Relatos Eróticos de Incesto


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Mi Papi

2021-11-23


Incesto padre-hija | 14 años | romántico | ©Stregoika Mi padre siempre ha sido un buen padre. Amoroso, presente y nunca me ha faltado nada. A los 14, me demostró deseo por primera vez. Sí, se aguantó bastante, creo que se hizo la paja pensando en mí durante años. Pero ese día, que al fin se animó, resultó estremecedor para mí. Estaba sentada frente a mi computador y lo llamé para mostrarle una foto sin importancia. Yo estaba haciendo un poco de tiempo mientras me iba a encontrar con un muchacho que me gustaba, pues llegar a tiempo sería demostrar el hambre. Entonces me metí a Facebook.    —¡Papá, papi, mira esta foto tan chistosa de mi tía Soledad!    Él llegó y se inclinó para ver la foto de cerca. Era una de esas pantallas que solo se ve bien lo que sale si uno está bien de frente, así que puso su cara junto a la mía. A mí, nada de lo que él hacía podría incomodarme. Había sido bastante tierno y caballeroso toda la vida. Vio la foto de mi tía montando caballo y rio unos segundos, pero otra cosa llamó más poderosamente su atención. Yo me había arreglado muy bien, pues quería sorprender a ese chico. Me había puesto una blusa re—escotada y me había perfumado bien. Para rematar, la mamá de una amiga, que era profesional en eso, me había maquillado. Creo que mi papá me encontró muy provocativa. Solo exhaló una enorme cantidad de su aliento, que siempre me había parecido tan varonil… y bajó la mirada hacia mis senos. Tengo que hacer una pausa para explicar algo, que parte de lo que le debo a mi papá es la seguridad y autoestima que tengo, que, aunque no lo crean, no es fácil ni para una muchacha, todo mundo cree que por ser mujer y ser jovencita, se tiene el cielo a dos manos, pero no es así. Mi papá me explicó que las mujeres siempre estaban compitiendo entre ellas y que a las más bonitas siempre era a las que más odiaban y que yo tenía que ser fuerte, porque era muy hermosa e iba a tener muchas enemigas. Que, de hecho, buscara siempre mejor tener amigos hombres. Pero que si él me decía que era una niña asombrosamente hermosa, le creyera. Entonces, yo sabía que era hermosa, muchos me lo decían, todos querían conmigo, hasta mis profesores y mi papá. Yo sabía de sobra cómo los hombres se pueden volver bobos por unas puchecas, unas nalgas bonitas, una falda cortita, unos pantalones que se le marquen a una adelante (aunque yo no hago eso, qué boleta) … y ver como mi propio padre caía presa del embrujo era una sensación muy rara. Cuando lo tenía ahí, con su cabeza al lado de mía, mirándome entre la blusa, se me juntaron mil cosas en la cabeza. Pero en la cabeza o sea, en la cabeza tenía confusión, pero mi cuerpo y mi corazón parecían no tener dudas y eso solo aumentaba la confusión en mi cabeza. Sentir su calor era rico y la sensación de proporcionarle ese ‘gusto’, de ser yo quien lo ponía así, era una cosa que no se comparaba con nada. Yo no era virgen, hacía más o menos un año me había acostado con un compañero del colegio, uno de grado once que me gustaba mucho, muchísimo. Pero aun así no había comparación. Es bastante difícil de explicar. Ni por más cara bonita o mejor que se vista un muchacho o más marcados que tenga los abdominales, no se le comparaba a un hombre. Exactamente eso: a un HOMBRE. Ni siquiera mis amigas pueden entender lo que quiero decir. Obvio, a ellas no les hablé nunca de mi papá, pero a mí ya me tenían fichada dizque me gustaban los ‘viejos’. Con el tiempo me aburrí de intentar que entendieran y empecé a aparentar ser como ellas. Pero por dentro, siempre supe la diferencia entre un mocoso y un hombre y sí, el hombre más hombre que conocí en mi vida fue mi papá. Ya llevábamos como dos o tres segundos de estar ahí, congelados ambos, yo, quietecita para que él mirara y él, mirando. Parecía querer tener rayos X y ver a través. De verdad me hacía sentir bonita. Me dio un beso en la mejilla y entonces otro y entonces otro más. El primero, fue fuerte y sonoro. Un beso de padre. Desde el siguiente, pasando por el siguiente y luego por el siguiente, los besos en mi mejilla se volvieron más silenciosos, suaves y lentos. Sentí como si me hubieran puesto un cable pelado y pasando corriente justo en el centro de la espalda, donde empieza la cintura. Ni siquiera cuando ese chico con quien perdí la virginidad, me penetró por primera vez, sentí eso.    La confusión en mi cabeza no servía para nada, porque el cuerpo y el corazón simplemente la ignoraban. Yo nunca había sentido algo tan rico. Sentía que las hormiguitas me habían llegado a los antebrazos y al espacio entre el dedo gordo del pie y los otros dedos. Sentía un tornillo girando allí. Si eso era con uno besitos… ¿cómo sería…? La mandíbula empezó a temblarme. Al fin me moví, porque el voltaje en la espalda era insoportable. Delicioso, pero insoportable, había algo que presentía y quería evitar a toda costa. Pero mi papá también se movió. El siguiente beso que me dio, fue con boca abierta. Pasó su mano detrás de mí y me agarró fuerte por la cintura. La sensación de que con su brazo alrededor nada malo podría pasarme nunca, era magnifica. Así que, mi papi, dejó ocultos sus dientes detrás de sus labios y me propinó una mordida en la parte de atrás de la mejilla, cerca al oído, que me electrizó. Aquello que quería evitar, aquello que temía, sucedió. Algo en mi bajo vientre se puso muy contento y sentí algo así como un escalofrío, un palpitar, me mojé y sentí unas enormes ganas de ser penetrada. ¿Quién puede encender eso sino un verdadero hombre? Al mismo tiempo se me escapó un gemido. Otra cosa que, las veces que había tenido sexo con muchachos, no había ocurrido. Los gemidos, los había oído y los había fingido cuando hablaba de sexo con mis amigas, pero nunca había imaginado que estos salieran por sí solos, sin permiso, en un estado tan rico como el que me tenía mi papá.    —¡Yuri, Iván Andrés ¿qué están haciendo?! —Prácticamente gritó mi mamá. Nunca supimos cuánto tiempo llevaba detrás de nosotros. Yo salí corriendo a mi habitación y nunca, créanme, nunca supe que pasó con ellos. Recuerdo que me senté frente al espejo y me pasé las manos por la cara y cuando moví los brazos, sentí algo que se me hizo conocido. Se me habían crispado los pezones. Abrí las ventanas y me abaniqué con una cartulina. Mi mamá cambió del todo con ambos. Con el paso de los años entendí que lo que ella vio no fue un abuso, sino una infidelidad. Creo que me vio más contenta de lo que ella podía aceptar. Ambos la traicionamos al tiempo. Pocos días después de descubrir a mi papá besuqueándome y a mí responder con ese profuso gemido de excitación, sus maletas estaban en la puerta. Nos dejó solos prácticamente sin decir nada. A mí me afectó una décima de lo que hubiera imaginado y entendí que mi madre nunca fue tan especial para mí. Si por cualquier otra razón se hubieran separado y hubiera yo tenido que elegir con quien quedarme, hubiera elegido a mi papá de todas formas. La vida a solas con mi papá se convirtió en un idilio, tan gradualmente que no nos dimos cuenta. Desde el primer día sin mi mamá, él y yo ya nos mirábamos con coqueta complicidad. Al día siguiente nos tratábamos como el padre y su hija más amorosos que hubiera visto el mundo y reíamos muchísimo. Abrazos, mimos, carcajadas y besos en la mejilla, pero ya desprovistos de toda inocencia. No decíamos una palabra al respecto, pero ambos sabíamos que teníamos ganas de hacer el amor. Y bien, la primera vez ocurrió al fin. Mi papá sabía que ese día iba yo a encontrarme con aquél chico otra vez y yo sé que se remordía de celos. A él le daba como pena admitirlo y hasta me daba permiso de ir… ¡era lindo! Pero no resistió más.    —¡Yo llego temprano, te lo prometo…! ¿A las 12?    —A las 10.    —¡A las 12!    —¡Yuri!    —¡Papi! —me di cuenta de que estaba provocándolo.    Me gustaba poner en evidencia sus celos.    —A las 10 — dijo él.    —¡A La 11! —pero vi su cara y me dio miedo— está bien, a las 10. Voy a bañarme. Y así lo hice, aunque con una diferencia muy importante de cuando pasaba al baño normalmente. Creo que fue una de esas cosas que una hace por deseos inconscientes. Inconscientes, pero deseos, al fin y al cabo. Pasé frente a él desde mi habitación hacia el baño, en ropa interior. Después de 10 minutos en el baño, hasta se me habría olvidado, pero no, el efecto llegó retardado, pero llegó. Mi papá se me entró al baño. El corazón me dio un brinco cuando la puerta se abrió. Recordé instantáneamente las maripositas que habían invadido todo mi cuerpo el día del beso delante del computador. Era una emoción que solo él me podía proporcionar.    Se quedó de pie mirándome a través del vidrio martillado y no dijo nada. Yo tampoco dije nada. Los segundos pasaron y como no hubo movimiento ni palabras, decidí hacer algo antes que él quizás se fuera. Abrí la puerta corrediza de la ducha. Estábamos ahí mirándonos a los ojos como dos enamorados. De todas las veces que me hubiera mirado un hombre, ninguna mirada se le comparaba. Una mirada de deseo se volvía ordinaria ante la suya, que expresaba más que todo, veneración. Al fin habló:    —Yuri. Tú eres el ser más hermoso que haya visto y vaya a ver en la vida. Cuéntame todo de tu vida, siempre, cuenta conmigo, pídeme consejo sobre tus amores, que yo te lo daré, aunque muera de celos y dolor por dentro.    Fueron todas las palabras que hubo. Así que eso era. Mi papá estaba enamorado de mí, mi mamá lo sabía y eso explicaba muchas cosas. Caminé hacia él y lo besé. En un segundo estábamos besándonos con los rostros agarrados a dos manos. Él me tomó de la mano y me llevó a la sala, así, desnuda y escurriendo agua y jabón. Me tendió gentilmente sobre el sofá y empezó a besarme todo el cuerpo. Mi corazón golpeteaba como una fiera enjaulada y la respiración se me aceleró. Al fin estaba sintiendo otra vez ese rico hormigueo, el endurecimiento de mis pezones y por supuesto, el pubis apretando y soltando, incendiado de ganas. Mi papá me envolvió con sus brazos para besarme los senos. Qué sensación celestial. Me chupaba los pezones con una agresividad inusitada y que me gustaba mucho, al mismo tiempo de esa sensación de que en sus enormes manos subiendo y bajando por mi espalda, nunca nada malo podría ocurrirme. Sujeté su cabeza con mis manos. Entonces me besó el cuello y la cara. Se quitó la camisa y yo, por algo que no razoné, algo que hicieron mis manos por sí solas, le desabroché el pantalón. Jamás olvidaré ese primer vistazo que di a su pene. Ese sí era un pene y me hizo tener una sensación de querer tenerlo adentro, muy diferente a lo que ocurría con los muchachos. Me di cuenta de inmediato de que yo sostenía relaciones con chicos de manera enteramente experimental, pero nunca había sabido lo que de verdad era desear a un hombre. Antes de cualquier cosa, mi papá puso su cara entre mis piernas y me lamió toda. Mientras lo hacía, frotaba mi vientre con su mano, abriendo y cerrando los dedos. Parecía querer llegar hasta mis entrañas con su lengua. Eso era ser deseada. No se detuvo, no paró, siguió y siguió lamiéndome y dando chupadas a mis labios y cavidad vaginal de manera exquisita. Yo no paraba de gemir ni de contonearme. El calor subía y subía, él comía más y más y yo sentía más y más rico. Agarré su cabeza y la empujé hacia mí.        Cuando hice eso, él se enfocó en el centro. Repentinamente olvidó mis vulvas y pareció ya no querer entrar hasta mis entrañas. Ahora solo agitaba mi clítoris con su lengua y grité de placer por primera vez en mi vida. Siguió haciéndolo, más y más y yo ya no era dueña de mi cuerpo, pues este por sí solo se retorcía, subía y bajaba y emitía gemidos. Inclusive, en un impulso incontenible, cerré las piernas con mucha fuerza. Mi pobre papi quedó como atrapado en una prensa, pero aun así seguía lamiéndome, lamiéndome y lamiéndome. Un estado completamente nuevo para mí estaba llegando. Jamás había si quiera imaginado algo así. Se sentía tan rico en todo el cuerpo que, uno; me volvería adicta a ello y dos; empezaba a sentir más y más amor por él, pues me llevaba al cielo. Hasta las mezclas de sensaciones opuestas resultaban maravillosas: El miedo de sentir que la respiración se detenía a causa del placer y que ese placer fuera nada menos que mi papá lamiéndome. Empecé a sentir una presión en el pecho bajo que competía con el placer. Ambas cosas ascendían como volcanes. No pude respirar más, ni siquiera para dar los gritos que sentía tantas ganas de dar. Temblaba como atacada por una descarga de alta tensión, la piel de todo el cuerpo se me crispó, sentía hormiguitas caminando dentro y fuera de mí y sentí que un chorro de líquido descendía hacia mi vagina para salir gloriosamente. Cuando me percaté, ya no apretaba la cabeza de mi papá contra mí, sino que trataba de apartarla. Después de unos segundos de gloria, dejé de temblar. Mi papi estaba abrazándome y dándome besos en el cuello y la cara.    —Te amo mi Yuri —me susurró.    Yo no tuve fuerzas para contestar nada. Él me envolvió en sus brazos y pecho y siguió dándome besos en la cabeza. Los sonidos que hacía mi garganta parecían llanto y me preocupaba que él creyera que lo fuera. Yo en verdad acababa de tener mi primer orgasmo y estaba teniendo un éxtasis sublime.    —Nos vamos a congelar —rio él.    Yo respondí con una risilla, lo que me indicó que ya estaba recobrando el control de mi cuerpo. Mi papi me cargó hasta la habitación, tomó una toalla del armario y me secó.    —Me gustó muchísimo —le dije.    Él apretó mis labios con el pulgar y el índice y me dijo:    —Esperé esto por mucho tiempo.    Y ha sido cien veces mejor de lo que siempre soñé.    —Hazme el amor, papi.    Sin más, me agarró por la cintura y me acomodó. La cama brincaba como una gelatina. Ahí estaba al fin yo, con las piernas abiertas para mi papá. Me encantaba su pene. Si bien el grosor era normal, el largo era estupendo. Lo agarró con la mano y lo untó en mi abertura vaginal. Suspiré de emoción. Mis labios vaginales cubrían el glande de papi… él se acomodó sobre mí y empujó gentilmente. De nuevo gemí, bastante fuerte. Estaba entrando centímetro a centímetro, abriéndose paso entre mi estrechez, conquistándome, llenando mi vacío. Otra vez experimenté la incomprensible mezcla entre dolor y placer y la rica sensación de tener adentro a quien quieres tener adentro. Enterré mis dedos en su espalda. Pude oírlo gemir también, estaba dichoso. Desde aquel día viendo esa ridícula fotografía había soñado entre remordimiento, miedo y deseo con estar así con él. Con satisfacer su crudo deseo, su mordaz obsesión por mí.    Me encantaba tanto tenerlo dentro como verlo disfrutar estar dentro de mí. Papi se separó un poco de mí para hacerme más fuerte. Y me hizo más y más fuerte. Estuvo a punto de provocarme otro orgasmo, pero no alcanzó. Jamás lo culparía por eso, después de tan rico que fue el primero. Lo vi fruncir el ceño y mirar fijamente mi cara mientras gruñía. Inesperadamente cayó sobre mí y entre resuellos dijo:    —Discúlpame, mi vida, perdón, no pude resistirlo —y me apretó con sus manos.    Siguió pidiéndome disculpas por habérseme venido por dentro, con la cara ahogada en mi cuello. Creo que seguía disculpándose y seguía eyaculando.    —No importa, papi.    —Te prometo que no lo volveré a hacer…    —Pero sí me vas a seguir haciendo el amor ¿cierto?    —Cada día, preciosa; cada día —y me besó en la boca. Para mí fue perfecto. Por años vivimos como pareja, mi papi y yo y el hecho que la primera vez que lo hicimos, me hubiera dejado su semen dentro, fue algo muy lindo. Me permitió no obsesionarme con ello y ser muy creativos con sus venidas el resto de veces. Por su puesto, tuve algunas aventuras con chicos de mi edad, pero pasaron varios años hasta que encontrara uno que le hiciera competencia a mi papá. Todavía agradezco la juventud tan buena que pasé, como me ponía y lo rico que me hacía. Me fascinaba que me hurgara con su largo pene. Hace pocos días me encontré con sus cuentos en internet. Vaya que le gustaban las adolescentes y en especial las colegialas. Creo que si a los hombres no los reprimieran tanto, las mujeres en general la pasarían mejor. Por eso decidí contar mi historia, con el aval y el mismo seudónimo de mi padre: "Stregoika". Fin Más del mismo autor Profe: ¿Se puede embarazar una si hay semen en el agua de ... https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2290 Ordeñada express por nena de grado 8º https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2848 Fabiana, polvito de 12 años (grado sexto de colegio) https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2183 Las tres condiciones para al fin VIOLAR una colegiala https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2789 Manoseador de colegialas confeso http://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2138 Upskirt apabullante (nena de ±12) https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2130 Jenny 1995 parte 1 https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2128 parte 2 https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2129 Percepción de un mirón reprimido https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2968 ¡Ay profe, me haces igual que mi papá! https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2997 De paseo con mi hija Carla https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=3037 La mansión cobo de palma - Burdel preteen clandestino https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=2136 Así recuperé a mi hombre, arrechándolo con nuestra hija https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=3065

