Relatos Eróticos de Incesto


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


DE VISISTA A MIS TIOS 3

2022-05-28


Ya en casa me dispuse a dejar las compras en la mesa y a subir a mi habitación para cambiarme, al bajar vi a mi tía en el sillón viendo un documental en la tv, que tal el viaje me dijo, todo tranquilo tía, estuve conociendo la ciudad y me llevo un gran recuerdo de esta zona, que bien sobrino espero y te haya gustado. Puedes servirte la comida que está en la cocina, gracias tía le dije, apresurando mis pasos hacia el comedor, ya eran las 2:30 pm empecé a comer y a disfrutar de mi almuerzo lo más rápido que pude para encaminarme a recoger a mi querida Isabelita. Al salir del comedor procedí a despedirme de mi tía, la cual estaba tirada en el sillón viendo tv, chau tía voy de regreso a la ciudad le dije, está bien muchacho me respondió, vienes lo más pronto posible para la cena, saliendo de la casa procedí a tomar el bus que me llevaría hacia la ciudad, subí lo más rápido que pude al bus y sentándome adelante continúe mi recorrido, pasaron como dos horas y ya no faltaba casi nada para llegar, me apresure a bajar pidiendo permiso a la multitud de personas, baje. Ya en la ciudad hice algunas preguntas a los lugareños, donde queda el colegio "Ricardo Palma", me dijeron que pasando el hotel más cercano, acelere mis pasos y continúe mi camino, al llegar al hotel eran las 6:00pm, me apresuré y llegue al colegio justo a tiempo, empezaron a salir niñitas de todas las edades unas más grandes y otras más pequeñas, apretándose entre la multitud, me fije bien y entre esa multitud venia mi querida Isabelita con un listón azul marino oscuro sujetando su cabellera, me inquiete al verla y procedí a ir a su encuentro. Al estar en medio de las ninfas que salían del liceo, aproveche para insertar mis manos en unas cuantas nalgas virginales que chocaban contra mí, fue una sensación inimaginable pero satisfactoria, me acerque lo más que pude hasta que llegué al encuentro de mi Isabelita, Buenas tardes primo me dijo, hola mi niña le respondí un tanto editado por el tumulto de nenas culoncitas que chocaban contra mí, ellas son mis compañeras del salón, me presentó a dos de sus amiguitas, tiernas niñitas de ojos dulces que encandilarían a cualquier hombre que las observara de frente, hola linduritas les dije, y procedimos a salir del tumulto, a donde nos dirigiremos les pregunté, iremos al restaurante que que queda aquí cerca. Al entrar al restaurante pedimos lo que había, un cafecito caliente con dos piezas de panqueques, comimos y conversamos acerca de sus estudios y que querían ser de grandes, una de sus amiguitas me respondió, que quería ser modelo, claro tenia buen cuerpo y toda las facultades para serlo, pero necesitas prepararte “repuse"; tengo un tío que me alienta y me apoya para cumplir mis sueños me dijo sonriente, que bueno repuse con una sonrisa en mi rostro, sin dejar de pensar en la suerte que tenía su tío, hicimos algunas bromas y le pregunte a Isabelita que quería ser de grande ya que ella no me había respondido aún, y lo de la otra chica no me importaba mucho. Isabelita me dijo que quería ser Ingeniera Química, para ayudar a su padre en la empresa, esa es una carrera un tanto difícil le respondí dubitativo, ya que no es fácil ingresar a una estatal le contesté, inclino su cabecita y dijo: es que mis padres me necesitan en la empresa. no hay problema pequeña sé que tú eres una niña inteligente y lo lograras, enserio? dijo con esos ojitos color miel y esa carita de ángel, si le dije seguro que sí, ahora terminemos de comer nuestros panqueques, al decir las palabra "panqueques" empezaron a reír, Isabelita quiso controlar la risa con esos cachetitos rojitos por el café bien calientito, pero no pudo y termino riéndose a carcajadas, pero que dije les pregunte, es que cuando dices "panqueques" nos recordamos a los insultos de nuestros compañeros del salón, así?.- aseveré con una mirada directa hacia ellas, es que nos molestan y nos dicen que tenemos unos muy buenos "panqueques", aaah! es eso exclamé_ pero es muy cierto, todas ustedes tienen muy buenos panqueques, dije con una mirada seria y pasándome a tragos el café y el "panqueque" que tenía en la mano. ¿Enserio?; no es por molestar me dijo Isabelita, si mi niña es la pura verdad, si ustedes fuesen "panqueques" me gustaría ser el panadero les dije sonriendo, y no solo eso, sino que me gustaría comerles a pedazos todos los días. Ellas sonrieron avergonzadas y me dijeron que no diga más eso, no hay problema les dije empezando a comer el "panqueque" que tenía en la mano. Después de haber terminado nos dirigimos hacia la estación de buses, ya se hacía notar la llovizna y los faroles de las calles brillaban con luz propia, entrando al primer bus que zarpaba hacia nuestro destino, procedimos a subir las graditas del bus, las niñas procedieron a entrar primero y yo detrás de ellas, pude observar sus colas contorneándose por lo empinado de las gradas y entramos, Iba lleno y nos dirigimos a la parte de atrás, por suerte solo había un asiento sin ocupar, así que por ser el mayor entre ellas procedí a sentarme mientras ellas estaban paradas con sus mochilotas que parecían ser más grandes que ellas mismas, me senté y saque mi celular para escuchar música, íbamos así un buen rato hasta que les pregunte si podría cargar sus mochilas, a lo que ellas se negaron y decidieron cargarlas solas, entramos por un túnel y yo me acordaba de aquel encontrón que tuve con mi Isabelita el día pasado, llegamos a un paradero donde empezaron a subir más pasajeros por lo que las niñas se amontonaron y me rozaban las piernas, las tenía tan cerca que casi las tocaba con las rodillas, le pregunte a Isabelita si la podía cargar entre mis piernas ya que somos primos, ella lo pensó un poco, y con una de sus manitas en la boquita y la otra en el tubo, contestó_ Esta bieeen! rebosando una gran sonrisa que se dibujaba en su carita de ángel, al escuchar sus palabritas de niña dulce me dispuse a acercar mis manos a su cintura y a sentarla en mi regazo. En el momento de que su culo hizo contacto con mi verga, se paró como si estuviera apuntando hacia el cielo, tener a una colegiala uniformada rozando mi miembro me enloquecía, ella se movía por los saltitos lentos pero eternos del bus y las carreteras mal trechas, a mí eso me excitaba y me ponía muy cabezudo, sentía como si una almohada estaba entre mis piernas, estas bien le pregunte, ¡sí! me dijo con una sonrisita dulce que se le dibujaba en el rostro. Después de un largo tramo yo sentía que mi miembro iba explotar como una bomba en mi pantalón, ya no podía soportar la excitación que sus nalgas provocaban en mi cuerpo, mi respiración empezó a tornarse rápida, y el sudor por el mismo clima de la zona hacían efecto en mi frente, ya que la tenía húmeda y marcada por las gotas de sudor que bajaban hasta la espalda de mi pequeña culoncita, me dijo que le picaba la parte de la espalda y la cintura y no podía rascarse, por lo que empecé a rascarle con mis dos manos, pero le dije que no podía porque llevaba puesto el saco del uniforme, entonces le propuse que se lo quitara para poder tener más libertad y rascarle sus zonas, a ella no le importo y empezó a sacárselo, primero procedió a desabotonar su saquito y después del termino empezó a sacárselo lentamente, mientras la oscuridad llenaba el bus y los movimientos de su culo pegado a mi miembro no pasaban desapercibidos para cualquier persona, el traqueteo que hacia su cola con mis piernas me tenían mareado, mientras los movimientos de sus nalgas fruncían con mucha intensidad en todo mi abdomen al girar la cabeza pude observar a un señor que me miraba con cara de idiota, empecé a disimular y tratar de controlar mis instintos terrenales pero no pude, así que me deje llevar pensando en el manjar que me estaba disfrutando, la tenue luz del bus me ayudaba, por lo que continúe en lo mío. Empecé a rascarle entre la separación de sus nalgas y su cintura, ella empezaba a moverse como un gusano y re-pegaba su culo en mi verga, ya que sentía cosquillas, lo cual me excitaba mucho más y empezaba tiritar de la excitación, estuve así por breves segundos hasta que me percate del cierre de la falda que va desde parte del cuello hasta la cintura y un poco más abajo, y decidí tomar un arriesgado intento, procedí con una de mis manos a bajar el cierre del faldón lentamente, hasta que llegue a tocar parte de sus nalgas y la entrada de su raya, al parecer ella no lo sintió y siguió quejándose de que le picaba allá abajo casi por la cintura. Empecé a rascarle encima de la camisa casi tocando la entrada de sus nalgas hasta que me dijo ya basta ya estoy bien, me quedé con el deseo de seguir tocando su bizcochito, y frotarle su cinturita de avispa, así que ideé un plan para saciar mis más bajos instintos. Íbamos a medio camino de la casa de mis tíos y el ambiente ya se tornaba más oscuro, el tipo que tenía a lado se había quedado dormido por lo que empecé a ser más atrevido, bajaba mis manos desde su cintura de Cleopatra hasta las piernas bien contorneadas de una Scarlett Johansson, era mía en ese momento solo mía y de nadie más, siii! parecía un enfermo mental que necesitaba de pastillas para calmar sus deseos más íntimos, no me importaba me sentía feliz en ese momento, y calmaba los pensamientos de mi mente creyendo de que no era el único con ese tipo de fetiches, ella era mi querida colegiala, mi amada, la que tenía su habitación al lado de mi recamara, la que se bañaba por las mañanas antes de ir al colegio mientras yo la espiaba, ella era lo único que quería en ese momento, lo único que me importaba más allá de mis sueños perversos, la agarre por la cintura mientras ella me decía que debía ponerse el saco que tenía entre sus manos tapando parte de su vientre, me invente cualquier tipo de excusa creíble y le dije que debería de esperar hasta poder bajar del autobús, ya que empezaba a hacer calor y estaba sudando, a lo que ella asintió con la cabeza y no se negó. Me queje de que tenía las piernas adormecidas y también parte del vientre, y que no soportaba el intenso calor del momento, a lo que ella repuso. _ yo siento mis nalgas dormidas y también parte de mi pierna derecha, por lo que le sugerí un buen masaje, eso liberaría la tensión y la relajaría profundamente, no hay problema sonrió con esa carita de niña dulce que no demuestra maldad y solo inocencia. Pasaba mis manos desde su rodilla hasta parte de la entrada de su pubis, masajeándolo lentamente, parecía ser un panadero amasando el pan para luego hornearlo, disfrutaba de cada embestida del bus y de cada frenon que me dejaba bobo, lo estaba disfrutando y me encantaba, ¿te sientes mejor? le pregunté. - Si!, estoy más tranquila y me siento más relajada repuso sonriente, pero aún siento dormidas mis nalgas traseras y eso me deja intranquila sonrió-. No te preocupes yo sé cómo solucionarlo respondí dubitativo, ponte de pie e intentare relajarte, obedientemente se agarró del asiento de adelante y se puso de pie, al no haber mucho espacio en el bus tenía su culo cerca de mi pecho, hasta podía sentir el olor de tan cerca que lo tenía, empecé a masajear parte de sus riñones hasta llegar a la división de sus nalgas, esa parte que a todos los hombres nos vuelve locos, la parte más atractiva de una mujer, siii! su culo, es esa parte llena de grasa que cubre la entrada de su ano, formando dos media lunas separadas una de la otra de forma perfecta, al sentir esa suavidad de su piel me asuste y retire la mano, temía que me dijera algo, por lo que espere un momento y procedí con la siguiente pregunta, está bien si toco tus nalgas y las masajeo, total somos primos y para mí no es nada del otro mundo tocar una de tus nalgas, espere su respuesta como 1 minuto, 1 minuto eterno, fue más eterno que las mil y una noches, hasta que me dijo como susurrando, "HAZLO PERO DESPACIO", entonces me atreví a bajar lentamente por la llanura de su espalda hasta llegar a la entrada su culo, y que culoo!, que culazooo!, no encontraba palabras para describir lo que estaba viendo y sintiendo, era suave como un pan francés recién horneado en la mejor panadería de París, calientitooooo! y suaveeee!, lo sentía semi-húmedo por el sudor de mis manos y el intenso calor de la zona, empecé a bajar un poco más hasta llegar al termino de sus nalgas gloriosas, me faltaban como 10cm para llegar al término de su pequeña falda supongo porque era la del año pasado, empecé a sobar sus muslos una y otra vez como refregando mi ropa, estuve así varios segundos hasta que me decidí hacer algo que disfrute después. Primero subí hasta sus nalgas redonditas, las agarré muy bien poniendo las palmas en cada nalga y empecé a sobarlas con mucho cuidado, a la vez que metía mis pulgares en el centro de su culo hasta la entrada de su ano, me canse de tanto sobar su culito virginal que me pare exhausto. Te sientes mejor le pregunté sonrojado, ¡siii!. -me dijo con una sonrisa dibujada en el rostro, ya me siento muchísimo mejor, me puedo sentar? me preguntó con su carita de ángel. - desde luego que ¡sii!, pero antes deja que me acomodarme el cinturón del pantalón para que no causarte ningún tipo de dolor, ¡okey! dijo con su vocecita girando su cabecita hacia el frente, empecé a aflojarme la correa y bajarme el cierre del pantalón para sentir mejor mi verga con ese culo virginal. Al bajar el cierre de mi pantalón y sacar mi verga la tenía piradísima y votando jugos a montones, me tranquilicé y empecé a secarla con la manga de mi saco, listeo! puedes sentarte le dije entusiasmado, al verla inclinarse delante de mí no me pude resistir y puse mi verga hinchada justo al centro de su raya, ella se sentó y dio un pequeño brinquito por la fricción que hacia mi verga en su culo, ¡aayy! que eso que está en mi trasero exclamó preocupada, a lo que le respondí astutamente, es el celular que puse en uno de mis bolsillos del pantalón, dije un tanto preocupado "mmmmm hayaaaaaa" .- dijo con cierta preocupación en el rostro, "por eso no traigo el celular de mi casa, ya que para mí es muy fastidioso traerlo, repuso emocionada". Yo extasiado por el choque de su culo con mi verga me dispuse a mover las piernas un poco como quién mese a un niño pequeño entre su regazo, moviéndome disimuladamente en todo su culo, la niña repuso fastidiada por los movimientos.- "no te muevas tanto que me mareas", le dije que era para la circulación de la sangre de mis piernas, y para evitar el adormecimiento de las mismas, a lo que ella asintió con la cabeza y se tranquilizó, sobe mi verga en toda su raja, y parte del culo, fue lo más delicioso que sentí, lo pasaba de nalga en nalga y le apuntaba al centro de su trasero, ya semi-húmedo por el calor de nuestros cuerpos, el carro ayudaba dando saltitos por las carreteras mal trechas y por los largos frenones que parecían eternos, la sentía saltar sobre mí una y otra vez como una pelota de playa encima de mi miembro, tenía el pene embravecido por los sentones de mi querida colegiala, me resistía a acabar y morir como un gran soldado en la guerra, recibiendo todo tipo de honores hasta quemar el último cartucho que me quedaba. Intente levantar un poco su falda ya que era más pequeña que la otra, en cada saltito del bus la levantaba un poco más, lentamente para no levantar sospecha alguna, al tener toda su falda encima de mi pecho cerca al vientre descansé, lo malo es que podía sentir su camisón de colegio separando su culo de mi pene, no me sentía cómodo al rozar la tela de su camisón con mi miembro, y me decidí jalar su camisa por la abertura que hice al bajar el cierre de su falda para realizarle el masaje, pude sentir su camisón subiendo lentamente por mi miembro, hasta que desapareció por completo, lo primero que sentí fue lo suave de la tela como si estuviese recién lavada, me existe muchísimo con solo pensar que le estaba rozando sus calzones virginales, mi miembro se movía como una anaconda fuera de su jaula y empezaban a gotear los venenos del placer por sus colmillos, sentía la humedad de sus partes lo tenía sudado y muy suavecito, su tierno culito estaba siendo penetrado por un monstruo legendario, que solo se tranquilizaba al rozar sus partes más vulnerables, entre el movimiento del bus y el roce con sus nalgas, me vine como nunca antes y termine encima de sus calzones. sus amiguitas empezaron a bajar, mientras tenía el culo gordo de Isabela haciendo movimientos revoloteantes por el traqueteo del bus, nos despedimos por las ventanas, y se fueron. Isabela se quedó sentada plácidamente entre mis piernas, no se paró ni dijo nada, más bien empezó a respirar profundamente en su lugar y exhaló. Sentía sus pulmoncitos hincharse en mi pecho, a la vez que respiraba de cerca sus cabellos húmedos por el sudor del ambiente, tenía el cuello sudado, y la camiseta empapada. Al llegar a nuestro destino procedimos a bajar, subí el cierre de mi pantalón y después le subí el cierre de su falda, nos hicimos espacio entre la multitud y avanzamos.

