Relatos Eróticos de Masturbación


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Iniciando masturbación con Prendas femeninas parte 1

2022-09-21


Todo inicia cuando yo era un chico de 16 años mi prima gladys una jovencita de 18 estudiante ella estudiaba para secretaria por lo cual siempre usaba falda, blusa y medias o panty negro en una ocasión ella noto que al verla me excitaba mucho al extremo de controla mi erección y me dijo que tienes ahí a lo cual respondí que cosa y ella dijo ven y toco mi pene por fuera lo acaricio un poco y bajo mi cremallera y lo saco wow es cabezón y grueso dijo me masturbo unos minutos y me pregunto te gusta a lo cual yo respondí Si me gusta empecé a lubricar mucho y estaba mojado y ella no tenia con que limpiarme y tomo entonces un bikini de su sesta de ropa sucia y limpio mi glandes con mucho cuidado pero fue tal mi excitación que no aguante y eyacule al sentir el satín del bikini fue como una explosión de excitación y no pude mas saliendo un cochorro directo al piso y manchando el bikini ella entonces sonrió y dijo estabas caliente chico termino su tarea limpiando mi pene con su bikini y dejando una sensación de satisfacción enorme deseo de mas lo cual contare en la siguiente parte del relato

Autor: Jeanpierd Categoría: Masturbación

Leer relato »

Me encanta hacerme paja Una confesión.

2022-09-21


Desde que tengo uso de razón que me masturbo en forma continua. Y lo sigo haciendo aun ya de maduro. . Me encanta hacerme pajas. Desde pequeño que empecé a tomarle un gustito muy alto a masturbarme. Desde que recuro con nitidez la primera vez que se me paró la pija y comencé a tocarla en redondo hasta que sentí que me venía una gran cosquilla desde el ombligo hasta la punta de la pija fue cuando tenía más o menos 7 años. Desde ese momento comencé hacer este jueguito con mi pija un poco más seguido y a gozar cada vez más intensamente, por ello el jueguito se convirtió en algo que hacía todos los días y no necesitaba mucho para calentarme, me alcanzaba con ver las revistas que compraba mi madre, sobre todo en el verano donde venían fotos de chicas que modelaban mallas. Recuerdo en cierta oportunidad haber visto una película con algunas escenas sugerentes por televisión, y aclaro que eran solamente sugerentes, pero que me pusieron la verga de un modo que me hice en una tarde siete pajas. A medida que fue pasando el tiempo ya los chicos de la escuela y los amigos del barrio comenzaron a mostrarme otro tipo de fotos y lagunas revistas pornográficas. Con lo cual mi mente volaba y no dejaba de pajearme. Hasta que en cierta oportunidad tuve la ocasión de ver, sin que ella se diera cuenta a mi tía en bolas, cuando salía de la ducha, allí pude observar sus hermosas tetas caídas y sus bellos pezones, como no pude verla más que de costado y con cierta lejanía, alcancé a ver los pelos de su concha, pero nada más. Por supuesto, que eso fue motivo de pajas varias y durante un año casi entero. Hasta que a los 16 años tuve mi debut sexual, recuerdo que era una chica linda, pero bastante tímida en la cama, pero bueno luego de tantas pajas tenía que conocer de qué se traba aquello de acabar adentro de una concha. De hecho, me gustó mucho y debo confesar que me he vuelto un adicto al sexo, he tenido varias parejas y con todas no he dejado de hacerme pajas. Claro que lo hacía a escondidas. No me quedaba otra alternativa, una vez se lo sugería a una de ellas y se enojó bastante. Porque consideró que ella no era realmente el centro de atención. Me dije a mi mismo que no era necesario explicarle nada porque de todos modos no lo entendería. Hasta que a los 42 años me encontré con una mujer que fue la única que me pudo comprender y me dejó ser a mí mismo tal como soy, aceptando todo lo que viene conmigo, y siempre a mi lado. Neri acepta mi bisexualidad, mi gusto por las chicas trans, por tener amantes varones y mujeres, por supuesto que ella participa de todos esos encuentros, ya que los mismos los realizamos en casa. Pero lo más interesante para mi es que me deja hacerme pajas, incluso ella las incentiva, al ver junto a mí, videos pornográficos en la computadora y es ella la que comienza a jugar con mi miembro para que se me erecte y luego acabe toda esa leche caliente que ella toma con gusto y encanto. Tal vez este relato no sea interesante, pero era una confesión que consideraba oportuna hacer, ya que conozco a muchos hombres que abandonan el placer de hacerse una buena paja, quizá por ciertas convenciones sociales o vaya uno a saber los motivos reales.

Autor: HOLOGRAMA Categoría: Masturbación

Leer relato »

