Relatos Eróticos de Confesiones


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!


Revisión policiaca

2021-10-27


Cuando inicié a trabajar en el hospital como enfermera ya me habia casado con un inutil que siempre buscaba trabajo y no encontraba, varias veces le llame la atencion por este hecho y el solamente me decia que estaba buscando, esto llego a afectar nuestra relacion sexual pues me enojaba su actitud y aunque siempre queria tener sexo a veces se lo negaba por flojo, y que siempre se juntaba con sus amigos algunos eran militares y policias, no pense en ese momento lo que esto hiba a propiciar. Salimos de viaje teniamos una hija pequeña de 3 años y un hijo de 1 año e hibamos a viajar al norte de veracruz, en nuestro pequeño pero util bocho, salimos ya un poco noche porque mi esposo no terminaba de arreglar las cosas en el auto y se habia retrazado porque llevo a parchar una llanta, asi que eran mas de las diez de la noche cuando nos pusimos en carretera, acomode a los niños en el asiento de atras y como estaban dormidos les acondicione para que fueran comodos con almohadas y cobertores. Tomamos la carretera a tuxpan, como mi esposo no queria gastar en casetas tomo la libre a huauchinango, antes de llegar a necaxa como a la una de la mañana, habia un reten de unos policias y soldados que portaban sus uniformes por lo que no pense fueran impostores, se cubrian con pasamontañas los rostros, pense que era por el frio de la epoca, nos pidieron que nos estacionaramos a un lado del camino, mientras que a otro vehiculo le dieron el paso libre, se acerco un policia, mi esposo bajo el vidrio y el tipo le dijo que era una revision de rutina para detectar vehiculos robados y que le mostrara la tarjeta de circulacion del vehiculo, mi esposo comenzo a tontear que no la encontraba, el sujeto le dijo que hiciera favor de bajar del vehiculo y junto con el se retiro. Despues de un momento se acerco no se si el mismo sujeto u otro, pero me dijo que estabamos en problemas pues no podiamos comprobar la propiedad del carro y que detendrian a mi esposo y detendrian el carro, mientras comprobaban si era robado y eso tardaria mas de un dia, vi a mis hijos dormidos y le dije que que se podria hacer para solucionarlo pues mis hijos estaban dormidos atras, el tipo vio hacia atras y dijo pues deja preguntarle al comandante. Despues de un momento regreso y dijo si traes dinero podemos solucionarlo, le dije que como cuanto y me dijo quince mil pesos, no pues no tengo esa cantidad, que ni el carro valia eso, a pues entonces no se que ofreces, porque a tu marido le van a dar una calentada porque se puso gallito, le dije que me dejara hablar con mi esposo para ver donde dejo los documentos e ir por ellos. Dos tipos acompañaban a mi esposo y se acercaron con el al coche, me dijo que hiciera lo que me dijeran porque ya lo habian golpeado y no se acordaba donde estaban los papeles, le dije que vamos a hacer, y el repitio has lo que te pidan porque sino puede ser que nos golpean y maltraten a los niños, me dejo asustada y como si fuera poco un tipo se acerco y aparentemente le pego en el estomago muy fuerte, yo le dije dejelo, pero dijeron nos lo vamos a llevar, por la hora no pasaban mas vehiculos y me asuste mucho. Se llevaron a mi esposo y se acerco un tipo y me dijo salga del auto, pero, que pasa, que ha de pasar pincher puta o haces lo que te decimos o le partimos la madre a tu viejo, entonces baje del auto y me dijo el tipo, pinche puta estas muy cubierta, quitate la chamarra y sigueme. Me quite la chamarra y la deje en el auto, hacia frio, quizas no demasiado porque traia un pants por comodidad, segui al tipo hasta una casita cerca del reten, me dijo espera y dame las llaves voya acercar tu carro y ciertamente trajo el carro hasta enfrente de la casita. Entre y vi que solo habia una sala, una mesa de comedor y una cocineta y al fondo dos puertas, pense quizas una para baño y una recamara, entonces entraron otros tres tipos, crei reconocer a los dos que se llevaron a mi esposo y otro que no lo habia visto, entonces el que me habia llevado dijo, haber pinche puta enseñame las nalgas, me quede paralizada pero entonces me dijo o jalas o vas a ver lo que le pasa a tu familia, me senti mal al principio pero despues mi imaginacion volo y me calente de pensar que les hiba a enseñar el culo a esos hombres y dije esta bien voypero no le digan a mi esposo, los hombres se rieron y dijeron ya perra empieza a enseñar las nalgas y las tetas, uno dijo si pero vailando y puso una grabadora con musica, ora piruja hasnos un teibol, comence a bailar y a quitarme la ropa, los tenis, la sudadera y el pantalon, la blusa, y el brasiere, los tipos dijeron mira te dije que era bien puta trae una tanga de hilo dental, pues si dejeron pero que siga. Un tipo dijo ahora ven para aca y jalandome de la tanga me llevo hasta donde estaba y bajandose el pantalon dijo demuestrame lo que sabes hacer con esa puta boca, saco su mienbro de muy buen tamaño diria yo me tomo de la cabeza y me agacho y vi ese miembro enfrente y dije o me comporto como dama o como puta y gano la puta que hay en mi y empece a mamar sabrosamente entonces senti que alguien cortaba el hilo de mi tanga y efectivamente con una navaja cortaron mi tanga lo que les permitio ver mi vagina y mi ano a los otros, y antes de decir no ya tenia una verga metiendose por mi vagina y el hombre dijo te dije que era una puta, que digo puta putisima esta toda humeda y caliente, el que no habia visto antes se acerco y me unto algo en la cola y me metio dos dedos que despues se conviertieron en tres haciendo mas y mas amplio mi ano, el tipo que me penetro la vagina se vino y le dijo al otro relevame mientras me la mama esta puta para que me la pare de nuevo. Al que se la estaba mamando se paso atras y le dijo al que me tenia los dedos metidos en el ano, haste a un lado porque se la voy a meter en el culo, el tipo saco la mano y el otro me metio la verga en el culo, senti que vi estrellas por el tamaño y la sensacion, el otro tipo se puso enfrente y me dijo sigue mamando puta y tuve que mamar la verga flacida y llena de semen del tipo, al principio la senti flacida en la boca pero cuando la succione comenzo a crecer en mi boca y senti el sabor del semen residual en la boca, el tipo que no habia participado dijo pongamosla en la mesa para cogerla al mismo tiempo los tres,. Me llevaron a la mesa y me pusieron con las piernas al aire y dijo asi no volteala y yo me acostare en la mesa, el tipo se acosto y yo sobre la mesa me arrodille y me enterre su verga en la vagina, quedando mi culo expuesto a la verga de otro que no tardo en volver a meter su gran macana en mi vagina y el otro me acerco su pene para mamarlo, quedando solo uno a un lado, el tipo que me habia metido los dedos en el culo, este se acerco yllevo mi mano a su verga, que por esa memoria kinetica o no se se me hizo conocida pero como estaba convertida en una perra en ese momento no lo percibi. El tipo de la gran verga se vino en mi culo, otro en mi vagina el otro en mi boca, solo me faltaba al que estaba masturbando y cuando este se vino se solto de mi mano y me los hecho en la cara, luego todos rolaron lugares, y asi por lo menos otra hora, cuando ya dijeron bueno nos vamos, creo que esta pagado con creces. Los tipos, me dijeron limpiate rapido pues en cinco minutos te mandamos a tu esposo y se fueron, me limpie, pase al baño y en el espejo vi como mi culo estaba dilatado, sali afuera y vi que venia mi esposo, me dijo que lo habian soltado y que le dijeron que nos fueramos sin problemas, que le habian dicho que sin problemas volveriamos a cruzar su reten y se habian hido, entonces vi el calzado de mi marido era igual al del tipo que metio sus dedos en mi culo, meses despues supe por sus mismos amigosque el imbecil les debia dinero a sus amigos y que se habia puesto de acuerdo con ellos para culearme y asi cobrarse la deuda.

Autor: Anónimo Categoría: Confesiones

Leer relato »

