Relatos Eróticos de Incesto


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Mi hermano me hizo su puta y a mis dos nenas tambien ll

2022-07-26


Hola que tal aqui les cuento la segunda parte de mi historia con mi hermano . Despues de mi primer encuentro con mi hermano todo cambio, eramos mas unidos siempre busca la forma de quedarnos solos y jugar,ahi estaba yo pequeñita arridillada mamandole la vergota a mi hermano( mmmm asi putita que rico la chupas manita eres toda una putita mmm) me agarraba de la cabeza y me la hundia toda asta casi hacerme vomitar pero por alguna razon ami me encantaba asta que se vino y me trague toda su rica lechita que al principio no me gustaba pero le agarre el gusto asta que me la tomaba toda,lo unico que me molestaba era que el seguia jugando con mi prima,paso el tiempo y cuando faltaban 4 meses para cumplir los 7 años me empezo a mostrar videos pornos miraba como las chicas disfrutaban cuando les metian la verga y yo empeze a desear que mi hermano me la metiera,una tarde que estabamos solos como siempre ya que mi mama se la pasaba en el trabajo y con su nuevo novio se la estaba mamando de lo mas rico cuando le pedi que me la metiera que queria sentir como se siente el solo me miro y me dijo que aun era muy chica eso me molesto,tantas veces tomandome su lechita y para el aun era chica en eso tocaron la puerta y nos asustamos pero el me dijo que era la prima al principio me moleste pero el me dijo que si queria que me la metiera primero tenia que ver como lo hacia con Mariel para aprender,en ese momento Mariel ya tenia los 13 años y mi hermano 16 ella se puso mas buena con un culo bonito que era lo que yo le envidiaba,me escondi como mi hermano me lo pidio y ellos platicaron un rato y despues ya estaba la puta de mi prima mamando la verga de mi hermano yo escondida en un armario podia ver toda bi cuando mi hermano la puso en 4 y se la empezo a cojer( mmm asi primo que rico papi Dame duro como siempre mmm) eran las Palabras que le salian a mi prima hicieron muchas posisiones asta que mi hermano la volvio a poner en 4 mi hermano busco la manera que yo biera bien lo que bi fue que se la metio por el culo le empezo a dar duro asta que se vino dentro de ella,yo estaba mojadisima ya no aguantaba cuando mi prima se fue sali de mi escondite y me le eche ensima a mi hermano a mamarle la verga no me importaba que aya estado unos momentos antes en el culo de mi prima,mmmm que rica tu verga manito es mia quiero que me cojas como a la prima mmm mi hermano no aguanto y me lleno de lechita caliente se la deje limpia y brillosa,mi hermano me chupo la Conchita y mi culito rico asta que se canso,luego nos vestimos y mi hermano me beso rico y me dijo que al dia siguiente me cogeria pero con la condicion de que pasara lo que pasara nunca se lo contaria a nadie,(( en el proximo relato les contare como mi hermano me cojio y como tambien me rompio mi culito y como con los años me hizo mas putita saludos chau

Autor: SEXYMAMA Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi tia doris

2022-07-26


Mi tia doris se hizo cargo de mi desde muy chiquito cuando quede huerfano de madre y padre ...ella tenia 25 años hoy dia tiene 41 yo 16 me dicen teo ...hoy dia mi tia está separada xq su marido la encontró cogiendo con su mejor amigo tiene dos hijos uno mayor que yo y otro de ese amigo del marido menor que yo ...una tarde de mucho calor yo andaba de short con la verga parada no sabia que era observado mi tia me habia provocado y era culpable de mis pajas diarias ...mmmm teo que andas x hacer me dijo ....avergonzado le respondi nada tia ....no te averguenzes bb a tu edad es normal masturbarse mas aun si sos virgen ....bueno tia la verdad no soy virgen ...ahhh no nene ?? con quien lo has hecho puedes confiar en mi vos sabes de mis cosas quiero saber de las tuyas ....bueno tia me he cogido a la vecina pero la verdad muero y me pajeo x otra mujer mejor ....quien es esa mujer mejor ?? si te lo digo te vas a enojar ...te juro no enojarme pero dime ....esa mujer sos vos tia la dueña de mis sueños y deseos prohibidos sos como mi madre me has criado ....pero no x eso tus sueños deben ser prohibidos teo me halaga sentirme deseada x vos ....pero vos tienes alguien mayor ....importa eso mi amor ?? mira ando con ganas hace mas de tres meses no tengo sexo con nadie estamos solos ?? o anda uno de mis hijos x aca ?? estamos solos tia los primos se fueron a pasar unos dias con su padre no te avisaron ?? no me habia enterado teo ....pues revisa tu cel tia el grande me dijo que se iban unos dias al campo .....mi tia busca su cel lo mira le habian dejado un mensaje ....que distraida soy bb ....bueno podemos hacer algo asi no salgo de casa y vos no buscas x ahi y no te haces la paja x mi te parece ?? dice eso se me acerca y mete mano dentro de mi short ...mmmmmm nene que verga tienes la saca ufffff debes tener cerca de 20 cms la quiero disfrutar si no cuentas a nadie ....x mi no cuento tia pero no quiero sea solo hoy estas demasiado rica para una sola cogida ....mmmmm estas lanzado bb me encanta ....sin decir mas se agacha a lamer mi verga mmmmm que rica ya está mojadita y con un olorcito .....ahhhhh tia tiaaaaa ahhhhh seeeeee chupa chupa ....no dudes ni te aguantes acabarte en mi boca me encanta tomar leche y mas la tuya que debe ser espesa y abundante ....no aguanto mucho mi tia es muy buena mamadora ....dame dame tu lechita mi bb damela todita que estoy sedienta dice sacando la verga de la boca y mirandome alzada ....hay x dios que verga tienes bb es grande mmmmm que rica ojala aguantes mucho cogiendo xq a tu tia le gusta coger bastante sin parar a esperar se te pare de nuevo ....le lleno la boca de leche al acabar justo es cuando le meto la verga hasta la garganta se atraganta pero no la saca gime toma aire x la nariz ....cuando no sale mas leche saca su boca me muestra la leche que contuvo en su lengua me mira a los ojos y mete su lengua a la boca otra vez ....voy a cerrar la puerta y todo lo que este abierto sobrino prender el aire no atendere el cel si me llaman me entrego a vos enterita mi niño tu verga sigue bien parada pero veamos que sabes hacer .....mientras ella cierra todo yo saco las cosas de la mesita del living cuando viene a mi la tomo en mis brazos y pongo boca arriba sobre la mesita abro sus piernas y devoro su concha .....continuara ....

Autor: Anónimo Categoría: Incesto

Leer relato »

