Relatos Eróticos de Heterosexual


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Elvira y su forma particular de entablar amistad.

2022-05-24


Elvira procede de una familia acomodada, le dedica poco tiempo a sus estudios por sus grandes capacidades. Ella se ha marcado un objetivo, tener sexo como mucho cada tres días sin importar el género de la persona, sino lo consigue de manera espontánea, tiene un largo listado al que recurrir.. Elvira y su forma particular de entablar amistad. Elvira nació en Gran Canaria, de familia muy pudiente, tenía casi veinticinco primaveras y un larguísimo currículum sexual, buscaba continuamente nuevas aventuras, desafíos y metas. Su día a día era estudiar, más bien poco por su alto grado de comprensión y memorización, eso sí ,ya pasar tres días sin tener contacto sexual físico con otro cuerpo humano, le era casi una auténtica agonía, si no conseguía al menos un hombre o una mujer durante este periodo, su auxilio, era la masturbación o coger alguno de los juguetes que tenía en su larga colección. Elvira viaja continuamente en la guagua o autobús como se dice en la Península Ibérica, le gustaba el contacto con la gente, contacto que le servía para hacer amistades y conseguir conquistas sexuales. Aquella era una mañana muy calurosa en la capital grancanaria, animaba a todo el mundo a ir ligero de ropas, aunque como en todos lugares, hay gustos para todo. Se le había hecho tarde a Elvira, después de haber recibido su masaje semanal cuando se dispuso a subir a la guagua, tras recibir por parte del chófer o conductor la correspondiente vuelta tras haber pagado, se da cuenta que en mitad de la guagua hay un chaval con cara de niño travieso y simpático, cosa que ya de entrada la excitó. Se acerca al chico, y comienza a bromear con él. Pocos minutos después, Elvira sabiendo de la brusquedad del chófer, aprovecha una oportunidad, al arrancar, Elvira suelta su mano y cae sobre el chico, Éste la agarra por las nalgas y un poco por sus caderas. -El chico exclama:¡Perdón, señorita¡ Al tiempo que piensa: ¡Madre mía! Con esas nalgas, me hacía un tambor de guerra (¡Joder, cómo me las arreglo para ligar con esta tía y follar con Ella) -No te preocupes, guapetón, tienes unas manos muy grandes, con una de las palmas de tu mano, cubres mi trasero. La respuesta de Juan fue inminente, la polla se le puso dura, cosa que Elvira notó porque llevaba un pantalón de deporte y el aumento del paquete engrandeció. Ésta al notarlo le dijo: -Vaya, vaya, me he dado cuenta de que te gusto. Se acercó a la oreja del chico y le dijo: Tienes un pedazo de verga que me gustaría comerte la. Hoy voy con prisa, otro día lo vamos a pasar en grande. Los colores de Juan, se le iban y se le venían, Él pensaba para sí, no es guapa, pero es directa, simpática y tiene unas nalgas, que madre mía. Las tetas no son grandes, eso no me importa. Vamos Juan, ya le había hecho un escáner. Al llegar a la parada, Elvira, se bajó muy despacio para que Juan observara la lencería que trasparentaba su traje. Pasaban los días pero Juan no coincidía con Elvira, a Ésta, poco le importaba porque si no era con Él, tenía un largo listado dónde elegir, y sino lo que surgiera según sus conveniencias. Una mañana, cuando Juan, ya casi daba por perdida a Elvira, la ve subir a la guagua, ella también lo vio, ésta se dirigió a Él y le dijo: -¿Tienes prisa? -No, menos aún, cuando estoy bien acompañado. -Ah bien, quieres pasar todo el día conmigo. -Si, claro, cómo no? Según iban pasando las paradas, el roce entre ambos era evidente, se acentuaba, los pezones de Elvira habían crecido y el pantalón de Juan estaba más que abultado. De buenas a primeras Elvira le dice a Juan, en la siguiente nos bajamos, así lo hicieron. Apenas caminaron 100 metros, doblaron una esquina y se metieron en un garaje, cosa que le sorprendió a Juan, pero bueno los intereses comunes hacían que remaran en la misma dirección. Salen del garaje en dirección al ascensor, abre una puerta y se dirige a los cuartos trasteros, vuelve a abrir otra puerta que dividía una parte de los trasteros y entran. Elvira abre una de las puertas y Juan queda impresionado, se habían tirado varias paredes divisorias de los trasteros y aquello parecía otra vivienda más. Elvira le baja el pantalón a Juan para ver su herramienta y sacar unos condones a su medida, se da la vuelta y saca de un cajón, una sin estrenar de doce unidades. -¿Qué te gusta lo que ha hecho mi padre aquí? -Impresionante. Contestó Juan. -Bien, pues ahora a follar, que es a lo que hemos venido. Sin más rodeo, Elvira lo acompaña a un sillón cogido de la mano y mientras Ella mamaba aquella gran tranca, Juan estiraba su mano masajeando su clítoris, Elvira poco tardó en comenzar a gemir, Ella tenía mucha prisa por tener su pene en su interior. Se quitó toda la ropa menos la interior, se puso a cuatro patas, Juan apartó su azul tanga y comenzó a dar unos lengüetazos, Elvira estaba húmeda. Ésta le pidió que se la clavara, así lo hizo, entró de un arreón. Juan comienza a bombear muy duro, durísimo, se notaba el chapoteo interior, de buenas a primeras Elvira, chilla como una posesa y dice: ¡Cabrón, que gusto me das, me corro como una perra! Así fue, largos gemidos, dieron paso a brutales convulsiones. Juan mantenía el tipo, a Elvira le parecía que la polla de Juan estaba algo flácido y por tanto le quitó el preservativo y comenzó con otra brutal felación que casi provoca que se corra dentro de su boca, Elvira era experimentada y paró a tiempo. Elvira se abrió de piernas, Juan la penetró y comenzó a bombear , de vez en cuando se la sacaba, masajeaba su clítoris y lo paseaba por su pequeño mechón de pelos , aunque a decir verdad Elvira la quería dentro. Juan continuaba con un gran ritmo, estaba muy caliente y hacía lo imposible por no eyacular. Elvira había perdido la cuenta de cuanto orgasmos había tenido, lo estaba pasando muy bien y comprendía que el chico estaba más que aprobado y le dijo: -Si quieres córrete dentro del condón o encima de mis mamas. Apenas se lo dijo, la sacó y una gran regada de semen calló sobre sus mamas y cara. Elvira comenzó con otra felación más, visto que Juan respondía, El chico era increíble, le enfundó otro condón más y comenzó a brincar encima de Él ”Como tal amazona que domina a su caballo” Los dos posesos gemían desacompasados pero era brutal aquella pequeña melodía que pareciese no tener final. Tras largo rato así, Elvira estaba satisfecha y no quiso forzar más, para Ella no quedar mal ,ni hacer se lo pasar mal al chico . Elvira le pidió que parase, Éste obedeció y descargó toda su leche en el interior de la boca de Elvira. Tras bañarse y comer algo, siguieron practicando algo de sexo pero con menos intensidad. Soy monologuista erótico-cómico, Mi nombre artístico es JavierChiva, en mi web www.javierchivacomicoerotico.com pueden encontrar baterías de chistes cortos y largos así como un gran número de relatos erótico-cómicos con temática por ejemplo de tríos, lesbianas y heteros.

Autor: JAVIERCHIVA Categoría: Heterosexual

Leer relato »

Julieta, la amiga de mi hermana sufrió las consecuencias de mi calentura – Parte I

2022-04-29


Julieta es compañera de mi hermana en primer año de la secundaria, yo estoy en primer año de la universidad, por probar un poco de ron con coca y haciéndose la pícara terminó empalada. Julieta como comenté antes es una de las compañeras y amiga de mi hermana Lucía, ambas van a primer año de la secundario. Debo reconocer que esta piba tiene un hermoso cuerpecito, rellenito, sus pechos ya se notan bastante, llaman la atención, son puntudos. Y su culo es prominente, cuando camina lo mueve mucho hacia los lados por su forma de caminar. En fin, hasta aquí la presentación de esta chiquilla. Esto que les cuento ocurrió realmente, sábado por la nochecita, estaban Lucía, Julieta y Esther, otra amiga todas en la cocina meta cuchichiar y chismosear, hablando seguramente de sus pretendientes o de los chicos que les gustaban. Entro yo a la cocina a buscar una gaseosa, y llevaba puesto el pantalón del piyama, que es de tela fina y algo suelto. Convengamos que yo no soy ningún adonis, soy un chico vulgar, hago bastante deporte por lo que físicamente estoy bastante formado. Y también debo decir a favor mío que no soy un potentado de la verga, pero tengo lo mío, son 17cms de carne en barra, pero habiéndola comparado con mis compañeros en las duchas, es bastante mas gruesa y cabezona que la de ellos. Apenas entré a la cocina ya las chicas comenzaron a reir, como tontas, Julieta me lanzaba miradas de reojo, y en una de esas la pesqué que estaba muy interesada en mi bulto, y dándose vuelta la comenta algo al oído a Esther, quien haciéndose la tonta también miró mi bulto en la entrepierna, yo dándome cuenta de eso, simplemente eché las caderas hacia adelante haciendo que resalte más mi verga. Mi hermana se dió cuenta y las rezongó, pero ella también quedó intrigada por el tamaño. Es que comencé a erectarme, la tripa se comenzó a alargar y a engrosar ahí mismito delante de las chicas, ellas no sacaban la vista de mi tripa. Yo sonriendo y haciéndome el desentendido, me manotee la verga por sobre el pantalón e hice como que la acomodaba. Esther se puso algo nerviosa y desvió la mirada, mi hermana bajó la vista mordiéndose el labio inferior, y Julieta, la más caradura me mira a los ojos y se relame los labios y vuelve la vista al bulto, yo me le aproximo y me paro bien cerquita de su cara, ya la protuberancia de mi verga era mayúscula. Le tomo una mano, ella se deja hacer intrigada, y se la pongo directamente en el tronco de mi pija, ella la apretó suavecito, como calando el grosor y tamaño. Mi hermana se paró y le dice a Esther que la acompañe a su pieza que le va a mostrar algo en internet. Ambas se fueron mirando por sobre el hombro. Julieta seguía tomando mi rabo por sobre el pantalón, yo le acaricié los pechitos, ella ya estaba medio colorada, acalorada, me le acerqué y le di un beso en la boca, ella respondió apenas, le metí la lengua y ella también respondió así, y ahi ya se desmadró la cosa, cerré la puerta de la cocina, la piba no dijo ni muuu!!!. La subí y la senté sobre la mesa con lo que quedó su vagina a la altura de mi verga, le hice abrir las piernas, le subí la faldita escocesa que traía puesta, y o sorpresa, ya su bombacha se encontraba toda húmeda, apenas si se veían algunos pelitos en su pubis, me arrodillé frente a ella y corriendo su calzón hacia un costado le metí la lengua en la conchita. Ella gimió y me agarró de los pelos, tironeando, le di una buen lamida y ella solo gemía, luego de un rato me bajé el piyama y dejé libre mi verga, Julieta al verla abrió muy grande los ojos, pero no dijo nada, me le acerqué y puse el glande entre sus labio, ella sin mayor indicación, tomo la tripa desde el tronco, apenas su mano alcanzaba a cubrir el grosor de mi tripa, y simplemente comenzó a darme una gloriosa mamada, luego me contaría que ya le había mamado la verga a varios chicos, pero nunca había llegado a más que eso. Pronto casi le lleno la boca de semen, le tomé las piernas, las puse sobre mis hombros y con mucha suavidad metí la punta de mi pija entre sus labios vaginales, para esto Julieta nunca dijo una palabra o se negó, de echo participaba de buena gana. Empujé un poquito y entró la cabeza no sin que ella emitiera un gritito, y me arañó el pecho, seguí pujando y lentamente mi verga se fue perdiendo entre esos gorditos y lubricados labios, su caverna ardía, era muy estrecha y mi pija es bastante gorda, ella comenzó a llorar, yo seguí insistiendo y me llevé una gran sorpresa, no era virgen, es cierto que no parecía haber cogido mucho antes, entre grititos, gemidos y suspiros al fin se la metí toda, realmente es muy estrecha, comencé a ir y venir, ella se acomodaba y salía a mi encuentro no queriendo dejar pedazo de pija afuera, a los dos minutos se movía como una serpiente, y pedía más y más, luego de que estuvimos así como cinco minutos con un gran gemido la piba tuvo un orgasmo tremendo, y rápidamente un segundo, yo no quería acabarle adentro por miedo a embarazarla, lentamente le saqué mi palo, y aprovechando sus fluidos y jugos producto de sus orgasmos le lubriqué bien el agujerito del culo, y le presenté la verga con fuerza, fue tal la sorpresa que para cuando quiso reaccionar ya tenía la cabezota adentro, gritó como loca, pedía que se la sacara, lloraba, me arañó toda la espalda, yo sin piedad la seguí penetrando sin miramiento alguno, tenía la verga como un garrote de excitado que estaba, finalmente estuvo totalmente empalada hasta los testículos, siguió gritando y llorando, pero de apoco como yo no me movía, se fue acostumbrando al dolor y al tamaño del intruso en su culito. Totalmente perforado. Apretaba como loco, su túnel sedoso apenas si permitía que me mueva un poquito adelante y atrás, y así alcancé el orgasmo, le llené su cueva de semen, ella al sentir el calor de mi lechita se vino en un orgasmo de grititos, llanto, gemidos y suspiros. Cuando se la quise sacar, por favor pedía que no porque le dolía mucho, tuvimos que esperar un ratito hasta que la verga se ablandó y al sacársela, su culo parecía un cenicero, de donde le chorreaba el producto de mi cogida. Finalmente se bajó de la mesa, se acomodo la bombacha y la ropa y me confesó que quien la había desvirgado de la conchita había sido su papá hace un tiempito atrás, llegó borracho y se las cogió a su mamá y a ella en la misma noche. Pero que la verga de su padre era la mitad de gruesa que la mía, aunque creía que más larga. Y que yo fui el primero en metérsela por el culo. Terminó reconociendo que le gustó mucho, pero que la próxima vez usemos lubricante como en las películas porno. JAJAJA. Y abriendo la puerta se fue a reunir con mi hermana y su amiga Esther, a los dos segundos le estaba contando como yo me la había garchado, a lo que Esther le pregunto si yo la tenía grande, por que pensaba pedirme que le rompiera el virgo a Ella. Y bueno, veremos que nos depara el destino.

