Relatos Eróticos de Infidelidad


Por infiel se ganó los cuernos

2021-11-29


Hola hola!!! Aquí Anyi haciendo catarsis, lo que les cuento es real pero cambie nombres por si alguien me conozca, y es que en el fondo soy medio tímida, por eso es que me case con mi primer novio, a quien creía que amaba y seguía como tonta hasta que descubrí que me engañaba, con su secretaria además, más cliché no pudo elegir... No le dije que lo había pillado con la secretaria mamandole la poronga, pero le pedí ir ver a mi madre, ella vive en un pueblo algo apartado de la ciudad donde vivimos el pusilánime de Roberto y yo, el me dejó ir y hasta saludos envío, feliz seguro de quedarse con la joven secretaria, pero fui y vi a mi madre, y llore la noche entera, ella escucho todo y me dio su apoyo cual fuera mi decisión incluso si lo perdonaba, así que salí de allí más ligera, sabiendo que me divorciar Iá sin dudar, pero en el camino de regreso, un autobus se volcó rozando mi auto, me asuste muchísimo y aunque el daño fue mínimo me hizo razonar mucho, el seguro y el auto estaban a nombre de Roberto, la casa aunque aún no toda paga fue tramitada por Roberto, y aunque tenía un trabajo de medio tiempo realmente nunca dependi de mi sueldo, así que me di cuenta que un divorcio solo beneficiaria a Roberto y a cualquier puta de turno, pero no quería volver a verle y saber que no me tocaba porque tenía joven citas esculturales que lo tocaban antes de llegar a casa, y así en lo que me tomó testificar el accidente a los policías, decidí que fingiria no saber del engaño, y que tomaría medidas drásticas en mi trabajo, en mi cartera, en las propiedades y en mi cama, justo como Roberto, para mi beneficio, llamé a mamá por supuesto y aunque no le gustó, me dejó por libre y con la obvia promesa que no hablaria. Ni bien llegar le explique a Roberto que me tomaría más horas de trabajo porque necesitaba el desafío el acepto sin problemas, era mas tiempo fuera de su esposa claro, así que con las horas extras empecé a planear mi nueva vida, en esos días vino un amigo de mi esposo a quedarse en casa, por dos noches, la primera noche bebieron un montón pero la siguiente Roberto llamó para que cenar amos sin él y lo llevara al aeropuerto yo, pues él no llegaba, aproveche y algo indecisa aparecí ante su amigo desnuda diciéndole que Roberto me encargaba cuidarlo, no preguntó nada, solo se abalanzó a mí y me penetro en la alfombra, nos besamos y movimos al unísono y aún se descargaba cuando aulle mi clímax, un 69 rápido y duro para luego beberme sus chorros me saciaron, para ser mi primer amantes habíamos cojido toda la tarde, lo lleve al aeropuerto mientras jugaba con mis senos y se despidió con un beso caliente y pegado sin una palabra, los que nos vieran creerían que eramos pareja, sonreí ante mí picardia y volví a mi casa, al día siguiente hice una cita con el abogado de mi esposo, supuestamente también mio, necesitaba asesoría sobre los bienes, así que consulte pero el hombre era muy poco comunicativo, le conté que lo sabía todo, cada cuerno, cada cojida extramarital de mi marido, así que el entendió todo, intento llamarlo y lo corte, tuve que besarlo, y ya estaba sobre su escritorio antes de romper el beso, para mi cuerpo redondito y bajito era toda una sorpresa que dos hombres a los que nunca dí un ápice de cariño de pronto me desearan tanto, pero lo aproveche igual, el abogado era algo mayor, ya canoso pero se mantenía muy bien, me hizo correr dos veces antes de llenarme la vagina con su orgasmo, cuando lo iba a morder en el cuello de puro deleite me detuvo, el también era casado así que amenaza con darle a su esposa la grabación, que no tenía claro, de lo que acababa de pasar, el me facilitó todo desde allí, la casa era un bien común pero el departamento en otra ciudad fue a mi nombre exclusivo y algunas cuentas que no sabía que existían vertieron su contenido a una nueva cuenta, mía también, el auto se lo iba a pedir directamente así que solucionado el problema, salimos a comer, me invitó a un bonito restaurante, y luego me llevó a casa, le mame en el estacionamiento y fue sucio y con mucho adrenalina, nos despedimos y cuando entre a la casa, aún Roberto no aparecía, semanas después con ya el auto a mi nombre pues le convenía, el sabia del accidente en laa carretera pues tuve que llamarlo para el seguro y fue complicado, lo pasamos al mio para poder hacerme cargo sola si se repitiera, esa tarde quería festejar y de buena gana me hubiese cojido a mi marido pero el tenía una reunión en la tarde según el con accionistas, pero bien pudo ser con alguna amantes, así que lo dejé en su oficina y fui para el centro comercial, me bebí un helado y me metí al cine solo eramos un chico y yo, salimos hablando y riendo, lo invite a pasear y cojimos en un motel, el chico tenía una energía insuperable, alaba a mis senos y mi culito, me perforó por todos lados, y ame cada clímax, ya oscurecía cuando salimos y lo lleve a su casa, era algo cerca de mi casa pero no me preocupe, después de darme cuenta que les gusta mi cuerpo a los hombres me hice mas atrevida, abordaba a hombres en las cafeterías o en las oficinas de trámites, algunos no aceptaron la indirecta claro, pero otros se abalanzaron sobre mi como si fuese un regalo de los dioses, mi actual jefe me tomó sin siquiera que yo hablara, fui a su oficina por el empleo y nad amas verme me besó, le correspondí porque es sumamente atractivo y casi me dobla en tamaño, me cojio contra la puerta con una poronga que me volvió a desvirgar, me costó acostumbrarme a su tamaño, y el anal me desgarró la primera vez. Ahora tengo una vida de casada, pero con mi jefe, el me escucha, me coje, me invita a comer y a salir, me coje, resolvemos el trabajo juntos, me coje, planeamos nuevas políticas de la empresa, me coje, me alucino con su poronga y me coje, la primera semana de prueba realmente fue una prueba, me cojia cada vez que quedábamos solos, incluso me llamaba para terminar el día laboral llena de su semen, ahora aunque aún cojemos seguido, el volvió a sus antiguas amantes, a veces los espio atraves del monitor, y aún caliente busco a algunos de mis amantes para descargar mi calentura, y al final del día, llego a casa agotada, junto a mi marido que ya ni me pide ni se extraña de mi indeferencia, cree que el trabajo de tiempo completo me revienta, y tiene razón por supuesto, el jefe que tengo no es para débiles ciertamente

Autor: Puticasada Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Me comí a mi vecino

2021-11-29


Me presento me llamo samanta tengo 25 años y esta una historia muy buena, tenia un vecino de unos 16 años que me enamoraba pero nunca opte por hacerle caso, un día en platicas una amiga me comento que " Julian " así vamos a llamar a mi vecino, nunca había tenido su primera vez , y que Julian decía que yo le gustaba para desvirgarlo, así que un día me escribió Julian y entré platica y platica me dijo que le gustaba y que deseaba que yo fuera su primera vez, así que un día en los que me esposo no estaba en casa, me escapé con Julian y nos fuimos a coger, Julian de tez morena, cabello crespo y cuerpo fornido me traían loca, húmeda y exitada pensando a diario en el y por fin se iba a dar la oportunidad, así que nos vimos y empezamos con los besos y nos empezamos a tocar, tenía el una verga muy rica, mi vagina al tercer beso estaba muy húmeda, deseando que Julian la penetrara y le introdujera todo su rico pene, así que iniciamos al principio el no podía meterme su verga pues era su primera vez, fue todo muy exitante, con mi ayuda logro meter su pene y empezó a penetrarme una y otra vez, una y otra vez, gemiamos al mismo tiempo mientras el me embestia, luego me di la vuelta y empezó a mamar mis tetas, chupaba con delicadeza y me tocaba mi clitoris que estaba todo húmedo y desesperado

Autor: Samanta Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Mi esposa, su sobrino y yo

