Relatos Eróticos de Erotismo y Amor ❌Sin Censura❌


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Mi amiga lesbiana me pide que la enbarace

2023-01-31


Soy franck esto que les cuento es la historia que jamas fue revelada a nuestros seres queridos para no tener problemas en nuestras actuales relacciones yo tenia 19 años empece a trabajar en un armadora de carros ahi conoci a paty mujer solo de cuerpo yo como tengo un primo que se volvio prima comprendia muy bien lo que ella expresaba a los meses nos vovimos camaradas para mi era mi amigo con pechos copa c parrandas, tardes de partidos en el estadio del equipo de footbol que eramos fans conciertos todo lo que se hace con tu mejor amigo alegrias, tristesas, trajedias leves nos pasaron juntos nos superamos por igual en lo laboral los años juveniles de revetones , fiestas y vida acelerada nos toco uno a lado del otro amores y desamores en fin monton de cosas. ella conocio al amor de su vida por internet pero vivia en españa ella se mudara alla para hacer una vida con su novia faltaba como un año para irce por papeles que nesesitaba ella tenia la idea de irce enmarasada de aqui pues siempre fue su plan de vida dejar desendencia para eso busco obciones fecudacion artificial o en vitro y cosas asi yo la acopañaba a esos lugares como apoyo cuando fuimos con ginecologa de confianza le dijo los pros y contra de cada uno y costos de ahi fuimos a un bar trankilo a pensar la solucion fue cuando me dijo y si tu me hechas tus semen en mi vagina y listo asi me libro de esos problemas futuros claro yo lo insulte le dije pendeja y estaba loca el plan estando en mi casa vieramos porno me masturbara y cuando iba a eyacular lo hiciera dentro de ella. pues me convencio y lo intetamos sin exito el mes suiguiente en sus dias fertiles esta ves vimos porno lesbico para que ella se estimulara tampoco resulto fue cuando un amiga de ella nos dio la leccion de nuestras vidas dijo cuantos amigos creen que lo haigan hecho o entre amigas mas de lo que creen es por experimentar no por que lo hicieron se vuelven gays sigen siendo heterorosexuales solo con una exerencia mas no por que conduces una ves un camion eres camionero. nos fuimos a su casa pensando lo que nos dijo para los dos era dificil pues si en un abrazo de festejo no sabiamos en donde abrazar ella me abrazaba la cintura y me incomodaba o yo lo hacia y se incomodaba como nos ibamos a poner de acuerdo para tener verdadero sexo. ya estando en su recamara nos reimos pues quien desvesta a quien derepente vi su buro y aparte de tener fotos de su novia tenia recuerdos de nosotros y nos pusimos acordad de cada foto de cada vivencia juntos ahi se nos olvido las posturas y nuestras preferencias sexuales intercambiabamos papeles pasivos activos que mas daba la cosa era disfrutarnos ya eran los ultimos meses juntos y cada uno con su cada cual esa noche inolvidable lagrimas de setimiento nos acariciabamos con ternura disfrutamos cada cetimetros de nuestros cuerpos ella se puso su cinturon con dido y fui su mujer esos segundos despues yo la hice mia esos grandes pechos me golocine y le penetre no dejaba de besarme hasta explotar juntos ahi fue un setimiento de que ya habia quedado preñada ella describe como una sencacion en su espina dorsal y y lo senti en mi pecho ella se levanto por dos cervesas en nuestro interior sabiamos que lo habiamos logrado, prendio su tv y vimos peliculas hasta la mañana suiguiente no queramos que terminara ese momento pero ella hoy es muy feliz con su novia y su hijo que le recuerda a mi y yo feliz mente casado conuna niña y un niño maravillosos. pero nunca olvidare cuando conduje un camion sin ser camionero

Autor: topo76 Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Mi primera vez con Juan

