Relatos Eróticos de Incesto


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Amadísimas y putísimas hijitas – III

2022-11-27


Cuando una mujer poliamorosa se queda embarazada, desea siempre lo mejor para “lo que venga”. Cuando da a luz, desea siempre lo mejor para lo que acaba de nacer. Y cuando lo que ha nacido empieza a crecer, siempre desea convertirla, si es niña, en la mayor depredadora sexual posible ¿o no es así?. ========= –Lo siento mi amor. No voy a poder operarme dentro de unos días para agrandar mis tetas. Según el análisis de sangre y orina que me han hecho ¡ESTOY PREÑADA! –Joder Maruja ¡ya estaba prevista tu operación! –me dijo Ekaterina, mi maestra y pervertidora- –Si mi amor, pero tú me estás emputeciendo a mí y a mis hijas, y quedarse preñada es lo que suele pasar cuando me has convencido para que folle sin condón y sin usar anticonceptivos, con muchos hombres, mucho alcohol y muchas drogas. Ahora solo tenemos que esperar que sea niña y no lo tenga que abortar. –Engordar tu barriga y tus tetas, hacer porno de preñadas y abortar, sería lo mejor que podrías hacer ya que nunca lo has hecho, y así tus hijas verían que eso es algo natural y que se acostumbren a esa idea. Y después de que abortes, podemos luego operarte para ponerte unas tetas como las mías de 110 cm o más ¡tengo tantas ganas de verte siliconada! Me vas a hacer pasar unos días tristes. Y luego de operarte, ya te quedarás otra vez preñada. –Quiero tener otra hija para emputecerla desde su gestación. Quiero que todas las drogas que me estás dando y el alcohol que consumo, pasen a ella y su placenta, y así, cuando nazca pida vodka en lugar de teta y coca en lugar de papillas, para que sea una puta drogata antes que aprenda a andar. Quiero que esa hija sea nuestra obra maestra. La puta más joven, más depravada y más viciosa de la historia de este club. Me acerqué a ella, cogí su cara entre mis manos mirando fijamente sus ojos y le di varios suaves y amorosos besos mientras susurraba en su oído con enormes deseos de calentarla como nunca. –Pero te haré un regalo a cambio. Como bien sabes, el sábado, mi hija Amaia de 9 años, su amiga Isis, que es la nieta segunda de Tessi, y otras 3 niñas más, van a tener su primera orgía salvaje, casi un gang-bang infantil. Me gustaría que ya que es la primera vez que esas putitas hacen orgías profesionales, las emputezcas tú a fondo como hace dos meses hiciste con mi hija pequeña para rodar su primer porno. Es más, como sé lo mucho que te apetece emputecer a niñas y convertirlas en esclavas de toda clase de vicios, y como sé que te atraen mis hijas, te entrego también a mi hija Amaia. ***Ya hace casi dos meses que le están viniendo dolores de menstruación y la tendrá en cualquier momento. La estamos pervirtiendo con drogas, alcohol y toda clase de actos de sexo vicioso con adultos. Pero quiero más mi amor, mucho más. Quiero que además de todo esto, la hormones(1) a tope y hagas con ella todo lo que quieras, para que su cuerpo se desarrolle muchísimo, tenga buenas tetas siendo niña, y se quede preñada lo más pronto posible. Yo te ayudaré a enviciarla cada día más… pero tú la putearás para siempre. Deprávala y degrádala todo cuanto desees sin limitaciones de ninguna clase. Sé tú quién decida cuando se queda preñada y cuando tiene que abortar, pasen las semanas que sean. Y tendrás a mi pequeña Nerea cuando tú lo quieras, para emputecerla como a su hermana, y hacer que las colas de sus clientes para follarlas cada día, sea inmensa. ***Es mi regalo a ti por todo lo que me estás emputeciendo junto con las niñas. Por todos los placeres que obtenemos cada día viviendo plenamente en nuestra entrega al mundo del sexo y a todas las perversiones de este club, que es ya nuestro único hogar. Somos tres mujeres y las tres somos putas y totalmente entregadas a los deseos del club. –Así lo haré Maruja. Soy enormemente feliz convirtiéndote en la grandísima puta superdepravada que empiezas a ser. Y en la Jefa de las perversiones de las niñas de este club para hacer de ellas unas excelentes putas y actrices porno-infantiles. Pero me esmeraré como nunca para que tus hijas nos superen en vicios a nosotras dos. A las dos les pondré la mayor cantidad posible de hormonas adecuadas a su edad para desarrollar sus cuerpos y sus deseos ¡Qué putas más maravillosas vamos a hacer con ellas y cuantas veces vamos a verlas preñadas! –¡Que así sea! –dije yo riéndome- Sonriendo a mi amante, me abracé a ella y mientras la comía a besos, nuestras manos cogieron cada una el coño de la otra y muy sabiamente empezaron a jugar con ellos. Pero el maldito teléfono interior repiqueteó y tuvimos que cogerlo. Ekaterina atendió la llamada y después de un intercambio de frases en su idioma, colgó, me miró fijamente y en silencio se levantó de la cama, encendió dos potentes canutos que cogió de la mesa, me acercó uno ya encendido, se sentó en la cama, puso entre las dos un cenicero y después de aspirar profundamente varias veces y llenarse a gusto sus pulmones de humo, me dijo: –¿Estás segura Maruja de que lo que me acabas de prometer sobre la entrega de tus hijas para emputecerlas va en serio y no en broma? Y cuando digo de emputecerlas digo que les voy a dar tanta droga y alcohol, que les va a salir por el culo mientras se las follan una y otra vez hasta que los clientes y no ellas, se cansen y se agoten. Porque ellas tendrán tantas drogas encima que no se agotaran en horas, muchas horas. Incluso como bien sabes, las podemos mantener días enteros vomitando y arrastrándose por el suelo, siendo folladas y multiusadas una y mil veces sin parar. Miré directamente a los ojos de Eka y sonreí. Ella hablaba de emputecer al máximo a mis hijas Amaia de 9 años y Nerea de aún 5 años, y que en solo dos meses había follado con más de 80 clientes adultos y hecho 14 vídeos porno de niñas con actores porno adultos de grandes pollas(2). Mi sonrisa era irónica y real. Yo había entregado a Nerea a Eka para que drogase y emborrachase a la niña precisamente esos dos meses antes, y ella lo había hecho convirtiendo a la niña en actriz porno esa misma noche y en verdadera puta profesional, solo unos días después. Todo el mundo en el club sabía que yo era una verdadera amante del sexo y de toda clase de perversiones y degradaciones sexuales. Y precisamente por eso, por mi amor y entrega total al sexo y a sus vicios, yo carecía de empatía sexual hacia mis hijas y lógicamente, hacia las demás niñas y madres. No me importaba ya la edad de las niñas y pre-adolescentes, ni el tamaño y el grosor de las pollas que las penetraban, ni el estrecho agujero por el que las follaban dilatándolos al máximo, ni que se quedasen preñadas en sus primeras reglas. Las niñas eran entregadas por sus madres para ser prostituidas. Nosotras las entrenábamos y enviciábamos y desde muy niñas, el tabaco, los porros, el licor más fuerte, las drogas y toda clase de vicios formaban parte ya de su vida. Cada cliente de esas niñas, gozaba totalmente de ellas en todo lo acordado pagando muy bien… ¡pero que muy bien! Y si alguna niña sentía dolor, pronto aprendía que el dolor forma parte del placer y a través de ese dolor, encontrábamos niñas que eran “seducidas” por el mundo Bdsm y se las entrenaba, poco a poco pero constantemente, como putas especiales para ese mundo y el del Scat ¡y mis hijas ya formaban parte de ese mundo! Así que acariciando sus enormes y duras tetas, le dije: –Ekaterina querida ¿no te he dicho de entregártelas para que hagas con ellas lo que quieras? Emputécelas, hormónalas, drógalas… Haz de ellas unos cuerpos solo para follar y dar placer. Y dejemos que sean felices toda su vida, ellas y sus clientes, follando sin parar… y llenando nuestros bolsillos. Haz de mis hijas las más putas del club. Las más viciosas y depravadas para que sean el ideal de las demás niñas. –Pues entonces Maruja, tu hija Amaia junto con su amiga Isis formarán mañana un dúo de sexo duro. Su estreno en gang-bangs no será el sábado, sino mañana mismo. Serán 6 hombres para ellas 2 solas. Por eso me han llamado antes. Un grupo de 6 hinchas de un club de futbol quiere a solo dos niñas “muy especiales”. Se las quieren follar, mear y que les limpien el culo durante 4 horas. Y que las niñas se tomen toda la coca y el alcohol que les quieran dar. Pagan extraordinariamente bien y quieren disfrutar de ellas con total libertad ¿alguna pega? –Ninguna. –Y Nerea, mientras su hermana folla el sábado en la orgia con sus otras amigas, a sus casi 6 años la entregaremos debidamente drogada y borracha a dos sesentones de buenas pollas y múltiples vicios. La van a follar duro, pero para eso es puta y cobra. ***Y la próxima semana me las llevaré las dos a un amigo médico y veremos qué hormonas o combinación de hormonas les vamos a dar para acelerar su crecimiento, su desarrollo físico, sus ansias de entregarse al sexo más vicioso, a tomar toda clase de drogas, ser alcohólicas y ser unas ninfómanas amorales de por vida, que se queden preñadas constantemente, que aborten por placer, y que de vez en cuando tengan hijas, nos den más niñas para emputecer. Yo me la quedé mirando mientras la oía y me embargaba tal pasión sexual, tales deseos de perversión, que agarrándome la parte baja de mi estómago por el dolor profundo que sentí unos instantes, tuve el más salvaje orgasmo de mi vida. Me quedé ligeramente doblada mientras seguía sujetándome el bajo vientre y solo atiné a decir: –Hazlo así Eka, haz de ellas lo que dices, y te lo agradeceré toda mi vida. Nos abrazamos intensamente y dejando aparte nuestros fuertes deseos de follarnos como locas, nos fuimos a preparar a las niñas para esas fiestas inesperadas. Aunque estas “fiestas inesperadas” eran cada día menos inesperadas gracias a la publicidad de nuestra organización en la red profunda y a las muchas agencias internacionales que nos promocionaban. Esa misma noche, Ekaterina diseñó un pequeño coctel de drogas para mis hijas, para Isis (la nieta de Tessi) y para las otras 3 niñas. Necesitaban ir colocándose para aguantar todas las drogas que les iban a dar, la gran cantidad de licores que iban a beber y las muchísimas veces que se las iban a follar. Las cinco niñas del gang-bang recibieron instrucciones para fumar cuantos porros quisiesen y aunque mi pequeña Nerea aún no fumaba habitualmente, tanto Eka como yo le dábamos a fumar de los nuestros. Las queríamos colocadas, muy colocadas y dispuestas a hacer todo lo que sus clientes quisiesen con ellas. Serian un ejemplo para el resto de las niñas del club. Que por cierto, cada día ganaba más fama de ser un club de niñas pervertidas y que no se negaban a nada si pagabas el precio convenido. Y eso del precio alegraba mucho a las niñas y sobre todo a sus putas madres. Y llegó la noche siguiente. Ekaterina, Isis, Amaia y yo estábamos colocadas como nunca antes de una orgía tan especial para las niñas. También lo estaba (y tan colocada como nosotras) Tessi (la Directora), que quería participar en la visión directa de las folladas de su nieta Isis. Nuestras pupilas totalmente dilatadas nos mostraban el grado de drogas que nos habíamos tomado ya, y entre ellas, una que ralentizaba los efectos de otras drogas y del alcohol, para que las niñas pudiesen drogarse y beber más de lo aconsejable durante esas horas de la follada, y así los clientes pagaban más. Y estábamos lo suficientemente borrachas para poder andar y hablar “casi” normalmente. Isis llevaba un top suelto, transparente de color amarillento, y Amaia llevaba lo mismo en color marfil. Las dos una minifaldita de cuadros tipo escolar, ninguna llevaba ropa interior, las dos llevaban calcetines blancos y zapatos rojos con delgados tacones de 5 cm. Y por supuesto, las dos llevaban las consiguientes trencitas en el pelo para aparentar ser más niñas. Labios ligeramente pintados de rojo coral, y las dos hicieron su aparición en la sala fumando unos simples cigarrillos. Sus seis clientes futboleros pararon sus conversaciones para mirarlas y admirarlas. Las niñas, bien entrenadas, pusieron sus cigarrillos entre sus labios y lentamente, muy lentamente y con sensualidad, se despasaron los corchetes de las faldas y las dejaron caer al suelo. Con los coños al aire y las transparencias de sus tops, las niñas