Me cacha mi esposa llenando de semen las tangas de su hermana

2022-09-13


Cómo he contado en relatos anteriores me encanta llenar de semen los calzones y tangas de mi cuñada, son una delicia. Les contaré cuando me descubrió mi esposa. Un día de domingo en plena lluvia habíamos salido mi esposa, mi cuñada y yo así que nos agarro la lluvia al llegar a casa fue buen pretexto para poder bañarme con mi esposa, pero primero entro mi cuñada así que mientras ella entro yo decidí cojerme a mi esposa, le quite la ropa por completo para poder chuparle su rica panochita y cojermela agusto, nos tratamos más de una hora, al terminar mi esposa quedó dormida con la panocha llena de semen y decidí ir a bañarme pero aún andaba caliente así que pensé en jalarmela mientras me bañaba con la tanga de mi esposa que le había quitado, era una tanga roja transparente de enfrente que con el semen terminaría mojada aunque ya estaba por la lluvia, y mi cuñada no sé si había salido o estaba en su cuarto así que al entrar al baño encontré la ropa de mi cuñada mojada tendida dentro en la parte dónde cuelga la toalla una blusa negra y su pantalón de mezclilla su brasier color negro que estaba en las manijas de las llaves junto con una tanga negra que se ve que solo la deja ahí sin lavarla lo cual al verla vibwue aún tenía resto de su flujo ya que estaba blanca en la parte dónde va su panocha, era una tanga de encage con un dos monitos rojos en la parte de enfrente y la parte de atrás poco encage que hacía que se me parará de manera inmediata, la lluvia segia mi cuñada no se veía y mi mujer smestaba durmiendo así que decidí primero oler esa rica tanga y saborear cada una de la parte dónde estuvo esa rica panochita para saborear sus ricos jugos que dejó mi cuñada, así seguí ahsta dejarlo completamente limpio, pero ya me encontraba más caliente y aspire el aroma de la tanga de mi esposa, que aún tenía que pensaba jalarmela mientras me bañaba para dejarla así, pero opte por poner la tanga de mi cuñada alrededor de mi pene, aunque era una tanga muy pequeña se salía mi pene de ella también opte por acompletar.con la tanga de mi mujer y puse amabas juntas de la forma que dónde descansa la panocha tuviera el contacto directo con la punta del pene para que al momento de descargar las dejara ambas llenas de semen ya exitado por la cojida que le ofrecí a mi esposa, el sabor de la tanga, y la calentura de ver siempre Ami cuñada hizo que me hiciera una super chaqueta que no tarde mucho en poder venirme de manera que me salió bastante semen que las dos tangas fueron poco y comenzó a caer el semen al piso, cuando de repente escucho la voz de mi esposa detrás de mi diciéndome que andaba haciendo no sabía que decirle teiana abas tangas llenas de semen enrrolladas en mi pene aún erecto, que al verme de primera impresión si se enojo diciéndome que por qué hacía eso con la ropa interior de su hermana y que para eso tenía toda su ropa de ella para poder masturbarme las veces que quiera y llenarle se semen su ropa de ella, no supe que decir, solo me dijo que fuera la última ve que hacie eso y se enojo y se fue, me bañe y deja mabvas tangas colagas con semen en el baño al otro día pase al baño y no encontré las tangas, pensenado que las había quitado mi esposa no comeemnte más y me fui al trabajo. Seguiré contado más relatos de los calzones de mi cuñada y esposa.

Autor: JJ Categoría: Masturbación

Leer relato »