2023-01-11


La historia que voy a contarles ocurrió hace algunos años, cuando todavía me encontraba en pareja con mi ex novio. Llevábamos cinco años juntos y nuestra relación era tediosa y aburrida. En eso conocí a Juan. Juan mide 1,80 mts, tiene un cuerpo atlético y la sonrisa más hermosa que vi en mi vida. Éramos compañeros en la universidad, y poco a poco nos fuimos haciendo amigos. En principio no había ninguna segunda intención, yo estaba hace bastante tiempo en pareja y esa relación me había llevado a pensar que alguien como él nunca miraría a una chica como yo. Aun así disfrutaba mucho mirarlo y ser su amiga, en esa forma inocente, hasta que sentí que él también se estaba fijando en mí. Cada vez que nos abrazábamos o nos sentabamos cerca uno del otro se sentía muchísima tensión y con el tiempo esto solo crecía. Me moría de ganas de besarlo, sacarle la ropa y sentirlo adentro mío. Empecé a tener fantasías constantes y cada vez más difíciles de controlar, tanto que me hizo replantearme toda mi vida y la relación que llevaba. Tuvimos una pequeña distancia por el cierre del cuatrimestre y eso ayudó a enfriar un poco las cosas, pero aun así me separé pocos mese después. Cuando nos volvimos a ver nos pusimos al tanto de nuestras vidas, y después de un par de días estuvimos solos por primera vez estando solteros los dos. Después de separarme volví a la casa de mi mamá y gracias a esto la universidad me quedaba muy lejos, por lo que él me invitó a pasar la noche del viernes en su casa para ir juntos a cursar al día siguiente. Desde el momento en que llegué mi imaginación desbordaba y se me hacía muy difícil concentrarme en conversaciones pensando en todas las cosas que quería hacerle. La cena transcurrió tranquila y llegó el momento de preparar las camas para dormir. Mientras él buscaba sábanas y mantas para armarme un colchón aparte yo me senté en su cama y empecé a sentir que ya no podía contenerme más. Lo invite a sentarse conmigo y se puso muy cerca de mi. Nos miramos y sonreímos haciéndonos mimos ocasionales, hasta que el impulso pudo más y lo agarré muy fuerte con mis manos, su ropa a la altura del pecho. Eso fue lo único que hizo falta, me besó de forma apasionada, fue el mejor beso que recibí en mi vida, cargado de todos los sentimientos que veníamos conteniendo desde hacía meses. Lo empuje suavemente hasta quedar acostado y me tumbé encima suyo. Empecé a sentir como su miembro se endurecía ante el contacto y los besos y me empecé a frotar en él. Dios, qué sensación exquisita la de tenerlo a él, besándome y tocándome todo el cuerpo, frenando el beso solo para sonreír y volver a besarme aún más intenso. Después de un rato tomó las riendas de la situación y me dio vuelta para quedar sobre mi. Me sacó la blusa negra que llevaba puesta y recorrió todo mi cuerpo, desde mis mejillas, mi cuello, el pecho y mi panza, hasta quedar en el límite de mi pantalón. Yo no podía más de la excitación y el deseo de tenerlo adentro Por favor sacame todo, no puedo más. Quiero sentirte adentro mío. Me largó una risa pícara, como si estuviera jugando, y empezó a desabrochar mi pantalón muy lentamente, mirándome a los ojos. Me senté y le saqué la remera, mientras besaba y mordisqueaba cada parte de piel que quedaba al descubierto. Que hermoso cuerpo tenía, el balance perfecto entre delgadez y músculo, se notaba que cuidaba su cuerpo pero sin una obsesión por estar completamente marcado. Empecé jugueteando con los botones de su jean mientras lo besaba intensamente, hasta que terminé de sacarlo para dejar al descubierto su miembro completamente erecto. Él empezó a jugar con mi pelo mientras me miraba extasiado. Tomé su miembro por la base y comencé a lamer la punta, de forma juguetona, hasta que lo metí en mi boca por completo. Estuve así un buen rato, jugando y lamiendo, tocando sus bolas y la base de su ano, mientras disfrutaba de sus gemidos y movimientos de placer. De pronto alejó mi cabeza, volvió a besarme y de la misma forma que la vez anterior recorrió todo mi cuerpo, pero esta vez no se detuvo en la base de mi pantalón. Me sacó de un tirón la poca ropa que quedaba y me empezó a lamer, primero los labios, por dentro y por fuera hasta que llegó finalmente al clítoris y empezó a intercalar lamidas con pequeñas succiones, moviendo su toda su cara, chupándomela como nunca nadie me la había chupado (bueno, no es que mi ex lo haya intentado demasiado tampoco, vamos). Seguí un buen rato disfrutando de esta lamida espectacular, hasta que introdujo su dedo índice y tuve uno de los mejores orgasmos de mi vida. No podía parar de gemir y retorcerme de placer, mientras veía a Juan sonriéndome, todavía apoyado en mi pelvis. Así como estaba subió para darme otro beso enorme, y ahí sí, por fin, empecé a sentir su pene rozando mi concha completamente mojada. Yo también me moría de ganas, hermosa. Pero con las ganas que te tengo no se cuanto vaya a durar, preferí satisfacerte primero. Tomó su pene con su mano y empezó a jugar en mí, primero haciendo círculos y dando golpecitos, hasta que por fin empezó a meterlo. Estaba tan excitada que entró sin encontrar resistencia alguna. Se empezó a mover lentamente mientras me besaba la comisura de los labios, el cuello, y mis labios otra vez. Me estaba volviendo loca de placer. Cuando acelero un poco el ritmo tuvo que detenerse un momento. Perdón, estoy muy excitado y voy a acabar pronto. Me lo dijo con un poco de culpa, y en respuesta me reí y empecé a besarlo y a moverme yo, de modo frenético, abajo suyo. Supe que estaba cerca de acabar porque empezó a gemir cada vez más fuerte, y me calentó tanto que empecé a tener un segundo orgasmo igual de intenso que el primero. Mientras acababa y me retorcía debajo suyo acabó el también, terminando junto conmigo en nuestra primera vez, uniéndonos en un orgasmo perfecto. Nos quedamos en esa posición por un ratito, mientras respiramos y recuperamos un poco la energía. Entonces él salió y se acostó a un lado, mientras me daba pequeños besitos en la cara y me sonreía con esos ojos llenos de amor. Todavía nos quedaban por vivir muchas cosas, pero esa fue nuestra primera vez y la voy a tener siempre en la memoria.