Autor: Viden Categoría: Incesto

Leer relato »

DE VISISTA A MIS TIOS 2

2022-05-28


Estando en medio de la carretera las calles parecían apagadas por la lluvia y el frio de la noche, parecía un llanero solitario con mi presa suculenta, me dispuse a caminar ya que estaba agobiado y cansado por el viaje tan largo que tuve, entrando a un callejón me percate que detrás mío venia la pequeña y dulce colegiala con su faldita llena de flecos y fluidos que le desparrame en el bus, se la veía tan tierna al caminar y menear su cola que se me volvía a parar el miembro, me pare un momento como mirando mi reloj, hasta que llegará, y le pregunte donde vive la familia Salazar, pensé que no me iba a responder por lo que ocurrió en el bus, pero me equivoque, viven a tres cuadras de aquí volteando por la casa de 4 pisos, respondió, porque la pregunta me dijo, aaah! es que vengo a visitar a mis tíos le respondí, yo vivo ahí si quieres te llevo me dijo, me quedé helado por su repuesta y detuve mis pasos, empecé a caminar casi detrás de ella quería regresar por donde vine y apartarme lo más pronto posible, hasta que la escucho decir vienes?, yo tartamudeé un poco y le respondí claro, no hay problema, y procedimos con la caminata, a unos 100 metros aproximadamente del destino final me propuse a entablar conversación con ella, y que tal tu viaje? le dije, un tanto cansado e incómodo porque? le dije, a lo que ella me respondió, es que un sujeto detrás mío se aprovechó y estuvo manoseándome todo el viaje, dentro de mi dije es tonta o se hace o quizá no le dieron su sopita cuando era niña, me pareció extraño porque nadie más llevaba traje o saco como el mío o por lo menos el color, y de estar pensando en eso me di cuenta que tenía puesto mis anteojos, a lo cual respondí y como era el?, era alto pero no llegue a divisar muy bien su rostro, la luz del carro era muy tenue y no pude verlo bien, a lo que yo con una sonrisa en mi interior me quede en silencio, llegando a la casa me olvide de su faldita y mis fluidos en ella, era una casa común no muy grande ni tampoco chica, una casa parecida a esa de recién casados, tocamos el timbre y salió mi tía a recibirme, hace tiempo que no nos veíamos, son tantos años que no nos vemos casi desde que yo era niño. Hola tía a los años como están tú y mi tío, muy bien gracias me dijo, puedes pasar dentro de la casa, Isabela mete las cosas del primo que yo le mostraré su habitación dijo su madre, Isabela que bonito nombre "pensé" nombre de "princesa o de reina", subimos una escalera de madera entrando por los pasillos de mi habitación prestada, lo que más me llamo la atención fue un pequeño cuartito lleno de juguetes y una lámpara que iluminaba un pequeño escritorio y parte de la biblioteca, de quien es el cuarto pregunté a mi tía aaaah! es de Isabela y tu estarás a lado respondió. Entrando al cuarto, mi tía me preguntó acerca de mi viaje, le dije que todo bien solo estaba un poco cansado por las horas de viaje, estás muy crecido eeeh! hace tiempo que no veo a tus padres, si pues ellos están en su trabajo y yo en el mío, estás trabajando?, si le dije estoy trabajando a medio tiempo es que ya voy a acabar la universidad, oooh! que bien me dijo, yo espero que mi Isabelita termine pronto el colegio para enviarla a la capital a hacer sus estudios universitarios, eso es lo que todo padre sueña le dije, si pues refunfuño como que algo no cuadraba ahí, y por qué esa molestia en tu rostro le pregunté, no es molestia es que a Isabelita como que no le entran las matemáticas, ni la química me respondió, Aaaah no te preocupes tía si quieres yo le enseño, enserio? me dijo asombrada, si seguro tía no te preocupes eso es lo de menos, en el tiempo que me quede con ustedes tendrán todo mi apoyo. En plena conversación me acordé del corte en la falda de Isabelita que yo mismo se lo hice en el bus, empecé a preocuparme y a planear algo para pasar desapercibido, voy a hacer la cena me dijo la mamá, pensativo en medio de la cama me apresuré a lavarme la cara y a bajar por las gradas, Isabelita estaba en el sillón viendo tele con el uniforme puesto, respire profundo y pregunte a su mamá en que la podría ayudar, córtame las papas para freírlas me dijo, apresurándome a cortarlas me lastimé uno de mis dedos y la sangre fluyó, como si la misma muerte y el destino reclamaran por mis pecados cometidos, aaayyy! hijo exclamo mi tía déjame que yo lo hago, tu ve a lavarte al baño y entras a mi cuarto a buscar el botiquín de primeros auxilios, me apresure subir las gradas y al entrar al baño note un calzoncito pequeño como el de una adolecente al borde de la bañera, supongo que era el de Isabelita; de quien más va a ser pensé, me lavé las manos y procedí a recoger el calzoncito a olerlo con todas mis fuerzas y a guardarlo en el bolsillo derecho de mis pantalones. Bajando las gradas con el dedo ya curado procedí a sentarme en el sillón, estaba dando una de esas series estadounidenses graciosas, para adolescentes, creo que era una de nickelodeon. Me senté al otro extremo de Isabela y empecé a entablar conversación con ella, que tal el cole? le pregunté, muy bien me dijo, solo que no me gusta estudiar por las tardes ya que es muy abrumador y cansado, y por qué? le pregunté, es que no me gusta viajar de noche, aah! exclame con mi cara de pervertido, es porque no te deja tiempo para hacer otras cosas supongo, no es eso me dijo sino es que hay hombres que me apretujaban el culito y me agarran las tetas, mmm me puse serio y procedí con mi plan, es porque tú eres linda y tienes un lindo cuerpecito le dije, enserio sonrió con su carita de ángel, a mí me gustan tus ojitos y tu boquita eres muy linda le dije, a lo que ella se sonrojo y solo atinó a sonreír, a ti te gusta viajar me dijo, me encanta le respondí, es muy cansado pero divertido no sabes lo que te puedes encontrar, a que te refieres? refunfuño, me refiero al paisaje y a lo bonito de descubrir nuevos lugares le dije, a mi también me gusta viajar dijo con una sonrisita dulce y tierna, cuando su mamá nos llamó a la mesa, Isabela aún tienes hambre le preguntó, si mamá! dijo con uno de esos grititos chillones, a lo que yo pregunte Isabela come en su colegio?, no es que yo le doy dinero para que pueda cenar en la ciudad, ya que el camino es demasiado largo y no hay colegios cerca, haya le dije y estuve pensando un rato. Cuando de repente me acordé de la falda llena de fluidos de mi colegiala primita, y no solo de fluidos sino que la tenía recortada por la navaja que deje en mi habitación, ella empezó a pararse y la tome de la mano, ella volteo un tanto asustada, que te pasa me dijo, no es que tienes tu falda manchada y recortada, queee? se preguntó, la volteé lentamente y pudo observar su culito manchado y con un gran corte en el medio, no te preocupes yo se coser le dije, pero sube a tu recamara y cámbiatelas, debió ser ese señor que no alcancé a ver por la oscuridad, o quizás mis compañeros del colegio que me jugaron una mala pasada profesó molesta y se fue corriendo a su habitación, pero ya verán voy a averiguar quién es exclamo y desapareció de la sala. Subió corriendo las gradas hacia su habitación, con el culo todo manchado por mis flecos y desapareció de mi vista uffff! suspire, del mal momento del que me libre, que hubiera pasado si su madre se hubiese enterado, quizá hasta se hubiera quejado con el director o con la compañía de buses, llamada "los veloces", me relaje y empecé a comer tranquilamente, bocado tras bocado íbamos conversando yo y mi tía hasta que llegó Isabelita con un pantaloncito ajustado de esos que hoy en día se usan, y espero que se hagan más ajustados todavía para poder disfrutar de los culitos que andan y divagan por los buses y combis "pensé", cuando su mamá nos empezó servir un rico café, pude sentir el aroma y regrese de vuelta a mi mundo, procedí a echarme algunas cucharadas de azúcar y a tomar el café calientito saboreándolo lentamente. Después de la cena procedimos a dirigirnos a nuestras habitaciones, subimos las escaleras y le pregunté a mi tía acerca de mi tío que no lo veía, me dijo que estaba en un retiro gerencial de la empresa donde él es subgerente, haya murmure y procedí a dirigirme a mi habitación, sin antes despedirme de mi niña hermosa con un beso en la mejilla, y darle un fuerte abrazo a mi tía. Al día siguiente con el sonido de los pajarillos cantando y el olor a campo me levante más feliz que nunca, procedí a dirigirme al baño y entre al pasillo tras la puerta escuche el sonido de la regadera de la ducha, por lo que al principio no quise entrar pero el morbo me ganó y entre, al momento de entrar salía vapor de la ducha debe ser por el frio supuse ya que mi tía no tiene agua caliente o una terma solar "pensé", me éxito sentir el olor a limpio y shampo de mujer que llenaban toda la habitación y quizá también el pasadizo, al tener mi celular en la mano empecé a grabar el momento, me dirigí a abrir lentamente la malla que separaba la ducha del baño, y me dispuse a ver quién era, dentro de mi sabía quién era, pero mi mente no lo aceptaba, al abrir la cortina del baño observe que era Isabelita dándome la espalda y enjabonándose el cuerpo, un cuerpo exquisito sumamente blanco como la blanca nieve, menos mal que traía mis anteojos , porque sino no la hubiera visto con tanta claridad, empecé a grabar su cuerpo desde el nacimiento de sus piernas hasta su gran culo parado, me asombré ya que para su edad era sabroso y suculento, se me empezó a parar el amigo, que llevaba debajo del pijama, me la empecé a jalar frente a ella, divisando tal espectáculo veía como las gotas de agua caían sobre su cuerpo, el solo hecho de escuchar la regadera me excitaba más que estar parado frente a ese enorme culito seductor, la pequeña empezaba a tiritar por lo frio del agua y a dar pequeños saltitos sacudiéndose, lo cual me excitaba a mas no poder. Al intentar agacharse para lavarse los pies me enseñaba todo el culo virginal y su entrada de venus, yo enloquecía solo pensaba que el día de ayer pude oler su feminidad y tocar su culo, al terminar se enrollo el cabello y decidió salir de la ducha, lo cual me dio unos cuantos segundos para poder salir sin que se diera cuenta. Estuve parado en el pasadizo haciéndome el tonto, cuando sale mi princesita con una pequeña toalla que apenas le llegaba a cubrir sus extremidades, aunque no tenía tetas grandes, pero tenía un culo muy favorable para su edad y una carita de ángel que la hacían ver perfecta, era mi ángel solo para mí por un tiempo, tiempo que yo aprovecharía muy bien. Buenos días me saludo a lo cual yo respondí, buenos días princesita, no sé si fui exagerado pero se lo dije, ella no me dijo nada y se fue a su habitación a cambiarse para ir al colegio, al entrar al baño para hacer mis aseos personales, me puse a pensar sobre la falda que yo mismo corte, y con mis dos manos sobre el lavadero y con la cabeza gacha me puse a pensar muy diligentemente, que salida le podría dar a este problema, y con más de mil pensamientos en mi cabeza, salí presuroso con dirección a mi cuarto para cambiarme. Al bajar las gradas pude ver de qué Isabelita ya no estaba en su cuarto, baje rápidamente las gradas y me dirigí a la cocina, salude a mi tía y me senté a la mesa, ¿tía e isabelita donde esta? Ella salió al colegio y comerá en el trayecto, tiene clases hoy? le pregunte_ Si por eso esta yendo al colegio no crees, se rio acompañado de una carcajada, parecía tan estúpido haciendo preguntas tan obvias, ella estaba llevando su uniforme escolar, le pregunté?