Relatos Eróticos de Dominación ❌Sin Censura❌


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Una sorpresa fallida a mi esposa

2023-02-04


Por un error de cálculo termine en la cama con mi hija y mis sobrinas . Hace un mes mi esposa se fue de viaje con mi hija, estarían con mi cuñada y mi suegra, he estado solo todo este tiempo. Ayer mi suegra me dijo que hoy por fin regresarán, estoy preparando una sorpresa para mi esposa cuando llegue, se supone que mi cuñada se llevaría a mi pequeña para pasar un día con ella y mis sobrinos, lo que quiere decir que mi esposa y yo estaremos solos toda la tarde. Conseguí velas aromáticas, unas flores, una toca discos antiguo y música suave perfecta para hacer el amor. Para asegurar también una pastilla de Viagra y poder gozar todo lo que pueda. Por fin, se acercaba la hora, preparé todo, encendí las velas, puse la música me desnude y me tomé la pastilla. Escuché como la puerta se abría y me tapé con una sábana blanca, me puse en un posición sexy y me puse un oso de peluche en la entrepierna cuando escuché.. Mi vida!!! Dejaremos a las niñas un momento, iré con mi hermana a comprar unas cosas ya vuelvo!!! Mi corazón se detuvo un momento y escuché los gritos y risas de mi hijas y mis 2 sobrinas, me levanté para cerrar la puerta pero ya estaban casi en la puerta así que de un salto regresé a la cama y me envolví con la sábana, entraron mis sobrinas y mi hija, jugueteando y brincaron a la cama, mi hija (8 años) y mis sobrinas (6 y 10 años) Mi hija se me subió encima, y me abrazo efusivamente, yo como podía cubría mi erección y mi desnudes, mi sobrina de 10 dijo que iría al baño, una preocupación menos, mi sobrina de 6 estaba al lado de la cama, esperando a mi hija supongo, yo esperaba a que mi hija se fuera a jugar a su cuarto pero no se iba… Entre tanto abrazo la figura de mi pene se asomaba de entre las sábanas, y a pesar de ser un adulto no podía controlar a mi hija, pues no podía salir de la sabana, y no acostumbramos a gritar en casa. Mi hija por fin se calmó y se sentó, pero fue sobre mi pene, que por la pastilla estaba súper inquieto, intenté decirle a mi hija si podía esperar un poco en la sala, pero después de pasar tanto tiempo sin verme ella no quería alejarse, y siguió brincoteando sobre mí, mi pene estaba siendo estimulado accidentalmente, y yo no podía hacer nada en contra la pastilla. Le dije a mi hija que si no se calmaba un monstruo saldría de bajo de la sabana, cuando dije eso mi sobrina de 6 se emocionó, pues le gustaban los «monstruos» por las caricaturas que veía… (Estúpidas caricaturas) y también subió a la cama, yo no sabía que hacer, cuando mi hija se dió cuenta de los movimientos que hacía mi pene por la excitación, y gritó: Aquí está el monstruo!!! Yo intentaba cubrirme pero ella fue más rápida y mi pene salió de entre las sábanas, mi sobrina sin dudar lo sujeto con ambas manos, y yo estaba muy frustrado, mi sobrina dijo que intentaría sacarlo de ahí, y lo comenzó a jalar, estaba demaciado exitado, y mi hija lo agarro también y entre las dos aunque inconscientemente me comenzaron a masturbar. Yo no quería hacer nada, pues estaba demaciado exitado, y entre las 2 me ayudaban a sentirme mejor, cuando paso por fin, una lluvia de esperma caliente salió disparada, alcanzando la cara de mi hija. Ella gritó: haaaa! Me atacó!!! Y salió corriendo. Mi sobrina se quedó observando cómo mi pene seguía lanzando un poco de semen. Preguntó por curiosidad: Tío, que es eso? Yo esperaba que después de eso mi pene se relajara, pero por la pastilla seguía erguido, yo le dije que no era nada malo, pero que me dejara un momento sólo para guardar al monstruo, ella se negó y lo sujetó de nuevo, en eso regreso mi hija con la cara húmeda, y mi otra sobrina, yo necesitaba que se fueran o de verdad tendría problemas, cuando mi sobrina mayor miró lo que pasaba se me quedó viendo, y me dijo, tío… Por qué mi hermana está sujetando tu pene? Mi corazón se hizo pequeñito, y solo le dije: Ayúdame… Por favor!!! Necesito que te lleves a tu hermana y a mi hija un momento… Mi sobrina sonrió y dijo: bueno… Pero responde mi pregunta. Fue un accidente! dije, yo esperaba a tu tía no a ustedes! Querías tener sexo con mi tía? Que sucios… Mi hija y sobrina menor comenzaron a preguntar que era el sexo, de manera insistente, y antes de que se me ocurriera algo mi sobrino mayor le dijo: es algo que asen los adultos para divertirse. Muy mala explicación… Ambas niñas se emocionaron y comenzaron a brincar en la cama gritando: queremos divertirnos!!! Y mi sobrina mayor les explico todo como si nada, (maldita juventud inhibida) Las dos chiquillas se desnudaron y comenzaron a revisar su vagina… Maldita sea, mi exitacion está creciendo por ver a las niñas desnudas, yo dije: hey!!! No hagan eso! Váyanse a su cuarto! Déjeme solo. Mi hija me miró y dijo: no papá, queremos divertirnos como tú y mamá! Observé a mi sobrina mayor queriendo ayuda de ella, y en lugar de hacer algo ella también se desnudo… Y ahí las tenía a 3 pequeñas desnudas frente a mi y yo con una pastilla haciéndome tener una erección enorme… Las 3 se colocaron al rededor mío y después de forcejear un rato decidí ya no hacer nada, mi pene estaba doliendome por tanto forcejeo. Me tire a la cama y primero comenzaron a masturbarme, mi sobrina mayor me estaba chupando la cabeza del pene, y me decía a mi mismo: solo deja que jueguen un rato y después se van a ir. Después de otro rato y de tanto manosear mi pene lograron que eyaculara de nuevo. Creí que ahí terminaría todo, pero volvieron a preguntar que era eso blanco, y mi sobrina mayor dijo que era ora hacer bebés… Y más los niñas volvieron a gritar: siii, queremos bebés para jugar!!! Yo estaba a punto de gritar que no, cuando sentí como la mayor se me subió encima, intenté quitarme pero mi hija estaba estaba sentada sobre mi brazo, mi sobrina se posicionó y dijo, el pene debe entrar aquí para hacer un bebé y lo intenta meter, pero su vagina es muy pequeña aún, por una parte me sentí aliviado, no podía penetrarla pero mi sobrina presionó con más fuerza y fue entrando, y no podía hacer nada, el efecto de la pastilla seguía, entonces deje que las niñas hicieran lo que querían. Después de un empujón muy fuerte, mi sobrina por fin logro abrir su vagina, mi pene estaba demaciado húmedo por la eyaculación anterior, así que eso le facilitó, obviamente le dolió pero siguió moviéndose, mi hija y mi sobrina menor no dejaban de ver, al mismo tiempo mi sobrina pequeña se veía su vagina abriendo las piernas, yo acerqué mi mano y la comencé a masturbar, ella cerró sus ojos y se dejó hacer, mi hija por su parte no apartaba la vista de mi pene entrando en la vagina de su prima, ya no soportaba más, había pasado un buen rato desde que mi sobrina me estaba montando, se notaba cansada y adolorida, entonces se levantó, se sacó el pene, y salió algo de sangre, mi hija se asusto pero mi sobrina le explicó que sucedió, Yo estaba preparado para terminar por última vez cuando sentí que se me subían de nuevo, abrí los ojos y mi hija tomaba el lugar de su prima, yo en mi interior quería detenerla pero mi cuerpo deseaba el placer, así que la dejé, y mi prima le ayudo a bajar logrando de igual manera que si apretada vagina se abriera y aunque solo entro un poco más de la cabeza de mi pene, siguió teniendo sexo con mi pene, mi sobrina pequeña ya estaba muy exitada así que mi dedo entró por su vagina y al mismo tiempo que mi hija se movía dedeaba a mi sobrina, hasta que al fin después de un buen rato con mi hija, sentí cómo eyaculaba una vez más… Al mismo tiempo que mi sobrina pequeña tubo su orgasmo con mi dedo, mi semen salió disparado, llene la pequeña vagina de mi hija, mi pene salió disparado cuando mi hija se dejó caer en mi pecho chorreando semen y la puerta siendo abierta por mi esposa que recién llegaba de hacer compras, dejando caer una caja de chocolates al ver cómo mi pene salía de su pequeña hija dejando atrás una gran cantidad de semen y a sus dos sobrinas desnudas acostadas a mi lado.

Autor: ALPHONSELRIK Categoría: Dominación

Leer relato »

Jefa de grupo domada, parte 2

2023-02-04


Continuacion del relato anterior. Hola a todos Como les contaba en el relato anterior. Después de la salvaje cogida que me dio el jefe de sección, me dejo ahí tirada en el suelo, cansada, sintiéndome culpable por haber sido infiel, pero por otro lado, me volví a sentir mujer. Al siguiente día (domingo), muy temprano por la mañana me dispuse a ir a la cocina, ya que, aunque estábamos en campamento, el sitio cuenta con alguna edificación, así como la cocina del estilo rural, pero bastante buena. Comencé a lavar mis utensilios. Cuando de pronto siento que alguien pone sus manos en mis caderas, yo me asuste y volteé a ver y vi que era el, quien estaba pegándoseme a mí, prontamente comenzó a besarme el cuello y a masajearme las tetas, lo hacia de una manera vigorosa, de la misma manera me saco las tetas y yo comencé a recordar el día anterior, y sin darme cuenta ya tenía mis pantys en las rodillas y sentía su enorme pene en mis nalgas. El me inclino un poco hacia adelante y me jalo de mis caderas, poniéndome su pene en la entrada a mi vagina, y sin contemplaciones me lo metió entero de golpe. Sin poder (y quizá sin querer) hacer nada, solté un gran AHHHHGG, recordemos que me metió 22 o 23cm. El comenzó a bombearme de manera dura, sacando de mi en cada metida un aahh uhhh, me decía, estas rica, yo no podía responder, mi respuesta era: ahhh uhhmm uuhmm aahh. Mientras me bombeaba comenzó a apretarme las tetas, y a bombear mas duro, saliendo casi por completo y metiéndolo completamente, hasta lo más profundo de mí. Me tomo del pelo y me jalo hacia atrás y sin dejar de bombearme me dice “¿te gusta?” yo seguía sin poder responder, más que ahhh uhh ahh. En cada metida se escuchaba el choque de su cuerpo con mis nalgas de pronto comienzo a temblar estaba sacándome un orgasmo, muy intenso por qué no decirlo, un poco después cuando de pronto me dio una nalgada muy sonora, sonando algo así como plaf, sacándome otro orgasmo igual de intenso al anterior. De pronto da un empujón muy duro hacia dentro de mí, siento como su pene se ensancha y siento muy caliente dentro de mí, ¡estaba dejándome su semen dentro mío!! (otra vez), y con esto me saca otro gran orgasmo!, por dios que no podía dejar de temblar. El me saca su pene y yo caigo al suelo rendida y temblorosa, me toma del pelo y me vuelve a decir “eres mía, te veo en un rato” me quita mi panty, se la queda y se va. Yo me quedo en el suelo descansando un poco, como pude me puse de pie, me vestí y continue haciendo mis labores. Yo seguía sin saber que sentir, pero algo me decía que tenia que aceptar lo que me estaba pasando. La siguiente parte sucede el mismo día (domingo), pero eso la contare después. Espero les guste, y espero sepan disculpar la nula experiencia en relatar.

Autor: SLANEESH Categoría: Dominación

Leer relato »