estaban delante de esos hombrotes borrachos y con ganas de follar, totalmente desnudas. Pero Isis invitó a un hombre de unos 40 años y con más kilos que un oso, a que le quitase el top. Y el oso se puso tan cachondo que casi le quita el top y el brazo. Con pocos segundos de diferencia, las dos niñas fueron levantadas del suelo y arrojadas ¡sí, sí, arrojadas!, sobre las dos camas, y antes de darme cuenta de la situación real, tres o cuatro hombres se subieron a las camas, se tiraron sobre sus cuerpecitos, abrieron de piernas a las niñas y vi como un enorme pollón empezaba a entrar en el delicioso coñito de mi hija. Y otro en el delicado coñito de Isis, cuya jovencísima abuela Tessi, me agarro del brazo mientras lo veíamos todo a través del enorme cristal que desde nuestro salón, nos permitía verlo todo en el gran dormitorio… a la vez que las cámaras lo grababan desde varios ángulos. Otro hombre se puso boca abajo con su polla metida en la boca de Amaia y en vez de hacérsela mamar, se la follaba como otro coño cualquiera. Durante cuarenta y cinco-sesenta minutos, mis queridas niñas solo eran como muñecas hinchables. Este grupo de sementales ya borrachos de cerveza antes de llegar a nuestro club, eran verdaderos patanes y posiblemente nunca habían estado follándose a una niña a sus 40-50 años, y el tener entre sus brazos y follarse a estas ninfas de tan estrechos agujeros, les estaban volviendo locos de deseos y placeres. Se molestaban unos a otros. Se apartaban unos para ponerse otros. Pero poco a poco todas y cada una de sus pollas iban penetrando y vaciándose dentro de todos los agujeros de mis amadas. Y no solo una vez. Y no con cariño. Las trataban duramente, sobre todo, cuando las penetraban analmente y les metían sus pollas hasta los huevos. Sus agujeros eran brutalmente dilatados por esas gruesas pollas que ni siquiera tenían en cuenta la pequeña profundidad de su matriz en relación con cada una de las pollas, con lo que esas pollas chocaban contra su cérvix y se notaba en los rostros de las niñas que al recibir cada profunda penetración, dejaban de sonreír. Pero las dos aguantaban maravillosamente bien. Abrazaban a sus amantes, les besaban en la boca y jugaban con sus lenguas. Y al notar cada uno de ellos con qué pasión y deseos se entregaba cada una de las dos niñas, sus propios deseos se incrementaban y con más intensidad las follaban. Tessi no pudo aguantar más su calentura, se abrazó a mí y mientras me besaba intensamente, su mano agarraba, más que acariciaba, mi coño y me masturbaba frenéticamente. Yo no pude aguantar más mi propia pasión y a pesar de correrme apenas me tocó, seguí frotando mi mano, haciendo penetrar mis dedos agarrando su clítoris. Y me llegó el segundo mientras ella me daba su tercero… pero de repente, la voz de Ekaterina nos devolvió un poco a la realidad: –Mirad, esos hombres necesitan un descanso ¡las niñas son más fuertes que ellos! Voy a decirle a Rosa que les entre el carro con drogas, licores y algo para comer, pero nada de cervezas, solo licores fuertes y muy fuertes. Efectivamente, esos machos fuertotes y futboleros, bajaban de las camas. Solo quedaba uno encima de ella penetrando salvajemente el culo de mi hijita Amaia. Su polla era gruesa y prácticamente la metía hasta los huevos ¡y menudos huevos! Mi niña se estaba ganando muy bien “su pan suyo de cada día” y demostrándonos constantemente su calidad de puta viciosa. No pude aguantarme, metí mi mano en mi coño que estaba desde poco antes a punto de correrse otra vez ¡y me corrí! Y como si el follador de mi hija lo hubiese previsto, también él llenó nuevamente de semen, el culo de mi niña. Sacó su polla del interior de sus intestinos y se bajó de la cama chorreando. –Se las han follado 8 veces por el coño y 7 veces por el culo. Han mamado las niñas 8 veces las pollas y no sé cuántas veces se las han follado por la boca ¡Impresionante! Y aún quedan 3 horas. Imaginaos lo putas que van a ser cuando dentro de poco tiempo, las drogas les vayan haciendo efecto y sean parte de sus vidas, y encima, llenemos a Amaia y a Nerea de hormonas que hagan explotar sus vicios y sus deseos de sexo. Y de repente, oímos a Tessi que le decía a Eka con voz temblorosa y emocionada: –Ekaterina, te ruego que lo mismo que vas a hacer con las hijas de Maruja, hagas con Isis, mi nieta. Emputécela a tope. Drógala, emborráchala, entrégala a todos los placeres sexuales más pervertidos. Llénala de hormonas y de deseos de quedarse preñada constantemente. Que no solo no desee dejar de ser puta jamás, sino que siendo esta su profesión, desee entregarse sin limitaciones a todos los vicios que le pidan y le paguen. Las tres nos miramos con los ojos llorosos de la emoción y la pasión de poder tener niñas tan putas y madres tan pervertidas como nosotras. Y vimos entrar el carrito de las bebidas y las drogas en el dormitorio. Los hombres se lanzaron de inmediato a por drogas, licores que muchos bebieron directamente de la botella y también empezaron a comer de algunas de las viandas que les habíamos puesto. Vimos como nuestras niñas se cogieron de la mano y se fueron al baño dejando su camino señalado por los goterones de semen que bajando por sus piernas llegaban al suelo. Las dos andaban erguidas, bastante bien a pesar de las folladas, el alcohol y las drogas, y cuando volvieron, muy sonrientes las dos, se abrazaban con sus folladores, se besaban con ellos y acariciaban y masajeaban sus pollas, que poco antes habían penetrado y derramado en el interior de sus cuerpos. Pero también se fueron al carrito, se prepararon dos gruesas rayas de coca cada una que esnifaron con auténtico deseo, se tomaron una pastillita azul cada una (un auténtico explosivo sexual que las haría follar como locas) y se bebieron al menos dos vasos de vodka cada una. Y de repente ¡empezaron a besarse y acariciarse los usados coñitos la una a la otra, mientras sus amantes las aplaudían! Apenas Isis se corrió, las agarraron a las dos y las volcaron sobre una cama con sus pies en el suelo, la una junto a la otra, las abrieron de piernas y estando ellos de pié detrás de ellas con sus pollones totalmente endurecidos, empezaron a sodomizarlas. Una polla detrás de otra entraron en sus culos y los 6 se corrieron dentro de ellas. Fue una sodomía brutal, casi inhumana y más en unas niñas. Incluso Tessi estuvo a punto de entrar y suspender esa brutal follada anal, pero Ekaterina la detuvo diciéndole: –Teresa, me acabas de entregar a Isis para que la emputezca y eso es lo que estamos haciendo. Entre la orgía de hoy y la del sábado, estas niñas serán plenamente mujeres y putas espectaculares. Dejad que las emputezca a mi gusto y aprended de mí, y así, cuando yo vuelva a mi país podréis dirigir este club como lo hago yo ¡sin importarme nada lo que suceda a las niñas! Solo son putas y como putas las debéis tratar ¡Y ya veréis como desarrollamos sus cuerpos y sus depravaciones con las hormonas! ***Mirad cómo se dilatan sus anos. Mirad cómo las niñas aprietan sus puños y blanquean sus nudillos de la fuerza que hacen al cerrar sus manos. A pesar del licor y de las drogas que llevan dentro, son conscientes del dolor de las penetraciones de esas inmensas pollas para sus estrechos agujeros ¡y sin embargo las toleran y no hacen ni un mal gesto porque es parte de su profesión! Es más, esos pequeños estremecimientos que se les nota desde aquí, denota que se están corriendo del placer que reciben ¡qué buenas putas son a su edad, y que orgullosas debemos sentirnos de ellas! Y como Ekaterina tenía razón, volvimos a mirar por el cristal como follaban a nuestras niñas, y cómo sus coños y sus culos se dilataban para siempre. Estábamos seguras que ninguna de las 6 pollas tenía menos de 3 cm de diámetro y alguna llegaba alrededor de los 4 cm ¡y todas ellas penetraban y se vaciaban en esos pequeños agujeros de niñas de 9 y 10 años! Qué lástima que yo no hubiese podido gozar de esos y tantos placeres a tan corta edad… ¡pero mis hijas sí lo harían y sin limitaciones! Tal y como estaba previsto y pactado, a partir de la segunda hora, cada hora paraban todos unos 10 minutos para ir al baño, fumar lo que quisiesen, drogarse hasta el culo y beber todo lo que aguantasen. Incluso en dos ocasiones, varios de esos machotes tomaron Viagra para seguir perforando a las niñas. Poco antes de las 4 horas pactadas, los hombres fueron abandonando las camas y tomando más alcohol. Pero ninguno de ellos olvidó que habían pagado su derecho a mearse sobre las niñas. Es más, lo habían pedido al contratar el servicio. Así que antes de abandonar la habitación para darse unas buenas duchas frías y recuperarse un poco, fueron poniéndose de pie ante las crías y les mearon todo el contenido de sus vejigas. Las niñas se ladearon un poco y abrieron glotonamente sus bocas. Los 6 pagaron su enorme cuenta, y dos de nuestros coches se los llevaron ¡gratis!, a su hotel. Isis quiso bajarse de la cama, pero su cuerpo, terriblemente cansado, drogado y borracha hasta lo increíble, se fue deslizando hasta el suelo y tuvimos que levantarla entre las tres. Mi hija se quedó quieta en la cama. Luego me dijo que quería levantarse pero que se sentía tan pesada, que prefirió no moverse ¡ya la levantaríamos nosotros! Y efectivamente, dos fuertes empleadas del club la cogieron entre las dos y la llevaron al jacuzzi, donde ya estaba Isis. Las dos eran auténticos pesos muertos que teníamos que cogerlas para que no se hundiesen en el agua. Las limpiamos debidamente y vimos unas pequeñas grietas sin importancia en el ano y una fuerte inflamación de sus labios vaginales. Y al ir a llevarlas a las camas para que durmiesen, preparándoles antes algún batido para calentar y llenar sus vacíos estómagos, dijo Eka: –No les preparéis los batidos y los caldos habituales, preparadles y dadles de beber el “brebaje” que ayer nos recomendaron: “Los batidos de proteínas vegetales con las bayas rojas senegalesas”. Y mañana cuando se levanten, les dais otro batido de estos. Así podremos ir comprobando si son tan potentes como nos han dicho, eliminando mucha más cantidad de las drogas y de alcoholes ingeridos esta noche por su organismo y las dejan “casi normales”, como si no hubiese habido fiesta ni orgía. ***Si eso fuese verdad, a todas estas niñas las podríamos emputecer hasta límites nunca pensados, porque al beberse este brebaje, en pocas horas estarían en condiciones de irse al colegio sin que se les notase nada de las grandes cantidades de drogas y alcohol consumido. Así, nunca se negarían a satisfacer las más bajas pasiones y vicios de cualquier cliente que los desease, fuesen los que fuesen, y que pagase su precio. ***Y a nosotras tres, nos vendría como un milagro para poder hacer locuras cada noche y al día siguiente poder trabajar “normalmente”. Somos putas caras, pervertidas, viciosas, pero aún podríamos ser mucho más caras y viciosas si este brebaje fuese real. –A mí no me importaría emputecerme hasta el culo todas las noches… si al día siguiente puedo trabajar normalmente. Pero el contenido proteínico de ese brebaje es muy fuerte y contiene un montón de productos que podrían ser perniciosos para las niñas –dije yo- Pero Eka fue muy directa: –¿Queremos nosotras niñas putas o niñas perfectas? Las niñas putas son las que nos hacen ganar dinero y por lo tanto, hay que emputecerlas al máximo. Aunque sean nuestras hijas o nietas. ***Ahora hay que empezar a preparar las niñas para las orgias del sábado y muy especialmente a tu hija Nerea, que a sus 5 años va a ser la estrella de la noche con dos hombres maduros para ella sola. Vais a ver como es capaz no solo de aguantar todas las folladas de esos dos cabrones, sino que además se reirá de ellos si es necesario. Voy a emputecerla, drogarla y emborracharla como jamás habría pensado hacerlo, pero estoy segura que cuando termine agotando a esos dos, le daremos una matrícula de honor. Y las tres nos reímos muy a gusto ¡Las queríamos putas… muy putas y emputecidas! ====== (1)—Según la hormona o grupo de hormonas, las niñas crecen más, se desarrollan más, y se despegan de las personas de su edad, desean estar con personas más mayores, y su desarrollo sexual se incrementa… entre otras muchas cosas. (2)—Leed el capítulo anterior. ====== [email protected]