_ Si me dijo, uno que tiene desde el año pasado y otro que se lo compramos este año, ufff! suspire aunque un poco intranquilo, mi tía se sentó a la mesa, comimos y disfrutamos de la merienda, conversamos un poco de que si en el futuro pensaba tener hijos, o cuando tenía planeado casarme, a lo que asentí con la cabeza, espero que no sea tan pronto le respondí espero quedarme soltero por un buen tiempo le dije. A lo que ella me dijo no es bueno que un hombre como tu ande solo por la vida, tienes razón tía le dije, pero por el momento no tengo esos planes respondí tajantemente, eres joven y espero encuentres una persona que te sepa amar como yo y tu tío nos amamos, claro le dije, y empezamos a reír. Boby! me decía de cariño mi tía desde que era pequeño, parecía nombre de perro, pero no me molestaba puedes ir a hacer algunas compras a la ciudad y de paso conoces la zona, no hay problema tía cuenta conmigo le respondí alegre, quiero que me hagas algunas compras en el mercado y compres algunas frutas y verduras para el día de mañana, está bien tía, dame la lista que yo voy a comprarlas. Me apresure a subir al bus que me llevaría a la ciudad, menos mal que no era hora punta y el bus andaba semi-lleno, me senté en el asiento que está al lado de las graditas del bus, y empezamos el trayecto, conocí muchas plantas y árboles que recién empezaba a ver, cuando empezaron a subir más pasajeros al parecer personas que iban a realizar compras en el mercado, acá no hay descanso pensé, también este bus es el único que realiza dicho trayecto no hay de otra dije haciéndome al desentendido y mirando mi ventana, cuando el bus se llenó yo iba apretujado con una señora gordita, lo cual no me causo la más mínima excitación, y proseguí observando el paisaje hasta aquel momento en el que bus se detuvo, y empezaron a subir señoritas como de mi edad o quizás menos pero eran unas veinteañeras muy bien vestidas, con unas falditas que les llegaba encima de las rodillas y leggins muy ajustados, no entiendo por qué se visten tan provocativas en un transporte público, "pensé"_ Saque mi celular y empecé a escuchar música, poniendo unas de mis manos en el tubo que daba cerca a la puerta, cuando de repente sin haberlo buscado empiezo a sentir algo suave en mi mano izquierda, lo cual me hizo reaccionar de inmediato, levante la cabeza y vi que una de las jovencitas tenía su mero culo sobándolo en mi mano, está enferma(fuera de sus cabales) por que no se hace a un lado, e intente sacar mi mano de su culo apestoso, quiero dejar en claro que no me gustan las muy maduritas y ya recorridas por los hombres, al intentar sacar mi mano levante su falda y dejándola detrás del tubo pude ver su tanga al principio pensé que no llevaba ropa interior, y empecé a dejarme llevar por la excitación y a grabar su culo, lleve mi celular con mi mano izquierda y prendí la cámara trasera del celular, estuve ahí por un largo tiempo, de razón mi primita sale tan temprano de la casa, no entiendo por qué no existe un colegio más cerca para así tener a mis presas a mi disposición refunfuñe. llego el momento hasta que la mujercita bajo y se quedó la chica de los leggins ajustados, es una zorra astuta pensé al verla, no era fea a diferencia de la otra y parecía tierna de rostro lo que más éxito, espero que nuca deje de usar esos leggins dije en mi interior, cualquiera los usa en un gimnasio o como calentadores para el frio “medite en mi asiento"_ Me propuse a sobarle sus nalgas sabrosas que desde donde yo estaba hasta ella no era mucha la distancia que nos separaba, puse mi mano en el tubo y disimuladamente me arregle los audífonos, dos que tres parpadeadas y a seguir en lo mío para no levantar sospechas, estuve así por unos segundos cuando esta zorrita empieza a sobarse en mi mano, aun tienes campo para alejarte de mí sabrosa, porque te acercas tanto acaso eres como todas, una zorrita que no le gusta que le digan sus verdades, "maquiné" en mi interior, bueno lo bueno es que a ella no le molestaba, al contrario le gustaba ser tocada como toda una zorra en celo. Ahora entiendo por qué utilizas esos leggins tan ajustados putita hija de afrodita, empezaron a subir más pasajeros lo que hizo que apoye todo su culo en mi mano, intente posar mi mano sobre su vagina y a ella no le importo, por cómo se viste cualquiera se aprovecharía de ella supuse, espere un tiempo hasta que sentí su humedad en mi mano, maldita zorra espero que te sirva de lección, para no usar más esos leggins en un transporte publico murmullé, y continúe acariciando su vulva hasta sentir que se me adormecía la mano de tanto toque, ya no pude mas y deje de sobar su vulva, a lo que a ella al parecer no le gusto por que se movía exageradamente en mi mano, ya hasta el olor quedaría impregnado por horas en mi mano deduje.-Después de un tiempo sentí como si se orinaran en mi mano, intente sacarla lo más rápido que pude, pero no lo hice a tiempo y saque mi mano con olor a orina y disimuladamente me la guardé en el bolsillo, la señora rellenita la que estaba a mi lado se rio, lo cual me enojo por que yo no le hice nada a esta pelota andante, estúpida gorda bien que quería ser manoseada por un hombre de verdad, pero nadie lo haría viéndola toda fofita, no le tome más importancia y me dirigí hacia la puerta para bajar, al momento de bajar escucho que la zorrita de leggins me dice que le encanto lo que le hice, y yo le respondí con una sonrisa, "no dejes de usar tus leggins" que se te ven fenomenales le susurre al oído, claro que no, a mí me encanta usarlos y excitar la mirada de los hombres, al bajar me dispuse a ir al mercado, ya eran las 11:30 de la mañana. Al estar caminando hacia el mercado entendí algunas cosas como: porque Isabelita tiene que salir tan temprano al colegio para no llegar tarde, ya que el bus es más lento que una tortuga y el camino es tan largo que hasta flash se aburriría de tanto correr, además que no hay otras unidades por esa ruta, al llegar al mercado empecé hacer las compras, y me encontré a mi Isabelita saliendo de un restaurante acompañada de sus amiguitas de colegio, hola que casualidad encontrarte aquí, si pues es que a veces no desayuno en casa “repuso".- No hay problema yo vine a hacer algunas compras en el mercado le dije, que bueno me respondió, quienes son ellas, son mis amigas del colegio, hola preciosas les dije sonriente, a lo que ellas no respondieron y solo se sonrojaron, bueno ya me tengo ir .-"me dijo".- no hay problema Isabelita nos vemos en la casa por la noche, OK!, me dijo la pequeña y tierna Isabelita, si quieres puedo venir a recogerte en la tarde le grité!, claro por mí no hay problema repuso sonriente subiendo las graderías maltrechas de la ciudad al lado de sus amiguitas, se veía tan dulce y tan tierna subiendo las graditas con su uniforme colegial, y meneando las caderas bien formadas de aquí para allá, que hacían que fantaseara con el color de sus calzones y la textura de sus glúteos, después de verlas subir y ya no alcanzarlas con la mirada, me propuse a realizar las compras. Ya en el mercado me encontré con un montonal de gente dispuesta a hacer las compras para el día siguiente, empecé a buscar las frutas y comencé a adentrarme entre el gentío, ya en medio habían dos señoritas como de unos 17 años, haciendo las compras, me extraño que no asistieran al colegio, bueno no me importaba quizás estas dos ya habrían terminado el liceo. Esperando a que los de adelante hicieran las compras primero, me aburría esperar quería volverme a casa y pasear por la zona, era tanto el gentío que se aplastaban entre ellos y como que no me sentía cómodo, esperando a que avanzasen comencé a adentrarme casi a centímetros de las dos preciosuras de señoritas casi tiernas haciendo las compras en un día hábil, empecé a rosar mi mano en la primera que parecía una jugadora de vóleibol por la estatura que se manejaba, y como había tanta gente ella lo tomaba como algo normal, quizá ya acostumbrada a hacer los encargos de casa, procedí a sobarle sus deliciosos muslos bien formados, y tocar su culo paradito, pero que culito nunca vi uno así exceptuando claro el de mi pequeña Isabelita no había culo como el suyo, el de Isabelita era perfecto refunfuñe, procedí a sobarle el culo y a meter el dedo medio entre la entrada de su ano, me encantaba sentir el delineamiento de sus calzones debajo de sus leggins, era fenomenal e insaciable, me dispuse a sobarlo sin vergüenza y acariciarlo descaradamente, si me decía algo le respondería que es por la gran cantidad de personas en el mercado. Llevaba sobándole su anillo un largo tiempo hasta que mi mano se entumió de tanto fruncir y fruncir, después de un momento la muchedumbre de gente empezó a avanzar, mientras que otros venían a seguir comprando, yo quería sentir algo más pero sus leggins me lo impedían así que quise alcanzar a la otra señorita que llevaba una falda cortita en un mercado público, que locura pero a veces pasa, supongo que le hace calor “pensé"; en eso empecé a hacerme espacio entre ella y yo y dejar que mi mano haga todo el trabajo, estuve así hasta que me propuse meter mi mano debajo de su tierna faldita, al meter mi mano debajo de su falda pude sentir que no llevaba nada debajo, pero eso es absurdo verdad, no para el mundo actual en el que vivimos, es degradante lo sé más para un joven que no ha experimentado mucho, solo manoseadas y derivados, lo importante es que me gusto sentir lo suave de su piel con mi mano y viceversa, estire mi mano lo más que pude y toque la entrada de su anito, que excitación lo sentía en toda la yema de mi dedo índice, me propuse entrar a su vaginita y así lo hice entre movimiento y movimiento me adentre a su puerta de venus, sentí cierta cantidad de pelitos con lo que estaba más seguro de que no traía tanga, me asuste por un momento y saque la mano lo más rápido que pude, y al ver que ella no decía nada seguí con mi trabajo, pero esta vez me propuse a hacer algo inimaginable me saque el miembro que tenía debajo de la polera y empecé a apretarlo en su culo, que sensación que emoción inimaginable, me encantó hacerlo, hasta que llego su turno de comprar, las dos se dispusieron a escoger las frutas, mientras yo las tenía a mis espaldas disfrutando semejantes monumentos, cada vez que se inclinaban a elegir un fruta yo les restregaba mi verga en todo su culo, una y otra vez se las restregaba por su vagina y su raya, cada vez que se inclinaban me dejaban abierta su puerta de venus, fue arriesgado pero intente sacar la puntita de mi verga e incrustárselo en su culo cada vez que se inclinara, en una de esas empezaron a comprar duraznos, los duraznos quedaban en la parte de abajo casi pegado al suelo, por lo que tendrían que agacharse mucho más, la chica de leggins se puso de cuclillas mientras la que tenía la falda solo atino a inclinarse por lo que me apresure a meterle mi miembro en su anillo, imposible de que no lo haya sentido, pero no dijo nada y siguió comprando, me propuse hacerlo de nuevo pero esta vez en su vagina, mientras llenaba los duraznos en una bolsita, yo empecé a apresurarme y a metérselo lento y suave, sentí toda la punta de mi verga en su vagina, se paró y disimulo, metió sus compras en su bolsa y continuo su camino, yo compre lo más rápido que pude y empecé a seguirlas, no podía quedarme con esta calentura inquietante, fueron a la sección de verduras, donde yo también me dirigía, empezó el mismo proceso ella se inclinaba y yo le ensartaba toda mi verga, esta vez fui más atrevido, entre empujones y empujones de la multitud, empecé a hacer movimientos en su culo y termine acabando en toda su raja, salí disparado como un rayo y me perdí entre la multitud de personas, de lejos pude observar como la chiquilla se limpiaba mis fluidos, con su propia falda, entraron al servicio público y yo desaparecí del lugar, busque otro sitio donde comprar lo faltante y me dispuse a volver a casa. Fin.