Isabel, te follaba una y otra vez 1/9

2023-02-01


Carlos, tío normal. Isabel, exjefa de Carlos, está buena y quiere que todos le miren, es controladora y le gusta dominar a los hombres. Ambos coinciden en un congreso de trabajo y empieza la magia: las tornas se acabarán volviendo para Isabel.. Pues bueno, este es mi primer relato. Me ha tocado estar todo un mes encerrado en mitad de la nada literalmente por tema de trabajo, ni internet tenía, y me decidí a empezar un relato rapidillo. Según lo iba escribiendo fui viendo que mi idea de rapidillo no es precisamente algo rápido. Se ve que no sé resumir. La idea era hacer un relato <> antes de seguir con otro relato que estoy escribiendo según escribo estas palabras. Ese relato iba a ser el primero que pensaba publicar pero como lo vi tan extenso en el croquis, me decidí por hacer uno más corto durante. Sí, extenso. Viendo ahora este relato me asusto pensando qué cojones quiero parir; la biblia en verso, pero guarrona. Este relato lo he escrito más de improvisación que de planificación, tenía una idea general y con eso me puse a escribir y dejar que el relato fluyera; puede que haya sonado pomposo, pero no sé, es lo que hay gente. No sé si a los escritores de relatos eróticos les pasa (cuando yo haya escrito unos cuantos, no sé, tres o cuatro más, me consideraré un escritor de relatos eróticos. O mejor, cuando gane el novel a literatura guarra), pero a mí lo que más me frenaba era irónicamente las partes de folleteo. No es que me quedase en blanco ni nada, en mi cabeza estaba perfectamente descrito todo, era simplemente que cuando tocaba narrar la parte de follar pues me empezaba a distraer con la mayor de las facilidades habidas y por haber. Es como cuando tenía que ponerme a estudiar y mi mente se esforzaba al máximo en concentrarse en cualquier nimiedad antes que en el estudio que tenía frente a mí. No sé si es algo común para los de este gremio, o tal vez es algo que me pasa al ser primerizo, pero el caso es que me pasa. Otra cosa que imagino que será de lo más normal es que paraba a cada rato a cascármela, y cuando no paraba para hacerlo seguía escribiendo con la polla bien dura y sabiente de que iba a encontrarme una mancha de humedad en el calzoncillo de líquido preseminal. La de pajas que me he hecho escribiendo este <>. Había veces en que decidía hacerme la paja, aún a sabiendas de que luego no me apetecería continuar escribiendo, es como ver porno tras correrse, pierde la gracia, o ver comida tras haberte cebado. La mayoría de las veces seguía escribiendo con la polla bien dura. En fin, la dura vida del escritor guarro. No sé cuándo llegará el que pensaba que sería mi primer relato, porque mi idea es escribir todo el relato completo y una vez hecho, ir publicándolo por partes cada semana, o dos semanas, o cada cierto tiempo. Con éste no sé cómo lo habré hecho porque recordad, estoy escribiendo esto con el relato aún a medias (lo de <> es un decir, igual llevo el 25%. Yo qué pollas sé), de hecho ahora mismo estoy por la hora de lectura más o menos, cuando Carlos le dice a Isabel que si quiere correrse tendrá que hacer que él se corra; ni yo mismo sé qué va a pasar ahora. No sé tampoco si habrá muchas faltas de ortografía porque no he revisado nada, según escribía corregía las palabras que estaban colindantes a lo que iba escribiendo. A mí me iba dando la impresión de que no iba teniendo faltas, lo cual querrá decir que habré cometido pocas en comparación al volumen de palabras. En fin, que espero que hayáis disfrutado de este relato y que os hayáis hecho muchas pajas y muchos dedos. Que os hayáis dejado la polla y el clítoris en carne viva de tanto frotar. O que al menos os haya hecho amenas un par de tardes si no os ha parecido para tanto. Firmado: El Que Escribe -Tenga, su habitación es la 102. Le deseamos que tenga una feliz estancia. Si necesita algo, la recepción funciona las 24 horas; puede usted llamarnos descolgando el teléfono, o hablar directamente con el compañero en recepción. El recepcionista estiró el brazo trajeado para tender la tarjeta de la habitación con un gesto un tanto robótico fruto de la repetición sin fin de su trabajo. Un hombre maduro, que rezumaba saber estar, seriedad y profesionalidad. De rasgos duros y porte serio, tal vez impusiese un poco a los huéspedes que fuesen a hablar con él. Tal vez por ese motivo le hubiesen apartado de detrás del mostrador años atrás para darle un cargo de mando en el hotel, pero esos días hacía falta recepcionistas, el hotel estaba desbordado por el congreso que acogía esa semana y se necesitaban manos tras los mostradores para gestionar esa cantidad de personas. -Muchas gracias, hasta luego. Carlos se despidió imprimiendo simpatía a sus palabras e intentando permear alegría pero su rostro también serio hacía muchas veces de filtro eliminando estas intenciones. Poco le importaba en este caso en concreto, le tocaba pasar una semana en un buen hotel con todo pagado a cuenta de la empresa. El punto negativo era que debía estar allí por un congreso por temas laborales, nunca parece llover a gusto de todos. Sin más pensares se dirigió hacia las escaleras para subir a la primera planta, no iba a usar un ascensor para subir dos docenas de escalones, ¿para qué? En ese momento sólo le apetecía tumbarse en la cama un rato y entretenerse con algún libro, o viendo cualquier video, o serie en internet. El hotel parecía tan caro como realmente era. Las cinco estrellas están para algo, han de hacer acto de presencia hasta en lo más básico. Las plantas no tenían hojas muertas, todas las luces estaban alineadas de la misma forma exacta, todos los cuadros estaban nivelados, los cristales estaba limpios y el polvo brillaba por su ausencia. Incluso pareciese que al propio polvo le sacaban brillo, ¿imposible? Sí. ¿Imposible para este tipo de hotel? Joder, no. La habitación 102 era una habitación de un hotel de cinco estrellas, sin embargo no era para nada la mejor habitación que se pueda encontrar nadie en un hotel de cinco estrellas. No era mala para nada, pero no era el nova más. Carlos no esperaba algo mejor, ni se sorprendió para nada, el congreso se celebraba en ese hotel y la empresa corría con los gastos de su alojamiento y todos conocemos que las empresas no prosperan si gastan y gastan, por algún lado hay que ahorrar. Lo cierto era que para lo que iba a necesitar la habitación era más que suficiente, su cama de matrimonio, su minibar que se mantendría virgen toda la estancia y su baño. El baño era lo mejor a ojos de Carlos, tenía una bañera bastante amplia y eso era algo que iba a tener uso diario según estaba pensando. Un baño relajante cada día y luego a relajarse tumbado en la cama leyendo, o viendo cualquier cosa en la tablet, una forma magnífica de eliminar el tedio de conferencia tras conferencia. Carlos deshizo la maleta para colgar las camisetas y camisas para evitar demasiadas arrugas, aunque ya estaban bien marcadas las líneas de los dobleces, soñar es siempre gratis. Hecho eso se cambió de ropa para estar cómodo, había dejado la bañera llenándose con el objetivo de estrenar esa bañera tan hermosa. Hasta el día siguiente no tenía conferencia alguna y era a media mañana, no había prisa alguna. El servicio de habitaciones no estaba incluido para él, así que le tocaría salir a buscar algo que llevarse a la boca; bueno, al menos sí que tenía dietas y la comida no saldría de su bolsillo, no todo es malo en esta vida. -Bueno, esto ya está -Carlos hablaba a nadie viendo que la bañera ya se había llenado. Metió un pie y el agua abrasaba, lo sacó, insultó al agua. Abrió el agua fría, esperó desnudo junto a la bañera, agitó el agua para mezclarla, introdujo de nuevo el pie, se abrasó, pero menos que antes. Se envalentonó y metió el otro, calor, caliente, bastante caliente, por debajo del límite de lo que estaba dispuesto a aguantar. Decidió aguantarlo, una bañera no iba a derrotarle. Se fue sentando poco a poco, cuando el agua le todo los huevos y la polla fue cuando mayor valor sacó de su interior para no rendirse a la tiranía del agua caliente. Reunió todas sus fuerzas y con resoplidos y gemidos silenciados fue sumergiéndose en el magma. Al fin consiguió estar <> tumbado dentro de la bañera, con la cara chorreando de sudor debido al calor que le rodeaba. -¿Me he pasado con la temperatura del agua? Joder, sí. Su puta madre que calor. Pero ahora me jodo, la bañera de los cojones no va a ser mejor que yo, me cago en todo -De nuevo decía Carlos a nadie. Carlos acostumbraba a hablar solo, a pensar en voz alta más bien. Cuando estaba él solo era cuando más lo hacía, siempre en tono irónico y bromista conseguía incluso arrancarse risas a sí mismo. Muchas veces no sabía discernir si eso era vanidad, o simplemente que era gracioso. No le importaba mucho y no le daba segundos pensamientos. El baño se alargó unos buenos minutos entre chorretones de sudor y el descubrimiento de Carlos de que tanto los huevos como la polla flotan en el agua. Nunca lo había comprobado, ni había pensado en ello, pero esa vez (que era de las primeras veces que se bañaba en bañera) pudo ver de primera mano como sus genitales flotaban. -Hostias tú, ¿pues no que los huevos y la polla flotan? Fíjate, ni lo había pensado. ¿Y si me empalmo también seguirá flotando el asunto? No debería, se llenaría de sangre el aparato y la densidad aumentaría, aunque bueno, al estar tiesa tampoco podría apreciarse flotabilidad ni nada. Bueno, un cientéfico debe experimentar, veamos qué ocurre en la vida real. Carlos se dedicó a empalmarse y, efectivamente, no se podía observar flotabilidad alguna en un pene erecto. No al menos en uno con una erección muy dura como era su caso. Su soldadito siempre se ponía en la misma postura lloviera o nevase, tieso y firme en la misma posición siempre, estuviese al aire o bajo el agua. El jugueteo con el manubrio trajo consigo la consecuente llamada de la naturaleza, que Carlos aceptó con gusto. -Me parece a mí que me voy a tener que hacer una paja. Tengo curiosidad de cómo es cascársela sumergido en una bañera. Se puso manos en la masa. Cogió el móvil con la siniestra, mientras la diestra hacia movimientos cadenciosos en el periscopio; previamente había seleccionado un vídeo porno. Eligió prácticamente al azar, de los primeros que le salió, el hecho de que fuese algo nuevo era excitación (y excusa) suficiente para masturbarse. La paja fue tranquila y no muy rápida, ni siquiera llegó al final del vídeo. En este tipo de pajas uno avanza el vídeo para ver lo que interese más, se saltan casi todas las partes, son pajas <>, son sucias y rápidas. La paja culminó y la manguera escupió semen a impulsos. Fue algo curioso de ver, algo hipnótico, era como un dispensador de jabón bajo el agua. El semen quedaba suspendido en el agua y se podía <> con él, era algo entretenido. Carlos aprendió rápido que aunque el semen se mantuviese suspendido, seguía siendo semen y si lo tocabas, te pringaba. Cuando se pringó la mano, decidió que ya era hora de ir saliendo de la bañera, no le apetecía tener la mano corrida. Se levantó en la bañera, lo cual probó ser un grave error pues el semen flotante se lo llevó en el abdomen, así que mientras el agua se iba por el desagüe, Carlos tuvo que ducharse y enjabonarse para eliminar su semilla de su piel. El semen en el pelo se hace una costra y acaba tirando de los pelos siendo molesto a más no poder. Un hombre con vello sabía que esos tirones eran un coñazo. Y además estaba el hecho de que no le salía de los cojones ir por ahí manchado de su propia corrida. La tarde pasó rápido y se acercaba la hora de comer algo, Carlos acabó el capítulo que estaba leyendo y se vistió para salir a cenar algo. Se vistió como solía hacerlo, camiseta y vaqueros. No hacía frío para chaqueta, ni él era de usar chaquetas, siempre había sido muy caluroso y en seguida le sobraba la manga larga. Con su look habitual salió de la habitación con intención de llenar el estómago, algo simple y rápido; iba solo, era solo cenar. Salió de la habitación y recorrió los perfectos pasillos del perfecto hotel, bajó las perfectas escaleras y se dirigió al hall con curiosidad por ver a ese recepcionista tan adusto que pareciese que pudiese rayar el papel de lija. Aún había bastante gente que llegaba al hotel, muy seguramente para el congreso, el hotel debía estar haciendo su agosto con ese congreso y debía estar llenado todo cuanto pudiese hospedar a una persona. Había bastante alboroto, más parecía un bar que un hall de un hotel de tantas estrellas. Las conversaciones de la gente se entorpecían unas a otras haciendo que se elevase el volumen general y superando la música de fondo. No había jaleo, pero sí que era un nivel sonoro por encima de lo estándar en esos lugares. Al pasar por allí sorteando personas y maletas Carlos echó una mirada atrás para ver al recepcionista lija, no lo divisó de primera pero se percató que todos los demás recepcionistas eran otros (o eso le pareció, no era bueno con las caras). Entre ellos, le destacó especialmente una recepcionista joven, de la misma edad que él más o menos, de unos 26 ó 27 años, pelirroja y con el pelo corto que no le llegaba a los hombros; calculó que mediría metro sesenta quizá y parecía tener los ojos oscuros, tenía una nariz fina y respingona y un rostro dulce y amable. En resumen, le pareció muy guapa. De cuerpo le pareció que estaba muy buena. El vestuario de recepcionista no es ajustado, pero permitía adivinar las formas del cuerpo que cubrían: la pelirroja tenía unas caderas ni anchas ni estrechas, se adivinaba una cintura estrecha y un muy buen culo, la chica en cuestión parecía estar en forma (esto era una suposición basada en absolutamente nada, pero algo le decía que así era). El señor lija se acercó a la pelirroja y le dijo algo, tras lo cual ella fue a atender a otro cliente. Al haber tantos, no sólo estaban en el mostrador atendiendo, sino también en mitad del hall, como era el caso de ella. No le dio más vueltas a la cabeza y salió a la calle en busca de algo que cenar. Paseando sin rumbo fijo Carlos llegó a un restaurante pequeño con buena pinta y allí se decidió por sentarse a cenar. Fue una cena sin más importancia que el hecho de llenarse el estómago. Al finalizar pagó la cuenta (solo faltaría) y se marchó. Era temprano y se le antojó el dar un paseo, de nuevo sin rumbo fijo. La mejor forma de hacer turismo es siempre caminar aleatoriamente sin rumbo fijo para ver qué te depara el destino. Pasó junto a algunas tiendas de ropa, cuyos escaparates obvió sin prestarles interés, pasó junto a bares y restaurantes y pasó junto a librerías, cuyos escaparates si que miró con atención al no poder entrar a la tienda. En un momento del paseo vio el cartel de un sex shop y le dio curiosidad visitar la tienda erótica. Estaba en un callejón, parece que estas cosas siempre estén medio escondidas pero a la vista de todos, son siempre secretos a voces. Al entrar a la tienda una mujer bastante guapa, de unos 40 años le dio la bienvenida, era la dependienta de la tienda, era rubia y de ojos azules, no parecía española sino de Europa del este aunque cuando habló lo hizo con acento español. -Buenas noches, ¿puedo ayudarle en algo? -Tenía una sonrisa muy magnética. La hacía aún más guapa y también transmitía cierta complicidad con el cliente, como si quisiera decir sin palabras que sabía a lo que venía y que ella era igual. -Hola, buenas. No, gracias, por ahora sólo estoy mirando. Simplemente por curiosidad, he visto que había un sex-shop y me ha dado curiosidad por entrar. Me acabo de dar cuenta que jamás había entrado en uno. -No, ¿verdad? Bueno pues si necesitas algo, dímelo -la dependienta le explico de forma rápida y general las secciones de la tienda: vibradores, consoladores, dilatadores, suspensores y demás cosas. Carlos pensó que la dependienta le vería como alguien sin puta idea de dónde estaba y con vergüenza de estar donde estaba. Nunca había entrado en un sex-shop, pero nunca le había hecho falta, ni simplemente se había dado la situación. La dependienta seguía a Carlos con la mirada, atenta a qué cosas prestaba atención Carlos. Anda mira, un coño en lata -pensó Carlos al ver una vagina enlatada- siempre me han dado curiosidad estos cacharros, pero son muy aparatosos y muy bultos. Aquí se va a quedar por ahora, me parece a mí. Siguió dándose un paseo tranquilo por los pasillos, mirando cada artículo de uno en uno. Algunos le provocaban una sonrisa divertida y otros le provocaban curiosidad. No podía evitar sentir cierta excitación, de esa que se siente en el bajo vientre, que es el comienzo de un festival de pajas o sexo, al fin de al cabo estaba en una capilla del sexo. Llegó a la zona de las pollas de goma, el pináculo de los juguetes sexuales, replicas anatómicamente exageradas del miembro viril echas con plástico. Le sorprendió y divirtió ver el tamaño monstruoso de alguno de esos pollones, que vicio había de tener nadie para meterse eso, se necesitaría un buen trabajo de dilatación previo. Le dio gusanillo con las pollas de goma, la idea de comprarse una le afincó en su ser y echó raíces. Con unos años menos él ya había probado la sodomía, con él mismo pues era hetero aunque siempre le pareció un desperdicio no ser bisexual, pero no se puede cambiar lo que uno es; él no sentía atracción por los hombres, pero no despreciaba el placer que podía conseguir analmente, tal y como hacían casi todos los demás hombres hetero. Ya había probado la sodomía siendo más joven, ya había experimentado, ya se había petado el culo años atrás el solo. ¿Cómo? Pues con cualquier objeto con forma fálica que no fuese una idiotez peligrosa introducir en el culo, como un bate de baseball pequeño (fino, uno que tenía de niño), o un desodorante de bola no muy grueso. Cuando uno es un adolescente que quiere experimentar con su sexualidad, pero vive con sus padres, no es buena idea el tener muchos juguetes sexuales, o habría conversaciones incómodas. -¿Te interesa alguno en especial? -La dependienta se había acercado sigilosamente a Carlos al verlo interesarse por los consoladores. Vista ahora de cerca se veía que la mujer una mujer de bandera. Tenía unos años más de los que Carlos le había supuesto en un principio, era ya una mujer más madura que joven, lo cual no quería decir que no fuese joven. Se veía que hacía ejercicio para mantenerse atractiva, y lo conseguía. -Pues no sé muy bien, me está entrando el gusanillo de pillarme uno. Jm, no sé. Estoy dándole vueltas. Tal vez uno normalito, es decir, que no sea algo grande. Sería para masturbación anal, y si tengo suerte, incluso lo usaría con alguien si ligo -añadió una risa a esto último para indicar que estaba bromeando y hacer ver que no se comía una rosca, pero que se lo tomaba con humor. Carlos vio que por un instante la cara de la dependienta vaciló y entendió que ella no esperaba tanta sinceridad en cuanto a que pensaba petarse el culo con la polla de goma. Ella debía esperar que el fuese tímido respecto a para qué usaría el juguete y que trataría de maquillar la verdad. -¿Es para ti, o lo usarás con alguien? -Sería para mí. No sé, me da dado el gusanillo. -Ah, bien. Entonces necesitarás también lubricante y una ducha para hacer lavativas. -Sí, en efecto. Esa iba a ser mi siguiente pregunta. ¿Hay algún pack que traiga en una caja lubricante, ducha y esas cosas? -Pues sí. Tenemos packs como tú los llamas que traen los enseres básicos para practicar el sexo anal, son packs para iniciarse en él, vienen con instrucciones bien detalladas. Tienen un bote de lubricante, una ducha anal con varias pipetas desechables y plugs anales. Un plug anal es… -Sí, sí. Sé lo que es. Se introduce en el ano para dilatarlo y que se acostumbre a estar abierto. Para ir relajando el esfínter. -Sí, eso es. Vaya, parece que sabes bastante. -Sí, bueno -soltó una risa para acompañar sus palabras-. Vengo con la tarea hecha podríamos decir. La rubia dependienta se rio con Carlos ante su sinceridad y risa. -Bien, entonces te recomendaría este pack de aquí, ven acompáñame. -La dependienta le llevó al final del pasillo donde le mostró una caja que contenía lo que le había relatado previamente- También tengo este laxante suave para poder hacer bien la lavativa. Sabes cómo se hace, ¿verdad? -Sí, no creo que tenga ningún problema. Laxante, se deja que haga su efecto, lavativa hasta que el agua salga limpia y de ahí a dilatar. -Vaya, sí bastante bien. ¿Te lo vas a llevar entonces? -Sí, que coño. Me lo llevo. Voy a ver que polla de goma me llevo -finalizó la frase con una risa. -Muy bien, yo voy a ir preparándote estas cosas. Carlos eligió una polla de goma de un tamaño que se considera normal para los estándares de España. Ni muy larga, ni muy ancha, de color marroncillo rojizo, con cierta transparencia. Si sale manchada de mierda y sangre, no se notará, qué color más malo he elegido. Se acercó al mostrador para pagar la compra. -Me llevo esta misma al final. Te pongo la polla sobre el mostrador. Literalmente. La dependienta soltó una risa ante la ocurrencia, recogió el consolador y lo metió en la bolsa que le tendió a Carlos. -Toma, aquí tienes… -Carlos. -Estupendo Carlos, yo soy María. Encantada. Si te puedo ser sincera no esperaba que comprases para ti el pene, los hombres no suelen decirlo. -Ya, me lo he imaginado. No sé, soy un hombre sincero. En realidad no tenía intenciones ni siquiera de venir a un sex-shop, literalmente pasaba por aquí y lo he visto. Luego entré y me fue entrando el gusanillo. -Claro. ¿Te puedo hacer una pregunta? -Claro, adelante. -Eres heterosexual, ¿verdad? -Como para disculparse, añadió a continuación- Perdona que te lo pregunte, lo hago sin ánimo de ofender. Carlos se rio quitándole hierro al asunto, lo cual relajó a María al ver que no había ofendido a su cliente y que este se tomaba bien la pregunta. -Sí, soy hetero. No llego ni a bi. Asumo que pocos hombres hetero vienen aquí a comprarse una polla de goma y te dicen abiertamente que es para usarla ellos. María volvió a soltar una risa ante los comentarios de Carlos, esta risa dejaba salir parte de cierta tensión. -Pues siéndote sincera, eres el primero en años. Los hombres esta muy acomplejados con sus culos. Quizás acomplejados no es la palabra… Pero creo que me entiendes, ¿verdad? -Sí, sé que quieres decir. Los hombres no quieren malos rollos con sus culos, <> dicen siempre. María afirmó con fuerza y entusiasmo a las palabras de Carlos. -¡Sí! Eso es justo a lo que me refiero. -Se usa mucho estos últimos años la expresión <> para culpar a todos de algo que no gusta, a mí no me gusta esa expresión, pero en este caso voy a tener que usarla. La sociedad nuestra es muy cuadriculada en cuanto al sexo, es muy cerrada sobre todo con los hombres, las mujeres tenéis más apertura de mente en ese aspecto, pero los hombres son más machos entre comillas. No somos una sociedad homófoba, hablo de España, que es donde estamos, pero los hombres hetero no quieren ser percibidos como gays; incluso aunque no piensen nada malo de los gays, el ser percibido como tal lo ven como un ataque a su hombría. Muchas veces es simplemente que ni siquiera se paran a pensarlo, es simplemente algo que tienen dentro de la cabeza. Y eso sí que lo veo yo como un ente en la sociedad. -Viendo que la conversación había tomado un cariz más serio del esperado, suavizo su tono y sonrió- Pero bueno, esto es como todo, va por ciclos. Seguramente en unos años los hombres sean más abiertos y a lo mejor las mujeres lo son menos, o lo son más, o lo que sea. Las cosas siempre cambian. -Vaya, pues estoy bastante de acuerdo contigo y con lo que has dicho. Y me sorprende para bien que seas tan sincero con temas sexuales. Me alegra, no tiene nada de malo el disfrutar del placer sexual, creo que mucha gente, hombres y mujeres, se pierden el placer que pueden conseguir con la estimulación anal. Pero bueno, como tú dices, tal vez cambie en un futuro. Carlos dejó la bolsa sobre el mostrador otra vez, parecía que la charla no fuese a acabar. Y lo cierto era que estaba interesante. Siempre gusta a uno un debate sobre el que pueda presentar opinión. -Bueno, y tengo otra pregunta para ti. ¿No tienes pareja? Se te ve un chico sincero y lanzado, sin pelos en la lengua. A las mujeres nos gustan los hombres seguros. ¿Cómo es que vas a usar el juguete contigo y no con nadie? -El tono de María no era de insinuación, sino de verdadera curiosidad. Como si una amiga preguntase con inocencia, sin buscar nada más allá. -Pues que va, estoy más solo que la una. Qué le hago, no he encontrado aún a nadie. Ya encontraré con quién usar al pequeño. Por lo pronto nos iremos haciendo amigos. -¿Y no te interesaría comprar también una vagina enlatada para usarla junto con él? Sería un buen combo, lo disfrutarías mucho. -Sí, lo he pensado. Pero la he visto muy aparatosa, tal vez otro día. Por ahora me llevaré sólo esto. -Muy bien, de acuerdo, como quieras. -María cogió un papel y empezó a apuntar algo a bolígrafo- Toma, este es el número de la tienda -dijo tendiéndole el papel escrito- y debajo está la web de la tienda con el catálogo. Puedes llamar en cualquier momento y te resuelvo la duda que puedas tener y si necesitas que te lo enviemos, también disponemos de ese servicio. ¿De acuerdo? Carlos alargó la mano para coger el papel y miró distraído el número escrito, era de móvil y no supo decir si María le daba el número por negocio, o por ocio. -Vale, muchas gracias. Tal vez lo use. A ver si consigo ligar con alguna chavala guapa. -Jajaja. Sí, estoy segura de que puedes conseguirlo. -Se irguió un poco tras el mostrados e imprimió un tono firme a sus palabras cuando comenzó a hablar- Bueno, Carlos, un placer el haberte atendido. Y ya sabes, si necesitas algo, ahí tienes el número. Es mi móvil, puedes hablarme por whatsapp si quieres, vivo justo encima de la tienda así que por mí no hay ningún problema. Y no te preocupes por molestarme, el trabajo es el trabajo, siempre es bienvenido. Un placer y diviértete -añadió una sonrisa un poco pícara para rematar. -Perfecto y muchas gracias, María. Si al final consigo usarlo con alguien te mando foto -exageró el tono para que no cupiese duda que bromeaba. María se quedó petrificada un instante antes de estallar en una carcajada -Muy bien, esperaré esa foto encantada. Significaría que mi tienda da felicidad a la gente. Carlos abandonó la tienda tras despedirse de María con una sonrisa y una risa ante su comentario. Con la bolsa en la mano enfiló el camino de vuelta al hotel. La bolsa era negra y opaca, sin nombre alguno del comercio, era bastante discreta. Uno podía ir tranquilo por la calle llevando un puño de goma para fisting en la bolsa ya que nadie sabría que habría dentro. Nadie salvo los clientes de esa misma tienda, puede que dichos clientes se lanzasen miradas cómplices cuando se cruzasen con una persona portando una de esas bolsas negras opacas. Quién sabe, Carlos no era del lugar y no era del mundillo de los sex-shops pero le gustaba montarse sus películas mentales para entretenerse mientras caminaba de vuelta al hotel. Al perfecto hotel. El día comenzó con el horrible sonido de la alarma del móvil. Esa puñetera alarma era lo peor de cada mañana. Años atrás Carlos cometió la imprudencia de poner como alarma una canción que le gustaba, craso error pues aprendió por las malas que esa era la mejor forma de conseguir despreciar una canción otrora buena para él. Pero de los errores aprende uno, así que ahora se cuidaba de que la música del despertador fuese una melodía que nadie usase para llamadas ni nada, no quería estar en la calle o donde fuese y escuchar la endiablada melodía que cada mañana le arrancaba de su bendito y tranquilo sueño. Carlos tenía un arma secreta para no sufrir demasiado los efectos del despertar forzado, dormir con la persiana subida. Años atrás se había acostumbrado a dormir con la luz del sol dándole directamente, donde vivía no existían las persianas y era acostumbrarse o morir, desde entonces era capaz de dormir con el sol dándole directamente. Cuando el sol salía y le daba en la cara, el sueño se volvía más ligero y le resultaba muy fácil despertarse cuando sonaba la alarma. Todo el mundo le llamaba loco por dormir con tanta luz, pero el prefería verse como un visionario. Como fuera, ese día se había despertado con bastante sueño, más del habitual. Me cago en la puta madre de Electrión, de Ares, del chivato de Helios, de la puta Afrodita y de la madre que parió a los gallos y los despertadores de los cojones. Carlos se levantó renqueante de la cama y se dispuso a comenzar el día. Ese día le tocaba un par de conferencias a las que asistir. Tenía pocas, por no decir ninguna, ganas de ir… pero el trabajo conlleva obligaciones. Al menos no tenía que salir del hotel, estaba todo cerca. Se duchó, se vistió, se colgó la mochila a la espalda y recorrió los perfectos pasillos y las perfectas escaleras para llegar al perfecto buffet desayuno. Como buen español que se precie, enfiló el desayuno con la idea de hacer perder dinero al hotel con la cantidad de desayuno que comería. En su puta vida había tomado él salchichas, o huevos para desayunar; ni mucho menos había comido eso tras tomarse un bol de cereales, pero los buffets desayunos estaban para probar cosas nuevas y arrasar con todo. Llenó el estómago hasta temer que el ombligo se diese la vuelta, reposó unos minutos, fue al baño a descargar gran parte del líquido que ya iba siendo procesado por sus riñones y se dirigió a la sala de conferencias. Tú verás la de veces que voy a tener que salir a mear durante la conferencia. No veas que atracón me he dado. Innecesario, pero obligatorio, los buffets tienen unas normas y hay que cumplirlas. A comer como un refugiado. La conferencia fue avanzando lenta y tediosa. El móvil cada vez presentaba más entretenimiento no sólo a Carlos, sino a los demás pobres diablos allí atrapados. Finalmente acabó la conferencia y Carlos pudo salir de allí. Se encaminó a la siguiente sala donde empezaría la conferencia a la que debía asistir a continuación. De camino a la distancia le pareció ver entrar en la sala a su antigua jefa. No tenía claro si era ella, desde luego que parecía ella, pero no lo tenía del todo claro. La empresa suya y la de ella estaban en el mismo sector, por lo que no era descabellado que ella hubiese asistido a la conferencia también. Si no era ella, era una tía igual de buena que su exjefa. Iba con un jersey de cuello vuelto negro y un pantalón vaquero ajustado. A ella siempre le gustaba exhibirse, estaba buena y lo sabía. Su mayor fortaleza era su culo. Tenía caderas anchas y era culona. No era un culo grande, era un culo firme y bien formado, sólo que al tener caderas anchas, el culo era más notorio. Era un culo para plantar nabos. Su pecho era de un tamaño normal, no era grande, ni pequeño, se podría decir que de un tamaño manejable a dos manos, eran tetas que cubrían las manos sin problemas. Llevaba esa mujer el pelo rubio recogido en una coleta tal y como ella solía hacer y parecía llevar las mismas gafas de pasta que ella solía llevar. Desde luego si no era Isabel, era su hermana gemela. Bueno, saldré de dudas cuando acabe la conferencia y pueda ver si es ella. Pensó Carlos al entrar en la sala. La conferencia fue tan tediosa como la anterior, pero esta vez Carlo pudo entretenerse un poco al intentar ver si esa mujer era su exjefa Isabel. La buscó con la vista toda la conferencia y creyó encontrarla entre las primeras filas, cosa que pegaba con ella, así era más visible para los ponentes. Entre