A los 10 años mi papá me hizo su mujer… COMPLETO

2021-10-21


A los 10 años mi papá me hizo su mujer… Mi infancia fue de muchas necesidades económicas. Vivíamos en una casa de láminas que sola era un cuarto grande. Éramos: mis padres, mis cinco hermanas y un hermano. Todos dormíamos en la misma cama, mis padres esperaban a qué nos durmiéramos para tener relaciones sexuales. Aunque mi mamá trataba de no hacer ruido, era inevitable oír sus gemidos y además el movimiento del colchón los delataba, las embestidas de mi papá eran muy fuertes y el sonido de su verga penetrando a mi mamá se escuchaba por toda la casa. Yo recién había cumplido 10 años y escuchar eso todas las noches me empezó a excitar, cómo las luces estaban apagadas no podía ver mucho, pero lograba ver la silueta de mi padre montando a mi mamá. Yo acariciaba mi concha húmeda, tocaba mi clítoris y sentía como descarga eléctrica por todo mi cuerpo. A esa edad ya tenía curiosidad por ver la verga de mi papá, tenía deseos que me hiciera lo que le hacía a mi mamá. Una ocasión puede ver a mi papá bañándose por la rendija de la puerta del baño, su verga estaba flácida, pero se veía larga, rodeada de abundantes pelos y sus bolas colgaban un poco más abajo que su verga. Tenía la cabeza cubierta por el prepucio pero se podía notar que era un poco más grande. En un momento se tomó la verga y corrió el pellejito y dejó ver un hongo grande al que jabonó y lavó. Yo estaba agachada y podía verlo desde abajo hacia arriba y como él estaba con la piernas separadas, al enjuagarse le vi los huevos peludos y hasta los pelos del potito. Me acariciaba la chuchita, me abría los labios y sentía como mis dedos resbalaban por la humedad que tenía. Mi padre era alto, delgado, con el cuerpo marcado por el trabajo del campo. Como “hijo e’gringo” era blanco, de pelos claros y muy peludo en su cuerpo. Una noche escuché que ellos discutían en voz baja, mi papa quería coger pero mi mamá tenía su periodo. -Dale. Si te voy a acabar enseguida… -No, me duele adentro… -Te la pongo por el culo… -Menos. Sabes que me haces doler mucho por atrás… -Tócame como estoy. No seas mala. Te meto la cabecita y acabo… -Sí. Claro. Siempre me decís lo mismo y después me metes todo… -Hasta los huevitos ¿No te gusta?... Después de un rato de hablar, ella se bajó de la cama y se acostó en el suelo. Yo poco a poco me fui acercando a mí papá. Haciéndome la dormida. Pude sentir que estaba desnudo. Yo solo tenía puesta una batita y me había quitado las braguitas. Se volvió hacia mi lado. Gire para quedar de frente a él. Subí una pierna sobre su cuerpo y me pegue lo más que pude al suyo. Al subir la pierna mi bata se alzó y mi conchita desnuda quedó pegada a su panza peluda. Estaba segura que estaba sintiendo mi desnudez porque su verga dura se metió entre mis piernas y su cabezota corrió por entre los labios de mí puchita transmitiéndome como una descarga eléctrica. Él bajó mi pierna lentamente, al sentir esto yo me acomode boca arriba abriendo mis piernas, la bata la tenía alzada hasta el ombligo. Quizás por curiosidad él puso su mano sobre mi barriga y empezó a bajar lentamente hasta ponerla sobre mi pubis lampiño. Yo abrí más las piernas y el deslizó un dedo por mi rajita, la cual estaba bastante húmeda. Empezó a subir y bajar el dedo, y entre ratos usaba dos dedos para abrir mis pequeños labios que ya se habían inflamado por la excitación y acariciaba mi clítoris, empecé a mover mi cadera de arriba a abajo, abrí los ojos y pude ver qué él tenía agarrada su verga, era solo la silueta, pero podía ver qué bajaba y subía su mano por todo su verga que apuntaba hacia el techo y que la cabeza era realmente grande. Él empezó a masturbarme, movía sus dedos sobre mi pequeño clítoris muy rápido y con la otra mano acariciaba mis pequeños pechos. Con suavidad me giró para que quede dándole la espalda. Después deslizó por entre mis piernas, desde el potito hasta mi clítoris la húmeda, gruesa y larga humanidad peluda y caliente. En un momento presionó con su verga en el centro de mi cuca y la cabezota entró. Sentí ardor, fuego, dolor y como que me partía en dos. Con su manaza levantó mi pierna para hacer lugar y seguir metiendo en mi cuerpo esa parte del suyo. Se meneó un poquito y fue entonces cuando mi mamá se incorporó del suelo y se sentó en el borde de la cama. Mi papá se giró y yo sentí que me arrancó la vida. Volvieron a secretearse hasta que mi mamá dejó escapar un sordo y contenido -AAAAYYYYY… Al ratito mi papá entró a menearse. Ella le había dado el chiquito. Sobre mi culito desnudo sentía al peludo de mi papá que aumentaba su ritmo en el ir y venir de su tremendo caño por el de mi mamá. De pronto se tensó todo y dio unos golpes compulsivos con su pelvis provocando la queja de mi mamá. Para entonces yo ya me había corrido varias veces y después de un rato, el se levantó de la cama y se metió al baño. Al día siguiente le dice a mi hermano que fuera a casa de un tío que vivía bastante lejos y a mí me dijo que lo acompañara al campo. Yo estaba más que dispuesta a ir con él. Salimos como a las 5 de la mañana y caminamos como por una hora por una huella que estaba solitaria. Llegamos a un terreno que tenía sembrado maíz y también tenía una laguna. Estuvo trabajando un tiempo y yo sentada bajo un árbol. Eran casi las 12 del día y me dice: -Voy a refrescarme a la laguna… Se empezó a desvestir hasta quedar en calzoncillos. Se metió a nadar y después de un rato salió. Traía el calzoncillo blanco pegado al cuerpo mojado, lo que no dejaba nada librado a la imaginación. Su verga morena se marcaba completamente. La cabeza se marcaba bastante bien y sus huevos hacían un bulto que se me antojaba tocar. Además se notaba casi erecta, acomodada hacia la derecha. Sobresalía también su abundante mata de pelos púbicos por el elástico del calzoncillo que por el peso del bulto había bajado un poco. Yo estaba empezando a mojar mi braguita. Camino hacia mí y se sentó en un tronco de árbol en frente con las piernas abiertas, yo no podía apartar la mirada de su bulto que se notaba estaba creciendo más. Extendió su mano invitándome a acercarme; me acerco a él. Me tomó por la cintura y me besó en la boca, yo no sabía cómo hacerlo pero le respondí el beso. Me pidió que me siente sobre sus piernas, de frente. Yo estaba muy caliente y mi coñito lubricaba mucho. Me quite las bragas y me senté en sus piernas, montada de frente a él. No dejaba de besarme. Se quitó el calzoncillo y su verga salto hacia su ombligo, yo me acomode de modo que mi raja quedara sobre su verga, me movía de adelante hacia atrás haciendo que su verga resbalara por lo largo de mi rajita. Me quito la blusa y comenzó a lamer mis tetinas. Me besaba el cuello y la boca. Me pidió que me hincara entre sus piernas, tomo su verga con sus manos y empezó a darme golpecitos en la cara. Me hacía reír. Yo tomé su verga con mis manos, abrí mi boca y atrapé su cabezota con mis labios. Le daba chupetes cómo si estuviera comiendo un chupetín, su verga lubricaba mucho. Era una verga que casi le llegaba al ombligo, con una leve curva hacia la derecha, cómo de 21 cms., con un grueso importante y coronada con esa enorme cabeza que parecía un hongo enorme. Lo llamativo era el tamaño de sus huevos. Estuve mamándole la verga y lamiendo los huevos bastante rato, me agarraba la cabeza y metía lo más que podía de su verga en mi garganta, haciendo que casi vomitara. Después cambiamos de posición. El se hinco, abrió mis piernas, acerco su cara a mi coñito y atrapó mis labios vaginales con sus labios yo lubricaba a mares, y él se comía toda esa humedad, me chupo la pucha como por 15 minutos, mis labios estaban ya bastante hinchados y mi pequeño clítoris sobresalía de entre ellos. Se puso de pié, me tomo de la mano y me llevo hacia un árbol que tenía una rama que quedaba a la altura de su cadera. Allí me acomodó, separó mis piernas, acerco su verga a mi entrada y la pasaba de arriba a abajo. Con su cabezota separaba mis labios vaginales y empujaba suavemente. Coloco sus manos en mis nalgas, me comenzó a lamer los pezones y de una fuerte estocada metió media verga en mi coño, sentí picor, ardor dolor pero también muy rico porque ya estaba muy caliente, atrapó mi lengua con sus labios, me dio otra estocada más y me desvirgó. Allí si sentí que me desgarro la conchita, con sus manos en mis nalgas me empujaba hacia él. No se movía, me tenía completamente ensartada en su verga, el dolor estaba pasando y empecé a sentir una sensación deliciosa, el empezó a moverse despacio, su cabezota está aprisionada en mis paredes vaginales, yo me separé de él para ver cómo mi coño estaba estirado al máximo recibiendo la verga de mi papá. Yo sola comencé a moverme en círculos en su verga. Sus gemidos me excitaban aun más. No decía nada, solo me besaba en la boca con mucho deseo y entre ratos me chupaba las chichitas. Así en esa posición que me tenía empezó a embestirme más duró. Yo ya me había corrido muchas veces. De repente dio una estocada fuerte que sentí que me estiró toda por dentro. Su verga empezó a lanzar chorros de leche y me lleno el coñito, la leche empezó a escurrir por mis piernas y él seguía bombeándome. Cuando terminó de correrse, así ensartada en su verga, rodeando su cintura con mis piernas, me llevo hasta la laguna y nos bañamos juntos. Me lavó bien la conchita y él se lavo la verga. No me dijo nada. Se vistió y me dijo que me pusiera la ropa. Eran casi las tres de la tarde cuando salimos del campo. No dijo una sola palabra en todo el camino. Yo estaba feliz, mi papá me había desflorado. A mis 10 años mi padre me hizo mujer, su mujer. A partir de ese día empezó a llevarme al campo más seguido y en la cama dormía en medio de mi mamá y yo. Uno de esos días en que estábamos en el campo, cuando llegó la hora en que me hacía cositas, sin decirme nada me puso boca abajo. Yo solo necesitaba verlo desnudo y con su verga dura para excitarme pero al sentir que me estaba punteando el potito me dio miedo. No hubo tiempo para decir nada porque enseguida sentí como me abría el culito. Grité, lloré, supliqué pero no me dejó quieta hasta que sus pelos del pubis acariciaron la herida roseta de mi upite. Se quedó quieto sobre mí por un largo rato. Después entró a menearse y fue enloquecedor. Desde ese día me gustó que me hiciera lo que mi mamá no le dejaba hacer. Estaba por cumplir los 11 años cuando mi mamá fue mordida por un bicho y tuvieron que llevarla a un hospital donde quedó internada en grave estado y murió. Heredé su lugar en la cama y la reemplazaba debajo de mi papá. Un día me desperté con vómitos y malestar y eso me duró como un mes por lo que mi papá no me llevaba al campo con él. Se llevaba a mi hermanita menor de nueve años que un día volvió sin poder caminar y llorosa. Mi cuerpo se transformó y la panza se me hinchó, mis pechitos se hincharon hasta que un día vino doña Elvira, la comadrona y me ayudo a tener a mi primer hijito. Mi papá no me tocó por casi dos meses y yo sufría porque él hacía reír a mi hermanita cada noche. A los 15 años ya iba por el quinto parto mientras que mi hermanita iba por el segundo. Había llegado el tiempo de la tercera de mis hermanitas. Las cinco hermanas fuimos desvirgadas por mi papá y todas parimos sus hijos. La menor solo dos…

Autor: Alejandrogusta Categoría: Confesiones

Leer relato »

De mi jefe a mi mujer 3

2021-10-21


Pasaron los dias todo normal un viernes invito a mi mujer a salir donde ella quiera mi intención u objetivo era preñaria sabía que tomaba anticopcetivo cambie sus pastas por vitaminas así que era mi momento salimos ella quizo ir a una discoteca tomo moderadamente le digo mientras bailabamos quiero ir a un motel contigo pasar la noche allá dijo lo que diga a la beso la manoseo en la oscuridad del sitio ella agarra dice se está poniendo duro le digo así me tienes dijo yo estoy babeando por mi raja le digo son casi las 2 am vamos quiero culiar salimos la llevo a motel entramos pido salir en la mañana listo en la habitación pido bebidas no tomé sólo para ella tome una pasta para subir el apetito sexual tomó desnuda la manoseo meto dedo chupo todo su cuerpo la tenía bien excitada gimiendo me lo chupa estaba bien duro de una pasó mi verga por su clitoris estaba mojada se la meti comienzo a moverme con ella ella apasionada me decía lo bueno que le estaba dando se la meti por su trasero más bueno cada día en esas poses se vino 2 veces estaba desatada le termine no se dio cuenta como seguía parado la embestia una y otra vez ella gemia así pasamos un buen rato hasta quede dormido encima de ella con mi verga tiesa adentro al despertar seguí dándole ella despertó diciendo me culiastes toda la madrugada Le dije si amor mío tengo ganas de ti seguimos en lo nuestro termine por el efecto de la pasta le eche leche en su vagina no se salió bajo nos fuimos al baño al salir la nalguie le digo tremendo culo tienes dese que te lo estoy comiendo la abrazo ella de espaldas le digo gracias por ser la mujer que me tiene loco arrecho dijo a ti que me has enseñado como disfrutar la vida y sus placeres te amos nos besamos y salimos a la casa al llegar se acostó a dormir me quedé un rato revisando facturas seguimos la rutina una tarde en la empresa me dice amor me siento mal llevo 3 días así la llevo a la clínica espero de desmayo quedó inconsciente la ingresan le hacen estudios sale el de dice que está embarazada me alegro le harán una ecografía para confirmar tremenda sorpresa y dolor de cabeza gemelos ambos varones de tiene 12 semanas yo quedé en shock ya ella estaba embarazada cuando cambie las pastas anticopcetivas llamo a mis suegros le damos la noticia a mis padres la llevo a la casa se acuesta a descansar me hago cargo de todo mientras ella está mejor en la noche entró en ganas acaricio su vulva ella abre más sus piernas la tiene más grande y jugosa lami su clitoris subo a penetrar siento que no es igual ella dice que pasa es que no quieres estar conmigo le dije si amor mío le doy descargo adentro de ella bajo me quedo dormido esa barriga grande no me deja culiar bien al despertar se la meto por el culo grito de placer asi si me gustó apretadito culie con ganas termine satisfecho mientras termina el embarazo cada día es más grande su barriga haré otro relato de como me culie a la tía de mi esposa borracho creyendo que era mi mujer le gusto ahora tengo 2 mujeres