Autor: Viden Categoría: Incesto

Leer relato »

DE VISISTA A MIS TIOS 1

2022-05-28


Soy un joven de 25 años estudiante Universitario, de una de las más prestigiosas universidades del centro de la capital. sin más preámbulos les voy a contar esta pequeña anécdota. Yo cursaba el último ciclo en la facultad de ingeniería de la universidad mayor de San Marcos, después de un año arduo y lleno de esfuerzo, llegaron las vacaciones por lo que para despejar la mente y entrar en un momento de paz interior decidí ir de visita a mis tíos que vivían en un pueblo alejado de la ciudad. Alisté mis maletas, y salí con rumbo al terminal terrestre para abordar el bus, recuerdo que jamás se borrará de mi memoria, estaba yo sentado en la parte de en medio, cuando empezamos a encaminarnos en el trayecto que iba a durar un promedio de cinco horas, el carro iba semi-lleno, no obstante, empezaron a subir pasajeros con rumbos distintos, por lo que a mí no me afectaba ya que había comprado mi boleto, y estaba satisfactoriamente sentado en un asiento. Transcurrieron aprox. 2 horas de viaje cuando de un pueblito llamado la doncella, "no se por qué el nombre la verdad", empezaron a subir un grupo de colegialas que al parecer habían terminado sus clases del colegio, y como yo estaba de vaciones de medio año tuve toda la libertad de viajar y vacacionar, pero entrando al tema principal, las dos chicas eran muy hermosas para su edad ya que no eran ni muy grandecitas ni muy pequeñas, por lo que supuse que ya debieron de haber pasado la adolescencia, "pensé". Las dos cargaban mochilas pesantes para sus cuerpitos tan frágiles, tan tiernas y dulces, pareciese que su dulzura llenara todo el espacio distante entre nosotros, iban conversando no sé de qué pero una sonreía mientras la otra hablaba, hasta que de repente el carro paró, y empezaron a subir más pasajeros llevando a las dos chicas cerca de mí, una sensación de mareo y excitación subió desde la punta de mi pie hasta la coronilla de mi cabeza, las tenía tan cerca de mí que prácticamente las estaba rozando con el codo, cuando empecé a maquinar como hago para poder hundirme en ese boyo colegial tan delicioso, estuve así unos 20 minutos aproximadamente hasta que tuve la idea de esperar a que subiesen más pasajeros y así poder cederle el asiento a un anciano o anciana. Y como tuve la razón empezaron a subir cierta cantidad de adultos, y niños, pero ningún anciano, por lo que pensé si le sedo el asiento a un adulto podría levantar sospechas, porque la mayoría de personas rondaban entre los treinta años, pensé con mi hemisferio derecho supongo, a la verdad no lo sé jajajaja solo sé que era un pensamiento humano ya que sentía cierto nerviosismo. Por lo que me dispuse a esperar un rato, cuando de pronto en ese mismo instante y sin que yo me diera cuenta, subió una ancianita de unos 70 años de edad, iba haciéndose espacio entre la multitud de gente, hasta que llego al lugar donde yo estaba y me propuse pararme y cederle el asiento, y así lo hice, ella con una sonrisa rebosante me dijo gracias hijito, y yo le devolví una sonrisa maquiavélica para los que no leyeron a Maquiavelo imagínense al actor de cine Nicolás Cage, en su película "contra cara". me pare lentamente mientras la mujer procedía a sentarse, lo que aquella anciana no sabía es de que yo aprovecharía sus deficiencias por el trajín de la edad, para degustar de un fabuloso festín, un suculento festín que a todos los hombres nos encanta, nos fascina un culo colegial. A solo centímetros de mi primera víctima, me corrijo colegiala, me dispuse a ponerme detrás de ella justo al centro, me dirigí lentamente como la serpiente espera su presa, sigiloso como un ninja japonés dispuesto a hacer un chikaneo, pero esta vez real, estuve así unos minutos rozándole sus increíbles partes de mujer perfecta llena de gracia y hermosura con una de mis manos, hasta que la sangre se me subió a la cabeza y no podía pensar con claridad sentía la respiración acelerada, empecé a sentir escalofríos y dolor en el estómago, para ese entonces ya tenía toda mi mano insertada en el punto medio de aquella frágil y tierna mujercita, que no decía nada simplemente conversaba con su compañera de a lado, pareciera que no se dio cuenta pensé, o es que ya sabe lo que le toca. Mientras se escuchaban rocíos de lluvia encima del carro y las ventanas del transporte se humedecían por la respiración de tantas personas dentro, con el frio de primavera expuesto y ya siendo las 6: 30pm de la tarde me emocioné tanto que empecé a sudar. Sudando de placer y extasiado ya que las gotas de sudor parecían grandes gotas de aguacero, comencé a mover mi mano por la línea media que separa sus dos montañas del placer, se sentía rico, calientito y húmedo, supongo porque tenía la mano toda sudada, eso pienso hasta ahora, o eso espero, ya que el carro iba repleto, no lo sé la verdad, pero me gusta fantasear con eso. Íbamos por el kilómetro 30 eso significaba que faltaba poco para llegar a mi destino, por lo que intente hacer otra cosa, ya la tenía dura y sentía mis calzoncillos mojados, quería sacarme el miembro, y ponérselo en la cola, y que cola! un manjar de cola, que yo me estaba disfrutando, entonces mire que ya había oscurecido y que el carro en el que iba traía luces tenues, por lo que me dispuse a sacar mi miembro bien parado, y restregárselo por su faldita y todo su culo, mis vestimentas ayudaron ya que traía un saco de esos ingleses antiguos que te llegan hasta la pantorrilla, por lo que cuidadosamente empecé a poner mi miembro en su arito del placer, y como ella no se quejaba pensaba que lo estaba disfrutando así que continúe con mis movimientos, primer bache adentro, segundo bache adentro, tercer bache adentro, el pueblito era alejado y no se habían asfaltado las avenidas por lo que proseguí con mis re-pegones a ese buen culito respigón y delicioso, se me salía el corazón, se me salía el alma, ganas no me quedaban de disfrutar hasta el último momento, suspire y continué disfrutando de su culito por un largo tramo. Hasta que llegamos a un paradero cerca de la casa de mis tíos donde una de las pequeñas procedió a bajar, yo espere un momento hasta que mi chica, mi colegiala, se sacó la mochila que parecía un caparazón de tortuga y se la puso delante supongo que fue por el peso de la misma, o quizá para darme más libertad, no lo sé, pero me gusta seguir soñando y fantasear con eso. Recuerdo que estuve en esa posición un largo tramo, pero la desesperación de todo hombre al ver semejante bombón, es suficiente como para levantarle la falda y bajarle el calzón ahí mismo, pero me contuve no estoy loco eso creo, pero la emoción que se siente al hacer eso es mucho mayor a tirarte una prostituta de la calle llena de virus y enfermedades dueña de muchos hombres que pagan por satisfacerse. Volviendo al tema, mi tierna colegiala mi ángel, que me devuelve la vida con solo verla, empezó a dar suspiros más acelerados, lo que significo solo una cosa "lo está disfrutando", empecé a imaginar cosas como que pasaría sí, pero mejor no, me dije a mi mismo, y recordé que compre un navaja para ponerme el botón del pantalón, ya que mi pantalón era nuevo, entonces procedí a buscarlo en uno de los bolsillos del saco, y lo encontré me propuse hacer un corte en la falda de la tiernesita, claro no tan obvio para que no se note, no quiero que me descubran verdad, "pensé" mi sonrisa se dibujaba en todo mi rostro, yo mismo me imaginaba con esa cara de bobo incrustando ese gran culote, procedí lentamente como un bribón entusiasmado por devorar carne, como un león jadeante por agua, como un Adán en su primer encuentro sexual con su Eva, hice un corte sumamente pequeño donde pude divisar sus tiernos calzoncitos, calzoncitos color blanco, olor a fresa fresca, y con sudor de un ángel caído por su suma belleza desde el cielo, quería acercar mi cara y olerlo, chuparlo y meter mi lengua en su anillo del placer para terminar lamiendo sus esfínteres, quería bajar a su feminidad y dejarla seca, eso quería, eso anhelaba mi alma eso era lo que más deseaba en todo el mundo. Procedí con el corte sumamente cuidadoso ya con el miembro entumido de tanto esperar a pesar de que solo pasaron 10 minutos, empecé a bajar desde la línea que separa sus nalgas gloriosas, hasta la parte baja de su entrada femenina, el corte debería de funcionar pensé excitado, tome mi mano derecha y empecé a abrir la falda poco a poco, pero no pude así que me apoye de mi otra mano para terminar el trabajo, abriendo su falda como un acordeón o para ser más exactos como una flor abriéndose en primavera, lo hice y me gusto sentir esa sensación. Aaaaaahhhhh! exclame extasiado mi tesorooooo! el que tanto espere por mucho tiempo, aunque solo fueron 10 minutos de tanto trajín, "sonreí con cara de idiota", "que nalgas" exclamé, "que culo" ahogue mi respiración, entre pensamientos internos que parecían salirse de mi mente he iban a posar en la mente de cada uno de los pasajeros, me contuve, hasta que me acorde de la viejita que iba sentada detrás mío a la que yo le cedí el asiento, empezó a roncar indicándome que ya se había dormido, tuve más libertad para moverme eso creo, mi niña mi preciosura iba apoyada al asiento de adelante donde se encontraba un señor con cara de imbécil dormido por el cansancio del viaje, aproveche el momento y empecé a posar mi mano en su calzoncito y a sobarlo lentamente como disfrutando una fruta recién cosechada de las mejores plantaciones, ya que con mi miembro sería demasiado obvio porque lo tenía mojado de mis fluidos y se veía cierta cantidad de mis jugos en toda mi verga, ¿lo notaria si se lo pongo en el culo pensé?. ya que ella estaba sudada por el viaje y todo eso, me contuve y no me arriesgue. Así que procedí a disfrutar con una de mis manos la calidez de su cola, para pasar desapercibido, solo me separaban una simple tela hecha por los más lujuriosos hombres terrenales que existen, era como un premio solo verlo, su calzoncito era blanco y se hacía notar en todo su esplendor, un tanto sudado y húmedo, lo cual lo hacían ver como si hubiese salido de la ducha, o como si se hubiese metido un chapuzón en la piscina, debió ser por el calor dentro del carro o por la llovizna que caía en ese lugar, un lugar tropical y con un énfasis selvático. Baje lentamente hasta la entrada de su vagina e intente doblegar el calzón ajustado a su cuerpo, lo tenía bien pegado a su culo, intente meter el dedo medio, pero no pude, lo intente otra vez y no lo logré, entonces me propuse hacer un corte con la navaja que le compre al señor ambulante de la estación del terminal. Saque la navaja con sumo cuidado sin que nadie me observara y empecé a hacer un corte por la línea media del calzoncito ajustado, despacio, hazlo lento, aún queda tiempo me decía yo mismo entre las gotas de sudor que caían por mi cara y llegaban a mi mentón luego bajaban a sus cabellos y parte de los hombros de mi ángel, estuve así por un tiempo, y lo logré, decidí calmarme y proceder a abrir el calzoncito sudado de mi querida colegiala, empecé a meter el dedo índice cerca al anillo de Saturno o mejor que sea de venus aunque eso no exista, lentamente metí mi dedo, lo sentí caliente como si metiera mi dedo en un pan recién horneado por el mejor de los panaderos, era un pudin de reyes o solo de gente importante, me mantuve así por unos segundos y decidí olerlo, que oloooor!, olor a mantequilla distribuida solo en los mejores restaurantes de Paris, al momento de estar procesando mi acto, no pensé que es lo que sintió mi niña, al bajar la mirada y ver la mitad de su rostro enrojecido por la excitación me tranquilizó y disfruté el momento, tenía una de sus manitas en la boca y la otra en el tubo del bus, la frente un tanto sudada que ponía a la vista el placer que sentía al ser tocada por su amo. Me hacían recordar a los mejores hentais de lolis, hecho por los japoneses más lujuriosos que existen. Me imaginaba cosas como que pasaría si la tuviera como novia, se dejaría amar con tanta intensidad como yo la amo, la deseo como Christian de las "cincuenta sombras de grey" desea a Ana, entre mis pensamientos difusos por el calor y la excitación que sentía en ese momento procedí a inclinarme para recoger la navaja que deje caer apropósito, supongo que para sentir el olor de sus manjares más de cerca al tener mi rostro en su culo, acerque mi cara todo lo que pude, parecía el hombre elástico intentando salvar a su amada, estire tanto el cuello que pude haberme dislocado la nuca, me esforcé para oler ese calzoncito y su entrada femenil, "y lo logré", una satisfacción dentro de mí de haber conseguido mi objetivo me llenaron de gozo, los ojos me brillaban de tanto placer y felicidad por haber conseguido mi objetivo, sentir ese olor a rosas frescas del mercado de tu ciudad, olor al limpio o al mismísimo Edén, olores que dejarían muerto a cualquier hombre, o arrojando espuma en el suelo a cualquier humano complacido por el placer de un culo virginal, me dispuse a pararme lentamente para no levantar sospechas, gire el cuello a todos lados con cierto temor hasta parecía la chica endemoniada de la película "el exorbita" y me tranquilice.. Ya de pie y viendo que nos faltaba poco para llegar, me dispuse a ver la hora en un reloj de oro que tenía en mi muñeca izquierda, eran las 8 en punto de la noche y la lluvia no paraba, me apresure ya que sabía que esta podría ser una oportunidad única para disfrutar, y debía aprovecharla. Intente meter mis dedos en la entrada de su vagina, siempre quise probar como saben los líquidos de una tierna muñequita de colegio, así que metí dos de mis dedos lentamente, parecía que tenía Parkinson porque mis manos no dejaban de temblar, poco a poco introduje dos de mis dedos y la satisfacción de sentir esa humedad en la yema de mis dedos me delato y suspire profundamente, en ese momento pude sentir que estaba flotando, cuando de repente sentí que mi angelito empezaba a voltear la cabeza y me miro directamente a los ojos, al ver su tierna mirada desfallecí, sentí no tener fuerzas en mis extremidades, y la mente se me nublaba, giro rápidamente y volvió a su posición. Al parecer creía que tenía su falda cubriéndola, quizás fue eso no lo sé, pero algunas de las colegialas no se dan cuenta cuando se las levantas, me refiero a las faldas, son tan delgadas y ligeras que un simple viento las levantaría, ellas no lo sienten o ya están acostumbradas, el frio que llega a su entrepierna es como una ventilación que realiza el dios del viento, para mantenerlas frescas. Me asuste un poco ya que creí que lo estaba disfrutando, un frio helado empezó recorrer mi cuerpo y quise apartarme en ese momento, porque temía lo que podría acontecer, pero impulsado por el deseo y la lujuria no lo hice y me quedé en mi lugar, con el miembro expuesto ya que no me lo había guardado, y empecé a sobar mi firme verga en su culo, ya no me importaba lo que ella iba a decir o como se lo iba a tomar, y así lo hice le pasaba todo mi mango en su raja, y apuntaba directamente a su ano, mientras los pliegues de su falda se abrían como una flor en primavera por los cortes que yo mismo le realizó, ella se re-pegaba al asiento de adelante rozando sus tetas en la pelada del señor de enfrente que seguía dormido. En los movimientos del carro y los baches sentía la punta de mi verga entrar y salir de su ano, ella atorada entre el asiento de adelante y yo, se quedó en su lugar inmóvil, "pensaría que la estaba violando", no me importaba, esta oportunidad era única y no la iba a dejar pasar, me avergoncé al verme en el reflejo de las ventanas, y sentí asco de mí mismo por tal atrocidad, mi mente me decía que está mal pero mi corazón me lo impedía, la amaba, la deseaba, y quería disfrutar de su bien formado culito, hice lo que pude para mantenerla al centro y disfrutar de sus nalgas, de sus jugos y de su olor. Estuve así por un tiempo sin llegar a penetrarla completamente por temor "eso está mal", solo los continuos roces hacían que me excitara y me agobiara en mi dolor de hombre enloquecido por su culo, su esfínter y los manjares de su vagina colegial. Llegando a mi destino me dispuse a acabar en toda su faldita de niña de colegio, y así lo hice se lo eche en todo el culo y de hecho ella debió haberlo sentido por los cortes de su falda y la humedad de mis fluidos, no dijo nada solo suspiro y ahogo su mirada tan tierna hacia abajo, menos mal que ya es de noche nadie se dará cuenta por la oscuridad, metí mis manos a mi bolsillo y saqué mis anteojos, ya que soy corto de vista y me dispuse a bajar pidiendo permiso, cuando estoy bajando las graditas del bus, veo que detrás mío estaba bajando mi angelito, mi princesita acalorada por el tumulto llena de sudor y espasmo, bajamos al mismo tiempo y me dispuse a ir a mi lugar de destino que era la casa de mis tíos.