búsquedas la conferencia terminó y todo el silencio se disolvió en un océano de voces y una marea de personas levantándose y recogiendo para salir. Carlos se apresuró a acercarse cuanto pudo para saciar su curiosidad. Salió de la conferencia y miró y miró hacia la puerta por donde debía salir ella sin conseguir divisarla. Tal vez siguiese dentro. Tal vez salió por otra puerta. Como fuese, no le interesaba tanto el descubrir si era ella o no, debía seguir con su día. Al girarse vio cómo Isabel se acercaba a él con intención de saludarle. Pues resulta que al final sí que era ella. -Mira tú, resulta que al final sí que eras tú la que vi antes. -Se acercó a ella para darle dos besos, pero ella abrió los brazos con intención de abrazarle. Carlos aceptó el abrazo como saludo sintiendo sus tiernos pechos contra su pecho. Fue una sensación agradable, ojalá todos los abrazos fuesen así de agradables. Le apetecía bajar las manos y apretar ese culo que tantas ves había mirado cuando ella <> se apoyaba en la mesa junto a la suya dándole una visión de ese culo de primera embutido en esas mallas tan ajustadas que permitían ver el color de la ropa interior de ese día- Joder, sí que le tengo ganas a esta mujer. Lástima que tenga novio. O bueno, espera, se casó ya, ¿no? Iban a casarse antes de irme yo. Jm, no sé, supongo que sí estarán casados ya. -Bueno, ¿cómo estás, hombre? Que, ¿me viste antes, o cómo? -Sí, justo antes de entrar me pareció verte entrar y no sabía si eras tú. -Pero bueno, ¿tan pronto te olvidas de mí? -Puso morritos simulando molestia. -Bueno, qué le hago yo. Hay más mujeres en mi vida. -Bueno -ella solía alargar la pronunciación de la primera palabra que pronunciaba cuando comenzaba a hablar, duplicaba e incluso triplicaba la primera vocal de la palabra-, cómo eres. Seguro que tienes a un montón de mujeres detrás de ti -hablaba de forma socarrona, con simpatía y cariño hacia él-. Pero bueno, cuéntame. ¿Cómo estás? ¿Qué estás haciendo ahora? Cuenta, cuenta -apuñaló el pecho de él con el dedo acompañando cada palabra. -Pues nada. Ahora estoy en esta empresa -se giró para mostrarle la mochila que llevaba a la espalda, la cual tenía el logo de la empresa bien grande, vistoso y conocido- y bien, la verdad. Llevo aquí hará cerca de un año y ahí voy. Aprendiendo, mejorando, cobrando a fin de mes y bueno, sobreviviendo. -Anda ¡qué bien! ¿no? Parece que te van bien las cosas. Me alegro por ti -pronunció cada palabra con sinceridad, acompañándolas de una sonrisa cálida. Era muy simpática cuando quería-. Y qué, estás aquí obligado ¿no? Te ha tocado pringar con el coñazo de las charlitas. -No lo sabes tú bien. Me han mandado aquí por temas de formación obligatoria. O qué sé yo, una mierda de esas. Es básicamente una tortura de relax. Es un coñazo, pero en un hotelazo. No hay mal que por bien no venga. Ella rio antes de hablar- Ya te echaba de menos, tío. Me hartaba de reír contigo. Mi hijo te echa mucho de menos también. -Normal, soy la caña. -Ya. Le gustaba jugar contigo en la ofi. A ver si te pasas un día y juegas con él, hombre. -Bueno, veré mi agenda, a ver qué puedo hacer. Ambos sabían que ella no lo había pedido de verdad, pero ambos mantenían el teatro social de esa conversación. Quedaron en silencio un instante mirándose, un silencio que marca que no hay nada más que hablar. Lo suficientemente corto para poder salvarlo añadiendo algo, pero cerca ya de llegar al fin de la conversación. -Oye, ¿y te quedas toda la semana? -Isabel fue la que acalló el silencio. -Que va, me voy el martes. Me quedan aún dos días más por aquí. -Isabel iba a añadir algo, pero Carlos atacó antes- Que no entiendo el por qué de estos horarios: empieza el congreso un sábado, el domingo no hay nada y la semana continúa. Ese día ahí en medio perdido. Sin sentido. -Sí, es así todos los años. Los sábados organizan un cóctel y abren la pista de baile. Dejan las copas baratitas y te invitan a las dos primeras si eres del congreso. Carlos se imaginaba qué diría ella a continuación. -Oye, quedamos esta noche y nos tomamos una copa. Así nos ponemos al día, ¿vale? -Ella le había cogido el antebrazo derecho con ambas manos para reforzar su petición. Que más que petición era una afirmación, pues no parecía dejarle opción a decir que no. -Bueno, venga. Total, no tengo nada más que hacer yo. Isabel dio dos saltitos de alegría mientras agitaba el brazo de él. Los saltitos hicieron dar un pequeño bote a sus tetas que Carlos apreció con el rabillo del ojo, concentrado en mirarla a los ojos marrones y maquillados. Joder, qué buena está. De cara es normalita, pero está bien buena. La belleza de ella era de esas bellezas que cuanto más las contemplas más las aprecias. Ella estaba buena, pero de un solo vistazo no arrancaba miradas, pero cuanto más la veías, más querías seguir viéndola. -Bien, perfe. Pues entonces esta noche quedamos para cenar y luego vamos al cóctel. Ponte guapo, ¿eh? No me vayas como siempre con una camiseta. Venga ya hablamos luego para vernos. Tienes el mismo número, ¿no? -Sí, aún el mismo. -Perfe. Pues hablamos luego. Venga hasta luego que tengo más conferencias tostones. Adiós Carlitos. Se despidió con otro abrazo que volvió a juntar los pechos de ellas con los de él, haciendo que Carlos se diese cuenta que su pecho no había olvidado el anterior contacto y recibió con alegría esas tetas aplastarse contra él. Isabel siguió su camino caminando con un cierto contoneo de caderas. Carlos se quedó mirándole el culo sin vergüenza alguna. Lleva un par de días cachondón y le apetecía alegrarse la mirada un poco. Envidiaba al novio de ella, su exjefe. Solamente envidiaba el poder follar con ella, eso y sólo eso. Ella era muy simpática, pero de carácter difícil, muy difícil. Carlos había estado trabajando año y medio atrás en una empresa pequeña, una empresa familiar. Isabel era la sobrina del fundador de la empresa y era la heredera de la misma. El novio de ella había entrado a la empresa como director técnico para sustituir al tío de ella, que se retiraba. Él fue formado por el fundador para llevar la empresa, mientras ella se encargaba de la contabilidad. La empresa cuando Carlos entró era un pequeño caos en la que tío, sobrina y pareja eran jefes. Carlos nunca sabía muy bien quién mandaba más, si la heredera, si el director técnico, o si el fundador retirado. Se sentía muchas veces como una pelota de pin pon. Al finalizar su contrato no fue renovado, cosa que venía siendo norma en dicha empresa. Él no se fue mal de allí, siempre estuvo cómodo y no cobraba mal. Pero bueno, el mundo laboral es así. Isabel tenía sus días. Había veces que era un amor, era cariñosa y simpática y ayudaba siempre con simpatía. Había días que era borde e irascible. Siempre era una mujer a la que le gustaba que la mirasen por eso siempre venía maquillada. Ella siempre llegaba más tarde, privilegios de ser sobrina del jefe y novia del otro jefe, y la mayoría de los días se iba antes que los demás. Nunca dejaba pasar la ocasión cuando tocaba opinar negativamente de alguien, y ella solía hacerlo de muchas personas, sobre todo de extrabajadores de la empresa; lo cierto es que tenía razón la mayoría de las veces. Siempre mostró un ego y una superioridad sobre los demás que parecía haber sido suavizado con el tiempo, pero su posición por encima de los empleados hacía aflorar bastante a menudo. Le gustaba mandar y mangonear, ser ella quien llevase la batuta, no se le podía llevar la contraria, eso era lo que le gustaba, el control. Era común oírla quejarse de cómo esta persona, o aquella otra no sabía hacer el trabajo que era muy sencillo en sus palabras, pero ella no tenía ni idea de realizar ese mismo trabajo. Carlos siempre pensó que la boca es lo que perdía a Isabel, de no soltar tanto lo que pensaba, tal vez no cayese tan pesada muchas veces. Pero no todo era malo con ella. Era muy cariñosa cuando quería y tenía sonrisas muy cálidas que alegraban a uno el día cuando las recibía. Según la vas conociendo te preguntas si esas sonrisas son verdaderas. Tal vez sea necesario conocerla aún más para saber si lo son, o si son calculadas para provocar ese efecto. Ella era joven, tenía sólo seis años más que los 27 que tenía Carlos. Él siempre pensó que el hecho de ser madre le hacía creer que era mayor de lo que era y eso hacía que le molestase aún más de lo que ya le hacía el hecho de envejecer. Uno no puede luchar contra el tiempo, el tiempo y las mujeres siempre ganan, pero el tiempo gana a las mujeres y a poca gente le gusta perder cuando siempre gana. Pese a que era guapa y tenía un muy buen cuerpo, Carlos siempre enfatizaba el <>, ella se hacía retoques estéticos, operacioncitas. Nadie que la conociese lo entendía, ella se cuidaba mucho y estaba estupenda, para follarla una y otra vez. Pero la vanidad se convierte mucho en la perdición de algunos, sin necesidad alguna. Carlos había visto en el Instagram de ella algunas fotos de ella en bikini en la playa, confirmaban sus sospechas de que estaba bien buena y que todo estaba en su sitio. Es una bendición el ser madre joven, el cuerpo se recupera bien y todo queda desafiante a la gravedad de nuevo. Siempre pensó en si las tetas serían firmes, o si colgarían un poco al haber dado el pecho y si sus pezones serían más oscuros. Debía ser así, la maternidad no perdona, seas quien seas. Isabel era una verdadera MQMF: madre que me follaría, o como es más conocido, una auténtica MILF. Pasó la mañana, llegó la hora de la comida, pasó la hora de la comida, llegó la tarde, pasó la tarde. Todo fue muy rápido para Carlos. Si se considera rápido las interminablemente aburridas charlas a las que asistía. Carlos era muy dado a perderse en sus fantasías mentales. Su imaginación era muy fértil y eso le hacía evadirse cuando se aburría. Siempre fantaseaba con algo, muchas veces pensó en escribir algo, tal vez debería empezar escribiendo relatos cortos, tal vez eróticos pues mente sucia no le faltaba. Si no fantaseaba, le daba vueltas a cualquier cuestión que le resultara interesante: algún asunto político, algo científico, intentaba averiguar el porqué de algo, examinaba su alrededor a conciencia… Es decir, aunque se aburriese, se entretenía. Dio a su mente un descanso cuando al fin ya todo acabó y pudo volver a su habitación. Ya durante las charlas había recibido un par de mensajes de Isabel acompañados de emoticonos para comentar entre ambos lo mucho que se aburrían. Ella era así de amigable, a veces era demasiado cercana. Ella siempre solía decir que un problema que tenía era el que se abría a la gente y no ocultaba nada y que cuando la gente le fallaba se cerraba a ellos. Decía que eso le traía problemas desde siempre, aun así nunca quiso ni hizo por intentar cambiar esto. Lo cierto es que le apetecía el quedar con ella y tomarse unas copas. Charlar un poco con alguien y salir un poco siempre es algo que gusta y la verdad es que le caía bien Isabel. Ella no es la única persona con defectos, es una persona como todos los demás; Carlos podía tener tantos, o más defectos que ella. Y él era bien consciente de ello. Qué cojones, me han entrado bastantes ganas de ir a tomar unas copas con esta mujer. Qué coño, venga, vamos pa’llá. -Carlos se preparó para ir a cenar, lo cual significaba ducha y vestirse, nada más, no era alguien que echase mucho tiempo en prepararse. Se puso una camisa, no por petición de ella, sino porque era sábado noche y le gustaba ir bien (lo que para él significaba ir bien) para cenar y unas copas. Habían quedado en que ella iría a su habitación a reunirse con él. La habitación de ella estaba plantas más arriba, así que se dispuso así. Carlos se sorprendió en absolutamente nada cuando ella llamó a la puerta, ya que llegaba 30 minutos tarde de la hora pactada. En fin, era ella; habría estado preparándose a conciencia para estar perfectamente arreglada y muy guapa. De hecho, no le habría extrañado el haber recibido mensajes de ella pidiéndole opinión sobre si ponerse tal o cual conjunto, ella era así de cercana; no obstante, no recibió nada. Fue a abrir la puerta con curiosidad por saber que modelo habría elegido para esa noche, curiosidad por ver cuánta fuerza de voluntad iba a usar para mantener la mirada en el rostro de ella. Abrió la puerta y saludó a Isabel, que por supuesto estaba guapísima. Iba con tacones bajos, con uno de estos zapatos que permiten moverse bien y bailar, Carlos no tenía ni idea de ropa ni zapatos, el sólo dilucidaba que tenía el tacón justo para ser tacón y poder menear el esqueleto cómodamente. Ella mediría en torno a metro sesenta y mucho, Carlos le sacaba media cabeza y él medía metro setenta y cinco. Ambos estaban en las medias de altura para su sexo y nacionalidad. Isabel había elegido uno de esos vestidos de tubo de una sola pieza que se compone de minifalta y escote palabra de honor, tenía uno de esos cortes verticales en la falta para dar más movilidad a la mujer que lo llevara, también servía de escaparate del muslamen que gastase la fémina en cuestión que llevase dicho trapito. El vestido era azul marino, o ese color tenía a ojos de Carlos. Él era sin duda el mejor ejemplo de que los hombres son malos para los colores; si ella le decía que en vez de azul marino, era naranja fosforito, él la creería sin dudarlo. En parte porque le importaba cuatro mierdas el color, y en parte porque era un negado con la distinción de colores. No era daltónico, solamente un inútil en ese aspecto. Para rematarlo todo, Isabel llevaba un pequeño bolso de esos en los que no cabe una puta mierda y que siempre hay que llevar en la mano. Un puto coñazo a ojos de Carlos. Carlos llevaba una camisa negra de manga larga, unos vaqueros que eran los mismos que usaba día sí y día también y los zapatos que usaba día sí y día también. Los zapatos siempre los elegía para que sirviesen para uso diario y fuesen lo suficientemente formales para situaciones más formales. En cuanto a pantalones, tenía tres o cuatro vaqueros que iba rotando cada pocas semanas. Carlos no habría hecho carrera en el mundo de la moda. De hecho, detestaba ir a comprar ropa, siempre era una pelea consigo mismo por ver qué cojones comprar, nunca encontraba nada que le satisficiera. -Buenas noches, señorita. Me estaba preguntando si está usted libre esta noche, verá, es usted muy guapa y atractiva y me gustaría dar envidia a los estirados hombres hospedados en este hotel tan adinerado y de pasillos tan bien cuidados -al tono jocoso añadió una suave reverencia mientras le tendía la mano como una petición expectante de la respuesta. Isabel, divertida y alagada alargó una mano con uñas bien pintadas para posarla sobre la mano tendida de Carlos con la palma hacia arriba- Que zalamero eres. Anda, venga, vamos yendo ya que se nos hace tarde. Y yo también quiero que me vean con un hombre guapo. -Uh, ¿esperamos a alguien más? Isabel rio y le dio un golpe en el pecho a Carlos con la palma de la mano. Carlos hizo una mueca de dolor muy mal actuada y empezaron a andar por el perfecto pasillo. El perfecto pasillo desembocada en una perfecta puerta de ascensor la cual Carlos no había usado hasta ese momento pues el usaba las escaleras siempre. Tenía cierto interés en comprobar cómo era el interior de dicho ascensor. Era un ascensor a la altura del hotel, pero era un ascensor al fin de al cabo. Tenía el típico espejo que le daba mayor amplitud a ese espacio tan cerrado, pero eso sí, era un espejo perfecto. Tenía una barra para agarrarse tan típica de ascensor, pero eso sí, también era perfecta. Y tenía unos perfectos botones táctiles para seleccionar la planta, típicos también. Isabel pulsó la planta cero. -No veas tú que útil el usar el ascensor para bajar una planta, ¿eh? -Ay, déjame. Que estoy cansada de todo el día entre conferencias. -Yo también estoy cansado de estar todo el día sentado. Las puertas se abrieron y siguieron caminando dirección al hall del hotel, que hacía de intersección entre los pasillos que conectaban con las zonas de ocio. -Qué tonto eres, por eso no tienes novia. -Hala, vas a hacer sangre. Isabel puso voz de villana de cuento infantil y gesticuló con teatralidad como si lo fuese realmente -Soy mala, ji ji ji ji. Su risa de malvada dejaba que desear, pero era divertido a veces. Convenía dejarla creer que era lo que decía ser, o igual se revolvía con una respuesta muy seca y cortante que dejase claro que no quería que le llevasen la contraria. Al llegar al hall Carlos redujo el paso y lanzó una mirada en derredor en busca del señor papel de lija. -¿Qué pasa? ¿Qué miras? -Pues… -al momento de responder, Carlos vio que una puerta tras el mostrador se abría y aparecía la pelirroja de ayer- Ha de ser el cambio de turno, supongo. -pensó para sí- estaba viendo a ver si veía al recepcionista papel de lija. Es un hombre que tiene la cara más seria y adusta que jamás haya visto. Me recuerda a un moai también -Carlos siguió con la mirada los pasos de la pelirroja hasta que esta se sentó en la mesa, donde la examinó a conciencia. Determinó que aún seguía siendo muy guapa. -Un moai dice, me meo contigo de verdad. Qué cosas tienes. -Dio un tirón de su brazo para instarle a moverse- Venga, vamos yendo anda. Siguieron camino del restaurante, que Carlos esperaba que estuviera a la altura del hotel y que fuese como mínimo: perfecto. De ahí para arriba. El restaurante estaba bastante bien, era bastante perfecto con su orden y limpieza. Parecía un laboratorio súper tecnológico de estos de película de ciencia ficción. Al estar el hotel construido sobre una colina en la ciudad, el restaurante ofrecía unas vistas estupendas de toda la ciudad. Hacía buena noche y se podía ver con claridad las luces nocturnas de la urbe. No hacía el suficiente buen tiempo para estar en la terraza, pese a que había quemadores, decidieron quedarse dentro junto a un ventanón. -Uf, menos mal que hay sitio dentro. Me llego a sentar fuera y me muero, vamos. Habría tenido que comer abrazada a un quemador de esos. Con los pelos achicharrados habría acabado, vamos. ¿Jm, se le marcarían mucho los pezones si hubiésemos estado fuera? Su puta madre, Carlos, estas más calientes que lºos quemadores esos, me tendría que haber hecho un buen pajote antes de salir. Esto no es vida joder, parezco un puto adolescente. -Carlos se rio por dentro con su monólogo interno y cogió la carta que le tendía el correcto camarero. ¿Habría también un maitre moai? -Oye. -Dime. -¿Crees que habrá también por aquí un maitre tan seriote como el mister moai, un maitre moai? ¿Un moaitre? Tras reír, Isabel añadió- Afú, madre mía. Cómo está el patio. Mira la carta anda y déjate de tonterías, venga. Pidieron la comida y esperaron a que les sirvieran mientras charlaban, poniéndose al día de cuanto habían hecho en sus vidas. No había gran cosa, los días de ambos eran iguales día tras día, vivían en rutina constante. -Nada, mi vida es lo mismo cada día. Lo típico, trabajar por el día y cuando salgo por la tarde, voy a la secta o a correr. Los viernes suelo dejarlos libres y usarlos para comprar comida y tal, por aquello de no morir de hambre. Los domingos me gusta dedicarlos a limpiar el piso y cocinar para toda la semana. Ya ves, estoy hecho todo un amo de casa, un partidazo. -Sí, ya veo. Desde luego. Más quisiera yo que mi Kike cocinara, pero siempre está en el trabajo. Bueno, qué te voy a contar que tú no sepas ya. Oye, ¿qué es eso de la secta? -Ah, sí, perdona. Es como llamo yo al crossfit. Es que son una puta secta. Y yo un sectario más. Si estuviese embichado, pues todavía parecería un crossfitero yo, pero siendo delgadito no sé ni para que sigo dejándome la pasta todos los meses. Pero bueno, me mola la verdad. -Ah, sí. Tú ya hacías el crossfit ese antes, se te nota el ejercicio hombre. Estás fuertote. Seguro que estás muy fuerte y las mujeres van de detrás de ti. -Sí, no veas. No hago más ejercicio porque no quiero ponerme demasiado fuerte -imprimió su tono de fingida fanfarronería a sus palabras-. No hago fuerza a hora para no romper otra camisa más. Estar tan petado es una maldición -Sí, seguro que sí lo es. -Y Kike qué, ¿cómo anda? -Pues bien, la verdad. Bueno, tu sabes, siempre liado en el trabajo, que tengo que llamarlo muchas veces para que venga a casa. Bueno, en fin, lo de siempre. Para irnos de vacaciones a algún lado es una batalla. Que si no se quiere ir, que si no puede dejar la empresa tanto tiempo… En fin, un rollo. -Sí, ya. Lo típico de él, que quiere tenerlo todo bajo control. -Claro. Y yo le digo que eso no puede ser. Que tiene que delegar un poco y confiar en los demás. Pero bueno. Así son las cosas y cada cual tiene lo suyo. La verdad es que no me puedo quejar mucho, tenemos trabajo los dos, mi hijo se lleva bien con Kike y la verdad es que los findes casi siempre hacemos algo. Estoy bien, la verdad -le dedicó una sonrisa feliz. -Bueno, pues mira. Te va bien, entonces. -Y oye, cuéntame, ¿no tienes novia? -Qué va. La siguiente pregunta solapó con el final de las palabras de Carlos- ¿Ni un rollete tampoco? Venga, ¿alguien habrá? -Qué va. Solo en la vida. Así sigo. -Bueno -alargó la primera vocal tal y como solía hacer tantas veces-. Ya encontrarás a alguien. ¿Y la recepcionista de antes, qué? Te vi mirándola. ¿Te gusta? Ve a por ella hombre, aprovecha tú que puedes. -No sé, no creo. Me parece que tiene novio la mujer -era mentira, bueno, no lo sabía. Se lo inventaba para que le dejase tranquilo. No le gustaba cuando la gente le instaba a entrar a tal o cual tía. -¿Y qué más da chiquillo? Pero no seas tonto y háblale hombre. Seguro que te la ligas. Venga, yo te ayudo. Desvió el tema de conversación adulando a Isabel amistosamente- Que va, mujer. Yo sólo tengo ojos para una mujer, y la tengo sentada delante. No tengo ganas de perder el tiempo con una chiquilla con el pelo colorao cuando tengo a una mujer a la que conquistar. Los dos mantuvieron la seriedad que exigía la actuación del momento y entonces estallaron a reír ambos. La cena trascurrió sin más percances. Ambos cenaron sus respectivos platos, carne para él y pasta para ella. Al acabar pidieron la cuenta y fue entonces cuando Carlos pensó en cuánto le saldría la broma. Tenía dietas pagadas, pero tendría que recibir un tirón de orejas por presentar esa factura en concreto. No temía al tirón de orejas, sino que le resultaba tedioso el tener que recibirlo, le daba pereza la charla que recibiría. Pero bueno, le importaba poco. El cóctel organizado por el hotel había comenzado al caer la tarde y los asistentes iban llegando a cuentagotas al principio, y en gran cantidad según el tiempo avanzaba. Parecía que según la noche avanzase, más apetito tenía la gente por ingerir alcohol. Todos los asistentes parecían personas sensatas y con muy buen saber estar, pero claro, no hay que juzgar nunca a un libro por su portada. Todas estas personas parecían sensatas, sí, pero durante el día; no era conocido su comportamiento durante la noche, ni mucho menos como alteraría ese comportamiento el alcohol. Para cuando Carlos e Isabel llegaron, ya había dos personas a las que el alcohol estaba ganando la batalla, y una persona había sido totalmente derrotada. -Bueno, qué, ¿pedimos un algo? -Carlos preguntó a Isabel para comenzar a moverse en ese ambiente- ¿Dime, qué te pido? -Pues… -Isabel se llevó el índice de la mano derecha al moflete derecho mientras perdía su mirada en algún punto del techo pensando qué bebida quería- no sé. Venga va, un Gin Tonic* *Apunte del autor: no sé si se escribe así, pero justo ahora estoy sin internet y lo estaré para el próximo mes haga lo que haga, así que se quedará escrito así. Ustedes me disculpen. -¿Una mierda de esas, en serio? ¿Cómo te puede gustar eso? -¡Oye! ¡¿Qué tiene de malo?! Bien bueno que está. -¿Bueno? Pero si sabe a colonia. -¿A colonia? Tú si que sabes a colonia. Anda, ve y tráeme la bebida -las palabras de Isabel sonaron muy imperativas. Tal vez imprimió ese tono de orden a propósito, o tal vez simplemente le salió así. -Sí, ama. A sus órdenes -Carlos hizo una reverencia teatral fingiendo servilismo-. Busque un sitio en el que sentarse, mi señora, se lo imploro. -Anda ya, payaso, Ve ya a por las copas. Carlos dejó a Isabel con la sonrisa divertida en la cara para que buscara dónde sentarse ambos y él se fue a la barra a pedir el brebaje horrible de ella y un Ron cola para él. Para desgracia de Carlos, no tenía a mano la identificación de Isabel, así que por más que le pesase tuvo que pagar la bebida de ella mientras que la de él fue gratis al usar la primera de sus dos consumiciones. Podía haber ido a pedirle a ella la identificación, pero tampoco le importaba tanto el pagar la copa, total, al final tendían que pagar la tercera copa. -Toma, aquí tienes tu colonia -Carlos le tendió la copa. Y tras ver cómo era derrotado por el móvil de ella en ganar su atención, la dejó en la mesa frente a ella y se sentó junto a ella. El sitio elegido era un sofá corto de dos plazas con una mesa de cristal delante. Tenía buenas vistas a la ciudad y todas sus luces nocturnas, tal vez por eso lo hubiese escogido ella. Carlos le dio un toque con su hombro derecho al izquierdo de ella para llamar su atención y traerla de nuevo de vuelta al mundo de los vivos. -¿Qué? -Miró hacia delante y vio que su copa ya estaba sobre la mesa- Ah, perdona, que estaba hablando con mi hijo. Ven, vamos a hacernos una foto venga. Isabel no esperó a que Carlos respondiera, no era una petición, agarró a Carlos del brazo y lo atrajo hacia ella mientras con la otra mano abría la cámara del móvil con una habilidad pasmosa. No cupo ninguna duda de la maestría de Isabel con la cámara del móvil cuando con una sola mano cambió de cámara trasera a frontal y cambió algunos ajustes en el tiempo en que Carlos soltaba como podía la cosa sobre la mesa intentando evitar que se derramase nada. Isabel hizo un par de fotos, y luego hizo un par más. Y por si se había quedado con ganas, hizo otro par más. Con el catálogo de fotos hechas Isabel se dedicó a elegir en las que ella salía mejor, solo para luego someter a Carlos a la tortura de tener que decirle cuál era en la que ella salía mejor. Carlos no sabía que respuesta era la que ella quería, así que siempre decía la que ella no quería. Tal vez fuese que dijese la que dijese ella siempre iba a decir que no. Maldito el día en que se decidió poner cámara a los móviles. Isabel se decantó por una foto finalmente y se la mandó a su novio Kike. Aunque, ¿aún eran novios? -Oye, ¿aún sois novios, o ya os habéis casado? Me acaba de venir a la cabeza ahora que hablas de él. -Ah, sí, ya nos casamos -Isabel dejó el móvil en la mesa dejándolo caer-. Fue hace cuatro meses la boda. Aunque ya sabes, la boda fue de pegotillo, fue la ceremonia y ya está. Nosotros nos habíamos casado por lo civil tiempo antes. -Que era, para ponerte el traje de novia y lucir el pañito, ¿no? -Cómo lo sabes. Y bien guapa que estaba. -Cogió el móvil de la mesa y abrió la galería de fotos- Mira qué guapa iba -dijo enseñándole una lista de fotos de su boda. -Pues sí que estás guapa, sí. -Y realmente lo estaba, era un vestido de novia con escote palabra de honor… y hasta ahí era capaz de describir Carlos. Isabel pasaba fotos una detrás de otra donde se la veía a ella posando de mil formas distintas, sola o acompañada de mujeres, hombres, familiares y claro, su marido. Se la veía feliz con su marido en las fotos, se veía en sus miradas amor mutuo. Cuando eran sus jefes, ellos dos mantenían una cierta distancia y no era raro que a veces se enfrentasen por temas de trabajo, medían quién la tenía más grande. -Anda, mira a tu hijo con la pajarita que gracioso. -Ay sí. Más mono que iba mi niño. Y mira mi padre qué guapo. Isabel le fue mostrando fotos de cada integrante de la boda mientras iba dando sorbos a su copa, era como una autómata, las fotos pasaban y la copa bajaba. Carlos escuchaba pacientemente, lo cierto es que no le interesaba mucho ver las fotos de la boda, haber visto un par estaba bien, al fin de al cabo él había preguntado, pero verse el álbum completo se le hacía algo pesado. Así que se dispuso a beber su copa tranquilamente mientras escuchaba las historias de ella. Le contó los percances pre-boda, las anécdotas durante la boda y hasta quiénes y cuándo se emborracharon y dejaron vídeos ridículos para la posteridad. El alcohol fue soltando la lengua de la mujer y poco a poco ahondaba más en sus explicaciones dando información que cada vez era menos de dominio público y más privado. A Carlos le daba igual, no conocía a nadie de esa gente salvo a ella, su marido, su tío y su hijo. Y a él también le gustaba un buen cotilleo, en el fondo Carlos tenía un alma de maruja y le encantaba cotillear sobre quien fuese. Isabel dio un sorbo a su copa y se dio cuenta de que ésta estaba vacía, puso cara de incomprensión, como si la copa no debiese haberse acabado nunca. Misterios insondables de la vida. Carlos le pidió la identificación y fue a por otra copa para ella, para aprovechar el viaje, apuró la suya y también fue a rellenar su copa. Cuando Carlos volvió con las copas vio que Isabel se escribía con alguien en el móvil y que tenía una cara distinta, parecía un poco molesta. Se sentó junto a ella y le dejó la copa a su lado. Al cabo de un minuto soltó el móvil sobre la mesa y entonces pareció reparar en la presencia de Carlos. -Ay, gracias. Que no te había visto -no era la primera vez que Carlos oía esto-. Es que estaba hablando con Kike. ¿Tú te crees que me dice ahora que se va una semana a Galicia por trabajo? ¿Es que no ha tenido más tiempo para decírmelo? Vamos, ni que se hubiese enterado ahora. Este hombre siempre está igual. Parecía enfadada, y más lo iba pareciendo según hablaba, hasta que pareció percatarse de ello al ver la cara de Carlos (pese a que ésta no había cambiado) y se relajó visiblemente. Cambió la cara y puso una sonrisa cercana, se disculpó y se levantó para ir al baño. Parece que al levantarse notó el efecto de la copa anterior ya que dio un único balanceo, nada significativo, caminó sin problemas hasta el baño moviendo las caderas y atrayendo miradas según pasaba. Era de esas mujeres que te encanta ver cómo se van, quieras o no que lo hagan. Isabel volvió al sofá y se sentó junto a Carlos. Más bien se dejó caer sobre el sofá. Y más bien se sentó pegada a Carlos, aunque dejando algo de hueco. Sacó su móvil de nuevo y volvió a abrir la galería de fotos, parece que la presentación de imágenes aún no iba a acabar. -Bueno, creo que íbamos por aquí. -Carlos sólo asintió por toda respuesta afirmativa, hacía ya un rato que no había pronunciado palabra, sólo asistía al monólogo de ella. Isabel siguió narrando las fotos de la boda una a una mientras bebía su copa sorbo a sorbo. Cada vez había más chismes sobre los invitados y cada vez Carlos se interesaba menos por todo, el tedio era ya alto. Carlos la escuchaba porque le daba la impresión de que ella necesitaba hablar, parecía que el que su marido se marchase sin previo aviso por trabajo varios días le había alterado. Para sorpresa de Carlos, las fotos de la boda se acabaron. Carlos no cabía en sí de gozo y alegría. -Bueno, ahora te voy a enseñar las fotos de la luna de miel. -Madre mía, que alguien me pegue un tiro en el pecho por favor. Venga, va. Pero antes voy a ponerme otra copichuela, ¿te traigo algo? -No, gracias. Yo estoy bien todavía -miró a su vaso y vio que estaba por debajo de la mitad, esto no pareció ser de su agrado así que en un instante cambió de opinión-. Bueno, vale. Tráeme otra porfis. Carlos volvió con las copas y se sentó para seguir con su tortura cuando para su sorpresa la p