LA PEQUEÑA ACTRIZ PORNO

2022-09-07


Me puso de espaldas sobre el sillón y me subió las piernas en alto, se colocó en medio y me la clavo en la vagina. LO QUE HICE PARA QUEDARME CON LA PEQUEÑA ACTRIZ PORNO A la mañana siguiente y después de haber pasado la noche con la pequeña niña, desperté y ella al parecer se había marchado pues ya no estaba a mi lado, toqué mi pubis y olí mi mano, aún se sentía su olor junto al mío, era lo único que me había quedado de ella. Me levanté de la cama, fui a buscarla al baño y no estaba, a lo así apareció la morocha que me dijo: Si buscas a la niña, ya se marchó, una mujer vino por ella muy temprano y se la llevó. Me quedé muy ansiosa después de eso. Días después queriendo saber algo de ella le pregunte al director si pronto filmaría con la niña, me dijo que no, me recordó que videos como ése se filman muy poco, insistí preguntando si sabía dónde puedo buscarla y para deshacerme de mí me dijo que hablara con el productor. Acudí a él, después de andar suplicándole todo el día, tuve que dejar que el muy pervertido metiera todos sus dedos en mi ano para que me diera el teléfono de la mujer que la tenía. Hablé con ella, le dije que era de la productora y que quería filmar con la niña. Le pedí que nos viéramos, me dio su dirección y quedamos para el día siguiente. Con la esperanza de llegar a un acuerdo con la mujer pensé en juntar todos mis ahorros e ir a ofrecérselos a cambio de la niña. A la mañana siguiente, me fui muy temprano al banco, retiré todo lo que tenía en mi cuenta y me dirigí a la cita. La casa era muy bonita, tenía un pequeño jardín en la entrada, muy bien cuidado. La mujer que me abrió ya era madura, vestía recatadamente y era de buenos modales. Una vez acomodadas en su sala empezamos la negociación; como ella suponía que iba para quedar sobre una filmación con la niña empezó a hablar de precios de acuerdo a lo que la pequeña hacía, pero sin titubear le hice saber que mi intención era llevármela y que estaba dispuesta a pagar por ello, hasta le mostré el fajo de billetes que había traído, la mujer se negó rotundamente y hasta me pidió que me vaya, pero yo estaba convencida que no podía salir de ahí sin la niña, así que le hice saber que estaba dispuesta a todo, incluso a conseguir una cifra más alta. La discusión se puso incómoda obviamente, pero finalmente la mujer me condujo al despacho. Ahí, un hombre más joven, guapo y bien vestido estaba tras el escritorio, al que se le acercó y quiso explicarle mi pretensión, el sujeto la corto y le dijo que había estado escuchando toda la conversación, el hombre tenía unos labios muy sensuales y una voz que cautivaba. Me hizo saber que no tenía ninguna intensión en ceder a la niña y que mi dinero no le interesaba, yo insistí cuantas veces fue necesario, le ofrecí incluso ocupar el lugar de la niña y trabajar para él, fue tanta mi insistencia y convicción que el hombre perdió la compostura y acercándose me dijo que solo la dejaría ir si estaba dispuesta a hacer realidad una de sus fantasías sexuales y me lo dijo mirándome de pies a cabeza con esa su mirada seductora, exhalando su aliento en mi rostro. Me puse nerviosa en frente de él, mis pezones empezaron a despuntar. Obviamente accedí. Entonces él le pidió a la mujer que lleve a la niña al salón de juegos, ella sin decir una palabra, algo apenada salió del despacho. Y él me invito a pasar por una puerta trasera dentro del mismo despacho, pensé encontrarme con un salón de juegos pero parecía más bien una pequeña sala bien amoblada y acogedora, me sorprendió encontrar en ella: una cama King muy elegante de la cual colgaban esposas a los cuatro extremos, vi mejor alrededor, y en los estantes había variedad de consoladores, bolas chinas y otros juguetes sexuales como una muñeca sexual lista para usar, me asustó ver colgada en una de las paredes un látigo, pero el sujeto ya se estaba quitando la chaqueta y la corbata, yo lo miré sin extrañeza pues era uno más de los hombres que veía quitarse la ropa delante de mí, sin embargo y casi por costumbre, porque acostumbraba hacerlo en las filmaciones, pasé una mano encima de mi vagina, él me miró y me dijo que la niña ya sabía que hacer solo que yo tenía que estar dispuesta a todo, asentí moviendo la cabeza, en seguida me pidió que me desnudara y se sacó los zapatos; en eso entró por otra puerta la mujer con la niña, al verme se puso muy contenta y sonrió, yo también estaba muy feliz de verla, acercó a la niña donde estábamos y le hizo un toque en el hombro a lo que la niña contesto mirándola y moviendo la cabeza afirmativamente, luego la mujer se fue. El hombre finalmente se sacó el pantalón delante de nosotras y la camisa también, traía un bóxer blanco del cual sobresalía un espectacular bulto, lo que me hizo suponer que estaba bien dotado. Pero grande fue mi sorpresa cuando al bajarse esa prenda dejó al descubierto un pañal, sí, un pañal rectangular que cubría por completo su polla, el cual se fue abajo junto a su ropa interior, yo quedé algo confundida y miré a la niña, al parecer para ella eso era normal, bueno al final no debía importarme, total que podía ser uno de sus fetiches. En su defensa debo decir que su verga era maravillosa: se veía suave y esponjosa, bien formada, la piel cubría la cabecita dejando ver una orificio radiante y por debajo unas bolas lisas que ni colgaban ni se apretaban entre las piernas, la boca me salivaba, pero él prefirió que la niña empezara, se la arrimó y ella con toda confianza y mirándolo sonriente tomó su verga entre los labios, empezó a chuparle la cabecita y yo veía con mucha calentura entre las piernas, como esa cabecita iba saliendo de su capullo a medida que esa pequeña boquita se lo chupaba, luego él me acercó a su verga y entonces sin dudarlo, empecé a chuparla del tronco. Juntas aparecimos chupándosela por los costados, cada vez se ponía más dura, se ensanchaba y el sabor de su piel era delicioso, bien recta sin ninguna arruga ni protuberancia, estaba bien rica al igual que los labios de mi niñita, con quien alternaba en chuparle por los lados y la cabecita. Al llegar a la puntita empezó a soltar un poco de pis, chorros cortos, finos, nada molestos, se orinaba en nuestras bocas, la niña parecía ya estar acostumbrada pues no soltaba esa verga y seguía chupando y lamiendo sin descanso, a lo que yo me sume, y a pesar del pis, que no era seguido sino intermitente, terminamos por darle unas buenas chupadas. Y ni qué decir de sus testículos, agarré su verga y le di unas buenas sacudidas mientras hundía mi boca en una de esas fabulosas pelotas, la sentí pesada y dura, su piel firme era tan agradable que me la chupé hasta que ese testículo encajara en mi boca y a la par la niña le estaba comiendo