Autor: Stregoika Categoría: Incesto

Leer relato »

¡Que bellas vacaciones!.

2021-11-22


Me llamo Milena, soy hija única, mi madre la recuerdo vagamente pues nos abandonó cuando yo estaba en edad infantil, desde entonces mi única referencia de afecto es mi padre; Giuliano, mis abuelos residen en el extranjero, así que somos solo Giuliano y yo, hace tiempo que dejé de llamarle papá, él es un hombre joven y muy apuesto. Yo estudio en Santiago en la Universidad Católica, Campus San Joaquín, pero vivimos en Reñaca en la quinta Región, así que estoy de lunes a viernes en Santiago y me vuelvo el fin de semana a casa de Giuliano, soy muy afeccionada a él y quizás un tanto celosa de sus conquistas, de cierto no conozco una oficial, pero sé de sus aventurillas y hay noches en que no vuelve y yo me desvelo pensando que se está revolcando con alguna golfa, a veces también me masturbo con este pensamiento de mi padre cogiendo a otra mujer. Ese verano en particular yo había terminado mis estudios y me había regresado a vivir con él como dueña de casa, trataba de complacerlo porque él siempre está pendiente de mí, sentía que le debía devolver en algo su amorosa predisposición hacia mí, quería serle de compañía, quería estar más cerca de él, secretamente dentro de mí, se había insinuado también la locura de seducirlo, aunque si no tenía la menor idea de cómo hacerlo. Las altas temperaturas estivas me dieron la ocasión, me vestí solo con bragas y una amplia remera azul marino, mis bragas eran azul celeste, mi padre embelesado mirando el fútbol, ni siquiera me dignaba una mirada: —¿Quieres beber algo, Giuli? … —¡Oh!, cariño … gracias … una chela estaría bien … Le traje una cerveza heladísima y me puse delante de la Tv para ver si me miraba, pero lo único que hizo fue barbotear un “gracias” y me empujo hacia un costado para seguir mirando la partida en la Tv, me senté en el descanso del diván estirando mis largas piernas bronceadas, solo entonces me miró por unos segundos y continuó interesado en la partida, bueno al menos no me llamo la atención por girar en casa con tan poca ropa encima. Un poco acongojada me fui a mi habitación del piso superior, mientras subía las escalas, sentí su mirada en mi culo y piernas desnudas, por un segundo se me contrajo la conchita y mi culito en un modo placentero y con una tremenda excitación, él me había mirado, él se había fijado en mí. Como padre él no debía haberlo hecho, como hombre me gustaba que él se fijara en mí, él no era como los muchachos de la universidad que también me miraban, era diferente, su mirada era como la aprobación de cómo me estaba transformando de niña a mujer, también había una morbosidad en ello, el gustito de lo prohibido. Una de mis fantasías era que él reaccionara como macho y ante la excitación de mi joven cuerpo de mujer, no se pudiese contener y me atacara sexualmente haciéndome una infinidad de cosas terribles que me excitaban sobre manera, eran tonterías que me ayudaban en los momentos en que disfrutaba a solas de mi cuerpo de mujer excitado, mis frecuentes masturbaciones. Ahora yo me aceptaba con mis generosas curvas y ya no me sentía cohibida al estar frente a él, me gustaba que él también disfrutara de mis formas sinuosas y sensuales, ésta aquí era yo, una mujer bella y deseable. Continuábamos a disfrutar del verano, pero una improvisa tormenta de esas terribles, desató las fuerzas de la naturaleza que se ensañaban bramando con aullidos de viento, cortinas de lluvia torrencial y explosiones de luz estridente de truenos y relámpagos sobre el despavorido mundo, yo me daba vueltas en mi cama sintiendo la furia del temporal, recordando que cuando niña me iba a la cama de mis padres buscando un refugio y una seguridad ante las amenazas de las inclemencias del tiempo, así que me pareció natural levantarme solo con bragas y remera y dirigirme al dormitorio de papá. —Giuli, ¿Te molesta si duermo contigo? … sabes … la tormenta … —¡No, para nada, acomódate! … Nerviosa y excitada me metí bajo sus sabanas, se olía su cuerpo, me acurruqué a su pecho, sentí los vellos de sus piernas en mis piernas lisas y suaves, imaginé que estaría vestido solo con sus boxers, estábamos muy cerca el uno del otro. —¡Abrázame! … Dije casi en un lastimero susurro, sentí su mano en mi hombro, no quise moverme más, su cálido aliento estaba en mis cabellos, su respiración se normalizó y me hizo pensar que se había adormecido, tome su mano y la lleve a mi pecho, su muñeca quedo entre mis senos, afuera el temporal resoplaba con feroces ráfagas de viento y lluvia, me sentía segura y protegida, me adormecí envuelta en los brazos de mi padre. Al día siguiente me levanté y mi padre ya lo había hecho, me sentí un poco culpable de mi modorra, yo quería preparar el desayuno para él, rápidamente entré en el baño sin llamar a la puerta, vi la figura de mi padre bajo la ducha a través del vidrio fumé, no era tanto lo que se vislumbraba, pero inequívocamente eso que tenía en su mano era una verga enorme. —¡Pero Milena! … ¡Me estoy duchando! … —¡Giuli, disculpa! … ¡Pensé estabas en la cocina! … voy a poner agua y preparar el desayuno … Salí caminando hacia atrás hipnotizada con la vara de carne que se adivinaba a través del borroso vidrio. Esto fue el inicio de un cambiamiento de táctica, desde esa mañana comencé a levantarme yo más temprano que él, mientras la calidez del agua bañaba mi cuerpo, sentí la puerta del baño. —¿Milena … te falta mucho? … —¡Estoy casi lista! … No entró al baño y no sé si me habrá visto a través del vidrio, pero fue muy breve su intervención, me sentí ligeramente frustrada. Al día siguiente me bañé y luego me puse a esperarlo, al horario habitual sentí la puerta del baño. —¿Has terminado, Milena? … —¡Sí! … acabo de cerrar el agua … ya terminé … puedes entrar … Lentamente entró un poco vacilante, yo estaba de pie detrás del vidrio borroso, pero sabía que él podía distinguir mi figura y mis formas. —¿Me podrías pasar una toalla, por favor? … Lo sentí acercarse al vidrio, abrí la ducha justo un poco y me asomé sonriente. —¡Gracias! … ¡Muy gentil! … Me sequé a la rápida y me envolví en la toalla que por cierto era la más corta que encontré, dejaba al descubierto casi por entero mis glúteos, hice como si nada y eche dentífrico a mi cepillo y me puse a cepillar mis dientes, él hizo lo mismo, estábamos uno al lado del otro cepillándonos nuestros dientes y lanzándonos furtivas miradas en el amplio espejo, creí notar una ligera protuberancia en la parte delantera de su bata, pero no podría afirmarlo con certeza, esperó a que yo me fuera para meterse bajo la ducha. Varios días después, seguíamos con el juego de la ducha y las veladas provocaciones mías, esta vez lo esperé con el agua corriendo sobre mi cuerpo. —¿Estás lista, Milena? … —¡No! Giuli … ¡Pero entra … entra! … Lo sentí entrar y se fue directamente a cepillarse los dientes, yo fingía detrás del vidrio borroso de enjabonar mis tetas y muslos, él me daba la espalda, pero no sé si me miraba a través del espejo, luego le pedí me pasara la toalla y salí a cepillar mis dientes, lo vi parado esperando que saliera. —¿Qué haces? … la ducha está vacía puedes ducharte, yo ya casi termino … Lo vi que se despojó de su bata, pude admirar su cuerpo tonificado, sus amplias espaldas de nadador, sus fornidos y musculosos muslos, se metió a la ducha y cerrando la puerta del vidrio fumé se sacó sus boxers, aun así, podía apreciar a través del vidrio la ágil y fornida corporatura de él, salí del baño mirando el amasijo de negros vellos púbicos y la característica y fornida masa de carne que pendía de su pelvis, me encantaba esta velada desnudez del cuerpo de mi padre. Fueron más de un par de semanas en que compartíamos el baño con todo el pudor posible entre padre e hija. No sé en qué momento me pase a interesar por las formas anatómicas de papá, ya no me interesaba que él viera las mías, sino yo ver su cuerpo masculino harmoniosamente musculoso, hacía que mi panocha se transformara en una laguna, no podía sacar de mi mente la noche de tormenta con mis delicadas piernas en contacto con sus piernas fornidas y velludas, su brazo en medio a mis pechos protegiéndome, pero yo quería más de eso. Necesitaba acercarme un poco más a papá, hacía muchos años que no nos tocábamos ni abrazábamos, siempre manteníamos una distancia sideral el uno del otro, esto debía cambiar a la brevedad, mi mente era un hervidero de ideas de cómo lograr este cometido. De seguro no podía volver a meterme de nuevo en la cama de mi padre, pero esos momentos quedaron impresos en mí, nuestro contacto más bien fue casual, no nos abrazamos ni nos besamos, eso es lo que yo pensaba cambiar, debía incitarlo a tener un contacto físico conmigo más frecuente y natural. Comencé con pequeños acercamientos, en la mañana lo saludaba con un ósculo, cuando él se iba a sus labores también, en todas las ocasiones en que él me hacía algún cumplido o me daba felicitaciones por algo bien hecho, yo le retribuía con un beso rapidito ya sea en sus mejillas o labios, nunca hizo ningún comentario al respecto, solo que le veía feliz con mi actitud. Pasó esa semana y yo continuaba con mis atenciones de cariño a papá, llegó el fin de semana y había un partido de la roja con un equipo extranjero, papá estaba ensimismado en el partido, además, íbamos ganando un tanto a cero, él estaba sentado cómodamente en la esquina de diván prestando toda la atención a la Tv, me acerqué a él y me dejé caer en su falda. —¿Qué estás haciendo? … —¡Me siento en tu regazo! … —¡Sí!, ya lo veo … pero ¿por qué? … —Pues cuando niña tú me permitías sentarme así contigo … ¿cuál es el problema? … —¡Urgh! … ¡Umpf! … bueno … Papá refunfuñaba un poco molesto, pero me dejo estar y se acomodó para no perderse el partido de futbol, apoyo una de sus manos en mi espalda y en la otra mantenía firme el control remoto, me acomodé en su pecho, la posición no era de las mejores y al parecer él se sentía un tanto molesto, con la excusa de ir a buscarle una cerveza me levanté y luego le dejé tranquilo, no había manera de competir con la roja. Esperé, y otra oportunidad se dio en un par de días, esta vez me aseguré de no tuviese en mano el control remoto, lo quería con sus dos manos libres, de lo más natural me senté en sus piernas y me acomodé recostada en su pecho a mirar la Tv, papá no reclamo nada en absoluto, se movió solo para que me acomodara mejor, le tomé su mano y la coloque cerca de mi ombligo, lo noté nervioso no sabiendo donde colocar sus manos. —¿Tienes miedo de tocarme? … —¿Umpf! … ¡Urgh! … Quizás mi pregunta se sentía un poco descarada, así que traté de cambiar el tono. —¡Digo! … Antes cuando pequeña, me abrazabas, me besabas … hasta me dabas algunas nalgadas si no me comportaba … ahora nada … me rehúyes … —Bueno, hija … cuando entraste en la adolescencia, sentí que ya no querías mis muestras de afectos … te distanciaste de mi … creciste y te dejé ir … —Pero tienes que entender que en la adolescencia se hacen tantas cosas que son propias de esa edad … yo quiero tener otra vez ese apapache que debe existir entre un padre y una hija … no te pido nada de extraño, papá … devuélveme tú cariño … solo eso … —¡Sí es lo que quieres … eso tendrás! … ¡ven aquí donde papá, hija mía! … Mi padre me paso sus brazos por la cintura y me abrazó con mucho afecto, yo me sentí como esa niña de entonces y me refugié en sus firmes pectorales, no sé si él se dio cuenta de que no vestía sujetador, mis tetas se apretaron a su pecho. A medida que pasaban los días sus muestras de afecto se hacían más efusivas, me acariciaba y me tenía rodeada con sus brazos en toda oportunidad que yo me acercaba a él, ya no le resultaba extraño de que yo me sentara en su regazo mientras miraba la Tv, en una de esas, yo vestía solo una remera amplia y esta se arremangó por sobre mis bragas, él tenía su mano en la parte superior de mi muslo, casi rozando el borde mis bragas, es más estaba rozando la parte elastizada de mi pequeña prenda y su dedo jugaba con el bordado, mi pequeño coñito sentía esa sutil excitación y comenzaba a humedecerse. Nunca antes la mano de mi padre había estado tan cerca de mi conchita, en un impulso instintivo tomé su mano y la coloqué sobre mi coño. —¿Por qué no la colocas aquí? … Mi padre se sorprendió y se sonrojó, retirando la mano intempestivamente, como si mi piel le quemara. —¡Disculpa! … ¡No quise hacer eso! … Quizás mi tono de voz no fue el más adecuado, pues no quería que sonara a un reproche. —¡Papá, está bien! … ¡No te estoy reprochando! … —¿No te parece que esto es demasiado íntimo? … Tomé su mano y la volví a colocar en mi entrepierna. —¿Que hace qué esto? … Luego la volví a mi rodilla. —¿Sea más íntimo que esto? … Papá retrucó —¡Está claro! … ¡Esa sobre tus bragas es más indecorosa! … —¿Por qué indecorosa, Papá? … Me levanté de prisa y fui a buscar un álbum de fotografías familiares, había una fotografía en especial donde papá me tenía en sus brazos con su mano abierta sobre mi chocho, claro está que yo era una bebita, me volví a sentar en su regazo y le mostré la foto. —¿Ves donde tienes tú mano en esa fotografía? … Mi padre se sonreía y me miraba con afecto e incredulidad. —¿Estas bromeando? … ¡Ahí tenías apenas cinco años! … —¡Sí! … ¿Y cuál es la diferencia? … ¡Solo un amasijo de vellos! … Tomé su mano y la volví a poner sobre mi coño. —¡Con tu mano ahí me siento amada, querida, protegida! … ¡Eres mi padre! … Se quedó en silencio y no movió su mano de mis bragas, no sé si se creyó el saco de mentiras que le estaba diciendo, pero el peso de su mano en mis bragas y sus dedos rozando mis labios vaginales, inclinaba la balanza a mi favor. Me levanté a guardar el álbum y me despedí de papá antes de irme a dormir, una vez en mi cuarto sobre mi cama, todavía sentía el calor de la palma de la mano de papá en mi entrepierna, era casi evidente la humedad sobre la ranura de