La princesa de mamá

2022-07-26


Soy Blanca, chica de 1.70, cabellera negra, ojos claros y tez blanca, soy hija única y mi mamá me llamaba su Blanca nieves, y me trataba como una princesa, llena de comodidades que truecaba con mi belleza y ciertos favores, y para ello debí aprender ciertos conocimientos específicos que me ayudarían a elevar mi poder adquisitivo, esto incluía dieta, ejercicios, cuidados de l cuerpo, posiciones e incluso vocalización, ella era estricta, y me llegó a colapsar un tiempo, pero me adeque bien una vez que vi los resultados. La primera vez que fui conscientemente usada debía conseguir una beca en el colegio, mudarme a esta otra institución seria genial para mi luego, pero en ese momento solo quería volver a mi antigua clase y nada más, pero mamá forzó mi solicitud, lo hice bien pero debía asegurarme, una visita conjunta al director hizo la diferencia, el hombre era anciano, pero de manos enormes, recorrió con su mirada y bad manos cada recoveco de mi, chuponeo mi cuello y me mancho con su corrida mi pollera, la verdad me calentó muchísimo, sabía la sensación porque en parte de mi entrenamiento ya me había pasado, mamá hizo entonces lo que solía hacer en esos casos, fue a abrazarme, y en lo que el hombre nos veía me masturbo sobre mi tanga, yo me pegaba a ella y la besaba ardientemente, conseguimos la beca y un plus para gastos extras, en ese colegio me enamore de un profesor, el era casado y le comenté a mamá que me pasaba para dejar de hacer lo que hacíamos, parte de la hipoteca estaba financiada con mis mamadas, ella se rió de mi, pero yo le jure que el profesor era honesto y dejaría a su esposa jamás me tomaría sin casarnos, esa misma semana fuimos juntas a su oficina, mamá le propuso que lo masturbara a cambio de dinero, no era rro pero mi ídolo inquebrantable no aceptaría como los otros estaba segura... Me equivoque obviamente, le cobró el triple de lo normal y no deje de llorar por días, no lo podía volver a ver así que mamá me tranquilizó, extorciono al profesor con las fotos de la sesión donde se veía que yo lloraba y pasé su materia los siguientes años sin tener que volver a entrar a su clase, esa experiencia me forjó, y empecé a tener cierta libertad de usar mi cuerpo para mi, iba de shopping con algún extraño y a cambio de alguna mamada tenía ropa o calzados, a veces bastaba con que me sentará en su regazo un momento, papá no sabía de esto, pero mamá arreglo las cosas para que los viera cojer una tarde, varias pornos después coji oralmente a mi madre y ella hizo lo mismo, unos meses después un auto y un duplex fueron el precio de mi desvirtúe, mamá tenía un ojo agudo para los negocios, el duplex era un secreto para papá, allí nos reuníamos y tenía otras sesiones, y cuando papá viajaba las sesiones con mamá incluían juguetes y sexo anal, fueron realmente años gloriosos, incluso aún me dejaba verlos cojer, pero luego llegó el tiempo de ir a la facultad, becada claro, y mamá sol me visitaba una vez al mes, eso sí, siempre con alguna sesión programada, su princesa necesita fondos después de todo.

Autor: Bn22 Categoría: Incesto

Leer relato »

Sí… pero si te bañas conmigo.