2021-11-26


En una borrachera fui cornudo y me gustó. Hola amigos voy a relatarles como me convertí en cornudo, somos una pareja en los cuarentas yo tengo cuarenta y cinco y mi esposa cuarenta yo nunca e Sido muy potente en el sexo tengo un pene de trece centímetros y además soy precoz, al inicio de mi matrimonio tuvimos muchos problemas por esa razón pero al final como que mi esposa se resigno y ya llevamos veinte años de matrimonio, hace tiempo llego a vivir con nosotros un sobrino de ella por qué le resultaba más cómodo vivir con nosotros por qué le quedaba cerca de su trabajo y además podía llegar a tiempo para tomar sus clases en línea, el tiene veinte años estudia la universidad y trabaja es muy buen muchacho, educado atento y cariñoso con su tía, mi esposa es una señora de cuarenta años la clásica gordibuena, nalgona tetas grandes y bonitas piernas, el caso es que desde que llegó a vivir con nosotros su sobrino yo lo noté muy cariñoso y mi esposa también muy cariñosa con el pero no lo mire mal, pasaron los meses y todo normal asta el día que fue su cumpleaños número veinte decidimos festejarlo pero solo nosotros tres por cuestiones de la pandemia, así que ese día hicimos un asado y fue la primera vez que le permitimos tomar una cervezas con nosotros. Serían como las once de la noche cuando ya andábamos muy tomados y más el porque no estaba acostumbrado, el caso es que entre mi esposa y yo lo ayudamos a llegar a su recamara y mientras yo le quitaba los zapatos ella le quitaba la camisa, en determinado momento mientras ella trataba de sacarle la camisa y por la borrachera ella callo encima de él y el medio dormido la abrazo poniendo su mano sobre las nalgas de mi esposa, ella llevaba una minifalda de mezclilla y el empezó a meter la mano bajo su minifalda pero el estaba más dormido que nada, ella entre risas me dijo - mira este? Quien sabe que estará soñando! Yo rei también y le dije - pobrecito no está acostumbrado a tomar. Ella - no pero mira como me mete mano? Si me descuido aquí mismo me anda cogiendo delante de ti! - no creo que lo haga - que apuestas a qué si? -haber... Dije yo entre exitado y divertido Ella se le repego el escote en la cara mientras masajeaba su pene por encima del pantalón el empezó a buscar sus pechos con la boca, ella misma los hizo salir de su blusa sin brasier para que el de inmediato se apoderará de un pezón y empezó a mamar sin dejar de acariciar las nalgas de ella por debajo de la minifalda, después de un momento ella desabotono el pantalón de él y bajo el zipper para hacer salir aquel pene que casi media lo doble del mío y de inmediato lo empezó a acariciar para después mamar con verdadera pasión, yo permanecía de pie mirando aquella caliente escena lleno de exitacion también, después de un rato ella se montó encima de él, levantó su falda, hizo de lado su tanga y ella misma guío aquel enorme pene a su lubricada vagina y poco a poco dejo caer su peso asta que desapareció aquella barra de carne durísima, ella arqueó la espalda se aacaricio los pezones y soltó un gemido de placer al sentir aquella enorme verga dentro, y empezo a cabalgar empalada mientras yo me había abierto el pantalón y acariciaba mi pequeño pene. No sé cuánto tiempo paso asta que el se empezó a venir dentro de ella, el semen escurría a chorros por las piernas de mi esposa y ella se volvía loca de placer, cuando por fin aquel pene se puso flácido ella se bajó de él y se recostó a su lado, yo le quite la ropa y me subí encima de ella para follarla en la clásica posición del misionero casi al instante de penetrarla ella comenzó a tener un orgasmo creo que fue la primera vez que logré hacerla tener un orgasmo y al los pocos minutos yo también empecé a eyacular, en seguida caí exausto a su lado y nos quedamos dormidos, por la madrugada entre sueños escuché que ellos estaban otra vez follando, solo medio me desperté y les dije que me dejarán dormir y me voltie hacia la pared,ella entre gemidos puso su mano en mi hombro y me dijo - si mi amor duérmete! Mientras el me dijo - discúlpeme tío trataré de no hacer gritar tanto a mi tía! Y continuaron en lo suyo y así entre chasquidos de sexos húmedos y gemidos me volví a quedar dormido. Al día siguiente me desperté como a las nueve de la mañana, mi esposa estaba acostada de lado frente a mi y enseguida me di cuenta que su sobrino se la estaba cogiendo de ladito, abrí los ojos y les pregunté, -otrq vez están cogiendo? Ella se mordió el labio inferior y después me dió un beso mientras el me respondió. - si tío es que las nalgas de mi tía están riquísimas y me ponen la verga dura en todo momento, yo me levanté y me metí a bañar, cuando salí ellos ya habían terminado, en seguida se metió a bañar ella y después el y desayunamos en la cocina como si nada. A partir de ese día ellos follan a cada momento y yo no sé porque no siento ni celos ni coraje ni nada, al contrario me siento feliz de que mi esposa esté disfrutando lo que yo no podía hacerla disfrutar, y cuando yo tengo nesesidad de sexo siempre me atiende sin problemas, no sabía que ser cornudo era tan rico y me gusta

Autor: Anonimocornudo Categoría: Infidelidad

Leer relato »

La amante de mi papá

2021-11-22


Como la amante de mi padre fue también mi amante. . Hola queridos lectores, mi nombre es Marlon. Tengo 26 años y este relato; tal vez, haya sido tomado como una venganza. Mi papa es un hombre de 42 años, con mucha suerte, o, tal vez con mucha labia con las mujeres. Desde pequeño fui testigo de todas las veces que engaño a mi madre, acostándose con las esposas de varios conocidos. Una de sus ultimas aventuras fue con Valería, una mujer de 34 años. Apresar de no ser tan delgada, tiene un cuerpo muy apetitoso; por eso, mi papa se fijo en ella. El riesgo, para el era que Valería vivía a unas cuantas calles de nuestra casa. Confieso que la amante de mi papa; no solo me gustaba, sino, me encantaba. Verla de minifaldas, shorts cortos, tipo cacheteros, blusas o cualquier prenda escotada, era para mi lo mas suculento para la vista. Yo le hablaba bien a esta vecina, por medio de mi papa; el cual hacia que realizara favores para Valería. En un favor de esos, finalmente paso lo que tanto deseaba. Cuando termine mi labor sobre un pequeño proceso de mantenimiento, Valería y yo nos sentamos a conversar, ella me invito unos tragos para agracer el favor que según mi papa le pagaría. Ese día. Valería vestía con un short que hacia que se le viera el nacimiento de sus redondas nalgas, una camiseta de tirantes, tan pegada, que se le veía a la perfección sus ricos pechos. Después de un rato, hablábamos de temas hot. Yo me atreví a confesarle que me encantaría estar con ella, aunque fuese una sola vez. Esto. Imaginó que prendió a Valería; pues, se atrevió a sentarse en mis piernas, confesando que es muy cachonda y que le da lo mismo estar con mi papa que con otro y si fuese conmigo, mejor. No la deje hablar, por lo que le plante un beso, lleno de ganas, mis manos acariciaban de arriba a bajo sus macizas piernas. Mi boca, recorría su cuello, llegando a sus senos, alzando su ropa para prenderme de unos pezones erectos y calientes. Ella se quito de encima, quitando su camiseta, su brasier, quedando solamente en short. Medio me quitó el pantalón, bajando mis boxers. En eso, salto mi pinga y sin contemplaciones, se prendió de la misma, como si se amantara. Yo me sentí en el cielo. Acariciando su espalda, pellizcando sus pezones y sus nalgas. Levantándose, la desnude, la empotré en el respaldo del sillón, para darle unas mamadas de desesperación, tanto en su rico culo, como en su ya mojada vagina. Mis dedos jugaban con sus agujeros por donde pasaba mi lengua, haciendo que Valería gimiera y se retorciera de placer. La acosté en el sillón, levantando sus piernas en mis hombros y penetrandola con fuerza. Me acosté sobre ella, para volver a disfrutar de sus pechos, su boca, de toda su piel, al igual que mis manos. Nos fuimos a la recamara. Valería sentándose en mi pinga se la clavo en su ano, haciéndome casi gritar de placer. En esa posición me senté y debore su boca, chupando su lengua. La sensación del tacto de sus pechos contra el mio, era de lo mas rico. En esa misma posición nos llego un orgasmo encontrado; tanto, que si alguien nos oyó, no ha deber distinguido quien gemía. Caímos rendidos, besándonos todavía. Por desgracia no pudimos seguir con el el goce, por el tiempo, pero si, hayamos tiempo para vernos. Tiempo después, Valería me confeso que le gustaría un trio con mi papá. ¿Se podrá, aceptara compartir a su amante con su hijo mayor? Pronto les contare si sucedió. Vladimir escritor.