Autor: LIBRE95 Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi prima y yo somos novios

2022-11-27


Todo comenzó un dia que mi prima subio una foto a su historia de fb y se miraba hermosa y lo es y se lo dije en privado y de ahi segimos platicando por mjes porque casi no nos vemos, y pues fui directo y le dije que me gustaba y ella tambien me dijo lo mismo asi siguio la platica asta que le dije que si queria ser mi novia y acepto y ala semana en una fiesta de otra prima nos vimos y toda la fiesta me sente asu lado queria besarla y ella también queria pero no podiamos en ese momento asta que termino la fiesta le dije quiero besarte te espero afuera del salon de eventos le dije y ella dijo que si asi que nos salimos y aprovechamos que estaba osbcuro y nos dimos un suave y largo beso y queriamos mas asi que nos subimos ami carro y me la lleve a un hotel y porfin ivamos aser el amor entramos al cuarto y nos besamos con mas tranquilad y la fui desvistiendo recorria todo su hermoso cuerpo delgado pero bien formadito y que creen era virgen mi prima y me dijo que queria que yo fuera el primer hombre que la haga sentir mujer y yo con gusto lo hise muy despacio por que le dolia tiene una panochita muy rica y depilada ya se imaginaran asus 18 años y yo 34 me comi su panochita a puro lenguetaso que delicia mi amor le decia y ella se retorsia de placer y decia me gusta que ricoooo asta que se vino y yo segia pegado a su panochita me pare y se la meti suave estaba muy apretadita y poco a poco se la meti toda y enpeso a salir sagre pero segi dandole duro asta que me vine dentro de ella que lindo fue . Queriamos quedarnos y segir cogiendo pero ya eran las 4 de la mañana y teniamos que llegar a nuestras casas asi que nos fuimos y nos despedimos con un rico beso de lenguita. Y eso fue el princio comenten si les gusto para escribir mas o fue malo mi primer relato

Autor: Anónimo Categoría: Incesto

Leer relato »

Adrián y su sobrina la putita. III

2022-11-23


La historia continua.. Adrián y su sobrina la putita. III La historia continua. Cuando despertaron después de romperle el coño Adrián se puso a pensar cómo organizar su vida y la de Zaidita. Ella entendía muy bien que nadie debería de saber lo que pasaba y él sabía que no habría vuelta de hoja. Por ahora él la dominaba y ella hacia todo lo que él le pedía, así fueran guarradas. A partir de entonces el “servicio” fue completo. Coñito en la mañana, mamada después de la escuela y culito y mamada en las noches, aunque también había “trabajos” extras donde repetían lo que hacían en diferentes horarios. El disfrutaba mucho de su pre adolecente cuerpo, aun sin entrar en la pubertad. Cada día ambos inventaban formas de disfrutar más y a veces hacían cosas que eran un poco fuertes o sucias: así el encontró placer al penétrala analmente cuando terminaba de defecar pues sentía que las heces fecales embarradas en su ano servían de lubricante y ella lo aceptaba y también lo disfrutaba. También le gustaba terminar en la frente de ella para que su semen le bañara la cara y el pecho. Tuvo que recurrir a un amigo médico para que le recetase vitaminas diciéndole que andaba con una mujer muy ardiente que le exigía mucho y también le recetó unas pastillas para aumentar la cantidad de semen que descargaba. -estas se usan cuando te falta volumen para embarazar a tu esposa y también las usan los actores porno, pero no deberás de usar más de tres a la semana. Iban a cumplir dos meses de tener sexo cuando Zaidita quiso darle una sorpresa. Adrián le avisó que llegaría después de las siete de la tarde pues tenía trabajo, por lo que le pidió a una compañera dos años arriba en la escuela que la maquillara pues iba a ir a una fiesta de disfraces, cosa que no era cierto. Su amiga lo hizo y cuando Adrián llegó a la casa la vio vestida muy sexy. Con la faldita de la escuela subida hasta enseñar sus nalguitas, una blusa strapless, las medias de la escuela hasta medio muslo y sus zapatos de trabilla. Adrián nada más verla y tuvo una erección, la atrajo sobre si y la sentó en sus piernas acariciando su entre pierna. -mi amor, te ves hermosa, no te imaginas cuanto me excita verte. -por eso lo hice tiito, para darte gusto. En un momento él le levantó la blusa y al quedar desnuda de la cintura para arriba ella llevo sus manos a su plano pechito tapándose las tetillas de niño que tenía. Él se dio cuenta que siempre lo hacía y le preguntó. -¿Por qué te tapas mi amor? -es…..es que me da pena. -¿Por qué mi vida? a mí me encanta ver tus planos pechitos, acuérdate que tienes nueve añitos. -es que no tengo nada, soy como un niño de cinco años. -Tontita, eso es una de las cosas que más me gustan de ti, que pareces una niña de cinco o seis añitos. Los seres humanos tenemos fantasías y esa es una que siempre he tenido y contigo la cumplo mi amor. ¿Acaso tú no las tienes? -si tiito, tengo una, pero me da pena decírtela. -Pues no deberías, así que dímela y te la cumplo. -…..bueno……..tu sabes que mi padre se fue cuando tenía tres años, en realidad no me acuerdo como es y mi mamá ocultó todas su fotos, así que no tengo una imagen de él. Cuando me metes tu verga, te la mamo o me la metes en mi culito sueño que es mi papá el que me la está metiendo y me éxito mucho. Adrián se quedó un rato callado lo que Zaidita interpretó como que había ido muy lejos, pero después él dijo. -está muy difícil que te cumpla tu fantasía pues no sé dónde este tu padre, pero podemos hacer una cosa. A partir de hoy ya no me dices tío o tiito, ahora me dirás papá y así los dos fantaseamos. Tú que soy tu padre y yo que eres mi hija. Pero no te vuelvas a tapar tus deliciosos pechitos pues me quitas el placer de fantasear yo. A partir de ahora serás mi hijita de seis añitos. Sellaron el pacto con un beso y comenzaron las caricias que culminaron con una deliciosa enculada con diálogos como -que rico papito, me gusta mucho tu verga en mi culito. -si mi vida, me encanta cogerme a mi bebita hermosa. -ay papi, como disfruto. -mi bebita, mi princesa, mi putita. -me gusta que me digas así. -¿Cómo? -mi putita. Me gusta serlo para ti. Él le lamio los planos pechitos y ella se enloquecía de placer, le puñeteaba la verga, se la metía en la boca y saboreaba su semen abriendo la boca para que la viera llena de esperma y se lo tragaba. Como todas las noches terminaban agotados pero muy satisfechos y ella cada vez era más degenerada, lo que el disfrutaba mucho. Así pasó el tiempo y sin darse cuenta Verónica regresó de sus estudios. Zaidita ya tenía once años y era una niña deliciosa cuyos pechitos ya empezaban a florecer, mismos que su tío acariciaba y chupaba a diario. Una semana antes que su madre regresara se encerraron a piedra y lodo pues sabían que se separarían como al final sucedió. La historia termina cuando a sus 1 años se hizo de un novio, un estúpido joven de 15 años, al cual culpó de su embrazo el que sucedió cuando su tío las visitó por quince días. Ella estaba decidida a cumplirle la promesa que algún día le hizo de tener una hija para él, misma que nació a sus 13 añitos. ……………………………………….pero esa es otra historia.

Autor: VERDOLAGA Categoría: Incesto

Leer relato »