Autor: David Categoría: Confesiones

Leer relato »

A los 10 años mi papá me hizo su mujer…

2021-10-21


A los 10 años mi papá me hizo su mujer… Mi infancia fue de muchas necesidades económicas. Vivíamos en una casa de láminas que sola era un cuarto grande. Éramos mis padres, mis cinco hermanas y un hermano. Todos dormíamos en la misma cama, mis padres esperaban a qué nos durmiéramos para tener relaciones sexuales. Aunque mi mamá trataba de no hacer ruido, era inevitable oír sus gemidos y suspiros. Además el movimiento de la cama los delataba. Por la estatura de mi papa y su fortaleza, las embestidas eran muy fuertes y el sonido de los cuerpos y su verga penetrando a mi mamá se escuchaba por toda la casa. Yo recién había cumplido 10 años y escuchar eso todas las noches me empezó a excitar, cómo las luces estaban apagadas no podía ver mucho, pero lograba ver la silueta de mi padre montando a mi mamá. Yo acariciaba mi concha húmeda, tocaba mi clítoris y sentía como una descarga eléctrica por todo mi cuerpo. A esa edad ya tenía curiosidad por ver la verga de mi papá, tenía deseos que me hiciera lo que le hacía a mi mamá. Soñaba con su cuerpo montado sobre el mí cuerpo. En una ocasión puede ver a mi papá bañándose por una rendija de la puerta del baño. Su verga estaba flácida, pero se veía larga, rodeada de abundantes pelos y sus bolas colgaban un poco más abajo que su verga. Tenía la cabeza cubierta por el prepucio pero se podía notar que era bastante más grande. Yo estaba agachada acariciándome la concha, me abría los labios y sentía como mis dedos resbalaban por la humedad que tenía. Mi padre era alto, delgado, con el cuerpo marcado por el trabajo del campo. Una noche escuché que ellos discutían en voz baja, mi papa quería coger pero mi mamá tenía su periodo. -No. Estoy con el asunto y me duele todo. -Te la pongo por el culo. -No. Duele mucho por ahí. -¿Me vas a dejar así? Después de un rato de hablar, ella se bajó de la cama y se acostó en el suelo. Yo poco a poco me fui acercando a él, haciéndome la dormida, pude sentir que estaba desnudo, yo solo tenía puesta una batita y me había quitado las braguitas. Gire para quedar de frente a él, subí una pierna sobre su cuerpo y me pegue lo más que pude a él. Al subir la pierna mi bata se alzó y mi conchita desnuda quedó pegada a su pelvis y sentí el roce de su verga, estaba segura que él estaba sintiendo mi desnudez, él quitó mi pierna lentamente, al sentir esto yo me acomode boca arriba abriendo mis piernas, la bata la tenía alzada hasta el ombligo. Quizás por curiosidad el puso su mano sobre mi barriga y empezó a bajar lentamente hasta ponerla sobre mi pubis lampiño, yo abrí más las piernas y el deslizó un dedo por mi rajita, la cual estaba bastante húmeda. Empezó a subir y bajar el dedo, y entre ratos usaba dos dedos para abrir mis pequeños labios que ya se habían inflamado por la excitación y acariciaba mi clítoris, empecé a mover mi cadera de arriba a abajo, abrí los ojos y pude ver qué el tenía agarrada su verga, era solo la silueta, pero podía ver qué bajaba y subía su mano por todo su verga que apuntaba hacia el techo y que la cabeza era realmente grande. El empezó a masturbarme, movía sus dedos sobre mi pequeño clítoris muy rápido y con la otra mano acariciaba mis pequeños pechos. Moviéndome muy suave fue poniéndome de costado y quedé de espaldas a él. Mi papá guió su verga hasta ponerla en la puerta de mi vagina y comenzó a pasarla a todo el largo de mi rajita, desde la entrada al poto hacia adelante. Presionó un poco en el centro de mi chochito y sentí como un pinchazo fuerte cuando entró la cabezota de su verga. Me dolió pero aguanté. Espero un rato para moverse en el comienzo del mete y saca. Para entonces yo ya me había corrido varias veces. Comenzaba a sentir un cosquilleo hermoso cuando mi mamá se levanto del suelo y se sento en la cama. Mi papá me sacó lo poco que me había entrado y se volvió hacia ella. Después de un rato, comenzó a menearse. Mi mamá le había entregado el chiquito. En el meneo de mi papá, tocaba mi trasero con el suyo por lo que sentía el roce de sus nalgas peludas. Lo sentí estremecerse y a mi mamá quejarse. Después él se levantó de la cama y se metió al baño. Al día siguiente le dice a mi hermano que fuera a casa de un tío que vivía bastante lejos y a mi me dijo que lo acompañara al campo. Yo estaba más que dispuesta a ir con él. Salimos como a las 5 de la mañana y caminamos como por una hora por una vereda que estaba solitaria. Llegamos a un terreno que tenía siembre de maíz y también tenía una laguna. Estuvo trabajando un rato y yo sentada bajo un árbol. Eran casi las 12 del día y me dice: voy a refrescarme a la laguna, se empezó a desvestir hasta quedar en trusa. Se metió a nadar y después de un rato salió. Traía una trusa blanca, que ya mojada no dejaba nada a la imaginación, su verga morena se marcaba completamente, la cabeza se marcaba bastante bien y sus huevos hacían un bulto que se antojaba tocar. Además se notaba semi erecta, acomodada hacia la derecha. Sobresalía también su abundante mata de pelos púbicos por el elástico de la trusa que por el peso del bulto había bajado un poco. Yo estaba empezando a mojar mi braguita. Camino hacia mí y se sentó en un tronco de árbol en frente con las piernas abiertas, yo no podía apartar la mirada de su bulto que se notaba estaba creciendo más. Extendió su mano invitándome a acercarme, me acerco a el, me tomo por la cintura y me besó en la boca, yo no sabía cómo hacerlo pero le respondí el beso. Me pidió que me sentará sobre sus piernas de frente a el, yo estaba muy caliente y mi coñito lubricaba mucho. Me quite las bragas y me senté en sus piernas, montada de frente a el. No dejaba de besarme. Se quitó la trusa y su verga salto hacia su ombligo, yo me acomode de modo que mi raja estaba sobre su verga, me empecé a mover de adelante hacia atrás haciendo que su verga resbalara por lo largo de mi rajita. Me quito la blusa y comenzó a lamer mis pezones. Me besaba el cuello y la boca. Me pidió que me hincara entre sus piernas, tomo su verga con sus manos y empezó a darme golpecitos en la cara, yo tomé su verga con mis manos, abrí mi boca y atrapé su cabezota con mis labios. Le daba chupetes cómo si estuviera comiendo una tutsi pop, su verga lubricaba mucho. Era una verga que casi le llegaba al ombligo, con una lave curva hacia la derecha, cómo de 18 cms, con un grueso normal y coronada con esa enorme cabeza que parecía una mantecada. Estuve mamándole la verga y los huevos bastante rato, me agarraba la cabeza y metía lo más que podía de su verga en mi garganta, haciendo que casi vomitara. Después cambiamos de posición. El se hinco, abrió mis piernas, acerco su cara a mi coñito y atrapó mis labios vaginales con sus labios yo lubricaba a mares, y el se comía toda esa humedad, me chupo la concha como por 15 minutos, mis labios estaban ya bastante hinchados y mi pequeño clítoris sobresalía de entre ellos. Se paró, me tomo de la mano y me llevo hacia un árbol que tenía una rama que quedaba a la altura de su cadera. Allí me acomodó, separó mis piernas, acerco su verga a mi entrada y la pasaba de arriba a abajo. Con su cabezota separaba mis labios vaginales y empujaba suavemente. Coloco sus manos en mis nalgas, me comenzó a lamer los pezones y de una fuerte estocada metió media verga en mi coño, sentí muy rico porque ya estaba muy caliente, atrapó mi lengua con sus labios, dió otra estocada más y me desvirgó, allí si sentí que me desgarro la concha, con sus manos en mis nalgas me empujaba hacia el. No se movía, me tenía completamente ensartada en su verga, el dolor estaba pasando y empecé a sentir una sensación deliciosa, el empezó a moverse despacio, su cabezota está aprisionada en mis paredes vaginales, yo me separé de él para ver cómo mi coño estaba estirado al máximo recibiendo la verga de mi papá. Yo sola comencé a moverme en círculos en su verga. Sus gemidos me excitaban aun más. No decía nada, solo me besaba en la boca con mucho deseo y entre ratos me chupaba las chichitas. Así en esa posición que me tenía empezó a embestirme mas duró. Yo ya me había corrido muchas veces. De repente dió una estocada fuerte que sentí que me estiró toda por dentro. Su verga empezó a lanzar chorros de leche y me lleno el coño, la leche empezó a escurrir por mis piernas y el seguía bombeándome. Cuando terminó de correrse, así ensartada en su verga, rodeando su cintura con mis piernas, me llevo hasta la laguna y nos bañamos juntos. Me lavo bien la concha y el se lavo la verga. No me dijo nada. Se vistió y me dijo que me pusiera la ropa. Eran casi las tres de la tarde cuando salimos del campo. No dijo una sola palabra en todo el camino. Yo estaba feliz, mi papá me había desflorado. A partir de ese día empezó a llevarme al campo más seguido y en la cama dormía en medio de mi mamá y yo. A mis 10 años mi padre me hizo mujer, su mujer…

Autor: Alejandrogusta Categoría: Confesiones

Leer relato »