Autor: Vladimir Escritor Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Mi esposa es una puta cualquiera

2021-11-20


Esto paso hace 3 meses y estoy muy mal ya q nunca pense q mi esposa me aria esto, yo tengo 36 años ella tiene 34 años es alta sus lolas sobresalen por su tamaño un cuerpo muy esbelto con una cola bien paradita y tan perfecta q es d admirar, las amigas siempre le dicen q es la cola perfecta y los hombres se le quedan mirando como unos tontos, contare aca como fue ya q tengo necesidad d hacerlo y no puedo hablarlo con nadie, somos un grupo d 5 matrimonios q desde muy jovenes entablamos una amistad y estamos siempre reuniendonos por cualquier motivo la cosa es juntarnos y comer algo, somos todos d la misma edad mas o menos y eso hace q nos llevemos muy bien siempre haciendo chistes d toda clase pero no pasa d ahi, una d las mujeres es depiladora y siempre comenta q van muchos hombres a depilarce todo y el marido le regaña mucho por eso pero es su trabajo y lo cobra muy bien, pregunto si alguno d nosotros estabamos depilados a lo q todos dijimos q no, mi esposo si dice ella!!!!!! ya q es mucho mas lindo bien rasurado, a lo q todos nos reimos y pedimos a ruben su esposo q muestre para ver como se veia, aclaro q ya habiamos cenado y todos estabamos algo pasados d copas por tal motivo nos reiamos d lo q sea, le pedimos permiso a la esposa para q lo deje mostrar, a lo q ella dijo- si no hay problema mostra le pidio a su esposo!!!! Este se puso d pie como pudo ya q era uno d los q mas habia tomado pidio ayuda d su esposa para q desprenda su cinto, esta lo desprendio y tambien bajo su pantalon hasta las rodillas dejando ver un slip q contenia un tremendo pedazo d carne adentro y todos nos admiramos d eso, a lo q uno d los muchachos dijo, !!!!!!! a bueno si yo tendria semejante verga seria actor porno!!!!!!! Ahi volvimos a largar la carcajada todos, la esposa comento q cuando tenian sexo tenia q cuidarse ya q cuando se endurece es tan grande q casi no puede aguantar las embestidas q le da!!!!, eso saco nuevas risas d todos y comentarios d todo tipo, a lo q me quedo el d mi esposa q mirandome me dijo ¡¡¡¡ lo q no daria por q tengas una verga asi vos tambien!!!!! A todos les causo mucha risa ese comentario pero la verdad a mi me molesto demasiado, -- todos le preguntaron a mi esposa si la tiene tan chiquita como haces!!!!! Y dice ella no hay otra asi q me arreglo con la q tengo!!!! Risas por todos lados d nuevo y todos pidieron q muestre yo ahora asi comparaban tamaños!!! Yo no dije nada y mi esposa me dijo, - mostra lo q tenes por q sino van a decir q miento!!! Siiii dijeron todos mostra y comparemos tamaños !!! Bueno dije muestro si todos mostramos y comparamos por q tampoco es tan pequeña la mia dije!!! Ahi nomas todos nos sacamos el pantalon y quedamos expuestos a los ojos d laa mujeres q miraban a cada una y comparaban tamaño, Una dijo q tenian q comparar no solo tamaño sino tambien grosor!!!!! Nievas risas y todas dijeron q eso era verdad!!! Ahi fue como sin pensar estabamos los 5 en bola y nuestras mujeres mirando y evaluando nuestras vergas!!!!! Una dijo q ella para poder evaluar bien tenia q tocar y sin otra palabra agarro una por una las vergas y para segun ella ver su dureza ya q eso tambien entraria en la evaluacion!!! Otro estallido d risas fue ese comentario, Asi todas fueron manoseando cada una d las vergas y despues d un tiempo reunidas para darle mas jerarquía a la contienda dieron su veredicto, Una tomo la palabra y dijo, El ganador absoluto lo dejamos para lo ultimo! Primero daremos el q salio ultimo! mirando a los demas no tenia dudas q era yo asi q solo espere q dieran mi nombre y asi fue El último en este certamen es mario !!! y si me dije lo sabia ,Risas por todos lados ,Asi fueron dando todos los nombres y por ultimo el ganador sin duda era ruben con semejante vergota dijo mi esposa el ganador lejos essssss rubeeeeennnnn Cómo poniendole emocion le agarro la verga y la levanto como simbolo del triunfo asi fue q esa contienda dejo a mi esposa tan impactada q todos querian un premio para el ganador el pidio elejir el premio y todos estubimos d acuerdo en q podia elegir lo q quisiera , Solo quisiera pasar mi verga triunfadora por las nalgas d sofia dijo !!!!! bUeno dije yo sofia es mi esposa y tiene q sentir semejante verga en su culito!!!! tOdos se reian y mi esposa no dudo un.momento en asercar su culito a esa verga q segui afuera y estaba tan dura q la verdas daba envidia verla a nosotros y mucho placer a las mujeres, rEsulto q mi esposa sofi dejo q ruben le arrime su verga y la haga jugar entre sus cachetes un bien rato y sin mediar palabras acomodo tan bien la verga q vi a mi esposa sentir tanto placer q hasta fue lindo verla asi Despues d un buen rato d fregarle la verga a mi esposa por su culo lanzo un chorro d leche q ensucio toda la espalda d mi esposa y mi mujer se dio cuenta q yo estaba tan mal q vino a mi laso saco mi verga y comenzo a chuparla con tantas ganas q solo deje q lo haga cuendo abri los ojos todos estaban haciendo lo mismo con sus respectivas esposas y solo ruben estaba metiendole la verga a su mujer q tanto se quejaba q mi esposa le dijo si podia probarla a ver si d verdad era tan molesta tenerla adentro esta fue la primera ves q vi a mi mujer cogiendo una verga q no sea la mia y la gozaba con tantas ganas q todos en un momento estaban con sus esposas cojiendo yo y la esposa d raul nos miramos y sin decir nada vino a mi lado y ahi mismo y solita se metió mi verga por el culo mientras me decía q la coja rapido q a ella le gustaba asi miraba a mi esposa no podia creer lo q estaba pasando todos ensartando a sus mujeres pero ña mia tenia la verga mas grande d todas y la disfrutaba como una loba despues d ese dia cada vez q nos juntamos terminamos haciendo intercambios y mi esposa es a la q todos buecan primero q otra para poder hacerle el culo como dicen ellos ya q es tan buena cojedora q es imposible no cojerle el culo y la boca cosa q es verdad ya q no hay nadie q la mame como mi esposa y asi fue q a mi esposa le salio la puta q tenia escondida con ver esa verga se desato y entro a cojer con todos como si fuera una adolescente y ellos felices haciendole el culo a mi mujer

Autor: Cornudonuevo Categoría: Infidelidad

Leer relato »