Autor: CRAYZZYGARY1 Categoría: Heterosexual

Leer relato »

Sofia y su regalo de cumpleaños

2022-04-29


Sofía cumplió hoy sus 19 años, y yo le regalé algo que nunca olvidará ya que fui el primero en su …….. Soy una persona mayor, podría ser tranquilamente su abuelo por una cuestión de edad. Sofía es una morochaza con un culo apoteótico, sus pechos más que generosos siempre están mostrándose, de adolescente ya le tenía ganas y ella siempre dispuesta a dejarse abrazar y toquetear, más de una vez, dentro de la piscina de casa, con la verga enhiesta se la he apoyado entre esas nalgas mientras me apoderaba de sus tetas, y ella solo sonreía, aceptando los mimos y no tan mimos. Más de una vez le he puerteado su culito y ella nunca puso reparos en sentir mi verga entre sus cachetes, de haberse dado la ocasión la hubiera penetrado ahí mismo. Pero hasta esta tarde noche, nunca pasó. Hoy cumplió 19 años, la llamé a la tarde para entregarle su regalo, obviamente plata, ya que a su edad no hay muchas cosas que le interesen que les regales, todo lo que pretenden o eligen es muy caro. Mi esposa se fue al geriátrico para arreglar el ver si pueden cuidar allí a mi suegra que tiene 90 años, por consiguiente estaba solo encasa. Tocan el timbre y es Sofía, y reconozco que con solo verla la verga se me pone como una tabla. Es una morocha hermosa. Siempre soñé que esos gruesos labios se apoderaran de mi miembro y se tragara toda la lefa. La hice pasar y entró en la cocina revoleando su largo pelo, vino vestida con unas calzas que las lleva perdida en el culo entre sus jamones, por delante la lycra le marca sus labios vaginales gorditos. Sonriendo me dice que viene a buscar su regalo. Yo con toda la malicia del mundo le digo que hay dos partes del regalo, la primera son los U$D 100 que le doy, a lo que realmente la piba abre los ojos como el dos de oro por la sorpresa ya que es mucha plata, y que si estaba de acuerdo en hacerme una mamada le regalaba otros U$D 100. Sofía primero dudó, luego lo pensó y finalmente se me acercó y se arrodilló frente a mí. Me abrió el pantalón y así liberó mi verga, que son apenas 17cmsx6.5cms. Nada exagerado pero tampoco se quedaría con ganas. Y simplemente tomándola del tronco se la engulló toda, se la metió hasta la garganta y procedió a darme una mamada infernal, la verdad es que no sé donde aprendió y no me interesa, pero qué bien mamaba. En cinco minutos me tuvo a punto de acabar, yo para mientras le acariciaba las tetas y su frondoso culo, la piba de a poco comenzó a excitarse, sus pezones estaban totalmente erectos, mientras seguía tragándose la verga hasta los huevos. Viendo la oportunidad, la hice pararse, la apoyé contra la mesa y le puertee el agujero del culo a través de la calza, ella gimió, y eso me dió la pauta que la piba estaba re caliente, le baje la calza y la bombacha presurosamente, la hice ponerse de panza en la mesa dela cocina y dese atrás le ataqué la conchita, la tenía totalmente depilada, por lo que sus fluidos chorreaban por la pierna, no tuve que insistir mucho, al segundo empujón ya le había entrado toda la verga hasta los testículos, ella gimió, me pidió que la cogiera despacio, que le dolía un poquito, pero prontamente estaba gimiendo y pidiendo más, yo se la sacaba toda y se la ponía hasta los testículos de una, y de repente entre gemidos, suspiros y grititos alcanzó un orgasmo genial, se le doblaron las piernas y si no hubiera estado empalada se hubiera caído de rodillas, su conchita era un mar de flujos y fluidos, mi verga chapoteaba en ese mar de caldo, seguí percutando sus ovarios y así llegó a un segundo orgasmo, y aprovechándome del momento, tomo de arriba de la mesa la mantequera, saco bastante manteca y mientras le sigo cogiendo la conchita, le embadurno el agujero del culo con la manteca, le lleno el esfínter de materia grasa, luego sin que ella se oponga, le saco la pija de la concha y se la apoyo en su agujerito trasero, que dado la excitación de Sofía ya estaba semi dilatado, y lentamente comencé a introducirme en ese hermoso y gordito culo, muy estrecho, ella se abría los cachetes con ambas manos para que la verga entrara mejor, finalmente mis bolas chocaron con su vagina, ya estaba totalmente penetrada, y ella como si nada, ni un quejido, solo suspiros, y así fue como le di matraca durante diez minutos, ella solo gemía y pedía más, logró un tercer orgasmo lo que hizo que su ano se contragera más apretando de forma descomunal mi rabo y así logró hacer llegar a tremenda acabada, le llené el culo de semen de forma intensa. Ella solo participaba tranquila. Una vez calmado el asunto, la piba toda una duquesa, me encara y me dice, este regalo es or hoy, si mañana quieres más son otros U$D100. Solo les digo que voy ahorrando semana a semana, y que todos los viernes serán de mucho sexo. A mi me gusta el sexo y a ella la plata, acuerdo arreglado.

Autor: CRAYZZYGARY1 Categoría: Heterosexual

Leer relato »

“La vida da muchas vueltas”

