Relatos Eróticos de Infidelidad


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Mi marido no sabe que su amigo me cogió

2021-09-29


Hola a todos los queridos lectores y lectoras de esta página, primero quiero agradecerles por leer nuestros relatos y que los míos hayan tenido una buena aceptación, para mí no era fácil contar mis “intimidades”, pero es verdad que me agradó soltar la sopa y más con gente muy parecida a nosotros. Mi nombre es Cindy, ya me conocen, pero quiero describirme como estoy en la actualidad, 39 años, “casada” y no es por ser pretenciosa, pero la verdad es que estoy muy bien, soy delgada con un culito muy lindo y apretadito que más de uno me lo piropea en la calle, soy de facciones finas con labios delgados y tez clara, tetas grandes y con unos pezones grandes que se paran a la menor provocación, cosa que por cierto me ha delatado más de una vez, en fin, no seguiré con descripciones que lo importante es contarles como empecé a sentir un enorme deseo por el amigo de mi esposo. Su nombre es Luis Enrique, él es su mejor amigo y también es casado, él viene seguido a casa a visitar a mi marido y la verdad es que está bastante bueno, es alto, con unos brazos grandes y fuertes y unas manos que solo con verlas hacía que el coño se me escurriera cada vez que venía y me saludaba, y aunque siempre era bastante respetuoso se me quedaba viendo las piernas y las nalgas cada vez que tenía oportunidad, yo creo que por respeto a mi marido nunca me hizo ninguna propuesta. Después de vivir años de aventuras sexuales, decidí sentar cabeza con Darío y me fui a vivir con el viviendo como un matrimonio feliz. Desde entonces, nunca le había sido infiel a mi esposo, pero Enrique hacía que lo deseara como nunca lo pensé. Todo comenzó en una ocasión que vino a la casa y mi esposo había tenido que salir por causas del trabajo, cuando llegó tocó y lo hice pasar como de costumbre, yo llevaba puesto un vestido gris ceñido a mi cintura que me resaltaba el trasero y las tetas, al notar que no estaba mi esposo pensó en irse, pero en ese momento se soltó una tormenta así que le propuse que esperara. La verdad es que yo estaba súper caliente, sentía como mi tanga estaba totalmente mojada esto sin que nada hubiera ocurrido todavía, y él lo notó, mis pezones me delataron. E: ¿Perdón? ¿Incomoda mi presencia? C: ¡Para nada, al contrario, siempre es ameno tenerte en casa! Empezamos a platicar, por momentos notaba como se me quedaba viendo a los ojos de forma seductora y por más que intentaba no podía resistirme a desviar su mirada, me puso muy nerviosa, así estábamos platicando de cosas sin importancia cuando de la nada se acercó a mi rostro y me plantó un beso en la boca que me tomó por sorpresa. En un principio puse cierta resistencia, pero con una de sus manos me tomó del brazo y con la otra mi cintura y ya no pude más, me fundí con él en un beso largo y apasionado. Empezó a besarme el cuello, a tocarme y manosearme con desesperación, yo sentía que me venía, me estaba dando un faje de locura, no pensaba más que en que me arrancara el vestido y ahí mismo me cogiera! pero para mí mala suerte en ese momento escuché el carro de mi esposo que estaba llegando, si solo hubiera llegado 5 minutos más tarde me hubiera encontrado ensartada en la verga de Luis. En fin, eso nos dio tiempo, a mí para acomodarme el cabello, y a él sentarse en la sala, cuando mi marido entró no sospechó lo más mínimo, le dije que por la lluvia había invitado a Enrique a tomar un cafecito a lo que estuvo de acuerdo y hasta agradeció mi hospitalidad para con su amigo. Esa noche ya no ocurrió nada, aunque yo me quedé empapada y con la calentura hasta la luna, por lo que cogí con mi esposo y me vine recordando ese beso y cómo sus manos apretaron mi trasero y mi cintura. Los días siguientes esperaba como de costumbre las visitas de Enrique en casa, me ponía más coqueta y con ropa más atrevida, a mi esposo le gustaba, pensaba que era para él, y aunque no tengo nada que reprocharle en la cama el deseo por Enrique era muy intenso y hacía que me olvidara de todo lo demás. Enrique no se apareció por la casa en toda la semana y yo y mi chocho nos estábamos volviendo locas, me conformaba con solo poder verle, y rozarlo, pero el muy ingrato no hizo acto de presencia, por una llamada que escuché que tenía con mi marido por teléfono me enteré que había tenido que salir de la ciudad por asuntos de su trabajo y que tardaría algunos días en regresar, al oír esto sentí vergüenza de mi por entristecerme, aunque cada noche que trascurría soñaba de nuevo con él y estar entre esos brazos y en su pecho fuerte y provocativo. Trascurrieron exactamente 12 días, los tengo presentes porque los conté, eran como las 10 de la noche cuando recibí un mensaje en mi celular, era el, decía que acababa de llegar, que, si podía verme al siguiente día a solas, le respondí que sí, que pasara por mí a mi trabajo, que me mandara un mensaje, cuando estuviera en el estacionamiento que yo iría, y así quedamos. Esa noche no pude dormir solo imaginando lo que podía ocurrir, y en como iría vestida, temprano me duché y me depilé toda, me puse un coordinado beige muy provocativo, una falda roja ajustada, no era mini pero si corta, una blusa negra semitransparente, tacones altos, en fin supe que no me había equivocado de elección, cuando llegué al trabajo y todos los hombres no podían disimular y me veían descaradamente, así dieron las 12 del día y yo estaba como quinceañera esperando su mensaje que no llegaba, me tenía desesperada y lo peor que no podía hacer nada. Al principio no quise marcarle porque no quería provocarle algún problema con su esposa y arruinarlo todo, pero a eso de las 2 no pude más y tomé mi celular y marqué su número, y maldita sea estaba apagado, con cierta desilusión paseé un rato más pensando que no ocurriría nada y que era una estúpida por estar así por un hombre. En esos pensamientos estaba cuando escuche el vibrar del celular -era él- me temblaron las piernas y atiné a solo decir “Hola” con voz temblorosa, me dijo que estaba en el estacionamiento que bajara, hice un sobre esfuerzo para no correr a verlo, le dije que me esperara unos minutos que tenía trabajo pendiente, cosa que no era cierto pero esos minutos me servirían para quitarme la agitación de mi voz, y el rápido latir de mi corazón. Fui al sanitario a revisar que todo estuviera perfecto y noté que mi entrepierna escurría, estaba mojada a más no poder, me tuve que contener para no tocarme ahí mismo y decidí mejor ir ya a verlo. Cuando llegué me saludó de beso en la mejilla, me invitó a subir al carro y sin más arrancó, platicamos de su viaje, me contó cada detalle y aunque en un principio me importaba un carajo como le había ido me hizo sentir bien que me contara como le fue, cuando me doy cuenta estamos camino fuera de la ciudad. C: ¿A dónde vamos? E: Vamos a una cabaña de mi amigo muy cercano, ahí estaremos sin ser molestados, ¿te molesta? C: ¡Para nada, simple curiosidad! El camino serio de aproximadamente 1 hora o 1 1/2 a lo máximo, me fui acercando a él y durante el camino pegué mi cabeza a su hombro, cualquiera creería que iba con mi esposo, cuando el camino lo permitía él me abrazaba y acariciaba el cabello, eso me puso a mil, cuando llegamos el lugar era muy agradable, una cabaña de madera en una montaña lejos de la civilización y sin que nadie nos molestara, A mí me encanta gritar y veces eso en casa es problema por los vecinos, esa idea me prendió más, al llegar el estacionó el auto e inmediatamente nos metimos, él me miró fijamente a los ojos, con sus manos empezó a acariciar mi rostro, y se las empecé a besar, me metía sus dedos en la boca como si fueran pequeñas pollas, le lamía cada uno, le empecé a quitar su camisa, en cada botón le besaba el pecho y su olor a macho me mataba, quería comérmelo, ¡morderlo! Me tomó de la cintura y me cargó, la falda se me subió y así me empezó a tocar, me acariciaba las nalgas deliciosamente, yo estaba perdida, no podía contener este deseo, le empecé a tocar el paquete que se le formó entre las piernas, ¡tanto tiempo soñando este momento y ahí estaba! Le desabroché su cinturón y del bóxer le asomaba ese hermoso paquete brillante amenazando salir, en ese momento mis piernas flaquearon y me rendí e sus pies. Hincada saqué con delicadeza su hermosa verga, por fin la tenía frente a mi boca, era bastante grande, muy gruesa, las venas parecían que le iban a reventar, primero se la besé, palmo a palmo para después intentar metérmela en la boca, era deliciosa, apenas y me cabía la mitad, pero quería chuparla toda, él jadeaba de gusto y me jalaba el cabello y la cabeza. E: ¡Ah, Cindy uhm!!! C: ¡Papito, uhm, que rica! Le di una mamada de campeonato, empecé a sentir que su verga se hinchaba estaba a punto de correrse, y soy sincera, a mí no me gusta el sabor del semen, pero estaba tan jodidamenete caliente que eso no me importó, me llenó la boca de su leche, nunca la había tenido tan llena pero no derramé ni una sola gota. E: ¡Ah! ¡Chiquita, uhm!!! C: ¡Uhm, que sabrosa! ¡Era una puta! Cogiéndome con el mejor amigo de Darío en una cabaña donde nadie sabía de mi paradero, era lo peor que estaba haciendo, sobre todo porque ello eran más que amigos, ¡eran hermanos! Al momento me hizo acostar en una mesa que estaba al centro, empezó a besarme los muslos, hizo a un lado mi tanga y empezó a comerme todo el coño con sus labios carnosos, me lo mamaba riquísimo, yo no podía contener mis gritos, una y otra vez. C: ¡Así papi, chúpame el coño, por favor no pares! Más ¡Que delicia! E: Que rica concha, uhm, siempre quise comértela, más cuando resaltaba en tus licras, ¡uhm! Él no dejaba de hacerlo, y en un momento introdujo uno de sus dedos, moviéndolo como si fuese un buen ginecólogo, que rico movía dentro de mí, me tenía gritando como loca. C: ¡Ah!!! Enrique, dios mío, ¡uhm! E: ¡Eso mami que buena está, uf!! En ese momento me vine a gritos, él empezó a meterme otro dedo más que parecía que me follaba con los dedos y su lengua, era delicioso, cuando notó mi primera venida. C: ¡Que rico!!! E: Si nena, córrete, que rico sabes, ¡uhm!! Me llevó al sillón, me quitó la falda y la blusa, me desnudó completamente, a excepción de los tacones y ahí por primera vez sentí su verga, me senté sobre ella y lentamente me la introdujo, sentía como me abría el coño, como esa enorme y gorda verga me partía y yo gritaba fuerte le pedía me cogiera como nunca. C: ¡Más papi, más que me matas!, dámela, tienes una verga deliciosa, ¡me llena!, siento como me entra hasta al fondo! E: Si, toma nena, muévete, que rico cabalgas y que buena estas, ¡uhm!! Lo cabalgué un buen rato en esa posición, pero tenía mucho aguante, me volteó, empezó a introducírmela como una perrita, me la clavaba toda de un solo golpe para después sacarla y de nuevo clavármela entera, sentía su enorme tamaño, ni mi Darío me cogía así, es más me atrevo a decir que ninguno de mis antiguos amantes me tenía tan perra como él. C: ¡Ah, uhm, ah, si, ah!! E: ¡Que gritona, eso me encanta! C: ¡Ms papi, que rica verga tienes! No resistí más mi excitación y me corrí de nuevo entre jadeos y gritos, me pellizcaba las tetas, me soltaba de nalgadas y me sentía más golfa y puta como nunca en mi vida. E: ¡Tienes un culo hermoso y delicioso! C: ¡Es tuyo mi rey! Y era cierto, a mi esposo no me gusta dárselo, pero a él estaba dispuesta a ser su esclava. Así empezó a meterme primero un dedo en el culo, mientras me comía su polla, me metía un dedo, y era maravillosamente rico, cuando entró fácilmente un dedo siguió con dos. E: ¡Que rico culo tienes nena, siempre quise rompértelo y hoy lo voy a conseguir! C: Si mi rey pártemelo, es tuyo papi, ¡pero no dejes de cogerme así por favor! Cuando sus dos dedos entraban con mayor facilidad me la sacó del coño, empezó a introducir la cabeza en mi culo y era muy grande que pensé que no iba poder, cuando por fin me metió solo la cabeza grité de dolor, sentí que me rompía toda y le pedí que me la sacara, pero no hizo caso solo se quedó quieto y lentamente empezó a empujar. Era raro porque me dolía muchísimo pero no quería que me la sacara, me dijo que era una niña buena, que me estaba portando muy bien, que iba a doler, pero lo iba a disfrutar, despacito me la fue metiendo y sentí sus huevos rebotar en mi culo, por fin me la había metido toda! unas lágrimas me salieron de los ojos, un tanto de dolor y otro de gusto y orgullo, tenía esa rica verga en mi culo completamente. C: ¡Ah!!! ¡Dios mío que rico, ah! E: Eso, ¡apuesto que no te la mete así! C: No, ah que rico, me duele, ¡pero no la saques! E: ¡Muévete nena, uhm, que rico! Empezó a empujármela despacio, en cada embestida el dolor era menos intenso, era dolor mezclado con placer, así cada vez más rápido me la empezó a meter, me cogía ya con ritmo semi rápido, empecé a subir al cielo, cerraba los ojos y sentía derrumbarme de placer, era sumamente delicioso, tenía todo el culo lleno de verga, de su rica verga. C: Párteme, Enrique, mi amor, me matas mi vida, que rico, que rico me coges, párteme así el culo, papito eres delicioso, párteme el culo, soy tu esclava, cógeme duro papi, ¡más duro! E: Ah, aprieta, uhm, que rico Cindy, uhm, como soñaba esto, tienes un culo súper rico, ¡ah!! Me empezó a dar más rápido, sus huevos rebotaban en mi coño y sentía que me venía, perdí la cuenta, 5, 6 7 veces me vine como nunca me había venido, sentí de nuevo su verga hinchada, se estaba corriendo y sus jadeos eran más intensos, empecé a sentir el interior de mi culo caliente, era su leche, que me inundaba toda. E: ¡Toma mi leche, ah!! C: ¡Ah!! que rico!! E: ¡Uhm, dios mío, ah!! C: Dame tu semen, que rico, ah, ¡que rico! Se la sacó y sentí como tenía un enorme boquete, el culo lo tenía rojo y me ardía, pero eso no importaba, conocí el cielo, y era delicioso, con tantas venidas acabé exhausta, y él igual, nos quedamos tumbados en el sillón y nos dormimos por un rato, me despertó el celular, ¡era mi esposo! D: ¿Dónde andas? C: ¡Un poco ocupada con unos clientes! D: Bueno, espero no tardes mucho ya casi son las ocho, ¡besos! Me pregunto a qué hora llegaría a casa le dije que tenía mucho trabajo que tardaría un poco en llegar, vi el reloj y eran las 7:30 pm, desperté a Enrique con un besito en sus labios, me empezó a acariciar de nuevo, le dije que no había tiempo que tenía que regresar, me llevó a la ducha y me bañó, enjabonó cada parte de mi piel, y yo la suya, no pude resistir, aun con el tiempo encima otra vez el deseo me traicionó y empecé a mamársela ahí de nuevo mientras lo secaba con una toalla, me abrazó y me cargo, me puso apretada a la pared, me volteó y me empezó a coger. E: ¡Que rico, ah, que rico! C: Ah, papi, ya, uhm, ¡me están esperando! E: ¡Quiero llenarte más! C: ¡Dios, eres increíble! Me volví a venir una y otra vez, tenía el ano muy rojo y me ardía si no ahí mismo le vuelvo a pedir que me rompiera el culo, pero igual me hizo suya de nuevo. Nos cambiamos, y arreglamos, durante todo el regreso a la ciudad y en todo el camino no deje de abrazarlo, venia junto a él en su hombro, me dejo cerca de casa, lo suficiente como para que nadie conocido me viera, me dio un largo beso en la boca y baje del auto, camine a casa mientras mi mente revivía lo sucedido sentí un poco de remordimiento, pero no podía evitar una sonrisa en mis labios. Llegué a casa a las 10:00 pm mi esposo veía TV, lo saludé con un beso y le comenté que había sido un día muy cansado, inocentemente me sugirió que me hacía falta descansar así que fui directo a nuestra habitación, me quité la ropa y así me enrollé en las sábanas, dormí profundamente. Después siguieron varios encuentros, me volví su golfa, su puta incondicional, amo a mi marido, pero es inevitable este sentimiento, es una atracción rara, por momentos me confundo si es solamente sexual o siento algo más, en fin, no sé qué pasara si él se entera, pero todas las semanas me la paso ensartada en su rico paquete. Viendo los problemas en lo que probablemente estaré, he decidido tomarme un tiempo y descansar de escribir, pero espero regresar y contarles mis nuevas experiencias o algunas que se me pasó contarles. Con mucho cariño y agradecimiento, Cindy.