De mi jefe a mi mujer 2

2021-10-17


Después de 5 meses junto todo marcha bien recibo la noticia que me asciende mi suegro ahora estoy más cerca dd mi mujer le digo el viernes te invito a salir dijo bueno amor que rico llegamos a la casa nos bañamos para salir ella me dice tengo que decirte algo nos sentamos en la sala me dice yo no puedo tomar mucho me pongo agresiva y caliente le dije sólo tomaremos unos tragos controlate y vencerás esto si te pones caliente te doy verga y te enfrió tranquila todo estára bien salimos fuimos una discoteca bailamos y tomamos ella estaba calmada cuando estamos bailando me dice mi amor me estoy poniendo caliente le digo controlate respira nos vamos al salir estaba roja dice papi culeame aquí le dije calmate por favor de camino sacó le digo ve chupando se pegó mientras conducía con una mano tocaba su culo llegamos se bajó abrió mientras yo estacione bien cerré abrí la puerta cierro me desvisto entró ella lista como venía parado por la mamada que me dio se la meti hasta el fondo gemia así así rico ayyy mi amor que rico papi me gusta así ayyy se vino le digo amor el alcohol te pone así dijo si no se por que seguí embistiendo se pone boca abajo lami su ano se la meti por el culo dijo si mi amor dale sabía que te gustaría darme por el culo le dije te gusta que te culee siii amor acabo con ella dijo gracias mi amor le dije te gustó estabas bien caliente dijo si debes ir a buscar ayuda profesional vencer esa agresividad que la calentura te la quitó yo le dije duerme así desnuda que yo ando en trago me paro rápido más si mi mujer me excita dijo si amor mío tenia miedo que no comprendieras dije tu padre me lo dijo que eras agresiva más no caliente peto tu detonante ese el trago si bebes moderado no pasa nada nos dormimos juntos abrazados al despertar estaba en temple ella dormida sobre mi pecho la acomode fui al baño seguía parado ella dormía boca abajo subí a ese trasero abrí sus nalgas vi ese culo rico que me hizo parar más echo saliva penetro ella dijo ay papi querías mi culito dije si mi vida se movía mientras yo penetraba una y otra vez le digo Ahhh que ricura este culo que tienes y tengo el gusto de comertelo ahhhhh uffffg acabó adentro de ella bajo me acuesto exhausto le digo que buena y deliciosa está mi amor que rico polvo gracias mi amor dijo para eso soy tu mujer para complacerte y tenerte satisfecho le dije si amor mío me gustas mucho la bese le dije hoy no iré a trabajar dijo ella si voy un rato le dije no sra usted aquí atendiendo a su marido hoy vienen mis suegros almorzar dijo si amor entonces no iremos somos los jefes o no llama Di que tenemos un inconveniente no iremos como estaba desnuda aproveche para mamarle las tetas mientras habla a la oficina cerró el celular dijo pediré la comida no tengo ganas de cocinar le digo perfecto ven acariciemonos un rato ella jugando con mi verga yo pegado a sus tetas nos levantamos a bañarnos a esperar a mis suegros le dije después del almuerzo el postre dijo sonriendo en la noche te lo doy amor llegaron los atendidos pasaron toda la tarde en nuestra casa la madre hablo con ella en la cocina mi suegro pregunto que si todo bien le dije anoche salimos a rumbear un rato dijo que bueno y no se ha puesto agresiva le dije para nada hicieron la pregunta para cuando el nieto ella me mira digo ya estamos en eso no se preocupen por debajo la tocó le digo en el oído de quien es este culito ella susurró tuyo mi vida eran casi las 8 pm dijeron que se irían ella los acompaño a la puerta se fueron cerró yo en el sofa con la verga afuera casi dura le digo mira lo que está aquí vino a mamar levanté su falda metí dedo digo que este ojete apretadito nos quitamos todo ella sube a mi verga dándose gustó ayyy papi como siento está verga hasta el fondo le digo quiero que estés bien culiada al oído le digo quiero preñarte amor dijo de verdad quieres un hijo le dije si tu quieres ella dijo culeame así rico me vengo seguía dándole se pone en 4 entró por su trasero la agarró por la cintura penetrandola deleite su culo terminando nos levantamos a el cuarto allá le digo es en serio quiero preñarte amor dijo crees que seré una buena madre le dije si lo eres no me das teta así como niño Piénsalo cuando decidas ese día te culeo toda la noche para dejarte buena leche adentro haré otro relato de la noche que preñe a mi mujer

Autor: David Categoría: Confesiones

Leer relato »

Mi mujer se volvió ninfómana 4

2021-10-17


Ese fin de semana estábamos en la finca estaba su prima después de comer y estar en la piscina fuimos a descansar entramos a nuestra habitación estábamos un poco calientes comienzo a meterle mano a mi novia desnudos acariciandonos nos besamos se acuesta chupo sus tetas ella abre para que acaricie su vulva masturbo su clítoris gemia Ahhh así mi amor que rico bajo a chupar su vulva ya húmeda le digo ummmmm que manjar tienes se vino subo la penetro se mueve gimiendo se pone en 4 entró por su trasero la agarró por su cintura embistiendola hasta mis testículos vi a su prima asomada viendo seguí dándole termine en su culo sacó me acuesto a su lado me duermo placido ella también al día siguiente la prima se lo dijo a todos anoche mi prima y su novio estaban teniendo sexo mi suegra la paro y dijo en que te afecta son felices que pasa ahora los padres de ella le dijeron mentirosa que van a estar teniendo relaciones además que hacías tu mirando la intimidad de los demás total todos la insultaron y no le creyeron armo lío bajamos supimos lo que pasó mi suegra nos llamó la atención diciendo deben cuidarse más si están en lo suyo que nadien los vea mi novia dijo madre ella abrió la puerta debió tocar además te diré algo ella lo que tiene es rabia y celos a ella la encontró mi primo con un amigo que le estaba dando y la dejo después de haberla desvirgado al rato llega donde mi dijo así que ya te comes a mi fastidiosa prima le dije si ella es el amor de mi vida Me casaré con ella la amo mucho me dice pero yo soy más mujer que ella le digo si dándosele a todos vi que como te tenía el que ases los caballos dijo cállate hablastes a todos por que me vistes metiendosela a mi mujer chismosa te diré que yo a ti no te la meteré jamás si eso es lo que buscas después que te tuvieron los trabajadores al menos yo soy el primer hombre de tu prima me gustó mucho desvirgala la amo mucho desde ese día me dio una cachetada la prima vio vino y le dio otra se agarraron las separe vino mi suegrafui yo quien arme lío le dije ella hablando mal de mi novia que ella era más mujer sradisculpe peto su sobrina es una puta como dice si la he visto con los trabajadores en la pesebrera como la someten la tía le dio le dijo ya mismo te vas donde mi hermano grito maldito te odio fui con mi novia arriba la acaricie sus pezones ella dijo gracias amor pordelatar a mi prima le dije quería que le diera pene pero esto es tuyo mi reina te amo mucho me dio un oral delicioso yo a ella la hice venir 3 veces en mi lengua y mi pene la pase super ese fin de semana de regreso la llevo a su casa debíamos ir a la universidad yo a trabajar descanse el miércoles llama que fuéramos al apto un rato le dije si esperame como sabes bien mojaditaque yo llevo ganas también llegó fui al cuarto ella desnuda en 4 subo a dar lengua en su ano le digo Ahhh que ricura este ojete metí dedo se excito más le Di una buena mamada a su clítoris gemia le digo amor aquí tienes ponlo duro como sabes me dio mi oral subo por el culo se lo meto se mueve le digo así disfruta tu pene Estas excitada amor dijo si mi vida nos movimos y caminábamos de pose le digo estoy que me vengo donde lo quieres dice amor donde termines está bien le digo no he terminado en tu boca dijo ven se acuesta le doy a chupar lo disfruta hasta que termine en su boca se tragó mi semen con gusto lo saboreo limpio mi pene le digo estas vuelta toda una mujer que sabe complacerme dijo si veo videos pornos para ti cuando los veo de una quiero tenerte encima dándome pene así delicioso ahora se por que a las mujeres nos gustan los hombres así que nos den sin miedo beso mi pene dijo lo adoro ojala pudiera estar parado toda la noche para meterlo y no sacarlo le digo se puede pero no amor la próxima vez vemos porno los 2 así nos calentamos juntos más adelante escribo de como vimos a su prima con 2 bien penetrada tomé fotos y las envíe de otro celular puse fin esa acosadora

Autor: Aurelio Categoría: Confesiones

Leer relato »