Amor de hermanos

2022-11-23


Una madre encuentra a sus hijos a mitad de la noche. Es un encuentro con un gran impacto para el futuro. Los ruidos me despertaron. Eran unos golpeteos de la madera contra la pared y unos resortes rechinando. Mi instinto identificó el sonido, pero me engañé para no creerme a mí misma. Salí de mi habitación sin hacer ruido y caminé por el pasillo hasta la habitación del fondo. Estuve a punto de entrar cuando noté que la puerta estaba entreabierta y la luz de una pequeña lampara de buró salía a través de ella. Con el ritmo cardiaco acelerado, miré. ¡Imposible! Néstor era mi hijo menor, de trece años y tenía a su hermana Carla de quince inclinada delante de él. Su cabeza estaba hundida en la almohada y su culo estaba levantado hacia él. Néstor la embestía casi con furia, refunfuñando y gruñendo de placer con cada golpe de su cadera. Ella gemía con fuerza, pero ahogaba los sonidos con la tela de la almohada. Incluso con los ruidos amortiguados, reconocí aquella sensación. Imposible no tenerla cuando un macho te da cómo mereces. No lo podía creer. Esta petrificada. Mi ojo miraba perfectamente a través de la puerta y aun así no podía procesar lo que ahí pasaba. Pero lo peor no era ver a mis hijos desnudos fornicando como animales. Mi vagina había respondido de inmediato y ahora estaba húmeda, goteando y me pedía aquello de lo que mis hijos inmoralmente llevaban a cabo. Me metí la mano por entre los pliegues de mi bata y me dirigí a mi peludo pubis, la antesala de la segunda cavidad más humedad de la ciudad. La primera era la de mi hija. Era imposible que no estuviera mojada. La podía escuchar, al igual que los húmedos golpes de aquella verga en ese agujero. -Carla… Carla… -comenzó a gemir Néstor. Iba en aumento. La cadencia de sus embestidas aumentaba – Carla… Carla… -sus gemidos ahora eran casi gritos. Trataba de controlarse, pero era obvio que no podía. Hundía sus dedos la delgada cintura de su hermana. El culo de Carla temblaba con cada impacto. Era una perra y estaba en la posición de una. A pesar de tener la misma sangre, gozaba – Carla… Carla… hermana… Ahhhhhhh. Una, dos, tres ultimas penetraciones y Néstor se detuvo. Desde mi distancia pude notar cómo sus testículos se contraían. Se estaban vaciando en el útero de su hermana. -¿Qué?… ¿Qué acabas de hacer? – dijo Carla al levantar la cabeza de repente. Se buscó tocar el coño a pesar de seguir ocupado por la verga de Néstor. Luego se miró los dedos húmedos de una sustancia blanquecina – No puede ser, ¡Lo hiciste de nuevo! ¡Dijiste que lo ibas a sacar esta vez! Néstor le sacó la verga. Seguía dura y brillaba por la humedad de su semen y de la lubricación de Carla. Su sonrisa complacida no parecía mostrar arrepentimiento, como si acabase de hacer una travesura. -¿No entiendes lo que esto puede provocar? ¿Nos quieres meter en problemas? – continuó Carla. Néstor subió y bajó los hombros. -Ah, no importa. No creo que nadie se entere – dijo mi hijo, al tiempo que se bajaba de la cama y buscaba los pantalones de su pijama. Me tuve que alejar. Verlo en movimiento me hizo recordar dónde estaba y a quién veía. Mis hijos, mis únicos hijos, fornicaban como animales y yo los acababa de ver. Una madre sabe bien cuando debe meterse y cuando no. Pero yo tenía las tetas de fuera y la mano frotándome el coño. Así que mi vergüenza me hizo correr a mi habitación. Estando ahí, me froté sobre la cama. Me presioné las tetas y me sumí en las imagines que acababa de ver. A la mañana siguiente, preparé el almuerzo de mis hijos. Era sábado y Néstor iba a salir con sus amigos; su hija, en cambio, iba a practicar volibol con sus compañeras de escuela. Me iba a quedar solar, así que aproveché para hacer una llamada. -Hola, ¿Quién habla? Mi corazón latía a toda velocidad. -Scott, soy yo, Mónica. Mi hermano mayor se quedó en silencio por unos segundos y luego continuó: -Te he dicho que no me llames a este teléfono. ¿Qué quieres? Ya te envié dinero esta semana. -No es eso. Sólo quería contarte algo. ¿Hay alguien cerca o estoy en altavoz? Scott no habló por unos segundos. Seguramente estaba mirando por los pasillos. -No hay nadie, todos están arriba. ¿Qué pasa? -Encontré a Carla y a Néstor en la cama. -No me digas que… -Sí. Lo hacían. No sé qué hacer. No pensé que fuera a ocurrir. -Tal vez fuiste descuidada. Debiste decir algo que los llevó a eso o tal vez encontraron tus diarios. ¿Dónde los guardas? En mi habitación. Bajo el ropero había un par de cuadernos en dónde escribí la verdad de mi niñez, mi adolescencia y mi maternidad. -No creo que los hayan leído, pero igual… no quiero que Carla pase por dificultades. Sé que entiendes mis dificultades, ¿pero no puedes ayudarme esta vez? Habla con Jane, dile que si puede recibir a la hija de tu hermana por un tiempo. No expliques nada más, ella no sabe quién eres. Scott guardó silencio por unos segundos y luego continuó. -Jane sabe que tengo una hermana. Le preguntaré si puede tener a Carla aquí por uno o dos meses. No prometo nada… y no somos nadie para limitar eso que hacen… -No, pero conozco los problemas que acarrea. Una niña de doce años jugaba a la orilla de un río. Sus primos querían jugar ahí, así que ella los siguió. Sin embargo, ellos no querían unir a la chica a sus planes. El río era profundo, pero en muchas secciones tenía puentes. El pueblo había sido construido a un lado y con el tiempo se había convertido en un punto de encuentro para los jóvenes. Sólo aquella chiquilla estaba sola. -¿Por qué tan solita? – dijo una voz detrás de ella. Era un muchacho alto y rubio. Su acento indicaba que no era del país. -No me quieren juntar. Dicen que no juegan con niñas – respondí, sintiendo demasiada confianza. -Son sólo niños. Ahora dicen que no quieren jugar con niñas, pero con el tiempo sólo querrán estar con ellas y verán raros a los que sólo jueguen con niños. -Sí, son sólo niños… ¿y usted de dónde es? -No me hables de usted. Dime Scott. Soy de Estados Unidos. Mi padre se divorció de mi madre hace unos años y vino a este lugar a tener una familia. Vine a conocer a mi media hermana. -¿Cómo se llama tu padre? – preguntó la niña. -Genaro. La niña estuvo a punto de decir que su papá se llamaba igual, pero hiló los puntos. Ella era la media hermana. Mismo padre, diferentes madres. -Mucho gusto – le dijo ella – Me llamo Mónica. Sabía que papá tuvo otra familia, pero siempre pensé que nos odiarías. -Al principio lo hice. -pero te diste cuenta de que siempre es bueno tener familia en algún otro lugar, ¿cierto? – continuó la pequeña Mónica. -Así es, sí. Por eso vine a conocerlos. -¿Cuántos años tienes? -22 ¿y tú? -12. -¿Me acompañas a la casa de tu mamá? Dije que vendría a conocerte y que te traería de regreso para ir a comer. La pequeña Mónica asintió. Se acomodó la ropa. Al levantarse de la roca en la que estaba sentada y caminó junto a él. Estaban por llegar a la casa cuando él le dijo: -¿Sabes? Eres muy madura para tu edad, Mónica. Esa noche Mónica escuchó la puerta de su habitación abrirse y sin darse cuenta, un cuerpo se abalanzó sobre ella. La luz que entraba por su ventana pasaba a través de su cabello rubio. Al sentir su boca sobre la suya, reconoció el aroma de aquel gringo hermano. No se resistió. Aquellos labios, saliva y lengua la desarmaron. Las chicas en la escuela hablaban de besos con chicos y ella jamás los había experimentado. Este era su momento. Eran mejores de lo que se había imaginado. Sabía que iba a sentir mariposas en el estómago, pero no humedad en su vaginita. No estaba lista para tanta humedad. Empapaba sus braguitas y le hacía desear frotarse, sentirse penetrada, poseída. Instintivamente comenzó a mover su cadera de arriba abajo. Scott lo notó. -¿Qué quieres, hermanita? – susurró con su respiración agitada. -Quiero lo que mis amigas grandes hacen con sus novios. -Si que eres madura, hermanita. Bien, te ayudaré con eso. Levantó el camisón que usaba de pijama hasta descubrirle la cadera. Luego le deslizó con cuidado su ropa interior para quitársela. La pequeña apenas entraba en la adolescencia. Le estaban creciendo los pechos, pero aun faltaba mucho para un tamaño decente. Sus piernas eran delgadas y sus caderas ya se habían ensanchado. Lo que vio el joven Scott fue un pubis con apenas unos pelos castaños como los de la cabeza de su hermana. -Delicioso – dijo antes de inclinarse y pasar la lengua entre ambos labios. La chica se estremeció. Él sonrió y lo repitió una y otra vez hasta que aquellos temblores se convirtieron en gemidos y pujidos. Se humedecía cada vez más y no sólo por la saliva que dejaba Scott. Ella, de por sí mojada, soltaba más y más líquido. -¿Qué haces? – preguntó Mónica cuando el joven le introdujo un dedo. Ella quiso gritar, pero cerró la boca con fuerza. No se lo metió entero y ciertamente no hasta el fondo. Se detuvo en un lugar. Comenzó a sacarlo y meterlo. -¿Te gusta esto? -Sí, mucho… pero quiero algo más ancho… – respondió Mónica casi sin poder pensar. Él sacó el dedo y se irguió para quitarse la ropa. Se bajó los pantalones y su verga, un grueso cilindro de carne con un glande casi morado apuntó a la jovencita. -Promete no gritar. Mónica sudaba y respiraba toda velocidad. Su cuerpo reaccionaba instintivamente y le hacía desear tener aquel apéndice dentro de ella. Abrió más las piernas y se preparó. Cuando la punta comenzó a abrirse paso, ella se sintió como un títere al que le introducen una mano por detrás. Era como si la partiera en dos, como si la rellenaran por completo al grado de querer rasgarlas y destruirla, pero igual, de alguna forma desconocida, le provocaba tanto placer. Estaba desesperada por tenerla toda completa. -Ahhh, no puedo… pero métemela toda. Finalmente entró y ella lloró. Algo se rompió en el camino, alguna clase de freno, y todo su coño se amoldó alrededor de aquel cuerpo dentro de ella. Mónica gimió y casi gritó, pero no lo hizo. Scott comenzó a moverse de arriba abajo para meterla y sacarla. Unas lágrimas aparecieron en los ojos de la chica. Su cuerpo no sabía cómo reaccionar ante el sexo, ante el placer puro. Aun no estaba lista a pesar de menstruar desde hacía un par de años. Su cuerpo seguía en desarrollo, pero su libido ya había crecido lo suficiente. Era más madura que otras chicas, como le había dicho él. Y le encantaba. No era una niña, era una mujer. Una mujer que recibía la verga de un hombre de 22 años. -Ahora eres mía – le susurró su hermano al oído – You are mine. -Sí… soy tuya… quiero más… Él levantaba y bajaba el cuerpo para llegar a mayor profundidad. La golpeaba hasta el fondo. Dolía, pero gustaba. Comenzó a besarla y ella le respondió. La besaban como a sus amigas mayores. Le generaba aun más sensaciones, más desesperación. Besos, orgullo, amor… todo eso sumado a lo que su coño forzado sentía. Le hacían acumular pensamiento y sensaciones. Se acumulaban en una calentura electrizante y a la vez húmeda. Le hacía difícil respirar, pensar y obedecer a lo que él le pedía. Sentía cómo pronto aquellos estímulos se acumularían y… Explotó. Su hermano le tapó la boca mientras él gemía con fuerza y ella quería gritar. Su verga palpitaba en su interior y ella luchaba por respirar y pensar. Fue un evento similar a una erupción volcánica. Fue destructivo y totalmente inesperado. A la mañana siguiente, la pequeña Mónica, bien peinada y con sus mejores ropas fue a la mesa a desayunar. Sólo estaba Scott con un par de platos en la mesa. El resto de la familia había salido para trabajar. -Hola, hermana. Lo siento, quería hablar contigo. Parecía afligido. Tenía grandes ojeras e incluso parecía haber llorado. Mónica, en cambio, le sonrió para reconfortarlo. -Yo también quería hablar contigo. Quiero saber cuándo lo haremos de nuevo. Fue fantástico. El autobús a Estados Unidos se detuvo en la estación. Un montón de personas se acercaron para entregar su equipaje y luego subir al vehículo. La ultima de ellos era Carla. Aun recordaba el día que la tuve, cuando mis padres me gritaron con tanta fuerza que creí que les daría un ataque. Yo tenía quince años y Scott 25. Él nos visitaba cada seis meses, momentos en los que me abría las piernas y yo recibía su leche. Mi padre me preguntó quién me había hecho ese bebé y yo no quise responder. Me echó de la casa y desde un teléfono publico llamé a Scott. Me dio asilo mi abuelo materno, pero no me quedé mucho tiempo ahí. Scott me envió dinero y me escondí en una pequeña casita que renté a nombre de mi abuela. -¿Por qué tiene que irse? – preguntó Nestor. Mi hermano volvió a verme al poco tiempo y pusimos las cosas en orden. Él había sido mi único hombre y la bebé era rubia. Estaba tan feliz que no pudo contener su verga y me cogió en la cama junto a la bebé Carla. Estoy segura de que fue esa eyaculación con la que me hizo a Nestor. -Aprenderá mucho estando allá – dije. No quería decirle que no quería que mi hija quedara embarazada siendo adolescente. No quería que pasara por todo el rechazo, chisme e insultos que yo recibí en mi pueblo. Habrían sido menos si se hubiese sabido que mi bebé tenía padre, pero jamás lo mencioné. Nunca le dije a nadie. El trato era que él me mantendría desde Estados Unidos, me cogería siempre que viniera y yo guardaría silencio. La situación había cambiado desde que se casó con Jane. Ella era muy celosa y sospechaba que Scott no venía sólo a visitar a su padre. Me seguía enviando dinero, pero siempre intentaba asegurar que yo no existía. -Esto está mal, mamá. ¿Ahora con quien jugaré? – dijo Nestor con las manos en los bolsillos. Estuve por responderle que qué le parecía si lo hacía conmigo, pero rápidamente entendí a qué se refería. Por jugar no se refería a pasársela bien como hermanos. Dos semanas pasaron lentas, pero pasaron. Había pasado casi dos meses desde que había encontrado a mis hijos cogiendo en su cuarto y la casa ahora era muy silenciosa. No había discusiones ni comida siendo lanzada durante el almuerzo. Todo iba bien hasta que recibí una llamada. -¿Mónica? – preguntó alguien con un acento muy gringo. Era Jane, sin duda, la esposa de Scott. -¿Sí? Jane, ¿cierto? -Sí… eh… perdona que te llame, pero Scott no está en casa y debía saber esto de inmediato… No sé si hablo bien español… -Te entiendo perfectamente. Lo hablas muy bien. ¿Qué pasa? ¿Carla está bien? Hubo un silencio por unos segundos. Jane parecía tomar aire. -No está bien, Mónica. Jane está embarazada. Acabamos de salir del médico. Tiene alrededor de ocho semanas… Solté el teléfono y caí en el sofá.

