y otra vez, dejando con mis dientes las huellas de mi pasión. Mis manos se encargaron del resto y poder palpar el "Hinchazón", excitación máxima ante tal maravilla. Sentí sus manos deslizarse por mi vientre, descender y abrirme, el calor en mis piernas me ardía, subía y bajaba sin pausa, pero Joeee... como estaba en ese momento, hasta detenerse en la humedad que se abría paso entre mis muslos, para luego explorarme con una devastadora intimidad, logrando que mi cuerpo respondiera ante tales lametones y esos dedos, Uuuf..., mis piernas se retorcían de placer, mi mano clavada en su cabeza le apretaba y despeinaba. Le deleitaba con mis sonidos internos y mis pequeños gemidos de placer. Sigueeeee no pares jadee, sintiendo todo más intensamente, un latigazo de placer, seguido de un profundo gemido lo empapo. Acto seguido después de saborearme, su cuerpo cubrió el mío, y me beso compartiendo el sabor de mi esencia, al mismo tiempo su polla me rozaba y jugaba al que entra y no entra, me volvía loca esa situación y el deseo de que entrase, pero no quería que terminará ese juego. Sentirla toda dentro que ganas de ti. Los dos teníamos ese mismo anhelo por estar dentro del otro, por satisfacer esa necesidad casi a****l que teníamos a flor de piel. Abrí los ojos y vi la pasión que reflejaba su rostro. Sabía que era la causante de ese estado de locura y eso me hizo feliz, me encantas! Su cuerpo cubrió el mío y juntos continuamos en la loca carrera hacia la cúspide. Parecía un sueño estar así, sintiendo su peso, su excitación, su aliento mezclándose con el mío. Quise gritar su nombre, pero me di cuenta de que no había un nombre que pronunciar, entonces desperté... acalorada y con ganas de él! Me gire buscándolo, estaba sola en mi cama y pude leer lo último de nuestra conversación: "Me dices adiós en ese último abrazo de los nuestros que duele, pero también alivia y reconforta... a pesar de todo, soñando que algún día, tu y yo seamos sólo amigos. Gracias por todo de corazón. Nos perdonamos los dos." Antes de continuar, déjame ponerte al tanto de la situación: Este corazón ya no admite amores a la ligera, corazón ocupado por mi marido pero un cachito me lo robaste sin querer! Quizá no era amor, tal vez era esa pequeña necesidad de sentir algo diferente. Algo que marcara mi vida por un momento... y este sueño marco la diferencia!ღ Sin fantasías que aburrida sería la vida ღ✿ Morena83 ✿

Autor: Morena83 Categoría: Masturbación

Leer relato »

mi esposa se masturba en mis nalgas cuando culiamos

2021-07-13


lo que a continuacion voy a contar es 100% real. y se trata de algo que descubri digamos sin querer con mi mujer, ella habia estado acompañada o sea viviendo en pareja con un hombre que yo conozco un poco, de tanto preguntarle como lo hacian cuando ella culiaba con su ex. me empezó a contár con un poco de temor a mi reaccion, eso entendi yo por la forma que empezó a contarme, ella me dijo que no me fuera a enojar si me contaba como le gustaba a ella culiar cuando estaban en la cama, y me dijo que el gozaba tambien . ella ya no se diga me dijo que los orgazmos los tenia mas ricos , y que cuando ella estaba jovencita y virgen se masturbaba de esa forma, y empezó a contarme de a poco, yo le tuve que jurar que no me iba a enojar para nada con ella y que confiara en mi para hacerlo mejor a la hora de culiar, OK. me dijo ella: a mi me gustaba cuando mi ex. se acostaba boca arriba y yo empezaba a mamarle los pezoncitos y se los chupaba como si chupara un helado, y despues lo hacia que se diera vuelta o sea el se acostaba boca abajo y yo me subia encima de el me dijo. empezaba dandole como un masaje en la espalda y las nalgas, y despues dice que ella se le subia encima de el, y empezaba a moverse encima o sea que le restregaba la concha en las nalgas de el, y dice que para ella es mas facil llegar al orgazmo asi. y dice que ella le mordia la nuca a el y le abria las nalgas hasta que ella quedaba satisfecha por completo, dice que hasta tres veces llegaba al orgazmo. bueno hoy ella y yo lo hacemos de esa forma y yo les juro que nunca antes habia sentido algo similar a esto, tener a una mujer restregando su vulva con mis nalgas hasta que ella llegue al orgazmo, eso es algo que a uno de hombre le exita mucho, mas cuando ella me dice cosas exitantes como. asi me gusta tenerte papacito rico y cosas exitantes, a mi me gusta cuando esta por venirle el orgazmo, porque se mueve con unas ganas que yo me caliento tambien y no es mentira, pero me deja bien mojadito el canal de las nalgas, yo animo a los hombres que lean esto a que pueben con su esposa y se darán cuenta que es algo rico y merece la pena hacer. dice que ella cuando tenia como unos 14 años de edad a la hora de dormirse casi todas las noches se masturbaba, y doblaba una almohada que tenia que no era muy grueza, y se acostaba boca abajo y enpezaba a moverse y en menos de diez minutos ya habia acabado un par de veces, y despues se dormia tranquilamente. hablen con su mujer y sepan convencerla para que prueben y despues cuenten aqui como les a ido.

