Relatos Eróticos de Incesto


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


El primo diácono

2022-06-29


Relato cuando perdí mi virginidad. En mi relato anterior señalé que nací en el seno de una familia muy conservadora y seguidora ferviente de nuestra religión y que entre los familiares hay sacerdotes, tanto por parte de mi madre como de mi padre, incluso con un tío obispo de quien todos estamos orgullosos. Nuestra familia es numerosa, además, todos los matrimonios acostumbraban a tener los hijos que Dios les diera. Cuando alguna quedaba embarazada, el secreto lo sabían sólo los cercanísimos y, si era un producto que pudiera avergonzar a la familia, la damita iba de vacaciones con su mamá o alguna tía a los Estados Unidos y a la semana ya estaba de regreso, a veces hasta con el himen restaurado. Sin embargo, poco a poco, las cosas fueron cambiando. Por ejemplo, a mi hermana mayor no le permitían tener un novio que era ateo y, además, sus padres se habían cambiado de religión. Mis padres no aceptaron los motivos y les prohibieron verse. Resultado: mi hermana se fugó y volvimos a saber de ella hasta que tuvo un crío y nos comunicó su dirección. Pero la mala voluntad de mi padre hizo que dos hermanas mías quedaran solteronas (una virgen y la otra triste porque no logró el embarazo). A mí me encantaba escuchar a mis padres haciendo el amor y me arriesgaba a acercarme. Mis hermanas hacían como que no oían, o tal vez no oían. pero a mí, las escenas donde apreciaba el palote de mi padre y el baile de las tetas de mi mamá, que daba cuenta que la penetraban con enjundia, me dejaban muy excitada, deseando el lugar de mi madre, y regresaba muy mojada a sobarme la cuquita y tintilarme el clítoris como si fuese badajo de campana (Le digo así porque me imaginaba que era una campana pequeña haciendo “tin”, “tin”). En la primaria, y más en la secundaria, aunque era de monjas, nunca faltaban las compañeras que “sabían” más, pero, por lo general era con experiencias de haber visto o tenido tocamientos con sus primos o hermanos. Desde muy niña, también tuve a mis primos entre los compañeros de aprendizaje sexual. Cuando jugábamos, me iba con los más grandes a esconderme, o me sentaba delante de ellos en las cebollitas, o, descaradamente, les sobaba el pene sobre la ropa. A quienes reaccionaban con erección o correspondían con caricias similares, los asediaba cada vez que nos veíamos, pero el asedio era mutuo y buscábamos estar solos y juntos para besarnos y morrearnos (aclaro que yo trataba de hacer lo que mis amigas “experimentadas” platicaban). Por la frecuencia con que nos veíamos, mi primo Diego, el mayor de los primos cercanos en vecindad, fue quien más asedio tuvo de mi parte, y fui correspondida. Él acudía al seminario, pero estaba a dos cuadras de ahí y el fin de semana estaba en casa. Con él, disfruté caricias en mi panochita, incluso las de lengua, pero también aprendí a hacerlo. Al pasar Diego al seminario mayor, nos veíamos menos, y nuestros juegos de amor eran pocos. pero intensos. Haciendo un 69, descubrí el sabor del semen, que apuré gustosa recordando el placer con el que mi madre lo saboreaba. Una ocasión en que preparaban a mis hermanas y otros primos pequeños para hacer la primera comunión, Diego llevó pedacería de hostias para todos y algunas completas para enseñarles cómo deberían hacer la comunión. “Fíjense cómo lo hace Ishtar”, les dijo para ponerme de ejemplo, pues yo ya estaba grande, 15 años, y había hecho la primera comunión varios años antes. “Yo quiero la mía, mojada en el vino que sale de tu pene”, le dije en voz baja entornando los ojos. Sonrió y, también en voz baja, me dijo “después te doy el vino solo en la boca y algo más”. Me sentí sumamente excitada pensando en qué podría ser el “algo más”, abrí la boca y tomé la hostia. Ese día de verano fue genial, pues mis padres avisaron que no podrían pasar pronto por mí y mis hermanas, a lo que mis tíos contestaron que mejor nos quedáramos a dormir allí. La recámara que nos asignaron, estaba comunicada con la que mi primo tenía, y él dormía solo. A mis hermanas las pusieron en la cama y a mí, por ser más grande, me pusieron unas colchonetas en el piso. Cuando Diego me llevó la colchoneta, las sábanas y me arregló la cama me lo advirtió: “Duerme sólo con una camiseta puesta, vendré a verte”. Yo me puse roja de la emoción y le sonreí como aceptación. Avanzada la noche, escuché que la puerta que comunicaba con mi primo se abría despacio. Ya lo esperaba, me dio un beso antes de retirar la sábana y subirme la camiseta para chupar mi pecho que ya estaba de buen tamaño. Desde los 12 años ya tenía unas bubis que se notaban muy bien y me las chuleaban en la calle los viejos morbosos, también desde entonces recibieron las caricias de varios primos, pero ahora recibían los labios por primera vez. Me puse cachondísima y bajé mi mano para acariciar sobre las ropas el pene de Diego. ¡Él tampoco traía nada abajo! y se la pude jalar como nunca. Se puso en posición de 69 cuando le dije que quería chupársela. ¡Se vino después de darme dos orgasmos con la boca y saboreé el “vino” prometido! Nos acomodamos para descansar, yo sin soltar el pene y él volviendo a mamar mi pecho. “Quiero más, métemelo”, le exigí. Él metió la mano bajo la colchoneta y sacó un sobre con un condón que había puesto, y una toalla. La toalla la puso bajo mis nalgas y él se puso el condón. “Es pecado usar condón”, le reclamé mientras me abría las piernas para cumplir mi petición. “Es más pecado tener un hijo fuera del matrimonio”, contestó metiéndome el pene de un solo envión. Ni me dolió por lo caliente que estaba. Se movió hasta eyacular otra vez y yo mordía la almohada para evitar gritar de placer. Quedamos extenuados y llenos de sudor. Descansamos más de media hora dándonos besos. Por último, me limpió las piernas y la entrada de la vagina con la toalla y se retiró. Seguimos cogiendo tiempo después, siempre con el “pecaminoso condón”, incluso cuando ya era sacerdote. Obviamente siempre me confesé con él y le insistía que mi mayor pecado era querer seguir cogiendo con él. Alguna vez le pregunté si él había lavado la toalla que usó para no manchar la sábana y me dijo que no, lo cual me asustó, porque seguramente mi tía la habría visto. A los pocos días, me mostró un pequeño trozo de tela con una tenue mancha color café; “Me hice un pañuelo que me acompaña cuando duermo”.

Autor: ISHTAR Categoría: Incesto

Leer relato »

A los 10 años entregada por mi papá.

2022-06-29


Usada como moneda de cambio a los hombres que mi papá les debía plata.. Desde muy chiquita me sentí femenina, tenía un cuerpo de niña, piernas largas, colita parada, pechitos redondos, pelo largo enrulado y modos femeninos, me daba cuenta que los hombres me miraban y todavia no entendía el porqué, una tarde mi papá me presentó a un hombre como a su amigo, yo tenía 10 años, él tipo era cincuentón, alto, corpulento, me daba un poco de miedo su mirada sucia, mi papá me dijo…ésta noche querés ir con él a mirar una película a su casa?…yo en mi inocencia le dije que si; esa noche mi mamá fué al bingo y yo estaba sola con mi papá, me bañé y me puse un perfume de mi mamá, mi papá me trajo una bolsa con ropa y me dijo…usá ésto hoy…había medias red, portaligas, una tanga, todo en color rosa, me dió verguenza darme cuenta que mi papá sabía que yo me sentía una nena pero me puse la lencería, entró y dejó en mi cama una minifalda y un top de lycra negros, me los puse y fuí a su pieza, él estaba sentado en su cama mirando el piso, le pregunté que le pasaba y me dijo que éste secreto era nuestro, que nunca se lo tenia que contar a nadie, menos a mi mamá, me dijo si quería jugar a maquillarme con cosméticos de mi mamá, que él me ayudaba, elegí sombra de ojos lila y labial rojo, él me pintó y subimos al auto, llegamos a una casa, tocó bocina y salió el amigo, me dijo…andá con él, yo después te vengo a buscar…el tipo me vió y vi su erección, tenía un short que marcaba su pija parada, entré y el lugar estaba oscuro, la única luz era la de la televisión, había un sillón grande y en la tele una pelicula porno,…te gustan estas películas?…me preguntó, yo temblaba de miedo,…no sé…le contesté, nos sentamos y él empezó a tocarme los muslos, yo me quedé quieta, casi sin respirar, agarró mi mano y la apoyó en su pija dura y grande, levantó el top y empezó a chuparme las tetitas, mis pezones se endurecieron y eso lo calentó mas, los lamía y mordía, al igual que mi cuello, con una mono tocaba mis piernas y mi colita, jadeaba y me decía…putita vas a pagar las deudas de tu papá…yo no me movía, levantó mi cara y me besó, eras besos de lengua salvajes, violentos, llenó mi boquita roja de lengua y salíva, yo gemí y eso lo enloqueciò…te gusta putita? te calienta ésto putita?…decía y apretaba mi mano contra su pija, se sacó el short y vì su pija grande, dura y parada, me ordenò…chupala pitita…abri mi boquita pintada de rojo y empecé a chuparla, él gemía y jadeaba,…chupála chupála…repetía, yo lamía, besaba y chupaba su carne dura y parada, bajé a sus huevos enormes y peludos y los lamì y besé, subì por su tronco venoso con mis labios y lengua y cuando llegué a su cabeza la puse en mi boca, él manoseaba fuerte mi colita con las dos manos, yo sentia una mezcla de miedo y calentura,…te voy a cojer putita…dijo y se paró, yo me puse en cuatro patas en el sillon, como una perrita en celo, levanté mi colita nueva y cerrada, ofreciendo y regalando mi cuerpito fragil, él me acomodó con sus manos fuertes y empezó a chuparme el agujero cerrado metiendo su lengua adentro mio, yo volaba de placer, gemía, jadeaba, hablaba, el lubricaba mi culito con salíva y abría mi agujerito con su lengua,…cojeme papi…rogué, el agarró mi cintura y apoyó la cabeza de la pija en mi agujero dilatado empujando suavemente, yo sentia cada centimetro de su carne entrando en mí, abriendo mi agujero como nunca antes, empujó de nuevo y entró toda, grité de dolor y placer, empecé a moverme salvajemente sintiendo sus huevos rebotar contra mi agujero, él jadeaba, en la tele una rubia tetona y culona era cojída por dos hombres, sus gritos de placer se mezclaban con los nuestros, de repente él gritó y sentí su primer chorro de sémen largo y caliente entrando en lo mas profundo de mí, otro empujón y un segundo chorro de su sémen rebalzó mi cola, ahora abierta, usada y dolorida, yo también empecé a acabar, gotas transparentes de mi sémen caìan al sillón, él empujò por última vez y el resto de su sémen entró todo adentro mìo, nos quedamos acostados, él arriba mío con su pija palpitando adentro de mi cola, yo gimiendo ahora de dolor, sentía un ardor fuerte en mi agujero dilatado, abierto y rojo, sacó la pija y ríos de leche cayeron por mis muslos y piernas, su pija goteaba y chorreaba sémen, la meti desesperadamente en mi boca pintada de rojo y tragué todo su néctar lìquido y salado, cuando tragué su última gota besé su pija, él me miró y me dijo…voy a cojerte siempre putita, sos mi hembrita ahora…yo le contesté…si papi, llamame Vanesa…él levantó mi cara y besó mis labios pintados de rojo fuerte y dijo…si Vanesa, si mi amor…