Autor: GUNGNIR Categoría: Dominación

Leer relato »

Jefa de grupo domada

2023-02-01


Una jefa de grupo domada por otro jefe muy dotado. Buen día, mi nombre es Elena, tengo 55 años de edad, casada desde hace 30 años, y soy la jefa de un grupo similar a los exploradores, al cual pertenezco desde que era una pequeña. me describo un poco, a pesar de mis 55 años me conservo supongo que bien, soy delgada, piel un poco morena, no muy tetona, un poco caderona (lo normal después de 2 partos) y nalgona Tengo que aclarar que no se mucho sobre relatar pero intentare hacer lo mejor posible. Todo comenzó un fin de semana de campamento, donde mi trabajo se basa en que todo valla bien, ya saben zonas de acampado, comidas, en fin, la organización puesta en practica. el día sábado dando uno de los rondines que suelo dar para observar todo me encuentro con el jefe de una de las secciones, la sección principal para ser exacta, el estaba corrigiendo errores de los chicos (y aprovecho para comentar que el tiene 35 años de edad y es muy bueno en lo que hace), con el tengo muy buena relación en general. estábamos charlando al aire libre (como normalmente sucede en un campamento) de cosas del campamento, que los chicos se olvidaron de poner ciertas cosas, que pusieron cosas de mas, etc, también había bromas inocentes. pasaban los minutos sin darnos cuenta cuando sin pensarlo ni imaginarlo, estábamos besándonos, no se como, todo paso de pronto, poco a poco comienza a desabotonar mi camisola del uniforme dejándome así solo en sosten, yo no estaba pensando y lo abrace y el sosten fue a dar al mismo destino que mi camisola, al piso. y ahi estoy yo, una mujer casada besándose con otro hombre, desnuda de mi torso con mis tetas pegadas a su pecho, estando al aire libre. sin dejar de besarnos el comenzó a acariciar mi cintura, mi vientre, subiendo poco a poco a mis tetas, las cuales acaricio primero suavemente, luego comenzó a apretármelas y a pellizcar mis pezones, luego poco a poco fue besando mi cuello, hasta llegar a mis tetas, sacándome gemidos uhm, fue llevando sus manos a mi falda del uniforme y la desabrocho y la falda fue al piso, dejándome solo en panty, con sus manos comenzó a acariciar mis piernas, mis nalgas y fue a dar a mi vulva. comenzó a bajar mi panty, dejándome desnuda, bueno, quede en calcetones y el calzado del uniforme, pero para el caso es lo mismo, yo no dejaba de gemir, me estaba chupando las tetas y con una mano acariciaba mi vulva. poco a poco fue recostándome sobre mi ropa que estaba en el suelo, ya estando acostada el se comienza a sacar su ropa, dejando al descubierto su… pene, por Dios es enorme!! nunca en mi vida había visto uno así (aunque soy mal parámetro ya que solo había visto la de mi marido), no pensé que existiera algo de ese tamaño, calculando media unos 22 o 23 cm de largo. y lo va llevando a mi boca, yo pensaba «que debo hacer?» ya que jamas había hecho un oral o una mamada como le dicen, puso su glande contra mis labios y presiono y me metió su pene en mi boca, bueno, lo que pudo, sin dejar de acariciar mis tetas y mi vulva. de pronto me saco el pene de mi boca y me abrió las piernas, yo me asuste, eso muy grande! me va a hacer daño!, y sin contemplaciones me lo metió todo de un golpe, sacándome un ahhhm grande, que yo creo fue escuchado en todo el campamento. su pene entraba y salia de mi de una manera muy violenta, sacándome 3 orgasmos y hasta que el me inundo de su semen. se salio de mi y me dijo al oído «eres mía» para luego vestirse e irse, dejándome ahí en el suelo, desnuda, con las piernas abiertas, temblando de la tremenda cogida que me había dado y sintiéndome culpable de haber sido infiel. como pude me puse de pie y me vestí y me fui a continuar con mis rondines. hasta aquí el día sábado la primera vez que fui infiel, espero les agrade aunque soy muy mala redactando, si les gusta y me animo les contare el día domingo (el siguiente día)