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Mi mejor desayuno

2023-01-09


Solo existía algo mejor que despertar con la luz del nuevo día, y era despertar con la luz del nuevo día haciendo contraluz en su cuerpo asomado a la ventana. A ella le gustaba mirar los colores del amanecer, a mí su silueta recortada y los claroscuros en su piel. El humo se elevaba delante de ella, era su primer cigarrillo, lo que me decía que ya había tomado el café. Me quedé mirándola, siempre lo hacía, era mi manera de despertar, ella lo notaba y sabía cuánto me gustaba, por eso se quedaba ahí, aunque hubiera acabado el cigarrillo, dándome ese placer. Normalmente llevaba una camiseta grande que dejaba entrever la unión de sus muslos con su delineado culo. Se volvió apoyándose en el alféizar, ofreciéndome otra vista. - Buenos días. -Dijo serena y sonrió, posiblemente al ver mi aspecto-. Tienes café preparado. - No quiero café ahora mismo, quiero mirarte. Y así quedamos, cruzando la mirada o deslizándola por su cuerpo. Con la palma de mi mano di unos golpes sobre la cama pidiéndole que viniera a tumbarse. Lo hizo de lado hacia mí y volvimos al silencio. - ¿No vas a decir nada? – Preguntó. - Que me gusta esto. Sonrió, pero no me besó, quedó con los labios hacia arriba mirándome, quizá provocándome. -Es reconfortante despertar mirándote, también pensarte y sentir el cosquilleo que generas incluso ausente. Ambas cosas me gustan. Volvió a sonreír. La miraba con profundidad, sin prisas. - Voy a traerte el café. - afirmó. Salió de la habitación bajo mi atenta mirada, caminaba como si fuera a provocar un terremoto al final de su trayecto. Coloqué mis manos detrás de la cabeza y me tumbé mirando al techo, pensativo, pero sin ejercer. Podía oler el café desde aquí, era agradable. Entró en la habitación con una bandeja en la mano y un desayuno completo sobre ésta. Me senté en la cama apoyando la espalda sobre la pared y ella colocó la bandeja frente a mí. Comencé a desayunar. Ella estaba sentada al lado, girada hacia mí. - ¿Te gusta? - Todo. - Respondí. Deslizó su mano bajo la bandeja y la posó sobre mi muslo izquierdo, moviéndola levemente. Le sonreí y apuré en café. Mordí una tostada y bebí zumo de naranja. Su mano iba subiendo lentamente mientras el jugo de naranja bajaba por mi esófago. Introdujo la mano bajo mi bóxer y entró en la zona cero. Di otro sorbo al zumo y mastiqué otro bocado de la tostada. Su mano me masajeaba desde el perineo hacia arriba, el estandarte se llenaba de sangre como gentil respuesta. No tardó en recorrerlo con la mano para volverla a bajar. - ¿Te gusta el zumo? -Preguntó coqueta. - Me encanta, es justo lo que necesitaba. - ¡Bájatelos! -Afirmó. Como pude metí las manos bajo la bandeja y bajé el bóxer hasta casi las rodillas. Seguí desayunando. Ahora su mano se movía con mayor libertad, la introdujo entre mis muslos y apretó, pude ver como se tensaron sus mandíbulas a la vez, y sentir el calor de su mano que se deslizaba hacia arriba otra vez. Mi erección era completa y estaba a su disposición, pero sabía que quería que la dejara jugar, así que mordí la tostada y mastiqué despacio, sintiendo como su mano me la rodeaba y apretaba. Debí hacer algún gesto porque esbozó una risa muda. Volvió a acariciarla desde abajo hacia arriba llegando hasta la punta esta vez. Entonces sacó la mano y se la llevó a la boca, lamiendo la palma, y depositándola otra vez en su lugar. El contacto con su saliva suavizó el tacto y se deslizaba hacia arriba y abajo por todo el tronco hinchado. No tenía prisa, yo tampoco. Sorbí un poco más de zumo y empecé con la segunda tostada. Entonces ella se sentó con las piernas cruzadas al estilo indio, se quitó la camiseta, dejándome ver su excelente cuerpo, ensalivó la palma de su mano derecha y la metió bajo la bandeja. Con la mano izquierda me masajeaba y acariciaba y con la derecha empapada me masturbaba. - Nunca había probado unas tostadas tan deliciosas. - Le dije mordiendo otro bocado. - Lo sé, las preparo muy buenas, sabes que tengo buenas manos. Gemí cuando su mano derecha apretó mi glande y giró sobre él. - Bebe zumo. - Me dijo. Obedecí. Ella aceleró el ritmo durante unos segundos. - ¿Te gusta? - Me preguntó. - Mucho. - Desayuna tranquilo. - Añadió, siguiendo con su cometido. Sorbí otro trago, deposité el vaso sobre la bandeja y mordí la tostada. El calor iba subiendo por momentos, me tocaba de tal manera que dudaba si eyacularía antes o después de acabar el desayuno. Volvió a lamerse la mano y siguió agitándomela. Ahora apretaba la mano con fuerza y me la recorría subiendo y bajando lentamente. Yo seguía desayunando cada vez más tenso en respuesta a su tacto, estaba sobreexcitado y no tardaría mucho en culminar la obra si seguía con esa intensidad, cada vez me costaba más tragar, pero ella insistía en que siguiera desayunando, y yo no iba a negarle nada. Sorbí otro trago de naranja y sentí un espasmo que hizo que una parte se derramara sobre mí. Ella sonrió y siguió acelerando la marcha. dejé el vaso. - Apura la tostada. -Me ordenó. Me llevé el último trozo a la boca y mastiqué como pude. El conducto se había abierto y pronto sucedería el derrame. Tomé un poco más de zumo y me sentí al límite mientras tragaba aquel manjar. Empecé a gemir más fuerte, ya era incontrolable. Ella me miraba agitando su mano a buen ritmo, preparada para explosión. Y estallé, contra la parte baja de la bandeja y sobre mi abdomen, sufriendo espasmos de placer aun con su mano agarrándome y deslizándose suave y despacio. Sacó las manos de debajo de la bandeja y lamió su mano derecha, limpiándola. Sabía lo que me gustaba verla así. - Dicen que el desayuno es la comida más importante del día. - Exclamó sonriente. Reímos. - Este ha sido excelente. Dejé la bandeja en el suelo, la besé y la abracé tumbándola en la cama.