Autor: VANESA TRANS Categoría: Incesto

Leer relato »

Obligado a satisfacer sexualmente a mis dos primas mayores – I

2022-06-29


Maritte y Genevieve son mis primas gemelas, ambas mayores que yo, ya cumplieron los 15 años, yo estoy por cumplir 14. Por ser menor que ellas, permanentemente viven molestándome, cargándome por que nunca tuve novia, me dicen que voy a ser gay. Asi es, siempre me molestan, me cargan con lo mismo, que voy a ser gay, que no me gustan las chicas, etc. En realidad, nada más lejos de la verdad. Tuve una novia cuando tenía 13 años, la experiencia fué complicada y traumática para mi. Anhalía tenía 14 años en ese entonces, y estaba mucho más desarrollada que yo, ya había tenido varios noviecitos. Al menos sabía mucho más de sexo que yo, que solamente sabía masturbarme. Pero lo que no tengo de experiencia sexual lo suplanto con una muy buena verga. De echo a los 10 años tuvieron que llevarme al médico a que me cortara la piel del prepucio para darle lugar a que saliera el glande. Es que la cabeza es realmente grande, y con 18cms de largo por 7cms de lomo, mi tripa es imponente para mi edad. Cuando nos besábamos y nos tocábamos con Anhalía a escondidas, ella siempre me agarraba la verga por sobre el pantalón, refregaba su conchita contra mi verga y acababa con solo rozarse. Recuerdo cuando me la mamó por primera vez, que tremenda emoción y cuando le acabé en la boca, casi muero de la calentura. A los pocos días nos metimos en una obra en construcción por la tardecita, y me hizo sentar sobre unas bolsas de arena, me bajó el pantalón y comenzó a mamarme la verga, luego se bajó la calza y solita se acomodó para que se la metiera en la concha, tomó mi palo por el tronco y lo dirigió al medio de sus labios vaginales, mi pija estaba pletórica, gruesa como pocas veces, se empezó a sentar metiéndose de a poquito la tripa, gemía, suspiraba y ya en determinado momento con media verga dentro se dejó caer de golpe ensartándose totalmente, quedaron solamente los huevos afuera, pegó un grito que se sintió en la cuadra, yo me asuste por si nos descubrían, ella se movía lento arriba y abajo, pronto comenzó a suspirar fuerte y con u largo gemido su concha se inundó de fluidos, luego entendería que había tenido un orgasmo. Estaba salida de si, desesperada por meterse la verga más adentro, con contenta con eso, se izó sacándose la tripa, que rebotó sobre mi panza, la tomó nuevamente y abriéndose con una mano los cachetes del culo con la otra dirigió la cabeza de mi chota hacia el agujero de su culo y quiso sentarse rápidamente, la vega no quería pasar su esfínter, ella insistió tanto que de repente media verga se le fue dentro, gritó, se quiso salir de arriba pero yo en mi calentura la tomé de la cadera y sosteniéndola firme presioné y finalmente se la metí toda, ella lloraba, pedía que se la saque, que no la aguantaba, que se iba a hacer caca, yo enloquecido comencé a serrucharla como poseído, ella comenzó a gritar fuerte, yo le daba más pija todavía, la verga estaba totalmente apretada dentro de su culo lo que no me permitía acabar, estuve así como 10 minutos, al final se empezó a calmar y a disfrutar del pedazo de carne, y al relajarse, su culo se hizo mas suave, mas blando y así pude lograr llenarle el culo de leche. Enojada se levantó de golpe y el alarido que pegó fue tremendo, subiéndose la bombacha y la calza, se alejó de mi, y esa fue la última vez que nos vimos. A partir de ese día me mira con odio. Esa es la historia de mi única relación con una chica, por lo tanto no tenía mucha experiencia. Si estaba seguro que las chicas me gustaban, mucho y que mi pija es portentosa. Esa tarde ya mis primas estaban por demás de pesadas, yo para evitarlas me fui al arroyo que pasa detrás de la casa grande, es que vivimos en una chacra en los linderos del pueblo, era de mis abuelos y ahora la cuida mi padre. En el verano es lugar de reunión de toda la familia, somos muchos. Con decirles que solamente de parte de mi madre son Ella y sus tres hermanas. Y por parte de Papá son cuatro hermanos. Por lo tanto cuando nos juntamos para alguna fiesta o acontecimiento importante somos como 20 primos, casi todos entre los 10 a los 18 años. Estaba tranquilo a la tardecita con las piernas metidas en el agua refrescándome y mascando bronca contra las gemelas, es que me gustaban mucho. Son preciosas, pelo negro enrulado hasta la cintura, son altas y espigadas, solo se diferencian por que Maritte tiene las tetas un poco más grande y Genevieve tiene el culo más gordito y paradito. Por lo demás si no le prestas mucha atención podes equivocarte de cual es cual. Siempre se aprovechan de eso. De solo pensar en ellas se me había parado la verga, como el lugar donde estaba está algo escondido, me saqué la tripa y comencé a pajearme pensando en las dos turras, de golpe siento una risita, me sobresalté y cuando miro hacia detrás de unas piedras grandes descubro a Maritte observando como yo me masturbaba. Inmediatamente me tapé la chota, pero ya era tarde, las dos pendejas que siempre andaban juntas me descubrieron. Se acercaron corriendo, y se sentaron una a cada lado de mi, pero ambas mirando hacia mi bulto que yo no podía tapar, si bien ya no tenía la verga tan dura, todavía estaba morcillona. Genevieve fue la primera en hablar, me dice primito, saca las manos y mostrame tu pito, era más una orden que un pedido. Yo me negué, pero dentro de mi lo deseaba, así es que haciéndome el guapo le digo, yo se las muestro si Uds. me muestran sus tetas. No lo dudaron y ambas se sacaron la remera, ninguna usaba corpiño. A, qué hermoso cuadro, ambas con las tetas al aire, y como les conté, Maritté las tenía un poco más grandes, el verle las ubres inmediatamente hizo renacer los bríos a mi pinchila que enseguida tomó status de erecta en todo su esplendor, y los 18 x 7cms enmudecieron a las chicas. Ambas se acercaron a mirarla de cerca, Genevieve estiró la mano y la tomó del tronco, apenas abarcaba su grosor, la sacudió un poco, pero ninguna de las dos emitía palabra. Le tomé la mano a Maritte y se la puse también sobre mi palo, y yo ya lanzado las desafié a que no eran capaces de mamarme la verga y tomarse la lechita. La primera en arrodillarse y meterse la cabezota a la boca fue Maritté, no sabía qué hacer con el pedazo en la boca, la ayudé dici’endole que la chupara como cuando come una bocha de helado, entendió al toque y comenzó a chupar y lamer, lo hacía de maravillas. Genevieve no quiso quedarse rezagada y pronto estaban las gemelas chupa que te chupa, ya se atrevían a meterse media pija en la boca, eso me excitó tanto que comencé a lanzar chorros de semen a diestra y siniestra, fueron varios chorros que terminaron en la cara, en las tetas y un poco en la boca de las gemelas, siguieron chupando hasta que la tripa se ablandó y quedó laxa. Se miraron una a la otra, y Maritté comenta, hermana, que pedazo de pija tiene el primo. Y Genevieve le contesta, si, parece la de los actores porno. Ambas se aproximaron al agua a enjuagarse, se colocaron las remeras y sonriendo, Maritté se aproxima, me da un beso en la mejilla y me lanza esta frase; si te portas bien podemos experimentar muchas cosas los tres juntos. Y se fueron corriendo para la casa. Yo quedé con el short bajo, y mi verga satisfecha. Continua en parte II

Autor: CRAYZZYGARY1 Categoría: Incesto

Leer relato »

Con 12 años en un auto con un hombre desconocido

2022-06-29


Un hombre maduro me llevó a un viaje de placer…. A los 12 años tenía un cuerpo femenino, casi de niña, piernas largas, cola parada, tetitas redondas, totalmente lampiña, pelo largo con rulos, siempre sentí atracción por los hombres maduros, fantaseaba con los papás y abuelos de mis amigos, pero sobre todo con hombres desconocídos, una noche mis papás salieron dejandome solita, apenas se fueron puse una peli porno que mi papá guardaba junto a la lencería hot de mi mamá, me calentaba muchisimo la pornografía y quise salír a buscar un macho, me bañe, encremé y perfumé todo mi cuerpito frágil, casi cerrado, me puse un body negro de encaje con cola y pechos abiertos, un top que insinuaba mis tetitas y un mini shory de cuero rojo que marcaba mi cola haciendola femenina, era casi medianoche, salí a caminar y a las pocas cuadras paró un auto a mi lado, el tipo que manejaba tenía unos 60 años, gordo, canoso y con bigotes, me preguntó…que haces solita en la calle a esta hora bebé?…yo le contesté…buscando un hombre que quiera cojer, vos querés cojerme papi?…el tipo sonrió y abrió la puerta,…subí bebé…me dijo, cuando subí vi que tenía la pija afuera del pantalón, era grande, dura, parada, venosa, la cabeza gruesa y los huevos hinchados, paró el auto, la calle estaba oscura y vacía, empezó a besarme casi con desesperación, sus besos eran profundos, metia toda su lengua en mi boquita inexperta, su salíva tenía gusto a tabaco y alcohol, sus manos grandes manoseaban mi colita y mis pechitos, yo gemía de calentura, totalmente entregada y regalada, él besaba y lamía mi cuello y mis tetitas, de repente me dijo…chupame la pija putita…yo metí su pija enorme suavemente en mi boquita, saboreando cada centímetro de su carne dura y parada, lamía su cabeza y sus huevos hinchados, el tipo gemía y jadeaba, yo temblaba mezcla de miedo y placer, él empujaba mi cabeza hacia su panza grande y redonda, metiendo su pija casi hasta mi garganta, yo hacia arcadas y eso lo calentaba más y empujaba mi cabeza con mas fuerza, sus huevos chocaban con mis labios, él jadeaba fuerte y sólo decía…si si si así putita asi así…yo me ahogaba con su pija enorme, empujó muy fuerte mi cabeza hacia él, gimió y sentí un chorro grande y caliente de sémen entrando en mi garganta, me atraganté con su leche y otro chorro largo y líquido cayó por los costados de mi boquita pintada de rojo fuerte, él casi gritaba…tomala putita tomala toda…decía, yo tragaba toda la leche que podía pero hilos de semen caían de mis labios, otro empujón a mi cabeza y un último chorro de sémen increíblemente largo, caliente y líquido entrò directamente por mi garganta tragandomela toda, él jadeaba casi gritando, yo limpiaba toda su pija, lamiendo y chupando su cabeza roja, su troco venoso y sus huevos hinchados, un charco de su leche que había caido de mi boca inexperta y chiquita habia quedado en el asiento de cuero, lo lamí y tragué todo, él me miraba sonriendo, me dijo…sos una putita hermosa, cómo te llamas hembrita?…yo le contesté… me llamo Vanesa…