mi conchita, metí mi mano bajo mis bragas y el calor de mi sexo ostensiblemente se debía a esa velada caricia. Mis dedos comenzaron a viajar a lo largo de mi ranura empapada, imaginaba los dedos de mi padre separando mis hinchados labios, poco a poco fui metiendo mis dedos dentro de mí, me puse boca abajo en mi cama mientras empujaba mis dedos más adentro de mi concha, estaba acostumbrada a masturbarme, pero la imaginación de ser tocada por mi genitor nunca la había experimentado, me bañaba a mares fingiendo que mis dedos eran los de él, mis glúteos y mis piernas comenzaron con un agradable temblorcillo, me puse otra vez de espalda y mientras sobajeaba mi clítoris con desesperación, mis dedos se hundían en mi sexo una y otra vez. —¡Aaarrrggghhh! … ¡Ssssiiii! … ¡cógeme, papá! … Mi orgasmo fue bestial, mis piernas se plegaban hasta mis pechos, luego se abrían y cerraban fuera de todo control, al cabo de unos minutos con mi respirar jadeante y afanoso, me quedé dormida con mis piernas abiertas de para en par, exhausta pero contenta. Fueron muchas noches de apasionadas masturbaciones pensando a mi padre, una vez que se huele el fruto prohibido, una lo persigue como un sabueso, está claro que también incumbía el aspecto moral, una relación sexual entre padre e hija está vetado por ley, consanguíneos creo que se dice, pero esa ley está pensada para los efectos secundarios del incesto, la prole que deriva de una relación consanguínea puede venir con defectos físicos y/o mentales, esto según la ciencia, pero yo no quiero descendencia con mi padre, yo solo quiero que su cuerpo y el mío nos unamos en el placer del sexo, además, hay tantos sistemas de control de la natalidad al día de hoy y yo tomo la píldora desde casi dos años, yo lo que quiero es tener sexo con papá y no veo impedimento alguno. Esa cosa ancestral y atávica del incesto no me quitaba de la cabeza el meterme en las sabanas de mi padre, me parecía lo natural, no el contrario. Por qué entre dos personas que apenas se conocen está bien que se peguen un revolcón y entre dos seres que se conocen, que se quieren y se aman de toda una vida no está bien que se unan sexualmente, es del todo ilógico, pensaba esto y muchas cosas más, todo me excitaba, todo me mantenía encendida todo el día. Me adormecía pensando en él y me despertaba con el pensamiento de correr a la ducha para poderlo ver ahí junto a mí, con su albornoz que escondía toda la magnifica masculinidad de él, el hormigueo que se generaba en mi ingle mirando su albornos con esa ligera protuberancia a la altura de su sexo, impajaritablemente me hacía humedecer y sentir un gustito morboso en mi entrepierna, él se daba cuenta de mi turbamiento y a su vez no podía esconder la fuerza de la naturaleza que corría por sus venas y terminaba con una erección incipiente, él también me ve como mujer y no solo como hija, la balanza continuaba a inclinarse en mí favor. Fueron muchas las tardes en que me senté en sus faldas, él ya se había acostumbrado a mi peso, también su mano se acomodaba con toda naturalidad sobre mi concha, pero yo quería sentir su hombría. La ocasión se presentó mientras veíamos una película de acción, pero con varias escenas de sexo, en una de esas secuencias, acomodé mis glúteos sobre su coso y comencé a mecerme al ritmo de los actores. —¡Hey! … ¡Hey! … ¡Despacio … que me pones en una situación embarazosa! … Papá había detenido mis movimientos presionando con su mano sobre mis bragas, sentir a mi padre admitir que se excitaba conmigo, no hizo más que enardecerme y continué a moverme aun cuando ya no había ninguna escena de sexo, mi padre jadeaba mientras yo me seguía restregando contra su pija. —¡Detente! … ¡No podemos hacer esto! … Con su mano firmemente sobre mi coño, él me impedía de continuar, pero yo insistía y con mis glúteos trataba de atrapar la dureza que pulsaba bajo sus jeans. —¿Por qué no? … ¿Quién dice que no podemos? … ¿Quién dice que está mal? … ¿Por qué otros tienen que decidir por nosotros? … ¿Por qué no podemos disfrutar junto al ser que amamos? … Al parecer mis palabras hicieron mella en él, porque después de un rato papá me soltó y me dejo libre de moverme, lo sentí moverse levemente, luego jadeando afanosamente sus músculos se tensaron, se estremecía en modo ostensible, su mano apretaba mi coño, papá se había corrido en sus jeans. —¡Gracias, mi niña! … Me sonrojé, hacía mucho tiempo que él no me llamaba así. —¿He sido una buena niña, papá! … —¡Sí! … ¡Lo has sido! … Tomé su mano y la puse bajo mis bragas, con sus dedos en mi encharcada vagina. —¿No crees que merezco una recompensa? … —¡No es la recompensa más adecuada para una niña! … Dijo él sin levar sus dedos de mis hinchados y mojados labios. —¡Pero las niñas crecen! … —¡Sí! … ¡Lo hacen! … Dijo mi padre comenzando a explorar mi conchita con sus agiles y ligeros dedos, yo estaba más que excitada y jadeando y girando mis caderas, me estremecí con espasmódicas convulsiones mientras me corría en los hábiles dedos de mi padre. El periodo estivo me permitía girar en casa con poca ropa, generalmente lo hacía con las bragas más pequeñas que tenía y una remera adherente donde se lucía la exuberancia de mis senos túrgidos, papá me devoraba con su vista y esto me excitaba mucho y me tenía esperanzada en mis planes futuros. No volvimos a repetir lo de la noche que me hizo gozar con sus dedos, pero yo continuaba a sentarme en su regazo y a incitarlo, él me abrazaba con naturalidad, rozaba mi conchita, acariciaba mis muslos, sus manos se movían por mi torso a la base de mis senos, pero no iba más allá, me sentía a veces un poco frustrada. Por algunos días me olvidé de mis iniciativas y me dediqué a hacer los preparativos para la Navidad, armé el árbol navideño, hice las decoraciones luminosas de la casa, decoré los arbolitos frente a nuestra casa y un sinfín de cosas que conlleva la celebración de estas fiestas familiares, papá se había hecho cargo de las vituallas navideñas y también de algunas bebidas alcohólicas, yo le había escrito una carta al Viejito Pascuero, pidiéndole algunas prendas de lencería íntima y algunas cosas de tecnología, había agregado al fondo de la carta que me comprometía a comportarme como una buena niña y haría feliz a mi padre. Finalmente llegó el 24 de diciembre, estuve prácticamente el día completo preparando la cena de Navidad, cenamos temprano y luego con sendas copas de espumante, nos sentamos a disfrutar de la programación televisiva, yo me acomodé en su regazo esperando dieran las doce para abrir los regalos que estaban bajo el árbol, papá puso su mano sobre mi coño y yo le bese en la mejilla diciéndole que estaba bien, luego tomé su copa para poder sentir sus dos manos sobre mí, rodeó mi vientre y su palma se apoyó en mi seno izquierdo, conversábamos y nos reíamos de la programación a la Tv, luego faltando pocos minutos para las doce, bebi un trago de espumante y apoyé mis labios en los labios de papá, el entreabrió su boca y yo compartí la bebida con él, nos dimos un largo beso mientras nuestras lenguas se bañaban en espumante. —¡Son las doce … hora de abrir los regalos! … Yo hubiese querido continuar a besarlo, pero él me empujo suavemente y me hizo alzar, después se dirigió al árbol para recoger dos sobres y una cajita envueltas en papel de regalo, luego volvió a mí. —¡Feliz Navidad, hija! … Luego fue mi turno, me levanté bajando mi ajustada falda y me agaché dándole una amplia mirada de mi culo, me agaché en esa posición y tomé los regalos que yo había comprado para él. —¡Feliz Navidad, papá! … Nos dimos un abrazo y un beso, sus labios estaban relajados y ligeramente entreabiertos, su cuerpo fuerte y cálido se apegaba al mío, mis senos se apretaban contra sus pectorales, mis pezones punzaban su piel, él trató de zafarse de mí, pero yo lo tenía estrecho y apegado a mi cuerpo, este era un super beso, jamás había besado a nadie con esta intensidad, sentía como su pene crecía y pinchaba mi vientre plano, cuando finalmente nos separamos sus ojos estaban brillantes y su respiración alterada, el relieve de su pene se dibujaba en sus pantalones. —¡Papá … quiero regalarte algo especial! … ¡Quiero que te sientes y cierres tus ojos! … Papá me miró y sin decir palabras se sentó en el diván, yo acomodé un cojín entre sus pies y me arrodillé, luego abrí la hebilla de su cinturón, desabroché el botón de su pantalón, baje su cierre y con mi mano derecha aferré su verga magnifica, lo miré y comprobé que él estaba relajado con sus ojos cerrados y su cabeza hacia atrás, me incliné y lo hice entrar en mi boca, solo la lustrosa cabezota de su glande, no lo engullí, me puse a jugar y saborear esas pequeñas gotitas perladas que escapaban del orificio aquel, mis labios y mi lengua jugaban con su glande, mientras mis manos movían su prepucio de arriba abajo, él comenzó a gemir y a mecer sus caderas atrás y adelante, mis labios se cerraron alrededor de su asta y con mi lengua apreté su glande contra mi paladar, después comencé a moverme de arriba abajo, siempre más rápido, papá no me sujetó la cabeza, tampoco miró lo que le estaba haciendo, ni menos me aviso que se corría. Un potente chorro de esperma se estrelló en mi paladar y lo tragué de reflejo, luego una ráfaga roció mi lengua y el interior de mi boca, succioné su miembro tragando todo, él gimió, pero no hizo nada, no se movió. —¡Puedes abrir los ojos, papá! … Papá arregló sus boxers y subió el cierre de su pantalón, no dijo nada, solo me tiro hacia él y me abrazó, no intentó tocarme íntimamente ni nada, solo nos quedamos en silencio escuchando los sones de música de baile y fiesta que transmitía la Tv. Nos alzamos y subimos hacía nuestros dormitorios. —¿Puede esta niña buena dormir con su amado padre? … Mi pregunta lo sorprendió, noté sus aprehensiones, de seguro que todo lo que habíamos hecho hasta ahora, no se podía igualar a lo que podríamos hacer una vez en su lecho. —¡Solo para dormir! … ¡Lo prometo! … Agregué estrechándome a él, no me contestó, pero me tiro de la mano hacia su dormitorio, una vez en su habitación procedimos a desnudarnos, yo no tenía nada mas que mis bragas bajo el vestido, así que quede con mis pechos expuestos a su mirada, me cubrí mis pezones con mi brazo y tomé su camisa y me la puse a modo de pijama, papá se acostó y yo también lo hice dándole la espalda, poco a poco me acurruqué a él, esta vez papá paso su brazo bajo mi brazo y su mano cubrió uno de mis senos bajo la camisa, me sonrojé pero me gusto, sobre todo cuando metiendo su mano en mi conchita, tiro mi culo sobre su pija, luego volvió a cubrir mi teta. Sentí como su mano apretaba dulcemente mi seno y en medio de mis glúteos su miembro comenzó a despertarse, me quede quietecita y luego la respiración de él me indicó que dormía, metí mi mano bajo mis bragas y alcance mi pubis, abriendo mis labios tumefactos y húmedos, lentamente y muy suave me toque mi chochito, teniendo cuidado de no despertarlo, mordí mis labios para no gemir y quejarme de placer, me estaba masturbando a su lado, mi cuerpo vibró y se estremeció cuando me corrí, pero él continuó a dormir. Luego de las fiestas de navidad y de fin de año continué mis vacaciones, total debía regresar al campus en la última quincena de febrero, ahora lo que me tenía ocupada era llevar a mi padre a yacer conmigo, él se alejaba de mí cada vez que mi persistencia lo llevaba a sentirse en situaciones demasiado comprometedoras, pero estaba a mis juegos cuando se trataba de restregar nuestros sexos vistiendo nuestros vestidos, otras veces aceptaba de ser mamado, pero rehuía cualquier intento de penetración. La relación entre él y yo seguía teniendo limitaciones, cuando me sentaba en su regazo el me tocaba con sus dedos hasta hacerme explotar de placer, yo restregaba mi trasero sobre su pija hasta hacerlo acabar, a veces me permitía una mamada, pero era reacio a avanzar en nuestros devaneos. Los momentos más íntimos eran cuando estaba en su cama, a veces me masturbaba apenas lo sentía dormir, otras veces lo sentía a él que me estrechaba y restregaba su pene en mi trasero hasta hacerme sentir la humedad de sus boxers empapados de esperma, no siempre lo sentía correrse pegado a mis glúteos, pero muchas veces me despertaba en la mañana con mi espalda pegajosa y mis bragas húmedas, lógicamente fingía no darme cuenta de nada, pero me excitaba sentir el semen de papá en mi cuerpo. Por lo menos dos a tres veces a la semana yo me metía en la cama de mi padre, él no me decía nada, disfrutaba de mi cuerpo tanto como yo disfrutaba del suyo, una noche el tenía sus dedos en mí, no resistí y me bajé mis bragas. —¿Qué haces? … Dijo él preocupado, yo solo levanté una pierna. —¡Mételo dentro de mí, papá! … —¿Eh? … ¿Estás segura? … —¡Sí! … ¡Soy tu niña buena … hazlo! … Papá acomodó su verga y lo sentí entre mis glúteos y luego se deslizo en mi hendedura vaginal, empujo dentro y su pene invadió mi vagina, agarró mis pechos y comenzó a cogerme suavemente, con lentitud y pasión. —¿Te gusta, Mile? … —¡Sí!, Giuli … ¡Soy tu niña buena! … ¡Cógeme! … ¡Cógeme más fuerte! … Comenzamos a mecernos en sintonía, después de una decena de minutos papá de corrió en mi coño y luego yo también tuve mi orgasmo, papá intento retroceder, puse mi mano sobre su cadera y lo retuve. —¡No te alejes! … Él no lo hizo, me adormecí con su verga dentro de mí. Ya había cumplido mis sueños, en dos días más debía regresar a Santiago y retomar mis estudios, pero ahora los fines de semanas los podría pasar en la cama de papá y esto me regocijaba y me daba ánimos. ----- ----- ----- ----- ----- ooo ----- ----- ----- ----- ----- Los comentarios vuestros son un incentivo para seguir contando historias y relatos, vuestra opinión es siempre invaluable, negativa o positiva, es valiosa y relevante, todo nos ayuda a crecer como escritores y narradores de hechos vividos o imaginados, comenten y voten, por favor. [email protected]