la otra bola, fue tan sabroso y lo disfrutamos tanto los tres que él empezaba a explotar de placer, seguramente sintiendo sus dos pelotas en nuestras bocas y mi mano dándole unas intensas jaladas a su verga. Ya no se si al final mi mano estaba húmeda por su pre semen o por sus meadas, lo cierto es que hasta de eso estaba disfrutando, mis tetas estaban tiesa, mis pezones a flor de piel y llevé la mano hasta la pequeña vagina de la niña, se la empecé a acariciar, cosa que le gustó mucho pues volvió a sonreír y se meneaba de tal manera que se frotaba con mi mano. Me volví a meter esa verga en la boca y le di unas cuantas mamadas más, él tomó a la niña por la cadera y la volteo, su cálido culito quedó casi en frente de mí, la acomodó con la piernas abiertas y condujo su tiesa verga entre las piernas de la infante, la metió por debajo de sus nalguitas y la niña al recibirla solo se hizo hacia adelante, yo me quedé muy cerca y solo podía ver como esa endurecida verga, enérgicamente se hundía entre las piernas de la niña y volvía a aparecer levemente, poco a poco fue agarrando ritmo, la niña ni gemía ni se quejaba solo balanceaba el cuerpo y cerraba los ojos, por lo que no puedo asegurar ni que le doliera, ni que lo estaba disfrutando, a lo así esa verga salió y la punta apareció encima de la nalguita, él me tomó de la nuca y me acercó para que la tomara con la boca, me la metí adentro, sentí el sabor de su orín pero a la vez percibí el delicioso saborcito de mi niña. Chupé levemente esa puntita luego él la volvió a introducir en la niña, hizo que se perdiera ahí abajo y no acabó de darle hasta quedar satisfecho. Luego me tocaba a mí, me puso de espaldas sobre el sillón y me subió las piernas en alto, se colocó en medio y me la clavo en la vagina, la niña apareció por uno de mis costados y veía de muy cerca como me estaba penetrando, no sé si eso me hizo excitar o lo bien que me la encajaba, me llenaba a cabalidad, salía y entraba haciéndome sentir su portentosa presencia en toda mi entrada, sujetaba mis piernas arriba y tenía mi vagina totalmente expuesta no solo a sus vistas sino a la niña que miraba muy satisfecha como me estaban follando. Luego de darme muy duro y de dejar chorreando de pis mi vagina, la sacó y la puso encima, la niña se agachó a tomar esa verga con la boca, se la chupo muy bien, deseaba que sintiera el sabor de mis fluidos vaginales aparte del pis de aquel hombre, la niña chupo con muchas ganas, luego ella misma me la volvió a enterrar en la vagina y el siguió dándome con todas sus fuerzas, me encantaba ser poseída por esa verga. Gemí del puro gusto. Después de eso soltó mis piernas y yo me fui de rodillas al piso, como lo tenía en frente me vine con todo mi peso sobre su formidable pecho y él contuvo mi peso, me tomó de la cara y me miró, pensé que me iba a plantar un beso, pero se dirigió directo a mis pechos y se los comió de a uno, era un maestro con su boca, me mamo los pezones hasta hacerme estremecer, sabia lamer y chupar como un diablo, mi vientre era su infierno, me perdí entre sus lamidas y sus manoseos en mi vagina. Y ni que decir con lo que hacía con su boca en la concha. Se separó de mi cuerpo y a manera de tomarse un descanso me unió a la niña y nos pidió, con su cálida voz, que nos uniéramos en un beso y en un manoseo de vaginas. Y así lo hicimos, yo me acerqué a besarla, lo hicimos muy cariñosas, nuestros labios sonaban al juntarse, era uno de esos besos interminables y en lo que duraba metí mi mano entre sus piernitas y me encargué de su sexo, se lo rocé con cariño, desde atrás hasta adelante, a la vez pretendía limpiarle de las meadas que le había dado, ella por su parte extendió sus brazos por mis costados hasta intentar tomarme de las nalgas, pero no abarcaba lo suficiente así que intento mejor poner sus manos en mis tetas, las amasaba muy delicioso, entre sus dedos escapaban mis endurecidos pezones, luego le di el gusto de que pasara su boquita por ellos, cosa que me dio mucho placer y finalmente le metí levemente mi dedo del medio en la conchita. Pero el espectáculo para él se había acabado. Nos pidió que nos pusiéramos sobre el sillón de espaldas, y que obviamente le abriéramos nuestras piernas. Nos comió las vaginas, como siempre, empezó con la niña, metió su cabeza entre sus piernitas de tal manera que en sus hombros descansaban los pequeños muslos, tobillos y pies colgaban hacia su espalda. Y le chupaba de tal manera que la pequeña estaba en las nubes, delirante, con la mirada perdida y la boquita medio abierta lanzando suaves gemidos mientras él le estaba lamiendo y chupando la vaginita como un vicioso, mientras más se hundía en su conchita más gemía la niña y temblaba, mi vagina se mojaba de tan solo imaginar lo que estaba sintiendo con esa boca entre sus piernitas, hasta que la soltó. Mientras la niña aún no volvía de su éxtasis salió de entre sus piernitas y se puso entre las mías. Estaba ansiosa por recibirlo, él se acomodó de la misma manera que lo hizo entre las piernas de la niña y yo ya estaba muy húmeda sintiendo un rico cosquilleo en mi zona íntima. Luego sentí un lametazo que me erizó, volvió o recorrer mi vagina con su lengua esta vez separando mis labios vaginales para llegar más adentro, dios mío, ahora era yo la que quería mearse en esa boca, me estaba humedeciendo como una posesa y el me hacía lamida tras lamida, no paró hasta que mi concha floreció y se entregó por completo a sus chupadas y lamidas, me chupaba el hueco como un experto y luego ascendía con una rica lamida hasta mi clítoris y lo tomaba en sus labios para chuparlo y lamerlo, eso me hacía resoplar y gemir muy duro, repetía la operación una y otra vez, a veces lo sentía venir desde mi ano o muy cerca de ahí, a veces se detenía a medio camino para sujetar mis labios vaginales entre sus labios y chuparlos jalándome levemente, yo muy contenta le entregaba toda mi vagina, le dejaba hacer lo que quisiera porque cada cosa que hacía me llenaba de un placer absoluto, estaba perdida entre sus lamidas y de repente, sentí como metió sus manos a mi culo, se dio el gusto de agarrarme las nalgas con ambas manos mientras recorría el interior de mis labios vaginales con su lengua, me hacía gritar de placer, era una animal devorando mi vagina, luego, cuando se puso más intenso lamió el interior de mis labios vaginales en circulo y salió jalándome los labios vaginales, con eso, me hizo gritar de placer y cerrar mis piernas alrededor de su cabeza. Y así me hacía acabar por primera vez. Uf fue tan intenso que cuando volví en sí, la niña estaba a mi lado viéndome llegar al orgasmo y se unió a mi placer con un largo beso. Si quieres leer completo éste lujurioso relato escríbeme a mi correo: [email protected]