Autor: VANESA TRANS Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi primera vez – Parte 1 – La curiosidad

2022-06-22


Historia real acerca de mi despertar sexual y todo lo que pasó hasta que tuve mi primer relación sexual. Todo empezó hace 6 años, cuando tenía 15 y cursaba el tercer año de secundaria. Mi vida realmente era normal y común, sin que nada extraordinario pasara en ella, motivo por el cual, pienso que se dieron las cosas tal y como pasaron. Siempre fui una niña muy tranquila, obediente y respetuosa con toda mi familia, especialmente con mis papás. Tengo una hermana mayor que me lleva 5 años de diferencia y con quien siempre he tenido una buena relación. Por la diferencia de edad no puedo decir que fuéramos las mejores amigas, pero siempre hemos tenido una linda relación de hermanas bastante normal. El círculo de la familia lo completaba mis abuelos maternos, mi tía Laura (hermana de mi mamá), su esposo Marco y mis primos Luis Fernando que es 2 años mayor que yo y mi prima Regina, que es 2 años más chica que yo. Todos nos llevamos muy bien; somos una típica familia muégano que nos vemos varias veces en la semana y nos encanta reunirnos para comer y todas las celebraciones siempre las hacemos juntos. Hoy en día nos vemos menos por falta de tiempo; finalmente todos los que éramos niños ya crecimos y estamos haciendo nuestras vidas y eso hace que la convivencia no sea como antes. Al ser tan unidos y pasar tanto tiempo juntos, mi hermana y yo fuimos muy cercanas a mis tíos Laura y Marco; desde muy pequeñas ellos fueron como nuestros segundos padres y siempre nos quisieron y consintieron como si fuéramos sus hijas; en especial mi tío Marco. Él siempre ha sido muy cariñoso; su trato siempre ha sido muy dulce y atento. Siempre nos consintió en todo lo que le pedíamos y hasta cuando nos tenía que llamar la atención, lo hacía de una forma que nunca nos hizo sentir mal. Siempre me gustó jugar con él porque siempre trataba de darse tiempo para estar con nosotros (mis primos y yo. Mi hermana ya estaba más grande para esos momentos y ya no pasaba tiempo con nosotros). Jugábamos toda clase de juegos: cartas y cualquier juego de mesa, a las escondidas, a mojarnos con pistolas de agua y a las cosquillas, que era mi juego favorito. Mientras fui pequeña todo era normal, sin embargo, conforme empecé a crecer, empecé a sentirme diferente en cuanto a la cercanía física con mi tío. En esas épocas yo tenía muchos complejos, me sentía toda rara y los cambios físicos que estaba experimentando me hacían sentir rara e incómoda. Tiempo después descubrí que en parte era porque la educación de mi familia siempre fue muy apegada a la religión y a costumbres muy anticuadas y conservadoras. Realmente mi mamá platicó muy poco conmigo de temas relacionados a la sexualidad, porque ella misma creció con la mente llena de tabúes y telarañas que ni al caso. Mi tía Laura fue la que siempre me ayudó y me enseñó todo lo referente al proceso de crecer; incluido el tema sexual. Ella definitivamente no parecía ser hermana de mi mamá; mi tía siempre fue muy liberal en todos los aspectos y creo que por eso ella es muy feliz. Cuando empecé a notar el distanciamiento de mi tío Marco, le pregunté a mi tía si sabía el porqué; eso me tenía muy triste y pensé que ya no me quería porque me estaba poniendo fea o porque ya no era una niña. Mi tía me explicó que mi tío era un poco distante porque justamente no quería provocar un problema con mi mamá o mis abuelos por jugar pesado o de forma "inadecuada" conmigo; pues a pesar de tener 15 años, muy cercana a cumplir los 16, mi desarrollo ya estaba en su esplendor. Ya alcanzaba el 1.70 de estatura y mi cuerpo ya tenía las formas femeninas de una mujer adulta. Mi busto, a pesar de no ser enorme, ya era grande y bien formado; incluso más grande que el de mi hermana mayor y estaba cerca de alcanzar el tamaño del busto de mi mamá (ella y mi tía son muy bustonas). Mi cadera ya era ancha y mis nalgas grandes y redondas. Mi tía me dijo que por esa razón ya no jugaba conmigo a las cosquillas; no obstante, cada vez que nos veíamos y nos saludábamos, siempre me saludaba con mucho cariño y efusividad. Eso nunca ha cambiado. Sus abrazos siempre eran cálidos y fuertes y me daba unos besos bien tronados en la mejilla y nunca faltaban sus palabras dulces como princesa, hermosa, preciosa, corazón o cualquier otra palabra o adjetivo dulce. Al escuchar esto, me sentí más tranquila y me dio mucha alegría saber que mi tío favorito no me había dejado de querer. La curiosidad Un día en la escuela, una de mis amigas llamada Brisa, durante el descanso entre clases nos enseñó a mí y otras 2 amigas un video que traía en su teléfono celular; era el fragmento de una película porno. ¡Todas estábamos impactadas de lo que estábamos viendo! Si bien, ya sabíamos en términos generales y de manera teórica muchas cosas acerca del sexo, nunca habíamos visto la acción; al menos yo no. Siempre me imaginé cómo sería, pero cuando vi esas escenas en donde un tipo con un pene inmenso penetraba a una muchacha y todo lo que le hacía, me quedé impactada. Una onda de calor invadió todo mi cuerpo e incluso hizo que mi corazón se acelerara. Terminamos de ver el video entre risas, bromas y comentarios bastante soeces para nuestra edad y regresamos a clases. Desde ese día, no podía quitarme de la mente esas imágenes, pero sobre todo, no podía dejar de sentir esa onda de calor que recorría todo mi cuerpo y que siempre culminaba en unas pequeñas punzadas muy dentro de mi zona íntima. Eso me llevó a empezar a explorar mi intimidad, a conocer mi sexo y a empezar a entender que literalmente, me calentaba a mil cada vez que me acordaba del video. Una noche simplemente no pude evitarlo y empecé a tocarme más y a llegar más allá... ya no podía resistirlo, estaba tan excitada que cuando me di cuenta, mi mano derecha ya estaba bajo mi ropa interior y con mi dedo índice acariciaba mi clítoris. Lo froté durante un par de minutos hasta que una fuerte sensación dentro de mi sexo me hizo parar. De momento me asusté, pero lo que estaba sintiendo era tan fuerte y la calentura era tanta que solo unos segundos después ya estaba tocándome nuevamente. Sentí cómo algo escurría del interior de mi vagina... metí la punta de un dedo y me di cuenta que estaba totalmente húmedo. Con un poco de miedo introduje casi todo mi dedo, esperando no romper nada porque no quería perder la virginidad con una simple masturbación. Fue delicioso meter y sacar el dedo de mi coño húmedo... lo hice por varios minutos hasta que sentí una pequeña punzada en mi vientre y de inmediato me detuve ahogando con ello un leve gemido que empezaba a escapar de mi boca. Decidí que era suficiente y me dispuse a dormir. A pesar que me daba placer varias noches por semana, mi calentura no bajaba, al grado que empecé a auto satisfacerme también en el día. Aprovechaba algún momento en que iba al baño para tocarme... siempre hasta el punto en que empezaba a sentir ese espasmo en mi vientre; esa era la señal que debía parar, sobre todo porque no sabía lo que estaba sintiendo y me daba miedo. Platicando con mis amigas fue que entendí que lo que sentía era que estaba cerca de tener un orgasmo. A pesar de ello, durante varios meses que seguí tocándome nunca me animé a no parar para dejar que llegara el orgasmo… el miedo seguía siendo grande. Cierto día que estábamos de visita en casa de mi tía Laura, alcancé a escuchar (sin querer) una conversación que tenía mi tía con mi hermana mayor (aprovechando que mi mamá había salido a hacer algunas cosas y nos dejó un rato en casa de mis tíos) acerca de las relaciones sexuales y de los orgasmos. Escuché cómo le daba consejos porque al parecer, mi hermana no había logrado tener un orgasmo aún cuando ya había cumplido 20 años de edad. Escuché que mi hermana le dijo a mi tía que no había experimentado un orgasmo ni cuando se masturbaba y ni cuando tenía sexo con su novio. Al escuchar las palabras de mi tía y cómo la aconsejó y la orientó, me sentí más aliviada al saber que lo que me estaba pasando era normal y que no estaba haciendo nada malo. Escuché detenidamente y tomé nota mental de todo lo que le dijo mi tía a mi hermana y me moví de lugar antes de que se dieran cuenta que escuché su conversación. Esa noche me dejé llevar… con la noche como mi única cómplice, aproveché que todos ya estaban dormidos para darme placer con más calma y sin culpas. Empecé a recordar todos los videos porno que para ese entonces ya había visto… me imaginé que era alguna de las chicas de esos videos… no fue difícil calentarme a mil. Primero toqué mis senos, tomándolos con firmeza y pellizcando mis pezones por encima de la camiseta ligera que normalmente uso como pijama. Después, toqué mi entrepierna por encima de mi ropa interior, de manera suave y delicada; haciendo círculos alrededor de mi clítoris que ya estaba duro. Ya que la calentura estaba a tope no lo pensé más y me quité la ropa… por primera vez me toqué y sentí mi piel completamente desnuda. Me aventuré a meter 2 dedos en mi coño con mucha suavidad y cuidado; que a esas alturas ya estaba completamente mojado. Al final, me di placer con un solo dedo… metiéndolo y sacándolo lentamente, repetidamente hasta que una vez más sentí en mi vientre que venía el tan esperado espasmo… fue cuestión de solo unos minutos para que sintiera una explosión en mi interior que me hizo soltar un gemido mientras mi coño se inundaba y mi cuerpo entero estallaba de placer por primera vez. Por un instante no supe de mí… estaba entregada totalmente a lo que estaba sintiendo y pasé por alto que tal vez mis papás podrían haberme escuchado. Afortunadamente no fue así y esa noche, después de disfrutar los momentos posteriores a mi primer orgasmo, me vestí y me dormí… y dormí plácidamente. Muchas gracias por leer mi relato. Esta es la primer parte, en breve subiré la continuación. Si tienes algún comentario puedes enviarlo a mi correo [email protected]; con gusto lo leeré.