Autor: Juan Alberto Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi hermana mayor

2021-11-22


Tengo 18 y mi hermana 36. pues yo desde los catorce empecé a sentir excitación por ella, sus calzones, su sostén negro, era lo más hermoso del mundo, buscaba en su ropa y olía su calzón y me masturbaba con eso. cuando tuve 16 estuve pensando en hacerlo con ella pero me daba miedo su reacción, aparte que viven mis tíos conmigo, era muy díficil estar los dos solo, un día estuve por decirle pero no pude, me ganaron los nervios. cuando tuve 17 me masturbaba más seguido, ella lo notó, un día me llamo y me dijo, "hermano, q estás haciendo?" y le dije "estoy estudiando hermana, por qué?", me dijo "puedes venir a ayudarme por favor?" y le dije "si si, ahora voy" fui a su cuarto y ella estaba con pijama, todo normal, me dijo q arregle un problema con el Internet, ella se fue al baño y dejó su celular, rápidamente me metí a galería y vi fotos de ella, desnuda, videos tocando su vagina, al ver eso rápidamente se me paro, entonces me envíe las imágenes a mi celular y borré las conversaciones para que ella no viera nada, entonces ella regreso y me dijo "ya está?" y le dije "si, ya puse la clave" y me dijo "gracias hermano". me estuve masturbando con esas fotos por más de 1 semana, hasta q no aguanté más y estuve pensando en algo. en dos días todos iban a salir, menos mi hermana, entonces dije "le diré a mi hermana para hablar de temas sexuales, le diré que tendré mi primera vez". entonces yo estuve buscando preguntas y eso. llegó el día en el que no había nadie, entonces voy donde mi hermana y le digo: hermana, podemos hablar? a lo que ella responde: si si, pasa. entre y ella estaba viendo una serie, estaba con short y un top, entonces le dije, "hermana, mañana tendré mi primera vez y te quería poder consejos, me puedes ayudar?" me dijo "ay hermano, está bien, ven siéntate", me senté y pues estuvimos hablando, hasta profundizamos un poco más y le pregunté, "hermana, a ti como te gusta?" y me dijo "pues que se sepan mover, me gusta que me agarren fuerte, que me dejen roja" al escuchar eso se me paro y se me puso muuuy dura, era muy díficil de ocultar, ella se dio cuenta y me dijo "jajaja, que te paso?" y le dije "perdón hermana, lo que dijiste fue algo muy, no sé" y me dijo "ay hermanito, tranquilo, sé que fue muy raro jajaja" entonces le dije "si hermana, bueno, gracias por hablar" y me dijo "oye está bien gordo eso, controlalo, se ve que la tienes grande, pobre chica la de mañana jajajajaja" "hermanito, ven" entonces me acerqué a ella y me dijo "puedo tocarla" yo estaba muy perdido, estaba intentando procesar eso, entonces le dije todo nervioso "mm si" y pues ella me bajo el pantalón, la toco por fuera, me bajo el boxer y mi pene salió muy fuerte que me choco en la cara, ella se rió y pues me estuvo masturbando, yo un poco tranquilo, menos nervioso de lo que estaba le dije "hermana, chupármela" y me la chupo, me miró a los ojos, yo la agarraba de la cabeza para que se ahogue con mi pene, ella disfrutaba, se escucha su saliva, sentir su saliva y su respiración en mi pene es una experiencia de la cual no se olvida. ella se paró, se quitó el sostén y le chupe las tetas, lo agarré y eso me excitaba mucho, le dije: hermana, que rica estás, me dijo: lo vas a disfrutar siempre, soy tuya, hazme lo que quieras. eso me impulso y la cargué y la bote en la cama, le baje el calzón y le hice un oral, ella agarro mi cabeza bien excitada y me decía "aay, que riko me la chupas, estoy muy mojada hermanito, ya méteme tu pene por favor, aay hermanito, por favor, métela. al escuchar eso me espere unos 10 segundos para que se moje más, entonces le agarro de las piernas, las levanté y las puse en mis hombros, su vagina es tan hermosa, se la metí muy fuerte e iba lentamente y poco a poco iba muuy rápido, ella estaba muy sudada, decía "ay hermanito, me riko lo haces, tienes un pene increíble, soy tuya, soy tu puta" yo la bese y le seguía reventando ese culo, le metí dos palmasos en su culo, le dije "ven, rápido, súbete" ella se subió y se empezó a mover mientras se agarraba el cabello, yo la agarraba de la cintura y le decía "que rica estás maldita puta, muévete más rápido, eres mi perra, eres mía" ella gemía y gemía "ah ah ah ah, hermanito me duele, ah ah ah ah aaaaayyy, amor me voy a venir, ah ah, me voy a venirrrr" yo le di más duro y más rápido hasta que ella cayó rendida en mi pecho "hermanito, te quiero demasiado, por favor dime qué lo haremos de nuevo" y le dije "lo vamos a repetir" ella me besó y aún desnudos nos echamos, ella se echó en mi pecho y yo le acariciaba la cabeza, sus tetas son bien hermosas, le dije "hermana, te amo" y me dijo "yo tambien te amo, me hiciste muy feliz, ahora cuando estemos solo y no haya nadie cerca, me dices amor, no me digas hermana, dime amor" entonces le dije "está bien mi amor" y me dijo "me encantas, cuando estemos solos siempre hay que coger, me voy a meter a tu cuarto por las madrugadas para chuparte ese pene tan rico que tienes, sé que no te hice venir hoy pero espero lo hayas disfrutado" y le dije "lo disfruté mucho, al ser mi primera vez me puse muy nervioso pero me gustó, espero que a ti si", me dijo "me gustó mucho amor", la abrace y pues ella se quedó dormida y pues yo la tenía en mis pechos. después al siguiente día nos saludamos normal, con beso, digan si quieren segunda parte:)

Autor: ironman Categoría: Incesto

Leer relato »