Autor: GONZO00 Categoría: Masturbación

Leer relato »

LA PEQUEÑA ACTRIZ PORNO 2

2022-08-29


Me hizo explotar de placer desde el primer momento, abrí las piernas y la dejé caer entre ellas sobre la cama, me tomó de las entrepiernas y empezó a lamer, sentir su lengua en mi vagina hizo que restregara mis nalgas en la cama y soltara un gemido, ella siguió y recorrió el interior.. AMOR LESBO CON LA PEQUEÑA ACTRIZ PORNO Entré al cuarto con cuidado y evidentemente estaba ahí, la encontré acostada, seguramente había quedado muy exhausta después de las escenas que filmamos, la creí dormida así que me acerqué a cubrirla con el cubrecama pues tenía el dorso descubierto y se había quedado desnuda al parecer, pero apenas me senté al borde de la cama me miró y me sonrió, le cubrí el pecho, y ella me agarró de la mano y me dijo: ¿Te quedas conmigo? Yo acepté porque estaba muy cansada y quería echarme a descansar también, entonces me acomodé a su lado, ella no paraba de sonreírme y me acaricio el pelo, gesto que me agrado mucho. Luego se atrevió a besarme y eso me gustó mucho más, compartió el cubrecama conmigo y ahí constate que se había quedado completamente desnuda, pues no traía ni calzoncito puesto. Continuó besándome muy tiernamente, soltó mi pelo y dirigió su pequeña mano a mi escote sobre la bata que era lo único que cubría mi cuerpo desnudo, no tenía ningún reparo en que metiera la mano a mis pechos pues después de lo que habíamos hecho delante de las cámaras ya no había ninguna reserva entre las dos. Pero me miraba tan tiernamente aquella niña, que quedé prendada de su encanto, a pesar de que se dedicaba a hacer videos porno al igual que yo, encontré ternura e inocencia en la forma en que me miraba y en como se acercaba a darme sus besos tan cariñosamente. Ya había cogido una de mis tetas y me sujetaba el pezón como una niña tímida, había dejado de ser la diablita que se metía entre mis nalgas, como me gustaba la niña, así que le dejé que hiciera lo que quiera con mi pecho, así se lo hice saber, entonces ya con toda confianza me abrió la bata dejando al descubierto mis pechos y mi pubis, me gustaba como dirigía su mirada a mi cuerpo y para que lo disfrutara completo me descubrí hasta las caderas, luego ella se me vino encima y se acomodó con las piernas abiertas, por primera vez sentía su tierno coñito, lo tenía sobre mi abdomen por debajo de mis tetas, con su mirada sobre mí cara me quede quieta y me estremecí, pero ella continuó dándome besitos en la boca y haciendo que la rodeara con mis brazos llevó mis manos hasta sus nalgas, que no dude en tomarlas, como eran pequeñas las agarré muy bien. Esta vez sus besos se pusieron más apasionados y no dude en acariciarle el pequeño culito, incluso dedee su anito, nunca había sentido un anito tan cerradito, y eso me encantaba. Imaginé que aún no le había tocado entregar el culo en ninguna escena porno. Le cogí firme de las nalgas y la eleve un poquito para que cayera sobre mi cuerpo, no paraba de besarme con pasión y entre besos la escuche decirme: mi amor…, te amo…, ámame. Sentí deseos de decirle que también la amaba y de llenarle la carita de besos, pero en este oficio el amor suele ser efímero, por lo que me contuve y solo hice lo segundo para corresponderla, ella era muy delicada y cariñosa, ya no como cuando filmábamos y se ponía como toda una guarrita, sin embargo, me dejaba acariciarla, rozaba mis dedos entre sus nalguitas y sentía su anito en mi tacto, lo cerradito que era me encantaba. Al fin me tocaba una virgen del culo, pensaba. Luego le toqué el coñito que lo tenía bien cálido y no se resistía a mis caricias pues mi mano resbalaba muy bien por ahí y ella terminaba frotando su coñito sobre mi mano, con algo de torpeza, sin embargo, era su forma de entregármelo y lo disfrutaba. Posteriormente, ella misma jalaba mis dedos hasta su anito para que volviera a dedearle. Para mí era maravilloso que me entregara así su coñito en la mano y que de paso me ofrezca su anito, pero eso no iba a ser todo de su parte ni mucho menos. De inmediato y como un resorte, salto de mi abdomen a mi cara con sus piernas abiertas y me encajo el pequeño coñito en la boca, lo disfruté al instante, ella me lo encajó por completo, entonces me puse a chuparlo sin demora, era calientito, su sabor era agradable no como los coños que había probado hasta ahora, era tan tierno y con la piel fresca como un pétalo que tuve cuidado de no hacerle daño con los dientes, también le pasé la lengua, no era un coño profundo así que mis lengüetazos eran cortos, pero aprovechaba para lamérselo todo, y no tenía ningún reparo en alcanzar con el borde de mi lengua su anito y de ahí salía hacia adelante con una lamida sostenida y repetía una y otra vez aquello mientras ella se frotaba con mi lengua y así llegaba al clímax. Seguía rozándose enérgicamente, resoplaba mientras cabalgaba sentada en mi boca, yo ya solo mantenía la lengua afuera y ella hacia el resto, restregaba todo su coñito en mi boca, a momentos ponía firme mi lengua para alcanzar su huequito pero no quise forzarla, la niña estaba muy distraída restregándose en mi boca que ya había agarrado ritmo en su cabalgata, a veces se daba sentones muy fuertes sobre mi quijada, pero nada molestos, la lamía como una paleta que iba y venía, ese coñito estaba calientito, humedito y bien sabrosito, la pase muy bien dándole con mi boca. Cuando ya se cansó se dejó caer con todo su peso y recargo todo su dorso sobre mi cara, me abrazó y me besó la frente, me dijo: Te amo mucho. Y desprendiendo su pequeña vagina de mi quijada, se fue más abajo, al hacerlo no desperdicie la oportunidad de sentir su conchita con mis pezones, al menos en uno de ellos, y pensé: si tengo la oportunidad, uno día voy a hacer que me orine en la teta. Y es que estaba muy excitada y me enloquecía con esta niña. La sujete de las caderas e hice que cerrara las piernas, luego la bajé un poco más abajo sin que deje de estar encima de mí, ahí la tuve y la llené de besos, ella me correspondía con ferviente pasión, me besaba el cuello y yo la bajaba cada vez un poquito más, hasta poder sentir sus cariñosos besos en mis pechos, ella mamaba como una bebe y se aferraba a mis pezones, me gustaba tenerla entre mis tetas, se las ofrecía y se las llevaba a la boca, una a la vez para que me mame los pezones, y lo hacía de maravilla, sabia como succionarme los pezones para dejármelos endurecidos. Y era inmejorable como tomaba con su boquita otras partes de mis senos. Continuo con sus besos por mi abdomen y yo la iba bajando un poquito más, hasta que llegó a mi ombligo y se detuvo a verlo y rozarlo por dentro con su lengua, no sé porque, pero recordé las veces que habían puesto un pene ahí y cuantas veces me habían descargado su semen precisamente en ahí, así que hice que continuara su viaje hacia mi vientre. Su llegada a mi concha fue maravillosa. Si quieres leer completo éste lujurioso relato escríbeme a mi correo: [email protected]

Autor: GONZO00 Categoría: Masturbación

Leer relato »

