Relatos Eróticos de Incesto


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Cuando mi hermana se masturbaba…

2022-06-15


Ella una niña delgadita de 6 añitos, pero con un culito redondito bien paradito y una deliciosa vaginita . Mi hermana 5 años menor que yo, siempre una niña ejemplar muy madura para su edad y muy coqueta desde siempre, su desarrollo físico tardó un poco pero siempre hubo algo con lo cual jugar en este inicio su rica vaginitia y su bonito trasero, yo tenía 11 años entonces y mi hermana y yo compartíamos cuarto, siempre fuimos muy unidos, mis papás solían pasar los fines de semana durmiendo o viendo televisión, por lo que mi hermana y yo nos teníamos uno al otro para entretenernos, realmente no siempre jugamos juntos ya que los videojuegos me llamaban más la atención pero justo ahí fue cuando recupere el interés en ella, recuerdo estar jugando un día por la tarde desde nuestra recamara en la cual, la puerta daba a la sala dejando ver en primer plano el sillón de tela, rústico que teníamos por aquel entonces, fue así que mientras yo jugaba escuché como un roce y un rechinar del sillón, cosa que acompañaba un silencio poco normal ya que mi hermana siempre estaba o cantando o viendo cosas en la computadora. Cuando volteo a ver de dónde provenía el ruido, me topo coni hermana de espaldas en el descansa brazos del sillón, con las piernas abiertas, como si estuviera montando un caballo y frotándose contra aquel, cosa que me causo molestia más que nada por el ruido ya que no había otro motivo, yo no sabía que hacía ella, realmente… Pero no dije nada fue unos fines más tarde cuando ella traía un vestidito corto con unas pantis de color morado, lo recuerdo perfectamente ya que me inició la perversión por ella y su cuerpo infantil, ese domingo fuimos a un municipio a comer y regresamos ya algo tarde es una hora de camino de regreso a mi casa por lo que mis papás al ir entrados en su conversación y yo al siempre ir jugando con mi hermana, decidí levantar un poco su vestido para verla y eso a ella le gustó, entre juegos yo la tocaba y ella solo se limitaba a reír y decir que le daban cosquillas, cuando llegamos a casa mis papás como siempre, partieron a su habitación a dormir, y yo con mi hermana en la soledad y calentura de ver sus calzones todo el camino decidí jugar con ella a ver hasta donde podía llegar, cosa que decidimos hacer un «fuerte» en la sala con cobijas y almohadas para jugar ahí dentro. Ya estando armado este y yo procurando cada momento levantar su vestido para verla, ya traía bien parada la reata que en ese entonces me ah de ver medido unos 12 cm. En fin, nos recostamos dentro del refugio que hicimos y ella me dijo «jugamos al caballito?» Y yo realmente no sabía a qué se refiere pero dije que si, para entonces ver cómo yo estando acostado boca abajo, ella se sube en mi de frente montando me quedando justo encima de mi pene, inmediato entendí y moví su vestido para tener más «contacto» y uf lo rico que era tener a mi hermana moviéndose arriba de mi y dando pequeños gemidos, mientras yo tocaba sus nalgas y meniaba mis caderas al ritmo de ella, recuerdo que mis papás siempre nos dijeron desde niños que era un pene y una vagina con fin de no ser abusados mi hermana o yo, pero creo eso solo levanto más interés… Ya que al jugar al caballito yo decidí quitarme el pantalón y estar en calzones nada más cosa que mi hermana al verme me preguntó, «ese es tu pene? » A lo que solo atine a decir «si, yo tengo uno» pero fui muy tonto al no aprovechar su curiosidad y sacar mucho más jugo de la situación, en total continuamos el juego hasta que ella derrepente empezó a apretar sus uñas en mi pecho y callo en mis brazos «yo supuse cansada» pero creo era su primer orgasmo ya que me dijo después «nunca siento así con el sillón, pero también se siente rico» y yo exitadisimo terminé el juego y procedí a masturbarme bajo una sábana con ella a un lado mientras veía su rico trasero marcado por el calzoncito morado que llevaba. Cómo está tengo muchas más historias y llegué a hacer más cosas con mi hermana por años, si quieres saber más comenta en este relato y con gusto les cuento, me encantaría saber si alguien de ustedes ah tenido una situación similar con sus hermanas.

Autor: RR22 Categoría: Incesto

Leer relato »

Historia de una nena caliente 4 !!!

2022-06-15


Sigo descubiendo el sexo de la mano de mk propio primo. Cada vez me vuelvo mas adicta.. Adicción nose si sera la palabra adecuada, pero si encanto ,morbo ,intensidad senti mil cosas al tragar esa leche, la deguste como una nena hambrienta que empina su biberon desde la cuna,me sabio a gloria a nectar prohibido, sentí adoración por ese sabor o por esa sumisión que sentimos las mujeres al estar arrodilla entre las piernas de nuestro macho y que nos de el premio en la boquita como una nena buena. No pense nunca que esa tarde al estar con mi primo en casa de mi abuela y llena de parientes seria mi primera vez que me llevara la pija a mi boca y se la chupara hasta acabar ,habia sido una locura para los dos . Pasee todo el almuerzo y la tarde pensando en lo que habia echo ,la cabeza me daba mil vueltas y todos esos pensamientos terminaban en mi primo ,y me daban como una descarga eléctrica o un impulso en mi conchita haciendo que se moje ,se humedezca mas y mas ,en vez de ponerme a pensar si estaba bien o mal lo que hacíamos. No imaginen con el calor vaginal que llegue a mi casa ,todavía me parecia tener ese gusto a pija en la boca y en vez de enfadarme me exitaba aun mas ,me sentia ireconosible ,ese dia me masturbe como 3 veces en la dichay luego en la cama sobre la almohada. Pasaron como dos dias sin poder ir a la casa de mi abuela, mi mamá no trabajaba y no tenía excusa para dejarme en la casa de ella . Pero esa tarde de verano me sentí afortunada porque mi primo se hizo en mi casa ,tocando el timbre llevando unas cosas de mi abuela de la mutual de mi abuela que tenia qur hacer mi mamá. Mi mamá lo invito a comer y a mi ya se me iluminaba la sonrisa, por el solo echo de verlo ,pero lo mejor vino después cuando ni bien terminamos de comer mi mamá le pidió a Alan si se podia quedar con nosotros hasta que ella volviera de hacer los mandados. Cosa que aceptó sin reclamos el . .Te dejo todo sobre la pileta para laves _ me decia mi mamá antes de irse _ Tu hermana se queda con vos ,cuidenlan !!! Gritaba antes de subir al auto. Yo con amargura, me ponia a lavar los platos pensando que hubiera sido mejor que se la llevara ,en esos resongones y pensamientos, siento a mi primo entrar en la cocina ,y apoyarme toda de atras , yo de shorcito apretado y remera suelta sin corpiño,recibí su cuerpo como una sumisa sintiendo ya su pija dura sobre mi colita redonda,la senti bien metida entre mis shorts ,sus manos agarraban mis caderas, una subió por dentro de mi remera hasta acariicar una de mis tetas ,que ya se ponian duras también. . Cerra la puerta Alan ,puede entrar brisa. . shhh tranquila que esta jugando arriba_ Mientras se alejaba de mi para cerrar la puerta de la cocina sin pasador ,solo apoyarla. Me di vuelta y lo recibí con un besoo ,el se metio entre mis piernas ,me tocaba toda y yo me dejaba hacer como una nena, yo también queria de el todooo,saque su remera y lo chupe todo ,estábamos enbrigados de exitacion los dos ,me giro fuerte dejandome de espalda a el y se bajo los pantalones y luego los mios me bajo por completo el shorts con la bombacha y todo dejandolo en mis pies ,sentia sus manos apretar mis tetas y su pija meterse entre mi cola . La escena era una locura ,los dos casi en pelotas ,en el medio de la sala mi hermana menor en la pieza de arriba y mi mamá que podia caer en cualquier momento sin darnos tiempo a nada ,imaginen mi adrenalina para ese entonces con apenas 11 años casi para 12 ya ,me sentía poseida por el y por esa locura. Metio su mano entre mis piernas a la vez que nos besavamos ,poso su mano en mi concha y senti como me la tocaba torpemente pero lo hacia ,me frotaba y intentabaa meter los dedos ,tome su mano y con valor lo hice que me frotara sobre mi labios ,como yo solía hacerlo ,eso me elevó aun mas mi calentura ,mientras sentia su pija ir y venir por mi cola. Nuestros cuerpos se movian juntos no podiamos parar ni locos. . Te gusta prima _ me pregunto al oído . Me encanta Alan, _ apenas gadeando pude contestarle Mientra que mi concha era un mar de flujos sobre su dedos,lo que hacia mas fácil que su mano se frotara sobre mi vulva . Me sentia en el paraiso ,mi cuerpo se estremecía cada vez mas y mas y sentía que en cualquier momento me llegaba mi orgasmo ,tome su mano y la.guie para que me diera mas fuerte ,mas queria mas fuerte sentir su mano sobre mi concha ,mi vulva estaba roja e inchada y toda mojada ,senti como me empezó a llegar el.orgasmo mientras el no paraba de darme y darme con su mano ,como si lo supiera ,me hizo acabar tan rico ,me tuve.que agarrar de el para no caerme. Me senti desvanecer por segundos y la vista se me nublo ,nunca habia tenido un orgasmo tan intenso. Sus movimientos de su pija sobre mi cola,me hicieron despertar de ese tranze ,y senti como un deber mio ,de tener que hacerlo terminar ,y apoyandome en la mesada con mis manoa saque todo lo que pude mi cola para atras y el se recreo con mi colita ,me tomo de mis caderas y me empezó embestir con fuerza ,mucha fuerza su entoscadas eran brutas, me empujaba para adelante haciéndome perder el equilibrio, pero yo ponia todo el empeño para poder aguantar, el tomo su pija y se la escupio ,se la lleno de saliva para poder pasarla mejor ,sentí como me la paso por mi concha primero y después por el esfinter de mi culo ,senti miedo de que la iba querer meter y mis piernas se torcieron ,casi me caigo . . shhh ,no te la voy a meter, solo quiero acabar sobre tu culoo . Sus palabras fueron un alivio y como que me senti mucho mas segura ,fueron como un respeto para mi ,y me aocmode otra vez ,senti otra vez su pija dura ir y venir para arriba sobre el canalillo de mi cola y con eso el se pajeaba ,pude sentir como estaba por acabar,empezó a gemir fuerte ,pero se detuvo de golpe. . Que pasoo ? _ pregunté . Siento que se me seca y me duele ,necesito algo para mantenerla lubricada ,me hace doler por momentos_ Miro a sus costados y como si supiera tomo una botella de aceite de cocina y se la embadurno todaa,y ahi si me empezó a dar sin piedad ,me tenia casi en el aire con sus empujones y yo aguantaba sobre la mesada. . Dale que esta por llegar mi mamá _ le decía como queriendo apurar la cosa. Yo ya estaba mojando otra vez,me sentia caliente con la situación, me di vuelta como pude . el se quejo y me quiso parar ,pero ni se imaginaba lo qie vendria. . Sentate en la silla _ le dije ,poniendo la silla en el medio de la sala . . Mira que no venga brisa_ Me arrodille entre sus piernas y tome su pija ,sabia aceite aun pero no me importo ,me la meti en la bocaa ,y se la empecé a chupar ,el solo atino a tomarme de la cabeza y bufar como un loco ,sus gemidos me daban la sensación de que lo estaba haciendo bien ,y eso me ponia contenta,seguía con mas entusiasmo chupando esa flor de pija que para mi era un manjar con sabor aceite de cocina que poco a poco fue perdiendo y tomando ese gusto a saliva y pija característico de las chupadas, me la queria meter toda en la boca,me entusasmaba hacerlo ,todo con la precaución de no dañarla con mis dientes ,lo mire a los ojos y fue como una concentración entre los dos ,era casi la primera vez que nos veíamos a los ojos mientras haciamos algo asi ,el entendió todoo y empezó a largar su leche, leche calentita para su primaa,que con apenas 11 años ya me encantaba mas que la común. Los vacíe bien a sus huevos y me tomé toda la leche sin asco, sin remordimiento alguno . El me sonrió y me beso en la bocaa,no le importo que tenga restos de semen en mi boca. Fue un beso apasionante entre los dos. …….. Habia pasado mas de media hora y mi mamá aun no venia ,yo ya habia termiando de limpiar los platos y la cocina ,cuando me acerque a la sala del living ,lo vi a Alan bajar las escaleras, y decirme que brisa se habia quedado dormida. Se lanzo sobre mi y me beso ,nos besamos con pasion y caimos en el sillon ,nos tranzamos mal un buen rato ,hasta que sentí como su pija se ponia dura, cada vez mucho mas dura ,el me tomo de la mano y me hizo seña para que lo siguiera , yo no dude ni un segundo ,estaba optimizada por el ,me tenia loca ,segui sus pasos por la escaleras y nos metimos en la habitación de mi mamá ,yo no decía nada ,pero sentia vertigo de lo que podia llegar a pasar . El se sento en el medio de la cama ,bajando sus pantalones y sacando su pija erecta afuera ,la apunto hacia mi y yo como una sumisa me arrodille sobre la alfombra de mls pies de la cama de mi mamá y mi papá y me lance como una nena hambirenta a chuparle la pija ,juro que era delicia su pijaa dura me exitaba demasiado chuparla . Cuando levante la vista pude ver como mo primo habia sacado el camisolin oscuro de mi mamá que había sobre la cama y lo olia,se lo llevaba a la nariz y justamente en la parte de la concha de ella ,yo seguía chupandole la pija como si nada. No sentía nada que hiciera eso ,no me importaba, veia como cerraba los ojos ,calculo que imagínando a mi mamá, ( ella era una mujer mayor ,pero tenia unas tetas enormes y un culo gordote como toda mujer madura ), yo chupe hasta que el se paro y me dijo si sabía donde guardaba las bombachas mi mamá. . Nose alan en un de estos cajones sgeuro _ empezamos a buscar y encontramos un cajon lleno de lenceria ,corpiños y bombachones grandes y colalees que usaba mi mamá. El las tomó pero el olor no era el mismo ,estaban lavadas y planchadas . Espera aca le dije ,no revuelvas mas que despues tenemos que acomodar todo .Fui hasta al baño y del cesto de ropa vieja saque una bombacha de mi mamá y se la lleve ,se la entregué en la mano. El desorbitado se le salian los ojos ,por lo que le estaba entregando ,la olio con un suspiro profundo llenandose de olor de ella y se empezo a pejar delante mio sin problemas .Te gusta mi mamá _ le lanze . Si me gustan sus tetas enormes _ me llama la atención, te molesta?_ . No ,no para nada ,creo que es normal que la veas asi ,la debe tener parecidas a las de tus revistas. . Se las viste alguna vez ?_ . Si ,pero cuando era mas chica, ahora ya no . . Me encantaria verselas . . Sabes que eso no va pasar ,pero podes imaginarlas ,como en tus libros de relatos. Lo empuje sobre la cama y me arrodille otra vez a chupar esa pija hermosa. Se la chupe con ganas mientras el se llenaba la nariz oliendo la bombacha e imaginando con los ojos cerrados a mi mamá desnuda imaginó. . Te gustó chupar pijaaa primita!!! . Si me encanta, esta muy bueno_ le decía mientras me la llevaba hasta el fondo de mi garganta . . Acabaaa que va llegar mi mamá _ tome su pija y la pajeaba rapido ,la chupaba y la volvia a pejar ,sentimos que el auto freno afuera pero ninguno de los dos se separó, solo atine a metermela mas en la boca y el empezó a largar largos chorros de leche dentro de mi boca, hasta vaciarse bien vaciado dentro de mi boca ,momento justo donde sentimos qie mi madre metio la llave y abrió la puerta de abajo. continuará.. Pd: la próxima les cuento como perdí mi virginidad. saludos y comenten.