2022-04-29


Mis manos acariciaban los músculos y vellos cortos de sus glúteos y piernas mientras el empujaba levemente su pene dentro de mi boca, sus gemidos me embelesaban los oídos y me orgullecían al saber el grado placer que era capaz de provocarle solo con la boca, sus manos guiaban suavemente mi cabeza . “La vida da muchas vueltas”, a pesar de que había escuchado esa misma frase desde el instituto nunca la había tomado en serio, para mí la vida siempre se había tratado de decidir a dónde quieres ir, buscar el mejor camino e iniciar el viaje, solía causarme gracia y enojo el escuchar a mis amigas o familiares hablar acerca de las injusticias de la vida, de alegar que por más que lucharon las cosas no salieron como ellos planearon y verlos sumidos en la depresión, solía verlos como inútiles, flojos y tercos que a pesar de ver desde el principio el final de la pista siguieron corriendo con la tonta esperanza de que algún milagro sucediera, como se atrevían las personas a buscar un final diferente al que estaba frente a sus narices? porque el empeño en buscar ayuda sobrenatural para resolver todo el desastre que uno mismo ha creado? no fue hasta hace alrededor de un año con cuatro meses que la frase tomo sentido en mi vida y me vi atrapada y muy perdida, es como si en castigo a mi soberbia la vida me hubiera quitado las riendas de mi mundo y lanzado en lo más profundo de la desesperación. Al terminar el instituto inicie mis estudios para el grado de maestra en educación primaria, estaba completamente segura de que era lo que quería para mi vida, conocí a muchas personas que me impresionaron con su calidad, otras que me sirvieron como ejemplo del desastre y también conocí a Fabián, era un chico muy atractivo, fuerte y varonil, estaba en mi salón de clases y era una persona muy amable y servicial, su manera de sonreír me dejaba helada, sus reacciones ante los problemas y su inteligencia me asombraban y en pocas semanas ya estaba perdidamente enamorada de él, hasta donde sabia en aquel entonces Fabián era el hijo único de una maestra de primaria, su madre al igual que él era muy amable y cuando nos reuníamos en su casa para realizar trabajos en grupo siempre estaba dispuesta a disiparnos las dudas y explicarnos un poco más acerca del tema incluso aunque nadie se lo hubiera pedido abiertamente, Fabián no tardó en darse cuenta de que lo que yo sentía por él iba más allá de una simple amistad y después de unos días de salir y conocernos mejor, me pidió que fuera su novia a los dos meses de iniciado el curso, nuestro noviazgo fue de lo mejor, nos acoplábamos perfecto en la intimidad, nos apoyábamos mutuamente y respetábamos el espacio del otro, fue por eso que en el tercer año de la carrera decidimos irnos a vivir juntos, mis padres no tuvieron problema en que Fabián se mudara a la casa en la que yo estaba viviendo la cual era de su propiedad y se mostraron muy felices de que las cosas estuvieran saliendo bien en mi vida, cada día me parecía un placentero descanso, despertaba acurrucada contra el pecho suave y tibio de mi chico, desayunábamos juntos, nos íbamos a la escuela, de ahí él se iba con sus amigos y yo visitaba a las chicas, nos encontrábamos en las tardes en casa y platicábamos mientras preparaba la cena, la manera en que Fabián iniciaba la intimidad era de lo que más me gustaba en él, llegaba sigilosamente y con delicadeza a mí y me tomaba en cualquier parte de la casa de una manera dulce y sedienta de caricias que me hacía sentir muy especial, durante el noviazgo tuvimos muchos encuentros en mi habitación pero desde que se mudo a mi casa definitivamente, los encuentros ya no tenían un lugar fijo, así como podía empezar a meter sus manos fuertes y ásperas debajo de mis sostén y a acariciarme los pechos, mientras yo estaba acostaba sobre él y a besarme el cuello en el sofá mientras veíamos televisión también simplemente podía abrazarme por detrás mientras limpiaba los muebles y restregar sutilmente en mis muslos su firme virilidad, el aroma de su aliento fresco llegando detrás de mi cabeza, su cuerpo duro y más cálido que la temperatura de mi piel, sus manos fuertes recorriendo mi torso y subiendo hasta entrar debajo de mi sujetador masajeando las puntas de mis mamas, sus dedos pellizcando levemente esas partes tan sensibles de mi cuerpo y los gemidos se me empezaban a escapar involuntariamente de la boca cuando el iniciaba sus traviesas caricias, a Fabián siempre le ha gustado escucharme, saber que me está provocando de tal manera que no puedo controlarme a mí misma. -Shh te pueden escuchar? Me dijo con su voz grave y varonil y ese tono dominante que usa siempre que coqueteamos -Quienes? Vivimos solos, además eso te encantaría no? Le dije burlonamente y la uña de su pulgar se clavo levemente en mi pezón derecho mientras su mano izquierda empezaba a meterse bajo la parte delantera de mi falda -Ay El dolor en tan pequeña medida lejos de molestarme me hacía desear más y no pude reprimir el empujar mis caderas hacia atrás para sentir su cuerpo con más detalle, su sexo completamente despierto se frotaba en un vaivén constante contra mis glúteos y comencé a sentir la humedad apoderarse poco a poco de mi entrepierna. -Veo que lo necesitas tanto como yo, fue lo único que él me susurro burlonamente al oído mientras me levantaba la blusa, alce los brazos para ayudarlo a desvestirme y cuando el sujetador se desabrocho por sus manos expertas me lo saque a medias, los tirantes ya no estaban sobre mis hombros pero volviendo a poner las copas sobre mis pechos me di la vuelta para verlo a la cara, tuve que alzar la cabeza para alcanzar a ver a ese machote de 1.83 mirándome fijamente con ese brillo de lujuria en sus ojos que tan orgullosa estaba de provocar, su cabello oscuro, su nariz afilada y su boca entreabierta que parecía ansiosa por probar todo lo que le yo tenía por ofrecerle me provocaron la necesidad de guiar sus caricias, no fue necesario, Fabián me tomo en sus fuertes brazos y como si de una muñeca se tratara me coloco sobre el sofá de la sala, arrodillado frente a mí, intento quitarme las copas de lugar, pero con una sonrisa me negué a que lo hiciera, sentía mis mejillas calientes al igual que todo mi cuerpo. -Será que me estas escondiendo algo? Dijo mientras una de sus cejas se levantaba divertida y me lo arrebato, mi torso quedo completamente al descubierto y dulcemente se abalanzo sobre mí, se acercó y olisqueo cada uno de mis pechos se prendió como si fuera un crio a probar el izquierdo mientras que amasaba dulcemente el derecho, la sensación de su boca caliente y húmeda contra mi piel desnuda me arranco gemidos y contribuyó a que mi intimidad se inflamara y humedeciera aún más, mis manos empujaban sus pectorales tiesos y poderosos inútilmente, recorrí el grosor de sus brazos y sin saber cómo, termine acariciando sus cabellos, ensortijando mis dedos en su pelo, Fabián repentinamente dejo de intercalarse entre mis senos y se separó de mí, con una mueca de deseo desesperado. -Eres una delicia andante, dijo apartándose un rastro de saliva que le quedaba en los labios y se quito la camiseta, su piel ligeramente tostada por el sol de las mañanas mientras corría por el parque del vecindario, sus pectorales coronados por pezones color canela contrastando con su piel blanca, lo desarrollado de sus musculosos brazos, el ligero aroma a sudor mezclado con perfume de hombre y el tenue camino de vello que bajaba desde su pecho hasta el pubis provocaron en mí el reflejo de adentrar mis caderas contra el respaldo del sillón y abrir levemente mis piernas, rápidamente Fabián se desabotono los jeans y se quedó únicamente en un slip que ahora parecía no ser de su talla, la parte frontal parecía apretarle hasta el punto de causar dolor, el contorno de su sexo se marcaba escandalosamente sobre la delgada tela blanca que ahora hacia de transparencia, me levante de mi asiento y él se inclinó para besarme los labios, el sabor de sus besos desesperados y su respirar acelerado me embriagaron, me separe de sus brazos que me sujetaban fuertemente contra su cuerpo, me restregaba contra él y lentamente y sin dejar de mirarlo a esos dulces ojos que ahora se mostraban llenos de lujuria, me arrodille, pegue mi nariz contra la tela del slip y aspire su aroma a semental, a jabón mezclado con virilidad y lentamente baje sus calzoncillos hasta quítaselos y arrojarlos a una esquina de la habitación, quedo frente a mí una amplia extensión de carne, Fabián me observaba ansioso e implorante y yo decidí explorar un poco más esa parte tan bella de su anatomía, lo tome por la base con la mano derecha y clave mi nariz a los laterales, su aroma me encantaba y levantándolo ahora hacia arriba empecé a palpar sus testículos, la ligera aspereza del vello naciente pinchando mi mano me agrado y empecé a acariciar también la parte baja de su estómago y pubis, el vello era más largo y grueso en mata pero casi sedoso al tacto, Fabián desde arriba me miraba divertido, para entonces mi intimidad estaba tan mojada que podía sentir la fricción entre mis labios vaginales, decidí darle lo que buscaba y metí en mi boca toda su verga, sentí mi garganta ser invadida por toda esa estructura carnosa pero al tener tantos años de práctica en pareja las arcadas simplemente brillaron por su ausencia, mis manos acariciaban los músculos y vellos cortos de sus glúteos y piernas mientras el empujaba levemente su pene dentro de mi boca, sus gemidos me embelesaban los oídos y me orgullecían al saber el grado placer que era capaz de provocarle solo con la boca, sus manos guiaban suavemente mi cabeza acariciando mi cabello y apartándolo de mi rostro. El tomo la iniciativa y me separo de su cuerpo, me recostó en el sofá boca arriba, con rápidos movimientos me quito los zapatos, la falda y las bragas, apenas miro mi vulva húmeda y levemente enrojecida entre mis piernas y su cara turbada se mostró ansiosa y hambrienta, se sacó los tenis pisoteándose los talones y subió de rodillas en el sofá, sus fuertes piernas entre mis rodillas abiertas en su máxima capacidad, la diferencia del color de su piel blanca con la mía más pálida y su ancha contextura física agazapándose sobre mi pequeño y delgado cuerpo me hicieron sentir deseosa de su calor, tome un cojín y lo metí detrás de mi cabeza, sentí su estómago contra el mío, sus vellos rozar mi piel lampiña causándome un tormentoso cosquilleo, su piel emanando calor y humedad, el aroma de su perfume mezclado con sudor y sentir su endurecida y chorreante extremidad buscando cobijo dentro de mi ser provocaron que se me escapara un gemido, así era estar con Fabián sentías que en un gemido lo decías todo; agradecimiento, anhelo, desesperación, la piel de nuestras intimidades se rozaba constantemente pero Fabián estaba tan turbado y yo tan deseosa que el parecía no poder encontrar el camino, las ansias pudieron más que yo y buscando con mi mano su cuerpo lo coloque en las puertas de mi ser. Nos dirigimos una mirada cómplice y divertida y sentí como poco a poco nos fundíamos en uno solo, el calor de su cuerpo siendo atrapado dentro de mí, mi interior se ajustaba perfectamente a su verga y en el exterior sus apéndices aplaudían nuestra sincronía, entre los pliegues de mi piel una protuberancia se rozaba con su cuerpo cubierto de vello y cada vez que el me embestía sentía el caer en el paraíso, ¿cómo podía esto sentirse tan bien?, ¿cómo podía sentirme tan llena, tan feliz? Mire su rostro y aunque no me miraba fijamente su placer estaba presente en cada rasgo de su cara, mis piernas entrelazadas en sus caderas y mis talones sobre sus glúteos me hacían sentir segura, mi interior era un remolino, una fuerte ráfaga de viento nacía desde mi centro y amenazaba con lanzarme por los aires, sus besos eran la mayor delicia de este mundo antes desconocido que se nos revelaba cada vez que nos quedábamos a solas, mis manos enlazadas sobre su cuello, nuestros gemidos y pujidos llenando la habitación, nuestro reflejo sobre la pantalla de la televisión, todo era perfecto e irreal. Fabián me lanzo a las alturas en medio de una explosión de jugos desde lo más hondo de mi ser en dos ocasiones y con ruegos fue la única manera en que lo convencí de aminorar la velocidad de la marcha mientras me reponía de semejante placer, cuando por fin llego su momento, sus gemidos se hicieron más altos, me abrazo con intensidad, un fuerte y delicioso aroma impregnaba la habitación, el golpeteo de su escroto contra mis muslos se volvieron ensordecedores y mi interior se estrechó a medida que su cuerpo se engrosaba, fuertes sacudidas invadieron nuestros cuerpos y sentí el calor de su semilla inundar mis entrañas, un calor que se esparcía y era empujado rítmicamente aún más adentro de mí, me desconecte por completo del mundo y de mi misma por unos segundos y cuando regrese estábamos allí los dos, desnudos, fundidos en uno solo, el encima de mí, mi cuerpo entrelazado con el suyo y el suyo correspondiéndome en un mi fuerte abrazo, bañados en sudor frio pero al mismo tiempo con las pieles ardiendo, nos besamos felices y satisfechos al fin. -Y cómo estuve? Dijo al fin Fabián acurrucado sonriente de lado en el sofá al igual que yo, aun dentro de mí. -Igual que siempre, estupendo le dije yo con una sincera sonrisa, sus dedos acariciaron mi cabello castaño y nos quedamos ahí recostados mirándonos llenos de dicha, desearía haber tenido la posibilidad de quedarme justo así acurrucada en su cuerpo eternamente. Como ven mi vida era perfecta, tenía todo lo que podía querer, un chico que me amaba y al que sinceramente era capaz de querer con toda el alma, casi concluía mis estudios y mis padres y su madre nos daban la bendición desde sus respectivos hogares, manteniéndose bien alejaditos de nuestros pequeños problemas ocasionales. Todo esto cambio el día en que Fabián perdió a su madre, Rosalía murió camino a casa de su trabajo en un accidente vial y su mundo se derrumbó, lo inesperado y trágico de la muerte de Rosalía nos consterno a todos, mis padres, nuestros amigos, los compañeros de su trabajo, nadie podía creerlo, al principio todos en el fondo teníamos la esperanza de que no fuese verdad, de que en realidad ella estuviera bien en algún lugar, que la estuvieran confundiendo con otra mujer, que le hubieran robado el coche y ese cuerpo que yacía metido debajo de un camión de carga fuese el de cualquier otro, que ella ni siquiera se hubiera dado cuenta del robo, pero no fue así, después de acudir al servicio forense, la duda y la esperanza de que todo fuera un terrible error se disipo definitivamente, murió con cincuenta y un años de edad, se fue sin cumplir su anhelo de ver a Fabián y a mi formar una familia y conocer a sus nietos. Los meses tras el sepulcro Fabián se los paso aislado de todos y aunque apenas lloro durante el velorio pasaba los días enteros con los ojos enrojecidos y llorosos, cada noche rompía en llanto e inútilmente yo acudía para intentar consolarlo, renuncio a la carrera, se encerró en casa, comenzó a beber en exceso, al principio al llegar de la escuela lo encontraba recostado en la sala dormitando con una botella casi vacía de licor sobre la mesita de centro, escondía todo lo que pudiera fomentarle el vicio y cuando se despertaba casi al anochecer le preparaba el baño, le hacía algo de comer y me acurrucaba a su lado en el sofá para tratar de ayudarlo a superar todo el dolor que lo estaba matando. Conmigo era con la única persona con la que él se sentía lo bastante en confianza para llorar y sacar su frustración. -¡¿Porque?!, ¡¿Dime porque tuvo que ser ella?!, ¡¿Entre todos porque mi madre?!, Yo solo lo escuchaba y me abrazaba fuertemente a él, sus lágrimas mojaban mis mejillas, sus gemidos retumbaban en mis oídos y me rompían el corazón al verlo así, sufriendo tanto por algo que no tenía solución, incapaz de aceptarlo. -No lo sé, así son estas cosas, un día estamos aquí y al otro ya no, así como un día llegamos un día nos tendremos que ir. -Piensa en ella, no le gustaría verte así, se preocupó toda tu vida porque fueras feliz, por convertirte en un hombre de bien, piénsalo, ¿crees que le gustaría lo que has hecho, esto que estás haciendo de ti mismo? -¡No, claro que no querría verme así!, contuvo la respiración un momento y finalmente volvió a hablar ¡Pero es que no puedo!, sus lágrimas escurrían por su rostro, se abrazaba fuertemente a mí y su calidez envolvía mi cuerpo, yo sabía perfectamente que necesitábamos ayuda, que un psicólogo tenía que ayudarnos, pero cada vez que le rogaba que buscáramos ayuda profesional, se negaba rotundamente y me aseguraba que era cuestión de tiempo, me pidió que por favor lo comprendiera y lo esperara. Y ese fue el peor error que he cometido en toda mi vida, confié en que él se recuperaría con el paso del tiempo, que nuestro amor y sueños le darían la fuerza, sin embargo no fue así, un día llegue a casa y me sorprendió verlo tomando una siesta dándole la espalda a la puerta de nuestra habitación, había ingerido una enorme cantidad de pastillas mezcladas con alcohol, así sin más se había marchado.