TODO POR LA SALUD DE MI NENA

2021-10-11


ACLARACIÓN NECESARIA Este relato lo leí en una página y lo copié. Cuando lo busqué otra vez ya no encontré la página. Creo que vale compartirlo aquí. yo lo titulé así TODO POR LA SALUD DE MI NENA Hola a todos mi nombre es Eduardo, Tengo 25 años y soy padre soltero. Mi pequeña Milena tiene 5 añitos. Es muy alegre y cariñosa. Es pequeñita, blanquita y de cabello rubio. Su cuerpo no es flaco pero no es gordita, está en el medio. Su madre nos dejó cuando tenía 1 añito, desde entonces he tenido que criar a mi hija yo sólo. Nuestra relación fue normal hasta que un día Milena me despertó llorando. Mire la hora y eran las 12 de la noche. Le pregunté que le pasaba y me dijo que se despertó hacer pis pero le salía algo rojo de sus partes de princesa. Me asusté y la subí a la cama. Quite su ropita de dormir, su calzoncito de dibujos de princesa y abrí sus piernas. Tal y como Mile me había dicho, estaba sangrando. Me asusté aún más, eso no era normal. Me cambié y le puse otra ropita limpia a mi bebé. Llame un taxi, no quería conducir, estaba muy asustado por lo que estaba pasando. Llegamos y al ser tan pequeña me atendieron rápido. Nos atendió un doctor de avanzada edad. Estaría entre los 60 a 70 años. -¿Qué pasó con esta muñequita? - Pregunto el doctor mirando a mi hija. – Ella se despertó a orinar y vio que sangraba - Digo asustado y el doctor comienza a escribir en su computador. -¿Algo más, fiebre, dolor? - Pregunta y niego. El sigue escribiendo hasta que se levanta de su silla y me señala la camilla. – Quite toda su ropita y acuéstela en la camilla. Hago lo que dice y la acuesto. Me alejo un poco para que el haga su trabajo. – Princesita ¿te duele si te tocó aquí? - Dice tocando la parte baja de su vientre. – No doc. Responde ella y bosteza. Parece que ya tiene sueño. El doctor sigue tocando su cuerpecito y ella sigue negando. – Parece que todo está bien por fuera. Dice y abre las piernas de mi princesa. Ella no dije nada. Sólo se deja hacer. ÉL doctor se pone unos guantes y toca su vagina. Mi pequeña gime y me sorprendo. No creí que una niña podía sentir placer. El continúa el examen un rato más. Durante todo el examen mi pequeña sólo gemía y pude ver que también le salían fluidos. El doctor metió un dedo y mi pequeña creo que tuvo un orgasmo. El doctor la limpió y busco una toalla higiénica. Me pidió el calzoncito de Mile y le puso la toalla y el mismo se la subió. Luego me pidió que le pusiera la demás ropa. -Doctor ¿Qué tiene mi hija? - Pregunto cuando vuelve a sentarse y escribir en su computadora. – Es una enfermedad muy rara y se conocen sólo dos casos. Dice con una gran sonrisa. -¿De qué se trata? ¿Tiene cura? - Pregunto y el niega. – Al ser tan rara hay poca información, pero tranquilo no es nada grave, lo único que puede pasar es que Milena no pueda tener hijos en un futuro. Dice con pesar. -¿Cuál es el tratamiento? - Pregunto y el doctor me mira con pesar. – No hay ningún tratamiento, mire le voy a explicar bien, su hija ya se desarrolló, sus órganos reproductores ya están en funcionamiento, su cuerpo actúa como si tuviera 15 o 16 años. – ¿Eso como es posible, sólo tiene 5 años? - Pregunto aún sin creer lo que le pasa a mi hija. – Mire a partir de hoy su hija va a tener el periodo cada mes, y puede que su cuerpo cambie, pero no mucho, además sus hormonas van a estar revolucionadas -¿Y lo de tener hijos? – Al ser su desarrollo tan anticipado, su cuerpo de niña está preparado para tener hijos, por eso cuando llegue a la edad de 20 años es muy probable que sea demasiado difícil quedar embarazada. Es igual que una señora de 40 quiera tener un hijo, es probable lo logre, pero no va hacer fácil. Eso justo es lo que le va a suceder a Milena. – Doctor debe haber algo para que mi hija pueda tener hijos más adelante - Digo desesperado - Milena es mi única hija y yo soy hijo único. Si ella no tiene hijos no habrá descendencia y mi generación se acabará – Hay una forma, no está comprobado, porque ninguno de los casos anteriores quisieron probar. Dice el doctor como si fuera un secreto. -¿Cuál es? Yo voy hacer todo para que mi hija pueda ser madre - Digo decidido. El doctor me mira unos minutos y al fin se decide hablar. -Bueno, como le dije antes el cuerpo de su hija está preparado para que pueda quedar embarazada, pero al no utilizar los órganos reproductores se van a ir atrofiando, todo lo que hay que hacer es que sus órganos reproductores sigan funcionando hasta que ella decida tener hijos. -¿Cómo se logra eso? - Pregunto ansioso. – Debe hacerlo como cualquier mujer lo haría - Dice y mira hacia la niña. -¿Cómo? - Pregunto al ver que el doctor no sigue hablando. – Teniendo relaciones sexuales - Dice y yo quedó en shock. No puedo creer lo que acabo de escuchar, como mi pequeña bebé de 5 años va a tener relaciones. – ¿Es una broma? - Pregunto y el doctor niega – La única forma para que los órganos reproductores sigan funcionando hasta que Milena crezca es que los comience a utilizar desde ahora. -¿Qué debo hacer? - Pregunto después de unos minutos en silencio. – Debe comenzar a enseñarle a su hija sobre el sexo. Cuando la estaba examinando tuvo un orgasmo lo que significa que es capaz de sentir placer. Dice viendo a Milena que hace minutos se quedó dormida. – Doctor por favor, sea más explícito, por favor - Digo ya desesperado. – Milena a partir de hoy debe tener una vida sexual activa. Ella deberá ser penetrada diariamente y recibir esperma en su útero mínimo dos veces al día. Usted tendrá que iniciarla y penetrarla al menos dos veces en el día. - Dice y miro a mi pequeña en mis brazos. -¿No quedara embarazada? - Pregunto. El doctor niega - ¿Su vagina no es muy pequeña? Mi pene es grande y grueso, le puedo hacer daño - Pregunto las dudas que tengo, ya me decidí hacer todo lo que tenga que hacer por su salud. – En eso tiene razón, puede hacer daño siempre y cuando no la prepare bien, cuando le introduje un dedo me di cuenta que su vagina es muy flexible. Con paciencia y cuidado podrá hacerlo. Recuerde que tiene que entrarle hasta romper el himen para que el semen pueda entrar en el útero. De otra manera no se puede hacer - Dice con una sonrisa. – Bueno creo que eso es todo - Digo y el doctor asiente. Me da la tarjeta con su número y dirección. – Sea cuidadoso al penetrarla, por lo menos hasta que sus genitales se adapten al tamaño de su miembro. Cuando la desvirgue llévala a mi casa, aunque estoy seguro que no le va a hacer daño, yo quiero revisarla por si algo sale mal - Dice y le doy las gracias. Ya en mi casa acuesto a Milena en su cama. Yo voy a darme un baño y veo que son las 8 de la mañana. Llamo al colegio para decir que hoy no asistirá y me acuesto a su lado. Siento unas manos pequeñitas en mi rostro. -Papi. Papi. Tengo hambre - Dice mi hija y me levanto. Miro la hora y son las 11 de la mañana, eso sí que dormimos. Me levanto me lavo los dientes y le preparo el desayuno. Mientras come aprovechó para hacer algunas preguntas. – Mi vida, ¿Te gustó cuando el Doctor te tocó en tus partes de princesa? Ella asiente y ríe. – Siii, Papi, me gustó mucho - Dice con su voz infantil. -¿Y te dolió cuando metió un dedito? - Ella niega de nuevo. – Nooo, me dio muchas cosquillas y me hice pis. Dice y continúa comiendo. Está decidido. Voy a tener sexo con mi nena. Cuando termina de desayunar le digo que se bañe, espero que salga con la toalla y le digo que se acueste en la cama y abra las piernas. Mi bebé hace lo que le digo y comienzo a tocar su vaginita. Esta se llena rápido de fluido y de sangre. – ¿Te gusta bebé? - Le pregunto y veo que tiene sus ojitos cerrados. – Siii, Papi, más - Dice y me excita. Mi pene crece, hace mucho que no estaba con una mujer, y el pensar que es mi propia hija hace que la excitación sea mayor. – Ya voy bebé, en un rato papi te va a meter la medicina por este lugar -Digo metiendo el dedo índice. Comienzo una penetración lenta para que se acostumbre al intruso. – Papiii, voy hacer pis - Dice y pierdo un poco el control y meto otro dedo. Mi pequeña grita se convulsiona. Cuando se relaja saco los dedos llenos de su esencia de mujer. Luego de comprobar que mi pequeña hija podía sentir placer sexual, llegó el momento de comenzar con su tratamiento de penetración y esperma dos veces al día. -Amor, ¿Estás bien? - Pregunto al ver que su respiración su relaja. – Sii, papi, ahora tengo mucho sueño - Dice y cierra sus ojitos. – Amor, aún no te duermas, papi tiene que poner su medicina dentro de ti. Ella abre sus ojitos y asiente. No me atrevo a quitarme toda la ropa. Mi pequeña vuelve a cerrar los ojos del cansancio, no debe ser fácil tener un orgasmo siendo tan niña. Sólo bajo mis pantalones y mi polla sale dura y gruesa. Agradezco que mi pequeña tenga sueño y no vea los 21 cm de largo y 5 de grosor de mi pene. Busco un pañuelo y le tapó los ojos. No quiero que su mente recuerde que su propio padre la desvirgo. -Bebe, vuelve abrir las piernas como hace un momento. No lo hace y me percató que se volvió a quedar dormida. Con mis manos temblando de anticipación separo sus muslos y veo esa vagina tan pequeñita y cerradita. – Perdóname mi amor - Digo y me ubico entre sus piernas. Con mi mano llevo la cabeza de mi pene a su entrada. Respiro profundo y presiono. No se mete y vuelvo a intentar. Sus labios están aún llenos de fluido y un poquito de sangre. Vuelvo a intentar y nada. Esta muy cerradita. – Amor, despierta, tienes que ayudar a papi a poner tu medicina. Digo y ella se mueve. – Papi, ¿Cómo vas a meterla? - Pregunta con un bostezo. – Con una inyección que papi tiene entre sus piernas - Digo y ella intenta quitarse el pañuelo y no la dejo. – Amor papi no puede ponerte la medicina porque no dejas que entre, tienes que dejar que papi te penetre - Digo y ella abre más sus piernas. Vuelvo a empujar pero no entra, busco en su habitación algo que me sirva como lubricante. Sólo veo vaselina que uso para evitar la fricción de su piel con la ropa cuando le queda muy apretada. Busco el frasco y me unto mucha vaselina en la punta de mi pija, también le hecho mucho e en su huequito. Me vuelvo a ubicar y empujó, ahora si entra la cabeza. -¡Ay! Papi duele - Dice mi pequeña e intenta moverse pero le tomo fuerte de las caderas. -Amor, tienes que aguantar, es para que te cures - Digo y ella aprieta mi pija con sus paredes vaginales. – Voy a meter un poquito más, relájate bebé - Estoy a nada se eyacular. Estoy penetrando a mi hija., mi bebé de 5 años. Vuelvo a empujar y se meten otros dos centímetros. – Nooo, papi, duele mucho - Dice y le acaricio su cabello. – Tranquila mi amor, ya casi estoy llegando al final - Bajo la mirada y casi me corro. Mi pequeña ha dejado entrar toda mi gruesa cabeza y un poco más. Su chochito está muy estirado por el grosor de mi pene Vuelvo a empujar y ahora entra como 5 centímetros. Mi pequeña comienza a llorar pidiendo que no siga que le duele mucho. Estoy tentado a sacar mi polla pero no quiero que mi pequeña sufra en el futuro al no poder tener hijos. – Ya casi termino amor, aguanta un poquito más. Digo y empujo hasta que siento una barrera que no me deja continuar. Ya llegue a su himen, no voy a dar marcha atrás. Respiro y dejo caer todo mi peso, mi pequeña grita y la aprieto para que no se mueva. – Ya está amor, ya llegue al final, tranquila. Intento consolarla pero su llanto sigue. Siento como sus paredes aprietan mi polla. Miro y entró más de la mitad. Me sorprendo, nunca pensé que una niña podía albergar tanta pija. Intento moverme pero sus paredes me están apretando mucho. Su vaginita es tan apretada que estoy a nada de llenarle su útero con toda mi leche. – Me duele papi, no te muevas - Dice y hago lo que me dice. Creo que ya ha sufrido mucho por hoy. Ella comienza a aflojar y apretar inconscientemente sus paredes, eso hace que no aguante mucho y la lleno de mi esperma. -Ya mi vida, no llores, ya papi te dio tu medicina. Espero que la verga se ponga fláccida para sacársela pero no lo consigo. Al mirar como estamos acoplados la pija se me pone más dura. La consuelo y me salgo con mucho cuidado. Me subo de nuevo el pantalón y le quitó el pañuelo