Autor: Viden Categoría: Incesto

Leer relato »

Mi hijita es la puta de la casa (Parte 1)

2022-05-24


Historia de Roger (un padre soltero) que descubre que su hija es la pequeña puta de la casa. . La vida no me ha tratado bien, hay que ser honestos que ha sido una mierda! Soy Roger, tengo 39 años, padre soltero de 3 hijos… 2 varones y una nena. Mi esposa me dejo cuando descubrió que le fui infiel con mi secretaria y llevo años siendo padre soltero. En la casa tengo a David de 17 años, Felipe de 15 y mi nena Paola de 5 años. Todo ha sido bastante tormentoso estos días, porque la situación en mi trabajo no ha ido bien y han estado recortando personal. Trabajo des 7am a 5pm… a veces hago horas extras para poder cubrir gastos y quedo volviendo a casa muy tarde, casi 10pm u 11pm, tengo muy poco tiempo para estar con mis hijos… y los fines de semana me la paso durmiendo. David (el mayor) suele encargarse de todo en casa… cocina, limpia y cuida a los menores, aunque Felipe a sus 15 años es muy rebelde y poco es lo que le hace caso…. sin embargo Paola es la mejor portada, se la pasa jugando con sus muñecas y yendo al kinder garden. Cada vez que regreso del trabajo veo a mi hijo David tirado en el sofa de la sala cansado y a los demas en sus cuartos ya dormidos. Hoy Lunes sali como de costumbre, deje a los niños desayunando antes de irse para su escuela y me fui en mi auto al trabajo. Pero a eso de las 10am ocurrio lo que tanto temia, mi jefe me llamo para comunicarme que me habian despedido. Ah!, que impotencia, y ahora que hare sin trabajo y tres hijos que mantener?… sali muy enojado, pero por el bien de los niños, mejor no les digo para que no se preocupen. Maneje por la ciudad hasta que fuera medio día que es cuando Paola sale de su kinder para ir a buscarla (usualmente regresa a casa con la vecina, ya que su hija también estudia con mi hija) cuando me iba acerca mi sorpresa fue que David ya estaba en la entrada de la escuelita de ella. Me quede sorprendido, David debería estar en su secundaria… que hace esperando a Paola? pensé que quizá habían suspendido clases o algo parecido, pero si es asi, donde esta Felipe? Me pareció sospechoso y decidí investigar…. Estacione el carro a algunas cuadras de la casa y entre por el patio trasero y entre por la puerta de la cocina. Todo estaba muy silencioso hasta que subi al segundo piso, escuchaba risas de niña, era mi Paola y no estaba sola. una voz le decia…. ¨anda, esta vez lo haras mejor¨ – era David quien le hablaba. Algo no andaba bien aqui, a que se refería mi hijo mayor?…. me puse lo mas cerca de la puerta del cuarto de Paola, que estaba entreabierta y vi a Paola totalmente desnuda… su piel blanca, ojos verdes, cabello negro y pequeño cuerpo que solo inspiraba inocencia. Junto a ella estaba David (mi hijo mayor) quien ya tenia un cuerpo atletico y velludo, propio de un chico de 17 años que juega futbol; y sus ojos son verdes y cabello negro igual que mi hija. David estaba en boxer. Yo no podia creer lo que estaba pasando… Que esta haciendo David?, se supone que el cuida de su hermanita. En eso Paola le responde: – Pero no me ahogues como la ultima vez. Quede en shock, o sea que esto lo llevan haciendo un buen tiempo?…. la ira corria por mi ser, pero una parte dentro de mi los queria agarrar con las manos en la masa, asique no hice ruido y me limite a ver. En eso David se pone de pie y se baja el boxer, dejo a relucir su buena verga velluda y venosa de 18cm. Wow, habia olvidado que mi hijo ya no es un niño, es todo un hombre igual que yo. En eso toma la manito de su hermanita y la lleva a su miembro, ella sin oponer resistencia, lo empieza a masturbar. Veo la cara de excitacion de David, es increible… como esas manitos inocentes de Paola estan agarrando y masturbando tan tremenda verga. En eso David le dice… ¨Anda, metetelo en la boca… tu sabes como hacerlo¨…. y ella como toda una profesional cierra los ojos y se mete la verga de su hermano mayor en la boca. Es increible, aunque muy grande para que le queda toda…. veo que esta chupando su cabeza mas que nada. Mi hijo empieza a gemir de excitacion… y no es para menos, su hermanita le esta haciendo una mamada magistral. Y yo sin darme cuenta, tengo una ereccion tremenda en mis pantalones. Como es posible que ver a mi inocente hija mamarle la verga a su hermano mayor me excite?… Pero no puedo parar de mirar esta escena, no me la habria imaginado ni en mis sueños más cochinos. Mi pequeña de solo 5 estuvo mamandole a su hermano por casi 10min, hasta que el la tomo de su torso y la levanto. Le dio un beso muy apasionado y le tendio sobre la cama de Princesas de la habitacion de mi hija. Al tenderla, dejo ver esa pequeña y cerradita vagina… parece que aun es virgen, no tiene señal de haber comido verga. Mi hijo David acerca su rostro a la vagina de su hermanita y empieza a lamerla suavemente. WOW a este punto debo sacarme la verga y empezar a masturbarme… No puedo creer lo que veo! Y hasta un sentido de envidia recorre mi ser…. mi hijo mayor esta lamiendole la pequeña vagina virgen de su propia hermanita. Han pasado ya 15min, y lo que empezo como una suave lamida, se ha tornado en una buena mamada de vagina. Veo la cara de mi pequeña Paola, extasiada de casi poniendo los ojos en blanco ya que su hermano le esta haciendo la mejor mamada de su vida. Entonces escucho un pequeño quejido…. ¨Ay, asi no¨ dice Paola. Y en eso David la silencia y le dice…. -Ya es hora de que vayas aprendiendo para que son las mujercitas. Entonces veo como mi hijo intenta meterle un dedo en su apretada vaginita… a lo que ella vuelve a quejarse y dice. – Pero hermano, eso me duele. David Responde.. -Tranquila, solo relajate… pronto dejara de doler. Sigo en shock… mi hijo esta haciendole un oral a su hermanita menor, y no solo eso… si no que tambien le esta metiendo un dedo en su apretada y virginal vagina. Luego de eso… mi hijo se vuelva a poner de pie y le vuelve a meter la verga en la boca a Paola. Ella como puede vuelve a mamarmelo esos 18cm de verga velluda y venosa de mi hijo de 17, y escucho como tras un quejido, mi hijo le suelta toda su leche en la pequeña boca de su hermanita. La escena es alucinante, la cara de mi pequeña hija esta toda cubierta de semen adolescente. Su hermano la acaba de hacer chupar su verga y no solo eso, si no que el tambien le hizo oral a ella y metio su dedo en su virginal vagina. Sali lo mas rapido y silencioso posible de la casa, a traves de la puerta de la cocina sali al patio y a un par de cuadras volvi a mi carro… Me estacione en una calle solitaria cerca de la urbanizacion y me hice una paja recordando tan espectacular escena. Tuve una eyaculación tan fenomenal, chorros de semen. Luego volvi a casa y vi a David en el patio de enfrente jugando solo con su balon de futbol. Se sorprendió al verme y me dijo…. ¨Wow Papá, volviste más temprano.. paso algo?¨ Le respondí que no, que solo me dejaron salir temprano del trabajo (no le pretendia decir que me habian despedido). Y derrepente la puerta de la casa se habre y es mi Paola que viene corriendo a abrazarme. Ya no puedo ver a mi pequeña con los mismo ojos. ******CONTINUARÁ…….

Autor: YORG77 Categoría: Incesto

Leer relato »

El historial de porno de mi papá

2022-05-24


Llevo años espiando su celular, le encanta el incesto al muy degenerado (igual que a mi jaja). Prácticamente no tiene búsquedas de otra cosa, lo malo es que yo quisiera encontrar porno gay pero solo le gusta el hetero. solo en 2 ocasiones miro sexo entre hombres. no se si le gusto o no. . Algunos detalles: esto empezó hace 8 años, en el 2014, yo tenía 19 y el 42, nunca ha sido bueno con la tecnología. Un día regrese de la prepa encontré mi computadora llena de historial porno hetero y todas eran búsquedas y visitas en relación al incesto. Siempre me ha gustado espiar y conocer las fantasías de los demás, sobre todo de la gente que conozco, pero me causaba intriga saber quien se había metido en mi compu. Rápidamente descubrí que estaba iniciada la sesión de google de mi papá. me excitó mucho conocer sus gustos (que eran igual a mi, pero yo en gay). El me dijo que había usado mi laptop para ver películas, y yo actué con indiferencia para que no sospechara. Después con cualquier pretexto agarre su cel y confirme que si eran sus búsquedas. Afortunadamente al no saber mucho de tecnología no borraba su historial. Sus búsquedas mas comunes (y lo pongo así tal cual el lo escribió): ~Incesto madre e hijo ~Incesto padre e hija ~xxx papa seducido ~porno de familiares ~Incestos reales las paginas que mas visita: ~xnxx.com ~videosdeputas.xxx ~puritanas.com Por el tipo de videos que mas mira me doy cuenta que le gustaría que lo seduzcan, o algo asi. La mayoria se tratan de una hija muy puta que empieza a agarrarle el pene a su papa y este solo responde cosas como «no hija, esto esta mal» pero ya después le gusta y cogen. En general que la mujer tenga la iniciativa. Como que le gustan las mujeres muy golfas y el ser muy «santo» Y basado en sus gustos en mi cabeza hago historias, como cuando usa de esos pants grises, o short de basquetball, y se le marca el bulto, quiero tocarlo y aunque no quiera yo incistir y ser como las putitas de sus videos. No solo me gusta saber que le gusta el incesto, sino en que momentos ve porno, por ejemplo en mas de una ocasion ha faltado a reuniones familiares para quedarse solo en la casa, y cuando reviso tiene un buen historial de porno. Otras veces dice que se va a quedar viendo la tele un rato en la sala, cuando ya todos nos vamos a dormir, y al dia siguiente veo que se la paso mirando porno. Ha habido momentos que casi me hacen montarlo o acercarle mis pompis, o tocarlo sin que nada me importe (no me atrevería, solo lo imagino) porque se poner a buscar videos de incesto en situaciones que hacen volar mi imaginación. Por ejemplo, cuando mi mama se fue sola a visitar a mi hermana por dos semanas, y mi papa miraba videos de incesto por las noches, o en las tardes, mientras yo trabajaba. Parecía que el estar sin mi mamá lo hacia ver mas porno, o sentirse más caliente o necesitado. Y eso me hacia sentir que tenia oportunidad con el, aprovechándome de su calentura. No paso nada, pero las pequeñas cosas que hacia para excitarlo o darle el mensaje de que quiero algo con el y puedo guardar el secreto son para otro relato. Otra ocasión, fue en casa de mi hermana. Ella salió de vacaciones con su esposo y mis sobrinos, y yo me quede en su casa unos días para que no se viera tan sola. Mi papá llegó a recogerme y como no estaba listo entro a esperarme en la sala (según el viendo la tele) mientras yo me estaba bañando. Cuando salí me y revise el cel, vi que estuvo viendo porno en ese rato. Estar solos y el con una erección en la sala me hacia animarme a dar el primer paso, pero no lo hice. solo quedan como recuerdos muy ricos. y solo como 2 o 3 ocasiones en estos 8 años ha visto porno gay, en ambas un maduro recibiendo oral de un joven. Eso me dio un poco de esperanza. Si lo vemos por el lado amable, yo borro cosas de su teléfono y le doy seguridad a su cuenta sin que el lo sepa para que pueda ser un degenerado sin que nadie lo sepa. De este modo el no tiene limites porque no sabe que lo estoy observando y yo disfruto como loco.