Autor: SLANEESH Categoría: Dominación

Leer relato »

Mi novia me hizo cornudo y me encanto. *Nuevo relato*

2023-01-31


Después de escribir mi último relato despertó las ganas de volver a ser cornudo y arregle un encuentro entre mi novia y su macho.. Un nuevo relato, la continuación de la historia https://sexosintabues30.com/relatos-eroticos/infidelidad/mi-novia-me-hizo-cornudo-y-me-encanto-parte-final/, luego de escribir este último relato acá, volvió a despertar mi instinto cornudo, descubrí que me encanta contar mis experiencias y ayudar a futuros cornudos, después de que mi novia me dijo que quería un nuevo macho, empecé a buscar en twitter, foros cornudos y Telegram, cada que encontraba un candidato mi novia me decía que no, aveces le parecían muy feos otras veces los miraba gordos, pasamos bastante tiempo buscándole un macho a mi novia, me canse de que rechazara a todos los que le sugería,hasta que le dije que lo mejor era volver con el macho de su colonia, se quedó callada, le pregunté, ¿Por que ya no queres con el? Me miro y me dijo: Creo que Carlos le contó a varios de mi colonia que cogi con el y ahora me están agregando muchos a mi Facebook, me puso la verga muy dura, le dije, que no entendía que me explicara, no tuvo más que contarme, me dijo: Después de coger Carlos se encargó de contarle a su grupo de amigos (era un grupito de 5 amigos que vivían en la misma colonia entre ellos estaban 2 que también se habían cogido a mi novia) mi novia, me confesó, que hace mucho cuando tenía 16 años la invitaban a fiestas de su colonia y muchas veces ella era la única mujer, ella sola con 5 hombres, con mucho alcohol, y las hormonas a mil, me confesó que una vez se puso un poco borracha y la empezaron a retar diciéndole que no se atrevía a quitarse la blusa y quedarse en calzón, a mi novia no la puedes retar, se va encargar de demostrarte que si se atreve, dice que lo hizo, sentía que estaba en confianza con ellos, después la pusieron a bailar reggaetón, mi novia es muy puta al bailar y si estaba en calzón a sus 16 años ya me la imagino, después Carlos la quiso coger y se la llevo a un baño, intento cogerla pero por el alcohol no se le paraba, mi novia se inco a mamar la verga hasta que se puso dura y la cogio en el baño mientras los amigos de Carlos escuchaban como gemia mi novia, Carlos no aguanto más y le lleno la cara de leche a mi novia cómo buena putita mi novia estaba con ganas de más, entro de primero Andres y la inco todavía tenía buena parte de la leche de Carlos en la cara, no le importo, se saco la verga y puso a mamar a mi novia hasta llenarle la boca de leche, pensé que ahí acabaría pero entró el tercero, Javier mi novia no había terminado de tragarse la leche de Andrés, cuando Javier entró mi novia me confesó que Javier era el que más le gustaba, pensó que no iba querer besarla, pero fue todo lo contrario, le comió la boca súper rico, mientras le tocaba la cosita a mi novia, mi novia después de ser cogida por Carlos y tragar leche de Andrés, estaba súper caliente quería más verga, me excito mucho por que ella le dijo que por favor se la metiera, a lo que Javier muy obediente la puso contra la pared y empezó a ensartarla, dice que tenía la verga más grande que todos, eso me mato, me gustaba que mi novia de pequeña haya probado vergas enormes, la guinda al pastel, fue cuando me dijo que Javier empezó a gruñir y no aguanto y la lleno de leche, me mataba lo puta que era mi novia, después de escuchar esa historia sabia que tenía que volver a mandar a mi novia donde su macho. Entre el relato, pasado y este pasaron 3 meses donde pasaron muchas cosas el macho ahora tiene novia y quiere ser fiel así me dijo mi novia, entonces pensé que me lo decía para ya no hablarle más, cómo lo tenía en Facebook lo busqué y no me aparecía la cuenta al parecer era cierto, me dio mucha decepción por que ya había un tipo de confianza y me gustaba mucho preguntarle cosas de mi novia y recibir una respuesta sin filtro, ver esos videos de mi novia tragando leche o cogiendo, era tiempo de buscar otro macho, empecé a fantasear que podríamos conseguir a otro y así mi novia me grabaría ricos videos, yo siempre he querido tener una relación de “amistad” con el macho para poderle decir las cosas que quiero que le hagan, pero no crean que es fácil conseguirle un macho a mi novia, muchos nunca quieren enviar fotos, cuando envían fotos son falsas, pasamos buscando y no encontrábamos al indicado, me estaba frustrando, sabía que lo más fácil era volver al de siempre, tenía que hacer algo para recuperar al macho de mi novia,sabía que Carlos tenía su numero de celular en su perfil de Instagram, lo busqué y lo agregue al whatsapp de un teléfono que me dio la empresa, era imposible que pudiera saber quien era yo, cómo el tenía una empresa de entrenamiento y acondicionamiento físico, le escribí le dije que quería información para mi esposa y para mi, no tardo en responder, todo muy amigable, yo le mande fotos de mi supuesta esposa, yo sabía lo caliente que era, que estaba obsesionado con las tetas, las fotos que le mande eran provocativas de una señora haciendo ejercicio, sabia que le iban a encantar, empezó a tirarle piropos a mi supuesta esposa, y las cosas subieron de tono, le dije que me gustaba ser claro, le conté que éramos una pareja swinger, que nos encantaba el mundo del cuckold, el no tenía idea del tema, pero se interesó me empezó a preguntar cosas, la charla ya estaba muy caliente, sabía que en este punto podía pregúntale muchas cosas, siempre trataba de ser cuidadoso para no delatarme, le conté que mi esposa era bisexual, que estábamos buscando a una chica, le pregunté si tenía alguna amiga para divertirnos los 4 con mi esposa, le dije que a mi esposa le gustaban morenas de senos grandes, le estaba casi describiendo a mi novia,cuando se lo dije, espere 5 minutos donde no podía ver el celular me calentaba mucho saber que podía mencionar a mi novia, iba ser humillante pero a la vez demasiado rico, recibí una notificación con un mensaje que decía “Tengo a la putita perfecta para ustedes” con una foto que tiene mi novia de foto de perfil en whatsapp, me morí de la excitación, me daba tanto morbo como él miraba a mi novia, la veía como su objeto sexual, no tenía filtro para hablar de ella, le empecé a preguntar cosas, y cada palabra que decía de mi novia me mataba, me dijo que disfrutaba cogerse a esa putita por qué tenía novio, me decía que disfrutaba ver como mi novia me humillaba, me contó que varias veces se la coge y que yo siempre llamo, que mi novia después de colgar se burla de mi, eso fue otro nivel de humillación, me estaba gustando sentirme humillado por el macho de mi novia, era tan fácil sacarle información a Carlos, me confesó que tenía novia y que estaba tratando de hacer las cosas bien, pero después de ver las fotos de mi supuesta esposa quería volver a ser un perro, me dijo que le diera una semana para convencer a la puta de su colonia, cada palabra, me dejaba más caliente, me dijo que le mandaría un mensaje para convencerla pero que no sería difícil, sabía que había logrado recuperar al macho de mi novia, solo era de esperar a que me contara que su macho le había escrito. El viernes salimos de fiesta y en la noche cuando estábamos en el bar platicamos de todo, me parecia raro que no me contara que Carlos le escribio, llegue a pensar que tal vez Carlos se había arrepentido o mi novia estaba ocultándome para ya no continuar viéndose con el, terminamos de tomar y llegamos a mi casa el sexo fue demasiado rico ella ya estaba con unos tragos de más, la estaba penetrando cuando me dijo “Carlos me volvió hablar quiere cogerme” y eso me excito demasiado seguí metiéndole la verga y me volvió a decir “¿Le respondo el mensaje?” y me dieron ganas de estallar y llenarle la vagina de leche, le dije que si ella quería yo tambien, entonces paramos de coger agarro su celular y yo quise grabar ese momento cornudo donde mi novia le escribe a su macho con la mano derecha y me masturba con la izquierda, le escribió que ella también lo extrañaba, eso me prendió demasiado, dejamos el celular en la mesa y seguimos cogiendo esperando la respuesta del macho, hasta que después de 10 minutos vibró el celular, me agarro esa adrenalina al imaginarme que podía responder, vibró el celular, mi novia lo revisa y suelta una risa pervetida, el macho contesto:Vamos al motel mañana? Me leyó eso mi novia y me despertó el instinto cornudo la puse de lado para poder hablar de todo mientras la cogia, me dijo “me vas a dar permiso de ir al motel con Carlos” obviamente le dije que si que quedaran para mañana, seguimos cogiendo y como siempre le dije que solo le daba permiso si habían videos y mi novia siempre quiere complacerme me dijo pedime lo que querras, me excita que sea así de sumisa le dije que quería muchos videos chupando verga, uno donde el se la está chupando y le dije que no me había decidido si quería que la llenara de leche o si le acabara en la boca, me dijo que yo mandaba que solo le dijera y ella lo hacía, después de oír eso no pude más y acabe la llene de leche, a la mañana recibió el mensaje que la esperaba a las 12 para irse al motel, mi novia me pregunto ¿Que le respondo? Y yo obviamente le dije que le dijera que si, que tenía muchas ganas de verlo y por molestar le dije que le pusiera que quería leche, y mi novia contesto: “Ya lo mande” me lo enseño y no podía creerlo si le había puesto lo de la leche, me excite mucho y a los minutos entró un mensaje y me enseñó decía: “Hoy si estoy muy cargado de leche me presta su boca para sacarla”, me leyó el mensaje y me dijo que se tenia que ir a preparar y se fue a su casa, me quede con ganas de cogerla, estaba en mi cama excitado sabiendo que esta vez, me había humillado con tal de recuperar al macho de mi novia, a los pocos minutos de irse me entra un mensaje de mi novia diciéndome: “No me dijiste en donde vas a querer la lechita” eso me puso la verga demasiado dura, confieso que por primera vez no sabía que contestar, ya tenia 2 videos donde le daban de comer leche, me falta uno donde la llenen, no era de mis fantasías más grandes, pero me daba mucho morbo imaginarla llena de leche de otro hombre, imaginar que mi novia no se cuidaba, y a Carlos no le gustaba usar condon, me daba un morbo rico, no estaba decidido, era una decisión muy difícil para un cornudo como yo, le dije que le iba decir cuando ya se fuera, mi novia me empezó a mandar fotos como se iba ir vestida, cada ropa que se ponía se veía más puta, elegí una falda negra súper pegada un top blanco, que dejaba su abdomen al descubierto, y unos tacones que hacían que sus pies se miraban súper lindos, soy fetichista, esta vez le dije a mi novia que quería ver como masturbaba a su macho con los pies, mi novia es una experta haciendo footjobs, me a hecho acabar infinidades de veces masturbandome con sus pies, me moría por ver los piecitos de mi novia en una vergota, me excito que me mando una foto retocándose las uñas de color blanco, todo estaba saliendo de acuerdo al plan, me dio morbo ver cómo mi novia se estaba arreglando para su macho, quería saber que pensaba Carlos antes de cogerse a mi novia, no me aguante y le escribí desde mi otro celular a Carlos, le escribí “Hola, cómo andas?”, no tardo en responderme “Feliz hermano hoy me voy a enmotelar con esa putita, le voy a tomar videos para que veas cómo se mueve la perrita” me daba en el orgullo, era una mezcla de enojo y excitación, hablaba de la mujer de mi vida como si fuera una puta barata, estaba muy excitado, faltaba media hora para que fueran a recoger a mi novia, me mando fotos de como iba ir vestida, no podía creerlo mi novia es hermosa y esta buenísima, pero esta vez era una mezcla entre lo linda que se miraba y la ropa que la hacía verse putisima, tenia una cara de que estaba dispuesta a todo, me llamo por última vez, me dijo que quiero repasar todo lo que tengo que hacer así no te quedo mal, estaba en la gloria mi novia no quería fallarme con ningún video, me pareció un detalle muy lindo jaja, respasamos todo, le dije que quería muchos videos y que lo más quería era que fuera una puta, que no tuviera límites con su macho, le dije que tenía permiso de hacer lo ella quisiera, le dije que le iba dar la oportunidad de que ella eligiera donde quería que su macho le acabara, me daba morbo imaginarme que ella sería la que iba decidir, estaba tan caliente que no podía tocarme, recibí un mensaje donde me decía ya estoy con el, ahí es donde empieza el verdadero morbo de ser cornudo, imaginar cómo se saludaron, de qué hablan, me mata todo eso, pensar que Carlos piensa que me está viendo la cara, quise esperar lo más que pude, no fueron ni 5 minutos, llame a mi novia, se tardo en contestar, me respondió: “Mi amor ya estoy acá con la Mariana, te voy hablando te amo mucho, no me dejo decirle casi nada, me imaginaba cómo se estaba riendo Carlos de mi, me mando un mensaje, “Anda muy caliente, no deja de tocarme las tetas” me mataba eso, solo podía decirle que se dejara hacer de todo, que fuera muy puta, que necesitaba ser más cornudo, me dijo que no me preocupara que hoy si tenía ganas de ser una puta, ya habían llegado al motel, me puso que estaban esperando la habitación, eso siempre me excitaba, siempre mi novia antes de entrar al motel me daba una rica mamada, esperaba que así lo hiciera con el, me dijo creo que Carlos está queriendo tomar fotos, me pervirtio eso, revisé el otro celular y tenía un mensaje de Carlos diciéndome “Ya en el motel con la puta” acompaño de una foto del anuncio de promociones del motel, me puso “hay te mando videos” me excito tanto, trataba a mi novia como una prostituta cualquiera, estaba muy caliente pero también me daba algo de pena que él tuviera fotos y videos de mi novia, le escribí a mi novia y le dije que no dejara que grabara, que solo usaran el celular de ella, ya no me respondió, a los 15 minutos recibo una foto de mi novia abierta de piernas y su macho chupándole toda la cosita, me paralice, estaba muriéndome del placer, sabía que tenía que llamarla, se tardo otra vez en contestar, cuando me respondió, su voz estaba muy agitada, me dijo mi amor estoy algo ocupada te llamo en un rato, la voz que hizo, como si no pudiera contenerse de tanto placer, sabía que su macho le estaba dando con la lengua, pude grabar esa llamada, me escribió “perdón mi amor no quiso dejar de chupármela mientras tú llamabas” estaba en la gloria, esta vez sentía que mi novia se estaba entregando por completo a su macho, hice algo muy cornudo, me propuse no molestarlos, quería que mi novia también disfrutara de la cogida, no pude más y empecé a masturbarme, era imposible concentrarme en algo, Carlos no era muy conocido por aguantar tanto, era un defecto que tenía, pero esta vez ya habían tardado más de lo acostumbrado, sabía que era por que mi novia andaba muy puta y Carlos andaba caliente, no quería hablarle a mi novia, cuando recibí un mensaje que decía que la llamara, me pareció raro, la llame, y me contesta literal casi gimiendo, diciéndome que ya va salir para su casa, no le importo disimular, lo que quería era humillarme y lo había conseguido, estaba muy caliente, no me quedaba más que esperar, hasta que recibí un mensaje donde me decía que ya habían terminado, me puso “Que gran cogida me dieron mi amor, te tengo una sorpresa”, me puse frío, sabía que sería algo muy rico pero no podía dejar de pensar en que podía ser, quise llamarla y no me contesto, me hacía imaginar que de seguro su macho quería aprovechar tiempo con su puta. Habíamos quedado con mi novia que yo iba llegar después de que su macho la dejara en su casa, me puso “ya estoy en mi casa mi amor” y salí lo más rápido que pude, vivimos muy cerca, llegue y me estaba esperando mi novia en el garage de su casa, se miraba hermosa, un poco despeinada, sudada y con un olor a sexo, me encantaba, le dije que se miraba hermosa, y empecé a besarla sentía tanto morbo de saber que acaba de estar chupando verga de otro, no me importaba quería comerle cada parte de su cuerpo, me empezó a contar cosas mientras no dejaba de besarla, le pregunté en ¿donde te acabo? Y no me lo dijo de inmediato, quiso que le prometiera que no iba a pelear, le dije que se lo juraba, que me podía contar sin pena, me dijo que ella quería grabar un video donde él acabara en sus pies para darme esa sorpresa, pero su macho tenía otros planes, le dijo que estaba vez la quería llenar de leche, sentí un calor recorriendo por todo mi cuerpo, me mataba que había dejado que su macho eligiera, saber que mi novia no se estaba cuidando, qué estaba por los días más fértiles, le agregaron un poco de adrenalina, me dijo si ya no queres hacer nada lo entiendo, ella no sabía lo mucho que me había pervetido eso, la volví a besar y esta vez le empecé a meter dedos, su macho si la había rellenado, era muy humillante tocarla y sentir el semen de su macho, sabía que era mi momento de convertirme en un verdadero cornudo, la acosté y me puse a chuparle esa vaginita llena de la leche de otro, es lo más pervertido que he hecho, era un sabor diferente, la mezcla de los jugos de mi novia junto con la leche de Carlos hacían una combinación rara, mi novia estaba en el cielo, me dijo que se moría por que yo hiciera eso, deje de chuparle su cosita para besarla, fue el beso más morboso, estaba sintiendo la saliva de mi novia mezclada con la leche de Carlos, estábamos viviendo una calentura diferente como nunca, quería cogerla, la puse de lado para poder tenerla cerca, al meter la cabeza de mi verga en su cosita, eso estaba muy empapado, ni cuando usábamos lubricante, la empecé a coger y le pregunté de la cogida, me empezó a detallar como le dieron verga, me dijo te confieso que hoy si tenía muchas ganas, me dijo no más me subí al carro, me saco las tetas y me las empezó a chupar, si algo pone caliente a mi novia es eso, en un semáforo antes de llegar al motel, le empezó a meter dedos en la vagina, me dijo que le metió dos dedos y ella ya estaba mojada, empezó a jugar con su cosita, la puso a limpiarle los dedos con la boca, ya cuando llegaron al motel, se sacó la verga y la puso a mamar, dice que estaba chupando cuando él recibió una llamada de la novia, yo se que eso prende mucho a mi novia estaba muy caliente con eso, no dejo de chuparle la verga, su macho habló casi 5 minutos mientras mi novia le comía la verga, las cosas que me estaba contando y mi verga siendo lubricada por el semen de su macho, hacían que sintiera que iba acabar, tenía que hacer pequeñas pausas, le dije que quería ver los videos, empezó por enseñarme el video donde le come la cosita, oír gemir a mi novia ver como se retuerce por tener a su macho entre las piernas, no paraba de cogerla y ver ese video, me enseñó otro video, estaba mi novia incada en el piso mientras su macho estaba recostado en la cama, ver lo sumisa que era mi novia ante esa verga me daba mucho morbo, de los mejores videos que a grabado mi novia, literal le estaba comiendo la verga como me la chupa a mi, me daba celos, pero sabía que su macho estaba disfrutando, el contraste de la mano súper pequeña de mi novia agarrando tremendo vergon era muy pervetido, me dijo quiero que escuches lo que le dije, mi novia le sube todo el volumen y se ve como se saca de la boca la vergo y le dice “Carlos que vergota la que tiene” no me cabe en la boca y procede a tratar de ahogarse vuelve y le dice “Es enorme” su macho le responde “¿Más grande que la de su novio?” La respuesta de mi novia fue “Muchísimo más, me encanta” no se de donde saque fuerzas para no venirme, me había humillado y estaba muy caliente, me siguió contando que ella le había pedido que quería que fuera agresivo, me dijo que al principio le dio miedo por que le estaba pegando muy duro, adentro de mi solo podía pensar que rico se lo merece por puta, habían videos donde la estaba nalgueando, me excitaba ver como otro hombre le dejaba rojas esas nalgas, la cogio en todas las posiciones, pusieron el celular recostado en la cama para grabar como la ensartaba en 4 ver a su macho atrás de mi novia queriendo romperla, en un momento del video deja de cogerla para agarrarle el pelo y empieza a embestirla,me mato, mi novia gemia como nunca, solo se oía las nalgas de mi novia rebotando sobre la verga de su macho y a mi novia en el fondo pidiendo más, nunca ningún video porno me produce lo que los videos de mi novia hacen en mi, era el video porno perfecto, mi novia era la estrella porno, si algo me a excitado es ver porno de mujeres muy pequeñas con hombres grandes, mi novia mide 1.50 ver lo pequeña que se miraba en 4 ante su macho me daba demasiado morbo, se había entregado como nunca, le pregunté qué si le había gustado, y la respuesta fue algo que no espere escuchar, ella estaba tan caliente y puta, qué me dijo tuve 2 orgasmos seguidos y creo que me hice pipí en el último orgasmo, al escuchar eso se me nubló por completo todo, no aguante más y explote en su vagina, mi novia nunca había experimentado eso conmigo, sabía que necesitaba seguir cogiendola y son de esas veces que por más que sacas leche necesitas más, la verga no se me bajaba, empecé a meterle otra vez la verga, la vagina estaba inundada de leche, ya era la segunda leche que recibía esa vaginita, empecé a decirle que quería más detalles que otra cosa había hecho, me dijo que se la estaba cogiendo y paro para decirle que quería que fuera su puta, que estuviera a su disposición, que la novia que tenía era muy religiosa que casi no cogian, que él necesitaba tener a una putita, mi novia me dijo que ella había aceptado, pero que todo dependía de mi, me excitaba tanto, ahora mi novia iba ser la puta de Carlos, estaba aguantándome otra vez para no acabar, necesitaba escuchar más cosas, me contó que cuando termino en su vagina, el saco la verga y se la puso en la boca, le dijo que la dejara limpia, mi novia muy obediente empezó a mamar, lo que era solo una chupadita, se convirtió en una gran mamada, mi novia es experta en mamar y masturbar al mismo tiempo, a mi me logra sacar la leche en menos de 5 minutos sin necesidad de que yo me toque, empezó a masturbarlo y mientras se ahogaba con esa verga, oír a mi novia convertirse en una puta cualquiera al hablar de esa verga me mataba, me dijo que empezó a gemir y le dijo voy a venirme, mi novia siguió succionando hasta que estalló en su boca, como la puta que es, me dijo solo fue un chorro pero estaba muy rica, sabía un poco dulce, bueno tu ya la probaste, no aguante y volví a llenarla de leche, en total habían sido 3 veces las que había recibido leche de su novio y de su macho, terminamos y siempre volvemos a platicar normal como si nada hubiera pasado, me confesó que esta había sido la vez que mas había disfrutado, le pregunté que porqué, me dijo el saber que tiene novia me excita, era una gran putita, me dijo que ahora cuando yo quisiera ella iba aceptar, me daba ese poder que me excitaba tenerlo, mi celular del trabajo sonó, me puse algo nervioso mi novia me pasó el celular y por suerte no vio quien me había hablado, vi que era un mensaje de Carlos y me fui al baño, me mando un video donde decía así se coge a una puta, el video era el mismo que mi novia me había enseñado, la mezcla de excitación y enojo al saber que ahora Carlos tenía videos de mi novia siendo cogida, me daba algo de enojo, mi novia no me lo había contado, cosa que me pareció excitante sabía que Carlos me podía contar cosas, no le dije nada a mi novia, a la mañana siguiente recibí un mensaje de Carlos, era un video, lo primero que pensé fue se está cogiendo a mi novia y ella no me contó, pero era el video de una señora recibiendo verga, le pregunté quien es, y me dijo ayer esa puta me volvió otra vez adicto al sexo me estoy cogiendo a mi empleada estoy muy caliente, me dio un morbo tremendo saber que mi novia había causado eso, hay todavía muchas historias que pienso dejar para un próximo capituló, espero les haya gustado. Pueden seguirme en twitter estoy como @corn6723 Y en Telegram como @cornudo6723