2022-07-24


Aproveché que tenía dinero para negociar con una prima algo que ella quería a cambio de algo que yo quería, y todo sólo por bañarse conmigo.. Hola. Les comparto mi segundo relato. – Pues me da gusto que ya tengas dinero, primo. La última vez aquí en la familia estuvieron hablando mal de ti y ahora les callaste la boca. Sonreí. Lucy tenía razón. Quienes hayan vivido algo así conocen lo satisfactorio que es cerrarle el hocico a gente que te critica… en especial cuando son de tu familia. – Gracias, prima. Sabes que contigo nunca ha habido problema, así que si quieres algo con todo gusto pídelo y yo te lo invito. – No, primo, cómo crees. Es tu dinero, te lo ganaste merecidamente con ese proyecto, no tienes por qué gastarlo en mí. – Pero yo quiero invitarte aunque sea un helado. – Bueno, el helado sí te lo acepto. Dicen que un vaso de agua, los besos y los helados no se le niegan a nadie. Reímos. Casi no platicaba con ella por vivir en ciudades diferentes, pero con el cuerpo que Lucy tenía era imposible no querer llevarse bien. – De seguro todo mundo te está pidiendo prestado. – Ni lo menciones; de pronto comencé a caerle mejor a muchas personas. – Yo siempre te dicho que estás bien guapo, ¡eh! No supe si era una señal, pero obvio intentaría aprovechar. – ¿Yo? Me disculparás, pero aquí la de la cara bonita, los ojos preciosos y el cuerpo que invita a pecar eres tú. Rió. Yo fingí que lo hacía porque realmente sólo analizaba su reacción. – ¿Y sí les prestas? – A veces. Luego no quieren pagar y se enojan cuando les cobras. – Así son los hombres, por eso no confío en ellos. – También mujeres. Por eso a ellas les ofrezco alternativas de pago. – Como plazos e intereses y así, ¿no? Reí. Tampoco esperaba que captara a la primera, aunque sólo necesito ver mi risa para entender. – ¡Ah, ya! De seguro algunas te pagan de otra forma. Con sus manos agarró sus tetas, las levantó juntándolas y las movió de una forma que no debía porque terminó de alterar mis hormonas a tal punto en el que decides que sí o sí tienes que comértelas. – Exacto, aunque manejo promociones más sencillas. – ¿Cuáles promociones? – Algunas me comparten sus packs, y yo les comparto un poco de dinero. Me parece un trato justo. – ¿Cuánto? – Depende; no es lo mismo una foto que un vídeo, y no todas me gustan igual. Quedó pensativa. Era hora de jugar otra carta. – Por ejemplo, a ti te pagaría más que a otras. Obviamente no supo qué decir, pero su carita colorada indicaba que no le molestó el comentario, así que podía continuar. – ¿A mí? ¿Por qué? – Porque eres mi prima y te quiero mucho. Además, ya te dije que tienes un cuerpo que invita a pecar. La neta sería un deleite ver tus pechos y tus nalgotas. Tomé sus manos, las alcé un poco y recorrí descaradamente su cuerpo con la mirada, de arriba a abajo, dándole una vuelta para poder observar sus nalgas. Cooperó. – Pero eres mi primo. – Con más razón no habría problema; conmigo sabes que hay confianza, que nadie se enteraría y jamás compartiría tu material con nadie… además de que no es algo que no hayas hecho antes. Reí mostrando que “estaba jugando”. Lucy se apenó más. – Sí, pero sabes que me descubrieron, y por lo mismo mis papás tienen como rastreado mi teléfono; si hago eso corro el riesgo de me descubran y me vaya peor que la otra vez. Y si se enteran de que fueron para ti… – Entonces usa mi teléfono. Mi cámara toma muy buenas fotos… y graba muy bien los vídeos. Lo que gustes. Quedó pensativa unos instantes, pero sin duda estaba interesada en la oferta. – ¿Cuánto me darías? Le expliqué que podrían ser fotos de sus tetas, de su vagina, de su culo, vídeos donde manoseara sus pechos, se masturbara, diferentes combinaciones y sus respectivos precios. Solté cifras relativamente bajas para averiguar qué tan fácil era, y no me sorprendió que le parecieran bien. Lucy quedó pensativa de nuevo. – ¿Y si tú mismo me tomas las fotos y me grabas me pagarías más? Ok, acepto que eso no me lo esperaba. – Te pago el doble. Siguió pensativa. – Es que quiero comprarme algo. – ¿Qué cosa? Me mostró un kit de maquillaje bonito, y recordé que le gustaba mucho maquillar. Ahora yo me quedé pensando unos segundos. – Podría comprártelo, pero… – ¿Pero qué? Dime. Su emoción me dio confianza para soltarle la propuesta que se me acababa de ocurrir. – ¿Me lo comprarías? – Sí… pero si te bañas conmigo. Fue lo primero que se me ocurrió. Pero era muy buena idea. Ella quedó en silencio. – No sé, me da mucha pena. – No pasa nada. Hasta puede ser divertido. – ¿Crees? – ¡Claro! Supongo que nunca lo has hecho, pero te encantaría. Su nerviosismo mostraba que sí quería, pero tampoco debía presionarla. – ¿Y ahí me tomarías la foto? – Qué buenas ideas se te ocurren. Sonrió, y aceptó, aunque en ese momento no se podía porque había fiesta en su casa, así que acordamos buscar una oportunidad para hacerlo. Yo deseaba que sucediera pronto ya que no estaría mucho tiempo en la ciudad, y en caso no poder cumplir ese plan tendría que cambiarlo, porque ni loco me quedaría con las ganas de cogérmela. Al día siguiente regresé con el pretexto de que quería aprovechar mi estancia allá para pasar más tiempo con mi familia, algo que alegró a mi tía porque siempre nos hemos llevado muy bien y jamás sospecharía de mis traviesas intenciones. Y por lo mismo, el milagro ocurrió. El esposo de mi tía había ido a trabajar, y ella necesitaba ir a comprar unas cosas al mercado; fuimos invitados, pero Lucy comentó que quería quedarse a estudiar para su próximo examen y a mi tía, sabiendo que yo detesto estar en el sol y que a esa hora en esa ciudad el calor está más horrible, se le ocurrió la maravillosa idea de pedirme que le ayudara aprovechando que soy maestro (si leyeron mi relato anterior ya lo saben) y justo domino esa asignatura. Y obviamente acepté. Nos sentamos un rato en la sala con material de estudio para el examen y comenzamos a actuar mientras mi tía se preparaba para irse. Comentó que no tenía mucho para ofrecerme de comer, que justo por eso iba al mercado, así que me invitaría mi pizza favorita en lo que regresaba. La pidió, y momentos después se fue (POR FIN). – ¿Quieres seguir estudiando? – No puedo concentrarme, hace un chingo de calor. – Pues báñate y ahorita seguimos. Tú sí puedes, estás en tu casa. – Si quisiera, pero me da flojera. – Anda, si quieres te ayudo. Le tomé una mano para levantarla; en el primer intento no quiso pero terminó accediendo. Cerramos con llave y candado la entrada a la casa y la llevé sin soltarla hasta el baño, nos metimos juntos y cerramos la puerta. Se quedó mirándome en silencio, un poco nerviosa. – ¿Y ahora qué sigue? – Pues ni modo que te bañes con la ropa puesta. Reímos. Me acerqué a ella, puse mis manos en el final de su playera y comencé a levantarla. Al principio mostraba un poco de resistencia, yo sólo le sonreí, seguí intentándolo sin parecer insistente, hasta que terminó accediendo. Tenía puesto un brasier que resaltaba unos pechos que si con playera se veían bien, sin ella se miraban mucho mejor. Con una mirada y una sonrisa coqueta le di a entender mi aprobación de lo que escondía su ropa. Lucy sonrió, ya un poco más relajada. Lentamente empecé a bajar los tirantes y luego todo su brasier, dejando al descubierto unos hermosísimos pechos que me exigían comérmelos en ese momento. Terminé de quitarle el brasier y me quedé unos segundos contemplando tus tetas. Acaricié su rostro tiernamente con una mano y luego la bajé poco a poco, pasando por su cuello, sus tetas, rozando unos segundos esos pezones que me costó muchísimo aguantarme las ganas de comérmelos, en especial porque se estaban poniendo más duros y paraditos. Al llegar a su cintura jugué tantito con su vientre, me agaché para quitarle el short acercando mi nariz a ese calzón que en ese momento noté que estaba algo mojado porque, al parecer, esa zona tenía algunos momentos humedeciéndose. Seguí recorriendo con mi nariz esa zona al mismo tiempo que le quitaba también ese calzón. Mi nariz hizo contacto directo con su piel, y aunque quería hacerle muchas cosas, decidí solamente pasar mi lengua una vez por sus labios vaginales antes de levantarme, lo que provocó su primer gemido y que rápido se tapara la boca de la pena. – Descuida, puedes hacerlo las veces que quieras. – Me da pena. – Mientras más rápido te la quites y le permitas a tu cuerpo sentir placer y expresarlo, mejor la pasarás. Estás en confianza. Lucy sonrió. Le pregunté si podía tomarle fotos para capturar la hermosa vista que tenía, y con algo de pena aceptó. Al principio me costó que tuviera la confianza para sacar su naturalidad en las poses que le iba indicando, pero conforme pasaron los minutos y gracias a mis palabras bonitas halagando lo hermosa que se veía fue “soltándose”. Le pregunté si también podía grabar unos vídeos y ya con más confianza aprobó sin titubear. Le pedí que se acariciara las bubis, que las apretara, al igual que sus pezones. Cada vez lo hacía mejor, y se notaba que lo estaba disfrutando. Después sus manos fueron bajando hasta su vagina, acariciándola de forma que notaba cierta timidez, aunque con confianza su coquetería y la mía se fusionaron. – ¿Tú no te quitarás la ropa? – Yo te ayudé. Nos sonreímos. Lucy se acercó y también me quitó la ropa. Se quedó mirando mi verga con la misma cara que yo puse al ver sus tetas. Le dije que podía jugar con ella y le pedí permiso para grabarla. También accedió. Sólo bastaron segundos para que sus manos me la pusieran muy dura. Sin que yo le dijera nada se agachó y fue metiendo mi verga a su boca. Suavemente la metía y la sacaba con unas chupadas que me sorprendieron un poco por la timidez que había expresado desde la plática del día anterior, pero que definitivamente celebraba que supiera dar. Así pasaron varios minutos. La levanté para besarle el cuello mientras acariciaba su cuerpo con mis manos. Recorrí su espalda, bajé a sus nalgas, las abrí, jugué con un dedo en su agujero, continué bajando hasta su vagina y la acaricié totalmente contrario a la timidez que Lucy mostró cuando sus manos llegaron a esa zona. Al intentar meter mi dedo me detuvo; le pregunté qué pasaba, y con pena me confesó que aún era virgen, que solamente había mandado nudes pero aún no cogía; que ya se había intentado meter los dedos alguna vez, mas comenzó a sentir dolor y decidió parar. Bajé entonces mi boca lentamente por su cuerpo. Me detuve en sus pechos, en sus pezones; los besé, los chupé, los mordí, hice todo lo que me aguanté hacerle desde que se quitó su playera. Ella sólo gemía, cada vez más fuerte. Bajé mis labios a los suyos y comencé a lamerlos, chupárselos, meterles la lengua con mucho cuidado. Lucy me tomaba del cabello cada vez con más fuerza y gemía con más intensidad. Le pregunté si quería irse a su recámara para continuar pero respondió que no, que estaba muy caliente y quería hacerlo ya, en ese momento, así que la coloqué de espaldas a mí, la incliné un poco hacia delante, puso sus manos sobre la pared, volví a acariciarle su espalda, sus tetas, mientras colocaba mi verga en su entrada para penetrarla. Lo hice despacio, ella medio se quejaba, aunque entendía que al principio iba a dolerle un poco, pero que con el paso de los segundos pararía el dolor y solamente disfrutaría… y así fue. La cogí en esa posición unos minutos. Continuaba acariciando su cuerpo, le jalaba el cabello hacia atrás, y de la nada le daba nalgadas, que como vi que le gustaban pronto se volvieron más fuertes. Lucy no paraba de gemir y llegó el punto de que lo hacía tan fuerte que apostaba a que alguno de los vecinos nos estaba escuchando. La puse de frente a mí y comenzamos a besarnos. La cargué colocándole mi verga para poder penetrarla de nuevo y así cogimos otro rato. Tomé un banco que estaba en el baño, me senté y sin dejar de cargarla la senté sobre mí. No tenía experiencia dando sentones, pero gracias a lo excitada que estaba no le costó mucho aprender. Le besaba su cuello, sus pechos; con mis manos acariciaba sus nalgas, y como le gustaban las nalgadas seguí dándole unas como toda chica mala hasta que se vino sin avisar. La senté en el mismo banco que yo estaba y la puse a mamarme la verga un rato hasta que me viniera. Tampoco le avisé cuando me vine así que tuvo todos mis chorros de semen en su boca. No le desagradó, así que se tragó todo. Después de eso nos bañamos, nos pusimos la misma ropa para no levantar sospechas, y continuamos en la sala “estudiando” para su examen. La pizza llegó. Mi tía también, sin saber hasta la fecha la primera aventura de muchas que tendría con Lucy. Ah, y por si se lo preguntan… claro que estrenó kit de maquillaje. ¿A poco no se lo ganó? Contacto para comentarios y sugerencias que serán muy bien recibidas: www.twitter.com/caluvato www.telegram.me/caluvato5

Autor: ZAREKCORTES Categoría: Incesto

Leer relato »