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Durante La Cuarentena

2022-12-30


Después de andar de aquí para allá en una que otra preocupación, donde la mente te juega una mala pasada, pensando en la desgracia que estamos viviendo en el mundo entero no tienes tiempo para pensar en nada mas, así seas la más caliente de todas, pero ya cuando decides dejar todo a un lado y logras tener un poco mas de calma y tienes más fe que miedo, vuelves hacer tu, esa mujer caliente que lo que quiere es que la tomen y la posean con locura y pasión... Esto me paso en días pasado... Después de un día ajetreado trabajando desde casa, que por cierto cansa mas que otra cosa, me decido ir a la ducha ponerme mi sexy ropa de dormir (cachetero y franelilla) ya mi amado en cama viendo una película me meto en la cama con el, lo abrazo, lo acaricio todo su pecho (cosa que le encanta), el relajado se deja mimar con los ojos cerrados, se transporta a otra lugar de tranquilidad, amor y pasión, muy sensual les besos los labios y el se deja llevar, beso su pecho, su abdomen sigo hasta su pene ya erecto, donde me espera y me invita a que lo pruebe, le hago un sexo oral donde llega mas allá de lo imaginado, me pide pare y me invita que lo cabalgue, donde no me hago de rogar y sin medir palabras me abro a la invitación y me siento como una gran jinete llevando el control de la situación, no besamos como unos locos, no acariciamos como si el mundo se hubiese detenido en ese instante, los movimientos eran en conjuntos yo quería se metiera por completo dentro de mí y el quería lo mismo, íbamos en un sube y baja, lento, rápido, más despacio, yo le pedía mas, llegaba al órganos una, dos, le pedía no te vengas amor, y el al oído me decía tranquila disfruta, que soy tuyo, hubo una pausa donde hubo un beso intenso de mucha pación, que me hizo tener otro orgasmo, ya no aguanto más y los movimientos fueron con un deseo carnal único, me convertí en una bestia que quería sentirme llena de él, le pedí tuviera el ultimo orgasmo conmigo y así fue, sentí me hundía en él y me penetraba mis entrañas.. Nos besamos como unos adolescente mientras me tenia adentro todavía..

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Un 14 de Febrero muy apurado.