LA PEQUEÑA ACTRIZ PORNO

2022-08-22


La pequeña puta era casi una experta, movía sus pequeñas manos y me tomaba el culo, sabía cómo sujetarme las nalgas y al mismo tiempo como meterse más entre mis piernas para chuparme toda. Esa mañana me desperté desnuda y en el mismo diván donde había terminado follando con todo el mundo después de acabar aquellas escenas tan picantes, todos me habían follado: el director, el camarógrafo, el sonidista y hasta el productor se había colado. El caso es que me levanté con el cuerpo pegajoso por el sudor y entre las piernas ni se diga, me fui directo a la ducha. Camino al baño me abordó el director y me dijo: hoy día te traen a la niña. Entonces yo ya sabía cómo tenía que prepararme, me pegué una buena ducha para extraer de entre mis piernas todo el semen que había quedado pegajoso, también de mi culo, me eché mucha espuma encima y finalmente me pasé el rastrillo. Luego salí de la ducha y empecé a tomar agua, por suerte para mí tenía hasta la tarde libre, estaban filmando otras escenas así que aproveché para despejarme y tomar mucha agua, obviamente iba a orinar seguido, pero era necesario prepararme así para lo que me tocaba hacer más tarde. A medio día trajeron pizza y soda, cortaron el rodaje para almorzar, fue el único momento en que me acerqué al lugar donde estaban filmando, cuando llegué una morocha estaba soltando de su boca una verga mientras un rubio le estaba sacando su verga del ano, me senté cerca de la morocha en la mesita de centro, empezamos a comer mientras el director, cómo siempre, enérgico y algo molesto daba algunas indicaciones, la morocha olía a sudor y semen pero eso era lo de menos, ya estaba acostumbrada a ese olor, mientras se llevaba el pedazo de pizza a la boca se le cayó un pedazo de tomate sobre el pezón, se lo quite con los dedos y me lo llevé a la boca, pensé en ese momento, “quizá le pusieron la verga sobre esa teta o le echaron el semen encima, bueno al final que importaba, ya me había comido cosas con semen antes en algunas filmaciones” el caso es que la morocha terminó agradeciéndome el gesto y el director dio por terminado el descanso para seguir filmando, en lo que preparaban la escena la morocha se me paró en frente, como estaba desnuda tenía su oloroso coño delante de mí, no paré de mirárselo mientras ella me comentaba algo sobre la doble penetración que le tocaba ejecutar, me pidió que me quedara a ver tras las cámaras pero le dije que debía de prepararme porque filmaba por la tarde. Y es que debía continuar tomando agua y por consiguiente ir seguido a orinar, así me pase la tarde, cuando ya se acercaba la hora de filmar me fui nuevamente a la ducha, lavé bien mis partes íntimas, me eché bastante espuma y enjuague bien, en lo que salía de la ducha ya habían terminado de filmar y la morocha entró al baño, yo estaba totalmente desnuda delante del espejo secando mi pelo, entró apurada y me comentó que le dolía el culo, le dolía tanto que no quería ni sentarse así que abriendo bien las piernas y haciendo que el inodoro quedara entre sus piernas se puso a orinar de parada, yo lo vi desde el espejo. Luego la morocha entró a la ducha y termine de maquillarme en tanto charlábamos, me preguntó sobre que escenas filmaría y yo se lo comenté a grandes rasgos, salió de la ducha y mientras secaba su cuerpo me dijo: No sé cuándo, pero igual me va tocar hacer esas guarradas, bueno suerte nena. Y así diciendo, nos dimos el saludito de putonas, es decir, juntamos nuestras tetas y nos restregamos los pezones, luego ella se salió y yo me retoqué el maquillaje. Justo a tiempo porque en ese momento sonó el timbre y de seguro ya habían traído a la niña para la escena que nos tocaba hacer, salí del baño y seguí tomando agua, esta vez no para ir al sanitario sino para la escena. Me fui directo para el lugar donde se iba a realizar la grabación, estaban terminando de poner las luces. A mí me colocaron delante de una pared falsa y me pusieron unas alas de ángel, que era lo único que iba a llevar puesto, se puso la cámara en frente, el director dio sus indicaciones y cuando ya estaba lista despejaron el lugar o más bien todos tomaron su lugar tras cámaras para empezar, en eso sacaron a la niña de uno de los cuartos, estaba totalmente desnuda, no podría precisar su edad pues no soy buena para eso, lo cierto es que casi me llegaba a la cintura, no tenía ni pizca de pelos entre las piernas y ni siquiera se le habían formado los pechos, bueno eso a mí que me importaba, yo me limitaría a hacer mi trabajo y punto. Colocaron a la niña en frente de mí y comenzó el rodaje, yo estaba como crucificada, es decir, con los brazos extendidos y la niña me miraba fijamente, en eso se me acercaba y me tomaba de las caderas, apoyando su cabeza en mi pubis y yo bajaba los brazos para abrazarla, con lo que cambiamos a otra posición, o más bien, el camarógrafo y sonidista se movían. Y seguimos, la niña movía la cabeza y se restregaba la cara en mi pubis, empezaba con unos besos y aferrándose más a mis caderas comenzaba a meterme la lengua, a lamerme, me chupaba también y lo hacía bien, la pequeña puta era casi una experta, movía sus pequeñas manos y me tomaba el culo, sabía cómo sujetarme las nalgas y al mismo tiempo como meterse más entre mis piernas para chuparme toda, yo le cedí espacio abriendo las piernas y dejé que metiera toda su cara entre mis piernas, sus lamidas empezaban en mi hueco, su pequeña lengua agitaba mis labios vaginales, se restregaba en mi coño, que zorra era, ya me había separado las nalgas para rozarme entre ellas con una mano, metieron otra cámara por ahí por cierto, pero su boca no paraba, después de darme unos buenos lengüetazos en el orificio y alrededores subía a succionar mi clítoris, sabía cómo sujetarlo entre los labios, esta vez no tuve que esforzarme para soltar unos gemidos y hasta me estremecí cuando soltó mi clítoris después de haberlo chupado bien y me metió una regia lamida desde muy abajo hasta llegar otra vez al cosito. Esto me estaba gustado no lo niego y le puse las manos en los hombros para acariciarle alrededor de las orejas, a esas alturas ya me había recorrido todo el culo con sus pequeñas manos y era dueña de mi coño, me lamía incluso las entrepiernas, seguramente las tenía muy jugosas y quiso darse el gusto, también la sentí lamer muy cerca de mi ano y hacia adelante. Después me pidieron arrodillarme para ofrecerle las tetas, cosa que nos salió muy bien a la primera, yo le serví mis pechos como en bandeja y ella los tomó con su pequeña boca, me succionó ambos pezones y lo hizo tan rico que despuntaron de inmediato, no puedo negar que la excitación me hacía abrir las piernas sacar el coño hacia afuera y también las nalgas metiendo la espalda, además, así podía meterle mejor las tetas en la pequeña boca, como ya estaba al nivel de su pequeño cuerpo y como exigía la escena, metí una mano entre sus piernas y le di una buena masturbada, restregar ese coñito me producía un cosquilleo muy agradable en el mío, sentí como lo disfrutaba por como me tomaba las tetas y se las metía a la boca con mucha intensidad, como si quisiera comerme los pezones. En la siguiente escena tenía que dejarme comer el culo, así que me puse de espaldas, apoyé las manos en la pared falsa y dirigí mi culo hacia la cara de la niña, esa escena se puso muy intensa desde el principio, tanto que el de la pizarra no se aguantó y sacó su verga que ya la tenía bien recta. La pequeña desde el primer momento me agarró las nalgas con toda confianza y empezó a metérselas en la boca, abría bien la boca y sus chupadas eran como mordidas, abarcaba con su pequeña cuanto podía de mis glúteos, cogía al centro, más abajo, casi al centro y luego se iba por ahí hasta salir de entre mis nalgas, en una de esas, con toda confianza me las separó con ambas manos y metió su boca directo a mi ano, porque no decirlo, fue la mejor comida de ano que me habían dado hasta ahora, todos se emocionaron en ese momento, incluido el cascarrabias del director, el que ya tenía su verga en la mano se la estaba jalando sin descanso y hasta la morocha apareció bien emocionada, que recién en ese momento me di cuenta que se había colado tras la cámara, yo estaba disfrutando de esa pequeña boca haciendo maravillas con mi ano, me emocioné también y quise ahogarla dentro de mis nalgas, de hecho le sujeté por la nuca y la aplasté contra mi ano, pero en ese momento me acorde que era una niña así que la liberé de inmediato, luego continuamos con unas lamidas en mis entrepiernas, unas cuantas lamidas más sobre mi coño por detrás y coronamos con la escena final que era para la que me había estado preparando. Si quieres leer completo éste lujurioso relato escríbeme a mi correo: [email protected]