El encuentro más esperado

2021-11-15


Ahí estaba yo, armando la maleta para irme de viaje, después de 5 años de sexting y cibersexo por fin nos íbamos a ver, ya había comprado los tiquetes y logrado convencer a mi tía que se quedara en el apartamento cuidando a mi gata, así que presa de los nervios tomé un vuelo con destino al fin de semana más esperado de mi vida. Había pasado una semana desde la última vez que hablamos, así que ya montada en la aventura justo antes de apagar el celular, le envié una foto del pasabordo, agradecí que entendiera el mensaje rápido y fácil, por lo que de vuelta me envió la dirección de su apartamento. Bajé del avión, tomé el taxi, lo llamé y me dio las indicaciones, el taxi se detuvo en una esquina y ahí estaba él… alto, delgado, un poco moreno, con esos ojos chocolate, profundos, hermosos; me abrió la puerta y mientras pagaba el taxi yo solo admiraba lo radiante que lo hacía ver el atardecer a su espalda, era una toma perfecta… me recibió la maleta y nervioso me dio la mano para ayudarme a salir, finalmente ya uno frente al otro, nos dimos nuestro tan soñado y esperado primer beso, cálido, tierno, sin pretensiones, lleno de algo muy parecido al cariño, nos sonreímos y seguimos a su apartamento. Luego de hablar trivialidades sobre el viaje, los nervios ya se iban tornando en ganas, incontenibles ganas, era una sensación extraña porque sentía que lo conocía de toda la vida, que podía reconocer sus gestos, sus estados de ánimo y aún así realmente no sabía nada de él y si había decidido viajar era solo porque moría de ganas por sentirlo completo dentro de mi. Decidí darme una ducha, mientras él traía algo de comer, ya entoallada le di un repaso a la habitación y mientras le avisaba a mi hermana que ya había llegado y que hasta el momento todo iba en orden (uno nunca sabe), lo oí llegar, cenamos, cuando sonó su celular, contestó y era su… ¿novia? Jajajaja vaya forma de enterarme, igual y su relación era su problema no mío… así que lejos de ser un reproche, le pregunté por ella, me contó que llevaban poco más de un año pero que no por eso se iba a perder la única oportunidad que nos había dado el destino en estos 5 años de poder estar juntos, aproveché para contarle que llevaba saliendo unos 2 meses con alguien… Se sentó en el borde de la cama, dejó su celular en la mesita de noche, se quitó el reloj que acomodó al lado con sus anillos y sus cadenas, lo observaba expectante, sin afán, disfrutándolo todo, no había necesidad de acelerar nada, todo era maravilloso. Así que me arrodillé detrás de él, presionando mi pecho contra su espalda (dios que bien se siente), me acerqué a su cuello, olía tan bien, estaba tan excitada que sentía como me empezaba a mojar, un par de besos en el cuello, un mordisco suave pero diciente en su hombro que le sacó una risita tímida para luego quitarle la camiseta. Se giró y gateando se empezó a acomodar sobre mi, me besó deseoso, con ganas de explorarme toda, apretó mis labios, jugueteó con mi lengua, bajó a mi cuello lo chupó y mordisqueó, apretó mis tetas sobre la toalla para luego abrirla y dejarme desnuda a su entera disposición, en su mirada se veían la lujuria y las ansias de tenerme entre sus manos, se quedó un instante observándome palmo a palmo, para luego hacerse dueño de mi (que en últimas era lo único que llevaba deseando por tanto tiempo). Con sus dedos hizo un recorrido previo por mi pecho y el contorno de mis tetas, luego con una mano agarró una teta mientras lamía y succionaba con ahínco la otra, haciéndome instintivamente morderme el labio y arquear la espalda, y así poder sentirlo más cerca (si eso era posible), luego de pasar su boca hacia la teta que antes robaba la atención de su mano izquierda, empezó a recorrer con sus uñas mi silueta con un tacto suave pero firme, y cuando sus manos estuvieron a cada lado de mi cadera, se incorporó para quitarse el jean, los bóxer y las medias. Y así, arrodillada como había empezado este esperado encuentro, tenía su pene a la altura de mi cara y antes de cualquier otro movimiento de su parte, me decidí a tomarlo con una mano mientras con la otra pasaba mis uñas por su espalda y su delicioso trasero, “ese hombre era perfecto”, mientras lo masturbaba un poco, iba dejando besos por su abdomen descendiendo hacia mi tan anhelado objetivo, lo admiré un segundo antes de meterlo por completo en mi boca y no pude evitar gemir, ese gemido ahogado de satisfacción y plenitud… había valido la pena Su pene sabía tan bien, así que lo saboreé de principio a fin, con una mano en la base masturbándolo, mientras con mi boca y lengua mantenía el ritmo, succionando, lamiendo, sube baja y sube baja, hasta que con una mano detrás de mi cabeza impuso su propio ritmo, acelerado, firme… su pene era grande y delicioso, lo quería todo, con la mano libre apreté y jugué con sus calientes huevos. De un movimiento me frenó y me recostó, abrió mis piernas se puso en medio, con un par de dedos comprobó la humedad de mi coño, que ya había escurrido un poco por mis piernas, se lamió los dedos y procedió a recorrer mi vulva con su pene y así, finalmente… decidido entró de una estocada hasta el fondo, lo que nos hizo gemir muy fuerte a ambos, el roce era tan cálido me amoldé rápido a él, me apretó las tetas y luego puso mis pies en su pecho para así poder entrar completo cómodamente, la sensación era perfecta, yo solo lo miraba gemir y sonreírme. - “Me encantas”. Le dije entre gemidos - “Quisiera más tardes así”. Me dijo mientras me robaba un beso rápido Las embestidas iban cogiendo velocidad y solo me aferraba a sus brazos “no pares… ¡ah! dame más”, bajó mis pies y puso mis piernas de medio lado haciendo el roce más profundo y aumentando la presión, ahí con un vaivén tan rápido, tan preciso, sentía como sus huevos golpeaban mi trasero y me ahogaba de placer, entraba y salía de mi con tanta fuerza, que sentía como el vértigo empezaba a agolparse en mi estómago. - “Voy a llegar”. Alcancé a susurrar Tres estocadas puntuales faltaron para que el saliera y se corriera… en mi pierna, acto seguido bajó y lamió con gran antojo mi coño, rosado e inflamado por la fricción, con su lengua lo recorrió de arriba abajo, succionándolo y haciéndome llegar un par de veces más. Cuando volví en mi, estaba a su lado usando su pecho de almohada, lo miré extasiada, nos besamos, y así en ese estado de embriaguez y calentura nos tomamos una foto (para la posteridad jaja) por si no se repetía, me abrazó mientras jugaba con mis dedos en su pecho. Así sin muchas más pausas que para comer de vez en cuando… pasamos 3 maravillosos días. Cuando volví a casa, tras tomar una ducha aproveché para repasar las pequeñas marcas que aún permanecían recordando mi aventura, pasaba mis dedos por los pequeños rasguños que aun había por mi espalda, en mis nalgas y en mis costados y sonriendo ante algunos cuantos chupones distribuidos por mi clavícula y mis tetas. Unos años más tarde lo recuerdo con una sonrisa y aunque efectivamente no se repitió, seguimos hablando, no de sexo, de nuestras vidas en general… igual ya van a ser casi 10 años de conocernos, la confianza es infinita y cuando está cerca nos citamos por un café, sólo para vernos porque amo su sonrisa en vivo y en directo.

Autor: Anónimo Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Algo imprevisto