Autor: Nneky Categoría: Incesto

Leer relato »

Madre descubrió el incestos 2parte

2022-06-22


Después de ver qe ya no les importaba decidió marcharse con su carro y maletas al principio pensaba en suisidarce pero después de eso por distracción andaba atopeyando aúna madre joven con su hija de 9añitos, freono el carro se bajó yla madre se baia de escasos recursos entonces el se disculpo y le dio un dinero de su Cártera ala madre le dijo si con eso estaba bien oqeria mas, ella le contestó gracias señor debe de tener mas cuidado no diré nada, le acotó el dinero solo por deverdad lo nesesito no ecomido yo imis hijos tengo otro dos mas pqeños yla verdad mi esposo no trabaja sela pasa con sus amigo tomando diario su fuera por el me vendería por un trago de alcolh, le contestó, el tanto asy? Si dijo ella además esto es mucho dinero qe quiere qe aga para desquitar bien el dinero?, el contestó nada mujer como crees pero, ella estaba casi como su esposa pero unos años más qe ella era morna clara de ojos cafés hermosos y su hija igual casi era ella de pqeña entonces ella le dijo, mire le acepto esto con una condición espero no meló tome a mal ome considere una zorra pero tengo semana qe nl me toca mi esposo ando caliente todo el tiempo nose si quieras cojerme aqui en tu carro o os vamos atro lugar más privado entonces ella selenvanto el vestido largo yle mostró su vagina delante de su hija bien peluda y hinchada pidiendo verga a gritos entonces, el contestó pero mujer está tu hija, ella no dirá nada verdad hija? Claro qe no mamá solo apurate porque se a a molestar mi papá entonces comenso por acostarla en su asiento de atrás del carro le levantó las dos piernas le quito su calzón yle metio su verga asta el fondo y comenzó agemir de placer la señora terminaron elsevino afuera su pequeña hija vio todo, le dijo él si quieres te llevo serca de tu casa para no camines ella le contesto, estabien alegar serca de su casa ella lo beso en la boca dandole de nuevo las gracias y diciéndole qe pasara asu casa qe no avía yegado su esposo entonces al ver tanta pobreza casi llora mando asu hija más grande qe por cierto sellamab tania igual qe ella en lo qe fue acomprar la nena ella le pidio otra cojida más sela chupo su verga con esas ganas de trago su semen y por tercera vez se vino es sus nalgotas al terminar yego su hija tania el se despidió avisando volver a visitarlos, por fin comieron sus hijos y ella incluso apartó comida para su esposo y seqdo pensando por qe era la primera ves qele era infiel asu esposo,por el otro lado su esposa paulina y su hijo segian teniendo sexo y tuvieron otros dos hijos con cada una, y Carlos el exposo decidió comprar una casa grande abandonada serca de la casa de tania su nueva amante la visitaba con frecuencia asta qe al cabo de unos meses decidió dejar por fin asu esposo e irse a vivir con Carlos y sus tres hijos pqeños terminó embarazada ella tania pero un día, cuando terminaron en la moche de cojer y de echo avían tomado unas cervezas se quedaron dormidos entonces su hija aprovecho para ir achuparle la verga goteando de semen asu ahora padrastro después de eso se fue a dormir ella acostumbraba la niña andar vestida muy coqeta asta qe un día de tanto qele coqueteaba terminó años 10 años cojiendosela, fueron varias veses cuando su nueva esposa salía, pero una día los encontró , su hija montada en la verga de su marido gimiendo de placer al principio seqdo en shock pero después reaccionó molesta, pero también tomaba en cuanta qe no tenía otra salida más qe aguantarse o regresar con su marido borracho, entonces no dijo nada los dejos tarminar después habló con los dos y le dijo al, mira Carlos estabien no diré nada incluso si la embarazas solo qe te qde claro qe no te permito qe me seas infiel con otras mujeres por eso si no te lo perdono desde ai, sela cojia delante de ella asu hija termino embaraza doña alos11 años la oso su esposa, un dia su primer esposa con su vecina qe ya eran como hermanas fueron a entregar un paquete de mercancía dela qe vendían cuando vio su vecina Rosa lasu esposo de su hermana paulina qe iva con las dos yla niña embarazada en su carro de él, le dijo mira ya vistes qe salió de esa casa mana? ella contestó no, era tu ex iba con otra familia alprincipio se molesto pero después no le tomó importancia siguieron su rutina cada qien pero un día por destino se encontraron en un supermercado comprando los dos Carlos y paulina de frente alo cual se sonrieron pero al final terminaron discutiendo y el tomó la decisión de irse y dejándola hablando sola apaulina alo cuál ella nose percató dónde estaba su hijo carlitos, entonces por otro lado el encontró una compañera de escuela qe era su amiga dela infancia pero ella seguía enamorada de él elle estaba soltara muy bien conservada le estaba coqeteando a él incluso le cambiaron de numero, pero al verla situación su madre reaccionó como una esposa muy selosa y enojada, alo cuál dijo, Carlos qe significa esto qien es esta? Le respondió el es una amiga de infancia no te preocupes, alo cuál la chava seqedo confundida, después salieron yegado ala casa le reclamo con esposa, le dijo mira Carlos yo no soy tu pendeja yo te esido fiel siempre porque me haces esto, el reaccionó no es lo qe parece amor estas exagerando no crees? Alo cuál le contestó deja qe yege rosa y se entere de esto no creo qe opine lo mismo amor no te molestes, dijo ella como no me voy a molestar casi te besa la hija de puta, derrepente le soltó una tremenda bofetada y el comenso a llorar, ysefue asu cuarto molesto, entonces yego su segunda esposa y le dijo todo ella, no dudo en subir y hacerle un escándalo al final terminó durmiendo en el sofá castigado xlo acontecido. después al otro día ella su amiga le mando mensaje pidiéndole una explicación alo cual el dijo, mira saliendo de mi trabajo nos vemos qete parece y te cuento todo al final tu eres mi mejor amiga e incluso sabes guardadar secretos, contestó ella dame la diré soon de tu trabajo y voy para ya ok al día siguiente salio como lo planearon se vieron fueron a comer seles iso tarde el le paltico todo de su vida y le pidió discresion y qe lo perdonará por todo, alo cual ella dijo, mira no tengo nada qe perdonarte el culpable fue tu padre por descuidar los enseguida tu vacina depravada y tu madre era obvio qe necesitaba desahogarse con un hombre, terminaron de comer pagó la cuenta ya casi yegando asu casa le pidió ella su amiga qe se llamaba Eva porcieto para pedirle algo, terminaron besandoce en la boca y cogiendo en su carro, después le estuvo sonando varias veses su celular a Carlos eras sus dos esposa enfurecidas al final se despidió de ella, yego asu casa feliz lo cual como dije estaban enfurecidas si esposas y comenzaron a pegarle de cachetadas le bajaron el pantalón para revisarlo si abia tenido sexo aldarse cuenta qe su verga todavía goteaba de semen y holia a vagina alo cuál terminaron chupandole las dos su verga y cogiendo en la sala como perras en brama alfinal terminaron dormidos los dos al día siguiente le dijeron, te perdonamos con dos condisones sabemos qe seguras viendo aesa perra ytela segiras cojiendo solo note atrevas atraería aqi y la segunda es qeremos verte cojer aúna niña de 9 años año cual el dijo pero qien sería? Contestaron las dos nosotras nos encargamos de eso al día siguiente como de costumbre se fue asu trabajo se vio con su amiga cogieron estables fue asu casa se despidió de ella se fue asu casa cuando yego habrio la puerta cuando vio asu familia todos juntos era su cumpleaños le festejaron y le dieron su regalo una niña de 10 añitos hermosa vestida como una putita con vestido muy corto zapatillas medias y un top muy sexi entanguita al ver qe era una niña tan hermosa y bien sabrosa virgen no dudo en sacarse la verga y ponérsela en la boca ellas comenzaron a grabar el video como sela cojia al principio la niña se negaba y lloraba pidiendo irse pero como era huérfana no tenía otra salida asy esq terminó sediendo en sevino en todas partes en su vagina ano tetas nalgas y Boca alo cual dijo, gracias familia es el mejor regalo qe me pudiron dar gracias ellas lo abrazaron ysebesaron los 4 ahora y termino la niña siendo su esposa de él alfinal terminó embarazada. Gracias por leerlo completo espero les sea de su agrado

Autor: Edgar palacios Categoría: Incesto

Leer relato »