Autor: BRENDY Categoría: Incesto

Leer relato »

Post-Pandemia Padre e Hijo 6 ( más unidos que nunca)

2022-11-23


Bueno está es la parte 6 de mis experiencias con mi cachorro sino has leído aún las demás busca Pandemia Padre e hijo y te pondrás al corriente . Bueno ya mi mujer había llegado a vivir denuevo a casa con nosotros , Anthony y yo estábamos algo cansados después de la noche anterior que cachamos como conejos para despedir la libertad de tener la casa para nosotros dos o bueno eso pensábamos …. Era un jueves caluroso , febrero ps cómo le dicen aquí en Perú los jueves de patas , estaba súper caluroso el ambiente llegué a casa me quite la ropa quedé en short y bibidi ( ya no podía andar calato por mi mujer pues) fui al refrigerador saque una cerveza, ufff era la calma de sed que buscaba , subí a mi habitación a dejar mis cosas y sorpresa , estaba Anthony allí echado en mi cama viendo la tv. Le dije Cachorro que haces , mamá no está en casa? No papá va a doblar turno hoy en el hospital y bueno yo extraño las cosas que hacemos tu no? Le respondo: claro que sí hijo ,me acerco a el lo abrazo , claro que te extraño tenerte así cerca poder besar todo tu cuerpo hacerte mío ( para ese.momento ya mi pinga estaba megaerecta) Yo también papá quiero que estemos juntos , me gusta solo que hacemos , me gusta sentir tu leche caliente dentro , Íbamos dos semanas desde que mi mujer regreso a casa y el nunca me había dicho eso de que le gustaba que lo preñara , eso me encendió y comenze a darle un beso tierno leve , el cual con los movimientos comenzó a ser más pasional pasaba mis manos por todo su cuerpo , lo carge y lo lleve a la cama , me fui quitando el bibidi , el short quedando en calzoncillo , levanté el polo que el tria tapando toda su cabeza y mordiendo sus tetillas cosa que lo volvió loco , ahhhh papá ahhhhh no lo muerdas , cosa que yo no hacía caso , ya para este tiempo sabía los.puntos débiles de mi cachorro , su cuello sus tetillas y cuando le chupaba el culo , eso lo volvía loco. Seguí con mi tarea chupando sus tetillas luego le quite el polo , el quedó a la altura de mi calzoncillo que ya estaba pidiendo auxilio queriendo salir para meterse en la boca de mi Anthony, libera mi pinga hijo es toda tuya le ordene, el me bajo el canzonvillo y quedando a la altura de mi pinga y su boca , se la.metio poco a poco luego con mis manos empujaba fuerte , sentía que hacía arcadas pero eran dos semanas que no cachaba y ese cúmulo de deseo estaba allí , uffff así hijo , así cachorro métetela toda , chupala bebé es toda tuya Saca la lengua le ordene mírame a los ojos , viendo esa mirada tan inocente con la lengua afuera y yo sacuidendo mi pinga en su lengüita ufff era la gloria esa sensación … Le di la vuelta , baje su pantalón y quedó en su boxer blanquito de dragón ball uno de sus preferidos animes , comenze a besar sus nalgas por encima del boxer , masajeando su espalda y todo lo demás , le ordene que se pusiera de perrito, le baje los boxer y ufff a la vista estaba esas nalgas hermosas y ese culo que me volvió loco de deseo y pasión por el, no lo hize esperar así que separe sus nalgas y grande fue mi sorpresa que ya estaba dilatado , salía algo así como semen de su culo , parece que tanto cacharlo y preñarlo ya se dilataba solo y bueno sentía excitación por esa.ñarte de su cuerpo osea que quería que su viejo lo cache , eso me daba más morbo y satisfacción porque estaba haciendo las cosas bien . Separe sus nalgas y le metí la lengua hasta donde llegue , mi cachorro era todo un campeón ya se lavaba bien sus partes sabía que le iba a chupar el culo y se preparó para mí , a esos cortos 12 años sabía cómo lavarse su hermoso culo Chupaba y chupaba ese culo de vez en cuando le daba unas nalgadas que lo hacían botar pequeños gemidos , te gusta hijo , te gusta mi amor , te gusta mi cachorro le preguntaba? Si papá ahhhhh se siente rico , me respondía con una voz como si le pasará electricidad por el cuerpo .. ahhhh papá te extrañaba mucho Hasme el amor papá quiero sentirte dentro … Al oir esas palabras me acordé la primera vez que lo hicimos, la evolución que había tenido mi cachorro , cómo pujaba y sufría para aguantar mi pinga dentro y ahora el mismo quería que lo cache ufff eso me encendió aun más .. Está bien hijo te voy a hacer el amor como nunca antes te lo eh hecho . Mis deseos estaban al límite , lo puse boca arriba una almohada debajo de sus nalgas , piernas al hombro quería ver su carita sus gestos al meterle pinga , prosegui a poner sus piernas arriba y mi pinga en su entrada toda vizcoza esperando ser profanada por quién le dió la vida, metí la punta con un poco de dificultad luego con pequeños movimientos circulares , fui entrando más al fondo hasta que en un momento recto plahhhhhhh se la.meti toda el se colgó de mi cuello me abrazo y yo también me quedé así pegado como perros cuando cachan y se quedan así quedamos un rato el dió un gemido alto al cual no pudo soportar , parecía que estaba virgen de nuevo , ese culo me apretaba demasiado… Le dije : estás bien hijo? Si papá al fin te siento dentro , dentro de mi ahhhhhhhh.. Si cachorro yo también quería ya hacerte mío , me voy a mover si ufff,ffff… Está bien papá muévete ahhhhh ahhhhh. Empeze con las embestidas viendo su carita llena de dolor y de placer no pude soportar más y mientras lo cachaba le metí tremendo beso , le metía lengua en su boca y el también me correspondía ese beso , ese beso pasional que ya no es de padre e hijo sino de algo más … Ahhhh ahhhhh ahhhh papá te quiero papá ahhhhh ahhh. Ufffff cómo aprietas cachorro ahhhme encanta tu culo ,está hecho a la medida de mi pinga.. ufff si que rico aprietas ..lo seguí bombeando unos 15 minutos y rápidamente me salí y le dije ponte de perro hijo : el más rápido que volando se puso en posición apunte a su entrada y otra vez ese sonido de mis huevos y piernas con sus nalgas splash splash splash … Ahhhhh ahhhh papá te amo que rico siento dentro uffff Uffff hijo eres lo máximo , eres lo que más quiero te amo así métetela tu mismo , el mismo se clavaba la pinga retrocediendo y luego yo le ponía las manos en su cintura y lo clavaba más fuerte … Uffff hijo me encantas te amo cachorro…ufffff Ahhh ahhh ahhh papá si , que rico , sigue , sigue …. Cambiamos de posición me eche boca arriba y le tocaba a el montar su caballo se subió encima acomodo mi pinga en su entrada y uffff que rico saltaba , parecía profesional o deseoso de metérsela más al fondo… Con miss manos agarraba sus nalgas y las lapeaba deves en cuando Muevete hijo dale .. este es tu caballo muevase uffff ufffff.. Papá ahhhhh tu pinga está muy grande ahhh ahhhhh siento caliente dentro ya ufff papá En uno de esos movimientos levanto un poco mis piernas y lo comienzo a bombear empujando más y más y haciendo el sonido de choque de huevos con sus nalgas … Splash splash splash Ahhhhh papá ufffff papá sigue masss… Hijo que rico culo tienes , ahhhh uffff te gusta … Te gusta la pinga de papá ehhh te gusta … Ahhhh uffff si papá me gusta .. me gusta tu pinga … Métela … Métela más… Uffff Hijo ya estoy a punto de correrme … Dónde la quieres .. en la boca o dentro … Papá quiero sentirte .. uffff siii.. dentro dentro papá Entonces te voy a preñar cachorro vas a recibir a mis hijos dentro… Uffff ya viene hijo ya viene cachorro. Di un último empujón y ploppppp el rico orgasmo me senté sin Carle la verga a mi hijo y daba pequeños empujónes para que se queda con toda la leche dentro… Si hijo sii uffff toma mi leche es toda tuya cachorro.. Ahhh papá ufff siento caliente dentro de mi ahhhh te amo papá ya te extraña . Nos fundimos en un besos pasional erótico usábamos la lengua ya no solo los labios , estábamos abrazados calatos sudados padre e hijo en la cama matrimonial en la que lo concibimos con su madre , nuestra pasión era demoledora no para amos de besarnos ni tocarnos. Parece que había sembrado en el ya el deseo y la lujuria y eso es difícil de apagar ya que entraba en la etapa de adolescente dónde a cada rato querría amor y cariño y la pinga de papá Sabía que habíamos cruzado la línea , cacharlo sabiendo que ya mi esposa vivía con nosotros en casa, Nuestra relación ya no podría ser de padre e hijo ya la relación era más como de Marido y mujer y eso parece que a él le encanta sentirse poseído por mi y bueno a mí me encanta darle todo lo que pueda .. Después de esto ya perdimos la vergüenza de cachar con mi mujer en casa , una vez casi nos descubre.. pero esa , esa es otra historia , esperen pronto la parte 7 trataré de subirla más pronto.. cuídense y si pueden dejen su comentario eso me alienta a seguir escribiendo mis experiencias con mi cachorro . Saludos desde Perú

Autor: ALEJANDRO5792 Categoría: Incesto

Leer relato »