2022-12-29


Estaba haciendo mi servicio social, ya tenia algunos meses apenas a la mitad del servicio, ya me las habia ingeniado para tener 2 novios de ahi, y tenia otros 2, uno de la escuela, y un primo de mi mejor amiga. Por suerte nunca coincidieron, aunque al final, a todos les confece que habia otro, asi que por eso es que terminaba con el, segun yo, la verdad es que habia uno nuevo, y no pretendia complicarme mas la vida. Era el tan esperado dia del amor y la amistad, con cada uno de ellos ya habia hecho elplan de salir, asiq ue segun yo organice todo de manera que me diera tiempo de verlos uno por uno, por tiempo limitado, asi que en cuanto llegue al la planta donde hacia mi servicio social, de hecho todos los dia hacia lo mismo, marcaba mi tarjeta y me subia al segundo piso donde estaba, Manuel, lo saludaba, ese dia me regalo un ramo de rosas, un anillo y me dijo que en cuanto bajara yo de nuevo nos podiamos ir porque tenia planeado mas parami, yo le habia pedido que nos fueramos algun hotel para darle gusto al cuerpo, la verdad es que toda la vida me ha gustado irme a meter a hoteles a que me den por todos mis orificios, entonces despues de los besos y abrazos me subi al cuarto piso, pero deje mis rosas en las escaleras de emergencia, y pase a saludar a Carlos, el no tenia nada para mi en ese momento, pero le explique que tenia que hacer algunas cosas y que lo veria despues del medio dia, asi que saldriamos para que me diera lo que yo le pedi, el solo con cara de gusto y una sonrisa lasiva, me mando un beso, sali por mis rosas y me produccion donde era mi area, pero no entre por que si entro me ponen a trabajar y no era ese el plan, ya le habia avisado a mi jefe que ese dia no podria llegar temprano por que llevaria a mi madre a su revision, la mentirota solo para poder irme de puta. Me escape al area de costos para pasar con mi amiga y dejarle mis cosas, mis rosas, me despedi y regrese al segundo piso, pero ya estaba en el elevador esperandome para bajarnos, en cuanto nos metimos al elevador comenzo el calenton, me metio mano por donde pudo, claro solo dos pisos no es nada, salimos y nos fuimos caminando al hotel, la verdad es que en esa zona hay muchos hoteles no se poruqe, pero mejor para mi, pues ya en la habitacion, a trabajar, con el no era tan especial, la verdad es que tenia un pene muy peque;o y no aguantaba mucho, asi que so hicimos tres veces por que es estaba de humor, queria cumplirme como hombre, por suerte salimos mas temprano, el tenia que seguir cumpliendo con su trabajo, le explique que me iria temprano por el asunto de mi madre, asi que se despidio de mi, y segui al 4 piso. Pues entrando a su oficina, el idiota estaba super ocupado, y su oficina lleno de viejas, todas le tiraban la onda, pero yo era la que se lo cogia, estaba muy incomoda por que el tiempo corria y me arruinaba mi plan, el se dio cuenta, salio entrego y repartio su trabajo y me dijo vamonos antes de que me den mas trabajo, ya afuera me pregunto a donde quieres ir, le dije tu sabes que es lo que quiero de ti pegandome mas a su pelvis, estaba a punto de llevarlo al mismo hotel al que me meti unos minutos antes, pero pense que le podrian decir algo a alguien, no queria verme muy puta, pero el me llevo a otro por otro rumbo. Pues con el la pase muy bien, era un chico muy alto, y no le toco la mala suerte de no tener miembro, asi que hizo muy bien su tarea conmigo, lo que me llamo la atencion es que se bajo para darme sexo oral y me dijo: - Que te hiciste? sabes muy bien hoy. Si te dijera, lo que estas sacandome, espero que aun ahora haya descubierto que lo que probo que le gusto y sigue degustando semen de otro cabron, con el me gustaba hacer lo que fuera, me aguntaba, siempre me decia, termina cuantas veces tu quieras y ya que no puedas voy yo, asi que con el era hacerlo hasta que oliera a quemado, con el tenia de 5 a 8 orgasmos por ves. Aun asi yo tenia prisa y tenia que ver al tercero en otro lugar casi cerca de la Universidad, asi que tenia que apurarme, y corte el buen rato, diciendole que mi mama, me llamaba. Rapidamente fui por mis cosas, y me lance por mi tercer cita, ya casi era la hora de salida del trabajo asi que me apure para no encontrarme con nadie, por surte asi fue, no me vi con nadie que me entretuviera, le entregue mi ramo de rosas a Omar, y el muy extra;ado las recibio, el solo me dio una sola y nos fuimos a comer, comimos rapido, por que si, creo que solo queriamis irnos a tener sexo, con el ya tenia un lugar al que siempre nos ibamos, asi que otro rato de encerron con otro que tambien me daba un rico placer, por suerte el no se sintio bien, parece que la comida no le hizo bien, lo acompa;e aque regresara a su casa y le pedi que me avisara como seguia. Buena suerte, era temprano, tenia toda la trade para estar con mi favorito, el novio con el que ahora es mi esposo, le avise que habia salido temprano y que ya lo podia ver, y pasamos el dia en un bien empiernamiento. Ninguno supo nada de ese dia, salvo mi marido y ya casados, asi que cada que le cuento lo que yo hacia le da mucho gusto saber que se encontro con la mas puta de la ciudad.