Lo que pasa con mi sobrinita después del colegio

2021-11-22


Un dia mi hermana me llamo para pedirme q pase por el colegio a retirar a caro (mi sobrinita) yo estaba a full con mi trabajo pero imposible decirle q no a mi hermana ya q siempre q la nesecito ahi esta, - d acuerdo le dije, y a q hora sale? -12.30h ya esta afuera t va a esperar pues ya le dije q irias vos!!!! -bueno antes d esa hora estoy por ahi le dije!!! -yo paso por ella despues d las 22h tengo q viajar y no voy a regresar antes!!! - todo bien le conteste veni cuando puedas!!! Asi fue q apure unmpoco mi trabajo para poder llegar a horario y tambien despues poder estar con la niña ya q no puedo dejarla sola en mi depto, Estube en la puerta d la escuela 12,15h y ya habia muchas mamas afuera una mas lindq q otra me dije mientras me reia, En un momento salieron todos los chicos eran como hormigas blancas por todos lados brotaban, Mi sobrinita me encontro por q yo no podia distinguir a nadie son eran iguales me dije? - holaaaaa tiiiiooooo escuche! - me di vuelta y si era caro con su gracia q la caracterisa con sus 10 añitos pwro la verdad parevia d mas edad ya q tenia todo su cuerpo muy bien formado y facilmente se la confundian con una jovencita d 13 o 15 años decian todos pero no, son 10 añitos y con una carita tremendamente linda con modales tan delicados q de verdad era digna d ver, Nos saludamos como siempre un beso y abrazo y fuimos al coche salimos y pasamos por algo para almorzar cuando llegamos a mi depto me pidio d darce una ducha ya q estaba bastante agotada por el calor y eso la refrescaria bastante, Si dale t duchas vos y entro yo q tambien estoy muy caluroso, aviso q nunca paso nada ni siquiera una miradita d mas pese a q caro es bastante picara pero nunca paso nada conmigo, Del baño me grito ¡¡¡¡q podia ponerse ya q no trajo nada !!!!! Le alcanse una camisa mia y con eso salio le quedaba algo larga y bastante suelta pero no dijo nada, La vi asi y la verdad me quede mirandola ya q le quedaba tan bien eso q le dije, ¡¡¡¡ estas toda una mujercita vestida asi!!!! --hay tio ? no es para tanto pasa q estas lolas q tengo y mi trasero parece q tengo mas edad pero solo tengo 10 añitos me dijo!!! Si lo se mi linda niña le dije mientras le daba un abrazo tan fuerte rodeandola con mis brazos y acariciandole su pelo q lo tenia hasta la cintura cosa q me permitio tocarle las nalguitas esa q d verdad son riquisimas y bien duritas q estan, No dijo nada y se quedo tan quietita q nos uedamos asi un buen rato yo acariciandola por todos lados y ella se dejaba hacer todo lo q yo quisiera, Mientras le acariciaba el pelo legaba hasta sus nalgas y volvia por la espaldita con esa camisa mia parecia q no tenia puesto nada en un momento me quiso decir algo y su boca quedo ahi nomas d la mia, Sin pensarlo le robe un beso como jugando y ella comenso a reir q me dio lugar a seguir besandole esos labios y esa carita hermosa, La alse en mis brazos y asi empeze como a bailar mientras ella seguia riendo y yo besando esa boquita abierta y le metia la lengua a lo q ella no se opuso para nada y tambien sacaba su lenguita le daba mordiscos suabes y eso tambien le causaba risas, Asi estabamos hasta q sono mi celu, era mi hermana para saber como estabamos y q se demoraria mas de lo previsto ya q tenia q realizar otros tramites q no estaban en carpeta!!! -no hay problema le dije veni a la hora q sea ahi t paso con caro le dije!! - hola maaaaaa aca estamos almorzando con el tio me dijo q despues me llevaria por un helado y yo acepte claro!!!! Dijo eso y sin mas le corto y volviendose a mi me dijo seguimos jugando ? vino corriendo y salto a mis brazos ofreciendome su boca abierta y con su lenguita afuera solo la tome por la cintura y le di un beso tan profundo q dejo d reir y comenso a besarme ella tambien d una manera increible mientras movia sus cadera como tratando d sentir algo mas, su camisa ya estaba toda en la cintura y casi desprendida por completo cosa q termine d hacer yo y se la quite quedo solamente vestidita con su piel tan blanca q era admirable por donde se la mire yo tenia aun mi ropa d trabajo y de a poco fui sacandome todo hasta q solo quedo con mi slip y como es d saber mi verga a esta altura ya estaba tan dura como un palo, vio eso y c apreto a mi.para sentirla tambien y ahi empezo d nuevo con sus muvimientos d caderas q lo unico q hacian eran ponerme la verga mas dura en un momento dado bajo su mano y la agarro para sentirla bien y me dijo, --!!!!tio q grande la tenes y q dura esta !!!!!! Y si cariño es por q vos estas tan hermosa y permitis q t haga esto le dije!!!! Me dijo q queria verla asi les contaba a sus amiguitas ya q todas dicen haber visto y tocado una d esas cosas!!! La baje y deje q solita sacara mi verga y vea y haga lo q quiera ya q estaba tan caliente q no podia pensar en otra cosa , !!!!!!! MMMMM Q COSA DURA Y GORDA TENES !!!! Me dijo mientras me la acariciaba, Le dije q habra la boca asi sentia el gusto ! Agarro la verga y solita se la metio en la boca yo le movia la cabeza para q sepa como hacer y al momento ya estaba mamandome la verga como todo una experta, tenia tan dura y grande la verga q yo mismo pense q no era posible q sea tan grande pero entendi q era por la ocacion y la circunstancias q pasaban en ese momento!!! Mientra ella seguia mamandome la verga comense despacito a meterle un dedo en su conchita y acariciaodola muy suabemente le arranque algunos gemidos la puse arriba d una mesa y levante sus patitas para q su deliciosa cochita quede expuesta y asi me meti a darle una biena chupada d concha se acosto en la meso y ahi quedo disfrutando el momento al cabo d un ratiro me di cuenta q llego a su primwr orgasmo ya q se extremecio toda y dio tal suspiro q casi parecia desmayarse segui dandole chupobes suaves y acariciandole sus tetitas y las nalgas q estaba hermosas hasta q empese a frotar mi verga en su clitoris tan suave q ella misma empujaba y decia q siga asi q eso le gustaba mucho metia la cebeza d mi verga y la sacaba muy suabemente hasta q ella misma me pidio q se la metiera toda q queria sentirla bien adentro mientras movia sus caderas con un frenetico baiben y empujando para q entre toda , Sin decirle nada y d un empujon se la mande toda adentro y le salio un gemido como d dolor y placer a la ves tanto es q me pedia q vualva a hacerle eso una y otra ves asi estuvimos mas d dos horas metiendo y sacando mi verga y disfrutando esa muñequita tan hermosa q me estaba cojiendo cada empujon era como un orgasmo q sentia ella y me pedia q rwpita una ves mas, le dije bueno date vuelta asi la mero en t culito para q tambien la sientas ahi le dije!!! !!! Bieno pero q no me duela mucho dijo!!! t va a doler un poquito pero vas a sentir muy rico le dije!!!! le dije como.ponerse y me qiedo su culito tan expuesto q lo primero q hice fue darle unos ricos lenguetazos y chuparselo asi dilataba mas d lo q estaba , en un momento agarro mi verga y le dije aguanta un.poquito el dolor q se pasa rapido mientras pasaba la cabeza d mi verga por su agujerito q ya estaba bastante grandecito le meti la puntita en su culito y empezo a moverse tanto q la verdad no aguante nada d un.empujon se la meti toda adentro dio un gritito d dolor pero siguio moviendose y sin pensarlo note q tenia otro orgasmo y esta ves mucho mas intensos q los anteriores, despued d eso quedo sin moverse y me dijo q le dolia un poco entonces sin decirle nada empese a cojerle el culo tan rapido q ahi momas le llene su culito con mi leche, despues fui a darme una ducha y ella fue tambien y nos dimos un baño juntos, volvimos y comimos todo ya estaba frio por supuesto pero valio la pena, desñues d eso fuimos por un helado y cuando volvimos recien aji me dijo q le habian gustado tanto lo q habiamos hecho y q si mama no viene a la noche lo ariamos d nuevo pero esta ves en la cama me dijo!!!! ya eran 21,30h y llamo a mo hermana para saber a q hora volveria , me.dijo q todabia no habia salido y q si no me molestaba q la niña se quede a dormir en mi casa ya q al ptro dia no tenia ni clase ni yo q trabajar!!! no para nada le dije, ademas ya esta en su habitacion y casi dormida!!!!!! mi sobrinita me miraba y se reia por q intuia lo q vendria, asi q sin pensarlo nos metimos en la cama y volvimos a cojernos tan rico como antes tambien le di un poco de leche en.la boca para q la pruebe y se vio q le gusto ya q siempre q lo hacemos se deja cojer por donde yo quiera pero con la condicion q le acabe en la boca asi se traga toda mi lechita me dice, hoy ella tiene 18 años y aun seguimos haciendolo es mas, sabe traer al movio a casa y se queda jugando a la pley mientras nos damos nuestra cojida y ni se entera d nada , mi sobri dice q lo ama pero q no le hace sentir nada cuando cojen y q dura tan poquito q ella no goza como lo hace conmigo

Autor: Tiitobueno Categoría: Incesto

Leer relato »

Conociendo mucho mejor a mi abuela

2021-11-22


Mis padres cuando festejaban en la casa sus cumpleaños invitaban casi a toda la familia, así que veía que como llegaban mis tios y sus primos etc. Y se armaba la jarana criolla bailaban y bebían bastante cervezas, estaba con ellos un rato luego me iba a dormir cuando ya tenía sueño, cuando los invitados, ya se empezaban a retirarse en la madrugada alegres y borrachos, y luego sucedía siempre lo mismo que no me gustaba era que venía a mi cuarto mi mamá trayendo a algún familiar cercano que había bebido de más y me veía obligado a compartir mi cama, ya les había dicho que no me gustaba porque olían a licor y ya no era un niño y tenían que respetar mi decisión. -! Hijo por favor abre la puerta. ¡ Luego que tocará varias veces la puerta le abrí muy fastidiado y ahí estaba mi mamá con mi abuela la mamá de mi papá que vivía en el extranjero junto a mi tía Sophia como me fui a dormir yo no la vi llegar a la fiesta, estaba con una sonrisa de felicidad y me abrazo bien fuerte cuando mi madre le dijo quién era yo, porque la última vez que me vio y me cargo en sus brazos era cuando era niño como tenía muchísimos años viviendo fuera del país no me había visto ella crecer en otro momento ese reencuentro hubiera sido bonito, pero cuando le sentí el olor a licor me di cuenta que ella estaba bien borracha. -! Hijito te dejo a tu abuelita dale un espacio en tu cama por favor, ya me voy porque a tu papá ahora lo tengo que acomodar también en la cama. ¡ Tuve que ayudarla a que se siente en la cama y me fui a buscar otro edredón para taparla y cuando de nuevo entró a mi cuarto y la vi me quedé helado sin saber que hacer ahora, cuando mi abuela empezó a quitarse la ropa para acostarse en la cama e imaginé que al estar borracha creía ella que estaba en su dormitorio. Y vi que mi abuela para la edad que tenía estaba aún muy bien y no pude evitar que mi verga se me pusiera erecta. Ahora la tenía a unos centímetros de mi y solo tenía su ropa interior rosada, que culo para grande que se manejaba, luego ella se echó en la cama dándome la espalda y se quedó ahora profundamente dormida, la cama era de plaza y media así que era casi imposible que no la tocará cuando también eché en mi cama, también le di la espalda y varias veces me repetía " ella es tu abuela así que tienes que respetarla " y logre quedarme dormido unas horas pero cuando sentí que ella se volteó y se pegó a mí ahora su brazo derecho me abrazo y su mano se posó en mi pecho, me quedé quieto luego fue bajando lentamente hasta llegar a mi ombligo y ahí se quedó, ella aún seguía durmiendo . Mi verga ahora ya se encontraba completamente en erección y mi corazón latía a mil revoluciónes por hora y sus pechos los tenía en mi espalda, luego espere unos minutos para estar seguro que mi abuela dormía y luego mi mano le cogio la suya y la fue bajando de a pocos hasta que la coloqué ya sobre mi verga e hice que ahora lo agarré, para mi era suficiente eso y cerré los ojos para seguir durmiendo. Pero luego de unos 20 minutos su mano ya empezó apretar mi verga..

Autor: El Nieto Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi hermanita de 10 y yo viendo porno

2021-11-22


Gretta de 10 y yo de 13 viendo porno nos hicimos un 69. Somos dos hermanos que tras la travesura de querer experimentar lo que estuvimos viendo en la DVD de mi hermano mayor llegamos a hacernos un 69 con mi hermanita Gretta . Greta una niña algo llenita o gruesa pero normal a su edad aun sin vellos y chichis hinchaditos sin pezones , yo 1.73 piernas gruesas espalda grande de un pene no muy grande 14 cm. De cara comun nada que llame la atencion , yo soy un pajero por la edad y cuando tengo oportunidad me encierro en el dormitorio de mi hermano mayor y veo sus DVDs piratas de porno y me la jalo tendra mas de 30 videos ya para esto tuve encontrones por el desorden y limpieza de su cuarto donde los castigos y llamadas de atencion eran seguidas donde mi hermanita era la chismosa y me delataba muchas veces un dia que estuvimos solos en casa le invite a ver las peliculas a mi hermana menor para hacerla mi complice , y deje de delatarme ante mi hermano , prendi el DVD y saque los discos de DVDs y nos pusimos a ver ella sorprendida una cosa era que escuches en la escuela otra es ver y darte cuenta que es diferente a tu imaginacion ese dia vimos un rato nada mas y lo guardamos mi hermana nerviosa y solo se sonreia algo asombrada y avergonzada , no se tomo el tema y pasaron los dias otro dia estuvimos solos y le dije para ver videos pornos ella me dijo que si y corrimos a armar todo . Pero esta ves ella me hacia preguntas del tamaño de los penes si esas chicas vivian en el pais si yo ya estuve con alguna chica si no duele y entre las preguntas y respuestas le dije que mas te llama la atención ella me dijo las mamadas que se daban ,yo le dije que a mi tambien me llama la atencion y de una forma le dije que me chupara para saber que se siente clara ella se nego pero yo insisti y le fije que estaba excitado y le enseñe mi bulto y le dije si no le excita tambien , ella solo me dijo que tenia la curiosidad ,me eche en la cama y le dije que me masturbaria saque mi polla y comence a jalarmela ella me veia y asombrada de lo que yo hacia le dije que me lo mamara por favor y que yo tambien se la mamaria me acerque a su cara mi pene y le dije que lo chupara que estaba muy excitado me desnude todo y le quite la ramera y no se nego solo estaba callada su pecho hinchadito pero sin pezon rosadita le abri el boton del pantalon y lo baje quedando en calzon , mientras le ayudaba a desvestir ella me miraba el pene asombrada mientras ella estaba concentrada en eso yo veia su calzoncito y baje quedando los dos completamente desnudos ella me decia que tenia muchos pelos y que estaba mojado y que olia feo la incline a la cama y veia su hermosa rajita rosadita abri sis piernas y prosedi en abrir su hermosa y virginal vagina y vi una nata que medio asco le limpie y le enseñe nos echamos uno arriba y otro a bajo y procedí en meter mi lengua ella dio un pequeño salto para atras lami y senti acido y rancio a la ves con un pequeño olor a piss y un olor a culo mal limpiado mientras ella metia su boquita dentro de mi pene que rico no lo haciamos como los artistas porno pero se sentia rico le lamia para que ella no dejara de hacerlo mientras la tv sonaba los gemidos y los oh yea oh yea me levante y le hacia que me mamara mas rapido teniendola de la cabeza ,me vine en su boca ella ,casi se atora por la cantidad de leche expulsada ella escupio y me empujo fue un orgasmo solo lo hicimos ese dia nunca mas tomamos el tema ni inte tamos hacerlo ya que ahora lo experimentaba con mis amigas y enamoradas mi hermana ya no era atractiva ni para mi ni pata mis amigos.