Autor: subtitulados Categoría: Infidelidad

Leer relato »

El masajista

2021-09-22


Hace un par de años de esta historia. Mi ex esposo me recomendó un masajista para una lesión que tuve en la cintura. Yo no conocía bien al hombre, solo de vista y alguna salida casual entre amigos. Antes de seguir he de describirme un poco. Soy un hombre latinoamericano, me llamo Jorge, delgado pero en forma, todos alaban mi buen culo. Total, que un día llame a este masajista, atiende a domicilio y me dio cita para una tarde X, mi esposo no iba a estar en casa y me vino bien así que accedí. Yo nunca había necesitado esos servicios así que no sabía muy bien lo que me haría. El llegó, puso su mesa camilla en el salón y me dijo que me acostara sin ropa, solo mis bóxers y una toalla. El es un hombre de complexión más bien grande, barba corta y arreglada, con entradas, pero muy atractivo, en su manera de ser emana confianza. Para resumir, daba mucho morbo. El empezó su trabajo, me dijo que al ser amigo de la familia me haría un masaje completo, que me veía bastante cansado y eso me ayudaría. Yo le agradecí y se puso manos a la obra. Empezó con un masaje relajante sobre mis hombros, a pesar de tener unas manos grandes era hábil con ellas, me quito todo el estrés acumulado en esa zona, siguió deslizándose hacia mi espalda y cintura, yo no se si fue porque nunca me habían dado un masaje o lo que sea, pero empezaba a sentirme bastante morboso, gire la cabeza hacia el y note que su pantalón estaba abultado, se me escapó un "madre mia". Este hombre era grande, y a juzgar por el bulto de su pantalón su pena iba a juego. El sonrió y siguió con el masaje, pasando sus manos por toda mi espalda y rozando mi cintura con cuidado. En un momento me pregunto si podía quitarme el bóxer para no mancharme con el aceite, yo accedí y el siguió con el masaje, empezó a darme un masaje en las piernas, un masaje delicioso, subía y bajaba desde la punta de los pies hasta los muslos, yo estaba totalmente relajado pensando en las manos que tenía ese hombre (y de paso en ese bulto enorme en su pantalón) sentía sus dedos subir y bajar por mis muslos, de repente empecé a notar que subia cada vez más, rozaba mi culo con los pulgares al principio, luego ya empezó a masajearlo, suavemente rozaba mis nalgas y las iba separando, "Tienes un culo muy lindo" me dijo. Yo no supe que decir, se me escapó un "gracias". Me pidió que me diera la vuelta para seguir el masaje, yo obedeci. Me dio un masaje en el pecho, el ombligo y siguió por las piernas. Yo a estas alturas estaba totalmente relajado y pensando en su verga, en como la tendría, no tarde en averiguarlo. Estaba bocaarriba en la mesa camilla, totalmente desnudo, tenía los ojos cerrados del gusto disfrutando esas manos que recorrían mi cuerpo. En eso el me habla, con las manos pone mi cara de lado y me dice que abra los ojos, yo obedeci, lo que vi fue una enorme y jugosa verga que sobresalía por su bragueta, el la estaba acariciando con una mano y con la otra sujetaba mi cara. "¿Te gusta?" Me pregunto. Yo solo atine a asentir. Sin esperar más respuesta me agarró por el pelo y metió su verga en mi boca, primero hasta la mitad, luego poco a poco fue metiéndole hasta el fondo. Yo no salía de mi asombro, sentía cada embestida de esa polla en mi boca cada vez más profundo, la notaba cada vez más grande, no podía respirar, el tomo mi nuca con una mano y apretó hasta que toda su polla estuvo dentro de mi boca y ahí la dejo unos segundos "Que bien chupas" me dijo, entonces me di cuenta de que yo había seguido el juego y se la estaba mamando, el marcaba el ritmo y yo lo seguía, la metía un rato hasta la mitad y luego bruscamente hasta el fondo. "No tan rápido, puta" me dijo, "quiero disfrutar esta hembra como debe ser". Me agarró por el pelo y me puso a gatas en el suelo, me dijo que lo llevara a la alcoba, que quería hacerme hembra en la cama de mi otro macho para que notará la diferencia, así lo hice. Lo llevé a la habitación, el me puso de rodillas sobre la cama, se la seguí mamando un tiempo que ni siquiera recuerdo, yo solo quería que no la saque de mi boca, el estaba gimiendo y agarrandome el pelo me metía su polla hasta el fondo de la boca. "Ahora es momento de follarte, puta" me dijo "vas a ser una buena hembra ¿verdad?" Yo solo dije "si". El me tumbó de espaldas en la camay sin ninguna piedad busco mi agujero con el dedo, lo localizo y puso la punta de su verga ahí, y la hundió hasta el fondo de mis entrañas. Grite de dolor pero el me tapo la boca y me dio varias cachetadas en el culo "Eso es que esta perrita no ha comido buenas vergas, ahora tienes macho de verdad". Y siguió empujando, yo sentía que me partía en dos, sentía un dolor inmenso que poco a poco se transformó en placer, me oí gemir pedirle que no parará, no quería que pare, le dije que si, que era su perra, su puta, su hembra, pero que no parará. Me puso en cuatro patas sin sacármela, me giro la cabeza y me dio un beso en la boca tan intenso que estuvimos así un buen rato, sentía nuestras lenguas jugando, su cuerpo sobre el mío, los dos sudorosos, pero por sobre todo sentía su enorme verga dentro mío, entrando y saliendo sin compasión. Sin sacarla de mi el se sentó a la orilla de la cama y me puso encima, mirándolo a la cara "Sabía que eras una putita viciosa, pero ahora solo vas a ser mi putita" Me sentó sobre el y siguió penetrandome con fuerza, yo estaba mareado de tanto placer, la fuerza con la que me cogía era bestial, de repente lo sentí, un chorro enorme de semen recorriendo mis entrañas, el me abrazo con fuerza y nos besamos hasta que su polla encogió dentro mío y la sacó, tras de sí vino un reguero de semen que me recorrió los muslos. "Desde ahora ya tienes macho, tu eres hembra solo para mi" Fue lo último que dijo antes de levantarse, coger sus cosas y marcharse. Era verdad, pero en ese instante yo no lo sabía

Autor: Jorge Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Mi primera infidelidad con una estudiante