de sus ojitos. – Papi, no quiero más medicina, eso duele mucho - Dice con lágrimas. Veo el desastre que hice. Su vagina está muy abierta, llena de esperma, sangre y resto de su himen. Los labiecitos de la vagina están hinchados. Las sábanas están todas manchadas. – Ven amor, vamos a darte un baño, y luego vamos a ir donde el Doctor. Digo arrepentido de todo lo que acaba de pasar. Acabo de desvirgar a mi hija de sólo 5 años. Lo peor fue que lo disfrute. Cada momento de la penetración me gusto. Pude sentir en los bordes de la cabeza de mi verga cada milímetro que le entraba en la tierna conchita. Por primera vez sentí la presión del himen sobre la cabeza de la verga y cuando se rompió. La baño muy bien limpió su vaginita y le pongo una ropa suelta para que no le rose. Llamo al doctor antes de salir de casa para ver si tiene tiempo y me dice que me espera en su casa. Esta vez si nos vamos en mi coche. Mi pequeña habla de cosas infantiles mientras de mi mente no pasa lo que acabo de hacer. Puedo ir a la cárcel si alguien se entera. -Bebe, no puedes decirle a nadie de tus curaciones, sólo el Doctor y yo debemos saber. Digo y ella me sonríe inocente. – Bueno papi. Responde y sigue contando cosas de niñas. Llegamos a la dirección de la tarjeta y es una casa muy grande y elegante. El doctor nos espera en la entrada con la puerta abierta. Alrededor de la casa sólo hay árboles. Entramos y nos dice donde está su consultorio privado. – ¿Su esposa? - Pregunto por ser cortes. – Soy viudo, vivo en esta casa sólo desde hace 10 años - Dice con una sonrisa triste. – Mi papi también es viudo - Dice la niña y le sonrió. Eso no es completamente cierto, pero no supe como explicarle a la niña que su mamá se había ido con otro hombre y nos había dejado. – Bien, dígame Sr Eduardo ¿Cómo le fue? - Pregunta directo. Supongo que quiere acabar rápido con la consulta. – Al principio no le entraba. No había manera de entrar. Como le dije mi miembro es muy grande y sobre todo cabezón y no quería lastimarla. Hube de poner un lubricante porque con la saliva no alcanzaba. Con ayuda de vaselina lo logré. Digo con algo de vergüenza. – Bien, veamos si le hizo daño - Dice y llama a Mile para que se acerque a su lado. El mismo comienza a quitar toda su ropita, y la deja desnuda. La carga y la lleva a una camilla que hay en la esquina de la habitación. La acuesta y le abre las piernas. -¿Te dolió mucho muñeca? - Pregunta tocando su vaginita sin guantes esta vez. – Sii, mucho, esa inyección era muy grande - Dice con inocencia. – Seguro que si, pero debes dejar que tu papá siga poniendo la medicina dentro, para que te cures y puedas crecer sanita - Dice y veo como mete un dedo. – ¿Te duele? - Pregunta y mi niña niega. El se sorprende y mete otro dedo. -¿Y ahora? - Pregunta y ella vuelve a negar. El anciano continúa con la penetración ahora más rápido. – Me hace cosquillas, me gusta. Dice mi niña con la respiración acelerada. Ver como mete sus dedos en mi hija hace que tenga una erección. El doctor mira a mi niña y mete otro dedo. Ella se queja un poquito pero luego comienza a gemir. Sus dedos largos entran y salen con facilidad. Mi pequeña no soporta mucho y se corre. – Señor Eduardo, venga un segundo – Vamos detrás de un biombo – Muéstreme su equipo – No le entendí – Baje su pantalón y déjeme ver el tamaño del miembro – Me bajé el pantalón y le mostré – Bueno, es mucho más grande de lo que pensé. -¿Es un problema el tamaño, doctor? – dije preocupado -Si lo hace bien. Con calma no la dañará ¿Cuánto le mide cuando se le para? - Un poquito más de 21, doc -La verdad que el largo se puede regular pero lo grueso es el problema. -¿Si suspendemos el tratamiento como la curaremos, doc? -No suspenda nada, amigo Eduardo. Solo tenga cuidado al ponerle a la nena el miembro. No quiera meterlo todo de una vez. -No doctor. No lo haré – Me subí el pantalón y sentí alivio al no tener que suspender el tratamiento a mi chiquita. De verdad sentí placer al hacerlo y dejarle mi semen dentro. - ¿Puede esperar un momento fuera? - Dice el doctor y salgo. Obvio que dejo la puerta medio abierta y que quedo viendo que le va hacer el doctor a mi hija. -Muñequita, eres muy linda, vamos a poner la medicina dentro - El doctor se baja los pantalones y la tiene erecta. No es tan grande ni gruesa como la mía. Diría que tiene sólo 14 centímetros. Mi niña lo ve y abre mucho la boca. – Doc, ¿Esa es la inyección? Pregunta señalando su pene. El sonríe y asiente - Es muy grande y gruesa, por eso me dolió con papi - Dice y el doctor sonríe de si inocencia. – Pero antes de poner tu medicina dentro, voy a dártela en la boca, también necesitas tomarla - Dice y el baja a mi niña de la camilla y hace que abra la boca. Saco mi pene y comienzo a masturbarme. Mi pequeña es tan inocente que hace todo lo que dice el anciano. – Eso es muñeca, ahora chupa como si fuera un helado - Dice y toma su cabeza para que mi niña no se aleje. Mi niña chupa y chupa como una experta. Cualquiera pagaría por ver una imagen así. Una niña de 5 años con la polla de un viejo de 60 años en su boca, nunca pensé que vería a mi pequeña dar tanto placer. Veo que el doctor comienza a empujar la cabeza de mi niña y ella comienza a querer alejarse. El doctor gime muy fuerte y le llena la garganta de leche. – Tómala toda, te hará crecer grande y fuerte - Dice y mi niña traga todo - Creo que vamos a dejar que sea tu papá quien te ponga la inyección dentro de tu vaginita, ya estoy viejo y no aguanto dos corridas - Dice y mi niña parece no entender lo que dice. Me alejo de la puerta y me siento en la sala a esperar que me llamen de nuevo. No pasa mucho tiempo cuando llega mi niña y me abraza. Ya está vestida y muy alegre. -Sr Eduardo, la niña no tiene ningún desgarro, corte o hematoma, creo que puede continuar con el tratamiento hoy mismo. Dice y mi niña hace mala cara. – Esa medicina me duele, mejor en la boca. Dice mi hija, me hago como el que no entiende. – ¿Existe algo que me recomiende para evitar el dolor de la penetración?. Pregunto y el piensa unos minutos. – Creo que sí, espere un minuto aquí - Dice y vuelve a entrar en su consultorio. Sale con una bolsa con cremas y algunas medicinas. – Hay algunos lubricantes, analgésicos para el dolor, y una anestesia local, además le recomiendo que use juguetes sexuales, para que la niña no sufra durante la penetración debe estar muy excitada, piense que es una mujer, necesita estar muy excitada a la hora de la penetración. Le doy las gracias y salgo para nuestra casa, hoy mismo voy a probar todo lo que me dio el médico. A partir de hoy mi hija va a disfrutar los placeres de sexo a plenitud. El trayecto a casa es silencioso. Mi pequeña está callada mientras conduzco. Al pasar por una sex shop estaciono el auto y dejo a mi pequeña dentro. Compro todo lo que veo, dildos pequeños, y medianos, plugs delgados y gruesos, bolas dilatadoras, vibradores, succionadores de pezones. -¿Desea algo más? - Pregunta el hombre de la caja. -Creo que eso es todo - Pienso en qué más puedo necesitar, tengo todo lo que me recomendó el doctor. Tal vez necesite algo para demorar más y no acabar tan rápido. – ¿Tienes algo para aumentar la excitación? - Pregunto con algo de vergüenza. -Claro, ¿Para hombre o para mujer? - Pregunta, no sabía que había para mujer. – Ambos. Digo y el busca algo en la vitrina. Aparece con una caja de viagra y otra de un aerosol. – ¿Qué es esto? - Pregunto con interés, nunca había escuchado sobre Tefina. – Es un aerosol nasal que ayuda a aumentar la excitación, solo se rocía en la nariz en las horas previas a la práctica sexual. Dice y sonrió. Ahora si mi princesa me va a tocar por su medicina. Luego de comprar llegamos a la casa. Lo primero que voy a probar es el spray. -Mi amor, ven con papi, te voy a poner esto en la nariz, respira cuando oprima el aerosol - Ella lo hace y le sonrió -Papi te ama princesa, hoy vamos a utilizar unos juguetes que recomendó el doctor para tu tratamiento. Digo y ella sólo asiente. Comienzo a quitar su ropa y mi niña sólo se deja hacer todo lo que quiera, es tan inocente. Busco lo que compre y me decido primero por el lubricante. -Bien princesa, acuéstate y abre las piernas - Ella hace lo que le digo y me lleno los dedos de lubricante. Comienzo haciendo masajes en su clítoris. Y veo como comienza a mojarse. Meto un dedo y se resbala de tanta lubricación. -¿Te duele mi amor? - Pregunto sin dejar de meter y sacar el dedo. -No papi, es igual a como hizo el doc. - Dice y meto otro dedo. Estoy pajeándola hasta que se corre. -Ahora papi va a poner su medicina dentro. Mi hija hace un puchero y niega. -No papi, duele, dame la medicina en la boca como el doc.- Dice y estoy a punto de explotar. Al imaginar sus pequeños labios envolver mi polla. Me alejo de la cama y comienzo a quitar toda mi ropa. Es la primera vez que mi pequeña me ve completamente desnudo y con la polla a punto de explotar. -Papi, tu inyección es gigante y tiene muchos pelitos – En verdad soy todo peludo - El doc no tiene pelitos y tu inyección tiene dos globitos gordos acá – y me toca los testículos – Qué suavecitos - Dice sin dejar de ver mi polla grande y gruesa con la boca abierta sonrió y le llamo con la mano. -Voy a poner la medicina en tu boca, pero más tarde es dentro de tu cosita de princesa - Digo y ella sonríe feliz. Me siento en la cama y la ayudó para que mi polla quede a su altura. Cuando sus labios toca ni polla siento una corriente pasar todo mi cuerpo. Tenía años que no recibía un oral. Gracias al doctor mi pequeña sabe lo que tiene que hacer y lo hace de maravilla. Su boca abre lo más que puede para intentar comer toda mi polla. No es una tarea sencilla mi polla está cada vez más grande y mi pequeña cada que intenta meter más tiene arcadas. Le tomo su cabeza con la mano derecha y le ayudó a introducir un poco más. Estamos un rato en esto hasta que veo que está cansada, le acaricio el cabello y con algo de fuerza empujó mis caderas para meter una cuarta parte de mi polla. Ella se queja e intenta alejarse pero no la dejo y lleno su garganta de mi esperma. Con cuidado me salgo y veo su carita llena de baba. Sus ojitos están rojos y tiene algunas lágrimas. -Lo siento mi vida, no quería hacerte llorar - Le digo y ella se sube en mis piernas y me abraza. Comienza a llorar y le acaricio su espalda como consuelo. Estamos así como medía hora. Le ayudó a bañarse y a secarse. Busco vibrador pequeño y lo lleno de lubricante. No es tan largo pero si algo grueso. Abro sus labios vaginales y lo introduzco encendido con suavidad. Ella es tan pequeña que me sorprende que no sienta rechazo cada vez que es penetrada. El dolor es real en ella pero también debe sentir, pienso, algo de placer. -Voy a dejar este juguete un rato mientras comemos para que no te duela cuando papi ponga su inyección dentro tuyo - Digo y pongo sus pantis de princesas. Le ayudó a levantarse y sonrió al ver como camina con el vibrador puesto. -Papi, el juguete me hace cosquillas - Dice con su carita roja. Le sonrió y comenzamos a comer. Desde donde estoy escucho las vibraciones que hace el juguete dentro de mi pequeña. Cuando terminamos de comer la llevo a mi habitación. Quito su ropita y la acuesto en mi cama. Abro sus piernas y veo muchos jugos con un poco de sangre. No me preocupo, es sólo la menstruación. Comienzo a sacar y meter el vibrador, mi pequeña sólo gime mientras la penetro una y otra vez con el juguete. Cuando tiene dos orgasmos saco el vibrador y le meto tres dedos. Esta tan húmeda que sus paredes no oponen resistencia. Confío la penetración con mis dedos hasta su clímax. -Ahora papa va a poner su medicina. Le digo pero mi pequeña está dormida. Sonrió y acaricio sus pezoncitos. Son tan rosas que dan ganas de chupar hasta cansarme. Me ubico entre sus piernas y lleno mi polla de lubricante. Comienzo a empujar mis caderas con suavidad para no lastimarla. Mi pequeña se levanta y me mira con una pequeña sonrisa. La sigo penetrando hasta que siento su útero. Espero unos minutos a que se acostumbre al tamaño y al contrario de la primera vez, mi pequeña no llora, sólo me mira esperando a que continúe. Comienzo a salir y