Autor: Carlos Sopino Categoría: Incesto

Leer relato »

Brisa, mi cuñada

2021-11-22


Está es una historia muy caliente ya que un tiempo mi cuñada vivía conmigo y mi esposa Un día mi esposa y mi suegra salieron y me quedé solo con mi cuñada yo estaba en la sala y me dió hambre al ir a la cocina la Vi sentada ella me vio y se mordió el labio no dijimos nada y entre a la cosina luego ella se estiró a tal punto que se bajó su buso( estaba con el deportivo del colegio) y Vi su delisioso y bien formado trasero y tuve una erección ella vio eso y empezó a sacarse la chaqueta de su deportivo yo no sabía muy bien como reaccionar ya que nunca pensé que llegaríamos a eso pero luego le dije que si había sudado mucho podíamos ir a la ducha y ella accedió luego subimos al baño mientras ella lentamente se quitaba algunas prendas como la poleron y sus zapatillas al llegar al baño empeze a manosearla y besarla apasionadamente luego ella se bajó el buso y empeze a lamerle todas sus piernas de lado a lado y luego hice que de media vuelta y empecé a penetrarla con toda mi fuerza y al ver bien note que ella aún era virgen me exite más estaba comiendo la panocha virgen de mi cuñada colegiala ella estaba tan exitada que empezó a correrse y sus piernas empezaron a temblar ella no aguantaba tanto sexo pero ya no podía parar segura metiendo mi puede en su panocha virgen y un dedo en su culo ella empezó a gritar mucho y tuve que darle la vuelta pararla y besarla meterle la lengua en toda su suave y cálida boca y segura penetrandola ella ya no aguantaba mas pero yo aún tenía ganas y tuve que llevarla a su cuarto donde la eche y continúe cohiendola pero ahora por su jugoso y bien formado trasero su piel era tan suave y tenía un olor que jamás olvidaré luego escuchamos que alguien entro a la casa y yo me fui rápidamente a mi cuarto y ella se fue a la ducha ya que tenía que lavarse todo mi semen que se quedó dentro de ella Tengo más historias veré si escribo más de mi hermosa y exitante cuñada

Autor: [email protected] Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi hermanita Laurita

2021-11-22


Dejo de mamar cuando sintió que iba entrado un pedazo de carne en su vaginita, después de un momento comenzó de nuevo a chupar, esta era la señal para que empezaran a bombearla. . Lo que contaré sucedió hace 6 años, mi nombre es Roberto actualmente tengo 20 años. Cuando yo rondaba los 13 años mi padre divorciado se juntó con su pareja que tenía en turno la cual tiene 2 hijas, Bety 18 años que estaba muy linda y muy buen cuerpo desde que la vi por primera vez me enamoré de ella, y su hermanita Laura 10 años la cual es la protagonista de este relato, Laurita era una niña delgada nalgas paraditas y apenas comenzaban a asomarse los pequeños senos por lo cual tenía que usar corpiño. Llevábamos 1 mes viviendo juntos como una familia feliz en la casa que rentaba mi madrastra, mi padre y mi madrastra trabajaban y nosotros estudiábamos, Bety la universidad y Laura y yo en un colegio, ella cursaba 5grado y yo 2do de secundaria. Yo era el nuevo en el colegio por lo tanto aun no conocía mucho del mismo. La casa donde vivíamos tenía un local comercial en la parte baja, ese local lo rentaban a un negocio de videojuegos y lo atendía Yeni una muchacha de no más de 20 también de muy bien ver, siempre vestía de minifalda y escote, aveces la acompañaba su novio un tal Fer un poco más grande que ella. El colegio donde estudiábamos tenía trasporte privado y nos dejaba en la puerta de nuestra casa, llegábamos y teníamos más de 2 horas solos hasta que llegaba bety y después de otro rato llegaban nuestros padres. Yo notaba que en cuanto llegábamos de la escuela Laura se quitaba la ropa de escuela y se bajaba con Yeni a los videojuegos, eso era todos los días y subía antes que llegara su hermana. La ventana de mi cuarto tenía vista a un pequeño patio que tenía el local de abajo, cierto día estaba recargado en la ventana y traía mi iPod el cual se me callo al patio, yo me brinque por la ventana con la ayuda de la escalera que era para subir al techo de la casa, ya estando en el patio me di cuenta que tenían una pequeña bodega con maquinitas dañadas y otras cosas como un sofá, me metí a curiosear cuando escucho que abren la puerta del local hacia el patio y me escodo atrás de las máquinas que había, eran Yeni y un niño de algunos 10 años y laurita, -vamos niños rápido desvístanse. Dijo Yeni. Acto seguido le empieza a agarrar la verguita al niño, yo me quede atónito y se me empezó a parar la verga. Acto seguido se desviste Laurita y se acerca a Yeni y al niño, Yeni indicándole a Laura que le chupe el pito al niño y esta obedece mientras Yeni le comienza a lamber lo pezones y a agarrar la pequeña vaginita sin pelos a Laura. Yeni se desviste por completo también y muetras sus grandes senos que se los arrima al niño para que se los chupe, por mi parte yo ya estaba con mi verga en la mano jalándomela. Yeni acuesta a Laura en el sillón y y le habré las piernas ella se pone en 4 para poder chuparle su cuquita al mismo tiempo que hace que el niño le chupe la vagina a ella, a Yeni se le vei un gran culo y una vagina rasurada. Estando en esa posición entra el novio de Yeni. -porque tardaste. pregunta Yeni -pinche mocoso no se quería ir, tuve que regresarle su dinero. Contesto el mientras se desvestía y le arrimaba la verga a la cara de Laurita que luego se la trató de meter a la boca digo trato porque era algo grande y gruesa, hasta hoy sigo pensando en esa escena tan bella, el niño chupando la vagina de Yeni que está se la chupaba a Laura y está a su vez chupaba la verga del novio de Yeni. Luego pusieron los cogines del sillón en el piso y Yeni se acostó y arriba de ella Laura como haciendo un 69, yeni seguía chupando la puchita de Laura mientras invitaba al niño que metiera su verguita en esa Puchita que ella saboreaba, claro que por el otro lado el novio ya le había metido la verga a Yeni mientras laurita chupaba esa entrada y salida que daba la verga. Cuando el niño se la metió a Laura está no se opuso nada, ahí me di cuenta que no era la primera vez que pasaba esto. Duraron poco tiempo cuando el niño se vino adentro de Laura después se lo sacó y Yeni lo alcanzó con la boca dejándoselo limpio, después de esto el novio se da la vuelta y dice. -sigo yo, para aprovechar que ya estas lubricadita mi princesa. Se puso en lugar donde estaba el niño y poco a poco fue metiendo ese trozo de carne en la Puchita de aquella niña. Laura dejo de chupar vagina cuando sentía que iba entrando ese pedazo de carne en su interior, hizo cara como de dolor pero al poco tiempo volvió a chuparle la vagina a Yeni, ahí se dio cuenta Fer que estaba lista y este empezó a bombear. Laurita se vei que disfrutaba esa verga que entraba y salía de su puchita gemía y se retorcía hasta que Fer se vino dejándole todo el semen adentro, al sacarle la verga salió bastante leche la cual Yeni limpio con su boca, Fer se recostó en la sillón mientras Laura se paraba y vestía -Laura ve y habrán el local, ahorita vamos, voy a acabar lo empezado porque no e terminado. Dijo Yeni al mismo tiempo que se dirigía hacia fer y se agachaba para agarrarle la verga. Se la empezó a jalar luego se la metió en la boca hasta que se la paro de nuevo, después se subió en fer y se dejó caer sobre la verga entrado esta fácilmente en la pucha rasurada de Yeni. Comenzaron el movimiento fer le chupaba los melones a Yeni y esta se retorcía, y gemía de lo lindo, claro note los dos orgasmos que tubo la chica hasta qué Fer de nuevo volvió a descargar leche ahora dentro de Yeni, los dos se quedaron un momento en esa poción sin moverse. Hasta que dijo Fer. -el pocho quiere cogerse a Laurita. -estás loco como supo le dijiste. Dijo Yeni media molesta. -no yo no le dije, algún pinche mocoso de los que se la an cogido antes. -pues si tráelo pero tienes que estar tú aquí, y que no la coja solo que se la chupe no quiero que la vallan a lastimar. En eso entra Laura y dice. -yeni la máquina se trabó de nuevo. -ya voy. Contesto yeni vistiéndose. Ambos se vistieron y se fueron a toda prisa, acto seguido se escuchó que cerraron la puerta del local, yo me quede aún un rato ahí dándome cuenta que me había masturbado 2 veces. Subí por las escaldes y entré por la ventana a mi cuarto luego salí a la cocina y ahí estaba Laurita como si nada hubiera pasado bien contenta tomando agua. La tarde paso normal, ya por la noche me masturbe otras dos veces pensando en la escena. Pasaron dias y yo con la rutina solo escuchaba que Laura se bajaba y yo también me iba y me escondía al mismo lugar de la bodega, pasaba las 2 horas ahí y no pasaba nada. Hasta un día me asomé al local y ahí estaba Laurita jugando en una máquina. Un día viernes recuerdo bien, se bajo Laura y o pensé que no habría nada igual que en día pasados hasta Que veo llegar el carro de Fer, me fui corriendo a la ventana y me bajé a la bodega. En cuanto entre y me escondí escuché la puerta que se habría y entran Laura haciendo punta después Fer y por último otro muchacho de algunos 18 años, me imagino era el tal pancho. Veía a Laura ansiosa viendo al tal pocho ya que era muy bien parecido se vea que hacía ejercicio. -ándele mami dele una mamadita a mi amigo. Dijo Fer al momento se sentaba en el sillón. Laura sin pensarla se puso de rodillas tratando de desabrochar el short de su amante en turno, logró sacarle la verga no ta grande como la de Fer y se la metió a la boca, poncho le metía la mano por debajo de la camisa a Laura y le agarraba los pequeños senitos y pezones, poncho con los ojos en blanco y la cara desencajada de la manada que le estaban dando, Laurita era toda una experta con la lengua recorría todo el palo y aveces le daba lenguaradas a los huevos, eso se veía que le encantaba al poncho. -pinche yeni que bien a enseñado a esta niña. Le decía ponchó a Fer. -si wey y a otras más pero está es la más putita. Contestó Fer que al igual que yo ya traíamos la verga de fuera masturbandonos. Poncho paró a Laura le quitó la camisa y la comenzó a besar luego se bajó y comenzó a chupar sus senitos, Laura cerraba los ojos y disfrutaba como una puta de mayor edad. Fer se paró del sillón y poncho tomó su lugar sentándose, de nuevo Laura se puso de rodillas y comenzó a mamar la verga de poncho, Fer se situó atrás de Laura le subió la faldita que traía para bajarle los calzones y asi poder meter su lengua en esa puchita rica que se le veía a mi hermanita, para ese entonces yo ya me había corrido una vez e iva por la segunda masturbada. Fer le daba una mamada a Laura y ella a poncho, luego Fer colocó la punta de la verga en la entrada de Laura y dijo. -ahí le va mi reina. Comenzó a meter la verga y Laura paro de mamar para quejarse de ese trozo que estaba entrando en ella, al igual pasó un momento y comenzó la mamada de nuevo, era la señal para que Fer empezara a bombear. Estuvieron así por un tiempo. -no mames que apretadita está esta niña. Decía Fer. -no mames déjame calarla no seas ojete. Decía poncho. -no wey después, la Yeni dijo que solo así, si no cumplimos ni a mi me dejara disfrutar a sus niñas. -ta bueno de todas formas que buenas mamadas hace. -a la que le traigo ganas es a béty la hermana de esta niña, está riquísima la puta solo que no quiere jalar ya la e invitado a salir pero me manda a la chingada, no aprende a su hermanita que es toda una putita. Los dos guardaron silencio solo se dedicaron a gemir, acto seguido poncho descargó su leche en la boca de Laurita que trató de tragar todo pero se le escapaba pero después lo junto todo con la lengua, Fer siguió un momento más y también descargó su leche dentro de la Puchita, Fer le sacó la verga y Laura se voltio para también limpiarle los restos con la lengua. Sin decir nada los 3 se vistieron y se fueron rápido, yo después de las 3 masturbadas me subí a mi cuarto, siento que llega Laura y se mete al baño me imagino a bañarse. Al salir del baño le dije. -laura ya vi lo qué haces en la bodega de las maquinitas. Ella solo me pelo los ojos. -no le digas nada a bety ni a mi mamá ni a tu papá. -no les dire pero me vas a hacer los mismos qué haces con ellos. -está bien si lo hago. Y se quitó la toalla que traía mostrándome su cuerpecito desnudó. Yo me iba a ir sobre ella cuando ecuchamos que se habré la puerta Laura corrió a su cuarto y yo al mío. Otro día será pensé yo. Ese día era viernes, se llegó el sábado y mi padre y mi madrastra tuvieron una fuerte discusión creo por una infidelidad total que el domingo nos fuimos de esa casa mi padre y yo, de echo el pidió el cambio en su empresa a otra ciudad. Ya no e visto a laurita, solo e tenido contacto con bety, me platica que Laura ya salió la secundaria y es buena estudiante, al parecer Yeni si la enseño bien a putear y cuidarse porque yo pensé que ni la escila saldría antes de quedar embarazada, no pierdo las esperanzas de cogerla porque me quede con las ganas ese día