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Lucha de titanes

2022-11-23


Se me puso a tiro hacer un trio con un amigo y una amiga de él, ella hetero, no le hacia mucho la idea de comerse un coño, un poco reacia. Nos juntamos una tarde para mas tarde cenar y después follar, asi nos conoceríamos mejor ella y yo.Estuvimos paseando y después nos fuimos a cenar, la tia estaba buena, si no, hubiese sido yo la que dijera que no. Para mi también era la primera vez que hacia un trío,ya sabía lo que era comerme un coñito rosita, pero me llamaba la curiosidad de que una tia me comiese el coño, las tetas, pezones y me comiera tambien la boca mientras me follaba un tio por delante o por detras. Llegamos a casa, mi amigo y yo cojimos a la chica por banda, al ser hetero a ella no le hacia mucho que yo la pillara, el empezó a desnudarnos a las dos poco a poco, yo le quité las braguitas a ella y no se esperaba que directamente empezara a lamerle el clítoris mientras mi amigo le comía la boca. Le gusto, puesto que no dijo nada, se abrió de piernas para que fuera mas cómodo para las dos. Nos tumbamos en la cama, mi amigo me metio la polla por el coño, yo a cuatro patas y la chica abierta de piernas para que se lo lamiera. Ella no decia que no a nada, solo quería sentir lo que era estar con una mujer aunque no al cien por cien.Mientras tanto, mi amigo follandome, eramos dos titanes ocupandonos de la chica, pasiva. La deje y fue él quién se encargó de ella, le metió la polla en la boca para que le hiciera una mamada, yo detras de él cojiendo la estaca con la mano y guiando la cabeza de ella, me ponia cachonda la situación. Seguidamente nos puso a cuatro patas a las dos sobre la cama, nos follaba a una y a otra, alternaba las embestidas con la polla dura como una piedra.Nos estabamos relajando cuando notamos en el culo algo frío, lubricante, a continuacion empezó a metermela por el culo, que gusto, cuando me descuidaba la sacaba y enculaba a la otra, yo me masturbaba con los dedos dentro del coño esperando otra vez mi turno para ser follada por el culito. Seguimos así un rato, la otra chica se corrió, nosotros aguantamos y mientras ella se recuperaba le empecé a comer la polla mientras el le comia el coño a ella, creo que se volvió a correr, ya iba por la segunda. Al rato, cambiamos de posición, la chica comiéndole la polla mientras a mi me relamía todo, desde el clítoris hasta el culo, me corrí entre sollozos y temblores notando como el a su vez se estaba corriendo en su boca. Pensaba que todo se habia acabado, pero mi amigo no se desempalmaba y yo queria correrme otra vez, le seguimos chupando la polla las dos a la vez, una mamaba y la otra le mordía los huevos, la chica se estaba tocando el clitoris, se lo restregaba con fuerza mientras mamaba, se vovio a correr y cayó rendida hacia un lado, aproveché para montar esa polla dura y hacermelo con él mientras ella miraba de lado.Me subí encima de él y me la metí por el culo con cuidado, hasta que sus huevos hicieron tope y empece a cabalgarlo, subía y bajaba mientras me tiraba de los pezones, al final se corrió dentro de mi culo y yo al sentir el calor de su leche me corrí también, había sido una lucha de titanes. La tercera en discordia a pesar de ser hetero y no gustarle las tias me llama de vez en cuando para que la folle, mal no se lo haria, no?

Autor: bigtrident Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

En la tienda erótica

2022-10-10


Sin duda, uno de los mejores días de mi vida. -Buenas tardes, ¿en qué puedo ayudarla? Sus ojos azules, traspasaron mi alma, nada más verla. -Hola, verá... Una amiga quiere dar la despedida de soltera, y quería comprarle algo... Que... -¿Que la excite antes del día tan señalado? -Eso es. -Bien, tenemos muchos productos, entre ellos uno nuevo que nos ha llegado hace poco. Un Satisfyer. -¿Un qué? -¿De verdad no sabes qué es un Satisfyer? Mi cara debió ser un poema, porque la dependienta no dejaba de mirarme de arriba a abajo. -Aquí hay gente, ¿porqué no pasas a la trastienda, y te enseño alguno? Sin dejarme contestar, se dio la vuelta, y se metió tras una cortina. Sin pensarlo, la seguí. Al entrar, tenía un aparato muy raro en las manos. -Mira, se trata de un estimulador clitoriano. Me tendió un aparato, que no había visto en mi vida. -No parece un consolador... -Es mucho mejor que un consolador. Y, sin dejarme tiempo de reaccionar, la dependienta, se tumbó en un sofá, se levantó la falda, y se bajó las braguitas. -Es muy sencillo. Y alcanzas el orgasmo en décimas de segundo. Lo accionó, y comenzó a escucharse un leve ronroneo. -No tienes que posarlo muy fuerte, con que te roce el coñito, es suficiente. Lo llevó a su hendidura, y comenzó a moverlo ligeramente, en círculos. -Oh, Dios... Siiiii. Mi mirada iba de su cara de placer, a sus dedos, moviendo suavemente aquel pequeño aparato. Sus gemidos, hicieron que mis pezones se endurecieran. Me levanté la camiseta, y comencé a pellizcármelos. -¿Te gusta cielo? -Es muy... Sensual. -Y ya verás... Ahhh... Cuándo... Lo pruebe tu amiga. -Necesito probarlo. Se levantó, agarró uno de muestra, y me lo tendió. -Adelante, cielo. Disfrutemos juntas. Se tumbó de nuevo, dejándome un espacio. Me uní a ella, me bajé los pantalones hasta los tobillos, y las braguitas hasta las rodillas. -No te vas a arrepentir - Dijo, guiñándome un ojo. Lo accioné, y comencé a deslizarlo por el interior de los muslos. Las pequeñas descargas, hicieron que se me erizara el bello. -Dios... Me voy a correr. Al mirarla, vi que comenzaba a mover su cuerpo, de arriba a abajo, con los ojos en blanco. Estaba encantada con el juguetito. -Dios, me corro... Me corrooooooo. Sus fluidos salieron disparados, salpicando el sofá. -No pareces muy convencida. Dicho esto, me lo quitó de las manos, se colocó entre mis piernas, y, accionándolo, comenzó a moverlo despacio por mis muslos. La descarga me recorrió la columna vertebral. -Dios mio. Qué bueno. -Ahora viene lo mejor. Lo movió lentamente, hasta posarlo en mi hendidura. Pegué un pequeño salto, al notarlo. De nuevo la descarga sacudió mi cuerpo. -Ahh. Joder. Mis pezones se endurecieron por completo. Mis manos, viajaron hacia ellos, estimulándolos. -Me corro. No puedo más, joder. Me besó en la cara interna de uno de mis muslos, mientras ese aparato no dejaba de darme placenteras descargas. -Córrete, cielo. Me mordí la mano, para no gritar en exceso, y, de inmediato, comencé a chorrear, manchando el sofá con mis fluidos. -Mmmm. Parece que te ha gustado, ¿eh? -Dios mio. Esto es alucinante. Nunca había tenido un orgasmo igual. -Entonces... ¿Te envuelvo uno para tu amiga? -Sí... Pero, por favor, envuélvame dos. Desde entonces, no puedo vivir sin mi Satisfyer.