Madre descubrió el incesto

2022-06-21


Esta historia comienza hace unos años fue muy real por cierto, era una pareja joven qe formó su matrimonio forzado por los padres de madre, su nombre le pondremos paulina y Carlos, paulina tenía 20 años era wuera de ojos claros muy hermosa por cierto de cara y cuerpo tenía unas pompas muy grandes y unos pechos grandes piernuda con un amdomen como si fuera señorita bien conservada, su esposo Carlos tenía 30 sela robo de su casa alos13 años se embarazo rápido asu edad vivian en un pueblecito algo escondido por miedo qe los molestaran sus padres dela esposa al cumplir los 7 añitos su primer y único bb qe por cierto se llamaba igual qe el padre Carlos, bueno el padre como no terminó sus estudios no encontraba trabajo tubo la necesidad de irse para Estados Unidos, puesle salió la oportunidad de irse con su amigo dela infancia Los dejó solos al yegar al otro lado del país no dudo en comunicarse con su esposa, pasaron 2 años sin saber nada de él su esposa desesperada empezó a trabajar al saber qe ya no le enviaría dinero para mantenerse muchos hombres le hablaban intentaron de todo pero ella ama a y respetaba asu esposo e hijo, un día yego del trabajo cansada yestresada pues trabajaba en una fonda seca de donde vivía dejaba encargado asu hijo con una vecina muy buena persona pero tenía algo esa vecina qe eya no sabía era muy deprabada tocaba asu hijo comenzó a enseñarle todo sobre el sexo como también era sóla se masturbaba delante del niño tenía su celular lleno de porno de todo tipo en todas partes tenía cosas referentes, entonces ese día yego como de costumbre a comer bañarse y acostarse asu hijo le dejaba un celular para comunicarse con el xcualqier cosa, pero ella no sabía qe la vecina le avía mandado muchos videos porno de todo, cuando ella se bañaba se aserco su hijo carlitos como ella acostumbraba andar desnuda xtoda la casa nose dio cuenta qe su hijo la vení con morbosidad como mujer, siempre se bañaban juntos pero ese día noto algo raro en su hijo pues su pene del niño lo tenía bien paradito y duro y como ella nose rasuraba la vagina el niño le tocó ai ella tenía casi tres años sin sexo nose masturbaba, entonces sintió algo extraño en su cuerpo sintió como cuando la tocaba su esposo se éxito tanto qe su vagina comenzó a mojarse mucho derrepente reaciono y le dijo asu hijo? carlitos qe te pasa? Porque me haces eso bb qien te enseñó hacer eso al principio se molesto, pero lo tomo ala ligera después se fueron a dormir todas las noches su hijo la tocaba le chupaba los pechos le mamá a su vagina pero ella como era de sueño profundo amnesia todos los días bien mojada de ai pero ella pensaba qe era por su esposo qelo extrañaba entonces como de costumbre fue a dejar asu hijo al escuela se fue asu trabajo ese mismo día sus patrones serraron temprano el local entonces ella se fue asu casa y como su hijo lo recogía saliendo de su trabajo todavía le daba tiempo de ir asu casa entonces comenzó a sacar la ropa para aprovechar y lavarla hacer un poco de hace pero cuando saco su ropa y comenzó a barrer su cuarto saco debajo dela cama su ropa interior, y ropa interior qe no era de ella, pues ella acostumbraba a usar tangas, los otros calzones eran más grandes y todos tenían manchasyholian asemen, entonces comenzó a dudar qe pasaba sin querer por las prisas olvido darle el celular asu hijo derrepente sonó varios mensajes de whuatsap ella no dudo en ver qien mandaba los me sajes asta se alegro pensando qe era su esposo pero al ver qe era el numero dela vecina y ver cuantos videos porno le avía mandado al principio se molesto al empezar a revisarlos vio qe eran de cp niños con señoras y de incestos se molesto tanto qe ya iba a verla vecina para reclamarle pero también. Tomaba en cuanta qe ella no le cobraba ni gun peso por cuidarlo asu hijo al contrario asta le emprestava dinero cuando ella no le alcansaba y ya era mucho loqe le debía pero, tomó la decisión de ir de todas formas cuando se cambió y ya estaba por salir sonó otravez el sellar pero esta vez eran Videos reales de ella cojiendo con su hijo y gritando como perra en brama como la vecina era joven tenía 35 años y su esposo avía fallecido cuando tenía 25 eran años sí sexo, entonces después de ver todo loqe hacia comenzó amojerse tanto qe consentro tanto enlos videos qe se empezó a tocar cosa qe ella nunca avía echo terminó masturbandoce yvienindoce varias veses, al terminar de verlos se relajo se baño se puso apensar por un buen rato analizó todo yyego ala conclusión de cojerse asu hijo, Despues de eso pasaron unos días ella de costumbre lo dejaba su hijo en la escuela asia su rutina, ahora ella tenía su teléfono lleno de porno ya semasturbaba diario, un día de su descanso platico con su hijo le dijo qe ya sabía todo su hijo se asustó penso lo peor pero ella le dijo qe no tenía de qe preocuparse entonces comenzó besándola en la boca terminó cojiendo con su hijo cuando terminaron toda la noche de cojer al día siguiente qe en cuanto ya tuviera edad para embarazar alas Mujeres qe no buscará más nole iba a permitir ninguna novia pues ella ya era su esposa y su deseo era embarazarse de él su propio hijo un día yego temprano, pero estabez decidió ir a verla ala vecina y los encontró cojiendo la vecina al principio se asustó pero terminó platicando con ella y se uso su segunda esposa al yegar ala edad de 13 años ya abia embarazado asu madre y ala vecina pero estabez ya vivían juntos los tres como sus dos esposas tuvieron cada una el bb al cumplir los catorce años, dela nada apareció por fin el padre Carlos yego con dinero y ragalos para su familia pero seyevo barbara sorpresa al ver qela familia avía crecido al principio se molesto pero después reaccionó qe era obvio al perderse sin saber nada de él ella buscaría obsiones, por otro lado su esposa lo tomó condespresio y coraje sin darle ninguna esplicasion y dijo su esposo xlomenos dime qien es el sosio qe izo esto yo tengo la culpa pero mujer no sabes todo loqe pase estube preso x dos años en cuanto salí al principio pensaba solo juntar para mi pasaje de regreso pero después pensé me voy a ir con las manos Vacías entonces trabaje más duro y junte más decidi venirme pero no pensé qe fuera tarde, Para entonces su hijo y su segunda mujer la vecina se avían ido de compras en el carro qe era de ella cuando yegaron ellos juntos se alegro el padre de ver asu hijo crecido pero ya con mujer e hijo en brazos dijo, ese es mi gallo salió igualito asu padre pero paulina se quedó seria ledijo ese muchacho guapo qe viene ai es mi hijo y también es mi esposo el ocupo tu lugar al principio se rio a carcajadas pensando qe era broma lo acontecido pero al ver qe nadie se rio separó dela esa y dijo, bueno qe carajos esta pasando aqi explíquenme dijo con tono muy molesto, entonces su hijo contestó loqe oistes eso pasó, para empezar mi madre noqeria qete fueras y tu de necio te fuiste nos Abandonaste por varios años mi madre tubo qe trabajar nunca te fue infiel más qe con migo tu propio hijo y la vecina nose diga ella nos ayudo cuando mas lo neseitamos ella era viuda pero Cobra una pensión de su esposo muy alta y gracias a eso nos Mantenemos yode todas formas trabajo pero mi madre vende ropa por Internet y tienen un local las dos dei mas nos mantenemos mira con padre con todo respeto dijo el hijo, pero desde entonces yo soy el hombre de la casa padre de dos hermosos hijos qelos amo a todos ellos juntos formamos una hermosa familia talves incestuso pero somos muy felizes asy esq querés estar con nosotros tendrás qe dormir en otro cuarto solo por los tres dormimos juntos en la misma cama y diario tenemos sexo si estas dispuesto a soportar ver y oír todo Adelante sino puedes irte como lo insistes antes, el padre comenzó a llorar pensó qe lo consolaria su esposa pero no fue asy sino abrazo asu hijo ysebesaban los tres en la boca sus dos hijos estaban dormidos entonces su madre paulina le bajó el cierre del pantalón se hijo comenzó a chuparle su trozo devergota yla vecina igual delante de su esposo el más comenzo a llorar y se retiro de su casa se sentó en las escaleras dela puerta llorando y comenzó a escuchar los gemidos fuertes delas dos Mujeres gritando de placer pntinuara.....

Autor: Edgar palacios Categoría: Incesto

Leer relato »