entrar con suavidad. No quiero asustarla como la primera vez. Cuando veo que comienza a gemir comienzo a moverme con más velocidad. Es tan increíble que una niña de 5 años disfrute ser penetrada por una polla grande y gruesa. Siento sus paredes apretar y llegar al orgasmo. Sonrió y la penetro más fuerte, ella continúa gimiendo, estoy a nada de llenar su útero con mi leche. Pero quiero que tenga otro orgasmo. Me salgo de ella y mi polla chorrea con sus jugos y sangre. La ubico en cuatro y la penetro desde atrás. Agarro sus caderas y la empujó más a mi polla, en esta posición siento que la penetro más a fondo. Siento de nuevo sus jugos mojar mi polla y como tiembla su pequeño cuerpo. Al ver que llegó a su segundo orgasmo la lleno con mi leche. -Ya mi amor, papi puso su medicina de hoy, mañana antes de ir a la escuela papi tiene que volver a poner su medicina para que te cures. Le digo mientras me salgo con mi polla fláccida. Me despierto con mi polla erecta, miro a mi pequeña dormir desnuda a mi lado. Me levanto y voy al baño. Me cepillo los dientes e intento orinar pero es difícil con la polla dura. Regreso al cuarto y veo lo dulce que se ve mi hija. No puedo creer que ayer tuvo dos orgasmos mientras la penetraba. Estoy tentado a volver a penetrarla pero no lo hago. Recuerdo que el doctor me dijo que podía hacerle daño si no la lubricada lo suficiente. Miro como mi pequeña hace muecas de dolor. Miro como poco a poco se levanta y me mira con lágrimas en sus hermosos ojitos. -Papi, me duele - Dice y toca su vaginita. Me asusto y abro sus piernas. Su vagina está muy roja e irritada. Miro como aún sale mi esperma de anoche y su sangre en pequeñas cantidades. -Tranquila mi Amor, ve al baño y métete en la tina con agua tibia - Ella hace lo que le digo y yo mientras llamo al doctor. -Doctor, soy Eduardo ¿Será que hoy también nos puede atender? -Lo siento mucho señor Eduardo hoy no puedo. Dice con algo de pesar. -Es urgente, mi hija amaneció con la vaginita muy roja e inflamada. Digo y el demora unos segundos en responder. -¿La forzó? Pregunta. -No, como se le ocurre, nunca le haría eso a mi hija - Le respondo. -Lo siento por dudar, pero sino la forzó no creo que sea nada grave, seguro se irritó al ser tan pequeña y no estar acostumbrada a una polla, use el analgésico para el dolor, y una anestesia local que le di la última vez. -Gracias, Doctor, pero estaría más tranquilo si la revisara. -Hoy trabajo todo el día y noche, voy a llegar algo tarde, si gusta puede llevar a Mile a mi casa mañana temprano. -Está bien doctor, gracias - Cuelgo y voy al baño. Mi hija está con sus ojitos cerrados dentro de la tina. Me quito la ropa y también me meto. La acomodo en mi regazo. Con el susto se me fue toda la excitación. Con delicadeza lavo todo su cuerpito. Cuando ya termino con nuestro baño. La envuelvo con la toalla y la llevo a la cama. Separo sus muslos y me tranquilizo un poco, con el agua tibia la hinchazón bajo y no se ve tan rojo. Busco la anestesia local y le hecho por toda su entradita. Comienzo a masajear su clítoris y vuelvo a excitarme. -Papi, arde - Dice mi pequeña y dejo de tocarla. Veo sus ojitos triste y me parte el corazón. -Ya pronto no vas a sentir nada amor - Le digo y busco los analgésicos. Le doy uno con un poco de agua. -Papi, ¿Hoy tampoco voy a clase? - Niego, no pienso arriesgarme. Le doy su desayuno y la acuesto sin ropita. Para que no le roce y le moleste. La cubro con la sabana y besó su mejilla. Llamo al colegio y le informo que mi hija aún está enferma. Luego llamo al trabajo y me sugieren que tome mis vacaciones si la niña sigue mal. No lo pienso, les digo que desde hoy comienzo mis 15 días de vacaciones. Dejo que duerma toda la mañana y a la hora del almuerzo la levanto. Se lo doy en la cama viendo sus pequeños pezones cuando termina de comer la acuesto y abro de nuevo sus piernas. -Amor, ¿Te duele aún? - Ella niega y sonríe. Toco su entradita y ella solo me mira con curiosidad. -No siento nada papi, parece que no me estuvieras tocando - Dice asustada. -Tranquila mi amor, es normal, es por la cremita que te eché en la mañana. Meto un dedo y ella se queja un poco. -Dentro si duele - Dice con un puchero. -Es porque papi solo te hecho cremita por fuera. Saco mi dedo con cuidado. Le vuelvo a poner la anestesia y ahora también por dentro. Pasamos toda la tarde viendo películas infantiles, llego la noche y a dormir. No la toque ni le di su “medicina”. Primero quiero que el doctor me asegure que puedo hacerlo sin hacerle daño. Me levanté temprano para hacer todo e ir donde el doctor. Cuando llegamos el Doctor nos saludó alegre. -Pasen, los estaba esperando - Fuimos directo a su consultorio privado. Lo bueno de estar aquí y no en el hospital era que todo era más tranquilo y no teníamos que esperar por horas a que nos atendieran. -Bien Mile, ya sabes cómo es, primero voy a quitar tu ropita y luego vas a recostarte en la camilla y abrir las piernas para mí - Mi pequeña feliz dejó que el doctor quitara su ropa y abrió sus piernas con una gran sonrisa al anciano. -Bien muñeca, eres muy inteligente - El doctor comenzó separando sus labios mayores. Miro su vagina roja, pero no como ayer. Metió un dedo y comenzó a penetrarla suave. -¿Te duele? - Pregunto y mi niña niega. -Ayer papi me puso una cremita mágica y no sentí más dolor - El doctor me mira. -Fue la anestesia, y le di los analgésicos - El asiente y agrega otro dedo. -¿Ahora? - Le pregunta y ella niega. ¿Sientes mis dedos dentro tuyo? - Mi bebé me mira y luego al doctor. Niega con la cabeza -¿ No sientes como la última vez?. -No, me gustaban las cosquillitas. Dice con un puchero. El doctor agrega otro dedo aunque ella no siente su sangre le ayuda a lubricar. -Señor Eduardo, ¿ Puede esperar en la sala?. Salgo y vuelvo a dejar la puerta medio abierta. El doctor saca los dedos y busca otra crema - Esta cremita va a ayudar que vuelvas a sentir cosquillitas - Veo como se empasta los dedos y comienza a llenarla de crema por fuera. Veo como mete un dedo y luego otro. Cuando mi pequeña comienza a gemir el agrega el último dedo. -Eso es muñequita, córrete en mis dedos - Mi pequeña tiembla y veo como disfruta de su orgasmo. -¿Tu papi ayer te inyectó la medicina? - Mi hija de 5 añitos niega. -Mal hecho, ahora te la voy a poner yo - El viejo se baja sus pantalones y no tiene interiores, su polla ya está preparada y lista para mi niña. La ubica en el borde de la camilla y con suavidad va entrando en ella. -Que delicia, que suerte tiene tu papá de poder poner su medicina dentro tuyo todos los días - El médico comienza con el mete y saca, mi pequeña solo disfruta, su infantil rostro no refleja incomodidad ni miedo. Saco mi polla y comienzo a tocarme, ver como ese viejo penetra a una niña de 5 años y como esta parece disfrutarlo es una imagen que volvería loco a cualquiera. A mí solo me genera morbo y un poco de envidia. Al ser su polla más pequeña creo que mi niña es capaz de albergarla toda. El doctor comienza a penetrarla con más rudeza. Veo como su polla entra casi por completo. -Eso es muñeca, trata de relajarte, ya casi entro por completo. Mi niña abre mucho sus piernas y pega un grito. Eso fue su primer orgasmo. El viejo aprovecha su clímax para penetrarla unos centímetros más. Sigue con sus penetraciones ahora más lento. -Doc, no entre más - Dice mi niña con dificultad. -Solo un poquito más y termino - Dice. Veo como la voltea y la pone en cuatro. Llena su entradita de saliva y vuelva a penetrarla. Con cada penetración el doctor parece no importar las protestas de mi pequeña y se hunde más en ella. Hasta que veo con sorpresa como sus bolas pegan en las nalgas de mi hija. El viejo lo logró, penetró a mi niña con toda su polla, debe medir 14 o 15 centímetros. Es mucho más pequeña que la mía, pero yo no he llegado tan profundo. Pensé que lo máximo que podía llegar eran 10 cm u 11 como mucho. Miro como el viejo llena a mi niña con su semen y se deja caer sobre su cuerpecito. -Bien hecho muñeca, tu vaginita es ultra flexible, si tu quieres y tu padre sabe como relajarte vas poder acogerlo todo. Me sorprendo, ¿Será que voy a poder meter toda mi polla en esa vaginita tan pequeña? Mi niña no se mueve hasta que le doctor se sale de ella. Mira hacia abajo y sonríe. -Es mucha medicina, mire doctor está saliendo. Dice con sus mejillas rojas. Aprovecho que este va a limpiarla para irme a la sala. Me siento y busco mi celular. Comienzo a responder algunos mensajes hasta que veo a mi niña correr hacia mí. -Papi ya el médico me curó. Dice alegre y veo con sorpresa fingida al anciano. -Aun no Mile, tu papi tiene que seguir con el tratamiento a diario, recuerde dos veces al día - Dice con temor. Yo vuelvo hacer como si no supiera que se aprovecha de mi niña. -¿Como esta? ¿Puede seguir con el tratamiento? -Por supuesto, como le dije por teléfono es solo una irritación normal, le recomiendo que cada que termine la penetración le de un analgésico y le ponga anestesia. Así evitamos la hinchazón y el enrojecimiento - Me tranquilizó, salimos de casa del doctor. Ya en la casa le pido a mi niña que me cuente todo lo que le hizo el doctor. Ella no duda y con sus palabras infantiles me narra todo lo que vi, solo que algo distorsionado por su mente de niña. -Voy a poner un juguetito ahora, pero este va hacer más largo. -¿De los que hacen cosquillas? - Pregunta con una gran sonrisa. -Si mi amor, es del mismo grande que la inyección del doctor, no debe doler ahora que él ya te abrió un poco más. Con mucho lubricante le meto el dildo vibrador, mi niña da pequeños quejidos pero no parece ser de dolor. Comienzo a meter y sacarlo con suavidad, no quiere entrar todo. -Amor, relájate como con el doctor, ya viste que si puedes. Mile cierra sus ojitos y abre más las piernas. Con fuerza meto todo el juguete. Ella se queja, pero yo estoy feliz. Si continuó así, e unos días voy a disfrutar de toda ella. -¿Quieres que lo saque? - Pregunto al ver que aún no ha abierto sus ojitos. -No papi, me gusta estos juguetes - Dice y cierra las piernas. Esta vez decido no ponerle nada de ropa. Así veo con más facilidad si el juguete intenta salir. Mi niña parece no importarle. Nos acostamos y vemos una película. -Papi, ya no puedo más, voy hacer pis - Estaba tan concentrado en la película que se me olvidó que mi niña tenía el juguete prendido. Sonrío y la acomodo en la cama. Abro las piernas y me sorprendo, mi niña de 5 años está empapada de sus propios fluidos. Con cuidado saco el juegue y lo remplazó por mi polla. La mía es más gruesa pero gracias a la lubricación entra, continuo con suavidad penetrando para ver hasta dónde soy capaz de llegar. -Dile a papi si te duele - Ella me mira con sus pupilas dilatadas y esta sudada. El orgasmo llega con sorpresa y mi niña se tensa. Siento sus paredes apretar y relajarse mientras ella alcanza el clímax. Aprovecho así como el doctor y le empujo para que entren unos centímetros más. Mi niña se queja y me detengo. Acaricio sus tetinas y la beso, mientras espero que se acostumbre a mi polla. Miro hacia abajo y aún me queda mucha polla por fuera. Empujo un poco más y entran unos 5 centímetros más. -Ya papi, me duele - Miro hasta donde llegue y me siento satisfecho es un poco más que el doctor. Comienzo ahora con mi disfrute. Meto y saco mi pedazo cada vez más rápido, cuando estoy a punto de llegar me obligó a no hacerlo. Me salgo y la pongo boca abajo. Le separo las piernitas y me monto sobre ella. Se la meto desde atrás y veo a mi pequeña que levanta el culito al encuentro del peludo pedazo que le va entrando, vuelve a tener otro orgasmo. Ahora no paro y busco el mío no pienso en nada. Ella gime y rasguña las sábanas cuando siente que le entran casi todos los centímetros de la “inyección de papi”. Ella está a punto del orgasmo y yo hago coincidir su momento y el mío. Siento que le doy mi vida y acabo como hace mucho que no lo hacía. Estoy acabándole muy adentro y también estoy pensando en el siguiente polvo ¿Que es mi hija? ¿Solo tiene 5 años? ¿Es delito? A todas las preguntas la respuesta es sí. Pero mientras siga disfrutando tanto como este momento vale correr el riesgo. Fin.

