Relatos Eróticos de Erotismo y Amor


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Lucha de titanes

2022-11-23


Se me puso a tiro hacer un trio con un amigo y una amiga de él, ella hetero, no le hacia mucho la idea de comerse un coño, un poco reacia. Nos juntamos una tarde para mas tarde cenar y después follar, asi nos conoceríamos mejor ella y yo.Estuvimos paseando y después nos fuimos a cenar, la tia estaba buena, si no, hubiese sido yo la que dijera que no. Para mi también era la primera vez que hacia un trío,ya sabía lo que era comerme un coñito rosita, pero me llamaba la curiosidad de que una tia me comiese el coño, las tetas, pezones y me comiera tambien la boca mientras me follaba un tio por delante o por detras. Llegamos a casa, mi amigo y yo cojimos a la chica por banda, al ser hetero a ella no le hacia mucho que yo la pillara, el empezó a desnudarnos a las dos poco a poco, yo le quité las braguitas a ella y no se esperaba que directamente empezara a lamerle el clítoris mientras mi amigo le comía la boca. Le gusto, puesto que no dijo nada, se abrió de piernas para que fuera mas cómodo para las dos. Nos tumbamos en la cama, mi amigo me metio la polla por el coño, yo a cuatro patas y la chica abierta de piernas para que se lo lamiera. Ella no decia que no a nada, solo quería sentir lo que era estar con una mujer aunque no al cien por cien.Mientras tanto, mi amigo follandome, eramos dos titanes ocupandonos de la chica, pasiva. La deje y fue él quién se encargó de ella, le metió la polla en la boca para que le hiciera una mamada, yo detras de él cojiendo la estaca con la mano y guiando la cabeza de ella, me ponia cachonda la situación. Seguidamente nos puso a cuatro patas a las dos sobre la cama, nos follaba a una y a otra, alternaba las embestidas con la polla dura como una piedra.Nos estabamos relajando cuando notamos en el culo algo frío, lubricante, a continuacion empezó a metermela por el culo, que gusto, cuando me descuidaba la sacaba y enculaba a la otra, yo me masturbaba con los dedos dentro del coño esperando otra vez mi turno para ser follada por el culito. Seguimos así un rato, la otra chica se corrió, nosotros aguantamos y mientras ella se recuperaba le empecé a comer la polla mientras el le comia el coño a ella, creo que se volvió a correr, ya iba por la segunda. Al rato, cambiamos de posición, la chica comiéndole la polla mientras a mi me relamía todo, desde el clítoris hasta el culo, me corrí entre sollozos y temblores notando como el a su vez se estaba corriendo en su boca. Pensaba que todo se habia acabado, pero mi amigo no se desempalmaba y yo queria correrme otra vez, le seguimos chupando la polla las dos a la vez, una mamaba y la otra le mordía los huevos, la chica se estaba tocando el clitoris, se lo restregaba con fuerza mientras mamaba, se vovio a correr y cayó rendida hacia un lado, aproveché para montar esa polla dura y hacermelo con él mientras ella miraba de lado.Me subí encima de él y me la metí por el culo con cuidado, hasta que sus huevos hicieron tope y empece a cabalgarlo, subía y bajaba mientras me tiraba de los pezones, al final se corrió dentro de mi culo y yo al sentir el calor de su leche me corrí también, había sido una lucha de titanes. La tercera en discordia a pesar de ser hetero y no gustarle las tias me llama de vez en cuando para que la folle, mal no se lo haria, no?