2021-11-08


Mi novio y yo íbamos a ir a una fiesta hace un mes, pero él se enfermó repentinamente, me quería quedar con él pero me dijo que fuera, pues al fin y al cabo tenía personas con que cuidarse, me siento mal por lo que hice pero no puedo negarlo ni hacerlo desaparecer, más porqué ha sido una cosa muy buena. La fiesta empezaba a las 6 y terminó a las 2, por lo general no suelo tomar mucho, pero ese día me pase porque me sentía algo sola al principio, aunque tiempo después ya estaba integrada a la fiesta, mi papá se le descompuso el carro y nadie podía pedirme un uber, así que fuimos 5 personas al departamento más cercano de uno, se llama Andrés, es a decir verdad un chico muy guapo, mide el metro ochenta, de una tez bronceada, no era prieto pero sí un poco tostado, su rostro era fino, sus ojos de color ambar resaltaban, su cabello de color café era quizá lo menos llamativo ya que ni siquiera iba peinado, su figura un tanto torneada se dejaba ver en sus brazos, él y yo junto con los otros chicos fuimos a su departamento, Daniel, Erick y Carolina se fueron al cuarto principal y Andrés y yo nos quedamos en la sala, fue a sacar un par de cobijas al cuarto pero este ya estaba ocupado por un trio bisexual, le dije que no hacían falta, porque hacía calor ese día, fue al baño, me di cuenta de que no tenía sueño realmente, aunque me vi a mi misma pensando en que estaría mal engañar a mi novio de esa manera, algo dentro de mí también quería acción en ese momento, cuando salió se fijó en que ninguno de los 2 tenía sueño, así que saco un six de la mini nevera y empezamos a hablar, el efecto del alcohol que se había amainando regreso junto con esa idea de follar, y no era la única que lo pensaba, él se sentó a mi lado y me dijo: -Lamento que él no haya podido venir sabes, de verdad me cae bien, pero no creo que solo hubieran ido a la fiesta, estás muy guapa hoy. -Gracias- era cierto, de hecho estaba peinada con mi cabello teñido de rojo, salvo una pequeña imperfección en la cara mis ojos de color café veían como Andrés se le hacía un bulto en el pantalón y pasé rápidamente mi lengua por mis labios rojos obviamente pintados, llevaba una blusa transparente que abajo había otra blusa negra que cubría desde mis pechos qué si bien no eran la gran cosa eran muy generosos, hasta la cintura, una falda morada algo ajustada pero me llegaba antes de las rodillas, resaltaba mi atributo sexual principal y unas medias de red, que finalizaban en unos tacones de aguja, bastante bonitos, a diferencia de otras chicas yo podía llevarlos más tiempo, los cuales me hacían llegar al metro setenta- tú también no te ves mal. -Oye, solo si tú quieres puedo satisfacerte, respeto la relación que llevas pero ahora solo será un pequeño accidente- lo dijo mientras su cara se acercaba a la mía- solo esta vez -Y si no quiero-me mentía pero por si acaso ya preparaba mi rodilla para dejarlo sin descendencia- solo me dejas dormir -Sí, y en ambos casos- me beso en los labios mientras sus manos acariciaban mi cabello y mis senos- nada de esto pasó Continúe besándolo por varios minutos, no se cuánto tiempo habrá pasado, pero me había acariciado mis senos mientras bajaba su mano hasta mi sexo,me quito las prendas superiores le levante la playera ajustada y se la quitó, bese su pecho y baje lentamente hasta su pantalón, le baje el cierre y su bóxer y un pene erecto de yo diría unos 14 cm se alzó sobre mí, lo acaricie, le di un beso a su cabeza y comencé a hacerle una mamada, tomo mi cabello controlando la velocidad de cómo lo iba chupando, su pelvis estaba sin rasurar y me era algo incómodo lamer sus huevos porque a veces un pelo se acercaba a mí, pero continúe para de golpe detenerme y ser levantada, me recosté en el sillón y me quite el broche de la falda, él me bajó el pantalón y me quito mi calzón de manera apresurada, a diferencia de Andres yo estaba rasurada, empezó a comerse mi clítoris que ya estaba húmedo, metió sus dedos en mi ano que hizo que me viniera sobre su cara. En esa misma posición me dejó, rebusco entre las ropas que dejamos tiradas una tira de condones. Abrió uno y se lo colocó rápidamente, con cierta suavidad me introdujo su verga en mi panocha, a decir verdad se sentía diferente al pene desnudo pero no era algo que arruinará la experiencia, primero empezaba con un par de movimientos suaves y lentos y empezó a subirle el ritmo, gemía leve y el jadeaba un poco, levante mis piernas y puse mis rodillas frente a mis senos, me quito los tacones y agarró mi pie derecho se lo metió a la boca, me sentí rara, algo nuevo dentro del sexo, tal vez eso era lo que necesitaba, algo nuevo, pero una vez que saboreo todos mis dedos paró, pensé que se había venido pero él se recostó y me puse erguida, le empecé a dar sentones, era algo excitante para mí tener el dominio siempre, sus manos acariciaban mis senos que estaban ya durísimos, como lo vi muy relajado empecé a subirle más la intensidad al ritmo, empecé a gemir un poco más y me vine de nuevo, me separé y alce mi trasero mientras ponía mis senos contra el respaldo del sillón, pero lo que me hizo no lo había previsto, sentí como esta vez su miembro se metía por mi ano, lancé un gemido de dolor y placer, no era mi primer anal, ni mucho menos que con un hombre, pero está vez en lugar de actuar despacio me empezó a desgarrar el ano, me di cuenta de que ya no llevaba el condón, sentía dolor pero no quería que parará, de repente sentí como golpeaba mi trasero cada vez más rápido y fuerte mientras lo combinaba con una nalgada, ahí ya no tuve opción y gemí como loca, unas lágrimas brotaron de mí y de repente paró, sentía como su leche se escurría en mi ano, aún en esa posición fue a mi boca y nos besamos apasionadamente, se me habrá escapado un te amo entre los besos, solo una persona me había follado tan bien como él y agradezco aún ser su novia después de esto, retiro su pene y me dijo: -Puedo tomarte una foto así, eres muy tierna así. -Solo si no se la mandes a quien yo diga- le dije aún algo jadiante. Tomó su celular y me tomó una foto así, estaba en cuatro y un chorro de semen brotaba sobre mi dolorido ano, el trasero estaba rojo y yo tenía una expresión de satisfacción. Al día siguiente le pedí que me la mandará y se la envié a mi novio con lo que pasó, se molestó conmigo y con Andrés, pero no me corto, sigo sin saber bien porqué, aunque el me sigue follando sigo creyendo que tal vez necesite penetrar a una chica que no sea yo pero la pregunta es a quien.

Autor: Anónimo Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Los cuernos de mi esposo