Autor: ANDREA3799 Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi sobrinita Valeria

2022-06-15


Mi sobrinita Valeria Hola me llamo Daniel tengo 25 años y le voy a contar lo q me sucedió con mi sobrinita Valeria de 9 añitos Esto comenzó a pasar cuando ella tenia 8 , yo vivo en Medellín pero ella vive en Bogotá con sus papás , por motivos de trabajo tuve q irme a vivir a Bogotá y mi hermana m. Mi sobrinita Valeria Hola me llamo Daniel tengo 25 años y le voy a contar lo q me sucedió con mi sobrinita Valeria de 9 añitos Esto comenzó a pasar cuando ella tenia 8 , yo vivo en Medellín pero ella vive en Bogotá con sus papás , por motivos de trabajo tuve q irme a vivir a Bogotá y mi hermana mamá de Valeria mi ofreció su casa para quedarme ahí y no gastar en hospedaje . Así q me fui a vivir allí , yo no veía a Valeria desde q tenía 5 , y solo la veía en fotos , pero cuando llegué a su casa me recibió mi hermana y también Valeria y la vi parecía se 10 y parecía modelo vestida con shortcito apretadito y un top. Bueno me quedé un poco impactado sin más . Me fui a mi cuarto , y mientras más pasaban los días siempre veía a Valeria vestida con shortcito faldita corta o pantalón apretadito , además de eso era bien amable y algo coqueta conmigo ya q no tenía hermanos siempre me decía para jugar con ella , yo jugaba con ella el poco tiempo q podía , ya que regresaba del trabajo a eso de las 4 pm Masomenos cuando ella ya regresaba del colegio. Me estaba enamorando de ella , era linda y coqueta y me gustaba . Un día q le estaba ayudando en sus tareas , su mamá salió a comprar, y yo le explicaba como hacer sus tareas en la mesa, ese instante ella estaba con faldita corta , así q Aproposito deje caer el lapis de colores , y le dije a Valeria yo lo levanto tu sigue haciendo tus tareas , me baje de la silla y fui por debajo de la mesa a levantar los colores , agarré mi celular y aproveché q mi hermana no estaba y le comence a grabar los calzones a Valeria veía q tenía calzon de flores y veía sus piernas blancas muy bonitas , así la grabé unos minutos nada más para q no sospechara . Terminando de hacer su tarea me abrazo y me dió un beso en la mejilla diciendo, gracias tío por ayudarme eres muy bueno. Yo tambn la abrace muy fuerte olinedo su perfume . Llegado la noche mi hermana y su esposo tenían q salir junto con Valeria a casa de su suegro a visitar por q andaba un poco mal de salud. Mi hermana le mando a valeria a bañarse y le dijo Que se cambiará para ir . Yo estaba el mi cuarto supuestamente haciendo trabajos en la laptop pero estaba escuchando todo lo q hablaban . Luego escuché en voy algo baja q mi hermana le decía a Valeria Cambiate tambn el calzon, mañana lo lavo, eso me exito mucho ya q dejaría su calzon q uso. Mi hermana me avisó q ya se iban , y yo espere a q se vallan . Luego ya impaciente fui al cuarto de Valeria y comencé a buscar en su ropa sucia y encontré su calzoncito de flores , olía bien rico no espere más y me desnude y me comencé a jalar el pene mientras olía el calzon , no solo eso olía tambn estaba su faldita y su ropita q uso toda la tarde , saque mi teléfono y le tome fotos a toda sus ropitas y tambn me puse a ver el video q le grabé de sus calzones , estaba en mi gloria , agarre sus calzoncitos a mi pene y comwnze a jalar fuerte y me vine unos grandes chorros de semen en su calzoncito , estuvo delicioso . Ordené todo como estaba y me fui a dormir . Deseando mucho mas a Valeria Los días pasaron, y siempre q le tenía q ayudar a Valeria en sus tareas la grababa sin q su mamá se diera cuenta. Siempre q tenía oportunidad y no habia nadie en casa rebuscaba sus calzones de Valeria para olerla y jalarmela. Sentía mucho deseo por ella , pero no sabía cómo hacer para poder estar con ella , así q busque en internet relatos q personas q quizás lograron estar con nenitas , y no solo encontré, tambien encontré vídeos de como cogen con ellas. Leyendo muchos relatos y viendo muchos videos me exitaba por las noches y deseaba mucho a Valeria . Así q me decídi idear un plan para poder disfrutar de ella. Me vino la suerte un fin de Semana q hacia mucho calor nos fuimos a una piscina q queda cerca de nuestra casa , tambn fue su amiguita de Valeria llamada Sofía q más adelante contaré tambn como la cogí . Estaba alegre yo de ir , pero lo q no sabía es q Valeria y Sofía usaban ropa de baño de dos piezas casi bikini , cuando las vi se me paro de inmediato y me quedé asombrado ver esos cuerpito de casi de modelo , las desee aún más . Ellas se divertían en la piscina mientras yo tomaba el sol con lentes mientras las veía, mi hermana me dijo grabales cómo juegan para tener de recuerdo , yo contento de grabarles esos lindos cuerpitos , mientras ideaba planes para poder coger a Valeria, estábamos en la piscina casi todo el día , cuando regresamos a la casa Valeria se fue a bañar , y su mamá comento algo q me dió una buena idea, dijo : Valeria báñate ahorita xq si te hechas a dormir ya no te levantas ni a cachetadas jajaja , yo comenté : como es eso, ella respondió: si, es q cuando vale sale de paseo o juega todo el día regresa cansada y se hecha a dormir no despierta con nada ni con ruido jajaja tiene un sueño pesado . Ah ya yo respondí jajaj, pero en mi mente ya tenía algo planeado. Decidí ir a manosearla cuando todos estés dormidos. Llegó las 12 dela noche, ya todos estaban dormidos y me dirigí al cuarto de Valeria , mientras caminaba despacio oi gemidos q venían del cuarto de mi hermana , al parecer estaba cogiendo con su esposo, me dije a mi mismo me malogro mi plan , pero igual entre al cuarto de Valeria , y quise despertarla pero estaba muy dormida , estaba muy exitado q me bale el short y me comencé a pajear en su cara, quize bajarle el short y hacerle muchas cosas más pero tenia miedo q me descubriera sus papás , así q solo me masrurbe mientras le hablaba en voz baja : Q rica estas Valeria, como quisiera meterte toda está verga en tu boca , mamarte tu vagina blanquita y poder cogerte por tu culito . Fue tanto q me exite q eyacule en uno sus calzones cerca de su cara . Menos mal aún no acababan de follar sus papás , así q me regresé a mi cuarto feliz de masturbarme en la cara de Valeria. Tenía q disfrutarla más , así q pensé en poner a dormir a sus papás y así poder disfrutar de Valeria . Contacte a un amigo q vende medicamentos, y le pedí q me consiga pastillas para dormir como me debe muchos favores, y el me dijo : ah seguro quieres dormir a una chica y cogerla verdad , Yo le dije : jajaj ya te contaré , y me las dió . Los días transcurrieron no podía hacer mucho por q siempre estaba mi hermana en casa . Así q espere a q fuéramos de nuevo a la piscina , no podía dormirlos antes xq sino sospecharían , tenía q dormirlos después de ir a la piscina para q piensen q se durmieron por cansancio . Así q el fin de semana llegó y fuimos a la piscina , de nuevo las nenas vestidas con su ropa de baño de dos piezas , estaban muy hermosas , no esperaba q llegué noche. Jugaron las nenas , nosotros tambn jugamos de todo para disfrutar del día y tambn cansarlos , al papá de Valeria mi cuñado le invite varias cervezas para q este un poco borracho , a mi hermana le invite cócteles tambn. Ya de regreso a la casa, mi hermana y si esposa estaban un poco mareados , mientras q Valeria estaba bañandose . Yo le dije a sus papás, tomemos la última copa para irnos a dormir , ellos aceptaron, fui a la cocina y serví sus tragos y le heche las pastillas para dormir, las disolvi bien . Se las lleve y les di y dije : salud , se lo tomaron normal Estuvimos cerrando la puerta y alistando las cosas para mañana . Yo me despedi primero y le fui a mi cuarto , pero estaba atento a q se durmieran . Escuché q mi cuñado dijo , ya voy entrando a la cama me muero de sueño , lo dijo bostezando , y hermana tambn hizo lo mismo, parece q estaba dando efecto las pastillas . Espere una hora para q se duerman bien . Sali de mi cuarto exitado , pero tenía q fijarme q ellos estaban bien dormidos . Al parecer si por q dejaron la puerta abierta y la tv prendida , me acerque y les hable fuerte , y nada, les moví la cara y nada estaban totalmente dormidos . Alegre me dirigí al cuarto de mi Valeria , y hice lo mismo trate de despertarla pero nada. Ya estaba bien exitado , y procedi. Saque mi celular y le comence a grabar diciendo : Estaba tanto tiempo esperando este momento Valeria , ahora sí podré disfrutar de ti . Le comencé a quitar la pijama y la blusa , y pude notar sus seniroa sim desarrollar aún, y le comence a mamar , Luego le comence a bajar su calzoncito de patito , y Vi su vagina bien blanquita , no aguante y le comence a mamar su vagina . luego le abrí sus dos piernas y le comence a mamar más deliciosamente ,metia mi lengua bien dentro de su vagina , mientras le sobaba todo su cuerpo , deje de grabar para poder disfrutar mejor de mi Valeria . Mi desnude yo, y le pasaba mi pene por sus tetitas , luego lo pasaba por sus labios y metí mi pene dentro de su boca y comencé a meter y sacar como si estuviera cogiendola , pero despacio para q no despertara. Luego baje de nuevo a su vagina y le volvi a mamar hasta dejarla mojada , y fui pasando mi pene por su vagina , luego le di vuelta y le pase el pene por su culito blanquito . Tenía tantas ganas de cogerla y meterle mi pene por su culo o vagina , pero sabía q si le metia se despertaba. Así q me pude detrás de ella y hice como si la estuviera cogiendo, wao la estaba disfrutando muchísimo hasta q me vine en sus tetitas , muchos chorros de semen salió ,la grabé así desnuda con todo el semen en ella . Luego ya le tuve q limpiar y bestirla , me fui a mi cuarto feliz de haberla disfrutado como quería , a pesar de no haberla cogido fue rico. Estaré publicando la segunda parte , Comenten si les gustó