Autor: bigtrident Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

En la tienda erótica

2022-10-10


Sin duda, uno de los mejores días de mi vida. -Buenas tardes, ¿en qué puedo ayudarla? Sus ojos azules, traspasaron mi alma, nada más verla. -Hola, verá... Una amiga quiere dar la despedida de soltera, y quería comprarle algo... Que... -¿Que la excite antes del día tan señalado? -Eso es. -Bien, tenemos muchos productos, entre ellos uno nuevo que nos ha llegado hace poco. Un Satisfyer. -¿Un qué? -¿De verdad no sabes qué es un Satisfyer? Mi cara debió ser un poema, porque la dependienta no dejaba de mirarme de arriba a abajo. -Aquí hay gente, ¿porqué no pasas a la trastienda, y te enseño alguno? Sin dejarme contestar, se dio la vuelta, y se metió tras una cortina. Sin pensarlo, la seguí. Al entrar, tenía un aparato muy raro en las manos. -Mira, se trata de un estimulador clitoriano. Me tendió un aparato, que no había visto en mi vida. -No parece un consolador... -Es mucho mejor que un consolador. Y, sin dejarme tiempo de reaccionar, la dependienta, se tumbó en un sofá, se levantó la falda, y se bajó las braguitas. -Es muy sencillo. Y alcanzas el orgasmo en décimas de segundo. Lo accionó, y comenzó a escucharse un leve ronroneo. -No tienes que posarlo muy fuerte, con que te roce el coñito, es suficiente. Lo llevó a su hendidura, y comenzó a moverlo ligeramente, en círculos. -Oh, Dios... Siiiii. Mi mirada iba de su cara de placer, a sus dedos, moviendo suavemente aquel pequeño aparato. Sus gemidos, hicieron que mis pezones se endurecieran. Me levanté la camiseta, y comencé a pellizcármelos. -¿Te gusta cielo? -Es muy... Sensual. -Y ya verás... Ahhh... Cuándo... Lo pruebe tu amiga. -Necesito probarlo. Se levantó, agarró uno de muestra, y me lo tendió. -Adelante, cielo. Disfrutemos juntas. Se tumbó de nuevo, dejándome un espacio. Me uní a ella, me bajé los pantalones hasta los tobillos, y las braguitas hasta las rodillas. -No te vas a arrepentir - Dijo, guiñándome un ojo. Lo accioné, y comencé a deslizarlo por el interior de los muslos. Las pequeñas descargas, hicieron que se me erizara el bello. -Dios... Me voy a correr. Al mirarla, vi que comenzaba a mover su cuerpo, de arriba a abajo, con los ojos en blanco. Estaba encantada con el juguetito. -Dios, me corro... Me corrooooooo. Sus fluidos salieron disparados, salpicando el sofá. -No pareces muy convencida. Dicho esto, me lo quitó de las manos, se colocó entre mis piernas, y, accionándolo, comenzó a moverlo despacio por mis muslos. La descarga me recorrió la columna vertebral. -Dios mio. Qué bueno. -Ahora viene lo mejor. Lo movió lentamente, hasta posarlo en mi hendidura. Pegué un pequeño salto, al notarlo. De nuevo la descarga sacudió mi cuerpo. -Ahh. Joder. Mis pezones se endurecieron por completo. Mis manos, viajaron hacia ellos, estimulándolos. -Me corro. No puedo más, joder. Me besó en la cara interna de uno de mis muslos, mientras ese aparato no dejaba de darme placenteras descargas. -Córrete, cielo. Me mordí la mano, para no gritar en exceso, y, de inmediato, comencé a chorrear, manchando el sofá con mis fluidos. -Mmmm. Parece que te ha gustado, ¿eh? -Dios mio. Esto es alucinante. Nunca había tenido un orgasmo igual. -Entonces... ¿Te envuelvo uno para tu amiga? -Sí... Pero, por favor, envuélvame dos. Desde entonces, no puedo vivir sin mi Satisfyer.

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Descubriendo sexo sin tabú

2022-10-07


Hola voy a ser explícito ya que trataré de ir contando nuestras experiencias que cada ves es mayor y placentera Hace 5 años luego de unir nuestras vidas donde yo le reconocer mis manera de disfrutar el sexo ella me ordenó ni hablar de eso a lo que trate de cumplir pero cada noche que teníamos sexo pero me la imaginaba haciendo tríos y otras cosas como zoofilia ya que desde muy niño lo e vivido Pero no quería perderla por que es muy hermosa pero ella sentía que yo me exitaba mucho por momento y me pregunto a lo que respondí que no le decía pero me la imaginaba haciendo todo lo que nos viniera a ganas pero sin dañar a nadie y no le decía para no enojarla y quedó así Pero una noche de lluvia luego que sus hijos se avian ido a otra ciudad nosotros ocupamos su cuarto que tenía entrada por fuera de la casa así que debíamos venir a la casa por afuera y cuando volvíamos luego de matarnos teniendo tremenda cogida y a mitad de camino me dijo Ella-tube una fantasía Yo-yo también pero decime la tuya primero por que sabe que yo quiero lo que sea con vos Ella-mientras me la matias y sacaba jugué que cogiamos con el gordo (nuestro perro)por que hoy le mire su verga y sentí ganas y vos Yo-(me rei)lo mismo te juro por que lo vi adentro con nosotros para que no se moje y si querés probamos se que te va a gustar ella-bueno probemos Y nos volvimos con el perro que era mediano pero fuerte y yo la empecé a besar por todo el cuerpo con una erección tan dura que me dolía y tire un colchón al piso y le abrí las piernas y llame al perro que la empezó a lamer y su cara era transformada de placer y me dijo por favor que coja ahora Y la puse en cuatro patas y el perro que ya estaba tan caliente se le subió por atrás y la empezó a bombear con tanta fuerza que ella se acabo como una puerta Como todavía no se la metía bajo y le paso la lengua de nuevo y volvió a saltarla de nuevo y ahí se la puse en la puerta y el animal se volvió loco de placer que la sacudia en sus embestidas tanto que la iso gritar de placer y ahí terminamos los 3 juntos y desde entonces ya nada fue igual si no cada ves más lindo todo lo nuestro pero esto es el comienzo con mi reina

Autor: Amando el sentir Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Novedades sociales con acento erótico