Autor: Juan Carlos Categoría: Masturbación

Leer relato »

Mi despertar al sexo...

2021-05-30


Crecí en una casa de familia media acomodada, teníamos todo y no nos faltó nada nunca, recuerdo tener como 8 años y teníamos una vecina como de 16 que nos cuidaba y un día en la tarde cuando mi papa se había ido a trabajar y mi mama descansaba en su cuarto, nos metió a bañar a mi hermano y a mí, nos desnudamos y metimos al baño, ahí bajo la regadera nos dijo… Hola corazones, y sus cositas no se ponen duras… Nos miramos mi hermano y yo y le dijimos no, como es eso… Pues así, muy dura y paradita, nos dijo mostrando un dedo… Ah, como cuando despierto, le dije… Si, imagino que así, y como despiertas, pregunto… Bueno no sé, le dije… Pero mi pipí esta duro y hasta se me sale del calzoncillo, le dije… Ahh si así, nos respondió, y tú le dijo a mi hermano. Si también, pero yo lo puedo hacer solo, recuerdo que le dijo… Con cara de asombro le preguntó, y cómo es eso?, les platico que mi hermano es mayor que yo por dos años, así que él tenía 10 en ese entonces… Y dicho esto el empezó a restregarse contra la pared del baño, María, que así se llamaba la vecina y yo nos acercamos a él para verlo mejor, y vimos como poco a poco le fue creciendo y poniéndose duro su pipi, ella me volteo a ver y me dijo… Y tú qué?, no puedes… No, le dije, no sé cómo… Miren, les voy a enseñar, pero no digan nada a nadie, he… Porque si dicen, me los agarro a coscorrones, nos dijo… Si Mary enséñanos, no diremos nada, contestamos casi a coro… Y dicho esto, me tomo del pipí y empezó a acariciarlo, a sobarlo, mientras agarraba el de mi hermano que ya estaba duro, a él también se lo hacía para atrás y para adelante, hasta llegar casi a descubrir todo el cuerito y casi dejaba ver la cabecita rosada… Mientras yo sentí rico y mi pipí empezó a crecer, ella se acercó a mi hermano y se agacho hasta quedar su cara cerca del pipí de mi hermano y sacando la lengua empezó a lamerlo, creo que mi hermano sintió rico porque lanzo un suspiro prologado, al ver eso le dije… Yo también quiero así, si Mary, anda, le dije… Y jalándome hacia ella nos acomodó juntos y pegados a la pared y así empezó a pasar su lengua por uno y otro, ya después no solo lamia, nos estaba chupando los pipís muy rico, yo sentí cosas raras pero ricas en mí, sentía que me crecía mas y en mi estómago sentía como ganas de orinar, y recuerdo que le dije… Ay Mary voy a hacer pipí… Déjalo porque te orino encima, le dije… Se lo saco de la boca y me dijo… Anda tu orina, no te aguantes, dámelo… Y enseguida siguió chupándolo, y sin más, sentí que me temblaban las piernas y que me orino, y ella chupaba y tragaba, yo me quise salir y me agarro más fuerte, hasta que termine, sentí como de adentro me broto algo diferente, sentí mas rico que cuando orinaba y vi como ella se sacó mi pipí y dejo escurrir algo semi blanco y espeso de su boca, saco su lengua y se relamió los labios tragándoselo todo, y me dijo… No fue pipí corazón, es lechita tuya… Lechita?, como es lechita, si ahí solo sale pipí, le dije incrédulo… No mi amor, es lechita y creo que fue tu primer orgasmo, dijo… Y bueno, que sentiste, te gusto mi amor, me dijo… Orgasmo?, y que es eso, le respondí… Si me gustó mucho volví a contestar, es rico lo que sentí… En eso mi hermano que solo había quedado como espectador dijo… Bueno Mary, sigo yo, también quiero sentir rico… Si papito también a ti te atiendo, dijo Mary… Y soltándome se acomodó en mi hermano y se lo empezó a chupar, vi como mi hermano cerraba los ojos y suspiraba, así lo vi un rato hasta que le vi brincar su pancita y hacerse para adelante como queriendo entrar más en la boca de Mary y solo soltó un aaahhhh, y tomo a Mary por su cabeza y empezó a hacer movimientos pélvicos, vi como suspiraba y apretaba los dientes, hasta que se quedó quieto, y Mary lo soltó lamiéndose los labios, dijo… Mis niños que rico, ya son unos hombrecito… Les gusto como jugamos, dijo… Si le respondimos los dos… Y vamos a jugar así después Mary, si, le dije… Si así jugaremos otro día, respondió… Ahora báñense que su mama no tarda en despertar, dijo… Y nos terminamos de bañar y todo transcurrió muy natural, aquí fue mi despertar al sexo y a las sensaciones placenteras en lo que después supe se llamaba verga, y cada que me bañaba hacia lo que me había hecho Mary y disfrutaba en el baño, después de eso, ya me bañaba solo pues podía jugar conmigo sin pena por mi hermano… Recuerdo que un día por la tarde que mi mama salió a ver a mi abuela, y que mi papa no fue a trabajar, todos andábamos jugando afuera en el patio con los vecinos, y me dio sed y entre a la casa, estaba en penumbra muy silencio todo, y al entrar escuche algo raro, me quede quieto para escuchar mejor y volví a escuchar otra vez, pero esta vez fue un gemido lo que escuche y venia del cuarto de mi papa, me fui por la recamara de mis hermanas pues había una puerta que comunicaba y quedamente me acerque, solo había una cortina entre la puerta que jale lentamente hacia un lado, y pude ver ahí dentro