UTILIZANDO SOMNIFEROS ABUSÉ DE MI MADRE

2022-07-24


¡Hola muy buenas! Soy un chico muy normal de una estatura de 1,69 cm y con un peso de alrededor de los 77kg, tengo actualmente 33 años.. UTILIZANDO SOMNIFEROS ABUSÉ DE MI MADRE ¡Hola muy buenas! Soy un chico muy normal de una estatura de 1,69 cm y con un peso de alrededor de los 77kg, tengo actualmente 33 años. Hace cosa de unos 2 años y medio o algo así me quede sin empleo y a causa de lo cual mi pareja por aquel entonces me abandono y estando, viviendo de alquiler y el haberme quedado sin trabajo no me quedo opción alguna que tener que regresar a la casa de mis progenitores (Padre y Madre) ya que no podía hacer frente al pago del alquiler por mí solo del lugar que fue mi vivienda hasta aquel entonces. Mis Padres no es que sean muy mayores ya que mi Padre creo que tiene en la actualidad unos 55 años, mi Madre es algo más joven de lo que es mi papa ya que le lleva una diferencia de 6 años poco más o menos ya que mi Madre tiene 49 años eso me parece. Lo que les contare a continuación es algo que hice realmente sin ser consciente del todo de las consecuencias, tampoco de con quien lo hice y menos aún en el poder reparar lo sucedido. Viviendo bajo el mismo techo que mis Padres sabía que tenía que respetar unas mínimas reglas bastante estrictas me gustasen o no, estuviera o no estuviese conforme con las estrictas reglas impuestas por mi Papa y todos teníamos que cumplirlas Incluso mi Madre las tenía que cumplir. Pero cuando mi Papa se marchaba a trabajar o se ausentaba por el trabajo tanto mi Madre como yo no cumplíamos tan estrictamente las reglas que nos había impuesto papa. Una noche sabiendo que mi Papa estaba ausente por trabajo y estaría sin venir por casa durante 15 días como mínimo. Aprovechando que él no iba a enterarse me fui de fiesta toda una noche (Bebiendo, tomando alguna droga que otra y disfrutando de la noche). Cuando regrese a casa ya había amanecido y como siempre tengo por costumbre antes de meterme en cama me suelo dar una ducha para quitarme el mal olor y por lo relajado que me quedo después de la ducha. Ya mí había desnudado en mi dormitorio para dirigirme al baño y ducharme. Mi sorpresa fue que nada más abrir la puerta del baño quedé paralizado nada más el darme cuenta de que mi Madre se estaba dando una ducha, sin que yo lo pretendiera ni supiera que estaba en el baño. Sin que se diera cuenta de mi presencia me la quede observando en absoluto silencio como se enjabonaba todo el cuerpo. Mientras la estaba observando comencé a sentir como mi polla se ponía en erección y muy dura. Nada más se dio cuenta de mi presencia y que la estaba observando. Mientras se tapaba con las manos sus zonas más íntimas me decía que me fuera y que esperase a que terminara de duchar para después que ella acabase, pudiera entrar yo el baño. Disculpándome, diciendo que me perdonara ya que no sabía que estaba en la ducha y que pensaba que todavía seguía dormida. Fui a mi habitación directamente para ponerme un pantalón corto para no estar desnudo del todo. Pero, aunque hubiera transcurrido más de una hora intentando de múltiples maneras y formas posibles el pensar que estaba en la ducha junto a ella y que la enjabonaba todo su hermoso cuerpo. También me puse a imaginar como la follaba en la ducha y le hacía gemir de placer. Como continuaba estando muy cachondo y excitado, aunque hubiera transcurrido algo más de una hora y ya me hubiese masturbado en un par de ocasiones. Al no soportar por más tiempo el continuar así de cachondo como lo estaba y al no poder quitarme de la cabeza el pensamiento de estar follando con ella. Aquella misma mañana en el desayuno y sin que se diera cuenta mi Madre heche en el café de ella unas 4 pastillas de DIAZEPAM (un somnífero y relajante muscular bastante potente y efectivo). Mi Madre cuando termino el café y no hubieran transcurridos los 30 minutos casi no se sostenía ya de pie diciéndome que se encontraba fatal de repente y que se iba a acostar un rato. Sabiendo que no tardaría mucho en que se durmiera y no fuera consciente de lo que ocurriría me desnude del todo y unos pocos minutos más tarde me dirigí a su dormitorio. Para estar totalmente seguro de que mi Madre dormía del todo, le di unos 4 o 5 sopapos cada uno algo más fuerte para poder comprobar si reaccionaba o no. Viendo que no reaccionaba empecé a quitarle la parte superior del pijama que tenía puesto después le quité la parte inferior de dicho pijama para terminar quitándole el tanga que llevaba. Estando completamente desnudos los dos y sin pensarlo una sola vez empecé a introducirle mi polla poco a poco y muy suavemente y sin ninguna prisa en su coño. Una vez que tenía totalmente mi polla en el interior de su sabroso coño estuve dando que te dale sin parar ni un instante casi durante una hora seguida. Solamente me detuve cuando sin pretenderlo y sin querer terminé por correrme en el interior del coño de mi Madre. Habría transcurrido cosa de media hora o menos cuando decidí volver a fallármela sin que me importase correrme nuevamente dentro de su coño. Exhausto y agotado del todo después de estar follando a mi Madre sin ser consciente de ello, me quede dormido profundamente junto ella. Unas horas más tarde (3 o 4 horas) nada más despertar mi Madre. Y nada más verme a mi (su propio hijo) dormido junto a ella en la cama desnudos. En ese preciso instante de un fuerte empujón me tiro de la cama y por dicha causa desperté cuando me golpeé contra el suelo sin ser consciente de porque me había caído de la cama. Nada más que miré hacia la cama y va a mi Madre como se cubría su torso desnudo, pude darme cuenta al instante que no fue culpa mía el caerme al suelo si no que ella me había empujado para echarme de su lado. Nada más levantarme del suelo dolorido del golpe que me di al caerme, intente explícale lo sucedido, pero ella no dejaba que me explicase. Ella estaba en tal estado de nervios y tan cabreada que no dejaba de gritarme llamándome de todo e insultándome. Mientras me insultaba y me llamaba de todas maneras gritándome en un ataque de nervios mientras lloraba desconsoladamente al mismo tiempo. Pensando en irme a mi dormitorio sin dar explicación alguna, pero estando a punto de salir de su dormitorio me di la media vuelta para acercarme a mi Madre y entrelazarla entre mis brazos abrazándola, intentando tranquilizarla. Estando, abrazándola y tenerla entre mis brazos durante un rato pude conseguir que se tranquilizara un poco e intentar disculparme mientras le explicaba que fue lo que había pasado y porque había ocurrido lo que ella pensaba. Mientras yo intentaba decirle lo que había pasado aquella noche, Mi Madre empezó a decirme que no quería oír ni una sola palabra de mí que saliera de su dormitorio al instante que no quería volver a verme… etc. Hice caso omiso a lo que ella me decía en ese momento y mientras explicaba lo sucedido por la noche entre ella y yo le pedía disculpas y mil perdones diciendo que no fui en ningún momento consciente y que no sabía el por qué lo hice. Ya que la tarde anterior había estado bebiendo mucho y había consumido cantidad de diferentes drogas y que no sabía lo que mi cabeza pensó para que yo hubiera sido capaz de hacer aquella gran estupidez y aquella locura. Continue pidiéndole perdón y diciéndole a mi Madre que si hubiera sido totalmente consciente de lo que se me pasaba por la cabeza jamás se me habría ocurrido mantener teniendo relaciones Sexuales con ella menos todavía al ser mi Propia Madre.7 Al parecer aquello que le dije de que fue por culpa de las drogas consumidas y del alcohol que estuve bebiendo le tranquilizo o al menos parecía estar mucho más tranquila y había dejado de gritar como loca llamándome de todo “hijo de su…, Cabro…, etc. Después de que me explicase y ella se tranquilizara un poco únicamente me dijo que hiciera el favor de que me macharse de su dormitorio y que la dejase con sus pensamientos a solas que no quería verme al menos durante todo aquel día, Ya se pensaría si al día próximo estaría con humor para saber algo sobre mi vida o no. Después de que pasaran un par de días sin que mi Madre me dirigiera la palabra ni de que pudiera verme. Transcurridos esos días repentinamente cuando yo me disponía a comer ella se acercó a mi lado y empezó a decirme que lo había estado pensando durante ese tiempo y como a ella le parecía que aquello que le conté aquel día parecía que era cierto o parecía que realmente estaba arrepentido de ello. Lo iba a dejar pasar por esa vez únicamente y no me denunciaría a la autoridad competente por haberla Violado o por haber abusado de ella. Nuevamente yo le volvía pedir que lo sentía mucho por actuar aquel día de aquella forma y que me disculpase ya que no iba a ocurrir nunca más, respondiéndome ella que estaba totalmente segura y convencida de que no volvería a pasar jamás por el bien mío y de todos en general. Continuamos como si nunca hubiera pasado nada y haciendo vida normal durante bastante tiempo sin decir ni comentar nada al respecto de aquel asunto. Un buen día después de que hubiese pasado como un mes o mes y medio de que ocurriera aquello, se acercó mi Madre bastante nerviosa con un utensilio en la mano y sujetándolo con firmeza, pero al mismo tiempo temblorosa y mostrándomelo mientras me decía que lo mirase con detenimiento. Mirando que aparato que sostenía mi Madre y respondiéndole que era aquello que me enseñaba, y que parecía que ella había contraído el COVID (Pensaba que el aparato aquel era una prueba del COVID). Diciendo que no se trataba de una prueba del COVID que se trataba de un PREDICTOR y que había dado positivo en el test de EMBARAZO. Diciendo que se lo había hecho al tener un retraso y de no haberle venido el periodo cuando le tendría que haber vuelto hacía ya bastante tiempo. Diciéndole que tal vez era una falsa alarma y que igual o se tratase de un falso Positivo. Asegurándome y diciendo que estaba al 100%100 convencida de que era positivo. Ya que se hizo varios test distintos y que en todos había dado positivo y le parecía que estaba EMBARAZADA y que el único culpable de aquel problema era solamente YO. Lo que estaba escuchando no podía creérmelo ya que lo que estaba contándome mi Madre en realidad me daba absolutamente igual ya que no me importaría nada el poder tener y el ser PAPA. La sola idea de tener un Hijo no me desagradaba absolutamente nada, aunque la Madre de mi Hijo se tratase de mi propia Madre. Aunque aquella idea no me desagradaba tuve que hacer como que no podía créelo y diciéndole que el día (la noche-día) cuando ocurrió aquello estaba casi seguro de que había utilizado protección y que había usado Preservativo. Que no podía ser yo el culpable de que estuviera Embarazada y seguramente el culpable seria su esposo (mi Padre). Mi Madre con los nervios a punto de explotar y cada vez más enfadara y más enojada con lo que le había contestado. Y diciéndome que mi Padre (su esposo) no podía ser quien la dejo en estado ya que llevarían una cosa, así como algo más de medio año sin mantener ninguna clase de relaciones sexuales. Era imposible que mi Padre fuera la persona que la dejo en estado. La única persona que había mantenido relaciones Sexuales con ella era solamente yo y que no tenía duda alguna de tener yo la culpa de ello. Oyendo lo que me había dicho mi Madre de que llevaba algo más de medio año sin tener relaciones Sexuales me dejo sin respuesta y fue entonces cuando le pregunte que era lo que tenía pensado hacer, y si tenía decidido el seguir con el Embarazo a adelante o iba a interrumpirlo para que nadie supiera o se enterase de que estaba en estado. Inmediatamente me respondió diciéndome que en primer lugar se iba a realizar una prueba para saber si el feto tenía o no algún problema de salud y si los resultados de la prueba aquella que se tenía que hacer salían satisfactoriamente seguiría adelante con el embarazo. Continúo diciéndome que no me preocupase y que estuviera tranquilo que la que decidiría el continuar o no con el Embarazo solamente era de ella y de nadie más. También ya se inventaría cualquier cosa para contarle a mi padre de que ella estuviera en estado. Tal vez cualquier noche de estas mantenía relaciones sexuales con él para tener cuartada. Semana y media o dos semanas después de que se hiciera la prueba para saber si el feto venia con enfermedades, deformaciones, …etc. El DR. llamo a mi Madre para que fuera a su consulta para darle los resultados de la prueba que se había realizado. Como mi Madre me dijo que la tenía que acompañar ya que había sido resultado de haberla follado y dejarla en estado. Fuimos a la consulta del DR. para que nos diera los resultados y el DR. empezó diciendo que no tenía malformaciones y ninguna enfermedad extraña, Cuando le pregunto a mi Madre si quería o si tenía la curiosidad de saber el Sexo del hijo que esperaba. Yo sin dudarlo un solo segundo conteste al DR. que sería mejor si no lo rebelaba. Porque así sería una sorpresa para la familia el no saber si sería niño o una niña. Mi Madre al averiguar que el feto no venía con ninguna malformación y tampoco con ninguna enfermedad grave decidió que iba a tener ese niño/a, aunque fuera fruto del Incesto. FIN