2022-10-01


En la primera de dichas reuniones me extrañó la tardanza y la esperé pensando algo raro . Llegó algo revuelta de ropa y peinado y me dijo qué hacía despierto . Le contesté de buenas formas pero no me escuchó. No volvimos a hablar hasta el día siguiente en la comida que le pregunté qué tal había ido y estuvo parca en palabras . Sus amistades alguna vez las vimos por la calle y eran muy refinadas y ella empezó a vestir diferente . Algo había cambiado , se acicalaba más . Se ponía más sexy de lencería con ligueros y puntillas. Sus copas de sujetador habían crecido . Una noche de fin de semana le propuse hablar y le aseguré que había cambiado a mejor en su aspecto y me dió las gracias . Pregunté si era un círculo cerrado sólo de mujeres y contestó afirmativamente . Y de qué habláis. Un poco de todo . Vamos de todo y de nada en especial , le dije. Más o menos algo así . Coméis , bebéis , alguna actividad especial . Bueno sí , nos relacionamos entre todas . Se puede contar o es una secta secreta . No , es el universo femenino que no puedes entender . Si me lo explicas sí. Bien , somos curiosas . Entre vosotras o con imágenes . Bien , te lo diré . Es una forma de expresión donde se destapa el lado más femenino de nosotras . ¿ Sois lesbianas ? No, no es eso aunque se puede parecer . ¿ Hay hombres ? No , para qué . Son fiestas íntimas entre nosotras . ¿ Y hay sexo ? A veces sí . Es más voyeurismo y ... ... exhibición y juegos . ¿ Te has acostado con alguna ? Sí y no . Coqueteamos , carantoñas . Un poco de todo. Y por lo que veo te han aceptado bien . Sí , sí . Muy bien , tengo admiradoras muy buenas . ¿ Lo hacéis en grupo ? Sí no hay secretos , es festivo todo , hasta el sexo. Vamos , que son fiestas sexuales . Además , dijo ella. Pero lo primordial no es eso aunque también. Me he fijado que nuestra relación sexual ha decaído y eso que me excitas con tu lencería . Me alegra lo que dices . Me alegra . Hice un intento de asalto y me paró los pies . Si eres bueno te contaré todo pero déjame continuar porque puede haber sorpresas. Me dejas en ascuas. Venga vístete bien y vamos a la calle . hoy vas a presumir de mujer. Con sus mejores taconazos , un escote de vértigo y una falda más bien corta nos dirigimos a un local elegante donde la entrada fue triunfal. Allí había tema entre mujeres y todas eran bellas y elegantes . Mira todo lo que quieras , es gratis. Se fue directa a una mesita del rincón y me narró lo que veíamos . Aquellas buenas señoras se daban gusto entre ellas y no eran lesbianas pero casi . Horteras no eran . Y yo con ella , que no era la peor entre todas y muchas miradas se volvían hacia nosotros . Tomamos algo , saludó a alguna y de regreso a casa no pude más , bajé sus medias y metí el hocico en su vulva . Calma , vamos a casa . La noche más loca de nuestra vida . Y seguimos .

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Un buen amante

2022-09-23


Debo de destacar que soy una mujer muy pasional amo el sexo el plcer de sentir una verga bien dura penetrandome y haciendome gozar Soy casada tengo 27 años morena de muy buen cjlo grande al igual que mis muzlos de pechos medianos una vagina gordita estrecha clitoris pequeño pero muy sencible al mas minimo rose en el provoca humedad en mi elevando mi temperatura esto gracias a mi esposo quien con el descubri el placer de orgazmos intenzos .hasta hacerme chorriar .Anterior a el hab8a tenido varios amantes ya que perdi mi virginidad a los 13 años pero jamas senti con alguien como con el nos gusta el manoceo calentarnos durante el dia con chats calientes algunas fotos o charlar calientes sentarme en sus piernas eh ir sintiendo como se le pone dura esa pija somos muy calientes sin importar el lugar buscamos algun momento a solas para darnos placer Esto es por lo cual eh decidido contar una de nuestras historias Era un dia de verano él es jefe de piscinas en un complejo turistico encargado de orden y higiene control de las piletas suelo ir alli con nuestros hijos Ese dia fuimos a almorzar alli el con su uniforme del trabajo al llegar el lugar lleno de gente como es habitual un domingo habia tantos hombres como mujeres atracctivas haciendo asi mas la estimulacion apreciando ambos las bellezas de otros cuerpos yo aprovechando que tengo un muy buen culo me pongo un bikini diminuto blanco estilo hilo dental 1ue al mojarce es casi transparebte robando varias miradas hacia mi cuerpo que me provocava sierta exitacion el tambien veia todo tipo de cuerpos apetecibles pero un hombre es mas notoria su exitacion a que la de una mujer en una de sus pasadas por el lugar lo miro y noto su bulto notorio muy bien veo y hay muchas que lo miran y charlan entre si haciendo mension seguramente a lo que se notaba ... Sali de la pile agarre mi cel enviandole un mjs "PAPITO QUE RICO SE MARCA ESO " junto a un emoticon el responde " TE GUSTA" QUIERES VAMOS A MI OFICINA" ahi me dio un incapie a jugar un poco simulando ser una chica extraña no su esposa que el supo muy bien como seguirme el juego por un rato para calentarnos mas aun ... Luego de haber tenido durante un buen rato esta charla jugueteando pasa por mi y toma mi mano sigueme vams lo segui entramos a su oficina cerro con llave me alzo sobre el escritorio abrio mis piwernas apoyo su entrepierna con la mia tomo mis nalgas y la pego a el y comenzo a besarme muy apasionada y lujuriosamente no paso mucho tiempo cuando ya estabamos desnudandonos gimiendo yo agarrando ese miembro para frotarmelo en mi vagina haciendo que me moje mas y mas gimiendo ay si papito que rica pija tenes me encanta cogeme ya yaya quiero comenzo a penetrarme y senti ese placer sin igual de una buena pija en mi haciendome gemir que ricooooo dije asi el sus embestidas mas duras y fuertes haciendo que acabe muy rapido mojada estaba demaciado caliente al instante otra ves mas haciendo que clave mis uñas en su espalda que rico ay si dame mas el me alza y vamos a una silla ahi cabalgando sobre su pija sentia toda adentro mi concha chorriando jigos caliente no podiamos parar era tan exitante el momento gimiendo ambos hasta que otra ves acabo y el tambien juntos abrazados besandonos sentia sus chorros de lech3 dentro mio tan rico que me movia suave y lento para mayor placer de ambos luego salimos de alli como si nada transpirados caras rojas pero muy satisfechos .... Espero que les guste y dejen sus comentarios para el proximo relato dejare unas fotitos mias para su deleite y de alguna chica la verga que m como todos los dias besosss