a mi papa acostado en la cama con su verga dura y Mary chupándosela lentamente, me quede frió al verlos y me quise retirar pero algo más fuerte hizo que me quedara ahí viendo, vi como Mary le chupa a mi papa, y como mi papa suspiraba y le decía en voz baja mientras que le acariciaba la cabeza… Así mi niña, así, mámalo más amor… Eres muy buena chiquilla rica, mamas muy rico… Y mientras le decía eso con una mano le desabrochaba la blusa a Mary, lo vi quitarle la blusa y el sostén, uy fueron mis primeros senos que vi libres y me encantaron que bonitos se le veían a Mary, después la detuvo, la paro y le quito la falda, pude ver sus calzones amarillos, y vi cómo le bajo el calzón dejándome ver su cosita con algo de vello en ese entonces, y le dijo… Uy chiquilla que rica estas… Mira que rica cosita tienes… Mi papa se paró de la cama y la acostó, él se subió en ella y empezó a besarla, vi como Mary se movía y gemía, bajo a sus senos y los empezó a chupar, lo vi mamar como becerro los pezones de Mary que estaban duros y parados, ahí sentí algo en mí que me hizo ir a mi verga por instinto y sentí como se empezó poner dura, después mi papa se bajó más, la beso en la panza y llego a su cosita, le abrió las piernas y vi cómo se metió ahí entre ellas, Yo no deja de mirar y creo que por instinto empecé a mover mi pellejo hacia adelante y hacia atrás, tal como vi a Mary hacerlo con mi hermano, vi como mi papa la estaba mamando, vi como ella se retorcía y suspiraba, vi como mi papa también gozaba lo que estaba haciendo, ver todo eso me tenía como con calentura, mis mejillas las sentía calientes y empecé a sudar mientras me seguía bajando el pellejo hasta que sentí como brinco hasta atrás de la cabecita de mi verga y sentí muy rico, nunca había visto la cabeza de mi verga fue algo genial y lo disfrute, y seguí dándome placer pues sentía demasiado rico lo que estaba haciendo con mi verga, y pude escuchar como Mary le decía a mi papa… Así, así que rico me mama don Samuel, decía… Que delicia y placer me hace sentir… Siga no pare que ya voy a terminar, si… La vi como levanto su cintura y le brinco su panza y a mi papa pegarse más a su cosita chupando fuerte pues se escuchaba como su boca hacia ese ruido que me parecía música y a Mary como gemía y daba pequeños chillidos de placer hasta que brinco y lanzo un aaahhhh, y se quedó quieta, se levantó mi papa y con su verga dura en su mano, se metió entre sus piernas y vi como poco a poco le fue metiendo su verga ahí, en su cosita y como Mary lo abrazo con sus piernas mientras mi papa empezó a moverse lentamente y después fuerte, se escuchaba como sus cuerpos chocaban y hacían un ruido muy especial, Mary lo abrazo y se pegó más a mi papa y le dijo… Así, don Samuel, deme duro… Usted me sabe coger muy rico, si… Si, dame rico papito mío… Dame duro, hazme gozar rico, decía… Yo seguí ahí parado y mirando, seguía jalándomela rico, también estaba gozando el momento, era mi primera vez, que ahora sé que se llama masturbación, me estaba masturbando por primera vez bien y era una sensación deliciosa, hasta que vi como mi papa levanto más su cola y se dejó caer con fuerza dentro de Mary que grito de placer y mi papa lanzo un gemido fuerte y se dejó caer sobre ella, ahí también fue cuando sentí como desde mi panza venia saliendo algo que me hacía sentir una sensación placentera y baje la vista a mi verga y vi cómo me broto de mi pene algo blancuzco y espeso, salieron en chisguetes, fueron cuatro chisguetes ricos, que mojaron la cortina y sentí como mis piernas me temblaron, creo que deje escapar un gemido también que se mezcló con el sonido de ellos y no me escucharon, ellos se quedaron quietos por un rato y después fue Mary quien dijo… Ay don Samuel que rico me coge usted… Pero ya me voy no vaya a entrar alguien… Y se vistió rápido, le dio un beso y salió de la recamara… Vi como mi papa se dio la vuelta y tomo su verga en sus manos que aún estaba semi dura y empezó a masturbarse lentamente mientras decía… Condenada chiquilla, que rico coges… Me dejaste con ganas de más cabrona escuincla… Y se siguió masturbando, le vi ponerse la verga dura nuevamente y ahí me quede quieto, lo vi terminar y como chorros de leche le salían y escurrían por su mano y verga, después se paró y se metió al baño, en eso me metí a la recamara y me acerque a la cama, había un olor muy peculiar que me gusto, era algo así como salobre y dulzón a la vez, la cama estaba mojada ahí donde vi que le metió su cosa a Mary y me acerque y pegue mi nariz y jale fuerte, que delicioso aroma, era algo que no había olido antes y ahí me marco creo para siempre, pues sentí como mi verga se puso dura rápidamente y me salí, me fui al baño de mi recamara y me masturbe nuevamente, con el olor en mi mente y todas esas imágenes que había ha visto y lo que había escuchado, hasta que termine de una manera explosiva que casi me caigo al piso, fue genial y me gustó mucho, si amigos ahí fue mi despertar al sexo y a los placeres mundanos del sexo que hasta ahora disfruto plenamente.