Autor: HMTZ Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi hermanita boba

2021-11-22


Apoye mi bulto que estaba acomodado de lado en mi trusa sobre su panochita y sentí mucho calor, sentí su humedad empapándome y comencé a hacer un leve vaivén para que ella sintiera lo que se iba a comer . Hola me llamo Rubén, soy de una pequeña ciudad de Morelos, tengo 23 años y soy soltero, me siento realmente bobo al describirme físicamente pero he visto que es lo que se acostumbra, así que supongo que no tengo elección jaja, bueno mido 1.70, peso 70 kilos, soy moreno claro, cabello corto tipo militar un cuerpo atlético y delgado ya que aunque no tengo unos súper pectorales o unos brazos de fisicoculturista si hago ejercicio por mi cuenta y se usar mis mancuernas lo suficientemente bien como para que mis brazos tengan forma y me los chulean más de una vieja o jotito, mi bulto es muy notorio, la riata me mide 16 centímetros y es más ancha a la mitad que de la cabeza, mis huevos siempre están colgando por lo caluroso de mi ciudad y herede lo lampiño de la familia de mi padre, no tengo mucho vello solo en las axilas y en el pubis de lo demás estoy prácticamente limpio, la verdad no me agrada mucho ser así me gustaría tener más vello, en el pecho sobre todo pero cuando veo como sudan mis amigos como puercos en las oleadas de calor la neta se me pasa, yo trabajo en un cyber café de mi ciudad, bueno comenzare diciendo que Katia es la única amiga cercana que tengo ya que además de que solo me junto con vatos a las pocas morras que he tenido como amigas me las he terminado cogiendo y después de explicarles que lo que sucedió fue solo por el calor del momento y la necesidad de pisar un rato siempre terminan gritándome que me vaya a chingar mi madre, que soy un perro etc. Con Katia todo es diferente porque a pesar de ser vieja no es nada fijada, es de las pocas mujeres que conozco que razonan con la cabezota y saben que un revolcón es eso un revolcón y que no tiene que haber una relación, compromiso o sentimientos especiales para darle gusto al cuerpo, a ella la conozco desde que estábamos en la preparatoria donde por alivianada al principio todos se la queríamos clavar pero en más de una ocasión a puñetazo en el oscio y golpe en los huevos se dio a respetar y es que aunque esta morra siempre ha sido bien calentona y putita solo afloja cuando ella quiere y con ella quiere, bueno ella vivía sola con su mama y su hermana Larissa con retraso mental, su jefa era una señora ya grande que la tuvo a ella y a su hermana la mayor después de los 35 años, ellas se parecían mucho a su madre, las dos eran blancas, tenían cabello castaño claro largo hasta la parte alta de la espalda, ojos oscuros, carita afilada y agraciada solo que Katia casi llegaba a mi altura y su hermana y su madre eran más bien chaparritas como de 1.55, su madre murió hace 3 años y desde entonces Katia se ha hecho cargo sola de su hermana, a pesar de tener retraso mental quien la viera a simple vista no se daría cuenta ya que aparenta normalidad, según supe estaba condenada a pasar el resto de su vida con la mente de una niña de 10 años. Katia se la pasa llevándola con ella de arriba para abajo durante el día, trabaja en una tienda de ropa y logro conseguirle trabajo a su hermana en el mismo lugar, le gusta mucho esa madre del zumba y también la jala con ella a sus clases. En muchas ocasiones cuando he llegado a casa de Katia de visita me las he encontrado con sus mayoncitos que les marcan unas piernotas, un culito redondito y esponjosito, las caderas estrechas sin exageraciones y unos pechos de tamaño normal, igual esponjositos y siempre termino bien caliente con desesperación por arrancarme la camisa y los pantalones con todo y trusa y echármele encima a la hermanita. Las veces que Katia me ha cachado fisgoneando a su hermana me ha mirado con ojos de pistola y me avienta el control de la tele para que mejor me ponga a ver el fut, la hermana de Katia por su parte siempre me ignoraba y se la pasaba viendo películas infantiles o leyendo libros de cuentos que Katia le conseguía, a lo mucho me saludaba tímidamente con su carita sonriéndome apenada y mas cachondo me ponía, sentía mucho morbo por repetir una de las tantas películas porno tipo papa e hija con la hermana de Katia y a veces hasta tenia sueños cachondos con ella apenadita abriéndome sus piernas para que le revise su panochita virgen, otras veces soñaba que le explicaba porque mi pene estaba velludo y porque se me movían los huevos al cambiar de temperatura, aunque todos esos eran clichés idiotas me ponían como boiler y es que aunque se diera algo con mi Larissa dudo que no supiera algo de eso pues hasta donde yo sabía la secundaria sí que la había terminado. En fin las cosas estuvieron así por mucho tiempo, Katia salía con un vato de su colonia que tenía una carpintería desde hace 5 meses y yo me acababa de conseguir una viejona de un pueblillo que está cerca de mi ciudad, ella se llama Irene y tiene 20 años, la conocí en un baile y ya no me le despegue y es que esta buenota la condenada, aunque sus pechos son más chicos que los de Katia tiene un culazo que te infartas, es morenita y es una de esas rancheritas espantadas, cuando la conocí venia con sus primas que la neta si son bien putas jajaj, varios de mis amigos me han contado que luego luego aflojan y bien que se dejan picar la colita yo tenía la esperanza de que Irene fuera igual pero nomas no se ha dejado coger, siempre se deja manosear cuando estamos solos en mi camioneta y la voy a dejar a su pueblo pero en cuanto trato de abrirle el pantalón, se separa de mi de jalón y se pone trompuda, llego el momento en el que decidí que tal vez lo mejor era primero antojarla y dejarla con hambre y fue así que entre caricias y besos me fui quitando la camisa, ella me miraba colorada y yo como queriendo olerle el cabello y darle un beso en la coronilla le puse mis pectorales en la cara, sentí un beso y escuche como inspiraba mi olor, -Irene, yo te amo, tú me quieres le dije mirándola a los ojos con una mirada de telenovela que estuve ensayando en un espejo del baño jaja -Rubén, claro que te amo. Me puse a besarla mientras le acariciaba el cabello y la cara y le hacía mimos, fui bajando y esta vez no se opuso a que le quitara la blusa y el brasier, frente a mi estaban unos pechos paraditos con unos pezones muy oscuros, no me aguante las ganas y empecé a masajear uno con una mano y a besar el otro, ella solo gemía y suspiraba, le rozaba los dientes y le repetía que la amaba mucho, fue entonces que así como estábamos la recosté en el asiento completamente doblado y la abrace mientras mamaba sus pechos, me metí todo el pezón en la boca y mame como si fuera una criatura, ella se retorcía de placer y decidí que era hora de probar su burrita, abrí su pantalón mientras le besaba los labios y le daba besos en el cuello, ella gemía y me miraba como chivito a medio morir, le baje todo hasta las rodillas y me fui besando cada uno de sus pechos, luego seguí besando hasta llegar a su ombligo y de ahí a su panochita, estaba velludita pero recortada y comencé a oler, era el olor característico de las hembras indescriptible, delicioso, sentí su humedad en mi nariz y barbilla y empecé a sobar su estomago, ella solo gemía y sudaba mientras sus pechos se iban poniendo rosados igual que sus mejillas, ella no me miraba sus ojos estaban perdidos en lo alto del techo de la camioneta y con mi mano derecha le abrí los labios hinchados y rollizos, encontré su botoncito y lo empecé a mamar a acariciar con mi lengua a besarlo apretando los labios y a meter mi lengua en su vaginita como si la estuviera besando, -ahhhh, ahhhh, Rubén, detente, me siento mal, ahhh. -te duele mi amor, le dije fingiéndome preocupado pero estoy seguro que la excitación y malicia se me veía a kilómetros, -no sé, no sé si es dolor, es muy, ay. empecé a sobarle con la mano que estaba empapada en sus jugos y ella dio un respingo -raro, termino de decir completamente roja como un tomate y cubierta en sudor, -no amor, esto no es dolor, simplemente es amor, déjate llevar sé lo que hago y te va a encantar, no confías en mi??? Note en su mirada sumisión pero también desconfianza, adivine que si no la convencía se me escaparía de nuevo viva y eso si que no me podía pasar, no ahora que mi verga estaba más dura que un fierro, empecé a besarla de nuevo a susurrarle cursilerías y a bajar mi ritmo, las caricias se volvieron más pausadas, ella me abrazaba y sobaba la espalda y me acariciaba el cabello, mientras yo la besaba y le acariciaba el cuello, entonces comencé a quitarme el cinturón y empecé a bajarme el pantalón, al escuchar mi cierre abrirse ella intento librarse de mi -Rubén, que estas, no, Rubén -te amo Irene, si me amas muéstrame cuanto me quieres Ella trato de separarse de mí pero a base de cursilerías y caricias tiernas la retuve de nuevo y después de quedarme solo en bóxer y desnudarla completamente me le subí encima, abrí sus piernas mientras la acariciaba y le decía lo hermosa que era, que era un sueño, que era lo mejor que tenía en mi vida, quédate conmigo para siempre y todas esas babosadas que uno dice cuando quiere panocha jaja, apoye mi bulto que estaba acomodado de lado en mi trusa sobre su panochita y sentí mucho calor, sentí su humedad empapándome y comencé a hacer un leve vaivén para que ella sintiera lo que se iba a comer jajaja, empecé a retallarme contra su botoncito y ella soltó gemiditos de gatita. -Aaaahh, aaaaahhh, Rubén, decía quedito mientras me apretaba contra su cuerpo y yo le besaba el cuello, la mandíbula y la frente Por fin me separe de ella me puse de pie como pude en la camioneta, Irene me miraba sudorosa, roja y nerviosa, me empecé a bajar la trusa mientras la miraba fijamente y cuando mostré mi pene moreno, velludo, babeando y apuntándome a la cara el rostro de Irene era un verdadero poema, su mirada se veía aterrada, muy nerviosa tomo su ropa que estaba en el piso de la camioneta y trato de abrir la puerta, la tome de los hombros y le pedí que se quedara -amor, no me amas tanto como yo? Le dije casi suplicante, estaba que me recocía por dentro -te amo Rubén, pero esto no!!!, Trate de detenerla pero ella simplemente abrió la puerta y se salió así desnuda, empezó a vestirse apoyándose en la camioneta para ponerse los calzones que con la luz de la luna se veían mas húmedos que la jodida, Salí casi corriendo detrás de ella y empecé a abrazarla y hacerle caricias tiernas. -déjame Rubén, hasta para allá o voy a gritar!, me empujaba y trataba de ponerse el resto de su ropa, me enfurecí mucho y empecé a forcejear con ella, estaba muriendo de ansias, sentía que explotaría de presión, ella me empujo el pecho y me abofeteo -dije que ya!!!! -me quede en blanco, nunca me habían huido así, menos con una cachetada, ella noto mi consternación y solo me dijo muy enojada, -si de verdad me amaras no me harías esto! -esto? Que es esto? Amarte? Querer demostrarte mi amor? -hay mejores maneras de demostrar amor!!! Me dijo a gritos se veía arrepentida por la bofetada pero lo suficientemente enojada como para saber que no se dejaría coger. -podrías mandarme cartas, cantarme una canción, llevarme a pasear, me dijo en un tono más bajo -jajaja no mames mamacita! Que eres una escuincla!? Ni que fuera un niño!!!! Soy un hombre!!! Óyelo bien un hombre!! Los hombres necesitamos coger!, si te dejaras sabrías lo mucho que te puede gustar! A pesar de todo mi enojo me sentía más bien desilusionado, como un niño enojado porque no le creen. Ella me miro de arriba a abajo con miedo, me baje completamente desnudo y mi polla aun apuntaba hacia arriba, ella la miro como al resto de mi cuerpo y termino de vestirse -solo sé que el amor no es solo sexo, si tú no puedes respetarme y solo te me acercas para saciarte, mejor ya no me busques, pensé que eras especial pero ya veo que solo eres un animal hambriento de sexo, se alejo, su rancho estaba a unos 300 metros de el paraje y yo me metí a la camioneta. Desnudo como estaba me encerré y con un escupitajo en la mano empecé a jalarme la verga, empecé a pensar en el cuerpo de Irene tan delicioso, pero lejos de excitarme sentía una cosa rara entre calentura y coraje, decidí que no permitiría que esa vieja apretada me amargara también esto y comencé a pensar en Larissa, me vi chupando sus senos con desesperación, la oí susurrar mi nombre con timidez y miedo, imagine su vagina depilada, mojada a rebozar, ese olor a perfume infantil con el que siempre se rociaba el cuerpo, la imagine besando mi pecho, aspirando mi olor, la vi cabalgándome con una mueca de niña adolorida, le acaricie el pecho, la atraje hacia mí y le mame las tetas, se las llene de saliva y las golpe levemente hasta oír un sonido delicioso acompañado de sus pujiditos, vi su mirada lagrimosa, la imagine jadeando con su boquita casi abierta, sus labios rositas y hermosos, me la quite de encima de un jalón la lleve cargando hacia el balcón de mi casa, la puse recargada en el protector y le retalle mi hombría en las nalgas y el culito, apunte a su vagina y se la deje ir, imagine que la gente me veía y la escuchaba gemir y decir mi nombre, Rubén, Rubén, Rubén!!! Lo decía con dolor, con impaciencia, con miedo, escuche mis huevos rebotando contra sus nalgas, sentía que me dolían por los golpazos que se daban pero ese dolor tenía su encanto, baje una de mis manos que estaban sosteniendo su cadera y azotándola contra mi hasta su clítoris, lo masaje, me escupí la mano y se lo masajee hasta que ella grito aun mas fuerte mi nombre, vi a mi vecina la anciana viuda de enfrente mirarnos asustada desde su ventana, vi a los niños y niñas de la calle dejar de jugar y mirarnos asombrados, mientras los niños me miraban con admiración y asombro las niñas me veían con miedo y ojos llorosos Sus madres venían y se los llevaban mientras yo embestía a mi hembra a mi niñita que gemía mi nombre y decía que le dolía con una voz que era mas de placer que de dolor, las mujeres se llevaban a los niños y me miraban con curiosidad y otras más con odio, me sentía mirado por todos, mi hembra empezaba a correrse y su vagina me absorbía como si mamara mi pene, empecé a pujar como perro, ella lanzo gemidos y sentí sus jugos escurrir desde lo más profundo de su ser, lanzaba mi semilla dentro de su conejita y sentía mi energía abandonar mi cuerpo, abrí los ojos y vi el reloj de el panel de la camioneta eran las 4 de la mañana y mi pene estaba adolorido, el nacimiento del prepucio me ardía irritado y mi capullo se veía rojo, toda mi semilla estaba regada en el asiento y el suelo de la cabina y mis nalgas estaban mojadas, pues un poco había escurrido hacia allá, regrese a casa me bañe y metí en la cama, sentía tan raro el pene que tome una crema del buro y me empecé a masajear, imagine que Larissa me acariciaba con ternura y me besaba los labios mientras nuestros cuerpos se repegaban, sus tetas se apretujaban contra mis pectoral derecho y mi brazo y su calor y el olor de su perfume de niña inundaba mi cama.