2021-09-22


Hola queridos lectores Es mi primera vez que entro a esta página de relatos eroticos, quería contar mi historia real, soy un hombre felizmente casado, tengo 52 años y tengo 25 años de casado con una buena mujer tengo 3 hijos ya adultos que viven fuera de la ciudad estudiando Mi esposa tiene 47 años bajista pechos no muy grandes, nalgas más o menos por la edad tiene celulitis pues no hace ejercicio Cuando la conocí ella tenía 22 años y estaba muy bien, pero al pasar los años Y las Hormonas su cuerpo a cambiado y el apetito sexual a disminuido Pero eso es otra historia Yo mi salud hago ejercicio en mi casa Pues tengo un mini gimnasio en mi casa Que aproveche después del trabajo ejercítame por mi salud Hace como 5 meses mi esposa me dijo que una compañera de su trabajo Le dijo que una jovencita de 25 años estudiante que es de Korea y habla muy bien el español, buscaba un lugar para vivir de preferencia una familia Y nesecitaba porque un apartamento para ella sola le saldría muy caro Y mi esposa me comentó que porque no le rentábamos un cuarto pues mi casa tiene 3 cuartos, me dijo así podemos ahorrar ese dinero que nos de la chica No lo crees? Acepte alcano solo serían unos 6 meses, así que acepte Y al otro día vino la jovencita Es un poco bajita pecho no muy grandes Delgada y usa ropa no entallada Más bien floja que no se deja ver su cuerpo, se mira pareja Pero es muy bonita de su cara No me llamo la atención Era como una adolescente Así que nos pusimos de acuerdo Con la reglas de la casa y el pago del alquiler, yo trabajo por las mañanas y mi esposa también así que ella se quedaba aveces en casa , y otras veces se iba a estudiar ala biblioteca Al principio no convivía con nosotros Solo nos saludaba de buenos dias y buenas noches Pero poco a poco fue perdiendo la timidez Y platicamos más, le empecé a tener cariño, pero como un padre, pues sabía Que sus papás estaban la pendiente de ella, pues hablaba con sus padres todos los dias a Korea Yo todos los dias hago ejercicio y estoy bien marcado, pero mi esposa no le llama la atención, párese que está entrando en la menopausia, yo alcontrario tengo más ganas, Así que un día mi esposa salió a visitar a mi hija que vive en otra ciudad porque estaba enferma y fía a cuidarla unos días Yo me quede en casa con Donna así se llama la jovencita Era de tarde ya casi anocheciendo Y yo estaba en la sala viendo una película Y llego ella de la calle, y me saludo buenas noches, le conteste buenas noches Y me dijo y tu esposa? Le dije va estar 3 días fuera de casa , porque mi hija está enferma, ohhhh se sorprendio Y me dijo voy a tomar un baño porque hace mucho calor , ok le dije Yo estaba tomándome unas cervezas Creo que eran como unas 3 que había tomado ya, alos minutos salió ella con pijama pantalón y blusa nada apretado era suelta la ropa, y me dijo que miras ? Una película y se que do a mirarla A los minutos sale una escena de sexo como todas las películas siempre ponen Haciendo el amor y con unos quejidos de la chica bien calientes que dura alrededor unos 40 segundo la escena En la película se llama boys and the hood Es afroamericana la película Pero se mira que una mujer está montada sobre el hombre y sus pechos se miran a todo color y está haciendo la posición d Elva vaquera montado en el y gritando d e placer, se me paro mi verga de inmediato,y la jovencita no. Dijo nada Siguió mirando la película yo creo que se calento.porque después de un rato fue la baño y duro como unos 10 minutos en salir, mientras ella estaba en el baño yo me saqué mi verga y me la empecé a acariciar y me verga parecía un tubo dura Cuando oí que salía del baño rápido me guarde mi verga, como si nada había pasado, termino la película y empezamos a platicar, me contó de su vida y sus papás sus creencias Hablamos por unas 2 horas Para esa hora ya eran 1 de la madrugada Y de repente agarre valor y le dije tienes novio? Me dijo no porque mis papás quieren que termine mi carrera de medicina, pues voy hacer doctora So nunca as tenido novio? Nunca Le dije no te creo? Porque no me crees? Porque a tu edad Las chicas ya tienen novio y hasta han tenido relaciones sexuales Si pero yo no soy como esas Le dije que bueno, te felicito Me dijo ya me voy a dormir Gracias por escucharme Le dije de nada cuando quieras y nesecitas algo aquí estoy yo Se fue asu cuarto y yo en el mío Estaba pensando en ella Me la imaginaba cogiendomela y ella montada en mi gritando de placer Así que fui ala cocina a tomar otra cerveza y salió ella también pero Salió un camisón de seda blanco no trai brazier se le notaban los pesones de los pecho no eran grandes pequeños Yo trai un pantalon pijama de cuadros Al mirarla se me paro mi verga inmediato Ella fue directo al frigerador y se agachó para sacar una manzana y cuando se agachó ohhhhhhuuu no tenia calzones Le pude ver las nalgas blancas Pero yo me hice que no la había visto Y cuando ella se enderezó para cerrar el frigerador, yo me voltie y le tome a mi cerveza, me dijo me puedes bajar la crema de cacahuate que está arriba del frigerador,? Le dije si claro Pero yo trai mi verga bien parada se notaba , pero sabía que lo iba a anotar Y me estire para alcanzar la crema Ella se quedó mirando que trai mi verga bien parada, cuando le iba a dar la crema Se me lanzó a besarme como loca Yo también la abraze, la levante y ella cruzó sus piernas en mi cintura Y me seguía besando locamente Así besándonos besos de lengüita Me la lleve asu cuarto Solo tenía una lámpara de cabecera con una luz bien bajita, tenía mucho muñecos de peluche en su cama, los aventé y la acosté en la cama, y le empecé a lamber su panocha peluda estaba bien mojadita Ella gritaba de placer apretaba las sábanas diciendo que rico, que no me detuviera, luego le dije que me chupara mi verga , me dijo no se como hacerlo Le dije imagina que estás chupando un helado, y tomo mi verga gruesa y se lo metió a su boca Yo solo le tomaba del cabello para ver cómo me chupaba por unos 6 minutos Ya me hacia que me venía en su boca Pero , la saqué y me controlé para terminar, y le empecé a mamar sus senos Ella me agarraba la verga jalándomela Me puse boca arriba y la puse encima De mi para que se montara pero no entraba estaba bien cerrada Y decía me duele Le dije hazlo despacio poco a poco vete sentado, alos 4 intentos mire que sangraba de su vagina, era Virgen Ya le había rompió el himen Así fue metiéndolo hasta que ya entro todo esa montaña como estuviera en caballo duro montada como unos 5 minutos Y la puse de perrito y le metí mi verga gruesa sus nalga rebotaban en mi vientre Ya estaba sudando ella, Me la coji hasta que termine dentro de ella , y nos quedamos abrazados y nos dormímos juntos, esa Noche Al despertarme como alas 9 de la mañana La empece a desperta con besos y cariacias y tocar su panocha peluda Y meter mis dedos Rápido se éxito y se montó encima de mi Moviéndose con ganas Yo era feliz, feliz jovenyde 26 años Y yo un hombre de 52 años Fui su primer amor así me la estuve cogiendo por unos 3 meses Ya regrasaba a korea y como despedida Mande a mi esposa fuera de la ciudad Para quedarme con ella el último día Para cogerla todo el día La última vez termine dentro de ella Y regreso a korea semana después me llamo para decirme que no le había llegado su periodo y que ella es muy exacta, y que se haría una prueba de embarazo, al siguiente día me dio la noticia que está embarazada Y sus papás le dijeron que de quién era Ella le dijo que un compañero que era su novio, pero que el no quiso responder Así que me dijo que sería un secreto entre los 2. Porque no quería destruir mi matrimonio, ya casi va a nacer l bebe Me dijo le va a llamar mi nombre Pero en koreano, porque así ella le recordaré que fue mía Y ahora ese bebé llevará mi sangre de por vida, me dijo que la visitará en korea Para ver ami hijo, pero sin mi esposa Le mentiré ami esposa que iré con unos viejos amigos a otra ciudad Para poder verla de nueva y hacerla mía otra vez

Autor: Keven Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Viaje de negocios desata a mi mujer

2021-09-22


Hola amigos, mi nombre es Martin y quiero contarles mi historia. Somos un matrimonio de 45 años, casados hace mas de 25 con hijos. Mi mujer Romina es rubia, bonita con hermosos pechos y una cuerpo bien mantenido. Nuestra vida sexual siempre fue normal, con 1 o 2 relaciones por semana, a ella nunca le gusto practicar sexo oral ni mucho menos anal. Yo soy rubio, con unos 10 kilos de mas y mi pene es normal, mas bien normal de largo pero si bastante gordo y cabezón. Mi esposa siempre se quejo de que era muy grueso y que a ella le costaba bastante aguantarlo. Por suerte tuve una oferta de trabajo en el exterior y decidimos que primero viajaría yo y luego de un tiempo comenzaríamos a ver si se trasladaba toda la familia. Viaje y comencé a concentrarme en el trabajo, ya que la oportunidad era muy buena en lo profesional y demandaba mucho esfuerzo pero también traería beneficios económicos. Con mi esposa hablábamos todos los días por videollamada y nos contábamos todo lo diario. Con el pasar de las semanas el tema del sexo se hizo notar y en una charla de videollamada le pedí si podíamos masturbarnos por video llamada. Esa noche nos preparamos y ella se apareció en el cuarto con una lencería muy erótica, y comenzamos a hablarnos, y cada uno a tocarnos. Le pedía que se tocara los pechos y que me mostrara como se masturbaba. Yo me calenté muy rápido, pero a ella esto de masturbarse no la excitaba. Yo trataba de calentarla pero no había caso, y en la calentura comencé a decirle que se imaginara cogiendo con alguien mas, que yo la observaba. De a poco ella fue calentándose y yo mucho mas a punto que acabe como un loco, derramando todo la leche sobre mi mano. Pero ella no había terminado y me pedía que le hiciera acabar. Y yo le seguía el cuento de que alguien se la estaba cogiendo. Le decía que este hombre tenia un pene muy grande y la cogía con fuerza. Ella llego al orgasmo gritando. Luego de esto no hablamos mas y nos despedimos a dormir cada uno en su cama a la distancia. Me quede solo y pensando lo sucedido. Como ella se había excitado tanto pensando en otro hombre con una pija tan grande. Y lo peor era que yo me había calentado con esa idea. Allí comenzó un camino raro. Cada vez que nos masturbábamos por videollamada seguíamos con este juego, pero cada vez mas caliente, le agregábamos nombres y le dábamos mas realismo a estos machos que se la cogían. Los orgasmos de ella eran cada vez mas grandes. Una cierta noche después de acabar ambos le comencé a preguntar sobre esta fantasía que tanto la calentaba de cogerse a otro. pero siempre me decía que era solo una fantasía para gozar y nada mas. Pero también ella me comenzó a preguntar que me pasaba que yo también me excitaba con esas fantasías. Hasta que una noche en la calentura mientras nos masturbábamos fantaseando con un hombre que se la cogía, le dije que tenia que hacerla realidad. Que tenia que cogerse a otro hombre. Terminamos ambos y ella me comenzó a preguntar si era verdad que quería que se cogiera a otro. La verdad es que lo dude, pero no se que me podía mas si los celos o la calentura que otro se la coja. Y le dije que eso me excitaba mucho en la distancia y que era algo que podría aceptar y gozar no solo en las fantasías. A partir de allí todo cambio. En las videollamadas que cada vez se hacían mas seguidas, ya no era yo el que le contaba como otro se la cogía, ella era la que tomaba la iniciativa y me contaba como se la cogía este amante. Como ella se la chupaba y como le entregaba su colita virgen. Yo me mataba a pajas y no podía creer la excitación de ambos. Pero todo eso se puso mas loco el día que en medio de la paja ella le puso nombre a su amante. Ezequiel. Y ahí se me helo la sangre. Esto ya no era una fantasía. Ezequiel era su compañero de oficina. Un hombre de 30 años alto y súper atlético. Le pregunte si me estaba haciendo cornudo mas allá de las fantasías. Pero ella no dijo nada. Por una semana las videollamadas no se hicieron. Me carcomía la duda, pero a pesar de eso me masturbaba pensando en que Ezequiel se la cogía. Era un verdadero cornudo? El martes de la semana siguiente me envía un video y me dice que lo vea, pero que si quería verlo en vivo tenia que reservarme una hora a la tarde del día siguiente. Abrí el video que me envió y en el video aparecía mi esposa arrodillada chupando una pija de no menos 25 cm( mucho mas grande que la mía) la chupaba como loca, el tipo que filmaba saca la cámara y me dice "cornudo ahora vas a ver como me cojo a tu mujer". Le pide a ella que se ponga en 4 en la cama y el desde atrás toma su verga y se la ensarta toda en su concha. Yo no podía creer como le entro toda de una. Mi esposa gritaba y gozaba como loca. Le pedía mas y mas fuerte. No se cuantos orgasmos le saco este tipo, pero a mi mujer le encantaba, nunca la había visto gozar a así. Luego de unos minutos este hombre le pregunta, donde quieres la leche. Y ella le responde como siempre en mi concha, bien adentro quiero tu leche. El tipo no paro de acabar y saca su verga de la dilatada concha de mi esposa y me muestra en video de todo su esperma chorreando por su concha. No se cuantas pajas me hice viendo este video. Ahora solo me queda reservarme la tarde de mañana para ver el vivo que me va a enviar!!