Casa Zeta: Melisa

2022-11-23


Este relato ya lo publique antes en otra cuenta, pero por problemas con mi correo tuve que cambiarme a una nueva cuenta asi que lo reenombre como Casa Zeta, asi mas facil de localizar este relato, quise tambien publicar mas relatos contando a mas a detalle esta relacion… Yo ya tuve experiencia antes con mi prima y mi madre, pero este seria el inicio de mi experiencia con una linda jovencita. Desde hace mucho tiempo eh sido alguien quien le gusta estar con varia mujeres, mi hija Melisa era cuidada por su tia, quien era tia mia y tambien la cuidaba mis primos, yo no era verdaderamente responsable, me la pase estudiando y trabajando hasta que me fue bien en el trabajo, a Melisa la tuve a los 21 años, y su madre era mas irresponsable que yo y no la vimos de nuevo. Melisa era mas que toda una chica muy curiosa, a sus doce años teniamos una relación muy tensa, no pasaba mucho tiempo con ella pero aun asi nos llevábamos bien, en la que algunas veces me daba besos en los labios, pero nunca tuve la intension de verla con esos ojos, era muy hermosa y se comportaba de forma madura para su edad, bueno, de cuando en cuando invitaba a algunas chicas a mi departamento, asi que no es secreto que Melisa supiera de lo que es el sexo, pues mi madre, osea su abuela con la que tambien tuve algunas experiencias en la cama, era quien le contaba a Melissa de lo que era el sexo a su modo, pues de esa misma forma me lo contaba a mi desde que era chico, el tiempo pasaba y con Melisa nuestra relación era mas como de amigos cercanos, pero lo que no sabia era que su abuela le contaba a Melisa de la relacion que tuvo ella conmigo hace años era como una relacion amorosa, lo decia de juego pues mi relacion con la abuela de Melisa era sexual, pero Melisa apenas entendia lo que se referia su abuela, ella pensaba que su abuela y yo eramos una pareja amorosa, mencionando tambien a mi prima con quien tuve sexo hace muchos años. Melisa siguió creyendo eso hasta sus doce años, donde un dia me menciono que si la abuela y yo eramos pareja, yo sorprendido le pedi una explicacion, y ella me conto todo de lo que su abuela le dijo (ella desde siempre fue muy liberal desde que yo era niño, pero eso es otra historia) despues de que me contara todo incluyendo lo de mi prima, le explique a Melisa que mi relacion que tuve con su abuela era una relacion diferente, hasta que Melisa me pregunto que si hubo sexo (como dije, nuestra relacion era mas abierta, y hablabamos como amigo y amiga que tienen confianza entre ellos), yo le respondi que si hubo sexo, y llegue a explicarle mejor que mi relacion con ella era solo de manera sexual, despues de eso seguimos como si nada. Paso el tiempo Melisa se comportaba de forma extraña, un dia decidi revisar su laptop, en la que me las ingenie para revisar su busqueda en su correo, no vi nada inusual, tambien encontre porno, videos eroticos en internet y publicaciones de relatos xxx, yo lo vi normal, pues estaba creciendo y yo a su edad hacia lo mismo, pero tambien sabia que alguien tenia que hacerle entender mejor el tema del sexo, y quien mejor que su abuela, a lo que la llame y le pedi que le explique a Melisa de esas cosas, despues de un par de dias seguieron las cosas como si nada, pero Melisa se volvia cada mes mas coqueta (era coqueta antes pero esta vez era mas notorio), y comenza a ser mas liberar al ponerse ropa dentro de la casa, luego note que su comportamiento lo guardaba solo cuando estaba en publico, y cuando estabamos solo nosotros se comportaba de manera extraña, hasta cuando ella me daba besos en los labios se quedaba un buen rato y abecés hacia sonidos o decia cosas (hmmmmmm rico) o (bye mi amor) me parecio extraño pero admito que se sintió algo excitante, pero una noche mientras me recostaba, me puse a ver un video porno para masturbarme, luego se me vino a la mente la vez que vi el historial de busqueda de Melisa y todas las veces que se comportaba conmigo, eso me desvio de mis pensamientos y me masturbe pensando solo en ella, con el paso de los dias segui asi, me masturbaba pensando en Melisa y en sus ricos besos. Luego de seguir fantaseando con ella vine ver a mi madre, y hablábamos de unas cuantas cosas y le conte del comportamiento extraño de Melissa, ella me dijo que es un proceso donde las adolescentes comienzan a sentirse excitadas y buscan sentirse deseadas por otros, y me comento que ella a su edad le gustaba provocar a los chicos, luego le pregunte que cosas le dijo a Melissa cuando le pedi que le explique mejor sobre del sexo, y me comento algunos ejemplos que ella tuvo, y tambien menciono algunas de nuestras experiencias que tuve con ella hace años. Volvi a revisar el historial de Melisa, luego a su cuenta de la pagina porno y vi muchos videos guardados, de fantasias hijas, sobrinas, estudiantes, trios incest, y mucho mas, y cuando lo vi me excite, en la noche fui a buscar esos videos a masturbarme y me imaginaba hacerlo con mi hija Melisa, los siguientes dias le segui la corriente a Melisa cuando se ponia coqueta, y nuestros coqueteos se ponian mas intensos, ella me daba golpesitos en el pene entre mis pantalones, me daba algunas nalgadas o peñiscos, y me daba mas besos, y yo le daba nalgadas o aveces frotaba sus nalagas, le agarraba las tetas por unos pocos segundos, hasta que senti deseos por ella, fui a ver a mi madre y contarle de mi situacion, luego ella me dijo de los problemas hormonales que debe tener ella y que es muy joven para hacerlo aun con ella, yo me sorprendi al inicio de que ella consideraba que yo lo haga con Melisa, pero luego recorde que lo haciamos antes mi madre y yo, pero era diferente porque en ese entonces tenia diecisiete años cuando lo hicimos, pero tuve catorce cuando lo hice con mi prima la primera vez, luego ella me dijo que era mejor hacerlo con ella a que ella lo haga con otro ya que no sabremos sus intenciones, y sabia que yo la queria mucho, lo considere la verdad, pero no queria obligarla a nada o a seducirla. Una noche mientras nos besabamos como siempre ella traia su pijama de verano mas reveladora, seguimos besandonos pero ahora nos quedabamos por mas tiempo, ella decia que era nuestra sesion de besos, pero despues de que ella cumpliera trece años, ambos nos volvimos mas calientes, esa noche mientras teniamos otra sesion de besos, ella se subio encima mio en el sofa y menciono que yo lo hacia antes con mis novias y que no debe ser extraño, le segui y ella estaba encima mio, era rico la verdad, luego de tiempo y varias sesiones mas de besos, yo estaba en mi cama, hasta que Melisa vino en pijama teniendo su nueva pijama de verano, en la que me parecio muy sexy, ella se subio en mi y nos besamos como siempre pero esta vez le agarre su culito y ella gemia, no aguante mas y le aprete mas el culito, ella gemia tan rico que se me puso dura, ella decia (hmmmm que rico besas, dame mas, te gusta mi culito) mientras nos besabamos, luego de esa sesion, ella se limpio la saliva de su boca y me saco la lengua de una forma coqueta y lujuriosa, yo ya estaba excitado y cuando Melisa se fue, me masturbe toda la noche. Yo ya tenia el deseo de follarme a Melisa, a lo que desde ese dia mientras Melisa no estaba fui a su cuarto y me lleve un calzon sucio de ella que lo uso el dia anterior (lo sabia porque ella mostraba que calzon usaba antes de dormir) me masturbe oliendo su calzon, me masturbaba pensando en mi hija, lamia la tela mientras la frotaba eqn mi nariz, luego la empece a espiar en el baño mientras se duchaba o se cambiaba, no sabia si ella sabia pero lo seguia haciendo. En otra sesion nuestra en uno de nuestros besos ambos sacamos nuestras lenguas haciendo besos franceses, donde la devoraban a ella y al terminar teníamos las boca bien ensalivada. Volvi a revisar la laptop de Melisa y en una carpeta encontre una galeria de fotos, eran algunas fotos que tomaba con la camara de su laptop, luego encontre algunas reveladoras e incluso ella estando desnuda, simulando estar modelando y hasta vi fotos de ella con doce años en bikini o masturbandose, donde ella estaba encima de un peluche grande de ella como si estaria montando poniendo rostros lujuriosos, yo me excite mas y me volvi a masturbar viendolas. El tiempo paso, habia pasado un año desde los primeros acontecimientos, mi hija tenia trece y yo era consiente que estabamos jugando a ve quien se atrevia, yo la deseaba, un dia Melisa y yo hablábamos en el almuerzo y le pregunte que si tenia novio, ella me respondio que no, y me pregunto lo mismo, yo le dije que no, Melisa me dijo que si queria tener una novia ahora, yo algo nervioso y a la vez excitado le conteste que estaba bien, y Melisa de broma dijo que de porque la veo mucho (no sabia si se referia que si yo la espio mucho) hasta que Melisa bromeo (no te gustaria una novia como yo?), yo le dije que era muy joven, Melisa decia (no importa siempre y cuando sea bueno en la cama) yo le pregunte de que estaba hablando y me dijo (bueno, no tengo interes en tener novio, pero me gustaria tener uno igual a ti) yo me calente, ella se fue mandando un beso en el aire, era evidente que estabamos jugando a provocarnos. Una noche volvimos con nuestra sesion de besos, ella se coloco encima mio simulando la pose de la silla, nuestras piernas se cruzaron entre si, seguimos con nuestros besos que pasaron a ser besos de lengua, pareciamos un par de amantes calientes, hasta que ella me dijo (seguro que te gustaria hacer eso con una novia, no?) yo la calle con mi lengua en su boca y Melisa me volvio a decir (lo triste es que solo pueden ser besos, y no puedes follar con nadie porque soy tu bebita) yo segui callándola con lo mismo, la segui manoseando el culo y tetas, pero ella seguia diciendome (tu no harias nada a tu hijita, verdad?) yo me agache en ella y ahora estaba encima de ella, estabamos echados yo sobre ella aun besandonos hasta que ella intento quitarme la ropa, me quite la camisa y ella trata de bajarse el short pero nos detuvimos para paarar un rato la calentura y por la excitacion pero no paso de mas, al dia siguiente en la noche pense que no habría sesion de besos hoy me eche en mi cama a domir pero vino Melisa con su misma pijama de verano, pero ahora en lugar de un short traia su calzon, seguimos con nuestros besos y la manosie su culo contra se calzon, no paso nada mas ese dia tampoco, yo tenia ganas de hacerlo pero al parecer ninguno de los dos se atrevia. Pues yo ya habia follado antes con varias chicas, siendo una de esas mi prima y mi miladre pero esta seria la primera vez que lo haria con una jovencita, y la verdad eso me calento, y por parte de Melisa esta seria su primera vez y seria yo quien la desvirgue eso me reprimia mas si hacerlo o no pero queria hacerlo. Seguimos haciendo lo mismo pero ahora eran todas las noches y Melisa no volvio a traer short, pero las cosas cambiaran porfin al terminar la primera semana, pues ya no aguantaba verla en calzon mientras rozamos nuestra piel, esa noche al terminar la semana ella y yo nos dabamos lengua y lo que mas me gusto era que Melisa saca su lengua hacia afuera como queriendo lamer por mi mejilla pero decidi tirarla y la empuje en mi cama, ella dijo (gua, que buen comienzo) yo me monte sobre ella, Melisa me miro con emocion (que le vas a ser a tu nena?) yo me embolvi sobre ella, nos besamos, ella me quiso quitar la ropa para dejar descubierto mi pecho, pero yo le jale el calzon para abajo y dejar expuesto su vagina, ern tan rico verla humeda, roja y virgen, se veia apretadita, le subi su camisa de algodon para arriba para tocarle las tetitas, eso hizo que Melisa se resistiera un poco pero luego de unos segundos me quiso quitar el resto de la ropa y yo su pijama de arriba ya que abajo estaba desnuda. La desnude y le di una lamida a su coño, ella gemia rico y la puse en cuatro, ella me veia mientras le frotaba su coño cob mi mano y mi verga con la otra (papi que me haras?) me dijo ella con una voz de respirando profunda y le meti mi verga, ella gemia rico y yo no pare, yo hice lo que tanto anelaba por todo este año (ah ah ah ay papi, dame duro) me decia cuendo comenzamos a seguir el ritmo, habia desvirgado a mi hija a sus trece, antes no estaba con ella cuando era chiquita, yo apenas la veia, me concentre mas en estudiar y mejorar en el trabajo para ser alguien responsable pero al parecer nunca lo fui y follarme a mi hija era la prueba de ello, cuando porfin pude tener una buena paga crei que podia recopensar el timepo perdido y quise vivir con mi hija y pasar el tiempo ya que paso varios años siendo criad por mi tia y mi madre, pues regresando el presente me pregunte si hubiera pasado tiempo con ella desde el inicio, algo hubiera cambiado? yo deduje hace años que si, pues Melisa era como una amiga para mi y me gusta estar con ella, pasamos horas sin dormir despues de la primera noche, ella se ponia en cuatro, yo me ponia sobre ella y ella me montaba sobre mi. Melisa era mi novia ahora pero nuestra relacion es secreto hasta hoy despues de años. Actualmente Melisa tiene diecinueve, pero aun asi seguimos en nuestra relacion no solo sexual tambien sentimental, me encanta las veces de cuando yo estand en el trabajo y recibo mensajes provocadores de Melisa y fotos suyas esperando que regrese a la cama y pasar la noche gimiendo y gritando.

Autor: CASAROBMAK Categoría: Incesto

Leer relato »

Mis inicios en el incesto, Mi Madre.

2022-11-23


Me llamo Eduardo, tengo 61 años. Desde muy chico me ha gustado el sexo y mas aun el incesto el cual he practicado muchas veces , me encanta masturbarme y fantasear con jovencitas. .. Mi primer experiencia comenzó un años después de que mi madre quedara viuda, contaba con 9 años, mi madre quedo embarazada de mi a los 13 años, asi que era muy joven cuando enviudo, 23 años. Mi madre muy bonita, atractiva, pechos apetecibles y un culito paradito, que atrai las miradas de los hombres, después de la muerte de padre terminamos viviendo en cuarto de adobe y techo de lamina. Pronto ella comenzó a llevar amigos por la misma necesidad de tener dinero. Solo teníamos una cama , si luz electrica, sin baño, asi que ella aprovechaba cuando se bañaba bañarme mi, asi que muchas veces la vi desnuda , mire sus pechos , su vagina , en mas de alguna ocacion talle su espalda. Siempre que la iria a vistar alguien me acostaba desde temprano en el suelo sobre una cobija. Esa noche acostado sobre el piso algo me desperto, cbijado desde la cabeza los ues levante un poco la cobija, y bajo la penumbra de la vela encenduda en algun ricon, pude verla cogiendo con sus amigo. ella recostada sobre la cama, al filo con las pierns levantadas al aire y el hombre de pie con sus manos apoyandose en la cama metiendole su verga con frenesi. A menos de un metro podia ver como la como la penetraba haciendola gemir, no podia de dejar de ver, me precia fantastico ver aquello. pasaron los meses , los años y cada dia no me perdia aquel espectaculo que poco a poco me fue provocando exitacion, cumplia mis 13 años, esa noche viendola coger me masturbe por primera ves con mi madre en mi imaginacion, mi mente rodaba sin parar fantaciando , imaginando , es mas queriendo ser yo quien se la cogiera, que rico orgasmo tube, siempre que la miraba coger me mesaturbaba omaginadome con ella cogiendo. A los pocos meses llego mi abulita de vista , la mama de mi madre, ella era tomadora y ese dia que llego se puso tremenda borrachera, cuando de la calla algo noche se dejo caer en mi camita improvisada, asi que mi madre dijo ya dejala ahi hijo. xcomo pude acomode unas cobijas y me acoste a un lado de mi abuela, era invierno y sentia mucho frio, le dije ami madre que estaba en la cama , que sino no habia otra cobija porque sentia mucho frio, ella me dijo , subete aqui a la cama , me subitenbñando de frio y mi madre me dijo pegate bien para que te calientes, ella estaba de esoladas asi mi, al pegarme a ella mi verga quedo a la altura de sus nalgas , que calor tan mas rico, tomo mi mano y me dijo estyas realemente muy frio, mete tu a,no dentro de mi blusa , pude tocar su piel muy cera de sus pechos, eso fue el detonante ara que mi verga se empezara a poner dura, mi verga se paro con el contacto de su s nalgas, sabia que sentia, me daba cuenta que sabia que estaba pasando, mi bo9xer ya np pudo soportar la presion dexcmi verga ya bien exitada, asi que lp hice aun ñado dejando que mi verga saltara y tocara sus nalgas , pense que mi madre reaccionaria alejandose o diciendome que me alejara, pero no, cfon la exitacion y la tentacion se la comense a repegar con fuerza sentia como le avntaba su calzon , yo tartaba de encontrar el camino que sabia que exisitia pues muchas mire como se la metian. Senti como con su mano se bajo el calzon de tal forma que me dejo al descu bierto sus nalgas, una nalgas redonditas, blancas, nuevamente trate de metersela pero lo lo podia lograr, mpujones una y otra ves pero no , mi falta de experiencia sin duda. Ella se dio la vuelta quedando frete a mi , me miro alos ojos, me dijo con voz firme y segura.,., quieres hacerlo, me quede sin decir nada solo mirandola, a lo cual me dijo nuevamente, quieres coger, quieres cogerme, ya sientes de ganas de coger, le dije.,. si, pues pidemeloo , me dijo, dimelo, pidemelo, anda, ,, con voz algo nerviosa y temblorosa le dije,si ma ya quiero coger, pero dimelo , pidemelo, ledije , te quiero coger. Al parecer esperaba esas palabras, siento que fue el punto de exitacion oara ella, pies me tomo y me acomo tendido en la cama y me comenso a besar el cuello, el pecho , paso por mi ombligo y llego hasta mi verga misma que sin se la metio a la boca comenzando a ,amarmela.