Autor: KAXONDISIMO Categoría: Incesto

Leer relato »

Tomando la siesta con mamá

2022-07-24


Mi madre me pide que duerma con ella.. Mi mamá acostumbraba tomar la siesta después de comer, diario, mis hermanos iban a la escuela por las tardes, así, nos quedabamos solos todas las tardes ella y yo solos En ese entonces yo tenía 16 años y ella 38, era delgada pero con unas nalguitas paraditas, a mi me gustaba mucho como mujer pues ya habíamos tenido sexo antes en un par de ocasiones. Era enero y hacia frio pues el día había estado sin nada de sol, después de comer mi mamá me dice, Alex porque no vienes a acostarte conmigo y dormimos la siesta, le respondí de inmediato, eso me gustaría mucho, en la cama nos tapamos con una frazada ella me dió la espalda la abrace dejando caer la palma de la mano sobre un seno de ella, hechando un poco más hacia atrás su cuerpo mi mamá quedando pegadas sus nalguitas a mi bajo vientre, sin que nos movieramos estuvimos un rato, sentía su rico y tibio cuerpo junto al mío haciendo que poco a poco fuera creciendo miiembro,ella al sentirlo totalmente duro movía las caderas lentamente pasándose lo por todas las nalgas, sentía una sensacion muy placentera en toda mi verga y sin aguantarme más la tomé de las caderas colocándole mi miembro enmedio de las nalgas, la apreté a mi cuerpo y empecé a masturbarme con sus nalguitas, ella tomó mi mano y se la coloco entre las piernas diciendo, frotarme y toca mi Cuca yo también estoy cachonda. Yo movía lentamente mi verga enmedio de sus nalgas repetidamente y pasabosa mis dedos por todos sus labios vaginales metiéndole un par de dedos, después le sobe su clítoris por minutos alcanzando su orgasmo, yo teniendo la totalmente pegada a mi cuerpo me moví más rápido pero ella me detuvo diciendo, espera, me beso en la boca y bajo asta mi vientre metiéndose la verga a la boca, la empezó a succionar luego a lamer y siguió mamando, me retorcía de placer al sentir su lengua en mi verga, momentos después eyacule sin remedio, a lo que ella dijo, ay chiquito estabas bien cargado a lo que le conteste, si solo son para ti. Descansamos unos minutos, empezó a jugar con mi verga asta ponerla nuevamente dura diciendo, quieres ya cogerte a la putita de tu madre?? Y sin contestar me metí entre sus piernas y colocándola de a patitas al hombro la ensarte y empecé a metersela y a sacarsela a una buena velocidad al cabo de varios minutos ella gemía una y otra vez a cada embestida mía, después de más de 5 minutos baje sus piernas y seguimos cogiendo en la posición del misionero pero ya me movía muy rápido, ella jadeaba,gemía y decía , que rico, dale,dale,duro no pares, te gusta como te coges a mami? Pues a mí me encanta y seré tu putita para cuando quieras, seguimos gozando esa rica cogida asta alcanzar el orgasmo los dos. Dormimos y al despertar me comentó mi mamá, de ahora en adelante cuando salga tu padre a trabajar fuera de la cd sin que te lo pida tu dormirás conmigo. Y si fue.