Autor: Yii❤? Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Mi esposa con otro hombre

2022-09-20


Somos mi espisa y yo que diempre hemos sido muy activos sexualmente y hemis hecho de todo pero una noche que estabamos cojiendo y viendo porno ella me pidio que queria cojer con otro hombre y que yo los viera y asi fue como empezamos a buscar a alguien con quien hacerlo hasta que encontramos a un amigo de ella que le gusraba a mi espisa pir lo que ella le hablo y le platico lo que queriamos y el estuvo de acuerdo y yo me habia dado cuenta que el se la querua cojer ppor lo que lo invutamis a la casa y llego ese dia mi espisa se habia puesto unas tangas rojas muy bonitas y sexis dejando ver todas sus nalgotas y un brasier rojo tambien con el cual resaltaban sus pechos y como era muy delgada la tela se veian sus pezones bien paraditos pues los tiene siempre como dos mamilitas u encina una bata negra transpatente que le cubria hasta el piso pero abierto de lis lados se veia muy buena por lo que al llegar su amigo lo beso en la boca y asi estuvieron un buen rato mientras el le metia las manos pir la nalgas y luego pir las chichis hasta que la fue poniendo bien cachonda mientras yo lis veia y mi verga se empexo a parar dentro dr mi pantalon se pudo bien dura y ne la sobaba por encima y poco a poco se fue quitando du ropa el amigo quedando von un boxer negro y fue cuanfo vi que se veia un tronco un poco mad grande que el mio entonces mi esposa le bajo el boxer y salto esa enorme verga que tenia la cual estaba bien rasurada como ke gustan a mi esposa acto seguido le fue quitando la bata primero despues el brasier y por ultimo la tanga y quedaron completamente desnudos y bi vomo mi esposa se la empexo a chupar hasta que se le puso completamente parada y mas grsnde y despues de un rato le pidio que se la metiera ya en la panochita tambien bien rasurads que tirne mi esposa y vi entrar esa vergota hadts el fondo y adi se la rmpezo a cojer en todad lad posiciones y yo veia como entraba y salua la vetga y vomi se estaba mojando la panochita y rstuvieton cojiendo como una hors y mientras yo me fui wuitando la ropa y me masturbabs pico a poco la verga pero sin venirme ya estaba bien encuerado pero ellos seguian cojiendo sin inportales que yo estuviera ahi y despues de esa hora mi espisa le pefia sue le diers hadta elfondo que se ls netiera toda y queria sentir su lechita adebtro de su panocha y de pronto el le abre lad piernad y veo que la penetra bien duro y ells dio un grito muy fuerte y fue cuabdo los dos se vinieron y el le daba mas fuerte y mad adentro y vi como le escurtia la leche que le habua dejado adi estuvieron hasta que se salio su verga poco a pico se fue haciendo chiquita hadta que se ssluo dr ka psnochita y fue cuando vi que mi esposa estaba abierts de piernas y le escurria lechita bien edpesa y blanca y fue cuando le dije s su amigo que ahora yo me iba a cojer a mi espisa y como yo estabs con la verga bien oarada me acerco y le empiezo a meter la pubtita y siento la psnochita bien mojsda y llena de lechita csliente y asi ke voy metiendo mi vega que se resbslaba bien rico con tabta lechita que habua adentro por fin estabamos gozando de sentir como yo le metia la verga y ella estaba bien humeda y con una rica leche de otro hombre y asi me ls coji bien duro y mientra ella pedia mad verga y mad leche y adi cojimos como otra hora bien rico hasts que por fin nos venimos bien rico y le deje mas lechita debtro de sh panocha ahora tenia la leche de los dos y le escurria pir todas sus nalgas y de repente se acerca su amigo y veo que nuevamente su verga estsba bien parada y nos dice quiero cojetmela otra vez a lo que yo respondo esta bien pero ahora nis la cojemis lis dos y mi esposa dice si quieto kas dos vergas y le digo esta bien metesrls nuevsmente el se acuesta y mi rsposa se monta en su vergota y se mete hadta el fondo ya que con tanta leche no le costo trabajo y yo veo lad nalgas de mi esposa bien paradas y con el culo bien mojado de lechita que me acerco y ke meto mi verga por el culo de un golpe y siebto wue se resbala bien rico adentro y ella grita tan fuerte por la srnsacion de sentir dos vergss partiendola en dos yo siento como esta la vergota de su amigo denyro y mi verga siente como se frotsn por dentro era maravilloso y adi nos la vojimos hasta que nos venimos dentro el en la panocha y yo en el culo asi nos quedsmos un rato y despues nos acostamos los tres en la cama ella enmedio y asi nos empezamos a masturbar los tres birn rico hadta que nos sacamos mad lache y nos chupamos los tres ls lechita y ahi probamos la verga el la mia y yo ka de el y nos gusto tanto que quedsmis envernos otro dia para cojer bien rico y adi lo hicimos carias veces y cada dia nis gustaba mas ver a mi espisa llena de lechita me exita mucho y ahora quieto que se la cojan varios hombres y le dejen la panocha bien llena de leche para que yo bata toda esa lechita con mi verga y con mi boca espeto que pronto lo hagamos y se los cuento ojala les haya gustado mi relato hadta pronto