Autor: Daniel Teran Categoría: Incesto

Leer relato »

MI SOBRINA LE GUSTA QUE LE CLASES 10maPARTE (fallando asu AMIGA mary)

2021-11-21


Cuando ALEX salio con el culo adolorido y restablecido de su desmayó Cuando le meti toda verga, siguió jugando alas escondidas con el resto de los chicos ,pero me dejó con la verga dura y sin haber descargado toda la leche , Los escuchaba por los pasillos correr y esconderse que no les encuentren, yo había abierto la puerta y está vez entró la gordita MARY y se tiró bajó la cama a esconderse me dice: shifff no diga q estoy aquí porfa,, YO; tranquila ocultate bien que no te vean, MARY: gracias señor, Se escuchaban, el ir y venir de los pasos por los pasillos, pasa JOANA buscando ,,, Dice: tío no ha entrado nadie acá,, YO: no hija no entrado nadies aquí,, JOANA: serío tío nadies,, YO: serío nadies,,, le digo..más bien cierra la puerta que nadies me moleste , JOANA: Ok tío así nadie entra aquí. Y salió a seguir buscando asus compañeros, Para eso la gordita MARY seguía boca abajo sobre el piso bajo la cama,,y me hacerco hacía ella le digo que salga qué por qué la puerta está cerrada, MARY: seguro qué no entrara joana a buscar aquí. YO: no cariño aquí cerrada la puerta nadie molestara, ven sale de ahí para que calmes a mi pinochito. MARY: que le pasa asu pinochito está parado. YO: así es corazón, calmalo como lo haces con tío, seguro qué debes mamar rico. MARY: jajaja, si me gusta mamarlo, haber enseñeme su pinochito,, YO: sale de ahí, Ya estaba yo sentado en la silla y la gordita sale a gatas, YO: ven amorcito, ven, ven a buscar a Pinocho,, Y ella se acercaba toda una Putita a gatas y sentado cómo estaba le sacó la verga y ella reacciona Cuando sela enseñó y retroce,, MARY: señor éso es enorme, no me quepa en la boca, YO: tranquila, tu sola métetelo hasta dónde te entre ok , que quiero sentir tu boquita . Se hacerca y la hago que la coja con sus manos,,y ella lo coje y lo comienza a zarandear MARY: señor es muy grAnde, de mi tío es muy chiquita, Y ella la miraba y lo zarandeaba y mi verga ya empezó a escupir su líquido preseminal,, Erá rico VER ésa carita de asustaba, pero que alá vez le gustaba YO;te gusta mi pinochito mi amor,, MARY: si es grande y no es un pinochito,,es un Pinochon,,tengo miedo,,,es demasiado grande,, YO: sólo metelo, lo que puedas. Me pongo de pie y ella seguía en cunclillas ,ya mi verga sale del todo del pantalón y le cubría toda su cabeza, la cojo su carita y le digo q la coja con sus manos y me la chupe, ella hace caso y embute mi verga en ésa boquita pequeñita,, MARY es llenita su carita gordita pero una boca muy pequeñita, me imaginaba que debé tener un panochita muy estrechita MARY; ohhh señor que enorme es, Nome entra todo, que rico ese líquido que le sale, me gusta,,ohhh huele rico,,. Estaba q le gustaba el olor de mi verga,,pues antes estaba incrustado en culo de ALEX,, al oir ésas palabras mi verga se ponía más dura, le hacía chupar despacio para que no se atragante,, y si que sabía mamar está nueva Putita,, y a la vez por los pasillos se escuchaban los pasos que seguía aún jugando y Mary estaba ya que se metía mitad de verga en su boca, ya sele habría Más su garganta, todo ésto hiba muy rápido,,que sólo uno actuaba sin prever algún desenlace fatal,, mary la absorbia toda mi excitación de mi glande,, MARY,;glup Glup glup, oh señor q rico lo que trago, es mejor que la de mi tio,, Ud nolo hace con joana esto,, YO: pues no mi vida ,, pero me gustó cuando te fijaste en mi pinochito, y me dieron ganas de no dejarte ir,,, pero ahora esto será un secreto de nosotros y de tu tío no diré nada.. Ante esto le sacó mi verga y me pongo asu altura y la beso en la boca la cuál me comienza a besar con lujuria,,eso demuestra que ya tenía experiencia con el tío, besandola comienzo con mi mano acariciar sobre la braguita por que iba con una faldita que se prestaba para semejante acto,. MARY: oh señor que rica su mano, Le iba restregando y le meto la mano dentro desu braguita, la cuál estava super humedad y ahora iba proceder a meter mi dedo,, MARY;oh señor que mano grande que tiene,,me gusta.. Todo iba rápido y al meter mi dedo,,,uffff,,, entró sin dificultad,,,ya no era Virgen y estaba empapada ése chochito, YO: mi amor veo que tu tío de culea muy bien,, . MARY: si lo hacemos Cuando estamos sólos en casa,, YO; si por qué veo q estás llena de lechita aún,,. MARY: ???? si PUES eso FUE anoche, antes de dormir, Todo esto iba a ritmo rápido y seguía con mi mano acariciando, ahora deslizaba mi mano por el canalillo de su culito gordo y cacheton, YO: y este culito a recibido huevo también mi amor,,. MARY: no señor por ahí no creo, mi tío Nome toca por ahí aún,más le gusta chupar mi panocha,,. Mis dedos estaban húmedos e intente meter el dedo en el culo, pero no entraba, alo que ahora le giró qué me de la espalda ,de una sola le bajó la braga le abro sus nalgas gordita y le comienzo a chupar el CULO,. MARY,: ohhh que hace señor, ohhh que rico me lo chupa,, agggg ufffff, que me hace,, me aloca señor,, uffff mi culito, no pare chupeme el culo así ,, así. .así,, ohhh que rico... Le chupaba el culo y le acariciaba su clítoris MARY;ohhh señor me voy a correr,, me corro,,agggg. Vaya si que sabía lo que es órgasmo está gordita y lo tuve qué tapar la boca,, mientras ella se corría por la chupada de culo y la masturbación qué le daba asu panocha ,Para qué no escuchen sus compañeras ,,. Y éso q aún Nole le metía aún la verga, MARY,: Ummm pufff,,pufff,, agggg me ahogo,, ufff,, YO: shifff,,,cállate amor que nos van oír y nos van a molestar,, MARY; ohhhh es que es rico cuando me chupa el culo,, sabe a Irene mi tío también se lo chupa su panocha,,porque andamos juntas en mi casa,, . A todo esto me ponía muy duro y mi verga quería penetrarla cómo sea,, la dejó de chupar el culo y la atraigo hacía mi,,,wao con ése culito de niña pero gordito,,qué de espalda no veías la edad y la comienzo a sobar en su panochita ya muy mojada qué estaba. MARY; oh señor ud creé que entre,, YO: claro,,ya tu tío te ha desvirgado no habrá dolor,, MARY:Pero la suya es el DOBLE de mi tío, Le seguía sobando en su entradita .. YO: pues con esta verga vas a correrte más veces mi amor,, MARY:ummm despacito porfavor,, que ya Nolo noto en mí panocha .. YO; tu respira hondo mi AMOR que a hora te lo meto,,,antes qué nos vengan a joder tus compañeros,, . Y la empiezo a meter un poquito y plack entra la glande.. MARY: uUyyy que rico quema.. Y empujó un poco más. YO: tu aguanta un poquito AMOR,, después te va encantar cuando la tengas dentro .. MARY: ahhh,,ufff, es grande ufffg,me está rompiendo, despacito,, despacito, pufff,,,puffff,, así despacito,,.ahhh,,me está abriendo es muy gorda que me [email protected]á partiendo..ay, ay,, lo siento enorme señor,, ay AY,, Todo me producía morbo y meto un trozo más de verga, . MARY: au au au,, uffff,,es grande señor PERO me gusta,, me gusta me gusta,, YO; shiff shiifff, no grites, q nos VAN oir,, MARY:ummm,, uffff,, oh señor,, dame tu leche por FAVOR ,,dame tu leche,, . Y en UNA de ésa le clavó toda la VERGA,,ala gordita,, MARY: ay ay ay,, me está matando,,uffff que rico,,ya no me duele MUCHO,, . Ya su panocha se había adaptado ami verga muy rápido,, está gordita será toda una COME vergas,, Comense a darle sin piedad,,.. YO; ves mi amor cómo te entró,, ahora te voy dar tu leche cuando quieras,, y después te metere verga en ése culito gordo,, me entiendes Putita,, TOMA,,,toma,, plock, plock plock,, Le metía la verga sin piedad,,. MARY: agggg aggggg,, dame tu leche porfa,,,dame,,,dame,, así así,, que rico,, me duele Pero me gusta,, agggh,,, me duele Pero le aguanto,, ya,,quiero mi leche,, ahggggg.. Estaba muy excitado,,mi VERGA ya iba explotar,, YO: ahí te va mi leche mi gordita rica,, TOMA,,,toma toma,, MARY: ohhh quema,,ohhh agggg que rico quema, auuuu auuuu,,ohhh ..me corro señor,,me corroooooo, aggggg agggggg,, oummmmm,,q RICO, ,,Nose cómo le pude AGUANTAR su verga SEÑOR,, YO: te a gustado agggg,,offfff,, lo tenemos que VOLVER hacer mi AMOR,, MARY: si ya vendrá a VER a joana y me vuelve a meter su verga SEÑOR,,que rico me gusta,, aggg.. Mi verga aún dentro de su vagina,, latia de lo rico,, ELLA que le temblaban LAS piernas,,. YO ; me encantaría romperte el culo la OTRA vez,, MARY :Pero me entrara su cosota señor,, YO; pues mira como sale de tu panocha,, La comienzo a sacar y tenía rasgos de SANGRE,, Ella le doy vuelta que me vea y estaba con una pálida,, y la beso en la boca, MARY,:señor me a roto todo, su huevo es muy grAnde,, miré su cosota está CON mi sangre,, es más grande que OTRAS,, . YO: Pero as disfrutado o no, MARY: si pero un poco más y desmayó,, De su panocha comienza a caer mí leche,, le doy papel q se limpie,, . YO: limpiate mi AMOR,, y que no te culee tu tío un PAR de días.. MARY: el me coje cuando duermo, me deja su leche rápido y seve,, yo he sentido más rico que cuando ud me a roto mi panocha,, YO: bueno vistete, y ve jugar CON tus compañeros.. Y ella no dejaba de VER mi verga, MARY: señor es muy enorme su verga me gusta,, YO: ya niña otro día te voy romper el CULO ok,, ahora VE a jugar MARY:si señor,, YO: dale un besito de despedida MARY: jijijiji,,habrá CON cuidado la puerta , Ummmn un besito para este Pinochon ja Jaja, . Abrí la puerta con cuidado ..y se desapareció,,y se quedó el espacio con olor a orgasmos ,,me abría culeada a otra niña,, y no sabía hasta dónde seguiría mi suerte, me fui al bañó a lavar la verga y en el baño la encuentro ha Patricia que no había cerrado la puerta y estaba meando , joder,,PATY no cerraste la puerta,,. Ella: Jijijijijjiji, hay tío perdón,, . Y plack cierro la puerta,, PATY; tío hoy estoy con mis amigos mi cosita le extraña.. YO: si pues,, ya habrá ocacion, Y se escuchaban los pasos de los otros nĺños que se venían hacia él bañó,,. Patricia terminó de hacer pipi y salió a seguir en el juego,, Luego ya la tardé se pasó rápido y vinieron a recoger a alos compañeros de joana,,. Yo terminé de arreglar sus cosas de mi hermana y ya luego me marché, pero me quedé pensando en ésos nuevos ollitos que me los comi,, me despedí de joana y Patricia y les dije q antes de SU cumpleaños estaría aquí con su regalo..

Autor: TILIN1980 Categoría: Incesto

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!