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Descubriendo sexo sin tabú

2022-10-07


Hola voy a ser explícito ya que trataré de ir contando nuestras experiencias que cada ves es mayor y placentera Hace 5 años luego de unir nuestras vidas donde yo le reconocer mis manera de disfrutar el sexo ella me ordenó ni hablar de eso a lo que trate de cumplir pero cada noche que teníamos sexo pero me la imaginaba haciendo tríos y otras cosas como zoofilia ya que desde muy niño lo e vivido Pero no quería perderla por que es muy hermosa pero ella sentía que yo me exitaba mucho por momento y me pregunto a lo que respondí que no le decía pero me la imaginaba haciendo todo lo que nos viniera a ganas pero sin dañar a nadie y no le decía para no enojarla y quedó así Pero una noche de lluvia luego que sus hijos se avian ido a otra ciudad nosotros ocupamos su cuarto que tenía entrada por fuera de la casa así que debíamos venir a la casa por afuera y cuando volvíamos luego de matarnos teniendo tremenda cogida y a mitad de camino me dijo Ella-tube una fantasía Yo-yo también pero decime la tuya primero por que sabe que yo quiero lo que sea con vos Ella-mientras me la matias y sacaba jugué que cogiamos con el gordo (nuestro perro)por que hoy le mire su verga y sentí ganas y vos Yo-(me rei)lo mismo te juro por que lo vi adentro con nosotros para que no se moje y si querés probamos se que te va a gustar ella-bueno probemos Y nos volvimos con el perro que era mediano pero fuerte y yo la empecé a besar por todo el cuerpo con una erección tan dura que me dolía y tire un colchón al piso y le abrí las piernas y llame al perro que la empezó a lamer y su cara era transformada de placer y me dijo por favor que coja ahora Y la puse en cuatro patas y el perro que ya estaba tan caliente se le subió por atrás y la empezó a bombear con tanta fuerza que ella se acabo como una puerta Como todavía no se la metía bajo y le paso la lengua de nuevo y volvió a saltarla de nuevo y ahí se la puse en la puerta y el animal se volvió loco de placer que la sacudia en sus embestidas tanto que la iso gritar de placer y ahí terminamos los 3 juntos y desde entonces ya nada fue igual si no cada ves más lindo todo lo nuestro pero esto es el comienzo con mi reina

Autor: Amando el sentir Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Novedades sociales con acento erótico

2022-10-01


En la primera de dichas reuniones me extrañó la tardanza y la esperé pensando algo raro . Llegó algo revuelta de ropa y peinado y me dijo qué hacía despierto . Le contesté de buenas formas pero no me escuchó. No volvimos a hablar hasta el día siguiente en la comida que le pregunté qué tal había ido y estuvo parca en palabras . Sus amistades alguna vez las vimos por la calle y eran muy refinadas y ella empezó a vestir diferente . Algo había cambiado , se acicalaba más . Se ponía más sexy de lencería con ligueros y puntillas. Sus copas de sujetador habían crecido . Una noche de fin de semana le propuse hablar y le aseguré que había cambiado a mejor en su aspecto y me dió las gracias . Pregunté si era un círculo cerrado sólo de mujeres y contestó afirmativamente . Y de qué habláis. Un poco de todo . Vamos de todo y de nada en especial , le dije. Más o menos algo así . Coméis , bebéis , alguna actividad especial . Bueno sí , nos relacionamos entre todas . Se puede contar o es una secta secreta . No , es el universo femenino que no puedes entender . Si me lo explicas sí. Bien , somos curiosas . Entre vosotras o con imágenes . Bien , te lo diré . Es una forma de expresión donde se destapa el lado más femenino de nosotras . ¿ Sois lesbianas ? No, no es eso aunque se puede parecer . ¿ Hay hombres ? No , para qué . Son fiestas íntimas entre nosotras . ¿ Y hay sexo ? A veces sí . Es más voyeurismo y ... ... exhibición y juegos . ¿ Te has acostado con alguna ? Sí y no . Coqueteamos , carantoñas . Un poco de todo. Y por lo que veo te han aceptado bien . Sí , sí . Muy bien , tengo admiradoras muy buenas . ¿ Lo hacéis en grupo ? Sí no hay secretos , es festivo todo , hasta el sexo. Vamos , que son fiestas sexuales . Además , dijo ella. Pero lo primordial no es eso aunque también. Me he fijado que nuestra relación sexual ha decaído y eso que me excitas con tu lencería . Me alegra lo que dices . Me alegra . Hice un intento de asalto y me paró los pies . Si eres bueno te contaré todo pero déjame continuar porque puede haber sorpresas. Me dejas en ascuas. Venga vístete bien y vamos a la calle . hoy vas a presumir de mujer. Con sus mejores taconazos , un escote de vértigo y una falda más bien corta nos dirigimos a un local elegante donde la entrada fue triunfal. Allí había tema entre mujeres y todas eran bellas y elegantes . Mira todo lo que quieras , es gratis. Se fue directa a una mesita del rincón y me narró lo que veíamos . Aquellas buenas señoras se daban gusto entre ellas y no eran lesbianas pero casi . Horteras no eran . Y yo con ella , que no era la peor entre todas y muchas miradas se volvían hacia nosotros . Tomamos algo , saludó a alguna y de regreso a casa no pude más , bajé sus medias y metí el hocico en su vulva . Calma , vamos a casa . La noche más loca de nuestra vida . Y seguimos .