Autor: Sexlight Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Un aviso especial...

2022-08-26


Tres de la madrugada, una ciudad cualquiera. En la base de ambulancias número 3 sale un aviso, una cría de poco menos de 18 ha sufrido una agresión. En pocos minutos puedo visualizar las destelleantes luces policiales que indican el lugar del incidente. Nada más bajo de la ambulancia la veo, unos delicados ojos verdes bañados de lágrimas se ocultan bajo el sutil caer de los cabellos castaños. Apenas alcanza el metro sesenta y no pesa mas de cuarenta kilos. Al verme, su rostro se ilumina, nuestras miradas conectan, ambos nos quedamos petrificados. Tras unos segundos, me acerco interesándome por su estado, entre leves sollozos me explica como su ex pareja le ha golpeado varias veces en las costillas. Apoyada en mi pecho, la acompaño a la ambulancia, noto su temblor, su miedo. Agarro su mano ayudándola a subir, y cierro la puerta tras su paso. La tranquilizo colocando mi mano encima de la suya, por primera vez sonríe. Necesito ver el estado de sus lesiones, evaluar la situación. Tímidamente levanta su sudadera hasta poco más del ombligo, apenas veo nada. Con mi mano acompaño su sudadera unos centímetros más arriba, su respiración se acelera. Paso mi mano por sus costillas suavemente, su piel se eriza, levanta un poco mas la sudadera dejándo que contemple la parte inferior de su seno, no lleva sujetador. La miro a los ojos, rehuye mi mirada, enpieza a jadear delicadamente. Mi mano no cesa en su recorrido, rozando en ocasiones su seno, suaves gemidos salen por su boca indicándome su disfrute. Sin mediar palabra agarra su sudadera y la retira por completo, sus diminutos senos se mantienen erectos ante mis ojos, algo se mueve dentro de mí. Nuestras miradas vuelven a cruzarse, tras unos segundos agacha su mirada, pongo mi mano en su rostro, lo acaricio y me acerco. Sin saber cómo, nuestros labios se juntan apasionadamente, estamos solos, nada importa. Dos golpes a la puerta de la ambulancia rompen el momento, instintivamente agarro la sudadera y se la tiendo. Rápidamente se viste de nuevo y abro la ambulancia, debemos ir al hospital. En Urgencias sólo hay silencio, mi mano en su hombro hace que no me aleje de su lado en ningún momento. Ella no levanta la vista del suelo. Debo dejarla, un cordial gesto en el hombro será suficiente para indicar que debo irme. Me da las gracias, y me sonríe de nuevo. Tras unas horas me acerco a verla a urgencias, al verme, su rostro se ilumina. Lleva un fino camisón que deja entrever con claridad sus puntiagudos pezones. No pregunto, cierro la cortina y nos fundimos en un nuevo beso, sólo que esta vez, mi mano inconsciente va a su pierna subiendo despacio, ella jadea. Con sus manos agarra mi cara, y abre sus piernas dejando paso a mi mano, que ya roza su ardiente intimidad. Mi otra mano juguetea con uno de sus senos, ella me desabrocha el pantalón sacando mi miembro y moviéndolo sutilmente consiguendo que alcance su máximo esplendor. Levanto su camisón y me dirijo a su entrada dejándome caer delicadamente, tapo su boca con mi mano evitando su gemido. Poco a poco empiezo a moverme, sus piernas ya rodean mis caderas haciendo presión para que entre aún mas dentro de ella. En tan sólo dos minutos consigue alcanzar el clímax. Acelero el ritmo, no dejamos de besarnos, mi mano sostiene su rostro, nuestras miradas se penetran mutuamente, tras unos minutos termino dentro de ella mientras la beso, ahogando sus gemidos. Intento recomponerme rápidamente, coloco mi pantalón y mi camiseta. Me acerco y la beso de nuevo durante unos segundos. Seguramente no volvamos a vernos, pero algo de mí se queda con ella, y algo de ella se queda dentro de mí