Autor: SOLITARIO Categoría: Incesto

Leer relato »

Una autora incestuosa

2022-06-15


He escrito sobre incesto y embarazos entre familiares. Es una fantasía que me encanta y me lleva a masturbarme cada mañana. En este relato les cuento por qué me gusta tanto escribir sobre eso. Espero que les guste. Nunca he creído nada de lo que se encuentra en esta página. Todo me parece ficción, fantasías de amantes del tabú. No digo que sean mentiras, pero desde el anonimato cualquier confesión podría ser falsa. Me gusta no saber si lo leído es real o no. Pero esta vez les pido que me crean. Esta es mi historia, aunque podría ser falsa. Mi nombre es Brenda, aunque también podría ser Fernanda, Raquel o Alejandro. Tengo veinte años, pero bien podrían ser 13 o 55, y lo que les contaré pasó en el 2019, dos meses antes de los primeros anuncios del coronavirus que paralizó al mundo. Les contaré por qué me gusta escribir tanto sobre incesto y endogamia. Vivo en México en una casa pequeña. Vivo con papá y mamá. También tengo un hermano, pero él ya se casó y se fue a vivir a otro lado. Lo importante es que tengo una habitación para mí. Está junto a la de mis papás y todo se escucha. Fue así que después de un periodo de pleitos y enfados, ellos decidieron ir a terapia y revivir su vida sexual. Lo supe porque los escuchaba en las noches. Un día salí de mi habitación y comprobé que mamá se estaba dando un baño. Mi intención era ver la televisión, pero antes debía organizar mi ropa recién lavada. Noté que me faltaba uno de mis calzoncitos. Como nuestra casa era tan pequeña, no podía haber secretos. A diferencia de mis amigas, yo mencionaba con total confianza mis problemas con mi ropa interior, y como ahora me faltaban unos, decidí ir con papá para saber si sabía donde se encontraban los perdidos. Su puerta estaba entreabierta cuando escuché una respiración agitada al otro lado. Miré y mi corazón se detuvo al ver que su verga estaba envuelta en mis calzones, al tiempo que se estimulaba con ellos. Pero eso no fue lo más sorprendente, sino que parecía murmurar algo, mi nombre, conforme aumentaba de velocidad. No tardó mucho en venirse. Lo hizo con unos cuantos gruñidos y jadeos ahogados. Su pecho subía y bajaba, a la vez que dejaba caer la cabeza sobre las almohadas. La mayor parte de su semen había quedado contenido en mis calzones, pero le que escurría o había salido volando, lo limpió con la misma tela. Entonces escuché la voz de mamá proveniente del baño. Le pedía una crema que había dejado en el cuarto. Papá se levantó y yo me alejé. Él salió vestido de nuevo y entró con mamá a dejarle la crema. Esa pequeña ventana de tiempo me sirvió para entrar a toda velocidad a su cuarto y robar mi calzoncito, el cual había dejado debajo de su cama. Me encerré en mi habitación, jadeando inexplicablemente por lo que acababa de ver. Y aunque me daba asco la sustancia en la tela de mi trusa, algo en su olor o en su cremosidad despertaba algo en mí. Estaba tibia. Era blanca para dejaba una mancha gris alrededor de dónde había caido. Era una gran cantidad. En la escuela y en el porno habíamos visto para qué servía. Nadie están ingenuo como en esos relatos donde la chiquilla muy desarrollada para su edad no sabe para qué sirve esa leche. Claro que lo sabemos. La sorpresa no es por su desconocimiento, sino por tenerla por primera vez. Es una sustancia sagrada, mágica. Con ella puedes crear bebés si la pones en el lugar correcto. Dispararla en la cara de alguien significa propiedad, incluso amor. Y papá decía mi nombre mientras se venía. Él fantaseaba con echármela, con introducirla en mi interior. Guiada por esos pensamientos, me abrí los pantalones y me los bajé hasta las rodillas. Pasé un dedo por uno de eso blanquecinos grumos y me aseguré de embadurnarlo con la mayor cantidad posible. Luego, cegada por una respiración anormal y una humedad incontrolable, lo llevé hacia la cuevita por la que introducía cosas al masturbarme. -papi… – murmuré. Nunca lo llamaba así, le decía “pa”, pero algo me llevó a hacerlo de ese modo. Tomé otro poco y lo volví a introducir. Me estimulaba, pensaba que de alguna manera eso ayudaba a distribuirlo bien. Fue entonces que no pude más e hizo bola esas bragas y gracias a la lubricación las introduje con el afán de sentirlo todo dentro mí. Luego me estimulé el clítoris porque me estaba matando. Dios, todo en mí estaba excitado. Mi coño estaba por completo mojado, mis pezones duros y mi clítoris hinchado. Tuve que taparme la boca para no gritar mientras me frotaba en busca de uno de los mejores orgamos de mi vida. Empecé a fantasear. Mil escenarios aparecieron en mi mente. Padre penetrando a hija. Hija recibiendo la leche de su padre. Hija embarazada y con la verga de su padre en la boca. Hija siendo follada por su padre por el culo al tiempo que el hijo de ambos la penetra por la vagina. Padre e hijo en las tetas de la madre. Padre follando a la hija de perrito mientras esta le da sexo oral a la madre… mil generaciones de embarazos incestuosos en todos los sentidos posibles: padre e hija, hija con hermanos, hija con tíos, hija con abuelo, hija con sus propios hijos, padre con las hijas que tuvo con su hija… Y me vine con tanta fuerza que caí al suelo mientras me retorcía de placer. El piso quedó mojado y yo por poco pensé que me desmayaría. Sí me quedé en el suelo, tratando de recuperarme justo como lo hacía papá, respirando hondo sin importar que el corazón se me quisiera escapar del cuerpo. La voz de mamá me hizo regresar al mundo de los vivos. Avisó que la comida ya casi estaba lista, así que, ya despejada, me saqué las bragas de mi interior y las observé. Estaban empapadas, no sólo de mis jugos y de los de papá, sino de una mezcla de olores muy deliciosos. No era ajena al sexo. Tal vez tuviera diecisiete años, pero había tenido un par de novios con las manos largas y las vergas inquietas. Mi experiencia era corta, pero me decía a mí misma que sólo iba empezando. Sólo pude preguntarme por qué esas bragas no olían como las sesiones sexuales con ellos. ¿Acaso el semen de papá era mejor? Cual fuera la respuesta no la encontré de inmediato. Escondí mis calzones y me fui a comer. La próxima vez que tuve que lavar ropa los volví a sacar para masturbarme oliéndolos un poco y luego los puse para lavar. Lo lamento, no entré a la habitación de papá y le dije que quería ser su mujer ni nada similar. Mamá nunca se fue de viaje o fue a visitar a una hermana suya. Continuamos como si nada, porque él no podía admitir que buscaba mis calzones y yo no podía decir que me metí su semen en su vagina. Fue un incomodo silencio, el cual duró hasta la llegada de la pandemia. Tuve fuertes dolores de cabeza, debilidad general e incluso vómitos. La información sobre el virus era confusa, pero parecía que el rasgo principal era la tos, aunque no en todos los casos. Fui llevada a un hospital y me hicieron una prueba. No tenía ese recién nombrado COVID-19, pero sí algo creciendo en mi interior. Me preguntaron cuando fue mi última relación sexual y no me creyeron cuando les dije que en mayo del 2019. Mi mamá estaba furiosa. Me pedía saber quien era el padre, pero ni yo lo sabía. No tenía en mente lo del semen de papá en mis calzones y tampoco se lo iba a revelar a mamá aunque lo recordara. Papá murió cuando yo tenía seis meses de embarazo. El virus lo alcanzó y por pura suerte no nos lo contagió. Nunca supe si él sabía lo que había hecho con los calzones que él había ensuciado, pero si mi suposición era cierta, yo estaba cargando a su hijo. Por más culpa que sintiera, me mojaba al pensar en eso. La posibilidad era pequeñísima, pero ahí estaba. Crecía con cada semana y mis compañeros de escuela no se enteraron gracias al aislamiento. Había sido embarazada por mi propio padre. Fue mi culpa, pero cumplí de alguna manera su fantasía. Nuestra hija nació en agosto del 2020 y sólo porque sus ojos se parecían a los de él, mamá la adoró y cuidó con locura. Fue así como me interesé por estos relatos, los cuales ya conocía, pero que ahora me parecían más asombrosos y personales a la vez. Muchos hablan de sexo con niñas pequeñas, otros de experiencias muy, muy jóvenes, pero a mí sólo me interesaban aquellos donde la sangre se reproducía con la sangre. Papi e hija, madre e hijo, hermano y hermana, primos, tíos, abuelos o todos con todos. Verme con mi pancita me excitaba y me hacía imaginar cómo me habría visto siendo todavía más joven con semejante testimonio de pecado. Fantaseaba con todo tipo de hombre penetrándome al tiempo que mi vientre brincara con cada embestida. Mis tetas lactantes debían ser aprovechadas por mis familiares y mi boca debía llevarle semen a mis hijas nonatas. Son sólo fantasías que he querido compartir con ustedes. Sé que hay otros afines a mis gustos y otros que preferirían algo más realista. No los culpo. A mí me gustaría tener hijos con mi padre en una casa sólo para él, con la esperanza de ver a nuestros hijos crecer para luego ser usada por ellos. No es realista porque no estoy tomando en cuenta los ingresos necesarios para mantener una familia de ese tamaño, la presión y discriminación social y los problemas médicos que puede conllevar la endogamia. Es triste, pero por eso tenemos esta página donde puedo compartirles estas historias nacidas de mis noches más húmedas. Gracias por leer y, tal vez, por creer mi historia. Es la única vez que contaré algo personal. Disfruten de otras historias no sólo mías sino de muchos otros excelentes escritores. Nos vemos luego. Besitos.