2021-11-01


Estas medias de nylon son difíciles de poner por la costura de atrás... Mi abuela ya usaba este tipo de medias en los años cincuenta, pensaba mientras terminaba de ponérselas. Aquí viene mi esposo Billy con mis zapatos de tacón... Le ordenaré que me los ponga... ¡Me ama tanto!... Me está besando mis pies y yo lo empujo juguetonamente... Todavía no está vestido... Ha estado desnudo por la casa toda la tarde... Ahora voy a acariciar su polla y jugar con sus bolas con mis pies, antes de que me ponga los zapatos. Tengo mi pie izquierdo descansando sobre sus bolas y jugando con su polla... No, no me estoy burlando de él... Disfruta la forma en que me burlo y lo humillo, pero nunca lo haría delante de alguien. ¿Somos pareja liberal (swingers)?... En nuestro caso yo soy una mujer liberal (swinger)... A Billy le encanta mirar. He invitado a Jason a una pequeña fiesta esta tarde... La abuela acaba de recoger a las niñas esta mañana de sábado y me he estado preparando para Jason desde el mediodía. ¿Cómo?... Me di un buen baño caliente y me afeité completamente las piernas y los muslos... Ahora están suaves... Me corté el vello del coño como a Jason le gusta verlo... El esmalte de uñas rojo, le encanta, por eso le pedí a Billy que me pintara las uñas de los pies y de las manos para Jason. No sé qué tienen los hombres negros, pero les encanta vernos a las mujeres blancas vestidas de rojo... ¡Ah!, olvidé decir que le encanta ver mis piernas abiertas esperando esa gruesa polla negra que tiene. Creo que me estoy adelantando contando cosas... Jason es negro y es mi semental negro habitual... Lo llamo siempre que necesito que me satisfaga una polla real... No es que no ame a mi marido... Fue idea suya que lo hiciese. Sé lo que estás pensando... ¿Por qué no quiero una enorme polla blanca en lugar de una negra?... Sencillamente porque creo que no es lo mismo y no me excitaría tanto. Yo tengo la piel blanca y soy pelirroja... No sabes lo que es estar boca arriba, mirando una enorme y gruesa polla negra abriendo tu coño blanco, hasta que lo pruebes... ¡Hazlo y veras! Le pedí a Billy que sostuviera mi espejo de mano detrás de mi culo sólo para poder ver cómo mi orificio vaginal se abría cuando entraba en mi coño la gruesa polla de Jason... La siento que encaja dentro de mí, como una banda de goma apretada que sujeta firmemente un tronco de madera, en este caso el tronco de su gran polla. ¡Jason me folla muy bien!... Puedo sentir cada golpe de su polla mientras la mueve lentamente hacia adentro y hacia afuera... Me vuelve loca de placer. Ahora estoy jugando con Billy... Le hago cosquillas en sus bolas con los pies... Lo hago para evitar que se masturbe y se lo digo: - “ Ni se te ocurra masturbarte o de lo contrario tendré que meterte en el armario de nuevo mientras Jason está aquí... Piénsalo.” Billy se detiene... Odio que se masturbe antes de que llegue Jason... No quiero que disfrute masturbándose... Me encanta ver la expresión del rostro de Billy cuando Jason me lleva al dormitorio... Sé que sus bolas están revueltas y quiere correrse pero necesita mi permiso. Vi uno de esos candados de castidad en Internet y podría pedir uno para evitar que Billy juegue consigo mismo hasta que yo se le permita... Pero no quiero hacerle eso a Billy... Prefiero tener un control sobre él en lugar de ponerle de un dispositivo de ese tipo... Es más humillante esto. Todo esto que os estoy contando, comenzó a principios del año pasado cuando Billy me habló de un sitio web llamado ‘Desperate White Wives’... Había secuencias filmadas de ama de casa amateurs que eran folladas por negros, de muchas formas. Vimos juntos estos videos y como somos bastante abiertos a todo cuando hablamos, Billy me contó su fantasía de verme follando con otro hombre... Se refería a un hombre negro, por supuesto... Al principio me reí un poco de su idea... ¿Cómo iba hacer yo eso? Sin embargo, Billy y yo seguimos jugando nuestra fantasía casi todas las noches después de que las niñas se metieron en la cama... Yo fingía que estaba conociendo a otro hombre y éste me follaba hasta correrse. Luego yo abría mis piernas y le obligaba a lamerme el semen que me había tirado ese ‘hombre’ dentro de mi coño y le pedía a mi esposo que me lo lamiera hasta sacarme la última gota de semen, cogiéndolo del pelo y de lo contrario lo haría dormir en la habitación de invitados... A Billy esto le encantó y cuanto más lo humillaba, más me mostraba su amor. Ahora, cuando salgo con Jason, vamos a clubes o a su casa y follamos... Billy se queda en nuestra casa cuidando a las niñas... Siempre lo llamó por teléfono y le explico lo que estamos haciendo. Por lo general, espero hasta montar a Jason y dejo que Billy escuche mientras Jason me golpea el coño... Mantengo abierto el móvil hasta que terminamos de follar... Luego esperó hasta oír que Billy me ruegue que vuelva a casa con el semen de Jason dentro de mí. A veces me rio y me burlo de él, amenazándole con pasar la noche con Jason, cosa que hice en varias ocasiones... ¡Pero no fue mi culpa, eh!... Billy se pajeó una noche mientras me rogaba que volviera a casa... Le dije que era un chico malo por no esperar hasta que le diese permiso... Así que lo castigué esa noche sin ir a casa. Si tú eres también un cornudo, tu esposa entenderá lo que estoy haciendo si ella ha estado en una situación como estoy yo ahora, es decir, a horcajadas sobre la gruesa polla negra de mi amante negro que está sentado en una silla. Él me agarra el culo mientras yo monto lentamente su polla... Luego muevo mis caderas, apretando el coño y una de mis manos se coge al respaldo de la silla, mientras él me chupa los pechos. Miro hacia abajo y veo esos gruesos labios negros chupando suavemente cada uno de mis duros pezones rosados, mientras tengo el móvil en la otra mano... Mi amante negro está haciendo un trabajo muy bueno en mis pechos y apenas puedo llevar el móvil al oído. Escucho débilmente la voz de mi esposo diciendo ‘Diga?’ mientras presiono mi pecho contra la cara negra de mi amante... Él sostiene mi culo con fuerza mientras me muevo hacia arriba y hacia abajo... Puedo escuchar el sonido húmedo de su polla mientras se mueve lentamente por mi coño, exageradamente abierto. Finalmente logro responder a mi esposo como siempre... Gimo en el teléfono mientras me dice de nuevo: - “¿Eres tú, Enma?” Estoy ahora sintiendo la polla negra de Jason tocando mi cérvix... Está muy dentro de mi coño mientras respiro con dificultad en el teléfono... Y mientras, vuelvo a escuchar la voz de mi esposo en el otro extremo del móvil diciéndome: - “Cariño... ¿Eres tú?... ¿Llegarás pronto a casa?... ¿Sigues ahí, en casa de Jason?” - “¡Sí!... Todavía estoy aquí!” Eso es todo lo que digo mientras muevo lentamente mi cuerpo hacia arriba y hacia abajo por ese tronco de polla negra. Mi amante ha dejado de chuparte los pezones e inclina la cabeza para mirarme a los ojos... Está empezando a escucharme hablar con mi marido mientras yo estoy montando su polla. Intentas decirle algunas cosas a mi esposo mientras me inclino y beso a mi amante pero no puedo... Jason me devuelve el beso apasionadamente mientras le chupo su lengua. Casi dejo caer el móvil, pero lo sostengo como puedo mientras Jason me lames los labios... Unos cuantos besos más suaves y volveré a intentar hablar con mi esposo. Jason me está follando más rápido ahora que, por fin, estoy hablando con mi esposo... Billy sabe lo que está pasando y me escucha mientras tengo un orgasmo y grito al teléfono, mientras me corro para mi amante. Jason se está moviendo rápido ahora y Billy lo escucha gruñir y gemir en voz alta... Siento que me dispara el primer chorro de semen dentro de mi coño golpeando tu cuello uterino... Afortunadamente estoy tomando la píldora... Mi cornudo está en casa mientras escucha cómo mi amante me satisface follándose salvajemente. Finalmente se acabó y ya puedo hablar claramente con mi marido... Le digo que en menos de una hora estaré en casa... Cierro la llamada de móvil y me saco lentamente la polla de Jason y rápidamente me pongo las bragas para que el semen que me ha tirado dentro del coño no se salga. Llego a casa... Siento que el semen que llevo dentro del coño se me está saliendo... Cierro la puerta automática del garaje y entro en casa donde mi esposo me está esperando con los brazos abiertos... Él me acuesta en el sofá, me quita las bragas empapadas y las huele. En cuestión de segundos, entierra su cara entre mis muslos... Siento su lengua abriéndose camino dentro de mi coño... Lo acomoda levantando las piernas y separándolas... Me provoca tres orgasmos maravillosos antes de que me deje el coño bien limpio. Terminado esto, me levanto y voy al dormitorio mientras mi marido me sigue... Me está rogando que le permita follarme... Intento explicarle que estoy agotada y dolorida, pero él insiste en querer follarme. Cedo y le digo que se de prisa en correrse... Me pongo de espaldas mientras él se pone a horcajadas sobre mis piernas. Me la mete de inmediato y puedo sentir su polla a pesar de que todavía tengo el agujero del coño estirado y abierto por la gruesa polla de mi amante negro... Quiero disfrutar con Billy... Él es mi marido y me permite que lo cornee... Pronto me dispara su carga de semen. He satisfecho a mi marido una noche más, aunque no creo que ha terminado todavía... Por permitirle esto ahora me rogará que llame mañana a Jason y quede con él para otra follada y quiere estar él presente, viéndonos. Esto debería ser una buena lección para todas las esposas que están pensando en engañar a su esposo... Mi consejo es que no lo hagas... La clave aquí es una buena comunicación... Puede que descubras que tienes un marido como el mío y entonces disfrutarán mucho más que ir ocultando una relación. Ya me cité con Jason y ahora Billy me está pisando los talones... Mi amante negro estará aquí pronto... Lo tenemos todo planeado... Jason quiere follarme en el sofá mientras Billy coge mi mano... Sacará fotos de esto con el móvil... Me explicó cómo lo va hacer y me da risa. Ahora Billy está a punto de terminar de ponerme los zapatos de tacón... No creo que me ponga un vestido... Iré a la puerta para recibir a Jason con el liguero, las medias negras y los zapatos de tacón... Nada más. ¡Qué noche nos espera! Estoy volviendo loco a Billy con este perfume que me acabo de poner... ¡El timbre de la puerta!... ¡Voy abrir! Jason me abraza y me besa... Mi esposo nos prepara una bebida mientras nos sentamos en el sofá... Jason me rodea con el brazo... Pronto nos encontramos besándonos y Jason me tumba en el sofá... Es de cuero, así que no tengo que preocuparme por las manchas. Billy me recuerda a una abeja que cuida su nido mientras está de pie junto al sofá, mirando y asegurándose de que esté cómodo. Jason clava su gran polla dentro de mi coño, mientras Billy coge mi mano... Soy afortunada... Billy y Jason se llevan muy bien... Billy sostiene mi tobillo y saca fotos, mientras Jason golpea mi coño. Tuvimos que parar un momento... Jason me golpeó tan a gusto el coño que acaba de correrse y disparar varios chorros de semen... Billy está listo para ponerse entre mis piernas... Comienzo a sentir su lengua lamiendo mi coño, tragándose el semen de Jason, al tiempo que me lo limpia. Acabo de tener dos orgasmos intensos con la lengua de Billy... Quiere follarme ahora... Voy a dejarle mientras Jason se recupera bien... No durará mucho y enseguida estaré de nuevo follada por Jason... Soy una puta casada muy afortunada, ¿no creéis? Para terminar, recordad lo os dije, chicas... ¡La comunicación es la clave para un matrimonio exitoso!... ¡No tienes que engañar a tu marido!... ¡Dile lo que te apetece!... ¡Si tienes suerte te encontrarás con más pollas de las que puedas imaginar!... ¡Ánimo!

Autor: Anónimo Categoría: Infidelidad

Leer relato »