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

Otra vez con una sexoservidora

2022-08-21


No pense que volviera a buscar una sexoservidora pero sucedio despues de que mi pareja ya no tenia nungun tipo dr contacto vonmigo ya ni en ls cama voincidiamos pued ella dormia y uns hamaca y desdr hace mas de un año no hemos tenido realmentr ninguna rrlavion sexusl ni ha tenifo ls mas minima intrncion de dormir conmigo ni un dolo mimuto y ni tsmpovo hs intentado llamar mi atencion con alguns ropa interiir srcy o de bsñarsr conmigo asi que mr dije buscs slguirn von quien estar por lo menos dr vez en cusndo y envontrr uns mujer dr sprocimadsmente 28 añod es chsparrits como dr 1.60 mts y ed morrna de prlo larho negro y yurne unod pechod dr tsmsño rrgular pero muy ricos y yiene uns piernas hetmossd u uns psnocjhita bien rasurads y muy linda que sr lr ve previosa y muy rica ys yiene vomo 3 meses que voy s verla y cada fis me gusts mas y he motado que a rlla lr va gustanfo cads fis mas ya acrpta wur nos besrmos en la boca y ya me hacr orsl sin condon y le mrto mi verga sin condon adrmad me dejs wur lehags sexo oral y me fice wie rcyrdñs mi verga cuando no mr vr y wue lr gusta mucho que lr haga srco orsl y wur duenyr muy rivo vusnfo pado mi lengus pot sud lsbiod pot du vliyotid y qur se lo hago muy rico y hr notafo vomo yirne varios orgadmod ya sea von lod orsles wue le hago vomo cuando mr la cojo y lr mrte mi vergs de rxits muvho y mr pidr wue no deje de cojerla hasta wue mr moja tods mi vetgs mus huevos y mi esyomago y sr mojs toda birn rivo y he pendafo rm estar von rlls diempre qur purds y pot mucho tirmpo y edpeto fejat a ls pareja con la que vivo para el otto sño y vibir dolo y estar von mi nurva srcosrtvifors por mucho yirmpo y fisftutar von ella dr las maravillas del seco por sirmprr y olbidatme dr ka otea persons pars siemprr y drjarla wue vivs y duetma rn su hsmaca sola y que sea frliz adi como vive hasta ahora din ninguna relacion para nada yo crro que ya no quiere estar con ningun hombtr peto es du drvivion y la mia yo ya se que hare von mi vida fisgtutare von mi nueva srcoservifora y espeto que cada vex ses mejor nustra relavion

Autor: Sexlight Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

La nena mala de papi

2022-08-19


Me encuentro en casa de mi novio, estamos acurrucaditos en la cama viendo una película muy entretenida da mucha risa, pero yo solo puedo pensar en lo caliente que estoy. No puedo dejar de mover las piernas tratando de darle un poquito de placer a mi pequeño clítoris, y sin ver o tocar con mis manos sé que estoy muy mojada, fue buena idea haber venido en falda esta vez su mano tiene acceso rápido a mi coño, como me gustaría que me lo tocara... Yo tengo la cabeza en su pecho y mis manos bajo mi mejilla y una de mis piernas sobre las piernas de él con una de sus manos encima y con la otra soba mi cabello. + Amor… - cuando alce mi rostro él ya me estaba mirando- que te pasa? Estas distraída, ni estás viendo a la tv + no pasa nada papi –me mordí los labios, me acerqué más a su pierna y pase una de mis manos para terminar abrazándole. + ya sé que tienes- esto lo dice acomodándose un poco sobre mí y besándome intensamente *me encanta como me besa* mete su mano bajo mi falda y sobando mi pierna la lleva de poquito hasta mis bragas y soba mi coño por encima- que mojadita esta mi nena, ayy como me encanta sentirte así. -el pasa su mirada de mis ojos a mi boca y yo paso mi mirada de sus ojos a su mano deseando que me toque debajo de la braga alzo mi cadera un poco a ver si capta lo que quiero- mmm mi bebé quiere que le toque más ese coñito mmm +mmm si papi –le pone mucho que le llame papi.