Autor: BRENDY Categoría: Incesto

Leer relato »

Los encantos de papi 1

2022-06-15


Nadie se imagina que esto sí es real. Tomás y doña Emilia, su difunta esposa y madre de Anne y Estela, formaban parte de importantes comités altruistas, culturales y empresariales en México al tener una posición económica muy holgada. Se trató siempre de una pareja muy sociable y apreciada en su círculo. Cuando doña Emilia falleció de cáncer, Anne, la mayor de sus dos hijas, vino a ocupar su lugar un tiempo después en casi todas las actividades y eventos. Anne tenía esa arrolladora facilidad y personalidad de ganarse a la gente, además del inusual parecido físico a su madre de joven. Su hermana Estela, viviendo en los Estados Unidos, era imposible que la supliera y sus visitas a su ciudad natal eran esporádicas, usando la distancia como pretexto. Estela se adaptó rápidamente al estilo de vida americano y volvía una o dos veces por año con su numerosa familia. Poco a poco, Anne y Tomás comenzaron a acostumbrar a sus amistades y personalidades con su presencia y a ser esperados en cualquier evento relevante de sociedad e incluso de carácter gubernamental. Tomás era un gran benefactor de muchas instituciones de caridad y formaba parte de consejos de algunas empresas, así como puestos honorarios en los tres niveles de gobierno. Anne acompañaba a papi, como sus hijas le decían, a su rancho, eventos y frecuentes viajes fuera de la ciudad y al extranjero, muchas veces con su familia, otras tantas sola. Las fotos sobraban y las enviaban a Estela. El rancho quedaba a menos de una hora de su lugar de residencia y lo frecuentaban con o sin papi. A sus 39 años, Anne era una atractiva mujer con un estilo natural, pelo suelto rubio dorado natural, piel muy blanca y ojos verdes. Su físico lo heredó de su madre, doña Emilia, aunque siendo Anne algo más alta. Estela sacó más a su padre: más alta que Anne, más robusta, de pelo negro y piel más obscura sin ser morena, aunque también tenía lo suyo. Por su forma de ser, además de acompañar a papi a tantos eventos, Anne se preocupaba por lucir bien, aunque no necesitaba mucho para hacerlo. Anne y Raúl se casaron varios años después Estela y tenían tres hijos. Esto ayudó, desde luego, a que Anne fuera la hija consentida de sus padres. Cuando quedó algo marcada después de su tercer y último parto, y ante sus constantes quejas sobre sí misma, su esposo Raúl la llevó a una clínica en México a que le dieran una arreglada. La restiraron un poco, le levantaron los senos y le borraron las estrías de su estómago y trasero, quedando adecuadamente bella para su edad. Estela, de 37 años, vivía en Houston, Texas, desde que se casó, hacía casi 20 años, con su esposo Mark y sus 6 hijos. Se había casado muy joven, mucho antes que Anne, a los 18 o 19 años, seducida por Mark cuando fue a estudiar inglés a esa misma ciudad. Se conocieron en un grupo de la iglesia a la que acudía. Tenía varios hijos. Anne la recordaba eternamente embarazada. Fue quizá por eso que Estela comenzó a descuidar su apariencia y era objeto de amonestaciones de su hermana mayor. Anne y su familia vivían en México y estaban al cuidado de don Tomás. Aunque muy activo, Anne cuidaba mucho de su padre desde que había enviudado, consintiéndole hasta el mínimo detalle, siendo incluso invasiva en algunas ocasiones, cosa que a su padre le encantaba, pero fingía molestia. Raúl no pudo acompañarlos en el ansiado viaje por cuestiones de negocios. Don Tomás, quién de todas formas los acompañaría, pasaría a ocupar su lugar como pareja de Anne, algo común y frecuente desde haber perdido a su madre. Nada anormal. Un par de años tras el fallecimiento de su mujer, don Tomás comenzó a verse deprimido y achacoso, algo a lo que Anne y Estela no estaban acostumbradas. Hablaron con médicos tanto en México como en Estados Unidos. Tomás no era muy dado a ver doctores ni a revisarse, a pesar de su edad. Acudieron un par de veces con el médico familiar, durante la última visita de Estela, quien les explicó que, aunque sus parámetros estaban bien, habría que vigilarlo muy de cerca por que su problema era una profunda depresión con consecuencias potencialmente graves. A su típico estilo, Estela le dijo a Anne que “se lo encargaba” cuando regresaron a Houston tras varios días de vacaciones. Aunque Tomás supo tomar la muerte de su esposa bien, la familia nunca estuvo preparada para el momento que sabrían que vendría. Tampoco contaban con que papi se les viniera abajo ya años después, creyendo que ya había superado la tristeza de perder a doña Emilia. *********** “Anne, veo a papi como está rejuvenecido, activo, ágil…no parece que tenga los sesentaytantos que tiene”, continuó. “Hasta la rodilla que traía amolada no le molesta. Me sorprende muchísimo”. “Lo cuido muy bien hermana”, replicó Anne. “¡Pero parece de quince, Anne!”, insistió Estela. “¡Te lo juro que cuando nos despedimos en agosto se me figuró que se nos iba a morir con la depre que traía! ¡Duramos, que, dos semanas con él y la verdad, todos los días lo veía mal, como con ganas de morirse! ¡Y luego con esa barba entrecana se ve como todo un galán de cine!”. “No sé qué habrás hecho, pero el cambio es muy radical”, continuó. “Veo todas esas fotos que mandas por email y la verdad, es un antes y después muy notorio, pensaba que hacías Photoshop con ellas, pero ya veo…” “Papi y Anne en una convención, papi y Anne en una boda, papi y Anne en el rancho; …luego su ropa, su cara de felicidad, tu muy bonita y maquillada, muy a la moda…. ¡explícame que pasa porque no lo entiendo, hermana!”, continuó. “Hay una foto en el rancho donde sales montada en el caballo con unos pantaloncitos blancos muy cortos y ajustados Anne, y me intranquiliza. Esa foto la tomó papi, supongo”, continuó. “No. Fue Raúl quién la tomó, como podrás ver, por la ropa y los niños”, contestó Anne. “Siento como que algo pasa entre tú y papi”, atajó Estela, apartándola de Mark y don Tomás mientras hacían los trámites de registro del hotel, recién llegados a Nueva York para acudir a la boda de la hija de unos amigos muy cercanos de la familia. “No creo que tú y papi deban dormir en la misma habitación hermana”, agregó en tono tajante, ante la atónita mirada de Anne. “No estaba planeado así y es peligroso”, continuó. “Ahorita mismo pido otro cuarto para ti o para él”, dijo determinada. ¿Sabía algo o le hablaba al tanteo? El corazón de Anne comenzó a palpitar a toda velocidad. Anne no sabía que o como responder. Su hermana la tomó por sorpresa. “¡Óyeme!”, casi le gritó Anne, “¡cálmate! ¿Qué te pasa Estela? ¿Qué insinúas?” “¿Tienes algún problema con eso?”, fue lo primero que le contestó Anne, extrañada. “¡Deberías de estar agradecida y felicitarme por el trabajo de cuidar a papi!”, agregó. “¡Tú a todo dar, nomás pides informes y das órdenes…, no se vale!” Estela la ignoró y prosiguió. “¡Y vete a ti misma! ¡Como te vistes y como te maquillas! ¡Siempre que te veo con papi andas guapísima, hasta provocativa!”. Anne seguía sin palabras, solo tragaba saliva, mientras su hermana seguía reclamándole, pensando como contestar. “¡Siempre, siempre me visto lo mejor que puedo!”, dijo Anne, “¡me gusta causar buena impresión y no parecer chicana como tú!”, replicó en tono molesto. Ya sabía hacia donde iba Estela. “¡Tu bien sabes que siempre he sido así!”, agregó. Estela apartó un poco más a Anne, jalándola del antebrazo, hacia los baños de la recepción, y continuó. “Los vi por el espejo ahorita que veníamos en el carro; tu muy recargadita y dormidita en su hombro mientras papi te acariciaba el pelo. ¡Algo traen! Ya estás grandecita para actuar como niña”. “Y luego esas fotos, abrazada de él en todas partes”, repitió, “¡no, no está bien!”. Anne seguía sin poder hablar, solo negando levemente con su cabeza, fingiendo incredulidad de una manera asombrosa. A decir verdad, le cayó como agua fría en la cara y la sacó de balance Estela. De todo pensaba que le pudiera platicar, menos de sospechar y suponer que papi se la estaba tirando. Tras casi seis meses sin verse en persona, Anne esperaba otro tipo de encuentro con su hermana, otro tipo de conversación, no que se le viniera encima a reclamarle que papi y ella eran amantes. “Anne, papi tiene quien sabe cuánto tiempo sin sexo, mínimo tres años, quizá hasta más, ¡mínimo!”, recalcó, “desde que mami enfermó, ¡y el diablo no descansa querida! ¡Tú dime!”, prosiguió. ¿Te digo que? pensó Anne ¿Qué estoy cogiendo con papi, eso quieres oír? Siendo una mujer muy metida en la iglesia, algo de lo que constantemente se ufanaba, Estela fingía o se sentía sinceramente preocupada. Su esposo Mark, de igual manera, era todo un activista religioso, haciendo frecuentemente de la pareja algo insoportable para convivir, pues casi toda su plática era en torno a las religiones y se juraban portadores absolutos de la verdad. Todo era pecado o estaba mal. Eran una especie de Santa Inquisición. Al cabo de unos minutos de regañarla bajo meras suposiciones, Estela le dio la oportunidad a su hermana de hablar, permitiéndole al fin tomar control del incómodo diálogo. “¡Te prohíbo que hagas una escena con eso de los cuartos!”, comenzó Anne. “¡Eres la persona más desagradable y grosera del mundo Estela!”, prosiguió. “¡Vaya manera de faltarnos al respeto y fastidiarme! ¿O sea que, según tú, papi y yo estamos… cogiendo?”