La esposa de mi amigo

2021-10-27


Hace más de 20 años coincidí con un chaval muy majo en una empresa en la que yo trabajaba. Nos llevábamos realmente bien y nos hicimos grandes amigos. Con el tiempo él se casó y me invitó a su boda, yo conocía a su novia y, aunque ella era bastante más joven que él, hacían una muy buena pareja. Fui a su boda y me lo pasé muy bien, reforzando nuestro vínculo de amistad, tanto con él como con ella. Tiempo después cambié de trabajo y me mudé a otra ciudad, nunca perdimos el vínculo porque éramos muy amigos. De vez en cuando yo iba a su ciudad o ellos venían a la mía a pasar un finde. Fui invitado al bautismo de sus dos hijos, así como a la comunión de ambos. Ella había dejado de ser una chavala para convertirse en una mujer hermosa y adorable. Se los veía muy bien juntos y Jose (así se llama mi amigo) me comentaba que, a pesar de los años juntos, eran muy felices y se llevaban muy bien. Volví a vivir en mi ciudad cuando sus hijos ya eran adolescentes. La empresa donde yo trabajaba había crecido y me destinaron a la nueva delegación que acababan de abrir. Al poco tiempo llegó la pandemia y todos lo pasamos mal. Yo conservé mi trabajo, es más, mis condiciones mejoraron. No le fue tan bien a Jose. Él perdió su trabajo y para colmo Laia, su mujer, también. Al quedarse sin trabajo Jose entró en una espiral depresiva, cada vez estaba peor. Laia encontró otro trabajo de medio día que les permitía sobrevivir. Pero la felicidad de antaño se había esfumado por los problemas económicos. Un día hablando con ellos les comenté que tenía un amigo en una empresa de reparto de comida a domicilio y que a través suyo le podía conseguir trabajo a Jose. El problema era que no tenía movilidad, ni posibilidad de conseguir una por la delicada situación. De todos modos yo contacté a mi conocido y me dijo que sí, que podía empezar a la próxima semana si conseguía un vehículo. Compré unas cervezas y fui a la casa de Jose y Laia a darles la buena noticia. Al llegar Laia me comentó que Jose no estaba porque lo habían contratado ese día para realizar un trabajo. De todos modos le conté lo de mi conocido y que para la movilidad ya buscaría una solución. Ella se emocionó mucho, fui a la cocina a buscar otro par de cervezas mientras le decía que yo le compraría una moto que había visto en una web de segunda mano. Que no se preocupara por nada, inclusive le pagaba el seguro de este primer año, lo importante era que Jose estuviera bien. Cuando terminé de contarle todo esto yo ya estaba en el salón con las dos cervezas en la mano, de pie delante de ella que sentada en el sofá me dijo: No sé como agradecerte esto, de verdad Pues conozco un par de maneras, le dije sonriendo mientras desde mi posición admiraba sus hermosas tetas. Juro que lo dije en broma, pero su desesperación hizo que lo entendiera mal. Me miró a los ojos y sin coger su cerveza llevó la mano a mi bragueta para comenzar a bajarla lentamente sin parar de mirarme, como esperando que yo le dijera que parara. Pero no la detuve, dejé una de las cervezas sobre la mesa y con esa mano comencé a acariciarle la cara suavemente.Mientras ella ya había bajado mi bragueta e introducido su mano en ella para acariciarme la polla por encima del bóxer. Yo abrí mi cerveza y le di un trago mientras disfrutaba de sus caricias. Realmente creo que ella deseaba que la hiciera parar pero yo me lo estaba pasando tan bien que la dejé seguir. Dejé la cerveza y me desabroché el pantalón, bajándomelo junto al boxer para liberar mi polla que ya estaba totalmente dura, no tanto por las caricias como por el morbo de la situación. Ella comenzó a pajearme suavemente mientras acariciaba mis huevos, supongo que trataba de darme el máximo placer para acabar con aquello lo antes posible. Yo seguía disfrutando mientras de vez en cuando bebía un trago de cerveza. Hasta que cogí su cabeza con ambas manos para acercarla a mi polla. Ella me volvió a mirar como suplicando que no la obligara a chupármela pero la situación cada vez me daba más morbo y, quitando su mano de mi polla la cogí y la dirigí a su boca, dando un pequeño paso adelante para que mi capullo contactara con sus labios. Estuve unos momentos restregando mi polla contra sus labios hasta que abrió la boca y empezó a hacerme una exquisita mamada. Consideraba a Laia una buena amiga, la quería y la respetaba. Hasta ese momento en el que el morbo de la situación pudo más que los años de amistad. Yo era el que controlaba la situación, mi dominio sobre ella era total marcando el ritmo de la felación con mis manos sosteniendo su cabeza mientras me follaba su boca. Comencé a darle órdenes, a insultarla, a disfrutar del dominio.mientras le espetaba Acariciame los huevos…. Chupa así putita…. Jose estará muy contento con el trabajo que estás pagando con tu boca… Te lo vas a tragar todo como una buena puta….. Ella se esmeraba para que me corriera pronto, la verdad es que su mamada era espectacular y me excitaba mucho. Pero no podía quedarme ahí. Durante años había admirado su cuerpo, sabía que su piel era suave y sus tetas redondas y hermosas, y quería disfrutar de aquel cuerpo, pero tenía que someterla más para minar cualquier tipo de resistencia. Metía mi polla hasta el fondo de su boca y cogía fuertemente su cabeza para mantenerla allí unos segundos, luego la sacaba totalmente y la volvía a meter marcando el ritmo de la felación. A veces antes de volver a meterla la restregaba por toda su cara mientras le decía Así puta, disfruta de mi polla que se que Jose te tiene un poco abandonada Acto seguido se la volvía a meter hasta el fondo. Jose me había comentado que por culpa de la situación ya no tenía ni apetito sexual, cosa que yo le recriminaba diciéndole que con lo buena que está Laia yo me la follaría a diario. Decidí parar aquello porque mi excitación ya era muy fuerte. La cogí suavemente de la cabeza y le indiqué que se pusiera de pie. Nos abrazamos tiernamente mientras yo acariciaba su cabeza, Así estuvimos un par minutos y cuando ella estaba totalmente relajada le di la vuelta para abrazarla por detrás para empezar a acariciar sus tetas por encima del niki mientras le besaba el cuello. No, por favor, deja que termine la felación. Te prometo que me lo trago todo, me dijo Yo hice como que no la había escuchado y mientras con una mano le seguía acariciando las tetas con la otra empecé a desabrochar su pantalón. Laia no colaboraba pero tampoco oponía resistencia. Los besos en el cuello y las caricias en sus tetas habían comenzado a excitarla. Cuando ya había desabrochado su pantalón le subí el niki para liberar sus hermosas tetas que empecé a acariciar con mucho placer y ambas manos. Luego de unos minutos acariciando sus tetas mientras seguía besando su cuello y mordisqueando sus orejas, le bajé el pantalón y comencé a acariciar su coño depilado por encima del tanga. Su excitación iba en aumento mientras le restregaba mi polla por su culo casi desnudo. Aún así ella me decía Por favor para, déjame que te la chupe Ya tendrás oportunidad de volver a chupármela y de que me corra en tu boca putita, pero ahora déjame que te siga acariciando. Metí los dedos en su tanga y empecé a acariciarle el clítoris, suavemente, en círculos, para excitarla a tope. Así estuve un rato hasta que metí mi dedo medio en su coño. Lo hice sin avisar, a traición y casi de un golpe. Estaba empapada, y soltó un suspiro largo y profundo mientras con mi pulgar seguía trabajando su clítoris. La obligué a apoyarse en el sofá para dedicarme a acariciar su culo mientras le restregaba la polla. Le bajé el tanga y mi capullo recorría todo su culo guiada por mi mano, pasando cada vez más cerca de su coño. Ahí si que opuso resistencia diciéndome No, eso no. Córrete en mi boca por favor Sí, sí, pero déjame que me masturbe un poco en tu culo. Le dije Para reforzar mi argumento la solté y cogí mi polla con una mano para pajearme sobre su culo mientras que con la otra la seguía acariciando. Se relajó y me dejó hacer obedeciendo cada una de mis órdenes con el fin de que me corriera lo antes posible. Uff, que buena que estás putita. Estoy a punto de correrme. Mueve el culo un poco que eso me excita mucho…. Abre un poco más las piernas….. Ufff, me tienes a mil. Estas frases hicieron que se relajara y colaborara para acelerar mi corrida. Con un poco de suerte ni siquiera me corría en su boca supongo que pensaba. Pero se equivocaba. Cuanto Estuvo totalmente relajada y con las piernas abiertas mientras movía lentamente su culo aproveché y se la metí de un golpe en su empapada vagina. La cogí con ambas manos de las caderas para evitar cualquier tipo de resistencia. Sus piernas flojearon en el momento de la penetración. Su cuerpo pedía a gritos un polvo pero su mente seguía negándolo. No, por favor, para, aghhhh Shhhh, calla putita y disfruta. Le contestaba yo Estuve follándola durante unos 5-10 minutos, su resistencia había desaparecido y de vez en cuando le daba alguna palmada en las cachas. Aquel polvo estaba siendo increíble. Laia, mi amiga, la esposa de mi amigo estaba con los pantalones bajados hasta las rodillas, con el niki subido hasta los hombros y recibiendo mi polla desde atrás con total sumisión. Se la saqué y le ordené que se desnudara. Quería disfrutar de aquel cuerpo a tope. Me obedeció sin oponer resistencia mientras yo también me desnudaba. La tumbé sobre el sofá y metí mi cabeza entre sus piernas para comerle el coño mientras acariciaba todas las partes de su cuerpo a las que podían acceder mis manos. Su excitación era muy alta, tanto que me llevó muy poco tiempo hacer que se corriera arqueando su cuerpo mientras intentaba quitar mi cabeza de entre sus piernas para que parara. Me incorporé y volví a metérsela ya sin prisas mientras la acariciaba y la besaba apasionadamente. Su cuerpo hacía rato que se había entregado, pero cuando comenzamos a besarnos supe que su mente también estaba entregada totalmente al placer. Estuvimos follando un rato más, cambiando de posición cada cierto tiempo. Cuando me cabalgó tuve la oportunidad de acariciar sus tetas tranquilamente mientras ella marcaba el ritmo de la follada. Me pidió, más bien me rogó que no me corriera dentro. Estaba en sus días fértiles y no se podía quedar embarazada. Tranquila putita, te los vas a tragar todo como me prometiste. Le dije La volví a poner de pie para follármela bien por detrás. Esta vez abrió sus piernas más ya sin la resistencia del pantalón en sus rodillas. Mi excitación ya estaba en su punto cúlmine así que se la saqué y le dije Chupa putita, chupa y acariciame los huevos para que me corra No le costó nada obedecer. El morbo de la mamada por obligación fue sustituído por el placer de una mamada por vocación. Aquella mujer, Laia, mi amiga, la esposa de mi amigo, me la estaba chupando con mucho placer. Ella saboreaba cada gota de líquido preseminal, estaba disfrutando de la felación. Hasta que exploté en una corrida más que abundante que Laia se tragó sin rechistar para seguir chupando un poco más hasta dejar mi polla totalmente limpia y seca. Se puso de pie, nos abrazamos y nos besamos tiernamente. Habíamos disfrutado ambos del polvo y eso se notaba. Gracias, le dije. Ha sido increíble. Esto no puede volver a pasar, aunque lo hayamos disfrutado Tranquila, le dije. Esto no va a volver a pasar. Le mentí. Ya conocía sus puntos débiles y pensaba aprovecharlos. Pero eso forma parte de otro relato. Cuando estuvimos vestidos y justo al terminar de acomodar los cojines del salón entró Jose y nos miró un poco sorprendido. Supongo que el sexo se olía desde la esquina y nuestras caras de placer nos delataban. Pero Laia estuvo muy rápida y le dijo Jose, mi amor, Miguel tiene una excelente noticia. Cuéntale, me dijo Me apresuré a contarle a Jose lo del trabajo y lo de la moto y se alegró muchísimo. Se abrazó a Laia y luego me abrazó a mí diciéndome. Gracias Miguel. Eres mi mejor amigo, una de las pocas personas en las que puedo confiar. Bueno, tú y Laia. Supongo que la emoción de la noticia hizo desaparecer toda sospecha de su mente, ahora bien en lo de confiar no estuvo muy acertado el hombre.