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

6 de agosto

2022-08-17


― ¿No entiendo porque ves eso? Me parece una visión muy alejada de la realidad. Además ― continuo sin apenas tomar aire ―, tratan a las mujeres como simples juguetes. Él levanto la mirada por encima de las gafas progresivas y la miro entre extrañado y curioso. ― ¿Sabes lo que estoy haciendo? Estiro la pregunta para separarse del último comentario. ― ¿Qué? Pues claro. Estas viendo porno. ― Buen porno. ― No hay porno ni bueno ni malo. Es solo una forma de engañar a las chicas que salen y de engañaros vosotros. ¿De verdad crees todo lo que ves? Él dio un suspiro y bajo su tono para no sonar combativo ― También lo hay para mujeres, pero de todas formas eso no es importante. Estoy haciendo un ejercicio. Intentó sonar convincente, porque le estaba gustando lo que veía y quería disimular. Allie y Nicolás llevaban casi un año juntos. Los dos venían de relaciones pasadas y eso les hacía ser más conscientes de la importancia de apurar los buenos momentos. Tenían un ciclo particular con sus hijos, los de cada uno, me refiero. Pasaban juntos dos semanas al mes con ellos, construyendo algo nuevo que no sabían muy bien como llamar, tal vez familia. Las otras dos semanas, aunque seguían en contacto con sus hijos, vivían una segunda juventud muy peterpanista. Con cada cambio se producía una pequeña revolución, volvían a comer a deshoras, salían por la noche y hacían el amor sobre todos los muebles de la casa y, algunos del balcón. Allie es esbelta y de muy buen ver, sobre todo por sus movimientos elegantes y pausados. Nada le describía más que sus pendientes de perlas, redondos y llamativos como sus pechos. Ella es demasiado inteligente y perspicaz para un mediocre como su exmarido. Pero además es generosa y entregada y por eso tardo tanto tiempo en tomar una decisión. Nicolás es singular y optimista. Tiene una vida muy vivida, en positivo, y esa profundidad le da el temple y matices de un buen coñac. Proporcionado y bien parecido, mantiene una buena forma física y una notable resistencia para el sexo. Su encanto natural nace de una mirada entre jovial y festiva que Allie sabía que tenía que evitar, ¿o no? ― ¡Venga! ¿Lo dices en serio? ― ¿Quieres que te lea lo que he escrito o no tienes curiosidad? Con una media sonrisa llena de feminidad, se firmó la tregua. En el fondo era muy fácil de convencer. Sólo necesitaba una poderosa razón y un puntito de sinceridad, de la buena. ― Haber, ¿No estarás intentando liarme? Hace apenas un ratito que se han ido los niños. ― Señora, me sorprenden sus insinuaciones. Nicolás giro ligeramente el ordenador para evitar que pudiera leer el documento que acababa de mostrar. ― Mis intenciones son artísticas pero científicas. Soy como un cirujano, o mejor un cura. O mejor un cura, cirujano que tiene que describir un video de enredos, no sin rubor. ― Que piquito tienes. Allie no pudo contener la risa. ― Sabes que se te han dilatado las pupilas y estás muy sexy. ― ¿Lo leo yo o lo lees tú? Ella empezó a impacientarse con tantos bloqueos de escritor. ― Lo leeré yo, pero ― hizo una pequeña pausa ― no seas demasiado estricta. Nicolás alineo bien el ordenador para que ella pudiera verlo, continúo poniéndola en antecedentes. ― Teníamos que escoger un video porno, el que quisiéramos. Después teníamos que crear una historia paralela a la acción. El objetivo es conseguir romper, acelerar, intensificar o dar un giro al video. ― Ummm. Suena muy bien ¿Y que tono le has dado? ― Relájate y escucha, mientras ves el video de mi ejercicio artístico. Puntualizó esto último. Allie se removió en el sillón para sentarse más cómoda y aliso los pantalones de su pijama, girando ligeramente la cabeza y entornado los ojos. ― ¿Pero al final se casan? ― Idiota. Tardo un rato en dejar de reír. Su risa es musical, contagiosa y suena diferente cuando está nerviosa o cuando esta excitada. No era la primera opción, pensó Nicolás. De norte a sur y de sur a norte. Allie movía las piernas con cadenciosa apatía. ― ¡Oye! ¿Cómo que Allie? Borra eso ahora mismo. ― Se removió en su sitio fingiendo que se había enfadado. Nicolás aguanto un momento, volvió a mirar por encima de sus gafas y espero a que repitiera su representación, removiéndose en el sofá y alisando sus pantalones. Apolonia movía las piernas con cadenciosa apatía. ― Ja ja ja. Apolonia. Ese nombre promete mucho, ja ja ja. ― ¿Sabes que Apolonia es el nombre de una actriz porno española internacional? ― Ja ja ja. Venga, te dejo que la llames Allie, pero simplemente para no morirme de risa. Nuestro escritor espero a que se volviera a crear el clímax para la lectura, sabiendo que nuestra musa ya estaba en modo guerrera. Posiblemente desde unos minutos después que se hubieran ido los niños. Allie