Autor: Elpor Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Le encargue a mi esposa y me la devolvió preñadita

2021-09-13


Todo comenzó en uno de esos viajes de trabajo, tenia que salir 1 mes y me esposa ya ne estaba reclamando que siempre estaba fuera mucho tiempo, pero no podia hacer nada, el trabajo era importante, asi que con todo y reclamos me tuve que ir. Pero antes de irme pense en encargarle a mi compadre la casa y si se ofrecia algo en particular, mi compadre es un poco mayor que yo, tiene 38 años, alto robusto, se dedico un tiempo a los trailes, poco pelo en la cabeza pero peludo de todo el cuerpo, siempre se porto muy bien con nosotros....y con mi esposa mas. Mi esposa es de complexion delgada, 26 años, cabello largo lasio, tetas pequeñas y culo redondito y parado, bonitas piernas, chaparrita, mide apenas 1.56, tiene cara bonita y sus lentes la hacen parecer tierna y sumisa, en contraste con el compadre, cara dura bigoton y robusto, nada que ver. Yo tenia mis dudas sobre mi compadre y mi esposa, porque en una ocasion note como el se le quedaba viendo a ella, la desnudaba con la mirada, y ella de forma mas discreta tambien lo miraba a el, no crei que el fuera el tipo de hombre que le atrajera, pero al parecer si. Entonces el dia del viaje llego y le dije a ella, y como siempre se enojo y me reclamo, pero se calmo de inmediato cuando le dije "no te preocupes mi compadre vendra a ver que no te falte nada, se va a dar sus vueltas", note como se le abrieron los ojitos "tu compadre?" me dijo, "si, ya le dije y me dice que no tiene problema"...."bueno...esta bien" me contesto y se acabo la discusión. Yo note inmediatamente que el plan le venia como anillo al dedo a ella (y problablememte a el también), porque ya tendria la excusa perfecta por si los vecinos veian entrar y salir a un hombre de mo casa en mi ausencia, yo estaba seguro que ella queria encamarse con el y el con ella...y por alguna extraña razon eso me excitaba. Decidi poner una camara oculta en la recamara y ver que pasaba, y al primer dia de mi ausencia paso....el se presento a la casa en la tarde noche y se escuchaba su platica en la puerta: -Hola comadre...como esta...aparte de chula.. -Bien bien compadre...pasele....se va a enfriar ahi afuera. -No me tome a mal comadre pero...ud me atrae mucho, desde que la conoci me ha gustado y pues nunca se lo he dicho pero mire como me pone... -ay compadre! Que es eso?? Ese bultote es su celular verdad?? - no comadre...no es mi celular...quiere ver. -..... (Ella guardo silencio y lo guio a la recamara) Pude ver como entro a la recamara jalando al compadre de la evilla del cinturón, despues ella se sento en la orilla de la cama y con calma desabrocho el pantalon y lo bajo a la altura de las rodillas dejando solo el boxer de licra y un bulto grueso marcado en el. -Ay dios! Que es eso?? Nada mas quiero ver eh... - No se preocupe comadre, si le da miedo...yo se lo quitó. Ella bajo lentamente el boxer y salto como un resorte una verga gruesa y cabezona, llena de venas por todos lados y se extendio tan larga es a la punta de la nariz de mi esposa. - Ay dios! De donde saco todo eso compadre?? No...no crei que estuviera...tan...dotado... -Y no solo es el tamaño comadre...tambien se usarla. -ay en serio?...eso dicen todos y a la mera hora nada. -En serio se lo aseguro...quiere probarme. -Ay no compadre...como creé, se va a enojar mi esposo. -Pues solo que le diga ud comadre, porque yo no...ademas no me pude dejar asi...estoy a punto de explotar! Tomo su gran miembro con una mano y con la otra la cabeza de mi mujer y lo acerco a sus labios, los comenzo a frotar suavente con la cabeza de su pito...como si le pintara los labios, ella no decia nada y no podia dejar de mirar aquel colosal miebro, hasta que cedió y abrio timidamente la boca para chupar la cabecita. De a poco se fue soltando y comenzo a devorar aquella verga hinchada y venuda, recorriendo con la lengua cada cm, de abajo a arriba y en forma circular, se metia la punta y la saboreaba con la lengua cual si fuera una paleta, el echaba la cabeza para atras y en verdad disfrutaba como esta zorrita le devoraba el miembro...-No mames comadre...ya estuvo! Te voy a follar !! Ella se separo de el y le intento decir algo pero era mas su excitación, no podia hablar solo se desprendio de su pantalo y blusa se quedo tumbada con las piernas abiertas sobre la cama, con un pequeño trapito de tela mojado cubriendo su recien depilado coño (ella nunca se lo depilo para mi)...- Asi no mami....ASI!! le dijo él mientras la volteaba bruscamente y la ponia en 4, hay como 20 cm de altura y 30 kg de diferencia entre mi compadre y mi mujer, ya se imaginaran como la movia...parecia una sexy muñequita de trapo. Ella se puso en posicion y sin temor alguno recargo su pecho a la cama, paro las nalguitas y con sus dos manos abrio su hermoso culo, masajeandolo y abriendolo, se veia su coñito humedo y con hilos de su miel de mujer saliendo de adentro, el se paro atras de ella y la penetro sin piedad....de una sola estocada se la dejo ir completa y hasta el fondo, ahi la dejo para que se acostumbrara al nuevo tamaño y ella se iba a parar, solo volteo la cabeza sobre su hombro para ver y decirle algo, pero el inmediatamente puso una mano pesada en su esplada obligandola a bajar su pecho contra la cama y con la otra mano agarro su cintura y comenzo a penetrarla suave pero ritmicamente, sonaba pac pac pac cada vez que su panza chocaba contra sus nalgas paradas, no paso ni un minieto y ella se puso de chillona, primero comenzo a gemir y decir ay ay y despues comemzo a gritar y gemir en serio...nunca la habia escuchado asi, cuando el la hizo gritar la comenzo a penetrar mas rapido y fuerte, tan fuerte que la empujaba con todo y cama hacia adelante y ella se aferraba fuertemente de las cobijas y no paraba de gemir y gritar, llego el momento en que el se trepo cual grande es abrazandola por completo y cubriendo todo su delgado cuerpo, solo sobresalia su carita extasiada y llena de placer, y el comenzo a penetrarla mas despacio pero mas profundo, se la metia suave pero firme y profundo..."Si si asi me gusta!! Ya me tienes cabron!! No me la saques!! No me la saques!!" le gritaba....hasta que se vino y quedo tendido sobre ella quien se habia venido al menos ya varias veces. Cuando la desmonto ella cayo tirada de costado sobre la cama y se sobaba las nalgas, con su coñito bien abierto y lleno de leche...ella lo volteo a ver y se relamia los labios. Y asi siguieron cogiendo por varios dias mas.

Autor: Cuck life Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Mi cuñada y su primera vez

2021-09-05


Mi cuñadita me elige como su maestro privado. Son las tres de la mañana y mi esposa tapa mi boca para ahogar mis gemidos. Con cada penetración estoy más cerca del orgasmo. Muevo mi pelvis, penetró profundamente la conchita húmeda y extremadamente caliente de mi hermosa esposa. Giro bruscamente la cabeza y sacó su mano de mi boca, gimiendo muy fuerte largo un chorro de esperma dentro de sus entrañas, ella lo recibe extasiada, sonriendo y en voz baja me dice: «Shhh, te dije que lo hagas en silencio!!! Mi hermana está en el otro cuarto y nos va a escuchar.» Yo: «Bueno perdón, pero sabes que cuando me vengo no puedo contenerme» Ella: «Si ya lo sé, y me encanta. Me cogiste hermoso!!!» Al día siguiente desayunamos y mi esposa se apronta para ir al trabajo, a mí me toca Home Office así que preparo mi PC, el mate y despido a mi esposa con un beso. Pasó una hora aproximadamente y mi cuñadita se despierta, prepara su desayuno y se acerca a mi lado. Ella: «Hola Carlos buenos días» Yo: «Hola Andrea como amaneciste» Ella: «Bien aunque anoche no pude dormir muy bien» Esto lo dice con una sonrisa pícara. Yo: «Uuu que macana, que pasó??» Ella: «Nada, solo que venían muchos ruidos de tu dormitorio» Yo: «Qué vergüenza contigo!!! Perdón, la verdad no me di cuenta» Ella: «Y antenoche tampoco!?!?!» La verdad que yo estaba muy avergonzado por lo que me decía. Yo: «Eeeee… la verdad que no se que decir» Ella: «Nada, lo único, pobre mi hermana que tiene que ir a trabajar sin dormir. Aunque calculo que felíz jajaja» Yo: «Bueno esa es la idea. Te prometo que seré más cuidadoso» Ella: «Si porfavor, hace dos noches que no duermo y la verdad ya me intriga saber qué es lo que hacen» Se levantó y se fue al sillón del living. Yo continúe trabajando o al menos eso intentaba, sus últimas palabras quedaron dando vueltas en mi mente. Cada dos segundos quito mi vista de la pantalla para observarla, recostada en el sillón con sus piernas recogidas. Mi cuñada es muy joven, su cuerpo estilizado, sus pechos como dos montañitas resaltan sobre el remeron largo que lleva puesto, sus caderas sobresalen en su figura, sus piernas largas y delgadas son tapadas por un par de medias largas que llegan hasta el final del remeron. Su rostro es bellísimo y muestra la frescura de la juventud. Su cabello largo castaño claro luce unos rizos encantadores. Ella mueve rápidamente sus ojos hacía los míos, yo por acto reflejo los evito y fijo mi mirada nuevamente en la pantalla. Era evidente que mi mirada la desvestía y mi reacción me delató. Luego de un rato vuelvo a observar y ella tenía su celular en una mano y la otra mano por debajo de un almohadón del sillón que colocó entre sus piernas. Lo primero que pensé fue que se estaba tocando pero luego me dije a mi mismo (no seas mal pensado). Ella cada tanto me observaba, sus piernas se aprietan contra el almohadón. Será que está haciendo lo que yo estoy imaginando?? De solo pensarlo comienzo a tener una erección. Saco esos pensamientos de mi mente, me levanto y le digo: «Me voy a hacer un café, quieres uno» Ella responde: «Ok » Al rato vuelvo con los dos café le doy el suyo, ella tomándolo me dice: «Espero que esto me saque el sueño» Yo: «Bueno tampoco es para tanto!!! No hicimos un escándalo» Ella se ríe y contesta: «Y quién te dijo que no dormí por el escándalo?!?!?!» Yo: «Bueno… tu me lo dijiste. Me mencionaste