Autor: Anónimo Categoría: Infidelidad

Leer relato »

La ama de llaves es muy caliente

2021-10-24


Hace algun tiempo atras tuve una compañera de trabajo a la cual llamaremos Ani... Ella era una mujer morena bajita de estatura, pechos pequeños, cadera anchita, nalga grandes y piernas torneadas, vestida se veia muy suculenta y desnuda mas... cuando trabajábamos junto ella no usaba uniforme era auxiliar administrativo en el hotel, ya despues que nos pusieron uniforme seguía luciendo un cuerpo espectacular esss pa culear... no podia negar que en jeans se veia super su par de nalgas, o cuando llevaba sus pantalones de vestir y ni se diga cuando iba en leggins(se le marcaba riquisimo sus nalgas o su cuca) tambien se le marcaba su tanga o se le salia cada que se agachaba. Con respecto a los uniformes pense que nos perderíamos del espectáculo que era morborsearla, pero no fue asi seguia viendose sensual, sexy y muy putona.... Le sigo contando ella tenía una cara muy sexosa se ve que le gustaba muchísimo que la observarán era provocativa Cuándo se agachada parecía qué le encantaba Mostrar y provocar Y claro que lo lograba ver la empinada mientras recogía cajas o documentos su contoneo de caderas tal parecía qué te decía mírame el culo y caramba cómo no mirarlo a veces lograba ver a lo lejos mientras estaba sentado en su escritorio Cómo abrir las piernas y deseaba estar más cerca para poder ver qué era lo que había en esa falda está compañera me prendía mucho cada que le iba a visitar veía su boca y deseaba tenerla mamándome la verga, tenia u a boquita de mamadora, luego mordia sus labios o jugueteaba con los lapiceros y eso me prendió más deseaba tanto tomarla en la oficina desnudarla y cogérmela. El tiempo pasó y de repente platicábamos me contaba sus cosas y yo las mías nos hicimos amigos algunas veces le daba El aventón a su casa aprovechaba para Verle las piernas o cuando se baja del coche verle el tremendo culo qué se votaba en esas pláticas que teníamos a veces ella me contaba que su marido era muy cogelón con ella Qué diario cogían y que le gustaba muchísimo todo lo que hacían Por obvias razones yo me ponía muy caliente ante sus comentarios y ella se daba cuenta un día me comentó que entre ella y él habían hecho un perfil para navegar en internet en dónde mostraban fotos de ella y de él cogiendo Yo me sorprendí mucho de como ella era tan abierta para contarme su vida sexual no podía imaginar todas las veces que su marido le introducía la verga y ella gemía como una loca deseaba tanto ser yo quién reventar ese culo deseaba tanto abrirle las nalgas y mamarle la cuca y el ano Mientras ella se atragantaba con mi verga... Ella lo hacía con el afán de excitarme de ver mi reacción y obviamente había una reacción mi berga erecta abultada en mi pantalón y ella lo observaba yo encantado escuchando sus historias un día me atreví a decirle "Oye porque no me pasas una de tus fotos o uno de tus videos con tu marido cogiendo" ella solo sonrio y dijo: "loquito para que lo quieres... que tal si no te gusta lo que ves" o "que vas a pensar de mi" pero esa mirada pícara y sexosa volvió aparecer ella había hecho todo lo posible para ponerme así deseoso de querer mirarla y de querer cogérmela después de una risitas me dijo sí te voy a pasar una foto mía no podía yo creer lo al fin podía verla en tanga se veía exquisita nalgas redondas morenas la tanga se perdía entre sus nalgas no podía yo traerlo estaba frente a una diosa Cómo olvidar esas líneas que se la marcada sus piernas tenía ganas de correr al baño masturbarme ella se dio cuenta del color de mi cara al ver semejante carne solamente sonrío y se fue. Después de eso hubo una fiesta fin de año nos juntaron en un salón fuimos a celebrar recuerdo que ese día llegó con un vestido entallado verde con negro zapatilla tacón alto muy arreglada estuvimos bebiendo platicando riendo y bailando lo bueno de esas fiestas era de que no podíamos llevar a ningún familiar solamente éramos empleados Jamás imaginé que pudiera pasar esa noche Al Calor de las copas le dije Annie eres una calienta huevos ella se comenzó a reír y me dijo sí lo sé sin reparo me agarró la entrepierna y comenzó a masajear me dijo vamos es hora de que me vaya yo a casa me puse un poco triste cuando me dijo eso pero jamás pensé qué en el camino 1 le marcara preguntándole que En dónde estaba ella dijo Todavía estoy en la fiesta pero ya se me va acabar la pila dame chance llego como en una hora y media eran las 3 de la mañana acto seguido ella apagó el celular me bajó la bragueta mientras conducía me sacó la berga y comenzó a Chúpamela como si fuera una paleta no podía creerlo se estaba cumpliendo mi Anhelo tenerla así mientras yo conducía recuerdo qué se puso en una posición en el asiento qué me permitía acariciarte su espalda y sus nalgas fue tan excitante que fui jalando su vestido hasta descubrirle el culo el cual estaba hacia la ventana parado recuerdo que en la calle nos detuvimos en el semáforo un coche hablado dónde venían varios chavos enfiestados y nos vieron o más bien la vieron a ella con el culo empinado y gritaban qué culo más sabroso presta ella más mostraba las nalgas y los chicos emocionados yo estaba apunto de venirme Mientras ella emocionada se exhibía en la calle arrancamos y los chicos nos fueron siguiendo un buen rato me decía ella ves lo que provocó Eso me gusta me gusta sentirme deseada Me dijo detente estábamos estacionados los chicos igual se estacionaron y ella se levantó el vestido se hizo un lado la tanga pude verle su cuca depilada sus labios hinchados y se sentó sobre mi berga comenzó a moverse de una manera inimaginable solamente sentía sus jugos mojándome aún más mípalo los chicos se acercaron comenzaron a sacarse sus vergas ya masturbarse Mientras nos venían cogiendo ella estaba emocionada extasiada y yo simplemente aturdido por esa noche terminamos lo fui a dejar a una cuadra antes de su casa de las mejores experiencias que tuve

Autor: El corneador Categoría: Infidelidad

Leer relato »



Todo relacionado con: relatos infieles, relatos infidelidad, infidelidad consentida, reales, gratis