. Contrario a Estela, Anne usaba con frecuencia palabras sucias y altisonantes. “¡Mira que insinuar eso! ¡Son chingaderas de tu parte!” “¡Jamás pensé que me fueras a salir con eso!” Excelente actriz. “Anne, es que yo…”. comenzó Estela, pero Anne la interrumpió. “¡Tu, verga! ¡A ti te vale verga ofender con tal de imponerte con tus convicciones, fanática, mamona!”. “¡Me llevaste entre las patas a mí, a papi a Raúl y hasta a mami…que estúpida eres, de veras, no tienes remedio!”. Ambas se quedaron mirando. Anne respiraba agitadamente. Se dieron cuenta que Mark y don Tomás habían terminado el registro y comenzaron a dirigirse hacia ellas. “Verga”, repitió Estela. “¿Por qué fue la primera palabra que se te vino a la mente, verga?”, preguntó en un tono burlesco, con irónica sonrisa, sin conceder que había alterado severamente a su hermana con sus bien fundadas sospechas. “¡Porque así hablo yo, aunque te arda en el culo!”, replicó Anne, “ha de ser ya no puedes contener tu calentura, ¿verdad jodida? Te la llevas pensando chingaderas. ¿No te cumple tu marido o qué?”, dibujando en su cara una sarcástica sonrisa. “¡Has de coger nomás para embarazarte, santurrona desgraciada, que, por cierto, ya te toca otro antes de que cumplas los 40!” Estela aspiró en sorpresa, engrandeciendo sus ojos. Si no vinieran su padre y esposo acercándose, le hubiera dado una bofetada. ¿Cómo se atrevía a decir eso de la santa de la familia? Anne y Estela no podían dejar ahí la incómoda conversación. Anne las excusó e invitó a su hermana al baño. Con tal de tener la última palabra, Estela era imprudente y en cierto modo, hasta perversa. Toda su familia estaba acostumbrada a ello y hacía siempre de la pareja objeto de burla. “Tuvieron todo el tiempo del mundo para ir al baño, pero justo ahora van”, dijo don Tomás. Mark sonrió ante la observación de su suegro, mientras las dos hermanas de dirigieron al baño. Anne y Estela pusieron su mejor cara para que no sospecharan sobre la inesperada situación surgida. Entraron al baño. Siendo ya muy tarde, estaba desierto, solo se escuchaba la típica música ambiental. “Si, Estela, como te decía”, retomó Anne el control. “Déjate de tonterías y no andes dando palos de ciega, por favor. Vive tranquila tu vida y deja la mía en paz. Papi y yo, te aseguro, no estamos haciendo nada malo”. “¿O quieres oír lo contrario? ¿Es tanto tu morbo?” “Es que…, nomás no puedo creer que me hayas dicho lo que me dijiste”, dijo, llevándose las manos a los oídos, negando con la cabeza. “No lo puedo creer”, repitió Estela. “¿Y tú si puedes decirme que papi y yo estamos cogiendo?, ¿eh?”, replicó Anne de inmediato. “Anne, hermana, por favor no me lo tomes a mal, querida. Me llegan chismes que hay gente que hasta cree que eres las segundas nupcias de papi, vaya, yo estaba presente cuando le dijeron, ¿te acuerdas?”. “Desde ese día”, prosiguió Estela, “la visión de que tú y papi actúen como marido y mujer se me quedó grabada en la mente y yo pues…elucubrando cosas. Discúlpame hermana”, dijo, como tratando de recular y calmar los ánimos. Anne sonrió y se relajó un poco. “Si, me acuerdo. Fue sonso de don Luis Corcuera el que le preguntó, pero hace mucho, desde que recién murió mami. Viejo despistado. Pero fue solo una vez, ¿o has oído algo más?”. Ambas sonrieron y se dieron un beso de reconciliación. “No, nada”, contestó Estela. “Discúlpame Anne”, repitió. Anne simplemente le sonrió y se sintió más tranquila. “Quien sabe que tantas cosas dirán de papi y de mí”, dijo Anne mientras salían. La gente es muy habladora y gozan suponiendo esto y aquello. Tu tranquila. Fuimos muy bien educadas” *********************** “Nos tocaron los pisos 4 y 20, uno es una suite de dizque muy lujosa, para tórtolos, pero nos la dejaron a costo normal porque algo les falló en la reservación”, dijo don Tomás. “Estelita, tomen la suite dizque nupcial, es la que está en el piso 20, con vista al Parque Central”. “¡Ay no papi, que flojera andar con esas cosas a estas horas!”, contestó Estela ante la expresión de sorpresa y decepción de su marido y su hermana. “Además, a Mark no le gustan las alturas”, agregó. “Nos quedamos con la del cuarto piso”. Anne sonrió para sus adentros. ¡Que increíble! Subieron al elevador. Llegaron rápidamente al 4to. Piso. Mark tiró del equipaje mientras Estela le daba un beso a su padre en la mejilla y otro a Anne. “Pórtense bien, ¿eh?”, dijo Estela, al abrirse la puerta. “Nada de borracheras con el frigo-bar”, sentenció. Por ahorrarse la propina, Estela decidió cargar su propio equipaje. “Good night!” dijo Estela. “Good night!” replicó Tomás. Anne solo le sonrió a la pareja, mirando a su padre con ojos de sorpresa. Le va a seguir esta cabrona pensó Anne. Conociendo a Estela, Anne sabía que la cosa no pararía ahí como la había hecho sentir en el baño. Cuando se le metía algo en la cabeza, era imposible que la cosa quedara olvidada, con un simple beso de reconciliación. Al cerrarse las puertas del elevador y comenzar a ascender, Anne se lanzó a los brazos de su padre, fundiendo sus bocas en ardiente beso, como amantes deseosos que eran, a punto de explotar. “¿Te tomaste la pastilla, papi?”, peguntó Anne con agitada voz. “En el aeropuerto me forzaste, ¿te acuerdas? No aguantaba ya. Nomás te veía y se me paraba con el puro roce del pantalón”, contestó don Tomás, quien tomaba Cialis por primera vez y por órdenes de Anne. “Condenada pastillita, parece que… ¡si funciona!, ¡mira!”, dijo Tomás, bajando su bragueta y mostrándole a su hija la húmeda erección de su moreno pene. “¡Guaaaauuu!”, exclamó Anne. “¡Que cosota tan hermosa, papi! ¡Se me hace agua la boca… y las nalgas!”, al tiempo que comenzó a sobarla. “Según esto es que me vas a poder dar todo el fin de semana”, dijo Anne. “Al menos eso presumen”. “¿Habrá cámara de seguridad en esto?”, dijo Tomás algo preocupado. “¡Júralo papi! Desde el 11 de septiembre hay cámaras por todos lados, pero no estamos haciendo nada de terroristas”, dijo Anne restándole importancia, al tiempo que se disponía a besarlo de nuevo. El elevador timbró y comenzó a detenerse un par de pisos antes. Se separaron rápidamente. Anne se compuso lo mejor que pudo y se paró frente a papi, que no le dio tiempo de guardarse el paquete. Un individuo subió y les sonrió. Ellos correspondieron. Anne comenzó a frotar sus nalgas en papi disimulada y provocativamente, sin que el extraño se percatara. El ascensor se detuvo dos o tres pisos antes del de ellos y bajó, despidiéndose cortésmente. Llegaron a su piso segundos después, apenas dándole tiempo a Tomás de guardar bien su pene y fajarse, saliendo del elevador. Su habitación estaba algo retirada. Anne tomó la mano de papi y caminaron por el pasillo hasta llegar, deteniéndose un par de veces a besar sus bocas. Abrieron la puerta de la elegante y erótica habitación envueltos en tumbos, besos y caricias, casi derrumbándola. Su equipaje ya estaba ahí. Anne se quitó su abrigo de piel. Tomás desbotonó la blusa de Anne y le quitó el sostén. Mientras ella acariciaba su duro pene por encima del pantalón, su padre besaba sus suaves y bellos senos. Casi en medio de la elegante habitación, en forma de corazón, estaba un jacuzzy rojo como un monumento al erotismo que los hizo salivar de la emoción. Se acercaron y sin pedir opinión el uno al otro, Anne abrió el agua caliente y espació sales de espuma que estaban ahí, por un lado, y encendió la bomba. Volvió a besar a su padre en la boca. “Voy a ponerme algo más cómodo… vuelvo enseguida”, dijo, y se dirigió al baño. “Tú también osote peludo. Alístate”, ordenó. Cerró tras de sí la puerta del baño. Se deshizo de la ropa que aún le quedaba puesta, y se sentó desnuda en la tasa del excusado y subió las piernas, comenzando a acariciar sus babeantes labios vaginales, gimiendo levemente de placer, pensando en papi, en cómo había llegado esto tan lejos…. en Estela y sus atinadas sospechas…. deleitándose con sus dedos y mordiendo sus labios alternadamente en anticipación al ansiado encuentro con papi en la caliente y burbujeante tina, amanecer desnuda con él… sería algo único, maravilloso. ¿Fueron muy atrevidas las fotos? ¿Fueron muchas? ¿Tan notoria era la mejora de papi?, pensaba Anne una y otra vez. ¿Cómo podía objetar la increíble recuperación de papi esta imbécil? El deseo pesaba más que la preocupación. A punto de tener un orgasmo se detuvo. Se puso de pie y se miró al espejo, girando su cuerpo, como si fuese la primera vez que papi la vería desnuda. Se sentía algo incómoda con una leve flacidez en su estómago y sus senos comenzaban a caer de nuevo. Hacía un par de noches que había hecho el amor con Raúl, su esposo, pero por primera vez no hubo “jueves de papi”, como lo habían pactado. Ese día estaba reservado para papi pasara lo que pasara, con o sin menstruación. Con todo y los 20 años mayor que Raúl, papi era como un devastador torbellino con la energía de un adolescente y la habilidad de un experto. Anne no le había sino infiel a Raúl durante tantos años de matrimonio, pero papi…, con esa fogosidad acumulada durante tanto tiempo, la hizo sucumbir. Pensaba en la pecaminosa y anormal relación… en lo prohibido y escandalizante de ser la amante de su propio padre. ¿Qué pasaría si tuvieran un descuido y se enterara tanta gente conocida? Con Estela tuvo su primera señal de alarma, pero podía más su enfermizo deseo. Le excitaba revivir los momentos de como comenzaron a ser amantes… de la primera vez, hasta llegar a este momento. Conociéndola bien, sabía que Estela sería un problema, pero no le preocupaba. Hablaría con papi en su momento, quizá mañana. Se juzgó perfecta para su re-encuentro con papi. Retocó sus labios, lavó sus manos y salió 5 minutos después.