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Un buen amante

2022-09-23


Debo de destacar que soy una mujer muy pasional amo el sexo el plcer de sentir una verga bien dura penetrandome y haciendome gozar Soy casada tengo 27 años morena de muy buen cjlo grande al igual que mis muzlos de pechos medianos una vagina gordita estrecha clitoris pequeño pero muy sencible al mas minimo rose en el provoca humedad en mi elevando mi temperatura esto gracias a mi esposo quien con el descubri el placer de orgazmos intenzos .hasta hacerme chorriar .Anterior a el hab8a tenido varios amantes ya que perdi mi virginidad a los 13 años pero jamas senti con alguien como con el nos gusta el manoceo calentarnos durante el dia con chats calientes algunas fotos o charlar calientes sentarme en sus piernas eh ir sintiendo como se le pone dura esa pija somos muy calientes sin importar el lugar buscamos algun momento a solas para darnos placer Esto es por lo cual eh decidido contar una de nuestras historias Era un dia de verano él es jefe de piscinas en un complejo turistico encargado de orden y higiene control de las piletas suelo ir alli con nuestros hijos Ese dia fuimos a almorzar alli el con su uniforme del trabajo al llegar el lugar lleno de gente como es habitual un domingo habia tantos hombres como mujeres atracctivas haciendo asi mas la estimulacion apreciando ambos las bellezas de otros cuerpos yo aprovechando que tengo un muy buen culo me pongo un bikini diminuto blanco estilo hilo dental 1ue al mojarce es casi transparebte robando varias miradas hacia mi cuerpo que me provocava sierta exitacion el tambien veia todo tipo de cuerpos apetecibles pero un hombre es mas notoria su exitacion a que la de una mujer en una de sus pasadas por el lugar lo miro y noto su bulto notorio muy bien veo y hay muchas que lo miran y charlan entre si haciendo mension seguramente a lo que se notaba ... Sali de la pile agarre mi cel enviandole un mjs "PAPITO QUE RICO SE MARCA ESO " junto a un emoticon el responde " TE GUSTA" QUIERES VAMOS A MI OFICINA" ahi me dio un incapie a jugar un poco simulando ser una chica extraña no su esposa que el supo muy bien como seguirme el juego por un rato para calentarnos mas aun ... Luego de haber tenido durante un buen rato esta charla jugueteando pasa por mi y toma mi mano sigueme vams lo segui entramos a su oficina cerro con llave me alzo sobre el escritorio abrio mis piwernas apoyo su entrepierna con la mia tomo mis nalgas y la pego a el y comenzo a besarme muy apasionada y lujuriosamente no paso mucho tiempo cuando ya estabamos desnudandonos gimiendo yo agarrando ese miembro para frotarmelo en mi vagina haciendo que me moje mas y mas gimiendo ay si papito que rica pija tenes me encanta cogeme ya yaya quiero comenzo a penetrarme y senti ese placer sin igual de una buena pija en mi haciendome gemir que ricooooo dije asi el sus embestidas mas duras y fuertes haciendo que acabe muy rapido mojada estaba demaciado caliente al instante otra ves mas haciendo que clave mis uñas en su espalda que rico ay si dame mas el me alza y vamos a una silla ahi cabalgando sobre su pija sentia toda adentro mi concha chorriando jigos caliente no podiamos parar era tan exitante el momento gimiendo ambos hasta que otra ves acabo y el tambien juntos abrazados besandonos sentia sus chorros de lech3 dentro mio tan rico que me movia suave y lento para mayor placer de ambos luego salimos de alli como si nada transpirados caras rojas pero muy satisfechos .... Espero que les guste y dejen sus comentarios para el proximo relato dejare unas fotitos mias para su deleite y de alguna chica la verga que m como todos los dias besosss

Autor: Yii❤? Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!