Autor: PAREJA7865 Categoría: Dominación

Leer relato »

Hice a mi hermana puta de un negro

2023-01-31


Mi padre hizo unos departamentos para subsistir, donde vive mi hermana y otro lo renta, yo le rente el mío a un negrote y muevo los hilos para que se la folle todos los días.. Hola a todos, este es mi primer relato erótico, esta vez les entregaré este que es una experiencia muy rica, y es la vez que hice que mi hermana fuera follada por un negrote vergudo… Mi hermana es una mujer poco tetona pero con un culo que el mismo Hércules bajo a crear, ella es sumamente atractiva y es de cabello pelirrojo (de tinte) Tiene un marido que se nota a legüas que no se la folla, lo se porque mínimo e visto en su oficina que carga con 10 dildos mínimo, y de esas cositas rosadas que luego salen en pornos donde vibran… Asi que he de suponer que no se han follado en años, como buen hermano claramente tenia que hacer algo y ese «algo» llego mas rapido de lo que un gallo canta. Conoci a un chico estudiante joven, fuerte, y muy inteligente la verdad, el es jugador en una universidad de mi país y su estructura muscular es de alguien excesivamente atlético, ese chico buscaba un departamento cerca de su universidad para poder estar en su etapa de universitario en tiempo completo. Yo lo vi y dije bah porque no hacerle la propuesta. Me acerque a su oido y le dije, te doy el departamento con una condición… – Claro cuál sería – dijo extrañado Ves a la mujer enfrente de tu apartamento? -Si- Que tiene esa chica? Esa chica es mi hermana y digamos que su esposo no le da de cenar verga desde hace 3 años, esta desesperada asi que quiero que te la folles y la hagas una putiesclava, TU putiesclava. El chico la miro con mas deseó después de lo que le dije, por lo que en sus ojos se veian el reflejo de tener a quien follar en su estancia. -Pero la condición es que me grabes todo lo que hagas, quiero que la lleves al límite sexual mas inhumano – Eso prendió mas la verga del negrote, me saco de mis casillas ver tremendo sipote, era como ver el dildo mas grande de todos pero ese pantalón no lo soportaría más… Hicimos el contrato, todos felices y contentos, el chico iba a ir al siguiente día a dejar sus cosas y mi hermana salio a saludarlo, como lo hace con todos los inquilinos, se presentaron y vi disimuladamente como mi hermana se mordio sus labios mientras era más coqueta de lo normal, fue ahi que dije, este es mi mejor plan en años. Mi hermana dijo que iba a ir al mercado y si cuidaba la lavadora en lo que ella regresaba, yo acepte y aproveché para traer en mi mochila unas camaras de vigilancia y ponerlas en las esquinas, excesivamente disimuladas ya que el cable que las une, se funde con el del internet, conecté mi celular a las camaras y listo, ahora iba a tener primera fila en las folladas de mi hermana, solo no tenia camara en el baño pero confiaba en el negrote para que grabara algo… Mi hermana regreso y yo me fui, en la noche vi que estaba haciendo mi hermana y estaba masturbandose en su cuarto, pero supongi que era normal me la iba a jalar pero decidi esperar al dia siguiente que llegara el negro… Paso el día y llego el chico con una camioneta que le habia regalado su papa, donde traia lo escencial para un chico como el, sala, sillas de plástico, pantalla, consola de videojuegos uniformes y ropa… El chico hizo una gran jugada no lo negare, por mensaje le advertí que quería minimo este mes que se follara 4 veces a mi hermana y no se quedo con los brazos cruzados, bajo las cosas de su camioneta sin playera, y siendo coreback del equipo, se le marcaba muy bien todos los músculos y el paquete con ese pantalón deportivo Adidas. Mi hermana no dudo en ver por la ventana (era muy obvia), el chico acabo de subir sus cosas y yo lo felicité y hasta cierto punto lo amenace con los videos… Yo me fui de ahi y sin pensarlo al llegar a casa me meti a mi cuarto y utilice la app para ver las cámaras estaba a mil por hora, no paso nada las primeras 2 horas, hasta que vi a mi hermana vestirse de una manera excesivamente de zorra algo que nunca había visto en ella… Se puso un top de esos que solo cubren las tetas sin sosten, se puso una microfalda con una tanga de Kalvin Klein que se ponen arriba de las caderas de la mujer, unas mallas en brazos y en las piernas, tacones negros y una de esas orquillas que se ponen las mujeres en el cuello con una areola para que puedas poner una cadena o algo, se maquillo muy zorrona y la cereza del pastel fue meterse un dildo de tamaño promedio en toda la cuca, puso el modo vibrador y uso su calzoncito para evitar que se saliera pero era muy obvio que tenia algo, mi hermana salio de ahi caminando y se dirigío al apartamento de enfrente, le toco una vez y abrio el negrote, se quedo con los ojos echos cuadrados de ver a tremenda golfa, le dio una cadena que tenia en la mano y se la puso en la areola, el chico entendio rapido, mi hermana se puso a gatas y la paseo como perro en el pasillo, zorra tal cuál, el chico llegaba y manoseaba su culo con esas mallas, mi hermana se dejaba manosear, el chico la metio a su departamento y saco tremendo escopeton, ella sin dudar lo succionó como de un dulce se tratara, de arriba a abajo mamando verga, lenguetasos largos y consistentes, solo se detenia a tragar saliva para mantener el sabor de esa verga, usaba sus manos como diosa, girando los brazos a lados contrarios sin dejar de mamar la punta del pene, el chico la levanto entre sus brazos y empezo a besarla, ella dijo que la hiciera su puta que sus esposo no es mas que un bastardo que no le da verga… Le empezó a meter los dedos en su panocha que desbordaba jugos como si de un cóctel se tratara, la puso sobre el sofa agarro el dildo y se lo metio poco a poco en el ano, ella solo gemia y gemia, el chico la agarró de las caderas la beso mientras le chupo el culo, ella en un ataque de éxtasis gimio como nunca ahora ella era su zorra, con sus manos empujaba la cabeza del negro volteando a mirar hacia abajo mientras que sus manos apretaban sus tetas el chico dejó de mamar el culo la volteo a ver y la beso, mi hermana alzo sus brazos con sus dedos estiró la piel de sus axilas las cuales eran blancas como la nieve pero rosadas de tanta excitación el chico las lamió hasta no más poder metiendo poco a poco su verga, mi hermana volvío a gemir y en un arranque de excitación le dieron la mejor follada de su vida, del sofa pasaron al piso, el cual el chico no paraba de bombear tremendo orto, no dejaba descansar la verga del negro y por tercera ocasión mi hermana arqueo su cuerpo estiro los brazos y tuvo un squirt de 30 segundos, el chico no paraba de follarla y ella nunca le nego las bombeadas de verga, mi hermana termino postrada en el piso con los ojos llorosos, ropa de puta abierta de piernas viendo hacia el techo, no hacia mas que masturbarse para sacar hasta el último liquido de squirt, el chico tomo unas cuantas fotos y salio de ahí, mi hermana limpio el lugar su ropa y se baño, ya en la noche mientras ella veia la tele y no dejaba de tocarse, escuchó el timbre de la casa, y recibir con un beso amoroso a su marido quien sin saber, su esposa fue follada por todos lados. Y mas en el futuro.

Autor: PAPIHOT777 Categoría: Dominación

Leer relato »

Hice a mi hermana puta de un negro

2023-01-31


Mi padre hizo unos departamentos para subsistir, donde vive mi hermana y otro lo renta, yo le rente el mío a un negrote y muevo los hilos para que se la folle todos los días.. Hola a todos, este es mi primer relato erótico, esta vez les entregaré este que es una experiencia muy rica, y es la vez que hice que mi hermana fuera follada por un negrote vergudo… Mi hermana es una mujer poco tetona pero con un culo que el mismo Hércules bajo a crear, ella es sumamente atractiva y es de cabello pelirrojo (de tinte) Tiene un marido que se nota a legüas que no se la folla, lo se porque mínimo e visto en su oficina que carga con 10 dildos mínimo, y de esas cositas rosadas que luego salen en pornos donde vibran… Asi que he de suponer que no se han follado en años, como buen hermano claramente tenia que hacer algo y ese «algo» llego mas rapido de lo que un gallo canta. Conoci a un chico estudiante joven, fuerte, y muy inteligente la verdad, el es jugador en una universidad de mi país y su estructura muscular es de alguien excesivamente atlético, ese chico buscaba un departamento cerca de su universidad para poder estar en su etapa de universitario en tiempo completo. Yo lo vi y dije bah porque no hacerle la propuesta. Me acerque a su oido y le dije, te doy el departamento con una condición… – Claro cuál sería – dijo extrañado Ves a la mujer enfrente de tu apartamento? -Si- Que tiene esa chica? Esa chica es mi hermana y digamos que su esposo no le da de cenar verga desde hace 3 años, esta desesperada asi que quiero que te la folles y la hagas una putiesclava, TU putiesclava. El chico la miro con mas deseó después de lo que le dije, por lo que en sus ojos se veian el reflejo de tener a quien follar en su estancia. -Pero la condición es que me grabes todo lo que hagas, quiero que la lleves al límite sexual mas inhumano – Eso prendió mas la verga del negrote, me saco de mis casillas ver tremendo sipote, era como ver el dildo mas grande de todos pero ese pantalón no lo soportaría más… Hicimos el contrato, todos felices y contentos, el chico iba a ir al siguiente día a dejar sus cosas y mi hermana salio a saludarlo, como lo hace con todos los inquilinos, se presentaron y vi disimuladamente como mi hermana se mordio sus labios mientras era más coqueta de lo normal, fue ahi que dije, este es mi mejor plan en años. Mi hermana dijo que iba a ir al mercado y si cuidaba la lavadora en lo que ella regresaba, yo acepte y aproveché para traer en mi mochila unas camaras de vigilancia y ponerlas en las esquinas, excesivamente disimuladas ya que el cable que las une, se funde con el del internet, conecté mi celular a las camaras y listo, ahora iba a tener primera fila en las folladas de mi hermana, solo no tenia camara en el baño pero confiaba en el negrote para que grabara algo… Mi hermana regreso y yo me fui, en la noche vi que estaba haciendo mi hermana y estaba masturbandose en su cuarto, pero supongi que era normal me la iba a jalar pero decidi esperar al dia siguiente que llegara el negro… Paso el día y llego el chico con una camioneta que le habia regalado su papa, donde traia lo escencial para un chico como el, sala, sillas de plástico, pantalla, consola de videojuegos uniformes y ropa… El chico hizo una gran jugada no lo negare, por mensaje le advertí que quería minimo este mes que se follara 4 veces a mi hermana y no se quedo con los brazos cruzados, bajo las cosas de su camioneta sin playera, y siendo coreback del equipo, se le marcaba muy bien todos los músculos y el paquete con ese pantalón deportivo Adidas. Mi hermana no dudo en ver por la ventana (era muy obvia), el chico acabo de subir sus cosas y yo lo felicité y hasta cierto punto lo amenace con los videos… Yo me fui de ahi y sin pensarlo al llegar a casa me meti a mi cuarto y utilice la app para ver las cámaras estaba a mil por hora, no paso nada las primeras 2 horas, hasta que vi a mi hermana vestirse de una manera excesivamente de zorra algo que nunca había visto en ella… Se puso un top de esos que solo cubren las tetas sin sosten, se puso una microfalda con una tanga de Kalvin Klein que se ponen arriba de las caderas de la mujer, unas mallas en brazos y en las piernas, tacones negros y una de esas orquillas que se ponen las mujeres en el cuello con una areola para que puedas poner una cadena o algo, se maquillo muy zorrona y la cereza del pastel fue meterse un dildo de tamaño promedio en toda la cuca, puso el modo vibrador y uso su calzoncito para evitar que se saliera pero era muy obvio que tenia algo, mi hermana salio de ahi caminando y se dirigío al apartamento de enfrente, le toco una vez y abrio el negrote, se quedo con los ojos echos cuadrados de ver a tremenda golfa, le dio una cadena que tenia en la mano y se la puso en la areola, el chico entendio rapido, mi hermana se puso a gatas y la paseo como perro en el pasillo, zorra tal cuál, el chico llegaba y manoseaba su culo con esas mallas, mi hermana se dejaba manosear, el chico la metio a su departamento y saco tremendo escopeton, ella sin dudar lo succionó como de un dulce se tratara, de arriba a abajo mamando verga, lenguetasos largos y consistentes, solo se detenia a tragar saliva para mantener el sabor de esa verga, usaba sus manos como diosa, girando los brazos a lados contrarios sin dejar de mamar la punta del pene, el chico la levanto entre sus brazos y empezo a besarla, ella dijo que la hiciera su puta que sus esposo no es mas que un bastardo que no le da verga… Le empezó a meter los dedos en su panocha que desbordaba jugos como si de un cóctel se tratara, la puso sobre el sofa agarro el dildo y se lo metio poco a poco en el ano, ella solo gemia y gemia, el chico la agarró de las caderas la beso mientras le chupo el culo, ella en un ataque de éxtasis gimio como nunca ahora ella era su zorra, con sus manos empujaba la cabeza del negro volteando a mirar hacia abajo mientras que sus manos apretaban sus tetas el chico dejó de mamar el culo la volteo a ver y la beso, mi hermana alzo sus brazos con sus dedos estiró la piel de sus axilas las cuales eran blancas como la nieve pero rosadas de tanta excitación el chico las lamió hasta no más poder metiendo poco a poco su verga, mi hermana volvío a gemir y en un arranque de excitación le dieron la mejor follada de su vida, del sofa pasaron al piso, el cual el chico no paraba de bombear tremendo orto, no dejaba descansar la verga del negro y por tercera ocasión mi hermana arqueo su cuerpo estiro los brazos y tuvo un squirt de 30 segundos, el chico no paraba de follarla y ella nunca le nego las bombeadas de verga, mi hermana termino postrada en el piso con los ojos llorosos, ropa de puta abierta de piernas viendo hacia el techo, no hacia mas que masturbarse para sacar hasta el último liquido de squirt, el chico tomo unas cuantas fotos y salio de ahí, mi hermana limpio el lugar su ropa y se baño, ya en la noche mientras ella veia la tele y no dejaba de tocarse, escuchó el timbre de la casa, y recibir con un beso amoroso a su marido quien sin saber, su esposa fue follada por todos lados. Y mas en el futuro.