El viaje de Karlita pt2

2022-06-21


Al llegar al rancho la diversión aumenta integrando a mas familiares para divertirnos con Karla. Seguimos en la carretera mientras conversábamos, comíamos chucherías y nos divertíamos usando el cuerpo de Karla la cual ahora si estaba disfrutando del sexo en todo su esplendor, tras unas horas empezó a anochecer y llegamos a un hotel que estaba cerca de la ciudad, pedimos una habitación y nos duchamos en parejas al llegar Aaron mete a Karla junto a el y se duchan (dudo que solo se hayan duchado) después Sebastián me obligó a entrar con el y al estar dentro me hizo masturbarlo hasta que se corrió y salimos encontrándonos a Karla manándosela a Aaron, de inmediato Sebastián y yo nos quitamos las toallas y pusimos sus manitas en nuestras vergas haciendo que nos masturbara mientras se la chupaba a Aaron, el calor subió y si bien llegamos al hotel a las 9 nos dormimos a la 1 de la mañana porque mientras uno follaba a Karlita los otros descansaban para reemplazar al follador prolongando muchísimo mas la diversión, cuando todos quedamos satisfechos nos dormimos sin mucho esfuerzo A la mañana siguiente todos nos bañamos por separado y salimos a desayunar y al ser un hotel algo alejado de la civilización abundaba el silencio creo que eramos los únicos clientes en el momento por eso los gemidos de Karla habían sido escuchados por la señora que atendía así que Aaron aceptó hacerle «un favor» a cambio de su silencio y después de unos minutos ambos salen de una habitación y nos subimos al auto continuando con el recorrido Después de unas horas llegamos al rancho pero Karlita estaba en cuatro siendo montada por mi así que Sebastián quien estaba conduciendo da unas cuantas vueltas mas para que yo pudiera acabar y al hacerlo nos dice que nos cambiamos así que como yo no me había corrido tomé las pantaletas amarillas de Karlita y me masturbé rápido con ellas llenándolas de semen, se las pasé y se las puso junto a su vestidito azul Al salir nuestra madre la abraza y ambas van a un tejaban donde mis tíos estaban montando un asador, a lo lejos puedo ver como mi padre se acerca a Aaron y le susurra algo a lo que mi hermano asiente, las horas pasan y la fiesta empieza, en el rancho eramos mi familia, mi tío nacho y su esposa y mi otro tío Andrés (en total eran tres hermanos), también estaba mi abuelo el cual era una persona algo mayor pero alegre y energético a su manera, Karlita ahora vestía unos pantalones de mezclilla junto a una camiseta blanca con un corazón rosa en el centro tenia su pelo atado en dos colitas a los lados En las fiestas mi madre y mi tía se suelen ir a dormir mas temprano y sumado a que la carne que ellas comieron tenían pastillas para dormir (según lo que me contó Sebastián) ambas entraron a la casa para dormir, pasado un rato mi padre me habla y me dice que vea si ya se habían dormido yo obedientemente entré en silencio y me asomé al cuarto en donde las vi a ambas recostadas en la misma cama—Se ven incomodas, ayudemos a dormir mejor—dijo Aaron detrás mio casi matándome de in infarto y sin esperar empezó a desabrochar los pantalones de mi tía—Vamos desabrocha los de mama— yo reaccione y los desabroché y se los quite con cuidado y ante mi estaban las bragas de mi madre y tía y sus hipnotizantes culos, Aaron se subió sobre las piernas de mi tía y metió su pene entre sus nalgas masturbándose con ellas—Solo vas a ver?—me dijo sarcásticamente, a diferencia de mi tía mi madre estaba boca arriba así que subí su camisón y su bra dejando a la vista sus grandes pechos los cuales empecé a masajear y desde mi pantalón salió mi pene casi disparado hacia su boca la cual abrí con cuidado y empecé a meterla y sacarla con cuidado y al estar a punto de terminar me detuve y se la saqué volví a abrochar mi pantalón saliendo del cuarto junto a Aaron el cual ni siquiera trató de disimular su erección—si, ambas están dormidas—al decir esto todos los hombres miraron a mi padre y el asintió levantándose llamando a mi hermanita la cual se acercó —que pasa papi?—ven Karla vamos a darte tu regalo—el la cargó y la metió a una tienda que habían montado horas antes De ahí solo se escuchaban gemidos y «aplausos» y al estar todos en silenció el ambiente se puso algo incomodo así que mi tío puso porno en una televisión que tenían para ver partidos de futbol así que todos nos pusimos a ver porno hasta que mi padre salió de la tienda abrochando el botón de su pantalón llega con nosotros y pone su mano en el hombro de mi abuelo el cual entra y cierra la tienda repitiendo el mismo proceso que mi padre fueron pasando todos uno a uno para divertirse con mi hermanita yo estaba a punto de correrme y me detuve pero Aaron que se percató de esto me sorprendió por la espalda y rápidamente me hizo acabar antes de que pudiera hacer nada haciendo que mi semen callera al suelo justo mi tío soltero salió y me tocó el hombro pero yo al haber acabado no estaba listo así que Aaron intervino—Parece que José necesita un respiro, te cubriré hermanito—tocándome el hombro y entrando el a la tienda Después de un rato sale y toca el hombro de Sebastián—Lo siento hermanito pero son las reglas—dijo Sebastián mientras entraba a la tienda—No es justo, Aaron me hizo acabar—no podía creer lo que estaba diciendo frente a mi familia pero en ese momento no era yo, al salir Sebastián llega mi turno y entro a la tienda Lo que tenia frente a mis ojos era una imagen que recordaré para siempre mi hermanita de 6 años boca arriba, abierta de piernas sin nada de ropa a excepción de sus pantaletas que si bien las tenia puestas tenían una abertura que dejaba a la vista sus abiertos agujeros, ademas de que sus ojos desorbitados y su lengua de fuera tratando de tomar aire teniendo el cuerpo repleto de semen sin mas dilación me acerqué y puse mi pene en la entrada de su conchita y de un empujón le entró toda haciéndola gemir de placer eso me prendió tanto que deje de lado todo y empecé a follar su coño húmedo como un animal llegó un momento en el que me abrazó con sus piernas y yo me detuve y la puse en cuatro empecé a follar el mismo agujero rápidamente tomándola por las caderas, después de unos segundos tomé sus trencitas y las jalé haciendo que ella alzara la vista—AHHAHHAHHAHHA, GIGE GIGE AGI—casi no podía entender sus balbuceos pero eso lo entendí perfectamente «Sigue sigue así» eso me calentó para embestir con toda mi fuerza y energía acabando lo mas dentro que pude, al acabar suelto a mi hermana la cual cae casi desmayada al colchón en el que estaba con el culo hacia arriba, parecía una muñeca de trapo al salir de la tienda me siento en la hielera y mis tíos y mi padre entran a la tienda y la cierran Dios mio no podía creer que los tres estuvieran violando los agujeros de Karlita ya que si bien la habíamos usado bastante nunca lo hicimos los tres a la vez lo que nos dejó sorprendidos a todos los jóvenes—cuando acaben esos hijos de puta siguen ustedes e—dijo nuestro abuelo—usted ya no abue?—le preguntó Sebastián—no, todavía no yo ya estoy viejo hijo si tan solo me hubieran visto cuando lo hice con las esposas de sus padres habrían alucinado—Entonces ustedes ya han hecho esto?—si, pero no con tanta gente esa vez solo fuimos sus tíos, su padre, su madre y/o tía y yo—Diablos abue ustedes en verdad están enfermos—le dijo Aaron sarcásticamente—y ustedes no cabrones?—todos nos reímos y salieron los mayores dándonos barra libre para hacer lo que quisiéramos con Karlita la cual parecía animal muerto —me pido su culo—Dijo Aaron colocando a Karla sobre el boca arriba y metiéndole su verga en el culo, Sebastián y yo nos miramos e hicimos un piedra papel tijeras y el me ganó asi que el se la metió en la vagina mientras que yo usaba su cálida boca la cual apenas podía contener las arremetidas que le daba y su cuerpo en general parecía que explotaría ya que todos nos habíamos dejado llevar por la lujuria y usábamos a nuestra hermana como su de un juguete se tratara, yo acabé primero dentro de su boquita mientras mis hermanos seguían complaciéndose y como forma de vengarme me masturbe rápidamente a pesar de estar cansado y cuando ellos se corrieron casi a la vez yo también le hice en la cara de Aaron—Eso es por quitarme mi turno hace un rato—rato? eso fue hace horas—probablemente no falte mucho para que amanezca—salimos los tres de la tienda y mi padre entró de nuevo y salió con Karla en los brazos, su pantaletas prácticamente se había fusionado y pegado a su piel por todo el sudor y semen que tenia encima papa la puso frente al abuelo de rodillas y este la hizo mamarle la verga, Karlita con las pocas fuerzas que tenia logra aguantar una ultima descarga de leche la cual no pudo tragar y la escupió al solo en donde mi tío soltero arrastra su cabeza por el suelo «limpiando» el semen que estaba ahí repentinamente se escucha la voz de mi madre—oye idiota no limpies el suelo con mi niña—dice mientras se acercaba solo con su ropa interior puesta ella nos ve a nosotros tres los cuales estábamos cagadisimos pero solo nos sonríe de forma seductora y se agacha donde estaba Karlita tirada, la pone boca arriba la besa y pone su boca en su conchita—Lo hiciste bien amor, deja que mami se encargue del resto—y mi madre empezó a lamer toda la leche que salia de mi hermana incluida la que estaba en el piso, al acabar mis tíos se acercan a ella para que se las mamara pero mi madre se levanta y dice—ya se divirtieron bastante el dia de hoy, descansen y preparen su leche para mañana—y sin mas carga a mi hermana y se la lleva a la ducha para limpiarla de tanto semen que tenia Al final todos nos fuimos a dormir a nuestras habitaciones (la mayoría compartía cuarto) no sin antes ser violado por mis hermanos aunque eso no entra en este relato Esta parte acaba aquí, ojala la hayan disfrutado, siéntanse libres de escribir sus comentarios y de calificar la historia, seguiré escribiendo la siguiente y puede que la ultima parte así que diviértanse y nos vemos.

Autor: JOSEPE Categoría: Incesto

Leer relato »