Autor: EDUARDO61 Categoría: Incesto

Leer relato »

Me cogí a mi papá sin buscarlo

2022-11-23


A mí esposo le gusta que yo me exhiba ante otros hombres, me han visto los calzones y las piernas todos sus amigos y muchos desconocidos en la calle y hoteles. En reuniones en casa me pongo minifaldas y me siento delante de ellos, abriendo las piernas como sin querer, incluso, a veces me voy a “dormir” me acuesto desnuda o con ropa interior muy sexy sobre la cama, el baño está al otro lado y es fácil asomarse al cuarto, hay una cámara donde grabamos lo que hacen y después lo vemos y mi esposo se excita mucho. Mi papá vive en otra ciudad y cada mes nos visita, hay un cuarto en el piso de abajo donde se queda. Mi papá acostumbra ver la tele y tomarse un café después de cenar. Cierta vez en la locura del sexo, mi esposo me mandó a la cocina por un vaso de agua, con una batita transparente y ropa interior negra, me paseé por la cocina con cualquier pretexto, hablando de cualquier cosa y tratando de que mi papá me viera, mi esposo ve todo desde la sala, a oscuras y me dijo que mi papá no me perdió de visita. Esto lo hacemos cada que nos visita, con ropa cada vez más sexy, voy a la cocina, busco cualquier cosa, hablamos de algo y me dejó ver todo, luego vamos a la cama y me dan unas cogidas muy ricas, mientras le digo, así papá, cogeme!, Méteme la verga!, Mi esposo es feliz. En una ocasión fuimos más allá, después de andar caminando por la cocina y dejar que se me viera todo, le dije a mi papá que necesitaba un abrazo, así que lo abracé por detrás, pegando mis tetas en su espalda, después me senté en sus piernas y fue en ese momento que lo sentí, una verga enorme, estaba excitado y una emoción intensa recorrió mi cuerpo al sentir esa cosota entre mis nalgas, mi papá estaba nervioso y no decía nada, solo me abrazaba. Me paré para despedirme y me dijo, estás muy nalgoncita, le pregunté que si se veía mal y me dijo no, tienes unas nalgas muy bonitas. Quieres tocarlas? Le dije No me dijo nada, así que tomé su mano y la puse en mis nalgas, sentí un apretoncito, lo abracé y le di un beso cerca de su boca, al acercarme sentí su enorme verga y me volví a estremecer, le dije, buenas noches y me fui. Llegué temblando al cuarto, le platiqué todo a mi marido y él estaba muy excitado, me dijo, pobre de tu papá, lo dejaste muy inquieto, deberías ir y ayudarlo a terminar. No lo pensé mucho, yo estaba excitada también, así que me bajé al cuarto de mi padre, abrí la puerta y le pregunté si estaba bien, me dijo que si. Puedo hacer algo por ti? Le pregunté No, todo está bien, me acerqué y le dije, te puedo ayudar? No me dijo nada, me senté sobre la cama y toqué su miembro sobre la cobija, estaba parada su verga, así que , sin decir nada, empecé a frotar. Cómo no me decía nada, retiré la cobija y lo toqué sobre el boxer, era muy grande y dura, yo estaba excitadísima y mi marido viendo todo desde el pasillo. Introduje mi mano y le saqué el miembro del boxer, Dios!! Qué verga tan grande, he visto y probado varias, pero ninguna como está, más larga y gruesa que la de mi esposo. Empecé a masturbarlo, suave de arriba abajo, estaba escurriendo de líquido preseminal y solo suspiraba aaaaaahhh, aaaaah, aaaaaghhh. La tentación era mucha y no soporté, la empezé a besar de arriba a abajo, luego la introduje toda a mi boca, era emocionante, casi no me cabía, dura, venosa, enorme!! Estuve así un rato, solo escuchaba, aaaaaahh hija, aaassshh, que rico es! Aghhhh hija, sigue. Pocas veces he estado tan excitada, así que me subí a la cama, hice a un lado mi calzón y me senté en esa vergota, fue un poco doloroso al entrar, pero finalmente me la clavé toda y me empecé a mover, de arriba a abajo, subiendo y bajando, haciendo ochos e infinitos, era una verdadera delicia, sentí cuando mi padre se puso rígido y en silencio terminó dentro de mi, no pude más, al sentir su semen, exploté en uno de los mejores orgasmos de mi vida. Nos quedamos abrazados, un rato, después le di un beso en la boca y me despedí. Llegué al cuarto y mi esposo me penetró, estaba toda húmeda, estaba tan excitado que terminó inmediatamente, mezclando su semen con los mecos de mi papá. Yo solo suspiraba diciendo, papá, te voy a hacer mi amante.

Autor: MIRINDA Categoría: Incesto

Leer relato »

Casa Zeta: Mi madre y mi prima

2022-11-23


Una extensión de mis aventuras estando aun en la secundaria, este en un relato antes de tener a Melissa. Esta historia que les contaré toma lugar desde 1984. Pues desde siempre había vivido con mi madre, tía, tío y primos, y vivíamos en una casa estable, pero desde mi infancia tenía una atracción hacia mi prima que era la segunda hija de mis tíos, y ella era 2 años mayor que yo, y un cuando yo tenia 12 años comencé a ver revistas porno, y descubrí el sexo, llegaba a fantasear con mi prima que estaba bien buena al entrar a la adolescencia, me llevaba muy bien con ella, pues también veíamos porno a escondidas, también llegaba a verla en ropa interior, nos poníamos cariñosos, algunas veces la espiaba cuando se cambiaba, y otras veces veía a mi tía pero eso no es lo importante, pues la parecer a mi prima le gustaba que la vean. Mi prima y yo al igual que mis otros primos íbamos al mismo colegio, eran colegios privados, a mí solo me gustaban las chicas mayores como a mi prima, y aveces quería espiarla en el baño junto con otras chicas aunque nunca me atraparon, pero cuando yo tenia 14 años estaba masturbándome en mi cuarto y golpeaba la pared con mi cabeza al terminar, pero mi prima respondia a mis golpes, al día siguiente ella me decia que sabía que me masturbaba por las noches y aveces hacia chistes de que yo lo hacía pensando en ella, así siguio las noches, yo me masturbo y ella respondía a mis golpes con más golpes pero esta vez ella entro a mi cuarto y me vio en calzoncillos, pero ella vino solo con un calzón y su sostén, estaba en ropa interior y pude ver su sexy cuerpo que volvía loco, podía ver sus piernas sexys y sus tetas a lo que nos quedamos callados y después nos besamos y toqueteabamos al otro, yo le agarraba las piernas y las tetas y ella me tomaba del pecho y trasero, también le apretaba las nalgas y con tanta calentura cerramos la puerta, y nos echamos en mi cama mientras nos seguíamos besando, luego ella me bajo el calzoncillo y yo le baje los calzones, mientras nos quitamos toda la ropa, ella se echo boca abajo y frotaba su culo contra mi, ella no decía nada, solo movía su culo y yo la saborie sus nalgas y le mordía mientras ella gemía, aun recuerdo que ella me dijo: “que rico, ya métemelo que esta duro” Yo se la metí por primera vez y perdí mi virginidad, metía mi verga en su vagina y luego ella lo movió a su culo, ahí fue cuando me volví adicto al sexo, pues era adolescente y era evidente que iba a buscar mas, pues cuando terminamos estaba cansado, algo asustado pero ella como tenia experiencia lo tomo normal, pues después de descansar, ella se puso su ropa interior y regreso a su cuarto, los demás días volvimos a follar, fue ahí cuando practicaba el sexo, también gracias a ella pude saber como follar con mi primera novia cuando tenia 15 años, y así mi prima fue mi amante por un largo tiempo, pero hubo momentos el cual me había enamorado de mi prima, pero nunca se lo dije. Ahora sobre mi experiencia con mi madre y fue así, desde que me folle a mi prima, nos la pasábamos juntos en secreto, pero mi madre desde antes ya sabía que me sentía atraído por mi prima ya que unas ocasiones me sorprendió masturbándome en mi cuarto con una blusa de ella. En ese entonces creí que no la había notado, también desde antes mi madre era muy abierta en estos temas ya que ella tenía diferentes novios o amantes, y a veces me daba dinero para comprar unas revistas porno y jugaba diciéndome: “no ensucies mucho las sábanas” ella era muy liberal, ya que ella cuando era joven era alguien muy cachonda en la que tuvo deseos con su padrastro pero nunca logro nada ella. Bueno el caso es que ella sabía que yo me follaba a mi prima, ya que nos juntábamos muchas veces y más que todo mi madre me contó que en la noche, fue a verme y vio como mi prima salía de mi cuarto, así que una noche ella espero afuera de mi cuarto a esperar que mi prima y yo follemos y ella toco la puerta y pues sabía que mi prima estaba ahí, y dijo que sabía de lo que hacíamos pero no lo tomo mal, nos dijo que estaba bien experimentar y nos conto que también lo hizo una vez con su primo hace años, sumando a que nos contó que ella deseaba a su padrastro hace años y tenía fantasías con él pero al no lograr nada buscaba sexo con hombres maduros a su corta edad donde se volvió muy puta y una de esas aventuras fui concebido, y desde ahi comenzo a tener más cuidado con el embarazo y se fue a vivir con su hermana, mi tía. Aunque al haber contado con tanto detalle me sorprendió, más que todo me alivio a mi y mi prima ya que no nos preocupaba ella ahora, eh incluso mi madre se excitaba con la idea de que yo folle con mi prima, y así mas o menos empezó la cosa, ya creciendo mi madre y yo fuimos mas abiertos e incluso hablábamos del tema del sexo de manera natural, incluso bromeábamos de eso, diciendo cosas como: “no olvides llevar condon semental” “la tienes dura? tu primita que te ayude” “como te fue esta noche, le diste duro y ruco?” “estás feliz de verme? porque veo que la traes dura”. Hasta cuando yo tenia 17 años, mi tía junto con mi tío habían sido promovidos en sus trabajos y pues con eso nuestra economía subió, y decidieron vivir separados, y así mi prima se fue a vivir a otro distrito con mis primos y mis tíos. Mi madre y yo nos fuimos a vivir a otro departamento, a veces mi prima me visitaba para divertirnos, pues no había problema si mi madre estaba en el departamento, y así follábamos en la tarde después de los estudios, al menos un par de veces por semana, si no mal recuerdo. Pero ya en mi último año del colegio, mi madre ya insinuaba que iba a ser mayor de edad y ya podría follar con quien quisiera, hasta ese momento solo había follado con mi prima, mi primera novia y una amiga del colegio. Mi madre incluso se ponía coqueta a veces conmigo, y yo le seguía el juego, yo creo que fue porque compraba películas de Kay Parker, el cual me gustaba mas su película de incesto con su papel como una madre, y pues tiempo después supe que ella sabía que yo tenia ese tipo de contenido pornográfico, pues yo fantaseaba con un maestra que tuve y a veces me excitaba ver a mi madre en bikini, y en ese entonces ella andaba en el departamento con su ropa interior y solo con eso dormía. Así fue cuando comencé a masturbarme pensando en ella, y de seguro ella lo sabía, ella era muy astuta, cuando venía del trabajo dejaba sus calzones en el piso de su cuarto en lugar del cesto de la ropa sucia y a veces no cerraba la puerta del baño con la misma excusa de que se olvida, y yo a veces la sorprendo en la ducha o en el retrete, además de que ella no se veia sorprendida cuando la sorprendo en el baño. Y después de la primera mitad del año escolar, mi madre me pedía que le haga masajes estando ella en bikini y cuando la masajeaba ella daba ricos gemidos y se agarraba las tetas, eso me ponía duro y me iba a mi cuarto para masturbarme, pero después dejaba que ella viera mi erección, ya que me ponía cachondo que lo viera, y ya con nuestras miradas era evidente que estábamos cachondos, los silencios eran más largos y las conversaciones solo eran miradas. Al final ella me dio entender de que sabía el tipo de porno que veía, eso en lugar de asustarme como lo hubiera hecho antes, me puso cachondo, y ella hablaba el tema del incesto pero lo decía como si le daba gracia, y después de la conversación nos fuimos a dormir, 3 días después, yo hablaba con mi prima por teléfono para quedar, pero al terminar la llamada, mi madre decía lo rico que era que me folle a mi prima, y después de un rato conversando, ella se quitó la ropa y fue a la cocina con un bikini a servir el almuerzo, y tuve otra erección, luego de un rato hablando ella salió de la cocina, pero al salir caminaba moviendo sus nalgas (como queriendo modelarme), yo me excite mas y fui a sentarme con ella en la sala a ver televisión, luego nos pusimos muy coquetos y le hablaba de lo sexy que se veía, hasta que nos acercamos en el sofá y después de verle las tetas, ella se dio cuenta y se puso a reír, diciendo lo travieso y pervertido que soy, hasta que nos acercamos y nos besamos, mientras eso pasaba le agarraba las tetas, ella gemía mientras nuestras lenguas jugaban dentro de nuestras bocas, luego ella subió su pierna hacia mi, yo le comencé a manosear su pierna tan sexy y madura, mi mano bajo de su pierna hasta su nalga y se la apreté, eso hizo que se ponga a gemir y ponga mi verga tan dura, le puse ambas manos en sus nalgas, pero no llegamos a más, nos estuvimos y nos separamos en silencio, como tratando de olvidar esto me veía en su mirada que sonría y se lamia los labios mientras arreglaba su sostén que tanto le había manoseado, no se quito la ropa, ella se fue a su cuarto y mientras se iba yo le veía las nalgas como rebotaban, me quede viendo tele pensando en lo que había pasado, pero ya en la noche, mientras me masturbaba en mi cama deje la puerta sin seguro, y ella entro con el mismo bikini, yo no me detuve y seguí jalandomela, dejando que ella me vea después de vierami verga mojada, se sentó en mi cama y ella me masturbo con su mano mientras se mordía los labios, hasta que después de haberme corrido y haber botado todo mi semen nos besamos de nuevo y nos desnudamos para por fin poder follar, ella se subió encima mío con su cuerpo de madura tan rica, nos seguimos besando de lengua hasta que le chupe las tetas yi verga frotaba contra su vagina cubierta por su calzón, le metí mi verga dentro de su calzon para tocar sus labios vaginales, ella gemía de placer, le quite los calzones y su sosten, luego de unos sentones, ella se agachó y me la chupo hasta volver a ponermela dura, luego se la metí y la empecé a follar, después por el culo y su boca, de la misma forma que en la película de Kay Parker, luego de follar y echarle toda por su culo y boca ambos nos echamos juntos en la cama hasta el amanecer, y ese fue el comienzo de nuestra relación (quise usar esa típica frase al final para contar mi relato). Esa semana también pude follar con mi prima, pero ella no sabía que lo hacía con mi madre, eh incluso así se mantuvo hasta 3 años después que le conté lo que hacía con ella, ella se sorprendió al principio pero después de poco lo acepto ya que se esperaría algo de mi madre, por lo lujuriosa que es ella, tiempo después para mi prima era normal y hasta bromeamos con eso, una ocasión me dijo “si que eres un hijo de puta” ella se partía de la risa. Pues desde esos días, me despertaba en las mañanas con mi madre al lado mío totalmente desnuda y con las tetas al aire como si fuéramos amantes, muchas veces abrazados y a veces con mi verga dentro de ella, así me la pasaba mi ultimo año escolar. Tenía mi propia milf para follar y ella tenía a un jovencito para saciar sus ganas de sexo, ella me decía lo mucho que quería la verga de alguien joven y que está feliz de que lo halla buscando en mi al ser suyo, yo aveces me preguntaba desde cuándo me veía así, ella me dijo: “desde que entraste en la adolescencia me fascino el trasero que tenías” aunque era muy joven en ese entonces, luego ella me dices: “son gustos míos, no me juzgues, si un día tienes una linda hija que te entre las ganas, yo te entenderé”. Ya no teníamos que poner cerrojo a la puerta del baño, nos podíamos espiar cuando quisiéramos, y entrabamos a la ducha para follar, nadie sospechaba, luego de años de sexo lujurioso, me cambie de universidad 5 años después y me mude a otro departamento, y pocas veces follábamos, luego ya ejercí mi carrera y conseguí un trabajo gracias a las influencias de mis primos. Si quieren saber más, pregúntame en los comentarios que les leo, es muy entretenido contarles en esta página, ya que la página que antes compartía fue borrada, y si alguien quiere contarme una experiencia similar, también en los comentarios.