Autor: PAPIHOT777 Categoría: Dominación

Leer relato »

Diario del Mayordomo, Capítulo II: Inspección, Cautiverio y Emputecimiento de Nina

2023-01-31


La nena de 12 es llevada a su nuevo hogar, la Habitación 1, donde será preparada para convertirse en la putita de un viejo muy poderoso. . DÍA 1 (Secuestro e Inspección) Las cámaras de la Habitación 1 estaban filmando 24x7x365. El Jefe no me lo dijo nunca, pero entiendo que sus órdenes siempre implicaban desvestir a la nueva huésped dentro de su nuevo hogar para verificar que el producto no le llegara ‘manoseado’. Por eso, yo tenía un ranchito a mitad de camino para parar, revisar y eventualmente abusar de la huésped; aunque siempre sin penetración, por lealtad al Jefe. Mientras manejaba hacia el ranchito en el medio de la noche, miraba por el retrovisor el bulto de la nena, respirando profundamente por el sueño. Según mis cálculos tenía al menos hasta las 7 para revisar su salud, agarrármela, limpiar lo que hubiese que limpiar, vestirla con las ropas de repuesto y llevarla a la Habitación 1 para desnudarla, hacerle la revisión médica y dejarla asegurada tras la puerta de hierro; una vez cerrada la puerta de la Habitación 1, sólo el Jefe podría entrar con su clave personal. Estacioné la combi frente al ranchito. Pasé para atrás, alcé a la nena y salí por la puerta doble trasera para adentro del casco. La deposité suavemente sobre la cama de una plaza y media y la desenvolví lentamente. Tenía un camisón celeste claro cortito, de verano, a medio muslo, con tirantes en los hombros y dibujos de Kitty en el pecho; debajo, una bombachita al tono, con un moñito azul ciñendo la cintura; en la entrepierna se le notaba levemente el Monte de Venus y la rajita: era muy chiquita; el Jefe, aunque tenía una pija normal de adulto, la iba a destrozar. Por suerte, pensé mientras se desnudaba, en estos días el viejo iba a estar muy ocupado resolviendo entuertos que requerían deliberaciones con altos mandos policiales, así que yo tendría tiempo para emputecerla y así la violación sería menos traumatizante para la nena. Yo también soy voyeur, pero gozo viendo cómo las pendejas gozan contra su voluntad, no viéndolas sólo sufrir; el Jefe prefiere que sufran, pero si gozan sin dejar de sufrir le calienta más, siente que les viola la conchita Y la mente. Observando a la nena sobre la cama, me bajé el slip y la verga, parada, rebotó como un trampolín recién usado. La verga siguió cimbrando merced a dos o tres espasmos mientras miraba a la nena, dormida con expresión angelical. Tenía el rostro más lindo que hubiese visto en mi vida: piel clara, sin una peca (apenas dos pequeños lunares, uno apenas perceptible en el pómulo izquierdo, otro casi invisible en la mejilla derecha, que rompían la imposible simetría de su cara), naricita pequeña y respingada, bellísimos párpados y pestañas cubriendo sus dormidos ojos de ámbar, y una boca que incitaba al throttle y al gagging. Pese a que, para sus doce años, tenía ya un culo tremendo y lindísimas piernas, su espaldita era pequeñísima, incluso para su menguada estatura; los hombros parecían esculpidos por un miniaturista de la maestría de un Benvenuto Cellini. Dando un suspiro de deseo, caminé hasta la cama, donde la nena reposaba boca arriba con los brazos abiertos (el derecho colgando un poco al borde del colchón), con la cara recostada sobre su lado derecho. Le agarré la manito y la hice rodear mi verga, pajearme lentamente; era tan suave que temblé de placer pensando en lo suave que sería la piel de su conchita. Solté su manito, me agarré la verga y le ensucié toda la nariz, los párpados, los pómulos, los labios, de precum. Unos segundos pasándole el glande por sus labios cerrados y sintiendo en él el aire que expulsaba su naricita me dejó al borde de acabar. Me aparté, apretándome la verga, y fui a buscar una tijera. Corté el camisón por el frente, y al final recorté las dos tiritas. La nena quedó en bombacha Kitty y top; sus pezones se elevaban puntudamente al ritmo de su respiración. Su pancita se elevaba a ritmo de una manera deliciosa; su piel transparente dejaba entrever, incluso en la medialuz del cuarto, pequeñas venas, y apenas se delineaban los contornos de sus diminutos abdominales. Era el ombligo de hembra más chico que hubiera visto. Porque ya era una hembra: su cuerpo, incluso dormido, lanzaba desesperadamente señales hormonales indicando a los machos circundantes que estaba lista para ser montada, incluso si aún ella no lo sabía. Es lo único que explica el loco deseo que me despertó desde que la tuve en mis brazos. Me incliné a oler sus muslitos y sentí una punzada en la verga sin tocarme: olía a nena y a mujer, mixturadas. Besé sus muslos desde mi posición al costado de la cama, hasta que me pasé a los pies del colchón para meterme más cómodo entre sus piernitas y empezar a olerla, besarla, chuparla, ensalivarla toda. Mientras mordisqueaba y lamía la parte interna de sus muslitos, vi cómo su pubis se elevaba instintivamente; deliré de deseo: hundí la nariz en la bombachita, aspirando el aroma a hembra virgen, mientras mi tabique se restregaba mimoso contra el Monte de Venus; la nena suspiró y emitió un leve quejido. No podía correr riesgos: fui a la cómoda, extraje un trapo y lo empapé en somnífero. Luego lo puse a modo de velo sobre la cara de la nena. A los 5 minutos respiraba otra vez en sueño profundo, sin dejar de suspirar de placer. Entonces agarré de nuevo la tijera y le corté los dos costados de la bombachita. Dejé la tijera sobre la cómoda, volví a los pies de la cama; agarrándola de los tobillos, le levanté y le abrí las piernas, se las plegué sobre su torso y agarrada de los muslitos para mantenerla en esa posición me zambullí a oler y chupar esa conchita virgen. La intuición había sido correcta: mi lengua, de costado, no alcanzaba a entrar en su tajito; el Jefe la iba a destrozar. Se iba a quedar lo que pudiera (6 horas, 12 horas, dos días) y la iba a gozar como un guerrero bárbaro violando a una nena delante de los padres durante el saqueo de una ciudad. Y yo, como siempre, iba a ver todo, no sólo (no necesariamente, pues también tengo otras labores que hacer) en vivo, sino también después: cada plano de cada cámara filmando las 24 horas para editar uno o varios videos y que el viejo se solazase mostrándole a sus cómplices y burlándose «Mirá cómo gritaba, le rompí la conchita. La dejé hecha un trapo de piso». Enloquecido ante la perspectiva, le chupé salvajemente toda su entrepierna mientras me pajeaba e intentaba predecir los gestos de la nena al ser convertida en puta: ¿primaría el dolor, el horror, la curiosidad, la resignación, el miedo a ser lastimada, el placer? ¿Cuánto tardaría en quebrarse y aceptar la putez que le sería endilgada? ¿Meses? ¿Semanas? ¿Días? Pensando eso, y mientras mordisqueaba su clítoris durísimo y estremecido, sentí que estaba por acabar como una bestia. Me subí a la cama de rodillas, le abrí más las piernas a la nena y apoyé el glande contra la rayita y el clítoris. Al segundo empecé a lanzar uno tras otro cinco lechazos desesperados que daban contra la superficie irregular de su Monte de Venus y salían expelidos hacia sus muslos, su pancita, e incluso algunas gotas hasta sus pezones y su cara. Me hice tanto para atrás que casi me caigo de la cama; amortigüé la caída y me quedé en el piso, sin valor para mirarla de nuevo por el riesgo de excitarme y perder más tiempo. Pensé que, primero, tenía que recuperar el ritmo de mi respiración; luego, limpiar a la nena y vestirla con otras ropas suyas que me había traído, para repetir pour la galerie la inspección que había iniciado en el ranchito y terminar cortajeándole la ropa ‘suplente’ para dejarla dormida en su nuevo hogar. DÍA 1 (Martes; Cautiverio) Cuando volví al Aguantadero al anochecer, bajé a la Habitación 2 para revisar los videos del día. Resumo lo que vi (y edité para solaz del Jefe). La nena despertó a media mañana sobre el colchón, completamente desnuda. Desorientada, levantó la cabeza y vio una habitación sin ventanas, con una mortecina luz artificial. Aparte de la colchoneta, había un jergón y una almohada sin funda al costado en el piso; en la esquina de enfrente, a los pies de la colchoneta, una ínfima mesita como de bar de mala muerte y una silla sola de tijera; a su derecha, tras un muro de un metro de largo que oficiaba de ‘divisor de ambientes’, una ducha con una sola canilla; en diagonal a la colchoneta, en la pared a un costado de la gran puerta de hierro, una ventanida de servicio para bajar comida, bebida y demás necesidades de la huésped. Durante un buen rato, la nena lloró angustiada mientras se agarraba la cara con sus dos manitos y caminaba de una punta a otra de su nuevo hogar. Después de media hora, cuando juntó suficiente coraje o tristeza, fue hasta la puerta pintada de verde opaco y descascarado como todo el resto de la pieza y golpeó, los primeros minutos con temor, luego desesperada, como una hora. Hasta que se quedó seca de llorar y gritar y, jadeante, fue a abrir la ducha para beber; abrió la boca, dando por sentado que caería agua, pero apenas cayeron tres gotas, dos de las cuales acariciaron, respectivamente, su mentón y su cuello. Desolada, abrazándose a sí misma como un chimpancé huérfano, la chiquita se fue a tirar al colchón y se quedó temblando de llanto. Entonces la luz empezó a bajar poco a poco, hasta extinguirse totalmente y dejarla en penumbras. Ni siquiera se apreciaba un brillo bajo la puerta de hierro macizo (lo sé porque yo mismo diseñé y fabriqué el espacio). Así se quedó más o menos desde el mediodía hasta que llegué yo al anochecer. Después de repasar los movimientos de la nena en su primer día de cautiverio, prendí la luz de la Habitación 1 a toda potencia y le bajé un vaso de agua por el servicio. Sintió el ruido de la charola bajando y prestó atención, más asustada si cabe. Cuando vio que era un vaso se acercó; lo olfateó y notó que era agua. Lo bebió desesperadamente, fondo blanco. Entonces le apagué la luz. Estuvo golpeando y rascando la puerta media hora sin obtener la menor respuesta hasta que, resignada, orinó y se fue a acostar. DIA 2 (Miércoles; Cautiverio; Emputecimiento) La nena despertó a las 8.30 y encontró, a través de la media luz, su segundo vaso de agua. Lo bebió casi atorándose y luego se quedó muy agitada, mirando para todas partes, buscando un hueco por donde dirigirse a sus invisibles captores. Identificó el camuflaje de algunas cámaras, lo que evidentemente la descorazonó; volvió haciendo pucheros al colchón y se envolvió en el jergón. Así se quedó, quieta, hasta que a las 11 le bajé un desayuno frugal (mate cocido con dos tostadas untadas de miel), que se devoró como un animalito salvaje; las manos le temblaban mientras probaba su primer bocado desde el lunes a la noche. Se nota que recuperó energías con el casi inexistente alimento, pues se quedó, siempre con sus brazos enlazándose a su torso en un abrazo vacío (y sosteniendo ahora el jergón para que las cámaras no pudieran registrar su tierna desnudez), caminando a un lado y a otro de la habitación, pensativa, triste, llorosa. A las 12.20 le bajé un vaso de agua. Tenía somníferos para que durmiese el resto del día. Le dejé la luz prendida a todo trapo hasta que solita se envolvió en el jergón y se desmayó sobre la almohada deshilachada y con olor a humedad (y a semen mío especialmente dedicado a ella antes de secuestrarla); como a los 15 minutos le apagué completamente la luz y la dejé así hasta el atardecer. Me fui del Aguantadero a hacer otras cosas. Se despertó hacia las 19.30, a oscuras. Hambreada y aburrida, abrió la canilla de la ducha, que ahora sí emitió agua. Bebió desesperadamente (estaba helada, perfecta para beber) y se duchó rápido (estaba helada, se bañó entre grititos). Después se acostó, de aburrida, hasta las 21. Tras dormitar unos momentos, sintió olor a comida y enseguida se encendieron las luces: miró hacia la charola y había un plato con dos grandes patas de pollo horneadas y verduras y hortalizas hervidas. Cenó con desesperación, procurando no atragantarse, pero temblando como si tuviera el Mal de San Vito; tenía que agarrar la pata de pollo con las dos manos para poder llevarla hasta su boca; su temblor y excitación por comer luego de tanto tiempo y quién sabe antes de cuánto tiempo más le dieron calor, y tuvo que dejar el jergón en el respaldo y comer desnuda. La comida estaba llena de droga para desvelarla, por si le daba sueño pese a haber dormido una siesta de un cuarto de día. Cuando terminó de cenar en la mesita del rincón, fue a llevar el plato hasta la charola y encontró una jarra llena de agua helada. Se bebió la mitad, desesperada; el agua tenía Gotexc, una fuerte droga de diseño de efecto retardado para excitar sexualmente. A las 22 le apagué la luz y se acostó. Sin embargo, se la pasó dando vueltas en la colchoneta, sin poder conciliar el sueño. Pese a que había comido hasta llenarse, le seguían temblando las manos; además, al principio sin darse cuenta, comenzó a separar y juntar espasmódicamente sus rodillitas. Cuando se dio cuenta de que estaba excitada, lenta, disimulada y tímidamente pese a la luz apagada, fue metiendo las manitos entre sus piernas. Al principio con un dedito de una mano que se tapaba con toda la otra mano, luego con dos o tres dedos, finalmente a dos manos o con una pellizcándose las tetitas, la cabeza ladeada y las piernas abiertas de par en par, completamente olvidada de todo, en la penumbra, la nena se hizo en las siguientes horas las tres pajas más largas y gloriosas de su corta vida; cada vez más excitada, acabó cada una de esas veces con un squirt más potente que el anterior, y coronó la noche envolviendo la almohada entre sus piernas y haciéndose cabalgar boca arriba por ella hasta orgasmear por cuarta vez y quedarse rendida (y dormida) a las 3.25 de la madrugada, con su melenita Carré color Coca-Cola apoyada sobre la almohada que olía a su conchita y a mi semen.

Autor: DARIOCODOMANO Categoría: Dominación

Leer relato »