Autor: ALEX MARTE Categoría: Incesto

Leer relato »

A mi prima le gusta el sexo

2022-07-24


Tengo 37 años y ese dia fui a casa de mis primos. Solo estaba mi prima carla de 19 años. Estaba en el sofa solo con una camiseta larga transparente sin sujetador que dejaba ver sus tetas y los pezones. Debajo pude ver que solo tenia un tangita negro. Entramos y me puse en el sofa de enfrente charlando con ella. Luego dije que se le veia todo que no le pareciera mal si notaba que le miraba. Se echo a reir y pregunto si me gustaban al responderle que si se saco la camiseta dejandome ver sus tetas. Mi polla se puso durisima parecia que iva a explotar y le dije que iva a follarla. Dijo que le gustaria y al sacar mi polla vio mis 22cm y impresionada dijo que queria que le follara bien el coño y despues el culo. Empezo a chuparmela y meterla entre sus tetas hasta que me pidio que le follara. Empeze a meterle mi pollon en su coño y al rato notaba como se empapaba con su corrida. La chupo de nuevo y me pidio que ahora le follara por el culo y empeze a arrastrar con mi polla su corrida para lubricarlo y poco a poco le meti por su culo toda mi polla follandolo fuerte. Despues me pidio que me corriera en su cara y un corridon salpico su pelo sus gafas y empapo su cara. Despues de limpiarnos un poco me pidio que le acompañara a un sitio. Me llebo a un piso alli cerca y me pidio que le follara otra vez.

Autor: Polla20cm Categoría: Incesto

Leer relato »

Encontré a mi hija de 10 masturbandose con mis videos porno

2022-07-24


Mi hija Sofia, de tan solo diez años, comienza a masturbarse cuando encuentra porno en mi PC. Estuve mucho tiempo pensando si escribir esto o no. Vi muchas historias que sucedieron en la cuarentena y me parecía que al principio iba a quedar como algo muy obvio, pero no podía esperar más para poder compartir esta experiencia. Por cuestiones de seguridad, voy a cambiar los nombres y las ubicaciones geográficas de todo lo sucedido. El resto, es real. No deseo que la lectura se vuelva tediosa, pero recuerdo muchos detalles de la historia que les voy a contar y trato de ser lo más minucioso posible, pero entiendo que no puedo extenderme mucho. Les prometo, que al final, valdrá la pena para ustedes, tanto como lo fue para mí mismo. Mi nombre es Adrián, tengo 40 años y soy contador. En casa vivo con mi esposa, Mariela, de 35 que es médica y mi hija, Sofía de 10 años, protagonista principal de esta historia. Un año antes de la pandemia, compramos una casa en un barrio cerrado en las afueras de la ciudad. Todos los días, yo conducía 20 minutos hasta la ciudad, dejaba a Sofi en la escuela y me iba a mi trabajo en una empresa. Mi esposa, por su lado, en su propio auto se dirigía al Hospital. Vino la pandemia y todo se desmadró a nivel mundial. En mi trabajo me mandaron a continuar con nuestras labores de manera remota desde casa. En el caso de Sofi, por supuesto que, con las clases suspendidas, se ordenó la educación virtual. Mariela, en cambio, al ser médica, tenía que continuar yendo a trabajar. Sin embargo, ella salía temprano todos los días y volvía pasado el mediodía. A los dos meses, a Mariela le ofrecieron un trabajo más arriesgado, pero mucho mejor pago. Debería viajar a una ciudad del interior, a unos 400km de donde vivimos a trabajar en las terapias intensivas. Como la distancia era muy larga, le ofrecían alojamiento en un hotel por cuatro días de la semana. Así que ella trabajaba en ese lugar los lunes, martes, miércoles y jueves. El viernes a la mañana, volvía a casa para pasar el fin de semana con nosotros. Durante esos días, las clases en la escuela de Sofi habían aceitado mejor la cuestión de la educación virtual, así que ella se conectaba todos los días desde las 8 de la mañana hasta las 13 horas. Lo hacía desde mi computadora personal que estaba en una oficina personal que me había preparado yo para cuando tenía clientes particulares por fuera de mi trabajo normal. Así que nuestra rutina, cuando no estaba Mariela, consistía en levantarnos temprano, yo le preparaba el desayuno y luego se encerraba en mi oficina aprovechando que mi PC tiene cámara web. Yo, por mi parte, me quedaba en el living de casa, trabajando desde mi laptop. Vale aclarar una cosa. El barrio donde nos habíamos mudado un año antes, todavía no tenía en funcionamiento a la perfección todos los servicios, era bastante nuevo y aun había muchas casas en construcción; así que muchas veces el servicio de internet se cortaba. Si teníamos suerte, era por algunos minutos, cuando no la teníamos, podíamos pasar medio día sin conexión a red. La maestra de Sofi estaba de aviso sobre esta situación, así que cuando yo veía que se nos caía la conexión de internet, le enviaba un mensaje para ponerla de sobre aviso. Un día, aproximadamente como a las 11 de la mañana, yo estaba trabajando en el living, cuando recibo un mensaje de la maestra de sofi preguntando si nos habíamos quedado sin internet porque mi hija se había desconectado. Me pareció muy raro porque mi laptop estaba funcionando a la normalidad. Me levanté de mi sillón y me dirigí hacia la oficina donde estaba Sofi, lo hice de manera silenciosa porque estaba seguro que ella se desconectó para ponerse a jugar a algún jueguito online o ver a esos youtubers que pululan hoy en día. Así que abrí la puerta con mucho cuidado y me asomé. Lo que vi me dejó helado. En la pantalla había un video porno donde un hombre penetraba salvajemente a una rubia en posición de perrito. Sofía miraba la pantalla con una atención impresionante. Se la veía más fascinada que asustada. Mi primera reacción fue apartarme, como si yo estuviera entrometiéndome en algo, así que cerré la puerta. Luego pensé “tiene diez años, de donde sacó una página pornográfica para ver ese video?” Había puesto control parental en la computadora sabiendo que ella la iba a usar. Luego recordé algo: hacía un tiempo largo tenía algunos videos pornográficos guardados en mi PC y me había olvidado que estaban allí. El sexo con Mariela había disminuido casi a cero, no por falta de amor, sino por rutina. Ambos terminábamos el día agotados, sobre todo ella, y por la noche simplemente nos dormíamos profundamente. A veces, yo tenía que terminar algún trabajo importante para el otro día, así que me quedaba hasta la madrugada en la PC. Varias fueron las veces que recurría a páginas porno y terminaba masturbándome para liberar un poco mis bolas. Cuando nos mudamos, y por los problemas de internet, decidí bajar algunos videos para tenerlos “offline” por si me daban ganas. Así que ahí estaba yo, del otro lado de la puerta después de haber visto a mi hija de diez años viendo porno. Mi segunda reacción, fue de enojo. Pensé en ingresar y retarla por lo que estaba haciendo, pero luego recapacité, ella era una nena inocente y se sentiría bastante mal por recibir un regaño por ver algo que simplemente le daba curiosidad. ¿realmente le daba curiosidad? Pensé. Por supuesto, no creo que una nena de diez años llegue a excitarse por el sexo. Seguramente encontró los videos en mi pc, abrió uno y le dio intriga como era eso del sexo. Volví al living sin saber que hacer. Para evitar problemas, le contesté el mensaje a la maestra de mi hija diciéndole que efectivamente