Autor: GONZO00 Categoría: Masturbación

Leer relato »

Masturbándome en un baño público

2022-08-11


Hola, diré que me llamo Fernando (nombre ficticio), soy un chico de 17 años de maipú Chile, el cual se sintió inspirado a compartir lo que le acaba de ocurrir hace unas horas... Bueno para empezar yo tomo clases hasta tarde en una sede X (q no daré el nombre) y en un momento en medio de la clase me siento algo caliente... Sentía como lentamente mi miembro despertaba y exigía acción.. Entonces luego de pedir permiso para ir al baño, rápidamente me encerré en uno de los baños de al fondo. Posterior a eso saco mi celular y me pongo a revisar imágenes, dibujos, videos hot. Y empeze a jalarmela así parado sin parars... Estube ahí un rato hasta q escucho a un tipo entrar al baño de al lado. Y mientras lo escuchaba mear solo podía seguir jalando mela y pensar que exitante sería la situación si es que me pillaran con miembro en la manoo. Entonces mientras el tipo se hiba y yo seguía con lo mío solo pensé en tratar de disimular mis jadeos sacándome la mascarilla y poniéndola en mi pene, y ahí seguir y seguir Con lo húmeda y al mismo áspera se sentía la mascarilla totalmente usada por mi, no pude mas y me corrí en la mascarilla! Luego de eso se me olvida que no tenía más mascarillas y decís usar la misma que ocupe para jalarmela. Luego ponermela solo podía oler y saborear los mismos líquidos seminal es que acaban de salir de mi pene. Mmmmmmm luego de salir y lavarme las manos (obviamente xd) Subí al salón con mi miembro aún duro y excitado sabiendo que estaba toda manchada con mi propio semen.. Luego de un par de horas llege a mi casa con la misma mascarilla en mi cara. Ahora estoy escribiendo este relato mientras aún puedo respirar mi propia semilla.... Y hasta ahí mi primer relato (y tal vez no espero subir más) de una pequeña travesura q hice hoyys... So desean decirme que les pareció o solo quieren hablar escríbanme aqui: [email protected] Esso gracias

Autor: [email protected] Categoría: Masturbación

Leer relato »

Tú y yo, mientras te observo jugar

2022-08-04


Nuevamente estoy pensando en ti, en que quiero volverte a acompañar en otro de nuestros juegos atrevidos, pero esta noche me encuentro atrapado en una de esas aburridísimas cenas de trabajo. Pero, tu estas sola y tengo aquí mi móvil para guiarte y… observarte. Divirtámonos un rato, ya sé qué haremos, vas a necesitar alguno de tus juguetes. Hoy te traigo un juego para que juguemos juntos, si decides aceptar mi invitación y me das tu colaboración, haré mi mejor esfuerzo para que te sientas inmersa en esta experiencia, hoy te toca a ti ser la que tiene algo de placer en esta noche solitaria. Antes de continuar leyendo, este relato funciona si utilizas un dildo o vibrador, aunque si no cuentas se precavida con las alternativas más caseras. Haz lo posible por eliminar todas las distracciones y pon toda tu atención para dejarte llevar en lo que a continuación escribo exclusivamente para ti. Recuerda que tienes todo el control, tu dictas el ritmo, haz las pausas que necesites y avanza como gustes para que esta propuesta te resulte lo más satisfactoria posible. Muy bien ¿Estás lista? Déjame ver que es lo que trajiste. Si si, me agrada mucho, excelente elección. Qué envidia me da pensar todo lo que vas a hacerle y yo me voy a perder que me hagas, como se prepara para visitar tus zonas más íntimas y que yo quisiera visitar en su lugar, como desearía que en vez de estar rodeado por estas personas fastidiosas estuviera rodeado por tus piernas, pero ya sabes cómo es nuestro juego y cuáles son las reglas, y aunque en este momento no pueda unirme a ti y sentir tu toque por medio de mis manos si quiero que tu sientas mis ojos recorrerte por completa. Lo primero que quiero ver es como te quitas tu ropa, lento como si fuera yo quien te la está quitando, déjame disfrutar como te desnudas por completo frente a mis ojos, déjame ver como la tela te acaricia al descubrir tu hermosa piel, déjame apreciarte allí expuesta y comienza a recorrerte con las yemas de tus dedos, muy levemente de tal forma que sólo sientas el cosquilleo, porque esta es la forma en que te recorrería con mis labios. Continúa como si me guiaras por las partes que más te provocan y mientras lo haces cierra tus ojos un momento para imaginar que estoy allí contigo. Me enciende tanto verte así tocándote a ti misma que debo hacer un esfuerzo grande para que no se me note, acomodándome varias veces en la silla para que nadie vea que es lo que sucede debajo de la mesa, lo que tú me generas. Toma tu juguete, vas a empezar por apoyarlo en un lateral de tu cuello y desde allí comenzarás a recorrerte, primero bajando a tus pechos, dale un poco de atención a cada uno de tus pezones, luego continúa por tu vientre, por un ladito no por el medio exacto, muy suave, un movimiento delicado que lo dirija directo a tu entrepierna. Separa tus piernas y déjame apreciar como comienzas a estimular tu vulva, frótalo por los lados y haz unos círculos recorriendo todo el perímetro, debemos preparar el área que requiere un poco más de… humedad. Haces que mis pantalones me aprieten cada vez más y sólo la mesa oculta mi cada vez más evidente erección que se abre espacio hacia mi pierna derecha. Coloca el objeto de lado entre tus labios mayores y muévelo arriba y abajo para estimular tus labios menores y tu clítoris. Sigue así hasta que sientas que empiezas a mojarte un poco pero no lo dejes entrar aún. No olvides que estoy aquí soportando este tedio y estoy observando el espectáculo mientras te satisfaces. Cuando sientas que es el momento posiciónalo para penetrarte, introdúcelo lentamente en tu vagina, primero un poco para lubricarte bien y en cada penetración llévalo un poco más adentro. Muéstrame que tan adentro puedes ir, muéstrame hasta donde llevarías mi miembro si yo estuviera encima de ti y muéstrame en tu rostro como lo estás disfrutando. Es hora de que tu otra mano entre en escena, pellizca uno de tus pezones, primero suave retuércelo un poco y comienza a presionarlo más fuerte hasta donde puedas, porque mientras saboreo aquí un pequeño canapé imagino que es ese pezón que aprietas lo que tengo entre mis dientes. Es tan sensual lo que haces que no aguanto el hormigueo que siento allí abajo, busco escusas para rozarme sin que se note, me das ganas de unirme a ti, sacarla aquí mismo sin que nada me importe y comenzar a jalármela al mismo ritmo que tu metes tu juguete. Sigue así, aumenta la velocidad y sigue hasta que sientas la necesidad de gemir y permíteme escucharte sentir placer. Baja tu otra mano y estimula tu clítoris, enséñame como te gusta que te lo estimulen. Incrementa la potencia y avanza con más vigor, a por todo ahora mismo, quiero escucharte gritar, quiero verte llenarte de placer, como te tocas hasta hacerte arquear la espalda, abrir los dedos de los pies y morderte los labios. Me pone tan duro verte gozar que ni siquiera podría ponerme de pie ahora, incluso siento algo que comienzas a mojar mi pierna goteando un poco, sólo de verte a ti. Ahora si es momento de que pongas la marcha máxima, quiero ver tu orgasmo como únicamente tu sola puedes dártelo, tu que conoces cada milímetro de tu cuerpo, hazlo ya mismo, da todo y déjate caer en el placer. ¡Más rápido! ¡Más duro! ¡Más adentro! Vente ahora mismo, empápate en tu néctar y llévame contigo al borde de la lujuria mientras te retuerces de gusto cuando todos tus músculos se contraen. Lo has hecho fantástico y luces increíble mientras lo hacías, cada segundo de ti frente a mi me llena de múltiples sensaciones y deseos, así como verte recuperar el aliento. Hoy ha sido todo para ti, pero no te creas que no me dejaste encendido, al límite y no pensando en nada más que cuando va a ser la próxima vez que nos encontremos tú y yo.