Autor: DANIEL TERAN Categoría: Heterosexual

Leer relato »

Inocente pervertida

2022-04-26


Todo comenzó así .estaban dos amigos jugando en casa cuando de repente salió de una de las habitaciones una chica muy hermosa pero a su vez estaba discapacitada de una de sus piernas ella era hermana de uno de los chicos la que nunca salía de su habitación.pero esta vez fue diferente se ánimo !! El amigo al verla sintió tanta ternura de ella al verla sumisa e indefensa y fue a saludarla. . ella al contrario sintió atracción deseo llevaba tantas fantasías reprimidas necesitaba el calor de un hombre le urgía que calmaran ese fuego que durante años llevaba entre sus piernas. . pero obvio no podía ser tan evidente y pasó el día disfrutando de la Divertida compañía que le ofrecían su hermano y amigo. . pero estando ya de noche y muy tomados los chicos se quedaron dormidos oportunidad que aprovechó ella para irse al dormitorio de su nuevo amigo ya lista y sin ropa se avalanceo encima de él. .casi con desespero comenzó a hacerle sexo oral devorandolo todo , el chico despertó muy sorprendido pero le gustaba lo disfrutaba! Le pedía que recorriera todo su largo pene con su lengua hasta que se vino en ella .. luego la volteó y la embistió por detrás separando sus grandes nalgas la penetró toda sin importar nada la azotaba salvaje ella feliz pedía más y más .la llenó de todo su líquido varonil la dejó complacida y luego la tomó en sus brazos y la llevo a su habitación se despidió de ella con una sutil mordida de pezón mientras ella lo miraba con ternura y perversión.

Autor: algaleya Categoría: Heterosexual

Leer relato »

El Deseo de Miriam

2022-04-26


Era una mañana cuaquiera, sono el despertador (mi mayor pesadilla). Intente cerrar cinco minutos mas los ojos pero, no lo consegui. Mi cuerpo se fue despegando poco a poco de las sabanas con lebes movimientos. Me encantaba dormir desnuda, pero por la mañana sacar un solo pie de la cama hacia que todo mi cuerpo se estremeciera. Camine hacia el cuarto de baño encendi la ducha y mientras el agua caliente salia observe mi cuerpo desnudo en el espejo. Mi piel morena salvo, mis pechos que dejaban ver la marca del biquini de mi talla 110 y mis pezones pequeños pero oscuritos (ahora duros por el despertar). Se que tengo unas tetas expeztaculares pero siempre me ha dado apuro hacer toples, nunca me he atrevido ni siquiera a ir a una playa nudista. Mi cintura no es de modelo pero no me puedo quejar tengo unas buenas curbas, mi mayor tesoro mi culito respingon y duro. No soy estremadamente alta 160,ni gorda ni delgada, manejable. Salia el agua caliente, me cole en la ducha y deje que callera desde mi cabeza recorriendo todo mi cuerpo. Era una sensación agradable todo mi cuerpo se iva despertando poco a poco. Me labe la cabeza y comence a enjabonarme con mis manos poco a poco. Primero el cuello despues mis brazos, mis piernas; sin darme cuenta estaba deleitandome en mis pechos, y mi cuerpo me pedia mas. Comenze a masajearlos peñizque mis pezones, los estiraba y sin querer los lami, senti que mi sexo se despertaba. Como me gustaba esa sensación. Baje mi mano por mi barriga hasta llegar a mi vagina acaricie mis labios mientras mi otra mano estiraba de mis pezones. Poco a poco me fui poniendo muy humeda chupe uno de mis dedos y lo introduje. Suavemente metia y sacaba mi dedo hasta que estaba totalmente escitada, meti un segundo dedo aumente mi respiracion. Acariciaba mi clitoris estaba muy caliente, chupaba mis pezones, me los pellizcaba, me sente en la ducha. Como pude alcance mi vibrador (mi mayor aliado en la ducha) poco a poco comence a gemir estaba a punto de llegar me sujete como pude ya no podia ni moverme gemia de placer. Las vibraciones iban en aumento aprete y estalle. Hacia tiempo que no tenia ninguna relación y cada vez se me hacia mas duro mi cuerpo necesitaba mas, sentir una buena polla hacerle llegar al orgasmo, pero de momento me tenia k conformar con mis dedos o con mi consolador. Sali deprisa de la ducha llegaba tarde. Me vesti camiseta ajustada con un escote prominete, haber si por fin alguien se queria asomar al avismo. Pantalones ajustados para resaltar mi culito, tacones; me peine, tenia el pelo moreno corto por la nuca pero la parte de alante larga(me encanta 9que me tiren del cabello mientras me follan). Sali de casa a corriendo llegaba tarde no pillaria el tren. Llegue apurada corriendo me subi al tren no me fije en nadie me sente y suspire, como siempre con el tiempo justo. Tras varios minutos mire a mi alrededor, las mismas caras de siempre. Hacía dias que no veia al dueño de mis deseos, el morenito. Saque mi libro, y comence a leer. La portada es un libro normal pero el interior es un libro de relatos eroticos que me recomendo una amiga para las noches en soledad, pero me habia engancado tanto que me encantaba leerlo de camino al trabajo, me ponia cachonda pero nadie se daba cuenta. Al llegar a mi parada me baje estaba apunto de subir a las escaleras mecanicas y una mano me sujeto me gire mire a un hombre un poco mayor que yo (yo estoy en los 33 él serian unos 38)dios era él. -Perdona se te a caido esto.-me dijo penetradome con su mirada azul. A la vez que me acercaba un papel. - Gracias no me habia dado cuenta. Coji el papel estupefazta. Sono el pitido del tren corrio y se volvio a subir. Mi cuerpo aun estaba esaltado. Era un hombre alto entre el 175, 180 de estatura, complexion acletica, ojos azules, pelo negro , y un aire enigmatico. Dios me había puesto cachonda solo de pensar en su mano sobre mi cuerpo. Llegue a la oficina me sente encendi el ordenador y me dispuse a ver que dichoso tique me había dado el placer de conocer a ese hombre. Al abrilo solo se leia: „Llebo semanas fijandome en ti, te deseo, deseo recorrer tu cuerpo con mis manos y hacerte mia. No soy un loco solo un hombre deseoso de tu pecado mi numero es 871654320 llamame“ No me lo podia creer mi dique seco estaba apunto de desaparecer. Me escite solo de pensar en ese hombre recoriendo mi cuerpo . Apunte su numero en mi movil y le escribi, sin la esperanza que me contestatara ya que podria estar ... ... trabajando. Buenos Días, me llamo Miriam. Y estare encantada de que caigas en mi pecado. Buenos Días mi nombre es Ricardo, un enorme placer por fin saber tu nombre. Y estare encantado de conocerte en persona mas intimamente. Me exalte había respondido casi de inmediato, no sabia que poner más pero estaba segura que queria mas. Como te has decidido a darme tu telefono. Y como bajandote del tren en lugar de en el mismo tren. no me atrevi, me a costado mucho entregartelo, siempre vas tan enfrascada en esa lectura tuya tan picara que no sabia como hacerlo. Picara?? es un libro normalito, lectura rapida que llaman. La portada pero el interior... te delatas tu repiración se acelera y tu cuerpo te delata jugueteas con tu colgante y las frases del interior como „Manuel agarro los pechos de isabel y los apreto...“ no son lectura rapida. Me espias??? No, te observo, te deseo... y un sinfin de cosas. Me espias, y te gusta Lo que me gustaria seria hacerte lo mismo que hacen los personajes. Eres directo. No, estoy, como decirlo... jajaja directo. La camiseta de hoy no ayudaba. Insinuante?? excitante. Pero no se nada de tí, y si eres realmente un loco??? Loco??? loco estoy por besar lentamente tu cuello y perderme entre tus pechos, mientras lamo tus pezones. Y acaricio lentamente todo tu cuerpo. Loco por mordisquear tu clitoris y hacerte gemir de placer. Mmm, me tenta la idea que mas me harias loco?? Lameria tus pechos mientras acaricio tus muslos hasta llegar a tu clitoris, pero sin tocarlo, hacer qeu desees qeu introduzca mis dedos en el. Mordisquearia tus pezones, los pellizcaria y lameria tu cuello mientras mi respiración lo recorre y bajar, bajar lentamente. Besar tus muslos y acercarme poco a poco a tu coño. Besarlo lamerlo, introducir mi lengua poco a poco dentro de el y sentir como tu respiración se acelera hasta hacerte arquear de placer, y cuando me suplicaras que te hiciera mia, seguiria metiendo mi lengua poco a poco mientras mis manos, pellizcan tus pezones, cuando ya no pudieras mas introduciria un dedo para que chillaras de placer. Subiria lamiendo tu estomago, chuparia tus pechos, lameria tu cuello y meteria otro dedo para ajustar mas tu deseo, los meteria y sacaria mientras como tus pechos te haria rogar suplicar por mi polla y poco a poco te introduciria para que me pidieras mas. Te taparia la boca con mi mano para que no pudieras chillar y poco a poco aumentaria el ritmo de mis envestidas, y te haria desmayarte de placer. Y haria k me la comieras saboreando tus jugos y me correria en tu boca en un estallido de placer. Dios me encantaria que me lo hicieras ahora me estas poniendo muy cachonda, y estoy en la oficina no me puedo ni tocar. Sabes que me encanta saber que te estas piniendo cachonda, Te pone saber que estoy humeda??? No, me pone pensar en como te colocas de rodillas frente mi me cojes la polla con tu boca y comienzas a chuparmela poco a poco con tu lengua primero la punta despues vas mas y mas a dentro hasta k la tienes entera y subcionas para intentar sacarme todo el jugo, y muebes tu cabeza poco a poco mientras me miras con mirada de putilla sabiendo que te esta encantando y me haces gemir. Te agarraria de ese pelo mientras te coloco a cuatro patas y te follo dandote azotes mientras te arqueas de gusto primero suabe y poco a poco mientras te acaricio el clitoris y las tetas despues te envestiria tan fuerte k gritarias de placer y gotearias por las piernas de la corrida que tendrias. Me pone imaginarte asi con tu culito en popa dandome todo el placer del mundo con tu coño y con tu boca. Me pone pensar como te voy hacer todo esto y mas. Sabes que estoy, muy cachonda, estoy chorreando. Te pone igual cuando lees esas novelas?? No me as puesto tu mas. Mmm quedamos??? Donde?? Estas muy cachonda??? demasiado para esperar. Te recojo?? Por favor Me necesitas??? Te deseo. Estoy saliendo de mi oficina, te espero en la boca del tren de mi parada. Camión de reparto de ART, 10 minutos. Sali de la oficina volando, le dije a mi compañera Marta que me habian llamado los de la alarma de mi casa que alguien habia intentado entrar, y sali.