nos habíamos quedado sin internet. Comencé a hacer “ruidos” en la casa, moviendo un sillón de lugar, haciendo de cuenta que hablaba en voz alta por teléfono, etc. Dio resultado, a los pocos segundos se abrió la puerta de la oficina y salió sofí a ver por qué tanto ruido. Hola Sofi – le dije – las clases? Hola pá, estamos en recreo, la maestra nos dijo que nos tomemos media hora de descanso. Que bien, mi amor. ¿Todo bien con la conexión? Si papá, hoy no tuve problemas. Luego de eso fue a sentarse al sillón, prendió la TV y comenzó a hacer zapping. Como si nada hubiera pasado. Yo ingresé a la oficina con la excusa de buscar algo y ahí se veía la PC con todo normal, como si nada hubiera pasado. Se veía el programa especial de clases virtuales de la escuela con un cartel en amarillo que decía “descanso” con una cuenta atrás que iba por los 28 minutos y disminuyendo. Se volvió a conectar. En mi oficina, muchas veces recibía clientes que debían hacer pagos. Así que cuando nos mudamos supe colocar una cámara de seguridad tipo domo para mayor seguridad. Estaba desconectada, así que aproveché esa oportunidad para conectarla nuevamente. Vería todo lo que sucede allí adentro desde mi laptop. Al rato, volvió a clases. Cuando se encerró nuevamente, inmediatamente conecté la cámara de la oficna a mi computadora personal y comencé a observar. Se la veía a Sofi en clases, de manera normal y hasta incluso participar respondiendo algunas consignas de la maestra. Comencé a trabajar nuevamente, tratando de olvidarme del incidente, pero no podía. Comencé a pensar qué era lo que me turbaba de la situación ya que, pensando lógicamente, era una niña de diez años que había encontrado unos videos en la computadora de su padre y le dio cierta curiosidad. Sin embargo, no podía dejar de pensar en eso. Acaso… ¿me excitaba? Deseché esa idea, más por pavor que por ridícula. De todas formas, ese día continuó normalmente. Sofi no se desconectó nuevamente y terminó su clase. Por la noche, ingresé a la PC para ver que videos tenía guardados. Eran unos diez en total, porno normal del que se encuentra en las páginas de ese estilo. Quise borrarlos, pero algo me detuvo. Quería saber cómo seguía la cosa. Comencé a masturbarme con uno de ellos, no lograba la excitación necesaria, hasta que se me cruzó el recuerdo de mi propia viendo el video. A los pocos segundos eyaculé. Al día siguiente, el día comenzó normal. Sofi se levantó de su cama, se lavó la cara y los dientes y se sentó a desayunar. Le pregunté cómo había dormido y ella me respondía con absoluta normalidad. Mas tarde, a la hora indicada, se encerró en la oficina a comenzar otro día de clases. Era mucho tiempo para estar todo el tiempo mirando por la pantalla para ver que me devolvía la cámara, así que cada tanto observaba mientras yo trataba de ponerme al día con el trabajo que se me había acumulado. A media mañana, otro mensaje de la maestra: “Sofi dice que tienen que cortar la luz de la casa para hacer unas refacciones, así que le envié unas tareas para que me presente mañana”. Inmediatamente pasé a la pantalla de la cámara y me dispuse a observar. En la computadora no se veía, por supuesto, el programa de videollamada de la escuela; sino que se la veía a ella claramente tratando de elegir algún video que estaba en esa carpeta. Le dio clic a uno y comenzó a reproducirse. Ella, antes de colocarse los auriculares, miró hacia la puerta como para asegurarse que estuviera cerrada. Al principio se la veía inclinada hacia la pantalla sin perder detalle de lo que veía. Era una mujer, más bien madura, que comenzaba a sacarse la ropa al frente de un muchacho bastante más joven. Primero la blusa y el pantalón, para quedarse con una ropa interior bastante sexy. El brasier fue lo siguiente, por supuesto la actriz del video tenía los pechos enormes y operados. Sofi le puso pausa en ese momento. Parecía mirar con mucha atención las tetas de la actriz mientras ella se tocaba sobre su busto para descubrir que todavía no había crecido nada allí. Puso play y siguió viendo. Ahora la actriz se quitaba la parte de abajo y se acostaba en una cama con las piernas abiertas, tocándose, primero lentamente y luego con más ritmo, toda su vagina. En ese momento la postura de sofi cambió, se reclinó con el sillón y comenzó a dirigir su mano izquierda a su entrepierna. Parecía buscar lo que la actriz tanto disfrutaba, hasta que pareció encontrarlo. Luego de algunos segundos y por la postura que mostraba, parecía que lo estaba disfrutando. Esa situación, que yo miraba como si de una película se tratara, me provocó una erección de manera inmediata. Traté de reprimirla, pero no había forma. Ver a mi hija diez, masturbándose me calentaba una barbaridad. Comencé a tocarme por encima del pantalón, luego metí la mano y empecé a masajear mi miembro ya erecto como hacía mucho no pasaba. Mientras yo me masturbaba, Sofi hacía lo mismo frente a la pantalla de la PC. Ahora el video mostraba a la actriz chupando el pene bien erecto de su compañero. Debo decir que acabé en el instante al notar algo que al principio no veía bien. Mientras ella se masturbaba con la mano izquierda, con la derecha había agarrado un fibrón grueso y hacía de cuenta que estaba chupando una pija. Deseaba con todo mi ser estar allí, no podía reprimir ese sentimiento. En algún momento se me ocurrió ingresar mientras ella estaba en medio del acto, pero me contuve. Quise ver como terminaba, quería saber si podía tener un orgasmo. Un par de minutos después, el ritmo de sus arremetidas sobre su vagina eran cada vez más rápidos, dejó el fibrón a un costado y se reclinó más sobre el sillón. Sus ojos estaban cerrados y su boquita entreabierta. Estaba llegando al clímax, algo que comprobé cuando la vi estremecerse e inclinar su espalda hacia atrás. Sacó su mano de debajo del pantalón y se las olió. Se ve que le gustaba, incluso se chupó uno de sus dedos. Yo estaba con mi pene en el mano bien erecto de nuevo. Acababa de ver a mi hija tener un enorme orgasmo a pocos metros de donde yo estaba. Lo mejor de todo es que ella no terminó allí, comenzó a abrir los demás videos y seguía masturbándose. El segundo orgasmo tardó un poco más, pero llegó finalmente. En uno de los videos había una escena anal bastante importante, y pude ver como ella se reclinó en la silla y comenzó a hurgar sobre su hoyito trasero. Cuando mi imaginación me transportó hacia allí, viéndome en mi fantasía penetrando ese delicioso agujero, volví a eyacular de tal manera que tuve que cerrar todo e ir a limpiarme al baño. Cuando salí del lavabo, me sorprendió encontrarme a Sofi buscando algo en la heladera. Claro, estaba exhausta. Intenté disimular lo más posible, pero lo primero que me salió es acercarme a ella y darle un enorme abrazo y beso en la mejilla. “Te quiero mucho, papi” me respondió. “Yo también, enana” le dije. Me costó muchísimo, pero no le pregunté nada y el resto del día prosiguió de manera normal. Esa noche, comencé a bajar otros videos de internet. Borré los que había y puse algunos donde se veía teens con hombres más grandes. También algunos lésbicos. Me intrigaba pensar qué pensaría de estos últimos. Si están interesados en que continúe, me lo hacen saber. Hay mucho más todavía.