Autor: SCLAVASISSYPET Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi novia, su padrastro y mi suegra

2022-06-15


Cuando se corrió sus padres se besaron y él comenzó a enjabonar a su hijastra hasta llegar a su coñito, donde se deleitó frotando con su mano.. Una vez tuve una novia cuya familia era un tanto…peculiar. Su madre se quedó embarazada de ella a los quince años, fue en las fiestas del pueblo vecino donde una amiga y ella participaron en una macro orgía. Según me contó no podía saber quién era el padre pues hasta el mismo alcalde del pueblo se la folló. Cuando su madre cumplió los dieciocho la cogió a ella y se fueron a la gran ciudad, harta de las habladurías de la gente del pueblo. Trabajó duro para sacar a su hija adelante. Conoció a un hombre diez años mayor que ella, muy liberal, nudista y algo bohemio. Para mi novia era normal andar por casa completamente desnudos y el tabú no existía. Me comentó que muchas veces se mojaba cuando veía a su padrastro pasearse por la casa recién levantado con la polla tiesa (esas cosas que nos pasan a los chicos). Otras veces se le ponía dura cuando jugueteaba con su madre, a lo cual ella le agarraba la polla y se lo llevaba a la habitación. Siempre follaban con la puerta abierta, por lo que ella muchas veces los veía desde fuera y se masturbaba. Un día, mi novia, entró al baño para ducharse y pilló a sus padres follando en la ducha. Su padrastro le dijo que si tenía prisa que entrase, que no molestaba. Así lo hizo. Él tenía cogida a su madre por las caderas zumbándola por detrás mientras el agua caía por su espalda deslizándose por su culo hasta caer al suelo de la ducha. Ella le había pedido la manguera de la ducha y mientras se duchaba veía cómo se la follaba. Cuando se corrió sus padres se besaron y él comenzó a enjabonar a su hijastra hasta llegar a su coñito, donde se deleitó frotando con su mano. Ella no dijo nada, estaba tan excitada que se dejó manosear. Fue su madre quien le dijo que la dejara a lo cual él respondió riendo: “déjala…mira cómo disfruta” y continuó hasta que se corrió. Recuerdo que cuando me contó esa historia se me puso tan dura que me pajeé delante de ella mientras me iba contando. -¿Alguna vez te ha follado?-Le pregunté un día. -Sí, de hecho fue él quien me desvirgó. ¿Quieres que te lo cuente? Le dije que sí, mi polla ya estaba en mi mano lista para jugar con ella. -Fue uno de esos días que mis padres se ponen a tontonear en el sofá, sólo que esta vez mi madre no se lo llevó a la habitación sino que comenzó a mamársela allí mismo, justo a mi lado. Él me miraba sonriente y yo no dejaba de ver su polla entrando y saliendo de la boca de mi madre. La verdad es que la chupa realmente bien, sabe cómo dar placer así. Primero suave, subiendo y bajando con dulzura, lamiendo la punta, volviendo a tragar para después, poco a poco, ir subiendo la intensidad de la mamada. Él aprovechó para tocarme las tetas y jugar con mis pezones. Instintivamente, sin darme cuenta, mis piernas se fueron abriendo, cosa que aprovechó él para acariciar mi coño. Estaba muy mojada y cachonda. Me abrí más para que pudiera tocarlo mejor. Cerré los ojos y de repente, sentí una lengua dentro de mí. Abrí los ojos con sorpresa y era él, de rodillas frente a mi, con su cabeza entre mis piernas comiéndome el coño mientras mi madre le acariciaba el pelo y sonreía. Cuando casi estaba a punto de correrme paró. Se puso de pie y pude ver aquella polla tan dura frente a mi boca. Me cogió la cabeza y me la metió en la boca. La chupé tratando de imitar a mi madre. Ella miraba y me decía: “así, así…muy bien”. Luego él la sacó, se la agarró con una mano, como el que sostiene una espada a punto de matar, se arrodilló de nuevo y muy suavemente me la fue metiendo en el coño. Al principio me dolió, por suerte estaba tremendamente húmeda y pudo entrar mejor. Luego el dolor, poco a poco, se convirtió en un verdadero placer y no paró de bombearme mientras mi madre se masturbaba mirándonos. ¡Qué placer! ¡Qué morbo! Me corrí antes que él y gritaba de placer. Él no paró ni un momento hasta que supo que se iba a correr, entonces la sacó, se puso de pie y se masturbó corriéndose en mi cara. Era la primera vez que sentía el semen de un tío en mi cara. Antes había hecho alguna paja a algún amigo, pero aquello fue una mezcla de asqueroso y excitante. Obviamente, a raíz de aquel día comencé a tomar la píldora ¡jajajaja! Estaba a punto de correrme, ella lo notó y enseguida se la metió en la boca para que me corriera dentro. Me exprimió bien la muy zorra. Ni qué decir que el día que conocí a sus padres se me pasaron por la mente todas aquellas historias y a duras penas podía contener las erecciones, porque sí, ellos estaban desnudos. A mí me costó un poco más seguir la tradición, hasta que ya lo vi normal también. Un día me invitaron a comer. Era verano y hacía mucho calor. En aquel momento agradecí estar sin ropa, pero a pesar de eso, de tener el ventilador del techo del salón conectado y la puerta del balcón abierta, apenas corría una brisa. Comenzamos con un vermut y algo de picoteo, luego unas cervecitas y más picoteo. Mi suegro de vez en cuando me daba un golpecito con el codo y guiñándome un ojo me decía: “ya verás el postre…ya verás…”. Mi suegra me miraba y sonreía la gracia de su marido. Yo miraba a mi novia y sonreía disimuladamente. Cada vez que mi suegra iba y venía de la cocina a traer algo no dejaba de mirar su culo, es de esos culos para hacerse assjob y pensaba en la de veces que mi suegro habría disfrutado de ese culazo bien hecho. Mi novia no había heredado esa genética, tenía un culo normalito, para mi gusto le faltaba un poco de carne, por el contrario, la naturaleza sí le había provisto de un buen par de tetas con las que me hacía unas buenas cubanas. Después, con la comida, seguimos bebiendo hasta alcanzar un puntito de “alegría” contagiosa. Al terminar de comer, mi suegro recogió la mesa y trajo de la cocina un bote de nata en spray y dijo: -Ahora… ¡El postre! ¡¡¡Jajaja!!! Mi suegra se levantó y muy suavemente se tumbó boca arriba sobre la mesa y se abrió de piernas. Mi suegro le roció los pezones con la nata y comenzó a chuparlos, cuando acabó puso una buena cantidad sobre la raja del coño, se arrodilló y se puso a lamerlo todo. Ella gemía gustosa, se apretaba las tetas mientras me miraba jadeante y mi polla se puso dura. Mi novia me puso un brazo alrededor de mi cuello y comenzó a besarme la oreja, el cuello mientras me decía cosas guarras en el oído que acabaron por excitarme aún más. Mi suegro se levantó y ofreciéndome el bote de nata me invitó a comer mi parte del postre. Yo miré a mi novia sin saber bien qué hacer y ella me empujó de la silla para que obedeciera. Así hice, me puse delante de mí suegra y me quedé un instante admirando aquel chocho húmedo, abierto, esperando ser degustado otra vez. Puse una buena cantidad de nata y la lamí hasta llegar a entrar con mi lengua en su coño. Ella, al sentir mi lengua recorriendo su interior, gemía moviendo las caderas de un lado a otro tratando de contener tanto placer. Soltaba tanto flujo que pude saborear su orgasmo en mi boca. Luego me levanté y vi que mi suegro le ofrecía su plátano que devoró gustosamente. Yo agarré mi polla y me dispuse a penetrarla. La mesa aguantaba bien los embistes que le daba una y otra vez. Mi novia se levantó y se puso al otro extremo de la mesa, se reclinó sobre ella, sus tetas colgaban como dos campanas acariciando con sus duros pezones la madera. Me miraba relamiéndose los labios mientras su padrastro ya se había colocado detrás de ella y se dispuso a follarla duro. Los dos nos miramos y cruzamos unas sonrisas de complicidad, era como decirle “mira, mira cómo me follo a tu puta” y él me respondía “así me gusta follarla por las noches cuando llega a casa”. Decidí sacar la polla y poner a mi suegra apoyada sobre la mesa, de tal manera que las dos estaban frente a frente. Tenía la polla muy húmeda y opté por cumplir mi deseo: follar aquel culo tan majestuoso. Puse la puntita sobre su orificio y muy despacito fue entrando hasta meterla toda. Ella gimió mientras se dejaba hacer. Estuve unos segundos con la polla dentro, sin moverme, acariciando su culo, azotándolo, luego, me agarré a sus caderas y comencé a follar su culo. Ella gemía, gritaba de placer. Yo miraba a mi novia gimiendo como una zorra, mirando como mi suegro se agarraba a sus tetas a la vez que le daba duro a su coñito. El cabrón acabó corriéndose dentro de ella gimiendo de placer. Yo seguía dándole duro al culo de mi suegra al grito de “puta, zorra!!”, como si quisiera atravesarla. No sé si gritaba de dolor o de placer o, tal vez, ambas cosas, el caso es que no paré hasta que eyaculé dentro de ella. La saqué y le di un par de palmadas a ese culito que por fin pude follar. Mi suegro se acercó y dándome una palmadita en el hombro me preguntó: – ¿Te ha gustado el postre? – Ya lo creo… igual luego repito…- Mi suegro rio complacido. En efecto, fueron varias veces las que repetí y repetimos. Me quedé con la duda si alguna vez madre e hija habían hecho la tijera, me hubiera gustado pajearme mirándolas.

Autor: JOSBDN Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi sobrino político

2022-06-15


Nos visitó un sobrino de mi marido que tenia años de no ver. hace unos días recibimos una llamada de la ciudad de México de una hermana de mi marido en la que nos pedia recibir unos días a su hijo que de niño pasaba algunas temporadas aquí en Morelia con mis hijos pero ya tenia por lo menos 12 años de no venir, por supuesto le dijimos que si y Juanito llego ya convertido en un joven de 23 años muy galancito y de buen cuerpo, de hecho su visita era por que venia a unas competencias de atletismo en el tec de Morelia, se instalo en el cuarto de mi hijo que vivie ahora en Guadalajara y es tres años mas grande que el y mi hija se ofrecio a llevarlo a sus competencias en su coche, yo recordaba que de niño cuando venia a quedarse el no me quitaba la vista de encima y mas de una vez me di cuenta que esculcaba mi ropa interior, en una ocasión yo dormida se metio en mi cuarto y sentí que me veía con mucha lujuria por que la mitad de mi cuerpo estaba descubiera de sabanas, no me movi y en ese momento lo deje que se masturbara escuchaba sus jadeos y en honor a la verdad yo no sabia que hacer, el tenia 11 años aproximadamene, de hecho fue la ultima ocacion que estuvo en mi casa juantio paso una semana en casa, sus competencias eran por la tarde asi que buena perte de la mañan se la pasaba conmigo ya que mi hija se iba a la esucela, el era muy organizado y muy hacendoso y siempre estaba dispuesto a colaborar con el desayuno y los trastes, lo que no cambio nada fue la forma en la que me veía, podira yo sentir su mirada en mis tetas y en mis piernas no disimulaba mucho, el tercer dia de su estancia fui a las 8 a mi clase de spinining y regrese con mis licras y blusa pegada muy sudada, el me recibió con el desayuno y cafecito además de jugo pero traía solo un short flojito y una casmista que marcaba muy bien su delgado pero musculoso cuerpo, le dije que me daría rápidamente un regaderaso y bajaba, asi que subi y me meti a bañar rápidamente para acompañarlo en el desayuno, pero cuando sali del baño mi sorpresa fue mayor al verlo en mi cama oliendo mis pantaletas que me había quitado y jalando una vega larga y dura sin el menor rubor, no supe que decir y me quede helada, el percibio mi presencia y sin decir nada quito mis pantaletas de su nariz y me pidió acostrame junto a el, yo no sabia que hacer y me quede helada con mi toalla agarrada, el se levanto y tomo mis manos dejando caer mi toalla y jalo una de mis manos a su verga que ya babeaba yo sin decir nada solo lo deje hacer, me dijo con una voz muy suave que me siemrpe me había desesado que se había masturbado miles de vces pensando en mi que por favor no lo rechazara y entonces me abrazo y yo pude sentir toda su hombría peandome en el estomago, nos besamos e inmediatamente nos tiramos sobre la cama, me besaba con mucha pasión yo intente en un momento levantarme pero mi vagina ya estaba humeda y el no me permitio hacerlo asi que ya solo me deje llevar, el se puso robre mi y abrió mis piernas comenzando a lamer mi vagina y a meter un dedo muy suvemnte diciéndome, tia que rica estas, es mejor de lo que me había imaginado, sentía su dedo entrar y salir suavemtne de mi y su lengua juguetona lamer mi clítoris muy hábilmente, asi me hizo venir unas dos o tres veces y entonces se incorporo y se puso de pie en la cama y yo pude ver su hermos cuerpo trabajo y su pene en toda su extensión maravillosa sin bello púbico, me hinque y comencé a mamar esa verga que aputaba hacia mi cara llena de lujuria mame y lami huevos y cabeza de esa rica verga, el me veía y no perdia detalle de lo que le hacia y me decía tia que rico asi mamemela, luego no pude mas y me acosté y le pedi que me cogiera y asi lo hiso muy rico y muy vigoroso mientas no dejaba de besarme y chupar mis tetas, me cogio por mas de 20 minutos de a perrito, encima de mi, abajo de mi, de vaquerita invertida y en un momento se vino llenando mi vagina de leche que sentía que me escurria y brotaba cada vez que me embestia mas y mas, me dejo exhausta, y ahí nos quedamos abrazados, me djo que era yo su pasión de toda la vida, que se había imaginado cogerme de mil maneras y que le daba mucha pena por su tio pero que en verdad sentía algo muy exitante por mi, yo me sentía muy algada asi que si decir mucho comencé a sobar su verga ya darle unas mamadas lentas y el me decía cosasa muy cariñosas y tiernas logre que tuviera una erección nuevamente y voltenado a verlo a los ojos le dije cógeme como su fuer la utlima vez de tu vida, eso basto para que me hiciera sentarme encima de el y me pusiera un cogidon brutal, al fina le pedi que se vinviera en mi cara y en mi boca y asi lo hiso lanzando chorros de tanta leche como nunca en mi vida había visto, y cuando termino se la mamae suavemente por unos tres minutos hasta que se la deje limpiecita y sin rastro se semen, ya tranquilos le pedi bajarnos a desayunar y le dije que eso jamas volveria a pasar que lo tomara como un regalo de la vida y nadamas, desayunamos nos dimos unos dos o tres besos lo masturbe y le saque la poca lechque que aun le quedaba y ya luego mas tranquilos llego mi hija por el para llevarlo a su competencia, Juanito se fue dos días después pero no sin antes pedirme el culo, cosa que les platicare en otra ocasión.

Autor: ERYKA AZPRONT Categoría: Incesto

Leer relato »