Autor: Anónimo Categoría: Heterosexual

Leer relato »

Los secretos con Leonel 2

2022-04-26


Dos amiguitas se cuentan secretos de como comparten el sexo de un hombre. . -Párense que lo vamos a destripar, dijo y se puso de pie. Él seguía tendido con su pene venoso, grueso y con esa risa en el rostro de satisfacción. Se levantó, prácticamente desnudo, ya no tenía bóxer, agarró su trozo palpitante y corrió al cuarto a cambiarse. -Niñas han visto que hombre tan lindo y decente, ojalá se pudiera quedar con nosotras por largo rato, ¿no creen? -Si mami, le dijimos, yo y Clemencia, es muy lindo. “Mi madre tomó de nuevo la botella y se dio un sorbo del mismo pico y camino al cuarto, pero él ya salía todo sucio con esa bermuda de la NBA, y se empinó el resto que allí quedaba.” “-¿Entonces, ganaron con trampa?”, dijo. “Y mi madre soltó una carcajada de aguardiente y dijo: ¡Divino! ¡Eres Divino! Ahora les tengo una sorpresa en esta rica lluvia y la compañía de Leonel, que es el único hombre que ha convivido con nosotras fuera de su papá. ¡Vamos a meternos todos en la alberca!, gritó, y enseguida repuso: Pero antes prometan que no le van a decir nada a su papá, porque se enoja si dañamos esa agua, ni de los juegos o lo que se diga aquí. Hoy seguro que llega borracho, ¿y quién no?, con semejante aguacero.” “Era una típica alberca que se usan en los pueblos para conservar agua, a veces para comer y otras para los oficios varios, lavar, regar las matas. La de nosotras tendría 1.00 mt de alto por 1.20 mt ancho por 1.50 mt de largo, en ella prácticamente cabíamos apretados los dos adultos y las tres niñas. Hacía mucho frio y ya iba más de una hora de lluvia que no parecía amainar. Mamá corrió y se montó a la pequeña pared de la alberca dio una vuelta en sus nalgas y se lanzó al agua; nosotras llegamos atrás, y Leonel nos fue alzando cada una por el culo para entrar, él se quedó afuera; yo estaba con Lizet a la izquierda y mi mamá con Clemencia a la derecha.” -Metete, esta calientica el agua… mira que nunca nos habíamos atrevido a usar esta cosa como piscina, ¡te imaginas! No te hagas rogar, que lo hacemos por ti también. “Él nos miraba a todas ahora con una cara de pícaro, se subió y se sentó al medio, con los pies dentro del agua que podía tocarnos los pies y las piernas a mi mamá y a mí. Se sobó el bulto como acomodándolo, ahora suelto en esa tela transparente y dijo:-Verdad, esto está caliente ¿Adónde me hago?” Mi mamá lo jaló por un brazo y yo por otro:-Bueno está bien, dijo él, “-primero me voy con las niñas, luego con ustedes tía y Clemencia…” “A la sazón él se vino a sentar en medio de Lizet y de mí, pero yo enseguida termine sentado sobre él, y él abrazando con una mano mi vientre y con la otra trató de jalar a Lizet, pero ella lo miró feo y se zafó y se corrió a su esquina. Yo me terminé quitando el vestido. Ya no podía sino estar de pie, al igual que mis hermanas y ellos en cuclillas o de rodillas, porque la alberca estaba a ras como esas piscinas sin bordes, como las de hoy. Era tan incómoda la posición ya que nadie podía estirarse a sus anchas y el agua prácticamente al cuello, yo estaba sostenida por el vientre mirando a mamá, y podía sentir abajo el calor de su cosa en mi puchita abierta de pierna. Y el agua estaba turbia y no se podía ver nada debajo.” En aquel momento fue que mi mamá volvió a preguntar: ¿Leonel, tú tienes novia? “Dijo que no tenía, porque iba a durar muchos años fuera y no quería tener esa tristeza.” -¿Y que le pasa a Lizet?, siempre con esas rabias, dijo mamá. “E insistió:-La vida es corta, y hay que disfrutar estos buenos momentos, que gracias al Sobrino estamos pasando. ¿Ven a jugar con el primo? Pero Lizet no quiso y se quedó mirando nada más.” -Sabes, te voy a decir, ¿no notas una diferencia marcada entre mis hijas en su físico? Él contesto, no. -Tu tío es un gran hombre, él no es el padre de Clemencia ni de Lizet, con el tengo a Margarita, ellas cada una tiene un padre, pero llevan el apellido de tu tío porque él así lo quiso, cuando me dijo que hiciéramos un hogar, que este año son 8 años. “Mi madre estaba medio ebria y ya sus pequeñas tetas salían cada vez que se movía buscando acomodo en el agua, todas tenían sus trajes flotando a la altura de sus pechos, las piernas en un constante vaivén. Una de mis manos busco apoyo en su pierna y para no deslizarme, se fue agarrar la cabeza y el cuerpo de ese gran pene; él me sonrió y apreté su cosa, luego puso su mano en mi panty y la dejo allí fija; ora, en el mismo sentido trato de arrimar de nuevo a Lizet buscando sostenerla pero ella se apartó más a su rincón, él la miró, le sonrió, y le guiño el ojo, pero ella se enojó más. Mi madre al ver esa picardía, le ordenó, ahora nos toca a nosotras, y se rodó para que él ocupara su puesto y ella quedó al medio al lado de Clemencia.” -Ven, no te voy a morder, papito. “Nunca habíamos visto a mi mamá así con nadie. –Te digo todo esto, porque estoy feliz con mis hijas, disfrutado esta linda tarde contigo. Ellas deben saber que lo hago como una buena samaritana. Y ellas saben que no haría nunca nada que a su padre ofenda la amistad con su sobrino. Leonel se movió caminado agachado hasta la esquina y mi mamá lo abrazo y él le pasó el brazo también, me imaginaba que ya que en su mano sostenía su bastón negro y él le agarraba la teta izquierda bajo la turbia agua u otra cosa, como ricamente me lo hizo a mí. Allí mi mamá le decía secretos al oído y sólo reían.” -Cuando crees, que te marchas, sólo para saber y estar preparada, insistió mi mamá. “-Si salen todos los papeles este viernes y entregan los exámenes clínicos, creo que el lunes.” -Ven acá Clemencia, la jaló poniéndola ahora al medio de ellos. Cleme empezó a sonreír al sentirse cargada por él. -Sí, ella tiene también que conocer… decía eso mirándonos de reojo a Lizet y a mí. -Ella que es la mayor y va el año entrante al bachillerato, debe saber mejor las matemáticas… Yo quisiera bello Sobrino que usted… me la reforzara con las matemáticas… y en otras materias que usted le vea debilidad… “-Con mucho gusto tía, yo soy bachiller industrial, y les puedo dar las clases que necesiten.” -Ah, se me olvidaba, ¿vas mañana a la ciudad? Porque necesito que me asesores en unas cosas y además voy comprarte varios bóxer en compensación al que te rompimos. “-Si voy a salir, debo estar en la gobernación como a las 10 de la mañana, me dices y listo, ¿a qué hora salimos? Por lo demás no te preocupes.” -Nos vamos a las 9:00 a.m. No hay más que hablar. “Ya había escampado pero seguía el cielo gris y la tarde fría. Mi madre se lamentó que el aguardiente se acabara y dijo: hablen ahí otro ratico con su primo que voy a bañarme para poner la comida. Y se levantó con ese cuerpo de mujer ardiente, macizo y voluptuoso, se sacó el bikini del culo, se bajó el vestido y salió hacia la casa.” “-Muy hermosa su mamá…”, decía sin perderle el contonear de sus nalgas hasta la puerta del patio “Clemencia tenía una cara de pendeja, algo le hacía o sentía como yo en los brazos del primo. Pero Lizet estaba ausente, desde su esquina apenas observa en un mutismo incómodo.” “-¿Qué le pasa a la primita Lizet?”, preguntó. “Mientras Clemencia y yo lo llenábamos de besos, revoloteado entre sus piernas y abrazadas a su cuello le decíamos susurrando: Ay, primo que rico estar así contigo” -Ay, primo, ella esta brava porque está enamorada de ti, dijo Clemencia. “Lizet salió de su mutismo y con llanto en los ojos le dijo a Clemencia: ¡Mentirosa! ¡Tú eres la que te gusta, te odio! Dando un salto a la barda de la alberca se fue corriendo para la casa. Clemencia puso una cara de preocupación, y se fue apoyar a la pared izquierda que miraba para la casa, abría y cerraba las piernas, de espaldas a nosotros, yo ora a mis anchas, me restregaba sobre el mazo de Leonel.” “Él al ver ese trasero hermoso y cuajado de mi hermana, me puso de lado y se arrimó detrás ella, dejando a Clame visiblemente conturbada, mientras la sostenía por las caderas” El momento de alegría se había tornado en desasosiego. Él se puso de pie, y nosotras nos abrazamos a su cintura: Primo quédate otro ratico, suplicamos. Él se volvió a sentar estirando sus piernas y abrazándonos y tocándonos de nuevo, esta vez, nos agarró los chochos, apretó nuestros pechitos bajo el agua, mientras yo y Clemencia forcejábamos para tener el favor de su falo entre las piernas, déjame a mí, decía Cleme en suspiritos, y yo la apartaba para poner de nuevo su falo puyando mi vaginita. Él en jadeos, se sacó la verga de la pantaloneta y la sostenía explorando toda nuestra intimidad con un roce suave…” “-¿Te gusta, Cleme?, ¿Y a ti Margarita? Nos preguntaba. -Siiii…dijo ella como un suspiro, mirándolo con una ternura en sus ojos. -¡Ya está bueno!, escuchamos a nuestra madre gritar: ¡vengan a bañarse que se pueden enfermar! ¡Dejen al primo descansar! -Ay, queremos seguir jugando con él, le respodí… apretando con descaro su gordo y largo pene. -¡Mamí danos otro ratitico…! gritó Clemencia. -¡Nooooo….he dicho que no! Continuará…