PROVOCANDO A DOS HERMANITAS TRAVIESAS #2 ESPIANDO

2022-06-21


Recomiendo leer la primera parte del relato en https://relatoeroticosintabu.xyz/relato.php?id=3955 --------------------------------------------------------------------------------------------------- Hasta donde le alcanzaba la memoria, Judith siempre tuvo complejo de inferioridad con Sara. No sólo se trataba de que su hermana mayor fuera mejor estudiante, tuviera más amigos y un éxito arrollador entre los chicos, sino que además envidiaba (y en secreto admiraba) ese cuerpo tan voluptuoso que tenía: esa melena y sus ojazos verdes, esas tetas tan generosas, que hacían babear allá por donde pasaba, y ese culazo carnoso y blandito, que daba ganas de agarrar incluso a ella. No es que Judith estuviera mal ni mucho menos. Lucía una hermosa melena rizada de color castaño, con mechas rubias en las puntas, ojos color miel a juego con su peinado y un rostro agraciado que completaba una sonrisa de no haber roto un plato. Tampoco tenía nada que envidiarle en cuanto a la delantera. Cierto es que sus tetas eran más pequeñas que las de Sara, pero aún así tenían un tamaño considerable y estaban incluso más enhiestas que las de su hermana. Y aunque tenía menos culazo, gracias a su afición al fitness lo tenía más duro y redondito que el de ella. Judith no se daba cuenta de todos estos detalles y le costaba admitir que, en secreto, anhelaba tener unas tetas como las de su hermana (o quizás precisamente las de la misma Sara) para jugar con ellas y hacer travesuras, igual que con su culo. Hacía poco que se había mudado con ella al piso de estudiantes, que sus padres alquilaron para tal fin en la capital de provincia, por motivos académicos. Su familia procedía de un pueblo valenciano demasiado lejos de la ciudad, por lo que no era práctico tomar el autobús o el tren dos veces al día, ida y vuelta, para acudir a las clases universitarias. Y aunque la convivencia no era en absoluto problemática, justo al contrario, Judith sí que había empezado a notar ciertos cambios en Sara que no sabía cómo procesar. Su hermana iba más ligera de ropa que de costumbre, incluso cuando todavía hacía algo de frío, aprovechando la libertad de vivir lejos del yugo familiar. Su familia tampoco es que fuera excesivamente estricta, pero Sara aprovechaba la ausencia de sus padres para lucir camisetas holgadas peligrosamente cortas y escotadas, o simplemente pasearse por el piso en ropa interior o lencería. Aún recordaba cierta conversación semanas atrás… - ¡Tíaaa, que tienes las largas puestas! – le dijo - ¿Eh? – la miró Sara sin entender - Que vas marcando todo… ¡en la camiseta! - ¡Ahhhh! Jajaja. Es que aún hace un poco de frío… ¡menos mal que se acerca el veranito! – celebró Sara - Tía, pues tápate un poco hasta que haga más calor… - Es que me gusta ir así de suelta y cómoda por casa, aprovechando que los papis no están. - No, si ya me doy cuenta… yo lo digo no te vayas a resfriar. – respondió Judith a regañadientes - ¡Naaah, estoy bien así! Ya sabes lo cómodo que es no llevar nada debajo… - ¿Cómo que nada? – Judith la miró sorprendida - Nada de nada… - dijo Sara sugerente mientras se subía la camiseta para dar una visión fugaz del sexo depilado a su hermana - ¡Alaaaaa, pero serás guarra tía! – dijo Judith avergonzada, mientras se tapaba la boca aguantando una risa nerviosa - ¿Qué pasa? Me gusta llevarlo fresquito y al aire, ahora que podemos. - Ya veo, ya… - y vaya si vió, Judith no pudo apartar la mirada mientras Sara se alejaba por el pasillo meneando su apetitoso culo Y es que Judith se quedaba embobada viendo perderse el hilo del tanga entre los generosos glúteos de su hermana, en caso de que llevara uno puesto ya que sino Sara le daba una vista privilegiada de su sensual culo desnudo. También se quedaba mirando las tetas de su hermana cada vez que ésta no la miraba, deleitándose en cada detalle. Y es que Judith nunca se había fijado especialmente en las chicas… pero eso estaba a punto de cambiar. Un par de semanas después, Judith tocó suavemente a la puerta de su dormitorio, aún era temprano pero tanto ella como su hermana debían prepararse y desayunar para ir a clase, se acercaban los exámenes finales. Estaba acostumbrada a despertar a su hermana, pero esta vez Sara no respondió. Tomó el pomo de la puerta, la abrió lentamente y justo iba a llamarla otra vez cuando descubrió que Sara estaba completamente desnuda en la cama. Se acercó varios pasos, sin hacer ruido, y comprobó que sus pezones estaban duros… tal vez por la brisa que se colaba por la ventana. Pero lo que más atrajo su mirada fue el sexo de Sara, sin un solo vello. Se subió a los pies de la cama muy lentamente con cuidado de no hacer ningún movimiento brusco, y se acercó para contemplar de cerca, por primera vez, la rajita y los labios de su hermana… a apenas dos palmos de ella. Lo miró con intensidad y de repente le dio mucha hambre, le dieron muchísimas ganas de comérselo… se imaginó a sí misma acercando la boca y hundiendo la lengua en su coñito, deslizarla arriba y abajo, provocar que su hermana despertara mientras se lo comía… y sentir cómo Sara enredaba las manos en su nuca mientras se lo daba de comer ya despierta, susurrando su nombre: “Judith, Judith, qué me haces…” Mientras no dejaba de pensar en eso, Judith acercó su boca a apenas unos centímetros del coñito de su hermana, ya casi tenía decidido hacerlo y sacó la lengua para recorrer los centímetros finales y hundir su boca en tan deseada gruta. Pero justo cuando estaba a punto de deslizar la punta de la lengua entre sus labios, Sara se removió en sueños. Judith se asustó y se arrepintió en el último instante, recorrió de puntillas el trecho que quedaba hasta la puerta y la cerró suavemente sin hacer ningún ruido. Trató de recuperar la compostura y una vez se calmó, llamó más fuerte a la puerta para esta vez sí despertar a su hermana. - ¡Gordaaa, despierta que vamos a llegar tarde! – la llamó cariñosamente - ¡Hmmfff, ya voooy! – escuchó que decía Sara mientras se desperezaba - ¿Voy preparando el desayuno? – preguntó a su vez Judith - No, yo me encargo del desayuno. ¡Tú vete duchando que luego te tardas media hora! – refunfuñó Sara - ¡Está bien, buenos días! Judith fue rápidamente a la ducha, y aprovechando que su hermana estaba preparando el desayuno, colocó la manguera del agua justo en el coñito, entre sus labios, y no pudo dejar de pensar en Sara acompañándola en la ducha de rodillas, dándoselo de comer y acabando en su boca, mientras le temblaban las piernas. Tras ese incidente todo fue con normalidad, hasta que Judith notó algo nuevo: desde hace apenas un par de días, Sara sonreía más que de costumbre, y cada vez que le preguntaba ésta le devolvía miradas evasivas y respuestas enigmáticas. Así que Judith urdió un plan para descubrir a qué se debían tantas sonrisas, y qué es lo que hacía Sara últimamente, tantas horas encerrada en su habitación. - Gorda, hoy no me esperes para cenar que voy a llegar muy tarde. Me voy a quedar estudiando en casa de una amiga. – inventó ella - ¡Ok! No hay problema, yo estaré con mis cosas. – dijo descuidadamente Sara - Cuídate mucho, nos vemos por la mañana. - ¡Chaooo! – se despidió Sara mientras Judith cerraba la puerta del piso Una parte del plan sí era cierta, puesto que había quedado con su amiga María para cenar y charlar un rato de sus vidas. No tenía intención alguna de quedarse estudiando, sino esperar el tiempo suficiente y regresar… solo que eso Sara no lo sabía. Tras la cena y ponerse al día con María (decidió no contarle de momento sobre las escenas de la cama y el baño, le daba vergüenza confesárselo) decidió que ya había esperado bastante y puso rumbo a su casa, que quedaba a pocas manzanas. Llegó al portal, tomó el ascensor y se descalzó antes de abrir la puerta, con aplomo metió la llave en la cerradura y abrió la puerta muy lentamente, con cuidado de no hacer ningún ruido. Dejó los zapatos justo en la entrada y cerró tras de sí con el mismo sigilo que había entrado. Judith se sentía toda una espía y notaba cómo la adrenalina del momento la impulsaba a avanzar lentamente por el pasillo. Llegó a la habitación de su hermana y descubrió con sorpresa que Sara se la había dejado entreabierta, descuidándose al dar por sentado que estaría sola en casa, dedujo. Empujó suavemente la puerta, lo suficiente para asomar la cabeza, y aguzó el oído para escuchar lo que Sara decía en esos momentos… - Y claro que los alcanzo. ¿Quieres que me los lleve a la boca? – susurró Sara Judith sintió un escalofrío que le recorrió todo el cuerpo… y entendió que su hermana estaba en llamada con algún chico, lo más probable. Se preguntó si Sara se sentiría atraída también por las chicas, pero sus pensamientos fueron interrumpidos… - Ufff, te siento comérmelas, siento tu lengua chupándomelas. No dejes de mimar mis pezones. – la escuchó responder Judith empezó a sentir calor y notó cómo se humedecía entre los muslos, sabiendo que su hermana lamía sus pezones a escasos metros. Humedeció los dedos con su saliva y tomó el ejemplo de Sara, acariciando bajo la ropa y deslizando las yemas directamente sobre la piel, un círculo tras otro por las aureolas y los pezones. - Ufff, hazlo… No sabía aún a qué se refería, pero no tardó en averiguarlo. Vio cómo Sara se acomodaba en la silla, abriendo sus muslos, y entendió que había empezado a deslizar los dedos entre los labios de su coñito. - Te sientooo… - gimió sensualmente Judith se encendió y llevó su mano adentro del tanga tal y como estaba haciendo su hermana, y al unísono, ambas deslizaron los dedos al mismo tiempo sintiendo el mismo placer, sin que Sara fuera consciente de ello. - Siii, es tuyooo – prometió ella - Cómeme, soy tuyaaa. Mmmm. – gimió sensualmente Judith imaginó que se lo decía a ella, y deseó regresar a aquel día en que a punto estuvo de comérselo, acelerando el movimiento de sus dedos mientras pensaba en chuparle el coñito a Sara todas las noches. - Más, dame más. Bésame mientras me la meteees. Y entonces Judith supo que Sara estaba deslizando los dedos adentro, hundiéndolos hasta el fondo más y más rápido. Tomó ejemplo de su hermana y clavó los suyos en el coñito mientras se apoyaba en el marco de la puerta, derritiéndose y deleitándose con sus sensuales gemidos. - Ufff, quise esto desde el momento en que me defendiste en el chat. Empezó a hacerse una idea de qué tipo de persona estaría al otro lado de la llamada, pero Sara lo dijo con tanto morbo que, lejos de molestarse, Judith deseó ser esa persona y terminó por correrse intensamente imaginando unirse a ellos, para ser traviesos los tres juntos. Cerró la puerta del dormitorio con sumo cuidado y regresó por el pasillo apoyándose en las paredes mientras recuperaba el aliento, escuchando aún de lejos los salvajes gemidos de Sara. - Dios, me vas a hacer adictaaa. ¡Aaaaaaaah! – gimió Sara muy fuerte Judith sonrió al escucharla y, deseando dejarla muy caliente por lo que pudiera pasar en días posteriores, abrió de nuevo la puerta del piso y la cerró con fuerza para que Sara la escuchara llegar. Aprovechó para recolocarse la ropa y ponerse los zapatos, dándole también tiempo suficiente a Sara para recomponerse, y entonces recorrió el pasillo hacia el dormitorio de su hermana para avisarle de que había llegado. Abrió su puerta y la descubrió tumbada en la cama, aparentando leer. - Gorda, que ya estoy aquí. – - Ya lo veo… ¿qué tal la cena y el estudio? – Sara intentó ocultar la frustración de no haber podido llegar al orgasmo - Pues muy bien, pero estoy muy cansada y no doy para más. - Sí, se te nota el cansancio en la cara. – se solidarizó Sara - Es que fue un estudio muy intenso. – sonrió Judith mientras sentía el olor a sexo aún presente en la habitación, sus pezones se endurecieron de nuevo pero se apresuró a decir – Bueno, descansa que es tarde, buenas noches. - Tú también descansa, buenas noches. – se despidió Sara Judith se fue a su habitación y en la lejanía oyó cuchichear a su hermana unos minutos más, pero no supo que dicha conversación la incluía a ella hasta un tiempo después, cuando al fin estuvieran todas las cartas sobre la mesa. Y es que, aunque todavía no conocía a Javier, las cavilaciones de éste estaban más cerca de la realidad de lo que ninguno de los tres podía llegar a imaginar. Continuará. --------------------------------------------------------------------------------------------------- ¡Gracias por llegar hasta aquí, deja tu comentario y valoración antes de irte! Podéis apoyarme en Patreon https://patreon.com/tentador para continuar esta aventura, donde publicaré la tercera parte antes que en ningún otro sitio.