movía las piernas con cadenciosa apatía. Tumbada sobre un diván había logrado dejar la mente totalmente en blanco. El aire acondicionado mantenía el verano fuera del salón y sólo se oían las voces lejanas de la piscina del complejo. Una sonrisa anticipo la llegada de Nicolás. Allie se dio media vuelta con la agilidad de un junco. Llevaba una camisa blanca, más bien trasparente, que marcaba una figura de proporciones radiantes. Unas ligeras braguitas eran todo lo que necesitaba para dejarle sin habla, así de contundentes son las razones de la naturaleza. Él se agacho y la beso con dulzura. Después se elevó de nuevo, le acaricio entre los pechos y comenzó a desabrochar su camisa. No se dijeron nada. No hacía falta. Ella elevo sus brazos y contoneó sus caderas insinuantemente. Allie tiene unos pechos generosos y turgentes. Una piel blanca y serena que sabe cómo transformar un cumplido con firmeza. Nicolás fluyo con el momento y beso sus pezones, notando como la excitación creciente había ahuyentado del todo al aburrimiento. Beso el cuello lentamente mientras acariciaba sus nalgas. Volvió a sus pechos y les entrego su atención más delicada. Una botella de aceite puede ser una diferencia pequeña y tenue, pero no en el sexo. El brillo del aceite comenzó a perlar sus pechos y pezones. Ella se estremecía, elevando sus brazos para acentuar su prodigiosa sexualidad. La respiración acelerada, hacía que los pechos subieran y bajaran con musicalidad. Mientras él, tocaba sus pezones en una particular batalla por demostrar quien era más duro. De momento ella ganaba con diferencia. Un beso marco el cambio de tercio. Allie comenzó a buscar la dureza masculina fundamental. Nicolás le quito las braguitas para encontrarse con un pubis húmedo, depilado con estilo, que reclamaba un golpe de calor digital. Los gemidos femeninos hicieron que Nicolás aumentará la velocidad del combate. Ella se movía buscando algo, hasta que encontró una erección amplía y bien definida. Ambos amantes se concentraron en el otro. Allie disfrutaba con el sexo oral. Nicolás lo sabía y se coloco cerca de su boca, para que ella lo succionará con fuerza. Mientras, él subía y bajada entre la suavidad de su pubis y la dureza de sus pechos. El 69 llego por casualidad, con sinceridad y casi automático. Él metía su lengua, mordía y lamía con pasión. Ella succionaba y jugaba entre gemidos. Tercer acto. Nicolás dio la vuelta y sin mediar palabra elevo las piernas de Allie con elegancia y vigor. Los suspiros progresaban hacía gemidos. Los grandes pechos describían círculos de placer mientras el miembro entraba y salía solamente en un tercio. Siempre un tercio al principio, no más. Allie no pudo dejar de acariciar su sexo llevada por la intensidad del momento, sin abrir los ojos, solo sintiendo la electricidad de un primer orgasmo. Último acto. Nicolás continúo entregando algo más de la mitad y después un poco más y otro poco más. De pronto ella, recuperada, se incorporó mostrando un pelo largo que enmarcaba su cara de ángel. Sobraba ropa y faltaba ritmo. Como en un entreacto teatral, se puso a cuatro patas con tal naturalidad que parecía una estudiada coreografía. Por fin nuestra heroína recuperaba el control de la penetración y el ritmo. Sus pechos se movían, contoneaban y chocaban entre sí, mientras su sexo marcaba los pulsos de un segundo orgasmo. Él, siguió entrando y saliendo con energía en una imaginaría vertical, hasta que una ráfaga envolvente preludió también su final. Con flexibilidad, Nicolás troto con su miembro entre los pechos colmados de Allie hasta desbordarse. El sol al sol proclama. Siguieron acariciándose los dos amantes, con el brillo de fondo del aceite, haciendo que la vibración final de sus cuerpos durará todo lo que dura el eco de una campana de catedral. Mientras Nicolás narraba el video, Allie escuchaba atenta a su lado sin perder detalle. Los veinte minutos que había durado el video, había experimentado un nivel de excitación creciente que no ocultaba. Su boca entreabierta, esperaba cualquier invitación para lanzarse. Se deslizaron por una pendiente que ya conocían, mientras sus manos, sus labios y sus cuerpos se atraían por un instinto primario. Los pechos de las dos Allie tenían un gran parecido y ella lo sabía, por eso disfruto aún más cuando Nicolás los estimulo con sus labios, su lengua y toda su alma. Después de regalarte un orgasmo a la suavidad de su pubis, espero a que ella se levantará. Allie le sonrío con complicidad y se colocó como la actriz del video, arqueando la espalda para mostrar todos sus atributos. Los gritos ahogados del final del movimiento, fue el sello con el que nuestro artista finalizo su ejercicio.

Autor: Anónimo Categoría: Erotismo y Amor

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!