DELICIOSA VIOLACIÓN DE MI HIJO

2022-06-15


El calor de su mano en mi regazo y los movimientos generados por el auto despertaron en mí una ligera excitación. La verdad es que habían pasado varios años que no había sentido tan cerca el calor de un hombre y menos ahora acompañado de licor.. Mi hijo Manuel y yo, hemos vivido solos desde hace tres años desde cuando me divorcie, a partir de ese momento me entregue a trabajar de tiempo completo para producir dinero para nosotros, dejando de lado mi vida social. Hace un mes cuando cumplí cuarenta años, mi hijo me invito a cenar y estando en el restaurante me sorprendió solicitando una botella de vino para acompañar la cena, en principio yo estaba renuente a que lo hiciera por qué hacía mucho tiempo no tomaba licor, pero con un poco de insistencia de parte de él accedí y por supuesto el efecto del licor lo sentí en mi organismo, manifestando de mi parte mucha alegría y desinhibición. Durante la cena bebimos la botella completa y cuando Manuel me propuso pedir otra, le dije que mejor lo hacíamos en casa, así que él pago la cuenta y regresamos en taxi. Yo estaba muy alegre y cuando subimos al auto me senté muy pegada a él y por el camino mientras le daba mis agradecimientos tomé su mano, la puse en mi regazo atrapada entre mis manos y así permanecíamos durante todo el viaje. El calor de su mano en mi regazo y los movimientos generados por el auto despertaron en mí una ligera excitación. La verdad es que habían pasado varios años que no había sentido tan cerca el calor de un hombre y menos ahora acompañado de licor. Al llegar a casa fuimos directo al estudio, tome una botella de vino, se la entregue y le pedí sirviera las copas mientras yo iba a mi habitación. Al entrar al baño note que mi concha estaba bastante húmeda, muy lubricada como hacía mucho tiempo no sucedía, esto me puso nerviosa y a la vez aumento mi excitación. En esos momentos no comprendía lo que me estaba pasando, el licor había aflorado mi sexualidad y el único hombre cercano que tenía era mi hijo Manuel, lo cual no era aceptable. Pero algo en mi interior me empujaba a hacer cosas que en otras circunstancias no hubiera dejado ocurrir. Me quite la chaqueta, afloje dos botones de mi blusa y acomode mi falda hacia arriba dejando más a la vista mis piernas. Al regresar al estudio mi hijo me esperaba con las copas servidas, y enseguida note su mirada escaneando todo mi cuerpo, y me pregunte… ¿Que estaba buscando con mi actitud? El estiro su brazo para entregarme la copa y me dijo… Creo que tengo la madre más hermosa del mundo. Que cosas dices, soy una mujer muy normal y trate de cambiar el tema volviendo a mencionar mi agradecimiento por la invitación y recalque que la cena había estado maravillosa. Nos sentamos en el sofá doble, ambos giramos nuestras piernas hacia el centro para vernos al hablar y cuando íbamos por la cuarta copa nuestras rodillas terminaron rozándose, entonces mi hijo estiro su brazo y con su mano empezó a acariciar mi cabello, actitud que percibí muy tierna, pero cuando su mano se deslizo a mi cuello, sentí un corrientazo acompañado de excitación que me hizo cerrar los ojos y dejar que sin control una deliciosa excitación descendiera hasta mi sexo. Me sentí confundida y excitada, y llegué a pensar que estaba jugando con fuego, pero no hice nada por detener la situación, en cambio sí tomé otro sorbo largo de mi copa de vino. Y aprovechando la proximidad en que compartíamos, se me ocurrió conocer como era su vida íntima, con sus amigas o con su novia, si era que la tenía, y como él me respondió con evasivas, me dio por lograr más aproximación haciéndole un poco de cosquillas, consiguiendo hacerlo reír sin parar, pero él al sentirse acorralado cambio mi estrategia y busco saber cómo era mi intimidad desde que me separe de su padre. Al cambiar la situación, fue él quien trato de hacerme cosquillas para que respondiera sus preguntas y poco a poco llegamos a un juego de manos que, por momentos tratando cada uno de evadir al otro, con movimientos descontrolados, mi mano toco por casualidad su sexo, percibiéndolo grande y duro. El por su parte queriéndome hacer cosquillas frecuentemente sus manos rozaban mis senos y eso me llenaba de excitación más y más. Y en medio de toda esta jugarreta, terminamos cayendo a la alfombra quedando él sobre mí. Nuestros rostros quedaron frente a frente y al yo tratar de darle un beso en la mejilla, mi beso termino en sus labios y él seguro malinterpreto mi intención y no se despegó hasta disfrutar de un beso apasionado en el cual su lengua se paseó por mi boca. Sentir su cuerpo sobre el mío me produjo un placer enorme y por momentos me olvide que yo era su madre y deje que las caricias de sus manos en mis senos avanzaran y luego su mano por debajo de mi falda hasta tocar mi panty super húmedo. Este último detalle fue un mal mensaje porque él debió procesar en su mente, mi deseo sexual por él. Después de tanto vino, el control por mi parte era efímero, sabía que debía detener los acontecimientos sin embargo dejaba que los hechos siguieran adelante, y en el fondo la verdad disfrutaba secretamente mi excitación. Como no tenía voluntad de controlar el avance de los hechos, no me anticipe a entender la enorme excitación que iba despertando en mi hijo, teniendo en cuenta el ímpetu propio de su juventud. De pronto percibí mi desnudez cuando mi hijo con rudeza me arranco los pantys para luego acomodar su cabeza entre mis piernas y comenzar a prodigarme una deliciosa sesión de sexo oral. Mi fogosidad subió más y más a cada instante y creo que deje aflorar quejidos de placer acompañados de una agitada respiración. Mientras esto sucedía, sin yo notarlo, mi hijo se quitó sus pantalones de manera que los dos terminamos desnudos de la cintura para abajo. Cuando llego el momento máximo de mi excitación no pude disimular más y afloró mi orgasmo. Enseguida y sin detenerse, con la velocidad propia de la juventud, mi hijo acomodo sus piernas entre las mías, quedando enfrentados nuestros sexos y al estar en esta posición, tomo su verga y la dirigió a mi concha super lubricada, e inicio su penetración, yo quise detenerlo, pero la verdad en el fondo lo deseaba, solo fue una negativa de palabra… No, no, hijo por favor no lo hagas, detente, detente. Pero la única respuesta que recibí fue la estocada de su enorme verga en mi concha. Sentí angustia porque yo había dejado de tomar anticonceptivos y podía quedar embarazada, pero al final me dije, mañana tomaré la pastilla del día después y problema solucionado. Sin embargo, seguí simulando que no estaba bien que mi hijo me follara, pero íntimamente gozaba cada entrada y salida de su verga en mi concha. La forma como me cogía era bastante ruda, con fortaleza y en cada penetración escuchaba el choque de nuestros cuerpos, que después de tanta abstinencia de sexo, estaba disfrutando. Quería pedirle que lo hiciera con más fuerza, para gozar a fondo, pero simule que no estaba bien lo que hacíamos y cuando él termino dejando mi concha inundada con su semen, le manifesté que me había sentido violada. El mostro algo de pena por lo sucedido y me ofreció disculpas, pero luego agrego que había creído que yo lo deseaba y por eso se había dejado llevar por la excitación y el deseo imposible de frenar ante una mujer tan hermosa como yo. Pasados unos días el trajo a la conversación que sosteníamos, los acontecimientos del día de mi cumpleaños, y me confeso que lo que lo había llevado a creer que yo deseaba tener sexo, fue el hecho de que cuando toco mi panty sintió la super humedad propia del deseo sexual. Ante la evidencia, no pude negar nada, acepté que, empujada por el licor, mi sexualidad se había desbordado sin considerar la relación madre e hijo, pero ya debíamos olvidar lo acontecido porque no había posibilidad de revertir los hechos, de esta manera quedamos reconciliados. Pero lo sucedido aquella noche, despertó en mi como nunca, mi sexualidad al punto que decidí comprar un vibrador para darme placer y calmar mis deseos. Pero por mi descuido mi hijo se enteró y cuando yo estaba en plena acción el apareció en mi habitación y me dijo… No tienes que recurrir a esto para disfrutar de tu cuerpo y desnudándose de inmediato comenzó a follarme. Esta vez deje brotar todos mis deseos y su verga me penetro como a bien él quiso mientras yo disfrutaba de un delicioso orgasmo con total libertad. De allí en adelante no tuve que esconder mis deseos y al parecer Manuel había heredado mis genes del gusto por el sexo y comenzó a buscarme a diario, pero teniendo en cuenta mis largas jornadas de trabajo le prometí que al sábado tendríamos nuestra fiesta y me encargué de comprar dos botellas del mejor vino que encontré. El sábado en la noche nos preparamos como si fuéramos a una fiesta, Manuel se encargó de escoger la música y después de cenar algo muy suave nos entregamos a disfrutar el vino. Para empezar, tuvimos una conversación muy abierta en la cual compartimos muchos secretos pues ya no era necesario aparentar nada y Manuel me hizo preguntas como: De cero a cien cuanto me gustaba el sexo, le respondí que al cien por ciento y él estuvo de acuerdo que también sentía lo mismo. Entonces vino mi pregunta…De uno a diez como me consideras en el sexo. Me respondió que con lo poco que habíamos compartido creía podía acercarme al diez. Luego él me pregunto que cuando fue la última vez que disfruté del sexo, le respondí que fue antes de haberme separado de su padre. Y solo lo había vuelto a disfrutar el día de mi último cumpleaños en que estuve con él. Le pregunte si veía porno en videos y que categorías, me respondió que le gustaba ver mujeres maduras con chicos jóvenes y casos donde ellas engañaban a sus esposos, por estar estos dedicados de lleno al trabajo. Luego vino una pregunta muy íntima y fue sobre si yo estando casada había follado con otro hombre que no fuera su padre. Me sorprendí con su pregunta y dudé en contarle la verdad, pero al final me decidí y le dije que sí. Él quiso saber más detalles y le conté que había sido con un amigo de su padre que durante varios años me dejo saber muchas veces sus deseos de coger conmigo y en alguna oportunidad que me había distanciado de su padre por una fuerte discusión se dio la oportunidad y había aceptado. Fuimos a un motel donde pasamos la tarde follando como locos, pero esa fue la única vez. El amigo después volvió a buscarme, pero yo me negué. Le pregunte si antes del día de mi cumpleaños me había deseado. Me dijo que siempre me vio como una mujer maravillosa, pero solo fue aquel día que se dieron las cosas cuando nació su deseo por mí. A continuación, vino otra pregunta sobre cuales eran mis fantasías. Me quedé pensando cuales podían ser y le dije que cuando joven quería hacerlo en casa de mis padres por el riesgo que eso representaba, pero ahora más madura mi fantasía era coger con un hombre de color. Entones me pregunto… ¿es porque existe la creencia que tienen unas vergas descomunales?, Le respondí… si, precisamente esa es mi expectativa confirmar la verdad de esa creencia. Y así abordamos muchos temas, pero después de varias copas llego el acercamiento y comenzamos con besos apasionados de varios minutos acompañados de caricias mutuas que nos fueron calentando. Para esta ocasión me había vestido con ropa interior negra de encaje, medias ajustadas a las piernas y una falda corta, porque tuve en cuenta que cuando lo hice el día de mi cumpleaños a él le habían llamado la atención mis piernas y efectivamente cuando nos fuimos desnudando y me vio en ropa interior me dijo… Uhmmm que excitante te ves así y a continuación yo me arrodillé frente a él y comencé a darle sexo oral. En la medida que fue creciendo la excitación de Manuel, él empezó a empujarme su verga hasta la garganta y por momentos sentía que me faltaba el aire, pero me excitaba. Luego cambiamos y él me hizo disfrutar del sexo oral, esmerándose todo el tiempo, primero con suavidad y más tarde aumentando la fuerza de su boca en mi concha. Como la noche aún era joven, nos detuvimos para disfrutar del vino y a continuación me pidió me acomodara en cuatro para follarme desde atrás, igual que antes, al comienzo lo hizo suave pero luego tomándome de las caderas apareció la rudeza y como él notó que esto me excitaba, comenzó a darme nalgadas y a decirme… Vamos zorrita mueve esas caderas y yo le respondía… Si papi hare lo que tú me pidas. Entonces él se animó y comenzó a meterme su verga con mucha fuerza y me preguntaba… Así te gusta zorrita, así, así y nuestros cuerpos chocaban con violencia. Luego, se inclinó sobre mi espalda y comenzó a acariciar mis tetas, apretando mis pezones con sus dedos fuertemente y esto me excito más. Enseguida él pudo confirmar que en la medida que me trataba con rudeza mi reacción era de más excitación. Entonces fue más allá y mientras perforaba una y otra vez mi concha me dijo… De ahora en adelante serás mi puta. ¿Verdad? Y yo le respondí… Por supuesto estaré dispuesta para lo que quieras y cuando quieras y él continuo con su movimiento frenético de caderas. Luego cambiamos, él se acostó sobre el tapete y yo me acomode a horcadas encima de él, dirigiendo su verga a la entrada de mi concha y en esa posición yo decidí cuanta penetración deseaba, eso fue al comienzo, porque una vez me excite la quería toda adentro y algo más. Así que subía y luego me dejaba caer con fuerza para que la penetración fuera total. Desde luego comencé a gemir y a dar gritos de excitación los cuales aumentaron su volumen hasta cuando alcancé un delicioso orgasmo. Cuando me recupere, tomamos otro poco de vino y vino la oportunidad para mi hijo. Me acosté sobre el tapete y en posición de misionero inicialmente comenzamos a follar. Luego el subió mis piernas a sus hombros y con esto consiguió una penetración más profunda. Como ya había empezado a tomar mis anticonceptivos no tuve ninguna preocupación que él quisiera correrse dentro de mí. Me esmere para que se excitara lo suficiente para que llegara al momento sublime disfrutándolo al límite y de paso me dejara dentro toda su carga. Tal como lo deseaba, pronto comenzó a bufar por la tremenda excitación de la que estaba gozando y en con el último suspiro sentí todo su semen invadiendo deliciosamente mi concha. Nos quedamos pegados varios minutos hasta que su verga comenzó a recogerse. Cuando nos despegamos tuve que poner mi mano en mi concha para evitar que el semen cayera al piso. Así disfrutamos varios fines de semana follando como locos y en las últimas veces él consiguió videos para adultos y en uno de ellos apareció un negro con una verga enorme y enseguida él me pregunto… si así era que yo la quería. Le dije que sí. Entonces me dijo, te voy a ayudar para que realices tu fantasía. Yo no pregunte nada, ni como, ni cuando y una semana después vino a casa con un compañero de la universidad de piel bastante oscura y me lo presento. Hasta ese momento no sabía la razón de la visita, pero luego en privado me conto la historia como lo había conocido en una fiesta y que ya con varias copas encima se habían sincerado y él le había contado que follaba con su madre, que estaba separada y como tenía un cuerpo espectacular muchos hombres la deseaban y cambio que otros lo hicieran él le atendía sus necesidades de sexo. Al terminar la historia me dijo… Si lo quieres probar, él esta dispuesto a hacerlo, solo tienes que insinuártele y él lo entenderá, por mi parte si deseas yo desaparezco para que puedan disfrutar con total tranquilidad. No lo dude y acepte su sugerencia y esa noche pude disfrutar de una verga negra y enorme que me llegó hasta lo más profundo de mi ser y me hizo deleitar el más delicioso orgasmo. Ahora cada día somos más cómplices y siempre que me busca estoy dispuesta a que me trate con rudeza como el quiera y eso me lleva a maravillosos orgasmos.