que te despertaron los ruidos» Ella: «Si; me despertaron los ruidos, pero no pude dormir pensando en lo que hacían» Yo no puedo creer lo que mi cuñadita me plantea: «Bueno, a ver. Que estaríamos haciendo??? Lo que hacen todas las parejas» Ella deja la taza de café se sienta y mirándome a los ojos me dice: «La verdad no lo sé, podrías enseñarme???» Mi voz se corta y siento una transpiración fría por la espalda. Tartamudeando le respondo: «Espera, me estás pidiendo que te haga el amor???. Oye eres la hermana de mi esposa» Ella: «Solo te pido que me ayudes, anoche y anteanoche después de escucharlos no podía dormir pero por la excitación!!! Me masturbe una y otra vez pero no logro saciar la sed. Recién mismo me estaba tocando mientras me mirabas!!! Vas a pensar que estoy loca pero no es así. Nunca estuve con un chico, el único chico con el que estuve tenía mi edad, en una ocasión estábamos besándonos y sentía un fuego en la cara y mi almejita latía muy fuerte. Lo toque allí abajo y sentí algo duro, pase la mano por debajo del pantalón lo agarre y quise masturbarlo , pero el saco mi mano y se fue!!!. Me sentí rechazada» Yo: «Noooo, seguramente el pobre chico se asustó o simplemente se corrió y para que tu no lo supiera hizo eso» Ella: «Cómo sea, necesito alguien que sacie mi sed» Ella se para y se quita la remera que tenía puesta, su cuerpo queda expuesto, sus pechos como dos copitos blancos, sus pezones rosaditos son enormes, su piel blanca y tersa, luce una bombachita tipo vedetina color blanca con unos dibujos y sus piernas largas son tapadas por un par de medias que superan las rodillas. Ella: «Me ayudas??» Yo no puedo contener la respiración, estoy teniendo una erección terrible que sobresale en mi yoguin. Me paro y ella no quita sus ojos de mi bulto que sobresale en el pantalón. Le digo: «Quieres verlo» Ella solo asiente con la cabeza mordiendo su labio inferior. Me quito el pantalón y el calzoncillo y los dejó caer. Ella queda hipnotizada con mi miembro y sus ojos brillan. Me froto la verga que para entonces es un hierro y tiro el prepucio hacia atrás dejando el glande expuesto. «Quieres tocarlo??» Ella tímidamente lo toca, casi con miedo. Yo le digo: «Tranquila agarralo firme, toca mis bolas también. Acaso eso no era lo que querías?? No querías saber qué se siente tener un pene en tus manos??» Ella siente tocado su orgullo de mujer y se atreve a tomarlo bien, con movimientos suaves me pajea, su rostro de asombro y sus ojos firmes mirando mi verga, toca mis bolas y juega con ellas. Levanta la mirada y me dice: «No tienes pelo??» Yo: «Pues no, a tu hermana le gusta así» Ella continúa masturbando mi verga. Le pregunto: «Quieres probarla??» Ella haciendo un gesto de desagrado me dice: «Con la boca?!?!» Yo: «Pues claro. A tu hermana le gusta…» Ella se inclina y apoya sus labios en mi glande luego de un modo repulsivo lo introduce en su boca y le da una pequeña mamada. Sacándolo comenta «Mucho no me agrada» Yo: «Ok, no hay problema esto es cuestión de gustos y se trata de pasarla bien. Si no quieres no hay problemas.» Ella frota sus labios por mi verga la frota por su rostro como sintiendo el tacto, me sorprende cuando introduce mis bolas en su boca y mientras las chupa juguetea con ellas y su lengua. «Eso sí te gusta» Ella sin soltar mis bolas asiente con su cabeza. Está un rato jugueteando con mis huevos, yo la dejo y disfruto. Tomo su mano y la invitó a qué sujete mi verga y la masturbe, ella enseguida lo entiende y mientras lame mis bolas me pajea. Luego de un rato se para. Me toma las manos y me dice: «Quieres meterla??» Yo ya no soy yo, mi mente vuela por los aires y solo pienso en una cosa. La tomo por la cintura y la levanto, es sumamente liviana. La siento en el sillón, la miro, le pregunto: «Realmente quieres esto?? Es decir vos nunca estuviste con ningún hombre» Ella: «No!!! Ya te dije solo el chico que salió corriendo» Yo: «Ok» Sin dudarlo me arrodilló frente a ella tomo su bombacha y la retiro. Allí está esa vulva rosadita, un incipiente vello púbico y dos labios gorditos, con una mínima rajita entre ellos. Separo sus piernas, noto su nerviosismo, está temblando y totalmente rígida. Apoyo mis dedos en su monte de Venus y mi pulgar en su clítoris, ella tiene un acto reflejo e intenta cerrar sus piernas. «Tranquila… relajate que llegaremos hasta donde tú digas. Pero si quieres disfrutarlo debes estar relajada» Ella toma aire e inclina su cabeza hacia atrás, froto la yema de mi pulgar en su clítoris, de a poco voy abriendo sus labios para encontrar ese bultito hermoso que asoma como un pimpollo. Con mi otra mano tocó sus pechos, son diminutos y sus pezones están súper inflamados, los tocó muy suave para no causar dolor, acerco mis labios a ellos, los beso, los lamo suavemente ella respira profundo. Se nota que está sobre excitada, con mi dedo índice y angular voy abriendo muy suave sus labios vaginales, su humedad moja mis dedos, los introduzco muy despacio mientras continuó tocando su clítoris y lamiendo sus pezones. Su respiración aumenta y en segundos se estremece aprieta mis manos con sus piernas y exclama: «Haaa siiiii» Lo hace muy suave, casi avergonzada. Yo solo continuo lamiendo sus pezones y acarició muy suave sus labios vaginales. Ella se relaja y descansa su cuerpo. Yo: «Te gustó??» Ella: «Si, es mucho mejor que cuando me masturbo» Yo: «Jajaja si es mucho mejor. Quieres probar algo mejor aún??» Con expresión de miedo solo asiente con la cabeza. Separó sus piernas y coloco mi rostro frente a su vulva, tomo mi tiempo para apreciar toda su juvenil vagina. Sus labios rosados solo eran separados por una fina línea, su clítoris inflamado por la excitación se asomaba, un delgado hilo de flujo colgaba de ella. Con mi lengua recojo ese néctar que brotaba de su vulva y lo desparramo por sus labios, utilizo mis labios para besar su conchita su vello púbico me hace cosquillas en la nariz. Masajeo su clítoris con mi lengua e introdusco la punta de ella dentro de su vagina, con cada movimiento de mi lengua ella deja salir un suspiro. Me encanta el sabor de su conchita, la chupo con delicadeza pero apasionadamente, recorro su cuerpo con mis manos. Sus gemidos aumentan y utilizando mi lengua logro robarle otro orgasmo a esa pequeña princesa. Me levanto, quedo de pie frente a ella con mi verga dura, ella la mira, se acerca y tomándola con su mano la masturba. Con su dedo desparrama el líquido preseminal que brota de mi falo, rindiéndose a su curiosidad se introduce el glande en su boca para probar el sabor de aquel fluido. Su inocencia, su curiosidad sexual y el verla asombrada con cada cosa que descubre me excitan demasiado. Le pido que la sostenga un rato más dentro de su boca, ella lo hace y se anima a juguetear con su lengua y mi glande. Acaricio su rostro mientras la observo. Suelta mi verga se sienta y mirándome me pide: «Quiero que me hagas gritar como a mi hermana» El momento había llegado, yo convertiría a esa niña en mujer. Me arrodilló frente a ella y coloco mi verga en su conchita, lubrico con saliva mi glande y masajeo su vulva. Muy despacio comienzo a generar presión, su vagina cede ante mi verga, mi glande se abre paso entre sus labios. Su conchita es súper estrecha, sumamente húmeda y caliente. Su respiración es agitada, muerde sus labios como para aguantar el dolor. Mi verga aún no entro por completo, solo el glande desaparece entre sus labios, chupo sus pechos los lamo, ella me acaricia el pelo. Le pregunto: «Te duele mucho?? La saco?? » Ella: «Siii, noooo. Seguí seguí» Aumento la presión y siento como mi verga por fin se abre camino. Ella dió un grito profundo y clavó sus uñas en mi espalda. Yo sabiendo que esto le dolía trato de hacer movimientos suaves la beso y acaricio su cuerpo. Bajo la vista y veo un hilo de sangre en mi verga. Ella me dice: «Me arde» Yo: «Si, es normal la primera vez. Tranquila que ya va a pasar» Saco mi verga de su conchita recién estrenada, me quito la remera y limpio su sexo con cuidado luego limpio mi verga escupo mi mano y lubrico su vulva luego hago lo mismo con mi falo, me aseguro que quede bien lubricada y vuelvo a penetrarla. Muevo mi pelvis, ella continúa tensa y mordiendo sus labios, de a poco empieza a disfrutar, sus nervios se transforman en placer, yo hago un esfuerzo por no acabar ya que su conchita estrecha aprieta mi verga y me produce un placer extremo. Me detengo y le pregunto si quiere venir arriba. Ella rápidamente responde, sí. Tiro los almohadones en el piso me recuesto y tomando mi verga la coloco erecta. Ella la toma con su mano y agachándose muy lentamente la introduce en su conchita con mi verga clavada mueve su pelvis, lo que comienzan siendo gemidos rápidamente pasan a ser gritos de placer, sin ningún prurito expresa su placer gritando y gimiendo, con sus manos en mi pecho se mueve arriba mío. Yo no aguanto más las ganas de acabar. La levanto, me levanto yo y le pido que se coloque en cuatro, ella me mira y me dice: «Que????» Yo: «Cómo perrito» Ella no muy segura lo hace, la tomo por la cintura y la penetro, ella suelta un delicioso gemido, la cojo fuerte pero con cuidado sabiendo que su conchita recién se está estrenando. Sus gritos y gemidos sumado a su conchita estrecha me hacen llegar a un orgasmo intenso, siento los chorros de semen salir de mi, ella experimenta su primera vez recibiendo una corrida interna. Dando fuertes gritos ella también llega al orgasmo, sus piernas tiemblan y su cuerpo se relaja, se recuesta en el piso y allí queda. Al rato se levanta y se va a bañar. Cuando regresa me dice: «Hoy si voy a poder dormir jajaja. Me encantó, no pensé que sería tan hermoso.» Yo: «Te agradezco que me eligieras a mí para ser tu primera vez, y ya verás que esto recién empieza vas a experimentar cosas mucho más excitantes» Al llegar la tarde mi esposa volvió del trabajo. Mientras merendamos me pregunta por su hermana. Yo le respondo que dormía. Mi esposa me dice: «Aaaa estuvo dura la lección» Esto me descolocó… Pero esa es otra historia.