Autor: CASAROBMAK Categoría: Incesto

Leer relato »

Con mi hija

2022-11-23


No es mala fácil contar esta historia . Ya que como dicen la realidad supera la ficción, ni en mi peor pesadilla, ni en el mejor de los sueños,lo habría imaginado. Hoy día tengo cincuenta años, una edad difícil,sentía que era el declive. Conocí a mi actual pareja con treinta y tres, ella tenía dos años más que yo. Dos hijas de nueve y la mayor de once. Deproto me vi con una familia completa,también con mucha responsabilidad. Hemos sido y lo somos muy felices, para mi son como mis hijas. El tiempo ha pasado muy deprisa, ellas ha hecho su vida . La pequeña ya nos ha hecho abuelos. Pero por circunstancias y problemas con su pareja, hace unos meses, se ha separado y a vuelto a casa con la niña. Ella se marcho de casa con veinte ,ahora tiene sobre los veintiséis, a cambiado mucho. Yo trabajo de noche, mi mujer es profesora y ella trabaja media jornada, en una guardería . Fueron muchos cambios. De estar mi mujer y yo solos a ser cuarto. Al poco tiempo de estar en casa, note cosas que no me cuadraban. Se levantaba e iba en ropa interior. Por cierto muy sexy, o cuando se duchaba ,no cerraba la puerta y salía con una mini toalla después. Empecé a pensar qué yo tenía la mente sucia. También algunas veces entraba cuando yo me estaba duchando,solía decir ",lo siento papi voy tarde", se pintaba y salia ,la primera vez me quedé petrificado. Eran pequeñas cosas, muy sutiles. Pero este verano ,ella dejó de trabajar, eso significaba que ,cuando yo llegaba del trabajo ella estaba por l casa, haciendo tareas , me preparaba el desayuno . A mi me gusta y empecé a sentir morbo Verla con una camiseta casi transparente sin sujetador o agacharse y verla con los hilos del tanga dentro del culo me ponía mucho. Aunque luego me reprochaba a mi mismo por mirarla. Una mañana al llegar del trabajo, me estraño no verla, fui al baño, se estaba duchando, la puerta abierta. Si decir nada la estuve mirando, es una preciosidad, su pelo rubio, su pechos redondo y tiesos, un culito respingo. Me puse muy cachondo ,el corazón me iba a doscientos. Intenté regresar a la cocina, si que se diese cuenta, cuando la hoy ,papi ya termino. Me sentí avergonzado, Me senté en la cocina a desayunar, cuando ella entró, con una pequeña toalla enrollada a su cuerpo apenas le tapaba los pecho y el culo. ¿Te hago algo de desayunar? Esque hacia muchísimo calor y me he dado una ducha papi : Se sentó en un taburete, cruzado las piernas. La toalla se le subió,sin querer ,mi mirada se quedó clavada en un pequeño triángulo, que formaba la toalla y su pelvis, dejando ver unos pelos morenos de su pubis . Me costaba apartar la mirada. Creo que ella se dio cuenta, me miró se rio ,me dio un beso cerca de los labios ,voy a vestirme papi. Al pasar por el baño ,para ir a mi habitación, ella se estaba pintados los labios. La toalla estaba caída ,solo sujeta por los sobacos,le tapaba los pechos ,pero la espalda y su culo desnudo. Ella vio por el espejo que la estaba mirando. Entre lo excitado que estaban y las vueltas que le daban ,ese día me fui a trabajar sin dormir. Esta situación no podía seguir, me comía la cabeza pensando, como decirle a mi hija que? De hay no salía, había una parte racional que no estaba bien, pero otra me encantaba, ver ese cuerpo. A volver al otro día del trabajo, estaba deseando verla . Al entrar estaba en la cocina, con su camiseta de siempre Hola papi te pongo un café,yo ya estoy terminando. Me puso el café y se sentó enfrente, mi mirada no podía resistirse,la mire y la volví a mirar no llevaba su braguitas . Papi¿ tu me quieres como si fuese hija tuya verdad? Me pillo de sorpresa, porque yo no podía apatar la mirada, aunque intenté disimular. Si claro cariño, eres como mi hija y te quiero. Ya¿ pero no eres mi padre verdad ? No sabía donde quería llegar No no lo soy ¿Entonces?. Se quedó hay . ¿Entonces que me quieres decir ? No nada es una tontería Mi excitacion era tremenda, me quedé un rato sentado para que no se me notara. Al pasar por su habitación, estaba haciendo la cama, al agacharse no dejaba na a la imaginación . Estaba muy claro que era una promoción. Me fui a la cama, aunque sabía que no podía dormir. Al cabo de unos minutos, picó a la puerta. Papi ¿ puedo pasar? En se momento, pensé hacerme el dormido, pero le respondi. Entro y se sentó en la cama, encendí la luz de la mesita, justo de su lado. ¿Que te pása te ocurre algo? Dime Yo ,quiero, No era capaz de seguir y me empezó a preocupar . Me estás asustando, ¿que te ocurre? No,no me ocurre nada, bueno si ,pero, no quiero que te enfades, si esta mal o estoy equivocada, te pido que me perdones. Si más se puso de pie y se quito la camiseta, quedándose, completamente desnuda. Me quedé con la boca abierta, si poder decir una palabra . ¿Si quieres me voy o me meto en la cama con contigo ? Te he observado como me miras. Yo también estaba desnudo, solo tapado con una sabana, mi polla se pronunció,por mi con una gran herencion. No dije nada solo abrí la sabana, ella se me abrazo. Lo estaba deseando, papi llevo tiempo intentado que dieras el paso,pero como no te atreves, lo hago yo,quiero que me folles Ella ya tenía mi polla en su mano. ¿Quieres que te la chupe papi ? Si cariño. Me excito tanto su piel sedosa y suave . Su pelo rubio y lago rozando mi piel. Cuando se la metió en la boca, me hizo jemir de placer, su boca húmeda y mojada Se notaba que sabía como hacer una mamada. Yo no tengo una polla descomunal, pero estoy bien servido, se la tragaba entera. Le pedí que se diese la vuelta para tener su coño en mi boca. Comence a lamerlo, lo tiene carnoso, con un gran critoris,casi como un micro pene , un culo rosado y muy cerradito. Se retorcía como un pez fuera del agua, pronto tuvo su primer orgasmo, mi boca se lleno de sus jugos. Yo también estaba apunto de correrme, la avise ,pero ella siguió devorado mi polla, tragandose toda mi corrida. Se notó que los dos lo estábamos deseando . Después de esto me sentía culpable, ella se me abrazo, como buscando refugio,como cuando era pequeña. Esto no está bien, yo soy como tu padre y no tenía que haber pasado. Papi yo lo deseaba y tu también, soy mayor para decir con quién follo,pero si no quieres, no volverá a ocurrir. Sus palabras sonaron a ultimátum. Pero si seguimos megustaria una cosa. Lo que nunca he hecho, a sido y quiero que seas tú que me es que me desvirgue por el culo, se que tu lo vas a hacer con mucho cuidado y cariño, ¿a no se que no quieras que vuelva a pasar? La parte sensata,me decía que no debía volver a pasar, pero todo mi cuerpo la deseaba, me hacía sentir vivo y joven. Cariño mañana hablamos, esta apunto de llegar tu madre y necesito dormir un poco. Se levantó y antes de irse me dio un beso en la boca. Te quiero mucho papi,descansa. ¿Vosotros que haríais?

Autor: Luis Categoría: Incesto

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!