Autor: JAPACA Categoría: Incesto

Leer relato »

Madre enseña enseña educación sexual desde que su hijo estaba en la primaria

2022-06-15


Una madre que enseña educación sexual prácticamente desde que su hijo estaba en la primaria Desde Japón esta historia real. Tengo 40 años ahora y mi hijo tiene 23 años el otro día. Siempre he tenido un fuerte deseo de conocimiento, y he estado espiando a los clientes de bocadillos de mi madre desde una edad temprana. Mi madre gritaba «¡Se siente bien!», así que quería tener sexo y tuve mi primera experiencia con el novio de mi madre cuando estaba en sexto grado. No me sentía bien, así que cuando le pregunté a mi madre, ella dijo: «Puede que me duela al principio». Entonces, después de eso, lo experimenté con muchas personas y sentí una sensación de placer. Sin embargo, cuando era estudiante de secundaria, finalmente quedé embarazada, dejé los estudios y di a luz a mi hijo. Durante un año después de que nació mi hijo, me dediqué a criarlo, pero en la noche ayudaba a mi madre con la merienda. Durante el día, cuidaba a mi hijo y obtuve un diploma de escuela secundaria en educación por correspondencia. Se convirtió en un hábito y obtuve varios títulos, como educación por correspondencia. Mientras trabajaba para la merienda de mi madre, tuve relaciones sexuales con un cliente en la tienda. Cuando mi hijo estaba en el jardín de infantes, era el único presidente que tenía más de 70 años. Hacía mucho tiempo que no podía hacerlo, pero estaba encantada de revivir con el masaje que aprendí. Les pedí que compraran un condominio 4DK en el centro de Tokio, donde aún viven, y que recaudaran fondos para montar una tienda que aprovechara al máximo sus calificaciones. Fue cuando mi hijo estaba en sexto grado. Cuando regresé de la tienda a medianoche y me bañé solo, mi hijo entró de repente. Mi hijo tenía más o menos la misma altura que yo, pero cuando estaba lavando mi cuerpo porque todavía quería dárselo a mi madre, de repente tuve una erección. Aunque sea pequeño, enojado puede ser la expresión correcta. Cuando lo agarré, se estremeció, y cuando lamí la punta del glande que salió, inmediatamente grité «¡Ah!» y eyaculé en mi boca. Después de eso, a veces me bañaba y bebía. Cuando estaba en el primer año de secundaria, incluso si lo apagué una vez, no se marchitó de inmediato. Me abrazó y me rogó desesperadamente «yo también quiero hacerlo» y entregué mi cuerpo. «El sexo es divertido y no debes forzarlo» «Si no puedes soportarlo, dímelo». También enseñó cómo hacer feliz a una mujer, cómo disfrutarla en varias posiciones y métodos anticonceptivos. Cuando estaba en tercer año de secundaria, me preguntaban más de cinco veces por noche. Cuando me di cuenta, pasadas las 4 de la mañana, dormí un poco y fui a trabajar como es debido. Desde que estaba en la escuela secundaria, mi hijo tenía relaciones sexuales con ella, pero todavía pedía mi cuerpo una vez por semana. Incluso cuando me convierto en un estudiante universitario, disfruto jugar con mi hijo y divertirme con saffle. Mi chico también lo sabe, y mientras me abraza, se burla de mí y me pregunta: «¿Estará satisfecha la otra persona?». Cambia a «¿Puedes realmente satisfacerme?» El sexo es algo que disfrutan los hombres y las mujeres, y está fuera de discusión ahogarse en él. Si lo disfrutas con moderación, da igual entre padres e hijos. Más bien, creo que es amor de madre aceptarlo cuando el deseo sexual del niño es más alto. Para mas relatos de incesto japones no dudes en visitar mi blog he traducido millones de relatos de incesto japones y koreano

Autor: SISSYCROSS Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi tía, mi mejor pecado

2022-06-08


Creo que ahora soy su sobrino favorito . Esto pasa dos semanas después de mi último relato escrito. Ya eran mediados o fines de abril, una de mis tias hija de mi abuela que vive en Guadalajara vino a visitarla, llegado el día en que tenía que regresar convenció a mi abuela de ir con ella y así pasó, dejando a mi tía, cooprotagonista de esta historia y mi prima hija suya a cargo de la casa. Todo paso un día domingo que me toco ir a trabajar cerca de la casa de mi abuela, terminamos algo tarde (casi media noche), mi transporte ya no pasaba así que no vi idea mejor que llamar a mi tía y pedirle que me dejara quedar en el sillon [sofa] de la sala, ella sin problemas me dijo que si y que en cuanto llegara me hiciera favor de abrirme, y así pasó, camine 15 minutos para llegar al destino, estando fuera volví a llamar a mi tía, ella salió apresuradamente y me abrió la entrada, cuando la vi no creía lo que estaba presenciando, salió con una playera pijama que le quedaba olgada pero sin problemas podías ver su figura escultural, me recibió con un beso en la mejilla y me hizo pasar -hola hijo, apurate a entrar que hace mucho frio y me estoy congelando- Entramos a la sala y ella ha había preparado unas cojibas con las que pudiera arroparme y no pasar frío, antes de quedarme dormido nos quedamos hablando un rato y me preguntaba cómo me fue en el trabajo, yo contestaba que bien todo estaba en orden sin poder dejar de mirarle las tetas, ella no lo notaba por su cansancio, llegó el momento en que debíamos descansar y ella fue a su habitación, yo quedé despierto un rato mas, no podía dormir pensando y recordando todas las ocaciones en que mi tía jugaba con migo de manera un tanto sugestiva, recorriendo mis memorias me di cuenta de que ella era la razón por la que me empece a ir por el camino del incesto, hasta que no se como quede dormido. A primeras horas del siguiente día (lunes) me desperto el ruido de una puerta abriéndose y el agua corriendo por la regadera, recordé que mi prima iba a la escuela temprano, mi tía desperto y le preparo su lunch a mi prima y la acompaño a la puerta donde pasaría por ella una de sus amiguitas en auto y la llevarían a la escuela, mi tía una vez en la sala pensó que seguía dormido e hizo una llamada de teléfono a su trabajo (ver Información en mi biografía) donde pediría el día libre por «cuestiones medicas» porque yo la escuchaba en perfecto estado, los directivos por el gran desempeño de mi tía no vieron problema así que le dieron el día libre Mi tía lo que hizo fue voltearme a ver, yo continuaba con los ojos cerrados y en eso se me había caído la cobija que tenía tapada (cabe recalcar yo duermo en bóxer y playera), y como todo buen hombre por las mañanas estaba más duro que roca, logré escuchar el pequeño gesto de sorpresa de mi tía, cuando en voz baja dijo: -hay sobrinito, veo que tenias algo bien escondido- Cúando comence a sentir el calor de la mano de mi tía acercándose a mi me entró una inseguridad como nunca había sentido, así que de la ma era más natural me di la vuelta, a lo que mi tía reaccionó y fue corriendo a su cuarto, cuando escuche el sonido de la puerta poniendo seguro yo solo abrí los ojos y quedé sorprendido por la actitud de mi tía, yo siempre la habia visto de esa manera prohibida, pero no decía nada por no saber como iba a reaccionar ella. Pasaron dos horas y dieron las 9, decidí que era hora de levantarme y eso hice, decidi hacer como que nada paso y fui a avisar a mi tía que ya estaba despierto, ella no me vio a los ojos durante la siguiente hora, supuso que no sabía nada y volvió a hablar como siempre conmigo, miéntras pasaba el día decidí quedarme, vivo solo así que no había nada esperándo a que regresará, no podía dejar de darle vueltas al asunto así que decidí confrontar a mi tía. Camine a su habitación y entre sin avisar, ella estaba acostada viendo una película en su pantalla, cuando me vio me preguntó si necesitaba algo, yo solo le respondí que venía a ver que hacía, me ofreció a acostarme junto a ella para ver la película, acepte sin pensar, entre a las cobijas y ella se pego junto a mi y me tomó de la mano, decidí dejarlo pasar hasta que en un momento tome el control de la televisión y puse pausa a la película -oye tía Dana, desde hace años he notado la forma en que juegas conmigo y en cada ocacion noto tus insinuaciones a mi, porque? – -de que hablas hijo, yo nunca he hecho tal cosa- Pude notar como al decir eso su voz dse quebraba y apartaba la mirada -tía en la mañana me di cuenta lo que trataste de hacer y lo que dijiste cuando me viste el pene- -no trate de hacerte nada, debiste haber soñado- -tía, no estoy enojado y ya no tengo 5 años para anderte acusando con nadie, solo tengo curiosidad del porqué yo- Ella en ese momento tomo el control puso play la película y me empezó a contar del porqué se Intereso en mi -mira tu ya eres un joven hecho y derecho y yo estoy a nada de cumplir 40 a mi edad ya pocos se empiezan a interesar en nosotras, y fue entonces que empece a verte de otra forma, me imaginaba como sería tenerte conmigo y que nuestra relación fuera de otra forma- -bueno tía Dana, a decir verdad, no me molestaban tus jueguitos, cada vez que jugabas con mis orejas o pasabas tus manos por mis piernas solo me imaginaba montandote hasta morir, – Me volteo a ver y con esa expresión pícara me dijo -entonces porque no decías nada?- -no sabía cómo hibas a reaccionar a que te dijera eso además de que no quería que la familia tubiera problemas- Todo quedó en silencio, como si solo existieramos para ese momento Ella se empezó a acercar a mi, hasta que nos encontramos en un apasionado beso Nos levantamos y me sentó en la orilla de la cama, subío encima de mi y comenzó a quitarme la playera y yo hice lo mismo con su blusa quedando sus retas frente mío me coloque entre ellas y las acariciaba Estuvimos así hasta que sono el telefono, era mi prima, llamó para avisar que iría a casa se sus amigas y llegaría tarde, ella quedó acostaba boca abajo sobre la cama y comence a bajar su pantalón hasta quitárselo, quedando libre de eso empecé a acariciar sus piernas y culo hasta que no pude contenerme mas hice a un lado su ropa interior y rozaba su vagina con mi pene mientras ella seguía hablando con la mamá de la amiguita, estaba tan mojada que podria terminar con una sequía por varios años y comencé a penetrarla poco a poco, Ella estaba tan apretada como una virgen eso me volvía loco, terminó la llamada y alzó el culo para que fuera mas fácil, estaba eufórico, la sensacion era inigualable no aguante mas y termine dentro de Ella De ese momento hasta ahora cada oportunidad que tenemos solo cojemos como si no hubiera un mañana Y hasta aquí queda esta pequeña anécdota, comenten que les parece mi relación con mi tía y siéntanse libres de calificar Nos vemos en otro relato

Autor: MR. SEX Categoría: Incesto

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!