Mi amiga y sus amantes Segunda parte

2023-01-31


Comienza las historias . Después de ese día el miércoles llego mi amiga al paradero donde yo estaba esperándola para irnos al trabajo juntos ella se veía muy bien, sin embargo yo aun tenía en la mente la imagen de su tío cogiendo con ella, mientras ella sucumbía a las perversiones del viejo, al saludarla le aclare que pensé que se había ido a dormir por lo que acompañe a todos y cerré la casa, ella se puso roja y me dio las gracias, cuando llegamos al trabajo nos tocaba el inventario por lo que nos toco en la bodega ahí estuvimos hablando de su novio y de que lo cortaría, eso hizo que yo la presionara para que lo cortara, otro punto a mi favor fue el cambio de días de descanso ya que nos toco el miércoles por lo que quedaba perfecto también la convencí de que no dijera nada en su casa y así ella tendría el día libre en la mañana saliera a mi casa y después regresara a la suya, diciendo en su casa que el mes completo no descansaría hasta el nuevo cambio de turno del mes siguiente, fue difícil pero la convencí, mientras yo hacia los preparativos para el siguiente miércoles donde empezaría a buscar partidos para que la volvieran una putita y yo claro disfrutar de esas escenas llenas de lujuria como la de su tío, para empezar en su casa sus vecinos nunca estaban por lo que el techo de uno de ellos tenía una bodega de lamina que apuntaba directo a la casa más aun también un árbol del cual podías trepar para subir a la otra casa todo estaba perfecto podía introducirme lo segundo era saber quien estaría dispuesto a esta asaña, pero de eso sobraban estaba nuestro jefe Pedro de 56 años que siempre la devoraba con la mirada, el encargado Ramón de 43 años que siempre estaba abrazándola, y dos guardias del turno nocturno que siempre estaban compartiendo porno y fotos de chicas de facebook, es decir la gama de pervertidos abundaba solo debía saber cuál era el indicado y no hiciera alguna jugada que me perjudicara, en fin también sabía que muchas de las ocasiones yo no estaría en la casa así que se me ocurrió poner cámaras escondidas y micrófonos para poder grabar, al día siguiente me reporte enfermo y fui a buscar todo lo que necesitaba, ingrese en una agencia de videocámaras con la escusa de que creía que un empleado me robaba, eso hizo que el vendedor me mostrara unas cámaras de buena resolución pero discretas para poder gravar el lo que sucedía, compre 10 cosa que salió bastante caro pero valdrían la pena ahora solo debía ponerlas en lugares precisos para poder ver lo que iba a pasar así que visite a mi amiga con la escusa de que le llevaba algunas cosas de mi casa que iba a cambiar pero a la vez no cambie, un reloj de decoración que dejamos en la sala, un despertador que dejamos en su habitación, una lámpara de igual manera quedo en la sala un candelabro que estaba en el comedor, una bocina buleto la cual podían mover a gusto, un cuadro digital que era donde se guardarían las grabaciones en un y aunque lo conectaran solo estaría los archivos de las fotos también tena una lente y un micrófono, decidí darles a cada una de sus hermanas un oso de peluche con cámara espía el oso era una bocina buleto así que no sospecharían también compre dos lámparas una para cada bodega la cual instale solo necesitaba que la conectaran por lo que le dije al papa de mi amiga que su tío lo podría hacer solo era cuestión de que las pusiera a la corriente eléctrica por ultimo contrate un servicio de internet inalámbrico ya en varias ocasiones había subido al techo de los vecinos y en la bodega que tenían había enchufes por lo que en la noche regrese a conectar el internet y de forma remota conectar las cámaras por la aplicación del celular, todo había quedado listo. El martes llego y le pregunte a mi amiga que si ya les habían conectado las lámparas a lo que ella inocentemente me dijo que no, su papá había hablado a su tío y él había quedado de conectarlas pero no había ido, supuse que el cabron estaba esperando el miércoles ya que mi amiga estaría sola en casa y darse otro festín con ella, así que le dije que si nuestro plan de decir que trabajaría todo el mes estaba en pie ella me dijo que si, así que saliendo de trabajar la deje y me fui a una sex shop clandestina donde venden productos inusuales me atendió un tipo de unos 40 años, le pedí yumbina, el de inmediato me mostro las mejores y las que hacían efecto rápido también me mostro unos afrodisiacos los cuales estaban a muy buen precio además de que me dio su número, para lo que se me volviera a ofrecer, terminado esto regrese a mi casa y al conectarme en el celular podía ver toda la casa de mi amiga solo las lámparas de la bodega aun no tenían acceso supongo que seguían desconectadas. Llego el esperado miércoles fui a recoger a Karla a paradero todo trascurrió con normalidad por así decirlo, bromeábamos y decíamos tonterías veíamos televisión y hablábamos de que su novio le pedía que regresaran por lo que tuve que decirle que no aceptara a lo que ella me agradeció el consejo como su mejor amigo, así que le propuse que yo le haría de desayunar ella me dijo que si, así que prepare todo en su café puse la yumbina y en la comida los afrodisiacos terminado de desayunar la lleve a su casa cerca de las 3 pm ya que era la hora de salida de la tienda llegamos y estaban sus papas preparándose para salir como todas las semanas así que mi amiga les dijo que había llegado del trabajo como siempre cosa que no resulto dudoso, salieron primero sus papas y después yo cuando iba para mi casa vi que su tío iba para la casa de mi amiga, así que deje que pasara y después fui detrás de él, me escondí cerca para ver que estaba pasando, el viejo toco para cuando vi mi amiga salió y se sorprendió de verlo no supe que le dijo pero lo dejo pasar, rápido llegue tranquilo y me puse detrás de la puerta escuche a su tío – ándale putita solo vine por ti, necesito un besito como el de la otra semana- su tío ya estaba descontrolado pero mi amiga con la yumbina no resistiría mucho, en la entrada hay un árbol muy grande así que subió en él para ver qué pasaba, ya tenía la verga parada cuando subí su tío estaba frente a ella y ella casi recargada en la puerta – tío eso fue un error no debió pasar perdóneme, no soy una puta estaba tomada- el viejo la sorprendió llevando su mano a sus pechos cosa que mi amiga sorprendida no hizo nada solo se dejo hacer – tío no, soy su sobrina- el viejo más animado por la pasividad de mi amiga la beso mientras con su otra mano le tocaba el culo por arriba del pantalón entallado que ella traía y su mano se movía ya por debajo de su blusa, mi amiga perdida comenzó a besarlo también, la escena estaba super prendida, después de ese beso su tío comenzó a insultarla – que rica puta eres sobrina, me encanta tu culo, tus tetas, eres la puta más rica que me he cogido- mi amiga ya estaba sucumbiendo a las caricias del viejo por lo que el pervertido desabrocho el pantalón de mi amiga y lo bajo a la altura de las rodillas –pinche putita estas bien buena, te voy a dar verga tanto que vas a quedar panzona- mi amiga se dejaba hacer todo, cuando vi ya había bajado su bóxer y la acomodo recargada en la puerta, mientras el viejo se sacaba la verga del pantalón, realmente tenía un gran instrumento alrededor de unos 18 cm muy grueso y apunto a la húmeda vaginita de mi amiga que cerró los ojos para recibirlo pero el viejo lo dejo en la entrada de su vagina mi amiga boleto a verle preguntándose porque no la penetraba el viejo al ver la carita de mi amiga le dijo – no lo voy a hacer hasta que me lo pidas y que aceptes ser mi puta personal- mi amiga perdida por lo fuerte de la situación y lo caliente que estaba le dijo – tío soy una puta, soy tu puta necesito que me lo metas por favor ándale tu puta lo necesita- el viejo al oír esto se la enterró de un solo golpe sacando a la puta que llevaba mi amiga – si, ah, esta todo dentro, me llena, si deme, mas fuerte, tío, ah, soy una puta- su tío estaba descontrolado la agarro de los pechos y comenzó a cogerla con furia mientras mi amiguita solo gemía como la mejor de las putas, el viejo no dejaba de insultarla ­ – Karlita que rica vagina tienes, me aprieta mucho, desde hoy te voy a coger hasta dejarte preñada y que tus padres se enteren de lo puta que eres, toma mi leche zorra- dicho esto su tío comenzó a vaciarse en mi amiga a lo que ella respondió con un fuerte orgasmo – ah, tío, ah, sí, mas, mas, ya no puedo, ah siento su semen dentro, no, ah, ah, voy a quedar embarazada, no, ah, ah, ah, sí, mas, mas, tío es muy malo, ah mire que hacerle esto a su sobrina, ah, ah- mi amiga quedo desfallecida con la mirada perdida el viejo saco su celular y comenzó a sacarle fotos mientras mi amiga se reponía el viejo le dijo – bueno venia a conectar las lámparas pero vengo la semana que viene espero que esta vez me recibas como la puta que eres, quiero que uses minifaldas y blusas que enseñen tus ricos melones entendido puta- mi amiga reacciono rápido volteándose comenzó a besarlo con lujuria ­–tío no se valla aun, por favor, necesito mas ándele, no sea malo quiero un poquito más, si, tengo muchas ganas- el viejo comenzó a besarla más y le dijo – está bien solo porque eres una puta fabulosa, pero me quedo con una condición, que me dejes perforar ese culo que te cargas si no nos vemos la otra semana tú dices sobrinita puta- ella se quedo pensando, pero era tanta su calentura que me sorprendió a todos – está bien tío pero tráteme bien mire que mi novio era muy rudo y luego no me podía sentar por dos días- no podía creerlo mi amiga ya no era virgen del culo, ese tipo que tenia de novio si era un pervertido con ella pero ahora estaba en las manos de su tío, ella se subió el pantalón y tomo de la mano a su tío llevándolo dentro de la casa por lo que me baje del árbol y me salte a la otra casa al techo y conecte mi celular para ver por las cámaras. Entraron a la sala y el viejo comenzó a basarla cosa que mi amiga correspondió, yo estaba ya guardando el video para la posteridad mi amiga estaba actuando como una putita sucumbiendo a su tío, el viejo al desnudo para recargarla en el sillón y comenzó a comerle el culo, cosa que mi amiga respondía con palabras fuertes para ella – tío, ah, siga, siento cosquillas, ah, mi colita, mi colita le gusta eso, tío, me da comezón, ah, ah, siga ah, tío, mas, no pare- el viejo seguía en lo suyo hasta que mi amiga lo detuvo y se sentó en el sillón mientras su tío se desnudaba dejando ver un cuerpo de viejo con sobre peso, mi amiga no le gusto al principio pero por la calentura tomo la verga de su tío y comenzó a darle una mamada espectacular su tío la tomo de los cabellos y comenzó a follarle la boca mientras mi amiga recibía la verga se tocaba la vagina y un pecho, hasta que su tío la paro y se sentó de lado de ella –bueno sobrinita ya es hora, súbete en la sillita del tío Ernesto, para que no digas que soy malo clávatela tu misma- mi amiga se levanto dándole la espalda al tío y quedando frente de la cámara su cara era un poema estaba despeinada con la carita ruborizada llena de babas por la comida de verga que le dio a su tío así que se fue sentando hasta que tubo la verga de su tío en la entrada de su culo por lo que lo volteo a ver mientras el cabron también estaba grabando la cogida a su sobrina – tío, me da comezón mi colita, necesito que me hagas la colita- dicho esto se sentó en la verga pero supongo que estaba muy grande porque intento dar dos sentones pero no entraba mi amiga estaba desesperada, se veía en su carita así que abrió ella misma sus nalgas y se dejo caer por lo visto entro pues los dos gimieron de placer –Karlita ya tienes la puntita, que rico culo, me aprieta rico, comete toda mi verga ándale, se nota que tu culo tiene hambre- mi amiga sacada de si comenzó a dar sentones en la verga de su tío parecía que estaba ansiosa de comerse esa verga con su hambriento culo – tío, está muy grande su pene, mi colita le gusta, ah, tío, ah, esto es muy rico, nunca me había sentido también, me encanta, ah, ah, ahora soy una puta, ah, tío- dicho esto termino por sentarse completamente en esa verga, su tío la grababa mientras ella doblando su cuello comenzó a comerle la boca al viejo – tío si no te molesta voy a comerme tu pene con mi colita- sacada de sí, mi amiga comenzó a saltar en la verga de su tío mientras el viejo acariciaba los hermosos pechos de mi amiga, fue tal la fuerza con la que se enterraba esa verga que el viejo comenzó a disfrutar del cuerpo de mi amiga – Karlita, eres una puta bien rica, no puedo creer que estoy cogiendo ese culo tan rico tuyo, siempre soñé con hacerte mi puta, eres una autentica guarra, si te vieran tus papas, que su hija es una puta de primera, desde ahora serás mi deposito de semen, te voy a volver una putita, hasta se me antoja compartirte con unos de mis amigos- mi amiga que estaba a punto del orgasmo anal que le producía todas esas perversiones comenzó a aceptar todo a su tío –si tío lo que tu digas, ah, ah, que rico, mi colita se siente muy rico, tío, no pares que ya me voy a venir, rómpeme la colita, ah, ah, ah- dicho esto su tío la detuvo para acomodarla en posición de perrito apuntando su verga al culo de mi amiga escupió ese agujero ya dilatado y se la enterró suavemente para darle unas embestidas bestiales mi amiga solo gemía del gusto de que le perforaran el culo – sobrina tu culo está hecho para comer vergas me vengo- dicho esto acelero las embestidas para terminar en el culo de mi amiga los dos quedaron cansados en el sillón mi amiga lo veía mientras el tío sacaba su celular para tomar una foto con ella – tío no saque mas fotos por favor- el viejo un poco molesto le dijo – sabia que aun no quieres aceptar tu condición de puta, pues estas fotos y videos los guardare para cuando no quieras ser mi puta te los muestre- mi amiga un poco espantada sabía que había caído en las garras de ese viejo pervertido pero como estaba no creo que le importara ya que se estaba transformando en una puta deseosa de verga – tío está bien pero por favor todo debe ser en secreto, no quiero que se entere ni mis papas ni mis hermanas por favor- el viejo la beso mientras masajeaba sus suculentos melones – que puta tan mas obediente resultaste así me gusta quiero que a partir de ahora uses ropa provocativa como buena puta que eres, minifaldas, shorts pantalones entallados, blusas escotadas, tops que muestren esas ubres que te cargas zorrita, no solo cuando me veas si no todo el tiempo, que te tomes fotos antes de salir para que apruebe como vas vestida entendido zorrita- Mi amiga le dijo –tío y no te van a dar celos de que otros me deseen, o me digan cosas- el viejo comenzó a reírse – haber ve entendiendo tu condición de puta sobrinita, yo quiero que seas una puta así que mientras yo siga cogiéndote no importa quién mas lo haga siempre y cuando estés lista para cuando yo quiera entendido- mi amiga se quedo confundida pero acepto lo que el viejo le decía, después de un rato se vistieron y el viejo salió en el patio iba abrazándola de los pechos mientras mi amiga se dejaba hacer lo que él quería – bueno sobrina nos vemos el otro miércoles recuerda mañana me enviaras una foto de cómo te ves para decirte si apruebo eso p tienes que ir mas puta, a y despídete de mi verga ándale- dicho esto saco su verga del pantalón y mi amiga se incoo para darle un beso de despedida, el afortunado tío salió de la casa, mientras salía de la bodega en mi mente estaba la imagen de esos dos además de que su tío le dio rienda suelta para cogerse a varios y por mi mente pasaban varias escenas con la puta de mi amiga, al llegar a mi casa me conecte a las cámaras solo para ver a mi amiga acomodando su ropa del día siguiente se tomaba fotos y las enviaba a su tío.

Autor: FABIAN7848 Categoría: Dominación

Leer relato »

Proyecto doncel parte 2

2023-01-31


Un poco de la parte 1 desde otra perspectiva. Mi nombre es ravi (Soy pésimo para los nombres jajaja) soy un niño de 4 años cumplidos este año mi familia tiene una mama un papa y varios hermanos mayores y otro que viene en camino creciendo en la panza de mi mama en mi familia nos pasamos todo el día cavando en las montañas sacando unas rocas brillantes es cansado pero todas las personas de mi barrio lo hacen y si no lo hacemos no podemos comer y cuando eso pasa me duele la panza y unos señores malos vienen a romper las cosas que están en nuestra casa. Un día un señor vestido de traje negro llego a nuestra choza no estoy seguro que esta pasando pero veo que le dan a mis papas un montón de papeles no estoy muy seguro de como funcionan pero si se que cuando tenemos muchos de esos podemos comer cosas ricas muy feliz me acerco a mis padres para darles un abrazo pero no se porque mis padres y hermanos se veían tristes si con esos papeles podríamos estar bien por un tiempo pero antes de que pueda reaccionar el señor vestido de negro me cargo y me tapo la nariz con algo me dormí. Cuando me desperté me encontré en un lugar oscuro y no podía mover ni mis manos ni mis pies estaba tan asustado que me puse a llorar llamando a mis papis pero al momento que lo hice mas llantos empezaron a llegar de todos lados lo que me dijo que no era el único aquí así estuvimos llorando por un rato hasta que dé repente sentí un sacudón y una luz entro y me dolieron los ojos al verlos después que me acostumbre vi lo que me rodeaba eran un montón de niños de mi edad y al señor vestido de negro que había visitado mi casa y otros adultos que no conocía. Nos bajaron uno a uno del camión en el que estábamos y nos dejaron en una habitación blanca donde un señor vestido con una bata blanca nos estaba esperando después que todos los niños del camión estuvimos en la habitación este le dio una maleta al señor de negro llena de los papeles y nos dejaron solos con el señor de blanco el cual empezó a romper una a una las ropas de todos los niños que estábamos ahí empezamos a llorar de nuevo pero al señor no parecía importarle y después que nos dejaron ahí desnudos pero aun con nuestras manos y pies atados el señor cogió a uno de los niños al azar y se lo llevo a la habitación de alado y hay nos quedamos por no se cuanto tiempo hasta que el señor volvió solo. El numero de los niños fue disminuyendo cuando ya quedaban pocos se volvió abrir la puerta y el señor de la bata de blanco esta vez me escogió a mi me rompió las cuerdas de mis piernas y me llevo a la habitación de la que no había vuelto ningún niño y al entrar veo un cuarto vacío excepto por una cosa metálica que sale de la pared un gancho y otra puerta que me imagino es por donde sacaron al resto de los niños pero antes de ver mas de la habitación el señor me jalo de la cuerda que aun tengo en mis muñecas y la aseguro en el gancho de la pared y antes de saber que estaba pasando agua tibia empezó a salir de la cosa metálica de la pared después del susto inicial me puse a disfrutar del agua ya que normalmente cuando me baño con mis hermanos es con agua fría pero para mi mala suerte el sentimiento no duro mucho ya que el señor cerro la llave y se puso a fregar todo mi cuerpo con jabón sobre todo mi culito y mi pipi por un momento trate de protestar ya que mi familia me enseño que esas partes eran privadas pero la mirada del señor me dio miedo y mejor me quedo callado pero antes de darme cuenta siento como el señor se pone a jugar con el pellejito de mi pipi lo cual me dolió y antes de que pueda protestar empecé a sentir un ardor en mi culito y vi la mano del señor metiendo una como manguera en mi culito mientras con una sonrisa en su cara le oigo decir si este también es virgen y parece que será un buen espécimen. No tengo idea que significan esas palabras pero empecé a sentir como algo salía de la manguera que metió en mi culito y sentía mi panza hinchada pero cuando me empezó a doler el señor saco la manguera de mi culito y me dijo que votara lo que me metió lo hice para poder sentir un alivio el señor repitió lo mismo 2 veces mas y después de eso me quito el jabón con agua y me llevo a la otra sala en la cual me tomo medidas me desato las manos y me dio unas ropas blancas bonitas y nuevas era la primera vez que podía usar ropa nueva así que me emocione bastante el señor me vistió no sin antes meter un pequeño objeto a mi culito y me dijo que si no me lo sacaba me iba a dar algo rico de comer después. El señor me guio a la sala siguiente donde estaba otra persona y me dijo que iba a preparar al siguiente me imagino que iba hacer lo mismo con los niños que aun quedaban en la sala del inicio pero antes poder pensar bien el nuevo señor me amarro a la silla y me inmovilizo momento en el cual me inyecto algo en el cuello y me hizo algo en brazo que me dolió bastante tanto que me puse a llorar de nuevo después que me soltó pude ver que me había puesto un numero en mi brazo no estoy seguro cual solo se lo que es porque a veces acompañaba a mi mama al mercado. El señor llamo alguien nuevo para que me lleve con los demás y hay vi a todos los niños que se habían llevado al principio todos con la misma ropa blanca algunos seguían llorando me imagino que les hicieron lo mismo en le brazo y talvez tengan lo mismo en sus culitos que en el mío después que el ultimo niño lo cual confirme al acercarme a uno para preguntar pero justo ese momento el señor entro y nos llevo a un comedor donde pude comer la comida mas deliciosa que había comido en mi vida después que acabamos nos separaron en grupos de 4 y nos llevaron a habitaciones con 2 literas y un televisor mi impulso fue tratar de prenderlo ya que solo los habia visto en el pueblo pero nos dijeron que nos fueramos a dormir que mañana nos explicarian que nos pasara antes de dormir nos pusimos a dormir y nos fijamos que todos veniamos de familias pobres y numerosas incluso uno dijo con toda seguridad que su familia lo habia vendido yo trate de negarlo pero no creo poder ya que todos estamos aqui. A la mañana siguiente el señor de antes nos dijo que nos olvidemos de nuestros nombres y que desde ahora solo nos identificariamos por los numeros en nuestros brazos ademas nos dio permiso de sacarnos los objetos de nuestros culitos para que pudieramos ir al baño y seguir la rutina que nos iban dando al principio algunos se negaron a seguir y otras ya se habian sacado los cilindros sin permiso y hay vimos que igual que si nos portabamos bien nos daban comida y cosas bonitas si nos portabamos mal no solo no nos daban de comer sino que nos encerraban en un lugar oscuro otra vez por x tiempo dependiendo de lo que hicimos el primer mes fue tranquilo solo jugabamos nos trataban el tatuaje donde decia mi nuevo nombre ahora era 00x y de hay nos dejaban hacer lo que quisieramos mientras no nos quitemos ni el plastico que nos pusieron en el brazo ni el cilindro del culito. Lo primero que hice fue prender la tele pero solo vi al señor de bata blanca diciendo palabras complicadas asi que le cambie y lo que vi fue a un niño un poco mas grande que yo totalmente desnudo con el pilin de un adulto en la boca fue la primera vez que supe que el pilin servia para algo mas que orinar volvi a cambiar de canal pero en este estaba otro niño pero este estaba se estaba metiendo el pilin de el adulto por el culito mientras hacia unos ruidos raros y asi se podian ver en todos los canales el mismo tipo de contenido al principio me aburria pero luego me puse a ver cuando estabamos cansados de tanto jugar. Despues de un mes de estar en este lugar el doctor anuncio que ibamos a empezar nuestro entrenamiento para poder realizar las mismas cosas que los niños grandes que veiamos en los videos de la tele y con el proposito principal del proyecto lo cual no estaba seguro de cual era porque el video de la tele decia muchas palabras complicadas por lo cual cada x dias nos inyectaban algo en el brazo y nos emparejaron con 1 adulto a mi me toco un señor un poco mas alto que mi papa con un pilin que para mi me resultaba muy grande. Con el cada dia despues de desayunar teniamos que ir a una habitacion designada y con nuestro adulto debiamos desvestirnos y quedar totalmente desnudos al principio fue vergonzoso pero poco a poco le fui cogiendo confianza al profesor de hay las clases variaban de chupar el pilin del profesor hasta que este botaba un liquido blanco al principio me mostre un poco reacio pero en parte por los videos que veia a diario sentia un poco de curiosidad de a que sabria el pilin adulto resulto que sabia muy bien el regusto salado que tiene me gusta y segun mi profe poco a poco iba mejorando siempre me votaba el liquido blanco en la cara y no podia limpiarme sin permiso eso fue incomodo pero al ver que mandaron a alguien al hueco por eso todos decidimos ignorarlo despues que el profesor nos hacia practicar con la boca el se ponia a jugar con nuestro culito y el cilindro que luego me dijeron que se llama dildo esa era la parte que mas disfrutaba de las clases ya que nose porque pero desde que las inyecciones empezaron el culito me pica mas amenudo y no puedo quitarme la comezon hasta que el profe se pone a jugar con el la parte que mas me gusta es cuando siento como todo mi cuerpo se tensa y siento muchas ganas de hacer pipi pero no sale nada a veces tambien nos besamos en los labios y nos metiamos la lengua mientras me dedeaba el culito esto tambien lo disfrutaba mucho le pregunte si me iba a meter su pilin como vi en el video pero me dijo que despues de que creciera un poco mas. Despues de las clases podemos hacer lo que queramos me gusta jugar con mis amigos muchas cosas y asi fue hasta que un dia vi a dos de mis compañeros de cuarto chupando sus pilines entre ellos y me asuste pensando que nos iban a regañar pero al parecer no importa ya que le habian pedido permiso a sus respectivos profes y tambien les dijeron que si despues de las clases aun sentian la comezón podian jugar con sus dildos al enterarme de eso les pregunte si podia unirme y me dijeron que si nos hicimos un circulito y cada uno se puso a chupar el pilin de otro esto me gusto mas ya que podia meterme todo el pilin en la boca a diferencia del grande el maestro para poder jugar con nuestros culitos debiamos pedir permiso primero asi que pasaba con menos frecuencia pero igual al cabo de un tiempo practicamente nos poniamos las ropa solo para dormir ya que pasabamos besandonos chupando ya sea nuestros pilines o culitos y si nos daban permiso jugabamos con los dildos que todos teniamos. Poco a poco olvido a mi familia pero no creo que importe ya que me estoy divirtiendo mucho en este lugar me pregunto cuanto tiempo pasara antes de que el maestro decida que ya sere lo suficientemente grande para que me meta el pilin en el culito los niños de los videos pones caras de que me gustara mas que el dildo. hay dejo otra parte me avisan si quieren mas

Autor: Anónimo Categoría: Dominación

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: Relatos Dominacion, Relatos Dominación, Relatos Dominacion Femenina, Relatos Dominacion Gay, Relatos Dominacion Hombres, Todo Relatos Dominacion, Real, Gratis