Autor: WEITZMAN656 Categoría: Incesto

Leer relato »

Las pantimedias de mi prima. 3

2022-05-24


Sigo con el relato de Alejandro y como su mamá que continuo jugando con su hijo como si fuera su muñeco.. Como todos mis relatos, nada es verdad, nada es mentira, todo depende con el cristal con que se mira, por lo que no es cien por ciento real, cada lector puede imaginar las partes que crea son más reales. Mi mamá continúo poniéndome pantimedias y pantis que me compro y dos o tres veces a la semana me masturbaba y tragaba mi leche, me dejaba porque sentía muy rico que ella me lo hiciera. Llegaron la vacaciones por lo que estaba todo el día en casa, así que desde que me iba a despertar al pararme me ponía panti y pantimedia de las que me compro y así andaba en casa, ella también empezó a andar en sostén y panti a veces con una bata corta trasparente, solo nos poníamos ropa si llegaba una visita o si salíamos de casa, cuando salía con amigos me las quitaba poniéndome trusa. Una mañana me puso una panti blanca con elásticos rojos y una pantimedia negra, después de desayunar cuando estaba haciendo limpieza de mi cuarto entro. Claudia — bebe, quiero tomar tu rica leche – Se sentó en la cama para quedar a la misma altura, me empezó a acariciar las nalgas y pija sobre la pantimedia, dándome besos de piquito a veces. Claudia — bebe, siempre quise tener una hija pero después de que tú naciste ya no pude tener más hijos — Mientras me manoseaba bajo la pantimedia y panti para jalarme la pija, me dio unos besos y agrego Claudia — bebe, tú te vestirías de nena por unos días para que sea mi hija — No me esperaba que me pidiera eso porque era gay pero no me interesaba ser travesti, no conteste y ella continuo jalándome la pija, como no conteste. Claudia — bebe, no quieres ser mi hija por unos días – No me interesaba vestirme de nena. Alejandro — mami, es que si me visto de nena sabrán que soy hombre porque tengo el pelo corto —- Sin dejar de jalarme la pija cadenciosamente. Claudia — bebe, te compraría ropa linda y te pondría una peluca para que te veas como nena, te vestiría como si fueras mi muñequita — Sentí que me llegaba el orgasmo. Alejandro — mami ya me sacas semen – Dejo de jalarla, puso la cara pegada a la pija abriendo la boca. Claudia — bebe echa memela en la boca — Agarre la pija poniéndola cerca de sus labios con la boca abierta y salieron disparados los chorros de leche dentro de ella, que la trago. Claudia — que rica leche me das bebe — Me subió la panti y pantimedia, acaricio las nalgas. Claudia — bebe, piensa lo que te pedí y a la hora de la comida me dices si quieres vestirte de nena para ir a comprarte ropa linda y te veas sexy — En el desayuno y mientras hacía mis deberes de limpieza en casa, pensaba lo que me dijo mi mamá de vestirme de nena, si era gay pero no me llamaba la atención de ser nena, también pensé que no le podía decir que no a mamá, llego la hora de comer. Claudia — que pensaste de lo que te dije bebe — Alejandro —- mami, si tu quieres si me visto de nena en la casa — Claudia — si bebe, para que seas mi nena que no tuve — Cambio el tema y ya no hablamos de eso hasta que terminamos de comer y de hacer la limpieza de la cocina me llevo a la sala para manosearme y sacarme leche, mientras me jalaba la pija y acariciaba las nalga. Claudia — bebe mañana después de desayunar nos apuramos para ir al centro comercial a comparte ropa linda de nena — Me masturbo hasta que me saco leche y abrió la boca para que se la echara, al terminar me dijo que si quería salir con los amigos fuera a quitarme la pantimedia y panti y me a ponerme mi ropa. Al otro día al amanecer no me puso pantaletas ni pantimedia estuve en trusa hasta que me duche para salir de compras como ella dijo a las doce del día. En el centro comercial ella busco que comprarme, aunque a veces me preguntaba si me gustaba, al final me compro tres conjuntos de corpiño y pantaletas rosa, amarillo y roja con lunares de colores, dos faldas gris y café claro, un vestido rosa estampado, un jumper amarillo estampados, dos mini short de mezclilla azul y negro, malla blancas y un Leggings blanco con rayitas negras, zapatillas y tenis de nena. Al final fuimos a otra tienda y me compro una peluca con cabello a los hombros con el mismo color de mi cabello, comimos en un restaure y regresamos a casa y me hizo probar la faldas vestidos y jumper, antes de que llegara papá. Al otro día me fue a despear temprano entro a despertarme. Claudia — buenos días vengo a vestir a mi muñeca — Ella traía ya la ropa, me puse de pie y me quito la trusa saltando la pija parada me puso el conjunto de corpiño y pantaletas en amarillo con el jumperes estampado la malla blanca y las zapatillas, me paro frente al espejo para que me viera, Claudia — bebe ya eres mi nena solo te falta esto — Me puso la peluca y me dio un beso de piquito. Claudia — bebe, te gusta cómo te ves vestido de nena — Me mire viendo que el que no supiera que era nene si perecía que era nena. Alejandro — si me gusto mami — Bajamos a desayunar. Claudia — muñeca así te vas a quedar todo el día, solo si viene alguna visita o regresara tu papá más temprano te subes a tu cuarto para que no te vea de nena — Al terminar de desayunar me pego una manoseada para sacarme leche y tomarla. Tres días me vistió de nena para que me acostumbrara a andar así, el cuarto día mientras desayunábamos Claudia —- bebe, creo ya te acostumbraste a andar de nene, así que hoy vamos te voy a llevar a dar una vuelta y vas vestido como mi muñequita — No me gusto mucho la idea de salir vestido de mujer, pero no se lo dije, después de desayunar solo limpiamos la cocina y nos fuimos a duchar juntos, al salir me llevo desnudo a su cuarto, ella se puso un conjunto de sostén y panti bikini rosa, me enseño otro conjunto igual al que se puso ella Claudia — muñequita te compre uno igual al mío, pero el sostén tiene un poco de relleno — Me los puso la pija dura levantaba la panti, me dio un beso de piquito Claudia — bebe te voy a sacar leche para que se te baje un poco tu pene — Me jalo la pija y avaricio las nalgas hasta que me salió leche y se la trago. Claudia — bebe, no puedes salir de casa vestido de nena, ve a ponerte un shorts y playera y en el auto te termino de vestir de muñequita — Ella se quedo vistiendo y maquillándose, en mi cuarto me mire en el espejo tocándome las nalgas sobre la panti y mirado como el sostén hacia que se viera como si tuviera pechos, me jale la pija muy rápido hasta sacarme leche antes de ponerme la ropa que dijo mi mamá, cuando regrese a su cuarto ella ya estaba vestida con una minifalda negra y una blusa blanca un poco trasparente. Claudia — bebe, en esas bolsas llevo tu ropa y peluca para ponértela en el auto, es hora de salir con mi muñequita —- Agarramos las bolsas fuimos al auto, ella condujo varias calles parando en un parque a la sombra de un árbol, como yo iba en el asiento trasero por ser menor de edad ella se paso conmigo. Claudia — bebe, quítate la ropa para vestirte de muñeca — Me quite y la doble, saco la peluca y me la puso acomodándola y peinándola un poco, me puso una blusa blanca como la que traía ella notándose un poco el sostén, me puso una minifalda gris claro recta, calcetas y zapatillas. Claudia —- muñequita te ves muy linda, cuando te vean los nenes y hombres se les va a poner duro su pene, solo falta que te ponga un poquito de maquillaje — A ella le gustaba vestir sexy cuando salía solo o con migo, si iba con papá no se vestía así, cuando termino me dio un espejo para que viera como me maquillo. Claudia — muñequita vamos a caminar por el parque para que te acostumbres a que te vean vestida de nena —- Al bajar del auto vi que la minifalda quedaba tres o cuatro dedos de las nalgas. Alejandro — mami con esta falda casi se me ven las nalgas — Me miro sonriendo y acaricio la cara Claudia — bebe, no te preocupes nadie te puede ver la panti ni nalgas si tú no quieres, solo cuídate al caminar, al agacharte y al sentarte, mi minifalda es corta como la tuya, ¿puedes verme la panti tu me ves la panti? — Giro frente a mí para que la viera. Alejandro — no se te ve mami — Claudia — bebe no te preocupes te vas a acostumbrar a andar así y a las miradas morbosas de nenes y hombres — Me agarro de la mano para caminar por los pasillos del parque pasando a lado de mujeres que estaban con sus hijos e hijas, dándome cuenta que algunas señoras nos miraban, los nene y nenas de más de diez años también, dimos dos vueltas y llegamos al auto. Claudia — bebe creo ya te acostumbraste vamos a una plaza comercial caminar para poner calientes a hombres y nenes — Subimos al auto y condujo hasta una plaza comercial que estaba al otro lado de la ciudad y no nos conocieran, entramos a la plaza comercial y caminamos mirado las cosas que había en las vitrinas de las tiendas y entramos a algunos grades almacenes a miras cosas. Cuando subíamos por una escalera eléctrica Claudia — muñequita, tras de nosotros vienen dos nenes morbosos mirándonos las panti no los mires deja que se les ponga dura su cosita – Cuando llegamos a la parte de arriba caminamos unos pasos, mi mama los miro y les sonrió Claudia —- nenes les gusto el color de nuestras panti — Se pusieron rojos de vergüenza y se alejaron. Claudia — al rato los nenes se van a jalar el pene pensado en nosotras — Entramos a un restaurante a comer. Claudia — bebe, te esta gustado andar vestido de nena — La mire sonriendo Alejandro —- si mami un poco, al principio si me daba vergüenza porque creía se darían cuenta que soy hombre, pero nadie lo descubrió — Claudia — así son los hombres de morbosos solo les gusta ver y desnudarnos con la vista — Pedimos lo que íbamos a comer en la mesa de al lado estaban tres hombre, ella me agarro una mano. Claudia — vamos a poner calientes a esos hombres —- Los mire de reojo tenían entre los veinticinco y tretita años. Alejandro – como mami – Me acaricia la mano. Claudia — voy a tirar una de las cucharas te pones de pie y te empinas con las nalgas hacia su mesa a recogerla para que te vean la panti y nalgas — Sonreí nervioso mirándola. Alejandro — como crees mami, me da vergüenza y si se dan cuenta que soy hombre — Claudia — muñequita son tan morbosos que no se darán cuenta de eso solo verán tus ricas nalgas — Sonrió acariciándome la mano, y empujo la cuchara con la otra para que cayera, con nervios y vergüenza me puse de pie empinándome para agarrarla porque quedo bajo la mesa, de reojo vi que los tres me estaban mirando con calma la agarre y me puse de pie sentándome mirándolos de reojo. Claudia — muñequita casi se les salían los ojos al mirarte, te dije que eran unos morbosos — Nos pusimos a comer hablando de otras cosas pero los hombres a veces nos miraban, al terminar mi mamá pidió la cuenta y pago, me enseño una moneda. Claudia — muñequita voy a tirar la moneda bajo la mesa para que la recojas y los morbosos te miren otra vez — Muy obediente hice lo que dijo ella al guardar el cambio en su bolso dejo caer dos monedas, me puse de pie empinándome para agarrarlas mirándolos de reojo como veían y sonreían, cuando agarre las monedas mi mama ya estaba de pie, cuando me levante ella puso una nano en mis nalgas como bajado un poco la falda diciéndome. Claudia —- princesa ten cuidado al agacharte los señores te vieron el trasero — Me dio vergüenza porque ellos escucharon lo que dijo, ella los miro. Claudia — que tengan buen provecho — Los tres al mismo tiempo contestaron — igualmente — al ir caminado Claudia — dejaste a los teres con su cosa muy dura —- Al salir caminamos un poco más por la plaza, ya de regreso a casa antes de llegar paro el auto para que me cambiara de ropa y ella me quito el maquillaje, al llegar fuimos a mi cuarto ella me quito la panti y sostén me jalo la pija y acaricio las nalgas preguntado de lo que sentí al andar de nene y que los hombres me vieran la panti y nalgas, no paró hasta que me saco la leche y la trago, me dijo que me pusiera ropa porque no tardaba papá en llegar, ella se llevo la ropa de nena para guardarla. Después de ese día mi mamá me saco otras veces vestido de nena haciendo que me vieran el trasero algunos nenes, lo hice porque también me gusto que mi miraran los nenes pensado que era nena. Sebas.

Autor: SEBAS Categoría: Incesto

Leer relato »

Desvirgando a mí pequeño hermano.