Autor: YATEKURI Categoría: Heterosexual

Leer relato »

Los secretos con Leonel

2022-04-26


Dos amiguitas se cuentan secretos de como comparten el sexo de un hombre. . Hace muchos años mi mejor amiga de nombre Verónica, me comentó que ella tenía un secreto, me decía que le gustaba un hombre que vivía en su casa, era un tipo alto y simpático de unos casi 40 años, y ella apenas tenía nueve y estaba enamorada. Yo le contesté que la ayudaría. Ella desesperada por conocer todo de golpe, comenzó a hacerme preguntas sobre si ya yo tenía novio y cómo era eso: ¿si había besado, si conocía el pipi de alguien y si el sexo era rico o dolía? Yo le respondí: Te voy a contar lo que hicimos, para cuando tú estés con ese señor que te gusta, me cuentes también todo lo que te hace. ¡Júralo! La grité, y ella juró por su mamá que sí lo haría. “-Sabes que somos tres hermanas y yo soy la menor. En ese entonces contaba con 7, Lizet tenía 9 y Clemencia con 11. Mi papá tenía un hermano que estaba casado con una señora que tenía un hijo y que mi tío había criado desde chico, y que mi papá llamaba cariñosamente “El sobrino”; yo no lo conocía, dicen que había llegado muy chico antes que nosotras naciéramos. Era un muchacho no tan alto, parecía un adolescente con su cuerpo bien formado, y vestía de una forma juvenil, siempre con una camisa y pantalón anchos para salir. Mi tío le pidió el favor que lo recibiera por unos días mientras sacaba los papeles para embarcarse en la flota mercante, ya que había terminado esos estudios de marinería y estaba sacando el pasaporte y otras cosas. Total, que un lunes llegó a la casa y mi papá nos lo presentó, lo acomodó en un cuarto separado de la casa en el fondo del patio al lado de la alberca que ya no existe, y allí le colgó una hamaca y una cama pequeña de esas de resortes y le puso un ventilador. Era un tipo muy atractivo de tez negra, delgado, de 1. 65 de estatura y de fino rostro, nosotras siempre pensamos que podía tener 16 o 17, pero en realidad tenía 25 años. Había llegado con poca ropa, y cuando estaba en la casa pasaba en una bermuda de nylon que le llegaba a las rodillas, como esos basquetbolista de la NBA, pero sin camisa casi siempre y en chancletas, igual, aquí el clima es muy caluroso” -¿Eso de NBA, qué significa? -Preguntó Verónica. -Es como la liga de ese deporte, el basquetbol en los Estados Unidos. Sigo: “Mi mamá decía que le daba pesar saber que ese pobre muchacho se iba lejos y quizá no regresaría nunca, y nos pedía que lo tratáramos con amabilidad ya que era un mandamiento cristiano, ser un buen Samaritano”. -¿Qué es eso? –Volvió a preguntar. -Eso está en la Biblia, pero creo que es que hay que servir y atender a los visitantes, algo así… “Lo cierto fue que mi hermana Clemencia, que siempre ha tenido un cuerpo espectacular, tenía apenas unos botoncitos despuntando de sus tetas, una cola grande como la tenemos todas y esa cara de ojos grandes y verdes y sus labios gruesos, sin hablar de la “cosa” más grande de las tres, mi mamá le gritaba: ¡Muchacha que crica grande y bonita te gasta! Ella se tomó a pecho y comenzó a charlar con él, le daba refrescos y lo invitaba a que viniera a la sala a ver televisión”. “Lizet parece que no gustaba de Leonel, que así se llamaba, ella es la más clara de las tres, salió a mi papá decía yo, tenía una larga cabellera, un rostro angelical y su cuerpo bien formado para su 1.40 de estatura y ojos negros. Pero ella no lo podía ver ni en pintura, le tenía un odio inexplicable; en cambio a mí me gustaba su sonrisa y como jugueteaba conmigo que pasaba en panty y falditas todo el día en la casa, mostrando mis gorditas piernas y nalgas. Él me cargaba en sus hombros como caballito o en sus piernas en el mecedor que tenía a la entrada de su cuarto, eso sin ninguna malicia hasta ese momento”. “Pasaron los días y un miércoles o jueves de esa semana, el día amaneció nublado, que eran las 12 m y parecían las seis de la tarde; mi mamá ordenó que nadie iba a salir ese día porqué lo que venía era agua. Así que con ese frio, empezó a llover como a la una, era una lluvia fuerte y rica. Cuando nos asomamos al patio vimos a Leonel cerca de la alberca bañándose en un pantalón cortito y un poco aprestado, era un bóxer de esos como licra de color blanco. Ese parece ser el día que nos calentamos y nos calentó a todas para siempre.” “Clemencia le dijo a mamá que quería bañarse, y todas dijimos que también queríamos, y nos metimos con la ropa que usábamos, incluso mamá que tenía un traje corto y sin sostén y una tanguita diminuta. Mamá en esa época estaba en sus treinta y tantos años y papá le llevaba 10 años. Era una mujer más oscura que papá, con unos senos pequeños pero firmes, muy bonitos y una pequeña cintura que terminaba en un culo grueso y prominente, como el de una avispa. No media más de 1.60. Nosotras nos metimos peleando el chorro de agua que caía del techo y mi mamá mojada y con esa ropa trasparentada se fue a hablar con Leonel, nosotras que se nos marcaba todo también corrimos hasta donde ellos. Leonel apenas nos vio llegar se escurrió el agua de los ojos y tapo su pene con una mano que no lograba ocupar por el tamaño”. -¿Tienes frio?, le dijo mamá. -No señora, ¿y tiene usted? Eran visibles los pezones erectos y pardos de mi madre bajo su vestido de algodón. Nosotras titiritábamos del frio. -Uyyy, siiiii, venteeee, metámonoooos en el chorro, le dijo. Y lo jaló de la mano y nos fuimos corriendo al rico y frio chorro. “Mi madre ni nosotras le perdíamos vista al “primo” que dejaba ver en todo el aparato de su masculinidad, en reposo. Yo le dije, cárgame primo, él miró a mamá y ella le dio la señal de si, él me alzó y yo me enrollé con mis piernas a su cintura. Él se reía dándome vueltas bajo el chorro y me llevó trotando alrededor del patio. Pero la vista de mi madre y mis hermanas no salían de la entrepierna de Leonel. Vine a saber el porqué, cuando pregunto, ¿otra quiere que la cargue en burrito? Al bajar sentí el roce de su trozo, gordo y jugoso, a medio temple; y fue cuando lo vi, estaba de lado y se le marcaba el glande de aceituna debajo de la fina tela de su interior, eso podía medir no menos de 20 cm. Y mi mamá señalo a Lizet, pero ella dijo que no, pero mi mamá le dijo que sí y la jaló hasta donde él, entonces él se agachó y ella se trepó a sus hombros con ese vestidito que se le vino todo dejando sus piernas y nalgas al aire, que se comieron la pantaletas diminuta que usaba. Mi mamá jugaba como una chiquilla, y le dijo, ahora que termines con Clemencia, me cargas a mí. Pero él era pura sonrisa. Le contestó: “-No se preocupe tía, que yo puede con usted.” Clemencia al escuchar eso no quiso ser cargada, y ella tenía vestido que la dejaba prácticamente desnuda, se marcaban su bolitas de téticas y la raya gorda de su chocho moreno. Pero él le insistió con una carita, invitándola a llevarla como caballito, y así la cargo por todo el patio hasta el chorro. Mi mamá, entró y trajo de la nevera una vieja botella pequeña de aguardiente que le faltaban varios tragos para acabar, y le invitó una copa de esas llenas a ras, y le dijo: -Es para el frio y para que puedas conmigo. Ella se apuró uno igual y se dejó cargar de brazos, él con esfuerzo la sostuvo y le dio una vuelta por el patio, y al regresar al chorro de agua, su pene estaba completamente erecto de medio lado. Al bajarla, mi mamá lucia torpe y agitada, con la vista brillosa por la lluvia y el trote que había sentido con Leonel.” “-Juguemos a algo, propuso él.” Mi hermana Cleme gritó, ¡Al escondido! Mi madre dijo, No. “-¿Tienen un balón?” Y yo entré y traje uno de plástico parecido al de microfútbol. “-Este está bueno, hagamos los equipos.” Todas aspirábamos con él. Propuso para equilibrar que mejor sería él conmigo en contra de mi mamá, Clemencia y Lizet, y además nuestro arco de palos enterrados en la tierra, mediría 2 mt y el de ellas 1 mt. Todas quedamos contentas y empezamos a jugar. Ellas sacaron y Leonel le entró buscando la bola en las piernas de mamá y mis hermanas. Ellas lo abrazaban, lo jalaban, y él corría con el balón. Mi hermana Clame se le tiro a los pies, y vi con sus dedos entraban entre su entrepierna, que él al sentir la carne tierna de ella, la levantó y le preguntó si la había lastimado. Ella se incorporó dejando ver parte de su chocho ya sucio de fango, se lo limpio con el vestido y seguimos jugando. Ellas tomaron la iniciativa, Leonel luchaba cuerpo a cuerpo por el balón, y Lizet al ver que avanza hacia su portería, no le quedó más remedio jalarle el bóxer por detrás, haciéndolo baja hasta sus rodillas y él cae al suelo. Fue entonces que mi madre exclama ¡Que cosa más linda tienes sobrino! Y se van ayudarlo a levantarse. Él se pone de pie alzando rápido su interior. Todas habíamos visto con asombro eso negro y venoso, largo y grueso que le colgó al primo casi a sus rodillas.” “-El que meta el gol gana, sugirió él, algo nervioso.” -Antes tomémonos otro para el frio y el ánimo Sobrino, agregó ella, y así lo hicieron. “Se cobró la falta, y mi madre corría con el balón, sus pechos se le salieron por las manga anchas de ese vestido, y prácticamente jugábamos en tangas ya que con el agite no nos cubríamos nada. Leonel la abrazaba por detrás y ella se pegaba a él, él detenía a Clemencia por el frente y ella allí se pegaba. Y en otra jugada, volvió Lizet con su cara de mala, a jalar ahora sí, el flojo bóxer y el calló de bruces de nuevo al fango negro de ese patio. El bóxer había quedado casi en las manos de Lizet, él se dio vuelta y quedó tendido en el suelo mostrando su hombría por primera vez sin pudor. Mi madre aprovechó y con Clemencia avanzaron dejándome por fuera del arco, y metió el gol mi madre. Y se vino corriendo con Cleme y se abrazaron a Lizet, y de pura recocha o morbo, se tiró encima de mi primo todavía tendido en el suelo.” -¡Goooooooool! ¡goooooool! ¡GANAMOS! “Y todas nosotras nos montamos sobre mi mamá celebrando. Pude ver como mi mamá estaba boca con boca con Leonel.” Continuará…