Autor: Anónimo Categoría: Masturbación

Leer relato »

mi hijastra tiene un dildo escondido

2021-05-18


mi mujer tiene una hija que trabaja en otra ciudad, y ella se viene a la casa los fines de semana, tenemos en una parte del apto. una pequeña bodeguita donde gusrdamos unas cosas viejas, pues la hija de mi mujer tiene sus cositas alli, hace un par de meses yo estaba buscando un juego de destornilladores y no se que se me dio en ver una caja de zapatos que yo suponia estaba vacia. y tenia dos tarjetas de memoria de una camara que tiene la hija de mi mujer, y tenia un dildo que mide como 20 cm. y es bastante delgado y tiene bien formadita la punta como si fuera un pene de verdad, y hasta las venas tiene bien marcaditas, lo encendi y no fincionaba, le puse baterias nuevas y tampoco funcionó, parece que ella se lo mete asi sin funcionar el vibrador, porque tiene señas hasta donde se lo mete, tiene como si fueran mocos secos en la parte marcada hasta donde se lo mete. parece que ella ni lo limpia despues de husarlo, cuando mi mujer y yo estamos hechando un polvo siempre me acuerdo del tal consolador, y me caliento mas cuando me imagino a ella abierta de piernas metiendoselo en la concha. yo creo que mi mujer no se lo a encontrado.

Autor: Jorge Categoría: Masturbación

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos masturbación femenina, relatos masturbacion masculina, reales, gratis