2022-05-24


Todas las familias tienen sus secretos, y este es el nuestro... Me llamo Mateo, tengo 14 años y os voy a contar cómo desvirgué a mí pequeño hermano de tan sólo 10 años. Era viernes por la noche en julio, yo fui a la cocina a por un vaso de agua y me encontré a mi padre sentado en la mesa. –¿Querías algo, Mateo? –Sólo un poco de agua –Respondí –Bien, oye…– Hizo una pausa. –Quiero que mañana le enseñes a Rafael lo que es ser un hombre. –¿Hablas en serio? –Si, quiero que hagas con él lo que hice contigo cuando tenías su edad. No negaré que durante mucho tiempo había fantaseado con hacerle cosas indecibles a mi hermanito. –¿No te parece un poco pronto? Rafita todavía es muy inocente. –Por eso, ya va siendo hora de que madure. –Vale, lo haré. –Gracias Mateo –Entonces, mi padre me dió un beso en la boca. … Eran las 10:00 de la mañana del día siguiente, mis padres habían salido para dejarnos intimidad. Yo llamé a mi hermanito para que viniera a mí habitación. Él se presentó todavía en pijama: Una camiseta sin mangas y un slip. –¡Hola Mateito! –Mi hermano me saludó muy feliz. –Hola Rafa, ven, siéntate en mi cama. –Él me hizo caso. –Te he llamado porque papá me ha pedido que te enseñe lo que es ser un hombre. –¿Qué me lo enseñes? ¿Y cómo va a ser? –Acercate, y quítate la camiseta. –Se la quitó rápido, yo hice lo mismo. Miró con deseo mi pecho desnudo tostado, tonificado por el entrenamiento. –¿Te gusta? Puedes tocar si quieres. Se apresuró a pasar sus manos por mis pectorales y a explorar mis axilas, noté un pequeño bulto parado en su slip. –Ahora te voy a enseñar algo más. –Bajé mi apretado boxer, y mi polla dura de 16 centímetros rodeada de una frondosa mata de vello negro saltó en dirección a su cara. –¡Qué grande es! –Ahora agarrala y haz lo que yo te diga. Le expliqué cómo hacerme una paja, fue muy placentero. –Muy bien Rafita, ahora con la boca. Él dudó un momento, pero empujé su cabeza y metí mi glande en su boca. Se la fuí metiendo más poco a poco. Mientras él me hacía esa tremenda mamada, yo metí mis manos en su calzoncillo e introduje mi dedo en su ano cerradito. Soltó un quejido de dolor. –¿Mateo, qué estás haciendo? –Ya te lo dije, enseñarte a ser un hombre. Le dí la vuelta, lo puse a cuatro patas y le quité su ropa interior, cogí un bote de lubricante de mi mesilla y lo apliqué en la entrada de su ano. –Esto te va a doler. En ese momento, la metí con fuerza. Él gritó a un volumen altísimo (Si en vez de en una casa grande viviéramos en un piso, seguro que los vecinos habrían llamado a la policía al escuchar eso) –Tranquilo Rafita, verás como en unos minutos ya no te dolerá. Y así fue, cuando dejó de gritar y llorar y empezó a gemir como una puta saqué mi pene de su interior para cambiar de posición. Le puse al borde de la cama, levanté sus piernas sobre mis hombros y se la volví a meter violentamente. Él volvía a gritar, pero esta vez de placer, implorando frenéticamente que no parara. Seguimos así hasta que no aguanté más y me corrí dentro de él. Nos abrazamos sobre mi cama deshecha mientras mi leche escurría de su recto. Ese fue el principio, ahora follamos siempre que podemos, y Rafita está hecho todo un adicto al sexo con su hermano.

Autor: MATEINHO Categoría: Incesto

Leer relato »

MI PRIMA MILAGROS

2022-05-24


Descubrí que mi prima se viene a chorros. Era cumpleaños de tía , fuimos a saludarla como todos los años , la fiesta estaba en todo su esplendor , había de todo , comida , tragos y bastante alegría , pero ahí estaba ella , mi prima Milagros , con su 1.65 de altura , senos medianos y un culito redondito , cada vez que la sacaba a bailar no podía dejar de apretarla fuerte a la cintura , ya la noche había avanzado y solo quedábamos algunos primos y mi tía que estaba por dormirse , yo estaba súper animado con mi prima, ella se sentó a mi lado y tomábamos cada vez más , mi tía se fue a dormir , quedamos mis dos primas y yo , Milagros y Yo bailamos mientras Carmen hablaba por WhatsApp con su novio , y cada vez que ella no nos miraba yo le hablaba al oído y le decía lo linda que estaba , Milagros solo sonreía , eran las 4 de la mañana y Carmen había pedido un taxi , apenas se fue Carmen le robé un beso a lo que ella me correspondió pero yo quería más , estuvimos besándonos por un buen rato y yo ya quería devorarme ese cuerpo tan rico de mi prima , mis manos ya habían tocado sus senos pero ella me dijo que tenía miedo que se levante su mamá o su hermana , pasó unos minutos y del cuarto salió mi tía , nos dijo que hacíamos ahí a lo que rápidamente le respondí que ya estaba por irme , mi tía se siento con nosotros y espero que llegue mi taxi y me fui . Al llegar a casa me hice una paja pensando en mi prima, en sus senos tan ricos, en su culo delicioso que me tenía loco y me dormí, al despertar le hablé por WhatsApp y le dije todo lo que me salía del bobo, le dije que me gustaba mucho, que la quería y que no podía verla como mi prima sino como la mujer que quería hacerle el amor todos los días, ella sorprendida me dijo que salgamos a pasear y lo hablemos, así fue, a los dos días salimos al cine y luego a cenar, ya era un poco tarde pero no habíamos hablado nada entonces tomé la iniciativa y le dije que vayamos a mi casa que no había nadie, así fue, llegamos y de frente le plante un beso en la frente y le dije todo lo que le había escrito por WhatsApp, ella no dijo nada solo me dio un beso, ese beso que sabes que llegaría lejos, no paramos de besarnos y acariciarnos, mis manos en su cintura lograron acercarla más a mí, sentí sus lindos senos, duritos, ya mis manos recorrían su espalda mientras ella me sacaba el polo y yo la blusa, quedando solo con su brasier blanco, mi boca bajó a su cuello, me saqué las zapatillas y ella las sandalias y sin dejar de besarnos desabroché su pantalón y luego el mío, lentamente le quité el brasier y comencé a chuparle los pezones por un buen rato mientras ella gemía, me quité rápido el pantalón y luego se lo quité a ella , ella se paró y delante mío se quitó el calzón blanco de encaje, pude ver su vagina depilada que me puso a mil, ella se arrodilló y comenzó a chuparme la verga de arriba abajo, yo estaba disfrutando de esa mamada de pinga, después de varios minutos se sentó en mí y comenzó a cabalgar mientras yo le chupaba los senos, nuestros gemidos eran fuertes, cada vez era más rápido sus movimientos hasta que me dijo MUERDEME LOS PEZONES UQE ME VOY A VENIR así lo hice mientras se venía a chorros, era un squirt que me mojó toda la pinga, rápidamente se puso en 4 y me pidió que no pare, las nalgadas que le daba la hacían gritar cada vez más fuerte , yo no paraba de darle embestidas hasta que de nuevo se vino a chorros, seguimos así un rato hasta que yo ya estaba por venirme y cuando ya estuve a punto de venirme le avisé y me gritó NO LA SAQUES , SIGUE SIGUE HAY QUE VENIRMOS JUNTOS y así fue, nos vinimos juntos, debo decir que fue la mejor sensación de mi vida, mi prima follaba rico, nos quedamos abrazados por unos minutos, cuando me dijo que le había gustado como hicimos el amor, ese día dormimos juntos y follamos dos veces más, al amanecer la llevé a su casa y la llegar le dije : quieres de mi novia ? Ella me miró y me dijo que la respuesta me la daba en la noche que la recoja después de salir del trabajo y vayamos a mi casa otra vez …..

Autor: BENITO1228 Categoría: Incesto

Leer relato »

Un descubrimiento que por casualidad me llevó al incesto

2022-05-24


Antes que nada, quiero manifestar que he tratado de resumir todo lo que me aconteció durante varios años y he tratado de no dejarme llevar por la ficción. La relación con mi mama siempre fue muy fría, ella solo se preocupaba por estar bien ella y durante algunos años su preocupación fue estar bien con mi padre a quien se entregaba de entero hasta que se enteró que el tuvo una aventura y de allí en adelante todo cambio y asi fue que la primera vez que note su cambio fue cuando yo tenía catorce años y al final de una fiesta en nuestra casa prácticamente todos los invitados se fueron, solo quedaron mis padres y un amigo muy cercano de mi padre. En esa ocasión habían compartido licor desde el medio día por lo cual a media noche desde mi habitación donde ellos debían suponer yo estaba profundamente dormido o a lo mejor ni se acordaban que yo existía debido a su estado de alicoramiento. Lo ultimo que vi antes de lo que vino a continuación, fue que mi madre y Darío el amigo de mi padre, llevaban a la habitación a mi padre prácticamente cargado debido a su estado, que no lograba mantenerse en pie por si mismo. Después de esto mi madre y Darío regresaron al salón, ella apago varias luminarias, quedando un ambiente muy íntimo y gracias al estado de mi madre y Darío iniciaron una relación muy cercana, el comenzó a acariciar su cabello, luego su cuello y más tarde le daba besos en la mejilla y ella no lo rechazaba, yo pensaba que pasaría si mi padre los viera, pero él debía estar en un sueño tan profundo que ellos podrían hacerlo que fuera y él no se enteraría. De constantes caricias vino un primer beso en la boca que duro varios minutos, durante los cuales Darío comenzó a acariciar los senos de mi madre y mas tarde deslizo su mano a sus piernas fue subiendo por debajo de la falda hasta llegar a su concha. Sin darme cuenta mi verga se disparo al ver esta escena y desde esa primera vez empecé a desear a mi madre como nunca lo imaginé. Tiempo atrás, cuando mi madre iba a las reuniones de mi colegio, había escuchado comentarios de chicos de mi edad o algo mayores cuando observaban a mi madre con ojos de deseo, sin embargo, por aquella época yo no era consciente de lo que eso significaba, apenas creía que la admiraban porque era muy bonita, pero nada que tuviera que ver con el deseo de cogérsela. Pero volviendo a lo acontecido aquella noche, como los dos estaban bastante borrachos, no tenían control de sus acciones por eso empecé a escuchar pequeños gemidos de mi madre mientras Darío le acariciaba su concha. Por mi poca experiencia en el tema pensé que de lo que veía no pasaría nada más. Pero a continuación Darío se levantó, se arrodillo frente a ella y metiendo sus manos por debajo de la falda de mi madre y gracias a la colaboración de ella, le quito la tanga fácilmente. En ese momento vi por primera vez la concha totalmente depilada de mi madre que se notaba algo brillante gracias a su lubricación. A partir de este momento todo era novedad para mi. Vi entonces como Darío se inclinaba acomodando su cabeza en medio de las piernas de mi madre y mientras él comenzó a hacer maravillas con su lengua en su concha, mientras que ella se recostaba en el sofá, cerraba sus ojos y empezaba a morder su labio inferior, acompañado todo esto con gemidos y algunas palabras sueltas como… Ohhh, que rico, Dari tú sabes cómo hacerme gozar, uuuuhiiiii, uhmmm, uhmmm. El escuchar las palabras… “Dari tú sabes cómo hacerme gozar” me dio a entender que esta no era la primera vez que compartían sexo a espaldas de mi padre. Sus gemidos siguieron aumentando el nivel de audición hasta que pasados al menos diez minutos en los que las caricias de Darío en la concha de mi madre acompañado de caricias en sus senos, los que pellizcaba con fuerza en sus pezones la iban llevando al límite. Esto lo evidenciaba el movimiento de su cabeza de un lado a otro como desesperada. Creí que esta era una oportunidad que podría ser única por eso regrese a mi habitación y traje mi celular para empezar a grabarlos. Una vez que mi madre alcanzo un orgasmo escandaloso y sin control, Darío la dejo descansar un par de minutos y mientras tanto él se quitó el pantalón apareciendo su verga con una erección monumental. Se volvió arrodillar en medio de las piernas de mi madre y fue acercando su verga a la concha de mi madre y cuando llego el contacto sentí un corrientazo que se prologo durante todos los segundos que siguieron a una penetración lenta y profunda. A continuación, Darío comenzó a penetrarla una y otra vez y los dos se fueron animando, ella le cruzo las piernas por la cintura permitiendo una penetración más profunda que fue aumentando en velocidad de parte de él y de ella gemidos más agudos cada vez que la verga de Darío tocaba fondo en su concha. Lo que siguió fue una follada monumental en medio de gemidos y choques de sus cuerpos que me excitaban a morir. Pero llego el momento que Darío le dijo a mi madre … Me voy a correr y ella le respondió… Uhmmm, que rico, córrete bien adentro como a mi me gusta y él explotó, para luego quedar inmóviles. Así permanecieron pegados al menos un par de minutos más, besándose apasionadamente hasta que llego el momento de separarse. Cuando lo hicieron, ella continuó con las piernas abiertas, y empezó a aflorar el semen que Darío había dejado muy dentro. Entonces ella puso su mano para detener la salida de su apreciado liquido y camino hacia el baño, después de unos minutos regreso y se abrazaron besándose nuevamente. Ella le dijo…fue maravilloso Darío, me gustas mucho, pero debo permanecer con mi esposo. Y el le respondió, no importa mientras tu esposo no se dé cuenta, todo estará muy bien. A continuación, él se despidió y mi madre se fue a su habitación. Espere unos minutos para regresar a mi habitación y allá en mi intimidad vi varias veces el video al punto que me excite tanto que tuve que masturbarme para poderme dormir. Ese cuerpo maravilloso de mi madre y la forma como disfrutaba del sexo no me la podía sacar de la mente y así pasaron varias semanas en las cuales pude escuchar conversaciones, precisamente cuando no estaba mi padre, en las cuales era seguro hablaba con Darío porque decía cosas como… Si, a mí también me gusta estar contigo, que rico la pasamos ayer, me gusta como me haces sentir en la cama, te aviso y nos vemos, no, no, mi esposo no se da cuenta, él esta muy ocupado en otras cosas y no me presta atención, si, si, cuando tú quieras, etc. La verdad de las cosas, es que ella si es guapa, siempre se ha cuidado al punto de tener una obsesión por verse bien, tiene 45 años, mide 1,65, pesa 55 kg cabello rubio largo ojos verdes grandes unos labios carnosos y un cuerpo que esta exageradamente bien debido a su constante asistencia al gym y el busto lo tiene operado, es decir se puso silicones. Acostumbra a vestir de minivestidos o minifaldas, en fin, como dicen es una milf. Nunca la vi con morbo, al contrario, siempre le tuve mucho respeto, pero con lo que observe, no descarte la posibilidad que haya engañado a mi padre, no una, sino varias veces. Conociendo su intimidad, lo que siguió fue el deseo de disfrutar de ese maravilloso cuerpo tal y como lo había hecho ella con Darío aquella noche, entonces decidí enviarle a través del celular el video y esperar su reacción. Así fue que aproveche los días que mi padre viajo fuera del país por negocios y esto fue lo que sucedió: Al día siguiente de haberle enviado el video, era sábado, y mi padre regresaba el domingo, la reacción de mi madre fue enfrentarme con tono enérgico creyendo que yo me iba a atemorizar y la verdad al comienzo lo alcanzo a lograr, pero luego reaccione sabiendo que era ella la responsable de su infidelidad con el amigo de mi padre. Me pregunto para que le había enviado el video, le respondí que para dos cosas. Una que tuviera mas cuidado para que mi padre no se diera cuenta y dos para decirle que tiene el cuerpo mas maravilloso y que verla follar me había producido una erección fenomenal al punto de desear estar con ella. En ese instante se frenó y salió de mi habitación sin responderme nada. Transcurrió un mes y nuestra relación fue tensa hasta que una noche que regresaron de una fiesta con mi padre, y él con su consabida costumbre de beber en exceso regreso bastante ebrio al punto que mi madre le tuvo que ayudar a caminar hasta su habitación. Después hubo un silencio total hasta que sentí que se abrió la puerta de mi habitación y enseguida encendí una pequeña lámpara y me llevé la sorpresa de que era mi madre, nos saludamos y la invité a sentarse al borde de mi cama, todavía sin morbo, el morbo vino después cuando le dije que estaba encantadora, la verdad yo estaba como loquito. Comencé primero preguntándole como estaba, posterior a eso observando su cuerpo y sus piernas expuestas gracias a su corta falda, mi miembro se puso erecto, comenzando de mi parte los halagos como: eres muy bella madre, que guapa te ves hoy y cosas así. Y de pronto ella me la soltó: oye hijo porque has cambiado tanto, antes estabas mas cerca y el ultimo mes muy distante. Le dije que desde que la vi follando con Darío a pesar que la amaba como mi madre, la deseaba todos los días y ver su precioso cuerpo me enloquecía. ¿Y que deseas ahora que estoy frente a ti? Que nos desnudemos y hagamos el amor. ¿En verdad lo quieres? Si lo deseo a toda hora. Y sin más palabras ella comenzó a desnudarse y mi verga se puso rígida, de manera que cuando me despoje del pijama mi verga salto como un resorte y ella sin mediar palabra alargo su mano para tomar mi verga y tras darle un rápido masaje acerco su boca para comenzar a prodigarme la más fabulosa sesión de sexo oral. Mi excitación fue subiendo al punto que sentí que si no la paraba iba a explotar en su boca y yo no quería terminar tan pronto, así que la detuve y la invite a acostarse y a continuación le correspondí con sexo oral en su hermosa concha totalmente depilada. Mis labios y mi lengua trataban de hacer maravillas para estimularla y pronto conseguí que salieran a flote sus gemidos y experimentara un delicioso orgasmo. Por mi parte la meta era follar aquella hermosa concha y cuando se recuperó del orgasmo, me subí sobre ella acomodándome en medio de sus piernas y pronto nuestros sexos estaban enfrentados. Ella tomo mi verga, la lubrico en sus flujos y la dejo a la entrada de su concha, yo con suavidad y disfrutando el momento fui penetrándola hasta cuando nuestras pelvis chocaron. En ese momento ella cruzo sus piernas alrededor de mi cintura y la penetración al llegar al límite ella soltó un quejido. Le dije… ¿te duele? Me respondió… No, no, solo creo que tocaste fondo. A continuación, con su colaboración empezamos a juntar y separar nuestras caderas, tiempo durante el cual mi excitación fue creciendo sobremanera, ella volvió a gemir como antes y decía… Uhmmm que rico, métemela duro, así, así, eso, eso, mas, mas y de pronto sentí que experimentaba un nuevo orgasmo por eso dejé ir adelante mi excitación para terminar explotando dentro de ella, disfrutando de lo que más deseaba hacerla mía. Después de esta primera oportunidad, ella me ha buscado para follar un par de veces y desde luego no me puedo negar, la he follado con pasión y con fuerza, la última vez quizás un poco brutal como a ella le gusta, además he notado que disfruta sentirse dominada. Hasta aquí mi relato.