Autor: YATEKURI Categoría: Heterosexual

Leer relato »

María José

2022-03-03


Muchos no entienden la sensación de placer el ver a tu hija culeada por alguien mucho pero mucho mayor, todo esto comenzó hace 3 años cuando mi hija maría José “piti” tenia 15 años de edad. Pero primero me presento, me llamo bernardo y tengo 60 años, soy un ex militar y profesor. Todo comenzó cuando invite a un viejo amigo del ejercito de nombre Claudio Santander de 57 años en ese tiempo, para su edad estaba bien formido, ya que asistía con regularidad al gimnasio para hacer pesas, esa la vida la ha tenido por siempre. Claudio estaba en nuestra por un par de días mientras solucionaba un problema de su hogar, el primer día note que mi hija maría jose o piti conversaba mucho con el. BERNARDO—Claudio, no me digas que estas aburriendo a mi hija piti con tus historias del ejercito. CLAUDIO—Claro que no, si tu hija esta entretenida. MARIA JOSE—No papi, estoy entretenida, el señor Claudio me cuenta cosas muy interesantes. Note que ambos estaban muy juntos sentados y el le toca la pierna a mi hija, pero no le di mucha importancia, pasaron las horas y ya era tarde, mi esposa ya estaba acostada y yo me prestaba también pero baje a la cocina a beber algo, cuando veo al Claudio entrar en el cuarto de mi hija y eso si que me pareció mal y fui a ver que pasaba, por suerte no había dejado la puerta cerrada, estaba un poco abierta y podía ver todo adentro. Me pongo a ver y para mi horror, mi hija le estaba quitando el cinturón y le estaba bajando el cierre del pantalón del Claudio, la maría jose le saca la verga al Claudio y comienza a chuparla y de inmediato sentí morbo, la piti estaba chupando la verga con el prepucio, se notaba que no tenia experiencia, luego el Claudio se estira el prepucio y mi hija lo chupó con más ganas. De ves en cuanto aparecía la legua por debajo del pene, ella también le chupaba los testículos a el , al rato la desnuda y con sus dedos comienza a masturbar a la piti, mi hija gemía de placer y yo estaba muy caliente, mi pene estaba muy duro, luego la toma de la cintura y la gira, ella pone las manos en la cama para afirmarse y el Claudio comienza a culearla , era increíble las diferencias de cuerpo con mi hija y mi amigo Claudio. Después el se acuesta en la cama y la piti se sienta en el pene, ello acomoda en el ano de ella, en esa posición yo podía ver la concha rosada de mi hija, su ano se dilataba al entrar el pene, mi hija estaba roja de caliente, mi amigo estaba taladrando el culo de la piti y yo estaba goteando con mi pene. Estuvieron así por otro rato y el punto culmine cuando el le dice que la chupe de nuevo y mi hija lo hace y al rato veo que el eyacula adentro, al ver eso tuve un orgasmo en mi ropa, mi hija trago todo el semen del Claudio y yo estaba muy caliente, nunca me había sentido así. Veo que después estaban abrazados desnudos encima de la cama, los dos estaban rojos de calientes y sudados, la vagina de mi hija estaba rosada y su ano abierto por las culeadas. Entro y aplaudo a los dos, mi hija estaba sorprendida igual que el Claudio, la piti se cubre y mi amigo me decía miles de cosas para disculparse pero yo lo cayo con decirle que me había calentado eso y que no se preocuparan. BERNARDO—Hija, piti, desde cuando mi amigo te culea? MARIA JOSE—Recién, es mi primera vez. CLAUDIO—Si es verdad. BERNARDO—Lo note en tu forma de chupar la verga hija, pero no estoy enojado piti pero si quieres que el Claudio te culee va ser enfrente de mi. CLAUDIO—Es verdad lo que dices amigo? BERNARDO—Si es verdad. Fue así que mi hija comenzó a tener sexo con mi amigo, el se la culeaba y yo miraba en un sillón, ver a mi hija chupar la verga era muy caliente, pasaron los años, y el Claudio se fue, pero el no era el único por la concha de mi hija pasaron muchos hombres y que yo veía hasta que la piti cumplió los 18 años. Mi hija estaba a punto de estudiar enfermería en la universidad y ya todos mis amigos habían tenido sexo con la piti y ya no era tan excitante como antes, necesitaba algo más… Viendo por internet paginas pornos en mis ratos libres, me encuentro con una pagina de nombre PLAYDADDY, es un sitio porno argentino donde hombres mayores tiene sexo con mujeres jóvenes pero era lo mismo que ya había hecho mi hija, los hombres que salen son como los que mi hija les chupó la verga, necesitaba ideas nuevas y encuentro otro sitio de nombre GONZO, es un sitio americano y veo como una joven tenia sexo con muchos hombres a la vez, eso necesitaba para la piti, luego visito a DOGFART y lo que vi en ese sitio, pude saber lo que estaba faltando, mi hija siendo culeada por varios negros al mismo tiempo. Se lo dije a la piti y ella quedo fascinada, seria su primera vez con negros pero había que encontrarlos primero, como era verano decidí dar un viaje con mi hija por estados unidos, mas preciso por los ángeles, mi esposa no tenia ni idea de que la piti le iba a cambiar la vida en USA. Mi hija es bajita y ya no iba a crecer más, pero eso no le impedía tener sexo con hombres corpulentos antes y ahora serian mucho más grandes. Nosotros viajamos y nos hospedamos en un hotel al frente de la playa, era un hotel chico pero no importaba, el recepcionista había pensado que mi hija piti era mi amante y me reí cuando me ofreció condones para ser agregados a la cuenta y yo los acepte como de broma y la piti me dice al lado de el que me iba a chupar toda la verga también de broma para el recepcionista. Con mi hija visitamos los lugares que venden porno para averiguar y no había nada, era difícil encontrar algo cuando no conoces a nadie, mi hija estaba feliz comprándose ropa en las tiendas y visitando restaurantes. Al visitar otra tienda de sexshop con la piti me pongo a conversar con el encargado del local, era un sujeto barbón con un estilo motociclista y le cuento lo que andaba buscando con mi hija, pensaba que el se iba a sorprender pero no, en los ángeles eso es muy común, y me dijo que había una escuela del porno donde le enseñan a las nuevas como manejarse ante las cámaras, las poses, como tener sexo y hasta las expresiones faciales, si quería que la piti tuviera sexo en una productora tenia que pasar por esa escuela y las clases duraban una semana. Yo le dije que no quería que fuera una actriz porno pero si andaba buscando lugares donde se hacen sexo grupal con negros, el me dijo que no conocía pero en DOGFART hacen casting en la ciudad, las mujeres tienen sexo con muchos negros, acepte. La piti se inscribió en esa escuela, le enseñaban todo, hasta como poner el rostro para generar más placer. Paso rápido la semana y mi hija ya se creía toda una pornostar, averigüe la dirección de DOGFART y al entrar en sus oficinas vi que había un anuncio de casting para al día siguiente y mi hija llama, aceptaron que yo fuera con ella ya que ellos también hacen sexo de ese estilo. Mi hija y yo estábamos sentados en un pasillo y al frente había un a puerta grande y alguien nos llama para que entráramos, ese lugar eran set de filmaciones, eran varios de todo tipo, el nos llevó uno que estaba ambientado en un callejón, ya estaban los negros, eran 4, esos también estaban haciendo un casting y noto que eran mayores, como entre 40 a 50 años y estaban haciendo un casting a esa edad , también veo que eran gigantes y con muchos músculos. La piti la llevan con ellos y todos se sonríen al verla, uno le dice. NEGRO—Te vamos a culear con muchas ganas. Mi hija sonríe. Había solo una cámara, el que estaba dirigiendo, yo y los negros con la piti, los negros comienzan a manosear a mi hija por todas partes y de vez en cuando la besaban en la boca a medida que pasaban los minutos ellos se sacaban sus enormes vergas que debían medir por sobre los 25 centímetros cada una, la piti agarra una y rápidamente comienza a chuparla, mi hija tenia que abrir la boca bien grande para poder chuparla, también pajeaba a las otras, a cada una las chupaba, en eso la levantan y comienzan a quitarle la ropa quedando totalmente desnuda, la piti estaba feliz, luego uno la sienta en su enorme verga, estaba entrando por su ano, ella da un gemido de placer y otro se la mete por su concha, estaba siendo penetrada por su ano y vagina, los que quedaban se turnaban para que la piti las chupara. Mi hija estaba entregada a los enormes negros y sus penes, se veía que el ano de la piti estaba totalmente dilatado, ella era feliz chupando vergas negras, con sus manos los pajeaba también, los prepucios de ellos eran gruesos pero la piti se encargaba de correrlos muy fácil. No me había fijado que ya había pasado 40 minutos y la piti resistía a las tremendas culeadas de esos penes gigantes hasta que uno por uno le arroja semen espeso en el rostro de mi hija, ella trato de tragarlo todo pero era mucha cantidad, luego con sus dedos se limpiaba su cara para tragarse lo que tenia en ella, al fina limpio una por una cada verga con su boca hasta dejarlas limpia de semen. Yo estaba muy caliente pero no me podía masturbar ahí mismo , fui al baño mientras mi hija de daba una ducha, nosotros nos regresamos al hotel pero sin la intención de trabajar allí, ya habíamos cumplido con lo que habíamos viajado. La piti al día siguiente estaba toda adolorida por las culeadas pero estaba feliz, nosotros regresamos a nuestro país y la vida continuo. Mi hija ya se había recibido como enfermera y en el transcurso de eso la piti tuvo más sexo con hombres en frente de mi, era habitual eso, mi hija tenia un novio y el no tenia ni idea como era ella ni lo que hace y a veces me daba algo de lastima su ingenuidad. Mi hija maría jose estaba con la idea de hacer porno, le gustó cuando hizo en estados unidos y andaba buscando alguna productora aquí en nuestro país, pero son escasas una, creo y es muy hípster, hombres flacuchos y jóvenes, eso no era del gusto de la piti, mi hija quería hacer porno clásico con hombres más grandes que ella. La piti se estaba relacionando en el ambiente under, a veces tenia sexo de pago con sujetos con hombres mayores, pero eso no era lo que quería, quería hacer porno, estaba decidida y como sentía lastima por su novio decidió terminal con el, el no iba entender eso. Me puse a buscar, utilice mis contactos y por fin encontré algo, había una productora que hace porno para afuera del país, Europa y América central. No era una gran productora mas bien era chica y estaban filmando en varios países ahora tocaba este para poder armar su película, lo mejor de todo que el estilo eran viejos con jóvenes, estilo PLAYDADDY, la filmación seria en exterior y en set, lo diferente es que incluía lluvia dorada , mi hija piti iba a beber la orina de un sujeto y ella estaba feliz. Había llegado el día, acompaño a mi hija para filmar, el que nos recibe era un alemán de nombre Albert, era un sujeto de unos 45 años flaco y alto, ALBERT—Que gusto conocerlos, pasen y siéntanse cómodos, tu eres la maría jose? MARIA JOSE—Si, y estoy lista. ALBERT—Bien, mira te presento a Gerardo, el es americano y tiene 50 años, el va ser que te va penetrar y orinar. MARIA JOSE—Que bien. Dice mi hija. ALBERT—Desde cuando que te dedicas al sexo con hombres mayores? MARIA JOSE—Desde que tenia 15 años. ALBERT—Que bien, entonces eres una experta. MARIA JOSE—Si. Todos nos subimos a una van que nos lleva a un sector de la ciudad, las primeras grabaciones eran normales, la piti con el Gerardo tomados de la mano caminando por las calles, luego se van aun lugar solitario que no pasaba gente y el saca su pene, la piti ya sabia lo que tenia que hacer y ella comienza a chuparlo, estaba nervioso y caliente a la vez, el pene del tipo era grande y con venas, el sujeta la cabeza de ella y hace que la mueva de adelante hacia atrás y viceversa, escuchaba las chupadas, esos sonidos de succión que hacia la piti, el que grababa era el alemán, yo estaba muy caliente. Lo chistoso fue que por ahí paso una señora y los vio pero no dijo nada y siguió su camino sin mirar, mi hija piti estaba muy caliente, ella se estaba tocando su vagina, pero la escena era solo chupando verga y orinar, veo que el Gerardo va eyacular en la boca de mi hija, le llena la boca con un espeso semen , después de que ella chupara cada rastro de semen de la verga el comienza a orinar a la piti en su boca, ella pudo tragar mucha orina amarillenta de Gerardo, estada extasiada mi hija con eso, era su primera vez y le había gustado. Ya terminado esa escena y nos subimos a la van, la piti estaba pasada a verga, orina y a semen, ese día había terminado y la segunda parte seria en dos días. Mi hija tuvo un poco de dolor de estómago después pero era normal ya que era su primera vez que bebía orina pero con el tiempo se iba a costumbrar, llego el dia de la filmación de la segunda parte. Esta vez era en un galpón adaptado como set, en ese lugar había un living, donde la piti y Gerardo entran como si recién habían llegado de salir juntos. Noto que la película era para la productora GERMAN GOO GIRLS SHOP o GGG, nunca la había visto antes pero no importaba, mi hija estaba disfrutando mucho, ellos entran y se besan, el la manosea y ella también lo hace a el, luego el Gerardo comienza a desnudarla quedando así luego. Luego la piti le saca el miembro al viejo y se lo chupa, a medida que lo chupaba crecía, lo estaba haciendo como una experta, mi hija piti era ya una pornstar, el sujeto queda desnudo y era bien panzón pero eso no importaba , el tipo la estaba culeando por la boca , después ella se acuesta de estomago en el piso y el se pone encima de ella y la penetra, la cara de placer de ese sujeto era bien notoria, su panza estaba en la espalda de la piti, se la culeo así por varios minutos Eran muchas las poses que hicieron como para describirlas todas pero puedo decir que en cada hoyo de la piti el sujeto la culeo. Al fina el eyacula en la boca de ella y la piti se tragó todo eso con muchas ganas para terminar en beber la orina de el. Ese día mi hija estaba muy feliz por hacer su primera porno y que ellos la contrataron para otros videos para la productora GGG. Fue así que pasaron los días y ya estábamos esperando para otra producción, esta vez seria experimentar un bukakke extremo, ese era su examen para entrar definitivamente a la empresa. Pero teníamos que viajar a España Barcelona para eso, tuve que mentirle a mi esposa para poder viajar con la piti, llegamos y al rato ya estábamos en el hotel, mañana a las 15:00 era la filmación, llegamos, eran un estudio grande, el piso era negro de goma y la situación era la siguiente, mi hija piti tenia que chupar 100 vergas una por una, obviamente no hasta hacer que eyaculen pero si un poco, ellos ya están masturbándose hace un rato, luego cada uno vierte su semen en un garro de vidrio transparente y cuando se encuentre con una buena cantidad de semen ella tiene que beberlo. La sala estaba llena de hombres desnudos masturbándose, el olor era fuerte, mi hija se tiene que desnudar ante la cámara y se sienta en una silla junto con una meza, y cada uno que se colocaba al lado de ella le chupaba su verga por unos minutos y luego eyaculaba en el jarro, uno por uno pasaban y hacían eso, el jarro estaba bien arriba con semen hasta que el ultimo hace lo mismo y era tiempo que mi hija piti lo bebiera, ella lo agarra con una mano y comienza a beberlo como si fuera una jarra de cerveza, era como una leche espesa y mi hija lo bebía al seco, lo trago todo hasta paso los dedos adentro del jarro para sacar algo más de semen. Ella ya estaba contratada, quedaron maravillados con ella. Regresamos al país con el contrato de mi hija pero igual seria un poco difícil al saber que ella se tendría que vivir en España o en estados unidos pero podría verla en sus películas y eso me tenia bien caliente. Mi esposa no tiene la menor idea pero tarde o temprano lo va saber, espero que sea eso en mucho tiempo más.