Autor: vial Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Jugando con mi prima cucha

2021-09-02


Esta historia paso con mi pequeña prima Norielyz mejo conocida cariñosamente como Cucha, ella era una hermosa mulata de ojos negros, piel morena clara, pelo negro, largo hasta la cintura estatura de 1.40cm muy atractiva y de tan solo 11 años de edad.. Hola a todos: los que les voy a relatar me sucedió hace más de 14 años, en ese entonces yo tenía 26 años de edad y me dedicaba a trabajar la refrigeración y el comercio de pollos beneficiados soy de Cumaná capital del Estado Sucre Venezuela, soy de piel blanca de estatura 1.72 cm algo atlético ya que practico mucho el ciclismo de montaña, actualmente tengo 39 y soy licenciado en educación casado y dos preciosos hijos. Esta historia paso con mi pequeña prima Norielyz mejo conocida cariñosamente como Cucha, ella era una hermosa mulata de ojos negros, piel morena clara, pelo negro, largo hasta la cintura estatura de 1.40cm muy atractiva y de tan solo 11 años de edad. Todo comenzó cuando mi mama tenía una guardería y ella siempre iba ayudar a mi mama con los niños, una tarde de esas que ya los niños se avían ido ella se quedo jugando con mi hermano menor y yo y dos amigos aviamos alquilado unas películas de acción y un par de porno en lo que pusimos la porno ella estaba espiando la peli y en una de esas me doy cuenta pero me ago. el que no la mire pero ella sabe que ya la avía pillado en lo que acabo la película nos salimos y mis amigos se fueron ella estaba en el patio con mi hermanito agarrando frutas pero mi hermano se fue a la calle a jugar con sus amigos y ella quedo allí, luego yo comencé a hablar con ella de temas sin importancia en una ella me pregunta que era lo que nosotros estábamos viendo en la tv y le dije que una pelide acción, luego ella comienza a puyarme las costillas y eso como juego y yo también empiezo a hacerle cosquillas pero ella me dice que por allí le duele que la toque por otro lado y le empiezo tocar por el cuello y le pregunto que si por aquí si y ella me dice que no y por la pancita no por las piernas si y por cerca de los senos si y así sucesivamente hasta que le apreté un senito y ella no dijo nada luego le tocaba su carita luego le decía cosas de risa en el oído y le seguía tocando su cuerpecito que me tenia excitadísimo, en una de estas tocadas me atreví a poner mi mano por encima de su cuquita que se parpaba bastante abultadita para sus 11 años y ella solo se sonreía hasta trate de meter mi mano por adentra de su ajustado pantalón, ella solo dijo que puede venir roni mi hermano, yo solo seguía con mi manoseo luego meto mi mano por sus senitos y eso me calentó mas de lo normal y ella serraba sus ojos y se dejaba llevar por la situación, en una de estas le alzo su blusa para ver sus senos que a pesar de ser apenas unos turrumoticos se veían preciosos que inmediatamente comencé a tocar y acariciar, después de un buen tiempo explorando ese cuerpecito de señorita sentimos unas personas que llegaron a la casa y nos interrumpieron la sesión. El otro día ella me miraba con pena y vergüenza agachaba su cara cuando me miraba y yo la miraba, pero todo seguía normar hasta que en una tarde ella estaba en casa y mis padres y mis hermanos salieron como a la una de la tarde y ella hizo que se fue pero cuando mis padres salieron yo me disponía a salir también, pero en eso ella regreso diciendo que se le avía quedado la cartuchera con una plata y luego ella me pregunto si avía puma laca yo le dije que si y me dijo para agarrar yo le digo. Yo- Bueno yo te cargo y tu las agarra sin tirar las verdes Ella- bueno esta bien, pero me alzas alto para alcanzarlas mas maduritas. Lo la alzo y ella trata de agarrar la frutas y allí aprovecho de tocarla por sus piernas su cinturita su pequeño trasero que estaba durito y paradito ella solo atinaba a agarrar las frutas mientras yo gozaba con su cuerpo, en eso ella me dice. Ella- hay acuérdate de tocarme por donde no me duele. Yo- ok déjame acordarme donde no te duele. Ella- bueno bájame para que te acuerdes. Yo la bajo y mientras ella come pumalacas yo comienzo a tocar su cuerpo por toda parte, empiezo a abrasarla a besa su carita sin dejar de tocar su culito respingón mientras ella se deja tocar le digo. Yo- vámonos para allá dentro, Ella- si pero con una condición. Yo- cual? Ella- que pongas la película de antier. Yo- cual la de acción? Ella- no la otra. Yo para que la quieres ver? Ella-para saber cómo se hace el amor Yo- pero yo te enseño Ella- pero cómo? Yo- vamos para el cuarto y veraz. Ella- pero pon la película para yo ver y tu me enseña. Yo- esta bien vamos. Ella- y mi tía cuando viene?. Yo- para la noche. Entramos a la casa y me la llevo para el cuarto prendo la tv y pongo la película y corro a cerrar la casa para que nadie nos molesta, entro al cuarto y ella está mirando la peli que sale una chinita desnudándose poco a poca, yo me siento a su lado en la cama y la abraso con ternura y comienzo a tocar su carita acariciar su pelo mientras ella solo mira la tv, yo solo estoy metiéndole mano hasta que en una le pregunto que si se levantar y ella se levanta sin decir nada, y sin dejar de ver la tv. Yo comienzo con subirle la blusa y a destapar sus senitos y tocarlos a plenitud luego le termino de quitar su blusa para quedar desnuda de su pecho ya que todavía no usaba bracee se los acaricio con mucha lujuria, acerco mi boca a uno de ellos y sin pensarlo los comienzo a succionar y ella al principio le da cosquillas pero al rato se acostumbra y luego le chopo el otro hasta que le noto una gran excitación cerrar sus ojos y comienza a emitir pequeños gemidos de placer, y continuo saboreando esos pequeños montículos y mientras con mis manos comienzo a bajar su short hasta los tobillos luego la cargo y la tumbo de espacio en la cama sin dejar de mamar sus tética y acostándome ligeramente sobre ella comienzo a bajar lamiendo su vientre hasta llegar hasta su pantaletas de color blanca con unos corazoncitos fucsia, las huelo con pación luego meto mi nariz entre sus piernas y sigo bajando hasta llegar a sus rodillas, luego vuelvo a subir a sus muslos y con mis manos les acaricio las pierna hasta agarrar su bruma y lentamente comenzó a quitar, ella me agarra las manos para impedir que se las quite pero sigo besando y lamiendo sus murtos y la cuquita por otro rato hasta que se relajo y a dar gemidos y luego comienzo a quitarle su pantaletas de nuevo muy despacio hasta que puedo ver ante mis ojos esa hermosa vagina sin ningún bello púbico que me enloqueció tanto que mi excitación aumento que las ansias me mataban, pero que pude controlar a penas. Luego termino de despojarla de su ropa interior y me abalanzo a ese cuerpo de diosa pura e inocente y sin pensarlo me dirigí a su linda y natural boquita que por primera vez es besada y que sin ninguna resistencia ella comenzó a responder a mis besos que luego introduje mi lengua y busque la suya que ella hizo lo mismo como una experta, después comencé a bajar a su pecho mamándole de nuevo sus marroncitos pezones con mucha lujuria y luego fui bajando por su vientre hasta llega a ese manjar delicioso de aquella linda virgen y lampiña cuquita de niña, su aroma era irresistible que de inmediato comencé a lamer primero por los alrededores de sus labios vaginales hasta introducir mi lengua en su ranurita encontrar su clítoris que al contacto con mi lengua fue casi de inmediato comenzó a retorcerse de placer y emitir gemidos con sus manos agarro mi cabeza y la aprisionaba contra su pelvis. La excitación era inmensa que no importaba que fuese una niña de tan solo 11 años. Me levante la volví a besar su suave boca ella solo respondía a mis besos dejándose llevar por la lujuria luego la tomo de sus piernas abriéndolas y posicionándome entre ellas yo comienzo por desvestirme luego vuelvo a su boca mientras me termino de quitar el resto de la ropa juego con su lengua con ansias, me levanto y tomo mi pequeño mostrito de 19 cm y no es por presumir pero es porque era una nena precoz y dudaba que ese trozo de carne pudiese entrar en esa abultadita vagina, solo a coloque en la entrada de su concha y ella me pregunto un poco nerviosa y temblorosa. Ella- espera tu crees que me duela? Yo- si te llega a doler me dices. Ella- pero es que yo no e metido nada allí dentro. Yo- ni un dedo tuyo? Ella- si pero un pipe no. Yo- tranquila si te va a doler es un poquito. Ella- me lo prometes. Yo- si mi amor te lo prometo. Ella- esta bien ten cuidado si. Yo- ok abre las piernas. Ella abrió las piernas más y yo las coloque en mi pecho y con mucho cuidado comencé a frotar mi pene por su rayita y poco a poco fui introduciéndosela en la entradita hasta que llegue a su amen. Ella- hay me duele. Yo- mucho?. Ella- si un poco. Yo- sigo o me detengo?. Ella- en que dolió cuando me lo empujaste. Yo- eso es al principio pero luego se te pasara. Ella- oky sigue pero con cuidado. Yo solo empujaba mas y ella solo se retorcía de dolor placer, se lo fui introduciendo hasta que no aguantaba la calentura y me fue consumiendo la excitación que la agarre de la cintura y me abalance a ella hasta empujar de un todo que se la metí hasta la mitad, sentí una presión en la cabeza de mi pene y sentía como iba abriendo espacio dentro de esa virginal cuquita, ella en ese momento pego un grito que no ce si los vecinos abran escuchados, yo de inmediato la bese para que no gritara pero sin dejar de penetrarla y ella trataba de quitarme de encima suyo pero mi peso y fuerza se lo impedía, la agarre con fuerza y me quede inmóvil por un buen rato hasta que se carmo y le pregunte si le dolía y ella me respondió llorosa. Ella- si mucho. Yo- y no se te a pasado el dolor. Ella- un poco pero me late. Yo- tranquila ya lo difícil paso. Y comencé a sacar y meterlo lentamente hasta que se fue acostumbrando y se lo fui hundiendo hasta que no le entraba mas mi miembro sentí el tope de su vagina, luego aumente mis envestidas más rápido ella se agarraba de mis brazos y gemía con loca. Ella- hay hay hay haaayyy. Yo- te duele mi bebita? Ella- sisi si pero sigue hay huuu. Yo- hay mi nena que rica estas mami haaaa. Ella- hay no pares hay tu tenias razón ya no duele me gusta hay huuu. Continúe dándole a placer hasta que estaba a punto de venirme luego me detuve y me voltee con ella aún penetrada colocándomela sobre mi pene y instintivamente comenzó a moverse como una potra abajo y arriba y jadeando hay hay hay ahyyyyy siiiiii que rico hay hayyyyy, estobo como poseída fue tanta la excitación que apenas escasos minutos ella comienza a creer que se va a orinal. Ella- hay no hay noooo me orino nooo no. Yo- sigue no te pares porfa. Ella- no es que me orino. Yo-sigue no es orine. Ella- y que es que se siente rico?. Yo- hoooo sigue es un orgasmo. Ella- hay yaaaaa me mieee haaaaa. Sus contracciones eran tan fuerte que sus uñas fueron a clavarse En mi pecho, sus ojos los cerraba con fuerza y los retorcijones le hacían estremecer su cuerpo hasta que fue quedando sin energía quedándose sobre mi cuerpo, sin perder tiempo la coloco de nuevo a la antigua posición y continuo mi embestida contra esa empapada conchita que no paraba de emanar líquidos succionando mi miembro. Ella- ya no mas. Yo- siiii haaa si aguanta un poco Cuchita haaa huuuu. Ella- tu pipe me esta destrozando por dentro. Yo- hay amorsito aguanta un poco mas. Ella- me quieren dar ganas de orinar de nuevo. Yo- si siii orinate otra vez. Ella- si sigue no pares haaaaayyyy. Yo- siiii mami es tu segundo orgasmo hayyyy. Ella- hay me orinoooooo siiii hooooo huuuuu. Yo- hoooo si toma mi lechita caliente sssss haaaaa. Ambos nos venimos casi al mismo tiempo, yo inundándole su vagina de semen y ella emanando gran cantidad de jugos vaginales, le seguí bombeando hasta que mi pene perdió totalmente flácido, me retire de encima de ella y me recosté a su lado, así pude ver su vulva sucia de sangre, semen y sus fluidos, de inmediato me levante y la tome en mis brazos y la lleve a la ducha para limpiarla, ella colgada de mi cuello hasta el baño sin perder tiempo para que no de diese cuenta de la sangre la bañe y enjabone bien, de pronto ella observa mi pene colgando y se da cuenta que tiene un poco de sangre en el tope. Ella- y porque tiene como sangre al final? Yo- no es sangre es lo colorado del pene. Ella- y se ve algo grande para haberme metido eso dentro de cosita? Yo- si pero igual te lo tragaste casi todo. Ella- todo no será hasta la mancha roja? Yo- no mas adentro. Ella- puedo tocarlo? Yo- si claro Ella- pero yo lo sentí como un palo en mi cuquita? Yo- es que estaba parado y duro. Ella- y porque no lo pones otra vez pues? Yo- bueno si tu lo lames como una chupeta bombombum. Ella- para que lo voy a chupar ni que fuera chupeta? Yo- si pero así se pondrá duro otra vez. Ella- y después que se ponga duro que vas hacer? Yo- tu me dices que hacemos. Ella solo lo apretó y se inclino hasta írselo introduciendo en la boca, al primer contacto sentí lo calientito de su boca y un leve dolor en la cabeza de mi pene, al principio lo hacia con torpeza pero le agarro el ritmo que mi pene comenzó nuevamente a ponerse duro y a crecer el doble de su tamaño habitual ella noto que ya casi no le cabía en la boca y sin pensar se lo saco y lo observaba con asombro. Ella- hhhhhh y porque es tan grande y grueso así? Yo- porque tu lo pusiste así. Ella- yooo? Yo- si tu. Ella- yo no y además con ese tamaño y grosor no me va a entrar mas nunca. Yo- si te entra mi amor. Ella- pues no porque si al principio me iba reventando por dentro cuando estaba mas pequeño ahora me ira a partir en dos? Yo no me lo meto otra vez ni loca. Yo jajajaja después que te lo tragaste le vas a tener miedo? Ella- si porque ahora es mas grande y gordo. Yo- pues de ese mismo tamaño y grueso te lo comiste. Ella- es mentira eso ya no me cave. Yo- quieres ver que te entra todo? Ella- no y si me duele mas que la primera? Yo- no ya no te va a doler, mírate tu cosita y ve si esta cerradita como antes? Ella- hay no está más ancho el hueco de mi cosa. Yo- si porque ahora está a le medida de mi pene. ¿Quieres que te lo meta de nuevo? Ella- y si me duele de nuevo? Yo- no mi vida yo pe juro por mi madre que no te va a doler mas. Ella- bueno pero si me duele otra vez no me dejo que me cojas de nuevo. Yo- está bien pero dime con toda sinceridad ¿te gusto como te cogí la primera vez? Ella- si aunque al principio me dio mucho miedo y me dolió muchísimo pero después se me fue pasando el dolor. Yo- y después que sentiste? Ella- sentí una sensación diferente fue muy rico, me daban ganas de que me lo metieras más adentro y después cuando sentía que me iba a orinar fue más bonito. Yo- ven para metértelo de nuevo mi amor. La tome entre mis brazos la bese ella se abrió de piernas y me rodeo la cintura y con mi mano izquierda agarre mi pene se la puse en la entrada de su concha y con la lubricación de sus jugos y saliva se fue desplazando con suavidad en su interior, ella solo suspiro y casi de inmediato se soltó y me pidió que no saliésemos del baño Y nos dirigimos a la cama, ella se recostó y me pidió que lo ágamos de nuevo como la primera vez. Ella- házmelo de nuevo quiero ver si es verdad que me entra todo sin dolerme. Yo- claro mi amor, abre mas tus piernas. Ella- con cuidado Me metí entre sus piernas y le posicione mi palo en la entrada de esa ardiente vaginita, empuje completo y se introdujo casi asta el tope y ella solo dio un gemido profundo me recosté sobre ella y me abrazo y de inmediato momense a bombear como si fuese la ultima vez que la poseía. Ella- hay dale no me dolio dale mas dale hayyy haaaay si. Yo- te gusta mi reina? Ella- si dame mas hay que rico haaaayyy dame mas haaayy. Yo- hooo mi amor a partir de ahora serás mi putita hooo mami Ella- si sisiiii tu perrita puta papi haaaasss Yo- huuusss perra que tragona es tu cuquita hhhooo. Ella- échame tu leche siii haaaasss. Yo- no haaasss mi amor aquí no. Ella- siiiiii haaaayyyyy me vengo a miar de nuevo hhaaaaaa. Yo- siiii meate puta sii hoooo Ella- haaayyyy porque esto es tan bonito haaay Yo- si mi zorrita y lo que falta por aprender. Ella- siii haaaassss enséñame más papiiii. Ella se retorcía de placer y sus contracciones eran evidentes y su cuerpo se fue relajando por el tremendo orgasmo que acababa de tener mientras yo continuaba con mis embestidas como por alrededor de 10 minutos y cuando estaba a punto de llegar saco mi pene de su interior y la pongo en sus labios pidiéndole que los abra y casi de inmediato descargo una gran cantidad de semen, que sensación tan increíble, llenarle la boca de semen a una niña de 11 años mirando como ella por instinto se traga todo me espermatozoide dejándome casi exhausto, cucha se lame los labios como terminando de limpiar el resto de semen que le queda y con los dedos recoge el de su barba y el resto de su rostro, luego le pido que me la chupe para que termine de limpiar el semen que sin dudarlo lo toma con su mano derecha y lo imbuye con delicadeza hasta que mi glande se va disminuyendo quedando totalmente flácido Yo- que te parecido tu primera cogida mi amor? Ella- bien. Yo- te gustaría volverlo hacer? Ella- si ¿pero hoy? Yo- no hoy no porque ya es un poco tarde. Ella- ¿y esta noche en la casa que esta donde tu trabajas? Yo- podría ser mi bebe todo depende de ti. Ella- bueno yo quiero ir ¿porque mi tía no va para haya? Yo- no porque yo soy el único que tiene llave. Ella- ¿bueno a qué hora vas a estar allá? Yo- está bien ¿Cómo te espero? Ella- no se será dentro y yo toco la puerta. Yo- oky como a las 7 pm. Ella asintió con la cabeza mientras la acariciaba sus muslos y les apretaba sus duras y firmes nalguitas y besando sus téticas le propuse que me encantaría metérselo también por ese culito precioso, juro que si no fuesen las 4 de la tarde y no fuesen a llegar mis padres le hubiese dado otra sesión y quizás por su culito, era tanta la excitación que me provocaba su linda hinchadita y abultadita cosita de esa niña que era capaz de pasar todo el tiempo penetrando esa mamita. No dejaba de manosear ese cuerpo de niña precoz que al cabo de un buen rato fue que le permití vestirse y que se fuese para su casa. Con respecto a la cita de la noche en la casa donde trabajaba la refrigeración es otra excitante historia. Espero sus comentarios y opiniones y que les guste mi primer relato, gracias.