Autor: JAPACA Categoría: Incesto

Leer relato »

El fuego de mi cuñada

2022-05-24


Cuando mi novia, Marga, en aquel entonces me invitaba a su casa a pasar la noche su hermana, Elsa que contaba con 19 años se quedaba con nosotros a mirar alguna película. Marga no era muy caliente entonces, y ya de casados eso se aumentó al punto de la separación, pero eso es otro tema. Lo cierto es que yo con apenas 20 años, ni me fijaba en eso y como Marga tenía todo lo que me gustaba en una mujer, me terminé por casar con ella. Nuestros encuentros sexuales eran una bomba, siempre que iba a su casa estaba al palo, indisimulable por debajo de los pantalones, eso seguro se notaba al punto que Elsa lo veía y no podía sacar la vista de mi bulto. Fue en una de esas noches que noté como ella lo hacía y el morbo de verla con mi pija en su boca se hizo fantasía. Claro que antes su hermana me había devorado la poronga con un entusiasmo divino. Una de esas noches en que estábamos mirando una peli, noto que Elsa se había sentado muy cerca de nosotros y Marga, lejos de reaccionar de mala manera, solo dejó hacer a su hermana. Como dije, mi novia solo era muy caliente dentro de la cama, fuera de ello jamás me tocaba, ni me besaba, y casi que no me daba cuenta que tenía una novia, pero su hermana era todo lo opuesto y entendí aquella noche que ella también quería saber cómo funcionaba yo en la cama. Lo dicho, Elsa se sentó a mi lado y del otro lado, su hermana, las luces apagadas y el resplandor de la tele muy tenue, ni me acuerdo que mirábamos. Entonces la sentí, la mano de mi cuñada que acariciaba mi bulto por sobre el pantalón, la miré y me hizo un gesto con el dedo sobre la boca para que no dijera nada, y me dejé hacer. Marga estaba entretenidísima con la tele, Elsa me desabotonó de apoco la bregueta y metió su mano por la misma, mi pija estaba muy dura al punto que al presionar con el pantalón me dolía, hermoso eso. Elsa al fin llego a estar piel a piel con mi pija, me miro, la miré y me hizo un gesto con la boca, un gesto con la lengua que denotaba la calentura de esa mujer. No sé cómo hice, pero me acomodé de forma tal que mi novia no viera que su hermana me iba a empezar a hacer un pete. Yo estaba muy caliente. Me volteé para un costado y Elsa arrimó su cabeza a mi poronga y besó mi cabeza, yo no podía hacer ningún sonido, pero fue tan intenso eso que casi se me escapó un gemido. Esla siguió con su pete, y devoró mi cabeza, llegó con su boca a comerse todo el tronco de mi pija en una garganta profundo increíble. Marga seguía mirando la tele y ni me abrazaba. Entonces, Elsa se animó a más y metió bien mi poronga en su boca y con su lengua pasaba por toda la cabeza, de vez en cuando se la sacaba y me lambia el tronco desde las bolas hasta la cabeza. Yo, que estaba que acababa, le empecé a acariciar el culo y ella respondió de buena manera, se corrió la tanga y me llevó la mano hasta su conchita, estaba súper mojada. Para que ella también gozara, le introduje un dedo, luego dos, y la cojí con ellos, mientras ella me cojía la poronga con su boca. Marga seguía mirando la tele ajena a todo esto. Fue muy breve todo, cuando Elsa, se comió mi leche, yo pude sentir como su conchita se cerraba y se abría alrededor de mis dedos, habíamos acabado los dos a la vez. Entonces, se acomodó la tanga, yo guardé con mucho cuidado mi pija en el pantalón y quedamos relajados. La peli estaba por la mitad, no sé cuál era. Elsa se quedó a mi lado y me puso su mano en mi hombre, mientras me besaba la oreja yo acariciaba sus pechos con mucho disimulo. Marga al fin se enteró que tenía un tipo a su lado y apoyó su cabeza en mi pecho, a veces me besaba en la boca. Yo había quedado caliente, Marga, a pesar que era un tempano, me calentaba mucho. Fue que mientras con una mano acariciaba las tetas de Elsa, con la otra, hundía mis dedos en la concha de mi novia. Y a la par que Elsa me comía la oreja, yo me comía la boca de Marga. La escena era entonces, yo en el medio, una mano en los pechos de Elsa, que quería pija y otra en la concha de Marga, que más tranquila, pero seguro, terminada la película, me iba a coger. La boca de Marga en mis labios, y la lengua de Elsa en mi oreja. En un momento, las manos de las dos se tocaron, estaban sobando mi paquete que ya estaba activo de nuevo, pensé que Marga se iba a enojar, siempre fue muy celosa, pero no. La miró a su hermana, le guiño un ojo y sacó mi pija de su encierro para arrancar con un pete magistral. Elsa ya se había quedado en tetas y yo se las estaba devorando como un loco. Marga se arrodilló en el piso y me hizo un pete tremendo, Elsa se sacó la tanga, me acomodaron ambas entre las sillas y mi cuñada me puso la concha en la cara para que se le chupe, con gusto lo hice, Elsa movía sus caderas sobre mí cogiendo mi boca bien puta y sexi. Ya no disimulaba los gemidos, y entendí que me acabó un par de veces en mi boca, porque cuando en una se quedó quieta gritó y su concha latió muy rico en mi boca y en otra movió sus caderas más intensas, entonces agarró mi nuca con fuerza y hundió más mi boca en su concha que estaba chorreando y toda temblorosa. Elsa me hacía un pete increíble, hasta que se desnudó, era muy bonita, la mujer ideal, se sentó sobre mi pija y me cabalgó de manera fenomenal. Entonces mientras su hermana me cojía la boca, Marga me cojía como una putona madre. Acabaron juntas, Marga pegó un grito agudo, y se mojó mucho, Elsa volvió a tomar mi nuca e intentaba que metiera mi cabeza en su útero. Marga se relajó y quedó a un costado, mi cuñada con un gesto le preguntó si ella podía, y Marga le dijo que sí. Me tomó de la mano y me llevó al borde de la mesa. Estaba desnuda, se puso de espaldas a mí y me ofreció su cola, yo que estaba muy al palo, introduje mi poronga en su concha y empecé a garcharla, ella de frente a la mesa, de espaldas a mí y yo tomándola de la cintura, Elsa tenía un culo hermoso, blanco, un aroma a concha que me súper calentó, un poco más chico que el culo de Marga, pero igual de caliente. Estaba bombeando la concha de la hermana, cuando Marga se me acerca y me besa con pasión, los besos de mi novia siempre me prendieron fuego, se ve que mi poronga se puso más dura, porque Elsa pegó un grito y apretó mi pija, fue que había tenido otro orgasmo. Marga tomó mi pija y la peteo un rato, con un dedo le preparó el culo a la hermana, me di cuenta que la intención de mi novia era que le haga el culo a Elsa. Yo encantado y mi cuñada siguió el jueguito. Fue de a poco, en la misma postura, mi novia puso mi poronga en la entrada del culo de su hermana, Elsa empujaba para atrás su cuerpo y yo me dejaba llevar por el empuje que me daba mi novia con sus manos sobre mi culo. Cuando la pija entró toda, Marga se subió a la mesa y abrió sus piernas frente a la cara de su hermana, Elsa no lo pensó mucho y chupo la concha de mi novia con muchas ganas. Yo bombeaba el culo de Elsa con gusto. Sentí que iba a acabar y fue que me estimuló el alarido que pegó Marga cuando Elsa le introdujo dos dedos y la hizo llegar al orgasmo, y cuando ella misma, casi me corta la pija, de la fruncida de culo que hizo cuando acabo. Ambas se tiraron sobre mí, Elsa y Marga arrodilladas ante mi pija, pegué tres sacudidas y las llené de leche. Con sus lenguas sobre mi pija, me dejaron bien a gusto. Los dos desnuditas, hermosas, con las conchas bien llenas y con ganas de más.

Autor: Anónimo Categoría: Incesto

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: Relatos Incesto, Relatos Incesto Gay, Relatos Incesto XXX, Relatos Incesto Madre E Hijo, Relatos Insestos, Relatos Incesto Padre E Hija, XXX Relatos Incesto, Historias De Incesto, Cuentos Eroticos Incesto, sexo sin tabues incesto, Real, Gratis