Autor: Insomne Categoría: Masturbación

Leer relato »

Mis padres culiando

2022-07-11


Cuando vivía en la casa de mis padres, mi cuarto estaba junto al de ellos. Yo tenía por costumbre el cerrar la puerta del cuarto antes de ir a dormir, siempre encendía la tv y veía alguna película. Mi padres no cerraban la puerta del cuarto. Una noche de un día sábado ya me había acostado y estaba cambiando los canales de la tv y sin querer encontré una película porno, bajé todo el volumen y comencé a pajearme, de pronto comencé a escuchar gemidos, creí que me había olvidado de bajar el volumen pero los gemidos venían del cuarto de mis padres, ellos también estaban viendo la película y de un momento a otro subieron tanto el volumen que el saber que ellos veían porno hizo que la verga se me ponga a mil. Pero había un gemido que no coincidía con la película, así que me acerque a la puerta de mi cuarto y pude escuchar a mi madre gimiendo, la verga se me puso tan dura que si me seguía pajeando iba a terminar y yo quería seguir excitado, abrí la puerta de mi cuarto y fui a la habitación de mis padres porque quería tratar de espiarlos, los gemidos de mi madre eran cada vez más excitantes, especialmente cuando decía “que rico”. Finalmente cuando llegué a su habitación pude verlos culiando, mi madre estaba en cuatro y mi padre le metía la verga por la vagina. Las tetas de mi madre son enormes y se balanceaban cada vez que mi padre se la metía con fuerza. De repente mi padre le sacó la verga y mi madre se acostó boca arriba, abrió las piernas y mi padre se la metió, mi madre gemía cada vez más hasta que tubo un orgasmo, enseguida mi padre terminó adentro de su vagina. Mi padre se fue al baño y mi madre se quedó acostada boca arriba con la vagina llega de semen que se le comenzó a chorrear por los pelos. De pronto mi madre abrió los ojos y dirigió su mirada a la puerta y me vio a mí completamente desnudo y con la verga parada. Su asombro fue tal que no supo qué decirme y yo me fui a mi cuarto y cerré la puerta. Lo que pasó a continuación les contaré en otro relato

Autor: Dako Categoría: Masturbación

Leer relato »

Lleno de semen los calzones de mi cuñada

2022-07-11


Mi relato inicia hace aproximadamente 10 años cuando recién me case mi esposa tiene una hermana menor que ella y vivimos en la misma casa ambas mujeres de hermosos cuerpos mi esposa pechos talla 38 c y caderas grandes talla, mi cuñada un poco más chicos de 34b pero sin definidos y una caderas un poco más pequeña. Mi esposa una mujer de 25 años y su hermana de 19 al principio todo era normal ya que al vivir en la misma casa y la haber un solo baño no ponía tanta importancia de la ropa que ahí encontraba ya que por lo regular siempre me bañaba antes que mi cuñada o incluso con mi esposa para aprovechar el momento, un día mi esposa y su hermana salieron muy temprano y yo me quedé para ir a trabajar más tarde así que decidí bañarme temprano y al no tener actividad con mi esposa sentí las ganas de masturbarme con las tangas de ella, aprovechando que me bañaría tomaría la tanga para dejarla llena de semen pero al entrar y quitar la tanga de mi esposa de color negro salió una tanga más pequeña y diminuta de color rosa transparente de la parte delantera y de atrás solo un pequeño corazón ? en dónde se une fue tanta mi calentarura que me dió curiosidad por ver bien aquella delicia de tanga que no dude en poder llevarla a mi nariz y olfatearla con ese aroma rico y penetrarte y ver qué tenía residuos de su rica cremita fue tanta mi calentarura que el corazón ❤️ me aceleraba de tan buena emoción que no use en ponerme alrededor del pene la tanga de mi esposa mientras olía la de mi cuñada y empezar a masturbarme frenéticamente hasta sentir que ya me venía y me vacíe en la tanga de mi esposa con una descarga impresionante de rica leche que se salía de diminuta tanga así que con la de mi cuñada después de limpiar la cremita que tía de su panocha opte por terminar de limpiarme el pene con la rica tanguita de mi cuñada y juntada amabas para que tuvieran las dos mi dotación especial del leche, ya que me tenia que ir al trabajo no pude hacer otra chaqueta mas para seguir dejándolas bien llenas o buscar más de mi cuñada que sin duda alguna me dejó muy caliente al saber que usaba tan diminutas prendas que no le había visto ya que siempre ví que colgaba otro tipo de calzones cuando lavaba. Más adelante platicaré más como me fui adueñando de su ropa interior de mi cuñada

Autor: JJ Categoría: Masturbación

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos masturbación femenina, relatos masturbacion masculina, reales, gratis