Autor: elchuflun80 Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Una esposa desatendida

2021-09-02


Hoy me llama una mujer de voz joven y pide cita para masajes y relajacion, dice tener 27 años y muy triste por el comportamiento de su marido, dice que quiere cita por muchas horas y la doy por esta tarde que tenemos libre... a las dos de la tarde ya esta y mismo si es hora de comer ña recibo en el despacho.... ella con cara de tristeza pero bastante guapa con cuerpo 10 pues me dice: mismo si eres joven, seguro que me podras ayudar y me voy a confiar y contarte mi problema.... resulta que mi marido me conocio en la universidad y yo tenia un novio de ya tres años, pues me marido quedo entusiasmado con migo y por esto empezo a intentar a ligarme, estaba pendiente todo el tiempo con migo, me traia cada dia flores, dilces, regalitos de bisuteria y un dia un brazalete de oro que me sorprendio de como lo pudo pagar y me dijo que no gasto ni un furo de su dinero de bolsillo juntando por hacerme este regalo que dijo que me merecia por mi belleza y mi boca que le volvia loco, yo este dia y un poco por pena consenti que me besara la boca y lo hizo tan bien que empezo a interesarme a mi tambien y asi se acerco mas a mi y un dia me invito a un party de un amigo suyo donde abria mucha diversion, yo un poco atraida por el acepte y fue a la fiesta y alli nos tomamos muchas cervezas que no siendo acostumbrada pues me emborache y en pocas palabras esta noche el aprovecho y me follo toda la noche sin parar repitiendo que estaba loco por mi y me propuso ser su mujer y acepte.. pues recien casados me follaba 5 o mas veces todos los dias, me comia como afamado y no me dejaba un segundo sin sobarme todo, me follaba en la cocina,salon, baño, pasillos y escaleras en el salon de mi casa bueno bieno, tenia siempre su verga en mi y perdona amigo si te cuento todo con detalles pero es que, hace ya casi un año que casi no me toca, no me besa, no me folla y alguna vez de noche en la cama un quicku que no me da tiempo a disfrutar pero el si se corre y ya me da la espalda y yo acostumbrada por el a tanto, ahora casi nada y por esto estoy aqui.... entretanto oiendola, yo ya estoy pegado a su silla y tengo mis manos masajeando sus hombros y como estoy en su espalda desde mi posicion veo la mitad de sus tetas fuera del muy pequenito sujetador rosa y esto por su blusa que deja ver y ella hecha su cabeza hacia atras y la apoya en mi pubis y claro siente mi erecta verga que no la evita.. muy poco a poco hablandola y diciendola que ella tiene tambien que buscar como divertirse en su vida como su marido que seguro ya tiene una o mas amantes y asi no estar tan triste y con esto mis manos llegan a la apertura de su blusa, no paro y ya meto mis manos dentro y inicio a sobar las tetas fuera del sujetador y ella dice: por favor pare que to soy fiel y yo directamente la contesto: amiga tu marido ahora estara sobando y mamando otras tetas y tu que? te vas a quedar sin disfrutar tu vida, tu marido no tiene que enterase de lo que haces como tu lo de el y asi a vivir y mis manos ya han desabrochado su sujetsdor y subiendoselo encima de sus tetas ya las tengo libres y los agarro y amaso estrujandola ambos pezones que ra`pido se endurecen y la digo: amiga te hace falta mucho sexo si no quieres enfermar y aqui yo y mis compañeros todos jovenes y guapos te vamos a cubrir tus necesidades, cuando te apetece nos llamas y te vienes a divertir hasta la saciedad y te aseguro que te va a gustar muchisimo., ya la saco su blusa y sujetador y me trago sus ambos pezones haciendola gemir y poco a poco buy bajando su falda viendo su braguita tanga tambien rosa metida en sus rajas, meto mi mano y sobo su vagina y claro encuentro el clito que estrujo facilmente por lo blando de la tela del tanga y mis dedos pasan de lado a lado de su rajita vaginañ y sus gemidos aumentan mas, ya libero mi mesa de todo y la levanto y la acuesto sobre mesa con sus nalgas al borde y piernas colgando hacia el suelo, separo sus piernas y ya mi cara esta en sus entrepiernas iniciando a comerla sus encantos, castigo mucho su clitoris que lanza fuertisimos chorros con perfume delicioso y gime sin parar y teniendola tan caliente la digo: mis compañeros estan locos por entrar y compartirte, quieres que los deje? ella dice: si, si , si que vengan todos soy vuestra y disfrutarme como os apetezca y ya piso el boton y entra ricardo, mauricio y ernesto y yo ya me situo y penetro su coño, los otros maman sus tetas y follan y besan su boca y ya la giramos y la follamos en trio intercambiandose los tres, la hemos reventado coño y culo y menos mal que tenemos lociones para no irritar y dejar visible a maridos las folladas que recibie- rom sus esposas y esta igual, la follamos tantas veces que ella misma ya dice: basta preciosos ya estoy seca y vendre otra vez.... y lopase muy bien y me gusto todo mucho porque sois todos muy especiales... ya amigos tenemos una nueva adicta que repitio varias veces y como no hacia caso a su marido, este reempezo a intentar ligarla otra vez pero ella nada, tenia con nosotros varias vergas que la dan mucho placer y la hacen correrse hasta el no va mas...

Autor: loverman Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Sexo con mi ex

2021-09-01


Me llamo Mari y soy una chica muy regordeta muy curvy, tengo unas amplias caderas, uso copa DD y tengo demasiadas nalgas. Había tenido una relación con un hombre con quien realmente me encantaba hacer el amor, a él le prendía mucho mi cuerpo y me hacía de todo cuando quería, y yo disfrutaba de sus caricias, besos y de la forma en que me penetraba tan duro. Por azares del destino nos separamos y comenzamos nuevas relaciones amorosas. Pese a que mi nuevo novio era mucho más corpulento que mi ex, nunca pudo hacerme el amor tan rico, así que empecé a buscar a mi ex con diferentes pretextos para que pudiera cogerme nuevamente. Al inicio él intentaba negarse, pero una noche lo fui a buscar estando un poco borracha. Me había puesto una blusa pegadita de tirantes, y mis senos se salían demasiado, además de unos jeans bien apretados, que acentuaban mis grandes curvas. Estando afuera de su casa le marqué avisándole que me encontraba en su casa, para que me abriera. En cuanto me abrió la puerta noté como su mirada se posó en mis frondosas tetas, sabía que siempre le habían encantado, pues mientras andábamos, todos los días sin excepción me despertaba mamándomelas, y casi siempre yo terminaba dejando que se hiciera una rusa con ellas. Me invitó a entrar y nos sentamos un rato en su sala a charlar, le dije que lo había extrañado mucho y que hacía mucho ansiaba verlo, pero que sabía que tenía novia y que no quería causar problema, aunque eso realmente no me importaba, solo quería hacerme la mustia ante él. Él me dijo que igual me extrañaba pero que no podía haber nada entre nosotros porque no quería faltarle el respeto, sin embargo, su mirada constantemente bajaba hacia mis tetas, y sabía que se le estaban antojando. Entonces me atreví a preguntarle -¿Se te antojan?- él se dio cuenta de que había estado mirando mi escote y disimuló un poco. Yo entonces comencé a sobarme las tetas por encima, para terminar de provocarlo. Él puso su mano sobre su pantalón, a la altura de su miembro, y me di cuenta que su bulto ya era grande. Me acerqué hasta quedar a unos milímetros de su cara, noté su agitada respiración, así que me animé a besarlo muy apasionadamente. Él me correspondió enseguida y preguntó -¿Puedo?- haciendo referencia a mis senos. -Claro- le susurré al oído. Así que comenzó a tocarme los senos por encima de mi blusa mientras seguía besándome. Luego se aventuró a bajar mi blusa, como no llevaba bra, mis tetas saltaron y él se apresuró a lamerlas como bebé hambriento. Mi vagina estaba lubricándose como hacía mucho no lo hacía. Sentirlo lamiendo y succionando mis tetas me estaba prendiendo demasiado, tanto que creí que tendría un orgasmo. Mientras él continuaba con su labor, coloqué pi mano sobre su paquete, pudiendo sentir lo dura que se había puesto su verga. Le desabotoné el pantalón y saqué su verga para poderlo masturbar. Su glande estaba muy mojado por lo excitado que estaba. Entonces soltó mis tetas y tomó mi cabeza para agacharme hacia su pene. Atendí a su indicación, me puse de rodillas y empecé a lamer su verga con mi lengua llena de saliva, para luego proceder a tragármela toda y ahogarme con ella, hasta que empezaron a brotarme lágrimas de tan profundo e intenso que me la comía. Él estaba totalmente envuelto en placer y yo disfrutaba estar con él nuevamente. Me detuve y me puse de pie, él estaba todavía tendido en el sillón. Lanzándole miradas lujuriosas, terminé por retirarme mi blusa, entonces él se acercó y luego de manosear mis tetas una vez más, desabrochó mis pantalones y empezó a bajarlos mientras besaba mi vientre y acariciaba mis enormes nalgas. Finalmente quedé solo con mi tanga de encaje, que permitía ver mi vagina completamente depilada. Se acercó a mi vagina y comenzó a besarla por encima del encaje. Yo moría de placer sintiendo en calor de sus labios sobre mí. Luego hizo a un lado mi tanga, ventilando mis hinchados y húmedos labios vaginales. Me abrió un poco las piernas y se acercó más para poder meter su boca en mi vulva, dándome lentas y suaves lamidas que me hacían gemir de placer. Luego introdujo 2 dedos por mi vagina, sin dejar de chuparla, haciendo que mis gritos de placer se volvieran más intensos. Las piernas comenzaron a temblarme. Él se dio cuenta, así que se detuvo y me condujo hasta su recámara; una vez ahí, se acostó en su cama y me indicó que me sentara en su cara, para que pudiera seguir dándome lamidas. Eso hice y empecé a moverme lentamente para sentir su deliciosa lengua en mi clítoris, luego la excitación fue aumentando y comencé a restregarle mi vulva por toda la cara, estimulándome aún más con su lengua y los relieves de su rostro. Cuando estaba a punto de venirme, me dio un empujón y se recargó en la cabecera quedando casi sentado, -Súbete en mi verga- exclamó con un tono algo tosco, lo cual me prendía mucho más. Me terminé de retirar la tanga, que ya estaba super empapada por todos los fluidos que derramé, y me monté en su verga. Sentí una oleada de placer al sentirla entrando en mi vagina. Aunque él era delgado, su verga era larga y gruesa, haciendo que mi vagina se llenara por completo. Comencé a moverme y mis tetas rebotaban a mi ritmo, él se calentó de verlas y tiró de mí para que me agachara, de tal forma que mis tetas quedaron al alcance de su boca y pudo mamármelas mientras yo seguía montándolo. Sentirlo lamiendo nuevamente mis tetas más su verga dentro de mí, me hicieron enloquecer de placer nuevamente, mojando su verga demasiado. Se detuvo de mamar mis senos y tomó mi cabello para tirar de él hacia atrás, bombeándome rápida y fuertemente, haciéndome gritar. Me sentía afortunada al ser cogida de esa manera nuevamente, sentía que mis carnes por fin recibían la cogida que merecían. Mis nalgas rebotaban locamente contra sus testículos. Luego de unos minutos más con esa intensidad, me dijo que me pusiera en cuatro. Hice caso sabiendo que me encantaba estar en cuatro patas con él. Me empiné lo mas que pude, dejando que mis enormes nalgas quedaran muy levantadas y dispuestas a recibir su vergota. Sin dudarlo él comenzó a penetrarme muy duro. Mis gritos aumentaron su volumen, yo ya era incapaz de controlarme. Sin dejar de darme duro y rápido, se agachó sobre mi espalda, para poder tomar mis tetas que habían estado aplaudiendo con el ritmo de su bombeo. Las tomó con ambas manos, yo sabía que le encantaban y no podía dejar de disfrutarlas como pudiera. Luego volvió a enderazarse, y tomó mi cabello otra vez para tirar de él mientras me enterraba su verga hasta adentro, resoplando del placer que sentía al penetrarme. Siguió bombeándome muy duro tirando de mi cabello, yo no dejaba de gemir fuertemente. Manteniendo el ritmo soltó mi cabello, y empezó a darme fuertes nalgadas, seguramente recordando cuánto me excitaba que me tratara como puta. -Te gusta que te las deje bien rojas, ¿no, puta?- dijo con una voz muy varonil. -Sí, papi- respondí entre gemidos. Me dio un par de nalgadas más, mis ojos estaban completamente en blanco de tanto placer que sentía. -Párate contra la pared- me ordenó. Lo hice de inmediato, para poder seguir recibiendo otra buena dosis de penetración. Puse mis manos contra la pared, paré bien mi culo para ofrecerle mis nalgotas y volvió a bombearme fuertemente. Mis fluidos vaginales empezaron escurrir por mis piernas. Entonces él estiró una mano por delante mío para poder manosear mi clítoris completamente viscoso por mis fluidos, yo sentía que un gran orgasmo de aproximaba. Con su otra mano acariciaba nuevamente mis tetas, pegando su cuerpo contra el mío para poder atascarse de mí. Entonces no pude soportar más al sentirlo por todas partes, y un intenso orgasmo me llenó todo el cuerpo, por unos segundos no supe de mí. Él no había dejado de bombear, por lo que mi orgasmo salió acompañado de un delicioso squirt. Él se sintió vigorizado por mi explosión de placer y aumentando su intensidad al penetrarme dejó que su semen me llenara por dentro. Hizo un gran gruñido al tener su orgasmo, supe que le había encantado. Dejó su verga dentro de mí hasta que esta se salió solita. Entonces sus mocos comenzaron a resbalar fuera de mi vagina y noté que había sido una gran cantidad. Esa noche planeaba solo coger e irme de su casa, pero el sexo había sido tan grandioso que decidí quedarme, así que la noche fue larga...pero eso es para otro relato.