Autor: Alejandrogusta Categoría: Confesiones

Leer relato »

Una estudiante muy cachonda

2021-10-10


Les recuerdo, soy Ximena, tengo 18 años, soy de CDMX, muy tetona (32DD de bra) y tengo una vida llena de experiencias sexuales, ustedes díganme tema y muy posiblemente viví algo sobre ello jeje. Lo de hoy es una breve anécdota de cuando entré a 3ro de secundaria y nos dieron opción de cambiar de taller y elegí cambiarme a carpintería. Todos se sorprendieron, sobre todo mis amigas que iba a estar entre hombres y ese era el plan. Fue cosa de que me hablaran para hacer confianza y a las pocas semanas ya era de su club jaja. No se las haré cansada, cachondear o dejarme manosear por los chicos era habitual, buscábamos la oportunidad cuando se iba el profe y me metían a la bodega o al casillero de herramientas para dedearme, sacarme las tetas y chupármelas. Fue hasta un mes después que se atrevieron a pedirme que los masturbara o se las chupara (y yo encantada). La cosa es que un día tuve taller a las últimas 2 horas antes de salir y estaba con 3 en la bodega y yo de rodillas con la falda en la cintura y los pechos al aire comiéndoles la verga bien caliente, me tenían bien cachonda, no podía evitar pedirles que me dieran su semen. Justo en ese momento, se escuchó el seguro de la puerta, alcanzaron a guardársela pero yo no, entró el profe y yo me iba poniendo de pie y justo me vio con las tetas al aire. Mis compañeros salieron corriendo y el profe estaba bien enojado. Estaba a punto de llevarme a la dirección cuando se escuchó la campana para vaciar el taller y salir de la escuela. Me dijo que tomara mis cosas y le hablara a mis papás, yo le supliqué que no acusara, que haría lo que me pidiera, que no quería perder el año; el profe ni lento ni perezoso me dijo "¿lo que sea?" y lo dijo con la cara más perversa y caliente que se puedan imaginar. Justo cuando dijo eso se bajó la mano y se apretó el paquete; yo entendí en automático y le dije "¿seguro profe? Porque soy muy buena. Yo esperaba otro trato más discreto, pero no, sacó toda su perversión, me dijo "cállate el hocico y ven acá", me agarró del chongo y me aventó al interior de su oficina, cerró la puerta y casi me arranca la ropa. "Asi que te gusta la verga pinche escuincla puta, pues te vas a comer enterita esta y más te vale hacerlo bien o te prometo que te la meto entera por el culo". Me puso de espaldas a él, me inclino sobre su escritorio, levantó mi falda, bajo mi cachetero hasta las rodillas y muy fuerte me la metió, no pude evitar soltar un grito (aaaaaaaa) me tapó la boca con su mano y empezó a cogerme muy fuerte. Al inicio me dolía mucho por lo brusco pero a los pocos empujones lubriqué y comencé a disfrutarlo; no podía evitar gemir ahogadamente por su mano tapándome la boca. "Ufff que apretadita estás pinche puta y se nota que te encanta mi verga ¿verdad?" Yo gimiendo y acentuando con mi cabeza le dije que sí, en serio, no me habían cogido así nunca. Luego de 5 ricos minutos yo ya estaba toda caliente, me quitó la mano para sacarme los pechos y le dije que me diera más, más duro, más adentro, más rápido. Me la sacó, me giro de frente a él y me volvió a acostar en el escritorio, yo entendí, abrí mis piernas y otra vez me la volvió a meter, ahora me cogía más rápido, se aferraba a mis tetotas y me la empujaba durísimo mientras me insultaba (pufff pinche puta, que apretada estás, que ganas tenía de cogerte) y yo le respondía: "aaaa sii siii cójame". Estaba a punto del orgamos cuando me la sacó. "Híncate pinche perra" se comenzó a masturbar en mi cara: "aqui va tu semen pendeja, abre la boca". Saqué la lengua, tenía los pechos de fuera. En ese momento recibí un chorro consistente y bien espeso, se estrelló en mi fuente y comenzó a escurrir, en eso sale un segundo chorro igual de denso, ahí me empezó a gotear a los pechos, la recogía con su verga y me la daba en la boca. "Acomódate la ropa pinche puta y vete y a partir de hoy te voy a coger tanto como quiera, otros maestros también te han deseado y se que estarán felices de saber que los deslecharas". Estaba tan cachonda que solo asentí. Y así tuve más experiencias calientes en la escuela. Gracias por leerme. Díganme sobre que tema quieren otro relato y ya narraré las que haya vivido. Feliz masturbación mis cachonditos.

Autor: Ximenita Categoría: Confesiones

Leer relato »

Me cogió el cuñado de mi esposo

2021-10-10


Ya era tarde para echarme para atras ,estaba con el a solas en aquel lugar solitario ,saliendo de mi trabajo a dos calles estaba esperandome y me dijo ,"sube te llevo a casa"", y en él camino me beso y le correspondi pues ya era demasiado desde que me conocio me insinuaba cosas y al principio asta mal me caia por grosero y cochino pues en varias ocasiones que pudo se saco la verga mostrandomela y a pesar de ser mucho mayor que yo pues me lleva por treinta años me empezó poco a poco a gustar y cuando sabia que lo iva a ver me arreglaba sexi y el aprovechaba momentos para decirme leperadas ,,y ahora estaba alli frente a mi con su verga de fuera la agarrre y se la mame el me agarraba por mi cabeza y me daba fuertes empujones metiendo su verga asta el fondo de mi garganta ,,, aaaaa puta si bien que te gusta la verga seguro as de andar cogiendo con los culeros de tu trabajo tomaaaa tragate mi vergs aaaaa,, me acomodo de espaldas con mis manos en el cofre me puso su vergs en la entrada de mi rajadits y yo me hice hacia atras metiendomela toda,, ooooo maldita si aun estas apretadita te gusta mi verga verdad,,, aaaa siiii ooo si que rico siento cojene más fuerte muevete damela toda siiiiii,, y se escuchaba el chocar de mi culo con su cuerpo aaawgggg oooo si que rico es el sexo prohibido es lo mejor y ahora soy su amante disfruto mucho de sus cogidas sentir su leche caliente cayendo adentro de mi y todas las cosas que me dice uuuuyy que ricooooo.

Autor: [email protected] Categoría: Confesiones

Leer relato »

Putita desde joven

2021-10-10


Les recuerdo, soy ximena, tengo 18 años, soy de CDMX, muy tetona (32DD de bra), delgada, mido 1.58, cabello lacio y tengo una vida llena de experiencias sexuales, ustedes díganme tema y muy posiblemente viví algo sobre ello jeje. Lo de hoy es una breve anécdota de cuando entré a 3ro de secundaria y nos dieron opción de cambiar de taller y elegí cambiarme a carpintería. Todos se sorprendieron, sobre todo mis amigas que iba a estar entre hombres y ese era el plan. Fue cosa de que me hablaran para hacer confianza y a las pocas semanas ya era de su club jaja. No se las haré cansada, cachondear o dejarme manosear por los chicos era habitual, buscabamos la oportunidad cuando se iba el profe y me metían a la bodega o al casillero de herramientas para dedearme, sacarme las tetas y chuparmelas. Fue hasta un mes después que se atravieron a pedirme que los masturbara o se las chupara (y yo encantada). La cosa es que un día tuve taller a las últimas 2 horas antes de salir y estaba con 3 en la bodega y yo de rodillas con la falda en la cintura y los pechos al aire comiendoles la verga bien caliente, me tenían bien cachonda, no podía evitar pedirles que me dieran su semen. Justo en ese momento, se escuchó el seguro de la puerta, alcanzaron a guardarsela pero yo no, entró el profe y yo me iba poniendo de pie y justo me vio con las tetas al aire. Mis compañeros salieron corriendo y el profe estaba bien enojado. Estaba a punto de llevarme a la dirección cuando se escuchó la campana para vaciar el taller y salir de la escuela. Me dijo que tomara mis cosas y le hablara a mis papás, yo le supliqué que no acusara, que haría lo que me pidiera, que no quería perder el año; el profe ni lento ni perezoso me dijo "¿lo que sea?" y lo dijo con la cara más perversa y caliente que se puedan imaginar. Justo cuando dijo eso se bajó la mano y se apretó el paquete; yo entendí en automático y le dije "¿seguro profe? Porque soy muy buena. Yo esperaba otro trato más discreto, pero no, sacó toda su perversión, me dijo "cállate el hocico y ven acá", me agarró del chongo y me aventó al interior de su oficina, cerró la puerta y casi me arranca la ropa. "Asi que te gusta la verga pinche escuincla puta, pues te vas a comer enterita esta y más te vale hacerlo bien o te prometo que te la meto entera por el culo". Me puso de espaldas a él, me inclino sobre su escritorio, levantó mi falda, bajo mi cachetero hasta las rodillas y muy fuerte me la metió, no pude evitar soltar un grito (aaaaaaaa) me tapó la boca con su mano y empezó a cogerme muy fuerte. Al inicio me dolía mucho por lo brusco pero a los pocos empujones lubriqué y comencé a disfrutarlo; no podía evitar gemir ahogadamente por su mano tapandome la boca. "Ufff que apretadita estás pinche puta y se nota que te encanta mi verga ¿verdad?" Yo gimienfo y acentuando con mi cabeza le dije que sí, en serio, no me habían cogido así nunca. Luego de 5 ricos minutos yo ya estaba toda caliente, me quitó la mano para sacarme los pechos y le dije que me diera más, más duro, más adentro, más rápido. Me la sacó, me giro de frente a él y me volvió a acostar en el escritorio, yo entendí, abrí mis piernas y otra vez me la volvió a meter, ahora me cogía más rapido, se aferraba a mis tetotas y me la empujaba durisimo mientras me insultaba (pufff pinche puta, que apretada estás, que ganas tenía de cogerte) y yo le respondía: "aaaa sii siii cojame". Estaba a punto del orgamos cuando me la sacó. "Hincate pinche perra" se comenzó a masturbar en mi cara: "aqui va tu semen pendeja, abre la boca". Saqué la lengua, tenía los pechos de fuera. En ese momento recibí un chorro consistente y bien espeso, se estrelló en mi fuente y comenzó a escurrir, en eso sale un segundo chorro igual de denso, ahí me empezó a gotear a los pechos, la recogía con su verga y me la daba en la boca. "Acomódate la ropa pinche puta y vete y a partir de hoy te voy a coger tanto como quiera, otros maestros también te han deseado y se que estarán felices de saber que los deslecharas". Estaba tan cachonda que solo asentí. Y así tuve más experiencias calientes en la escuela. Gracias por leerme. Díganme sobre que tema quieren otro relato y ya narraré las que haya vivido. Recuerden que mis relatos los subo como Ximenita. Feliz masturbacion mis cachonditos.

Autor: Ximenita Categoría: Confesiones

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!