Autor: BERT25 Categoría: Incesto

Leer relato »

Mamá me convierte en su marido

2022-07-24


Éramos una familia tipo, madre, padre, hermana y yo el hijo menor. La verdad es que mis padre nunca se llevaron bien, siempre fue un ambiente tenso y de conflictos cuando estaban juntos, yo siempre intenté ser el pilar de ella, quien la consolara e intentaba alegrar, ella se aferró a mí y así desarrollamos un vínculo único de confianza y compañerismo, desde chico siempre me dio los gustos que podia y me permitía hacer lo que yo quería, vivimos en una casa humilde y no siempre se podían cumplir los placeres materiales. Yo de a poco me fui enamorado de mi madre a tal punto de volverse mi obsesión, De pequeño nos bañamos juntos, estaba en su pieza mientras se cambiaba, lo normal, como yo era pequeño ella no era muy cuidadosa considerando que yo no entendía la desnudes, cuando nos quedamos solos era normal que ella esté solo en bombacha por la casa o que jugáramos a hacernos cosquillas y tocarnos… con el paso del tiempo ya empezó a tener más recaudó, nos dejamos de bañar juntos y ya me decía que no entrara mientras se cambiaba, yo no quería que esto sucediera, así que esperaba que mi padre se fuera a trabajar e iba y la abrazaba, trataba de tocar sus tetas, ella no se enojaba, y por la confianza que teníamos lo tomaba como una broma y reía, sabiendo mi interés por ella, al está tan descuidada por mi padre comenzó a ser más receptiva a mis atenciones. El ambiente hostil siempre continuaba en nuestra casa, y cuánto más era maltratada por mi padre, yo más la consolaba y fortalecía nuestro vínculo, ella por no perder mi compañerismo en ocasiones dejaba que la abrace y Apretara sus tetas contra mi o que baje mis manos hasta sus nalgas, era para romper el clima tengo y cambiaba su animo entrando a la adolescencia me ganaba la calentura y la leche, quería llegar más allá, trataba de espiarla en el baño, así que cuando se entraba a bañar yo estaba firme para poder observar todo, me obsesiónaba ver cómo se desvestía y quedaba en bombacha, se perdían mis ojos esperando que se sacará todo, ver esa piel blanca, sus tetas redondas, su culo enorme y delicioso, y su concha peluda, ver cómo se enjabonaba, el agua caía y se perdía entre sus curvas , cómo se secaba y se encremaba, era lo mejor que me había pasado. Claro que ella era consiente de que la estaba espiando y se tomaba todo su tiempo en el baño para desvestirse y para bañarse, quería darme el gusto de que la pueda ver bien. Cuando estábamos los dos solos yo no ocultaba mi interés por ella y me quedaba mirándole el culo o las tetas, ella disfrutaba la atención que recibía y lejos de ponerse incómoda se reía y preguntaba en voz alta ¿Qué estaría pensando? Cuando mi padre nos dejó fue lo mejor que nos pudo ocurrir, y por sobretodo a mi, me sentí el hombre de la casa y comencé a actuar como el marido de mi madre, cómo intentando ocupar el lugar que había dejado mi padre, mi madre no me corregio e hizo un clic interno y se libero, me permitió continuar en mi actitud de hombre de la casa. Ya sin tener que cuidarnos tanto de la presencia de mi padre, el clima fue más relajado y los momentos de confianza comenzaron a fluir, sumado a mi adolescencia y que no temia demostrarle mi interés a ella, Las conversaciones tenían bromas y dobles sentidos, los roces cuando ella estaba en la cocina se hicieron más frecuentes y menos disimulados, los abrazos y besos se volvieron más efusivos, ella rápidamente me siguió la corriente y se prestó para disfrutar esos momentos, volvió a ser más desinhibida cómo cuando era pequeño y a actuar más como una amiga o esposa más que como mi madre, yo siempre buscaba una excusa para entrar a su pieza y ella aparentaba intentar cubrirse mientras sonreía y me preguntaba ¿Qué necesitaba? Asi transcurrió el tiempo, Un sábado en la tarde luego de la visita de mi padre para ver cómo estábamos, nos quedamos en el living, ella estaba distraída, mi padre no le había podido dar mucho dinero y esto la preocupo y sensibilizó, claro que yo intenté levantar su animo, cuando mi padre se fue - Ma no te pongas mal - Si hijo, pero si tú padre no nos quiere pasar dinero ¿vamos a hacer? Para mí era mi mejor momento y no quería por nada del mundo que mi padre vuelva a la casa, Insitado por las hormonas y la adrenalina en tono de broma le dije - para no gastar en ropa podés andar solo en bombacha cuando estemos en casa yo no me enojo (nunca había hablado tan directamente del tema con ella) , nos podemos bañar juntos para ahorrar agua, hasta puedo ir a dormir a tu pieza así usamos una sola televisión (fingí reír pero ya le había dicho lo que en realidad quería) ella me miró e hizo una sonrisa de alivio y complicidad demostrándome su aprobación, empezó a reír y siguiéndome la corriente me respondió… - Y vamos a tener que empezar a hacerlo para ahorrar, jaja Dejando de lado las preocupaciones del dinero, Entre risas, , dobles sentidos y verdades paso la tarde, mi madre fue a la cocina y comenzó a preparar la cena, yo incentivado por la aprobación de ella no quería dejar pasar la oportunidad así que decidí continuar, fui a bañarme y salí del baño solo en slip, ella me miró y se sorprendió pero lejos de decirme que me ponga ropa note como en su mirada se despertó el deseo y la exitacion, sonrió, yo antes que ella diga nada le pregunté si le molestaba que este así, me dijo que no había problema. A mí me encantaba que ella me vea así, me gustaba mostrarme como su lo haría su marido, ella se mostró receptiva así que continúe, me acerque por detrás y la abrace, apoyándole mi verga semi parada contra sus nalgas, y le pregunté cuánto faltaba para comer, ella movió el culo haciendo que mi verga quedé justo entre sus nalgas, acomodandola… me animé y baje mi mano hasta su vientre y la comencé a bajar metiendo la adentro de su pantalón y bombacha, ella no decía nada, se mostraba más que satisfecha y me permitía continuar, cuando llegue hasta los pelos de su concha, no lo podía creer, comencé a acariciarlos y lleve la otra mano hasta el mi lugar, tenía mis dos manos metidas adentro de su bombacha acariciándole la concha, ella gimió y susurró, ay que rico. Esto me puso a mil y automáticamente mi pija se terminó de poner dura y llena de leche entre sus nalgas, le empecé a bajar el pantalón lentamente hasta que llegue a descubrir por completo su hermoso culo, blanco y redondo, el que había visto de lejos y ahora estaba sintiendo, con el pantalón bajo se dio vuelta y quedó frente a mi, fue inmediato mirar así concha peluda, era mi sueño echo realidad, ella sabía que tenía todo el poder y que me tenía a su merced, solo atiné a tocarle los labios con la yema de mis dedos, estaban húmedos y calientes, ella estaba tan exitada o más que yo… sin pensarlo me baje el slip desesperado por mi falta de experiencia, cuando estuve desnudo ella se alejo y se termino de bajar el pantalón, mi reacción fue arrodillarme y acercar mi cara a su concha, olía a gloria, frote mi cara contra sus pelos haciendo que me rozaran toda la cara, se la besaba e intentaba lamerla, ellá me agarró de la cabeza y empujó contra su entrepierna, se terminó de sacar la parte de arriba, liberando sus enorme y jugosas tetas, no controlaba la lujuria y exitacion, se prestó por completo a la situación dejando de lado nuestro parentesco, yo la paraba de manosear , arrodillado me frotaba en su concha y abrazándola le masajeaba el culo, ella me levanto y me dijo, si me prometes que no le vas a decir nunca a tu papá podemos seguir, yo le respondí que por si, me beso en la boca mientras me agarró la pija, se arrodilló y empezó a besarla y acariciarla, el momento era tan exitante que luego de unos minutos sin ni siquiera metérsela en la boca me hizo acabar en su cara y tetas, continuo pajeandome hasta sacar la última gota mientras me miraba y lo disfrutaba al máximo, una vez que terminó, muy sonriente y efusiva me dijo si vas a ser mi marido hoy vas a dormir en mi pieza. No? Esa noche mi madre me enseñó a coger, cómo se debe chupar la concha, a ella le encantaba que le besaran el ano, y a mi me encantó aprender a hacerselo… con toda mi energía, la monte tres veces durante la noche, pero eso se los voy a contar en el próximo relato.

Autor: alexander107 Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi sobrina de 16 me vuelve loco con sus enormes tetas

2022-07-24


Tengo que confesar que mi sobrina tiene 16 años y siempre que veo sus grandes tetas me pone la verga durisima, ella vive conmigo y a veces se pone unos escotes que dejan ver sus tetotas, yo suelo coger su brasier de la ropa sucia y la envuelvo en mi verga dura, asi me la jalo imaginando que mi sobrina me masturba con ese par de tetotas, todas las noches me masturbo fantaseando con tener a mi sobrina arrodillada frente a mi y verla a los ojos mientras ella me saca la verga del pantalón, yo le meto mi verga dura dentro de su boca y se la empujo hasta el fondo de su garganta, siempre imagino que mi sobrina me chupa la verga y me la deja llena de saliva, luego le pongo mi enorme verga dura entre sus grandes tetas y la obligo a hacerme una paja rusa mientras ella sonríe con malicia, siempre eyaculo muchísima leche cuando morboseo con las tremendas tetazas de mi sobrina, algun dia encontrare la forma de convencerla para hacer realidad mi deseo sexual con ella, voy a disfrutar de sus tetazas hasta aventarle todo mi semen sobre sus tetotas y su carita de puta engreida.

Autor: Anónimo Categoría: Incesto

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!