Autor: Peckuzz Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Como cambió mi vida después de cumplir los 40

2021-08-25


Empezaré por el momento de mi vida en que todo mi mundo cambió, aunque antes voy a contar algunas cosas básicas para que entendáis por qué todo se desencadenó de esta manera, como será largo de contar, lo iré fraccionando en varios relatos, si veo que os gusta iré subiendo más. Espero saber expresarme bien y no ser demasiado aburrido, al principio me centraré en que se entienda como tras esto mi vida y yo mismo cambiamos radicalmente. Pasando a tener una doble vida que de momento nadie ha descubierto. Mi nombre es Fran, soy un hombre corriente de los que suele pasar desapercibido, de hecho, nunca he sentido que ninguna mujer se fijaba en mí de manera especial. A los 15 años conocí a la que hoy es mi mujer, empezamos a descubrimos el sexo juntos ese mismo año, desde el principio he sabido que era la mujer de mi vida y aun lo sigo pensando, ella al principio era muy recatada, la educación de un pueblo en aquellos años era así, poco a poco fue confiando en mí y fuimos disfrutando del sexo, me conoce incluso mejor que yo mismo. Nunca he tenido la necesidad de buscar nada fuera de mi pareja, en el sexo nunca tuvimos ningún tabú, pero fue a raíz de cumplir los 40 años, cuando empecé a plantearme que no me gustaría acabar mi vida sin probar lo que sería el sexo con otra mujer. Siempre había fantaseado con tener algún desliz, pero nunca pase quizá de darme un morreo con alguna chica en alguna salida con amigos a altas horas de la madrugada. Ahora tengo 45 años, mido 1,84 m y peso algo más de lo que me gustaría, ya que últimamente no tengo demasiado tiempo para el deporte. Voy a empezar por ese momento en el que decido probar a ver qué pasa y me hago un perfil en una conocida página de contactos por internet; relleno mis datos, mis gustos, aficiones, etc. , incluso pongo alguna foto mía. A los pocos días, abro la aplicación y veo que he recibido varios mensajes, uno de una chica más o menos de mi edad, de mí misma ciudad (vivo en Granada), que me ha reconocido y me explica más o menos de que va el tema en esta página, que como soy casado al igual que ella, lo mejor es poner unas fotos de algún famoso y cuando ya ves que la persona te da algo de confianza puedes mostrar tus fotos reales. Le hago caso y me creo un nuevo perfil con la ayuda de esta chica que me va indicando que he de rellenar para que mi perfil sea más atractivo a las féminas que lo visiten. Tras varios días queda acabado y efectivamente, cada vez que visito algún perfil y escribo algo no suelo tener problema en entablar conversaciones con varias chicas, reconozco que mi punto fuerte es el que soy un buen conversador, que sabe oír e intuir los problemas de los demás, empatizo muy bien con todo el mundo y suelo dar buenos consejos, cosa que en esta página no era lo habitual, al parecer tras dos o tres mensajes los chicos entraban a saco y si no pasaban a la siguiente. En poco tiempo hablaba regularmente con unas 10 chicas a la vez, gracias a que mi trabajo me permite tener bastante tiempo libre (solo trabajo algunas tardes a la semana), por las mañanas las chicas sobre todo casadas tenían más facilidad para chatear. De todas ellas me llama la atención una chica algo mayor, que siente que necesita algo más de lo que tiene y que nunca se ha atrevido, como yo, a pasar de la fantasía, su verdadero nombre es Yolanda. Empezamos a hablar y hablar durante unos días, nos enviamos fotos y ella me atrae enseguida, un poco más baja que yo, rubia, ojos azules y un físico impresionante para su edad (luego me enteré que era profesora de baile), quizás poco pecho para mi gusto, pero como os digo un cañón de chica, aparentaba ser mucho más joven, alguien a quien en persona jamás me habría atrevido a cortejar. A la vez conversaba con varias chicas más, por lo que tuve que inventarme una vida creíble, distinta de la mía para que en principio nadie pudiera reconocerme, trabajo en un sitio en el que rápidamente se podría dar conmigo, siempre la misma para no equivocarme. Así que decidí ser un vigilante de seguridad que tenía turno de noche en una importante empresa local, casado con dos hijos y a punto de separarme. Pasado un mes más o menos, decidimos dar el paso y conocernos en persona, ya habíamos hablado por teléfono y por Skype, como ella no es de Granada, es de la costa quedamos un día que tenía que subir a Granada a hacer unas gestiones. Quedamos en el parking de un gran centro comercial y la lleve a la que para mí es la mejor vista de Granada, pensando en que allí solo habría turistas y nadie me reconocería, la terraza del hotel Alhambra Palace. Durante el recorrido en coche estábamos muy nerviosos y apenas hablamos, tomando café la cosa fue como cuando chateábamos, congeniamos enseguida y nos dimos la mano con aquella privilegiada vista. Después de pagar y de camino al coche fuimos cogidos de la mano como adolescentes, nerviosos por si alguien conocido nos sorprendía por los jardines de la Alhambra, en una zona que vi más resguardada la atraje hacia mí y la besé, fue un beso increíble, lleno de lujuria y pasión, en el segundo beso mis manos ya recorrían su culo, jamás había tocado un culo tan duro y redondo. Nos dimos el lote bien dado, yo tenía una erección que no podía disimular, ella al notarlo se acercó a mí y no paraba de frotar su sexo conmigo, era una locura, si no hubiéramos estado allí la hubiera desnudado. Pasado el rato continuamos el camino hacia donde habíamos aparcado el coche, teniendo que hacer más de una parada para besarnos y meternos mano, la lleve hasta donde la había recogido. Ese día no pudimos volver a hablar. Al día siguiente después de hablar un rato y acostarme a la siesta (mi dormitorio está apartado del resto de habitaciones por lo que tengo bastante intimidad) me pide Skype, la acepto y empezamos a hablar, comentando el calentón del día anterior, poco a poco vuelve a empezar a calentarse el tema por lo que le pido que se vaya quitando algo de ropa, me cuesta un poco pero al ver ella que yo estoy ya solo en bóxer va cediendo y quedamos en ropa interior, le voy contando todo lo que sentía cuando nos rozábamos y me empiezo a tocar para que me vea, ella al ver mi erección mete la mano bajo tu braguita y empieza a tocarse a la vez que yo, poco a poco nos vamos diciendo lo que nos haríamos el uno al otro, que si te comería los pechos, que si te mordería el cuello, ya con la excitación a tope me quito el bóxer y le enseño mi miembro en total erección, ella me dice que es la más grande y gruesa que ha visto, yo que nunca he creído que tenga nada especial lo achaco a que su marido la tiene que tener pequeña, seguimos alentándonos hasta que consigo que ella se corra tapándose la boca ya que su hijo y su marido estaban viendo la televisión en la habitación contigua, después le muestro como eyaculo y ella vuelve a correrse viéndome a mí. Después de ese día volvimos a tener cibersexo cada vez con mayor asiduidad, la convencí para que me enseñara su sexo, se acariciara para mí, se metiera zanahorias, pepinos, el mango del cepillo del pelo, todo era válido para suplir la distancia. A las pocas semanas volvimos a quedar en el mismo sitio, como yo no sabía dónde poder tomar una habitación a esas horas (10 a.m.) y por Granada era muy arriesgado, decidí que podríamos ir con el coche a algún lugar apartado, me decidí por un pantano que hay cerca de la capital y que durante la semana y a esas horas no suele pasar demasiada gente, sobre todo en invierno, después de encontrar un lugar más o menos apartado nos pasamos a los asientos traseros y comenzamos a besarnos, parecía que todo el morbo que teníamos acumulado iba a estallar, nos desnudamos casi arrancándonos las ropas y al final pude ver sus pequeños pechos, coronados por un pequeño pezón rosado pero muy duro y comencé a comerlos con desesperación. Ella me acariciaba la cabeza y se dejaba llevar, comencé a bajar una de mis manos hasta encontrar su sexo que estaba muy húmedo, no estaba depilada como ahora es lo común, le pase el dedo por los labios exteriores haciendo círculos y ella se movía intentando que mi dedo la penetrara pero yo la hacía sufrir, cada vez que se movía le separaba el dedo a la vez que me comía su boca y sus pezones, así poco a poco hasta que ya no pude más y la penetré primero con un dedo y luego con dos, a la vez con la otra mano masajee su culo, que duro, mire hacia abajo y tenía el pelo rubio, pero lo que más me llamó la atención fue su vientre plano, casi se la marcaban los abdominales. Seguí a la vez que fui bajando mi cabeza lamiendo esos abdominales hasta llegar a su sexo, saque los dedos y bebí su néctar, que sabor más delicioso, para mí no hay nada como degustar el sexo femenino, lamí y fui con mi lengua buscando su clítoris, lo fui rozando, sin llegar a atacarlo directamente, mientras mis dedos la penetraban con profundidad, cuando note que estaba tensándose cogí directamente el clítoris en mis labios y lo succioné, mis lamidas eran ahora muy intensas y directas, hasta que note que se corría en mi boca, mientras convulsionaba con un dedo acaricié la entrada a su ano, chillaba y chillaba, yo ya estaba que no podía más, así que me incorpore y le indique que ahora me tocaba a mí, ella me dijo que no estaba muy acostumbrada, pero empezó tímidamente a pasar la lengua por todo el pene, después bajó a los testículos que tengo perfectamente depilados, para después tras mi indicación empezar a meter mi miembro en su boca, poco a poco fue cogiendo el ritmo y yo note como mi pene crecía aún más en su boca, cuando vi que si seguía así acabaría, la paré y me puse entre sus piernas, pase mi glande por sus labios vaginales que estaban chorreando y de una vez la ensarte hasta el fondo, que sensación más increíble, se acoplaba a mí a la perfección, ella cerro sus piernas sobre mi cintura y casi creía que me iba a asfixiar, que potencia tenía esta mujer en las piernas, notaba como la humedad me corría por mis muslos, mis penetraciones eran muy profundas, podía notar el fondo de su útero, estábamos en un éxtasis total, subí mi boca y comencé a morder esos pezones que me volvían loco, fui incrementando el ritmo y notaba perfectamente como ella relajaba y contraía las paredes de su vagina a la vez que yo la penetraba ya con un ritmo demencial, estaba cerca del punto sin retorno por lo que le dije de cambiar de posición y ahora fue ella la que se montó sobre mí, se ensarto hasta el fondo y yo comencé a comer de nuevo sus pechos, mordiendo sus duros pezones, ella al notarlo empezó a aumentar el ritmo, la fricción era máxima y ella empezó a correrse de nuevo, me salí de ella y dándole la vuelta puede observar en todo su esplendor ese culo que tanta gana tenia de poseer, abrí bien sus piernas y lamí desde atrás desde su vagina a su ano, situé mi pene a la entrada y poco a poco fui ensartándola hasta el fondo, todos los cristales del coche estaban empañados y nuestros cuerpos sudorosos, comencé con un ritmo lento y profundo y Yolanda ya me suplicaba que acabara que no podia mas, asi que me dedique a dar más velocidad, hasta que mordiendo su cuello me corrí todo lo profundo que fui capaz, cogiendo su culo y la apretándome a la vez que me vaciaba dentro de ella, no recuerdo correrme tanto como aquel día, seguimos así, disfrutando dentro de ella hasta que perdí la erección y salí de ella. Después nos besamos, limpiamos todo el desaguisado que había en el coche, menos mal que los asientos son de piel y llevábamos toallitas, nos vestimos, yo aún tenía ganas de más, pero al mirar el reloj habían pasado dos horas y ella ya se tenía que ir, por lo que la deje otra vez en el parking del centro comercial cercanas las una del mediodía, tiempo justo para preparar mi comida y salir a trabajar. Desde ese día, volvimos a vernos varias veces………

Autor: jfcodel Categoría: Infidelidad

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!