Autor: JaviTemptation Categoría: Incesto

Leer relato »

PROVOCANDO A DOS HERMANITAS TRAVIESAS #1 LA LLAMADA

2022-06-17


Éste es mi primer relato, agradecería vuestros comentarios, consejos y sugerencias. Siempre me picó el gusanillo de la escritura y llevo años por aquí, pero nunca me había animado a intentarlo, hasta ahora… --------------------------------------------------------------------------------------------------- A Sara la conocí en una comunidad gamer, donde afortunadamente cada vez hay más chicas, pero donde también quedan aún algunos machitos a los que les molesta que una chica les gane una partida. Y ahí estaba yo, mirando el chat general y leyendo algunas cosas que no me estaban gustando nada. - ¡Serás imbécil, ganando de pura chorra! ¡Tú lo que eres es una niñata! – bramó el machito - ¡Los humos conmigo los bajas, eh grandullón! – se defendió Sara - Vete a fregar. - dijo despectivamente Y ahí salté yo, aspirando a ser algún día moderador de la comunidad, a intervenir y evitar que la cosa fuera a mayores. - ¡Eh, un respeto! Las tonterías esas te las dejas en la puerta. – le solté - ¿Algún problema? - Sí, que respetes a los demás. – insistí yo - ¡Bah, que os den! – El tipo se fue por donde había venido, lo cual no me sorprendió en absoluto ya que no era la primera vez que causaba problemas. Lo que sí me sorprendió fue ver cómo empezaba a parpadear el botón de Amigos, indicando que tenía una solicitud pendiente… la de Sara. - ¡Oye, que me sé defender yo solita! Te lo digo por aquí para no armar más bronca. – pareció decirlo más con humor que con verdadero enojo - Ya lo sé… es sólo que me dan mucha rabia este tipo de cosas. – me disculpé - Está bien, si en el fondo me ha encantado que salieras a defenderme. Ha sido muy lindo de tu parte… - Es que no puedo evitar que me salga el lado protector. – le puse un emoji de sonrisa. - Ya veo… ¿y qué más no puedes evitar? – ella puso uno guiñando el ojo. Así nació mi amistad (y mucho más) con una de las chicas más populares de la comunidad. ¿Que cómo es Sara? Yo no estoy nada mal para mis 30 añazos… soy moreno con el pelo ligeramente largo y desordenado, ojos castaños claro y una pequeña barba corta y bien cuidada, voy al gimnasio y me mantengo en forma pero tampoco marco demasiado. Pero Sara… lo de Sara era de otra liga, al poco de conocerla me mandó fotos y vaya si me dejó sin aliento. A sus 19 añitos recién cumplidos tiene una cara muy expresiva enmarcada por una larga melena negra azabache y penetrantes ojos verdes. Su naricilla es pequeña y respingona, adornada con algunas pecas que le dan un airecillo travieso y juguetón. Sus labios carnosos desprenden sensualidad y esa delantera… lleva escotes para lucir siempre esos pechos generosos que desafían la gravedad y atraen a todas las miradas. Es un poquito ancha de caderas, pero gracias precisamente a eso tiene un trasero muy sensual que muchos querrían agarrar. Desde el primer día se notaba que había química entre nosotros, se nos pasaron las horas volando y a la hora de despedirnos ninguno quería marcharse. El día siguiente fue un calco del anterior, ella me contó muchísimas cosas de su vida y yo de la mía, e inevitablemente surgieron los primeros comentarios juguetones y con doble sentido. El tercer día ya se la notaba mucho más lanzada y con ganas de guerra, así que no la hice esperar y empecé a mostrarle mi lado más travieso. Yo soy de Madrid mientras que ella es de Valencia, así que todo quedó en algo virtual, por el momento… - Qué ganitas de estar allí para darte un beso o dos o tres… - deseé yo - ¡Oyeee, eso no vale! Seguro que me harías cosquillas. - Las cosquillas y más cosas te las haría al comerte. - ¿Al comérme el qué? – respondió juguetona - Pues todo lo que me dejes… - le insinué yo - Y… ¿por dónde te gustaría empezar? - Pues me encantan tus labios… pero me perdería antes en tus tetas. - Ufff, estoy deseando que me las comas. Y a partir de ahí nos dejamos de juegos o tal vez justo al revés, empezamos a jugar… - ¿Las quieres acariciar para mí, directamente? - ¿Y quién te dice que no lo estoy haciendo ya…? - Qué traviesa… ¿y qué llevas puesto? - Una camiseta holgada y el tanga negro. - ¿Estás acariciándolas bajo la camiseta? - Oye, ¿estás espiándome por la webcam? – bromeó ella - Claro que no, qué más quisiera… - Bueno… todo se andará. – y me puso un emoji sacando la lengua - Sácate la camiseta y amásalas, cúbrelas con tus manos mientras pasas las yemas de los dedos en círculos. - No hace falta que me la saque, ya puedo así. ¿Cómo sabías que me encanta tocarlas? - Me lo imaginé, te gusta lucirlas y sería un delito no aprovecharlas. – admití yo - ¡Ojalá tuviera tu lengua aquí para darme mimos! - Me encantaría… ¿los alcanzas con la lengua, tus pezones? ¿te los comerías para mí? - Me estás leyendo la mente o qué… y claro que los alcanzo. ¿Quieres que me los lleve a la boca? - Sí, acércatelos y pasa la lengua en círculos una y otra vez. No dejes de comértelas, un círculo tras otro por las aureolas. Empápalas de saliva. - Ufff, te siento comérmelas, siento tu lengua chupándomelas. No dejes de mimar mis pezones. A partir de ese momento ella empezó a escribir menos por motivos obvios, tenía las manos ocupadas… así que fui yo quien llevó el peso de la conversación y le dije todo lo que le haría, las ganas que tenía de besarla, tocarla y comérmela, de ponerle mi polla entre las tetas y que asomara la punta entre ellas para que sacara la lengua y me chupara todo el glande. Debía de estar bien concentrada, disfrutando, porque casi no escribía… y aunque por un lado me daba morbo pensar en cómo lo estaría haciendo, por el otro lado me daba un poco de bajona y se me hacía insuficiente, necesitaba más. Así que de forma inconsciente escribí: “Ojalá poder verte y escucharte…”. No pensé que habría reacción alguna por su parte, pero unos segundos después me apareció en mitad de la pantalla una notificación. Primero me dio un subidón brutal al pensar que se trataba de una videollamada, pero enseguida comprobé que se trataba únicamente de llamada de voz. Traté de calmarme ya que no quería parecer decepcionado, en realidad no tenía motivos para ello ya que tenía muchas ganas de escucharla, y en cuanto pulsé el botón de Aceptar… empecé a escuchar un sonido débil pero muy característico: el ruido de las lengüetadas y de la saliva de su lengua al chupar y lamer sus pezones cerca del micrófono. Mi polla se puso durísima al instante… - Cómetelos para mí, Sara. Siente mi lengua, siente que soy yo… - Hmmmmm. Se notaba que Sara estaba un poco cortada y le daba vergüenza hablar, pero el hecho de que me complaciera dejando que escuchara lo que hacía ya era más que suficiente para mí. Mientras Sara gemía bajito y seguía lamiendo para mí, yo me magreaba el paquete cada vez con más ganas, así que pensé en darle una marcha más al morbo y subir las revoluciones para provocarla más. - Qué rico sería perderme entre tus muslos y comértelo mientras tú sigues jugando con tus tetas… - Ufff, hazlo… - ella empezó a soltarse - Desliza una de tus manos sobre el tanga, aprieta con la punta de los dedos y siente que soy yo, que es mi boca apunto de comerte. - Te sientooo… - gimió sensualmente a la vez que yo me la sacaba - Mueve los dedos arriba y abajo, ¿me lo darás de comer sólo a mí? - Siii, es tuyo – prometió ella - Mete la mano adentro y desliza los deditos directamente, piensa en mi lengua hundirse en ti… - Cómeme, soy tuyaaa. Mmmm. Los gemidos de Sara aumentaron en volumen y cantidad mientras yo la jalaba suavemente, pasando la yema del dedo, mojado en saliva, por la punta del glande dibujando un círculo tras otro. - Eso hago, amor. Me tienes entre tus muslos comiéndote. - Más, dame más. Bésame mientras me la metes. - ¿Me quieres adentro tuyo? Clava los dedos hasta el fondo y siente que soy yo. – le dije mientras la jalaba más rápido - Ufff, quise esto desde el momento en que me defendiste en el chat. - Si lo hubiera sabido lo habría hecho antes, amor. No pares de mover los deditos adentro, siénteme follarte. - Dios, me vas a hacer adictaaa. ¡Aaaaaaaah! – gimió muy fuerte De repente se escuchó un ruido fuerte en la llamada del lado de Sara. Ella se quedó muda de repente y se me pasó por la mente la idea de que se hubiera caído de la silla gamer. El mero hecho de imaginármelo me dibujó una sonrisa mientras aún acariciaba mi polla suavemente, pero al pasar los segundos y al no decir nada ella ya empecé a preocuparme un poco. - ¿Sara, estás ahí? - ¡Shhh! – susurró nerviosa - ¿Estás bien, ha pasado algo? – susurré muy bajito - Mi hermana… ¡justo acaba de llegar! ¿No escuchaste la puerta de la calle? - Pues menos mal que dio un portazo, sino te pilla en plena faena… Jejeje. – dije yo medio en broma y medio en serio - Calla, qué corte daría eso, ¿no? ¡Espera que viene! - ¿Y está buena? – bromeé yo, pero Sara no pudo escucharme porque ya se había quitado los cascos, según deduje por el ruido que hizo Escuché algunos ruidos más de fondo, lo que parecía ser una puerta abriéndose (ésta mucho más cercana que la anterior) y una conversación entre susurros, puesto que ya era bastante tarde. Sara me había dicho que vivía en un piso de estudiantes, pero en ningún momento llegó a mencionar que compartía piso precisamente con Judith, su hermana menor justo por un año. La conversación se alargó unos minutos y finalmente Sara regresó a la llamada, aunque para mi desgracia fue sólo para despedirse. - Lo siento mucho, Javi. Te juro que repetimos mañana. - No te preocupes, lo entiendo. – dije yo comprensivo - Oye… no te habrá pillado tu hermana, ¿no? – añadí sonriendo - ¡Espero que no, me moriría del corte! – susurró ella - Anda que si yo fuera tu hermana… - Si tú fueras mi hermana… ¿qué? – me retó ella - Que te daría una comida de coñito antes de dormir que descansarías como los ángeles. – le dije aceptando el reto - Me encantaría… pero no estás aquí y en cambio mi hermana sí. - Pues pídeselo a ella… - le dejé caer - Sí, claro… y luego te unes a nosotras. – ironizó ella con sorna - Pues si las dos queréis y a ti no te pone celosa… - Anda, anda… hablamos mañana. Cuídate mucho, te quiero. - Descansa princesa, que tengas dulces sueños. - Chao, besitos ricos. Y Sara colgó la llamada para irse a dormir. La interrupción de su hermana Judith nos había fastidiado los planes, así que no me quedaba más remedio que terminar de machacármela yo solo para encontrar el tan necesario alivio antes de dormir. Recordé lo último que había dicho Sara y me masturbé deseando que lo repitiéramos… pero en el último momento fantaseé con la idea de que Judith sí se hubiera enterado de lo que hacía mi traviesa Sara, que hubiera llegado antes y sin hacer ruido, se hubiera acercado a la puerta entreabierta y hubiera espiado a Sara mientras ésta se comía las tetas y se dedeaba el coñito, el morbo de ver a su propia hermana tan caliente justo a unos pocos metros… y la tentación de entrar a la habitación y ayudarla a terminar en su boca. Me corrí a chorros… ¿Sería posible que eso llegara a ocurrir? Os lo contaré en un próximo episodio. --------------------------------------------------------------------------------------------------- ¡Gracias por haber llegado hasta aquí, recuerda dejar tu comentario y valoración antes de irte! También he creado un Patreon https://patreon.com/tentador y una Comunidad por si decidís apoyarme.

Autor: JaviTemptation Categoría: Incesto

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!