Autor: Bernardo Categoría: Heterosexual

Leer relato »

Mi vecinita de 11 (parte 3)

2022-01-17


Ya describí un poco a Dulce, pero ahora al verla desnuda, les contaré como era en ese momento. Era una niña de no más de 1.50 de altura y dudo que pesara más de 45 kilos. Sus cabellos eran lacios y negro, apenas por abajo de sus hombros, su piel morena, un poco más clara en la zona de sus senos y pubis, sus senos apenas estaban desarrollados con unos pezones un poco más obscuros que su piel. Su cadera también comenzaba a desarrollarse y a ancharse. Sus nalgas apenas sobresalían. Lo que tenia que tenia frente a mi era un diamante en bruto, una mujer próxima con figura fenomenal. Después de colgar con Doña Mago, volví a acostarme junto a ella y volvimos a besarnos. Ya desnudos ambos las caricias eran más placenteras. No les negare que pude cogermela y terminar satisfaciendome a mi, pero en segundos pensé que lo mejor seria tratarla bien, hacerla venirse y tal vez, solo tal vez, así tenerla no solo una ocasión, sino cuando quisiera. Su hermano y primo, por lo que me contó, solo se la cogian, sin hacerla gozar. Asi que decidí aprovechar ese momento para enseñarle tantas posiciones en las que puede gozar y de paso también yo gozar a aquella pequeña pre-puberta. - quiero que goces como nunca y enseñarte muchas cosas Dulce - le dije mientras le mordía suavemente su oído. - si, esto que estoy haciendo contigo, nunca lo había sentido - me respondió - veras que te encantará - respondí mientras iba bajando a sus pequeños pezones y besaba cada uno, mis dedos mientras recorrían su rostro y ella besaba y lamía mis dedos. No tarde en llegar a su vientre plano, besaba su cintura y antes de llegar a su pubis vi como ella arqueaba su espalda, señal inequívoca que estaba gozando todo. No quise llegar de golpe a su sexo, así que con mis manos abrí sus delgadas piernas y comencé a besar sus muslos, de beso en beso iba acercándome más a su sexo, hasta que llegue a esa pequeña y delicada vagina, antes de poner mis labios en ella, la volteé a ver y estaba con sus manos tapándose su rostro, no sé si por gusto o pena pera fue fascinante verla así. Con delicadeza tomé una de sus manos y la lleve a su seno. - acariciate tus senos, mientras yo te sigo besando, veras que te encantará - le dije, cuando vi que comenzó hacerlo, solo así, volví a lo mío. Con mis manos ya en la parte trasera de sus muslos y teniéndola abierta de piernas, le comencé a besar y pasar mi lengua por todo el largo de su vagina. Con mis pulgares me ayudaba a abrirle sus labios, hasta que vi ese pequeño clitoris. Entonces ya ahí, me empeñe en hacerla tener su primer orgasmo. Bese, lamí y absorbía ese clitoris como si no hubiera un mañana y no tardo en dar resultados. Sus talones comenzaron a pegarme en la espalda, pequeños golpes y arqueos de su espalda, me señalaba que estaba a nada de llegar, estuve así unos segundos más y pare para volver a besarla. - ¿por qué? ¿Por qué paraste? - me reprocho entre enojada y excitada. - volteate, quiero hacerte sexo oral, quiero que pruebes la mayoría de las formas en que puedo hacértelo - le respondí mientras volteaba ese cuerpecito y la ponía en cuatro - ¿quieres que me ponga como yegua? - entendió al momento. - si, pero quiero que con tus manos te tomes tus pompis y las abras - le repuse incandome detrás de ella, mientras veía como tomama equilibrio y a la vez contemplar ese mini corazón que se formaba con su cadera. - ¿así esta bien? - me dijo Sin decir palabras, tome sus manos y le ayude a separar más sus nalgas dejandome ver su ano y su vagina. Su ano se veía con pocas estrías, lo que me daba a entender que efectivamente ya no era virgen por el culito. Metí mi boca y comencé a lamer su ano tratando de ser lo más dulce y bajaba de nuevo a su vagina lampiña y volvía a subir a su ano, así estuve varios minutos, ya cuando note que Dulce comenzaba a sacar ese jugo delicioso que salia de su vagina, me empeñe más en su clitoris y mi dedo pulgar jugaba con su pequeño ano, de vez en cuando me separaba para verla y ella solo estaba con sus ojos cerraditos, gimiendo bajito y volvía a lo mio a ese culito y esa pequeña conchita. Cuando empece a lamerle su culito tenía la espalda recta y en ese momento la tenía arqueada hacía la cama, era delicioso verla gozar, quería llevarla al clímax y que me pidiera que le metiera mi verga. - ¿te esta gustando Dulce? - le pregunte colocandome sobre ella, ella no se había movido de esa posición por lo que mi pene rozaba su vagina. - mmm, aja, mucho - respondió quedito mientras hacía mis movimientos de cadera para que sintiera mi verga. - me dijiste que tu le chupas su cosita a tu hermano y primo ¿verdad? - le pregunte mientras seguía rozandola. - aja - respondió bajito, con su cabello cubriendo su rostro. - quiero que me lo hagas - le pedí, esperando que me dijera que si. Como no respondía, pare mis movimientos, lo que la volvió en si. - ¿quieres que le de besitos a tu cosa? - me pregunto volviendo a ponerse boca arriba, (debajo de mi) y quitándose su cabello del rostro. - si, si quiero pero quiero que me lamas mi cosa, mientras yo te lo sigo lamiendo a ti - le dije entre besos que le daba a su cuello y oídos. - pero ¿Cómo se hace eso? - me pregunto abriendo sus ojos y soltando una p equeña sonrisa. - tú misma vas a saber como hacerme, ya lo has hecho antes, pero esta vez hazlo como te lo he hecho a ti y besa y pasa tu lengua por toda mi cosa y cositas - mientras llevaba su manita por mis huevos y pene. - ¿va? - finalice y ella apretó un poco mis huevos lo que asumí como que entendió. Así como estaba boca abajo, me volteé, separé sus piernas y le hice una tipo "llave de lucha grecorromana" donde tenia libre mis brazos, y mis manos volvieron a jugar con su vagina, mi boca absorbía toda su cochita y ano, le lamía desde su culito, hasta su vagina. Ella por su parte solo me chupaba mi glande, pero supongo que al sentir lo que le estaba haciendo comenzó a querer hacer lo mismo conmigo, de a poco sus manitas comenzaron a jugar con mi verga, la acariciaba con las yemas de sus dedos y con la otra comenzaba con mis huevos. No quería presionarla a nada, por eso la deja que ella misma tomara su tiempo y su ritmo. Lo único que le decía era un "así me gusta" y después se empeñaba más en hacer eso. Al cabo de unos instantes sus manitas ya estaban acariciando mi verga completamente y mis huevos... - ¿y si hacemos lo de ellos? - me dijo señalando el video...

Autor: Gran tlatloani Categoría: Heterosexual

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!